• Share
  • Email
  • Embed
  • Like
  • Save
  • Private Content
Clase 7 Libro wiki
 

Clase 7 Libro wiki

on

  • 2,430 views

Tema: Dinosaurios

Tema: Dinosaurios

Statistics

Views

Total Views
2,430
Views on SlideShare
2,430
Embed Views
0

Actions

Likes
0
Downloads
8
Comments
0

0 Embeds 0

No embeds

Accessibility

Categories

Upload Details

Uploaded via as Adobe PDF

Usage Rights

© All Rights Reserved

Report content

Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
  • Full Name Full Name Comment goes here.
    Are you sure you want to
    Your message goes here
    Processing…
Post Comment
Edit your comment

    Clase 7 Libro wiki Clase 7 Libro wiki Document Transcript

    • AMNIOTASDINOSAURIOS PDF generado usando el kit de herramientas de fuente abierta mwlib. Ver http://code.pediapress.com/ para mayor información. PDF generated at: Wed, 22 Jun 2011 20:09:52 UTC
    • ContenidosArtículos Amniota 1 Dinosauria 4 Saurischia 27 Ornithischia 31Referencias Fuentes y contribuyentes del artículo 40 Fuentes de imagen, Licencias y contribuyentes 41Licencias de artículos Licencia 43
    • Amniota 1 Amniota ? Amniota Rango fósil: Carbonífero - Presente Clasificación científica Reino: Animalia Filo: Chordata Subfilo: Vertebrata Infrafilo: Gnathostomata Superclase: Tetrapoda (sin clasif.): Amniota Haeckel, 1866 Clases • Synapsida • Sauropsida Los amniotas (Amniota) son un clado de vertebrados tetrápodos totalmente terrestres. Se caracterizan porque el embrión desarrolla tres envueltas: el corion, el alantoides y el amnios y crea un medio acuoso en el que puede respirar y del que puede alimentarse. Ésta es una adaptación evolutiva que, a diferencia de lo que ocurre con los anfibios, permitió la reproducción ovípara en un medio seco y terrestre. Otras adaptaciones son tener una piel seca y escamosa debido a un aumento de la queratinización de la epidermis para evitar la desecación y deshidratación; poseer una respiración exclusivamente pulmonar y tener una fecundación interna, con el abandono de las fases larvarias y posterior metamorfosis. Se opta por la estrategia ecológica k en detrimento de la estrategia ecológica r. Cabe reseñar que algunos anfibios como las pipas o sapos de Surinam (Pipa pipa), han desarrollado otros mecanismos para superar esta limitación. Parece ser que los primeros amniotas surgieron durante el Carbonífero Superior a partir de los tetrápodos reptiliformes. Transcurridos algunos millones de años, dos de los linajes más importantes de los amniotas fueron diferenciándose: por un lado nuestros antepasados sinápsidos, y por otro los saurópsidos, de los que evolucionaron los dinosaurios, los reptiles modernos y las aves.[1] Teniendo en cuenta la escasez de datos disponibles acerca de fósiles de vertebrados procedentes de estos tiempos geológicos, es posible que la evolución de estos animales comenzase con anterioridad a lo descrito.[2]
    • Amniota 2 Taxonomía La siguiente clasificación de los amniotas, tomada de Paleos,[1] intenta compaginar la filogenia del grupo con la jerarquía linneana clásica: • Serie Amniota • Clase Synapsida • Orden Pelycosauria* • Orden Therapsida • Clase Mammalia (mamíferos) • Clase Sauropsida (reptiles en sentido estricto) • Subclase Anapsida/Parareptilia • Orden Mesosauridae (posición incierta) Anatomía de un huevo amniota • Orden Procolophonia 1: Cáscara; 2: Membrana externa; 3: Membrana interna; 4: • Orden Testudines (tortugas) Chalaza; 5: Albumen exterior; 6: Albumen medio; 7: Membrana vitelina; 8: Núcleo; 9: Disco germinal o • (sin rango) Eureptilia blastodermo; 10: Yema amarilla; 11: Yema blanca; 12: • Familia Captorhinidae Albumen interno; 13: Chalaza; 14: Cámara de aire; 15: Cutícula. • Familia Protorothyrididae* • Subclase Diapsida • Orden Araeoscelida • Infraclase Lepidosauria • Orden Sphenodontia (tuatara) • Orden Squamata (lagartos y serpientes) • Infraclase Archosauria • Orden Crocodilia (cocodrilos) • Superorden Dinosauria (dinosaurios) • Clase Aves (aves) Filogenia Los amniotas se diferenciaron muy tempranamente en dos grandes líneas evolutivas; por un lado, los sinápsidos que culmina en los mamíferos e incluye también a sus parientes extintos, los reptiles mamiferoides; por otro, los saurópsidos, el linaje que culmina en los reptiles actuales (tortugas, lagartos y cocodrilos) y las aves, pero que también incluye muchos grupos extintos como los dinosaurios, los pterosaurios, plesiosaurios, ictiosaurios, etc. El siguiente cladograma, basado en Tree of Life[3] y muy simplificado, muestra la relaciones filogenéticas de los principales grupos de amniotas:
    • Amniota 3 Diadectomorpha† Pelycosauria*† Dicynodontia† Synapsida Therapsida Cynodontia† Mammalia (mamíferos) Amniota Mesosauridae† Anapsida Testudines (tortugas) Sauropsida Lepidosauromorpha (plesiosaurios, ictiosaurios, lagartos) Diapsida Archosauromorpha (dinosaurios, cocodrilos, aves) Véase también • Evolución de los mamíferos Referencias [1] Palaeos Amniota (http:/ / www. palaeos. org/ Amniota) [2] Palaeos Varanopseidae (http:/ / www. palaeos. com/ Vertebrates/ Units/ Unit390/ 200. html) [3] Tree of Life - Amniota (http:/ / tolweb. org/ Amniota)
    • Dinosauria 4 Dinosauria ? Dinosauria Rango fósil: Triásico Superior – Cretácico Superior (excluyendo a las aves) Cráneo de tiranosaurio. Estado de conservación Extinto (fósil) Clasificación científica Reino: Animalia Filo: Chordata Subfilo: Vertebrata Superclase: Tetrapoda Clase: Sauropsida Subclase: Diapsida Infraclase: Archosauromorpha (sin clasif.): Archosauria Superorden: Dinosauria Owen, 1842 Órdenes • Saurischia • Ornithischia Los dinosaurios son un clado de vertebrados saurópsidos que dominaron los ecosistemas terrestres del Mesozoico durante unos 160 millones de años, alcanzando una gran diversidad y, algunos, tamaños gigantescos. Tal como lo exige el uso de la nomenclatura científica, al clado de los dinosaurios, como a cualquier clado, corresponde un nombre en latín iniciado en mayúscula. Este nombre es Dinosauria, plural de dinosaurus, que es la latinización del término griego δεινός σαῦρος (pronunciado como deinos sauros y habitualmente traducido como lagarto terrible). Una de las principales características de los dinosaurios es la propiedad de tener las patas situadas en posición vertical por debajo del cuerpo, como los mamíferos, y no hacia los costados, como la mayor parte de los reptiles. Los dinosaurios eran reptiles originariamente bípedos, aunque el cuadrupedismo resurgió en varios grupos distintos. Durante los últimos años se han acumulado pruebas científicas muy contundentes de que pequeños dinosaurios carnívoros dieron origen a las aves durante el periodo Jurásico. De ahí que, actualmente, las aves estén clasificadas dentro del taxón Dinosauria. Se confunde frecuentemente a los dinosaurios con otros tipos de reptiles antiguos, como los alados pterosaurios, los terápsidos pelicosaurios y los acuáticos ictiosaurios, plesiosaurios y mosasaurios, aunque ninguno de estos era realmente un dinosaurio. Dinosauria constituye un superorden de la clase de los saurópsidos. Se considera que forman un taxón monofilético por presentar una serie de claras sinapomorfias que los unen, como el fémur articulado con la pelvis por medio de un
    • Dinosauria 5 cóndilo dispuesto en ángulo respecto de aquél, y un hueco en la pelvis. Se trata de la misma disposición que se presenta en los mamíferos, y que permite que las patas traseras sostengan al cuerpo actuando como pilares, lo que repercute decisivamente en la habilidad motriz. Los dinosaurios se clasifican tradicionalmente en dos grupos según la estructura de su cadera, los saurisquios y los ornitisquios. Introducción Etimología El término dinosaurio fue propuesto por Sir Richard Owen en 1842 para nombrar a los enormes y extintos reptiles que se habían hallado por primera vez en Gran Bretaña. Esta palabra deriva del griego: δεινός (deinos, "terrible") y σαύρος (sauros, "lagarto" o "reptil"). Nomenclatura Un aspecto que provoca curiosidad en el neófito es el de los complicados nombres que identifican a la mayoría de los dinosaurios. Como todos los seres vivos, actuales o desaparecidos, estas criaturas se han denominado siguiendo los principios de la Sir Richard Owen. nomenclatura binomial establecidos por el sueco Carlos Linneo en el siglo XVIII. Normalmente estos nombres se crean a partir de raíces griegas o latinas y suelen referirse a una particularidad del animal o de las condiciones de su hallazgo. Así, el nombre del primer dinosaurio descrito científicamente (en 1824), Megalosaurus, proviene de las palabras griegas μεγάλο- (megalo = "grande") y σαύρος (sauros = "lagarto"). Existen algunas escasas excepciones al origen griego o latino en la nomenclatura, como en el caso del ornitópodo Drinker o los terópodos Unenlagia, Dilong paradoxus, Mei long y Mapusaurus. Definición Los dinosaurios fueron extremadamente variados y dominaron los ecosistemas terrestres durante 160 millones de años. Se caracterizaban principalmente por ser ovíparos y de piel dura y escamosa (aunque se ha descubierto que muchos poseían plumas). Muchos tenían defensas físicas adicionales que fueron desarrollando con el paso de la era Mesozoica, como cuernos, garras, picos córneos, armaduras, etc. La diversidad de tamaños es típica del grupo. Algunos géneros fueron bípedos, otros cuadrúpedos y algunos, como Ammosaurus e Iguanodon, podían adoptar ambos tipos de locomoción. Se presume que las poblaciones de herbívoros, carnívoros, omnívoros e insectívoros seguían las proporciones de la fauna actual.[cita requerida] Esqueleto de un Triceratops, expuesto en el Museo Definición taxonómica Smithsoniano. En la taxonomía filogenética, los dinosaurios quedan definidos como "todos los descendientes del más reciente ancestro común de Triceratops y las aves modernas".[cita requerida] Están divididos en dos grupos, Ornithischia ("cadera de ave") y Saurischia ("cadera de reptil"), dependiendo de la estructura de la pelvis. En los ornitisquios, el hueso pélvico está dirigido en forma caudal (hacia atrás), mientras que en los saurisquios está orientado cranealmente (hacia adelante). Los ornitisquios pueden ser definidos como "todos
    • Dinosauria 6 los taxones que comparten un común ancestro más cercano al Triceratops que a los saurisquios". Éstos últimos se enuncian como "todos los taxones que comparten un ancestro común más cercano a las aves modernas que a los ornitisquios". Se sugiere asimismo que el grupo Dinosauria sea caracterizado como "todos los descendientes del más reciente ancestro común de Megalosaurus e Iguanodon. Definición anatómica Morfológicamente, los dinosaurios se definen como el único grupo descendiente del arcosaurio en el que la cadera ha evolucionado hasta permitir una postura completamente erguida[1] (aquí el término "erguida" significa que las patas se articulan por debajo de la cadera en vez de por los laterales). Precisamente es la cadera la que les distingue de los otros dos grupos descendientes del arcosaurio Tres tipos de caderas con sus articulaciones del fémur. (pterosaurios y cocodrilidos) sus caderas solo permiten posturas semierguidas. También esto les distingue de los reptiles marinos, ictiosaurios, plesiosaurios y mosasaurios, los cuales tampoco se consideran dinosaurios. La evolución de la cadera también es la que permite clasificar los dinosaurios en las dos subgrupos principales anteriormente citados. Sinapomorfias Todos los dinosaurios que se conocen hasta la fecha comparten ciertas modificaciones del esqueleto ancestral de los arcosaurios. A pesar de que algunos géneros desarrollaron consecuentes adaptaciones que pronunciaron aún más las diferencias estructurales, esos rasgos básicos son considerados como típicos del superorden Dinosauria; dichas cualidades comunes a los miembros de un taxón (grupo taxonómico) reciben el nombre de sinapomorfias. Las sinapomorfias del grupo incluyen: • Reducción del cuarto y quinto dígitos de las extremidades superiores. • Número de dedos en las patas reducido de cuatro a tres. • Presencia de un sacro (región de la columna vertebral compuesta por dos o tres vértebras soldadas sobre la que se inserta la pelvis). • Acetábulo perforado con un hueco en el centro, disposición única entre todos los tetrápodos. • Singular y revolucionaria configuración en la articulación de la cadera. • Miembros superiores generalmente menos desarrollados que los inferiores. • Inusual paladar secundario que les permitía tragar y respirar simultáneamente. • Fémur relativamente recto con la cabeza femoral centralmente alineada. • Cráneo diápsido (esto es, con dos pares de orificios en la región temporal de la cabeza). • Codos orientados hacia atrás en los miembros delanteros. • Rodillas orientadas hacia adelante en los miembros traseros. • Hábitat terrestre. La conformación de la articulación de la cadera descrita más arriba permitía una posición erecta, en la que los miembros posteriores se situaban directamente por debajo del cuerpo (underslung). Esta postura la tienen la mayoría de los mamíferos de hoy, que la consiguieron por otra vía evolutiva, pero no está presente en los reptiles actuales (que son de origen más primitivo), salvo en las aves, que derivan de los dinosaurios. Esta especial disposición ósea permite una mucho mayor eficiencia locomotriz, lo que derivó en que varias líneas adoptaran una actitud bípeda permanente.
    • Dinosauria 7 Fisiología y comportamiento Tamaño Aunque no se dispone de todos los datos al completo, está claro que los dinosaurios no avianos, en general, eran voluminosos. Incluso dentro de sus propios estándares, los saurópodos alcanzaban el estatus de gigantescos: durante buena parte de su reinado, hasta los más pequeños de este subgrupo eran considerablemente mayores que cualquier otro animal de su hábitat, y los más grandes eran por lo menos un orden de magnitud mayores que cualquier otro vertebrado que caminara sobre la faz del planeta. Ésta es, posiblemente, una de las razones principales del interés que estas bestias han despertado en el público en Esqueleto de un Stegosaurus. general a través de los años. Pero la evolución también hizo aparecer dinosaurios pequeños, algunos del tamaño de una gallina, como Compsognathus, y más diminutos aún. El material fósil recuperado de estos "dinosaurios enanos" no suele ser tan completo, ya que sus huesos eran mucho más frágiles, lo que dificultó su preservación. La mayoría de los saurópodos no podía desplazarse velozmente, debido a que tenían que soportar su colosal tamaño y peso. Existen límites prácticos al crecimiento: si estas criaturas se hubieran hecho más grandes hubieran quedado casi inmovilizadas y disfuncionales, lo que habría imposibilitado su supervivencia a largo plazo. Sin embargo, el hecho de que estas conformaciones gigantescas hayan sido viables durante millones de años, mucho más tiempo que el que han existido otras especies que consideramos exitosas, como el hombre, indica que estaban muy bien adaptadas a sus ambientes. Por otro lado, existieron dinosaurios que fueron ágiles, delgados y pequeños. Particularmente, se considera a los tetanuros como los dinosaurios más rápidos; Tyrannosaurus, a pesar de ser uno de los tetanuros carnívoros más grandes, se desplazaba con cierta velocidad debido en parte a que su cráneo presentaba grandes órbitas en donde se situaban los ojos y nariz, con lo que su peso resultaba notablemente aligerado. Una breve comparación con la fauna actual ilustra el dramático contraste de escalas: el mayor elefante registrado pesó 12 toneladas, mientras que la jirafa más alta alcanzó los 6 metros de altura. Incluso mamíferos Esqueleto de Giraffatitan. prehistóricos gigantes como Indricotherium, o Mammuthus columbi quedan empequeñecidos por los saurópodos gigantes. Sólo unos pocos animales acuáticos modernos se les aproxima en tamaño, siendo el más notable la ballena azul, con un récord en el espécimen más grande registrado de 190 toneladas, y 33,5 metros de largo. Los dinosaurios no avianos más pequeños eran del tamaño de gallinas: Microraptor no superaba los 50 cm.
    • Dinosauria 8 Extremos El más alto y pesado de los dinosaurios de los cuales se recuperó el esqueleto completo fue Brachiosaurus, espécimen que fue descubierto en Tanzania entre 1907 y 1912. Se encuentra expuesto en el Museo Humboldt de Berlín, y tiene 12 metros de alto y probablemente haya pesado de 40 a 60 toneladas. El más largo de los hallados completos es Diplodocus, de unos 30 metros, recuperado en Wyoming, en los Estados Unidos y exhibido en el Museo de Historia Natural de Carnegie en 1907. Estas cifras empalidecen cuando se las compara con nuevas especies halladas después de 1970, como Argentinosaurus, que podría haber pesado unas 100 toneladas; Seismosaurus, que habría alcanzado los 50 metros de largo; o Sauroposeidon, de unos 17 metros de altura. Adicionalmente, el saurópodo más grande del que se tenga noticia parece haber sido Bruhathkayosaurus. Los vestigios fósiles exhumados parecen corresponder a un fémur, cadera, tibia, radio y una vértebra (todos en mal estado de conservación), aunque no se tiene seguridad de a qué clase de dinosaurio representan (la clasificación del espécimen ha sido singularmente errática), y si era en realidad un animal (estudios más detallados del material recuperado sugieren que se trata de restos vegetales). Asimismo el descubrimiento de otro posible gigante, Amphicoelias, ha sido objeto de fuerte escepticismo debido a la total ausencia de fósiles (la única prueba fue una supuesta vértebra de 2,5 metros que —según sus descubridores— se destruyó completamente durante el traslado). El hecho de que el anuncio del descubrimiento y sus irregulares condiciones ocurriera en medio de la llamada Guerra de los Huesos resta aún más confiabilidad a la versión de la existencia de la criatura. Tamaño medio La distribución geográfica de los dinosaurios comenzó a finales del Triásico, produciéndose drásticas variaciones en forma, comportamiento y tamaño. No obstante, el significado de "tamaño promedio" no es tan sencillo de precisar. Las observaciones actuales sugieren diferentes valores para cada uno de los períodos geológicos involucrados.[2] Tamaño de un humano en comparación con el de De acuerdo con Bill Erickson: Tyrannosaurus rex. "Los estimados de dinosaurios medianos oscilan entre 500 kg y 5 toneladas [...] Ochenta por ciento de la biomasa de la Formación de Morrison del oeste de los Estados Unidos consistía en Stegosaurus y saurópodos; este último promediaba las 20 toneladas [...]. El típico gran porte de los dinosaurios y el comparativamente pequeño tamaño de los mamíferos modernos ha sido cuantificado por Nicholas Hotton. Basándose en 63 géneros de dinosaurios, los datos de Hotton muestran una masa promedio que excede los 395.9 kg (el peso de un oso grizzly mediano), y una masa genérica mediana de cerca de dos toneladas (comparable a una jirafa). Esto contrasta marcadamente con mamíferos extintos (788 géneros) cuya masa promedio es de 631 gramos (la de un roedor pequeño). El dinosaurio no aviano más pequeño hallado hasta hoy era mayor que dos tercios de todos los mamíferos actuales; la mayoría de los dinosaurios eran mayores que todos los mamíferos vivientes con excepción de un 2% de los individuos".[3] Comportamiento Las interpretaciones sobre el comportamiento de los dinosaurios son inferencias generalmente basadas en la posición de los restos fósiles, en su hábitat, en simulaciones por computadora de la biomecánica de sus organismos, y en comparaciones con animales actuales de similares nichos ecológicos. Como resultado del carácter especulativo de estas fuentes, el entendimiento actual del comportamiento recae principalmente en la deducción científica y es a menudo controvertido. Sin embargo los científicos consideran que las actitudes propias de cocodrilos y aves, los
    • Dinosauria 9 seres vivos más cercanos a los dinosaurios, pueden ser extrapoladas en cierta medida con el fin de presentar un esquema de comportamiento posible para caracterizar al grupo. Naturaleza gregaria La primera prueba directa de comportamiento gregario la aportó en 1878 el descubrimiento en Bernissart (Bélgica) de un yacimiento con 31 iguanodontes que habrían perecido juntos por ahogamiento al caer en una brecha profunda e inundada. El hallazgo de otros sitios que documentan muertes masivas y de pistas conteniendo abundantes huellas fosilizadas sugieren que el comportamiento de manada era común en varias especies de dinosaurios. Dichas huellas, a veces contadas de a miles, demuestran que géneros como Hadrosaurus, por ejemplo, podrían haberse movilizado en grandes grupos, tal como hoy lo hacen el bisonte americano o la gacela Springbok africana. Pisadas de saurópodos halladas en Oxford, Inglaterra, muestran que estos animales viajaban en grupos compuestos por diferentes especies.[4] Un hallazgo realizado en Davenport Ranch, Texas, sugiere que algunos dinosaurios mantenían en el centro de la manada a los miembros juveniles para mayor defensa, posiblemente durante largas migraciones. [cita requerida] Se ha especulado que el colosal tamaño de algunos saurópodos, sus formidables armas naturales, unidas a la protección adicional de la manada les podría haber conferido cierta invulnerabilidad, incluso frente a los terópodos más grandes. Sólo los individuos juveniles habrían sido presas potenciales de estos carnívoros. Por otro lado se cree que el desarrollo de estrategias cooperativas de caza podría haber facilitado a los atacantes el aislar a los adultos de las crías, lo que habría restaurado el equilibro poblacional.[cita requerida] Patrones de anidación El descubrimiento de Jack Horner en 1978 de un nido de Maiasaura (atenta madre lagarto)[5] en Montana, Estados Unidos, demostró que entre ornitópodos el cuidado paternal continuaba hasta mucho después del nacimiento.[6] [7] Existen asimismo pruebas de que otros dinosaurios del Cretácico, como el saurópodo patagónico Saltasaurus, tenían un comportamiento similar para el anidamiento, y que los individuos se agrupaban en inmensas colonias tal como hoy lo hacen los pingüinos. El maniraptor Oviraptor que vivió en la actual Mongolia hace El nido fosilizado de un Maiasaura con sus crías, descubierto en 1978. 65-70 millones de años, fue descubierto en 1993 en una posición similar a la de una gallina en acto de empollar, lo que puede implicar que estaba cubierto de alguna capa aislante de plumas (o tejido afín) que mantenía al huevo caliente.[8] En su momento, se pensó que este singular terópodo de característicos cresta y pico habría tenido una alimentación basada en huevos. Las marcas de pisadas también han confirmado un comportamiento paternal entre saurópodos y ornitópodos en la Isla de Skye, en el noroeste de Escocia.[9] Nidos y huevos de los principales grupos de dinosaurios han sido descubiertos, y parece probable que los adultos hubieran tenido algún tipo de comunicación con sus crías, en forma similar a las aves actuales. [cita requerida]
    • Dinosauria 10 Cortejo y apareamiento Los adornos craneales de algunos dinosaurios, tales como crestas sagitales, cuernos, y demás protuberancias comunes en grupos como Marginocephalia, podrían haber sido demasiado frágiles como para haber desempeñado algún rol activo en la defensa, por lo que los investigadores consideran que tenían un uso meramente demostrativo, especialmente relacionado con actividades de tipo sexual. Se conoce muy poco sobre el apareamiento o el territorialismo de estos animales. La naturaleza de la comunicación social entre dinosaurios también permanece en las sombras, a pesar de que ambas son activas áreas de la investigación actual. Por ejemplo investigaciones recientes sugieren que las crestas huecas de los lambeosáuridos podrían haber funcionado como una cámara de resonancia con funciones de vocalización. [cita requerida] Sin embargo, algunos dinosaurios herbívoros efectivamente presentaban a veces formidables y efectivas defensas corporales, tales como las grandes placas óseas de los estegosaurios, los cuernos de los ceratopsianos, o las corazas de espinas de los anquilosaurios. Algunas de estas características —desarrolladas durante el Mesozoico— quizá desempeñaron funciones secundarias, como la de regulación térmica y de lucimiento para el apareamiento: se considera que todos los ceratopsianos, entre ellos Triceratops, usaban sus cuernos para defenderse o pelear entre ellos durante el cortejo. Depredación Desde el punto de vista del comportamiento, uno de los fósiles más valiosos fue desenterrado en el Desierto de Gobi en 1971. Incluía un Velociraptor atacando a un Protoceratops,[10] lo que demostró la forma en que los dinosaurios se atacaban y defendían mutuamente. Mientras que actitudes canibalísticas entre terópodos no resultan sorprendentes,[11] éstas también fueron confirmadas por marcas de dientes obtenidas en fósiles de Madagascar en 2003.[12] Se presume que algunos terópodos cazaban en manada, como Un Allosaurus devorando carroña de un saurópodo. Velociraptor, mientras que carnívoros más grandes como Tyrannosaurus lo hacían en solitario (otros investigadores sostienen que este último grupo pudo haber sido principalmente carroñero) [cita requerida]. Una de las razones por las cuales se piensa que los dinosaurios fueron endotérmicos es que los fósiles en su conjunto parecen indicar que al menos los carnívoros fueron muy activos, desplegando mucha energía para perseguir y matar a sus presas. Las hipotéticas estrategias de caza de estos animales implican cierto desarrollo de la inteligencia, agilidad y fuerza, que hacen necesaria una fisiología más avanzada.[cita requerida] Biomecánica Existen pruebas de especies que trepaban árboles como Microraptor y también se tiene constancia de algunas que cavaron madrigueras como el hipsilofodóntido Oryctodromeus. Esto es bastante sorprendente si se tiene en cuenta que estas actividades eran comunes en los mamíferos del Cenozoico. Acerca de la fenomenología del movimiento, la biomecánica ha producido avances significativos. Por ejemplo, el estudio de las fuerzas ejercidas por los músculos y la gravedad en el esqueleto de estos animales mostraron cuan velozmente podían desplazarse.[13] [14] Existen sospechas de que algunos diplodócidos podrían haber creado estampidos sónicos mediante la ondulación de sus colas en forma de látigo.[15] Sin embargo, esta afirmación está siendo investigada ya que los huesos de la cola serían demasiado frágiles para aguantar el gran impacto que supondría que actuasen como un látigo, y las vértebras se quebrarían, por lo que no resulta un comportamiento muy efectivo.
    • Dinosauria 11 Finalmente, se ha investigado si los terópodos gigantes tenían que controlar su velocidad al arremeter contra sus presas para evitarse heridas fatales,[16] y si los saurópodos podían flotar en agua.[17] Fisiología Los reptiles como los lagartos y serpientes son ectotérmicos (también llamados "de sangre fría"), es decir, obtienen la mayor parte de su calor corporal del Sol. Este tipo de fisiología requiere en general menos alimentos, agua y oxígeno para mantener al individuo activo. Estos animales son capaces de respuestas enérgicas aunque breves, caracterizadas por reacciones de súbita velocidad seguidas por períodos prolongados de reposo; es decir no pueden mantener una actividad vigorosa durante lapsos extensos. El consenso entre los estudiosos, inicialmente inclinado hacia la naturaleza ectotérmica, fue modificado tras los trabajos que Robert T. Bakker publicó en 1968. Hoy el punto de vista predominante favorece la versión endotérmica, o de "sangre caliente", Esqueletos de dinosaurios expuestos en el Museo Real de basándose en pruebas recientes: Ontario, Canadá. • Las extremidades debajo del cuerpo de los dinosaurios sugieren un estilo de vida activo, particularmente en el caso de los terópodos. • Las crías de dinosaurios podían crecer rápidamente (esto se sabe gracias a estudios de desarrollo comparado en diversos géneros), como las de los mamíferos y las aves. • Hubo géneros cuya piel se hallaba cubierta por formaciones filamentosas muy similares a plumas, que podrían haber desempeñado un papel de aislamiento térmico. Útil para un animal endotermo pero que dificultaría el asoleamiento de un ectotermo. • La estructura física de los terópodos era semejante a la de las aves. • Hubo dinosaurios que habitaron en regiones semipolares, donde ningún animal ectotermo podría haber existido. • La conformación de los canales venosos presentes en el ánima ósea es muy similar a la de los mamíferos y aves actuales. La complejidad del problema radica en el hecho que la endotermia puede desarrollarse por medio de más de un mecanismo. La mayoría de las discusiones sobre el tema tienden a comparar a los dinosaurios con los pájaros o los mamíferos, que gastan energía para elevar la temperatura del cuerpo. Aves y mamíferos pequeños añaden otro recurso: el aislamiento térmico, compuesto por tejidos como grasa, dermis gruesa, o plumas, que retrasan la pérdida de calor. Sin embargo, los mamíferos grandes, tales como los elefantes, hacen frente a otro problema debido a su cociente relativamente pequeño entre superficie y volumen (principio de Haldane). Este cociente relaciona el volumen de un animal con el área de su piel: al duplicarse las dimensiones de una criatura, su área superficial se cuadruplica mientras que el volumen se octuplica. En cierto punto, la cantidad de calor irradiado a través de la piel es superada por la cantidad de calor producida dentro del cuerpo por el metabolismo, forzando a estos grandes animales a utilizar métodos adicionales para evitar el recalentamiento. En el caso particular de los elefantes, han desarrollado diversas tácticas evolutivas como pérdida del pelo, extensos pabellones auriculares que aumentan el área superficial sin incrementar significativamente el volumen, y adaptaciones del comportamiento, como por ejemplo el rociar agua sobre sus propios cuerpos y practicar baños de fango refrescantes en forma periódica. Los dinosaurios de grandes dimensiones deberían haber enfrentado una problemática similar. Muchos investigadores creen que son justamente estas grandes proporciones las que les habrían permitido conseguir propiedades endotérmicas al mantener templado el interior de sus cuerpos por simple acumulación pasiva de calor y sin contar con los mecanismos activos propios de criaturas más evolucionadas. Esta hipótesis, sin embargo, no puede explicar
    • Dinosauria 12 cómo los dinosaurios más pequeños —que formaban la mayoría del ecosistema— podían mantener los niveles de actividad que sus características físicas parecen insinuar, por lo que el debate continúa.[18] Dinosaurios emplumados y la conexión con las aves Se ha probado sólidamente que existió una transición evolutiva desde ciertos dinosaurios hacia las aves. Las aves son claramente monofiléticas y sus primeros representantes se encuentran en el Jurásico (Protoavis, del Triásico, fue propuesto como ave pero se trata de un fósil de interpretación muy dudosa). Plumas Archaeopteryx, la primera ave, fue descubierta en 1861. El espécimen original fue encontrado en las calizas de Solnhofen en Alemania meridional, una destacable y poco común formación geológica conocida por sus extraordinariamente bien conservados fósiles. Archaeopteryx es un fósil transicional con características Modelo de Archaeopteryx lithographica basado en el fósil expuesto claramente atribuibles a modernos reptiles y a aves por en el Museo de Historia Natural de la Universidad de Oxford. igual. Hallado dos años después de la publicación de El origen de las especies de Charles Darwin, su descubrimiento y probable rol de "eslabón perdido" catapultó el debate entre biólogos evolutivos y creacionistas. Esta ave primitiva es tan similar a un dinosaurio que, cuando las plumas no estaban preservadas en improntas fósiles, sus ejemplares fueron confundidos con individuos del género Compsognathus. Desde los años 1990 se ha encontrado un número creciente de dinosaurios no avianos con plumas, lo cual proveyó nuevas pruebas adicionales sobre la relación directa existente entre dinosaurios y pájaros. Los fósiles involucrados presentan rasgos de aves, incluyendo plumas que no son exactamente como las de las aves actuales, sino que reúnen algunas características intermedias entre el pelo y el plumón, útiles para cubrirse del frío. Este tipo de pluma, más conocida como "protopluma", es aparentemente la precursora del tipo que las aves modernas poseen. Entre los dinosaurios emplumados descubiertos hasta ahora están Beipiaosaurus, Caudipteryx, Dilong, Microraptor, Protarchaeopteryx, Shuvuuia, Sinornithosaurus, Sinosauropteryx y Jinfengopteryx. También se han encontrado huellas de dinosaurios terópodos, las cuales se asemejan llamativamente a improntas de aves. Entre los dromeosáuridos, los dinosaurios más próximos a las aves, se encuentra al menos un género alado y dotado de plumas asimétricas (aerodinámicas): el Microraptor. Otros dromeosáuridos posteriores, como el Velociraptor, podrían haber evolucionado a partir de formas con alas. La mayoría de estos especímenes han sido exhumados en la provincia de Liaoning en el noreste de China, que fue parte de un continente aislado durante el Cretáceo. A pesar de que rastros de plumas han sido encontrados sólo en la formación Yixian y otros pocos sitios, es probable que dinosaurios similares en otras partes del mundo también hayan estado cubiertos por plumas. La falta de restos fósiles de plumaje a escala planetaria puede deberse al hecho de que las estructuras delicadas como piel, pelo y plumas no son preservadas por las usuales condiciones de fosilización, lo que dificulta su presencia en el registro fósil.
    • Dinosauria 13 Esqueleto Los dinosaurios y las aves comparten muchas características: se han identificado más de cien rasgos anatómicos aviares —especialmente esqueléticos— en común con los terópodos maniraptores, aceptados generalmente como sus parientes más cercanos. Algunos de estos rasgos en común se presentan en el cuello, pubis, muñeca, extremidades superiores, clavícula, omóplato, cerco y huesos pectorales. [19] Todo esto afirma la idea de que ciertos dinosaurios fueron efectivamente los antepasados de las aves, a cuya forma convergieron en un largo proceso de adaptaciones anatómicas y fisiológicas. Similitudes reproductivas Un reciente descubrimiento efectuado en un esqueleto de Tyrannosaurus rex suministró pruebas adicionales del origen dinosauriano de las aves y, por primera vez, permitió a los paleontólogos establecer el sexo de un dinosaurio. Cuando depositan sus huevos, las aves hembras desarrollan un tipo especial de tejido óseo en sus extremidades, llamado hueso medular, rico en calcio, que forma una capa dentro del hueso duro exterior, y que sirve para formar la cáscara del huevo. La presencia de esta clase de tejido óseo en el tuétano de porciones de los restos de las patas traseras de Tyrannosaurus sugiere que este animal usó estrategias Cráneo de Tyrannosaurus rex en el Museo de Historia Natural de Carnegie. reproductivas similares. Pulmones Los grandes dinosaurios carnívoros tuvieron un sistema de sacos de aire similar al que se encuentra en las aves modernas, de acuerdo a una investigación dirigida por Patrick OConnor, de la Universidad de Ohio. Los pulmones de los terópodos probablemente empujaban aire hacia sacos vacíos en sus esqueletos, como en el caso de las aves. "Lo que una vez fue formalmente considerado exclusivo de las aves estuvo presente de alguna forma en sus ancestros", declaró OConnor. El estudio fue parcialmente financiado por la Fundación Nacional para la Ciencia estadounidense.[20] El corazón y la postura durante el sueño Análisis de cavidades pectorales de dinosaurios hechas con tomografía computarizada en 2000 revelaron aparentes remanentes de complejos corazones de cuatro cavidades, parecidos a los que hoy tienen los mamíferos y las aves. Un fósil de Troodon recientemente descubierto demuestra que estos dinosaurios durmieron como ciertas aves actuales, con sus cabezas escondidas bajo los brazos, postura que ayuda a conservar el calor craneal.[21] Este comportamiento pudo haber ayudado a mantener la cabeza caliente. Gastrolitos Otra prueba de que los dinosaurios y las aves están estrechamente relacionados es la ingestión de piedras con fines digestivos, las que son tragadas por estos animales y ayudan a triturar las fibras resistentes de la comida cuando entran al estómago. Encontradas en asociación con fósiles, estas rocas son denominadas gastrolitos. Debido a que piedras identificables como pertenecientes a cierta formación geológica pueden haber sido engullidas en un lugar y trasladadas dentro del animal en sus desplazamientos, los paleontólogos a veces las usan para establecer posibles rutas de migración.
    • Dinosauria 14 Tejido blando en fósiles de dinosaurios Uno de los mejores ejemplos de impresiones fósiles de tejido blando de dinosaurio se descubrió en Petraroia, Italia. El hallazgo fue informado en 1998, y la huella se describió como "dejada por un espécimen pequeño", un muy joven coelurosáurido, Scipionyx samniticus. El fósil incluye porciones de intestinos, colon, hígado, músculos y tráquea de este dinosaurio inmaduro.[22] En el número de marzo de 2005 de la revista Science, la Dra. Mary Higby Schweitzer y su equipo anunciaron el descubrimiento de una materia flexible que parece ser tejido suave de la pierna de un Tyrannosaurus rex de 68 millones de años de antigüedad en la formación del Riachuelo del Infierno, en Montana, Estados Unidos. Después de la recuperación, el tejido fue rehidratado por el equipo científico. Cuando el hueso fosilizado fue tratado durante varias semanas para separar el contenido mineral de la cavidad del tuétano (un proceso llamado desmineralización), Schweitzer encontró pruebas de estructuras intactas como vasos sanguíneos, matriz ósea y tejido conectivo (fibras óseas). Analizado bajo el microscopio, el tejido reveló contener microestructuras intactas incluso hasta el nivel celular. La naturaleza y composición exactas del material no están todavía claras, aunque muchas notas de prensa exageradamente relacionaron el hallazgo con el tema de la novela Parque Jurásico. La interpretación del descubrimiento, así como su importancia relativa, todavía están siendo discutidas.[23] Origen y evolución Los dinosaurios surgieron hace aproximadamente 230 millones de años, en el período Triásico, unos 20 millones después de que la extinción masiva del Pérmico-Triásico hiciera desaparecer un 95 por ciento de toda la vida en la Tierra.[24] [25] Dataciones radiométricas de fósiles de la especie temprana de dinosaurio Eoraptor revelan su existencia en este momento. La mayoría de los paleontólogos cree que Eoraptor se parece al ancestro común de todos los dinosaurios.[26] De ser esto cierto, los primeros de estos animales habrían sido pequeños predadores bípedos.[27] Aun así, Herrerasaurus fue sin dudas un dinosaurio más antiguo y muestra rasgos similares con Saltoposuchus y otros de su grupo de tecodontos. Las primeras pocas líneas de dinosaurios primitivos se diversificaron velozmente durante el resto del Triásico, y estos seres desarrollaron prestamente características y variedad de tamaños adaptados a la vida en casi todos los nichos ecológicos terrestres. Se debió a la gran adaptabilidad que poseían para su dieta, agilidad e inteligencia de algunos seres como Coelophysis al compararse con otros tipos de reptiles. Durante la era de su predominancia, la Mesozoica, casi todos los animales terrestres de más de un metro de largo eran dinosaurios. Con la nueva reforestación durante el Jurásico y el predominio de las grandes coníferas y praderas de pteridófitos muchos grupos (y se establecían los dos órdenes y sus respectivos y principales subórdenes). Tanto herbívoro como carnívoros crecieron a un gran ritmo adaptándose al follaje. Los más conocidos son los saurópodos que habitaron todo el mundo. Poseían dientes estrechos y largos para masticar estas plantas e incluso tragaban rocas para su digestión, llamados gastrolitos. Los demás consumían un follaje más bajo como Stegosaurus y Camptosaurus . Los carnívoros desarrollados en este orden fueron los carnosaurios, mientras los celurosaurios preferían carroña, huevos o insectos. Durante el cretácico los dinosaurios invadieron todo el planeta, desde el Sahara por Ouranosaurus hasta la Antártida por Cryolophosaurus. Con la diversificación de las angiospermas aparecieron nuevos herbívoros como Saurolophus. Respecto a éstos, a diferencia de la primera teoría, se sabe que no desterraron del todo al ecosistema jurásico. Es demostrado en Sudamérica y África cuando los saurópodos como Argentinosaurus alcanzaron sus tamaños límites al igual que los carnívoros como Giganotosaurus. También se desarrolló el tipo de adaptación defensiva presente en tireóforos y marginocéfalos.
    • Dinosauria 15 La gran extinción del Cretáceo acabó con todos los dinosaurios no avianos (o quizás casi todos, véase sobre esto más abajo). Clasificación Los dinosaurios (incluyendo las aves) son arcosaurios, como los modernos cocodrilos. Los cráneos diápsidos de los arcosaurios tienen dos agujeros localizados donde los músculos de mandíbula atan, llamado fenestra temporal. La mayor parte de reptiles (incluyendo a las aves) son diápsidos; mamíferos, con sólo una fenestra temporal, son llamados sinápsidos; y las tortugas, sin fenestra temporal, son anápsidos. Anatómicamente, los dinosaurios comparten muchas otras características de arcosaurio, incluyendo los dientes que nacen de alveolos más bien que como las extensiones directas de las mandíbulas. Dentro del grupo Archosauria, los dinosaurios son diferenciados el más perceptiblemente por su paso. Las piernas de dinosaurio se extienden directamente bajo el cuerpo y son rectas, mientras que las piernas de lagartos y cocodrilos se extienden hacia fuera, sobresaliendo. Todos los dinosaurios eran animales terrestres. Muchas otras clases de reptiles vivieron en la era Mesozoica, con los dinosaurios. Algunos de éstos son comúnmente, pero incorrectamente, considerados como dinosaurios, incluyendo a los plesiosaurios (que no están relacionados estrechamente con los dinosaurios) y los pterosaurios, que se desarrollaron separadamente de antepasados reptiles de finales del Triásico. Los dinosaurios están divididos en dos órdenes, Saurischia y Ornithischia, los cuales se basan en la estructura de la cadera. Los saurisquios (del griego para Pelvis de lagarto) son dinosaurios que al principio conservaron la estructura de la cadera de sus antepasados. Ellos incluyen todo los terópodos (carnívoros bípedos) y saurópodos (herbívoros de cuello largo). Los ornitisquios (del griego para Pelvis de ave) son el otro orden de dinosaurios, la mayoría de éstos eran cuadrúpedos herbívoros. Estructura pélvica en Pelvis saurisquia Estructura pélvica en Pelvis ornitisquia de Saurischia (lateral de Tyrannosaurus Ornithischia (lateral Edmontosaurus (lateral izquierdo). (lateral izquierdo). izquierdo). izquierdo).
    • Dinosauria 16 Árbol filogenético Neornithischia † Ornithischia Thyreophora † Prosauropoda † Sauropodomorpha Sauropoda † Dinosauria Ceratosauria † Saurischia Carnosauria † Theropoda Dromaeosauridae † Aves Clasificación de las aves Existe consenso casi universal entre los paleontólogos de que las aves descienden de alguna línea del grupo de los terópodos.[28] En efecto, ambos taxones comparten una serie de características muy afines, entre las que destacan como especificaciones clasificatorias: • Único cóndilo occipital (articulación del cráneo con la primera vértebra). • Única apófisis uncinada en las costillas. • Presencia de cuatro dedos en los miembros posteriores. Es entonces posible aplicar la definición cladística estricta que sostiene que todos los descendientes de un único ancestro común forman un clado, con lo que las aves actuales resultan ser dinosaurios, de lo que se deduce que éstos no están extintos. Hay también consenso en que las aves se clasifican como pertenecientes al subgrupo Maniraptora, incluido en los celurosaurios, que son a su vez terópodos, saurisquios y dinosaurios. Los paleontólogos de vertebrados usan frecuentemente la nomenclatura filogenética, que clasifica a las aves como dinosaurios. Por motivos prácticos, en la literatura científica actual sobre dinosaurios suele denominarse "dinosaurios no avianos" a todos los miembros de Dinosauria excepto las aves. La vida de los dinosaurios Los dinosaurios proliferaron desde mediados del período Triásico hasta el final del Cretáceo (210-225 a 65 millones de años atrás), momento en que la mayoría de ellos, con excepción de las aves, se extinguieron repentinamente. Estos grandes reptiles dominaron la Tierra durante la era Mesozoica (o Secundaria). Los herrerasaurios y los prosaurópodos fueron unos de los primeros grupos de dinosaurios en dar lugar a formas más evolucionadas. Los saurópodos y terópodos crecieron en tamaño y se dispersaron por todos los actuales continentes. En este período también aparecieron los primeros ornitisquios como Stegosaurus. Ya en el Cretácico la variedad anatómica y la distribución geográfica del grupo alcanzaron su apogeo. Pero finalmente colapsaron ante un fenómeno de proporciones globales aún no enteramente explicado en lo que fue la última extinción masiva a escala planetaria
    • Dinosauria 17 hasta nuestros días. A pesar de su desaparición, los dinosaurios han cautivado la imaginación humana desde que se empezaron a hallar sus restos a comienzos del siglo XIX. Suelen ser protagonistas centrales en variados elementos de la cultura popular reciente: novelas, películas cinematográficas, historietas y videojuegos. La vida antes de los dinosaurios Hace 3.000 millones de años la vida animal estaba circunscrita al agua. Los primeros seres vivos de la Tierra fueron organismos unicelulares muy simples. Había bacterias, protozoos, esporozoos, algas cianofíceas, etc. Luego aparecieron animales pluricelulares simples a los cuales se llama vendozoos; estos seres ediacáricos evolucionaron a las raras formas de vida del período Cámbrico, ya completamente pluricelulares. Millones de años después el oxígeno disuelto en el agua alcanzó una concentración suficiente como para que formas más avanzadas como trilobites, ammonites, peces Pintura representando al ambiente del Devónico. y euriptéridos se hicieran muy abundantes. A mediados del Silúrico ya había plantas vasculares pero sin hojas ni flores como Cooksonia. También hubo insectos y miriápodos, los cuales fueron los primeros animales en adaptarse a la tierra. Ya en el Devónico, se diversificaron los peces placodermos, y otros como Eusthenopteron evolucionaron a los primeros anfibios. Unos millones de años después de la extinción del Devónico ya existían bosques espesos en los que habitaban arañas y libélulas gigantes; fue en este escenario donde los primeros reptiles hicieron su aparición. Después del período Carbonífero éstos se expandieron ampliamente y evolucionaron muchos nuevos grupos, entre los que estaban los ornitodiros y los anteriormente llamados tecodontos, que después de la gran extinción del Pérmico dieron origen a los dinosaurios. La vida después de los dinosaurios Cuando muchas especies de dinosaurios se extinguieron, los mamíferos se hicieron con sus nichos ecológicos y conquistaron rápidamente todos los continentes. Entre los más notables estaban los marsupiales, creodontos, roedores, cetáceos, proboscídeos, artiodáctilos y perisodáctilos. En el Terciario vivieron los ancestros de muchos mamíferos actuales. Evolucionaron también aves cazadoras gigantes como Gastornis, y los continentes fueron tomando la forma actual. A finales del Terciario aparecieron los primeros homínidos. Ya en el Cuaternario se produjo la última de las glaciaciones ("eras del hielo"), en la que los mamíferos gigantes como el mamut, el rinoceronte lanudo y el megaloceros proliferaron. Estas grandes bestias eran cazadas por Homo erectus y H. neanderthalensis, los cuales fueron reemplazados en el Holoceno por el actual H. sapiens.
    • Dinosauria 18 Extinción Esta extinción fue la causante de la desaparición definitiva de los dinosaurios no avianos, los ammonites, y algunas aves y mamíferos primitivos. Existen multitud de hipótesis para explicar este singular fenómeno: Colisión de un asteroide La teoría de la colisión de un asteroide con la Tierra, la más ampliamente aceptada actualmente, fue propuesta por el físico estadounidense Luis Walter Álvarez y su hijo, el geólogo Walter Álvarez a finales de los años 1970. Explica que la gran extinción de finales del período Cretácico comenzó con la caída de un bólido a la Tierra. Esta clase de meteorito habría hecho impacto en Chicxulub (Península de Yucatán, México) hace aproximadamente 65,5 millones de años. Álvarez notó un aumento repentino de los niveles registrados de iridio (elemento abundante en cierta clase de meteoroides), a escala global en el estrato de rocas correspondientes al período Cretácico, sugiriendo la existencia de una catástrofe de proporciones mundiales. La mayor parte de las pruebas actuales parece confirmar en efecto que un planetesimal de 10 kilómetros de diámetro impactó en los El cráter de Chicxulub en la península de alrededores de la península de Yucatán, creando el cráter de Chicxulub Yucatán, lugar de impacto del meteorito que de 170 kilómetros de diámetro y provocando una cadena de habría causado la extinción de los dinosaurios. extinciones en masa. A principios de 2010, un equipo científico internacional compuesto por 41 investigadores reafirmó esta teoría aportando pruebas geológicas recabadas en distintas partes del mundo.[29] Recientemente, se ha descubierto en el lecho del Océano Índico un cráter cuyo tamaño es cincuenta veces mayor al de Yucatán, lo que ha causado nuevas especulaciones acerca del lugar donde cayó el asteroide. Los científicos no están todavía seguros de si las poblaciones de dinosaurios prosperaban o disminuían inmediatamente antes del acontecimiento del cataclismo, aunque algunos grupos consideran que podrían haber existido dinosaurios aún a principios del Cenozoico.[30] Aunque la velocidad de la extinción no pueda ser deducida del registro fósil, varios sugieren que el proceso fue sumamente rápido. El acuerdo general entre los científicos que apoyan esta teoría consiste en que el impacto causó una debacle que se desarrolló de dos formas: directamente (por la energía disipada durante el impacto de meteorito) y también indirectamente (a través de un enfriamiento mundial de la temperatura ambiente, causada por la materia expulsada del cráter de impacto, que reflejó la radiación termal del Sol hacia el espacio exterior). Múltiples colisiones o La Nube de Oort Véase también: Hipótesis de los múltiples impactos Esta teoría es similar a la de Álvarez en el sentido que hace participar a eventos originados en la mecánica celeste. Propone que una corriente de cometas fue desalojada de la nube de Oort debido posiblemente a la influencia gravitacional causada por una estrella en órbita extraordinariamente cercana. Uno o varios de estos hipotéticos objetos colisionaron con la Tierra en una seguidilla de muy alta frecuencia, causando profundos cambios ecológicos que precipitaron el final. Al igual que con el impacto de un único asteroide, el resultado de este bombardeo de cometas habría sido un descenso repentino y acusado en las temperaturas globales, cambio al que buena parte de las especies vivientes no pudieron adaptarse.[31]
    • Dinosauria 19 Cambios climáticos A finales del período Cretácico no existían los casquetes polares, estimándose que los niveles del mar eran de 100 a 250 metros más altos que los actuales. La temperatura del planeta era también mucho más uniforme, con sólo 25 grados Celsius de diferencia entre los registros polares promedio y los del Ecuador. Por regla general, la temperatura atmosférica promedio era también mucho más elevada; los polos, por ejemplo, eran 50 °C más calientes que hoy en día.[32] [33] La composición química de la atmósfera durante la era de los dinosaurios era asimismo muy diferente a la actual. Los niveles de dióxido de carbono presentaban una concentración 12 veces mayor, y el oxígeno formaba del 32 al 35% de la atmósfera, comparado con el 21% actual. Sin embargo durante el Cretácico tardío, el ambiente experimentó un cambio radical. La actividad volcánica disminuyó gradualmente, lo que condujo a un ciclo de enfriamiento e hizo que los niveles de dióxido de carbono atmosférico comenzaran a caer. Al mismo tiempo, la concentración de oxígeno en la atmósfera también comenzó a fluctuar con tendencia netamente descendente. Algunos científicos suponen que el cambio del clima, combinado con niveles de oxígeno inferiores a los presentes, podría haber conducido directamente a la desaparición de muchas especies. Si los dinosaurios tuvieron sistemas respiratorios similares a aquellos comúnmente encontrados en las aves modernas, puede haberles sido particularmente difícil el desenvolverse con niveles de oxidante rápidamente decrecientes, considerando las enormes demandas de sus voluminosos cuerpos. [cita requerida] Presencia de dinosaurios en el Cenozoico En el 2002, los paleontólogos James E. Fassett y Robert A. Zielinski reportaron el hallazgo de un hueso de la pata de un Hadrosaurus en El Ojo, Nuevo México (Estados Unidos). Los restos datan de principios del Paleoceno, aproximadamente hace 64,5 millones de años. El descubrimiento es de excepcional significación científica, pues sugiere que algunos —quizá unos pocos— dinosaurios existieron aún en la Tierra por lo menos hasta medio millón de años después de la gran extinción. A estos sobrevivientes se los llama "Dinosaurios del Cenozoico".[34] Se ha indicado que una explicación alternativa —y de impacto mucho menos dramático— podría ser que los restos hubieran sido desplazados hacia un estrato más reciente debido a tenues movimientos de tierra. [cita requerida] No hay que olvidar que la teoría del meteorito como único causante de la desaparición es poco probable, y por consiguiente cualquier otro causante tardaría varios millones de años en desarrollar su actividad destructiva por completo, por lo que es posible que los restos de hadrosáuridos no fuesen más que los huesos de los últimos supervivientes de la gran extinción dinosauriana.
    • Dinosauria 20 Reviviendo dinosaurios En años recientes ha habido creciente especulación sobre el empleo de biotecnología con el fin de devolver dinosaurios a la vida. En la novela de Michael Crichton Parque Jurásico se describe un método idealmente posible. En esa obra, la sangre de dinosaurio del tracto digestivo de un mosquito mesozoico fosilizado (suspendido en ámbar, es decir, resina solidificada de árboles) es usada por un grupo de científicos para recuperar ADN (ácido desoxirribonucleico) de dinosaurio, llenando las lagunas cromosómicas, principalmente de ADN no codificante con material genético procedente de una especie moderna de rana para luego crear un embrión a partir del material genético resultante que es fecundado en un avestruz. Con la tecnología actual resulta, sin embargo, casi imposible resucitar dinosaurios de esta manera. Un problema con el método de extracción en ámbar es que el ADN se degrada con el tiempo por la exposición al aire, el agua y la radiación natural, haciendo improbable que tal operación recupere una cantidad suficiente de Insecto atrapado en resina. material genético útil (la corrupción del ADN puede medirse por una prueba de racemización de la muestra). Extracciones exitosas de ADN antiguo de fósiles de dinosaurios han sido reportadas en dos ocasiones independientes, pero tras ser sometidas a posterior inspección y revisión por pares, ninguna de las afirmaciones pudo ser confirmada. Además resulta muy improbable la devolución de estas criaturas a la vida puesto que no resulta viable la mayoría del ADN encontrado. Aún así se sigue investigando.[35] No obstante, un modelo teórico de secuencias de péptidos de un dinosaurio ha sido deducido usando métodos analíticos de reconstrucción filogenética a partir de secuencias de genes de especies vivas de reptiles y aves.[36] Incluso si el ADN de un dinosaurio pudiera ser reconstruido, sería sumamente difícil cultivar dinosaurios usando la tecnología disponible ya que no existen especies vivas suficientemente relacionadas como para proporcionar cigotos o un ambiente apropiado para el desarrollo embrionario. Estudio El conocimiento sobre los dinosaurios ha sido obtenido a través de una variedad de registros fósiles, óseos y no óseos, como huesos fosilizados, huellas de pisadas (icnitas), heces (coprolitos), piedras usadas para ayudar en la digestión (gastrolitos), plumas, impresiones de piel, órganos internos y tejido blando.[37] [38] Varios campos de estudio contribuyen a nuestro conocimiento paleontológico de estas bestias, incluyendo, además de la biología, la física y la química. Icnitas de un carnívoro en el yacimiento de Los Cayos de Cornago, La Rioja.
    • Dinosauria 21 Descubrimiento Los fósiles de dinosaurio son conocidos desde hace milenios, aunque su naturaleza verdadera no fuera entendida; los chinos pensaron que tales huesos eran de dragones, mientras los europeos creyeron que eran los restos de gigantes y otras criaturas muertas durante el Diluvio Universal. La primera especie de dinosaurio identificada y nombrada fue Iguanodon, descubierto en 1822 por el geólogo inglés Gideon Mantell, quien reconoció semejanzas entre sus fósiles y los huesos de las actuales iguanas. Dos años más tarde, el Reverendo William Buckland, un profesor de geología de la Universidad de Oxford, desenterró los huesos fosilizados de Megalosaurus bucklandii en una cantera de Stonesfield, al norte de Oxford. Buckland fue la primera persona en describir su hallazgo en un diario científico. El estudio de estos "grandes lagartos fósiles" pasó a ser un sumo interés para científicos europeos y americanos: en 1842 el paleontólogo inglés Richard Owen creó el término "dinosaurio". Reconoció que los restos que habían sido encontrados hasta ese momento, Iguanodon, Megalosaurus e Hylaeosaurus, compartían un número de rasgos distintivos, y decidió presentarlos como un grupo taxonómico distinto. Con el apoyo del príncipe Alberto de Sajonia-Coburgo-Gotha, marido de la Reina Victoria, Owen estableció elMuseo de Historia Natural en Kensington Sur, Londres, para mostrar la colección nacional de fósiles de dinosaurios y otros objetos de interés biológico y geológico. En 1858 se descubrió el primer dinosaurio en territorio estadounidense en unos pozos de marga en el pequeño pueblo de Haddonfield, Nueva Jersey (aunque los fósiles hubieran sido hallados antes, su naturaleza no había sido correctamente establecida). La criatura fue llamada Hadrosaurus foulkii, por el autor del hallazgo, William Parker Foulke. Fue un descubrimiento sumamente importante: el primer esqueleto de dinosaurio encontrado casi completo, en el cual se demostraba una postura claramente bípeda. Se trataba de una revelación revolucionaria, ya que hasta aquel momento la mayor parte de los científicos creía que los dinosaurios caminaban en cuatro patas como los lagartos de hoy en día. Los descubrimientos de Foulke provocaron una verdadera "manía de dinosaurios" en los Estados Unidos. Othniel Charles Marsh (fotografía del Esta "manía de dinosaurios" fue ejemplificada por la rivalidad feroz entre siglo XIX). Edward Drinker Cope y Othniel Charles Marsh. Ambos entablaron una salvaje competencia para ver quién descubría más dinosaurios, enfrentamiento que posteriormente fue conocido como la Guerra de los Huesos. La contienda probablemente se originó cuando Marsh públicamente indicó que la reconstrucción de Cope del esqueleto de Elasmosaurus era errónea: Cope sin querer había colocado la cabeza de un plesiosaurio en donde debieron haber ido las vértebras finales de la cola. La lucha entre los dos científicos cavadores duró más de 30 años, finalizando en 1897 cuando Cope murió tras haber gastado toda su fortuna en la búsqueda. Marsh ganó la competición principalmente porque estaba mejor financiado debido a su relación con la United States Geological Survey. Lamentablemente, muchos especímenes valiosos fueron destruidos debido a los toscos métodos del dúo; por ejemplo, sus excavadores a menudo usaban Edward Drinker Cope (fotografía del dinamita para desenterrar huesos (un método que horrorizaría a los siglo XIX). paleontólogos modernos). A pesar de este bárbaro modus operandi, las
    • Dinosauria 22 contribuciones de ambos a la paleontología fueron notables; Marsh desenterró 86 nuevas especies de dinosaurios y Cope descubrió 56, un total de 142. La colección de Cope puede contemplarse hoy en día en el Museo Americano de Historia Natural en Nueva York, mientras que la de Marsh fue expuesta en el Museo Peabody de Historia Natural, en la Universidad de Yale.[39] En 1897, la búsqueda de fósiles de dinosaurios se había extendido a todos los continentes, incluyendo la Antártida. El primer dinosaurio hallado en el continente helado fue Antarctopelta, encontrado en la Isla de Ross en 1986. Unos años después, en 1994, fue descubierta otra especie antártica, Cryolophosaurus ellioti, formalmente llamado y descrito en un diario científico. Se han hallado restos de dinosaurios en los cinco continentes. La ubicación transoceánica de varias especies idénticas corrobora la teoría generalmente aceptada de que todas las masas terrestres estuvieron unidas en un único supercontinente llamado Pangea, que comenzó a desintegrarse en el Triásico, hace unos 230 millones de años, en el mismo momento de la aparición de los primeros dinosaurios.[40] Los más productivos puntos de hallazgo de dinosaurios actualmente incluyen el sur de Sudamérica (especialmente la Argentina) y China. Este último país en particular ha producido muchos excepcionales especímenes de dinosaurios emplumados debido a la geología única de sus yacimientos, así como un clima árido que favorece la fosilización. El reciente "renacimiento de los dinosaurios" El campo de investigación de los dinosaurios ha disfrutado de una oleada en la actividad que comenzó en los años 1970 y sigue en curso. Esto fue provocado, en parte, por el descubrimiento de John Ostrom de Deinonychus, un depredador activo que pudo haber sido de "sangre caliente" (endotermia), en contraste marcado con la imagen predominante de los dinosaurios como inactivos y de "sangre fría" (ectotermia). La paleontología de vertebrados, posiblemente la disciplina científica primaria en la investigación de dinosaurios, se ha convertido en una ciencia global. Nuevos e importantes descubrimientos de dinosaurios han sido hechos por paleontólogos que trabajan en regiones antes inexplotadas, incluyendo India, Sudamérica, Madagascar, la Antártida, y la más considerable, China . El uso extendido de la cladística, que analiza rigurosamente las relaciones entre organismos biológicos, también ha demostrado ser tremendamente útil en la clasificación de dinosaurios. El análisis cladístico, entre otras técnicas modernas, ayuda a compensar un registro de fósil a menudo incompleto y fragmentario. En la cultura popular Desde el punto de vista de los seres humanos, los dinosaurios son criaturas que llaman la atención porque la mayoría fueron de gran tamaño y tenían aspecto fantástico. Por este motivo han cautivado la imaginación de la gente y se han hecho famosos en la cultura popular desde finales del siglo XIX. Las exposiciones, parques temáticos y museos dedicados al tema en todo el mundo satisfacen y refuerzan el interés del público. El interés popular por los dinosaurios se refleja también en una larga serie de obras de ficción y documentales a ellos dedicados. Modelo animatrónico de un Tyrannosaurus rex. En la literatura y las películas antiguas, estos animales suelen mostrarse como similares a lagartos, carentes de inteligencia y de lento deambular. Ejemplos notables de antiguas obras de ciencia ficción en las que los dinosaurios son protagonistas son la novela El mundo perdido, de Arthur Conan Doyle; la película de 1933 King Kong; y la serie japonesa Godzilla. La convivencia (que jamás se dio) entre dinosaurios y seres humanos es un tema que se repite en la ficción. El dibujo animado Los Picapiedra mostraba a una familia de la Edad de Piedra que convivía con dinosaurios (aunque en
    • Dinosauria 23 realidad los humanos aparecieron 62 millones de años después de que los dinosaurios se hubieran extinguido). Entre las películas que plasman esta idea están El valle de Gwangi (1969) y Hace un millón de años (1966). Mediante el empleo de técnicas de animación de stop-motion y modelos a escala, Ray Harryhausen desarrolló para ambos filmes notables escenas de dinosaurios de inédito realismo. Como los dinosaurios fueron un grupo de criaturas altamente exitoso que se extinguió abrupta y totalmente, a menudo son evocados en forma metafórica: la gente, estilos e ideas que son percibidos como anticuados y en decadencia son llamados "dinosaurios". Por ejemplo, los miembros del movimiento punk ridiculizaron las cintas de rock progresivo que los precedieron, caracterizando a esas bandas como "grupos de dinosaurios". Los dinosaurios son a menudo antropomorfizados en la ficción. En producciones destinadas a niños, son caracterizados amistosamente e imbuidos de diversas personalidades. Los ejemplos de esta tendencia incluyen el espectáculo de los años 70 La tierra de lo perdido; la de los 80, Dino-Jinetes y Dinoplatívolos; y las de los 90, Dinosaurios. La tira cómica titulada Dinosaurios para alquiler retrataba dinosaurios antropomorfos de un modo muy insólito: un trío cómico de dinosaurios armados, de gatillo fácil, famosos por su frase "¿quién está extinto?" (que solía imprimirse en remeras) y su pasión por la serie Kojak. Existen series animadas con dinosaurios como "Harry y su cubeta de dinosaurios", como Taury, el tiranosaurio, Trike, el triceratops, Sid, el sedirosaurio, Patsy, la apatosaurio, Pterence, el pterodáctilo (aunque no sea un dinosaurio, sino más bien un reptil volador) y Stteggy, el estegosaurio. Otra serie animada sería Dino Rey, en la que tres niños tienen que rescatar a unos dinosaurios, que salen de unas cartas, de las manos del Doctor Z, donde Gabu es un triceratops, As es un carnotauro y Páris es un Parasaurolophus. También de parte del Doctor Z estarían Terry, que es un tiranosaurio; Spiny, que es un espinosaurio y Tanque es un Saichania. Más recientemente, la representación de los dinosaurios en obras dirigidas al consumo popular ha tendido a reflejar mejor el moderno entendimiento científico en la materia. En particular, el desarrollo y refinamiento de imágenes generadas por computadora ha producido una revolución en la imagen fílmica de estos animales. Quizá el ejemplo más prominente de CGI aplicado al tema es la película Parque Jurásico, dirigida por Steven Spielberg, con destacados efectos especiales realizados por ILM. El éxito del film y sus dos secuelas, El mundo perdido: Parque Jurásico II y Parque Jurásico III, demuestra la vigencia del tema en la conciencia popular. La caída de los costos en CGI ha permitido recientemente la producción de sofisticados documentales para la televisión: la serie premiada de la BBC de 1999, Paseando con dinosaurios es uno de los ejemplos más notables de ello. Las historietas como Calvin y Hobbes y The far side frecuentemente contaban con contenido relacionado con el tema. Hubo también un único cómic protagonizado exclusivamente por dinosaurios, titulado Edad de los reptiles. Y que decir de la mítica saga de Parque Jurásico idea y fuente literaria para otras muchas historias Muchos juegos de consola también han tenido dinosaurios como personajes destacados. Las películas de la serie Parque Jurásico inspiraron múltiples juegos de computadora. Dino Crisis, Ape Escape, Cadillacs and Dinosaurs, las diferentes versiones de Turok, Super Mario (con Yoshi), y hasta Zoo Tycoon han implicado dinosaurios en sus tramas.
    • Dinosauria 24 Véase también • Portal:Dinosaurios. Contenido relacionado con Dinosaurios. • Lista de géneros válidos de dinosaurios • Fósiles • Evolución biológica • Paleontología • Megafauna • Wikiproyecto:Dinosaurios Referencias Notas [1] Dinosaurios: Características y evolución. (http:/ / www. asturnatura. com/ articulos/ fosiles/ dinos. php) [2] El tamaño de los dinosaurios varió en distintos períodos (http:/ / dml. cmnh. org/ 1998May/ msg00048. html) Hipótesis de trabajo sobre tamaño corporal. [3] El origen de los dinosaurios y mamíferos (http:/ / microlnx. com/ dinosaurs/ Giantism. html) [4] Day, J.J. y Upchurch, P. Sauropod Trackways, Evolution, and Behavior. Science 296:1659. (2002). Véase comentario (http:/ / news. nationalgeographic. com/ news/ 2002/ 05/ 0529_020529_sauropods. html) [5] «μαῖα» (en español). Diccionario Manual Griego: griego clásico - español. Vox: Spes. 1996. p. 375.μαῖα ας ἡ madre o madrecita, [título dado a la mujer anciana], nodriza, ama. [6] Lessem, D. y Glut, D.F. The Dinosaur Societys Dinosaur Encyclopedia. Random House Inc. ISBN 0679417702. (1993). Véase comentario en el artículo (http:/ / www. isgs. uiuc. edu/ faq/ dino-faqs/ pdq76. html) [7] Ejemplar juvenil de Tyrannosaurus (http:/ / www. browningmontana. com/ dinosaurs. html) Ejemplar juvenil de Tyrannosaurus recientemente hallado. [8] Nidos de Oviraptor (http:/ / search. eb. com/ dinosaurs/ dinosaurs/ BRa. html) ¿Nidos de Oviraptor o de Protoceratops? [9] Huellas de una familia de dinosaurios. (http:/ / news. bbc. co. uk/ 1/ hi/ scotland/ 3255494. stm) Huellas de pisadas insinúan la posible existencia de instinto maternal inmediatamente después de que las crías dejaran el nido. [10] Unidos para siempre en la muerte. (http:/ / www. amnh. org/ exhibitions/ fightingdinos/ ex-fd. html) El descubrimiento de dos fósiles sepultados juntos confirma varias teorías. [11] Dinosaurio caníbal. (http:/ / news. nationalgeographic. com/ news/ 2002/ 12/ 1219_021219_dinocannibal. html) El misterio del canibalismo entre dinosaurios. [12] Rogers, R.R., Krause, D.W. y Rogers, K.C. Cannibalism in the Madagascan dinosaur are very crazy and go to the extintion of he in a crash with a submarine Majungatholus atopus. Nature 422:515-518. (2003). Véase comentario (http:/ / www. nsf. gov/ od/ lpa/ news/ 03/ pr0336. htm). [13] Gait y la velocidad de los dinosaurios. (http:/ / palaeo. gly. bris. ac. uk/ Palaeofiles/ Tracks/ Report7/ Speed. html) Gait y su fórmula para estimar la velocidad de un dinosaurio. [14] Cálculo de la velocidad de los dinosaurios. (http:/ / www. shef. ac. uk/ ~es/ DINOC01/ dinocal1. html) Más sobre Gait y sus cómputos de velocidad. [15] Douglas, K. y Young, S. The dinosaur detectives. New Scientist. 2130:24. (1998). Véase comentario (http:/ / members. tripod. com/ ~megalania/ recap. html). [16] Hecht, J. The deadly dinos that took a dive. New Scientist 2130. (1998). Véase comentario (http:/ / news. bbc. co. uk/ 1/ hi/ sci/ tech/ 78905. stm). [17] Henderson, D.M. Effects of stomach stones on the buoyancy and equilibrium of a floating crocodilian: A computational analysis. Canadian Journal of Zoology 81:1346-1357. (2003). Véase comentario (http:/ / www. nserc. ca/ news/ features/ dinosaurs_e. htm). [18] Parsons, K.M. Drawing Out Leviathan. Indiana University Press. 22-48. ISBN 0253339375. (2001). [19] Mayr, G., Pohl, B. y Peters, D.S. A Well-Preserved Archaeopteryx Specimen with Theropod Features. Science 310:1483-1486. (2005). Véase comentario (http:/ / news. nationalgeographic. com/ news/ 2005/ 12/ 1201_051201_archaeopteryx_2. html) [20] OConnor, P.M. y Claessens, L.P.A.M. Basic avian pulmonary design and flow-through ventilation in non-avian theropod dinosaurs. Nature 436:253. (2005). [21] Xu, X. y Norell, M.A. A new troodontid dinosaur from China with avian-like sleeping posture. Nature 431:838-841. (2004). Véase comentario (http:/ / www. guardian. co. uk/ life/ news/ story/ 0,12976,1326559,00. html). [22] Dal Sasso, C. y Signore, M. Exceptional soft-tissue preservation in a theropod dinosaur from Italy. Nature 292:383-387 (1998). Véase comentario (http:/ / www. dinosauria. com/ jdp/ misc/ scipionyx. html) [23] Schweitzer, M.H., Wittmeyer, J.L. y Horner, J.R. Soft-Tissue Vessels and Cellular Preservation in Tyrannosaurus rex. Science 307:1952-1955 (2005). También el subtítulo "Similitudes reproductivas" de la sección sobre Dinosaurios emplumados y la conexión con las
    • Dinosauria 25 aves. Véase comentario (http:/ / www. sciencemag. org/ cgi/ content/ full/ sci;307/ 5717/ 1952) [24] La extinción del Pérmico-Triásico: porcentaje de animales que se extinguieron. Véase comentario (http:/ / www. sciencedaily. com/ releases/ 2005/ 02/ 050223130549. htm) [25] Datos del evento Pérmico-Triásico. Véase comentario (http:/ / www. bbc. co. uk/ science/ horizon/ 2002/ dayearthdied. shtml) [26] Hayward, T. The First Dinosaurs. Dinosaur Cards. Orbis Publishing Ltd. D36040612. (1997). [27] Sereno, P.C., Forster C.A., Rogers, R.R., y Monetta, A.M. Primitive dinosaur skeleton from Argentina and the early evolution of Dinosauria. Nature 361:64-66. (1993). [28] Mayr, G., Pohl, B. y Peters, D.S. A Well-Preserved Archaeopteryx Specimen with Theropod Features. Science 310:1483-1486. (2005). Véase comentario (http:/ / news. nationalgeographic. com/ news/ 2005/ 12/ 1201_051201_archaeopteryx_2. html) [29] El País. « Un único asteroide acabó con los dinosaurios (http:/ / www. elpais. com/ articulo/ sociedad/ unico/ asteroide/ acabo/ dinosaurios/ elpepusoc/ 20100304elpepusoc_7/ Tes)» (en español). Consultado el 4 de marzo de 2010. [30] Nueva hipótesis: el meteorito que acabó con los dinosaurios era aún más grande que el de Yucatán e impactó en la India. (http:/ / noticias. lainformacion. com/ ciencia-y-tecnologia/ geologia/ nueva-hipotesis-el-asteroide-que-acabo-con-los-dinosaurios-era-aun-mas-grande-e-impacto-en-la-india_xT3j8N1IvU1LKXuGSmB2X6/ ) Científicos de la Universidad de Texas descubren un cráter de 500 kilómetros bajo el Índico, unas cincuenta veces mayor que el impacto de Yucatán al que se atribuye la extinción masiva hace 65 millones de años. La Informacion.com; 15 de octubre de 2009 [31] Koeberl, C. y MacLeod, K.G. Catastrophic Events and Mass Extinctions. Geological Society of America. ISBN 0813723566. (2002). [32] La explosión diversificadora del Campaniano (http:/ / www. dinodata. net/ DNM/ campexplo. htm) El efecto del cambio climático en la extinción de los dinosaurios. [33] Niveles marinos durante la era de los dinosaurios. (http:/ / news. nationalgeographic. com/ news/ 2005/ 11/ 1129_051129_sea_level. html) Un estudio afirma que la era de los dinosaurios tuvo un clima frío, con grandes masas de hielo en los polos y un bajo nivel de los océanos. National Geographic; November 29, 2005 [34] Fassett, J, Zielinski, R.A. y Budahn, J.R. Dinosaurs that did not die; evidence for Paleocene dinosaurs in the Ojo Alamo Sandstone, San Juan Basin, Nuevo México. En Catastrophic events and mass extinctions; impacts and beyond. (Eds. Koeberl, C. & K. MacLeod): Special Paper - Geological Society of America 356: 307-336. (2002). [35] Wang, H., Yan, Z. y Jin, D. Reanalysis of published DNA sequence amplified from Cretaceous dinosaur egg fossil. Molecular Biology and Evolution. 14:589-591. (1997). Véase comentario (http:/ / mbe. oupjournals. org/ cgi/ reprint/ 14/ 5/ 589). [36] Chang, B.S.W., Jönsson, K., Kazmi, M.A., Donoghue, M.J. y Sakmar, T.P. Recreating a Functional Ancestral Archosaur Visual Pigment. Molecular Biology and Evolution 19:1483-1489 (2002). Véase comentario (http:/ / mbe. oupjournals. org/ cgi/ content/ full/ 19/ 9/ 1483). [37] Dal Sasso, C. y Signore, M. Exceptional soft-tissue preservation in a theropod dinosaur from Italy. Nature 292:383-387. (1998). Véase comentario (http:/ / www. dinosauria. com/ jdp/ misc/ scipionyx. html) [38] Schweitzer, M.H., Wittmeyer, J.L. y Horner, J.R. Soft-Tissue Vessels and Cellular Preservation in Tyrannosaurus rex. Science 307:1952 - 1955. (2005). Véase comentario (http:/ / news. bbc. co. uk/ 2/ hi/ science/ nature/ 4379577. stm) [39] Williams, P. The Battle of the Bones. Dinosaur Cards. Orbis Publishing Ltd. D36040607. (1997). [40] Evans, J. Ultimate Visual Dictionary - 1998 Edition. Dorling Kindersley Books. 66-69. ISBN 1871854008. (1998). Bibliografía En español • Andrés, J.A. y Pérez-Lorente, F. (2005): La declaración de los yacimientos de icnitas de dinosaurio de la Península Ibérica como patrimonio mundial (IDPI). XXI Jornadas de la Sociedad Española de Paleontología. Gestión e Investigación de la Paleontología en el XXI. Sevilla 4-8 de octubre del 2005. • Bravo, A.M., Vila, B., Galobart, A. y Oms, O. (2005): Restos de huevos de dinosaurio en el Cretácico superior del sinclinal de Vallcebre (Berguedà, provincia de Barcelona). Revista Española de Paleontología, Número extraordinario, 10: 49-57. • Le Loeuff, J. y Martínez, A. (1997): Afloramiento de icnitas de Titanosauridae en la zona de Fumanya (Maastrichtiense, Pirineo oriental): estudio preliminar. Geogaceta, 21: 151-153. • Sanz, J.L. (1999): Los dinosaurios voladores. Historia evolutiva de las aves primitivas. Ediciones Libertarias/Prodhufi, S.A. Mundo Vivo. 239 págs. ISBN 84-7954-493-7 • Sanz, J.L. (1999): Mitología de los dinosaurios. Editorial Taurus. Pensamiento. 206 págs. ISBN 84-306-0348-4 • Sanz, J.L. (2007): Cazadores de dragones. Historia del descubrimiento e investigación de los dinosaurios. Editorial Ariel. 420 págs. ISBN 978-84-344-5316-6 • Sanz, J.L. y Buscalioni, A.D. (Coords.) (1992): Los dinosaurios y su entorno biótico. Ayuntamiento de Cuenca, Instituto "Juan de Valdés". Actas académicas, 4. 397 págs. ISBN 84-86788-14-5
    • Dinosauria 26 • Sanz, J.L., Buscalioni, A.D., Moratalla, J.J., Francés, V. y Antón, M. (1990): Los reptiles mesozoicos del registro español. C.S.I.C. Museo Nacional de Ciencias Naturales. Monografías, 2. 79 págs. ISBN 84-00-07036-4 [en los ejemplares figura el ISBN 84-7476-133-6] En inglés • Padian, K., y Currie, Ph.J. (1997): Encyclopedia of Dinosaurs. Academic Press. ISBN 0122268105 • Paul, G.S. (2000): The Scientific American Book of Dinosaurs. St. Martins Press. ISBN 0312262264 • Paul, G.S. (2002): Dinosaurs of the Air: The Evolution and Loss of flight in Dinosaurs and Birds. The Johns Hopkins University Press. Baltimore. ISBN 0801867630 • Weishampel, D.B. (2004): The Dinosauria. University of California Press. California. [2ª edición] ISBN 0520242092 Enlaces externos • Wikimedia Commons alberga contenido multimedia sobre Dinosauria. Commons • Wikiespecies tiene un artículo sobre Dinosauria. Wikispecies • Dinosaurio Información (http://www.dinosaurfact.net/sp) • Libros de dinosaurios (http://www.spach.cl/index.php/blog/41-libros/74-libros-de-dinosaurios-1) • La mayor Web de dinosaurios del mundo (http://www.duiops.net/dinos/index.html) • Los habitantes del Mesozoico (Triásico, Jurásico y Cretácico) (http://www.expage.com/page/dinosar) • Dinopedia - Presented by Jurassic Park™ Institute (http://yahooligans.yahoo.com/content/science/dinosaurs/ dinopedia.html) (en inglés) • ABC Online - Walking with Dinosaurs (http://www.abc.net.au/dinosaurs/) (en inglés) • DinoData (http://www.dinodata.net) (en inglés) • Dinosauriweb (http://web.tiscali.it/dinosauriweb) (en italiano) • Risorse Geologiche - Materiale didattico e conoscitivo sul web (http://www.super-web.it/geologia/) (en italiano) • Parques temáticos, museos y yacimientos de dinosaurios en España (http://www.conhijos.es/planes/ dinosaurios-parques-tematicos-museos-y-yacimientos-de-dinosaurios/) • Clasificación de los dinosaurios. Material educativo de www.buscate.com.mx (http://www.buscate.com.mx/ educativo/dinosaurios/dinosaurios-tema-002.htm)(en Español)
    • Saurischia 27 Saurischia Este artículo o sección se encuentra desactualizado. Es posible que la información suministrada aquí haya cambiado o sea insuficiente. ? Saurischia Rango fósil: Triásico superior - Cretácico superior (no-avianos) La pelvis de un saurisquio. Estado de conservación Extinto (fósil) Clasificación científica Reino: Animalia Filo: Chordata Clase: Sauropsida Superorden: Dinosauria Orden: Saurischia Seeley, 1887 Subórdenes †Sauropodomorpha Theropoda Los saurisquios (Saurischia, gr. "cadera de lagarto") son un orden perteneciente al superorden Dinosauria. Aparecieron en el Triásico Superior (hace aproximadamente 228 millones de años, en el Carniano) y se diversificaron enormemente durante el Jurásico y el Cretácico; muchos se extinguieron en la extinción masiva del Cretácico-Terciario, pero sus descendientes, las aves, han alcanzando un gran éxito ecológico, colonizando todos los continentes.
    • Saurischia 28 Descripción Se distinguen por presentar caderas con una forma similar a la de los lagartos, en la que el hueso púbico apunta hacia delante, es decir que la pelvis, vista de perfil, tiene forma triangular. El hueso púbico evoluciona apuntando hacia atrás en el grupo que dio origen a las aves, el grupo llamado Eumaniraptora. Evolución Los saurisquios se diversificaron en dos linajes principales, los terópodos y los saurópodos. Los terópodos fueron los carnívoros dominantes durante la mayor parte del Jurásico y del Cretácico, ocupando el lugar que habían tenido previamente los sinápsidos; algunos, como Allosaurus adquirieron pronto grandes dimensiones y, a finales del Cretácico la línea de los terópodos originó los mayores carnívoros que jamás hayan pisado la tierra, como Tyrannosaurus rex. Las tendencias evolutivas de los saurisquios se acentuaron, produciendo criaturas de locomoción bípeda, cabeza y mandíbulas muy poderosas y extremidades anteriores muy reducidas.[1] El otro linaje, el de los saurópodos, que se inició en saurisquios carnívoros y bípedos del Triásico, produjo formas que adoptaron un régimen herbívoro y que regresaron a la locomoción cuadrúpeda. Esta línea culminó en las gigantescas formas del Jurásico, como Apatosaurus, Brachiosaurus y Diplodocus, los mayores vertebrados terrestres de todos los tiempos; su cuello era extraordinariamente largo y la cabeza muy pequeña que albergaba un cerebro muy pequeño, varias veces menor que el ganglio lumbar de la médula espinal.[1] Sistemática Saurischia se define como el clado más inclusivo que contiene al Passer domesticus (Linneo, 1758) pero no al Triceratops horridus (Marsh, 1889) e incluye al Saltasaurus loricatus (Bonaparte & Powell, 1980).[cita requerida] Los saurisquios están conformados por las aves y todos los dinosaurios más emparentados con ellas que con los ornitisquios. Taxonomía • Orden Saurischia • Eoraptor • Guaibasaurus • Teyuwasu • Familia Herrerasauridae • Suborden Sauropodomorpha • Azendohsaurus? • Saturnalia • Thecodontosaurus Compsognathus. • Efraasia • Infraorden Prosauropoda • Familia Riojasauridae • Clado Plateosauria • Familia Plateosauridae • Familia Massospondylidae • Infraorden Sauropoda • Ammosaurus • Anchisaurus
    • Saurischia 29 • Isanosaurus? • Kotasaurus • Blikanasaurus? • Barapasaurus • Chinshakiangosaurus • Ohmdenosaurus • Tazoudasaurus • Vulcanodon • Zizhongosaurus • Clado Eusauropoda • Omeisaurus • Euhelopus • Cetiosaurus • Amygdalodon • Patagosaurus • Shunosaurus • Mamenchisaurus • Clado Turiasauria • Clado Neosauropoda • Haplocanthosaurus • Jobaria? • Superfamilia Diplodocoidea • Familia Dicraeosauridae • Familia Diplodocidae • Familia Rebbachisauridae • Clado Macronaria • Abrosaurus • Aragosaurus • Camarasaurus • Clado Titanosauriformes • Familia Brachiosauridae • Clado Titanosauria • Suborden Theropoda • Agnosphitys • Chindesaurus • Guaibasaurus • Infraorder Ceratosauria • Familia Ceratosauridae • Superfamilia Abelisauroidea • Superfamilia Coelophysoidea • Clado Tetanurae • Cryolophosaurus • Sinosaurus • Superfamilia Spinosauroidea • Infraorden Carnosauria
    • Saurischia 30 • Superfamilia Allosauroidea • Clado Coelurosauria • Coelurus • Tanycolagreus • Familia Compsognathidae • Clado Tyrannoraptora • Superfamilia Tyrannosauroidea • Clado Maniraptoriformes • Clado Ornithomimiformes • Familia Alvarezsauridae • Infraorden Ornithomimosauria • Clado Maniraptora • Yixianosaurus • Scansoriopteryx • Epidendrosaurus • Infraorden Therizinosauria • Infraorden Oviraptorosauria • Clados Paraves/Eumaniraptora • Infraorden Deinonychosauria • Familia Dromaeosauridae • Familia Troodontidae • Clado Aves Filogenia Herrerasauria  ? Eoraptor Saturnalia  ? Thecodontosauridae Sauropodomorpha Prosauropoda Sauropoda Saurischia Ceratosauria (incl. Coelophysoidea) Spinosauroidea Theropoda Tetanurae Carnosauria Avetheropoda Coelurosauria
    • Saurischia 31 Referencias [1] Young, J. Z. 1977. La vida de los vertebrados. Editorial Omega, Barcelona, 660 pp. ISBN 84-282-0206-0 Ornithischia ? Ornithischia Rango fósil: Triásico superior - Cretácico superior La pelvis de un ornitisquio. Estado de conservación Extinto (fósil) Clasificación científica Reino: Animalia Filo: Chordata Clase: Sauropsida Superorden: Dinosauria Orden: Ornithischia Seeley, 1888 Subórdenes Neornithischia Thyreophora Los ornitisquios (Ornithischia, gr. "caderas de ave"), antiguamente Predentata, son uno de los dos órdenes de dinosaurios que vivieron desde el Triásico Superior en el Carniano y el Cretácico superior en el Mastrichtiano, hace aproximadamente 228 y 65 millones de años, y tuvieron una distribución mundial. El nombre proviene del griego, estando formado por las palabras ornitheos (ορνιθειος) que significa ave y ischion (ισχιον) por cadera, siendo conocidos como los dinosaurios de cadera de ave. Esta similitud solo es superficial, ya que las aves derivan de un grupo de saurisquios, el otro orden de dinosaurios. Siendo herbívoros, vivieron a veces en manadas, siendo más numerosa que los saurisquios. Los ornitisquios eran las presas para los terópodos y por lo general más pequeños que sauropodos. Muchos tipos desarrollaron características que hoy en día vemos en los mamíferos ungulados como las elaboradas baterías de dientes para masticar, y los cuernos y otros tipos de crestas y de ornamentos, usados en luchas intraespecíficas más que contra depredadores.
    • Ornithischia 32 Descripción Los dinosaurios fueron divididos en dos grandes grupos por Harry Seeley en 1887, basándose en la forma de sus caderas. Así estaban los ornitisquios con la rama del pubis hacia caudal como en las aves, y los saurisquios donde apuntaba hacia craneal como en los reptiles. Aunque el parecido es superficial, las propias aves no son ornitisquios sino saurisquios. Además poseen detalles característicos en las vértebras y la presencia de una posible armadura, aunque esto fue compartido con los saltasáuridos. Por otro lado en el frente de la mandíbula inferior, a partir del dentario se extendía el hueso predentario que junto con el premaxilar formaban un pico para cortar las plantas. En los ornitisquios el pubis señala hacia abajo y hacia atrás (hacia la cola), paralelo al isquion, con un proceso prepubico delantero para apoyar el abdomen. Esto hace una estructura pélvica de cuatro extremos, y una pelvis más ancha y estable. En contraste con esto, los extremos del pubis en los saurisquios eran hacia abajo y hacia la cabeza (hacia adelante), como en los lagartos anteriores. El arreglo del pubis, paralelo a columna vertebral, como en las aves, se desarrolló independientemente tres veces durante la evolución de los dinosaurios, en los ornitisquios, tericinosáuridos y en los dromeosáuridos, estos últimos hoy son Cadera de un edmontosaurio m, mostrando la típica disposición de considerados los más probables ancestros de las aves. los tres huesos que la conforman. Los ornitisquios también tenía agujeros más pequeños por delante de sus órbitas oculares (ventanas anteorbitales) con el hueso palpebral en la órbita. Otras características de los ornitisquios son dientes malares con las coronas bajas, subtriangular; dientes foliares con las raíces estrechas; 3 a 5 vértebras sacras; tendones osificados sobre el sacro; el quinto dedo del pie reducido si ninguna falange. Todos tenían mejillas, picos córneos y eran herbívoros. Gran variedad de ornamentación defensiva.
    • Ornithischia 33 Historia Un ornitisquio tiene el honor de ser el primer dinosaurio descrito, en 1822 el geólogo inglés Gideon Mantell, describía a partir de unos dientes encontrados en una cantera de Inglaterra al Iguanodon.[1] [2] Luego en 1832 el mismo Mantell, describía al primer tireofóro, el Hylaeosaurus .[3] En 1858 se encontraba el primer dinosaurio en Norteamérica, el Hadrosaurus, un ornithopodo. Fue un descubrimiento sumamente importante: el primer esqueleto de dinosaurio encontrado casi completo, en el cual se evidenciaba una postura claramente bípeda.[4] Un año después, 1859, se encontraba el Scelidosaurus.[5] En 1978 en la mina Bernissart de Bélgica se encontraba un gran grupo de iguanodontes, con varios géneros mezclados y que fueran ensamblados en una posición similar a un canguro por Louis Dollo.[6] El primer Hypsilophodon fue descubierto en 1849.[7] [8] Sin embargo, originalmente se creyó que pertenecía a un ejemplar joven de iguanodonte. No fue sino hasta 1870 que el paleontólogo Thomas H. Huxley publicó la descripción completa del nuevo género. En 1882, algunos paleontólogos sugirieron que como un moderno canguro arborícola, era capaz de trepar árboles para buscar refugio. Esta postura fue aceptada por casi un siglo, hasta que Peter M. Galton finalmente realizó en 1971 un análisis detallado de la estructura esqueleto-muscular y convenció a la mayoría de sus colegas de la imposibilidad de tal comportamiento.[9] [10] El término Ornithischia fue acuñado por Harry Seeley en 1887 pero recién fue publicado en 1888 para agrupar los dinosaurios con cadera semejante a aves.[11] En 1894 Othniel Charles Marsh acuño el nombre Predentata para los mismos, que fuera muy usado por todo el siglo XX, hasta que Robert Bakker propusiera reemplazarlo por el más antiguo Ornithischia en 1986.[12] Louis Dollo supervisando la reconstrucción de En 1877 Marsh describió al Stegosaurus,[13] y en 1888 encontraba Iguanodon. el Ceratops en Norteamérica y descrito, que aunque incompleto es el primer Ceratopsiano conocido.[14] En el mismo año también se encontró el Triceratops.[15] En la expedición alemana de 1909 a 1912 a Tendaguru en Tanzania se encontraba al Kentrosaurus[16] y el Dryosaurus, este último ya conocido de la Formación Morrison en el oeste de Estados Unidos. Esto llevó a la idea que ambas masas de tierras estaban unidas en el Jurásico.
    • Ornithischia 34 En la expedición al Desierto de Gobi de 1922 para buscar los ancestros humanos el fotógrafo J.B. Shackelford descubrió el primer espécimen de Protoceratops, uno de los dinosaurios con mayor registro fósil. Fue encontrado cerca de una nidada de alrededor de 30 huevos, que se asignaron a Protoceratos, pero recientes estudios han demostrado que estos pertenecían a Oviraptor.[17] En Sudamérica se habían encontrado pequeños restos asignados a ornitischios como Notoceratops[18] en 1918 por Tapia o Secernosaurus[19] en 1973, pero fue el Kritosaurus, encontrado por José Fernando Bonaparte en 1983 el que brindadara la información sobre la comunicación de las faunas sureñas y norteñas a finales del Cretácico.[20] En 1996 Rodolfo Coria y Leonardo Salgado, propusieron un nuevo clado, Euiguanodontia dentro de ornitópoda para incluir a un grupo de ornitisquios sudamericanos que se diferenciaban del resto a partir del descubrimiento de Gasparinisaura.[21] Esqueleto de protocerátopo. En 1989 el Leaellynasaura fue encontrado en el sur de Australia. El hecho de que viviera en temperaturas extremadamente bajas lleva a muchos científicos a creer que este animal pudo haber sido endotérmico.[22] En 2006 se descubrió el primer dinosaurio antártico, un tireofóro al que Leonardo Salgado y Zulma Gasparini llamaron Antarctopelta.[23] Clasificación Se define Ornithisquia como el clado más inclusivo que contiene a Triceratops horridus (Marsh, 1889) pero no a Passer domesticus (Linneo, 1758) ni a Saltasaurus loricatus (Bonaparte & Powell, 1980). Taxonomía • Orden Ornithischia • Pisanosaurus • Lesothosaurus • Clado Genasauria • Suborden Thyreophora • Tatisaurus? • Scutellosaurus • Clado Eurypoda • Brachypodosaurus? • Lusitanosaurus? • Infraorden Stegosauria • Infraorden Ankylosauria • Suborden Neornithischia • Stormbergia • Agilisaurus Árbol familiar de los hadrosáuridos con los géneros representativos • Hexinlusaurus de cada tribu. • Infraorden Ornithopoda • Clado Heterodontosauriformes • Familia Heterodontosauridae
    • Ornithischia 35 • Clado Marginocephalia • Infraorden Pachycephalosauria • Infraorden Ceratopsia Filogénia Ornithischia se divide en dos clados, por un lado Thyreophora y por otro Cerapoda. Thyreophora incluye Stegosauria (como el Stegosaurus) y Ankylosauria (como el Ankylosaurus). Cerapoda incluye a Marginocephalia que a su vez se divide entre los Ceratopsia (como el Triceratops) y Pachycephalosauria (como el Stegoceras) y a Ornithopoda (como el Edmontosaurus). Cerapoda se ha agrupado relativamente reciente (Sereno, 1986), y puede ser idéntico con el más viejo grupo Ornithopoda. La mayor parte de estas divisiones no son verdades por definición. En la base de Ornithischia, como la base de muchos otros grandes grupos, hay un gran grupo de especímenes poco conocidos que son imposibles de clasificar con mucha exactitud. En el caso de Ornithischia, conocen a este grupo colectivamente como el Fabrosauridae, mientras que los más avanzados son agrupados en el clado Genasauria, que incluye a los tireofóros y ornitópodos. Ilustración de 17 especies de ceratopsianos basales. Ornithischia |-?Pisanosaurus `--+-?Fabrosauridae `--Genasauria |--Thyreophora | |--Scutellosaurus | `--Thyreophoroidea | |--Emausaurus | `--Eurypoda
    • Ornithischia 36 | |--Stegosauria | `--Ankylosauromorpha | |--Scelidosaurus | `--Ankylosauria `--Cerapoda |--Stormbergia |--Agilisaurus |--Hexinlusaurus |--Heterodontosauridae `--+--Ornithopoda `--Marginocephalia |--Pachycephalosauria `--Ceratopsia Historia natural El ornitisquio más antiguo que se conoce es el Pisanosaurus, contemporáneo a Eoraptor y Herrerasaurus, todos del Carniano, Triásico superior, en Ischigualasto, noroeste de la República Argentina.[24] Existe gran controversia sobre este dinosaurio, si bien es considerado un ornitisquio primitivo e incluido dentro de los fabrosáuridos,[25] hay quien los considera un [26] heterodontosáurido y otros no piensan que fuese un ornitisquio. Lesotosaurio. Los fabrosáuridos típicos provienen de principios del Jurásico en África, como el Lesothosaurus y el Fabrosaurus aunque estos dos son considerados sinónimos por muchos. Se lo considera menos primitivo que el Pisanosaurus, pero retrasado filogenéticamente respecto al Heterodontosaurus.[27] En el 2005, Richard J. Butler publicó un estudio filogenético de ornitisquios, en el cual propuso que el lesotosaurio fue un miembro basal del clado Neornithischia, el cual incluye paquicefalosaurianos, ceratopsianos y ornitópodos.[28] El tireóforo más antiguo que se conoce bien es el Scutellosaurus[29] de Norteamérica un cercano relativo a Scelidosaurus, aunque ese último es cuadrúpedo y el primero es bípedo.[30] Los tiorefóro más derivados son agrupados en el clado Eurypoda. Este incluye a los estegosaurianos y a los Escutelosaurio. anquilosaurianos.[27] Los primeros estegosaurianos, proviene del Jurásico medio en China e Inglaterra siendo el mejor conocido el Huayangosaurus.[31] La mayoría de los estegosaurianos conocidos son los estegosáuridos, de finales del jurásico y principios del Cretácico, entre ellos se encuentran el Stegosaurus de Norteamérica, el Lexovisaurus de Europa, el Tuojiangosaurus de Asia y el Kentrosaurus de África.[32] Los primeros anquilosaurianos conocidos fueron los nodosáuridos, que aparecieron a mediados del jurásico en Europa (Sarcolestes) y se distribuyeron por Asia y Norteamérica entre principios y mediados del Cretácico (Nodosaurus, Zhongyuansaurus y Acanthopholis).[33]
    • Ornithischia 37 El otro grupo de anquilosaurianos, los anquilosáuridos se conocen desde el Jurásico superior (Gargoyleosaurus)[34] a finales del Cretácico (Ankylosaurus),[35] en Norteamérica (Euoplocephalus), Asia (Talarurus), Europa (Polacanthus). Los primeros en aparecer fueron los polacantinos a finales del Jurásico hasta mediados dl Cretácico (Hoplitosaurus), luego los shamosaurinos de mediados del Cretácico en Asia (Shamosaurus) y los más derivado y últimos en aparecer fueron los anquilosaurinos de mediados del Cretácico Edmontonia. hasta la extinción de los dinosaurios (Tarchia)[33] Los Neornithischia, como el Agilisaurus, juntan a los heterodontosauriformes y a los ornitópodos.[25] [26] La primera rama de los heterodontosauriformes son los heterodontosáuridos, bien conocidos en principios del Jurásico en África (Heterodontosaurus) y también conocidos por restos fragmentarios en Argentina, México y Estados Unidos.[36] [37] Hay un heterodontosáurido sin describir de finales del Jurásico en la Formación Morrison y el último parece ser el Echinodon de principios del cretácico en Inglaterra.[38] De estos derivaron en los marginocéfalos,[39] que se dividen en dos, por un lado los paquicefalosaurianos cuyos ejemplares más basales son los Ferganocephale, del Jurásico medio de Asia y Stenopelix del Cretácico inferior de Europa.[27] De estos a finales del Cretácico aparecieron los paquicefalosáuridos como el Stegoceras Norteamerica y el Tylocephale de Asia.[40] El otro gran grupo son los ceratopsianos,[41] cuyo miembro más Eotricerátopo. antiguo es el Yinlong del Jurásico medio de Asia.[42] Luego a principios del Cretácico aparecen los psitacosáuridos como el Psittacosaurus,[43] para posteriormente aparecer los neoceratopsianos cuyo miembros más basales del Cretácico inferior como el Archaeoceratops.[27] Más avanzados que estos son los coronasaurianos como el Protoceratops todas asiáticas.[27] Los ceratópsidos propiamente dichos de finales del Cretácico son las formas más avanzadas de mayor tamaño y norteamericanas como el Triceratops estos se dividen en dos, los centrosaurinos y los ceratopsianos.[44] Los ornitopódos más primitivos al parecer derivan directamente de los fabrosáuridos,[25] siendo el Hexinlusaurus un nexo entre estos y los mas derivados hipsilofodóntidos.[45] Este último es un heterogéneo grupo de pequeños bípedos corredores que se usa para englobar a los más primitivos ornitopódos. El más antiguo conocido Gongbusaurus,[46] del Jurásico medio en Asia, estos existieron hasta finales del Cretácico como el derivado Thescelosaurus.[47] A finales del Jurásico, a partir de un grupo de hipsilofodóntidos hacen su aparición los iguanodontianos como el Dryosaurus y el Camptosaurus de Norteamérica, África y Europa.[48] De estos derivan los más avanzados ornitopodos, los hadrosauriformes en el Cretácico inferior, que incluyen al Iguanodon.[49] A finales del Cretácico hacen aparición los hadrosáuridos propiamente dicho como el Parasaurolophus y Edmontosaurus de Norteamérica, el Anatotitan. Kritosaurus sudamericano, el Shantungosaurus y el Charonosaurus asiáticos y el Telmatosaurus europeo. Divididos en Hadrosaurinos y Lambeosaurinos.[50] En Sudamérica, a partir de ornitópodos primitivos evolucionaron los euiguanodóntidos[21] a finales del Cretácico, como el Talenkauen.[51]
    • Ornithischia 38 Referencias [1] Sues, Hans-Dieter (1997). «European Dinosaur Hunters». En James Orville Farlow and M. K. Brett-Surman (eds.). The Complete Dinosaur. Bloomington: Indiana University Press. pp. 14. ISBN 0-253-33349-0. [2] Lucas, Spencer G. (December 1999). « Book review: Gideon Mantell and the discovery of dinosaurs (http:/ / links. jstor. org/ sici?sici=0883-1351(199912)14:6<601:GMATDO>2. 0. CO;2-I)». PALAIOS 14 (6):  pp. 601–602. doi: 10.2307/3515316 (http:/ / dx. doi. org/ 10. 2307/ 3515316). ISSN 0883-1351 (http:/ / worldcat. org/ issn/ 0883-1351). . [3] Mantell, F. R. S. 1833. The Geology of the Sout-East of England. Saurians, and chapter X, observations on the fossil remains of the Hylaeosaurus, and other saurian reptiles discovered in the Strata of Tilgate Forest, in Sussex. 260-233. [4] Leidy, J. (1858). «Proceedings of The Academy of Natural Sciences of Philadelphia» 10: 215-218. [5] Newman, B.H. (1968) The Jurassic dinosaur Scelidosaurus harrisoni, Owen. Palaeontology 11 (1), 40-3. [6] Norman, David B. (March 1987). «A mass-accumulation of vertebrates from the Lower Cretaceous of Nehden (Sauerland), West Germany». Proceedings of the Royal Society of London. Series B, Biological Sciences 230 (1259):  pp. 215–255. doi: 10.1098/rspb.1987.0017 (http:/ / dx. doi. org/ 10. 1098/ rspb. 1987. 0017). [7] Huxley, T. H. 1869. On Hypsilophodon, a new genus of Dinosauria. Proceedings of the Geological Society of London, 204, 3-4. [8] Owen, R. 1873. Discussion on Hypsilophodon foxii. Quarterly Journal of the Geological Society of London, 24, 531 - 532. [9] Galton, P.M.1971. Hypsilophodon, the cursorial non-arboreal dinosaur. Nature, 231, 159-161. [10] Galton, P. M. 1971. The mode of life of Hypsilophodon, the supposedly arboreal ornithopod dinosaur. Lethaia, 4, 453-465. [11] Seeley, H. G. 1887-1888. On the classification of the fossil animals commonly called Dinosauria. Proceedings of the Royal Society London, XLIII, 165-171. [12] Marsh, O. 1896. The Dinosaurs of North America. United States Geological Survey 16th Annual Report. 1894-95,133-414. [13] Marsh, O. C. 1877. New order of extinct Reptilia (Stegosauria) from the Jurassic of the Rocky Mountains.American Journal of Science (ser. 3),14, 513-514. [14] Marsh, O. C. 1889. Notice of new American dinosaurs. American Journal of Science (ser. 3),37, 331-336. [15] Marsh, O. C.1889. Notice of gigantic horned Dinosauria from the Cretaceous. American Journal Science, 138, 173-175. [16] Nopcsa, F. 1916. Doryphorosaurus nov. nom. für Kentrosaurus Hennig. Cbl. Mineral. Geol. Palaeontol., 1916, 511-512. [17] Granger, W. & Gregory, W. K. 1923. Protoceratops andrewsi, a pre-ceratopsian dinosaur from Mongolia. American Museum Novitates, 72, 1-9. [18] Dodson, Peter; The Horned Dinosaurs (1996) [19] Brett-Surman, M. K. 1979. Phylogeny and Paleobiogeography of Hadrosaurian Dinosaurs. Nature, 277, 15, 560-562. [20] Bonaparte, J. F., Franchi, M. R., Powell, J. E. y Sepulveda, E. G. 1984. La Formación Alamitos (Campaniano-Maastrichtiano) del sudeste del Río Negro, con descripcion de Kritosaurus australis n. sp. (Hadrosauridae). Significado paleogeográfico de los vertebrados. Revista de la Asociación Geológica Argentina, 39, 284-299. [21] Coria, R. A., and L. Salgado. 1996. A basal iguanodontian (Ornithischia: Ornithopoda) from the Late Cretaceous of South America. Journal of Vertebrate Paleontology 16:445–457 [22] Rich, T. H. V. & Rich, P. V.1989. Polar dinosaurs and biotas of Early Cretaceous of Southeastern Australia. National Geographic Research, 5, 1, 15-53. [23] Gasparini, Z., Olivero, E., Scasso, R., & Rinaldi, C. 1996. New data on the ankylosaurian dinosaur from the Late Cretaceous of the Antarctic Peninsula. Memoirs of the Queensland Museum 39: 583-594. [24] R. M. Casamiquela, 1967. Un nuevo dinosaurio ornitisquio triásico (Pisanosaurus mertii; Ornithopoda) de la Formación Ischigualasto, Argentina. Ameghiniana 4(2):47-64 [25] Sereno, P. C. 1991. Lesothosaurus, ""fabrosaurids"", and the early evolution of Ornithischia. Journal of Vertebrate Paleontology, 11, 168-197. [26] Heckert, A. B. & Lucas, S. G.1999.Late Triassic orntihischian dinosaur evolution. Journal of Vertebrate Paleontology, Abstracts of papers, fifty-ninth annual meeting society of vertebrate paleontology, 20-23 October.19, Suppl. 3, 50A. [27] Sereno, P.C. 1986. Phylogeny of the bird-hipped dinosaurs (order Ornithischia). National Geographic Research 2(2):234-256. [28] Butler, R.J. 2005. The fabrosaurid ornithischian dinosaurs of the Upper Elliot Formation (Lower Jurassic) of South Africa and Lesotho. Zoological Journal of the Linnean Society 145(2):175-218. [29] Rosenbaum, J. & Padian, K. 2000. New material of the basal thyreophoran Scutellosaurus lawleri from the Kayenta Formation (Lower Jurassic) of Arizona. PaleoBios, 20, 1, 13-23. [30] Martill, D. M., Batten, D. J. & Loydell, D. K. 2000. A new specimen of the thyreophoran dinosaur cf. Scelidosaurus with soft tissue preservation. Palaeontology, 43, 3, 549-559. [31] Sereno, P. C. & Dong, Z.-M. 1992. The skull of the basal stegosaur Huayangosaurus taibaii and a cladistic diagnosis of Stegosauria. Journal of Vertebrate Paleontology, 12, 3, 318-343. [32] Galton, P. M., 1990: Stegosauria. 435-455, in Weishampel, D. B., Dodson, P., & Osmólska, H. (eds.), The Dinosauria University of California Press, Berkley, Los Angeles, Oxford, 1990. [33] Carpenter K (2001). "Phylogenetic analysis of the Ankylosauria", in Carpenter, Kenneth(ed): The Armored Dinosaurs. Indiana University Press, 455–484. ISBN 0-253-33964-2.
    • Ornithischia 39 [34] Hill, R. V. 1999.Phylogenetic relationships among ankylosauria: an analysis of cranial characters. Journal of Vertebrate Paleontology, Abstracts of papers, fifty-ninth annual meeting society of vertebrate paleontology, 20-23 October, 19, Suppl. 3, 51A. [35] Brown, B. 1908. The Ankylosauridae, a new family of armored dinosaurs from the Upper Cretaceous. Bulletin of the American Museum of Natural History.24, 187-201. [36] Weishampel, David B.; and Witmer, Lawrence M. (1990). «Heterodontosauridae». En Weishampel, David B.; Osmólska, Halszka.; and Dodson, Peter. (eds.).. The Dinosauria. Berkeley: University of California Press. pp. 486-497. ISBN 0-520-06727-4. [37] Norman, David B.; Sues, Hans-Dieter; Witmer, Lawrence M.; and Coria, Rodolfo A. (2004). «Basal Ornithopoda». En Weishampel, David B.; Osmólska, Halszka.; and Dodson, Peter. (eds.).. The Dinosauria (2nd edition edición). Berkeley: University of California Press. pp. 393-412. ISBN 0-520-24209-2. [38] Norman, D.B. & P.M. Barrett, 2002. Ornithischian dinosaurs from the Lower Cretaceous (Berriasian) of England. Special Papers in Palaeontology 68: 161-189. [39] Dodson, P. 1990. Marginocephalia. In Dinosauria, Ed. D.B. Weishampel, P. Dodson, H. Osmólska. University of California Press, Ed. D.B. Weishampel, P. Dodson, H. Osmólska. University of California Press, 562- 563. [40] Sues, H.-D., and P. M. Galton. (1987). "Anatomy and classification of the North American Pachycephalosauria (Dinosauria: Ornithischia)". Palaeontographica Abteilung A 198: 1–40 [41] Marsh, O.C. (1890). "Additional characters of the Ceratopsidae, with notice of new Cretaceous dinosaurs." American Journal of Science, 39: 418-429. [42] Xu X., Forster, C.A., Clark, J.M., & Mo J. 2006. "A basal ceratopsian with transitional features from the Late Jurassic of northwestern China." Proceedings of the Royal Society B: Biological Sciences. doi:10.1098/rspb.2006.3566 [published online] [43] Sereno, P. C. (1990). Psittacosauria. 579-592 in Weishampel, D. B., Dodson, P., & Osmólska, H. (eds.), 1990: The Dinosauria. University of California Press, Berkley, Los Angeles, Oxford, 1990 xvi-733 [44] Dodson, P. (1996). The Horned Dinosaurs. Princeton University Press, Pinceton, New Jersey, pp. xiv-346 [45] Sues, Hans-Dieter; and Norman, David B. (1990). "Hypsilophodontidae, Tenontosaurus, Dryosauridae", in Weishampel, David B.; Dodson, Peter; and Osmólska, Halszka (eds.): The Dinosauria, 1st, Berkeley: University of California Press, 498-509. ISBN 0-520-06727-4. [46] {{Dong Zhiming (1989). "On a small ornithopod (Gongbusaurus wucaiwanensis sp. nov.) from Kelamaili, Junggar Basin, Xinjiang, China". Vertebrata PalAsiatica 27 (2): 140-146. [47] Gilmore, Charles M. 1913. "A new dinosaur from the Lance Formation of Wyoming." Smithsonian Miscellaneous Collections 61(5): 1-5. [48] Norman, David B. (2004). "Basal Iguanodontia", in Weishampel, D.B., Osmólska, H., and Dodson, P. (eds.): The Dinosauria. Berkeley: University of California Press, pp. 413-437. ISBN 0-520-24209-2. [49] Norman, David B.; Weishampel, David B. (1990). "Iguanodontidae and related ornithopods", in Weishampel, David B.; Dodson, Peter; and Osmólska, Halszka (eds.).: The Dinosauria. Berkeley: University of California Press, 510–533. ISBN 0-520-06727-4. [50] Horner, John R.; Weishampel, David B.; and Forster, Catherine A (2004). "Hadrosauridae", in Weishampel, David B.; Dodson, Peter; and Osmólska, Halszka (eds.): The Dinosauria, 2nd, Berkeley: University of California Press, 438-463. ISBN 0-520-24209-2. [51] Novas, Fernando E.; Cambiaso, Andrea V; and Ambrioso, Alfredo (2004). «A new basal iguanodontian (Dinosauria, Ornithischia) from the Upper Cretaceous of Patagonia». Ameghiniana 41 (1):  pp. 75-82. Enlaces externos • Wikimedia Commons alberga contenido multimedia sobre Ornithischia.Commons • Wikiespecies tiene un artículo sobre Ornithischia. Wikispecies • Ornithischia en Paleos (http://www.palaeos.com/Vertebrates/Units/320Ornithischia/000.html) (en inglés) • Ornithischia en The Thescelsosaurus (http://www.users.qwest.net/~jstweet1/ornithischia.htm) (en inglés) • Ornithischia en The taxonsearch.org (http://www.taxonsearch.org/dev/taxon_edit.php?Action=View& tax_id=1)
    • Fuentes y contribuyentes del artículo 40 Fuentes y contribuyentes del artículo Amniota  Fuente: http://es.wikipedia.org/w/index.php?oldid=45997162  Contribuyentes: Almamia, Damifb, Furado, Futbolero, Jsanchezes, LadyInGrey, LarA, Makete, Mario modesto, Moriel, Nicolás10, PaleoFreak, Pedro B.J., Philó, Rondador, SpeedyGonzalez, Vary Ingweion, Xvazquez, 4 ediciones anónimas Dinosauria  Fuente: http://es.wikipedia.org/w/index.php?oldid=47336969  Contribuyentes: .Marfil., .Sergio, 3coma14, 3scandal0, 545lljkr, ALVHEIM, Airunp, Alakasam, Ale 91, Alejandrocaro35, Aleposta, Alexquendi, Alhen, AlienDragon, Alwain, Amadís, Amanuense, Ana Monika, Andre Engels, Antur, Arrt-932, ArwinJ, AstroNomo, Avm, Açipni-Lovrij, Baiji, Banfield, Barcex, Bigsus, BlackBeast, Bucephala, Bucho, Camilo, Carlos Alberto Carcagno, Caspio, Chewie, Claudiobkn, CommonsDelinker, Coms23, Copydays, Crissangelydia, Dalton2, Damifb, Dani-veloci, Danielplateado, David0811, Davidmh, Deavila, Deleatur, Delphidius, Dferg, Dianai, Diegusjaimes, Digigalos, Diucón, Dodo, Dreitmen, Dropzink, Earrnz, Elwikipedista, Fedefer, Fran89, FrancoGG, Fremen, Futbolero, Gabriel Solo, Gerkijel, GermanX, Germo, Graif, Gusgus, Gussisaurio, HUB, Heliocrono, Hoseumou, Hossmann, Humberto, ISSAELK, Igalera, Indelendum, Isaac aldair, Isha, Ismaa13, Jarke, Jkbw, Jorge c2010, JorgeGG, Josell2, Jsanchezes, Juan lezna, Juansempere, Julie, Julián Bayona, Jynus, Kabri, Keko dc, Kintaro, Kved, LP, Lauro, Lautraro, LeCire, Lew XXI, Lobillo, Loco085, Lon Abirisain, LordT, Lourdes Cardenal, Luis1970, LuisArmandoRasteletti, Lycaon83, MARC912374, Macarrones, Mafores, Magister Mathematicae, Makete, Maldoror, Maleiva, Mangostarey, Manu Lop, Manwë, Mario modesto, Matdrodes, Mauricio Maluff, Miguel303xm, Molta, Montgomery, Moriel, Mortadelo2005, Mpeinadopa, Muro de Aguas, Mxtintin, Nepenthes, Nerk, Nethac DIU, Nicolás10, Nicop, Niqueco, Nixón, Octavio, Opa-345, Osado, Oscar ., P.o.l.o., Paintman, PaleoFreak, Palica, PePeEfe, Pertile, Petronas, Petruss, PhJ, Phirosiberia, Phranciscusmagnus, Pieter, Piolinfax, PoLuX124, Ppja, Qoan, Queninosta, Qwertyytrewqqwerty, RaizRaiz, Raúl González Molina, Reygecko, Rocovato, Rodelar, RoyFocker, Rsg, Rupert de hentzau, Salazartatiana, Satesclop, Señorsasuke, Siabef, Sidcc, Simonpal, Sms, Super braulio, T1000, TaTo 713, Taichi, Tano4595, Tetitasmactetis, Thingg, Tipar, Tirithel, Tlaoakaiser, Tomatejc, Triku, URSSanti, Uc3Elena Ortega Cormenzana, Unf, Vandal Crusher, Vary A.Bayón, Vary Ingweion, Veon, Vitamine, XalD, Xvazquez, Yo t, YoaR, Yodigo, Yrithinnd, Zelgadis, 540 ediciones anónimas Saurischia  Fuente: http://es.wikipedia.org/w/index.php?oldid=47211555  Contribuyentes: Alfredalva, AstroNomo, CommonsDelinker, Dodo, Dropzink, Eloy, Enero11, Futbolero, Gabriel Solo, Gons, Jarlaxle, Jjvaca, Jsanchezes, LeCire, Llull, Mario modesto, Moriel, Mortadelo2005, Motorockere2, Nicolás10, Numbo3, PaleoFreak, Palica, Piolinfax, Smeira, TaTo 713, Xvazquez, 4 ediciones anónimas Ornithischia  Fuente: http://es.wikipedia.org/w/index.php?oldid=47204445  Contribuyentes: Akhram, AldanaN, Damifb, Dropzink, Efegé, Fabian aguilarm, Gabriel Solo, Heliocrono, Hossmann, Jarlaxle, LeCire, Lourdes Cardenal, Maleiva, Mario modesto, Nicolás10, Numbo3, PaleoFreak, Palica, Peejayem, Xvazquez, 10 ediciones anónimas
    • Fuentes de imagen, Licencias y contribuyentes 41 Fuentes de imagen, Licencias y contribuyentes Archivo:Tortoise-Hatchling.jpg  Fuente: http://es.wikipedia.org/w/index.php?title=Archivo:Tortoise-Hatchling.jpg  Licencia: GNU Free Documentation License  Contribuyentes: Christophe cagé, Factumquintus, JuTa, Kajk, Saperaud Archivo:Anatomy of an amiotic egg.svg  Fuente: http://es.wikipedia.org/w/index.php?title=Archivo:Anatomy_of_an_amiotic_egg.svg  Licencia: GNU Free Documentation License  Contribuyentes: -xfi-, Basilio, Domsau2, Eynar, Furado, Gveret Tered, Ies, Man vyi, Popolon, Rocket000, Wst, 8 ediciones anónimas Archivo:T-Rex2.jpg  Fuente: http://es.wikipedia.org/w/index.php?title=Archivo:T-Rex2.jpg  Licencia: Creative Commons Attribution-Sharealike 2.5  Contribuyentes: J.M. Luijt Archivo:Richard Owen.JPG  Fuente: http://es.wikipedia.org/w/index.php?title=Archivo:Richard_Owen.JPG  Licencia: Public Domain  Contribuyentes: Ballista Archivo:Triceratops 1.jpg  Fuente: http://es.wikipedia.org/w/index.php?title=Archivo:Triceratops_1.jpg  Licencia: desconocido  Contribuyentes: - Archivo:Sprawling and erect hip joints - horiz.png  Fuente: http://es.wikipedia.org/w/index.php?title=Archivo:Sprawling_and_erect_hip_joints_-_horiz.png  Licencia: Public Domain  Contribuyentes: Original uploader was Philcha at en.wikipedia (Original text : Philcha (talk)) Archivo:Stegosaurus Struct.jpg  Fuente: http://es.wikipedia.org/w/index.php?title=Archivo:Stegosaurus_Struct.jpg  Licencia: GNU Free Documentation License  Contribuyentes: Yosemite Archivo:Berlin Naturkundemuseum Brachiosaurus henningsphoto de.jpg  Fuente: http://es.wikipedia.org/w/index.php?title=Archivo:Berlin_Naturkundemuseum_Brachiosaurus_henningsphoto_de.jpg  Licencia: GNU Free Documentation License  Contribuyentes: Lars Hennings Archivo:TRex vs Human.svg  Fuente: http://es.wikipedia.org/w/index.php?title=Archivo:TRex_vs_Human.svg  Licencia: GNU Free Documentation License  Contribuyentes: Adi, Lionel Allorge, Piom, Rocket000 Archivo:Maiasaurusnest.jpg  Fuente: http://es.wikipedia.org/w/index.php?title=Archivo:Maiasaurusnest.jpg  Licencia: GNU Free Documentation License  Contribuyentes: Dudo, Kevmin, Koobak Archivo:Allosaurus4.jpg  Fuente: http://es.wikipedia.org/w/index.php?title=Archivo:Allosaurus4.jpg  Licencia: Public Domain  Contribuyentes: Charles R. Knight. Archivo:DMSN dinosaurs.jpg  Fuente: http://es.wikipedia.org/w/index.php?title=Archivo:DMSN_dinosaurs.jpg  Licencia: Creative Commons Attribution 2.0  Contribuyentes: Luke Jones from Yucca Valley Archivo:Archaeopteryx-model.jpg  Fuente: http://es.wikipedia.org/w/index.php?title=Archivo:Archaeopteryx-model.jpg  Licencia: GNU Free Documentation License  Contribuyentes: Archaeopteryxdino, Dinoguy2, Dudo, Juiced lemon, Kevmin, Preto(m), Rooivalk, TomCatX, Vmenkov, 2 ediciones anónimas Archivo:Trex skull.gif  Fuente: http://es.wikipedia.org/w/index.php?title=Archivo:Trex_skull.gif  Licencia: desconocido  Contribuyentes: Daderot, Dinoguy2, EncycloPetey, Jrockley, Kilom691, Shizhao, Wst, 1 ediciones anónimas Image:Saurischia-ES-corregido.png  Fuente: http://es.wikipedia.org/w/index.php?title=Archivo:Saurischia-ES-corregido.png  Licencia: GNU Free Documentation License  Contribuyentes: antecessor Image:Tyrannosaurus pelvis left.jpg  Fuente: http://es.wikipedia.org/w/index.php?title=Archivo:Tyrannosaurus_pelvis_left.jpg  Licencia: GNU Free Documentation License  Contribuyentes: User:Ballista Image:Ornithischia-ES-corregido.png  Fuente: http://es.wikipedia.org/w/index.php?title=Archivo:Ornithischia-ES-corregido.png  Licencia: GNU Free Documentation License  Contribuyentes: antecessor Image:Edmontosaurus pelvis left.jpg  Fuente: http://es.wikipedia.org/w/index.php?title=Archivo:Edmontosaurus_pelvis_left.jpg  Licencia: GNU Free Documentation License  Contribuyentes: en:User:Ballista Archivo:Devonianscene.jpg  Fuente: http://es.wikipedia.org/w/index.php?title=Archivo:Devonianscene.jpg  Licencia: Public Domain  Contribuyentes: Eduard Riou (1838-1900) from The World Before the Deluge 1872, United States Archivo:Chicxulub radar topography.jpg  Fuente: http://es.wikipedia.org/w/index.php?title=Archivo:Chicxulub_radar_topography.jpg  Licencia: Public Domain  Contribuyentes: NASA/JPL-Caltech Archivo:Resin with insect (aka).jpg  Fuente: http://es.wikipedia.org/w/index.php?title=Archivo:Resin_with_insect_(aka).jpg  Licencia: Creative Commons Attribution-Sharealike 2.5  Contribuyentes: André Karwath aka Aka Archivo:Yacimiento de Los Cayos.jpg  Fuente: http://es.wikipedia.org/w/index.php?title=Archivo:Yacimiento_de_Los_Cayos.jpg  Licencia: Creative Commons Attribution-ShareAlike 3.0 Unported  Contribuyentes: BigSus Archivo:OthnielCharlesMarsh.jpg  Fuente: http://es.wikipedia.org/w/index.php?title=Archivo:OthnielCharlesMarsh.jpg  Licencia: Public Domain  Contribuyentes: Kilom691, Librotyrannus, Shizhao, Väsk, 1 ediciones anónimas Archivo:Edcope.jpg  Fuente: http://es.wikipedia.org/w/index.php?title=Archivo:Edcope.jpg  Licencia: Public Domain  Contribuyentes: F. Gutekunst UNIQ-ref-1-c7f936182bf5355d-QINU Archivo:Trex.mending.arp.750pix.jpg  Fuente: http://es.wikipedia.org/w/index.php?title=Archivo:Trex.mending.arp.750pix.jpg  Licencia: Public Domain  Contribuyentes: Chris j wood, Dinoguy2, Dodo, Ies, Kungfuman, Yarl, 1 ediciones anónimas Imagen:T-rex skull 5.jpg  Fuente: http://es.wikipedia.org/w/index.php?title=Archivo:T-rex_skull_5.jpg  Licencia: GNU Free Documentation License  Contribuyentes: Conty, Dudo, EncycloPetey, Kevmin, Koobak Archivo:Commons-logo.svg  Fuente: http://es.wikipedia.org/w/index.php?title=Archivo:Commons-logo.svg  Licencia: logo  Contribuyentes: SVG version was created by User:Grunt and cleaned up by 3247, based on the earlier PNG version, created by Reidab. Image:Wikispecies-logo.svg  Fuente: http://es.wikipedia.org/w/index.php?title=Archivo:Wikispecies-logo.svg  Licencia: logo  Contribuyentes: (of code) cs:User:-xfi- Archivo:Ambox outdated serious.svg  Fuente: http://es.wikipedia.org/w/index.php?title=Archivo:Ambox_outdated_serious.svg  Licencia: Public Domain  Contribuyentes: penubag, Tkgd2007 made the clock Archivo:Saurischia-ES-corregido.png  Fuente: http://es.wikipedia.org/w/index.php?title=Archivo:Saurischia-ES-corregido.png  Licencia: GNU Free Documentation License  Contribuyentes: antecessor Archivo:Compsognathus 95898.jpg  Fuente: http://es.wikipedia.org/w/index.php?title=Archivo:Compsognathus_95898.jpg  Licencia: Public Domain  Contribuyentes: Conty Archivo:Ornithischia-ES-corregido.png  Fuente: http://es.wikipedia.org/w/index.php?title=Archivo:Ornithischia-ES-corregido.png  Licencia: GNU Free Documentation License  Contribuyentes: antecessor Archivo:Edmontosaurus pelvis left.jpg  Fuente: http://es.wikipedia.org/w/index.php?title=Archivo:Edmontosaurus_pelvis_left.jpg  Licencia: GNU Free Documentation License  Contribuyentes: en:User:Ballista Archivo:Mantells Iguanodon teeth.jpg  Fuente: http://es.wikipedia.org/w/index.php?title=Archivo:Mantells_Iguanodon_teeth.jpg  Licencia: Public Domain  Contribuyentes: FunkMonk, Kevmin, Mgiganteus, TomCatX Archivo:Louis Dollo supervising the reconstruction of an iguanodon.jpg  Fuente: http://es.wikipedia.org/w/index.php?title=Archivo:Louis_Dollo_supervising_the_reconstruction_of_an_iguanodon.jpg  Licencia: Public Domain  Contribuyentes: Frédéric Kuhlmann, G.dallorto, Kevmin, Mu Archivo:Protoceratops adult.JPG  Fuente: http://es.wikipedia.org/w/index.php?title=Archivo:Protoceratops_adult.JPG  Licencia: Creative Commons Attribution-ShareAlike 3.0 Unported  Contribuyentes: User:Laikayiu Archivo:Hadrosaur-tree-v4.jpg  Fuente: http://es.wikipedia.org/w/index.php?title=Archivo:Hadrosaur-tree-v4.jpg  Licencia: GNU Free Documentation License  Contribuyentes: Original uploader was Debivort at en.wikipedia Archivo:CeratopsiaI BW.jpg  Fuente: http://es.wikipedia.org/w/index.php?title=Archivo:CeratopsiaI_BW.jpg  Licencia: Creative Commons Attribution 3.0  Contribuyentes: Nobu Tamura email:nobu.tamura@yahoo.com www.palaeocritti.com Archivo:Lesothosaurus dinosaur.png  Fuente: http://es.wikipedia.org/w/index.php?title=Archivo:Lesothosaurus_dinosaur.png  Licencia: Public Domain  Contribuyentes: Mariana Ruiz LadyofHats Archivo:Scutellosaurus.jpg  Fuente: http://es.wikipedia.org/w/index.php?title=Archivo:Scutellosaurus.jpg  Licencia: Creative Commons Attribution-ShareAlike 3.0 Unported  Contribuyentes: Nobu Tamura email:nobu.tamura@yahoo.com www.palaeocritti.com
    • Fuentes de imagen, Licencias y contribuyentes 42 Archivo:Edmontonia dinosaur.png  Fuente: http://es.wikipedia.org/w/index.php?title=Archivo:Edmontonia_dinosaur.png  Licencia: Public Domain  Contribuyentes: Mariana Ruiz (aka:LadyofHats) Archivo:Eotriceratops BW.jpg  Fuente: http://es.wikipedia.org/w/index.php?title=Archivo:Eotriceratops_BW.jpg  Licencia: Creative Commons Attribution 3.0  Contribuyentes: Nobu Tamura email:nobu.tamura@yahoo.com www.palaeocritti.com Archivo:Anatotitan BW.jpg  Fuente: http://es.wikipedia.org/w/index.php?title=Archivo:Anatotitan_BW.jpg  Licencia: Creative Commons Attribution-ShareAlike 3.0 Unported  Contribuyentes: Nobu Tamura email:nobu.tamura@yahoo.com www.palaeocritti.com Imagen:Commons-logo.svg  Fuente: http://es.wikipedia.org/w/index.php?title=Archivo:Commons-logo.svg  Licencia: logo  Contribuyentes: SVG version was created by User:Grunt and cleaned up by 3247, based on the earlier PNG version, created by Reidab.
    • Licencia 43 Licencia Creative Commons Attribution-Share Alike 3.0 Unported http:/ / creativecommons. org/ licenses/ by-sa/ 3. 0/