• Share
  • Email
  • Embed
  • Like
  • Save
  • Private Content
05 05 04 alzheimer www.gftaognosticaespiritual.org
 

05 05 04 alzheimer www.gftaognosticaespiritual.org

on

  • 303 views

 

Statistics

Views

Total Views
303
Views on SlideShare
274
Embed Views
29

Actions

Likes
0
Downloads
0
Comments
0

1 Embed 29

http://www.gftaognosticaespiritual.org 29

Accessibility

Categories

Upload Details

Uploaded via

Usage Rights

© All Rights Reserved

Report content

Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
  • Full Name Full Name Comment goes here.
    Are you sure you want to
    Your message goes here
    Processing…
Post Comment
Edit your comment

    05 05 04 alzheimer www.gftaognosticaespiritual.org 05 05 04 alzheimer www.gftaognosticaespiritual.org Document Transcript

    • ALZHEIMER La guía de la antiedad Elizabeth Somer; Integral 1.999Envejecer es inevitable. No podemos frenar el proceso biológico molecularque repercute en todo el organismo. Sin embargo, sí es posible preparar elcuerpo y la mente para vivir lo mejor posible lo que, sin duda, pueden serlos mejores años de la vida. Para ello Elizabeth Somer ha reunido en Laguía de la antiedad un completo programa de dietas antienvejecimiento paraconseguir vencer a los temidos lapsus en la memoria, la falta de energía olos problemas físicos relacionados con la edad, hasta ahorainevitablemente. La guía incluye también una serie de tablas de gimnasiaque explican las ventajas del ejercicio físico moderado para las personasmayores.El Alzheimer es una de las principales enfermedades que afectan a laspersonas mayores. La mayor parte de estos enfermos reciben los cuidados desus familiares. Para mejorar la convivencia, los especialistas hanrealizado algunas recomendaciones.* La familia debe aprender a convivir con el enfermo de Alzheimer. Esnecesario que los familiares aprendan a evadirse de los problemas. En casonecesario, no deben dudar en recurrir a la ayuda psicológica y social.* No discuta con el enfermo, ni le lleve la contraria de forma violenta,pues provocaría agresividad.* Rodee al enfermo de un ambiente de afecto. Una buena idea es facilitarleun álbum de fotos para que se reconozca y pueda hacer ejercicios mentales.* No le haga reproches si se equivoca. En caso contrario, le creará unamayor ansiedad.* Háblele despacio, de manera sencilla y con actitud comprensiva.* El enfermo mantiene su afectividad, es decir, conserva la memoriaafectiva, comprende y agradece las caricias como manifestaciones decariño.* No traslade de sitio, ni de habitación, a los enfermos, para evitar quese desorienten. Prevenga las caídas vigilando estorbos o alfombras. ENFERMEDAD DE ALZHEIMER Y MUJER Las mujeres, que padecen la dolencia mucho más que los hombres, pueden beneficiarse de las terapias hormonales. Diario EL PAÍS, España, Lunes , 18 de Octubre de 1.999 Escrito por Román Alberca, jefe del Serviccio de Neurología. Unidad de
    • enfermedad de Alzheimer y trastornos de la memoria. H.U. Virgen del Rocío de Sevilla.La sociedad española comienza a tomar conciencia de que la enfermedad deAlzheimer es un auténtico problema personal y social, lo que se debe, engran medida, a que la enfermedad se percibe como una "epidemia", cuyafrecuencia hace que todos tengamos algún enfermo en la familia o sepamosde alguien cercano que la sufre. Debido al interés que despierta estadolencia, los medios de comunicación trasladan eficázmente noticia de losdescubrimientos que aparecen continuamente en esta enfermedad, con unefecto de retroalimentación. Sin embargo, apenas se habla de otrosaspectos, que no son menos importantes aunque parezcan menosespectaculares. Así sucede con la relación que existe entre la enfermedadde alzheimer y la mujer.El primer dato sorprendente es la enorme cantidad de mujeres que padecenla enfermedad. Se calcula que existen en nuestro país unas 180.000 mujeresafectadas frente a sólo unos 85.000 hombres y, en correspondencia, entreel 60 al 70% de los enfermos que acuden a nuestros Servicios de Neurologíason mujeres. Una buena explicación para este predominio femenino es que lafrecuencia de la enfermedad crece exponencialmente con la edad a partir delos 65 años y la mujer sobrevive unos cuatro años más que el hombre. Pero,¿es ésta la única explicación para cifras tan llamativas?Algunos estudios sugieren que, corregido el factor edad, la enfermedadsigue incidiendo más en el sexo femenino. Esto indica que puede haberfactores de riesgo diferentes o de desigual intensidad en uno y otro sexo.Se piensa que un factor de riesgo es el nivel educacional, de manera quela frecuencia de la enfermedad parece estar en relación inversa al gradode escolarización.De acuerdo con el Anuario Estadístico de 1.991, la cifra de mujeresanalfabetas (en torno a 800.000, y una de cada cinco mujeres mayores de 75años), era más del doble que la de varones (en torno a 300.000), datostanto más importantes cuanto que la mujer se muestra más sensible a laacción de este factor de riesgo. La susceptibilidad del analfabeto seatribuye a que dispone de una "reserva cerebral" menor, pero unaexplicación de este tipo resulta simplista, porque el analfabetismo es unfenómeno complejo que, entre otras cosas, impide beneficiarse del progresohigiénico y médico -como se verá luego- y conlleva numerosos trastornos.Por suerte, es una pauta conductual de gran componente ambiental y, portanto, modificable.Pero el predominio femenino también se podría relacionar con lasdiferencias biológicas que, evidentemente, existen entre el hombre y lamujer. En efecto, la enfermedad de Alzheimer tiene una intensa relacióncon factores genéticos y endógenos. A este respecto, conviene recordar quela diana lesional de esta enfermedad es el cerebro, órgano donde lashormonas dejan una huella precoz y permanente. Esta huella le permitirá
    • relacionar durante el resto de la vida a las variaciones hormonales, muyintensas en los ciclos menstruales y en la menopausia, que ocupa el terciode la vida de la mujer. Los estrógenos, hormonas femeninas, tienen unefecto trófico sobre ciertos grupos neuronales cerebrales relacionados conla memoria y cognición y su administración mejora la eficacia de lamemoria de la mujer posmenopáusica. Como no pocas de las mujeres de estaedad, especialmente las de mayor nivel cultural, toman estrógenos porotros motivos -por ejemplo, para prevenir la osteoporosis y otrasenfermedades asociadas a la menopausia- se ha podido comparar lafrecuencia de la enfermedad en tratadas y no tratadas y se ha visto que elriesgo disminuye entre las tratadas. La importancia de este datopreliminar es manifiesta.Sea cual fuere la causa, la consecuencia incontrovertible es que el númerode mujeres con esta severa enfermedad, que causa una demencia y unaintensa incapacidad, es mucho mayor que el de hombres que la padecen. Enlógica contrapartida, la mayoría de los cuidadores deberían ser varonespero, en realidad, seis a siete de cada 10 son mujeres. Este predominio sedebe, en parte, a la mayor supervivencia femenina, pero aquí es aún másimportante el papel social de la mujer, derivado de su educación yafectividad, que la hacen propensa a aceptar el cuidado de sus familiares."Atrapada" socialmente por la enfermedad, "paga" un nuevo coste, excluidosel dolor y la pena. El económico se calcula superior a dos millones depesetas anuales, durante los cinco a diez años que suele durar laenfermedad. Pero los perjuicios físicos y morales son mayores, de formaque no pocos cuidadores se lesionan al movilizar a los enfermos, otrospierden amigos, sus relaciones familiares se deterioran o enfermanpsíquicamente y siempre soportan la angustia de actuar como personalsanitario sin tener ayuda profesional ni formación adecuada.En resumen, estas reflexiones pretenden divulgar por qué la mujer se veintensamente involucrada a nivel personal en la enfermedad de Alzheimer.Quizá así se sienta más inclinada a participar colectivamente en la luchacontra la enfermedad. Es una lucha en la que todos debemos intervenir,incluida la Administración Sanitaria, que debería programar los mediosnecesarios para mejorar la asistencia de estos enfermos y dotar nuestrasinstituciones para hacer más fructífera la investigación en este campo. LA DETECCIÓN PRECOZ AYUDA A COMBATIR EL ALZHEIMER Revista CONSUMER, Nº 26, de Octubre de 1.999Uno de los más retos más complejos que han de resolver las sociedadesoccidentales es la adecuada gestión del inevitable envejecimiento de lapoblación. La combinación entre la elevada esperanza de vida de quedisfrutamos y la baja tasa de natalidad que padecemos provoca un resultadoexplosivo: una drástica y progresiva inversión de lo que se conoce como"pirámide demográfica". En España, viven ya cinco millones de personasmayores de 65 años, y todo apunta que, al cierre del año 2.000, esta cifrarondará los seis millones y medio de individuos, es decir, el 16% deltotal de la población.
    • El principal problema de este envejecimiento generacional radica en que vaasociado a una serie de enfermedades que constituyen, además de un lastrepara la salud de los ancianos, un problema de índole social y económico.Un caso paradigmático es el de las demencias seniles; ligadas alenvejecimiento del organismo, pueden deberse a muchas causas, pero en el90% de los casos el paciente sufre Alzheimer (se estima que en España hayentre 300.000 y 400.000 afectados) o, simplemente, padece alteracionesvasculares que le ocasionan pequeños, pero múltiples, infartos cerebraleshasta el punto de provocarle lo que popularmente se denomina falta deriego. Ni que decir tiene que las consecuencias son más graves cuando sesufren a la vez ambos trastornos.Un repaso de las estadísticas revela que este tipo de demencias son pocofrecuentes antes de los 65 años, pero también se constata que, a partir deesta edad, se produce un incremento exponencial: en la franja de 70 a 80años, se comprueba que 15 de cada 100 personas sufren algún tipo dedemencia, y entre quienes tienen de 80 a 90 años, el número de afectadosse eleva hasta un 33% (el 10%, por Alzheimer). Los familiares tienden ainterpretar los primeros síntomas de esta última enfermedad como cambiostípicos de la edad y no consultan al médico. Y en ocasiones, es el propiomédico quien no concede mayor trascendencia a las alteraciones, cuando undiagnóstico precoz puede permitir detectar casos que tengan curación, o,al menos, garantizar una mayor efectividad del tratamiento.INCÓGNITAS SOBRE EL ALZHEIMERLas causas que originan esta enfermedad están aún por determinar. Si biense conoce parcialmente la base genética del problema y se ha descubiertoque se puede transmitir por herencia familiar, las investigaciones no handado todavía con la alteración que pone en marcha esta degeneración.Sólo se consideran probados como factores de riesgo: edad avanzada,historia familiar de demencia, síndrome de Down y ser portadores delgenotipo APOE (un marcador genético), sin olvidar que esta enfermedad esmás frecuente entre las mujeres. A este respecto, recientes estudiosepidemiológicos han demostrado que las mujeres que se sometieron tras lamenopausia a tratamientos estrogénicos sustitutivos tienen menosposibilidades de padecer esta dolencia, lo que mueve a creer que losestrógenos promueven un cierto poder preventivo, parecido al descubiertoen los antioxidantes (vitamina E) y en algunos antiinflamatorios.Para la identificación de una demencia, se deben explorar de formasistemática las áreas del conocimiento afectadas: memoria, aprendizaje,lenguaje, orientación, capacidad de razonar, habilidades...Los médicosdisponen, para un primer examen, de instrumentos de screening, queconsiste en test breves, sensibles, específicos y sencillos. Mediante suaplicación, el facultativo no llega a obtener un diagnóstico preciso, pero
    • puede determinar si el paciente precisa una exploración más completa.Confirmado el riesgo, el médico especialista efectúa un nuevoreconocimiento mediante pruebas radiológicas, analíticas y psicométricas,en aras de acercarse a un diagnóstico más exacto, aunque nunca definitivo,ya que sólo se puede afirmar con certeza que una persona sufre Alzheimertras una biopsia cerebral o una autopsia. De ahí que a quienes reúnen loscriterios clínicos compatibles con el Alzheimer se les diagnostique ytrate como afectados por esta enfermedad.El tratamiento por su parte, siempre está orientado a mantener lacapacidad funcional del enfermo. Los fármacos hoy utilizados (incluidos enla Seguridad Social), poseen una acción terapéutica en casos de Alzheimerleves y moderados, mientras se espera que los que aún están en vía deinvestigación puedan resultar más eficaces, ya que bloquearían laformación de la proteína que contiene las neuronas causantes de ladegeneración.El Alzheimer, además de ser un lastre para la salud de los ancianos,constituye un grave y creciente problema social.Los síntomas del Alzheimer1.- El primer indicio es la pérdida de memoria reciente para aprender orecordar algo aprendido.2.- El avance de la enfermedad es gradual y provoca la aparición de otroscuadros clínicos, como la alteración del habla (afasia) y de la capacidadde realizar actividades motoras (apraxia).3.- El enfermo sufre también dificultades para reconocer los objetos(agnosia), una desorientación en el espacio y el tiempo, así como cambiosde carácter...4.- No todos los casos son iguales, y salvo el denominador común de lapérdida de memoria, pueden predominar unos trastornos u otros.CONVIVIR CON UN ENFERMO EXIGE LO MEJOR DE NOSOTROS1.- El tratamiento de un enfermo de Alzheimer es mucho más que lafarmacopea. Uno de los retos de nuestra sociedad ante estos pacientes escómo tratar sus problemas de conducta, sin olvidar el cuidado de supersona e higiene.2.- Las alteraciones en el comportamiento son frecuentes y constituyen unelemento perturbador del entorno familiar y social. Son frecuentes lasidentificaciones erróneas, el vagabundeo, las reacciones de agresión, lasconductas sexuales anómalas, el insomnio...que hacen de la convivencia conun afectado un dificil problema. Solo cabe familiarizarse con el
    • sufrimiento.3.- En ocasiones, la manipulación por el enfermo de cocinas de gas,medicinas y otros elementos de riesgo constituyen un peligro.4.- Frecuentemente, un enfermo requiere cuidados que sólo puede darlepersonal especializado.5.- Los familiares deben aprender a convivir con esta devastadoraenfermedad. EL CONSUMO DE LA ASPIRINA PREVIENE EL ALZHEIMER Diario LEVANTE de Valencia (España), Martes, 12 de Octubre de 1.999La enfermedad de Alzheimer puede prevenirse a través del consumo habitualde aspirinas, según el jefe de servicio de farmacología de la ClínicaUniversitaria de Navarra, Jesús Honorato. El jefe de este departamentoexplicó, además, que un estudio realizado por un grupo de científicosestadounidenses ha puesto de manifiesto la capacidad del fármaco paraprevenir el cáncer de colon, además de la aparición de enfermedadescardiovasculares y de infartos de miocardio. En la investigaciónparticiparon más de 600.000 personas de todas las edades y sexos ydemostró que aquellas que tomaban más de quince aspirinas al mes teníanmenos posibilidades de desarrollar este tipo de patologías.