Alcohol1

3,236 views

Published on

0 Comments
3 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

No Downloads
Views
Total views
3,236
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
6
Actions
Shares
0
Downloads
59
Comments
0
Likes
3
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

Alcohol1

  1. 1. EDITORES: Francisco Pascual — Meritxell Torres — Amador Calafat PORTADA: Ana Rosal Bertrand TIRADA: 3.500 ejemplares I.S.S.N.: 0214-4840 • SVPF: 89010R • DEP. LEGAL: V-1543-1989 IMPRIME: MARTIN IMPRESORES, S.L. • Pintor Jover, 1 - 46013 VALENCIA DIRIGIR CORRESPONDENCIA A: REDACCION ADICCIONES C/. Rambla, 15, 2ª, 3ª • 07003 Palma de Mallorca Tel.: (+34) 971727434 • Fax: (+34) 971213306 E-mail: adicciones@socidrogalcohol.org www.socidrogalcohol.orgIndexada en: Addiction Abstracts, C.A.N., C.I.C., CVDD, EMBASE/Excerpta Medica, ETOH (NIAAA), Family Studies Database (NISC), I.M.E., INDID, ISOC, NISC, PSICODOC, PsycINFO, Tobacco and Health Abstracts (NISC), TOXIBASE, IBECS. Subvencionado por: Delegación del Gobierno para el Plan Nacional sobre Drogas
  2. 2. MONOGRAFÍA ALCOHOL Editor: Antoni Gual
  3. 3. IndicePRÓLOGO. Preface.Robles, G. ................................................................................................................................................ 5INTRODUCCIÓN. EVOLUCIÓN DEL ALCOHOLISMO Y SU ASISTENCIA EN ESPAÑA.Introduction. Evolution of alcoholism and its treatment in Spain.Santo-Domingo, J. ................................................................................................................................... 71. EL ALCOHOL DESDE UNA PERSPECTIVA BIOQUÍMICA. Biochemistry of alcohol. ALCOHOL Y METABOLISMO HUMANO. Alcohol and human metabolism. Aragón, C.; Miquel, M.; Correa, M.; Sanchis-Segura, C. .................................................................... 23 EFECTOS DEL ALCOHOL EN LA FISIOLOGÍA HUMANA. Effects of alcohol in human physiology. Estruch, R............................................................................................................................................ 43 BASES BIOQUÍMICAS Y NEUROBIOLÓGICAS DE LA ADICCIÓN AL ALCOHOL. Biochemical and neurobiological basis of alcohol dependence. Ayesta, F. J. ........................................................................................................................................ 632. TENDENCIAS DE CONSUMO ALCOHÓLICO EN LA POBLACIÓN ESPAÑOLA. Alcohol drinking patterns in Spain. CONSUMO ALCOHÓLICO EN LA POBLACIÓN ESPAÑOLA. Alcohol consumption in Spanish general population. Sánchez, L. ......................................................................................................................................... 79 CONSUMO DE ALCOHOL EN LA POBLACIÓN JUVENIL. Alcohol consumption in young people. Sánchez, L. ......................................................................................................................................... 993. ASPECTOS SOCIOLÓGICOS Y ECONÓMICOS DEL CONSUMO DE BEBIDAS ALCO- HÓLICAS EN ESPAÑA. Sociological and economical aspects of alcohol consumption in Spain. IMAGEN SOCIAL DE LAS BEBIDAS ALCOHÓLICAS. The social image of alcoholic drinks. Pascual, F............................................................................................................................................. 115 PERCEPCIÓN DEL ALCOHOL ENTRE LOS JÓVENES. Alcohol perception among youth. Pascual, F............................................................................................................................................. 123 PUBLICIDAD DE BEBIDAS ALCOHÓLICAS. ALGUNAS RAZONES PARA ESTABLECER UNOS LÍMITES. Alcoholic drinks advertising. Some reasons to establish a few limits. Sánchez, R. ......................................................................................................................................... 133 LOS ESTUDIOS DEL COSTE DEL ALCOHOLISMO: MARCO CONCEPTUAL, LIMITACIONES Y RESULTADOS EN ESPAÑA. Cost of illness studies: conceptual framework, limits and results in Spain. García-Sempere, A.; Portella, E. ......................................................................................................... 1414. ALCOHOL Y PATOLOGÍA CLÍNICA. Alcohol and clinical pathology. PATOLOGÍA ORGÁNICA. Somatic pathology. Parés, A.; Caballería, J. ....................................................................................................................... 155 INTOXICACIÓN ALCOHÓLICA AGUDA. Acute alcohol intoxication. Izquierdo, M. ...................................................................................................................................... 175VOL. 12. SUPLEMENTO 2 3
  4. 4. PATOLOGÍA PSIQUIÁTRICA ASOCIADA AL ALCOHOLISMO. Alcoholism and psychiatric comorbidity. Casas, M.; Guardia, J. ........................................................................................................................ 1955. ALCOHOL Y PATOLOGÍA SOCIAL. Alcohol and social problems. PATOLOGÍA FAMILIAR Y VIOLENCIA DOMÉSTICA. Family problems and domestic violence. García, M. P ....................................................................................................................................... . 221 PROBLEMAS LABORALES ASOCIADOS AL CONSUMO DE ALCOHOL. Alcohol-related work problems. Bastida, N. .......................................................................................................................................... 239 ALCOHOL Y EXCLUSIÓN SOCIAL. Alcohol and social exclusion. Cañuelo, B. ......................................................................................................................................... 251 ALCOHOL Y EMIGRACIÓN: LOS PROBLEMAS DE MEDICIÓN EN LA INVESTIGACIÓN SOBRE EL CONSUMO DE ALCOHOL ENTRE INMIGRANTES MARROQUÍES Y TURCOS. Alcohol and migrations: problems in the measurement of alcohol consumption in Turkish and Moroccan immigrants. Dotinga, A.; Van Den Eijnden, R.; San José, B.; Garretsen, H.; Bosveld, W. ..................................... 261 LESIONES Y ALCOHOL: DE LA EVIDENCIA EPIDEMIOLÓGICA A LA ACCIÓN PREVENTIVA. Casualties and alcohol: from epidemiological evidence to preventive actions. Plasència, A. ....................................................................................................................................... 2796. ABORDAJE DE LOS PROBLEMAS GENERADOS POR EL CONSUMO DE BEBIDAS ALCOHÓLICAS. Clinical treatment of alcohol related problems. EL ALCOHOL COMO PROBLEMA DE SALUD PÚBLICA. LA RESPONSABILIDAD DE LOS PODE- RES PÚBLICOS. Alcohol as a public health problem. Responsibilities of public institutions. Pérez, B. ............................................................................................................................................. 291 POLÍTICAS INSTITUCIONALES DE PREVENCIÓN DE LOS PROBLEMAS DE SALUD GENERA- DOS POR EL CONSUMO DE BEBIDAS ALCOHÓLICAS EN ESPAÑA Y EUROPA. Institutional policies in Spain and Europe to prevent alcohol-related health problems. Robledo, T. .......................................................................................................................................... 303 ESTRATEGIAS PREVENTIVAS DEL ABUSO DE ALCOHOL. Strategies to prevent alcohol abuse. Calafat, A. ........................................................................................................................................... 317 EFECTIVIDAD DE LAS TÉCNICAS DE CONSEJO BREVE. Effectivity of brief interventions. Rodríguez-Martos, A. ......................................................................................................................... 337 INTERVENCIÓN EN POBLACIONES DE RIESGO (1): LOS HIJOS DE ALCOHÓLICOS. Interventions in populations at risk (I): children of alcoholics. Díaz, R.; Ferri, Mª J. ............................................................................................................................ 353 INTERVENCIÓN EN POBLACIONES DE RIESGO (2): LOS BEBEDORES DE RIESGO. Interven- tions in populations at risk (II): risky drinkers. Colom, J.; Contel, M.; Segura, L.; Gual, A. ........................................................................................ 375 INSTRUMENTOS DE EVALUACIÓN EN ALCOHOLISMO. Evaluation instruments in alcoholism. Sáiz, P A.; G-Portilla, Mª P Paredes, Mª B.; Bascarán, Mª. T.; Bobes, J. ............................................ . .; 387 ORGANIZACIÓN DE LA ESTRATEGIA TERAPÉUTICA. MODELOS DE INTERVENCIÓN. Setting a treatment strategy. Conceptual models. Gual, A. ............................................................................................................................................... 405 TRATAMIENTOS PSICOLÓGICOS. Psychological treatment. Martín, L. J. ........................................................................................................................................ 409 TRATAMIENTO FARMACOLÓGICO: LA DESINTOXICACIÓN. Pharmacological treatment: Detoxification. Soler, P A.; Guasch, M. ...................................................................................................................... . 421 FARMACOTERAPIA DE LA DESHABITUACIÓN ALCOHÓLICA. NUEVOS FÁRMACOS, NUEVOS CONCEPTOS. Pharmacological treatment during rehabilitation. New drugs and new concepts. Balcells, M.; Gual, A. .......................................................................................................................... 439EPÍLOGO. Epilogue.Gual, A...................................................................................................................................................... 4494 VOL. 12. SUPLEMENTO 2
  5. 5. Prólogo spaña, al igual que la práctica totalidadE doméstica’ (Madrid, 1999), o las investigacio- de países europeos del Mediterráneo, nes y cursos de formación que en los últimos es un país de honda tradición vitiviníco- años venimos financiando sobre alcohol.la. El consumo de vino se halla incorporado a Pero, si bien está fuera de toda duda lanuestros ritos y tradiciones, forma parte de la importancia que desde la Delegación delllamada ‘dieta mediterránea’ y ejerce un Gobierno para el Plan Nacional sobre Drogaspoderoso influjo en diversos sectores econó- hemos otorgado al alcohol en los últimosmicos de gran importancia: turismo, restaura- años, no es menos cierto que en la actualidadción, ocio, industria productora, etc. esa importancia se ha convertido en prioridad absoluta. Admitiendo sin ambages el importantepapel que el vino ha tenido en el desarrollo La ‘Estrategia Nacional sobre Drogas’ apro-de nuestra cultura y tradiciones, a nadie esca- bada en diciembre de 1999, ya fija como unapa que en los últimos decenios la sociedad de las grandes metas abordar desde ‘unaoccidental se ha visto inmersa en cambios perspectiva global el fenómeno de las dro-profundos que también han influido decisiva- gas, lo que supone incorporar plenamentemente en los modos y formas de beber y de todas las sustancias que pueden ser objetorelacionarse con el alcohol. Así, existe unani- de uso y abuso, con una especial atención almidad entre los científicos y epidemiólogos alcohol y tabaco’. Por lo tanto, si en sus oríge-en aceptar que existe una tendencia europea nes el Plan Nacional sobre Drogas hubo dehacia la unificación de los patrones de consu- centrarse en la heroína, en la actualidad lamo alcohólico. En el caso de España, eso sig- prioridad es la prevención de los consumosnifica básicamente el aumento del consumo recreativos de drogas que encuentran uno de sus máximos exponentes en el alcohol.de cerveza en detrimento del vino y la con-centración de los consumos en los fines de Fruto de ello, han nacido múltiples iniciati-semana, básicamente con fines recreativos y vas, de entre las que quiero señalar especial-especialmente entre la población juvenil. mente una por coincidir prácticamente en el tiempo con la publicación de este monográfi- Si bien el consumo de bebidas alcohólicas co. Me refiero al ‘Congreso sobre Jóvenes,en su conjunto mantiene en nuestro país una Noche y Alcohol’, que reunirá en Madrid lostendencia decreciente, esas nuevas formas próximos 12 a 14 de febrero del 2002 ade consumo han generado una importante numerosos asistentes para debatir en profun-alarma social, no sólo por su novedad, sino didad esta problemática tan importante ymuy especialmente por los problemas socio- compleja. El Congreso está pensado parasanitarios que generan entre los que desta- que sea un foro donde los diversos protago-can por su gravedad los accidentes de tráfico. nistas puedan compartir sus puntos de vista, Desde la Delegación del Gobierno para el con el objetivo de buscar soluciones quePlan Nacional sobre Drogas venimos traba- comprometan a los distintos sectores impli-jando en ésta área desde hace varios años. cados. El Congreso coincide con la Presiden-Sirvan como muestra los simposiums organi- cia española de la Unión Europea y, en buenazados con Socidrogalcohol sobre ‘Alcohol y medida, constituye una continuación de lajóvenes’ (Madrid, 1998) y ‘Alcohol y violencia Conferencia Ministerial ‘Alcohol y juventud’ADICCIONES (2002), VOL. 14, SUPL. 1 5
  6. 6. celebrada en Estocolmo en febrero del 2000 temas clásicos, como el tratamiento del alco-bajo los auspicios de la Organización Mundial holismo, hasta el abordaje de situacionesde la Salud. nuevas, como el problema del alcohol en la Por otra parte, a la hora de debatir en pro- población inmigrante. Asimismo tampoco sefundidad el tema del alcohol, la perspectiva evitan temas a menudo silenciados como elcientífica representa uno de los elementos de la marginación, la violencia doméstica oesenciales a considerar. Desde ese punto de los hijos de alcohólicos.vista, es de justicia señalar que Socidrogalco- Para mí es un placer presentar este núme-hol es a la vez pionera y puntera en la investi- ro monográfico, no sólo por su elevado nivelgación sobre el alcohol. Pionera porque científico, sino por las características perso-empezó a investigar con rigor científico la nales y profesionales de sus autores. Enproblemática ligada al consumo de bebidas España disponemos de un significativoalcohólicas hace más de treinta años, cuando número de profesionales altamente cualifica-la conciencia social era muy distinta a la dos, y esta obra es una buena muestra deactual. Puntera, porque después de estos ello. Entre los autores encontramos profesio-años sigue teniendo una posición de lideraz- nales procedentes de toda nuestra geografía,go en la investigación en drogodependencias, muestra inequívoca de la fuerte implantacióncomo lo avalan los más de doscientos traba- regional de Socidrogalcohol. Pero no sólojos originales publicados por “Adicciones” , eso. Entre los autores se hallan numerosasque es sin duda la revista científica sobre personas con quienes hemos trabajado codoconductas adictivas en lengua española de con codo en la Delegación del Gobierno:mayor difusión y mayor impacto internacio- representantes de Planes Autonómicosnal. sobre Drogas, profesores universitarios, téc- Y es desde esa perspectiva científica que nicos de la Administración Central y profesio-hay que entender este nuevo número que nales de prestigio indudable. Todo ello noviene a engrosar la serie de monografías que hace sino demostrar el elevado nivel teórico yestá impulsando Socidrogalcohol con el profesional que en los últimos años se hapatrocinio de la Delegación del Gobierno para alcanzado en España, fruto del esfuerzo con-el Plan Nacional sobre Drogas. Sólo con repa- tinuado de todos los que estamos implicadossar el índice se comprueba que estamos ante de uno u otro modo en el abordaje de losuna obra global, que contempla el fenómeno trastornos adictivos.del alcohol con una visión rigurosa e integra- Por tanto, agradezco a Socidrogalcohol eldora. Así, el lector puede encontrar desde los privilegio que me otorga al prologar estadatos más recientes sobre la prevalencia de monografía. No sólo porque me da la oportu-los bebedores de riesgo (encuestas domici- nidad de valorar un importante esfuerzo cien-liaria y escolar del Plan Nacional sobre Dro- tífico, sino porque además me permite reafir-gas), hasta los avances más recientes en el mar el compromiso que desde la Delegacióntratamiento del alcoholismo. La obra aborda del Gobierno para el Plan Nacional sobre Dro-con rigor científico los aspectos sociales, eco- gas hemos asumido en relación a la proble-nómicos, sanitarios y sociales ligados al alco- mática generada por el consumo excesivo dehol, contemplando desde la actualización de bebidas alcohólicas. GONZALO ROBLES OROZCO Delegado del Gobierno para el Plan Nacional sobre Drogas6 ADICCIONES (2002), VOL. 14, SUPL. 1
  7. 7. Introducción: Evolución del alcoholismo y su asistencia en España SANTO-DOMINGO, J. Fundador y Ex-Presidente de Socidrogalcohol. Jefe del Servicio de Psiquiatría. Hospital Universitario La Paz. Facultad de Medicina. Universidad Autónoma de Madrid. Enviar correspondencia: Prof. Joaquín Santo-Domingo. Servicio de Psiquiatría. Hospital U. La Paz. Paseo de la Castellana, 261. 28046 Madrid. Email: jsanto@hulp.insalud.esResumen Summary En este trabajo se hace una narración de la evolución In this paper we review, in a narrative way, they de los momentos epidemiológicos, conceptuales y most important hallmarks in the concept,asistenciales del alcoholismo en España en el siglo epidemiology, assistance, and the evolution ofpasado y hasta la actualidad. Después de la preocupa- alcoholism in Spain from the last century to our days.ción social e higienista de principios de siglo, se descri- We describe the activity of the Liga Española debe la actividad de la Liga Española de Higiene Mental Higiene Mental, after the social and higienist interesten relación con el alcoholismo, así como la integración showed at the end of the XIX century. We describede la atención a este problema en la organización de la too the integration of alcoholism care in theasistencia psiquiátrica que se estructuró desde fines psychiatric assistance from the end of the XIXdel XIX, y durante el primer tercio del XX, analizándose century to the first third of the XX century. Welas realizaciones legales y asistenciales del Consejo analyse the legal and care organisation changesSuperior Psiquiátrico hasta la guerra civil, en relación supported by the Consejo Superior Psiquiátrico untilcon los alcohólicos. Se destaca el papel germinal repre- the civil war in the alcoholism field. We outline thesentado por algunos dispositivos psiquiátricos en la pioneer role of some psychiatric dispositives. Weatención especifica a los pacientes alcohólicos. Se ana- review the function developed, from the sixties, byliza la asistencia especifica para el alcoholismo desarro- the Dispensarios Antialcohólicos of the PANAP ,llada ya a partir de los años 60 por los dispensarios centres devoted specifically to the treatment ofantialcohólicos del PANAP así como la labor de la , alcoholism. We also review the work developed byComisión Interministerial para el alcoholismo y las the Interministerial Commission for alcoholism anddependencias de los años 75, y el nacimiento de socie- other dependences created in 1975 as well as thedades científicas y asociaciones de ex-enfermos. Se creation of scientific societies and patientsanaliza posteriormente el comienzo de las actividades associations. Then we analyse the impact of regionalautonómicas en relación con el alcoholismo así como la (autonomic) activities on alcoholism care from itsevolución de su asistencia hasta el momento actual, beginning to our days. We outline the heterogeneityresaltando la heterogeneidad actual del nivel de las mis- in the level of alcoholism assistance in each of themas, en las diversas autonomías. En el trabajo se des- regions. We describe the epidemiological changes ofcriben tanto las variaciones epidemiológicas de los pro- alcoholism problems and the therapeutic resourcesblemas del alcoholismo en los distintos momentos, available, in the public and private field, in each periodcomo la asistencia y tratamientos disponibles en ellos, of time. We introduce the most important theoreticaltanto en el sector sanitario publico como privado. Así concepts which support the therapeutic techniquesmismo, se esbozan las concepciones teóricas subya- and the care organization. At the end we emphasizecentes a las acciones asistenciales y las técnicas tera- the actualisation and the integration of availablepéuticas. Finalmente, se expone la necesidad de poner sanitary and social resources to cope with the seriousal día e integrar los recursos sanitarios y sociales hoy problems originated by alcoholism at the same leveldisponibles para afrontar los graves problemas plantea- than other similar problems.dos por el alcoholismo en la actualidad al mismo nivelque otros problemas análogos. Key words: alcoholism, treatment, Spain, history.Palabras clave: alcoholismo, tratamiento, España, historia.ADICCIONES (2002), VOL. 14, SUPL. 1 7
  8. 8. I como la vivienda, la organización del trabajo y el ocio, y la alimentación, cuestiones que afectaban a las clases más débiles económi- l uso de las bebidas alcohólicas,E comienza a plantearse como problema social, colectivo, cuando se dan unascircunstancias sociales y culturales que por camente. La salubridad de las viviendas, la composición de la dieta alimentaria posible, el papel de la taberna como centro de ocio preferente, la cuestión del descanso semanaluna parte fomentan y hacen posible su uso y la jornada de trabajo, eran objetos de deba-generalizado, con todas sus consecuencias, y tes no solo en los medios de comunicación,por otra parte, se desarrollan actitudes con- sino también en medios institucionales comotrarias, de rechazo, incompatibles con el usoconsiderado excesivo, e incluso con cualquier el Instituto de Reformas Sociales que comen-uso de alcohol. En su desarrollo histórico, zó sus actividades por aquella época, lográn-tanto los patrones de consumo de alcohol, dose algunas modificaciones legales.como los de consecuencias de dicho consu- La existencia de Asociaciones y Ligas con-mo, han sido considerados en formas dife- tra el Alcoholismo, en España ocurrió relativa-rentes según la cultura en que se han produ- mente tarde y como movimiento cívico, tuvocido, que en cada momento ha reaccionado poco y efímero desarrollo y poca influenciadiferentemente en función de sus propios real en el devenir de las actividades antialco-valores y situación. hólicas. Como más antiguas y también de El área geográfica y cultural en la que se breve existencia, se citan la Sociedad Espa-encuentra España, en el sur de Europa, ñola contra el Alcoholismo, de carácter oficial,determinó durante mucho tiempo que los y la Liga Antialcohólica Española, de carácterproblemas derivados del uso de alcohol, privado. Los movimientos de temperancia detuvieran bastante en común con los otros paí- raíz cívica e incluso religiosa han sido enses de la misma área, sobre todo Francia, general muy escasos y débiles. Solo en épo-tanto en la forma de presentarse, como en la cas relativamente recientes, han comenzadomanera de ser afrontados. Efectivamente, a desarrollarse movimientos asociativos paraaunque con un cierto retraso y con diferen- defenderse del alcoholismo, por parte de loscias territoriales que incluso pueden rastrear- propios pacientes y sus familiares.se en la actualidad, se fueron produciendo las La sensibilidad de los medios sanitariostransformaciones económicas y culturales ante los problemas que el alcoholismo plan-inherentes al paso de una sociedad agraria a teaba en una sociedad en desarrollo indus-las primeras fases de desarrollo industrial. En trial, fue alta, en una época en que la higieneeste sentido, a fines del siglo XIX, el alcoho- y la prevención de las enfermedades eranlismo colectivo ya estaba planteado como metas que los países europeos iban lograndouna cuestión de interés sanitario y social con éxito creciente. Por esta razón, la actitudincluso prioritario en algunos medios sociales higienista integró también la lucha contra ely científicos más avanzados. En aquellas épo- alcoholismo como uno de sus pilares para elcas de fin y comienzos de siglo, tanto los par- logro de una sociedad mas sana. Los mediostidos políticos progresistas como los medios de acción de esta actitud higienista frente elsanitarios, comenzaron a mostrarse no solo alcohol, coincidieron desde el principio consensibles sino también beligerantes en el los preconizados en los medios sociales, polí-tema del alcoholismo, fuera para considerarlo ticos e incluso religiosos. El logro de condi-integrado en la “cuestión social” fuera para ciones ambientales sanas y de una organiza-tratarlo en el ámbito de la higiene y salubri- ción apropiada de la vida personal y social,dad. aparecían íntimamente entretejidas con la En el plano social, la lucha contra el alcoho- evitación del habito de beber y por ende dellismo, en relativamente poco tiempo, pasó a alcoholismo con todas sus complicaciones.situarse en intima relación con cuestiones Caracterizaron a esa época la proliferación de8 Introducción. Evolución del alcoholismo y su asistencia en España
  9. 9. estudios, escritos y memorias científicas mo quedase implícitamente inscrito a todosdedicadas a objetivar y divulgar en los medios los efectos en el ámbito de la psiquiatría encientíficos las consecuencias sanitarias y general.sociales del abuso del alcohol y el alcoholis- Hacia fines del XIX y principios del XX,mo, y así mismo la edición de opúsculos y comenzaron a ponerse de manifiesto lasfolletos, a veces en forma de cartillas sanita- insuficiencias e inadecuaciones del sistemarias con intención de una acción educativa en asistencial psiquiátrico fuertemente burocrati-el nivel individual. Este tipo de actividades se zado, regido con escasos o nulos criteriosprodujo sobre todo en el ámbito de algunas científicos y realizado con equipos de perso-sociedades científicas, sanitarias y también nal poco o nada profesionalizados. Sobrejurídicas, y también en el seno de agregados todo en Cataluña y Madrid, y también ende población en pleno desarrollo industrial otros lugares, fue haciéndose patente en elcomo eran Cataluña, el País Vasco, Madrid y medio científico y entre los profesionalespocos más. neuropsiquiatras, la necesidad de un cambio asistencial que implicaba actividades sociales y su propia organización profesional. Siguiendo el ejemplo de países como Esta- II dos Unidos y Francia, los neuropsiquiatras proyectaron la creación de una Liga Española Si la influencia europea y extranjera en de Higiene Mental. Sin embargo, las resisten-general fue importante para los movimientos cias a los proyectos de cambio asistencial,sociales e higiénicos descritos, no sucedió lo que provenían tanto de la administración sani-mismo con la asistencia a los pacientes alco- taria central y las diputaciones, como de lashólicos. Después del desarrollo generalizado instituciones propietarias y proveedoras de laen el mundo occidental de los manicomios gran mayoría de los recursos de hospitaliza-como centros de tratamiento de los enfer- ción existentes, hicieron que antes de poder-mos mentales en el siglo XIX, sucedió una se aprobar dicha “inoportuna” Liga Españolaetapa de especialización asistencial, y concre- de Higiene Mental, se hubiese de fundar latamente tanto en Europa como en los Esta- Asociación Española de Neuropsiquiatrasdos Unidos, comenzaron a ponerse en mar- (Barcelona, 1924), a partir de cuya actividadcha centros específicos para el internamiento fue aprobado el proyecto de Liga propuestode los enfermos alcohólicos, basados en la en Barcelona por Saforcada, Mira y Rodríguezabstención. Ello ocurrió también en países de Arias en 1926. La actividad de la Liga fue muyla Europa central y así mismo en Francia, país importante entre ese año y el comienzo de lamodélico para España en tantas cuestiones guerra civil en 1936, actuando como se habíaadministrativas y sanitarias. En España no proyectado con el papel estimulante y rom-llegó a plantearse la necesidad de tal diversi- pedor, que junto con la actividad de la Asocia-ficación asistencial, y la asistencia en régi- ción Española de Neuropsiquiatras y del Con-men de internamiento al paciente alcohólico, sejo Superior Psiquiátrico, hicieron posible laquedo indiferenciada en este sentido de la moderna normativa psiquiátrica del Decretoasistencia a los otros pacientes mentales, y sobre Asistencia Psiquiátrica del año 1931.articulada en el régimen administrativo de los Desde sus primeras asambleas nacionales,centros de beneficencia primero (1822) y así como en todas sus actividades la Ligamás tarde en los departamentos psiquiátri- Española de Higiene Mental concedió unacos de los hospitales provinciales (1870) y en atención especifica de primer orden a los pro-los manicomios provinciales (1887). Esta falta blemas relacionados con el alcoholismo y lasde atención asistencial diferenciada inicial, otras toxicomanías, proponiendo medidas ytrajo como consecuencia fundamental, que soluciones tanto para los aspectos preventi-desde el punto de vista sanitario, el alcoholis- vos como asistenciales, con consciencia deSanto-Domingo, J. 9
  10. 10. sus implicaciones sociales y sanitarias gene- bién preveía el funcionamiento de centros derales, siempre considerándolos en la pers- temperancia (“casas de templanza”) y colo-pectiva psiquiátrica y de salud mental. La nias de trabajo en los que se recogieran pre-mayor parte de sus propuestas, como la ventivamente los toxicómanos y alcohólicosinmensa mayoría de las referentes a otras con conductas socialmente peligrosas. Sincuestiones psiquiátricas, no pudieron ser embargo y como ha solido ser lo habitual enatendidas ni entonces ni posteriormente. En este tipo de legislaciones, la previsión legalalgún aspecto, se logró alguna modificación. no fue seguida en la práctica, ni entonces niDos fueron particularmente relevantes para la después, de la provisión asistencial de losasistencia a los pacientes alcohólicos: la nor- dispositivos necesarios.mativa legal para la asistencia psiquiátrica, y En segundo lugar, entre 1931 y 1936, fueel proyecto de los dispensarios de higiene planeado el funcionamiento de Secciones demental y toxicomanías. Psiquiatría en los Institutos Provinciales de En primer lugar, la normativa legal del 31 Sanidad (1931) y de Dispensarios de Higienesobre asistencia psiquiátrica, consideraba Mental y Toxicomanías (1935) por el Consejocomo una de las cuatro razones para indicar y Superior Psiquiátrico. Estos dispositivos, trascertificar la admisión en un establecimiento un efímero ensayo piloto realizado antes de lapsiquiátrico, “la toxicomanía incorregible que guerra civil en Madrid, comenzaron un des-ponga en peligro la salud del enfermo, o la arrollo muy precario en personal y medios envida y los bienes de los demás” Con ello, se . la postguerra, hacia 1942 y posteriormenteconfirmaba el carácter psiquiátrico del pacien- hasta los años 70. Sin embargo, esas Seccio-te alcohólico así como su asistencia en esta- nes y Dispensarios de Higiene Mental deblecimientos psiquiátricos, conjuntamente nivel provincial, por otra parte no existentescon pacientes psiquiátricos con otros diag- en la realidad en todas las provincias, consti-nósticos. En las normas legales actuales para tuyeron en algunos casos, centros con intere-internamientos de carácter involuntario (Ley ses y actividades específicas relevantes rela-de Enjuiciamiento Civil), no se hace mención cionados con la prevención y la asistencia delexplícita del alcoholismo ni toxicomanías, que alcoholismo en el ámbito extrahospitalario. Laen este aspecto pasan a ser consideradas experiencia de esos centros desarrolladacomo otra alteración psicopatológica. entre los años 40 y 60, permitió contar con La consideración psiquiátrica del toxicóma- equipos profesionalmente preparados parano en general y el alcohólico en particular, nuevos planteamientos asistenciales poste-también se confirmó explícitamente en el riores.orden jurídico penal. Así, las reformas que sehicieron del Código Penal de 1870, en 1932 yposteriormente en 1944, vinieron a conside- IIIrar la embriaguez plena y fortuita como moti-vo de inimputabilidad y la embriaguez no for-tuita como circunstancia atenuante “siempre La situación asistencial del paciente alcohó-que no se haya producido con animo de lico en el siglo XX, hasta bastante después dedelinquir” El mismo espíritu anima el párrafo . la guerra civil, hasta los años 60, estuvo inte-2 del artículo 20 del vigente Código Penal de grada y sin diferenciar en la asistencia psiquiá-1995, en el cual se hace referencia a los esta- trica general, tanto en el nivel hospitalariodos de intoxicación y también de abstención como en el extrahospitalario. Aunque el alco-cuando exista dependencia de alcohol u otras holismo, como conjunto de problemas sanita-drogas. También se hace mención de medi- rios y sociales producidos por el abuso dedas de seguridad, que incluyen tratamientos alcohol, que afectaban al individuo y a la socie-extrahospitalarios impuestos judicialmente. dad, seguía siendo percibido por los sanita-La Ley de Vagos y Maleantes de 1933, tam- rios, los higienistas, los juristas y otros agen-10 Introducción. Evolución del alcoholismo y su asistencia en España
  11. 11. tes sociales como un peligro y una lacra de los del alcoholismo como un problema social yque la sociedad debía defenderse y proteger- psiquiátrico. A ellos se deben experienciasse, los conceptos y actitudes psiquiátricas asistenciales, investigaciones, publicacioneshabían evolucionado diferentemente. En efec- y sobre todo la formación de nuevos psiquia-to, después de la conceptualización psiquiátri- tras que han seguido transmitiendo su estí-ca de la apetencia descontrolada de sustan- mulo a generaciones posteriores.cias a lo largo del siglo XIX, como alteraciones La asistencia psiquiátrica recibida en lapatológicas en si mismas (toxicomanías) en la mayoría de los casos quedaba reducida alprimera mitad del siglo XX se asiste en gene- periodo de hospitalización y circunscrita en elral a una relativa despsiquiatrización del alco- mejor de los casos a la desintoxicación y alholismo, en el sentido de que salvo excepcio- tratamiento de su patología tóxica inmediata.nes, mientras se consideran de incumbencia y El circuito asistencial no proveía por reglacompetencia psiquiátrica fundamentalmente general el seguimiento ulterior del paciente.las complicaciones tóxicas del uso de alcohol La recaída mas o menos inmediata era la(toxifrenias alcohólicas), la conducta alcohólica regla. En algunos casos y por razones a vecesen sí misma es desatendida o como mucho no relacionadas directamente con la situaciónpuesta en relación con anomalías y reacciones patológica, algún paciente alcohólico quedabade la personalidad, que en la época interesa- incluso años residiendo crónicamente en elban poco a la psiquiatría pesada ocupada con manicomio o en la misma sala del hospitallas grandes psicosis. Los tratados clásicos de general, habitualmente desempeñando traba-psiquiatría de entonces reflejan bastante bien jos útiles para la institución, y con toleranciala cuestión, sobre todo los alemanes, que por parte de esta para su consumo de bebi-tanto influyeron en el pensamiento psiquiátri- das alcohólicas. La situación asistencial en loco español de aquella primera mitad del siglo esencial era la misma en las institucionesXX y aún posteriormente. publicas y concertadas, que en las clínicas y La hospitalización de los alcohólicos, gene- sanatorios privados.ralmente realizada a causa de alguna de sus En definitiva, por todo lo anterior, se conso-complicaciones psiquiátricas mayores se lle- lidó una demanda de asistencia muy parcial yvaba a cabo en los departamentos de psiquia- seleccionada constituida por aquellos pacien-tría (“salas de dementes”) de los hospitales tes que sufrían alguna complicación psiquiátri-generales provinciales dependientes de la ca de su alcoholismo de grave repercusiónbeneficencia provincial, en definitiva de las vital (frecuentemente, estados de “deliriumDiputaciones Provinciales, y también, directa- tremens”) o social (frecuentemente, conduc-mente en los manicomios, muy frecuente- tas agresivas, de base delirante o no), que-mente concertados con instituciones priva- dando eludida por tanto la atención especificadas y situados fuera del ámbito provincial. En a la mayoría de los pacientes alcohólicos, quecualquier caso, la etiología alcohólica suponía no padecían ese tipo de patología.una carga pesada para la asistencia psiquiátri- También colaboró en esta elusión colectivaca. Por ejemplo, entre 1891 y 1943, en el la tradicional separación entre la psiquiatría yHospital Provincial de Madrid, los diagnósti- la medicina, tanto en sus aspectos teóricoscos alcohólicos, que habían ido creciendo como prácticos. Los pacientes portadores dedesde 1891, eran el segundo grupo diagnós- patología corporal de origen alcohólico (cirró-tico, solo superados por la etiología sifilítica, ticos, polineuríticos, etc.) recibían la atenciónrepartiéndose entre 80% de hombres y 20 % médica al nivel disponible en cada momento,de mujeres, con una mortalidad del 10% y pero no eran tratados específicamente de su4,6% respectivamente. Tanto en los departa- situación adictiva. Tanto la insuficiente y esco-mentos de psiquiatría de hospitales como en tomizada formación psiquiátrica de los estu-los manicomios, se desarrolló en muchos psi- diantes de medicina, como la situación prácti-quiatras una gran sensibilidad y conciencia ca asistencial, además de la ya aludidaSanto-Domingo, J. 11
  12. 12. desconsideración de la propia psiquiatría a los a funcionar consultas de “neuropsiquiatría” ,procesos adictivos, colaboraron a generar a lo en las cuales eran atendidos conjuntamentelargo de los años una percepción selectiva y y por un único profesional los pacientes neu-distorsionada de los pacientes alcohólicos y rológicos y los psiquiátricos referidos por losde sus necesidades terapéuticas y asistencia- médicos de cabecera. Aparte de las radicalesles. Todavía es llamativo en el momento insuficiencias de estas consultas para realizaractual, la gran discordancia existente entre la sus objetivos teóricos, su escasa interven-prevalencia de alcohólicos en la comunidad, y ción en los pacientes alcohólicos, siguióla muy escasa proporción de ellos que acce- expresando bien claramente la incapacidadden a tratamiento específico a través de los del sistema sanitario público para contactar edispositivos asistenciales generales y psiquiá- intervenir adecuadamente en esa necesidad,tricos. esa demanda no explicitada pero si real de la población que además ya venía siendo esti- mulada por una disponibilidad y consumo de IV alcohol crecientes. En resumen la institución que progresivamente llegó a constituirse en el sistema nacional de salud, de hecho y en Los años de la postguerra, de los 40, fueron principio excluyó a la psiquiatría y con ella atiempos de retroceso y de espera, como para los pacientes alcohólicos de la asistenciala psiquiatría en general, también en el des- sanitaria general, perpetuando su separaciónarrollo de la asistencia y la prevención del alco- de la medicina, y manteniendo para ellos unholismo. El sufrimiento personal, la diáspora nivel asistencial de segunda clase, inferior alprofesional y la regresión institucional repercu- proporcionado para el resto de las enferme-tieron gravemente e incluso anularon los dades en las instituciones hospitalarias ypocos proyectos y avances anteriores. La extrahospitalarias de la Seguridad Social, pos-situación asistencial de hospitalización psiquiá- teriormente Insalud. Solo en épocas relativa-trica siguió sin modificarse, y las Secciones y mente recientes, posteriores a los años 70,Dispensarios de Higiene Mental que llegaron comenzaron algunas actuaciones tendentes aa ser puestos en marcha, nacían totalmente modificar esta situación, si bien en momen-limitados en sus posibilidades por su mísera tos y formas muy distintas en diferentes terri-dotación así como por inexistencia no ya de torios del estado.integración, sino de cualquier tipo de relaciónen el sistema asistencial sanitario general que Hacia los años 50, mientras la descripcióncomenzó a funcionar hacia 1944 (“Seguro tópica que se hacía del consumo del alcoholObligatorio de Enfermedad” mas tarde “Segu- , en España, hacía referencia a una forma deridad Social”) y solo el esfuerzo personal de consumo y de alcoholización colectiva medite-sus titulares hizo posible el valor alcanzado, rránea, con la bebida alcohólica fundamental,que queda referido líneas mas arriba. el vino, incorporado a la dieta, y consumos El Seguro Obligatorio de Enfermedad, medios controlados, sin grave problemáticaatendió prioritariamente en su inicio (1944) la social, lo cierto era que los datos reales indi-patología médico-quirúrgica del trabajador y caban un aumento progresivo del consumosu familia, y solo secundariamente y en de alcohol, el aumento de consumo de lico-forma muy limitada comenzó a prestar asis- res, una expresividad social y sanitaria impor-tencia en determinadas especialidades. Con- tante y creciente de los consumos altos, ycretamente, la asistencia psiquiátrica fue una problemática psiquiátrica también cre-dejada de lado desde el comienzo, con el ciente, con aumento de hospitalizacionesargumento de que legalmente era responsa- debidas al alcohol, tanto en servicios de psi-bilidad de las instituciones provinciales, las quiatría de hospitales generales, como en losDiputaciones. Mas tardíamente, comenzaron sanatorios psiquiátricos.12 Introducción. Evolución del alcoholismo y su asistencia en España
  13. 13. En estos centros, como se señaló anterior- marcha y la continuidad de actividades con-mente existían bastantes psiquiatras, gene- cretas asistenciales, preventivas y formativasralmente trabajando en forma aislada, preo- específicamente dirigidas al alcoholismo. Concupados por el alcoholismo creciente, por esta aportación de los sanitarios a los proble-ejemplo en Valencia, Murcia, Valladolid, Astu- mas del alcoholismo, se volvía a poner derias, Vizcaya, Barcelona y Madrid, entre otros. manifiesto oportunamente la vigencia y res-También debe hacerse mención de equipos ponsabilidad del movimiento higienista frenteespecializados en alcoholismo que se organi- al alcoholismo.zaron en el ámbito de algún hospital clínicouniversitario, como el Clínic de Barcelona.Todos ellos, desarrollaron aquellos años unatarea asistencial especifica, y sus continuado- Vres han seguido actuando también en ladocencia e investigación sobre alcoholismo. Ante las perspectivas anteriormente des- A partir de la actividad de muchos de aque- critas de la situación del alcoholismo, y lallos incipientes núcleos de trabajo, nacieron inexistencia de acciones preventivas y asis-también grupos de autoayuda, a veces con el tenciales, se puso en marcha por el PANAPrótulo de Alcohólicos Anónimos. Otras veces un Dispensario Antialcohólico en Madrid, engrupos con esta denominación o con otra, 1960, siguiendo para su estructura y funcio-surgieron en esa época amparados por namiento las orientaciones del Subcomité deestructuras religiosas o sociales, incluso sin- alcoholismo de la O.M.S. Los objetivos erandicales. Con la “estricta observancia” del ide- tanto asistenciales, como de realización deario de Alcohólicos Anónimos, uno de los pri- investigaciones epidemiológicas y así mismomeros grupos, se realizaba en la base militar de participación en actividades preventivas yde Torrejón de Ardoz (Madrid), por la iniciativa desde el principio se planteaba su posiblede alcohólicos americanos, proliferando lenta- multiplicación de acuerdo con la experienciamente después en la población española. adquirida. El equipo de trabajo era multiprofe- En el año 1955, la administración sanitaria, sional, con psiquiatras, psicólogos, trabajado-decidió la fundación de un organismo autóno- res sociales y médicos internistas.mo publico, el Patronato Nacional de Asisten- En los años 60, la preocupación por la pro-cia Psiquiátrica (PANAP). En cierta forma, ese blemática psiquiátrica del alcoholismo, deter-organismo oficial debería reasumir funciones minó el estudio de la misma en el Congresodel extinguido Consejo Superior Psiquiátrico, Nacional de la Asociación Española de Neu-además de poder participar por sí mismo en ropsiquiatría, en Pamplona. Así mismo, fue-la asistencia psiquiátrica, con sus propios dis- ron publicados en 1966 los estudios epide-positivos. Una de las áreas asignadas a ese miológicos sobre alcoholismo, coordinadosorganismo, era la actividad preventiva y asis- por el Dispensario Antialcohólico y realizadostencial en las toxicomanías. Importa destacar en varios grupos y muestras de población enaquí, que la actividad del PANAP estaba , España (Madrid, La Coruña y Murcia, entredeterminada por una Junta Rectora, en la que otros grupos). La importancia de la problemá-al lado de representantes institucionales, tica sanitaria y social, determinó la considera-figuraban prestigiosos especialistas en psi- ción especifica del alcoholismo en los Planesquiatría, y que la gestión de las actividades de Desarrollo, determinándose por una parteestaba encomendada al Secretario General, la extensión de los dispositivos asistencialesun sanitario, un medico del cuerpo de Sani- extrahospitalarios análogos al Dispensariodad Nacional. Fue precisamente la sensibili- Antialcohólico, en un Programa sanitario paradad sanitaria del primer y segundo Secretario el alcoholismo, que se llevó a efecto en dieci-General (Fernández Turégano y Serigó Sega- séis provincias, creando equipos multiprofe-rra), el factor determinante de la puesta en sionales integrados en Secciones de Psiquia-Santo-Domingo, J. 13
  14. 14. tría y Dispensarios de Higiene Mental exis- ginaron también trabajos de investigacióntentes en los Institutos provinciales de Sani- sobre aspectos de la problemática alcohólicadad. En estos nuevos equipos se integraron y en diversos contextos. Tanto la realización dedesarrollaron sus actividades con entusiasmo las actividades informativas como las investi-y magníficos resultados psiquiatras y grupos gadores, dieron lugar a la edición de mediosde trabajo que venían desarrollando sus acti- de difusión (folletos, diapositivas, etc.) y asívidades en áreas del alcoholismo con carác- mismo instrumentos para trabajos de campoter pionero en diversas provincias. Algunos y así mismo de valoración clínica y diagnosti-eran psiquiatras que habían puesto en mar- co, como una clasificación polidimensional decha los Dispensarios de Higiene Mental y los alcohólicos, que tuvo repercusión interna-otros procedían del ámbito hospitalario gene- cional.ral y psiquiátrico, y habían logrado formar En los conceptos sobre alcohol y alcoholis-núcleos de profesionales con gran capacidad mo de la época, algunos fueron básicos paray vocación por los problemas del alcoholis- el funcionamiento de los equipos dispensaria-mo, lo que permitió incluso integrar iniciativas les específicos. Así ocurrió con la tipología dey actividades ya en marcha, por ejemplo en Jellinek, así como con sus descripciones clí-Barcelona, Valencia, Murcia, La Coruña y nicas de los fenómenos básicos de la depen-otras provincias. dencia (pérdida del control e incapacidad de Por otra parte, y también a través de los abstención), y por supuesto con su concep-Planes de Desarrollo, se proyectó la transfor- ción básica del alcoholismo como enferme-mación y adaptación de un hospital antituber- dad. De la misma forma, influyeron los datosculoso que no había llegado a ser inaugurado y experiencias sobre la posibilidad de recupe-(Hospital de la Barranca, en Navacerrada, ración de la capacidad de control, y en rela-Madrid), como centro hospitalario para enfer- ción con ello, la posibilidad de tratamientomos alcohólicos, siguiendo las experiencias conductual y cognitivo de la dependencia delasistenciales de países europeos. Aunque se alcohol y más tarde de las recaídas. En elefectuaron las modificaciones arquitectónicas marco del trabajo dispensarial, se realizaronpertinentes, y se contaba con el presupuesto investigaciones, que dieron lugar a publicacio-para personal adecuado, diversas razones del nes y tesis doctorales sobre ello. Las psicote-momento fueron demorando su puesta en rapias individuales y de grupo específicasmarcha, y finalmente, y tras pasar unos años para el alcoholismo, fueron otra de las basesen los que la pertinencia de dicho centro de del trabajo clínico, diferenciándose de las acti-hospitalización especifica tal como había sido vidades de rehabilitación y postcura realiza-planteado en momentos anteriores resultaba das en los grupos de autoayuda. En el mismopor lo menos discutible, el centro fue dedica- sentido, comenzaron a utilizarse en forma sis-do durante algunos años a residencia tempo- temática y controlada psicofármacos y otrosral, veraniega, para pacientes con deficiencias tratamientos farmacológicos en los pacientesmentales y de otro tipo. Tampoco en esa oca- alcohólicos, incorporando para ello en ocasio-sión se logró contar a su momento con el nes una incipiente metodología de ensayoscentro de hospitalización de alcohólicos para clínicos.lo que había sido dotado. De cierta trascendencia resultó la organiza- En intima relación con las actividades asis- ción periódica de Seminarios anuales y cur-tenciales, la red de los dispensarios antialco- sos oficiales sobre alcoholismo y toxicomaní-hólicos, realizó gran numero de actividades as, apoyadas técnica y financieramente por elinformativas en diversos ámbitos (generales, PANAP pero realizadas sucesivamente en ,sanitarios, educativos, laborales, y muchos diversas provincias, con la participación deotros, a veces muy específicos, como por los grupos de trabajo respectivos, así comoejemplo personal policial, jurídico o militar, de otros expertos nacionales y extranjeros.entre otros). Algunas de estas actividades ori- Particularmente importante fue el encuentro14 Introducción. Evolución del alcoholismo y su asistencia en España
  15. 15. en estas reuniones especificas con profesio- picas de abuso. Su necesidad se había pues-nales que desarrollaban actividades en áreas to de manifiesto en los sucesivos Seminariosde alcoholismo incorporados en otras institu- de Alcoholismo que se han referido anterior-ciones (hospitales psiquiátricos, hospitales mente, y de hecho, aquellos Seminarios fue-generales, etc.) e incluso privadamente. ron sustituidos por los Congresos y JornadasEstos Seminarios funcionaron entre los años que constituyen una de las actividades mas60 y 70 no solo como lugar de intercambio destacadas y sobresalientes de Socidrogalco-de información científica, sino como auténti- hol, hasta la actualidad, a la cual se vienen aca siembra de actitudes, conocimientos y añadir otras actividades docentes e investiga-relaciones, que posteriormente se demostró doras que hacen de esa Sociedad científicamuy positiva. una magnifica muestra de integración de También tuvieron proyección positiva en el esfuerzos de profesionales y científicos defuturo, dos acciones concretas muy relacio- campos diversos que trabajan en una proble-nadas con el ambiente de iniciativas y partici- mática compleja como es el alcoholismo y laspación descritos. Aunque con escasa diferen- dependencias, con una eficiencia y calidad,cia en el tiempo, fue primero la fundación de comparable a las mejores sociedades científi-la Asociación de Ex-Alcohólicos Españoles y cas españolas y extranjeras.después la de la Sociedad Científica para el Posteriormente, fue fundada la Sociedadestudio del Alcoholismo y las Toxicomanías Española de Toxicomanías, que desde su ini-(Socidrogalcohol). cio en los años 80 ha sostenido y estimulado La Asociación de Ex-alcohólicos Españoles, actividades científicas, formativas e investiga-fue fundada para proporcionar un soporte doras tanto en el área del alcoholismo comoasociativo que hiciera posible contar con la en las otras dependencias, colaborando enacción de los propios pacientes y de sus ello con otras instituciones y sociedades.familiares, sobre todo para facilitar su proce- De hecho, y partir de entonces, la actividadso de rehabilitación, y también para cooperar científica desarrollada en el campo del alco-en actividades de tipo preventivo. Esta Aso- holismo, ha alcanzado un nivel internacionalciación venia a unirse a la existencia algo apreciable, y se publica en revistas de grananterior de otras grupos de autoayuda, como difusión nacional e internacional como sonalgunos grupos de Alcohólicos Anónimos Drogalcohol, Trastornos Adictivos y Revista(Madrid, Valladolid, Asturias) y otros como Española de Adicciones, cuyo análisis, juntoGrup-Teral (Cataluña). La Asociación de Ex- con el de los libros de actas de los congresosalcohólicos trataba de potenciar la relación de las sociedades (Socidrogalcohol, etc.) per-con los dispositivos sanitarios y sociales, y mite conocer en profundidad el nivel de latambién de hacer posible las ayudas econó- investigacion española en alcoholismo.micas institucionales. De hecho, sus estatu-tos fueron adaptados a diversas circunstan-cias locales en algunas provincias (porejemplo, la Asociación Valenciana de Ex-alco- VIhólicos) y la actividad de la Asociación fue unfactor importante de cristalización para otras Hacia los primeros años 70, el incrementoAsociaciones y Federaciones posteriores. del alcoholismo con toda su problemática Socidrogalcohol, Sociedad Científica para sanitaria y social era muy patente, así comoel estudio del Alcoholismo y las Toxicomanías, la existencia de factores sociales como else fundó en 1969, para hacer posible la cola- desarrollo industrial y económico, y la emigra-boración y la integración de los profesionales ción interior y exterior, entre otros, que influí-y científicos que trabajaban en los diversos an en ese aumento, y en el cambio de carac-aspectos y ámbitos relacionados con el alco- terísticas de los patrones de bebida, asíhol y también con otras sustancias psicotró- como de los patrones de consecuencias alco-Santo-Domingo, J. 15
  16. 16. hólicas, tanto en cantidad como en calidad. A del alcoholismo y los problemas derivados departir de estos años 70 y hasta la actualidad, las drogas.han ido apareciendo con frecuencia crecien- En la realidad, los trabajos de la Comisiónte, informes epidemiológicos realizados en Interministerial, sirvieron básicamente paramuestras generales y seleccionadas de poner en marcha lo que sería y sigue siendopoblación por grupos de trabajo diferentes, el Plan Nacional sobre Drogas. Deliberada-cada vez con técnicas mas adecuadas, que mente, se eliminó entonces la referenciahan puesto de manifiesto las características y explícita al alcoholismo. Algunas personasmuchos de los factores determinantes de los dieron la explicación de que el alcoholismo yacambios. También se habían puesto de mani- estaba siendo atendido en el sistema sanita-fiesto, de una forma aguda y con repercusio- rio. Obviamente, se referían al tratamiento ynes que alarmaron a la sociedad por diversas asistencia de algunas de las complicacionesrazones, el aumento y cambio en los patro- sanitarias del alcoholismo, como por ejemplones de consumo de sustancias psicotrópicas, las cirrosis hepática, ya que en el informe dealgunas de ellas desconocidas anteriormente la Comisión quedaba clara la inexistencia deen España y otras tradicionalmente limitadas sistemas y dispositivos adecuados y suficien-a ciertos medios (sanitarios, militares). tes en calidad y cantidad para atender el pro- La presión realizada a través de diferentes blema.medios por profesionales sanitarios y sociales Por supuesto, el Plan dedicó sus activida-conscientes de la situación, y sobre todo la des al afrontamiento de los problemas rela-alarma social creada principalmente por el lla- cionados con las drogas, desarrollando ymado “problema de la droga” determinaron , coordinándose con el trabajo de los planes deen 1974 la formación de una Comisión Inter- drogas autonómicos. Estos fueron rápida-ministerial a propuesta del Vicepresidente del mente potenciados en recursos, así comoGobierno y ministro de la Gobernación, con diversas instituciones y asociaciones de raízuna Comisión de Dirección y un Grupo de Tra- oficial y privada. Solo en los últimos años 90,bajo, que entregó al Gobierno y posteriormen- el Plan Nacional ha comenzado una actuaciónte publicó sus conclusiones en 1975. En aque- especifica frente el alcoholismo, cuya impor-llas conclusiones, como en toda la memoria, tancia sanitaria y social se comienza a valorarel problema del alcoholismo y el problema de y a investigar al mismo nivel que la de laslas drogas, fueron redactados por separado, y otras sustancias psicotrópicas y frente a lasmanteniendo precisa e intencionadamente cuales se comienzan a diseñar líneas deese orden, primero alcohol y después drogas. actuaciones preventivas.Además de los componentes técnicos oficia-les, participaron en la elaboración de lamemoria consultores y asociaciones de ex-enfermos, sociales y profesionales. Además VIIde proponerse una política de actuación con-cretada en la adopción de diversas medidas Los cambios institucionales vividos porque se referían a al disponibilidad, las actitu- España entre los años 75 y 80, con la base dedes colectivas, la asistencia y la rehabilitación la Constitución democrática, y entre ellos elde los pacientes, así como a su asistencia advenimiento del estado de las autonomías,social y a la prevención e investigación en afectaron también la asistencia y la atenciónáreas del alcoholismo, se proponía que se que se venía prestando al alcoholismo. En tér-dotase a la Comisión Interministerial de la per- minos generales, las consejerías de salud demanencia y los medios de trabajo que la con- los gobiernos autonómicos o sus estructurasvirtieran en un órgano ejecutivo dependiente homologas, se hicieron cargo de los dispositi-integrado en el ministerio de la Gobernación, vos existentes con anterioridad, entre otros,órgano que evidentemente debería ocuparse los Dispensarios Antialcohólicos, donde existí-16 Introducción. Evolución del alcoholismo y su asistencia en España
  17. 17. an. En algunas autonomías, los equipos profe- consideración especial que habrá de tenersesionales específicos fueron el germen de con problemas como la psiquiatría infantil y laotros dispositivos específicamente antialcohó- psicogeriatría. También ha existido la actitudlicos, mientras en otras, se asistió a una dilu- opuesta, de que los problemas del alcoholis-ción de profesionales por ejemplo en los pro- mo y las otras dependencias, no son proble-gramas de asistencia psiquiátrica y salud mas psiquiátricos en sí mismos, sino sola-mental. mente por algunas de sus complicaciones. El papel de los programas de salud mental Esta actitud puede incluirse en lo que se hay asistencia psiquiátrica en las ultimas déca- descrito como “despsiquiatrización” del alco-das en relación con el alcoholismo ha sido holismo y las dependencias en general, quevariable y complejo, a veces aparentemente tenía sus raíces en la psiquiatría clásica y tra-contradictorio. Por una parte, han existido dicional de la primera mitad de siglo. Mien-momentos críticos en algunas comunidades, tras la patología tóxica del alcoholismo seen los que los gestores de dichos programas, describía e investigaba entonces con todono han aceptado responsabilidad explícita y rigor, las raíces etiopatogénicas de las depen-definida en la asistencia al alcoholismo y en dencias quedaban volatilizadas e inatendidasgeneral a las drogodependencias, facilitando entre los rasgos y las alteraciones de la per-con ello el pase de dicha responsabilidad a sonalidad y los hábitos culturales y socialesotros departamentos o instituciones, general- de la bebida, valorados a veces como positi-mente no sanitarias sino sociales, con lo que vos. En el origen de esta actitud elusiva yse ha colaborado a la formación de unas rechazante a veces también han influido con-redes asistenciales paralelas, a veces sin sideraciones menos teóricas, relacionadascoordinación con las redes sanitarias. Por otra con el problemático manejo de los alcohóli-parte, en algunos lugares se ha procedido a la cos y dependientes de drogas.incorporación a los programas psiquiátricosde los dispositivos antialcohólicos existentescon anterioridad. Mientras en unos sitios seha mantenido la dinámica especifica de esos VIIIcentros, en otros el personal existente hasido utilizado para necesidades asistenciales Todo ello ha dado lugar a que en los añospsiquiátricas más generales, desapareciendo 80 y 90 se hayan ido estructurando en el sec-con ello los dispositivos antialcohólicos. tor público algunos programas asistenciales y A veces como origen de estos cambios, ha preventivos para el alcoholismo que cubrenexistido la actitud subyacente de que el heterogéneamente el territorio del estado,hecho de ser profesional de la psiquiatría, desde la inexistencia de cualquier tipo de pro-suponía en sí mismo la capacitación necesa- grama, hasta modelos con un funcionamien-ria y suficiente para asistir cualquier tipo de to incluso suficiente e integrado en la aten-dependencia de sustancias, incluido el alco- ción sanitaria general. La causa de estaholismo, como cualquier otra patología men- heterogeneidad radica también en la diversi-tal y que no era necesaria en modo alguno dad de los sistemas sanitarios de cada auto-una dedicación especial a estos temas, ni en nomía, que continúan incorporando diferen-el nivel profesional, ni en el organizativo asis- cialmente la asistencia psiquiátrica, en la quetencial. La normativa sanitaria vigente más tradicionalmente quedaron incluidos los pro-elevada en la actualidad, la Ley de Sanidad blemas del alcohol. Como ejemplos en cierto(1986) que en su articulo 20 se ocupa de la modo paradigmáticos de la diversidad de laasistencia a la salud mental, en sus principios asistencia pública prestada en las ultimasno hace ninguna referencia explícita a los pro- décadas a los alcohólicos en las autonomías,blemas del alcoholismo y las otras drogode- pueden considerarse entre otros los siguien-pendencias, mientras hace mención de la tes:Santo-Domingo, J. 17
  18. 18. En el país vasco, se pusieron en marcha un sionales, que se encargan de los tratamien-centro coordinador de drogas (DAK) y un plan tos en ese contexto, no integrado en la redde actuación en drogodependencias (1981- sanitaria. Como en otras comunidades, exis-82), que incluía la asistencia a los pacientes ten otros dispositivos concretos (por ejemploalcohólicos en sus diferentes dispositivos, así residencial y rehabilitador en alguna provin-como otras actividades epidemiológicas, pre- cia) de otra dependencia institucional, y lasventivas y sociales. De hecho, ya en los años necesidades de hospitalización general y psi-70, se contaba con el mayor numero de quiátrica, se tratan de coordinar con el siste-camas de hospitalización para alcohólicos en ma de salud de la comunidad.toda España, que fueron después coordina- La diversidad institucional es tambiéndas con el sistema sanitario general. En 1986 importante, existiendo en algunas grandesel DAK cesó en su actuación especifica para ciudades como Madrid y Barcelona, algunosalcoholismo y drogodependencias. equipos municipales para alcoholismo, y en En la Comunidad de Madrid, en los años otras, equipos dependientes de Cruz Roja y80, comenzó a funcionar dentro de un hospi- otras instituciones no gubernamentales. Ental psiquiátrico, una unidad especifica para ocasiones, la especificidad del alcoholismo esdeshabituación de pacientes alcohólicos. En explícita, otras veces como en Cáritas, queda1990, se estructuró un programa de activida- implícita en la imprescindible acción que sedes sanitarias para el alcoholismo, integrado realiza en sus asilos y residencias para un sec-dentro del Servicio de Salud de la Consejería tor creciente de alcohólicos marginados.de Salud de la Comunidad de Madrid. Esteprograma, siguiendo criterios de asistenciacomunitaria sin dar lugar a un sistema especi-fico, pretendía integrar la atención a los alco- IXhólicos en los diferentes dispositivos y nive-les asistenciales del sistema sanitario general Conviene hacer notar en este punto que(atención primaria, salud mental y psiquiatría, por razones de índole diversa, la atención ahospitalización general) así como apoyar el los problemas de drogas, muy potenciada porfuncionamiento de asociaciones de autoayu- instituciones autonómicas y así mismo por elda y rehabilitación. En la practica se demos- Plan Nacional, ha llegado a cristalizar de hechotró muy poco eficiente, desarrollándose en en una red asistencial publica, que aunque esforma muy diferente, incoordinada e incom- inconexa, heterogénea y de dependencia ins-pleta según las áreas. titucional distinta, tiene una característica En la Comunidad de Valencia: Tras modifi- común, como es la de funcionar separada-caciones asistenciales que afectaron a dispo- mente (a veces en forma estanca) del sistemasitivos concretos hospitalarios que venían asistencial sanitario general y particularmentefuncionando con carácter pionero (Hospital del psiquiátrico. Ello ha planteado problemasde Bétera), actualmente el plan sanitario, asistenciales y profesionales, sobre todointegra en la red sanitaria equipos específi- cuando se han proyectado planificacionescos, para alcoholismo y para alcoholismo y integradoras. En los últimos años 90 se vivendrogas, que funcionan eficazmente coordina- intentos de reorientación de la actividad asis-dos con los dispositivos sanitarios hospitala- tencial de los dispositivos asistenciales de esarios y extrahospitalarios, y los de psiquiatría y red especifica para las drogas, hacia la aten-salud mental de la red. ción a problemas de alcohol, en forma coordi- En Andalucía, ha destacado la gestión de la nada o integrada con los dispositivos de saludasistencia extrahospitalaria especifica a los mental y sanitarios en general (atención pri-pacientes alcohólicos a través de subvencio- maria, hospitalización, etc.).nes y apoyos a grupos de autoayuda, por Es importante considerar la asistencia alejemplo en la contratación de técnicos profe- enfermo alcohólico en el sector privado, por-18 Introducción. Evolución del alcoholismo y su asistencia en España
  19. 19. que por diversas razones, entre otras la pre- do a generalizarse la conexión con los gruposcariedad de la oferta pública psiquiátrica, ha de autoayuda.venido atendiendo una parte importante de lademanda asistencial existente. La atenciónprivada para el alcoholismo, ha experimenta-do una evolución bastante similar a la que se Xha producido en el sector público. Hasta losaños 70 a los alcohólicos que presentaban En esos últimos años 90, el alcoholismo yuna problemática directamente psiquiátrica o las toxicomanías han visto renovado el inte-social, y que ingresaban en sanatorios priva- rés de los psiquiatras por ellos, hasta eldos, se les atendían sus cuadros agudos de punto de poder hablarse de una “re-psiquia-intoxicación o deprivación, y en algunas oca- trización” de dichos temas. Parece que ellosiones se procedía a deshabituaciones. En puede deberse en resumen a dos factoresesos años, se manejaban también en el coincidentes, uno de orden científico y otroámbito privado técnicas como los “reflejos profesional: por una parte los avances en loscondicionados” con emetizantes y curas con conocimientos neurobiológicos respecto a lasdisulfiram que se iniciaban en régimen de bases etiopatogénicas del alcoholismo y lashospitalización. Algunos sanatorios privados dependencias, así como en los tratamientosestimularon la acción de grupos de autoayu- farmacológicos y psicoterapéuticos, y porda, mientras en otros se mantenían los otra una cierta reacción ante las invasiones ypacientes en forma indefinida, mas o menos progresiva disminución de los territorios de laprolongada, generalmente sin tratamiento especialidad por otras especialidades y profe-especifico y sin acción reinsertadora o rehabi- sionales. En la practica, se ha producido unlitadora alguna. cierto aumento del número de psiquiatras en algunos programas para alcoholismo y drogo- También en el ámbito privado, han existido, dependencias, y se han proyectado unidadesy siguen existiendo, sanatorios para pacien- específicas para patologías emergentes,tes agudos, con estancias cortas, y sanato- como la dependencia de cocaína y la patolo-rios para pacientes crónicos, con estancias gía dual. Así mismo, la Sociedad Española dede meses y años. En los primeros rara vez el Psiquiatría ha creado (2000) una Sección dealcohólico realizaba la cura completa necesa- Alcoholismo y Drogodependencias para pro-ria, y en los segundos, se solía efectuar mas fundizar en los diversos aspectos científicos yuna custodia que una cura. Ya en los años 80 profesionales de la denominada actualmentey 90, han existido realizaciones concretas por “psiquiatría de la adicción” y actuar coordina-ejemplo unidades de dependencia con pro- damente con otras sociedades e institucio-gramas específicos en sanatorios psiquiátri- nes españolas y extranjeras que actúan encos generales y también han comenzado su esas áreas.funcionamiento algunos centros sanatoriales Coherentemente con esos cambios queespecíficos para alcohólicos y otras depen- se están produciendo tanto en la red de asis-dencias, a veces mas o menos basados en el tencia a drogas como en el medio psiquiátri-modelo Minnesotta y otras con orientaciones co y que tienden a una toma en cargo explíci-psicoterapéuticas o biológicas más definidas. ta del tratamiento y la asistencia delEn la asistencia psiquiátrica extrahospitalaria alcoholismo en las diversas instituciones, seprivada, después de muchos años de percep- está produciendo una cierta intensificaciónción primariamente psiquiátrica y a veces de de las acciones docentes y formativas res-elusión o rechazo, el alcohólico es percibido pecto el alcoholismo. Desde hace unos años,cada vez más como enfermo primariamente se imparten cursos obligatorios y optativosdependiente y tratado específica y multipro- para los estudiantes de medicina y son masfesionalmente con mas frecuencia, tendien- frecuentes los cursos de doctorado y asíSanto-Domingo, J. 19
  20. 20. mismo los trabajos de tesis doctorales sobre como las actitudes del entorno, y las caracte-el tema alcoholismo. Existen cada vez con rísticas de este cambio se conocen fiablemen-mas frecuencia cursos y titulaciones propias te en su mayor parte por estudios epidemioló-de diferentes universidades, con la colabora- gicos disponibles en la actualidad. Tambiénción de las sociedades científicas, dirigidos a existen recursos humanos, técnicos, econó-los profesionales de las redes de drogode- micos y políticos que antes no había. Parecependencias y de otras instituciones. Con todo un momento oportuno para que los escasos,ello el nivel de formación de los diferentes diversos y heterogéneos recursos disponibles,profesionales está adquiriendo en general un se vean adecuadamente estimulados y poten-alto y actualizado nivel de capacitación. ciadas sus posibilidades, integrando sus Existen algunos datos que indican en las esfuerzos en una acción de participación públi-dos ultimas décadas que los patrones de ca, institucional y civil, que atienda los proble- mas del alcohol al nivel necesario hoy día,bebida continúan variando en España, como como otros problemas sanitarios y socialestambién lo hacen en otros países del área análogos, y haga posible las medidas preventi-mediterránea. Mientras los consumos vas adecuadas y necesarias.medios se estabilizaron e incluso se refiereuna tendencia leve a la disminución, ha cam-biado la estructura de bebidas consumidas.Progresivamente España también tiende a BIBLIOGRAFIAconsumir según el patrón global vaticinadopor Edwards, con la cerveza como primera Aizpiri, J. El Centro Coordinador de drogodepen-bebida y los licores después, superando dencias del gobierno vasco. Historia y evalua-ampliamente los patrones locales de consu- ción 1981-1986. Ponencia II Congreso Mundialmo. También ha variado la estructura de con- Vasco, IV. Publicaciones del Gobierno Vasco.sumidores, con jóvenes, mujeres y mayores Vitoria, 1988.como otros grupos en riesgo, que vienen a Bogani, E. El alcoholismo enfermedad social. Ed.añadirse a los clásicos anteriores. Según Plaza Janés Barcelona, 1976.datos de encuestas de consumo, parece que Campos Marin, R. Alcoholismo, medicina y socie-existe una cierta radicalización en el consu- dad en España (1876-1923). Consejo Superiormo, consumiendo cada vez más los bebedo- Investigaciones Científicas Madrid, 1997.res que beben más, y cada vez menos o nada Freixa, F Estado actual del problema del alcoholismo .los que beben menos. Los patrones de con- en España y recursos asistenciales. Conselleriasecuencias del uso y abuso del alcohol de Sanitat de la Generalitat de Catalunya, 1980.siguen teniendo una gran importancia sanita- Freixa, F La enfermedad alcohólica. Herder, Barce- .ria y social. La mortalidad juvenil por acciden- lona, 1996.tes de tráfico relacionados con el alcohol, y Freixa, F Estrategias y programas en el tratamiento .más en general, la mortalidad determinada del alcoholismo: aspectos psicosociales. Enpor otras causas en las que el alcohol es el Sanchez-Turet M: Enfermedades y problemas relacionados con el alcohol. Espaxs Barcelona,factor determinante o colaborador importan- 1999.te, son sólo una parte de un coste humano,económico y social muy alto, que sólo aproxi- Llopis, R.; Santo-Domingo, J. Concepts et defini- tions de l´alcoolisme. Rev. Alcoolisme 9, 3, 197-mativamente y con metodología basada en 209, 1963.datos de países diferentes, se ha intentado Memoria del grupo para el estudio de los proble-evaluar en los últimos años. mas derivados del alcoholismo y del trafico y En el principio del siglo XXI, el alcoholismo consumo de estupefacientes. Rev. Sanidadsigue siendo un grave problema sanitario y Higiene Publica 49, 5-6, 409-573).social en España. Sin embargo, han cambiado Pascual Pastor, F Perspectivas históricas del con- .esencialmente las características sociodemo- sumo de alcohol. En “Tratado de Alcohología”gráficas, y culturales de los consumidores, así Cuevas, J y Sanchís, ed. 2.000.20 Introducción. Evolución del alcoholismo y su asistencia en España
  21. 21. Perez Galvez, B. La atención sanitaria al alcoholis- Santo-Domingo, J. Investigaciones españolas so- mo: hacia una normalización asistencial. En bre alcoholismo. Rev. Sanidad e Higiene Publi- “Tratado de Alcohología” Cuevas, J y Sanchís, cas, 1982. ed. 2.000. Santo-Domingo, J. El alcohol y la cultura del beber.Sanchez-Turet, M. Enfermedades y problemas rela- Los problemas del alcohol en España. En: Dro- cionados con el alcohol. Espaxs Barcelona gas: Nuevos patrones y tendencias de consumo. 1999. Fundación Ciencias de la Salud. Madrid, 2001.Santo-Domingo, J. La asistencia y rehabilitación de Santo-Domingo, J.; Llopis, R. El Dispensario Antial- los alcohólicos y toxicómanos. En Alcoholismo cohólico: análisis clínico y resultados terapéuti- y otras toxicomanías. PANAP Madrid, 1970 , cos. Act Luso Españolas Neurología y Psiquia-Santo-Domingo, J.; Alonso, F Valenciano, L. Estu- .; tría 21, 4, 362-375, 1962. dio epidemiológico sobre el alcoholismo en Santo-Domingo,J.; Rodríguez Vega, B. Evolución de España. Ed. Patronato Nacional Asistencia Psi- los hábitos de consumo de alcohol y de la quiátrica Madrid, 1966. dependencia alcohólica en España. Rev. Esp.Santo-Domingo, J. Alcoholismo en España. Rev. Drogodependencias 14, 167-175, 1989. Sanidad Higiene Publica 40, 1-45, 1966. Ubeda y Correal, J. El alcoholismo. Imp. Adminis-Santo-Domingo, J. Alcoholismo y Seguridad Social. tración Militar Madrid, 1901. Rev. Ibero-americana Seguridad Social 6, 4, 2- Viñes Ibarrola, J. Alcoholismo, stress-cáncer. Pub. 24, 1966. Inst. Sanidad Navarra, 1957.ADICCIONES (2002), VOL. 14, SUPL. 1 21
  22. 22. Alcohol y metabolismo humano ARAGÓN, C.; MIQUEL, M.; CORREA, M.; SANCHIS-SEGURA, C. Área de Psicobiología. Universitat Jaume I. Castelló. Enviar correspondencia a: Carlos Aragón. Universitat Jaume I. Area de Psicobiología. Campus de Borriol. 8029 AP CastellóRESUMEN ABSTRACT Uno de los propósitos del presente trabajo es llevar a One of the objectives of this present work is to carrycabo una revisión actualizada y resumida de los aspectos out an up-to-date and summarised review of the mostmás relevantes de los procesos de absorción, distribución, relevant aspects of alcohol absorption, distribution,biotransformación (metabolismo) y excreción del alcohol. metabolism and excretion processes. Although there areAunque con variaciones individuales importantes, el alcohol significant individual variations, alcohol is, in the main,se absorbe mayoritariamente a nivel intestinal, se distribu- absorbed at an intestinal level distributed by the organismye por el organismo de forma análoga a la del agua corpo- in an analogous way to that of body water and most of itral, y se metaboliza en su mayor parte. Dado que la bio- is metabolised. Given that the basic biotransformation oftransformación fundamental del etanol se produce median- ethanol is produced by means of an oxidative enzymaticte un metabolismo enzimático oxidativo, hemos reservado metabolism, we have set aside a section to analyse -un apartado para analizar, en la medida de lo posible, los insofar as possible- the enzymatic systems responsible forsistemas enzimáticos responsables de dicha oxidación. Asi- such oxidisation. In addition, in this chapter, we would likemismo, con este capítulo hemos querido ofrecer un resu- to provide a summary of the data available on themen de los datos disponibles sobre la implicación del ace- involvement of acetaldehyde, primary metabolic oxidative,taldehido, primer metabolito oxidativo del etanol, en los in the effects of alcohol. Said involvement is not limited,efectos del alcohol. Dicha implicación no se reduce, como as was hitherto believed, to the toxic effects derived fromtradicionalmente se ha creído, a los efectos tóxicos deriva- alcohol consumption. On the contrary, there is andos del consumo de alcohol. Por el contrario, existe un cor- increasingly solid body of experimental knowledge thatpus de conocimientos experimentales cada vez más sólido associates acetaldehyde with the euphoric effects ofque relaciona al acetaldehido con los efectos euforizantes alcohol and, consequently, with the ability of this drug todel alcohol y, en consecuencia, con la capacidad de esta establish a pattern of repeated consumption. Finally, theredroga de establecer un patrón de consumo repetido. Final- is a review of the interactions that can occur between themente, se revisan las interacciones que pueden ocurrir metabolism of alcohol and the biotransformation of otherentre el metabolismo del alcohol y la biotransformación de substances. These interactions may always lead tootras sustancias. Dichas interacciones pueden tener lugar endogenous or exogenous substances sharing the samesiempre que sustancias endógenas o exógenas compartan enzymatic systems with ethanol. In this sense, thecon el etanol los mismos sistemas enzimáticos. En este induction of the P-450 2E1 and other P-450 cytochromessentido, merece especial atención la inducción del P-450 in hepatic cells, provoked by the chronic consumption of2E1 y otros citocromos P-450 en las células hepáticas pro- alcohol, merits particular attention.vocada por el consumo crónico de alcohol. Key words: alcohol, acetaldehyde, metabolism, bio-Palabras clave: alcohol, acetaldehido, metabolismo, transformation. biotransformación.1. ABSORCIÓN, DISTRIBUCIÓN Y ELIMINA- a medición de las concentraciones de CIÓN DEL ETANOL1.1. Determinación de las concentraciones L etanol en los fluidos corporales posee importantes implicaciones a nivel social, penal y médico-forense, ya que esta sustan- de etanol. cia posee consecuencias muy significativasADICCIONES (2002), VOL. 14, SUPL. 1 23

×