• Like
El Utilitarismo de_john_stuart_mill
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×

Thanks for flagging this SlideShare!

Oops! An error has occurred.

El Utilitarismo de_john_stuart_mill

  • 5,518 views
Published

 

  • Full Name Full Name Comment goes here.
    Are you sure you want to
    Your message goes here
    Be the first to comment
No Downloads

Views

Total Views
5,518
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
1

Actions

Shares
Downloads
79
Comments
0
Likes
3

Embeds 0

No embeds

Report content

Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
    No notes for slide

Transcript

  • 1. El Utilitarismo de John Stuart Mill (1806-1873)<br />Resumen elaborado por Gildardo Díaz<br />Antecedentes<br />En el siglo XVII Inglaterra era el centro hegemónico mercantil del Primer Sistema-Mundo por eso las ciudades de Londres, Glasgow, Manchester y Edimburgo tenían una actividad comercial.<br />En Inglaterra y en Escocia se desarrolla la filosofía empirista con Thomas Hobbes, John Locke y David Hume, quienes en su teoría del conocimiento, afirmaban que éste comenzaba en la experiencia sensible, que sólo existía y sólo se podía conocer lo que fuera sensible, por tanto, no existía y no se podía conocer a Dios, ni al mundo como totalidad, ni el alma, ni las esencias, ni las sustancias, ni lo universal porque de ellos no se tiene sensaciones. Para los empiristas sólo existe lo material, lo sensible, lo concreto, lo particular y singular. Las ideas se forman a partir de la experiencia sensible y no son más que sensaciones. La mente no tiene ideas innatas, no hay ideas a-priori como dice Kant.<br />Para el empirismo el sujeto cognoscente queda reducido a corporeidad empírica, el hombre es fundamentalmente cuerpo, un ente natural, un animal superior. Según Hobbes el hombre es un lobo para los otros hombres, “homo hominis lupus”, y para Hume el hombre es un haz de sensaciones.<br />Para Hobbes los hombres son por naturaleza violentos, egoístas, y en su estado de naturaleza están en permanente guerra. Para solucionar esa situación y no acabarse los hombres por egoísmo realizan un pacto social, por el cual crean el Estado y le entregan a él el derecho de utilizar la violencia para que le ponga orden a la sociedad. Esta es la teoría del Estado Totalitario.<br />Inglaterra en el siglo XIX, para mantener su gran imperio, realiza la revolución industrial y con Adam Smith y David Ricardo teorizan la primera ciencia económica moderna, el liberalismo económico que defiende la libertad individual, la libertad de trabajo y la propiedad privada como la seguridad de los individuos.<br />Adam Smith (1723-1790) en su obra Introducción sobre el Nacimiento y Causas de la Riqueza de las Naciones sostiene que sólo el trabajo manual es productivo y es el que crea la riqueza, que hay que dejar que cada individuo produzca libremente, que se trabaja es por el beneficio personal y el propio interés, que una mano invisible produce el bien común y la armonía social, que los precios de las mercancías se igualan espontáneamente con los costos. Smith tiene frases como estas: “No es la benevolencia del trabajador la que nos procura el alimento, sino el propio interés […] invocamos el egoísmo […] no hablamos de nuestras necesidades, sino de las ventajas”. Mandeville también dice que “el egoísmo promueve las ventajas comunes.<br />David Ricardo (1772-1832) afirma que: el valor de una mercancía es igual al trabajo necesario para producirlo, el equilibrio de la economía lo crea la ley de la oferta y la demanda, esta ley no se aplica al establecimiento del salario, lo que si aumenta siempre son los precios de los productos agrícolas.<br />Con todos estos presupuestos, en Escocia, presbiteriana, mercantil e industrial, el empirismo propuso una ética utilitarista partiendo del análisis de la posesión de bienes, del análisis de la propiedad privada, del amor así individual con sentido moral y altruista. Esta ética dice que el sujeto individual debe manejar los medios necesarios para conseguir sus fines, por eso lo bueno es lo útil, lo que produce beneficios y éxito; que los individuos deben dominar el sistema con eficacia, deben saber controlar los negocios económicos y políticos, deben racionalizar empírica y disciplinariamente las decisiones, las acciones y consecuencias: la felicidad.<br />El empirismo considera que el bien y el mal se fundamentan en las inclinaciones corporales del hombre, en lo que al cuerpo le gusta y en lo que el cuerpo rechaza. Por eso John Locke afirma en Ensayo sobre el entendimiento humano, que “el bien y el mal no es otra cosa que placer y dolor, o aquello que nos provoca placer o procura dolor”, “la divina providencia concilia eficazmente la conducta individual y el bien común”, “la corporalidad subjetiva mide todos los objetos”<br />Y Hume en su Tratado sobre la naturaleza humana sostiene que “la felicidad consiste en la felicidad subjetiva y en la felicidad de las mayorías”. “La subjetividad sólo es ética determinada por el placer o la felicidad, por las pasiones o sentimientos, sin intervención de la razón, ni de la razón, ni de la autoridad política o la religión”. “La afectividad es el fundamento de la nueva moral”.<br />Esta ética utilitarista es un hedonismo moderno, individualista y subjetivista para el cual la felicidad está en cumplir las necesidades subjetivas. Para ésta ética los buenos son los individuos que obtienen éxitos y beneficios materiales.<br />El Utilitarismo Social<br />Los representantes de este enfoque utilitarista son Hutcheson, Bentham y Stuart Mill.<br />El irlandés Francis Hutcheson (1694-1746), en su obra Búsqueda del origen de nuestras ideas de belleza y virtud, le da un sentido social al utilitarismo al afirmar: “La mejor nación es la que proporciona la felicidad más grande al mayor número, y la peor es la que ocasiona miseria en forma semejante”<br />El inglés Jeremías Bentham (1748-1832) era un abogado defensor de presos que propugnó la democracia. Fue amigo de Bolivar y Santander. Consideró que las colonias eran una locura, por eso colaboró con la independencia de América. Sostuvo que las leyes son perfectibles para procurar la mayor felicidad, que la ley penal debe ser para prevenir el delito, que se puede hacer coincidir los derechos del individuo con los de la comunidad, que la ley civil debe buscar la subsistencia, la abundancia, la seguridad y la igualdad. Dijo también en Fragmento sobre el gobierno e introducción a los principios de moral y legislación que “la mayor felicidad del mayor número es la medida del bien y del mal”, que “la naturaleza ha colocado a la humanidad bajo el gobierno de dos amos soberanos: el dolor y el placer. A ellos solos les corresponde decirnos lo que deberíamos hacer, así como determinar lo que haremos”. “Hay que buscar la máxima felicidad para el mayor número de gente posible”. Y en el Tratado de legislación civil y penal escribió: “El placer y el dolor son la última instancia de todos nuestros juicios y de todas las determinaciones de la vida”<br />Según el Utilitarismo Social la felicidad también es subjetiva y consiste en la felicidad de la mayoría. Ella se alcanza con el criterio de la eficacia medio-fin. El criterio es material subjetivo y es posible aplicarlo a las instituciones. La democracia social y económica permite realizar los intereses de la mayoría. Es todo un hedonismo calculado.<br />El Utilitarismo cualitativo de John Stuart Mill<br />Stuart Mill (1806-1873) fue filósofo empirista, economista liberal y político. De joven asistió a las reuniones de David Ricardo, Jeremías Bentham y James Mill. Escribió Sistema de Lógica donde defiende la inducción y la verdad experimental. Fue gran defensor de la liberad individual como medio para el desarrollo social. Trabajó por la paridad entre hombres y mujeres en su obra Sobre la Servidumbre de las Mujeres. En Principios de Economía Política sostiene que la distribución de la riqueza depende de la voluntad humana. Luchó de modo pacífico por mejorar las condiciones de los trabajadores con la justicia y el autogobierno, conciliando la justicia social con la libertad del individuo. Predicó el gobierno representativo total donde las minorías fueran escuchadas.<br />John Stuart Mill, en su obra El Utilitarismo, criticó la ética de Bentahm de cuantitativa y aritmética por preocuparse de la mayor cantidad de placeres para la mayor cantidad de gente posible porque ponía a la gente a ser balances de placeres y dolores, de éxitos y fracasos y así saber, según las consecuencias, quien era bueno y quien malo, porque bueno sería quien obtenga más beneficios y utilidades y malo el contrario. En el sistema capitalista los buenos serían los ricos y los malos los pobres.<br />Para Stuart Mill no hay que buscar la cantidad sino la calidad de los placeres humanos, los cuales no son iguales a los placeres de los animales. Los placeres humanos son superiores y corresponden a sus facultades superiores: los placeres y la felicidad está en el campo de lo intelectual, de lo artístico, de lo social, de lo político, de lo cultural, no en el comer, dormir, descansar, jugar, que es lo propio de los animales. Una frase famosa de Stuart Mill es “prefiero ser un Sócrates insatisfecho a un cerdo satisfecho”. Asimismo escribió: “Debe admitirse que los placeres mentales son, en su mayoría, de mayor permanencia, seguridad, menos costosos […] que los corporales […] atendiendo a su naturaleza intrínseca”.<br />Mill sigue diciendo que para aprender a ser feliz hay que confiarse al criterio de los que tienen práctica en placeres y dolores humanos, es decir, los hombres de altas calidades. Sólo son felices quienes se marcan objetivos no personales, porque la felicidad está en ser felices a los otros, y esta preocupación es la que trae el verdadero progreso de la humanidad. Hay que disfrutar de los goces como pasajeros. La felicidad no está en los deseos concretos, sino que trasciende en una vida plenamente vivida.<br />Stuart Mill entonces reformula el postulado ético de Bentham así: “La creencia que acepta como fundamento de la moral la utilidad, o principio de la mayor felicidad, sostiene que las acciones son buenas proporcionalmente a su tendencia a promover la felicidad, y son malas conforme a su tendencia producir lo contrario de la felicidad”. <br />El principio utilitarista de la mayor felicidad Stuart Mill lo justifica de la siguiente manera: “La felicidad es el único fin de la acción humana, y su impulso a ella es la prueba, mediante la cual se juzga toda conducta humana, de lo cual necesariamente se deduce que debe ser el criterio de moralidad.<br />Objeciones a la ética utilitarista y respuestas de John Stuart Mill<br />Los críticos del Utilitarismo: los racionalistas, los kantianos, los cristianos, etc., le plantearon muchas objeciones a esa ética. Veamos nueve de ellas y las respuestas que les dio Stuart Mill en su obra El Utilitarismo, escrita expresamente para ello.<br />El placer es censurable y digno de los cerdos.<br />A lo que respondió John Stuart Mill (JSM): El placer hay que recuperarlo de su degradación. El utilitarismo no es voluptuosidad ni austeridad. Los placeres del hombre son superiores. Ningún hombre inteligente quiere convertirse en necio, en depravado, aunque de esa forma estuviera más satisfecho. Nadie quiere hundirse a un grado más bajo por orgullo, poder, emociones, dignidad… a no ser por alguna desgracia extrema. Desear lo inferior es algo de momentos. Sí es más fácil conseguir los placeres más pequeños. La felicidad merece soportar las imperfecciones. Es mejor ser un humano insatisfecho a un cerdo satisfecho (48-51)<br />Muchos posponen los placeres más elevados. Con la edad muchos caen en la indolencia.<br />JSM: Ello es posible por debilidad de carácter, por pérdida de capacidad, por carencia de sustento, ocupaciones no favorables, falta de tiempo y oportunidad, debido a circunstancias negativas. Según los hombres cualificados los placeres más gratificantes son los derivados de las facultades superiores. El criterio de calidad es una existencia libre de dolor y rica en goces, una existencia feliz para la mayor cantidad de hombres y sentientes. El criterio es la mayor cantidad y calidad total de felicidad. El mundo gana inmensamente con personas nobles. Es preferible el cultivo general de la nobleza aunque individualmente se reduzca el beneficio (51-54)<br />La felicidad no puede constituir el fin racional de la vida y de la acción humana, porque es inalcanzable, no se tiene ese derecho, se puede pasar sin felicidad y lo virtuoso es la renuncia.<br />JSM: El hombre no solo busca la felicidad, prevee y mitiga la infelicidad. Es imperiosa la necesidad de vivir. La felicidad no es el éxtasis, sino el saber disfrutar los variados momentos de la vida cotidiana. El obstáculo son las desafortunadas condiciones sociales. Los factores de la vida satisfactoria son la tranquilidad y las emociones. La indolencia es un vicio contra las emociones. Para la enfermedad de las emociones, la tranquilidad es estúpida. Quienes no encuentran goces valiosos es porque no se preocupan de los demás, porque carecen de afectos personales, sólo miran a la muerte.<br />La persona culta, moral y humana, disfruta de las herencias culturales. La necesidad intrínseca no es ser ególatra y dedicarse a la miseria. Los auténticos intereses privados concuerdan con los intereses del bien público. Si se eliminan las grandes fuentes del sufrimiento (indigencia, enfermedades, falta de afecto y dignidad) se puede tener una vida envidiable. La cuestión es la lucha contra las calamidades. Los grandes males se pueden superar con buenas artes sociales. Toda inteligencia generosa goza notablemente en la lucha por superar el sufrimiento.<br /> Muchos prescinden de la felicidad individual por algo más apreciable: la felicidad de los demás. La gente noble no se auto-inmola por la inmolación misma, es para que los demás no tengan sacrificios parecidos.<br />El sacrificio no es un bien sí mismo, sólo es bien si incrementa la felicidad colectiva. “Amar al prójimo como a sí mismo” constituye la perfección ideal de la moral utilitarista.<br />Hay que establecer en la mente de los jóvenes y de la opinión pública la asociación indisoluble entre la propia felicidad y la del conjunto, que el motivo de toda acción es mejorar el bien general. La ética utilitarista coincide con el desarrollo armónico de la naturaleza humana (55-62).<br />Es excesivo actuar siempre por el interés general.<br />JSM: El utilitarismo es un modelo de moral. No se guía sólo por reglas y deberes, también por motivos que tienen que ver con los méritos del agente. Obrar sólo por deberes o principios generales no es utilitarismo. Ser benefactor público es lo excepcional, cuando el beneficio individual viola los derechos. Hay personas a quienes les corresponde el bien general, como se exige en todos los sistemas morales (63-65).<br />El utilitarismo hace a las gentes carentes de afectos; él sólo tiene en cuenta lo duro de las acciones y no las cualidades que las causa.<br />JSM: Ningún criterio moral decide las acciones según las cualidades de las personas. Las cualidades deseables no son sólo las virtuosas y correctas. Acciones correctas no indica que la persona sea virtuosa. Acciones condenables pueden es realizar buenas acciones. El utilitarista considera también otras cualidades. Hay también utilitaristas puritanos y utilitaristas indulgentes. Está en igualdad de condiciones con las morales que evitan la violación de la ley moral. Esas morales difieren en el qué es lo que viola le ley moral. El utilitarismo de modo tangible e inteligible ayuda a decidir entre opciones diferentes (66-67).<br />El utilitarismo es ateo.<br />JSM: Si Dios quiere la felicidad, el utilitarismo cree que todo lo que Dios ha rebelado sobre moral cumple los requisitos de la utilidad. El utilitarismo acepta la ayuda que cualquier religión quiera prestar a la investigación ética. El utilitarismo también puede colaborar a interpretar la voluntad de Dios (68).<br />El utilitarismo es una doctrina de la conveniencia, de los intereses particulares, inmediatos y pasajeros.<br />JSM: El utilitarismo busca las satisfacciones de toda índole, y lo más útil es la sensibilidad de la verdad respecto a la conducta. La verdad fortalece la confianza entre los seres humanos, el bienestar social, la civilización y la felicidad. Violar leyes por ventajas actuales no es conveniente. Las excepciones son posibles para salvar a individuos. Pero lo excepcional no debe ir más de los límites necesarios, para no debilitar la confianza en las reglas. El principio de utilidad debes servir parar comparar utilidades en conflicto (69-70).<br />Antes de la acción no hay tiempo para calcular los efectos de una conducta sobre la felicidad en general.<br />JSM: Tampoco se tiene tiempo para leer toda la Biblia. Se tiene dispuesto el pasado de la humanidad donde se han aprendido las tendencias de las acciones, la prudencia y la moralidad de la vida. En el instante de robar o de matar no se empieza por primera vez para saber si es perjudicial. La humanidad tiene acuerdos sobre lo útil y tiene acuerdos para enseñarlo. La humanidad ya posee creencias positivas sobre la felicidad y sus efectos, y va obteniendo mejores hallazgos.<br />Los códigos de ética no son de derecho divino, por ello los preceptos del utilitarismo son susceptibles de mejoras sin límite.<br />Las acciones no se prueban sólo con los principios generales, también con los principios secundarios. Existe la meta final y también las señales intermedias de interés práctico. Todos van con decisiones ya tomadas sobre lo correcto e incorrecto, pero necesitan principios subordinados para aplicarlas. Es absurdo no derivar conclusiones de las experiencias de la vida.(71-73).<br />El utilitarismo es el culpable de los males comunes de la naturaleza humana, y de las dificultades generales con que tropiezan las personas. Él es capaz de hacer de su propio caso una excepción a la regla moral.<br />JSM: Todas las doctrinas reconocen que hay consideraciones en conflicto y ello debido a la complejidad de la naturaleza humana. Toda moral atempera sus leyes para acomodar las responsabilidades a las circunstancias. Las dificultades reales se superan según la inteligencia y virtud de cada uno. La utilidad humana ayuda a decidir entre derechos y observaciones.<br />Cuando las morales pretenden autoridad independiente es imposible poner orden en ella. Esa independencia es un sofisma. Hay que recurrir a los primeros principios cuando los secundarios están en conflicto (74-75).<br />Algunas conclusiones<br />El utilitarismo cumple y soluciona necesidades subjetivas: el placer<br />Cumple los medios necesarios para obtener unos fines: es eficaz<br />Mide las acciones buenas por las consecuencias: es consecuencialista.<br />Pretende la felicidad de las mayorías: tiene contenido social.<br />Pero su concepto de “felicidad” es ambiguo porque lo confunde con el placer, el cual, a ciencia cierta, no se sabe si es cuantitativo, cualitativo, corporal, mental, egoísta o comunitario.<br />Por otro lado, para determinar quién es más feliz, es imposible calcular la duración, la intensidad, la pureza de los placeres y su identidad con otros placeres. No se sabe si lo que es bueno para uno lo es para todos, y si se puede ser feliz en una sociedad donde no hay democracia.<br />Lo que sí da a entrever el utilitarismo es que la felicidad consiste en las preferencias del consumidor capitalista, que el capital es la condición a-priori de la felicidad.<br />“El utilitarismo indica la importancia de un aspecto del criterio material subjetivo: la felicidad (momento que las normas formales actuales niegan); pero no ha alcanzado a definir un criterio que subsuma los criterios materiales, y que pueda fundarse o desarrollarse como un principio ético universal” (Dussel).<br />