La revolución psicoanalítica

1,387 views
1,305 views

Published on

0 Comments
1 Like
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

No Downloads
Views
Total views
1,387
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
1
Actions
Shares
0
Downloads
8
Comments
0
Likes
1
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

La revolución psicoanalítica

  1. 1. Cali, abril 6, 2006 LA REVOLUCION PSICOANALITICA SEXUALIDAD Y LENGUAJE SIGMUND FREUD mayo 6/1856 - septiembre /1939Es un honor para mí dirigirme a Uds. en el día de hoy, abril 6, pues dentro de un mesexactamente estaremos celebrando lo que hoy por adelantado nos reúne: la celebración delos 150 años del nacimiento de Sigmund Freud en un pueblito del Imperio Austro-Húngarode la época, llamado Friburgo, Moravia. La conmemoración del nacimiento de todo granhombre llena de alegría y profundo agradecimiento, no solo por lo que nos ha aportadopersonalmente sino también por lo que aportado a la humanidad entera. Es con estossentimientos de alegría y de reconocimiento al pensamiento freudiano, que quisiera recordarjunto con Uds. tanto la figura de Freud, como su obra. Voy a referirme a algunos de losaspectos fundamentales, del gran edificio teórico y clínico del descubrimiento freudiano: elPsicoanálisis.En cuanto a la figura de Freud, es evidente que nos encontramos con el genio. Así lodemuestra su aguda inteligencia, su inmensa capacidad de trabajo desde la edad de laadolescencia hasta los últimos días antes de su muerte, a la importante edad de sus 83 años.En esos días Freud trabajaba atendiendo su consulta, aunque por supuesto no con la mismaintensidad de sus años jóvenes. Tenía en preparación un compendio de su obra y a través desus notas encontramos que se planteaba aún nuevos interrogantes dentro del marco de sudescubrimiento, estableciendo hipótesis que lamentablemente no pudo terminar de elaborar.Hasta el final mantuvo el estilo tan profundamente sutil y al tiempo encantador, siempreexpresó la agudeza y seriedad de sus observaciones sobre la complejidad que se le revelabaen el ser humano. Allí hay algo también de revelación.Hace poco que conversaba con un antiguo colega y observábamos la increíble intuición delpensamiento freudiano y este amigo observaba que efectivamente a Freud el saber era tannatural en él, que de manera gráfica expresaba, que a Freud su obra le salía por los poros.De allí la frescura, la originalidad y la abundante producción teórica, fruto de su continua ypenetrante observación de lo que pasaba en el inconsciente de sus analizantes. Ni siquiera lapobreza de los primeros años de trabajo, recién graduado de médico, un poco antes de los30, creo, ni la pobreza de esos años, ni la terrible enfermedad de sus últimos 25, le hicierondesviarse de ese afán de construir su legado a la humanidad.Legado que permite liberarnos por el método analítico, del profundo desgarramiento delsujeto hablante. De ese insistente dolor de existir aún hoy mas imperioso y actual, como lomuestra nuestro malestar en la cultura.Deseo hoy comentar en especial, algunos aspectos de los dos conceptos fundamentales quesin lugar a dudas han marcado el desarrollo del pensamiento sobre el ser hablante en estesiglo y medio de nuestra historia: El concepto de Inconsciente y el campo de la sexualidadestablecido por Freud. Esta aproximación muestra cómo el pensamiento freudiano introduceun corte radical en la concepción del ser hablante. No somos los mismos antes y después de
  2. 2. Freud. Un hombre nuevo tiene lugar. Nace un nuevo hombre y una nueva mujer. El procesode la cura analítica no deja de señalarlo siempre. Alguien que haya estado por cierto tiempoen el proceso analítico no dejará de referirse a la idea de un nuevo nacimiento de su ser. Elpensamiento, la obra de Freud, su clínica, produce un nuevo sujeto: tanto en la historia delpensamiento, como en el hombre y en la mujer (¿concreta…concretos?), en su cotidianidad.En la historia de esas rupturas del pensamiento sobre el ser humano, Freud se reconoce enun tercer lugar después de Copérnico y de Darwin. Copérnico nos causa una heridanarcisista al comprobar un cierto descentramiento del lugar de la tierra en el universo. Deigual manera Darwin nos señala un cierto desarrollo animal del idealizado sujetohumano…y en un tercer momento Freud toca al ser humano en lo mas profundo de susentretelas, si podemos usar aquí este término. Efectivamente, Freud va a demostrar que elfamoso Yo, aparentemente dueño de su actos, de sus decires, de sus quereres, no es mas queuna fachada de un profundo desconocimiento de las causas, del sentido que lo determina,que la conciencia no es sino una pequeña parcela del ser hablante. Freud podría afirmar aligual que el pensador que lo precede, me refiero al filósofo Baruch Spinoza, podría afirmar,que lo que llamamos libertad no es más que la ignorancia de las causas de nuestros actos .Es fácil deducir el gran alcance, las consecuencias del desvelamiento freudiano que aporta aldestino de cada ser, en cada individuo de la humanidad. En Holanda, en la época de Freudera reciente la realización de una gran obra de ingeniería, una obra de civilización, elZwiverse, el haber ganado terreno al mar, ampliando el terreno fértil del país de Holanda.Este terreno útil ganado al mar, había, cómo es de suponer, transformado la economía y lavida holandesa, ampliando su territorio y sus posibilidades de explotación de mayor riqueza.Esa obra de civilización, Freud la compara con su descubrimiento del Inconsciente. Suobjetivo: recuperar para el ser hablante toda esa tierra propia, la mas cercana y llena deposibilidades para cada ser: su Inconsciente.Lo más cercano, lo más íntimo, pero al mismo tiempo lo mas lejano, lo más extranjero parasu conciencia.Que haya marcado a todo el pensamiento sobre el ser humano, desde el inicio y divulgaciónde su obra a finales del siglo XIX, principios del XX, hasta nuestros días, no hay la menorduda. De ello, ustedes acaban de ser testigos, durante la exhibición, de un entretenimientode masas, el moderno desarrollo del cine, así lo demuestra. Desde la encantadora yrefrescante película de Hitchcock: Spellbound. En la cual con toda la frescura de la época,1946, se dan algunas clases de psicoanálisis, al tiempo que por la trama se nos muestra cómoantiguos dramas de nuestra infancia, que han permanecido en el inconsciente, influyen ydeterminan dramáticamente el presente y el futuro de nuestras vidas.O bien como en ese Jardín de Cemento se nos muestra el peligro social del aislamiento delpequeño grupo familiar donde la separación de las figuras familiares abriría la posibilidad deampliar el núcleo familiar y desemboca en la estrechez del vínculo incestuoso. O en esahermosa película del argentino Eliseo Subiela donde la locura no impide que se comprenda laidiotez y profundo desgarramiento de una sociedad. Donde podemos leer en esa fotodesgarrada, literalmente desgarrada, la huella de la ausencia, si, la huella de la ausencia, de loque el psicoanálisis ha denominado la Función Paterna. Función Paterna que en últimas, nos
  3. 3. permite subsistir en medio de esa arma mortal de la estupidez humana, como la denomina elguionista del film, soportar el dolor de una sociedad desquiciada, sin enloquecernos a la vez.Bien, quisiera poder concretar algunos aspectos puntuales de la obra de Freud. Acercarnos aalgunos aspectos, sin pretender de ninguna manera, delimitar el concepto de:EL INCONSCIENTETratemos entonces de mostrar en que consiste la llamada revolución freudiana a partir delconcepto del inconsciente. Veamos someramente como se topa, o como se le revela, mejor,este campo psíquico. El concepto de Inconsciente, o mejor no el concepto, sino la palabrainconsciente existía antes de Freud. Los filósofos han hablado del inconsciente. Allí Freudrompe con ese término. Nada que ver con el inconsciente filosófico.Freud más bien reconocerá otra tradición donde algunas veces disfrutó del término: en laLiteratura. El poeta señalaba Freud, el poeta el novelista, es un conocedor del alma humana.Ellos saben mostrar con sutileza las entretelas donde se nos muestra el Inconsciente. Lasllamadas formaciones del Inconsciente: el síntoma, el lapsus, el chiste, el sueño, la fantasía.Todo aquello que posibilita, el llamado material de la sesión analítica y que nos permite irdescifrando. Si, descifrando. El Inconsciente está cifrado.Y hay un gran Otro como diría Jacques Lacan, otro ilustre psicoanalista que nos permitiótener otra cifra del campo Freudiano, Hay un gran Otro que conoce la cifra que rige nuestroInconsciente. Pero, vayamos más despacio en nuestra espiral que queremos aquí irdesplegando. Ese gran Otro Lacaniano se le revela a Freud a partir de sus llamados pacientes,hoy más apropiadamente llamadas y llamados psicoanalizantes.Me refiero a ciertos sujetos, donde el cuerpo muestra un extraño sufrimiento. Tan extrañoque la ciencia médica de la época va a buscar un término en el lenguaje antiguo. El hysteron(¿) viene parece de la palabra griega para útero. Las llamadas histéricas, donde el cuerposufre una serie de inhibiciones, de sufrimientos, de imposibilidades, de limitaciones que laciencia médica de la época de Freud solo puede entender como un engaño, una simulación,pues ese sufrimiento corporal no corresponde al daño de una función fisiológica. Eso es lahisteria en la época de Freud. Unas simuladoras.Freud, joven médico fisiólogo ha ido con una beca a Paris, a estudiar durante un año, con unprestigioso medico neurólogo, el Dr. Charcot, en el igualmente famoso hospital de laSalpetriere. El Dr Charcot recibe a Freud en su servicio donde el examina a enfermas quepresentan una serie de disfunciones corporales. Estas enfermas presentan diversaspatologías: parálisis, cegueras, por ejemplo, pero no hay ninguno daño de la función.Charcot utiliza un procedimiento: la hipnosis. Y a partir de la hipnosis, la ceguera o laparálisis, por ejemplo puede desaparecer y atacar a otra parte del cuerpo. Algo sucede apartir de la presencia del médico Charcot y de su técnica. Ello le muestra que hay algo quedetermina la patología, que va mas allá de la concepción corporal, fisiológica. Algo leseñala que la sexualidad tiene algo que ver. Pero algo también se le escapa. Freud regresa aViena . Y empieza a tratar a estas graves enfermas donde la medicina de su época nadaaporta a su entendimiento, a su curación. Y resulta que estas pacientes hablan y hablan de
  4. 4. su enfermedad y Freud escucha. Hay una famosa paciente llamada en los historiales AnnaO, que va hablar de la cura del habla. Creo que esta analizante le revela a Freud la cifra de susufrimiento: el lenguaje. Un cierto tipo de lenguaje, es cierto. Un lenguaje que no se articulaen sonidos, sino que lo expresa en su propio cuerpo. Su cuerpo habla. El síntoma de sucuerpo está regido por otras leyes que van más allá de su cuerpo mismo: el lenguaje.Otra paciente de Freud llamada Dora. El caso Dora, nos muestra como al presentar la mismaafonía, el mismo malestar corporal que afectaba al padre en su garganta, nos ilustra tanto suidentificación con este padre impotente y nos muestra de alguna manera su inclinación sexualque sostiene amorosamente a esta figura paterna. La ley que rige al ser humano, al serhablante: el lenguaje, su singularidad, su especificidad será el modelo que brinda las basespara aprehender el campo donde se articula el inconsciente .Antes de Freud, todo lo psíquico, las percepciones, las ideas, los recuerdos, los sentimientos,los actos volitivos, todos estos elementos tenían una cualidad común, el carácter de serconsciente. Se creía que el hombre tenía el dominio de su Yo. Lo psíquico era por lo tanto,sinónimo de conciencia.Lo que Freud va a demostrar es que lo psíquico, en la mayoría de las veces, es inconsciente.Esto por supuesto implica un escándalo en la concepción del ser humano. El yo, el sujeto, elindividuo, no es el amo de su vida. Esto es comparado por Freud con la revolución deCopérnico. La tierra no es el centro del Universo. De igual manera, el Yo es sólo una de lasinstancias que componen el aparato psíquico. El Yo desconoce las causas que lo mueven quelo dirigen. En consecuencia, al inconsciente como tal no tenemos acceso, solamente podemosconocerlo, hemos dicho, a partir de sus manifestaciones las llamadas por Lacan laformaciones del Inconsciente: a saber, el síntoma, el acto fallido, el chiste, la fantasía, elsueño.Examinemos con Freud el funcionamiento, las leyes que rigen el fenómeno inconsciente apartir de un acto fallido: el olvido de un nombre. Esto está en un texto de 1905 de Freud quese denomina Psicopatología de la vida Cotidiana. Este olvido es bastante ejemplar paraentender el concepto de inconsciente y ha sido retomado por muchos comentadores.Es un olvido de Freud mismo, que tuvo lugar durante un viaje en tren por la región de laantigua Yugoeslavia, llamada Herzegovina. Freud había iniciado una conversación con suvecino de tren y hablaban de las famosas pinturas de las iglesias de la región- Estabahablando específicamente de las pinturas, concretamente de los bellos frescos que adornan lacatedral de Orvieto, en Italia. Los frescos llamados Las Causas Finales. Freud iba amencionar el nombre del famoso pintor, pero en ese momento le fue imposible recordarlo.Había un blanco en su mente. Haciendo un esfuerzo, surgían en su mente otros nombres depintores famosos, como Botticelli y Boltrafio.Botticelli Boltrafio Signor elli HERRSignificantes Reprimidos: Muerte y Sexualidad.
  5. 5. El nombre del pintor que Freud no puede recordar es Signorelli. Parte de este nombre seencuentra en las silabas de los nombres que Freud recuerda. Así la terminación elli deBotticelli, El nombre de Boltrafio remite a Trafoi, donde Freud había tenido un paciente conuna enfermedad incurable que termina suicidándose. Esta la región que están transitando enel tren de Bosnia (el Bo de Boticelli y Boltrafio ) y Herzegovina que hacen pensar a Freuden una actitud bastante peculiar de los turcos de la región sobre la enfermedad, la sexualidady la muerte. Sin embargo Freud reprime ese comentario por considerarlo inconveniente detratar con un desconocido. Esa represión se desplaza hacia el nombre que el trata de buscaren su recuerdo.Este ejemplo ilustra varias articulaciones del concepto de Inconsciente: • El Inconsciente como lugar de lo reprimido. • Como lo reprimido aparece como un hueco, un vacío en la cadena consciente del discurso del sujeto. Es decir un texto faltante • Ese texto faltante se constituye de acuerdo con las leyes que rigen el lenguaje, a saber, de acuerdo con el pionero de la lingüística estructural Ferdinand de Saussure, las relaciones sintagmáticas, que se despliegan en la cadena horizontal, y las relaciones paradigmáticas, que se despliegan en la cadena vertical. Recordemos que en la misma época que Freud en Viena construye su teoría, de Saussure en Ginebra, Suiza, dicta sus cursos de Lingüística General . Aquí vemos esa curiosa convergencia, entre las leyes del lenguaje que ya señalamos y las leyes de lo inconsciente que esta construyendo Freud conocidas como desplazamiento y condensación. • Postulado de Jacques Lacan, (psiquiatra, psicoanalista francés): el inconsciente está estructurado como un lenguaje.Hasta aquí, los caracteres que queríamos subrayar de esta primera Tópica Freudiana.Específicamente queríamos subrayar la analogía entre inconsciente y lenguaje. Esto deja sinbase una cierta concepción popular de lo inconsciente como algo irracional, asistemático,errático. No. El descubrimiento freudiano nos presenta una lógica inconsciente. Porsupuesto, no es la lógica de los filósofos, pero es igualmente rigurosa y compleja. Laanalogía entre inconsciente y lenguaje será más precisa si hablamos de inconsciente y delenguaje poético. Es sabido que la poesía explota otras leyes del lenguaje, creando nuevossentidos . Nuevos sentidos cifrados en su texto. De eso se trata, de una ficción intima de unrelato, o de otra escena como la llamaba Freud, o como también lo señaló Freud “La novelafamiliar del neurótico”.Poema y/o novela: las creaciones personales inconscientes , cuyos personajes determinannuestra conducta, nuestros sentimientos, sin saber que somos los signos que nosotros mismoshemos creado. El poeta ya lo había señalado: Un signo somos, indescifrado. HölderlinOtro poeta, Jorge Luis Borges también nos lo muestra, valga recordar aquí ese hermosocuento titulado “Las Ruinas Circulares” donde Borges recrea un monje solitario que unanoche decide crear un hijo de su imaginación. Este hijo posteriormente tiene su propiotemplo lejos del padre. Una noche el monje sueña con su hijo y ve como mientras su hijoduerme, el fuego devora el templo donde éste se encuentra y siente todo el dolor que lo
  6. 6. desgarra porque su hijo al no ser destruido por el fuego va a enterarse que solo es un ser dela imaginación. El profundo dolor de su hijo lo despierta, para darse entonces cuenta que eltemplo a su alrededor ha sido devorado también por el fuego.Podríamos agregar de todas maneras, valga como consuelo al poeta, que entonces sóloentonces, podremos dejar nuestro ser imaginario y construir otros significantes que nospermitan construir un cierto Real, menos imaginario que nuestra realidad , menosdesconocido también y por lo tanto que nos posibilite recrear nuestra aspiración de un sermas real.WO ES WAR, SOLL ICH WERDEN (Donde ello era, yo debe advenir. La cifra de nuestroser).

×