32 33 gestos de vida vargas vila www.gftaognosticaespiritual.org
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×
 

32 33 gestos de vida vargas vila www.gftaognosticaespiritual.org

on

  • 1,111 views

 

Statistics

Views

Total Views
1,111
Views on SlideShare
1,103
Embed Views
8

Actions

Likes
0
Downloads
6
Comments
0

1 Embed 8

http://www.gftaognosticaespiritual.org 8

Accessibility

Categories

Upload Details

Uploaded via as Adobe PDF

Usage Rights

© All Rights Reserved

Report content

Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
  • Full Name Full Name Comment goes here.
    Are you sure you want to
    Your message goes here
    Processing…
Post Comment
Edit your comment

32 33 gestos de vida vargas vila www.gftaognosticaespiritual.org 32 33 gestos de vida vargas vila www.gftaognosticaespiritual.org Document Transcript

  • 1 GESTOS DE VIDA VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINOGESTOS DE VIDABamoTí Sopeña EDITOR PROVENZA 95.97 BARCELONAObras completas de J. M. Vargas VllaDERECHOS DE AUTORTodo ejemplar qne circulesin estampilla será consideradoilegal.GESTOS DE VIDA:: Obras completas de Vargas Yila ::NOVELASAura o las Violetas.Flor del FangOrRosa Mística.Ibis.Rosas (fe la Tarde.Alba Roj^.La Simiente.Delia (Lirio blanco).Eleonora (Lirio Rojo).Germania (Lirio negro).El Camino del Triunfo.La Conquista de Bizanció.María Magdalena.La Demencia de Job.El Minotauro.Los discípulos deEmaüs.Los Parias.Sobre las Viñas muertas.Los Estetas de Teópolis. www.gftaognosticaespiritual.org www.taocienciareligion.com GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  • 2 GESTOS DE VIDA VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINOEl Final de un Sueño.La Ubre de la Loba.Salomé.Cachorro de León.LITERATURAObras completas de J. M. VAKGAS VILAGestos de VidaOBRA INÉDITA0 |>l*áJ»>ailiiiealBARCELONARAMÓN SOPEÑA, EditorPROVENZA, 93 A 97Derechos reservados.Raiiión Sopeña, impresor y editor; Provenza, 93 a 97.—Barcelona.PREFACIOImaginar^ es una alia y bella forma de crear;desde que una Ficción es hecha, una Obra escreada;imaginar es hender varias atmósferas, cruzarlos cielos vírgenes de la Ideación, arrancar su secretoa los vagos y remotos continentes de la Fantasia,a los enormes islotes del Misterio, apenasdiseñados, como las costas de los mundos lunares;y, volver de alli cargados de ensueños, de quimeras,de materiales ultrasensibles, aptos parahacer de ellos grandes y dolorosos realidades;y, crearlas;grabar lo fugitivo en lo eterno; www.gftaognosticaespiritual.org www.taocienciareligion.com GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  • 3 GESTOS DE VIDA VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINOreducir a formas dóciles y estáticas la cabalgataloca de nuestros sueños;aprisionar nuestras sensaciones flotantes e imprecisas,como un sueño de opio, y darles formasesquemática^s , o amplias y duraderas, pero siem^VIII PKEFACIOpre dentro de los cánones de muí Estética Personal^que es el secreto de los grandes escritores yvibrantes de ernotividad verbal, que es la mássutil y más pura de las sensaciones de Arte;ensoñar, quimerizar, preludios son de crear;la plasticidad de esos elementos mentales vieneluego para la modelación completa de la creación;y, la Obra es hecha;son fascinantes los mundos de la Ensoñación;los de la Realidad son torturantes;y, eso porque la Vida es hostil, la T/V/a esmala, y la única Realidad posible está en laVida;la Vida es cruel, con el solo hecho de ser laVidavivir es sufrir;el Dolor es el Numen de la Vida;y, quien reproduce la Vida, reproduce el Dolor;y, la Muerte;vivir es destruirse;y, morir todos los días un poco; www.gftaognosticaespiritual.org www.taocienciareligion.com GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL View slide
  • 4 GESTOS DE VIDA VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINOla Obra de Arte debe pintar la Vida^ pero debeembellecer la Vida, consolar la Vida, neutralizaren parte el horror de la Vida;el Ensueño y la Vida, la Ficción y la Realidad,lo real y lo ideal fundidos en uno solo, taldebe ser la Obra de Arte;y, tal vez en nimjuna otra zona del Arte comoen la de la novelización, esos cánones se imponen;pintar la Vida;PREFACIO IXaoñar la Vida,también,es decir:}ii))ihar la Vida con el halo del Ensueño;hacer bello el trágico rostro de la Vida;Realismo;Idealismo;términos de Arte, son;pero, no síntesis de Absoluto;lo Absoluto no ex!iste en el Arte;realizar el Ideal;idealizar la Realidad;es hacer Obra de Arte;según esas normas, la Novela, debe ser, la Vidareal, idealizada;ía Vida tiene eso de semejante a una lágrima,que es pura y es triste cualquiera que sea la causa www.gftaognosticaespiritual.org www.taocienciareligion.com GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL View slide
  • 5 GESTOS DE VIDA VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINOque la haya creado;yo, nunca he podido ponerme a escribir una novelasin una gran preocupación de Arte, y unagran tristeza de pensador;el arte de escribir para divertir, me es ignorado;no lo cultivo en ninguno de los sectores de militeratura, ni aun en este de la novela, que porarte de esparcimiento y distracción suele pasar;no soy un escritor para divertir los ocios de educandassentimentales, ni hacer el encanto de damascatequistas;la literatura bromurada y lenitiva, profesión deX PREFACIOciertos escritores analgésicos, no es tampoco Idmía;tengo del Arte de escribir otro concepto;o mejor dicho;no cultivo esto del escribir sólo como un Arte ysino que lo amo y ¡o practico, como un Aposto^lado;un Apostolado en el cual suelo poner muchoArte;de ahi^ que aun en mis más nimios trabajos literarioshaya querido ser y haya sido, un escritortrascendental;no he podido...—dije mal—no he querido cultivarla Frivolidad ; ése es mi Crimen; www.gftaognosticaespiritual.org www.taocienciareligion.com GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  • 6 GESTOS DE VIDA VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINOen mis libros, no he prescindido de pensar, y,he puesto la música de mi estilo a mis pensamientos;fácil es eso en Obras de grande Arte, y reciaenvergadura mental, en libros de Literatura o dePolítica, a vastos temas y amplios horizontes deIdealidad;fácil lo es en las grandes novelas, hormigueantesde tipos y de espectáculos, que como arteriasfluviales extienden su vida en largas direcciones,recónditas , y hacen germinar las pasiones, en unaflora emocio)ial , a veces rayana en lo monstruosa;pero... ¿cómo hacerlo en estas pequeñas y frágilescreaciones de Arte, que la penuria de nuestralengua^ falta de un vocablo para noinbrarlas,llama, Novelas Cortas, y que yo continúo en liamur: Noüvelles?si;PREFACIO XIpuede haber e)i ellas belleza profunda, eotno lahay en el distieo de un epitafio antiguo extraídode la^ ruinas o en los ojos pletórieos de Misterio,de una virgen extática, entre los rosales y las palomüs,en la vieja iluminadura de un Misal;obras-libélulas;es verdad;pero, una libélula también es una vida;y, esa vida no está toda en la belleza tornasolde las frágiles alas; www.gftaognosticaespiritual.org www.taocienciareligion.com GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  • 7 GESTOS DE VIDA VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINOel arte del camafeo ha sido también un noblearte;como el de la orfebrería;I recordáis los motivos trabajados por Benveñuto,en cálices y copones, y aquel maravillosobotón para una capa pluvial, que al palparlo másque verlo, hizo venir las lágrimas a los ojos cuasiciegos de Julio III, el Papa Monte?todo espacio es capaz de contener un átomo dela Belleza, como de la luz;si se es verdaderamente un Poeta, puede ponersetanta música y tanto encanto en un versode Marivaux, como en un largo poema de Walt-Whitman, o en una oda magistral de Tennyson;si se es verdaderamente un Pintor, puede ponersetanto genio, en una miniatura de Fregonard,y, en un panneau de Chardin, como en un frescode Orcagna, o en la grandiosa visión del Juicio Final,bajo las cúpulas de la Sixtina;y, si se es verdaderamente un Músico, puedeponerse tanta maravillosa armonía, en un Poemadiminuto, de Glande Debussy, como en las másXII PREFACIOestruendoaa^ orientaciones de Strawinskyy o enlos asordadores dramas Úricos de Ricardo Wa-(jner;t/, en el arte de novelar^ yo encuentro que laXouvelle ocupa en él, el lugar que la Miniaturaocupa en la Pintura; y el lieder en la Música;en una Nouvelle como en una Miniatura hay www.gftaognosticaespiritual.org www.taocienciareligion.com GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  • 8 GESTOS DE VIDA VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINOun vuelo de átomos de Misterio, que la envuelvencomo una atmósfera y ponen uno como beso deEternidiid en su frágil contextura;tanta cantidad de Ensueño puede entrar enesa flébil creación, como la que caber puede enuna Obra Mojiumental, alzada bajo la desnudezde los cielos;un pintor de almas, se complace en diseñarlas,en el estrecho marco de una nouvelle, complicadasy diminutas, llenas de gracia perversa o deuna tristeza cruel, como los miniaturistas del finaldel siglo xviii, pintuban las bellas cabezas femeniles^rizadas y empolvadas, que el verdugo había dehacer trágicas^ cortándolas al golpe rudo del hacha;y, esas nouvelles son como un vago motivo deun vago ensueño desarrollado en un cromatismomusical, versicolor, con la belleza apasionada deun idilio javanés, pintado en las hojas cándidüsde un abanico de laca;una gracia simple decora esas miniaturas de almascon la gracia imptíber de una flor;son como síntesis espirituales, arrancadas al corazónde la Tragedia, como el desfloramiento dePREFACIO XITlun gran bouquet de rosas ideológicas, de ¡as cualescada pétalo es tuia historia de amor;el alma de un bello suefio desvanecido flota en www.gftaognosticaespiritual.org www.taocienciareligion.com GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  • 9 GESTOS DE VIDA VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINOellas, como un loto insumergible en las aguas deun estero;no es un arte menor éste de ser miniaturista delas sensaciones , como no lo fué aquel de Isabey,y Hall y Vestier, siendo los miniaturistas, de aquellasdeliciosas crcaturas, que pasaron como unaronda de mariposas de oro voloteando en el corazónatormentado del crepúsculo;no hay frivolidad en esas creaciones estremecidasy palpitantes, llenas de vagas ternuras,como no la hay ^ en un relicario en cuyo jondoyace una imagen muy querida y ya difunta a lacual hemos colmado de besos,... y, la besamosaún;el alma de la Tragedia vive en ellas, como elalma de la Vida;y, el alma de la Vida, es, el Dolor;todo Dolor es angustioso;e, infinito...aun aquel que tiembla y brilla en las lágrimasde un niño.No entiendo disertar más sobre el alcance y laestructura de la Nouvelle, y el dramatismo estremecidoy conmovido, que en mi sentir debe sersu esencia;haria un capítulo de Critica Literaria ajeno aeste Prefacio;XIV PREFACIOorno de estas lineas prologarias, el frente de www.gftaognosticaespiritual.org www.taocienciareligion.com GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  • 10 GESTOS DE VIDA VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINOeste nuevo volumen de nouvelles mías, y lo doy,para ser incluido en la Colección Definitiva, demis Obras Completas, que la Casa Sopeña edita;queden definitivamente alli;y vivan la Vida Espiritual^ que es eterna;la Vida de los libros ;aquella que la Muerte no alcanza a corromper;y la Envidia no puede destruir.VARGAS VILA.1922.EL RESCATEEL RESCATEEn la ojiva de los cielos, transparencias de cristal;mil esmaltes y arabescos caprichosos multiformes,en perpetua evanescencia de mirajes ;pirográficos paisajes ;gerifaltes de metal ;vagas torres de fayenza lentamente diluidas enlas suaves lejanías de un color de rosa te ;orifreses gualda y lila ;gallardetes de oro y grana con cenefas de amaranto;fingiendo van las nubes en lánguida derrota porlos cielos hechos tristes a los besos de la Tarde ;cambiantes, fugitivas perezosas, como en un caprichodelicuescente de Omorya Hokkei pintadosobre el violeta transparente de una tela Avají;no hay belleza comparable a la belleza de los www.gftaognosticaespiritual.org www.taocienciareligion.com GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  • 11 GESTOS DE VIDA VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINOcielos romanos, cuando declina el día ;GESTO3.—24 VARGAS VILAcielos de Transfiguración ;y, uno de esos crepúsculos de fin de primavera,envolvía la Ciudad Eterna, en uno como peplo flotantede azul profundo y, de blancuras liliales ;en el Pincio, ya el follaje arborescente hacíasombras prematuras, verde claro, de oricalco ;un rumor de cardumen bajando por un río perdidoen la montaña;un vuelo de abejas azoradas en torno a los rosalesflorecidos ;tal se diría el rumor de tantas hablas ;eran saludos ceremoniosos ^ cuasi monosilábicos ;diálogos breves ;de coche a coche en aquella como inmóvil bandade carruajes, que llenaban los viales adyacentes ala terraza donde la música dei Cacciatori, dejabaoír sus notas vibradoras, que pasaban desgarrandoel aii-e con sus polifónicas violencias y sonaban,huían, volaban y parecían extinguirse entre losmacizos de árboles o sobre el candor de las clemátidesdormidas ;ligero rumor de risas discretas, tiembla en elaire, con vibraciones musicales ;las plumas de los sombreros de las damas hacíanoleajes multicolores, obedeciendo al ritmo de lascabezas orgullosas que los llevaban semejando ellento vuelo de una bandada de paujiles ; www.gftaognosticaespiritual.org www.taocienciareligion.com GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  • 12 GESTOS DE VIDA VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINOtoda la aristocracia romana, la blanca y la negra,la del Eey y la del Papa, se hallaba congregadaallí, como de costumbre, para ver desde aquelcollis ortorum^ morir el día espléndido sobre laCiudad Divina, escuchando los acordes de la bandaGESTOS DE VIDA 5marcial y, engarzando crónicas sociales, en esesalón al aire libre, antes de desbandarse y diseminarsepor playas y balnearios huyendo de los caloresdel estío, ya muy cercano ;se percibían fragmentos de diálogos, frases breves,palabras sueltas, que volaban y vibraban ligerosy armoniosos como un trinar de pájaros disputándoseel grano en una era ;el obelisco, perfilaba su silueta roja, en el oromórbido de las arenas, y, el gris negro de los asfaltadosvecinos, como la sombra de un César,puesto en pie para morir;la atmósfera era tibia, acariciadora, con ese hálitode voluptuosidad que flotaba perennemente enEoma, como un morhus escapado a las aguas infestadasde las lagunas Pontinas, y que todo loimpregna de una vaga languidez febricitante ;en la fila de coches que llenaba el viale cercano almurallón, más allá del cual extienden el cortinajede sus frágiles siluetas los tilos de la Vila Borghese,el de la Baronesa Stolckv, se diría una corheülefleurie, tal era la belleza y la opulencia de los ramosde rosas blancas y rojas con los cuales el CondeOrnano, acababa de obsequiarlas a ella y a su hija ;con un pie apoyado en el estribo, y los codos en www.gftaognosticaespiritual.org www.taocienciareligion.com GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  • 13 GESTOS DE VIDA VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINOlos dos lados de la portezuela, el Conde conversaba,y su alta silueta se dibujaba elegante y magna,en su traje de «écuyer», pues acababa de dejar sucabalgadura, que un lacayo guardaba a pocos metrosde allí;la Baronesa, muy delgada, alta, blanca, supremamenteelegante en los últimos esplendores de6 VARGAS VILAuna belleza, que aun conservaba lineamientos clásicos,tenía actitudes de estatua ; sus ojos grises,de un gris de pizarra sin pulir, estriados de velasnegras que los hacían a veces de un color bituminoso,parecían inmóviles, entre los párpados a mediocerrar, en un gesto que le era habitual, cuandono ponía lentamente ante ellos sus impertinentesde oro ;en su madurez aiTogante, tenía ese aire de soberbiatristeza de las. mujeres que han sido muy bellasy sienten fenecer su belleza en las proximidadesde un ocaso sin esperanza ;- el arte y los ma?ajes conservaban admirablementela pureza de sus facciones^ y el delicado rostroperfectamente clásico, como nacida en Atenas, ygriega como era de varias generaciones, aunque sunariz halconada acusase una ligera mezcla de sangresemita, que le venía sin duda de su padre, ricobanquero de Patrás ; sabía la elegancia de su talle,y orguUosa de ella, se mantenía erecta, en unaactitud de cariátide, sonriendo vagamente a los saludosde unos, a las palabras de otros, al Silenciomismo que a veces se hacía en sus oídos y, parecía www.gftaognosticaespiritual.org www.taocienciareligion.com GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  • 14 GESTOS DE VIDA VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINOdecir a su corazón cosas amables.Sixtina Stolcky, su hija, se le parecía extrañamente^doblando su belleza con el prestigio de sujuventud ;alta, delgada, de formas apenas visibles, en unaperfecta euritmia de líneas, «slanciatta», como dicealos italianos, su busto parecía tal vez demasiadolargo, a causa de esa falta de morbideces,pero eso daba mayor distinción a su figura y, haGESTOSDE VIDA 7cía más aristocrático el conjunto de tu belleza exquisitay delicada ;pálida, como su madre, pero, de una palidez menosláctea, suave, como la de una camelia vista alos rayos de la luna ;su cabellera rubia era tan clara, que tenía reflejosde argento y, para opacarla, la peinaba conmixturas azoadas, que le daba un rubio adorable,como el de los estambres de un lirio ;sus ojos, de un gris verdoso de malaquita, hacíanreflejos cambiantas como los de una agua marina ala sombra apenas visible de las pestañas muy largas,pero del mismo rubio claro de los cabellos, locual parecía engrandecerlos desmesuradamente ; lanariz, que en su madre era aquilina, en ella eraperfectamente griega, como cumplía a su raza, porqueella también había nacido en Atenas, aunquede un padre escandinavo, la boca, era larga, de labiosdelgados, de una coloración apenas perceptiblede geranios ; un cuello grácil de ánade joven, sobreel cual su cabeza imperiosa se alzaba conun encanto de flor ; el cuerpo todo delgado y, www.gftaognosticaespiritual.org www.taocienciareligion.com GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  • 15 GESTOS DE VIDA VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINOágil, como el de aquellas ninfas ligeras y, nervudas,que se ven en los frescos de Delfos, siguiendolas can-eras de Diana, guiando los canescenceños y feroces como ellas ; no guardaba las actitudesestatuarias de su madre, pero había en susgestos algo de hierático, y una como sombra deenigma en el candor de sus ojos claros, que pormomentos se hacían tenebrosos, oraculares comolos de una Sibila, y quedaban inmóviles como enun gesto de éxtasis ;8 VAEGAS VILAel Conde OrnanOj que le estaba vecino, y con ellaconversaba, era el tipo completo de hombre demundo, figura central y decorativa de la alta sociedadque frecuentaba ;elegante, espiritual, discreto, lleno de una vastay exquisita cultura, dominaba por el atractivo irresistiblede su conversación ;sportsm-an ameritado y cultor férvido de todaslas formas de la higiene, conservaba por esto unarecia contextura, y grandes apariencias de juventuden ese declinar de su edad madura, ya aledañoa la vejez, pues había cumplido cincuenta y ochoaños, apenas disimulados por los afeites y, refinamientosde una sabia toilette;viudo y sin hijos, había pasado la última veintenade su vida, entregado al placer^ al estudio y alos «sports» ; con una gallardía y, un tesón absolutamentejuveniles ;hombre de amor hasta la medula de los huesos ;rico, amable, atrevido y decidor, sus conquistas se www.gftaognosticaespiritual.org www.taocienciareligion.com GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  • 16 GESTOS DE VIDA VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINOhabían contado por días, ayudándole a mermarpor igual su fortuna y su salud ;conservaba, sin embargo, restos opulentos deambas, con los cuales se hacía la ilusión de tenerlascompletas ;como en todo hombre intelectual, la vejez próximano ultrajaba, sino antes desarrollaba los gérmenesde su vida interior, y, se conformaba de la ausenciadel placer, para el cual empezaban a faltarlefuerzas, con el miraje de amores espirituales, quehasta entonces había mirado como engañosas sutilezasdel ánimo, y, se había puesto a amar, con unGESTOS DE VIDA 9amor de párvulo a Sixtina Stolcky, que recibía sushomenajes sin entusiasmo, cultivando su trato porel encanto que se desprendía de su conversación ;y, él, le decía en ese momento, cosas amables ydiscretas, impregnadas de una vaga poesía ;hablaban de música, con motivo del charivari polifónicoque se oía sonar en la terraza cercana, y elcual Llenaba el ambiente de notas gayas y, resonantesque parecían tomar formas tangibles y, enredarsea los árboles como gallardetes multicolores;él, era un feíTÍente de los grandes románticos,de Mozart y de Listz, y hablaba de ellos a Sixtina,queriendo hacerle comprender, cómo el romanticismoera el único remanso de Ensueño, el únicorefugio de la Belleza viva, la Belleza del alma,ya que el clasicismo no es sino, el reflejo de laBelleza muerta, la copia fiel de la Belleza inermey caduca ; www.gftaognosticaespiritual.org www.taocienciareligion.com GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  • 17 GESTOS DE VIDA VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINOella, lo oía con atención ;aquel hombre tenía el privilegio de encantarlacon sus decires, y, llenar de fruiciones su cerebro,dejando quieto su corazón ; sentía que no podríaamarlo nunca, pero, que lo oiría siempre con delectación;y, en ese instante, su voz, tenía para ella el encantode una partitura musical, de un andante deHedell, el autor que en esos días se empeñaba enestudiar y en comprender ;de súbito un ligero temblor la agitó como si unaráfaga de tramontana, hubiese pasado besándola enla nuca desnuda ; sus largas manos pálidas tem10VARGAS VILAblaron, y algunas de las rosas que sostenía, turbadasen su quietud se deshojaron, haciendo con suspétalos, uno como dibujo caprichoso al halda de sutraje ; sus ojos lagunares se obscurecieron bajo elesplendor de las pestañas de oro y se fijaron tenazmenteen el final de la Avenida, por donde empezabana aparecer, en larga teoría, los alumnos deun Seminario ;<3os a dos, avanzaban, erectos en el negro de susvestiduras y, el púrpura vivo, de las bandas queles ceñían la cintura ;eran casi todos tudescos^ holandeses, irlandeses,y algunos, muy jx)cos, de países escandinavos ;pasaron cerca a la fila de coches sin mirar a nadie,bajos los ojos, en una mentida actitud de castotemor;ya de los últimos, poco antes de los Rectores, www.gftaognosticaespiritual.org www.taocienciareligion.com GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  • 18 GESTOS DE VIDA VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINOque cerraban el desfile, apareció un mozo alto,delgado, flexible entre el hábito sedoso que lo cubría,larga la rubia melena, con unos enormes ojosverdes, voraces de luz y, una gran boca elocuentey sensual;llegado frente al coche de la baronesa Stolcky,sonrió cariñoso y saludó ;la baronesa le respondió agitando su mano, quetemblaba, y, Sixtina agitó la suya con el ramo derosas, como si se lo ofreciese.el conde se descubrió ;la madre y la hija volvieron las rubias cabezaspara seguir la marcha del seminarista, que se alejaba;y, hubo como una feria de ternuras en sus ojos.GESTOS DE VIDA 11—Conrado — dijo el conde, al cual parecía, eerfamiliar la figura del joven seminarista.—El pobre... — dijo la baronesa, con trémolosen la voz— ; le falta todavía un mes.—Este ano irá con nosotros a Sorrento—dijo lajoven, y, su voz tenía algo de velado y de lejano,como si soñase, y, añadió— : El año pasado nosalimos.—Es verdad — dijo el conde—, la muerte delbarón...y, todos callaron, como si el muerto evocado hubiesealzado entre ellos su augusta sombra pacificadora;el desfile de los carruajes principió luego ; y elde casa Stolcky — como dicen en Eoma—, se puso www.gftaognosticaespiritual.org www.taocienciareligion.com GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  • 19 GESTOS DE VIDA VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINOlentamente en marcha ;chasquearon los foetes, en manos de los aurigas ;el conde se destocó, inclinándose reverente, yfué a montar en su caballo, alejándose por los «viales» que van hacia la «Porta Pinciana» , mientrasel coche que llevaba a Sixtina y su madre descendíalentamente hacia la Piazza del Popólo;la noche ascendente iba borrando las púrpurasy los cadmios y los cólchicos del cielo...con un temblor de azogues las estrellas aparecíansobre el límpido azul;y, una como sombra de Eternidad, cubría la«Ciudad Eterna»,***En el pequeño houdoir, todo en verde pálido diluyenteen amaranto, la luz que entraba por elancho y largo ventanal, que daba sobre el jardín,un viejo jardín de aspecto conventual, se tamizabaa través de los estores comdos que representabanen sus caprichosos dibujos florentinos, escenas deBoccaccio, ingenuas y malhábiles en su inocenteperversidad ;afuera, la tarde prolongaba mirajes ultradivinos,sobre la serena quietud de unos cielos de moaré ;a esa luz oblicua y apacible, el mordorado de losárboles se hacía de argento y el ritmo de sus follajes,era como el oscilar de sederías suntuosas ycambiantes en el fondo de oro pálido de aquella www.gftaognosticaespiritual.org www.taocienciareligion.com GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  • 20 GESTOS DE VIDA VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINOagonía solar ;cantáridas fosforecían entre las frondas, en unnoctivagar ignescente ;palidecían los rosales, bajo un tremar de alaserrabundas ;adentro, se movían las magnolias, prisioneras enlos suntuosos vasos de Bohemia ;GESTOS DE VIDA 13con los ojos abiertos sobre las perspectivas cuasiacuáticas que los cortinajes, las alfombras, los papelesde los muros y las pesadas tapicerías dabanal aposento, Sixtina Stolcky, extendida en un anchodiván, mullido por cojines maravillosos deOriente, ensoñaba ;dejaba errar su mirada como una mariposa somnambúlica,por todos los objetos que la rodeaban,sin que ellos dijeran nada profundo ni sensitivo asu corazón de niña mimada, heredera <3e una granfortuna, llegada al umbral de una juventud llenade perspectivas fastuosas ;nada le decían los cuadros voluptuosos de Fragonard,colgados a los miu^os, ni las escenas picarescasde los gobelinos que servían de «portieres»,y, ornaban la primorosa pantalla puesta ante lachimenea, ni el reflejo lactescente que la luz hacíaal quebrar sus rayos en las ánforas y frascos, y jabonerasde Baccarat, que sobre una mesa de pórfirosostenida por dos ciervos de bronce, formabansus objetos de «toilette» ; ni los bonzos ambiguosy, los crisantemos rituales que decoraban el biombode laca, que le servía de abrigo ; www.gftaognosticaespiritual.org www.taocienciareligion.com GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  • 21 GESTOS DE VIDA VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINOesa tarde, había llegado de la «passeggiata»^ fatigada,enervada, vivamente trabajada por sensacionesextrañas ; con una enorme sed de soledad y dequietud, y como esa noche no esperaban gentes extrañasa cenar, y, una súbita cefalalgia de su madreno les permitía ir al teatro, se había despojado desus ropas de calle y envuelta en un kimono de sedagris, bordado de grandes lotos de plata, se habíaacostado en ese diván, dispuesta a ^nsoñaj-, a h^cex14 VARGAS VILAgrandes escapadas al divino país de la Quimera ;y, rememoraba;no era muy numerosa ni podía ir muy lejos lacabalgata de sus reminiscencias ;añorar es la Voluptuosidad de la vejez ;la juventud no la tiene ;es tal vez la única que le falta ;cuando se tiene veinte años no se tiene un pasadosentimental:o si se tiene, está tan cercano, que fonna unosolo con el presente ;así ella ;nacida en Atenas, donde su padre era MinistroPlenipotenciario de un reino ribereño del Báltico,traída a Eoma, donde éste había sido trasladadoluego, no había salido del colegio sino para verlomorir, el año último ;y había quedado sola, con su madre, en ese suntuosoapartamento de la Via Quattro Fontane,donde recibían pocas gentes, y ella sufría la corte www.gftaognosticaespiritual.org www.taocienciareligion.com GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  • 22 GESTOS DE VIDA VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINOasidua del conde Ornano ;su tendencia a ensoñar esa tarde, le venía de algodelicioso y muy reciente que acababa de tocarBU corazón, como el ala de un pájaro-mosca el aguade una cisterna muy profunda, en la cual riela elresplandor de un lucero;todas las tardes hacía con su madre su «passeggiata» en carroza, al estilo romano, por el Corso, yluego fuera de alguna de las Puertas que encierranla Ciudad, hacia los paisajes encantadores delas campiñas romanas ;sólo los jueves iban al oPincio» a la hora de laGESTOS DE VIDA 15música, ya porque era ésa la moda aristocrática deentonces, ya porque era el único día en la semana,en que los estudiantes del Seminario Tudesco eranllevados allí y podían su madre y, ella, ver a ConradoMuUer, el joven seminarista, su pariente, queen aquel Instituto estudiaba ;ella sabía bien poco de la vida de aquel primosuyo, que no la tenía muy larga, pues apenas detres años le era mayor ;sabíalo nacido en Patrás, como toda la familiade su madre, e hijo de una tía carnal de ésta, a la*cual había oído nombrar, pero no había conocido ;de niños no se habían visto nunca^ porque ellahabía residido con sus padres en Eoma, y, habíasido apenas dos años atrás que él había venido aestudiar a la Ciudad Eterna, traído por su madre,que le costeaba los estudios, y, era entonces que se www.gftaognosticaespiritual.org www.taocienciareligion.com GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  • 23 GESTOS DE VIDA VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINOhabían conocido ;y, sus mejores recuerdos se referían al veranoúltimo, cuando él había venido a la casa para pasarallí sus vacaciones ;ellas, guardaban el luto de su padre, y no habíanido a veranear, circunscribiendo sus paseosal perímetro encerrado entre las Siete Colinas ;y, él, fué un compañero muy amable y muy útilen esa soledad ;atento, obsequioso, serio, con esa suntuosidadpeculiar a los de su gremio, pero lleno de esa gracianoble que informaba todos sus movimientos ;muy alto, muy delgado, muy pálido, tenía el aireascético, pero, al mismo tiempo tan distinguido,que se diría un joven olord», escapado a «Merton16 VARGAS VILACollege», y vestido de abate para jugar alguna farsade salón ;sus ojos verdes, de un verde limoso y profundode aguas estancadas, eran tan tenebrosamente tristes,que atraían con la fascinación de aquella tristeza,semejante a la de las linfas tornasoles de unamadrépora ;el tinte de su cutis era pálido^ de una palidezseptentrional, pero sana, aunque engrandecida yacentuada por la reclusión ; ojeras profundas hacíanenormes sus ojos taciturnos, entre las largaspestañas, que proyectaban una sombra de heléchos; la nariz muy larga, más que borbónica, volteriana,la boca grande de labios voluptuosos, dejandover unos bellos dientes lobescos, primorosamentecuidados ; las manos largas, tentaculares, www.gftaognosticaespiritual.org www.taocienciareligion.com GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  • 24 GESTOS DE VIDA VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINOde gestos lentos, de esas manos que hacen la impresiónde un pulpo de marfil, distendiendo sustentáculos en actitud de caza;sus largos internados le daban un aire claustral,que encuadraba admirablemente en los salones severosy penumbrosos de aquel Palacio, que el barónStolcky, ya jubilado a causa de su gran edad,había adornado con una regia suntuosidad al estilode la Eoma ochocentista ;y, en sus recuerdos le parecía ver aún deslizarsela alta silueta magra que en sus negras vestidurastenía algo de fantasmal, por las opacidades violetasdel salón lateral , donde ella solía tocar el pianoa la hora siempre sensitiva del crepúsculo, y llegarhasta el biombo que la ocultaba, y, detenerse allí,pidiendo con voz suave el permiso de escucharla;GESTOS DÉ VI13A 17y, luego, se colocaba a un lado, absorto, silencioso,con las manos cruzadas sobre el pecho, enun gesto de oración, y, sólo las separaba de esaactitud, para volver las hojas de la música, y entoncessus largos dedos, se hacían como transparentes,y, parecían filamentos de luz, que se proyectasensobre el marfil candido ;otras veces agitaba la diestra, marcando en elaire los lentos y suaves compases de la música, yentonces la mano, reflejándose en los techos, semejabauna araña deslizándose por los frescosbucólicos, que los decoraban ;apasionado de la música hasta el delirio y virtuoso www.gftaognosticaespiritual.org www.taocienciareligion.com GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  • 25 GESTOS DE VIDA VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINOdel violín, se dejaba dominar por su encantoavasallador, seguía anhelante el vuelo y el espíritude las partituras, y, se inclinaba a veces para leerlas,en los pasajes más difíciles, y, entonces sualiento desfloraba la nuca y las mejillas de ella,que se sentía extrañamente mal;el silencio del salón se hacía cómplice ; el biombocon molduras de bronce labrado, y, ricas láminasde marfil, representando escenas <3e caza, encampos bengalíes, hacía de aquel rincón deliciosode quietud, un reposorio de ensueños, incitativo atodas las caricias ;cuando ellos se callaban el silencio se hacía omnipresentey obsesionante en el salón severo, dondelos muebles de terciopelo adamascado, con moldurasdoradas, tenían pompas cardenalicias, comopara hacer un marco digno, al retrato de un Cardenal,que había sido Camarlengo en tiempos delPapa Chiaramonti, y pariente próximo de los18 VARGAS VILAStolcky ; giaso, rosado, plácido el Príncipe de laIglesia, presenciaba esos diálogos sensitivo-musicales,cuasi sonriente, como si entre el blanco de suroquete y, el rojo vivo de su muceta, recordasealgunos semejantes habidos en su palacio de ViaGiulia, cerca a las verdes opacidades del Tíber;la noche venía, y la música cesaba ;él, volvía como pesaroso y contrariado el botónde la electricidad y bajo las ondas de luz que parecíanahuyentar un vuelo de ensueños, le ayudaba a www.gftaognosticaespiritual.org www.taocienciareligion.com GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  • 26 GESTOS DE VIDA VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINOarreglar los papeles de la música, sobre el étagére.—Gracias, Eminencia—le decía ella que por unaburla cariñosa, solía darle ese título, haciendo coneso alusión al pariente purpurado y ya difunto. —Pas encoré—^respondía él sonriente y mirandoel retrato del Cardenal, cual si sintiese ya lacaricia de la púrpura sobre sus hombros, y, la orladel birrete rojo, acariciándole las sienes ;y, se hacía vagamente ensimismado y soñador ;y, dialogaban luego, hasta que el fámulo galoneado,venía a llamarlos a la mesa ;y, ella recordaba con una gran emoción, esasveladas lírico-románticas, cual si sintiese aún lavoz cálida del seminarista acariciarle los oídos diciéndolecosas de música y su aliento caliginoso rozarlelas mejillas y hacer flotar los rizos locos desu nuca ;y, se estremecía ahora, como si un verdaderotocamiento material torturase sus carnes ;de esas conversaciones de Arte, en el cual eramuy experto, había surgido la idea de varias visitasa Iglesias y Museos, para admirar obras maesGESTOSDE VIDA 19tras de pintura y de escultura, que a ella le erandesconocidas ;habían recorrido galerías, claustros y gliptotecas,admirando cuadros, estatuas, grabados, joyas y gemasmágicas, siempre con el acompañamiento deaquella voz cantante y grave que en los momentosde emoción, tenía trémolos muy bajos, cuasi ahogados,como si la voz se estrangulase, muriendoen la garganta.; www.gftaognosticaespiritual.org www.taocienciareligion.com GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  • 27 GESTOS DE VIDA VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINOante los desnudos inmortales, él permanecía ofingía permanecer perplejo, pero, luego, gozaba enexplicar hasta en sus más nimios detalles la bellezade ciertas curvas, la perfección de ciertas formas,el encantador juego de claroscuro que la luzhacía sobre ciertas partes del mármol o del lienzo,donde el cincel o la paleta del artista, parecíanhaber trabajado con más reverente amor para reproducirlas formas creadoras de la Belleza y de laVida ;el atrevimiento de sus conceptos se suavizabacon las tenuidades de su voz, y el gesto todo pedagógico,con que los emitía, no sin que sus ojos sefijasen tenazmente, en el efecto que ciertas desnudeceshacían en su prima ; y el verde fangoso desus pupilas, se hacía aún más turbio, al ver agitadasaquellas carnes nubiles por una sensación queno era toda de Arte, y, hacerse rojo el rostro de lavirgen, por un carmín que no era el del pudor ;y, efectivamente, éste no sufría mucho en ellacon la crudeza intencionada de ciertas explicaciones,y, hubiera visto caer sin inmutarse, todas lashojas de parra que cubrían el sexo de los Hermes yGESTOS.—320 VARGAS VILABacos de la antigüedad, ornados sobre sus zócalos,de ese tardío homenaje del pudor oficial;erudito, de una verdadera erudición, no baedekeriana,en cosas del arte cristiano, explicaba a suprima, sapientemente y con ]>asión, lo más bello www.gftaognosticaespiritual.org www.taocienciareligion.com GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  • 28 GESTOS DE VIDA VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINOde la pintura y la escultura post-greco-romana, y,el simbolismo oculto que forma toda la belleza,exclusivamente esotérica, de las Madonas, sólo visiblesen el rostro contemplativo, los Cristos agónicosy contorsionados bajo el dolor, y los mártires,muriendo bajo los suplicios, carentes de todabelleza que no sea la belleza espiritual;todo eso la dejaba indiferente ;le faltaba la Fe, que suele embellecer tanta fealdad;ella había oído hablar mucho de aquella famosaestatua de Paolina Bonaparte, hecha por Canova yen la cual, el Vicio desnudo adquiere esplendoresde Apoteosis en aquel cuerpo divino, pero no lahabía visto nunca ;y, ahora deseaba verla ; verla con él, para someterloa la misma tortura a que él, la había sometidoante las estatuas de los dioses desnudos ;y, le dijo un día, ir a la «Villa Borghése», y verel mármol encantador que yace en el Museo ;y, fueron ;era la hora postmeridiana, de un fin de agostoabrumador ;el Museo, estaba cerrado ;el guardián somnoleaba en una garita cercana,desde la cual ayudaba a guardar el jardín silencioso^ al jardinero dormido ;GESTOS DE VIDA 21ante la negativa de éste a abrir la Galena, queacababa de cerrar pov ser la hora reglamentaria en www.gftaognosticaespiritual.org www.taocienciareligion.com GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  • 29 GESTOS DE VIDA VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINOel horario de estío, ella se puso tan triste, y tancontrariada, que él insistió suplicante:el guardián, a vista de aquel joven tonsuradoque llevaba el traje de un Instituto «nobile», y,por ende debía serlo, y ante la carroza armoriaday el cochero y el lacayo con librea, y más que todo,ante la efigie del «Ee Yittorio», grabada en unamoneda de oro que se le tendía, se dejó convencery abrió la puerta vitrada que da acceso al vestíbulo ;y, ellos entraron solitarios a las grandes salasdesiertas, llenas apenas de la belleza de las pinturasy de las estatuas, que parecían complacidas dever turbada su soledad por aquella bella pareja dejóvenes que ya los miraban con ojos asombradosde amor ;pasaron anhelosos, sin apercibirse bajo los fragmentosdel Aico de Claudio, como si fuese a servirde pórtico a su juventud orgullosa y feliz ;la soledad los aguijoneaba, como un tábano sagiadoque les picase las carnes ;hollaron indiferentes el mosaico donde combatenlos gladiadores y los monstruos ;y, al fin llegaron a la tercera sala, en cuyo centro,blanca, desnuda, triunfal, se alza, como unagigantesca flor de mármol, entregada a la cariciade los siglos, la hermana incestuosa del César, bajolas facciones de Venus ;se diría una Amadríade de alabastro, en un jardínde ramajes opalescentes ;22 VARGAS VILAuna magnolia de cristal, caída del corazón de unaestrella ; www.gftaognosticaespiritual.org www.taocienciareligion.com GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  • 30 GESTOS DE VIDA VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINOla luz que caía sobre ella sabiamente combinada,parecía aislarla en una bahía de azul, sobre unaisla de amor;viéndola, sintieron que ante ella, exasperado porsu perfección, el artista debió decir, no lo que MiguelÁngel, a su Moisés, hiriéndolo en la frente :¿por qué no hablas?, sino que hiriéndola en loslabios debió decirla : ¿por qué no besas?...tal es el efluvio de sensualidad ardiente, de deliciosavoluptuosidad que se escapa de aquel mármoldesnudo, que parece pronto a fundirse, comoün metal, al calor de los deseos que inspira...cogidos de la mano, se acercaron a él^ como temerososde ser devorados por su belleza;y, lo contemplaron ávidos ;ella, no apartaba la vista de la estatua sino paramirar a Conrado, espiando el efecto que la estatuatentadora, podía hacer sobre aquel que en ese momentole estrechaba involuntariamente la manocontagiándola con su calor ;la mirada de éste, mentirosamente serena, se detuvoprimero en la frente bombada, pequeña, comola de una Madre del Amor, en los modelos clásicos; luego en la garganta columnaria, hecha nopara el canto, sino para el suave arrullo colombinoa la hora del espasmo en el placer ; y, en los labiosentreabiertos de los cuales, como de un divinopanal ^ parece escaparse un enjambre de besos...;GESTOS DE VIDA 23 www.gftaognosticaespiritual.org www.taocienciareligion.com GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  • 31 GESTOS DE VIDA VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINOy, luego se detuvo en los pechos, pequeños, erectos,duros, como dos ánforas de metal.—Pechos de virgen—dijo con desdén—, pechosque no dicen nada... — y, miró a su prima en losojos, tenazmente, vorazmente, como si una tinieblalo cegara, y una infinita sed ardiera sus labios ;ésta, temblaba, al calor de la mano, que estrechabala suya hasta hacerla sufrir : —Pechos sin morbideces —repitió él—^ pechosaún no formados, como los tuyos ;y, así diciendo, había pasado un brazo, por detrásde la cabeza de ella, poniendo la mano sobreimo de sus pechos, apretando con una fuerza inconsciente;ella, no se había defendido...y, entonces él, la besó en los labios, tenazmente,ardientemente, con delectación ;y, ella, le devolvió los besos ;el ruido de una tos discreta, los hizo volver en sí;¿cómo había logrado entrar hasta allí, aquellavieja inglesa, que ahora los miraba sorprendida, ycomo ultrajada en su pudor de sarcófago?ellos la miraron con cólera ;dieron una vuelta más por la sala que ya no decíanada a sus corazones tan violentamente agita-dos ;y, abandonaron el Museo ;vueltos a la casa, quedaron aún por muchos días,como cohibidos bajo la impresión de aquella escena;en las sesiones de música que siguieron y que www.gftaognosticaespiritual.org www.taocienciareligion.com GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  • 32 GESTOS DE VIDA VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINOeran presididas con una inesperada y t-enaz asidui24VARGAS VILAdad por la señora Stolcky, fueron sentimentalesy románticos, como si una levadura de noblepasión se alzara en sus corazones, floreciendo enbesos mudos que morían sobre sus labios, con untemblor de alas ;así terminaron las vacaciones ;él, volvió al colegio ;y, ella, quedó sola ;entregada a sufrir la corte asidua y sentimentaldel conde Ornano, que le hablaba de amor, de libros,de modas y de música, encantando su cerebro,pero sin llegar jamás a perturbar su corazón ;ahora miserablemente turbado ;y, ya se aproximaba el verano ;y, él saldría de nuevo en vacaciones ;iría con ellas a pasar el estío en SoiTento, dondetenían ya pedidas habitaciones en un granhotel;y, pensando en eso, se removió inquieta en loscojines, como si una fiebre intensa la devorase, ysus labios hechos resecos, se extendían maquinalmenteen la sombra, como si buscasen otros labios...y, todo en el houdoir^ perfumado y solitario, parecíatener el rumor y la actitud de un beso.La crisis sentimental que había asaltado a SixtinaStolcky, cuando su primo volvió a encerrarseen los fríos, claustros de su colegio, había sido unaverdadera languidez moral, que se había disueltoen una tristeza profunda, tan profunda como la www.gftaognosticaespiritual.org www.taocienciareligion.com GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  • 33 GESTOS DE VIDA VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINOsoledad en que quedaba sumida, la cual se engrandecíadesmesuradamente ;se sintió sola, tan sola, como si todo lo que antesla rodeaba se hubiese hundido de repente, dejándolaa ella, única en pie, en medio de tantaruina ;su madre no era un ser apropiado para darleconsolaciones ;demasiado ocupada de sus deberes de gran dama,dada entonces a cultivar su duelo, no se preocupabasino de las visitas por hacer o recibir, los tesmuy íntimos y cuasi familiares a los cuales solíanconcurrir, o las misas dichas por el alma de su esposo,y, todo eso con una exactitud protocolaria,a la cual la había habituado su larga vida diplomáticaal lado del fenecido barón ,26 VARGAS VILAasí llevaba a su hija de aquí para allá, empeñadasiempre en el cumplimiento de alguna elegantefutileza, ora a casa de los grandes costureros, comoun bello maniquí para vestir, ora a los salones quefrecuentaban, como un bello dije para admirar ;no se había preocupado jamás de lo que pudierapasar en el alma de su hija y, apenas si se le habíaocuiTÍdo la idea de que tuviese una ;así no había entre ellas, esa comunidad de almas,esa tierna y suave intimidad, tan necesaria a lasjóvenes, y, que se extiende como un jirón del velode su cuna^ sostenido sobre ellas por las manos maternales,para protegerlas contra las bruscas intemperiesde la vida ;en la onda de melancolía que cayó sobre su corazón www.gftaognosticaespiritual.org www.taocienciareligion.com GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  • 34 GESTOS DE VIDA VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINOy que parecía ahogarlo, Sixtina Stolcky, notuvo otro refugio que la música y la lectura, y serefugió en ellas, como en una isla inaccesible paratodo lo que no fuera las alas de sus recuerdos quevenían a volotear dulcemente sobre su corazón lacerado;la música...era como un rosal lánguido en el cual han muertotodas las rosas...¿qué era ya la música sm él?... sin sus manosprestigiosas, para volver las páginas de las partituras,reflejándose sobre el teclado como grandesmariposas de nácar ; sin su voz suave repitiendo aveces los adagios más pasionales, los ritornellosmás acariciadores, como un suave rumor amadoque le besaba castamente las mejillas ; y, sin eleiicanto tan fatalmente atractivo de aquellos ojos.GESTOS DE VIDA 27de un verde fangoso, sí, porque ella sentía, quetras de aquellas pupilas de candidez mentirosa habíatodas las conupciones de un pantano ; y, esoera lo que la seducía, lo que la fascinaba, lo quela impulsaba fatalmente hacia él;sus horas de música eran horas de soledad frentea frente a su recuerdo ; . . . grandes escapadas líricasal país de los ensueños, al dorado país donde floreceel loto;y, le sucedía que cansada de bogar en la barcade los sueños, que las notas de la música guiabancomo una larga teoría de cisnes enigmáticos que www.gftaognosticaespiritual.org www.taocienciareligion.com GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  • 35 GESTOS DE VIDA VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINOcantasen en el corazón de la noche, sus manos seinmovilizaban sin saberlo, los sonidos moiían bajosus largos dedos pálidos, como estrangulados porellos, quedaba silenciosa, extática, como sumidaen una divina hipnosis, a la cual hacían corte losbudas sonrientes, y las garzas estacionarias queparecían meditar cerca a los esteros de oro, que incrustabanel biombo circuyente, que hacía de susoledad una pagoda destinada al fervoroso culto deun dios lejano ;sus lecturas la sugestionaban algo más, y le dabanuna mayor cantidad de encantamiento interior,permitiéndole vivir más violentamente su sueño,al vivir la pasión de los libros que leía ;debía toda su formación intelectual a su padre,hombre culto y erudito, al cual los deberes de la diplomaciahabían apartado un poco de la pasión delArt^, sin impedir que diera al culto de éste, todaslas horas de raro vagar, que sug quebaoeres oficialesle dejaban ;23 VARGAS VILAel barón era un hombre nórdico, pero todo absorbidoy empapado por la cultura occidental, quese había asimilado admirablemente ;y, fué ésa la que transmitió, a su hija, con su recientepasión ibseniana, muy de última hora ;deficiente desde luego esa educación literaria,a causa del romanticismo que fué la pasión delbarón y que pareció haber petrificado todos susgustos ;a ese respecto, fué, como todos los hombres desu tiempo y de su clase un retrospectivo, y casi www.gftaognosticaespiritual.org www.taocienciareligion.com GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  • 36 GESTOS DE VIDA VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINOpodría decirse, que un retardatario ;en poesía, i3ermanecía fanático incondicional deLamartine y de Hugo, llegando, en Italia, por concesionespatrióticas, hasta aplaudir los timbalesbélicos de Carducci ; el Himno a Satán, le parecíainsuperable ;ignoró voluntariamente toda la poesía francesa,que va de Baudelaire a Eostand, y de Verlaine aEegnier ;y, en Italia, le fueron ignorados Pascoli y Rapisardi,como el entonces muy reciente dAnnunzio,al cual tenía en un despectivo horror ;en asuntos de novela, era arcaico hasta el remotismo;goetiano impenitente, para él, Werther, era laObra Maestra, apenas débilmente emulada, porOhermann y Jacoho Ortís ; y esas monografías deegotismo romántico, lo seducían hasta el delirio ;apenas si llegó, por concesión a los medios socialesque frecuentaba y para poder adoctrinar enellos, a leer algo de Balzac y aun de Stendhal, sinGESTOS DE VIDA 29pasión y sin selección, conservando, como medidade buen tono, un odio agresivo por Zola, y los discípulosdel castellano de Medán ;bien incompleta, por no decir rudimentaria, erapues la cultura literaria de Sixtina Stolcky, a lamuerta de su padre , y así habría permanecido o sehabría extraviado, si el conde Ornano, no hubiesellegado a tiempo para encauzarla y orientarla ;él, inclinó su espíritu hacia la modernidad, e hizode aquel tanque cerrado, donde sólo se reflejaban www.gftaognosticaespiritual.org www.taocienciareligion.com GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  • 37 GESTOS DE VIDA VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINOcielos pretéritos y remotos, una corriente deaguas vivas hecha para correr libremente por camposcultivados, bajo cielos de idealidad ;como una nube de pájaros de oro sobre el azulde una fuente recién surgida de la sierra, los poetasde Francia y de Italia se inclinaron sobre sucorazón, para decirle el inmortal secreto del Amory la Belleza ;y otros libros le dijeron en prosas tersas y suaves,otras cosas más profundas, de más profundapasión ;ella, no era una sentimental, tocada del morbusenfermizo de la sensiblería, y así, las prosas manidasy los romanticismos paralíticos de AlfonsoDaudet y los atáxicos de su escuela, la dejaron indiferente;exquisita y refinada, un algo snob, las japoneríasy chinoserías goncurtianas y su orientalismode salón la divirtieron enormemente, y amó eseasiatismo de miniatura y esa sabia gliptografía quedespertaron su gusto por lo exótico ;pero fueron los grandes y fuertes escritores, los30 VAEGAS VILAtitánicos, como Zola, Mandes y Mirbeau, los preferidosde sus lectmas ; Paul Bourget tenía paraella el encanto no poco pecaminoso de ciertos objetosde toilette íntima, y Fierre Loti, la seducciónpictórica de una tetera china ^ con caprichosos grabados; el cerebralismo agudo de otras escuelas nola sedujo ; y huyó de ellas como al peligro de unacefalalgia, que pudiera degenerar en meningitis ;pensaba con amor en el encanto febril, y la divina www.gftaognosticaespiritual.org www.taocienciareligion.com GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  • 38 GESTOS DE VIDA VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINOlocura de Guy de Maupassant;de los italianos, abandonó a Manzoni, que su padrele había enseñado a admirar como único modelo,y amó el verbo espejeante, la tristeza plenilunar,la profundidad taciturna de Fogazzaro ; unCarducci en prosa, como ella lo llamó ; Malomhraera la obra que amaba más del gran véneto, y, apenassi fojeó el Piccolo Mondo Antico, que dejó sinconcluir ;la fuerza, toda oratoria de Alfredo Oriani, la encantópor su sonoridad,, pero fué Giovanni Verga,aquel que mereció todo su fanatismo ; Eros la despertóa una nueva vida ; aquella que había ignoradohasta entonces ; y, que no quería nombrar;que no se atrevía a nombrar;los fastos imjx)nderables y las pompas salomonares,de dAnnunzio la envolvían en una comoapoteosis .de crepúsculo, y, se dejaba arrebatar porellas;así, nada tuvo de extraño, que al preparar suviaje a Sorrento, su primera preocupación fues€ lade comprar su provisión de libros, y, escogerlos,bajo el mesianismo amable del conde Ornano.GESTOS DE VIDA 31y, fueron osos los que llevó al peñón florecidodonde naciera el Tasso, y, los que aiTegló amorosamenteen un anaquel con sus papeles de música, y,lució en sus manos primorosas en los jardines del www.gftaognosticaespiritual.org www.taocienciareligion.com GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  • 39 GESTOS DE VIDA VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINOHotel de Europa, bajo los naranjales olorosos, antelas miradas bovinas de los turistas sajones y tudescos,ya llegados a esa playa, que devoraban con losojos su delicada belleza tan supremamente elegante;y, fué con ellos que emprendió hacer la educaciónliteraria de Conrado Muller, reacio a esta especiede lecturas, y virgen de ellas ;para él, la novela, era basta entonces, un campode cormpciones mefíticas, algo inmundo y pestilencial,del cual sus tías, tan piadosas, que lo habíaneducado de niño^ y sus maestros luego, lo habíanapartado, con cuidado como de algo irrespirabley fatal;no sabía de otras novelas que de aquellas pornográficas,que circulaban clandestinamente en el colegioy, que él había visto ir de mano en mano desus condiscípulos, y aun había leído a hurtadillasalgunos capítulos que le habían producido una extrañasensación de vicio, que había tardado largotiempo en olvidar;así su primera aproximación a los grandes modelosle fué al principio repulsiva, j^ero, al ir entrandolentamente en su familiaridad espiritual,sintió que entraba en la Vida Verdadera, aquellaque ignoraba aunque la hubiese presentido ampliay angustiosamente ;32 VARGAS VILÁy, amó el soplo de esa vida, que se escapaba delos libros caliginoso y voraz ; www.gftaognosticaespiritual.org www.taocienciareligion.com GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  • 40 GESTOS DE VIDA VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINOen él dominaba el intelectual, bajo las disciplinasseveras que imponía a su espíritu la educaciónrecibida ;por eso, aunque virgen de toda noción de Estéticaliteraria, la prosa de los grandes estilistas, leprodujo la impresión de belleza inexplicable quesólo había sentido hasta entonces, una vez, oyendolos acordes de la Misa Marcela, de Palestrina,tocada en el órgano de San Pedro, en un día defiestas pontificias ;al inclinarse sobre la vorágine de almas que allíher^ía, sintió el vértigo mental;y, vio que muchas de aquellas almas eran hermanassuyas, hermanas en un dolor, que ellas yahabían vivido, y que él sin saberlo había deseadovivir : almas de Amor ;aquel encuentro con las almas desnudas turbó lasuya tan trascendentalmente, como había turbadosu cuerpo el encuentro con la belleza desnuda,cuando besó en los labios de su prima, los labiosde Paulina Bonaparte ;y^ esa misma divina angustia, esa suave turbación,lo hacía temblar cuando de aquellos mismoslabios, ya besados por él, oyó decir los primerosversos armoniosos, y, pudo repetir con el poeta,cuyo libro temblaba, entre las manos sensitivas desu prima ; en «il gran meriggio su questa di ñuttie di plante verde-azzurrina^ conca solitaria», losdísticos apasionados, mientras : «silenti passan lenubi ne la soorana luce dileguandosi» ;GESTOS DE VIDA 33 www.gftaognosticaespiritual.org www.taocienciareligion.com GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  • 41 GESTOS DE VIDA VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINOy, sentía que ondas deliciosamente líricas, turbabansu pensamiento, llenándolo de una indeciblesensación ;y, lentamente, como obedeciendo al ritmo delverso :Si volsi verso Vigrioratodominio de Vlnganno e del Piacere...e ¡i tremara il cor ncl petto armato;y, vio surgir de aquel jardín de estrofas como deun jardín de Hespérides triunfales :una donna furtiva come un angue,quesi compiacque ne V Adolescentey,eran palesi nel suo corpo le origine divinee hestiale ;ne la profondita de le felinepupille;e tutti i filtri di Medéadavano ai baci suoi lenti un funestopotere :ella evocava ogni piu reaviemoria di lihidini^ Vlncestodi Mirra, Vonta crética;y, sintió él, también que una ola de extraño calorinvadía todo su cuerpo, velaba sus ojos, ahogabala voz en su garganta, y, ponía en sus labiosun largo beso turbador,el beso de34 VARGAS VILA www.gftaognosticaespiritual.org www.taocienciareligion.com GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  • 42 GESTOS DE VIDA VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINOla Lussuria Onnipossentemadre a tutti i ^nísteri e a tutti i sogni;y, violento j cuasi furioso, en un gesto solemneextendió la mano hacia el libro, lo arrancó de manosde su prima, y lo arrojó al suelo...Sixtina lo miró, con ojos asombrados, somnambúlicos,enormemente asombrados por un sueño tenaz,cual si en ellos abriese sus alas membranosasy tentaculares, el temblé vampiro: la Lujuria...y, ambos callaron ;y, se hicieron soñadores ;bajo el candor de las estrellas, que aparecían comoun vuelo de cantáridas sobre el cielo;y. Venus, como un faleño de amor, surgía en elazur...triunfalmente.El Arte no nos revela el Amor^ ni nos lo hacesentir;en cambio el Amor nos revela el Arte, y, nos lohace sentir hondamente si llegamos a él, en unmomento de exaltación pasional;y eso porque el Amor nos hace sensitivos, y, nohay momento más propicio para la comprensión dela Belleza, que aquel en que estamos apasionadospor alguien o por algo y nuestros nervios vibrancomo las cuerdas de una arpa, tocada por manosinvisibles;nunca las sílabas de una frase ni las palabras de www.gftaognosticaespiritual.org www.taocienciareligion.com GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  • 43 GESTOS DE VIDA VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINOun verso, tienen mayor armonía ni más apasionantemusicalidad que cuando las dicen unos labiosmuy amados, muy líricos, muy trémulos, rojosaún por la impresión de nuestro último beso, y,en los cuales, tiemblan las palabras con el temblorde las alas de un pájaro asustado ;nunca los cantos de un poema^ ni las escenas deuna historia de amor, adquieren mayor intensidadGESTOS."36 VABGAS VILAemocional que leídos en conjunto en una soledadamable y culpable, sin otros testigos que las rosaspensativas deshojándose lentamente como en unholocausto ritual, sobre la cabeza adorable que seinclina para leer y quedan prisioneras en la tinieblade la cabellera que hace negras las páginas al proyectarseen ellas, y, la divina vez tiembla al calorde las palabras que lee y, las lágrimas humedecenel libro al rodar de las pestañas, donde lucieroncomo gotas de agua en las ramas de un zarzal;y, ésa era la emoción que ellos sentían, la fiebreque los asaltaba, cuando bajo las frondas del jardínen el hotel, o, sentados en sendas sillas cerca delalto barandal de la terraza que da al mar, leíanciertos libros bellos y sabios en que el amor aparececautamente prisionero de la frase como un áspidencentado en un cristal;y, uno como estremecimiento camal parecía agitarlas ramas de los arbustos, y las parásitas comoenervadas, despedían un acre vaho afrodisíaco ; y www.gftaognosticaespiritual.org www.taocienciareligion.com GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  • 44 GESTOS DE VIDA VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINOde las viñas exhaustas parecía escaparse un hálitode ebriedad que embriagaba de amor todas lascosas ;y, ellos se sentían también como prisioneros deaquella ola de fuego envueltos en esos efluvios febricitantesy malsanos, que parecían escaparse delalma soñadora de la tarde, enferma de deseos concupiscentes;y, una gran tristeza los invadía ;la Tristeza de la Voluptuosidad ;la Tristeza que turba y que aearicia...y pide un himno de besos...GESTOS DE VIDA 37ardientes, como las llamas que se escapan delpenacho flamígero del Sol.Y e^a tarde leían ;no en los jardines del hotel, ni en los belvederesumbríos propicios a la ensoñación, sino a plenosol y pleno añ^e, en la barca fletada por ellos, yque él había conducido sin barquero y remando solo,aguas afuera, hacia Prócida, desde donde seveían apenas diseñadas en perspectiva, la costabermeja de MergelUna^ y a la siniestra el Vesubio,como un estilita enorme sobre su columna de lavaspetrificadas;la hora era candidamente azul, porque todo eloro y el moaré de la tarde se habían extinguido lentamente,cual si se diluyesen en la copa de pórñrodel mar;hora sensitiva y apasionada, en que el sol, como www.gftaognosticaespiritual.org www.taocienciareligion.com GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  • 45 GESTOS DE VIDA VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINOun faleño ígneo, escapado a las frondas misteriosasdel Deseo, agonizaba sobre los cielos cálidos,prendido al tul de la Noche que surgía;el rumor de las olas era tan débil que el golfose diría extático , en un gesto de adoración;en esa inmensidad azul, la minúscula barca parecíaun pétalo errante, a merced de la misericordiataciturna de las olas ;ellos leían ;el libro, temblaba en las manos de Sixtina,mientras el remo, inmóvil, servía de apoyo a lasmanos de Conrado MuUer, cruzadas sobre él;as VARGAS VILAla divina voz de la joven temblaba en el silencio,y vibraba en el aire, que parecía ebrio del azul metalescentede las aguas, que eran a esa hora tomasolescomo un vino de Ischia, ofrecido en una copade esmeralda a los labios sitibundos del sol...el temblor de aquella voz no venía del corazón,ni era el sollozo empapado de lágrimas, que anunciala tristeza de las almas ;no ; era un temblor de la carne, un temblor devoluptuosidad, del cual toda espiritualidad estabaausenta ;ella, no era una sentimental;tenía el horror de lo patético, que es una deformacióndesmesurada de lo real y, una torturanteexasperación del sentimiento, que no tiene poder www.gftaognosticaespiritual.org www.taocienciareligion.com GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  • 46 GESTOS DE VIDA VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINOsobre las almas verdaderamente sensitivas y apasionadas; las turba sin conmoverlas ;ella, amaba los autores de prosa musculada yfuerte, los grandes escenógrafos de la pasión, lospintores de frescos, que recuerdan a aquellos dePompeya y de Herculano, los creadores de voluptuosidad,los evocadores de aquello que vive másfuerte y más profundamente en el alma de los seresy los tortura como una fiebre ;amaba los grandes sinfonistas de la carne ;aquellos cuya lectura le producía, la impresiónde una caricia sobre sus carnes desnudas.Zola, era entre todos sus autores, el preferido ;leerlo le producía la impresión de sentirse brutalmenteabrazada y violada por un domador deleones ;GESTOS DE VIDA 39y, era La Faute de VAhbé Mouret, el libro queleían...llegaban casi a su final;al momento decisivo ;aquel en que el jardín de la Casa Rectoral pare--cía hacerse obscuro, bajo las negras alas del Pecado,que se abrían sobre él...y, las rosas acongojadas palidecían, misteriosamenteenfermas, con el hálito de la Tentación queflotaba en la atmósfera ;y los lirios hennanos se besaban como en unlánguido incesto ;la hora del beso culpable ;él, se había inclinado hacia su prima para leer www.gftaognosticaespiritual.org www.taocienciareligion.com GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  • 47 GESTOS DE VIDA VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINOmejor, aquel pasaje en que la Virtud cae vencidapor el Amor;sus alientos se confundían ;sus manos temblorosas se tocaban ;sus almas, como sus ojos, habían perdido el poderde contemplarse ;y se palpaban.—No leas más — le dijo él, exasperado, y lequitó el libro de las manos, y lo arrojó al fondode la barca ;y, ciñó con su brazo el talle de la virgen...y, la besó en los ojos ;y, la besó en los labios ;y, ella se doblegó a sus caricias, como una lianatronchada ;y, fueron el uno del otro ;y, el ofertorio de sus cuerpos se cumplió ;en la paz de la tarde fenecida, en cuyo pórtico40 VARGAS VILAazul, temblaba Véspero, como un claro cirio nupcial.El regreso a la costa fué lento, tapizado de besos,como un sendero procesional tapizado de pétalosy de corolas ;ambos habían abierto sus ojos sobre la Vida, comosobre un continente virgen que acababan dedescubrir, y, la veían diafanizada, hecha espléndiday radiosa por ese algo misterioso de lo cualacababan de desgarrar el velo ;las languideces del crepúsculo parecían penetraren sus almas, y, una como invasión de todos losardores de la tarde les circulaba en la sangre ; www.gftaognosticaespiritual.org www.taocienciareligion.com GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  • 48 GESTOS DE VIDA VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINOcomo todos los amantes, hubieran querido hacereterno aquel minuto de amor ;pero, la noche que llegaba los obligó imperiosamentea bogar hacia la costa ;apenas divisaron ésta, momentos antes de tocaren ella^ se miraron con desolación, como si fuesenviolentamente expulsados de un paraíso apenas entrevisto,del cual sólo les había sido dado probar elfruto embriagante de los pomares florecidos ;llegados al embarcadero del Hotel, él, entregó labarca, al marinero al cual la había alquilado, dándoleuna rica propina, con la esperanza de tenerlograto, para dado el caso de nuevas excursiones ;les parecía que éste, y, los otros barqueros quesonreían a su paso, leían en sus ojos la última estrofadel Poema, que acababan de vivir;tomaron el ascensor que de la playa lleva a losGESTOS DE VIDA 41jardines del Hotel, en los cuales la baronesa Stolcky,los esperaba, rodeada de otras damas^ hablandofutilezas ;viéndolos aparecer en la puerta del ascensor, susojos y sus labios sonrieron a la vez ;eran tan bellos ;él, en su traje de franela a rayas, el cuello de lacamisa muy bajo, con corbata a la marinera, cinturónde cuero hebillado en acero oxidado, del cualpendía una cadena de aluminio que sujetaba sinduda un llavero oculto en el bolsillo del pantalón,ceñido al puño diestro un reloj de pulsera, en oromate ; destocado, trayendo el sombrero de paja en www.gftaognosticaespiritual.org www.taocienciareligion.com GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  • 49 GESTOS DE VIDA VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINOuna mano y jugueteando con la otra en la cadenadel cinto, era el tipo de un gentlemán de la másselecta highlife, haciendo el veraneo en playas deDover ;ella, en un traje de satín muy ligero, color crema,carente de todo adorno y ceñido al talle por uncinturón de charol negro con hebilla de nácar, calzabapreciosos zapatos amarillos con medias delmismo color, y, se tocaba con un canotier de pajacasi igual al de su primo;estaba radiosa ;su belleza se centuplicaba por el color rojo vivode sus mejillas, que no le era habitual y el brilloextemporáneo de sus pupilas, de ordinario tranquilasy serenas ;la baronesa sonrió ante tanta belleza que se leaproximaba y los besó a ambos en la frent-e ;y apoyada en e bra^o de él, se puso en pie ;42 VARGAS VILAy, fueron a cambiarse de trajes, para luego cenare ir como de hábito al baile del Casino.Desde aquel día, el jardín con sus ramajes obscurosy tembladores donde las gardenias abríancálices de ámbar, y los geranios eran como pebeterosde cristal saturando el aire de perfumes sutiles; los belvederes umbríos donde las enredaderastejían mantos de verdura cómplices, y los convólvulosles hacían coronas multicolores con el violetade sus campanillas ; las veredas ocultas de loscaminos que llevan a Meta y a CastellaiJiare y, labarca del pescador, que había sido como su lecho www.gftaognosticaespiritual.org www.taocienciareligion.com GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  • 50 GESTOS DE VIDA VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINOnupcial, fletada para tal objeto, fueron los diariosreposorios de su insaciable amor ;se amaban con frenesí, con precipitación desesperada,cual si temiesen que algo imprevisto viniesea sorprenderlos en plena avenida del amor,impidiéndoles continuar el viaje por el feliz jardínde Citerea ;como todos los enamorados jóvenes, perdieron lanoción del peligro, y principiaron a olvidar lasprecauciones ;en el Hotel, se comenzó a rumorear;el círculo de bañantes, empezó a encontrar excesivala libertad de que gozaban los jóvenes ;y, la baronesa de Stolcky, advertida tal vez porestos rumores, dejó de lado los periódicos de modasy las interminables novelas de Salgari, únicas queella leía, y, se creyó en el deber de vigilar un poco,y fué desde entonces como una sombra importunaGESTOS DE VIDA 43que los siguió a todas partes ; al baño en la mañana,al Casino a la hora del aperitivo, al tennis,al concierto de la noche ;entonces ellos, conñaron al silencio y al Misterio,el múltiple encanto de sus besos ;V, fueron las noches ardorosas, las únicas confidentes,y los únicos testigos de sus largos abrazosde pasión ; y, era en altas horas de ella, que élabandonaba su aposento para ir al de aquella quelo esperaba ;y, se amaban hasta que la aurora venía con susbesos de luz a poner fin a los besos de sus bocas www.gftaognosticaespiritual.org www.taocienciareligion.com GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  • 51 GESTOS DE VIDA VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINOextasiadas ;la baronesa, era una dormilona impenitente,mas, sin embargo, resolvió velar;y, una noche, ya bien tarde, envuelta en unblanco peinador, en el cual los «alengons», temblabancomo nieves recién caídas sobre un rosal,salió al corredor solitario, anduvo en la sombra,apagando el ruido de sus pasos cautelosos por elfieltro de las suelas de sus zapatillas, y, fué alcuarto de Conrado, con el pretexto de pedirle unossellos que él tenía, contra las neuralgias ;el lecho estaba vacío...el corazón le dio un vuelco ;fué al aposento de su hija ;los halló allí, juntos, dormidos el uno en brazosdel otro, después de largas horas de amor ;ahogó un giito, llevando a los labios su pañueloarmoriado ;estupefacta, silenciosa, como un fantasma quellorara, abandonó aquella estancia;44 VAEGAS YILAse deslizó por la sombra de espaldas contra lapared, como temiendo desmayarse ;entró a su habitación, que estaba vecina ;sus ojos, desmesmadamente abiertos, como desorbitadosde espanto, fulgían en las tinieblas ;el balcón, que daba sobre el golfo, estaba abierto ;salió a él;la luna bañó con sus magnificencias aquel fantasmadoloroso, que tendía hacia ella los brazos ; www.gftaognosticaespiritual.org www.taocienciareligion.com GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  • 52 GESTOS DE VIDA VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINOlos encajes de la coña y los del peinador, se hicieroncomo cristalinos a la luz lunar ;se inclinó sobre el barandado ;y, se precipitó en el vacío ;su cuerpo al caer rebotó sobre la roca, y no alcanzóa caer en el agua ;y, los rayos de la luna juguetearon sobre las desnudecesdel cuerpo como sobre las alas de un ánadedormido.**Cuando Sixtina Stolcky, de vuelta a Boma, y,después de celebrar los funerales de su madre, serefugió en su soledad, replegándose sobre sí misma,su vida le pareció un desierto cuyos límitesretrocedían violentamente ante ella, desmesurándosey, haciendo infinito su desamparo ;la muerte trágica de la baronesa de Stolcky, quehabía conmovido dolorosamente a la colonia veraniegade Sorrento, había merecido por algunos díaslos honores de la crónica, en Boma ;66 habló de suicidio y, de accidente casual;la primera hipótesis, fué casi generalmente rechazada,por no hallarse razones que la hicieranaceptables ;rica, bella aún, con una hija adorable, nada podíaimpulsar a la muerte a aquella mujer encantadora,llena aún de vida y de atractivos, que hastatarde hora de la misma noche en que feneció habíatenido la sociedad del Hotel, bajo el amableencanto de su gracia y de su conversación ;46 VAEGAS VILA www.gftaognosticaespiritual.org www.taocienciareligion.com GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  • 53 GESTOS DE VIDA VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINOse convino, pues, en una desgracia, y no se hablómás de ello;todos acompañaron a la huérfana en su duelo, y,en los primeros días le hicieron compañía ;pero, poco a poco, los suntuosos salones del PalacioStolcky, en la Via Quattro Fontane, fueronquedando vacíos ;el Dolor no tiene cortesanos.Conrado MuUer, aterrado por la desgracia, y,lleno de un terror supersticioso, había ido a enceiTarseen los claustros de su colegio, entregándosea prácticas desesperadas de piedad, mientras llegabael día cercano de su ordenación ;y, ella, había quedado sola, tan sola, que su propiasombra la espantaba al proyectarse sobre lossuelos, o reflejarse en los espejos de sus salonesdesiertos ;sólo el conde Ornano no desertó ;sus asiduidades se hicieron más discretas, porquela soledad de la joven le imponía un mayorrespeto, pero, se hicieron más tiernas, más humildes,más imploradoras ;él, también sufría, el horror de la soledad, y, teníael miedo de morir en ella ;solo sobre la tierra, se detenía en el umbral de lavejez, lleno del temible espanto de penetrar soloen la inclemente penumbra...y, hubiera deseado ofrecer el í^eno de esa soledada Sixtina Stolcky, para que lo poblara con sus encantos,para que lo iluminara con el bello fulgorde sus ojos color de algas fosforescentes ; www.gftaognosticaespiritual.org www.taocienciareligion.com GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  • 54 GESTOS DE VIDA VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINOpero, retrocedía, más que ante la certidumbre.GESTOS DE VIDA 47de no ser amado de la joven, ante la idea, de quese creyese, que deseaba poner la mano sobre lafortuna inmensa que ésta poseía ;y, su amor crecía en el silencio, absoluto y dominador,esperando la hora de mostrarse y detriunfar...era su última, su gran pasión, que se arrastrabasilenciosa, de rodillas, como hacia el altar de undios del cual se teme ser rechazado ;su soledad, confinaba con la soledad de SixtinaStolcky, y sus dos ensueños tenían un mismo puntode intersección, como las manos de dos náufragostendidas hacia la misma roca ;ella, sola en los grandes salones de su palaeio,donde los muebles, los tapices, las pinturas exquisitasy turbadoras, y todo lo que la rodeaba parecíahablarle de un pasado feliz, ahora desvanecido parasiempre...sí...para siempre... porque un nuevo dolor, una grandesgracia, tan grande o mayor que la de la muertede su madre, le amenazaba...estaba encinta ;su falta florecía en su vientre ;al comprenderlo sintió como si la tierra le faltasebajo los pies ;y, tuvo un deseo loco de morir ;le faltó valor para ello, y optó por otra forma desacrificio ;aceptó la mano del conde Ornano ; www.gftaognosticaespiritual.org www.taocienciareligion.com GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  • 55 GESTOS DE VIDA VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINOy, se casó con él, para dar un padre al hijo, queempezaba a vivir, en sus entrañas ;48 VAEGAS VILAfué valiente y fué audaz, y, se hizo a sí mismala ilusión de que se daba por saxírificio, cuando seentregaba por salvarse ;a los dos meses justos de la muerte de su madretuvo lugar su matrimonio, que se celebró en lamás estricta intimidad, a causa de su duelo tanreciente ;y^ a causa de éste, se refugiaron en una soledadabsoluta ;esa soledad era muy amada a Sixtina Stolcky,que la buscaba, como un refugio para olvidar ;¿olvidar qué?...su loco y desventurado amor, al cual había sacrificadosu vida ;y, trataba de ocultar su tristeza, para no ensombrecercon ella la frente venerable, de aquel quedándole su mano había salvado su honor;y, el conde, era feliz, de una felicidad radiosa ynoble, la cual subió de punto, llegando casi a laembriaguez de la ventura, cuando ella le anunció,cautamente, tímidamente^ como si le confesase unpecado, que se sentía en estado interesante...él, la abrazó, la besó, la tomó en brazos y, recorriócon ella así, los salones y los aposentos y ladepuso al fin sobre un sofá, como si temiese romperla,rompiendo con ella el fruto de su amor ;y, se arrodilló y, la besó largamente en las manos,en los brazos, en el cuello, y en las mejillas www.gftaognosticaespiritual.org www.taocienciareligion.com GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  • 56 GESTOS DE VIDA VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINOy^ se prendió a sus labios, como si quisiese apuraren ellos la vida que ya había dado a otro ser queera una perpetuación del suyo ;y, bendijo a Dios, a la Naturaleza, a su Médico,GESTOS DE VIDA 49cuyos sabios consejos le habían permitido ese alardede tardía virilidad, por el cual a su larga edadhabía podido dar vida a un hijo ;y, llenó a su mujer de cuidados inverosímiles ;al fin llegó el día anhelado ;una caída, sabiamente simulada por Sixtina, sirviópara explicar lo prematuro del alumbramiento ;pero, éste fué feliz, y nació un bello niño, fuerte,robusto, con unos divinos ojos lagunares, deuna diafanidad verdosa de estero septentrional;el conde los halló muy semejantes a los suyos,que no eran verdes, sino azules, de un azul célticoy montañés.Sixtina sabía bien a cuáles otros ojos se parecían,de cuáles otros ojos, eran reflejo... ;y, vaciló, no sabiendo si apartar de ellos los labios,o besarlos con pasión ;*Si Sixtina Stolcky, se había sentido feliz deverse libre de los peligros de su alumbramiento, lohabía sido, aún más, por poder leer una carta, queadjunta al testamento, y debidamente sellada y lacrada,había dejado su madre ^ con esta inscripciónen el sobre :«Para mi hija cuando sea esposa y madre. Siella muere sin serlo, esta carta debe quemarse.» www.gftaognosticaespiritual.org www.taocienciareligion.com GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  • 57 GESTOS DE VIDA VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINOasí, apenas entrada en convalecencia, ansió leeraquella carta, y sola, en su aposento cuidadosamentecerradas las puertas, extrajo del precioso «secretair» de ébano con incrustaciones de mai^l, quetenía en su alcoba, la preciosa carta materna ;rompió temblando el sello de lacre con las armasfamiliares ;desgarró el sobre amarillento de fuerte papelsin brillo ;GESlOS t)E VIDA 61y, halló las preciosas cuartillas, muy pocas, escritasen una bella letra cuasi varonil, sobre undelicado papel perfumado al heliotropo y del colorde esa flor ;y, la carta decía :«Hija mía :»ya eres esposa ; ya eres madre ; todos los secretosdel corazón y los del sexo te han sido reveladospor el amor ; el único secreto que la vida nos guarda,ya lo sabes ;«ahora : oye el de tu madre ;©moriré sin decírtelo ; pero siento que no podríadormir tranquila en mi tumba si no te lo dijera enesta carta ;»mi espíritu se alza de ella, y va hacia ti, de rodillascomo hacia un confesor, y vengo, a decirtemi pecado ; el pecado que abrumó mi vida con supeso ;sesta confesión es el Eescate que impongo a mifalta ; esperando que por la vergüenza de esta confesiónme será perdonada ;«menos feliz que tú, yo no llegué pura al lecho www.gftaognosticaespiritual.org www.taocienciareligion.com GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  • 58 GESTOS DE VIDA VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINOconyugal ; un hombre me había poseído antes, unhombre a quien amé con delirio en mis quinceaños, y que no pudo ser mi esposo ;»y, fui madre ;jy, una hermana de la mía, que me amaba comotal, se deshonró para salvarme, y pasó por ser lamadre de mi hijo, de Conrado Müller, a quien túconoces, a quien t-e recomiendo amar como a unGE3T0S.—552 VARGAS VILAhermano y, a quien entregarás veinte mil liras, quepor una manda especial, le dejo como dote ;«te lo digo así desde el fondo de mi tumba ;»¿me has oído?«ahora bésame...»besa mi sombra, hija mía ;»y, déjame dormir en paz ;»ya estoy perdonada ;»esta confesión es mi Eescate.»Cuando Sixtina Stolcky, acabó de leer esta carta,ahogó un grito que se escapaba de su garganta ;miró azorada a todas partes, como si temiese quealguien la hubiese visto leer, que alguien hubiesesorprendido su secreto : el secreto de su madre ;no desgarró la carta con las manos sino con losdientes como si hubiese querido devorarla ; iesacarta que al revelarle la falta de su madre hacía lasuva monstruosa, abominable!...pálida, los ojos desmesuradamente abiertos e ilúcidosde espanto, se puso en pie, anduvo como una www.gftaognosticaespiritual.org www.taocienciareligion.com GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  • 59 GESTOS DE VIDA VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINOsomnámbula hasta llegar a la chimenea que ardía,y arrojó a ella, los fragmentos de la carta delatora...con aire de inconsciencia trágica los miró arder,luego se apresuró a avivar la llama para que no escapaseninguno, como si al quemar los restos delatoresde la vergüenza de su madre, quemara supropia vergüenza... ; una vergüenza que era uncrimen...y entonces, comprendiendo claramente por quéhabía muerto su madre, pensó que ella también deGESTOSDE VIDA 63bía morir, con el fruto ignominioso de su pecado...y, con los ojos de demente miró a su hijo, quedormía en la cuna ;y, se acercó a él... y, lo miró dormir blondo yfrágil bajo la naciente corona de sus cabellos rubios,cerrados los divinos ojos de un verde de esmalteque parecía reflejar el verde de esmalte dootros ojos...y, sintió odio y horror, por ese niño, que era suPecado j su horrendo Pecado...y, tuvo un deseo loco de ahogar entre sus manosese fruto de su Pecado... y, arrojarlo por una delas ventanas al jardín, como si arrojase al vientolas cenizas de su Pecado ;y, se acercó a la cuna ;y, puso una mano sobre el cuello de su hijo dormido;y, iapretó !...a la presión el niño despertó...lloró... www.gftaognosticaespiritual.org www.taocienciareligion.com GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  • 60 GESTOS DE VIDA VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINOella también despertó de su acceso de locura ; yretiró la mano, temerosa de hacer mal a su hijo quelloraba...y, lo tomó en sus brazos sin mirarle, cautamente,amorosamente ;y, lo miró luego alelada...y, le pareció que el naciente vello rubio que adornabala pequeña cabeza, claro, como la pelusa deun melocotón^ se hacía una melena larga, y fulgentecomo otra que ella conocía ; luminosa, comoun nimbo, y que había reposado tantas veces sobresu corazón :54 VAEGAS VILAy, que los pequeños ojos que se abrían ante ella,como dos esmeraldas en el fondo de un cofre, sehacían grandes, azulosos, luminosos de pasión, comootros ojos ausentes, que ella no podía olvidar ;y, que los pequeños labios que ahora parecíanpedir la caricia de un pezón, se hacían largos, rojos,sensuales, y se le ofrecían como una oblaciónde besos locos ^ como otros labios ausentes que lahabían enloquecido con sus besos...y, besó con pasión la cabeza de su Pecado ;los labios de su Pecado...los ojos luminosos de su Pecado...y, sintió correr por todo su cuerpo el estremecimientode su Pecado.LA GLORIALA GLORIAEra un trinar de pájaros bajo los cielos de oro ;paisaje primaticio, lleno de beatitud ; www.gftaognosticaespiritual.org www.taocienciareligion.com GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  • 61 GESTOS DE VIDA VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINOel mar, como una copa de añil que desbordarasobre las playas de ocre ;cantaba su canción ;sonora, polifónica, profana a la armonía, comoun gran grito lleno de una embriaguez de Sol;el beso fonnidable de la ola con la playa, hacíafranjas de espuma sobre la arena estéril, dormidaen la infinita quietud languideciente ;de la tarde vencida ;bajo el Arco de Triunfo de la cercana Noche ;que surgía coronada de ópalos ;un sol agonizante, palidecido y triste era en losaltos cielos como un nenúfar muerto, en un desfoliolento sobre un campo de azur ;misterios errabundos perlaban las estrellas, sobreel miosotis lívido de la copa del mar ;58 VAEGAS VILAla hora apaciguante, de una molicie tierna, teníavértigos lentos de voluptuosidades, como un vagodeseo, que enfermara las cosas, ávidas de caricias ;sobre el jardín, la sombra hacía como un remansoen el cólcbico ardiente de la tarde estival ;la casa, blanca, se diría una gardenia enormecaída entre el follaje, que más que verde, con uncolor de herrumbre aparecía ;el viento se hacía acariciador en los ramajes y,sobre la tapicería de las gramíneas que eran comoun reposorio de paz para los ojos, fatigados deaquel deslumbramiento de olas y de púrpuras ;rosas como arrancadas a los Misales Góticos, o aviejos Libros de Horas, abrían sus lindos cálices, www.gftaognosticaespiritual.org www.taocienciareligion.com GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  • 62 GESTOS DE VIDA VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINOun poco versallescos, en el verde cambiante de losparterres, que la hora moribunda hacía densos desombra;las unas eran blancas, de una blancura anémica,y, el oro del crepúsculo, nimbaba firmemente supalidez claustral;otras, el rojo vivo de pétalos de sangre mostrabanorgullosas en actitud triunfal ;feria de los geranios la fronda se diría ; tanto lasbellas flores se abrían a la caricia de la hora sensual;a los besos dementes del aire los lirios se doblaban;como cuerpos amantes a los besos de amor ;- en formas arácnidas las plantas trepadoras tendíancortinas densas, que la suave cadencia de latarde hacia musicales ;las madreselvas, el índigo pálido y el rosa eva^GESTOS DE VIDA 59nescente de sus hojas, abrían en el bruno follaje ;como obedeciendo al culto de un rito misteriosoel múltiple incensario de los bosques cercanos esparcíael olor de sus resinas ;un surtidor cantaba ;en el naufragio palideciente de la Tarde ;cerca a un pretil de piedra, lindero del camino,sentados en un banco rústico, dos adolescentes dialogabanen el fasto doliente y los oros extintos dela hora vesperal ;al frente, en perspectiva, una gran roca obscura www.gftaognosticaespiritual.org www.taocienciareligion.com GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  • 63 GESTOS DE VIDA VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINOy granítica diseñaba su perfil dentellado, que elfondo rojo del crepúsculo hacía trágico;el adolescente la contemplaba con ojos pensativos,brumosos de Ensueños, ávidos de visiones y,en los cuales, como un estandarte desplegado, reinabala sombra de un gran Dolor ;y, decía, con una voz aun insegura, que parecíacautiva de sus emociones internas :—¿No ves el gesto de la roca?la roca ríe ;i qué bella boca desdentada la boca de la roca !el cincel de los siglos la ha esculpido así;parece un formidable anáglifo tallado por Titanesen el corazón de la montaña ;es vieja como la Tierra su madre, de la cualsurgió forjada así;la Belleza de las cosas antiguas es sagrada ;ella es la Belleza Vencedora ;ha vencido la Muerte ;...y, la flor de esa Victoria se llama : el Arte ;.jrunarcesible y maravillosa , como esa roca ;60 VARGAS VILAcomo esa roca, que ahora cambia de expresióny se hace triste bajo el juego de sombras y de luzque hace esa nube negTa que se proyecta sobreella, y, se diría que la hace llorar;¿no ves llorar la roca? www.gftaognosticaespiritual.org www.taocienciareligion.com GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  • 64 GESTOS DE VIDA VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINOesas dos grandes cavernas son sus ojos ; ojos delos cuales la mano brutal de los siglos ha extraídolas pupilas ;esos largos musgos que penden de sus bordes,en los cuales los heléchos hacen veces de pestañas,son sus lágrimas ;es triste ver llorar la roca ;¿por qué llora la roca?¿es la tristeza de la Noche esplendente y nacientelo que la hace llorar?...¿es el recuerdo de las cosas que ha visto en suvida solitaria de siglos?de los siglos que ha visto morir ;algo conmueve el alma de la roca;porque la roca tiene un alma, como todas lascosas;expresar el alma de las cosas;he ahí el deber del Arte...he ahí el Dolor del Artista, que no sabe aúnencontrar esa expresión ;y, a quien la forma innata de esa próxima Revelacióntortura ;¿ sabes tú lo que es el Dolor del Art-e por nacer ?ese que es mi propio Dolor;¿lo sabes tú?...y, el joven que así hablaba, y que era casi uaGESTOS DE VIDA 61niño, volvió a mirar a su bella compañera, a quieninterrogaba ; www.gftaognosticaespiritual.org www.taocienciareligion.com GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  • 65 GESTOS DE VIDA VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINOésta, indiferente al monólogo declamatorio deljoven, o contrariada por el, fingía no oír y se entreteníaabstraída en limpiarse y limarse las uñascon un instrumento de manicura, y con las cejascontraídas, inclinaba la cabeza, proyectando la tinieblaprofunda de su cabellera, sobre la blancurainmaculada de sus manos ;el silencio exasperó al joven, que la miró entoncescon semblante severo ;ella, se apercibió por ese silencio, de que el monólogo— que en vano había tratado de ser diálogo—,había cesado, y volviendo a mirar a su interlocutor,le dijo :—¿Has aeabado tu discurso?razón tienen en el pueblo, de decir que eres loco ;¿a quién se le ocurre imaginar que esa piedraUora ?sólo tú puedes con esas cosas haeer reír las piedras,y ha-cerme reír a mí.Y, así diciendo, ensayó reír, con una risa forzaday en el fondo mala ; risa de mujer celosa ;¿celosa de qué?de la roca;él, la miró con un desprecio colérico, que no erafingido : —Tú, no comprenderás nunca nada — le dijo,con una voz en que temblaba el rencor— ;el Arte, no es tu reino ;la Incomprensión de las cosas sutilmente bellas,es tu dominio ;62 VARGAS VILAtú tienes el alma del Pueblo, o mejor dicho, de www.gftaognosticaespiritual.org www.taocienciareligion.com GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  • 66 GESTOS DE VIDA VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINOla PaiToquia, de esta Parroquia en que nacimos ;alma pequeña, vulgar, enredadora ;alma bárbara ;alma de Incomprensión ;por mucho que quieras distanciarte de las otrasmozas de la aldea, vistiéndote a la última moda y,puliéndote las uñas, te conservas al mismo nivelmental de ellas ;tienes el alma aldeana ;piensas como la Aldea, y hablas como ella ;por eso repites sus decires ;y, los aplaudes ;¿ qué me puede impoitar lo que este pueblo digacontra mí, si yo estoy espiritualmente lejos de él,y, mi alma no vive en él?¿qué dice el pueblo contra mí?¿que soy loco?¿por qué?porque soy un solitario, porque no tengo amigos,porque no voy a la taberna y no me embriago comolos otros ;¿ solitario ? sí;pero, no solo, porque mis visiones me hacencompañía ;¿amigos?tengo mis libros y mis grabados, y los útiles demi Arte, en cuya compañía, tejo la red luminosade mis ensueños y me declaro prisionero de ellos ;¿ vino ?, el vino que yo cato es el del Ideal, y, me emCxESTOSr)E VIDS G3 www.gftaognosticaespiritual.org www.taocienciareligion.com GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  • 67 GESTOS DE VIDA VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINObriago, como Noé, a la sombra de sus vides florecidas;soy un solitario, porque la Soledad, es la únicamuralla posible contra la Vulgaridad ;contra la Vulgaridad, que es el alma de la Aldea ;contra la Vulgaridad, que me cerca y amenazaahogarme en su lenta invasión, como las aguas deuna marisma mefítica y fatal;¿cómo escapar a ella sino aislándome?me falta una alma hermana a quien confiar lagrandeza y la tristeza de mis sueños ;sólo el alma de mi Madre ^ se inclina sobre lamía, para recibir mis confidencias ;sólo sus divinos ojos ven en el fondo de mi corazón;sólo sus labios me dicen palabras de consuelo,y, sólo ellos no ríen de mis gestos extraños ;sólo mi Madre me ama : —¿Y, yo? ¿yo no te amo?—dijo ella,como sihubiese sentido un áspid mordiéndole el corazón. —^No seama lo que no se comprende ;amar es comprender—replicó él.La bella niña frunció las cejas coléricas, hondospliegues surcaron su frente obstinada, y como haciendoun esfuerzo heroico para comprender y parano llorar, dijo : —¿ Comprenderte ? ;si hablaras como todo el mundo, y de las cosasque todo el mundo habla, yo, te comprendería ;pero, te empeñas en hablar cosas raras y hacercosas aún más raras que las que dices ;te aislas de todos, y llamas la atención por tus www.gftaognosticaespiritual.org www.taocienciareligion.com GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  • 68 GESTOS DE VIDA VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINO64 VALGAS VILAextraños vagares en los campos aledaños del pueblo,cargado de libros y de papeles ^ deteniéndotecomo alelado, ora ante los acantilados de la montaña,ora en los parajes de la costa, a la hora dela baja marea, leyendo o dibujando y, todo eso conaire tan atontado que hace reír las gentes ;te empeñas en no tratar a la mayoría de los mozos,con el pretexto de que son zafios y mal hablados,y sólo te reúnes de vez en cuando conaquellos de tu edad que te hacen coito, y, ante loscuales tienes palabras anarquizantes que los predisponena la revuelta, según dice mi padre, queha oído esos comentos ;te andas en las noches por las calles desiertas ylos parajes extraviados, mirando el cabrillear delas estrellas, como si fuesen bellos rostros de mujeres,y regresas a tu casa como en volandas, huyendoa los teatros y sitios de recreo donde otrosmozos suelen hacer holgorios ; y, tienes el placerde la vagancia ;abandonaste el taller del Maestro AntonioFuentes que te había enseñado la talla en maderay del cual eras el más hábil tallista, con elpretexto de que él, no labora sino imágenes desantos, y, tú quieres hacer con tu cincel, otrascreaciones ;todo eso te hace odioso a las gentes del pueblo ;y, ellas dicen que no tienes ni nobleza, ni dinero,ni nada que pueda disculpar tu orgullo descomunal.Los ojos del joven se hicieron aún más tristes,sin perder la violencia de sus miradas ; su rostro www.gftaognosticaespiritual.org www.taocienciareligion.com GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  • 69 GESTOS DE VIDA VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINOGESTOS DE VIDA 05se melancolizó sin serenarse ; se hizo sombrío,como bajo el vuelo de cosas negras y fatales ; —Calla—la dijo,sin poder dominar la violenciade su voz— ; calla ;tú eres la voz del pueblo ;yo sé todas las cosas infames, que el pueblodice contra mí ; y de las cuales, las más graves,tú las silencias ;el pueblo dice que yo, no tengo padre conocido,fingiendo ignorar el matrimonio de mi Madre conaquel que la engañó, y, por eso me llaman, elSantaella, no dándome nunca mi apellido paternode Carmona ;dicen que yo soy un vago, que no quiero trabajar,y, vivo de lo que mi Madre borda con sus preciosasmanos de Hada ;yo, sé todo lo que el pueblo dice ; y, desprecioese pueblo y sus decires ;es verdad que para sustentáculo de mi orgulloyo no tengo ni la nobleza que impone a los plebeyos,ni la riqueza a la cual todos rinden homenaje,pero tengo algo superior a todo eso^ algo quevale más que todo eso ;tengo... (y apretó los labios como si hubiese queridoahogar y devorar la palabra que iba a decir) ;y continuó : ¿a qué nombrarlo? ¿a qué decir esoque me hace superior a los otros?si el pueblo supiese lo que yo tengo en el cerebroacabaría de odiarme ;y, tú misma... tú misma... dejarías de amarme www.gftaognosticaespiritual.org www.taocienciareligion.com GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  • 70 GESTOS DE VIDA VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINO;... si es que me has amado alguna vez. —¿Que no te heamado?... ¿que no te amo?...66 VARGAS VILA¿y, a quién lie amado yo en la vida sino a ti?—dijo la joven ; y su voz se hizo sollozante y susojos se llenaron de lágrimas :Sordo a la Piedad, sordo al Amor, absorto enla visión de sus grandes quimeras interiores, bajolas alas de sus sueños desesperantes, ülises Carmonano ensayó consolar la bella joven que sollozabaa su lado ;y, era bella, en verdad, la adorable criatura, quelloraba ;bella, con sus hermosos ojos de un verde intensocomo el del botón de una rosa sin abrirse ; sucabellera de un rubio rojo, de oro ardido, y ensortijada,como la melena naciente de un leonci-11o ; la color exuberante de su rostro ; su bocagrande y sensual, de labios imperiosos, y dientesde voracidad ; era una bella hembra, con algo defelino, y mucho de voluntarioso y de dominador ;él, era bello también ;de estatura más que mediana, y, aunque cenceño,musculado ; pálido, de una palidez no enfermiza,sino esa noble palidez de las vigilias mentalesque da una como belleza espiritual a aquellosque la poseen ; pardos los grandes ojos soñadoresque a la sombra de las largas pestañas, erancomo estanques taciturnos bajo la caricia de unanoche calmada ; negro el cabello rebelde que dejabacrecer en melena abundosa artísticamente peinada www.gftaognosticaespiritual.org www.taocienciareligion.com GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  • 71 GESTOS DE VIDA VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINO; imberbe el rostro, sin anuncio de barba,aunque recién salido de la adolescencia ; la bocagrande y los labios plegados en un gesto habitualde amargo desdén, que dejaba entrever los <üent^sGESTOS DE VIDA 6^admirables y, daba al bello rostro, un aire altaneroy grave ;indiferente a todo, como si no hubiese oído elgrito de protesta y, no oyese sollozar la joven allado suyo, él, continuó en hablar, cual si lo hicieseconsigo mismo, en un monólogo lento : —Yo, hallo razón alodio de la Aldea ;somos disemejantes ;¿qué hay de común entre ella y yo?...nada... ni nuestros sueños ni nuestros gustos,ni nuestras esperanzas...se nace solo, se vive solo, y, se ha de morirsolo, cuando no se tiene el alma colectiva, es decir,el alma vulgar ;el camino de los sueños que se extiende delantede los ojos de cada hombre ^ no es el mismo paratodos;no lo bordean las mismas flores, ni lo encauzanlas mismas filas de arbustos olorosos, ni le dansombra panorámica las ramas de los mismos árboles,ni se extiende a igual distancia ofreciendolas mismas perspectivas, bajo la placidez del mismocielo ;cada alma tiene marcada la ruta de sus sueños...minutos adorables de la vida, son aquellos minutosque ensoñamos ; www.gftaognosticaespiritual.org www.taocienciareligion.com GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  • 72 GESTOS DE VIDA VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINOj cómo son intensos para los que llevamos en el alma una partícula de Infinito y de Increado ! ;ese átomo de azul in-evelado, del cual aspiramoscon el tiempo a hacer un vasto cielo ;el nimbo de oro de nuestra Esperanza, lo circundacomo un gran incendio...GESTOS.—668 VáBGAS VILÁCaUó;se diría que el silencio se había hecho algo denso,tangible y se alzaba como un muro entre losdos ;se sentían como separados, muy lejos el uno delotro, cual si el vuelo de sus almas se orientasehacia opuestas direcciones, bajo un cielo implacablede Fatalidad ;aunque tan jóvenes sentían algo así como si lasalas aciagas y formidables del Destino se abriesenentre ellos, para aventarlos muy lejos, a distanciasinconmensurables, de las cuales sus almas no habríande regresar nunca^ y no habrían de unirsejamás...eso los desolaba ;y, veían la Vida, la espantosa Vida, abrir anteellos su esclusa pavorosa, de luchas, de miserias, yde inexorables hostilidades ;los párpados entrecerrados, sobre las densas pupilashechas como fosforescentes de rencor, EnriquetaSola, esquivaba mirar a Ulises Carmona,que había callado y parecía absorto en las beatitudes www.gftaognosticaespiritual.org www.taocienciareligion.com GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  • 73 GESTOS DE VIDA VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINOde un sueño confuso y muy remoto ;ambos se dirían indiferentes al encanto de lahora, a las bellezas del paisaje que el crepúsculoenvolvía en un divino manto de esmeralda, que atrechos semejaba bordado de cenizas ;bajo la placidez grave de los altos cielos ya iliicidos,las enormes chimeneas de las fábricas erancomo lotos gigantescos que tuviesen por pistilossus columnas de humo que se iban abajando aGESTOS DE VIDA 69medida que se eniriaban las calderas, puestas amedia presión por el cese del trabajo ;largas filas de obreros ^ ^e dirigían hacia el pueblocercano, que la luz muriente parecía inmergiren una dilución de topacios ;el espejo azul del mar reflejaba la quietud delos altos cerros sobre los cuales granjas agrícolasofrecían el espectáculo de su serena paz de égloga,proyectándose sobre el humeante esplendor de lasfraguas y de las fábricas, hechas ya silenciosasbajo las últimas caricias de sus crineras de humo ;el hormigueamiento de los obreros se dispersabalentamente, por veredas y senderos que llevabanhacia las casas dispersas en los campos vecinos;íbanse, unos, los más viejos, encorvados, taciturnos,como agobiados bajo el peso de la Vida,llevando en las manos algunos útiles de labor comoeslabones de una cadena rompida, que al día siguientedeberían soldar ;eran silenciosos los viejos fantasmales, resignadosal peso de su fardo, como pobres bestias domésticas, www.gftaognosticaespiritual.org www.taocienciareligion.com GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  • 74 GESTOS DE VIDA VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINOen marcha hacia la etapa final de sufaena j y, no esperando consuelo sino de la únicaque podía dárselo : la Muerte Libertadora;los adolescentes, jugueteaban entre sí, con ardorosabiiitalidad, como animales jóvenes en unprado virgen ;otros, en plena juventud, se detenían para hacercorros, y, discutían acaloradamente ;niños en aprendizaje de aquella esclavitud, losmiraban con grandes ojos sorprendidos, como en70 VARGAS VILAespera de tener tantas fuerzas como ellos paraofrecerlas a la Fábrica, el Minotauro Insaciable,que había devorado a todos sus antecesores, y cuyosúltimos rugidos acababan de morir en la tardesilente, como los de una fiera ahita que se duermecon la garra puesta sobre el corazón palpitantede su víctima;las gaviotas volaban en grandes giros circularessobre la mar cetrina, lanzando largos gritos agudosal regresar a los farallones de la costa ^ felicesde abandonar ese mar, hecha dolorosa bajo elvuelo de todos los crepúsculos...como si hiciese un esfuerzo para descender delas estériles alturas de su silencio, que Ulises nose empeñaba en violar, Enriqueta, dijo con unavoz velada en que temblaban todos los rencores : —¿Ves?—yextendió su mano blanca como diafanizadapor la luz de las estrellas surgentes, hacialas teorías de obreros que allá abajo se perdían www.gftaognosticaespiritual.org www.taocienciareligion.com GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  • 75 GESTOS DE VIDA VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINOen las bifurcaciones de los senderos y la bahíaazulosa de la Noche—¿ves? ésos son felices;ellos han trabajado ; ellos han ganado el pan conel sudor de su frente, como dice mi padre, y, vana descansar ; ellos no tienen sueños insensatos comotú, viven su vida y cumplen su deber ;mientras tú...Haciendo un gesto violento, como si triturase eldesprecio con sus dientes para hablar, él, la interrumpióbrutalmente para decirle : —¿Cómo sabes tú que son felices?¿has vistoel fondo de su corazón? ¿has sufrido con ellos?GESTOS DE VIDA 71¿has llorado con ellos? ¿qué sabes tú de su miserablevida?esos viejos que van vencidos y dolorosos, porlos senderos de esos campos tan mentirosamentepacíficos, y marchan agobiados por la carga detantos años de trabajos forzados en la Fábrica,son los galeotes de esas viejas galeras que ahoraarrojan el vaho de sus máquinas por el cráter desus chimeneas, erectas como torreones invenciblesbajo la complicidad de esos cielos sin misericordia ;esos son los obreros de ayer embrutecidos y pasivos",sin otra ambición que la de trabajar para enriquecera los otros, y, morir en la miseria despuésde una tan larga vida sin ventura ;¿sabes tú los sueños de rencor que pueden pasarpor aquellas almas tan brutal y tan definitivament-e vencidas?...¿sabes tú algo de las lágrimas que habrán quemadoaquellos ojos prontos a cerrarse para siempre, www.gftaognosticaespiritual.org www.taocienciareligion.com GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  • 76 GESTOS DE VIDA VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINOsin haber visto nunca alzarse ante ellos lavisión de la Victoria?...y, esos hombres jóvenes, que ahora discuten contanto calor, hablan sin duda de los problemas delTrabajo, saben la miseria de su vida, pero estándispuestos a mejorarla, comprenden el peso de sucadena, pero sus manos fuertes ensayan ya el gestode romperla ; en sus ojos no hay la mansedumbrede antílope de los ojos de sus antecesores, porqueellos interrogan ya el horizonte, y ven brillartras la tiniebla espesa^ una lejana sucesión de auroras;¿sabes tú los sueños de Eevancha que bullen72 VARGAS VILAen los cerebros de esas miríadas de vencidos, queno quieren resignarse a su vencimiento?...¡ ah ! si lo supieras, tal vez temblarías por tupadr^, por ti, por todo lo que nos rodea;y, esas turbas de niños, flores de inocencia queel aire de las Fábricas enferma y el contacto conlos otros corrompe, y que ahora miran atónitosdiscutir a sus mayores, ¿sabes tú toda la sal derencores que han bebido en los pechos de susmadres, cuasi exhaustos, y, en las lágrimas de suspadres, que lloraban al besarlos?...bajo el límpido candor de esas almas está latempestad ;ellos serán los vengadores de mañana.Y, así diciendo, la faz de Ulises Carmona sehizo hosca, el bermellón de la cólera empurpurósu rostro, sus ojos soñadores se hicieron sombríos,como si el horror de las tragedias futuras entenebreciese www.gftaognosticaespiritual.org www.taocienciareligion.com GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  • 77 GESTOS DE VIDA VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINOsus pupilas, y su voz temblaba bajo elarco triunfal de las estrellas que aparecían en elcielo, como una floración de nenúfares maravillososen un lago de azur.—Vengarse... ¿de qué?... ¿de quién?...—dijoella visiblemente contrariada, frunciendo el ceño ycon un tremor de cólera en la voz— ; ¿de mi padre?¿qué les ha hecho él, que ha sido uno verdaderopara todos sus operarios?; sin su Fábricamuchos de ellos morirían de hambre.—No sigas, no sigas, no repitas los necios discursosque aprendes a la estupidez agresiva de tupadre — dijo él con brusquedad tan impetuosaque ella, ofendida, echó hacia atrás el busto y alzóGESTOS DE VIDA 73la cabeza orgiillosa, como para repeler el insulto,apoyando en el pomo de su sombiilla la manodiáfana que parecía brillar como una gema bajoel cielo, hecho de un índigo profundo ; y con vozllena de una sombría cólera, le dijo : — ¿Por quéodias tú a mi padre?no ha sido él quien te ha despedido (le la Fábrica;eres tú quien la ha abandonado por tus diferenciascon el Encargado, en quien mi padre hapuesto toda su confianza, y a quien tú odiastanto;eres tú quien no ha querido trabajar según losmodelos que se te daban, sino imponer los tuyos;y, últimamente, cuando se trató del monumento www.gftaognosticaespiritual.org www.taocienciareligion.com GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  • 78 GESTOS DE VIDA VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINOal poeta Ugo León, que se hace en casa, nosólo te negaste a trabajar en él, porque no seaceptaban tus diseños, sino que faltaste al respetoa mi padre, y dejaste la casa con violencia ; ¡ ay,tú rompes así su más bella combinación... ! —Sí, la conozco, laconozco — dijo él, conuna sonrisa agresiva, que era como la culminaciónde todos sus desdenes—, yo, sé bien de esacombinación ; . ..hacer de mí el obrero modelo que él sueña, sumisoa sus caprichos, atento a sus quereres, sinvoluntad propia, sin iniciativa ninguna, dedica-doa adularlo y a cortejarlo, y, todo eso para casarmecontigo y dejarme dueño de la Fábrica ; hacer demí, otro él, otro don Abundio Sola...74 VARGAS YILAno... no... gracias, gra-cias ; mi Ideal es otro;otro es mi Ensueño...—¡ Ah ! tú no me amas, ülises ;tú no me amas ;si me amaras no dirías eso; no harías eso;...el que ama verdaderamente, lo sacrifica todopor su amor, y se sacrifica a él — dijo la jovencon un acento tan triste que parecía fundir en sítodas las tristezas y los ecos dolorosos de las cosasque morían en el corazón obscm^o del crepúsculo.—Amarte, sí que te amo — dijo él, ya sin acritudesen la voz — pero amo más la Gloria; elsueño de Gloria, que me he forjado ;tu padre exige que yo sacrifique ese sueño atu amor ; www.gftaognosticaespiritual.org www.taocienciareligion.com GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  • 79 GESTOS DE VIDA VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINOno, yo no lo haré ;ese sueño es mi Vida toda, y sin él siento queno podría vivir ;no sacrificaré tampoco el sueño de tu amor;yo, los haré vivir ambos de una misma vidaardiente y tenaz ;realizaré el sueño de mi Gloria, y, ofreceré miGloria a tu amor ;yo seré el artista que he soñado ser ; y ese artistaserá el que ha de casarse contigo, no el patrónespeso y brutal que tu padre quiere hacerde mí;yo, haré mi camino solo, no tengo necesidad deque nadie me lo haga ;no necesito de la mano de tu padre para andarhacia mi Destino ;GESTOS DE VIDA 75niis sueños no andan, ellos vuelan ;y, yo vuelo con mis sueños...es verdad que yo dejé la Fábrica con el pretextode que no se aceptaban mis modelos para el monumentode Ugo León, pero esa no es la razónverdadera de mi retiro ;es que yo no quiero seguir siendo una máquinal>ensante, trabajando bajo el dictado de los otros;yo^ no quiero copiar ;50 quiero crear ;yo siento que algo irrevelado vive en mí, y quierodar forma tangible a esos ensueños...para eso necesito libertarme ; irme... www.gftaognosticaespiritual.org www.taocienciareligion.com GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  • 80 GESTOS DE VIDA VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINOaquí me asñxio...aquí me abogo ;aquí me muero...necesito iime...emprender la marcha por la Avenida luminosa...la ruta azul abierta ante mis ojos, y, a cuyo finestá el fantasma de la Gloria...Y, así diciendo, dobló la cabeza y la ocultó entresus manos, como si hubiese tenido necesidadde sostenerla, para que no cayese, como guillotinadapor una hacha invisible : —¿Irte?... ¿dejarme? — gimió lajoven, cuyorostro estaba todo en la sombra y parecía hacerseaún más doloroso en la obscuridad a donde sólosus ojos brillaban como dos moluscos fosforescentes,y su voz era triste, de una tristeza de lamentación;él, se inclinó hacia ella, con una ternura de lacual momentos antes no se le hubiera creído ca76VARGAS VILApaz, y le dijo, intentando consolarla : —Eso será por pocotiempo ;yo, volveré vencedor ;y, te ofreceré mi Victoria como un trofeo...Y, le tomó una de las manos ; y la estrechó conpasión ;y, trajo su preciosa cabeza contra su corazón...y, la besó luego en los labios largamente, apasionadamente...cual si bebiese con voluptuosidadla sal de las lágrimas que habían rodado por susmejillas...el alma de todo amor es la crueldad.. www.gftaognosticaespiritual.org www.taocienciareligion.com GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  • 81 GESTOS DE VIDA VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINOsUn importuno grupo de obreros jóvenes quevenían por el camino y llegaban en ese momentobajo el pretil, en el cual, sentados los dos jóvenes,habían dialogado, al escuchar el susurro de lasvoces, alzaron a mirar, y, adivinando más queviendo a Ulises Carmona, lo llamaron ;Enriqueta escapó azorada, perdiéndose entre losramajes de los arbustos circundantes, y, él, acudióal reclamo de sus amigos, y se mezcló a ellos ;la alegría de los obreros se atemperó, y hablarongravemente, porque estaban habituados a oír delabios de Ülises Carmona, cosas raras y profundas,que abrían en sus espíritus turbados vagossenderos de luz ;y, el grupo se alejó y se perdió en el corazón dela Noche Silente, a la cual el cercano mar cantabasu canción sin pa]a])ras, llena de cosas eternas ;en la miseria de la Tarde vencida ¡^lajestuosamellte,Finida su cotidiana labor, Águeda Santaella, recogiólos menudos objetos que. dispersos estabanen torno de ella, plegó telas y arregló madejas debilos multicolores y apoyadas las bellas manosfatigadas sobre el bastidor en el cual había trabajadohasta ese momento y que le estaba cercano,permaneció así, en una actitud, de contemplacióny, de meditación que parecía destacarlade las cosas circunyacentes en un vuelo de alma haciahorizontes muy lejanos donde yaciesen aglomeradaslas cenizas de muchos sueños pretéritos,en una quietud de cenotafio ; www.gftaognosticaespiritual.org www.taocienciareligion.com GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  • 82 GESTOS DE VIDA VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINOenmarcábanla en su actitud, festones de enredaderas,y otras le hacían dosel abriendo sobre ellala policromía de su flora caprichosa, én una armoníadecorativa, a la cual los últimos clarores de latarde extinta daban como perspectivas de un mirajeacuático ;frontero al mar añilino, ya arrebujado en elmanto de la Noche, parecía empeñado en adorme78VARGAS VILAcerla, diciéudole viejas añoranzas con su gravevoz de conseja;y, era bella aún, muy bella, llena áe gracia frágil,en ese límite de su juventud finida ;entraba en la edad madura con algo de solterily de puro, que la rodeaba de una como aureolamística y le daba un vago esplendor claustral;la maternidad no había ajado nada en su cuerponi en su alma, que parecían prolongar el encantode una larga y apacible virginidad ;alta, erecta, con una esbeltez de nínfeo, conservabalas fonnas gráciles de una Nmfa de JulioEomano, y la pureza de líneas de una de esascorsas talladas por Benvenuto, para motivo de unvaso en la colección de argentería de los Médicis,en el Palacio Pitti, de Florencia ;el óvalo del rostro alargado hacia los maxilares,como una señal de decisión y de fuerza espiritual,pálido, con una palidez de cerámica, en el cuallos ojos lagunares, de un gris metalecente, sedirían lagos mercuriales, en un desierto de nieve ; www.gftaognosticaespiritual.org www.taocienciareligion.com GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  • 83 GESTOS DE VIDA VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINOla nariz aguileña, la boca larga y sinuosa delabios delgados, la frente comba y los cabellosobscuros, peinados en bandas cayéndole sobre lassienes hasta cubrir el lóbulo de las orejas, le dabanun aspecto de medalla, extrañamente imponentey grave ;los senos improtuberantes, como si a nadie hubiesenlactado, y las caderas sin morbideces comosi nunca hubiesen sido laceradas por los doloresde un alumbramiento ;las manos extrañamente largas, en las cuales,GESTOS DE VIDA 79los dedos semejaban estambres de una flor denácar ; desnudos de toda alhaja ;los pies primorosamente calzados ;el traje severo y sin adornos ;de toda ella se exhalaba uno como hálito dearistocracia intelectual, y de distinción moral, queim}X)nían el respeto ;hija única de don Juan de Santaella y de Torrijos^antiguo Profesor de Dibujo y de Matemáticasen la Universidad Industrial de la gran ciudadcercana, y, venido en aras de una pasión romántica,a aquel pueblo, donde quedó residente,estableciéndose como profesor libre de esas asignaturas,ella había nacido allí, y había crecido bajola mirada austera de su padi*e, y, el amor de sumadre, un ser todo pasividad y mansedumbre ;así había llegado hasta los diez y seis años, enque arribó al pueblo, Pedro Carmona, un joveningeniero de la Corte, que al viejo Profesor vemarecomendado ; www.gftaognosticaespiritual.org www.taocienciareligion.com GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  • 84 GESTOS DE VIDA VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINOadmitido a visitas en el hidalgo hogar^ halló detal manera deslumbradora la belleza de Águeda,que se rindió ante ella ;y, después de pocos días de cortejarla, la pidióen matrimonio ;y, concedida que le fué su mano, tuvo lugar elenlace;mayor érale el marido, en algo más de diez añosa la edad que ella contaba ;pero, de tal manera gaiTÍdo y decidor era éste,que ella, como otro de su edad lo tomó, y, tuvieronuna luna de miel, de envidiable ventm*a;80 VABGAS VILAtres meses de ella llevaban, cuando un mensajerodel mejor hotel del pueblo, vino un día enbusca del joven ;fuese éste^ dócil al llamamiento, y, regresó mohínoy, taciturno ;desde aquel día nublóse la ventma del hogary, la paz y la alegría huyeron rápidamente de él.Pedro, hizo largas ausencias, que inquietaron asu esposa ;pasábase muchas horas del día fuera de su casa,y al volver, una gran preocupación lo poseía ;aunque muy joven, Águeda se apercibió del cambiosúbito, e interrogó a su esposo ;éste se disculpó, diciendo que eran los negocios,los que le tenían fuera, y, el fracaso de muchosde ellos, lo que ocasionaba su disgusto ;no es posible el largo misterio en un pueblo pequeño, www.gftaognosticaespiritual.org www.taocienciareligion.com GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  • 85 GESTOS DE VIDA VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINOy; éralo menos en aquél, dado áolentamentea la murmuración y al chismorreo;el alma piadosa no faltó, que viniera a decir aÁgueda las razones de la ausencia de su esposo,y, por ende, las de su humor exasperado ;así supo que una dama había llegado al puebloy hospedádose en el hotel al cual Pedro Carmonahabía sido llamado, y, a donde desde entoncesconcurría diariamente ;interrogado éste, no negó, diciendo que era unaprima suya muy enferma que de paso hallábaseaUÍ;pero, la mentira vino al suelo, por la presenciade la dama misma en casa de Águeda, la cualacompañada de tres niños de baja edad que eranGESTOS BE VIDA 81811S hijos e hijos de Pedro Carmona, llegó a exponersus cuitas haciéndole saher cómo ella erala querida de éste y aquéllos los frutos de ese concubinato;aterrada e indignada Águeda, no supo qué hacerante la querida de su esposo^ que así le demandabapiedad ;el viejo Maestro, indigna-do, exigió la remisiónde la querida a la capital o la expulsión del adúltero,de aquel hogar que mancillaba.Pedro Carmona, no se lo hizo repetir dos veces ;huyó con su querida y con sus hijos, abandonandosu esposa, y, el fruto que ya llevaba ensus entrañas ;ni ella ni su padre, persiguieron al adúltero, a www.gftaognosticaespiritual.org www.taocienciareligion.com GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  • 86 GESTOS DE VIDA VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINOquien hubieran podido enjuiciar como los letradosaconsejaban ;tenían demasiado orgullo para eso ;el viejo hidalgo se aisló más en sus matemáticas,como en un refugio, y Águeda en su soledadcomo en un claustro...el pueblo, respetuoso ante tanto dolor, acallósus murmuraciones ;y, el Silencio se hizo;un Silencio que tomó con el tiempo las proporcionesdel Olvido ; . ..dominada esa gran crisis sentimental de su vida,Águeda Santaella, entró definitivamente en suEeino Interior, en el dominio de su Yo Integral,aceptando su Destino con una tan altiva Resig82VARGAS VILAnación, que tenía las apariencias de una Apoteosisde su Orgullo;nada quiso saber y nada inquirir de aquel quehabía sido su esposo, no lo amortajó, ni lo sepultósiquiera en el fondo de su corazón ; lo arrojódesnudo como el cadáver de un esclavo en lasgemonías del Desprecio;su nombre fué proscrito de sus labios, como delos de todos aquellos que la rodeaban, en los cualesel odio al, fugitivo tenía los caracteres de unapasión dominante, y, su recuerdo era algo infectoque todos arrojaban de sí...al término reglamentario de su preñez dio a www.gftaognosticaespiritual.org www.taocienciareligion.com GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  • 87 GESTOS DE VIDA VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINOluz, un bello niño, en un alumbramiento feliz,como si la Naturaleza hubiese querido desagraviarlade los otros dolores, que la Vida le causaba;el nacimiento de su hijo vino a .dar nuevasorientaciones a su espíritu y, fijó definitivamentesu Destino;fué ese algo extrahumano, en que la Mujer,deja de ser la Mujer y, se hace : la Madre ;ese ser divino, que está por encima de todos losamores, y, el elogio de todas las lenguas ;y, ella fué eso : una Madre ;y, se puso a amar con delirio a esa entrañasuya, que era su hijo ;y, éste, un encanto de criatura, creció, peregrinandode sus brazos a los de su abuelo, porqueel viejo Maestro se sintió renacer en aquella perpetuaciónde su sangie y, casi agradeció al intruso,que, dándole el más grande dolor de suGESTOS DE VIDX 83Vida, le había dado el mas grande placer de suancianidad ;y el anciano y la joven fueron como dos pirasde adoración, consumiéndose ante aquella estrellaaparecida sobre el cielo de su vida para embellecerlay para consolarla ;clásico infatigable, y, homerista homerizante,espíritu poco o nada religioso, no amando el perfumeequívoco de las flores de santidad que llenanel calendario, escogió para su nieto un nombreaventurero y de leyenda, el más amado por él www.gftaognosticaespiritual.org www.taocienciareligion.com GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  • 88 GESTOS DE VIDA VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINOentre los nebulosos por pretéritos héroes helénicos,y le hizo imponer el de Ulises ;el viejo Maestro se constituyó en tal, para suretoño y fué sobre sus rodillas que éste aprendióa leer y sobre ellas que hojeó los grandes libros deimágenes que abrieron ante sus ojos el horizonteasombrador de las leyendas ;el viejo le contaba historias deslumbrantes yconsejas agoreras que el niño oía embebecido;antes de saber muchas otras cosas, supo delas leyendas a las cuales debía su nombre, y, lasaventuras de Ülises en la Odisea^ le fueron familiares;y, tuvo la visión de países remotos, de viajes,de carabelas y de islas alucinantes situadas másallá de los mares visibles en los horizontes prismatizadospor los esplendores de la Fábula ;los dominios de la Historia le fueron reveladosy descritos, por los labios seniles, hechos musicalesal evocar las cosas antiguas, y rememorar losparajes primitivos, más allá de los cuales, se es-CESTOS.—784 VARGAS VILAconden en el misterio los yacimientos vírgenes delmundo;todas esas nociones de cosas retrospectivas y,grandiosas, hicieron en su espíritu una como superposiciónde pórticos maravillosos, engrandeciéndosey sucediéndose hasta perderse en los mirajes www.gftaognosticaespiritual.org www.taocienciareligion.com GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  • 89 GESTOS DE VIDA VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINObrumosos donde principia la zona tentaculary luminosa del Ensueño ;y, el niño se hizo ensoñador, grave y meditativo,amando con pasión la soledad y, el aislamiento;aprendió de su abuelo las matemáticas y el dibujo,no alcanzando a encontrar en las primerasel sentido musical que les hallaba Pascal, y, apasionándosepor el segundo de tal manera, que enpoco tiempo llegó a ser el primero de los discípuloscon que el viejo profesor contaba...como no había concuiTido a ninguna escuela nisufrido las promiscuidades, de los internados, seconservó puro de alma y de cuerpo, ajeno a lascorrupciones prematuras que ajan la niñez y mancillanla adolescencia de muchas generaciones deeducandos;doce años contaba cuando el primer gran dolorde su Vida vino a visitarlo ;un ataque de apoplegía fulminante, mató a suabuelo, que murió en sus brazos, en un pradocercano al pueblo, por el cual solían pasear todaslas tardes ;le tocó presidir el duelo ; y grave y adolorado,acompañó hasta el sepulcro a aquel que había sidoel primero y el único amigo de su corazón ;GESTOS DE VID5 85quedados solos en aquella gran desolación, sumadre y él, unieron aún más sus almas, y se abrazaronante las inclemencias crecientes de la Vida,como dos náufragos en una playa desierta, ante www.gftaognosticaespiritual.org www.taocienciareligion.com GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  • 90 GESTOS DE VIDA VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINOla invasión lenta y amenazante de la Noche ;como con la muerte del viejo profesor, los recursospecuniaiios de la casa disminuían en mucho,Águeda Santaella se puso a intensificar sustareas de bordados, en los cuales era afamada ymeritísima, y, el niño entró como dibujante, y,aprendiz de tallador, en casa de un escultor deimágenes en madera ;se le remuneraba miserablemente, no teniendoen cuenta sus conocimientos, sino su edad, y,sufrió todas las peripecias de esa torpe explotación dela infancia, que se llama el trabajo de los niños ;aunque se le agobiaba de labor, una labor superiora sus fuerzas, hallaba, sin embargo, tiempopara entregarse a la lectura, que era su pasiónfavorita, y, perfeccionándose en el dibujo, ideandomodelos de estatuaria, y forjando motivos monumentalesde ornamentaciones raras y caprichosas ;y, los mostraba a su madre, que conmovida ymeditativa, se inclinaba sobre ellos, encantada desu belleza, y, adivinando — como sólo adivina elcorazón profético de las madres—, el quid divinum,que había tras de la pálida frente de su hijo, queella besaba con amor ;así llegó éste a la adolescencia, sano y fuerte apesar de las apariencias de debilidad de su cuerpodelgado, y de su palidez natural, que se empurpurabafácilmente a la menor emoción del ánimo ;86 VABGAS VILAfatigado del estéril trabajo que ejercía, tan inferiora su inteligencia y a sus conocimientos, pidióy obtuvo colocación, en una gran casa de fundición www.gftaognosticaespiritual.org www.taocienciareligion.com GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  • 91 GESTOS DE VIDA VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINOde bierro, donde se hacían muchos trabajosartísticos, y era ya notable por los monumentosy decoraciones que había elaborado ;se le admitió no sólo sin dificultad, sino conplacer, porque se sabía ya mucho de él, de su talentoraro y de sus más raras aptitudes para laescultura y el arte decorativo;además, la sombra venerable de su abuelo, cuyamemoria era sagiada en el pueblo, lo protegía comouna égida ;don Abundio Sola, que era el dueño de la fundición,tenía como el más grande honor de su vidael haber sido amigo de don Juan Santaella, y, fiela ese sentimiento, ensayó para con el nieto cuidadospaternales ;lo introdujo en su casa, en la cual nadie entraba,porque era celoso como un jaguar de su hija,huérfana de madre, y apenas de un año mayorque Ulises Carmona;éste y, la niña, se vieron y se amaron ;los ojos complacientes del padre, vieron el nacimientodel idilio sin que hiciera neida para contrariarlo,porque en el fondo habría sido la realizaciónde un sueño suyo, ver mezclarse su sangrea la de los Santaella, a quienes él, sabía de purolinaje y vieja estirpe señorial;no era el alma de Ulises Carmona, una alma deamor ;si se hubiese suprimido aquel que profesaba a www.gftaognosticaespiritual.org www.taocienciareligion.com GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  • 92 GESTOS DE VIDA VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINOGESTOS DE VIDA 87su madre, y que superaba a todos, porque era unaadoración, se hubiera dicho que era insensible aesa pasión ;estaba demasiado lleno de Sí Mismo, de su YoEspiritual, demasiado dado a escuchar despeñarsedentro de sí la catarata de sus sueños, para serabsorbido por otro amor ;aislado, solitario, sin colindar con otra alma queno fuera la de su Madre, no vivía, otra Vida quela Vida de su espíritu, una Vida quimérica y audaz,que era como un viaje desesperado a travésde todos los espejismos ;era un inadaptado y, un inadaptable ;el sentido de la Vida, era en él ideal, y, no real;los hechos y las cosas sucedidas o vividas, alreflejarse en su mundo psíquico, se desorbitabany perdían las proporciones reales, desmesurándosey desvaneciéndose en nn horizonte de visionessuprasensibles, sitas aún más allá de toda Idealidad;esa hiperestesia de su visión interior lo hacíanaturalmente inhábil y casi ciego — como a todoespíritu superior — para la contemplación y laapreciación real, de los fenómenos ambientes, quese le aparecían enormes e insolubles y lo tortmabanllenándolo .de tenor ;en cambio para la visión de cosas espmtuales,esa oscilación ascensional se equilibraba en laseimas de su mentalidad, en una armonía perfecta ;podría decirse que la comprensión lo pacificaba www.gftaognosticaespiritual.org www.taocienciareligion.com GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  • 93 GESTOS DE VIDA VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINO; y su Intelectualidad ^ moldeando su Sensibi-idad, lo serenaba;88 VAEGAS VILÁsufría, sí, sufría enormemente, a causa de eseestado absolutamente anímico que lo aislaba detodo, creándole una especie de intemperie moral,que lo exasperaba hasta la neurosis ;la se.d de crear, que es la sed inagotable de todoGenio, lo torturaba hasta la desesperación ;pasaba noches de insomnio y de lágrimas enesta lucha tenaz por revelarse ;a todo pedía inspiración, a la Vida y a la Muerta,para juntarlas, para fundirlas, para revelarlasy hacerlas visibles en ese algo inmortal, que sellama una OBRA MAESTRA ;él, sabía que el Pasado no es la Muerta, queel Pasado es la Vida, para el Artista que tiene eldeber de evocarlo, de modelarlo a su manera insuflándolesu alma, haciendo de esas cenizas, elmármol o el metal imperecederos, en los cualesha de revelar al Mundo su Sueño de Belleza, hechopalpitante y vivo en una Obra de Arte;y, sus largas manos tentaculares, se extendíanen la sombra como para levantar la punta de esesutil velo de Misterio que se llama la Vida, trasdel cual presentía oculto y esculpido por él mismo,el rostro inefable de la Visión que torturabasu Vida: LA GLORIA...así creció, así pasó las fronteras de la adolescencia,y así se preparaba a entrar en la juventud,pictórico de ensueños y de quimeras, cuando la www.gftaognosticaespiritual.org www.taocienciareligion.com GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  • 94 GESTOS DE VIDA VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINOllegada de un nuevo Director Artístico a la Fundiciónde don Abundio Sola, vino a cambiar bruscamenteel curso de su vida ;era ést-e un operario adocenado, pexo de locasGESTOS DE VIDA 89pretcnsiones, y apto en el manejo de las intrigas,y por las de la política había llegado a tener concomitanciascon el Ayuntamiento del pueblo, unode cuyos concejales, muy amigo del dueño de laCa^sa Sola, le recomendó a él;don Abundio, como todos los parveniis de la riqueza,tenía la adoración de las cosas oficiales y,aquella recomendación fué para él, como una ordenque se apresuró a cumplir, no sin disculparseantes con Ulises Carmona, de no darle, a causade su joven edad, aquel puesto que de derecho lecorrespondía ;el nuevo Director, que no era sino un artesanoempeñado en ser tomado por un artista en el difícilArte de la Ornamentación monumental, tropezópronto con el mérito indiscutible de el Santaella, como llamaban en el pueblo al nieto delMaestro venerable, y, sintió por él la sorda envidia,que todos los mediocres profesan a las almasculminantes y superiores, y, no tardó en principiara hostilizarlo, haciéndole sentir su autoridad,de la cual el joven reía, abrumando con el sarcasmode sus frases, al jefe que le habían dado ;éste, sufría de aquel orgullo insolente, pero sufríaaún más de la persistencia cuasi diaria conque le hacía notar su ignorancia técnica y científica, www.gftaognosticaespiritual.org www.taocienciareligion.com GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  • 95 GESTOS DE VIDA VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINOen el arte que decía iK>seer ;estas humillaciones lo exacerbaban y, declaró lamás ruda hostilidad a todo lo que de su joven rivalvenía ;bastaba que el diseño de un modelo fuese dado90 VARGAS VILApor éste, para que aquél lo rechazase, sin alegarotro motivo ;calcos absurdos y ornamentaciones lamentablessuplieron a los severos y elegantes motivos artísticosque Ulises Carmona daba para ornar frisos ymonumentos — sin que el dueño de la Fundición,lego en asuntos de Arte, se apercibiera de la decadenciaestética que empezaba a deshonrar su producción;este antagonismo llegó al colmo, cuando se encargóa la Casa Sola, la construcción del Monumento,que al Poeta ügo Lfcón, iban a erigir susadmiradores, en la gran ciudad vecina ;los dos bocetos ideados y presentados por UlisesCarmona, verdaderos modelos de sabia eleganciade líneas, y sobria ornamentación , habrían sin dudatriunfado en el concurso, si el Director no hubieseoptado por la vil táctica de ocultarlos^ no presentandoa la Comisión Organizadora de la Apoteosis,sino un burdo dibujo suyo, copia cínica y malaventm-ada del busto de Alfred de Musset, erectoen la Place de Ja Comedie Frangaise, el cual hubode ser aceptado a falta de otro mejor ;- la alevosa mixtificación levantó un gran rumorde protesta entre los operarios de la Fundición,conscientes de la clamorosa Injusticia y ocasionó www.gftaognosticaespiritual.org www.taocienciareligion.com GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  • 96 GESTOS DE VIDA VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINOuna escena de violencia inenarrable entre UlisesCarmona y el detentor de sus dibujos, escena queterminó por la brusca retirada de aquél, que abandonóla Casa Sola, para no volver a entrar a ellajamás ;y, se refugió en el silencio de su casa, en laiGESTOS BE VIDA 91soledad de pu casa, feliz de no ver y de no tratara nadie, entregándose al estudio y a la prácticadel Aite, con una pasión de cenobita ;el asunto de los bocetos para el monumento deUgo León, que había apasionado a los operariosde la Fundición, y a los del pueblo todo, trascendióa la ciudad vecina, en la cual los periódicoshablaron y, la Comisión gestora, apercibida deltruco audaz de que había sido víctima, retiró a laCasa Sola el pedido que le había hecho, sin queésta nada pudiese reclamar, porque el contratoaún no había sido formalizado ;todo esto, dio al nombre de Ulises Carmona,cierta resonancia, que llegó hasta los diarios de laCapital.Pedro Carmona, que por éstos supo de las aptitudesartísticas de su hijo, se sintió entoncespadie, y como era arquit-ecto y contratista deObras Públicas, pensó que podría explotar esasaptitudes, para el decorado y ornamentación deciertos edificios cuyos contratos de construccióntenía ya en ciernes ;y, escribió a su hijo, ofreciéndosele para costearel fin de su educación, inscribiéndolo en la Escuelade Bellas Artes de la Capital, e instándolo www.gftaognosticaespiritual.org www.taocienciareligion.com GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  • 97 GESTOS DE VIDA VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINOa venir a ella, donde nada habría de faltarle.Ulises CaiTnona, sintió un sordo rencor al recibode aquella carta ;él. profesaba a su padre un odio ciego, basadoen el largo calvario de abandono que había sufridosu Madre :y, resolvió no contestar siquiera la carta;92 VARGAS VILApero, ent/onces, fué Águeda Sanítaella, quienvino a su bijo, con el corazón en la mano, ofreciéndoselocomo una flor, ese corazón de sacrificioque es el corazón de una Madre, y lo instóa que reflexionara^ a que mirara el porvenir, a queperdonara. ..¿qué sería de él, ahora, sin colocación, sin trabajo,sin recursos, con el desconocimiento, el abandonoy la miseria en perspectiva?¿qué iba a ser de su talento ; murado en aquelpueblo hostil, donde la gente empezaba ya a sospecharlode díscolo y de vago?...¿qué sería de su pon^enir?¿qué sería de su Gloria?esta palabra, dicha por los labios suaves de suMadre, tuvo a sus oídos una repercusión extrañade canto guerrero, fué una como consigna de Inmortalidad,y le pareció que todas las trompetasde la Victoria, sonaban a lo lejos, en un clamorde Apoteosis ;y, se abrazó a su Madre sollozando, y diciendomuy paso : —La Gloria... la Gloria... la Gloría... www.gftaognosticaespiritual.org www.taocienciareligion.com GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  • 98 GESTOS DE VIDA VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINOla lucha fué corta, pero violenta en su espíritu...siempre bajo el dominio cariñoso de su Madre,que todo lo perdonaba por salvarlo, escribió a supadre aceptando ;y, se preparó a partir;y, esperaba la carta que debía marcarle la fecha,de a<}iiel rornpimiento de su corazón ;GESTOS DE VIDA 93a su novia, acababa de anunciarle la probabilidadde su viaje ;su seguridad no ;¿para qué?su incomprensión era una muralla alzada antesu cariño ;pensando en eso, regresaba a su casa, con elgrupo de obreros amigos a los cuales acababa deunirse...su Madre lo esperaba ;inmóvil y augusta en las beatitudes del crepúsculoque la circuían como una aureola ;cuando el hijo traspuso la puerta del pequeñojardín que separaba la casa del camino, la Madrese puso de pie y vino a su encuentro. ..y, se abrazaron sobre el último peldaño de laescalera a la cual el corredor servía de vestíbulo...y^ un silencio de angustia los poseyó...los oprimía como la piedra de un sepulcro puestasobre sus corazones...al fin, la Madre, más valerosa — como todas lasmadres siempre que de sacrificarse por sus hijos www.gftaognosticaespiritual.org www.taocienciareligion.com GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  • 99 GESTOS DE VIDA VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINOse trata — dijo con una voz triste, que quería sertranquila :- —Ya vino la carta.—¿Ya? — murmuró él, como si hubiese vistoel mundo todo, hundirse ante sus ojos...nada más se dijeron...y, entraron a la casa, que a esa hora tenía laquietud siniestra de una tumba...*Ulises Carmona, había dejado su hogar, en elamanecer de un día muy triste, en que los cielosy el mar parecían unirse en un lento consorcio desombras y de clamores...casi hasta clarear el alba había llorado y sollozadoen brazos de su Madre, los cuales habíaabandonado para partir ;solo, había ido a la Estación, y solo, había tomadoel tren que debía conducirlo a la ciudad vecina,en la cual debía tomar el gran Express quelo llevara a la Capital;de aquel pueblo que se hundía en la bruma y,las chimeneas de cuyas fábricas se alzaban al cieloen un gesto hostil de brazos agresivos, no sentíasino su Madre ;era todo su corazón que quedaba allí prisionerode aquellos brazos que el Dolor parecía romperal estrecharlo, era su alma que había quedado allípendiente de aquellos labios que el llanto habíahecho amargos al besarlo, como si fuesen una píaGESTOSDE VIt)l 953a salitrosa y, los cuales habían tenido la expresión www.gftaognosticaespiritual.org www.taocienciareligion.com GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  • 100 GESTOS DE VIDA VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINOdolorosa de una herida que se desgarra, cuandose habían abierto para decirle : Adiós...y, pensando en eso lloraba...y, la gente que lo veía llorar, sabía por qué lloraba;y, no ensayaban consolarlo...eran en su mayoría pescadores y mercaderes deotras clases, que venían a la ciudad a traer susmercancías ;una mujer que le estaba cercana, dijo con unaangustia suprema :—i Pobre doña Águeda ! —^ y, en aquella exclamaciónpareció como si. vertiese toda su alma ;él, la miró y, a través de sus lágiñmas, le parecióbella, como las palabras de piedad que habíandicho sus labios ;la reconoció ;era la Madre de un Obrero amigo suyo, el cualhacía poco había partido para hacer su serviciomilitar;y, comprendió que aquella mujer había habladopor los labios de su herida ;y, pensando en la de su Madre, lloró aún másviolentamente, ocultando su rostro entre las manospara que no lo viesen llorar y ahogando sussollozos, para que otros no lo oyeran sollozar...la noche que pasó en el Express, fué desesperante,como una pesadilla, y, cuando entre losesplendores de la mañana vio el panorama de laCapital alzarse ante sus ojos, apenas si pudo con96VAHGAS VÍLA www.gftaognosticaespiritual.org www.taocienciareligion.com GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  • 101 GESTOS DE VIDA VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINOtemplarlo, porque los cegaban aún el velo de laslágrimas ;su padre lo esperaba en el andén de la Estación,y, como no lo conocía, lo llamó por su nombre ;cuando fué hacia él, lo abrazó y lo besó...le devolvió penosamente el beso, porque le parecíauna traición a su Madre, besar a aquel quehabía sido el Verdugo de su Vida, con los mismoslabios que acababan de ser ungidos por el aromade los suyos;y, vio que su padre era un hombre alto, obeso,al cual la obesidad quitaba toda elegancia, teníalas facciones abotargadas de un viejo noceur, teñidosel bigote y los cabellos, éstos ya muy escasos,los ojos picarescos, y, en todo él se notabaesa tendencia a luchar contra la vejez, que es laúltima y conmovedora actitud de los hombres ylas mujeres que han hecho del Amor, el objetoprimordial de su. vida;ést-e, encontró a su hijo, fuerte y, bello, muydistinguido ; distinción de aire y de maneras quele venía sin duda de la raza afinada y toda espiritualde los Santaellas, y sólo encontró manera dedecir alguna frase cariñosamente equívoca sobrela palidez del joven, que juzgando por sí mismo,atribuía sin duda, a excesos a los cuales UlisesCarmona era absolutamente ajeno, y, bromeó cautamente,sobre la longitud de la melena, que calificóde decadente, vocablo muy en boga entoncesentre los acerebrados de la Corie, para burlar odeprimir a los hombres de talento, que la tenían www.gftaognosticaespiritual.org www.taocienciareligion.com GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  • 102 GESTOS DE VIDA VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINOde moda;GESTOS DE VIDA ^1el joven no puso mientes en las palabras de supadre absorbido como estaba por su dolor, en esahora que él creía de absoluta orfandad, y, se conformócon sonreír, ausente como estaba su espírituen la contemplación de los parajes lejanos encuyo fondo ocre y azul de olas y de playas, laimagen de su Madre, se alzaba como en el oromórbido de las iluminaciones de un Misal.Pedro Carmona, ocupaba un bello apartamento,en uno de los . barrios nuevos de la ciudad dondelas casas modernas se erigían llenas del más refinadoconfort;podía hacerlo, porque era uno de los arquitectosmás reputados de la Corte, y, empresario afortunadode grandes contratos de Obras Públicas, queeran grandes prebendas oficiales ;la habitación preparada para Ulises, era pequeñapero elegante y llena de aire y de luz : —Aquí podrás leer yestudiar a tus anchas, quepara trabajar están la Academia, y la Escuela deBellas Artes, donde tendrás bellos modelos a gi*anel;—y, guiñó un ojo en un gesto de malicia, alcual el joven permaneció indiferente ;y, luego le presentó a la Señora, encargada delmanejo de la casa ;era ésta, una mujer ya rayana sin duda en loscuarenta años, aunque muy disimulados por unsabio maquillaje, y una elegancia refinada en latoilette www.gftaognosticaespiritual.org www.taocienciareligion.com GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  • 103 GESTOS DE VIDA VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINO;era opima de formas ; de un caderamen monumental,apenas domado, como los senos enormespor los rigores estilizados del corsé ;9Ó VAHGAS VILAdebía haber sido soberanamente bella, y lo eraaún, con sus ojos bovinos dilatados por la atropina,y, engrandecidos por un cerco trazado al esfumino;tenía la boca grande y sensual, y, la cabellerarubia, teñida al Henne; unas manos primorosas,y brazos esculturales ;sólo la voz no era bella ;era una voz agria, ronca, como la de los ebrios,que piden una limosna, tambaleándose insolentesen el fondo de un carrefour;a la naturaleza tan delicadamente estética deUlises Carmona, a la cual la disonancia de los coloresy de los sonidos lo lastimaban hasta el dolor,aquella voz gutural y como avinada, le fué insoportable,y hubiera querido taparse los oídos parano escucharla ;sin embargo, ella continuaba en decir, fingiendouna desilusión, y como si esperase un niño, sobreel cual soñaba ejercer funciones maternales : —Pero, si es unhombre...Y, lo detallaba con una mii^ada golosa, hallandosin duda muy bello aquel mancebo sobre cuyabelleza delicada, el reciente- dolor arrojaba un levemanto de tristeza, que era como un nuevo encanto; www.gftaognosticaespiritual.org www.taocienciareligion.com GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  • 104 GESTOS DE VIDA VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINOgrave y pensativo, con la boca amargamenteplegada, como rebelde a dejar evaporar el encantode los lejanos besos recibidos, o cual si temieseperder el perfume de ellos, Ulises, agradeció tantasamabilidades, y, fué feliz cuando quedó soloGESTOS DE VIDA 09y, pudo entregarse al dolor consciente y amablede rememorar;y, el panorama de su vida toda, se alzó ante él,como en un miraje turbador y profundo, un mirajede lagunas dormidas bajo la noche y en cuyoazul mordorado de estrellas, nínfeos, muy blancos,se adormecían bajo la caricia de una lunamuy lejana...y, el rostro de su madre dominaba el fondo deesos recuerdos con el divino prestigio de su bellezainsuperable ;y, un acceso de ternura retrospectiva lo poseyóde nuevo, tan fuerte, que rompió a llorar como unniño, y, extrajo de su cartera el retrato de su Madre,y lo cubrió de besos, lo puso sobre la mesay se postró ante él, y cruzó las manos ;y, lo adoró...y, le pareció que aquel rostro amado, se alzabacoronado de aureolas como un sol, y, llenaba declaridades infinitas, el seno tenebroso de su Soledad.GESTOS.—8**La vida en la Capital, fué para Ulises Carmona,calmada y grave, como una bahía silenciosa, sobre www.gftaognosticaespiritual.org www.taocienciareligion.com GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  • 105 GESTOS DE VIDA VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINOla cual el tumulto de las olas no lanza suturbado clamor de maretazos ;no renunció a su tristeza, la tristeza de la ausenciamaterna, y antes bien la cultivó como unaflor cuyo perfume reminiscent^, embalsamaba suavementesu corazón ;diariamente escribía a su Madre una larga carta,rosal de confidencias, en la cual, cantaba su alma,como un pájaro batiendo las alas ant-e el resplandorde una estrella lejana...en esas cartas vertía toda su alma, y en las desu Madre — que tenían para él, la seducción extrañade una melodía — agotaba la fuerza y laternura que emanaban de los consejos maternales,como de una fuente incontaminada, en cuyaserena belleza se retratara el áureo follaje de loslaureles inmortales, y, cuyo lejano murmurio ledecía palabras de Gloria, de la Gloria, que era suGESTOS DE VIDA 101sueño, de la Gloria, que había venido a buscar aesa ciuda-d lejana, lejos de aquello que amaba másque la Glona misma : los besos de su Madre ;su padre era para él, cariñoso sin ternuras, casipodría decirse que no era sino amablemente atentocomo quien cumple un deber o cultiva un designiolargamente meditado ;él, no amaba a su padre, no podía amarlo ; largosaños de abandono los separaban como unamarisma inclemente ; y la sombra de su Madre sealzaba entre los dos como la imagen de una diosaultrajada, pidiendo cuenta de su profanación ;el ídolo los separaba ; www.gftaognosticaespiritual.org www.taocienciareligion.com GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  • 106 GESTOS DE VIDA VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINOademás, él, había descubierto algo que no podíaser un secreto para nadie, y que lo lastimabaen su dignidad ;la mujer que allí vivía, la señorita Silvia, comoella se hacía llamar, era la querida de su padre ;si en los primeros días habían guardado ciertareserva, cierto decoro, que los más elementalesdeberes de educación les imponían, prescindieronbien pronto de ellos, arrojaron la máscara y, fueronatrevidos hasta el descaro ;se abrazaban y se besaban en todas partes y apropósito de todo ;sus conversaciones en la mesa, eran de una libertadrayana en el libertinaje ;ningún velo de pudor cubría la licencia desenfrenadade los gestos y de las palabras ;la obscenidad de las conversa-ciones de su padreera revoltante, y la de su compañera no le ibaen zaga102 VARGAS VILAy, porque él guardaba silencio ante la inmundiciade ciertas frases, de las cuales no comprendíael sentido, reían de él;y, porque enrojecía ante ciertos tocamientos cuyoimpudor lo indignaba, su padre lo cubría de menudossarcasmos, en los cuales ponía en duda suvirilidad ;la señorita Silvia, que era una vieja cocotafrancesa, hecha querida de Pedro Caimona, enuno de los viajes de éste a París, extremaba labefa tratándolo como un niño ; www.gftaognosticaespiritual.org www.taocienciareligion.com GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  • 107 GESTOS DE VIDA VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINOlo llamaba : le petit ; y, no le dirigía nunca lapalabra sino diciéndole : mon cher enfant;lo cual no impedía que en la intimidad de lacasa extremara sus déshahülés , hasta las más atrevidasdesnudeces por el solo placer de verlo enrojecer,entre las carcajadas de Pedro Carmona, quehabía tomado como un sport doméstico, esto deburlarse del pudor de su hijo ;éste no se indignaba tanto ante los sarcasmos,como ante la vergüenza de verse obligado a sentarsea la mesa, y a convivir con la querida de supadre ;eso le parecía una profanación a su Madre, a laAusente, a la Santa, que era toda la Adoraciónde su Alma ;y, se vengaba con la acritud despreciativa de suspalabras y la acerbidad terrible de sus frases ;la hora de las comidas llegó a hacerse un campode duelo verbal entre él y su padre ;éste, de una vulgaridad desbordante, no teníala agilidad de espíritu ni de lenguaje, que eranGESTOS DE VIDA 103habituales a su hijo y, degeneraba pronto en ladiatriba, mientras éste se mantenía en las regionesdel sarcasmo, ligero y zumbón, como un tábanopicando el testuz de un toro enfurecido.Pedro Carmona, audaz, como todos los ignorantes,solía opinar, y sentenciar, ex cátedra, enasuntos de Arte, tratando de imponer su crfterio asu hijo, que en eso, como en todas las cosas mentalesy culturales, le era muy superior ; www.gftaognosticaespiritual.org www.taocienciareligion.com GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  • 108 GESTOS DE VIDA VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINOy, éste, no se recataba para hacerle sentir esasuperioridad : —Tú no eres un Artista, eres un Artesano, noejerces un Arte, sino un oficio... — le había dichoun día que discutían, sobre el diseño de un Cenotafioque el Municipio de la Ciudad pensaba erigiren honor de un Concejal difunto, que no habíatenido otro que ser un Héroe del Peculado, muertoal pie de las arcas públicas, que habían sido elcampo de todas sus victorias, y cuyo monumentoPedro Carmona pensaba contratar :—Yo soy un Arquitecto de Obras públicas —había dicho ést^, inflado de orgullo.—Un albañil con levita — le había dicho suhijo, desdeñosamente ;la señorita Silvia, solía terciar en esos diálogos,para mitigar su acritud, siempre que no fueran,en la comida de la noche, y, finida ésta, porquea esa hora el vino había hecho ya estragos en lavieja cocota, y no se sentía ya ésta con ánimosde mediadora ;de todas estas tristezas nada contaba él, en suscartas, a su madre, porque la sola idea de hacerle104 VARGAS VILAverter una lágrima le habría hecho la vida intolerable;al contrario, contábale cosas agradables de susestudios, de sus amigos en la Escuela de BellasArtes, los cuales empezaban ya a estimarlo mucho; de sus trabajos en la Academia, cuyo Director,un gran Artista ya consagrado por la Gloria,había sido discípulo de don Pablo Santaella , cuandoéste ejercía su profesorado en la Corte, antes www.gftaognosticaespiritual.org www.taocienciareligion.com GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  • 109 GESTOS DE VIDA VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINOde que lo asaltara la romántica pasión, que, truncandosu carrera, había de llevarlo al lejano pueblodonde se confinó, entre el respeto de los unosy el olvido de los otros, y liabía tomado grandeafección al nieto en el cual veía con el alma maravillosamenteromántica del abuelo, surgir unachispa de genio, llamado tal vez a giandes resonancias;decíale también en esas confidencias cotidianasmuchas cosas de su Vida Interior, incorruptiblee inaccesible, como un despertar de aurora;no nombraba nunca a su padre, como si un tácitoacuerdo hubiese condenado al exiHo el nombrede aquel que ninguno de los dos amaba.Pedro Carmona no hizo nada por conquistaraquel corazón que el amor de la Gran Abandonada,llenaba con el fervor y la violencia de un culto,y no amaba tampoco a aquel en el cual a.divinabauna despreciativa hostilidad, que tenía toda lamagnitud de un perenne Reproche ;ant-e las rehusas repetidas del joven de prostituirsu talento en ornamentaciones banales, paraedificios de un gusto deplorable que él levantaba,GESTOS DE VIDA 105tuvo el pesar de haberle traído, y, se arrepintióde ello ;lo hubiera enviado de nuevo al pueblo, arrojándolode su casa, como había anojado a los hijosde su antigua querida, después de la muerte deésta, si no hubiese temido acarrearse comentariosdesfavorables a sus negocios, por algunos de susamigos, y muchos artistas que veían ya en el talento www.gftaognosticaespiritual.org www.taocienciareligion.com GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  • 110 GESTOS DE VIDA VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINOinnegable de Ulises Carmona, el germen deuna futura gloria nacional;y, lo toleraba, no pudiendo amarlo ;y, hacía ese sacrificio a su Vanidad, ya que eraincapaz de alzarse hasta el Orgullo.*Noche de Primavera ;azul difuso el cielo áoletizante, parecía bajo elblanco fulgor de las estrellas, un enorme tapizseminado de lirios ;impoluta la luna en creciente, como una flor decera aparecía ;y, era como el rictus de una boca en silenciosobre la faz taciturna de la Noche ;la ciudad arcaica y feudal parecía dormirse sobrelas cenizas de su antiguo poderío ;la urbanización reciente, modernizándola, desvirtuabasu grandeza, esa grandeza histórica quese perdía en un miraje de siglos;guerrera y monacal, había creído inmortalizarsus conquistas y su fe, perpetuándolas en palaciosy templos, que nuevas construcciones de unatrevimiento exótico habían reducido a proporcioneshumillantes, sin otro prestigio que el de supasado histórico ;en la calma opiacente de esa noche, la ciudadvetusta y heroica, dormía a la sombra de sus nuevospalacios, que eran como una insolente floraciónde mármoles.GESTOS DE VIDA 107 www.gftaognosticaespiritual.org www.taocienciareligion.com GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  • 111 GESTOS DE VIDA VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINOUlises Carmona había, vagado a la aventura, porlas calles llenas de luz y las plazas tumultuosas,y, regresó a su casa conquistado por el encanto delos serenos cielos, apaciguado su ánimo por el letárgicosilencio de los bamos aristocráticos y solitarios,que le había tocado atravesar para ganarsu hogar;y, entró a él, con una muelle fatiga física, quele venía más que de su largo ejercicio a pie, de suestado moral ^ peligrosamente, tmbado de emociones;al entrar, vio que, a pesar de la hora tarda, habíaluz en el comedor, y, oyó la voz gutm^l y repugnantede la señorita Silvia, que disputaba, sinduda, con alguien del sen-icio ;con el deseo de pasar desapercibido, anduvo depuntas de pies, y, entró a su aposento, cerrandosuavemente la puerta,. mas sin dar vuelta a lallave ;se despojó de sus ropas de calle, vistióse aquéllasde dormir, y se disponía a entrar en el lecho,cuando la señorita Silvia, abriendo bruscamentela puerta, entró en la habitación;cubríala apenas en parte, un peinador de encajes,de tal manera transparente, que más servíapara mostrar que para ocultar sus carnes ; carentede mangas, dejaba ver hasta las axilas, donde cabrilleabanrizos locos ; traía las piernas y los piesdesnudos, prisioneros estos últimos, en unas babuchasrojas, que se dirían dos ababoles en flor ;desgreñados los cabellos, como en una cabeza de www.gftaognosticaespiritual.org www.taocienciareligion.com GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  • 112 GESTOS DE VIDA VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINOMedusa ; los ojos turbios e insolentes >; la lengua108 VAEGAS VILAtorpe y el andar incierto ; ignominiosamente ebria ;como todas las noches ; y, aquella más que lasotras ;fué hacia él, tambaleante, la mirada lúbrica^ elaire todo de un cinismo repugnante, y le dijo consu frase sacramental : —Mi querido niño ; ¿estás enfermo? hevistoluz y he venido ; ¿por qué en pie ya tan tarde?Y así diciendo, se le acercó más, le acarició lacabeza rozándole las mejillas con los senos descubiertos;el joven se puso en pie ;entonces ella lo abrazó con los brazos desnudos,lo atrajo contra el seno y el cuerpo, ya desnudostambién, y lo besó en los labios, sin que él pudieradefenderse;le decía frases ignominiosas de lascivia haciéndoleel ofrecimiento de su belleza fatal;el joven, indignado, la rechazó tan brutalmente,que ella cayó de espaldas en el suelo, mostrandotodas las ignominias de su cuerpo ;él, azorado, volvió el rostro, apartando los ojosdel innoble espectáculo ;y, cuando después, volvió a mirarla, la ebria,ya puesta en pie, venía sobre él amenazante, conlos puños airados y diciéndole improperios ;tuvo que tomarla fuertemente por las muñecas,reduciéndola a la impotencia ; www.gftaognosticaespiritual.org www.taocienciareligion.com GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  • 113 GESTOS DE VIDA VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINOentonces, se dio a gritar desaforadamente, endemanda de auxilio...y, cuando las sirvientas vinieron, escapó, diciendoque el joven había querido violarla, y, rqGESTOSDE VIDA 109barle los pendientes de brillantes que ornaban susorejas.Ulises Camiona, quedó de pie, en el centro desu aposento, desconcertado, indignado y, oyó elruido de las vajillas al romperse, en el comedorcercano; y los gritos de la señorita Silvia, que,presa de un acceso de furor alcohólico, rompíatodo lo que estaba al alcance de sus manos ;entonces, empezó serenamente a vestirse, conel mismo traje con que había llegado a la Capital,dejando colgados al ropero; los dos nuevos, que supadre le había hecho hacer en casa de un sastreafamado ;guardó en una pequeña maleta, sus ropas intetiores,sus papeles, sus libros, sus dibujos, ya quetodos sus esbozos en yeso los tenía en la Academia;guardó las cartas y, el retrato de su Madre enel bolsillo, al lado de su cartera ;y, esperó...el ruido cesó poco a poco en la casa, y, sólo seescuchaban a intervalos, los sollozos de la señoritaSilvia, que lloraba, o fingía llorar;su padre no tardó en llegar ;lo sintió cerrar por dentro la puerta, atravesarcautamente el pasillo, y, entrar al cuarto de suquerida ; www.gftaognosticaespiritual.org www.taocienciareligion.com GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  • 114 GESTOS DE VIDA VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINOlos oyó hablar, y disputar largo rato ;y, luego, sintió los pasos de su padre, quevenía;rojo de cólera, trémulo de rabia, el rostro descompuesto,y en ademán airado, Pedro Carmenalio VARGAS VILAabrió la puerta del aposento de su hijo y entróen él;éste se puso en pie :•—¡ Miserable I—rugió el padre— ; ¿es así comorespetas mi hogar, y, pagas mi hospitalidad, tratandode violar a la santa y noble mujer que meacompaña, maltratándola porque no se presta atus designios?... ¡ Cobarde !Y, diciendo así, se abalanzó hacia él, con elpuño levantado : —Ten cuidado — dijo el hijo, retrocediendo,para evitar el golpe...y, miró con tal fiereza a su padre, que éste sedetuvo, bajó el brazo, y, quedó inmóvil, como esperandoque su hijo hablara ;•éste hubiera podido defenderse, decir la verdad,acusar a la querida de su padre, pero, haUó quedelatar a una mujer, cualquiera que ella sea, essiempre una vileza ; él, no lo haría ;y, guardó silencio : —Vete — gritó Pedro Carmona, señalandoa suhijo la puerta de la casa—, vete de este hogarhospitalario, que has querido deshonrar ; vuelve a www.gftaognosticaespiritual.org www.taocienciareligion.com GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  • 115 GESTOS DE VIDA VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINOcasa de tu madre : —No la nombres, no la nombres — gritóülises,saltando sobre su padre, con los brazos levantados,y, la ira de una tigresa a la cual le t<xíanel cachorro...Pedro Carmona retrocedió asustado ;y, ya en las sombras del corredor, dijo a suhijo con voz insegura :—Vete...GESTOS DE VIDA lUEste, qiüso coger su maleta, que había puestosobre el lecho : —No te la lleves ; es necesario que yo la veaantes, para ver si te llevas algo, así como hasquerido robar sus pendientes a la señorita Silvia...—Mientes — gritó el joven, dejando la maletaen su puesto ;y, se alejó, porque una nube roja le cegaba losojos, y sintió que iba a estrangular a su padre ;se puso el abrigo y el sombrero, que había dejadocolgados al ropero del recibidor ;y, salió...ya en la calle, tuvo unas ganas enormes de llorar;la cólera impotente le hacía un nudo en la garganta,y quería gritar ;anduvo como un somnámbulo ;¿a dónde ir?hubiera querido refugiarse en un café, para pasarel resto de la noche ;pero no tenía dinero ;se encaminó haeia una de las grandes avenidas,que llevaban a los jardines públicos ; www.gftaognosticaespiritual.org www.taocienciareligion.com GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  • 116 GESTOS DE VIDA VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINOallí, se sentó en un banco, al cual el follaje delos grandes árboles hacía techumbre...de los jardines cercanos, se escapaba el perfumepenetrante de los magnoleros en flor ;gentes del hampa, circulaban por entre los senderos,en actitudes equívocas...todo eso se fué borrando poco a poco ante susojos, como envolviéndose en una niebla opalescente;112 VAEGAS VILAy, se quedó dormido...clareaba el alba, una alba hecha toda de azulespálidos y oros delicuescentes, cuando despertó bajola presión de una mano brutal que se posaba sobresu hombro, y, oyó una voz imperativa que ledecía :—i Vamos ! ] vamos ! . ..Abrió los ojos ;dos hombres se inclinaban sobre él, asiéndolepor los brazos y sujetándolo fuertemente ;eran dos agentes de policía;no hizo resistencia ;se dejó atar y se dejó llevar ;¿a dónde?los escasos transeúntes que circulaban a esa hora,lo miraban compadecidos de su juventud ;bien pronto llegaron al cuartelillo de la Delegación;lo empujaron en un calabozo, y, cerraron lapuerta ; www.gftaognosticaespiritual.org www.taocienciareligion.com GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  • 117 GESTOS DE VIDA VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINOdos ebrios doiTQÍan cerca de él, y, un pilluelozarrapastroso lo miraba con asombro ;intentó rememorar...toda su Vida se alzó ante él, tan desolada ytriste, que tuvo el deseo de llorar...se contuvo, porque los ojos del niño lo miraban ;y, vio con hoiTor esta hora miserable, que manchabasu juventud inmaculada con aquellas promiscuidadesdegradantes...¿por qué estaba allí?GESTOS BE VIDX 113sentía necesidad del aire y de la luz, como denna purificación...¿a quién pedirlo?el único ser que lo amaba estaba lejos, tal veza esta hora abría los ojos en su lecho, sin pensarque su hijo estaba en prisión...y, el horrible vocablo se alzó ante él, convertidoen esa cosa real, que ahora lo devoraba;transcurridas largas horas de esa angustia inenaiTable,la puerta del calabozo se abrió ;y, fué lleva<3o a fuera con los dos ebrios, queapenas podían tenerse en pie, y, el niño vagabundo,que se acercaba a él, como pidiéndole protección;lo llevaron ante un juez ;entre las gientes miserables o siniestras quellenaban el pretorio, él, llamó la atención, por suaire distinguido, por algo raro, que emanaba dotoda su persona, como un efluvio espiritual; www.gftaognosticaespiritual.org www.taocienciareligion.com GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  • 118 GESTOS DE VIDA VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINOel juez que lo interrogó, hábil en el conocimientode las almas, adivinó la inocencia tras esa miradalímpida, que semejaba un cielo sobre el cualno apareciera ni la sombra de una nube ; .y, cuando interrogándolo, llegó a decirle : —¿Y por qué tomóusted los mil francos, y lacartera de su padre, que le fueron encontrados?—¿Yo? — dijo él, con tal acento de extrañezaque comnovió a todos.—Sí ; usted...—Yo los hallé en el bolsillo de su abrigo — dijoel policía incivil, que lo había cacheado antes dedespertarlo en el banco del Paseo...114 VARGAS VILA—¿Yo? ¿yo? — repetía él, y miraba como hebetadoel fajo de billetes, que en una cartera estabasobre la mesa del juez...—Si, tú — oyó que le gritaba su padre desdela baiTa de los testigos, y lo oyó repetir la historiade la tentativa de violación y, el pretendidorobo de los pendientes...entonces, habló, y habló como acusador, nocomo acusado ;contó del abandono de su Madre y de su infanciadolorosa ; de sus sueños de Arte, de la llamadade su padre, y relató la escena de embriaguezy lujuria que había ocasionado su expulsiónde la casa paterna;y, lo dijo con tal acento de sinceridad y deelocuencia, que el juez mismo ^ viéndolo llorar,le dijo : —No llores así, hijo mío, que tu padre te perdonará www.gftaognosticaespiritual.org www.taocienciareligion.com GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  • 119 GESTOS DE VIDA VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINO;y, volviéndose a Pedi^o Cannona, que, avergonzadoy colérico ante aquellas revelaciones empezabaa arrepentirse de haber denunciado a su hijo,el Magistrado le insinuó, con algo de desprecio enla voz, que, según el Código, un padre, no podíaser aceptado como acusador de su hijo, y, que,aun aceptando la culpabilidad de éste, no podíaser puesto en prisión, sino entregado a su padre,para que lo pusiese en una casa de correcciónhasta su mayor edad, visto que aun era menorde ella ;un largo rumor y un revuelo entre las gentesde la barra interrumpieron las palabras del MaGESTOSDE VIDA 115gistrado, que volvió a mirar hacia el público con elceño fruncido, el rostro autoritario ;dos mujeres, con sendas cestas en los brazos,pugnaban por abrirse paso ;menuda, tímida, casi una niña, era la una ;alta, gruesa y de ademanes resueltos, aquellaque la seguía, diciéndole : —Anda, anda y, declara ; di laVerdad...y, la |>equeña avanzó casi hasta el juez, que ledijo : —¿Qué quieres? —^Declarar, señor ; decir que esteseñorito noha robado la cartera con los billetes ; que yo se lapuse en el bolsillo del abrigo por orden de laseñorita Silvia, que me dijo que eran de él.—Sí, señor, y, como estaba borracha — dijo laotra — acusó al pobre niño de las porquerías queella quería hacer con él... www.gftaognosticaespiritual.org www.taocienciareligion.com GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  • 120 GESTOS DE VIDA VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINO—Basta, basta — dijo el juez, bastante enteradoya del asunto, y deseando cortar el escándalo.—Yo, retiro la acusación — dijo mohíno PedroCaimona, que casi sudaba sangre.—No hay necesidad — dijo el juez—, este jovenqueda en libertad — y, volviéndose hacia UlisesCarmona, le dijo con ternura—. Vaya usted conDios. ..e hizo seña con la mano a Pedro Carmona,para que se retirara también ;las gentes abrieron paso al padre y al hijo ;ya en la puerta del Juzgado, Pedro Carmonadijo a su hijo :GESTOS.—9116 VAEGAS VILA—Tú no querrás ir a casa ; toma ese dineropara buscarte alojamiento — y le extendió la carteraacusadora, repleta de billetes.Ülises Carmona, la tomó con mano trémula, laagitó en el aire, como- la piedra de una honda, yla lanzó al rostro de su padre, con tal fuerza, queéste vaciló del golpe, y, se llevó la mano a uno delos ojos, crej^endo que se lo había saltado ;después recogió la cartera sin ensayar nadacontra su hijo ;y, los dos hombres partieron en diversas direcciones.ühses Carmona llegó a la Academia, cuando eraya pasado el mediodía ;sintió que la cabeza le giraba ;vacilaba sobre sus piernas ; www.gftaognosticaespiritual.org www.taocienciareligion.com GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  • 121 GESTOS DE VIDA VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINOestaba en ayunas ;no tenía siquiera un céntimo en el bolsillo ;* haciendo un esfuerzo para subir la escalera, llegóhasta el pequeño gabinete donde modelaba ;con la intención de trabajar, descubrió el bustode su Madre : la Abnegación, en el cual trabajabacon tanto amor, y, ensayó a dar principio a sutarea ;le faltaron las fuerzas;y, rodó desplomado al suelo ;sus condiscípulos vinieron en su ayuda ;y, ensayaron reanimarlo ;los últimos llegados, habían traído los rumoresde lo acaecido en el Juzgado y, la aíítitud del jovenartista despertaba entre ellos enormes simpatías;GESTOS DE VIDA 117le aplicaron cordiales ;el Director, que llegó en aquellos momentos,y, se informó de todo, acudió con solicitud conmovedoraa su joven discípulo, le hizo dar reconfortantes,y, lo llevó a su casa, en su propio coche,y, lo sentó a su mesa, presentándolo a sufamilia;terminada la comida, le dijo paternalmente : —Hay en el pisoúltimo del edificio de la Academia,unas pequeñas habitaciones, cuasi buhardillas,que antes ocupaban artistas pensionados,y, ahora están vacías, puede usted ocupar una deellas ; hay vacante una plaza de celador, que tiene www.gftaognosticaespiritual.org www.taocienciareligion.com GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  • 122 GESTOS DE VIDA VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINOun sueldo exiguo, yo se lo ofrezco ; usted notiene otro deber que dormir allí, en la noche.ülises Carmona aceptó agradecido ;ocupó la buhardilla, que amuebló con una camay un lavabo que la familia del Director le envió ;subió a ella el busto de su Madre, y los otros esbozosde obras suyas, y, se instaló allí, libre y feliz,en pleno dominio de su Arte, que era suVida;cuando envió por su maleta a casa de su padre,le enviaron los trajes, las botas y los sombrerosnuevos, que éste le había comprado ;los devolvió inmediatamente ;y, no conservó sino lo suyo ;aquello que había traído de su pueblo y, que leparecía tener uno como prestigio sagrado, y, algocomo el lejano perfume de las manos de su Madre.**La vida de Ulises Carmona, después de la rupturaviolenta con su padre, fué como la vida de uncenobita laico, locamente enamorado del Arte ydel Ideal;se enclaustró en la Academia, e hizo de subuhardilla una celda para el estudio, la meditacióny el aislamiento ;fué austero, más allá de toda austeridad, y duroconsigo mismo, como conviene a esos grandes domadoresdel Yo, que son los únicos verdaderos vencedoresde la Vida ;se üxipuso una disciplina férrea que modeló su www.gftaognosticaespiritual.org www.taocienciareligion.com GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  • 123 GESTOS DE VIDA VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINOespíritu en los troqueles de los grandes caracteres,tan raros y tan preciosos, en la época corrompiday voluptuosa en que le había tocado vivir ;la gian ciudad no lo contaminó con su aliento,no lo contagió de sus vicios, no devoró su genioen flor, como había devorado el de tantos otros,ahogados en el tembloroso lodazal de la bohemia,seducidos por el miraje tornasol de sus miasmasen fermento ;GESTOS DE VIDA 119no tuvo más amor que el de su Madre, porqueel de su novia había naufragado, en el inseguromar de la Calumnia cuando sus olas amenazarondevorarlo ;el día que su padre lo llevó al Juzgado, acusándolode robo, los diarios hablaron de eso;y, por ellos la noticia fué a la aldea lejana, rencorosay, cruel;los ojos fatigados y ya casi ciegos de ÁguedaSantaella, no pudieron^ a causa de la sombra crecienteen sus pupilas, leer la deshonra de su hijo ;esa angustia le fué ahon-ada por su infortunio ;pero los diarios fueron leídos por Abundio Sola,a quien el encargado de la Fábrica se encargó demostrarlos con largos comentos sobre el hecho delictuoso;y, el padre, fingiendo una indignación que nosentía, los hizo leer a su hija ordenándole cesartoda correspondencia epistolar con un hombre queasí se había deshonrado, y haciéndole escribir el www.gftaognosticaespiritual.org www.taocienciareligion.com GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  • 124 GESTOS DE VIDA VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINOmismo día para pedirle la inmediata devolución detodas sus cartas ;la joven obedeció.Ulises Carmona, en quien el orgullo herido matódefinitivamente ese débil germen de pasión parasitaria,se apresuró a la devolución, sin una solaletra remisoria o explicativa;y, las cartas llegaron al pueblo con los periódicosque volvían el honor al joven, explicando elincidente, en términos terriblemente condenatoriospara el miserable delator.Abundio Sola, escribió a ULises Carmona ex120VARGAS YILÁcusándose de su ligereza, e hizo que su hija hicieraotro tanto;ambos recibieron el Silencio por única respuesta ;cesando en esa correspondencia, Ulises Carmona,no expulsó ningún gran amor de su corazón ;no hizo sino cesar en una habitud sentimental enla cual ponía bien poca cosa de su alma ;y, libre y solo, se entregó con más pasión quenunca a sus estudios y a sus trabajos ;se inclinó sobre los libros, especialmente sobreaquellos que venían de la remota antigüedad, conuna pasión de explorador, cual si fuesen grandesríos de saber, venidos de las cabeceras primitivasdel Arte y de la Historia, y, se dispuso a agotarlos,feliz de ver retratarse su imagen juvenil sobreel turbio caudal de aquellas linfas provectas; www.gftaognosticaespiritual.org www.taocienciareligion.com GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  • 125 GESTOS DE VIDA VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINOla antigüedad le fué familiar;la Biblioteca de la Academia y la de la Escuelade Bellas Artes, fueron veneros inagotables para6U pasión de saber y, se hundió en sus archivoscon una consa^ación de benedictino ;ya no salió de esas bibliotecas y de su buhardilla,de la cual había hecho su taller de artista ;allí trabajaba con una pasión que era una fiebre ;creyendo haber vencido la Vida...vencedor como el Arcángel, con el Monstruodomado bajo sus pies ;habiendo puesto el féiTeo talón sobre la cabezade la Serpiente que había devorado tantos corazones,y no había podido devorar el suyo...«»La Noche;una tragedia de nubes sobre el cielo....el horizonte negro, bituminoso, se diría unamar sembrada de naufragios ;las nubes, como enomies olas de fango, parecíanlanzarse al asalto de farallones invisibles;otras se dirían buques fantasmas, cuyas quillasfugitivas hacían en el espacio la visión de un archipfélagosiniestro ;parecía que la tempestad que acababa de pasarhubiese hecho una acumulación de escombros sobreel cielo removido y convulso, que guardabauna actitud de cataclismo ; www.gftaognosticaespiritual.org www.taocienciareligion.com GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  • 126 GESTOS DE VIDA VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINOcuando Ulises Carmona abrió las puertas delcafé, para salir, una ráfaga de aire helado le dioen el rostro, y lo hizo retroceder ;se subió el cuello del gabán, abotonó éste bieny se lanzó a la calle ;la ciudad toda parecía tiritar de frío, bajo lainclemencia del aire, que bajaba de la sierra cercanaen ráfagas asesinas;122 VARGAS VILAlos reverberos del gas terablaban como niendigosdesnudos ante la impetuosidad del viento quelos azotaba ;los fanales de la luz eléctrica languidecían, hechosturbios sus cristales por las nieblas húmedasque los envolvían ;la actividad vertiginosa del aire, hacía chhriarlas veletas de los templos y vacilar las chimeneasprontas a desplomarse ;las redes metálicas del alumbrado vibraban comoenormes instrumentos de cuerdas, tocados pormanos invisibles y exasperadas ;las escasas personas que transitaban a esa hora,iban ligeras, aiTebujadas en sus abrigos, al asaltode los últimos tranvías;las calles convertidas en arrojaos aiTastrabanaguas infectas y rebasaban en parte sobre las aceras,cubriéndolas de lo3o.ülises Carmona apresuró el paso para llegar asu casa; www.gftaognosticaespiritual.org www.taocienciareligion.com GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  • 127 GESTOS DE VIDA VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINOal volver de una esquina sobre una plaza que,hundida en la sombra, era como un pozo de tinieblas,una forma pequeña, cuasi imprecisa en laobscuiidad, le salió al encuentro, diciéndole conuna voz muy suave, pero como tartamuda por elfrío : —El «Diario», señorito, el «Diario» ; cómpremeusted el «Diario» ;el joven, tocado de piedad, i)or aquella voz humildey musical, quiso comprar el periódico, peroante la idea de abrirse el gabán para encontrar laGESTOS DE VIDA 123I^equeüa moneda que necesitaba, vaciló y siguió sucamino;la fonna humana lo siguió, diciéndole con vozcada vez más lamentable y al mismo tiempo másacariciadora : —El «Diario» , señorito ; es el último que mequeda.Ulises contempló, a la intermitente luz de losreverberos, el ser que le ofrecía el periódico;era una niña ;menuda, delgada, envuelta en un chai de colorindescriptible, tocada de un pañuelo rojo, debajoel cual se escapaban rizos locos ;sus ojos parecían lucir en la obscuridad como losde un felino, y, sin embargo, sus enormes pupilasambaradas, tenían, entre las negras y largaspestañas, mansedumbres de antílope ;los seres muy castigados por la vida, tienen esemirar extraño, que parece cruel y, no es en elfondo sino la suma de todos los temores ;la niña, perseguida por el frío, se le acercaba, www.gftaognosticaespiritual.org www.taocienciareligion.com GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  • 128 GESTOS DE VIDA VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINOcomo buscando el calor de sus abrigos y lo frotabacon su cuerpo frágil, que parecía un junco húmedo,empujado hacia él, por las ráfagas recias.—Tengo hambre, señorito, cómpreme el «Diario» — continuaba en decir la niña, con voz cadavez más incitativa y acercándosele como para barrerleel paso ;llegados frente a un bar, él entró para cambiarun duro, y poder comprar el periódico ;la niña, para esperarlo, se acercó a las vidrieras124 VARGAS VILAdel aparador y aplicó el rostro a ellas, como ávidade devorar los manjares que allí había ;cuando salió, el joven la miró así, a plena luz y,la halló bella, con una belleza rara de andrógino ;y, pensó en ciertos dibujos de Beardsley, cuyapureza de líneas lo había obsesionado en esos díasen que ojeaba cierto álbum suyo ;y, sus ojos de artista contemplaron con fruiciónaquella cabeza nubil que parecía una figulina^ escapadaal manerismo primitivo de un alfareropersa ;la niña se le acercó de nuevo y lo miraba encantada,con ojos precoces y ávidos ;sin duda lo hallaba bello, con sus grandes ojosabismales y soñadores, su palidez marmórea, queel aire frío de la noche coloreaba ligeramente, elgesto de su boca, imperativo y despectivo a la vez,sus largas melenas que el viento hacía ondular y,sus finas manos blancas, que había desguantadopara contar las monedas ;éste, la pagó y tomó el «Diario» ; www.gftaognosticaespiritual.org www.taocienciareligion.com GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  • 129 GESTOS DE VIDA VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINOla niña lo siguió, mirándolo como alelada : —¿Dónde vives? —le preguntó él, viendo queiba en su misma dirección ;ella dijo el nombre de un barrio lejano, muymal afamado, refugio de chulos y gitanos, y, dedeshechos del hampa : —^Vet^, que tu madre te espera — dijoél, queriendoalejarla.—Yo, no tengo madre — dijo ella, con una vozmuy triste, como si la confesión de su orfandadGESTOS DE VIDA 125la hubiese traído de súbito a la triste realidad desu vida. —Y, ¿con quién vives? — preguntó él, ya interesadopor aquel jirón de vida sin rumbo, que pasabaasí cerca de él, como un Jiarapo llevado porel viento.—Con mi padrino, pero ahora estoy sola — ydijo esto último con una inflexión de voz, que eracomo una oferta y una seguridad. —Y, ¿él? — murmuró eljoven ;la niña vaciló en responder, como temerosa^ yluego dijo, bajando cautamente los ojos y la voz : —Está en lacárcel. —¿Por qué?—Por cosas del oficio. —Y, ¿cuál es su oficio?—Es descuidero, lo llaman : el Palanca;y, dijo eso con un orgullo infantil, como si hubiesedicho el nombre de un político o un artistao de un hombre de cualquiera manera célebre, quetodo el mundo tuviera el deber de conocer.Ulises, conocía ese nombre de descuidero , dadoa cierta clase de ladrones, pero no conocía sinduda al tío Palanca, ni lo había oído nombrar jamás www.gftaognosticaespiritual.org www.taocienciareligion.com GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  • 130 GESTOS DE VIDA VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINO;sonrió ante este orgullo impudoroso, que en elfondo era una inocencia, y, compadecido ^ le preguntó: —Y, ¿con quién vives ahora?—Sola... la casa está cerrada... —¿Dónde duermes?...la niña calló ;126 VAEGAS VILAsin duda le dio pena decir que dormía bajo losumbrales de las puertas de los edificios públicosen vergonzoso hacinamiento con otros golfos desu edad, castigados por la misma suerte ;conversando así habían llegado a la puerta lateralde la Academia, de la cual ülises tenía lallave ; ^éste abrió, y, entró ;la niña quedó en pie, sobre la acera, tiritando ;al ver que el joven cerraba la puerta, la niñagimió : —Tengo frío ;¿fué piedad?¿fué curiosidad?¿fué deseo?¿fué el corazón que habló en él?¿fué su sexo?ello fué que ülises volvió a abrir la puerta quetenía entornada, y dijo : —Entra ;y, la niña entró, deslizándose ¡)or entre las dosbatientes entreabiertas ;él, cerró, dando doble vuelta a la llave ;y, subieron la escalera ;al llegar a su buhardilla, ülises entró el primero,e hizo luz ;la niña quedó en pie, en el umbral de la puerta, www.gftaognosticaespiritual.org www.taocienciareligion.com GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  • 131 GESTOS DE VIDA VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINOsorprendida y confusa.—Entra — le dijo el joven ;y ceiTÓ tras ella ;hasta entonces ningún mal pensamiento lo asaltaba;GESTOS DE VIDA Va7creía hacer un acto de caridad recogiendo bajosu techo aquel ser que temblaba de frío y, queera tan bello ;le parecía proteger una Obra de Arte, que ibaa i>erecer en la intemperie ;la tomó de la mano y la llevó hasta ponerla cercaal brasero que calentaba la habitación ;ella, se puso en cuclillas cerca al fuego, calentósus manos amoratadas y se apelotonaba conla voluptuosidad de un gato friolento que buscael calor del hogar ;él, extrajo de un pequeño armario, su cena frugalísima,y la compartió con su compañera, quelo miraba alelada^ y, sonreía ;viéndola comer, la halló muy bella, con una bellezadelicada, de niño más que de mujer, y, conla prontitud de su sentido artístico, comprendióque sería un bello modelo para el «Mercurio» , quehabía soñado ha<3er en bronce, y la interrogó ;y, supo que ella no tenía padre, ni madre, niotro pariente que aquel padrino que la explotabay que ahora en prisión la había dejado sola } sinalbergue, porque no se atrevía a ir al tugurio enque vivían, por miedo de ser atrapada por losagentes de policía, que vigilaban la morada delviejo ladrón. www.gftaognosticaespiritual.org www.taocienciareligion.com GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  • 132 GESTOS DE VIDA VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINO—¿De qué vives? — le preguntó él.—De los periódicos.—¿Cuánto ganas al día?—Una peseta.—Yo^ te daré dos, si quieres semrme de modelo.128 Vargas vila—¿Qué es eso?él, le explicó ;ella aceptó gustosa, hecha aún más parlanchínapor los escasos sorbos de vino que había bebido ;él, con una inquietud absolutamente artística,quiso ver el desnudo de aquélla cuyo cuerpo ibatal vez a inmortalizar, con el prestigio de sus manosy el poder de su genio;despojado de sus harapos, el cuerpo adolescenteapareció en el encanto de sus líneas, en la euritmiaperfecta de sus formas, con tal armonía de proporciones,que era como una música suave, quese escapara de aquella lira desnuda ;parecía un trébol de oro temblando bajo la luz ;el cuello alargado, magro, sobre el cual la cabezapequeña se alzaba con una gracia de flor,como agobiada bajo el peso de la cabellera indomable,desmadejada en un tumulto de zarzal;en el seno liso^ cuasi insexual, las dos pomasde nácar de los senos, apenas si hacían una ondulaciónvisible ;las piernas delgadas de adolescente másculo teníanlas líneas inacentuadas de las de una ciervatallada en cristal para una salera hábilmente laborada www.gftaognosticaespiritual.org www.taocienciareligion.com GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  • 133 GESTOS DE VIDA VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINOa la manera de los artistas de Luis XV ;era exquisita y turbadora ;tenía la armonía de una estrofa perfecta ;él, temblaba mirándola ;era la primera vez que veía desnudo un cuerpode mujer, porque aunque a la Academia iban muchosmodelos, y, fuera de la clase general, ca^iaartista tenía el suyo, según la naturaleza de süGESTOS DE VIDá TÍOestudio, él no había querido aún buscar uno, retardando,como si lo temiese, el encuentro delEnigma, sin velos ;comprendiendo que el hálito de aquella desnudez,profanaba la atmósfera, hasta entonces tanpura^ en la cual irradiaba como un astro, el mármolque reproducía las facciones de su Madre, seacercó al busto de la Abnegación, y lo cubrió conun largo velo, hasta abajo del pedestal;se acercó a la niña desnuda y palpó sus formascon avidez, preguntándole : —¿Qué edad tienes?—Quince años...la pulpa roja de los labios lo atrajo ;y, la besó y la mordió golosamente ;sus veinte años gritaron en él, con el grito genésicoque hace vivir la Vida ;tomó la niña desnuda entre sus brazos, y lallevó hasta el lecho ;y, extinguió la luz ;y, conoció el Amor...Cuando al día siguiente, después de haber partidosu compañera fortuita, con la promesa formal www.gftaognosticaespiritual.org www.taocienciareligion.com GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  • 134 GESTOS DE VIDA VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINOde venir todas las tardes de tres a cinco para hacerla pose como modelo, ülise^ Carmona comprendióque su vida había ganado un nuevo desencanto;el velo de lo desconocido había sido desgan^adopor él, y de ese acto no le quedaba sino una vagay deliciosa fatiga ;si eso era el Amor, era bien poca cosa ;pero^ no, él comprendía bien que lo que habíaconocido era el placer y no el amor ;su corazón estaba más alto que su sexo ;y su cerebro parecía ignorar esta hora genésicade su Vida ;había conocido la Voluptuosidad, que es la madredel Hastío ;pero, no había conocido aún el Amor, que esel padre de todas las tristezas ;su corazón permanecía aún virgen ;GESTOS Í)E VmA 131sus labios tenían un sabor de miel, lo cual probabaque no había amado aún, pues que la amargurade las lágrimas no los hacían salobres ;el estremecimiento de la Voluptuosidad que habíaprobado, era una sensación exclusivamente animal,a la cual todas las partes nobles de su ser,habían permanecido absolutamente extrañas;esa sensación no había cambiado ni mancilla-donada de su Vida Espiritual, que continuaba en seruna línea ascensional, inmutable hacia la Idealidad;el beso definitivo no había ajado en su corazón www.gftaognosticaespiritual.org www.taocienciareligion.com GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  • 135 GESTOS DE VIDA VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINOningún pasado sentimental;no lo tenía ;el olor de los azahares era ajeno a su corazón ;su Pasado...estaba tan cerca de él ; . . . era tan corto y tanpuro, como un arroyuelo, apenas desprendido delmanantial y salido a la linde de la montaña, caminodel valle, virginal como sus aguas ;su vida sensual había sido hasta entonces unparaje quieto, algo inmóvil y, sagrado, que el Deseo,apenas había desflorado con sus alas, comouna gaviota matinal toca con el extremo de lassuyas el pálido cristal de un lago quieto, dondeflota aún el cadáver de la luna ;vida pasional no había tenido ;sus nervios y su corazón, no habían vibrado sinopor el Arte y para las sensaciones del Arte, conla pureza de un órgano tocado por las manos deuna novicia soñadora, en el Silencio de una capillaconventual;CESTOS.—10lSi2 VAllGx8 VILAotros jóvenes, a su edad, tenían un pasado deamores que referir ; habían vivido su Vida enotras vidas ; su corazón había palpitado en otroscorazones ; habían dado a beber el filtro del Amor,y, lo habían bebido en otros labios ;él, no;su Pasado, era un prado virgen, en el cual no www.gftaognosticaespiritual.org www.taocienciareligion.com GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  • 136 GESTOS DE VIDA VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINOhabía crecido sino un lüio solitario : el Amor desu Madre ; y, ese lirio solitario había saturado suVida, de un perfume tan penetrante, que todos losaromas del Jardín del Amor, se desvanecerían dominadospor él;ahora comprendía más claramente que no habíaamado nunca a Enriqueta Sola, pues que no lahabía deseado jamás ; y el Deseo es el alma delAmor;y, pensaba que lo que había perdido aquella nocheno valía la pena de recordarlo ;en cambio, lo que había ganado era una experienciadefinitiva para su Destino ;ya conocía el Escollo...el terrible Escollo contra el cual se rompían tantasnaves que partían orgullosas a la conquista dela Vida;él, había hecho anclar la suya entre esos arrecifes,había desembarcado en la Isla peligrosa yfatal, había dormido en brazos de la Terrible Deidad,que reinaba en ella, y, se había alzado másfuerte, más audaz, y, ¡oh ventura!, más libre...libre del Amor...y, temblaba pensando en la pasión fatal, comosi pensase en su propia muerte ;GESTOS DE VIDA 133y, reflexionando en los naufragios, en las asechanzas,en los escollos, de que el Amor siembrala Vida, instintivamente pensó en su abuelo y en www.gftaognosticaespiritual.org www.taocienciareligion.com GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  • 137 GESTOS DE VIDA VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINOel fracaso de aquella vida tan noble que el Amorhabía hecho naufragar en las playas del Deber,porque era uno íde esos hombres que habían creídoen el Honor^ y lo llevaban en el alma, como undios, y no en los labios como una mueca ;y, la figura del viejo, blanco y austero, se alzóen el horizont-e de sus recuerdos fantasmal y augusta,entre las púrpuras de las tardes vencidascuando paseaban en los prados cercanos al pueblo,frente al mar taciturno y cambiante, cuyosespejismos de oros mórbidos parecían un reto alas concupiscencias del crepúsculo, y, el viejo aparecíaaureolado por las llamas del Sol, como si él,también fuese un astro que tardaba en morir ;y, a través de los años creía oír la grave vozdel viejo, en la cual parecían temblar todos loscrepúsculos ;voz que, sin nombrarlo, le hablaba contra elAmor...contra el Amor que había devorado su Vida...la bestia hirsuta, cuyos ojos sanguinolentos acechanen las tinieblas...y, juró a la sombra de su abuelo, ser fuertecontra el Amor...el Amor mata la Soledad ;y, sólo en la Soledad, florece el Genio.**La preciosa niña que había revelado el placer ala larga continencia de Ulises Carmona, tenía unnombre de flor ; se llamaba : Margarita ;y, fiel a su promesa, concm^rió desde el día siguientea la cita convenida, en casa del Artista ; www.gftaognosticaespiritual.org www.taocienciareligion.com GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  • 138 GESTOS DE VIDA VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINOa las tres de la tarde estaba ya en el Estudio,dispuesta a su tarea de modelo, y, desnudaba sucueipo cuasi impúbero, en el cual, el sol, ya declinante,ponía blondeces de oro, como sobre unbello marfil pálido ;y, él, apaciguada después de los primeros díassu sed de goces, se dio con pasión a copiar lamaravilla de ese cuerpo grácil y, mórbido, conuna deleitación de artista verdadero, en el cual,la Belleza pierde todo .prestigio que no sea el desu esencia, pura e inmortal;ninguna belleza llegaba a la altura de su ensueño,pero gozaba en copiar aquella preciosa miniaturade carnes, en la cual las líneas tenían taldelicadeza, que se dirían intangibles ;la niña era inquieta, turbulenta, y teniblementeindócil ;la inmovilidad la fatigaba ;GESTOS DE VIDA 185cuaudo hacía ya más de una hora que estaba enpie, casqueada la cabeza, alados los pies, y losbrazos alzados sosteniendo el caduceo, em^^ezabaa impacientarse dando señales de fatiga, y, terminabapor sentarse, rebelde a continuar el trabajo;en vano él, le hacía ver que las dos pesetas quela Academia asignaba a sus modelos, eran pordos horas de pose;ella no quería oír hablar nada de eso, se enfadaba,murmuraba, y terminaba por llorar, diciendo : —Yo, no vengopor las dos pesetas ; vengo por www.gftaognosticaespiritual.org www.taocienciareligion.com GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  • 139 GESTOS DE VIDA VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINOti ; por verte ; porque sé que esto te da placer ;y, se le prendía al cuello, y lo besaba apasionaday largamente ;y, escapaba ;era como un gorrión enjaulado, esperando lahora de salir y de volar ;voluntariosa, salvaje, absolutamente primitiva,era un tipo no raro en la golfemia de esa granciudad donde hay toda una población extraña, especiede tribu autóctona, que se mantiene al margende la Civilización urbana sin entrar en ella,y, no conoce de la Sociedad sino la Ley que lacastiga ;los artistas amigos de Ulises Carmona, que vieronsu modelo, lo hallaron primoroso, y, tuvieronpor muy lógico, que aquella flor del ha^ripa, comola llamó el más poeta de todos ellos, fuera la queridadel joven solitario ;ésta, no perdió nada de su rudeza y de su vulgaridadnativas, y por su aire montaraz, y, la136 VABGAS YILÁbrusquedad con que se defendía de ciertas caricias,la llamaren la gata;y, con tal apodo fué conocida entre ellos ;y, la gata fué una especie de camarada más,que los jóvenes artistas gozaban en exasperar poroír su verbo callejero, su vocabulario crudo y rico,en los más pintorescos giros de esa especie depatois, que hablaban las gentes de su clase ;como todo artista nato, Ulises Carmona, conservabafuera de todo contagio, la aristocracia desu Pensamiento ; el vaho de la vulgaridad ambiente www.gftaognosticaespiritual.org www.taocienciareligion.com GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  • 140 GESTOS DE VIDA VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINOno llegaba hasta él ; cualesquiera que fuesenlos gestos de su animalidad, su Yida Interior,es decir, su Vida Espiritual, se mantenía incontaminada,y sus visiones de Art«, tenían en ellala pureza y la transparencia de una flora vitrificada ;así la grosería" de su modelo lo dejaba indiferentey antes bien solía divertirlo por lo cómicode sus actitudes y lo pintoresco de su lenguaje ;era un bello animal salvaje, cuyo almizcle era unincentivo a la pasión ; y, sus abrazos con ella, erancomo uno de esos baños de fango ardiente, quenos devuelven la salud en los casos agudos de artritis;no amaba de ella sino su cuerpo, su preciosocuerpo mignon, que en el lecho tenía contraccionesde serpiente, y a la hora del trabajo en elatelier revelaba perfecciones de estatua;la gata amaba al joven con una pasión todaanimal, en cuyo fondo turbio, aparecían a vecesrayos de alma dándole el encanto de ternuras inusitadas;GESTOS DE VIDA 137y, entonc-es, se ponía en sus ojos un poco debruma sentimental que los hacía aún más bellos ;pero la libertad era el alma de aquella criaturaextraña, a la cual todo, hasta el amor, le parecíauna prisión ;la calle le atraía con sus ruidos y sus tumultos,con los espejismos de su lodo, con el olor de susvicios, de los cuales ella no ignoraba ninguno ;había nacido en el arroyo, y, todas las corrupciones www.gftaognosticaespiritual.org www.taocienciareligion.com GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  • 141 GESTOS DE VIDA VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINOdel aiToyo le eran familiares y, la atraíancon una fuerza raizal;eso evitó a Ulises Carmona, las vergüenzas deuna vida en menage, como la que llevaban otrosartistas amigos suyos, que vivían con sus modelos.Margarita, que le dedicaba todas las tardes lasdos horas convenidas, como modelo, no le dedicabasino dos noches de la semana, como amante,alegando para ello fútiles pretextos ;celosa como el felino, cuyo nombre le habíandado, seguía a su amante por las calles, pegadaa los muros, ocultándose de él, espiándolo a distancia,siempre en acecho ;lo ojeaba a través de los cristales de los cafés alos cuales solía concurrir, y las noches que no subíacon él a su habitación, lo acompañaba hasta lapuerta de su casa y no se marchaba hasta queéste había ceiTado la puerta ;muchas veces esperaba algún tiempo, temerosade que volviese a salir de nuevo ;su bestia negra era la rusa, como ella llamabaa una modelo valaca, excéntrica y bella, que frecuentabalos estudios de los artistas y los cafés138 VARGAS VILAdonde ellos concurrían, y, la cual parecía tenerextrañas preferencias por Ulises Carmona ;con tal motivo solía darle grandes escenas decelos durante las horas de pose, que solía abreviarcon tal pretexto, marchándose enfadada, lo cualno impedía que la terracota, empezase ya a reproducirsus formas admirables ; www.gftaognosticaespiritual.org www.taocienciareligion.com GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  • 142 GESTOS DE VIDA VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINOal conjuro del artista, Mercurio surgía, de laarcilla inerte, plantalado, ligero, esbelto, con algode pájaro y de flor;reproducía bien el cuerpo de la adolescente, alcual sólo faltaban el tumulto de la cabellera bohemia,y, el iris de los ojos enormes y lascivos.ülises CaiTnona estaba encantado de su trabajo;•^su escultura empezaba a surgir como una expresiónde fuerza combinada más que como un frutode sensibilidad expresada ;era una obra de intelectualidad pura, en la cualsu corazón no había hecho temblar la mano cuandolaboraba con su buril la inerte materia de la cualhacía surgir la Vida ;era bello el «Mercurio» con sus formas andróginascomo las de ciertas Dianas, en las péndulasque atestiguan el gusto de María Antonieta en elTrianón, y, estilizadas como las de las figuiasde la Danza^ de Carpeaux ;sólo faltaban unos pequeños toques para entregarla figulina a los que debieran vaciarla enmetal, cuando el joven artista notó con soipresa,que su modelo espaciaba sus visitas al mismotiemjx) que casi desertaba de su lecho ;GESTOS DE VIDA 139su primera impresión fué de disgusto ; luegouna gran tristeza lo poseyó ; la tristeza de la carne,aquella que, según San Agustín, agobia elespírilru hasta la fatiga ; www.gftaognosticaespiritual.org www.taocienciareligion.com GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  • 143 GESTOS DE VIDA VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINOla niña hizo aún furtivas apariciones, en horasintemi>estivas, que no eran las de la pose, sintieniiX) para .desnudarse, se abrazaba a él temblando,lo besaba con una loca pasión y se leentregaba delirante, y escapaba como si temieseque alguien viniese a buscarla y a arrancarla deaquel lecho, que había sido su único refugio ennoches de abandono, y en el cual, más que supobre cuerpo, ávido de caricias, entregaba su alma,toda su alma ávida de Amor ;en vano él la interrogaba sobre el motivo de suslargas aiusencias, culpándola del fracaso de suObra.—Ven — le decía—, ven, aunque sean dos sesionesmás, lo bastante para los últimos toques.—No puedo, no puedo — decía ella, y, llorabatanto al decirlo, que él la dejaba partir, compadecidode su innombrable dolor...al fin, un día, en que él, autoritario y violento,le cerró la puerta y la obligó a desnudarse, parapoder dar un último toque a su obra, retrocedióconmovido ante el doloroso espectáculo ;todo el precioso cuerpo estaba lacerado, llenode verdugones, con las huellas de los más innoblesultrajes. —¿Y, esto? — preguntó él, conmovido y asombrado...entonces ella contó la terrible verdad ;140 VARGAS VILAsu padrino había salido de prisión, y, habíavuelto a explotarla, obligándola a los peores menesteresde la mendicidad y de la prostitución, y,porque ella se rebelaba, la golpeaba sin piedad ;habiendo sabido que hacía de modelo le había prohibido www.gftaognosticaespiritual.org www.taocienciareligion.com GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  • 144 GESTOS DE VIDA VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINOvolver a casa del escultor, amenazando conhacer un escándalo si la encontraba allí ; y, comoel Palanca, era capaz de todo, ella temía, no porsu vida, sino por la de él, el único ser que adorabasobre la tierra ;y, caUó lo peor y lo más vergonzoso ; que elFaustino, un golfo ex presidiario, que su padrinole había impuesto por querido y en compañía delcual la usufructuaba, la había amenazado con darleuna puñalada al señorito, si la veía conversandocon él, —Yo, te arreglaré la cuenta a ti, y al mono quete echaste de querido mientras yo estaba en prisión— le decía todas las noches, cuando la poníaa hacer la carrera, como llamaban en el inmundoargot ^ la innoble profesión del racolage;y, ella temblaba por su amor ; temblaba y huíade él para salvarlo ;desde el día de aquella dolorosa confesión, Margaritano volvió más al estudio del artista ;en vano, éste la buscó por todas partes, se diríaque la hubiese tragado la tierra ;el «Mercurio», cuasi concluido, parecía llorar laausencia de aquella de la cual reproducía las formasadmirables ;el artista no se acercaba a su obra, como si sintieraun verdadero dolor físico al tocarla, como siGESTOS DE VIDA 141fuese una entraña suya, puesta desnuda sobre esezócalo, expuesto a todas las intemperies;un hálito de tristeza parecía escaparse de lafigulina inconclusa, y extenderse por el atcliercomo una atmósfera, en la cual temblaran muchas www.gftaognosticaespiritual.org www.taocienciareligion.com GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  • 145 GESTOS DE VIDA VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINOlágrimas ;los amigos del joven escultor, que tenían lacertidumbre y la admiración de su talento prodigioso,y habían visto entusiasmados la preciosaterracota, lamentaban la deserción de la gata, yhacían comentarios sobre ella ;sólo Demetrio Campos, un dilettante en escultura,que mediante un escandaloso reclamo dePrensa, se hacía pasar por artista, fué feliz de estefracaso, porque soñando hacer competencia al«Mercurio» de Ulises Carmona, del cual se hablabaya mucho entre los artistas, había empezadoa trabajar en un Perseo, para servir de modelo alcual, había querido en vano atraer a Margaritacon los más ricos ofrecimientos, y, había tenidoque conformarse con copiar las formas de un golfoVicioso, modelo profesional, cuya belleza ambigualo atraía.Demetrio Campos, era como todos los mediocres,un poseso de la envidia, y empleaba ésta enenvidiar tenazmente el talento, las maneras, yhasta las excentricidades de Ulises Carmona ; erael mono de éste, y, copiarlo parecía su sola misiónsobre la tierra ; tenía sobre éste la irritante peroindiscutible superioridad del dinero ; hijo de campesinosricos, había heredado una gran fortuna,y tocado de la manía del arte, que en él, era uno142VARGAS VILAniarotte, se había dado a estudiar cou volubilidadesde manía-co, ora la pintura, ora el grabado, orala escultura, habiéndose detenido en esta última,creyendo triunfar en ella ; www.gftaognosticaespiritual.org www.taocienciareligion.com GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  • 146 GESTOS DE VIDA VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINOcon el dinero uo se compra el talento, pero secompra la reputación de tenerlo, cosa fácil en todaspartes, pero más fácil en aquella ciudad, dondeel Hambre era la diosa sentada en el vestíbulo dela Prensa, y, los cronistas profesionales solían teneralgo más vacío que sus cerebros, y era susvientres.Demetrio Campos, compró su reputación, y, gozabade ella, fuera del círculo de los artistas, quelo despreciaban sinceramente ;su atelier, era un modelo de lujo y de eleganciascosmopolitas ; habiendo viajado mucho y vagadopor museos y gliptotecas, comprando copiaspreciosas de los mejores maestros, poseía una admirablecolección de cuadros, estatuas, tapices, yaun especímenes de glíptica admirables ;su vivienda era suntuosa, y en ella tenía unamesa opípara a la cual gustaba en sentar artistasde paso y escritores prontos al deslumbramiento yhábiles para el reclamo ;era de una sociabihdad melosa como un jarabey puntual como un cronómetro ; apuntaba en sucarnet, las horas y los días, de visitas que debíahacer, y no faltaba nunca a ellas ;estaba atento al nacer de todas las reputacionespara cortejarlas ;así, cuando empezó a alborear la de ülises CarGESTOSBE VIDA 143mona, no faltó a sus hábitos y, lo visitó y lo aduló,y quiso entrar en su intimidad ;el joven solitario permaneció inaccesible a lassolicitaciones de aquel caracol de oro empeñado en www.gftaognosticaespiritual.org www.taocienciareligion.com GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  • 147 GESTOS DE VIDA VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINOmancillar con su baba las Obras de arte, segúnél, lo había definido cuando supo algo de su historia;¿la crueldad de la frase llegó hasta los oídos deDemetrio Campos?tal vez, pero haciendo a su sensibilidad una corazacomo la del crustáceo con el cual lo habíacomparado el joven escultor, se acercó más a éste,con intención de desannarlo, y, fiel a su teoríade que, el hombre tiene el alma en el vientre, loinvitó a comer.Ulises rehusó.•—Quiero presentarle algunos amigos.—Yo, no tengo más amistades que aquellas queno puedo evitar.Demetrio Campos no se dio por vencido, y conel pretexto de hacerle admirar el esbozo de unaDríada, hecho por Thomas Woolner, único escultordel grupo preiTafaelista , por el cual empezabaya a tener el joven artista una apasionada admiración,organizó un lunch en su honor, para elcual invitó a varios cronistas, advirtiéndoles queles iba a presentar un monstruo de vanidad y deextravagancias, y, poniéndolos en guardia contralas paradojas que pudieran oírle decir.Ulises Carmona se contrarió ante la reunión,pero no se amilanó, conservando toda su indiferenciay, el gesto de su orgullo inabordable ;144 VARGAS VILAcomo todo solitario, él, era un silencioso, y hablarfuera de la intimidad le parecía una dispersiónde la.s semillas de su genio, arrojadas lejos hacia www.gftaognosticaespiritual.org www.taocienciareligion.com GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  • 148 GESTOS DE VIDA VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINOterrenos estériles ;escuchaba con el alma inclinada sobre ese abismoque es el alma de los otros, seguro de que loshombres en su conversación no se revelan, y aquelque se revela se traiciona.-^Maestro — le dijo un cronista locuaz, despuésde haber dado el mismo epíteto a DemetrioCampos.—¿Maestro yo? — dijo Ulises, frunciendo elceño— ; no he tenido aún tiempo para hacermeuna reputación, ni dinero para comprármela ; aquíno haji más maestro que el señor — y señaló alanfitrión ;el dardo vibró en el aire.Demetrio Campos guardaba, pues, todo su rencorcuando supo la deserción de la gata, de la cualconocía la triste historia, por relatos del golfo quele servía de modelo para su Perseo;susultó de alegría-;y, fué a visitar a Ulises Carmona ;y, tuvo ocasión de admirar el «Mercurio» alcual faltaba bien poca cosa para ser concluido, y,que se alzaba en su belleza indemne, aéreo, ligero,como un dardo de oro disparado hacia el cielo,por las manos de un dios, trémulo de inspiración;por mucha que fuera su envidia no fué bastantea ahogar su admiración, y exclamó :•—¡ Qué bello ! . . .¡ qué pureza de dibujo !i qué www.gftaognosticaespiritual.org www.taocienciareligion.com GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  • 149 GESTOS DE VIDA VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINOGESTOS DE VIBA 145gracia de expresión !; ¿ qué pensáis hacer ahorapara concharlo?... sin la gata... —No necesito ya modelo ; laobra está concluida; unos ligeros toques — dijo Ulises, feÜzde ver la confusión pintada en el rostro del ricoílileitante.—¿Y, expondréis la Obra?—No ^é... —Y, ¿pensáis venderla luego?—Tal vez. —En ese caso, no os olvidéis de mí ; ya sabéisque yo colecciono Obras Maestras... —Merci — dijo Ulises,sonriendo ant^ la intempestivacalificación de aquel postor de su futuragloria. ..y, cuando éste hubo partido miró con una grantristeza la pequeña estatua, que en su actitud deímpetu, parecía querer desprenderse de su pedestalpara venir hacia él, y consolarlo y acariciarlo,con esas pequeñas manos, que eran apenas unreflejo de aquellas que le habían enseñado las grandescaricias y los supremos gestos en la hora delas definitivas revelaciones...y, sintió un grande amor por la ausente ;... y lanostalgia de sus besos, lo poseyó...y, comprendió que no podría olvidarla nunca,porque ninguna otra mujer podría ser ya lo queella había sido ;la Única ;la Iniciadora.* www.gftaognosticaespiritual.org www.taocienciareligion.com GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  • 150 GESTOS DE VIDA VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINO««Ulises Carmona, que tenía un alma exquisita ysensitiva, en la cual los matices ¡de las sensacionesse acusaban claros y netos como los colores enuna tela virgen, sintió, con la desaparición de sumodelo, una especie de vacío artístico, una orfandadde Belleza, que lo haeía vagamente soñadorante su «Mercurio» inconcluso, pero, no sintióel dolor, el hondo dolor que deja al ausentarse,un amor, por pequeño que sea, con tal que hayaposeído, siquiera sea un instante, nuestro corazón;una piedad, una suave y triste piedad lo asaltabaante la suerte de la pobre y desventuradacriatura que había embellecido por un momentosu vida corólos rayos de su belleza naciente, comouna débil lámpara de arcilla que hubiese esparcidosus rayos en las tristezas de sus largas noches invernales; aquel pobre ser desvalido y ultrajadopor la Vida, le haUía abierto con sus manos demiseria las puertas del Paraíso Inolvidable ; | laGESTOS r>E VIDA 147generosa Samaritana, que había acercado a suslabios vírgenes, el cántaro repleto de la única aguaque embriaga : el agua extraída al Pozo de laVida;y, una gratitud fraternal y, vehemente se escapabade su corazón como un perfiune hacia aquelser que se alejaba y se perdía, en una sombrahostil, sin que él pudiera salvarlo ;unido a este sentimiento todo espiíitual, sintió www.gftaognosticaespiritual.org www.taocienciareligion.com GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  • 151 GESTOS DE VIDA VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINOcrecer y envolverlo como una llama, un vaho todoanimal que lo torturaba y, hacía insoportable latristeza de sus noches ; y, conoció el dolor de unasoledad que ignoraba, él, que era como la sumade todas las soledades : la soledad del lecho ;y, esta soledad lo torturaba como una sed, violentacomo la sed de un joven tigre, que^ sueña,sobre la inclemencia de una roca, en los manantialeslejanos, que corren en los valles florecidos ;para aplacar esa sed, hecha intolerable, aceptó,más que buscó, los favores de Elena Dobiesky, lamodelo extravagante, que Margarita había llamado¡a rusa, y que por ser valaca, los artistas llamaban¡a vaca, ora por corromper la palabra deformándola,en la necesidad de apodos, común alos medios artísticos, ora para hacer alusión a suriqueza de carnes, y, a la prominencia de sus senosexuberantes como dos ubres ;estrafalaria, exótica y misteriosa, esta bellezaeslava había aparecido un día en aquella ciudad,y, en aquellos medios artísticos, como caída de lasestrellas ; nadie sabía ni de dónde ni cómo habíasurgido con sus toilettes tapageuses, sus joyasGESTOS.—11149 VARGAS VILAarcaicas, sus perfumes orientales, y sus divinosojos de miosotis ;unos, los más fantásticos, la suponían escapadaa un harem, otros a un circo foráneo, y, otros asegurabanhaberla visto actuar como éciiyére en unacompañía de variedades ;ello es que una leyenda la circuía, leyenda que www.gftaognosticaespiritual.org www.taocienciareligion.com GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  • 152 GESTOS DE VIDA VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINOdivertía sin interesar a la gente desprevenida yprivada de escrúpulos entre la cual vivía ; gentede atelier y cabarets, a la cual importaba bien pocoel pasado, de sus personajes, con tal que tuviesenalgo de pintoresco, y trajesen una nota gaya al tabladopolicromo de sus arlequinadas ;fantástica hasta la locura, maníaca de todas lasexcentricidades, cultora de los paraísos artificiales,Elena Dobiesky, recién llegada a aquella ciudad,materialista y viejo estilo, no había encontradoa€Ólitos para las misas negras de sus fantasías,teniendo que reducir éstas, a los límites del vicioordinario, ardiente y primitivo como el sol quedecoraba el cielo y el vino delicioso que se vertíade sus lagares ;se dio a recoiTer estudios de pintores ofreciéndosecomo modelo, con el solo fin de reclutaramantes, entre los más viciosos o los más inexpertosde los jóvenes artistas ;no era el medro, lo que la llevaba a estas excursionespor los atelieres, porque tenía rentas dequé vivir, era el vicio, un vicio enfermizo, exasperadopor todas las neurosis ;todos los que la pintaron la poseyeron, y seapartaron de ella fatigados de su voracidad ;GESTOS DE VIDS 149el desnudo de su cuerpo, no valía la pena decopiarse, ix)rque, deformado por la grasa, apenashabría servido de modelo para una Venus Calipigia;lo que tenía verdaderamente admirable y, quetodos se empeñaban en copiar, era la cabeza ; www.gftaognosticaespiritual.org www.taocienciareligion.com GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  • 153 GESTOS DE VIDA VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINOuna cabeza de efigie imperial^ arrogante y soñadora; cabeza de reina que hubiese sido cortesana,ceñida de un halo ambiguo, como de unaniña escapada a los jardines de Lesbos ; cabezade medalla trágica, mezcla de Teodora y Salomé,hecha para recibir todos los besos, y ceñir todaslas diademas ;ella estaba orgullosa de su cabeza y de sus manos,en las cuales, nadie ponía atención y, ellacreía perfectas ; y, sostenía que el artista que copiarafielmente aquellos dos lirios de carne, seharía inmortal ; no había encontrado aún candidatosa esa inmortalidad, y todos se habían conformadocon copiar su cabeza, única cosa que teníaadorable ;el único atelier que no había logrado frecuentarera el de Ulises Carmona, y tal vez a causa de esose había tomado por el joven escultor de uno deaquellos caprichos, que en ella eran imperiosos ytiránicos ;no pudiendo abordarlo en su estudio se habíahecho presentar a él, en un café frecuentado porartistas, y, lo había perseguido desde entonces consus asiduidades ;como pasaba por ser la querida de DemetrioCampos, ülises no hizo atención a ella, porque150 VARGAS VILAtodo lo que se refería a aquel joven snob, le eraespecialmente antipático ;él, no t^nía su sensibilidad a flor de piel, paraque las miradas de una mujer pudiesen alterarla; www.gftaognosticaespiritual.org www.taocienciareligion.com GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  • 154 GESTOS DE VIDA VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINOhabía conocido tarde el amor de la carne, y, esoque sirve para gastar otras naturalezas había maduradola suya ;no era un voluptuoso de esos que parecen derretirsey licuarse cuando dos ojos de mujer losmiran ;había adivinado vagamente que el Amor, es lalucha de dos sexos, y que en esa lucha, es necesarioser el más fuerte, para ser el vencedor ;y, el más fuerte es aquel que no es vencido porel deseo ;esquivo^ orgulloso, ensimismado en sus visionesinteriores, había permanecido indiferente a losavances de Elena Dobiesky, hasta el día en quefucfitiva su modelo, presa de una infinita melancolía,y de un gran deseo de amar, se dejó vencer,y, fué suyo, en aquel mismo lecho en que habíaconocido el amor en las formas gráciles de la mendigaadolescente, cuyo recuerdo parecía saturar deuna tristeza amarga los besos que daba y los querecibía ;pasada la emoción de los primeros abrazos, empezóa encontrar grasas y sin belleza las formasopulentas de aquella nueva compañera de lecho,que se había deslizado en él, furtivamente y porviolencia ;casi no hallaba bello ni la cabeza imperial, cujoperfil violento le disgustaba;GESTOS DE VIDA 151y, sólo el lío meloso de la cabellera castaña,que cubría hasta la mitad del lecho, le fué agradable www.gftaognosticaespiritual.org www.taocienciareligion.com GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  • 155 GESTOS DE VIDA VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINO;apartó con desdén la vista de aquellos senosexuberantes que le hacían sentir la ausencia deaquellas dos azucenas de cristal, que había estrechadotantas veces entre sus manos, cuasi temerosode romperlas.Elena Dobiesky no pudo sentirse orgullosa desu victoria...desde el primer momento comprendió que no habíahecho y no haría la conquista de aquel corazónrebelde ;y, él mismo se lo hizo comprender, poniéndoledías fijos para sus entrevistas, y negándose a todaexhibición con ella en calles y cafés ;soberbia y dominante, la eslava sufría de estaesquivez, pero, no cejaba en su empeño, porqueestaba tomada de un violento capricho por el jovenescultor ;en vano él, le cerró su puerta en horas diarias,y, el portero de la Academia, le impidió subir enhoras de estudio ;ella lo buscó en la calle y, en los cafés, tratandode hacerle escenas que él rechazó con una violenciatan agresiva que la impuso...comprendiendo que él, no era hombre de dejarseintimidar, Elena cambió de rumbo, y, apeló a laternura y a las lágrimas en busca de una mayorintimidad ;todo fué inútil;fatigado de esa insistencia por llegar a su co152VARGAS VILA www.gftaognosticaespiritual.org www.taocienciareligion.com GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  • 156 GESTOS DE VIDA VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINOrazón, resolvió expulsar también de su lecho, aquellaintrusa que, con sus violencias, amenazaba lapaz de su vida ;y, le prohibió volver, y, le cenó los brazos, y,trajo a sabiendas de ella, nuevos amores mercenariosa su lecho :eso la exasperó hasta la locura ;una mañana, sobornado o descuidado el portero,ella logró subir, y llegó hasta la buhardilla delArtista ;entró a ella humilde, llorosa, dispuesta a conquistaraquel corazón esquivo;él, la miró entrar, más que indiferente, contrariadopor su llegada ;se ocupaba en ese momento de pulir cuidadosamentesu «Mercurio», al cual daba los últimostoques para enviarlo a la fundición, y su pensamientoseguía amorosamente el vuelo retrospectivode los días, en que «Mercurio» vivo se alzabaante él en las formas tan deliciosamente frágilesy, cuasi infantiles de su modelo, y, parecíaque una ronda de besos armoniosos, fatigados debuscar la niña ausente, se arremolinaran en tornoa la admirable y diminuta estatua, que el sol pálido,parecía hacer luminosa, con la luminosidadazul de una llama de alcoholante la acogida más que fría, hostil, del jovenartista, Elena se hizo agresiva y tumultuosa ; violenta,como todas las eterómanas, se entregó auna verdadera crisis de nei*vios, que era casi unalocura ; www.gftaognosticaespiritual.org www.taocienciareligion.com GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  • 157 GESTOS DE VIDA VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINOél, la miraba y la escuchaba, altivo y frío, disGESTOSDE VIDA 153puesto a dominarla y, aun a castigarla si pasabalos límites de la palabra hacia los hechos ;había dejado de trabajar y, cruzados los brazos,oía sin inmutarse el tropel de injurias y de injustosreproches que aquella histérica eufmecida lanzabasobre él;el «Mercurio», radioso entre los dos, parecíatemblar en su pedestal bajo a<iuel huracán de insultos,y las dos serpientes de su caduceo, parecíananimarse lentamente y, hacerse furiosas, prontasa silbar con un silbido de odio ;dispuesto a acabar aquella escena bochornosa,haciendo expulsar por el portero a la que así laprovocaba, se apartó un momento para tocar eltimbre ;no había llegado a él, cuando se volvió quedandoestupefacto.Elena, había cogido el «Mercmio» tirándolo alsuelo y gritando : —Por esta golfa tísica me desprecias ; ya notendrás su imagen ;él, no tuvo tiempo de impedirlo...la preciosa estatua se estrelló contra las losasdel suelo y se hizo añicos ;la energúmena acabó de hacerla polvo con lospies...Ulises Carmona quedó anonadado... estupefacto...un velo de sangre se extendió ante sus ojos;¿qué hacer?¿matarla? www.gftaognosticaespiritual.org www.taocienciareligion.com GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  • 158 GESTOS DE VIDA VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINO154 VARGAS YILAsí, matarla así, de pie sobre los restos de suvictoria infame ;se abalanzó sobre una panoplia que guarnecíael muro y descolgó un alfanje corvo que había servidoa anteñores artistas, habitadores de esa buhardillapara pintar cuadros orientales ;cuando solvió, la vaca había desaparecido, dejandosobre una silla, sombrero y, guantes y pieles;la sintió bajar por la escalera y, fué en su seguimiento;le habría dado alcance y la habría ultimado siel ruido de gentes que subían a otros pisos, no lohubiera llamado a la razón ;regresó a su estancia, cerró por dentro la puerta,recogió los restos del «Mercurio» roto, que eranfragmentos dispersos de su genio, y los tomó entresus manos, y los puso sobre su corazón, y loscubrió de besos...y, lloró sobre ellos...bien pronto el asunto del «Mercurio» fué conocidoen todos los círculos artísticos, apasionándolosgrandemente ;y, hubo en torno del artista infortunado un verdaderohomenaje de admiración y simpatía ;se dieron al hecho muchas versiones, pero^ laque más se acentuó por ser la más malévola, fuela de que la querida de Demetrio Campos, instigadapor éste, había hecho eso, para que, des^truído el precioso «Mercurio» de Ulises Carmona^GESTOS DE VIDA 155 www.gftaognosticaespiritual.org www.taocienciareligion.com GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  • 159 GESTOS DE VIDA VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINOtriunfase sólo el «Perseo» del dilettante millonario;muchos aconsejaron al artista llevar el asuntoa los tribunales...pero el no quiso oír nada, y, se refugió en elSilencio, que era el único nimbo que él deseabapara su naciente Gloria...*«»Sin ser un alma religiosa, Ulises Carmena teníael amor de lo sobrenatural;como todo Solitario, era un Místico ;es decir : un Enamorado del Misterio ;gustaba de poner oído atento a su Soledad, comosi quisiese auscultar en ella el corazón de lo Desconocido;la entraña formidable lo atraía con sus latidos ;amaba el alma de lo IiTevelado y, le parecíaescucharla en las noches, balbucearle los terriblesoráculos de su Vida Infortunada ;y, se esforzaba por leer, en la Tiniebla Impenetrable,los signos cabalísticos de su Destino ;y, vagamente, confusamente, veía dibujarse sobreel muro tenebroso de su Vida, el rostro imperiosode la Fatalidad ;ella parecía haber regulado sus facciones, desdeque se agitó por primera vez con señales de vidaen el vientre de su Madre ;ella había puesto su sello trágico y definitivoGESTOS DE VIDA 157en su cerebro, al ha<2er na<:er en él esa forma luminosa www.gftaognosticaespiritual.org www.taocienciareligion.com GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  • 160 GESTOS DE VIDA VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINOdel Infortunio, que se Uama : el Genio ;esa palabra no la decía él, pero la presentía y,no la articulaba por miedo de atraer sobre sí, lacólera de los dioses ;el Genio, es una forma de la Divinidad, y, ellase encarga de castigar esta forma de Usurpación ;y, temblaba ante la Fatalidad, que parecía presidirsu Vida...ahora, acababa de besar la Fatalidad, en los labiosde la Mujer ;de la Mujer, que es : la Fatalidad ;la Desgracia vive en ella, fluye de ella, se escapade ella, como una alma, como un néctar,como un perfume, para embriagar y castigar alHombre ;de su vientre nació el Dolor ; y, no hay dolor,que no venga de ella ;todo encuentro con la Mujer, es un encuentrocon la Fatalidad...y, él había tenido ya ese encuentro trágico...en los labios fatales había bebido el Dolor queno se agota, aquel que nos deja para siempre enlos labios el amargo sabor de las lágrimas ;sí ; el más grande dolor de su vida, eran lasmanos de una mujer las que lo habían causado,destruyendo la obra de su genio, ese átomo deInmortalidad que él había creído ver vagar sobresu frente, como un anuncio de las victorias futuras...y, pensando en eso, miraba con ojos húmedosde llanto las losas desnu.das donde le parecía ver158 VARGAS VILAflotar el polvo luminoso de su «Mercurio» como www.gftaognosticaespiritual.org www.taocienciareligion.com GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  • 161 GESTOS DE VIDA VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINOátomo de oro danzando en los rayos de la tarde,en ronda armoniosa, llevados ix)r un viento suavehacia los horizontes diáfanos de colores violescentes,como esos velos de danzarinas que los artistasjaponeses gustan de hacer flotar, en los motivoscon que decoran las tumbas de sus héroes másgloriosos ;y, sentía que algo muy precioso de su propiavida, huía, se alejaba, se perdía, en la ronda locade esos átomos fugitivos ;mucho habían llorado sus ojos ante la laceraciónde ese pedazo de su alma, hecho polvo porel delirio de unas manos profanas y biiitales ;pero, como todo hombre de gran fuerza espiritual,era pudoroso de sus lágrimas, y, había buscadoel seno de la Soledad, para llorar en ella ;la Soledad, es la única amante que no nos traicionanunca, que no nos delata jamás, que guardasiempre el secreto sagrado de nuestras lágrimas,sin revelarlo a nadie, porque sus labios mudos sonlos únicos que no nos traicionan al besamos ;y, sufrió tanto, lloró tanto, que cayó enfermo;y, conoció las noches sin sueño, las alucinacionesde la fiebre, los mirajes de la sed...solo... solo... solo...como pertenecía a la escasa minoría de aquellosque tienen genio, pertenecía por ende, a la deaquellos que no tienen amigos ;y, la Amistad, no deshomó su Soledad ;en las raras apariciones que hicieron sus compañerosde Arte cerca de su lecho, se habló de www.gftaognosticaespiritual.org www.taocienciareligion.com GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  • 162 GESTOS DE VIDA VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINOGESTOS DE VIDA 159hacer venir a su madre, o de llevarlo al hospital,siempre con el pretexto de que estuviera mejorcuidado;él, se opuso enérgicamente a eso, y, cuando seveía ya libre de sus visitantes, hac-ía esfuerzos increíblespor incorporarse ; dominaba la agitaciónde su pulso^ y escribía a su Madre, largas cartasincolierentes, llenas de exaltaciones, pero habiéndolesiempre de su salud óptima, de sus trabajos,de sus triunfos cercanos, de su futura Gloria ;entregada su carta al portero, para que la llevaseal correo, sentía la reacción de su inútil esfuerzo,cerraba su puerta por dentro, entraba denuevo y, se dejaba devorar por la fiebre lenta;...al fin su juventud triunfó ; su fortaleza fué sumejor médico ; vencida la enfermedad, pudo levantarse,y abrir sus ventanas que daban sobrelos techos, y, recibir los besos del Sol, y, aspirarel aire puro, que venía embalsamado de un penetranteolor de lilas que se escapaba de los jardinescercanos ;y, desde la cumbre radiosa de sus veinte años,contempló con fervor la Vida, y la amó de nuevocon pasión ; y, se dispuso a conquistarla y, a vencerla;y, las visiones de su Arte, volvieron a surgiren su cerebro, radiosas y, atronadoras, como unvuelo de victorias bajo los cielos vírgenes ;y, volvió al trabajo ;después de haber hecho que el aire y la luz purificaran www.gftaognosticaespiritual.org www.taocienciareligion.com GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  • 163 GESTOS DE VIDA VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINOpor varios días la atmósfera de esa habitacióndonde él, había depositado tantos besosIGO VAEGAS VILAimpuros, se acercó al busto de su Madre, que yacíacubierto con los largos velos en que él lo habíaenvuelto el día en que su primera modelo entróallí, y lo descubrió cautamente, páadosamente,devotamente, agitado por un religioso temblor,como el de un joven levita que descoiTe los velosdel Sagrario ;y, el busto apenas esbozado apareció magnífico ;blanco como una Hostia enorme, surgiendo delpedestal, como de un cáliz de bronce toscamentecincelado ;y, él, cruzó las manos sobre el pecho, como sifuese a orar, y, miró el rostro aun intallado, conun fer^^or de cenobita ante un Cristo yacente, y,acarició los cabellos aun sin pulir y el rostro yabello en su tosquedad, y la garganta inforaie, y,el seno apenas surgente, y, besó la frente casta,dulcemente, suavemente, como un niño en la cunabesa el rostro de la Madre que se inclina sobre él;y, como siempre, hizo a la suya ausente, elofertorio de su recuerdo y de su corazón ;y, desde el aclarar del día siguiente, se dio conpasión a esculpir, a pulir, a perfeccionar el rostroamado ;lo hacía en un gesto de Adoración, como aquelen que pintan a Fray Angélico esbozando susfre.-cos primitivos ;el busto de su Madre, la Abnegación, surgía www.gftaognosticaespiritual.org www.taocienciareligion.com GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  • 164 GESTOS DE VIDA VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINOde entre sus manos, como una Obra Maestra, maravillosay completa ;aquellos que la veían, hablaban ya de ella, conGESTOS DE VIDA 161tales elogios, que trascendieron a la Prensa y llegaronhasta el público ;hubo visitadores al atelier, las Eevistas ilustradas,publicaron copias de la Obra inconclusa, yretratos de Ulises Santaella, como se hacía él llamardespués de la violenta ruptura con su padre ;y, la imagen del joven artista, empezó a ser yafamiliar al público, deseoso de consagTarlo ;llegada la época de una Exposición de Arte,que el país celebraba en cierta fecha fija, sus amigosle indicaron la conveniencia de concurrir aella, y, el Director, le pidió que enviara su mármol: la Abnegación , que ya estaba concluida;y, lo envió ;fué un día de orfandad, para él, aquel en queel mármol amado dejó la fría buhardilla y fué allevar a otros ojos el esplendor de su belleza perfecta;le pareció que era su Madre en persona quienhabía salido de allí, dejándolo huérfano de susbesos ;y, esa noche durmió más triste, sintiéndose mássolo que nunca, lejos de aquella cabeza adorableen que sus manos habían reproducido la de laSanta, la de la Mártir lejana, y le pareció enormesu desamparo, cuando ya no lo miraron aquellosojos sin pupilas que tanto se parecían a aquellosojos, lagunares, que empezaban a cegar sin que lo www.gftaognosticaespiritual.org www.taocienciareligion.com GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  • 165 GESTOS DE VIDA VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINOsupiera aquel que había bebido tantas veces enellos el raudal de las lágrimas ;el mármol triunfó ;la Abnegación de Santaella fué el clou de aque162• VAHGAS VILAlia Exposición, según el lenguaje consagrado porlos artistas;no obtuvo el Primer Premio, porque el favoroficial le faltó ;la Prensa toda gritó contra la clamorosa Injusticia;él, oyó su triunfo, pero no pudo verlo ;no se atrevió a frecuentar la Exposición, porqueel estado de su indumentaria no se lo permitía ;t^nia roto el calzado, y el traje raído hasta lausura ;se conformó con esperar en la miseria, el regresode la Vencedora;el mármol volvió...y, la Abnegación entró triunfadora a la buhardillamiserable ;el hijo limitó ese día su ración de pan, paracomprar flores, muchas flores, con las cuales queríaadornar el busto de la Bien Amada ;y, le hizo un pedestal de flores, rojas, gualda,multicolores y perfumadas ;coronó de rosas la divina cabeza, le hizo cinti-Uas de violetas y cota de claveles...y la Abnegación, parecía sonreír bajo el homenaje; www.gftaognosticaespiritual.org www.taocienciareligion.com GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  • 166 GESTOS DE VIDA VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINOesa noche el hijo prendió cirios ante ella ;y, durmió feliz bajo el patrocinio de aquella faztan bella, y, de aquellos ojos ausentes, sobre loscuales el Artista, había bajado los pairados en ungesto de Mansedumbre ;la emoción lo hizo despertar varias veces ;y, entonces viendo el busto reverberar bajo losGESTOS DE VIDA 16^cirios, le parecía que tomaba formas vivas y, avanzabahacia él, por sobre aquel tapiz de rosas, enel fondo de ese paisaje de orografía...como si la Fortuna hubiese querido entrarcon el busto de la Madre a la buhardilla delhijo, al día siguiente, un rico amateur extranjero,vino a proponer al artista la compra de su mármol,ofreciéndole una suma que lo habría sacadode la miseria, ya que su nombre acababa de salirde la Obscuridad ;el joven rehusó ;vender el busto de su Madre, le parecía que eravender su Madre misma ;no ; él no lo haría. ..no habría miseria en el mundo capaz de obligarloa deshacerse de ese mármol en el cual susmanos habían logrado reproducir y evocar a lavida las serenas facciones de la Ausente, de aquellaant^ la cual estaba siempre su alma en mudaplegaria ;y, cuando se sentían aún los pasos del amateurlicenciado bajando la escalera de la buhardilla,Ulises se volvió hacia el busto de su Madre, que www.gftaognosticaespiritual.org www.taocienciareligion.com GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  • 167 GESTOS DE VIDA VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINOno había querido vender y, se acercó a él conrespeto, y le arregló su tocado de flores, y las rosasque coronaban la cabeza pensativa, y, lo palpó,suavemente, cariñosamente, con la unción de unsacerdote que toca la hostia extraída del copón ;y, se postró ante el Mármol Sagrado ;y, lo adoró.GESTOS.—12**Si el genio de Ulises Carmona, por auténtico,no tuvo la consagración de los premios oficiales,tuvo, en cambio, los de la admiración pública, yla Élite de los espíritus artísticos se empeñó ybuscó la forma de ofrecerle una revancha ;así, cuando el Municipio de la Capital, decretóla erección de un gran monumento para pei^-tuar el recuerdo de alguna lejana hazaña pretérita,vivida por ese pueblo, al sacar a concurso el plande la Obra, todos pensaron en el autor de la Ahnegaciónpara que concurriera al Certamen ;y, fué invitado a ello ;y, concurrió con el esquema de una de las tresestatuas monumentales que debían ornar el monumento: la de la Gloria;la Gloria...la Gloria... ¿no era ése el sueño perenne, y ellargo clamor, y la sola aspiración de su Vida?...sin necesidad de influencias ningunas^ el dibujofué aceptado y se le confió la fabricación de laestatua;GESTOS BE VIDA 165 www.gftaognosticaespiritual.org www.taocienciareligion.com GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  • 168 GESTOS DE VIDA VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINOeso era la Fortuna, y la Consagración de sunombre ;se puso al trabajo con pasión ;se rodeó de libros, de estampas, de cartonajes...se muió en su soledad...se aisló, no comunicándose sino con su Madre,en largas epístolas amatorias, en las cuales le hacíalas confidencias de sus sueños desorbitados,condensados todos en el nombre de su futura estatua.La GLORIA...y, esa palabra llenaba sus cartas todas, comollenaba su Vida...la estatua fué surgiendo poco a poco de entresus manos prodigiosas...el mármol tomó lentamente formas, como sifuese una cera virgen moldeada al calor de laInspiración ;la Vida, surgía de la piedra inerte, como la flordel capullo que se rompe...la Diosa se erguía sobre el zócalo rudo, poniendoapenas en él la punta de un pie como segurade su fuerza, que radicaba toda en la potenciade sus alas, que surgían de los hombros desnudos,como un desafío a todos los seres ápteros de laTierra ;la pierna que no reposaba sobre el zócalo estabarecogida, avanzando la rodilla hacia afuera, en laactitud que los frescos atenienses presta a los adolescentesprontos a emprender la carrera en losjuegos olímpicos ;delgada, fina, desnuda — porque la túnica aparecíalevantada por el ímpetu del viento—, la ro166 www.gftaognosticaespiritual.org www.taocienciareligion.com GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  • 169 GESTOS DE VIDA VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINOVAEGAS VILÁdilla completamente cmrada era puntiaguda comola lanza bifácea de un estradiote ;un ritmo de fuerza reinaba en los miembros todosde la estatua, que parecía agitada por el soploy la embriaguez del vuelo ;antes de salir del taller del Artista, la Gloriade Santaella, era ya célebre por las crónicas de laPrensa y los públicos decires, que la confií^mabanya la Obra Maestra, la Obra definitiva, del jovenestatuario, hecho ya célebre y empezando a serglorioso...El día de la Exposición de las estatuas llegó ;la Gloria de Ulises Santaella — como él se llamabaya — había sido conducida^ de noche, paraevitar la expectac;ión pública, en un gran carretón,desde la morada del i^rtista, hasta el Palaciode Bellas Artes, en uno de cuyos salones debíaser exhibida ;por varios días el joven artista, con una verdaderatropa de operarios a sus órdenes, había presididola colocación de su estatua, buscando todaslas reglas de la perspectiva, y, el mejor juego desombras y de luces ;el maderamen sobre el cual reposaba la Obra,parecía bastante sólido para resistir el peso de laestatua colosal.Ulises había logrado convencer a su Madre, deque viniera para concurrir a la Inauguración dela Exposición, que era la consagración definitivade su Gloria;GESTOS DE VIDA 167 www.gftaognosticaespiritual.org www.taocienciareligion.com GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  • 170 GESTOS DE VIDA VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINOy, para eso, haciendo enormes sacrificios le habíaenviado la tela de seda negra y los adornospara el traje con que debía concurrir a la fiesta ;y, Águeda Santaella había prometido asistir, felizde ver y abrazar a su hijo, en ese albor de suGloria;y, ese día, Ulises había esperado a su Madre,hasta bien tarde, en el Hotel, en el cual habíabuscado alojamiento para ella ;pero, viendo que se acercaba la hora de la ceremoniay no había venido, le dejó unas palabrasescritas, diciendo donde la esperaba, y fué al Palaciode Bellas Artes, para dar los últimos toquesa la colocación de su estatua...Las puertas del gran salón de la Exposición estabancerradas...adentro se oía el ruido de carpinteros y albañilesque trabajaban y limpiaban de instrumentosel recinto;afuera, en el coriedor, la concurrencia esperaba;el Ministro de Instrucción Pública, que debíapresidir la ceremonia, en nombre del Gobierno,había llegado...de súbito, un rumor corrió de boca en boca : —La madre deSantaella ; . . . la A hnegación;de tal manera se parecía al busto triunfador,que todos la reconocieron ;vema guiada de la mano por una vieja sirvienta, www.gftaognosticaespiritual.org www.taocienciareligion.com GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  • 171 GESTOS DE VIDA VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINOporque sus bellos ojos enfermos veían ya bien poco168 VARGAS VILAy parecían no esperar sino ver el triunfo de suhijo, para cerrarse definitivamente ;el Ministro, sabiendo que era la Madre del JovenMaestro, vino galantemente hacia ella, y, leofreció el brazo...avanzaban ha<;ia la puerta, cuando sonó unruido atronador, y ésta se abrió con estrépito...los operarios y los artistas corrían como enloquecidosen busca de auxilios...el siniestro rumor circuló entonces...la estatua monumental de la Gloria, había caídosobre su autor y lo había aplastado, hundiéndoleen el pecho la rodilla, rompiéndole el corazón...Ulises Santaella, agonizaba prisionero de suObra. ..un grito desesperado dominó todos los ruidos ;era una voz lamentable que gritaba : —¡ Hijo mío ! ¡ mi hijo ! . ..Y, se vio a Águeda Santaella, desprenderse delbrazo del Ministro y avanzar a tientas hacia lasala, y, como si el corazón le sirviese de ojos, buscary hallar el cuerpo de su hijo, arrastrándosebajo una de las alas de la estatua, medio rota enla caída, y buscar el rostro y prenderse a los labiosdel moribundo, gritándole :—i Hijo mío ! . . .ihijo mío ! . .. www.gftaognosticaespiritual.org www.taocienciareligion.com GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  • 172 GESTOS DE VIDA VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINOUlises Santaella abrió los ojos, sonrió tristementey expiró...había muerto bajo el peso de su GLOEIA.LA SEMBRADORA DEL MALLA SEMBRADORA DEL MALCielos mirobolantes ;de cadmio y de cobalto fulgente lejanía ;en lánguidos celajes de amaranto, el crepúsculogris palidecía ;como una perla enferma se moría : el Sol ;engarzado en el oro mórbido del Poniente, comoen un broche puesto sobre el candido seno de laNoche ;la playa coruscante ;se diría sembrada de miiiópodos lucientes ;reverberaba ;los bañantes extendidos sobre la arena semejabaninnúmeros cetáceos con escamas de vividoscolores ;los nadadores lejanos, se hacían diminutos enla turquesa líquida del mar, y, sus brazos, levantadosa veces, hacían un amplio gesto de vueloha-cia los cielos diáfanos ;172 VAEGAS YILÁen la terraza del Casino, y, los corredores adyacentes,el público hormigueaba y, rumoreaba,con un rumor de río ;mujeres en toilettes de estío se dirían flores vivasque anduviesen y parlasen ;la caricia del Sol hacía transparentes las gasas,y, la ligereza de las telas las mostraba casi desnudas, www.gftaognosticaespiritual.org www.taocienciareligion.com GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  • 173 GESTOS DE VIDA VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINOa los ojos de los hombres, que las contemplabancon una avidez bestial;un largo aliento de lujuria pasaba por aquelloscuerpos que se creían vestidos, y, era el mismoque agitaba las desnudeces de los bañantes extendidossobre la arena en actitudes turbadoras,o flotando sobre el agua, en posturas provocativasde una desbordante sensualidad ;la multitud heteróclita de las grandes playas demar en plena season pululaban allí con los especímenesmás característicos de su fauna ;se charlaba, es decir ^ se murmuraba ;y, detrás de los abanicos que en vuelos lentosy suaves, marcaban ritmos candentes las palabrasvolaban, como avispas venenosas, alzadas de entrelas hojas de un rosal;una mujer apareció entonces en el extremo dela terraza, saliendo del Bar, y, avanzó por entresillas y veladores hacia la gradería que, del peristilo,bajaba hacia el mar ;todos volvieron a mirarla, y, un nombre circulóde boca en boca : —La Witowska, la Witowska...ni alta ni baja, cenceña y musculada al mismotiempo^ con una proporción de líneas y de conGESTOSDE VIDA 173tornos, y, tal euritmia de formas, que era comoun poema de armonía plástica, la grande arpistaavanzó por entre aquel cortejo de miradas, queeran como flechas de envidia, de admiración, dehostilidad, y de deseo ; www.gftaognosticaespiritual.org www.taocienciareligion.com GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  • 174 GESTOS DE VIDA VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINO^ en aquel desconcieilo de telas claras, vaporosas,multicolores, de tonos tan vivos que hacíanaparecer a las mujeres como flores de un pradoversicolor y abigarrado, su toilette obscura, de unaitefinada elegancia, arrojaba una nota grave yaristocrática de distinción señorial;llevaba como a-dherida al cuerpo^ modelando susformas, cual si saliese del baño, una túnica decolor violeta obscuro, con dibujos de argento quesemejaban grandes lises acuáticos ajados ; el cinabriodenso de la falda interior, hacía resaltaraquella flora exótica como si flotase lenta y cadenciosa;no llevaba sombrero ; se tocaba con una bandade tul, del mismo color del traje, atada en formaextraña, para proteger sus cabellos de los embatesdel viento, y sujeta a uno de los lados del rostro,por un broche en esmaltes representando un pájaro-mosca, el tornasol de cuyas alas brillaba al solcomo si fuese vivo ;ese tocado dejaba en descubierto su rostro ;se diría un camafeo pintado en dos tonos : blancoy negro ; blanca la tez, de una blancura matede cerámica, pero aterciopelada y, como obscurecidapor súbitas oleadas de fuego interior ; negroslos ojos, grandes, lucientes, llenos de una expresiónsalvaje : ojos de bohemia trashumante ; la174 VARGAS VILAcabellera enmarañada tumultuosa, a pesar de losungüentos y cuidados de tocador, un poco áspera,cambiante, a trechos de un tono negro-rojizo, como www.gftaognosticaespiritual.org www.taocienciareligion.com GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  • 175 GESTOS DE VIDA VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINOla piel de los chacales ; las cejas se juntabansobre la naiiz, casi hasta hacer una sola línea,tupida y suave, cual si fuese un gusano sedoso,extendido sobre la frente, como una ínfula negra,adornando la cabeza de un joven coribante ; circundandolos ojos y agrandando éstos, y, la sombrade las pestañas hasta desmesurarlos ^ unas ojeras,las más enormes ojeras, que hayan decoradojamás un rostro humano ; azulosas como tañidasal añil, se extendían casi hasta los pómulos, haciendobrillar aún más las pupilas que se hacíanlejanas y misteriosas, como las de las pitonisas ;en esa palidez y, esas negruras, los labios parecíanmás rojos de lo que eran y los dientes brillabanen su nítida blancura ; como los de una pumajoven, soñando con la presa;la inquietante figura, había apenas desaparecidodel peristilo, bajando hacia la playa, cuandolas conversaciones tomaron de nuevo todo su vuelo,las murmuraciones batieron el campo y la maledicenciafué tras de la ausenta como el tábanosagrado tras de la hija de Inaeus, para clavarleel aguijón ;y, en verdad que la rara criatura merecía bienlos honores de la leyenda ;su vida era misteriosa y turbadora como su belleza;era en el verano pasado que había hecho suaparición en la Riviére^ en unión de un violinistaGESTOS DE YIDX 175húngaro muy joven y muy bello, que la a-compañabaen sus conciertos de arpa ; www.gftaognosticaespiritual.org www.taocienciareligion.com GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  • 176 GESTOS DE VIDA VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINOella se decía polaca ;pero, la maledicencia se empeñaba en hacerlabohemia, y, aun gitana, leyenda que su bellezamorena y extraña favorecía ;en las bicromías que decoraban los anuncios desus conciertos, aparecía de pie, sosteniendo el arpacon una mano, levantando el arco en la otra enuna actitud triunfal, parecía un David adolescente,dispuesto a disipar con los sonidos de su instrumentolas visiones del viejo rey agobiado por elremordimiento de sus crímenes ;y, a ese respecto, algunas versiones, la hacíanaparecer como escapada al harem donde distraíalos ocios de un sultán ;otros la decían, recién expulsada de una cortebalkánica, de la cual quiso arrebatar un príncipecasi niño, locamente enamorado de su trágica belleza;todas esas leyendas favorecían enormemente sufama de artista, y el público acudía a oírla paracontemplar de cerca la mujer que tales decires inspiraba;no que careciese de mérito en su arte, en elcual tenía fuego, inspiración y, maestría ; erasoberbia en manejar el indócil y arcaico instrumentoen cuyo cerdamen, sus largas manos tentaculares,parecían garras de águilas marinas, empeñadasen destrozar el cordaje de una barca ;los últimos acontecimientos no habían hecho sinoespesar la leyenda en torno de ella ;176 VAHGAS VILAel niño músico que la axíompañaba, y que se www.gftaognosticaespiritual.org www.taocienciareligion.com GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  • 177 GESTOS DE VIDA VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINOdecía escapado de un Conservatorio de Budapest,había muerto en circunstancias extrañas ;una tisis galopante, surgida a raíz de una pulmoníafulmínea, lo habían arrebatado en pocassemanas ;y, cuando todos esperaban prodigios de anbegaciónde aquella mujer, a la cual él adoraba^ de lacual era celoso como un lobo, y que, al decir demuchos lo maltrataba, se la vio huir a Monte Cariocon pretexto de organizar unos conciertos, y,el pobre violinista quedó en el Hospital, a dondemurió solo, abandonado de aquella que lo habíaaiTancado de su hogar ;y, no había vuelto sino para ostentar un lutoinsolente, que ahora declinaba en esas toilettesexcéntricas, y que pronto desaparecería del todo,porque se hablaba de su próximo matrimonio, conun joven de la alta sociedad, ex atache de Embajaday poeta de renombre...y sobre ese tópico versaron todas las conversaciones:—i Pobre Blanca ! — dijo una señora que teníael cabello del color del nombre que decía, y enel cual el sol hacía una como apoteosis nivea— ;y, pensar que no tiene más hijo que ése, y, a élha consagrado su vida;... ¡oh! los hijos... loshijos...Y, sus labios se hicieron trémulos diciendo esaspalabras.—Pero, ella no ha dado su consentimiento —dijo otra más joven, en la cual se adivinaba tamGESTOSDE VIDA 177 www.gftaognosticaespiritual.org www.taocienciareligion.com GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  • 178 GESTOS DE VIDA VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINObien la ternura alarmada de la maternidad — enel último concierto dado en su Villa Alhony, laWitowska, fué rigurosamente excluida del programa,y todos los concurrentes pudimos notarel disgusto silencioso que esto ocasionaba a suhijo. —Acabará por ceder, abdicando de su orgullo—•dijo otra con una voz de resignación en la cualvibraba el trémolo de un dolor— ; se sacrificaráporque es madre, y, ¿qué es la maternidad sinoun largo sacrificio? —Bien podía él evitar a su madre ese dolor,consólo esperar unos meses, acaso muy pocos, porquela enfermedad que mina la vida de Blanca, hallegado ya al último período, es un fantasma de6u antigua belleza.—Es verdad — dijo lentamente la anciana señoraque había iniciado el diálogo, y añadió conesa magia evocatriz que tiene la voz de los ancianos— no sobrevive en ella sino la elegancia, esafué su cualida-d dominante, aun superior a su belleza; nadie le disputó ese cetro, en los salonesque frecuentó, ora en los de nuestra sociedad, quele pertenecían por su abolengo, ora en los de paísesextranjeros, en donde su marido fué largotiempo nuestro embajador ;y, la voz reminiscente calló ;todas callaron ;y las cuatro damas, que platicaban en tomo alvelador, se hicieron soñadoras, gi-aves, cual si elblanco fantasma que evocaban hubiese pasado porentre ellas con sus ojos de muerte y su aspecto de www.gftaognosticaespiritual.org www.taocienciareligion.com GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  • 179 GESTOS DE VIDA VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINO17a VAHGAS VILAcadáver, reflejando sus palideces en el cristal delos vasos donde el color de los refrescos a medioagotar, hacía reflejos de ópalo y cinabrio, descomponiéndoseen infinitas refracciones ;poco a poco el rumor del enjambre humano <3ecreció;gradualmente fué extinguiéndose ;las mujeres que llenaban con el despotismo desu belleza y su elegancia, el hall, la terraza, y loscorredores del Casino, se alejaron en largas teoríastumultuosas, y en el esplendor de sus gasasflotantes semejaban una lenta procesión de canéforas;los hombres las siguieron como atrailladlos, convagos olfateos de canes cazadores ;la vasta playa quedó desierta, como un hipódromode oro, sin carros y sin corceles...y, el implacable silencio de la Noche se extendiósobre los lugares desiertos, como una mortajamaravillosa seminada de estrellas.«Lenta ;grave ;suave ;magnífica ;la Noche había venido sobre el cielo...violetizando los paisajes, circuidos de un halode oro ;y, caía sobre la Vüla Alhony, con una magnificenciaseñorial, besando los follajes con un besode argento que los hacía aparecer como niquelados, www.gftaognosticaespiritual.org www.taocienciareligion.com GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  • 180 GESTOS DE VIDA VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINOcuasi diáfanos como si fuesen de cristal,sabiamente foliolados en cristófaro ; se dirían estalactitasde fanscrita hechas transparentes y lúcidasen la sombra ;en el gran parque florecían las tinieblas, cuandoGastón Frenillet, de regreso de la Estación,apeándose de su coche, tocó a la puerta de la Vi~lia, y el viejo portero, ceremonioso y grave, vinoa abrirle ;algo de la tristeza de los paisajes se reflejabaGESTOS.—13180 VAEGAS VILAen el rostro envejecido del servidor, genuflexo anteaquel joven que había visto nacer ;éste, avanzó hosco, silencioso, meditabundo^ porla avenida bordeada de crisantemos que desde lapuerta llevaba hasta el perrón de la casa, en elcual arbustos y parásitas extendían follajes de unaopulencia de vegetación tropical;entró al vestíbulo cubierto de cristales, que erauna semirotonda, que servía de invema^iero aplantas exóticas, que en grandes vasos de mayólica,sobre altos pedestales, llenaban la atmósferade perfumes capciosos, y allí, se dejó caer sobreun sillón de mimbres de los que decoraban ese sitiodio rienda suelta a su emoción, ocultó el rostroentre las manos, y, lloró amarga y silenciosamente;atravesaba la crisis más grave y más dolorosade su vida de niño mimado hecho hombre y víctimade un gian desconcierto de pasiones ; www.gftaognosticaespiritual.org www.taocienciareligion.com GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  • 181 GESTOS DE VIDA VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINOsu madre acababa de partir, inexorablementeresuelta a no volver a entrar a aquella casa, quepronto la otra, la que ella llamaba la Intrusa, yque era la Electa, la amada de su corazón, entraríacomo vencedora ;queriendo evitar un escándalo que repugnaba ala exquisita distinción de su espíritu, ella no habíanegado su consentimiento oficial, resignadaante lo Inevitable, pero, se negaba a todo contactoespiritual y material con aquella que veníaa mancillar los cuarteles de su escudo, y, a traeraires de circo y de farándula a la quietud de suvida austera y señorial;GESTOS BE VIDA 181y, la ponía fuera de su vida, y, fuera de su corazón;fué después de muy penosas escenas, que lamadre resolvió partir, y esa tarde se había ido ;¡ ay !i para siempre ! . ..enferma, casi moribunda, iba a refugiarse a sucasa de París, a morir allí sola... sola... sin suhijo que era todo el amor de su vida... de su vida,que era ya un débil soplo, pronto a apagarse enla soledad ;y, él, quedaba allí, encadenado a aquel amor fatal,un amor hecho todo de locos deseos, de ardienteslascivias, que le circulaba en las venas,como un corrosivo destructor, inevitable...y, recordaba el encanto de su vida, que acababa www.gftaognosticaespiritual.org www.taocienciareligion.com GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  • 182 GESTOS DE VIDA VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINOde romperse ;hacía dos años, que a la muerte de su padre,que era embajador en una corte báltica, habíavenido con su madre a enceiTarse en aquella viUasilenciosa y suntuosa, donde llevaban una vidamuy retirada y sólo recibían escasos amigos y algunosdiplomáticos en vacancias sobre la costaazul, que iban a besar la mano de la antigua embajadora,cuya gracia exquisita los cautivaba comoun perfume ;la salud de su madre, exigía el lenitivo de unagian soledad, y, él aprovechaba este remansode quietud, para dar rienda suelta a sus dos pasionesfavoritas : leer y escribir ;ellas habían domina-do su adolescencia, y, dominabanahora su juventud ;a Villa Alhony, llegaban los libros por todos los182 VAEGAS VILAcoiTeos, y llenaban la pequeña librería, se aglomerabansobre masas y anaqueles, en su despacho,cuyas ventanas daban al lado del mar sobreel jardín fastuoso, y, una pequeña terraza, enla cual las gardenias y los nardos parecían hacerdecoraciones de cristal;allí ensoñaba ;allí escribía ;allí cantaba su alma, como un pájaro ebrio desoledad y de silencio ;era Poeta ;el divino mal, lo había poseído desde la cuna;y, niño soñador y melancólico, había sentido www.gftaognosticaespiritual.org www.taocienciareligion.com GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  • 183 GESTOS DE VIDA VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINOaquella vaga e inexplicable tristeza que agobia elcorazón de los predestinados ; y, antes de conocerla Vida, ya conocía el Dolor;como si hubiese errado con Wang, en aquel jar-*din de la leyenda^ cerca al lago encantado, dondelos cisnes negros del dios desconocido, daban a loshombres que se les acercaban, el don Fatal;el don del Canto...él, cantó ;fué Poeta ;lo fué desde niño, con desesperación de su padre,que había soñado hacer de él un uniformeparlante y plastronante, apto para hacer reverenciasen las gradas de los tronos, y, escuchar ydecir cosas ineptas en los salones de las embajadas;el viejo Embajador fué inconsolable ante estoque él creía un encanallamiento de su retoño, unaGESTOS DE VIDA 183enfermedad mental casi vergonzosa, una perversiónequivalente a un vicio ;sin embargo, lo toleró, como los antiguos reyestoleraban a los bufones, como un adorno exóticoque decoraba sus salones, en los cuales viejos duquessemiletrados, y marquesas provectas y perversas,gozaban en oír frágiles rimas, de una graciamórbida y decadente, trabajadas con un fervor-y una perfección cellinescos y, ofrecidas, comorosas exóticas de un lejano jardín de Ensoñaciones,por las manos de un efebo muy bello, atrevidoy seductor como un paje noble de la Corte www.gftaognosticaespiritual.org www.taocienciareligion.com GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  • 184 GESTOS DE VIDA VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINOletrada del Magnifico;las manos maternales cuidaron aquel jardín debellezas y le enseñaron el encanto de las ternurasy las sensibilidades que aumentaron enormementesu caudal emotivo ; pero él, estilizó sus sentimientosbasta hacerlos hieráticos, augustos, en un gestode ídolos ;fué el poeta de las elegancias y de las exquisitecesmentales, de las rimas raras y quintesenciadas,de los ritmos arcaicos y, renacentistas, laboradoscon un primor de orfebre bizantino ;tuvo rivales y discípulos en esa edad en que sóloes dado tener amigos y maestros ;rico y, mimado, publicaba él mismo las coleccionesde sus versos, en ediciones primorosas y,muy limitadas, lo cual hacía sus libros raros comoun incunalle ;fué el poeta de selección ; y permaneció inacceáblea las muchedumbres, y, al rebaño de los184 VARGAS VILAsemiletrados, ajenos al encanto de la verdaderaemoción estética;sus versos, más de Arte que de pasión, no volabancomo águilas caudales, tenían el vuelo lentoy fúlgido de grandes libélulas de oro, en la azulidaddifusa de un jardín embalsamado de violetas ;hermético y esotérico a la vez^ de sus rimas podríadecirse que eran claustrales y misteriosas,como los ojos de las monjas que han amado mucho,antes de pedir al claustro el olvido del amor ;el soplo de voluptuosidad que se escapaba de www.gftaognosticaespiritual.org www.taocienciareligion.com GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  • 185 GESTOS DE VIDA VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINOellas, era enfermizo y peligroso de respirar;los besos que él cantaba eran de tal manera lascivosy tan elegantemente depravados, que hacíantemblorosas de emoción las manos y los labiosde aquellos que los leían ;su petronismo refinado se hacía una especie dedandysmo satánico, que él reducía a fórmulas rimadas,que tenían un perfume morboso de salesafrodisíacas.Osear Flahertic Wilde, Algernon Swinburne,Montesquiou Fezensac, Alfred Douglas, GabrieleDAnnunzio, le habían dado el secreto de sus rosasmortales, para extraer de ellas el enervantelicor con que llenaba sus redomas ;no había tenido hasta entonces, más amor verdadero,que el de su madre, y de tal manera lodominaba éste, que en plena juventud y en plenagloria, cuando era admirado y festejado y recibíael culto de una capilla de adeptos, lo había abandonadotodo, para venir a encerrarse con ella, aVilla Alhony, para atenderla, para cuidarla, porGESTOSDE VIDA 185que la veía desaparecer ante sus ojos, como unmiraje de belleza y de ternura que un áento inclementealeja y disuelve en un horizonte sin piedad;la miseñcordia del cielo le faltó entonces, y, laestrella de su ventura se eclipsó porque fué allíque encontró el amor, aquel funesto amor, querompía su ventma, pues rompía el corazón sagiadode su madre ;fué en la belleza toda artificial de los jardines www.gftaognosticaespiritual.org www.taocienciareligion.com GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  • 186 GESTOS DE VIDA VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINOde aquella ciudad, paraíso de tuberculosos, de neurasténicosy de snobs, que halló, no enrollada aun árbol, sino reproducida en un cartel de teatro,la serpiente fatal ;perambulaba una tarde de hastío por las callesadvacentes al mar, cuando hubo de detenerse anteuna de esas salas de concierto que pululan allí, ymiró el anuncio, que decía :FIDELIA WITOWSKA. — Arvisia polacay, al lado, en la ilustración del anuncio, unafigura en pie, que, más que una mujer, parecía unadolescente, envuelta en un amplio manto, queapenas dejaba ver el largo cuello del arpa, y sosteniendoen el otro brazo, alzado y desnudo, elarco t-erso en la actitud de un joven arquero, prontoa disparar un dardo ;entró ;¿qué fuerza fatal lo impulsaba allí?el arpa no era un instrumento de su predilección; le parecía algo arcaico y bíblico, bueno úni186VARGAS VILAcamente para decorar las cúpulas de las basílicasen manos de los arcángeles ;cuando penetró, vio con sorpresa que había unpúblico, reducido, pero muy selecto, que era, sinduda-^ de aficionados y de artistas ;en el escenario, el arpa estaba sola, de piecontra un cortinaje rojo, laminado de oro, y, parecíadominar con su grandeza, un pequeño violín,que yacía al lado como un ruiseñor mudo deespanto, esperando la hora de cantar ;pocos momentos después, la arpista apareció en www.gftaognosticaespiritual.org www.taocienciareligion.com GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  • 187 GESTOS DE VIDA VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINOla escena, al lado de un joven violinista, casi unniño, minúsculo, frágil, delicado, como si fuesede cristal ; tenía los ojos grises, de un gris de marboreal, los cabellos rubios, lacios y largos, y, elaspecto soñador y flébil ; vestía en frac, y se inclinabaante el público con una gracia suprema ;ella tenía una túnica en tisú de plata, ampliay flotante, a la moda griega, y sólo ceñida a lacintura por una franja de brocado, que le caíaa los lados en estolas pasamentadas hacia las orlas,con hojas de vid, en oro verde ; servíale debroche una sardónice enorme, cuyos reflejos amarillosse hacían a veces rojos al juego de la luzen sus facetas ;limpias las manos de toda joya, como si temieseque el peso de las sortijas impidiese el libre juegode las articulaciones ;por todo dije, en los brazos una pulsera muyancha, en bronce, hecha en forma de lagarto, y,primorosamente historiada con motivos egipcios ;los ojos del reptil era» do3 granates de Bohemia,GESTOS DE VIDA 187que tenían el brillo extraño de los ojos de unáspid ;la frente ceñida, a manera de diadema, por doscintillos de perlas, a los cuales seraa de agrafeuna turquesa muy pálida, en forma de cabujón ;pero lo que dominaba en esa figura extrañaeran las negruras del cabello, de los ojos, de lascejas, de las ojeras, haciendo penumbras sobre elcolor canela; del cutis, bajo el cual la sangre cálidahacía súbitas olas de bermellón pálido ; www.gftaognosticaespiritual.org www.taocienciareligion.com GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  • 188 GESTOS DE VIDA VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINOGastón Frenillet, fué atraído, fanatizado, hipnotizado,por aquella belleza, que tenía de la Sunamitay de Salomé, y parecía exilia de la cortede un raja ;ya no tuvo oídos, sino ojos ;la música no existió ya para él, sino la ejecutante,sus manos largas y finas, cuyos dedos semejabangarras de cristal, arrancando los sonidosdel corazón del instrumento, que parecía llorar ;el gesto, ora violento, ora suave, ya lento, ya extáticodel brazo que sostenía el arco, y cuyo vello,negro y sedoso, lo hacía aparecer como un enormegusano de seda desvertebrándose al sol ;la expresión del rostro era trágica ; el rictus delos labios podría decirse que era cruel;cuando terminó el concierto, Gastón fué el últimoen abandonar la sala, que le parecía aúnllena de la presencia invisible de la ausente ;volvió todos los días ;se la hizo presentar y, fué asiduo del pequeñosalón, amueblado a estilo turco, en que ella recibíaa su adrpiradores, y a los cronistas de diarios ;198 VAEGAS VILAla halló taciturna, sigilosa, parca en decires,guardando actitudes estatuarias, durante las cuales,parecía no tener vida sino en los ojos, quese diría que devoraban, más que miraban, a aquellosque veía ;y, él sintió el sortilegio devorador de aquellosojos ; fué su esclavo ;envileció su musa, haciéndole versos admirables, www.gftaognosticaespiritual.org www.taocienciareligion.com GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  • 189 GESTOS DE VIDA VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINOque recorrieron las gacetas, y, fueron pastode la crítica envidiosa ;fué celoso del pianista húngaro, que languidecíaal lado de ella, como una flor que murieraenvuelta en los hilos irrompibles de una falenaque le devorara el corazón ;y, cuando éste enfermó, y ella huyó dejándoleen el Hospital, él la siguió a Monte Cario, y allísupo de sus labios el secreto de su huida ;era el temor del mal, del mal que había matadoa su madre y cuyo germen ella creía llevar en suorganismo ;la presencia de este mal la exasperaba ;ella había abandonado a su madre, dejándolamorir en un hospital de Praga, antes que exponerseal contagio de ese azote ;ella abandonaba a ese niño que ella misma habíaseducido y devorado—aunque negaba ser su amante—porque el terrible mal lo había tocado ;él , tuvo el tacto egoísta de ocultarle que su madremoría lentamente de ese mal ;de vuelta a Niza, él, extremó su corte, y, locode la terrible locura de amar, le ofreció su mano ;ella aceptó;GESTOS DE VIDA 189la oposición de su madre, lo entristeció, perono lo venció ;la ruptura con ésta tuvo lugar ;había partido ;y, él, la había acompañado esa noche hasta laEstación ; www.gftaognosticaespiritual.org www.taocienciareligion.com GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  • 190 GESTOS DE VIDA VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINOy, ella se había ido sin besarlo, ocultando elrostro entre las manos, para que no la viera llorar;y, él estaba allí, solo, vencido, triste...vencido por el Amor. ..amor que no es un dolor, no es un amor.La ceremonia del matrimonio de Gastón Frenilletcon Fidelia Witowska, no tuvo el silencioy el misterio que él hubiera deseado, porque loscronistas de diarios, y, los amigos de sport y, declubs, por allí dispersos, no lo permitieron, losunos con sus indiscreciones, los otros con sus asiduidadesy comentarios ;la alta sociedad, hasta entonces concurrente asiduade Villa Alhony, se hizo notar por su ausenciaa la ceremonia, y la avenida que frente a lasrejas de la villa, estaba habituada a estacionar loscarruajes de la high lije, de la aristocracia, de ladiplomacia, y, de la banca, sólo vio ese día llegary aposentarse ante ella, coches y autos de artistas,y de mundanas, que veían en esta ceremonia,el triunfo de una de las suyas ;la señorial morada se veía como ultrajada deesta concurrencia, y su tristeza se reflejaba enlos rostros de los pocos servidores, que no habíantomado congé, o no habían podido partir aún y seGESTOS DE VIDA 191veían obligados a servir a aquella sociedad abigarraday ruidosa, tan distinta de la elegante y estilizadasociedad que estaban habituados a servir ;como la oposición colérica de su abuela había www.gftaognosticaespiritual.org www.taocienciareligion.com GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  • 191 GESTOS DE VIDA VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINOprohibido a todos los miembros de su familia concurrira la ceremonia, no pudo tener como testigoa un primo suyo, a quien amaba mucho, y hubode conformarse con que lo fueran, un diarista de lalocalidad, y un amigo ocasional, que ejercía a vecesde poeta;todo esto, lo entristeció un poco, pero su amorera una embriaguez que le hacía perder de vistalos contornos de los hechos, y el matiz de losacontecimientos ;aunque al día siguiente se vio sorprendido, porla partida en masa de sus antiguos criados, no diovalor al hecho, buscó otros nuevos, y se dispuso agozar de su felicidad, en el silencio y, el aislamiento,que tan bien sentaban a la grandeza desu amor, y, a sus sueños de poeta ;pero, Fidelia Witowska, no lo entendía así;ella quería la sociedad, el ruido, el fausto;no entendía haber renunciado los oropeles y lasluces del Teatro, para sepultarse viva en un cenobio;así, se trasladaron a París, a su apartamento desoltero, una deliciosa garqonniére en la Aveyíue dela Grande Armée, el cual hizo amueblar suntuosamente,como para un nido de amor.Fidelia no lo encontró bastante amplio, ni bastantechic, para las nuevas aspiraciones socialesque se habían despertado en ella, y, que eran ab19^VAHGAS VILAsurdas y ridiculas como las de todos los parvenus www.gftaognosticaespiritual.org www.taocienciareligion.com GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  • 192 GESTOS DE VIDA VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINO; y, así hubieron de trasladarse a otro, en laTue de Washington, que ella hizo amueblar a sugusto, con un lujo bárbaro y desconcertante, consalones a la oriental, llenos de falsos tapices, yun amor loco al hric-á-hrac ; y a la chinoiserie,absolutamente ridículos;él, quedó asombrado y aturdido ante aquel malgusto y aquella falta absoluta de elegancia, perocapituló y se calló, porque el amor lo hacía indignoy mudo como un perro.Fidelia vio con gran pena, que sus sueños no serealizaban, y que la alta sociedad a que pertenecíasu marido, no concunía a honrar el lujo de bazarde sus salones, y, tuvo que conformarse con suantigua sociedad de artistas y aun de cocotas, aumentadade algunos poetas fámulos y amigos desu marido^ carentes de todo escrúpulo ;esto agrió su carácter y surgieron escenas, enlas cuales toda su vulgaridad nativa se mostró enplena desnudez ;¿por cuáles indiscreciones de amigos llegó a saberel nombre de la enfermedad que padecía lamadre de Gastón?ello es que al saberlo se mostró atacada de unhoiTÍble tenor por todos los objetos de menageque le habían pertenecido, y, vajillas, cristalerías,cuchillerías de gian valor, fueron vendidos o desterradosdel servicio por temor al contagio ;él, la dejaba hacer, porque era ya, más que unser, un objeto en aquellas manos caprichosas ;el dominio de aquel amor lo hacía impersonal www.gftaognosticaespiritual.org www.taocienciareligion.com GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  • 193 GESTOS DE VIDA VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINO;GESTOS DE VIDA 193su naturaleza, débil de por sí, empezó a resentirsedel exceso de placer a que aquel temperamentode fuego lo sometía, y, al cual él, se entregabacon delirio ;su madre murió entonces ; y, él, apenas tuvotiempo para trasladarse a la pequeña aldea de lospirineos a donde ella había ido a buscar la salud,sobre las cumbres serenas y entre los pinos salvajes;la vio morir, y, le fué dado el supremo consuelode recibir su beso de perdón, que no se hizo extensivoa aquella, que era la causa de su abandonoy su dolorde regreso a París, Gastón Frenillet, se sintiódébil, fatigado, presa de un gran cansancio moraly material;parecía que su madre, al morir, se hubiese llevadomuchas de sus energías ;al verlo así, su mujer le dijo, con una voz enla cual temblaban todos los temores y todos lospresagios : —Yo te había dicho no ir a ver morir a tu madre,porque el beso de los tísicos, mata.—Yo, no tengo tu corazón — le dijo él, con laseveridad de un reproche ;empezaba a recobrar poco a poco su libertad deespíritu, frente de aquel amor puramente carnalque lo devoraba ;había renunciado a todo comercio espiritual consu mujer, porque había visto que ésta, apenas si www.gftaognosticaespiritual.org www.taocienciareligion.com GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  • 194 GESTOS DE VIDA VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINOtenía una alma, y no era sino un cuerpo, el másdivino cuerpo, insaciable de placer ;194 VABGAS VILAhabía tenido la esj^eranza de que, ba-ciéndolamadre, los dolores y los cuidados de la maternidadcolmaran los ardores de aquel temperamentoindominable ;esta esperanza parecía fallida ;esto lo entrist-ecía y lo enerA^aba;se sentía espiritualmente solo ; y, esta soledad,lo espantaba ;volvió a sus libros y, se halló fehz en la soledadde los espíritus hermanos ;pero, halló que le faltaban aptitudes y fuerzaspara trabajar ;el exceso de placer había agotado todo en él;quiso imponerse una higiene conyugal reconstituyente,pero, halló que no era posible, porque sumujer no se prestaba a eUo ;y, él, se resignó a morir, devorado por su amor ;una noche, al salir de una lectura de versos, enuna sociedad de poetas, le sorprendió una nevada,lejos de toda estación de coches ;eso le ocasionó un resfriado, que degeneró enuna pulmonía ;estuvo al borde del sepulcro ;y, no escapó de la muerte, sino para quedar inmóvil,sobre un sillón, débil, abatido, inerme;con gran soi-presa suya, su esposa se había adjuntadoun enfermero para atenderlo, y era éste www.gftaognosticaespiritual.org www.taocienciareligion.com GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  • 195 GESTOS DE VIDA VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINOel que lo atendía hasta en sus más íntimas necesidades;por consejo de sus médicos fué a convalecer a laonlla del mar, y, se refugió en Villa Alhony;su esposa lo acompañó bien a su pesar, porqueGESTOS DE VIDX 195en aquella villa debía, según ella, vivir el contagio,y ser un hervidero de microbios de aquellaque la había habitado tan largo tiempo ;él, le ordenó callar, porque no le toleraba yaesas libertades de lenguaje contra la muertaamada ;a la orilla del mar se sintió renacer, y, vio conpena que su mujer se distanciaba diariamentede él;ella misma había ordenado la separación de lechos,y, hacía lo humanamente posible, por tomarsus alimentos antes o después de él ;no podía ocultar la repugnancia que le ocasionabanlos accesos de tos, y, los esputos consiguientesa ellos ;él, se resignó a esta lejanía, y a carecer hastade la limosna de un beso, porque vio el horrorcon que un día se retiró de su lado cuando él quisobesarla ;ante la mar cambiante y taciturna, sintió renacersu genio, sus musas vinieron a hacerle compañía,y, él se entregó con delirio a sus besos inspiradores;el invierno le fué cruel y, tuvo una recaída ; www.gftaognosticaespiritual.org www.taocienciareligion.com GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  • 196 GESTOS DE VIDA VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINOel médico, alarmado, habló a Fidelia, como sehabla a las esposas amantas, que temen por lavida del ser querido, y, le dijo que era precisocuidar mucho para que el terrible mal, que habíadevorado la madre, no apareciese en el hijo, conla terrible tara hereditaria. ..consternada, conmovida, ella no quiso oír más,GESTOS.—14im VARGAS VILAse encerró en sn habitación y, se fingió tambiénenfeiTQa ;cuando después de dos días entró al cuarto desu esposo, le pareció ver en el lecho un cadáver,y, viendo grandes manchas de sangre, sobre lablancura de la almohada, quedó inmóvil, aterrada,los ojos desmesuradamente abiertos y con laboca cruel... —¿Era el mal? ¿el terrible mal?el médico no se lo negó ;se apartó de allí, hosca, trágica, como quienha tomado una gran resolución ;huyó de Villa Alhony, aquella misma noche, sinusar los carruajes de la casa, sin decir una palabraa la servidumbre ; ,huyó del contagio ;del contagio que ella sembraba con sus besosasesinos;huía de la muerte, ella, que la llevaba en loslabios como una abeja fatal.Verde y oro el paisaje en la llanura ;un paisaje místico de éxtasis, como el que sirve www.gftaognosticaespiritual.org www.taocienciareligion.com GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  • 197 GESTOS DE VIDA VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINOde fondo a la Asunción del Masaccio ;cual de cobre oxidado las colinas ;bajo el cadmio de un cielo adorable, tan divinamentetierno, que se diría sensitivo, Florenciafulgía en la tarde ;el crepúsculo anaranjado la envolvía en su cariciade luz , como en una gasa áurea ;se diría una rosa enferma, languideciendo enel nácar opalino de los rosales dormidos ;el campanario de Santa Maria Novella se diseñabapuro, en el horizonte, con una limpidez deFaenza;el de Santa Maria del Fiore, se diría de amianto,en la pureza impecable de su estilo, hechotodo de fuerza y de belleza, como una estrofa delDante ;el de Or San Michele, hacía reflejos metálicosazulosos, como una luz de fósforo;198 VARGAS VILASan Miniato, allá lejos, semejaba un dije nielado,que la noche avecinante hacía obscuro, comosi fuese de un estaño muy opaco ;el Viale dei ColU, parecía un jardín ninivitasuspendido en el aire, con sus macizos de laurelesrosas,como una corona ofrecida a la Belleza dela Urbe, hecha opalescente, como un cristal deBohemia en esa hora de transfiguración que hidratizabalos paisajes, esfumándolos y disolviéndolosen una lontananza de aguas ;al llegar a la Etazione Céntrale, el tren se detuvo www.gftaognosticaespiritual.org www.taocienciareligion.com GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  • 198 GESTOS DE VIDA VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINOsuavemente como enamorado del encanto deleitosode esos paisajes, cual si quisiese cont^emplarávido a aquella dilución de colores y de líneas,que la hora hacía majestuosamente solemnes.Gaetano Spoletto descendió de un wagón, atravesóel hall de la gare y, ya en la plaza, llamó uncoche, y, se hizo conducir a un hotel ; sito en ellungarno della Secca Vecina, al cual venía recomendado;artista orato, vibraba de una emoción muy honda,al entrar en aquel relicario de bellezas que esFlorencia, y, hubiera besado sa suelo, como unperegrino en Tierra Santa, si su dignidad de hombrelibre no le hubiera vedado este gesto de adoraciónesclava ;en la esmeralda de la noche, hecha de un turquídelicuescente, la ciudad se le aparecía comohidratizada en un horizonte de marismas, con incertezaslagunares, cual si fuese Venecia y, noFlorencia, la ciudad aparecida, que lo fascinaba ;el espejismo fué disipándose, hasta desvanecerGESTOSDE VIDA 199se por completo, a medida que el coche entrabapor las calles estrechas y rectilíneas, que llevanhacia el río ;ya en el Lungamo Acciajoli, vio por primeravez el Amo, verde, de un verde limoso y profundo,que los focos eléctricos del Ponte Santa Trinitá,y los del malecón, no logiaban sacar de su morosataciturnidad ; manso, sin olas, parecía quieto, comouna serpiente muerta a la sombra de los puentes; www.gftaognosticaespiritual.org www.taocienciareligion.com GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  • 199 GESTOS DE VIDA VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINOasí recomo, en la vecindad del agua, no viéndolasino a trechos, el Lungamo dArchihusieri,el de Borsa, y el de alie Grazie, hasta llegar aldella Secca Vechia, donde estaba el hotel en elcual quedó instalado ;uno de los más grandes, más bellos y más tenacessueños de su vida, se había realizado ;ya estaba en Florencia.Florencia lo atraía aún más que Roma ;el arte de Roma, hecho de despojos y de conquistas,se aparecía a sus ojos, con aspectos deviolencia y de esclavitud, sin ninguna originalidadraizal, sin ser el reflejo, la esencia y la herenciade una raza, que es lo que constituye el almaverdadera de todo Arte ;eso no sucedía con Florencia.Florencia era el Aite toscano, la Ciencia toscana,la Poesía toscana, es decir : el Genio toscano ;el alma de Florencia, se había dado al mundo,pero, no lo había pillado.Florencia, era el Renacimiento ;200 VAECÍAS VILAJa pompa mayestática de los graüdes siglos doArte;deslumhrado con el esplendor que estos recuerdosevocaban en el, se acicaló apenas, someramente,y, bajó al comedor ;las lámparas eléctricas hacían de la gran salauna como bahía de alabastro^ con reflejo de oro eincrustaciones de un azul ambarino, tornasol; www.gftaognosticaespiritual.org www.taocienciareligion.com GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  • 200 GESTOS DE VIDA VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINOamaba la soledad, como todo espíritu selecto, y,buscó con la vista uno de los puntos más remotosy, menos tumultuosos del salón, donde estuvieseal écart de las miradas y, aun de las voces, de losinnumerables viajeros que allí se aglomeraban ;el público era abigarrado, versicolor, sin estilopropio, como sucede en las grandes ciudades, invadidaspor la ola cosmopolita ;el rebaño de Boedcker, pastaba allí a su antojo,y, los pastores de Coock, lo seguían con ojo atento ;hombres en trajes de viaje, que llevaban aúnsobre ellos el polvo de las locomotoras, se sentabancerca a caballeros estilizados, en smocking,con gardenia en el ojal, y rutilante monocle ; damascon sombrero y guardapolvos, prontas a tomarun tren, coman cerca a otras en gran toilette,descotadas y enjoyadas prontas a ir al teatro, o aalguna reunión de alto rango ;ese juego espejeante y reverberante de luces yde colores encantó sus pupilas de artista y se propusocontemplarlo a sus anchas ;cuando hubo hallado la pequeña mesa que deseaba,al extremo del salón, sita entre dos ventanasque daban sobre el Lungarno y, desde laGESTOS DE VIDA 201cual podía ver la cinta verde del río, coner bajolas líneas negras del Ponte di Ferro, se complacióen recorrer con la mirada, el cuadro que lo rodeaba;desde luego, fueron las mujeres las que atrajeronsu atención observadora de mirante ;las había muy bellas en grande tenue; más modestas www.gftaognosticaespiritual.org www.taocienciareligion.com GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  • 201 GESTOS DE VIDA VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINOy de una elegancia simple ; las estrafalariasdamas inglesas insexuales y maniacas ; y, el inevitablegremio de las aves de paso en busca deaventuras;aunque muy joven, él, conocía bien este últimogénero, por haberlo visto y mucho tratado, enNiza, Monte Cario, Ostende, y, otras playas demoda, a donde su inagotable pasión por la pintura,lo había hecho ir en busca de ambientes marítimos,de olas y de sol, para ciertas marinas quehabía hecho y, a las cuales debía en gian partesu reciente fama;al calor de esos recuerdos, sus veintiséis años,cantaron en él, la canción de amorosas añoranzas ;alto, delgado, pálido, de una palidez natural,que no tenía nada de morboso ni de enfermizo ;cenceño, pero musculado ; los hombros rectos, comoque era por su padre, de una raza militar,hecha a llevar chan-eteras y entorchados ; la narizlarga ; la boca grande y desdeñosa ; dientes disjuntos,pero blancos y admirablemente cuidados;lampiño de sí y esmeradamente limpio el rostro,con una sombra apenas visible de bozo, castañocomo los cabellos, que llevaba largos y, peinadosea bandas, cavéndole en ondas rafaelescas sobre202 VARGAS VILAlas mejillas, Gaetano Spoletto era bello y elegante,y, esto último se revelaba en el cort« impecablede su traje, y, en todos los objetos que completabansu indumentaria personal www.gftaognosticaespiritual.org www.taocienciareligion.com GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  • 202 GESTOS DE VIDA VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINO;algunos hombres, lo miraron con curiosidad ;casi todas las mujeres con avidez ;de éstas, sólo una le llamó la atención ;vestía en gian duelo y, se sentaba en una mesacercana de la suya ;la miró con detención, y le pareció como desprendidade una tela de Gustave Moreau^ tal erael orientalismo desbordante de su fisonomía ;ella lo miró rectamente en los ojos, con una audaciadesconcertante, que lo inquietó ;¿qué tenían los ojos de esa mujer, que dabanesa especie de calofrío?...la dama abandonó el comedor antes que él, nosin íegalarlo con una leve sonrisa, que lució comoun relámpago en el arco bermejo de sus labios;inquirió entonces con el camarero que lo servía,quién era esa mujer tan bella con ojos como minerales,y sonrisa de esfinge ;el camarero no fué avaro en informes, y, porellos, supo que la dama se llamaba Madame Marlet,y era la viuda de un joven francés, muy recientementemuerto en el hospital, después de seismeses íle matrimonio, cuando pasaban en Florenciala luna de miel.—Es una comedora de hombres, señorito, lomató en seis meses ; y hay quien asegura que noes el primero;agiadeció las reseñas, y, quedó soñador pensanGESTOSDE VIDA 203 www.gftaognosticaespiritual.org www.taocienciareligion.com GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  • 203 GESTOS DE VIDA VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINOdo en la bella viuda, pero sin la idea de acercarsea ella, porque acababa de salir de una gran crisispasional, que le había sido muy penosa ; y, convalecíaapenas, de ella ;era una cura de reposo de alma y de cuerpo, laque venía a hacer a Florencia ;se recogió temprano ;y, al día siguiente, principió sus paseos por laadorable Urbe medícea ;fueron sus primeras excursiones para descubriry aprender la topografía de la ciudad de la Fortezzada Basso, a la Porta San Giorgio, y del Cimiterodecjli Inglesi, a la Porta San Frediano;asistió en las mañanas al desfile de bellas damas,por las pastelerías de la Via Tornahuoni, yal de la tarde por la Via CalzaioJi, recorrió lasCascine, desde el Arno hasta Porta Prato ; ensoñóbajo los rosales del Boboli, y los laureles del Colli,y excursionó desde San Miniato a Fiesole, en unaverdadera embriaguez de aire y de luz ;recomo luego todos los museos y galerías, desdeel Palazzo Pitti, a degli Uffizi, de la GaleríaAntica al Mmeo Nacionale, pasando por gliptotecas,colecciones, y tesoros particulares en perpetuaexposición ;después de haber rendido tributo de admiracióna sus grandes Maestros, que lo eran todos, desdeLeonardo al Dominichino ^ y, de Perugino a Ghirlandaio,pasando por Fra Filippo y Liica Signoreliobasta el Bronzino, pensó en estudiar y entrabajar, y, necesitando para eso de una absoluta www.gftaognosticaespiritual.org www.taocienciareligion.com GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  • 204 GESTOS DE VIDA VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINOsoledad, que no podía obtener en los hoteles, buscó204 VAEGAS VILAun piccolo apartamento mohigliato en la riberaopuesta del Arno, y, lo halló por allá, en la Viadella Chiesa, muy cerca al Museo de Física, y seinstaló en él ;allí se enmuró en una absoluta soledad ;sacó sus esbozos, sus lienzos, sus libros^ armósu caballete, y, se dio al estudio y al trabajo, conuna pasión de benedictino ;perambulaba una mañana fría y, perlada, deprincipios de otoño por la Galería Palatina en elPalazzo Pitti^ y, se había detenido en la Sala deJúpiter, ante la Monaca, del Pollainolo, cuandosintió unos pasos muy cercanos, y^ alguien que sedetuvo a su lado ;volvió a mirar ;era la viuda, la enlutada belleza, a quien nohabía visto después de su salida del hotel ;en la tibieza casta de la mañana sus blancurasde ánade se hacían fulgentes, entre las negrurassedosas de sus tocas y de su traje ;hacía el gesto de contemplar beatamente, elrostro enigmático de la Monaca, que emergía dela tela verdosa, como una pasionaria de desolación;se sintió atacado de un súbito terror, como siun peligro muy grande lo amenazara, e intentóretirarse :...pero ella lo miró entonces, como haciendo unesfuerzo para reconocerlo, y le sonrió ;y, luego, como si continuase una conversación, www.gftaognosticaespiritual.org www.taocienciareligion.com GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  • 205 GESTOS DE VIDA VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINOlargo tiempo empezada, dijo :-—Pe todo eso, yo, no amo sino a IJeonardo, esGESTOS DE VIDA 205el único que tiene genio, porque es el único queha comprendido el alma de la mujer, y la ha reproducidoen el lienzo : Mona Lisa no es una mujer,es todas las mujeres ;él, escuchó sonriendo aquel fárrago de fatuidadpueril, y, calló ;excitada por el silencio, ella continuó en decir :—¿Esto? esto es absurdo — y señalaba elcuadro, en el cual, el rostro de la Monaca lucíacomo una flor de cera caída sobre los paños de uncatafalco. —No—dijo él—éste es un divino rostro, llenodel Amor divino... ¿no ve usted cómo esos ojosturbados por las místicas visiones, son el másbello y más sugestivo paisaje psicológico, en elcual canta el alma solitaria de un Poema?...—Ese no es el xmor, ese es el Vicio, el i>eor delos vicios es la Castidad ; ella es el infanticidioperpetuo ; el mundg hace bien en colocarla en elcielo, su reinado sería la muerte del mundo...parecía que oyendo esto, el rostro de la Monaca,y ella toda, se hubiese desprendido del cuadro yanduviese destacada del paisaje circundante, unpaisaje técnico, sabio, de esos que sólo pintaron ensu tiempo, Sansovino y el Verrocchio ;él quedó desconcertado, inquieto, sintiendo queun delicioso malestar lo poseía ;¿qué había en esa voz que lo inquietaba, lo dominaba,lo llenaba de un malestar extraño, absolutamentefísico, como la de un tocamiento impuro?... www.gftaognosticaespiritual.org www.taocienciareligion.com GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  • 206 GESTOS DE VIDA VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINOtodo el sedimento morboso de sus más bajas pa206VARGAS VILAsiones regurgitó en él, al sonido de aquella vozevocadora de las más crueles lascivias ;aquella mujer revolvía todo el cieno que yacíaquieto en el fondo de su ser, y, que él había queridosepultar en el olvido ;ya no pensó en huir ;quedó allí, prisionero de aquellos ojos y de aquelloslabios, que lo sugestionaban con una fuerzade hipnotismo;con pretexto del Arte, se engarzaron en unaconversa<!Íón de Amor, sutil y deliciosa;y, cuando el conserje vino a anunciarles que yaera la una, la hora de cerrar^ salieron juntos ;él la invitó a comer en un pequeño restaurantede artistas, que había en una calle cercana a laPiazza Sanio Spirito;y, ella aceptó ;fueron amigos ;sin complejidades, sin romanticismos, sin orgullosvencidos, ni pudores violentados, y, casi podríadecirse que sin necesidad de seducción alguna,ella fué suya ;se le entregó sin la pretensión de hacerle unfavor, ni la hipocresía de fingirle un loco amor;se dio a él, por pasión carnal, por necesidad física,por ese amor desenfrenado del placer, que, www.gftaognosticaespiritual.org www.taocienciareligion.com GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  • 207 GESTOS DE VIDA VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINOsegún ella, era todo lo contrario del vicio ;y, el pequeño apartamento de Via della Chiesase hizo un delicioso nido de amor en que albergaronlos suvos ;ella venía todos los días, y, salían a correr juntos,los museos y las galerías, o recorrían ios jarGESTOSDE VIDA 207diñes públicos, tomando en ellos croquis o diseñandoacuarelas ;comían en restaurantes para artistas, que ellaadoraba por la gozosa algazara y el ambiente delibertad, tumultuosa, que en ellos se gozaba ;su belleza enigmática y aleonada, llamaba enormementela atención de esos jóvenes bohemios,casi todos amigos del joven pintor, hechos en sufrecuentación de academias y ateliers;a lo único que no accedió nunca, fué en dormirfuera del hotel, hasta cuyas cercanías, la iba aacompañar él, en altas horas, todas las noches;no transitaba con él por las calles muy concurridas,esquivaba concurrir a ciertos sitios, y, serodeaba de precauciones como de gente que noquiere ser reconocida ;eso, lo intrigaba a él un poco, pero no quisointeiTogarla ;ella tenía horas de taciturnidad, de ensimismamiento,en que parecía abstraída, absorta, comoespiritualmente ausente del sitio que ocupaba ; y,cuando volvía en sí, después de aquellos largoséxtasis, lo hacía con las perplejidades, las incertidumbres,la amnesia, con que despiertan de su www.gftaognosticaespiritual.org www.taocienciareligion.com GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  • 208 GESTOS DE VIDA VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINOsueño los somnámbulos ;y, entonces se abrazaba a él, lo besaba con pasión,y, lo obligaba a poseerla en un verdadero accesode voluptuosidad, como si las visiones de esosensueños aguijoneasen sus lascivias ;nunca una palabra sobre el pasado desfloró suslabios enigmáticos de Venus afrodisia, como sehacía ella llamar de su amigo, al cual nunca quiso208 VARGAS VILAdar su verdadero nombre, conformándose con decirle,que el de madame Marlet^ que llevaba, noera el suyo ;y, cuando él le hizo alguna pregunta indiscreta,o alguna alusión malévola, a su último marido,tan prematuramente muerto, ella, hecha taciturna,respondió : —Respetemos a los muertos ; ellos no puedenexplicarse, ni defenderse... —Y, felizmente no pueden hablar,y, si no,¡qué de cosas nos contaran!... — añadió él, entono zumbón...ella^ lo miró con rencor, y, quedó largo tiemposilenciosa, meditativa, con un rictus malo, sobrela boca hecha cruel ;nunca Gaetano SiX)letto había tenido, ni habíasospechado, una mujer de un temperamento másvehemente y más apasionado que ésta ;la Invencible, la llamaba él ; y ella sonreía;y, lo era en efecto ;conocía todas las sensaciones del placer, menosla fatiga de él ;Gaetano se explicó entonces las leyendas quecirculaban en el hotel, sobre la muerte tan rápida www.gftaognosticaespiritual.org www.taocienciareligion.com GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  • 209 GESTOS DE VIDA VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINOde su joven esposo, y el final de sus amores conun joven inglés, al cual su familia había tenidoque venir a librar de una muerte segura.—Se come los hombres, signorino, es una sembradorade la muert-e—había dicho el viejo maítrédhótcl^ con su voz nasal de toscano, hecha temblorosacomo si también temiese el peligro parasu venerable ancianidad ;GESTOS BE VIDA , 209él, sentía en sí mismo, que eso era verdad, porqueempezaba a sentirse deliciosamente enfermodel furor de aquellos besos ;un día, viéndola en el lecho desnuda, con labelleza de un ídolo de ámbar, una Isis de marfil yoro, que fulgiera a los rayos del Sol, caídos de unacúpula remota, él, la dijo : —Yo quiero inmortalizar tu bellezareproduciéndola,fijándola en la tela ; quiero hacer tu retrato,así, en todo el esplendor de tu radiante desnudez;ella, a-ccedió encantada ;y, desde el día siguiente, se pusieron a la obra ;sobre un tapiz escarlata, que se diría la arenade un circo, recién abandonado por las fieras, yrojo de la sangie de los últimos esclavos degollados,él colocó un triclinio cubierto de una telamordorada, cuyos cambiantes violescentes dabanun fondo inseguro de tonos lagunares al cuei*po,que parecía como reposar en una concha marina ;en lo alto de la tela, una gran franja de oro decbrabael muro, para que de ese fulgor de nimbo,surgiese mejor la tiniebla de los ojos profundos www.gftaognosticaespiritual.org www.taocienciareligion.com GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  • 210 GESTOS DE VIDA VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINOcomo cavernas de hulla, y, el negro bituminosode la cabellera, bajo la cual la blancura acaneladadel rostro tenía palideces de ámbar;ningún adorno mural ni arquitectónico que hicierasombra a la desnudez felina del modelo que,yacente sobre el tricHnio, t^nía entre sus dos musloscolumnarios, prisionero, un cisne como el deLeda ; con la una mano acariciaba la cabeza delpalmípedo, que parecía feliz del nido en que re210VABGAS VILAposaba, y, estiraba voluptuosamente el largo cuelloy lo curvaba sobre una pierna, con la purezaática del asa de una ánfora de alabastro ; con laotra mano hacía el gesto de levantar sus cabellos,dejando en descubierto la axila, donde la luz hacíareflejos de oro, sobre las ductilidades del vello,que se enroscaba en actitudes vermiformes ;eran todas las mañanas tres horas de pose, queno se interrumpían, sino para comer algunas golosinas,y satm^r de besos el cuerpo admirable,que la luz hacía radioso como un vaso de Muranocon ramazones de acanto ;poco a poco, la sinfonía de las formas, fué surgiendode la tela inerte, a la caricia sabia delpincel;la cabeza pequeña, adornada únicamente de lacabellera profusa, como coronada de ranúnculosde hierro oxidado, los grandes ojos de mineralimpoluto, lanzando sus reflejos azulosos bajo laslargas pestañas tenebrosas, con un resplandor feral; la boca sensual, roja y, carnosa, semejante a www.gftaognosticaespiritual.org www.taocienciareligion.com GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  • 211 GESTOS DE VIDA VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINOun enorme Russula Rubra, aquel hongo venenosoque da la muerte en un espasmo de amor ; la gargantacolumbina, como el pecho de una tórtola,en el cual no expiraran nunca los arrullos ; el senomarmorescente, con el ramaje azul de las venas,haciéndole tenues lincamientos de topacio ; las dosmagnolias de los pechos, erectas y agiesivas, comosi fuesen a abrirse en el gesto violento de una florde cactus índico ; la curva de las caderas, como unritmo de luz, diseñándose en medio arco, sobre elfondo bermejo de la tela, como una caricia de oro ;GESTOS DE VIDA 211las piernas esbeltas, más bien nervudas que grasas,cinegéticas, como las que Cellini daba en suscopas maravillosas a las compañeras de Diana ; y,el cisne candido reposando en el vértice de ambas,acariciado por la mano de ámbar, trémulo de emoción;concluida la obra, ambos sintieron el deslumbramientode eUa ;la reproducción de aquella belleza maravillosa ydesnuda, pareció fanatizarlos ;ella se sentía orgullosa de poseerla ; él feliz dehaberla reproducido ;y, como si el esplendor y el olor de aquella carneradiosa los embriagase centuplicaron sus besos,en torno al cuadro, como ritos torturadores, cercaal altar de un ídolo insaciable ;él, se sentía morir suavemente, deliciosamente,como en una apoteosis de caricia ;sus antiguas neurosis resurgían, y, sentía elagotamiento nenioso, a[>oderarse de él, como un www.gftaognosticaespiritual.org www.taocienciareligion.com GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  • 212 GESTOS DE VIDA VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINOmarasmo ;el trabajo, que había sido su encanto y su fanatismo,lo fatigaba ;no tenía fuerzas para él ;permanecía largas horas inerte, ensoñador, extendidoen un sofá, soñando bellas cosas, sin teneralientos para ejecutar ninguna ;llegó a tener odio al movimiento, al tumulto,y permanecía muchos días sin salir de su habitacióno, mejor dicho, de los brazos de su querida,que eran su único lecho ;todos lo veían desaparecer lentamente, menosGESTOS.—15212 VAPvGAS VILAella, que en el fanatismo egoísta de su amor, nocomprendía otro objetivo que el placer ;los amigos de él se alarmaban, lamentando vertan prematuramente truncada tan bella carrera yaun tan bella vida de artista ;un día en que él se sintió tan débil que no pudoalzarse del lecho, hizo llamar a un médico ;un amigo suyo fué a buscarlo, porque ella seopuso tenazmente a la entrada del galeno ;llegado éste^ observó al enfermo, y con ojo clínicoadmirable, diagnosticó en el acto ; surmenage,agotamiento nervioso, peligro de anemia cerebral,y, prescribió como únicos remedios, unreposo físico absoluto, superalimentación, y reconstituyentes,especialmente fosfatados y ferruginosos; y, encarándose directamente con la viuda,que estaba cerca al lecho, le dijo como si estuviese www.gftaognosticaespiritual.org www.taocienciareligion.com GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  • 213 GESTOS DE VIDA VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINOen autos de lo que pasaba : —Señora, la primera medicinapara este joven,la única que podrá salvarlo será la ausencia deusted ^ sin ésa todas las demás son inútiles ; déjelousted vivir ;ella se mordió los labios, apretó los puños, y nodijo nada ;pero, apenas partido el médico, tuvo o fingiótener una crisis de nervios, e irrumpió a llorar, locual no hizo sino agravar el estado del enfermo,pero no salió de allí;desde el día siguiente, cen^ó la puerta al médicoy, a los amigos del joven, y, dijo que ella seencargaría de su cvuación ;y, en efecto, por todo método lo hacía salir enGESTOS BE VIDA 213la mañana y en la tarde, hacer grandes caminadasque lo fatigaban hasta la extenuación, y, llevarloa diversiones de noche, de las cuales regresabaenfermo, descorazonado, incapaz de toda resistencia;una noche, al salir del Teatro Nicolini, de ver aScarpetta en VOsteria, Gaetano sintió muchos escalofríos,gian dolor de cabeza, y, una puntadaaguda en el costado derecho ;se puso en cama;amaneció al día siguiente imposibilitado de levantarse,y, con una fiebre altísima ;el médico, venido a toda prisa, diagnosticó unabronconeumonía aguda ; www.gftaognosticaespiritual.org www.taocienciareligion.com GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  • 214 GESTOS DE VIDA VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINOella quedó como petrificada de horror ;el enfeimo respiraba penosamente, una inquietudextraña no lo dejaba estar tranquilo en ellecho, la fiebre era intensa y en el delirio llamabaa su madre, la llamaba a ella...así pasaron cuatro días ; los amigos cuidaban alenfermo más que ella, que buscaba pretextos paraestar todo el día fuera, y no llegaba sino azorada,mediosa, esquivando acercarse al lecho, donde suamante la nombraba...una noche la fiebre había disminuido, el enfermoreposaba tranquilo ;ella, había quedado sola, velándolo ;de súbito él, tuvo un ataque de tos ;ella fué en su auxilio ;rojo, convulsionado, el pecho desgaiTado por elesfuerzo, tuvo un vómito de sangre ;214 VARGAS VILAla camisa y el lecho se llenaron de majichasrojas ;ella, dio un grito y, temblando de angustia, noacertaba a sostener la cabeza del enfermo ;éste, aliviado por aquel derrame, la miraba intentandosonreírle, y le decía : —No es nada ; no te vayas, Venus, no tevayas; no me dejes solo ; no quiero estar solo ;la hizo sentar a su lado, tomó entre las suyasuna de sus manos, y, colocándola bajo su mejillaardiente, como para que le sirviese de almohada,decía débilmente con la voz cariñosa de un niñoque se duerme : —No te vayas. Venus, no te vayas ;y así entró en sopor ; www.gftaognosticaespiritual.org www.taocienciareligion.com GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  • 215 GESTOS DE VIDA VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINOella, lo miró dormirse ;estaba verdaderamente loca de pavor ;miraba las manchas de sangre^ y temblaba comoazogada ;apenas él hubo cerrado los ojos, ella muy cautamentefué retirando su mano de las calenturientasdel enfermo, y cuando ya la tuvo libre, sealzó del asiento vecino al lecho, se dirigió al lavaboy agotó el jabón y las esencias en lavarse yen ungirse, mirando con un hoiTor invencible haciadonde estaba su amante, engrandecidos los ojosde espanto ante las manchas de sangre que lo rodeaban;reunió y encerró en un maletín sus enseres íntimosde traje y de toilette; su camisa de noche,un peignoir, frascos de esencia, cepillos de cabezay de dientes, cosméticos, peines;... y en punGESTOSDE VIDA 215tillas de pies, como un ladrón que huye, escapóde aquella habitación donde quedaba enfermo aquelque le había dado su vida ;cuando ya muy t^rde, Gaetano despertó, llamómuy paso : —Venus, Venus ;nadie le respondió ;creyendo que no le había oído, repitió : —Venus, Venus, tengosed...ante el silencio obstinado, abrió los ojos, se incorporóen el lecho ; miró en torno suyo ;estaba solo;apenas acertó a darse cuenta de su abandono ;vencido por la fiebre, volvió a caer sobre la almohada, www.gftaognosticaespiritual.org www.taocienciareligion.com GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  • 216 GESTOS DE VIDA VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINOgimiendo débilmente : —Agua... agua...al día siguiente la portera, compasiva, subió averlo : estaba solo ;sus amigos llegaron después, y, todos constataronlas huellas de la huida... —La asesina — dijo la portera, llenoslos ojosde lágiimas y, de cólera la voz...de acuerdo todos, resolvieron trasladar el enfermoal hospital, a una cámara a pagamento,donde estuviese mejor atendido ;y, así lo hicieron ;y, cuando días después, dominado el mal, Gaetanotuvo conciencia de su situación y volvió a lavida en la cámara del Hospital, rodeado de susamigos, comprendió la terrible verdad ;había sido abandonado;216 VAKGAS VILAla Seüibradora del Mal había huido...felizmente estaba salvado...su madre vino para tomarlo en sus brazos, yllevarlo lejos, muy lejos, de aquella que había queridomatarlo ;y volvía a la Vida, coronado por la guirnalda deamor de los besos maternales.**Moría el Otoño, un Otoño pomposo y melancólicode bellos celajes inverosímiles, de insólitaslontananzas, de aires puros, que parecía traer ensus alas el alma de todos los jardines prontos amorir bajo los besos del Invierno ;Gaetano Spoletto, que había convalecido en los www.gftaognosticaespiritual.org www.taocienciareligion.com GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  • 217 GESTOS DE VIDA VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINOfeudos paternales, bajo el lenitivo encanto de lascaricias de su madre, había surgido de nuevo a lavida curado, pacificado, buscando en el Olvido lapureza del alma que los besos fatales le habíanarrebatado;ningún recuerdo espiritual, nada noble, conservabade aquella pasión brutal , que había sido unacceso de vesania;sólo su carne conservaba el recuerdo de aquellosbesos torturantes, de los cuales su alma no habíasufrido la más leve mancilla ;I^ero, su sangre estaba aún intoxicada de ellos,y era necesario expeler hasta el más leve germen*del "morbo destructor;218 VARGAS VILAolvidar... olvidar...para lograrlo, tentado había estado muchas vecesa destruir aquella tela culpable donde fulgíadesnuda, la Sembradora del Mal;pero, no había tenido valor para ello ;y, antes bien, había torturado sus carnes contemplándola,y había caído de rodillas ante ellabesándola con pasión, diciendo, para engañarse,que no besaba en ella sino la imagen de la Belleza,traducida por su Genio...pero, en fin, bajo las alas del tiempo eso palidecíalentamente ;...las proximidades del Invierno^ le hicieron pensar www.gftaognosticaespiritual.org www.taocienciareligion.com GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  • 218 GESTOS DE VIDA VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINOen dónde iría a pasar la rígida estación, ya queen Milán, donde residía su familia, el tiempo eramuy crudo, y, podía ser fatal a sus bronquios y asus pulmones, aun ligeramente resentidos ;la «Eiviere» , le era odiosa ; ese paraíso de rastacuerosy, de «snobs» era todo lo más contrarioque podía haber a su temperamento exquisito deartista, y a su delicada sensibilidad personal;¿para qué salir de Italia, si para un artistaitaliano el Eeino de la Belleza expira allí dondeel Eeino de Italia tiene sus fronteras?...a su madre, le habían indicado un paraje encantador,en el lago de «Garde», no lejos de«Desenzano» , en la casi isla de «Sirmione» ;y, allí fué ;pero, aquella como copa de diorita, en la cualse le ofrecía el agua azul del lago, no le fué grataporque el olor de las aguas sulfurosas apestaba elambiente, y, algún viajero, uno de esos exquisitos.GESTOS DE VIDA 219buscadores de bellezas mayestáticas, le indicó unhotel solitario, sobre el monte «San Bartolomeo»,dominando a «Saló» ;se hizo conducir en barca a este último lugar,y de allí emprendió en «carrozza» la ascensiónpor entre senderos escabrosos y perfumados, enlos cuales parecía vagar esparcida el alma de losrosales lejanos ;y fué al caer de la tarde, que llegó al «HotelMetropole», sito al final de una avenida de pinos,que arrullan con sus músicas las blancuras deledificio, del cual los estanques avecinantes, reproducían www.gftaognosticaespiritual.org www.taocienciareligion.com GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  • 219 GESTOS DE VIDA VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINOla silueta rectilínea ;gi-andes terrazas, jardines umbríos, parques ybosques cercanos hacían deliciosos los parajes, y,grata la estancia cerca de ellos ;allí se instaló feliz, pidiendo a la Soledad la cariciabenéfica del Silencio y, del Olvido ;no sabiendo qué hacer de sus ocios, resolvió pintar;puso fuera todos sus elementos de trabajo, y, sedio con fervor a esa tarea ;para eso se alejaba del hotel, ha<?ia la cima desnudadel monte, que caía cortado a tajo sobre ellago^ y desde allí abarcaba la perspectiva gloriosa ;abajo la esmeralda de las aguas, ora claras comoópalo verde, ora azulosas orla-das de oro cerca alas playas lucientes, ora verdinegras obscuras colorde variolita, allá lejos donde después de «Bogliacio», se pierden hacia «Rivá» ;la cortina de pinos que lo arbitraba lo protegíacontra el aire, y, contra los rayos excesivos del220 VARGAS VILASol poniente, y proyectaba una sombra azul, sobrelas bellezas circunstantes ;una tarde, cuando más absorto estaba en pintar,como devorado por la calma vegetal que locircuía, miró surgir cerca de sí una forma blanca,que aparecía apartando los follajes ; no era aúnuna mujer^ y ya no era una niña ; era una delicaday suave adolescente, llegada apenas a la encantadoraedad de los quince años;con una gran soipresa en los ojos candidos sodetuvo en la linde del bosque del cual surgía y, www.gftaognosticaespiritual.org www.taocienciareligion.com GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  • 220 GESTOS DE VIDA VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINOcon voz temblorosa de temor, dijo : —Perdone usted si lointerrumpo, me creía sola ;y, el libro que llevaba tembló, como una florentre sus manos ;él, la tranquilizó con palabras suaves, y miróencantado sus ojos color de miel, sus cabellos castañosy la blancura irídea del rostro, en la cualla boca pálida parecía una herida mal cerrada ;y, ella miró el paisaje esbozado sobre la telainerte, el verdor de los naranjales, tan vivo, quede él parecía escaparse el -penetrante olor de losazahares recién abiertos ;la obsesión del crepúsculo reinaba en aquel cuadro,que se diría vivo ;el azul del cielo se diluía en los follajes, queparecían temblar, con .temblor de emoción ;tal era la ilusión de lo real que emanaba de latela, que la niña extendió la mano, tan blancacual si fuese una de las margaritas que se abríanentre la espesura del ramaje ;GESTOS DE VIDA 221la retiró confusa, y quedó alelada ante el orode una abeja que volol-eaba sobre una flor.—Como es bello—exclamó ensoñadora, y añadió—: yo, estudio la pintura ; mi abuelo, el ProfesorMorlachi, me da lecciones de dibujo...—El Profesor Morlachi...—¿Lo conoce usted?—De nombre ;y recordó que era en textos del ilustre profesorde la Universidad Industrial, que había aprendidolas primeras lecciones de dibujo y perspectiva ; www.gftaognosticaespiritual.org www.taocienciareligion.com GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  • 221 GESTOS DE VIDA VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINOcomo si hubiese obedecido a la evocación de esosrecuerdos la figura menuda y respetable del profesor,surgió de entre los ramajes tupidos y seacercó al grupo de los dos jóvenes, que dialogaban ;y, sin presentación ninguna, platicaron los tresde cosas de Arte;y al regresar al hotel, en el encanto de la tardevencida, por entre los senderos perfumados, encuyo verde glauco las blancuras de la joven y desu traje hacían como surcos de luz lunar, él, sefijó en el libro que aquélla estrechaba contra supecho como un pectoral de oro y leyó, maquinalmentey, a media voz, el título : «LAgonie dunRevé».—Es un bello libro de un gran Poeta — dijo elProfesor, como si respondiese a la curiosidad deljoven—, ¿no ha leído usted nada de Gastón EreniUet?—Sí, algunos versos, en Revistas franc-esas.—Está aquí, y bar obsequiado a Teresina eselibro, es un hombre admirable, ya se lo presenta222VARGAS YILAremos a ust-ed ; es una gloria que fenece ; estáherido de muerte ;y, como temeroso de haber pronunciado la palabrafatal, que aun temblaba en sus labios, miróa su nieta, que, con su giacia frágil, y su rostroexangüe y pensativo, parecía diluirse lentamenteen el alma del paisaje ;ya en el patio del hotel, cerca de la escalinatadel vestíbulo, vieron avanzar hacia ellos algo, que www.gftaognosticaespiritual.org www.taocienciareligion.com GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  • 222 GESTOS DE VIDA VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINOparecía una sombra ; era Gastón Frenillet ;pequeño, esquelético, cuasi transparente, en sublancura de cadáver, el gran Poeta, se acercó afabley cariñoso ;el Profesor^ lo presentó a Gaetano Spoletto ;y todos tres hablaron de Arte y de Poesía, enla magnífica tristeza de la tarde, en la giave elegíade las rosas moribundas, y el ritornello reminiscentede las hojas secas que el viento abatíasobre la terraza, y las llevaba luego, en el crescendode una lúgubre lamentación...¿Cómo Gastón Frenillet, después de tanto tiempode recorrer todas las estaciones y los balneariosde Europa, había caído en ese encantadorpeñón de San Bartolomco, que, como incrustadoen ese horizonte de árboles y de aguas, reflejabasobre el lago quieto su alta silueta, llena de ungrave encanto?después de la hmda de su mujer, y, de la largacrisis sentimental que lo había puesto a la orilladel sepulcro, ensayó reconstniir su vida;quiso olvidar;GESTOS BE VIDA 223se refugió en su villa de Neuilly, rodeado depájaros y flores, ensayando ahogar su pasado enel olvido, como se arroja un cadáver en el fondode una tumba ;vano empeño ;no podía olvidar; y, lo que era más cobardeaún, ensayaba disculpar el gesto cruel que lo sumíaen el abandono y en la soledad ; www.gftaognosticaespiritual.org www.taocienciareligion.com GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  • 223 GESTOS DE VIDA VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINO—¿Por qué obligarla a morir conmigo? — sedecía...no inquiíió nada sobre la fugitiva ; no la nombrónunca ; no habló de ella jamás ;se entregó al amor de los libros, e hizo nuevosversos que publicó con un grande éxito ;tuvo el orgullo de no contar su dolor, y se elevópor encima de él haciendo el gesto de olvidarlo ;dos nuevos volúmenes de Poesías, aumentaronsu nombradía, y la muerte de su abuela, que, perdonándolopor creerlo divorciado, lo nombró su heredero,aumentó enormemente su fortuna ;pero, ¡ay!, ésta no servía sino para sostenerartificialmente una vida que se le escapaba ;se moría;él , lo sabía bien ;no buscaba escapar a su fin inevitable, smo aminorarsus dolores físicos, sufrir menos, hacer bellasu agonía y buscar un horizonte de belleza, sobreel cual cerrar lentamente los ojos ;morir entre rosales, cuando el frío del inviernoempezara a helar el corazón de las rosas ; evaporarseen el alma de una tarde serena, como elperfume de un nardo en la calma de la noche...ñ Valgas vílaen Sdu Bartolomeo encontró lo que buscaba sualüía .de poeta, y, su pobre cuerpo fatigado;allí ensoñó, allí cantó como un pájaro enfermoque hiciese jaculatorias de arpegios a una estrellívmuy lejana ;... www.gftaognosticaespiritual.org www.taocienciareligion.com GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  • 224 GESTOS DE VIDA VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINOiíi amistad de Gaetano Spoletto le fué un granconsuelo y un gran alivio en aquella soledad...ambos artistas, ambos jóvenes, hablaron, comoera natural, de arte y de amor;Gastón Freniliet, hermético, silencioso, má»dueño de sí mismo, no hizo confidencias;Gaetano Spoletto, más joven, más expansivo,no aleccionado por el dolor, y de un temperamectomeridional, contó a su amigo, su última aventuraen Florencia, esa que lo había llevado a SanBartolomeo ^ en busca de olvido y de reposo;y, fué nimio en detalles, deteniéndose a pintarcon sus más vivos colores los cuadros de voluptuosidady aun de vicio repugnante, de aquella pasióndevoradora, que había estado a punto de matarlo,—i Qué mujer !¡ qué mujer !... — exclamaba elpoeta, y, quedaba ensoñador, como si rememorasetambién besos lejanos...el relato de aquellas esc-enas de lujuria enardecíana los dos jóvenes, que pasaban noches inquietasy reminiscentes, con el sueño pertinaz deaquella belleza ausente, y sus besos devoradores ;Gaetano Spoletto había ofrecido a Gastón Frenilietmostrarle el retrato de la Faunesa, desnuda,tal como la había pintado en Florencia ; y ésteardía en deseos de verlo ;GJfíSTOS 13E VIM ^ti5una tarde, Gaetano Spoletto, se presentó en lahabitación de Gastón Frenillet, para solicitar deél un favor ; www.gftaognosticaespiritual.org www.taocienciareligion.com GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  • 225 GESTOS DE VIDA VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINOtraía bajo el brazo un lienzo, ya armado en elbastidor, pero sin moldura, apenas envuelto en unpapel ; y le dijo : —Hoy van el profesor Morlachi y Teresina a mihabitación para ver mis acuarelas de Foggia, dela cual el profesor es fanático, y, yo no quiero quela niña vea este cuadro ; es el retrato al desnudode aquella mujer, la de Florencia ; ¿eb?...y, diciendo así, le entregó el cuadro y partió...Gastón, trémulo de deseos, quiso verlo en elacto;no había aún roto el papel, y cuando apenas elrostro de la mujer surgía provocativo y sonriente,dio un grito y sacudió la mano, como si de ella. tuviese pendiente un áspid ;el cuadro cayó al suelo, y el aire levantó el restode papel que lo cubría...Gastón Frenillet se llevó las manos a la cabeza,se acercó al cuadro, lo miró fijamente, se alejó denuevo enloquecido, queriendo gritar y no pudiendo;...sí... no había duda... era ella... Fideha Witowska...su mujer...ella, tentadora, desnuda como la había vistomuy raras veces... con sus ojos de abismo... consu boca cruel ;ella, que aparecía así, tendida en el suelo, comouna serpiente de llamas ;226 VARGAS VILAse acercó de nuevo al cuadro, y tuvo el ímpetude roruperlo a puntapiés ; . .. www.gftaognosticaespiritual.org www.taocienciareligion.com GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  • 226 GESTOS DE VIDA VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINOpero... era tan bella ;...levantó el lienzo, lo puso sobre una mesa, y lacontempló con pasión ;el sol claudicante daba a la tela tonos de inve^rosímil realidad ; la carne se bacía mórbida, el pezónde los senos se hacía rojo, el vello semejabael de una fruta madura, los ojos parecían moverseen las órbitas, y los labios extenderse para besar...sintió horror de aquellos besos imaginarios, yretrocedió ;se a<:ostó en una chaisse-longue, frente a la telamaldita, y se absorbió en su contemplación ;un odio ciego lo poseía, contra aquella mujerque, después de haberlo abandonado, lo deshonraba...hasta entonces, él, no había sabido nada de suvida ;... y ahora la conocía toda... una vida de vi*cios nauseabundos... de asesinas orgías...y, los relatos de Gaetano Spoletto, aparecíaovivos a su memoria ;las asquerosas... las repugnantes escenas... uf...tuvo un gian acceso de tos, y escupió sobre eJretrato...y, el esputo sanguinolento cubrió la carne radiosacomo un andrajo de púrpura arrastrada por elfango. ..se sentía ahogar...comprendía que iba a morir, y quería morir frentea aquella que lo había matado...afuera llovía... www.gftaognosticaespiritual.org www.taocienciareligion.com GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  • 227 GESTOS DE VIDA VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINOGESTOS DE VIDA 227por La ventana abierta entraban ráfagas heladas,y, por intervalos, impulsada jxjr el aire, lalluvia entraba hasta la chaisse-longiic, en que élestaba extendido y lo bañaba...no se movía...DO se defendía...¿para, qué?Al día siguiente, los criados del hotel tuvieronque desvestirlo y ponerlo en el lecho ;ya no hablaba ;apenas con los ojos indicaba que aun vivía...Gaetano Spoletto, que fué de los primeros enentrar, vio su tela maculada de sangre ; creyó enuna inevitable necesidad del enfermo en la obscuridad,y, nada dijo : ordenó que lo quitaran deallí para que no ofendiera el pudor de los que entraran,y, la hembra impudorosa no ultrajara conel espectáculo de su desnudez, la augusta solemnidadde la Muerte ;los ojos del moribundo siguieron el éxodo delcuadro, como si quisiese moverse, hablar, seguirtal vez tras de aquel cuerpo abominable ;desde esa mañana, al comenzar la crisis, el médicocomprendió que era la última, y, que no podíasino prolongársele una vida artificial, hasta quevinieran sus deudos, y telefoneó a su mujer, segúninstrucciones que tenía de él, cuando llegó alSanatorio. —¡Cómo!... ¿Gastón Frenillet, era casado?—exclamó, sorprendido, Gaetano Spoletto ;bajo la acción de los bailones de oxígeno, de www.gftaognosticaespiritual.org www.taocienciareligion.com GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  • 228 GESTOS DE VIDA VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINOGESTOS.—16228 VAHGAS VILAlos sueros inyectables, y, de los narcóticos que leimpedían los gi^andes accesos de tos, el médicopudo prolongar esa apariencia de vida...a la tarde siguiente, entró en agonía...no se oía sino el estertor de ella, cuando se sintióel ruido de un coche a las puertas del hotel ;luego un frou-frou de telas, y, una ola d^ perfumesque entró precediendo a una mujer, la cualavanzó hasta el lecho del enfermo.Gaetano Spoletto quedó estupefacto : era Venus...la Venus de su cuadro... su querida de Florencia; la que había estado a punto de matarlo. ..ella hizo el gesto de no verlo ;el moribundo, que la miró acercarse, hizo ungesto violento ; con fuerzas que nadie sospechabaen él, se incorporó, extendió la mano, y con vozopaca, pero, fuerte, dijo : —Expulsad a esa mujer ; echad deaquí esa mujer; que salga ; que se vaya. ..y, agotado por el esfuerzo, cayó de nuevo sobreel lecho, dobló la cabeza de lado, y expiró...cuando los concurrentes a la triste escena apartaronlos ojos del rostro del muerto, y volvieron amirar, la mujer había desaparecido...poco después se escuchaba el ruido de un cocheque partía ;Gaetano Spoletto se acercó a la ventana ;levantó los visillos y miró ; www.gftaognosticaespiritual.org www.taocienciareligion.com GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  • 229 GESTOS DE VIDA VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINOen el coche que se alejaba iba ella...la Sembradora del Mal, huía...huía de la muerte que daba.DESIDERIODESIDERIOEl paisaje autumnal, se diría adormecido bajoel pálido cielo ;un cielo de noviembre, de un blanco lácteo, queun sol débil y ambiguo hacía florecer en extrañasrosas de cristal, cual si fuese una vieja sederíaseminada de lirios de oro, bordados por unas bellasmanos sensitivas, ya difuntas ;el alma del paisaje era triste, como enfermapor la nostalgia de los ardores del sol;el circuito de montañas enanas, todas oro yazul, hacían uno como cinturón desceñido a laGrande Urbe Mediterránea, trágica y convulsa,en su indomable belleza de leona impúbera, consus gaiTas tendidas hacia el dorso indomable dellatino mar ;el anfiteatro de jardines que las decoraban ensuave descenso, tornaban el verde obscuro do su9232 VARGAS VILAfollajes, por el amarillo herrumbroso de sus hojasmarcliitas, que en ondas silenciosas iban comodeseosas de llegar pronto al herrén de la playa,que el pálido sol hidratizaba con una pureza demetalario laminando un bello dije de argento;el esplendor de esa mañana candida, entraba www.gftaognosticaespiritual.org www.taocienciareligion.com GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  • 230 GESTOS DE VIDA VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINOcomo ambareada v difusa, a través de los cristalesy visillos, a la amplia galería que el sol mordorobacon inquietas irisaciones trashumantes, posándose,oa^a en los artesanos capilifoliados deblanco, y en los muros pintados al verde clarocon ramazones ramnulares que los hacían parecersea las paredes vitreas de un acuárium, ora enlas molduras de los cuadros, todos enmarcados demaderas sólidas, representando escenas de caza yde carreras, dibujos ingleses de una impecableseguridad de líneas, haciendo juegos vividos dereflejos, en las casacas rojas de los jockey s, enlos alamares de los palafreneros, y, en los trajesabigarrados, de esas multitudes ya anticuadas depistas británicas ; y bañaba de suaves diafanidadesel velador central — de mimbre japonés, comoel sofá y los sillones que con él hacían juego—,y, sobre el cual Revistas de Modas, y «MagazinsBilustrados de varios géneros ostentaban la riquezade su cantante policromía, como felices de sentirla caricia de las manos largas y blancas, primorosamentecuidadas de Otilia Eendon, que en aquelmomento las fojeaba ;alta, muy delgada, muy pálida, en el tramontode una juventud que, si no había sido notablepor el resplandor de una gran belleza, sí lo habíaGESTOS DE VIDA 233sido por el douiinio absoluto de una exquisita distincióny una suprema elegancia, Otilia Eendon,estaba aún en plena posesión de esas dos grandesfacultades sociales, que la habían hecho la figura www.gftaognosticaespiritual.org www.taocienciareligion.com GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  • 231 GESTOS DE VIDA VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINOcentral de los salones aristocráticos que frecuentaba;grandes ojos azules, oceánicos, algo miopes, reveladoresde una tan gran bondad, que los paisajesy los objetos parecían purificados al reflejarse enellos ; una bruma de tristeza vagaba en sus pupilascomo lentas nubes de crepúsculo sobre unvalle dormido ; recta la nariz, de una pm^eza helénicade líneas ; delgados, cogitabundos los labios,de un rojo exangüe y pálido con el palorclorótico de los de un niño muerto de inanición ;rubia la cabellera, de un rubio lívido cuasi de amanita,que algiuias guedejas ya blancas estriaban,haciéndole uno como nimbo de anfiidrita, la llevabarecogida hacia la nuca a la manera clásicaen la estatuaria giiega, dejando algunos rizos flotaren cerquillo sobre su frente, como había sidode uso en los peinados de su primera juventud ;vestía un lujoso peignoir en seda giis, mátelassé,ornado de pasamanería y encajes negros, queceñía y diseñaba a maravilla su silueta elegante,a la cual su ya largo solterío conservaba toda laadmirable pureza de las líneas ;leía : The last Antumn, de St^vensson Clarck,el novelista de salón cuva fantasía afeminada,mórbida y sutil, y cierta impertinencia elegantede diálogo, hacían el encanto de las ¡adys senti284VARGAS VILAmentales y de las girVs, tocadas de intelectualismoen la Gran Bretaña ;ese Ultimo Otoño, qué le había sido recomendadopor una dama inglesa amiga suya, debía interesarla www.gftaognosticaespiritual.org www.taocienciareligion.com GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  • 232 GESTOS DE VIDA VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINOmucho, porque se la veía mover los labios,repitiendo algunas frases del texto, y en ocasionesel piu-o isatino de sus ojos se nublaba, cualsi estuviesen prontos a llorar, y sus manos se agitabanen un leve frémito, como de hojas tocadaspor el viento ;sin duda debía haber grandes afinidades sentimentalesy ocultos nexos psíquicos, entre aquelUltimo Otoño, descrito por Clarck, y, el Otoñoen que ella había entrado ya, el Otoño de su Vida,tan solitario y embrumado, como la landa inmisericorde,en que el novelista gozaba en hacer vivirlos personajes de su obra ;llegada a cierto punto de la lectura, la emocióndel paralelismo debió ser muy fuerte, superior alpoder de su emoción, porque cerró el libro, marcandola página con un pequeño gajo de miosotis,de los que ornaban el velador, puso el libro sobresus rodillas, cruzó sobre él las manos, como lasalas de dos palomas que las unieran para dormirse...;y entró en ensoñación ; rememoró ;el largo panorama de su vida se alzó ante ellacon todas sus amplias perspectivas de idealidad,como un paisaje de beatitud infinita, donde el filamentode emociones o de pasiones, ya muertas omuy lejanas, dibujaban caprichos de arabescos, enla suave opacidad de las lejanías;GESTOS DE VIDA 235todo blanco, todo puro, todo bello, con una bellezade Ofertorio www.gftaognosticaespiritual.org www.taocienciareligion.com GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  • 233 GESTOS DE VIDA VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINO;todo lejano e inasible, como una procesión defantasmas, que enredaran las caudas de sus túnicasen las espinas de zarzas florecidas y de rosalesde amor ;su infancia en su vieja casa solariega de VillaUmbría, sita en el valle diminuto enclavado en elcorazón de las montañas mayestáticas, que el inviernocoronaba de nieves, haciéndolas graves ytaciturnas como las frentes cofiadas de blanco delas religiosas del cercano convento de Santa Porcia,y, que el verano, diluyendo los neveros surcade arroyos saltadores, que van diciendo cantigasde amor a las selvas de pinos pensativos ;los jardines silenciosos, de grandes avenidas centenarias,en cuyas columnatas y pórticos ideales,moría la luz suavemente, como prisionera en untemplo de malaquita con ventanales de oro ;los laberintos de enredaderas y de convólvulosen que ella amaba internarse y perderse, jugandocon su único hermano Timoleón, «Timo», comoen familia lo llamaban, y, en los cuales solía extraviarserealmente, dando grandes gritos hastaque era encontrada, presa de una verdadera crisisde terror ;y el rostro de su madre, bello y pálido, con unapalidez de melancolía, dominando ese lejano horizontede amor con su blancura de cerámica, comouna hostia, surgida de un tabernáculo azul,como uua luna candida, rompiendo el malva de los236 VARGAS VILAcielos para iluminar una carapiña dormida en pacificación www.gftaognosticaespiritual.org www.taocienciareligion.com GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  • 234 GESTOS DE VIDA VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINO;la figura giave y marcial de su padre, bravomilitar de guarnición en una ciudad cercana, yque ha-cía en ese hogar campesino periódicas apariciones;el abandono doloroso de esa soledad idílica, paraentrar en la monástica quietud, del convento demonjas Asuncionistas, en que había sido educada ;la sombra del claustro pesaba aún sobre su vidacon una pesadumbre de sudario ; y, ella la amabacon el mismo loco amor con que quiso recluirse enella para siempre, y gozaba en recordarla ;los grandes salones doctorales, la capilla orfebrisaday poligémica, semejante a un Icono focerfizadopor monjes bizantinos en fiebre de adoración; los coiTedores rectilíneos, con blancuras indementesde Necrópolis ; los jardines como opializadospor esa lenificación espiritual que los rodeaba,los rostros severos o dolorosamente gravesde las religiosas, y, los alegres, tristes o aun perversosde sus compañeras educandas, pertenecientestodas ellas a la aristocracia o a la alta burguesíade la Metrópoli cercana, latina como Bomay, comercial como Cartago, del cual había heredadoel alma heroica, nombre y el valor y a dondesu familia se había trasladado, estableciéndose definitivamenteen ella ;toda esa letargía espiritual, brumosa y grave quehabía marcado su alma tan hondamente, desaparecíadando lugar a la aparición del suntuoso apartamentoen la ciudad donda su padre, desempeGESTOSDE VIDA 237 www.gftaognosticaespiritual.org www.taocienciareligion.com GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  • 235 GESTOS DE VIDA VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINOñando un alto cargo militar daba suntuosas recepciones; y, en ima de ésB/S, ella, había hecho suaparición, en el mundo oficial aristocrático y letradoque frecuentaba la casa de sus padres;joven, rica, de una belleza delicada y discreta,con una educa-ción muy esmerada, y una almaapasionada y sensitiva y un temperamento artísticomuy refinado, que se traducía en un amorapasionado por la música, que cultivaba con éxito,su aparición en sociedad, fué un acontecimientotriunfal, bastant-e para halagar la vanidad deun alma menos delicada que la suya ; y, se hizopronto la flor escogida y más preciada de aqueljardín social, lleno de subtiles exquisiteces y raraselegancias ; grandes saraos, funciones benéficas,festivales de música, carreras de caballos, partidasde tennis y de foot-ball, fueron su vida ;amaba todas las formas de sport y las ejecutabacon maestría ;amazona amentada, gustaba de acompañar a supadre en sus paseos ecuestres, en horas vesperales,luciendo a su lado su elegante silueta ya porlas calles tumultuosas de la ciudad, ya por loscaminos y campos aledaños donde su bella figuraparecía como diluida en la luz aterciopelada ¡de loscrepúsculos, o incrustada en el gris calcedónicode los horizontes hechos bermejos al tocar los lomoshirsutos del mar, llenos de un resplandor deoros sombríos ;era ayudante de su padre y por ende compañeroobligado en todas esas excursiones, Delio de las www.gftaognosticaespiritual.org www.taocienciareligion.com GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  • 236 GESTOS DE VIDA VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINOPueblas, joven oficial gaiiido y romántico, ya cé238VARGAS VILAlebre en toda clase de duelos, inclusive los delamor;almas inquietas y románticas, intimaron pronto,y se amaron luego sin que nadie intentaraoponerse a aquel amor, que las dos familias veíancrecer con mutuo halago ; poco a poco el horizontede su vida, tan plácida, empezó a nublarse ;su padre, ya general, falleció súbitamente, acausa de una embolia cerebral;su hermano, seriamente comprometido en unescabroso asunto de comercio, en el cual, parasalvarlo de la deshonra, hubo de sacrificarse másde la mitad del patrimonio familiar, había huidoa una colonia lejana, en la cual murió poco tiempodespués, consumido por el rigor de los climas ;y, ella quedó sola, con su madre siempre enfermiza,en el vasto apartamento, que la muertey la ausencia habían hecho enormemente solitario;toda la ventura de su corazón reposaba en elamor de Delio de las Pueblas, como un pájaro azoradoen la única rama de un árbol rota por latempestad ;y, esta rama vaciló también ; y, se rompió ;el joven oficial, habiendo deshonrado un hogarmuy noble, se vio obligado, para salvar su vida ysu carrera, a romper sus compromisos con ella, ydar su mano a aquella que le había dado su honor www.gftaognosticaespiritual.org www.taocienciareligion.com GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  • 237 GESTOS DE VIDA VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINO;y, abandonada jx)r ese su único y loco amor,se refugió en los brazos y en el corazón de sumadre, que se nioiia lentamente ;GESTOS DE VIDA 239y, cuando ésta acabó de morir, dejándole contodos sus bienes la herencia de la enfermedad cardíacaque la mataba, se refugió en su soledad,como en un cenobio, y, fué la profesa del cultoa sus amores muertos, solitaria en el derrumbamientode todos sus sueños ; y, anduvo así, comouna somnámbula, por ese sendero de cruces tronchadas,que era su vida ;cuando su madre murió, ella acababa de cumplirtreinta años ; la edad fatal para aquellas que nohan cogido ya los azahares, florecidos en el Huertode Himeneo ; se resignó estoicamente a su destino;su frágil belleza daba los últimos fulgores, perosu elegancia insuperable y su exquisita cultma,la hacían aún, una de las figuras de más relieveen la sociedad que frecuentaba ; en el supremovencimiento del Amor, la Caridad fué su refugio ;y, se abrazó a ella como a una cruz ;por todo el Mal que le hacían, ella hizo el Bien ;regó los beneficios como una semilla celeste, y,sus manos hicieron en el horizonte un gesto desembradora ; la Misericordia fluía de ella como unadivina fuente de Consuelo, única capaz de apagarla sed de Olvido que ardía en su corazón ;como si sus entrañas vírgenes lanzaran un grangrito de Maternidad, cansadas de ser estériles, los www.gftaognosticaespiritual.org www.taocienciareligion.com GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  • 238 GESTOS DE VIDA VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINOniños fueron los seres de su predilección que merecierontodas sus liberalidades y todas sus afecciones; el amor de los niños reemplazó en ellatodos los amores, y puso en ese nuevo culto lavehemencia de todas sus pasiones ;240 VARGAS VILAse hizo el alma de todos los asilos y casas dematernidad que había en la población ; fué la organizadoraincansable de conciertos y funcionesbenéficas para esta clase de institutos ; daba aellos todo su tiempo y su dinero, y^ viuda virgen,los hijos de los otros fueron sus propios hijos ;les daba su vida, y vivía entre ellos y para ellos,compartiendo con las monjas encargadas de estasfaenas, el amor y el cuidado de los pequeñuelos ;durante estos primeros años de su gran duelo,im rayo de esperanza había brillado en su corazón;Delio de las Pueblas, que había sido abandonadopor su mujer, la cual había huido con unamante, llevándose una pequeña niña habida ensu matrimonio, fué herido moiialmente en uncombate en África, y, momentos antes de expirar,le había hecho escribir desde su lecho demuerte, implorándole piedad para esa niña, encambio de su amor por ella, nunca fenecido, y pidiéndolale jurara protección para esa inocenteque llevaba la madre fugitiva;y, ella lo juró ; lo juró así ante el Tribunal desu Conciencia ;en tal virtud puso a su servicio los mejores www.gftaognosticaespiritual.org www.taocienciareligion.com GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  • 239 GESTOS DE VIDA VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINOgalgos de la policía secreta para descubrir el paraderode la esposa infiel, y cuando la halló le hizotoda clase de promesas halagadoras para que leentregara la niña, pero la adúltera fué inflexibley, se negó rotundamente a ello ;burlada en esta última esperanza, se había refugiadode nuevo entre las ruinas de todos susGESTOS DÉ VIDA 241afectos, más entregada que nunca a cosas de Caridady de Piedad, habiendo ésta llegado en losúltimos tiempos al grado de un extraño misticismo;y, ahora se había empeñado en algo que hacíarevivir en su corazón todas las fuentes de la, esperanzay encantaba con mirajes encantadores,sus largos sueños de maternidad ; los huérfanosde la gueiTa ; ella había resuelto adoptar uno ; yale había sido concedido ;y sólo esperaba la llegada del buque que traía lacaravana de esas víctimas inocentes de la humanacrueldad ;su corazón susultaba de una suave y tierna inquietud;sus entrañas nostálgicas de amor materno, seagitaban impacientes, como si fuesen a dar a luz ;y, su papel de virgen madre, aparecía otra vezante ella, como una TraniSfiguración de su vida,hasta entonces tan dolorosamente estéril;en ese momento sonó el teléfono ;se estremeció, como si despertase de un sueño,y fué al aparato ; tomó la bocina : —Aló... Aló... www.gftaognosticaespiritual.org www.taocienciareligion.com GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  • 240 GESTOS DE VIDA VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINOera el doctor Mombrun, jefe de una clínica deniños, y presidente de la Comisión «Pro Huérfanosde la Guerra», para anunciarle que al día siguiente,en la mañana, llegaría el barco que traíael primer grupo de niños para repartir ;ella empurpuró de alegría, sus ojos se humedecieron,y sus manos temblaban al colgar la bocinaal aparato ;242 VABGAS VILAmuchos años hacía que en el cielo de su vidasoHtaria no brillaba una aurora tan intensamentefeliz ;su largo anhelo de maternidad iba a colmarse,aunque tarde, en un opulento y radioso desfallecerde crepúsculos; ya no sería sola...tan inconmensurablemente sola, como había sidohasta entonces ;su soledad florecía ;una gran flor radiosa, flor viva y humana, ibaa abrirse en el jardín de sus amores, hasta entoncesdesierto y como sepultado bajo una lluviade cenizas de soles ;ya sus manos inútiles hasta entonces para todogesto de amor, podrían esbozar grandes cariciassobre una cabeza adorada, con un suave fen^or debrisas vesperales ;ya sus pálidos labios no serían estériles para elbeso, porque, como un rocío tempranero, habíande caer los suyos, sobre la frente, sobre las mejillas,sobre los labios, de aquel ser inerme, quevenía a aposentarse sobre su regazo como un pájaroimplume, caído de frondas invisibles... www.gftaognosticaespiritual.org www.taocienciareligion.com GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  • 241 GESTOS DE VIDA VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINOya venía el Amor ; ya venía el Deseado ; yavenía el Mesías de su corazón ;y, le parecía que todas las estrellas de los cielosy las flores de todos los jardines de la tierra, seinclinaban sobre él y ha<íia él, para saludarlo enesa hora de su aparición ; y, le parecía oír sonartodos los villancicos de una extraordinaria Natividadcantar en f^u corazón: ¡Hosanna!... ¡Hosanna!...Con las primeras luces del día, Otilia Eendonestuvo en pies ;hizo alzar del lecho a la vieja Mónica, su antiguaaya, que aun la acompañaba, como único sobrevivientede sus días de ventuia, la cual no habíadormido tampoco, agitada por la misma amableinquietud de espera, y/ a las otras criadas deservicio, encantadas con la novedad de que iba ahaber en la casa un niño ;todas juntas inspeccionaron la habitación preparadapara el pequeño, por ver si aun algo faltabaen ella ;el diminuto lecho de cobre lucía como una patena,en la cual hicieran visos lácteos, las blancurasde las ropas, ya que, según la moda inglesa,no había cortinajes amparadores de microbios ;todos los útiles de toilette infantil, lucían yfulgían sobre el mármol del lavabo y los aparadoresde cristal, como en una minúscula clínica debebés ;GESTOS.—17üu Vargas Vílay, mientras trajinaban, se preguntaban unas a www.gftaognosticaespiritual.org www.taocienciareligion.com GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  • 242 GESTOS DE VIDA VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINOotras : —¿Cómo será él?...quién lo quería bruno ^ quién rubio, cuál lo deseabacon ojos azules como dos flores de pervencba,cuál con unas pupilas negras, como dospedazos de melanina, o de un color de miel reciénsalida del alvéolo ; aquélla soñaba con acariciarunas guedejas rubias como estambres de un lirioy esotras con peinar una cabellera obscura comohecha con filamento de parásitas salvajes, y todassoñaban con la boca roja y bulbosa que habían dellenar de besos ;y, entretanto, el Deseado llegaba ya a la playade su nueva patria ;y, Otilia y Mónica, partieron a recibirlo ;cuando el carruaje que las llevaba tomó haciael puerto, a ellas les latía el corazón, como sifuesen jóvenes y conúesen al encuentro de un noviomuy amado ;se hicieron silenciosas de emoción ;cuando llegaron al puerto les dijeron que losniños habían arribado muy temprano, y estabanen la clínica del doctor Mombrun ;un movimiento de dolorosa angustia asaltó aOtiha ;¿le habrían quitado su pequeñuelo?...¿se los habrían repartido ya? ¿no quedaría ninguno?a la idea de que el Deseado pudiera haber partidoen otros brazos, un celo de loba asaltó supobre alma tranquila ;GESTOS DE VmX 245en la clínica, el doctor Mombnm la esperabaimpaciente ; www.gftaognosticaespiritual.org www.taocienciareligion.com GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  • 243 GESTOS DE VIDA VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINOno había querido dejar ver los niños hasta queella no hubiera deseado ;en la gran sala, los postulantes estaban impacientes;eran, en su mayoría, matrimonios de burguesesacomodados y de comerciantes de la clase media,enriquecidos, todos viejos, sin hijos y perdida yala esperanza de tenerlos ; había también una queotra dama provecta y solterona, en busca de lasfunciones de la maternidad ;adentro se sentía la algarada de los niños, quejugaban en un patio ;eran ocho varones y diez hembras, según dijo eldoctor;ella quería un varón ; se lo habían prometido ;las hembras eran más solicitadas, por ser másdóciles, y porque la mayoría de las señoras, soñabaneducar alguien que las aliviara con el tiempoen las tareas de la casa, o les hiciera compañíaen los tardos días de la vejez ;cuando las puertas del hall se abrieron, dandosalida a la concurrencia y ésta llenó los corredores,los niños, que jugaban, se aiTemolinaron,luego quedaron quietos, y se miraron azorados losunos a los otros ;los había de diversos tamaños, de diversas figuras,de diversas nacionalidades : checos, eslovacos,rusos, bohemios, rutenos ;extrañas indumentarias los cubrían y estabanmal pergeñados a pesar de los cuidados de las dos246 VABGAS VILA www.gftaognosticaespiritual.org www.taocienciareligion.com GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  • 244 GESTOS DE VIDA VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINOmonjas que con ellos venían para cuidarlos, inexpertasen esos asuntos, en los cuales sólo lasmadres son sabias ;el doctor^ avanzó hacia ellos, con Otilia, que,por ser protectora de asilos de la infancia y casasde maternidad, tenía ese privilegio ;los niños retrocedieron, apelotonándose los unossobre los otros, como un rebaño medroso ; los ojosde Otilia oteaban el grupo de pequeñuelos ;de súbito fueron rectos y, se posaron sobre unpequeño garcon bruno y esquivo, de largos buclesensortijados, ojos claros ambarinos color de diorita,y, una boca roja y bulbosa, como el botón de unclavel apenas entreabierto ;fué hacia él, y tendió la mano para tomarlo ;el niño retrocedió, replegándose hacia sus compañeros,como temeroso de ser separado de ellos ;pero, Otilia, lo tomó en sus brazos, y, lo besócon tanto cariño, que el niño se desarmó ; —Este, Madre, éste— dijo Otilia a la religiosa,sin soltar el niño, como temerosa de que fuesena quitárselo;la monja abrió un legajo voluminoso y consultó ;luego, dijo, leyendo : —Número 8 — Samuel Krocker, cuatroaños ;hijo de Samuel y Sara, muertos en el incendiode la ciudad de N... ; hijo único, parientes lejanos,que no lo aceptan ; ¿dado a quién?y, la monja se acercó para ver el nombre de laprotectora ; ésta lo dio ;el Cónsul del país al cual el niño pertenecía, www.gftaognosticaespiritual.org www.taocienciareligion.com GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  • 245 GESTOS DE VIDA VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINOque llegaba en ese momento, y conocía muy bienGESTOS DE VIDA 247a la señorita Rendon, dijo, sonriendo muy amable: —Quién fuera ese niño ; ése será feliz ;Otilia agradeció, tendiéndole la mano ;estaba ansiosa de partir con su pequeño, con su«hijo», como ella lo llamaba ya, sintiendo que esapalabra llenaba su boca como una suave miel;firmó en una hoja de pa¡>el que la religiosa le presentaba,y se apresuró a partir ;cuando llegó al carruaje, acompañada hasta él,por el doctor y por el Cónsul, ella misma colocóel niño en los cojines y se sentó a su lado;el carruaje partió ; el niño, extrañado y miedoso,estaba a punto de llorar ;Otilia y Mónica lo besaron ^ lo acariciaron, ledieron bombones ;el Deseado se calmó bajo ese dulce efluvio decariño ; y, agobiado por el tráfago de la travesía,se quedó dormido, apoyado en el brazo de Otilia,del cual rodó hasta las rodillas ;la cabeza parecía una flor tronchada ; en su encantadorabandono, los rizos de los cabellos se agrupabansobre la frente y, con la larga sombra delas pestañas hacían opaco el bello rostro, en elcual la boca era triste, como toda boca de niñoprivada de los besos de la madre ;las dos mujeres se miraban con una emociónextraña y nueva para ellas ; eran dos vidas fracasadas,porque a ninguna de las dos le había sido www.gftaognosticaespiritual.org www.taocienciareligion.com GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  • 246 GESTOS DE VIDA VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINOconcedido el augusto don de la maternidad ; y,sus dos almas estaban como de rodillas ante ese2-19 VAEGAS VILAenigma vivo que es uu niño ; y por turno se acercabancautamente para besarlo;cuando el coche se detuvo a la puerta de la casa,las sirvientas estaban en el balcón del apartamentoesperando al «Deseado», había gentes asomadasa las ventanas de otros pisos, esperandoverlo y, los porteros, curiosos, fueron los primerosen abrir la portezuela, para atisbar hacia adentro;con esa algarada el niño despertó ;viéndose así, ante rostros extraños, quiso llorar,pero las suaves manos de Otilia, hechas ya maternales,lo calmaron con una caricia;ella misma lo ayudó a bajar del coche, y lopuso en tierra, sobre la acera ;y, el «Deseado» se mostró así a las miradas detodos, que lo saludaron con sonrisas y lo hallaronbello, a pesar de su extraña indumentaria, con labelleza inquietante y turbadora de la raza a quepertenecía ;.subido en brazos por Mónica, declarada niñeraipso fado, y de motu proprio, el niño, como sipactase con tanta ternura que se le prodigaba,miró asombrado y silencioso la marcha del ascensor,y, el lujoso recibidor y los amplios pasillosdel suntuoso apartamento que iba a albergarlo ; www.gftaognosticaespiritual.org www.taocienciareligion.com GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  • 247 GESTOS DE VIDA VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINOapenas entrado en su habitación, le hicieron unapequeña toilette, con suaves esponjas, y aguas tibiasy perfumadas, y, lo mudaron de ropa ; rendidopor el viaje y, por las emociones, el niño sedurmió ;las mujeres saHeron en puntas de pies, y OtiliaGESTOS DE VIBA 249quedó en su aposento, que era contiguo a aquel enque el niño dormía ;abrió entonces un legajo de papeles que le habíadado el Cónsul, con el cual estaba la filiacióndel aDeseado»^ y todas las condiciones necesariasa la adopción ; sus ojos tropezaron con una palabraque la hizo estremecerse : «judío» ; hijo depadres «judíos» ;... religión israelita... ;era, pues, un «judío»...un hereje...un ser de la raza maldita y perseguida por laIglesia...de aquella raza que había sacrificado y crucificadoa su Dios...a esa idea sus manos temblaron, los papeles rodaronal suelo, y, clavó los ojos llenos de horror,en un gran Cristo, que tenía allí, pendiente almuro, y, el cual parecía volverle el rostro indignado,y, tender hacia ella sus brazos amenazantes;y, miró con espanto hacia la cámara vecina dondedormía el niño... el «judío», el «hereje»... florde abominación...¿qué iba a hacer con ese pecado vivo, que seoía resphar allí, tan cerca de ella, al pie de la www.gftaognosticaespiritual.org www.taocienciareligion.com GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  • 248 GESTOS DE VIDA VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINOcruz, esa insignia que su raza proscribía y perseguíacon encono?...devolverlo a la Comisión «pro niños» ; enviarloa la Clínica del doctor Mombrun para que lo dieraa otra familia, que otros lo tuvieran, que otros loadoptaran, pero, ella no ;iba ya a tocar del teléfono, para llamar al doc250VABGAS VILAtor, cuando una idea le vino en mientes, que pusoen deiTota todos sus temores, e hizo aparecer alniño como una bandera de victoria flotando entresus manos ;bautizarlo ; hacerlo cristiano ; arrebatarlo a laherejía ;tra-erlo al pie de la cruz, como una conquista ;como un cordero pascual, libre de los pecadosde su raza, y, ofrecido en homenaje al Salvador ;esa idea engrandeció en su mente hasta tomarproporciones heroicas ;era una misión del cielo, la que se le confiaba ;Dios, la había destinado para eso : para salvaraquella alma ;para librarla de las llamas, atenazamientos ydemás torturas pavorosas del infierno y destinarlaa gozar eternamente las dulzuras filarmónicas delcielo ;esa idea la exaltaba hasta el paroxismo ;así, cuando esa tarde vio invadido su apartamentopor la mayoría de sus amigas, damas aristócratasque venían a conocer al «Deseado», loprimero que les comunicó fué su proyecto de bautizo; www.gftaognosticaespiritual.org www.taocienciareligion.com GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  • 249 GESTOS DE VIDA VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINOsería una fiesta solemne ; fiesta de Desagravio ;lo bautizarían en la Catedral Basílica ;y, ella se proponía obtener del venerable Prelado,que administrase él mismo las aguas bautismalesal neófito ;la idea apasionó a la elegante sociedad, queprincipió hablando de la trascendencia religiosadel acto, y, acabó discutiendo sobre el corte deGESTOS DE VIDA 251los vestidos v, el estilo de los sombreros que habríande lucirse en él;y, ¿el nombre?¿qué nombre le pondrían a aquel niño encanta<ior, que ahora iba de mano en mano de las dedamas provectas a las de niñas gentiles que sedisputaban acariciar aquella cabeza infantil y, besaraquellos ojos asombrados y, aquellos labios sonrientesque balbuceaban palabras que nadie comprendía?¿cómo había de llamarse aquel Príncipe Encantado,que parecía caído de las estrellas, enaquel jardín de bellezas que hacían en torno suyoun rumor de pájaros?...la elegante reurúón se dispersó sin resolver nadasobre ese asunto, del cual quedó como supremo arbitroOtilia Eendon, que asumía ya con su habitualgravedad, su severo papel de Virgen Madre.El día del bautizo tuvo lugar ;se hicieron numerosas invitaciones ik>v mediode tarjetas elegantísimas, que decían : aOtilia Rendony de los Ríos, invita a ustedes al bautismo de www.gftaognosticaespiritual.org www.taocienciareligion.com GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  • 250 GESTOS DE VIDA VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINOsu hijo adoptivo, que ten.drá lugar en la CatedralBasílica, el día...»y, ¿el nombre?el doctor Mombrun, que aceptó ser el padrino,y, era un espíritu muy tolerante, respetuoso a lascreencias de los demás, no queriendo herir la susceptibilidadreligiosa del Cónsul, y compasivo haciala conciencia inerme del niño que así se violentaba,convino en que, para desjudizarlo en absoluto,se le impusieran los nombres cristianísimosde Jesús, María y José, y, además, puestoque tanto tiempo había sido el «Deseado», se leimpusiera también ese nombre en su verdaderaacepción de «Desiderio» ;y, José Desiderio R-endon y de los Ríos ;GESTOS DE VIDA 253Samuel Krocker, desapareció, como un demonioen la pila bautismal;libre ya su conciencia de esta preocupación desalvar y cristianar al niño, la educación de Desideriofué la sola ocupación de su madre adoptiva ;para eso se trajo de un convento cercano, demonjas dadas a la enseñanza, una religiosa austríacaque hablaba todos los dialectos de la duplomonarquía, y, entendía, por consiguiente, aquelque hablaba el niño, para que le enseñase el idiomade su nueva patria, y lo enseñase a leer ;la monja se instaló en la casa como institutriz,y Desiderio tuvo en ella otra madre más, entre lasmuchas que ya tenía ;muy inteligente, dominó pronto su nuevo idioma, www.gftaognosticaespiritual.org www.taocienciareligion.com GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  • 251 GESTOS DE VIDA VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINOy fué encantador al hablarlo con un acentoraro, al cual mezclaba términos rutenos;poco a poco fué perdiendo todas sus esquivecesy se dio a amar con tal ternura a Otilia, que provocólos celos de Ménica y de la monja, que sedisputaban sus caricias ;no quería dormir sino con Otilia, no comía sinocon Otilia, que le preparaba su plato, y no sabíaestar sino con Otilia ;fué en sus rodillas, más que en las de la monja,que foijeó la citolegia y aprendió a leer, y fué enellas que abrió por primera vez, una enorme BibliaIlustrada, para entrenarse mirando sus láminasmulticolores, y, a la vista de esas viñetas,pareció como si un enorme desgan*amiento se hubiesehecho en su frágil memoria y quedó soñador ;cuando la monja le preguntó dónde había visto254 VAEGAS VILAeso y quién se lo había mostrado, el niño dijo enruteno : Ma-dre ;y, ceiTÓ los bellos ojos, como si hubiese vistoun fantasma muy bello, alzarse como una niebladel fondo de un lago muy lejano ;al oír aquella palabra : «Madre», refiriéndose aotra, en aquellos labios tan amados, Otilia tuvoun gran dolor, que no pudo evitar ; celos retrospectivosla asaltaron, celos de «la muerta», lejana,la cual quisiera que no hubiese existido nunca,para que su vago fantasma no le pudiese disputarun día, si no el corazón, al menos el recuerdo desu hijo ; www.gftaognosticaespiritual.org www.taocienciareligion.com GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  • 252 GESTOS DE VIDA VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINOy, éste era tierno, sentimental, soñador, y, seadhería a ella con una pasión que parecía enfermiza;la monja lo hallaba int-ehgentísimo, pero inat-ento y desaplicado ;la inocente pedagogía de esta alma retardataria,consistía en enseñarle rezos, muchos rezos, y, enseñarleburdas leyendas, sobre imágenes de Santos,con que diariamente lo obsequiaba ; el niño repetíalos rezos con la inconsciencia de un loro joven y seentretenía en deformar sacrilegamente las imágenes,con dibujos de su invención, poniendo bigotesa las vírgenes y cargando con extrañas vestimentasmodernas las imágenes sagradas ; eso desesperabaa la monja, que lo cargaba de escapularios, estampasy amuletos, para salvarlo y darle una almareligiosa ;Otilia la dejaba hacer, porque a ella también lepreocupaba hondamente, no la religión del niño,GESTOS DE VIDA 255porque estaba convencida, que tenía una aoblemisión ; proteger ese niño en la tierra y salvarlopara el cielo;bien pronto la monja no fué bastante para laeducación del párvulo, que engrandecía con increíblerapidez y cuya inteligencia, terriblementeprecoz, desconcertaba a su maestra, que habíaagotado ya en él la Hagiografía, que era todo sucaudal de ciencia ;un sacerdote joven, que profesaba libre, substituyóa la monja, y fué encargado de instruir a www.gftaognosticaespiritual.org www.taocienciareligion.com GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  • 253 GESTOS DE VIDA VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINODesiderio, en más altas cosas de la fe, porque seacercaba el día de la primera comunión, que debíaser un acto tan solemne como lo fué el de subautizo;la ausencia de la monja no dejó vacío ningunoen el alma del niño, que la amaba muy poco, o,mejor dicho, no la amaba, porque todo su amorestaba concentrado en OtiHa, a quien amaba conuna vehemencia celosa y, a quien despotizaba consu amor, del cual si algo sobraba era para Mónica,esclava de sus caprichos y a quien tiranizabacon ellos ;la fiesta de la primera comunión de Desiderio,fué asunto que ocupó y preocupó mucho a la altasociedad, en la cual el niño era algo de mucho relieveque a todos interesaba, pues solía comer enlas mejores casas, pasar en ellas domingos y díasfestivos en unión de los hijos de esas familias, queeran sus amigos mejores ; nadie lo llamaba sinoDesiderio Rendon, y las pocas gentes que igno2ü6VA1^(^AS VILAraban su verdadero origen, lo creían de verdadhijo ^e Otilia ;el sacerdote que lo educaba, a semejanza de lamonja su antecesora, no estaba muy contento desu discípulo por el lado del fer^or religioso ; hallabaque la lámpara de la fe no ardía bastanteen aquella alma a pesar del aceite teológico queél le ponía en grandes dosis ; que tenía el viciopeligioso de pensar, y la insolente pasión de analizar; sus preguntas lo desconcertaban, y, muchas www.gftaognosticaespiritual.org www.taocienciareligion.com GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  • 254 GESTOS DE VIDA VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINOveceSj se sentía vencido por la inocente ironíade aquellos labios sinceros ;el terrible catecúmeno daba miedo a su maestro;pero, era tan noble, tan cariñoso, tan mimosocon su madre adoptiva, que ella le perdonaba voluntariaesas desatenciones, conformándose con sermonearlodulcemente a la hora de acostarse, cuandoel niño ceiTaba lentamente los ojos bajo el efluviode sus besos, en ese horizonte de santidadque formaban las estampas piadosas, alineadas encuadros sobre los muros y dominadas todas porel gran Cristo desnudo, que, pendient-e sobre lacabecera del lecho, parecía ocupar toda la testeradel aposento con el gesto de sus brazos abiertoscomo para proteger aquel niño dormido ;y, ella tenía la certeza de ver a su hijo salvadodel demonio, por la protección de aquellos brazosprisioneros y la sombra de ese cuerpo atrozmentesupliciado ;entonces asperjaba el lecho con una rama deboj húmeda en agua bendita^ y se retiraba anGIÍSTOSDE VIt)A 25?dando de puntillas para no despertar al niñoamado;el día de la primera comunión de Desiderio llegóal fin, y fué una verdadera fiesta de sociedad,porque lo mejor de ella se dio cita esa mañanapara el templo en que el acto debía tener lugar,que iba a ratificar la fe de su bautismo, siendoasí salvado de la muerte eterna, como un nuevo www.gftaognosticaespiritual.org www.taocienciareligion.com GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  • 255 GESTOS DE VIDA VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINOMoisés salvado de las aguas ;en una decoración de ñores recién abiertas y decirios crepitantes, Desiderio se acercó al altar, belloen su unifomie, con corbata y guantes blancosy atado al brazo derecho un lazo de cinta del mismocolor ; iba sereno, tranquilo, sin emoción ninguna,más orgulloso de su belleza y de su eleganciaque del beneficio espiritual que iba a recibir ;Otilia lloró de emoción, al recibirlo en sus brazosdespués de terminada la ceremonia, y, cubrióde besos la bella cabeza bruna y los ojos tenebrosos,hechos candidos, sintiéndose orgullosa de habersalvado aquella alma, que ofrecía a su Dios, comouna hostia inmaculada, en el ostensorio de susmanos, trémulas de amor ;como la educación de Desiderio pedía ya mayoresconocimientos que los del nimio eclesiástico,que basta entonces le daba lecciones y, lo acompañabaa paseos, Otilia, siguiendo indicaciones desus amigas, cuyos hijos se educaban en un Institutode Salesianos de gran reputación, sito en lasafueras de la Urbe, resolvió colocarlo allí, en calidadde semi-interno ;fué un gran dolor para ella tomar esa resolu258VABGAS VILAción, que la piivaba por largas horas de la compañíadel niño, que era todo el calor y todo elencanto de su vida solitaria;pero, se resignó, y Desiderio entró al instituto,para el cual partía por la mañana, y no regresabasino en las últimas horas de la tarde, en que ella www.gftaognosticaespiritual.org www.taocienciareligion.com GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  • 256 GESTOS DE VIDA VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINOiba a buscarlo en su carruaje ;cuando en los primeros días hubo de sentarsesola a la mesa, a la hora del yantar meridiano,sintió tristeza tal y tan honda congoja, que laslágrimas vinieron a sus ojos, y, se alzó de su sitio,y se refugió en su cuarto para llorar;en la tarde, si ella no iba en su busca, cosa queraramente acontecía, enviaba a Mónica por él, y,se impacientaba esperándolo, avizorando la calledesde el balcón, hasta percibir el coche de lejano,y entonces salía al encuentro hasta el descansode la escalera, y el niño le saltaba al cuello y, ladevoraba a besos, que ella le devolvía con creces,feliz de ese viático de amor que embellecía suvida, llenándola de una inmensa ventura ;la hora de la cena era una hora de fiesta ;Otilia ponía flores en la mesa, para festejar asu hijo, que las amaba mucho, lo regalaba conplatos de sus predilecciones, y, éste la divertía,contándole cosas del colegio y de la calle con deciresespirituales, y un verbo endiablado, que lahacía llorar, a fuerza de reír ;después, ella se sentaba al piano, o se entreteníaen labores de bordado, mientras él, en elfrontal de la misma mesa, dábase a preparar sustareas del día siguiente o enfrascábase en sus leeGESTOSDE VIDA 259turas, basta quedar dormido sobre sus bbros ycuadernos;ella ensayaba despertarlo y lo llevaba así soñoliento www.gftaognosticaespiritual.org www.taocienciareligion.com GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  • 257 GESTOS DE VIDA VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINOhasta su lecbo^ y lo ayudaba a desvestii-ey lo dejaba en él, no sin baborlo hecho ant^s rezarsus devociones, que el niño decía, con los ojoscerrados de sueño, y la incoherencia y la inconcienciade un ser dormido ;Desiderio hacía progresos increíbles, que asombrabana sus maestros, y los llenaban de orgullo ;en los certámenes anuales, era postulante a losprimeros premios, y los llevaba casi siempre ;tenía una disposición especial para los idiomas, y,para las matemáticas ; a los diez años de su edad,dominaba ya el francés y el inglés, con una facilidaddesconcertante, y, los cálculos, algebraico,diferencial, infinitesimal e integi^al, le eran familiares;estos triunfos llenaban de ventura el corazón dela madre adoptiva, cerrado a toda otra emociónque no fuera la del amor apasionado de su hijo...y, así corría apacible y sin tormentas la vidade esos dos seres, refugiados en la bahía apaciblede este amor, sin tormentas, como todo amor sinvoluptuosidades ;así llegó él a la Pubertad.GESTOS.—18*Un acontecimiento inesperado surgió entonces,que trajo gérmenes de complicación a las vidasde esas dos almas, que parecían confinadas y aisladasen sus afectos, como en una isla desierta, entorno de la cual, el mar cantara la eterna canciónde las vidas invioladas ;la mujer de Delio de las Pueblas, el antiguo www.gftaognosticaespiritual.org www.taocienciareligion.com GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  • 258 GESTOS DE VIDA VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINOnovio de Otilia, murió en un hospital de una ciudadlevantina, no sin escribir antes a ésta, haciéndolesaber que la niña quedaba en orfandadabsoluta, y, recordándole la promesa hecha a sumarido, de velar por ella ;por esa carta supo Otilia que la huérfana estabarecluida en un Asilo-escuela de religiosas franciscanas,donde el último amante de la adúltera —hombre de algún decoro — la había colocado, comoediicanda, hacía ya varios años ;la herida de aquel su primero y lejano amor,estaba ya cenada y bien cerrada en su corazón,GESTOS DE VIDA 261pero no pensó por eso substraerse al cumplimientode su promesa hecha a un moribundo ;velaría por la niña, pero desde lejos ;su amor maternal, concentrado todo en Desiderio^no admitía particiones, que se le aparecíancomo una desheredación espiritual de su hijo muyamado;escribió a la Superiora del Asi4o, ofreciéndosepara pagar la exigua pensión de la huérfana hastasu mayor edad, y la dote que fuera precisa, si llegadaa ésta, ella quería profesar;la Superiora contestó que, según los estatutosde la casa, al llegar a los quince años, las niñasdebían abandonar el benéfico instituto, o ser entregadasa una familia honorable para ser empleadasen uso doméstico ;Otilia tuvo remordimiento de entregar la hija www.gftaognosticaespiritual.org www.taocienciareligion.com GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  • 259 GESTOS DE VIDA VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINOde Delio de las Pueblas a ese triste porvenir, yresolvió tra-er la niña ;la hizo venir, comisionando para su conducción,al capitán de un buque mercante que frecuentabaaquel puerto y al cual le fué muy recomendada,por los jefes de la casa naviera ; y la niña llegó ;nadie fué a recibirla;y, cuando se presentó a la casa acompañada delpropio capitán del buque, quien vino a traerla,fué recibida sin hostilidad, pero sin cariño, y Otilia,la besó fi-íamente, temerosa de despertar loscelos de Desiderio, que estaba presente ;éste, la miró con curiosidad, la halló bella, y,no sintió ninguna emoción celosa ante la apariciónde esta nueva compañera de su vida ;26^ VAPtGAS VILAla huérfana traía por todo equipaje un lío conescasas ropas burdas, de aspecto monacal, un legajode cartas de su madre y un retrato de Deliode las Pueblas, en flamante uniforme, que rodóal suelo al ser abierto el humilde envoltorio quecontenía los enseres ;Otilia no sintió la más leve emoción^ a la vistade aquel retrato, que le recordaba el más bellcJensueño de su juventud ;todo amor que no fuera el de Desiderio, habíamuerto en su corazón ;la niña fué ajDosentada con su minúsculo bagajeen el cuarto de Ménica, a donde habían sidopuestos una pequeña cama y un lavabo para ella ;el encanto doloroso que se escapaba de aquella www.gftaognosticaespiritual.org www.taocienciareligion.com GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  • 260 GESTOS DE VIDA VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINOcomo un perfume sutil de flores recordatorias cautivasen un cofre, lo satm^ba todo en torno suyode un vago hálito de melancolía ;su belleza armoniosa y delicada, toda de tintessuaves y pálidos y de líneas de una pureza perfecta,tenía algo de irreal y fugitivo, como unade esas visiones inconsistentes apenas entrevistasen la vaga bruma de un sueño ; exquisitamentefrágil se diría tenue, con la tenuidad lejana deuna estrella ;alta, delgada, flébil, con una esbeltez de nínfeoy algo de kreal en los contornos, como de visiónhiperdulia y breve, Nieves de las Pueblas, teníala blancura de su nombre, pero esa blancm-a lácteay como ilúcida de los seres crecidos en unalarga claustración ; en la cuasi diafanidad de esecutis de nenúfar, hacían reflejos áureos las enorGESTOSDE VIDA 263mes pupilas de sus ojos, unas enormes pupilas ambarinasde un ámbar verdoso, que se dirían líquidas,tal era su transparente luminosidad, cruzadasde estrías crupíferas, que a trechos las opacaban,cuando la proyección de las largas pestañas lesdaban un color metálico oxidado ; la nariz recta ;los labios delgados, exangües, llenos de una tristezagemela de la tristeza de los ojos ; boca demelancolía, ánfora de silencios en cuya palidezde tarde se evocaba el fantasma de besos desvanecidos,los besos de la madre ; la^ cabellera colorde miel cavendo en ondas lubrificantes a los doslados del rostro como para enmarcar aquella palidezde camelia en ese nimbo que se diría hecho www.gftaognosticaespiritual.org www.taocienciareligion.com GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  • 261 GESTOS DE VIDA VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINOde tinieblas y rayos lunares ; el cuello grácil, uncuello de ánfora y de lis, un cuello de niño, privadoaún de morbideces femeniles, emergiendocomo un zócalo de cristal del plinto de los hombrosfugitivos y del seno aun insexual, en el cualapenas empezaban a aparecer, sin acentuarse, laspomas amorosas de los senos ; su voz era cálida,de tonos bajos, como la de todos los seres habituadoslargo tiempo a la obediencia ; las manosde una exquisita blancura, eran como luminosas,hechas para esbozar grandes gestos en la sombra ;tenían esa delicadeza mórbida de las manos quehan bordado mucho y están habituadas a detenerseen largos silencios sobre las telas inmóviles ;Besignación, debería haber sido llamada, tal erael aire de pasividad^ de triste sumisión a la vidaque revelaba esa pobre alma tan prematura, rudamentecastigada por el Destino ;264 VAEGAS VILAcaída de las manos extrañas de las religiosasque la habían educado en esas otras manos tambiénextrañas, sus grandes ojos sorprendidos mirabanlos nuevos seres con los cuales iba a vivircomo implorándoles piedad para su desvalimiento,y cual si les pidiese perdón de haber venido aturbar su suave intimidad, la serena ventura, queella no conocía, pero que adivinaba ;iba a cumplir quince años, uno menos de losque ya contaba Desiderio, pero, era de tal maneraflébil y delicada, que representaba menos, y,habría parecido más infantil si la gravedad prematurade su rostro, no le hubiera dado ese aire www.gftaognosticaespiritual.org www.taocienciareligion.com GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  • 262 GESTOS DE VIDA VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINOdolorosament-e serio, que hace augustos los seresque han sufrido mucho ;la educación que las monjas le habían dado erauna educación absolutamente de menage, ya quelas niñas educadas en aquel Asilo, casi todas huérfanas,eran destinadas, ora a servir en casas defamilias ricas, que se las disputaban, ora a casarsecon obreros que las pedían ;pero, las que como ella pagaban su educación,aprendían otras cosas, como idiomas, música, di-Inijo, bordados, pero eran obligadas a aprendercosas del art^ culinario y todo lo referente al manejoexacto de una casa ;y, Nieves de las Pueblas era en esto muy hábil,y sobresalía ;así, desde el día siguiente a aquel de su llegada,Otilia vio con cuánto interés procuraba instruirseen todos los usos y hábitos de la casa, aun losiriás triviales, para secundarlos ;GESTOS DE VIDA 265a los pocos días, ella empezó a ser ya el almade aquella morada a la cual llevaba una pulcritud,un buen gusto y una elegancia exquisita hasta enlos menores detalles ;Mónica, ya muy vieja, muy fatigada, y trabajadapor la gota, tuvo en aquella niña operosa ysilenciosa una ayuda admirable ;prodigiosamente versada, en asuntos de cocina,como enseñada por gentes sibaritas en eso delyantar, preparaba platos que eran el encanto detodos y hacía postres que entusiasmaban a Desiderio,muy goloso de ellos www.gftaognosticaespiritual.org www.taocienciareligion.com GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  • 263 GESTOS DE VIDA VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINO;las horas de la mesa fueron ya más expansivasy menos solitarias, porque eran tres los que sesentaban a ella, y aunque Nieves era muy parcaen deciies, gozaba enormemente en oír los comentariostraviesos que de todo hacía Desiderio,con un verbo lleno de color y de intención ;él hablaba de política, de sociedad, de religión,de música, de espectáculos, íde cuestiones sociales,de todo lo que leTa en los diarios y oía hablara los demás, apasionándose por todo, discutiéndolotodo, ergotizando sobre todo, desde luego sin contradicción,porque Otilia no hacía sino escucharloencantada, hallando bello todo lo que decía, yNieves no sabía sino escuchar alelada, el almaabierta a todas las sensaciones, como una flor querecibe el rocío de los cielos en una noche clara yluminosa ;la crónica de sociedad, que Desiderio hacía, salpimentándolade observaciones graciosísimas y deformandolos personajes hasta hacerlos grotescos,266 VAEGAS VILAera el encanto de Otilia, que un poco retirada yade la vida social, se confinaba en sus nuevos afectos,como en un sereno valle de idilio, al abrigode todas las toiTiientas, y le era grato oír esos ecosde afuera, traídos por la boca de su hijo, cuyodonoso decir lleno de cáustica ironía y gracia espiritual,la colmaba de un maternal orgullo ;y, era que, fuera de los diarios, cuya lecturaagotaba, él hablaba de todo con sus profesores,con sus concliscípulos, con los bedeles y hasta con www.gftaognosticaespiritual.org www.taocienciareligion.com GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  • 264 GESTOS DE VIDA VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINOlos porteros del Instituto, y esa rica informaciónla sabía él aumentar y embellecer para encantarcon ella a su «mamá querida», como llamaba aOtilia, V a Sor Silencio como le decía a Nieves,cuando quería bromear con ella ;casi siempre, después de la cena, si él no teníagrandes tareas que preparar para el día siguiente,solían tener una sesión de música, en la cual Otiliatocaba el piano, que dominaba con maestría,Desiderio la acompañaba con el violín, que tocabaya bastante, y Nieves cantaba con una suave vozde monasterio, viejos aires de gavota y pastorelassentimentales que las monjas le habían enseñado ;poco a poco, esta niña se había apoderado delafecto de todos, al cual correspondía con una timidezque la hacía aparecer tenazmente esquiva ;como todos -los seres a quienes el dolor ha torturadoen la infancia y han tenido la prematurarevelación de la crueldad de la vida, t^nía el almacauta, temerosa, inasible ;amaba las largas horas de calma, la soledacl espiritual,los vastos silencios inabarcables, todasGESTOS DE VIDA 267las zonas opacas del espíritu aptas al recogimientoV, a la meditación ;su alma parecía que hubiese sido en una vidaanterior, el alma de un cisne divinamente apasionadopor la quietud estática de un lago ;se diría un junco enamorado de su propia graciay dado a contemplarse en el azul difuso deun estero ;en esas habituales horas de ensoñación, sus ojos www.gftaognosticaespiritual.org www.taocienciareligion.com GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  • 265 GESTOS DE VIDA VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINOtenían la melancólica sugestión de un paisaje muytriste en el cual los árboles tuvieran un lánguidogesto de abandono y, se viesen volar las hojasmustias con una angustia de desastre, bajo cielosllenos del amor de una tarde muriente ;huía de la sociedad, como deseosa de ocultar laherida de su orgullo de huérfana recogida en casaextraña, y Otilia tenía que hacer suave presiónsobre ella para que la ayudase a recibir las gentesy la secundase en sus atenciones, el día semanalen que solía ofrecer el te a sus amistades ;nadie en aquella sociedad ignoraba el noble origenpaterno de Nieves de las Pueblas, pero la leyendade su madre la circuía como un halo deFatalidad que hacía el vacío en su redor, aislándolacomo por un foso de aguas limosas y pútridas;ella comprendía el secreto de su soledaxi ; y laaceptaba ;por esos tiempos^ Desiderio abandonó el Institutoy entió en la universidad para concluir sucarrera de ingeniero que había escogido por unalibre elección de su temperamento, para manejar2G8 VARGAS VILAmucho oro, aunque fuera en bruto, según decía,y descubrir una mina, porque estaba dispuesto amorir millonario, sueño que Otilia alentaba, aunquela hiciera sonreír ]}ov su inocente inanidad ;libre ya del semiinternado primero y de las tareasun poco conventuales después, se reintegrópor completo a su casa, de la cual era el encanto ;creciendo, se había convertido en un mozo gañido, www.gftaognosticaespiritual.org www.taocienciareligion.com GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  • 266 GESTOS DE VIDA VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINOpero no había perdido nada de su infantiUdaden su trato con Otilia, a la cual continuabaen llenar de mimos y de besos y de hacerle milinocentes travesuras para desesperarla, tomándolaen vilo para llevarla por toda la casa^ asomándoseasí con ella a los balcones, encen-ándola en su habitacióno escondiéndole las llaves o enseres quemás necesitaba ;lo cual no era óbice para que de cosas serias seocupara y con grande ahinco llenara otros cometidos,pues él era ya quien, a más de otros quehaceres,ajenos a sus estudios, llevaba la contabilidadde la casa y, aun hacía observaciones al viejoadministrador de los bienes de su madre, que nomiraba por cierto con buenos ojos a «los recogidos», como solía llamar despectivamente a losadoptivos de Otilia ;ésta se resarcía de su antigua soledad, y, detodos sus dolores pasados, en el goce de esos amoresmaternales que eran como un remanso de felicidadque el Destino le había dado, la ribera deun país de Ensueño en la cual yacía amarradala barca de su Ventura a la sombra de rosales florecidos;GESTOS DE VIDA 2G9sus dos hijos, como ella amaba en decir ^ llenabansu vida toda con un dulce resplandor de amorque sus ojos, antes habituados al lloro, mirabanahora como la luz de una aurora inacabable ;pero, el Dolor vive en acecho de la Ventura,para herirla ; la Traición, es el alma de la Vida, y,un súbito dolor traicionero e inesperado vino a www.gftaognosticaespiritual.org www.taocienciareligion.com GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  • 267 GESTOS DE VIDA VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINOherir a aquellas almas ;Nieves cayó enferma ;la grippe, que asolaba entonces la ciudad, hizopresa en ella ;y, la preciosa niña se abatió dulcemente, comofeliz de entrar en esa avenida misteriosa que podíaser la avenida de la Muerte ; porque ella sentíael xmor de la Mueiie^ único que consuela de lamuerte de todo amor ;imposible pintar la consternación que se apoderóde los habitantes de aquella casa, ante lacual parecía que un pastor misterioso hubiese aposentadoun rebaño de sombras ;las alas de la Muerte, abiertas sobre la niña,proyectaban todo un cielo de tinieblas sobre aquelloscorazones, que peiinanecieron firmes ante elMensajero de las Tinieblas, pronto a anonadarlos;ninguno huyó;a la aparición del mal, Otilia pensó en alejar aDesiderio, enviándolo con Mónica a una villa queposeía aledaña a la ciudad, pero él se resistió tenazmente,que él no abandonaría en ese trance,a su mamá querida y a su hermana dolorosa ;y, quedó ;270 VARGAS VILAfué un prodigio verdadero de abnegación, velandonoches enteras, y espiando al pie del lecho,sobre el rostro amado, las huellas de la enfevmeda-d;de tal manera se multiplicaba para servir, que www.gftaognosticaespiritual.org www.taocienciareligion.com GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  • 268 GESTOS DE VIDA VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINOla enfermera se hizo inútil, a no ser para ciertoscasos de una absoluta intimidad de la enferma ;una noche, en que al hacer crisis la enfermedad,pareció hacerse mortal, ellos creyeron morir deangustia ;ee abrazaron en el corazón de la noche angustiosa,como si se abrazasen a la orilla de un precipicioen el cual fuesen a morir ;él, lloró tanto, que Otilia llegó a tener celos deaquellas lágrimas ;¿tan necesaria era la vida de aquella niña, aese hijo suyo, que era toda la savia de su corazón?...y, en la angustia de sus ojos imploradores élparecía deciile : ¿por qué la pusiste en mi camino?¿por qué?... la Belleza no se pone en el senderode un hombre sino para ser amada por él ;y, continuaba en llorar como un niño cerca deaquella belleza pronta a fenecer...hebetado, desesperado, como si viese morir supropio corazón ;felizmente, la enfermedad hizo crisis ;y, Nieves se salvó ;una caricia de alivio pasó por sobre aquellas almasdesoladas ;cesaron los días sin sonrisas y las noches sinGESTOS BE VIDA 271la esperanza renació en los corazones, como unaestrella en la esmeralda de los cielos pálidos...y, suavemente, misteriosamente, la ventura fulgióen las almas ^ como un halo de llamas ;para apresurar la convalecencia de Nieves, yreponerse todos de los quebrantos morales sufridos www.gftaognosticaespiritual.org www.taocienciareligion.com GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  • 269 GESTOS DE VIDA VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINOdurante la enfermedad, Otilia y ous hijos setrasladaron a un cercano pueblo costanero, en unavilla, florecida y sombría sita a la orilla del mary al pie de la montaña, escondida, entre rosales,como un nido de tórtolas, bajo los amplios cielosdeslumbrantes...felices como náufragos que han escapado al furorde una tormenta.**La cimbra de la playa iin arco de oro ;el verde apaciguado de los árboles bajo el azuldel cielo se moría en una lenta extinción de malaquita;la montaña, una estibina enorme ;los árboles, agobiados por el calor, como unaprocesión de monjes descendiendo hasta la playa,en un fondo gris sulfuroso de antimonio ;el vasto mar diáfano como una pradera de ensueño,límpido en su misteriosa y grave monotonía;en el jardín de azulosidades suaves y aterciopeladas,la bella tarde moría, con una lentitud decaricias ;en el olarobscuro de los follajes, blondos rayosde luz habían irisaciones de amianto ;la blancura de las rosas, tomaba tintes amarillosde viejo marfil en la pesadumbre devastadorade la ola de fuego que acababa de pasar sobreellas ;un penetrante olor de geranios y de claveles,se escapaba del alma sutil de las flores, dormidasen el silencio ; www.gftaognosticaespiritual.org www.taocienciareligion.com GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  • 270 GESTOS DE VIDA VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINOGESTOS DE Vlt)A 273^n un banco de piedra, del jardín, cerca a lareja que daba sobre la playa, frente al mar, Desiderioy Nieves dialogaban ;las blancuras del rostro de la joven se confundíancon las blancuras del traje, cual si fuesenuna sola onda de luz candida y diáfana en la cual,la rosa roja, colocada sobre el pecho, hacía la manchaescarlata de un corazón desnudo, ofrecido enholocausto a dioeses invisibles ;vagos soplos de aire estremecían las hojas, quehacían sobre ella un movimiento de alas ;había finido de leer, y, el libro, con su coberteraa tonos verdes y rojos, posado sobre sus rodillas,semejaba un estuche de vermeil, guardandojoyas preciosas ;en la hora equívoca y tierna, ella era como unaflor de ceniza que se hubiera hecho fúlgida y blancaal resplandor de la luna ;con una de sus manos sobre la suya, Desideriola leía ahora páginas de su corazón, escritas paraella, y la decía :—i Oh, tus manos sensitivas, manos castas, lenitivas,divinas urnas votivas, llenas de un bálsamosuave... no tiene el plumón de una ave... elcalor de aquestas manos emotivas ;déjame besar tus manos ; tus bellas manos esquivas;y, tus ojos prodigiosos^ amplios lagos luminosos,llenos de la luz fluida del encanto de la Vida ;soberbios mares en calma, a donde riela tu alma,con la luz alga-marina de una luna vespertina ; www.gftaognosticaespiritual.org www.taocienciareligion.com GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  • 271 GESTOS DE VIDA VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINOdéjame mirar el ámbar sereno de tus pupilas ; tan274 VARGAS VILAdiáfanas, tan tranquilas como serenos crepúsculos...;los inmóviles crepúsculos de tus pupilas, quedan una sensación como de luna, en el alma delas ruinas ;tu boca, mudo salterio, a donde duerme el misteriode cosas irreveladas... pebetero que consumela mirra del Silencio que en él arde, y guarda elsuave perfume de las rosas de la tarde... ;j oh ! mi hermana dolorosa, mi bella hermanapiadosa, hermana de mi tristeza^ ¡ cómo brilla tuBelleza en esta luz caudalosa, en esta hora de prodigios,que se alza de los vestigios de cosas crepusculares,de los cielos y los montes, los difuntoshorizontes y las rosas y los mares !...¡ oh ! mi hermana, ¿no me escuchas?... ¿es quesufres? ¿es que luchas? ¿no me oye tu alma lejana?¡oh! mi hermana...¿por qué callas?¿no han de romperse las vallas de tus silenciosletales?que florezcan los rosales de tus palabras de amores;que ya no haya más enojos en los lagos de tusojos, y renazcan los fulgores de los extintos mirajes,en tus divinas pupilas que ahora reflejantranquilas la sombra de los ramajes ;dejó de leer y la miró ;ella temblaba pronta a desfallecer...—Nieves, Nieves, ¿he hecho mal? para ti fueron www.gftaognosticaespiritual.org www.taocienciareligion.com GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  • 272 GESTOS DE VIDA VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINOescritas esas líneas ; ellas son toda la tramade oro de mis sueños ; las guirnaldas de flores líGESTOSDE VIDA 275neas con que yo corono tu corazón en duelo, tucorazón de orgullo, rebelde a todo amor ; ¿ no lasamas? ¿no me amas?—¿Que no te amo? ¿y puede amarse más sinmorir ?y la joven convaleciente, dobló la cabeza sobreel hombro de su hermano, como si fuese realmentea expirar...y, él, temblando de emoción, le decía : —No mueras, nomueras, antes de que beba yola vida sobre tus labios amargos por el cinamomode todas las tristezas, y, que vea morir mi vidaen el cristal de tus ojos, con el resplandor de loscrepúsculos ajados que mueren en ellos ;la joven ídesfallecía ;y, él, continuó en decirla : —La tarde que muere temblando entus ojos,no tiene celajes más bellos que tú ;los raudos mirajes del mar no los tienen ; estrofasvencidas de un himno de amor ;¿qué extraño misterio te envuelve a mis ojoscomo un peplo de oro?los Uses enfermos de cosas hostiles circundantu frente ; ¿ por qué no me dices tus grandes pesares?¡oh! hermana obstinada, ¿por qué tu alma ignotase aleja de mí?...en el jardín de la Soledad que nos circunda,nace una nueva rosa, que no es la rosa de la fraternidad, www.gftaognosticaespiritual.org www.taocienciareligion.com GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  • 273 GESTOS DE VIDA VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINOes la rosa del Amor ; tenemos necesidadde un nuevo amor ; este amor que ha nacido de micorazón ; este amor del Amor ; este amor que de-GESTOS.—19270 VARGAS VILAsafía la Vida, y vence a la Muerte ; el amor queyo te ofrezco...los ojos de la virgen se entreabrieron, volvierona ceiTarse y, exhaló un débil gemido, y, se rindióen brazos de su hermano ;éste^ asombrado, miró a todos lados pronto apedií auxilio, cuando apareció Otilia, trémula ypálida , apartando los ramajes ;entre los dos la llevaron a la casa ;Mónica salió a recibirlos y a ayudarlos ; y fuerontres en colocarla sobre el lecho, donde abriólos ojos, y empezó a reanimarse lentamente ;Otilia había oído la confidencia de Amor;pero, guardó el secreto de ella ; al principio eealarmó grandemente ;pero, luego se calmó, pensando que era unanueva gracia que el cielo le concedía, porque mañana,cuando ella cerrara los ojos, ya Nieves noquedaría desamparada, y, tendría un brazo fuerteen que apoyarse : el brazo de Desiderio ;éste, había ya cumplido veinte años y estabapronto a concluir su carrera de Ingeniero ;¿qué mejor i:>erspectiva que darle por mujer aNieves, tan noble, tan pura, en vez de una extraña,que acaso vendría a sembrar dolores ycomplicaciones en su vida? www.gftaognosticaespiritual.org www.taocienciareligion.com GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  • 274 GESTOS DE VIDA VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINObendijo a Dios, y, esperó, acaso con la esperanza,de ver un día florecer ese amor en unabella flor de carne, que alegrara los días de suvejez, poniendo el calor de sus besos inocentes,sobre la nieve inmaculada de sus canas de abuela.Apenas terminado el verano, Otilia y sus hijosentraron de nuevo en la ciudad ;así lo requerían los estudios de Desiderio, quecursaba su último año de Ingeniero, para obtenerel grado ;acababan de reintegrarse a su casa, cuando unacomplicación inesperada vino a desconcertar suvida ;el Cónsul del país natal de Desiderio, vino ahacerles visita para anunciarles que un tío de éste,Isaac Krocker, acababa de morir instituyéndoloheredero de su fortuna, que ascendía a dos millonesde rublos, y, que era necesario ir a su ciudadnatal para llenar varias formalidades y percibirel cuantioso legado ;un rayo que hubiese caído entre aquellos tresseres no habría sembrado tal consternación ensus ánimos ;partir, separarse, irse, él, dejando a su madrey a su hermana, parecía imposible a Desiderio...278 VARGAS VILApero, el miraje deslumbrador de los dos millonesde rublos, lo deslumbraba ;el sueño de su vida había sido ser millonario,y ahora ese sueño iba a realizarse, ¿renunciaríaá él^...el Cónsul le hacía presente lo insensato de esa www.gftaognosticaespiritual.org www.taocienciareligion.com GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  • 275 GESTOS DE VIDA VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINOrenuncia, y lo pequeño del sacrificio que consistíaen dos o tres meses de ausencia, al fin de los cuales^volvería millonario y victorioso ;Ótiiía V Nieves, no sabían sino llorar ante laperspectiva de una separación ;y, ya les parecía que el mar se abría entre ellasy él , con la voracidad pavorosa de una tumba ;y, no pensaban sino en las tempestades y enlos naufragios, sobre ese mar que les parecía notener límites , como su amor;Desiderio lo pensó mucho, vaciló mucho, perose decidió al fin ;el combate fué cruel para su corazón, pero laperspectiva de los dos millones, levantaba toda lalevadura impura de su raza, y lo atraía como unimán^ fijo tras de la sombra violeta y confusa delOcéano ;y, resolvió partir ;Otilia no tuvo el valor de oponerse a un viajeque era tal vez la ventura de su hijo ;y, lo dejó partir ;Nieves, se refugiaba en el Silencio, como en unlimbo constelado de lágrimas, y en el cual pensabamorir bajo las cenizas de oro y el polvo vagamenteargentado de todos los crepúsculos ;él, sentía que el corazón se le desganaba, pero,GESTOS DE VIDA 279el oro oculto en las arcas de quién sabe cuál ghettolejano lo atraía, con nn extraño ¡joder que él, nopodía vencer ;los días que precedieron a la partida, fueron www.gftaognosticaespiritual.org www.taocienciareligion.com GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  • 276 GESTOS DE VIDA VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINOdías de una inenarrable angustia ;ya las horas de las comidas fueron lúgubres ysilenciosas ;aquellos tres seres ^ antes tan locuaces, se hicieronsilenciosos, taciturnos, y se miraban desolados,como si viesen ya en el horizonte avanzarlas nubes de un inevitable naufragio ;las noches fueron sin sueños ; y los amaneceresde un triste despertar ;y, cuando el día marcado para la marcha llegó,todos fueron hacia la partida, como condenadoshacia la muerte ;algunos amigos quisieron evitar a Otilia esa penosasensación, porque su enfermedad al corazónse hacía cada vez más grave, y, una escena semejante,podría matarla ;pero, ella quiso acompañar a su hijo hasta elbuque que debía llevarlo tan lejos, recomendarloa los oficiales de a bordo, para los cuales habíasolicitado caii:as de los jefes de la Compañía deNavegación, ver el camarote en que iba a viajary aiTeglar por sus propias manos los enseres delviajero ;así lo hizo ;Nieves la seguía como una sombra, cual si elDolor la hubiese hipnotizado somnambulizándola ;y, cuando a la caída de la tarde, sobre la cubiertadel buque, aquellos tres seres se abraza280VARGAS VILAron, parecía que iban a morir de angustia, anteel aliento de las olas aceitosas del naar y la púrpuradel crepúsculo que se desgarraba en cortinajes www.gftaognosticaespiritual.org www.taocienciareligion.com GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  • 277 GESTOS DE VIDA VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINOtriunfales ;la belleza de las cosas desapareció a sus ojosbajo ese manto de desolación ;el vapor silbó ;yy. a ellas les pareció que las primeras trepidacionesde la hélice, les rompía el corazón ;descendieron :de pie sobre el muelle las dos mujeres, vieron elbuque mugiente y trepidante ^ como una fiera encólera,, abandonar lentamente la orilla y alejarse,mientras él les enviaba besos en la punta de losdedos, y agitaba en el aire su gorra de viaje, conmanos trémulas de angustia y de dolor ;y, les pareció que era su Vida, que se rompíay se alejaba sobre el camino infinito de las aguas ;y, cuando el buque salió del puerto, entró enplena mar, y se perdió de vista, las dos mujeresse abrazaron aterradas, confundieron sus sollozosy sus lágrimas, y parecía que las estrellas pálidasque parpadeaban sobre el cielo, las acompañabana llorar.Bien pronto telegramas del ausente anunciaronsu regreso al país natal;y, la gran ventura de recibir cartas de él, no sehizo esperar ;éstas se sucedieron, casi diarias al principio, todasapasionadas, todas tiernas, todas llenas de ungrande amor por esos dos seres ausentes ;en esas primeras cartas, Desiderio contaba todasu pequeña odisea, su viaje sin peripecias, lastristezas de su soledad, en esa forma de la muerte www.gftaognosticaespiritual.org www.taocienciareligion.com GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  • 278 GESTOS DE VIDA VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINOsin el refugio del Olvido, que es la ausencia, ydecía de la llegada sin emociones a su ciudad natal,de la cual no conservaba ni el más vago recuerdo,los miembros lejanos de su familia, quele eran casi todos hostiles, a causa de la herencia,y las dificultades de su idioma, del cual no recordabauna sola palabra ;sus cartas eran tristes, y no revelaban aquel sudecir alegre y su temperamento gozoso;todas ellas terminaban hablando de la vuelta...282 VARGAS VILAla deseada vuelta ; la próxima vuelta ; y se sentíaen ellas algo como el frémito de las alas de su almatendidas para el vuelo ;una melancolía apasionada se alzaba de esas cartas,como la niebla de los mares remotos, decorandolas costas rispidas de pórticos de duelo yvisiones de naufragio ;para su «mamá querida», él era de una ternuradesbordante e infantil, ensayaba ser alegre perose veía a través de su charla amena, algo muytriste, como el rostro de un niño que ha llorado ;en las cartas para Nieves, la «hermana de sucorazón», como él decía, era grave, de una pasióncontenida y melancólica, cuya vehemencia sehacía austera al hablar de los grandes «problemasde la Vida», que empezaban «a alzarse ante él»,como una cadena de montañas ;¿cuáles eran esos problemas?...el primero fué el de su «nacionalidad» ;para heredar la cuantiosa fortuna de su tío, tenía www.gftaognosticaespiritual.org www.taocienciareligion.com GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  • 279 GESTOS DE VIDA VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINOque optar por su nacionalidad primitiva, aquelladel país en que había nacido, porque el muertono entendía dejar su fortuna a un «extranjero»... ;el segundo, aquel que era vital y decisivo, elverdaderamente pavoroso para él, era el de su«religión» ;el testador ponía como condición sine qua non^para heredarlo, que su sobrino apostatara públicamentede la religión cristiana que le habíanimpuesto y volviera al seno de la religión de suspadres, la religión israelita ; y, caso de negarse aesta «abjuración solemne», la herencia pasaría ínGESTOSDE VIDA 283legra a otro sobrino del muerto, más lejano, perohebreo puro^ incontaminado de cristianismo.Desiderio, aterrado, expuso a su madre el primerode los problemas que se le presentaban,pero silenció el segundo, con el designio inocentede ocultarlo por completo ;él , conocía bien el temple de alma de Otilia Eendon,y sabía que su única intransigencia, era laintransigencia religiosa, la sola cosa de la vida ^-nla cual la había visto inexorable, y la sabía incapazde capitular ;en cuanto a él, ninguno de los dos problemas revestíagravedad espiritual ;no amaba la tierra en que había crecido lo bas- -tante para sacrificarle su fortuna en aras de unpatriotismo que no sentía ;en cuanto a la religión, le era personalmenteindiferente el cambio que se le exigía ; él, no eracristiano de corazón ; su alma había permanecido www.gftaognosticaespiritual.org www.taocienciareligion.com GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  • 280 GESTOS DE VIDA VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINOhebrea ; todo el fervor de su raza judía vivía enél, con fuerza inagotable ;pero, temblaba ant« la resolución de ese problema; por su madre, por el corazón de su madre,por la fe de su madre... ;el de la «nacionalidad», no lo ocultó a ésta, segurode que no habría de causarle sino un pasajerodisgusto.Otilia, protestó al principio; ¡cómo! ¿su hijopodía tener otra patria que aquella en que habíacrecido bajo el fulgor de cielos maravillosos y elcalor de sus besos maternales?...pero, se resignó al fin ante los argumentos de28t4 VARGAS VILAlos juristas, que desarmaron sus escrúpulos, y unpoco feliz en el fondo, de ver a Desiderio escaparasí del servicio militar que ya empezaba a alarmarla ;el Gran Problema, el de la Cuestión Eeligiosa,fué revelado a Nieves, por una voluntaria y pérfidaindiscreción ;la famili.i de Macabeo Lewis, un banquero judíode luengos años establecido en la ciudad ymuy amigo de Otilia Eendon, pero, que no habíavisto con buenos ojos la cristianización forzada deDesiderio, a quien continuaba en llamar Samuel,dijo a la joven la inexorable cláusula del testamento,dejando transparentar la certidumbre deque Desiderio tendría que someterse a ella.Nieves, aterrada, lo dijo todo a Otilia ;y, ambas, alarmadas, como si se tratase de lavida de Desiderio, le escribieron, pidiéndole queles dijera si era verdad aquello que ellas creían www.gftaognosticaespiritual.org www.taocienciareligion.com GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  • 281 GESTOS DE VIDA VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINOun imposible ;él, contestó por tiernas evasivas, ensayando bromearsobre el asunto y haciendo calambures espiritualessobre la candida credulidad de esas dosalmas que amaba tanto ;pero ellas no se desarmaron y, volvieron a lacarga, pidiéndole una contestación categórica sobreel particular;él, terminó al fin por decirles que ésa era unasimple fórmula, de pura apariencia, sin trascendencia,ni valor moral ninguno ;raa.s no decía si a la postre habría de aceptarlao no ;GESTOS DE VIDA 285Otilia eutró entonces en un período de verdaderaexaltación ;su fe religiosa alarmada, exasperada, la hizoimpetuosa e irascible ;era el alma de su hijo la que estaba en peligro,su conquista espiritual, la oveja que había llevadoal pie de la cruz, y, hacia la cual el Demonio tendíaahora sus garras amenazantes;era necesario salvarla ;para eso escribió carta tras de carta, conminandoa Desiderio, a resisth% a no ceder a las induccionesdel mal, a salvar su alma de la eterna condenación,a peiTnanecer sumiso y, de rodillas al piede la cruz que había salvado al mundo, y, quehabría de salvarlo a él; www.gftaognosticaespiritual.org www.taocienciareligion.com GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  • 282 GESTOS DE VIDA VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINOe hizo que sus antiguos maestros le escribieransobre el particular ;éstos lo hicieron en tono autoritario, falto detacto y de mesura, lo cual disgustó a Desiderio,que nunca los había amado, y, que les respondiópor la rima, discutiendo y ergotizando con ellos ;eso, acabó de exasperar a Otilia, que le escribióy le hizo escribir a Nieves, cartas inflexiblesen que le decían que si esa formalidad se cumplía,si él ponía el pie en la Sinagoga, si apostataba,siquiera fuese por pura fórmula del culto cristianoque ella le había enseñado, si volvía, siquiera fuesepor un minuto, las espaldas al Cristo y a suIglesia, debía saBer que sus corazones y las puertasde su casa, estarían ya cerradas para siemprea él ; que, si eso sucedía, no pensara en volver,que quedara allá, entre los suyos, entre los judíos,286 VAKGAS VILAporque no tendría ya madre ni hermana que loesperaran, pues el amor de éstas habría muertoajíuñaleado ix)r su Traición,Desiderio lloró leyendo esas cartas, y las contestóimplorando un poco de piedad en nombredel amor que se le había tenido, y al cual, él, norenunciaría jamás ;él, amaba mucho a su madre y a su hermana ;eran los solos amores de su vida, v, las amabacon todo su corazón ;pero, no prometía nada ; tenía el corazón demasiadonoble j)ara mentir ;los Lewis, continuaban en envenenar la cuestión,por el relato de las supuestas formalidades www.gftaognosticaespiritual.org www.taocienciareligion.com GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  • 283 GESTOS DE VIDA VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINOque exigía el acto de la abjuración, inventandodetalles que hacían crecer hasta la alucinación deOtilia y de Nieves, a las cuales hacía creer que elvitando, el apóstata, debía ser revestido de unatúnica negra, y subir así como un reo de muertehasta el pie del Tabernáculo, a donde, puesto derodillas, se le daría un Cristo al cual tenía el deberde insultar, de escupir, y, de romper luegocontra el suelo en señal de odio mortal ; finida esaceremonia, el relapso, vestido ya de blanco, entonaríacánticos de gloria, entre el rumor de palmasadoratorías balanceándose sobre él, tenidaspor manos infantiles ;estos detalles desmesuraban el hoiTor de Otilia,casi hasta la demencia, y, ya no dormía, viendo asu hijo insultar y romper al Cristo, a su Dios, alpie del cual ella lo había llevado ;GESTOS DE VIDA 287que hubiera renunciado a su nueva Patria, eraya un crimen... pero, renunciar a su Dios...jamás, jamás...toda hora de tranquilidad le fué negada ; el s>ieñohuyó de sus ojos ; y, se sentía morir de angustia...;ante las evasivas continuadas de Desiderio, ysu rehusa a regresar inmediatamente, cortó e hizocortar a Nieves, toda coiTespondencia con él;los liewis dieron, pocos días después, el golpede gracia, mostrando a Nieves, que continuaba entratarlos, los periódicos checos, que daban cuentade la «solemne abjuración» de Samuel Krocker www.gftaognosticaespiritual.org www.taocienciareligion.com GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  • 284 GESTOS DE VIDA VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINO(entre los cristianos Desiderio Eendon), y dabanlos detalles de la ceremonia, haciendo comentariossobre ella.Otilia cayó enfemia de pena y estuvo a puntode morir;apenas puesta en pie, un furor de proscripciónde todo lo que había sido de su hijo, la poseyó ;los retratos de Desiderio desaparecieron de sobreel piano, y, el pequeño escritorio de caoba queella tenía en su cuarto ; sus trajes fueron dados aun Instituto de Caridad, sus libros aglomerados enmaletas, y guardados en alacenas ; su cama desarmaday guardada ; su habitación cerrada, comola de un hombre que ha muerto de peste ; su nombrefué proscripto de la conversación ; nadie lonombró más ;de todas partes se le proscribía, ¡ay!, menosdel Recuerdo, y de los corazones ;el Destierro se decreta, el Olvido, no ;Hm VAllGAS VILKNieves permanecía fiel al culto de su amor ;cuando la proscripción de los retratos de Desiderio,ella había logrado salvar uno que tenía enun medallón v, esa imagen del Amado consolabasus tristezas ; lo llevaba colgado al cuello, y, ocultoen el seno el legajo de cartas que Otilia le habíaordenado destruir ;ésta, se había confinado en una soledad absoluta,como guardando el gi*an duelo de su hijomuerto para ella ; no recibía a nadie ;ordenó a Nieves cesar toda relación de amistad www.gftaognosticaespiritual.org www.taocienciareligion.com GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  • 285 GESTOS DE VIDA VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINOcon los Lewis, lo cual privó a ésta del único mediode recibir con^espondencia de Desiderio comohasta entonces lo había hecho ;sólo un ser se rebeló contra esos decretos deproscripción del ausente : Ménica ;sólo ella continuó en hablar del aniño», defenderal «niño» y esperar al «niño» ;nadie la sacaba de esa actitud, que defendíacon la tenacidad con que los viejos defienden suscaprichos ;ella, hacía escribir al «niño», por conducto delos porteros, y, ella percibía y entregaba las cartasa la «niña», burlando la celosa vigilancia deOtilia, por mil inocentes y conmovedoras estratagemas.Desiderio, a cada carta más afectuoso^ ensayabacalmar la inquietud de su amada, apaciguar lalucha religiosa de su espíritu y hablar con un amory un respeto fanáticos de su «adorada mamá», dela cual esperaba un día reconquistar el cariño ;filos dos haremos ese milagro — le decía—,GESTOS BE VIDA 289cuando nos hayamos casado, irá con nosotros, vivirácon nosotros, morirá con nosotros ; ella nospertenece, ¿no es nuestra madre? la madre denuestro corazón» ;y, su ternura corría en ondas generosas, haciendoplanes para lo porvenir, un pon^enir muycercano, porque el día de su regreso se aproximaba;amando, sufriendo, esperando, los días se pasabanpara la pobre virgen torturada, entre el amor www.gftaognosticaespiritual.org www.taocienciareligion.com GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  • 286 GESTOS DE VIDA VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINOde su madre, y el amor de aquel que iba a venir,del apóstata, del vitando, proscripto de todas partes,menos de su corazón ;y, vivía apasionada y tierna en el corazón deaquel gran drama, como una faleña prisionera deun insecto pronto a devorarla.El día del regreso de Desiderio se aproximaba,y la inquietud crecía en los dos seres amantes quelo esperaban ;¿a dónde iba a llegar?a su antigua casa no era posible ;aquella que le había servido de madre se negabaa recibirlo ;el umbral de esa puerta hospitalaria no lo pasaríaya el tránsfuga, el relapso, el desertor de lasmilicias del Cristo, de ese Cristo que, clavado enefigie sobre esa puerta, abría sus brazos, no paraabrazarlo, sino para rechazarlo, para arrojarlo lejos,en los lugares de la muerte eterna y de laeterna condenación ;así se lo dijo ella al Cónsul cuando vino a pedirleperdón y asilo para el hijo pródigo, que veníacon el alma muy triste y el corazón repletode ternezas.—¿Su hijo?, su hijo había muerto ; su hijo noGESTOS DE ViDÁ 291era ese judío asqueroso vendido a la Sinagoga pordos millones de rublos ;su voz temblaba y sus ojos se ha-cían siniestrosde cólera cuando decía estas palabras ;el Cónsul se encargó de buscar alojamiento paraDesiderio, o, mejor dicho, para Samuel Krocker ; www.gftaognosticaespiritual.org www.taocienciareligion.com GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  • 287 GESTOS DE VIDA VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINOun hombre millonario tiene siempre amigos dispuestosa servirlo ;y Desiderio llegó a un gran hotel ;como si Otilia hubiese presentido la llegada delingi-ato, tuvo la víspera un ataque tan fuerte desu enfermedad al corazón, que estuvo a punto demorir ;esto impidió a Nieves salir con Mónica al díasiguiente, a las ocho de la mañana, hora de lallegada del tren, con el pretexto de ir a una misa,pero, verdaderamente, para ir con los Lewis a laestación a recibirlo.Desiderio llegó triste, como bajo el peso de unairreparable desgracia, y al apearse del tren buscóen vano el rostro amado y, al no hallarlo, todole pareció lúgubre y vacío, como teñido de untinte inexorable de agonía ;dos días estuvo sin ver a Nieves, vagando porlos alrededores de la casa y, llegó hasta hablar conlos porteros, y supo por ellos la enfermedad desu «mamá querida» , como continuaba en llamar aOtilia. ..tuvo ímpetus de subir, postrarse ante ella, pedirleperdón y abrazarse a sus rodillas, para queno le echase de aquella casa, como lo había arrojadode su corazón ;GESTOS.—20292 Vargas vílapero, el portero no le permitió subir ; tenia ordenterminante para ello ;se alejó abatido, cabizbajo, sollozante, inclinado www.gftaognosticaespiritual.org www.taocienciareligion.com GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  • 288 GESTOS DE VIDA VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINObajo su dolor, como si el cielo lloviera sobreél, una lluvia de cenizas ;al fin, Nieves pudo salir con Mónica, y los dosjóvenes se encontraron frente a la iglesia dondeella iba a orar, y, él, avisado con anticipación^ esperaba;se arrojaron el uno en brazos del otro, y quedaronabrazados largo rato, sollozando ;los transeúntes los miraban conmovidos, cualsi sintiesen también aquel inmenso dolor que estallabaen lágrimas y en sollozos bajo los serenoscielos ;hablaron largo tiempo después... ;el nombre y el recuerdo de la «mamá querida»,ocupó gran parte del diálogo.—Nuestro amor ha de vencerla—decía él, mientrasella, taciturna, callaba ;continuaron en verse todos los días así, a lamisma hora, en la gian avenida llena de sol, bajolos ojos tiernos de Mónica, y a veces también de losde la señora Lewis, que había tomado a corazónproteger esos amores y se proponía ser la madrinadel matrimonio, ya muy próximo, y para lo cualhabía sido designada por Desiderio ;éste no había venido con otro objeto : casarsee irse con su mujer y su «mamá querida» para supaís natal, donde tenía grandes propiedades y estabapronto a fundar una casa de banca.Nieves no oponía ningún obstáculo a la realiGESTOSDE VIDA 293zación de ese plan, ni siquiera el de su conversiónal judaismo, que tenía que efectuar para ser www.gftaognosticaespiritual.org www.taocienciareligion.com GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  • 289 GESTOS DE VIDA VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINOla esposa de Samuel Krocker ;su amor, como todo verdadero amor, la hacíaabúlica, y habría seguido a su amante no sólo porel sendero de la aposta sí a, sino por el del crimenmismo, si hubiera sido necesario ;amor que no va hasta el sacrificio no es unamor.Desiderio se ocupó con premura de aiTeglar losasuntos concernientes a su matrimonio ;y, cuando todo estuvo listo, comisionó al Cónsuly al señor Lewis para pedir oficialmente aOtilia la mano de Nieves ;y, así fué ;pero, apenas Otilia oyó al Cónsul, que llevabala palabra, decirle que venía a pedirle la mano dela señorita Nieves de las Pueblas para" el señorSamuel Krocker, no quiso oír más ;se puso de pie, y, mostrando a los visitantes lapuerta del salón, les dijo : —Basta, caballeros ;y se retiró ;no sin alcanzar a oír al Cónsul, que le decía : —Señorita : deboadvertir a usted que no tienederecho a oponerse a ese matrimonio, porque laseñorita de las Pueblas es mayor de edad, y ustedno es su madre ;quiso volverse, discutir, pero no tuvo fuerza paraello ;entró a su aposento y se arrojó sobre su lechosollozando...294 VAEGAS YILAi ah ! el ingrato, el miserable a quien había consagradosu vida... ; no sólo la abandonaba por un www.gftaognosticaespiritual.org www.taocienciareligion.com GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  • 290 GESTOS DE VIDA VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINOpuñado de oro, sino que quería llevarse a su hijay, dejarla sola... vivir sola... morir sola... y, eso,en pago de tanto amor y tanto sacrificio... ;quedó allí accidentada, víctima de un largo síncopecardíaco ;cuando volvió en sí al clarear el alba, fué directamenteal cuarto de Nieves, para hablar conella, y, preguntarle, si amaba aún al traidor, yestaba también dispuesta a abandonarla ;no tuvo que formular la pregunta ;la respuesta estaba allí visible, palpable, en sutriste y desgarradora elocuencia...el lecho vacío ; intacto ;el armario abierto y sin ropas ;la coijjeuse y, el lavabo, limpio todo objeto detoilette;las huellas y el desorden de la fuga por todaspartes.Nieves había huido ;interrogó a Ménica ;ésta confirmó el hecho ; la «niña» había salido ; —¿a dónde?ella no lo sabía.Otilia, adivinando una cómplice en aquella viejasir^denta que había sido como una aya suya yla compañera de su juventud, la expulsó ignominiosamente,y le ordenó abandonar inmediatamentela casa;quedó sola ;GESTOS DE VIDA 295vago como una loba en cólera [X)r todos los aposentos www.gftaognosticaespiritual.org www.taocienciareligion.com GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  • 291 GESTOS DE VIDA VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINO;y, se proponía ir a la ¡x)licía a dar cuenta dela desaparición de su hija, cuando le llegó unacarta del señor Lewis, en la cual le participabaque por orden de la autoridad, la señorita Nievesde las Pueblas había sido depositada en su casa,hasta el día de su próximo matrimonio con elseñor Samuel Krocker, que tendría lugar, segúnel rito hebreo, el sábado venidero, a las nueve desu mañana, en la única Sinagoga de la ciudad.Otilia no lloró, ni gritó, quedó inmóvil, comosi aquel golpe, dado a su corazón enfermo, la hubiesei>etrificado...más que una estatua se diría un cadáver. ..su imagen, reproducida en ese momento en elespejo del tocador, era bien la imagen de unmuerto...la muerte vagaba por aquel rostro exangüe, aquellosojos hechos turbios a fuerza de llorar, aquellaboca ya sin gritos, semejante a una sepultura vacíade donde acaban de arrojar las cenizas de unmuerto ; aquel pobre cuerpo que la fiebre minabay aquellas suaves manos tan bellas que temblabanen un frémito de angustia...creyó que iba a morir y pensó en sus hijos...sus hijos... que la dejaban morir en la soledad...sus hijos, que se unían para matarla ;sus hijos, que le daban la Muerte, en cambiode la Vida , que ella les había sacrificado;j ah !... sus hijos... www.gftaognosticaespiritual.org www.taocienciareligion.com GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  • 292 GESTOS DE VIDA VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINO*Los días que pasó en el lecho ^ con crisis de sofoca<;ión tan grandes, que parecían definitivas, fueronpara ella días de angustia inenarrable, pero,más que todo, de una soledad moral inabarcable,soledad ilimitada como la de los cielos, y, comola de los sepulcros ;manos mercenarias la cuidaban ;la portera venía de vez en cuando con algúnrecado, o carta de visita, porque había dado órdenesde no dejar subir a nadie ;tenía el pudor de su pena ; y, sentía vergüenzade la traición que le habían hecho.Mónica había partido llorando de aquella casa,que la había albergado dura^ite cuarenta años ; ibaa vivir con «los niños» , después de su matrimonio,según había dicho ;ningún cariño le había sido fiel ;todos la habían traicionado ;las nuevas criadas la servían respetuosas^ peroGESTOS DE VIDA 297indiferentes, habituadas al silencio cortés de lascasas distinguidas ;en las noches, durante las grandes crisis, enque se sentía ahogar, no llamaba a nadie, tomabaella misma sus medicinas, y, quedaba inmóvil,mirando el reloj, como espiando la hora de sumuei*te ;al fin, el día llegó ;el sábado nupcial;el día del matrimonio de sus hijos ; www.gftaognosticaespiritual.org www.taocienciareligion.com GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  • 293 GESTOS DE VIDA VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINOdesde antes de la hora del alba, estuvo en pie ;amaneció un día lívido, amarillento, como elrostro de un tísico ;se preparó una tisana calmante de las que ellasabía el efecto seguro, se hizo una picure de lasque el médico le prescribía como más activas, y,sin ayuda de nadie, procedió a yestirse ;en la cámara calmada y silenciosa, sólo se oíasu tragín ;pronto estuvo vestida en negro, con grandes velosde crespón, como si fuese al entierro de supropia alma ;hizo pedir su coche;y esperó ;estaba calmada, casi podría decirse que serena ;el teléfono de la portería tocó anunciando el carruaje....descendió ;grave, dolorosa, elegantísima, entre las reverenciasy la conmiseración de los porteros y de laservidumbre;298 VARGAS VILAl^erlaba un día desapacible, de lluvia menuda ylenta ;dio al cochero la dirección de la Sinagoga, y,entró al carruaje ;cuando llegó a la calleja estrecha en que el templohebreo estaba situado, el coche tuvo que avanzarcon lentitud, porque había grande afluenciade ellos ;le tocó colocarse el último de la fila ; www.gftaognosticaespiritual.org www.taocienciareligion.com GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  • 294 GESTOS DE VIDA VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINOella^ descendió y avanzó por la acera ;la hilera de caiTuajes estaba formada por todoslos de la colonia hebrea, muy rica, y muy numerosa;al verla avanzar, muchos cocheros y lacayos lareconocieron por estar habituados a verla en lasgrandes fiestas de sociedad.—La señorita Eendon — dijeron unos.—La madre — dijeron otros ;y, ella avanzó, sin escucharlos ;llegada frente a la puerta del templo, que grandescortinajes de terciopelo rojo decoraban, la concurrenciaagrupada era de tal manera compacta,que penosamente avanzó entre ella ;cuando estuvo adentro, vio :el templo blanco ;las paredes desnudas de altares y de adornos ;absoluta ausencia de imágenes ;en el muro frontón, el oro del Tabernáculo :por en medio del templo, tan austeramente desnudo,descendía la comitiva ;dos filas de niños de ambos sexos la precedíancon cirios en las manos ;GESTOS DE VIDA 299bajo palio los seguían los desposados;él, en frac ;ella, toda envuelta en grandes velos de tul, cuyascaudas llevaban infantes caudatarios ;la barba mosaica de un rabino hacía detrás deellos reflejos de plata ;el cortejo se detuvo ; www.gftaognosticaespiritual.org www.taocienciareligion.com GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  • 295 GESTOS DE VIDA VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINOel rabino habló ;los novios llevaban sendas copas de cristal entrelas manos ; parecían azucenas votivas ;cuando el rabino calló, los desposados apuraronel vino de las copas ;luego... las aiTojaron con fuerza contra el suelo ;el cristal, al romperse, hizo un tañido musical;se oyó sonar un débil gemido ;Otilia rodó al suelo...brazos piadosos la recogieron.—¿Qué es? — dijo alguien.—Una vieja, que se cayó -:- dijo un niño;la ceremonia continuó...Cuando Otilia abrió los ojos en una habitaciónadherente al templo y tan desnuda de a-dornos yde imágenes como él, miró asombrada en tornosuyo ;rostros extraños la circuían ;un hombre anciano, sin duda un médico, la auscultaba;otro le tenía el pulso ;comprendiendo que iba a morir Otilia, abría desmesuradamentelos ojos, buscando una cruz, una300 VARGAS VILAcruz que la amparara, un Cristo para besarlo ensu agonía... un sacerdote que la absolviera...nada, nada...su rostro se hacía azuloso ; su respiración se trocabaen estertor... —Mis hijos... mis hijos... — alcanzó a decir;como si hubiesen sido evocados por un conjuro, www.gftaognosticaespiritual.org www.taocienciareligion.com GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  • 296 GESTOS DE VIDA VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINODesiderio y Nieves, avisados por alguien, llegaronen ese momento ;afligidos, enloquecidos de dolor, se arrojaron alos pies de Otilia, gritándole : —Mamá, mamá, mamá querida;la moribunda abrió los ojos, sonrió dulcemente,extendió las manos buscando las cabezas de sushijos, hundió los dedos trémulos en las cabellerasfiliales acariciándolas torpemente, los miró con unat-ernura infinita ; volvió el rostro de lado... y, expiró...FINLECTOR:Si este libro te agrada, no lo prestes.Porque restándome compradores, agradt^ctrías el dek-ite que me debee, devolviendomal por bien.Si este libro no te agrada, no loprestes. Porque obra insensatamentequien propaga lo malo.Prestar un libro es un gran perjuiciopara el autor que cobra derechos por ejemplarvendido.•«««••••••••••••••••••A IOlDr33 Complotss de VARGAS VI LAI EDICIÓN DEFINITIVA8issiI www.gftaognosticaespiritual.org www.taocienciareligion.com GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  • 297 GESTOS DE VIDA VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINOsIsI1.2.3.4.6.6.7.8.9.10.11.12.13.14.15.16.17.18.19.20.21.22.23.24.25.26.La Simiente.Ibis. www.gftaognosticaespiritual.org www.taocienciareligion.com GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  • 298 GESTOS DE VIDA VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINOSobre las ViñasMuertas.Alba Roja.María Magdalena.Aura o las Violetas.Los Discípulos deEmaüs.Los Estetas de Teópolis.Sombras de Águilas.El Camino del triunfoLa Conquista de Bizancio.El Minotauro.Las llosas de la TardeFlor del fango.La Demencia de Job.Los Parias.De sus Lises y de susRosas.La Voz de las Horas.Archipiélago SonoroLirio Blanco.Huerto Agnóstico.Lirio Rojo.Lirio Negro.Salomó.De los Viñedos de laEternidad.Horario Reflexivo.27. El Final de un Sueño.28. La Ubre de la Loba.29. Los Divinos y losHumanos. www.gftaognosticaespiritual.org www.taocienciareligion.com GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  • 299 GESTOS DE VIDA VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINO30. Cachorro de León.31. El Sendero de las Almas.32. Libre Estética.33. El Ritmo de la Vida.34. Los Césares de la decadencia.35. Rubén Darío.36. La República romana37. La Muerte del Cóndor.38. Copos de Espuma.39. Verbo de Admonicióny de Combate.40. Del Rosal Pensante.41. En las Zarzas del Horeb.42. Ars-Verba.43. El Huerto del Silencio.44. Laureles Rojos.45. Prosas-Laudes.46. Pretéritas.47. Clepsidra Roja.48. Belona Dea Orbi.49. Saudades tácitas.50. Históricas y Políticas51. Prosas Selectas.IIIt It{IiiVARGAS VILA: Ante los Bárbaros. www.gftaognosticaespiritual.org www.taocienciareligion.com GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  • 300 GESTOS DE VIDA VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINOI •••••••«< •••••••••••••••#••••••IRARE BOOKCOLLECTIONTHE LIBRARY OF THEUNIVERSITY OFNORTH CAROLINAATCHAPEE HILEPQ8179.V3G41922»••*•—a—f••••••• II Obras completas de Vargas VilajiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiniiEDICIÓN DEFINITIVA1.2.3.4.5.6.7.8.9.10.11.12.13. www.gftaognosticaespiritual.org www.taocienciareligion.com GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  • 301 GESTOS DE VIDA VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINO14.15.16.17.18.19.20.21.22.23.24.25.26.27.28.La Simiente.Ibis.Sobre las Viñas Muertas.Alba Roja.María Magdalena.Aura o las Violetas.Los Discípulos deEmaüs.Los Estetas de Teó=polis.Sombras de Águilas.£1 Camino del triunfo.La Conquista de Bizancio.El MinotauroLas Rosas de la Tarde.Flor del fango.La Demencia de Job. www.gftaognosticaespiritual.org www.taocienciareligion.com GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  • 302 GESTOS DE VIDA VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINOLos Parias.De sus Líses y de susRosas.La Voz de las Horas.Archipiélago Sonoro.Lirio Blanco.Huerto Agnóstico.Lirio Rojo.Lirio Negro.Salomé.De los Viñedos de laEternidad.Horario Reflexivo.El Final de un Sueño.La Ubre de la Loba.29. Los Divinos y los Humanos.30. Cachorro de León.31. El Sendero de las Almas.32. Libre Estética.33. El Ritmo de la Vida.34. Los Césares de la decadencia.35. Rubén Darío.36. La República romana.37. La Muerte del Cóndor.38. Copos de Espuma.39. Verbo de Admonicióny de Combate.40. Del Rosal Pensante.41. En las Zarzas del Horeb.42. Ars-Verba.43. El Huerto del Silencío.44. Laureles Rojos. www.gftaognosticaespiritual.org www.taocienciareligion.com GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL
  • 303 GESTOS DE VIDA VARGAS VILA EL MAESTRO EL DIVINO45. Prosas-Laudes.46. Pretéritas.47. Clepsidra Roja.48. Belona Dea Orbi.49. Saudades tácitas.50. Históricas y Políticas51. Prosas Selectas.52. Polen Lírico.53. Gestos de vida.54. El Imperio Romano.55. Ante los Bárbaros.:»••••••••••••••»•••••••••••••••••••I www.gftaognosticaespiritual.org www.taocienciareligion.com GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL