• Save
Lógicas presidenciales
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×
 

Lógicas presidenciales

on

  • 557 views

 

Statistics

Views

Total Views
557
Views on SlideShare
557
Embed Views
0

Actions

Likes
0
Downloads
0
Comments
0

0 Embeds 0

No embeds

Accessibility

Upload Details

Uploaded via as Adobe PDF

Usage Rights

© All Rights Reserved

Report content

Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
  • Full Name Full Name Comment goes here.
    Are you sure you want to
    Your message goes here
    Processing…
Post Comment
Edit your comment

Lógicas presidenciales Lógicas presidenciales Document Transcript

  • ANÁLISIS POLÍTICOLÓGICAS Y PRESIONES PRESIDENCIALES ALEJANDRO GONZÁLEZ LLAGUNO ANÁLISIS POLÍTICO # 1 30-ABRIL-2011
  • 1. DEMOCRACIA Y ELECCIONES PRESIDENCIALESSi bien una democracia se caracteriza por la separación de poderes, estado de derecho,libertad de prensa, expresión y de asociación, sistema de partidos, etc, son las dinámicaselectorales para elegir las autoridades político-institucionales del Estado el rasgo distintivo ydefinitorio de una democracia. La teoría política tiene muchos matices sobre tipos dedemocracia y de las formas que asumen los sistemas electorales.Por ello, observamos que el tema presidencial y de la sucesión en una temática recurrente ypermanente en las democracias; por lo menos en la chilena. Desde el primer de la instalaciónde un nuevo gobierno empiezan las especulaciones por quién podría ser el sucesor o bienquién podría liderar la campaña presidencial de las oposiciones. Y ello, sin considerar que loshay proyectos políticos y personales que proyectan una opción presidencial más allá de unperíodo de gobierno y que implica muchos años de trabajo y espera. El caso de Piñera esparadigmático en el sentido de que durante 20 años se preparó para esta instancia. Lo mismoque Lagos, que tuvo que esperar su turno frente a una fuerte Dc en los inicios de la re-democratización y frente un bien posicionado Frei. Allamand, Matthei, Lavín, Longueira sonalgunas figuras del oficialismo que han ido quedando en el camino. Pero, cómo la política esdinámica y la realidad porfiada, en cualquier momento o coyuntura pueden volver aposicionarse. Y de modo paralelo van surgiendo nuevas liderazgos y proyectos presidencialesque en las actuales condiciones se ven my debilitados. Comentario aparte, merece la figurade Golborne.Por el lado de la actual oposición también hay figuras que han quedado en el camino y quepueden volver a posicionarse. En ese camino han quedado fuera de carrera Alvear, los dosZaldivar, Trivelli, Ravinet y el propio Frei. Y no olvidemos al Panzer Inzulza.En la izquierda los caídos han sido menos y las derrotas menos traumáticas. En este sectorsiempre estuvo claro el liderazgo de Lagos y de Bachelet que se impuso lentamente en lasencuestas hasta constituirse en un hecho macizo; que, determinó finalmente, el abandono dela competencia interna de la Concertación de Alvear. Sólo cuando la dupla Lagos-Bachelet noestaba se generaron ciertos conflictos en el sector. Y ello, se expreso, en la postulaciónfrustrada de Insulza, en la entrega a la figura de Frei, en la emergencia de la figurapresidencial de Meo, de Arrate y del más políticos de todos el senador Navarro. En lasactuales condiciones y rasgos de la fase asoman algunos nuevos y emergentes liderazgos.No debe extrañar, por tanto, que las dinámicas presidencial estén presentes en la coyunturapolítica –sobre todo, en el contexto de un régimen presidencialista- de manera permanente nosólo ejerciendo presión sobre los distintos actores, sino también generando altos niveles deansiedades y tensiones.
  • 2. LA DINÁMICA PRESIDENCIALDurante las últimas semanas el tema presidencial ha adquirido una dinámica más intensa ytodos los actores han comenzado a debatir en torno a tres aspectos, a) el mecanismo quecada conglomerado usara para elegir sus candidatos, b) cuáles son las alternativaspresidenciales que hoy se encuentran mejor posicionados y c) cuáles serán los contenido (sise quiere relato) que cada actor (partidos, conglomerados y postulantes) pondrá en la mesaen la perspectiva de un programa de gobierno y un proyecto de país.a). ¿Cómo elegir el candidato?La elección de un candidato presidencial al interior de una coalición política tiene dos fases.La primera, el candidato que cada partido pone a disposición de la coalición; y la segunda,definir el mecanismo que usa la coalición para elegir a su abanderado. Durante las últimassemanas se ha intensificado este debate.Un tercer elemento para un análisis presidencial debe considerar la política de alianzas a nivelelectoral y/o político que cada partido va privilegiar en la fase. Ello, es importante para definiry posicionar figuras presidenciales. La concertación se ve más complicada por esta situaciónpor el hecho de que para muchos de sus dirigentes las posibilidades de volver a La Monedadepende de manera estratégica y fundamental de buscar alianzas y acuerdos no sólo con eltradicional Juntos Podemos, sino también con los descolgados (Navarro, Meo, Arrate).La alianza gobernante ha entrado en el debate sobre el mecanismo para elegir su abanderadopresidencial. En el sector hay dos tesis; las encuestas que indican cuál es el mejorposicionado (tesis Longueira) y la realización de primarias que es la tesis que tiene másfuerza en Renovación Nacional y entusiasma a algunos sectores de la Udi (tesis Coloma).Nada es definitivo ni claro al respecto. Por ahora, cada sector y sus cartas presidencialessiguen en mejorar sus posicionamientos. Lo que si, al parecer está definido, es que el sectordebe llevar candidato único.En la Concertación hay una cuestión clara. El sector definirá su candidato por medio deelecciones primarias. Ello, se instalo no sólo por la mala experiencia del mecanismo usado enla última presidencial, sino también porque desde los primeros momentos de la derrotaelectoral en Enero del 2010 prometieron primarias. Es más, si bien es una fórmula que usaranpara escoger su abanderado presidencial –ratificada como credo cada vez que se hacereferencia al tema-, se ha ido posicionando como mecanismo para resolver conflictos paraescoger candidatos a nivel municipal y parlamentario. No obstante, no olvidar, que esemecanismo a nivel no presidencial se usará sólo en los lugares en que exista cierta dudarespecto de cuál es el mejor posicionado (tesis Escalona).El tema tiene otras aristas cuando observamos el mapa presidencial que se estructura entorno al Juntos Podemos –liderado por el Pc- y los descolgados de la concertación (Navarro, View slide
  • Arrate, Marco Enríquez y los Pri). El asunto adquiere relevancia por dos situaciones; a) latesis de que “la unidad de la oposición es la única manera de derrotar a la derecha” y b) lacorrelación de fuerzas a nivel electoral no es tan diferente como para que un sector seimponga con facilidad por sobre el otro.Para el primer caso, se trata de un fórmula que gana cada día más consenso y fuerza.Escalona acaba de publicar un documento –“Unidad para vencer”- donde hace este llamado.Las voces se escuchan desde todos los sectores. Sin embargo, incorporar este sector a unaprimaria amplia con las fuerzas opositoras complica a la Dc que se debate –a la fecha- entrelas tesis de Walker y Pizarro.Mientras en el progresismo de la Concertación la “unidad opositora” se ha instalado comotáctica política, en la Dc hay dudas y es un debate que tiene que avanzar hasta la definiciónfinal de la postura del partido.El Juntos Podemos con el Pc, Arrate y Aguiló comienzan a definir sus acciones presidencialesen torno a repetir el experimento Arrate y el progresismo de Marco Enríquez espera la horaformal de la partida presidencial (no me imagino a Meo fuera de esta carrera). Por el lado delMAS, surge el escenario de que Navarro irá a la reelección senatorial; por lo que, su opciónpresidencial hoy, es inviable políticamente.Las negociaciones con la Concertación en busca de esa nueva mayoría social, ciudadana ypolítica han comenzado de manera no oficial ni formal; estamos, en la fase de las señales. Sinembargo, no será una tarea fácil. Para llegar a acuerdo relevantes y que aumenten lasprobabilidades de que la oposición vuelva a La Moneda (que no es lo mismo que laConcertación), esta unidad opositora requiere a lo menos cuatro condiciones; a) ciertoselementos de unidad para las municipales del próximo año, b) lista parlamentaria unitaria, c)programa de gobierno consensuado y d) candidato presidencial único.En relación a este último punto es de vital importancia definir un mecanismo que de garantíasa todos los interesados y legitimidad al candidato electo. La tesis de una primaria ampliacomienza a ganar fuerza en la oposición. Esto, no obstante, no estará exento de tensiones,negociaciones y concesiones.Finalmente, en relación a la correlación electoral de fuerza las posibilidades del JuntosPodemos más los descolgados es algo que la Concertación debe analizar con mucharacionalidad. De hecho, se abre el escenario de la que Concertación se convierta en la tercerafuerza política del país. Es cosa de ver los resultados electorales de la última presidencial.En Diciembre del 2010 la Concertación logró en primera vuelta el 29.6 por ciento de los votos;el progresismo de Meo llegó al 20,14 por ciento y Arrate con el Juntos Podemos alcanzo el6,21 por ciento. View slide
  • La suma de estas tres opciones presidenciales alcanzó el 55,95 por ciento. Sin embargo, enla segunda vuelta presidencial bajaron esa cifra y sólo llegaron al 48,39 por ciento de losvotos. El sector –hoy oposición- perdió 7,56 puntos porcentuales. Sin duda, la fuga fue por ellado de Ominami.Los datos muestran no sólo que la oposición “unida” tiene un buen piso electoral como paracompetir con éxito y ganarle a la derecha en la próxima presidencial, sino también al interiordel bloque opositor la correlación de fuerzas es muy competitiva. En efecto –y según los datosde la primera vuelta electoral- el sector de Arrate y Meo lograron el 26,35 por ciento de laspreferencias. Frei y la Concertación obtuvieron el 29,6 por ciento. Entre ambos hay una deltaelectoral de sólo de 3,25 punto porcentuales.No es extraño, por tanto, ver un escenario presidencial en que la Concertación termine comotercera fuerza política. Este hecho, se convierte en un punto táctico y estratégico para lasnegociaciones al interior de la oposición en la perspectiva de re-encantar y re-construir unanueva mayoría social y política.b). ¿Qué figuras presidenciales se observan en el panorama pre-electoral?La carrera empezó al otro día de que se instalara el nuevo gobierno en Marzo del 2010. Lasperspectivas y posicionamientos presidenciales tienen cuatro criterios que definen lasposibilidades que cada postulante tiene; a) las encuestas que no sólo se han convertido en unbarómetro de alta legitimidad e impacto; b) el sentido común (lo que se respira en la calle), c)el análisis del consejero y d) la clase política (los pares).b.a. En el gobierno y en la alianza.En la derecha se identifica un panorama de cartas presidenciales fuertemente concentrado enel gabinete; ellas son, Golborne, Lavín, Allamand, Hinzpeter y Matthei. Obviamente, cada unocon posicionamientos distintos. Incluso, en algún momento se menciono la figura del Ministrode Justica Bulnes como una interesante opción. Fuera del gabinete encontramos a Longueira.En Rn las figuras presidenciales mejor posicionadas son miembros del Gabinete: Hinzpeter yAllamand. En un segundo nivel –en el sentido de la fuerza que manifiesta cada postulación)está el Ministro Bulnes y el Alcalde de Puente Alto Ossandón que en algún momento semencionó como una alternativa, pero que está más interesado en su carrera Senatorial.No se observan otras figuras presidenciales. Sin embargo, el propio Presidente Carlos Larraínpodría convertirse en un presidenciable dependiendo de cómo se fueran desarrollando lasdinámicas políticas y presidenciales.En la Udi las tres figuras presidenciales con mejores opción hoy son el renovado Lavín (“elnuevo Lavín” según Benitez), la ministra del trabajo Evelyn Matthei y el senador Pablo
  • Longueira. El que mejor posicionamiento tiene en las encuestas es Joaquín Lavín. La gestiónque haga de las crisis de la educación será fundamental para consolidar su capital político.Cada partido tendrá que definir el mecanismo que usara para elegir su candidato. Y ello, esindependiente de lo que sucederá en el sector para suceder a Piñera.En ese contexto ha emergido y se ha consolidado la figura del independiente Golborne. Dehecho, es la figura del sector mejor posicionada en las encuestas y que Rn y la Udi sedisputan. Si sigue su ascenso y consolidación en las encuestas podría ser el candidato deconsenso del sector; y de ese modo, reducir las tensiones que en ese escenario surgeninevitablemente entre ambos partidos.En ese contexto, podría ser el candidato del consenso. De hecho, ir con dos opciones a laprimera vuelta parece ser una tesis descartada. Se imponen la tesis del candidato único víaprimaria o encuestas.b.b. En la concertación.En la Concertación hay cuatro partidos y cuatro cuerdas para un trompo. Es un debatecruzado no sólo por la tensión entre los viejos y nuevos liderazgos que no han logradoposicionarse, sino también entre la concertación en su forma pura y debilitada (con el 30 porciento de la votación según la última presidencial) y la oposición en general.Entre los viejos liderazgos se instala la figura de Lagos –que parece resucitar con su Chile2030- y Bachelet que no sólo es la figura de la unidad opositora, sino también la figura quemejor posición tiene en las encuestas; de hecho, le gana a todas las opciones de la derecha.En los radicales la figura de Gómez no presenta resistencias. Sin embargo, en el contextoactual es un liderazgo presidencial débil que no tiene muchas probabilidades de convertirseen el candidato del sector.El PPD es el partido donde los liderazgos emergentes tienen más fuerza y proyecciones. Enesa dirección han surgido y se van posicionando las figuras de Carolina Tohá y Lagos Weber(que manifestó en los últimos días su intención de participar en una primaria amplia).En el mismo sector surgen figuras con menor posicionamiento presidencial como Giradi, Vidaly Bitar. Sin embargo, las más serias, fuertes y viables son las de Tohá y Lagos Weber. Lasencuestas y las sintonías ciudadanas lo ubican como la mejor carta presidencial del partido.De hecho, las últimas encuestas han mostrado que es la figura presidencial más fuerte de laConcertación luego de Bachelet.Independientemente del panorama interno del partido en relación al tema presidencial, hayvoces que creen que hay que levantar y potenciar la figura Bachelet como la cartapresidencial del partido.
  • Lagos que ha aumentado sus apariciones y opiniones públicas y políticas durante los últimosmeses no ha sonado con fuerza al interior del partido que contribuyo a fundar a fines de losochenta.En el Ps los liderazgos emergentes no han logrado consolidarse ni constituirse en figuraspresidenciales. Al contrario, las cartas que más fuerza tienen en la perspectiva presidencial alinterior del partido y del país son liderazgos de la vieja escuela: Bachelet y Lagos.El candidato presidencial del partido saldrá de ambos liderazgos. Sin embargo, surge la tesisde Bachelet con mucha fuerza. De hecho, hay un sector dentro del partido que la queríaproclamar en el Congreso realizado a principios de Mayo. Gano la tesis de que no era elmomento para que el Ps tome esa decisión.La opción Lagos también ha comenzado a ser considerada en algunos sectores del partido ymencionado por algunos militantes como Schilling a días del Congreso del partido.El partido ha decidido elegir su abanderado presidencial durante el último trimestre del 2012luego de las municipales de Octubre.En la Dc el panorama presidencial se observa débil en el sentido que no hay un liderazgopresidencial que este bien posicionado en las encuestas y que pueda igualar y superar lapotencia de Bachelet. De hecho, al interior del partido hay voces que identifican este hecho(Cornejo-Pizarro).La vieja guardia (Frei, Zaldivar y otros) ha quedado en el camino y la renovación se ve –a lafecha- lenta y frágil. Sólo Walker y Orrego parecen tener respaldo y posicionamiento al interiorde la colectividad. Mientras Orrego debe decidir entre convertirse en el abanderadopresidencial del partido, en su postulación senatorial o seguir como alcalde en Peñalolén ocompetir en Santiago), Ignacio Walker (actual presidente del partido) marca muy poco en lasencuestas. Incluso, la figura de Ximena Rincón no es algo descabellado para los próximosmeses.Lo que está claro en la Dc es que tendrán candidato y que competirán en las primarias de laConcertación. En esa dirección deben definir no sólo el mecanismo interno para elegir suabanderado presidencial, sino también los representantes de cada sector.En relación a la interna de la Dc el grupo de los llamados “príncipes” (Walker, Orrego, Burgos,Undurraga) no sólo controlan el partido (la mesa), sino también tienen los mejoresposicionamientos presidenciales a nivel interno. De hecho, a nivel nacional esos liderazgosson muy débiles.Frente a este sector surgen otros dos grupos que buscan presencia y fuerza interna. Loshuérfanos del aylwinismo, de los chascones y del colorín Zaldivar. Los dos primeros sectores
  • se han comenzado a re-articular en torno a la figura del Senador Pizarro y algunosparlamentarios como Silber, Cornejo, Rincón, Latorre.Por otro, esta la rearticulación de los colorines que a nivel interno deberían levantar unaopción presidencial. De hecho, se ha conformado de manera corporativa y están lanzando udocumento político que entre otros, pretende convertir a la concertación en una alianzaelectoral más que política.En lo que no hay dudas, a la fecha, es que la democracia cristiana llevara un candidato a laprimaria de la concertación. Eso, si no ocurre el síndrome Alvear.b.c. Hacia la izquierda de la concertaciónLa candidatura tradicional extra concertación siempre estuvo ligada al partido comunista y alconglomerado que se articulo en torno a su influencia. En esa larga lista desde la presidencialdel 1993 encontramos al cura Pizarro, a Gladis Marín en el ’99, a Tomás Hirsch en el 2005 y aJorge Arrate en el 2010. Hoy el escenario este distinto.Este sector se constituye a partir de cuatro alternativas políticas. La más clásica es el JuntosPodemos que articulo a la izquierda extra parlamentaria en torno al liderazgo del Pc desde elinicio de la re-democratización a principios de los noventa. En la última presidencial apoyan lacandidatura de Jorge Arrate. Las voces de este sector se debaten entre articular la unidadopositora, reeditar el experimento Arrate o recorrer el camino propio.Los otros tres sectores que están a la izquierda de la Concertación se articulan en torno afiguras descolgadas de la coalición gobernante por 20 años y que hoy es oposición. Todos,sin embargo, provenientes del socialismo. Ellos son el Movimiento Amplio Socialista quelidera el Senador Navarro, el Partido Progresista que encabeza Marco Enríquez-Ominami y laNueva fuerza de Izquierda que se articula en torno al binomio Arrate-Aguiló.Si bien hay voces que llaman a la unidad presidencial de la oposición (PPd, Lagos, Escalona,Pizarro en la Dc, etc.) entendida como un requisito básico para triunfar y volver a La Moneda,este fragmentado sector debe definir su estrategia política sobre la bases de tres alternativas;a) consensuar con la Concertación una primaria abierta y participativa con garantías decompetitividad a todos los actores del sector –lo que implica, a lo menos, un programa degobierno común-, b) definir entre ellos (Meo+Arrate+Pc+Navarro) una plataforma política yelectoral que con un candidato único (que no puede ser otro que el propio Marco Enríquez) yc) el camino propio de cada sector.Por último, no hay que olvidar que la unidad de ese sector (los descolgados de la izquierda dela Concertación más el Juntos Podemos y el Pc) tienen una fuerza electoral no despreciableque llega al 26 por ciento y que no sólo pueden usar para negociar con la Concertación, sinotambién para iniciar un proyecto político que los convierta en la segunda fuerza política delpaís.
  • b.d. Los descolgados de la DcEl Partido Regionalista Independiente (Pri) se articula en torno a la figura de Adolfo Zaldivar yalgunos colorines descolgados de la Dc. Sus proyecciones presidenciales son muy bajas. Dehecho, una candidatura del Pri no sólo es políticamente inviable, sino tambiénestratégicamente irrelevante. Sin embargo, tienen fuerza parlamentaria en el sentido de quesus votos pueden ser relevantes para definir el éxito o el fracaso de algún proyecto de Ley.A la fecha no hay señales claras que nos puedan ayudar a plantear hipótesis o potencialescaminos presidenciales del sector. Sin embargo, lo que sí se sabe es que ellos afirman queson “la tercera fuerza política, que no son de izquierda ni de derecha, ni de gobierno ni deoposición y que optan por el camino propio”.c). Los contenido de la presidencial.En este tema nos encontramos con el famoso relato. El contenido de una presidencial semanifiesta no sólo en los programas de gobierno que cada opción política presenta y exponefrente a los ciudadanos, sino también en torno a un proyecto de país a definir en los próximosaños. Programa y proyecto se yuxtaponen.De acuerdo al debate político actual hay, a los menos, cuatro aspectos que se vanconfigurando como ejes temáticos de la futura presidencial. Ellos son; a) reformas políticas enla perspectiva no sólo de aumentar la participación en el sistema político, sino también de unaprofunda reforma Constitucional que termine con los “resabios o enclaves autoritarios”heredados de la dictadura y que limitan la profundización democrática, b) Política energéticaque ponga acento en el desarrollo sustentable a base de energías limpias y renovables(eólica, geotérmica, solar, etc.), c) una profunda reforma tributaria orientada a mejorar lasdistribución del ingreso (ya hay muchas voces que lo mencionan y d) consolidación yprofundización de la agenda social.3. CONCLUSIONESLas principales conclusiones del estudio se relacionan con cada uno de los aspectosdesarrollados en el análisis. La carrera presidencial ya ha empezado. En ella, los mejorposicionados son Bachelet, Golborne y Lavín. Pero, antes que la carrera continúe con loscandidatos oficiales y legalmente inscritos, los partidos deberán poner en marchamecanismos trasparentes y legítimos para elegir a sus candidatos.Para que los ciudadanos vayan a las urnas a elegir nuevamente un Presidente quedan 30meses.