Documento género en el código penal
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×
 

Like this? Share it with your network

Share

Documento género en el código penal

on

  • 1,004 views

 

Statistics

Views

Total Views
1,004
Views on SlideShare
1,004
Embed Views
0

Actions

Likes
0
Downloads
5
Comments
0

0 Embeds 0

No embeds

Accessibility

Categories

Upload Details

Uploaded via as Microsoft Word

Usage Rights

© All Rights Reserved

Report content

Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
  • Full Name Full Name Comment goes here.
    Are you sure you want to
    Your message goes here
    Processing…
Post Comment
Edit your comment

Documento género en el código penal Document Transcript

  • 1. PROYECTO DE CODIGO ORGANICO INTEGRAL PENAL Y LA PERSPECTIVA DE GENEROPara hablar del Proyecto de Código Orgánico Integral Penal y la perspectiva degénero es preciso partir de un concepto que nos ayude a establecer a que nosreferimos con la categoría de género, para esto propongo partir de una definiciónbásica que de ninguna manera trata de interpretar lo complejo de esta noción.Lo femenino o lo masculino no se refiere al sexo de los individuos, sino a lasconductas consideradas femeninas o masculinas. El género es una categoría quedesarrolla un enfoque globalizador y remite a los rasgos y característicaspsicológicas y socioculturales que se le atribuye a cada uno de los sexos en cadamomento histórico y en cada sociedad. Las elaboraciones históricas de losgéneros son sistemas de poder, con un discurso hegemónico y pueden dar cuentade la existencia de conflictos sociales. La problematización de las relaciones degénero logró romper con la idea del carácter natural de las mismas. En estecontexto la “perspectiva de género” implica:a) Reconocer las relaciones de poder que se dan entre los géneros, en generalfavorables a los varones como grupo social y discriminatorias para las mujeres, loque no significa de manera alguna el maniqueísmo simplista de hombres malos ymujeres buenas, sino simplemente conductas socialmente construidas ynaturalizadas pero que son discriminantes como la violencia;b) Considerar que dichas relaciones han sido constituidas social e históricamentey son constitutivas de las personas, y que pueden variar de una sociedad o épocaa otra, lo que significa que pueden ser cambiadas;c) Reconocer que las mismas atraviesan todo el entramado social y se articulancon otras relaciones sociales, como las de clase, etnia, edad, preferencia sexual yreligión.Aunque no constituye una categoría cerrada, sino en pleno desarrollo, laperspectiva de género favorece el ejercicio de una lectura crítica y cuestionadorade la realidad para analizar y transformar la situación de las personas. Se trata asíde crear nuevas construcciones de sentido para que hombres y mujeres visualicensu masculinidad y su femineidad a través de vínculos no jerarquizados nidiscriminatorios.En resumen existen divergencias en su conceptualización, pero en general lacategoría de género es una definición de carácter histórico y social acerca de losroles, identidades y valores que son atribuidos a varones y mujeres e
  • 2. internalizados mediante los procesos de socialización como la familia, laeducación y la misma ciencia del derecho que juega un papel importante comoproductor o reproductor de conductas sociales.Un ejemplo de como la ciencia del derecho y una de sus manifestaciones que esla elaboración de normas puede reflejar las relaciones entre lo femenino y lomasculino, y la subordinación social de la primera a la segundo, lo tenemos en lacamino constitucional de nuestro país.Constituciones como las de 1830 (Art. 11), 1835 (Art. 8), 1845 (Art. 8), 1862 (Art.7) 1869 (Art. 8) contenían disposiciones en que se indicaba que los ecuatorianoseran iguales ante la ley y podían incluso elegir y ser electos para autoridadespúblicas, siempre y cuando cumplan con las “aptitudes” legales necesarias, porsupuesto que una de esas aptitudes era el de estar en goce de los derechos deciudadanía lo que a su vez requería de condiciones que a más de la edad, comoen épocas más modernas, giraban alrededor del estado civil, propiedad, ejerciciode profesiones y la instrucción. Así la Constitución de 1830 (Art 12) disponía quepara entrar en goce de derechos de ciudadanía, se necesitaba estar casado, o sermayor de veintidós años, además de tener una propiedad raíz de un valor libre de300 pesos, o ejercer alguna profesión, o industria útil, sin sujeción a otro, comosirviente doméstico o jornalero, y por último saber leer y escribir.”La Constitución de 1835 (Art. 9) indicaba que eran ciudadanos activos delEcuador, quienes eran casados o mayores de dieciocho años y tuvieran unapropiedad raíz, valor libre de doscientos pesos, o ejercer una profesión o industriaútil, sin sujeción a otro, como sirviente, doméstico o jornalero. Recién laConstitución de 1862 (Artículo 8) elimina el requisito de poseer un bien o unaprofesión para ser ciudadano. La Constitución de 1869 (Art. 10) en cambió agregóel ser católico.Para la época quienes podían ser propietarios o ejercer profesión e instruirse eranlos hombres en tanto que las mujeres al casarse pasaban de la “potestad” delpadre a la de su cónyuge así lo decía el Código civil de 1861 que disponía en suArtículo 125 que “La potestad marital es el conjunto de derechos que las leyesconceden al marido sobre la persona y bienes de la mujer.” Las mujeres en elámbito privado estaban subyugadas al mando del esposo y su ciudadanía erarestringida puesto que para cualquier trabajo fuera del hogar debía de contar conla autorización del marido.Por otro lado las mujeres al no ser ciudadanas contaban con poca o ningunaprotección así el Código penal de 1837 decía bajo la sección de Estupro en elartículo 495 que los que violaren la virginidad de alguna persona que no haya
  • 3. llegado a la edad de la pubertad, serían castigados con la pena de diez años depresidio, y cumplida esta condena, serán desterrados por diez años del lugar deldomicilio de la persona violada, y cincuenta leguas en contorno. Es decir no era laintegridad personal la que se protegía por lo tanto una mujer adolescente o adultao una mujer que haya tenido relaciones sexuales no era protegida.Sin embargo, la discriminación hacia las mujeres a través de condiciones legalesexcluyentes terminó por reflejarse en lo jurídico en la Constitución de 1883,vigente desde 1884, que textualmente decía: “Art. 9.- Son ciudadanos losecuatorianos varones que sepan leer y escribir, y hayan cumplido veintiún años osean o hubieren sido casados. Este pacto social discriminante estuvo vigente 13años, hasta que en 1897 se expide una nueva Constitución, que en el Art. 8estableció que para ser ciudadano, se requería la edad de dieciocho años, y saberleer y escribir eliminando la condición de ser varón.Es la Constitución de 1929, que reconoce expresamente a las mujeres de más de21 años como ciudadanas, pero siempre y cuando supieran leer y escribir.La historia de las mujeres como ciudadanas es muy reciente pero hemoscaminado y aprendido, así el siguiente paso lo damos con la Constitución de 1979,que es la primera en incluir expresamente a la equidad de género. El regreso a lademocracia del Ecuador coincidió con la suscripción de la Convención sobre laEliminación de Todas las Formas de Discriminación contra las mujeres en 1979 yque luego fue complementada como las posteriores Recomendaciones a lamisma y por las Plataformas de Acción de las Conferencias Mundiales de Nairobien 1985 y Beijing en 1995, que dieron lugar a las orientaciones básicas para lospaíses a fin de eliminar la desigualdad al menos formal de las mujeres.La Convención para la Eliminación de toda Forma de Discriminación contra lasMujeres adoptada por la Asamblea General de Naciones Unidas el 18 dediciembre de 1979, ratificada por el Ecuador en 1981, publicada en Registro Oficialsuplemento No. 153 de 25 de noviembre de 2005. A la misma época correspondela Convención Interamericana para Prevenir, Sancionar y Erradicar La ViolenciaContra la Mujer (Convención de Belem de Pará). Celebrada en 1994 y ratificadapor el Ecuador en 1995.Bajo la Constitución de 1979, y sus reformas, se aprueba en 1995 la Ley contra laviolencia a la mujer y la familia La Reforma Constitucional de 1998, trajo nuevosavances constitucionales hacia la igualdad entre mujeres y hombres, incluyendo laexpresa disposición que constaba en el artículo 23 numeral dos que decía “ ElEstado adoptará las medidas necesarias para prevenir, eliminar y sancionar, en especial,la violencia contra los niños, adolescentes, las mujeres y personas de la tercera edad.”Así mismo ya en esta constitución constaba otros mandatos como que
  • 4. “Nadie podrá ser privado del derecho de defensa en ningún estado o grado delrespectivo procedimiento. El Estado establecerá defensores públicos para elpatrocinio de las comunidades indígenas, de los trabajadores, de las mujeres y delos menores de edad abandonados o víctimas de violencia intrafamiliar o sexual, yde toda persona que no disponga de medios económicos.”Los mandatos constitucionales de 1998 también disponían en el artículo 47 que enel ámbito público y privado recibirían atención prioritaria, las víctimas de violenciadoméstica, maltrato infantil y en el artículo 50 que el Estado debía de adoptar lasmedidas que aseguren a los niños y adolescentes la prevención y atención contrael maltrato, negligencia, discriminación y violencia así como protección frente a lainfluencia de programas o mensajes nocivos que se difundan a través de cualquiermedio, y que promuevan la violencia, la discriminación racial o de género, o laadopción de falsos valores.En el 2008, aprobamos los y las ecuatorianas una de las constituciones conmayores avances en términos de equidad de género e igualdad entre mujeres yhombres y en la cual se dispone de una serie de mecanismos para superar laexclusión y discriminación histórica hacia las mujeres.De este breve recorrido constitucional podemos vislumbrar como la perspectiva degénero se aplica en la elaboración de normas a partir de un proceso en el cual:Primero.- Se evalúe el resultado distinto que puede tener la legislación sobremujeres y hombres, lo que implica una apreciación de las diferencias de género,de la naturaleza de las relaciones entre los hombres y las mujeres y de susdiversas realidades sociales, expectativas de vida e incluso circunstanciaseconómicas.Segundo.- Se analice si una norma puede tener por objeto o por resultado efectosdiscriminatorias. El artículo 1 de la Convención para la eliminación de toda formade discriminación contra la mujer establece que la expresión "discriminación contrala mujer" denotará toda distinción, exclusión o restricción basada en el sexo quetenga por objeto o resultado menoscabar o anular el reconocimiento, goce oejercicio por la mujer, independientemente de su estado civil, sobre la base de laigualdad del hombre y la mujer, de los derechos humanos y las libertadesfundamentales en las esferas política, económica, social, cultural y civil o encualquier otra esfera.Esto significa que una norma aunque no tenga por objeto discriminar y puede seraparentemente neutral sus efectos sí pueden ser discriminatorios.
  • 5. Tercero, se analice desde un enfoque de género en cuanto una norma puedecontribuir simbólica y materialmente a la igualdad entre mujeres y hombresconstruyendo equidad. “Igualdad” y “Equidad” suelen usarse como sinónimos, sinembargo son conceptos con connotaciones distintas. “Igualdad” comprende labase común de derechos de todas las personas. La equidad introduce un principioético de justicia para la igualdad puesto que implica que se consideren lasdiferencias, que no deben hacer a las personas “objetos de discriminación”.Complejizamos aún más el sistema igualdad-equidad cuando nos referimos a laigualdad formal e igualdad real o material.La elaboración del proyecto de Código penal desde una perspectiva de géneroimplicó trabajar estos tres aspectos:1.- Identificar vulneraciones de derechos en que las mujeres tienen mayor gradode victimización, puesto que la criminalidad afecta de manera diferenciada ahombres y mujeres, así la violencia en el ámbito público afecta más a los primerosque a las segundas, que a su vez tienen mayor vulnerabilidad frente a hechos enel ámbito privado, un ejemplo la violencia en espacios deportivos y la violenciaintrafamiliar.En Quito, según datos del Observatorio Metropolitano de seguridad ciudadanacitados por un estudio realizado en la FLACSO denominado Vi8oencia de Géneroen la calle, por ejemplo en delitos contra la propiedad como robo o asaltos en lavía pública, en el 2007, entre las víctimas los hombres representaron el 65,4% entanto las mujeres el 34,6%. En tanto en que en delitos de tipo sexual losporcentajes fueron contrarios 63,7% fueron mujeres y el resto fueron hombres.Según datos más actualizados del mismo observatorio, en febrero del 2012 lasdenuncias por violencia intrafamiliar fueron de mujeres el 97% y los hombres el3%, en tanto que por accidentes de tránsito murieron 20 hombres frente a 7mujeres.2.- Visibilizar y sancionar drásticamente conductas lesivas a las mujeres, pues delo contrario la legislación penal tendría por resultado la naturalización de laviolencia. Un ejemplo la incorporación como infracción del femicidio.3.- Crear normas o procedimientos que permitan a las mujeres acceder a lajusticia, espacio público del cual han sido excluidas históricamente.4.- Simbólicamente enviar un mensaje a la sociedad ecuatoriana sobre que atentarcontra los derechos de las mujeres es una forma de discriminación que no debeser tolerada.
  • 6. En síntesis trabajamos en la aproximación a la violencia basada en género que esuna de las formas más extremas de ausencia de igualdad hacia las mujeres, sindejar de mirar otros aspectos como la participación de las mujeres en hechosdelincuenciales.Los mandatos constitucionales que hacen referencia directa a la eliminación de laviolencia contra las mujeres y la protección de sus derechos los podemosencontrar en por lo menos 26 artículos que contienen disposiciones específicasque obligan al Estado ecuatoriano a tomar medidas para hacerle frente.Nuestra Constitución indica que la violencia contra las mujeres es una vulneraciónal derecho a la libertad personal, sin duda porque la violencia nos impide ejercernuestros derechos en libertad e igualdad, lo que nos recuerda lo que establece laRecomendación General 19 de la adoptada por el Comité para la Eliminación de laDiscriminación contra la Mujer, de la Organización de Naciones Unidas, ONU, quedice en su parte inicial que “La violencia contra la mujer es una forma dediscriminación que impide gravemente que goce de derechos y libertades en piede igualdad con el hombre”.La Organización mundial de la Salud define a la violencia como el uso deliberadode la fuerza física o el poder, ya sea en grado de amenaza o efectivo, contra unomismo, otras personas o un grupo o una comunidad, que causa o tenga muchasprobabilidades de causar lesiones, muerte, daño psicológicos, trastornos deldesarrollo o privaciones.A su vez la categoría de análisis “género” aplicada al fenómeno social de laviolencia permite reconocer las creencias, lo símbolos y comportamientos, y engeneral, los significantes culturales a través de los cuales se diferenciasocialmente los hombres (niños, adolescentes, jóvenes, adultos, adultos mayores)de las mujeres (niñas, adolescentes, jóvenes, adultas, adultas mayores), creandocondiciones de desigualdad que producen lo que se ha definido como violencia,afectándolos de manera distinta y en grado diverso.La violencia analizada a través del género permite una mejor comprensión de laviolencia ejercida en condiciones de mayor vulnerabilidad como la edad, o la etnia,sus consecuencias y efectos diferenciados, permitiendo un abordaje integral y nodiscriminante en el entendido de que es una compleja vulneración de derechos.“En la mayor parte de países los niños sufren golpes y castigos físicos con mayorfrecuencia que las niñas, mientras que éstas corren mayor riesgo de infanticidio,
  • 7. abuso sexual y abandono así como verse obligadas a prostituirse” 1 , lo quesignifica que el estereotipo de “trato duro” para los hombres desde niños siguevigente al igual que la “utilidad sexual de las mujeres” desde niñas. Violenciaejercida en función de los roles de género que se construyen desde las edadesmás tempranas.La violencia de género se traduce, histórica y socialmente, en violencia dirigidacontra las mujeres, (niñas, adolescentes, adultas, adultas mayores) puesto que lasafecta en forma desproporcionada con base en el rol femenino socialmenteconstruido. Incluye actos que infligen daños o sufrimientos de índole física, mentalo sexual, amenazas de cometer esos actos, coacción y otras formas de privaciónde la libertad.La Convención Interamericana para Prevenir, Sancionar y Erradicar la ViolenciaContra la Mujer Convención de Belém do Para (OEA, 1994), define la violenciacontra la mujer como “cualquier acción o conducta basada en su género, quecause muerte, daño o sufrimiento físico, sexual o psicológico a la mujer, tanto enel ámbito público como en el privado”, asimismo, señala que esta violencia puedeser física, sexual y psicológica; puede ocurrir dentro de la familia o en cualquierotra relación interpersonal; y, puede comprender violación, abuso sexual, tortura,trata de personas, prostitución forzada, secuestro y acoso sexual, las mismas queademás pueden ser perpetradas o toleradas tanto por el Estado como por susagentesEn el proyecto penal hemos incorporado dos nuevos delitos que constituyenviolencia basada en género. El femicidio que es la manifestación más brutal delejercicio de poder y dominación que un hombre puede ejercer sobre una mujer. Enmuchas ocasiones, es el desenlace de años de violencia física, psicológica ysexual de parte de parejas o ex parejas, y tiene sustento en un tramado culturalque ha reproducido históricamente, practicas continuas que discriminan,inferiorizan y victimizan a las mujeres.De acuerdo al documento elaborado para la Comisión Interamericana deDerechos Humanos sobre el femicidio en América Latina la violencia contra lasmujeres es una situación común en nuestra región que muchas veces culmina con“muertes violentas” e incluso llega a presentar signos de tortura, mutilaciones,saña y/o violencia sexual por razones asociadas al género. De modo que elfenómeno de los asesinatos de mujeres es una modalidad de la violencia contra lamujer, que constituye un asesinato de género.1 Organización Mundial de la Salud, “Resumen. Informe Mundial sobre la violencia y la Salud”,Organización Panamericana de la Salud, Washington D.C. 2002, pág. 19
  • 8. En los años 90 el término y el concepto de femicidio empezó a ser asumido pororganizaciones feministas de América Latina, evidenciándose en algunasinvestigaciones a partir del año 2000 en las que se recogió información para poderdenunciar este Delito, podemos citar:- México (Ciudad Juárez): según algunas organizaciones no gubernamentaleshasta el 2006 eran 430 las mujeres asesinadas y 600 las desaparecidas. Noobstante, los datos oficiales de la Procuraduría General de la República, afirmanque son 379 las asesinadas y 4.456 las desaparecidas, disparidad que refleja laomisión, el desconocimiento y el descuido en el tema (Jiménez, 2006).- El Salvador: entre enero de 2004 y mayo de 2005 se registraron en la prensa untotal de 308 crímenes contra mujeres. La edad de la mayoría de las víctimasestuvo entre 15 y 30 años (Mallqui y Meléndez, 2005).- Guatemala: de acuerdo con la información del Grupo Guatemalteco de Mujeresbasado en los datos de la Policía Nacional Civil de Guatemala, el número demuertes violentas de mujeres comprendidas en el periodo del 2000 al 2005 hasido de 2.170 (DEMUS, 2006).- Bolivia: según un estudio de femicidio, entre 2003 y 2004 se registraron 373asesinatos de mujeres en Bolivia, el 7.7% correspondió a menores de 20 años, el6.17% a mujeres entre 21 y 30 años, el 2,9% a mujeres entre 31 y 40 años, el4,02% a mujeres de más de 41 años y el 80.16% a mujeres de quienes sedesconoce su edad.- Perú: en las investigaciones realizadas por Flora Tristán y Amnistía Internacionalse han detectado un total de 265 casos de feminicidio, acontecidos entre febrerodel 2003 y setiembre de 2005. Esto arroja un promedio de nueve mujeres víctimasal mes (Mallqui y Meléndez, 2005).Según los datos reflejados en la Investigación sobre “Femicidio en el Ecuador”2 –Comisión de Transición hacia el Consejo de Igualdad de las mujeres y equidad degénero en el 2010, en la que se recogió información de Quito, Guayaquil Cuenca,Esmeraldas y Portoviejo, se determina que durante el 2005 y 2007, se registraron170 muertes de mujeres, de los 80 Homicidios, 62 eran Femicidios,sospechándose por la naturaleza del hecho que otros 13 casos también lo fueron.Por otra parte la Constitución Política del Ecuador vigente, en su Art.66. Numeral3, literales a y b, declara que: se reconocerá y garantizará a las personas: el2 . Investigación realizada por Ana Carcedo en colaboración con organizaciones de mujeres en cadauna de las ciudades mencionadas. En Guayaquil fue el CEPAM. Se recogió información de la Unidad dedelitos contra la vida de la Fiscalía.
  • 9. derecho a la integridad personal, que incluye: la integridad física, psíquica, moral ysexual; y una vida libre de violencia en el ámbito público y privado.El Estado adoptará las medidas necesarias para prevenir, eliminar y sancionartoda forma de violencia, en especial la ejercida contra las mujeres, niñas, niños yadolescentes, personas adultas mayores, personas con discapacidad y contratoda persona en situación de desventaja o vulnerabilidad; idénticas medidas setomarán contra la violencia, la esclavitud y la explotación sexual.Sin embargo, del mandato constitucional y si bien existen instituciones y políticaspara combatir la violencia contra las mujeres en el país especialmente en elámbito familiar, cuando ésta llega a su último eslabón, se convierte en homicidio oen asesinato, según la normativa penal vigente, pues no existe un marco legal quela identifique como una forma de violencia basada en género, ni la sancione comotal, pues el femicidio actualmente no está tipificado en el Código PenalEcuatoriano, por el contrario, está invisibilizado haciéndose urgente y mandatoriola inclusión del FEMICIDIO como Delito Penal Autónomo.La Autonomía del Delito del FEMICIDIO, le otorga la independencia suficientepara su sanción a través de garantizando la Tutela efectiva de los Bienes JurídicosProtegidos y los Derechos Fundamentales de las mujeres, así como evitar laImpunidad que rodea a estos delitos en estricta relación con la doctrina penal queestablece que para que una conducta sea calificada como delito, debe ser descritaen la normativa penal, así como la sanción de la misma.El proyecto penal en el Artículo 138 tipifica como Femicidio lo siguiente:“La persona que mate a otra, por el hecho de ser mujer, será sancionada con penaprivativa de libertad de veinticinco a veintiocho años, siempre que concurrieraalguna de las siguientes circunstancias:1. Haber pretendido infructuosamente establecer o restablecer una relación depareja o de intimidad con la víctima.2. Mantener o haber mantenido con la víctima relaciones familiares,conyugales, de convivencia, de intimidad, noviazgo, amistad, compañerismo olaborales.3. Ser resultado de la reiterada manifestación de violencia en contra de lavíctima.4. Ser resultado de ritos grupales usando o no armas de cualquier tipo.”
  • 10. Con esta tipificación pretendemos desterrar nociones como crímenes pasionales,noción que justifica y normaliza la violencia atribuyendo su causa a la presencia deemociones incontrolables o irresistibles.En el femicidio definido como la muerte de mujeres por razones de violenciaespecífica, debemos procurar que en su tipificación se contemplen elementoscomo: la relación de poder inequitativa, la violación de derechos humanos de lasmujeres, manifestación de discriminación. Debe expresarse claramente que elfemicidio es el resultado máximo de las relaciones violentas y discriminatorias.En el proyecto penal también incorporamos la violencia intrafamiliar, que es otraforma de violencia basada en género, como delito. La Constitución de la Repúblicavigente establece en el artículo 81 que la ley desarrollará procedimientosespeciales y expeditos para el juzgamiento y sanción de los DELITOS de violenciaintrafamiliar. Esto implica o tiene dos consecuencias:1.- Que la violencia intrafamiliar debe ser un delito.A más de este mandato constitucional, el Comité de la convención para laeliminación de todas las formas de discriminación contra la mujer, que examinó losinformes periódicos combinados sexto y séptimo del Ecuador el 22 de octubre de2008 correspondientes al Período 1998-2006, recomendó, que el Código Penalconsidere la violencia doméstica un delito y que prohíba expresamente el castigocorporal de los niños en el hogar, así como en las instituciones de atención yjusticia.2.- Que debe haber un procedimiento especializado y rápido para el tratamientodel delito de violencia intrafamiliar.Recordemos que actualmente la violencia intrafamiliar es tratada comocontravención y su sanción puede llegar hasta siete días, siendo su trámite enesencia el procedimiento para contravenciones con ajustes realizados a través dereglamentos e instructivos.El proyecto de Código Orgánico Integral Penal incorpora la ley 103, en lo atinentea lo penal. Así por ejemplo en casos de violencia intrafamiliar no se reconoce fueroasí ordena el artículo 407 numeral 9 o en el mismo artículo regla dos se indica quela competencia está dada por el domicilio de la víctimaEl artículo 143 tipifica del proyecto el delito de Violencia intrafamiliar como “La persona que, por acción u omisión, ejerza violencia física o psicológica sobreun miembro de su núcleo familiar o en contra de personas que cohabitan en unhogar, será sancionada con pena privativa de libertad de seis meses a un año.
  • 11. Se consideran miembros del núcleo familiar los cónyuges, parejas, ascendientes,descendientes, hermanos y parientes hasta el segundo grado de afinidad.La protección de este artículo se hará extensiva a los ex-cónyuges, ex-convivientes; a las personas con quienes se mantenga o se haya mantenido unarelación consensual de pareja; así como a quienes comparten el hogar del agresoro del agredido.Las lesiones producto de la violencia intrafamiliar, se sancionarán acorde a lassiguientes reglas:Si mediante la violencia intrafamiliar se produce a la víctima un daño, enfermedado incapacidad de hasta ocho días, será sancionada con pena privativa de libertadde veinte a ciento veinte días. (Es decir puede judicializarse como contravención)Si produce a la víctima un daño, incapacidad o enfermedad de nueve a noventadías, será sancionada con pena privativa de libertad de uno a tres años.Si produce a la víctima una grave enfermedad o una disminución de susfacultades físicas o mentales, o una incapacidad o enfermedad, que no siendopermanentes, supere los noventa días, será sancionada con pena privativa delibertad de tres a cinco años.Si produce a la víctima una grave enfermedad física o mental, una disminución desus facultades mentales de manera permanente, incapacidad permanente, pérdidao inutilización de algún órgano o alguna grave enfermedad transmisible eincurable, será sancionada con pena privativa de libertad de cinco a siete años.”De esta manera y como indiqué anteriormente se recogen las disposiciones de laley 103 sin embargo no es de ninguna manera el cierre del debate acerca depuntos vitales aún no resueltos que dejo planteados:Primero la legislación penal no está pensada para aplicarse a situaciones dondese cruzan los afectos. En la violencia intrafamiliar están presentes condicionesdistintas a otros delitos, y que deben ser consideradas por lo cual debemos pensarcuando la violencia intrafamiliar debe judicializarse a través de un procedimientopenal especialSegundo está pendiente la estructuración de un procedimiento especial para eljuzgamiento de violencia intrafamiliar que contemple justamente las condicionesque se dan en este tipo de hechos. Así por ejemplo, debe considerase laposibilidad de la suspensión condicionada del procedimiento bajo circunstancias Aque sin poner en peligro a la víctima, contribuyan a que el agresor “cambie”.
  • 12. En todo caso a la luz de lo expuesto, además de incorporar estos delitos, hemospuesto especial cuidado en la tipificación de delitos como trata, violación, abusosexual, que aunque mantenemos nociones como el acceso carnal en vez de lainvasión al cuerpo, sus penas se han mantenido, como mensaje a una sociedaden que la violencia como forma de discriminación se ha naturalizadoespecialmente en el ámbito privado.Creemos que desde lo simbólico que se genera partir de la penalización deconductas, la sociedad ecuatoriana debe comprender que la seguridad debecomenzar por casa, eliminando formas extremas de discriminación.En el proyecto hemos priorizado a las víctimas abordándose la reparación integral,las medidas de protección, y la utilización de herramientas que permitan norevictimizar como la cámara de Gessel en caso de delitos sexuales.Invito a continuar el debate en torno a este proyecto y a contribuir a suretroalimentación y mejoramiento.