32 51 los discipulos de emaus vargas vila www.gftaognosticaespiritual.org
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×

Like this? Share it with your network

Share
  • Full Name Full Name Comment goes here.
    Are you sure you want to
    Your message goes here
    Be the first to comment
    Be the first to like this
No Downloads

Views

Total Views
1,242
On Slideshare
1,224
From Embeds
18
Number of Embeds
1

Actions

Shares
Downloads
2
Comments
0
Likes
0

Embeds 18

http://www.gftaognosticaespiritual.org 18

Report content

Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
    No notes for slide

Transcript

  • 1. 1 LOS DISCIPULOS DE EMAUS VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINOLOS DISCÍPULOS DE EMAUS (Novela de la Vida Intelectual)CASA EDITORIAL MAUCCIGran medalla de oro en las Exposicione»de Viena de 1903, Madrid 1907, Budapest 1907 y gran premioen la de Buenos Aires 1910Calle de Mallorca, 166.-~BARCELONAES PROPIEDAD DE ESTA CASA EDITORIAL"^i^-A vasíitud extática de un cielo de ama-!B! (*)1Á^ ^Ji ranto se extiende como un manto sobrela Ciudad Eterna, llena de esa giaciatierna y, ambigua, que hace doblemente bella,toda Belleza antigua;ha llovido y, eso ha entristecido los horizontes,haciendo melaiicóUcos los altos montesy, los parajes románticos y, las legendariasllanuras, que parecen sumidas en lasomnolencia de las aguas impuras de laslagunas del Agro;un milagro de coloraciones pálidas presenta€l cielo, hecho un velo de subtilidades;...las vagas claridades de esa hora indecisa,VARGAS VILAque la brisa llena de una extraña fragniicla,llegan hasta la estancia de Lucio Oniano,sufriente en ese momento;es un suntuoso aposcjito, en un Hotel delos barrios aristocráticos de Roma;se respira un aroma de elegancias masculinas;a través de los cristales do la ventana, las www.gftaognosticaespiritual.org GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  • 2. 2 LOS DISCIPULOS DE EMAUS VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINOSabinas, diseñan sus cimas escuetas suavementeteñidas de violetas;monte Mario, ornado de cipreses;las esbelteces de las columnatas y, de lasarboledas del Pincio, cercano;todo el encanto del j>ajiorama romano, vistodesde las cercanías de la Trinitá dei Monti;Lucio Ornano, voluptuosamenté envuelto enuna robe de chambre^ de rica tela acolcho^nada, la cabeza tocada en terciopelo carmesícon una toca extraña, la la manera de lospintores sienescs de la época de Orcagna;yace en un silló^i cercano a la ventana, comoansioso de ver morir la escasa luz lejana...los finos dedos de las manos, cruzados cui;desgaire sobre la manta zamorana que lecubre las piernas;LOS DISCÍPULOS DE EMACStm gran aire de laxiliid cji todos sus moviniicnlosy, en sus pupilas tiernas, llenasde ensoñaciones;Juan Sabaltinij su discípulo y amigo, leliíice compañía;en la umbría del aposento, grave y severa,con una palidez de cera, la silueta de Luciose destaca;se diría la estatua del Pensamiento, emergentede la coloración opaca;la inlelcctualidad más pura, se reíleja enaquella* figm-a, que parece arrancada a unlienzo del Tintoretto;el respeto, la admiración, el cariño se revelanen la mirada del discípulo, en cuyo www.gftaognosticaespiritual.org GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  • 3. 3 LOS DISCIPULOS DE EMAUS VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINOrostro, lleno aún de candores de niño haj"ima expresión llena de ambigüedad, una miradade astucia velada y, de crueldad;es el más joven del cenáculo de discípulosfervorosos que rodean a Lucio Ornano y,siguen sus huelgas;Lucio licué cincuenta años, y, es ya gloriosoentre propios y extiaños;Juan, cuenta veinlitiés, y, es poeta, dandyy sportman a la vez;8 VARGAS VILAviste con gran refinamiento, y, es diestroen imitar en eso a su Maestro, quien podríasin jactancia, V llamarse como Petronio: Arbitrode la Elegancia;en ]a calma de la estancia, la voz de Luciosuena grave, calmada y serena, diciendo:—Era bella, como, una estrella vista enel cristal del lago de Commo;la vi en la piazzetta^ cerca a las penumbras,que proyectaba la mole del Duomo, y,a la sombra escueta del Palacio Ducal...—Maestro, interrumpe Juan, en son de broma;comenzáis mal, muj mal;¿cómo un hombre tan diestro como vosen cosas del decir, principia hablando deVenecia?el archipiélago poético, es un tropo antipáticoa todo verdadero intelectual;Venecia, es la Meca de los snohs y de losrastacueros, de todos los filibusteros del Ideal,que van allí a fusilar la Retórica;maestro: dejad la Ciudad adríútca a losgáceíilleros nómades de Europa y de América, www.gftaognosticaespiritual.org GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  • 4. 4 LOS DISCIPULOS DE EMAUS VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINOdeseosos de cubrir su vergonzosa estolidez,con los despojos de las prosas deLOS DISCÍPULOS DE EMAÚSdAnninizzio y, de Barres, escribiendo un librode viajes;no igualéis vuestras prosas magistrales ííesas prosas salvajes;describidme otros paisajes, dignos de vuestrogenio;Sin turbarse ante la irreverencia, ni alterarla cadencia de su voz, Lucio, continuó:—Eres injusto };, procaz;olvidas además, que yo he escrito páginasdo orfebre, sobre ese manojo de Uses insulares,y, sobre la divina fiebre de inspiracióny, de pasión, que se escapa de la mentidacalma de sus lagunas scculaies y se apoderadel alma y, la domina;la divina aclitud de eso grupo de cisnesmilenarios, inmóviles en sus estuarios, bajoel tila furente de los siglos, me enamora;no hay otra visión evocadora de más altosideales de Ai*te;en ninguna otra parte, como allí, sienteel laima vivir cien vidas, porque allí vibranunidas el alma de Bizancio y, la de Grecia;Yenecia será siempre el Fénix de la Belleza,renaciente y audaz;10 VARGAS VILAV, si la tiisteza de su horizonte fué laque sirvió de marco a nuestro encuentro;¿cómo quieres que la describa en oro centro?decía: www.gftaognosticaespiritual.org GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  • 5. 5 LOS DISCIPULOS DE EMAUS VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINOque la vi aquella noche en la Piazzetta,oyendo la retreta polifónica y brutal, quetocaba una banda marcial;tú sabes, que yo, no amo la música;magace^ como dicen los franceses;la hora, era romúndca;la No€he, taciturna, caía en los canales,como un beso en una urna llena de cenizasinmortales;yo, romantizaba mis enojos, deleitando losojos en la contemplación de tantas cosasbellas, que la escena me ofrecía, desde laslejanas estrellas, hasta la cercana columnatade la Procuraduría;y, miraba el león alado de San Marco,diseñando el arco violento de sus alas, bajoese firmamento de feria;la periferia de mi visión era muy limitada,pero, llena de un exotismo policromo; encantador;LOS DISCÍPULOS DE EMAÜS 11el snobismo cosmopoila, estaba allí ci lodosu álgido esplendor;ingleses maniacos y, originales, yankis ostentososy, brutales, alemanes gambriiiescosy plácidos, italianos gesticulantes, rusos taciturnos,tipos levanümosi y, algunos rostrosdivinos de mujeres;yo, recogía visiones y. sensaciones, paraun libro mío: El Albedrío, ¿lo recuerdas?—Sí, dijo Juan, en un tono sombrío, nocarente de un lejano horror;¡biblia funesla contra el Amor, y, con Ira laPaternidad! www.gftaognosticaespiritual.org GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  • 6. 6 LOS DISCIPULOS DE EMAUS VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINOfué esla una de vuestras obras, que máshondo surco hicieron cii mi ánimo;en un átomo estuvo que no envenenarayo, a Grazzielia Ripolli, la modelo que teníaentonces de querida, con nu bebedizo que ledi, para hacerla abortar;¿por qué ese milagroso poder de sugeslión,que se escapa de todos vuestros libros comoun fluido?yo, he ido hasta las fronteras del Crimen,guiado por vuestra mano, siguiendo las huellasde vuestra Verdad, y eso candidamente12 VARGAS VILAintoxicado por vuestras doctrinas de odio ciegoa la Paternidad;felizmente Grazziella, tuvo la suerte de escaparde la Muerte, y, asustada, escapó tambiénde mí;la Jie perdido de vista;ahora creo que está en Rimini;cuando leí vuestro primer libro, sentí porvos, una mezcla de Odio y de Amor, que ¡nopude explicarme;era, la atracción y^ el miedo del Abismo;—Hay heroísmo, en decir la Verdad y, enenseñarla, murmuró Lucio, abstraído, comosi liablara consigo mismo;el circuito de la Soledad, se ensancha desmesuradamente,en tomo de aquel que nomiente;la Menüra, es la primera cuerda de esalira que se llama: el TriunTo;sólo el camino de la Mentira, lleva a laVictoria; www.gftaognosticaespiritual.org GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  • 7. 7 LOS DISCIPULOS DE EMAUS VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINOporque... ;,quc es la Gloria?... una Mentira;el Sol de los mediocres y de los bandidos;predicar la Verdad, es formar un mundode vencidos;LOS DISCÍPULOS DE EMAÜS 13pero, no filosofemos;te decía mi encuentro con Cósima Doria,la bella escritora excéntrica;una historia tan excéntrica como ella, quea pesar de la diferencia de nuestras edades,logró enamorarse de mí, lo cual es ya, laúltima de las excentricidades;¿la había yo visto antes?ella, dice que sí, en el hall del Hotel;las mujeres son tan constantes en eso delfantasear y del mentir, que ni el Amor lograhacerlas sinceras;de todas maneras, ella sostenía que yo lahabía visto antes y, aun le había recogidouno de sus guantes que se le cayó;en fin, con ese pretexto al menos, me saludó;•en la calma voluptuosa de la hora, subelleza me pareció tentadora;era, como ima Venus palustre, esplendiendoen el lustre de la iluminación, cual si emergiesede una pálude incendiada de fosforescencias;se diría, hecha de trasparencias de ópaloy, de irisaciones de cristal;14 VARGAS VILASU cabellera de oro, color de un follajeotoñal pai^ecía del fulgor del lago, cual sitodos los cambiantes del archipiélago, fulgurasen www.gftaognosticaespiritual.org GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  • 8. 8 LOS DISCIPULOS DE EMAUS VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINOen ella;no te diié cómo era bella, pues habrásde conocerla en breve;ella me admiraba, había leído mis libros,y, me amaba antes de conocerme, esa fuésu expresión;me sentí triste, ante aquella pasión insomne,que surgía;pero... ¿quien resiste a la tiranía de nuestroamor por la Belleza?i ah ! somos humanos, y, si en la senda,cegados por la divina venda, tropiezan nuestrasmaiios con las rosas;¿cómo no cogerlas? •¡son tan hermosas!...fué el nuestro, un idilio sin violencias, hechode suaves tristezas, de opacidades, dematices y, de pm-ezas;¿fuimos felices?la hora, era para mí, una hora crepuscular,hora tardía para amar con el fuego que SQme pedía;LOS DISCÍPULOS DE EMAÜS 15los hombres de Peiisamiciilo, no podemosdar al Scnlimiciito, el lugar preferente quele dan las almas pasionales;la orgía de nueslros ideales, nos prohibecualquiera otra orgía;somos, o podemos llcgai a ser, seres sensuales,pero^ no, seres seníimciUales;en nuestro amor uo hav ternuras verdaderas;aun en nuestras caricias se percibe el brutalinstinto de las fieras;las delicadezas, son en nosotros, matices www.gftaognosticaespiritual.org GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  • 9. 9 LOS DISCIPULOS DE EMAUS VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINOde la sensación;por eso, vamos, casi siempre, a la depravación;o a lo que llaman tal, los cucos del Sentimiento;es decir: al refinamiento;a ese exquisito tamiz de las sensaciones,tan propicio para pulverizar, desmenuzar y,hacer casi impalpable la fécula del Vicio;la Mujer, que es un ser inferior, necesitaen el Amor, la comedia de la Senümcntalidad,y, eso porque tiene necesidad del fingimiento;16 VARGAS VILApara la Mujer, vivir es fingir;ella, no respira sino en la Mentira;es su atmósfera natural;la Verdad, malaria a esta pobre libélulade la Fantasía;yo, que no se mentir—y, eso ha sido latristeza y, el fracaso de mi vivir—no quiseengañai a aquel coleóptero encaaitador, quesoñaba con las ternuras de mi Amor, y,le ofrecí, la sola ternura, que quedaba enmi corazón en forma virgijial: la ternurapaternal;ima alba de ventma, muy pura, se levantóentonces eii mi corazón;yo. que había anatematizado, y, anatematizoaún, el crimen cobaide de la procreación;yo, que había tenido y, tengo, el horror dela reproducción de mi simiente;y, la he eitado: conscientemeaite;me sentí tomado de repente, por la gran www.gftaognosticaespiritual.org GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  • 10. 10 LOS DISCIPULOS DE EMAUS VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINOpasión de la Paternidad;pero, de la Paternidad Espiritual, que esla forma real, de ese conmovedor quijotismo,que ;se llama: el Proselitismo;el remanente más espeso de nuestra debiLOSDISCÍPULOS DE EMAÜS 17.lidad mental, es esle del Apostolado, político,lUtístico, o lo que es más cretino aún:filosófico;Cóbima Doria, a quien yo llamo faimiliarmcnte,Dorina, es miis que una mujer inteligente,es, una mujer intelectual.—La femmc a encrier, Interrumpió Juan,con un rencor colérico;el producto ridículo y, fatal, del estadomórbido actual de nuestra Civilización;por todas partes pulula ese productocruel de nuestra degeneración; ese anfibioamorfo y, repugnante, que no se sabe sidisgusta más por lo nulo o por lo pedante,la mujer de letras, la desertora de la familia,la que disuelve el hogar en nombrede la libertad, la enemiga de la maternidad,el marimaclio ambiguo, que prefiere ahogarseen tinta, a verse en cinta...—He allí por dónde, la mujer letrada, confinacon mi dcxitiina, dijo Lucio;ambos somos maltuistas;el maltuismo, es, la expresión más altadel anarquismo;218 VARGAS VILAfóo que hoy se llama tal, no es sino ungesto brutal, fuera de los límites de la Ciencia^ www.gftaognosticaespiritual.org GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  • 11. 11 LOS DISCIPULOS DE EMAUS VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINOla violencia de los accrebrados;«sei cretinismo sanguliiaiño de la plebe, esaepilepsia de los vagos, no puede tener halagospiara lo pon-eíiir, ni leíicanto para las almassuperiores, llenas de riquezas interiores y,de audacias desmesuradas;¿qué tratan de destruir esas doctrinas envejecidas,extraídas de las entrañas del viejoCristianismo?la Sociedad...eso es imbécil y, es inútil;nosotros tendemos a destruir la Humanidad...eso es más ialto, más trascendental, másdefinitivo;y, nosotros la destruímos;¿cómo? suprimiéndola lentamente; agotándola en^u fuente;la, higiene y el bisturí, son más destructoresqne las bombas;éstas alcanzan a matar los hombres;nosotros, aspiramos a matar: el Hombra.,LOS DISCÍPULOS DE EMACS 19¿cómo? matando la Especie;nosotros tendemos a destruir ese error dela Natm-aleza, llamado: la Vida;lo homicida de nuestia doctrina, es la iiiiic3defensa efectiva contra la crueldad divinajDios crea la A^ida;nosotros la editamos; y, llegado^ el caso www.gftaognosticaespiritual.org GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  • 12. 12 LOS DISCIPULOS DE EMAUS VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINOlai suprimimos, le impedimos germinar, 1§impedimos vivir;vencemos a Dios, en «1 vientre de las mildres;no damos la Vida;o la exliipamos;nos negamos a servir de instrumento alpJan divino;poned toda la Humanidad en ese caminoy, el Hombre, liabrá vencido a Dios;y, morirán los dos;sobre la entraña inerte^ donde no podríjgerminar sino la Muerte.—i Idea soberbia! Idea trascendental, peroestéril, como todo Ensueño social, dijo Juan;¿cuándo os convenceréis, vosotros los quepredicáis la Libertad, que por más que os20 VARGAS VTLAesforcéis, nunca libertaréis sino individuaUdades?no se libertan las sociedades;las sociedades no alcanzam a levantarsehasta la Libertad, porque la Lil3ertad es unaVirtud;quien dice Sociedad, dice Esclavitud;asociarse, es esclaizarse;es decir: apriscai^se; entrar en la grey;cambiar su Independéis cia. por la Obediencia;no se es libre sino fuera de la Ley;no hay hombres libres, sino los grandessolitarios, y los grandes rebeldes; los qu^la huyen, o los que la destruyen;lo demás... es el rebaño sumiso.—Es plreciso destruir ese rebaño, ya queno puede mejorársele, dijo Lucio, con energía;^ www.gftaognosticaespiritual.org GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  • 13. 13 LOS DISCIPULOS DE EMAUS VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINOpero ahora, nos engolfamos en la Sociología,y, eso es muy enfadoso;sigo la historia mía;Cósima Doria, no tenía prevenciones contrala Maternidad;LOS DISCÍPULOS DE EMAÜS 21y, en nuestro caso, ¿es preciso decírtelo?no luvo necesidad;(Una sonrisa maliciosa asomó en los labiosde Juan)Lucio fingió no verla y continuó:—Mi íimor, fué paternal, pero violento, comodebe ser todo sentimiento que es leal;la circuí, la aislé, la monopolicé, la insufléde mis ideas, fué mi alter cgo, femenino;la absorví, y como ella dice, marqué su deslino,con mi sello fatal;todo amor es absoncnte; y ese de la PatemidadEspiritual, es, el más vehemente;yo, no había creído aue fnera tal;acaso es así, por ser tan puro;pero, os aseguro, que va más allá de todoslos amores, en su despotismo bnital;jcomo lodo amor insatisfecho!...y, como es ine^álable dar a todo sentimietito,las condiciones de nuestro temperamento,ya puedes imaginarte, qué violencia teiidríí^esa pasión mía, y, qué vehemencia!...la Mujer, ama ser esclavizada, sometida,dominada, y, Cósima sentía la voluptuosidadmáxima de quemaise en esa llama, como un22 VARGAS VILAfaleno; fué un noclículo de mi mentalidad,y, toda su poética de entonces, está impregnada www.gftaognosticaespiritual.org GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  • 14. 14 LOS DISCIPULOS DE EMAUS VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINOde mi personalidad.—Eso lo vimos y, lo digimos todos iaquí,cuaindo leímos su admirable poema, «LaMuerte de las Rosas», tieiie cosas maradllosasese libro, lleva el sello de vuestro espíiitu,como una garra feral;—Tal vez quiso pintar el paiaísQ de nuestrahora romántica...más que la hora de ella, la hora mía, llenade tan real melancolía;la hora vesperal.—Una hora muy bella para el amor ideal—Todo Ideal, es funesto a aquel que loiacaricia;ho h.^y nada igual a la sevicia de un Ideal,a las torturas cinieles a que somete las almasfieles "a su amor;la no realización, es el secreto de la inmortalidaden una pasión;este amor, ha sido mi encanto y mi tortuaa;violento, obscuro y misterioso, comonn ¡acteso de locura;LOS DISCÍPULOS DE EMAÜS 23—Y, os habría sido tan fácil matarlo, consólo realizarlo...—Verdad... pero... yo, no quería malar miamor...y, €se lia sido mi error; ;¡amor que no se mala nos devora;pero, era tan tiiste la hora eu que él, vinoa mí...me sentía solo... tan solo, oomoi una barcaabandonada, prísioiiea*a de los hielos del Polo;mo er,a necesario un Amor siquiera fuese www.gftaognosticaespiritual.org GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  • 15. 15 LOS DISCIPULOS DE EMAUS VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINOintelectual.—Os creo en un error;la prueba de que vuestro Amor, no es puramenteintelectual, sino que priva en él, aunsin quererlo, el elemento sexual, está, coque escogisteis para araai, entre vuesüos düs^cípulos, a una mujer.—-Cierto es;yo, no tengo el alma socrática; perdona si te digo, que yo, creo en elcariño del amigo, pero no creo eu el amor;de los discípulos;no te ofendas, si te digo mi certidumbre24 VARGAS VILAsin dudas: en el foiido de lodo cenáculo estáJudas; taquel que duerme sobre el hombro delMaestro, ese, lo negará más presto.—Sois injusto conmigo;¿olvidáis que aquel pinlor enemigo, queos pintó rodeada de todos los que os amamos,en ese cuadi^o que tituló «Los discípulos deEmaüs», dio vuestras facciones a Jesús, y,las mías al San Juan adolesccale, que duermetiernamente, reclinado en el hombro delMaestro?—¿Y, a quien dio el rostro siniestro deIscariote?—Ya sabéis que Amorolte, el pinlor es muycobarde, y, ¡no se atrevió a poner en ningunode nosotros, el rostro del Traidor;yo, lo abofeteé una tarde en el café Aragno,y no se defendió.—No es extraño: la bajeza y, el valor no www.gftaognosticaespiritual.org GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  • 16. 16 LOS DISCIPULOS DE EMAUS VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINOaiidan uiiiidos;—¿Por qué, pues, sospecháis de traiciónvuestros discípulos?sois injusto, al menos conmigo.—Te he hablado como a un amigo, noLOa DISCÍPULOS DE EMAÚS 25como a un discípulo, porque iio te considerocomo tal;tu talla intelectual no admite ya maestlOS.—¡Cómo son diestros, los dardos vuestros,y perfumados!...¿de vai*as de qué rosal, fueron corlados?—Del rosal de la Verdad;pero, no me guardes rencor;no he hablado paia ti.—Maestro; y, os daré siempre ese título,os probaié, que soy un discípulo que notraiciona jamás.—La excepción confirma la regla, no laniega; y, la excepción seras;sólo el Amor se traiciona; la Indiferenciano se traiciona jamás...pero, no continuemos; ¿a qué hacer ejerciciossobre im vocablo?de mis discípulos tú serás el San Pablo;¿s.abes por qué San Pablo no tiaicionóal Cristo?porque no lo conoció...¡ah! si lo hubiera visto...déjame bromear...26 VARGAS VILA¿es que no vamos a acabar nunca, y; va aquedar mi historia ti*unca?déjame, ¡oh! mi San Pablo, hablaite de la www.gftaognosticaespiritual.org GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  • 17. 17 LOS DISCIPULOS DE EMAUS VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINObella Hipatia, que va a entrar en el cenáculo;ella se sentará también al lado vuestro,IK)rque ama como vosotros al Maestro;será el décimo tercero de los Discípulosde Emaüs, y, a la hora do llevar la Cruz^,tal vez ella irá en mi seguimiento...—Como iNIagdalena,—Sí, pero, una Magdalena pura,—EUa, lo asegura.—Y, ¿por que no?se concibe la pureza, en una mujer a lacual se le ha subido el sexo a la cabeza;yo, no creo en la Inocencia;la Castidad, es Vicio o Impotencia.—Maestro... Maestro, ¿qué vais a hacer devuestra heroína?—¿De Doríaa?una apóstol esa de la Belleza;un pen detraquee;a causa de qtie... cuando el sexo se atrofia,^ cerebro se hipertrofia.-* —¿Tienen cerebro las mujeres?^yLOS DISCÍPULOS DE CMAÚS 27y, yo, <íue las a-eía úiiicamenle la másbella }, complicada máquina de placeres...os debo ese descubrimiento.—Déjame ciue haga ese iavento, para aplicái*selo ^ Cósima, cuya animalidad, por mínima,merece ese honor.—Una mujer así, capaz de un amor iiisexuial,debe ser de una corrupción mentaliUmitada;... una degenerada,—Tal vez; www.gftaognosticaespiritual.org GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  • 18. 18 LOS DISCIPULOS DE EMAUS VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINOhasta el presente no le he notado ningunap erversión;el único síntoma de cornipción que h^visto en ella, es «que cree en Dios.—Y, vos, que sois ateo ¿qué le decís?—¿Yo? nada;en amor, Dios, es un rival muy infeliz,porque es inofensivo;el lámante de todas las vírgenes histéricas,y, de todas las monjas eloró ticas;él, es sordo a estos votos de terneza, y,nada puede desprenderlo de su cruz, ni elhisterismo nauseabundo de Santa Teresa á<^Jesús; deja que tus queridas amen a Dios;28 VARGAS VILAno haián ninguna difercrxcia entie los dos;y, eso es muy cómodo, sobre todo en unamor espiritual como el nuestro...—Maestro, Maestro...mal vecino es la llama;y, el Amor, mal vecino es...—No he de quemarme esta vez;ya soy incombustible;jay! pero mi pasión, -es más terrible quetodos los amores materiales...de todos los paiaísos arliíiciales, este esel más peligroso y más perverso...bice lel esfuerzo de la separación y de lalejanía...y, he senlido que en el seno de la victoria,me moría...tiiste gloria, esta de malar su ventura, por www.gftaognosticaespiritual.org GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  • 19. 19 LOS DISCIPULOS DE EMAUS VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINOmiedo de mirarla;yo, hie renunciado a ella, sin tiendo que nopuedo conquistarla;seis meses hace que nos separamos, y, desdejaquel día, nu vida ha sido una agoníaen la Soledad;de ¡ahí ha venido mi enfermedad;ella, lo ha sabido y, ha querido venir...LOS DISCÍPULOS DE EMAÜS 29yo, íio he sxibido resistir...llegará hoy, acaso dentro do pocos momentos;yo, ¡no voy a recibirla a la estación, porque¡no puedo; convalezco aún, y, tengo miedo^ estos fríos tan violentos;... ha}; unatramontana...—La insoportable primavera romana.—La primavera de Roma, es una broma,una de tantas cosas cotnvencionales, inventadaspor los industriales de la Ciudad Eterna;una mistificación;¿recuerdas la definición de Alfonso Karr,sobre la primavera de París?: un inviernoverde...—Muy feliz definición, aplicable en todoa la primavera romana, con sus fríos, suslluA-ias, y, su insoportable tramontana...—¡Chit!... ique ¡no te oigan los cocheros, o^cicerones^ y, los hoteleros;serían capaces de matarte, por haber habladocontra la primavera imaginaria, de Iqciudad vetusta y solitaria.—Maestro, pon sentimiento, rompo el sortilegiodel encantamiento, y, os dejo; Có30VARGAS VILA www.gftaognosticaespiritual.org GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  • 20. 20 LOS DISCIPULOS DE EMAUS VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINOsimA Doria, va a venir, y, debéis quedaren libertad para vuestras efusiones; dicfJuati, intCíUando ponerse de pie;Lucio lo detiene con un ademán cariñosode la mano, diciendo:—Xo somos ya niños, para esa clase á^ficciones;espera y la conocerás;son las seis, el tren no puede tardar, si tfvas, ella y yo, seremos contrariados;estamos, por decirlo así, habituados a hablarde ti;elija, tendrá im placer en conocerte, y, podréisllegar a sei- buenos amigos, hermanos€ti Apolo, imidos en el culto de ese dios;sois poetas los dos;pero, ese, no es nn motivo para odiarse;convengo en que no lleguen a admirarsedos poetas, pero, odiarse *¿por qué?y, diciendo esto, extiende la mano, y, tocatm timbre;Battista, el ayuda de cámara, aparece en elumbral de la puerta, en la luz escasa, inclinándoseceremoíiioso, con la perfecta distinciónde un lacayo de raza.LOS DISCÍPULOS DE EMAÜS 81—¿Ha llamado el Señor?-Sí;¿está lista la cámai-a para la Signorina?—Sí Señor, y, está divina; es un primor;todas las flores q:iie pude traer de la FJazzade Spagna, se las he puesto allí;y, como ella adora las rosas, de rosas hellenado la estancia... www.gftaognosticaespiritual.org GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  • 21. 21 LOS DISCIPULOS DE EMAUS VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINO¿no percibe el Señor la fragancia?llega hasta aquí.—Sí; dijo Lucio, aspirando con pasión, laonda de perfumes que invadía la habitación;hizo una seña al lacayo, que se reliró;y, quedó pensativo, ensimismado, aspirandoel perfume de las rosas, que le hablabade tantas cosas... de tantas cosas, que veníandel fondo del Pasado...Juali, comprendicüido aquella emoción,guarda un silencio, respetuoso;después de un momento, como tomando denuevo conciencia de su pensamiento, y siendootra vez su dueño, dice Lucio, con eseacento misterioso, del que vuelve de un vuelovertiginoso, por los cielos del Ensueño.—¡Oh! tel poder de la Evocación.32 VARGAS VILA—Es la memoria del corazón...Y, vuelven a callar, como si prisionerosde esa memoria, no tuviesen otro poder, queel poder de rememorai-...afueia, la Noche impera;desde las ventanas las perspectivas lejanas,se ven como una playa dormida bajo lasclaridades de la luna;se diría una duna nórdica, en la decoraciónfantxíslica de la noche boreal;un soplo de lo Irreal, parece flotar enese momento por sobre las almas y, lascosas;el perfume de las rosac pei^isle aú^ en elaposento; www.gftaognosticaespiritual.org GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  • 22. 22 LOS DISCIPULOS DE EMAUS VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINOse oj^e el ruido de un coche, que se detienea la puerta de la casa...un momento pasa;se oye un fru-fru de sedas y, de rasos;ruido de p^sos;un perfume elegante;odore di femina...y, Doriaa aparece agitada, incierta, en elumbral de la puerta;traje de viaje, de un gusto elegante y sobeLOSDISCÍPULOS DE EMAÜS 83rano; loca de terciopelo, pieles lujosas yun ramo de rosas ten la maiio;sin ver a Juan, se arroja en los brazos deLucio, y lo besa con pasión;pasado este momento de emoción, Luciohiace la presentación;Cósima se turba, se avergüenza, de habersido sincera ante un extraño;—Juan Sabaltini, dice Lucio, el San Juandel Cenáculo ; Cósima Doria, o como la llamoyo, Dorina;Juan, se inclina ceremonioso;—Aun antes de haberla conocido v, deCósima, le tiende la mano;—Os ¡saludo como a un hermano;he oído al Maestro, hablar tanto del talentovuestro...y, os he leído con encanto;vuestros ycrsos, armoniosos y emocionales,revelan jin gratide amor ,a la Belleza,haberle sido presentado por Lucio Omaiio.Cósima, ^e inclina flébilmente, como unlirio hacia las ondas fugitivas de una fuente: www.gftaognosticaespiritual.org GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  • 23. 23 LOS DISCIPULOS DE EMAUS VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINO—Tenéis, dice, la galantería cariñosa de una34 VAROAS VILAromano, y, el culto a la frase noble, uatui-alen [un esteta;bien se ve, que sois poeta y, bien poeta.—Basta de madrigales, dice Lucio, interrumpiendo!el elegante diálogo; es tempranopara coger flores en Jos rosales del Parnaso,os sobrará acaso, tiempo para madrigalizaren libertad; Juan, como todo romaaio,es nn ¡apasionado do Arte, un diletante, exquisitoy soberano conocedor de museos ygalerías, y, mientras dure la crudeza de estosdías, jqne me impide salir, será tu cicerone,y, te hjaiá conocer los mil tesoros de Belleza,iqtie guajda la Ciudad, desde el tesorode su Arte, liiasta el tesoro de sus crepúsculosde )azul y, de oro, qtie no se ven de igualmagnificencia tii otra parte;desde el Pincio, a la hora del atai^decer,te será dado ver un espectáculo único eai elmundo; la muerte del día, desde aquel pináculode la Melancolía.—Tan bello, como «La muerte de las rosas»,dice Juan. i—Geniile penslerOy murmuró Cósima, fconmo1da de la galante alusión;EOS discípulos de emaüs 85ninguno lo fué más;¿hbábéis leído ese mi pobre poema?—Todo en él, me ¡seduce;pero S.U lema. Heno de intensa sugestión,me ¡arrebata www.gftaognosticaespiritual.org GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  • 24. 24 LOS DISCIPULOS DE EMAUS VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINO«eZ verdadero ^mor es aquel que mata*¿por qué biabéis puesto a vuestro libro esolema bomicida? ;—Porgue dar su Vida por el Amor; eso eaAmor. ,,—Dar su Vida... sea;pero... dar la Vida...—Horror, borror... intemimp^e Eucio;¿volvemos ta Maltus y, su doctrina?no olvides Dorina, que boca de mujer, quefilosofa, es una rosa que se deshoja;vuestros labios, son petalos y, no hojas,déjalos que nos brindaí el perfume de sudicción ¡amable y, el néctar delicioso de sqingenio ^dmirabla—Maestro; toda palabra de mujer, tieneim aroma; dice Juan.—Ya veis Dorina, cómo Roma, da aún poetasgalantes, como en tiempos de Tíbulo y deHorado; ^Aade Ludo. j^u i i36 " ^ARQAS VILA—Siempre en tiendas del tacia, floreció ellaurel de Apolo, dijo ella;ese laurel divino es herencia del geiiio latinot...Ise le ve, florecer en manos de Mallarmé.—O, teconte de Lisie, o Baudelaire, o Lelian,o Regnier, añadió Juaii...—O, José Carducci, Mario Rapisardi, Pascoli,Guerrini, o el divino dAnnunzio, diceLucio.—Os lanuncio que otros son mis poetas,ptreferidos, jafirma Juan;son pájaros venidos de otros cielos, que tío www.gftaognosticaespiritual.org GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  • 25. 25 LOS DISCIPULOS DE EMAUS VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINOison cielos latinos;por otros caminos vienen los peregrinosde mi inspiración;son jsajones;pájaros hechos de brumas y, de espu-"^>sus Icianciones, tienen rumores de mares,en horas crepusculares, y, el resplandor solitarioy vago, de un lucero sobre un jiordesctaíndinavo; son: Dante Gabriel Rosetti, y, los pren^aíaelistasj_:,LOS DISCÍPULOS DE EMACS 37el divino y satánico Swimbunie, con lasmalaquitas ornamentales de su estilo;Shakespeare, rival de Esquilo;Keathe, la divina paloma, que duerme parasiempre a las puertas de Roma, bajo la columnatade Sexto;y, Osciar Vsllde, el lapidado, más grandepor su genio, que por su pecado.—Ultra-sajoiiismo, murmuró Cósima, sonriente.—¿Qué iqueréis? a mí, me obsesiona el misticismo;lo creo la forma mental y aristocráticadel erotismo; el refinamiento y laelerización de la Sensualidad;creo que la raza sajona, es más mística,porque es más dada a esta forma de idealidada la inversa, que se hace refinada y,perversa, en busca de la divinidad.—La metafísica, es tan querida a los sajones,como la Hipocrec:a; Lohcngrin, conel alma de Loyola, dice Lucio.y, Cósima: www.gftaognosticaespiritual.org GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  • 26. 26 LOS DISCIPULOS DE EMAUS VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINO—El jalma española es, tal vez, la verdaderamentemística.—No: le falta cultura para ello;38"VARGAS VILAel ^ma española, es fanáticaj pero, no esmística;su religiosidad, es una ignorancia, no esuna conciencia;le sobra pasión y, le falta idealidad, diceJuan.—Pero, tiene mayoi brutalidad el ajlma sajona;es una alma imperialista y, comercial; hastaem sus poetas actuales;¿las novelas de Kipling?... poemas imperiales;y, luego... la lengua, es rebelde a toda armonía...para mí, la lengua italiana, es, la lenguasoberama, para la Poesía, dice Cósüna.y, Lucio:—Sí, es la ai^monia, pero no es la sonoridad;rebosa de gracia y, le falta virilidad;no es lengua de Epopeya;la bomonotopeya, el rombo, el trueno, esoes del jarseñal hispano o heleaio.—Bueno, bueno, dice Juan, poniéndose depie;LOS DISCÍPULOS DE EMAÜS 39nos engolfamos en la Poesía, y ¿no cenamoshoy.?me voy.—Haznos compañía a la mesa, insinúaLucio. www.gftaognosticaespiritual.org GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  • 27. 27 LOS DISCIPULOS DE EMAUS VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINO—Renuncio a ese placer con gran tristeza;mi madre me espera;y, diiMgiendose a Có sima.—Entonces, mañana la primera jira.—A las diez, dice ésta.yo, llevaix mi lápiz.—Y, yo mi lira, responde el joven tendiendola mano a Cósima: Bienvenida, y, dándoselaluego la Lucio: Maestro: vi salutto...—Ormai iutti, per tutfOj responde Lucio...y, Juan se aleja, haciendo una profundareverencia.^^I^V^HUMHIi^W/íU*¡Al iin solos!...exclamó Lucio Ornano, abríciiido sus brazos,(Como invilando a Cósiina a venir a ellos...los bellOiS ojos de la joven irradiaron devcoilura;y, l;a deaciosa criatura, 30 precipitó enlos brazos del Maestro, que diestro, y muydiestro en el Arle de seducir, por el enciamtode la palabra, continuó en decir:—i Al íin solos! título de un cuadro dehric a hracy pero en esta ocasión, grito quesale del fondo de mi corazón; cómo irradiael foco soiar de tu cabeza sobre mi indócil42 VARGAS VILApecHo m conmoción; La belleza nocturna detus ojos, que cada imo semeja una ünia dondeyacen los despojos de un astro hecho pedazos,parece centuplicarse, cuando tiemblasrendida entre mis brazos; www.gftaognosticaespiritual.org GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  • 28. 28 LOS DISCIPULOS DE EMAUS VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINOy, lasí rumoreando, más que diciendo, laabraza tiernamente y, la besa con gesto pacientey, experto;y, ellia, con el mohín de un niño despiertoen su lecho, se deia acariciar, v. besa aLucio con unción, diciendo con una voz, hechacasi infantil por la emocióai.—¿Estás contento? Papá.Sí, dice el;que tu voz llene mi ser;que pueda yo, acariciar tu cabellera, comola cabellera de mi niño, más que como unpcabellera de mujer;y, ^sí diciendo pasa la mano por sobrelos cabellos de oro, y, se inclina sobre losgrandes ojos abismales, que se dirían dosgrandes lagos mercuiiales, llenos de fulguracionesmetálicas, y, sus frases hincas continúaneii sonar en tremolo apasionado:—Que pueda yo, verme en el mstal anLOSDISCÍPULOS DE EMAÜS 43gclico de tus ojos, como en el espejo beatíficode un pozo muy profundo a donde nollega el hálito mefítico del mundo, y, tododuerme en él, bajo sus ondas tornasoles,color de miel,que me miie en sus abismos de cristal,y, sienta, como siempre siento al contemplaimeen ellos, los grandes paroxismos delIdeal;¡cómo son bellos tus ojos de índigo, comouna suave noche de azul;¿estuvieron tus ojos en los trópiqos? www.gftaognosticaespiritual.org GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  • 29. 29 LOS DISCIPULOS DE EMAUS VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINO¿de dónde nos trajeron tanta luz?y, tu boca, boca suave, nido de un pájaa-oideal; ¿dónde está el ave que la habitaba?¿por qué no trina como trinaba al salir detus lahios de coral?en el rosal florecido yo encuentro el nidovacío, deja que ponga en él, el beso mío;mi beso paternal;Y, íasí diciendo la besa suavemente y, lentamente,con un gian gesto como ritual.Cósima, tiembla bajo las caricias, y, convoz tremante por las delicias que la embar44VARGAS VILAgali, susurra con voz leda, como el cantode una ave en la arboleda:—Maestro mío:¡cómo mi vida es bella, desde que sigovuestra huella, como el fulgor de una estrella,sobre las ondas de un río;de vuestra alma el suave aroma, vino tnialma a perfumar, con un raro perfume deazahar;tembló como una paloma mi seno de mujer;mi pobre seno lacerado por el injustopadecer; i¿qué hice yo, para merecer, el encuentrode vuestra luz?¡oh! bella tarde de Emaüs, cuamdo en subloíndo fulgor, yo quedé inmóvil y, muda,ante el misterio del Amor;el lis brillaba cti vuestras manos, el suavelis del Ideal, con el sagrado candor, de larosa del Amor, y, la estrella vesperal.tal vez el monje de Asis, tuvo el divino www.gftaognosticaespiritual.org GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  • 30. 30 LOS DISCIPULOS DE EMAUS VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINOhipnotismo ^e tus ojos; y, el efliz transeúnte,que lo halló en su camino sintió nacer ensí mismo, aquel suave amor divino, que predicóel verbo franciscano, como sentí yo,LOS DISCÍPULOS DE EMAÜS 45tocer leí más puro amor hutnano, al encuentro<ie vuestra alma;dejadme besar la mano, que me ofreció¡aquella palma;y, jasí dicáendo besa la mano de Lucio, concariño filial, con la veneración de un neófitoque besa la mano sacerdotal, y, continúa^con el mismo acento de pasión:—Tras fesa palma seguí y, vengo tras esapalma, porque esa palma es en mí, toda lasombra turquí, de los cielos de mi alma;maestro:yo estoy ¡a ai estro lado;haz que comparta vuestra vida;¡soy la paloma abatida a vuestras puertas;me habéis abierto y, he entrado.—Bien llegado, bien llegado, sea el nunciode "mi Ventura, dijo Lucio; venga a recorrerconmigo esta obscura Vía Sagrada delIdeal;yo, tu amigo, yo, tu padre espiritual, yo,te ^razo y te bendigo en esta hora vesperalde tni vida;ya estás aquí, ya te tengo a mi lado;46 VARGAS VILA"¡ahora: hablemos del pasado y del presente;(le tomia cariñosammte la mana, la conduceial sofá, donde se sientan ambos y, conservaüdo www.gftaognosticaespiritual.org GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  • 31. 31 LOS DISCIPULOS DE EMAUS VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINOima mano de Cósima entre las suyos^L"ucio continúa en decirle:—Seis meses que te anhelaba, que en silenciote esperaba... parece una eternidad I¡cómo es verdad que la Ausencia, es laherraaína de la Muerte!...—Seis meses sin veros... seis meses sinesclichiaros... murmuró Cósima como si repitieseel ritornelo de una canción de nostalgia;...¿por qué me ocultasteis vuestra enfermedad?si no la hubiera sabido por losdiarios...—Quise ^lioirrarte pesares innecesarios;¿para qtic causarte tal ansiedad?yo, esperaba recobrar la salud, y, ya sanoir a tu lado para pajsar nuestro verano proyectadosobre la cote dazur, y, el otoño enFlorencia, excursionando con frecuencia, enFiesola y^ San Miniato, discurriendo sobi-eel Beato Aiigéüco, bajo el azul hiperbólico,iendo surgir la luna como un dístico escritoLOS DISCÍPULOS DE EMAÜá 47por la mauo invisible del Dante, solare elcielo pálido y distante;¿qué queréis? el soñador vive en mí; y,en medio de mi apai-ato bélico, permanezcosiempre un rom¿intico; soy como un Júpiter,qtie ^ sil daja de rayos, lleva siempre una• cuerda de la lira de Apolo;en cíambio... ya veis cómo he pasado elinvierno aifermo y solo... tain solo,., pero..,¿a qué quejarme? ya has venido tú paraconsolarme; ya estoy cmado, ya hallo la.Vida, hermosa; www.gftaognosticaespiritual.org GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  • 32. 32 LOS DISCIPULOS DE EMAUS VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINO¡ea! hablemos de otra cosa;dime, ¿cómo has encontrado a Juam Safaal tini?—¿Queréis que os diga la verdad? respondióCósima, cambiando ya el timbre de 3uvoz, donde no había ya ternuras, sino ,unasomo de severidad;yo, lo encuentro, un hombre sin personalidad,un dandy ijiteligente, que hace literaltura por sport, como podría ensayar el footbolismo;un caso patente de esnobismo.—No tanto; dijo Lucio sonriente ante lacondenación veiicmcnte;48 VARGAS VILAIno hay en él la materia prima del Genio,pero, hay el ingenio y, cierta facilidad musicalpara la rima;como f ensiador, es nulo y deplorable, per>,es, ,un dilelante muy estimable; en literatura,posee una muy vasta cultura.—En la Inteligencia hay tantos matices...insistió Cósima;a mí, me parece, un hombre sin facultadescrea trices, ^in fuerza propia, y con una enormefacilidad para la copia;así lo imaginé desde que lo leí, y; vi cómoíjuería jlmitar las grandiosidades de vuestrasprosas, en páginas gibosas, de imitación servil;|un calcomanista i y amanerado;ahora que lo he visto, he ratificado miconcepto: un mono pea-fecto;¿no veis la minuciosidad con que copia,vuestros trajes, vuestras corbatas, y, hastavuestras actitudes? www.gftaognosticaespiritual.org GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  • 33. 33 LOS DISCIPULOS DE EMAUS VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINO—Entre las irtudes del Artista, está esade la Adaptabilidad, que no es en algunos,sino Una sensibilidad mental exquisita, sensibilidad|de impresión, como la de una placafotografíela.LOS DISCÍPULOS DE EMACS 49—Facultad de los artistas infcrioreSj que^n los pLasmadores;los gratides artistas son los artistas creadores...—Xo todos los imitadores, lo hacen porimpotencia absoluta de crear, sno por unaespecie de debilidad mental, que es el vidocongenital de sii organismo; en ellos, la imitaciónes una forma de sugestión in-esistible,de ;seducción patente, de absorción vis-lble,por otra inteligencia superior; reproducciónautomática de gestos y de actitudes que tienesu origen en similitudes psicológicas, en afinidadesmentales con el objeto de su imitación;son raros los escritores verdaderamente originales:nno o dos por época; ellos son lospoderosos sementales, de los cuales sale todi^una raza de artistas.—Como vos, que habéis engendrado unaraza de imitadores, de los cuales, cada unode iellos, es un castigo, o un enemigo devuesti-a gloria—Esa es la historia de siempre, murmuróLucio con estoica bisteza;450 VARGAS VILApero, ¿no habéis hallado bello a Juan?—Sí; con una belleza, mezcla de spoiiniaii www.gftaognosticaespiritual.org GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  • 34. 34 LOS DISCIPULOS DE EMAUS VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINOy, ÚQ lacaj^o;su mirada de soslayo, no me impresionabien.—¿No est vej-dad que sus ojos, son bellosy, perversos, como dos versos de Verlain?—Sí, t^ vez tienen el destello ambiguo defeu poesíiai y, la falsía de un fauno que fuerabello.—Tot^j mala impresión, dijo Lucio sonriendo;íss Ift medalla vista por el reverso; ya verásel ajivtrso, y, tal vez cambiairás de opinión;por ^ora, eis la hora de la comida;ve, hija qumda im momento a tu aposento.(toca nin timbre);BatUsta ise presenta.—Lleva a la Seüorita a su habitación.Cósima pe cuelga de nuevo al cuello deLucio y lo besa con ternura, diciéiidole:—Au revoir Máitre;y, Lucio acariciándole las mejillas le diceen lú mismo tono:LOS DISCÍPULOS DE EMAÜS 51—A hien tot jolíe femme de lettres..,Cósima, levanta Xa mano liacieiido un mohínde fingido disgusto:—Mcrci, por el Ululo, aunque tenga algode ridículo.—Entonces, ait revoir ma helle, le diceLucio.Y, Cósima desapai^ece, enviándole desde lnpuerta, iin be^so, en actitud mimosa y^ tierna,OaS^iOSOi^OOSlBOBS^SS* www.gftaognosticaespiritual.org GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  • 35. 35 LOS DISCIPULOS DE EMAUS VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINO¡Quedado ísolo, Lucio se replegó inmediatamenteisobre sí mismo, como si al quedarea la soledad, hubiese recobrado de nuevoel dominio de su personalidad;la costumbre de mirar en el abismo desu corazón, lo hizo volver inteiiorraente susojos, para mirar fijamente su pasión;(alquimista de sensaciones, él quería analizarlas suyas, diseminarlas, pulvenzarlas y,si era posible anonadarlas;pero, iay! no se sentía con fuerzas...lo abrumaban las cenizas de su fortaleza,reducida ¡a. pavesa por el incendio voraz...54 VARGAS VTLAse dejó caer sobre un sirón y, dejó hablaraltamente su corazón.—Cómo es bella, decía, en voz confidencial,como si contase a otro ser las peripeciasde su combate mental;¡cómo es bella!;el viaje la ha fatigado sin desperfeccionarsu belleza de Minen-a;¿por <iué conserva ese aire de niña, queatrae y gue encariña, que llama a protegerlay, a mimarla?¿estoy feliz de verla y, de encontrarla otravez a mi lado?¿no me he dejado llevar de la debilidadcuando le permití venir?¿no fes eso comprometer mi libertad, miporvcaiir?pero... ¿s« tiene un porvenir a los cincuentalaños?c[uc esta ligazón, perjudica mi reputación; www.gftaognosticaespiritual.org GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  • 36. 36 LOS DISCIPULOS DE EMAUS VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINO¿qué me importa a mí, el decir de los extraños?¿no recobré plenamente mi Libertad, alentrar brutalmente en la Soledad?¿qtié me importja a tní la Sociedad? ¿quíS esLOS DISCÍPULOS DE EMAÜS 55la Sociedad?: el reinado del Crimen, del egoí^moj y de la Be:>lialidad; •;que grilíi, que murmura, que calumnia mipasión tan pura... ;•¿qué me importa? i;¡mi Yida, es ya, una senda demasiado corta,que debo embellecer;tengo miedo de envejecer, de acabar doenvejecer en la Soledad;no es la soledad del leclio, la que me asusta;es la soledad que reina dentro del pecho; Iíísoledad adusta de mi corazón;envejecer sin U4va ilusión, sin una pasión^sin una emoci<)ji...¿por qué deje Ilegal* la vejez así?¡pobre de mí!...; pobre de mi corazóními corazón, es, como un león, ciego y,vencido;... si un rayo do sol, ha venido so*bre él, ¿por qué no aprovecharlo? ¿por quéno agradecer la delicia de su caricia tantierna, que se sabe que no ha de ser eterna,sino fugitiva, en su precaria y encajitadoramelancolía?¡primavera tardía!... <sus rosales florecen paj-a mí; ¿debo üejalü www.gftaognosticaespiritual.org GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  • 37. 37 LOS DISCIPULOS DE EMAUS VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINO56 VARGAS VILAmoiir en sus ramales, esas rosas de Amor,rosas espirituales^ nacidas en las mansedumbresdel crepúsculo, cual si fuesen las sombrasde mis sueños, que florecen en unadivina floración de cosas inmortales y, languidecentan cerca de mi fosa? ¡mi fosaya cercana!...¿por qué no aspirar el perfume de esadivina rosa de la mañana, que se abre enmi Noche?los secretos que guarda su broche, tal vezguarden mi Des lino...tengo miedo de entrar por ese camino;la Vida es una emboscada;¿no es tiempo de retroceder en esta perfumadasenda que voy a emprender?...¡la ¡senda del Amor!...¡larga, engañosa y divina, a la sombra desus laureles en flor!...pero... ¿a qué mentir? ¿a qué mentirme?eso no hace torcer el rumbo del Destinamío;€& el Amor, que nace;amor triste y tardío... amor violento, oomoLOS DISCÍPULOS DE EMACs 57qu« siente el frío .aun más violento de laEternidad, jque sopla tan terca de él;...¿no lia sido cruel la suerte, en poner tancci*ca de mi fosa, esta rosa maravillosa, nacidacasi ein el seno de la Muerte?...¿es [una crueldad del cielo?¿es ¡iiin consuelo paj-a mi ancianidad que www.gftaognosticaespiritual.org GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  • 38. 38 LOS DISCIPULOS DE EMAUS VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINOVa a empezai*?esta renuncia a lucliar contra el Amor¿no [anuncia ya la debilidad de un orgamismoque fué fuerte? ¿es la muerte de miEnergía?¡oh! Roma, Roma mía, que amo tanto!...¿Habré vuelto a ü, para sucumbir bajo tucielo santo, cerca a tus montañas de zafir?yo, el solilario, yo, el fuerte, que no haconocido el miedo de lia Muerte, ¿por quésiento el miedo del Amor?¿a quién pedir auxilio? ¿a quién coíisuelo?yo, decreté el exilio de Dios;... mi cieloestá iacío;... nadie puede saber del Dolormío...Íes ,a mi razón, que debo pedir inspiración...pero mi razón parece que huye x se es58VARGAS VILAconde, ocultada por las nubes de la pasión...la llamo y no responde...¿por jqué no responde si la llamo?.... ¡ah! cómo es tiiste decirme la Verdad:...yo, pxno, yo amo, yo amo...estoy vencido...rendido por su autoconfesióii, deja caer,la cabeza entre sus manos, y, queda kimóvil...el jamor, ha vencido a aquel gran Invencible,que todo lo había vencido, y, en hombrosde sus enemigos, había escalado todaslas esferas, como un conquistador bárbaiOen un carro lirado por panteras.S^íSSO^OOBO^OBSSOBra^La fiebre de la canícula reinaba sobre la www.gftaognosticaespiritual.org GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  • 39. 39 LOS DISCIPULOS DE EMAUS VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINOCiudad Eterna;el calor del estío, imperaba con una omnipotenciajque se diría feroz;la ciudad reverberaba, en su lecho de piedi*a, semejante a una leona dormida, sobrela arena abrasada;«1 -estío, de una temperatura insoportable,Hacía de la Ciudad Cesárea un desierto; desus calles, estuarios de sombra, y, de susplazas severas, lagos cegadores, en los cualeslas fuentes y, los monumentos, semejabancarabelas inmóviles, sobre mares incendiadosde asfalto;60 VARGAS VILAel silencio era omnipresente, como siemprepor esa época en que todos los romanos pudientes,liuyen hacia el mai y, Roma, quedasolilaria, bajo su sol de fuego, que revivey, liace palpitar las entrañas inertes de susruinas;la tarde empezaba a hacer senderos defrescura, "en las calles asoleadas, como largoscaminos de paz, hacia lejanos oasis;en ¡el ampUo moaré de los cielos, temblabanesü-ellas prematuras, como rosas cuasi invisibles,icn el corazón de un jardín, mediooculto por el estremecimdento de los follajeslazules;el sol se abismaba en la Elernidad, comoun pelícano de oro, que plegara sus alas,en forma de un abanico de fuego, sobre ^frente joven de la Noche, Uctia de una palidezmortal; www.gftaognosticaespiritual.org GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  • 40. 40 LOS DISCIPULOS DE EMAUS VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINOen la Vía Agoslino Deprettis, ya despiertadel letargo estival y, hecha tumultuosa, laluz rielaba suavemente, entranido amortiguada,por los amplios ventanales de un edificiomoderno, hasta las lujosas habitaciones,LOS DISCÍPULOS DE EMAÜS 61de Juan Sabaltini, en amable coloquio con susamigos;los recibía m su salóu de estudio, pictóricode libros, de confort y de bibelolaje;sillones y, cliaises longues, en artístico desorden;anaqueles, repletos de volúmenes encuadernadoscon primor;algimos Sbaciinables, y elzeviinanos preciosos,encen-ados en pequeños estantes de cristales;por todas partes, magacincs, y revistas, algunoslaún sin desfoliai;cuadros y, diplomas;en el muro central, un retiato de LucioOrnano, en grandes dimensiones;y, .al pie una copia reducida de «Los Discípulosde Emaüs^ el cuadro en que el pincellacerbo y pererso de un pintor alemán, habíareproducido las facciones de Lucio Ornano,y, las de algunos de sus discípulos, con losmismos trajes y actitudes, que el Cristo y,sus apostóles, tienen en otro cuadro hacelargo tiempo célebre;espirales azulosas de un humo exquisitOj62 VARGAS VILAesacpado a los cigarros aromadoSj se perdíanen el aire;la conversación era animada; www.gftaognosticaespiritual.org GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  • 41. 41 LOS DISCIPULOS DE EMAUS VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINOse oía la voz silbante y, desagradable deLeoncio Spinelli, <jiie decía con su habitualimpertinencia:—Así pues... Holganza completa; pas de travail...ida al aire libre... higiene del corazón...he jabí im caso original;i Venus que naufraga!...¿no sería lo mismo que ver ahogarse unaSirena len la Fontana de Trevis?.hasta hoy, sabíamos que Venus había surgidodel mar, pero ignorábamos que hubiesehecho naufragio en las lagunas pontanas;y, diciendo 0sí, reía, con su risa mala,que hacía im rictus cruel, sobre su faz terrosa,fuidadosamenle afeitada y empolvada jtenía una cai*a de seminarista i>ecamiaoso,o de bedel hui^año, los ojos anesos de animalperdiguero (hecho a rastrear en la penumbra;por ísu desaliño en el vestir, hacía un visiblecontraste con la elegancia refinada de suscompañeros;en literatura, tenía todas las pasiones dioLOSDISCÍPULOS DE E.LCS 63ñas y, obscuras del fracasado, pertenecía 3la innúmera legión de aquellos, que no liabiendopodido obtener el triunfo, no perdonanjamás el de los otros;la Envidia, es el salvavida, de estos náufragosdel Éxito; ella, los mantiene a flote,a vista de las playas de la celebridad queanhelan y^ tío alanzan a tocar;como en todos los impotentes para creargrandes obras, criticarlas, era su placer y www.gftaognosticaespiritual.org GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  • 42. 42 LOS DISCIPULOS DE EMAUS VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINOsu revanclia;la crítica, es el balbuceo rencoroso de lamediocridad; y, casi puede decirse qtie suderecho;el sentido Oítico, es menos que un sentido,es im instinto, el instinto de odio a la belleza,y, de aversión innata al Genio;y, Leoncio Spirelli, era el tipo del críticoambulante por las columnas de los períódicos,prendido siempre a los talones de los gi^andeshombres, y, siempre a caza de los grandeslibros para ultrajarlos;de Caiducci a dAnnunzzio, de éste a Fogazzaio,Pascoli, Rapisardi, Pascoli o "Bene64VARGAS VILAdetto Crocc, todos los grandes italianos, ha^bían sido ensuciados con su baba;pero, de todos los escritores de actualidad,a ninguno profesaban major aversión, que aLucio ,Ornía¡nol;su geniOj lo exasperaba hasta el delirio,porque era tal vez, el único genio autenticoque babla hallado en su camino;en ese odio, no se diferenciaba en nada detodos los críticos de su época, que se loprofesaban igual, exasperados por el despreciodel graii solitario, que nunca quiso escribirsus nombres, e hizo siempre el gcsloaltivo de ignorarlos;aunque no pertenecía a ningún cenáculo,Spinelli los frecuentaba todos, y, esa taa^de,ejercía su verbo cojtosívo, en aquel círculode aristocracia mental, donde todos, a exceprción de él, figuraban eiitre los discípulos de www.gftaognosticaespiritual.org GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  • 43. 43 LOS DISCIPULOS DE EMAUS VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINOLucio Omano;hacía cargos a Juan Sabattini, por no haberpublicado aún su «Venus Dea», La obraque tenia en preparación, y, de la cual todoslos periódicos habían hablado, como de unpróximo acontecimiento teatialjLOS DISCÍPULOS DE EMAÜS 65la ambigüedad s,aicáslica de su reproche,no pasó iiiadvciiida a Juaii Sabattini, quese conformó con responderle:—Venus, p.0 lia naufragado, es que no hanacido aún;el Dios del Génesis, descansó, una vez íerniinadasu obra;yo, me reposo antes de acabarla;eso es todo;idoy una ticgua a mi labor.Franck Monis, un blondo espUnético, algograso, con dos ojos de miosolis húmedosy luengos cabellos rubios de pastor evangelista,interrmnpió con su voz gutural y, británicialiecha dulce al pronunciar el italiano:—Con este cielo bituminoso que nos alioga,y, esta atmósfera de fragua que nos rodea,escribir, ps un heroísmo; yo, no me sientobueno para nada.- Tito Spinola, delgado, imberbe, nervioso,tipo absolutamente meridional dijo, pasandola larga mamo aristociática por su melenaabundosa, en aitístico desorden:—Sientes, sin dud^a, la mostalgia de la season,566 VARGAS VILA www.gftaognosticaespiritual.org GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  • 44. 44 LOS DISCIPULOS DE EMAUS VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINOque íihora impei-a en Londres- es la únicaépoca liaLitable de tu ínsula.—Es verdad, dijo Frank, entrecerrando I05ojos soñadores, como si viese a lo lejos lavisión de los islotes amados;y, sin embargo...¡ cómo las brumas me son queridas ! ¡ cómome son a-madas! yo, tengo el alma insular ynórdica; mi madre era .danesa, y, algo delalma de las laaidas, y, de los fiords, hayen mí;estos ciclos pictóricos de un azul, tan densoque ;se diría abismal, rojos en sus crepúsculosde un rojo tiágico de sangre, no tienen ladulzura ^e los nuestios, pálidos y límpidoscomo el corazón de nn ópalo, con algo depcrlinazmente virginal, que los hace perennementepuros;vuestros cielos, me encantan sin poseerme,no pasan de mis pupilas; 110 llegan a conquistarmi corazón;¿vosotros, para esciibir, no necesitAis queel paisaje os posea? ¿de que el paisaje entreen vosotros y, sea él, el que se exterioriceen vuestras creaciones o mejor dicho, enLOS discípulos de emaüs 67iiestras revclacidaes ? poi*que revelarse, esla misión de lodo hombre que escnbe; elcerebro creador, que no revelara su creación,moriría de eso; revelamos, es uji gesto deliberación; reflejai sus paisajes interiores,sobre los paisajes exteriores; pastelizar nuestrassensaciones.—Metáfora de confitero, murmuró la voz www.gftaognosticaespiritual.org GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  • 45. 45 LOS DISCIPULOS DE EMAUS VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINOchirriante de Leoncio Spinelli; eso de hacerun i>astel de sensaciones... ¡vaya un manjaaM...para un banquete no de discípulosde Platón, sino de Mallarmé.Como si nadie hubiese oído la houtade delcrítico profesional, niiigimo la contestó.Juan Sabattini dijo:—Esa es, toda la Estctiqa del Simbolismo;la jH-oyccción del mundo interior sobre elmimdo exterior, por medio de símbolos; laobjetivación de las cosas subjetivas; la traducciónde lo intangible para el mundo visible;—Perfumar las alas del Misterio, dijoFrank, siempre soñador; darles color, perfumey armonía.—Siempre serás un creador de paiadojas68 VARGAS VILAmusicíileSj dijo Tito Sprnola, con cariñosavoz;no !hay como un autor sajóii, bajo un cielolatino, paia producir las más bellas síntesisverbales y, la más curiosa complejidad depens-amiento;Keats, Shelley, ,Wilde, cantaron siqíú, y,la belleza de su arte no fué completa sinocnando la latinizaroai ; la coloración de labruma por el sol, produjo ese miraje insuperable;y, ¡ cómo amaron ellos este sol, que fecundócon sus rayos, las tandas melancólicas desu pensamiento!...Keats, vino a vivir y, a morir entre nosotros;Shelley, nos consagró lo mejor de suvida y, de sus cantos;¿cómo se reveló Osear OTlahei-tic Wilde, www.gftaognosticaespiritual.org GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  • 46. 46 LOS DISCIPULOS DE EMAUS VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINOa la admiración del mundo y, a la eiiidiaimplacable de sus compatriotas?...por ^us «Poemas», impregnados todos dela más pura italianidad;ese libro, es un houqnet de geranios delPlncio, cogidos en la melancolía de las tai--des, cuando la agonía del Sol, hace un suLOSDISCÍPULOS DE EMAÜS 69úmio de púrpura a esta Ciudad-Fcnix, «coronadapor Dios, y descoronada por los hombres>, icomo dijo aquel cisne divino degolladopor las manos de Tarlufo.—El «cielo latino, es también, suave al vuelode las águias, dijo Frank, ensimismado, comoisi siguiera con los ojos, el vuelo de lasaves ^carniceras;¿no veis que curvas armoniosas, provecíanbajo el, las alas de aquellos dos grandesy lioscos espíritus ansiosos de la Libertady de la Soledad, que fueron, Henri Ibseii y,Frédéric Nielzsche ?. ..fueron como dos gcrifales bravios, venidosa sufíir de amor a los pies de la Belleza Inmortal,oitre las divinas rosas de sus jardinesa la sombra de sus Acrópolis dondecantan refugiados los más bellos siglos dela latinidad vencida.—¿Vencida por quivn? ¿vencida dónde?chilló Leoncio Spnelli, poniéndose de pie;¿dónde está el conquistador sajón, que hayavencido nuestra raza? ¿cuáles son nuestroscampos cataláimicos ? esa petulancia sajona,es la petulancia del esclavo libertado, que www.gftaognosticaespiritual.org GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  • 47. 47 LOS DISCIPULOS DE EMAUS VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINO70 VARGAS VILAno olvida que un día, fué vencido por nosotros,y, lloró su esclavitud, a la sombrade nuestras banderas...¿vencidos los latinos?¡salve brother sKipling!...Frank, sin preocuparse de las fiirciiíes invectivasde Spinclli, a las cuales todos estal>an acostumbrados, respondió sctiiieiido:—Consolaos; eLei*naincnte corquistaréis lasalmas;vuestro cielo, lidia las grandes batallas, que^]estrias armas no lidian ya;vuestra tierra, no será nuiua exhausta deperegrinos, mientras los poetas del mundopuedan venir a dormir a la sombra de vuestroslaureles, recibiendo el beso de las abejas^agiadas.—¿Olvidáis, dijo Tito, citar entre los grandes,peregrinos sajones que han venido abusciar un refugio benigno, bajo el encantoincitativo de nuestro cielo a aquella encantadoraElisabcth Barrct-Browning?—¡Poetisas! ¡Poetisas!... exclamó Juaiii Sabattiiii,llevándose las manos a los oídos,como si no quisiese oirías nombrar:LOS DISCÍPULOS DE EMAÜS 71escri toras... ¿la descendencia de Safo, comola de Caín, no acabarán jamás? Lcsbos, amenazahacerse lín Conlinente y el mundo vaú siicnmbir bajo el despotismo de la Isla diminuta;...en este siglo en que todas las impudenciasse coronan, el feminismo literario es, el imperialismo www.gftaognosticaespiritual.org GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  • 48. 48 LOS DISCIPULOS DE EMAUS VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINOIcsbico; la tierra es conquistadapor lias carabelas de Safo.—Tian conquistada, que los jóvenes poetas,olvidan sus canciones, al paso de las carabelasconquisl adoras; dijo Leoncio, y, añadiómuy lentamente, con sonrisa felona:yo, ^é de uno, en quien el .xle, parece haberísido vencido por esa conquisía;¿de qué mares vino esa Sirena tentadoraque ha extrangulado en su cuna de nácara «Venus Dea^?—Atrapo... dijo Juan, con presteza, valiéndosede un término de pelotario; <A^enusDea» |no ha muerto; y la Sirena que no quieresnombrar no vino náufraga de los maresgriegos; es una criatura de genio y, de candory, de una belleza que parece desterradade los cielos antiguos.72 VARGAS VILA—Atrapada... dijo Leaiicio. ccnthiuando, comopara míicarlo el lenguaje esportivo, quetenía €11 gran desprecio, por creer eso delsport, un arte de ja3anes;decías, ^que todas las mujeres escritoras,eran discípiulas de Safo;esa bella crlaturta, que no quieres noml)rares poelisa, o al menos hace versos, si suyosson los del bello poema, cuya cubierta amaranto,veo sobre aquella mesa;¿es, pues, también de la corte de Lesbos?¿es también una amazonia de Safo?—De::criminemos, diio Juan, nervioso anleel dilema imperativo, 3^, ia sonnsa socaiTcnnde Leoncio; la Sirena que yo no quiero uombraf, www.gftaognosticaespiritual.org GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  • 49. 49 LOS DISCIPULOS DE EMAUS VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINOsegim tú, es Cósima Doria; ¿verdad?si (no la nombré fué para evitar que la profanaraseon tus sarcasmos; siempre es tristever una rosa, ultrajada por la baba de unasieri^e;pero, ¿qué tiene que ver Cósima Doria, con«Venus Dea», mi di-ama inconcluso?no es por ella, ni porque el culto de subelleza me embargue, que no lo he concluido,es, porque un desprecio profimdo delLOS DISCÍPULOS DE EMACSAite diainútico, venídome de súbito, ante ciertostiiiinfos escomeos, que soai la negacióndel /Vrte mismo, ha inmovilizado mi pluma;si Jie dado mi tiempo a Cósima Doria, parava^ar con ella por museos y, galerías;si se nos lia visto en jira juiUos, porAlba no, NcMuno. Castel Gaudolfo, y, otroslugares circunvccnos, ha sido llenando undeber de amistad v de cortesía: Lucio Ornano,iestá enfermo, y, nadie ignora que LucioOmano, es como un padre para Cósima Doria,y, el, me la ha confiado para...—Timonearla en Roma, y, sus alrededores,inlerrumpió Leoncio; .bravo padre!...el Gran Solitario, como él, se llama y, sehace liamar por sus aídcptos. tiene un tacloexquisito para escoger los cicerones de suhija espiritual, ¿no es así como él, la llamaen Icngutaje de con Cesionario?y, no ha} duda que tú habrds hecho por subella discjpula, aquello que el Maesíro, nopuede hacer, impedido por los achaques ypor la edad... www.gftaognosticaespiritual.org GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  • 50. 50 LOS DISCIPULOS DE EMAUS VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINOi ¿cómo desafiar él, el frío de los museos... laobscirridad de ciertas capiras, las carreras74 VARGAS VILAen bicicleta, a Ostia y Porto dAnzio. y, máscuando el encanto de una noche pasada enOrvielto, y otra en Monte Porcio, parece habersido añadido al programa?—Eres malévolo y procaz, dijo Juan, poniéndoseseaio.—Apunto los motivos de gratitud, que LucioOitianOj ha de lener joara contigo;dinos la Verdad:¿la «Muerte de las rosas , es de veras deCódma Doria? ¿no será un hijo de LucioOmano? el único que se ha dignado hacerle;porque es preciso confesar que se lepiarece extrañamente.—Esta mañana pareces haber hecho el monopoliode la insolaicia, dijo Juan, ensayandodominai su disgusto;¿por qué üenes tan mala voluntad a LucioOimano?¿no sabes que el Odio al Genio, es unapasión de fracasados?—Si yo no odio a Lucio Ornano, replicóLeoncio;no lo admiro, por una razón muy natural:porque Tío lo leo;LOS DISCÍPULOS DE CMAÚS 75y, no lo leo porque no lo comprendo;el comercio con esa clase de genios meestú vedado;toda clase de comercio... ¿entiendes?hasta ese de semrle de monaguillo en las www.gftaognosticaespiritual.org GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  • 51. 51 LOS DISCIPULOS DE EMAUS VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINOinleiminnbles misas de su orgullo;yo, jio soy de «los discípulos de Emaüs».—Vales muy poco para ello, dijo Tilo Spirelli,con un desdén ultrajante.—Además, añadió Juan Saibattini; no espermilido a los espíritus pequeños, el comerciomenlal con los grandes espíritus;todo Genio es un aislado;la Excepcionalidad, aisla;el aislamiento, es una zona sin control,contra la cual, la calumnia dispara siemprey, no hiere jamás;en esa cima de las lapidaciones, los cristosson intangibles;el Genio, es siempre inocente tras de- suescudo; ila mediocridad, no puede nada cciilra esasoledad;Arlequín, no alcanza a morder los talonesde Júpiter;76 VARGAS VILAyo, sólo deseo para la gloria de Ludo Ornano,que ni tú, mi otros como tú, lleguenjamás a comprenderlo;la Incomprensióai, es a los genios, lo quelas ¡nubes a los héroes de la Ilíada: un refugiocontra las fechas y contra la Vulgajidad.—Yo, creo, insisíió Leoncio, siempre fríamentelagresivo, que la mayor desgracia deim Geiiio, ¡no es la de tener incomprensivos,sino la de tener tliscípuos;el peligix) de la Traición es siempre mayorque el peligro de la Incomprensión;no comprender a un Gk?nio, tiene su disculpa; www.gftaognosticaespiritual.org GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  • 52. 52 LOS DISCIPULOS DE EMAUS VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINOtixdcionarlo no la tieaie jamás.Juan Sabaltini, palideció; empezaba a perderpaciencia;entonces Fraaik Monis, con el deseo deinterrumpir una polémica que se agriaba,dijo:—Y, ¿Cósima Doria, es una comprensivade Arte?las mujeres, sicnlen el Arte, más que oomprenderlo;LOS DISCÍPULOS DE EMAÚS 77de Ul manera estAn dispuesLas a la maternidad,que llevan el Arte eii las entrañas;no lieniu nu sentido artístico, sino un sentimientolartístico;el Ai^te, las cojmiueve, no las iiispií^a;hay jsiempre uti lugar en su corazón, dondela campana del iVi^te, toca el Ángelus úqMillet;¿no veis cómo todas las obras poéticas delas mujeres, tienen un sonido de plegaria?...todas desde Safo a Santa Teresa y, de SorMaría de la Cruz a Grazia Deledda y, laCondesa de Noailles.—Excepción liecha de Adda Negiú, dijoTico; el genio de esta mujer es desconcea*-tante, es un genio másenlo.—Toda mujei poeta, es un sexo equivocado,y, muclias veces, no es sino un sexo exasperado;dijo Leoncio repitiendo su viejo tenia, queera como una fobia contra las mujeres letradas.—Córima Doiia, dijo Juan Sabattini, confruición, como si al pronuncia!* este nombre www.gftaognosticaespiritual.org GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  • 53. 53 LOS DISCIPULOS DE EMAUS VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINOhubiese humedecido su nombre en las mieles78 VARGAS VILAde tin panal, es im ser de excepcióiij unalalma de eZiíc, apta pai^a la más amplia concepciónde la Belleza, y, lo que es más, parala absoluta expresión de ella; sus versos sonarrancados a la armonía estelar de sus ensueños;las rosas que coronan su lira, la3cogieron sus manos en los rosales de suI>ropio corsazón;la Intelectualidad y, la Sensibilidad, correnp^ejas en aquella alma linca y apasionada,que guardando todos los candores del cielo,tío bia renunciado a ninguno de los encantosde la tierra;se consen^a mujer permaneciendo aéda, y,por eso tiene el doble imán de su taletitoy dé su sexo, de los cuales se escapa siempreun persistente soplo de Idealidad;—Ten cuidado, gritó Leoncio, con su malignidadhabitual; ten cuidado, que te denuncias;pasión delatora, es la pasión del Entusiasmo;pon sordina a tus labios y, a tu corazón jel único centinela fiel del Amor, es, elSilencio.LOS DISCÍPULOS DE EMAÚS 79—Peio, ¿es (le verdad, Colima Doria, laanianle de Lucio Oniaiio?dijo Frank, con una gran ingenuidad queera el fondo de su carácler.—Y, ¿por que no liaLía de ser Lucio Ornano,el amante de Cósima Doria? dijo Leoncio,feliz siempre de jugar con los vocablos;y añadió; www.gftaognosticaespiritual.org GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  • 54. 54 LOS DISCIPULOS DE EMAUS VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINOa los cincuenta años, eso no es impo^sible;im líombre tan chic, tan elegante, que nobaja de las nubes sino pai-a entrar en casade su sastre, que hace venir de Cliina, directamentela seda de sus corbatas, que haceuna sortija cabalística, de doce piedras representandolos doce signos del zodíaco, quetoma baños neronianos, y, llena su estanciade rosíis afrodisias, bien puede ser el amantede una mujer tal, como Juan nos ha pintadoa Cósima Doria;o ^1 menos yo, no alcanz-o a vei el inconv(3iiente confesable de esa imposibilidad.Juan, como fatigado de ese pugilato depalabras, ^adió con el gesto de desdén que80 VARGAS VILAle era habitual cuajndo a Leoncio se dirigía:—El matiz de ciertas sensaciones no espara apercibido a la luz vulgar de la Vida;pretender explicarlas es, dcshoararláis;los misterios de las cimas, pertenecen alas águilas, y, sólo ellas los veiL—Hasta <iue un ruiseñor, regando ai iiidodel águila, la pique en las pupilas y, la hagaciega, robándole el Sol,... dijo Leoncio.Frank Monis, con gesto de disgusto antelia «agresividad pertinaz de Leoncio Spinelli,que a todos paincipiaba a enerar, se pusoáo pie, para partir, diciendo en francés, queiamaba mucho hablar: alors mes chers^ a cettesoir au cercle;,.. la emoción del juego, es www.gftaognosticaespiritual.org GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  • 55. 55 LOS DISCIPULOS DE EMAUS VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINOCjasi tan bella, como la emoción del Amor.—Y, tan costosa, dijo Tito Spinola, preparándosetambién a partir.—El Círculo, es una capilla deliciosa, dijoLeoncio, J>ero, a ccndicióii de que en su altarnos sonría, la diosa esquiva: la Fortuna;tú Juan, guarda el oro para tus sueñosy, para tu corazón, no lo aniesgucs al juego;serías anuinado;LOS DISCÍPULOS DE EMAÜS 81las forlunas del Amor y, las del juego, nose dan j unías;guarda la tuya;el odO de cierlos cabellos vale más que eloro de todos los tapetes...—La Envidia, es pasión de impoleiites, dijoJuan.—Si yo fuera impotente, ya te habría delegadopara suplirme, cerca de María Orsi,mi ¡qnerida, como le ha delegado Lucio Ornano,cerca de Cósima Doaúa;dijo Leoncio, feliz en sol I ai este últimodiUdo.Juan, no se dignó recogerlo;todos ^e alejaron riendo;Juan, los sintió conversar por la ei>calera;se asomó a la ventana y, los vio dispersaiS(?en diversas direcciones;Frank y Tio, se encaminaron hacia laVía Nazionalc, camino del Círculo;Leoncio Spineli, tomó hacia Sarita Mai*íala Maggiore, y, torció luego por Vía Torillo;82 VARGAS VILAJuan, "lo vio alejaase con rencor... www.gftaognosticaespiritual.org GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  • 56. 56 LOS DISCIPULOS DE EMAUS VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINOy, quedó ensimismado aLsorlo, bajo la sensaciónfresca de la Noche, que lenía la magiade un lago celeste, en el cual las estrellaseran cnli^e las lutbes instables, como grandesrosas ocultas por los follajes del Silencio.OOOOQOOEI^OOQO^Q^OO^Vuelto a1 fondo del aposento, y, feliz deverse ;solo, después de haber visto desaparecer^ sus amigos, Juan Sabattini, se seiitóa su mesa de escribir, y como si dialogaracon su propia alma, frente al misterio turbadode su corazón, se puso a escribir rápiday, nerviosamente, sus sensaciones, enuna especie de Diaiio, que tenía el hábito dellevar... y, que solía releer en alta voz.—Quedaí solo.... decía...estar solo...¿no es esa la oradón de todos los dolores?cjicerrarse en torre de la Soledad y devorai"84 VARGAS aLASUS pensamientos, como Ugoliiio en la suyadevoró sus propios hijos...devorarlos... ¿por qué? son tan bellos...cómo es gíbalo acariciar ciertos recuerdos,tan suaves como la cabellera fluida de unniño jque se duerme sobre nuestras rodillas;dejar dormir sus recuerdos, con: emparlosen silenciOj besailos con devoción;eso ¡no puede hacerse sino en la Soledad,ante la antorcha ardiente de nuestro corazón,que brilla y se consume ante el oro del sagrariodonde yacen nuestros recuerdos, como www.gftaognosticaespiritual.org GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  • 57. 57 LOS DISCIPULOS DE EMAUS VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINOhostias invioladas;la soledad es necesaaia a la pasión, como elespacio libre es necesario a las tempestades;todo contacto con una .alma ajena, lastimay ;aiva el dolor de nuestra propia alma;la Amistad, viola la Soledad sin embellecerla,y, exacerba el Dolor, sin consolarlo;brutales, egoístas, vanidosos, eso son losamigos...y, los míos...cómo sus palabras cinielcs han laceradomi corazón...cuando ellos hablan de la bancaiToía de miLOS DISCÍPULOS DE CMAÜS 85diama, quieren haJblar de la baucarrola demi talento;ctiando dicen del naufragio de «Venus Dea»,es el naufragio de mi inleligenda lo que suponen...gozan de ci-eerme agolado...¿por qué mis pobres versos les hacenmal?... porque son mis amigos;suprimid sde un amigo, el iníerés, el celo,la envidia... ¿que quedaiia de él?...un ser indifereinle, amoiío, que no podríasiquiera pernos fatal;el Maestro, lo dijo en alguna paii.e: cutíHombre Superior, no liene amigos, sÍ4io eucmigosdomesUcíidos>;y, liay algunos que no pierden su veneno,a pesar de su domes.icidad; como las serpientescazadoras; Leoncio Spiíiclii, es u^ode ellos;yo, nunca me había preocupado de sus sai- www.gftaognosticaespiritual.org GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  • 58. 58 LOS DISCIPULOS DE EMAUS VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINOcasmos conira mis versos, contra mis prosas,conüa mis trajes, contra mis aventuras deamor;lo se malévolo y. procaz y, su exaspea^aciónme divertía;86 VARGAS VILApero... Hoy...¿por qué he temblado bajo sus dai^os, y,he palidecido oyendo sus palabras?¿por qué he puesto la mano sobre mi corazón,como para defenderlo del alcance desus sátiras?...el candor de un secreto, es creerse siempreiiTeelado,... sin saber que aun sobre loslabios mudos, el secreto tiene a veces extrañasvociferaciones, y, tiende a revelarse...revelarse es tiaicionarse;el ojo huinano es un dardo, cuando caesobre nuestro corazón desnudo;¿por qué no podemos defendemos contrala mirada de los oíros?sobre toda conciencia aifenna de una pasión,brilla el ojo que turbaba las nochesde Caín;pero, ¿soy 3^0, culpable? ¿culpable de qué? ¿de líaber dejado lapasión nacer «1 mi alma y dominarla?¿son culpables entonces, el cielo de poblaisede eslrcllas, el volc/;n de producirllamas y, lavas, y la tierra de cubrirse doflores y, de follajes?LOS DISCÍPULOS DE EMAÜ5 87¿es uii oiimcn amar? www.gftaognosticaespiritual.org GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  • 59. 59 LOS DISCIPULOS DE EMAUS VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINOna;pero, Iraicionar, sí;...y, mi Amor, es una Traición;una Traición a la Amistad, a la Admiración,casi podría decir que a la Piedad, porquetodo eso es mi Traición a Lucio Ornamo;engañar a los oíros, es a veces útil, y, casisiempre mecesario, y, lo que es necesano,no es nunca un Crimen;pero, engañarse a sí mismo, o quererleengañar;...eso, es absurdo y es iuúlil...yo, no haré eso...no me cno^afíarc buscando excusas i lúlile^a mi pasión;miraré frente a frente el rostro de miTraición, para abofetearlo primero, y, parabefarlo después...¡cómo es bello el rostro de mi Traición,pues que es el mismo rostro de mi Amor,de e^te insondable Amor, tanto m:s bellocnanto más culpable!...pero, ¿es qu€ fuera del Crimen, existe laverdadera belleza del Amor?SS VARGAS VILAtodo gran CriiPicn, es hijo de un grandeAmor;amor, que no viene del Crimeti o no vahacia el, ¿es el Amor?el Crimen, es la aUnósiera necesaria a Insgrandeis pasiones y, a las grandes almas;querer ocullarse el horror de sus pasiones,escomo querer enmascarai^se para llegar hastasu propio corazón y, apuñalearlo; www.gftaognosticaespiritual.org GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  • 60. 60 LOS DISCIPULOS DE EMAUS VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINOi designio estéril y cobaidcl...yo, no haré e^o;yo, iio he de ocallar ni de negar mi Amor;!no lo disfrazo;amo infini [amenté mi Traición, porqueamo infinitamente mi Amor;Amor con Honra, no es el Amor:¡cuánto valor es necesario, para caminarpor ciertas vías, del Amor, a cuya orilladuermen todos los ciímenes, como jaguaresfa Ligados, a la sombra de palmcias pensativas;esas vías que nos llevan a caza del Deher,paia ullimarlo;el Deber, es el enemigo del Amor;LOS DISCÍPULOS DC EMAÜS 89amor que no tiende una trampa al Deber,y lo degüella, no es el Amor;¿por finé tener miedo a la embosc,aida salvadora,en que el Amor mala al Deber, y,se liberla de su sombra igaominiosia?el Deber, es convención al; esc lo crearonlos hombres;el Amor, es natural; ese, lo creó Dios;el Deber cambia, según las religiones, laEiica, y las leyes de los pueblos;el Amor, es, uno, en el corazón de todoslos hom.bres, a ti*avés de todos los credos,en todas las Latitudes de la Tierra;el Deber, e> traiuitoiio, como la Sociedadde la cual es hijo;el Amor, es perenne, como la Naíuraileza,que fue su Madre;el Deber, pasa con las leyes, que lo crearon; www.gftaognosticaespiritual.org GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  • 61. 61 LOS DISCIPULOS DE EMAUS VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINOel Amor, es eterno, como la Muéi te, dela cual, es hermano; de la cual llene elmismo rostro, enigmático y, falal;se puede matar fácilmente su Deber; nose puede matai* su Amor;sin el Deber, se puede y, se debe existir;¿se puede ivir sin un grande Amor?...90 VARGAS VILAmatar su Deber, es, un deber; pero, ¿matarsu Amor, es un amor?yo, no mataré el mío;no ensajo siquiera disculparlo; ningúnamor es una culpa;he ahí la hora en que yo quisiera saberlo que es, el Remordimiento; él. sería unacicate más a mi pasión;el Remordimiento, es la única concienciade los seres inferiores; y, yo, no tengo esaconciencia;soy yo cu1paJ3le hacia Lucio Ornano, dehaberle arrebatado su amor, el solo amorque brillaba sobre su vida, en esa hora tardíade todos los ocasos, en que no es posibleya esperar otra amante que la Muerte, ni seaguarda olro beso, que el beso miseiicordiosode la Tierra, caída sobre los labios ceiTados^para siempre?¿el culpable no es él?¿por qué me entregó a Cósima Doria, conñándolaa mis cuidados, con la misma imprevisión,con que se entrega un vaso de«perfumes a las manos de un niílo?¿por qué nos envió a recorrer juntos las www.gftaognosticaespiritual.org GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  • 62. 62 LOS DISCIPULOS DE EMAUS VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINOLOS DISCÍPULOS DE EMAÜS 91vías del Arte, como si fuc5cmos dos liertnanos^sin ver c[ue éramos dos seres extraños y,ardientes, en pleiia juventud y, en plenaVida?¿por (jiic confundió (aii lamentablemente,su otoño con mi primavera?suya la culpa fué;es el error natural a todo solitario, que noconoce la Vida sino eii los libros; creer quela Vida, es algo más qtie lo que debe ser;él, puso en mis manos su corazón dessiiudo...¿qué hice yo de ese corazón?¿qué lucimos ambos?porque Cósima es tan ctilpaile como yo...y, como si una fascinación irresistible, queviniera de los paisajes lejanos lo atrajera,volvió en sentido inverso muchas página?del diario, febricitante, cual si las tenazas delrecliado apresasen sus carnes y lo hiciesensufrir horriblemente;se detuvo ante las páginas retrospectivasque buscaba y, se inclinó paia leerlas comosi «hiciese el gesto de doblai ante ellas lasrodillas...92 VARGAS VILAy, quedó absorto, como si la belleza cambiantey, lejana de las horas y, los lugares,que esas páginas evocaban, hubiese inmovilizadosus ojos y su corazón, no dejándoleslibertad sino para contemplarla y para adorarla,con la angustia deliciosa del que t.eaidesu faz a la caiicia voHiptuosa y tierna dedos manos deseadas con pasión; www.gftaognosticaespiritual.org GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  • 63. 63 LOS DISCIPULOS DE EMAUS VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINOeran notas truncas, a vcces^ desacordes, escritasa la ligera, sin otro designio, que dejarconstancia de su ventura, de su pasióninsensata, que lo mai^rizaba a veces coj)las delicias crueles de un largo beso feroz;y, repetía en voz baja las conridencias escritas,y, se detenía a veces con delicias comosi aspirase el olor violento de flores que empezaran¡a morir...y, leía y monologaba, siguiendo la huellade sus recuerdos, cual si signiese el vuelode las hojas caídas en una avenida silenciosa...se humedecía los labios con la lení^ua. comorsi Üubiese sentido la impresión de la sangreque otros labios hubiesen dejado en ellos;y, iel diario decía:LOS DISCÍPULOS DE EMAÜS 93....Suaves penumbras del Museo Valicanoque como albas cautelosas han protegidonuestros paseos, ¿por qué empiezan a hacerserojas y pérfidas, como las aguas deun estanque en la taide?grandes silencios a la sombra de las estatuas...¿en qué pensaron hoy nuestros corazones,turbados ante su desnudez, como si por primeravez, las ccntempliásemos así?¿por qué bajó las ojos ante el Gladiadordesnudo, para fijailos en su Bceclel¿e) quesabe de memoria? sus pArpafdos al abajai*se,tenían la iolciicia temblorosa de las alasde un halcón saVaje, al abatir su vuelo sobreun nido...mis manos buscaron las suyas... ¿por quélas www.gftaognosticaespiritual.org GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  • 64. 64 LOS DISCIPULOS DE EMAUS VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINOretiró temblando?.......sombras de las grandes basílicas, desplegadassobre nosotros, como alas de oro decariátides enormes; su silencio lleno de complicidadesnos obsesiona: ¿por qué las buscamos?inmóviles y, mudos permanecemos en ellas,94 VARGAS VILAcomo dos niños mediosos, que buscan el seiiode una misma madre...¿cuánto licmpo durará inviolado el secretode nuestros corazones?¿cuánto tardará esle lis divino en abrirla corola cerrada de sus martirios adorables?....Hoy, en la Galería Barberini, cerca auna Psiquis blanca^ taii blanca como unaflor de magnolia, yo le hice notar su semejanzacon ella;sonrió;y, s-us ojos sin dejai de soñar me mii*arontristemente...un poco más lejos, sentado;s eti un banco,bajo una dulce penumbra, que aliogaba elángulo de la sala en luia azulidad de miraje,tomé una de sus manos y, la llevé a mislabios; no la retiró...»sus pupilas tristes, tenían el color turbadode una alga marina, que va sobre las olas,y, íse aleja y, se pierde...quise inclinaime sobre el abismo de esosojos, y, tocarlos con mis labios...me rechazó suavemente;LOS DISCÍPULOS DE EMAÜS 95 www.gftaognosticaespiritual.org GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  • 65. 65 LOS DISCIPULOS DE EMAUS VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINOy, pardillos;llevábamos soLre nuestros corazones, elcadáver de la amistad, traicioiiaJa; pronta asei vencida.r....Tardes adorables y adoradas del Pincio,en las cuales, nuestro Amor ya revelado cantócomo nn pajaio nacido de las ondas falaces;deslumbramiento de nuestios propios corazones,en los laigos ci^púsculos sangrientos,cuando las cenizas del Ángelus caen sobrelas elemútidas del Gianicolo, y los cielosvoraces, devoran el cadáver del día, crucificadosobre los montes lejanos.....Días de encanto y de inquietud...la enfermedad de Lucio Ornaíio, se agrava;lo recluye en el lecho...nuestra ingratitud apanda enormemente si^soledad...si muriera... jqué ILbei-ación pjaira nosotros!...yo le dedicaría la mejor de mis odas...y, haría también un cajnto a la MuerteLibertadora;96 VARGAS VILAcomienzo a odiar a Lucio Ornaiio furio^fiamente.....Jüas deliciosas a Frascatti y Albano;regresos cñ las noches calladas llenas devértigos trágicos y, alucinantes, sobre losgrandes caminos, solitarios, como un naufragio..... Con pretexto de su enfermedad. LucioOrnano, ha esquivado recibirme;3a en mis úllimas visitas, apenas si mehabía dirigido la palabra; www.gftaognosticaespiritual.org GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  • 66. 66 LOS DISCIPULOS DE EMAUS VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINOtenazmente ¡sileaicioso, se conformaba conmirarme tan fij amenté, que me era precisahuir de su mirada.......Noche elvsea, de luia atmósfera dulcey transparente, que se diría el alma de uncristal;el llano parecía un estanque vibrátil, en elcual, cada palpitación de estrella, ariancaraun cántico a las olas inmóviles;regresábamos de Ostia;LOS DISCÍPULOS DE EMAÜS 97pedalcíibanios coii fuerza, en la carreteradesierta, hecha blanca por un claro de luiia;siibitamcntej su máguina tropezó coii algo,y, ^e ladeó;•estuvo a punto de caer; yo la sostuve;en mis brazos temblaba como un pájaroherido; sentí las palpitaciones de su senocontra mi corazón;su cabellera perfumaba mi hombro, y, sucabeza, inclinada sobre él, semejaba una manzanade oro, caída de los pomares celestes;la fascinación de sus ojos se hacía opaca,con una opacidad de selva virgen...sus labios temblaban por las emociones delviaje y las del momento;prisionero del encanto, no fui ya dueñode mí; la estreché con fuerza y me prendía sus labios, con el gesto goloso de un niñoque se prende al rojo pezón del seno maternal;me pareció apurar la Eternidad, en aquellaboca suave como una rosa, y^ quieta sin embargo www.gftaognosticaespiritual.org GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  • 67. 67 LOS DISCIPULOS DE EMAUS VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINOcomo la boca de un abismo;fué un momento, no mas;08 VAROAS vniKs^ desprendió violentamente de mis brazos,y, montó de nuevo en su máquina;pedaleaba violentamente, coai tal fuerza,que yo, apenas podía segguirla;su cabellera desanudada por el viento ondeaba,como im oriflama de oro y púrpura,en, el corazón de la Noche vertiginosa......jOhl la divina tarde enOrnctto,en aquellahabitadlón del Hotel, que daba sobre eljardín de rosífs^ donde las manos sangrientasdel crepúsculo, deshojaban la pasionaria dela Tarde...hora inagoIal)le de reminiscencias, en quecerrados los ojos a todo lo que no fuera elAmor, se abandonó raidida a mis caricias;y, ;su cuei*]X) desnudo, se ofreció como unpazucíena de holocausto a la avidez de misbesos pro!anaclores....... afuera, la fuente nos cantíiba un canto denupcias, y, era como una barca de oro, queservía de ceno laño a los rayos de la luna...al regreso, estábamos silenciosos ; ella, llenade la tristeza de su derrota; yo, lleno delorgullo de mi victoria;nos DISCÍPUCOS DE EMAÜ5 99la NocKel c^mtaba en sti cabellera, como tinpájaro oculto en un jai^aJ... y, sus ojos seoearaljan de fatiga, como dos campánula?azules que tuicran frío; tocio sti cuei*po odoirabacomo una flor en el Silencio;¡oli! los supremos deseos, hediX)S ínágor www.gftaognosticaespiritual.org GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  • 68. 68 LOS DISCIPULOS DE EMAUS VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINOtables... y, el beso de la mujer, taciturno como ui|mar.....Dutio Ortiano, no me tíabíai engañado;debo esa justicia á su lealtad;Cósima Doria, era ptura, como un niño eiila dina, ei^a verdaderamente, un amor intelectual,explicable únicamente a esa eídad d^la Vida, en que el cuerpo y el alma, fatigadospor igual se inclinan como los ramajeapíensáüvos, que atraen sob^e ellos, el vuelode las palomas;...¡llora bien triste, en qlie el rosal de 1^Vida, s:q desangra sobre el estanque de laMuerte, rojo él también, pior la sangre detantos amores, degollados en su seno-...SSOESOBBi^iO^^OS^OBOra*La avctnliira de Có.^ima Doria y, Juan Sabalüni,circuló pronlO; en el mundo literariode Roma, y, se liizo, la crónica obligada detodos los cenáculos;gentes para quienes Lucio Oniaiio, era indiferenleu odioso, se creyeron ai el deberde interesarse por él. criticando al discípuloaleve que así le ai^rebalaba su ventura, enuna hora lan tríst? de su vida, cuando postiladoen el lecho, parecía extinguirse en unaagonía lenta y grandiosa;la figura del Gran Solitario, se engrandecíaen una almósfera romántica, que todaslas pasiones hacían sonora;102 VAROAS VILA www.gftaognosticaespiritual.org GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  • 69. 69 LOS DISCIPULOS DE EMAUS VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINOlos compañeros de Juan SaLaltini, auqaquellos que le eian más adictos, no ocultabansu desaprobación, y, se agrupaban enlomo del Maestro, volviendo la espalda aldiscípulo desleal;la prensa literaria, al hablai* de la enfermedadde Lucio Ornano, hablaba del grandolor moral, que aumentaba los male^ físicos,y, hacía alusión velada, a las manosamadas, brindadoras de tósigos...paia Cósiina Doria, la atmósfera sojial,se hacía irrespirable de hostilidades;diarios y revistas que le habían abieii-Osus columnas, se las ceiTaron;hasta en los museos y. galerías, los custodioshasta entonces complacietites. principiabana miliar con hostilidad, la pareja de.artistas, de la cual se conocía ya la aventura,muy banal cu sí, pero deformada yaumentada a designio, por las gentes de letras,y, especialmente por los amigos de Juan,que acaso, no perdonabaii en c. no su falta,sino su fortuna;la caricatura misma, no perdió sus derechosen esta ocasión, y, SQ eticargó de deforLOSDISCÍPULOS DE EMAÚS 10^mar el cuadro de «los Discípulos de Emaüc»,poniendo la cabeza de Có&ima Doria, sobr^los hombros do Juan Sabaltini, y, la de éstesobreel cuello de Judas;todo esto, amargaba la ventura de los amantes,y, resolvieron pai tir, dejar a Roma, porun tiempo, ir a Xf-poles primero, luego aPalermo, a cualquiera parle donde pudieran www.gftaognosticaespiritual.org GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  • 70. 70 LOS DISCIPULOS DE EMAUS VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINOvivir y gozar su amor, lejos de las mirada^ihostiles, y de ]as almas enddiosas;y, Juan, hacía sus preparalivos de naje,dando órdenes a Eli su a;y^da de cámara—¿Debo poner en las maletas del Señor,iinicamenl.e, ropas de veraaio?; estamos a finesde agos.o, y, el otoño se echa encima—Pon únicamente ropas de la estación;si para el otoño no he regresado, me llevarása Ñapóles mis vestidos más fuertes;no olvides poner esos liI)ros en las maletas,dijo señalándole unos, y, esos maiiuscriiosde mi drama.—¿Ya a Irabajai el Señor? dijo Eli, conaire socarrón.—Tal vez;oye... ¿no ha venido carU de mi madre?104 VARGAS VILA—No, Señor.—Si viniese esta noclie, después de miparlida, envíamela a primera hora de lamañana, a Ñapóles, al Hotel Vesubio, VíaPartenope.—¿Es que no he de acompañar yo, al Señor?¿parte solo?—Solo... mo... pero, en olra compañía, y, 9propósito, cuida que nadie se entere de eso;no digas a nadie, para dónde, ni con quién,he parlido; a los amigos que vengan a verme,les dirás que he ido a Rimini, a unirmecon mi madre, de donde terminada la estación,iremos a Paiis, y, que no sal>es cuándovolveremos.y, se te hablan algo de la Señorita Doria; www.gftaognosticaespiritual.org GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  • 71. 71 LOS DISCIPULOS DE EMAUS VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINOtú no la conoces... ¿entiendes?...—Pierda cuidado el Señor;y, al Señor Ornano, si viene ¿qué debodecirle ?—El Señor Omano, no vendiá, porque estálein cama, muy enfermo, si manda a preguntaralgo, dirás lo mismo; que he partido paraRimini.—¿A q;ué hora parte el Señor?LOS DISCÍPULOS DE EMAÜS 105—En el express de media noche;ve antes a estar atento a la puerta;al llegar la Señorita Doria, hazla entrar;si viene cualquiera otra persona, di que hepartido.Elio, salió...•una vez solo, Juan, miró la hora, vio queaun le faltaba mucho tiempo, prendió uncigarro, y, se senló ante la ventana, detrásde los cristales, mirando a sus pies, las víasiluminadas de la ciudad, extinguiéndose comoserpientes de luz, en zig-zag interminable;la enormidad del Silencio y, de la Noche,paiccieron despertar su corazón, y, su Vidase le apareció tal como era, en esta hora gravey encantadora, que lo eaivohia en unsortilegio de caiicias;las olas de la emociún lo cercaban y loarrullaban, no dejándole oir oíros rumore$que el canto de las süenas que poblaban elmar de su pasión;hasta entonces, era libre y feliz; hijo únicode un comerciante opulento, que al morirle había dejado toda su fortuna, adoradode su madre, que lo complacía en todo, la www.gftaognosticaespiritual.org GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  • 72. 72 LOS DISCIPULOS DE EMAUS VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINO10(5 VARGAS VILAidea de lener una querida, na lo alarmaba, y,menos si esa mujer era bella, elegante, rica,como Cósima Doria;vencido y, encaiUado de su vencimiento,porque tenía ya en sus venas el veneno delamor, se gozaba en embellecer su vasallaje,cre^•cndole una viclona; ¿que serla del Amorsin la Ilusión?... le sería preciso morir...el Amor, que licnc el poder de abolir todpfuerza y, toda libertad, la piimera libertadque mata es la del raciocinio, y, la pnmerafuerza qeu abóle, es La de poder i^e^^ccionar,contra el tósigo devastador...él sufría la tiranía de la Belleza; el cultode la Estética, lo había traído allí; todo cultoes un serilismo;sufría también el yago de una sejráibilidiidsuperior, sobre su débil sensibilidad;iieltode espaldas a la Piedad, se declarabavencedor de ella, porque aiTcbalaba su amor,a mi hombre que no podía defenderlo;había degollado la Leallad en su corazón,y, sin quererlo, senlía que la mueite de es^virtud lü Ciitorbaba como un cadáver;&e muere de toda piedad; y, él no queríaLOS DISCÍPULOS DE CMAÚS 107morir; poi eso había renunciado a la Piedad;la Leallad, es njia esclavitud; y, él quei*Í3ser libre...¿no eia o no pretendía ser un hombrefuerte?las doctriuLis de Lucio Oniaiio, su Maestro,no le habían eaiseñado la Estética de la www.gftaognosticaespiritual.org GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  • 73. 73 LOS DISCIPULOS DE EMAUS VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINOfuerza iu.orior, y, el desdén de la Piedad, queenvilece y esclaviza?¿qué le importaba, pues, el saicriricio de]Maestio, clavado a su lecho como a unacruz, vimdo huir al discípulo predilecto, despuésde haberle dado líi lanzada en el ciorazón?;él, se volvía aún para aplicarle la esponjaamarga de sns propias doctrinas sobre lo§laljios que la habían dicho, y, lo ahogaba con^os...calumniaba su ^lacsüo, calumniaba susdc^ctriuas y, no le bastaba volver la espaldaa la cruz, sino que escupía sobre ella...y, Lucio Ornano, sufría así, la suerte d^todo Redentor; ver asesinadas sus parábolas,por aquellos que no las comprendieix)ii, y,ver el oro de sus palabra^s, coavertido ejx108 VARGAS VILA€l hierro de los clavos, con que han de serclavados sobre su cruz;todo Redentor, es un Traidor a su propiaventura,porque muere dándola a los otros;y, es justo, que muera, de esa Traicióna Sí Mismo, que se llama: el Sacrificio...OOBBOOOBnO^OSBOOra*Las diez, daban en el reloj de Santa Maríala Maggiore, cuando Juan Sabattini, sintióintemimpidas sus meditaciones, por elruido de la puerta al abrirse, y volvió 9mirar; www.gftaognosticaespiritual.org GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  • 74. 74 LOS DISCIPULOS DE EMAUS VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINOCósima Doria, avanzaba hacia él, toda vestidade blanco, vaporosa, ideal, en su bellezablonda y esbelta; se hubiera dicho; un rayode luz prisionero en una nube.—Me voici,. le dijo tendiéndole las manos,con im ademán enamor;a4o y triste a lavez...—Gracias, gracias, dijo Juan, abrazándolalio VARGAS VILXcon pasión, y, buscatido sus labios, como sjsintiese ya con anticipación, la embriague?<jue ellos le daban...—Tú lo has qii crido... y aqtií estoy..i—Tiemblas, Cosima, tiemblas... ¿estás triste?dijo con una voz que los celos súbitos^jhacían ronca- ¿tienes dolor de abandonarlo aél?;..,y, esa palabra El, cayó entre los dos, comoima p^ersona que los mirase y los juzgase;y, túndese prisionero su amor, en la tristezanoble de sus ojos...—Sí, dijo Cósima, con una voz entristecida,doftide parecían temblar muchas lágiímas;sí; siento dolor do sel^ tan ingrata, líacia él,Hacia su Amor, Kacia su Genio, hacia tanta^rcosas bellas, nobles y. divinas, qtie me enseñó^u corazón...—¿Hacia ^u Amor, has diclío? balbuceóJuan, apretando los puños en un gesto irreflexivo,que revelaba ya su nativa brutalidad—Sí, respondió, ella; mirándolo fijamentem los ojos; bada su, Amor; y, ya sabes d^ www.gftaognosticaespiritual.org GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  • 75. 75 LOS DISCIPULOS DE EMAUS VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINOLOS DISCÍPULOS DE EMAÜ5 , 111qtié Amor hablo; el único que no tiene derecliok equivocarse sobre el sentido de esapalabra, cuando yo hablo de Liicio Omaiio,eres tú;a ese sentimiento, iio lo llames Amor, ya¡que ino quieres mirar frente a frente, esapalabra que tiene el rostro de Proteo;llámalo Gratitud; llámailo Ad!miracióii, llámaloPiedíid, pero, es ailgo muy alto y muyptiro, oujo abandono, me produce un pesartan hondo, que tiene que ser muy grandemi amor por ti, para triunfar de esto;es ¡una onda muy amarga, que se mezclaa mi ventura;...¿qué quieres? yo, no sió mentir;yo, no limo mis cadenas; yo, las rompo;y, jahora que he roto esta:, ese esfuerzo raoha hoclio sufrir enormemente...pero;... ¿era aquel amor una cadena?...sí; porque me prohibía el tuyo;el día que Lucio Omano se hizo celoso detu amor, ese día apuñaleó el suj^o en micorazón;... y, por matar el tuyo, condenó!a muerte el de él;i triste destino! ¡tiranía ineludible y^ obs112VARGAS VILKcuras de las cosas inexorabes de la Vida!;sufrir sin comprender... ¿no es esa todala pequenez ^e nuestro ser y; toda la magmitudde nuestro Dolor?...su voz se hizo triste, como un preludio delloro... www.gftaognosticaespiritual.org GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  • 76. 76 LOS DISCIPULOS DE EMAUS VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINO—¿Lloras? dijo Juan, acercando su rostroal rostro amado, como si quisiese beber suslágrimas o ahogarse en ellas;¿por qué no puedo cortar yo, el puño delDestino, que hiere tu corazón?¿por qué esta hora que me hace ventiuosoa mí, proyecta una sombra de Noche, sobrela mansedumbre azul de tus pupilas?¿cómo quieres que guarde yo, un átomosiquiera de compasión, por aquel que haciendollorar tus ojos hace gemir mi corazón?...el Amor, es fuerte, como una espada; si nocorla todos los lazos, no es el Amor;¿que me importa poseer todo de ti, sino poseo íntegro tu corazón, del cual hashecho ,un lecho de enfermo, eti el cual coronasotra frente, coíi besos lejanos e invisibles?...LOS DISCÍPULOS DE EMAÜSÍ 113renunciar a lodo lo que no sea nuestroAmor, es, la primera condición de amar;¿has renunciado tú?—Y, ¿no me ves aquí? dijo Gósima conuna voz que pugnaba por serenarse;mis bagajes están a la puerta; mi cuerpoestá entre tus manos: ¿qué más quieres?—Tu Alma.—El alma es múltiple e inasible; ¿sé yomisma si poseo mi alma?—¿Tu alma queda pues con Lucio Ornnno?—Yo, no sé;seguro que un algo invisible de ella, algomuy hondo, muy suave, muy tierno quedade rodillas a la cabecera de aquel enfermo; www.gftaognosticaespiritual.org GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  • 77. 77 LOS DISCIPULOS DE EMAUS VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINOyo, no puedo matar eso; eso que no esel Amor, pues, que mi Amor es todo tuyo;ese algo puro, tierno, inmaterial, que quedaflotando como una dispiersión de alas sobreel lecho de Lucio Omano, eso, no es elAmor; son las cenizas impalpables de sueñosqiie fueron míos; sueños qtie estuvieron má^allá del Amor, más allá de la Vida, y, que8114 VARGAS VILAeslaaán acaso, más allá de la Muerte; missueños de Poeta.—«La Muerte de las Rosas > dijo Juaii,con un gcslo malo en los labios y, en losojoSj haciendo alusión al Poema esplendido deCósima, que todos suponan inspirado, si nohecho por Lucio Omauo;—Cómo es inútil, el sarcasmo en los momentosde pena, murmuró ella, con esa vozsin esperanza, de aquel que queriendo serconsolado, se sien le herido por la misma vozque debía salvarlo;¡inútil y cruel!...¿por qué rebelarse así, sin piedad y sincordura contra este imprescindible homenajede mi corazón, a aquel que rae ha enseñadotodo lo que hay de belleza y de espleudor, end Reino Inniaí erial de las cosas irreveladas?todo eso, es, el Pasado...el Pasado Irrevocable, que no vuelve nunca,¡gfeíu no resucita jamás...luyo, es el Présenle; nuestro, es el Porvenir;¿por qué quejarnos?el Poeta, ha muerto, en mí, y, era el Poeta, www.gftaognosticaespiritual.org GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  • 78. 78 LOS DISCIPULOS DE EMAUS VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINOel que amaba a Lucio Ornano;LOS DISCÍPULOS DE EMAÚS 115no queda ya en mí, sino la mujer, estapobre mujer vencida, que solloza entre tusbrazos, que se refugia en tu corazón, que iiopide sino ser amada y consolada por ti;y diciendo así se abrazaba a él tiernamente,casi medrosamente, como un lüño que temeser abandonado eii la noche, y, continuó endecir con voz temblorosa y dulce, como elsonido de una flauta, tocada ix)r un ciego;——Yo, vine a Roma, a buscar, la Gloria, y,he hallado el Amor; soy feliz de mi amor,pero ¿cómo impedirme llorar sobre las cenizasde mis sueños de Gloria?...¿por qué guardar rencor a lo que muere?inútil rencor,... y, sacrilego;... lo que muereno puede defenderse; le basta co»i morir...¿por qué ultrajarlo?y, acercándose a él, mimosamente, mirándoloen los ojos, lo inteiTogaba, deseosa deobtener alguna coiimiserafción, para un pasadotan noble, que moría en los dos;¿No sientes Piedad, por las ruinas que siembranuestro amor?¿no sientes Piedad por Ludo Oniano?hosco, rencoroso, como si aquel nombre116 VARGAS VILAle desgarrase los oídos, dijo con voz sorda,temblorosa de pasiones majas.—No; yo lo odio; el Odio y la Piedad,se excluyen...—¿Lo odias por el mal que le haces? ¿loodias por el bien que te hizo?... www.gftaognosticaespiritual.org GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  • 79. 79 LOS DISCIPULOS DE EMAUS VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINO¿al arrebatarle su ventura nada sobreviveen tu corazón, para aquel a quieii herimos?para aquel a quien condenamos a morir ensoledad?... ¿nada? ¿ni el respeto a su carácter,ni la admüajción a su Genio?...—Nada;mi corazón está demasiado lleno de tuamor, para que pueda senlii algo que nosea ese Amor.—No; el Amor y, la Piedad, no se excluyen;la Piedad, es una forma del Amor.—Por eso^ no puedo senlii-la yo por UucioOmano, cuyo amor ocupa aiui tu corazón,con el nombre la Piedad; lo compadeces,luego lo amas.—¡Ah! si hubieras visto como yo, el calvariode aquel hombre, lo habrías compadecido,como yo;si hubieses visto sus horas sin calma^ susLOS DISCÍPULOS DE EMALS 117noches sin sueño; comprendiendelo lodo, sabiéndolotodo, callándolo todo;... sin un reproche,sin una queja; inmóvil en su lecho,insensible al dolor físico, devorado por eldolor moral, que era como un liundimienlode todos sus sueños, un espesor de tinieblas,que se extendían y, se espesaban sobre su5ojos y, sobre su corazón, no dejándole verde la Vida, sino la Traición que lo apuñaleaba,inclinada sobre su lecho, haciendo elgesto de besarlo...porque nada ignoró Lucio Oniano, nadgde nuestro amor;todo lo adivinó; www.gftaognosticaespiritual.org GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  • 80. 80 LOS DISCIPULOS DE EMAUS VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINOy, todo lo oyó luego, de los labios delatoresde tus amigos;y, calló...el Silencio, le devoraba los labios coino; unalepra;y, del pus de esa lepra, se ha alimentadosu alma, estos meses, que han sido años pai9su martirio;¿cómo no había de leer en mi corazón,aquel, para el cual, no hubo senderos ocultosen esa playa abierta a sus miradas?118 VARGAS VILAél, vio nacer y crecer alí, la fxor de laTraición, bajo sus ojos, bajo sus manos, bajosus labios...el horror do esta conlemplaciónj llenó su?noches;vanas son las palabras del reproche, paralabios como los suvos;no 1-as proniui ciaron; pero, no me besaronmás; se cerraron, como un abismo bajo underrumbamienlo de tierras, violentamente ypai-^a siempre;no me besaion, desde aquella noche a mjregreso de Onietto;la primera revelación, la tuvo una tardeen que yo leía versos de >Vordsworth; eltiempo era calmado y, las ventanas estabanabiertas; tu silbido sonó en la calle, y, seoyó el paso de tu coche para el Pincio; erala hora de reunimos; cesé la lectura y fuitorpe al buscar un pretexto a mi silencio y,a mi salida súbita;¿recuerdas aquel día en que al regresar www.gftaognosticaespiritual.org GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  • 81. 81 LOS DISCIPULOS DE EMAUS VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINOde Ostia, me besaste en el saión; aiites deentrar a su aposento? iIél, essc-uchó ese beso;LOS DISCÍPULOS DE EMAÜS 119y, por eso se fingió dormido; ..ese día cerró su piicrla para ti, con pretextode su enfermedad;no quio volver a verte;aquella noclic, eu que regresamos de Orvielto,tan tard^, y, quise verlo, me hizodecir por Ba! tinta, qiic estaba fatigado y deseabadormir;al día siguienle, al verme, me miró en. lo^ojos, íijameiile, tau fijamente, que me turbéy bajé los míos;no me besó eu la fren le, como acostumbrabay, cuindo .quise besarlo, esquivó silboca, diciendo; xTengo fiebre, mi aliento noes sano>;y, con una voz, que no ol- idaré jamás, añadió:«No deben besarse sino las cosas pur£#;enrojecí;y, la palidez de su rostro, se hizo intensa,con el blancor cjifermizo de la cera; se hubieradicho que enlraba en la Agonía:un amor, cuando es puro, muere mby lentamente,y, el suyo se extinguía sin violencia^,con una mansedumbre, semejanle a unalarga y doloro¿a voluptuosidad;120 VARGAS VILAnuestros largos paseos, hicieron que yo www.gftaognosticaespiritual.org GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  • 82. 82 LOS DISCIPULOS DE EMAUS VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINOdescuidara sus lecturas; y, una tarde, cuandollegué, oí en su aposenlo. una voz de hombre,que leía;había hecho buscar un i^naleclo;l)oco a poco, me fué eliminando de suVida, sin escenas, sin reproches, sin violencias,sofocando más que estrangulando suamor;es una cosa honible, ver morir así un amor,aun cuando no lo compartamos;mi amor por ti, ha sido tam súbito y, tanviólenlo, que he podido vei la agonía deaquel otro, caii sin emoción;pero, hoy, hace poco, cuando he entradoa su cuarto con el pretexto de saludarlo, y,co reaUdad, con el deseo de ^rlo, sahicndoque iba a dejailo acaso para siempre, sentíondas de abandomo, de soledad, abalirse sobreun estuario de muerte, y, no luve elvalor de hablaale;...lloré en silencio, a la orilla de su lecho;cerró los ojos suavemente, como si presintiéndosedesastrosamente abandonado, no hubiese<juerido ver, el rostro de la Traición,LOS DISCÍPULOS DE EMAÜS 121que iba a aiTojarlo brutaimente en la Soledad;¿lloró?no pude mirar su rostro, vuelto hacia elmuro y, en cuya palidez, arrugas recientes,semejaban, hendidiu-as de la nieve virgen albeso del ca^.or solar...qtiise besar su mano y, la retiró...toda palabra era profan^Tdcra de aquella www.gftaognosticaespiritual.org GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  • 83. 83 LOS DISCIPULOS DE EMAUS VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINOhora tan triste;salí sin ruido, como se sae de la chimarade un muerto;y, heme aquí;¿cómo quieres que no llegue conmovida atus brazos?la ola guarda largo liempo, el estremecimientode la tempestad que la agitó;en un corazüíi honrado, pueden moi ir todoslos amores, pero, no muere nunca el respelodel Dolor, de todo.s los dolores;el culto del Dolor, es el culto de Sí Mismo;porque:¿qué cosa es nuestra Vida, sino un granDolor Inconsolable?122 VARGAS VILAcompadecer, es compadecemos, como amar,es (amamos.—Tal vez, tengas rarón,—dijo él meditativoj—los celos, son una ceguedad;el Amor, es cruel para lodo aquello, queno es el objelo de su amor;tal vez bajo las olas conulsas de estemomento de celí?:-^, mi ad.niración por e. Geniode Lucio Ornatio, este aiin viva; tal vezvive mi respeto a su recia virtud heroica deapóstol, peio... amarlo... ¿qué corazón mehas dejado lú, para amar aI¿o que no sea tubelleza?déjame amarla;—y diciendo así, se acercó más a ella, paraabrazarla, para acaiiciarla, para besarla, conuna loca piajsión. diciúidole las palabras aludientes, www.gftaognosticaespiritual.org GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  • 84. 84 LOS DISCIPULOS DE EMAUS VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINOcerca al rostro hecho extático;—ya eres mía; sólo mía;parliiemos ahora mismo; todo lo tengolisto;Ñapóles p.Qs verá llegai peregrinos delAmor, bajo sus cielos encantados; su golforellcjaiá nuestra ventura como la reflejarocí,VLOS DISCÍPULOS DE EMAÜS 123los lagos cncanlados de Frascatti y de NetLu-!no, y, cantará nuestra canción nupcial, comola cantaron para nosotros, los rosales de Orvietto,aquellos rosales inohidaibles que sebalanceaban al pie de la vaitana del hoteljcon una lentitud de éxtasis otoñal, estremecidoy prolongado, como nuestro gran beso deAmor...—El Amor... cómo es triste, ver que en elfondo (leí Amor, no palpita sino el Instinto;y, que no somos, después de todo sinO uninstinlo que ama...—dijo Cósima con una vozque tenía temblores de vergüenza;—Otra vez celoso, Juan la interrogó:—¿Estás triste del Amor?—El alma del Amor, es, la tristeza, comoel alma de toda Voluptuosidad.—No encontráii que hay demasiadas palabrasen nuestro Amor.—¿Qué nos importan las palabras, mientrasla del Amor, esté viva en nosotros y,nos adueima con sus músicas?En aquel momento se sintió, el ruido delcoche que llegaba; www.gftaognosticaespiritual.org GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  • 85. 85 LOS DISCIPULOS DE EMAUS VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINOEli, tocó suavemente a la puerta;124 VARGAS VILA—^Adelante, dijo Juan.—El coche espera, dijo el criado.—Está bien; lleva esas maletas y las délaSeñorita, que han quedado abajo;•el criado obedece y sale;Juan vuelve a abrazar con pasión a Cósima.—Vamos, vamos, que nuestro amor seafeliz, como un Idilio campestre, y, florecidocomo mía primavera de Botticeili, y, vea yoalegres tus ojos, que ahora son tilstes, comola visión de Roma, que se refeja en ella.—Siempre son Instes los ojos que hai]visto de cerca, la Muerte y, el Olvido, esosdos abismos, que lo devoran Lodo 3% no secierran jamás.—¿Sientes paitir?--volnó a decir él nerviosoy violento;—¿lo amas aún?; ¿iio meamas?—Si no te amara,—dijo ella con voz fatigada—¿ estaría aquí? si lo amara a él, ¿noestaría de rodillas ante su lecho velando ybesando su dolor?¿cómo puedes dudaí que yo te amo? ¿note doy mi cuerpo, mi porenir, mi vida^ y, teLOS DISCÍPULOS DE EMAÜS 125sacrifico lodo hasta el fantasma de mi gloria?—¿Por qué sientes pues, la fascinación delPasado?...—Como se sicnle raoilr una música eti 1í^Noche.—Vamos, Cósima, vamos, —dijo él impaciente;vamos y que nada de tu alma quede www.gftaognosticaespiritual.org GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  • 86. 86 LOS DISCIPULOS DE EMAUS VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINOaquí.—¿Mi alma? la llevas toda;el Sexo, es toda el alma de la Mujer;¿qué otra cosa es ima mujer enamorada,sino un sexo desesperado que ama?el Amor, es, la Tiranía del Sexo...lo demás... es pura literatura-..—La literatura, que enferma nuestro amor,dijo Juan...Y, ya no tuviea-on tiempo de hablar más,porque el criado tocó a la puerta.—El coche aguaida a los Señores; el trenparte a las doce.—Vamos, dijo Juan...y, salieron, silenciosos y, graves, como siuna gran sombra, se proyectase tras de ellos,llenando su sendero de una terrible obscuridad.ossoo^L^osnnssB^opss®*Magnificaba el Sol sus pompas de oro, enlos pálidos cielos del Otofio.;romanlizaba el golfo sus cancio«ieSj en unavaga sinfonía de azul;como un florecimiento de espumas petriíicadas,Sorrenlo, alzaba la blancura de suscasas en la armoniosa seremdad de sus jardines,bajo las alas de argento de lo^: cielosmuy alíos, miiy di Afanos, con la pureza cristalinae irreal, de los horizontes lánguidosde Noiembre, en cuj^o ópalo muriente s6siente pasar ya el cortejo de todas las melancolías;^el Hotel Tramontano, proyectaba &u mole, www.gftaognosticaespiritual.org GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  • 87. 87 LOS DISCIPULOS DE EMAUS VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINO128 VARGAS VILAsobre el di^ino azul de las aguas, ocultandola cauda de sus parques verdinegros, dondebajo la aimonía blonda y malva de las palineraSjse exhalaba el sueño de oro de lasflores, en el corazón de la mañana espléndidaV, triunlal;cercano a la ventana de una de las habitacionesdel Hotel, Lucio Ornano, contemplabael panorama ideal del golfo de Ñapóles,la belleza tiejua de los paisajes, algotristes aún por la caricia de la lluvia, quehabía caído durante la noche y, más bellosahora, en el Sr.encio del Sol;la azulidad ardiente del golfo, tendido comoun velo de fies!a, hacia el terciopelo vegetal,de las costas cercanas, donde los olivarestupidos hacían una caricia de sombrajlos islotes lejanos, clavados como puñalesen el corazón inquieto de las aguas, quetenían balances de incensaiio, donde se consumieseuna mirra, amarga y, turbadora;la línea de los malecones lejanos de Partenope,y, las arboledas obscuras de la VillaNazzio)!ale, vistos como a través de una gasatrasparente de violetas;LOS DISCÍPULOS DE E.MAÜS 129Lucio conlemplaba el espectáculo con uiiahUíQ avidez;habia eiivcjeeido mucho; nuevos hilos blancos,circuían su faz, enlrc el negro imperativodo ^u cabellera; y, esle avejentamienlo, dabamás majesladj a la distiucióu de toda su persona, www.gftaognosticaespiritual.org GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  • 88. 88 LOS DISCIPULOS DE EMAUS VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINOespiritualizada aun más por el Dolor;vestía con la elegancia suprema que le eradistintiva, .sin que le faltarán las dos prendasinseparables de su indumeiitaiia, y, que lohabían hecho célebre enlre los elegantes y,los caricaturistas: el monoclo y, el geraniorojo, prendido al ojal de su veston;su aspecto era sufriente, su andaí* lento,sus movimientos difíciles;apenas, salido de su gravedad, había veíüdo^ convalecer a esta paya, que le eratan amada, y, a la cual venía todos los añosen la misma época porque amaba esa estaciónintermedia, en que muertos los aj-dores estivales, una gran mansedumbre luminosa,cae sobre los paisajes, como un lenOvuelo de libélulas;una gran melancolía, parecía envolverlo,9130 VARGAS VILAcomo un velo sutil, dando mayor majestada su rostro orgulloso, qiie semejaba el de lat&tatua de un dios vencido y olvidaido;la fiebre de las evocaciones lo poseía, y,ieeguía el vuelo de sus recuerdos, a través delpórüco vegetal de la ventana, ornado de clemáüdas;la Naturaleza, no es sino el espejo de nuestraspropias sensaciones, la refracción inconscientede nuestro Yo, dolorido o venturoso;al reflejar el matiz de nuesüas sensacioneís,ella no hace simo reflejar los coloresde nuestra alma;la Naturaleza, no tiene Vida Estética en www.gftaognosticaespiritual.org GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  • 89. 89 LOS DISCIPULOS DE EMAUS VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINOsi, somos nosotros, los que se la damos aJcontemplarla;los paisajes, son espiíitnal mente amorfos,p«ro nuestra alma al contemplarlos, los modela,al calor de sus propias emociones;el alma de los paisajes... palabra vana,como todas las pa.] abras;¿por qué se vive, para constatar a cadainstante la inanidad de la Palabra?...como la inanidad de la Vida; una rondod^ fantasmas...LOS DISCÍPULOS DE EMACS 131los paisajes no licueii Bcilcza iii Fealdad;somos lioso Iros los que le damos esos aíxibutossegún el estado de nuesü*a alina;nos reproducimos cu ellos, y, ellos no sonsino ios ojos de nuesUa propia cotitemplación;¡cuántos años hacía, que Lucio Omano,venía a esta playa, poa* este mismo ÜenipOj 3desplegar la feria de sus visiones, ante estemismo horizonte de ópalo y de oro, y, elencanto ambiguo de esos paisajes, violento-^y encantadores?y, entonces los - hallaba bellos, tenazmentebellos, con sus florecimientos de azules,sus diafanidades de ámbaí-, la áolencia voluptuosade sus horizontes marinos;el perfume lascivo y, lierlio de sus naranjoscoronados de oro efímero y, muriente;la opulencia láctea de sus rosales, alzándosecomo cálices de Amor, hacia el beso lento delOlvido; www.gftaognosticaespiritual.org GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  • 90. 90 LOS DISCIPULOS DE EMAUS VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINOsus olivares melodiosos, propicios a la com-4)licidad de la caricia fiirtiva y, el beso sinrumores;toda el alma antigua de estos paisajes, fe132VARGAS VILAmenina y femeiüzante, le lialna sido familiary amada;y, la había hallado bella, con la belleza,de una mujer desnuda, dorraidia a la sombrade un palmai;se ha])ía saturado de su Belleza;se había impregnado de su Voluptuosidad;se lialDía ennielío en su caiúcia como enun peplum heleno, lleno de un sulil olor deplayas miluengas;muchos libros suyos habían nacido bajo lascabelleras empurpuradas de esas palmeras,que conservaban eii su suave dcslienO, elalma asiática y feraz;sus libros, sutiles y profimdos a la vez,como una visión de mar...sus libros de Belleza y de Amor, nacido^bajo estos grandes pórticos de ocre y, deazul;^el ritmo fiero de sus cantos, sonando bajoel arco triunfal de la Victoria...¿a dónde estaban ahora?en vano había vuelto a esos parajes, aguijoneadopor su deseo de Olvido, a pedirle^la paz de su corazón;...LOS DISCÍPULOS DE EMACS 133 www.gftaognosticaespiritual.org GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  • 91. 91 LOS DISCIPULOS DE EMAUS VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINOa olvidar, a agoailzar, a morir, si era preciso,bajo el crisíal de aquellos cielos, llenossiempre del esplendor de una alba renaciente;los hallaba ahora, sin belleza, sin eiicanlo,sin esperanza;¿a dónde la antigua pompa de sus púi-puras, y, el diáfano azul de sus horizontesquiméricos ?todo le parecía enteriado bajo un mantode cenizas;...¡como su corazón.;...todo le parecía ebrio de Sücncio, envueltoen el Siencio, mueito en el Silencio...los cielos y la tierra, tenían ante sus ojos,el a-.peclo de un sudario;las tinieblas que llevaba en su corazón, lasvertía sobre el mundo, como una urna repletade las cenizas del caos, y, hacía negro elmundo, y, recibía en la Trente, el beso de lastinieblas que sembraba;llevalxi la Muerte en el alma, y, la extendíaa lodo lo que lo rodeaba: y, todo era en tornode el, como los pliegues de un sudario en laNoche;134 VARGAS VILA<m vaao había evocado, queriendo resucitarlas,qfueriendo ^iviiias de nuevo, las hora^exquisitas y odorantes, en que sus sueños,habían abordado las ribei^as de lo Infinito,haciendo vuelos vertiginosos, bajo el cieloinccnractisii rabie, solare los jardines de Lamás pura Idealidad;en el hiindimiaUo definitivo de sus sueños,no pudo revivir el Poema de otras veces... www.gftaognosticaespiritual.org GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  • 92. 92 LOS DISCIPULOS DE EMAUS VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINOno era la Inspiradcii lo que le faltaba;eaa el Entusiasmo;sus rosales, florecían aún pomposos y elegantes,sobre la arena de su desolación;pero, una sombra muy densa velaba lospórticos gloriosos de sus ensueños de antes;era la sombra de la tristeza vi^ida, y, delas cosas irremediables, que se proyectabasobre el os. como escapada a la hoguera extintadonde habían ardiólo todas sus esperanzas;en el patetismo de la hora, sentía sxibirsu dolor, como una estrella en la Noche,como una imploración ai las tinieblas;y, veía .su corazón supliciado, como unCristo exangüe, clavaido a una cruz de amoLOSDISCÍPULOS DE CMACS 1S5res, por maros que fueron suyas, maiiosamada"^, diinas manns. que! lo acariciaron,y, qii-e al herirlo de:pucs. no tuvieron el valorde aniorlajarlo;una musicalidad difusa y, honda, se escapabade esas cenizo.s acumuladas, dond^tantas alas ardidaS; parecían tesier so^noiidadesde liras;le pajTCía que el perfume áe un prado dejazmines se escapara de acpiella senda recorridapor la celeridad de su pensamiento,y, terminada a la orilla de este lago dequietud biluniino5ía, con riberas sombrías, ocuya orilla los árboles es qiielélieos extendíanramajes desesperados color de pedernal,sobre una flora giis que se diría de asfaltopetrificado; www.gftaognosticaespiritual.org GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  • 93. 93 LOS DISCIPULOS DE EMAUS VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINOse sentía como embriagado de su dolor, y,él, que no había llorado nunca, sentía ahora,como im manto flotante de lágrimas cubrirsu corazón con la va^a ternura de los cielospluviosos;¿qué imporíaba (¿uc no lloraj-an sus ojos, silloraba su alma, tras de su rostro altanero ycalmado, y, sus labios herméticos, llenos del136 VARGAS VILASilencio Inmutable, que sella las tumi: as y,los labios con el sello definitivo de las coGasmucrías, que sin embargo viven en el alma;la viólenla y, misteriosa vida de la Evocación?...seis meses de esa angustiosa agonía;... seismeses de esa inútil batalla, por la conquistadel Olvido, seis meses de la lucha estéril, y,le parecía que su Dolor, acababa de nacer;seis meses, que la había besado por íillimavez, y, aun le parecía que la llama de suslabios, quemaba los labios suyos, con unardor tan íueii:e. como los había quemadoentonces;... ¿por qué líab-a crecido el ardorde la herida, a medida que ^a llama se ibaaleiando de ella?ü¿por que aquel perfume de Rosas de Chipre,con que ePa perfumaba sus manos ysu seno, permanec.a teiiaz en su olfato, comosi un frasco de esa esencia, estuviese perpetúan!ai te destapado bajo sus narices?¿por qué esa perennidad del eco de su voz€n los oídos, qu ea cada instante le paiccía,oiría susurrar palabras de amor, C3rca de sulecho, haciendo aimoniosos su. insomnios, www.gftaognosticaespiritual.org GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  • 94. 94 LOS DISCIPULOS DE EMAUS VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINOLOS DISCÍPULOS DE EMACS 137como un canto de tórtolas enamoradas, cula quietud de la taide?¿por qué la había deseado lanto, despuésque la había perdido?la tiaición de Juan Sabattini, se había llevadoalgo más que el objeto de su Amor,se había llevado el objeto de su Vida;era como un ciego a qiúon han arrebatadosu báculo, y, lo busca en las tinieblas...recomenzar su vida ;ayl cómo era tardepara eso...son tristes y doleníos los celaje-s, en eselaigo crepúsculo que se llama, el Otoño de laVida;... tristes y, viólenlos como los amoresque nacen en esa edad tardía, en que todoparece jlnáninie como fascniído por la miradainmóvil de la Esfinge...¿por qué en esa edad de las ráfagas cruelessobre las dunas desiertas, el alma irapre-i;siva, presta aún oído atento a las. c.mcione.yfrágiles que se escapan del corazón de losrosales distantes?¿amaba él, aún a Cóíjima Doria?¿había venido esa estación, sobre esaplaya, para buscar como en años anteriores138 VARGAS VILAlas grandes ferias de liiz, en las tardes solitarias,y, la calma del espíritu en el senomis tenaso de la Belleza Inmori^?...¿s€ engañaba?¿no había venido niiis bleii, para estarmás cerca de ella, que residía en Ñapóles?más cerca de su Traición... más cerca de su www.gftaognosticaespiritual.org GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  • 95. 95 LOS DISCIPULOS DE EMAUS VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINOOlvido?¿su Olvido?... ü^cs cartas liab^a recibidode ella, tres cartas que le habían traído elperfume de su alma, como el hálito remotode jardines aromáticos, dormidos en la Noche,sobre una playa lejana;...la Vida, no era dulce para ella; la Tristezabatía el ala fatigada, en aquellas páginas,llenas de la tumultuosa inquietud, deun corazón que ha perdido su vía, y, quierehallajla, fascinado aún por los espleíidoresde sueños que fueron soles, y, que rebeldesa morir, brillan aún, com el fulgor de minerales,en el corazón salvaje de la roca;el ahna de las mujeres, no se alza másallá do la altura del lecho, pero, el alma deCósima Doria, era una alma de excepción,que se alzaba y, volaba muy alto, sobre elLOS DISCÍPULOS De CMAÚS 13dIcclio. como un pájaro, muy fuerte y muyblanco, sobre ]ns impuiczas del pantano;ella, sabía muy bien, que hay muchas venturasque devorar, y, muchas bellezas queagotar, más allá de los límites materiales deun beso;y, sonaba con los mirajes de esa venturairreal, desde las tristezas de un largo destierroespiritual, en parajes de soledad inolvidable;sus bellos sueños de Poela, no habían muertoen ella, y, tendían aún el vuelo bajo cielosde cristal;Juan Sabaltini, le había dado, lo que podíadarle: el Placer, y, el Hastío, que es el hijodel Placer; y, tal vez le daría el placer d^ www.gftaognosticaespiritual.org GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  • 96. 96 LOS DISCIPULOS DE EMAUS VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINOim hijo; menta salvaje y, perfumada quela Naturaleza envía, para aromar el alientoimpuro de un largo concubisiaje;un hijo de Cósima Doria;... un florecí-•Imienlo de sus entrañas...a la sola idea de este envilecimiento, temblabade coraje;pero pensaba, que saberla profanada porla Maternidad, tal vez le sería útil, porque140 VARGAS VILAllegaría a despreciarla, y. el Desprecio, mataríasu Amor, y^ sería, el alba deseada d^su libertad;despreciarla... el Desprecio, e5 el único corrosivodel Amor; una gota de él, bastapara quemar y, calcinar todos los pórticosde bronce, de todos los templos del Amor;a las caitas dolorosas, él, había opuesto,el Silencio; un Silencio obstinado, lleno deseveridad;ese Silencio, hal)ía entristecido, pero, nohabía ofendido a Colima Doria;<yo, romperé ese Silencio, porque hay lágrimasque corjoen, el acero mejor templado. decía en su úllima carta; vuestra Piedadhacia mí, es un debei; no se modela unaalma para la Belleza í] lerna, sin que no sea uncrimen, arrojar luego esa arcilla hecha pedazospor la mano de la Fatalidad, en losmares del Olvido; yo, no pido vuestro amor,me basta consen-ar el mío; lo que pido esvuestra Piedad; ¿por que negármela? no esla Inocencia, sino el Pecado, el que tiene www.gftaognosticaespiritual.org GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  • 97. 97 LOS DISCIPULOS DE EMAUS VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINOderecho a la ]íií:,encordia; ¡ah, si me dejaiaishaccTlo! yo, haría de rodillas, el viajeLOS DISCÍPULOS DE EMAÜS 141de p-eregrin ación, hacia el Perdón;... ¿eslúmu3^ lejana, esa p^^aya, donde los corazonesdesolados vuelven a florecer?;»sí; muy lejana, muy lejana, dijo con unlioiTor colérico, como si recjiazaso con violencia,dos brazos tendidos hacia él;nunca la recibiría; nunca;tenía miedo de sentir cerca su aliento, datocar sus manos de flor, de mirai^ el cielo desus ojos, abierto sobre su corazón;sería inflexible, aunque muriera de su Inflexibilidad;pero ¡ay! cómo es difícil morir;.,, y, élque lo creía tan fácil, antes de que su corazónhubiese an-aigado en la tierra; ¿elfango, es pues, el único alimento de nuestrossueños?se abrazaba a su rencür, como un naufragoal table de salvación, y, se hacía lívido,temiendo llegar a ser presa de la Piedad,que es la más cobarde dimisión de sí mismo;la más abyecta;agitado por esas emociones, se sobresaltó03endo tocar a la puerta;—Adelante, dijo tratando de serenarse.142 VARGAS VILABaítista su ayuda de cámara eatió:—Madanie d.riiiailiie, anunció ceremonioso.—Qué enojo, exclamó en voz baja Lucio,sin lograr ocultar su disgusto, de ver interrumpidasu soledad;—hazla entrar;y, sacudiendo por completo la fascinación www.gftaognosticaespiritual.org GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  • 98. 98 LOS DISCIPULOS DE EMAUS VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINOde sn Ensueño, se puso en pie, y, salió aliencuentro de la visitadora;dominado y dominador, como lui mar sobreel cual ha muerto una tormenta.S;SODDOQOQQQOQOQOQOíf^Madama dArmaillie, entró gozosa, ruidosa^bella aiin en su belleza de jamona elegante,muy chicy en su toilette llamativa de mujerde mundo habituada a la frecuentacióii delas mejores playa-s de moda, y, exagerandoese aire de camaradería impertinente de quehacen ostentación lais mujeres escritoras ensu trato con los hombres de letras;estrechando fuertemente la maiio de Uucio,$e sentó en el sillón hasta el cual, éste lacondujo, y, comenzó a hablar, con la volubilidadencantadoraj de un pájaro-mosca,que volotea sobre una flor.144 VARGAS VILA—Maestro, dijo; os enterráis vivo, y, esneccsaiio una exhumación para veros; se diceque estcds muy enfermo; pero sois el enfermoinvisible; en Roma os busque 3% nadieacertaba a dociime dónde estibáis; se ossuponía en París; ¿por qué os ocultáis así?—El espectácido de im ser eniermo, e^siemiDre IrislCj cuando no repugnante; y, esdeber de pudor galante el ocultarlo.—Con •enfermos como vos, se podíala haceruna soirce de gala;se ve bien que la inelegancia no es enfermedadvuestia;—y diciendo es lo, miró a U^avés del lorgnon www.gftaognosticaespiritual.org GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  • 99. 99 LOS DISCIPULOS DE EMAUS VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINOde nácar, que formaba el mango de su abanico,la suprema y discreta elegancia de LucioOrnano, y, añadió después de haberladetallado;¿que enfermedad aqueja a Petronio-Nietzsche?—Algo menos vulgai que el Satiricón, y,mucho menos bello que Zai-atustra: el reuma.—¿Zaratustra con reuma? mala enfemiedadpaj^a superhombres; hasta hoy^ haLOSDISCÍPULOS DE EMAÜS 115tía sido eíifeiinedad de ponííficcs; uno delos ravos de San Pedro;¿ya veis que vuestra lejanía del Vaticano,por no decir vuestra aversión a él, no os ík)preservado de sufrLi- sus epidemias; Dios,Ha heiido también al Papa Laico.—Sois encanladora en vuestro havardage;si los pájaios pudiesen hablar, dirían eso,íiunque con mía música inferior, a la múfcicade vuestra voz.—Merci, dijo ella, con un mohín encantador;de ahí, a decirme, caA)eza de chorlito, faltgpoco, si algo falta;peio, vuestra galaintería, respecto al talentode la mujer, es ya proverbial, y, pueden espeiarsevuestras houfadeSy sin temblar.—Xo os ofendáis, bella Diana cazadora.—De autógrafos, dijo ella cun pronüíud,feliz de asir la oc,a£Íón por el cabello;justamente vema íi eso;inia amiga mía, también escritora, al saberque 3o venía para Ptalia, y, que de segurohabía de veros, rae dio im álbum, pat-a quepusierais su firma en él; www.gftaognosticaespiritual.org GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  • 100. 100 LOS DISCIPULOS DE EMAUS VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINO10146 VARGAS VILÁ—y, diciendo así. puso el pequeño libro,cuidadosa inenl<» enviielLOj sobre la mesa.—Un Álbum... uu Álbum... exclamó Lucioapaitando de él la vista con verdadero disgusto,y, llevándose las manos a la cabeza;¿no satéis, Señora, que un álbum^ es míada las pocas cosas que tienen aún el privilegiode enfaderme?la albuminuría, dije yo, en algiuia parle,€ís enfermedad de temperamentos débiles, y,la albumaínla, es enfermedad de cerebros débiles,o el algo así como 1^ filatelia, ocupaciónde acerebrados ¿qné cerebro tiene vuestraamiga?—El qne ^^s decretáis a las mujeres; esdecir, binguiio^ según vuestra piadosa) sentencia.—No resolléis, por esa herida; el dai^do nohia sido lieclio conUa vos.—Estoy acoraz,ada, clier Maitre.—Divina y, deiiciosamenle acorazada... dijoLucio, mirando con refijiada malicia, el senoprotuberante y opimo, de su interlocutora,y añadió, con un gesto de aprobación:iiíia coraza de Juno.LOS DISCÍPULOS DE EMAÜS 147—TaiL insensible 503% dijo ela, sin ciarsepor cnlcndida de la alusión, que a pesaide vuestras teorías sobre el Teatro, vengoa parliciparos, qiie he terminado mi nuevodiama, el cual será pronto estrenado.—¿En París?—No; eji Niza. www.gftaognosticaespiritual.org GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  • 101. 101 LOS DISCIPULOS DE EMAUS VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINO—Os felicito.Y, hablai*o¡n luego, largamente de Teatro;Lucio Ornano, poseía a perfección, la difícildencia de escuchar; y^ oyó fragmentosdd drama, dichos de memoria por su autora;túcio, sos tenia que el Genio, tío había sidofrancés, sino mía vez, con Hugo, |>ero queel talento, lo era siempre, y, se empeñaba enhallar talento, en todo lo francés, hasta enlas estatuas deformes, que decoran las plazasde París; por eso, oía coa atención 9Madame d.Vrmaillie, en la cual hallaba, laligereza elegante, y, el verbo aleita de laspaiisienses, pues aunque largo tiempo residenteen Italia, ella conseriü)a el alniagala, muí^ica^izada, por la lenta infiltración,del espíritu it.Uico, que todo lo embellece;y. Madama dWimailUe, se encantaba en oir148 VARGAS VILAy en provocar las terribles y }a conocidaspaiadojas de Lucio OnianOj contra el aitedel Teatro acliiail, la comedia, los cóiiiicosy los comediógrafos...—Y- a propóbilo de Teatro, dijo, inteirump;ietndo ima de esas briliaaiícs invectivas;¿no sabéis :1 úlíinio, ruidoso fiacaso teatral?¿el del sábado ea- el Teatro Argentina,en Roma?—No; yo, no leo diarios; ¿cuál ha sidoese fracaso?—El de cVenus Dea-, de Juan Sabaltini.—¿Veidad?no lo exti-año;Sabaítini, tiene demasiado talento pora www.gftaognosticaespiritual.org GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  • 102. 102 LOS DISCIPULOS DE EMAUS VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINOtriunfar en el Teatro.—Difiero de vuestra opinión;cieo que si carecer de talento, es segúnvuestra teoría, la única manera de tdaiifaren el Tealro, Juan Sabattini, esUi más queninguíio. destinado al tiiunfo; es un poetaincompleto, un versificador raisciando, unode los cantores mínimos; su inspiración noliene alas para alzarse más allá de las bajasregiones de la imilación; colorista de cromos.L03 DISCÍPULOS DE EMAÜS 149lleno de efectos violentos y sin mesura, €sim cantor de jácaras, bueiio para tarjetaspostales; no tiene matices; cai*ece de delicadezas,y, si las tiene, son femeniles y pei--versas...—Fas de pleonasmcs... Madama, dijo sonriendoLncio, a quien ya empezaiba a ganaruna inquietud extraña:—Os digo, continuó Madama d.rmailliecon vehemencia, tque Juan Sabaítini, me haceel efecto de un cochero de Circo, que tañeseuna flauta;y, ijensar, Maestro, que sois vos, quien nosha hecho ese regalo, alentando el esnobismodelicuescenie. de esc rastacuero del Parnaso.—Sois cruel, Señora; ¿vais a matar la alónch-a con vuestras befas garras de milano?—¿Sabéis el último canto de vuesti^a alondj-a? ¿no sabéis ai quien culpa Juan Sabaítinide su fracaso?-No.«—Pues, a vos, o mejor dicho a vuesti^o® www.gftaognosticaespiritual.org GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  • 103. 103 LOS DISCIPULOS DE EMAUS VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINOamigos;dice, qtie éstos lo han silbado para desagraviaros...150 VARGAS VILA~¿Desagra^iarmc a mí?—De la Traición de Saibattini.—¿Su Traidioii?—Sí; arrebatándoos a Cósima Doiia v escapandocon ellai—-jAh! las Inmundas crónicas, dijo Uuciocon amargura;¿cuándo se sabrá de veras, que ColimaDoria, no ha sido mmca mi querida?—¿Nmica?—Nunca, Señora;os lo juro;Cósima Doria, no lia sido sino una Poe-U.sa encantadora, que como otras tantas, memostró admiración y. fué mi discípula.—Pero, siempre os traicionó abandonándoosenfermo.—No todo abandono es una traición ; aquelque abandona, puede faltar a la Piedad, pero,no falta a ninguna fé jurada; la Calidad, esuna virtud optativa, no imperativa; en no saciiricai*se a otro, puede haber egoísmo, pero,no hay, crimen; ¿por qué se había de sacrificarCósima Doria^ a mi desgracia, encadenandosu bellezia y su juventud, a miLOS DISCÍPULOS DE EMAÜS 151VN.^%^ X- ./^sillón do enfermo? ¿era yo, su padre? ¿erasn amante? ¿qué hiabía hecho yo, por ella,para exigir y merecer el sacrificio de su www.gftaognosticaespiritual.org GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  • 104. 104 LOS DISCIPULOS DE EMAUS VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINOvida?...—Sois muy noble disculpando un abandonoqu^ otros no disculparán.—No soy noble; soy jusúo; y, ¿qtié üeneiiqne ver los otros, con un abaiulouO, queno fué a ellos?¿por que culpar a esa bella criatura, dehaber njel!o su Soledad ^ un Solitario?—Y, dica^, que es muy desgraciada, quesufre hoiTiblemente...—¿Que sufre? ¿habéis dicho que suíre?exclamó Lucio, acercando su sillón al de MadamedAi*maillie, y, tan visiblemente emocionado,que no tuvo el poder de ocultarsu turbación.—Sí, coninuó ella, con ese amargo placer,que tienen las mujeres, eni relatar el sufrimientode las otras;dicen que Juan Sabaltiiii, es egoísta y brutal;que li^xxla con vos; que la tiraniza yle hace la vida insoportable y desgi*aciada.152 VARGAS VILA—¿Que la c€la canniigo? exclamó Lucio,con amargura colérica;¿no me he aparcado bástanle de su vida?¿qué quieren de mí?¿que desaparezca?¿a dónde he de ocuUarme, para que misombra no enlristezca su ida?por ella yo lo haría todo; todo por ahorrarle.^im dolor, por alionarle una lágrima.—Juan Saballiiii. dice que os dedicará sunueva Obra, para que triunfe.—¿Su nueva Obra? www.gftaognosticaespiritual.org GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  • 105. 105 LOS DISCIPULOS DE EMAUS VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINO—Sí; «Oníala», una obra con Ira el Amor,que no será, sin dada, sino uno de sus plagioshabiUiales de vuestros libros, una paráfrasisde vueslras doctrinas;dice que así espciu dcsaamar a vucs.rosamigos y, a vuestros discípulos.—¿Mis amigos? ¿mis discípulos?¿tiene amigos aquel que no cree en e.lo^?¿ieme discípulos aquel que no los apacienta?la Amistad, como e Amor, son pasionesde rebaño;yo, estoy fuera del i-ebaño, y, no sufro elcontagio de su cobarde epizootia;LOS DISCÍPULOS DE EMAÜS 153ni inspiro ai i sienlo ninguna forma de Amor;el Apostolado, es im amor bajo hacia laPlebe, una atracción iiinoble hacia la Multitud;yo. no he sentido nunca ese vértigo de laambición mediocre;yoj soy un Solitario;el Soiíario, no tiene amigos;el SoHtai-io, no tiene discípulos.~Y, sin embargo, Juan Sabattini, se encargade proclamar ayer en la prensa, quees aún vuestro ami¿o y vuestro discípulo másferviente; «la Gloria del Gran Solitario, esaúti nuesl^^-gloria y nuestro Sol»; ha dichoen la -Ratsegna», del domingo...—El gran impostor, dijo Lucio, con unaToz llena de desdtn.—Respondiendo al cargo de Ingratitudque le hacía un periódico, él ha dicho: «enun cuadro hcclio celebre por la Crítica mordaz, www.gftaognosticaespiritual.org GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  • 106. 106 LOS DISCIPULOS DE EMAUS VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINOyo. soy aquel que reclina su frente en telhombro del Maestro»;esperando venderlo, ""e dijo otro;el árbol de Judas, llamó «Fra Diavolola función del sábado en el Argentina;•^154 VARGAS VILAel fracaso de Scapin, lo llamó olio;el distípulo traidor, le dicen todos.—Discípulo...ctiando damos nuestro talaito a los otros,les damos las piedras con que han de lapidamos;a la hora del marlirio, siempre somos apedi-eados con piedras de nuestros joyeles, quepusimos en otras manos;pero, 3^0, uo quiero ser mezclado 1a esasdiscusiojiies;yo, debo desmentir esas infamias.—Maestro;¿descender hasta ocupamos de Juan Sabaltini?€iso sería indigno de vos,—Es verdad;pero, ella, ¿es verdad que sufre? ¿habéisdicho que sufre?—Eso dicen.—jOh! cómo el mundo es malo...la epidemia de la Calumnia posee toda^las lenguas;en esas lejendas, lo que no se perdonaa Cósima Doria, no es lo que ellos llamanLOS DISCÍPULOS DE EMAÜS 1555u Traición; lo que no le perdoiiaiij es, su www.gftaognosticaespiritual.org GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  • 107. 107 LOS DISCIPULOS DE EMAUS VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINOGenio.—¿Genio? ¿nada más c^ue Genio? dijo conUii gesto burlón, Madame dArmaillie, y mirandoen los ojos a LucÍjO Oniano, añadió coninterés;pero, verdaderamente, "^ Maestro; ¿CósiniaDoria, ha tenido otro genio, que aquel quevuestro amor quiso prestaide? ¿fué ese geíiioalgo más que un reflejo del vuestro?—Señora; Colima Dona, es tma mujer supciior,Lma mujer digna de ser un líonibre;no repitáis las calumnias ineptas que dicenlas larvas de la crílica, eso es indigno devuestro talento y de vuestros labios.—Eso qiie yo digo, lo dicen todos.—Pues todos han mentido;han menudo oomtia la encantadora Poetisa,Uena de gracia y de encanto; lian mentidocontra su genio, profundo y luminoso comofesle golfo que abaiTan nuestros ojos;¿no veis cómo es bello, alractio y prodigiosoesc golfo?;como el alma de Cósima Doria.—Cómo tiemblan las palabra^ d€ éi5:alta156VARGAS VILAción en vueslros labios; Maestro^ cómo tiemblan.—Señora, el vuelo de todo ensueílo Íiácetemblar la voz;y, yo, he soñado siempre con la BellezaInlerior, la Belleza Suprema, cu3^a más radiosaencarnacicn psíquica, ha sido a misojos, Cósima Doria;pero, ¿qué tiene que ver el a con e! fracasode su amigo? www.gftaognosticaespiritual.org GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  • 108. 108 LOS DISCIPULOS DE EMAUS VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINOtal vez habría hecho todo por evitarlo.—O, por precipitarlo... ¿no veis que losdos son poetas?—Es verdad, y, perdonad si os digo, queen materia de envidias los poetas tienen todo5,nna alma de mujer.—Y, ¿las mujeres poetas?—Esas no son mujeres, ni poetas; son unincesto literario.—Gracias, por Cósima Doria, porque encuanto ^a mí, yo,, no escribo sino prosa y,muy mala prosa; el verso es mi antípoda;pero, ¿cómo habéis dicho que Cósima, esuna gran poeti^^a?—Y, ^na gran mujer.LOS DISCÍPULOS DE EMAÜS 157>."y-"^--N^^^W>rf-%.í s-f <">,—¿Y, aquello deL incesto literario?...—Eso no rtza oon ella; lodo ser de excepción,está, no sólo fuera de la regla, sinosobre la regla nüsma; la domina y la rompe;decidme, Señora, ¿por qué no amáis á CósimaDona? es Um digna de ser amada...—¿Por qué os empeñáis en que lodos osllagamos competencia?—Porque el amor de la Belleza es un deberde todo aiüsla...—¿Aun a la Belleza ingrata?a mí me basta amar esa Belleza Inánime,qiie contemplamos—y, esto diciendo, Madamed.Vrmaillie, extendía hacia el golfo, su bellamano agobiada de sortijas, y, fanatizada porel espect Iculoj añadió lentamente, como sileve: e la música de su pensamiento, eii un www.gftaognosticaespiritual.org GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  • 109. 109 LOS DISCIPULOS DE EMAUS VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINOpcnU^grama inleríor—;cómo es belo el golTo en esta hora arcoirisanteque paiecc irreal! es un milagro deoro^-afía, en el ¡azul-blondo, coronado de espumas,como de un vuelo de paomas; sediría im lucero vivo, palpitante en el corazónde una turquesa.la belleza de los paisajes tiene eso de su158VARGAS VILAperiar ^obre la belleza de los seres humanos,jque es siempre inoíeiisiva y, si o nos traicionajamásy,dejando caer soJjre una de sus rodillas,su bella ma^io, llena de fulgores, quedó(Con la mirada Tija en el horizoiilej como,si .siguiese el cortejo de las olas hacia lasplayas lejaíias, llenas de perfumes y de sombra.—Sois implacable, como todais las mujeres,dijo Lucio, y, como si repitiese algomuy hondo que gimiera en el fondo de sucorazón, añiadió;nada hay más ciuel que los seres débiles.—Exti^aña debilidaid, la de esos débiles querompcaí el corazón de los fuertes, dijo MadamedWrmailUe, arrancándose con pena, ala fascinación de su ensueño.—Señora; hay horas en que las alas vencenlas garras;una abeja envenenada, puede matar a unleón,...—<lijo Lucio, y añadió luego soñador;—malario peio, no encadenarlo.—Y, el león muere, envenenado por lamiel.LOS DISCÍPULOS DE EMAÜS 159 www.gftaognosticaespiritual.org GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  • 110. 110 LOS DISCIPULOS DE EMAUS VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINO—Peio mueve libre;el deber del león, no es la Vida, es I3Liberlad; y, su mno, no es el Amor, sureino es, la Soledad.—Os dejo, león herido, libre y, solitario,—dijo Madame d.Vrmaillie, poniéndose de piey arreglando con mamo sabia, sus encajes ysus sedas--es la hora en que llegan los pasajerosde Ñapóles, y, yo. espero amigos,a mi mesa;volveré Maestro, volveré; vuestra elega^nteacrimoinia, me atiae y no me aleja;amo esios pases de armas del espíritu.—¿Del espíritu no más?—¿A qiioi ton plus?—Os haciis espiritualista I asta dar pavor.—Casi hasta ser espii-itual, ¿verdad?os dejo, glorioso revenant, y, os evocaréde nuevo, muy pronto—y. extendió su belamano ya enguanUada, a Lucio, que la llevóa sus labios.—Adiós, bella Diana—Sin lebreles; ellos esperan mi paso, aiel palio del Hotel.—; Cuidado! que no os devoren.160 VARGAS VILA—No temáis, mis lebreles no son mis discípulos.—Au rcvoir Madame^ dijo Lucio, som^icndoa la aUisión y, la acompañó hasta la puerta,iiiclinútidoue ceremoniosamente con un gestolleno de dislincicn, y, una gracia amable deaniguo seductor;y. quedó allí un momento, hasta ver perderseen el corredor la silueta, tain elegante www.gftaognosticaespiritual.org GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  • 111. 111 LOS DISCIPULOS DE EMAUS VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINOde ^íadama dArmaillie, que dej¿iba tras de síuna estela de perfumes;la Elegancia, había sido y era, uno de losgrandes cultos de su vida.y, no apostatad de nada de lo que habíaamado en su juvenlud, era el lema de suedad madura;y, en ti aba bajo el pórtico de la vejez, llevandotias de sí, todo, hasta sus grandesjjasioncs que lo seguían como uii tropel detigres domesticados.volviendo al centro del aposento, se dejócaer agobiado de Lmgustia, sobre un sillón;atrave:^aba otra crisis mórbida, agitado porlas palabras de Madanie dArmaillie;Los DISCÍPULOS DE EMAÜS ICl¿a dónde se escondería, que no vinierana tocar su corazón?¿a dónde llevaría su Amor, en qué alturaslo colocaría, que no pudieran llegar hastaellas para insultarlo?¿dónde más alto que en esa cima del IdealIntangible, donde lo había ptiesto, y, dondeningún soplo humano podía oontaminarlo?su amor había sido puro, como el arcoi deoro de la luna, tendido sobre el silencio de losmares;y, él sabía c<5mo se hiabía calumniado esapureza;se la había llamado, vejez, impotencia, refinamientosmórbidos,..su heroísmo había servido para alimentarel monstruo de la Maledicencia;, como el cadáver www.gftaognosticaespiritual.org GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  • 112. 112 LOS DISCIPULOS DE EMAUS VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINOde un león, alimenta los cliacales;¡ah! él sabía ahora, que rescate tan caro,paga el Genio;la Humanidad se venga, lapidándolo conlos mismos materiales que ha acumulado,para la grandeza ñitura de la Especie;...¡ahí la Especie...111C2 VARGAS VltAbasta que una existencia infunda respí^to,para que ella la ultraje, proyectando su garrasobre el miraje de esa gloria...no se llega a ser la fuerza centrípeta deun momento histórico o literario, sin quetodas las fuerzas malas y bastardas de esemomento, no se agrupen y se ooaliguen oonti-a aquella gran fuerza polarizante y directora;ese era su caso;su individualismo ibseniatio, que Üabía aisladosu persona, no había aislado sus doctrinas,y los enemigos de éstas, vengabanen el Apóstol, el triunfo de los ideales;no se ultrapasa la talla de los seres y lascosas ciicunstantes, sim atraer el rayo, quereduce a cenizas si aqnel que ha obtenidola Victoria;en él, como en todos los grandes hombresel rescate de la Gloria, era, la Infamia...Dura lex...QPOOQOQOQQQQOQQQO*Concluida su toilette matinal, Lucio Omano,leía los diarios que el correo acababa detraerle www.gftaognosticaespiritual.org GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  • 113. 113 LOS DISCIPULOS DE EMAUS VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINO;la mañana de ese domiago, era luminosay; libia, como un día de paimavera;se diría que el otoño languideciente y, yamoribundo se ennoblecía de una gracia retrospectiva,en la resurrección de un vag<sueño de sensualidad;tan suave era la temperatura, que las ventanasdel cuarto que daban sobre el jardín,estaban abiertas, y, por ellas entraban conlas olas de orgullosa, luz, ondas de un aiiQ164 VARGAS VILAperfumado y sulil, oloroso a tuberosas 5%a violetas;Lucio leía con gran atención, y, la expresióndolorosa de su rostro, hacía másnoble su figura, sería y meditativa;tocaron a la: piuerta.—Adelante, dijo apartando los ojos del diarioy, mirando por encima de los cristalesde los lentes;Baltista, entró ceremonioso y turbado.—Perdone el Señor, si lo interrumpo, pero...-¿Qué?—Vdnía a decirle, gue ellos, están aquí;...—-Pero... ¿quiénes son ellos?—El Señor Juan, y, la Señorita; Cósin? —¿Dónde?—Aquí... en este mismo Hotel...—Cómo... ellos...r —Han llegado hace poco, con los pasajerosde esta hora...—¿Estás seguro?—Eos he visto; me han hablado. www.gftaognosticaespiritual.org GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  • 114. 114 LOS DISCIPULOS DE EMAUS VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINO—¡Cómo?...—Oiga el Señor;yo, estaba en el jardín, hablando con elLOS DISCÍPULOS DE CMACS 165lacayo del Marqués de Spinola y otras gentesde servidumbre, cuando llegaron los viajeros;yo, no hice atención...vienen tantos, todos los días;... y, más hoyque es domingo y, hace un üempo espléndido;me sentí llamar;volví a vei;eran ellos;la Señoriía, estaha muy conmovida, casilloraba; el Señor Juan mujv serio;me preguntaron por el Señor; si estabaaquí, y desde cuándo; ¿escribe? me pi*eguntóel Señor Juan;respondíle que sí;«me habían dicho, que estaba muy enfermoy que no escribía ya» dijo; y, ¡quémalos eran sus ojos, cuando decía eso!;«el Señor no ha dejado nunca de escribir,respondíle, y aliora mismo ha terminado unlibro»;se mordió los labios;la Señorita, me preguntó por la salud delSeñor, si iba mejor, qué médico lo veía, quiénlo cuidaba;i con cuánto caiiño me decía esas co^as!...166 VARGAS VILA«cuídalo mucho, cuídalo mucho, Titta*, merepetía;y, luego me preguntó si el Señor la recordaba, www.gftaognosticaespiritual.org GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  • 115. 115 LOS DISCIPULOS DE EMAUS VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINOsi hablaha alguna vez de ella, sila recibhía mal caso de venir a saludarlo,o, si no la recibiría;...yo, no sabía qué decirle, y, díje-e que elSeñor no hablaba conmi^ro de esas cosas,que yo no sabía nada;«quiero verlo, quiero verlo», decía;el Señor Juan se opuso, y, "se la llevó delbrazo, con violencia;ella lloraba.—Has hecho mal, has hecho mal, dijo LucioOrna no, coai una voz turbada, que salía delo más hondo de su angustia;—has debidodecirles que yo, no me acuerdo de nadie,que no hablo con nadie, que no quiero vera nadie, y, menos a ella...—Yo, no sabía,... el Señor podía disgustai*se...—balbuceó, el viejo cilado.—lias hecho bien; tú no debes mezclartea esas cosas, dijo Lucio, endulzando la voz,como si temiese ser injusto;ráfagas de algo inexorable subían liastaLOS DISCÍPULOS DE EMACS 167SU corazón, como las olas enfurecidas quebalen un islote solitario.—Ella aquí;... ella aquí... murmuraba; sientoque su proximidad, me amenaza como unpeligio, y, que su presencia acabaría conmi vcnlm-a renaciente, esta escasa veaturaque viene de la conquista de mi Soledad;• ah I cómo es verdad que no vivimps sino enlas horas en que amamos, aunque el amorde que vivimos termine por matarnos; dimcTi.ta—murmuró, acercándose más al fámulo, www.gftaognosticaespiritual.org GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  • 116. 116 LOS DISCIPULOS DE EMAUS VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINOcomo para oirlo mejor—¿está mu} bella?—Muy beKa, sí Señor, muy bella;... perotiene el aiie de estar enferma; mi aire mu^rtriste ; no debe ser feliz.—j Enferma? ¿ha enflaquecido?—El rostro sí; su bello rostro de Madona,pei^o, el resto del cueipo me parece másgrueso que antes, no tiene el talle tan elegante...—¿Gruesa hacia el talle? entonces... ¿creesque está en cinta?—Me parece... pero, como la chaqueta deltiaje era muy amplia... yo, no podría decir...—Está bien, está bien, dijo Lucio, sintiendo168 VARGAS VILAque no podía dominar su emociciij—vele, novuelvas a hablar con ellos; huyeles; no lesdigas nada de mí; cierra esa puerta; quenadie entre, que nadie venga, que me dejenivlr solo, morir solo;y, se sentó abatido en el sillón de su mes^de escritorio, ocultando la cabeza entre lasmanos, refugiándose en su soledad, como unabestia herida, que busca lo más espeso deun zarzal, paia agonizar allí, para morirallí...y, en su abandono engrandeciente, que él,defendía sin embargo, como una fiera defiendesu guarida, se le sentía monologar consu Dolor, como un náufrago que liileiTOgar^a las olas que lo sepultan;¿a qué habían venido? ¿a pasear? ¿a verlo?¿era casuaJidad, era crueldad, el almade ese viaje?... ¿no sabían que él, estabaallí, que allí convalecía de la herida .fatal www.gftaognosticaespiritual.org GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  • 117. 117 LOS DISCIPULOS DE EMAUS VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINOque le habían hecho? ¿por qué las manosasesinas, querían haceise ahora, manos lenitivasy lubrificantes?Juan Sabaltini, vaiía a hacer la comediairritante, de su fidelidad escolar, y de suLOS DISCÍPULOS DE EMAÜS 169admiración literaria, porque creía necesitarde esa comedia para triunfar;eso lo sabía él, bien...pero... ¿ella? ¿qué quería de él?... ¿el Perdón?...¿no sabía que lo había matado moralmcnte,y, que los muertos no perdonan?¿por qué quería acercarse a esc muerto, 3%coronar con las flores de la mentira esecadáver?...¿no lo había dejado solo^ tan solo?... ¿porqué quería violar su soledad? ¿no era acausa de ellai, qne él había sentido, por primeravez en su vida, miedo de esai soledad?..,¿era el vacío de su vida, o, el vacío de sucorazón lo que lo espantaiba?...el vacío de su Vida, no; porque él, lallenaba con sus creaicioíies espirituales, y,no hay nada comparable a la alegría decrear, a la gloria de crear;Pieiio,... ¿su corazón? ¿con qué podría poblarel vacío de su corazón?...y, sentía accer en su alma el horror dela Vida, como el horror de la Noche en unaplaya desierta...la vida sin el Amor, es el reino de lai Nada;170 VARGAS VILAamai es matar la Muerte; www.gftaognosticaespiritual.org GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  • 118. 118 LOS DISCIPULOS DE EMAUS VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINOen el hundimiento de sus sueños, en elvértigo loco de su soledad, él, sentía crecerel horror de todo, hasta el horror de SíMismo;...y, se sentía como devorado por un mundode tinieblas...3^5 como 1 ara disiparlas extendió los brazos,se puso en pie, y, se acercó a unade las ventanas que daban sobre el jardín;la luz y los perfumes entraban en tropel;se diría un mundo de átomos cantantes;se acodó en el barandal, y miró hacia eljaidin;y, sus ojos devoraron entonces la Vida,una vida de riqueza vegetal, tan opulenta,que tenía las apariencias de un miraje;los jardines se extendían hasta perderse devista envueltos en una sombra ijTcal y, misteriosa,que parecía volatizar los objetos, enel seno de sus tinieblas verdesmiló hacia abajo;había un hormigucamiento de nifios queparecían flores viváis moviéndose en las avenidasdel jardín;LOS DISCÍPULOS DE EMACS 171los miró con un tierno deleite;iiidudablemenle, se hacía viejo, pues queempezaba a hacerse sentimental;¿por qué empezaban a encantarlo y a conmoverlolos niños? ¿era el principio del fin?¿era la decadencia?la Vejez, es una prostitución, porque es www.gftaognosticaespiritual.org GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  • 119. 119 LOS DISCIPULOS DE EMAUS VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINOmía cobardía, una capitulación, con la Vida,o, lo que es más triste aún, con una aparienciade Vida;y, sin embargo, esa vida, tiene aún horasbellas, en su aspecto material, tan bellas,como esa que reinaba sobre ese jardín, llenode un encanto mórbido y, de una coloraciónde luz que se diría magnética;mujeres bellas y elegantes, envueltas e»iesa onda lumánosa de perfumes, se movíanen ella, con una languidez de lises, o sedeslizaban hacia las penumbras, con unagracia de ánades, que entraran en el agua,rompiendo con el pecho la onda azul;el oro de los ciclos, caía sobre ellas y,sobre las rosas, como un velo sutil y diáfano,que las cubría sin ocullailas, circuyéndolasde una aureola de miraje acuático,172 VARGAS VILAincendiado por la alomiz ación de los rayossolares;el sol era como un escudo apolíneo, hechopaia proteger tanta belleza;los ojos de Lucio Omano, se complacían cula contemplación de ese espectáculo vaporosoy flolánte, saturado de brisas marinas, conm olor penetrante de algas, mezclado alolor de las flores del jardín;de súbito retrocedió, palideciendo horriblemelnte,como si hubiera recibido un golpe aipleno pecho...—Ellos, ellos,... dijo;y, efeclivamente, elos estaban allá, abajo, www.gftaognosticaespiritual.org GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  • 120. 120 LOS DISCIPULOS DE EMAUS VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINOen lo má,s tupido del jardín, cerca al estanqueobsciu-o, donde los cisnes orgullosospajecían trazar jeroglíficos de nieve;ella, se apoyaba en el brazo de su amante,indin¿;indose hacia él, lánguidamente, con lafrágil languidez de un junco lagunar;el arbolado espeso los cubría, ocultándolosa veces, a las miradas ávidas de Lucio, conla oscilación de su follaje, y, descubriéndolosotras, hasta peiTnilirlc ver, los más nimiosdetalles de la escena;LOS DISCÍPULOS DE EMAÜS 17361, 6€Tv6 primero los ojos como para novei-, y, los abrió luego para devorar conlas miradas el ser frágil y encantador, cnyapresencia, era un deslumbramienío y un dolor,para su corazón solitario, presto del fervorde esa encantación;y, la contemplabaí, y, la hallaba bella, através de los ramajes, que protegían su blondezaaisolada, semejante a una llama viva,coronada de acantos;jcómo iei*a bella, en su indolente abandono]se le veía agobiada como si llevase en sí,el peso de un doble destino;de súbito vaciló de fatiga;Juan la sostuvo;llamó un criado;hizo traer una silla de extensión;la sentó en ella, mimosamente, la acomodócon suavidad, como se pone a un niñoen la cuna;y, ise sentó a su lado, teniendo en las suyas,ima de sus manos; www.gftaognosticaespiritual.org GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  • 121. 121 LOS DISCIPULOS DE EMAUS VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINOestos cuidados, lastimaban a Uucio Ornano,como afrentas;la aciddad de su dolor, se hacía sonora,174 VARGAS VTLAcomo si todos los eco&- del pasado, se despei^tasen en su corazón, engrandecidos y tumultuososen un alarido de desolación;vio a Juan, ponerse en pie, y, abandonarlacon pena, como si ela le hubiese pedidoalgo;lo YÍ6 perderse en la avenida, en direcciónde la ciudad, volviéndose de trecho en trecho,para saludarla con la mano;al fín dasapiareció...ella, miró entonces a un lado y a otro;se puso en pie, y, avanzó unos pasos, excrutandolos senderos y la avenida, hastaconvencerse de que Juan había desaparecido;en sus manos temblaba un enonne ramode rosas té, esas rosas que ella amaba tanto,y, bajo las cuales, decía en sus versos quequería ser sepultada;miró hacia la fachada del hotel; excrutótodas las ventanas;y, como quien toma una resolución suprema,se dingió hacíja el edificio...y^ suhió por la escalinata central;Lucio tembló...¿a dónde iba ella?LOS DISCÍPULOS DE EMAÜS 175O mejor dicho ¿a dónde venía?loco úe espanto, corrió a la puerta, diolluevas vueltas al llavín, hizo girar el cerrojo; www.gftaognosticaespiritual.org GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  • 122. 122 LOS DISCIPULOS DE EMAUS VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINO—Cerrada, bien cerrada,—<iijo—¡ah! si estuvieseasí mi corazón!... no dejar entrar elAmor... ¿para gué derrarle las puertas? ¿noha entrado ya en el alma y la posee? ¡quiénpudiera expulsar su oorazón!... pero, ella,ella... tío enti-aráj... yo, cerrai^é el cielo alsol, y, espesaré las tinieblas de mi vida...se oyeron pasos en el corredor;luego, tm frou-frou de faldas de seda;tocaron suavemente ^ la puerta;Ludo, presa de una emoción iiidominable,se apoyó contra el muro, como si hubiesevisto, o tudcse miedo de ver su belleza ati^avés de la puerta, hecha trasparente a sucorazón;tocaron otra vez...se desprendió del muro, como para ir gíabrir;retrocedió de nuevo, mordiéndose los labios,tapándoselos con las mamos, como parano gritar;entonces, sonó una voz de una dulztJra <ü176VARGAS VILA:AÍiia, >qii€ despertó en su corazón, el eco<Je otras palaJDras, que se dirían ya muertas...—Maestro... Maestro;...—decía la voz...silencio... un graii silencio;la voz hecha más musical, más dulce, másamante, con uii tremor de lágiimas decía:—Lucio, Lucio... soy yo, Dorina...entonces él, se retiró a lo más hondo delaposento, oon el paso y, el aire hebetado deim hombre que llevan al suplicio, y, para www.gftaognosticaespiritual.org GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  • 123. 123 LOS DISCIPULOS DE EMAUS VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINOno «oir esa voz, que parecía venir del lejanoinfinito de todos sus dolores, se arrojó sobreel lechó, hundió su cabeza debajo de lasalmohadas, ocultándola bajo ellas, para nooir nada, para no ver nada, para no sentirnada...en el silencio aiígustiante sólo se oían sonarlos lalidos de su corazón...la voz calló;él, levantó la cabeza;sintió que los pasos se alejaban, lentamente^dolorosamentc...entonces vohió al centro de la habitación,los vestidos en desorden, el rostro cadavérico,el aspecto dementizado...LOS DISCÍPULOS DE EMAÜS 177se acercó a la puerta, puso el oído en lacerradura... y. sintió que los pasos se alejaban,poco a poco, y, su ruido se extinguía,etn un eco que le pareció fuiícrario...—Se va... se va... se fué..., dijo con unacento de liberación, y, al mismo tiempo conuna angustia tan grande, como si toda suvida, se hubiese extinguido, en aquellos labiosqxie habían callado...volvió cerca de una butaca, y se dejó caerem ella, vencido, desolado, con la inercia definitiva,de un árbol partido en dos por elgolpe de una hacha;y, así, permaneció largo tiempo, como hebetado,insensible a todo lo que le rodeaba;lencamente fué recobrando el dominio desí mismo, su dolor tomó el grado, de virilidadque le era habitual, y, se puso a exasperarlo www.gftaognosticaespiritual.org GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  • 124. 124 LOS DISCIPULOS DE EMAUS VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINOcon la reflexión, como se amaestracon el foete, un caballo salvaje en una pista—Se fué... se fué,—dec^a dialogando consigomismo;—ha callado, y, me parece queme llama aún; su voz, ha quedado persistenteaquí, como un perfume; la música de12178 VARGAS VILASU voz, ha aprisionado la atmósfera; ondasvibraíonas parecen repetir aún sus palabras,como una sinfonía dominadora del Tiempoy del Silencio;... «Maestro... Maestro... ¿ decíai,ella... ¡por qué me llamó Ma^eslro? ¿en quéhe sido su Maestro? ¿le enseñé yo, acaso,el deber primordial de la Mentira?... Lucio,Lucio, dijo luego, con trémolos en la voz...¿por qué me llamó así? ¿por qué mancillómi nombre con el aliento de su falsa ternura?...¿por qué vino a azotan* mi dolor, con esassílabas, dichas por su voz de presagios, esavoz que con su ausencia ha llenado de horror,los silencios antes grandiosos de miVida?¿por qué venir hasta el cubil de la fieramoribunda, para degollarla, con el cuchillode su propio nombre?¡crueldad inútil!... ¡triste crueldad!...cómo sonaban heVias las sílabas de minombre entre sus labios líricos; yo, nuncahabía sospechado tanta armonía, en esas letrasinertes;...¿qué música era esa?LOS DISCÍPULOS DE EMAÜS 179la música de las hojas muertas, de las www.gftaognosticaespiritual.org GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  • 125. 125 LOS DISCIPULOS DE EMAUS VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINOhoras muertas, de las cosas muertas...¡cómo es viva la canción de las cosas miertas!¡qué fuerza imperiosa, surge de aquellossueños, cuyas raíces se hunden eii el coraizónterrible de la muerte;j ay ! jio podemos anonadar aquello que matamos;sólo Ja ceniza es inmortal; la llama muere,la ceniza, no;la vitalidad de las cenizas, la siento ahoraomnipresente en mi corazón...y, fué su voz, el eco de su voz, lo que llamóa la Vida, e liizo gritar tantas cosas que yocreía muertas;¿por jqué ha venido a desencadenar estatormenta, en el fondo de un corazón que fuétodo suyo?¿por qué ha venido a tociar en el sepulcro,donde yace aquel muerto que ella mismaamortajó con sus manos falaces?¿por orgullo?¿por qué me lia creído su conquista?vano orgullo;180 VARGAS VILAno ha nacido el conquistador, que me unzaa isu caiTo como esclavo;ni el Amor, que todo lo vence;¿no ^acaLo yo, de vencerlo aliora mismo?estoy aún estiemecido del horror de mivictoria;no hay victorias trascendentales, sino aquellasc[ue obtenemos sobre aosotros mismos;las demás no son victorias; ¿qué nos importan www.gftaognosticaespiritual.org GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  • 126. 126 LOS DISCIPULOS DE EMAUS VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINOlas derrotas de los otros?un pedestal de vencidos;... eso puede con-Kolar nueslix) orgullo, pero no consuela nuestroDolor; eso puede hasta hacernos grandes,pero, eso, no nos hace fuertes...sólo la Victoria sobre Sí Mismo, es la Victoria...¿la he obtenido yo?y, calló como si hubiese oído subir de sucorazón, la voz que le gritaba, la inanidadde las cosas vencidias, y, la inanidad de lascosas por vemcer...la inutilidad del esfuerzo por vencemos,que Ino es en el fondo sino un esfuerzo pormutilai-nos;LOS DISCÍPULOS DE EMAÜS 181¿qué orgullo podemos scnir después dehaber mutilado nuestra pasióa?el orgullo de Orígenes...un bien triste orgullo..."no bay grande sino la Pasión;toda pasión que matamos, es una fuerzaque destruímos...¿por <iué se empeñaba él, e!n matar supasión ?¿por qué?en la solemnidad del Silencio, él sentía engrandecersu angustia, sin ensayar consolaila;el Consuelo, es una Misericordia hacia losdébiles, y, él, no tenía necesidad de esa Misericordia...él era un fuerte...aquel que no tiene necesidad del Consuelo,porque está más allá del Dolor, y, más alláde la EsjDeranz^ www.gftaognosticaespiritual.org GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  • 127. 127 LOS DISCIPULOS DE EMAUS VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINOSBSi^^^SiPBB^SaSSBK^¿Cuánlo duró así, como adormecido en lacontemplación de su propio dolor, renunciandoa consolailo pues que había renunciadoa la estéril virtud de la Piedad?¿una hora? ¿dos horas?cuando sintió tocar a la puerta, recobróotra vez conciencia de la Vida;se alzó y, fué a abiir;era Batisla;el criado eaitró entre medroso y, satisfecho.—¿Da permiso el Señor?—Sí; ¿qué hay?—Que se van...184 VARGAS VILA—¿Se van?—Sí Señor: el vaporetto, que va a Ñapóles,está ya a lia vista, y, parleii con él;jo, los vi tomar el ascensor, para bajar ala Marina; el Señor Juan iba muy disgustado,la Señorita lloraba; ninguno de los dos medirigió la palabra.—¿ Lloraba ?—Sí, Señor—y acercándose a la venlanaque da sobre el golfo hace seña a Luciopara ¡que se aproxime, y señalando haciaabajo, donde las aguas hacen una ciiiía moaré,al pie de los farallones de la costa—¿ve€l Señor el vapore tol está detenido allí, sinsoUar el ancla; espera los pasajeros; y, allívan ellos; véalos, Señor; van ^i aquella barcaroja, la barca del Mincio; ¿los vé?—Sí... los veo... www.gftaognosticaespiritual.org GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  • 128. 128 LOS DISCIPULOS DE EMAUS VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINO—Miían hada acá; han reconocido al Señor;saludan; el Señorito Juan agita el pañuelo,la Señorita agita un ramo de rosas¿los ve?—Sí los veo—dijo Lucio, hecho tétrico y,retrocediendo un pocO; como para no servisto.LOS OISCÍPULOS DE EMAÜS 185—Ya llegaron al vaporetto^ dijo Tilta, yasuben; la Señorita se acerca a la baranda;mira hacia aquí, agita el pañuelo; lo llevaa los ojos.Lucio, toma de sobre una mesa su binóculode mai, lo gradúa bien, y, mira con avidez,siguiendo las indicaciones de Baltista, quecontinúa eii decir:—El vaporeHo va a partir; ya principiaa alejarse; la Señorita viene hada popa; seapoya en la baranda, agita el ramo de rosas,saluda con él; vea, Señor, cómo besa elramo; lo ofrece, lo ha tirado al agua...—Vé a coger ese ramo,—dice Lucio, queha seguido emocionado, lou gestos de Cósima,—tiae ese ramo, cueste lo que cueste; necesitoese ramo.-Baltista saluda y sale;Lucio se acerca más a la ventana, paraseguir con el anteojo, los movimientos desu cjiado y, el vaporeüo que se aleja, y, vea Baltista que ha bajado ya a la marina, y,toma una barca, y, se aleja en ella, haciendoremar aoeleradamonle ; el ramo tambiéa parecealejai-se siguiendo aa vai>or; la barca186 VARGAS VILA www.gftaognosticaespiritual.org GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  • 129. 129 LOS DISCIPULOS DE EMAUS VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINOde Baltista, rema y rema; ya está cerca alramo, un marinero se tira al agua, lograalcanzar el ramo; y, con él ai una manogana de nuevo la barca;Lucio respira satisfecho, 3, mira hacia elhorizonte; el vaporeiio ha. desa¡)arecido, y,apenas se ve como un puiilo muy lejano, enel oro verde de las aguas, donde vagan reflejoscautivos;pocos momentos después, entiba Bal Lista,trayendo el ramo.Lucio, lo toma con pasión;las rosas languidecidas chorrean agua;da una moneda al ciiado para que pagueal maiinero, y, le hace seña de partir;queda solo;s€ sienta en un sillón, frente a la ventanateniendo apasionadamente en las manos, elramo de rosas, que parecen haber aprisionadoen sus cálices húmedos toda la poesíade la tarde; y, las acaricia con manos trémulasoon labios Uxuuulos, y dialoga con ellas,y, las interroga con candor.—Rosas, pálidas rosas... ¿qué dijeron suslabios al besaros? ¿qué dijeron?LOS DISCÍPULOS DE EMACS 187giiaidáis aún el temblor de aiqiiellos labios;la huella apasionada de sus besos...¿qué dijeron sus ojos taciturnos al bañaroscon sus lágrimas?guardas aún el fulgor de aquellos ojos;brillan en vuestros petalos...el azul tenebroso de sus ojos, abrió sobrevuestras bojas otro cielo; www.gftaognosticaespiritual.org GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  • 130. 130 LOS DISCIPULOS DE EMAUS VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINOy, leí temblor convulsivo de sus manos,cuando ofrecían vuestro candor sereno al besomaravillado de la tarde...¿qué decía el temblor de sus manos dealabaistro más pálidas que las mimos exangüesde los muertos?...y, la suave violencia de esas manos allanzaros en medio de Las olas como unaoblación...¿qué dijo con la gracia de ese gesto?...la bella ti-anspai^encia de la tarde la envolvíanen sus divinas perspectivas...¿qué dijo en la imploración de sus silencios?...una lluia de hojas vivaces parecían lassombras de la tarde al envolverla ocultandolas formas de su cuei-pCi188 VARGAS VILAuna rosa extática, se diría, pírendida sobreel seno del Misterio;su soberbio gesto de: Adiós;y, la tristeza con q^ue inclinó sobre lasmanos, la frente soberanía, y, la fronda autumnalde sus cabellos;último gesto de su frágil silueta, diluidaen el ámbar del sol;envanescencia del paisaje ilúcido;aquí ocultó su rostro, en iiestros pétalos;su rostro más bello que vosotras;su rostro, que tantas veces miré sobre mipecho...su palidez severa de magnolia, bajo el oroferal de los cabellosaqiií puso sus labios;aquí está el aroma divino de sus besos; www.gftaognosticaespiritual.org GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  • 131. 131 LOS DISCIPULOS DE EMAUS VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINOel perfume de su alma;el perfume de su cuerpo;diluido eai vuestro aroma ..—y, dicicado así,acercó con pasión el ramo a su nariz, y, huncüóein él, el rostro, coa uai largo gesto ávido,permaneció unos minutos así, y, cuando retiróél rostro del ramo, se veían eu él, temblargota¿ de agu^,.LOS DISCÍPULOS DE EMAÜS 189—Rosas náufragas como mi corazón-<joiitinuóen decir;—como mi ooraz)ii, oléis amuerto; tenéis el aliento de un cadáver, parecéisescapadlas de un féretro;¿buscáis mi corazón?...aun está vivo...¿buscáis mi Dolor?aun no está muerto...amortajad mi Vida, con el sudario de paz*de vuestros pétalos;mi Vida, (fue agoniza solitaria, bajo el arcoalacorde del Silencio...Inclinó el rostro sobre las maiios, y, elramo rodó al suelo...las rosas se deshojaron lentamaite, llenandoel aire de un perfume extraño de jardinesy de mar.OOOQ^OOQHOOO^OQOO*El invierno potiía sobi-e los cielos de Ñapóles,coloraciones tan tiernas que se diríanirreales, caricias de la luz sobre una sup-erficie de amianto bruñido; www.gftaognosticaespiritual.org GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  • 132. 132 LOS DISCIPULOS DE EMAUS VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINO•el golfo tenía irisaciones mercuriales, y,los islotes enclavados en él, semejaban esmeraldasvírgenes, engarzadas en una viejajo3a de argento sin pulir;hacia las alturas de Capodimonte, sobre lascuales los cielos parecían hacerse más diáfanos,las aiboledas cuasi desnudas, poníantonos grises, en los jardines desolados, donde^morían las úl limas rosas...192 VARGAS VILAun penetrante olor de ñoletas, se escapabade tras de las rejas cerradas, donde los arbustossin hojas, dibujaban arabescas esquemáticos,sobre el suelo en el cual la rondade las hojas muertas, pai^ecían cantar lascanciones de uii creciente spleen;en la «Villa Márfora», la vegetación casiaríificial de las plantas cuidadosamente etitretenida,en los jarraies de mármol, y, recipiemtesadecuados, daba una «iota de mayor^ivacidad, bajo las palmeras jóvenes, queextendían sobre ellas, con indolencia africana,sus ramajes vibradores;un enervante olor de jazmines del Cabo,saturaba la atmósfera de esencias turbadorasy excitantes, como Las que se escapande una selva ecuatorial, a la hora del crepúsculo;la Villa, que tenía el aspecto distinguidoy severo de un hmíie, confortable de losalrededores de Londres, era una de esascasas de salud, absolutamente privadas, queciertas comadronas tienen en las grandes ciudades,para cuidar alumbramientos clandestinos, www.gftaognosticaespiritual.org GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  • 133. 133 LOS DISCIPULOS DE EMAUS VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINOy, que no sotí en verdad, sino talleresLOS DISCÍPULOS DE EMAÜS 193de iiifaiiticidioSj ocullos al ojo de la ley;en una de las más ampias habilacioiies,amueblada con un lujo severo, y, una sobriaeloganda, Cósima Doria, rcciiiada eii un sillónde enferma, que semejaba un lecho deniño, yacía pálida y exangüe, vuelto el rostrohacia la ventana próxima, a través de cuyoscristales, veía La pompa triste del golfo,•eJ gris oxidado de las arboledas, y, la palidezmetálica del alto cielo invernal;hacía una semana que cediendo a las induccionesde su amante, y, doleiitaiido suspropios deseos, había entrado en aquella clínica,para someterse a una operación, que lalibertase del fardo penoso de la maternidad;dos ^días hacía que había sido operada;la operación muy penosa, a causa del estadoavanzado de la gestación, había tenidoal principio un resultado satsfactorio, peronna hemon-agia presentada luego, había venidoa comprometer gravemente la situación;en vano el médico que clandestinamente,isitaba Xa casa, hacía esfuerzos inúües porcoii tenerla;13194 VARGAS VILALa comadrona <jue era dueña de la clínicajse desesperaba, ainte los graves resultadosqiie tendría aquella operación fracasada;un terrible olor a cloroformo y, desinfectantes,llenaba la habitadóiij sin que pudieraneutralizarlo, el del enorme ramo de www.gftaognosticaespiritual.org GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  • 134. 134 LOS DISCIPULOS DE EMAUS VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINOrosas que la enferma habla hecho llevar contiala prescripción del médico y, a x>esai d^la escasez de flores en esa estación;envuelta en ampia bata blanca, llena demúlüples encajes, prisionero el rubio cabello,íen una cofia blamca, atada por debajo de labarba con una cinta azul, parecía uu niñoen la cuna, s,aado apenas de un sueño, somíxolientos¡aún los ojos, prontos a llorar;las torturas de la operación, el efecto de losanestésicos, el rigor de la hemorragia, la habíandebilitado hasta hacerla desconocida,en esa blancura de cirio y, en esa fiacura decadáveij en la cual, sólo los grandes ojos,por intervalos abiertos, daban fulgores d^vida;Juan Sabattíni, que la había conducido allí,había venido en los primeras días, casi atodas horas;LOS DISCÍPULOS DE EMAÚS 195demariado cobairde para presenciar la operación,la dejó sola en el terrible trance,y, se confarmó con saber el resultado, eai unaipieza vecina;el olor de los anestésicos y. antísépticos, ledaban dolor de cabeza, y, su elegante egoísmose i-esentía de ese olor a farmacia y a hospital;escaseó sus visitas y, últimamente se habíaconformado, con preguntar a la nurse poriel estado de la enferma, sin entrar a verla,con el pretexto de no querer despertarla;el círculo, el juego y, los amigos, le robabantodo su tiempo, y, se apresuraba a aprovecharce nuevos amores, la libertad transitoria, www.gftaognosticaespiritual.org GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  • 135. 135 LOS DISCIPULOS DE EMAUS VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINOque la enfermedad de su querida le dejaba;Cósima, sumida en el sopor de La fiebre,no había notado casi esas ausencias, y, cuandoen momentos de lucidez, preguntaba porél, le decían que acababa de partir;hacía vcinlicuatro horas que no venía, y^,la comadrona, se desesperaba ante la gravedadde la siiu ación, haciéndolo buscar portodas pajtes;196 VARGAS VILAea el Ilolel, ao sabían nada de él ; no había«enligado la noche anterior; _^¿dónde hallailo?y, la enferma se agravaba por momentos;fatigados de müar inconscientemente elgolfo, sus ojos se habían cenado suavemente,eomo los pétalos de una flor que aprisionatiji insecto;de súbito los abrió desmesurados, como¡un sonámbula que despierna eii el fondo deim abismo;quiso incorporarse, no luvo fuerzas;la nurse, vino en su auxilio, diciciidolc:—No se agite usted, no se agite; eso lehará mal...Cósima comprendió, que no tenía fuerzaspara moveise, fuerzas para ^ivir;la extrafia lucidez de los moribundos laposeyó;—¿Juan? ¿dónde está Juan?—dijo miiandocon terror en tomo suj-o, como si sintiese elmiedo de su soledad.—Lo hemos mandado llamar; va a venir www.gftaognosticaespiritual.org GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  • 136. 136 LOS DISCIPULOS DE EMAUS VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINOm este momento, dijo la enfermera, tratandopiadosamente de ocidtarlc la verdad...LOS DISCÍPULOS DE EMAÜS 197—¿Despacharon el telegrama para Roma?—Sí, anoche núsmo se fué...—El. sí vendrá... él, sí vendrá; Lucio no medejará morir sola... o me llevai^á de aquí...su voz se cxinguía por momentos, comola luz en sus ojos;miró con avidez, el gran ramo de rosas,que eslaha sohre la mesa cercana, e hizoser.as de q-ie se lo trajesen: lo tomó apasionadamente,y, 0011 él ^sido cruzó las mano5sobre el pecho, y, entró de nuevo eii sopor...deliraba...—Hosas, rosas, cuántas rosas.—decía—rosasblancas, rosas amarillas, rosas azules; mesiento ahogar bajo las rosas;... y, son susmanos las que me sepultan bajo las rosas...me ahogan las rosas, Lucio... Lucio...y^ como si este nombre tan amado la estrangulase,qiiso incoi-porarse, abrió desmesaradamcntelos ojos, y, con un rictus deangustia en la faz, cayó inenne sobre laalmohada.—Jesús, dijo la nurse, asustada, cerrándoClos ojos con mano temblorosa...—Muerta, giitó la comadrona, enloquecida/^198 VARGAS VILAde espanto; ¿que va ahora a ser de mí? ; SaritaMadona!; y, él sin venir... va^^a un marido...que llamen a don Higiiiio el medicoviejo pai^a que extienda la papeleta de defunción; www.gftaognosticaespiritual.org GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  • 137. 137 LOS DISCIPULOS DE EMAUS VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINODios mío. ¿qué va a ser de mí, siesto se descubre?...hebetada de pavor, con las manos en -acabeza, abandonó el apa^esUo. mientras lasdos enefrmeras. arrastraban e- pequeño sillónhasta el centro del cuarto, y, dejabanla muerta alí, blanca, entre sus vestidura>blancas, abrazada a la blancura inerte de la^rosas.rikQ^o»iw^iakwí;^i^S^^í.My^v;]¿H^wi»^^*Cuando Juan Sabaltini llegó al Hotel, y,lialJó las cartas y los telefonemas, que lollamaban con iirgemcia a «Villa Marfora»,tuvo lui verdadero disgusto;justamente es^ noclíe estaba ill^dtado a unacena entre lamigos, en la cual las mas elegantescocotas extranjeras, tendrían puestopreferente;había venido para camliiar .su traje porel de soirée y telefonear a "Villa Márfora» pidiendonolicas de Cósima, y, he ahí, quelo llamaban con una gran urgencia;¿qué había pasado?200 VARGAS VILAeso lo fastidiaba enormemente:nunca había creídOj que eso de la operación,tuviese tantas complicaciones, y, sólohabla pensado en los días de libertad queeseacontecimiento le dejaba, preparándosepara gozarlos largamente;el hastío que es el lote de todo concubinaje,lo poseía ya, con el disgusto im soportablede las pasiones satisfechas y de las www.gftaognosticaespiritual.org GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  • 138. 138 LOS DISCIPULOS DE EMAUS VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINOvoluptuosidades ya saciadas;él, no había amado en Cósima sino laarmonía de las formas, la cabeza orgullosa,la faz de adolescente dionisíaco y, la opulentacabellera, que tenía el biillo inciertode una llaima bajo la claridad lunar;pero, ¿su alma?¿había él. amado su alma?demasiaido alia, demasiado solUuia, teníaconciencia de no haberse podido elevar hastaella, llegar hasta ella;esta superioridad, lo lastimaba como unaofensa, y, ese disgusto se traducía en un vago,inconfesado rencor;la idcia de no ser para su querida sino uiiinstrumento de placer, al cual ella se dabaLOS DISCÍPULOS DE EMAÜS 201sin una paiiHícula espiritual, que embelleciesela besliaJ efusión de los abrazos, lo humillabay lo torturaba^ y, un celo cruel nacía deaquella idea;muchas veces, en sus momenlos de mayorpasión, en esos instantes de voluptuosidad,en que los labios sobre los labios, mezcladoslos aUcnlos y los cuerpos, sentlam en el espasmo;ainobador huii su ida, el, la miraba,en los ojos turbados por el éxtasis y, hechosmai^esceintes, incliaiado sobre ellos los mirabacasi con odio, porque le parecía verretratada en sus pupilas, no su imagen, sinola imagen de Lucio Ornano;¿invocaba Cósima en es los momentos laimagen de Lucio Ornano, que no quiso darleesos placeres? www.gftaognosticaespiritual.org GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  • 139. 139 LOS DISCIPULOS DE EMAUS VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINOeste celo rctrospcclivo lo hacía feroz;y, había sido y, era la causa más poderosa,para retenerlo en esta luiión; sabía bien quesi él, rompía con Cósima Doria, ésLa obtendría;el perdón de Lucio, ya que no habíadejado espiritualmente de amarlo;y, no se resolvía a dai esta victoria, al202 VARGAS VILAHombre odiado, del cual, sabía que no poseíael odio, sino el desprecio;la cuestión de la maternidad, había venidoa prolongar la situación;Cósima, había resistido al principio a sometersea la maniobra homicida, y, habíaaccedido al fin, convencida, de que esa liberaciónde su hijo, era ún elemcfito deliberación para con el padre, del cual sen líadiariamente engrandecer el egoísmo aflojandolos lazos de una pasión, destinada como todasa morir en los brazos del enojo;desde el día que Cósim.a entró en la Clínica,Juan aspiró a pleno pulmón, una libeiiad,de que había carecido y, por la cual tantohabía suspirado en silencio;los círculos, los restaurantes de noche, losamigos y las mujei-es, lo abso7*vieron porcompleto, y, veía con pena, acercarse el día,de entrar de nuevo en esclavitud;y, pensaba en esa prisión futura, mientrasse vestía, y, sus manos temblaban coléricasajando el lazo de la corbata, ajustando co»)violencia, las solapas del synoking^ sobre lapechera inmaculada;LOS DISCÍPULOS DE EMACS 203 www.gftaognosticaespiritual.org GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  • 140. 140 LOS DISCIPULOS DE EMAUS VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINOliabía resuelto, ir un momento a la clínica,informaase de lo que ocurría, y, volverluego al Tealro San Cario, para de allí ir consus amigos a la cena proyectada;tomó un coche frente ^ Hote!, y, dio ladirección de «Vila Márfora»;el trayecto se le hacía intolerable;lo asaltaban momentos de terror;¿habría sucedido algo grave?entonces la imagen de Cósima, sacrificada,se alzaba en su corazón, rediviva por lainccrüdumbre, avivada por el amor;la idea de la T^Iuerte lo hacía estremecer,y no quería nunca pensar en la Muerte; y,no pensó ctiloiices;sin embargo, los árboles die los viales quecoíiducían.a «Villa Márfora», le daban terrory, le parecía que se movían como fantasmas,tcndi.-ndole los brazos esqueléüoos;cuando llegó a la Villa, el silencio tumbal,pareció pacificarlo;el portero, ceremonioso, nada le dijo;el salón estaba alumbrado;con el 7nahferlain abierto, dejando ver sussedas lucientes; la pechera in.macul.ada, coai204 VARGAS VILA"SUS botones de perlas amariHas de Ceylán;los zapatos relucientes y, el clah bajo elbrazo, parecía que entrase a un salón defiestas;doña Concetta, la comadronaj vino a recibirlotoda con temada, balbuciciile, y. comosiempre rigurosamente vestida de negro como www.gftaognosticaespiritual.org GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  • 141. 141 LOS DISCIPULOS DE EMAUS VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINOsi guaidase el duelo de todas sus víctimas;—¡Ah! Señor, exclamó abii ndo los brazosy, levantando al ci?lo los ojos—al fiti vie:ieusted, desde anoche lo hago buscar por todaspartes.—¿Y, bien? dijo Juan, si*i explicaise rudar mayor atención, al gesto trágico de I9comadrona; ¿qué hay? ¿todo sigue bien? o¿ha sobrevenido alguna complicación?—¿Qué queréis? la hemorragia, no pochaprevTTse; todo iba tain bien;... ¡ah! sin esamaldita hemorragia... dijo doña Concetla, conaire desolado.—¿La hemon^agia? y, ¿no se puede conteneruna hemorraigia? ¿se han acabado loshemostáticos?... y, ¿el médico? ¿qufé dice elmédico? pero, ese viejo es una bestia, ¿porqué no han llamado otro médicjo?LOS DISCÍPULOS DE EMAÜS 205—¿Otro médico? exclamó doña Concetta,abriendo los ojos desmesurados, presa de unterrible horror, como si viese entrar p.or lapuerta, la sombra del verdugo—¿otiO médico?¿cree usted, <jue puede entrar aquí otro médicoque no sea don Higinio, que me conocey sabe las cosas de la casa? ¿no vé iisled queotro mécUco aquí sería la ruina mía, la ruinqde usted, la ruina de to<^los?... en uti casocomo este, eso sería la cárcel para usted, lacáixel para mí...—¿La cáixel? dijo Juajn, i-etrocedlendo hebetado,como si viese ya las manos de ungendarme tendidaiS hacia él;—¿yo, uíi criminal?decía pálido y tembloroso, hablando www.gftaognosticaespiritual.org GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  • 142. 142 LOS DISCIPULOS DE EMAUS VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINOconsigo mismo;—yo, cómplice de un crimen;...¡he ahí a dónde me han llevado lasteorías maltuislas de Lucio Ornano, la influenciade sus docLrinas, sobre mí, el florecimientomaldito de sus ideas en nü cerebro,al crímen, y, tal vez a la cárcel... a Lamuerte...peio, él, no habla de matar la especie, sinode evitar, la vida de la especie...—y, comoqueriendo olvidar estas divagaciones, dema206VARGAS VILAsiado penosas, se acercó a doña Concelta,paia preguntarle; ¿qué se ha hecho paracontener la hemorragia? ¿se ha logrado detenerla?¿ha pasado todo peigro?—Se hizo todo lo posible—balbuceó la comadrona—pero... todo fué inútil...—¿Inútil? ¿inútil? gritó él;— y, una sensaciónde terror y de frío, pasaba en su voz,como el presentimiento del desastre;...doña Concetta, callaba hecha ptllida de terror,ante aquella mirada de loco o de asesino,¡que tenía la ferocidad de las pupilas deim buitre...en ese silencio de espaiiloi, pai^ecía oirsesonar los pasos de la Noche y de la Muerte...el hálito del desastre, qtie hace temblar lasalmas, antes de romperlas con su mano.—¿Inútil por qué? volvió a decir Juan,con voz imperativa...—Porque nada valió— dijo doña Concetta,reuniendo todas sus fuerzas y, añadió sinmia*ar ,a Juan, y, como resuelta a terminarla pcnos-a escena—y, hace una Iiora murió www.gftaognosticaespiritual.org GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  • 143. 143 LOS DISCIPULOS DE EMAUS VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINOllamándolo a usted...—¿Murió... muiió?... gimió anonadado, baLOSDISCÍPULOS DE EMACS 207jando la voz, como si temiese denuaiciarse aJSilencio, mirando azorado, confuso, cual siviese alzarse detrás de sí, el fantasma delCrimen...—¿dónde está? balbuceó luego...—Alh, dijo doña Concelta, mostrándole lapuerta del cuarto coailiguo,—venga usted 3veiIa; está tan bella, duerme en un lechode ro¿ias...Juan, la siguió con una mansedüra¿)re decordero, pero, al llegar a la puerta, retrocedió,hebetado convulso, las manos sobre losojos, diciendo con grandes voces, que soñabancomo alaiidos en la noche:—No; yo, no quiero verla; no quiero verlamuerta, dormir entre las rosas;...no la veo, y, parece que me miran susojos;no la toco y, pai^ece que me hiela su cadáveí;¡oh: el pavor de la Mueile, el asco de laMuerte; la Muerte es repugnante, la Muerte,es inmunda; ella mata toda Belleza, y, loque es más triste, todo Amor;yo, tengo el odio de la Muerte, el miedlo dela Muerte...208 VARGAS VILAfrenle a la Muei-te. yo me siento tocado de"un loco amor a la Vida;el reflejo de la Vida, se hace más intensoa mis ojos, en presencia de la Muerte; y,ese reflejo, se apagó ya en los ojos de ella, www.gftaognosticaespiritual.org GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  • 144. 144 LOS DISCIPULOS DE EMAUS VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINOpero aun vive en los míos, mas fuerte, másivaZy aAÍvado por el espanto que se sientea la vista del Misterio, de ese Misterio quenos devora y no se revela: la Muerte... laMuerte, que aciaba de devoraila a ella;...¿ella, p.0 es pues yia sino una sombra,enüc las sombras? ¿una sombra más en mícorazón?...¿qué queda de La Tierra, cuando se ocultael Sol?;... queda la Tierra; en espera de oírossoles;¿qué queda de ima selva, cuando ha muertoun ruiseñor?;... queda la selva; en esperade otros cantos;¿qné queda de un corazón, que ha vÍ3tomorir el objeto de su amor?;... quela el corazón;¿qué queda de nuestra vida, cuando laMueite, hiere a un ser amado?;... queda, laVida;LOS DISCÍPULOS DE EMACS 209i la Vida; que pide ser vivida, que pideser amada, que pide ser gozada;...no se está maduro pai-a la Muerte, mientraspenda un fruto siquiera del árbol dela Vida;y, ¿quién dice que ese fruto no ha de $erel Amor?;muere un amor, pero el Amor no muere...—Venga usted, dijo doña Concetta, abriendola puerta de la estancia mortuoria, de la cualse escapaba un penetratite olor a rosas...~ —Cierre usted esa puerta—gritó él, volviendo www.gftaognosticaespiritual.org GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  • 145. 145 LOS DISCIPULOS DE EMAUS VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINOla cabeza hacia otro lado, presa de unpavor bestial, como si hubiese visto apaiecerla muerta, de pie bajo el umbral;—ciérrelausted, ciérrela usted; el olor de esas rosasme envenena;y, como si hubiese sido verdaderamenteenloquecido por el perfume se precipitó haciala puerta de entrada, para escapar por ella;..,pero, retrocedió espantado, como si hubiesevisto avanzar hacia él, otro fantasma;14SSBEOSSBOOi^OK^iOSnatiOO*Lucio Oniano, ciilraiba, con un aire alertay, vivo, elegantísimo en su traje de viaje,esbelto bajo su abrígo, sonriente y amable,trayendo en la mano un ramo de rosas-té;esas rosas que la muerta amaba tanto; tendiendo la otra mano a Juan, le dijo,cual si nunca hubiese pasado nada enirc losdos:—Imposible salir de Roma, esla mañana;recibí el telegrama tan tarde; la carta nome hacía proveer que eso fuera tan pronto;...212 VARGAS VTLAtuve que esi>erar al expreso de la noclie, y, lle^o ahora; pero, ¿llego a tiempo,verdad ?—Sí;... a tiempo, dijo Juaa, con luia vozsorda de rencor, un rencor feroz, que le veníade saber que Gósinia, había escrito a Lucio,llamándolo; www.gftaognosticaespiritual.org GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  • 146. 146 LOS DISCIPULOS DE EMAUS VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINOéste, no vio o no qui&o ver esa actitud, y;preguntó solícito:—¿El alumbramiento ha sido feliz? ¿dóndeestá el niño? debe ser muy bello;... quieroverlo, quiero besarlo; es tan dulce besar aim niño;... ¿dónde está?Juan, siempre hosco y, tacitu^ nOj Oft-Haba.—¿No ha nacido, aún? iaisistió Uucio.—No ha nacido; dijo Juan, secamente.—¿Va a nacer?—No nace lo que ha muerto.—¿Muerto? ¿el niño ha muerto?—Sí...—¿Al nacer?—Sin nacer...tucio, lo compjrendió todo...LOS DISCÍPULOS DE EMAÜS 213—¿Y, ella?—preguntó con una solicitud creciente,—¿sufrió mucho? ¿va mejor?...—Sí, snfríó:... repitió Juan con tilia vozde eco rencoroso...—¿Duerme? murmuró Lucio, muy paso,mirando hada la puerta de la alcoba...—Sí... duerme...—-No hablemos recio, podría despertar;Juan, mirándolo fijamente, como si buscasecon ferocidad, el sitio donde clavarle Un puñal,dijo lentamente, coii el placer de verel desconcierto <jue sembraban sus palabras;—Del sueño que ella duerme ixo puede despertarlanadie; no se despierta jamás...—Explícate, explícate, clamó Lucio, tomándolo www.gftaognosticaespiritual.org GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  • 147. 147 LOS DISCIPULOS DE EMAUS VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINOpor un brazo:—Ella, ha mueito también, dijo Juan conbrutalidad, acercando su rostio al de LucioOmano, paia ver el efecto, que sus palabrasle hacían;...el Maestro, dobló la cabeza, como si hubieserecibido un golpe de hacha en lanuca, y, dos gotas acres perlaron, sus mejillas..._ „. . - ,214 VARGAS v!l;h—¿Lloráis? Lucio Omano, dijo el otro conferocidad; Mae-síro Invencible, ¿dótide estáel valor de vuestras docMnas? el Hombre,puede ser vencido, el Super-Hombre,no...Sin alzar aún 1a cabeza Lucio Oniano,murmuró:—¿Es (jue estas dcctrinas pueden algo sobreel corazón? laiS lágrimas vienai de esaentraña conmovida y miserable; no es elHombre, es la Bes lia la que llora;y, bubo un momento de silencio, en quealgo eaigraindecía emlre esos dos hombres,con magnitudes de infinito;Lucio Oniano, alzr.ndo la cabeza con orgullo,preguntó ya sin mansedumbres:—¿Dónde está?Juan, le indicó, la puerta entrecerrada dela alcoba...—Quiero verla, quiero ver mi propia almgfallecida, dijo Lucio, y, marchando con resolución,entró eti la cámara mortuoria;Juan, lo siguió, oclilUindose tras de él. como www.gftaognosticaespiritual.org GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  • 148. 148 LOS DISCIPULOS DE EMAUS VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINOpara no ver el cadáver, que yacía sobre elpcíjueño lecho, desaparecido bajo las rosas,LOS DISCÍPULOS DE EMAÜS 215no teniendo visible sino el rostro, que parecíatambién una rosa muerta;Lucio llegó sereno hasla el lecho, pusosu ramo cerca a las manos cruzadas de Cósima,que aprisionaba oLro ramo, y, la besóen la frente, suavemente, tiernamente, largamente,como un padi-e besa a su hijo cula cuna temiendo despertarlo;Juan, se había colocado al otiO lado dellecho, ocultando el rostro entre las mano^para no ver el cadáver.—Mírala coán bella, — dijo Lucio Ornaiio,en un gesto de contemplación—su belleza loembellece todo; embellece la Mueile; la bellezase escapa de ella como un hálito,parece una caricia de sus manos; ¿no lamilas? ¿temes mirarla? ¿sientes el remordimientode haberla matado?—No la he matado yo;—¿Quién, pues, la ha matado?—Vos; vuestras doctrinas, infiltrándose enmí y dominando mi Vida, lleando mis manoshasta el Delito y, hasta la Muerte...—¿Mis doctrinas?—Si vuestras doctiinas, fructificaado en mí216 VARGAS VILAy; en ella; ¿na éramos ambos vuestros discípulos?por esas doctrináis 3-0, fui al Crimen,y, ella fué a la Muerte; ¿de güé nosculpáis ?—¿Yo? de nada; www.gftaognosticaespiritual.org GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  • 149. 149 LOS DISCIPULOS DE EMAUS VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINOella dijOj en su «Muerte de las Rosas», «elverdadero amor es el amor que mala , y, elamor ^a ha matado.—El Amor a vu estras doctiinas...—Sea; el Apóstol que no ofrece su Vida y,todas las cosas de su Vida, como un holocaustoa su Doctrina; no es un Apóstol...el Pensador que no se saciifica a su Idea,dejándola como una fiera suelta, devorar todaslas cosas de su corazón, hasla el día enque lo devore a él, ese no es un Pensador;si mis doctrinas la han matado; ¡benditassean mis doctrinas!...déjame besar en esa frente mucila, la frente!de mi Doctrina Vencedora; coronada derosas, como Atenea;y, así diciendo se inclimó de nuevo paa^abesar la frente del cadáver;cuando se alzó de nuevo, Juan sollozaba;LOS DISCÍPULOS DE EMAÜS 217y, los dos liombrcs se miraron con rencor;entre ellos, la muerta parecía alzar susmanos cargadas de rosas, como un gran murode Olvido y de Perdón.FINObras de LEÓN TOLSTOYD£ VENTA EN ESTA CASA EDITORIALInfancia, Adolescencia, Juventud, un tomo. 5 péselasLos cosacos, Sebasto^. ol, un tomo ... 4La invasión, Folikuchka, Narraciones cortas,un tomo 4La guerra y la paz, 3 tomos .6 www.gftaognosticaespiritual.org GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  • 150. 150 LOS DISCIPULOS DE EMAUS VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINOEl matrimonio, un tomo 2La esclavitud moderna, un tomo. ... 2Ana Karenine, Z tomos 4Ana Karenine, (drama) 075Ana Karenine, 2 tomos tela. — (Colección«Aríe y Letras») 10La sonata de Kreutser, un tomo. ... 2Los Cosacos.-Imitaciones, un tomo ... 2Dos aventuras, un tomo 150Amor y Libertad, un tomo 2Cuentos y fábulas, un tomo 2Los placeres viciosos, un tomo 2Imitaciones, un tomo . . » loOResurrección, (drama) ........ 1*50OBRAS DE MÁXIMO GORKI«-->-"-Los vas^abundos.—I t.En la estepa.— I tomo.Los degenerados.— i t.Caín y Artemio.—I t.Tomás Gordeief.— I t.Los tres.— I tomo.La angustia.— I tomo.OBRAS DE GUY DE MAUPASSANTEl buen mozo.—2 tomos.La señorita Perla.—I t.La criada de la granja.I tomo.Berta.— I tomo.Bajo el sol de África.—I tomo.La loca.— I tomo.El testamento.— i tomo. www.gftaognosticaespiritual.org GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  • 151. 151 LOS DISCIPULOS DE EMAUS VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINOLa abandonada.—I t.Miss Harriet.— I tomo.Inútil belleza.— I tomo.El suicidio del cura.—I tomo.OBRAS DE J. ECA DE QUEIROZLa reliquia.— I tomo.La ciudad y las sierras.I tomo.Epistolario de FadriqueMondes.— I tomo.El mandarín.— I tomo.El crimen del padreAmaro.—2 tomos.El primo Basilio.— 2 t.Los Maias.—3 tomos.EL CAPITÁN ESTRUENDONovela de lances caballerescos de TeófilÓGaltier. Edición de lujo ilustrada con 40 láminasoriginales del eminente artista GustavoDore encuadernada en tela, con planchas doradas,15 pesetas. _ .^^^.OBRAS DE EMILIO ZOLANanaL*AssommoirTeresa Raquin. . . . ,Los Misterios de Marsella.La D^badeLourdesRomaParísFecundidadTrabajo www.gftaognosticaespiritual.org GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  • 152. 152 LOS DISCIPULOS DE EMAUS VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINOVerdadMagdalena Ferat. . .Sidonio y Mederico. .La confesión de Claudio.La ObraLa fortuna de los Rougon.EpistolarioGerminal (drama)La taberna (drama).La mujer del diputado. .A orillas del mar.Noche de amor2 tomos2II2222222III22OBRAS COMPLETAS DE EUSEBIO BLASCOColección de 27 tomos de lectura amena e interesantísima,AL PRECIO DE 3 PTAS. CADA UNO.Primeros y últimos versos.—Poesías, Arlíciilos.üna señora comprometida (novela).Busilis.—La ciencia y el corazón.—Milorcl. www.gftaognosticaespiritual.org GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  • 153. 153 LOS DISCIPULOS DE EMAUS VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINOMemorias íntimas.Impresiones de viaje.Mi viaje a Egipto.La señora del 13 (novela).—Cuentos alegres.Notas íntimas de Madrid y París.La miseria en un tomo.—Cuentos y sucedidos.Arpegios.—Noches en vela.Malas costumbres.—Apuntes de mi tiempo.Flaquezas humanas.Mis contemporáneos.Esto, lo otro y lo de más allá.Poesías festivas.Páginas íntimas.—Crónicas.Los de mi tiempo.(Todo en broma.Cosas de Francia.Teatro ("primera serie).Escenas y tipos de Madrid.Españoles y Franceses.Cuentos nuevos.—Cosas raras.Soledades (poesías).Olores patrios.—Crónicas y versos.Perfiles femeninos.—Recuerdos de París.Los curas en camisa.A 2 PESETAS EL TOMOCosas baturras, en serio y en broma.Cuentos aragoneses (nueva edición).OBRAS ESCOGIDASDESalvador l^arina es uno de los escritores amenos quemejor poseen hoy en Europa el arle de narrar, conmoviendoai lecior con recursos naturales, lionrados.Su pJuma engrandece los asunlos más haladles y daa los tipos más vulgares proporciones literarias. El interés www.gftaognosticaespiritual.org GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  • 154. 154 LOS DISCIPULOS DE EMAUS VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINOy el sentimiento se descurolian en oste autor a travésde las escenas comimos de la vida, sin apartarse de laverosimilitud ni de la moral cristiana.Fariña es apellidado en su país el Dickens italiano; perono "porque la crítica le considere remedo del gran novelistai^iglés, sino porque participa de sus pensamientosy de las hellezas de su estilo.Sus libros, generalmente historias de amor, ennohlecidasy embellecidas por el ¿eiuimienlo y por el arle, sonpopularísimosen Itaha y en la Argentina, y muy leídosen España. La inapreciable condición de que estas novelaspueden entrar en lodo^ los hogai-es, facilita grandementela difusión de este autor, favorito de las familias.He aquí la lista de las obras escogidas de este escritor:Los bellos ojos de laGloria.Amor tiene cien ojos.Hasta la muerte.Cabellos rabies.Amor vendado.¡Hijo mío!Don QuijOtilio.Oro escondido.El secreto de la tumba.For la Vida y por laMuerte.£1 señor Yo.La Virgencita Blanca.Frutos prohibidos.Un Testamento.£1 número 13.£1 Libro de los Amores.£1 Segundo Libro de los www.gftaognosticaespiritual.org GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  • 155. 155 LOS DISCIPULOS DE EMAUS VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINOAmores.£1 Tesoro de Donnina.Precio de cada tomo, en rústica, 2 pesetas; encuadernadoen tela, 3/50 pesetas.RARE BOOKCOLLECTION1THE LIBRARY OF THEUNIVERSITY OFNORTH CAROLINAATCHAPEE HILLPQ8179.V3D481917I PARNASO ESPAÑOL CONTEMPORÁNEO^ PORi ^ José Bríssa Un tomo de 512 páginas, 6 pesetas.t DE PEKÍN A parís EN 60 DÍASII»La mitad del mundo vista desde un automóvilPORLUIS BARZINIPRÓLOGO DELPríncipe D. Escipión BorgheseFoima un voluminoso tomo impreso en rico papelsatinado, de c^rca de 600 páginas con 200 ilustracion<:*s y una carta-mapa del itinerario.Pixífio en rústica, 10 pesetas* www.gftaognosticaespiritual.org GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  • 156. 156 LOS DISCIPULOS DE EMAUS VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINOEncuadernada lujcjsamente en tela, 15 pesetas.LA LUNA DE MIEL Y LA LUNA DE HIÉLPORManuel Fernández y GonzálezInteresante v recomendable novela ricamenteilustrada con profusión de magníficos cromos deEusebio Planas. 2 tomos de 964 y 912 páginas,igualmente encuadernados en tela con planchasdoradas, 20 pesetas.!i1IIi www.gftaognosticaespiritual.org GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL