La Concertación como tercera fuerza política

649 views
609 views

Published on

Published in: News & Politics, Travel
0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total views
649
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
0
Actions
Shares
0
Downloads
1
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

La Concertación como tercera fuerza política

  1. 1. ANÁLISIS POLÍTICOLA CONCERTACIÓN COMO TERCERA FUERZA POLÍTICA ALEJANDRO GONZÁLEZ LLAGUNO ANÁLISIS POLÍTICO # 4 15-JUNIO-2011
  2. 2. 1. CAMBIOS EN EL ESCENARIO POLÍTICOLa derrota política y electoral de la Concertación en las presidenciales del 2009 marca uncambio fundamental en el escenario político nacional. La oposición pasa a ser gobierno y elgobierno pasa a ser oposición. Una transformación fundamental al interior del Estado y de lacorrelación de fuerza existente entre los actores. No sólo se trata de que una coalición osector político entre al ejecutivo y el otro salga. El cambio es más profundo e intenso.La coalición que llevó adelante la redemocratización y la pacificación del país y que gobernópor veinte años ha sido derrotada. La coalición que re-instaló a Chile en el conciertointernacional y mejoró las condiciones de vida de millones de chilenos pasando de un percapita de cinco mil a quince mil dólares ha sido derrotada. La coalición que modernizó Chiley lo insertó en la globalización ha sido derrotada.Pero también ocurrió que la coalición que no profundizó la democracia y no cambio elsistema binominal ha sido derrotada. La coalición que fue dominada por la razón de Estadoy no puedo redefinir un proyecto país ha sido derrotada. La coalición que cometió relevanteserrores en políticas públicas (transantiago, salud, educación, etc) ha sido derrotada. Lacoalición que no pudo contra la delincuencia y la corrupción ha sido derrotada. La coaliciónqué no renovó sus liderazgos y no mantuvo su cohesión ha sido derrotada.El sistema política chileno entre el noventa y el 2010 puede dividirse en dos grandes fases ociclos políticos. El primero se extiende entre Marzo de 1990 y Diciembre de 1999 (si sequiere, Marzo del 2000); y la segunda entre esa fecha y Marzo del 2010. Mientras en laprimera fase la hegemonía política de la coalición estuvo en manos de la Dc, en la segundaetapa fueron los socialistas los que dominaron el gobierno.Sin embargo, el hecho que marca y define la nueva fase es la elección presidencial de 1999;cuando la derecha con Joaquín Lavín estuvo a 31.140 votos de ganar la elección. Desdeesa fecha el sistema político fue más competitivo con una oposición que estaba muy cercade llegar al gobierno. En las parlamentarias y municipales siguientes las fuerza electoral dela oposición fue al alza. De hecho, la Udi se convirtió en la primera fuerza política del país, laConcertación perdió la mayoría en la Cámara de Diputados y la oposición comenzó a ganarimportantes alcaldías como Concepción, Santiago, Viña, etc. No obstante, pasaron diezaños más para llegar al ejecutivo.El triunfo presidencial de la derecha en Enero del 2010 y su instalación en el ejecutivo enMarzo del 2010 marca el inicio de otro ciclo político. En este nuevo escenario laConcertación democrática no será nunca más lo que fue y se enfrenta al peligro no sólo deconvertirse en la tercera fuerza política del país, sino también en desaparecer delescenario nacional.
  3. 3. 2. LA CONCERTACIÓN EN EL NUEVO ESCENARIOLa Concertación abre el nuevo ciclo político con una derrota electoral y política sobre sushombros. Desde el primer momento comenzaron a buscar las causas de la derrota yfórmulas para su renacer político-electoral. El primer intento –luego de algunos mea culpas-fue el cónclave que realizan en Abril del 2010 y que vuelven a repetir en Octubre de ese año.Sin duda, un intento desesperado y apresurado por refundarse y encontrar el sentido políticoque como oposición en el nuevo escenario le correspondía empezar a jugar.En ese contexto, durante el 2010 también hubo una reformulación en la conducción de lospartidos políticos que cambiaron directivas y definieron las políticas de la fase. Este procesocomienza con las elecciones del PPd en Junio, del Ps en Julio, de la Dc en Agosto y enOctubre se termina el proceso de reformulación interna con los radicales. No hay que olvidarque los partidos de gobierno (Rn y Udi) también entre Junio y Agosto desarrollan susprocesos internos de redefinición para la nueva fase.Terminado este proceso de ajustes opositores se abre una nueva fase política en lospartidos de la concertación y se instalan de lleno en posición de oposición. El aprendizajecomienza desde el primer momento de la instalación del nuevo gobierno en Marzo del 2010.Sin embargo, esta primera fase de aprendizaje está marcada por una especie deinmovilidad político-legislativa en el sentido de que es un período en que el gobiernopareciera dominar por completo el escenario y debate nacional por efecto de las primerasleyes para la Reconstrucción. El peak de esa situación favorable para el gobierno ocurre enOctubre del 2010 cuando la aprobación del Presidente y del gobierno llega al 63% –que nosólo se explica por el rescate de los mineros-.Desde ese momento comienza una baja sostenida del Presidente y del gobierno que llega asu nivel más bajo en Mayo del 2011 cuando Piñera llega a un nivel de aprobación del 36 porciento y una desaprobación del 56 por ciento. A su vez, el gobierno en su conjunto llega alas mismas cifras del 36% de aprobación y del 56% en la desaprobación. Estos datos sonconsecuencia de una crisis política que viene incubándose desde finales del 2010 y queentra a una fase crítica desde Enero del 2011 con la crisis del Gas en Magallanes. Desdeentonces la lista de conflictos es muy amplia.De manera paralela la Concertación logra cierto aire y comienza a jugar un rol opositor másactivo y claro. La primera expresión de ello, es la discusión del presupuesto 2011 de laNación en Noviembre del 2010. Desde entonces y en el marco de una crisis latente delgobierno, la oposición concertacionista comienza a definir una actitud opositora más firme ymenos dócil frente a un gobierno que hasta ese momento dominaba la agenda. Todo eso, setermina facilitando con la crisis latente que se empieza a incubar en el gobierno.Lentamente, la concertación comienza a encontrar elementos que fortalecen su unidad, suconvicción y voluntad de seguir manteniendo el pacto de centro-izquierda. Los elementos
  4. 4. que contribuyen a esta situación son a) el aprendizaje opositor que se ha ido consolidando,b) la crisis latente del gobierno iniciada a fines del 2010 y que se hace manifiesta con muchafuerza en Mayo del 2011, c) la actitud firme y unitaria frente a la agenda social del gobiernodonde el concepto de “letra chica” juega un rol como dispositivo comunicacionalfundamental, d) el convencimiento de que la única forma de volver al ejecutivo es por mediode la “unidad opositora amplia” y e) la articulación de una plataforma político-electoral paralas municipales de Octubre del 2012.La vocación y la racionalidad de poder que muestra la Concertación son tan fuertes, queterminan anulando las fuerzas políticas, sociales y ciudadanas que anuncian la “crisisterminal” del conglomerado. Sus dirigentes y liderazgos -nuevos y/o tradicionales- ante lanecesidad “vital” de volver a La Moneda han encontrado los elementos políticos que la vanhaciendo despertar del letargo que genero no sólo la derrota electoral en las últimaspresidenciales y su sorpresivo “treinta por ciento”, sino también de sus quiebres internosexpresados en el fenómeno de los descolgados; principalmente, la emergencia de MarcoEnríquez-Ominami.Todo ese aprendizaje para convertirse en oposición firme y clara y comenzar a resurgircomo pacto político competitivo y dejar atrás el “pesimismo” de su desintegración encuentrasu mejor momento político en Mayo del 2011 cuando a) aumentan las tensionesgobierno/oposición -expresado en tensiones legislativas como el postnatal, ley súper 8, el7% de los jubilados y políticas como el caso HidroAysén- b) aumentan las tensiones alinterior del pacto gobernante y c) se consolida su vocación de poder desde un rol opositorfirme, claro y activo.No obstante, no hay que confundir una oposición firme y clara con una oposiciónobstruccionista. En efecto, venimos planteando que la Concertación ha ido encontrado sulugar como oposición y que ello ha implicado una especie de refundación que la va alejandode sus “crisis terminal” que pareció aparecer como un fantasma durante los primerosmomentos de la derrota. Sin embargo, ello no es consecuencia de haber desarrollado unaactitud obstruccionista; como, ha insistido la coalición gobernante durante los últimos días.No es casualidad, por tanto, que el gobierno haga un llamado (lunes 06 de Junio) a laconcertación para buscar unidad y destrabar las tensiones legislativas con el objetivo deaprobar los proyectos en debate. La derecha busca un respiro. La concertación buscainterlocutores válidos y legítimos.Sin embargo, no todo son cuenta alegres. Ha pasado un año y medio de que laConcertación se convirtió en oposición y las cosas en términos políticos y electorales noparecen mejorar en términos de volver a convertirse en una fuerza político-electoraldominante y hegemónica. Hay siete aspectos que debilitan su accionar político:
  5. 5. a. Falta liderazgos emergentesUna de las razones que explican la derrota política y electoral de la Concertación apunta a lapoca o nula capacidad que tuvo la coalición de levantar nuevos liderazgos. Este hecho, sóloes relevante por cuánto esos nuevos rostros tendrían una mejor sintonía con losciudadanos y los cambios ocurridos en Chile durante los últimos veinte años. Seríanlos rostros de la renovación y el renacer de la Concertación. Los hechos han demostradoque esas visiones eran erradas.La segunda vuelta presidencial los puso en escena y el actual escenario los ubica comopresidenciables; Lagos Weber, Carolina Tohá y Claudio Orrego no sólo son los rostros mejorposicionados de la renovación concertacionista, sino también los herederos de dirigenciaopositora tradicional.En rigor, hay nuevo liderazgos; pero, sus posiciones son todavía débiles a nivel nacional. Enefecto, transcurrido un año y medio de la derrota y de su emergencia a posiciones deliderazgo, hay que decir que se trata de figuras que no han logrado re-encantar ni re-posicionar a la Concertación. Son cartas presidenciales muy débiles no sólo frente a laderecha, sino también en relación a Marco Enríquez y a Bachelet. En relación a lasencuestas presidenciales el mejor posicionado es Lagos Weber.b. Una fuerza electoral que llega al 30%La Concertación es una fuerza política que tiene hoy un piso electoral del treinta porciento. Lagos obtuvo en primera vuelta en Diciembre del ’99 el 48%. En segunda vuelta el51,3 por ciento. Bachelet en primera vuelta llegó al 46 por ciento y en segunda vuelta al53,5 por ciento. Frei en primera vuelta obtuvo el 29,6% de los votos; la mitad de lo que habíaobtenido en Diciembre de 1993. Es una baja muy significativa en relación a Lagos y Bacheletde 18,4 y 16,4 puntos porcentuales respectivamente. En segunda vuelta la baja fue de tres ycinco puntos porcentuales respectivamente.Primera alarma: la derecha con Lavín y Piñera le ganan a la Concertación en primera vueltaen Diciembre del 2005. Segunda alarma: las municipales del 2008 marcaron otro hito en lavuelta de la derecha al gobierno. Tercera alarma: Piñera ya ganaba en todas las encuestas-a lo menos- desde el 2008.Primera consecuencia: en la campaña presidencial la concertación ya estaba derrotada. Loqué se desconocía era la magnitud de la debacle.Ese es el piso electoral de la concertación hoy. Con esa cifra no es mucho lo que puedehacer en términos presidenciales. En términos parlamentarios, la debacle no se puedomanifestar por efecto del binominalismo. De lo contrario, la caída hubiese sido brutal y sinretorno.
  6. 6. c. Bajos niveles de aprobación en las encuestasLas cifras de la encuesta Adimark muestran los muy bajos niveles de aprobación quemuestra la Concertación; y al mismo tiempo, el alza en la desaprobación. Las cifras de Mayomuestran que el conglomerado llega a un nivel del 23% en la aprobación y al 65% en ladesaprobación ciudadana.En relación a la aprobación de la Concertación las cifras de Mayo no son muy distintas de loque venía ocurriendo desde el 2006. Es más, ese 23% es mejor que las cifras observadasdurante muchos meses desde Diciembre del 2006 que es cuando se empieza a medir a laConcertación en la dimensión aprobación-desaprobación. En efecto, entre la primeramedición y Mayo del 2011 tenemos un total de 52 mediciones (al no considerar Febrero yMarzo del 2007); de ese total, en 33 ocasiones la cifra fue inferior al 26% (considerandomargen de error del estudio); es decir, ese 23% de Mayo es una cifra que se ha dado en el63,5 por ciento de las mediciones realizadas. Por tanto, es una cifra común para laConcertación. Nada nuevo; y tanta alarma y caos que ha generado.Es más, para la Alianza esa cifra sube al 66 por ciento. Es decir, los partidos de derecha deun total de 61 mediciones (ya que se realizan desde Marzo del 2006), tienen cifras deaprobación inferiores al 26% en 40 ocasiones.; y de ellas, el 50% de las veces son inferioresal 23%. Cifras, sin duda, peores que las que muestran la actual oposición. Y sin embargo,ganan la municipal del 2008 y la presidencial del 2009.Al analizar a la Concertación y a la Alianza en la dimensión aprobación-desaprobación haydatos muy interesantes. Entre ellos, a) que la Concertación sólo en Diciembre del 2009 tuvouna cifra de aprobación superior al 30 por ciento, b) los niveles de desaprobación de laConcertación considerando el período de Bachelet y lo que va de Piñera, siempre fueronsuperiores al 50 por ciento –con la excepción de Febrero del 2007 y Diciembre del 2009- y c)la aprobación promedio de la Concertación durante el gobierno de Piñera es –a la fecha-superior al promedio obtenido durante la gestión Bachelet.El hecho nuevo es la alta desaprobación que en Mayo llega al 65 por ciento. Es, la cifra másalta desde Diciembre del 2009 que es cuando se comienza a medir al conglomerado. Sinembargo, el umbral del sesenta por ciento ya había sido algo que se había observado. Dehecho, en Noviembre del 2008 se llego a un nivel similar de desaprobación.Por el lado de la derecha, los datos de aprobación-desaprobación durante el período deBachelet fueron la mayoría de las veces inferiores a los que manifestaba la Concertación.Las cifras se revierten desde la presidenciales del 2009. De hecho, sus niveles deaprobación desde esa fecha son muy superiores a lo que se había conocido hasta esemomento. En mayo del 2010 llego a una aprobación del 53 por ciento y a una desaprobacióndel 32 por ciento. Sin embargo, un año después la crisis que se comienza a incubar desdefinales del 2010 hace que en Mayo del 2011 su aprobación caiga 21 punto porcentuales
  7. 7. ubicándose en el 32 por ciento; y su desaprobación aumente 25 punto porcentuales llegandoal 57 por ciento.Por ello, no hay que hacer cálculos políticos y ni sacar conclusiones apresuradas sobre lafuerza, capacidades y sobrevivencia de las coaliciones políticas en general y de laConcertación en particular. Si se sigue esa lógica, n o sólo la derecha hubiese estado en laUTI la mayoría del tiempo durante Bachelet, sino también no hubiese ganado la presidencialdel 2009.Las encuestas de Opinión, sobre todo la de Adimark, hay que leerla en una perspectiva decorto y largo plazo. No obstante, para la Concertación son malas cifras; la esperanza de suélite es que se pueden mejorar y que no se relacionan directamente con las potencialidadesde su próximo candidato presidencial ni con su deseo de volver a La Moneda. Eso, sin duda,depende de otras variables.d. No capitalizar el descontento ciudadanoLas cifras de la encuesta de Mayo que publica Adimark han sido interpretadas en ladirección de que indican una profunda crisis del sistema político en su conjunto. Sinembargo, hay que hacer dos consideraciones; a) que es un diagnóstico que se vieneescuchando desde hace a lo menos 15 años y b) que la interpretación de esas cifras formanparte de un análisis mayor que incorpora otras variables socio-políticas.En efecto, las cifras de la encuesta muestra un descontento con la política en general que seexpresa en bajos niveles de aprobación del presidente, del gobierno, de la concertación, delcongreso y de los partidos de gobierno –que, no obstante, tienen muy buenas cifras deaprobación-desaprobación; por lo menos desde la perspectiva histórica-. A ello, hay queagregar los bajos niveles de participación política –sobre todo, en los jóvenes-, la actualcrisis de representación y las últimas movilizaciones ciudadanas que marcan la emergenciade un conjunto de “oposiciones no institucionales” que manifiestan un malestar social,político y económico.Político, por cuánto hay una crisis de representación, participación y legitimidad;económico, por cuánto los beneficios del crecimiento no sólo no llegan a todos los sectores,sino también porque cada vez se hace más evidente que es necesario distribuir de maneramás equitativas; y social por el conservadurismo de la élites del país (políticas,empresariales y religiosas) y por la debilidad que tenemos como ciudadanos y comoconsumidores frente al poder de los grandes grupos económicos (colusión de precios, tasade interés, altas tasas de ganancia, etc.) y a los acuerdos políticos y cupulares de losbloques de poder.Sin embargo, ese malestar no sólo es local, sino también global. En efecto, el descontentode los ciudadanos con la política –y los banqueros- es un fenómeno que no sólo se viene
  8. 8. observando desde los noventa a nivel local y que se prolonga hasta la fecha, sino tambiénes un fenómeno global que se manifiesta en las principales democracias de Occidente. Loscasos del Norte de África y de Europa son muestras de lo que se viene manifestando. Chile,no es ajeno a esos movimientos; obviamente, cada uno tiene sus propias dinámicas yobjetivos.En nuestro país se observa una “vacío de poder” que se manifiesta en liderazgos políticosdébiles y altamente desprestigiados. La situación es, a la vez, una crisis de confianza. Enefecto, podemos hablar de un malestar que se expresa en el “triángulo de ladesconfianza”; gobierno, oposición formal y oposición no institucional se miran con recelo yduda.La Concertación no está en condiciones ni tiene la legitimidad moral ni política para liderarlas nuevas expresiones y demandas ciudadanas. Hay un descontento que nadie sabe comocapitalizar. Y ello, debido a que las estructuras e instituciones políticas clásicas no sólo nohan encontrado como hacerlo, sino también no han sido diseñadas ni pensadas para lasnuevas circunstancias del mundo y del país. Urge, por tanto, avanzar hacia una nuevaforma de vincular política y ciudadanía.Hay un vació y un descontento que nadie está capitalizando. Las oposiciones que seconforman desde “los descolgados” tienen una gran oportunidad. Sin embargo, a lafecha, no han sabido capitalizar. Y ello, se debe no sólo a que se trata en su mayoría deactores muy débiles política, social y electoralmente, sino también a que todos forman partey vienen de la institucionalidad.Quizás, sea el progresismo de Marco Enríquez la instancia que pueda llenar este vacío ydesconfianza. Sin embargo, su personalismo, su ADN institucional y elitista y la fuerza de lacrisis socio-política actual, pueden terminar debilitando su proyecto político. Institucionalizarsu acción política en un partido le ha restado importantes cuotas de energía para captar,encauzar y movilizar el descontento.d. No capitalizar debilidad política del gobiernoDesde finales del 2010 el gobierno viene incubando de manera latente una crisis política;que se hace manifiesta en Mayo del 2011. Mientras el gobierno entra en crisis, laConcertación comienza a salir de una crisis que en sus primeros momentos parecía terminal.Esto no equivale a pensar que la Concertación volverá a ser lo que fue en términos políticos,electorales y legislativos. El pacto de centro-izquierda seguirá unido hasta las presidencialesdel 2013. Sólo una derrota en ese escenario marcara su disolución.El gobierno está en una crisis de conducción, credibilidad y capacidad. Se espera, quemientras la valoración del Presidente, del Gobierno y sus partidos de apoyo baja, la de la
  9. 9. Concertación debería subir. Eso, no está ocurriendo. Las oposiciones en general y laConcertación en particular no están capitalizando la crisis política del gobierno.En un escenario de descontento político, social y económico se ve muy difícil que se puedarevertir esta situación. Las cifras de las encuestas que van a ir apareciendo no mostraránuna alza significativa en la aprobación-desaprobación del gobierno en particular y delsistema político en general.De hecho, no sólo el gobierno es débil; sino también el sistema institucional actual. Todosestán en crisis.f. No articular un proyecto de país y su expresión en un programa de gobiernoSi bien la concertación ha logrado “sobrevivir” a la derrota político-electoral y ha logradoconfigurarse como oposición, no ha generado una propuesta programática de gobierno ni unproyecto país. Quizás, exigirle al conglomerado una propuesta en estas fechas del ciclopolítico es prematuro.Una de las causas de la derrota de la coalición de centro-izquierda no sólo tiene que ver conla falta de ideas y el agotamiento de su proyecto político, sino también con la incapacidadpara impulsar reformas sociales y políticas que estaban en su ADN fundacional; entre ellas,el binominalismo.Desde la razón de Estado se hace complejo y difícil pensar en el país y su desarrollo aveinte y treinta años como lo exige todo proyecto país. Sin embargo, esa exigenciaprogramática se hace más fácil y urgente desde la oposición.En esa dirección hay algunos intentos preliminares que tienen como paradigma el “Chile2030” que Lagos Escobar puso en el debate público a mediados de Marzo del 2011. Es unacarta de navegación que sirve como punto de partida para el diseño de un programa degobierno y un proyecto de país. Junto a esta reflexión han surgido algunas como las deEscalona con su “Unidad para Vencer”, la de Bitar con su “2020” e incluso, Francisco Vidalviene desarrollante una interesante reflexión política y programática. Sin duda, desde laoposición es más fácil pensar el futuro y el proyecto.El debate de ideas que se ha ido generando en este año y medio de piñerismo ha idodefiniendo –de manera espontánea- cuatros nodos temáticos que deben formar parte de unfuturo programa de gobierno: a) reformas político-constitucionales, b) reforma tributaria, c)fortalecimiento y ampliación de la “protección social” y d) política nacional de energía.g. La presencia de los descolgados y su potencial electoralDurante mucho tiempo en Chile hubo gobierno y oposición. Si bien fuera del sistema político-legal existían fuerzas políticas –conocidas como izquierda extraparlamentaria- que también
  10. 10. eran oposición, se trata de sector con muy baja capacidad competitiva. De hecho, suimportancia estratégica para la segunda vuelta presidencial para elegir a Lagos en el ’99 yBachelet en el 2005, termina debilitándose en el sentido de que su opción tenía que ver conoptar por el “mal menor” al no tener capacidad para negociar con el conglomerado oficialista.En ambos casos sus electores y militantes quedaron en libertad de acción. Este dato, loadministro la Concertación de muy buena manera.Sin embargo, en el Chile de hoy ya no podemos hablar de “la oposición” sino de “lasoposiciones”. Y ello, en dos sentidos; las formales e institucionales y las sociales yciudadanas que no canalizan sus demandas a través de los partidos y de las formas clásicasde representación y participación.La Concertación encuentra su principal debilidad en la fuerza política y electoral deestos sectores. De hecho, ponen en peligro no sólo la hegemonía opositora de laconcertación, sino también sus cálculos para volver a La Moneda. En efecto, lapresencia de la movilización ciudadana y de “los descolgados” son las principales amenazaspara la Concertación y su vocación de poder.3. LOS DESCOLGADOS COMO HECHO POLÍTICO NUEVOMientras la debilidad electoral comenzó en las presidenciales de 1999, la debilidad políticacomenzó –entre otros- con el fenómeno de los descolgados ocurrido durante el gobiernode Bachelet. La dinámica de Meo es paradigmática. Este hecho no sólo juega un rolfundamental en la derrota de la Concertación, sino también se convierte en un hecho políticorelevante para la nueva fase política.Durante el gobierno de Bachelet se desato el fenómeno de los descolgados; es decir; grupose individuos que dejaron de pertenecer y tener lealtad política con la coalición quegobernaba hasta ese entonces. Entre ellos, encontramos la salida del Senador Navarro, delex ministro Arrate y finalmente lo que ocurre con Marco Enríquez-Ominami; todos miembrosactivos del sector progresista de la concertación. A ello, hay que sumar el descuelgue de loscolorines y el último descolgado –ocurrido durante los primeros meses de la gestión Piñera-Sergio Aguiló que articula camino común con Arrate en torno a un nuevo referente.Hay que entender que cuando hablamos de descolgados no podemos pensar que se tratade figuras y liderazgos específicos que se van –por distintas razones- de sus orgánicasoriginales. Se trata, de figuras que tras de sí no sólo arrastran a un conjunto de militantes ydirigentes que también toman el camino del “descuelgue”, sino también suman a muchossimpatizantes y ciudadanos que hasta ese entonces apoyan electoralmente a esasorgánicas. El fenómeno de los descolgados no es sólo individual; es, a la vez colectivo.
  11. 11. De hecho, luego del último Congreso del Ps celebrado en Mayo pasado renuncio a lacolectividad una cantidad de 105 militantes desilusionados de las políticas asumidas por elpartido.3.1. El Pc y su rol articulador de la izquierda extra parlamentariaLa candidatura tradicional extra concertación siempre estuvo ligada al partido comunista y alconglomerado que se articulo en torno a su influencia; que durante las últimas dospresidenciales fue el Juntos Podemos. A este grupo también se le llamo izquierdaextraparlamentaria. Sólo en las legislativas del 2009 lograron llegar al Congreso luego deuna negociación con la Concertación que llamarón “pacto por omisión” que tuvo suprimera puesta en escena en las municipales del 2008.La fuerza electoral de este sector en términos presidenciales y parlamentarios ha sidoimportante.En términos parlamentarias –a nivel de diputados- sus resultados en el ’93 fueron del 5 porciento, en el ’97 del 6,9 por ciento, en el 2001 de 5,2 por ciento, en el 2005 del 5,1 por cientoy en el 2009 del dos por ciento. La baja de la última elección se debe a que se pacto con laConcertación; logrando, de ese modo, elegir tres diputados. Con esas cifras el Pc deberíahaber tenido en un sistema electoral proporcional en torno a seis diputados por período.En términos presidenciales siempre –sobre todo, desde el ’99- fue contradictoria; mientrasen primera vuelta su votación fue escasa, en segunda vuelta sus votos fueronfundamentales para el triunfo de la Concertación. Las cifras muestran que en 1993 con elcura Pizarro llegaron al 4,7 por ciento, en 1999 con Gladys Marín bajan al 3,2%, en el 2005con Hirsch suben al 5,4 por ciento y en el 2009 con Arrate llegan a 6,2 por ciento. Entérminos de promedio su votación entre el ’93 y el 2005 llega al 4,5 por ciento.En la última presidencial sus resultados son contradictorios; mientras por un lado suben suvotación de manera importante, sus votos no fueron suficientes para que la Concertaciónganara en segunda vuelta. Su capital electoral al servicio de su tradicional apoyo ensegunda vuelta estuvo intacto. Fue la concertación la que esta oportunidad no tuvo lacapacidad política ni la fuerza electoral para que Frei se convirtiera por segunda vez enPresidente de Chile.Sus resultados a nivel municipal han sido mejores y en ascenso. Desde el 2004 se separa laelección de Alcalde y Concejales. En términos de promedio las cifras a nivel de concejalesgiran en torno al nueve por ciento y al seis por ciento a nivel de Alcaldes.Para las municipales del 2008 se pone en marcha junto a la Concertación la táctica políticadel “pacto por omisión” que logro relativo éxito. Lo relevante, es que se puso a prueba una
  12. 12. táctica político-electoral para la elección de Alcaldes con el fin de romper el binominal en lasparlamentarias siguientes. De hecho, de esa manera lograron elegir tres diputados enDiciembre del 2009.La fuerza electoral del Pc está intacta. Es un capital político que ninguna fuerza debeignorar; sobre todo, en un escenario de alta fragmentación opositora.3.2. Los descolgados de la izquierda de la ConcertaciónLos descolgados de la concertación –sobre todo los que vienen del mundo socialista- pasana formar parte de los sectores, partidos o movimientos extra concertación; y que se ubican ala izquierda de la hegemonía concertacionista.Este sector se constituye a partir de tres alternativas políticas. La fragmentación de estosgrupos es su principal debilidad política. Pero, junto al Pc tienen un poder electoral nodespreciable.a. El MAS del Senador Navarro. El Movimiento Amplio Social surge a partir de la salida delPs del Senador Navarro en Noviembre del 2008; y la necesidad política y estratégica deinstitucionalizar su acción política. Junto a Navarro se fueron del Ps 135 militantes y sietemiembros del Comité Central. En Mayo del año siguiente se oficializan como partido políticoy en Octubre del 2010 realizan elecciones internas.En la actualidad cuentan con dos Alcaldes y un Senador. Su mayor área de influencia es elRegión Del Bio-Bio. Sin embargo, tienen presencia en la mayor parte del país. En lasparlamentarias del 2009 no lograron representantes; pero, logran a nivel de los diputadosmenos del uno por ciento de los votos. A nivel presidencial apoyaron la candidatura deMarco Enríquez.b. La Nueva Fuerza de Izquierda. Arrate renuncia al Ps en Enero del 2009 luego de que sutesis de unir fuerzas con la izquierda extraparlamentaria y competir con la Dc en la primeravuelta presidencial. Junto a él, se fueron del partido miembros de la tendencia que lideraba yque se llamaba Socialismo Allendista.Su tesis de construir una alternativa de izquierda que rompiera el sistema binominal y el“duopolio político” existente requiere como paso fundamental recuperar su independenciapolítica para impulsar un nuevo referente que agrupe a la izquierda extraparlamentaria conalto grado de fragmentación y hegemonizada por el Pc. Buscar un acuerdo preliminar yprogramático con esas fuerzas –principalmente los comunistas- fue su primera tarea política.En esa dirección, a la semana de su renuncia al Ps lanza su candidatura presidencial comoautoproclamado candidato de la izquierda. Lentamente se va imponiendo y legitimando suopción; hasta convertirse en el candidato oficial del Pc, Juntos Podemos y de la izquierda
  13. 13. extraparlamentaria en Julio del 2009; fecha, en que se convierte en militante comunista conel fin de cumplir un requisito legal y poder ser candidato presidencial .Su resultado electoral a nivel presidencial fue el mejor obtenido por la izquierda desde quese re inauguró la democracia llegando al 6,2 por ciento de las preferencias.En Enero del 2011 comienzan un proceso de institucionalización que tiene como horizontefundar una nueva izquierda. Así surge, más como movimiento que como partido “La NuevaFuerza de Izquierda”. Entre sus fundadores encontramos a la Izquierda Cristiana de Chile,el Partido Socialista Allendista, el Movimiento Nueva Izquierda, la acción SocialistaAllendista, el Esopo, la Asamblea Democrática, el Comité por más Izquierda, la Urracas deEmaús y un amplio grupo de individuos pertenecientes a diversos sectores del quehacersocial.Se incorpora a este grupo en Enero del 2011 el diputado Socialista Sergio Aguiló; una vez,renunciado al Ps.En Mayo desarrollan su primer encuentro Nacional en que ese incorpora fuerzas otrasfuerzas de izquierda y se funda el MAIZ (Movimiento Amplio de Izquierda). Convocan paraun año más, a su primer Congreso Nacional. En el evento elijen un Consejo NacionalProvisorio. Re-articular a la izquierda no concertacionista y anti neoliberal es su principalobjetivo.c. El Progresismo de Meo. Marco Enríquez renuncia al Ps en Junio del 2009 y levanta sucandidatura presidencial. Su resultado electoral fue exitoso. Su 20 por ciento no tiene otralectura. Sin duda, su estilo e ideas trajeron aires frescos a la añeja política “duopolica” quese instalo hace más de 20 años en Chile.Sin embargo, hay dos hechos que pueden leerse como un fracaso. En primer lugar, la bajavotación obtenida a nivel parlamentario que no sólo se explica por el poco tiempo que hubopara hacer política organizativa y territorial, sino también por los fuertes rasgos personalistasy caudillescos de su líder. Y en segundo lugar, el hecho de que para la segunda vueltapresidencial hubo un porcentaje significativo de sus electores que apoyaron la opción dePiñera. Ese porcentaje llego al siete por ciento.Los partidos y movimientos que apoyaron la candidatura presidencial de Meo seestructuraron en términos parlamentarios en dos listas; debido, a que se trataba de unaamplia heterogeneidad de partidos, movimientos y grupos sociales.De ese modo, surge el pacto “Nueva Mayoría para Chile” que se conformo a partir delPartidos Humanista (históricos aliados del Pc en el Juntos Podemos), el Partido Ecologista ygrupos menores. A nivel nacional logran el 4,6% de los votos.
  14. 14. La otra lista, llamada "Chile Limpio. Vote Feliz" agrupaba al PRI y MAS y un partidoregionalista llamado Fuerza País (que, no obstante, apoyo la candidatura de Frei).Este pactoobtuvo el 5,4% de los votos; logrando elegir un representante del Pri al parlamento.Desde esos resultados su trabajo político ha sido interno en el sentido de comenzar aorganizar e institucionalizar un Partido Político que exprese y soporte su acción política. Deese modo surge el Partido Progresista desde Abril del 2011.Si bien su candidatura presidencial esta defina y su programa de Gobierno está muyavanzado –ya que, se construye sobre las ideas de la presidencial anterior-, tiene el grandesafío político de estructurar una lista municipal y parlamentaria coherente y sólida quepromuevan –sus candidatos- el programa del progresismo chileno.En la actualidad cuenta con siete Concejales –un ex Dc, un ex Ps, un ex Pri y 4 ex PPd- yun diputado, el ex PPd René Alinco –hoy con militancia congelada por problemas legales-Lo ha dicho en todos los tonos. Marco Enríquez quiere competir y romper el “duopolio”Concertación-Alianza.3.3. Otros descolgados de la ConcertaciónJunto a los descolgados de izquierda y de ADN socialista encontramos oros dos grupos quehan seguido caminos distintos.a. Los colorines de la Dc. A fines del 2007 Adolfo Zaldivar fue expulsado de la DemocraciaCristiana luego de una larga historia de desencuentros. Junto a él, se va –de maneravoluntaria- del partido un conjunto de militantes y cinco diputados; todos, formaban parte deun grupo interno llamado “los colorines”. Sin embargo, todavía en la Dc hay un sector queforma parte de esa tradición y que no se fue con su líder histórico y que hoy plantean lastesis de que la Concertación ha muerto.Sin embargo, el Pri había sido fundado en Julio del 2006 por la fusión de dos partidosregionalistas que ante su eliminación legal -debido a su baja votación electoral- decidenfundar el nuevo referente. Los colorines ingresan a este partido en el 2008. Al poco tiempose hacen con el control del partido y se declaran oposición a la derecha y a la Concertación.En ese escenario, los fundadores históricos del Pri se van del referente que ha sido tomadopor los colorines.En la actualidad tienen tres diputados, siete Alcaldes, 116 Concejales y un embajador. Sibien este grupo es parte de los descolgados de la Concertación, tiene una característica quelo hace muy distinto a lo que ocurre con los otros descolgados. Se trata de un grupo que nohace un giro a la izquierda.
  15. 15. Sin embargo, no sólo se declaran de oposición y de centro, sino también se han acercado ala Dc y a la Concertación en el parlamento.b. Chile Primero. Finalmente hay que mencionar al “Chile Primero” que lidera FernandoFlores y Jorge Schaulsohn y que forma parte del fenómeno de los descolgados. Schaulsohnes expulsado del partido en Diciembre del 2006 y Flores renuncia al partido en Enero del2007. Junto a Flores se van del partido el diputado por Rancagua Esteban Valenzuela y elex ministro Javier Etcheberry.Como movimiento se funda en Mayo del 2007. En Octubre del 2008 se constituyen enPartido Político y participan en las Municipales en el pacto “Chile Limpio”.Sin embargo, es un grupo –muy reducido- que hace un giro hacia la derecha apoyando aPiñera. Por ese hecho, Esteban Valenzuela renuncia a Chile Primero en Marzo del 2009 y seacerca a Marco Enríquez.3.4. Las oposiciones en la nueva fase políticaLos descolgados de la Concertación –principalmente los de izquierda-, el ingreso alparlamento de tres diputados comunistas y la fuerza electoral y parlamentaria de estossectores fuertemente fragmentados los convierten en otra oposición; distinta al rol que laConcertación ha empezado a jugar en el nuevo escenario. Una oposición formal einstitucional.Este es un hecho político nuevo en la nueva fase que se abre con el nuevo gobierno. Ya nopodemos hablar de oposición como se hizo durante veinte años; hoy hay oposiciones.Este es un hecho político nuevo.Si consideramos a todos aquéllos que están desencantados con la política formal (partidos,gobiernos y parlamentarios, etc.) y se expresan al margen de los canales tradicionales, nosencontramos con oposiciones informales o no institucionales que claman de una u otramanera por participación y representación.Sin embargo, esta oposición ciudadana presenta ciertas debilidades que hacen que susproyecciones más allá de coyunturas específicas y sectoriales de descontento tiendan adiluirse más que a consolidarse e institucionalizar. Esas debilidades son a) movimientos decorto plazo muy sectoriales –ambientales y estudiantiles-, b) falta de orientación y liderazgopolítico, c) falta de proyecto político, d) carencia inserción institucional y e) híbridos políticos,culturales y sociales.Las oposiciones institucionales no tienen la capacidad de incorporar a estos sectores asus lógicas de acción política. Los partidos cada día menos cumplen su rol histórico de
  16. 16. mediadores y articuladores de intereses clasistas o sociales. Si a ello agregamos eldesprestigio de la actividad política, nos encontramos con un hecho complejo que seexpresa en que la fuerza ciudadana y sus caminos de movilización no encuentraninterlocutores ni cauces en los que sus demandas se conviertan en políticas públicasconcretas y reales. La presión de la calle, siempre –o la mayoría de las veces- terminadiluyéndose y debilitándose.El nuevo escenario enfrenta dos oposiciones; la formal e institucional y la ciudadana.Mientras la primera conoce y administra las llaves del Estado y encuentra cauces deexpresión y participación; la otra, busca de manera debilitada buscar identidad y que susdemandas se reconozcan y validen.Sin embargo, su gran éxito es que logra preocupar a la sociedad política en su conjunto.Oposición formal –altamente fragmentada-, oposición informal y ciudadana –con rasgos deapoliticismo- y el gobierno –en crisis de conducción- forman el triangulo de la desconfianza.3.4.1. La correlación actual de las fuerzas opositoras (Concertación-descolgados-Pc)El peso electoral, legislativo y político de la Concertación la convierte en la fuerza político-electoral más fuerte de las oposiciones. La fuerza dominante y hegemónica. Sin embargo,este hecho en las actuales condiciones del ciclo político es más latente que manifiesto. Encualquier negociación ese dato no puede aparecer en la mesa a modo de interpelación niimposición. Es la hora de la humildad para la Concertación. La fuerza electoral delconglomerado es sólo del 30 por ciento.Las otras dos fuerzas electorales y políticas más relevantes de las oposiciones son el Pc y elprogresismo de Meo.El Pc tiene un capital electoral intacto, inamovible y conocido. Al tener representaciónmunicipal y parlamentaria se convierte en un actor institucional con peso político y con ciertacapacidad de negociación.La fuerza electoral de Meo –según la última presidencial- es importante, significativa ydecisiva. Y al mismo tiempo, necesita ratificar y repetir su éxito electoral de la últimapresidencial.La tarea política de Meo después de la presidencial fue fundar e institucionalizar su partidopolítico. De ese modo, nace el Partido Progresista. Sus desafíos actuales sonfundamentales. Luego de fundar su partido viene el desafío de la municipal, parlamentarias ypresidenciales. Sin embargo, para lograr éxitos en esas competencias electorales elmeoismo debe: a) comenzar a tener más presencia pública y participar del debate público nosólo con la figura de su líder fundador, sino también su partido como actor corporativo, b)
  17. 17. definir las acciones políticas del futuro entre las que se cuentan las elecciones de candidatospara las municipales y el parlamento y definir un programa de gobierno –que a la fecha estábastante avanzado-, c) iniciar las negociaciones con las oposiciones con el objetivo deanalizar la posibilidad de crear una plataforma opositora común que implique candidatoúnico para alcaldías y a nivel presidencial, programa común y listas parlamentaria conalguna fórmula que legitime todas las opciones, d) poner en marcha mecanismo deinterlocución e interpelación que logre captar el descontento de las oposiciones noinstitucionales.Si bien todos son desafío relevantes desde el punto estratégico, todos ellos, deben contribuira ratificar el peso electoral de Marco Enríquez que alcanzo a nivel presidencial en el 2009.Sin embargo, no sólo se trata de ratificar esa cifra, sino también de lograr resultadosimportantes a nivel municipal y parlamentario.Los otros sectores de los descolgados son el MAS que lidera Navarro y la Nueva Fuerza deIzquierda que lidera Arrate. Se trata, de dos fuerzas que mientras tienen cierta fuerza a nivelpolítico, manifiestan a nivel electoral una significativa debilidad. Ello, se debe a dossituaciones: a) a nivel político no sólo tienen representantes en el parlamento (Navarro-Aguiló) y a nivel municipal, sino también una figura presidencial que genera importantessimpatías ciudadanas, b) a nivel electoral tiene una débil presencia que en las próximaselecciones podría revertirse.La alta votación que obtuvo Arrate en la última presidencial se debe, principalmente, alaporte del Pc que en términos de promedio tiene una cifra en torno al 4,5% a nivelpresidencial. La diferencia al 6,2 por ciento que el sector obtuvo en la última presidencial esde 1,7 por ciento. Esa cifra sería, por tanto, el piso de las fuerzas de izquierda que searticulan en torno al MAIZ desde Mayo del 2011.Otra fuerza que potencialmente se podría integrar a algún tipo de pacto con las oposicionesinstitucionales es el Partido Regionalista de los Independientes (Pri). Las posibilidades deeste acercamiento se refuerza por tres situaciones: a) ser un partido dominado porpersoneros que vienen de la Dc, b) haber tenido algunos acuerdos a nivel parlamentario conla oposición, c) declararse partido de oposición.El ¿qué hacer? es una pregunta clásica no sólo para la ciencia o sociología política, sinotambién para la acción política militante. El hacer esta en relación directa a los desafíos delnuevo ciclo político.3.4.2. Los desafíos políticos de la nueva faseUn elemento articulador de las oposiciones es la unidad del sector para las presidencialescon el objetivo político de volver a La Moneda. Cada fuerza sabe que necesitas de los otros
  18. 18. para ganar la presidencial y mejorar sus rendimientos a nivel municipal y parlamentario. Elobjetivo político y estratégico de todo partido o coalición –independientemente de su fuerzapolítica y electoral- es su vocación de poder; que se expresa en luchar por convertirse engobierno.Cada sector de “las oposiciones” tiene sus propias lógicas de acción, proyectos políticos, dedesarrollo y de sociedad. Por ello, no siempre coinciden en objetivos de corto y medianoplazo. Cada coyuntura tiene su afán. Sin embargo, hay un objetivo común y estratégicoarticulador no sólo entre estos sectores, sino también entre éstos y la concertación; queapunta a la “unidad para volver a La Moneda”. Este hecho, es vital para la Concertaciónmás que para ningún otro actor. Su supervivencia depende de volver a La Moneda. Eso eslo que los une y obliga. El gobierno fue lo que los unió para derrotar a Pinochet y llegar a LaMoneda; el gobierno fue lo que los tuvo unidos para reproducir su poder en él palacio. Volvera La Moneda es lo que los mantiene unidos hoy.Este dato es fundamental. De hecho, ninguna fuerza por si misma está en condiciones deganar la presidencial. Se necesitan. Se buscan. Conversan. No acuerdan. Vuelven a insistir.Estos sectores enfrentan tres grandes desafíos político-estratégicos. Si bien todos searticulan y forman parte de una “unidad de propósitos” particulares y/o corporativos sepueden analizar de manera independiente.a. Primer desafío. Articularse y consolidarse como oposición.Durante el primer año y medio de gestión piñerista las oposiciones han vivido un intenso yprofundo proceso de aprendizaje y posicionamiento.Cada actor no sólo tiene que aprender a ser oposición en el nuevo escenario político, sinotambién a encontrar sus identidades en el marco de un pacto político histórico que se ha idoquebrando y fragmentando.La Concertación estuvo unida en torno al “No a Pinochet” y a la redemocratización; luego deveinte años se encuentra hoy fragmentada en seis orgánicas distintas; la propiaconcertación, el Pri, Chile Primero, el Mas, la Nueva Fuerza de Izquierda y el progresismo deMeo. Y ello, sin considerar las fugas –Humanistas, Mapu- y la incorporación de grupos amenores a las grandes orgánicas que ocurrieron durante los primeros momentos de larefundación democrática.A este panorama de alta fragmentación hay que agregar el hecho de que la Concertaciónestá conformada por cuatro partidos distintos; el Ps, el PPd, los radicales y la Dc.Si a esta fragmentación sumamos al Pc, tenemos un panorama muy complejo desde elpunto de vista de articularse como oposición en términos políticos y electorales. Entonces,
  19. 19. tenemos el primer dato; la oposición institucional presenta alto niveles defragmentación.La Concertación con la convicción de que la alianza de centro izquierda tiene que seguirdándole gobernabilidad a Chile y que la unidad es el camino para volver a La Moneda ha idoencontrando su lugar como oposición. Los otros actores con una mínima representaciónparlamentaria planifican sus objetivos de la fase no sólo pensando en un proyecto país –quese plasme en un programa de gobierno-, sino también en próximas elecciones municipales,parlamentarias y presidenciales.Sin embargo, el fantasma de la unidad ronda en todos estos sectores. Al mismo tiempo lanecesidad de que cada uno encuentre su lugar e identidad en este nuevo escenario. En elcorto plazo la posibilidad de que todos se junten en un gran referente que articule una nuevamayoría social es algo que se ve lejano. Me parece más viable, el establecimiento de unafederación de partidos con una plataforma más electoral que política que tenga comoobjetivo unir fuerzas para volver a La Moneda con una figura del ADN del sector y potenciarsu fuerza parlamentaria. Las tesis de la “unidad con competencia” se imponen lentamenteen el escenario opositor.Sin embargo, el sistema binominal es un freno para la expresión de esta diversidad y romperel empate que este método electoral genera. El binominalismo está generando una crisispolítica de proporciones que recién comenzamos a vislumbrar.Por tanto, este primer desafío combina el desarrollo, identidad y potenciación de cadasector emergente con la necesidad estratégica de la unidad opositora. De hecho, lasmunicipales se enfrentan teniendo esa gran idea y desafío como horizonte.En esa dirección quiero plantear la hipótesis de que las próximas municipales se van aenfrentar con una fórmula que combine unidad y autonomía-competencia.La autonomía se refiere a que cada actor en el marco de su propia identidad y proyectostiene que competir y medir fuerzas al interior de la oposición y del sistema político en suconjunto. La unidad, a que la oposición fragmentada tiene que aunar fuerzas para volver aLa Moneda. Para las oposiciones siempre es mejor un presidente de su ADN que uno dederecha.b. Segundo desafío. Municipales 2012.Toda elección municipal se termina por presidencializar . Por lo menos, eso ha ocurrió desdeel ’92 cuando se desarrollo la primera municipal de la re-democratización. Esta vez, no es laexcepción. En efecto, en Octubre del 2012 no sólo se va producir la primera evaluaciónelectoral de la Nueva Forma de Gobernar, sino también se pondrá en la mesa de la luchapolítica los posicionamientos reales para la presidencial del 2013.
  20. 20. Las municipales es el primer ejercicio para evaluar la estrategia que combina unidad conautonomía, identidad y competencia de las oposiciones.La Concertación ha definido la unidad para la elección de Alcaldes y la competencia a nivelde concejales; y con el Pc se va reeditar la fórmula del “pacto por omisión”. Sin duda, estafórmula se podría ampliar para las otras fuerzas opositoras. Se impone, por tanto, la tesis dela “unidad y competencia”.No se descarta la posibilidad de que las otras oposiciones formen parte de la unidadopositora para la elección de Alcaldes; sobe todo, en aquéllos lugares en que hay altasposibilidades de derrotar a la derecha; por ejemplo, Santiago, Concepción, Puente Alto,Valparaíso, Estación Central, etc. Sólo hay que buscar la fórmula e identificar los lugares enque se puede impulsar el mecanismo unitario.Lo que facilita esta tesis es que no se necesitan pactos políticos programáticos, listaparlamentaria unitaria ni definición presidencial. Estos, son temas que se definirán despuésdel desafío municipal.Poner en macha el mecanismo de primarias para elegir y legitimar el candidato a Alcalde –donde la competencia lo exija- es otro ejercicio de alto valor político para preparar lapresidencial en perspectiva unitaria.A nivel de concejales se puede desatar la competencia. Si la elección de Alcaldes es laprueba de la unidad; la elección de concejales no sólo es la prueba de la identidad de cadaoposición, sino también la competencia opositora. Sin embargo, para avanzar en esta tesis yhacerla exitosa es necesaria entender que competir al interior de listas no es lo mismoque entre listas.Cada oposición tendrá que definir sus caminos. En esa dirección, el Pc aun con este “pactotemeroso” y de rasgos defensivos tiene que desarrollar su estrategia político-electoral y dealianzas a nivel parlamentario y presidencial.A la fecha el progresismo de Meo a manifestado su voluntad de competir a todo nivel ycontra todos. Sin duda, es una estrategia que tiene que ver con potenciar su identidad ypeso político en el nuevo escenario.El MAS tiene una cosa clara; que su líder no será candidato presidencial. En efecto, Navarroestá concentrado en su reelección senatorial. Por tanto, no llevaran candidato propio. Sinembargo, competirán a nivel municipal –Alcaldes y Concejales- y parlamentario.c. Tercer desafío. Parlamentarias y presidenciales 2013.La negociación parlamentaria y presidencial va estar fuertemente condicionada por a) elresultado electoral y político de las municipales, b) lo que digan las encuestas en materia de
  21. 21. opciones presidenciales, c) el estado de debilidad o fortaleza política en la que se encuentreel gobierno, d) las dinámicas internas de cada partido y coalición en la perspectiva de lafortaleza o debilidad de su opción presidencial y parlamentaria y e) el estado de las reformaspolíticas; principalmente sistema binominal, inscripción automática y voto voluntario.Una vez terminada la municipal la lucha presidencial entra a una fase decisiva. Esa carreratiene una primera estación en la “primaria o primarias” que se deben realizar en torno aMayo del 2013 con el fin de elegir al “candidato o candidatos opositores”.El tema de la “unidad opositora” para la presidencial estará fuertemente determinada por lapotencial victoria de la derecha en primera vuelta. Si se trabaja con la hipótesis de que laderecha no gana en primera vuelta, el escenario de las oposiciones es muy distinto a que sise trabaja con la hipótesis de si gana en primera vuelta. Las encuestas serán fundamentalespara estos potenciales escenarios.Sin embargo, dadas las actuales circunstancias y hechos políticos la próxima presidencial seresuelve nuevamente en segunda vuelta. Por tanto, es altamente probable que lacompetencia presidencial sea a más de dos bandas; la derecha, la Concertación y otra uotras alternativas.Las oposiciones construidas desde el descuelgue concertacionista debe definir su estrategiapolítica sobre la bases de tres alternativas; a) consensuar con la Concertación una primariaabierta y participativa con garantías de competitividad a todos los actores del sector –lo queimplica, a lo menos, un programa de gobierno común-, b) definir entre ellos(Meo+Arrate+Pc+Navarro) una plataforma política y electoral que con un candidato único(que no puede ser otro que el propio Marco Enríquez) y c) el camino propio de cada sector.3.4.3. Los escenarios posibles de “las oposiciones”Los escenarios son múltiples. Sin embargo, en una dimensión de alternativas podemosidentificar –en un primer momento- dos posibilidades; la competencia total y/o la unidad total.A nivel presidencial la competencia total se expresa en cada oposición tenga su candidatoy compitan en una primera vuelta. De alguna manera, esta fórmula replica el escenario de lapasada presidencial en la que las oposiciones compitieron con Frei, Marco Enríquez y JorgeArrate-Pc. Es, sin duda, una posibilidad abierta que se refuerza no sólo al pensar la primeracomo una primaria, sino también porque ya se sabe que Navarro no compite en términospresidenciales.Ahora, un pacto de este tipo implica guante blanco entre las fuerza opositoras. En efecto,en la pasada presidencial Marco Enríquez no sólo tenía como adversario a Piñera, sino
  22. 22. también a Frei y a la Concertación. La misma estrategia de Arrate. En este nuevo escenario,esta fórmula no se podría repetir ya que ello contribuye a debilitar las fuerzas opositoras.El escenario de la unidad presidencial se expresa en que las oposiciones tengan uncandidato único. Obviamente, surgido de una primaria amplia y ciudadana. Tengo dudas deque la Dc se la juegue por una primaria amplia que salga de los márgenes de la Coalición;como también, que Marco Enríquez no sea candidato.No hay que olvidar que se trata de un fórmula que gana cada día más consenso y fuerza.Escalona acaba de publicar un documento –“Unidad para vencer”- donde hace este llamado.Las voces se escuchan desde todos los sectores. Lo ha planteado Ricardo Lagos y LagosWeber, entre otros. Sin embargo, incorporar este sector a una primaria amplia con lasfuerzas opositoras complica a la Dc que se debate –a la fecha- entre las tesis de Walker yPizarro-Lorenzini.A nivel parlamentario la competencia total se expresa en que cada oposición compita consu lista y candidatos. Al contrario, la tesis de la unidad se expresa en dos fórmulas; a) unalista parlamentaria unitaria con dos candidatos por lista o b) lista parlamentaria unitaria conmás de dos candidatos por lista que podrían ser hasta un candidato por cada oposición.Es, sin duda, una tesis que a) para su legitimidad requiere primarias amplias y ciudadanasen los lugares en los que se requiera, b) no en todos los casos se podría aplicar la fórmuladependiendo de las condiciones políticas de cada lugar.Entre estos dos escenarios extremos –y probables- quisiera explorar 2 alternativas más:a. Reeditar escenario de la última presidencial. Se trata de que compitan en primeravuelta las oposiciones expresadas en la Concertación, el Pc y su rol articulador con otrasfuerzas políticas y el progresismo de Meo. Reeditar la competencia a tres bandas.El Juntos Podemos con el Pc, Arrate y Aguiló comienzan a definir sus accionespresidenciales en torno a repetir el experimento Arrate y el progresismo de Marco Enríquezespera la hora formal de la partida presidencial (no me imagino a Meo fuera de esta carrera).b. Competencia opositora a dos bandas. Se trata de que compitan en primera vuelta laConcertación con el candidato de las otras oposiciones. Este es el escenario más complejopara la Concertación.En efecto, la oposición “no Concertación” unida y expresada en una lista parlamentariacomún y en una opción presidencial puede conformar una plataforma política y electoralaltamente competitiva; que no sólo puede ganar a la Concertación en primera vuelta, sinotambién llegar al gobierno en segunda vuelta. La competencia está abierta.
  23. 23. Los requisitos para este escenario son en primer lugar que exista la voluntad de no pactarcon la Concertación a nivel presidencial. En términos parlamentarios no necesariamente seanula la posibilidad de buscar acuerdos “por omisión” en algunos lugares en los que existareales posibilidades de derrotar a la derecha. Incluso, la fórmula parlamentaria que seexplora en el Bio-Bio para repetir el doblaje parece interesante que se asemeja la fórmulade una lista común y amplia con más de dos opciones.En segundo lugar, el sector de “las oposiciones” que se podría fortalecer con la presenciade partidos o movimientos verdes-ecológicos debe definir un programa de gobierno común.En tercer lugar, definir el mecanismo legítimo para escoger a su candidato. Una primaria esfórmula de moda. No me imagino, a Meo no encabezando este proyecto.Finalmente, construir una lista parlamentaria competitiva que puede combinar la autonomíadel sector con pactos “por omisión” con la concertación donde las fortalezas político-electorales lo aconsejen.3.5. La Concertación como tercera fuerza política.Finalmente, en relación a la correlación electoral de fuerza las posibilidades del JuntosPodemos más los descolgados es algo que la Concertación debe analizar con mucharacionalidad. De hecho, se abre el escenario de la que Concertación se convierta en latercera fuerza política del país. Es cosa de ver los resultados electorales de la últimapresidencial.En Diciembre del 2010 la Concertación logró en primera vuelta el 29.6 por ciento de losvotos; el progresismo de Meo llegó al 20,14 por ciento y Arrate con el Juntos Podemosalcanzo el 6,21 por ciento.La suma de estas tres opciones presidenciales alcanzó el 55,95 por ciento. Sin embargo, enla segunda vuelta presidencial bajaron esa cifra y sólo llegaron al 48,39 por ciento de losvotos. El sector –hoy oposición- perdió 7,56 puntos porcentuales. Sin duda, la fuga fue por ellado de Ominami. Esa, es su debilidad y desafío.Los datos muestran no sólo que la oposición “unida” tiene un buen piso electoral como paracompetir con éxito y ganarle a la derecha en la próxima presidencial, sino también al interiordel bloque opositor la correlación de fuerzas es muy competitiva. En efecto –y según losdatos de la primera vuelta electoral- el sector de Arrate y Meo lograron el 26,35 por ciento delas preferencias. Frei y la Concertación obtuvieron el 29,6 por ciento. Entre ambos hay unadelta electoral de sólo 3,25 punto porcentuales.
  24. 24. No es extraño, por tanto, ver un escenario presidencial en que la Concertación termine comotercera fuerza política. Este hecho, se convierte en un punto táctico y estratégico para lasnegociaciones al interior de la oposición en la perspectiva de re-encantar y re-construir unanueva mayoría social y política.Por último, no hay que olvidar que la unidad de ese sector (los descolgados de la izquierdade la Concertación más el Juntos Podemos y el Pc) tienen una fuerza electoral nodespreciable que llega al 26 por ciento y que no sólo pueden usar para negociar con laConcertación, sino también para iniciar un proyecto político que los convierta en la segundafuerza política del país.Finalmente, si al desprestigio de la clase política agregamos a) el surgimiento deoposiciones “no institucionales” y el descontento ciudadano, b) el vacio de representaciónexistente y c) el ingreso de cuatro millones de electores al sistema, la situación puedealtamente favorable para este emergente sector.4. CONCLUSIONESMarzo del 2010 no sólo marco el inicio de un nuevo gobierno luego de veinte años en elpoder de la Concertación de Partidos por la Democracia, sino también un nuevo ciclopolítico. En efecto, son cuatro los cambios básicos que definen y caracterizan esta nuevafase:a). La derecha es Gobierno.b). Ya no se puede hablar de oposición, si no de oposiciones; las formales e institucionales ylas ciudadanas.c). Las oposiciones institucionales se constituyen a partir de la Concertación y “losdescolgados”.d). La competitividad de ambas oposiciones formales -más otros aspectos de la coyuntura-generan las condiciones para que la Concertación se convierta en la tercera fuerza políticadel país.

×