EVA Y EL CURANo me enteré de cuándo vino al pueblo el padre Javier, pero sí me di cuenta delalboroto que generaba. De un d...
Javier. Ella no sabía si le gustaba más por lo atractivo o por lo prohibido. Pero amor,esa cosa de tontos, eso sí que no e...
reñida. El padre, deportista, tenía lo suyo. El narco, acostumbrado a los cachimbazos,pegaba duro también. Eva sólo miraba...
El romance del popular cura hispano Alberto Cutié con una joven en Miami acaparatitulares en Estados Unidos, pero es sólo ...
El filme cuenta la historia de amor de Camila OGorman, una joven de acaudaladafamilia que en 1847 se escapó junto al sacer...
Al igual que la mayoría de otros pacientes con casos similares, el curainsistió a los médicos del hospital que su situació...
lugares emblemáticos como San Juan de Los Lagos y la Basílica deGuadalupe.Dinero sucio, dinero limpioEn Culiacán y otras c...
En Sinaloa, hace unos años, el padre Benjamín Oliva, se vio envuelto en elescándalo cuando se descubrió su cercanía a la f...
"A mí me dijeron que si los casaba y como no había ningún impedimentoacepté —Carrillo Leyva— era muy serio, muy reservado ...
mantener en pie el templo de Nuestra Señora del Refugio. El techo delámina era un horno durante el estiaje y se volvía col...
Cardenal Juan Sandoval Iñiguez"No me metas en chingaderas", fue la respuesta de Raymundo, uno de losnarcotraficantes más p...
Un asunto donde los jaliscienses tienen la piel muy sensible, explica JorgeRegalado Santillán, secretario académico del Ce...
Por esos días los reporteros Javier Ortega Ponce y Manuel Hernándezvisitaron la iglesia y se llevaron una sorpresa."Era de...
de Mixtlán, Ameca, donde se encontraba su rancho Los Majados. "Era elpoderoso de aquí, ayudaba a la iglesia", confesó ento...
comportarse, lo que hizo con Patrick lo practicó con otros 129 niños. En febrero de2002 el padre John Geoghan fue condenad...
pederastas. Por supuesto que todos esos religiosos denunciados y condenados,siempre predicaron desde el púlpito los males ...
Bueno, pues cuenta mi papá que cierta vez él y sus compañeros se internaron en elsótano ya que otros chiquillos les habían...
Eva (Zaragoza. España)A veces pienso que estas cosas son sólo una leyenda urbana, porque se repiten en todas partes. Sinir...
-------------------Invitadosaludos kruela antes que nada felicitarte por el trabajo que has hecho y el empeño que le pusis...
El falso cura José Escobar Montoya durante la Semana Santa de 1948. Libro de               bautismos N° 41, Archivo Parroq...
El engaño colectivo ejercido por Escobar Montoya y Robledo Mejía en la SemanaSanta de 1948 pudo configurarse debido a que ...
una ventana y agrietando el muro. De madrugada, el sacerdote Ardila y su ayudantesalieron de la población escoltados por e...
mercado semanal que se realizaba ese día quedó suspendido a la espera de laspalabras de los religiosos, amplificadas por e...
sabiduría. El jueves santo, ya cansados y ante el temor de no poder atender a todoslos feligreses, introdujeron la novedad...
Los "padres" José Escobar Montoya y Oscar Robledo Mejía con feligresas deSemana Santa. Archivo Parroquial, Puente Nacional...
de mujeres". El escándalo sólo salió a flote en la prensa en el mes de mayo, debido alos sucesos del 9 de abril de 1948.Jo...
Iglesia de Santa Bárbara y casa cural de Puente Nacional. Fotografía de RicardoRivadeneira.Falsos sacerdotes. Portada de "...
Cajasur y los curas: ELLOS TAMBIÉN PECAN Autor: Jesus Martínez  A pesar de llevar toga sotana y alzacuellos, los curas tam...
Aliena el Valle    Aliena_x@hotmail.comYo, desde que he tenido uso de razón, siempre he desconfiado de la Iglesia, aunque ...
prometedor que se me presentaba la fiesta del banquete, ya que habían venido unos primos porparte del novio…Fue entonces c...
En la parroquia había dos curas, como ya dije: el viejo don Constantino y Nicolás. El primerosolía estar casi todo el día ...
la tarde y se marcho hecho una fiera.Pero lo que él no sabía es que mis padres al día siguiente no iban a estar en mi casa...
-   « Buenos días, Alicia … ¿Qué tal has pasado la noche? »Yo no tuve por menos que mirarle como si acabara de ver una apa...
… Y menos mal que nadie me señaló a mi como la culpable de su partida… al final todos lehabíamos tomado cariño a aquel cur...
particular. Quizás antes era más fácil de observar porque el ambiente era más propicio,pero en la sociedad actual es más d...
El Concilio Lateranense reunido en 1.139, en Roma, dictaminó la obligatoriedad de quelos sacerdotes guardaran el celibato,...
entrada, lugar donde se celebraba la misa y se confesaban los cristianos, y allí,vio entrar a una pequeña y elegante mujer...
Y entonces no sintió mas frío. El cura tomó a la mujer de la mano y la condujohasta su cuarto. Allí dentro, la mujer se de...
- Padre Francisco salga rápido que la iglesia se está quemando -. Gritaba una vozopaca al otro lado de la puerta.Francisco...
Livianito...El siglo XXI definitivamente no ha tratado bien a la iglesiacatólica en EE.UU.Primero fueron esos desagradecid...
Historias de sacerdotes que tienen o tuvieron amantes y hasta hijos sobran, y en los fieles estaspocas veces han tenido al...
el carácter obligatorio del celibato sea "eliminado", era considerada confidencial hastasu divulgación por la página web G...
le solicita "respetuosamente" "abolir el celibato". "Así habrá menos hijas e hijos noreconocidos por sus padres", escribió...
Por eso surgió la teología feminista, que los teólogos han ido asimilando". "Haysacerdotes en México que nos apoyan. En ot...
Historias de curas  y monjas
Historias de curas  y monjas
Historias de curas  y monjas
Historias de curas  y monjas
Historias de curas  y monjas
Historias de curas  y monjas
Historias de curas  y monjas
Historias de curas  y monjas
Historias de curas  y monjas
Historias de curas  y monjas
Historias de curas  y monjas
Historias de curas  y monjas
Historias de curas  y monjas
Historias de curas  y monjas
Historias de curas  y monjas
Historias de curas  y monjas
Historias de curas  y monjas
Upcoming SlideShare
Loading in …5
×

Historias de curas y monjas

22,671 views
22,401 views

Published on

0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total views
22,671
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
68
Actions
Shares
0
Downloads
20
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

Historias de curas y monjas

  1. 1. EVA Y EL CURANo me enteré de cuándo vino al pueblo el padre Javier, pero sí me di cuenta delalboroto que generaba. De un día para otro las misas estaban llenas de mujeres detodas las edades, incluso muchas de ellas evangélicas. Pensé que el cuate este talvez tenía algún don divino o algo así. Después me enteré que su don no eraprecisamente espiritual, su don era ser bien parecido, joven, canchito él, y buenaonda. Era español, y en sus años más jóvenes había estado como jugador en unequipo de la B de la liga española.Los domingos a la tarde las mujeres se congregaban alrededor del campo de fútbol,porque el padre seguía practicando el deporte y al nomás llegar armó su equipo. Porlas tardes el padre visitaba los hogares, tocaba la puerta, entraba donde lo invitaban ydaba su mensaje cristiano ante la admiración de las mujeres y los celos de loshombres. ¡Cuánta fe la que acarreaba el hombre!El padre Javier había venido a revolucionarlo todo, a alborotar a las mujeres y a poneren alerta a los hombres. Sin embargo el padre resistía los embates de la tentación yseguía en su ministerio, fiel a sus votos y a la palabra de Dios. El joven cura, meenteré por el sacristán, no duraba en las parroquias porque de plano revolucionabatodo. Era la tentación ideal para las mujeres: un hombre de Dios, bien parecido yjoven, lo prohibido siempre es lo más apetecido.Pero como a todo coche le llega su sábado, al padre Javier también le llegó su hora.No podía ser de otro modo. De entre las feligresas alborotadas salió Eva, una guapatreintañera con un buen recorrido en el arte de la seducción. Ella era alta, delgada,con un hermoso pelo negro hasta la cintura y una irresistible mirada. Cansada debesar sapos y aburrida de lo insulso de los hombres del pueblo, quiso ganarse eltrofeo prohibido y para ello planeó su estrategia seductora.Llegaba al principio a confesarse, como todas las demás. Procuraba llegar reciénbañada, sin maquillaje, con poco perfume y vestidos blancos con estampados deflores. Siempre confesaba al padre un pecado: amar a un hombre prohibido, sin decirel nombre. Eva se trasladó cerca de la iglesia para vigilar todos los pasos del padre 1
  2. 2. Javier. Ella no sabía si le gustaba más por lo atractivo o por lo prohibido. Pero amor,esa cosa de tontos, eso sí que no era, la meta era hacer caer en la tentación al padrey gozar con esa caída.Eva no gustaba de la cocina, así que se ofreció a hacer limpieza en la iglesia un parde días a la semana. En las misas se sentaba hasta adelante con esa cara de pícarainocencia que las mujeres experimentadas logran tan bien. Y el padre, hombre al fin,cayó en la tentación. Cayó y bien profundo, porque el padre no sólo se entregó encuerpo sino también en alma. De las otras parroquias había salido por cosas defaldas, pero se había arrepentido y vuelto al redil porque no había entregado elcorazón. Pero ahora sí, para su perdición.Los amantes tenían su horario. Eva salía de su casa a las ocho de la noche y entrabapor la puerta de atrás de la iglesia. Yo la ví, y a pesar de su delito, ella iba campante ycontenta, con paso seguro. Ella ya tenía llave de la puerta, nunca volteaba a ver sialguien la veía. Qué mas daba. No es que yo los espiara, pero ella salía de esa casacomo a las cinco de la mañana e iba a dormir toda la mañana a su casa. No tenía quepreocuparse de trabajar, las limosnas de la iglesia pagaban su comida. Por la tarde seacercaba a la iglesia directo al confesionario, ahí seguro le volvía a decir al padreJavier su pecado al oído.Pero bueno, todo algún día termina, de una u otra manera. Y la bella Eva se cansó desu juguete y lo abandonó. Al pueblo había llegado un narco poderoso, y a pesar de noser canchito ni español, también atraía a las mujeres. Así que Eva tenía que agregarloa sus trofeos y el pobre padre se quedó sin su sabroso bocado de manzana que laguapa Eva le proporcionaba.Cayó en profunda depresión, se bebía el vino de consagrar por las noches y las misasde las siete de la mañana ya no eran siempre a las siete, como antes. Algunas vecesllegaba el narco con Eva del brazo a misa, y Eva sonreía ahora con la soberbia y laaltanería del poder y la maldad.El padre Javier, herido en su orgullo y traicionado por la mujer que amaba, un día fuea retar al narco. Yo no lo ví, pero sí escuché al padre gritando a medianoche y a unfuribundo narco que salía y respondía. Hubo pelea, claro está, y la cosa estuvo 2
  3. 3. reñida. El padre, deportista, tenía lo suyo. El narco, acostumbrado a los cachimbazos,pegaba duro también. Eva sólo miraba entre asustada y complacida la pelea. El padreasestaba un par de golpes y recibía tres. Pero ahí estaba y no caía. Yo pensé queiban a salir los sicarios a sueldo del narco, pero parece que este narco sí era de losque tenían un poco de honor, y además, tenía que derrotar con sus propias manos asu rival, que aunque desde antes de la pelea estaba derrotado, tenía que caer en elcombate.La pelea se extendió hasta como las tres de la madrugada, cuando al fin el padreJavier cayó al suelo. Eva se apresuró a darle un beso apretado y lascivo a su héroe ya mirar con desprecio al pobre cura caído. Yo la verdad, aparte de su negocio ilícito,al narco no le tenía mal ánimo. Caía bien el cuate, y en la cantina del pueblo cuandoestaba él siempre había guaro gratis. El padre también era buena onda, peroalborotaba mucho y eso tampoco es bueno. Una semana después de su derrotaseguía convaleciente y algunas mujeres se turnaban para cuidarlo. Un mes exactodespués, le llegó su notificación de traslado hacia otra parroquia. Pero ahora no creoque alborotara mucho a donde iba, porque el desprecio de la amada se había llevadosu juventud y su energía. Había enflaquecido mucho, del Adonis que había llegado adarle vuelta al pueblo poco quedaba. En su lugar vino un viejito buena onda, de esospadres que hacen bien su chance, sin meterse a mucha bronca.Eva y su narco salieron del pueblo una madrugada, un par de años después, en unaHummer gris. En el camino, a pocos kilómetros del pueblo, fueron emboscados yajusticiados con tiro de gracia. En la prensa al otro día había una pequeña nota en laque mencionaban, como suelen decir en estos casos, que había sido un pleito entrebandas de narcotraficantes. La Hummer nunca apareció. Según me acuerdo haberleído en la nota de prensa, Eva presentaba señales de tortura y parecía haber sidoviolada en repetidas ocasiones. Amores prohibidos 3
  4. 4. El romance del popular cura hispano Alberto Cutié con una joven en Miami acaparatitulares en Estados Unidos, pero es sólo uno más en la larga lista de los amoresprohibidos a causa del controversial requisito de celibato exigido por la Iglesia Católicaa sus sacerdotes desde los siglos XI y XII.Parece que el inicio del 2009 en América latina ha sido pródigo en confesionesamorosas de miembros del clero. El padre Alberto se suma -quizás sin pretenderlo- ados curas argentinos quienes anunciaron en abril que dejarán los hábitos para casarse.El sacerdote Víctor Casas, de la provincia de Córdoba, dejó atónitos a sus feligreses aldar la noticia en plena homilía, algo similar a lo que había hecho el párroco AlbertoOrtega en la provincia de Mendoza un poco antes.Y mientras en Miami las fotos de Cutié y su novia en la playa mantienen revueltos a losmedios de comunicación, en Paraguay un escándalo similar daña la popularidad delpresidente Fernando Lugo, quien colgó los hábitos para asumir el poder en la naciónsudamericana. A Lugo le han empezado a "aparecer" tantos hijos, que las presuntasmadres han formado una asociación para reclamar sus derechos. El ex obispo, demomento, ya le dio su apellido a un menor de dos años. Dicen que ya no le dicen ELPADRE sino EL PADROTE.Se calcula que cada año miles de sacerdotes católicos en todo el mundo abandonan suoficio a fin de formar o tener abiertamente pareja.Afortunadamente, ninguna de las historias contemporáneas ha tenido un final tantrágico como la que narra la película Camila (1984), de la fallecida directora argentinaMaría Luisa Bemberg y con Susú Pecoraro e Imanol Arias en los papeles protagónicos. 4
  5. 5. El filme cuenta la historia de amor de Camila OGorman, una joven de acaudaladafamilia que en 1847 se escapó junto al sacerdote jesuita Ladislao Gutiérrez. Losamantes, perseguidos y arrestados por otro sacerdote, fueron detenidos y fusilados el18 de agosto de ese año. Camila tenía 20 años y estaba en avanzado estado degestación: su muerte acrecentó la impopularidad del dictador argentino Juan Manuelde Rosas.En la literatura y en el cine abundan relatos de amores prohibidos entre miembros delclero y laicos. El crimen del padre Amaro, novela escrita por el escritor portugués JoséMaría Eça de Queiroz, causó gran controversia cuando se publicó a fines del siglo XIX.El libro narra la historia ficticia de un joven sacerdote que cae en los tentadores brazosde la bella Amelia, De la novela pocos se acuerdan pero muchos han visto la películamexicana basada en ella, que fue protagonizada por Gael García Bernal y Ana ClaudiaTalancón. El filme de 2002 también originó pedidos de prohibición por parte demiembros de la Iglesia Católica en México.La historia del cura y su patataTodos hemos oido miles de veces historias sobre curas pederastas que“imparten clases” a niños y niñas. Por lo general estas cosas suelen acabaren denuncia. Pues ahora ya que los niños han aprendido a chivarse, estoscuras han decidido cambiar de técnica, ya que las hortalizas no hablan.Uno de estos primeros “curas modernos” salió ayer a la luz. Todo esto fueen UK, donde un cura entró por un hospital con una patata metida en…bueno… en donde nunca le da el sol.La noticia original se puede verenhttp://www.thesun.co.uk/sol/homepage/news/article1876886.ece.Esto son patatas.El clérigo dijo en urgencias que cayó hacia atrás sobre su mesa de la cocinamientras colgaba unas cortinas. Estaba desnudo en el momento delpercance.El reverendo avergonzado, a sus 50 años, tuvo que someterse a unadelicada operación para extraer los vegetales infractores. 5
  6. 6. Al igual que la mayoría de otros pacientes con casos similares, el curainsistió a los médicos del hospital que su situación no fue el resultado de unjuego sexual con mal resultado.La enfermera Trudi Watson dijo: “Él me explicó, muy sinceramente, queestaba colgando cortinas desnudo en la cocina cuando cayó hacia atrás enla mesa de la cocina sobre una patata. Tuvo que someterse a la cirugíapara que se la retiráramos”.>>Ahora viene mi opinión:… pues… bueno… yo estoy por no opinar XD y que hay cosas que por elbien del mundo mejor que se queden a solas entre la patata y el cura.Historias de curas y narcos En Sinaloa las hayEn la grey católica sinaloense es un secreto a voces que los grandes caposy caciques locales aportan dinero sucio para levantar templos y apoyos acuras; la Iglesia lo rechaza; las autoridades hace como que no ven ni oyen,pero de ello hay evidencias.Santiago Rentería/Alberto NajarComo el gobierno, como la sociedad mexicana entera, la Iglesia católica hasido tocada por el dinero del narcotráfico, un pecado que se niega más detres veces pero cuya huella aparece en la cantera, el mármol y la caoba delos templos financiados con dinero sucio. El escándalo de las narcolimosnas persigue a los religiosos, de cardenales a curas de pueblo,empeñados en justificar esa relación con el argumento de salvar ovejasdescarriadas. El vínculo es inevitable y tal vez por eso se presta aconfusiones: del dinero mal habido, es la conseja en la curia, salen obrasde caridadSinaloa, cuna del narco en México –dixit Juan Millán--, no sería laexcepción. En rancherías los narcos locales hacen jugosas contribucionespara levantar templos, y para sufragar, incluso, viajes de católicos a 6
  7. 7. lugares emblemáticos como San Juan de Los Lagos y la Basílica deGuadalupe.Dinero sucio, dinero limpioEn Culiacán y otras ciudades, por ejemplo, los fotógrafos que trabajan eneventos sociales ya saben que las fastuosas piñatas y bodas a las queacuden son de gente del narco, pero se hacen de la vista gorda, porque eldinero los calla. Además son los señores del narco los que másdispendiosos son en sus fiestas y reuniones y por ello todos quierenservirlos. Y si no recuérdese lo que hace años el entonces gobernador JuanSigfrido Millán declaró: que 62% de las empresas sinaloenses dependen delnarco.El escritor Leónides Alfaro, autor de Tierra Blanca, una de las primerasnovelas sobre el tráfico de drogas en esta entidad afirma. "Los narcos estánen todo, en la policía, el Ejército, las empresas; ¿por qué no iban a poderentrar a la iglesia?".Y sí, sobre todo por un hecho ineludible: la mayor parte de losnarcotraficantes mexicanos son católicos que "bautizan a sus hijos, secasan, celebran comuniones o fiestas de 15 años en las iglesias".Al mismo tiempo, "los sacerdotes tienen la obligación moral de atender atodos, sin importar a qué se dediquen", permea la tesis al interior de laIglesia.La relación es, pues, inevitable, como reconoce el sacerdote BenjamínOliva, quien fuera confesor del extinto “Señor de los Cielos”, Amado CarrilloFuentes."¿A quién acude usted cuando se enferma? Con un médico, ¿no? Pues es lomismo, cuando alguien necesita de auxilio espiritual viene con nosotros, yno le podemos negar nuestro servicio", afirma. La realidad es que el vínculoentre sacerdotes y narcos va más allá de las bendiciones. Y las evidenciasestán grabadas en la cantera, el mármol o la caoba de los templos queéstos ayudaron a construir.Confesor de los Carrillo Fuente: el padre Oliva 7
  8. 8. En Sinaloa, hace unos años, el padre Benjamín Oliva, se vio envuelto en elescándalo cuando se descubrió su cercanía a la familia Carrillo Fuentes, losnavolatenses que controlan el Cártel de Juárez. De confesor y amigo hastacasó a uno de los Carrillo.El fue confesor de “El Señor de los Cielos”, guía espiritual de su madre,doña Aurora Fuentes, y responsable de impartir los sacramentos a toda lafamilia.Es más, en su momento defendió a Amado Carrillo. "El siempre ayudaba,¿por qué creen que le decían “El Señor de los Cielos?", declaró a la agenciaReuters en octubre de 1997. Siempre fue muy sencillo, bondadoso ycariñoso, quería acercarse a Dios, pero no podía. Usted sabe cómo es lamafia".Ironías del sacerdocio. La parroquia donde oficia, el templo dedicado a SanJuan Bautista en la colonia Santa Fe, es señalada en Culiacán por habersido construido con aportaciones de narcos. El Obispo Benjamín Jiménez lorechaza.La iglesia no pasa desapercibida, no sólo porque se encuentra en lo alto deun cerro sino porque diariamente una cuadrilla de trabajadores poda eljardín, barre el atrio y pule pisos y bancas. Cuando inició la construcción losvecinos pensaron que se trataba de un restaurante de lujo y por eso lasorpresa al enterarse de su verdadero uso. Antes las misas eran al airelibre. El sacerdote reveló que 2002 realizó el enlace matrimonial en VillaJuárez, Navolato, de Vicente Carrillo Leyva, hijo del extinto Amado CarrilloFuentes, alias "El Señor de los Cielos" y Karina Quevedo, por la relación deamistad que lo une con esa familia. Argumenta que aceptó porque loconoce "desde que estaba chiquillo y lo vio crecer". Y es que el padre Olivaestuvo 11 años como párroco de la iglesia de Villa Ángel Flores "La Palma"y que ahí conoció a mucha gente. Casualmente esa sindicatura es la tierrade la familia Carrillo Fuentes. Del por qué la misa fue celebrada en VillaJuárez y no en La Palma, lugar más cercano a El Guamuchilito, de dondeson originarios la familia Carrillo Fuente o Navolato de donde es la novia,negó conocer el motivo. 8
  9. 9. "A mí me dijeron que si los casaba y como no había ningún impedimentoacepté —Carrillo Leyva— era muy serio, muy reservado y no deseaba hacermucho escándalo", comenta Oliva Lemus.El escándalo es que a la multicitada boda asistieron los tíos del novio,Vicente y el extinto Rodolfo Carrillo, entonces ambos líderes del "Cártel deJuárez" y a quienes según versiones de testigos se les brindó protecciónpoliciaca.Además la Procuraduría General de la República (PGR) mantiene desde1999 órdenes de aprehensión contra Vicente Carrillo Leyva.De su parte, indicó que no se detiene a ver si las personas son matones,narcotraficantes o rateros, sino que se limita a llevar la palabra de Diospara ayudarlos a retomar el camino del bien."Yo le sirvo a toda lagente...porque Cristo no vino a este mundo por los santos, vino por lospecadores", justifica.Narcotemplos y narcolimosnas Iglesia Nuestra Señora del RefugioRicardo Beltrán, alias “El Robachivas”, tenía una novia en la colonia MiguelHidalgo, al oriente de Culiacán, y por eso supo de las dificultades para 9
  10. 10. mantener en pie el templo de Nuestra Señora del Refugio. El techo delámina era un horno durante el estiaje y se volvía coladera en las lluvias.Un día, al “Robachivas” le ganó el amor y accedió a la petición de su noviapara arreglar el templo. Contrató una cuadrilla de bulldozers para derribarlopor completo, y luego abrió la billetera para mantener constante el flujo decamiones con material, arquitectos y albañiles. Todo fue rápido. El 9 defebrero de 1996 el templo fue consagrado por el obispo Benjamín JiménezHernández, según reza una placa, con una ceremonia a la que algunosdicen asistió su patrocinador, quien, no contento con su obra, mandópavimentar las calles aledañas a la iglesia "pa que luzca".El gesto de Beltrán es común entre los narcotraficantes, especialmente enSinaloa, donde las historias de templos financiados con su dinero sonañejas.Rafael Caro Quintero, por ejemplo, levantó iglesias suntuosas enBadiraguato, su tierra natal. Allí mismo, Ernesto Fonseca Carrillo, don Neto,mandó construir un mausoleo de mármol en cuyo centro, cuentan quieneslo conocen, cuelga un crucifijo que custodia el sitio donde reposarán susrestos.“El Robachivas” disfrutó de su obra unos años hasta que un comando loejecutó en la colonia Las Quintas. Los sicarios dispararon a la camioneta enque viajaba pero como tenía blindaje, nada pudieron hacer. Y “ElRobachivas”, en lugar de irse, se detuvo para burlarse; entonces uno deellos disparó con el cuerno por la cerradura y allí quedó.Jalisco y el país, igual que Sinaloa 10
  11. 11. Cardenal Juan Sandoval Iñiguez"No me metas en chingaderas", fue la respuesta de Raymundo, uno de losnarcotraficantes más poderosos de la región, a la solicitud para hablarsobre el apoyo que su familia suele dar a los templos católicos. "Con laIglesia no me meto, mucho menos con el cardenal (Juan SandovalIñiguez)".La reacción del traficante era previsible, sobre todo por sus circunstanciasactuales. Hace dos años una banda rival ejecutó a su hermano menor,Alberto, quien ni siquiera estaba en el negocio. Fue un golpe duro, tantoque la familia aplica desde entonces su propia versión del ViejoTestamento: ojo por ojo, muerto por muerto.El único consuelo fue el apoyo espiritual del sacerdote de Chiquilistlán, aquien la familia apoyó, a instancias del fallecido, para remozar una capilla.Al padre Pedro Castañeda Caro lo cambiaron de parroquia a principios deeste año, y con el nuevo cura la familia del narco, al parecer, no ha hechobuenas migas.Tal vez por eso a Raymundo no le cayó nada bien la propuesta de ventilarsus relaciones con el clero, como tampoco gustó a los sacerdotes señaladosde atender o recibir apoyo de los traficantes. Y es que en Jalisco el temaraspa, sobre todo a raíz de la investigación que por presunto lavado dedinero lleva a cabo la Procuraduría General de la República (PGR), encontra del cardenal Juan Sandoval Iñiguez. 11
  12. 12. Un asunto donde los jaliscienses tienen la piel muy sensible, explica JorgeRegalado Santillán, secretario académico del Centro Universitario deCiencias Sociales y Humanidades de la Universidad de Guadalajara."El tema de los presuntos vínculos entre el narcotráfico y la Iglesia estámuy presente desde el asesinato del cardenal (Juan Jesús) PosadasOcampo, pero ahora cobra más fuerza, se pone más en la mesa dediscusión. No hay casa en Guadalajara donde no sea motivo de polémica".Hay razones para el debate. En Jalisco, como ocurre en otras entidades confuerte presencia del narcotráfico, la vida gira, de una u otra forma,alrededor de esta actividad.Monaguillos de lujo, iglesia de pobresLos vecinos del fraccionamiento Monraz, uno de los más tradicionales deGuadalajara, todavía recuerdan la noche de hace tres años cuando ungrupo de encapuchados, con cuernos de chivo y metralletas, se llevaron deltemplo de Santa María de los Ángeles la imagen de San Juan Macías. Yatenían rato con la sospecha. El santo, importado de Perú, empezó a recibircada vez con más frecuencia la visita de personajes extraños, hombresmalencarados de cinturón piteado y botas de piel de avestruz.Los visitantes llamaban la atención no sólo por su atuendo sino por losregalos que dejaban: billetes de 500 pesos en las canastas durante lasmisas, centenarios en los cepos para las limosnas. A San Juan Macías,explica Semanario, órgano oficial del Arzobispado de Guadalajara, se leconoce como Padre de los Pobres, Patrón de los Emigrantes y Ladrón delPurgatorio. Tal vez por eso la veneración de estos extraños personajescreció tanto, que al paso de los años desplazó a la patrona del templo.Con ello surgieron diferencias entre los sacerdotes asignados a la iglesia,uno de los cuales, el titular, comentó incluso la posibilidad de cancelar elculto al santo peruano.No tuvo que hacerlo. El comando de encapuchados le resolvió el problema.Del santo nada se supo durante tres meses, hasta que corrió el rumor desu reaparición en un templo desconocido hasta ese momento. 12
  13. 13. Por esos días los reporteros Javier Ortega Ponce y Manuel Hernándezvisitaron la iglesia y se llevaron una sorpresa."Era demencial, el padre oficiaba misa y detrás de él estaban 10 o 12 tiposmal encarados, con camisas de seda, botas y cinturón piteado que leayudaban en la misa", cuentan. "Era un ambiente muy extraño, como sifuera una ceremonia particular o todos se conocieran porque luego, luegose dieron cuenta que llegamos".Extraños monaguillos para una misa, pero nada raro en ese templo. En lapágina electrónica dedicada al santo (www.sanjuanmasias.com) hay fotosdel presbítero Manuel Hernández Barba -el sacerdote que trajo a México laimagen religiosa- acompañado de los singulares ayudantes. Como quieraque sea, entre los católicos de Guadalajara se identifica a San Juan Macíascomo un santo de los narcos, versión que enfurece al nuevo párroco, JoséGálvez Amezcua."Tonterías, es absolutamente descabellado", replica. "Ven a cualquier misay te darás cuenta de la clase de gente que viene".La fama viene de otro lado.La iglesia se construyó en menos de tres meses a unos pasos delfraccionamiento Puerta de Hierro, donde la familia Arellano Félix y JoaquínEl Chapo Guzmán tienen propiedades. Casualmente, se ubicó justo frente ala mansión que alguna vez fue el sueño dorado de Rafael Caro Quintero,una propiedad cuyo proyecto original incluía un lago artificial, zoológico ycuadras para caballos, decomisada por la PGR en 1984 y donde ahora seconstruye un exclusivo fraccionamiento, Soto Grande Residencial.Por si fuera poco, existe la versión —no desmentida hasta el momento— deque el terreno de la iglesia pertenece al narcotraficante Ramón Mireles,desaparecido desde hace un par de años (se cree que fue secuestrado porun grupo de colombianos).Ciertamente, en Jalisco el caso de San Juan Macías no es el único en sutipo. Antes de ser detenido durante la Operación Milenio, el narcotraficanteLuis Valencia solía pagar la fiesta de San Sebastián Mártir en la comunidad 13
  14. 14. de Mixtlán, Ameca, donde se encontraba su rancho Los Majados. "Era elpoderoso de aquí, ayudaba a la iglesia", confesó entonces el delegadomunicipal José Ramón González.La familia de Eduardo González Quirarte, “El Flaco”, considerado en sumomento como el brazo derecho de El Señor de los Cielos, se distinguíapor ayudar a las iglesias de la colonia Ciudad Granja, donde incluso secolocó una placa para agradecer el apoyo.La plancha se retiró hace un par de años, cuando el clan fue desarticulado.Ni siquiera el cardenal Sandoval Iñiguez se ha salvado de alternar con losnarcos. En abril de 1996 bendijo e inauguró una carnicería de la familiaLupercio Serratos, acusada de representar, en Jalisco, al cártel de losArellano Félix.Cuando la foto de la ceremonia se hizo pública -la filtró el capitán HoracioMontenegro, yerno del general Jesús Gutiérrez Rebollo, ambos detenidosen el penal de La Palma-, el cardenal dijo que no sabía de quién era elnegocio. "Uno sale por la calle a bendecir a todos, buenos y malos".Historias de curas viciososJUAN GARCÍA LUJÁN elcorreillo@canariasahoraradio.com-John Geoghan se acercó a la madre de Patrick Mc Sorley y le dio el pésame.Además de sufrir el dolor por quedarse viuda tras el suicidio de su marido, la mujertenía que plantearse encontrar un trabajo para sacar a su familia adelante. Elpanorama se presentaba complicado, el médico le había diagnosticado esquizofreniaa la señora Mc Sorley hacía un año, la mujer estaba segura de que venían tiemposdifíciles. Por eso cuando el párroco de Weston (un barrio marginal de Boston) seacercó a ofrecerle ayuda, la viuda sintió un gran alivio.Lo primero que hizo el cura católico fue sacar al chiquillo de casa, le dijo a su madreque iba a comprarle un helado. Patrick le dio la mano al sacerdote y abandonó conuna sonrisa el lugar donde velaban a su padre. Después de comerse el helado en lacafetería, cuando regresaba a casa en el coche del cura, el sacerdote comenzó atocarle los genitales y a masturbarse. El niño declaró ante el juez que se quedóparalizado, asustado, sin saber cómo reaccionar. El sacerdote sí sabía cómo 14
  15. 15. comportarse, lo que hizo con Patrick lo practicó con otros 129 niños. En febrero de2002 el padre John Geoghan fue condenado a 10 años de cárcel por abusarsexualmente de más de un centenar de niños menores de edad.También en Boston el sacerdote católico Paul Shanley acabó sentado en el banquillode los acusados. Shanley admitió que pertenecía a clubs donde se promovía el sexoentre adultos y niños menores de edad. El cura dijo que ayudó a niños a drogarseantes de que practicaran el sexo con adultos. En su diario personal, el sacerdotecatólico confesó que su vida “ no fue una lucha para elegir entre el bien y el mal, sinouna elección entre el menor de los demonios”. Los sacerdotes John Geoghan y PaulShanley no fueron los únicos que en el año 2002 protagonizaron casos de abusossexuales de menores, pero sí fueron los más escandalosos por su reincidencia.¿Cómo puede un cura llegar a abusar de 130 niños diferentes sin que se enteren suspadres ? La explicación es sencilla: siempre gozaron de la protección de su jefe. Elcardenal de Boston, Benard Law, no tomó ninguna medida contra los sacerdotespederastas a pesar de las distintas denuncias que realizaban los padres de susvíctimas. Cada vez que se producía una denuncia contra uno de sus sacerdotesBernard Law trasladaba al cura denunciado a otra parroquia, y no advertía a losfeligreses del posible peligro al que quedaban expuestos sus hijos. Cuando los padresse daban cuenta ya era demasiado tarde. A pesar de la actitud protectora de BernardLaw hacia los curas pederastas, el Vaticano no tomó ninguna medida contra elcardenal.Cuando el escándalo se publicó en los medios de comunicación y algunos curasfueron condenados a la cárcel, el Papa Juan Pablo II reaccionó con Bernard Law de lamisma forma que él había actuado con los sacerdotes, lo trasladó a Roma y lonombró Arcipreste de la Basílica Santa María Mayor. Bernard Law admitió su “error”,pero no renunció a su cargo. El 11 de abril de 2005 Bernard Law presidió unaceremonia religiosa en honor a Juan Pablo II mientras las familias de algunos niñosque habían sufrido abusos sexuales por parte de los curas de Boston se manifestabanpacíficamente en las puertas del templo.También en Estados Unidos el arzobispo de Los Ángeles, Roger Mahony y el obispode San Diego, Robert Brom, tuvieron que explicar ante los tribunales civiles por quéprotegieron a decenas de curas denunciados por abusar sexualmente de menores,los dirigentes eclesiásticos cambiaban a los sacerdotes de parroquia cada vez queeran denunciados. Mientras se producían los escándalos de los sacerdotespederastas en Estados Unidos, en España, también en el año 2002 el sacerdote JoséMontero declaró a la revista Zero “ Doy gracias a Dios por ser gay, porque eso me haproporcionado la capacidad de amar”. El cura reconocía que no cumplía el celibato. Elobispado no tardó una semana en tomar medidas disciplinarias: el párroco fueapartado de todas las funciones que ejercía en la parroquia de Valverde del Camino.La reacción represiva de la jerarquía católica española contra el sacerdote andaluzcontrasta con la actitud permisiva de los obispos norteamericanos con los curas 15
  16. 16. pederastas. Por supuesto que todos esos religiosos denunciados y condenados,siempre predicaron desde el púlpito los males de la homosexualidad. Los curaspederastas fueron protegidos por la jerarquía porque predicaban la doctrina oficial dela iglesia católica, esa que acaba de recordar el obispo de Tenerife, Bernardo Álvarez,en sus declaraciones al diario La Opinión: “ sólo un 6 % de los homosexuales sedeben a cuestiones biológicas.No hay que confundir la homosexualidad como necesidad existencial de una personacon la que es practicada como vicio”. El obispo nivariense comparó a loshomosexuales con los pederastas. Cuando la periodista reacciona ante tremendabarbaridad y aclara que los abusos sexuales a menores no son consentidos, el obisporesponde que “ hay adolescentes de 13 años que son menores y están perfectamentede acuerdo y, además, deseándolo. Incluso si te descuidas te provocan”.Habrá gente que piense que hay que respetar la libertad de los líderes religiosos dedifundir su doctrina. Pero conviene recordar varias cosas: buena parte del dinero de laiglesia católica proviene de los impuestos que pagamos todos, las reformas delobispado de Tenerife también las pagaremos los ciudadanos canarios con nuestrosimpuestos. En Canarias no existe libertad de expresión para montar una emisora deradio o de televisión. Se trata de concesiones que da el ejecutivo canario. Y para laTelevisión Digital Terrestre se han dado dos canales: uno para Antena 3 y otro quedependerá de este obispo homófobo y de sus jefes de Madrid. Por tanto, lo que haceny dicen estos señores (o monseñores) nos influye aunque no queramos. Por últimodos preguntas al obispo de Tenerife: el padre John Geoghan que abusó de 130 niños¿fue provocado por esos menores?¿ y los curas pederastas abusan de los menorespor razones biológicas o por vicio? Por favor, señor obispo, respóndame en el primerprograma de la nueva Televisión Digital Terrestre que usted tendrá a su disposicióngracias al gobierno canario. El secreto de las monjas Ness (México) Hola Kruela, Hola amigos. Esto le sucedió a mi padre, cuenta que cuando era niño estudió en una escuela de religiosas. Cuenta que era un lugar muy viejo y casi claustrofóbico, ya que los muros eran altísimos, y muy viejos, parecía un castillo medieval o algo así. Las monjas eran sumamente rígidas, muy estrictas y cuando se cometía una falta se les castigaba en forma casi despiadada, encerrándolos en un ático que estaba en el ala norte de una de las torres del monasterio. 16
  17. 17. Bueno, pues cuenta mi papá que cierta vez él y sus compañeros se internaron en elsótano ya que otros chiquillos les habían contado que ahí se aparecían espíritus demonjas que habían muerto en el monasterio y que había un pasadizo secreto quecomunicaba a la catedral y de ahí al otro monasterio pero de monjes.La cosa fue que los niños (incluído mi padre) se introdujeron en la noche en las entrañasdel monasterio, claro a escondidas de las hermanas y sin la autorización de nadie (cabemencionar que esa parte del monasterio estaba prohibida y cancelada por candados yamuy oxidados) pudieron abrir los candados por que estaban ya podridos y descascarados.Bueno, anduvieron caminando en la obscuridad cerca de media hora y entonces uno deellos, el que venía hasta atrás lanzó un alarido que los hizo voltear. Juró haber visto lasilueta de una monja detrás de él, a lo cual los chicos se rieron de su inocencia.Siguieron caminando y de pronto a lo lejos empezaron a oír los llantos de un bebé, o devarios bebés, eso sí que los petrificó ya que era imposible que hubiera un bebé en unlugar tan horrible y además lo notaron sumamente sobrenatural, así que se echaron acorrer en estampida por donde habían llegado. A lo largo de su carrera siguieronescuchando voces, alaridos gemidos o algo así, ¿o tal vez fue su imaginación desbocada?.En fín, pasaron los años, los chicos nunca volvieron al lugar y se graduaron. Tiempo,bueno, años después, mi padre al volver al pueblo donde se crió y donde se encuentraese internado supo que reacomodaron a las monjas a otro lugar ya que el monasterio conun temblor que hubo se estaba cayendo y lo derrumbaron, y en las excavaciones paraponer el cimiento nuevo encontraron que había un pasaje que comunicaba al internadocon la catedral y de ésta al monasterio de monjes. Lo más sorprendente fue que en elpiso del sótano hallaron enterrados varios fetos humanos, como 7 u 8, y quesupuestamente las monjas tenían relaciones con los monjes del monasterio vecino yabortaban a sus críos y los enterraban ahí.Otra cosa que se encontró fue los restos humanos de una monja, no saben quién esaunque se investigó mucho sobre el caso, nunca se supo qué o quién la mató, ni quiénera.¿Qué onda no?. Comentarios publicados 17
  18. 18. Eva (Zaragoza. España)A veces pienso que estas cosas son sólo una leyenda urbana, porque se repiten en todas partes. Sinir más lejos, lo mismo se cuenta en mi ciudad del colegio Escolapios, que hay un pasadizo entreEscolapios y Escolapias y que aparecieron fetos humanos. En cualquier caso, la Iglesia Católica estan estricta que podría ser cierto, aunque también podría ser un infundio de quienes pretenden ircontra la misma Iglesia.FCA BerenguerYo creo que es verdad, en mi colegio, que yo sepa no se cuenta historias de ninguna clase pero enotro que yo iba sí que se contaba algo de monjas y niños pero nunca me enteré bien. Yo le tengomucho respeto a los muertos, fantasmas, etc y no me meto con ellos por si acaso.Carla car_2607 (Argentina)Hola a todos, soy de Argentina. Leí la experiencia y les cuento que yo también fui a un colegio demonjas. En éste se comenta que hace como 20 años encontraron a una monja con un sacerdote enla capilla teniendo sexo. A nosotros en los últimos años nos hacían estudiar fetos humanos, ysiempre nos preguntamos ¿de dónde habrán salido?. Serán de las monjas, yo creo que sí. Muy buenala página.Viridiana (México)Esta historia es completamente real, pues a mí mamá me contó que cuando era joven su papá lametió a un convento para que se hiciera monja, y... vio muchas de estas cosas, fetos en sótanos ymonjas platicando entre sí de las experiencias que tenían cuando los sacerdotes iban a visitarlas.MarianaHola yo soy Mariana y ahora voy a un colegio de monjas y en la sala de experimentos hay un feto,una serpiente que, supuestamente, está muerta, pero siempre que la veo mueve los ojos y se poneen otra posición. Lo de los fetos, yo una vez quise ayudar a la sor a sacar cosas del sota y ésta nome dejó y dijo que si entraba ahí iba a ver algo que no me iba a gustar (llevaba bastantes cosas enla mano y pude divisar un pedazo de carne con un hueso y su mano sangrando). Chao.Rucilam (España)Yo también escuché una vez, no sé dónde, hace ya mucho tiempo, sobre un pasadizo que conducíadesde una vieja escuela en lo alto de una colina hasta las afueras del pueblo. Fue construido alparecer durante la Guerra Civil española y, cuando terminó, se cerró por motivos de seguridad; alcabo de muchos años después, la gente del pueblo decidió recorrer entero el pasadizo, y en lamitad del recorrido medio enterrados encontraron viejos toneles de aquella época con restoshumanos dentro. 18
  19. 19. -------------------Invitadosaludos kruela antes que nada felicitarte por el trabajo que has hecho y el empeño que le pusiste aesta gran pagina. lei el coment de alguien que va a un colegio de escolapios.. es genial, yo tambieniba y en ese se comentaba la misma historia (soy de argentina, cosa que es imposible que hayamosido en el mismo colegio)... sere yo o: 1- en todo colegio escolapio hay un pasadizo que lleva hacialas monjas. 2- parece que los curas y monjas tienen muy encuenta el principio del derecho a la viday el no al aborto 3- todos los colegios del mundo, de curas y monjas conectan al mismo pasadizo (siponen una red de subtes se hacen unos buenos pesitos) no hablando enserio, la historia me parecefue inventada para asustar gente... por las razones que en todos los colegios se cuenta lo mismo(cuando iba a la primaria decian que las monjitas tenian ese mismo tunel y cuando me pase al deescolapios a hacer la secundaria decian lo mismo, lo mas gracioso es que los colegios estanseparados por dos cuadras de diferencia.... creo que es mas facil ir y tocar el timbre.. digo :P) porotro lado si me hablaras de personas normales que hagan eso, es verdad, hay muchos casos. Peroque venga de hombres y mujeres de dios que aceptaron y luchan por el derecho a la vida y estan encontra del aborto... es imposible, debe haber uno o dos que son los que a veces hacen ver a laiglesia como algo malo pero los demas no van a encubrir una historia asi.... ni por coincidencia deque sean todos pervertidos. saludos gente -Ailin argentina!DE LA PICARESCA NACIONALUna Semana Santa con curas falsos.Por: Mario Aguilera Peña. Tomado de: Revista Credencial Historia .(Bogotá - Colombia). Edición 140,Agosto 2001 19
  20. 20. El falso cura José Escobar Montoya durante la Semana Santa de 1948. Libro de bautismos N° 41, Archivo Parroquial, Puente Nacional.En la crónica roja del siglo XX colombiano es posible identificar diversas historias decuras falsos. Sin embargo, la más increíble de todas ocurrió en 1948 y fueprotagonizada por dos jóvenes "paisas" que se atrevieron a realizar una SemanaSanta en la localidad santandereana de Puente Nacional, ubicada a unos doscientoskilómetros de la capital del país.Los dos supuestos curas José Escobar Montoya y Oscar Alvaro Robledo Mejíatuvieron un rasgo común con otros famosos sacerdotes falsos del siglo pasado:fueron ex seminaristas y cargaron con la enorme frustración personal de no haberpodido ser ordenados sacerdotes. En ese sentido, la historia de estos personajes separece a la del famoso Juan Clímaco Arenas o a la de Jesús Rosemberg Correa. Elprimero, un pereirano a quien el papa Benedicto XV consideró que debía ser reducidoal estado laico porque con él ya no "existía ni la más remota posibilidad de volverlo amejor vida". Arenas, que sólo en pocas ocasiones se hizo pasar por sacerdote, pasóel resto de su vida abrumado por procesos penales de estafa y falsedad; no obstante,apenas recibió una condena. El segundo, fue un joven de origen caldense que hizoestudios en los seminarios de Armenia y La Ceja; en 1967, sin ser ordenadosacerdote, resultó de coadjutor en la parroquia de un barrio capitalino, pero adiferencia del anterior, Correa tuvo un comportamiento intachable y ejerció conpulcritud su labor de sacerdote de barrio, de confesor y consejero espiritual de dosconventos de monjas y de catedrático de filosofía de dos colegios de secundaria.PUENTE NACIONAL EN ENTREDICHO 20
  21. 21. El engaño colectivo ejercido por Escobar Montoya y Robledo Mejía en la SemanaSanta de 1948 pudo configurarse debido a que la parroquia de Puente Nacional habíasido declarada en "entredicho" por el obispo de Socorro y San Gil, Angel MaríaOcampo. Por esa declaración contemplada por las leyes canónicas, se ordenó elretiro del sacerdote por espacio de tres años y el sellamiento de las puertas deltemplo parroquial.Esa dura sanción a una población católica en la que no existían en la época otrasreligiones, se explica por un lado en el contexto de un acentuado sectarismo político,y de otro, por las difíciles relaciones entre el sacerdote Isaías Ardila y un sector defeligreses pertenecientes al partido liberal. Las tensiones partidistas provenían deldominio que por más de dos décadas ejercía en el poblado un gamonal liberal quecometía toda clase de tropelías ante la vista gorda de las autoridades locales ydepartamentales. En 1939, se denunciaba que ese jefecillo, que había sido despedidopor cobardía de su empleo de guardaespalda de un ex ministro liberal, manejaba una"cofradía de malhechores" para amedrentar y flagelar a sus enemigos en la plazapública. Entre otras acusaciones se le achacaba la autoría de varios hechos desangre; se decía que "se había apoderado de todas las rentas de ese municipio" yque las licitaciones eran una farsa, porque nadie podía atreverse a hacer una postura;se señalaba además que era el responsable del éxodo de varias familiasconservadoras y de algunas liberales.El sectarismo político se acentuó con la proximidad de las elecciones presidencialesde 1946. Blanco de la persecución no sólo fueron los conservadores, sino también lospocos liberales gaitanistas que debieron de hacer proselitismo desde laclandestinidad. En las elecciones para Congreso del 16 de marzo de 1946, cerca demil ochocientos campesinos de las veredas conservadoras de Puente Nacional sedirigieron hacia el casco urbano dispuestos a pronunciarse en las urnas para acabarcon el monopolio liberal en el Concejo y con los atropellos del cacique. Los liberales,como en otras ocasiones, intentaron torpedear su presencia en las urnas y losemboscaron en varios sitios a la entrada de la población, lo cual ocasionó la muerte ados conservadores y más de cincuenta heridos. La inusitada organización de lamilitancia conservadora fue atribuida por los liberales al recién llegado sacerdoteIsaías Ardila, quien ese día fue blanco de insultos y amenazado con "revólver enmano". Por esos hechos el obispo ordenó el primer cierre del templo desde el 21 demarzo hasta el 1 de junio.Pese al ascenso del conservador Mariano Ospina Pérez a la presidencia, los liberalesde Puente Nacional siguieron manteniendo el dominio en el contexto local, tantoporque los conservadores no parecían interesados en disputarles el espacio urbano,como porque se les ahuyentaba de las urnas. La pelea con el cura Ardila continuó en1947, pues durante un bazar liberal, el 7 de septiembre, fue abaleada la casa cural. Elpunto culminante del enfrentamiento se produjo el 28 de septiembre de ese año, alconcluir la fiesta del Purísimo Corazón de María, en la que recibieron la Comunión340 niños. A las 9:30 p.m. estalló una bomba de dinamita en la casa cural, volando 21
  22. 22. una ventana y agrietando el muro. De madrugada, el sacerdote Ardila y su ayudantesalieron de la población escoltados por el ejército.Procesión de Semana Santa en la plaza principal, 1948. Archivo parroquial, Puentenacional.El falso cura Montoya administra la Comunión. Archivo Parroquial, Puente Nacional... ................... ............ ............................ ...COMO CAIDOS DEL CIELOEn Puente Nacional, las campanas no se volvieron a oír. Para los actos religiosos losmás fervientes creyentes debieron desplazarse a poblados vecinos. Luego de cincomeses sin sacerdote y ante la proximidad de la Semana Santa se hizo generalizado elclamor para que se oficiaran los ritos tradicionales. El alcalde militar, tenienteBenjamín Isaza, oficial de la policía, hizo infructuosas peticiones al obispo para queautorizara la celebración. También fueron negativos los contactos con lascomunidades de la capital del país y especialmente con el padre franciscanoLeonardo Restrepo.Ni en la época en que ocurrieron los hechos ni mucho menos ahora se ha podidoexplicar cómo se enteraron los dos falsos sacerdotes de las expectativas y de lasgestiones que las autoridades realizaron para celebrar la Semana Santa. Lo cierto esque el lunes santo, 22 de marzo de 1948, una comitiva de parroquianos recibió en laestación del ferrocarril a dos presuntos sacerdotes. Tan pronto bajaron del tren, unatanda de voladores anunció la buena nueva al vecindario, ubicado a unos cincokilómetros de distancia. Al poblado entraron acompañados de dos señoritas delcomité de recepción en un automóvil rojo, el más lujoso que había por entonces en ellugar; dieron una vuelta de plaza en medio de la algarabía y la expectativa general. El 22
  23. 23. mercado semanal que se realizaba ese día quedó suspendido a la espera de laspalabras de los religiosos, amplificadas por el equipo de sonido de la alcaldía. Elsacerdote vestido de franciscano dijo llamarse Mario Franco y el que usaba sotananegra se presentó como Samuel Botero, jesuíta. Luego de los saludos del alcalde ydel personero, Fernando Tapias, habló el padre Franco. Indicó que habían sidoenviados por el padre Leonardo Restrepo, que a duras penas había logrado elpermiso para realizar la Semana Santa, y que contaban con la aprobación delarzobispo primado de Bogotá, Ismael Perdomo; aclaró que no venían a abrir eltemplo, porque la parroquia continuaba en entredicho, que habían sido comisionadospara realizar los actos religiosos hasta el sábado santo, y que el domingo debían depresentarse a primera hora en la capital del país. Señalaron que todo el ritual sedesarrollaría en forma campal, improvisando un altar en el atrio de la iglesia. Esemismo día, en las horas de la tarde, el presidente del Concejo Municipal despacharíados urgentes telegramas de agradecimiento para la comunidad franciscana y para elpadre Restrepo, quien de paso fue invitado a la población para que se diera cuentadel fervor religioso y de las consideraciones para quienes llegaban a "predicar ladoctrina de Cristo".El principal obstáculo que sortearon los falsos curas lo constituyó el sacerdoteFrancisco Martínez, adscrito al vecino caserío de Guavatá, quien recibió unacomunicación telegráfica del obispo de Socorro y San Gil que le instaba a averiguarquiénes eran esos "extraños sacerdotes" que habían llegado a la parroquia enentredicho. Sólo bastó que algunos piadosos feligreses hicieran conocer de los"sacerdotes" Franco y Botero el contenido del mencionado telegrama, para que estosfingieran un arranque de "ira santa". Pidiendo perdón anticipado, expresaron que sesentían heridos en su amor propio, mostraron credenciales que los identificaban como"auténticos sacerdotes" y se dispusieron inmediatamente a abandonar la población.La actitud de los padres sirvió para que numerosos fieles se congregaran en torno dela casa cural y les dieran un voto de confianza. Los feligreses le dirían al sacerdoteMartínez que lo que pasaba era que estaba lleno de "envidia luterana porque elobispo había preferido a los padrecitos para darles la licencia".SEMANA SANTA INOLVIDABLEEl complejo de culpa colectivo por la sanción que recaía sobre la población y lasinsatisfechas necesidades espirituales de los feligreses de Puente Nacionalpermitieron que se expresara un gran fervor en aquella tradicional celebración. Desdeel lunes por la noche, personas de diferentes edades y condición social hicieronlargas "colas" en espera del turno para confesar sus pecados.Los falsarios fueron supremamente cuidadosos en el confesionario, prodigaronconsejos a los penitentes y fueron definidos como sacerdotes jóvenes pero de gran 23
  24. 24. sabiduría. El jueves santo, ya cansados y ante el temor de no poder atender a todoslos feligreses, introdujeron la novedad de la confesión colectiva y mental de lospecados, pero ciñéndose a los pasos esenciales del sacramento. Desde su llegadalos sacerdotes confesaron todas las noches y hasta las madrugadas. Se calcula queatendieron a más de 4.000 personas, es decir, que los dos supuestos sacerdotespudieron conocer por este medio toda la vida privada de la localidad. Sólo conposterioridad, los fieles se dieron cuenta de un detalle significativo: las penitenciasfueron desiguales, pues a las personas de aspecto citadino se les pidió rectificar susconductas, mientras que a los campesinos de fe ciega se les impuso la "donación delimosnas para la comunidad franciscana y destinadas para la ejecución de imaginariasobras pías".El vino de consagrar que con fórmula especial elaboraban las monjas de la diócesis yque de cuando en cuando mandaban de San Gil, fue suplido por vulgar vino Z de latienda esquinera del poblado. Las hostias para tanta gente las fabricaron con premuralos monaguillos con el molde acostumbrado, durante dos tardes y casi dos noches,por lo que el poblado inusitadamente gozó de luz diurna suministrada por la viejaplanta que sólo tenía capacidad para funcionar después de las 6 p.m. Para adornar elatrio y altar, las beatas sacaron de sus baúles mantos sagrados que sólo prestabanen ocasiones especiales. Del cuarto de san Alejo de la casa cural se rescató unantiguo sagrario, y de los maletines de los estafadores salieron otros ornamentos, unaantigua copa de plata que fue usada como cáliz y un Cristo desclavable que se llevóen la procesiones alrededor de la plaza y en las calles adyacentes. Algunos de esosornamentos, los falso sacerdotes los habían exhibido un par de meses atrás duranteuna "misión" que habían realizado por los campos del municipio tolimense deGualanday. Para los curas falsos fue una Semana Santa agitada. En los dos primerosdías hubo bautismos y primeras comuniones, y aunque parezca increíble, tambiénalgunos matrimonios. Los falsos sacerdotes realizaron visita a una casa en que sushabitantes ya no aguantaban los ruidos y las voces extrañas, tanto de día como denoche.El farsante más sobresaliente fue el que se hizo pasar por franciscano, es decir, JoséEscobar Montoya, quien mostró un excelente manejo del latín y no despertó en losoficios religiosos la mas mínima sospecha. El que se hacia llamar padre Botero, encambio, tuvo un notable desliz al oficiar una misa en la capilla del hospital SanAntonio, accediendo al ruego de las monjitas de la Presentación: quizás por elnerviosismo de encontrarse celebrando ante auditorio tan cualificado, se saltó partedel ritual, lo que produjo desfases y confusiones en los acompañantes, el coristaDavid Silva y el monaguillo Evaristo Suárez. Los dos comentaron al concluir laceremonia: "¡O este sacerdote es muy bruto, o es que ahora los están sacando muymal preparados!" 24
  25. 25. Los "padres" José Escobar Montoya y Oscar Robledo Mejía con feligresas deSemana Santa. Archivo Parroquial, Puente Nacional.El "cura" Montoya en el cementerio municipal.Archivo Parroquial, PuenteNacional. ........ ........ ....... ...La más impresionante de las procesiones fue la del viernes santo: cerca de ocho milpersonas colmaron la plaza y las calles adyacentes. Siguiendo la costumbre derepresentar la agonía de Jesús en el monte del Calvario, casi todos los campesinostrajeron ramas de sauce; por eso cuando la procesión hizo su recorrido, a muchos lespareció que lo que andaba era un apretado bosque tras la imagen del Cristocrucificado. Ese viernes, los falsos sacerdotes lograron robarse definitivamente elcariño y la admiración de los fieles: primero, porque todo el día se mantuvieronarrodillados e incluso así recibieron los alimentos, y en segundo lugar, porque elpadre Franco mostró extraordinarias dotes de orador litúrgico. En el sermón de lasSiete Palabras, el "padrecito" abogó por la caridad y por la necesidad del perdónfrente a las faltas de los semejantes; censuró la chismografía y el consumo debebidas embriagantes y condenó duramente la violencia política, a los malos políticosy al odio partidista. Nadie olvidó en Puente Nacional ese sermón. Todavía se recuerdaque fue tanta la elocuencia y el poder de convicción con que habló Escobar Montoya,que la mitad de los presentes no pudieron contener las lágrimas.LOS FARSANTESLos curas falsos fueron descubiertos cuando algunos vecinos de Puente Nacionaldecidieron visitarlos en la iglesia de La Porciúncula de Bogotá, donde habían dichoque los encontrarían. Allí, al mostrar las fotos de la Semana Santa que les llevaban deregalo, los franciscanos reconocieron a José Escobar Montoya, porque anteriormentese había "hecho pasar por religioso a fin de estafar a las comunidades, especialmente 25
  26. 26. de mujeres". El escándalo sólo salió a flote en la prensa en el mes de mayo, debido alos sucesos del 9 de abril de 1948.José Escobar Montoya o el "padre Franco" y Oscar Robledo Mejía o el "padre Botero"fueron aprehendidos a mediados de mayo. Antes de comparecer ante el juez 52 deinstrucción criminal, Escobar Montoya se fugó dos veces; primero fue detenido enCartagena cuando se alistaba para viajar a Panamá, y después escapó de lasinstalaciones de Barrancabermeja cuando se disponía su traslado a Bogotá.Finalmente fue capturado en Medellín.Escobar y Robledo se habían conocido en el seminario. El primero nació en 1925,unas veces dijo ser oriundo de Medellín y otras, de Manizalez. Según su versión,había estudiado con los padres eudistas y luego en el seminario mayor de Bogotá. Alrecibir las órdenes menores se retiró porque, según él, no pudo soportar más laclaustrofobia; otra interpretación indicaba que había sido "expulsado por susnumerosas faltas". Decía que sabía seis idiomas y dos lenguas muertas, el latín y elgriego. Por su manejo del inglés, alcanzó a trabajar en las oficinas de la IXConferencia Panamericana de Bogotá, en ese mismo mes de abril del 48.Entre 1945 y 1947, Escobar Montoya había sido condenado a tres años de prisión enla penitenciería Central. Allí escribió un libro de versos titulado Retazos, al parecerprologado por el padre jesuita Félix Restrepo. La imprenta de la penitenciería le habíapublicado el libro Caminos de juventud, con consejos para jóvenes, que fue prologadopor su compinche Robledo Mejía. Tenía además otro texto inédito, "Secretos de unsecretario", sobre la niñez abandonada de Bogotá, producto de su experiencia de dosaños como secretario del Reformatorio de Menores de Fagua, en Cajicá. Al salir de lacárcel, haciéndose pasar por periodista, logró hacerse invitar a la Colonia delAraracuara por las señoras del Patronato de Presos de Bogotá. Escribió variosartículos que fueron publicados como informes especiales por el periódico El Tiempo,en enero y febrero de 1948. En ellos denunció la mala administración de la cárcel ylas penalidades de los reclusos; de sus entrevistas con los penados concluyó queestos preferían la pena de muerte a la vida que llevaban en la colonia penal.Por los sucesos de Puente Nacional, Escobar y Robledo fueron condenados a cincoaños de prisión en Araracuara. De allí ambos se fugaron. Robledo Mejía salió hacia elsur del país y nunca fue recapturado (el propio Montoya cuenta que se residenció enArgentina); Montoya fue detenido de nuevo e instalado en la colonia de Acacías, dedonde también se fugó. Reapareció en 1953, en Cúcuta, como el "reverendo padreJesús Naranjo Villegas". 26
  27. 27. Iglesia de Santa Bárbara y casa cural de Puente Nacional. Fotografía de RicardoRivadeneira.Falsos sacerdotes. Portada de "Clarin", junio 3 de 1948. Biblioteca Luis AngelArango, Bogotá. ............... ..... ...... ..... ...... ...... ..... .."El falso clérigo de Bucaramanga dice que escribirá tres libros sobre moral". Titularde "El Tiempo", marzo 3 de 1953."El cura Montoya dejó ayer la cárcelModelo". Titular de "Vanguardia Liberal". febrero 9 de 1973. .. ...... 27
  28. 28. Cajasur y los curas: ELLOS TAMBIÉN PECAN Autor: Jesus Martínez A pesar de llevar toga sotana y alzacuellos, los curas también pecan. Sí, sí… También pecan. Y lo han demostrado sobradamente en su gestión en Cajasur (finalmente intervenida por el Banco de España por el inmenso agujero ‘negro’) que está plagada de pecados que, supongo, deberían expiar cuanto antes para tener la conciencia lo más tranquila posible: Engañaron a las autoridades económicas y a la caja con la que negociaba. Malgastaron el dinero y se han enriquecido sin escrúpulos Jugaron con los ahorros de miles de personas sin pestañear Actuaron de forma absolutamente irresponsable y temeraria, centrando su negocio en el sector de la construcción cuando absolutamente todos huían ante su desplome. Fueron unos egoístas que dejaron caer su ‘monstruo’ con pies de barro antes de que otro llegara para salvarlo. No son precisamente ‘pecadillos’ de tres al cuarto. Con estas ‘faltas’ se ha generado un agujero de deuda que sólo el año pasado rozaba los 600 millones de euros y la intervención del Banco de España con la inyección de 500 millones procedentes de las arcas públicas (o sea, del dinero de todos). Requerirán, por tanto, más de dos padrenuestros y un avemaría… Esperamos que Miguel Castillejo (en la fotografía de arriba), el cura banquero, sea de los primeros. Algunos, ya han empezado. De cómo seduje a un cura 28
  29. 29. Aliena el Valle Aliena_x@hotmail.comYo, desde que he tenido uso de razón, siempre he desconfiado de la Iglesia, aunque respetoprofundamente a quienes sí creen en ella.Sin embargo, en cierta ocasión, ya fuera por obra de la caprichosa Fortuna ya por otras causasque desconozco – o al menos eso creo- , me convertí en la muchacha más beata que hayaexistido jamás. Voy a contarles la historia de cómo conseguí seducir a un joven cura cuandoyo contaba con la tierna edad de 17 años. Hasta el momento, jamás nadie ha sospechado de mí,ya que siempre he procurado ser una chica modelo en lo que a moral se refiere, pero... en fin,cualquiera puede decir que tiene un corazón de oro, señores… ¡¡hasta un huevo duro!! .Por los hechos, y no por vuestras palabras, os daréis a conocer. ¿No dice eso la Biblia?.La cuestión está en que el cura se marchó del pueblo al poco tiempo, y claro, aquello extrañómucho a la parroquia, porque en teoría había llegado a T*** con el firme propósito dequedarse. Pero, como ya he dicho, nadie osó señalarme a mí. Además, en realidad yo no tuve laculpa… no era yo quien tenía los votos de castidad, sino él…Todo comenzó en la boda de mi hermana mayor. Mi familia estaba muy nerviosa porque laceremonia no la iba a hacer don Constantino, sino un cura demasiado joven para el gusto de losmás ancianos y que acababa de llegar al pueblo, llamado Nicolás.Supongo que Nicolás no tendría más de 28 años por aquel entonces. No era demasiado alto,pero estaba muy bien formado. Tenía el pelo negro azabache - lo que contrastaba con la palidezteológica de su piel -, y los ojos… creo recordar que eran marrones. Era un hombre exquisito,tan delicado en comparación con lo rudos que eran los demás muchachos que me llamó laatención enseguida… cosa que no es censurable teniendo en cuenta que yo solo tenía 17 años yque a esa edad la libido suele andar rozando las nubes.El caso es que Nicolás acabó casando a mi hermana.Y claro, yo debía de estar en la boda de mi hermana… en la Iglesia… que no había pisadodesde que hice la primera Comunión y… allí estaba Nicolás.Me senté, como es lo normal dado que era la boda de mi hermana, en primera fila. Casi no mepodía creer que hubieran acabado por fin los preparativos de la novia, el trajín de laspeluqueras, las idas y venidas de las damas de honor, los nervios (especialmente los de mimadre, que era la madrina), que si a ese vestido se le ha saltado una costura, que si la novia estámás delgada y le sobra del talle, que si los anillos, que si dónde está el dichoso ramo… en fin,lo indecible. Me sentí aliviada de estar por fin acomodada en aquel banco de la Iglesia,pensando que mientras se llevaba a cabo la aburrida ceremonia (que solo es emocionantecuando los novios dan el “Sí, quiero” y cuando se produce ese intrigante silencio después deque el cura pregunta sobre si alguien se opone al enlace…), pensando, como decía, en lo 29
  30. 30. prometedor que se me presentaba la fiesta del banquete, ya que habían venido unos primos porparte del novio…Fue entonces como, por arte de magia, apareció Nicolás ante mí. No le había prestado atenciónhasta que, con su voz profunda y suave comenzó a dar una especie de sermón sobre el Amor,su importancia y… ¡bah!, y demás historias que por aquel entonces a mi me traían al fresco.Sin embargo quiso la Casualidad que el atril desde donde hablaba estuviera justo frente a milugar en el bando, y así pude observarle a mi antojo. Me di cuenta de que él también se habíafijado en mí porque apenas me quitaba ojo, supongo que guiado por ese concepto retórico deconcentrarse en un mismo punto cuando se habla en público.Me miraba, y eso era lo importante.Así que yo, que soy muy complaciente, también le miré. Pero hubiera aportado cinco a una aque mis pensamientos distaban mucho de los suyos… Aquel chico me gustaba, y fuera cura ono, era una cuestión que no consideré de mi incumbencia. Y cuando a mi me gusta algo…Pasado un rato noté cómo se empezaba a poner nervioso y trataba a duras penas de rehuirme lavista, tratando de no mirar ni tan siquiera hacia el sitio donde yo estaba sentada, lo cual erabastante difícil, dado que estaba situada justo delante de él. Y aquello me sacó de quicio.Muchas veces he pensado que si en aquella ocasión Nicolás me hubiera sostenido la mirada, sime hubiera hecho frente, yo hubiera perdido el interés por él y desistido en la conquista.Pero no lo hizo.Y a mi me gustan los retos.Acabada la ceremonia, mi querida víctima, santiguándose, se metió veloz como alma que llevael diablo hacia la sacristía, en espera de que los novios firmaran con los testigos. Yo traté dequedarme allí, resuelta a no ceder un ápice, pero mi madre no tardó en tirar de mí hacia lasalida para saludar a no sé quién y perdí la oportunidad.Recuerdo que aquel día pasó como una ensoñación, y a pesar de que me enrollé con dos de losprimos de mi recién estrenado cuñado, no pude quitarme de la cabeza la imagen del nuevocura. Sus palabras, tan castamente pronunciadas, resonaban en mi cabeza como un ecointermitente. Así pasaron unos cuantos días, y yo sin poder dejar de pensar en él. Me informécuanto pude sobre su vida y obra a través de las cotorras del pueblo (para que luego se diganque esas marujonas no valen de nada, cuando en realidad constituyen la mejor fuente deinformación de los pueblos), pero no conseguí calmar las ansias que me habían nacido en elestómago y que me estaban quemando por dentro.Acabé por ir a la Iglesia todas las tardes con tal de ver a Nicolás, pero jamás conseguí sacarlemás que una sonrisa y unas cuantas miradas nerviosas. Parecía como si me ignorara. Y eso mehizo pensar que tal vez… Además que siendo cura, tan joven, y con los votos de castidad tanrecientes…Así que me decidí a trazar un plan de ataque. 30
  31. 31. En la parroquia había dos curas, como ya dije: el viejo don Constantino y Nicolás. El primerosolía estar casi todo el día metido en la Iglesia y era el que se ocupaba de las confesiones. Perocomo yo no tenía forma de acercarme a mi cura sin levantar demasiadas sospechas (ya en lacalle las viejas sospechaban de mi repentina pasión por las misas), pensé que si donConstantino no estuviera, quien se ocuparía del confesionario sería Nicolás. Solo tenía queesperar mi ocasión… o provocarla yo misma….Me explico.A don Constantino le gustaba el vino cosa mala. Pillaba unas borracheras de escándalo, por esoel vino de la misa a él se lo cambiaban por coca-cola, porque como aquel hombre oliera el vinose perdía. Eso era cosa sabida por todo el pueblo, peor como era el cura, pues se le perdonaba.Pues bien. Solo tuve que birlar de la bodega de mi padre unas cuantas botellas de orujo ydejárselas en la mesa de la sacristía. Me senté en uno de los bancos del fondo y adopté unapostura piadosa… pero no tuve que esperar demasiado… a la media hora escasa donConstantino salió con un punto bastante considerable y, llamando a Nicolás, le dijo algo sottovoce que yo entendí como un “me largo de aquí porque estoy empipao, tu te encargas…”.Bueno, si, ya sé, es muy vulgar, pero es que aquel pobre hombre no tenía otra.Al poco rato, creo que fue la abuela de la Manuela quien se colocó en el confesionario y claro,a falta de don Constantino… allá que fue Nicolás a confesarla. ¡¡Ya me imagino los pecadosque pudiera tener aquella pobre mujer!!. Acabaron pronto y a mi me faltó tiempo para ocupar ellugar de la buena señora y, a sabiendas de que dentro estaba Nicolás y de que no tendría másremedio que oír lo que le iba a decir:- «Ave maría purísima…- … Sin pecado concebida…- Don Constantino, tengo un problema – dije sin darle oportunidad al pobre chico dereplicarme que él no era el viejo - , verá, yo no suelo venir mucho a la Iglesia, pero es queúltimamente he… - dudé – sentido la “llamada de Dios”…ejem… y….verá, es que he tenidosueños impuros con Nicolás, el cura nuevo…»Y de repente no se le ocurrió nada mejor que salir del confesionario y mirarme como si yofuera la mismísima Lilith hecha persona. Tengo que reconocer que ahí llegué a pensar que mehabía pasado… pero claro, ya no podía echarme atrás. No en vano llevaba a mis espaldas, contan solo 17 años, tantas conquistas…Así que me mostré sorprendida, como si me hubiera pillado en falta (siempre he sido muybuena actriz, aunque queda mal que yo misma lo diga) y bajando la mirada, permanecí ensilencio, en espera de su sentencia. Quizás él se apiadara de verme con aquel gesto dearrepentimiento, pero era un tipo duro de roer. Me espetó que tendría que hablar con mis padresurgentemente y yo, que sabía que la ocasión hace al ladrón, cual María Magdalena sollocé queestarían en casa al día siguiente por la tarde. Quedamos en que les haría la visita sobre las 5 de 31
  32. 32. la tarde y se marcho hecho una fiera.Pero lo que él no sabía es que mis padres al día siguiente no iban a estar en mi casa… iban a lacapital a comprarle unas cuantas cosas a mi hermana, por la cosa de ser recién casada…Al día siguiente apenas di pié con bola en clase y para cuando llegué a casa mis padres no sehabían marchado aún. ¡Casi me dio algo cuando a las 4 y media todavía estaban arreglándosepara irse!... pero por fin se fueron y acababa de meterme en la ducha cuando sonó el timbre dela puerta de entrada. Me envolví malamente en un albornoz y salí a abrir. Estaba tan nerviosaque por un momento me arrepentí de todo lo que iba a hacer, pero al abrir, y ver a Nicolás allí,en la puerta…Ni siquiera me saludó. En seguida me preguntó por mis padres. Le dije que habían salido peroque regresarían pronto, así que le invité a entrar. Él pareció dudar, pero accedió. Noté queechaba miradas furtivas a mi mal tapado escote, pero no me di por enterada. Le conduje hastael salón y, ofreciéndole algo para tomar, cosa que rehusó, le pedí que esperara mientras yoacababa de ducharme. Pobre, parecía tan apocado…Sin embargo aquella jugada me salió mal. Cometí el graso error de dejar la puerta del bañoabierta, para que pudiera oír cómo me duchaba, pensando que aquello le excitaría… y paracuando regresé al salón no había nadie.Nicolás había desaparecido.Y a mi aquello me enfureció.Cualquier persona hubiera desistido en el empeño. Pero “cualquier persona” no era yo. Así quepasada una semana, durante la cual no supe nada de él, volví a la carga.Un día les dije a mis padres que me iba a dormir a casa de mi mejor amiga y en lugar de eso medirigí hacia la Iglesia. Iba vestida con una falda bastante corta y una camiseta de algodón, muyceñida. Era ya casi de noche y hacía frío, así que mis pezones se dejaban notar mucho a travésde la tela. Al llegar, me colé en la sacristía por la puerta de atrás y me oculté tras una enormemesa de caoba que había en un rincón, entre la imagen de un Cristo resucitado y una pilabautismal del año de Maricastaña, dispuesta a esperar lo que hiciera falta con tal de sorprendera Nicolás, pero con tan mala suerte que me quedé medio dormida… el caso es que me pasétoda la noche allí. Ridículo, vaya.Pero…La Suerte acabó por apiadarse de mí……porque serían las 5 de la mañana cuando me despertó el ruido de los goznes de una puerta alabrirse. Me incorporé y vi cómo Nicolás entraba en la sacristía y, encendiendo una luz auxiliar,volvía a cerrar con llave.Fue entonces cuando me puse de pie. Él se giró y me vio, pero para mi sorpresa, no sesorprendió de verme allí. 32
  33. 33. - « Buenos días, Alicia … ¿Qué tal has pasado la noche? »Yo no tuve por menos que mirarle como si acabara de ver una aparición…- « ¿¡ Sabías que yo estaba aquí ¡?- Si. Te vi ayer cuando cerré la Iglesia. He querido darte una lección, pero… lo cierto es queno he podido dormir, pensando que estarías aquí, sola.- Mira qué considerado… »Se acercó a mí y… no sé. En realidad siempre he pensado que fui yo quien le sedujo, pero aveces, cuando me acuerdo de la forma en la que me miraba en aquellos momentos, he dudado.Quizás yo era el cazador cazado.Lo cierto es que fue él, Nicolás, aquel cura recién llegado que acababa de realizar la promesadel voto de castidad, quien se abalanzó sobre mí. Me rodeó la cintura con un brazo, mientrasque con una mano me agarró del pelo, y tirándome de la cabeza hacia atrás, comenzó a besarmeel cuello. Yo casi no pude dar crédito a lo que me estaba pasando, así que me dejé llevar…había deseado tanto a aquel hombre… cerré los ojos para sentirle mejor, y para cuando quisedarme cuenta, Nicolás me había despojado de la camiseta y de la falda, y de un tirón, me habíaquitado las braguitas, dejándome completamente desnuda en medio de la sacristía.Enseguida me secundó, quitándose los pantalones. ¡¡ Cual no sería mi sorpresa al ver que nollevaba nada debajo!!! Me sentí enfebrecida por el deseo… y él se dio cuenta. Se sentó sobreun desvencijado banco de madera que había contra una pared, totalmente abierto de piernas, yme hizo señas para que me acercara… y yo, claro, no pude resistir la tentación. …. Nicolás meagarró de la cintura y me ayudó a impulsarme. No parábamos de ……… de lo atontada queestaba.Pero él comprendió. Me sopló suavemente en la cara, para que me espabilara, pero al ver queme costaba mucho reaccionar, me cogió en brazos y me tumbó sobre el banco, cuya frialdadme hizo bien… cuando abrí los ojos me lo encontré allí, poniéndose la camisa, mirándome conuna compasión que me sorprendió:- « ¿Ya hemos acabado? – dije en tono de burla -.- Ah, vaya, pero ¿quieres seguir?... ¿no te ha bastado!?... muy bien… Esto seguro que te quitalas ganas de seguir!!!.»… pero estaba tan agotada que ni tan siquiera me di cuenta de que don Constantino estaballamando a gritos a Nicolás desde la nave central de la Iglesia.El cura me besó en la nuca y se vistió rápidamente, saliendo casi enseguida y cerrando la puertatras de sí, dejándome allí sola, …………Aquella fue la última vez que vi a Nicolás. Supe por mi madre que al día siguiente se marchóde T*** sin ni siquiera haberse despedido de don Constantino. 33
  34. 34. … Y menos mal que nadie me señaló a mi como la culpable de su partida… al final todos lehabíamos tomado cariño a aquel cura tan joven y tan dedicado a su parroquia… aunque algunoslo pudimos comprobar más que otros… Buscar 2009-04-30 , Ecuador_____________________________________________________________Taita curaEn el mundo, cien mil sacerdotes colgaron la sotana y desconocieron elcelibato. En Ecuador hay 350 casos, e incontables historias de curas confamilias clandestinas. La descendencia del padre Fernando Lugo es noticia de primera plana en Paraguay.Pero Lugo no fue el primero, ni será el último sacerdote acusado de ignorar el sextomandamiento. Pocos meses antes de que los pecados del mandatario paraguayosalieran a la luz pública, dos sacerdotes de Chimborazo dejaron de pertenecer a laIglesia Católica por ignorar el celibato.El padre Luis Alberto Tuasa Castro fue amonestado en una primera instancia; su casofue expuesto a través de varios medios de comunicación hace algunos años. El obispode Riobamba, Víctor Corral Mantilla, le dio una segunda oportunidad y le envió aejercer el ministerio sacerdotal en la parroquia de Columbe.“Durante el último servicio en esta parroquia reincidió en quebrantar su celibato.Razón por la cual, con profundo pesar, tuve que proceder a suspenderle ‘a divinis’ desus facultades del ministerio sacerdotal”, explica el obispo Corral en una comunicacióndirigida al clero, a inicios de enero pasado.El sacerdote Eulogio Quito no observó el celibato “cuando ejercía su labor pastoral enla parroquia de Sibambe”, según el Obispo de Riobamba, y fue relevado de susfunciones como cura católico.Monseñor Corral confirmó a Vistazo que ambos dejaron el sacerdocio. “El celibatodemanda un terrible esfuerzo personal, una espiritualidad especial y una formación 34
  35. 35. particular. Quizás antes era más fácil de observar porque el ambiente era más propicio,pero en la sociedad actual es más difícil de cumplir”.Desde Guamote, el padre Quito se confiesa.“Tengo esposa y dos hijas, seguiré sirviendo a la Iglesia de Cristo pero cobijado en unnuevo espacio que permite seguir a Dios con la familia”. Quito se integrarápróximamente a la Iglesia Episcopal Anglicana.Estos no son casos únicos. Así como los dos hombres de fe, otros 350 sacerdotesecuatorianos se rebelaron al principio del celibato clerical.“En el mundo, aproximadamente cien mil sacerdotes entendemos que el celibato secontrapone a la ley natural y a la ley divina, es una institución atemporal, que atentacontra los derechos humanos y la misma Constitución ecuatoriana”, explica MarioMullo, presidente de la Federación de Sacerdotes Casados del Ecuador.Esta organización es parte de la red mundial de presbíteros católicos que defienden elcompromiso con la Iglesia y viven a plena luz del día su estado matrimonial.“Las noticias que, con aires de escándalo, nos traen con frecuencia los medios decomunicación sobre casos de pedofilia, homosexualidad y desviaciones sexuales desacerdotes en el seno de la Iglesia Católica son fenómenos que –en lugar de poner alVaticano a la defensiva– deben hacerle pensar que los sacerdotes son hombres decarne y hueso, con necesidades biológicas, que necesitan realizarse como sereshumanos”, argumenta el documento oficial de esta organización.El grupo Yahuarcocha es parte de la Federación. “La religión tiene que ser liberadora,no opresora, Dios nos quiere libres”, defiende Wilson Verdezoto, miembro del grupo.Como sacerdote en la provincia de Bolívar, donde el padre Lugo empezó su ministeriosacerdotal hace 30 años, cuando estaba recién ordenado, Verdezoto afirma que elfenómeno de los taita curas no es reciente. “Es un relato común que llega un Obispo ala parroquia y la gente le pregunta con la mayor naturalidad.‘¿Cómo está señor Obispito? ¿Y la Obispita? ¿Y los guagüitos Obispitos, ya hancrecido?’”.Ruperto García, con 80 años, fue educador de estos sacerdotes en el Seminario MenorSan Luis. Hoy es su compañero de grupo. “Muchos llegamos al Seminario Menorcuando teníamos 12 años, porque nuestros mayores nos veían piadosos y aptos paracuritas. Entonces, tener pensamientos sobre mujeres era algo pecaminoso, con eltiempo yo he comprendido que el problema del celibato es de la jerarquía, de la cúpulade la Iglesia”. 35
  36. 36. El Concilio Lateranense reunido en 1.139, en Roma, dictaminó la obligatoriedad de quelos sacerdotes guardaran el celibato, “No es un mandato divino, sino una LeyEclesiástica, escrita por conveniencia de la Iglesia”, explica el escritor y periodista –exjesuita– Simón Espinosa Cordero. “En la Carta a Timoteo, San Pablo escribe que parael buen gobierno de las comunidades cristianas es bueno que el obispo sea casado unasola vez… que sepa gobernar su propia casa”.A través de nuestra historia, parece que fue una práctica común que los sacerdotestuvieran hijos, más o menos abiertamente.En Noticias Secretas de América, de Jorge Juan y Antonio de Ulloa, marinos quellegaron con la Misión Geódesica Francesa, escribieron que los indígenas que lesservían de guías “Lo primero que nos informaban era sobre la familia que tenía el curadel pueblo adonde nos encaminábamos, siendo bastante el preguntar cómo se portabala mujer del cura, para que ellos nos instruyesen en el número de las que le habíanconocido…”.En la actualidad, muchos sacerdotes optan por el silencio y por mantener su familia ensecreto. Hay quienes cargan sobre su espalda la cruz de un amor paternal que noconocieron, y del que disfrutaron otros.“Casos hay muchos, yo vi antitestimonios a mi alrededor”, explica Alonso PérezSantana.“Estar casado o no, esto no es impedimento para servir a los demás en el Evangelio”,dice Eduardo Granja, quien hoy es parte de la Iglesia Anglicana. Homero Galarzaasegura que el grupo está unido por la fe y el Evangelio.Para la Iglesia no hay discusión posible, este dilema está cerrado desde hace casi milaños. Por ahora, el padre Lugo debe estar rezando para que no le aparezcan hijos en laspródigas tierras ecuatorianas. El curaDesde hace mucho tiempo el padre Francisco venía sintiéndose incomodo.Llevaba tres noches soñando sus miedos envueltos en sudor, y despertabaconfundido en plena madrugada para auto flagelarse con un pequeño látigo hastael amanecer.En la cuarta mañana, el padre se encontraba distraído llenando una pequeñafuente en el patio de la iglesia. Pensaba en ese sueño que lo atormentaba cadanoche cuando escuchó abrirse la puerta principal de la iglesia. Se acercó hasta la 36
  37. 37. entrada, lugar donde se celebraba la misa y se confesaban los cristianos, y allí,vio entrar a una pequeña y elegante mujer. Su piel era blanca como la nieve ysus cabellos largos y rojos. Llevaba un sombrero negro que hacía juego con suvestido lujoso y tapaba la mitad de su pálido rostro. Sus labios rojos y carnososmostraban una pequeña sonrisa mientras caminaba.El cura quedó paralizado observándola acercarse. Sentía un vacío enorme en laboca del estomago y su corazón parecía quererse salir de su pecho puro y santo.Un frío inexplicable le invadía los huesos con cada paso que daba esa enigmáticamujer. "¿Qué es esto Dios mío?", pensaba el cura ya sudando. La mujer levantóla mirada y se clavó en los ojos del joven cura. Se quitó el sombrero revelando suesa delicada belleza.- ¿Sabe quien soy? -. Preguntó la dama mirándolo fijamente a los ojos.El cura asintió con la cabeza nerviosamente. Sus ojos negros y penetrantes loasustaban.- ¿Sabe a qué he venido? -. Volvió a preguntar.El padre Francisco negó con la cabeza e intentó balbucear algo. Podía jurar quede sus narices su aliento salía como humo.- Se que usted me desea Francisco. En sus sueños no vacila en poseerme, endesnudarme y sentir mi cuerpo latir junto al suyo. ¿O acaso miento?El cura no podía creer lo que escuchaba ni lo que sentía. Era cierto todo lo queesa mujer le decía. Era ella la que se aparecía en sus sueños y se metía entre sussábanas. Era ella quien lo miraba sumisa cada noche mientras el la desvestíalentamente. Era ella quien devoraba su boca cuando el se acercaba. Era ella... Ladeseaba como un animal, sin razones ni prejuicios. 37
  38. 38. Y entonces no sintió mas frío. El cura tomó a la mujer de la mano y la condujohasta su cuarto. Allí dentro, la mujer se desvistió lentamente, con sus ojossiempre clavados en los de Francisco. Su cuerpo era perfecto. Sus cabellos rojosparecían un incendio en medio de la blancura de su espalda. Francisco la tomó dela cintura y la besó desesperadamente.Era la primera vez que besaba a una mujer. Sus manos acariciaron su espalda en,y se aferraron a ellos como quien se aferra a la tierra para no caer al abismo. Derepente ella lo empujó con una fuerza imposible. Francisco cayó al suelo deespaldas y miró a la extraña acercarse. Sus pechos se movían al ritmo de suspasos suaves, invitándolo a tomarlos. Ella se inclinó un poco y con ambas manosdesgarró la sotana, dejando a Francisco desnudo salvo por una fina túnica blancaque desgarró igualmente. Francisco la tomo por las manos y la llevó consigo alsuelo frío. Sus cuerpos sensibles se rozaban el uno al otro. Él estabacompletamente hipnotizado por ella, por tantas sensaciones. Chorros de fuegocorrían por sus venas con cada caricia. Su respiración se agitaba más y más,mientras su cuerpo se saciaba y se movía involuntariamente respondiendo a losmovimientos. Su mente se nublaba por pequeños instantes para luego regresar yverla ir y venir. Las heridas en su espalda latían como si fuesen treinta corazonesalternos, derramándose en el suelo con sus sudores. Un grito ahogado y roncodetuvo la danza al mismo tiempo que Francisco perdía toda noción del espacio ydel tiempo.Despertó empapado en sudor tirado en el suelo. Alguien tocaba la puertadesesperadamente. Los sonidos se mezclaban con un olor a humo y hierbaquemada. Francisco se puso de pie y vistió su sotana. 38
  39. 39. - Padre Francisco salga rápido que la iglesia se está quemando -. Gritaba una vozopaca al otro lado de la puerta.Francisco salió sorprendido al patio que unía los edificios de la iglesia. Decenas decuriosos se reunían allí para contemplar como el ala principal de su iglesia ardíaen llamas.- ¿Qué ha pasado? -. Preguntó el cura a la monja que lo había despertado.- Lo último que vimos fue a una mujer entrar antes que comenzaran las llamas -.Respondió la monja.- ¿Y ha salido la pobre?- No padre, no se le ha visto salir.- ¿Alguien la conoce o sabe de su familia?- No padre, ha sido una mujer muy rara vestida de negro. Nadie en el pueblorecuerda haberla visto antes. Llevaba un sombrero que tapaba buena parte de surostro. Francisco miró al cielo. Una nube oscura producida por el incendio tapabacompletamente al sol.Cuando los curas atacan Gustavo Morales 39
  40. 40. Livianito...El siglo XXI definitivamente no ha tratado bien a la iglesiacatólica en EE.UU.Primero fueron esos desagradecidos (y muy posiblemente ya excomulgados) llorones y susacusaciones de abuso sexual durante las últimas tres décadas. Después los escándalos decorrupción y enriquecimiento ilícito. Y ahora los nada nuevos, pero siempre jugosos, cargospor adulterio, como el que obligó a renunciar el pasado 11 de agosto al Rector de la Catedral deSan Patricio, Cardenal Eugene V. Clark, tras hacerse público que mantenía relacionessentimentales con su secretaria, Laura DeFilippo. Clark es el tercer miembro de laArquidiócesis en renunciar en los últimos tres años por cargos similares.El cuento va más o menos así: Philip DeFilippo, esposo de la secretaria, cansado de no saber siera verdad que su esposa trabajaba tanto o si simplemente le estaba montando cuernos, contratóa un investigador privado para que la siguiera y corroborará sus dudas. El marido yasospechaba del religioso, pero al enfrentar a su esposa la respuesta siempre era el clásico: “¿Dequé te preocupas Philip? ¡Es un cura!”. Bueno, entre las pruebas recopiladas por el detective,está un video en el cual el “cura” y su secretaria entran al White Sands Motel en Amagansset, ysalen cinco horas más tarde, cambiados de ropa.El Monseñor, que por casualidad había casado a los DeFilippo hacía 20 años, no es undesconocido en la prensa. En el 2002, una de sus homilías logró atención nacional cuandoacusó a la inmoralidad de la cultura norteamericana por los escándalos sexuales que manchabana la Iglesia Católica, culpando a los seminarios por aceptar homosexuales en los mismos.Tampoco era raro verlo defendiendo la necesidad del celibato en la Iglesia en el Eternal WorldTelevision Network, donde participaba regularmente. 40
  41. 41. Historias de sacerdotes que tienen o tuvieron amantes y hasta hijos sobran, y en los fieles estaspocas veces han tenido algún efecto porque, como humanos, digamos que sabemos una cosa odos sobre necesidades. El problema con todo esto es el discurso. Uno esperaría que unsacerdote envuelto en relaciones con una mujer casada fuera, cuando menos demócrata. Perocomo por la boca muere el pez, la acusación de adulterio contra Mr. Clark es lo de menos. Lograve está en los años y años de mensajes hipócritas y conservadores que no se creía ni élmismo.Ahora, no seamos tan duros y démosle algo de crédito al curita. Después de todo, no es detocar niños de lo que se le acusa, sino mujeres. Mujeres casadas, pero mujeres al fin, lo cualdefinitivamente es un avance dentro del orden moral de la Iglesia. Niños = Malo. Mujeres =Bueno. Próximas lecciones a aprender: Diferencias entre mujeres casadas y solteras y Cómoentrar y salir de hoteles de mala muerte sin ser visto.Mujeres" de sacerdotes italianos condenancelibatoLa carta enviada al Vaticano, donde se narran varias historias de amor puede leerse enInternetPor elnuevodiario.com.ni | InternacionalesMujeres que comparten sus vidas con curas italianos decidieron hacer públicos suscasos y criticar el celibato de los religiosos, cuestionado ya por los escándalos depedofilia que sacuden a la Iglesia Católica.Una decena de mujeres dirigieron una "carta abierta" al Papa Benedicto XVI en la quecondenan el carácter "sagrado" del celibato. El escrito puede ser consultado en lapágina web www.ildialogo.org . "La idea de la carta surgió en esta fase tan agitada parala Iglesia, después de que el Papa reiteró en varias ocasiones el carácter sagrado delcelibato. Nos dijimos, hay que reaccionar", contó una de las firmantes, StefaniaSalomone, de 42 años, quien convivió cinco años con un sacerdote.Publicada el 28 de marzo, la carta, en la que las firmantes reconocen que esperan que 41
  42. 42. el carácter obligatorio del celibato sea "eliminado", era considerada confidencial hastasu divulgación por la página web Global Post. "Sólo tres aceptaron firmar la carta consu nombre", lamentó Stefania. "El problema es que si una mujer habla públicamentede su historia, el compañero sacerdote rompe con ella inmediatamente. Por ello lasque firmaron cuentan todas historias pasadas", explica.Es el caso de Luisa, de 38 años, quien se enamoró de un cura de 35 años, con el quetuvo un hijo. Lo conoció seis años atrás cuando ejercía como sacerdote en un pueblolocalizado a unos cuarenta kilómetros de su casa. "Se vino a vivir conmigo. A la familiale decía que residía en la parroquia y en la parroquia contaba que vivía con su familia",relata. "En mi pueblo la gente actuaba como si no pasara nada", admite, mientrasconfiesa que soñaba con pasarse a la Iglesia Anglicana para poder vivir su amor a la luzdel día. Pero antes del nacimiento del hijo, que tiene 20 meses, él decidió dejarla. "Fuemuy duro. La familia lo envió a un exorcista y me acusó de brujería", recuerda.El padre de su hijo ha visto al niño "sólo diez minutos" hace apenas dos meses y no loha reconocido legalmente. Luisa está "disgustada" por la actitud de la Iglesia Católicapero, como es creyente, decidió bautizar a su hijo según el rito anglicano, Iglesia queacepta que los curas se casen.Historia de amor dolorosaStefania Salomone, quien vive y trabaja en Roma, no tuvo hijos aunque su historiatambién es dolorosa. "Todo nació como una relación de confianza, como las que seestablecen entre los curas y aquellos que organizan actividades en las parroquias",cuenta.El sacerdote "no lograba aceptar sus propios sentimientos. Estaba perturbado, nosabía cómo reaccionar", subrayó. "No me sentía bien porque él se avergonzaba de sussentimientos. Me convertí en una persona que le suponía una molestia, que sobraba. Alfinal logró negar sus sentimientos y me dijo que no quería verme más", recuerda. "Paramí el celibato es completamente inútil. Fue introducido por razones económicas",estima Stefania. "La gente se olvida de que hubo 39 pontífices casados", recalca. "No sejustifica que alguien prohíba a otro un derecho fundamental", afirma.Los argumentos de esas mujeres comienzan a ser escuchados por la jerarquía de laIglesia católica. En mayo, los obispos austríacos solicitaron al Vaticano que abra undebate sobre el celibato de los curas y la ordenación de los hombres casados. Al mismotiempo, el presidente de Bolivia, Evo Morales, entregó una carta al pontífice en la que 42
  43. 43. le solicita "respetuosamente" "abolir el celibato". "Así habrá menos hijas e hijos noreconocidos por sus padres", escribió. El "Ya Basta" de las Monjas Exponen religiosas sus demandas al Vaticano, exigen crear un ombudsman religioso por Rodrigo Vera, El Norte, México, 19 de Agosto del 2.003Nota del Editor: Un “ombudsman” es un defensor del pueblo.APROMEXICO.- Hartas de los constantes atropellos a sus derechos humanos —que vandesde ser utilizadas como simples "sirvientas", hasta sufrir violaciones sexuales desus superiores religiosos — las monjas mexicanas empiezan a integrarse a un granmovimiento internacional de protesta que no sólo pide castigo para los sacerdotesvioladores, sino también exige que, dentro de la Iglesia, las mujeres tengan igualesderechos que los hombres.A través de sus organizaciones mundiales —como la Federación Internacional deMonjas o la Coalición de Monjas Americanas— las religiosas ya organizan suspropios "sínodos" y encuentros internacionales para exponer sus demandas alVaticano: alto a los abusos sexuales en su contra, crear un ombudsman religioso,celibato opcional, ejercer sus preferencias lésbicas, ser sacerdotisas y obispas. Estainusitada rebelión de las religiosas ya provoca choques con el Vaticano, como elocurrido en junio del 2.002, cuando siete monjas fueron ordenadas sacerdotisas por elArzobispo argentino Rómulo Braschi. El Vaticano inmediatamente desconoció laordenación y las excomulgó.Todo esto coincide con la exhibición en México de la película “En el Nombre de Dios”,en la cual se revelan los maltratos, los abusos, incluyendo los sexuales, y lasvejaciones que miles de mujeres —huérfanas, madres solteras y jóvenes violadas—sufrieron por parte de la congregación católica de las Hermanas de la Magdalena enIrlanda, desde los setenta hasta mediados los ochenta. La ex monja mexicana PilarSánchez Rivera, una de las más destacadas impulsoras de los cambios, revela:"Contra ese abuso de poder y centralismo eclesiástico, está irrumpiendo un cambiodentro de la Iglesia, en el que muchas congregaciones de religiosas llevan ladelantera. Por ejemplo, ya no conciben al cuerpo como enemigo del alma. Tienennuevas propuestas. 43
  44. 44. Por eso surgió la teología feminista, que los teólogos han ido asimilando". "Haysacerdotes en México que nos apoyan. En otros países, algún obispo o cardenal.Algunos lo reconocen públicamente, otros no", dice. Y agrega: "A las mujeres nosestá negado acceder al sacerdocio. La participación en actividades rituales,ministeriales y administrativas es sólo para unos cuantos. Aquí también quedanexcluidos los hombres casados y los homosexuales. Esta centralización es unabuso". Religiosa franciscana durante 12 años y ahora dedicada a defender losderechos humanos de las mujeres católicas, Pilar Sánchez señala que son frecuentesen México los abusos sexuales de sacerdotes contra las monjas. "En México, hahabido abusos y violaciones sexuales contra nuestras religiosas. Sin embargo, amuchas de ellas las forma un obispo o un sacerdote, por lo que están muy sujetas alcontrol jerárquico y no denuncian. Aquí todavía no existe, pues, una cultura de ladenuncia." En México, los dos centros de derechos humanos que atienden a este tipode víctimas, el Departamento de Investigaciones Sobre Abusos Religiosos (DIAR) y elInstituto Cristiano de México (ICM), tienen registrados muy pocos casos de atropellosa religiosas. Raymundo Meza, director jurídico del DIAR, comenta: "Nosotros,actualmente sólo manejamos los casos de dos monjas, en el Distrito Federal, quefueron seducidas por sus superiores jerárquicos. Están muy dañadassicológicamente. Obviamente que no puedo mencionar sus nombres. Son las únicasdenuncias que tenemos de este tipo".—¿A qué atribuye la renuencia de las monjas a denunciar?—El mismo hecho de vestir los hábitos es un gran obstáculo para luchar contra lajerarquía. Hay un aspecto psicológico que las inhibe. Para la Iglesia, las monjas sonuna especie de sirvientas, cuya función es obedecer. Lo curioso es que muchas deellas abandonan la vida monacal, y hasta entonces dejan su inhibición y setransforman en abiertas defensoras de los derechos humanos, como sucedió con lareligiosa dominica Digna Ochoa.El Nuncio SeductorRaymundo Meza cuenta que, en 1.996, el DIAR llevó el caso de siete monjas delconvento de las Carmelitas Descalzas de Santa María de la Fe en Ciudad delCarmen, Campeche. Estas religiosas se quejaban de los malos tratos de su superiora,María Josefina de Jesús Apango López, quien ademÀ

×