Apoe4
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×
 

Apoe4

on

  • 1,014 views

Gennets-Argentina

Gennets-Argentina

Statistics

Views

Total Views
1,014
Views on SlideShare
1,014
Embed Views
0

Actions

Likes
0
Downloads
15
Comments
0

0 Embeds 0

No embeds

Accessibility

Categories

Upload Details

Uploaded via as Adobe PDF

Usage Rights

© All Rights Reserved

Report content

Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
  • Full Name Full Name Comment goes here.
    Are you sure you want to
    Your message goes here
    Processing…
Post Comment
Edit your comment

Apoe4 Apoe4 Document Transcript

  • REVISIONES Apo E: lípidos plasmáticos, cardiopatía isquémica y enfermedad de Alzheimer Carlos Lahoz y José María Ordovás Lipid Metabolism Laboratory. USDA Human Nutrition Research Center on Aging at Tufts University. Boston. EE.UU. cardiopatía isquémica, lípidos, apolipoproteínas e, hipolipemiantes, enfermedad de Alzheimer La determinación del fenotipo de la apoliproteína E (apo E) tricción y posterior separación electroforética en un gel de ha adquirido un creciente interés clínico en los últimos poliacrilamida o agarosa (fig. 1). años. Esto se ha debido fundamentalmente a la relación Ante la pregunta de si es mejor determinar la variabilidad existente entre los diferentes fenotipos de la apo E y las con- genética de la apo E mediante el fenotipo o el genotipo, la centraciones plasmáticas de lípidos, así como a su asocia- determinación del primero es más económica pero más la- ción con el riesgo de cardiopatía isquémica (CI). Pero, ade- boriosa, mientras que la del genotipo es mucho más breve y más, la respuesta al tratamiento dietético y farmacológico fiable (sobre todo en individuos diabéticos). Cuando se en los pacientes con hipercolesterolémicos puede verse in- comparan los resultados de la determinación del genotipo fluenciada por el fenotipo de la apo E. Por último, el recien- con los del fenotipo en los mismos sujetos, aparecen resul- te descubrimiento de la relación entre el alelo ε4 y la enfer- tados discrepantes en un porcentaje variable de los casos, medad de Alzheimer (EA) ha acrecentado en gran manera que en algún estudio llega hasta el 20% de los mismos, el interés por dicha apolipoproteína. probablemente secundarios a una menor fiabilidad en la determinación del fenotipo10,11. Apolipoproteína E Apolipoproteína E y lípidos plasmáticos La apo E es una proteína compuesta por 299 aminoácidos que se sintetiza fundamentalmente en el hígado1. Es un im- En múltiples estudios poblacionales se ha observado que portante componente estructural de los quilomicrones, lipo- los individuos con el alelo ε4 tienen concentraciones de co- proteínas de muy baja densidad (VLDL) y lipoproteínas de lesterol total y colesterol LDL más altas que los portadores alta densidad (HDL). Su principal función en el metabolis- del alelo ε3 y éstos, a su vez, mayores que los portado- mo lipoproteico es el aclaramiento por parte del hígado de res del alelo ε212-19. las lipoproteínas ricas en triglicéridos (remanentes de quilo- Se ha sugerido que el genotipo de la apo E podría ser res- micrones y VLDL) mediante su papel como ligando de los ponsable de hasta un 14% de la variación en las concentra- receptores hepáticos de las lipoproteínas de baja densidad ciones de colesterol total y de colesterol LDL6, aunque en la (LDL) y, sobre todo, del receptor de remanentes de lipopro- población del Framingham Offspring Study las isoformas de teínas (LRP) o receptor de la apo E2,3. la apo E sólo fueron responsables del 1% de la variación del El locus del gen de la apo E se encuentra en el cromosoma colesterol LDL en varones y mujeres premenopáusicas y del 19 estrechamente ligado con el gen de la apo CI y de la apo 5% en posmenopáusicas18. El efecto medio de cada alelo CII. El gen es polimórfico con 3 alelos codominantes (ε2, ε3 sobre las concentraciones de colesterol LDL se puede ob- y ε4) que codifican las tres principales isoformas de la apo servar en la figura 2. E (E2, E3 y E4, respectivamente), dando lugar a 6 posibles fenotipos plasmáticos: E2/E2, E3/E2, E3/E3, E4/E2, E4/E3 y E4/E44. Las 3 isoformas difieren por la sustitución de uno o 2 aminoácidos en los residuos 112 y 158. La E2 tiene cisteí- nas en ambos, la E4 argininas en ambos y la E3 cisteína en el 112 y arginina en el 1585. La frecuencia de los alelos ε4, 91 83 ε3 y ε2 en la población blanca es 15, 77 y 8%, respectiva- E2 112 158 mente6. 91 48 35 La determinación del fenotipo de la apo E, basado en la di- E3 112 158 ferente carga eléctrica de las isoformas, se realiza mediante 19 72 48 35 isoelectroenfoque de las VLDL aisladas del plasma con pos- E4 112 158 terior tinción con azul de Coomassie7 o mediante immuno- blotting directamente del plasma8. En los últimos años se Perfil electroforético han descrito técnicas para la determinación del genotipo9, mediante la amplificación del segmento de ADN que contie- 2/2 2/3 3/3 3/4 2/4 4/4 ne ambos residuos, su corte mediante una enzima de res- bp 91 83 72 48 Correspondencia: Dr. C. Lahoz. Unidad de Arteriosclerosis. Centro Nacional de Investigaciones Clínicas. Sinesio Delgado, 10-12. 28029 Madrid. Fig. 1. Efecto del corte de la enzima de restricción Hha I sobre un segmento Manuscrito aceptado el 6-3-1996 del gen de la apo E, variando el tamaño de los fragmentos según las diferen- tes isoformas. Inferior, determinación de los diferentes genotipos mediante la Med Clin (Barc) 1997; 109: 31-36 separación de los fragmentos por electroforesis. 31 © Ediciones Doyma S.A. ©
  • MEDICINA CLÍNICA. VOL. 109. NÚM. 1. 1997 Remanentes LDL de quilomicrones Receptor E2 de las LDL Síntesis E3 Colesterol de receptores ADN Receptor HMG-CoA de la apo E reductasa Apo ε3 E4 –15 –10 –5 0 5 10 Efectos medio (mg/dl) Fig. 2. Diagrama de barras que muestra el efecto medio de los alelos ε2, ε3 y ε4 sobre las concentraciones de colesterol LDL en varones (barras oscuras) y en mujeres (barras claras). Tomada de Schaefer EJ et al18, modificada. Colesterol ADN HMG-CoA reductasa Apo ε2 de las LDL y el aclaramiento plasmático de las mismas22 (fig. 3). Cuando se estudia el efecto del polimorfismo de la apo E so- bre las concentraciones de colesterol en diferentes pobla- ciones, se observa que su relación es homogénea entre los diferentes grupos étnicos, aunque la amplitud del efecto di- fiere entre poblaciones19. La asociación del fenotipo de la apo E con las concentraciones de colesterol LDL es signifi- Colesterol cativamente mayor en mujeres posmenopáusicas que en ADN premenopáusicas o en varones, lo que sugiere el posible HMG-CoA papel de las hormonas sexuales modulando dicha aso- reductasa ciación18. Apo ε4 En cuanto a la relación del polimorfismo de la apo E con las concentraciones de triglicéridos (TG), en un metaanálisis de 14.799 sujetos de 45 diferentes poblaciones de 17 países Fig. 3. Mecanismos por los que los diferentes alelos de la apo E influyen en el se encontró que las concentraciones de TG eran significati- metabolismo lipídico. La apo E2 (en el centro) tiene escasa afinidad por el re- vamente más altas en los portadores de la isoforma E2 o E4 ceptor de la apo E, se acumula en los remanentes de quilomicrones y dismi- nuye el colesterol intracelular. La célula responde con un aumento de la sín- que en los sujetos con el fenotipo E3/E319. Recientes estu- tesis de colesterol y expresa un mayor número de receptores de las LDL, con dios parecen confirmar esta asociación23,24, aunque sigue lo que aumenta su aclaramiento del plasma. Por el contrario, la apo E4 (infe- habiendo discrepancias18. También en el metaanálisis pre- rior) se une normalmente con los receptores, pero tiene una mayor afinidad viamente citado encontraron que los sujetos con el fenotipo por las VLDL y los quilomicrones que la apo E3, con lo que aumenta su cap- tación hepática. Al incrementarse el colesterol intracelular disminuye la sínte- 4/3 tenían unas concentraciones de colesterol HDL meno- sis de colesterol y la expresión de los receptores de las LDL, disminuyendo su res que los E3/E3. aclaramiento. Por último, los portadores de la apo E3 (superior) se comporta- No está claro si las concentraciones de lipoproteína (a) (Lp rían de una forma intermedia. [a]) están influenciadas por el fenotipo de la apo E. Aunque inicialmente De Knijff et al25 encontraron que el fenotipo de apo E influía en las concentraciones de Lp (a) de igual ma- nera que en las de colesterol LDL, posteriormente no se confirmó dicha relación en los 2.258 sujetos del Framing- La disminución de las concentraciones de colesterol en los ham Offspring Study18. Recientemente se ha observado en portadores de la apo E2 se debe a su escasa afinidad por el el estudio EARS que los sujetos portadores del alelo ε2 tie- receptor de la apo E y de la LDL, disminuyendo el colesterol nen concentraciones inferiores de Lp (a)23. intracelular. Esto hace que se expresen un mayor número Por último, destacar que la inmensa mayoría de pacientes de receptores de las LDL, aumentando su aclaramiento del con disbetalipoproteinemia o hiperlipoproteinemia tipo III, plasma. Así mismo, también parece que la apo E2 disminu- caracterizada por la acumulación de remanentes de lipopro- ye la conversión de VLDL en LDL20,21. Por el contrario, la apo teínas ricas en TG, xantomas palmares y aterosclerosis pre- E4 se une normalmente con los receptores, pero tiene una matura, son portadores del genotipo ε2/ε2. Pero sólo menos mayor afinidad por las VLDL y los quilomicrones que la apo del 5% de los sujetos con el genotipo ε2/ε2 desarrolla la en- E3 dando lugar a una mayor captación hepática de estas li- fermedad, por lo que se necesitan otros factores genéticos o poproteínas. Como resultado de ello, aumenta el colesterol ambientales secundarios para la total expresión del fenotipo intracelular, disminuyendo la expresión de los receptores en dichos sujetos9. 32 © Ediciones Doyma S.A. ©
  • C. LAHOZ Y J.M. ORDOVÁS.– APO E: LÍPIDOS PLASMÁTICOS, CARDIOPATÍA ISQUÉMICA Y ENFERMEDAD DE ALZHEIMER Apolipoproteína E y cardiopatía isquémica los sujetos portadores del alelo ε420,43-50, en otros no se ha hallado51-57. Esta disparidad de resultados se debe funda- Dado el impacto de la variación alélica del locus de la apo E mentalmente a que las poblaciones de los estudios difieren sobre las concentraciones lipídicas, se ha hipotetizado que en edad (se observa mayor respuesta en personas mayo- el polimorfismo de la apo E pudiera desempeñar un impor- res), en el sexo (los varones responden más que las muje- tante papel determinando la susceptibilidad a la aterosclero- res), en las concentraciones basales de lípidos y en el tipo sis en humanos6. Existen datos epidemiológicos que apoyan de intervención (según se modifique la grasa total de la die- esta afirmación. Así, la frecuencia del alelo ε4 es alta en los ta, la grasa saturada, el colesterol o varios de estos factores países del norte de Europa y baja en el sur de Europa y en a la vez). el Japón, siguiendo el mismo patrón que la prevalencia de En un metaanálisis de 9 estudios con 612 sujetos se encon- cardiopatía isquémica (CI)26. En nuestro país la prevalencia tró que la presencia del alelo ε4 se asociaba con una signifi- del alelo ε4 es del 7,6%27. cativa mayor respuesta del colesterol LDL a los cambios de En segundo lugar, existen numerosos estudios, la mayoría la dieta cuando se comparaba con los sujetos sin dicho de casos y controles, en pacientes con CI28-35, y algunos en alelo48. pacientes con accidentes cerebrovasculares de origen is- En un reciente estudio en jóvenes finlandeses en el que 486 quémico36, en los que se observa de forma mayoritaria la sujetos fueron divididos en 3 grupos, según el consumo de mayor frecuencia relativa del alelo ε4 en los pacientes con grasa saturada y colesterol fuera alto, intermedio o bajo, se CI que en los controles. El infarto agudo de miocardio (IAM) encontró que la significación estadística de la asociación ocurre una media de 4,6 años antes en los portadores del entre el colesterol LDL y el colesterol total con el fenotipo de fenotipo 4/3 que en los 3/231. la apo E aumentaba según se incrementaba el consumo de En tercer lugar, en estudios autópsicos en 720 varones me- grasa saturada y colesterol en los grupos50. nores de 34 años con muerte accidental en quienes se es- Se han propuesto varios mecanismos para explicar las dife- tudiaron el grado y la extensión de la arteriosclerosis en la rentes respuestas según el fenotipo de la apo E. Algunos es- aorta se observó que aquellos con el genotipo 4/3 tenían tudios han mostrado que la absorción intestinal de coleste- más avanzadas y extensas las lesiones que los 3/3 y éstos, a rol varía según el fenotipo de apo E, absorbiendo más los su vez, más que los 3/237. Cuando ajustaban estos resulta- portadores del alelo ε420,58,59. Así mismo, los portadores del dos con las concentraciones de colesterol plasmáticas no ε4 aclaran más rápidamente del plasma las lipoproteínas ri- había cambios apreciables. Los autores concluyeron que el cas en TG, ya que la apo E4 tiene una mayor preferencia a efecto del genotipo de la apo E sobre la pared arterial no es- asociarse con dichas partículas y tiene mayor afinidad por el taba mediado enteramente por los cambios en las concen- receptor, mientras que la apo E2 tiene mayor afinidad por traciones de colesterol. las HDL y menor por el receptor60. Por último, existen varios estudios prospectivos que han evaluado el papel del polimorfismo de la apo E y el riesgo de CI38-40. En el primero38, en pacientes procedentes del Apolipoproteína E y la respuesta Multiple Risk Factor Intervention Trial (MRFIT), se observó al tratamiento hipolipemiante que la presencia de E4 estaba asociada con un incremento Existe una gran variabilidad individual en la respuesta al tra- del riesgo de CI, incluso después de ajustar con otros fac- tamiento hipolipemiante, que puede ser explicada por la in- tores de riesgo, incluido el colesterol LDL. De la misma ma- teracción entre factores ambientales y genéticos. Entre es- nera, en los sujetos del Framingham Offspring Study40 se tos últimos, se ha estudiado la posible interacción entre el encontró que la prevalencia de CI se asociaba con la pre- polimorfismo de la apo E y la respuesta a algunos fármacos sencia del alelo ε4 y dicha relación persistía después de hipolipemiantes. ajustar con otros factores de riesgo, incluyendo colesterol Se ha descrito que los sujetos con el alelo ε4 responden sig- HDL y LDL. Aproximadamente un 15% de la prevalencia nificativamente mejor al probucol61,62. Con el genfibrozilo no de CI es atribuible al alelo ε440. Además, existe una rela- parece que el fenotipo de la apo E module la respuesta al ción entre la presencia del alelo ε4 y la mortalidad total, tratamiento46. Respecto a los inhibidores de la HMG-CoA re- siendo dicho alelo más frecuente en jóvenes que en an- ductasa, Carmena et al63 describieron una menor respuesta cianos41. al tratamiento con lovastatina en los varones portadores del Por lo tanto, parece claro que existe una relación entre los alelo ε4, que no ha sido confirmada por otros autores64,65. genotipos de la apo E y el riesgo de padecer CI y que dicho Con la sinvastatina tampoco se han descrito diferencias en efecto no sólo está mediado por las variaciones producidas la respuesta al tratamiento en pacientes con hipercolestere- en el perfil lipídico por los diferentes alelos. Debe haber mia familiar heterozigota66. Recientemente, Ordovás et al67 otros efectos sobre el metabolismo lipoproteico, sobre facto- han encontrado una significativa mejor respuesta en los res hemostáticos o sobre otros factores de riesgo (obesidad, portadores del alelo ε2 (un 36% de descenso del colesterol hiperglucemia, etc.) que medien dicho efecto. LDL), respecto a los ε3 (27%) y ε4 (26%). En un metaanáli- sis realizado por los mismos autores67, incluyendo 5 estu- dios con inhibidores de la HMG-CoA reductasa63-67, los por- Efecto del fenotipo de la apo E sobre la respuesta tadores del alelo ε2 respondían significativamente mejor a la grasa de la dieta que los sujetos E3/E3 y éstos, a su vez, mejor que los porta- Utermann fue el primero en sugerir que el diferente efecto dores del E4, aunque las diferencias eran clínicamente del alelo ε4 sobre el colesterol sérico fuera debido a los di- poco valorables. ferentes hábitos dietéticos de las distintas poblaciones42. La mejor respuesta de los sujetos con el alelo ε2 se cree A pesar de que se han realizado múltiples estudios de inter- que se debe a que dichos sujetos tienen un peor aclara- vención20,43-57 existe todavía controversia sobre si la asocia- miento de las partículas remanentes que estimulan la activi- ción de los fenotipos de la apo E con los lípidos séricos de- dad de la HMG-CoA reductasa hepática y la actividad del pende del consumo de grasa de la dieta. Mientras en receptor LDL6. Por lo tanto, los portadores del ε2 al tener algunos estudios se ha encontrado mayor respuesta de los una mayor actividad de la enzima serían más susceptibles a lípidos plasmáticos a los cambios en la grasa de la dieta en los fármacos inhibidores de la misma. 33 © Ediciones Doyma S.A. ©
  • MEDICINA CLÍNICA. VOL. 109. NÚM. 1. 1997 Apolipoproteína E y enfermedad de Alzheimer concentraciones de colesterol plasmático, sino que otros factores, por ahora sólo intuidos pero relacionados con los La apo E está implicada en el crecimiento y reparación del diferentes fenotipos, parecen desempeñar un papel impor- sistema nervioso durante las etapas de desarrollo y después tante. Por último, debe destacarse que la apo ε4 es un im- de cualquier proceso lesional. La apo E es sintetizada y se- portante factor de riesgo para la EA, mediante un mecanis- cretada por los astrocitos, y el cerebro es el segundo órga- mo todavía no conocido. no, después del hígado, con mayor contenido de ARNm de apo E68. En los últimos años se habían encontrado una serie de he- Agradecimiento chos que relacionaban el fenotipo de la apo E con la EA. Se Este trabajo se ha realizado con ayuda de una Beca de Ampliación sabía que los pacientes con EA tenían apo E unida a las pla- de Estudios del Fondo de Investigaciones Sanitarias (FIS, 94/5629). cas seniles, a los ovillos neurofibrilares y en los depósitos amiloides vasculares69. Además, se conocía que la síntesis de ARNm de la apo E está aumentada varias veces en el cerebro de los pacientes con enfermedad de Alzheimer (EA). Algunos estudios habían expuesto la posible asocia- ción de la EA con un locus del brazo largo del cromosoma REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS 19 (lugar donde se localiza el gen de la apo E)70. 1. Blue ML, Williams DL, Zucker S, Khan SA, Blum C. Apolipoprotein E synthesis in human kidney, adrenal gland and liver. Proc Natl Acad Sci Recientemente varios estudios han demostrado la asocia- USA 1983; 80: 283-287. ción entre el alelo ε4 y la EA, tanto en las formas familiares 2. Brown MS, Goldstein JL. A receptor mediated pathway for cholesterol de inicio tardío71-73 como en las formas esporádicas de la homeostasis. Science 1986; 232: 34-47. enfermedad73,74. Saunders et al73 encuentran que la fre- 3. Beisigiel U, Weber W, Ihrke G, Herz J, Stanley KK. The LDL-receptor-re- lated protein, LRP, is an apolipoprotein E-binding protein. Nature (Lond) cuencia estimada de ε4 en la EA familiar de inicio tardío es 1989; 341: 162-164. de 0,42, en las formas esporádicas de la EA es de 0,36, en 4. Zannis VI, Breslow JL, Utermann G, Mahley RW, Weisgraber KH, Havel las autopsias de sujetos con EA es de 0,40, mientras que RJ et al. Proposed nomenclature of apo E isoprotein, apo E genotypes and phenotypes. J Lipid Res 1982; 23: 911-914. en la población general está alrededor de 0,14. Además, la 5. Rall SC, Weisgraber KH, Mahley RW. Human apolipoprotein E: the com- edad de inicio de la EA en los pacientes sin el alelo ε4 es a plete amino acid sequence. J Biol Chenm 1982; 257: 4.171-4.178. los 84,3 años, en los heterozigotos para el ε4 a los 75,5 6. Davignon J, Gregg RE, Sing CF. Apolipoprotein E polymorphism and at- herosclerosis. Arteriosclerosis 1988; 8: 1-21. años y en los homozigotos a los 68,4 años73. Respecto a la 7. Eto M, Watanabe K, Ishii K. A rapid isoelectro focusing method for the supervivencia, está en relación inversa con el número de determination of apolipoprotein E phenotypes and its application. Clin alelos ε4 que se portan. En nuestro país, el 28,9% de los Chim Acta 1985; 149: 21-28. pacientes con EA son portadores del alelo ε4 frente al 6,1% 8. Menzel HJ, Utermann G. Apolipoprotein E phenotyping from serum by Western Blotting. Electrophoresis 1986; 7: 492-496. en controles de la misma edad75. 9. Walden CC, Hegele RA. Apolipoprotein E in hyperlipidemia. Ann Intern No parece haber diferencias entre la EA y el alelo ε4 por se- Med 1994; 120: 1.026-1.036. xos72, pero puede que sí la haya según la raza, siendo más 10. Mailly F, Moll P, Kottke BA, Kamboh MI, Humphries SE, Ferrell RE. Esti- mation of the frequency of isoform-genotype discrepancies at the apoli- débil la asociación en los sujetos de raza negra76. Tampoco poprotein locus in heterozygotes for the isoforms. Gen Epidemiol 1992; se ha encontrado relación del alelo ε4 con otras enfermeda- 9: 239-248. des del sistema nervioso con depósitos amiloides como el 11. Hansen PS, Gerdes LU, Klausen IC, Gregersen N, Faergeman O. Ge- notyping compared with protein phenotyping of the common apolipopro- Creutzfeldt-Jakob, síndrome de Down, la polineuropatía tein E polymorphism. Clin Chim Acta 1994; 224: 131-137. amiloidótica familiar77, o la demencia asociada a la enferme- 12. Sing CF, Davignon J. Role of the apolipoprotein E polymorphism in de- dad de Parkinson78. terming normal plasma lipid and lipoprotein variation. Am J Genet 1985; En el Framinghan Dementia Study se encontró en los análi- 37: 268-285. 13. Ehnhoml C, Lukka M, Kuusi Y, Nikkila E, Utermann G. Apolipoprotein E sis de supervivencia que a los 80 años el 50% de los homo- polymorphism in the Finnish population: gene frequencies and relation zigotos para el ε4 había desarrollado la EA, que a los 87 to lipoprotein concentrations. J Lipid Res 1986; 27: 227-235. años el 25% de los heterozigotos la había desarrollado, 14. Boerwinkle E, Sing CF. The use of measured genotype information in the analisis of quantitative phenothypes in man. Ann Hum Genet 1987; 51: mientras que sólo el 5% de los que no portaban el alelo ε4 211-226. padecían la enfermedad a los 87 años78. También encontra- 15. Ordovás JM, Litwack-Klein L, Wilson PWF, Schaefer M, Schaefer EJ. ron que el alelo ε2 tenía un carácter protector. Es de desta- Apolipoprotein E isoform phenotyping methodology and population fre- car la asociación que encontraron entre el alelo ε4 y la pre- quency with identification of apoE1 and apoE5 isoforms. J Lipid Res 1987; 28: 371-380. sencia de ictus y de demencia multiinfarto, hallazgo que ya 16. Xhignesse M, Lussier-Cacan S, Sing CF, Kessling AM, Davignon J. In- había sido descrito por otros autores, y no es de extrañar fluences of common variants of apolipoprotein E on measures of lipid dada la mayor tendencia a desarrollar arteriosclerosis en di- metabolismin a sample selected for health. Arterioscler Thromb 1991; 11: 1.100-1.110. chos sujetos80,81. 17. Kamboth MI, Aston CE, Ferrell RE, Hamman RF. Impact of apolipopro- Se desconoce el mecanismo exacto por el que los indivi- tein E polymorphism in determining interindividual variation in total cho- duos portadores del alelo ε4 tienen un mayor riesgo de pa- lesterol and low density lipoprotein cholesterol in Hispanics and non-His- panics whites. Atherosclerosis 1993; 98: 201-211. decer EA. Se sabe que fragmentos de la apo E aislados de 18. Schaefer EJ, Lamon-Fava S, Johnson S, Ordovás JM, Schaefer MM, Cas- las placas seniles son capaces de formar in vitro fibrillas si- telli WP et al. Effects of gender and menopausal status on the associa- milares a las beta-amiloide y que se tiñen con el rojo Con- tion of apoliprotein E phenotype with plasma lipoprotein levels. Results of the Framingham Offspring Study. Arterioscler Thromb 1994; 14: 1.105- go82. Se ha sugerido que la apo E podría modular la forma- 1.113. ción de fibrillas amiloides y que la apo ε4 en particular, 19. Dallongeville J, Lussier-Cacan S, Davignon J. Modulation of plasma podría promover la formación de estas fibrillas82. triglyceride levels by apoE phenotype: a meta-analysis. J Lipid Res 1992; Como conclusión, debemos resaltar que la variabilidad ge- 33: 447-454. 20. Miettinen TA, Gylling H, Vanhanen H, Ollus A. Cholesterol absortion, eli- nética de la apo E interviene modulando las concentracio- mination and synthesis related to LDL kinetics during varying fat intake nes del colesterol plasmático, así como la respuesta del in men with different apoprotein E phenotypes. Arterioscler Thromb mismo a la grasa de la dieta y a los fármacos hipolipemian- 1992; 12: 1.044-1.052. 21. Demant T, Bedford D, Packard CJ, Shepherd J. Influences of apolipo- tes. Además, los portadores del alelo ε4 tienen incrementa- protein E polymorphism on apolipoprotein B-100 metabolism in normoli- do el riesgo de padecer CI, no sólo debido a sus mayores pemic subjects. J Clin Invest 1991; 88: 1.490-1.501. 34 © Ediciones Doyma S.A. ©
  • C. LAHOZ Y J.M. ORDOVÁS.– APO E: LÍPIDOS PLASMÁTICOS, CARDIOPATÍA ISQUÉMICA Y ENFERMEDAD DE ALZHEIMER 22. Gregg RE, Zech LA, Schaefer EJ, Stark D, Wilson D, Brewer HB Jr. Ab- 50. Lethimäki T, Moilanen T, Porkka K, Akerblom HK, Rönnemaa T, Räsä- normal in vivo metabolism of apolipoprotein E4 in humans. J Clin Invest nen L et al. Association between serum lipids and apolipoprotein E phe- 1986; 78: 815-821. notype is influenced by diet in a population-based sample of free living 23. Tiret L, De Kniijff P, Hans-Jurgen M, Ehnholm C, Nicaud V, Havekes LM. children and young adults: The Cardiovascular Risk in Young Finns Apo E polymorphism and predisposition to coronary heart disease in Study. J Lipid Res 1995; 36: 653-661. youths of different European populations. The EARS study. Arterioscler 51. Savolainen MJ, Rantala M, Kervinen K, Jarvi L, Suvanto K, Rantala T et Thromb 1994; 14: 1.617-1.624. al. Magnitude of dietary effects on plasma cholesterol concentration: role 24. Luc G, Bard JM, Arveiler D, Evans A, Cambou JP, Bingham A et al. Impact of sex and apolipoprotein E phenotype. Atherosclerosis 1991; 86: 145- of apolipoprotein E polymorphism on lipoproteins and risk of myocardial 152. infarction. The ECTIM study. Arterioscler Thromb 1994; 14: 1.412-1.419. 52. Boerwinkle E, Brown SA, Rohrbach K, Gotto AM Jr, Patsch W. Role of 25. De Knijff P, Kaptein A, Boomsma D, Princen HMG, Frants RR, Havekes apolipoprotein E and B gene variation in determining response of lipid, li- LM. Apolipoprotein E polymorphism affects plasma levels of lipoprotein poprotein, and apolipoprotein levels to increased dietary cholesterol. Am (a). Atherosclerosis 1991; 90: 169-174. J Hum Genet 1991; 49: 1.145-1.154. 26. Gerdes LU, Klausen IC, Sihm I, Faergeman O. Apolipoprotein E poly- 53. Glatz JFC, Demacker PNM, Turner PR, Katan MB. Response of serum morphism in a Danish population compared to findings in 45 other study cholesterol to dietary cholesterol in relation to apolipoprotein E phenoty- population around the world. Genet Epidemiol 1992; 9: 155-167. pe. Nutr Metab Cardiovasc Dis 1991; 1: 13-17. 27. Fiol C, Argimón JM, Hurtado I, Machuca I, Pintó X, Castiñeiras MJ et al. 54. Cobb MM, Teitlebaum H, Risch N, Jekel J, Otsfeld A. Influence of die- Estudio poblacional de la distribución del fenotipo de la apolipoproteina tary fat, apolipoprotein E phenotype, and sex of plasma lipoprotein le- E. Clin Invest Arteriosclerosis 1991; 13: 1.456-1.459. vels. Circulation 1992; 86: 849-857. 28. Menzel H, Kladeltzky R, Assmann G. Apolipoprotein E polymorphism 55. Martin LJ, Connelly PW, Nancoo D, Wood N, Zanhg ZJ, Maguire G et al. and coronary artery disease. Arteriosclerosis 1983; 3: 310-315. Cholesteryl ester transfer protein and high density lipoprotein responses 29. Cumming AM, Robertson FW. Polymorphism at the apoprotein-E locus to cholesterol feeding in men: relationship to apolipoprotein E genotype. in relation to risk of coronary disease. Clin Genet 1984; 25: 310-313. J Lipid Res 1993; 34: 437-446. 30. Utermann G, Hardewig A, Zimmer F. Apolipoprotein E phenotypes in pa- 56. Friedlander Y, Berry EM, Eisenberg S, Stein Y, Leitesdorf E. Plasma li- tients with myocardial infarction. Hum Genet 1984; 65: 237-241. pids and lipoproteins in response to a dietary challenge: analysis of four 31. Lenzen HJ, Assmann G, Buchwalsky R, Schulte H. Association of apoli- candidate genes. Clin Genet 1995; 47: 1-12. poprotein E polymorphism, low density lipoprotein cholesterol and coro- 57. Zambón D, Ros E, Casals E, Sanllehy C, Bertomeu A, Campero I. Effect nary artery disease. Clin Chem 1986; 32: 778-781. of apolipoprotein E polymorphism on the serum lipid response to a hypo- 32. Eto M, Watanabe K, Makino J. Increased frecuencies of apolipoprotein lipidemic diet rich in monounsaturated fatty acids in patients with hyper- E2 and E4 alleles in patients with ischemic heart disease. Clin Genet cholesterolemia and combined hyperlipidemia. Am J Clin Nutr 1995; 61: 1989; 36: 183-188. 141-148. 33. Kuusi T, Nieminen MS, Ehnholm C, Yki-Jarvinen H, Valle M, Nikkila Ed 58. Kesaniemi YA, Ehnholm C, Miettinen TA. Intestinal cholesterol absorp- et al. Apolipoprotein E polymorphism and coronary artery disease. Incra- tion efficiency in man is related to apoprotein E phenotype. J Clin Invest sed prevalence of apolipoprotein E4 in angiographically verified coronary 1987; 80: 578-581. patients. Arterosclerosis 1989; 9: 237-241. 59. Gylling H, Kontula K, Miettinen TA. Cholesterol absorption and metabo- 34. Nieminen MS, Mattila KJ, Aalto-Setala K, Kontula K, Kauppinen-Makelin lism and LDL kinetics in healthy men with different apoprotein E phe- R, Ennholm C et al. Lipoprotein and their genetic variation in subjects notypes and apoprotein B Xba I and LDL receptor Pvu II genotypes. Ar- with and without angiographically verified coronary artery disease. Arte- terioscler Thromb Vasc Biol 1995; 15: 208-213. rioscler Thromb 1992; 12: 58-69. 60. Steinmetz A, Jakobs C, Motzny S, Kaffarnik H. Differential distribution of 35. Van Bockxmeer FM, Mamotte CD. Apolipoprotein epsilon 4 homozygosity apolipoprotein E isoforms in human plasma lipoproteins. Atherosclerosis in young men with coronary heart disease. Lancet 1992; 340: 879-880. 1989; 9: 405-411. 36. Pedro-Botet J, Sentí M, Nogués X, Rubiés-Prat J, Roquer J, D’Olhabe- 61. Nestruck AC, Bouthillier D, Sing CF, Davignon J. Apolipoprotein E poly- rriague et al. Lipoprotein and apolipoprotein profile in men with ischemic morphism and plasma cholesterol response to probucol. Metabolism stroke: Role of lipoprotein (a), triglycerides-rich lipoproteins, and apolipo- 1987; 36: 743-747. protein E polymorphism. Stroke 1992; 23: 1.556-1.562. 62. Eto M, Sato T, Watanabe K, Iwashima Y, Makino I. Effects of probucol on 37. Hixson JE and the Pathobiological Determinants of Atherosclerosis in plasma lipids and lipoproteins in familial hypercholesterolemic patients Youth (PDAY) Research Group. Apolipoprotein E polymorphism affect at- with and without apolipoprotein E4. Atherosclerosis 1990; 84: 49-51. herosclerosis in young males. Arterioscler Thromb 1991; 11: 1.237- 63. Carmena R, Roederer G, Mailloux H, Lussier-Cacan S, Davignon J. The 1.244. response to lovastatin treatment in patients with heterozygous familial 38. Eichner JE, Kuller LH, Orchard TJ, Grandits GA, McCallum L, Ferrell RE hypercholesterolemia is modulated by apolipoprotein E polymorphism. et al. Relation of a apolipoprotein E phenotype to myocardial infarction Metabolism 1993; 42: 895-901. and mortality from coronary heart disease. Am J Cardiol 1993; 71: 160- 64. Ojala JP, Helve E, Ehnholm C, Aalto-Setälä K, Kontula KK, Tikkanen NJ. 165. Effect of apolipoprotein E polymorphism and XbaI polymorphism of apo- 39. Stengard JH, Zerba KE, Pekkanen J, Enholm C, Nissinen A, Sing CF. lipoprotein B on response to lovastatin treatment in familial and non-fa- Apolipoprotein E polymorphism predicts death from coronary heart disea- milial hypercholesterolemia. J Intern Med 1991; 230: 397-402. se in a longitudinal study od elderly Finnish men. Circulation 1995; 91: 65. O’Malley JP, Illingworth DR. The influence of apolipoprotein E phenotype 265-269. on the response to lovastatin therapy in patients with heterozygous fami- 40. Wilson PWF, Myers RH, Larson MG, Ordovas JM, Wolf PA, Schaefer EJ. lial hypercholesterolemia. Metabolism 1990; 39: 150-154. Apolipoprotein E alleles, dyslipemia, and coronary heart disease. The 66. De Knijff P, Stalenhoef AFH, Mol MJ, Gevers Leuven JA, Smit J, Erkelens Framingham Offspring Study. JAMA 1994; 272: 1.666-1.671. DW et al. Influence of apo E polymorphism on the response to simvasta- 41. Eggersten G, Tegelman R, Ericsson S, Angelin B, Berglund L. Apolipo- tin treatment in patients with heterozygous familial hypercholesterolemia. protein-E polymorphism in a healthy Swedish population: variation of Atherosclerosis 1990; 83: 89-97. allele frequency with age and relation to serum lipid concentrations. Clin 67. Ordovás JM, López-Miranda J, Pérez-Jiménez F, Rodríguez C, Park JS, Chem 1993; 39: 2.125-2.129. Cole T et al. Effect of apolipoprotein E and A-IV phenotypes on the low 42. Utermann G. Apolipoprotein E polymorphism in health and disease. Am density lipoprotein response to HMG CoA reductase inhibitor therapy. At- Heart J 1987; 113: 433-439. herosclerosis 1995; 113: 157-166. 43. Fisher EA, Blum VI, Zannis VI, Breslow JL. Independent effects of die- 68. Elshourbagy NA, Liao WS, Mahley RW, Taylor JM. Apolipoprotein E tary saturated fat and cholesterol on plasma lipids, lipoprotein and apoli- mRNA is abundant in the brain and adrenals, as well as in the liver, and poprotein E. J Lipid Res 1983; 24: 1.039-1.048. is present in other tissues of rats and marmosets. Proc Natl Acad Sci 44. Miettinen TA, Gylling H, Vanhanen H. Serum cholesterol response to USA 1985; 82: 203-207. dietary cholesterol and apoprotein E phenotype. Lancet 1988; 2: 1.261. 69. Namba Y, Tomonaga M, Kawasaki H, Otomo E, Ikeda K. Apolipoprotein 45. Tikkanen MJ, Huttunen JK, Enholm C, Pietinen P. Apolipoprotein E4 ho- E immunoreactivity in cerebral amyloid deposits and neurofibrillary tan- mozygosity predisposes to serum cholesterol elevation during high fat gles in Alzheimer’s disease and kuru plaque amyloid in Creutzfeld-Jakob diet. Arteriosclerosis 1990; 10: 285-288. disease. Brain Res 1991; 541: 163-166. 46. Mänttäri M, Kosninen P, Enholm C, Huttunen JK, Manninen V. Apolipo- 70. Pericak-Vance MA, Bebout JL, Gaskell PC, Yamaoka LH, Hung WY, Al- protein E polymorphism influences the serum cholesterol response to berts MJ et al. Linkage studies in familial Alzheimer’s disease: evidence dietary intervention. Metabolism 1991; 40: 217-221. for chromosome 19 linkage. Am J Hum Genet 1991; 48: 1.034-1.050. 47. Lehtimäki T, Moilanen T, Solakivi T, Laippala P, Ehnholm C. Cholesterol- 71. Srittmatter WJ, Saunders AM, Schmechel D, Pericak-Vance M, Enghild rich diet-induced changes in plasma lipids in relation to apolipoprotein E J, Salvesen GS et al. Apolipoprotein E: high-avidity binding to β-amyloid phenotype in healthy students. Ann Med 1992; 24: 61-66. and increased frequency of type 4 allele in late-onset familial Alzheimer 48. López-Miranda J, Ordovás JM, Mata P, Lichtenstein AH, Clevidence B, disease. Proc Natl Acad Sci USA. 1993; 90: 1.977-1.981. Judd JT et al. Effects of apolipoprotein E phenotype on diet-induced lo- 72. Corder EH, Saunders AM, Strittmatter WJ, Schmechel DE, Gaskell PC, wering of plasma low density lipoprotein cholesterol. J Lipid Res 1994; Small GW et al. Gene dose of apolipoprotein E type 4 allele and the risk 35: 1.965-1.975. of Alzheime’s disease in late onset families. Science 1993; 261: 921- 49. Dreon DM, Fernstrom HA, Miller B, Krauss RM. Apolipoprotein E isoform 923. phenotype and LDL subclass response to a reduced-fat diet. Arterioscler 73. Saunders AM, Strittmatter WJ, Schmechel D, George-Hyslop S, Pericak- Thromb Vasc Biol 1995; 15: 105-111. Vance MA, Joo SH et al. Association of apolipoprotein allele ε4 with late- 35 © Ediciones Doyma S.A. ©
  • MEDICINA CLÍNICA. VOL. 109. NÚM. 1. 1997 onset familial and sporadic Alzheimer’s disease. Neurology 1993; 43: 78. Koller WC, Glatt SL, Hubble JP, Paolo A, Troster AI, Handler MS et al. 1.467-1.472. Apolipoprotein E genotypes in Parkinson’s disease with and without de- 74. Poirier J, Davignon J, Bouthillier D, Kogan S, Bertrand P, Gauthier S. mentia. Ann Neurol 1995; 37: 242-245. Apolipoprotein E polymorphism and Alzheimer’s disease. Lancet 1993; 79. Myers RH, Schaefer EJ, Wilson PWF, D’Agostino R, Bachman DL, Ordo- 342: 697-699. vás JM et al. Apolipoprotein E allele 4 association with dementia in a po- 75. Adroer R, Santacruz P, Blesa R, López-Pousa S, Ascaso C, Oliva R. Apo- pulation based study: Framingham Dementia Study. Neurology 1996; lipoprotein E4 allele frequency in spanish Alzheimer and control cases. 46: 673-677. Neurosci Lett 1995; 189: 182-186. 80. Shimano H, Ishibashi S, Murase T, Gotohda T, Yamada N, Takaku F et 76. Mayeux R, Stern Y, Ottman R, Tatemichi TK, Tang MX, Maestre G et al. al. Plasma apolipoproteins in patients with multi-infarct dementia. Athe- The apolipoprotein ε4 allele in patients with Alzheimer’s disease. Ann rosclerosis 1989; 79: 257-260. Neurol 1993; 34: 752-754. 81. Noguchi S, Murakumi K, Yamada N. Apolipoprotein E genotype and Alz- 77. Saunders AM, Schmaeder K, Breitner JCS, Bensom MD, Brown WT, heimer’s disease. Lancet 1993; 342: 737. Goldfarb L et al. Apolipoprotein E ε4 allele distributions in late-onset Alz- 82. Wisniewski T, Lalowski M, Golabek A, Vogel T, Frangione B. Is Alzhei- heimer’s disease and in other amyloid-forming diseases. Lancet 1993; mer’s disease an apolipoprotein E amyloidosis? Lancet 1995; 345: 956- 342: 710-711. 958. 36 © Ediciones Doyma S.A. ©