Your SlideShare is downloading. ×

L1.2 ce material_complementario

21

Published on

corrección de estilo

corrección de estilo

Published in: Education
0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total Views
21
On Slideshare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
0
Actions
Shares
0
Downloads
0
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

Report content
Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
No notes for slide

Transcript

  • 1. 1.2. CORRECCIÓN. Problemas de expresión en español actual Página 1 de 29 1.2. CORRECCIÓN. Problemas de expresión en español actual. Índice de los APUNTES de la Lección 1.2 1.2. §1.2.1. Hasta el punto que §1.2.2. Fue durante su mandato que empezó el delirio §1.2.3. Los júniores... §1.2.4. En vista que… a sabiendas que… §1.2.5. LÉXICO §1.2.1.PREPOSICIÓN. Hasta el punto [de] que Comenzamos con el examen de la configuración, de la forma de expresión, de una locución que funciona como conector en este ejemplo. (1). Sus victorias obligan a izar una y otra vez la bandera española al compás del himno nacional en cualquier parte del mundo, hasta el punto que la política parece un oficio innoble si se compara con la estética del triunfo deportivo en las canchas. (M. Vicent, El País, 11/08/13, http://cultura.elpais.com/cultura/2013/08/09/actualidad/1376071744_406966.html) (2). La Agencia prevé que Estados Unidos se convierta hacia 2020 en el mayor productor mundial de petróleo,… Esto, unido a los efectos de las nuevas medidas de eficiencia energética previstas para el sector del transporte, comportaría una caída continuada de las importaciones de petróleo, hasta el punto que hacia 2030 Norteamérica se habría convertido en una región exportadora neta de este hidrocarburo. (El País, España,
  • 2. 1.2. CORRECCIÓN. Problemas de expresión en español actual Página 2 de 29 http://elpais.com/elpais/2013/08/07/opinion/1375879720_982711.html) >>> Sorprende en estos ejemplos la forma de la expresión del conector destacado en las versiones (1a) y (2a) originales, frente a las de (1b) y (2b), que se podrían considerar preferibles: o (1)a. Sus victorias obligan a izar una y otra vez la bandera hasta el punto que la política parece un oficio. o (1)b. Sus victorias obligan a izar una y otra vez la bandera hasta el punto de que la política parece un oficio. o (2)a. Una caída continuada de las importaciones de petróleo, hasta el punto que hacia 2030 Norteamérica se habría convertido en una región exportadora. o (2)b. Una caída continuada de las importaciones de petróleo, hasta el punto de que hacia 2030 Norteamérica se habría convertido en una región exportadora. Parece que el caso citado es una manifestación de “queísmo”, que se está extendiendo, porque no son raros los ejemplos en el CREA de muy diferentes lugares del español peninsular y de América, como estos casos que se citan a continuación: 1. El aire acondicionado ayuda hasta el punto que algunos guardias urbanos de Barcelona han podido comprobar cómo “la gente que va en vehículos refrigerados soporta mejor los atascos de tráfico y no se pone nerviosa”. (Prensa, Barcelona, España, CREA) 2. El propiamente de Luxor, dedicado a las manes de Amon-Ra ha quedado encerrado por la urbanización hasta el punto que su vecino inmediato es un hotel de la cadena Sofi. (Prensa, Uruguay, CREA). 3. Sin embargo, este año la niña de 13 años y el niño de 12 han descuidado los estudios hasta el punto que prácticamente tienen ya el año perdido, situación que jamás se había presentado pues siempre habían sacado magníficas notas. (Prensa, Colombia, CREA)
  • 3. 1.2. CORRECCIÓN. Problemas de expresión en español actual Página 3 de 29 4. Su actual nombre se lo dieron los árabes, que lo llamaron Al-qantara, que significa simple y llanamente “El Puente”, pues supieron apreciar en él su grandeza hasta el punto que el insigne geógrafo al-Idrîsî lo visita a mediados del siglo XII, y dice que era una de las maravillas del mundo. (Prensa, España, CREA) 5. La entrada de los llamados “hard discounts” ha levantado ampollas en el sector hasta el punto que parte de la distribución solicita la actuación de la Administración para impedir su libre desarrollo en España. (Prensa, España, CREA) >>> En total se encuentran hasta 234 casos de esta secuencia en el CREA, con una función y sentidos idénticos, muchos de ellos, a los del ejemplo que se comenta. En NGLE (2009: § 16.9n. Vol. I. Pág. 1223), se recoge un ejemplo de este tipo. >>> Pero, sin embargo, también en el CREA se encuentran hasta 1105 casos, coincidentes muchos de ellos con el de la secuencia que se propone como más extendida ‘hasta el punto de que’, con la preposición ‘de’. Una cantidad muy superior, 5 veces, que fundamenta la consideración de ‘más extendida’, con ejemplos como estos: 1. A raíz de los vientos, el crucero se fue escorando y el agua comenzó a entrar por las escotillas hasta el punto de que las tres cubiertas inferiores, incluida la sala de máquinas y la central técnica, quedaron bajo el agua. (Prensa, España, CREA) 2. De esta manera, ya sea desde las perspectivas de Arrabal o enfocando la visión de cualquier avenida rutilante, Antonio López ha humanizado Madrid hasta el punto de que las imágenes por él creadas sobre la capital forman ya parte de la historia esencial de la ciudad. (Prensa, España, CREA) 3. Los sistemas informáticos se han simplificado hasta el punto de que ya todos somos capaces de asimilar las herramientas. (Prensa, España, CREA)
  • 4. 1.2. CORRECCIÓN. Problemas de expresión en español actual Página 4 de 29 4. Sin embargo, con la llegada de la lluvia, la Plaza de Bolívar se fue desocupando paulatinamente, casi hasta el punto de que el único que quedó, expectante ante los hechos, fue el general Simón Bolívar. (Prensa, España, CREA) 5. En la reunión también se puso de manifiesto que la cabaña ganadera está mejorando en sanidad, calidad y genética de razas hasta el punto de que, en pocos años, se ha duplicado la producción de litros de leche por cabeza de vacuno y año. (Prensa, España, CREA) En NGLE (2009: http://aplica.rae.es/grweb/cgi-bin/buscar.cgi), se apuntan 29 ejemplos de este tipo con la preposición. Según el DRAE, hasta tal punto que.1. loc. conjunt. a tal punto que [1. loc. conjunt. Señala los resultados que se derivan de una acción o situación.]. Según el Diccionario de Uso del Español, de MM, en la entrada de punto, Hasta tal punto. *Tanto [¤ pron. dem. Tiene valor de pronombre neutro en expresiones igualmente ponderativas: ‘Le debo tanto que no podré pagarle nunca. A tanto arrastra la codicia’. Con este valor se emplea muy frecuentemente en frases exclamativas suspensivas: ‘¡Nos divertimos tanto...! ¡Nos acordamos tanto de ti...!’. Þ En tal grado, de tal manera, de una manera..., de tal modo, de un modo..., a [o hasta] tal punto, de puro, tan.]. Ô A tal punto. >>> ¿Qué ocurre? ¿Cuál es la diferencia? >>> El ejemplo que se comenta manifiesta una tendencia de innovación con supresión de la preposición, ‘hasta el punto que’. Por el origen y la fuente de los ejemplos del CREA se puede decir que nace en el español de América y que de momento se manifiesta en fuentes periodísticas, en general. >>> Si nos fijamos en la definición del Diccionario de uso del español para ‘hasta tal punto’, que parece sinónimo de ‘hasta el punto de que’ con el sentido de ‘tanto’, podemos suponer un motivo activador del cambio en estas paráfrasis:
  • 5. 1.2. CORRECCIÓN. Problemas de expresión en español actual Página 5 de 29 1. La entrada de los llamados “hard discounts” ha levantado ampollas en el sector hasta el punto que parte de la distribución solicita la actuación de la Administración. 2. La entrada de los llamados “hard discounts” ha levantado ampollas en el sector hasta tal punto que parte de la distribución solicita la actuación de la Administración. 3. La entrada de los llamados “hard discounts” ha levantado ampollas en el sector tanto que parte de la distribución solicita la actuación de la Administración >>> Por la paráfrasis de estos 3 ejemplos podemos suponer que ‘hasta el punto [de] que’, de sentido ponderativo, pierde la preposición [de] por influencia de ‘hasta tal punto [] que’ y de ‘tanto [] que’, con el mismo sentido y función en el enunciado. >>> Pero, el ejemplo que se recomienda, más clásico, con preposición, ‘hasta el punto de que’, está más extendido y generalizado, de manifestación en todas las variantes del español y en fuentes periodísticas y literarias. >>> Por tanto, de momento, parece más recomendable, el uso de la construcción con preposición: ‘hasta el punto de que’ porque está más ‘extendido’ y ‘autorizado’, tal como se pone de manifiesto en el gráfico del Ngram Visor de Google Books siguiente y en los gráficos de uso geográfico de CORPES XXI:
  • 6. 1.2. CORRECCIÓN. Problemas de expresión en español actual Página 6 de 29
  • 7. 1.2. CORRECCIÓN. Problemas de expresión en español actual Página 7 de 29 §1.2.2.CONSTRUCCIÓN DE ÉNFASIS. ¿Cuándo? Veamos a continuación el caso de una construcción de énfasis en la que se intenta poner de relieve o destacar un elemento constituyente del enunciado mediante un procedimiento de anteposición según un formato particular. (1). Aznar, en su momento, sacó a la derecha de la travesía del desierto y le dio un proyecto político que le permitió ganar la mayoría social. Desde la FAES, sigue empeñado en marcar el camino. […] Pero puede que no sea el inicio de nada, sino el canto del cisne de un personaje engreído, que parece creer que este país le debe alguna cosa, cuando fue durante su mandato que empezó el delirio nihilista que nos ha llevado al desastre. (Josep Ramoneda, El País, http://politica.elpais.com/politica/2013/05/22/actualidad/1369242957_623563.html) >>> Sorprende esta construcción, en forma de (1a), en el español peninsular, que prefiere la construcción de (1b): o (1)a. Fue durante su mandato que empezó el delirio nihilista. o (1)b. Fue durante su mandato cuando empezó el delirio nihilista. Quizá el autor quiso evitar la reiteración próxima de la conjunción temporal ‘cuando’ en o (1)b. cuando fue durante su mandato cuando empezó el delirio nihilista. Además, no son raros los ejemplos en el CREA de muy diferentes lugares del español de América, como estos 5 casos que se citan a continuación: 1. fue el gobierno conservador de don Pedro Joaquín Chamorro el que instituyó la enseñanza gratuita y obligatoria en las escuelas, pero alegando que fue durante el zelayismo que se hizo posible por medio de la institución de los “policías escolares”. (La Prensa, Nicaragua, CREA).
  • 8. 1.2. CORRECCIÓN. Problemas de expresión en español actual Página 8 de 29 2. Antes del siglo XX también hubo pintoras, escritoras y poetas, pero eran casos aislados, acaso excéntricas, locas o visionarias desenfocadas para su época. Safo, Sor Juana Inés de la Cruz, Artemisa Genteleschi, sin contar con varios personajes femeninos que definieron el destino del planeta. Pero fue durante el siglo que acaba de concluir que su poder intelectual y artístico tomó un impulso definitivo. (Prensa, Colombia, CREA) 3. Para ello se derogó la ley del servicio militar obligatorio, que databa de principios de siglo. Esta iniciativa figuraba en las plataformas de distintos partidos políticos y mucho se habló sobre ella, pero fue durante este gobierno que se sancionó la ley del servicio militar voluntario. (Oral, Argentina, CREA) 4. Según Jacqueline Pacheco fue durante esa estadía que comenzó el paulatino acercamiento de Paul Schaeffer a su hijo mayor. De acuerdo con la lenta reconstitución de los hechos que ha podido realizar con los escuetos relatos del niño, desde un principio, “el tío permanente” -como los niños llamaban al líder de la Colonia- se obsesionó con él. (Prensa. Chile, CREA) 5. Pero así como una lectura de la lista de medidas económicas de su presidencia puede inclinar a una cierta simpatía por el general Justo, lo cierto es que fue durante su gobierno que la corrupción se generalizó en todas las administraciones, y el clientelismo político de los conservadores llevó a los caudillos a situar a su gente en el funcionariado con la anuencia oficial. (Horacio Vázquez Rial, Argentina, CREA) >>> Es evidente la alternancia entre el adverbio relativo temporal cuando y el relativo neutro ‘que’. Los medios de comunicación, de gran difusión, manifiestan una tendencia o innovación, más o menos larvada, de la lengua y no advertida en la gramática o el diccionario; pero, mientras no se disponga de ‘autorizaciones’ literarias y de prestigio, suficientes en número y en extensión geográfica, se ha de preferir (1b): o (1)b. un personaje engreído, que parece creer que este país le debe alguna cosa, cuando fue durante su mandato cuando empezó el delirio nihilista. O bien, por evitar la reiteración cercana,
  • 9. 1.2. CORRECCIÓN. Problemas de expresión en español actual Página 9 de 29 o (1)b. un personaje engreído, que parece creer que este país le debe alguna cosa, pero fue durante su mandato cuando empezó el delirio nihilista. Véase NGRAE (2009: § 40.10c. Vol. II. Pág. 3021)
  • 10. 1.2. CORRECCIÓN. Problemas de expresión en español actual Página 10 de 29 §1.2.3.EL ACENTO ESPAÑOL A continuación, cambiando totalmente de asunto, vamos a fijarnos en tres ejemplos donde aparecen usadas palabras, teóricamente hispanizadas, junior, senior y júpiter (usada como adjetivo), que nos van a dar pie para referirnos a algunas propiedades y condiciones de manifestación del acento en español. (1). Orenga educa a los júniores: “Si suspendéis no vendréis a entrenaros”.- B. Pérez [pie de foto]. En este expívot de 2,07 metros se esconde un entrenador con alma de profesor que sabe comprender al jugador porque antes él sintió lo mismo. Recuerda, por ejemplo, cuando entrenó al equipo júnior de Estudiantes. [...] Recuerda con cariño sus inicios en el instituto Francisco Ribalta, en Castellón -en el equipo júnior, él era el pívot y el alero tirador era Alberto Fabra, presidente de la Generalitat Valenciana-, y dice que si no fuera por la canasta, hoy sería “un arquitecto de 2,07 metros”. (Juan Morenilla, El País, http://elpais.com/diario/2011/09/27/ultima/1317074402_850215.html) (2). Hay un momento en que pasas de júnior a sénior. Sucede en todos los trabajos, hasta en el más antiguo del mundo. Y no me refiero al que tenéis en mente, malpensados, sino al oficio de vivir, que dijo Pavese, aunque sea del cuento. [...] Amortizadas las sénior Preysler, Penélope y Pataky, hay relevo asegurado. Las júnior Ana, Sara y Jessica están al quite. (Luz Sánchez-Mellado, El País, http://elpais.com/elpais/2012/02/10/gente/1328890592_214309.html) (3). Para generaciones de astrónomos y de colegiales, Júpiter fue el objeto más extravagante del sistema solar. Hoy sabemos que no es sino un miembro de una de las familias más numerosas de nuestra galaxia. Los astrónomos han descubierto ya más de 400 planetas extrasolares, y casi todos ellos son júpiteres. Si Zeus tiene una receta secreta para crear un sistema planetario, solo Juno [una nave interplanetaria de la NASA diseñada específicamente para investigar las entrañas del enigmático gigante gaseoso del sistema solar] podrá descifrarlo. (ElsecretodeJúpiter, El País, http://elpais.com/diario/2011/08/07/opinion/1312668001_850215.html)
  • 11. 1.2. CORRECCIÓN. Problemas de expresión en español actual Página 11 de 29 En los dos primeros textos, el pie de foto de (1), y la cita de (2) de Luz Sánchez-Mellado (¡qué bella prosa la de sus columnas de género ‘aparentemente’ rosa!) encontramos dos soluciones distintas para el plural de junior. En el primer caso se hace un plural regular, en -es, por silabificación, y se mantiene la sílaba tónica del singular, como en inglés. En el segundo caso, la forma del plural, las junior, las sénior, no varía, como en el miércoles, los miércoles. La primera solución, los júniores, es la propuesta, anglicista, del Diccionario Panhispánico de Dudas: “2. Aunque para el plural suele emplearse mayoritariamente la forma anglicada júniors, se recomienda acomodar esta palabra a la morfología española y usar el plural júniores : «Se han obtenido los campeonatos de Europa y del mundo júniores» (País [Esp.] 1.8.84); «Martina está jugando con insultante superioridad, como si las restantes jugadoras fuesen júniores a su lado» (Abc [Esp.] 2.7.97)”. Decimos que es ‘anglicista’, porque, hace una cierta adaptación de la palabra en plural (júniors >> júniores), propone mantener el acento en la tercera sílaba de la forma plural, lo cual no es viable en español por el motivo que vamos a presentar. Es una solución parecida a la propuesta para sénior: “Aunque para el plural suele usarse mayoritariamente la forma anglicada séniors, se recomienda acomodar esta palabra a la morfología española y usar el plural séniores”. Como en Quinientas Dificultades Frecuentes del Español: “Los [latinismos y helenismos] que acaban en -r añaden -es: los nomenclátores, los magísteres, los séniores (preferible al anglicismo séniors)” Esta solución desconoce la condición advertida por J. J. Harris de que el acento español es “sensible a la cantidad silábica”, o sea, que “el acento español no puede manifestarse en la tercera sílaba si la segunda es de núcleo complejo, en diptongo (a.mian.to, re.cuen.to, sar.mien.to, ca.zue.la, a.cei.te, dul.zai.na), o está trabada por una consonante”. Es la misma condición enunciada, en parte, en el volumen de Fonética, recientemente publicado, de la Nueva Gramática de la Lengua Española, cuando apunta (§9.4i) que “Ya Andrés Bello señalaba que, si dos o más consonantes heterosilábicas separan las dos últimas vocales de la palabra, esta es necesariamente aguda o llana: a.rro.gan.te, ca.ta.pul.ta, co.ne[k.s]o, es.me.ral.da”.
  • 12. 1.2. CORRECCIÓN. Problemas de expresión en español actual Página 12 de 29 Respecto a esta condición del acento español solo se ha advertido una única excepción genuina: el topónimo leonés Fró.mis.ta; porque podemos considerar no genuinas las formas de pénalti (de algunos usos americanos), Róbinson, Mánchester, Ámsterdam, Róterdam, frente a las correspondientes penalti o Robinsón, hispanizadas. Por tanto, lo más recomendable habría de ser juniores y seniores, como propone M. Seco y de acuerdo con buenas citas de J. M. Merino o Laín Entralgo, que se pueden encontrar en el CREA. La alternativa de L. Sánchez Mellado, las junior y las sénior, parece tan brillante como su prosa. No deja de tener un cierto fundamento en las soluciones recomendadas, por más usadas, para las ómicron, los asíndeton, los polisíndeton, los cárdigan, los mánager y los trávelin. El texto de L. Sánchez Mellado no usa la solución las junioras y las senioras, que parecen tan poco recomendables como las omicrones y los hiperbatones. El uso de la lengua acaba encontrando la mejor solución, como en el caso de el búmeran, asimilado en bumerán, y, por tanto, los bumeranes, con plural y acento regulares. En todo caso, como se aprecia por los respectivos ‘enegramas’, en juniores / júniores, y seniores / séniores, son preferibles los primeros juniores y seniores, según las condiciones del plural y el acento español.
  • 13. 1.2. CORRECCIÓN. Problemas de expresión en español actual Página 13 de 29 Pero en júniors / júniores, y en séniors / séniores, son preferibles los segundos, de plural regular, aunque de acento inglés. POR TANTO, los juniores, las junioras, o bien los/las júnior; PERO, NO los *jú.nio.res, los *sé.nio.res, con acento en la tercera sílaba con un diptongo en la segunda /nio/. Lo cual no quiere decir que los hablantes de español no puedan usar palabras de otras lenguas, con el acento de otras lenguas, aunque sea distinto del que corresponde a las condiciones del acento en español. Por eso sorprende más la propuesta de un ‘diccionario de dudas’, que propone una solución con acento en la tercera sílaba siendo la segunda un diptongo, cuando: o “Aunque para el plural suele usarse mayoritariamente la forma anglicada séniors, se recomienda acomodar esta palabra a la morfología española y usar el plural séniores“. ---Veamos ahora este otro ejemplo precioso y muy raro, que nos permite referirnos a otra condición del acento en español, ¿y en todas las lenguas naturales? (3)a. Los astrónomos han descubierto ya más de 400 planetas extrasolares, y casi todos ellos son júpiteres. Un precioso ejemplo de ¡¡error!! por sometimiento a la letra. ¡¡Pero, qué error tan aleccionador, que pone de manifiesto, a contrario, de una manera palmaria, una condición del acento en las lenguas naturales, y, por tanto, del español!!
  • 14. 1.2. CORRECCIÓN. Problemas de expresión en español actual Página 14 de 29 Como adjetivo, se pudo haber usado jupiterino [adj. Perteneciente o relativo al dios mitológico Júpiter] en sentido traslaticio, referido al planeta. Pero el autor prefirió un cambio categorial de la palabra Júpiter y usarla como adjetivo: ‘un planeta júpiter’; y en plural tenemos una sílaba más, con lo que el acento se ha de trasladar a la derecha: ‘unos planetas jupíteres’, por una condición universal, conocida metafóricamente como Ventana de las Tres Sílabas, del acento de las palabras de las lenguas naturales, que exigen que el acento se manifieste en una de las tres últimas sílabas (sin contar los pronombres enclíticos). Por eso se traslada el acento en las formas del plural en los ejemplos que se suelen citar del español: o El ré3 .gi2 .men >> los re4 .gí3 .me2 .nes. o El es.pé3 .ci2 .men >> los es.pe4 .cí3 .me2 .nes, El caso de traslaciones como las de júnior / juniores, sénior / seniores, se debe a una condición particular del español, que no permite acento en la tercera sílaba si la segunda es de rima compleja: un diptongo o una vocal seguida de consonante. Sobre esta condición advierte J.J. Harris la excepción del topónimo Frómista, que ya hemos citado. Por esta misma condición, admitiendo que las [rr] múltiples se explican desde dos /r/ simples heterosilábicas /r.r/ se supone que no serían posibles palabras como *víborra (y sí, víbora), algo que ya apuntó A. Bello (1835: Parte II, §IV: pág. 174-175) así: o I. Si dos o más consonantes o la doble consonante x separan las dos vocales últimas, la dicción es necesariamente aguda o grave: verbigracia arrogante, almendral, esmeralda, paralaxe. Pero la combinación de licuante y líquida se considera, para lo que es el acento, como una articulación simple, y aunque se halle en medio de las dos últimas vocales, no impide que la dicción sea esdrújula: Temístocles, décuplo, cátedra, féretro, lúgubre. Por el contrario, las consonantes ch, ll, ñ, rr, y, tienen el valor de dobles; y si separan la última vocal de la penúltima, la dicción es necesariamente aguda o grave: remacho, vasallo, garapiña, navarro, ensayo, batallón, agarrar, etc.
  • 15. 1.2. CORRECCIÓN. Problemas de expresión en español actual Página 15 de 29 o II. La dicción es asimismo grave o aguda, siempre que en la última o penúltima sílaba haya diptongo: verbi gracia justicia, [alubia, comercio, oficio, caray, pacay (Del quechua páqay), quillay (Del mapuche cúllay, cierto árbol), siboney, carey. Adviértase el cambio de acento etimológico en la asimilación del quechua paqay y del mapuche quillay]. Pero C. Pensado advierte de la excepción del topónimo Cáparra, y J. Méndez Dosuna señala la expresión cháncharras máncharras, que también sería una excepción (¡¡¡las únicas!!!) a esta condición del acento en español respecto a la genial y convincente, por bien argumentada, explicación de la fonología de la /rr/ española por parte de J.J. Harris. El siguiente gráfico Ngram visor para Jupíteres,Júpiteres, confirma lo dicho sobre los usos de la manifestación del acento en el plural Jupíteres. En Alcoba, S. (2013): “Cambios de acento en español“, en Verba, vol. 40, se examinan y estudian con detalle estas diferentes condiciones de manifestación del acento prosódico español, y el predominio de la forma de acentuación regular en los casos de cambio de acento o de coexistencia de manifestaciones de acento en los usos de diferentes territorios. También se señalan las referencias bibliográficas esenciales de autorización al respecto.
  • 16. 1.2. CORRECCIÓN. Problemas de expresión en español actual Página 16 de 29 Referencias  Alcoba, S. (2013): “Cambios de acento en español“, en Verba, vol. 40,  2012. Alcoba, S. (2012). “Los verbos Vocálicos, ¿Irregulares?” en Fábregas, A., E. Felíu, J. Martín, y J. Pazó (eds.), Los límites de la morfología. Estudios ofrecidos a Soledad Varela Ortega, Madrid, Ediciones de la Universidad Autónoma de Madrid, págs. 29-54 (Descargar Separata)  Bello, A. (1835): Principios de ortología y métrica de la lengua castellana, y Apéndices, en Obras completas. Opúsculos gramaticales, I. Madrid, Manuel Tello, 1890, según la 3ª ed. de Santiago, 1859, pp. 109-384 y pp. 385-438 de Apéndices.
  • 17. 1.2. CORRECCIÓN. Problemas de expresión en español actual Página 17 de 29 §1.2.4.CONECTORES. En vista que, a sabiendas que Continuamos con el estudio de las formas de expresión de un par de locuciones que funcionan como conectores en estos ejemplos. (1). Después de seis años en el Gobierno, las patillas de Felipe González comenzaron a blanquear y la pana fue definitivamente arrumbada. Asentado en el poder con la segunda mayoría absoluta, en vista que el socialismo no le iba a tocar el trigémino a ningún banquero, a ningún obispo, a ningún empresario, salvo al loco carioco de Rumasa, los que habían refugiado el dinero bajo las montañas nevadas de Suiza, perdieron el miedo a los rojos, comenzaron a relajarse, regresaron a casa con las sacas y a partir de ese momento comenzó la cultura del pelotazo. (M. Vicent, El País, 14/08/2011, http://elpais.com/diario/2011/08/14/ultima/1313272801_850215.html) (2). Si en algo se parecen los equilibristas circenses y la actual arquitectura financiera mundial es en que el riesgo está normalmente cubierto por una red de seguridad. El problema es que la red genera efectos perversos porque algunos equilibristas asumen riesgos a sabiendas que hay una red que les protege y otros arriesgan tanto que a veces caen fuera de la red. (S. Carbó, El País, http://elpais.com/diario/2011/08/21/economia/1313877602_850215.html) El uso de ejemplos como los de (1a) es reciente. Se está introduciendo y extendiendo desde 1982, según se aprecia en el CREA, http://corpus.rae.es/cgi-bin/crpsrvEx.dll o (1)a. En vista que el socialismo no le iba a tocar el trigémino a ningún banquero. o (1)b. En vista de que el socialismo no le iba a tocar el trigémino a ningún banquero. El uso más extendido y generalizado, preferible, es el de (1b), que se construye con de, según demuestran las cifras a favor de la primera opción:  (1) en vista de que, en todos los medios, en CREA. Resultado: 398 casos en 295 documentos.
  • 18. 1.2. CORRECCIÓN. Problemas de expresión en español actual Página 18 de 29  (2) en vista que, en todos los medios, en CREA. Resultado: 50 casos en 45 documentos (En unos pocos autores, de 1982 a 1994; y en textos de prensa, de 1996 a 2004, ¿por hipercorrección?).  Así se confirma en Google Ngram Viewer, cuando se comparan los usos de en vista de que y en vista que, que ponen de manifiesto las diferencias de uso. Con distribución geográfica homogénea en las diferentes áreas en el caso de en vista de que; o con uso de en vista que preferente en distintos países americanos.
  • 19. 1.2. CORRECCIÓN. Problemas de expresión en español actual Página 19 de 29 Según el Diccionario de uso del español, de M.M., en la entrada de vista. o En vista de [que]. Expresión causal que significa «viendo» o «después de ver» o de enterarse de cierta cosa: ‘En vista del mal tiempo, suspendemos el viaje’. Como en los siguientes ejemplos del CREA: 1. Hoy es precisamente él, quien nuevamente alerta a la comunidad, enviando sendos informes a la Asamblea Legislativa de Sucre y al Concejo Municipal de Cumaná en vista de que sus planteamientos han tenido acogida dentro del seno de estas dos instituciones que le han prestado todo su apoyo. (Prensa, CREA, Venezuela) 2. Miriam tomó la palabra y dijo que en vista de que Eduardo no escribía, ella leería, que ya había publicado su par de cositas en Honduras. (Roberto Quesada, Honduras, CREA) En la NGRAE (2009: http://aplica.rae.es/grweb/cgi-bin/buscar.cgi) se hace referencia a 5 casos de la locución en vista de que con la preposición /de/, claro, en § 31.11l, § 39.4c, § 46.3l, § 46.10c, § 46.10k. Y no aparece ninguna referencia a la forma sin preposición. Por tanto, el uso de (1b) es preferible: o (1)b. En vista de que el socialismo no le iba a tocar el trigémino a ningún banquero. Veamos ahora este otro ejemplo de (2), de otra locución que funciona como conector y que, según mi opinión, también reclama la preposición /de/, según (2b), de uso más general que (2a). o (2)a. Algunos equilibristas asumen riesgos a sabiendas que hay una red que les protege. o (2)b. Algunos equilibristas asumen riesgos a sabiendas de que hay una red que les protege.
  • 20. 1.2. CORRECCIÓN. Problemas de expresión en español actual Página 20 de 29 El uso de este ejemplo también es reciente. Se está introduciendo y extendiendo desde 1997, según se aprecia en el CREA, en http://corpus.rae.es/cgi-bin/crpsrvEx.dll El uso más extendido y generalizado, preferible, es el que se construye con de, según demuestran las cifras a favor de la primera opción:  (1) a sabiendas de que, en CREA. Resultado: 440 casos en 314 documentos.  (2) a sabiendas que, en CREA. Resultado: 50 casos en 46 documentos. (En unos pocos autores, de 1977 a 1995; y en textos de prensa, de 1996 a 2004). Así se confirma en Google Ngram Viewer, cuando se comparan los usos de a sabiendas de que y a sabiendas que, que ponen de manifiesto las diferencias de uso. Con distribución homogénea en los distintos países de habla hispana: Y según el Diccionario de uso del español, de MM, en la entrada de sabiendas,
  • 21. 1.2. CORRECCIÓN. Problemas de expresión en español actual Página 21 de 29 o A sabiendas. Aplicado a la manera de obrar alguien, con conocimiento del valor, consecuencias, etc., de la acción de que se trata: ‘No lo hizo a sabiendas. Lo ha hecho a sabiendas de que me molestaba’. Por último, en la NGRAE (2009: http://aplica.rae.es/grweb/cgi-bin/buscar.cgi) se hace referencia a nueve casos de la locución a sabiendas de que con la preposición /de/, claro. Y no aparece ninguna referencia a la forma sin preposición. Por tanto, el uso de (2b) es preferible: o (2)b. Algunos equilibristas asumen riesgos a sabiendas de que hay una red que les protege.
  • 22. 1.2. CORRECCIÓN. Problemas de expresión en español actual Página 22 de 29 §1.2.5. LÉXICO. *cristal rugoso Para terminar esta lección, vamos a presentar y examinar unos cuantos problemas de léxico tomados de la versión en español de la novela Petirrojo de Jo Nesbø, y de una columna literaria de gran difusión. La reiteración de ejemplos en dos casos quiere poner de manifiesto que se trata de auténticos calcos innecesarios, o errores, y no descuidos o alternativas a la reiteración. (1). Su mirada vagó hasta detenerse en la ventana, que tenía un cristal teñido y rugoso. Probablemente para evitar que se viese desde fuera a la gente que había dentro. (Petirrojo, trd. C. Montes, B. RBA, p. 66) (2). Suspiró y se volvió de nuevo para mirar la ventana. Detrás del rugoso cristal pasaban coches informes, como en una película psicodélica. (Petirrojo, trd. C. Montes, B. RBA, p. 67). (3). —¿Quién es? —gritó desde el interior una voz débil y temerosa. Harry adivinó su silueta a través del cristal rugoso. —Soy Hole. Llamé antes de venir... (Petirrojo, trd. C. Montes, B. RBA, p. 268). (4). Volvió a abrir los ojos. Concentró la mirada en las placas de escayola del techo, abombadas por encima de la puerta. Cuando le pagaran su dinero, contrataría a un albañil para que les arreglase la fuga de agua de la que su madre llevaba quejándose tanto tiempo. (Petirrojo, trd. C. Montes, B. RBA, p. 222). (5). Un barco ha de tener los maderos bien sellados, de lo contrario, se hundiría a la menor fuga de agua. (Petirrojo, trd. C. Montes, B. RBA, p. 254). (6). Tengo la negra, perdón, la afroamericana, o la afrocaribeña, o la afroloquesea, pero de castaña oscura para arriba. Mi suerte, digo. (Luz Sánchez-Mellado, El País, 17 ENE 2014, http://elpais.com/elpais/2014/01/17/gente/1389964613_351703.html) En primer lugar, el uso de cristal rugoso en (1) y (2) es una incoherencia, porque se repite en distintas páginas (no es una variación que evite la reiteración), y porque en español un ‘cristal rugoso” es el cristal esmerilado.
  • 23. 1.2. CORRECCIÓN. Problemas de expresión en español actual Página 23 de 29 Quizá se deba a un puro calco, innecesario, del inglés, porque se reitera en tres sitios diferentes y porque lo he encontrado en otras versiones de otros textos del inglés. Evidentemente, cuando se repite la primera solución cristal rugoso y no se encuentra la segunda, cristal esmerilado, se pone de manifiesto que no es una variación, sino que se desconoce el término propio en español, y que se hace un calco de la otra lengua. Pero si la lengua dispone de un término o expresión específicos, como cristal esmerilado, en este caso, no está justificado el uso del calco de la otra lengua. Para ratificar el sentido genuino del término no hay más que ir a un diccionario como puede ser el Diccionario de uso del español de MM, en la entrada de o esmerilado, -a 1 Participio adjetivo de «esmerilar». ¤ Se aplica particularmente al vidrio que, mediante cierto tratamiento, queda *mate y traslúcido en vez de transparente. Veamos ahora el sentido y el uso en (4) y (5) de un compuesto sintagmático: fuga de agua, de las mismas características que otros muchos como ojo de buey, ama de llaves, sala de espera, llave de paso, (4). Cuando le pagaran su dinero, contrataría a un albañil para que les arreglase la fuga de agua de la que su madre llevaba quejándose tanto tiempo. (5). Un barco ha de tener los maderos bien sellados, de lo contrario, se hundiría a la menor fuga de agua.
  • 24. 1.2. CORRECCIÓN. Problemas de expresión en español actual Página 24 de 29 Aquí tenemos dos ejemplos de cruce de expresiones: vía de agua y fuga de gas, porque el primero tiene un sentido preciso sancionado en los diccionarios: o vía de agua Rotura por donde entra agua en una embarcación. o Según MM, Vía de agua. Agujero, grieta o cualquier abertura en un *barco, por donde penetra el agua. Lo cual no quiere decir que no se puedan hacer juegos de palabras con las frases hechas y con los modismos o expresiones fijas, alterándolos, dislocándolos o cruzándolos. En tales casos se hacen como recreaciones lingüísticas a modo de guiños al interlocutor, que entiende y decodifica el original, en un doble proceso interpretativo de énfasis de la expresión. Pero no me parece que sea éste el caso de los ejemplos de (4) y (5), cuyas diferencias de uso en los libros se pone de manifiesto en el siguiente gráfico del Visor Ngram de Google: Veamos ahora el uso de una frase hecha, en (6), donde se ha producido una alteración, que no parece justificada por algún motivo: (6). Tengo la negra, perdón, la afroamericana, o la afrocaribeña, o la afroloquesea, pero de castaña oscura para arriba. Mi suerte, digo. Este ejemplo procede de una columna, que publica cada semana su autora, y dedicada, con un tono más o menos festivo, irónico, y hasta sardónico, a asuntos de actualidad y de aparente género ‘rosa’, pero con una prosa muy original, que juega con las frases hechas, expresiones y
  • 25. 1.2. CORRECCIÓN. Problemas de expresión en español actual Página 25 de 29 modismos, con formas más o menos distorsionadas. Una prosa muy original y creativa, en este sentido, porque hace uso de un estilo particular. Precisamente la expresión arranca con la frase tener la negra, y juega con ella bromeando con lo del ‘lenguaje políticamente correcto’, pero la usa en sentido recto, por la aclaración que hace cuando advierte, por si acaso alguien se perdiese, que se refiere a ‘su suerte’. José María Iribarren, en El porqué de los dichos, explica la expresión y sus variantes: tocarle a uno la negra, o tener una suerte negra, o venirle la negra, así: Acerca del origen de estas expresiones, copiaré la nota de Julio Cejador y Frauca a la copla 739 del Libro de Buen Amor, del Arcipreste de Hita. Dice así: “El tirar a suertes es cosa viejísima, por creer que Dios manifestaba así su voluntad. Así la suerte, en frase de Platón (Leges, 6) es juicio y sentencia de Dios. Hacíase en Grecia y Roma con habas blancas y negras, v. gr., para la elección de los magistrados públicos, metiendo cada uno la suya en el cántaro y sacando al azar. La blanca era la venturosa; la negra, la desventurada. Otras veces se hacía con piedrezuelas blancas y negras. De las habas o piedras negras y blancas se dijeron las suertes blancas y negras, y los hados, que son los juicios divinos manifestados por ellas.” Y continúa la explicación de Iribarren: “Los colores blanco y negro han sido siempre considerados como signos de felicidad y de desgracia respectivamente. En la fábula de las Parcas se dice que estas divinidades infernales que tejen y cortan el hilo de la vida, hilaban lana blanca para una vida feliz y prolongada, y lana negra para una existencia corta y desdichada. Y que cuando la vida de los mortales se acercaba a su fin, hilaban siempre lana negra”. Un vocabulario de expresiones reciente parafrasea estas explicaciones y las corrobora recordando el sentido infausto del color negro en nuestra cultura tal como se confirma en las expresiones siguientes: tener un negro porvenir, verlo todo negro, ser la oveja negra de la familia, ser el garbanzo negro, ¡qué suerte más negra!, etc. Pero esta expresión, tener la negra, del ejemplo de L. Sanchez-Mellado, se destaca a continuación diciendo: ‘Tengo la negra, […] pero de castaña oscura para arriba’, con una evaluación de énfasis mediante otra expresión, ‘de castaña oscura para arriba’, que es lo que nos interesa aquí.
  • 26. 1.2. CORRECCIÓN. Problemas de expresión en español actual Página 26 de 29 ¿Por qué es interesante esta forma de la expresión? Porque si no es una deformación intencionada es una confusión. Y si no es una confusión, da pie a una buena reflexión. Veamos:  Primero, se dice ‘de color naranja’, pero no ‘*de color naranjo’, aunque sí se dice ‘de color castaña’ y ‘de color castaño’, a pesar de las precisiones que M. Seco, en la entrada de colores de la Parte II de su Diccionario de dudas y dificultades, cuando apunta: “Las palabras que designan colores, originariamente nombres de cosas, aunque funcionen como adjetivos calificativos, suelen conservar su significación concreta originaria; por ello no conciertan en género y muchas veces tampoco en número, sobre todo cuando al adjetivo de color se agrega otro adjetivo calificativo, concertado o no: «Paisajes malvas» (J. R. Jiménez), «Luces violeta» (F. Cossio). Si el agregado es un nombre, se vacila entre la yuxtaposición —«Sombrero gris perla» (Agustí)— y el enlace preposicional —«Negro de melocotón» (D’Ors)—. La claridad exige a veces emplear la fórmula de color de: «Las murallas de un color de miel» (Baroja); pero esta fórmula no es necesaria cuando el objeto descrito pide por su naturaleza un adjetivo de color: «Rubor amaranto» (Hernández). Una fórmula muy extendida, tanto en la lengua escrita como en la hablada, es (de) color + nombre de color: «Hebras de pelo color cerveza blonda» (Pardo Bazán); «Una falda de color malva» (Azorín); «La nieve antaño blanca es hoy de color violeta» (Diego 1918-41,107); «Un pueblo color amarillo» (Cela 1948, 86); «Llevaba siempre un jersey de punto color beige» (íd. 1951, 18).”.  Segundo, en el caso que nos ocupa, podríamos suponer y admitir, según la observación anterior: de (color) castaña oscura, de (color) castaña oscuro, de (color) castaño oscuro. Con el adjetivo oscura/o en concordancia con castaña o bien con color. Y así podríamos tener: un pantalón color castaña oscuro, un pantalón color castaña oscura, una camisa color castaña oscuro, un camisa color castaña oscura.  Tercero, una cosa es el uso de los nombres de cosas para designar colores (naranja, castaña, butano, etc.) y otra la expresión ‘Pasar una cosa de castaño oscuro’, que ya cita José María Esbarbi en su Refranero general español, de 1874-1878, y que define así: “Dícese de todo aquello que por extremadamente abusivo se hace ya de todo punto intolerable”.
  • 27. 1.2. CORRECCIÓN. Problemas de expresión en español actual Página 27 de 29 Con la misma forma lo define María Moliner: «pasar una cosa de castaño oscuro. Ser ya abusiva e intolerable.» Y el Diccionario: «pasar de castaño oscuro algo. 1. loc. verb. coloq. Ser demasiado enojoso o grave.» De manera que la expresión, según la tradición (Sbarbi) y los diccionarios, de uso y generales, tendría esta forma fija: pasar de castaño oscuro algo. Y no otras variantes, que nadie advierte: ?? pasar de castaña oscuro algo, ?? pasar de castaña oscura algo. Así se corrobora en los corpus, porque en el CREA aparecen 15 casos, en todos los medios, de la expresión de castaño oscuro, con ejemplos de C. Martín Gaite, E. Mendoza y de otras fuentes actuales, y un único ejemplo de una variante de un autor argentino: o Como aquello pasaba de castaño a oscuro, me acerqué a una secretaria y le dije que le reiterase a la Señora que yo estaba allí desde más de una hora. (Posse, Abel: La pasión según Eva, Argentina, Planeta, Barcelona, 1995), Pero no hay ningún ejemplo de las variantes o ?? pasar de castaña oscuro algo o ?? pasar de castaña oscura algo Como en el CORDE, donde solo se encuentra la expresión de castaño oscuro, en todos los medios, en 16 casos en 16 documentos, desde 1854, con ejemplos de Juan Valera, G. A. Bécquer, J. Zorrilla, E. Pardo Bazán, A. Ganivet, C. J. Cela, M. Delibes, J. Donoso, y J. García Hortelano.
  • 28. 1.2. CORRECCIÓN. Problemas de expresión en español actual Página 28 de 29 Y así se confirma en los gráficos de Google Ngram Visor, y en los datos y el gráfico de los usos en español actual del CORPES XXI: o En las fuentes librescas de Google, desde 1800, solo se encuentra de castaño oscuro: o En las fuentes actuales del CORPES, solo se encuentra de castaño oscuro: Así, la expresión ‘Tengo la negra, […] pero de castaña oscura para arriba’, o es una alteración o creación literaria, como las que suele hacer la autora de este ejemplo, que no lo parece, o es una confusión, que debió decir mejor: ‘Tengo la negra, […] pero de castaño oscuro para arriba’.
  • 29. 1.2. CORRECCIÓN. Problemas de expresión en español actual Página 29 de 29 Referencias  Esbarbi, José María (1874-1878): Gran diccionario de refranes de la lengua española, Buenos Aires, Joaquín Gil Editor, 1943.  Iribarren, José María, (1955): El porqué de los dichos, M. Aguilar, 1974.  Seco, M. (1961) Diccionario de dudas y dificultades, M. Espasa, 2011.

×