Los geografos nos hacemos mayores
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×
 

Like this? Share it with your network

Share

Los geografos nos hacemos mayores

on

  • 160 views

Los geógrafos nos hacemos mayores, artículo de Gersón Beltrán en el documento del Colegio de Geógrafos "10 años enredando: balance y retos de la geografía profesional" ...

Los geógrafos nos hacemos mayores, artículo de Gersón Beltrán en el documento del Colegio de Geógrafos "10 años enredando: balance y retos de la geografía profesional"
Edita: Colegio de Geógrafos
Año: 2011
Depósito legal: B-40888-2011

Statistics

Views

Total Views
160
Views on SlideShare
157
Embed Views
3

Actions

Likes
0
Downloads
0
Comments
0

1 Embed 3

http://www.slideee.com 3

Accessibility

Categories

Upload Details

Uploaded via as Adobe PDF

Usage Rights

© All Rights Reserved

Report content

Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
  • Full Name Full Name Comment goes here.
    Are you sure you want to
    Your message goes here
    Processing…
Post Comment
Edit your comment

Los geografos nos hacemos mayores Document Transcript

  • 1. Promueve y edita: Colegio de Geógrafos. Diseño y maquetación: Salvador Calafat Ferrándiz Depósito legal: B-40888-2011 Se permite la reproducción parcial o total de este documento y de los artículos que en él figuran siempre y cuando se cite la fuente, se reproduzcan sin ser sometidos a ningún tipo de modificación, y no se utilicen para ningún fin comercial.
  • 2. “El sexto planeta era diez veces más grande. Estaba habitado por un anciano que escribía grandes libros. —¡Anda, un explorador! —excla- mó cuando divisó al principito. Este se sentó sobre la mesa y re- posó un poco. ¡Había viajado ya tanto! —¿De dónde vienes tú? —le pre- guntó el anciano. —¿Qué libro es ese tan grande? —preguntó a su vez el principi- to—. ¿Qué hace usted aquí? —Soy geógrafo —dijo el anciano. —¿Y qué es un geógrafo? —Es un sabio que sabe donde es- tán los mares, los ríos, las ciuda- des, las montañas y los desiertos. —Eso es muy interesante —dijo el principito—. ¡Y es un verdadero oficio!. Dirigió una mirada a su alrededor sobre el planeta del geógrafo; nunca había visto un planeta tan majestuoso. —Es muy hermoso su planeta. ¿Hay océanos aquí? —No puedo saberlo —dijo el geó- grafo. —¡Ah! (El principito se sintió de- cepcionado). ¿Y montañas? —No puedo saberlo —repitió el geógrafo. —¿Y ciudades, ríos y desiertos? —Tampoco puedo saberlo. —¡Pero usted es geógrafo! —Exactamente —dijo el geó- grafo—, pero no soy explorador, ni tengo exploradores que me informen. El geógrafo no puede estar de acá para allá contando las ciudades, los ríos, las monta- ñas, los océanos y los desiertos; es demasiado importante para deambular por ahí. Se queda en su despacho y allí recibe a los ex- ploradores. Les interroga y toma nota de sus informes. Si los infor- mes de alguno de ellos le parecen interesantes, manda hacer una in- vestigación sobre la moralidad del explorador”. (El Principito, Capítulo XV) La explicación de El Principito fue superada hace 200 años, cuando Humbolt y Ritter sentaron las ba- ses de lo que hemos denominado la Geografía Moderna. A partir de aquí la Geografía entra en la Universidad y el geógrafo sale del despacho para conocer el mundo e interpretarlo. Desde entonces hemos crecido todos, la geogra- fía como ciencia y los geógrafos como científicos. Hace diez años la geografía dio un paso más en España y se constituyó el Colegio Profesional de Geógrafos, que luego fue creciendo por las distin- tas zonas de España en forma de Delegaciones Territoriales. No se cuando tuve vocación por la geografía pero desde siempre me gustó conocer lo que pasa en este planeta, uniendo una concien- cia ecológica con el humanismo. Con la adolescencia se afianzó las ganas de cambiar el mundo y mejorarlo y decidí apostar por los estudios de Geografía. Cursé la primera promoción donde sólo se estudiaba Geografía entre 1993 y 1997. Es entonces cuando ya identifi- qué un complejo de inferioridad que no acababa de entender: los geógrafos se dedican a dar clase. Siempre luché contra esa idea y he logrado trabajar siempre como geógrafo profesional. Paradójica- mente ahora también doy clase, pero vinculado siempre al mundo profesional. En el año 2001 nació el Colegio Profesional de Geógrafos de Es- paña. Inmediatamente me apunté, con el número 147, consciente de que era necesario unirme a otros geógrafos profesionales y demos- trar que somos útiles a la socie- dad, que al fin y al cabo es ser fiel a nosotros mismos. No sólo eso, sino que pocos años después me presenté a la presidencia de la Delegación Valenciana, de la que he sido presidente durante 4 años. ¿Y ahora? Pues en estos momen- tos estoy metido en analizar y tra- bajar una nueva geografía en ese territorio virtual que es Internet. Se trata de un reto apasionante: exportar el concepto del geógrafo, su forma de ver el mundo físico, al mundo virtual y, tal y como se están desarrollando las cosas, la interacción de ambos mundos, y todo ello unido al auge de las redes sociales en Internet convir- tiendo este medio en la red de las personas. ¿Y qué ha cambiado en estos diez años? Mucho ha cambiado y me atrevo a decir que gracias al Colegio de Geógrafos. Pero no por ser quien publica esto sino porque realmen- te ha supuesto un revulsivo en la geografía profesional: nos ha per- mitido conocernos entre nosotros, saber que no estamos solos, que hay muchos geógrafos haciendo trabajos muy interesantes, la so- ciedad nos ha conocido, se han realizado estudios para saber en qué y dónde trabajamos, se ha coordinado una adaptación a Bo- lonia para que haya unos estudios comunes, añadiendo el concepto de Ordenación del Territorio como elemento estratégico, etc. Pero lo que en realidad lo que ha cambiado para mí ha sido la so- ciedad y nosotros con ella e iden- tifico varios cambios sustanciales para la Geografía: la geolocaliza- ción como un concepto basado en la popularización y generalización del sistema GPS, la movilidad ba- sada en la masificación de los dis- positivos móviles y la socialización con el establecimiento de redes sociales a través de Internet. En estos momentos hay una nueva --------------------------1 Colegiado nº 147. Gerente de Geotu- rismo SLU, sociedad especializada en Tecnologías de Información Geográfica, turismo y comunicación online. Profesor Asociado del Departamento de Geografía de la Universitat de València. Presidente de la Delegación Territorial del Colegio de Geógrafos en la Comunidad Valenciana entre 2006 y 2010, y nuevamente, desde octubre de 2011. -------------------------- -------------------------- LOS GEÓGRAFOS NOS HACEMOS MAYORES -------------------------- Gersón Beltrán1 -------------------------- 13
  • 3. revolución, la Realidad Aumenta- da, una herramienta que permite que Internet se integre en nuestra vida real y amplia nuestras capa- cidades de forma impresionante. Pero si hay algo que ha cambiado es la inteligencia colectiva, la ca- pacidad de los seres humanos de mejorar y de entre todos cambiar el entorno y todo ello se consigue gracias a las personas y la Geo- grafía que, al fin y al cabo, nos habla de eso, de personas y su interrelación con el entorno. Diez años puede parecer poco pero es mucho: Iphone, Black- berry, Android, Web 2.0., Google Earth, Google maps, web map Server, Wikipedia, Qr Codes, Realidad Aumentada, Youtube, Facebook, Twitter, Google, etc. no existían y todas estas herra- mientas están modificando la Geografía global, la forma de en- tender el mundo, de compartirlo y de cambiarlo a mejor y los geógra- fos estamos en la vanguardia de estas tecnologías para interpretar el mundo. Felicidades al colegio por sus diez años y gracias por unirnos y reunirnos en torno a una profesión que nos apasiona: LA GEOGRAFÍA. -------------------------- 14
  • 4. Con motivo del 10º aniversario del Colegio de Geógrafos, la publicación recoge más de una veintena de artículos de opinión sobre el estado y los retos de futuro de la Geografía profesional. De este modo, a modo de termómetro o pulsímetro del colec- tivo, los textos sugieren tanto los diagnósticos y medicinas del especialista (dónde estamos, qué nos espera y hacía donde deberíamos dirigir los esfuerzos) como las fiebres, tensiones y traumas del paciente. Todo ello con el objetivo no tanto de mostrar la opinión de quienes han venido repre- sentando el colectivo a lo largo de estos diez años, como de estimular la deriva y el extravío intelectual del lector. Seguir enredando.