Uploaded on

SANTUARIO_03

SANTUARIO_03

More in: Spiritual
  • Full Name Full Name Comment goes here.
    Are you sure you want to
    Your message goes here
    Be the first to comment
No Downloads

Views

Total Views
1,177
On Slideshare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
1

Actions

Shares
Downloads
73
Comments
0
Likes
1

Embeds 0

No embeds

Report content

Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
    No notes for slide

Transcript

  • 1. Lección 3 para el 19 de octubre de 2013
  • 2. Inmediatamente después del pecado de Adán y Eva, Dios mostró ante ellos un bosquejo del plan que había ideado para rescatarlos: La simiente de Eva —Jesucristo— destruiría a la serpiente —Satanás (Gn. 3:15) Antes de expulsarlos del huerto de Edén, Dios mismo sacrificó a un animal y de él hizo pieles para cubrir al hombre y a la mujer. Así, desde los primeros días de la historia humana, los sacrificios enseñaron que los pecadores podían encontrar la unión con Dios, pero solo por medio de la muerte de Jesús, prefigurada en esos sacrificios.
  • 3. Al pedirle que sacrificara a su hijo Isaac, “probó Dios a Abraham” (Gn. 22:1) Obedeciendo el mandato de Dios, Abraham mostró que Dios era más importante para él que cualquier otra cosa. Por otra parte, Dios fijó en la mente de Abraham dos enseñanzas vitales: 1. Dios es el que provee el medio de salvación, el verdadero sacrificio, el “Cordero de Dios” (“YHVH Jireh”  “Dios proveerá”, Gn. 22:14) 2. Nadie puede morir por sus pecados ni por los pecados de nadie. Solamente Jesús puede morir por nuestros pecados, Él es nuestro SUSTITUTO.
  • 4. En el Santuario, los sacrificios no se ofrecían solamente para el perdón de los pecados. Servían también como una manifestación de la gratitud del oferente por los dones recibidos de Dios; como un símbolo de dedicación; un ruego penitencial; o simplemente un regalo que se quería ofrecer a Dios. Existían dos tipos básicos de sacrificios: Sacrificios voluntarios Cuando una persona pecaba o se contaminaba ritualmente Ofrenda de reparación Cuando se exigía una restitución (p.e.: por un hurto) Holocaustos Sacrificios obligatorios Ofrenda por el pecado o de purificación Era quemado completamente. Simbolizaban la consagración del oferente Ofrendas de granos Simbolizaban la consagración de las posesiones materiales Ofrendas pacíficas Para manifestar gozo y gratitud. Eran consumidas por los oferentes.
  • 5. “Porque la vida de la carne en la sangre está, y yo os la he dado para hacer expiación sobre el altar por vuestras almas; y la misma sangre hará expiación de la persona” (Levítico 17:11) “Y casi todo es purificado, según la ley, con sangre; y sin derramamiento de sangre no se hace remisión” (Hebreos 9:22) La sangre representa la vida, y Dios hizo que la sangre expiatoria fuera un rescate por la vida humana. La sangre de cada animal sacrificado simbolizaba la sangre derramada del “Cordero de Dios”, Jesucristo. Vida por vida. Dios entrega la vida de su Hijo como sustitución de la vida del pecador.
  • 6. “Los judíos veían en las ofrendas de sacrificios el símbolo de Cristo, cuya sangre fue derramada por la salvación del mundo. Todas esas ofrendas eran para simbolizar a Cristo y para remachar la gran verdad en su corazón de que únicamente la sangre de Jesucristo limpia de todo pecado, y sin derramamiento de sangre no hay remisión de pecados. Algunos se preguntan por qué Dios deseaba tantos sacrificios y estableció la ofrenda de tantas víctimas sangrantes en el sistema judío. Cada víctima que moría era un símbolo de Cristo, cuya lección era impresa en la mente y el corazón de la solemnísima y sacratísima ceremonia, y era explicada claramente por los sacerdotes. Los sacrificios fueron explícitamente diseñados por Dios mismo para enseñar esta grande e importante verdad, que sólo mediante la sangre de Cristo hay perdón de los pecados” E.G.W. (Mensajes selectos, tomo 1, pg. 124-125)
  • 7. Con la muerte de Jesús, el sistema de sacrificios fue completamente abolido. Dios ya no nos pide hoy que realicemos sacrificios por nuestros pecados. No obstante, Él desea que le ofrezcamos otro tipo de sacrificios. Ayudar a los demás • “Pero todo lo he recibido, y tengo abundancia; estoy lleno, habiendo recibido de Epafrodito lo que enviasteis; olor fragante, sacrificio acepto, agradable a Dios” (Filipenses 4:18) Alabar y confesar el nombre de Dios • “Así que, ofrezcamos siempre a Dios, por medio de él, sacrificio de alabanza, es decir, fruto de labios que confiesan su nombre” (Hebreos 13:15) Estar dispuestos a perder nuestra vida por la causa de Dios • “Porque yo ya estoy para ser sacrificado, y el tiempo de mi partida está cercano” (2ª de Timoteo 4:6) Una consagración completa de todo nuestro ser al Señor • “Así que, hermanos, os ruego por las misericordias de Dios, que presentéis vuestros cuerpos en sacrificio vivo, santo, agradable a Dios, que es vuestro culto racional” (Romanos 12:1)
  • 8. “Nos encontramos en un mundo que está opuesto a la justicia, o sea a la pureza de carácter, y especialmente opuesto al crecimiento en la gracia. Dondequiera que miremos, vemos contaminación y corrupción, deformidad y pecado. ¡Cuán opuesto es todo esto a la obra que debe realizarse en nosotros precisamente antes de recibir el don de la inmortalidad! Los elegidos de Dios deben aparecer puros en medio de las corrupciones que pululan entre ellos en estos últimos días. Sus cuerpos deben ser hechos santos, sus espíritus puros. Si esta obra ha de realizarse, debe ser abordada de inmediato, con fervor y en forma inteligente. El Espíritu de Dios debe tener perfecto dominio, para influir toda acción” E.G.W. (Consejos sobre el régimen alimenticio, pg. 141)