Mensaje del Papa

1,172 views
941 views

Published on

Una weá que encontré por ahí

Published in: Spiritual, Technology
0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total views
1,172
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
52
Actions
Shares
0
Downloads
18
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

Mensaje del Papa

  1. 1. SEMANA DE ORACIÓN POR LAS VOCACIONES “ LLAMADOS A REMAR MAR ADENTRO” Dialoguemos nuestra vocación COMISIÓN NACIONAL DE PASTORAL VOCACIONAL
  2. 2. OREMOS CON EL SALMO 32 ¡ Aclamad , justos al Señor !
  3. 3. “ Alégrense, justos, en el Señor que la alabanza es propia de los buenos
  4. 4. Den gracias al Señor con el arpa, toquen para Él la lira de diez cuerdas; cántenle un cántico nuevo, esmérense en la música y las aclamaciones
  5. 5. La palabra del Señor es sincera, todas sus acciones son leales
  6. 6. Él ama la justicia y el derecho, el amor del Señor llena la tierra .
  7. 7. La palabra del Señor hizo los cielos, el aliento de su boca, todas las estrellas
  8. 8. Él recoge en un odre las aguas de los mares, señalándoles como depósito los abismos
  9. 9. Tema al Señor la tierra entera, tiemblen ante él todos los habitantes del mundo. Pues él lo dijo, y se hizo todo; él lo mando y así fue
  10. 10. El Señor desbarata los planes de las naciones, deshace los proyectos de los pueblos. Pero el plan del Señor se mantiene siempre los proyectos de su mente, por todos los siglos
  11. 11. Dichosa la nación cuyo Dios es el Señor El pueblo que se escogió como heredad
  12. 12. Desde los cielos mira el Señor y ve a todos los hombre Desde su morada observa a todos los habitantes de la tierra
  13. 13. El modeló sus corazones Y comprende todas sus acciones
  14. 14. Los ojos del Señor están puestos en sus fieles En los que esperan en su misericordia Para librarlos de la muerte y reanimarlos cuando tienen hambre
  15. 15. Nosotros esperamos en el Señor Él es nuestro socorro y escudo
  16. 16. Él es la alegría de nuestro corazón, en su santo nombre confiamos
  17. 17. Que tu amor, Señor, nos acompañe, en la medida en que esperamos en ti”
  18. 18. ¡ Aclamad , justos al Señor !
  19. 19. “ Llamados a remar mar adentro” Dialoguemos nuestra vocación Mensaje de la XLII Jornada mundial de Oración por las vocaciones
  20. 20. “ ¡DUC IN ALTUM ! ” REMAR MAR ADENTRO
  21. 21. ESTE AÑO ES UNA “OPORTUNIDAD PRIVILEGIADA PARA REFLEXIONAR SOBRE LA LLAMADA A SEGUIR A JESÚS, Y EN PARTICULAR , A SEGUIRLE EN EL CAMINO AL SACERDOCIO Y DE LA VIDA CONSAGRADA”
  22. 22. “ ¡DUC IN ALTUM!” CONDICIONES PARA REMAR MAR ADENTRO: <ul><li>PROFUNDO ESPÍRITU DE ORACIÓN </li></ul><ul><li>LA ESCUCHA DIARIA DE LA PALABRA DE DIOS </li></ul>
  23. 23. Hay que abrir el corazón a Cristo para : <ul><li>Comprender el misterio de nuestra propia existencia </li></ul><ul><li>Comprender el misterio de la propia vocación </li></ul><ul><li>Recoger los frutos de la gracia </li></ul>
  24. 24. El bautismo nos invita a crecer a la santidad por un camino espiritual, hasta alcanzar la perfecta caridad Viviendo el evangelio, el cristiano: <ul><li>Se hace capaz de amar como Cristo </li></ul><ul><li>Persevera en la unidad con los hermanos en la Iglesia </li></ul><ul><li>Se pone al servicio de la nueva evangelización </li></ul><ul><li>Proclama y es testigo del amor salvífico de Dios </li></ul>
  25. 25. A los jóvenes que tienen que tomar una decisión importante en sus vidas para su futuro “ Remen mar adentro”
  26. 26. Los jóvenes deben ser alegres, pero también deben ser reflexivos, en el empeño de dar un “SENTIDO” a sus vidas, a su existencia
  27. 27. Las nuevas generaciones tienen una mayor atracción hacia los valores del espíritu, hay un mayor ansia de santidad
  28. 28. “ Los jóvenes necesitan de Cristo, pero saben también que Cristo quiere contar con ellos”.
  29. 29. Queridos muchachos y muchachas: confiad en Él Miren su rostro Escuchen su Palabra
  30. 30. Que sea Él quien oriente sus búsquedas Sus aspiraciones Sus ideales Sus anhelos Sus corazones
  31. 31. Ustedes padres Educadores cristianos sacerdotes consagrados catequistas Dios les ha confiado guiar a los jóvenes por el camino de la santidad
  32. 32. Ayuden a los jóvenes para que sepan discernir,cuál es su camino, para que sean verdaderos amigos de Cristo y auténticos discípulos
  33. 33. Cuando los creyentes adultos hacen visible el rostro de Cristo con la Palabra y el ejemplo, los jóvenes están dispuestos más fácilmente a acoger se exigente mensaje marcado por el misterio de la Cruz
  34. 34. Hoy se necesitan sacerdotes santos, personas totalmente consagradas al servicio de Dios
  35. 35. Es necesario y urgente enfocar una vasta y capilar pastoral de las vocaciones, que llegue a: <ul><li>parroquias </li></ul><ul><li>centros educativos </li></ul><ul><li>familias </li></ul>Donde se suscite una reflexión sobre los valores esenciales de la vida, los cuales se resumen claramente en la respuesta que cada uno está invitado a dar a la llamada de Dios
  36. 36. Queridos jóvenes: Cristo les pide “remar mar adentro” y la Virgen los anima a no dudar en seguirle
  37. 37. Oremos juntos Jesús, hijo de Dios, en quien habita la plenitud de la divinidad que llamas a todos los bautizados a “remar mar adentro”, recorriendo el camino de la santidad, suscita en el corazón de los jóvenes el anhelo de ser en el mundo de hoy testigos del poder de tu amor
  38. 38. llénalos con tu Espíritu de fortaleza y de prudencia para que lleguen a descubrir su auténtico ser y su verdadera vocación. Salvador de los hombres, enviado por el Padre para revelar el amor misericordioso, concede a tu Iglesia el regalo de jóvenes dispuestos a remar mar adentro, siendo entre sus hermanos manifestación de tu presencia que renueva y salva
  39. 39. Virgen santísima, Madre del Redentor, guía segura en el camino hacia Dios y el prójimo, que guardaste sus palabras en lo profundo de tu corazón, protege con tu maternal intercesión a las familias y a las comunidades cristianas, para que ayuden a los adolescentes y a los jóvenes a responder generosamente a la llamada del Señor. Amén Juan Pablo II

×