Textos unidad 5. españa, la construcción del estado liberal 1808 1874.
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×
 

Like this? Share it with your network

Share

Textos unidad 5. españa, la construcción del estado liberal 1808 1874.

on

  • 751 views

 

Statistics

Views

Total Views
751
Views on SlideShare
751
Embed Views
0

Actions

Likes
0
Downloads
3
Comments
0

0 Embeds 0

No embeds

Accessibility

Categories

Upload Details

Uploaded via as OpenOffice

Usage Rights

© All Rights Reserved

Report content

Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
  • Full Name Full Name Comment goes here.
    Are you sure you want to
    Your message goes here
    Processing…
Post Comment
Edit your comment

Textos unidad 5. españa, la construcción del estado liberal 1808 1874. Presentation Transcript

  • 1. UNIDAD 5. ESPAÑA, LACONSTRUCCIÓN DELESTADO LIBERAL 1808-1874 TETEXTOS.
  • 2. Tratado de San Idelfonso 1S. M. Católica el rey de España y el Directorio ejecutivo de la República francesa, animados deldeseo de estrechar los lazos de la amistad y buena inteligencia que restableció felizmente eltratado de paz concluido en Basilea en 22 de Julio de 1795 (4 de thermidor año III de larepública), han resuelto hacer un tratado de alianza ofensiva y defensiva, comprensivo de todo loque interesa á las ventajas y defensa común de las dos naciones; y han encargado esta negociaciónimportante, y dado sus plenos poderes para ella, á saber: S. M. Católica el rey de España, alexcelentísimo señor don Manuel Godoy y Álvarez de Farias, Ríos, Sánchez, Zarzosa, príncipe de laPaz, duque de la Alcudia, señor del Soto de Roma, y del estado de Albalá, grande de España deprimera Clase, regidor perpetuo de la villa de Madrid, y de las ciudades de Santiago, Cádiz,Málaga y Ecija y veinticuatro de la de Sevilla, caballero de la insigne orden del Toisón de Oro,gran cruz de la real y distinguida española de Carlos III, comendador de Valencia de Ventoso,Rivera y Aceuchal en la de Santiago, caballero gran cruz de la real orden de Cristo y de la religiónde San Juan, consejero de Estado, primer secretario de Estado y del Despacho, secretario de lareina, superintendente general de correos y caminos, protector de la real academia de las NoblesArtes y de los reales gabinetes de Historia natural, Jardín Botánico, Laboratorio químico yObservatorio astronómico, gentil hombre de cámara con ejercicio, capitán general de los realesejércitos, inspector y sargento mayor del real cuerpo de guardias de Corps, etc., y el Directorioejecutivo de la República francesa, al ciudadano Domingo Catalina Pérignon, general de divisiónde los ejércitos de la misma republica, y su embajador cerca de S. M. Católica el rey de España: loscuales después de la comunicación y cambio respectivos de sus plenos poderes, de que se insertacopia al fin del presente tratado, han convenido en los artículos siguientes:
  • 3. Tratado de San Idelfonso 2I. Habrá perpetuamente una alianza ofensiva y defensiva entre S. M. Católica y el rey de España y la Repúblicafrancesa.II. Las dos potencias contratantes se garantirán mutuamente sin reserva ni excepción alguna, y en la forma másauténtica y absoluta, todos los estados, territorios, islas y plazas que poseen y poseerán respectivamente; y si unade las dos se viese en lo sucesivo amenazada ó atacada bajo cualquier pretexto que sea, la otra promete, seempeña y obliga á auxiliarla con sus buenos oficios, y socorrerla luego que sea requerida, según se estipulará enlos artículos siguientes.III. En los términos de tres meses contados desde el momento de la requisición, la potencia requerida tendráprontos, y a la disposición de la potencia demandante, quince navíos de línea, tres de ellos de tres puentes ó deochenta cañones, y doce de setenta a setenta y dos, seis fragatas de una fuerza correspondiente, y cuatro corbetaso buques ligeros, todos equipados, armados, provistos de víveres para seis meses, y de aparejos para un año. Lapotencia requerida reunirá estas fuerzas navales en el puerto de sus dominios que hubiere señalado la potenciademandante.IV. En el caso de que para principiar las hostilidades juzgase á propósito la potencia demandante exigir solo lamitad del socorro que debe dársele en virtud del artículo anterior, podrá la misma potencia en todas las épocas dela campaña pedir la otra mitad de dicho socorro, que se suministrará del modo y dentro del plazo señalado; y esteplazo se entenderá contando desde la nueva requisición.V. La potencia requerida aprontará igualmente en virtud de la requisición de la potencia demandante, en elmismo término de tres meses contados desde el momento de dicha requisición, diez y ocho mil hombres deinfantería, y seis mil de caballería, con un tren de artillería proporcionada; cuyas fuerzas se emplearánúnicamente en Europa, ó en defensa de las colonias que poseen las partes contratantes en el golfo de Méjico.
  • 4. Tratado de San Idelfonso 3VI. La potencia demandante tendrá facultad de enviar uno o mas comisarios, á fin de asegurarse si la potenciarequerida con arreglo á los artículos antecedentes se ha puesto en estado de entrar en campaña en el día señaladocon las fuerzas de mar y tierra estipuladas en los mismos artículos.VII. Estos socorros se pondrán enteramente á la disposición de la potencia demandante, bien para que los reserveen los puertos ó en el territorio de la potencia requerida, bien para que los emplee en las expediciones que leparezca conveniente emprender, sin que esté obligada á dar cuenta de los motivos que la determinan á ellas.VIII. La requisición que haga una de las potencias de los socorros estipulados en los artículos anteriores, bastarápara probar la necesidad que tiene de ellos, y para imponer á la otra potencia la obligación de aprontarlos, sin quesea preciso entrar en discusión alguna de si la guerra que se propone hacer es ofensiva o defensiva, ó sin que sepueda pedir ningún género de explicación dirigida á eludir el mas pronto y más exacto cumplimiento de loestipulado.IX. Las tropas y navíos que pida la potencia demandante quedarán á su disposición mientras dure la guerra, sinque en ningún caso puedan serle gravosas. La potencia requerida deberá cuidar de su manutención en todos losparajes donde su aliada las hiciese servir, como si las emplease directamente por sí misma. Y solo se ha convenidoque durante todo el tiempo que dichas tropas ó navíos permanecieren dentro del territorio ó en los puertos de lapotencia demandante, deberá esta franquear de sus almacenes o arsenales todo lo que necesiten, del mismomodo y á los mismos precios que si fuesen sus propias tropas y navíos.X. La potencia requerida reemplazará al instante los navíos de su contingente que pereciesen por los accidentesde la guerra, ó del mar; y reparará también las pérdidas que sufriesen las ropas que hubiere suministrado.
  • 5. Tratado de San Idelfonso 4XI. Si fuesen o llegasen a ser insuficientes dichos socorros, las dos potencias contratantes pondrán enmovimiento las mayores fuerzas que les sea posible, así de mar como de tierra, contra el enemigo de lapotencia atacada, la cual usará de dichas fuerzas, bien combinándolas, bien haciéndolas obrarseparadamente, pero todo a un plan concertado entre ambas.XII. Los socorros estipulados en los artículos antecedentes se suministrarán en todas las guerras que laspotencias contratantes se viesen obligadas a sostener: aún en aquellas en que la parte requerida notuviese interés directo, y solo obrase como puramente auxiliar.XIII. Cuando las dos partes llegaren a declarar la guerra de común acuerdo a una o más potencias,porque las causas de las hostilidades fuesen perjudiciales a ambas, no tendrán efecto las limitacionesprescritas en los artículos anteriores, y las dos potencias contratantes deberán emplear contra elenemigo común todas sus fuerzas de mar y tierra, y concertar sus planes para dirigirlas hacía los puntosmás convenientes, bien separándolas o bien uniéndolas. Igualmente se obligan en el caso expresado enel presente artículo, a no tratar de paz sino de común acuerdo, y de manera que cada una de ellasobtenga la satisfacción debida.XIV. En el caso de que una de las potencias no obrase sino como auxiliar, la potencia solamente atacadapodrá tratar por si de paz; pero de modo que de esto no resulte perjuicio alguno a la auxiliar, y queantes bien redunde en lo posible en beneficio directo suyo; a cuyo fin se enterara la potencia auxiliar delmodo y tiempo convenido para abrir y seguir las negociaciones.
  • 6. Tratado de San Idelfonso 5XV. Se ajustará muy en breve un tratado de comercio fundado en principios de equidad y utilidadreciproca a las dos naciones, que asegure a cada una de ellas en el país de su aliada una preferenciaespecial a los productos de su suelo, y a sus manufacturas, o a lo menos ventajas iguales a las que gozan enlos estados respectivos las naciones más favorecidas. Las dospotencias se obligan desde ahora a hacer causa común, así para reprimir y destruir las máximas adoptadaspor cualquier país que sea, que se oponga a sus principios actuales, y violen laseguridad del pabellón neutral, y respeto que se le debe; como para restablecer y poner el sistema colonialde España sobre el pie en que ha estado o debido estar según los tratados.XVI. Se arreglará y decidirá al mismo tiempo el carácter y jurisdicción de los cónsules por medio de unaconvención particular; y las anteriores al presente tratado se ejecutaran interinamente.XVII A fin de evitar todo motivo de contestación entre las dos potencias, han convenido que trataráninmediatamente y sin dilación, de explicar y aclarar el artículo VII del tratado de Basilea, relativo a loslímites de sus fronteras, según las instrucciones, planes y memorias que se comunicarán por el medio delos mismos plenipotenciarios que negocian el presente tratado. XVIII. Siendo la Inglaterra la únicapotencia de quien la España ha recibido agravios directos, la presente alianza solo tendrá efecto contra ellaen la guerra actual, y la España permanecerá neutral respecto a las demás potencias que están en guerracon la república.XIX. El canje de las rectificaciones del presente tratado se harán en el término de un mes contándose el díaen que se firme.Hecho en San Ildefonso a 18 de Agosto de 1796L. S.) EL PRÍNCIPE DE LA PAZ.—(L. S)
  • 7. EL PROCESO DE EL ESCORIAL(NOVIEMBRE DE 1807)Don Fernando de Borbón, Príncipe de Asturias, pide perdón a Carlos IV, su padre:Señor: Papá mío: he delinquido, he faltado a V.M. como rey y como padre; pero me arrepiento yofrezco a V.M. la obediencia más humilde. Nada debía hacer sin noticia de V.M.; pero fuysorprendido. He delatado a los culpables, y pido a V.M. me perdone por haberle mentido la otranoche, permitiendo besar sus reales pies a su reconocido hijo.
  • 8. Tratado de paz y amistad entre las coronasde España y Portugal;firmado en Badajoz el 6 de junio de 1801 1Realizado el fin que su Majestad católica se propuso y consideraba necesario para el bien general de laEuropa cuando declaró la guerra a Portugal, y combinadas mutuamente las potencias beligerantes conla expresada real Majestad, determinaron establecer y renovar los vínculos de amistad y buenacorrespondencia por medio de un tratado de paz; y habiéndose concordado entre si losplenipotenciarios de las tres potencias beligerantes, convinieron en formar dos tratados, sin que en laparte esencial sean mas que uno solo, pues que la garantía es reciproca, y esta no será válida enninguno de los dos si se verifica infracción en cualquiera de los artículos que en ellos se expresan. Aun, pues, de conseguir este tan importante objeto, su Majestad católica el rey de España, y su Altezareal el príncipe regente de Portugal y de los Agarbes, dieron y concedieron sus plenos poderes paraentrar en negociación, conviene a saber; su Majestad católica el rey de España al excelentísimo señordon Manuel de Godoy, Alvarez de Faria, Uios, Sánchez y Zarzosa; príncipe de la Paz, duque de laAlcudia, señor del soto de Roma y del estado de Albalá, conde do Evora-monte; grande de España deprimera clase, regidor perpetuo de la villa de Madrid y de las ciudades de Santiago, Cádiz, Málaga yEcija, y veinticuatro de la de Sevilla, caballero de la insigne orden del Toisón de Oro; gran cruz de lareal distinguida española de Carlos III, comendador de Valencia del Ventoso, Rivera y Aceuchal en lade Santiago, caballero gran cruz de la real orden de Cristo, y de la de San Juan, consejero de estado,gentilhombre de cámara con ejercicio, generalísimo y capitán general de los ejércitos de su Majestadcatólica, y coronel general de las tropas suizas etc. y su Alteza real el príncipe regente de Portugal y delos Algarbes, al excelentísimo señor Luis Pinto de Sousa Coutiño, de su consejo de estado; gran cruzde la orden de Aviz, caballero de la insigne orden del Toisón de Oro, comendador y alcaide mayor de lavilla del Canno, señor de Ferreiros y Tendaes, ministro y secretario de estado délos negociosdel reino,y teniente general de sus ejércitos etc.: los cuales después de haberse comunicado sus plenospoderes y de haberlos juzgado despedidos en buena y debida forma, concluyeron y fírmaron losartículos siguientes regulados por las órdenes e intenciones de sus soberanos.
  • 9. Tratado de paz y amistad entre las coronas de España y Portugal; firmado en Badajoz el 6 de junio de 1801 2Articulo VI. Dentro del término de tres meses, contados desde la ratificación del presente tratado, reintegrará su Alteza real al erariode su Majestad católica los gastos que sus tropas dejaron de satisfacer al tiempo de retirarse de la guerra de Francia, y que fueroncausados en ella, según las cuentas presentadas por el embajador de su Majestad católica, a que se presentaren ahora de nuevo, salvosno obstante, todos los yerros que puedan encontrarse en las sobredichas cuentas.Articulo VII. Luego que se firme el presente tratado cesarán recíprocamente las hostilidades en el preciso espacio de veinte horas, sinque después de este terminóse puedan exigir contribuciones de los pueblos conquistados, ni algunos otros recursos mas de aquellos quse acostumbran conceder a las tropas amigas en tiempo de paz: y luego que el mismo tratado sea ratificado, las tropas españolasevacuarán el territorio portugués en el preciso plazo de seis días, comenzando a ponerse en marcha veinte y cuatro horas después de lanotificación que les fuere hecha; sin que cometan en su tránsito violencia u opresión alguna a los pueblos, pagando todo aquello quenecesiten a los precios corrientes del país.Articulo VIII. Todos los prisioneros que se hubieren hecho así por mar como por tierra serán desde luego puestos en libertad, yrestituidos mutuamente dentro del termino de quince días después de la ratificación del presente tratado, pagando asimismo las deudaque hubieren contraído durante el tiempo de su detención. Los enfermos y heridos continuarán siendo asistidos en los hospitalesrespectivos, y serán igualmente restituidos luego que se hallen en estado de poder hacer su marcha.Articulo IX. Su Majestad católica se obliga a garantizar a su Alteza real el príncipe regente de Portugal la conservación íntegra de susestados y dominios sin la menor excepción o reserva.Articulo X. Las dos altas partes contratantes se obligan a renovar desde luego los tratados de alianza defensiva que existían entre lasdos monarquías, con aquellas clausulas y modificaciones que no obstante exigen los vínculos que actualmente unen la monarquíaespañola a la república francesa; y en el mismo tratado se regularán los socorros que mutuamente deberán prestarse luego que laurgencia así lo requiera.Articulo XI. El presente tratado será ratificado en el preciso término de diez días después de firmado, o antes si fuese posible. En fe dlo cual, nosotros los infrascritos ministros plenipotenciarios y en virtud de los plenos poderes con que para ello nos autorizaron nuestroaugustos amos; firmamos de nuestro puño el presente tratado, y lo hicimos sellar con el sello de nuestras armas. Hecho en la ciudad de
  • 10. Bando del Alcade de Móstoles (2 de mayo de1808)“Señores Justicias de los pueblos a quienes se presentase este oficio, de mí el Alcalde de la villa deMóstoles:Es notorio que los Franceses apostados en las cercanías de Madrid y dentro de la Corte, hantomado la defensa, sobre este pueblo capital y las tropas españolas; como Españoles es necesarioque muramos por el Rey y por la Patria, armándonos contra unos pérfidos que so color de amistady alianza nos quieren imponer un pesado yugo. Después de haberse apoderado de la Augustapersona del Rey; procedamos pues, a tomar las activas providencias para escarmentar tantaperfidia, acudiendo al socorro de Madrid y demás pueblos y alentándonos, pues no hay fuerzasque prevalezcan contra quien es leal y valiente, como los Españoles lo son. Dios guarde a Ustedesmuchos años”.Móstoles, dos de mayo de mil ochocientos y ocho.
  • 11. Carta de Carlos IV a Napoleón (marzo 1808)“Señor mi hermano: V. M. sabrá sin duda con pena los sucesos de Aranjuez y sus resultas, yno verá con indiferencia a un rey que, forzado a renunciar a la corona, acude a ponerse enlos brazos de un gran monarca, aliado suyo, subordinándose totalmente a la disposición delúnico que puede darle su felicidad, la de toda su familia y de sus fieles vasallos.Yo no he renunciado a favor de mi hijo sino por la fuerza de las circunstancias [...]Yo fui forzado a renunciar, pero asegurado con plena confianza en la magnanimidad y elgenio del gran hombre que siempre ha mostrado ser amigo mío, yo he tomado la resoluciónde conformarme con todo lo que este gran hombre quiera disponer de nosotros y de misuerte, la de la Reina y la del Príncipe de la Paz.Dirijo a V. M. I. una protesta contra los sucesos de Aranjuez, y contra mi abdicación. Meentrego y enteramente confío en el corazón y en la amistad de V. M. [...]De V. M. I., su afecto hermano y amigo. Carlos”
  • 12. Abdicaciones de BayonaHe tenido a bien dar a mis amados vasallos la última prueba de mi paternal amor. (…) Hoy, en las extraordinarias circunstancias enque se me ha puesto y me veo, mi conciencia, mi honor y el buen nombre que debo dejar a la Posteridad, exigen imperiosamente demí que el último acto de mi Soberanía únicamente se encamine al expresado fin, a saber, a la tranquilidad, prosperidad, seguridad eintegridad de la monarquía de cuyo trono me separo, a la mayor felicidad de mis vasallos de ambos hemisferios.Así pues, por un tratado firmado y ratificado he cedido a mi aliado y caro amigo el Emperador de los franceses todos mis derechossobre España e Indias; habiendo pactado que la corona de las Españas e Indias ha de ser siempre independiente e íntegra cual hasido y estado bajo mi soberanía, y también que nuestra sagrada religión ha de ser no solamente la dominante en España, sinotambién la única que ha de observarse en todos los dominios de esta monarquía. Tendréislo entendido y así lo comunicaréis a losdemás consejos, a los tribunales del reino, jefes de las provincias tanto militares como civiles y eclesiásticas, y a todas las justicias demis pueblos, a fin de que éste último acto de mi soberanía sea notorio a todos en mis dominios de España e Indias, y de queconmováis y concurran a que se lleven a debido efecto las disposiciones de mi caro amigo el Emperador Napoleón, dirigidas aconservar la paz, amistad y unión entre Francia y España, evitando desórdenes y movimientos populares, cuyos efectos son siempreel estrago, la desolación de las familias y la ruina de todos.Dado en Bayona a 8 de mayo de 1808. Yo el Rey.Gaceta de Madrid, viernes 20 de mayo de 1808.Su Alteza real el Príncipe de Asturias se adhiere a la cesión hecha por el rey Carlos de sus derechos al trono de España y de las Indiasen favor de su Majestad el Emperador de los Franceses, Rey de Italia y protector de la Confederación del Rhin, y renuncia en cuantosea menester a los derechos que tiene como príncipe de Asturias a dicha corona (...)Fernando VII, Bayona, mayo de 1808
  • 13. Los afrancesados 1808“Los diferentes hechos de la revolución española se sucedieron con sorprendente rapidez. Lasprovincias más alejadas de la capital proclamaron la guerra contra los franceses, y llegó elmomento en que había que tomar partido en el enfrentamiento inevitable [...] . Yo estabaconvencido de que si el pueblo pudiera permanecer tranquilo bajo la forma de gobierno a queestaba acostumbrado mientras el país se libraba de una dinastía de la que no era posible ningunamejoría, la humillación política de recibir un nuevo rey a manos de Napoleón quedaríaampliamente compensada con los futuros beneficios de esta medida. En efecto, en pocos años lanueva familia real se identificaría con el país. Muchos de los españoles más ilustres y honestos sehabían puesto del lado de José Bonaparte. Se había preparado el marco de una Constitución que,a pesar de la forma arbitraria con que había sido impuesta, contenía la declaración explícita delderecho de la nación a ser gobernada con su propio consentimiento y no por la voluntad absolutadel rey. La Inquisición [...] iba a ser abolida inmediatamente, y lo mismo sucedía con las órdenesreligiosas [...]Escritos de José María Blanco White, 1808
  • 14. Carta de Jovellanos al general francés Horace Sebastiani 1809“Señor General:Yo no sigo un partido; sigo la santa y justa causa que sigue mi Patria, que unánimemente adoptamos los que recibimos de su mano el augustoencargo de defenderla y regirla, y que todos hemos jurado seguir y sostener a costa de nuestras vidas. No lidiamos, como pretendéis, por laInquisición, ni por soñadas preocupaciones, ni por el interés de los grandes de España; lidiamos por los preciosos derechos de nuestro Rey,nuestra Religión, nuestra Constitución y nuestra Independencia. Ni creáis que el deseo de conservarlos esté distante del de destruir losobstáculos que pueden oponerse a este fin; antes por el contrario, y para usar de vuestra frase, el deseo y el propósito de regenerar la Españay levantarla al grado de esplendor que ha tenido algún día, es mirado por nosotros como una de nuestras principales obligaciones. Acaso nopasará mucho tiempo sin que la Francia y la Europa entera reconozcan que la misma nación que sabe sostener con tanto valor y constancia lacausa de su Rey y de su libertad contra una agresión tanto más injusta cuanto menos debía esperarla de los que se decían sus primerosamigos, tiene también bastante celo, firmeza y sabiduría para corregir los abusos que la condujeron insensiblemente a la horrorosa suerte quele preparaban. No hay alma sensible que no llore los atroces males que esta agresión ha derramado sobre unos pueblos inocentes, a quienes,después de pretender denigrarlos con el infame título de rebeldes, se niega aun aquella humanidad que el derecho de la guerra exige yencuentra en los más bárbaros enemigos. Pero ¿a quienes serán imputados estos males? ¿A los que los causan violando todos los principiosde la naturaleza y la justicia, o a los que lidian generosamente para defenderse de ellos y alejarlos de una vez para siempre de esta grande ynoble nación? Porque, señor General, no os dejéis alucinar; estos sentimientos que tengo el honor de expresaros son de la Nación entera, sinque haya en ella un solo hombre bueno, aun entre los que vuestras armas oprimen, que no sienta en su pecho la noble llama que arde en desus defensores. Hablar de nuestros aliados fuera impertinente, si vuestra carta no me obligase a decir en honor suyo, que los propósitos queles atribuís son tan injuriosos como ajenos de la generosidad con que la Nación inglesa ofreció su amistad y sus auxilios a nuestras provincias,cuando desarmadas y empobrecidas, los imploraron desde los primeros pasos de la opresión con que la amenazaban sus amigos.En fin, señor General, yo estaré muy dispuesto a respetar los humanos y filosóficos principios que, según nos decís, profesa vuestro rey José,cuando vea que, ausentándose de nuestro territorio, reconozca que una nación, cuya desolación se hace actualmente a su nombre porvuestros soldados, no es el teatro más propio para desplegarlos. Este sería ciertamente un triunfo digno de su filosofía; y vos, señor General,si estáis penetrado de los sentimientos que ella inspira, deberéis gloriaros también de concurrir a este triunfo, para que os toque alguna partede nuestra admiración y nuestro reconocimiento. Solo en este caso me permitirían mi honor y mis sentimientos entrar con vos en lacomunicación que me proponéis, si la Suprema Junta Central lo aprobare. Entretanto, recibid, señor General, la expresión de mi sinceragratitud por el honor con que personalmente me tratáis, seguro de la consideración que os profeso.Gaspar Melchor de Jovellanos. Sevilla, 24 de abril de 1809.
  • 15. Poema dedicado a José I como hacen a tu ladoAl Rey José I necios aduladoresAl ínclito Señor Pepe, rey (en deseo) de las Españas, y (en visión) de las Indias de tu persona y denigrado trono,Salud, gran rey de la rebelde gente; que te dexan corrido como un mono,salud, salud Pepillo diligente, celebrando virtudes que no tienes,protector del cultivo de las uvas y catador experto de las cubas; y coronan tus sieneshoy te celebra mi insurgente mano con laureles de Marte, o bien de Apolo,desde el grandioso emporio gaditano; cuando al tyrso de Baco aspiras soloy sin quebrarme mucho la cabezaal momento tropezarami pluma con tus raras cualidades;no llenaré el papel de las variedades,
  • 16. Primeros artículos de la Constituciónespañola de 1812.“TÍTULO I.DE LA NACIÓN ESPAÑOLA Y DE LOS ESPAÑOLES. CAPÍTULO I. De la Naciónespañola.Art. 1. La Nación española es la reunión de todos los españoles de ambos hemisferios.Art. 2. La Nación española es libre e independiente, y no es ni puede ser patrimonio de ningunafamilia ni persona.Art. 3. La soberanía reside esencialmente en la Nación, y por lo mismo pertenece a estaexclusivamente el derecho de establecer sus leyes fundamentales.Art. 4. La Nación está obligada a conservar y proteger por leyes sabias y justas la libertad civil, lapropiedad, y los demás derechos legítimos de todos los individuos que la componen.”
  • 17. Carta Otorgada a los franceses de 1814Artículo 1: Los franceses son iguales ante la ley, cualesquiera que sean sus títulos y rangos.Artículo13: La persona del Rey es inviolable y sagrada. Sus ministros son responsables. Sólo al Reycorresponde el poder ejecutivo.Artículo 14: El Rey es el jefe supremo del Estado, manda las fuerzas de tierra y mar, declara laguerra, hace los tratados de paz, alianza y comercio, nombra a todos los empleados de laadministración pública, redacta los reglamentos y ordenanzas necesarios para la ejecución delas leyes y la seguridad del Estado.Artículo 15: El poder legislativo se ejerce colectivamente por el Rey, la Cámara de los Pares y laCámara de los Diputados de los departamentos.Artículo 17: La proposición de ley es llevada, según decisión del Rey, a la Cámara de los Pares oa la de los Diputados, excepto la ley del impuesto, que debe ser necesariamente llevada a laCámara de los Diputados.Artículo 27: El nombramiento de los Pares de Francia corresponde al Rey. Su número esilimitado, puede variar el Rey las dignidades, nombrarlos de por vida o transformarlos enhereditarios según su voluntad.
  • 18. Manifiesto de los Persas ( Madrid, 12 de abrilde 1814), apoyando la ideología absolutista Señor. 1.- Era costumbre en los antiguos persas pasar cinco días en anarquía después del fallecimiento de su rey, a fin de que la experiencia de los asesinatos, robos y otras desgracias les obligase a ser más fieles a su sucesor. Para serlo España a Vuestra Magestad no necesitaba igual ensayo en los seis años de su cautividad (…) 134.- La monarquía absoluta (…) es una obra de la razón y de la inteligencia: está subordinada a la ley divina, a la justicia y a las reglas fundamentales del Estado: fue establecida por derecho de conquista o por la sumisión voluntaria de los primeros hombres que eligieron sus reyes. Así que el soberano absoluto no tiene facultad de usar sin razón de su autoridad (derecho que no quiso tener el mismo Dios): por esto ha sido necesario que el poder soberano fuese absoluto, para prescribir a los súbditos todo lo que mira al interés común, y obligar a la obediencia a los que se niegan a ella (…)
  • 19. Manifiesto de los Persas (Madrid, 12 de abril de1814), apoyando la ideología absolutistaLa monarquía absoluta (…) es una obra de la razón y de la inteligencia: está subordinada a la ley divina, a lajusticia y a las reglas fundamentales del Estado: fue establecida por derecho de conquista o por la sumisiónvoluntaria de los primeros hombres que eligieron sus Reyes. Así que el Soberano absoluto no tiene facultadde usar sin razón de su autoridad (…): por esto ha sido necesario que el poder Soberano fuese absoluto (…).Pero los que declaman contra el Gobierno monárquico, confunden el poder absoluto con el arbitrario (...).En un gobierno absoluto las personas son libres, la propiedad de los bienes es (...) legítima e inviolable (...).El Soberano no puede disponer de la vida de sus súbditos, sino conforme con el orden de justiciaestablecido en su Estado. Hay entre el Príncipe y el Pueblo ciertas convenciones que se renuevan conjuramento en la consagración de cada Rey: hay leyes, y cuanto se hace contra sus disposiciones es nulo enderecho. Póngase al lado de esta definición la antigua Constitución Española, y medítese la injusticia que sele hace.Los más sabios Políticos han preferido esta monarquía absoluta a todo otro gobierno (...). El soberano, queen varios extremos reconoce un superior, no tiene más poder que el que recibe por el mismo conducto pordonde se ha derivado la soberanía; mas esta monarquía (…) hace depender la fortuna del pueblo de las ideasy pasiones del Príncipe (…). Dos potencias que deberían obrar de acuerdo, más se combaten que se apoyan.(…) [por ello] debemos pedir (…): que se suspendan los efectos de la Constitución y decretos dictados enCádiz, y que las nuevas Cortes tomen en consideración su nulidad, su injusticia y sus inconvenientes (...).
  • 20. MANIFIESTO DE CEASumergida en el más profundo dolor por la súbita pérdida de mi augusto Esposo y Soberano, sólo una obligación sagrada(...), pudiera hacerme interrumpir el silencio que exigen la sorpresa cruel y la intensidad de mi pesar. La expectación queexcita siempre un nuevo reinado, crece más con la incertidumbre sobre la administración pública en la menor edad delmonarca: para disipar esa incertidumbre (...), he creído de mi deber anticipar (...) los principios que he de seguirconstantemente en el gobierno, de que estoy encargada por la última voluntad del Rey (...), durante la minoría de laReina, mi muy cara y amada Hija Doña Isabel.La Religión y la Monarquía (...), serán respetadas, protegidas, mantenidas por Mí en todo su vigor y pureza. (...). Yomantendré religiosamente la forma y las leyes fundamentales de la Monarquía, sin admitir innovaciones peligrosas (...),probadas ya sobradamente por nuestra desgracia. La mejor forma de gobierno para un país es aquella a que estáacostumbrado. (...).Mas no por eso dejaré estática y sin cultivo esta preciosa posesión [pues] no ignoro (...) los vicios que el tiempo y loshombres han introducido en los varios ramos de la administración pública, y me esforzaré para corregirlos. Las reformasadministrativas, únicas que producen inmediatamente la prosperidad y la dicha, (...) serán la materia permanente de misdesvelos. Yo los dedicaré muy especialmente a la disminución de las cargas que sea compatible con la seguridad delEstado y las urgencias del servicio; a la recta y profunda administración de la justicia; a la seguridad de las personas y delos bienes; al fomento de todos los orígenes de la riqueza.Guardaré inviolablemente los pactos contraídos con otros Estados y respetaré la independencia de todos: sólo reclamaréde ellos la recíproca fidelidad y respeto que se debe a España por justicia y por correspondencia.Si los españoles unidos concurren al logro de mis propósitos, y el cielo bendice nuestros esfuerzos, Yoentregaré un día esta gran nación, recobrada de sus dolencias, a mi augusta Hija (...).En el Palacio de Madrid a 4 de octubre de 1833. Fdº: Yo la Reina Gobernadora
  • 21. Manifiesto de Fernando VII 1820.“Españoles: Cuando vuestros heroicos esfuerzos lograron poner término al cautiverio en que me retuvola más inaudita perfidia, todo cuanto vi y escuché, apenas pisé el suelo patrio, se reunió parapersuadirme de que la nación deseaba ver resucitada su anterior forma de gobierno;[…]. Pero mientras yo meditaba maduramente con la solicitud propia de mi paternal corazón lasvariaciones de nuestro régimen fundamental, que parecían más adaptables al carácter nacional y alestado presente de las diversas porciones de la monarquía española, así como más análogas a laorganización de los pueblos ilustrados, me habéis hecho entender vuestro anhelo de que se restablecieseaquella Constitución que entre el estruendo de armas hostiles fue promulgada en Cádiz el año 1812, alpropio tiempo que con asombro del mundo combatíais por la libertad de la patria. He oído vuestrosvotos, y cual tierno padre he condescendido a lo que mis hijos reputan conducente a su felicidad. Hejurado esa Constitución por la cual suspirabais, y seré siempre su más firme apoyo. Ya he tomado lasmedidas oportunas para la propia convocatoria de las Cortes.En ellas, habiendo reunido a vuestros representantes, me gozaré de concurrir a la grande obra de laprosperidad nacional. […] Marchemos francamente, y Yo el primero, por la senda constitucional; ymostrando a la Europa un modelo de sabiduría, orden y perfecta moderación”.Gaceta extraordinaria de Madrid, 12 de marzo de 1820.
  • 22. Fernando VII anuncia su regreso.Me ha sido sumamente grato el contenido de la carta que me ha escrito la Regencia confecha de 28 de enero, remitida por D. José de Palafox: por ella he visto cuánto anhela laNación mi regreso; no menos lo deseo Yo para dedicar mis desvelos desde mi llegada alterritorio español a hacer la felicidad de mis amados vasallos, que por tantos títulos se hanhecho acreedores a ella.Tengo la satisfacción de anunciar a la Regencia que dicho regreso se verificará pronto, pueses mi ánimo salir de aquí el domingo dia 13 del corriente, con dirección a entrar porCataluña; y en consecuencia la regencia tomará las medidas que juzgue necesarias, despuésde haber oído sobre todo lo que puede hacer relación a mi viaje al dador de esta el mariscalde campo Don José de Zayas.En cuanto al restablecimiento de las Cortes, de que me habla la Regencia, como a todo loque puede haberse hecho durante mi ausencia que sea útil al reino, siempre merecerá miaprobación, como conforme a mis reales intenciones.En Valençay a 19 de Marzo de 1814. Firmado. Fernando. A la Regencia de España."Gaceta Extraordinaria de la Regencia", Madrid, 24 de marzo de 1814.
  • 23. Decreto de Valencia 1814.Desde que la divina Providencia por medio de la renuncia espontánea y solemne de mi augustopadre me puso en el trono de mis mayores [...] y desde aquel fausto día en que entré en la capital,en medio de las sinceras demostraciones de amor y lealtad con que el pueblo de Madrid salió arecibirme, imponiendo esta manifestación de su amor a mi real persona a las huestes francesas[...]; desde aquel día, pues, puse en mi real ánimo para responder a tan leales sentimientos ysatisfacer a las grandes obligaciones en que está un Rey con sus pueblos, dedicar todo mi tiempoal desempeño de tan augustas funciones, y a reparar los males a que pudo dar ocasión laperniciosa influencia de un valido durante el reinado anterior. [...] Pero la dura situación de lascosas y la perfidia de Buonaparte, de cuyos crueles efectos quise, pasando a Bayona, preservar ami pueblo, apenas dieron lugar a más. Reunida allí la real familia, se cometió en toda ella, yseñaladamente en mi persona, un atroz atentado [...]; y violado, en lo más alto el sagrado derechode gentes, fui privado de mi libertad y de hecho del gobierno de mis reinos. [. . .] Por tanto,habiendo oído lo que ecuánimemente me han informado personas respetables por su celo yconocimientos y lo que acerca de cuanto aquí se contiene se me ha expuesto en representacionesque de varias partes del reino se me han dirigido [...] declaro que mi real ánimo es no solamenteno jurar ni acceder a dicha Constitución ni a decreto alguno de las Cortes generales yextraordinarias, y de las ordinarias actualmente abiertas [. . .] sino a declarar aquellaconstitución y tales decretos nulos y de ningún valor y efecto, ahora ni en tiempo alguno, como sino hubiesen pasado jamás tales actos, y se quitasen de en medio del tiempo, y sin obligación enmis pueblos y súbditos, de cualquiera clase y condición, a cumplirlos ni guardarlos. [...]Dado en Valencia, a 4 de mayo de 1814. Yo el Rey.
  • 24. Levantamiento de Riego 1820.Soldados, mi afecto hacia vosotros es grande. Por lo tanto, yo no podíaconsentir, como jefe vuestro, que se os alejase de vuestra patria, en unosbuques podridos, para llevaros a hacer una guerra injusta al NuevoMundo; ni que se os compeliese a abandonar vuestros padres yhermanos, dejándolos sumidos en la miseria y la opresión. Vosotrosdebéis a aquellos la vida, y, por tanto, es de vuestra obligación yagradecimiento el prolongársela, sosteniéndolos en la ancianidad; y auntambién, si fuese necesario, el sacrificar las vuestras para romperles lascadenas que los tienen oprimidos desde el año 14. Un rey absoluto, a suantojo y albedrío, les impone contribuciones y gabelas que no puedensoportar; los veja, los oprime y, por último, como colmo de desgracias, osarrebata a vosotros, sus caros hijos, para sacrificaros a su orgulloambición. Sí, a vosotros os arrebatan del paterno seno para que enlejanos y opuestos climas vayáis a sostener una guerra inútil, que podríafácilmente terminarse con sólo reintegrar sus derechos a la Naciónespañola. La Constitución, sí, la Constitución basta para apaciguar anuestros hermanos de América".
  • 25. Manifiesto Regio de Fernando VII (10 de marzode 1820)[...] Mientras Yo maduraba maduramente, con la solicitud propia de mipaternal corazón las variaciones de nuestro régimen fundamental queparecían más adaptables al carácter nacional y al estado presente de lasdiversas porciones de la Monarquía española, así como más análogas a laorganización de los pueblos ilustrados, me habéis hecho entendervuestro anhelo de que se restableciese aquella Constitución, que entre elestruendo de las armas hostiles, fue promulgada en Cádiz el año 1812.[...] He jurado esta Constitución por la cual suspirabais y seré siempre sumás firme apoyo [...]. Marchemos todos juntos, y yo el primero, por lasenda constitucional.Manifiesto Regio de Fernando VII (10 de marzo de 1820)
  • 26. Manifiesto Regio de Fernando VII (10 de marzode 1820)Bien públicos y notorios fueron a todos mis vasallos los escandalosossucesos que precedieron, acompañaron y siguieron el establecimiento dela democrática Constitución de Cádiz en el mes de marzo de 1820; la máscriminal traición, la más vergonzosa cobardía, el desacato más horrendoa mi real Persona, y la violencia más inevitable, fueron los elementosempleados para variar esencialmente el Gobierno paternal de mis reinosen un código democrático, origen fecundo de desastres y desgracias. [...]La Europa entera, conociendo profundamente mi cautiverio [...]determinó poner fin a un estado de cosas que era el escándalo universal,que caminaba a trastornar todos los tronos y todas las institucionesantiguas, cambiándolas en la irreligión y en la inmoralidad. [...]He venido a decretar lo siguiente: son nulos y de ningún valor los actosdel Gobierno llamado constitucional [...] que ha dominado a mis pueblosdesde el 7 de marzo de 1820 hasta hoy 1 de octubre de 1823.Manifiesto Regio de Fernando VII (1 de octubre de 1823)
  • 27. Proclama de Torrijos a los soldados (1830)Las necesidades de la Nación nos llevan nuevamente al Campo, y nuestro honor nos impone la obligación de vencer.Nuestra obediencia al Gobierno Interino de la Nación, nuestro respeto a las leyes, nuestro amor a la libertad, y nuestro patriotismodebe manifestarse haciendo desaparecer a cuantos se opongan a la regeneración política de nuestra Patria. Las leyes del reynodan derecho a todo español a levantarse contra el despotismo, y la conducta del rey y de su gobierno justifican sobradamente estepaso. Público es el estado de degradación y de ignominia en que el Nombre español ha caído en todas partes, pública es la perfidiay desmoralización del gobierno de Madrid, y todos lloramos aún las desgracias y persecuciones que han causado tantas víctimas.La medida del sufrimiento llega a su colmo: la Nación reclama nuestra ayuda, nosotros somos sus esperanzas, y sólo nuestro valorpodrá sacarla de la opresión en que gime. La empresa es digna de vosotros, y la victoria pronta y segura, si tenéis ánimo, siconfiáis en vuestros jefes y guardáis sumisos las leyes de la disciplina. Varios jefes beneméritos seguidos de miles de patriotas sehan pronunciado en diversos puntos contra el despotismo, y en casi todas las Provincias resuenan ya los nombres de PATRIA YLIBERTAD.SOLDADOS,EN NOMBRE DEL GOBIERNO PROVISIONAL DECLARO.Art. 1. Todo Español que acuda al clamor de la Patria y le sirva hasta que su libertad se hubiese asegurado, será atendido para losempleos que solicitare y fuesen proporcionados a su capacidad y servicios: los que prefieran una clase de vida independienteobtendrán en propiedad absoluta un terreno proporcionado al sueldo que disfrutaren.2. Todo Ciudadano que tome las armas para defender sus derechos y los de la Nación, ya obrando activamente en su Provincia, yadefendiendo sus hogares o manteniendo en ellos el orden y la libertad, será declarado BENEMÉRITO DE LA PATRIA, quedaráexento de toda carga concejil por un tiempo doble del que sirviere, y será atendido además para optar a los empleos que vacaren.3. La Nación declara bajo su amparo especial a las viudas, madres y huérfanos de todos los que perezcan en su servicio. Lasprimeras gozarán una pensión proporcionada al rango de sus maridos o hijos, y los segundos se educarán y pondrán en carrera aexpensas del Estado.
  • 28. Detención de Torrijos (1831)Los últimos restos de los revolucionarios españoles, que aún existían en Gibraltar,agavillados por el exbrigadier Torrijos, olvidando lo que son, y lo que es un Pueblo fiel, quedescansa en la seguridad y confianza que le inspira el paternal Gobierno del Rey N. S.,quisieron ponerse y ponerlo a la última prueba de la infamia y debilidad de unos, y de ladecisión y entusiasmo de otros.En la noche del día 2 de este mes desembarcaron en las costas del O. de esta Provincia;inmediatamente tuve aviso, y con la velocidad del rayo me puse en marcha paraperseguirlos: a las pocas horas ya supe el rumbo que habían seguido, y punto en que sehallaban: me presenté en él, y al aspecto sólo de los valientes que me acompañaban, hanrendido sus armas y entregándose a discreción. Tengo la mayor satisfacción al participarlopara la suya al leal vecindario de Málaga desde este Campamento en el Cortijo del Inglés alas 8 de la mañana de hoy 5 de diciembre de 1831.Vicente González Moreno
  • 29. Última carta de José Mª. Torrijos a su esposaantes de ser fusilado"Málaga, convento de Nuestra Señora del Carmen, el día 11 de diciembre de 1831 y últimode mi existencia.Amadísima Luisa mía: Voy a morir, pero voy a morir como mueren los valientes. Sabesmis principios, conoces cuán firme he sido en ellos, y al ir a perecer pongo mi suerte en lamisericordia de Dios, y estimo en poco los juicios que hagan las gentes. Sin embargo, conesta carta recibirás los papeles que mediaron para nuestra entrega, para que veas cuánfiel he sido en la carrera que las circunstancias me trazaron, y que quise ser víctima porsalvar a los demás. Temo no haberlo alcanzado, pero no por ello me arrepiento. De la vidaa la muerte hay solo un paso, y ese voy a darlo sereno en el cuerpo y en el espíritu. Hepedido mandar yo mismo el fuego a la escolta: si lo consigo tendré un placer, y si no me loconceden me someto a todo, y hágase la voluntad de Dios. Ten la satisfacción de que hastael último aliento te he amado con todo mi corazón. Considera que esta vida es mísera ypasajera y que por mucho que me sobrevivas, nos volveremos a juntar en la mansión delos justos a donde pronto espero ir, y donde sin duda te volverá a ver tu siempre hasta lamuerte,José María de Torrijos.P. D. Recomiendo a Sir Thomas, a mi abuelo (el general Lafayette) y al Griego (el generalFabvier) y a todos mis amigos que atiendan, te consuelen y protejan, considerando que loque hagan por ti lo hacen por mí. Te remito por Carmen [es su hermana] el relox con tu
  • 30. Proclama de Torrijos a los soldados (1830)4. Todos los Soldados, Cabos y Sargentos que hubiesen servido en el Ejército Constitucional y seincorporen voluntariamente en las filas de la Patria, gozarán del abono del tiempo de su servicio y ademásdel de la mitad de su intermisión. Si hubiesen sido condenados a presidio por sus opiniones, encarceladoso emigrados, se les abonará por completo el tiempo de su intermisión.5. Tanto los militares que estando en actual servicio se unan al Estandarte de la Nación, como las queantes la sirvieron y se presenten, y los Ciudadanos que voluntariamente se alisten, se consideraráncomprendidos en el Art. primero, y tendrán derecho a separarse del servicio militar y a gozar de losbeneficios que el indicado artículo concede, tan luego como la representación nacional se reúna y hubiesesancionado el orden de cosas que haya de gobernar en lo sucesivo a la Monarquía.6. Todo individuo militar o paisano que por su influencia o recursos personales presente una fuerzaarmada y pronta para ingresar en las filas de la patria, será declarado su jefe, y obtendrá el empleo deSubteniente si presenta 40 hombres, el de Teniente si fueran 60 y el de capitán si fuesen 100, el deTeniente Coronel si fuesen 500, y el de Coronel si fuesen 1000. Esta fuerza en cualquiera de los casos seorganizará como una mitad de compañía, como una compañía, batallón o regimiento, y los destinoscorrespondientes a su organización se llenarán por los individuos mismos que la componganCampo de la Libertad, a de 1830.José María de Torrijos(*) Archivo Histórico Nacional, legajo 3075. .
  • 31. Carta de Carlos María Isidro a su cuñada reclamando el trono (Abrantes, 1 octubre 1833)Españoles:¡Cuán sensible ha sido a mi corazón la muerte de mi caro hermano! [...].No ambiciono el trono; estoy lejos de codiciar bienes caducos; pero la religión, la observancia y cumplimientode la ley fundamental de sucesión, y la singular obligación de defender los derechos imprescriptibles de mishijos y todos los amados consanguíneos me esfuerzan a sostener y defender la corona deEspaña del violento despojo que de ella ha causado una sanción tan ilegal como destructora de la ley quelegítimamente y sin interrupción debe ser perpetua.Desde el fatal instante en que murió mi caro hermano -que santa gloria haya-, creí se habrían dictado en midefensa las providencias oportunas para mi reconocimiento; y si hasta aquel momento habría sido traidor elque lo hubiese intentado, ahora lo será el que no jure mis banderas, a los cuales, especialmente a los generales,gobernadores y demás autoridades civiles y militares, haré los debidos cargos, cuando la misericordia de Dios,si así conviene, me lleve al seno de mi amada patria, y a la cabeza de los que me sean fieles. Encargoencarecidamente la unión, la paz y la perfecta caridad. No padezca yo el sentimiento de que los católicosespañoles que me amen, maten, injurien, roben, ni cometan el más mínimo exceso. El orden es el primer efectode la justicia [...].
  • 32. Decreto de Santarem del pretendiente donCarlos 1833“Habiendo recibido ayer oficialmente la infausta noticia de haber sido Dios servido de llamar para sí elalma de mi muy caro y amado hermano el señor Don Fernando VII (Q.E.P.D.) Declaro: Que por faltade hijo varón que le suceda en el trono de España, soy su legítimo heredero y rey, consiguiente a lo quemanifesté por escrito a mi muy caro y amado hermano ya difunto, en la formal protesta que le dirigícon fecha 29 de abril del presente año, igualmente que a los Consejos, diputados y autoridades, con lade 12 de junio.Lo participo al Consejo para que inmediatamente proceda a su reconocimiento, y expida las órdenesconvenientes, para que así se ejecute en todo mi reino.”Santarem, 4 de octubre de 1833. Yo el Rey. Al Duque Presidente de mi Consejo Real"Vizcaínos: una facción anti-religiosa y anti-monárquica se ha apoderado del mando durante la largaenfermedad de nuestro difunto rey y trata de ir adquiriendo ascendientes para exponeros sin defensaa los ataques de la revolución y de la anarquía que combatimos en 1823.[…]. Sus partidarios aparentanque consideran las leyes antiguas y fundamentales del reino abolidas por otras nuevas […], quierenhacer a España cómplice de sus abominables maquinaciones que la propaganda revolucionariainventa para destruir el orden social en Europa […] Habéis proclamado a vuestro legítimo soberano elmagnánimo y virtuoso Carlos María Isidro de Borbón. "Bilbao, 5 de octubre de 1833
  • 33. El Estatuto Real de 1.834•“Art. 1º. Su majestad la Reina gobernadora, en nombre de su excelsa hija Doña Isabel II, ha resueltoconvocar las Cortes Generales del Reino.•Art. 2º. Las Cortes Generales se compondrán de dos Estamentos: el de próceres del Reino y el deProcuradores del Reino.•Art. 3º. El estamento de Próceres del Reino se compondrá : 1 De muy reverendos arzobispos y reverendosobispos 2. De Grandes de España 3.- De títulos de Castilla 4. De un número indeterminado de Españoles(…) que sean o hayan sido secretarios del Despacho, procuradores del Reino , Consejeros de Estado (…) 5.-De los propietarios territoriales o dueños de fábricas, manufacturas o establecimientos mercantiles quereúnan a su mérito personal y a sus circunstancias relevantes , el poseer una renta anual de sesenta milreales, y el haber sido anteriormente procuradores del reino.•Art. 14. Para ser procurador del Reino se requiere (...) 3. Estar en posesión de una renta propia anual dedoce mil reales.•Art. 17. La duración de los poderes de los procuradores del Reino será de 3 años, a menos que antes deeste plazo haya el Rey disuelto las Cortes.•Art. 24. Al Rey toca exclusivamente convocar, suspender y disolver las Cortes•Art. 31 Las Cortes no podrán deliberar sobre ningún asunto que no haya sido sometido expresamente a suexamen en virtud de un Decreto Real.•Art. 33. Para la formación de las leyes se requiere la aprobación de uno y otro estamento y la sanción delRey.”
  • 34. Exposición de la Milicia Urbana de Madrid a laRegente María Cristina 1835«La Milicia Urbana de Madrid, Señora, como más interesada en el sostenimiento del trono de vuestra hija y las institu­ciones libres...” no puede menos de hacerse intérprete cerca de V.M. de los votos de la nación en estas circunstancias, yde suplicarle se digne a adoptar las peticiones siguientes:1º. Exclaustración de los regulares efectuada con consideración y decoro para los religiosos.2º . Devolución de !os bienes nacionales vendidos en la época constitucional.3º. La separación de los empleados y funcionarios cuyos actos anteriores los liguen marcadamente con los intereses delpretendiente.4º. . Ensanche de las bases de la ley de la milicia urbana y restitución de su antiguo y glorioso nombre de milicianacional.5º . Movilización de la misma para el sostén del trono, de la libertad y del orden público.6º. Alistamiento extraordinario de 200.000 hombres, destinados a operar activamente contra las facciones.8º. Presentar a la próximas Cortes una nueva ley de elecciones sobre bases amplias y populares.9º. La libertad de imprenta, sujetando su ejercicio a la garantías que reclama el interés de la sociedad.Y como medio de asegurar la ejecución de estas determinaciones, la composición de un ministerio cuyos miembros nose encuentren ligados por opiniones y votos contrarios a las medidas de salvación pública, cuya adopción pedimosrendi­damente a V.M.»Verano de 1835.13 Enero 2011
  • 35. Desamortización religiosa de Mendizábal 1836“Vender la masa de bienes que han venido a ser propiedad de la nación no es tan solo cumplir una promesasolemne y dar una garantía positiva a la deuda nacional por medio de una amortización exactamente igual alproducto de las rentas; es abrir una fuente abundantísima de felicidad pública; vivificar una riqueza muerta;desobstruir los canales de la industria y de la circulación; apegar al país por el amor natural y vehemente atodo lo propio; ensanchar la patria, crear nuevos y firmes vínculos que liguen a ella; es , en fin, identificar conel trono excelso de Isabel II, símbolo del orden y la libertad.El decreto ha de producir el beneficio de minorar la fuerte suma de la deuda pública, es menester que en sutendencia , en su objeto y aún en los medios por donde aspire a aquel resultado, se enlace, se encadene, sefunde en la alta idea de crear una copiosa familia de propietarios, cuyos goces y cuya existencia se apoyeprincipalmente en el triunfo completo de nuestras actuales instituciones. […] Art. 1º.- Quedan declarados en venta desde ahora todos los bienes raíces de cualquier clase que hubiesenpertenecido a las comunidades y corporaciones religiosas extinguidas, y los demás que hayan sidoadjudicados a la nación por cualquier título o motivo, y también todos los que en adelante lo fuesen desde elacto de su adjudicación[…].Art. 3. Se formará un reglamento sobre el modo de proceder a la venta de estos bienes, manteniendo encuanto fuese conveniente y adaptable a las circunstancias actuales el que decretaron las Cortes el 3 deseptiembre de 1820, y añadiendo las reglas oportunas para la ejecución de las medidas siguientes.” 19 de febrero de 1.836, Gaceta de Madrid, 21 de febrero de 1836
  • 36. Constitución de 1.837“Siendo la voluntad de la Nación revisar, en uso de su soberanía, la Constitución promulgada en Cádiz el 19 de marzo de 1812;las Cortes generales congregadas a este fin, decretan y sancionan la siguiente Constitución de la Monarquía Española.Art. 2º Todos los Españoles puede imprimir y publicar libremente sus ideas sin previa censura, con sujeción a las leyes....Art. 4º.­ Unos mismos códigos regirán en toda la monarquía, y en ellos no se establecerá más que un solo fuero para todos losespañoles. ...Art. 9º.­ Ningún español podrá ser procesado ni sentenciado sino por el juez o tribunal competente...Art. 11ª La Nación se obliga a mantener el culto y los ministros de la Religión Católica que profesan los Españoles.Art. 12º La potestad de hacer leyes reside en la Cortes con el Rey.Art. 13º Las Cortes se componen de dos cuerpos colegisladores, iguales en facultades: el Senado y el Congreso de los Diputados.Art. 15º Los senadores son nombrados por el Rey a propuesta, en lista triple, de los electores que en cada provincia nombran losdiputados a Cortes.Art. 26º Las Cortes se reúnen todos los años. Corresponde al Rey convocarlas, suspender y cerrar sus sesiones y disolver elCongreso de los DiputadosArt. 39º Si uno de los proyectos colegisladores desechase algún proyecto de ley, o le negare el Rey la sanción, no podrá volverse aproponer un proyecto de ley sobre el mismo objeto en aquella legislatura.Art. 44º La persona del rey es sagrada e inviolable, y no está sujeta a responsabilidad. Son responsables los ministros.Art. 69º En cada provincia habrá una Diputación provincial, compuesta del número de individuos que determina la ley,nombrados por los mismos electores que los Diputados a Cortes.Art. 70º Para el Gobierno interior de los pueblos habrá ayuntamientos, nombrados por los vecinos a quienes la ley concede estederecho.Art. 77º Habrá en cada provincia cuerpos de Milicia Nacional, cuya organización y servicio se arreglará por una ley especial”» 18 de Junio de 1.837
  • 37. Decreto del pretendiente DON CARLOS declarando traidor a Maroto. Vergara, 21­11­1839“Voluntarios fieles vascongados y navarros. El general Don Rafael Maroto,abusando del modo más pérfido e indigno de la confianza y la bondad con que lehabía distinguido a pesar de su anterior conducta, acaba de convertir las armasque le habla encargado para batir a los enemigos del trono y del altar contranosotros mismos; fascinando y engañando a los pueblos con groseras calumnias,alarmando y excitando hasta con impresos sediciosos y llenos de falsedades a lainsubordinación y a la anarquía: ha fusilado sin preceder formación de causa agenerales cubiertos de gloria en esta lucha, ya servidores beneméritos por susservicios y fidelidad acendrada, sumiendo mi paternal corazón de amargura: paralograrlo ha supuesto que obraba con mi real aprobación, pues solo así podríaencontrar entre vosotros quien le obedeciese. Ni la ha obtenido, ni la hasolicitado, ni jamás la concederé para arbitrariedades ni crímenes [...]
  • 38. El Convenio de Vergara 1839“Convenio celebrado entre el Capitán General D. Baldomero Esparteroy el Teniente Gral. D. Rafael Maroto.Art. 1º.­ El Capitán Gral. D. Baldomero Espartero recomendará coninterés al gobierno el cumplimiento de su oferta de comprometerseformalmente a proponer a las Cortes la concesión o modificación de losfueros.Art. 2º Serán reconocidos los empleos, grados y condecoraciones de losgenerales, jefes y oficiales, y demás individuos dependientes del ejércitodel mando del teniente Gral. Rafael Maroto, quien presentará lasrelaciones con expresión de las armas a que pertenecen, quedando enlibertad de continuar sirviendo defendiendo la Constitución de 1.837, eltrono de Isabel II y la Regencia de su augusta madre, o bien de retirarsea sus casas los que no quieran seguir con las armas de fuego.” Cuartel Gral. de Vergara. 31 de Agosto de 1.839
  • 39. El programa político del movimientorevolucionario de 1840•"El partido reaccionario [partido moderado], cuyo sistema patentiza los principiosproclamados hasta hoy por sus defensores, bajo el falso título de constitucionales,aceptó obligado por las circunstancias la Constitución de 1837 producto de la soberaníanacional, pero se propuso minar por su cimiento el edificio que se había construido conleyes contrarias a su verdadero espíritu... y si volvemos los ojos a esa llamada ley deAyuntamientos tan abiertamente contraria a la Constitución, ¿no vemos sancionada enella una coacción inmoral a la votación de los concejales, dado que todos sus acuerdoshabían de ser visados por el jefe político quien podía fulminar persecuciones contraaquel que votase en un sentido contrario a las miras del gobierno?.La soberanía nacional ha sido y es nuestro principio de gobierno...Igual predilección reclama la venta de bienes nacionales. Incluso los cuantiosos del clerosecular, no sólo por su importancia e influencia sobre el crédito, sino como garantía delrégimen constitucional... Reconocida la necesidad de enajenar los bienes del clerosecular y de abolir el odiado diezmo y la primicia, es indispensable proveer elmantenimiento del culto de un modo capaz de conservar a sus venerables ministros...Tales son, en suma, las brevísimas indicaciones sobre los abusos que entorpecennuestra regeneración y reformas que pudieran adoptarse.“– Manifiesto de la Junta de Madrid, 14 de octubre de 1840
  • 40. El pensamiento de la Nación 1845•“El Partido Progresista en 1840, sintiéndose débil, buscó un apoyo,identificó su suerte con la de un soldado: error fatal, casi siempre sinremedio. La fuerza vive de la fuerza, y muere a manos de la fuerza, ycuando ella se ha entronizado, las doctrinas de un partido han cesadode ejercer acción vital, sus sistemas han caducado; en llegando a estepunto, no suele haber otro recurso que abrazarse con el ídolo paravivir o morir con él. Espartero era sin duda de escasa comprensiónpolítica; pero, aun así y todo, era una necesidad para el partido, que lehabía decretado ovaciones y encumbrándole a la regencia. Losprogresistas de la coalición dijeron para sí: «Nosotros somos elpedestal del coloso; retirémonos, y el coloso caerá y se harápedazos». Pero no advirtieron que esos pedazos los aplastarían aellos.”» El Pensamiento de la Nación, 8-1-1845
  • 41. La organización de laadministración 1845“Según la ley de 1845 el alcalde es ahora el único administrador del término, endependencia directa del jefe político y del ministro de Gobernación. Corresponde a losayuntamientos nombrar a [...] los empleados municipales, así como admitir a losmaestros y médicos, farmacéuticos y veterinarios retribuidos con los fondos del común.Como administrador del municipio, el alcalde gana en 1845 todo lo que pierde elayuntamiento, reducido legalmente a cuerpo consultivo y deliberante, y de hecho a lanulidad. El alcalde no es simplemente el ejecutor de los acuerdos municipales y elpresidente del ayuntamiento, tiene la facultad de suspender esos acuerdos [...] elabora elpresupuesto municipal; administra los bienes de propios, los establecimientos debeneficencia, etc.La administración local constituye en cualquier caso una pieza básica en todo sistemapolítico. Pero el planteamiento moderado amplía la cuestión; no se trata sólo de cómo seva a gobernar, sino de quién va a hacerlo. De ahí la elección mixta del alcalde-seleccionado por el gobierno entre los concejales electos- y el recurso a los alcaldesdirectamente nombrados por el gobierno, pues «las personas encargadas de laautoridad -dicen los moderados- deben ser de la confianza del gobierno». Laadministración local se concibe en el modelo moderado en torno a una línea jerárquicaque, desde el ministerio de Gobernación y pasando por los gobernadores, desciendedirectamente hasta el último de los alcaldes.”» CASTRO C. de (1979): La revolución liberal y los municipios españoles, Madrid,
  • 42. Constitución de 1.845•“Doña Isabel II por la gracia de Dios y de la Constitución de la Monarquía española, reina de las Españas ...siendo la voluntad y la de las Cortes del reino regularizar y poner en consonancia con las necesidades actuales deEstado los antiguos fueros y libertades de estos reinos (..) modificando al efecto la Constitución promulgada en 18de Junio de 1837....•Art. 7. No puede ser detenido, ni preso, ni separado de su domicilio ningún español, ni allanada su casa sino en los casos y en la formaque las leyes prescriban.•Art. 10. No se impondrá jamás la pena de confiscación de bienes, y ningún español será privado de su propiedad, sino por causajustificada de utilidad común, previa la correspondiente indemnización.•Art. 11. La religión de la Nación española es la católica, apostólica, romana. El Estado se obliga a mantener el culto y sus ministros•Art. 12. La potestad de hacer las leyes reside en las Cortes con el Rey•Art. 13. Las Cortes se componen de dos Cuerpos Colegisladores, iguales en facultades: el Senado y el Congreso de los DiputadosArt. 14. El número de senadores es ilimitado: su nombramiento pertenece al Rey.Art. 15. Sólo podrán ser nombrados senadores los españoles que, además de tener treinta años cumplidos, pertenezcan a las clasessiguientes:Presidentes de alguno de los Cuerpos Legisladores. Senadores o diputados admitidos tres veces en las Cortes. Ministros de la Corona.Consejeros de Estado. Arzobispos.Obispos. Grandes de España. Capitanes generales del Ejército y Armada. Tenientes generales del Ejército y Armada. Embajadores.Ministros plenipotenciarios. Presidentes de Tribunales Supremos. Ministros y Fiscales de los mismos.Los comprendidos en las categorías anteriores deberán además disfrutar 30.000 reales de renta, procedentes de bienes propios o desueldos de los empleos que no pueden perderse sino por causa legalmente probada, o de jubilación, retiro o cesantía.Títulos de Castilla que disfruten 60.000 reales de renta.Los que paguen con un año de antelación 8.000 reales de contribuciones directas y hayan sido senadores o diputados a Cortes, odiputados provinciales, o alcaldes en pueblos de 30.000 almas, o presidentes de Juntas o Tribunales de Comercio.
  • 43. Constitución de 1.845•“Doña Isabel II por la gracia de Dios y de la Constitución de la Monarquía española, reina de las Españas ... siendo la voluntad y la delas Cortes del reino regularizar y poner en consonancia con las necesidades actuales del Estado los antiguos fueros y libertades de estosreinos (..) modificando al efecto la Constitución promulgada en 18 de Junio de 1837....•Art. 7. No puede ser detenido, ni preso, ni separado de su domicilio ningún español, ni allanada su casa sino en los casos y en la formaque las leyes prescriban.•Art. 10. No se impondrá jamás la pena de confiscación de bienes, y ningún español será privado de su propiedad, sino por causajustificada de utilidad común, previa la correspondiente indemnización.•Art. 11. La religión de la Nación española es la católica, apostólica, romana. El Estado se obliga a mantener el culto y sus ministros•Art. 12. La potestad de hacer las leyes reside en las Cortes con el Rey•Art. 13. Las Cortes se componen de dos Cuerpos Colegisladores, iguales en facultades: el Senado y el Congreso de los DiputadosArt. 14. El número de senadores es ilimitado: su nombramiento pertenece al Rey.Art. 15. Sólo podrán ser nombrados senadores los españoles que, además de tener treinta años cumplidos, pertenezcan a las clasessiguientes:Presidentes de alguno de los Cuerpos Legisladores. Senadores o diputados admitidos tres veces en las Cortes. Ministros de la Corona.Consejeros de Estado. Arzobispos.Obispos. Grandes de España. Capitanes generales del Ejército y Armada. Tenientes generales del Ejército y Armada. Embajadores.Ministros plenipotenciarios. Presidentes de Tribunales Supremos. Ministros y Fiscales de los mismos.Los comprendidos en las categorías anteriores deberán además disfrutar 30.000 reales de renta, procedentes de bienes propios o desueldos de los empleos que no pueden perderse sino por causa legalmente probada, o de jubilación, retiro o cesantía.Títulos de Castilla que disfruten 60.000 reales de renta.Los que paguen con un año de antelación 8.000 reales de contribuciones directas y hayan sido senadores o diputados a Cortes, odiputados provinciales, o alcaldes en pueblos de 30.000 almas, o presidentes de Juntas o Tribunales de Comercio.
  • 44. Primeros artículos del “Catecismo de la GuardiaCivil (1845)CAPÍTULO PRIMEROPrevenciones generales para la obligación del Guardia CivilArtículo 1°. El honor ha de ser la principal divisa del Guardia Civil; debe por consiguiente conservarlo sin mancha. Una vezperdido no se recobra jamás.Artículo 2°. El Guardia Civil por su aseo, buenos modales, y reconocida honradez, ha de ser un dechado de moralidad.Artículo 3°. Las vejaciones, las malas palabras, los malos modos, nunca debe usarlos ningún individuo que vista el uniforme deeste honroso Cuerpo.Artículo 4°. Siempre fiel a su deber, sereno en el peligro, y desempeñando sus funciones con dignidad, prudencia y firmeza, serámás respetado que el que con amenazas, sólo consigue malquistarse con todos.Artículo 5°. Debe ser prudente, sin debilidad, firme sin violencia, y político sin bajeza.Artículo 6°. El Guardia Civil no debe ser temido sino de los malhechores; ni temible, sino de los enemigos del orden.Procurará ser siempre un pronóstico feliz para el afligido y que a su presentación el que se creía cercado de asesinos, se vea librede ellos; el que tenía su casa presa de las llamas, considere el incendio apagado; el que ve a su hijo arrastrado por una corriente delas aguas, lo crea salvado, y por último siempre debe velar por la propiedad y seguridad de todos.Artículo 7°. Cuando tenga la suerte de prestar algún servicio importante, si el agradecimiento le ofrece alguna retribución, nuncadebe admitirla. El Guardia Civil no hace más que cumplir con su deber; y si algo debe esperar de aquél a quien ha favorecido, debeserlo sólo un recuerdo de gratitud. Este desinterés le llenará de orgullo; le granjeará el aprecio de todos, y muy particularmente laestimación de sus Jefes, allanándole el camino para sus ascensos.Artículo 8°. El Guardia Civil lo mismo en la Capital de la Monarquía, que en el despoblado más solitario, no deberá nunca salirde la casa­cuartel, sin haberse afeitado lo menos tres veces por semana, teniendo el pelo y las uñas cortas, bien lavado, peinado yaseado, limpiando diariamente las botas y zapatos.
  • 45. Los pronunciamientos 1846“Mucho se habla en estos últimos tiempos de la necesidad de destruir lapreponderancia militar para fortalecer el poder civil; parécenos que lacuestión se ha planteado al revés, y que más bien debiera pensarse enrobustecer el poder civil para destruir la preponderancia militar: nocreemos que el poder civil sea flaco porque el militar sea fuerte, sino que,por el contrario, el poder militar es fuerte porque el civil es flaco [...].Las quejas contra la preponderancia militar datan ya de mucho tiempo;hace largos años que las fracciones liberales se acusan unas a otras [...].Loque en 1834 y 1835 decían los progresistas contra los moderados, dijeron losmoderados contra los progresistas en 1836 y 1837; hasta 1840 les tocó elturno a los progresistas repetir los mismos cargos; que luego reprodujeronlos moderados hasta 1843 [...]. El nombre de las personas y de los hombresno significa nada: el hecho es el mismo.”» BALMES, Artículo publicado en El Pensamiento de la Nación;18­III­1846
  • 46. Primeros artículos del “Catecismo de laGuardia Civil (1845)Artículo 9°.Lo bien colocado de sus prendas, y su limpieza personal, han de contribuir en gran parte a granjearle la consideraciónpública.Artículo 10º. El desaliño en el vestir infunde desprecio.Artículo 11°. Si encontrase algún conocido, amigo, o camarada le saludará con urbanidad y decencia; sin gritos, ni ademanesdescompuestos; y usando siempre para ello de sus nombres o apellidos sin valerse de los motes o apodos, porque son conocidasalgunas personas.Artículo 12°. Será muy atento con todos. En las calles cederá la acera del lado de la pared, no solo a Jefes militares, sino a lasjusticias de los pueblos en que esté, a todas las autoridades, en cualesquiera de las carreras del Estado, y por lo general a todapersona bien portada, y en especial a las señoras. Es una muestra de subordinación, para unos; de atención, para otros; y de buenacrianza, para todos.Artículo 13°. Tendrán muy presente los individuos del Cuerpo el artículo de Ordenanza que previene el saludo a todos los oficialesdel Ejército, para distinguirse en observarlo con la mayor puntualidad.Artículo 14°. Nunca se entregará por los caminos a cantos, ni distracciones impropias del carácter y posición que ocupa. Su silencioy seriedad deben imponer más que sus armas.Artículo 15°. Ha de procurar juntarse generalmente con sus compañeros, para fomentar la estrecha amistad y unión, que debehaber entre los individuos del arma; aunque también podrá hacerlo, con aquellos vecinos de los pueblos que por su moralidad ybuenas costumbres, sean apreciados y considerados en el pueblo donde estuvieren.Primeros artículos de la Cartilla del guardia civil (20 de diciembre de 1845). En LÓPEZ GARRIDO, DIEGO, LaGuardia Civil y los orígenes del estado centralista 1982, (páginas 192-193
  • 47. El concordato de 1851“Art. 1. La religión católica, apostólica, romana, que con exclusión de cualquier otro culto continúasiendo la única de la Nación española, se conservará siempre en los dominios de su Majestad Católica,con todos los derechos y prerrogativas de que debe gozar según la ley de Dios y lo dispuesto por lossagrados cánones.Art. 35. (…) se devolverán, desde luego, y sin demora a las mismas y en su representación a losprelados diocesanos, en cuyos territorios se hallen los conventos o se hallaban antes de las últimasvicisitudes, los bienes de su pertenencia que están en poder del Gobierno y que no han sidoenajenados (…).Art. 41. Además la Iglesia tendrá el derecho de adquirir por cualquier título legítimo y su propiedad,en todo lo que posee ahora o adquiriere en adelante, será solemnemente respetada…Art. 42. En este supuesto, atendida la utilidad que ha de resultar a la religión de este convenio, elSanto Padre, a instancia de Su Majestad Católica, y para proveer a la tranquilidad pública, decreta ydeclara que los que durante las pasadas circunstancias hubiesen comprado en los dominios de Españabienes eclesiásticos… disfrutarán segura y pacíficamente de dichos bienes y sus emolumentos yproductos.”
  • 48. Manifiesto de Manzanares (7 julio 1854)Españoles: La entusiasta acogida que va encontrando en los pueblos el ejército liberal; el esfuerzo de lossoldados que le componen, tan heroicamente mostrado en los campos de Álvaro; el aplauso con que en todaspartes ha sido recibida la noticia de nuestro patriótico alzamiento, aseguran desde ahora el triunfo de lalibertad y de las leyes que hemos de defender.(...) Día es, pues, de decir lo que estamos resueltos a hacer en el de la victoria. Nosotros queremos laconservación del Trono, pero sin la camarilla que le deshonra (...), queremos la práctica rigurosa de las leyesfundamentales merendolas, sobre todo, la electoral y la de imprenta (...), queremos que se respeten en losempleos militares y civiles la antigüedad y el merecimiento (...), queremos arrancar a los pueblos de lacentralización que les devora, dándoles la independencia local necesaria para que se conserven y aumentensus intereses propios, y como garantía de todo esto queremos y plantearemos bajo sólidas bases la MiliciaNacional. Tales son nuestros intentos, que expresamos francamente sin imponerlos por eso a la Nación. LasJuntas de gobierno que deben irse constituyendo en las Provincias libres, las Cortes generales que luego sereúnan, la misma Nación, en fin, fijará las bases definitivas de la regeneración liberal a que aspiramos.Nosotros tenemos consagradas a la voluntad nacional nuestras espadas y no las envainaremos hasta que ellaesté cumplida.Cuartel general de Manzanares, a 7 de julio de 1854.­ El general en jefe del ejército constitucional, LeopoldoO’Donnell, conde de Lucena.
  • 49. La desamortización de Madoz (1 de mayo de 1855) Bienes declarados en venta y condiciones de su enajenación. Art. 1º. Se declaran en estado de venta...todos los predios rústicos y urbanos...pertenecientes: al Estado, alclero, a las órdenes militares de Santiago, Alcántara, Calatrava, Montesa y San Juan de Jerusalén, acofradías, obras pías y santuarios, al secuestro del ex infante don Carlos, a los propios y comunes de lospueblos, a la Beneficencia.(..) y cualesquiera otros pertenecientes a manos muertas, ya estén mandados o novender por leyes anteriores. Art. 3º. Se procederá a la enajenación de todos y cada uno de los bienes mandados vender por esta Ley,sacando a pública licitación las fincas o suertes a medida que los reclamen los compradores... Art. 10º. Los fondos que se recauden a consecuencia de las ventas realizadas en virtud de la presente ley,exceptuando el 80 por 100 procedente de los bienes de propios, y el total de los que produzcan los del clero.(..) se destinarán a los siguientes objetos, a saber: 1. A que el gobierno cubra, por medio de una operación de crédito, el déficit del presupuesto del Estado, si lo hubiese en el corriente. 2. El 50 por 100 de lo restante, y en años sucesivos del total de los ingresos, a la amortización de la Deuda Pública... 3. El 50 por 100 restante a obras públicas de interés y utilidad generales...”
  • 50. Ley General de Ferrocarriles (1855). Articulo 4. La construcción de las líneas de servicio general podrá verificarse por el Gobierno, y en su defecto podrá verificarse por el Gobierno, y en su defecto por particulares o compañías (…). Articulo 6. Los particulares o compañías no podrán construir línea alguna, bien sea de servicio general, bien de servicio particular, si no han obtenido precisamente la concesión de ella […] Articulo 8. Podrá auxiliarse con los fondos públicos la construcción de las líneas de servicio general […] Articulo 10. Fijados […] el máximum del subsidio o el interés que haya de darse a la empresa constructora, se sacará bajo aquel tipo a pública subasta por término de tres meses, la concesión otorgada y se adjudicará al mejor postor […]. Articulo 14. Las concesiones de las líneas de servicio general se otorgarán por término de noventa y nueve años cuando más. Articulo 15. AL expirar el término de la concesión adquirirá el Estado la línea concedida con todas las dependencias, entrando en el goce completo del derecho de explotación. Articulo 20. Se conceden desde luego a todas las empresas de ferrocarriles […] 5º. El abono, mientras dure la construcción y diez años después, del equivalente de los derechos marcados en el Arancel de Aduanas, y [otros impuestos] que deban satisfacer las primeras materias efectos elaborados, instrumentos, útiles, máquinas, carruajes, maderas, coque y todo lo que constituye el material fijo y móvil que deba importarse del extranjero, y se aplique exclusivamente a la construcción y explotación del ferrocarril concedido.
  • 51. Crítica a la desamortización de Mendizábal“El Estado, sin que pueda decirse cosa en contrario, cumple, igualmente que pagando de una vez todasu deuda, pagando el interés correspondiente. Sentados estos antecedentes, la cuestión que hay queresolver es la siguiente: ¿el gobierno debe pagar de una vez toda su deuda dando fincas en lugar dedinero, o convendrá que arriende en enfeiteusis todas esas fincas y reparta su renta entre losacreedores? Hacer ver que el segundo método es el único justo, el único compatible con la prosperidadfutura de nuestra industria, el único conveniente a los intereses de los acreedores, el único popular, y,por consiguiente, ventajoso al sostén del trono de Isabel II, el único que no perjudica a la clasepropietaria, el único, en fin, por cuyo medio se puede mejorar la suerte de la desgraciada claseproletaria desatendida en todas las épocas y por todos los gobiernos, es lo que me propongo hacerver…” [...] “Con el sistema enfitéutico, todas las familias de la clase proletaria serían dueñas deldominio útil de la tierra que cultivasen, y, por consiguiente, interesadas en sostener las reformas y eltrono de Isabel II, pues en ellas verían cifrado su bienestar. Por el contrario, el sistema de vender lasfincas, hará la suerte de esta numerosa clase más desgraciada de lo que aún es en la actualidad y, porconsiguiente, les hará odiosos la reforma y el orden existente de cosas” .ÁL VARO FLOREZ ESTRADA, Obras de Flórez Estrada, B.A.E. Tomos 112-113, Madrid195
  • 52. Constitución no promulgada de 1856Art. 1. Todos los poderes públicos emanan de la Nación, en la que reside esencialmente la soberanía, y porlo mismo pertenece exclusivamente a la Nación el derecho de establecer sus leyes fundamentales. Art. 3. Todos los españoles pueden imprimir y publicar libremente sus ideas sin previa censura, consujeción a las leyes. • No se podrá secuestrar ningún impreso hasta después de haber empezado a circular. • La calificación de los delitos de imprenta corresponde a los jurados.Art. 5. Unos mismos Códigos regirán en toda la Monarquía, y en ellos no se establecerá más que un solofuero para todos los españoles en los juicios comunes, civiles y criminales.Art. 6. Todos los españoles son admisibles a los empleos y cargos públicos, según su mérito y capacidad. • Para ninguna distinción ni empleo público se requiere la calidad de nobleza.Art. 13. Ningún español será privado de su propiedad sino por causa justificada de utilidad común, previala correspondiente indemnización.Art. 14. La Nación se obliga a mantener y proteger el culto y los ministros de la religión católica queprofesan los españoles. • Pero ningún español ni extranjero podrá ser perseguido por sus opiniones o creencias religiosas, mientras no las manifieste por actos públicos contrarios a la religión.Art. 15. La potestad de hacer las leyes reside en las Cortes con el Rey.
  • 53. Constitución no promulgada de 1856Art. 16. Las Cortes se componen de dos Cuerpos Colegisladores, iguales en facultades; el Senado y el Congreso de los Diputados.Art. 18. Los senadores son elegidos del mismo modo y por los mismos electores que los diputados a Cortes.Art. 20. Para ser senador se requiere: ser español, mayor de cuarenta años y hallarse en uno de los cuatro casos siguientes: 1. Pagar dos años de antelación 3.000 reales de contribución directa. 2. Tener 30.000 reales de renta procedentes de bienes propios . 3. Disfrutar 30.000 reales de sueldo de un empleo que no se pueda perder legalmente sin previa formación de causa. 4. Percibir o tener declarado derecho a percibir 30.000 reales anuales por jubilación, retiro o cesantía. •. Las fracciones de las cantidades expresadas en los cuatro casos anteriores no pueden acumularse para componer el total requerido.Art. 23. Los hijos del Rey y del inmediato sucesor a la Corona son senadores a la edad de veinticinco años.Art. 26. Para ser diputado se requiere ser español, de estado seglar, haber cumplido veinticinco años y tener las demáscircunstancias que exija la ley electoral.Art. 37. El Rey y cada uno de los Cuerpos Colegisladores tienen la iniciativa de las leyes.Art. 48. La persona del Rey es sagrada e inviolable, y no está sujeta a responsabilidad. Son responsables los ministros.Art. 49. La potestad de hacer ejecutar las leyes reside en el Rey, y su autoridad se extiende a todo cuanto conduce a laconservación del orden público en lo interior y a la seguridad del Estado en lo exterior, conforme a la Constitución y a las leyes.Art. 67. A los Tribunales y Juzgados pertenece exclusivamente la potestad de aplicar las leyes en los juicios civiles y criminales, sinque puedan ejercer otras funciones que las de juzgar y hacer que se ejecute lo juzgado.”
  • 54. Las dificultades agrarias Los que labran por medio de criados no suelen obtener grandes ganancias, a causa de los excesivos gastos y de depender de manos mercenarios; y como no reúnan alguna otra industria, pocos son los ahorros que pueden destinar a las mejoras agrícolas. Las simples colonos harto hacen con ir pasando una vida trabajosa y frugal, porque sus fondos de explotación son reducidos, bastando un mal año para colocarlos en grande apuro, sin poder pagar arriendo. De la clase bracera parece excusado decir que vive al día, consumiendo el domingo lo que le ha de hacer falta en la semana, para malcomer la familia; (…) Los propietarios, que cuidan por sí su propiedad, si bien no tienen los frecuentes apuros de los colonos, (…) si algún sobrante atenazan, lo destinan a aumentar el capital en tierras, ambición suprema de los labradores lugareños, T Caballero: Fomento de la población rural, 1864
  • 55. Pacto de Ostende (1866).“Queremos que una legalidad común, por todos creada, tenga implícito yconstante el respeto de todos. Queremos que el encargado de observar y hacerobservar la Constitución no sea su enemigo irreconciliable.Queremos que las causas que influyen en las supremas resoluciones laspodamos decir en voz alta delante de nuestras madres, esposas e hijasQueremos vivir la vida de la honra y la libertad. Queremos que un gobiernoprovisional que represente todas las fuerzas vivas del país asegure el arden, entanto el sufragio universal echa los cimientos de nuestra regeneración social ypolítica ¡ Viva España con honra!.Proclama de los generales Juan Prim, Francisco Serrano, DomingoDulce...17 de septiembre de 1868
  • 56. Pacto de Ostende visión Actual.“Si el período 1834-1844 fue el de la creación de las bases jurídicas de un nuevo Estado y de unatransformación social, de la aparición de una nueva clase dominante por agregación de grupos, mientras seconsolidaban sus instrumentos de acción política, esto es, los partidos, el que transcurre entre 1844 y 1868 esel de verdadera institucionalización del régimen liberal sobre una realidad socio-económica no transformadasuficientemente, mediante la creación de un aparato político, administrativo, fiscal, al servicio de ese bloqueoligárquico, pactado, que abandona toda veleidad de liberalismo radical. Los esfuerzos de los estratosburgueses bajos de las capas populares urbanas, como ocurrió en 1854, o los movimientos rurales de sentidomuy distinto, como los carlistas, en connivencia, en ciertos momentos, con el radicalismo republicano, porcambiar las coordenadas de un régimen cada vez más oligárquico, se verán condenadas al fracaso.Pero la creciente esclerosis del liberalismo moderado va a concitar contra él el poderoso movimiento queculmina en la revolución de 1868, dando fin al régimen, a una primera gran etapa del liberalismo en España ymomentáneamente al reinado de los Borbones.”.Julio AROSTEGUI, Un nuevo sistema político, en VV.AA.., Crisis del Antiguo Régimen. De Carlos IV a IsabelII, vol. IX de la Historia de España, Madrid, Historia 16, 1982, p. 60.
  • 57. Manifiesto de “España con honra". Cádiz, 19 deSeptiembre de 1868todo el departamento marítimo de la Carraca declara solemnemente que niega su obediencia al Gobierno que reside enMadrid, asegura que es leal interprete de los ciudadanos (...) y resuelta a no deponer las armas hasta que la naciónrecobre su soberanía, manifieste su voluntad y se cumpla.¿Habrá algún español tan ajeno a la desventura de su país que nos pregunte las causas de tan grave acontecimiento? (...)Hollada (pisoteada) la ley fundamental, convertida siempre antes en celada (oculta) que en defensa del ciudadano,corrompido el sufragio por la amenaza y el soborno, dependiente la seguridad individual, no del derecho propio, sino dela irresponsable voluntad cualquiera de las autoridades; muerto el municipio, pasto la Administración y la Hacienda dela inmoralidad y del agio (del negocio), tiranizada la enseñanza, muda la prensa…¡Españoles!, ¿quién la aborrece tantoque se atreva a exclamar .”Así ha de ser siempre”? (...)(...) Queremos vivir la vida de la honra y de la libertad.Queremos que un Gobierno Provisional que represente todas las fuerzas vivas de su país asegure el orden en tanto queel Sufragio Universal eche los cimientos de nuestra regeneración social y política.”Contamos para realizarlo(...) con el concurso de todos los liberales, unánimes y compactos ante el común peligro; con elapoyo de las clases acomodadas, que no querrán que de sus sudores siga enriqueciendo la interminable serie deespeculadores y favoritos(...) con los ardientes partidarios de las libertades individuales, cuyas aspiraciones pondremosbajo el amparo de la ley; con el apoyo de los ministros del altar, interesados antes que nadie en cegar en su origen lasfuentes del vicio y del ejemplo; con el pueblo todo y con la aprobación...Acudid a las armas no con la furia de la ira, siempre débil, sino con la solemne y poderosa serenidad con que la justiciaempuña su espada.¡Viva España con honra!”Cádiz 19 de septiembre de 1868. Generales Juan Topete, Dulce, Serrano, Rafael Primo de Rivera.
  • 58. Proclama de la Junta Provisional Revolucionariade Sevilla (20 de Septiembre de 1868).1.º La consagración del sufragio universal y libre, como base y fundamento de la legitimidad detodos los poderes y única y verdadera expresión de la voluntad nacional.2.º La libertad absoluta de imprenta, sin depósito, fianza ni editores responsables, y solo consujeción a las penas que marca el Código por los delitos de injuria y calumnia.4.º La abolición de la pena de muerte y el planteamiento del sistema penal penitenciario.5.º La seguridad individual eficazmente garantizada, así como la absoluta inviolabilidad deldomicilio y de la correspondencia.7.º La abolición de las quintas […], y la organización del ejército y de la Armada, bajo la base dealistamientos voluntarios y con las convenientes garantías como honrosísimas profesiones.9.º Desestanco de la sal y el tabaco, y abolición de los derechos de puertas y consumos. ¡¡Viva lalibertad!! ¡¡Abajo la dinastía!! ¡¡Viva la soberanía nacional!!Sevilla, a 20 de septiembre de 1868.
  • 59. Manifiesto de la Junta provincial deGobierno de Madrid“La dinastía de los Borbones ha concluido. El fanatismo y la licencia fueron elsigno de su vida privada. La ingratitud y la crueldad han sido el premiootorgado a los que en 1.808 defendieron la nación y el trono, y a los que en1.833 salvaron a la hija de Fernando VII. Sufra la ley de la expiación; y elpueblo, que tan generosos fue con el poder y con la hija, recobra hoy susoberanía que no puede ser patrimonio de ninguna familia ni persona, comoproclamaron las Cortes de 1.812.El ejército y la Marina , con abnegación sublime, han pensado antes en la patriaque en ninguna familia. Desde Cádiz a Santoña ha resonado el grito deLibertad y unas cortes constituyentes, elegidas por sufragio universal, decidiránlos destinos de la patria.No empañemos la alegría de triunfo con ningún desorden..... !Viva la soberaníanacional! ! viva la Marina! !Vivan los generales que le han conducido a lavictoria! !Abajo los Borbones! ! viva el pueblo soberano!” 29 de septiembre de 1.868
  • 60. Constitución de 1.869a nación española y en su nombre las Cortes Constituyentes, elegidas por sufragio universal,deseando afianzar la ajusticia, la libertad y la seguridad, y proveer al bien de cuantos vivan enEspaña, decretan y sancionan la siguiente Constitución:Art. 2. Ningún español ni extranjero podrá ser detenido ni preso sino por causa de delitoArt. 3. Todo detenido será puesto en libertad o entregado a la autoridad judicial dentro de las 24horas siguientes al acto de la detención…Art. 5. Nadie podrá entrar en el domicilio de un español o extranjero residente en España sin suconsentimiento…Art. 17. Tampoco podrá ser privado ningún español: del derecho a emitir libremente sus ideas yopiniones, ya de palabra, ya por escrito, valiéndose de la imprenta o de otro procedimientosemejante. Del derecho a reunirse pacíficamente. Del derecho de asociarse para todos los fines dela vida humana que no sean contrarios a la moral pública.Art. 21. La nación se obliga a mantener el culto y los ministros de la religión católica. El ejerciciopúblico o privado de cualquier culto queda garantizado […] sin más limitaciones que las reglasuniversales de la moral y el derecho.Art. 32. La soberanía reside esencialmente en la Nación de la cual emanan todos los poderes.Art. 33. La forma de gobierno de la nación española es la monarquía.Art. 34. La potestad de hacer leyes reside en las Cortes. El rey sancionará y promulgará las leyes.Art. 35.- El poder ejecutivo reside en el Rey. Que lo ejerce por medio de sus ministros.Art. 36. Los tribunales ejercen el poder judicialArt. 38. Las Cortes se componen de dos cuerpos colegisladores, a saber: Senado y Congreso.
  • 61. Constitución de 1.869Art. 35.- El poder ejecutivo reside en el Rey. Que lo ejerce por medio de sus ministros.Art. 36. Los tribunales ejercen el poder judicialArt. 38. Las Cortes se componen de dos cuerpos colegisladores, a saber: Senado y Congreso.Art. 60. Los senadores se elegirán por provincias. Al efecto, cada distrito municipal elegirá porsufragio universal un número de compromisarios igual a la sexta parte del de concejales que debancomponer su ayuntamiento.Art. 62. Para ser elegido senador se necesita ser español, tener cuarenta años de edad y gozar de todoslos derechos civiles […]Art. 66. Para ser elegido diputado se requiere ser español, mayor de edad y gozar de todos losderechos civiles.Art. 67. La persona del rey es inviolable y no está sujeta a responsabilidad. Son responsables losministros.Art. 91. A los tribunales corresponde exclusivamente la potestad de aplicar las leyes en los juiciosciviles y criminalesArt. 93. Se establecerá el juicio por jurados para todos los delitos políticos y para los comunes quedetermine la ley.”
  • 62. MANIFIESTO DE ALFONSO XII PONIÉNDOSE AL SERVICIO DE ESPAÑA. 1 Diciembre 1874. (Manifiesto de Sandhurst)Por virtud de la espontánea y solemne abdicación de mi augusta madre, tan generosa como infortunada, soyúnico representante yo del derecho monárquico en España [...].Afortunadamente la Monarquía hereditaria y constitucional posee en sus principios la necesaria flexibilidady cuantas condiciones de acierto hacen falta para que todos los problemas que traiga su restablecimientoconsigo sean resueltos de conformidad con los votos y la conveniencia de la nación.No hay que esperar que decida yo nada de plano y arbitrariamente; sin Cortes no resolvieron los negociosarduos los Príncipes españoles allá en los antiguos tiempos de la Monarquía, y esta justísima regla deconducta no he de olvidarla yo en mi condición presente, y cuando todos los españoles están ya habituados alos procedimientos parlamentarios. Llegado el caso, fácil será que se entiendan y concierten las cuestionespor resolver un príncipe leal y un pueblo libre.Nada deseo tanto como que nuestra patria lo sea de verdad. A ello ha de contribuir poderosamente la duralección de estos tiempos, que si para nadie puede ser perdida todavía lo será menos para las honradas ylaboriosas clases populares, víctimas de sofismas pérfidos o de absurdas ilusiones.Cuanto se está viviendo enseña que las naciones más grandes y prósperas, y donde el orden, la libertad y lajusticia se admiran mejor, son aquellas que respetan más su propia historia. [...].[...] Sea lo que quiera mi propia suerte, ni dejaré de ser buen español, ni como todos mis antepasados, buencatólico, ni, como hombre del siglo, verdaderamente liberal.
  • 63. La Restauración Monárquica" (…) La empresa restauradora se presentaba factible [con] la acción de los tres principales motores inmediatos del cambio:el partido alfonsino, el mundo de los negocios y de los grandes intereses económicos y el Ejército.En primer lugar está lo que podemos llamar «partido alfonsino», acaudillado por Antonio Cánovas del Castillo, prestigiosohistoriador y conservador inteligente (...) Se trata de restaurar un conjunto de cosas que Cánovas considera esenciales: lamonarquía como institución consustancial con la historia de España, vinculada a los Borbones; el régimen representativo,pero no en su versión democrática, sino en su versión doctrinaria, capaz de integrar en los órganos de poder lassupervivencias estamentales existentes en el país; la defensa de la propiedad y del orden social tradicional (…)El segundo motor del cambio (...) está constituido por el mundo de los negocios y de los grandes intereses económicos: laalta burguesía barcelonesa (...); la burguesía valenciana (...) y los intereses coloniales antillanos (…)El tercer factor que actuará decisivamente es el ejército. Es evidente la conexión directa de algunos altos mandos militarescon intereses antillanos. Pero, por lo general, no son estos últimos los que determinan la actitud de los militares, sino másbien la identificación con sus propios intereses —mantenimiento de la esclavitud y oposición a toda reforma—, y loselementos clave de la mentalidad militar: integridad nacional, prestigio de lo español (...); el oponerse a las reformas y a laabolición, equivalía a servir la causa de la integridad nacional.Este conjunto de motivaciones de inducción ultramarina se amalgaman (...) con otras igualmente arraigadas pero másinmediatas. En efecto, la doctrina del alfonsismo, definida rotundamente por Cánovas —manifiesto de Sandhurst, 1 dediciembre de 1874—, venía a presentar dos elementos de la ideología política de los militares decantados en el siglo XIX: sumonarquismo y su liberalismo.Fragmentos de JOVER ZAMORA, José María, GÓMEZFERRER, Guadalupe y FUSI AIZPURÚA, Juan Carlos:
  • 64. El Programa del PSOE de 1880 Programa del P.S.O.E. en 1880“Lo fundamental del programa del Partido Socialista Obrero votado en abril de 1880 es lo siguiente:Considerando que esta sociedad es injusta porque divide a sus miembros en dos clases desiguales y antagónicas, una –la burguesía-que poseyendo los instrumentos de trabajo, es la clase dominante; otra –el proletariado- que, no poseyendo más que su fuerza vital, esla clase dominada;Que la sujeción económica del proletariado es la causa primera de la esclavitud en todas sus formas: la miseria social, el envilecimientointelectual y la dependencia política;Que los privilegios de la burguesía están garantizados por el poder político, del cual se vale para dominar al proletariado.Por otra parte: Considerando que la necesidad, la razón y la justicia exigen que la desigualdad y el antagonismo entre una y otradesaparezcan, reformando o destruyendo el estado social que las produce;Que esto no puede conseguirse sino de un modo: transformando la propiedad individual y corporativa de los instrumentos de trabajo enpropiedad común de la sociedad entera;Que la poderosa palanca con que el proletariado ha de destruir los obstáculos que a la transformación de la propiedad se opongan ha deser el poder político, del cual se vale la burguesía para impedir la reivindicación de nuestros derechos.Por todas estas razones, el Partido Socialista Obrero declara que tiene por aspiración:1º. La posesión del poder político por la clase trabajadora.2º. La transformación de la propiedad individual y corporativa de los instrumentos de trabajo en propiedad común de la sociedad entera.(Entendemos por instrumentos de trabajo la tierra, las minas, los transportes, las fábricas, máquinas, capital-moneda, etc.).3º. La organización de la sociedad sobre la base de la federación económica, el usufructo de los instrumentos de trabajo por lascolectividades obreras, garantizando a todos sus miembros el producto total del trabajo, y la enseñanza integral a los individuos deambos sexos en todos los grados de la ciencia, de la industria y de las artes.En suma: el ideal del Partido Socialista Obrero es la completa emancipación de la clase trabajadora; es decir, la abolición de todas lasclases sociales y la conversión en una sola de trabajadores libres e iguales, honrados e inteligentes.” MORATO, J. J.: Pablo Iglesias. Educador de muchedumbres. Barcelona, 1968.