32 37 la hora del crepusculo vargas vila www.gftaognosticaespiritual.org

725
-1

Published on

0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total Views
725
On Slideshare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
1
Actions
Shares
0
Downloads
10
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

32 37 la hora del crepusculo vargas vila www.gftaognosticaespiritual.org

  1. 1. 1 LA HORA DEL CREPUSCULO VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINOLA HORA DEL CREPÚSCULOCASA EDITORIAL MAUCCIGran medalla de oro en las Exposicionesde Viena de 1903, Madrid 1907, Budapest 1907 y gran premioen la de Buenos Aires 1910Calle de Mallorca, 166.-BARCELONAES PROPIEDAD DE ESTA CASA EDITORIALFelipe TrigoFel^ipte Trigo, ha! mtierío;con yna; grajideza dd alpia, qué nadie habría;sospiechado en el, Faiin,o, lírico, sei hahecho sajtar. el cdnebro con una bala;¿ha,bía pues, el, alma del un Estoico^, enajquel nairr,^,dor de ptetrversidades femeninas,pintor de almas coimplicadas y, sutiles, en,-vue^ta;s en el manto tenebroísol de la Histeriai?VARGAS VILA¿teníaj e alma, tan nobleimente trágica^ajquel hacedor d© Tan^g^as, délicados, cuerposde heínbrajs, sacudidplsi pp^ri los eispasmiO|Sdel Vicio? Isí; l,á; tenía^;!su fia heroico*, lo( ha¡ de!mostr,adq aún a;l,os espíritus más prieVeinidofe co^traj él;y, aljá está s|ui cadávjeir;, aún insejpultfo;,entrel ps rpisiajeis; dei lofs jardines de su Hoítel,rodeando dej sui fafnilia diesioíada, en espera;d^ J;a; hora del se,T. siepultaidpi en! elCemente&rioi cafnp¡estr]e donde ha die^ repoisar www.gftaognosticaespiritual.org www.taocienciareligion.com GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  2. 2. 2 LA HORA DEL CREPUSCULO VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINOpajra siempr(e; :en tantoi, comol av^ispas, vieinelnoisias iq ínpfensivais,circuirán lolsi cotne!ntar¿bs; sioibreílals causáis ¿Le su; muieirte,;«víctima; deí l,a N|e!uraistietn,iaj»;. >;dicen unofe;A LA HORA DEL CREPÚSCULO«víctima; de l,a Gtiie;rr,a»;dicen otros;«fué una| crisis de ner^vioS; la» qufel puso elrevól,vier, ein sus ina¡n,os»;se dice ajjí; <«fué 1^ crisis del librpí, la qi^e loi mató»;se dice más aljá;¿en dónde haJJar la Veirdajdj?la. Muerte, lels muda...¿ Felipe n^rigoi, quíet haj)ía probadoi la peligrosa,ventuTia del, lujo, piagadol con eil validrde sus libros, ha, r,etrocedido( ante la peispjectiva^de cintrar, dei nuevo, eh la pobrekál,dé Iaí cual s[ei crejíal slalido, p|ara sieimplre^.y, haj resuelto, morjr! spfbre| los reistos -dletunai fortuna desvanecida,, etntr,0 losi jardinejsde su Hotel lujosp!, ejn, cuyo garage, su ¡esVARGASVILAprendido aiUtomóvil, estaba listo) para todasJ,os viajes, mendos, para etst^ de la Etei;nida^ www.gftaognosticaespiritual.org www.taocienciareligion.com GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  3. 3. 3 LA HORA DEL CREPUSCULO VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINOd? . ,1¿se hai dado, l,a, niuertej par,a n,o sjentir!s|e|piorir, l,erita(rrieiite, en la invasión pTogre-¡sivai de la enfermedad que avanzaba en siucerebro como unaj trágica noche;?...no nos impp)"tai el; s|ecr,Qto de; ese muer^;todaj higótesisi, eis un ul,trajei a aquellayol,untad Inquebrantable, que.se moaitróniásfuerte que l,a Vida, violando el seno, mismode la, Muerte; ^m.Urió, porque quiso miorir;impuso su Voluntad a la Fatalidad;fué, un Vencedor;se ajzó mási alto que su Verdugo—Ruinap Enfermedajd—y, lo venció...noble gesto;A LA HORA DEL CREPÚSCULOgesto heroico... irebela^rsc! contra el Dolof, y decir ^,1 Destino,cualquiera que sea el nombre que aéste se Iíq dé: !.<cyo ma^co un límite a tu Po,dei^;tú, no podrás herirme más;yo, no so^y más tu esclavo; ,me liberto de tí. >II Amo odio;so; Anuo cruel,!... , .infeliz de tí, que no pjued^s ^morir...tú no serás nunca^ libre.»•I w www.gftaognosticaespiritual.org www.taocienciareligion.com GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  4. 4. 4 LA HORA DEL CREPUSCULO VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINOlibertalr^e así pior su propia manjol, d^ lasgarras del Destino, es, dbcir, de las garras,del Dolor; ,¿podrá hajber más bello gesto, en las man,os de un Hombre Libre?...10 VARGAS VILA[bendita^ manos, aquellas ¡manos que loihicieron I...yo, beso a, distancia, esas manols inertfes,tnanos de Héroe, cruzadas soj^re el corazónque ya. np late...ma^os vencedoras del Dojor, y de los dioses,dejaid que os besen, a distancia, l,o;stristes vencidos jde la^ Vida, los esclavo^ íieelki, que aún no hetnos enido¡ el valor, üetoma¡r, por las crinejas, el corcel desbocadíc»de la Muertei, y, escariar jinetes en, él, ala3 gariras: despiadadas del Destino:gloriosas manois exánimies;ma,nos que habéis degollado! la Divina Quimera^matando vuestro Dojor;¡bendita;s manos!¡oh! gran tmuerto, dormido entre| rosales!...A LA HORA DEL CREPÚSCULO 11yo, OS envío desde mi Soledad, lasrosas de mi Admiración, por vuestro gesto;y, a,nte él, siento nacer en mi corazón, unasrosa^ que yo, no^ conocía: las rosas de laEnvidia,;la,s pálidas rpsas, atormentadojras, y envenenadas;sí; yo envidio la¡ griandeza, y el valor de www.gftaognosticaespiritual.org www.taocienciareligion.com GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  5. 5. 5 LA HORA DEL CREPUSCULO VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINOvuestrp último gestojno envidio na^da en vuestria Vida, peró^envidio vuestr,au Muerte;por ella^ nos superasteis a toados;y, os alzasteis Vencedor^ so.bre este tristeInundo de vencidos.1 Sajve Triunfador!vuestra, Gloria, avergüenza nuestra Cobardía,;.;12 VARGAS VILAyo, enrojezco, ajite la palidez de vuestroca4áver insepulto.***IHoy, ha^ sepultado a Felipe Trigo^ en elCementerio ca,mpestre de Canillejas;un reducido número de a¡migo^s, segiiíanlos restos del noyelista, fastuoso, a quienima^ nube de parásitos seguían ayer por todaspactes, y, una corte de admii^adores, circundaba,en los tés^ elegantes que ofr.ecía ehsu Hotel de la Ciudad Lineal;es el privilegio de Ir, Muerte, desvanecertoda,s las mentira^; isólo la, Mentira del Amor, flo,rfece ,unosdía,s sobre las tumbas, en las flores anéínica^s del Recubrido;después... éstas se se|catn, se deshojan,; elviento de la^ Indiferiencia, lleva lejos lojs; péALA HORA DEL CREPÚSCULO 13 www.gftaognosticaespiritual.org www.taocienciareligion.com GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  6. 6. 6 LA HORA DEL CREPUSCULO VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINOtajos marchitos, y sin perfumes, y el jaraimagodel Olvido, se extiende sobre Jatumba abandonada;Icentinela, silencioso del festín de los gUfsa^os!...yo, no fui de lois a(niigos i>er,aoínalcfs deFelipe Trigo;ha,ce tnás de diez años—cuando aún a^había triunfado -^me lo pjresentó Ojcasionatmente, Francisco Villaespjesa; conversapioá amigablemente, y rio^ separaímosluego; ime envió sus libros;después, lo perdí áe vista{;no volví a verle nunca;envuelto en mi impenetrable Soledad, oícon "pla^cer el eco de sus triunfo:^, que m^llegaba a París, a Roma, a los lugares don14VARGAS VILAde he periegrina^da, y lie vivido en esto^s últimosáiíos;lo ^saludé como| a Vencedor,, desde el foi^do de mi retiro, llenoi de un f^lapeí^ enormb,porque los triunfóos; del Tajento, sotn losúnicos tritmfos que yo. aplaudo;los únicos que tienen el pjrivilegioj de regocija.r mi corazón;y, eso, porque el triunfO(_^de un tajento,es el triunfo del Talento, y, sólo aquelesque no tienen ninguno, pueden entristecerse www.gftaognosticaespiritual.org www.taocienciareligion.com GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  7. 7. 7 LA HORA DEL CREPUSCULO VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINOde esos triunfos; el honor, de un legioinario, es el hioffXoide la, Legión; ,leí a, intervalos algunas de sus novelas;el enca,nto morboso que se escapa de ellas,no alcanzaba a seducirime: les faltaba lágr,a,cia y la belleza del Estilo;A LA HORA DEL CREPÚSCULO 15el Estila, es el tajismán de la Seducción,y, el exorcismo que purifica, todos las ambientes,a.ún los más cargados del relentede la. Bestialidad;y, Trigo, no era, un Artista, en el Estilo.;estaba tnay lejos de eso;yo, iio per.dono ese defecto, sino ^ Loisfilósofos; y la, Filosofía incipiente de Trigo,no er^i bastante a desamiai mi displicencia,Ipor la falta de belleza artística ensus libros;y, a<:aso de ese defecto nacía su, niáximiacualidad;la de tener., como lols grandes y muy rarosescritores, un estilo, propio, un estilopersonal exclusivafnente suyo;a.brupto, violento, guijarrosa, de difícil dominio,pero suyo|, exclusiva^mente suyo;IG VARGAS VILAél había forjado el instrumentoj pafa sula,bor; ese cincel tubalcainesco, con el cualcincelaba sus creaciones extrañas, monstniojsas,como hechas en una r,oca virgen^ piefode tina; Vida Interior, relampagueante; www.gftaognosticaespiritual.org www.taocienciareligion.com GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  8. 8. 8 LA HORA DEL CREPUSCULO VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINOél, rompió toda;s las reglas del bizantinismiO|tradicional, y, del euni^uism:o ojficial, de losguardas jurados de la lengua, de los carabinerosdel idioma, avizoires en la frontera^para la caza inocente de vocabloís extra^ijeros; él, no tuvol en cuenta esta cándida^neurosis, de los ingenio;s apolilladoiSyque gua;rdan el serrallc^ de las pialabras^en el inofensivo Harén, de una Academia;sin una, lengua libre, noi puede haber^vm pjensajniento libre;y, él, escribió con verbo libre, sus librosytaln libres como su, Verbol.A LA HORA DEL CREPÚSCULO 17Felipe Trigo, j>erteneció a¡ ese número escarísimode escritores destinado.s a abrirsurcos nuevos, en terrenos nuevos de una^zona, literaria;su litera,tura, como su estilo^ como susmétodos noveladores, eran persoqiales y peculiaressuyos;por eso es un aislado;no colinda^ co,n antecesor, ni sucesor ninguno;es una; excepción, grandiosa y, solitaria;laj literatura de Trigo, e:s una literaturaclínica!, qtie merece y ocupa un lugar aparte,en la Literatura Española;no fué una literatura de liberación espiritual,con tendencias a un Ideíalismo fecimdo,o a un ensu,eño einnoblecedor, y visiooiario;2 www.gftaognosticaespiritual.org www.taocienciareligion.com GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  9. 9. 9 LA HORA DEL CREPUSCULO VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINO18 VARGAS VILAno; fué una^ literatura de reflexión ¡expjerimentaj,de emoción sensual, cuya repiei"-cusión nerviosa, no sube más allá della cintura, y^ llega j>enosaim,e!nte al corazón;la^ vagas y raras apariciones de la Poesía;en esos libros, hacen el triste efectb¡, deuna; rosa, en un dormitorio de Hiospital, osobre una; mesa de opieraciOnes quirúrgicas,cerca, a un cadáver despjedazado;esa, literatura, a base pjatológica, no ^ejerció, sino en un solo] raidio de acción):los nervios de laiS, piujeres;feraj un admirable nefurólogo, ese iikDjvelistai.;•:él, sabía que la mujer teinía el almia jenel Sexo, y, pinta¡ba a maravilla, las Iu,chasidel Almai de la Mujer;A LA HORA DEL CREPÚSCULO 19por eso fué, el, autor preferido de ella.Felipe Trigo, no fué copio otros n¡ove^-lÍ5ta,s un Poeta;ni sensitivo a; lo Daudet;ni brutajista a lo Zola;ni un pintor de frescos oscagnanos, a loBajzac; !|él, no fué, y no se co.nservó, en toda; su www.gftaognosticaespiritual.org www.taocienciareligion.com GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  10. 10. 10 LA HORA DEL CREPUSCULO VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINOObra^ sino: un. Médico;eso, por no; especiajizar, diciendo: un Alienista,;el Médico, no murió n,unca¡ en él;ca.da una de las protagon^istas de sus libros,fué un ca,so clínjcoj;¿por qué esos libro;s, que debieron ser,de a;ridez ¡científica, n,o carecieron de enca^ito y (seducción?porque la, Belleza y, la Poesía de Trigo^20 VARGAS VILAno veuía, de él, ni de su estilo, sinol deljobjeto que tra^taba: la Mujer;y, la, Mujer, es siempre la Belleza, y esy será siempre la^ Poesía;si la3 heroínas de los libro;s de Trigo, n^dguardan las actitudes clásicas de vírgenesen éxtasis, lesp^erando el pincel de Fra-An^gélico, para ser inmortalizadas po^ él, esono disminuye su belleza^ sino que la copn,^pleta enormemente; ;,i•€s a causa de ser; tan humanas, que sonta^ bellas, esas creaciones;esa^s almas tan insolentemente desnudas^son ta^ adorables co|mo un grupjQ de belloscuerpos desnudos;y, aj pesar -de esas desnudeces, y 4e esas!crudezas, Felipe Trigo, no fué nunca unPornógrafo, copao se empeñan jen decirljO,A LA HORA DEL CREPÚSCULO 21Jos que quieren lapiinorar la grandeza de www.gftaognosticaespiritual.org www.taocienciareligion.com GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  11. 11. 11 LA HORA DEL CREPUSCULO VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINOsu obra,; f ifué un realista;un enortmíe y, opulento Escritor realista, encuyas novelas, la ciencia experi|m¡ental, vendránmañana, muchos novelistas a inspirarse;las obras de Trigo, vivirán más que la;side muchos otros, porque él, fué, el pintoli:exquisito de ajmas femeninajs;y, el eterno femenino, ha^ de darle algo deSu Eternida.d; , 1la, piara: de los hioralistas profesionales,gruñe contra, las obras de Trigo; y, con,los ojos turbio?, ppr el contacto del lodona,useabundo, en que contempla el cielo;,fingen no ver üa, grandeza esencial, de eSasiobras, que no soa obras de Vicio, sino deEnfermeda,d; «•22 VARGAS VILAlos escritores regresivos o retardatarios,qu« se cmp^eñafi torpemen,te, en hacer entrarla Etica, ©n los dominios íle la Estéticayquieren herir con el hacha de silex de suarte primitivo, los libros de este novelista,que si por otros conceptos, ao fué un grap;artista, sí tuvo del artista verdadero, elapior a la libertad artística, y, el despreciomuy sincero del tradicion,aHsnip| enfermizo,y, de la,s inórales inmun,das, nacidas delvientre ca;n,ceroso de las religioines.Felipa Trigo, no fué en, sus ObrajS, nlolral,ni intmbral; www.gftaognosticaespiritual.org www.taocienciareligion.com GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  12. 12. 12 LA HORA DEL CREPUSCULO VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINOfué simplemiente amoral;cotóo es el Arte]; fcomo debe ser todo artista;el deber del artista, no es practicar, n^violar la Moral, en su Obra, es: ig¡njo|rarla;A LA HORA DEL CREPÚSCULO 23y, Felipe Trigo, la, ignoró;por ese ajnoralisnio|, sU Arte es tati fuerte,y tan aril;tuvo de artista teso, y, el tormento del vocablo,que lo obsesip.na,ba como a GustavoFla,ubert; jno era, un escritor esppiitáneo, y, el trabajode la frase lo torturaba como un dolor;iesa. fué la fuente oculta ,de su neurastenia;. (ifué sobre ese yunque que se fa.tigó hastael agotamiento...el subjetivismo estuvo ausente de la Obra,de Felipe Trigo;fué un escritor eminentemente objetivo^nada tan, distinto de su Vida como, suObra;24 VARGAS VILApintor de perversidades, él n,o fué un perverso;!narrador de corrupcioxi^es, él, no fué unícorrompido,;su Vida, tuvo la purezaj que a su Obra le www.gftaognosticaespiritual.org www.taocienciareligion.com GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  13. 13. 13 LA HORA DEL CREPUSCULO VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINOfaltaba;modeló en fango sus creaciones, pero susmanos sacudíain, el fango, después del mpdelaje;lcirujano, abría^ las cambes y Inlostraba lalepra oculta, pero no; la¡ llevaba en sucuerpo; i,nada tan objetivo coíno el Arte de este^Escultor del Vicio;impersonal, como! un bisturí; •obra, de un clínico, especialista, en jenrfermeda.des nerviosas de las mujeres; i,tm neurólogo, elegante, que co|ntabaj conA LA HORA DEL CREPÚSCULO ¿Dindiscreción, las enferjmjedades de sus clientes;el Histerismo, tuvo en él, su Médico: ysu Profeta: ifué un Sumo Sacerdote de la Histeria;y, lo fué con elegancia, y con refinamiento;entra en la Historia;, por las puertas dela Histeria; este fué su dominio;el perfume que se escapa de su obra, noes un perfume, de in,cienso;pero, es aquel peifulmie enervante, queescapado de la;s sejvas del Paraíso, embriagaal mundo, niesde los primerois díasde la Creación; ,odore di Fémina: ¡con ese olof eji, las manos, noi se entra;en la Academia^; ; www.gftaognosticaespiritual.org www.taocienciareligion.com GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  14. 14. 14 LA HORA DEL CREPUSCULO VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINO,morirían los falso^s ín^nortales, de unacongestión senil; !,26 VARGAS VILApero, sí entra eji la Gloria, donde losverdaderos inmortales, ainan, ese perfume,que muchos de lellos, bajaro;n en, las alasde la Fábula, ^ buscar sobre la Tierral;la gloria purifica, ^as, manos que to;ca;con sus rayos; ;y, la; Gloria^ ha^ besado ya las manojsde Felipe Trigo, ique yacen ínp:óviles, sorbre su corazón inmaculado. i,,, , * * * -iEl Silencio, se hace,; <la emoción decrece;la, Gran Trajedia., en.tra ie;n la banalidad;¿ es que el olvido, va; a devo^tarlo todo ?no. ^t(!Felipe Trigo, ha feíitrado en, bu tumbal;pero, no ha; tfnuertc^j vive en su Obra; iA LA HORA DEL CREPÚSCULO 27como todos aquellois que crearon para elArte; ;¡bendito aquel que, crea, por la Palabra!ese no morirá, vivirá en bu Creación, y, www.gftaognosticaespiritual.org www.taocienciareligion.com GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  15. 15. 15 LA HORA DEL CREPUSCULO VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINOpor su Creación;vivirá lo que los siglOjS;el esplendor de la Palabra, comp elesplendor da la luz, no conoce la Muerte;la Palabra y la Luz, esas fuerzas vivasde lo visible y de, lo invisible, p^ueden, enntrar en el Silejncio, y en la Tiniebla, pero,no entran nunca en !a Mue^rte:el Silencio y las Tnie.blas, no so?i sino ellimbo necesario a >su esplendor; no pueden nada contra la Palabra, y contraIJa Luz; i;o jgueden sino íe^cojtarlas, en s^ marcha28 VARGAS VILAarmoniosa y rutilante, copio una nxarchaJde estrellas; (^quel que cre:a por la. Palabra, crea la^In?nortalidad; [^csea la Lu¿.» »dijo el Dios Idel Gén^ejsis; y, la Luz fué*Ja¡ Palabra precedió la "ia Luz, eti, los labiosde la Leyenda; ( :Ja palabra ;es leí corazón^ de; la Eteiiiidad;por eso, aqu¡el qu,e¡ crea por la Palabra,ese se^á eternjo; • iel ritmo de la Ete:rn,idad, vibra, en toda;Palabra, de Arte; ii!y, la Palabra, isobrevive &1 Hombrte!;el Hombre pasa; . <su Palabra queda; www.gftaognosticaespiritual.org www.taocienciareligion.com GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  16. 16. 16 LA HORA DEL CREPUSCULO VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINOla Palabra, infrio rtaliza (a aquel que lácreó; |¡)^A LA HORA DEL CREPÚSCULO 29por haberle dado la Vida, eJIa: lo- libra;d-e la Muerte; !cuando calla el Creador, habla su Creación;sobre los labio,s ¡cerrados, la Palabra vive;mudo el Hombre, la Obra, principia ahablar para los. siglos; -toda Obra de Arte, <és un; Himn,o de Mag-,riificación, a aquel que ?a creó;los labios de la Eteraidad, n,q dejarán nuncade pronunciar su nombre;todo Escritojr, es lun Revelador;la Palabra, revela fell Pensamiento;como la Luz, tevela fel SoJ;sin el Sol, morirá la, Tierra;sin la Palabra, ¿qué sería del Pensamienrto del Hombre?la Palabra revela el Mundo laterior, alMundo Exterior; ^30 VARGAS VILAy, los dos se cojnpletarx y^ glorifican., enila, Obra del Escritor;por eso la Obra de un, Gran, Escrito^, quees siempre un Gran, Creador, tiene los esplendoresde todas la,s auro^ras, y^ no temela apa^naza de ln,ingún crepúsculo; ,la^ a^byección: del knomtenjto., puede permiitiral Silencio, (envolver el niojmbre de unjGra;n Escritor, perO, íaoí lo permite dev.ojrarlo; www.gftaognosticaespiritual.org www.taocienciareligion.com GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  17. 17. 17 LA HORA DEL CREPUSCULO VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINOi(íen el Silencio momfenitáneoj, la¡ Gloria^ delEscritor vive, comío[ la. ^gloria^ del Sol, en,el cora.^ón; tenebroso^ úe la^ Noche;en, espera; de la, Aurora;cua¡ndo un girainl Escritoi^, cae en el sep!ulcr<>, la, Muerte devora, a Un Hombre,pero, no devora¡ un, Nombre;el Nojmbne viveí, sobre el Rpimbi-e miuerto;A LA HORA DEL CREPÚSCULO 31el Nombre, es el Hcimbre que ma;rcha<en, 3^ Inmortalidad;a,sí, el Nombre y, la Obra de Felipa Trigo...1 salive al Vencedor 1Francisco VíllaespesaLo que es a la prosa de, la España, actual,ese Ma^go del Verbo, admirable e in,-imita,ble, que es Valle-Inclán, lo es al Verso,este extraño y sugestivo! Poeta, que es:Francisco Yillaespesa;espíritu significativo de la| Raza, en, elctial se hallan, mejor que en, otro| alguno,los vestigios y el determinismo; de las épocaspausadas, pero, no- estaicado^ y, desde-3S4 VARGAS VILAñosos, como en. los viejos clásicos^ sin,o nv> www.gftaognosticaespiritual.org www.taocienciareligion.com GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  18. 18. 18 LA HORA DEL CREPUSCULO VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINOvimentados, actualizados, en un vuelo; atrevidopara evadirse del sueño ancestral, eimpregnados siempre, de un orientalismj(>knorboso^ lleno de perfumes de Harén, y,del aroma penetrante de las rosas del Geneialife;pensamiento indiferente, si no h£);stil, ala^ influencias de afuera, y siemprc soñador,como! un joven kaid, a la siombra deun rosal; :laj Musa de Villaespjesa, no^ tiene peplum,como la de lo!s jóvenes poetasi seudoi-helenos,sino blancos velos de Sultana, que ocultan,apenas a medias los ojos tentadores de lahurí; . ;su Poesía,, es revelatriz de un estado dealma soñador y plácido, con m;urm.nrio(S deA LA HORA DEL CREPÚSCULO 35un surtidor en un patio árabe, y un meditativoclaro-obscuro de ajimoz;la Musa de Villaespesa^ es así, orientaly clásicaJ, con la plástica admirable, de unespíritu, móvil hasta lo "infinito;ViWaespesa, no e,s un, Poeta, orquestral yhuracánico a lo Hugo;su Arte, aunque polifo^o] y, rico hastala prodigalidad, lo es en colores y, maticessuaves, no en grandes ritmos timbálicois yasordadores; su caudal musical no es de Wagner, es,de Verdi www.gftaognosticaespiritual.org www.taocienciareligion.com GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  19. 19. 19 LA HORA DEL CREPUSCULO VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINO;el tecnicismo de su música verbal, exquisitoy profundo, lleno de intensidadessonoras y apasionadas, lo hace un Mágicode la Sintaxis, y un Evocador de la Sensibilidad,que nos hace sentir por igual,36 VARGAS VILAla emoción artística de sus rimas y, la emociónsensual de sus pasiones;porque es Villaespesa, un emotivo exquisitoe intencionado, lleno de esa devotrantesinceridad, que hace a los grandes artistas,mostrarse espiritualmente desnudos, ala sola luz ritual de su Pensamiento; !no que Villaespesa, sea un vesánico, deesos atacados de psicopatía sexual, que nosdan en el desnudo de sus creaciones, elolor y, el horror, de laj carne en orgasmo;no;la Sensualidad en Villaespesa, no vienede la. expresión acre y brutal de la Palabra,es una rara y exquisita Voluptuosidad, queise escapa, más de la música de la estrofa,que del pensaimiento del verso, lleno! deunai arcaica y delicada preciosidad;A LA HORA DEL CREPÚSCULO 37arcaica, más que clásica, se diría la Musade Villaespesa, porque ella representa, comola prosa de Valle-Inclán, un regreso conscientey sabio, hacia las fuentes luminosasy sonoras, de la vieja Poesía Española^ pero,no para imitarla servilmente^ como los www.gftaognosticaespiritual.org www.taocienciareligion.com GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  20. 20. 20 LA HORA DEL CREPUSCULO VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINOpoetas y escritores sin genio, sino para rejuvenecerlay modernizarla, con los elementoslíricos y los ritmos nuevos, que el andarde los tiempos, y el contacto de extranjerasliteraturas, ha traído como sano caudal, a.la antigua métrica castellan^a, y, de cuyaalianza sutil, viénele un nueyo esplendor, y,una extraordinaria potencia dei color y desonoridad;porque eso, y, no otra cosa, ha sido el M.o^dernismo, entre nosotros, iberos e ibero-aimericanos,un suave y disimulado regreso, a38 VARQAS VI LAlas formas de Verso, de la ya olvidadaMétrica del Siglo de Oro;regreso espontáneo y, por imiposición deimperiosas evocaciones étnicas en algunos,mxiy pocos, como en Villaespesa; e inconscientey, mezclada de fiebre gálica^ conmucho de mistificación, en otros;en el; dolminio dq muchas de esas rimias deVillaespesa, ¿no os parece hallar imuchoi delpreciosismo añejo de Juan y Jorge Manrique,de Juan de Encina, o Padilla el Cartujano?vagas, muy vagas reminiscencias, perociertas, son;y el manejo del endecasílabo, ese metro,todo de gracia y armonía, metro italiano,traído a España, como una cautiva galerade Venecia, por ^se Caballero de la Rima,A LA HORA DEL CREPÚSCULO 39 www.gftaognosticaespiritual.org www.taocienciareligion.com GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  21. 21. 21 LA HORA DEL CREPUSCULO VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINOque fué, Andrea Novagiera, y, aceptado elprimero, por Boscan Almogaver; uo halláisen Villaespesa, el acierto, la graciay la soltura, con que lo, manejaron aquellosgrandes petrarquistas, que fueron, Hurtadode Mendoza, Acuña y Cetina?...y, el hdbitarunt di quoque silvas, el sabor dela Égloga, de que habla Virgilio, ¿no losentís, con un olor de imiel, en todos losversos de Villaespesa, en que evoca el campoy sus paisajes, con tal pureza de contornos,y tal idealismo geórgico, que recuerdanlos de aquel gran guerrero, que erasin embargo, como un pastor de Tíbulo, y,que se llamó: Garcilaso?...leyendo nuestros más amanerados modernistas,¿no se os vienen a la mente, muchoscantares de viejos maestros, desde Cetina40 VARGAS VILAa Hurtado de Mendoza, de Garcilaso y^ Villalobos,a Juan de Mena^ y Santa Teresa,pasando por el divino Herrera, aquel quefahlaha perlas?;la ciencia del efecto, la severa plenituddel vocablo rítmico, pocos como Vi11aespesala poseen, de tal modo^ que se diría queen él, una música verbal, preside la armoníade las rimas, y la virtuosidad sabia del v^ocablo;los rittóos habituales, qu;e ejn ciertos poetaspreciosistas, sirven cotmjo recurso a una técnicapobre, adqtiiereln en Villabspesa, ufiaelegancia p|etrisonal tan rara, que se dirían www.gftaognosticaespiritual.org www.taocienciareligion.com GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  22. 22. 22 LA HORA DEL CREPUSCULO VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINOnuevos, tal es, la fluide^, la sobriedad, elalto sentido artístico, con que los maneja;la crítica, incomprensiva de sí, no haquerido ver en Villaespesa el Poeta SignifiALA HORA DEL CREPÚSCULO 41cativo que es, coono no ha querido ver latrascendencia de otros poetas, que han sidouna fuerza nueva, y^ han hecho cambiar derumbo el pensamiento poético de España,grupos de rimadores, que aun siendo revolucionarios,se empeñan en permanecerclásicos, con un clasicis(mo, del Siglo deOío, del cual son^ un rosal en retoño;la España, que hace algunos años, no.tenía nada digno de atención, que ofreceral pensamiento inquieto de América, tienehoy un grupo de poetas excelsos, que conlas prosas de Valle-Inclán, pueden reconquistarla admiración americana/ y son dignosde ella;entre tanto van los múltiples libros deVillacspcsa, a efncantaf las mentes jóvenes,con la fascinación irresistible de sus triste42VARGAS VILAzas, y, el perfume de pei-fección que seescapa de sus rimas, como de un jardínoculto en el cu,al cántabra un pájaro invisible,la orquestación de sus poemas musicales,llenos de coloración y de armonía,-cerca a las zarzas en flor de los cármenesde Granada;allá hay un grupo de ateas, llenas de www.gftaognosticaespiritual.org www.taocienciareligion.com GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  23. 23. 23 LA HORA DEL CREPUSCULO VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINOsensibilidad meridional, y de cultura estéticabastante i>ara co(mpren,de,r y a^dmirar,estas misteriosas canciones, que subiendod^ las profundidades aisladas, del corazón dexm Poeta, van a perfumar el Nuevo. Mundo,con el olor de la vieja encina lírica, la viejaencina española, súbitamente reflorecida yllena de jilgueros;que cantan la vieja canción, en ritmosnuevos.M. Pímentel CoronelMurió el extraño Poeta, maravillado y,maravilloso;I üiurió !;y, el plegamiento de las alas enormes desu Musa, hace un criptograimo de oro, enel cristal misterioso del Silencio estupefacto;y, las acres hojas del laurel cantan sobresu tumba; 44 VARGAS VILAla canción alacorde;y, flores de Gloria crecen;en plenitud; •hay sonoridades en el laurel pensante...sonoridades de las auroras inynjortalels ylos ponientes gloriosos;todo lau;rel es un grito; ein| la gran nochecaltmíada grita: Inmortalidad;en la ribera dql río fugitivo del tiepipjQ www.gftaognosticaespiritual.org www.taocienciareligion.com GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  24. 24. 24 LA HORA DEL CREPUSCULO VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINOtodo laurel dice: Eternp;..••«••,•• ^/ fl •^n la linde de los bosques misteriosos dela Muerte; canta el laurel;implacable en el duelo de la Glpria, quehace tejmblar el aire lleno de gritos perpetuosy de palabras de otras velces:... Canta;!el laurel que intnbrtaliza, sinfoniza.A LA HORA DCL CREPÚSCULO -15Eternidad^ Sonoridadj^ ramas líricas dellaurel son;toda laurel es, una, lira;suena en la Noche Milenaria, sobre lastumbas sagradas; >iy, los poetas muertos^ la escuchan en elfondo de sus tumbas, con un gesto asombradode pájaros que miran nacer el Sol.^ •••••••• -El Poeta, es el Verbo de la Belleza;y toda la belleza del Verbo, vibra en s^iRitmo Inmiortal; i,>iel Poeta, es, aquel que nom.bra^ lo¡ Inco^nocido; Iy lo produce; iIcon el gesto generador de la prim^era caricia www.gftaognosticaespiritual.org www.taocienciareligion.com GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  25. 25. 25 LA HORA DEL CREPUSCULO VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINOdel Verbo, sobre los mundos donni-.dos; i46 VARGAS VILAel primer día del Génesis;el Poeta es aquel que articula lo divinio¡;divino es, él;-^,)el Poeta, es^ la Voz de la Eternidad, dándoselaa las cosas frág^iles de la Vida;por él, viven; ,por él, cantan; ^la submersión de «un Gran Poeta, en laSombra Eterna, es un liundi miento de astrosen la Tiniebla Inagotable;un Poeta muerto, fes toa página de luz,arrancada brutalmente, al libro de la:Vida;es una desheredación de la Humanidad,privada así, de luna gran fuente de, revelaciones;la Inteligencia Universal, gime, cuandoel Genio muere;A LA HORA DEL CREPÚSCULO 47un soplo exuberante de tristeza, pasahoy, por s.obre las aljmas enaimoradas delEterno Rit(mio, y del Misterio Eterno, pertinazmentevueltas hacia el Divino Ideal,que duermie en el fondo de los corazones;un Gran Poeta, ha imuerto.Manuel Pimcntel Coronel;apolonida sublilmie; www.gftaognosticaespiritual.org www.taocienciareligion.com GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  26. 26. 26 LA HORA DEL CREPUSCULO VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINOapolonida completo;era una alma musical;crepuscular ; sinfónica;divina fuente de Idealidad;alma de Misterio y, Oblación;como una flor abierta hacia el inmutableazul;así su alma hacia la Inmortal Belleza;48 VARGAS VILAapasionadamente iba;un motivo musical fué su alma;sinfónica y polifónica;un gran vuelo, en gamas lentas de supre-!mas melodías;de oro y púrpura eran hejchas las alas hiperfísicas,de aquel pájaro sonoro^ que escalólos altos cielos de la Gloria, con suvuelo estrepitoso, todo fuerza y armonía,todo encanto y todo luz;la virtud apolínea de la Mejodía, reinabaen su espíritu y vibraba en las sondas desus sueños, reveladores fe inmateriales; divinamente,como un vuelo de abejas^ trasel manto sutil de los follajes;de ritmos y de fascinaciones, era hechasu almia;,sü alma lírica donde cantaba; el Ensueño,A LA HORA Df:L CREPÚSCULO 49en perpetua comunión, con las sombras inhiortales,en perpetua evocación... www.gftaognosticaespiritual.org www.taocienciareligion.com GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  27. 27. 27 LA HORA DEL CREPUSCULO VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINOsu alma, hundida ahora, tris el gran nimbode ai-gcnto pálido que domina y devoralos horizontes de la Muerte;su alma, expuesta ya, a las gritantes ráfagasdel mar que ^ oculta a la sombradel Poniente, Imás allá de los soles frágilesde la Vida;en la pradera de las floraciones negras,donde inmóviles, los pájaros del Silencio,dibujan sus siluetas astrales;su alma que era un pájaro arnlónico;una cadencia lírica;una sinfonía en el divino azul...... Pasó el Poeta:50 VARGAS VILAy, pasó el camino de la Vida^ mirando enlos estanques inertes del Enojo, el rostromisterioso de lo Desconocido;y, nos dijo el trágico esplendor de susvisiones; como un !divin,o Aéda, que relatara fábulastrágicas, de un Olimpo lejano^ donde agonizarade hastío, mi joven dios;sintió el Dolor; el acre, y alto Dolor,que pone el alma humana, desnuda y temblando,ante ese: enigma tenebroso y fatal:el Absoluto;y, nos reveló^ en el incendio portentoso desu ideología lírica los secretos de ese Dolor,las maceraciones y, las agonías magnificentes,de las allmias que mueren bajo él; www.gftaognosticaespiritual.org www.taocienciareligion.com GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  28. 28. 28 LA HORA DEL CREPUSCULO VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINOamó la Belleza con un culto extraño yfanático;;A LA HORA DFX CREPÚSCULO 51y ciego adorador de ella, en palabras misteriosase inesperadas —tal un órgano enla noche, entre rosales en flor—nos dijodel Deseo de la Belleza, con el desplcgamientomajestuoso de su Verbo, la fraseoilogíavoluptuosa de un gran Poeta, y, suMetafísica, grandiosa como el murmullo delmar cerca a una selva nocturna;las resonancias graves de su espíritu, lostumultos de su corazón, apasionado^ y so^noro como un caudaj de río; sus emocionesde Infinito, desconcertantes y^ lacerantes,coimo una herida en, Tas tinieblas; sus altossueños de brumosa Ideología intensa;sus simbolismos difusos, luminos.ois y, lejanos,dichos nos fueron en las sutilidadesexquisitas de isu estilo, la Simtuosidadde sus rimas «policrómicas, y, ^^ bello len52VARGAS VILAguaje de su.s viisioiiejs clara,s y sonoras;obsesionado y penetrado de las formasvagas de la Vida; filtro de encantamientosfué su Verbo;magnificante fué, como un castillo de oro,levantado en el topacio de una montañavirgen;la música de la Palabra, cantó entre los www.gftaognosticaespiritual.org www.taocienciareligion.com GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  29. 29. 29 LA HORA DEL CREPUSCULO VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINOmuros de aquel Templo de idealidad, himíno5de un Him|nario de Deísolación.Obra de Orfebre hizo^ mas no de bizantinismoarcaico, que la técnica verbal tenínanos suyas, fué cálido rn^etal / cristal dócil,para la laboracion de las ánforas y;vasos en que vació su Pensamiento; y, construir supo lel Ve|rs|0^ tranisparente,sólido, y dúctil, en un milagro de galvanoplastiavitrescente;A LA HORA DEL CREPÚSCULO 53la Palabra, tuvo en la estructura rítmicade sus estrofas, todo el valor de su sentidaintenso, y, el soberano poder de su energíasi^ificativa;no puso el vino efervescente de su inspiración,en las vasijas arcaicas que la viejacoroplastia académica, vende como miotdelos;no estaba bien^ el jugo abundoso y nutriscentcde aquella vid de gloria, en esos e^-vasajes decrépitos, caídos en desmedramientoy desuetud;de esta fiebre de exhumación de metrosresucitados cojni¡o nuevos, nO tuvo cí contagio;todo vértigo, es debilidad!;él, no se inclinó del lado de ninguna esicuela literaria, ahora que todos sienten lanecesidad de apriscarse en alguna;54 VARGAS VILA www.gftaognosticaespiritual.org www.taocienciareligion.com GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  30. 30. 30 LA HORA DEL CREPUSCULO VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINOpermaneció erecto en medio de ellas;quedó, personal;»única manera de ser, original;sectarismos escolares, no encadenaron suMusa;libre fué, como una águila;sobre la melena hirsuta de su alta líricaverbal, ninguna escuela poética enredó lajtnano para alisarla y domieñarla;ninguna secta lo encadenó;y,—cosa rara en estos ti^eimpos de tristepecorismo intelectual—fué un Poeta, sin collar;y, porque no fué un versificador, sino, unPoeta; . •porque desdeñó ser pastor de vocablos,para ser conquistador de rimas y de músicas;>A LA HORA DEL CREPÚSCULO 55porque no se ocupó en tejer con los mimbresde la Dialéctica, canastillas de embeleso,sino que se produjo en lina primaverade rosas, de las cuales, cada una d|e ellas,tiene comiO perfume, el sentido hermenéutico,peculiar al Símbolo;porque a la esencia, y, no a la forma,del Verso, dio su Vida; por eso su lenguaje, guarda una serenaindependencia, una altanera soledad, desde www.gftaognosticaespiritual.org www.taocienciareligion.com GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  31. 31. 31 LA HORA DEL CREPUSCULO VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINOla cual se vierte su alma, en hidromiel deritmos sobre moldes de personal laboración,que él forjaba en el Silencio, con ladelicia ascética de un monje artista, quefuese un divino orfebre;vasos de Etruria y dijes cincocentistas,se dirían ciertos versos suyos, tales son, detersos, artísticos y claros, como ópalos iri56VARGAS VILAdescentes; cumo un^ fresco de Ghirlandajo,grabado por el buril de Betnvenuto, en elbroche de oro tíe "una capa pluvial;de leones es abrir trocha fen. la maleza,de carneros, el irse en, manada a la sombrade un cayado;y, Piimlentel Coronel, ni moldes nuevos, niIviejos miíoldes imitó;ni ttiVC jefes literarios, n^i se alineó enfila ante ellos;ni ofició en^ altares de ídolos bajo el ritualisimogrojtesco de las liturgias impuestas;ni se in,clinó en gesto de adoración, comoel cañaveral pensante, de los cenáculos dejogaño;fué, solo, y, libre; y, copio libre, grande;stij Ppesía, es rau^dal sonoro y agitadoi;A LA HORA DEL CREPÚSCULO 57ni reproduce extrañas riberas, n,i i-^produceecos eixtraños;vibra, cl, solo; www.gftaognosticaespiritual.org www.taocienciareligion.com GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  32. 32. 32 LA HORA DEL CREPUSCULO VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINOcanta, él, solo;corre, él, solo; ., :autóctono en la llanura;ninguna secta literaria, puede enorgullecersede él, sino la secta cada día nlásreducida, del buen gusto;ninguna academia, lo contó entre sus icoglanesvenerables, ginecólogos de la frase,rumiantes inofensivos de las cosas ¡del pasado;:no cultivó esa poesía académica y universitaria,ciencia fofa y retrospectiva, pedagogíarimada, encan.to de profesores abstemloide talento, pradera an,acrónica^ en. quepastan sin, enojo, los camellos verbilíricois58 VARGAS VILAde l|a niiedio cridad, y^ se oye el relinchoagudo de ilas yeguadas acadéniicas, e^i esperadel Pegaso;el clasicismo, es la epjizootia de las bestiasinútiles.Pimentel Coronel, fué lun Poeta; no fuéün clásico;vivió de la Inspiración; no de la Tradición;conociéndola, no amaba el alma miedi-oteval,el alma clásica;no la evocaba en sus cantos;no tuvo el placer idiota de imitarla;no dejó que laqudla poesía arcaica, regarasus linfas imuertas, sobre el ¡>rado www.gftaognosticaespiritual.org www.taocienciareligion.com GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  33. 33. 33 LA HORA DEL CREPUSCULO VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINOardiente y vora¿ ide sus crcaciones, dondese abrían, las grandes: flores, laminariasy rejáis de su Genio.A LA HORA DEL CREPÚSCULO 59El Amor, la Libertad, y la Belleza, talesfueron los dioses de la Visión vitrisibilar quecolumbró su Espíritu;fueron sus únicas antorchas, en aquellalampadedromia hacia el Ideal, que fué, su,Vida;humanista e impresionista;a la vez, gozoso y grave; :en sus versos hay energías altaneras deapóstol, voluptuosidades melancólicas de soñador,sensibilidades indefinidas de artista,y, el grito bélico y lírico de una Musa, tanenamorada del Sueño, como de la acdónjdel combate, comiO de la Meditación, dela l^risteza cojmo de la Belleza.Medusaria. I60 VARGAS VILARevolucionaria;como en la quietud de un.a agua puraej esplendor de un, sol convulsionario, talasí en sus rimas tersas, surge el penosamientoatrevido y fulge la metáfora, deasalto y de revuelta;los sueños de su. Vida Interior, candadosen horas de naufragio, tiepen el encantosoberanp jde una música verbal, rítmicay suave, comjo un desoen^sp, de olasfen un estria rio crepuscular, y^ una íspm.- www.gftaognosticaespiritual.org www.taocienciareligion.com GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  34. 34. 34 LA HORA DEL CREPUSCULO VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINObría eliegancia^ llena de coloraeiopes tristes,coimío una caída; de spji, vis^a e!n losvalléis de U^mbría sobire| terrazas gloriorsas; í.y, como «el sueñp lleva! al Poeta, ha,ci.alos hombres bus hermanos», la Musa dePimentel, baja ¡a la liza, y^ coníbate sin,A LA HORA DEL CREPÚSCULO Glcólera^ entre los clamores bestiales de loshombres;y, sirve altamente a la Ley de Hurnanidad;;la secreta melancolía de su espíritu seesparce sobre esas luchas, como una lluviad-e rosas, sobre la frágil gloria de una tarde;les feinmes et Vcunour Veniürent de sanglots;la Musa de Pimentel, está llena de esossollozos; que palpitan en sus versos^ conun ritmo grave de inte|nsidad baudelariana;ningún odio ascético, ni bíblico al Amorni a la Belleza;, ante;? bien^ un himno policromoy vibrante, de deseos al cuerpode la Mujer, al perfume de su came^ aibeso dado sobré sus senos erectos, y, so^bre sus labios rojos;mézclase ^a Voluptuosidad a la Medita62VARGAS VILAción en la armoniosa simplicidad de esasrimas, profundas y sonoras^ como una maren calma; www.gftaognosticaespiritual.org www.taocienciareligion.com GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  35. 35. 35 LA HORA DEL CREPUSCULO VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINO:quien dice Amor, dice Abismo;y algo del horror de haberlos contemplado;hay en los versos de, este Poeta;las sutiles ficciotnes de ^u Poética, desarrolladasen paisajes violen,tos y tiernosde una intensa melancoilía;, hacen replegarseel alma apaciguada, en limboís de absoluto^acre y cruel, tantO) eá el sentimiento penetrante,del alto;, inhumano dolor que lasimpregna; . ítales de sus versojS, están saturados de unlejano perfume adolescente, cuyo divino candor,nos hace columbrar la suavidad idílicade las campiñas en que fueron escritas^a la hora de la agonía crepuiscula^A LA HORA DEL CREPÚSCULO G3en el violeta denso de los campos, quese dormían bajo los cielos de oro; los tórridos soles caniculares del trópico;el perfil opalescente de los cerros, hundidosen las lejanías; tla gran tristeza de los cielos, hechos denácar al llegar la Npche; la mansedumbre tiemla de Jos lagos, llenosde visiones imprecisas; el duelo de los horizontes en la lenta desapariciónde los paisajes diluyentes;la tristeza de las floraciones otoñales queen su amarillo palor, aguardan cogitabundas,el largo beso invernizo; el gran silencioi de las selvas, en cuya www.gftaognosticaespiritual.org www.taocienciareligion.com GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  36. 36. 36 LA HORA DEL CREPUSCULO VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINOribera de hojas muertas, canta el mar, lacanción de los «iglos genesiacos;son evocadas y surgen, a la caricia, jdq64 VARGAS VILAaquella Musa reminiscente, que decora compun pincel, y toido lo ornamenta, can sus rimasflexibles y, flofecidas, como astrágalosde oro; ¡ ; ;su dolor, altanero, como una roca oohroñada de glicinas, cerrado a la imposibleesperanza de las cosas eternas, tiene ensu tristeza enigmática, la .g-randeza de to,^das las renunciaciones; la Fé, no; ensombreció esos cantos, coriila soínbra de sus alas fuliginosas;el fantasma de ningún dios, llena conisu inútil vacuidad, aquellas rimas, llenas deun calmado! deseo,, y, de tina dulce volup^tuosidad, obstinada y melancólica;ama la Tierra genitriz, fecunda y voraz;y, su estro^ es, copao! un pálido tirsiO(,inclinado; aobire lá llanaa de las rosas;A LA HORA DEL CREPÚSCULO 65la eflorescencia triunfal de sus metáfotras, el ritmo de sus aliteracioincs y de susodios de Aeda apasionado, lejos de la lúgubrenoche cristiana, producen en el ívlma,la impresión humana, y apaciguada de unhimno eólico, lleno de sortilegio peligrosode la grande ajma pagana; www.gftaognosticaespiritual.org www.taocienciareligion.com GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  37. 37. 37 LA HORA DEL CREPUSCULO VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINOla grave armonía de "ésos cantares, dejaal espíritu la ¡emoción úe grandes solesidesaparecidos tras "el aterciopelamiento delos cielos, en leí vacío dé la tarde;tal así, la serenidad divina, se despi"endea veces, de ¡aquella gran lira, donde las.sagradas cuerdas bordonean de un innatoamor a las humanas cosas;la enunciación de dolorosas palpitacionespsíquicas-;00VARGAS VILAel aspecto fugaz de liis visiones emotivas;la rareza enferrniza, de ciertas sensacioíies, que hacen temblar el alma en lotsilimbos fronterizos a la gran noche demiente,soin exprésa dasi allí, con un sombríoesplendoír, en una lengua de la cual cada;hemistiquioi, es como, tun rayo de Enigmaserpenteiando en las tinieblas.Pipientel, tenía herencias mórbidas, quepredipponían su lesipíritu^ a perderse ¡en; la¡trágica; noche maupiasaAtiana, antes de entraren la noche defmitiva|;sufri,endo sin; qu,eja.rse, del mal cruel, quesentía; avanzar como el ala ,de Azrael, en unengrandeciente crepúsculoí, su, alma, luminosa;aún^ trazabia len la, iespiesia siombra,,con el lorgullo ipiperaíivo de una llamla,, laslíneas resplandecientes de ese poiema, que www.gftaognosticaespiritual.org www.taocienciareligion.com GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  38. 38. 38 LA HORA DEL CREPUSCULO VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINOA LA HORA DFiL CREPÚSCULO 67fué su vida, úe. orfebre viajero y soñador,liecho a, trabajar cl oro repujado de su^:cálices en la, pompa orquestral de los d|esiertos,en el tumulto de la^ ciudades, llenasde almas neuróticas, gemelas de la suya^en la bruma azul, y, el fastuoso silencioide los grandes montes, y, bajoi los manglarres de la costa, qujei la pensativa marbesa;a dondequiera que su carne doliente, lle^vada fué por la angustia de la Vida, elPoeta, cantó;inquieto, febricitante, nos deja al morirsu corazón poemi^ado, en. los^ fragmentos desu Vida, magnifícente de visiones, dondetodo el Dolor, y, toda la Ambición deuna alma, canjta, en ritmos de serena eternnidad, lo infinito dfe la pena, lo amargo68 VARGAS VILAde la iVioIu.p!tu,osi;dad, la paaorosa nada delvivir;altanero, doloro-so, fatigiaido, ese Poeta,quie no a;m!ó el reclamo, tnpis dio la colecciónde sus versos, ya al mtyrir .como si alineasecerca; de su! tujnba, una armoniosa teoríade vírgenes ca^utivas de su Genio, que loescoltaosen haci^ lai Muerte, biajo ii;n¡ cielo,ensoña,dor, a través de (un bosque de la;urelés;y, se reti;ró de .la^ larena ensaingrentadaydejándonos sus ca,ntos por hereuciía;su espíritu;, bello^ y fuerte, entró en^ la, www.gftaognosticaespiritual.org www.taocienciareligion.com GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  39. 39. 39 LA HORA DEL CREPUSCULO VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINOMuerte, comt) en el crepúscu.loi de un;a^ alba;y, se perdió ^n clla(; •magnífica,mente;desajjarecló el Poeta, ^ntre el follajje lupinosode suSi versois:;A LA HORA DtL CREPÚSCULO 69envuelto en ellos, como en un sudario"armjoniosainiente;lumüiosalíñente;gloriosatnente ;...Pá!so al Poeta..Miguel Eduardo Pardoi Qué denso, qué injusto olvido, ha, envueltoel nombre y da! Obra, de aquel belloy, noble espíritu, qu<3 fué Miguel EduajrdoPa;rdo!aliogado por esa bruma, parece más tristeel monumento, ^ue Un corazón amante y,romántico, leva.ntó a su memoria, en elriente y verde Catnpo Sajito, que en losalrededores de Pajís lo hospeda;72 VARGAS VILAI qué ,opaJca, y, melancólica mañana, deun. na^ciente otoño, a^quella, en que lo llevados,a enterrar!éraimos pocos, los que llegarlos con, él,ha|sta el lejano Cementerip; www.gftaognosticaespiritual.org www.taocienciareligion.com GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  40. 40. 40 LA HORA DEL CREPUSCULO VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINOpero, ínentajlmente^ éramos : Legión;Gil Fortul, Pedro Césa|r Domiaici, ManuelUgalrte, Mari^ano José Majdueño, y yo;el pobre viejo Ma;dueño, se inclinó ya, enen la; fosa^ cargaido de años^ dfe cóleras yde dolores... i,ya;ce -en, el Cemeníeri,o de Alica^nte, muertopor d (mismo mal, que mató a Pardo;bien merece ¡un; recuerdo, a;quel ra^ro yajma^rgo espíritu, tenebroso y colérico^ lleno-de :pa^ion;es pequeñaiS;, pero, no- exentosin emba¡rgo de personal grandeza;;A LA HORA DtL CREPÚSCULO 73era;, el último jacobino^ imuerto en, esperade cadajso;agrio, rencoroso, rechinante; su prosa habladay escrita, producía; la sensación, decscuchar, el ruido de una sierra, maneja;da por un carpintero epiléptico;era¡ el último ejemplar, de aquellos liberalesdel 48, ta.n ideal y toscajmen,te incompletosy confusos;idealistas coléricos y retóricos, iluminadosy candidos, tra|dicion^,lis1:as de un odiovago, que se habrían visto desconcertadoSsi se les hubiese pedido la; exacta defu.nciónde sus doctrinaos;de toda|s las pasiones liberales, tal vez www.gftaognosticaespiritual.org www.taocienciareligion.com GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  41. 41. 41 LA HORA DEL CREPUSCULO VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINOno tuvieron sincera; y alta, sino el anticlericajismo;pero, el atiticlericalismo, cuando no es,71 VARGAS VILAel atitireligiosismo, no ¡es una, doctrina, esuna; Manía;un homibre qu.e cree en, Dios^ y persiguelos curas, es absurdamente ilógico;a!ca,bad la; Religión, y, el cura no ejxistirá;maltad la idea de Dios, en las conciencias,y el Sa,cerdotei habrá miuerto con elMito;pero, eso, no lo co|mpreindía|n a,quellos venerablesantecesoiies nuestros, reducidos porel deístmo robesperiia^o, sentimental y atraza: la vez; > • iellos no fueron, alesponsables de esoí, colmono lo fueron los dinOsa^ijtlias y mietoisa|Urios,de haber pilecedido a los grandes vertebrados,en la escaja zoológica sobre el planeta;!A LA HORA DEL CREPÚSCULO /Ouno de los anas rajilos y exquisitos esj>ecínienesde esa. fauna filosófica, era Madueño;pero, en política^ hundía sus. naíces ancestrales,en terreno más fuerte y, más profundo;Iera un hijo legítimo de la, Cíonvención,Francesa,; un manátista e nibalsamado, llegadointa.cto hasta nosotros; ncvolucionario www.gftaognosticaespiritual.org www.taocienciareligion.com GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  42. 42. 42 LA HORA DEL CREPUSCULO VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINOsin ternuras, lleno sin embargo, de losromanticismos ferozmente sentimenta^les, delterrible Comité de Salud Pública^;era una, almia noble, con candideces deniño;idesconcertante en sus ingenuidades rencorosas;palidecía; de cólera, si veía pasar un cura,y se descubría con respeto, si veía, pasaruna procesión:76 VARGAS VILArecordaba en eso, a Don Juan Montalvo^^que creía en el Dia;blo, rezaba al Ángel deSil Guardia, y^ no podía ver un. cura con talque fuese ecuatoriano;y, como Monta!vo, Madueño, tenici. «ambiénla manía del cliericalismo;en ritieratuna, amaba los moldes viejos,con una; pasión afrodisiaca, de anticuario;los calcharros de la coroplastina Sacadémica],le parecían los más acabados modelosde Belleza y, adornaba con ellos^ su periódico,como las viejas senonas, adornan,con flores dei trapo, los retabloisi de sussantos;tenía un desdén inagotable, por todas,las formiasi niuevas de la literatura;a, jní, me toleiraba, pjon mi política;mi ateísmo lo parecía monstruoso; www.gftaognosticaespiritual.org www.taocienciareligion.com GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  43. 43. 43 LA HORA DEL CREPUSCULO VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINOA LA HORA DEL CREPÚSCULO 77y, cn^ de; un cóiindco encantador, discutiendosobrcí esto;porque Madu.eño, era, pintoresco, de mpintoresco arcaico, tal vez ún^co, si o^ liacíala distinción de una visita—porque no sarlía a la calle, más die dos. X) tres vecefsl enel año—se os presentaba eínVuelto en unalevita prehistórica, dé un, color inidefinibíe,que ceñía su pequeño cueirpo, tnuy bien prpporcioriado,de hombros fuertes, y erectos,a pesar de su tarda edad; pantalón a grandescuadros, y, diminutas botas ide charol,con pies de bailarin^a;el, rostro, imperioso y noble, los ojos movibles,inquietos, deisconfiados, atravesadosa: veces por resplandores tieíi-njos, como losde todos Ips gra¡ndes comjbatientes; la colorcetrina del cutis, casi desaparecía bajo las78 VARGAS VILApatillas y los bigotes, m.ulticolores, sobre loscuaj.es habíaiii llovido, todas las tinjtas ycosméticos bairatos, in,hábil,es a cubrir lascajn^iS rebeldes, hechas; dé >un| azu} violáceo^o de un; torn;a(Solj maiquiavéHco, lo cual hacíajii]aparecer al terrible e^scritor, como, si tuviesedos cajmaj^eonies preti|didos a sus mejUlais;]p!i voz, era; imipjeíriosa, e imipetuiosa, iírir^igota,bl,e;porque Majdueño, np hacía visita; se hacía<visita^; njo co^Viersaba, se conversaba;! www.gftaognosticaespiritual.org www.taocienciareligion.com GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  44. 44. 44 LA HORA DEL CREPUSCULO VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINOera un monóliogO| en le[vita, que condescéndíaien; andar, piero sin callarse;, nunca;murió ai los; setenta; anos, y du,ran,te su.l!a,rga vida, n;o dejó dos, min;utos: de fumarn;i dd haibl¡a;r, era un¡a ichimenea parlante;^pdripatético incan;sablie, no se sentaba nunALA HORA DEL CREPÚSCULO 79ca^; convdrsaba ajidando, midicncio la tis^ta,iicia a pasitos mdnudos, de gorrión ; lusénprmes tacones de las botas, lo hacíanvacilar a ve<:eS, pero sentarse jamás;pa,ra con.tradeciros, que os contradecíasiempre, echaba atrás la cabeza, y cruzabasus ma,nps sobre* la espalda, en; gesto napoleónico,erai un;a; actitud habitual en él;,en,ton;ces, aiparecía el Coronel Madueño;su ajSjyetto de militar, np lo abandonónunca; y, estaba orgulloso de eso;yo, n^o sé, si eti, el; Perú, ser Coronel, seráun^í cosa muy rara., pe^ro. Mádueño, mirabasu corondato, como un; don semi-divinp,del cual n.o les era dado gozar a los- otroshoonbre^;.cua.udo se" le hablaba, de Pierola, o deCáceires, decíaj: I80 VARGAS VILA—Esos no son, sino geliera¡leS;y, sonrda;^ con una sonrisa cavernosa,que hacía más triste su boca, de ia. cualhuía,n Ibs últimos dieces, con u;ia rapidez www.gftaognosticaespiritual.org www.taocienciareligion.com GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  45. 45. 45 LA HORA DEL CREPUSCULO VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINOde? epidepiiai;él, erai, el Coronql MaduíeñjOj, y, por n.adade"! mundo, hambría cambiado ese; título;, con,-tra; todois loís; Impierips de la Tieirra;había llegado muy tarde al pe;ripdismo!:después de una, reivoliución; fracasada, quelo h^bía arrojadoi a playas europieas;había ejercido, una Dictadura militar,transitoria, isobre n;o! sé qué selva peruana;y, iderroca,do, de eilla, había venidpj a Espa.ña;cayó, en la miadre Patria, como un, pez,en. (el aigna;él, tenía el alma hidalga, dej un, viejoA LA MORA DHL CRF.PÚSCULO 81ca.stellano, (y, lal entrar e,n Esj>aña, no, hizoj,sino ieín.co-ntrar isu: patria, ppirqu.e eji España,no hay detstierro para aque,! que de Américai,llega a ella; e^s una patria más noble,sin hostilidadejs, y sin; bajezas;Jaj vanidad candida del Madueño, halló einMadrid, el gran alimento^, quie¡ la gentilezaburlona;, y en; el Fondoi detSpreciativa,^ delos hombres de leíra,s, C0in,cede allí, al quea en busca de aplausos gacetilleros, y,glorias fotOjgráficas ; él, tomó ein serio todoeso, pero, sin degra¡darse, cojmo los poetastrostrogloditas, que a diario llegan denuestras selvas, para hacejrse banquetearen la Corte; bárbaros que; aspiran. a hacerse www.gftaognosticaespiritual.org www.taocienciareligion.com GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  46. 46. 46 LA HORA DEL CREPUSCULO VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINOcoronar e.n; Atenas; él hizo; selecciónde sus conocimiento,s, y, fué e,l amigO; de682 VARGAS VILAPi y MaTgall, y, de; Fiern,a!n;db; Lozan|0¡, yde! la¿s más altas personalidadte.s del munidoa;oadémico y político^;y, fundó d «Munidoi Lajtino»;,como hasta eintojices, Tiabía vivida Icjojsdd movimiento intejectua] de América, creyódeiscubrir un yapmiento virge^, en laideia; de unión; de, todos lo[s pueblosi d^ laAmérica Española, ])ara contrarreístar lainfluencia; yanqui; ;es verdad, que; muchos otro;S! antes qlueél, ha.bíaimois predicadq eso¿ has|taj la sacieda;d, peroi, él^ loi ignp.iraba- primero, yfingió ignioirafloi luegoí; <ai ese; respecto fuéun antecesor: de, Manuel Ugairte ; y, el «MundoiLatinpo) fué |UniO¡ coimo Prólogoi involuntarioial «Porvenir (de lai América Llantina» ; sólo que ,eni Maduieñot, haibía inojpenALA HORA DF.L CRF.PÚSCULO 83cía. de plagio, y, no* coi>iaba, por la vesaniadel reclamo.Ma^dueñoi, fué un ,muy alti>, muy no.blc,muy leal, Apóstol de esa "Ide¿i);^un día, la .América; le hará justicia;murió solo, miserable!^ pnoscripto, pero tuertey digno, en Alicante^ a donde hajbía ido,a. buscar la salud, biajo- las, palmas; www.gftaognosticaespiritual.org www.taocienciareligion.com GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  47. 47. 47 LA HORA DEL CREPUSCULO VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINOhereje invulnerable, duermic allí en unatumjba sin cruz; ila, tumba de ese crucificajdó., inspira másrespeto a las almasi libres, que la sombrade todas las cruces que hay sobre la, tierra.Madueño había venido a París, al CojigresoiUniversal de l^ijDres Pensadores, dondecon Magalhaes Lim.a, Fernando Lo;zanoy yo, firmamois lo;s cuatro, esa llaniiada.a la Am,érica Latina, que fué menos que un84 VARGAS VILAgrito, en el d€,sÍ!erto,; una ráfaga de tempestad,sobre fun. este.rcqlero!,Ma¡dti^ño, n,Oi ;cOjn.OiCÍa a Miguel EduardoPa^rdo, y ;fui yoi, quien lo, ijivitó a Sios funerales;yo, había venidoi de Madrid, do,n.de llenabaciertas funcipnes diplojmáticas (desde luego,no de mj na.ti.vo[ país) al Congreso delLibres Pen,sa,dores, Delegado-, po.r vari^a^sSocieda,des Españolas y Americanas;ya, había recibidoi en Madrid, m,uy tristesnuevas, de; la precaria sialud de Pardp;peregrino en Arcax:hón pri,m,e,ro|, y en;Pau", después, asesina;do por lo,s cirujanos, ypor el implacable miaj, de; todas partes meha,bía escritoi, y por to.das partes m,i inquieta^amistad loi había, seguido^; ,«no hay esperanza: Miguel Eduardo, seA LA MORA DEL CREPÚSCULO 85acaba; Miguel Eduardo se va>: me decía www.gftaognosticaespiritual.org www.taocienciareligion.com GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  48. 48. 48 LA HORA DEL CREPUSCULO VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINOen su Yiltim.a. carta, con la tristeza re,sigiiada,de aquel que mira, Fren,te a frente,su destino inevitable;obsesionando,, por esa dolonosa qu^ja, lleguéa. París; ,idirígime a la Rué de Lauristón y Pardo,n,o vivía, ya allí; pero^ su npble compañera,se ocupaba en losi últim,o.s detallesdel déménagement ,—¡Ah! Monsi.eur Vargas Vi,la, m,e dijoenjugándose las lágrimas que^ humedecíansus ojos, fatigados de i^sonijiios y de llantos;Miguel Edua,rdo lo^ espieira; ajijoche,no ha cesado de pregun!tarTn,e pojr usted,esj>era.ba un, despacho suyo¡; lo, esperabaa, usted, por minutbs; to^da la n,oche me, re,-petía,: «Vargas "Vi la, va a venir: yo sie,nto86 VARGAS VILAqiie va, a llegar; el corazón m,e dice queno nxoriré sin, verlO;> esi ra^a cómo ha preseritidola, llegada de usited: vaya, vayacuajiito .anjíes a verla; esio, lo liaiiá fe.liz;y, fui a la Rué dei Washington;^lí, encoutré a Miguel Eduai^doi Pardio^injrtóvij, sobre au lechoi; era; un,a ruina; yan,o vivía^, se sobreviyía; la enferímiedad loha^bía devoradoi po^ completol; y, la Muferte,,espiaba el insitanlte .de apagar el últibiioajienío, de aquel gladi^doo:; veAcidb,; www.gftaognosticaespiritual.org www.taocienciareligion.com GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  49. 49. 49 LA HORA DEL CREPUSCULO VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINOnp haiblaba casi, .siu voz, n^oi "tenía ya sof.n;ido, pero, sui in^teligencia^ estaba intacta^y vivajz : r^o se obsicuirecía sinipí plQi^ miomentos,bajo la acción de lofei hjaroóti.cos, peno,volvía ^a lucn-, miás fúlgida, cual si desafiais^e las tinieblas (definitivas quie, la ace-rchía^ban,; <. ; ,A LA HORA DEL CREPÚSCULO 87ni la< soml)ra de un; amigo, había entorrt.o aj lecho^ lele aquel ho!m,br<e tai llciiioide ellos, en el aj>ageo^ de>ii vida luchadora:porque Miguel Eduairtlo Pardo^ era sinduda^, el tipo acabado del diarista cojm.hatientey gajlardo;"•sus a,ctitudes presuntuosas, su verbo desafia,dor, su talento de pO|lem.isita, su valorperson.a,l, y un^a extraña y elegante noblezade ajma, hacían de él, el modelo cumplidoide esos sagitarios de la Idea, tan, iarojSea n,uestra3 dem.ociacias turbulentas, dondelos estoím,a,cale|S de la prensa, han, deshonra.do toldo, hasta la tipografía, con! suinpi,un,do pataleo de cerdos en orgasmo.Miguel Eduardo Pardo:, era, coin PeidroVicente Mijares, el más completo diaristade su tiempo;88 VARGAS VILAy, np digo, que eTai eil piim.er perio(dista,porque seilai de,cir deniiasiado, en un, país www.gftaognosticaespiritual.org www.taocienciareligion.com GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  50. 50. 50 LA HORA DEL CREPUSCULO VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINOdonde lo ha,n, sidoi, aunque no profesionales,Lajufeanp Villan^ueva, Tosta Ga;rcía, y Cesa^Ztilnaeta:]a| Elocuienciá, el Esprit y la Profundidad.Pa,rdo, moría, en días de absiojuta ace,-fajia m,ental en, Vepezuela, cuando los expósitosde todojs los ma,tices, fatigaban lainfaim,ia, desde eisa cloaca máxinia llamadael «ConstitucionlaJ» y, lOjS acerfeb ruados deldicterio, se encaiigabani de disgustar la decenciajcon, sX prosa excfejm.entojsa, virgende todo hálitoj injelejctuaj, y enj su audaciade colilleros deil dia;rísmiOi^ no tendían ¡otroplacel", qué eü de; lanzar* el estiércol de suinsulto al la fícente del losi más gr^andes nojmbresde siuí épjocal.A LA HORA DEL CREPÚSCULO 89Pardo, no perteneció a ese grupo, de carreterosde la, Adulación, encargado* dellevaj todo el detritus del abna nacio|n!al,coin.o abo.no al árbol de la Tir^uía, ocupa^ido sus ocióos cu macular cuanta gloriaintelectuaj pasaba al alcance de sus n>ános;era,n ráenos vileis;, es vefdad, que ciertosmonos o.nánicos, venidos luego con los nuevostiempos, de Ig^ zonas limítrofes del Coilombia,al diarismo capitOjlino; últimos Maca,beos del histerismo, más o: menos maldona^dos, >ox la Inepcia de la Celebridad,para dar mordiscos a lo,s talones de lasglorias consagradas, antes de precipitarseabiertamente en cualquier Ministerio, y, revolcarse www.gftaognosticaespiritual.org www.taocienciareligion.com GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  51. 51. 51 LA HORA DEL CREPUSCULO VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINOen él; la repugnante cobardía deesos acéfalos versificadores, exigía, ^5o sí90 VARGAS VILAcoím^o cojidición precisa,, qiae la gloria insulta^da estuviese! lejo^, porque el gran. tem,o.rdel mojio, es eil de fojete.Pardo, estaba muy lejos dei esa crápulainaibordable, que tie(ne el alma, no de fango,sino de fanguer, que ejs la^ más idealignominia que se puetda imaginar, tratándosede este monaguillo cacotimioi ix)luciona,do por el vicio; e^ un antiguo lelchoepiscopal;y, taj vez por eso, Pai^do; agonizaba sialo;¿ solo ? »he dicho, mal^ lo roideaba una gi^au telrnura,heroica y conmpyedora; la del aquellanoble y abnegada y, betlla mujer, que fuéla, compañera asombib^a dé pieldad, y, devalor, en aquellos últimpiS días;el réspeito> más profundoL.y más reverenteA LA HORA DEL CREPÚSCULO 91se ixnponc, pasa-iido cerca esa, blonda, ya,ugiista figura de mujer, inclinada sohreiel lecho dei un moribundo;, como el Símboloviviente dea Sa^crificio^ y del JJ)esinterés;porque Paido, no, era rico^ agoinizaba enla más noble pobreza, lleno, de altivez yde decoro; pueis desde que la^ enfermedadle ha.bía hecho> abandonar su pluma, vivíade la pensión que su padre le mandaba. www.gftaognosticaespiritual.org www.taocienciareligion.com GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  52. 52. 52 LA HORA DEL CREPUSCULO VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINO—/ Quel íUvoucmeiit ! ¡ que devoiiemeni ! medecía, con su imperceptible hilo de vo^, fcfiriéndoisea ese inagotable vaso, de teinuras,a, esa noble mujer, a la cual acababa deda;- su nombm, apienas cumJ>Iido el luto.,de su primeVa, esposa;días se pasaron así, días angustioso.s y92 VARGAS VILAlentos, en qw© sólo yo,^ visitaba al nxoribun,do,;y, uno de aquellos días rael dijo;:—Yo quisiera que vinietse a vertne el doctor Dominici;y, su señora, añadió:—Qué feliz setia, Miguel, si el doctor Dominiciviniese; eis una. obsesión que tiene;ca,pricho de enfertnio; y, con sus ojo^s tristes me; deicía,: caprichode moribundo...el doctor. Sa,nto;s Dominici, había llegado,por aquel énto,n,ce!s a París, fugitivo de ladictadura de Cipriano, Castro, del cual había,sido, amigo, y, no| perdonaba a Pardo,quie continuaba aún en selrlo con una obceca,ción in discut ib1 e;condeíscetidí en visitar al doctor Dominici,A l.A HORA DEL CRnPÚSCULO 93para llevadc el voto conmovedor del moribundo;el jo.ven y sa.bio médico,, fué muy amabloconmigo, sin diula^ porque además de^ su www.gftaognosticaespiritual.org www.taocienciareligion.com GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  53. 53. 53 LA HORA DEL CREPUSCULO VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINOalta y habitual cultura peisonal, sabía Ifusrelaciones de vei^dadera ajmistad y, compañerismoliterario, que me unieron a su hermianoPedro César, el notable! escritor;expuse al doctor Dominici el motivo demi visita,, interesándolo piara que accedieraal inocente dqseo, de un hü?nbre que ibaa morir;el doctor me escuchó sonriendo, pero tristeen el fondo, y, me prbimetió que iria^no sin zaherit un poco,, la impresionabilidadque nos posee siempre a las gentesde letras, olvidando, que a pesar de sermédico,, él, entra en la Intelectualidad por94 VARGAS VILAtodas las puertas, y, el ser Gajlcno no, lolibra de ser genial;imposible pintar la alegría d&. Pardo, y^la imipaciencia con que e;speraba la, visitade Dominici, después que; yo^ se la an;jncié;ty, Dominici no fué...entre: tajitoi, continuaba en ser yo|, el únicoamigo que estaba cereal al lecho de Paído^;y, el Otoño ayanzabaj^ y^ yo; co(m,p¡rendía„que con las prímeyas hojas, y, lajs últimiasro,sa,s desflocadas, sé iríai también el infelizataigoi;aquel médiodía, cuando llegné ai su lecho;,Pardo, parecía más caümfado:—¿Y, el doctor Dojninici? mié piregjLintó.—Vendrá luego,, leí i-esppndí pa,ra co.nsolarlo www.gftaognosticaespiritual.org www.taocienciareligion.com GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  54. 54. 54 LA HORA DEL CREPUSCULO VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINO:A LA HORA DEL CRF.PÚSCULO 95después, mc habló de lileratiini, do laizambra mental, en que se acotaba Venezuela,y, se coanplació, en rccitartne enteros,los pasajes, que según él, Manuel Díéuz Rodríguez,había hurtado a: los libros de DAnnunzio;él, era implacable, contrai esta literaturacanaria, que yaj emp*ezaba á tomar vuelo,mercéd al rebajamiento espiritual de esaépoca venezolana; literatuia de abaloriosy oro fix, carente de ideas y, de profundidades,buena, para lialagar la miejitaHdádde razas tropicales, amante de reflejo y,colorido^ y, para cosquillear al sentifneivtalismo innato, en cierto^ ncgraje cerebral,nostálgico de jugo, y, coloniaje;el mochismo, en política^, le parecía espantoso,pero en literatura de su pais, le96 VARGAS VILAparecía ^ún jnás 1amonta ble y, lo exasperaba;era;i esos tiem^pps, tauy tristes para la inteLectualidadvdnezolana en que Gu^nersindo,impieraba en la prensa política, y ciertosnegritos lacustres, escapados a lo|S palmaresdé la Chiquinquirá, peinados y almizclados,olorosos a aceite de cooo, bogaibanba,cia el ffacaisoi, plontificando] dé críticos^en la^ columiías del «Cojoi Ilustrado», ejerciendo, www.gftaognosticaespiritual.org www.taocienciareligion.com GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  55. 55. 55 LA HORA DEL CREPUSCULO VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINOdesdé ella^, la pedagogía de la asnaiidad;con el cajidor afñcanoj, de simios queba,n leído; a Taine, eni tra^duccioneis baratas,ma^noseaban. los grandes hombres, insultando,aquellos ya consagrados poir* la gloria_,queriendo, a,sí, por él epccesoí de su audacia,salvarse del fracaso del Olvido;A LA HORA DEL CREPÚSCULO 97no recuerdo bien, el noirnbre del cua^drumanoinferior, que así causaba las furias dePa^do, peio supongo ya eiiterada su efímera,yepaitación de libélula nuvia, bajo losárboles de la Plaza Bolívar, o! en algún médanocostanerói de su patrio lago, qlie ha^brá devora.do su obscuridad, de la cual suagresiva desvergüenza, no logró sacarlo!nunca,;paréceme, que vi después, el nombre delfifi difaimíador, en un libro de Pío Gil;pero no lO; recuerdo;hay gentes, tan insignificantes^ que; aúnantes dé conocerlas, ya las hejrios olvidado.Pardo, me hablaba dé todo eso, con pasión,con una/tan gran pasión, que un turbamientomuy grande le sobrevino,;798 VARGAS VILAcreí que ibaí a morir, porque yo| vi la mluerteen sus ojos; www.gftaognosticaespiritual.org www.taocienciareligion.com GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  56. 56. 56 LA HORA DEL CREPUSCULO VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINO(.su esposa;, vino a él, lei hizo^ u(na inihajlaciónde oxígeno, le limpió eil sudo;!* del rostro,lo coimpuso sobie el lecho, con un^Jpieda<d de míadre;y, cuando ella, s,e alejó, Pando ya vuelto. etn» sáínije decía con un hálito que no era ya una voz :^—i Qué a,bnegación 1¡ qué almía ! ¿ habirí"escrito usted «Ibis» despoiés de conpperfMa,rgañta?Ma^rgañta era esta, su¡ última esposa.Pardo, entró eln una sonihojencia profunda^,tranquila, sin las inquietudes de* otrbsmioribundos;rebelde a; toda idea religiosa, nofpjensó,siquiera, en solicitar los auxiliois de ningunareligión; iA LA HORA DEL CREPÚSCULO 99se extinguía, dulceinjeinte, casi sin agonfa,sin debilida.de s, y^ sin tristezas;volvió a, hablar pai^a recordar a Macuto^en Venezuela, donde pensaba ir, «si escapaba;de esta.»;!esas fueron sus últimas palabras conmigo;cerró los ojos, coanb pia.ra conservarla. visión de la divina pdaya en las pupilas...^ www.gftaognosticaespiritual.org www.taocienciareligion.com GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  57. 57. 57 LA HORA DEL CREPUSCULO VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINOBv, entró en sopor;B me restiré, sa.biéndolo doirmido, y proanetívolver;ctiaíido regresé a mi casa, hallé a PedroCésaj Dominici, que había veínido a vertne,y, hablamos de Pardo, de; su enfertrLedad;de su agonía... »Pedro César Doininici lleVaba entonces enParís, la más heroica y, más digna vidade destierros que pueda; llevar un hombre;100 VARGAS VILAera; el enemigo encartiizado de CipiriairiiOiCastre, y, eii sa p|eriódica, «Venezuela» corgía mien^ualmehte, por la cola, al imoinolascivo y feroz, y lo sacudía contra elpHuro;él, y ybi, éra^bs lojs unicios qtiie! pjolií aquelentonces, nos oicupábalmos en Europta, deca^stigar el castropptismoj parlanchín y peb^dencidroi, frente a^ la legión consular, delacayos g;aloneadO(S, qud lo defendían:, en]Pferiódicos eistipendia,dos, de un gumiersindisímorastrero;por esa razón, y, ppH las veliemfencias! delcarácter de Pardot, exacetbiadas y, no dp[-¡m-adas por la enfelitnfedad, Pedro César;no lo trataba ; pieibj, su, gran; corazón!, ajeh(Oia; toda bajeza se con^byió hóndamfentíe,cua,n,d6 oyó de mí, la sojedad en que mthA LA HORA DhL CREPÚSCULO 101ría, aquel que había sido su amigo, y, quje www.gftaognosticaespiritual.org www.taocienciareligion.com GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  58. 58. 58 LA HORA DEL CREPUSCULO VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINOera sieímpre un escritor de mérito;hablábamos melancóhcamente de todo, esto,cuando me llegó un despacho, telegráfico,que decía;: «Pricz venir tout suite, monsieurFardo est wort, Margueritte.»Dojm,inici se conunlovió hasta jas lágrimas;tomamos el primer co;che que pasó, y,fuimos a aquella que era ya la casa delduelo. Miguel Eduardo, yacía sobre su lecho, mortuorio,las manos cruzadas sobre el pecho,un,a gran serenidad se extendía sobre surostro, como que ya había pasado para él,el gran dolor de la Vida y había entradp,en esa calma divina, que no se acaba jamás;102 VARGAS VILAhabía muerto en brazos de su espo,sa,y, ella sola lo había amortajado;.al verlo, yo sentí la envidia que sientosiempi-é por un muerto, y la cólera sordacontra mí mismo, porque aún mje élmpeñoen vivir. Pedro César Dopi)inici, rompió en sollozos;su, corazón de proscripto desbordante; decóleras y dé dolores, so,llozaba ante el despojode aquel compañero de juventud idoya para siempre...-AEra necesario avisar a la Legación deVenezruela, con la cual^ ni Dotninici, ni yo^manteníamos ninguna clase de relaciones, www.gftaognosticaespiritual.org www.taocienciareligion.com GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  59. 59. 59 LA HORA DEL CREPUSCULO VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINOy al Cónsul General eli París, que lo desempéñabaentonces, Gil Fortoul, nuestroamigo personal:A LA HORA DEL CRLIÚSCUHJ 103la Legación, estaba a cargo de un francés,aventurero, que cjiiij p-C(3n en el ferrocarrilde Caracas a Valencia, había hecholo bastante, para jx>ner..en aquella ciudaduna posada, a la cual Cipriano Castró, llegóen tina de esas mil derrotas que precedierona su victoria final;en gratitud a las atenciones del posaderoy, por poseer éste, dotes de bajeza y de espionaje,lo tenía Castro, empleado en esosmenesteres en Europa, cuando no sé, porcuáles razones, vacó la Legación, y hubode caer en las manos rapaces del peónposadero,por nombramiento de su amo, deelección;y, así la desempeñaba;hicímosle Dominici y, yo, un despachoal beocio afortunado; despacho muy des104VARGAS VILApectivo en el cual, al participarle la muertede Pardo, le preguntábamos, qué actitudpensaba asuq;iir la Legación, en esa emergencia;el estilo del telegrama y el nombre de losdos firmantes, eran bastante j>ara hacersaltar del lecho al analfabeto galoneado:Gil Fortoul, estaba ausente, y era ya más www.gftaognosticaespiritual.org www.taocienciareligion.com GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  60. 60. 60 LA HORA DEL CREPUSCULO VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINOde media noche, cuando fuímiois a la Plazade la Bolsa, a hacerle un despacho amágable,anunciándole el triste fin, de aquelque era amigo de los tres:al día siguiente muy temprano, estábamosen la casa mortuoria.Dominici, había llegado el primer;o!;y, cuando yo entré, ya el Ministro, estabaallí;P:r€sentóm:elo Dominici y díjele yioj:A LA HORA ÜEL CREPÚSCULO 105—Recibió usted nuestro despacho?-Sí.—Usted sabe bien, que yo no soiy venezolano,y, ha sido a simple título de aimigopersonal de Miguel Eduardo Pardo, q-aehe hecho a usted ese despacho, pojrque esnecesario que aquellos que oficialiniente representana su país, dicten las medidasque crean del caso, para honrar la m^mo^riade aquel que fué, en él, un escritor, unDiputado, y lo representó con honor, lenla Diplomacia; ¿cuáles medidas piensa ustedtomar, señor Ministro,?—Yo venía, dijo el bárbaro, a poner en lapuerta a esta mujer, incautarme de los bienesde Pardo, y poner en él apartamentpilos sellos consulares.Dominici y yo, nos miramos estupefactos106 VARGAS VILAante tanta barbaridad, acumulada en unos www.gftaognosticaespiritual.org www.taocienciareligion.com GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  61. 61. 61 LA HORA DEL CREPUSCULO VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINOlabios.Margarita de Pardo, la viuda, que aunqueno hablaba el español, comprendió lobastante, enrojeció hasta la raíz de su blondacabellera, que aureolaba un páhdo rayode sol, que caía también sobre la caradel tnuerto.—¿ Ignora Ujsted, señor Ministro, le dije,que quien usted llama esa mujer, es la esposade Miguel Eduardo Pard^o¡; que losúnicos bienes de que usted podía incautarse,es el cadáver de Pardo, vestido, porquees lo único de su pertenencia que hay aquí ?¿ignora usted que esta casa, donde la señorade Pardo tiene su taller, es de ella,y está alquilada en su nombre? ¿no sabeusted que Miguel Eduardo Pardo, ha agoALA HORA DEL CREPÚSCULO 107nizado y ha muerto con decoro, sin necesidadde acudir a nadie, porque su c|sposalo ha queridoi así ya que su vener.ablepadre, ausente, ignora esta situación y nola sabrá el digno anciano, sino cuando lehayamos participado la muerte de su hi}o?—Y, ¿ Pardo era casado ?—Su señora, podría darle a usted las pruebasde ello.—Entonces que costee ella el entierrp.—Eso no, le dije^ mientras Miguel EduardoPardo, tenga amigos^ no será enterradopor los cuidados de una modista, como diceusted, la cual ha agotado hasta el último www.gftaognosticaespiritual.org www.taocienciareligion.com GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  62. 62. 62 LA HORA DEL CREPUSCULO VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINOochavo en la enfermedad de su marido. Siusted no puede, o no quiere afrontar a nombredel Gobierno, los gastos que ocasioneel entierro, díganoslo usted^ que nos~otros108 VARGAS VILAlos afrontaremos en nuestro propio nombre,o en el de su padre ausente;felizmente, el pobre muerto, que estaba anuestro lado, nada oía de esa poléinicajhuimjllante, ni escuchó insultar a su elsposa,ni amenazarla de exptilsión, ni se sintiódesdeñado cuando el Ministro dijo:—Yo no tengo instrucciones de mi Giobiernoa ese respecto, ¿a qué títuloi costearlayo esos funerales? Par.doi, no era empleadode Venezuela:—Bien está, repliquéle interruimpiendo suintemperante ^discurso ; me explico bien sudesdén; usted no tiene ningún deber par¡acon este muerto; Miguel Edua:r;do| Pardo,era un venezolano, y, usted noi lo es ; MigiuelEduardo Pardo, era un escritor liberal, yUsted no sabe lo que esoí quiere decirjA LA HORA DEL CREPÚSCULO 109Miguel Eduardo Par(io, era un intelectual,y usted no colinda con él, por ese lado:lo que yo pido a usted, es que (me digafrancamente si el gobierno cojStea o nól losfunerales.—Yo, personalímjente, podría a^yudar en algol—No se trata de eso; si Miguel EduardojPardo, hubiera Me ser enterrado por suscripción www.gftaognosticaespiritual.org www.taocienciareligion.com GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  63. 63. 63 LA HORA DEL CREPUSCULO VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINOno lo sería pojr la de usted; si ustedno quiere hacer eso, en nppibre delGobierno de Venezuela, dígameloj usted, y,yo tomo ahora mismo un coche, levantloiuna suscripción en el Cuerpo Diploanáticode París, y a las dos horas, tendremospara hacer a Pardo, funerales de Eímbajádor; pero felizmente no tendremos necesidadde eso, porque sus amigos nos bastamos;1lio VARGAS VILAy, abandoné el salón sin despedirme.Pedro César Doiminici, continuó el debate^,hasta conseguir del bárJ>aro, que accediesea costear j>or cuenta <iel Gobierno, losfunerales d^ Pardo, a condición, eso sí,de que fueran los más baratos;y, así se hicieron...• JiY, era una Snañana bi;umosa, aquella siguiente,en que lo; Uevajmbs a enterr^ar:ya fuera de París, Dominici, Ugarte yyo, níontaimois en un coche, Gil Fiortoul,vaciló un momiento, miró los espías consularesque lo seguían con los ojos, y, entróen nuestrp coche:—Mañana sabrá Castrp, que yo he andadqcon ustedes, dijo dirigiéndose! a Domíiniciy a, mí, que éramos los adversa riO|S caracALA HORA DEL CREPÚSCULO 111teriza^os del grotesca déspota, y, miró sonriendoa aquellos que lo| espiaban www.gftaognosticaespiritual.org www.taocienciareligion.com GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  64. 64. 64 LA HORA DEL CREPUSCULO VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINO:ha^blamos entonces, de Pardo, de Venezuelade la gexieración a que éste habíapertenecido, esa, generación que Gil Fortoul,Césaj Zumeta, y Luis López Méndez,ha,bían orientado, violentamente hacia lospaás nobles ideadles;habían sido en política, una generaciónde fracasados, como» su Maestro;éstos, ha^bían sido los grandes crucificadosde su ideaj; los grandes náufragos.López Méndez, más feliz que los otros dosconductores, ha^bía rnuerto.Zumeta, hosco, triste, incurable de desdén,comba^tía contra Castrp en New-York,sintiendo en su vencimiento, la,s más norbles adhesiones consolar su corazón.112 VARGAS VILAGil Fortoul, erja, Cónsul^ en una ciudady en un pa^ís, en que un hostelero coismopolita;,era Ministro;y, él, el primero, sí no el únicoi diplomáticovenezola,no|, sentía sobre su¡ frente depensa,dor, la sombra del peón caminero!, empfena,chado de Eímbajador;esa; era la Venezuela de entonces.;menos triste, míenos desgra|CÍada, menojsenvilecida^, es verdad, que la Venezuela dehoy; ¡a,quello, era ya el Bajo ImperLoi;pero, no ferai aún el Imperiol Infinito., , ^ , , , .] : www.gftaognosticaespiritual.org www.taocienciareligion.com GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  65. 65. 65 LA HORA DEL CREPUSCULO VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINOLlegatmps al Cem^|nterio, Gil Fortoul, dij-oiante el cadáver, unas bellas palabras, dignáisde su talento;y, Pardo, entró en la tierra, y nosotros, reALA HORA DEL CREPÚSCULO 113grcsa;mos tristes, silenciosps a París;nos detuvimos para comer juntos, Gil Fortoul,Dominici, Ma,dueñoi y yo;nos separamos después, y fué una dispersión.Madueño, en su marcha acelerada de viejogranadero, cayó en el sepulcro.Gil Fortoul, fué Ministro Plenipotencianoen Alema,nia, y, luego fué gobierno en supaís.Pedro César Dominici, fué Ministroi deVenezuela,, en España;¡ ay ! todos ellos tenían patria;esa dispersión, me recuerda aquellos añosya. muy lejanos, en que José Martí, EloyAlfaro, y yo nos sentamos por muchos díasa una misma mesa de yantar en New-York;8114 VARGAS VlLAtodos proscriptos, todos tristes, todos soñadores.Ma^rtí, soñaba con Cuba, Libre.Alfaro,, con libertar el Ecuador;y, ¿yO|?... yo sopaba con Coilombia esclava,;ese fué el sueño, de mi juventud.Alfaro;, {>artió el prímero; fué directamentea, la Victo,ria, como, una águila hacia lacima. www.gftaognosticaespiritual.org www.taocienciareligion.com GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  66. 66. 66 LA HORA DEL CREPUSCULO VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINOMartí, partió luegO|, y, murió comoj dijoZupileta, que también ej-a de nosotrps «prendiendo)Una, estrella, en! el Cielo americanoi».Yo, quedé soña.do^r sobre la playa, coimoaquel día en que, se dispiersó el grupo depensa,doíres, que enterró a Miguel Eduardo]Pardo;y, preparándoime a entrar por el portalA LA HORA DEL CREPÚSCULO 115de la vejez, consuelo mis derrotas escribiéndolas,como, otros escriben sus victorias;>y, me conmueve el recuerdo de esa^ litaras,cojmo ésta, en que cayendo, en mismanos una edición de «Villa Brava» deMiguel Eduardo. Pardo, pienso en él^ en sunoible talento, en sus. luchas, y en sus tristezas.y, pienso en el día en que lo enterramos;una. mañana de Oto^io, llena de Melancolía,;una, hora muy triste, en que cinco pensadores,nos congregamos en torlio a süsepulcro, y le dijimos adiós!...I cómo temblaba en el cielo un poco declaridad!Pedro César DominiciLos recuerdos de lo,s besos, muy i^mo^tos, son la.s llagas mal curadas, que llevadlosen el alma;¿qué llama voraz, es esa llama del Recuerdo, www.gftaognosticaespiritual.org www.taocienciareligion.com GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  67. 67. 67 LA HORA DEL CREPUSCULO VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINOque brilla y, no ilumina, quemay, no consume, y, sin embargo., alienta elvuelo del Deseo?...la llama es movible...la llama es taciturna;118 VARGAS VILAcopio un fuego, fatuo en un cementerio....va por entre las tumbas;acaricia lois muertos...os sigue... ty, o^ huye... i•es una llama que habla, en el Silencio;y, su lenguaje es malo,;su lenguaje es- perverso,;¿por, qué os recuerda con tenacidad losviejoiS besos, de laibios que ya no existen,de labios que ya han muerto?y, os ha;bla de ellos;mientras bajo, el cielo pálidoi, se deshoja>el rosal de los recuertiOiS;y. es: ! 1 I I Vuna^ lluvia de roisas amatistas, cayendoen los follajes del Misterioj;pa,ra adoimai la frente de los lejanojs muerALA HORA DEL CREPÚSCULO 119tos, que yacen insepultos, sobre los camposyermiOs;los recuerdos, son seres que a^ndan, se alzafidel sepulcro, y, toman cuerpK),;y, vienen a. nosotros, y, nos persiguensiempre, cuando estamos do,rmidos, cuando www.gftaognosticaespiritual.org www.taocienciareligion.com GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  68. 68. 68 LA HORA DEL CREPUSCULO VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINOestamos despiertos, cuando, velamos tristes,cuando entramos en sueño^...se acercan suavemente, con sus alas deinsectos, que tienen el perfume de muyremotos huertos que nos fueron queridos;nos miran muy tristes, con sus ojos pjer-versos, y, nos muestran la copa i^epleta delos besos, que dimo^ en los la,bios ardientes,en los tiempos lejanos que son idos;de tiempos ya pretéritos que sepultó lanieve de tanto y tanto invierno,;entre ellos brilla: uno; ;120 VARGAS VILAcopio un carbunclb, inmienso, que ilumina,la noche voraz de [l!o,s reicuerdos-;es el primeroi de la amorosa Vía;aquel que Himos a unos labios de! fuego;cuando en lb¡s nuestros se) secaba apenas,el néctar candoiroso, de los labios maternos;el biesoí acoléiscente, primeroi que nos dieron,cuando^ al mismb, tieimipo que los labiO|S, se desfloró teimblandoi nuestro cuer*-Rpi; Id6 ese beso; primero, nada miata el iMcuerdoj;!él, vibra; en este! libroj: Breviario del Deseoj;-I IIy, brilla; etn sus páginas; coítnio un áspidde fuego , comjo; sierpe de llamlas^ enroscada www.gftaognosticaespiritual.org www.taocienciareligion.com GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  69. 69. 69 LA HORA DEL CREPUSCULO VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINOal cuelloj de un Ganímtedes virgen;A LA HORA DEL CREPÚSCULO 121se siente el aleteo de todas las pasiones;las (m,Ú6Ícas dolientes de( las angustias sabiasde aquellois corazojieis que todo lo supieron; }wrquc en amai" gastarojí sus fuerzasy su tiempo;las almas de los grandes exegetas delbeso; los viejos taumaturgos, que» fatigóel Deseo; ¿por qué, este Evocadoir. del Divino Misterio,este lírico audaz de cuyo, fojo verbosurgen las mariposas vibrantes de los sueños,todas ebrias del néctar—de ese néctarsedeño, que todos conocemos, porque lo hemosbebido en los labios perversos—pK)r quéeste gran poeta, ¿por qué no escribe versos?...«Tristeza; Voluptuosa», tristeza de lo, acerbo,tristeza de las cosas perdidas en el122 VARGAS VILAtiempo, donde solloza el alma de los idealesmuertos;:este libro pedía, las alas de la estrofa^y, el ritmo y la; música del Verso;¿estáis tristes? .leedlo;es un lago montañés que retrata muchoscielos, altos cielo^, donde pasan muchas www.gftaognosticaespiritual.org www.taocienciareligion.com GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL

×