Unidad 13. textos españa durante el franquismo

465 views

Published on

Published in: Education
0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total views
465
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
2
Actions
Shares
0
Downloads
2
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

Unidad 13. textos españa durante el franquismo

  1. 1. discurso y golpe“Al dirigirme a todos los españoles con brevedad y concisión en las circunstancias extraordinariasque en estos momentos estamos viviendo, pido a todos la mayor serenidad y confianza, y les hagosaber que he cursado a los capitanes generales de las regiones militares, zonas marítimas yregiones aéreas la orden siguiente:Ante la situación creada por los sucesos desarrollados en el palacio del Congreso, y para evitarcualquier posible confusión, confirmo que he ordenado a las autoridades civiles y a la Junta de Jefesde Estado Mayor que tomen las medidas necesarias para mantener el orden constitucional dentro dela legalidad vigente.Cualquier medida de carácter militar que, en su caso, hubiera de tomarse deberá contar con laaprobación de la Junta de Jefes de Estado Mayor.La Corona, símbolo de la permanencia y unidad de la Patria, no puede tolerar en forma algunaacciones o actitudes de personas que pretendan interrumpir por la fuerza el proceso democráticoque la Constitución votada por el pueblo español determinó en su día a través de referéndum.”
  2. 2. Manifiesto de Primo de Rivera(13 de septiembre de 1923).Ha llegado el momento para nosotros el momento más temido que esperado (porque hubiéramosquerido vivir siempre en la legalidad y que ella rigiera sin interrupción la vida española) de recoger lasansias, de atender el clamoroso requerimiento de cuantos armando la Patria no ven para ella otrasalvación que liberarla de los profesionales de la política, de los hombres que por una u otra razónnos ofrecen el cuadro de desdichas e inmoralidades que empezaron el año 98 y amenazan a Españacon un próximo fin trágico y deshonroso.Pues bien, ahora vamos a recabar todas las responsabilidades y a gobernar nosotros u hombresciviles que representen nuestra moral y doctrina.Españoles: ¡Viva España y viva el Rey!No tenemos que justificar nuestro acto, que el pueblo sano demanda e impone. Asesinatos deprelados, exgobernadores […], rastreras intrigas políticas, tomando por pretexto la tragedia de Marruecos, incertidumbre ante estegravisimo problema nacional, indisciplina social […], impune propaganda comunista […]. MiguelPrimo de Rivera, Capitán General de la Cuarta Región.La Vanguardia, Barcelona, 13 de Septiembre de 1923
  3. 3. Abdicación de Alfonso XIIILas elecciones celebradas el domingo, me revelan claramente que no tengo el amor de mi pueblo. Miconciencia me dice que ese desvío no será definitivo, porque procuré siempre servir a España, puestoel único afán en el interés público hasta en las más críticas coyunturas. Un Rey puede equivocarse ysin duda erré yo alguna vez, pero sé bien que nuestra Patria se mostró siempre generosa ante lasculpas sin malicia. Soy el Rey de todos los españoles y también un español. Hallaría medios sobradospara mantener mis regias prerrogativas en eficaz forcejeo contra los que las combaten; peroresueltamente quiero apartarme de cuanto sea lanzar a un compatriota contra otro, en fratricidaguerra civil.No renuncio a ninguno de mis derechos, porque más que míos son depósitos acumulados por laHistoria de cuya custodia me han de pedir un día cuenta rigurosa. Espero conocer la auténticaexpresión de la conciencia colectiva.Mientras habla la nación suspendo deliberadamente el ejercicio del Poder Real reconociéndola comoúnica señora de sus destinos.También quiero cumplir ahora el deber que me dicta el amor de la Patria. Pido a Dios que tambiéncomo yo lo sientan y lo cumplan todos los españoles.- Alfonso, Rey. 1931
  4. 4. Ley de Bases para la Reforma Agrariade 1932Los efectos de esta Ley se extienden a todo el territorio de la República. Su aplicación, en orden a los asentamientosde campesinos, tendrá lugar en los términos municipales de Andalucía, Extremadura, Ciudad Real, Toledo, Albacete ySalamanca.Las tierras del Estado y las que constituyeron antiguos señoríos, transmitidas desde su abolición hasta hoy por títulolucrativo, podrán ser objeto de asentamientos, sea cualquiera la provincia donde radiquen. La inclusión en posterioresetapas, a los fines de asentamiento, de las fincas situadas en términos municipales de las 35 provincias restantes,sólo podrá realizarse a propuesta del Gobierno. […]La ejecución de esta Ley quedará encomendada al Instituto de Reforma Agraria, como órgano encargado detransformar la Constitución rural española. […]El Instituto de Reforma Agraria promoverá la formación de organismos de crédito a fin de facilitar a los campesinosasentados el capital necesario para los gastos de explotación. […]Serán susceptibles de explotación las tierras incluidas en los siguientes apartados:1) Las ofrecidas voluntariamente por sus dueños siempre que su adquisición se considere de interés por el Institutode Reforma Agraria […]5) Las que por las circunstancias de su adquisición, por no ser explotadas directamente por los adquirientes y por lascondiciones personales de los mismos, deba presumirse que fueran compradas con fines de especulación o con elúnico objeto de percibir su renta. […]7) Las incultas o manifiestamente mal cultivadas en toda aquella porción que, por su fertilidad y favorable situaciónpermita un cultivo permanente, con rendimiento económico superior al actual. […] Quedarán excluidas de laadjudicación temporal y de la expropiación las siguientes fincas:a) Los bienes comunales pertenecientes a los pueblos, las vías pecuarias […].b) Los terrenos dedicados a explotaciones forestales. […]d) Las fincas que por su ejemplar explotación o transformación puedan ser consideradas como tipo de buen cultivotécnico o económico. […]
  5. 5. El Gobierno de la República Confiados en la amplitud del mandato que habían recibido en las elecciones de junio de 1931, los dirigentes republicanos acometieron la gran reforma del país ─las reformas agraria, militar, religiosa y territorial ─ que habían prometido y cuyos fundamentos legales habían sido incorporados a la Constitución. Como era lógico, la política social- azañista (…) polarizó aún más la vida política. La reforma militar fue técnicamente excelente y respondía a necesidades básicas del ejército español. Con todo, no logró sus objetivos: el número de oficiales retirados fue de 6.500, no los 12.000 que quería el gobierno. Provocó, además, divisiones en el seno del ejército y fue recibida por muchos militares con reserva y hasta con hostilidad. La reforma territorial fue indudablemente positiva: dio solución al problema catalán (…), casi el mayor problema de España desde 1900. Pero la república fue en extremo cautelosa en una cuestión tan esencial como aquélla, la articulación misma del Estado y de la nación españoles. Los hombres de 1931 tuvieron muy presente el recuerdo del desastre federalista de 1873. La reforma religiosa, recogida en la Constitución y en leyes posteriores como la de Congregaciones Religiosas de 1933, significó la separación entre la Iglesia y el Estado, la disolución de la Compañía de Jesús, la prohibición de la enseñanza a las órdenes religiosas y la libertad de cultos, la introducción del divorcio, la supresión del presupuesto del clero y la secularización de los cementerios. La reforma agraria resultó técnicamente muy compleja, debido a las diferencias en la estructura de la propiedad agraria en España, a la complejidad de los sistemas de arrendamiento y a las mismas dificultades para determinar la naturaleza y extensión de las tierras expropiadas. Por eso, y por las diferencias que surgieron en el gobierno provisional en cuanto al alcance de la reforma misma, la reforma agraria quedó detenida hasta el verano de 1932. Fragmentos extraídos de JOVER ZAMORA, J. M.; GÓMEZ-FERRER, G. y FUSI AIZPURÚA, J. P.: España: Sociedad, Política y Civilización (siglos XIX y XX), Areté. Madrid, 2001. HISTORIA
  6. 6. Programa del Frente PopularLa República que conciben los partidos republicanos no es una República dirigida por motivos sociales económicos declases, sino un régimen de libertad democrática impulsado por motivos de interés público y progreso social. Peroprecisamente por esa razón, la política republicana tiene el deber de llevar las condiciones morales y materiales de lostrabajadores hasta el límite máximo que permita el interés general de la producción, sin reparar fuera de este tope encuanto sacrificios hayan de imponerse a todos los privilegios sociales y económicos. No aceptan los partidos republicanosel control obrero solicitado por la representación del Partido Socialista. Convienen en:Primero. Restablecer la legislación social en la pureza de sus principios, para lo cual dictarán las disposiciones necesariasa fin de dejar sin efecto aquellas que desvirtúen su recto sentido de justicia, revisando las sanciones establecidas, conobjeto de asegurar el más leal cumplimiento de las leyes sociales.Segundo. Reorganizar la jurisdicción de trabajo en condiciones de independencia, a fin, no sólo que las partes interesadasadquieran conciencia de la imparcialidad de sus resoluciones, sino también para que en ningún caso los motivos de interésgeneral de producción queden sin la valorización debida.Tercero. Rectificar el proceso de derrumbamiento de los salarios del campo, verdaderos salarios de hambre, fijando salariosmínimos, a fin de asegurar a todo trabajador una existencia digna, y creando el delito de envilecimiento del salario,perseguido de oficio por los tribunales. Aunque la política de reconstrucción económica debe conducir a la absorción delparo, es menester además organizar administrativa y técnicamente la lucha, estableciendo los servicios que seannecesarios de estadística, clasificación, oficinas de colocación, Bolsas de trabajo, y preocupación de modo especial delparo de la juventud, sin olvidar también las instituciones de previsión y seguro que, prometidas por la Constitución, debendisponerse a ensayo sobre bases de tipo social.Los republicanos han de dedicar a la Asistencia pública. Beneficencia y Sanidad la atención que merecen en todo pueblocivilizado, sin regatear sacrificios. Unificación, bajo la dirección del Estado, de las diversas instituciones de fundaciónprivada, totalizando sus recursos, sin perjuicio del respeto a la voluntad del fundador.
  7. 7. Proclama de Franco al inicio de laGuerra Civil 1936.La situación en España es cada día más crítica; la anarquía reina en la mayoría de los campos ypueblos; autoridades de nombramiento gubernativo presiden, cuando no fomentan, las revueltas; atiro de pistola y ametralladoras de dirimen las diferencias entre los asesinos que alevosa ytraidoramente os asesinan, sin que los poderes públicos impongan la paz y la justicia. Huelgasrevolucionarias de todo orden paralizan la vida de la población arruinando y destruyendLo susfuentes de riqueza y creando una situación de hambre que lanzará a la desesperación de loshombres trabajadores. Los monumentos y tesoros artísticos son objeto de los más enconadosataques de las hordas revolucionarias, obedeciendo a la consigna que reciben de las directivasextranjeras, con la complicidad y negligencia de los gobernadores de monterilla. […]La Constitución, por todos suspendida y vulnerada, sufre un eclipse total: ni igualdad ante la ley; nilibertad, aherrojada por la tiranía; ni fraternidad, cuando el odio y el crimen han sustituido el mutuorespeto; ni unidad de la Patria, amenazada por el desgarramiento territorial, más que porregionalismo, que los Poderes fomentan. […]Tetuán, 17 de julio de 1936
  8. 8. Ley de Responsabilidades políticasPróxima la total liberación de España, el Gobierno, consciente de los deberes que le incumben respecto a lareconstrucción espiritual y material de nuestra Patria, considera llegado: él momento de dictar una Ley deResponsabilidades Políticas, que sirva para liquidar las culpas de este orden contraídas por quienescontribuyeron con actos u omisiones graves a forjar la subversión roja, a mantenerla viva durante más de dosaños y a entorpecer el triunfo, providencial e históricamente ineludible, del Movimiento Nacional, que traduzcaen efectividades prácticas las responsabilidades civiles de las personas culpables y que, por último, permitaque los españole s que en haz apretado han salvado nuestro país y nuestra civilización y aquéllos otros queborren sus yerros pasado mediante el cumplimiento de sanciones justas y la firme voluntad de no volver aextraviarse, puedan convivir dentro de una España grande y rindan a su servicio todos su esfuerzos y todossus sacrificios …Art. 1 °. Se declara la responsabilidad política de las personas, tanto jurídicas como físicas que desde 1° deoctubre de 1934 y antes de 18 de julio de 1936, contribuyeron a crear o a agravar la subversión de todo ordende que se hizo víctima a España y de aquellas otras que, a partir de la segunda de dichas fechas, se hayanopuesto o se opongan al Movimiento Nacional con actos concretos o con pasividad grave.Art. 2°. Como consecuencia de la anterior declaración […] quedan fuera de la Ley todos los partidos yagrupaciones políticas y sociales que, desde la convocatoria de las elecciones celebradas el 16 de febrero de1936, han integrado el llamado Frente Popular, así como los partidos y agrupaciones aliados y adheridos aéste por el solo hecho de serlo, las organizaciones separatistas y todas aquellas que se hayan opuesto alTriunfo del Movimiento Nacional.[…]Art. 3°. Los partidos, agrupaciones y organizaciones declaradas fuera de la ley, sufrirán la pérdida absoluta desus derechos de toda clase y la pérdida total de sus bienes. Estos pasarán íntegramente a ser propiedad delEstado. [...].Boletín Oficial del Estado, 13 de febrero de 1939.
  9. 9. El Manifiesto de Lausana 1/2…] Desde abril de 1931, cuando el Rey, mi padre, decidió dejar en suspenso sus prerrogativas, España ha atravesadouno de los períodos más trágicos de su Historia. En el transcurso de cinco años de República, el estado deinseguridad y de anarquía a que habían dado lugar los innumerables atentados, huelgas y toda clase de desórdenes,provocó la guerra civil que durante tres años ha ensangrentado y martirizado a nuestra Patria. El generoso sacrificiodel Rey de abandonar el territorio nacional, a fin de evitar la efusión de sangre, fue inútil.Hoy, seis años después del final de la guerra civil, el Régimen establecido por el General Franco, inspirado en tossistemas totalitarios de las potencias del Eje, tan contrario por otra parte al carácter y a la tradición de un pueblo comoel nuestro, es fundamentalmente incompatible con las circunstancias que la presente guerra crea en el mundo.La política exterior seguida por el Régimen compromete también el porvenir de la nación.[...] Sólo la monarquía tradicional puede llegar a ser el instrumento de paz y de concordia reconciliar a los españoles.Sólo ella puede obtener el respeto del exterior sobre la base de un auténtico Estado de derecho, y realizar unasíntesis armoniosa del orden y de la libertad en que se funda la concepción cristiana del Estado.Cuando en 1941, después de la renuncia y de la muerte de mi padre, Alfonso XIII, Yo asumí los derechos y deberesvinculados a la Corona de España, no tardé en mostrar Mi desacuerdo con la política interior y exterior seguida por elGeneral Franco. […]Por estas razones me decido, para descargar Mi conciencia de un peso cada vez más grande, a hacer oír Mi voz ypedir solemnemente al General Franco, que no podrá por menos de econocer el fracaso de su concepción totalitariadel Estado, que abandone el Poder y que deje vía libre a la Restauración del régimen tradicional de España, únicocapaz de garantizar la Religión, el Orden y la Libertad.
  10. 10. Discurso de D. Juan Carlos I el 22 de noviembre de 1972. En esta hora cargada de emoción y esperanza, llena de dolor por los acontecimientos que acabamos de vivir, asumo la Coronadel reino con pleno sentido de mi responsabilidad ante el pueblo español. […] Una figura excepcional entra en la historia. El nombre de Francisco Franco será ya jalón del acontecer español y un hito alque será imposible dejar de referirse para entender la clave de nuestra vida política contemporánea [...]. Hoy comienza una nueva etapa de la historia de España. Esta etapa que hemos de recorrer juntos se inicia en la paz, el trabajoy la prosperidad, fruto del esfuerzo común y de la decidida voluntad colectiva. La Monarquía será fiel guardián de esa herencia yprocurará en todo momento mantener la más estrecha relación con el pueblo. La Institución que personifico integra a todos losespañoles, y hoy en esta hora trascendental os convoco porque a todos nos incumbe por igual el deber de servir a España. Que todosentiendan con generosidad y altura de miras que nuestro futuro se basará en un efectivo consenso de concordia nacional. Pido a Dios ayuda para acertar siempre en las difíciles decisiones que, sin duda, el destino alzará entre nosotros. Con su graciay con el ejemplo de tantos predecesores que unificaron, pacificaron y engrandecieron a todos los pueblos de España, deseo ser capazde actuar como moderador, como guardián del sistema constitucional y como promotor de la justicia. […] Un orden justo, igual para todos, permite reconocer dentro de la unidad del Reino y del Estado las peculiaridades regionales,como expresión de la diversidad de los pueblos que constituyen la sagrada realidad de España. El Rey quiere serlo de todos a untiempo y de cada uno en su cultura, en su historia y en su tradición. […] Como primer soldado de la nación, me dedicaré con ahínco a que las Fuerzas Armadas de España, ejemplo de patriotismo ydisciplina, tengan la eficacia y la potencia que requiere nuestro pueblo […]. La Corona entiende también como deber fundamental elreconocimiento de los derechos sociales y económicos, cuyo fin es asegurara todos los españoles las condiciones de carácter materialque les permitan el efectivo ejercicio de todas sus libertades […]. Una sociedad libre y moderna requiere la aparición de todos losforos de decisión en los medios de comunicación, en los diversos niveles educativos y en el control de la riqueza nacional. [...] El Rey, que es y se siente profundamente católico, expresa su más respetuosa consideración para la Iglesia. [...] No sería fiel a la tradición de mi sangre si ahora no recordase que durante generaciones los españoles hemos luchado porrestaurar la integridad del solar patrio. El Rey asume este objetivo con las más plena de las convicciones. […]»
  11. 11. Ley para la Reforma PolíticaArtículo 1°: 1. La democracia, en el Estado español, se basa en la supremacía de la Ley, expresión de la voluntad soberana delpueblo. Los derechos fundamentales de la persona son inviolables y vinculan a todos los órganos del Estado.2. La potestad de elaborar y aprobar las leyes reside en las Cortes. El Rey sanciona y promulga las leyes.Art. 2°: 1. Las Cortes se componen del Congreso de los Diputados y del Senado.2. Los diputados del Congreso serán elegidos por sufragio universal, directo y secreto de los españoles mayores de edad.3. Los senadores serán elegidos en representación de las entidades territoriales. El Rey podrá designar para cada legislaturasenadores en número no superior a la quinta parte del de los elegidos.4. La duración del mandato de diputados y senadores será de cuatro años. […]Art. 3°: 1. La iniciativa de reforma constitucional corresponderá: a) Al Gobierno. b) AlCongreso de los Diputados.2. Cualquier reforma constitucional requerirá la aprobación por la mayoría absoluta de los miembros del Congreso y del Senado.[…]3. El Rey, antes de sancionar una Ley de Reforma Constitucional, deberá someter el proyecto a referéndum de la nación. [...]Art. 5°: El Rey podrá someter directamente al pueblo una opción política de interés nacional, sea o no de carácter constitucional,para que decida mediante referéndum, cuyos resultados se impondrán a todos los órganos del Estado.Si el objeto de la consulta se refiriera a materia de competencia de las Cortes y éstas no tomaran la decisión correspondiente deacuerdo con el resultado del referéndum, quedarán disueltas, procediéndose a la convocatoria de nuevas elecciones.DISPOSICIONES TRANSITORIASPrimera. El Gobierno regulará las primeras elecciones a Cortes para constituir un Congreso de 350 Diputados y elegir 207Senadores a razón de cuatro por provincia y uno más por cada provincia insular, dos por Ceuta y dos por Melilla. […]Las elecciones al Congreso se inspirarán en criterios de representación proporcional, conforme a las siguientes bases:1ª Se aplicarán dispositivos correctores para evitar fragmentaciones inconvenientes de laCámara, a cuyo efecto se fijarán porcentajes mínimos de sufragios para acceder al Congreso.2ª La circunscripción electoral será la provincia[…]La presente Ley tendrá rango de Ley Fundamental.Dada en Madrid, a 4 de enero de 1976.
  12. 12. Constitución de 1978 (definición del Estado, derechos y deberes fundamentales).Art. 1º. 1. España se constituye en un Estado social y democrático de Derecho, que propugna como valoressuperiores de su ordenamiento jurídico la libertad, la justicia, la igualdad y el pluralismo político.2. La soberanía nacional reside en el pueblo español, del que emanan los poderes del Estado.3. La forma política del Estado español es la monarquía parlamentaria.Art. 2º. La Constitución se fundamenta en la indisoluble unidad de la Nación española, patria común eindivisible de todos los españoles, y reconoce y garantiza el derecho a la autonomía de las nacionalidades yregiones que la integran y la solidaridad entre todas ellas.Art. 3º. 1. El castellano es la lengua española oficial de Estado. Todos los españoles tienen el deber deconocerla y el derecho a usarla.2. Las demás lenguas españolas serán también oficiales en las respectivasComunidades Autónomas, de acuerdo con sus estatutos.Art. 14º. Los españoles son iguales ante la ley, sin que pueda prevalecer discriminación alguna por razón denacimiento, raza, sexo, religión, opinión o cualquier otra condición o circunstancia personal o social.Art. 15º. Todos tienen derecho a la vida y a la integridad física y moral, sin que, en ningún caso, puedan sersometidos a tortura ni a penas o tratos inhumanos o degradantes. Queda abolida la pena de muerte, salvo loque puedan disponer las leyes penales militares para tiempos de guerra.Art. 16º. 1. Se garantiza la libertad ideológica, religiosa y de culto de los individuos y las comunidades, sin máslimitación en sus manifestaciones, que la necesaria para el mantenimiento del orden público protegido por laley.2. Nadie podrá ser obligado a declarar sobre su ideología, religión o creencias.3. Ninguna confesión tendrá carácter estatal. Los poderes públicos tendrán en cuenta las creencias religiosasde la sociedad española y mantendrán las consiguientes relaciones de cooperación con la Iglesia Católica ylas demás confesiones.
  13. 13. Constitución de 1978 (definición delEstado, derechos y deberesfundamentales).Art. 20º. 1 Se reconocen y protegen los derechos: a.- A expresar y difundir libremente los pensamientos, ideas y opiniones mediante la palabra, elescrito o cualquier otro medio de reproducción. b.-A la producción y creación literaria artística, científica y técnica. c.-A la libertad de cátedra. d.-A comunicar o recibir libremente información veraz por cualquier medio de difusión. […] 2. El ejercicio de estos derechos no puede restringir mediante ningún tipo de censura previa. Art. 21º. 1. Se reconoce el derecho de reunión pacífica y sin armas. El ejercicio de este derechono necesitará autorización previa. 2. En los casos de reuniones en lugares de tránsito público y manifestaciones se dará comunicación previa a la autoridad, que sólo podrá prohibirlas cuando existan razones fundadasde alteración del orden público, con peligro para personas o bienes. Art. 22º. 1. Se reconoce el derecho de asociación. 2. Las asociaciones que persigan fines o utilicen medios tipificados como delito son ilegales. Art. 23º. 1. Los ciudadanos tienen el derecho a participar en los asuntos públicos directamente opor medio de sus representantes, libremente elegidos en elecciones periódicas por sufragio universal. 2. Asimismo, tienen derecho a acceder en condiciones de igualdad a las funciones y cargospúblicos, con los requisitos que señalen las leyes.
  14. 14. Constitución de 1978 (definición delEstado, derechos y deberesfundamentales).Art. 27º. 1. Todos tienen el derecho a la educación. Se reconoce la libertad de enseñanza.Art. 28º. 1. Todos tienen derecho a sindicarse libremente [...]2. Se reconoce el derecho a la huelga de los trabajadores para la defensa de sus intereses. [...]Art. 30º. 1. Los españoles tienen el derecho y el deber de defender a España.2. La ley fijará las obligaciones militares de los españoles y regulará, con las debidasgarantías, la objeción de conciencia, así como las demás causas de exención del servicio militarobligatorio, pudiendo imponer, en su caso, una prestación social sustitutoria.Art. 31º. 1. Todos contribuirán al sostenimiento de los gastos públicos de acuerdo con su capacidadeconómica. […]Art. 33º. 1. Se reconoce el derecho a la propiedad privada y a la herencia.Art. 35º. 1. Todos los españoles tienen el deber de trabajar y el derecho al trabajo […]Art. 37º. 1. La ley garantiza el derecho a la negociación colectiva laboral entre los representantes delos trabajadores y empresarios, así como la fuerza vinculante de los convenios.Art. 38º. Se reconoce la libertad de empresa en el marco de la economía de mercado.Art. 39º. 1. Los poderes públicos aseguran la protección social, económica y jurídica de la familia.2. Los poderes públicos aseguran, asimismo, la protección integral de los hijos, iguales éstos ante laley con independencia de su filiación, y de las madres, cualquiera que sea su estado civil. La leyposibilitará la investigación de la paternidad.
  15. 15. Constitución de 1978 (definición delEstado, derechos y deberesfundamentales)Art. 40º. 1. Los poderes públicos promoverán las condiciones favorables para el progreso social yeconómico y para una distribución de la renta regional y personal más equitativa, en el marco de unapolítica de estabilidad económica. De manera especial realizarán una política orientada al pleno empleo.Art. 41º. Los poderes públicos mantendrán un régimen público de Seguridad Social para todos losciudadanos […].Art. 44º. 1. Los poderes públicos promoverán y tutelarán el acceso a la cultura, a la que todos tienenderecho […].Art. 45º. 1. Todos tienen derecho a disfrutar de un medio ambiente adecuado para el desarrollo de lapersona, así como el deber de conservarlo.2. Los poderes públicos velarán por la utilización racional de todos los recursos naturales, con el fin deproteger y mejorar la calidad de vida y defender y restaurar el medio ambiente, apoyándose en laindispensable solidaridad colectiva.Art. 47º. Todos los españoles tienen derecho a disfrutar de una vivienda digna y adecuada.Los poderes públicos promoverán las condiciones necesarias y establecerán las normas pertinentes parahacer efectivo este derecho, regulando la utilización del suelo de acuerdo con el nterés general paraimpedir la especulación.

×