• Share
  • Email
  • Embed
  • Like
  • Save
  • Private Content
software Libre
 

software Libre

on

  • 9,591 views

todo sobre software libre

todo sobre software libre

Statistics

Views

Total Views
9,591
Views on SlideShare
9,591
Embed Views
0

Actions

Likes
0
Downloads
19
Comments
0

0 Embeds 0

No embeds

Accessibility

Categories

Upload Details

Uploaded via as Adobe PDF

Usage Rights

© All Rights Reserved

Report content

Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
  • Full Name Full Name Comment goes here.
    Are you sure you want to
    Your message goes here
    Processing…
Post Comment
Edit your comment

    software Libre software Libre Document Transcript

    • Universidad Rey Juan Carlos Escuela Superior de Ciencias Experimentales y Tecnolog´ ıa Departamento de Inform´tica, Estad´ a ıstica y Telem´tica a Sobre software libre Compilaci´n de ensayos sobre software libre o Grupo de Sistemas y Comunicaciones Editores: Vicente Matell´n Olivera a Jes´s M. Gonz´lez Barahona u a Pedro de las Heras Quir´s o Gregorio Robles Mart´ınez
    • Resumen “Sobre software libre” “Sobre software libre” re´ne casi una treintena de ensayos sobre temas de u candente actualidad relacionados con el software libre (del cual Linux es su ex- ponente m´s conocido). Los ensayos que el lector encontrar´ est´n divididos a a a en bloques tem´ticos que van desde la propiedad intelectual o las cuestiones a econ´micas y sociales de este modelo hasta su uso en la educaci´n y las adminis- o o traciones p´blicas, pasando por alguno que repasa la historia del software libre u en los ultimos a˜os y los problemas que tiene que enfocar en un futuro pr´ximo ´ n o como es el caso de las patentes de programaci´n. La obra incluye adem´s una o a serie de art´ ıculos calificados como seminales dentro del mundo del software libre y firmados por Richard Stallman, uno de los grandes gur´s del movimiento del u software libre. ´ Este es un libro pensado para un p´blico objetivo muy amplio, no espec´ u ıfica- mente inform´ticos, sino tambi´n abogados, economistas, universitarios en gene- a e ral. Esto es as´ porque la naturaleza de los contenidos, aunque t´cnica, est´ prin- ı, e a cipalmente orientada en dar a conocer la vertiente m´s filos´fica, sociol´gica y a o o pragm´tica del software libre. En la actualidad no existe ninguna edici´n en nues- a o tro idioma que permita a las personas interesadas (sobre todo las que no tienen una formaci´n inform´tica m´s all´ de nivel de usuario) introducirse en la natu- o a a a raleza y la filosof´ del software libre, a´n cuando esta tem´tica est´ ganando en ıa u a a peso dentro y fuera del campo de la inform´tica. a Esta obra ha sido concebida en su mayor parte por un activo grupo de profe- sores de la Universidad Rey Juan Carlos de Madrid, uno de los grupos pioneros en la adopci´n y difusi´n del software libre en Espa˜a. o o n Se puede adquirir una copia del libro impreso en papel en el Servicio de Pu- blicaciones de la Universidad Rey Juan Carlos o a trav´s de la editorial Dykinson e S.L. El ISBN de esta obra es el siguiente: 84-9772-402-X.
    • IV
    • Pr´logo o Es com´n que los pr´logos corran a cargo de un primera pluma en la ma- u o teria que viene a contar lo mucho que le ha gustado el libro que han escrito unos segundones. Para desgracia del que esto escribe, pero probablemente para mayor satisfacci´n del lector, lo cierto es que en este libro se da la circunstancia o contraria. Resulta dif´ ıcil, si no imposible, encontrar un elenco de autores cuya influencia dentro del panorama del software libre en Espa˜a (y en el mundo de n habla hispana) sea mayor que la de los que firman la mayor´ de los art´ ıa ıculos incluidos en esta obra. La colecci´n se edita gracias a la convocatoria del Servicio de Publicaciones de o la Universidad Rey Juan Carlos. No se trata de una casualidad, pues es una de las instituciones m´s activas en Espa˜a en este tema, entre otras por las actividades a n del Grupo de Sistemas y Comunicaciones del que forman parte muchos de los autores. Pero hablemos un poco del libro. Sobre software libre reune en un solo vo- lumen sus ensayos m´s importantes publicados en diversos medios. Muchos de a ellos van m´s all´ de los aspectos t´cnicos o ingenieriles en los que en un princi- a a e pio incluir´ ıamos al software libre, hasta el punto de que incluso me atrever´ a ıa decir que ´stos tienen un papel secundario. Son m´s bien temas como la propie- e a dad intelectual, las patentes de programaci´n, el conocimiento libre o aspectos o meramente econ´micos y sociales los que ser´n abordados desde diferentes pers- o a pectivas, pero siempre con la finalidad de mostrar lo que la filosof´a del software ı libre puede aportar. En clara concordancia con esta filosof´ la totalidad de los art´ ıa, ıculos de esta colecci´n se publican bajo unas condiciones que permiten (foto)copiarlos y re- o distribuirlos. Y no s´lo eso, los autores te invitan expresamente a que lo hagas, o de forma que su obra llegue a cuantos m´s lectores mejor. ¡Por favor, c´pianos!, a o claman todos los ensayos. ¡Por favor, rep´rtelos!, piden los autores. Si entiendes a esta filosof´ este libro te har´ profundizar en ella. Si no, es una buena oportuni- ıa, a dad para descubrir por qu´ creemos que estas ideas son beneficiosas para todos, e incluyendo a los propios autores. No puedo dejar de contar en este pr´logo la raz´n por la que se ha elegido o o Sobre software libre como t´ ıtulo de esta obra. Se trata de un gui˜o a uno de n los primeros grupos espa˜oles dedicados a la promoci´n y la discusi´n de temas n o o relacionados con el software libre a principios de la d´cada de los noventa y entre e cuyos miembros encontraremos a algunos de los autores de este libro. Este grupo
    • VI se dio en llamar SoBre (resultado de cruzar SOftware y liBRE) y haber escogido como t´ıtulo Sobre software libre se ha de entender ciertamente como una especie de homenaje. Finalmente, s´lo me queda agradecer a los autores el haberme hecho descubrir o tantas ideas apasionantes. Estoy seguro de que el lector, seg´n vaya devorando u las p´ginas de esta obra como he hecho yo, entender´ a qu´ me refiero. Feliz a a e lectura, por tanto. Junio de 2004 Gregorio Robles
    • ´ Indice general La propiedad intelectual Copiar o no copiar, ¿he ah´ el dilema? . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . ı 7 Jes´s M. Gonz´lez Barahona u a M´sicos, compositores y rentistas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 13 u Vicente Matell´n Olivera a Software, mentiras y cintas de v´ ıdeo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 17 Vicente Matell´n Olivera a Y la informaci´n ser´ libre... ¿o no? . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 21 o a Pedro de las Heras Quir´s y Jes´s M. Gonz´lez Barahona o u a Cuestiones econ´micas o El software como servicio. O de c´mo producir programas libres y no morir o en el intento . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 31 Jes´s M. Gonz´lez Barahona u a Software libre, monopolios y otras yerbas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 37 Jes´s M. Gonz´lez Barahona u a La imparcialidad de los estados y la industria del software . . . . . . . . . . . . . . . 43 Jes´s M. Gonz´lez Barahona u a El lado m´s t´cnico a e ¿Y c´mo hago para que mi c´digo sea libre? . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 51 o o Jes´s M. Gonz´lez Barahona u a Con todo al aire . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 55 Jes´s M. Gonz´lez Barahona u a KDE o GNOME, ¿es ´sa la cuesti´n?, ¿es la cuesti´n GNOME o KDE? . . . 61 e o o Jes´s M. Gonz´lez Barahona u a La educaci´n y el conocimiento libre o
    • VIII Software libre en la ense˜anza inform´tica . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 67 n a Jes´s M. Gonz´lez Barahona u a De c´mo el conocimiento puede ser libre . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 73 o Jes´s M. Gonz´lez Barahona u a ¿Qu´ tiene que estudiar un inform´tico? . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 79 e a Vicente Matell´n Olivera a La Administraci´n P´ blica o u ¿Qu´ se hace con mi dinero? . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 85 e Jes´s M. Gonz´lez Barahona u a PADREs y otros parientes oficiales . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 91 Vicente Matell´n Olivera a CEE: Ciudadan´ Electr´nica Europea . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 97 ıa o Vicente Matell´n Olivera a El Diccionario de la Real Academia de la Lengua . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 103 Jes´s M. Gonz´lez Barahona u a La historia cercana ¿C´mo van los proyectos de software libre? . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 111 o Jes´s M. Gonz´lez Barahona u a Y pas´ otro a˜o . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 117 o n Jes´s M. Gonz´lez Barahona u a ¿Est´ GNU/Linux listo para su uso masivo? . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 121 a Jes´s M. Gonz´lez Barahona u a Mis notas sobre el 2002 . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 127 Jes´s M. Gonz´lez Barahona u a Las piedras en el camino Patentes, marcas o derechos de autor . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 135 Vicente Matell´n Olivera a Consulta de la Comisi´n Europea sobre patentes de software . . . . . . . . . . . . . 141 o Jes´s M. Gonz´lez Barahona u a Patentes de software, pr´ximamente en esta pantalla . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 147 o Jes´s M. Gonz´lez Barahona u a LSSI: Ignorantes o censores . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 151 Javier Candeira y Vicente Matell´n Olivera a
    • IX Art´ ıculos Seminales Por qu´ el Software no deber´ tener propietarios . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 159 e ıa Richard Stallman El derecho a leer . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 165 Richard Stallman Definici´n de Software Libre . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 169 o Free Software Foundation Ap´ndice e Glosario de t´rminos y acr´nimos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 175 e o ´ Indice de Autores . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 187
    • X
    • Introducci´n o El software libre naci´ de la mano del propio software en la d´cada de los a˜os o e n 60. Entonces las gigantescas m´quinas a las que llamaban computadoras hac´ a ıan uso de programas cuyo c´digo fuente estaba a la vista de todos (los que quer´ o ıan verlo, por supuesto) y se pod´ distribuir libremente. Esto provoc´ que ya en ıa o esos tiempos, prehist´ricos desde el punto de vista de la inform´tica, existiera o a una peque˜a comunidad de cient´ n ıficos y programadores que intercambiara c´digo, o a la vez que informes de errores e ideas. El software por entonces no era m´s que a un valor a˜adido a las car´ n ısimas computadoras y se sol´ distribuir gratuitamente ıa por los fabricantes. La situaci´n cambi´ radicalmente con el descenso del precio de las m´quinas o o a y sus componentes (el hardware) y la progresiva necesidad de un software m´s a potente y con mayores funcionalidades. La ventaja competitiva que el intangible daba a las m´quinas lleg´ hasta el punto en el que incluso hab´ gente que a o ıa estaba dispuesta a pagar dinero por ´l. Esto que en s´ no es necesariamente malo, e ı provoc´ sin embargo un giro radical en la industria inform´tica: las primeras o a compa˜´ exclusivamente dedicadas a la creaci´n de software aparecieron en el nıas o horizonte y se hicieron fuertes en el mercado. En aras de maximizar beneficios (econ´micos y estrat´gicos), una de sus t´cticas habituales era limitar hasta m´s o e a a no poder lo que el usuario pod´ hacer con el software que creaban. ıa De repente, algo tan natural hasta pocas fechas antes como compartir un programa o su c´digo se convirti´ en una pr´ctica deleznable y que atentaba no o o a s´lo contra el creador del software, sino contra toda la industria del software y, o por si acaso, tambi´n contra la sociedad y su bienestar. El lector, seguro que muy e atento a los temas de actualidad, sabr´ que este argumento se sigue utilizando a de manera habitual una y otra vez en nuestros d´ por asociaciones de editores ıas y grandes compa˜´ de software: el que copia es nada menos que un pirata. nıas No fue hasta mediados los a˜os 80, cuando Richard Stallman formaliz´ las ideas n o b´sicas del movimiento del software libre que est´ revolucionando la industria a a del software (y como se ver´ en este libro, puede que algo m´s). El software a a libre, tal y como lo conocemos hoy, dio sus primeros pasos con un manifiesto en favor de la libertad de expresi´n y un proyecto conocido hoy mundialmente, o el proyecto GNU. Y con ´l, vio la luz probablemente una nueva forma de ver e y entender el software y los bienes intangibles que se ha visto acelerada con la masiva implantaci´n de Internet en las postrimer´ del siglo XX y principios del o ıas actual.
    • 2 Ha sido el binomio Internet-software libre (junto con otros ingredientes se- cundarios) el que ha propiciado uno de los cambios m´s radicales de las ultimas a ´ d´cadas. N´tese que es dif´ imaginarse el ´xito del uno sin el otro. La mayor e o ıcil e parte de la infraestructura de Internet se sustenta sobre c´digo libre, mientras que o las posibilidades colaborativas que ofrece Internet han sido vitales para el pleno desarrollo del software libre como elemento tecnol´gico y filos´fico. Sin embargo, o o mientras el cambio tecnol´gico basado en Internet ha tenido una fuerte implanta- o ci´n en el mundo occidental, la mentalidad ligada al software libre est´ tardando o a algo m´s en calar en la sociedad. Pero no cabe duda de que paulatinamente va a ganando en importancia. Y es precisamente en este punto donde nos encontramos; en un mundo que est´ empezando a asimilar estos cambios y lo que conllevan. Los ensayos en a este libro presentan y toman posici´n precisamente en algunos de los debates o de m´s radiante actualidad que tienen que ver con estos aspectos. El lector a podr´ comprobar que el futuro tiene una clave en software libre y que ´sta puede a e ser la llave hacia la sociedad post-moderna. Organizaci´n de la obra o La casi treintena de ensayos incluidos en este libro han sido agrupados en varios cap´ıtulos, de manera que aqu´llos con una tem´tica similar est´n juntos. e a e Esta clasificaci´n ha sido realizada siguiendo criterios m´s bien subjetivos y es o a probable que el lector, tras una atenta lectura de todos ellos, realizara una orde- naci´n diferente. No es infrecuente el caso de art´ o ıculos en los que se tratan varios temas de manera simult´nea. Cada cap´ a ıtulo cuenta con una fugaz introducci´no a la tem´tica de la que trata, y en la que se resumen brevemente los aspectos a m´s importantes de cada uno de los textos contenidos en el mismo. a El primer cap´ ıtulo gira en torno a la propiedad intelectual, de la cual los derechos de autor y el copyright son parte. Es aqu´ donde se ahondar´ en aspectos ı a del ¡c´piame, por favor! y de las posibilidades que esta forma de concebir la o propiedad intelectual ofrece. En el siguiente se ver´n temas econ´micos, tanto de microeconom´ como de a o ıa macroeconom´ relacionados con el software libre. En el lado micro, se plan- ıa, tear´ la eterna pregunta de c´mo se ganar´n el pan los creadores de software si a o a el bien que producen se puede redistribuir sin limitaciones, mientras que en la vertiente macro se analizar´n los monopolios y sus consecuencias en el mundo a del software. En El lado m´s t´cnico est´n agrupados una serie de ensayos de car´cter me- a e a a nos filos´fico y m´s pr´ctico. All´ se ver´n cuestiones m´s ligadas al desarrollador o a a ı a a de software libre y al usuario linuxero medio. Cabe comentar que a´n as´ es una u ı, lectura poco tecnificada y apta para todos los p´blicos. u El cap´ıtulo dedicado a la educaci´n y el conocimiento libre debatir´ los co- o a nocimientos inform´ticos que los profesionales del ma˜ana -hoy todav´ en el a n ıa
    • 3 instituto o en la universidad- deber´ adquirir. Tambi´n habr´ sitio para las ini- ıan e a ciativas de difusi´n del conocimiento que algunas universidades est´n adoptando o a en tiempos recientes y que, a buen seguro, revolucionar´n la ense˜anza en un fu- a n turo no muy lejano (si no lo est´n haciendo ya). Para finalizar, con mayor grado a de concreci´n eso s´ se discute acerca de los planes de estudio de las carreras de o ı, ingenier´ inform´tica. ıa a La educaci´n dar´ paso a una serie de art´ o a ıculos dedicados a la administra- ci´n p´blica, en los que se presentan las inquietudes y deficiencias del sector o u p´blico en cuanto a la adopci´n del software libre se refiere. Asimismo, tambi´n u o e tienen cabida ideas relacionadas con las administraciones como pueden ser el acceso a la sociedad de la informaci´n, la difusi´n de conocimiento e incluso la o o tecnologizaci´n de la democracia. o Posteriormente nos detendremos en la evoluci´n hist´rica del software libre en o o los ultimos cinco a˜os. El repaso incluye novedades, carencias y posibles peligros y ´ n permite observar c´mo el software libre ha ido creciendo y conquistando terrenos o hasta hace poco impensables. A´n as´ en el horizonte se vislumbran en un futuro no muy lejano algunas u ı, fuentes de serios problemas para el software libre. Dada su importancia, se les ha dedicado ´ ıntegramente un cap´ ıtulo titulado Las piedras en el camino. Curio- samente las cuestiones que trataremos y que m´s afectan al software libre no a son de naturaleza t´cnica, como cabr´ esperar. En estos art´ e ıa ıculos se hablar´ de a patentes, de leyes de propiedad intelectual m´s restrictivas, de legislaci´n para a o Internet, etc. En una obra con ensayos sobre software libre no pueden faltar algunos do- cumentos seminales, aut´nticas piedras filosofales de este movimiento. En ellas, e el lector podr´ encontrar las ra´ a ıces m´s profundas de este movimiento. As´ es a ı, probable que el lector novato en cuestiones de software libre quiera empezar por ellos para introducirse en lo que es el software libre y en los pilares b´sicos de la a filosof´ que hay detr´s. En todo caso, estos art´ ıa a ıculos suponen un broche de oro a esta colecci´n.o Finalmente, se ha incluido en un ap´ndice un glosario de t´rminos y acr´nimos e e o con el claro objetivo de facilitar la comprensi´n de los art´ o ıculos incluidos en esta obra al mayor n´mero de personas, independientemente de su grado de formaci´n u o inform´tica y de su conocimiento del mundo del software libre. Los t´rminos se a e pueden distinguir f´cilmente, ya que se ha utilizado un tipo de fuente diferente al a normal, como ya se ha venido haciendo en esta introducci´n. o
    • 4
    • La propiedad intelectual Ya desde peque˜os nos familiarizamos r´pidamente con el concepto de pro- n a piedad. Sin ir m´s lejos, yo me acuerdo c´mo entr´ en mi vida: en los recreos del a o o cole. A esa edad todav´ ten´ la sana costumbre de coleccionar cromos, que se ıa ıa intercambiaban al mel´dico si le, no le1 entre clase y clase. Un cromo o era tuyo o o era del amiguete con el que los cambiabas, pero no pod´ ser de los dos a la ıa vez; al fin y al cabo, ese cromo s´lo pod´ acabar en la colecci´n de uno de los o ıa o dos. Como muy tarde, era justamente a la hora de pegarlos en el album cuando ´ te dabas cuenta de que el cromo era propiedad tuya y de nadie m´s. a Si me hubieran hablado entonces de la propiedad de bienes que no se pueden tocar, no le hubiera encontrado ning´n sentido. Probablemente, hoy todav´ no u ıa se lo encuentre. Y es que desde hace m´s o menos un par de siglos, el concepto de a propiedad que tenemos para los bienes tangibles se ha extendido a los intangibles, lo que ha dado paso a la propiedad intelectual. Cuando se plante´ esta analog´ o ıa, los bienes intangibles se pod´ copiar, pero esto era una pr´ctica cara (y, a veces ıan a dif´ ıcil), al alcance de unos pocos. Por eso, la idea de propiedad que d´bamos a un a bien intangible (pongamos por caso un libro o un CD) se asemejaba mucho a uno tangible: no lo pod´ compartir sin quedarte sin ´l. Aunque ciertamente, eso fue ıas e hace mucho tiempo. Hoy, con los bajos costes de copia, literalmente cualquiera puede conseguir una copia fidedigna del original. Si los cromos fueran un bien intangible, el si le, no le de los recreos estar´ en v´ de extinci´n, ya que obtener ıa ıas o una copia id´ntica del cromo de mi amigo no ser´ nada dif´ y el coste ser´ e ıa ıcil ıa despreciable. Precisamente uno de los aspectos m´s llamativos del software libre es su a desaf´ a la concepci´n imperante sobre el derecho a la propiedad intelectual, en ıo o especial del copyright. Resulta parad´jico para muchos c´mo el software libre se o o vale precisamente del copyright -las licencias que rigen las condiciones de uso y (re)distribuci´n del software- para conseguir justamente lo contrario que lo que o ha venido a ser com´n en los ultimos siglos. De eso y de mucho m´s es de lo que u ´ a se va a hablar en este cap´ ıtulo. El primer art´ ıculo, Copiar o no copiar, ¿he ah´ el dilema?, analiza este aspec- ı to utilizando para ello la analog´ de la m´quina de duplicar pan. Es interesante ıa a observar c´mo el modelo que propone el software libre resulta beneficioso pa- o ra todos, incluso -para incredulidad de muchos- para el propio autor. Y resulta 1 Ciertamente esta f´rmula contiene un le´ o ısmo propio de la zona donde crec´ ı.
    • 6 que en contraposici´n con el modelo de copyright, el nuevo modelo (denomina- o do popularmente como copyleft en un h´bil juego de palabras tan dado a los a anglosajones) funciona mejor si copias el software. Ya he comentado en el pr´logo que este mismo libro sigue la filosof´ del copy- o ıa left. Y es que el modelo adoptado por el software libre se puede trasladar con algunos matices a otros bienes intangibles. En M´sicos, compositores y rentistas u se aplicar´ sobre la m´sica, indagando en los diferentes roles que existen en la a u creaci´n de obras musicales y las implicaciones que un modelo similar al copyleft o tendr´ en la industria musical. Software, mentiras y cintas de v´deo lo har´ se- ıa ı a guidamente con el cine, haciendo c´balas de c´mo ser´ el cine libre (modificable a o ıa y redistribuible). El ultimo ensayo de este tema, Y la informaci´n ser´ libre... ¿o no?, muestra ´ o a dos posibles escenarios en el futuro: uno en el caso de que las leyes de propie- dad intelectual hubieran desaparecido y otro en las que se hubieran a˜adido m´s n a restricciones a las mismas. En ambos casos se trata simplemente de una extrapo- laci´n de movimientos que podemos observar en la realidad cotidiana de nuestros o d´ıas.
    • Copiar o no copiar, ¿he ah´ el dilema? ı Jes´s M. Gonz´lez Barahona u a Publicado originalmente en la revista TodoLinux N´mero 23, p´g. 12-13, Noviembre de 2002 u a Uno de los aspectos del software libre que m´s sorprenden al reci´n llegado es a e que el autor no s´lo permita que su trabajo sea copiado y redistribuido libremen- o te, sino que adem´s anima al usuario a que lo haga. En general, tanto el autor a como el usuario como quien recibe el programa que se copia quedan contentos. Y sin embargo, esto parece ir en contra de una idea que hemos o´ much´ ıdo ısimo en los ultimo a˜os: no se debe copiar software. ¿Qu´ est´ ocurriendo aqu´ ¿Hab´ ´ n e a ı? ıas pensado alguna vez sobre ello? La m´quina de duplicar pan a Olvid´monos por un momento de GNU/Linux, del software (libre o no) y de e la copia de programas. Y fabulemos un poco. Imaginemos que, en alguna parte del mundo, en una prestigiosa universidad, alguien construye un invento comple- tamente imprevisto: la m´quina de duplicar pan. Es una m´quina maravillosa. a a Casi no consume energ´ la puede manejar cualquiera, se puede construir por ıa, millones a bajo coste, y no necesita materia prima ni mantenimiento. Su funcio- namiento es simple: introduces una pieza de pan por un lado, y salen dos por el otro. La segunda es indistinguible de la primera: igual de sana, igual de nutriti- va, con el mismo sabor. Y el proceso se puede repetir indefinidamente, usando las piezas de pan originales o las nuevas que ha producido la propia m´quina. a Muchos ya ven los problemas mundiales de hambre resueltos por fin. Se piensa inmediatamente en los duplicadores de lechugas, filetes, zanahorias, lenguados y otros muchos alimentos.... Pero antes de que nada de esto ocurra, comienza una campa˜a de publici- n dad en todos los medios. En ella aparecen drogadictos, asesinos, ladrones... y duplicadores de pan. El lema de la campa˜a es: Cada vez que alguien utiliza el n duplicador de pan, todos perdemos. La campa˜a est´ dirigida por las asociaciones n a de panaderos, con dinero de toda la industria de la alimentaci´n. Aparecen en o todas las cadenas de televisi´n, en todos los peri´dicos, en todas las emisoras de o o radio opiniones a favor de los panaderos y en contra de los que est´n empezando a ya a duplicar pan. Se plantean cuestiones como Si se permite la m´quina de du- a plicar pan, ¿qui´n asegurar´ que tendremos innovaci´n, y nuevos tipos de pan? o e a o Si no se prohibe la m´quina de pan, ¿de qu´ van a vivir los panaderos? Inmedia- a e tamente se proponen legislaciones que prohiben la fabricaci´n, comercializaci´n y o o uso de m´quinas duplicadoras de pan, y se empieza a considerar ´ticamente malo a e duplicar pan... Con el tiempo, las legislaciones se ponen en vigor, se crean ramas espec´ıficas de la polic´ para perseguir la copia ilegal de pan, y los panaderos, ya ıa
    • 8 Jes´s M. Gonz´lez Barahona u a organizados, empiezan una campa˜a para que los productores independientes de n pan tengan que pagar derechos por las recetas de los tipos de pan m´s habituales. a ¿Una f´bula sin sentido? a Bueno, volvamos a la realidad. ¿Por qu´ cuento todo esto? ¿Es que tengo e una vena oculta de cuentacuentos con extra˜as moralejas? No creo... Lo de las n barras de pan se lo o´ hace tiempo a Richard Stallman, y resulta que es algo que ı tenemos aqu´ ya... casi. Si en lugar de pan hablamos de programas, la m´quina ı a duplicadora la tenemos casi todos en nuestro PC. De hecho, tenemos varios tipos de ellas: Internet, disquetera, duplicador de CDs. Lo cierto es que desde hace unos a˜os, los humanos disponemos de algo unico en la historia: tenemos m´quinas n ´ a que pueden duplicar no s´lo programas sino cualquier tipo de informaci´n a un o o coste pr´cticamente rid´ a ıculo. Hasta hace poco (en t´rminos hist´ricos) copiar informaci´n era caro y dif´ e o o ıcil. Los copistas medievales dedicaban su vida a ello, y s´lo copiaban unos cuantos o pergaminos a lo largo de ella. La imprenta mejor´ mucho las cosas, pero no todo o el mundo ten´ una imprenta, y con ella no era econ´mico hacer pocas copias. Y ıa o para distribuirlas y elegir qu´ se copiaba naci´ una inmensa industria: la industria e o editorial. La imprenta y esta industria, junto con otros factores, ayudaron a que la producci´n de informaci´n escrita creciera como nunca. o o Cuando aparecieron los ordenadores y se empezaron a distribuir programas, se utiliz´ una organizaci´n similar a la del material impreso. Y as´ nacieron grandes o o ı empresas de software cuya labor es muy similar a la de los editores. Para que estas empresas pudieran funcionar, la sociedad, en todo el mundo, decidi´ queo hab´ que aplicar a los programas una legislaci´n similar a la de los libros, y ıa o en general se prohibi´ la copia de programas si el autor no daba permiso. Y el o autor, normalmente, no daba permiso. En algunos pa´ esto pareci´ poco, y se ıses o decidi´ que tambi´n se pod´ prohibir a los propios autores aplicar ciertas ideas a o e ıa la hora de hacer programas. Las leyes que prohiben la copia de programas son las de derechos de autor (copyright) y las que prohiben la utilizaci´n de ciertas ideas o son las de propiedad industrial (patentes). La motivaci´n para estas leyes, en el o caso del software, es similar: se supone que favorecen la innovaci´n, aseguran que o todos tengamos suficiente cantidad y calidad de programas, y permiten que los programadores vivan dignamente. Pero todo esto no invalida el hecho fundamental: tenemos una m´quina que a permite duplicar los programas a coste pr´cticamente cero. Si la sociedad decide a no usarla tiene que ser por poderosas razones. Si en alg´n momento quedase claro u que puede producirse suficiente cantidad y calidad de programas sin prohibir la copia... ¿qu´ motivo tenemos para prohibirnos ese derecho? e
    • Copiar o no copiar, ¿he ah´ el dilema? ı 9 Y, sin embargo, se mueve Hace ya muchos a˜os, en este oc´ano de presi´n contra la copia de software, n e o hubo un grupo de gente que nunca dej´ de compartir sus programas, y de de- o jar que otros los repartieran a quien quisieran. Con el tiempo, esta comunidad creci´ y creci´. De producir s´lo unas cuantas herramientas para programado- o o o res pas´ a generar miles y miles de programas para todos los p´blicos, desde o u procesadores de texto hasta navegadores de web. De estar compuesta fundamen- talmente por voluntarios trabajando en su tiempo libre pas´ a ser un hervidero de o distintos tipos de gente, muchos pagados por empresas, muchos con sus propias empresas. De contar s´lo con cantidades m´ o ınimas de dinero obtenidas vendiendo camisetas se pas´ al dinero de las firmas de capital riesgo, de fondos de pensiones o y de accionistas. De los individuos independientes y las empresas unipersonales se pas´ a tener tambi´n multinacionales en el juego. Y de ser un pu˜ado de de- o e n sarrolladores en algunos lugares concretos se pas´ a una comunidad de miles y o miles de desarrolladores repartidos por todo el mundo. Y a pesar de este proceso, que ha cambiado tantas cosas, que ha causado tantas tensiones, y que ha producido tantos programas, algo qued´ siempre claro: o si t´ recibes un programa libre, tienes derecho a copiarlo para tus amigos, para u tus clientes, para quien sea. Y eso es bueno para ti, para tus amigos, para tus clientes... y para el autor del programa. Es f´cil entender c´mo este mecanismo te beneficia a ti, a tus amigos y a tus a o clientes. Es m´s largo de entender c´mo beneficia al autor del programa, pero a o es un hecho que es as´ Muchos programadores viven ya del software libre, bien ı. recibiendo ingresos directamente de quien lo usa, o bien cobrando un sueldo en alguna empresa que genera sus ingresos con un modelo de negocio basado en el software libre. Explicar c´mo puede suceder esto, de d´nde sale la financiaci´n o o o y c´mo se puede crecer y ganar dinero si no se cobra por copia vendida es largo o de explicar, y probablemente necesitar´ otro articulo entero s´lo para empezar 1 . ıa o Pero a estas alturas es un hecho que esto ocurre, luego la pregunta ya no es tanto ¿Es posible? sino ¿C´mo es posible?. o Pero a´n hay m´s. El modelo del software libre no s´lo permite que t´ copies u a o u y redistribuyas los programas que recibas. El modelo del software libre funciona mejor si lo haces. Cada vez que est´s copiando un CD de GNU/Linux para un a amigo, est´s ayudando a que el software libre funcione mejor. Cada vez que a un grupo de usuarios hace una tirada de CDs de Debian y los vende a bajo precio en una fiesta de instalaci´n, est´ ayudando a que funcione el modelo del o a software libre. Cada vez que Red Hat, Mandrake o SuSE venden un CD en un hipermercado, est´n ayudando a que todos tengamos m´s y mejor software libre. a a De nuevo explicar esto es complicado, pero aqu´ s´ es f´cil sugerir ideas. Mayor ı ı a n´mero de usuarios supone un mayor mercado. Supone acercarse m´s a ser el u a 1 Nota del editor: M´s adelante, en esta misma colecci´n, hay unos cuantos art´ a o ıculos dedicados a cuestiones econ´micas que abordar´n esta problem´tica. o a a
    • 10 Jes´s M. Gonz´lez Barahona u a n´mero uno en ese nicho. Supone ser el est´ndar de referencia. Supone mucha u a gente interesada en aprender a usar ese programa, y mucha gente y muchas empresas dispuestas a pagar por servicios alrededor de ese programa. Muchos desarrolladores interesados en colaborar con mejoras y correcci´n de fallos. Cada o vez que das una copia de un programa libre a un amigo, est´s ayudando a que a toda esta enorme rueda gire... en la direcci´n que m´s te beneficia. o a La gran pregunta Naturalmente, si todo esto es cierto (y hay millones de usuarios que dicen que s´ es cierto), tenemos un modelo de producci´n de programas que ha demos- ı o trado que es capaz de producir suficiente cantidad y calidad para mucha gente. ¿Ser´ capaz de generar suficiente calidad y cantidad para la mayor´ de la gente? a ıa ¿Para toda la gente? S´lo el tiempo lo dir´, claro. Quiz´s todo esto no sea m´s o a a a que una burbuja que se desinfle en unos meses, y de la cual nadie se acuerde dentro de unos a˜os. Quiz´s ninguna empresa sea capaz de encontrar un mode- n a lo de negocio que le permita tener ingresos saneados de forma estable. Quiz´s a deje de innovarse en el software libre, y quiz´s nunca haya programas libres en a muchos nichos. Pero si la tendencia actual contin´a, la situaci´n ser´ m´s bien u o a a la contraria. Si seguimos por el camino de los ultimos a˜os, dentro de no mucho ´ n tiempo tendremos una saneada industria del software libre, con una poderosa comunidad de desarrolladores y usuarios satisfechos alrededor. Y si todo es cierto, podemos volver a la gran pregunta, y decir: ¿qu´ motivo e tenemos para renunciar al derecho a copiar programas? ¿Realmente es preciso prohibir la copia para que tengamos el software que necesitamos? Y m´s all´: si a a podemos tener el software que necesitamos sin prohibir la copia (ni de programas ni de ideas), ¿no ser´ mejor permitirla siempre, puesto que en ausencia de otros ıa problemas los usuarios ganar´ mucho? ıan ¿Un cambio de tendencia? A´n estamos dentro de una tendencia que parece llevarnos hacia m´s y m´s u a a restricciones legales a nuestro derecho a copiar software. Las legislaciones sobre derechos de autor en inform´tica son cada vez m´s estrictas, y las penas que se a a aplican son cada vez m´s grandes. Y quiz´s esto sea bueno para el desarrollo del a a software libre: cuanto m´s prisionero se encuentre un usuario de las empresas del a software propietario, m´s motivado estar´ para probar con las opciones libres. a a Pero en este entorno, es importante no perder de vista la situaci´n de base: el o ´ unico motivo para perseguir la copia es que eso sirva para motivar a los autores a desarrollar m´s y mejores programas. La unica raz´n por la que en las sociedades a ´ o democr´ticas podemos permitir que se nos obligue a pagar a un particular por a algo que podr´ ıamos hacer gratis es porque eso beneficia a la sociedad en su conjunto (en el caso del software, generando suficientes recursos para garantizar
    • Copiar o no copiar, ¿he ah´ el dilema? ı 11 que se desarrolle m´s software de calidad). Si en alg´n momento esto dejarse de a u ser cierto, no habr´ muchos motivos para esta prohibici´n, ¿no crees? ıa o Y al menos hay una comunidad (la del software libre) en la que esto ha dejado de ser cierto. Por ahora, a´n no se ha demostrado el caso general, pero u ya tenemos casos particulares. As´ que atenci´n a los pr´ximos a˜os... y ojo a las ı o o n ideas preconcebidas. Si tienes un derecho, no renuncies a ´l sin buenos motivos. e Sigue usando software libre y da una oportunidad a la realidad para cambiar... hacia mejor. c Jes´s M. Gonz´lez Barahona. u a Se otorga permiso para copiar y distribuir este art´ ıculo completo en cual- quier medio si se hace de forma literal y se mantiene esta nota.
    • 12 Jes´s M. Gonz´lez Barahona u a
    • M´ sicos, compositores y rentistas u Vicente Matell´n Olivera a Publicado originalmente en la revista TodoLinux N´mero 10, p´g. 12-13, Agosto de 2001 u a La demanda contra Napster de las casas discogr´ficas, realizada por la RIAA a (Recording Industry Association of America), es la punta del iceberg en el cambio que se est´ produciendo en el mundo de la m´sica como consecuencia de las a u nuevas tecnolog´ ¿Cu´l es ese cambio y por qu´ persigue la RIAA con tanto ıas. a e empe˜o el cierre de Napster? n Haciendo un recorrido por la p´gina web de la RIAA se pueden leer multitud a de alegatos en favor de la creatividad, de su misi´n en defensa de los artistas, etc. o ¿Es realmente eso lo que defiende la RIAA o el equivalente espa˜ol, la SGAE? n Realmente ambas asociaciones mezclan, desde mi punto de vista de manera interesada, diversos perfiles. Tal es el caso, por ejemplo, con los perfiles de autor y editor. Sus derechos y sus intereses son distintos. Aunque esas distinciones son aplicables tambi´n a la literatura o el cine, me voy a centrar en el caso de e la m´sica. Simplificando veo tres roles b´sicos: m´sicos (interpretes de m´sica), u a u u compositores (creadores de m´sica) y distribuidores. u ¿Qui´nes son los m´ sicos? e u ¿C´mo se gana la vida un m´sico? Pues, en mi opini´n, tocando m´sica. o u o u ¿Qui´n paga o deber´ pagar a los m´sicos? Los que van a escuchar su m´sica. Si e ıa u u van miles de personas (por ejemplo en un gran auditorio, estadio, etc), o cobran entradas muy caras (por ejemplo Barbara Streisand en Las Vegas) pueden ganar mucho dinero. Creo que ´sta es la profesi´n m´s extendida en el mundo de la e o a m´sica, por ejemplo en Espa˜a estoy seguro que existen varios miles de personas u n que se ganan la vida como m´sicos: los que tocan en las fiestas de los pueblos, u la banda que toca en las bodas, los que dan ese fondo musical al caf´ del centro, e etc. etc. ¿C´mo se gana la vida un compositor? Pues obviamente componiendo m´sica. o u ¿Qui´n paga a los compositores? Pues tradicionalmente los m´sicos, s´lo hay que e u o recordar los tiempos en los que al presentar un artista se especificaba qui´n hab´ e ıa compuesto la m´sica. u Hoy en d´ mucha m´s gente paga por componer m´sica: las televisiones por ıa a u las cortinillas, los publicistas por los anuncios, las productoras de televisi´n por o las sinton´ de sus series, etc. De nuevo si son muy buenos, cobran m´s por sus ıas a composiciones. El caso m´s general en los grupos de m´sica moderna (las operas y sinfon´ a u ıas siguen siendo mayoritariamente de encargo) es la mezcla de m´sicos y compo- u sitores. As´ los grupos de pop, rock, etc. suelen ser autores de sus canciones, ı,
    • 14 Vicente Matell´n Olivera a pagando por los arreglos si los necesitan. Por cierto, esas figuras, la del arreglis- ta, el productor, etc. que cobran por sus servicios, y desde luego son tambi´n e parte del proceso creativo, parecen no tener importancia. Por ultimo, ¿C´mo se gana la vida un distribuidor de m´sica? Pues enlatando ´ o u la m´sica y vendiendo esas latas con un margen de beneficio. Hace algunos a˜os u n en forma de discos de vinilo, despu´s en forma de cintas y, desde los a˜os 90, en e n CDs. ¿Cu´l es el problema ahora? a ¿Cu´l es el problema entonces? Pues que a estos ultimos se les est´ encogiendo a ´ a el mercado. Los m´sicos siguen cantando, los compositores siguen componiendo, u etc. Son los vendedores de CDs a 3.000 pts. los que est´n preocupados porque a ahora cualquiera puede hacer su trabajo por 100 pts. ¿Por qu´ cobran 3.000 pts. e por un CD? Pues supuestamente por los gastos de promoci´n y distribuci´n del o o disco. Sin embargo, hoy esos gastos deber´ ser mucho menores, pues Internet ıan puede hacer esas cosas muy bien. Como su queja de que se les acaba el chiringuito no es defendible, tratan, y parece que lo consiguen, de escudarse en que la copia perjudica a la m´sica en u general y a los m´sicos en particular. Cuando en mi opini´n a los que perjudica u o fundamentalmente es a ellos. ¿Cu´ntos m´sicos de esas decenas de miles que he a u citado antes se ganan la vida con los derechos que les paga la SGAE? Estoy por asegurar que no son m´s que unos pocos cientos los que pasan de los 3 millones a de pts. anuales en Espa˜a por derechos de autor, por ejemplo. n Como defender los derechos de esos pocos cientos de rentistas no tendr´ ıa muy buena prensa, hay que crear el concepto social de compartir la m´sica es u malo. As´ la SGAE ha pagado unos anuncios terribles en la televisi´n espa˜ola ı, o n basados en el famoso Sex, Drugs and Rock&Roll. Sexo: una violaci´n. Drogas: o una sobredosis. Rock&Roll: CDs copiados. ¡Comparan una violaci´n con copiar o CDs! Venimos de un mundo en el que la gran mayor´ ve perfectamente normal ıa prestarle a sus amigos un CD para que vean lo bueno que es (aunque eso es probablemente igual de ilegal que hacerlo a trav´s de Napster). Vamos hacia e uno en el que se acceder´ a la m´sica de forma remota, desde nuestro propio a u almac´n de m´sica (disco duro o similar), desde un servidor central, o desde un e u tipo-Napster. Obviamente la gente seguir´ viendo normal prestarle su m´sica a a u ı. ´ otro (Napster), sobre todo si ese alguien tambi´n me presta la suya a m´ Esa es e la imagen que la RIAA, la SGAE, etc. quieren cambiar. Nos quieren llevar a un mundo como el que describ´ Richard Stallman en su Derecho a leer1 . ıa Ve´moslo con otro ejemplo: los humoristas se ganan la vida contando chistes, a act´an en televisi´n y en locales, etc. ¿A alguien se le ocurrir´ prohibirnos repetir u o ıa 1 Nota del editor: el art´ ıculo al que se hace referencia aqu´ se puede leer tambi´n en este volumen, ı, e ya que ha sido incluido entre los art´ ıculos seminales.
    • M´sicos, compositores y rentistas u 15 un chiste que hemos o´ ıdo? ¿Alguien se cree que por tararear una canci´n se van o a componer menos o peores canciones? ¿y por tocarlas con tu guitarra en casa? ¿Y por tocarlas con un grupo de amigos en el garaje de tu casa? ¿C´mo tiene la o SGAE el atrevimiento de pedir a los m´sicos que tocan en una boda un canon u por las canciones que tocan? El trabajo de esos m´sicos es animar esa fiesta, con u canciones, pero tambi´n con su presencia, con su actuaci´n. ¿Por qu´ tienen que e o e pagar por tocar Los Pajaritos y no por contar un chiste? Existe otro argumento que personalmente siempre me ha resultado curioso: No hay otra forma de hacerlo. Es el viejo el fin justifica los medios. En este caso el argumento en favor de limitar el instinto humano de compartir informaci´n, o es que no se podr´a tal o cual cosa por falta de dinero, ya sea un disco o una ı pel´ ıcula. Cada vez que oigo ese argumento me imagino a la persona que lo dice, vestida de fara´n egipcio, razonando con toda seriedad en favor de la esclavitud: o c´mo vamos a construir pir´mides sin esclavos. o a Puede ser cierto, quiz´s no se puedan construir pir´mides sin esclavos, ni ha- a a cer tal grabaci´n multimillonaria sin prohibir la copia. Pero no es motivo para o cercenar un derecho, bien sea el de la libertad para elegir d´nde trabajar, o para o compartir informaci´n. Si la sociedad necesita pir´mides, encontrar´ la forma de o a a construirlas sin tener que esclavizar a la poblaci´n, de hecho ahora se construyen o edificios m´s grandes y sofisticados como son los rascacielos. Si necesita pel´ a ıcu- las espectaculares encontrar´ la forma de hacerlas (por ejemplo con escenarios a virtuales) sin tener que obtener el retorno de la inversi´n a base de cercenar el o derecho a compartir informaci´n o ¿Hay alternativas? ¿Cu´l es la alternativa al modelo de la copia? Probablemente un sistema a similar al del software libre es f´cilmente implantable en el caso de la m´sica. Eso a u s´ habr´ que comenzar una campa˜a de educaci´n: una cosa es la autor´a de ı, ıa n o ı una canci´n, otra la realizaci´n de copias de los soportes en los que se distribuye o o esa canci´n. Cada uno de los implicados en la generaci´n de m´sica cobrar´ o o u ıa, m´s o menos seg´n su calidad (o suerte), seg´n hemos visto antes: los autores a u u por componer, los cantantes por cantar y los distribuidores por distribuir. Un tercer asunto es la modificaci´n de una canci´n (las versiones). Richard o o Stallman es el autor original del editor Emacs, y se le reconoce por ello. Cual- quiera puede hacer copias de Emacs, distribuirlas, venderlas, etc. Incluso se han realizado versiones de Emacs, como XEmacs, que probablemente no son del agra- do del autor original. ¿Puede un autor de software libre negarse a que alguien modifique su software? Pues no, es la forma que tenemos de tener un software mejor. ¿Por qu´ un autor de m´sica se arroga el derecho a que una canci´n es e u o algo suyo? Desde luego es libre de mantener su versi´n, exactamente igual que o Richard Stallman puede mantener su versi´n de Emacs. o
    • 16 Vicente Matell´n Olivera a Este tercer asunto es desde mi punto de vista el m´s conflictivo, pues para a muchos autores sus obras son algo intocable y no perfeccionable. No lo comparto, pero s´ creo que ser´ mejor separarlo de los otros para resolver al menos alg´n ı ıa u problema. Algunos enlaces Para terminar, me gustar´ presentaros un par de enlaces relacionados. ıa Courtney Love, la actriz y cantante estadounidense, escribi´ un manifiesto o en el que hablaba sobre el negocio de la m´sica y los verdaderos piratas que u viven a costa de los autores. Empieza as´ ”Hoy quiero hablar sobre pirateo y ı: m´sica. ¿Qu´ es el pirateo? El pirateo es el acto de apropiarse del trabajo de un u e artista sin pagarle por ello. No estoy hablando acerca del software tipo Napster. Estoy hablando sobre los contratos de las principales compa˜´ discogr´ficas.”El nıas a 2 3 art´ıculo se public´ en Salon.com y los comentarios en BarraPunto . o Richard Stallman pronunci´ una conferencia en el MIT, titulada Copyright o and Globalization in the Age of Computer Networks. Stallman propon´ que seıa pagasen precios diferentes para adquirir beneficios diferentes: s´lo se debe pagar o un precio alto (cesi´n del derecho a copiar) cuando el beneficio que vaya a obtener o la sociedad sea alto. As´ ocurri´ al aparecer con la imprenta: la sociedad cedi´ su ı o o derecho a copiar, entre otras cosas, porque no pod´ ejercerlo f´cilmente (la ıa a imprenta costaba mucho). Hoy en d´ sin embargo, hacer copias es f´cil, por lo ıa, a que debemos renegociar el precio que pagamos. Puedes leer conferencia original4 y los comentarios en BarraPunto5 al respecto, si as´ lo deseas. ı c 2001 Vicente Matell´n Olivera. vmo@barrapunto.com a Se otorga permiso para copiar y distribuir este art´ ıculo completo en cual- quier medio si se hace de forma literal y se mantiene esta nota. 2 http://www.salon.com/tech/feature/2000/06/14/love/print.html 3 http://barrapunto.com/articles/100/06/16/0817239.shtml 4 http://web.mit.edu/m-i-t/forums/copyright/ 5 http://barrapunto.com/article.pl?sid=01/05/07/1015242
    • Software, mentiras y cintas de v´ ıdeo Vicente Matell´n Olivera a Publicado originalmente en la revista TodoLinux N´mero 19, p´g. 12-13, Abril de 2002 u a Ya est´ aqu´ La amenaza a otro de los negocios m´s exportadores de los a ı. a EEUU en todos los sentidos est´ en marcha. Para los que no lo tengan claro no a hablo del acero, tan de moda estos d´ por los aranceles que ha impuesto el ıas gobierno del pa´ abanderado del libre comercio. Uno de los primeros negocios ıs de los EEUU es la exportaci´n de su cine. Las factor´ de Hollywood obtienen o ıas miles de millones de euros por ventas de entradas en todo el mundo, pero sobre todo obtienen m´s en derechos de retransmisi´n en televisi´n, venta de cintas y a o o DVDs, y merchandising en general. Igual que Napster amenaz´ la industria de la m´sica hace alg´n tiempo, el o u u intercambio de pel´ ıculas en formatos como DivX tiene muy preocupados a los peces gordos de las multinacionales del cine. Tanto es as´ que muchas han sido ı, reacias a publicar sus t´ıtulos en DVD (a pesar de los precios que cobran). De hecho, la historia de los propios DVD se ha visto terriblemente entorpe- cida por los miedos de las grandes productoras. En primer lugar por sus peleas sobre los formatos y su seguridad, de donde vienen males tan graves como las zonas geogr´ficas de comercializaci´n de los DVD que dividen artificialmente a o el mercado. Estas zonas est´n ahora denunciadas por la Uni´n Europea como a o pr´cticas contra la competencia1 . Lo que lleva a uno a preguntarse c´mo es que a o no se hab´ enterado antes (pero esto lo dejaremos para otro d´ ıan ıa).. Otro problema que ha causado el miedo de los estudios es la persecuci´n a o desarrolladores de software libre que han realizado implementaciones de DeCSS para poder ver DVDs en Linux, etc. En cualquier caso, esto no es m´s que una preocupaci´n leg´ a o ıtima con el esta- do actual de la legislaci´n sobre propiedad intelectual, que por otra parte parece o dif´ de cambiar (aunque ya he argumentado en otros art´ ıcil ıculos que es indispen- sable). A m´ me surgen ahora algunas preguntas: ¿Podr´ existir el cine libre? ı ıa ¿C´mo ser´ la distribuci´n de contenidos audiovisuales en el futuro? ¿C´mo se o ıa o o organizar´ esta industria? ıa Cine libre Antes de nada, ¿tiene sentido que exista el cine libre? Entendiendo como libre que pueda ser libremente distribuible, modificable... es decir, cine con garant´ ıas similares a las del software libre. En primer lugar habr´ que ver si tiene sentido ıa 1 http://barrapunto.com/article.pl?sid=01/06/14/076243
    • 18 Vicente Matell´n Olivera a que sea libre en el mismo sentido que el software. Por ejemplo, si tiene sentido que sea modificable. Hay mucha gente que piensa que el arte no debe poder ser modificable, gente cuyas opiniones respeto mucho, como Richard Stallman por ejemplo. Yo, sin em- bargo, creo que el arte no es m´s que otra forma de producci´n intelectual y que, a o por tanto, est´ en la naturaleza humana el reaprovecharla, modificarla, usarla en a definitiva de formas no previstas por sus autores. Los autores siempre podr´n a mantener sus versiones de las obras que han realizado, pero es dif´ (imposible ıcil dir´ yo) impedir que sus obras se tomen como modelos, como inspiraci´n o como ıa o contraejemplo, incluso que usen de formas contrarias a sus creencias u opiniones. As´ por ejemplo, hay versiones de las Meninas de Vel´zquez de renombrados ı, a pintores posteriores y con muy diversas interpretaciones, por no hablar de las versiones profanas de los personajes de Disney. En particular, en el caso del cine reaprovechar escenas ya grabadas, personajes virtuales o guiones me parece de nuevo dif´ de evitar. ıcil En segundo lugar habr´ que analizar si es posible que exista cine redistribui- ıa ble. Muchos opinan que no (estos comentarios en BarraPunto son una muestra2 ). Sin embargo, yo estoy convencido de que s´ De entrada, existe un un tipo de ı. cine al que le interesa mucho que se reproduzca cuantas m´s veces mejor sin a cobrar: los anuncios. Las empresas anunciantes contratan a conocidos directores, guionistas y famosos actores, invierten en decorados y efectos especiales y luego adem´s se gastan dinero en que su obra se reproduzca. a Adem´s estoy convencido de que muchos actores, directores, y en general a personas en todas las profesiones involucradas en la generaci´n de contenidos o cinematogr´ficos est´n interesados en formar redes colaborativas, al estilo de las a a que existen alrededor de los proyectos de software libre, que les permitan ejercitar su creatividad con mayor libertad que las que les dan las productoras convencio- nales, por no hablar de aqu´llos m´s interesados en aspectos sociales o pol´ e a ıticos. El futuro del cine ¿Cu´l ser´ la organizaci´n, el funcionamiento, de este cine libre? Voy a dar a ıa o rienda suelta a mi vena ut´pica y voy a tratar de describir una posible situaci´n. o o Para empezar, yo me imagino que en un futuro cercano los personajes virtuales ser´n grandes estrellas, fundamentalmente porque cobran menos y pueden hacer a muchas pel´ıculas a la vez, rentabilidad en definitiva. Hoy ya tenemos personajes virtuales famosos, como Jar Jar Binks de la saga de Star Wars, que son m´s conocidos que la mayor´ de los actores de carne y a ıa hueso. Hay incluso pel´ıculas completas realizadas con actores virtuales como Fi- nal Fantasy que han sido grandes ´xitos de taquilla. De hecho, existen personajes e virtuales mucho m´s conocidos como los ya citados dibujos animados. a 2 http://barrapunto.com/article.pl?sid=02/02/24/2122222
    • Software, mentiras y cintas de v´ ıdeo 19 Estos personajes virtuales presentan muchas ventajas con respecto a los de carne y hueso: disponibilidad, coste, versatilidad, etc. Sin embargo tienen los mismos problemas que el software propietario: b´sicamente tienen due˜o. Esto a n quiere decir que su uso s´lo puede realizarse mediante licencia. Hasta ahora este o modelo ha funcionado bastante bien, por ejemplo todo el merchandising debe venderse bajo licencia, aparecen en anuncios, etc. Este modelo tiene fundamentalmente el mismo problema que el software pro- pietario o de la m´sica. Los due˜os de las licencias se quejan de la pirater´ Los u n ıa. usuarios se quejan de los altos precios de venta teniendo en cuenta los costes de fabricaci´n. o Si la comunidad empieza a desarrollar personajes virtuales libres estoy con- vencido que a medio plazo ser´n mejores en todas sus facetas: desde las puramen- a te inform´ticas como su movimiento o el ray-tracing, hasta las m´s comerciales a a como su conocimiento p´blico o la creaci´n de su personalidad virtual. u o Me imagino una situaci´n futura en la que, usando los personajes virtuales, o unos cuantos guionistas distribuidos por el mundo acuerden un gui´n y se pongan o a trabajar en la pel´ıcula. Una vez realizada se podr´ realizar incluso diferentes ıan montajes, a˜adir escenas exitosas de otras pel´ n ıculas, modificar planos de escenas ya realizadas, etc. En resumen, el mismo tipo de flexibilidad que hoy disfrutamos en el mundo del software libre. Desde luego, la mayor´ de estas cosas pueden realizarse tambi´n con material ıa e grabado con actores humanos y con equipos de grabaci´n, post-producci´n, etc. o o siempre que los due˜os de los derechos permitiesen hacerlo. En el fondo ser´ una n ıa forma m´s de intertextualizaci´n, de reuso de la producci´n art´ a o o ıstica. Otra parte de la industria del cine actual es la de distribuci´n. Al igual que o le pasa a la distribuci´n de la m´sica, la generalizaci´n del uso de la red y la o u o velocidad que ´sta est´ alcanzando, mezclado con las instalaci´n de Home cinema e a o que se van extendiendo por los hogares del mundo civilizado, me temo que va a dejar a las distribuidoras en una posici´n muy dif´ o ıcil. De hecho son ellos, los estudios, las grandes distribuidoras acostumbradas a colocar sus paquetes de pel´ ıculas (una buena, cincuenta malas) en los cines y las televisiones las que m´s a temen el DivX. Herramientas libres de producci´n de cine o Todo ello nos lleva tambi´n a la necesidad de herramientas libres para poder e hacer todas este tipo de cosas. Por ejemplo, FreeFilm3 es un proyecto libre con esa idea. El proyecto est´ en pa˜ales y muestra signos de estar bien orientado, a n aunque parece demasiado ambicioso. La mala noticia es que la industria no est´ por la labor. Estoy convencido a de que estas herramientas van a ser perseguidas con la idea de que prohibi´ndo- e las se eliminar´ la posible competencia del cine libre. La excusa como siempre a 3 http://freefilm.sourceforge.net/
    • 20 Vicente Matell´n Olivera a ser´ el pirateo y que estas herramientas se pueden usar para piratear contenidos a protegidos. Tendremos los mismos argumentos que hemos visto en las demandas contra Jon Johansen por implementar el algoritmo (DeCSS) que permite ver los DVD legales en GNU/Linux. Un ejemplo de esta posible persecuci´n es el proyecto Broadcast 20004 del o grupo Heroine Virtual5 . Este grupo ha decidido dejar de distribuir este software bajo licencia libre que permit´ editar audio y v´ ıa ıdeo por miedo a las denuncias de los amigos de la RIAA. Desde luego el primer paso que necesitamos para poder disponer de cine libre es disponer de las herramientas libres adecuadas para poderlo hacer. En par- ticular, necesitamos herramientas b´sicas de edici´n de v´ a o ıdeo para los formatos usuales, herramientas para producir efectos sobre im´genes (mosaicos, ondas, a etc.), drivers para los dispositivos espec´ ıficos, software para crear personajes vir- tuales y para emplearlos, software de streaming y de multidifusi´n, etc. etc. o Esta parte, la construcci´n de las herramientas libres de edici´n de v´ o o ıdeo es un trabajo ingente y es el mayor problema en mi opini´n para que no tengamos o cine libre, que los programadores convencidos de las virtudes del software libre no tengan tiempo, o ganas para abordarlos o que no les dejen hacerlo. Para mentes inquietas Si hab´is tenido la paciencia de llegar hasta este punto del art´ e ıculo, es que os interesa el asunto. En BarraPunto se repiten peri´dicamente discusiones so- o bre estos temas. En particular si busc´is t´rminos como DivX, DVD, o freefilm a e podr´is encontrar interesantes conversaciones entre lectores con m´s conocimien- e a tos y mejores ideas que las m´ Os esperamos all´ ıas. ı. c 2001 Vicente Matell´n Olivera. vmo@barrapunto.com a Se otorga permiso para copiar y distribuir este art´ ıculo completo en cual- quier medio si se hace de forma literal y se mantiene esta nota. 4 http://heroinewarrior.com/bcast2000.php3 5 http://heroinewarrior.com/
    • Y la informaci´n ser´ libre... ¿o no? o a Pedro de las Heras Quir´s y Jes´s M. Gonz´lez Barahona o u a Publicado originalmente en el n´mero 45 de la revista Nov´tica (mayo, junio de 2000) u a y en el n´mero 47 de la revista Archipi´lago (junio, julio, agosto de 2001) u e Las tecnolog´ de distribuci´n de informaci´n est´n cambiando como no lo ıas o o a hab´ hecho nunca antes en la historia. Las posibilidades que nos proporcionan ıan estos cambios y los desaf´ a los que nos enfrentan son tambi´n nuevos en la ıos e historia, y tienen una potencia capaz de modificar muchos fundamentos b´sicosa de la sociedad tal y como la hemos conocido durante los dos ultimos siglos. En ´ este ensayo tratamos por un lado de exponer la situaci´n actual tal y como o la vemos, y por otro, de dar dos visiones alternativas sobre c´mo podr´ ser o ıa esta sociedad que nos espera. En ellas no intentamos hacer futurolog´ sinoıa, s´lo extrapolar algunas tendencias actuales y llevarlas a lo que a fecha de hoy o percibimos como sus extremos. Por supuesto, la realidad que nos encontraremos ser´ bien diferente, y seguro que mucho m´s impresionante... e incre´ a a ıble. Pasado y presente El Software Libre: origen y situaci´n actual o La legislaci´n sobre patentes y derechos de copia ha marcado el desarrollo de o la tecnolog´ inform´tica. Hasta finales de los a˜os sesenta el software era libre. ıa a n El c´digo fuente de los programas se distribu´ sin trabas entre los compradores o ıa de ordenadores como parte del servicio que recib´ ıan, para que los utilizasen li- bremente y sin coste adicional. En esa ´poca, en las universidades flu´ el c´digo e ıa o fuente de manera natural. A principios de los setenta el panorama cambi´ dr´sticamente. La venta de o a software sin fuentes y sin permiso de redistribuci´n ha marcado los ultimos treinta o ´ a˜os, situando entre las primeras del mundo por capitalizaci´n a empresas cuya n o fuente de ingresos casi exclusiva proviene de la venta de copias de software pro- pietario. Y el caso de la industria del software no es aislado. La legislaci´n sobre o derechos de copia se ha utilizado durante varios siglos no s´lo para permitir el o proteccionismo en ella, sino tambi´n en otras industrias m´s cl´sicas (en las cua- e a a les, de hecho, tiene su origen el modelo), como la discogr´fica, la del v´ a ıdeo y la editorial. En general, podr´ decirse que hasta la fecha el sector de las industrias ıa de la informaci´n ha tratado de impedir, con ´xito, el flujo libre de informaci´n o e o con el argumento de que de esa forma la sociedad dispondr´ de m´s y mejor a a informaci´n. o Por otro lado, cada vez son m´s las voces que reclaman una revisi´n de la a o legislaci´n sobre patentes y derechos de copia. La posibilidad de intercambiar o datos con coste pr´cticamente nulo gracias a Internet es, en gran parte, la raz´n a o
    • 22 Pedro de las Heras Quir´s et al. o que est´ guiando este proceso de revisi´n que afecta a uno de los principales a o sectores econ´micos de las sociedades desarrolladas. o En el sector inform´tico, la situaci´n est´ cambiando gracias al software li- a o a bre. Cabe situar el origen de este proceso de liberaci´n a principios de los a˜os o n ochenta, cuando Richard Stallman emprende el proyecto GNU. El esfuerzo pio- nero y visionario de Stallman y el trabajo simult´neo y continuado de muchos a programadores, ha permitido que a finales de los noventa el fen´meno del soft- o ware libre adquiera consistencia y sea considerado con inter´s por empresas y e usuarios. Puede marcarse como hito hist´rico la liberaci´n del c´digo fuente del o o o navegador de Netscape, en 1998. Desde ese momento el software libre ha irrum- pido en grandes sectores la industria inform´tica: fabricantes de hardware como a Intel, Cisco o Sony utilizan software libre sobre sus procesadores. Dell, Compaq e IBM distribuyen GNU/Linux con sus equipos. Nuevas compa˜´ cuya fuente nıas de ingresos depende del ´xito del software libre, como Red Hat Linux o VA Linux, e han conseguido en el NASDAQ una financiaci´n que hace s´lo un a˜o habr´ sido o o n ıa simplemente incre´ ıble. A´n as´ est´ por ver si existe un modelo econ´mico viable que posibilite que u ı, a o una parte importante del software desarrollado por la industria se distribuya como software libre. Los pr´ximos a˜os nos mostrar´n si somos o no capaces de o n a encontrar este modelo. No s´lo el software quiere ser libre o La distribuci´n digital de informaci´n (audio, v´ o o ıdeo, libros, software) est´ al- a terando la industria tradicional. Internet ha hecho posible que cualquier persona pueda intercambiar f´cilmente informaci´n digitalizada con el resto de internau- a o tas. La experiencia durante este ultimo a˜o con programas como Napster, que ´ n act´a como directorio de grabaciones audio en formato MP3, ha alarmado tanto u a la industria del sector que ya ha emprendido acciones legales contra la empre- sa que lo distribuye. Cualquiera puede grabar en el disco duro de su casa una canci´n de un CD en un fichero en formato MP3, y a trav´s de Napster informar o e de la disponibilidad de ese fichero al resto del mundo. Unos minutos despu´s e alguien puede estar escuchando esa canci´n a miles de kil´metros. A juzgar por o o el n´mero creciente de usuarios de Napster, y salvo que pensemos que los ciuda- u danos no saben lo que quieren, es un hecho que son muchos los que no consideran moralmente reprobable utilizar estas herramientas. De manera simult´nea a esta tendencia, la industria est´ tratando de emplear a a un buen n´mero de m´todos t´cnicos y legales para impedir este proceso libe- u e e ralizador: libros electr´nicos intransferibles que permiten s´lo un cierto n´mero o o u de lecturas, c´digos de protecci´n en DVDs, nueva legislaci´n como UCITA en o o o EEUU, o aplicaci´n estricta de la existente, como la persecuci´n parapolicial que o o realiza la BSA o la detenci´n del programador noruego del caso DeCSS-DVD. o Todos los sectores de la industria de la informaci´n se ven afectados. Hace o tan s´lo unas semanas Stephen King public´ un libro electr´nico con protecci´n o o o o
    • Y la informaci´n ser´ libre... ¿o no? o a 23 anticopia que en breves horas se convirti´ en el libro m´s distribuido en un corto o a espacio de tiempo de la historia de la humanidad. A los pocos d´ ya circulan ıas por la red copias desprotegidas del libro. Es notable, y como m´ ınimo un hecho sobre el que merece la pena reflexionar, que a las primeras de cambio, en cuanto los medios t´cnicos lo han permitido, e los ciudadanos opten en masa por copiar y dejarse copiar informaci´n, a´n a o u sabiendas de que, por ahora, es ilegal. Y esto cuando la sociedad tiene (al menos te´ricamente) una experiencia acumulada de cientos de a˜os con la legislaci´n o n o de derechos de copia en el sector del libro, y de casi un siglo en los sectores de grabaciones musicales e imagen. Podr´ decirse que las personas tienen una tendencia natural a compartir la ıa informaci´n. S´lo la imposibilidad t´cnica y las medidas coercitivas han hecho o o e posible que hasta ahora esta tendencia no haya podido expresarse en toda su magnitud. Y por lo tanto, la sociedad tampoco ha podido experimentar nunca con las posibilidades que proporciona el libre flujo de informaci´n (salvo en sectores o concretos, y de forma parcial, como por ejemplo en el campo cient´ ıfico). Del enfrentamiento de estas dos fuerzas contrapuestas (por un lado las presiones para limitar el uso y distribuci´n de la informaci´n, por otro las tendencias a o o usar y redistribuir informaci´n sin trabas) depender´ el futuro del software libre o a en particular, del acceso a la informaci´n en general, y posiblemente del mismo o modelo de sociedad hacia el que nos dirigimos. ¿Qu´ futuro nos espera? e 2010: El fin de la propiedad intelectual A˜o 2010. El coste de duplicaci´n de la informaci´n ha sido pr´cticamente n o o a cero desde hace una d´cada. Desde 2005 casi todos los pa´ desarrollados in- e ıses corporaron legislaci´n para permitir el acceso gratuito y de calidad de todos sus o ciudadanos a la Red. Hacia 2008 casi la mitad de la poblaci´n mundial dispone o de este tipo de acceso, y gracias a los programas de coordinaci´n internacional se o espera una cobertura del 85 % de los habitantes del planeta para 2015. Junto con estas medidas, la iniciativa privada y la p´blica han conseguido mejorar y sim- u plificar enormemente los medios de publicaci´n de contenidos en la Red, hasta el o punto de que cualquier persona con acceso puede hacer p´blica, en buenas con- u diciones, cualquier tipo de informaci´n (desde una novela que haya escrito a un o ensayo econ´mico o pol´ o ıtico, o una obra musical, o un escenario de realidad vir- tual, o un programa de asistencia al aprendizaje). La producci´n de informaci´n o o de calidad (comparable a la que a finales del siglo XX era redistribuida por edi- toriales de libros, estudios de cine o productoras de m´sica) se duplica cada seis u meses desde principios de siglo, y est´ llevando a un florecimiento de la cultura a y la ciencia que deja muy atr´s al impacto del Renacimiento o la Ilustraci´n. a o ¿C´mo ha sido posible esta situaci´n, si la legislaci´n internacional ya no o o o permite cobrar derechos de autor ni derechos por patentes? Sin duda, el impacto
    • 24 Pedro de las Heras Quir´s et al. o mayor lo han tenido las decisiones legales de primeros de siglo. Comenzaron con t´ ımidos movimientos de algunos pa´ limitando los monopolios de explotaci´n ıses o de las patentes relacionadas con la informaci´n y la biolog´ Continuaron con o ıa. las decisiones de algunos peque˜os estados de retirarse (o no incorporase) a los n tratados internacionales que limitaban el libre flujo de la informaci´n entre los o ciudadanos (en aquella ´poca llamadas leyes de propiedad intelectual). Al prin- e cipio, las presiones que tuvieron que soportar (incluidas amenazas de separaci´n o de la Red, bloqueo de intercambios de bienes culturales, etc.) fueron enormes. Pero poco a poco, estas presiones se mostraron absolutamente inoperantes frente al desarrollo de la propia Red, y a la enorme ventaja competitiva de estos estados en el mercado global de conocimientos, cultura y tecnolog´ de la informaci´n. ıas o Hacia 2005, la situaci´n para zonas econ´micas como la Uni´n Europea era o o o claramente insostenible. Por un lado, las limitaciones al flujo libre de informa- ci´n les imped´ mantener sus propios sectores de generaci´n de informaci´n. o ıan o o Sus propios ciudadanos prefer´ cada vez m´s utilizar (y producir, mediante ıan a agentes interpuestos) informaci´n en las zonas libres. Muchos contenidos se de- o sarrollaban cada vez m´s en el antiguamente llamado tercer mundo, que se estaba a sumando m´s y m´s a las areas que no controlaban el flujo de informaci´n. En a a ´ o 2006, la Uni´n Europea fue la primera zona econ´mica del mundo desarrollado o o que someti´ a refer´ndum popular su legislaci´n sobre control del flujo de infor- o e o maci´n. Tras una enconada campa˜a, triunf´ claramente la propuesta de eliminar o n o masivamente estos controles. Hacia 2008, el resto del mundo desarrollado se vio forzado a realizar referendums similares, o simplemente a abolir esa legislaci´n. o En el campo inform´tico, podemos afirmar que el software libre ha permitido a durante la d´cada que termina que los centros de educaci´n y las industrias e o locales de muchas regiones del mundo puedan producir programas de tecnolog´ ıa punta, no qued´ndose descolgados de los desarrollos m´s interesantes de esta a a ´poca. Aunque sea dif´ de comprender hoy d´ conviene recordar que a finales e ıcil ıa, del siglo XX muchos de estos pa´ pr´cticamente ten´ vedada la participaci´n ıses a ıan o en la industria inform´tica m´s que como compradores, al no tener una industria a a fuerte de software propietario (el modelo imperante en esos momentos). El hecho de que grandes proyectos de software como GNOME o la distribu- ci´n de GNU/Linux Debian contasen con numerosos desarrolladores en pa´ o ıses de Europa o Sudam´rica plante´ al principio de la d´cada del 2000 interesantes e o e reflexiones de cara al futuro. Diez a˜os despu´s podemos afirmar que este hecho n e modific´ la balanza tecnol´gica en el sector del software, equilibrando la situaci´n o o o que hasta hace poco era favorable a los intereses de los EEUU. Durante estos ultimos a˜os han surgido nuevas formas de generar recursos ´ n para hacer posible la creaci´n de contenidos, aunque muchas de ellas tampoco o son tan nuevas. En el campo del software libre ya hab´ emergido a finales del ıan siglo pasado modelos de financiaci´n alternativos, generalmente basados en la o prestaci´n de servicios alrededor del software desarrollado, o bien en el cobro por o desarrollos espec´ ıficos.
    • Y la informaci´n ser´ libre... ¿o no? o a 25 La pasada d´cada ha demostrado que los supuestos que manejaban las indus- e trias audiovisual y del libro para justificar el proteccionismo que les garantizaba la legislaci´n de derechos de copia eran falsos. Durante estos a˜os no ha cesado o n la producci´n de contenidos art´ o ısticos y t´cnicos (desde m´sica hasta pel´ e u ıculas y libros electr´nicos) como se quer´ hacer creer. Antes al contrario, entre el 2000 o ıa y el 2010 hemos podido conocer nuevos artistas y la variedad de contenidos ha sido superior a la que est´bamos acostumbrados en el pasado siglo. Los nuevos a mecanismos de financiaci´n que se han ido descubriendo han hecho aflorar un o mayor n´mero de tendencias. Hemos asistido a la desaparici´n de los fen´menos u o o de masas del siglo XX, provocados y controlados f´rreamente por la industria de e contenidos, y a la vez hemos sido testigos de otros nuevos, emergidos del gusto de los ciudadanos. Hemos tenido, en resumen, la oportunidad de elegir libremente a qui´n subvencion´bamos para que produjera nuestras melod´ preferidas, diri- e a ıas giese y/o interpretase las pel´ıculas que m´s nos gustaban, o escribiese los libros a y el software que necesitamos. A finales de la d´cada, la econom´ mundial contin´a creciendo, gracias a los e ıa u nuevos servicios demandados por esta sociedad de la informaci´n libre. Por pri- o mera vez en la historia, m´s de la mitad de la poblaci´n mundial participa de este a o crecimiento, ya que las posibilidades de ofrecer servicios de informaci´n compe- o titivos desde cualquier parte del mundo cada vez es m´s real. Los pa´ desarro- a ıses llados a´n tienen cierta ventaja competitiva, debido a su mejor infraestructura u de comunicaciones, pero las diferencias est´n reduci´ndose r´pidamente, ya que a e a todos est´n interesados en que esta nueva sociedad de productores-consumidores a de informaci´n se extienda lo m´s r´pidamente posible a todo el planeta. o a a Y los cambios no han hecho m´s que empezar... a 2010: La propiedad sobre todo Mientras la sociedad segu´ preocupada por la econom´ tradicional de los ıa ıa bienes tangibles, la legislaci´n sobre control de la informaci´n se desarrollaba a o o sus espaldas. Ingentes campa˜as de publicidad modelaban el pensamiento de los n individuos del mundo desarrollado, y estas ideas eran despu´s exportadas al resto e del planeta. Algunos pa´ trataron de oponerse a estos cambios, por ejemplo no ıses reconociendo patentes sobre tecnolog´ b´sicas para la cura de enfermedades. ıas a Pero la oposici´n combinada de los gobiernos de los pa´ desarrollados y de las o ıses grandes nuevas empresas que ten´ en la venta de derechos sobre la informaci´n ıan o su principal negocio hicieron que la presi´n sobre estos estados fuera dif´ de o ıcil aguantar. Hacia 2005, pr´cticamente todos los estados se hab´ adherido (de agrado a ıan o debido a fuertes presiones) a los nuevos tratados sobre propiedad intelectual. Estos tratados eran una simple extensi´n a la informaci´n digital de los medios o o pensados para al informaci´n impresa varios siglos atr´s. Pero la enorme dife- o a rencia entre las nuevas tecnolog´ y las disponibles dos siglos antes marcaban ıas numerosas amenazas. Con la nueva legislaci´n, los productores de informaci´n o o
    • 26 Pedro de las Heras Quir´s et al. o pueden disponer exactamente qu´ puede hacer un cliente con ella despu´s de e e hab´rsela alquilado. Por ejemplo, los libros electr´nicos personales con control de e o n´mero de lecturas hicieron posible que la informaci´n se vendiese para un s´lo u o o usuario, y que se le cobrase a ´ste seg´n el n´mero de veces que consultara la e u u obra vendida. El acceso a informaci´n p´blica, muy dificultado por la legislaci´n o u o sobre responsabilidad del proveedor de informaci´n, desapareci´ pr´cticamente o o a a partir de 2007 (incluidas instituciones como las bibliotecas p´blicas, que no u pudieron sobrevivir a las leyes que les obligaban a pagar a los productores de informaci´n por cada lector que usaba su informaci´n). Los recientes rumores o o relativos a la posible prohibici´n de la edici´n en papel de libros, agravar´n a´n o o a u m´s la situaci´n, al crear en la sociedad una dependencia total de los libros a o electr´nicos. o Mientras que el precio de acceso a la Red se ha reducido hasta ser despre- ciable, incluso para los habitantes de los pa´ menos desarrollados, el coste de ıses acceso a la informaci´n no ha hecho m´s que crecer en la ultima d´cada. Una o a ´ e nueva clase social constituida por los que pueden pagarse el acceso a informaci´n o de calidad, est´ emergiendo como la nueva clase dirigente. Y cada vez m´s, la a a unica posibilidad de entrar en ella es precisamente participar en la producci´n de ´ o informaci´n (normalmente como asalariado de alguno de los grandes productores o de informaci´n para la Red). A pesar de las tendencias de principios de siglo, la o producci´n de informaci´n cada vez est´ m´s concentrada, y la inmensa mayor´ o o a a ıa de la gente que participa en la Red lo hace s´lo como consumidor de informaci´n o o de pago. S´lo la informaci´n que es considerada como generador potencial de o o ingresos es interesante para los productores que controlan la informaci´n que se o pone en la Red. La situaci´n empeora por momentos, pues las sociedades gene- o rales de autores, est´n presionando a los gobiernos para que s´lo sus asociados a o puedan crear y publicar obras literarias, audiovisuales y software. Se habla de un carn´ de autor, que restringir´ a´n m´s las posibilidades de tener una so- e a u a ciedad libre. En pa´ como Espa˜a, donde ya el siglo pasado se permiti´ que ıses n o estas sociedades cobrasen dinero por cada cinta virgen de v´ ıdeo o cada fotocopia vendida, se da como segura la aprobaci´n de la nueva legislaci´n. o o Aunque las estad´ ısticas difundidas por los medios oficiales indican que la producci´n de informaci´n de calidad es cada vez mayor, lo cierto es que se o o han reducido dr´sticamente tanto la producci´n de informaci´n bruta como la a o o diversidad de esta informaci´n. Los costes de producci´n de una pel´ o o ıcula, un programa de ordenador, o una m´sica, cada vez son en una mayor parte costes u de comercializaci´n (hay que convencer al consumidor que pague por echar un o vistazo). Capas sociales completas no reciben ya una instrucci´n adecuada porque o no pueden pagar m´s que informaci´n limitada o de baja calidad. Muchas obras a o no llegan nunca al p´blico porque no encuentran un canal de comercializaci´n u o adecuado. Los productores de informaci´n piden mayores controles contra el mercado o ilegal de informaci´n, que hacia el a˜o 2008 super´ (por volumen econ´mico esti- o n o o
    • Y la informaci´n ser´ libre... ¿o no? o a 27 mado) a los de armas y a los de estupefacientes. La poblaci´n reclusa por delitos o relacionados con al difusi´n ilegal de informaci´n en la Uni´n Europea super´ del o o o o 50 % de la poblaci´n reclusa total en el a˜o 2009. Muchos de los famosos escri- o n tores, directores de cine y programadores que en el 2007 firmaron el Manifiesto mundial en favor de un sistema de publicaci´n de contenidos libre y comenza- o ron a publicar de manera independiente, fueron perseguidos, y permanecen hoy d´ ocultos, publicando bajo seud´nimo en el mercado ilegal. Muchos intentaron ıa o luego volver a publicar a trav´s del sistema, pero ninguno de ellos lo consigui´, e o al figurar sus nombres en las listas negras de autores prohibidos. Los recursos que los estados y las empresas productoras de informaci´n de- o dican a la persecuci´n de este mercado son desde hace tiempo mayores que los o dedicados a educaci´n y sanidad, a pesar de las constantes campa˜as de con- o n cienciaci´n. Uno de los ultimos desarrollos en este campo permitir´ controlar en o ´ a tiempo real toda la informaci´n visual y de sonido reproducida por un equipo. o Se espera que todos los equipos con capacidad de reproducci´n de la informaci´n o o incluyan uno de estos dispositivos para el 2012, y ya est´ implantada a nivel a mundial la legislaci´n que declarar´ ilegal en 2014 la posesi´n y uso de cualquier o a o aparato reproductor que no disponga de este dispositivo, que se activa unicamen- ´ te tras la identificaci´n individual por m´todos gen´ticos. Con ´l se har´ por fin o e e e a imposible la consulta ilegal de informaci´n por individuos que no hayan pagado o por el acceso a ella. Los expertos en econom´ siguen prediciendo un despegue de la econom´ ıa ıa mundial, tras los cinco a˜os de depresi´n en que est´ sumergido el planeta des- n o a pu´s de unos a˜os de crecimiento de principio del siglo. Pero por ahora (y a pesar e n de la depresi´n), unicamente se ha experimentado un enorme crecimiento de ri- o ´ queza entre las empresas de producci´n de informaci´n, que siguen con grandes o o expectativas de crecimiento, y ya acumulan casi toda la capitalizaci´n de las bol- o sas mundiales de valores, en detrimento de los sectores productivos tradicionales, que han quedado en la pr´ctica fuera de estos mercados. a En este a˜o, 2010, s´lo un 20 % de la poblaci´n mundial tiene acceso a la Red, n o o y por primera vez desde que existe, este a˜o se espera que este n´mero disminuya, n u ya que muchos abonados no pueden pagar las tasas privadas m´ ınimas de acceso a la informaci´n. o Algunas referencias ¿Son estos escenarios futuristas realmente posibles? ¿Est´n las cosas hoy real- a mente como las contamos? Desde luego, el lector tendr´ su propio criterio al a respecto. En caso de que quiera contrastarlo con lo que ya est´ ocurriendo, le a proponemos aqu´ algunas referencias que quiz´s le interese consultar. ı a Derechos de autor: Cerca de 300 escritores franceses se dirigen a la ministra de cultura para que sea impuesto en las bibliotecas p´blicas un canon por u
    • 28 Pedro de las Heras Quir´s et al. o pr´stamo de libros de unas 75 ptas. por cada pr´stamo: e e http://www.el-mundo.es/diario/cultura/7N0107.html Los libros comprados en tiendas como eMatter s´lo se pueden leer en tu PC: o http://www1.fatbrain.com/ematter/support/faq 023.asp Content Guard: Tecnolog´ Xerox para evitar que los documentos se puedan ıa copiar, y realizar un seguimiento del uso de la obra a trav´s de Internet: e http://www.contentguard.com/overview/technology.htm Curso del MIT ’Ethics and Law on the Electronic Frontier’. Incluye referencias a art´ıculos y libros sobre la informaci´n, libertad de expresi´n en la red, o o propiedad intelectual, patentes de software, control de contenidos: http://www-swiss.ai.mit.edu/6095 Grupo de trabajo Electronic Book Exchange: las industrias del sector de la publicaci´n electr´nica persiguen una especificaci´n t´cnica para implementar o o o e protecci´n de copyright y distribuci´n de libros electr´nicos: o o o http://www.ebxwg.com/ Anuncios de tecnolog´ para protecci´n de contenidos digitales: ıas o http://www.wired.com/news/news/technology/story/21533.html La ley UCITA se va aprobando en varios estados de EEUU. Esta ley est´ di-a se˜ada por las empresas de software propietario y prohibe, entre otras mu- n chas cosas, que se revenda el software usado, o que se haga ingenier´ inversa. ıa Permitir´ por lo tanto que las empresas puedan utilizar sin miedo a ser des- a cubiertos formatos de ficheros y protocolos secretos: http://www.badsoftware.com/ http://www.4cite.org/ http://www.gnu.org/philosophy/ucita.html La industria cinematogr´fica de EEUU persigue a un ciudadano noruego de a 15 a˜os por desarrollar software que permite reproducir DVDs: n http://www.eff.org/IP/Video La industria discogr´fica denuncia a Napster: a http://www.mp3newswire.net/stories/napster.html http://www.napster.org La industria discogr´fica denuncia a mp3.com: distribuidores de m´sica en a u formato MP3 a trav´s de Internet: e http://www.mp3.com/news/546.html Red Hat Linux: primera empresa de software libre que cotiza en bolsa: http://barrapunto.com/articles/99/07/16/1741238.shtml Netscape libera el c´digo fuente del navegador Netscape Navigator: o http://home.netscape.com/newsref/pr/newsrelease558.html c 2000 Pedro de las Heras Quir´s y Jes´s M. Gonz´lez Barahona. o u a Se otorga permiso para copiar y distribuir este art´ ıculo completo en cual- quier medio si se hace de forma literal y se mantiene esta nota
    • Cuestiones econ´micas o Una de las confusiones m´s extendidas es que el software libre es gratis. Cier- a tamente a veces lo es, pero tambi´n es cierto que no tiene por qu´ serlo. A´n e e u as´ la posibilidad de redistribuci´n que tiene el usuario hace que a la larga si es ı, o vendido sea a un coste marginal, debido a que todo aqu´l que lo recibe podr´ a e ıa su vez redistribuirlo. Visto esto, a muchos programadores les entran sudores fr´ ıos y ven en el software libre el peligro de que las empresas no obtengan ingresos por la venta de licencias, quiebren consecuentemente y no pueden hacer frente a sus salarios. En El software como servicio. O de c´mo producir programas libres y no mo- o rir en el intento se presenta precisamente esta problem´tica y por qu´ el software a e libre no es tan peligroso para la industria del software como puede parecer a bote pronto. El modelo de negocio alrededor del software parece concebirse preferen- temente como un servicio m´s que como un producto. Dentro del modelo del a software como servicio, el que ´ste sea libre le profiere posiblemente una ventaja e competitiva frente a otras soluciones, como se podr´ ver. a Una de las obras maestras de esta colecci´n es sin duda Software libre, mo- o nopolios y otras yerbas. En una brillante exposici´n se demuestra la tendencia o a la existencia de un producto software dominante (algo que se ha venido a lla- mar monopolio de producto). Esta situaci´n en el mundo del software propietario o significa, sin lugar a dudas, un monopolio de empresa. En el software libre, a´n u existiendo un producto dominante, podr´n (co)existir muchas empresas com- a pitiendo por ese mercado. Y cuanto m´s dominante sea y m´s dinero mueva, a a m´s empresas existir´n, lo que har´ que la competencia sea grande y, por consi- a a a guiente, sean con gran probabilidad los usuarios de ese producto los que salgan ganando. N´tese que si tuvi´ramos esta misma situaci´n, pero con predominio o e o de un producto propietario, el efecto ser´ m´s bien el contrario: es la empresa ıa a creadora del software la que sale beneficiada y la que puede imponer el precio monopol´ ıstico a su producto exclusivo y dictar el futuro de ese sector, muchas veces sin hacer propias las preferencias y necesidades de los usuarios. El ultimo ensayo de este cap´ ´ ıtulo, La imparcialidad de los estados y la in- dustria del software, est´ dedicado a lidiar con el argumento de que los estados a deben ser imparciales y no favorecer a un tipo de software sobre otro a partir de las condiciones de licencia. La tesis que defiende es que el estado ha dejado de ser imparcial desde el mismo momento en que ha promulgado unas leyes de pro-
    • 30 Pedro de las Heras Quir´s et al. o piedad intelectual que han posibilitado ciertos comportamientos de la industria del software y m´s en general de la de los contenidos. a
    • El software como servicio. O de c´mo producir o programas libres y no morir en el intento Jes´s M. Gonz´lez Barahona u a Publicado originalmente en la revista TodoLinux N´mero 25, p´g. 12-13, Noviembre de 2002 u a Cada vez que se habla del software libre, y de si es o no viable como modelo de desarrollo, surge el tema de c´mo se pueden generar recursos con ´l. O hablando o e m´s claramente, ¿de d´nde sale el dinero? O m´s por lo llano a´n, ¿c´mo van a a o a u o poder pagarse sus garbanzos los desarrolladores de software libre? Desde luego, estas preguntas no tienen una unica respuesta, pero creo que ´ s´ se pueden dar al menos unas ideas que favorezcan una discusi´n constructiva. ı o Y entre ellas, la m´s importante, la que m´s soluciones puede ofrecer, es la que a a consiste en entender el software como un servicio, no como un producto. De d´nde sale el dinero o Cuando alguien pregunta: “¿C´mo puedo obtener recursos si me dedico a o producir software libre?”, probablemente olvida que hay al menos otra pregunta igual de dif´ de responder: “¿C´mo puedo obtener recursos si me dedico a pro- ıcil o ducir software propietario?” Porque tampoco hay una receta m´gica que permita a producir un buen programa propietario, poner la mano, y recibir el dinero que se pueda merecer por ello. No son, desde luego, extra˜os los casos donde un buen n programa simplemente no tiene ´xito comercial, y la empresa (o el desarrolla- e dor) que lo construy´ no recupera de ninguna manera el esfuerzo invertido en o ´l. Muchos miran las empresas de software propietario con ´xito, y tienden a e e pensar que el asunto es bien f´cil: “si a ellos les ha ido bien...”. Mi consejo, en a estos casos, es que miren a su alrededor. En su entorno cercano (en su ciudad, en su pa´ incluso) ¿cu´ntas empresas inform´ticas locales tienen un modelo de ıs a a negocio centrado en vender sus propios productos como software propietario? Normalmente las puedes contar con los dedos de muy pocas manos... En el mundo del software libre, la situaci´n es similar. Tampoco hay recetas o m´gicas. Y en el fondo, las cosas no son demasiado distintas. La mayor diferencia a es que cuando tratas con software libre es muy dif´ conseguir ingresos por venta ıcil de licencias del programa, que es en muchos casos la principal fuente en el caso del software propietario. Pero el resto de las v´ de ingreso son b´sicamente las ıas a mismas... El software como producto Las empresas inform´ticas que centran su modelo de negocio en la venta de a licencias de uso de programas propietarios que han construido, tratan el software
    • 32 Jes´s M. Gonz´lez Barahona u a como un producto. Un producto muy especial, sobre el que s´lo te venden ciertos o derechos, y sobre el que te impiden ejercer muchos otros (como el de copia, el de redistribuci´n, el de mejora, etc.) Pero un producto al fin y al cabo. La relaci´n o o entre el usuario y el productor es muy similar a la que tienes cuando compras un lapicero: ninguna. En la pr´ctica, aunque a veces el usuario dispone de n´meros a u de tel´fono para resolver problemas, y aunque te´ricamente podr´ tener derecho e o ıa a que el fabricante le resuelva los problemas que su producto ocasione, ¿cu´ntas a veces se usan (o sirven para algo)? En general, s´lo cuando la venta incluye o expl´ıcitamente condiciones de servicio. Esto es, cuando el fabricante no vende su programa como un mero producto. Es importante darse cuenta de que detr´s de la idea del software como pro- a ducto est´ la suposici´n de que grupos muy grandes de usuarios tienen las mismas a o necesidades, y est´n dispuestos a adquirir un producto est´ndar que las atienda, a a y que nunca van a necesitar nada que no est´ previsto en ´l (o al menos no van e e a estar dispuestos a pagar por cambiar lo que se les ofrece en el producto). Es la producci´n en masa llevada al campo de los programas: construye la infraestruc- o tura para fabricar un producto, y rentabil´ ızala fabricando (y vendiendo) millones de ellos. Si acaso, cada pocos a˜os, ofrece un producto mejorado, y vu´lvelo a n e fabricar por millones. Pero en el caso de la factor´a inform´tica, hay varias diferencias con los pro- ı a ductos tradicionales. La fundamental, que se est´ tratando con algo tan d´ctil a u como un programa. Algo que se puede modificar, adaptar o mejorar sin nece- sidad de grandes infraestructuras ni costosas inversiones. Cuando una empresa de automoci´n decide simplemente incluir un nuevo color en una de sus gamas o de coches, tiene que reconvertir sus factor´ con costes no despreciables. Pe- ıas, ro si a m´ me interesa un nuevo men´ en mi procesador de textos, alguien con ı u conocimiento del programa lo puede hacer a un coste rid´ ıculo. Si adaptar el programa al usuario es tan f´cil, ¿por qu´ renunciar a hacerlo, a e cuando el usuario est´ dispuesto a pagarlo? ¿Por qu´ va a preferir que le den e e caf´ para todos? e El software como servicio Muchas empresas inform´ticas viven precisamente de dar servicios, que pue- a den incluir (o no) algunos programas inform´ticos desarrollados por ellos. Porque a esto es lo que demandan muchos usuarios, y adem´s estos usuarios son los que a habitualmente est´n dispuestos a pagar m´s dinero. Y esta v´ de ingresos para a a ıa nada est´ vedada a las empresas que producen software libre. a La consideraci´n del software como un servicio, adem´s de ser mucho m´s o a a cercana a los intereses del usuario, supone un cambio muy interesante de las reglas de juego, y m´s cuando se trabaja con software libre. Supone que la im- a portancia se traslada del c´digo fuente en s´ mismo (el programa) al conocimiento o ı
    • El software como servicio. O de c´mo producir programas libres y no morir en el intento o 33 sobre el programa. Y esto es lo que los productores de software libre tienen que rentabilizar. Por supuesto, sigue haciendo falta tener programas de calidad. Pero ahora se pueden realizar con mucha m´s facilidad, porque ya no se est´ obligado a a a construirlos completamente dentro de la casa. Se pueden usar componentes li- bres ya disponibles, o directamente reutilizar c´digo de otros programas libres. o Esto puede reducir considerablemente los costes de desarrollo. Adem´s, es bien a conocido que la fase de depuraci´n de errores y pruebas se simplifica mucho si se o sabe promover la ayuda de los usuarios. En cualquier caso, una vez el programa est´ desarrollado, el productor no e podr´, en general, venderlo como producto (salvo a un precio muy bajo, pues a no puede restringir la copia). Pero s´ podr´ venderlo como parte de un conjun- ı a to que ofrezca lo que el usuario quiera. Por ejemplo, podr´ venderlo junto con a una garant´ de mantenimiento. O certificado para ciertas tareas. O incluyendo ıa formaci´n sobre su uso. En otras palabras, podr´ ofrecer servicios basados en o a el programa. Y naturalmente, el servicio por excelencia (aunque no necesaria- mente el que m´s ingresos proporcione) ser´ la adaptaci´n del programa a las a a o necesidades del cliente que est´ dispuesto a pagar por ello. e ¿Y qu´ gano desarrollando? e En este punto, siempre suele surgir la siguiente pregunta: “Si lo que se vende es servicio sobre el programa, y no el programa en s´ mismo, ¿qu´ ganas desa- ı e rroll´ndolo? ¿Por qu´ no dar simplemente servicio sobre programas hechos por a e otros? Y en ese caso, ¿qui´n hace esos programas?”. e De nuevo, la respuesta no es simple, pero se pueden dar algunas pistas. En primer lugar, est´ la obviedad de que si el programa sobre el que quieres dar a ´ servicio no existe, tendr´s que desarrollarlo. Este es el caso si quieres abrir un a nuevo nicho de mercado para el software libre. Y naturalmente, en esta situaci´n o ser´s el primero en tener un programa libre en ese nicho... Y dar el primero es a dar muchas veces. Cualquier potencial competidor que quiera usar tu producto para proporcionar servicios basados en ´l est´ en desventaja contigo. Primero e a porque eres la fuente original del programa. A poco que lo sepas gestionar, ser´sa el punto de referencia fiable para cualquier usuario. Adem´s, si todo el desarrollo a lo ha hecho tu empresa, tendr´s el mejor conocimiento sobre el programa, y a recuerda que es justamente de ese conocimiento del que puedes obtener ingresos. Por ultimo, mientras controles el desarrollo del programa de forma satisfactoria ´ para tus usuarios, t´ ser´s el que siempre sepa con un poco de antelaci´n por u a o d´nde van las cosas. Naturalmente tendr´s que rentabilizar esta ventaja, pero o a las cosas est´n de tu parte. a En segundo lugar, puede que simplemente te interese desarrollar el programa para competir, quiz´s bas´ndote en otro programa libre ya existente. En ese caso, a a podr´s hacer el desarrollo por un coste relativamente peque˜o, y diferenciarte a n
    • 34 Jes´s M. Gonz´lez Barahona u a mucho de tu competencia. En el momento en que tu programa sea un producto claramente diferente, est´s en la misma situaci´n que he descrito en el p´rrafo a o a anterior. Y hay m´s escenarios. Por ejemplo, puede que lo que ocurra es que hagas un a peque˜o desarrollo y que un competidor lo mejore mucho haciendo un programa n diferenciado. Si es mucho mejor que el tuyo, quiz´s te interese incorporar sus a mejoras en el tuyo. Si elegiste correctamente la licencia, tu competidor se va a ver forzado a compartir sus mejoras contigo, y t´ simplemente tendr´s que u a copiarlas y adaptarlas a tu programa para posicionarte mejor. En cualquiera de estos casos, el productor no tiene garantizado un modelo de negocio, pero tiene ventajas competitivas que puede aprovechar para conseguir la rentabilidad. Al final, como siempre en una empresa, ser´ una combinaci´n a o de buen producto, buena gesti´n, buena comercializaci´n, satisfacci´n del cliente o o o y suerte lo que har´ que tu empresa (o tu negocio personal) prospere. Pero al a menos reconocer´s que hay posibilidades... a ¿Y qu´ gano haciendo que el producto sea libre? e Otra pregunta interesante es ´sta, “¿y por qu´ voy a hacer que mi programa e e sea libre?”. Adem´s de motivos ´ticos muy importantes, habitualmente esta pre- a e gunta tiene una respuesta muy simple: porque te va a ayudar a competir mejor. Y en muchos casos, a´n m´s: porque s´lo as´ tienes alguna oportunidad. u a o ı Por ejemplo, considera el caso de los programas ofim´ticos. Imagina que de- a sarrollas un estupendo programa, que puede hacer lo mismo que el l´ ıder en el mercado. ¿Crees que vender´s muchas licencias si lo tratas de comercializar como a software propietario? ¿Por qu´ lo va a querer el usuario en lugar del que lleva e usando mucho tiempo? La unica forma viable, hoy d´ de entrar en ese nicho ´ ıa, es mediante un programa libre. Puede que de esa manera tengas ´xito o no, y e consigas (o no) muchos ingresos. Pero si te sales del modelo de software libre, tus posibilidades son realmente m´ ınimas. Por supuesto, la situaci´n puede no ser la misma en otros nichos, y tendr´s que o a hacer un an´lisis cuidadoso. Y en cualquier caso, no olvides que puede que sea un a competidor tuyo el que entre en tu mercado con un producto libre. Tendr´s quea estar en una posici´n muy fuerte para poder mantenerte como l´ o ıder, y conservar tu fuente de ingresos... ¿Y ahora qu´? e Para tener una panader´ boyante no basta con ser un buen productor de ıa pan. Hay que ser tambi´n un buen empresario, y aplicar todas las estrategias e posibles para rentabilizar y dar publicidad a lo que se produce. El mundo del software libre no es muy diferente. Ofrece oportunidades, pero hay que saber aprovecharlas. Hasta aqu´ s´lo he tratado de mostrar c´mo la percepci´n del ı o o o
    • El software como servicio. O de c´mo producir programas libres y no morir en el intento o 35 software como servicio te puede dar una idea de c´mo conseguir ingresos, y o c´mo eso no est´ re˜ido con dedicarlos fundamentalmente a la producci´n de o a n o programas. El resto, desde luego, es mucho m´s complejo. a Pero si te animas a explorar este camino, no olvides que no eres el primero que lo hace, y que hay empresas que sobreviven en un mundo tan complejo como el de las tecnolog´ de la informaci´n desde hace a˜os dedic´ndose a ıas o n a producir, mantener y dar servicios basados en software libre. Analizando c´mo o funcionan, se puede aprender mucho. Aunque claro, siempre hay que considerar la posibilidad de probar nuevas ideas, y de descubrir un nuevo modelo de negocio... Ocurre pocas veces, pero ocurre. c Jes´s M. Gonz´lez Barahona. u a Se otorga permiso para copiar y distribuir este art´ ıculo completo en cual- quier medio si se hace de forma literal y se mantiene esta nota
    • 36 Jes´s M. Gonz´lez Barahona u a
    • Software libre, monopolios y otras yerbas Jes´s M. Gonz´lez Barahona u a Publicado originalmente en la revista TodoLinux N´mero 3, p´g. 12-13, Noviembre de 2000 u a El mercado inform´tico tiende al monopolio de producto en todos sus ambitos. a ´ Los usuarios quieren rentabilizar el esfuerzo realizado en aprender c´mo funciona o un programa, las empresas quieren encontrar gente formada en el uso de su software, y todos quieren que los datos que gestionan puedan ser entendidos por los programas de las empresas y personas con las que se relacionan. Por eso cualquier iniciativa dedicada a romper una situaci´n de facto donde un producto o domina claramente el mercado est´ destinada a producir m´s de lo mismo: si a a tiene ´xito, vendr´ otro producto a ocupar ese hueco, y en breve tendremos un e a nuevo monopolio. S´lo los cambios tecnol´gicos producen, durante un tiempo, la o o inestabilidad suficiente como para que nadie domine claramente. Pero la situaci´n donde un producto domina el mercado hasta el punto de o constituirse en un monopolio de facto no es necesariamente indeseable. En reali- dad, lo preocupante es lo que conlleva: cuando un producto domina el mercado, s´lo hay una empresa que lo controle. El software libre ofrece una alternativa a o esta situaci´n: los productos libres pueden estar promovidos por una empresa en o concreto, pero esta empresa no los controla, o al menos no hasta los extremos a los que nos tiene acostumbrados el software propietario. En el mundo del soft- ware libre, un monopolio de producto no implica necesariamente un monopolio de empresa. Por el contrario, sea el que sea el producto que domine el mercado, muchas empresas pueden competir en proporcionarlo, mejorarlo, adaptarlo a las necesidades de sus clientes y ofrecer servicios alrededor de ´l. e Elementos que favorecen el monopolio de producto En inform´tica es muy com´n que haya un producto claramente dominante a u en cada segmento de mercado. Y eso es normal por varios motivos, entre los que cabe destacar los siguientes: Formatos de datos. En muchos casos el formato de datos est´ fuertemente a ligado a una aplicaci´n. Cuando un n´mero suficientemente alto de gente la o u usa, su formato de datos se convierte en est´ndar de facto, y las presiones a para usarlo (y la aplicaci´n por tanto) son formidables. o Cadenas de distribuci´n. Normalmente uno de los problemas para empe- o zar a usar un programa es obtener una copia de ´l. Y normalmente es dif´ e ıcil encontrar los programas que no son l´ ıderes en su mercado. Las cadenas de distribuci´n son costosas de mantener, de forma que los competidores minori- o tarios lo tienen dif´ para llegar a la tienda de inform´tica, donde el usuario ıcil a
    • 38 Jes´s M. Gonz´lez Barahona u a final pueda comprarlos. El producto dominante, sin embargo, lo tiene f´cil: el a primer interesado en tenerlo va a ser la propia tienda de inform´tica. a M´rketing. El m´rketing gratuito que obtiene un producto una vez que lo usa a a una fracci´n significativa de una poblaci´n determinada es enorme. El boca o o a boca funciona mucho, tambi´n el preguntar e intercambiar informaci´n con e o los conocidos. Pero sobre todo el impacto en los medios es muy grande: las revistas de inform´tica hablar´n una y otra vez de un producto si parece ser a a el que m´s se usa. Habr´ cursos de formaci´n para ´l, libros que lo describan, a a o e entrevistas a sus usuarios, etc. Inversi´n en formaci´n. Una vez se han invertido tiempo y recursos en o o aprender c´mo funciona una herramienta, se est´ muy motivado para no cam- o a biar. Adem´s, usualmente esa herramienta es la que ya domina el mercado, a porque es m´s f´cil encontrar personal y material que ayuden a aprender a a a usarla. Software preinstalado. Recibir una m´quina con software ya instalado des- a de luego es un gran incentivo para usarlo, incluso si hay que pagar por ´l e aparte. Y normalmente, el tipo de software que el vendedor de la m´quina va a a estar dispuesto a preinstalar ser´ solamente el m´s utilizado. a a Hay otros motivos que favorecen el monopolio de producto. Con esta lista s´lo o quer´ dejar claro que hay elementos fuertes, y muy dif´ ıa ıciles de contrarrestar, que hacen que en el campo de software aparezcan de forma natural estos monopolios. La situaci´n actual: monopolios de empresa o En el mundo del software propietario un monopolio de producto en un seg- mento cualquiera equivale a un monopolio por parte de la empresa que lo pro- duce. Por ejemplo, tenemos estas situaciones monopol´ ısticas de facto (o casi) de producto y empresa en los mercados de sistemas operativos, autoedici´n, bases o de datos, dise˜o gr´fico, procesadores de textos, hojas de c´lculo, etc. n a a Y esto es as´ porque la empresa en cuesti´n tiene un gran control sobre el pro- ı o ducto l´ ıder. Tan grande que s´lo ellos pueden marcar la evoluci´n del producto, o o las l´ ıneas fundamentales en las que se va a desarrollar, su calidad, etc. Los usua- rios tienen muy poco control, dado que estar´n muy poco motivados para probar a otros productos (por los motivos que se han comentado en el apartado anterior). Y naturalmente, las empresas competidoras poco podr´n hacer, salvo tratar de a desafiar la posici´n dominante del producto mejorando excepcionalmente los su- o yos (para tratar de contrarrestar esos mismos motivos), normalmente con poco ´xito. e Esta situaci´n pone a todo el sector en manos de la estrategia de la empresa o dominante. Todos los actores dependen de ella, e incluso el desarrollo de la tec- nolog´ software en ese campo estar´ mediatizada por las mejoras que le haga a ıa a su producto. En el caso general, ´sta es una situaci´n donde aparecen los peores e o efectos econ´micos del monopolio, y en particular, la falta de motivaci´n de la o o
    • Software libre, monopolios y otras yerbas 39 empresa l´ıder para acercar el producto a las necesidades (siempre en evoluci´n) o ´ de sus clientes. Estos se han convertido en un mercado cautivo. Software libre: s´lo monopolios de producto o Sin embargo, en el caso del software libre un monopolio de producto no se traduce autom´ticamente en un monopolio de empresa. Si el producto es libre, a cualquier empresa puede trabajar con ´l, mejorarlo, adaptarlo a las necesida- e des de un cliente y en general, ayudar en su evoluci´n. En otras palabras: en el o mundo del software libre habr´, por los motivos discutidos anteriormente, mono- a polios del producto. Pero en el caso de que esto ocurra, habr´ tambi´n muchas a e empresas interesadas en mejorar y adaptar ese producto, precisamente por su posici´n dominante en el mercado. Si el productor original (la empresa que desa- o rroll´ originalmente el producto) quiere permanecer en el negocio ha de competir o con todas ellas, y por eso estar´ muy motivado para hacer evolucionar el pro- a ducto precisamente en la l´ınea que sus usuarios quieran. Naturalmente, tendr´ la a ventaja de un mejor conocimiento del programa, pero eso es todo. Tiene que competir por cada cliente. El monopolio de producto se traduce en el mundo del software libre, por lo tanto, en competencia feroz entre empresas. Y con ello los usuarios retoman el control: las empresas en competencia no pueden m´s que hacerles caso si quieren a sobrevivir. Y precisamente esto es lo que asegurar´ que el producto mejore. a Algunos casos que ya han sucedido Examinando la evoluci´n de los proyectos de software libre pueden encon- o trarse varios casos donde esto ya ha ocurrido. Por ejemplo: Apache es desde hace tiempo l´ ıder en el mercado de servidores de web. Pero hay muchas empresas que est´n detr´s de Apache, desde algunas muy grandes a a (como IBM) a otras muy peque˜as. Y todas ellas no tienen m´s remedio n a que competir mejor´ndolo, y normalmente contribuyendo al proyecto con sus a mejoras. A pesar de que Apache es casi un monopolio en muchos ambitos (por ´ ejemplo, es casi el unico servidor web que se considera sobre la plataforma ´ GNU/Linux o *BSD), no depende de una sola empresa, sino de literalmente decenas de ellas. Las distribuciones de GNU/Linux son tambi´n un caso interesante. GNU/Linux e no es desde luego un monopolio, pero es posiblemente la segunda opci´n en el o mercado de sistemas operativos. Y eso no ha forzado la situaci´n donde una o empresa tenga su control. Al contrario, hay decenas de distribuciones, reali- zadas por empresas diferentes, que compiten libremente en el mercado. Cada una de ellas trata de ofrecer mejoras que sus competidores tienen que adop- tar a riesgo de ser echados del mercado. Pero adem´s no pueden separarse a
    • 40 Jes´s M. Gonz´lez Barahona u a demasiado de lo que es GNU/Linux est´ndar, pues eso es rechazado por los a usuarios como una salida de la norma. La situaci´n despu´s de varios a˜os de o e n crecimiento de la cuota de mercado de GNU/Linux nos muestra a decenas de empresas compitiendo y haciendo evolucionar el sistema. Y de nuevo, todas ellas est´n detr´s de satisfacer las necesidades de sus usuarios. S´lo as´ pueden a a o ı mantenerse en el mercado. GCC es un monopolio de facto en el mundo de compiladores de C y C++ para el mercado GNU/Linux. Y sin embargo, eso no ha llevado a ninguna situaci´n de monopolio de empresa, incluso cuando Cygnus (hoy Red Hat o Linux) se ha encargado durante mucho tiempo de coordinar su desarrollo. Hay muchas empresas que hacen mejoras al sistema, y todas ellas compiten, cada una en su nicho espec´ ıfico, por satisfacer las demandas de sus usuarios. De hecho, cuando alguna empresa u organizaci´n espec´ o ıfica ha fallado en el trabajo de coordinaci´n (o as´ lo ha percibido una parte de los usuarios) ha o ı habido espacio para un fork (divisi´n) del proyecto, con dos productos en o paralelo durante un tiempo, hasta que eventualmente han vuelto a unirse (como est´ ocurriendo ahora para GCC 3.x). a Seg´n vaya entrando el software libre en nuevos mercados, veremos m´s y u a m´s situaciones donde habr´ un monopolio de facto por parte de un producto a a libre. Y en cada uno de esos casos veremos c´mo eso no se traslada (al menos o no f´cilmente) en un monopolio de empresa, sino por el contrario, en una cons- a telaci´n de empresas pugnando por satisfacer las necesidades del usuario... por o la cuenta que les tiene. ´ Esta es la clave de que si en alg´n momento GNU/Linux se convirtiera en u el l´ ıder del mercado de sistemas operativos no tendr´ıamos m´s de lo mismo. No a tendr´ ıamos una nueva situaci´n de monopolio, con un mero cambio de nombres. o Tendr´ ıamos m´s bien una situaci´n donde muchas empresas se ver´ atra´ a o ıan ıdas al mundo de GNU/Linux, ya que en ´l estar´ la gran masa de usuarios, y por e ıa lo tanto su dinero. Para poder mantenerse en el mercado, todas estas empresas estar´ obligadas a mejorar el producto (GNU/Linux), compitiendo entre s´ y ıan ı luchando por hacer caso al usuario. Y el futuro dir´ a Desde luego es pronto para saber si en el futuro habr´ o no muchos produc- a tos libres que se conviertan en monopolios de facto. Pero podemos estar seguros de que en los casos en los que esto ocurra no habr´ que temer la posici´n do- a o minante de empresas, o al menos no de la forma en que la tememos hoy d´ ıa en el mundo del software propietario. Los usuarios recuperar´n el control, y las a empresas que quieran mantenerse en el negocio estar´n ferozmente obligadas a a satisfacer sus necesidades. Y quiz´s finalmente tengamos un escenario en el que a una las ventajas de tener productos que monopolicen un mercado (volumen de mercado, rentabilizaci´n de las inversiones en formaci´n, etc.) se combinen con o o
    • Software libre, monopolios y otras yerbas 41 las ventajas de tener competencia entre las empresas que sirven ese mercado (y que fundamentalmente se traducen en seguir con m´s atenci´n las necesidades a o del usuario). Dicho de otra forma, y teniendo en cuenta que el monopolio de producto es inevitable por el propio funcionamiento de la industria del software, ¿podremos tener mercados en competencia, como en otras industrias, gracias al software libre? c Jes´s M. Gonz´lez Barahona. u a Se otorga permiso para copiar y distribuir este art´ ıculo completo en cual- quier medio si se hace de forma literal y se mantiene esta nota
    • 42 Jes´s M. Gonz´lez Barahona u a
    • La imparcialidad de los estados y la industria del software Jes´s M. Gonz´lez Barahona u a Publicado originalmente en la revista TodoLinux N´mero 22, p´g. 12-13, Julio de 2002 u a ´ Ultimamente estamos viendo algunas iniciativas de promoci´n del uso de o software libre por parte de algunas administraciones p´blicas. Esto ha ocurrido, u por ejemplo, en Francia, Alemania, Finlandia, Per´, Colombia, Espa˜a y Corea. u n En unos casos se han quedado en simples propuestas, en otros han avanzado hasta convertirse en recomendaci´n, ley, plan de implantaci´n, o cualquier otra cosa. o o Pero en general estas propuestas han provocado un debate sobre si el estado, o cualquier administraci´n p´blica, debe o no promover el software libre. Se habla o u de libre competencia, de que el mercado decida, de que el estado no debe favorecer a unas empresas en lugar de otras, etc., etc. Despu´s de varios meses de seguir (y participar en) estas pol´micas, me ha e e dado por contemplar el asunto desde otro angulo, poni´ndolo en un contexto m´s ´ e a amplio. En estas notas os cuento lo que he visto desde ah´ ı. De c´mo los estados no son imparciales o Uno tiende a pensar que los estados son fundamentalmente imparciales con respecto al funcionamiento del sector de software. A primera vista es un mercado libre, en el que cualquier empresa o particular puede comprar y vender progra- mas. Aparentemente, los precios los fija libremente el propio mercado, y salvo algunos detalles de los que hablaremos m´s tarde, los estados no parecen dar a ventajas a unos modelos de negocio frente a otros, ni a unas empresas frente a otras. Sin embargo, cuando uno analiza la situaci´n con m´s cuidado, esta supuesta o a imparcialidad queda bastante maltrecha. Porque son los estados los que est´n a dictando el modelo de negocio a la industria del software, o al menos est´n dando a ventajas muy grandes a ciertos modelos de negocio frente a otros. Y al hacerlo, est´n marcando tambi´n la estructura del sector inform´tico y las caracter´ a e a ısticas de las empresas que mejor pueden desenvolverse en ´l. e ¿C´mo ocurre esto? Entre todas las funciones que desarrollan los estados, o hay una que es muy importante: la legislativa. No olvidemos que son los estados los que dictan (por medios democr´ticos o no) las reglas del juego que todos a jugamos, y los que se encargan luego de hacerlas cumplir. ¿C´mo ejercen los estados esta funci´n en el caso del software? Fundamen- o o talmente, reglamentando lo que normalmente se denomina propiedad intelectual (derechos de autor) y en algunos casos, tambi´n la propiedad industrial (paten- e tes). Si esta legislaci´n no existiera, los usuarios podr´ o ıamos copiar libremente los
    • 44 Jes´s M. Gonz´lez Barahona u a programas que recibi´semos, y en general, disponer de los ellos como nos pare- e ciese conveniente, sin m´s limitaciones. No tenemos posibilidad de hacer lo que a queramos con un programa propietario que recibamos s´lo porque los estados han o legislado que sus autores o productores puedan prohibirnos total o parcialmente hacer este tipo de cosas. Para evitar malos entendidos, es importante tambi´n darse cuenta de que la e situaci´n es muy diferente de la que afecta a la propiedad de los bienes materiales. o Si compras un pastel, o te lo comes t´ o se lo das (o vendes) a otro. Pero no u puedes com´rtelo y regalarlo (o venderlo) a la vez. Por eso, la propiedad privada e de los bienes materiales es un asunto, y la de la informaci´n es otro bien distinto. o T´ puedes recibir un programa, copiarlo y regal´rselo (o vend´rselo) a alguien, u a e y despu´s, tranquilamente, seguir us´ndolo. Como el coste de la copia es hoy d´ e a ıa rid´ ıculo, en la pr´ctica podemos ignorarlo en la mayor´ de las situaciones. a ıa Haya o no legislaci´n que favorezca a la propiedad privada de los bienes f´ o ısicos, quien los use no estar´ muy contento si otro trata de usarlos en su lugar sin darle a nada a cambio. El estado aqu´ regula una situaci´n que en caso contrario puede ı o dar lugar a conflictos, ya que hay intereses encontrados. Pero esto no ocurre en las transacciones relacionadas con la informaci´n, o al menos no de la misma manera. o Por ello, el estado no est´ regulando sobre una situaci´n conflictiva cuando nos a o prohibe, por ejemplo, la copia de un programa. Simplemente, est´ poniendo una a reglas que favorecen un determinado modelo de industria. Y las cosas podr´ ser de otra forma... ıan Una vez nos hemos dado cuenta de que la situaci´n actual es la que es so- o lamente porque los estados han legislado en ese sentido, podemos pensar que, si la legislaci´n hubiera ido por otros caminos, las cosas ser´ bien diferentes. o ıan El mundo podr´ ser de otra forma, y la industria del software tambi´n. Por ıa e ejemplo, no habr´ sido tan extra˜o que los estados hubieran decidido que para ıa n comercializar un programa fuera obligatorio dejar el c´digo fuente a disposici´n o o de los clientes, y darles permiso expl´ ıcito para corregir los errores que pudiera tener. Como se hace por ejemplo en el mercado inmobiliario, donde quien com- pra una vivienda tiene derecho a un plano donde se indique la situaci´n de las o canalizaciones, el cableado el´ctrico, etc. Y naturalmente cualquiera puede hacer e en su casa las modificaciones (no estructurales) que quiera, sin tener que pedir permiso al vendedor. O podr´ haberse decidido que las empresas compitieran en los servicios, y ıa por tanto no haber restringido el derecho de copia a los usuarios. En ese caso, el estado habr´ podido decidir que para comercializar un programa ser´ condici´n ıa ıa o indispensable proporcionar su c´digo fuente a todo el que lo pidiera, y no poner o ning´n impedimento a la redistribuci´n. ¿Te suena este modelo? Efectivamente, u o los estados podr´ haber decidido (podr´ decidir dentro de un tiempo) que ıan ıan
    • La imparcialidad de los estados y la industria del software 45 para comercializar un programa, este tuviera que cumplir condiciones similares a las que cumple un programa libre. Visto desde este punto de vista, las legislaciones actuales dif´ ıcilmente pueden considerarse como imparciales con respecto al modelo de negocio. De hecho, el modelo de negocio tradicional en el mundo del software-producto, la venta de licencias de uso limitadas (lo que adquirimos cuando compramos un programa propietario) s´lo es posible porque se ha legislado de forma que lo sea. Y al o hacerlo, no s´lo el estado ha decidido que ´ste sea el modelo m´s popular, sino o e a que ha hecho posibles consecuencias como que cuanto mayor sea el mercado donde se venden licencias, m´s beneficios se consigan (de forma casi directa: los a costes aumentan poco, los ingresos mucho), o que haya empresas que detenten monopolios de facto en amplios nichos (los usuarios prefieren usar el producto mayoritario, nadie m´s que la empresa que lo produce puede proporcion´rselo, y a a nadie puede competir proporcionando el mismo producto). A´ n hay m´s u a La legislaci´n sobre propiedad intelectual no es la unica forma en que los esta- o ´ dos est´n influyendo en la industria del software, o ayudando a que las empresas a con ´xito en esta industria sean de cierta forma. Un ejemplo, nada menos que del e Foro de la Convenci´n Europea, la instituci´n que tiene el encargo de proponer o o una Constituci´n Europea1 : o “Aunque formalmente sea posible enviar estos documentos por correo o fax a la Secretar´ de la Convenci´n, s´lo podr´n tratarse efectivamente ıa o o a en el marco del Foro, publicarse y difundirse los textos enviados por v´ ıa electr´nica (se recomienda el formato Word).” o He escogido este ejemplo por lo relevante de la actividad a la que se refiere, pero textos muy similares se podr´ haber encontrado en cientos de otros lugares ıan relacionados directamente con entes dependientes de estados. ¿No constituye esta nota una forma de favorecer descaradamente a un pro- ducto concreto de una empresa concreta, frente a todos sus competidores? Al menos en este caso nos dicen solamente se recomienda. En otros casos nos encon- tramos con la simple y llana obligaci´n... Como se puede ver, estamos llegando a o un momento donde para poder participar en la construcci´n europea, en la ela- o boraci´n de lo que podr´ llegar a ser nuestra Constituci´n Europea necesitamos o ıa o tener una licencia de Microsoft Word... Y desgraciadamente ´ste no es un caso aislado. En muchos casos, para comu- e nicarnos con nuestras administraciones p´blicas (a nivel local, regional, estatal o u supranacional) tenemos que usar determinados productos de determinadas mar- cas. Para pagar impuestos, para acceder a ayudas de investigaci´n, para poder o 1 Tomado de http://europa.eu.int/futurum/forum convention/how es.htm
    • 46 Jes´s M. Gonz´lez Barahona u a participar en subvenciones a la compra de material inform´tico, etc., etc. La lista a parece no tener fin. ¿Puede decirse que ´stas son pr´cticas imparciales? Las administraciones e a p´blicas, el estado en fin, est´n promoviendo, conscientemente o no, el uso de u a ciertos productos, ayudando directamente a engrosar las cuentas de beneficios de ciertas empresas, y no de otras. Y hay otros muchos casos, como cuando con dinero p´blico se pagan cursos de u formaci´n, supuestamente de ofim´tica, que se convierten en realidad en clases o a de capacitaci´n para el uso de ciertas herramientas de software propietario. O o cuando se malgastan cantidades ingentes de recursos p´blicos en programas de u investigaci´n y desarrollo destinados a subvencionar la creaci´n de programas o o propietarios, que s´lo podr´n comercializar, y convertir en beneficios, los mismos o a que reciben las subvenciones. Y m´s, y m´s y m´s. a a a ¿Hay que darle la vuelta a la tortilla? Por lo tanto, el estado dista mucho de ser imparcial con respecto a la industria inform´tica. Ha regulado el sector, v´ legislaci´n sobre propiedad intelectual, de- a ıa o finiendo as´ tanto el modelo de negocio fundamental que se emplea en ´l como el ı e tipo de empresa que mejor puede competir con esas reglas de juego. Como conse- cuencia, tambi´n ha definido las pr´cticas dominantes: ocultaci´n de informaci´n e a o o t´cnica, pr´cticas que favorecen monopolios empresariales, etc. Por si fuera poco, e a favorece directamente a ciertas empresas, a veces de forma inconsciente, en otras con clara intencionalidad. A pesar de que las reglas del juego son tan poco neutras, el software libre ha mostrado que hay (al menos) otra forma de hacer las cosas. Y que esa otra forma es capaz de generar software de suficiente calidad, y en suficiente cantidad, como para satisfacer las necesidades de un grupo creciente de usuarios. Por lo tanto, ha llegado el momento de plantearse una pregunta que, lejos de ser acad´mica, e tiene un directo impacto pr´ctico: “¿Qu´ modelo de sector inform´tico tiene a e a que favorecer el estado?” Si respondemos a esta pregunta, el tipo legislaci´n a o promover aparecer´ como consecuencia. a Naturalmente, responder esta pregunta no es f´cil. Pero hay que trabajar en a encontrar esa respuesta, porque en cualquier caso, al imponer la situaci´n actual, o el estado ya la est´ respondiendo, y quiz´s no de forma optima. a a ´ Desde mi particular punto de vista, la respuesta ha de estar basada en la maximizaci´n del bien com´n. Esto es, debemos tener el modelo de sector in- o u form´tico que mejor software produzca para la sociedad. Concretar qu´ es mejor a e es sin duda m´s dif´ a ıcil. Pero una primera aproximaci´n podr´ ser con menos o ıa recursos, con m´s calidad, con m´s cantidad, llegando a todos los usuarios. A a a la luz de estos criterios, o de otros similares, es como el estado debe estudiar la conveniencia o no de un modelo u otro. Y a partir de las conclusiones de ese estudio, legislar de forma que sea ese el modelo favorecido.
    • La imparcialidad de los estados y la industria del software 47 Hoy, sin embargo, el estado nos est´ imponiendo una situaci´n donde se a o prima un determinado modelo de producci´n de software sin haber discutido o ampliamente si eso es lo que consideramos mejor. Por lo tanto, la discusi´n no es o si el estado debe dejar de ser imparcial para pasar a promover un modelo dado, sino si, siendo parcial, como ya es, debe primar el modelo que est´ primando a ahora, o debe dar se˜ales claras de que hay otros modelos m´s interesantes para n a la sociedad. Esto es lo que se est´ empezando a hacer, de forma muy t´ a ımida, en algunas partes del mundo. Y esto es lo que est´ siendo ferozmente criticado por los bene- a ficiados por la situaci´n actual. Porque cuando se habla de que el estado no debe o inmiscuirse ni regular una industria como la inform´tica, lo que se est´ diciendo a a en realidad es que el estado debe seguir con la estricta regulaci´n que ha puesto o en vigor hasta el momento. Que debe seguir inmiscuy´ndose en c´mo funciona e o el sector inform´tico, pero s´lo para promover a´n m´s el modelo actual. a o u a En mi opini´n, lo que tiene que ocurrir es lo contrario: que se deje de promover o ciegamente el modelo actual, que se estudie cu´l es que queremos, y que se pase a a promover ´se, sea el que sea. Y entre todos los que se nos puedan ocurrir, e propongo que se estudie como candidato a promover el modelo del software libre. Y por eso animo a los estados que ya han comenzado t´ ımidamente ese camino a que contin´en por ´l: el sitio al que lleva dif´ u e ıcilmente puede ser peor que en el que estamos ahora. c Jes´s M. Gonz´lez Barahona. u a Se otorga permiso para copiar y distribuir este art´ ıculo completo en cual- quier medio si se hace de forma literal y se mantiene esta nota
    • 48 Jes´s M. Gonz´lez Barahona u a
    • El lado m´s t´cnico a e Antes de que el lector algo al´rgico a las tecnolog´ de la informaci´n se salte e ıas o los ensayos contenidos en este cap´ ıtulo por considerarlos que van a estar fuera de su alcance, una advertencia: no se asuste; el lobo no es tan fiero como lo pintan. Y es que es cierto que los art´ ıculos que se va a encontrar en las siguientes p´ginas tienen un cierto caracter m´s pragm´tico y no tan filos´fico como los a a a o anteriores, pero sin lugar a dudas muestran los beneficios del software libre desde una perspectiva ajustada al perfil de ciudadano de a pie. As´ que, deles una ı oportunidad. Puede resultar interesante entender qu´ es lo que lleva a mucha e gente a participar en el desarrollo de software libre. ¿Y c´mo hago para que mi c´digo sea libre? es una r´pida gu´ para hacer un o o a ıa proyecto de software libre. Hasta aqu´ nada dif´ para tener un proyecto libre, ı, ıcil: s´lo hace falta ponerle una licencia libre y publicarlo (en alg´n sitio de Internet, o u por ejemplo). Pero el software libre, probablemente no ha tenido tanto ´xito por e eso (al menos, no s´lo por eso). Los proyectos que han causado furor han ido o mucho m´s all´ y han hecho uso de una estrategia para maximizar la captaci´n a a o de desarrolladores y usuarios. Tanto es as´ que podr´ ı, ıamos decir que este art´ ıculo trata m´s bien de c´mo conseguir una comunidad que haga del proyecto inicial a o un trabajo colaborativo fruto de muchas mentes conectadas en red. Con todo al aire es el singular t´ıtulo del siguiente ensayo, que se centra en el hecho de que en el software libre no s´lo el c´digo fuente es p´blico, sino tambi´n o o u e muchos otros elementos y procesos de su desarrollo (las discusiones en las listas de correo, los sistemas de notificaci´n de erratas, las propias erratas, etc.). Este o hecho parece ir en contra de una de las m´s asentadas pr´cticas en el mundo de la a a empresa moderna (incluso de gobiernos democr´ticos) coloquialmente conocida a como los trapos sucios se lavan en casa. A´n as´ resultar ser uno de los pilares u ı, b´sicos del software libre y por eso se analizar´n los pros y los contras de la a a transparencia en el desarrollo de software. KDE o GNOME, ¿es ´sa la cuesti´n?, ¿es la cuesti´n GNOME o KDE? e o o aborda la sana competencia que existe entre los escritorios de GNOME y de KDE. Estos proyectos, orientados a conseguir una interfaz gr´fica de usuario a para GNU/Linux, son tema de amplio (y a veces acalorado) debate entre sus respectivos seguidores en los foros de discusi´n sobre software libre. Por si cada o uno no tuviera ya su opini´n, este art´ o ıculo se atreve a a˜adir una m´s. n a
    • 50 Jes´s M. Gonz´lez Barahona u a
    • ¿Y c´mo hago para que mi c´digo sea libre? o o Jes´s M. Gonz´lez Barahona u a Publicado originalmente en la revista TodoLinux N´mero 30, p´g. 12-13, Marzo de 2003 u a “Tengo un programa, que escrib´ por tal y cual raz´n, y me gustar´ que ı o ıa ´ fuera libre, ¿qu´ tengo que hacer?” Esta es una pregunta bastante habitual en e estos d´ en los que tantos programadores (especialmente los que gustan de ıas, programar) se dan cuenta de lo poco que pierden y lo mucho que ganan haciendo que sus juguetes sean libres. Como siempre, hay al menos dos respuestas para ella: la corta y la larga. La primera es bien simple: escoge una licencia libre, y publica tu programa aco- gi´ndote a ella. La segunda es bastante m´s complicada, y un tanto poco habitual. e a Este art´ıculo trata de resumirla en unas pocas p´ginas (la respuesta completa a probablemente llenar´ al menos un libro). ıa Comenzar por el principio Vale. Ya has decidido que tu programa estar´ mucho mejor siendo libre. Ese ıa amigo pesado te ha acabado de convencer, o quiz´s t´ mismo has puesto en la a u balanza los pros y los contras y has decidido que lo mejor es liberarlo. ¿Por d´nde o empiezas ahora? Puede parecer obvio, pero para comenzar, hay que asegurarse de que uno es el autor unico de software que se quiere liberar (o si no es as´ que todos ´ ı, los autores est´n de acuerdo con los t´rminos de la liberaci´n). Esta parte no a e o es muy diferente de su equivalente en el mundo del software propietario: s´lo se o puede comercializar un programa si todos sus autores est´n de acuerdo en ello, a o han cedido sus derechos a quien lo comercialice. Si el proyecto ha empezado de cero, y es relativamente joven, esto suele estar muy claro. Pero no siempre es as´ Especialmente en el mundo del software libre, pueden haberse recibido ı. contribuciones de alguien que no conocemos, o quiz´s los t´rminos en los que a e colabor´ cierto programador est´n algo oscuros. Es muy importante aclarar todos o a esos extremos antes de liberar, si no queremos arriesgarnos a problemas futuros. Una vez resuelto el problema de la autor´ debemos elegir, como indicaba la ıa, respuesta corta, la licencia. Seg´n el enfoque de los autores, seg´n sus intenciones u u pr´cticas, seg´n sus motivos para hacer la liberaci´n, se puede elegir entre una a u o gran cantidad de licencias libres (puedes echar por ejemplo un vistazo la lista de licencias libres de la Free Software Foundation1 o a las licencias aprobadas por la Open Source Initiative2 ). E incluso crear la tuya propia. En general, cuando 1 http://www.fsf.org/licenses/license-list.html 2 http://opensource.org/licenses/index.php
    • 52 Jes´s M. Gonz´lez Barahona u a me preguntan, en esta fase hago dos recomendaciones: no escribir una licencia propia (necesitas un buen consejo legal para asegurarte de su validez, y que consigue los fines que persigues), y en la medida de lo posible escoger una licencia popular (que maximizar´ la probabilidad de que los usuarios y colaboradores a potenciales la entiendan, y por tanto sepan a qu´ atenerse). Normalmente, la e decisi´n fundamental ser´ entre una licencia minimalista (que deja al receptor del o a programa hacer casi cualquier cosa con ´l, incluido redistribuirlo como software e propietario) y una licencia copyleft (que transfiere a quien recibe cualquier trabajo derivado del nuestro las mismas libertades de redistribuci´n y modificaci´n que o o nosotros hemos dado), como la GPL. Con la licencia elegida, podemos empezar el proceso. Habitualmente, se mar- car´n con ella todas las cabeceras del c´digo fuente del programa, y se incluir´n a o a notas informando sobre ella visibles en tiempo de ejecuci´n (por ejemplo, visibles o en el apartado Acerca de de nuestro programa). Algunas licencias, como la GPL, incluso indican qu´ ha de hacer quien quiera usarla. e Siguiendo lo que antes llamamos respuesta corta, el proceso terminar´ empa- ıa quetando el binario y los fuentes (por favor, no olvides los fuentes), y subi´ndolo e a alg´n sitio de Internet. Pero en realidad, si tienes ganas de hacerlo bien, no u has hecho m´s que empezar. a Infraestructura m´ ınima Si quieres que tu programa pueda desarrollarse seg´n los modelos habitua- u les del mundo del software libre (consiguiendo colaboraci´n externa, publican- o do versiones frecuentemente, decidiendo de forma abierta sobre la evoluci´n del o c´digo fuente, etc.) conviene que montes una infraestructura m´ o ınima. Su objeti- vo ser´ doble: conseguir visibilidad para ti como autor (ofreciendo un buen sitio a con informaci´n relacionada con el programa) y facilitar la colaboraci´n de otros o o desarrolladores (incluyendo las colaboraciones ocasionales, como por ejemplo los usuarios que informan de errores). Hoy d´ esta infraestructura consiste habi- ıa, tualmente en un conjunto de herramientas e informaci´n accesible v´ web. Por o ıa ejemplo, te interesar´ ofrecer al menos: a Una presentaci´n del proyecto. Explicando qu´ hace el programa, en qu´ es- o e e tado est´, qu´ ideas hay para su desarrollo, etc. Tambi´n es conveniente dar a e e cr´ditos a los colaboradores principales, y dejar claro que el proyecto admite e colaboraciones (si es el caso, claro). Por supuesto, habr´ p´ginas que permitan descargar el software (fuentes y a a binarios). Estas p´ginas ser´n normalmente muy visibles desde la entrada al a a sitio, ya que es una de las actividades m´s habituales para los reci´n llegados. a e Documentaci´n y comunicados. Muchos usuarios y desarrolladores acudir´n o a al sitio buscando informaci´n detallada sobre el programa, y sobre sus ultimas o ´ novedades. Si es posible, deber´ encontrarla r´pidamente... Por supuesto, ıan a
    • ¿Y c´mo hago para que mi c´digo sea libre? o o 53 aqu´ se pueden incluir contribuciones de usuarios (trucos de uso, gu´ de ı ıas instalaci´n, capturas de pantalla, etc.) o Espacio para desarrolladores. Como m´ ınimo con posibilidades de subir (y ha- cer seguimiento) de informes de error, parches, acceso a versiones no estables, etc. En el fondo, y en la medida de lo posible, el sitio del proyecto tratar´ de a crear a su alrededor una comunidad. Cuanto mayor y m´s estable sea ´sta, m´s a e a f´cil ser´ conseguir la masa cr´ a a ıtica de usuarios y desarrolladores que aseguren el desarrollo futuro del programa. P´nselo f´cil al usuario o a Adem´s de preparar bien el sitio del proyecto, es importante que cuando a un usuario potencial lo visite sea f´cil convertirse en usuario real. Por ejemplo, a adem´s de proporcionarle los fuentes con instrucciones claras y lo m´s sencillas a a posibles sobre su compilaci´n e instalaci´n, estar´ muy bien proporcionarle bina- o o a rios listos para instalar. E incluso versiones del programa ya empaquetadas para las distribuciones m´s populares (lo que adem´s facilitar´ su inclusi´n en esas a a a o distribuciones, claro). Adem´s, el usuario deber´ poder instalarse f´cilmente en su propio ordenador a ıa a la documentaci´n disponible (para poder acceder a ella cuando no est´ conec- o e tado). Los foros con informaci´n para novatos, las referencias a experiencias de o otros usuarios, las listas de correo donde pueda hacer preguntas, etc. ayudar´n a a que el usuario saque r´pidamente partido de tu programa. a En general, procura dar facilidades al usuario. Ten en cuenta que en muchos casos la primera impresi´n que se llevar´ del proyecto ser´ el sitio web. Si puede o a a encontrar en ´l r´pidamente lo que busque, si la impresi´n general es buena, ya e a o tienes dado un primer paso muy importante. Luego, cuida la instalaci´n. Si es o posible, que no tenga que hacer nada salvo lo habitual en su distribuci´n. Si el o usuario llega a ese punto, el resto ya puedes dejarlo en manos de tu maravilloso programa... Ya que est´s en ello, aprov´chate a e Cuando tengas listo el sitio web, y la primera versi´n de tu programa que o quieras liberar, haz todo el ruido que puedas. Aprov´chate de los medios de difu- e si´n que la comunidad del software libre pone a tu disposici´n. Por ejemplo, sube o o un anuncio a FreshMeat. Avisa en las listas de novedades y en las especializadas, seg´n el tipo de programa que hayas hecho. Y ofrece en tu sitio listas donde u cualquier interesado pueda recibir a partir de ese momento novedades sobre el programa.
    • 54 Jes´s M. Gonz´lez Barahona u a Como autor de un programa libre, hay m´s recursos de los que te puedes a beneficiar, pues est´n puestos a disposici´n de los desarrolladores de esta comu- a o nidad. Los m´s significativos son sitios como SourceForge, Savannah o BerliOS, que a proporcionan una infraestructura gen´rica para el desarrollo de proyectos, muy e similar a (y m´s completa que) la expuesta en el apartado anterior. Adem´s, a a su uso tambi´n servir´ en cierta medida de medida de promoci´n, ya que sus e a o servicios de b´squeda de proyectos son cada vez m´s usados cuando se quiere u a encontrar un software dado. Y esto es s´lo el principio o Liberar un programa puede ser tan simple como ponerlo en la red, o tan complejo como quieras, si tratas de hacerlo con el mayor impacto posible, y benefici´ndote lo m´s que puedas de ello. Pero lo hagas como lo hagas, es s´lo a a o el principio. Es posible que a pesar de tus esfuerzos no logres interesar a nadie con tu fabuloso programa. O quiz´s todo lo contrario: puede que te sorprendas a de la gran expectaci´n que tu juguete causa ah´ fuera. En este caso, prep´rate o ı a para satisfacer a tus nuevos usuarios, y quien sabe si incluso a desarrolladores que ilusionados por tu trabajo, est´n m´s que dispuestos a contribuir con sus e a ideas, su tiempo y su trabajo a tu proyecto. Ten en cuenta que la gesti´n de un proyecto libre no es algo que salga gratis, o ni en tiempo ni en recursos, y que en el largo plazo tendr´s que tenerla muy a en cuenta, si quieres que el proyecto sea exitoso. Hace falta unas habilidades especiales, habitualmente bastante distintas de las del programador solitario para saber motivar, atender y satisfacer a un grupo de colaboradores voluntarios, y a una buena cantidad de usuarios. En cualquier caso, hay cosas que se pueden aprender al respecto, pero eso queda ya para otro art´ ıculo. Como ultimo comentario sobre la liberaci´n de tu proyecto, ten en cuenta ´ o que si tienes suerte, y sabes gestionarla, puede que veas florecer las m´s puras a esencias del mundo del software libre a tu alrededor... Y de todas formas, lo que es seguro es que de todas formas merecer´ la pena. ¿No crees? a c Jes´s M. Gonz´lez Barahona. u a Se otorga permiso para copiar y distribuir este art´ ıculo completo en cual- quier medio si se hace de forma literal y se mantiene esta nota
    • Con todo al aire Jes´s M. Gonz´lez Barahona u a Publicado originalmente en la revista TodoLinux N´mero 31, p´g. 12-13, Abril de 2003 u a Una de las caracter´ısticas diferenciadoras del software libre es que su c´digo o fuente est´ al alcance de cualquiera que desee leerlo. Pero ´sta no es, ni mucho a e menos, la unica informaci´n p´blica que mantiene habitualmente un proyecto ´ o u de software libre. Tambi´n suele haber listas de correo electr´nico, sistemas de e o gesti´n de errores, documentaci´n en p´ginas web, etc., etc. Esta apertura, este o o a esfuerzo porque gran parte de la informaci´n relacionada con el proyecto sea o p´blica, sorprende a muchos, y especialmente cuando se compara con la situaci´n u o en el mundo del software propietario, donde no s´lo el c´digo fuente suele ser un o o secreto muy bien guardado, sino que se esconden los errores del programa o no hay detalles sobre su arquitectura o las decisiones de dise˜o que le afectan. n ¿Por qu´ en el software libre es habitual poner tanta informaci´n a disposici´n e o o de quien la quiera ojear? ¿Qu´ se gana con ello? ¿Se pierde algo? e Lo habitual es publicar Desde hace tiempo, los proyectos de software libre suelen publicar (en el sentido de permitir el acceso de cualquiera) la mayor parte de la informaci´n que o manejan. Esto incluye, por supuesto, el c´digo fuente de las diferentes versiones o de los programas que liberan. Pero habitualmente, hay mucho m´s. a Por ejemplo, normalmente est´ disponible no s´lo el c´digo de esas versiones a o o liberadas, sino toda la historia de desarrollo: cada cambio, cada l´ ınea a˜adida o n quitada, anotada con el momento en que se hizo, qui´n lo hizo... Esta informaci´n e o se suele mantener en un sistema de control de versiones, habitualmente CVS. Un vistazo al CVS del proyecto permite conocer, con todo detalle, su historia ´ ıntima. Se puede saber qui´n est´ haciendo m´s contribuciones ahora mismo, o e a a qui´n las hac´ hace tres a˜os. Qu´ tipo de modificaciones est´n teniendo lugar, e ıa n e a o qu´ nuevas funcionalidades se est´n a˜adiendo, y c´mo. No cualquiera puede e a n o escribir en estos archivos de CVS, pero cualquiera puede usar una cuenta de s´lo o lectura. Tambi´n es normal que las listas de correo donde se discuten los problemas y e se toman las decisiones relacionadas con el proyecto sean abiertas, en el sentido que cualquiera puede al menos leerlas, y en muchos casos apuntarse y participar en las discusiones. Quiz´s por este motivo hay quien tiene la idea de que en a los proyectos de software libre hay muchas enemistades y muchas discusiones: porque todo tiene lugar en p´blico, en ese escenario que supone el archivo de u la lista de correo de desarrolladores. Desde luego, cada proyecto hace las cosas de una forma, pero no es raro poder asistir, en primera fila, a los debates sobre
    • 56 Jes´s M. Gonz´lez Barahona u a qu´ funcionalidad a˜adir a un programa, c´mo corregir un error, o si tal c´digo e n o o es o no es de la calidad suficiente como para poder ser incluido. Otro tipo de informaci´n muy habitual entre la que proporciona cualquier o proyecto es la lista de errores conocidos (pasados y presentes) y de los arreglos (parches) que se han usado para corregirlos. Esta informaci´n suele almacenarse o en los sistemas de control de errores (bug tracking systems), e incluye datos muy detallados sobre qui´n descubri´ el error, en qu´ condiciones, qu´ proceso se e o e e sigui´ para resolverlo, si est´ ya resuelto o no.... o a Y as´ se puede continuar con la lista de informaci´n p´blica, que es diferente ı o u en cada caso, pero que habitualmente se mantiene abierta de forma completa- mente deliberada. La informaci´n ha de ser libre o Desde luego, no hay una unica raz´n para que los proyectos de software libre ´ o permitan un acceso muy completo a toda la informaci´n que generan. Por un lado o tenemos razones meramente pr´cticas, que voy a tratar un poco m´s adelante. a a Pero por otro lado tenemos tambi´n poderosas razones ´ticas: la informaci´n e e o sobre un proyecto libre deber´ ser libre. Por ejemplo, en el Contrato Social de ıa 1 Debian (en el que los desarrolladores del proyecto exponen su compromiso con los usuarios) se puede leer en uno de sus apartados: “No esconderemos Problemas. Mantendremos nuestra base de datos de informes de errores abierta a acceso p´blico en todo momento. Los infor- u mes que los usuarios env´en en l´nea se har´n visibles inmediatamente al ı ı a resto.” En este caso, los desarrolladores de Debian consideran esto una obligaci´n o con sus usuarios, no s´lo un asunto meramente pr´ctico, que puede tener m´s o o a a menos ventajas. Es parte de la ´tica que les lleva a producir su distribuci´n de e o GNU/Linux, y a hacerlo de una cierta manera. En otras palabras: en el mundo del software libre es habitual encontrarse con la opini´n de que la informaci´n ha de ser libre. Y eso se aplica no s´lo al software o o o que se produce, sino a todo lo que le rodea. Digamos que, de alguna manera, el libre correr de la informaci´n es algo que impregna la mayor parte del mundo o del software libre de una forma casi natural. Puede sorprender al principio, pero cr´eme, una vez que lo has probado no es algo que quieras dejar... e Si te sientes parte, quiz´s participes... a Obviamente, las razones ´ticas no son las unicas para permitir el acceso a e ´ gran parte de la informaci´n sobre los proyectos. Tambi´n hay poderosas razones o e 1 http://www.debian.org/social_contract.es.html
    • Con todo al aire 57 pr´cticas. Y entre ellas, quiz´s la m´s clara es el efecto implicador que tiene a a a discutir las cosas en p´blico, el dejar que otros vean lo que has hecho, con todo u el detalle posible. Un d´ te encuentras con un problema en un programa libre que est´s usando. ıa a Se te ocurre ir al sitio web que mantiene el proyecto que lo crea. Ves que se pueden enviar informes indicando errores que se hayan encontrado, y env´ uno ıas explicando ese problema. Al cabo de un tiempo, alguien te responde y te dice que el asunto se est´ discutiendo en la lista de desarrolladores. Te apuntas a ver a qu´ se dice. Despu´s de leer varias opiniones, te animas a dar la tuya. Alguien e e considera tu aportaci´n y empieza a codificar un parche usando tus ideas. T´ lo o u ves, y le respondes refinando un poco el c´digo. Te dice que estupendo, que lo o mires en el CVS, que ya lo ha subido. Al ir a mirarlo, te das una vuelta por los fuentes y ves un sitio donde el c´digo se podr´ optimizar un poquito. Como ya o ıa est´s en la lista de desarrolladores, lo comentas all´ Y unas semanas despu´s a ı... e te has convertido en uno de los desarrolladores del proyecto. Desde luego, este escenario es ideal. Muchas veces ni siquiera te animas a informar del problema que te has encontrado. Pero de vez en cuando estas cosas pasan... Si conoces a alg´n desarrollador de software libre, preg´ntale c´mo em- u u o pez´. No son pocas las ocasiones en que te responder´ algo como: “Encontr´ un o a e problema en un programa, fui al sitio web...” ¿Te ha pasado a ti? En cualquier caso, est´ claro que si se da cancha a la gente, muchas veces a hay quien se anima a participar. Es m´s f´cil conseguir colaboradores si permites a a acceso f´cil a toda la informaci´n que necesiten, y si ayudas a que sea f´cil sentirse a o a parte del proyecto. Y es m´s f´cil que haya quien se sienta parte del proyecto si a a le permites participar en los debates, y contribuir f´cilmente con sus opiniones a (y su c´digo). Muchas veces la gente se pregunta eso de “¿y por qu´ va nadie o e a colaborar con un proyecto de software libre?”. Sin duda, ´sta es una de las e respuestas posibles: porque se siente implicado en ´l.e Si hay problemas, mejor que se sepan Si se quiere mantener algo seguro, hay dos opciones: esconder los problemas que presente, o arreglarlos. Por ejemplo, si no quieres que nadie entre en tu casa, pero no tienes puerta, puedes esconder la entrada (plantando un seto delante, por ejemplo), o puedes preocuparte de poner una puerta. Y en general, te encuentras a gente que prefiere plantar el seto, y a gente que s´lo se queda contento con la o puerta puesta... ¿T´ de cu´les eres? u a Normalmente el asunto no es tan obvio. A veces no es la puerta lo que falta, sino que hay una ventana que te has dejado abierta, y no te has dado cuenta. ¿Qu´ es mejor, ignorarlo, hasta que alguien trate de entrar por ella, o enterarte e ´ cuanto antes, y cerrarla? Este es habitualmente el dilema en la seguridad de los programas de ordenador. Hay quien conf´ en que si aparece un error, nadie ıa se entere, y ya se solucionar´ cuando se pueda. Y hay quien prefiere que el a
    • 58 Jes´s M. Gonz´lez Barahona u a problema sea p´blico lo antes posible, de forma que la gente pueda colaborar en u solucionarlo, y haya una presi´n real para que esa soluci´n llegue cuanto antes. o o Es en este sentido en el que hay que entender el p´rrafo del Contrato Social de a Debian que mencion´ m´s arriba. e a En general, en el mundo del software libre se considera que ocultar los pro- blemas es una mala estrategia, y no s´lo de seguridad. Es mejor airearlos, que o participen en su resoluci´n todos los que quieran, y que la propia presi´n que o o causa sobre los desarrolladores el compromiso de mantener la informaci´n p´blica o u les empuje a resolver los problemas lo antes posible. El debate sobre qu´ hacer en caso de problemas (publicarlos o tratar de e mantenerlos en secreto) es viejo, y hay muchas opiniones en un sentido y en otro. Pero una vez que has decidido dejar tu c´digo fuente al aire no hay mucho donde o elegir. As´ que llevando al m´ximo la transparencia, el mundo del software libre ı a trata de explotar las ventajas del escrutinio p´blico. Probablemente ´sta sea la u e raz´n fundamental de que un proyecto con suficiente masa cr´ o ıtica tenga pocos problemas de seguridad, y cuando ´stos aparecen, se resuelvan de forma r´pida. e a Malamente se puede ayudar si no se sabe en qu´ e Si ya se ha decidido colaborar con un proyecto de software libre (o simplemen- te, despu´s de ir aproxim´ndose poco a poco, un d´ te has encontrado metido e a ıa en uno de cabeza), es mucho m´s f´cil colaborar de forma util si se sabe mu- a a ´ cho sobre ´l. Por ejemplo, si se puede buscar de forma simple, entre la lista de e errores conocidos, uno que apetezca arreglar. O si ante un problema cualquiera se pueden buscar antecedentes y debates relacionados en las listas de correo del proyecto. O si mirando un fragmento de c´digo se puede echar un vistazo a su o historia, y quiz´s hasta a los motivos para irlo cambiando... a En general, cuando uno comienza a colaborar en un proyecto libre, si puede ponerse pronto al d´a, y encontrar por s´ mismo toda la informaci´n que necesita, ı ı o ser´ m´s f´cil integrarse en ´l, y sobre todo la colaboraci´n ser´ m´s productiva. a a a e o a a O al menos, ´sa es la idea. e La verg¨ enza torera u Si est´s orgulloso de lo que haces, y de c´mo lo haces, te gustar´ que todo el a o a mundo lo vea. Por otro lado, cuando est´s trabajando, normalmente no act´as a u de la misma forma si el fruto de tu trabajo va a ser p´blico, y mucha gente u va a tener la oportunidad de examinarlo y admirarlo (o criticarlo), que si nadie (m´s que quiz´s tu jefe) va a poder verlo. En el mundo del software propietario, a a s´lo tus colegas m´s cercanos, los que est´n en tu propio equipo, pueden ver o a a los resultados de tu trabajo (el c´digo que has escrito, los errores que se han o detectado en ´l, las decisiones de dise˜o que has tomado). As´ que si metes la e n ı
    • Con todo al aire 59 pata, no se nota tanto... S´lo lo sabr´ tu entorno m´s cercano, que probablemente o a a ser´ condescendiente (ya sabes: hoy por ti, ma˜ana por m´ a n ı). Pero en el mundo del software libre, tus verg¨enzas est´n al aire. Si escribes u a un c´digo que es manifiestamente malo, o si hay en ´l un error de bulto, detectado o e desde hace meses, y no has hecho nada por corregirlo (o lo has corregido mal), cualquiera puede verlo. De alguna manera, es como trabajar en la calle, a la vista de todo el mundo. O quiz´s m´s: trabajar a la vista de muchos profesionales, a a como t´, que sin duda est´n capacitados para juzgar tu trabajo. Por eso muchas u a veces se dice que en el mundo del software libre es habitual la meritocracia. Es dif´ que no sea as´ porque aqu´ todo el mundo conoce la vida y milagros de ıcil ı, ı los dem´s: basta con ojear el CVS. a En general, este control (la verg¨enza torera de saberte expuesto a los ojos u de tus pares) ha mostrado ya ser muy util para conseguir la excelencia en otros ´ ambitos (como por ejemplo, el trabajo cient´ ´ ıfico), y probablemente est´ en la a ra´ de las altas productividades, y de la buena calidad del trabajo de tantos ız desarrolladores, que se observa en el mundo del software libre. ¿No ser´ esto de aplicaci´n en muchos otros ´mbitos? a o a Desde luego, mucho de lo que se ha comentado hasta aqu´ no es exclusivo ı del software libre. Es m´s que posible que otros ambitos, y sobre todo los re- a ´ lacionados con el proceso de informaci´n y con la creaci´n de conocimiento, se o o beneficiar´ mucho de poner gran cantidad de informaci´n interna a disposici´n ıan o o del p´blico en general. Pero hay que reconocer que esto supone un gran cam- u bio en la mentalidad habitual, centrada en lavar los trapos sucios en casa, y en mostrar hacia el exterior s´lo lo que es percibido como buena imagen. o Eso s´ el mundo del software libre aporta un caso de ejemplo de c´mo tener ı, o paredes de cristal puede ser beneficioso para el desarrollo de un proyecto. Pero a´n queda por saber si realmente hay relaciones causa-efecto (por ejemplo: los u proyectos libres que son m´s transparentes, ¿son tambi´n los m´s productivos, y a e a los de mayor calidad?), y si esta forma de funcionamiento es realmente trasladable a otros ambitos. ´ Una vez m´s, el mundo del software libre est´ transitando por terreno inex- a a plorado... pero muy prometedor. c Jes´s M. Gonz´lez Barahona. u a Se otorga permiso para copiar y distribuir este art´ ıculo completo en cual- quier medio si se hace de forma literal y se mantiene esta nota.
    • 60 Jes´s M. Gonz´lez Barahona u a
    • KDE o GNOME, ¿es ´sa la cuesti´n?, ¿es la e o cuesti´n GNOME o KDE? o Jes´s M. Gonz´lez Barahona u a Publicado originalmente en la revista TodoLinux N´mero 6, p´g. 12-13, Febrero de 2001 u a Hace unos a˜os no dispon´ n ıamos de ning´n entorno de escritorio en el mundo u del software libre. Este vac´ lo han llenado dos proyectos que hoy son muy cono- ıo cidos: GNOME y KDE. Cada uno proporciona un sistema de desarrollo propio y dispone de su buena cantidad de aplicaciones. Ambos funcionan en muchas pla- taformas, y ambos est´n compuestos completamente por software libre. Ambos a tienen detr´s organizaciones y empresas que los apoyan, y nutridas cantidades a de usuarios satisfechos. Todo parece mucho mejor que hace unos a˜os... n Pero sin embargo, hay dos pol´micas recurrentes sobre esta situaci´n. Una e o consiste en preguntarse si KDE o GNOME, si GNOME o KDE. Cu´l es mejor, a cu´l es m´s libre, cu´l es m´s r´pido, m´s usable, cu´l es mejor para tal o cual a a a a a a a tarea. La otra trata sobre la duplicaci´n de esfuerzos: ¿No ser´ mejor tener un o ıa solo entorno de escritorio libre, y centrar en ´l los esfuerzos de los desarrolladores e de software libre? Voy a echar m´s le˜a al fuego terciando en ambas. a n ¿Cu´l lava m´s limpio? a a Igual que hay gente del Madrid o del Barcelona, hay gente de KDE o de GNOME. No son mayor´ entre los usuarios de ninguno de los dos sistemas, ıa pero son muy ruidosos. Igual que hay quien apoya a su equipo manque pierda, hay quien apoya a su entorno por motivos relativamente irracionales. En algunos casos porque es el unico que han probado. Otras veces porque alguien les ha ´ dicho que es mejor. O porque una vez probaron el otro y se les colg´. O porque o les gusta mucho c´mo habla Miguel de Icaza, o porque les parece un chulo. O por o alguna entre miles de razones m´s. A veces, incluso por motivos m´s racionales a a como pruebas de rendimiento, funcionalidad de algunas aplicaciones, u otros argumentos m´s o menos objetivos. Hasta aqu´ todo normal. A m´ hace tiempo a ı ı que me gusta m´s XEmacs que Emacs, Debian que Red Hat, bash que tcsh,... Cada a uno tenemos nuestras preferencias, que para eso somos cada uno. Pero en el caso de GNOME y KDE la discusi´n es muchas veces exagerada. o No hay forma de sacar el tema en BarraPunto sin que la cuenta de comentarios suba hasta las estrellas. Aparecen por todas partes fan´ticos de los dos sistemas. a Los argumentos llegan a bordear los insultos. Desde luego, hay pocos temas que levanten tantas pasiones en el mundo del software libre, salvo quiz´s lasa preferencias por la licencia GPL o por la BSD (lo que me da una idea para otro comentario, para otro d´ Se discuten los modelos de desarrollo, la personalidad ıa).
    • 62 Jes´s M. Gonz´lez Barahona u a de los l´ ıderes de los proyectos, la velocidad de ejecuci´n, el espacio que ocupa en o disco y el color de la alfombrilla de rat´n que mejor hace juego con el tema por o defecto de cada uno de ellos. Uno acaba un poco cansado de todo esto. ¿Es que no es posible decidir de una vez por todas cu´l es el mejor de los dos sistemas, y zanjar la discusi´n? a o ¿Es que no hay estudios m´s o menos imparciales donde se analicen todos los a aspectos, y se llegue a alguna conclusi´n? La respuesta es no. No s´ si afortunada o e o desgraciadamente, pero es no. Y es dif´ pensar que podr´ ser de otra forma. ıcil ıa Los dos sistemas son muy complejos, y simplemente hay demasiados aspectos a tener en cuenta como para poder decir de forma binaria, marcando a uno como el ganador y arrojando al otro al abismo. Pero podemos ir un paso m´s all´: ¿Realmente importa tanto esta discusi´n? a a o Despu´s de empezar asistiendo como espectador a estas batallas verbales, despu´s e e de picar m´s de una vez y tomar partido en ellas, despu´s de aburrirse de ellas, a e alg´n d´ uno llega a la pregunta del mill´n: ¿Realmente importa tanto? u ıa o Si no fuera porque hay tantas pasiones por medio, la respuesta parece f´cil. Si a est´s contento, sigue usando lo que prefieras. Y no te metas con el resto. F´cil de a a decir, desde luego. Pero ¿y si resulta que el otro es mejor? Y vuelta a empezar. Pero no, hombre, da igual. No le des vueltas. Recuerda: ¿Realmente importa tanto? Y cuando uno est´ finalmente a gusto con su GNOME, vienen los de a KDE y sacan nueva versi´n. Y vuelta a empezar... ¿Verdad que es cansado? o Dos mejor que uno o uno mejor que dos Ahora m´s en serio. ¿Es bueno tener dos entornos de escritorio con metas a similares? ¿No es una duplicidad de esfuerzos absolutamente innecesaria? ¿Es que estamos tan sobrados en el mundo del software libre que podemos permitirnos estos lujos? ¿Para cu´ndo la gran unificaci´n entre KDE y GNOME? a o Una de las opiniones que m´s se oyen en relaci´n a este tema es que no es a o bueno duplicar esfuerzos. Otra versi´n de lo mismo es mejor centrarse en hacer o una buena aplicaci´n que dos mediocres. Sin embargo, yo creo que para los gustos o hay colores, que no es bueno meter todos los huevos en el mismo cesto, y que m´s vale p´jaro en mano que ciento volando. a a Para los gustos hay colores Tanto GNOME como KDE tienen sus propias metas, su propia forma de organizarse, su equipo de personas. Cada uno funciona de forma diferente, y los resultados de su trabajo son tambi´n diferentes. Claramente, si tenemos en e cuenta que ambos se mueven en el mismo ambito, y ambos est´n dentro de la ´ a misma comunidad (la del software libre), esta situaci´n produce inevitablemente o duplicidad de esfuerzos y trabajos repetidos. Y sin embargo, a todo el mundo nos gusta elegir. Hay quien prefiere coches r´pidos, quien los prefiere grandes, a y quien prefiere ir en bicicleta o andando. ¿Por qu´ no vamos a querer poder e
    • KDE o GNOME, ¿es ´sa la cuesti´n? e o 63 elegir tambi´n dentro del mundo del software libre? Mientras KDE y GNOME e se mantengan libres, podemos decidir cu´l de los dos preferimos de acuerdo con a nuestros gustos y seg´n nuestras necesidades. O utilizar lo que nos parezca mejor u de cada uno de ellos. Adem´s de permitir a los usuarios que elijan, hay otra consecuencia deseable: a los dos proyectos compiten por la aceptaci´n de los usuarios. Ninguno de ellos o puede quedarse muy atr´s, o se arriesgar´ a perder la masa cr´ a a ıtica que necesita para desarrollarse. La comunidad del software libre no es tonta: si uno de los dos sistemas llega a ser claramente mejor que el otro la mayor´ del desarrollo, de los ıa recursos, y de la base de usuarios se ir´ con ´l. Y esto impone una formidable a e presi´n en ambos proyectos, que les obliga a mejorarse cada d´ De lo cual no o ıa. podemos m´s que beneficiarnos todos. a De todas formas, y teniendo en cuenta la competencia feroz entre KDE y GNOME, no hay que olvidar que ambos est´n desarroll´ndose dentro de la misma a a comunidad, y que el uso de licencias libres garantiza que cada uno de ellos puede aprovecharse de mucho de lo que desarrolla el otro. Al fin y al cabo, es bueno recordar que estamos en una de las pocas comunidades donde copiar (dando el cr´dito adecuado, claro) est´ bien visto. De esta manera estos dos sistemas no s´lo e a o compiten, sino que adem´s colaboran, incluso sin plantearse esta colaboraci´n a o como objetivo, porque cada uno pone a disposici´n de la comunidad (y en ella o est´ su proyecto rival) todo el c´digo fuente que ha desarrollado. a o No es bueno meter todos los huevos en el mismo cesto Es bien conocido que si se depende de algo de forma cr´ ıtica, es mejor du- plicarlo. Si falla una de las instancias, siempre quedar´ la otra. De la misma a forma, creo que es muy bueno tener dos grupos de desarrolladores trabajando en el mismo tipo de cosas. Como cada uno tiene una organizaci´n y una forma o de hacer las cosas diferente, es poco probable que ambos fallen y no consigan sus objetivos. Y no s´lo en t´rminos absolutos. Tambi´n en t´rminos relativos, o e e e cada uno de nosotros tenemos unas necesidades que potencialmente cualquiera de los dos proyectos puede satisfacer. Si, por los motivos que sea, pasa el tiempo y uno de los dos proyectos no lo consigue, siempre podemos volver nuestra vista al otro: quiz´s tengamos all´ lo que necesitamos. a ı M´s vale p´jaro en mano que ciento volando a a Por encima de todo, la discusi´n sobre si se duplican o no esfuerzos, y sobre o si es bueno o no tener dos proyectos en lo mismo es bastante est´ril. Ha quedado e claro muchas veces que vamos a tener GNOME y KDE para rato, con m´s o a menos coordinaci´n. Y cada uno de ellos lleva ya tiempo produciendo resultados o en forma de aplicaciones utilizables. Por lo tanto, es mucho mejor aceptar las cosas como son que perder el tiempo quej´ndose y explicando c´mo podr´ ser. a o ıan Si por alg´n motivo alguien cree que es conveniente una unificaci´n de los dos u o
    • 64 Jes´s M. Gonz´lez Barahona u a proyectos, que trabaje para conseguirlo. Pero creo que ser´ bueno que no gaste ıa su tiempo en desprestigiar a uno de ellos (o a los dos). Que no se centre demasiado en lo que podr´ ser, sino que trabaje en lo que es. Y sobre todo, creo que es ıa especialmente bueno no escarbar en los problemas personales que pueda haber entre desarrolladores de uno y otro proyecto (o incluso inventar esos problemas): no lleva a ning´n sitio. O al menos a ning´n sitio que beneficie a alguien. Como u u dice un amigo, mejor discutir menos y tirar m´s l´ a ıneas (de c´digo). o Conclusiones En el mundo del software libre tenemos la suerte de tener dos proyectos que nos est´n trayendo entornos de escritorio estupendos. Tenemos la suerte de a que ambos est´n mejorando cada d´ produciendo m´s y m´s aplicaciones que a ıa, a a nos ayudan a trabajar m´s a gusto. Tenemos la suerte de poder elegir, y de a poder combinar lo mejor de ambos mundos. ¿Realmente crees que ser´ mejor ıa la situaci´n si s´lo hubiese KDE o GNOME? ¿No es mucho mejor tener KDE y o o GNOME? ¿Y no es estupendo que ambos sean software libre? Resumiendo, creo que la pregunta ¿GNOME o KDE?, que podr´ tener sen- ıa tido desde un punto de vista estrictamente t´cnico en un momento dado, no e tiene mucho sentido desde un punto de vista m´s global. Igual que no es mejor a el caf´ con leche o el caf´ solo, a unos nos gustar´ m´s GNOME y a otros KDE. e e a a Y a otros muchos ambos. Y si no nos gustan, siempre podemos colaborar en los proyectos, y mejorarlos (aunque probablemente colaborar en uno s´lo ya sea o suficiente). Y luego est´n, claro, los que prefieren un terminal en modo texto, y pasan a completamente de GNOME, KDE e incluso del rat´n y los iconos... Pero eso o s´ que es otra historia. ı c Jes´s M. Gonz´lez Barahona. u a Se otorga permiso para copiar y distribuir este art´ ıculo completo en cual- quier medio si se hace de forma literal y se mantiene esta nota
    • La educaci´n y el conocimiento libre o Uno de los denominadores comunes de muchos de los autores cuyos art´ ıculos se recogen en esta colecci´n es su estrecha relaci´n con el mundo de la docencia, o o en particular con la docencia universitaria en el campo de la inform´tica. Por eso, a cuentan con una especial sensibilidad para temas relacionados con la educaci´n o y la difusi´n de conocimiento. o El uso de herramientas inform´ticas libres se est´ convirtiendo en habitual a a en institutos y universidades en los ultimos a˜os. Esto es debido a varias ca- ´ n racter´ısticas del software libre que se tornan en grandes ventajas de cara a la docencia, como se puede leer en Software libre en la ense˜anza inform´tica, el n a primero de los ensayos de esta parte. Pi´nsese, por ejemplo, en el hecho de que e los profesores pueden distribuir los programas de forma gratuita a sus alumnos o, muy importante en el caso de estudios inform´ticos, se puede inspeccionar el a c´digo fuente. o La posibilidad de inspeccionar el c´digo fuente y, en general la estructura de o los programas, puede parecer un hecho menor, pero sin lugar a dudas influye de manera notable en los planes de estudio de las carreras inform´ticas. As´ de las a ı, aplicaciones que casi todo usuario suele utilizar -sistemas operativos, suites de ofim´tica y recientemente aplicaciones para Internet-, s´lo los sistemas operativos a o y las aplicaciones para Internet suelen ser estudiadas de manera minuciosa en la universidad; las asignaturas de creaci´n de herramientas ofim´ticas brillan por o a su ausencia. Entre otras razones, podemos suponer que esto es debido a que hasta hace poco no hemos estado en disposici´n de conocer c´mo se construyen o o ni de estudiar de cerca casos pr´cticos de esas herramientas. Ciertamente, esto a est´ cambiando gracias al software libre y a las nuevas posibilidades que ofrece. a En este sentido, las universidades punteras est´n empezando a cambiar de a rumbo y empiezan a florecer iniciativas para dar difusi´n a sus cursos, algo que o hasta ahora lo hac´ como mucho los profesores a nivel particular. Esto no ıan es otra cosa que una generalizaci´n de las ideas que hacen al software libre y o aplicadas al conocimiento. En De c´mo el conocimiento puede ser libre se presenta o una iniciativa -probablemente la m´s conocida- por parte de una prestigiosa a universidad americana. Si ya ahora es una referencia, a partir de ahora y con iniciativas como ´sta, lo ser´ m´s. e a a Finalmente, en ¿Qu´ tiene que estudiar un inform´tico? se plantean una serie e a de ideas que ya han sido expuestas en los dos art´ ıculos anteriores, pero esta vez orientadas de manera concreta a las carreras de ingenier´ en inform´tica. Los ıa a
    • 66 Jes´s M. Gonz´lez Barahona u a lenguajes de programaci´n, los intereses de la industria inform´tica, la deontolog´ o a ıa profesional, etc. ser´n algunos de los temas tratados. a
    • Software libre en la ense˜ anza inform´tica n a Jes´s M. Gonz´lez Barahona u a Publicado originalmente en la revista TodoLinux N´mero 23, p´g. 12-13, Noviembre de 2002 u a Hace ya tiempo que, en mayor o menor medida, los ordenadores han entrado en las escuelas, en los institutos, y desde luego en las universidades. En muchos casos con ellos se practican conocimientos espec´ ıficamente inform´ticos, pero a cada vez m´s se usan sobre todo como herramienta para ense˜ar otro tipo de a n disciplinas, o simplemente para permitir a los alumnos practicar con herramientas gen´ricas (ofim´ticas, de consulta de web, etc.). e a La inmensa mayor´ de estos ordenadores utilizan software propietario, y en ıa particular alguna versi´n de Microsoft Windows y Microsoft Office. Sin embargo, o la elecci´n de estos programas raramente es una decisi´n meditada, ni suele estar o o basada en un an´lisis de las opciones disponibles. Es m´s, en muchos casos ni a a siquiera los responsables de esta decisi´n son consientes de que existen otras o opciones. Pero estas otras opciones existen, y entre ellas destaca por sus ventajas la basada en software libre. ¿Es ya hora de que el software libre ocupe en el mundo de la educaci´n un lugar destacado? o La situaci´n actual o La educaci´n (reglada o no) relacionada con la inform´tica es hoy d´ un mo- o a ıa nocultivo de algunas marcas de software propietario. Sin realizar en muchos casos ning´n estudio previo, se elige como plataforma para la formaci´n en t´cnicas u o e relacionadas con la la inform´tica la que se percibe como la m´s habitual. Sin a a pararse a pensar si esta es la mejor opci´n posible, se llega a confundir la intro- o ducci´n a la inform´tica con un curso de introducci´n a cierto sistema operativo, o a o los conocimientos sobre ofim´tica con el conocimiento de una cierta marca de a programa ofim´tico, o incluso la navegaci´n por el web con el manejo de cierto a o programa navegador. En general, mucha gente se ha aproximado al ordenador en un entorno donde la suposici´n impl´ o ıcita es que saber de inform´tica es lo mis- a mo que saber manejar ciertas herramientas propietarias, y fundamentalmente Microsoft Windows y Microsoft Office. En los casos en los que esta decisi´n se ha tomado mediante alg´n tipo de o u proceso racional, los motivos que suelen aducirse son los siguientes: Es mejor ense˜ar el uso de la plataforma dominante en el mercado, porque n as´ lo ense˜ado ser´ m´s util al alumno. ı n a a ´ Los propios alumnos piden que se les ense˜e el uso de ciertos programas, y n piensan que si se usan otros, los conocimientos les van a ser de menos utilidad. No hay muchas alternativas, y en cualquier caso, no hay alternativas con ventajas claras sobre el uso de la plataforma dominante.
    • 68 Jes´s M. Gonz´lez Barahona u a ¿Son estas razones v´lidas? ¿Merece la pena estudiar si es posible usar otro a tipo de programas para estas tareas? Mi planteamiento es que s´ Y eso implica la ı. negaci´n de las razones anteriores. Creo que no es mejor ense˜ar el uso de ninguna o n plataforma en particular, que s´ hay alternativas, y que los alumnos pueden ı pedir lo que sea, pero la labor del docente es precisamente orientarles sobre este particular como parte de la formaci´n inform´tica que les debe impartir. o a Otro planteamiento para la selecci´n de plataforma o inform´tica a Cuando se ense˜a carpinter´ no se ense˜a c´mo usar una marca determinada n ıa n o de martillos o de sierras el´ctricas. Cuando se ense˜a a escribir no se ense˜a e n n el uso de una marca de plumas o bol´ ıgrafos determinada. ¿Por qu´ cuando se e ense˜a inform´tica, s´ parece razonable ense˜ar a usar una determinada marca de n a ı n programas? ¿Hay razones para eso, o simplemente hemos perdido nuestro sentido com´n? u Yo creo que ocurre m´s bien lo segundo. No veo razones objetivas para que a cuando se ense˜a inform´tica, y especialmente cuando se ense˜a la inform´tica n a n a como herramienta, deba hacerse algo distinto de lo que se hace en otros contextos. Por ejemplo, creo que debe ense˜arse c´mo funciona un procesador de texto en n o general, y no los detalles del uso de Microsoft Word (o de ning´n otro procesador u de texto) en particular. Naturalmente habr´ que hacer unas pr´cticas, y en ellas a a habr´ que utilizar una herramienta dada. Pero en una clase de carpinter´ no se a ıa atender´ en las clases pr´cticas a los detalles de las herramientas de cierta marca, a a sino que se utilizar´n de la forma lo m´s gen´rica posible. De la misma forma, a a e en la ense˜anza de inform´tica deber´ utilizarse las herramientas de la forma n a ıan lo m´s gen´rica y reutilizable posible. As´ podr´ usarse Microsoft Word para a e ı, ıa mostrar los aspectos gen´ricos de un procesador de texto, y para fijar las ideas e que se hayan introducido en las clases te´ricas (si es que hay clases te´ricas). o o Si las cosas se hacen de esta forma, ya no tiene mucho sentido tratar de usar la herramienta que m´s usuarios tiene. Lo m´s razonable ser´ usar la herramienta a a a que m´s ventajas docentes presente. Si la ense˜anza se hace de forma adecuada, a n y el alumno aprende realmente el uso gen´rico de un tipo de herramientas, le e ser´ f´cil y r´pido adaptarse a un programa dado de esa categor´ a a a ıa. Las ventajas del software libre en la educaci´n o Si estamos de acuerdo en este planteamiento docente, podemos pasar a ver cu´les son las ventajas docentes que presenta el software libre para la ense˜anza a n de la inform´tica. Entre otras, creo que las siguientes son las m´s importantes: a a El software libre puede adaptarse a las necesidades docentes de un curso dado. Puede, por ejemplo, modificarse para ofrecer a los alumnos una ver- si´n simplificada. O darle una apariencia adecuada a los conocimientos del o
    • Software libre en la ense˜anza inform´tica n a 69 alumno (por ejemplo, similar a la de las herramientas con las que el alumno est´ familiarizado). a Si se usan programas libres, el alumno puede reproducir todo el entorno de pr´cticas, con total exactitud, en cualquier otro ordenador. En particular, por a ejemplo, en el ordenador de su casa, donde podr´ practicar c´modamente. Y a o todo esto, naturalmente, sin ning´n problema de licencias, y sin costes extra u para el alumno. As´ para cada curso se podr´ estampar un CD que incluya ı, ıa todas las herramientas utilizadas, que se repartir´ a los alumnos para que ıa saquen sus propias copias. Adem´s de las herramientas b´sicas utilizadas en el curso, es f´cil y econ´mico a a a o utilizar marginalmente otras similares, para que el alumno pueda experimen- tar con las diferencias entre herramientas parecidas. Por ejemplo, en un curso donde se ense˜e a navegar por Internet, puede usarse Mozilla como herramien- n ta b´sica, pero tambi´n poner a disposici´n de los alumnos Konqueror y lynx, a e o para que puedan jugar tambi´n con ellos. De hecho, los alumnos interesados e podr´n utilizar una gran cantidad de programas, que se pueden incluir en el a CD del curso, como complemento a las ense˜anzas b´sicas. n a En el caso de que la ense˜anza sea para inform´ticos, para gente que pue- n a de entender (y tiene que entender) las interioridades de las herramientas, la disposici´n del c´digo fuente es fundamental. Esto permite, con gran facili- o o dad y sin problemas de licencias ni acuerdos especiales con los fabricantes, ver c´mo est´n hechas algunas herramientas reales, de calidad comercial. Y o a de esta forma, ense˜ar con el ejemplo, que es una de las mejores formas de n ense˜ar inform´tica. n a Si todo el software utilizado es libre, el docente puede ponerlo a disposici´n o de otros docentes. De esta forma se pueden preparar paquetes, disponibles mediante Internet, que incluyan la documentaci´n y los programas usados. o As´ el mismo curso podr´ ser reproducido en cualquier otra parte del mundo. ı, a En general, parece razonable que las entidades educativas, y muy especial- mente las que se financian con dinero p´blico, no favorezcan unas empresas u sobre otras. De hecho, el favorecer a una empresa sobre otra en la educaci´n o es especialmente grave, pues da a la empresa favorecida una ventaja enorme sobre la competencia: los alumnos est´n formados para utilizar sus productos, a y por tanto preferir´n usarlos frente a los de la competencia, incluso si son a peores o m´s caros. Con el software libre esto no ocurre, ya que cualquier em- a presa puede comercializar y vender servicios para cualquier producto libre. Por ejemplo, aunque hoy es SUN quien mantiene y comercializa OpenOffi- ce.org, no hay motivos para que cualquier competidor suyo no pueda hacer lo mismo. Como puede verse, estas ventajas del uso de software libre en la ense˜anza n no lo son s´lo frente a un programa propietario dado, sino frente a cualquier o programa propietario. Como ya se ha explicado, simplemente por el cambio de Microsoft Office por OpenOffice.org, por ejemplo, no experimentaremos en toda
    • 70 Jes´s M. Gonz´lez Barahona u a su amplitud estas ventajas. Es preciso cambiar tambi´n el enfoque de la en- e se˜anza, pasando de mostrar los detalles de un programa dado a explicar los n fundamentos generales de un tipo de programas. ¿Est´ GNU/Linux suficientemente maduro? a Pero a´n suponiendo que estemos de acuerdo en que el software libre tiene u ventajas en el entorno educativo, es preciso que sea posible ense˜ar con ´l. En n e otras palabras, ¿hay software libre con calidad y estabilidad suficiente para poder ense˜ar us´ndolo? Y m´s concretamente, qued´ndonos en el mundo GNU/Linux, n a a a ¿est´ GNU/Linux suficientemente maduro como para ser una opci´n a la hora a o de elegir plataforma? Naturalmente, la respuesta a esta pregunta depende mucho del tipo de en- se˜anzas al que nos estemos refiriendo. Desde hace a˜os, es com´n utilizar en- n n u tornos GNU/Linux para cursos de programaci´n, sistemas operativos o redes de o ordenadores en universidades de todo el mundo. Luego en esos ambitos, la res- ´ puesta no puede ser m´s que un simple s´. Pero... ¿qu´ ocurre cuando estamos a ı e hablando de clases de introducci´n a la inform´tica, o de ofim´tica, o en general o a a de clases para alumnos con pocos conocimientos inform´ticos? En otras palabras, a ¿est´ GNU/Linux listo para su uso en cursos donde se ense˜a inform´tica s´lo a n a o como una herramienta? Creo que hace unos pocos a˜os, la respuesta a esta pregunta era un no ro- n tundo, o como mucho, un t´ ımido a veces. Sin embargo, hoy d´ estamos ya muy ıa cerca, o hemos llegado, al s´ rotundo. La instalaci´n de GNU/Linux es cada vez ı o m´s sencilla. Los sistemas de instalaci´n de las distribuciones actuales compiten a o en sencillez con cualquier otro sistema propietario, con lo que los alumnos pueden instalarse GNU/Linux en casa para practicar. Los entornos como GNOME y KDE hacen f´cil el uso del sistema para los usuarios novatos: ya no hace falta conocer a las ordenes m´s habituales de Unix para manejar una caja GNU/Linux. Y por fin ´ a tenemos las aplicaciones que permiten trabajar en muchos ambitos. Por ejemplo, ´ pueden mencionarse dos donde las cosas han cambiado claramente en los ultimos ´ a˜os: el tratamiento de im´genes y la ofim´tica. En el primero, programas como n a a el GIMP permiten la ense˜anza de pr´cticamente cualquier concepto relevante. n a En el segundo, la disposici´n de juegos de aplicaciones como KOffice u OpenOf- o fice.org permiten que ya se pueda aprender a manejar procesadores de texto u hojas de c´lculo usando s´lo software libre. a o Hay que reconocer que a´n hay pocas experiencias en este campo. Pero seg´n u u las herramientas mencionadas se van haciendo m´s conocidas, y los docentes a aprenden las ventajas que tiene su uso, iremos viendo c´mo m´s y m´s cur- o a a sos las utilizan para su parte pr´ctica. De hecho, tengo la impresi´n de que el a o ´ unico obst´culo importante que tendr´ el uso de software libre en la educaci´n a a o inform´tica dentro de muy poco tiempo ser´ el rechazo por parte de alumnos a a poco informados a no tener pr´cticas con las herramientas l´deres, y la falsa per- a ı
    • Software libre en la ense˜anza inform´tica n a 71 cepci´n de que est´n recibiendo una ense˜anza de segunda categor´ porque los o a n ıa programas que usen puedan descargarlos, gratuitamente, de la red. Para terminar... Creo que el uso del software libre en la educaci´n inform´tica tiene muchas o a ventajas. Pero lo m´s importante no es simplemente cambiar en la docencia a pr´ctica un programa propietario por otro libre, sino cambiar el enfoque de la a ense˜anza. En lugar de ense˜ar los detalles del funcionamiento de un programa n n concreto, ense˜ar los fundamentos de un tipo de aplicaciones, qu´ tipo de cosas n e pueden hacerse con ellas, y c´mo realizar tareas t´ o ıpicas utiliz´ndolas. Si hacemos a este cambio de planteamiento, que es de por s´ muy deseable, el paso al uso de ı programas libres ser´ m´s f´cil, y permitir´ un proceso educativo mucho m´s a a a a a productivo. Y en cualquier caso, si no estoy equivocado, ya hemos llegado al punto donde el entorno GNU/Linux sirve para ense˜ar al menos tan bien como cualquier otro. n Ahora s´lo hacen falta docentes que se atrevan a dar el paso que supone salirse o del camino tradicional y entrar en una nueva v´ Docentes que sean capaces de ıa. repensar sus cursos, y el planteamiento de sus pr´cticas. Docentes que quieran a ser la vanguardia de la ense˜anza de inform´tica... Y alumnos que sean capaces n a de aprovechar todas estas novedades. c 2001 Jes´s M. Gonz´lez Barahona. u a Se otorga permiso para copiar y distribuir este art´ ıculo completo en cual- quier medio si se hace de forma literal y se mantiene esta nota
    • 72 Jes´s M. Gonz´lez Barahona u a
    • De c´mo el conocimiento puede ser libre o Jes´s M. Gonz´lez Barahona u a Publicado originalmente en la revista TodoLinux N´mero 23, p´g. 12-13, Agosto de 2002 u a En abril de 2001 el MIT (Instituto Tecnol´gico de Massachusetts) lanz´ el o o proyecto OpenCourseWare (OCW, algo as´ como material para cursos abierto). ı Este proyecto consiste en la publicaci´n, libremente y en la Red, del material o usado en la mayor´ de sus cursos, de forma organizada, uniforme, y con acceso ıa f´cil. Este proyecto supone un aire fresco en el panorama de la educaci´n superior, a o dominada por los intentos de controlar la informaci´n (tanto la producida para o la docencia como la que es resultado de la investigaci´n). Contra las tendencias o a la privatizaci´n del conocimiento, la iniciativa del MIT trata de promover la o m´xima difusi´n del conocimiento. a o Si esta iniciativa la hubiera propuesto una universidad desconocida, su im- pacto ser´ discutible. Pero habiendo partido de una entidad del prestigio del ıa MIT su efectividad, su solvencia y su influencia sobre el desarrollo del modelo de universidad en el siglo XXI pueden ser determinantes. Los ideales de la Ilustraci´n o La lucha por la libertad del conocimiento est´ en el origen del progreso de la a humanidad. Una de las revoluciones sociales m´s destacadas, la Ilustraci´n, su- a o puso en gran medida precisamente esto: hacer del conocimiento un bien p´blico, u al que todos los ciudadanos pudieran tener acceso. Con el uso de las tecnolog´ ıas disponibles en la ´poca (fundamentalmente la impresi´n sobre papel) se trat´ de e o o acercar el Conocimiento, con may´scula, a grandes capas de la sociedad. Los u efectos fueron parciales, naturalmente. Gran parte de la sociedad no pod´ leer. ıa La calidad de las cadenas de distribuci´n de obra impresa depend´ mucho de o ıan la geograf´ Y no todo el mundo ten´ suficientes recursos para adquirir todas ıa. ıa las obras impresas en que pod´ estar interesado. ıa Con el tiempo, grandes esfuerzos de instrucci´n p´blica redujeron el analfa- o u betismo. Los nuevos medios de transporte de los siglos XIX y XX hicieron posible poner una obra impresa en casi cualquier parte del mundo. Y la red de bibliotecas p´blicas asegur´, al menos en cierta medida, el acceso de todos al conocimiento, u o a la cultura. A finales del siglo XX, muchos promotores de la Ilustraci´n habr´ o ıan pensado que uno de sus fines estaba en v´ de conseguirse. ıas Sin embargo, la aparici´n de Internet, y con ella de la publicaci´n electr´nica o o o accesible desde cualquier parte del mundo a coste pr´cticamente nulo ha cam- a biado las reglas del juego. Por un lado, ha hecho posible la difusi´n universal de o informaci´n, sin necesidad de transporte f´ o ısico ni de impresi´n en papel. Basta o con poner una obra en el web para que cualquiera pueda acceder a ella. Pero por
    • 74 Jes´s M. Gonz´lez Barahona u a otro lado, ha hecho posible un nuevo negocio, la venta del conocimiento de forma completamente racionada y controlada. Con los nuevos m´todos t´cnicos y las e e legislaciones de limitaci´n de acceso a la informaci´n, el control de qui´n tiene o o e acceso al conocimiento queda f´rreamente en manos de los editores de contenidos. e Y la tendencia parece ir en la direcci´n de darles m´s y m´s poder en detrimento o a a de lo que pueden hacer los consumidores de informaci´n. Adem´s, ante la posi- o a bilidad de comercializar la informaci´n para mercados enormes (potencialmente o todo el mundo), los incentivos para no publicarla libremente (incluso si a medio plazo no hay planes de comercializaci´n) anima a mantener los contenidos tan o controlados y secretos como sea posible. La idea del MIT Precisamente preocupados por esta privatizaci´n del conocimiento en su ambi- o ´ to (la ense˜anza universitaria), el MIT ha anunciado su proyecto OpenCourse- n Ware. Ya el nombre del programa nos da pistas sobre su inspiraci´n: el software o libre (u Open Source software). La idea es, en parte, trasladar el modelo de soft- ware libre (o al menos parte del modelo) a la producci´n de materiales para o cursos acad´micos. e El proyecto fue anunciado en abril de 2001 como un compromiso para dejar en el web, libres para su uso no comercial, los materiales de casi todos los cursos impartidos en el MIT, unos dos mil. Al cabo de a˜o y medio, el proyecto da n sus primeros frutos, con la publicaci´n del material de unos veinte cursos, a o modo de ejemplo y de prueba del proyecto. Estos materiales quedar´n, por lo a tanto, a disposici´n de cualquier estudiante, profesor, o en general, cualquier o persona interesada en consultarlos. Adem´s, se pretende ofrecerlos de una forma a integrada, de f´cil uso, y con ´nfasis en la relaci´n entre unos materiales y otros. a e o Entre otras preocupaciones de los profesores del MIT que han llevado a la concepci´n de este proyecto destaca la posibilidad, cada vez mayor, de que los o contenidos de sus cursos sean distribuidos s´lo de forma restringida, y no sirvan o para el fin ultimo de difundir y ayudar a ampliar el conocimiento. Citando la ´ nota aparecida en MIT News (traducci´n libre): o “[El programa OpenCourseWare] expresa nuestra creencia en la forma en que la educaci´n puede avanzar: mediante la constante ampliaci´n del o o acceso a la informaci´n, y mediante la invitaci´n a otros a participar.” o o Por lo tanto, OCW marca una diferencia sustancial frente a la tendencia que se puede observar cada vez m´s en las universidades de todo el mundo. En lugar a de pretender controlar lo m´s posible los materiales producidos, buscando ren- a tabilizarlos econ´micamente, propone justamente lo contrario: permitir el acceso o libre, para que su impacto sea lo mayor posible.
    • De c´mo el conocimiento puede ser libre o 75 ¿D´nde est´ lo novedoso? o a Si el proyecto OCW se hubiese limitado a la publicaci´n del material de cursos o ya ser´ extraordinario, pero no tan novedoso. Porque aunque es bastante extra˜o ıa n que una universidad (y menos una de tanto prestigio) anime institucionalmente a la publicaci´n libre de estos materiales, es relativamente com´n que muchos o u profesores, a t´ ıtulo casi personal, lleven a˜os haci´ndolo. Una r´pida consulta en n e a cualquier buscador de Internet nos dar´ cientos y miles de referencias a materiales a de cursos que est´n disponibles en Internet para quien quiera consultarlos. a ¿D´nde est´ lo nuevo entonces? Por un lado, la decisi´n institucional, despu´s o a o e de un proceso de reflexi´n, y con el apoyo mayoritario del claustro de profesores o y de la direcci´n de la universidad ya es, como he comentado, algo excepcional. o Pero el MIT ha ido un paso m´s all´. No s´lo va a permitir que sus profesores a a o cuelguen su material en la Red. Lo va a fomentar. Va a proporcionar todo este material de forma integrada, relacionada y accesible. Y adem´s, la cantidad del a material (y su calidad) va a ser tambi´n extraordinaria: dos mil cursos en todas e las ramas de la t´cnica. Y va a dedicar considerables recursos a hacer todo esto e realidad. A estas alturas es muy pronto para estimar con certeza el impacto que tendr´ esta iniciativa. Pero es posible que cambie en gran medida los usos habi- a tuales en cuanto a material para cursos se refiere. Por un lado cada libro, cada juego de apuntes, cada manual, se va a comparar (por los alumnos, por los pro- fesores) con el que estar´ disponible en el MIT para esa materia. R´pidamente a a cualquiera que los compare se va a formar una idea sobre su calidad, al menos en relaci´n al material elaborado en el MIT. Y probablemente el MIT es un buen o competidor en este negocio... Va a ser dif´ que un profesor trate de imponer, ıcil por ejemplo, sus apuntes a los estudiantes, si estos apuntes son mediocres. Por otro lado, es de suponer que la influencia del MIT en las ense˜anzas n t´cnicas de todo el mundo (que ya es ciertamente apreciable), aumentar´ no- e a tablemente. Es de esperar que muchos profesores en todo el mundo elijan como textos base los que proporcionar´ el MIT, u otros basados en ellos. Naturalmente, a el retorno que recibir´ el MIT en t´rminos de imagen no ser´ despreciable. a e a Desde otro punto de vista, el impacto en los pa´ ıses menos desarrollados, donde el acceso a materiales docentes de buena calidad es m´s dif´ por razones a ıcil de coste, ser´ tambi´n grande. En cuanto el acceso a Internet se vaya haciendo a e habitual (y hasta cierto punto ya lo es, al menos en las instituciones universitarias de estos pa´ ıses) no habr´ ninguna barrera econ´mica para el acceso a textos que a o estar´n sin duda entre los mejores en su campo. a En cuanto a la colecci´n de material que proporcionar´ OpenCourseWare en o a s´ la disposici´n de esa cantidad de obras, bien estructuradas, interrelacionadas ı, o y f´cilmente accesibles se va a convertir en una gran enciclopedia de obligada a consulta en todos los campos del conocimiento que va a cubrir. Muchas veces se ha dicho que Internet es la Enciclopedia de nuestra ´poca. Proyectos como este e probablemente van a dotar de significado literal a esta frase.
    • 76 Jes´s M. Gonz´lez Barahona u a Por ultimo, es de esperar un cierto efecto arrastre. Va a ser muy dif´ com- ´ ıcil petir con materiales con licencia tradicional frente a estos. Quiz´s eso (junto a con las ventajas ya mencionadas) anime a otras instituciones a tomar decisiones similares. La realizaci´n del proyecto o El anuncio del MIT no ha sido s´lo una declaraci´n de intenciones. Inme- o o diatamente despu´s de su presentaci´n p´blica, se asegur´ financiaci´n para su e o u o o lanzamiento: unos 11 millones de euros, para los dos primeros a˜os (dinero apor- n tado por dos fundaciones privadas). Durante la duraci´n del proyecto (10 a˜os) o n se espera que el MIT tenga que desembolsar alrededor de 10 millones de euros anuales, que proceder´n de sus propios fondos y de donaciones. a Estos considerables recursos se han utilizado para establecer un grupo esta- ble que se encargue del dise˜o detallado y de la coordinaci´n. Adem´s, se va a n o a usar el servicio de publicaciones del MIT, y varios de sus centros van a colabo- rar espec´ıficamente en las fases de elaboraci´n y publicaci´n de material. Por o o ultimo, naturalmente, los profesores del MIT que quieran (la participaci´n del ´ o profesorado ser´ voluntaria, pero se espera que sea masiva). a El proyecto ya est´ empezando a dar sus frutos, con la publicaci´n de los a o primeros materiales. Su impacto en la comunidad universitaria mundial est´ em- a pezando a percibirse, en la forma de discusiones y debates sobre c´mo se debe o gestionar la producci´n intelectual. El tiempo dir´ si este impacto es duradero. o a Para terminar... El proyecto OpenCourseWare es, sin duda, una iniciativa excepcional. To- dav´ es pronto para saber si supondr´ un punto de inflexi´n en la historia de ıa a o la ense˜anza, o si el tiempo la convertir´ en una mera an´cdota. Pero desde n a e luego es una forma novedosa de aproximarse a las nuevas posibilidades y a los nuevos problemas que nos ofrecen los nuevos mecanismos de transmisi´n de in- o formaci´n. M´s all´ de tratar de reproducir modelos antiguos en el mundo de las o a a comunicaciones digitales, OCW supone un intento de repensar, desde sus propios fundamentos, lo que se puede hacer cuando la tecnolog´ base ha cambiado. ıa Porque toda la comunidad docente est´ segura de que Internet y su uso uni- a versal va a cambiar muchos esquemas en la ense˜anza. Pero hay pocas iniciativas n que propongan caminos nuevos, y nuevos esquemas que aprovechen y se adapten a esta situaci´n. Quiz´s, frente a las opiniones m´s pesimistas que nos muestran o a a un futuro con el conocimiento parcelado, con fuertes restricciones de acceso a la informaci´n, y con trabas para la difusi´n universal de la cultura, OCW nos o o ofrece una visi´n mucho m´s optimista. En ella, se muestra c´mo pueden apro- o a o vecharse las nuevas oportunidades para conseguir una difusi´n del conocimiento o
    • De c´mo el conocimiento puede ser libre o 77 sin precedentes en la historia de la humanidad. Desde luego, las posibilidades que nos ofrece esta visi´n, en caso de realizarse, son dif´ o ıciles de imaginar... Nota: El proyecto OpenCourseWare est´ en http://web.mit.edu/ocw a c 2002 Jes´s M. Gonz´lez Barahona. u a Se otorga permiso para copiar y distribuir este documento completo en cualquier medio si se hace de forma literal y se mantiene esta nota
    • 78 Jes´s M. Gonz´lez Barahona u a
    • ¿Qu´ tiene que estudiar un inform´tico? e a Vicente Matell´n Olivera a Publicado originalmente en la revista TodoLinux N´mero 23, p´g. 12-13, Noviembre de 2002 u a ¿Qu´ tienen que estudiar los ingenieros inform´ticos? Es curioso que una e a profesi´n tan extendida con titulaciones en casi todas las universidades espa˜olas o n tenga tan poco claro lo que tienen que estudiar sus ingenieros. Introducci´n o Mi art´ ıculo de este mes no trata de los temas que habitualmente ocupan el espacio que me conceden de vez en cuando en esta revista. No voy a tratar los problemas de los derechos de autor, ni los derechos de los internautas, etc. Quiero entrar en otro de los aspectos que me preocupan y que no es otro que la formaci´no y, dentro de ella, el area que m´s conozco, la formaci´n de los inform´ticos. ´ a o a Una vez escrito este art´ıculo, he de completar esta introducci´n para indicar o que en el fondo s´ trato los temas de siempre, fundamentalmente porque la for- ı maci´n de los profesionales inform´ticos est´ muy relacionada con el estado de o a a la inform´tica y especialmente con su futuro. a ¿Qu´ se ense˜ a en inform´tica? e n a Los estudios de inform´tica entraron en la universidad en Espa˜a en 1977 con a n la creaci´n de la Licenciatura en Inform´tica, que en los a˜os 90 se convirti´ en o a n o Ingenier´ Inform´tica. ıa a Sus primeros planes de estudio estaban muy influenciados por la procedencia de la mayor´ de su profesorado. En algunas Facultades los profesores proven´ ıa ıan fundamentalmente de areas de ingenier´ -ingenier´ de telecomunicaciones e in- ´ ıa ıa genier´ industrial fundamentalmente- y en otras facultades de areas de ciencias ıa ´ -matem´ticas y f´ a ısica fundamentalmente-. Los primeros t´ıtulos oficiales “Licen- ciados / Diplomados en inform´tica” parece que se decantaban m´s por esta a a segunda corriente, mientras que los actuales “Ingenieros / Ingenieros T´cnicos e en Inform´tica” parece que se acercan m´s a la primera. a a Esta diferencia de culturas llev´ al choque entre dos concepciones distintas o sobre los planes de estudio en inform´tica. Los primeros con mayor ´nfasis en a e asignaturas aplicadas como sistemas operativos, redes de ordenadores, ingenier´ ıa del software, etc. Los segundos con m´s peso en el estudio b´sico, con mayor´ de a a ıa asignaturas como c´lculo, algebra, matem´tica discreta, teor´ de aut´matas, etc. a ´ a ıa o El resultado final de los planes de estudio obviamente conjuga ambas visiones por imperativo legal (la troncalidad fijada en el BOE), aunque la relaci´n de o fuerza en cada universidad determinan el sesgo del plan de cada una.
    • 80 Vicente Matell´n Olivera a ¿Qu´ lenguaje de programaci´n? e o Otro de los problemas habituales a la hora de implementar un plan de estudios de inform´tica es elegir qu´ lenguaje o lenguajes de programaci´n emplear. Parece a e o razonable que esta decisi´n se tome fundamentalmente por razones pedag´gicas, o o sin embargo otros muchos factores afectan y han afectado esta decisi´n. o Durante cierto tiempo muchas universidades emplearon Pascal como lenguaje para ense˜ar programaci´n. En otras asignaturas, t´ n o ıpicamente las relacionadas con los sistemas operativos, se empleaba C por ser el m´s usado en la implementa- a ci´n de sistemas operativos, los profesores de asignaturas de control o tiempo real o prefer´ Ada, etc. Estas aproximaciones eran criticadas desde la industria por ıan ser lejanas a la realidad del mercado. Es muy importante que aprendan COBOL clamaban hace 15 a˜os... n A mi entender, la industria parece no darse cuenta de que van por detr´s de la a universidad y no por delante en estas cuestiones (en contra de lo que creen). Me explico, hace algunos a˜os para mucha gente de la industria en la universidad se n explicaban cosas poco utiles cuando no ense˜aba COBOL. Curiosamente, como ´ n los alumnos en las universidades aprendieron otras cosas, en particular C, cuando llegaron a la industria empezaron a usar lo que mejor conoc´ As´ hicieron uso ıan. ı, de C, por ejemplo, incluso para hacer programas de gesti´n empresarial, para lo o que no est´ especialmente dotado. a Hoy la situaci´n sigue siendo similar. Ahora desde la industria se reclama, por o ejemplo, que se use Java como lenguaje de programaci´n. Mejor dicho, se pide o que se les ense˜e Java y sus implementaciones de todas las tecnolog´ b´sicas n ıas a y casi nada m´s. S´ que para muchos la idea de un lenguaje interpretado con a e fuertes conexiones con la red puede parecer algo novedoso, pero la verdad es que hab´ muchas cosas similares y mejores antes, simplemente Java tuvo la suerte ıa de nacer entre los brazos de una multinacional. Nuevo factor: la industria Adem´s se a˜ade un nuevo factor, la industria ha crecido mucho y ahora hay a n jugadores muy poderosos: Microsoft, SUN, etc. que entienden perfectamente que lo que aprendan los futuros ingenieros ser´ un factor de mucho peso en lo que a se utilizar´ en las empresas en los a˜os venideros. De ah´ que muchas empresas a n ı hagan muchos esfuerzos para colocar sus productos en las universidades. Microsoft parte de su conocida ventaja en sistemas operativos de los equipos de sobremesa, que son los que fundamentalmente equipan las aulas de pr´cticas a por razones fundamentalmente de precio en las universidades. Hasta hace muy poco era complicado encontrar aulas de ordenadores compatibles con sistemas operativos que no fuesen de Microsoft. La resistencia ha sido muy fuerte a la aparici´n de aulas con GNU/Linux u otros sistemas operativos libres. Las multi- o nacionales inform´ticas han creado licencias campus para tratar de convencer a a las universidades de su uso. Han realizado donaciones de software con la misma idea.
    • ¿Qu´ tiene que estudiar un inform´tico? e a 81 Mi pregunta fundamental es: ¿Deber´ obligar la administraci´n a utilizar ıa o tecnolog´ neutrales, esto es libres, en la docencia en tecnolog´ de la infor- ıas ıas maci´n? A mi entender s´ por dos razones fundamentales. La primera menos o ı, importante: por precio. Las licencias de campus son muy baratas comparadas con los precios individuales, pero a´n as´ hay que pagarlas y las donaciones s´lo u ı o se producen al subconjunto limitado de universidades de mucho prestigio con la idea de que arrastren a las dem´s. a La segunda es la m´s importante desde mi punto de vista: las administraciones a p´blicas deber´ forzar el uso de tecnolog´ no propietarias para no colaborar en u ıan ıas el mantenimiento de monopolios en ning´n campo de estas tecnolog´ Aceptar u ıas. que se emplee como lenguaje Java, o que los unicos sistemas operativos que vean ´ los alumnos sean los de la familia Microsoft Windows, me parece peligroso desde el punto de vista social. Curiosamente, para alguien que ha defendido la vertiente m´s ingenieril de la a inform´tica, son los sectores m´s partidarios de la fuerte formaci´n matem´tica a a o a los que m´s comprenden la necesidad de usar tecnolog´ no propietarias. Quiz´s a ıas a la no patentabilidad de las matem´ticas ha llevado a esa comunidad a una evo- a luci´n m´s abierta que a la de las supuestamente m´s din´micas ingenier´ o a a a ıas. Deontolog´ profesional ıa Otro punto de inter´s en la formaci´n de los inform´ticos, y que se deja e o a muchas veces de lado, es la formaci´n sobre la inform´tica como rama del saber o a y sobre sus componentes sociales. La impartici´n de este tipo de conocimientos o suele hacerse alrededor de la asignatura de deontolog´ profesional. Esto no es ıa exclusivo de la inform´tica, casi todas las titulaciones universitarias imponen a ciertos cr´ditos obligatorios de deontolog´ profesional. e ıa Las asignaturas sobre deontolog´ en inform´tica tienen en mi opini´n un ıa a o perfil muy limitado, que reconozco sesgada por la implementaci´n de las asigna- o turas que conozco. En general se centran en una unica parte de los problemas a ´ los que se enfrenta un inform´tico en su vida profesional: el uso de informaci´n a o confidencial, bien de los usuarios de los servicios que desarrollan, de sus com- pa˜eros o de las empresas para las que trabajan. Tambi´n abordan, como no n e podr´ ser menos, las pr´cticas ´ticas, por ejemplo no realizar programas inco- ıa a e rrectos intencionadamente, se introducen discusiones sobre la necesidad o no de colegios profesionales (esto dar´ para otro art´ ıa ıculo), se habla de las pr´cticas a de contrataci´n y relaci´n con los compa˜eros y competidores, y en general se o o n establecen los derechos y deberes legales de la profesi´n inform´tica. o a Sin embargo, en mi opini´n es deseable introducir a los alumnos en otros o asuntos relacionados con la inform´tica, pero que son de caracter m´s general. a a Creo que es importante que se enfrenten a los problemas sociales de la inform´ti- a ca. En particular me parece imprescindible que conozcan la filosof´ subyacente ıa en el modelo de desarrollo del software libre. No es aceptable que la mayor´ de ıa
    • 82 Vicente Matell´n Olivera a los alumnos de inform´tica salgan de las aulas pensando que la unica forma de a ´ desarrollar software, o de ganar dinero desarroll´ndolo es mediante la venta de a licencias propietarias. Es necesario que se aborde el an´lisis de las licencias de a software, que se estudien sus implicaciones. De igual forma es necesario que en las aulas se aborden las cuestiones rela- cionadas con la propiedad intelectual, de las que yo creo que el software libre es un subconjunto. La inform´tica est´ estrechamente relacionada hoy en d´ a a ıa con la producci´n y distribuci´n de contenidos multimedia. Es necesario que los o o inform´ticos discutan y razonen sobre las formas en que se van a realizar esas a funciones y sus responsabilidades sociales. Las pr´cticas profesionales de un inform´tico no deben limitarse a su relaci´n a a o con la informaci´n confidencial, la privacidad de los datos, etc. Es importante o que sea consciente de su papel en la cadena de producci´n intelectual y que o decida con conocimiento qu´ tipo de herramientas desarrolla o utiliza en su vida e profesional. Los otros inform´ticos a Hasta aqu´ he usado la formaci´n de los inform´ticos como hilo conductor del ı o a art´ ıculo. Soy consciente de que la profesi´n inform´tica a d´ de hoy est´ llena o a ıa a de gentes de procedencias muy diversas. As´ adem´s de ingenieros inform´ticos, ı, a a hay ingenieros de otras ramas, licenciados, etc. Eso s´ lo dicho sobre el uso de ı, herramientas inform´tica libres se aplica igualmente a su formaci´n. a o Asignaturas relacionadas con la gesti´n de la propiedad intelectual en ge- o neral y con el modelo de desarrollo del software libre en particular creo que deber´ ser obligatorias en los estudios relacionados con las tecnolog´ de la ıan ıas comunicaci´n y muy recomendables (quiz´s en formato de asignaturas de libre o a elecci´n/configuraci´n) en otras titulaciones. o o Otra parte de los profesionales de la inform´tica son los autodidactas. A ellos a les recomendar´ que, siguiendo sus instintos, trataran de ver m´s all´ de las ıa a a herramientas comerciales de moda y que apostasen por el software libre como camino de especializaci´n. o Por ultimo, como profesor no puedo dejar al resto de los usuario sin deberes: ´ no vale con ser simples usuarios de GNU/Linux, hay que entender, por ejemplo, qu´ papel juega la licencia GPL y el modelo de desarrollo de software libre en e general. Como siempre BarraPunto sigue siendo un buen sitio para discutir estos asun- tos. As´ si quieres leer m´s sobre estos temas puedes intervenir en muchas de las ı, a discusiones que se celebran al respecto. c 2001 Vicente Matell´n Olivera. vmo@barrapunto.com a Se otorga permiso para copiar y distribuir este art´ ıculo completo en cual- quier medio si se hace de forma literal y se mantiene esta nota.
    • La Administraci´n P´ blica o u Una de las l´ıneas argumentales m´s s´lidas en el pensamiento relacionado con a o el software libre es el papel de las administraciones p´blicas. A diferencia de otros u campos, cuando algunas administraciones financian el desarrollo de software, la titularidad sobre los derechos de ese software quedan en manos de los contratistas que lo desarrollan. Muchos entonces clamamos al cielo y nos preguntamos, tal y como se titula el primer ensayo de este cap´ ıtulo, ¿Qu´ se hace con mi dinero?. e A fin de cuentas, las administraciones p´blicas tienen una serie de obligaciones u contra´ıdas con sus ciudadanos y, como se defender´ en este art´ a ıculo, van m´s a all´ de la compra de software y servicios relacionados. a PADREs y otros parientes oficiales presenta uno de los grandes problemas con el que nos encontramos los usuarios de sistemas operativos libres: pagar nuestros impuestos. Y ya no es que sea m´s o menos doloroso tener que hacerlo. a El problema se agrava, ya que el famoso programa PADRE s´lo est´ disponible o a para sistemas Microsoft Windows, lo que hace que, sin lugar a dudas, esto de cumplir con el fisco sobrepase el umbral del dolor. Aprovechando la ocasi´n parao exigir un PADRE para todos, tambi´n se ofrecen argumentos de por qu´ hacerlo e e con software libre tiene mucho sentido. CEE: Ciudadan´a Electr´nica Europea es un ensayo de m´s altos vuelos en el ı o a que se presentan varias propuestas para mejorar la democracia en la que vivimos. Al fin y al cabo, seguimos teniendo una democracia que se acu˜o a principios del n´ siglo pasado y que no ha evolucionado mucho en sus formas y m´todos... ¡y eso e que nadie discutir´ lo mucho que el mundo ha cambiado! Entre esos cambios, a c´mo no, est´n los del campo de las tecnolog´ de la informaci´n. En este art´ o a ıas o ıculo se pueden encontrar unas cuantas ideas al respecto. Hace pocos siglos nadie hubiera apostado por tener a nuestra disposici´n o trabajos tan complejos y elaborados como una enciclopedia o un diccionario. Desde hace relativamente poco en comparaci´n con la historia de la humanidad, o los hemos tenido a nuestra disposici´n gracias a la organizaci´n de generalmente o o unos pocos que han dedicado mucho tiempo y esfuerzo a que esto sea posible. Pero lo que hace tiempo supuso una gran revoluci´n, hoy se ha quedado peque˜o. Un o n ejemplo de lo que se comenta lo podemos encontrar en El Diccionario de la Real Academia de la Lengua. Y es que la Real Academia de la Lengua podr´ aprender ıa muchas cosas del sistema en que se genera y difunde el software libre. La idea es muy simple: utilicemos las herramientas y m´todos de trabajo colaborativo e que han hecho de muchos proyectos de software libre un ´xito y apliqu´moslas e e
    • 84 Vicente Matell´n Olivera a en la (re)generaci´n del Diccionario. Es probable que de esta forma los objetivos o originarios de la Real Academia de la Lengua se vean potenciados de manera indiscutible.
    • ¿Qu´ se hace con mi dinero? e Jes´s M. Gonz´lez Barahona u a Publicado originalmente en la revista TodoLinux N´mero 17, p´g. 12-13, Marzo de 2002 u a En general, me preocupa c´mo se gasta el dinero de mis (y tus) impuestos. o S´ soy un bicho raro de esos que paga su declaraci´n de la renta m´s a gusto si ı, o a cree que el dinero se emplea bien. O al menos, si cree que no se emplea mal... Pero claro, de grandes partes del gasto p´blico no entiendo nada. As´ que en u ı esos casos me es dif´ decidir si las cosas se hacen como a mi me parece bien, ıcil porque no s´ c´mo me parece bien. Pero de algunas partidas s´ entiendo. O al e o ı menos, creo que entiendo, y eso me basta para atreverme a escribir sobre ellas. Y en particular, lo has adivinado, me preocupa c´mo se gastan las administraciones o p´blicas mi dinero cuando hablamos de inform´tica, y especialmente de software. u a Y cuando miro un poco, no me gusta lo que veo. Los responsables de todas las administraciones a las que pago (salvo contadas excepciones) parecen no haberse enterado de que hay m´s de una forma de hacer las cosas. Parecen a ignorar que se puede gastar el dinero p´blico que se dedica al software de una u forma mucho m´s adecuada a las necesidades, y proporcionando un beneficio a social mucho mayor. Y me preocupa sobre todo que, debido a esta ignorancia, todas las administraciones, desde mi ayuntamiento hasta la Comisi´n Europea, o est´n dejando pasar una oportunidad unica. En lugar de promover un cambio que e ´ nos conviene a todos, son un factor de inercia. Naturalmente, me estoy refiriendo a la aparente ignorancia de casi todos los estamentos p´blicos sobre todo lo que u tiene que ver con el software libre. La inform´tica y la administraci´n a o Las administraciones p´blicas act´an en el mercado del software al menos de u u tres formas: Comprando programas y servicios relacionados con ellos. Las administracio- nes, como grandes usuarios de inform´tica, son un actor fundamental en el a mercado del software. Promoviendo de diversas formas el uso (y la adquisici´n) de ciertos programas o en la sociedad. Esta promoci´n se hace a veces ofreciendo incentivos econ´mi- o o cos (desgravaciones fiscales, incentivos directos, etc.), a veces con informaci´n o y recomendaciones, a veces por efecto ejemplo. Financiando (directa o indirectamente) proyectos de investigaci´n y desarrollo o que est´n dise˜ando el futuro de la inform´tica. a n a En cada uno de estos ambitos el software libre puede presentar ventajas in- ´ teresantes tanto para la administraci´n como para la sociedad en general. Sin o
    • 86 Jes´s M. Gonz´lez Barahona u a embargo, raramente se considera apoyar, fomentar o siquiera tener en cuenta soluciones libres en alguna iniciativa concreta. Y esto nos est´ perjudicando a a todos. ¿C´mo se satisfacen mejor las necesidades de la o administraci´n? o Las administraciones p´blicas son grandes consumidores de inform´tica. En u a lo que al software se refiere, compran habitualmente tanto productos de consumo masivo (off-the-self 1 ) como sistemas a medida. En el primer caso, lo habitual es considerar s´lo software propietario. La can- o tidad de recursos p´blicos que se gastan los ayuntamientos, las comunidades u aut´nomas, la administraci´n central y las administraciones europeas en comprar o o licencias de Microsoft Windows, Microsoft Office u otros productos similares es ciertamente considerable. ¿Por qu´ no se consideran, siquiera parcialmente, solu- e ciones libres? ¿Realmente en ning´n caso se puede usar GNU/Linux con GNOME u o KDE y OpenOffice.org, por ejemplo? Y aunque t´cnicamente fuera imposible e hacerlo ahora, ¿no deber´ estar tom´ndose medidas desde hace tiempo para ıan a preparar el futuro? Por ejemplo, con una fracci´n de lo gastado en dos o tres productos pro- o pietarios estrella por todas las administraciones europeas (o incluso las de casi cualquier estado), se podr´ promover un concurso p´blico para que una empresa ıa u (o dos, o tres, o cuatro) mejorasen y adaptasen los programas libres ahora dispo- nibles para que en el plazo de uno o dos a˜os estuvieran listos para su uso masivo n al menos para ciertas tareas t´ ıpicas. Imaginad por ejemplo un esfuerzo coordi- nado, a nivel nacional, o a nivel europeo, para que todas las administraciones participasen en un consorcio que se encargase de la gesti´n de estos concursos. En o poco tiempo habr´ una industria europea especializada en realizar estas mejoras ıa y estas adaptaciones. Y las administraciones podr´ elegir entre las tres o cuatro ıan distribuciones libres producidas por esta industria. Para fomentar la competen- cia se podr´ recompensar econ´micamente a cada empresa seg´n la cantidad ıa o u de administraciones que eligiesen usar su distribuci´n. Y todo el resultado de o esta operaci´n, al ser software libre, estar´ tambi´n a disposici´n de empresas y o ıa e o usuarios individuales, que en muchos casos tendr´ necesidades similares a las ıan de las administraciones. En el caso del software hecho a medida, el proceso normalmente pasa por contratar con una empresa los programas necesarios bajo un modelo propietario. Todo el desarrollo realizado a petici´n de la administraci´n es propiedad de la o o empresa que lo desarrolla. Y normalmente la administraci´n contratante queda o atada a su proveedor para todo lo que tenga que ver con mejoras, actualizaciones 1 Nota del editor: literalmente de la estanter´ como si el software se pudiera adquirir en un super- ıa, mercado al igual que cualquier otro producto de consumo masivo.
    • ¿Qu´ se hace con mi dinero? e 87 y soporte, en un c´ ırculo vicioso que dificulta mucho la competencia y ralentiza el proceso de modernizaci´n de las administraciones p´blicas. Lo que es peor, en o u muchos casos el mismo programa es vendido una y otra vez a administraciones similares, aplicando en cada nuevo caso los costes que habr´ supuesto hacer ıa el desarrollo desde cero. Por ejemplo, ¿cu´ntos ayuntamientos con necesidades a inform´ticas similares pagan por un software que ya ha sido pagado por otro? a ¿Por qu´ no se consideran soluciones libres al menos en parte de estos ambitos? e ´ Un consorcio de administraciones p´blicas con necesidades de un cierto soft- u ware a medida podr´ exigir que el resultado obtenido fuera software libre. Esto ıa permitir´ que otras administraciones se beneficiasen tambi´n del trabajo, y a ıa e medio plazo estuvieran interesadas en colaborar en el consorcio para que se tu- vieran en cuenta sus necesidades peculiares. Al ser el software resultante libre, no habr´ obligaci´n de contratar las mejoras y adaptaciones al mismo proveedor, ıa o introduciendo de esta forma competencia en ese mercado (que hoy por hoy es casi cautivo). Y en cualquier caso, el coste final para cualquiera de las adminis- traciones implicadas no ser´ nunca mayor que si se hubiera utilizado un modelo ıa propietario. ¿Qu´ se puede perder? e Cuidado con lo que se promueve Cuando una entidad p´blica promueve cualquier tipo de plan que incentiva el u gasto en inform´tica es conveniente estudiar con mucho cuidado sus implicacio- a nes. Por ejemplo, no es muy buena idea promover el uso de Internet en la sociedad de una forma que fomente hasta la exageraci´n un determinado monopolio, que a o la larga ser´ perjudicial para todos (salvo para la empresa monopol´ a ıstica, claro). ´ Este es desgraciadamente un caso muy habitual. Con buenas intenciones, la clase pol´ıtica decide invertir recursos en ayudar a un determinado sector a que se modernice. Se crean programas de exenci´n de impuestos por determinadas o compras, se realizan adquisiciones masivas de hardware y software para escue- las, etc. Pero raramente se dise˜a con cuidado la iniciativa, teniendo en cuenta n todas sus implicaciones. Por ejemplo, no se suele considerar que la misma canti- dad de dinero se puede usar en comprar una cierta cantidad de licencias de un programa propietario, o en adquirir una copia de uno libre, y contratar soporte o adaptaciones para ´l. As´ en lugar de modernizar la sociedad, se fomenta la e ı, compra de ciertos productos, desincentivando la de otros que habr´ producido ıan m´s beneficios en la sociedad. a ¿No es razonable estudiar el gran potencial que tiene el software libre en este tipo de iniciativas? Por ejemplo, imaginemos por un momento que parte de la cantidad destinada a un programa de informatizaci´n de escuelas se dedica a crear o una distribuci´n de GNU/Linux adaptada a las necesidades de la docencia en o ense˜anza primaria. Y con el resto de los recursos, se contrata soporte para que el n software sea mantenido en esas escuelas, de forma que no sea un simple software florero, sino que realmente haya gente encargada de su correcto funcionamiento.
    • 88 Jes´s M. Gonz´lez Barahona u a As´ se cubren no s´lo las necesidades del sistema educativo, tambi´n se genera ı o e un mercado para empresas, habitualmente de ambito local, capaces de ofrecer ´ servicios de mantenimiento. Y por supuesto, se deja completamente abierto el camino al futuro: el software no quedar´ obsoleto en pocos a˜os, obligando a a n comenzar desde cero, sino que se podr´ ir actualizando incrementalmente, a˜o a a n a˜o, manteniendo los beneficios del programa con una inversi´n similar. n o Si pagamos, los resultados han de estar a nuestra disposici´n o El caso del dinero que las entidades p´blicas dedican a fomentar la investi- u gaci´n es especialmente sangrante. Con nuestros impuestos se est´ construyendo o a gran cantidad de software del que no nos vamos a beneficiar ni siquiera indirec- tamente. Habitualmente, los programas p´blicos de fomento de la investigaci´n u o y desarrollo financian total o parcialmente proyectos que crean programas sin atender a qu´ derechos va a tener el p´blico sobre ellos. En muchos casos los e u resultados, sin un plan adecuado de comercializaci´n, simplemente quedan en o alg´n caj´n, cubri´ndose de polvo. En otros, las mismas personas que financia- u o e ron un programa v´ impuestos acaban pag´ndolo de nuevo si lo quieren usar ıa a (ya que tienen que adquirir licencias de uso). ¿No ser´ m´s razonable que los programas resultado de la investigaci´n finan- ıa a o ciada con fondos p´blicos estuvieran disponibles para el p´blico? Especialmente u u en los casos donde la investigaci´n es precompetitiva (lo m´s habitual en los casos o a de financiaci´n p´blica) esto permitir´ que la industria europea del software se o u ıa beneficiase enormemente. Donde una empresa s´lo ve un resultado de imposible o comercializaci´n, otra puede ver una oportunidad de negocio. As´ por un lado, o ı, se maximizan los resultados de los programas de investigaci´n. Y por otro, se o favorece la competencia entre las empresas que quieran utilizar los resultados de un proyecto, ya que todas ellas competir´n a partir de los mismos programas a resultado del proyecto. Este modelo no es nuevo. En gran medida, es el que ha permitido el desa- rrollo de Internet. Si las administraciones p´blicas exigen que los resultados de u la investigaci´n realizada con sus fondos sean distribuidos en forma de progra- o mas libres, podemos ver aparecer casos como el de Internet en cada esquina. O bien los resultados de esas investigaciones son malos o in´tiles (y en ese caso de- u ber´ replantearse la forma de selecci´n de los proyectos), o bien la dinamizaci´n ıa o o que supondr´ dejarlos listos para que cualquier empresa pueda convertirlos en ıa producto permitir´ desarrollos sencillamente impredecibles. ıa A´ n no se puede concluir... u Normalmente al final de un art´ ıculo se escriben unas cuantas conclusiones. Pero en este caso no lo voy a hacer. Porque s´lo el tiempo permitir´ escribirlas. o a
    • ¿Qu´ se hace con mi dinero? e 89 Hoy por hoy, lo unico que podemos hacer es exigir, como contribuyentes que ´ somos, que se de una oportunidad al software libre en la administraci´n p´blica. o u Tenemos mucho que ganar, y es dif´ perder algo. En el mejor de los casos, dentro ıcil de unos a˜os se percibir´ una revitalizaci´n del sector inform´tico, con nuevas n a o a empresas por toda la geograf´ con mejores servicios para los ciudadanos, y con ıa, un gran efecto multiplicador. En el peor caso, probablemente las cosas estar´n a mejor que ahora... Pero para conseguir estos beneficios har´n falta gestores p´blicos que se ani- a u men a hacer las cosas de una forma nueva. Pol´ ıticos y funcionarios que se atrevan a plantearse cu´l es la mejor manera de hacer las cosas. Y empresas y empresarios a que est´n a la altura del reto. e As´ pues, la cuesti´n es: ¿tenemos de esto? ı o c Jes´s M. Gonz´lez Barahona. u a Se otorga permiso para copiar y distribuir este art´ ıculo completo en cual- quier medio si se hace de forma literal y se mantiene esta nota
    • 90 Jes´s M. Gonz´lez Barahona u a
    • PADREs y otros parientes oficiales Vicente Matell´n Olivera a Publicado originalmente en la revista TodoLinux N´mero 23, p´g. 12-13, Noviembre de 2002 u a Ha llegado mayo, la primavera, la alergia y la hora de que los espa˜oles n ejerzamos el derecho y la obligaci´n de pagar los impuestos directos que nos o corresponden. Hasta aqu´ todo bien (o mal si sufres de alergia al polen). Los ı problemas con la declaraci´n de impuestos comienzan cuando uno intenta hacerlo o por m´todos inform´ticos. Bueno, realmente tienes problemas si eres usuario e a GNU/Linux, si eres usuario del reconocido monopolio americano tienes muchos menos problemas (´nicamente los propios de usar un sistema operativo que no u es libre). Para los usuarios de Microsoft Windows, la Agencia Tributaria (AEAT) ha desarrollado un programa, probablemente el software espa˜ol m´s extendido, que n a se llama PADRE y que sirve para completar la declaraci´n del impuesto de la o Renta de las Personas F´ ısicas (o IRPF). Pero ¿qu´ ocurre si no eres usuario e de dicho sistema operativo? Pues resumidamente: nada. No dispones de ning´n u programa, y ni siquiera hay visos de que vayas a poder tenerlo. ¿C´mo es posible o que exista un monopolio de este tipo y que nadie proteste? Sobre monopolios inform´ticos a ¿Qu´ opinar´ los fabricantes de bol´ e ıan ıgrafos si s´lo se pudieran rellenar los o impresos de hacienda con una marca determinada de bol´ ıgrafo? (especialmente los de las marcas no elegidas). ¿Qu´ dir´ los nacionalistas, de cualquier naci´n, e ıan o si encima el bol´ ıgrafo fuese americano...? Y qu´ no dir´ los banqueros si ese e ıan bol´ıgrafo adem´s no pudiera abrirse y no fuese la primera vez que un bol´ a ıgrafo hace cosas raras ¡manejando sus cuentas! Sin embargo, como se trata de una herramienta inform´tica pues todo el a mundo se sorprende cuando les explicas que en tu ordenador no lo puedes usar: “ya est´ el raro ese del Linux ”. Pero es todav´ peor cuando explicas que lo que a ıa te gustar´ es que te den el c´digo fuente para intentar portarlo, o que alguien ıa o m´s habilidoso lo haga, o para hacerlo entre todos... Entonces es cuando te miran a con cara de “ya est´ el listo que no quiere pagar impuestos”, “´ste fijo que es un a e cracker que se va a librar y adem´s va a cotillear mi declaraci´n”. a o Simplemente no se entiende, ni el problema: que la administraci´n use software o propietario; ni la propuesta de soluci´n: que use software libre. o El a˜o pasado desde BarraPunto, y desde otras organizaciones alrededor del n software libre, se anim´ a los usuarios a enviar un mensaje de correo electr´ni- o o co a la AEAT pidiendo una versi´n para GNU/Linux de dicho programa. La o respuesta est´ndar se recib´ al cabo de un par de d´ indicando que se hab´ a ıa ıas, ıa
    • 92 Vicente Matell´n Olivera a decidido realizar versiones del programa unicamente para el sistema operativo ´ m´s usado. Lo que me resulta curioso, porque hace algunos a˜os ten´ al menos a n ıan dos versiones, una para PC compatibles y otra para los Apple. ¿Ser´ que Apple a ha perdido fuerza o que Microsoft la ha ganado? ¿Ser´ que detr´s de GNU/Linux a a no hay ninguna empresa con fuerza suficiente para reclamar el mismo trato que Apple en su d´ ¿O ser´ que los usuarios no hacemos la suficiente fuerza? ıa? a En la campa˜a propon´ n ıamos tambi´n responder a ese mensaje con la petici´n e o de la publicaci´n del c´digo, que no deber´ ser problema, ya que especifican que o o ıa es software de libre disposici´n. Sin embargo, a ese segundo mensaje se obten´ el o ıa silencio como unica respuesta. ¿Cu´l puede ser el problema de la administraci´n ´ a o para liberar ese programa? El mismo tipo de respuesta, b´sicamente que de otra cosa que no fuese Micro- a soft Windows no sab´ nada, se obten´ para las consultas sobre c´mo presentar ıan ıan o la declaraci´n por v´ telem´tica. Es m´s, el a˜o pasado una amable telefonista o ıa a a n estaba empe˜ada en que me instalara el Microsoft Explorer en mi m´quina en n a vez del Netscape “que a otra gente tambi´n le ha dado muchos problemas con e los certificados”. La buena mujer no lo pod´ entender: “No puede ser que no se ıa lo pueda instalar si tiene tanto espacio en el disco duro como dice”. Obviamente ni se le pasaba por la cabeza que alguien pudiera tener otra cosa que Micro- soft Windows, y aunque se lo explicases tampoco lo entend´ La administraci´n ıa. o p´blica te recomienda un producto comercial y adem´s te da soporte s´lo para u a o ´se en concreto. e Este a˜o la iniciativa en favor de la liberaci´n del PADRE ha partido desde n o HispaLinux, esperemos que siendo cada vez m´s los usuarios de GNU/Linux y de a software libre en general consigamos alg´n d´ la liberaci´n de nuestro PADRE. u ıa o Por cierto, en 1996 el programa necesitaba un m´ ınimo de 640Kb de memoria y 2MB de disco (todav´ conservo el disquete). La versi´n de este a˜o necesita un ıa o n m´ ınimo de 32MB, aunque recomienda 64MB, de memoria y 12MB de espacio en el disco duro, y eso que se supone que la declaraci´n se ha simplificado bastante, o o al menos eso se afirma desde la propia AEAT. ¿Ser´ por eso que no nos quieren a ense˜ar el c´digo fuente? Igual tenemos alg´n simulador de vuelo en nuestro n o u programa... No es broma, no ser´ el primer programa comercial que incluye ıa software no deseado en la distribuci´n, lo que nos lleva a la siguiente pregunta. o ¿Qu´ hay en el ejecutable del PADRE? e No es s´lo un problema de preferencia de sistema operativo, ni siquiera de o moralidad sobre el destino de los dineros p´blicos. Se puede observar el problema u desde otros angulos. Por ejemplo, el derecho a la intimidad. ¿Qu´ hay realmen- ´ e te en ese programa en el que introducimos datos tan sensibles como nuestros ingresos y nuestros gastos? Algunas sociedades, por ejemplo las anglosajonas, est´n muy sensibilizadas a con los problemas de la intromisi´n del estado en sus vidas privadas en general, o
    • PADREs y otros parientes oficiales 93 por la informaci´n que el gobierno tiene de los ciudadanos, etc. Eso hace, por o ejemplo, que sean muy reacias a tener instrumentos como un documento nacional de identidad. En Espa˜a tenemos una preocupaci´n mucho menor por estos problemas. n o Pero deber´ ıamos empezar a plante´rnoslo: descargamos un binario de la AEAT a (a trav´s del servicio de una multinacional americana que se llama Akamai), re- e llenamos nuestros datos, desde el n´mero de hijos al nivel de minusval´ pasando u ıa por todos nuestros datos econ´micos. Nos volvemos a conectar a la AEAT y o enviamos esos datos. La AEAT nos asegura que esos datos van cifrados y que s´lo se env´ a ellos. ¿Alguien puede asegurar que ese programa s´lo env´ la o ıan o ıa declaraci´n? ¿qu´ no env´ las simulaciones que has hecho para ver c´mo convie- o e ıa o ne m´s hacerlo?. Pero no hace falta pensar unicamente qu´ har´ con los datos a ´ e a introducidos en el programa. ¿Alguien puede asegurar, por ejemplo, que no env´ ıa una descripci´n de los programas instalados en el ordenador a alg´n sitio? ¿O o u que no lo har´ dentro de unos meses? a Por supuesto, no estoy insinuando que el programa PADRE lo haga, al con- trario, creo que no lo hace. Sin embargo no puedo estar realmente seguro de lo que hace porque no puedo mirar el c´digo fuente, ni puedo pedirle a un amigo o con m´s experiencia en estas cosas que lo haga. ¿Por qu´ no disponemos del c´di- a e o go fuente de ese programa? La normativa legal con la que est´ confeccionado es a p´blica (la legislaci´n tributaria), los c´lculos que tiene que realizar son bastante u o a sencillos (sumas y porcentajes b´sicamente). No parece un secreto que ponga en a peligro la seguridad nacional. El problema se extiende Por desgracia, no es el unico ambito de la administraci´n p´blica donde ´ ´ o u est´ generalizado el uso de los productos y formatos propietarios. Por ejemplo, a muchas universidades lo imponen como est´ndar, y exigen a sus trabajadores a que toda la burocracia interna, desde los programas de asignaturas a las notas, se realicen en formatos propietarios. Usando el mismo ejemplo anterior ¿Se atrever´n las universidades a exigir a a los alumnos que realicen los ex´menes con una determinada marca de bol´ a ıgra- fo? ¿O a que entreguen la documentaci´n de su matr´ o ıcula en un determinado formato electr´nico propietario? En el campo de la ense˜anza han existido gran- o n des pol´micas con casos mucho m´s peque˜os. Recuerdo las campa˜as para que e a n n los colegios privados no pudiesen vender los libros que ellos mismos recomenda- ban. ¿C´mo se puede aceptar que en las universidades se fuerce a utilizar un o determinado software? Otro caso, el reci´n creado Ministerio de Ciencia y Tecnolog´ en un alarde e ıa, de modernidad ha creado su propio “PADRE” para formalizar la petici´n de o ayudas a la investigaci´n. As´ en la ultima convocatoria de proyectos PROFIT es o ı, ´ obligatorio entregar la documentaci´n en un programa para Microsoft Windows. o
    • 94 Vicente Matell´n Olivera a No es un formulario, ni un formato como ocurr´ hasta ahora; es un ejecutable ıa para una plataforma determinada, por supuesto no libre1 . Desde luego no hay justificaci´n t´cnica para hacer esto. Tampoco creo que o e exista maldad detr´s de estas decisiones. De nuevo no existe conciencia del pro- a blema. ¿No ser´ mucho m´s f´cil un simple formulario HTML para la mayor ıa a a parte de las interacciones con la administraci´n? o ¿No deber´ los organismos p´blicos fomentar el uso de software libre? Es ıan u m´s, ¿no deber´ estar ellos mismos obligados a que todo el software desarrollado a ıan con dinero p´blico sea p´blico? ¿C´mo puede ser que un ministerio pague a una u u o empresa por un desarrollo y sea la empresa la que se quede con el c´digo? O o peor todav´ ¿c´mo puede el estado tener el c´digo y no compartirlo con los ıa, o o ciudadanos que lo han pagado? El gobierno americano tiene, al menos en algunas areas, esa norma que, por ´ otra parte, genera empresas y tecnolog´ Un ejemplo bien conocido es la empresa ıa. ACT que comercializa el compilador de Ada (GNAT) m´s usado, y que naci´ como a o resultado de un contrato con las Fuerzas A´reas estadounidenses para desarrollar e ese compilador. El software, al haber sido pagado con dinero p´blico ten´ que u ıa ser libre, sin embargo ACT se cre´ para explotar ese producto libre. As´ las o ı, empresas, entre ellas la espa˜ola CASA (Construcciones Aeron´uticas S.A.), o la n a misma Agencia Espacial Europea (ESA), pagan por el soporte, por la resoluci´n o de problemas, o por mejoras a medida. Tengo entendido que esta pol´ ıtica de que el software desarrollado con dinero p´blico debe ser de dominio p´blico o libre, no es exclusiva de la aviaci´n militar u u o americana. Al parecer es bastante general en la administraci´n americana. En o Europa, sin embargo, es al contrario. Las empresas que participan en proyectos con financiaci´n europea (los ESPRIT e IST) se reservan no s´lo los derechos o o de explotaci´n del software desarrollado, sino el c´digo mismo. Es decir, con o o dinero p´blico estamos financiando desarrollos privados. ¿C´mo es esto posible? u o Fundamentalmente porque dejamos que suceda. ¿Qu´ se puede hacer? e Pues b´sicamente lo mismo de siempre, hacer o´ nuestra voz. En este caso a ır enviando mensajes educados solicitando versiones libres del programa PADRE a la Agencia tributaria: mailto:padres2@aeat.net y protestando cada vez que en una administraci´n p´blica nos obliguen a entregar documentaci´n en un o u o formato propietario. Y sobre todo explicar el problema, explicar que las cosas no tienen necesariamente que ser as´ que no son as´ en casi ning´n otro entorno y ı, ı u que adem´s no es bueno que lo sean. a 1 Se puede encontrar m´s informaci´n al respecto en: http://www.mcyt.es/profit/cuestionario.htm a o
    • PADREs y otros parientes oficiales 95 c 2001 Vicente Matell´n Olivera. vmo@barrapunto.com a Se otorga permiso para copiar y distribuir este art´ ıculo completo en cual- quier medio si se hace de forma literal y se mantiene esta nota.
    • 96 Vicente Matell´n Olivera a
    • CEE: Ciudadan´ Electr´nica Europea ıa o Vicente Matell´n Olivera a Publicado originalmente en la revista TodoLinux N´mero 23, p´g. 12-13, Noviembre de 2002 u a Hace mucho, mucho tiempo, en un pa´ muy, muy lejano, los ciudadanos de ıs una de sus ciudades discut´ cu´l era el mejor sistema para su gobierno. Algunos ıan a dec´ que era deseable que gobernasen los mejores, el problema era dilucidar ıan qui´nes eran: si los m´s listos, los m´s ricos, los m´s fuertes... Otros opinaban que e a a a la estabilidad de un sistema hereditario era muy deseable: pero qui´nes empeza- e ban esas dinast´ y qu´ poderes asum´ cada una, era objeto de controversia... ıas e ıa Otros opinaban que era necesario contar con los dioses y sus representantes en la tierra: el debate esta vez era que hab´ muchos dioses y muchos m´s sacerdotes... ıa a La discusi´n fue muy larga, sufrieron numerosas guerras y probaron sistemas o diversos. Al final decidieron que lo mejor era que los ciudadanos decidiesen indi- vidualmente bajo el principio de un ciudadano un voto, y que todos acatasen la decisi´n mayoritaria. A ese modelo se le suele conocer como democracia. o Hoy los ciudadanos de la Uni´n Europea estamos pensando en darnos una o constituci´n que reconozca ese mismo principio como base de nuestro gobierno o y de paso generar una ciudadan´ europea. Me temo que, desgraciadamente, en ıa su implementaci´n no se van a tener en cuenta las cuestiones tecnol´gicas que o o har´ la implementaci´n de este principio m´s cercana a la intenci´n inicial. ıan o a o La democracia representativa La idea de los ciudadanos de aquel pa´ se export´ a muchos otros pa´ ıs o ıses, sin embargo, como estos otros pa´ eran grandes y las comunicaciones en aquellos ıses tiempos no eran muy buenas (caminos y carros de bueyes fundamentalmente) decidieron hacer algunos ajustes a la idea b´sica. El m´s extendido fue que en a a vez de que todos los ciudadanos tuviesen que viajar para reunirse en una asam- blea multitudinaria eligieran peri´dicamente unos representantes en quienes de- o legar´ su voto. A este sistema se suele denominar democracia representativa ıan y es el m´s extendido entre las, a mi juicio, llamadas democracias modernas o a parlamentarias. Este ajuste tan peque˜o, pasar de la democracia directa a la democracia n representativa, ha significado un enorme c´mulo de problemas: c´mo se eleg´ u o ıan los representantes (por regiones, castas, sexos, ...), cu´nto duraba su mandato, a c´mo se les revocaba si las decisiones que tomaban estos representantes dejaban o de gustar a sus electores, etc. Con todos estos problemas, durante los ultimos ´ dos siglos este sistema parece ser el que ha producido mejores resultados. Sin embargo, a´n reconociendo que puede ser el menos malo de los siste- u mas creo que su implementaci´n actual se ajusta poco a la idea original. Son o
    • 98 Vicente Matell´n Olivera a varias las causas de la perversi´n del sistema, en primer lugar el poder que en o general detentan estos representantes ha hecho muy deseable su control desde los diferentes sectores de la sociedad. De esta forma, han aparecido los lobbys (grupos de inter´s), reconocidos legalmente o no, que se encargan de defender e intereses corporativos, de casta, etc. ante los representantes. Como consecuencia, los ciudadanos de a pie pierden inter´s por el funcionamiento del sistema que se e considera viciado. Otro problema de la democracia representativa es la aparici´n de una nueva o casta, la de esos representantes. Es curioso observar, por ejemplo, c´mo existen o familias en Espa˜a en las que hay varios diputados o senadores en diferentes n generaciones o ¡incluso en la misma generaci´n! Un estudio estad´ o ıstico dir´ que ıa ese hecho deber´ ser pr´cticamente imposible teniendo en cuenta el n´mero de ıa a u familias espa˜olas y el n´mero de esca˜os. Esto indica que realmente la demo- n u n cracia representativa genera una nueva casta, la de los pol´ ıticos. Como luego argumentar´, es un impedimento m´s a la reforma del sistema, adem´s de ser e a a otra causa del distanciamiento de los ciudadanos de la pol´ ıtica, a la que acusan de ser unicamente la plasmaci´n de los intereses de los lobbys, conseguida a trav´s ´ o e de la casta de los pol´ ıticos. Otra implementaci´n es posible o Yo creo que la tecnolog´ nos permitir´ hoy volver a un sistema pol´ ıa ıa ıtico m´sa parecido a su concepci´n ideal: gobierno directo de los ciudadanos. ¿C´mo se o o podr´ implementar un sistema de democracia directa en una sociedad moderna ıa como la nuestra? Por supuesto, mi propuesta se basa en el uso de la tecnolog´ ıa, por ejemplo usando dos de los sistemas de comunicaci´n m´s extendidos hoy o a en d´ la televisi´n e Internet. ¿Qu´ impide que tengamos todas las semanas ıa: o e (o todos los d´ un programa en televisi´n para explicarnos las diferentes pro- ıas) o puestas de ley? ¿Qu´ impide disponer de un sistema de voto electr´nico para e o aquellos ciudadanos interesados en participar en la vida pol´ ıtica de su comuni- dad? De hecho, con Internet creo que nos basta, pero quiz´ todav´ no est´ lo a ıa e suficientemente extendida. Seamos por otra parte pragm´ticos, los grupos de inter´s no van a desaparecer. a e Aparecer´n tambi´n en el nuevo sistema, luego es necesario articular contrapesos, a e por ejemplo igualando los tiempos de explicaci´n a favor y en contra de las o propuestas en la televisi´n, fomentando la aparici´n de grupos de inter´s como o o e las diferentes organizaciones no gubernamentales (ecologistas, asistenciales, etc.). Siguiendo con la l´ınea pragm´tica, es tambi´n probable que una gran parte a e de la poblaci´n no est´ interesada en todos los temas que se abordan hoy en d´ o e ıa en un parlamento, o no querr´n seguir los programas de televisi´n en los que se a o exponen los distintos puntos de vistas, o considerar´n que su opini´n no est´ lo a o a suficientemente bien formada sobre un determinado tema (por ser demasiado t´cnico, por ejemplo), etc. Para esas cuestiones nada impide que se siga usando e
    • CEE: Ciudadan´ Electr´nica Europea ıa o 99 el sistema de representaci´n, o una versi´n evolucionada que denominaremos o o delegaci´n de voto. o Gracias al soporte que nos proporciona la extensi´n de Internet, es relati- o vamente sencillo implantar un sistema flexible de delegaci´n de voto para los o ciudadanos. Con este sistema un ciudadano podr´ delegar su voto para las vo- ıa taciones relacionadas con un determinado tema, por ejemplo con las inversiones en el Plan Hidrol´gico en Greenpeace, pero podr´ retener su voto para opinar o ıa sobre aspectos concretos, por ejemplo para votar sobre el regad´ que afecta di- ıo rectamente a su pueblo. Es decir, la delegaci´n de voto en un sistema de voto o electr´nico no tiene por qu´ tener un periodo fijo como ocurre en nuestros siste- o e mas parlamentarios. La delegaci´n no tiene tampoco por qu´ ser unidimensional, o e se podr´ por ejemplo delegar voto por temas, no tiene tampoco por qu´ ser una ıa e delegaci´n unipersonal, se podr´ delegar el voto en organizaciones reconocidas, o ıa como por otra parte se hace hoy con los partidos en Espa˜a, donde tenemos n listas cerradas de candidatos. As´ por ejemplo un ciudadano podr´ delegar su ı, ıa voto en Greenpeace para los asuntos relacionados con el Plan Hidrol´gico y en o los partidos pol´ ıticos tradicionales para otros temas. Esta idea de la democracia directa con sustrato tecnol´gico no es nueva. Ross o Perot, aspirante independiente (en el sentido de no ser apoyado ni por el par- tido Dem´crata ni por el Republicano) a la presidencia de los EEUU en los o a˜os noventa propon´ ya hace tiempo que el modelo de democracia representa- n ıa tiva estaba pervertido. Concretamente una de las obsesiones de Ross Perot era precisamente el enorme poder que tienen los lobbys de Washington, muy proba- blemente porque sab´ el dinero que como due˜o de EDS tuvo que pagarles para ıa n defender sus intereses ante el gobierno federal de los EEUU. Las aportaciones del software libre ´ Esta es una revista que te´ricamente habla de GNU/Linux, ya es bastante raro o que el tipo ´ste de las barbas1 que firma el art´ e ıculo escriba siempre sobre cosas raras como los derechos de autor, las patentes software, etc. pero eso por lo menos tiene algo que ver con el software libre que es el fundamento de GNU/Linux, pero ¿qu´ tiene que ver este ensayo barato sobre la democracia directa? Seguro que e como lector te preguntas esto, pues bien, desde luego ese sistema electr´nico o que soporte un sistema como el propuesto, para m´ tiene que reunir algunas ı caracter´ısticas. Una de las m´s importantes, desde mi punto de vista, es que a debe estar a disposici´n del p´blico para que se garantice su fiabilidad, para lo o u cual el mejor mecanismo es que sea un sistema bajo licencia de software libre. 1 Nota del editor: la revista que originalmente public´ este art´ o ıculo tiene la costumbre de poner una fotograf´ tama˜o carn´ de los autores. Y Vicente Matell´n, como muchos de los personajes ilustres ıa n e a en el mundo del software libre, tiene barba.
    • 100 Vicente Matell´n Olivera a En la actualidad algunas empresas, por ejemplo la espa˜ola Indra2 , venden n sistemas de voto electr´nico que se han usado en elecciones pol´ o ıticas tan gran- des como las ultimas presidenciales de Brasil, pero estos sistemas unicamente ´ ´ sustituyen a la papeleta tradicional para hacer m´s f´cil el recuento. Otras em- a a presas venden sistemas de voto con terminales individuales que se pueden usar como herramienta docente, comercial o para implementar votaciones en las gran- des juntas de accionistas, programas de televisi´n o lugares de entretenimiento o (cines interactivos, parques de atracciones). Quiz´s la m´s conocida es Replay a a Systems3 . Estos sistemas est´n algo m´s pr´ximos a la idea de democracia di- a a o recta. El sistema m´s cercano que conozco a la democracia directa, que he introdu- a cido anteriormente, es freevote, un sistema de voto electr´nico online usado en o HispaLinux. B´sicamente freevote es un software distribuido bajo licencia libre, a que permite realizar votaciones electr´nicas en la red y que por tanto permite o ejercer directamente el control de una organizaci´n o sociedad a sus miembros. o Por supuesto, se trata de un sistema que todav´ est´ muy verde, que puede ser ıa a cuestionado desde m´ltiples aspectos (seguridad, trazabilidad, etc.), pero es una u muestra de que es posible implementar este tipo de sistemas. La oposici´n a la implantaci´n de este tipo de votaciones no tiene fundamento o o t´cnico. De hecho, existe una cr´ e ıtica muy feroz a la democracia directa como sistema sobre todo desde la casta de los pol´ ıticos. Desde su punto de vista, un sistema pol´ ıtico basado en estos principios estar´ abocado al populismo, lo cual ıa por cierto no deja en muy buen lugar sus actuaciones, pues quiere decir que ellos no son realmente los representantes del pueblo. Otra cr´ ıtica es la propensi´n de o estos sistemas a la demagogia. De nuevo el mundo del software libre est´ indicando cu´l puede ser el camino a a para resolver estos problemas. Por ejemplo, llevamos bastante tiempo usando sistemas de filtrado y calificaci´n de las argumentaciones, que se usan con rela- o tivo ´xito en los weblogs como BarraPunto. Con sistemas como ´ste, es la propia e e comunidad la que va evaluando las opiniones, permitiendo a los lectores circuns- tanciales (o con poco tiempo) leer solamente los aspectos m´s interesantes. Al ser a evaluado por la comunidad, este sistema reconoce los argumentos de autoridad, porque tiene en consideraci´n a los autores y porque requiere participar para o poder opinar. Como de costumbre, para muchos eso de la democracia directa puede sonar a ut´pico o irrealizable. Yo creo que es un sistema m´s justo y que a d´ de o a ıa hoy podr´ ser implementable. Quiz´s fuese el momento de empezar a pensar ıa a en ´l, prob´ndolo por ejemplo en algunos niveles de la administraci´n. Quedan e a o por supuesto muchos aspectos por resolver: la redacci´n t´cnica de las leyes, la o e situaci´n de los funcionarios, de la justicia, etc. o 2 http://www.indra.es 3 http://www.replysystems.com/
    • CEE: Ciudadan´ Electr´nica Europea ıa o 101 Algunos enlaces Para terminar acompa˜o el art´ n ıculo con algunos enlaces m´s que permitan a a los lectores crearse su propia opini´n, indicando sistemas que ya funcionan, o definiciones y cr´ıticas a estas ideas: Sistema libre de voto de electr´nico (Freevote) usado en HispaLinux: o http://oasis.dit.upm.es/~jantonio/ Definici´n de tecnodemocracia en Wikipedia: o http://www.wikipedia.org/wiki/Techno-democracy Discusi´n sobre democracia directa en Wikipedia: o http://www.wikipedia.org/wiki/Democracy Argumentaci´n contraria al uso de sistemas electr´nicos de Rebecca Mercuri: o o http://www.notablesoftware.com/evote.html c 2002 Vicente Matell´n Olivera. vmo@barrapunto.com a Se otorga permiso para copiar y distribuir este art´ ıculo completo en cual- quier medio si se hace de forma literal y se mantiene esta nota.
    • 102 Vicente Matell´n Olivera a
    • El Diccionario de la Real Academia de la Lengua Jes´s M. Gonz´lez Barahona u a Publicado originalmente en la revista TodoLinux N´mero 23, p´g. 12-13, Noviembre de 2002 u a Habemus nuevo diccionario. O m´s bien, nuevo Diccionario, dado que no a hablamos de uno cualquiera, sino del que elabora la Real Academia de la Lengua Espa˜ola (RAE), el DRAE. Sin embargo, s´lo es nuevo porque incluye nuevos n o t´rminos y actualizaciones. En lo que toca a su distribuci´n, a su estructura y a e o su modelo de elaboraci´n sigue siendo el mismo diccionario de los ultimos siglos. o ´ Por ejemplo, parece poco razonable que la que deber´ ser la principal herra- ıa mienta de trabajo con nuestro idioma se distribuya en unas condiciones que la ponen fuera del alcance de cualquier hablante. Por otro lado, en este momento de la historia, cuando por fin tenemos herramientas que permiten la comunicaci´n o fluida entre decenas de miles de personas, el DRAE sigue realiz´ndose mediante a un proceso relativamente cerrado, y su producto es una obra est´tica que no a refleja ni siquiera una parte m´ ınima de las posturas con respecto al idioma, ni su constante cambio, ni su enorme diversidad geogr´fica, ni sus diferentes usos a seg´n comunidades (aunque ha hecho grandes esfuerzos en estas direcciones). u ¿No habr´ llegado ya la hora de que la RAE pruebe nuevas formas de dis- a tribuir sus compilaciones? ¿No ser´ el momento de plantearse nuevos desarrollos a del concepto de diccionario? ¿No se podr´ dar cabida en su elaboraci´n a muchos a o m´s especialistas, e incluso a otros hablantes interesados, aunque su especialidad a principal no sea el estudio de nuestro idioma? El nuevo diccionario de la RAE Hace pocas semanas, con gran fanfarria, se celebr´ en Valladolid (Espa˜a) o n una reuni´n de eruditos interesados en el idioma espa˜ol. En ella se present´ el o n o nuevo DRAE, que para muchos representa la norma del idioma, la correcci´n o ling¨´stica por excelencia. No son pocos los que ven en ´l tambi´n la herramienta uı e e indispensable para trabajar con el idioma. Deber´ por lo tanto, estar al alcance ıa, del mayor n´mero posible de hablantes, y en particular de todos aqu´llos cuya u e herramienta de trabajo es precisamente el idioma. Por otro lado, la Real Aca- demia de la Lengua, que es la instituci´n que compila esta obra, parece estar o interesada en la promoci´n y difusi´n del idioma espa˜ol, y en ayudar en la me- o o n dida de sus fuerzas a su uso correcto. La RAE parece tambi´n estar al tanto de e que corren nuevos tiempos, y que tecnolog´ como Internet est´n cambiando las ıas a formas tradicionales de difusi´n del conocimiento. o Sin embargo, el diccionario de la RAE se comercializa en los mismos t´rminos e que hace unos cuantos siglos. Si quieres tener acceso a ´l, tienes que comprarlo e
    • 104 Jes´s M. Gonz´lez Barahona u a en una librer´ (por un precio no muy asequible para las econom´ de muchos ıa ıas hablantes), en su versi´n de papel o, en un alarde de modernidad, en un CD-ROM o que no funciona m´s que en ordenadores equipados con software de determinada a marca. O tambi´n, colmo de los colmos, puedes realizar consultas por Internet e de una forma que parece especialmente dise˜ada para desincentivar su uso. Y n por supuesto, todo ´l est´ cuidadosamente protegido de forma que su copia y e a redistribuci´n est´ completamente prohibida. o a ¿Es ´sta la mejor forma de promover el uso correcto del espa˜ol? ¿Es lo m´s e n a eficiente que se puede lograr (en t´rminos econ´micos y sociales) para poner esta e o obra fundamental a disposici´n de los hablantes? o En cuanto a su factura, el diccionario se sigue elaborando con el mismo pro- ceso que se usaba en el siglo XVIII. Se han incorporado mejoras t´cnicas que e lo aceleran y que mejoran la calidad del resultado, pero sigue siendo en lo fun- damental un proceso relativamente cerrado (en ´l participa una parte ´ e ınfima de los estudiosos del idioma, y no digamos de los hablantes) que produce una obra monol´ ıtica y est´tica. La inform´tica ha entrado en la Academia, pero se ha a a usado s´lo para acelerar el proceso de elaboraci´n y para evolucionar del medio o o papel al medio digital. No se ha aprovechado para pensar de nuevo la forma de elaboraci´n de un diccionario, ni el propio concepto de diccionario en s´ Senci- o ı. llamente, sin reflexi´n, se sigue dando por bueno el m´todo y el concepto que se o e desarroll´ hace varios siglos, cuando construir un diccionario era algo novedoso. o ¿Realmente no hemos avanzado nada en todo este tiempo? ¿No tenemos nuevas posibilidades para difundir el conocimiento, sino que seguimos relegados a seguir los dictados del pasado? Naturalmente, estos razonamientos y estas preguntas se pueden aplicar a cual- quier diccionario, y a muchas otras obras de difusi´n del conocimiento. Pero en o el caso del DRAE son de especial aplicaci´n. Por un lado, porque a la Academia o se le supone m´s inter´s en la difusi´n y promoci´n del conocimiento relativo a e o o a la lengua que en la obtenci´n de beneficios meramente econ´micos. Por otro, o o porque deber´ estar en la vanguardia de la investigaci´n, como lo estuvieron las ıa o Academias de la Lengua de muchos idiomas en su momento. Un nuevo modelo de distribuci´n o Desde que tenemos diccionarios, la raz´n fundamental de su existencia es su o difusi´n, tan masiva como permita la tecnolog´ de la ´poca. Fue la imprenta la o ıa e que hizo posible la edici´n de obras de gran tirada. Al amparo de esta tecnolog´ o ıa nacieron las Academias de la Lengua y otros grupos interesados en compilar diccionarios que pudieran servir a la vez como herramienta de difusi´n del idioma o y como ayuda a la comunicaci´n entre los hablantes. o Desde hace al menos dos siglos se ha usado habitualmente un modelo de distribuci´n para los diccionarios que ha sido muy ventajoso para todas las parte o implicadas. Los autores del trabajo ceden, total o parcialmente, los derechos de
    • El Diccionario de la Real Academia de la Lengua 105 comercializaci´n a una editorial. A cambio de esta cesi´n, la editorial se encarga o o de darle la mayor difusi´n posible, consiguiendo los recursos necesarios de la o ´ venta de ejemplares. Este es, en general, el modelo cl´sico de difusi´n de obras a o escritas. Sin embargo, tambi´n desde hace tiempo, conocemos otros modelos aplicables e especialmente cuando la meta del trabajo no es obtener el m´ximo beneficio a posible de la venta de ejemplares, sino difundir alg´n tipo de conocimiento. u As´ por ejemplo, muchas instituciones financian la elaboraci´n de trabajos o ı, o recopilaciones que luego son regaladas, o vendidas a bajo precio a las comunidades que pueden estar interesadas en ellas. No ser´ exagerado pensar que ´ste podr´ ıa e ıa ser un buen modelo para la difusi´n de un diccionario. Tampoco que podr´ haber o ıa grupos interesados en f´rmulas de patrocinio que permitiesen que el precio de o cada ejemplar del DRAE disminuyese, probablemente, hasta llegar a cero. Afortunadamente vivimos en un mundo que nos permite explorar m´s posibi- a lidades en esta direcci´n. Para llegar a ellas, analicemos cu´les son los costes que o a conlleva el acercar un diccionario a cualquier hablante. Estos son, fundamental- mente, los siguientes: coste de elaboraci´n del propio contenido del diccionario, o coste de edici´n (en papel o en CD-ROM), coste de distribuci´n y coste de pu- o o blicidad y promoci´n. o Si nos olvidamos por un momento de los costes de elaboraci´n del contenido o (que trataremos m´s adelante), nos quedan los costes relacionados, directa o a indirectamente, con la colocaci´n del diccionario en casa de sus usuarios. Pero o afortunadamente las cosas han cambiado mucho en este campo desde los tiempos de Gutemberg. Hoy d´ somos capaces de colocar un contenido en cualquier parte ıa del mundo, en grandes cantidades, a coste pr´cticamente cero. Puede hacerse a mediante un m´todo bien probado y usado ampliamente en, al menos, una gran e comunidad: la del software libre. Este m´todo consiste en una cuidadosa combinaci´n de licencia de redistri- e o buci´n y tecnolog´ Por el lado de la tecnolog´ basta con conseguir una versi´n o ıa. ıa, o electr´nica de buena calidad. Y no estoy refiri´ndome a un buen programa de o e consulta del diccionario, que eso vendr´ solo, sino de una buena estructuraci´n a o de la informaci´n que lo compone. Lenguajes de descripci´n de contenidos, como o o los basados en SGML y XML, ser´ de gran ayuda. Por el lado de la licencia, ıan habr´ que dise˜ar una que permita copiar y redistribuir el diccionario f´cilmen- ıa n a te (al estilo del software libre), asegurando su integridad cuando sea preciso, y permitiendo mejoras. Si se atacan adecuadamente estos dos frentes, acabaremos con un diccionario en un formato para el que es f´cil construir herramientas de consulta (que podr´ a ıan realizar terceras partes, ahorrando de esa forma el coste de desarrollo), y que tiene un canal de distribuci´n asegurado con coste cero (todas aquellas empresas o interesadas en distribuir copias del diccionario a bajo precio). La Academia se podr´ dedicar a su verdadero trabajo, a lo que mejor sabe hacer: compilar el ıa
    • 106 Jes´s M. Gonz´lez Barahona u a diccionario. Y el resto, la comercializaci´n, quedar´ en manos de la sociedad y o ıa las empresas, que en estas condiciones lo har´ con entusiasmo. ıan Un nuevo modelo de desarrollo Actualmente la elaboraci´n del DRAE se basa en el trabajo de un n´me- o u ro relativamente reducido de expertos, trabajando intensamente en los nuevos t´rminos, y en las actualizaciones de los dem´s. Con este trabajo se compone, e a cada tantos a˜os, una nueva edici´n. n o Si busc´semos una analog´ con el desarrollo de software, este ser´ un mo- a ıa ıa delo tradicional de software propietario, el que Eric Raymond denomina desarrollo estilo catedral. El nombre es ilustrativo de su funcionamiento: el software (o en nuestro caso, el diccionario), se construye como se constru´ las catedrales. Un ıan grupo reducido de gente (a veces una sola persona) es responsable del dise˜o n completo de la obra, y dirige a otros grupos que se dedican a partes espec´ ıficas del desarrollo. A su vez, esos grupos pueden dise˜ar los detalles de las partes a su n cargo, y cuentan con equipos que trabajar´n en la construcci´n de esos detalles. a o El resultado es un modelo jer´rquico, muy probado y conocido, y especialmente a util cuando hay que organizar un grupo relativamente peque˜o de gente, bien ´ n especializada en sus respectivos campos y bien disciplinada a la hora de trabajar. Podr´ ıamos decir, m´s formalmente, que se usa una planificaci´n centralizada. a o Pero hace tiempo que sabemos que hay otros modelos de desarrollo posibles. Por ejemplo, el mismo Eric Raymond identifica el modelo de bazar. De nuevo, el nombre es ilustrativo: el desarrollo sigue principios similares a los que rigen el funcionamiento de un bazar, un mercadillo o, en general, un mercado libre. No hay ninguna autoridad central que especifique qu´ productos, ni en qu´ cantidad, e e han de venderse en el bazar. Sin embargo, los compradores acuden a ´l porque e encuentran lo que buscan, y los vendedores pueden mantener sus negocios porque tienen clientes dispuestos a adquirir sus productos. Cada comprador compra seg´n sus preferencias, y cada vendedor decide por su cuenta qu´ productos u e ofrece, y a qu´ precios. Naturalmente, cada actor no puede hacer exactamente e lo que quiere, sino que todos est´n sometidos a las reglas de funcionamiento del a bazar (b´sicamente, las leyes de oferta y demanda). La planificaci´n del sistema a o es completamente distribuida. Por supuesto, es necesario estudiar con detalle c´mo se puede estructurar el o esfuerzo de creaci´n o actualizaci´n de un diccionario con un modelo estilo bazar. o o Fueron necesarios varios a˜os para descubrir y depurar las formas de gestionar n proyectos libres que se usan hoy d´ y s´lo despu´s de mucho ensayo y error se ıa, o e empiezan a vislumbrar las reglas que maximizan las probabilidades de ´xito. En e el caso de los diccionarios, ese proceso pr´cticamente no ha comenzado a´n. Pero a u hay algunas ideas que podr´ experimentarse. Por ejemplo, pueden usarse foros ıan y sistemas similares a los de control de errores en programas para conseguir la colaboraci´n coordinada de un gran n´mero de expertos. Pueden usarse t´cnicas o u e
    • El Diccionario de la Real Academia de la Lengua 107 cl´sicas de divisi´n en subproyectos para conseguir actualizaci´n en l´xicos par- a o o e ticulares para diversas comunidades. Las t´cnicas de certificaci´n y cadenas de e o confianza pueden servir para dar m´s valor a las mejores contribuciones. Las tec- a nolog´ de la informaci´n en general pueden ser utiles para facilitar la recepci´n ıas o ´ o de colaboraciones y la revisi´n sistem´tica de todos los trabajos. Y, por supues- o a to, todo el proceso de elaboraci´n puede ser cuidadosamente informatizado. De o hecho, la construcci´n de las herramientas necesarias para hacer posibles estas o ideas podr´ ser en s´ mismas un buen proyecto de software libre. ıan ı El software libre ha demostrado ya que los modelos estilo bazar pueden fun- cionar para producir software, si se dan las condiciones adecuadas. ¿Por qu´ no e podemos experimentar con este tipo de modelos para producir un diccionario de calidad? Desde luego, producir un buen diccionario es una tarea enormemente compleja y especializada. Pero tambi´n lo es producir un sistema operativo com- e pleto. Antes de que se produjese el primer diccionario, cualquiera habr´ dicho ıa que la tarea era inabordable. S´lo su finalizaci´n demostr´, por el contrario, que o o o era un trabajo abordable con unos recursos limitados. Igualmente, s´lo el ponerse o manos a la obra asegurar´, quiz´s alg´n d´ que se pueden construir diccionarios a a u ıa, con un modelo estilo bazar. ¿Veremos alg´n d´ ese d´ u ıa ıa? Hacia un diccionario libre La Real Academia de la Lengua est´, por muchos motivos, en una posici´n a o inmejorable para liderar este avance hacia un nuevo modelo de diccionario. Sin abandonar los mecanismos tradicionales, y con un coste muy bajo, podr´ reunir ıa a un grupo interesado en experimentar en estas direcciones. Si el trabajo se hace bien, y las ideas de fondo no est´n equivocadas, en poco tiempo deber´ a ıamos comenzar a obtener resultados. Quiz´s un peque˜o diccionario especializado en a n alguna materia, quiz´s una obra limitada a t´rminos nuevos. Con el tiempo a e se podr´ definir mejor el proceso de desarrollo, depurando y completando las ıa herramientas inform´ticas, afinando los mecanismos para permitir colaboraciones a voluntarias y para identificar las m´s interesantes. Y abordando la tarea de lograr, a con ayuda de muchos, un diccionario libre. ¿Se atrever´ la Academia a moverse en esta direcci´n? S´lo el tiempo lo dir´. a o o a Pero si ellos no lo hacen, y en el m´s puro esp´ a ıritu del software libre, quiz´s otro a grupo en una posici´n no tan buena lo intente. Si lo logra, puede que dentro de o unos a˜os estemos pregunt´ndonos para qu´ queremos una Real Academia de la n a e Lengua. Aclaraci´n final o S´ que la RAE elabora muchas m´s obras que su Diccionario, y que sus fun- e a ciones no son unicamente compilarlo. Pero mucho de lo dicho aqu´ es aplicable ´ ı
    • 108 Jes´s M. Gonz´lez Barahona u a tambi´n a otras de sus producciones (por ejemplo, su corpus ling¨´ e uıstico del es- pa˜ol, o su gram´tica). Y en cualquier caso, el DRAE es, sin duda, su obra m´s n a a visible. Por ello este art´ ıculo se ha centrado en ´l. e c 2001 Jes´s M. Gonz´lez Barahona. u a Se otorga permiso para copiar y distribuir este art´ ıculo completo en cual- quier medio si se hace de forma literal y se mantiene esta nota
    • La historia cercana Desde que Richard Stallman abandon´ el MIT (Instituto Tecnol´gico de Mas- o o sachusetts) para iniciar el movimiento del software libre ya han pasado 20 a˜os. n Entonces una impresora de ultima generaci´n tra´ de cabeza a Stallman (y a ´ o ıa todo el equipo de inteligencia artificial del MIT), ya que a la hora de imprimir se atragantaba frecuentemente con el papel. Cuentan que era decepcionante lle- gar al cuarto de la impresora y ver c´mo tu trabajo todav´ no estaba impreso, o ıa porque se hab´ quedado atascada en uno anterior. Stallman decidi´ llamar a la ıa o empresa que fabricaba la impresora y les pidi´ el c´digo fuente del driver de la o o impresora para a˜adir una funcionalidad en principio bastante simple para un n buen programador como era ´l: que cuando la impresora se atascara, avisara a e la persona cuyo trabajo estaba siendo imprimido para que ´ste la desatascara de e inmediato. Lo que recibi´ por respuesta fue una negativa, ya que el c´digo fuente de o o esa aplicaci´n era parte sustancial de la propiedad intelectual y de la ventaja o competitiva de la empresa fabricante. A Stallman parece que esto no le sent´ muy o bien y seguidamente decidi´ lanzar un manifiesto en favor del software libre y o crear un proyecto cuya finalidad era tener un entorno inform´tico completo que a usara unicamente software libre. Y el resto es historia... ´ Y de toda esa historia, la m´s cercana, la relativa a los ultimos a˜os es la que a ´ n se comenta en la siguiente serie de art´ ıculos. As´ ¿C´mo van los proyectos de ı, o software libre? es un breve resumen de lo acontecido en el a˜o 2000 dentro del n panorama del software libre. En esos tiempos, los grandes logros fueron pasar del entorno bidimensional de la shell (de uso exclusivo s´lo para hackers, al menos o todav´ no he conseguido que mi madre haga uso de ella) a uno tridimensional, ıa algo com´nmente conocido como la conquista del escritorio. u El ensayo ¿Est´ GNU/Linux listo para su uso masivo? aborda el estado de a GNU/Linux en la segunda parte del a˜o 2001, cuestion´ndose si pasarse al siste- n a mas GNU/Linux era una tarea abordable para el usuario de a pie. Ya entonces, a pesar de los m´s que notables avances que hac´ que el uso de software li- a ıan bre posiblemente pudiera ser utilizado por casi todo el mundo, muchos -incluso linuxeros- todav´ pensaban que el software libre no estaba lo suficientemente ıa maduro. Como el avispado lector habr´ notado ya, situar este art´ a ıculo en el cap´ıtulo dedicado a comentarios hist´ricos no es m´s que fiel reflejo de que el o a debate a d´ de hoy posiblemente est´ m´s que cerrado: el software libre est´ listo ıa e a a
    • 110 Jes´s M. Gonz´lez Barahona u a para el uso general. O, al menos, eso piensa el editor de esta obra, qui´n sabe si e llevado en demas´ por el optimismo. ıa En el an´lisis de lo que pas´ en el 2001, que se podr´ encontrar en Y pas´ otro a o a o a˜o, se puede ver c´mo el software libre hab´ dejado ya atr´s la idea de ser el n o ıa a sistema de unos pocos elegidos para ser utilizado de forma notoria, a veces incluso masiva, en cualquier entorno y para cualquier dispositivo. Este a˜o tambi´n es n e recordado como uno de los m´s duros dentro del sector de las tecnolog´ de la a ıas informaci´n: los felices a˜os de finales de milenio dieron pie a la crisis de las punto o n com y el sector empresarial ligado al software libre, todav´ una soluci´n por la ıa o que hab´ que apostar fuerte, sufri´ en sus propias carnes la falta de fondos y ıa o confianza. El ultimo repaso hist´rico corresponde a Mis notas sobre el 2002. Las es- ´ o trellas, entre otras que tambi´n se mencionan, son las grandes apuestas de las e administraciones que se apoyan en el uso de software libre (LinEx), la disponibi- lidad de soluciones f´ciles ya no s´lo de usar, sino tambi´n de instalar (Knoppix), a o e la aparici´n de una suite ofim´tica completa (OpenOffice.org) y la consolidaci´n o a o de un navegador r´pido, potente y completo (Mozilla) que ha dado pie a una a gran familia de aplicaciones. Por ultimo, tambi´n se comentan los peligros que ´ e acosan al software libre, un tema que ser´ tratado convenientemente y en mayor a profundidad en el siguiente cap´ ıtulo.
    • ¿C´mo van los proyectos de software libre? o Jes´s M. Gonz´lez Barahona u a Publicado originalmente en la revista TodoLinux N´mero 2, p´g. 12-13, Noviembre de 2000, derivado u a de una parte de la ponencia “Actualidad del software libre”, presentada en el III Congreso de HispaLinux El software libre no ser´ m´s que un modelo posible, pero vac´ de contenido, ıa a ıo si no fuera porque existen productos utilizables. Y detr´s de cada uno de estos a programas, hay un proyecto que lo desarrolla y lo mantiene. Son estos proyectos los que aseguran que los programas libres siguen mejorando t´cnicamente, los que e aseguran su calidad y los que materializan la colaboraci´n de las comunidades de o usuarios. En algunos casos, los proyectos funcionan de forma relativamente infor- mal, dirigidos por voluntarios. En otros, hay empresas colaborando con muchos recursos a que los proyectos contin´en adelante. Y en otros, est´n directamen- u a te promovidos por alguna empresa. A continuaci´n, pasamos revista a los m´s o a destacados. Linux sigue vivo y con buena salud El proyecto Linux es posiblemente el proyecto libre m´s conocido. Como es a bien conocido, fue iniciado por Linus Torvalds, un estudiante finland´s que, con e al ayuda de cientos de programadores de todo el mundo, construy´ a principios o de los a˜os 1990, desde cero un kernel de sistema operativo similar a Unix. Al n portar a ese kernel muchas aplicaciones libres ya disponibles en esa ´poca (y en e especial las producidas por el proyecto GNU), vio la luz el sistema operativo Li- nux, o como muchos preferimos nombrarlo, GNU/Linux. Hoy d´ el proyecto sigue ıa siendo coordinado por Linus Torvalds, aunque otros desarrolladores, como Alan Cox, tienen en ´l un papel cada vez m´s destacado. Ya desde hace unos a˜os e a n han decidido liberar series de versiones con m´s frecuencia para seguir m´s de a a cerca los nuevos desarrollos1 . En cualquier caso, se va a continuar con la pol´ ıtica de mantener dos series en paralelo, la estable (pensada para usuarios finales, ac- tualmente la 2.2) y la inestable (pensada para desarrolladores que quieren probar las ultimas caracter´ ´ ısticas del kernel, actualmente la 2.3). Alguno de los mejores sitios con informaci´n sobre el kernel Linux son Linux.com2 y Kernelnotes3 . o La gran novedad del proyecto Linux es la serie 2.4, ya en fase avanzada de pruebas. No hay muchos cambios radicales, pero incluye m´s y m´s caracter´ a a ısticas 1 Una serie de versiones est´ compuesta por todas las versiones con caracter´ a ısticas y dise˜os similares. n Actualmente, la serie estable es la 2.2, que incluye por ejemplo a las versiones 2.2.1, 2.2.5, 2.2.8, etc. 2 http://www.linux.com 3 http://www.kernelnotes.org/
    • 112 Jes´s M. Gonz´lez Barahona u a avanzadas. Varios subsistemas han sido redise˜ados, mejorando su rendimiento y n sus capacidades. Incluir´ muchos m´s manejadores para diferentes tipos de hard- a a ware. Algunas caracter´ ısticas esperadas desde hace tiempo estar´n disponibles a por fin (por ejemplo, soporte completo para plug-and-play, USB, nuevos sistemas de ficheros, etc.). En general, la mayor´ de estas mejoras buscan hacer Linux ıa m´s apto para su empleo en ordenadores de sobremesa, que es por ahora el seg- a mento en el que mostraba m´s problemas. Puede encontrarse informaci´n m´s a o a 4 detallada sobre Linux 2.4 en el art´ıculo “Wonderful World of Linux 2.4” , de Joe Pranevich. GNU produce m´s y m´s software a a El proyecto GNU5 fue iniciado por Richard Stallman en 1984, con la idea de producir un sistema operativo completo libre. Comenz´ construyendo, sobre o todo, herramientas para programadores (el compilador GCC, el editor Emacs, el depurador GDB, y muchas m´s) y utilidades t´ a ıpicas de sistemas operativos. Cuando estas herramientas fueron portadas al kernel Linux a principios de los a˜os 1990, permitieron el nacimiento del sistema operativo GNU/Linux. Desde n entonces, el proyecto GNU no ha dejado de producir virtualmente cientos de programas libres. Actualmente ha desarrollado tambi´n un kernel (HURD), que e ya es muy utilizable, y es la base, por ejemplo, para una distribuci´n Debian. o Muchos de sus programas est´n entre los mejores en su campo (por ejemplo, a GCC es sin lugar a dudas el compilador que genera c´digo m´quina en m´s o a a plataformas), y GNU se ha convertido en garant´ de calidad. El proyecto m´s ıa a innovador desarrollado dentro del marco del proyecto GNU es GNOME, que tiene tanta entidad como para ser considerado un proyecto por s´ mismo. ı Y a pesar de esta enorme producci´n de software, desde muchos puntos de o vista, la mayor contribuci´n de GNU ha sido de otro tipo: sentar parte de las o bases legales (con la licencia GPL, una de las m´s usadas por los programadores de a software libre) y filos´ficas (al menos parcialmente) del movimiento de software o libre. Actualmente, GNU est´ embarcado en la promoci´n de una nueva licencia, a o ´sta para proteger documentaci´n, y con una filosof´ muy similar a la GPL. e o ıa Tambi´n se est´ trabajando en una modernizaci´n de la licencia GPL, que incluya e a o las nuevas modalidades de uso de software, como por ejemplo los servidores de aplicaciones en Internet. Cuando sea publicada, esta licencia ser´ la GPL 3.0. a 4 http://linuxtoday.com/stories/10698.html 5 http://www.gnu.org
    • ¿C´mo van los proyectos de software libre? o 113 Apache domina su nicho Apache es el servidor de web usado en m´s sitios de Internet (m´s del 60 % de a a 6 los sitios web usan Apache, seg´n la encuesta de Netcraft ), y desde el punto de u vista t´cnico es, sin duda, uno de los m´s completos y estables. La nueva serie de e a Apache (la 1.3) est´ ya disponible para su uso. Su redise˜o ha sido muy completo a n y ahora es m´s modular. Tambi´n se ha cuidado especialmente el rendimiento y a e la configuraci´n, que se ha mejorado sustancialmente y se ha cuidado mucho el o soporte para Windows NT y Windows 95. Alrededor de Apache est´n floreciendo a otros proyectos, como Jakarta (integraci´n de Java y Java servlets con el servidor o de Web), que hacen que se mantenga en el frente tecnol´gico en este mercado. o En cuanto a la organizaci´n del proyecto, se ha constituido la Apache Software o Foundation, a la que pertenecen los desarrolladores que m´s han contribuido a a Apache, y que tiene entre sus misiones coordinar los esfuerzos realizados en torno a este programa, as´ como su desarrollo futuro. ı Mozilla empieza a dar resultados El proyecto Mozilla fue iniciado por Netscape (hoy parte de America Online) como el primer proyecto de software libre de gran escala iniciado por una empresa. Los recursos puestos por Netscape han sido enormes, incluso para proyectos tradicionales (propietarios). Cientos de programadores, docenas de herramientas auxiliares, y sobre todo una gran apuesta. Durante mucho tiempo, Mozilla fue considerado como un fracaso, hasta que hace unos meses empezaron a ver la luz las primeras versiones beta del producto. Parece que Mozilla va a ser un navegador que nos va a mostrar c´mo va a ser la nueva generaci´n de navegadores. o o Y a su alrededor ya est´ apareciendo toda una constelaci´n de nuevas aplicaciones a o que usan componentes suyos (como Gecko, su motor de HTML), o est´n derivados a de su c´digo (como ChatZilla, un cliente de IRC que ha sido desarrollado usando o gran parte del c´digo de Mozilla). o Debian incluye 4500 paquetes Debian es una distribuci´n de GNU/Linux (el kernel Linux m´s cientos de o a programas a su alrededor) que tiene la peculiaridad de no estar directamente promovida por una empresa, sino por cientos de desarrolladores repartidos por todo el mundo. Fue una de las primeras distribuciones, comenzada por unas decenas de desarrolladores a mediados de los a˜os 1990. Hoy d´ es un gran n ıa proyecto coordinado en el que trabajan con diversos niveles de dedicaci´n cientos o de desarrolladores. El trabajo de estos desarrolladores consiste fundamentalmente en empaquetar aplicaciones para su inclusi´n en la distribuci´n y la creaci´n de o o o herramientas que simplifiquen la instalaci´n y la administraci´n del sistema. o o 6 http://www.netcraft.com/survey/
    • 114 Jes´s M. Gonz´lez Barahona u a La nueva versi´n (Debian 2.2, alias Potato) vio la luz en agosto7 Incluye o m´s de 4.500 paquetes diferentes, entre los que se puede encontrar casi cualquier a programa libre disponible para GNU/Linux. Una de las caracter´ ısticas funda- mentales de esta distribuci´n es la facilidad con la que se pueden realizar las o actualizaciones de forma pr´cticamente transparente usando CDs o directamen- a te Internet. Pero lo que m´s diferencia a Debian de otras distribuciones es su a ´nfasis en que todo el software de su distribuci´n principal sea software libre. En e o esta l´ ınea, Debian est´ consiguiendo ser la distribuci´n libre por excelencia, que a o incluye virtualmente el estado del arte en software libre. KDE tiene cientos de aplicaciones KDE es un entorno completo de escritorio que incluye ya cientos de aplica- ciones que funcionan de forma integrada, incluyendo herramientas de ofim´tica a (KOffice, que integra procesador de texto, hoja de c´lculo, navegador, etc), de a programaci´n (KDevelop, un entorno integrado para la programaci´n en C y o o C++), etc. KDE funciona en sistemas tipo Unix, y entre ellos en GNU/Linux. La versi´n 2.0 de KDE ha sido publicada en octubre8 . KDE se incluye en mu- o chas distribuciones de GNU/Linux como el entorno de escritorio por defecto, hasta el punto que muchos usuarios est´n ya identificando la apariencia habitual a de KDE con GNU/Linux. Alrededor de KDE est´n surgiendo tambi´n empresas a e cuyo modelo de negocio est´ basado en el desarrollo integraci´n y mantenimiento a o de aplicaciones dentro de este entorno. GNOME avanza con su modelo de componentes GNOME es otro entorno de escritorio que tambi´n incluye varios cientos de e aplicaciones. Su caracter´ ıstica principal es su ´nfasis en un dise˜o arquitectural e n completamente basado en componentes que usan CORBA para integrarse y coor- dinarse entre ellos. Es notable c´mo algunas empresas, principalmente HelixCode o y Eazel est´n haciendo desarrollos basados en GNOME y contribuyendo muy a activamente a su desarrollo. Algunas aplicaciones muy interesantes que est´n a apareciendo en el marco de este proyecto son: Evolution (un programa para tra- bajo en grupo), Gnumeric (una hoja de c´lculo), Nautilus (un gestor de ficheros), a GIMP (un programa de tratamiento de im´genes), y AbiWord (un procesador de a textos). La constituci´n de la Fundaci´n GNOME, que tuvo lugar este verano, y en o o la que participan empresas como Hewlet Packard, SUN, IBM, Eazel y HelixCode demuestra el gran inter´s de la industria inform´tica por este proyecto. e a 7 Nota del editor: El autor se refiere a agosto de 2000. 8 N. del E.: El autor se refiere a octubre de 2000.
    • ¿C´mo van los proyectos de software libre? o 115 XFree86 ya ha liberado la versi´n 4.0 o XFree86 es la implementaci´n de X Window que utilizan casi todos los sis- o temas operativos libres sobre procesadores derivados del i386. Proporciona la infraestructura sobre la que est´n construidas la mayor´ de las aplicaciones a ıa gr´ficas libres. Acaba de liberar una nueva versi´n, la 4.0, que a´n no es comple- a o u tamente estable, pero ya muestra los beneficios de un redise˜o casi completo. El n camino hacia esta nueva versi´n comenz´ hace casi dos a˜os, y ha conseguido una o o n mayor modularizaci´n del sistema, mejoras en el rendimiento y nuevos servicios. o Hacia d´nde vamos o Parece que -en contra de muchas previsiones pesimistas- los proyectos de software libre siguen vivos y coleando. M´s all´ de personalismos y de divisio- a a nes, contin´an produciendo software de buena calidad. Y contin´an demostrando u u c´mo se pueden gestionar proyectos con cientos de desarrolladores repartidos por o todo el mundo, y a´n as´ mantener la coherencia necesaria para que las publica- u ı ciones tengan lugar a buen ritmo. El futuro dir´ si todo esto puede mantenerse a y mejorarse, pero por ahora parece que se progresa a buen ritmo. c Jes´s M. Gonz´lez Barahona. u a Se otorga permiso para copiar y distribuir este art´ ıculo completo en cual- quier medio si se hace de forma literal y se mantiene esta nota
    • 116 Jes´s M. Gonz´lez Barahona u a
    • Y pas´ otro a˜ o o n Jes´s M. Gonz´lez Barahona u a Publicado originalmente en la revista TodoLinux N´mero 2, p´g. 12-13, Enero de 2002 u a Se nos acaba el 2001. Mirando hacia atr´s, mucho ha ocurrido este a˜o en el a n mundo del software libre. En el lado positivo, es de destacar el aumento sostenido del uso y del conocimiento del software libre, se mida por el par´metro que se a mida. Entre lo negativo, es sin duda preocupante la gran cantidad de empresas relacionadas con este mundo que han cerrado o est´n teniendo muchas dificulta- a des. Aprovechando el recuento t´ ıpico de fin de a˜o, voy a comentar sobre lo que n me ha parecido m´s relevante de ´ste que termina. a e La conquista de los usuarios normales El software libre en general, y GNU/Linux en particular, han seguido progre- sando en la larga marcha hacia la conquista de los ordenadores de los usuarios normales. Poco a poco GNU/Linux va entrando en empresas, normalmente de la mano de juegos de ofim´tica como StarOffice (o su versi´n libre OpenOffice.org), a o y en gran medida gracias a la facilidad de uso que proporcionan los entornos de escritorio GNOME o KDE. A esto tambi´n han ayudado, sin duda, las ultimas e ´ mejoras en sencillez de instalaci´n que han introducido casi todas las distribucio- o nes. S´lo cuando los usuarios puedan hacer tranquilamente en GNU/Linux todo lo o que suelen hacer en otros sistemas esta marcha se acercar´ a su fin. En entornos a como la ofim´tica o la programaci´n esto est´ cerca de ser cierto. Sin embargo a o a en otros, como los juegos, el camino es a´n largo. Por eso hoy d´ incluso los u ıa linuxeros m´s ac´rrimos suelen seguir prefiriendo el arranque dual, y no se acaban a e de atrever a borrar la otra partici´n. o Pero adem´s de necesitar m´s y mejores programas, hay otro problema que a a frena el avance de GNU/Linux entre los usuarios no t´cnicos, y que lo va a frenar e m´s en el futuro si no lo evitamos. Es la imposici´n de uso de un determinado a o programa que se hace en muchos ambitos. Es, por ejemplo, bien conocido que el ´ censo espa˜ol no puede rellenarse desde Internet m´s que con cierto producto de n a cierta empresa. Lo que lleva a la situaci´n bastante curiosa de que se est´ usan- o e do el dinero de los impuestos de los contribuyentes espa˜oles para fomentar la n posici´n de monopolio de una empresa estadounidense. o La unica forma de denunciar y frenar estas situaciones es organiz´ndonos y ´ a haciendo o´ nuestra voz. S´lo unas asociaciones fuertes y reivindicativas, arro- ır o padas por una buena cantidad de miembros, podr´n hacer frente con ciertas a posibilidades de ´xito a estas situaciones, mezcla de ignorancia e incompetencia, e donde la libertad de elecci´n que deber´ o ıamos tener se ve tan coartada.
    • 118 Jes´s M. Gonz´lez Barahona u a Afortunadamente, ya estamos en ese camino. Campa˜as como la del PA- n DRE libre (petici´n para que el programa que se utiliza para hacer la declara- o ci´n del impuesto espa˜ol sobre la renta est´ disponible para plataformas como o n e GNU/Linux) est´n empezando a dar sus frutos. En casi todos los pa´ a ıses del ambito hispano las asociaciones de usuarios de GNU/Linux o de software libre ´ florecen, y en general gozan de muy buena salud. Aunque s´lo el futuro dir´ si o a son capaces de mantener una tasa sana de crecimiento, y si sus acciones estar´n a al nivel necesario como para invertir la actual tendencia que perjudica a las soluciones libres. Las empresas, una de cal y otra de arena La crisis en el sector de Internet se ha instalado entre nosotros. Y a la sombra de ella, el capital riesgo ha huido de todo lo que suena a negocio “demasiado nuevo”. Esto ha perjudicado a muchas empresas relacionadas con el software libre que estaban en medio de alguna ronda de financiaci´n. As´ empresas tan o ı, prometedoras como Eazel han quebrado. Otras, tan emblem´ticas como VA Li- a nux, est´n capeando el temporal como pueden, en muchos casos con manifiesto a nerviosismo y p´rdida de rumbo. e Sin embargo, en estos mismos meses hemos visto la entrada decidida de gran- des empresas inform´ticas en el mundo del software libre. La estrategia de IBM a al respecto es manifiestamente clara, hasta el punto de haberse convertido en el mayor promotor del software libre en el mundo empresarial, con lo que eso su- pone. Otros gigantes, como HP-Compaq, est´n cada vez m´s cerca de este tipo a a de estrategias, quiz´s como unica forma de competir. a ´ Esta situaci´n esquizofr´nica (por una lado parece que cada vez m´s empre- o e a sas nuevas atraviesan dificultades, por otro cada vez empresas tradicionales se convierten al software libre) es dif´ de analizar. ¿Estamos m´s cerca o m´s lejos ıcil a a de que las soluciones libres se conviertan en las preferidas por el mundo empre- sarial? Parece que est´ aumentando la desconfianza en los modelos de negocio a que se han propuesto hasta ahora en el mundo del software libre. Pero a la vez, parece que a muchas empresas no les queda m´s opci´n que entrar de cabeza en a o este mundo para poder ser competitivas... En cualquier caso, lo que parece claro es que a´n no se ha descubierto el u modelo de negocio que permita generar recursos con solidez. A´n as´ algunas u ı empresas, como Red Hat Linux o Ximian, podr´ estar cerca de encontrarlo. ıan La explosi´n de los proyectos o Donde no se ha notado ning´n tipo de crisis es en la cantidad y calidad de los u proyectos de software libre. Diariamente tenemos anuncios de nuevos proyectos, de nuevas liberaciones, y de nuevos campos donde se est´n construyendo progra- a mas libres. En este ultimo a˜o se percibe c´mo la masa cr´ ´ n o ıtica de desarrolladores
    • Y pas´ otro a˜o o n 119 se ha sobrepasado en muchos ambitos que hasta ahora estaban relativamen- ´ te desatendidos por el software libre (como los reproductores multimedia, por ejemplo). Y c´mo aparecen las primeras incursiones exitosas en entornos casi o prohibidos, como los ordenadores de mano (PDA). El futuro del software libre depende de que siga siendo competitivo en los campos en los que lleva establecido desde hace tiempo (desde los compiladores y los entornos de programaci´n hasta los entornos de escritorio y los programas o de ofim´tica). Pero tambi´n de que sea capaz de colonizar nuevos territorios al a e menos con la misma penetraci´n que el software propietario, y si es posible, un o poco por delante de ´l. Por eso son muy importantes los nuevos campos que se e han abierto, o se han empezado a consolidar durante este ultimo a˜o. ´ n Los medios Este a˜o ha sido el del establecimiento del software libre en el kiosco. Por n un lado, las revistas dedicadas al software libre, o al menos a sistemas como GNU/Linux, han madurado y se han multiplicado. Ya no es raro encontrar en cualquier establecimiento publicaciones si no especializadas, al menos que inclu- yan en cantidad significativa informaci´n sobre software libre. Y en general, toda o la prensa inform´tica muestra secciones fijas sobre sistemas libres, y el tratamien- a to de temas relacionados con GNU/Linux ya ha dejado de ser lo excepcional para pasar a ser la norma. Incluso la prensa generalista se encarga de vez en cuando de los avances del software libre. Y GNU/Linux se ha convertido en referencia obligada como unica alternativa al monopolio de Microsoft. Sin embargo, esta misma atenci´n ´ o ha tra´ sus problemas. En particular, el software libre est´ cada vez m´s bajo ıdo a a el radar de las grandes empresas de software propietario, que ya han puesto a funcionar su gran maquinaria de m´rketing para combatirle. En el tiempo que a viene, cada vez contemplaremos ataques m´s directos, para los que habr´ que a a estar preparados, y a los que habr´ que responder de alguna manera. a La situaci´n legal o Lo m´s preocupante durante este a˜o que termina ha sido el empeoramiento a n en el frente legal. Por un lado, Europa est´ m´s cerca que nunca de aceptar las a a patentes de software, a pesar de los esfuerzos para explicar c´mo este cambio o nos perjudicar´ a todos. Por otro, las legislaciones que tratan de defender los a derechos de autor est´n siendo cada vez m´s incompatibles con el desarrollo de a a software libre. Especialmente preocupante est´ siendo el caso del DeCSS, que a´n a u no se ha resuelto completamente (aunque en las ultimas semanas parece estar ´ reconduci´ndose), y las legislaciones propuestas como sucesoras de la DMCA, que e ponen directamente fuera de la ley muchos desarrollos libres, a la vez que limitan libertades fundamentales que siempre hemos tenido como consumidores.
    • 120 Jes´s M. Gonz´lez Barahona u a Sin embargo, tambi´n ha sido este a˜o el primero en el que se ha percibido un e n cambio de tendencia en el mundo del software libre en cuanto a la preocupaci´no general por los asuntos legales. Por fin ha dejado de ser extra˜o ver desarrolla- n dores de software libre preocupados por las implicaciones para ellos y para su trabajo de las leyes que se est´n proponiendo. Se percibe tambi´n, dir´ que por a e ıa primera vez, una preocupaci´n cada vez mayor por temas como la libertad de o innovaci´n o la libertad de elecci´n de plataforma software y sus implicaciones o o sociales y pol´ ıticas. De todo un poco Resumiendo, el a˜o en una frase, podr´ decirse que “Hemos tenido de todo n ıa un poco”. En l´ıneas generales, ha sido un a˜o de avance, y esto es especialmente n importante cuando ya hay varios sectores que han identificado al software libre como un enemigo a batir. Creo que es muy positivo no haber retrocedido cuando el entorno ha pasado de ser completamente indiferente a ser marcadamente hostil en algunos casos muy importantes. Y desde muchos puntos de vista no s´lo el o software libre no ha retrocedido en estas circunstancias, sino que ha continuado su carrera hacia adelante. ¿Podremos decir lo mismo el a˜o que viene? n c Jes´s M. Gonz´lez Barahona. u a Se otorga permiso para copiar y distribuir este art´ ıculo completo en cual- quier medio si se hace de forma literal y se mantiene esta nota
    • ¿Est´ GNU/Linux listo para su uso masivo? a Jes´s M. Gonz´lez Barahona u a Publicado originalmente en la revista TodoLinux N´mero 12, p´g. 12-13, Septiembre de 2001 u a GNU/Linux en particular, y el software libre en general, est´n ante una en- a crucijada: permanecer como el juguete de una minor´ o pasar a ser lo que usa ıa, todo el mundo. De lo que ocurra en los pr´ximos a˜os va a depender el camino o n que se tome. Pero, ¿est´ listo el mundo GNU/Linux para avanzar por el camino a del uso masivo? ¿Estamos listos los que creemos que el software libre ofrece mu- chas ventajas y un modelo de desarrollo viable para promover su uso en todos los entornos? Dicho m´s clarito, ¿nos creemos de verdad que el software libre puede a llegar, en un plazo corto, a ser la soluci´n preferida en muchos situaciones? o Aunque pueda parecer extra˜o, a mi alrededor veo que los que estamos en n esto parecemos no cre´rnoslo. Cuando enfrentamos a un linuxero de toda la vida e con la instalaci´n del ordenador de su hermano, o con la informatizaci´n de la o o empresa en la que trabaja, en demasiadas ocasiones opina que es mejor no usar software libre. Y no es que sea un advenedizo, alguien sin experiencia, o que no controle mucho los ultimos avances del mundo GNU/Linux. Es, simplemente, que ´ piensa que todo esto a´n no est´ listo para el usuario medio, ´se que s´lo quiere u a e o usar su ordenador. Que hacen falta muchos conocimientos t´cnicos para poder e sobrevivir en el mundo del software libre, y que las cosas no son suficientemente sencillas. ¿Tenemos complejo de inferioridad, nunca nos hemos acabado de creer lo que hablamos a todas horas, o qu´ est´ pasando? Si te interesa mi opini´n, sigue e a o leyendo... Ni nosotros mismos... Seguro que has visto m´s de una vez c´mo un usuario veterano de GNU/Linux a o defiende vehementemente que aunque GNU/Linux es una gran cosa, y a ´l le va e bien, a´n no est´ listo para su uso por todo el mundo. Por ejemplo, hace unos u a d´ tomando una ca˜as con varios linuxeros convencidos desde hace tiempo, y ıas, n despu´s de hablar sobre las ultimas mejoras a los sistemas de ficheros transaccio- e ´ nales en el kernel, sobre la evoluci´n de Mozilla y sobre lo maduras que est´n las o a ´ ultimas versiones de KDE, sali´ el tema de siempre. En este caso, los problemas o de uno de los presentes instalando no s´ que cosa en el ordenata de su hermano e que, naturalmente, ten´ Windows como sistema operativo. “¿Y eso?” “Pues me ıa pidi´ que le ayudara cuando se lo compr´, y claro, como no usa el ordenador o o m´s que para escribir y navegar por la red, no iba a ponerle GNU/Linux, que mi a hermano no sabe nada de ordenadores...”. Te suena, ¿eh?
    • 122 Jes´s M. Gonz´lez Barahona u a Yo me he encontrado situaciones de este estilo por decenas. Tantas que acabas por considerarlas normales y cuando te encuentras en una similar, sin pensarlo, directamente tomas la misma decisi´n. Pero me pregunto, ¿es realmente ´sta la o e unica opci´n? O m´s bien, ¿es ´sta siempre la opci´n m´s conveniente? Por- ´ o a e o a que si de verdad el software libre es algo tan bueno como todos creemos, ¿por qu´ neg´rselo a la gente de nuestro entorno, sea o no entendida en ordenadores? e a Luego quiz´s hay que replantearse el asunto.. a Seamos objetivos Naturalmente, no se puede decir que GNU/Linux (o cualquier otro sistema operativo libre) es siempre la mejor soluci´n para un usuario dado. Pero lo pue- o de ser en muchos casos, incluso si ese usuario no tiene muchos conocimientos inform´ticos. Y de todas formas, lo mismo ocurre con cualquier otro sistema a propietario. Desde mi punto de vista, los casos m´s claros en los que GNU/Linux es a una buena soluci´n para un usuario no t´cnico se dan cuando se cumplen las o e condiciones siguientes: El usuario s´lo suele hacer ciertas tareas con el ordenador, y esas tareas pue- o den realizarse bien con GNU/Linux. Una situaci´n t´o ıpica es la del ordenador para trabajo de oficina (procesador de textos, hoja de c´lculo, correo electr´ni- a o co y navegador de web). En este caso, tenemos juegos de herramientas m´s a que adecuados. Adem´s, estas herramientas (por ejemplo, las disponibles en a los entornos GNOME o KDE) son sencillas de usar, y tienen interfaces similares a cualquier otra herramienta de su categor´ ıa. El usuario tiene acceso a personas con conocimientos espec´ ıficos sobre GNU/Linux. En estos casos, ser´ f´cil conseguir ayuda si se presenta alg´n problema pun- a a u tual, por ejemplo, en el momento de la instalaci´n. Esas personas tampoco o son, a estas alturas, algo extra˜o. Por ejemplo t´, incluso con tus conocimien- n u tos b´sicos, puedes ser una de ellas. Tus amigos y tus familiares te tienen a a su alcance (si t´ les dedicas algo de tiempo, claro). Con tu ayuda, el uso de u GNU/Linux puede ser mucho m´s placentero... S´lo piensa en lo que has ayu- a o dado ya a tus amigos a instalar o resolver problemas de Microsoft Windows y el tiempo que le has dedicado a ello... En entornos profesionales (empresas y similares) este personal se puede contratar. Basta con fijarse, cuando se cubren las plazas de inform´ticos en la empresa, en que sepan de GNU/Linux a y software libre. O con ayudar al personal ya contratado a reciclarse, actua- lizando sus conocimientos con alg´n curso de GNU/Linux. u El usuario puede beneficiarse directamente de alguna de las ventajas del soft- ware libre. Por ejemplo, si tienes conexi´n ADSL en casa, montar un buen o cortafuegos con GNU/Linux, que puede actualizarse diariamente para evi- tar problemas de seguridad, puede ser un buen comienzo. Otro caso es el de
    • ¿Est´ GNU/Linux listo para su uso masivo? a 123 los usuarios a los que les gusta probar muchas aplicaciones. Qu´ mejor que e regalarles las m´s de 2.000 que hay en los CDs de Debian 2.2... a Si piensas un poco en ello, seguro que se te ocurren m´s y m´s situaciones a a donde s´ deber´ recomendar, claramente, que al menos se instale un arranque ı ıas dual, y quiz´s s´lo GNU/Linux. a o Como siempre, las cosas no suelen ser tan claras. Tambi´n puede haber pro- e blemas, y habitualmente los hay. Pero normalmente, hay formas de solucionarlos: La instalaci´n puede ser dif´ Hoy d´ casi cualquier distribuci´n de GNU/Linux o ıcil. ıa, o es f´cil de instalar, pero siempre resultar´ m´s dif´ que no tener que hacer- a a a ıcil la... Y a´n no es habitual que al usuario le venga GNU/Linux preinstalado. u La unica forma que yo conozco de resolver este problema es con ayuda. Ayu- ´ da humana (tener cerca a alguien que est´ familiarizado con la instalaci´n e o de GNU/Linux) y ayuda software (tener una instalaci´n que cause los me- o nos problemas posibles, y haga autom´ticamente la mayor parte del trabajo). a Una cuidadosa selecci´n de la distribuci´n a instalar ayuda mucho en esta o o segunda parte. Problemas con el soporte para alg´n tipo de hardware. Desgraciadamente, u mucho hardware (tarjetas gr´ficas, de sonido, de conexi´n, de red, etc) no a o tiene ning´n tipo de soporte para GNU/Linux por parte de sus fabricantes. u Todo lo que conseguimos cuando lo compramos es un CD con un driver pa- ra cierta versi´n de Windows. Por el lado bueno, sin embargo, tenemos la o suerte de que la mayor parte de los dispositivos est´n soportados de forma a nativa en Linux. Siempre hay problemas (el ultimo modelo de tarjeta gr´fi- ´ a ca s´lo est´ soportado por versiones experimentales del kernel, tal m´dem o a o no tiene drivers para Linux, etc.). La unica forma de evitar estos problemas ´ es comprar el hardware con cuidado, si hace falta pidiendo garant´ de que ıa funcionar´ con GNU/Linux (lo que de paso env´ al vendedor el mensaje de a ıa que si sabe de GNU/Linux tendr´ un cliente m´s, y eso no es mala cosa). a a Si no se puede hacer, habr´ que darse unas vueltas por Internet... Tenemos a suerte de que GNU/Linux sea, con diferencia, el sistema sobre el que hay m´s a informaci´n en Internet. Y de paso, si encuentras una soluci´n, no te olvides o o de contribuir tambi´n. Docum´ntala y ponla en alg´n sitio en la Red. Si no e e u sabes d´nde, env´ a la lista de correo de un grupo de usuarios. Esas listas o ıala suelen archivarse, y m´s tarde alguien puede aprovecharse de tus sudores. a No hay aplicaciones para alguna tarea que quiere realizar el usuario. Hoy d´ ıa en GNU/Linux hay aplicaciones para casi cualquier tarea, y es conveniente echar un vistazo exhaustivo si parece que no existe lo que necesitamos: cada d´ aparecen nuevas cosas. Pero a veces, a pesar de todo, no encontramos al- ıa go. Por ejemplo, el ultimo juego de matar no s´ qu´ bichos. En estos casos, la ´ e e unica soluci´n es mantener el arranque dual, y seguir mirando peri´dicamente ´ o o por si apareciera lo que necesitamos. A veces WINE, que permite ejecutar apli- caciones Windows emuladas sobre GNU/Linux, puede ser tambi´n de ayuda. e
    • 124 Jes´s M. Gonz´lez Barahona u a En algunas ocasiones simplemente ocurre que para el usuario es dif´ con- ıcil seguir una versi´n actualizada de una distribuci´n de GNU/Linux, o decidir o o cu´l es la que le conviene instalar. De vez en cuando alguien me cuenta sus a problemas de instalaci´n y despu´s de charlar un rato me doy cuenta que o e est´ usando unos CDs de hace tres o cuatro a˜os... Pero estamos de suerte, a n cada vez es m´s sencillo encontrar distribuciones recientes, bien baj´ndolas a a de Internet, compr´ndolas a distancia o directamente en alguna tienda de a inform´tica o grupo de usuarios. Si te interesa, aqu´ tambi´n puedes ayudar. a ı e Si tienes una distro actual y con permisos de redistribuci´n tal cual (como o por ejemplo, Debian), ofrece tu tostadora a tus amigos. Para las empresas, esto raramente es un problema. Con lo que est´n acostumbrados a pagar por a licencias de programas propietarios, pagar lo que puede costar una buena distro no es ning´n problema. u Muchos usuarios echan de menos documentaci´n actualizada para aprender o a usar GNU/Linux. La mayor´ de los libros que te encuentras en la zona ıa de inform´tica de las librer´ no son m´s que manuales de aplicaciones so- a ıas a bre Windows, y es dif´ encontrar verdaderos manuales sobre inform´tica, y ıcil a m´s a´n sobre GNU/Linux en particular, especialmente si quieres la informa- a u ci´n en espa˜ol. Por el lado positivo, ya empieza a haber libros tradicionales o n que se dedican a GNU/Linux, y siempre tenemos el almac´n de informaci´n e o por excelencia: la Red. Sitios como LuCAS est´n llenos de informaci´n sobre a o GNU/Linux en espa˜ol.n Como ves, estos problemas, aunque pueden ser frecuentes, no son insalvables. Aunque, por supuesto, hay m´s. ¿Son suficientes para desaconsejar la instalaci´n a o de GNU/Linux en lugar de otros sistemas? Habr´ que hacer un estudio caso por ıa caso, pero en general, creo que no. GNU/Linux puede ser una alternativa perfec- tamente v´lida para los usos de much´ a ısimos usuarios normales, y si podemos, no est´ de m´s que les echemos una mano con sus problemas. Quiz´s con el tiempo a a a vayan aprendiendo, y m´s adelante nos puedan ayudar ellos a nosotros... a Algunas ideas En el mundo del software libre no ocurre que la unica opci´n sea esperar a ´ o que determinada empresa venga a resolver nuestros problemas. Aqu´ podemos ı ser parte activa de las soluciones. Si quieres ayudar a que m´s y m´s gente pueda a a usar GNU/Linux (u otro sistema libre) con provecho, hay muchas cosas que puedes hacer. Algunas ya las he ido contando, otras las puedes ver aqu´ a modo ı, de ejemplo: Ap´ntate a un grupo de usuarios, o funda uno nuevo con tus amigos linuxeros u si no lo hay donde vives, estudias o trabajas. Los grupos de usuarios sirven estupendamente como redes de ayuda, donde los m´s veteranos pueden echar a una mano a los m´s nuevos, y todos juntos pueden avanzar m´s r´pidamente. a a a
    • ¿Est´ GNU/Linux listo para su uso masivo? a 125 Pueden editar sus propios CDs con distribuciones, organizar sus jornadas donde se cuenten los ultimos avances en GNU/Linux, discutir sobre problemas ´ en listas de correo, etc. Si sabes otros idiomas, puedes ayudar traduciendo documentaci´n al espa˜ol. o n Mucha gente no tiene la opci´n de usar documentaci´n en ingl´s, la necesitan o o e en su idioma. Sitios como LuCAS ayudan a coordinar esta tarea de traducci´n, o inmensamente util y que nunca acaba. ´ Documenta tus problemas (y tus soluciones). Si tienes m´s tiempo y crees que a sabes escribir, procura preparar gu´ donde expliques lo que has aprendido ıas sobre cualquier tema relacionado con GNU/Linux. Seguro que tu experiencia ser´ muy util a otros linuxeros. Adem´s de LuCAS, hay otros sitios (como La a ´ a 1 Espiral ) donde puedes enviar lo que escribas. Si sabes programar, ayuda a mejorar los procedimientos de instalaci´n y de o administraci´n de GNU/Linux. Colabora en alguno de los proyectos de soft- o ware libre para automatizar estas tareas. Tu labor ayudar´ a reducir mu- a cho la altura de las barreras de entrada para los que quieren aproximarse a GNU/Linux. Si est´s en un entorno empresarial, eval´a las posibilidades de GNU/Linux en a u tu empresa, y habla con quien tome las decisiones al respecto. Procura que tu evaluaci´n sea realista, pero no subestimes las posibilidades de GNU/Linux. o Trata de identificar tambi´n las ventajas que obtendr´ del uso de softwa- e ıan re libre, y prop´n un plan de introducci´n de Linux que pueda llevarse a o o cabo sin demasiados trastornos. Naturalmente, tu experiencia seguramente ser´ muy valiosa si la empresa decide finalmente beneficiarse de GNU/Linux a o de cualquier programa libre. Y te apetezca o no hacer todo esto, al menos no hagas una cosa. Por favor, nunca, nunca digas que GNU/Linux no es de utilidad para un cierto usuario o para cierta tarea en una empresa si no est´s absolutamente seguro de lo que dices. a Muchas veces, lo que ocurre es simplemente que no sabes c´mo GNU/Linux les o puede ayudar, o de qu´ manera organizar el asunto para que el usuario salga e beneficiado. No todos (ni siquiera los que saben mucho sobre software libre) conocemos todas las posibilidades ni tenemos todas las experiencias. Y ya hay demasiada gente que, con intereses claros porque quiere que uses otras opciones, se encarga de decir que GNU/Linux no sirve a los usuarios normales. Si no est´s completamente seguro de lo que dices, y de que lo dices con suficiente a conocimiento, por favor, no lo digas. Para terminar (o para empezar) GNU/Linux est´ mucho m´s listo para su uso masivo que lo que mucha a a gente piensa. Ya hay muchas experiencias al respecto, y cada vez tenemos m´s. a 1 http://www.laespiral.org
    • 126 Jes´s M. Gonz´lez Barahona u a Desgraciadamente, muchos ignoran esta situaci´n, y siguen con la impresi´n de o o que el software libre es s´lo para entendidos. Desgraciadamente, entre esta gente o se encuentran tambi´n muchos linuxeros experimentados. Quiz´s sea hora de e a que nos replanteemos las posibilidades de GNU/Linux en cualquier entorno, y de que aprovechemos cualquier resquicio para ayudar. Por supuesto, las cosas hay que hacerlas bien, y si en un entorno concreto no vemos posibilidades, mejor no hacer propuestas que van a terminar en fracaso. Pero si despu´s de considerar e cuidadosamente las opciones entendemos que GNU/Linux tiene una posibilidad, pongamos de nuestra parte para que se convierta en realidad. c Jes´s M. Gonz´lez Barahona. u a Se otorga permiso para copiar y distribuir este documento completo en cualquier medio si se hace de forma literal y se mantiene esta nota
    • Mis notas sobre el 2002 Jes´s M. Gonz´lez Barahona u a Publicado originalmente en la revista TodoLinux N´mero 27, p´g. 12-13, Diciembre de 2002 u a Esta noche nochevieja, ma˜ana a˜o nuevo. Y mi art´ n n ıculo sin escribir. Hoy todo el mundo haciendo balance... ¿sobre qu´ podr´ escribir yo? Claro, pues e ıa balance tambi´n. As´ que como no se me ocurre nada mejor, si sigues leyendo, e ı sabr´s lo que m´s me llama la atenci´n en este momento sobre lo que ha ocurrido a a o durante 2002 en el mundo del software libre y afines (visto, naturalmente, a trav´s e de mi particular filtro). LinEx Una de las cosas m´s interesantes del a˜o ha sido, sin duda, el fen´meno a n o LinEx. Mucho m´s all´ de que tengamos una nueva distribuci´n de GNU/Linux a a o basada en Debian (que no deja de ser una an´cdota), y m´s all´ de su impacto en e a a medios de comunicaci´n, lo extraordinario es la (aparentemente) s´lida apuesta o o de una administraci´n p´blica por el software libre. o u La Junta de Extremadura ha decidido probar un modelo diferente en la en- se˜anza de inform´tica, y a medio plazo, probablemente en el propio uso de la n a inform´tica dentro de sus competencias. Esto la convierte en la primera admi- a nistraci´n p´blica de un pa´ desarrollado que toma este camino. Por ello en los o u ıs pr´ximos meses (y a˜os) sus acciones y sus resultados ser´n escrutados con lupa o n a desde muchos sitios. Alrededor de la iniciativa de la Junta ya est´ empezando a a producirse movimiento, tanto dentro como fuera de Extremadura. Hay acade- mias que ense˜an inform´tica con LinEx. Se han escrito libros para apoyar en n a esta ense˜anza. Hay ordenadores que se venden con LinEx preinstalado. Y todo n esto podr´ ser nada m´s que el principio. ıa a Pero adem´s de ofrecer muy buenas perspectivas, tambi´n hay muchos riesgos. a e Precisamente por estar bajo la lupa de todo el mundo cualquier equivocaci´n,o cualquier consecuencia indeseada, ser´ amplificada y vendida en todo el mundo a como un fallo del software libre. Knoppix ¿Qu´ te parece llevar en el bolsillo un CD que puedes poner en cualquier PC, e para que al arrancar el trasto tengas un GNU/Linux completamente funcional? Eso es Knoppix. Une una (buena) detecci´n autom´tica de hardware con una o a buena selecci´n de programas y un funcionamiento en vivo que no requiere una o partici´n para instalarse, m´telo todo en un CD, y listo. Indispensable para o e mostrar r´pidamente qu´ es eso de lo que siempre est´s hablando. O para cosas a e a
    • 128 Jes´s M. Gonz´lez Barahona u a m´s serias, claro, siempre que te venga bien ejecutar Linux en un PC que no lo a tenga... OpenOffice.org Creo que el anuncio de SUN de liberar OpenOffice.org bajo GPL no es de este a˜o (ahora no estoy seguro) pero en cualquier caso, yo lo he descubierto n como usuario en 2002. Y tengo que considerarme como un usuario muy, muy satisfecho. OpenOffice.org se ha convertido en un juego de aplicaciones ofim´ticas a de calidad al menos igual a la de cualquier otro juego que conozca. Adem´s, salva a aceptablemente bien la mayor´ de los problemas de transferencia de datos con ıa Microsoft Office. Por fin el software libre ha llegado, en condiciones tan buenas como cualquier otro, al mundo de la ofim´tica. a Por fin ya es posible cambiar, pr´cticamente sin traumas, de los entornos a propietarios habituales en ofim´tica (sin duda la aplicaci´n estrella en el mundo a o empresarial) a entornos completamente libres (por ejemplo, GNU/Linux m´s a GNOME y/o KDE m´s OpenOffice.org). Todav´ queda camino que andar por la a ıa v´ de la integraci´n entre aplicaciones, pero ya estamos ah´ ıa o ı. Mozilla, Galeon y los dem´s a Mozilla, el proyecto de Netscape para construir un navegador libre, ya es una realidad. Durante bastante tiempo se habl´ del fracaso del proyecto. Hoy, como o mucho, se habla del fracaso en cuota de mercado (tal y como est´n las cosas, a Microsoft Internet Explorer es l´ ıder indiscutible, y no parece que la situaci´n o vaya a cambiar a corto plazo). Pero el proyecto ya ha dado sus frutos. Y en la mejor tradici´n del software libre, los resultados no han sido s´lo los esperados o o (el navegador Mozilla), sino que adem´s han surgido un mont´n de proyectos a o relacionados. Entre ellos, destaco Galeon s´lo porque lo uso habitualmente, pero o hay muchos m´s. a Mozilla ayuda a completar un hueco que ten´ ıamos en el mundo del software libre. Antes de la aparici´n de Konqueror, no hab´ muchos navegadores libres o ıa con interfaz gr´fica. Ahora, como m´ a ınimo tenemos por un lado a Konqueror, y por otro la familia de navegadores basados en Gecko, el visualizador embebido en Mozilla. Y adem´s, ambos se desarrollan de forma saludable y a toda velocidad. a La combinaci´n Mozilla m´s OpenOffice.org permite usar software libre para las o a tareas m´s cotidianas incluso en un entorno Windows, lo que, por primera vez en a la historia del software libre, permite otra transici´n simple: se puede empezar o usando estas dos aplicaciones sin cambiar de sistema operativo, y con el tiempo eliminar la unica pieza no libre pasando a GNU/Linux o FreeBSD. ´
    • Mis notas sobre el 2002 129 Debian 3.0 Para muchos, Debian 3.0 (Woody) no ser´ m´s que una nueva versi´n de una a a o distro basada en Linux. Pero para m´ usuario satisfecho de Debian desde hace ı, tiempo, ha sido la oportunidad de poner al d´ mis utilidades, y sobre todo de ıa contemplar c´mo una vez m´s, lo inexplicable ha sucedido. Ver c´mo cerca de o a o 1.000 desarrolladores voluntarios, repartidos por todo el mundo y trabajando de forma coordinada, han conseguido poner juntos m´s de 4.000 paquetes fuente, a con unos altos est´ndares de estabilidad y seguridad, es sin duda un privilegio. a Desde luego hay otras distribuciones, y este a˜o ha empezado su camino hacia la n fama alguna con metas similares a las de Debian (ah´ est´ Gentoo, por ejemplo). ı a Pero para m´ Debian es Debian, y tengo que reconocer que me llena de orgullo ı, el que mi trabajo haya ayudado, siquiera m´ ınimamente, a que este proyecto siga adelante. ¿Y t´, a´n no has instalado Debian 3.0? ;-) u u HispaLinux se acelera HispaLinux lleva ya mucho tiempo promoviendo el software libre (hace unos meses celebr´ su V Congreso), pero yo dir´ que este a˜o se ha acelerado mucho o ıa n en esta tarea. Durante 2002, ha pasado de estar en cierta medida en un segundo plano a ser protagonista de muchas iniciativas cara a los medios, a las adminis- traciones p´blicas, a las empresas y, por supuesto, a los interesados en el software u libre. Los grupos de trabajo se han multiplicado, el n´mero de socios ha crecido u a toda velocidad, y las actividades en las que la asociaci´n est´ implicada son o a cada vez m´s. a Desde luego, queda mucho camino por recorrer, y sin duda HispaLinux (como asociaci´n, o alguno de sus miembros individualmente) ha cometido errores. Pero o todo con todo, creo que es dif´ no estar de acuerdo en que el balance final ha ıcil sido positivo, y el incremento de actividad (quiz´s un s´ a ıntoma del incremento de actividad en el mundo del software libre en general) muy notable. De forma destacable, en mi opini´n, hay que tener en cuenta el esfuerzo en dar cabida a las o iniciativas de los socios, y el apoyo que en muchos casos recibe la gente que tiene ganas de hacer cosas. A´n queda mucho por hacer, mucho por mejorar, y muchas u iniciativas por promover. Habr´ que ver si HispaLinux sigue esta tendencia de a crecimiento, o acaba estrangulada por su propio ´xito. Pero creo que es seguro e que en gran parte depender´ de lo que hagamos sus socios (incluy´ndote a ti, a e si ya lo eres, o si lo quieres ser). Al fin y al cabo, no hay que olvidar que (al menos por ahora) todo el trabajo que se realiza en HispaLinux est´ basado en el a esfuerzo de voluntarios...
    • 130 Jes´s M. Gonz´lez Barahona u a Ingenier´ del software libre ıa Llevaba ya algunos a˜os intentando estudiar el software libre desde diversos n puntos de vista, y sus implicaciones relacionadas con la ingenier´ del software ıa hab´ sido durante ese tiempo uno de mis intereses. Pero ha sido durante este ıan a˜o cuando me he podido dedicar m´s a ello, y cuando he percibido un inter´s n a e creciente al respecto. Los modelos de desarrollo que se usan en los proyectos de software libre son tan sorprendentes que, en muchos casos, s´lo el hecho de que o han funcionado permite creer que pueden funcionar. Pero en general, sabemos a´n muy poco sobre ellos. Incluso a quien participa en desarrollos de software u libre le cuesta en muchos casos explicar asuntos tan b´sicos como la forma de to- a mar decisiones, o los mecanismos de planificaci´n y adaptaci´n a las necesidades o o de los usuarios. Y en general, hay muy pocos datos cuantitativos sobre el softwa- re libre. Hasta hace un par de a˜os ni siquiera hab´ por ejemplo, estimaciones n ıa, aproximadas de la cantidad de c´digo fuente libre desarrollado. o Y precisamente la ausencia de estos datos cuantitativos es lo m´s sorprenden- a te, porque el software libre, por su propia naturaleza, permite realizar muchos tipos de estudios de forma completamente reproducible, dado que los datos ne- cesarios est´n accesibles para cualquiera que los quiera mirar. Todo el c´digo a o fuente (en muchos casos incluso su historia completa en un CVS), los informes de error (en los proyectos que mantienen un sistema de seguimiento de errores), los mensajes que intercambian los desarrolladores, y muchas cosas m´s est´n dispo- a a nibles en Internet. Es probablemente la primera vez en la historia del software en que tenemos (literalmente) decenas de millones de l´ ıneas de c´digo que usan o millones de usuarios, y que est´n disponibles para que cualquiera las estudie... a ¿No te parece excitante? Cinelerra A finales de 2001 hubo una mala noticia en el mundo de la edici´n de v´ o ıdeo con software libre: los productores de Broadcast2000, un editor no lineal de v´ ıdeo con capacidades profesionales, dejaban de mejorarlo. Afortunadamente, el verano de 2002 compens´ con creces esta decepci´n: Broadcast2000 volv´ reconverti- o o ıa, do en Cinelerra1 , con nuevas capacidades y con ganas de quedarse. De nuevo volvemos a tener un estupendo producto libre para editar pel´ ıculas en nuestras cajas GNU/Linux. Si no lo has probado, ´chale un vistazo. Es simplemente es- e pectacular. Con poco tiempo que le dediques puedes empezar a hacer tus pinitos en la edici´n de v´ o ıdeo. Y con los precios rid´ıculos a que se han puesto las tarjetas digitalizadoras (y los precios razonables que empiezan a tener las c´maras DV y a las tarjetas Firewire) cada vez es m´s viable tomar cualquier v´ a ıdeo y retocarlo a gusto en el ordenador. Al menos la tentaci´n de hacerlo una vez puede ser o arrolladora... 1 http://heroinewarrior.com/cinelerra.php3
    • Mis notas sobre el 2002 131 El entorno legal Este a˜o ha habido mucho movimiento en legislaci´n. Por supuesto, est´ la n o a famos´ısima LSSI, de la que no voy a hablar. Pero adem´s, y m´s cercanas al a a software libre (en cuanto a efectos) tenemos la propuesta de directiva europea sobre patentes de programaci´n, y la directiva sobre copyright (de las que nos o ocupamos en el grupo ProInnova. La propuesta de directiva que pretende introducir patentes de programaci´n o en Europa fue propuesta por la Comisi´n Europea en febrero. La parte positiva o es que hay un movimiento a nivel europeo que est´ explicando los problemas que a causar´ a la innovaci´n en la industria del software, y de forma muy particular ıa o al mundo del software libre. La parte negativa es que, hoy por hoy, esto no ha sido suficiente para parar el proceso de esta propuesta. Los primeros meses de 2003 ser´n decisivos, con su discusi´n en el Parlamento Europeo y con la toma a o de postura en el Consejo de Europa. Cualquier ayuda para seguir explicando lo que ganaremos si mantenemos Europa como una zona libre de patentes de programaci´n es m´s que bienvenida. o a La directiva europea sobre copyright, que ha pasado pr´cticamente desaper- a cibida, presenta preocupantes problemas para el desarrollo de software libre en ciertos campos especialmente importantes (en general, todos los que tienen que ver con reproducci´n de material sujeto a derechos de autor), y para la conser- o vaci´n del derecho de copia privada (entre otros). A´n se puede ayudar a que o u la transposici´n de esta directiva a legislaci´n nacional sea lo menos perjudicial o o posible, pero el tiempo corre y las presiones son muchas... OpenCourseWare S´lo unas palabras para esta iniciativa del MIT2 . A primera vista no consiste o m´s que en poner, disponibles para el p´blico en general en Internet, todos los a u materiales de las clases que se dan all´ Nada que no est´n haciendo ya muchos ı. e profesores por todo el mundo. ¿D´nde est´ lo novedoso? o a Echando un segundo vistazo, sin embargo, uno se da cuenta de que el MIT es el MIT. De que sus cursos no son cursos cualquiera, y sus profesores o sus alumnos tampoco. Y de que esta iniciativa no es una idea voluntarista de un profesor aislado, sino un esfuerzo coordinado y con todo el apoyo institucional, con financiaci´n, con planificaci´n, y con vocaci´n de ofrecer de manera uniforme, o o o relacionada y util todo este material. ´ Mi opini´n, despu´s de estos dos vistazos: nunca los materiales docentes de o e la universidad volver´n a ser lo mismo. Pero el tiempo dir´... a a 2 http://ocw.mit.edu/
    • 132 Jes´s M. Gonz´lez Barahona u a Ahora, a ver qu´ tal el 2003... e Sin duda me he dejado muchos temas importantes (entre ellos, la gran activi- ´ dad de miles de grupos de promoci´n del software libre por todo el mundo). Esta o tampoco pretende ser una lista exhaustiva, ni mucho menos. Ni siquiera es lo que m´s me ha impactado durante este a˜o. Es solamente lo que m´s recordaba a n a ahora, cuando estaba escribiendo. Seguro que tu lista es distinta, al menos igual de importante y probablemente mucho m´s valiosa. Pero aqu´ queda esta, por si a ı te ha apetecido leerla... ¿Qu´ novedades nos traer´ el 2003? Habr´ que verlas, pero seguro que ser´n e a a a muchas, excitantes, y sorprendentes... ¿Qui´n se atreve a predecirlas? e c 2002 Jes´s M. Gonz´lez Barahona. u a Se otorga permiso para copiar y distribuir este art´ ıculo completo en cual- quier medio si se hace de forma literal y se mantiene esta nota. Gracias a quien me sugiri´ este tema. Desgraciadamente, no recuerdo su o nombre.
    • Las piedras en el camino Si hay alguien a quien los inform´ticos tememos, ´se seguro que es un abogado. a e Por lo menos contamos con el (triste) consuelo de que a ellos les pasa lo mismo con nosotros. Bromas aparte, los mayores obst´culos que ha de superar el software a libre en un futuro cercano no son problemas t´cnicos, ni de aceptaci´n, ni tan e o siquiera econ´micos. El mayor problema tiene un claro caracter legal. Y as´ de o ı perdidos estamos. Para aclarar un poco los diferentes conceptos, la lectura de Patentes, marcas o derechos de autor es un buen comienzo. Trata, desde el punto de vista de un inform´tico, los diferentes conceptos que ata˜en al software libre y, a grandes a n rasgos, cu´les son ben´volos con ´l y cu´les ciertamente suponen un serio riesgo. a e e a Sin duda, uno de los mayores riesgos es precisamente la posibilidad de que se permitan las patentes sobre programas. En las altas instancias a nivel europeo existe desde hace unos cuantos a˜os un debate sobre el tema que se resume con- n venientemente en Consulta de la Comisi´n Europea sobre patentes de software. o En ´l, el lector podr´ encontrar informaci´n sobre por qu´ son perjudiciales para e a o e la industria del software (¡no s´lo para el software libre!) y argumentan que los o derechos de autor ya garantizan la innovaci´n tecnol´gica en la din´mica indus- o o a tria del software como se puede demostrar haciendo un an´lisis hist´rico de este a o sector. Patentes de software, pr´ximamente en esta pantalla es un anexo al art´ o ıculo anterior, actualizado a la situaci´n de mediados de 2002 (el anterior databa de o finales de 2000). Entonces las movilizaciones a nivel europeo en relaci´n a este o tema estaban ya a la orden del d´ y el desconocimiento sobre las implicaciones ıa de la patentabilidad del software -a´n siendo grande- era menor. u Y cambiando completamente de tercio, el ultimo ensayo est´ dedicado a la ´ a LSSI, que propici´ un amplio debate -no exento de controversia- sobre las impli- o caciones que pudiera tener en el mundo Internet espa˜ol. En LSSI: ignorantes n o censores se muestran los puntos m´s conflictivos y por qu´ muchos de los as- a e pectos que promulga la ley pueden suponer un retroceso en las libertades de los ciudadanos.
    • 134 Jes´s M. Gonz´lez Barahona u a
    • Patentes, marcas o derechos de autor Vicente Matell´n Olivera a Publicado originalmente en la revista TodoLinux N´mero 23, p´g. 12-13, Noviembre de 2002 u a En los primeros tiempos de la inform´tica, los usuarios se relacionaban con los a fabricantes de ordenadores y de software fundamentalmente mediante contratos espec´ıficos. En los a˜os 60, con el abaratamiento de los costes de los ordenadores n y su consiguiente difusi´n se pas´ a aplicar la legislaci´n sobre los derechos de o o o autor al software. Ahora se est´ intentando, fundamentalmente por la presi´n a o de las grandes multinacionales americanas, que la industria del software pase a regirse en base a los derechos de patentes. ¿Cu´l es la diferencia entre patente a y derecho de autor? ¿Qu´ tienen que ver las marcas comerciales con todo esto? e Sin ser un experto en este tema, voy a intentar responder a algunas de estas preguntas. Patentes ¿Qu´ es una patente? En una definici´n, seguro que poco rigurosa, se trata e o de un monopolio temporal sobre una tecnolog´ Desde el punto de vista oficial ıa. se consienten y protegen estos monopolios porque supuestamente son el unico ´ mecanismo que garantiza que la inversi´n realizada en la investigaci´n y desarro- o o llo de un producto, t´cnica, etc. pueda recuperarse. El monopolio se implementa e concediendo al titular de la patente el derecho a explotar ese producto, t´cnica, e etc. en exclusiva. Eso s´ el derecho tiene algunas limitaciones: tiene una duraci´n ı, o determinada (veinte a˜os), debe ser explotada, etc. n ¿C´mo se obtiene una patente? En general cada pa´ dispone de una oficina o ıs de patentes encargada de otorgar ese derecho exclusivo en su territorio. En el caso de Espa˜a es la Oficina Espa˜ola de Patentes y Marcas (OEPM) que es n n un Organismo Aut´nomo del Ministerio de Ciencia y Tecnolog´ Algunos pa´ o ıa. ıses adem´s se han agrupado para reconocerse autom´ticamente esos derechos, ya que a a la legislaci´n sobre propiedad industrial e intelectual es una de las armonizadas o del mundo. As´ se ha creado por ejemplo la Oficina Europea de Patentes (EPO, ı, European Patent Office). La EPO no depende de la Uni´n Europea. De hecho o es un organismo formado tambi´n por pa´ que no forman parte de la Uni´n e ıses o (Suiza, Turqu´ etc.) y que no depende de los presupuestos de la Uni´n, se ıa, o autofinancia. Resalto este hecho, porque la fuente de ingresos principal de la EPO es el resultado de las tasas que cobra a los solicitantes de patentes, lo cual les motiva mucho a fomentar las patentes. ¿Qui´n defiende una patente? En contra de lo que mucha gente cree, las e oficinas de patentes, como la EPO, no tienen la misi´n de defender las patentes. o Se trata de un simple registro que certifica la fecha en la que se ha realizado
    • 136 Vicente Matell´n Olivera a la solicitud de una patente y que realiza (y cobra) una serie de estudios para comprobar que ese producto no se haya patentado con anterioridad, o que no estuviese permitido patentarlo. Es decir, las oficinas de patentes hacen una serie de comprobaciones antes de conceder una patente, aunque obviamente se pueden equivocar. Una vez concedida una patente la carga de la prueba recae sobre la parte demandante. ¿C´mo se revoca una patente? De igual forma que las oficinas de patentes no o defienden una patente, tampoco la revocan de oficio una vez concedida. Es decir, alguien que pretende demostrar que una patente no es legal tiene que probarlo ante las autoridades judiciales, a no ser, claro, que todo un pa´ deje de reconocer ıs las patentes, como por ejemplo hizo EEUU al independizarse del Reino Unido. Lo que hoy, curiosamente, no consiente a pa´ como Sud´frica, ni siquiera para ıses a salvar a su poblaci´n del SIDA. o ¿C´mo afectan las patentes a la industria del software? De una forma peligro- o sa. De hecho constituye, en opini´n de gran parte de la comunidad inform´tica, o a uno de los problemas m´s graves que afronta la industria en estos momentos. a ¿Hubiera sido el desarrollo de la inform´tica igual de r´pida si se hubiese paten- a a tado el concepto de variable? Marcas ¿Qu´ es una marca? Resumidamente, no es m´s que una denominaci´n, un e a o signo o medio material de cualquier clase o forma que sirve para distinguir a un producto o servicio de otros similares. Las marcas tienen un due˜o, pueden ser n de hecho, uno de los activos principales de una compa˜´ As´ empresas como nıa. ı, Coca-Cola o El Corte Ingl´s gastan gran parte de su presupuesto simplemente e en cuidar y promocionar sus marcas. La titularidad de una marca tiene una duraci´n indefinida (en contra de los mitos sobre su caducidad). o ¿C´mo se obtiene una marca? Existen una serie de registros, dependientes o de las administraciones p´blicas de cada pa´ que mantienen un registro de la u ıs, marcas as´ como de los nombres comerciales, r´tulos, etc. que en este art´ ı o ıculo he agrupado bajo la secci´n marcas. En Espa˜a es la misma oficina que en el caso o n de las patentes: la OEPM, puesto que se considera una marca como parte de la propiedad industrial de una empresa. De hecho, como dec´ ıamos antes, puede ser su propiedad m´s valiosa. a ¿C´mo se reclama una marca? En el caso de que exista una disputa sobre o una marca, es un juez el que tiene que dirimir a qui´n pertenece. Han existido e muchos juicios de este tipo, siendo muy llamativo el caso de Puma en Espa˜a. n Sin embargo, si se piensa fr´ıamente deber´ ser un problema menor, pues una ıa empresa tiene una infinidad de posibilidades de denominar a su producto -basta tener la suficiente imaginaci´n- y, desde luego, lo que promueven las marcas es o un fin perseguible: una empresa ha creado una reputaci´n y ninguna otra deber´ o ıa tener derecho a aprovecharla o a destruirla.
    • Patentes, marcas o derechos de autor 137 ¿C´mo afectan las marcas a la industria del software? En principio yo creo que o son neutrales y naturales. Siempre han existido marcas en la industria inform´ti- a ca, tanto en el hardware como en el software. Microsoft es el nombre comercial de una empresa con marcas muy conocidas como Windows o Access, pero existen muchas otras empresas con infinidad de marcas, por ejemplo, IBM en los mismos segmentos ha competido con marcas como OS/2 o DB2. Los derechos de autor ¿Qu´ son los derechos de autor? B´sicamente el reconocimiento p´blico de e a u que un determinado bien cultural (art´ ıstico, cient´ıfico, etc.) ha sido producido por un determinado autor. La protecci´n de los derechos de autor cae dentro o de la legislaci´n sobre propiedad intelectual, que es diferente de la propiedad o industrial (patentes y marcas). ¿C´mo se obtienen los derechos de autor´ Para el caso de los bienes intelec- o ıa? tuales: obras cient´ ıficas, literarias, musicales, teatrales, cinematogr´ficas, escultu- a ras, pinturas, dibujos, grabados, litograf´ comics, fotograf´ etc. existen unos ıas, ıas, registros espec´ ıficos. As´ en Espa˜a, existe el registro de la Propiedad Intelectual ı, n que depende del Ministerio de Educaci´n, Cultura y Deportes. o Es muy importante destacar, que a diferencia de las patentes y marcas, los derechos corresponden al autor por el mero hecho de la creaci´n, a diferencia de o la propiedad industrial, en la que se generan derechos exclusivamente mediante registro expreso y concreto de las patentes o de las marcas. ¿C´mo se revocan, reclaman y defienden los derechos de autor? De nuevo o es responsabilidad del autor defender sus derechos. Muchos se han organizado en formas de sociedades de autores para defender colectivamente ese derecho. Es el caso en Espa˜a de la Sociedad General de Autores y Editores (SGAE). n Desgraciadamente, estas sociedades han acabado siendo meras gestoras de los derechos de copia (copyright) que se derivan del derecho de autor´ representando ıa, m´s a los editores que a los autores. a ¿C´mo afectan los derechos de autor a la industria del software? Pues desde o su aplicaci´n a la industria del software en los a˜os 60 han marcado la estructura o n de nuestra industria, de esa legislaci´n y, por asimilaci´n de otros mercados de o o propiedad intelectual, como el de la m´sica, hemos acabado en un modelo de u cobro por copia. La aparici´n en los ultimos a˜os de un modelo diferente, el o ´ n software libre est´ haciendo tambalearse este mercado de licencias. a ¿Qu´ deber´ e ıamos usar en la industria del software? En mi modesta opini´n, los autores tienen el derecho a que se reconozca o que una determinada obra ha sido realizada por ellos. Que el derecho a ese reconocimiento implique tener derecho a limitar la forma en que se reproduce o modifica su obra es una afirmaci´n que encuentro mucho m´s dif´ de mantener. o a ıcil
    • 138 Vicente Matell´n Olivera a Especialmente en el caso de productos intelectuales objetivos como el software (se puede certificar objetivamente que determinado algoritmo es m´s r´pido, a a eficiente, etc.), pero tambi´n en el caso de los subjetivos como la m´sica: el autor e u original siempre tiene la posibilidad de mantener y difundir su versi´n. o El fundamento principal de todos los problemas es que la mayor´ de los bienes ıa culturales no representan bienes materiales. Su reproducci´n en muchos casos o tiene coste pr´ximo a cero y su copia no tiene por qu´ suponer ning´n menoscabo o e u en el patrimonio de sus autores, su original sigue estando tal cual despu´s de las e copias. El problema estriba en que nuestra sociedad se ha acostumbrado a que la retribuci´n a los productores de bienes intelectuales se realiza mediante la venta o de copias, lo que por otra parte s´lo garantiza unos ingresos razonables a una o peque˜a parte de los autores. n Por todo ello, creo que la protecci´n de las marcas constituye el mecanismo o id´neo para organizar el sector del software especialmente desde la perspectiva o del software libre. IBM tiene por ejemplo una marca consolidada, se presuponen a sus productos unos est´ndares de calidad, bajas tasas de fallo, etc. Eso tiene a claros beneficios para la empresa: se baraja en cualquier proyecto, es una de las primeras opciones de compra, etc. Las marcas adem´s fomentan la competencia a porque cualquiera puede crear su marca f´cilmente. a Adem´s, las marcas identifican a una empresa, no a un producto. Por ejemplo, a Red Hat es la marca de una empresa americana que distribuye GNU/Linux. Bajo los principios del software libre cualquiera puede coger ese mismo software y revenderlo. De hecho, existen m´ltiples distribuciones basadas incluso en su mismo u formato de paquete (el RPM). Los compradores son los que tienen la libertad de elegir qu´ marca quieren comprar, exactamente igual que deciden ir a realizar e sus compras a El Corte Ingl´s o a Carrefour. Esta diferenciaci´n en la marca e o defiende tanto a las empresas como a los productos. El caso de Red Hat Linux es claro; existen m´s empresas que distribuyen GNU/Linux. Igualmente, el hecho de a que una determinada empresa empaquetara una versi´n incorrecta del compilador o y el kernel de GNU/Linux de tal forma que no se pod´ compilar, no tiene por ıa qu´ afectar al propio GNU/Linux, que funcionaba perfectamente en otras marcas. e Por el contrario, lo m´s peligroso son las patentes. De hecho, a mi modo a de ver, las patentes, y en esto se diferencian de los derechos de autor como recalcaba antes, no premian la originalidad, la innovaci´n. Tratar´ de ilustrarlo o e con un ejemplo: supongamos el caso de dos empresas que investigan por separado y en secreto en el mismo problema y llegan por separado a la misma soluci´n. o ¿Qu´ empresa tiene m´s derecho a tener la patente? Esto, que puede ser extra˜o e a n en el caso de otras industrias, es muy corriente en el caso de la inform´tica a La pregunta clave es: ¿Cu´ntas patentes estar´s infringiendo sin saberlo en a a el siguiente programa que escribas?
    • Patentes, marcas o derechos de autor 139 M´s informaci´n a o Como siempre, las opiniones expresadas en este art´ ıculo corresponden a las pocas luces del juntaletras que lo firma. Otras opiniones se pueden encontrar en muchos sitios. En particular, podr´s encontrar informaci´n menos cr´ a o ıtica con la idea de la patentabilidad del software en estas URLs: Oficina Espa˜ola de patentes y marcas: http://www.oepm.es n Oficina Europea de Patentes: http://www.epo.org Oficina Mundial de la Propiedad Intelectual: http://www.wipo.int/ Y argumentos mucho mejores que los m´ en contra de la patentabilidad del ıos software en estas otras: FreePatents: http://www.freepatents.org/ ProInnova: http://proinnova.hispalinux.es/ Eurorights: http://uk.eurorights.org/ c 2002 Vicente Matell´n Olivera. vmo@barrapunto.com a Se otorga permiso para copiar y distribuir este art´ ıculo completo en cual- quier medio si se hace de forma literal y se mantiene esta nota.
    • 140 Vicente Matell´n Olivera a
    • Consulta de la Comisi´n Europea sobre o patentes de software Jes´s M. Gonz´lez Barahona u a Publicado originalmente en la revista TodoLinux N´mero 4, p´g. 12-13, Diciembre de 2000 u a El tema de las patentes de software, que tanto puede afectar al desarrollo del software libre, est´ siendo tratado a nivel europeo. Por ahora, la Uni´n Europea a o es oficialmente un territorio libre de este tipo de patentes, pero esta situaci´no puede cambiar con la nueva directiva que est´ preparando la Comisi´n Europea. a o Como parte de esta preparaci´n ha tenido lugar un proceso de consultas (que o termin´ el pasado 15 de diciembre1 ) en el que se ha invitado a participar a o los ciudadanos, las instituciones y las empresas europeas. Puede encontrarse m´sa informaci´n sobre estas consultas en (2 ). Tambi´n pueden verse las contribuciones o e canalizadas a trav´s de EuroLinux en (3 ). e A continuaci´n pod´is leer mi contribuci´n personal a este proceso de consul- o e o tas, que detalla los motivos por los que creo que Europa no deber´ considerar ıa los programas de ordenador como parte de las tecnolog´ susceptibles de ser ıas patentadas. Introducci´n o Una patente da monopolio sobre una tecnolog´ Pero es bien sabido que ıa. los monopolios producen ineficiencias econ´micas y sus costes sociales no son o normalmente despreciables. Por ello cualquier extensi´n de las areas que cubre o ´ la legislaci´n sobre patentes (como la extensi´n a los programas de ordenador o o sobre la que se est´ discutiendo) deber´ ser estudiada con cuidado. Cualquier a ıa beneficio deber´ ser probado y ponderado frente a estos costes e ineficiencias. ıa Las patentes se promueven normalmente como mecanismos para mejorar el desarrollo tecnol´gico en un area dada y para ayudar a los innovadores a que con- o ´ sigan suficiente capital para convertir sus ideas en productos. En el caso espec´ ıfico del software, la legislaci´n sobre derechos de autor y la propia din´mica de la o a industria del software han sido suficientes para conseguir una historia notable de r´pida innovaci´n tecnol´gica y buena consecuci´n de fondos. No hay evidencia a o o o de que las patentes sobre programas de ordenador mejoren esta historia. Por el contrario, hay evidencias de varios problemas que deber´ solucionarse para ıan 1 N. del E.: la fecha referida es el 15 de diciembre de 2000 2 http://www.europa.eu.int/comm/internal_market/en/intprop/indprop/softpaten.htm 3 http://petition.eurolinux.org/consultation
    • 142 Jes´s M. Gonz´lez Barahona u a poder mantenerla en el caso de que se introduzcan las patentes de software como un nuevo factor. Como efecto colateral, las patentes de software son claramente un gran peligro para la industria del software libre. Cualquier area econ´mica que est´ libre de ´ o e patentes de software tendr´ ventajas competitivas para esta industria. En el caso a de que el software libre florezca en los pr´ximos a˜os, este efecto ser´ de gran o n a importancia para la econom´ y para el desarrollo tecnol´gico. ıa o ¿D´nde est´n los beneficios que recibe la sociedad? o a Cuando se va a estudiar el asunto de las patentes de software es muy impor- tante recordar los fundamentos de esta discusi´n. La legislaci´n sobre patentes o o no es un tipo de ley natural, sino un mecanismo usado por las sociedades para mejorar la velocidad de desarrollo tecnol´gico y para asegurar que no se ocul- o tan las t´cnicas importantes de forma que puedan ser incorporadas al corpus de e conocimiento p´blico. u Sin embargo, estos beneficios no son gratuitos: tienen muchos costes para la sociedad, principalmente en forma de ineficiencias econ´micas y de inaccesibili- o dad a nuevos aparatos tecnol´gicos por gran parte de la poblaci´n. Estos costes o o vienen del hecho de dar a un individuo o a una empresa el monopolio del uso comercial de la t´cnica patentada. El efecto de los monopolios en la econom´ ha e ıa sido bien estudiado por los economistas y su impacto, tanto en el desarrollo tec- nol´gico como en el econ´mico, puede ser realmente peligroso. Quien tiene una o o patente o un grupo de patentes relacionadas entre s´ puede bloquear el desarro- ı llo de ramas completas de una tecnolog´ dada o imponer esquemas de licencia ıa que fuercen a los fabricantes a vender sus productos a precios inadecuados para grandes sectores de la sociedad. A pesar de estos efectos negativos, en ciertos sectores los efectos positivos de las patentes pueden ganarles en peso, siendo el efecto total resultante posi- tivo para la sociedad. Por ello el problema que tenemos es decidir si en el caso espec´ ıfico del software este balance es positivo o negativo. La sociedad deber´ ıa estar interesada en tener patentes de software s´lo en el caso de que los bene- o ficios sean claros y cuando se miden, sean de importancia suficiente como para producir un resultado positivo. S´lo en ese caso deber´ la sociedad considerar o ıa la posibilidad de prohibir a los individuos y a las empresas que usen libremente las t´cnicas que quieran, forz´ndoles a conseguir licencias de patentes. e a No se encuentra en conocimiento del autor ning´n estudio detallado y fiable u que muestre esos beneficios en el caso del software. Tampoco ning´n resultado u de una investigaci´n que muestre que el impacto neto de las patentes de software o sobre la econom´ o sobre el desarrollo tecnol´gico es positivo. Por lo tanto, en ıa o ausencia de evidencias de tales beneficios y tal efecto positivo total, las paten- tes de software ni siquiera deber´ ser consideradas. En el caso de que estos ıan beneficios sean apreciables en el futuro, puede revisarse esta decisi´n. o
    • Consulta de la Comisi´n Europea sobre patentes de software o 143 Relaci´n entre patentes y desarrollo tecnol´gico en el caso o o del software La industria del software es realmente din´mica. La barrera de entrada es a muy baja en campos que tecnol´gicamente est´n en el frente de onda y es po- o a sible convertir ideas en productos con relativamente pocos recursos comparando con otras industrias. Por el contrario, en los campos donde la tecnolog´ ya ha ıa madurado hay fuerzas que normalmente causan la aparici´n de monopolios. Casi o en cualquier nicho de software maduro hay un producto que tiene una fracci´n o realmente grande del mercado. Una barrera de entrada tan baja asegura que haya una fuerte competencia ´ entre los innovadores. Esa es la principal raz´n por la cual la velocidad de de- o sarrollo en la industria del software es tan alta. Por otro lado, la legislaci´n de o derechos de autor asegura que los desarrollos que hace un innovador no pueden ser usados directamente por su competencia. El retraso con el que otras em- presas pueden desarrollar sus propios productos es suficiente para asegurar la financiaci´n al primer desarrollador, si es capaz de entregar un producto razo- o nable. Conseguir dinero capital riesgo no es uno de los problemas fundamentales del desarrollo de software. Por el contrario, tenemos muchos ejemplos en los que encontrar recursos no ha sido un gran problema, como la cantidad de fondos conseguidos por la industria de Internet en la ultima d´cada, que han sido de- ´ e dicados principalmente a desarrollar software. La introducci´n de patentes de o software incrementar´ la cantidad de recursos que necesita un innovador para ıa poder hacer nuevos productos. Necesitar´ nuevos fondos para hacer estudios de ıa patentes sobre su software, para pagar licencias en caso de que su software sea alcanzado por una o m´s patentes (incluso si no est´n relacionadas con las me- a a joras que introduce el producto) y para hacer provisiones frente a los previsibles gastos de litigar con due˜os de patentes (incluso si la infracci´n de esas patentes n o no est´ clara). a La situaci´n monopol´ o ıstica que se alcanza en muchos nichos de software cuan- do la tecnolog´ madura es un problema conocido en esta industria y una barrera ıa para la innovaci´n en esos nichos. Los nichos de sistemas operativos, navegadores o de web o aplicaciones ofim´ticas son casos bien conocidos4 . La introducci´n de a o patentes de software s´lo podr´ reforzar esos monopolios. Adem´s de su monopo- o ıa a lio en el mercado, las empresas que tengan suficientes recursos podr´ conseguir ıan tambi´n un monopolio de la tecnolog´ simplemente comprando patentes en su e ıa nicho. Cuando alcanzasen ese monopolio, podr´ parar completamente la inno- ıan vaci´n en ´l realizada por terceras partes neg´ndose a negociar licencias de sus o e a patentes. Por supuesto, eso reforzar´ su producto como la unica opci´n. ıa ´ o Por estas y otras razones, el impacto de las patentes de software sobre el desarrollo de software y sobre la mejora de las tecnolog´ del software es cla- ıas 4 Nota del editor: El lector interesado en profundizar en estas cuestiones puede leer el art´ ıculo Software libre, monopolios y otras yerbas incluido en esta colecci´n. o
    • 144 Jes´s M. Gonz´lez Barahona u a ramente negativo. No hay ning´n estudio en conocimiento de este autor que u muestre un impacto positivo de las patentes sobre el desarrollo tecnol´gico en el o caso espec´ ıfico de las tecnolog´ de software. ıas Impacto sobre el software libre El impacto de las patentes sobre el software libre (o de c´digo abierto) es, o por su propia naturaleza, realmente negativo, e incluso peor que en el caso de otros tipos de software (como el software propietario). Hay tres caracter´ ısticas del software libre que explican este efecto negativo espec´ ıfico: Disponibilidad del c´digo fuente. El c´digo fuente siempre est´ disponible para o o a su estudio y escrutinio en el caso del software libre. Eso significa que todas las tecnolog´ de software que se usan est´n completamente expuestas a un ıas a an´lisis de patentes. Si una empresa tiene que considerar la posibilidad de a luchar en un juicio por infracci´n de patente, la exposici´n del c´digo fuente o o o no es la mejor estrategia posible. Las empresas querr´n dificultar lo m´ximo a a posible las querellas por infracci´n de patente. Eso les forzar´ a no publicar o ıa el c´digo fuente de sus aplicaciones (ya sean tanto aplicaciones producidas o como usadas por esas empresas). Imposibilidad de negociar licencias. El software libre puede copiarse y re- distribuirse sin restricciones. Puede ser modificado e incorporado en otros productos libres. Por lo tanto, no hay ning´n punto unico de distribuci´n u ´ o como ocurre en el caso del software propietario. Eso hace que sea realmente dif´ encontrar un esquema para negociar licencias para el uso de patentes ıcil en programas libres y es muy poco probable que se concedan licencias de muchas patentes para su uso en programas libres. Impacto en peque˜os desarrolladores. El software libre se desarrolla en muchos n casos por empresas muy peque˜as y desarrolladores individuales, con mucha n frecuencia en su tiempo libre. Se reciben contribuciones de mucha gente de todo el mundo. El trabajo de examinar todo el c´digo producido y todas o las contribuciones recibidas buscando posibles usos de tecnolog´ patentadas ıas est´ completamente fuera de las posibilidades de esos desarrolladores. Por lo a tanto, si hay que realizar estudios de infracci´n de patentes antes de distribuir o software (debido al riesgo de ser acusado de infracci´n de patente) muchos de o estos desarrolladores no podr´n producir productos con software libre. Incluso a si no usan ninguna tecnolog´ patentada. ıa Por lo tanto, la promoci´n del software libre es absolutamente incompatible o con la introducci´n de las patentes de software y no es casualidad que la comuni- o dad del software libre sea una de las m´s activas en la lucha contra las patentes a de software. Por otro lado, cualquier area econ´mica que pueda mantenerse libre ´ o de patentes de software ser´ un buen lugar para establecer negocios basados en a software libre. Esta ventaja competitiva no ser´ despreciable si la industria del a software libre alcanza el potencial que muchos expertos esperan.
    • Consulta de la Comisi´n Europea sobre patentes de software o 145 Conclusiones Las patentes de software, como cualquier tipo de patente, tienen efectos ne- gativos para la sociedad en su conjunto. En otras industrias pueden producir suficientes beneficios que los contrapesen, pero ´ste no es el caso de las patentes e de software. No mejoran la velocidad de desarrollo de software y pueden da˜ar a n los peque˜os (pero muy productivos) innovadores. En el caso del software libre n el impacto de las patentes de software es especialmente da˜ino. n Por todas estas razones, no veo ninguna necesidad de introducir patentes de software, ni ning´n beneficio global para la industria del software o para la u sociedad en su conjunto. Por el contrario, los efectos de su introducci´n ser´ o ıan negativos en muchos aspectos. c 2002 Jes´s M. Gonz´lez Barahona. u a Se otorga permiso para copiar y distribuir este art´ ıculo completo en cual- quier medio si se hace de forma literal y se mantiene esta nota.
    • 146 Jes´s M. Gonz´lez Barahona u a
    • Patentes de software, pr´ximamente en esta o pantalla Jes´s M. Gonz´lez Barahona u a Publicado originalmente en la revista TodoLinux N´mero 20, p´g. 12-13, Mayo de 2002 u a En febrero1 la Comisi´n Europea hizo p´blica su propuesta de Directiva so- o u bre Patentabilidad del Software. Si esta propuesta acaba siendo aprobada, las patentes de software ser´n v´lidas en Europa y tendr´n unas caracter´ a a a ısticas muy ´ similares a las que ya tienen en EEUU. Este ser´ el cambio legislativo m´s impor- ıa a tante para la industria del software desde los a˜os 60, cuando se decidi´ aplicar n o a los programas de ordenador la legislaci´n de derechos de autor. Su impacto o en el sector ser´ sin duda, enorme, y miles de millones de euros cambiar´ ıa, ıan de bolsillo. Se acabar´ la situaci´n actual donde quien desarrolla un programa ıa o est´ seguro de que puede comercializarlo y organizar un negocio a su alrededor, a donde quien tiene una buena idea es libre de realizar un programa que la haga realidad. Por el contrario, los que posean los derechos sobre patentes de softwa- re tendr´n el control sobre campos clave de la econom´ y de la innovaci´n, y a ıa o recibir´n ingentes transferencias de fondos de los productores de programas. a Este cambio tan crucial para el futuro de un sector que mueve una parte considerable de la econom´ europea se va a realizar sin que la mayor parte de ıa los actores implicados se hayan enterado de ´l ni de sus consecuencias para su e futuro. Y en contra de la opini´n de la inmensa mayor´ de los que s´ se han o ıa ı enterado de estas implicaciones. A´n es posible tratar de evitar esta situaci´n. Pero el tiempo se agota... u o La propuesta de Directiva sobre la Patentabilidad del Software El 20 de febrero de 2002 la Direcci´n General para el Mercado Interno de o la Comisi´n Europea (lo m´s parecido que tenemos a un Gobierno Europeo) o a hizo p´blica su propuesta de Directiva sobre la Patentabilidad del Software. Es- u ta propuesta supone la admisi´n de las patentes sobre programas, cambiando o radicalmente la situaci´n actual (la Convenci´n Europea de Patentes especifica o o claramente que los programas de ordenador no est´n en el ambito de lo paten- a ´ table). En la actualidad, la Directiva est´ siendo negociada seg´n el proceso de co- a u decisi´n, entre el Parlamento Europeo y la Comisi´n Europea. Para entrar en o o vigor, ha de ser aprobada por el Consejo Europeo (compuesto por representantes 1 Nota del editor: febrero de 2002
    • 148 Jes´s M. Gonz´lez Barahona u a de los estados miembros de la Uni´n Europea) y por el Parlamento Europeo. En o caso de ser aprobada, se transpone en legislaci´n nacional (y es, por tanto, de o obligado cumplimiento) unos meses despu´s, previa votaci´n en los parlamentos e o nacionales (aunque este ultimo paso es poco m´s que un mero tr´mite). ´ a a En el momento de escribir esta nota, s´lo el Gobierno de Francia ha mostra- o do su oposici´n a la Directiva. Por ahora, el resto de los gobiernos nacionales o no se han pronunciado, y la comisi´n del Parlamento Europeo encargada de la o negociaci´n con la Comisi´n Europea a´n no ha hecho p´blicos sus comentarios. o o u u La propuesta de Directiva ignora los informes oficiales realizados en pa´ ıses como Francia y Alemania, que muestran el impacto negativo de las patentes de software sobre la innovaci´n. Tambi´n ignora los resultados p´blicos de la o e u consulta realizada por la propia Comisi´n Europea a finales de 2000, en la que o una inmensa mayor´ de las contribuciones desaconsejaban la introducci´n de las ıa o patentes de software. Y, por supuesto, tambi´n ignora las m´s de 120.000 firmas e a que ha recogido EuroLinux contra las patentes de software. Pero lo que es m´s grave, esta Directiva coge completamente por sorpresa a a la mayor parte de los implicados. Ni los productores ni los usuarios europeos de inform´tica tienen, en general, idea de lo que est´ ocurriendo, ni del enorme a a cambio que esta Directiva, caso de aprobarse, va a suponer para sus negocios. La mayor´ de ellos no ha tenido la m´s m´ ıa a ınima oportunidad de pronunciarse informadamente, y si el tr´mite de la propuesta de Directiva no la modifica a radicalmente, se van a encontrar con el mayor cambio de reglas que ha sufrido la industria europea del software desde que existe, sin pr´cticamente com´rselo a e ni beb´rselo. e Implicaciones de la propuesta de Directiva Si la propuesta de Directiva termina convirti´ndose en legislaci´n, Europa e o perder´ una oportunidad de oro de situarse como el territorio desarrollado con a menos obst´culos a la innovaci´n en software. Aunque la Comisi´n Europea ha a o o maquillado el lenguaje de la Directiva de modo que parezca que solamente algu- nos programas ser´ patentables, una cuidadosa lectura de la parte normativa ıan de la propuesta muestra claramente c´mo ser´ posible patentar cualquier pro- o a grama de ordenador incluyendo, posiblemente, modelos de negocio y cualquier actividad que pueda realizarse con la ayuda de un ordenador. Las patentes de software son (como cualquier otra patente) b´sicamente un a monopolio sobre una tecnolog´ La duraci´n de ese monopolio es de 20 a˜os, ıa. o n durante los cuales el due˜o de la patente decide qui´n puede usar esa tecnolog´ n e ıa en sus programas. Para permitir ese uso, puede pedir la compensaci´n econ´mica o o que quiera (usualmente un porcentaje de los ingresos por ventas). O, si lo prefiere, puede impedir completamente su uso, por ejemplo para fortalecer el monopolio en un nicho de mercado.
    • Patentes de software, pr´ximamente en esta pantalla o 149 La justificaci´n de las patentes est´ en su efecto beneficioso sobre la innova- o a ci´n. Sin embargo, en inform´tica, la propia situaci´n actual del mercado, que o a o hace imprescindible la innovaci´n para poder competir, ya proporciona suficientes o alicientes para la innovaci´n (y desde luego, entre todas las industrias, dif´ o ıcilmen- te podr´ decirse que es la inform´tica la que m´s ayudas a la innovaci´n precisa). ıa a a o Por ello, es cuando menos dudoso que las patentes de software ayuden en algo a la industria. Por el contrario, conllevan muchos inconvenientes y cambian las reglas en un sentido que en general no beneficia al inter´s del sector. e Adem´s, el hecho de que los programas de ordenador sean fundamentalmente a una forma de informaci´n hace que sea imposible diferenciar entre la difusi´n del o o conocimiento (que es un objetivo que persigue el sistema de patentes) y su uso comercial. Cuando un programador implementa una t´cnica patentada, est´, a e a la vez, codificando ese conocimiento (lo que est´ permitido e incluso promovido a por el sistema de patentes) y construyendo una herramienta susceptible de usarlo comercialmente (lo que est´ terminantemente prohibido sin el permiso del due˜o a n de la patente). Esta dualidad se resuelve, cuando se aceptan las patentes de software, prohibiendo de facto ambas actividades. Pero al prohibir la expresi´no del conocimiento inform´tico en forma de programas, lo que se hace es poner a trabas al avance en las tecnolog´ relacionadas con la inform´tica, consiguiendo ıas a precisamente el objetivo contrario al que te´ricamente se persigue. o Desde un punto de vista m´s concreto, el desarrollo de la sociedad de la a informaci´n en Europa se ver´ muy perjudicado en caso de que la actual pro- o ıa puesta de Directiva prospere. Las empresas europeas perder´ competitividad ıan frente a EEUU (al perder la ventaja competitiva que les da hoy d´ el no tener ıa que preocuparse de las patentes), y deber´ redise˜ar su modelo de negocio de ıan n forma que tengan en cuenta el pago de patentes y la provisi´n de fondos para o posibles querellas por infringir oscuras patentes (como una de las m´s de 30.000 a ya concedidas, con dudoso respeto a la legalidad vigente, por la Oficina Europea de Patentes). En el campo concreto del software libre, es importante comprender que las patentes de software no son m´s que un obst´culo a su desarrollo. El software a a libre puede desarrollarse bien en un entorno donde los derechos de autor son los que marcan la propiedad sobre los programas. Basta con realizar desarrollos inde- pendientes para que nadie pueda reclamar derechos sobre ellos. Pero si las reglas cambian, y las patentes pueden aplicarse a los programas, cualquier proyecto de software libre puede verse amenazado por el due˜o de una patente. Adem´s, n a incluso si ese due˜o tiene voluntad de negociar licencias de explotaci´n, dif´ n o ıcil- mente podr´ llegar a acuerdos con proyectos de software libre, que no perciben a ingresos directamente de los usuarios, y por lo tanto no pueden pagar un por- centaje sobre ventas. Por ello, es absolutamente imposible promover el software libre, e incluso pretender neutralidad con respecto a ´l, y a la vez promover las e patentes de software.
    • 150 Jes´s M. Gonz´lez Barahona u a ¿Qu´ podemos hacer? e Ante esta situaci´n, ¿qu´ podemos hacer, si queremos mantener a Europa o e como un territorio libre de patentes de software? Por separado, probablemente no mucho, pero una acci´n coordinada a´n podr´ frenar el tr´mite de esta propuesta o u ıa a de Directiva. En Espa˜a, puedes consultar las p´ginas de ProInnoiva 2 , y unirte n a a sus acciones. Adem´s, puedes tratar de informar a quien tomar´ las decisiones, a a por ejemplo mediante: Comunicaciones a los representantes que tenemos en el Parlamento Europeo, en las Cortes nacionales o en los Parlamentos auton´micos, para que discutan o este problema a nivel pol´ıtico, y defiendan los intereses de los que les votamos. Comunicaciones a las diferentes administraciones (nacionales, auton´micas,o locales), inform´ndoles del problema, y aconsej´ndoles que tomen las medidas a a que est´n en su mano para ayudar a frenar el proceso de esta propuesta de e Directiva. Resoluciones de cualquier tipo de organizaci´n relacionada con las tecnolog´ o ıas de la informaci´n, urgiendo a mantener Europa como un territorio libre de pa- o tentes. Entre estas organizaciones est´n las empresas, los grupos de usuarios, a las asociaciones profesionales, etc., que est´n a nuestro alcance. e Informaci´n, informaci´n, informaci´n. Cuando se explican las consecuencias o o o de estar sometidos a las patentes de software, en general se ven r´pidamente a sus inconvenientes. Procura, en la medida de lo posible, que todo el mundo en tu ambito est´ informado sobre sus peligros, y sobre lo que nos jugamos a ´ e corto plazo. En los pr´ximos meses nos vamos a jugar el futuro de la innovaci´n en soft- o o ware en Europa y sobre todo de la libertad de innovaci´n. Si no conseguimos o frenar a los que pretenden cambiarnos las reglas sin siquiera tenernos en cuen- ta, nunca m´s podremos escribir, comercializar o usar un programa sin miedo a a tener problemas legales. ¿Es ´se el futuro que quieres? e c 2001 Jes´s M. Gonz´lez Barahona. u a Se otorga permiso para copiar y distribuir este art´ ıculo completo en cual- quier medio si se hace de forma literal y se mantiene esta nota 2 http://proinnova.hispalinux.es
    • LSSI: Ignorantes o censores Javier Candeira y Vicente Matell´n Olivera a Publicado originalmente en la revista TodoLinux N´mero 13, p´g. 12-13, Noviembre de 2002 u a En el momento de escribir este art´ ıculo el debate de la LSSI ha comenzado en el Parlamento, han convocado a algunos expertos para escuchar sus opiniones (de Kript´polis y de la Asociaci´n de Internautas) y pronto sabremos qu´ deciden o o e sus se˜or´ Decidan convertir la propuesta en ley o no, creemos que conviene n ıas. aclarar ciertos aspectos. Introducci´n o Una de las excusas de muchos de los gestores de las empresas punto com sobre el fracaso de sus negocios y las p´rdidas de las inversiones realizadas en ellos es e que el comercio electr´nico no ha crecido al ritmo esperado. El motivo de esa o lentitud es, seg´n ellos, que la red es insegura. No lo compartimos, no tenemos u ning´n problema en comprar a trav´s de la red, o al menos no m´s preocupaci´n u e a o que al pagar en un restaurante, sin embargo compramos poco por la misma raz´n o por la que compramos poco por cat´logo: porque preferimos ir a una tienda, o a a un gran almac´n. Dicho de otra manera, no compramos m´s porque no queremos. e a Sin embargo, los comerciantes han conseguido convencer al ministerio de tur- no, esta vez al de Ciencia y Tecnolog´ de que sus males se deben a la falta ıa, de regulaci´n. El ministerio diligentemente ha propuesto (de momento est´ en o a fase de anteproyecto) una ley denominada: Ley de Servicios de la Sociedad de Informaci´n y Comercio Electr´nico, m´s conocida por las siglas LSSI. o o a Otro posible motivo a nuestro entender m´s real que la seguridad, es la ilusi´n a o reguladora de algunos sobre la red. Nos explicamos: ¿Por qu´ tenemos s´lo 6-7 e o cadenas de televisi´n? ¿Por qu´ tenemos 10-30 cadenas de radio en una ciudad o e de tama˜o medio? ¿Acaso el espectro radioel´ctrico no permite tener m´s? Por n e a supuesto que lo permite, los que no lo permiten son los afortunados poseedores de una licencia, que con un enorme poder medi´tico, impiden que se concedan a m´s y adem´s se quejan por tener que pagar un canon. Su argumento principal a a para que no se concedan m´s licencias es que no ser´an viables econ´micamente, a ı o lo que no deja de tener su gracia en un modelo capitalista como el nuestro: es la administraci´n la que decide qui´n sobrevive en el mercado en vez de ser el o e propio mercado... Nos tememos que algunos quieran exportar ese modelo a Internet, nos teme- mos que algunos quieran colocarnos licencias para poder poner un servidor en la red, y lo que es peor, una vez puestas ya estamos s´lo a un paso de poder limitar o su n´mero con cualquier criterio. La LSSI es un primer paso en ese camino. Los u registros de proveedores de informaci´n son un enorme paso en esa direcci´n, o o
    • 152 Javier Candeira y Vicente Matell´n a el no aceptar cualquier petici´n de registro autom´ticamente es inmediato una o a vez establecido el registro: r´pidamente alguien argumentar´ que no puede ser a a autom´tico para evitar a los de siempre, los terroristas y los pederastas, como si a los hubi´ramos inventado en la Red. e La alarma Por todo esto y por algunas cosas m´s, el intento regulador de Internet que a propone la LSSI es preocupante. La alarma m´s intensa ante la propuesta de la a LSSI la dispar´ Kript´polis, revista independiente sobre criptolog´ seguridad y o o ıa, privacidad en Internet, que mantiene una campa˜a contra esa propuesta1 . n ¿Cu´l es el problema? Pues el m´s grave es que esta ley no pretende su aplica- a a ci´n unicamente al comercio electr´nico, como se ha querido hacer ver. El objeto o ´ o de estas normas es regular cualquier tipo de actividad que se realice a trav´s e de Internet. El concepto material en torno al que gira su ambito de aplicaci´n ´ o se denomina ”servicios de la sociedad de la informaci´n” y, como veremos se- o guidamente, ah´ no cabe s´lo el, ya fallido, comercio electr´nico. De esta forma, ı o o todo el que preste un ”servicio de la sociedad de la informaci´n” se convierte o autom´ticamente en prestador de servicios de la sociedad de la informaci´n y, a o consecuentemente, cae dentro del ambito de aplicaci´n de la Ley. ´ o No queremos creer que los autores de esta ley (afortunadamente todav´ en ıa fase de borrador) la hayan hecho as´ por malvados, sino por desconocimiento. ı En cualquier caso, coincidimos con los analistas de Kript´polis en que es un o desaguisado que, de aprobarse en el Parlamento, habr´ borrado del mapa el ıa derecho a la libertad de expresi´n en la red. o La libertad de prensa William Randolph Hearst, el magnate de los peri´dicos satirizado por Orson o Welles en su Ciudadano Kane, sol´ decir que ”la libertad de prensa es para los ıa que tienen una” (prensa de imprimir, se entiende). Hoy cualquiera puede tener la suya. Cualquiera puede tener su p´gina web, o escribir su opini´n en la de otros. a o Ahora que Internet nos permite a todos tener la libertad de expresarnos por muy poco dinero, o incluso de forma gratuita, ser´ una pena que nos fuera ıa arrebatada por una ley dise˜ada para garantizar la legitimidad de los mercaderes n que ofician detr´s de un mostrador virtual o por los que quieren su parcela en el a oligopolio de las licencias para transmitir informaci´n. o Y eso, eliminar la libertad de expresi´n, es exactamente lo que hace la LSSI, o en el borrador tan duramente criticado por Kript´polis. ¿C´mo? Pues mediante o o un proceso de tres pasos: 1 http://www.kriptopolis.com/lssi/
    • LSSI: Ignorantes o censores 153 Haciendo que el ”suministro de informaci´n por l´ o ınea” sea objeto de la ley, que en principio s´lo ven´ a armonizar el comercio electr´nico en la UE. Tanto o ıa o BarraPunto como Kript´polis, El Pa´ como El Mundo, la web corporativa o ıs de Seat como cualquier p´gina de Geocities, todos somos suministradores de a informaci´n por l´ o ınea y, por lo tanto, todos estamos sujetos de la misma forma a la LSSI, aunque no hagamos comercio electr´nico. o Convirti´ndonos a todos en polic´ ”todos los prestadores de los servicios e ıas. de la sociedad de la informaci´n deber´n cumplir las siguientes obligaciones: o a (.../...) supervisar el contenido de los datos e informaciones que constituyen el objeto del servicio de la sociedad de la informaci´n que prestan y realizar o el control respecto de los hechos o circunstancias contenidas en aqu´llos quee pudiesen constituir actividades il´ ıcitas”. Esto, resumido, quiere decir que en BarraPunto nos har´ ıamos responsables de supervisar los comentarios. Que cada proveedor de acceso al dar espacio en el servidor para alojar la p´gina web de cada uno, deber´ supervisar que a a todo lo que se pone en esas p´ginas es l´cito. Este p´rrafo del borrador de ley a ı a se contradice con el art´ ıculo 15 de la directiva comunitaria: ”no impondr´n a a los prestadores de servicios una obligaci´n general de supervisar los datos que o se transmitan o almacenen, ni una obligaci´n general de realizar b´squedas o u activas de hechos o circunstancias que indiquen actividades il´ ıcitas.” Da igual. La directiva no es una ley, y la ley s´ Por eso es m´s preocupante lo que diga ı. a la ley. Por ultimo, estableciendo que basta una autoridad administrativa para obligar ´ a ”suspender la transmisi´n, el alojamiento de datos, el acceso a las redes de o telecomunicaciones o la prestaci´n de cualquier otro servicio de la sociedad o de la informaci´n”. Esto quiere decir que la autoridad administrativa puede o cerrar cualquier sitio web a su criterio. En el mundo del papel, para secuestrar un peri´dico hace falta la firma de un juez. Seg´n esta ley, en el ciberespacio o u basta con una resoluci´n administrativa. o Pero esto no es lo peor. A las resoluciones administrativas se une el miedo, o la cautela, de los proveedores de servicios. ¿Que no s´ si un contenido puede e ser ilegal o no? Pues lo quito, por si acaso. La ley exonera de responsabilidad a proveedores de alojamiento o almacenamiento, siempre que ”no tengan cono- cimiento efectivo de que la actividad o la informaci´n almacenada es il´ o ıcita” o que ”si lo tienen, act´en con diligencia para retirar los datos o hacer imposible u el acceso a ellos”. ¿C´mo nos afecta? o Imaginemos ahora el caso de un particular que tiene una p´gina en un servi- a dor, y recibe una denuncia. A la vez que este editor (porque es un editor, ya que ha publicado una p´gina en Internet) recibe la denuncia, los responsables de su a
    • 154 Javier Candeira y Vicente Matell´n a proveedor de alojamiento reciben una copia, con la exhortaci´n a quitar esa p´gi- o a na de su servidor, pues es il´ıcita. ¿Qu´ cre´is que har´n los del centro de datos? e e a ¿Qu´ cre´is que les dir´n sus jefes que hagan? La pregunta no es ”¿qu´ deber´ e e a e ıan hacer si el mundo fuese justo?”, pues ya sabemos que la respuesta es ”esperar a la resoluci´n judicial”. La pregunta es ¿qu´ har´n en el mundo real? S´ el crudo o e a ı, mundo real, en el que ped´filo, drogadicto, terrorista o, simplemente, delincuente, o son palabras tan fuertes con las que no quiere verse asociado ning´n departa- u mento de relaciones p´blicas de una empresa. La respuesta es obvia, la p´gina o u a p´ginas completas de ese usuario se cerrar´ inmediatamente. a ıan Para que no tengamos libertad de expresi´n no hace falta que nos quiten la o palabra a todos: basta con que se la quiten a uno. Y para asegurar la censura, no hace falta con ejercerla. Basta con poner en marcha su mecanismo. Y, si nadie se queja, el mal ya est´ hecho. a Por esta raz´n creo que todos los espa˜oles deber´ o n ıamos agradecer que se haya dado esta alarma sobre el presente borrador de la LSSI. A los que los que se quejan del alarmismo s´lo se les puede contestar que la situaci´n, tal o o y como la pintaba el borrador, era alarmante. Y lo que menos me preocupa es si esta situaci´n se debiera a malicia, desconocimiento o incompetencia. El o comportamiento responsable consiste en arreglarla. Lo irresponsable es negar que la situaci´n sea alarmante. o Moncho Alpuente sol´ decir ”la situaci´n es alarmante, pero no preocupante, ıa o porque preocup´ndonos no vamos a llegar a nada”. Al dar la voz de alerta y a promover el discurso p´blico, el especial de Kript´polis ha prestado un gran u o servicio a la sociedad espa˜ola y al futuro desarrollo de Internet. Falta ver a n d´nde nos lleva la posterior revisi´n de la ley y en qu´ acaba todo esto. El o o e primer paso, ahora, est´ bien dado. a ¿Qu´ podemos hacer? e Si vivi´ramos en EEUU la respuesta ser´ escribir a nuestro senador o con- e ıa gresista. Desgraciadamente eso no tiene mucho ´xito en nuestro pa´ aunque e ıs, Kript´polis tiene un modelo en su web dirigido en este caso al Ministerio de o Ciencia y Tecnolog´ La soluci´n tradicional de rezar tampoco parece muy pro- ıa. o metedora, aunque los internautas creyentes deber´ ponerse a ello. Para el resto ıan queda la opci´n del pataleo o la del asociacionismo. Nosotros nos inclinamos por o este ultimo para dar fuerza a los argumentos, en resumen: ¡No mires, unete! ´ ´ Para mentes inquietas Si quieres leer m´s sobre este asunto: a http://barrapunto.com/article.pl?sid=01/05/13/0233209 c 2001 Javier Candeira y Vicente Matell´n. a javier@canderia.com, vmo@barrapunto.com
    • LSSI: Ignorantes o censores 155 Se otorga permiso para copiar y distribuir este art´ ıculo completo en cual- quier medio si se hace de forma literal y se mantiene esta nota.
    • 156 Javier Candeira y Vicente Matell´n a
    • Art´ ıculos Seminales El fen´meno del software libre, como toda corriente de pensamiento tiene una o serie de documentos y de autores que se consideran fundamentales. Algunos de esos documentos son los que recogemos en esta secci´n. Como el lector podr´ com- o a probar, ´stos son solamente una brev´ e ısima selecci´n de los que podr´ o ıamos deno- minar como art´ ıculos seminales del software libre. Hay ciertamente muchos m´s a que, por el car´cter limitado de esta obra (en tiempo y espacio), no hemos podido a incluir. En primer lugar nos encontraremos con el art´ ıculo titulado Por qu´ el Soft- e ware no deber´a tener propietarios escrito por Richard Stallman. Este ensayo se ı considera la declaraci´n de principios del movimiento del software libre y en el o se expresan con claridad los motivos ´ticos por los que el copyright no deber´ e ıa aplicarse al software. El segundo art´ ıculo El derecho a leer, tambi´n escrito por Richard Stallman, e es una par´bola de ciencia ficci´n que explica los peligros de ciertos derechos sobre a o la producci´n cient´ o ıfica o literaria. Lo llamativo es que seg´n ha ido pasando el u tiempo (el art´ ıculo se public´ por primera vez en 1997) esa ciencia ficci´n cada o o d´ parece m´s real. ıa a Por ultimo, se ha incluido un art´ ´ ıculo que plasma las ideas lanzadas en Por qu´ el Software no deber´a tener propietarios. Se trata de la Definici´n de software e ı o libre que hace la Free Software Foundation, una fundaci´n creada por el propio o Stallman para velar por la difusi´n de los valores y los programas del software o libre. Existen otras definiciones sobre lo que es o no software libre (como por ejemplo, la la definici´n de software libre de Debian2 o la de Open Source de la o 3 Open Source Iniciative ) pero ´sta es sin duda la gran precursora de todas ellas y, e en definitiva, en la que se basan todas las dem´s. a 2 http://www.debian.org/social_contract.es.html#guidelines 3 http://www.opensource.org
    • 158 Javier Candeira y Vicente Matell´n a
    • Por qu´ el Software no deber´ tener e ıa propietarios Richard Stallman Traducido por Pedro de las Heras Quir´so Publicado en Espa˜ol en la revista Nov´tica n a N´mero de 2001 u La tecnolog´ de la informaci´n digital contribuye a la sociedad haciendo ıa o que sea m´s f´cil copiar y modificar la informaci´n. Las computadoras prometen a a o hacer que esto sea m´s f´cil para todos nosotros. a a Pero no todo el mundo quiere que sea m´s f´cil. El sistema de copyright asigna a a propietarios a los programas software, y muchos de estos propietarios pretenden negar el beneficio potencial del software al resto del p´blico. Les gustar´ ser los u ıa unicos que pueden copiar y modificar el software que utilizamos. ´ El sistema de copyright se desarroll´ con la imprenta —una tecnolog´ para o ıa producir copias en masa. El copyright funcionaba bien con esta tecnolog´ porque ıa s´lo restring´ a los productores masivos de copias. No coartaba la libertad de los o ıa lectores de libros. Un lector corriente, que no poseyese una imprenta, s´lo pod´ o ıa copiar libros a mano, con pluma y tinta y pocos lectores fueron demandados por ello. La tecnolog´ digital es m´s flexible que la imprenta: cuando la informaci´n ıa a o tiene un formato digital, ´sta se puede copiar f´cilmente para compartirla con los e a dem´s. Es esta flexibilidad la que no encaja con un sistema como el del copyright. a ´ Esta es la causa de las cada vez m´s repugnantes y draconianas medidas que se a est´n utilizando para obligar a cumplir el copyright del software. T´nganse en a e cuenta estas cuatro pr´cticas de la Asociaci´n de editores de software (SPA1 ): a o Propaganda masiva diciendo que no se debe desobedecer a los propietarios para ayudar a los amigos. Ofertas a soplones para que informen acerca de sus compa˜eros y colegas. n Redadas en oficinas y escuelas (con la ayuda de la polic´ en las que se ıa), conmina a la gente a que pruebe que son inocentes, que no han realizado copias ilegales. Persecuci´n (por parte del gobierno de los EEUU, a petici´n de la SPA) de o o gente como David LaMacchia, del MIT (Massachusetts Institute of Techno- logy), por el simple hecho de no vigilar los servicios de realizaci´n de copias, o y no censurar su uso. Estas cuatro pr´cticas se asemejan a las utilizadas en la antigua Uni´n So- a o vi´tica, donde toda m´quina copiadora estaba vigilada por un guarda para evitar e a 1 Software Publishers Association
    • 160 Richard Stallman copias prohibidas, y donde los individuos ten´ que copiar la informaci´n secre- ıan o 2 tamente y pasarla de mano en mano como samizdat . Existe por supuesto una diferencia: el motivo por el que se controlaba la informaci´n en la Uni´n Sovi´ti- o o e ca era pol´ ıtico; en los EEUU el motivo es el lucro. Pero son las acciones las que nos afectan, no los motivos. Cualquier intento de bloquear la compartici´n de la o informaci´n, sin importar el porqu´, conduce a los mismos m´todos y a la misma o e e severidad. Los propietarios esgrimen diversos argumentos para otorgarse el poder de controlar c´mo usamos la informaci´n: o o Insultos Los propietarios utilizan calumnias como pirater´a y robo, as´ como ı ı terminolog´ pericial como propiedad intelectual y perjuicio, para sugerir una ıa ınea de pensamiento al p´blico—una analog´ simplista entre programas y l´ u ıa objetos f´ ısicos. Nuestras ideas e intuiciones acerca de la propiedad de los objetos materiales se centran en si es correcto o no quitarle un objeto a alguien. No se aplican directamente a la copia de los objetos. Pero los propietarios quieren que lo apliquemos tambi´n a la copia. e Exageraci´n Los propietarios dicen que sufren da˜os o p´rdidas econ´micas o n e o cuando son los usuarios los que copian los programas. Pero la copia no causa un efecto directo en el propietario, y no da˜a a nadie. El propietario s´lo puede n o perder si la persona que hizo la copia hubiese pagado por una proporcionada por el propietario. Reflexionando un poco, la mayor parte de esas personas no habr´ comprado ıan copias. Sin embargo, los propietarios calculan sus p´rdidas como si todos y ca- e da uno de los usuarios hubiesen comprado una copia. Esto es una exageraci´n o (por decirlo suavemente). La ley Los propietarios muestran a menudo la situaci´n legal actual, y las se- o veras penas con las que nos pueden amenazar. En este enfoque est´ impl´ a ıcita la sugerencia de que la ley refleja una moralidad incuestionable, aunque al mismo tiempo somos instados a considerar estas penas como algo natural que no puede ser imputado a nadie. Esta forma de persuasi´n no est´ dise˜ada para ser rebatida por un pensa- o a n miento cr´ıtico, sino que tiene la intenci´n de reforzar una manera habitual de o pensar. Es elemental que las leyes no deciden entre lo que est´ bien y lo que est´ mal. a a Todo estadounidense deber´ saber que hace cuarenta a˜os era ilegal en mu- ıa n chos estados que una persona de raza negra se sentase en la parte delantera de un autob´s, aunque s´lo los racistas dir´ que sentarse all´ era algo malo. u o ıan ı Derechos innatos Los autores reivindican a menudo una relaci´n especial con o los programas que escriben y afirman que, por lo tanto, sus deseos e intereses con respecto a los programas son mayores que los de cualquier otro. Mayores 2 Nota del traductor: Samizdat es un vocablo ruso que significa publicado por uno mismo
    • Por qu´ el Software no deber´ tener propietarios e ıa 161 incluso que los de todos los dem´s. (Normalmente, las compa˜´ y no los a nıas, autores, son quienes poseen los derechos de autor´ del software, pero se espera ıa que pasemos por alto esta discrepancia). A aqu´llos que proponen esto como un axioma ´tico (el autor es m´s impor- e e a tante que t´) s´lo puedo decirles que yo, un notable autor de software, digo u o que eso es una bobada. Pero hay unicamente dos razones por las que el p´blico en general podr´ ´ u ıa sentir alguna simpat´ con la reivindicaci´n de derechos innatos: ıa o Una raz´n es la analog´ cogida por los pelos, con los objetos materiales. o ıa, Cuando cocino espagueti, pongo objeciones a que alguien se los coma, porque entonces no me los puedo comer yo. Su acci´n me perjudica tanto como a ´l o e le beneficia. S´lo uno de los dos puede comerse los espagueti, por lo que la o pregunta es ¿qui´n?. La m´s m´ e a ınima diferencia entre nosotros es suficiente para inclinar la balanza ´tica en uno u otro sentido. e Pero el hecho de que utilices o cambies un programa que yo escrib´ te afecta ı directamente a ti, y a m´ s´lo me afecta indirectamente. Si le das una copia a ı o tu amigo, os afecta a ti y a tu amigo mucho m´s de lo que me afecta a m´ Yo a ı. no deber´ tener el poder de decirte que no hagas esas cosas. Nadie deber´ ıa ıa tenerlo. La segunda raz´n es que se le ha dicho a la gente que los derechos innatos de o los autores son una tradici´n incuestionable en nuestra sociedad. o Hist´ricamente, es justamente al contrario. La idea de los derechos innatos de o los autores se propuso y se rechaz´ contundentemente cuando se redact´ la o o constituci´n de los EEUU. Por ello la constituci´n permite un sistema de o o copyright, pero no requiere uno. Por eso dice que el copyright debe ser tem- poral. Tambi´n dice que el prop´sito del copyright no es recompensar a los e o autores, sino promover el progreso. El copyright recompensa en alguna me- dida a los autores, y mucho m´s a los editores, pero como una medida para a modificar su comportamiento. La aut´ntica tradici´n establecida en nuestra sociedad es que el copyright e o coarta los derechos innatos del p´blico, y que esto s´lo se puede justificar si u o es en beneficio de la sociedad. Aspecto econ´mico La ultima raz´n arg¨ida a favor de los propietarios de o ´ o u software es que as´ se consigue producir m´s software. ı a A diferencia de los otros argumentos, ´ste al menos adopta un enfoque leg´ e ıti- mo sobre el asunto. Se basa en una meta defendible, para satisfacer a los usuarios de software. Y es demostrable emp´ ıricamente que si se remunera adecuadamente la producci´n de un bien, se producir´ m´s cantidad del mis- o a a mo. Pero el razonamiento econ´mico tiene un defecto: se basa en la suposici´n o o de que la diferencia solamente radica en cu´nto dinero tenemos que pagar. a Asume que lo que se desea es la producci´n de software, sin importar si ´ste o e tiene o no propietarios.
    • 162 Richard Stallman La gente acepta f´cilmente esta suposici´n porque concuerda con nuestra ex- a o periencia con los objetos materiales. Consideremos por ejemplo un bocadillo. Supongamos que el mismo bocadillo puede ser obtenido, bien de manera gra- tuita, o bien pagando. En este caso, la unica diferencia entre ambos bocadillos ´ es la cantidad que se paga por cada uno de ellos. El bocadillo tendr´ el mis- a mo sabor y el mismo valor nutritivo, sea comprado o no, y en ambos casos el bocadillo s´lo podr´ ser ingerido una vez. El hecho de que sea el propieta- o a rio quien nos proporciona el bocadillo, no afecta directamente m´s que a la a cantidad de dinero que acabaremos teniendo al final. Esto es cierto para cualquier objeto material—el hecho de que tenga o no un propietario no afecta directamente a lo que es, o a lo que se puede hacer con ´l si se adquiere. e Pero el que un programa tenga o no propietarios afecta a lo que es, y a lo que se puede hacer con una copia si se compra. La diferencia no es s´lo una o cuesti´n de dinero. El sistema de propietarios de software alienta a ´stos a o e producir algo, pero no a producir aqu´llo que necesita realmente la sociedad. e Y esto provoca una poluci´n ´tica intangible que nos afecta a todos. o e ¿Qu´ necesita la sociedad? Necesita informaci´n que est´ realmente disponible e o e para sus ciudadanos. Por ejemplo, programas que la gente pueda leer, corregir, adaptar y mejorar, no s´lo utilizar. Pero lo que normalmente distribuyen los o propietarios es una caja negra que no podemos estudiar o modificar. La sociedad tambi´n necesita libertad. Cuando un programa tiene propieta- e rios, los usuarios pierden la libertad de controlar parte de sus propias vidas. Y por encima de todo, la sociedad necesita alentar el esp´ ıritu de cooperaci´n o voluntaria entre sus ciudadanos. Cuando los propietarios de software nos dicen que la ayuda a nuestros vecinos es una forma de pirater´a, est´n corrompiendo ı a el esp´ ıritu c´ ıvico de nuestra sociedad. Por ello decimos que el software libre se refiere a las libertades, y no a la gratuidad3 . El argumento econ´mico que esgrimen los propietarios es err´neo, pero el o o problema econ´mico general es real. Hay gente que escribe software de utilidad o por el placer de escribirlo o por admiraci´n y amor. Pero si queremos tener o m´s software que el que esta gente escribe, necesitamos conseguir fondos para a ello. Hace ya diez a˜os que los desarrolladores de software libre vienen utilizando n varios m´todos para buscar financiaci´n, habiendo conseguido algunos ´xitos. e o e No es necesario hacer rico a nadie; el ingreso anual medio de una familia estadounidense, alrededor de los 35.000$, parece ser suficiente incentivo para muchos trabajos que son menos satisfactorios que la programaci´n. o Durante varios a˜os yo viv´ de realizar mejoras a medida del software libre n ı que hab´ escrito, hasta que una beca lo hizo innecesario. Cada mejora se ıa 3 Nota del traductor: En ingl´s, el vocablo free es polis´mico, pudi´ndose entender free software como e e e software gratuito o como software libre. De ah´ la aclaraci´n que hace el autor. ı o
    • Por qu´ el Software no deber´ tener propietarios e ıa 163 a˜ad´ a la versi´n est´ndar que se distribu´ y acababa estando disponible n ıa o a ıa, para el p´blico en general. Los clientes me pagaban para que realizase las u mejoras que ellos quer´ ıan, en lugar de las que yo habr´ considerado como ıa m´s prioritarias. a La Free Software Foundation, una fundaci´n exenta de impuestos para el desa- o rrollo de software libre, obtiene sus ingresos mediante la venta de CD-ROM, camisetas y manuales (todos los cuales pueden ser copiados y alterados libre- mente por los usuarios), y mediante las donaciones que recibe. Actualmente tiene una plantilla de cinco programadores, m´s tres empleados que gestionan a las peticiones por correo. Algunos desarrolladores de software libre obtienen sus ingresos de la venta de servicios de soporte. Cygnus Solutions, con unos 50 empleados, estima que alrededor del 15 por ciento de la actividad de su plantilla se dedica a la realizaci´n y mejora de software libre—un porcentaje respetable para una o compa˜´ de software. nıa Varias compa˜´ incluyendo Intel, Motorola, Texas Instruments y Analog nıas, Devices, se han aliado para financiar el mantenimiento continuado del com- pilador libre de GNU para el lenguaje C. Mientras tanto, el ej´rcito del aire e de los EEUU est´ financiando el compilador de GNU para el lenguaje Ada, a por pensar que ´sta es la forma m´s econ´mica de obtener un compilador e a o de calidad. (La financiaci´n termin´ hace alg´n tiempo; el compilador de o o u Ada de GNU est´ actualmente funcionando, y su mantenimiento se financia a comercialmente). Todos ´stos son peque˜os ejemplos. El movimiento del software libre es a´n e n u reducido y joven. Pero el ejemplo de las cadenas de radio mantenidas por los oyentes de este pa´ (EEUU) muestra que es posible mantener una gran ıs actividad sin forzar a que cada usuario pague. Como usuario actual de computadoras, puede que est´s utilizando un pro- e grama propietario. Si tu amigo te pidiese una copia, estar´ mal que te negases ıa a hac´rsela. La cooperaci´n es m´s importante que el copyright. Pero la coo- e o a peraci´n clandestina, encubierta, no contribuye a formar una buena sociedad. o Cualquier persona deber´ aspirar a vivir abiertamente, erguido, con orgullo, y ıa esto significa decir No al software propietario. Mereces poder cooperar abierta y libremente con otras personas que utili- zan software. Mereces poder aprender c´mo funciona el software, y ense˜ar a o n tus estudiantes con ´l. Mereces poder contratar a tu programador favorito para e arreglarlo cuando falle. Te mereces el software libre. c Richard M. Stallman. Se otorga permiso para copiar y distribuir este art´ ıculo completo en cual- quier medio si se hace de forma literal y se mantiene esta nota.
    • 164 Richard Stallman
    • El derecho a leer Richard Stallman Este art´ ıculo apareci´ en el n´mero de febrero de 1.997 de Communications of the ACM (volumen o u 40, n´mero 2) u Traducido del original en ingl´s por Pedro de las Heras Quir´s y Jes´s M. Gonz´lez Barahona e o u a (Tomado de “La ruta hacia Tycho”, una colecci´n de art´ o ıculos sobre los antecedentes de la Revoluci´n Lunar, publicada en Luna o City, en el a˜ o 2096) n El camino hacia Tycho comenz´ para Dan Halbert en la Facultad, cuando o Lissa Lenz le pidi´ que le dejara su computadora. La suya se hab´ averiado, y o ıa si no se la ped´ a alguien no podr´ terminar el proyecto semestral. Ella no se ıa ıa habr´ atrevido a ped´ ıa ırsela a nadie, excepto a Dan. Esto situ´ a Dan ante un dilema. Ten´ que ayudarle pero, si le prestaba su o ıa computadora, ella podr´ leer sus libros. Adem´s de poder ir a prisi´n durante ıa a o muchos a˜os por dejar que alguien leyese sus libros, la misma idea de hacerlo le n escandaliz´ al principio. Igual que a todo el mundo, le hab´ ense˜ado desde el o ıan n parvulario que compartir los libros era repugnante y equivocado, algo que s´lo o har´ un pirata. ıa Y era muy probable que la SPA (Software Protection Authority, Autoridad para la Protecci´n del Software) les cogiese. Dan hab´ aprendido en su clase de o ıa Software que cada libro ten´ un chivato de copyright que informaba a la Central ıa de Licencias de qui´n, d´nde y cu´ndo lo le´ (Esta informaci´n se utilizaba e o a ıa. o para coger a piratas de la lectura, pero tambi´n para vender perfiles de intereses e personales a comerciantes). La pr´xima vez que su computadora se conectase a la o ıa ´ red la Central de Licencias ser´ informada. El, como due˜o de una computadora, n podr´ recibir el castigo m´s severo, por no tomar medidas para prevenir el delito. ıa a Por supuesto, podr´ ser que Lissa no quisiera leer sus libros. Podr´ querer la ıa ıa computadora s´lo para escribir su proyecto. Pero Dan sab´ que ella era de una o ıa familia de clase media, y que a duras penas pod´ pagar la matr´ ıa ıcula, y menos a´n las cuotas de lectura. Puede que leer los libros de Dan fuese para ella la unica u ´ forma de terminar los estudios. Sab´ lo que era eso: ´l mismo hab´ tenido que ıa e ıa pedir un pr´stamo para poder pagar los art´ e ıculos de investigaci´n que le´ (El o ıa. 10 % de los ingresos por ese concepto iba a parar a los investigadores que hab´ ıan escrito los art´ıculos. Como Dan pretend´ dedicarse a la investigaci´n, ten´ es- ıa o ıa peranzas de que alg´n d´ sus propios art´ u ıa ıculos, si eran citados frecuentemente, le proporcionar´ el dinero necesario para pagar el pr´stamo.) ıan e M´s tarde Dan supo que hab´ habido un tiempo en el que cualquiera pod´ a ıa ıa ir a una biblioteca y leer art´ ıculos de revistas especializadas, e incluso libros, sin tener que pagar. Hab´ estudiantes independientes que le´ miles de p´ginas ıa ıan a sin tener becas de biblioteca del Gobierno. Pero en los a˜os noventa, tanto los n editores de revistas sin animo de lucro como los editores comerciales, hab´ ´ ıan
    • 166 Richard Stallman comenzado a cobrar cuotas por el acceso a sus publicaciones. Hacia el a˜o 2047 n las bibliotecas que ofrec´ acceso libre a la literatura acad´mica eran un recuerdo ıan e lejano. Naturalmente hab´ formas de enga˜ar a la SPA y a la Central de Licen- ıa n cias. Eran, por supuesto, ilegales. Dan hab´ tenido un compa˜ero en la clase ıa n de Software, Frank Martucci, que hab´ conseguido una herramienta ilegal de ıa depuraci´n, y la hab´ utilizado para saltarse el c´digo del chivato de copyright o ıa o cuando le´ libros. Pero se lo hab´ contado a demasiados amigos, y uno de ellos ıa ıa le delat´ a la SPA para obtener una recompensa (los estudiantes muy endeuda- o dos eran f´cilmente tentados por la traici´n). En 2047 Frank estaba en la c´rcel, a o a no por practicar la pirater´ de la lectura, sino por poseer un depurador. ıa Dan supo m´s tarde que hubo un tiempo en el que cualquiera pod´ poseer a ıa herramientas de depuraci´n. Incluso hab´ herramientas de depuraci´n libres, o ıa o disponibles en CD, o en la red. Pero los usuarios normales comenzaron a utili- zarlas para saltarse los chivatos de copyright, y lleg´ un momento en que un juez o estim´ que ´ste se hab´ convertido en el principal uso de los depuradores. Esto o e ıa provoc´ que pasasen a ser ilegales, y se encarcelara a los que los desarrollaban. o Naturalmente, los programadores a´n necesitaban herramientas de depura- u ci´n, pero en el a˜o 2047 los vendedores de depuradores s´lo distribu´ copias o n o ıan numeradas, y s´lo a los programadores que tuvieran una licencia oficial, y que o hubiesen depositado la fianza preceptiva para cubrir posibles responsabilidades penales. El depurador que utiliz´ Dan en la clase de software estaba detr´s de o a un cortafuegos especial para que s´lo lo pudiese utilizar en los ejercicios de clase. o Tambi´n era posible saltarse los chivatos de copyright si se instalaba un kernel e modificado. M´s adelante, Dan supo que hab´ existido kernels libres, incluso a ıan sistemas operativos completos libres, hacia el fin del siglo anterior. Pero no s´lo o eran ilegales, como los depuradores, sino que no se pod´ instalar sin saber la ıan contrase˜a del superusuario del sistema. Y ni el FBI ni el Servicio de Atenci´n n o de Microsoft iban a dec´ ırtela. Dan acab´ por concluir que no pod´ dejarle la computadora a Lissa. Pero o ıa tampoco pod´ negarse a ayudarle, porque estaba enamorado de ella. Le encan- ıa taba hablar con ella. Y el que le hubiera escogido a ´l para pedir ayuda pod´ e ıa significar que ella tambi´n le quer´ e ıa. Dan resolvi´ el dilema haciendo algo a´n m´s inimaginable: le dej´ la compu- o u a o tadora, y le dijo su contrase˜a. De esta forma, si Lissa le´ sus libros, la Central n ıa de Licencias creer´ que era ´l qui´n los estaba leyendo. Aunque era un delito, la ıa e e SPA no podr´ detectarlo autom´ticamente. S´lo se dar´ cuenta si Lissa se lo ıa a o ıan dec´ıa. Por supuesto, si la Facultad supiese alguna vez que Dan le hab´ pasado a ıa Lissa su propia contrase˜a, ser´ el final para ambos como estudiantes, inde- n ıa pendientemente de para qu´ la hubiese utilizado ella. La pol´ e ıtica de la Facultad era que cualquier interferencia con los medios que se usaban para realizar se- guimientos del uso de las computadoras por parte de los estudiantes era motivo
    • El derecho a leer 167 suficiente para tomar medidas disciplinarias. No importaba si se hab´ causado ıa alg´n da˜o: la ofensa consist´ en haber dificultado el seguimiento por parte de u n ıa los administradores. Asum´ que esto significaba que estabas haciendo alguna ıan otra cosa prohibida y no necesitaban saber qu´ era. e Los estudiantes no sol´ ser expulsados por eso. Al menos no directamente. ıan Se les prohib´ el acceso al sistema de computadoras de la Facultad, por lo que ıa inevitablemente suspend´ todas las asignaturas. ıan Posteriormente Dan supo que este tipo de pol´ ıtica universitaria comenz´ en o la d´cada de los ochenta del siglo pasado, cuando los estudiantes universitarios e empezaron a utilizar masivamente las computadoras. Anteriormente, las univer- sidades manten´ una pol´ ıan ıtica disciplinaria diferente: castigaban las actividades que eran da˜inas, no aqu´llas que eran simplemente sospechosas. n e Lissa no delat´ a Dan a la SPA. La decisi´n de Dan de ayudarle les condu- o o jo al matrimonio, y tambi´n a cuestionarse las ense˜anzas que hab´ recibido e n ıan de peque˜os sobre la pirater´ La pareja comenz´ a leer sobre la historia del n ıa. o copyright, sobre la Uni´n Sovi´tica y sus restricciones para copiar, e incluso la o e Constituci´n original de los Estados Unidos. Se trasladaron a Luna City, don- o de encontraron a otros que tambi´n se hab´ apartado del largo brazo de la e ıan SPA. Cuando la sublevaci´n de Tycho comenz´ en 2062, el derecho universal a o o la lectura se convirti´ en uno de sus objetivos principales. o Nota del autor: El derecho a la lectura es una batalla que se libra en nuestros d´ Aunque ıas. pueden pasar 50 a˜os hasta que nuestra forma de vida actual quede sumida en n la oscuridad, muchas de las leyes y pr´cticas descritas en este relato han sido a propuestas, ya sea por el gobierno de Clinton, en EEUU, o por las empresas editoriales. S´lo hay una excepci´n: la idea de que el FBI y Microsoft tengan (y oculten) o o n o ´ la contrase˜a de administraci´n de las computadoras. Esta es una extrapolaci´n o de las propuestas sobre el chip Clipper y otras propuestas similares de custodia de clave (key-escrow) del gobierno de Clinton, y de una tendencia que se mantiene desde hace tiempo: los sistemas inform´ticos se preparan, cada vez m´s, para a a proporcionar a operadores remotos el control sobre la gente que realmente utiliza los sistemas. La SPA, que en realidad son las siglas de Software Publisher’s Association (Asociaci´n de Editores de Software), no es hoy d´ oficialmente, una fuerza o ıa, policial. Sin embargo, oficiosamente, act´a como tal. Invita a la gente a informar u sobre sus compa˜eros y amigos. Al igual que el gobierno de Clinton, promueve n una pol´ ıtica de responsabilidad colectiva, en la que los due˜os de computado- n ras deben hacer cumplir activamente las leyes de copyright, si no quieren ser castigados. La SPA est´ amenazando a peque˜os proveedores de Internet, exigi´ndoles a n e que permitan a la SPA espiar a todos los usuarios. Muchos proveedores se rin- den cuando les amenazan, porque no puede permitirse litigar en los tribunales.
    • 168 Richard Stallman (Atlanta Journal-Constitution, 1 de octubre de 1996, D3.) Al menos un pro- veedor, Community ConneXion de Oakland, California, rechaz´ la exigencia y o actualmente ha sido demandado Se dice que la SPA ha abandonado este pleito recientemente, aunque piensan continuar la campa˜a por otras v´ n ıas. Las pol´ ıticas de seguridad descritas en el relato no son imaginarias. Por ejem- plo, una computadora en una de las universidades de la zona de Chicago muestra en la pantalla el siguiente mensaje cuando se entra en el sistema (las comillas est´n en el original en ingl´s): a e “Este sistema s´lo puede utilizarse por usuarios autorizados. Las actividades o de los individuos que utilicen este sistema inform´tico sin autorizaci´n o para a o usos no autorizados pueden ser seguidas y registradas por el personal a cargo del sistema. Durante el seguimiento de individuos que est´n usando el sistema e inadecuadamente, o durante el mantenimiento del sistema, pueden ser seguidas tambi´n las actividades de usuarios autorizados. Cualquiera que use este sistema e consiente expresamente ese seguimiento y es advertido de que si dicho segui- miento revela evidencias de actividad ilegal o violaciones de las ordenanzas de la universidad, el personal a cargo del sistema puede proporcionar las pruebas fruto de dicho seguimiento a las autoridades universitarias y/o a los agentes de la ley.” ´ Esta es una aproximaci´n interesante a la Cuarta Enmienda de la Constitu- o ci´n de EEUU: presiona a todo el mundo, por adelantado, para que ceda en sus o derechos. Bibliograf´ ıa The Copyright Grab, Pamela Samuelson, Wired, Jan. 1996 http://wwww.wired.com/wired/4.01/features/white.paper.html Sold Out, James Boyle, New York Times, 31 March 1996 http://www.ese.ogi.edu/sold.out.html Union for the Public Domain (Uni´n por el Dominio P´blico) es una organiza- o u ci´n nueva que pretende resistir e invertir la tendencia a la aplicaci´n exagerada o o de la propiedad intelectual. Para m´s informaci´n, consultar: a o http://www.public-domain.org. Biograf´ ıa Richard Stallman recibi´ el premio Grace Murray Hopper de la ACM en 1990, o por el desarrollo de GNU Emacs. Es tambi´n autor del depurador simb´lico libre e o GDB, y fundador del proyecto para el desarrollo del sistema operativo libre GNU. c 1996 Richard M. Stallman. Se permite la copia literal siempre que se incluya esta nota.
    • Definici´n de Software Libre o Free Software Foundation Extra´ de la p´gina web de la Free Software Foundation ** ıdo a Traducido por el equipo de traductores al espa˜ol del proyecto GNU n Mantenemos esta definici´n de software libre para mostrar claramente qu´ de- o e be cumplir un programa de software concreto para que se le considere software libre. El software libre es un asunto de libertad, no de precio. Para entender el concepto, debes pensar en libre como en libertad de expresi´n, no como en barra o libre1 . Software libre se refiere a la libertad de los usuarios para ejecutar, copiar, distribuir, estudiar, cambiar y mejorar el software. De modo m´s preciso, se a refiere a cuatro libertades de los usuarios del software: La libertad de usar el programa, con cualquier prop´sito (libertad 0). o La libertad de estudiar c´mo funciona el programa, y adaptarlo a tus nece- o sidades (libertad 1). El acceso al c´digo fuente es una condici´n previa para o o esto. La libertad de distribuir copias, con lo que puedes ayudar a tu vecino (libertad 2). La libertad de mejorar el programa y hacer p´blicas las mejoras a los dem´s, u a de modo que toda la comunidad se beneficie. (libertad 3). El acceso al c´digo o fuente es un requisito previo para esto. Un programa es software libre si los usuarios tienen todas estas libertades. As´ pues, deber´ tener la libertad de distribuir copias, sea con o sin modifica- ı ıas ciones, sea gratis o cobrando una cantidad por la distribuci´n, a cualquiera y a o cualquier lugar2 . El ser libre de hacer esto significa (entre otras cosas) que no tienes que pedir o pagar permisos. Tambi´n deber´ tener la libertad de hacer modificaciones y utilizarlas de e ıas manera privada en tu trabajo u ocio, sin ni siquiera tener que anunciar que dichas modificaciones existen. Si publicas tus cambios, no tienes por qu´ avisar a nadie e en particular, ni de ninguna manera en particular. La libertad para usar un programa significa la libertad para cualquier persona u organizaci´n de usarlo en cualquier tipo de sistema inform´tico, para cualquier o a clase de trabajo, y sin tener obligaci´n de comunic´rselo al desarrollador o a o a alguna otra entidad espec´ ıfica. ** http://www.gnu.org/philosophy/free-sw.es.html 1 Nota del traductor: en ingl´s una misma palabra (free) significa tanto libre como gratis, lo que ha e dado lugar a cierta confusi´n. o 2 http://www.gnu.org/philosophy/free-sw.es.html#exportcontrol
    • 170 Free Software Foundation La libertad de distribuir copias debe incluir tanto las formas binarias (c´digo o m´quina) o ejecutables del programa como su c´digo fuente, sean versiones mo- a o dificadas o sin modificar (distribuir programas de modo ejecutable es necesario para que los sistemas operativos libres sean f´ciles de instalar). Est´ bien si no a a hay manera de producir un binario o ejecutable de un programa concreto (ya que algunos lenguajes no tienen esta capacidad), pero debes tener la libertad de distribuir estos formatos si encontraras o desarrollaras la manera de crearlos. Para que las libertades de hacer modificaciones y de publicar versiones me- joradas tengan sentido, debes tener acceso al c´digo fuente del programa. Por lo o tanto, la posibilidad de acceder al c´digo fuente es una condici´n necesaria para o o el software libre. Para que estas libertades sean reales, deben ser irrevocables mientras no hagas nada incorrecto; si el desarrollador del software tiene el poder de revocar la licencia aunque no le hayas dado motivos, el software no es libre. Son aceptables, sin embargo, ciertos tipos de reglas sobre la manera de distri- buir software libre, mientras no entren en conflicto con las libertades centrales. Por ejemplo, el copyleft es la regla que implica que cuando se redistribuya el programa no se pueden agregar restricciones para denegar a otras personas las libertades centrales. Esta regla no entra en conflicto con las libertades centrales, sino que m´s bien las protege. a As´ pues, quiz´s hayas pagado para obtener copias de software GNU, o tal ı a vez las hayas obtenido sin ning´n coste. Pero independientemente de c´mo hayas u o conseguido tus copias, siempre tienes la libertad de copiar y modificar el software, e incluso de vender copias. Software libre no significa no comercial. Un programa libre debe estar dispo- nible para uso comercial, desarrollo comercial y distribuci´n comercial. El desa- o rrollo comercial del software libre ha dejado de ser inusual; el software comercial libre es muy importante. Es aceptable que haya reglas acerca de c´mo empaquetar una versi´n modi- o o ficada, siempre que no bloqueen a consecuencia de ello tu libertad de publicar versiones modificadas. Reglas como “Si haces disponible el programa de esta manera, debes hacerlo disponible tambi´n de esta otra” pueden ser igualmente e aceptables, bajo la misma condici´n (observa que una regla as´ todav´ te deja o ı ıa decidir si publicar o no el programa). Tambi´n es aceptable que la licencia re- e quiera que, si has distribuido una versi´n modificada y el desarrollador anterior o te pide una copia de ella, debas envi´rsela. a En el proyecto GNU, utilizamos el copyleft para proteger de modo legal estas libertades para todos. Pero el software libre sin copyleft tambi´n existe. Cree- e mos que hay razones importantes por las que es mejor usar el copyleft, pero si tus programas son software libre sin ser copyleft, los podemos utilizar de todos modos.
    • Definici´n de Software Libre o 171 Visita la p´gina con las categor´ de software libre3 para ver una descrip- a ıas ci´n de las diferencias que hay entre el software libre, software copyleft y otras o categor´ de software y c´mo se relacionan unas con otras. ıas o A veces las normas de control de exportaci´n del gobierno y las sanciones o mercantiles pueden restringir tu libertad de distribuir copias de los programas a nivel internacional. Los desarrolladores de software no tienen el poder de elimi- nar o sobrepasar estas restricciones, pero lo que pueden y deben hacer es rehusar en imponerlas como condiciones de uso del programa. De esta manera, las res- tricciones no afectar´n a actividades y gente fuera de las jurisdicciones de estos a gobiernos. Cuando se habla de software libre, es mejor evitar t´rminos como regalar o e gratis, porque esos t´rminos implican que lo importante es el precio, y no la e libertad. Algunos t´rminos comunes tales como pirater´a conllevan opiniones que e ı esperamos que no apoyes. Visita la p´gina de palabras y frases confusas4 que a vale la pena evitar, donde encontrar´s una discusi´n acerca de estos t´rminos. a o e Tambi´n tenemos una lista de traducciones de software libre5 a varios idiomas. e Por ultimo, f´ ´ ıjate en que los criterios establecidos en esta definici´n de softwa- o re libre requieren pensarse cuidadosamente para ser interpretados. Para decidir si una licencia de software concreta es una licencia de software libre, lo juzga- mos bas´ndonos en estos criterios para determinar si tanto su esp´ a ıritu como su letra en particular los cumplen. Si una licencia incluye restricciones contrarias a nuestra ´tica, la rechazamos, aun cuando no hubi´ramos previsto el problema e e en estos criterios. A veces un requisito de una licencia plantea una situaci´n que o necesita de una reflexi´n minuciosa, e incluso conversaciones con un abogado, o antes de que podamos decidir si la exigencia es aceptable. Cuando llegamos a una conclusi´n, a veces actualizamos estos criterios para que sea m´s f´cil ver o a a por qu´ ciertas licencias se pueden calificar o no como de software libre. e Si te interesa saber si una licencia concreta es de software libre, mira nuestra lista de licencias6 . Si la licencia que te preocupa no est´ en la lista, puedes a preguntarnos envi´ndonos un correo electr´nico a licensing@gnu.org. a o c Free Software Foundation. Se permite la distribuci´n y copia literal de este art´ o ıculo en su totalidad por cualquier medio, siempre y cuando se conserve esta nota. 3 http://www.gnu.org/philosophy/categories.es.html 4 http://www.gnu.org/philosophy/words-to-avoid.es.html 5 http://www.gnu.org/philosophy/fs-translations.html 6 http://www.gnu.org/licenses/license-list.html
    • 172 Free Software Foundation
    • Ap´ndice e
    • 174 Free Software Foundation
    • Glosario de t´rminos y acr´nimos e o AbiWord: Procesador de textos libre. Est´ integrado en GNOME, aunque a tambi´n existen versiones para otras plataformas, incluido Windows. Su p´gina e a web se puede encontrar en http://www.abisource.com. Ada: Lenguaje de programaci´n dise˜ado con la seguridad en mente, principal o n raz´n por la cual fue encargado por el Departamento de Defensa de EEUU. Es por o eso que tiene una gran aceptaci´n en la industria aeron´utica y aeroespacial. Su o a nombre proviene de Ada Lovelace, la primera hacker de la historia. El compilador m´s popular de Ada es GNAT. a Apache: Servidor web m´s popular con una cuota de mercado superior al a 60 % desde hace a˜os. V´ase tambi´n Apache Software Foundation. n e e Apache Software Foundation: Fundaci´n que se encarga de velar por el o desarrollo y la promoci´n del servidor web Apache y de otros proyectos gene- o ralmente relacionados con tecnolog´ web como Jakarta. M´s informaci´n en ıas a o http://www.apache.org. Arquitectura (de ordenadores): Se trata de un concepto que engloba el dise˜o y funcionamiento de los ordenadores que especifican entre otros aspectos n el formato y el conjunto de instrucciones. Existen muchas arquitecturas, siendo la m´s popular la i386 por ser la utilizada en los PC. a Arranque dual: Al arrancar el ordenador, el usuario puede elegir entre va- rios sistemas operativos, como por ejemplo entre Windows y GNU/Linux. Cada sistema operativo ha de estar en una partici´n independiente. o BarraPunto: Sitio de noticias en espa˜ol centrado en la tem´tica de software n a libre, aunque no de manera exclusiva. Se puede visitar en http://www.barrapunto.com. BerliOS: Portal tipo SourceForge. Puede encontrar m´s informaci´n sobre a o BerliOS en http://developer.berlios.de. bash: Tipo de shell, en particular la que suele venir por defecto en la mayor´ ıa de los sistemas GNU/Linux. BSA: Acr´nimo de Business Software Alliance. Se trata de una asociaci´n de o o la que son miembros la mayor´ de las grandes compa˜´ de software propietario ıa nıas que lucha contra la copia ilegal. Su lema es Promoviendo un mundo digital seguro y legal. BSD: Acr´nimo de Berkeley Software Distribution (Distribuci´n de Software o o de Berkeley). Da nombre tanto a sistemas como a un tipo de licencias. Los siste- mas BSD son sistemas libres basados en Unix, pero con un n´cleo y un conjunto u de herramientas ligeramente diferentes a las que encontramos en GNU/Linux. Existen varios sabores de BSD: FreeBSD, OpenBSD y NetBSD, cada uno con sus peculiaridades. Las licencias BSD son tambi´n conocidas como licencias minima- e listas. *BSD: v´ase BSD. e
    • 176 C/C++: Lenguajes de programaci´n. C fue creado a principios de los 70 para o el desarrollo de Unix; se trata de uno de los primeros lenguajes de programaci´n o que permiten la programaci´n de alto nivel. C++ es una versi´n posterior de o o C que a˜ade t´cnicas modernas de programaci´n. La mayor´ del c´digo libre n e o ıa o est´ escrito en C o C++. a ChatZilla: Cliente de IRC. IRC es un sistema que permite la comunicaci´n o s´ ıncrona a trav´s de Internet. ChatZilla se desarrolla como parte del proyecto Mo- e zilla. M´s informaci´n sobre el proyecto ChatZilla en http://www.mozilla.org/projects/rt- a o messaging/chatzilla. COBOL: Acr´nimo de Common Organization Business Oriented Language o (Lenguaje Com´n Orientado a la Organizaci´n de Negocios), aunque tambi´n se u o e puede encontrar como COmmon Business Oriented Language (Lenguaje Com´n u Orientado a Negocios). Se trata de un lenguaje de programaci´n de finales la o d´cada de los 60 cuyo prop´sito era poder ser utilizado en cualquier ordenador. A e o d´ de hoy su utilizaci´n es bastante limitada, aunque se encuentra con frecuencia ıa o en aplicaciones bancarias y programas antiguos. C´digo abierto: V´ase Open Source. o e C´digo fuente (tambi´n conocido como fuentes): Se trata de las instruccio- o e nes de ordenador escritas en un lenguaje de programaci´n. En la fase de compilaci´n o o se transforma en c´digo m´quina. Para que el software sea libre, el c´digo fuente o a o debe ser accesible, ya que sino la posibilidad de realizar modificaciones, aunque no sea imposible, se dificulta sobremanera. C´digo m´quina (tambi´n conocido como c´digo binario): Se trata del c´di- o a e o o go que los ordenadores pueden ejecutar. Consta de unos y ceros, aunque existen otras formas de representaci´n como octal o hexadecimal. El c´digo m´quina es o o a dif´ ıcilmente comprensible para los humanos -y la creaci´n de complejas aplica- o ciones casi imposible-, por lo que se crearon los lenguajes de programaci´n de alto o nivel. Compilador: Se encarga principalmente de traducir los ficheros escritos en lenguajes de programaci´n (comprensibles para los humanos) en c´digo m´quina o o a (unos y ceros, comprensibles generalmente s´lo por los ordenadores). Ejemplos o de compiladores son GCC y GNAT. Compresi´n: Las secuencias de audio y v´ o ıdeo ocupan mucho espacio, por lo que se utilizan t´cnicas de compresi´n que hacen que el tama˜o disminuya. e o n De esta forma se facilita su intercambio (el tiempo de descarga de un v´ ıdeo comprimido en formato DivX es menor que sin comprimir o un v´ ıdeo que antes requer´ mucho espacio ahora cabe en un CD-ROM). DivX y MP3 comprimen ıa con p´rdidas, lo que significa que el archivo comprimido no tiene la calidad e del original. Sin embargo, las p´rdidas son -en muchas ocasiones y dependiendo e del factor de p´rdidas introducido- tolerables (incluso indetectables) para el ser e humano. Existen formatos de compresi´n sin p´rdidas, como el usado en los o e archivos zip, pero su utilidad es menor para audio y v´ıdeo.
    • Glosario de t´rminos y acr´nimos e o 177 Copyleft: Tipo de licencia que obliga a los que redistribuyen el software a hacerlo bajo las mismas condiciones con las que lo recibieron. De esta forma, se transfiere a quien recibe cualquier trabajo derivado las mismas libertades de redistribuci´n y modificaci´n que le dieron al original. El lema oficioso del copyleft o o es all rights reversed. La licencia m´s conocida es la GNU GPL, aunque existe a alguna m´s. M´s informaci´n en http://www.gnu.org/copyleft/copyleft.es.html. a a o CORBA: Acr´nimo de Common Object Request Broker Architecture. Es un o est´ndar que permite la intercomunicaci´n entre aplicaciones heterog´neas. De es- a o e ta forma, programas escritos en diferentes lenguajes de programaci´n y para arqui- o tecturas diferentes pueden interoperar. M´s informaci´n en http://www.corba.org. a o Cracker: Persona (habilidosa o no con entornos inform´ticos) con intenciones a maliciosas. Sin´nimo de delincuente inform´tico. N´tese la diferencia con hacker. o a o CVS: Acr´nimo de Concurrent Versions System (Sistema Concurrente de o Versiones). Sistema que permite a varios desarrolladores trabajar de manera si- mult´nea y as´ a ıncrona en la programaci´n de un mismo software facilitando la sin- o cronizaci´n y minimizando las colisiones. M´s informaci´n en http://www.cvshome.org. o a o DB2: Gestor de base de datos creado por IBM. DeCSS: CSS es el acr´nimo para Content Scrambling System (Sistema de o Cifrado de Contenidos), un sistema de cifrado utilizado en DVDs. El principal prop´sito de CSS es evitar la copia ilegal, pero tambi´n puede forzar otras res- o e tricciones. DeCSS es un programa que rompe este cifrado y permite la lectura de estos DVDs. El noruego Jon Johansen fue llevado a juicio por grandes cor- poraciones multimedia a finales de la d´cada de los 90 por haber realizado una e implementaci´n de DeCSS para GNU/Linux. Fue absuelto a principio de 2004. o Debian: Sistema operativo libre gestionado y promocionado ´ ıntegramente por cerca de mil voluntarios. En la actualidad, Debian utiliza el kernel de Linux para llevar a cabo su distribuci´n (aunque se espera que existan distribuciones o Debian con otros kernels, por ejemplo con HURD, en el futuro). Actualmente est´ disponible para varias arquitecturas, entre ellas la i386. M´s informaci´n en a a o http://www.debian.org/index.es.html. Depurador: Programa de ordenador utilizado a la hora de crear software pa- ra encontrar y corregir errores de programaci´n. El depurador libre m´s conocido o a es GDB del proyecto GNU. Distribuci´n: La labor de las distribuciones es la integraci´n de software o o independiente para su correcto funcionamiento en conjunto. Las distribuciones de GNU/Linux, como Debian, Red Hat, Slackware o SuSE, toman el c´digo de los o autores originales y lo empaquetan de manera que al usuario final le sea f´cil a instalar, actualizar, borrar y usar el software en su ordenador. Distro: v´ase distribuci´n. e o DivX: Tecnolog´ de compresi´n de v´ ıa o ıdeo basada en el est´ndar de compresi´n a o MPEG-4. DMCA: Acr´nimo de Digital Millenium Copyright Act. Se trata de una o actualizaci´n de las leyes de copyright promulgadas por el Senado de EEUU a o
    • 178 finales de la d´cada de los 90. El DMCA ha causado gran controversia, sobre todo e por una secci´n escrita de manera tan amplia que podr´ dar pie a situaciones o ıa que limiten de manera efectiva la libertad de expresi´n. o Drivers: Software que se encarga de interactuar entre el sistema operativo y los dispositivos (hardware). DOS: Acr´nimo de Disk Operating System (Sistema Operativo de Disco). o Sistema operativo de Microsoft lanzado a mediados de los a˜os 80. Hoy en franco n desuso. (GNU) Emacs: Editor de textos (para algunos, algo m´s) creado por Richard a Stallman como parte del proyecto GNU. V´ase tambi´n XEmacs. e e Eazel: Compa˜´ dedicada al desarrollo de GNOME, en especial del gestor nıa de archivos Nautilus. Creada en 1999, tuvo que cerrar a mediados de 2001 por quiebra. Eric Raymond: Conocido hacker norteamericano conocido no s´lo por el o desarrollo de programas de software libre, sino por la autor´ de varios art´ ıa ıculos que plasman la filosof´ m´s pragm´tica del software libre, en especial La Catedral ıa a a y el Bazar. Fue uno de los propulsores de la Open Source Initiative y del t´rmino e Open Source. Evolution: Gestor de informaci´n personal para GNOME desarrollado prin- o cipalmente por Ximian. Se trata de una aplicaci´n que reune un potente cliente o de correo electr´nico, una agenda, un libro de contactos y un gestor de tareas. o M´s informaci´n en su p´gina web: http://ximian.com/products/evolution. a o a FreshMeat: Sitio web muy concurrido donde se anuncian las nuevas versiones de aplicaciones y sistemas de software libre. Es propiedad de VA Linux. Su URL es http://www.freshmeat.net. FreeBSD: Sistema tipo BSD. En la siguiente direcci´n hay m´s informaci´n o a o en espa˜ol http://www.freebsd.org/es/. n Free Software Foundation (Fundaci´n del Software Libre): Entidad sin o animo de lucro fundada a mediados de los 80 por Richard Stallman para promo- ´ cionar el uso del software libre. Su proyecto m´s conocido es el proyecto GNU, que a no s´lo ha aportado gran cantidad de software sino que tambi´n se ha preocupa- o e do de difundir la filosof´ del software libre. M´s informaci´n en su p´gina web ıa a o a en http://www.fsf.org. FSF: V´ase Free Software Foundation. e Fundaci´n GNOME: Fundaci´n creada en el 2000 para velar por los in- o o tereses y el desarrollo del proyecto GNOME. La Fundaci´n GNOME tiene un o consejo directivo formado por cerca de una docena de miembros que son elegidos democr´ticamente entre todos los participantes del proyecto GNOME, por lo que a se trata de una organizaci´n basada en la meritocracia. o Galeon: Navegador web que utiliza el motor de Mozilla, Gecko. Es muy po- pular por su velocidad, ya que a diferencia de las suites de Internet que engloban todo tipo de aplicaciones (navegador, cliente de correo, generador de p´ginas web, a
    • Glosario de t´rminos y acr´nimos e o 179 etc.), est´ especializado en la navegaci´n. Su p´gina web se puede encontrar en a o a http://galeon.sourceforge.net. Gentoo: Distribuci´n de GNU/Linux un tanto especial, ya que sus paquetes o software no vienen precompilados como es usual en el resto de distribuciones. Eso permite que el usuario de Gentoo pueda optimizarse y personalizarse de manera autom´tica, lo que la ha hecho muy querida entre aqu´llos que buscan potencia a e y configurabilidad. M´s informaci´n en http://www.gentoo.org. a o Gecko: motor de Mozilla, tambi´n utilizado por otros navegadores web (como e Galeon). El motor de un navegador web se encarga de interpretar el c´digo de o las p´ginas web (escrito en HTML) y mostrar su contenido en la ventana del a navegador. GCC: Acr´nimo de GNU Compiler Collection (Colecci´n de Compiladores o o de GNU). Se trata de una serie de compiladores para diversos lenguajes de pro- gramaci´n (C, C++, Java, etc.). M´s informaci´n en http://gcc.gnu.org. o a o GDB: Acr´nimo de GNU DeBugger (Depurador de GNU). Depurador del o proyecto GNU desarrollado inicialmente por Richard Stallman a mediados de los a˜os 80. GDB se puede utilizar para muchos lenguajes de programaci´n, entre n o los que se encuentran C y C++. (The) GIMP: Acr´nimo de GNU Image Manipulation Program (Programa o de Manipulaci´n de Im´genes de GNU). Programa de tratamiento de im´genes o a a similar a Adobe Photoshop. Tambi´n existe una versi´n para Windows. M´s e o a informaci´n en http://www.gimp.org. o GNAT: Acr´nimo de GNU Ada Translator (Traductor Ada de GNU). Com- o pilador para el lenguaje Ada. M´s informaci´n en http://www.gnat.com. a o GNOME: Acr´nimo de GNU Network Object Modelling Environment. En- o torno de escritorio orientado a componentes CORBA cuyo objetivo es ofrecer al usuario final un interfaz amigable para GNU/Linux. V´ase tambi´n KDE. Su e e p´gina principal es http://www.gnome.org. a (Proyecto) GNU: Acr´nimo recursivo de GNU’s Not Unix. Proyecto lan- o zado por la Free Software Foundation con el objetivo de conseguir un sistema operativo similar a Unix, pero totalmente libre. Entre sus grandes logros est´ la a articulaci´n de la licencia GNU GPL. M´s informaci´n en http://www.gnu.org. o a o GNU/Linux: Uni´n del kernel Linux y las herramientas proporcionadas por o el proyecto GNU. Se trata de una soluci´n de compromiso adoptada por la comu- o nidad de software libre debido a que el fulgurante ´xito de Linux ha propiciado e que todo el sistema se llame como una de sus partes: el kernel. GNU GPL: Acr´nimo de GNU General Public License (Licencia P´blica Ge- o u neral de GNU). Se trata de la licencia copyleft m´s popular creada por la Free Soft- a ware Foundation dentro del proyecto GNU. Se puede encontrar una traducci´n de la o Licencia P´blica General de GNU a nuestro idioma en http://www.garaitia.com/new/gpl- u spanish.php.
    • 180 Gnumeric: Hoja de c´lculo para GNOME. Su autor original es Miguel de Ica- a za, aunque posteriormente su desarrollo fue llevado principalmente por Ximian. M´s informaci´n en la p´gina web de la aplicaci´n: http://www.gnome.org/projects/gnumeric. a o a o GPL: V´ase GNU GPL. e Hacker: Programador habilidoso, experto en sistemas inform´ticos, gur´. a u N´tese la diferencia con cracker. o Hardware: Conjunto de dispositivos f´ ısicos que componen el ordenador: la pantalla, el teclado, el rat´n, etc. o HelixCode: Pas´ a llamarse Ximian Inc. en 2001 por un problema de nombres o registrados. HispaLinux: Asociaci´n espa˜ola de usuarios de software libre. Uno de sus o n grupos de inter´s m´s conocidos es ProInnova. M´s informaci´n en http://www.hispalinux.es. e a a o HTML: Acr´nimo de HyperText Markup Language (Lenguaje de Marcado o de HiperTexto). Es el lenguaje en el que est´n escritas las p´ginas web. Se trata a a de un subconjunto de SGML. (The) (GNU) HURD: Kernel del proyecto GNU cuya pretensi´n es sustituir o alg´n d´ a Linux. Actualmente en desarrollo. M´s informaci´n: http://www.gnu.org/software/hurd/hurd. u ıa a o i386: Arquitectura de ordenador t´ıpica de los ordenadores personales (PC). Jakarta: Subproyecto del proyecto Apache cuyo objetivo es crear solucio- nes libres en Java, principalmente para el entorno web. Jakarta toma el nom- bre de la capital de la isla de Java, ya que el lenguaje de programaci´n prin- o cipal en el que est´ implementado es precisamente Java. M´s informaci´n en a a o http://jakarta.apache.org. Java: Moderna plataforma de programaci´n creada por SUN en la d´cada de o e los a˜os 90 que incluye un lenguaje de programaci´n propio. n o KDE: Acr´nimo de K Desktop Environment (Entorno de Escritorio K). o Entorno de escritorio completo cuya finalidad es acercar al usuario final a los sistemas GNU/Linux gracias a su amigabilidad y facilidad de manejo. V´ase e tambi´n GNOME. La p´gina principal del proyecto KDE se puede encontrar en e a http://www.kde.org. KDevelop: Entorno de desarrollo integrado para el proyecto KDE. Un en- torno de desarrollo integrado est´ pensado para facilitar a los desarrolladores la a tarea de creaci´n de software. Generalmente incluye, entre otros elementos, un o editor de texto, un compilador y un depurador. Kernel: N´cleo del sistema operativo. Es el que se encarga de las labores de u m´s bajo nivel (el nivel m´s cercano al hardware) tales como gesti´n de memoria, a a o de entrada/salida de dispositivos, etc. El kernel m´s popular en el mundo del a software libre es Linux, aunque hay muchos m´s (por ejemplo los sistemas BSD a tienen uno propio). Knoppix: Se trata de una distribuci´n live de GNU/Linux basada en Debian. o Las distribuciones live permiten hacer uso de un sistema sin necesidad de tenerlo instalado en el ordenador, ya que arrancan desde el CD y todas las aplicaciones utilizadas est´n incluidas en el propio CD. Este tipo de distribuciones se han a
    • Glosario de t´rminos y acr´nimos e o 181 hecho muy populares en los ultimos tiempos, ya que permiten probar software ´ de manera sencilla. M´s informaci´n en http://www.knoppix.de. a o KOffice: Completa suite ofim´tica de KDE. Incluye, entre otros programas, a un procesador de textos (KWriter), una hoja de c´lculo (KSpread), un programa a para realizar presentaciones (KPresenter) y una aplicaci´n de flujo de grafos del o tipo Microsoft Visio (Kivio). M´s informaci´n en http://www.koffice.org a o Konqueror: Navegador web y gestor de ficheros (entre otras muchas funcio- nalidades) del proyecto KDE. Es muy potente y vers´til. En su p´gina web se pue- a a de encontrar m´s informaci´n sobre esta aplicaci´n: http://www.konqueror.org a o o Kript´polis: Sitio web en espa˜ol dedicado a la privacidad y seguridad en o n Internet. La direcci´n de su web es http://www.kriptopolis.com. o Lenguaje de programaci´n: Conjunto de reglas sem´nticas y sint´cticas o a a utilizadas para dar instrucciones a un ordenador. Los lenguajes de programaci´n o permiten trabajar a un nivel de abstracci´n superior que con c´digo m´quina, o o a lo que facilita la creaci´n y mantenimiento de programas inform´ticos. Existen o a cientos, sino miles, de lenguajes de programaci´n. Algunos ejemplos son C, C++, o Ada, Java, Pascal y COBOL. LinEx: Distribuci´n patrocinada por la Junta de Extremadura para la difu- o si´n de las nuevas tecnolog´ en su territorio. Est´ basada en Debian. En Anda- o ıas a luc´ la han tomado como base para realizar a su vez una distribuci´n adaptada ıa, o a sus necesidades y que se ha denominado GuadaLinEx. M´s informaci´n en a o http://www.linex.org Linus Torvalds: autor principal del kernel Linux. Linus comenz´ a trabajar o como entretenimiento en el desarrollo de un kernel de tipo Unix cuando era es- tudiante de inform´tica en una universidad finlandesa a principios de la d´cada a e de los 90. Con la popularizaci´n de Linux se traslad´ al famoso Silicon Valley o o californiano donde ha estado trabajando primero para Transmeta, una compa˜´ nıa dedicada a la elaboraci´n de chips, y posteriormente en Open Source Develop- o ment Labs dedicado ´ ıntegramente al desarrollo de Linux. Linux: Kernel de sistema operativo. Su autor principal es Linus Torvalds, aunque en su elaboraci´n han ayudado miles de desarrolladores. M´s informaci´n o a o en http://www.kernel.org LuCAS: Acr´nimo de Linux en CAStellano. Se trata de un proyecto enca- o minado a ofrecer documentaci´n sobre Linux en particular y sobre software libre o en general en castellano. Su URL es http://lucas.hispalinux.es LSSI (en realidad deber´ ser LSSI-CE): Acr´nimo de Ley de Servicios de la ıa o Sociedad de la Informaci´n y de Comercio Electr´nico. o o Lynx: Navegador web de texto. Se lanza desde la shell y permite navegar sin tener instalado un entorno gr´fico. La p´gina de Lynx (http://lynx.browser.org/), a a por supuesto, s´lo contiene texto. o (Licencia) Minimalista: Tipo de licencia de software libre. Sin embargo, al contrario que las licencias copyleft (tambi´n conocidas como robustas), el pro- e grama puede ser redistribuido bajo las condiciones que se quiera siempre que
    • 182 se mantenga la nota de autor´ Esto significa que alguien puede redistribuir un ıa. programa licenciado con una licencia minimalista como software propietario, si as´ lo desea. A las licencias minimalistas, tambi´n se las conoce como licencias ı e BSD, ya que son estos sistemas los que las han hecho tan populares. Miguel de Icaza: Hacker mexicano fundador del proyecto GNOME y de la compa˜´ Ximian. Miguel de Icaza es tenido por uno de los grandes gur´s del nıa u software libre. Mozilla: Proyecto iniciado por la compa˜´ Netscape a finales de la d´cada nıa e de los 90 tras liberar su navegador Netscape Navigator. Mozilla es a d´ de ıa hoy una suite de Internet que agrupa navegador, cliente de correo electr´nico y o compositor de p´ginas web. El proyecto Mozilla adem´s proporciona un motor a a para p´ginas web Gecko y otra serie de herramientas muy populares, como por a ejemplo ChatZilla. M´s informaci´n en http://www.mozilla.org. a o MP3: Formato de compresi´n para audio. o NASDAQ: Acr´nimo de National Association of Securities Dealers Auto- o mated Quotation (dif´ ıcilmente traducible). Se trata del mayor mercado burs´til a de EEUU y el primer mercado de valores electr´nico del mundo (se fund´ en o o 1971). Es famoso por su apuesta por las nuevas tecnolog´ y muchas de las em- ıas presas m´s importantes del sector tecnol´gico e inform´tico. Se puede seguir la a o a evoluci´n del NASDAQ desde http://www.nasdaq.com. o Nautilus: Gestor de ficheros del proyecto GNOME. Fue desarrollado origi- nariamente por Eazel hasta que quebr´. Gracias a la disponibilidad de su c´digo o o fuente, un grupo ajeno a Eazel ha seguido con su desarrollo hasta la actualidad. Netscape: es la compa˜´ que a mediados de la d´cada de los 90 comerciali- nıa e zaba el popular navegador Netscape Navigator. Cuando ya daba por perdida la guerra de los navegadores con el Internet Explorer de Microsoft, public´ el c´di- o o go fuente de su navegador bajo una licencia de software libre y fund´ el proyecto o Mozilla con el objetivo de remontar el vuelo. Fue adquirida posteriormente por AOL. Hoy el proyecto Mozilla es totalmente independiente de Netscape. OCW: Acr´nimo de OpenCourseWare. Se trata de un proyecto del Instituto o Tecnol´gico de Massachusetts orientado a ofrecer en Internet sus cursos docentes o en un formato homog´neo. Su p´gina web es http://web.mit.edu/ocw. e a Ofim´tica: Encargada de la organizaci´n automatizada de informaci´n des- a o o tinada a la administraci´n de entornos de oficina. Generalmente consta de un o procesador de textos, una hoja de c´lculo y un sistema de bases de datos. Ulti- a ´ mamente se le han a˜adido muchos otros elementos como programas para realizar n presentaciones y dem´s. Ejemplos de herramientas ofim´ticas libres son OpenOf- a a fice.org y KOffice. OpenOffice.org: Suite ofim´tica libre desarrollada principalmente por SUN. a Consta de un procesador de textos (Writer), una hoja de c´lculo (Calc), un pro- a grama para presentaciones (Impress) y una aplicaci´n para im´genes (Draw). Se o a puede encontrar m´s informaci´n sobre OpenOffice.org en http://www.openoffice.org. a o
    • Glosario de t´rminos y acr´nimos e o 183 Open Source (en espa˜ol: c´digo abierto): Denominaci´n alternativa del n o o software libre enfocada m´s en los aspectos pragm´ticos (modelo de desarrollo a a m´s din´mico, productivo, de mejor calidad, etc.). Uno de los creadores de este a a t´rmino y de la Open Source Initiative que lo avala fue Eric Raymond. V´ase e e http://www.opensource.org. OS/2: es un sistema operativo desarrollado por IBM, en un principio pensado como sucesor de DOS. Tiene algunas caracter´ ısticas comunes tanto con Windows como con Unix. OSI: v´ase Open Source Initiative. e Open Source Initiative: Organizaci´n sin animo de lucro dedicada a gestio- o ´ nar y promocionar el t´rmino Open Source. Su p´gina web es http://www.opensource.org. e a PADRE: Acr´nimo de Programa de Ayuda para efectuar la Declaraci´n de o o la Renta en Espa˜a. n Partici´n: Divisi´n del espacio de almacenamiento del disco duro en par- o o tes independientes. Esto posibilita, entre otras funcionalidades, tener sistemas operativos diferentes en un mismo ordenador. V´ase tambi´n arranque dual. e e Pascal: Lenguaje de programaci´n de la d´cada de los 70 escasamente utilizado o e hoy en d´ aunque algunos de sus sucesores s´ que cuentan con amplio eco en la ıa, ı industria del software. plug-and-play: M´todo cuyo objetivo es que el sistema operativo, los con- e troladores y los elementos hardware funcionen de manera conjunta sin necesidad de la intervenci´n del usuario. o ProInnova: Grupo de inter´s de HispaLinux y de la Asociaci´n de T´cni- e o e cos de Inform´tica (ATI) en favor de la libertad de innovaci´n. Sus esfuer- a o zos, por el momento, est´n centrados en dos problemas: patentes de software a y extensiones de las legislaciones sobre derechos de autor. M´s informaci´n en a o http://proinnova.hispalinux.es. Red Hat: Distribuci´n de GNU/Linux. Se trata de una distribuci´n comercial o o -gestionada por la compa˜´ Red Hat Linux- que utiliza paquetes en formato RPM. nıa Red Hat Linux: Empresa que realiza y comercializa Red Hat. Fue una de las primeras empresas de software libre en aparecer en medios de comunicaci´n noo dedicados espec´ ıficamente a la tecnolog´ en espacial tras su impresionante salida ıa, a bolsa en el ´ ındice NASDAQ a finales de la d´cada de los 90. Aunque sus acciones e a d´ de hoy valen una cent´sima parte del valor de pico que alcanz´ antes del ıa e o desastre de las punto com, desde hace un par de a˜os tiene un balance contable n positivo. La direcci´n de su p´gina web es http://www.redhat.com. o a RIAA: Acr´nimo de Recording Industry Association of America (Asociaci´n o o Americana de la Industria Discogr´fica). Entidad equivalente a la SGAE espa˜ola. a n Su p´gina web se puede encontrar en la siguiente direcci´n: http://www.riaa.org. a o Richard Stallman: Gur´, hacker y fil´sofo del movimiento del software libre. u o A mediados de los a˜os 80 fund´ la Free Software Foundation y el proyecto GNU. n o Ha participado en la creaci´n de multitud de programas de software libre (el o editor de textos Emacs, el depurador GDB, etc.). En los ultimos a˜os, su actividad ´ n
    • 184 principal se limita a viajar por el mundo y dar conferencias sobre software libre y en contra de la patentabilidad del software. (Licencia) Robusta: V´ase copyleft. e RPM: Acr´nimo de Red Hat Package Manager (Gestor de Paquetes de Red o Hat). Sistema de paquetes creado y utilizado en Red Hat y distribuciones deriva- das. Una aplicaci´n software suele empaquetarse en uno o varios paquetes para o facilitar su instalaci´n y configuraci´n. o o Savannah: Sitio tipo SourceForge del proyecto GNU. Puede encontrarse en http://savannah.gnu.org. SGAE: Acr´nimo de Sociedad General de Autores y Editores. o SGML: Acr´nimo de Standard Generalized Markup Language. SGML es un o metalenguaje que permite la creaci´n de lenguajes de marcado, como pueden ser o HTML o XML. Shell: Tambi´n conocido como la l´ e ınea de instrucciones (o de comandos). Mientras en los entornos de ventanas, el sistema software espera la introducci´n o de instrucciones por parte del usuario principalmente mediante el uso del puntero de rat´n u otros elementos gr´ficos, en la l´ o a ınea de instrucciones las instrucciones son ordenes escritas mediante el teclado de manera textual. ´ Sistema de ficheros: Se encargan de gestionar el almacenamiento, organi- zaci´n jer´rquica, manipulaci´n, navegaci´n, acceso y consulta de ficheros. o a o o Slackware: Popular distribuci´n de GNU/Linux, en muchas ocasiones reco- o mendada a los novatos por su simplicidad de instalaci´n y la inclusi´n de las ulti- o o ´ mas versiones de software libre publicado. M´s informaci´n en http://www.slackware.com. a o Software: Componente intangible en la inform´tica. Generalmente se trata a de una serie de instrucciones elaboradas por humanos en lenguajes de progra- maci´n de alto nivel (c´digo fuente) que luego son traducidas por un compilador o o a c´digo m´quina (unos y ceros comprendidos por las m´quinas). El software se o a a divide en software de sistema, parte que corresponde a los sistemas operativos, o de aplicaci´n, que agrupa a los programas de los que el usuario suele hacer o uso. Estrictamente el software tambi´n incluye la documentaci´n del programa, e o aunque ´sta se encuentre en un manual. e Software libre: Tipo de software con condiciones de uso y distribuci´n queo cumplen con las propiedades para ser considerado libre. En el art´ ıculo Defini- ci´n de Software Libre incluido en esta colecci´n se pueden encontrar las cuatro o o libertades que ha de tener un software para ser considerado libre. Software propietario (o software privativo): Software con condiciones de uso y distribuci´n que no cumplen con las condiciones para ser software libre. o V´ase software libre. e StarOffice: suite ofim´tica hermana de OpenOffice.org. OpenOffice.org es a una bifurcaci´n de una versi´n de StarOffice de principios de los 2000 que se o o public´ bajo las condiciones de software libre. SUN es la que se encarga del man- o tenimiento y de liderar el desarrollo tanto de StarOffice como de OpenOffice.org, aunque en el segundo caso -gracias a su licencia de software libre- se beneficie del
    • Glosario de t´rminos y acr´nimos e o 185 trabajo de la comunidad que participa en el desarrollo y promoci´n de OpenOf- o fice.org. SuSE: Acr´nimo alem´n de System und Software-Entwicklung (Desarrollo o a de Software y Sistemas). Distribuci´n que tuvo sus or´ o ıgenes a mediados de los 90 en Alemania. A finales de 2003, SuSE fue comprada por la norteamericana Novel. Su p´gina web es http://www.suse.de a Streaming (en espa˜ol: flujo): Se trata de un modo de transmisi´n de datos n o entre cliente y servidor un poco peculiar (para lo que es com´n en Internet) u ideado principalmente para la transmisi´n de datos multimedia. El flujo de datos o ha de ser constante, para evitar interrupciones inc´modas en audio y v´ o ıdeo, y se ha de mantener la ordenaci´n original de los datos, porque sino se dificulta la o comprensi´n de audio y v´ o ıdeo. El streaming suele utilizarse conjuntamente con t´cnicas de compresi´n. e o SourceForge: Sitio web que facilita la creaci´n de software libre por parte o de desarrolladores distribuidos por todo el mundo. Facilita espacio web para anunciar el proyecto, listas de correo electr´nico, CVS, sistemas de gesti´n de o o erratas, etc. SourceForge es gestionado por la compa˜´ VA Linux. En los ultimos nıa ´ a˜os han aparecido otros sitos tipo SourceForge, como Savannah y BerliOS. Se n puede visitar SourceForge en http://www.sourceforge.net. tcsh: Tipo de shell. Tiempo de ejecuci´n: Se trata del espacio temporal en el que el ordenador o est´ ejecutando las instrucciones correspondientes a un programa software. a Unix: Sistema operativo muy portable (se puede usar en varias arquitecturas) creado a principios de los 70 en los laboratorios de AT&T por Ken Thompson, Dennis Ritchie y Dougles McIlroy. La filosof´ de Unix han dado pie a una am- ıa plia gama de sistemas operativos que siguen sus principios, como los sistemas GNU/Linux, OS/2, etc. El lenguaje de programaci´n C fue creado para el desarro- o llo de Unix. UCITA: Acr´nimo de Uniform Computer Information Transactions Act. Es o una ley propuesta en EEUU para regular las transacciones de informaci´n entre o ordenadores. Su complejidad hace que incluso sea dif´ de comprender para los ıcil abogados. Una de las cr´ ıticas m´s comunes a la UCITA es que favorece a las a grandes compa˜´ de software propietario, como las asociadas a la BSA. nıas USB: Acr´nimo de Universal Serial Bus (Bus Serie Universal). Proporciona o un bus serie est´ndar para conectar dispositivos al ordenador, de manera que la a conexi´n de ´stos se facilita enormemente. M´s informaci´n en http://www.usb.org. o e a o VA Linux: Empresa estadounidense que gestiona FreshMeat y SourceForge entre otros sitios web importantes en el mundo del software libre. WINE: Acr´nimo de WINE Is Not an Emulator. Permite ejecutar programas o para Windows en un entorno Unix como pueden ser los sistemas GNU/Linux o los *BSD. Se puede encontrar m´s informaci´n en http://www.winehq.com. a o X: Est´ndar de facto para sistemas de ventanas multiplataforma. La Funda- a ci´n X.org es la que gestiona este est´ndar, adem´s de promocionar el sistema de o a a
    • 186 ventanas X Window. Por eso, a las X Window se las conoce tambi´n popularmente e como las X. M´s informaci´n en http://www.x.org. a o XEmacs: editor de texto basado en GNU Emacs. Se trata de una bifurcaci´n o de GNU Emacs, ya que algunos desarrolladores consideraron que la forma de trabajar de este proyecto no era la adecuada y decidieron crear otro. Su p´gina a principal es http://www.xemacs.org. Ximian: Empresa fundada por Miguel de Icaza para acelerar el desarrollo del entorno de escritorio GNOME. En agosto de 2003 fue adquirida por Novell. Su p´gina web se puede encontrar en http://www.ximian.com a XFree86: Implementaci´n libre del sistema de ventanas X Window para o GNU/Linux, los sistemas *BSD y otros. M´s informaci´n en http://www.xfree86.org. a o XML: Acr´nimo de eXtensbile Markup Language (Lenguaje de Marcado o eXtensible). Se trata de un subconjunto de SGML que permite describir datos. Ha ganado en popularidad en los ultimos tiempos debido a que facilita el intercambio ´ y procesamiento de datos. M´s informaci´n en http://www.xml.com. a o X Window: Sistema de ventanas para GNU/Linux y otros sabores de Unix. X Window fue lanzado a principios de los a˜os 80 por el Massachusetts Institute n of Technology. Los desarrolladores de las X Window hacen especial hincapi´ en e que el nombre de su sistema de ventanas no incluye una ese al final. Tambi´n se e las conoce popularmente como las X. V´ase tambi´n X y XFree86. e e c Gregorio Robles. Se otorga permiso para copiar, distribuir y/o modificar este documento bajo los t´rminos de la Licencia de Documentaci´n Libre GNU, versi´n e o o 1.1 o cualquier versi´n posterior publicada por la Free Software Founda- o tion. Puede consultar una copia de la licencia en http://www.gnu.org/ copyleft/fdl.html.
    • ´ Indice de Autores Free Software Foundation 167 Pedro de las Heras Quir´s 157, 163 o Pedro de las Heras Quir´s y Jes´s M. Gonz´lez o u a Barahona 21 Javier Candeira y Vicente Matell´n Olivera 151 a Jes´s M. Gonz´lez Barahona 7, 31, 37, 43, 51, u a Richard Stallman 157, 163 55, 61, 67, 73, 85, 103, 111, 117, 121, 127, 141, 147, 163 Vicente Matell´n Olivera a 13, 17, 79, 91, 97, 135