Revisión sobre demandas físicas y fisiológicas futbol

  • 8,806 views
Uploaded on

 

  • Full Name Full Name Comment goes here.
    Are you sure you want to
    Your message goes here
    Be the first to comment
No Downloads

Views

Total Views
8,806
On Slideshare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
3

Actions

Shares
Downloads
325
Comments
0
Likes
4

Embeds 0

No embeds

Report content

Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
    No notes for slide

Transcript

  • 1. Revisión bibliográfica sobre Demandas físicas y fisiológicas en futbolistas de alto nivel -RUBÉN CIPRIANO ROMERO RODRÍGUEZ -MIGUEL ÁNGEL VALDIVIA MAZA Licenciatura en Ciencias de la actividad Física y Deporte, Universidad de Granada Resumen: En este documento se recoge diversa información acerca de las demandas físicas y demandas fisiológicas en futbolistas de alto nivel. La información ha sido recabada de diversos artículos científicos y revisiones relacionadas con el tema, todos ellos de actualidad y seleccionando únicamente la información que nos interesa en relación a este tema. Como hemos visto existen diferencias significativas en cuanto a puestos específicos, tanto físicas como fisiológicas en diferentes ligas de futbol profesional, como veremos a continuación en este documento. Palabras Clave: Futbol, Demandas Físicas y Fisiológicas, Puestos específicos Introducción: En la primera parte vamos a tratar de hacer un breve resumen de cada artículo revisado, comenzaremos introduciendo con otras revisiones sobre el tema y posteriormente diferenciaremos los demás artículos revisados entre los que hablan sobre demandas físicas y posteriormente los que tratan sobre demandas fisiológicas, finalmente recogemos de forma resumida las ideas principales y mas importantes de todos los documentos. Gran cantidad de los aspectos que hay que saber de este deporte quedan aquí recogidos REVIEW: FISIOLOGÍA APLICADA AL FÚTBOL -Maynar, M, Maynar, J.I, Muñoz, D, & Timón, R., (2008) FISIOLOGÍA APLICADA AL FÚTBOL. FÚTBOL: CUADERNOS TÉCNICOS N 42, 81-90 El fútbol demanda capacidades físicas y fisiológicas a los jugadores, siendo más acentuadas cuanto más elevado es el nivel de la competición. Las demandas físicas, se relacionan a la vez con los aspectos técnicos del juego y con sus elementos de contacto físico. Sin las capacidades necesarias, el jugador no podría sobrellevar las exigencias de jugar al máximo nivel. En este sentido, en el presente capítulo, incidiremos casi exclusivamente en el aspecto físico y fisiológico del jugador de fútbol, analizando los aspectos de la carga externa e interna que se dan durante un partido, aportando gráficas, estadísticas, porcentajes y cualquier otro tipo de datos y estudios que contribuyan al clarificar y entender mejor los esfuerzos característicos del fútbol, y poder plantear mejor los objetivos del entrenamiento. Existen algunos estudios acerca de las distancias recorridas por los jugadores de fútbol a lo largo de un partido, existiendo discrepancias entre los diferentes autores, atribuibles, no solo a los jugadores
  • 2. REVISIÓN BIBLIOGRÁFICA SOBRE DEMANDAS FÍSICAS Y FISIOLÓGICAS EN FÚTBOL - 2012 Rubén Cipriano Romero Rodríguez – Miguel Ángel Valdivia Mazaanalizados (especificidad de la posición ocupada en el terreno de juego), sino también por los métodosde investigación utilizados. En la tabla 1 resumimos algunas de estas investigaciones.Estudios más recientes, muestran recorridos de 9,44 km de los jugadores, incidiendo en una caída en lasdistancias recorridas durante el segundo tiempo del encuentro (Catterall, 1993). Un trabajo realizado enmujeres muestra distancias medias de 10,3 km recorridas por jugadores durante un partido de fútbol,con un volumen total de carreras de alta intensidad de 1,31 km. Estas carreras de alta intensidad lasllevaban a cabo una media de 125 veces con duraciones de 2,3 segundos (Krustrup, 2005). En otrainvestigación obtuvieron volúmenes de desplazamiento de 12, 956 km, de los cuales 2,378 km serecorrían a velocidad superior a 18 km/h (Castagna y cols., 2004).Comparando el volumen de desplazamientos en jugadores del Sur de América y jugadores de la premierLeague, obtuvieron que los jugadores ingleses recorrían más distancia que los sudamericanos (10,104km, frente a 8,638 km), y en ambos grupos disminuía el volumen de desplazamientos en la segundaparte del partido, de forma que los centrocampistas recorrían un mayor distancia de los delanteros ydefensas (Rienzi y cols., 2000). Fuente Distancia recorrida (m) Método Knowles y Brooke (1974) 4.834 Notación manual Smaros (1980) 7.100 Cámaras de TV (dos) Reilly y Thomas (1976) 8.680 (± 1.011 ) Grabadora Ohashi y otros (1988) 9.845 Trigonometría (2 cámaras) Ekblom (1986) 9.800 Notación manual Agnevik (1970) 10.200 Película cinematográfica Van Goal y cols. (1988) 10.245 Película cinematográfica Bangsbo y cols. (1991) 10.800 Vídeo (4 cámaras) Saltin (1973) 10.900 Película cinematográfica Whiters y cols. (1982) 11.527 (± 1.796) Cinta de vídeo Zelenka y cols. (1967) 11.500 No mencionado Vinnai (1973) 17.000 No mencionado Tabla 1. Distancias recorridas y métodos utilizadosPor su parte, Bangsbo y cols., en 1991, realizaron un estudio para determinar los desplazamientosrealizados por 14 jugadores de fútbol de alto nivel durante un partido, obteniendo un volumen dedesplazamientos medio de 10,80 km, donde los centrocampistas recorrían un 10% más de distancia quedefensas y atacantes, sin encontrar diferencias en las intensidades de los desplazamientos (Bangsbo ycols., 1991).Si nos fijamos en los desplazamientos que hace un jugador a lo largo del partido nos encontramos que lamayor parte del juego se pasa entre andando y trotando (83-85%), Y algo menos corriendo rápido yesprintando (7-10%) y muy poco tiempo parado (4-10%), (Weineck, 1997). Según estos datos,observamos como el futbolista pasa un porcentaje muy bajo del tiempo de partido en condiciones demáxima actividad o explosividad en sus acciones, aunque en muchos de los casos serán las acciones quepuedan decidir el resultado del mismo, desde el punto de vista físico.Por su parte, Ekblom, 1986, establece porcentajes del 50-70% de los desplazamientos a baja intensidad,20-30% a alta intensidad, y entro el 8 y el 18% a velocidad máxima, mientras que Davis, 1992 habla deun 11,2% de Sprint, un 20,9% de carrera submáxima, 36,7% de trote, 24,8% andando, y un 6,4%andando o corriendo hacia atrás.Igualmente, existen diferentes estudios relacionados con los tipos y la intensidad de los desplazamientosque se realizan en un partido de fútbol, que a continuación citamos, recogidos por Domínguez Lago ycols. (1996). 2
  • 3. REVISIÓN BIBLIOGRÁFICA SOBRE DEMANDAS FÍSICAS Y FISIOLÓGICAS EN FÚTBOL - 2012 Rubén Cipriano Romero Rodríguez – Miguel Ángel Valdivia MazaINDICADORES DE LA CARGA INTERNA EN EL FÚTBOLExisten gran cantidad de estudios acerca de los esfuerzos realizados en el fútbol, referentes a lafrecuencia cardiaca, niveles de lactato, consumo de oxígeno y metabolismo energético, que exponemosa continuación.La frecuencia cardiaca ha sido objeto de muchas investigaciones, encontrando resultados diferentes enmuchas de ellas que representan un cuadro bastante exacto de la contribución del sistema aeróbico en elfútbol. Reilly (1986) halló una FC media de 157 latidos/min, en un estudio con jugadores de la LigaInglesa en partidos amistosos. Otro estudio con jugadores turcos en partidos amistosos obtuvofrecuencias cardiacas medias de 157 latidos/min (Eniseler, 2005). Las mediciones se han realizadotambién en partidos de competición. Otro estudio obtiene frecuencias cardiacas medias de 165latidos/min, y no encontrando diferencias entre ambos tiempos de partidos (Catterall, 1993). Otroestudio estableció diferencias entre las frecuencias cardiacas registradas según puestos específicos,obteniendo medias de 172 latidos/min en delanteros, 176 latidos/min en centrocampistas, y 166latidos/min en defensas (Ali y Farrally, 1991). En estudios posteriores, obtienen porcentajes defrecuencias cardiacas medias durante un partido del 73% de la frecuencia cardiaca máxima, conintervalos entre el 60 y el 88% de la frecuencia cardiaca máxima (Krustrup, 2002). Smodlaka (1978),observó que en los 2/3 de un partido analizado, la frecuencia cardiaca oscila alrededor del 85% de lamáxima, Ekblom y cols., en 1981, obtuvieron valores similares en jugadores aficionados (citados porBasca, 1991).En un partido de liga la FC media en seis jugadores daneses fue 164 latidos/min durante la primeramitad y 10 latidos/min más baja en la segunda (Bangsbo, 1994). Otros estudios observaron que losvalores medios de FC máxima abarcan desde 179 latidos/min para los representantes del sur deAustralia (Whiters, 1977); 188 (±2) latidos/min para los profesionales de clubes de EEUU (Raven ycols., 1976); y 198 (±1) latidos/min para los jugadores de la liga inglesa de fútbol (Reilly, 1979). Unestudio llevado a cabo con jugadoras de fútbol, muestras frecuencias cardiacas medias de 165 3
  • 4. REVISIÓN BIBLIOGRÁFICA SOBRE DEMANDAS FÍSICAS Y FISIOLÓGICAS EN FÚTBOL - 2012 Rubén Cipriano Romero Rodríguez – Miguel Ángel Valdivia Mazapulsaciones por minuto durante un partido, lo que constituía un 87% de la frecuencia cardiaca máxima(Krustrup, 2005).Respecto a los niveles de lactato, se han encontrado concentraciones medias de 3-9 mmol, con valoresindividuales que sobrepasaban los 10 mmoll L (Bangsbo, 1994). Estudios anteriores indican valoresentre 4 - 12 mmol/L (Ekblom, 1986, Agnevick, 1970).Otros autores han efectuado la medición en situaciones de partido simulado, en las que se realizanacciones de corta duración y gran intensidad, y en las cuales, previsiblemente, predomina elmetabolismo anaeróbico (Dufour, 1993). Los resultados, en estos casos son superiores a los halladosdurante un partido real: entre 8 y 10 mmol/L.Otro estudio, establece niveles medios de lactato de 4,7 Y 4,8 mmol/L en la primera y segunda parte deun partido (Krustrup, 2002). En la siguiente tabla exponemos algunos estudios acerca de los niveles delactato tras la disputa de un partido de fútbol. Año Autor Categoría 1º parte 2º parte 1970 Agnevik 1a división sueca ............. 10 mmol/L 1980 Smaros 2a div. finlandesa 4,9 mmol/L 4,1 mmollL 1a div. sueca 9,5 mmol/L 7,2 mmol/L 2a divo sueca 8 mmol/L 6,6 mmol/L 1986 Ekblom 3a div. sueca 5,5 mmol/L 4,2 mmol/L 4a div. sueca 4 mmol/L 3,9 mmol/L 1988 Rhode y Espersen 1a y 2a div sueca 5,1 mmollL 3,9 mmol/L Partido liga danesa 4,1 mmol/L 2,4 mmol/L 1993 Bangsbo Partido liga danesa 6,6 mmol/L 3,9 mmol/L 1993 Smith y cols. 1a y 2a div danesa 4,9 mmol/L 4,4 mmol/LTabla 3.-Concentración de ácido láctico en función de los tiempos del partido. (Yagüe Cabezón, 2001)Los niveles de consumo máximo de oxígeno también han sido objeto de estudio en jugadores de fútbol.Los valores registrados de VOz máximo para futbolistas del máximo nivel en laboratorio tienden a serelevados, confirmando la creencia de que existe una gran contribución de la potencia aeróbica al juego.Estos valores se encuentran entre 55 y 70 ml/kg/min (Hoff, 2005), tendiendo a encontrarse los valoresmás altos al nivel máximo de juego y cuando los jugadores se encuentran en óptimas condiciones.El promedio de VOz máximo registrado en 11 miembros de la selección sueca fe 56,5 ml/kg/min(Astrand y Rodahl, 1985). Estudios mas recientes, obtienen datos similares de este parámetro, con 4
  • 5. REVISIÓN BIBLIOGRÁFICA SOBRE DEMANDAS FÍSICAS Y FISIOLÓGICAS EN FÚTBOL - 2012 Rubén Cipriano Romero Rodríguez – Miguel Ángel Valdivia Mazavalores en laboratorio cercanos a 65 ml/kg/min (Metaxas, 2005). Los valores de los jugadoresprofesionales tienden a ser mayores que los de los amateurs, aunque esto puede depender de la calidaddel entrenamiento y del modelo de competición.Existe alguna investigación en la que establece diferencias entre el VOz máximo según puestosespecíficos, en la que obtuvieron niveles más elevados de VOz máximo en mediocampistas que endelanteros y defensas, estableciendo así las diferencias existentes y la especificidad de los puestosespecíficos, y su adaptación a las necesidades de estas posiciones (Mclntyre, 2005, Reilly y cols., 2000)Respecto a la intensidad del esfuerzo en un partido de fútbol relacionado con el VOz máximo, algunosestudios establecen que el ritmo de trabajo relativo promedio en un partido de fútbol parece seraproximadamente el 70% del VOz máximo (Bangsbo, 1994). Un estudio más reciente aporta un VOzmedio durante un partido del 65% del VOz máximo, con intervalos entre el 53% y el 80% del VOzmáximo (Krustrup, 2002). En otra investigación determinaron que la intensidad media en un partido seencontraba alrededor de un 68% del VOz máximo (Drust, 2000)El fútbol es un deporte intermitente, discontinuo y de gran intensidad, en el que se alternan carreras yperiodos de reposo con saltos o carrera continua de baja intensidad. La energía obtenida para hacerfrente a estas acciones proviene de las tres vías metabólicas (Ekblom, 1986), aunque no está claramentedefinida la intervención de cada una de ellas en dicho proceso.En cuanto a la obtención de energía durante un partido, podemos destacar el estudio realizado porGenerelo, en 1992, en la que obtuvo los resultados mostrados en la figura 4.Por su parte, Jiménez Mangas (1993) realizó otro estudio para determinar la contribución de cadasistema energético por puesto energético, mostrando los resultados en la figura 5. 5
  • 6. REVISIÓN BIBLIOGRÁFICA SOBRE DEMANDAS FÍSICAS Y FISIOLÓGICAS EN FÚTBOL - 2012 Rubén Cipriano Romero Rodríguez – Miguel Ángel Valdivia MazaExisten también algunos estudios relacionados con la respuesta hormonal tras la disputa de un partidode fútbol. Así, se han encontrado incrementos en los niveles de ACTH y cortisol (Carli, 1986). En estesentido, otro estudio más reciente encontró incrementos en los niveles salivares de testosterona ycortisol tras la disputa de un encuentro (Edwards, 2006).- LA FATIGA EN EL FÚTBOL. MECANISMOS DE PRODUCCIÓN YMEDIOS DE RECUPERACIÓN.Futbol táctico. Luis Fandiño, 2012-Fandiño, L. (2012). La fatiga en fútbol. Mecanismos de producción y medios de recuperación. Futboltáctico. Marzo 2012, 159-167. Fútbol y Ciencia. http://www.futbol-tactico.com.Introducción:En este artículo trata este tema a través de una breve revisión de la literatura científica existente eintentando, posteriormente, extraer unas conclusiones una vez analizados los datos. En esta primeraparte se muestra el perfil fisiológico del fútbol, para, en posteriores artículos, desgranar los mecanismosde fatiga que afectan a nuestro deporte y los medios de recuperación que podemos emplear paracontrolar la fatiga y aprovecharnos de ella. Desde luego, si sabemos qué ocurre en el cuerpo de unfutbolista durante un partido seremos capaces de diseñar mejor el proceso de entrenamiento yrecuperación, si detectamos los principales mecanismos de fatiga conseguiremos ubicar mejor lasmedidas de recuperación y con ello elevar el potencial de nuestros futbolistasLa fatiga puede ser central (cuando afecta a la parte nerviosa de la contracción muscular) o periférica(cuando están deteriorados los procesos bioquímicos y contráctiles del músculo) pero,independientemente del lugar donde ocurra la fatiga, siempre tendrá como resultado una disminución dela fuerza y una alteración en la dinámica contráctil del músculo. La fatiga aguda o subaguda es necesariadentro del proceso de entrenamiento para que se produzca los fenómenos de supercompensación, perodebemos evitar una fatiga crónica ocasionada por un exceso de carga o una planificación de los procesosde recuperación. Debemos conocer en profundidad el fútbol y su fisiología para poder conocer lassituaciones de fatiga, para entender cómo suceden los procesos que determinan la fatiga y así podercontrolarla. 6
  • 7. REVISIÓN BIBLIOGRÁFICA SOBRE DEMANDAS FÍSICAS Y FISIOLÓGICAS EN FÚTBOL - 2012 Rubén Cipriano Romero Rodríguez – Miguel Ángel Valdivia MazaLa naturaleza del juego del fútbol se fundamenta en su carácter “lúdico, agonístico y procesal, en elque los veintidós jugadores que constituyen los dos equipos se encuentran en una situación deadversidad típica no hostil, denominada rivalidad deportiva” (Teodorescu, 1983)Sin duda, el fútbol, como la mayoría de los deportes de equipo, se caracteriza por tener un númeroelevado de estímulos a los que hay que atender; el futbolista debe estar atento al balón, a su posiciónsobre el terreno, a la de sus compañeros, a la de sus adversarios, a un comportamiento táctico, a lascondiciones medioambientales y ambientales. Por ello, podemos decir que se trata de un deporte deelevada dificultad en su carácter perceptivo.Distancias totales recorridas: Según Bosco (1991) se recorren en un partido de fútbol distancias en torno a los 11 km. Bansgbo(1991) nos habla de distancias similares, pero observa diferencias entre defensas (10´1 km) y delanteros(10,5 km) y centrocampistas (11, 4 km), recorriendo, como vemos, más metros estos últimos. Dufour(1990) nos dice que ahora se recorren muchos más metros que antes; en los años 50 se recorríanaproximadamente 4000- 5000 metros, mientras que en el fútbol de los 90 las distancias eran alrededorde los 10000 m. Las ultimas referencias, tomadas ya registrando directamente los datos mediante unsistema informático (AMISCO) nos hablan de 11240 metros (Martinez, 2004) o 5320 m. en 45 minutos(Zubillaga, 2002). Estos datos concuerdan con los ofrecidos por Di Salvo et al (2007), también consistema AMISCO y analizando a 300 jugadores de élite europeos, encontrando distancias totalesrecorridas de 11393 m (+/- 1016). 7
  • 8. REVISIÓN BIBLIOGRÁFICA SOBRE DEMANDAS FÍSICAS Y FISIOLÓGICAS EN FÚTBOL - 2012 Rubén Cipriano Romero Rodríguez – Miguel Ángel Valdivia MazaIntensidades:La diferencia de rendimiento físico durante un partido no viene dada por el número total de metrosrecorridos, sino por la intensidad de los desplazamientos y el porcentaje de esos metros cubiertos a altaintensidad Según Bosco (1990) un 70% de la distancia recorrida es andando o a un nivel de esfuerzobajo, un 20% es a velocidad submáxima, y un 10% es a velocidad máxima. Según Bill y Thomas(1976): andando 22%; ritmo lento 37%; velocidad submáxima 20%; Sprint 10%; desplazamiento atrás8%. Los estudios realizados por Ohashi y Yamanaska (1988) arrojan los siguientes resultados: serecorren 6 km a menos de 7 km/ hora; se recorren 3 km a una velocidad entre 7 y 14 km/h, y se recorre1 km a una velocidad superior a 14 km/h. Ya mucho más reciente y con sistemas informáticos, Martínezproporciona los resultados de 18 equipos de la primera división española en la temporada 2002-2003.En su estudio con 300 futbolistas de élite que juegan en Europa, Di Salvo et al (2007) encuentrandiferencias significativas en la distancia recorrida a Sprint (más de 23 km/h) entre jugadores de distintopuesto; así, los jugadores que más distancia a Sprint recorren son los mediocampistas laterales, seguidosde cerca por delanteros y defensores laterales, mientras que los defensores centrales y losmediocampistas centrales son los que menos distancia recorren a velocidades por encima de 23 km/h.La velocidad de Sprint en los partidos alcanza valores máximos alrededor de 32 km/h. (Bangsbo yMohr, 2005)VO2máx. Consumo máximo de oxígeno.Se define el consumo máximo de oxígeno (VO2máx) como la cantidad máxima de oxígeno que elorganismo es capaz de absorber, transportar y consumir por unidad de tiempo. La herencia genéticapuede condicionarlo hasta un 70%, dejándole solamente en torno al 20 % al entrenamiento para poderintervenir sobre él. En el siguiente cuadro mostramos los valores de consumo máximo de oxígeno defutbolistas de alto nivel medidos en los últimos años en cinta rodante.En general, los parámetros indicadores de la condición aeróbica (VO2máx) se sitúan en futbolistas envalores intermedios entre los diversos deportes, en torno a los 56-58 ml/ kg/ min; por lo que no puede 8
  • 9. REVISIÓN BIBLIOGRÁFICA SOBRE DEMANDAS FÍSICAS Y FISIOLÓGICAS EN FÚTBOL - 2012 Rubén Cipriano Romero Rodríguez – Miguel Ángel Valdivia Mazaconsiderarse la condición aeróbica como un criterio decisivo para la selección de futbolistas; pero esimportante su desarrollo (sin perjudicar ni interferir en el desarrollo de otras cualidades) ya que viene aconsiderarse la base y el sustento de cualquier otra cualidad, además de que tiene como principalfunción facilitar una mejor y más rápida recuperación de los esfuerzos intermitentes de alta intensidadque caracterizan el desarrollo de un partido.En este punto debemos hacer mención también al concepto de umbral anaeróbico, el cual nos informade la resistencia aeróbica, o sea, del porcentaje de consumo máximo de oxígeno que podemos mantenerde forma prolongada. En el laboratorio el umbral anaeróbico para futbolistas profesionales de la ligaespañola se sitúa en torno al 83% de la velocidad máxima alcanzada, 91% de la frecuencia cardíacamáxima y 79% del consumo máximo de oxígeno. (Casajús, 2001)Los valores de VO2máx en el transcurso de un partido varían en función de la posición o de la labor delfutbolista sobre el campo, así un centrocampista estará por encima del umbral anaeróbico y un defensacentral estará por debajo. O sea, es probable que el consumo de oxígeno durante un partido se sitúe entorno al 70%- 80% del VO2máx. (Ekblom, 1986)Concentración de lactato.El ácido láctico se produce en el músculo, incluso durante el reposo, pero en bajas cantidades, sinembargo, existe una intensidad de ejercicio por encima de la cual la tasa de producción de lactato seincrementa repentinamente. A este punto de intensidad se le denomina “umbral anaeróbico”. Estadeterminación de ácido láctico nos ayudaría en el análisis fisiológico del futbolista, ya que se trata de unparámetro indicador de la participación de la vía anaeróbica láctica. Diversos trabajos valoran laconcentración de lactato en el futbolista entre 3 y 12 mmol/l, sin embargo, esto debemos tomarlo conpinzas, ya que la concentración de lactato en sangre dependerá de los esfuerzos que el futbolista hayahecho en los minutos anteriores, con lo que es muy distinto si ha intervenido con amplias carreras (8-12mmol/l) o si en los minutos anteriores se habían lanzado dos saques de esquina a favor y perdido eltiempo en una falta (3-4 mmol/l). Normalmente, los valores de lactato se toman en el descanso y alfinal del partido, con lo que cualquier valoración que no tenga en cuenta las acciones realizadas por elfutbolista en los minutos previos a la toma de la muestra debería interpretarse con mucha precaución.Además, el lactato muscular, en ejercicios intermitentes, como el fútbol, no se correlaciona con ellactato sanguíneo (Krustup y col., 2003) que es el que luego medimos en micromuestra. Esto significaque durante el ejercicio intermitente del fútbol la concentración de lactato en sangre puede ser altaaunque la concentración en el músculo sea relativamente baja, ya que el aclaramiento del lactato essignificativamente superior en el músculo que en la sangre (Bangsbo, 1993). Todo esto lo debemostener en cuenta a la hora de interpretar el lactato sanguíneo como la medida de concentración del lactatomuscular. Pero en general, como decíamos, se habla de valores que oscilan en un partido entre 7 y 12mmol/l, por lo que parece que en el fútbol, más que desarrollar una gran capacidad de producción delactato, interesa desarrollar la tolerancia a tasas medias de producción de lactatoGrosgeorge, citado por Martinez (2004), refiere lactacidemias obtenidas en intervalos de 15 minutosdurante un partido de fútbol. Cuanto mayor es el nivel de juego la concentración de lactato es máselevada (respondiendo a un mayor ritmo de juego). También varía en función del puesto y función quecumpla el futbolista dentro del campo, así, en los puestos de carrilero y lateral, la participaciónanaeróbica láctica es importante y ello debería tenerse en cuenta en el entrenamiento. 9
  • 10. REVISIÓN BIBLIOGRÁFICA SOBRE DEMANDAS FÍSICAS Y FISIOLÓGICAS EN FÚTBOL - 2012 Rubén Cipriano Romero Rodríguez – Miguel Ángel Valdivia MazaSe producen estos valores de concentración de lactato por una sucesión de esfuerzos cortos y repetidos(mecanismo anaeróbico aláctico; estos esfuerzos son los más determinantes en el resultado de un partidoaunque supongan un % pequeño del tiempo del mismo, aprox 2-3´) en los cuales siempre se producenpequeños valores de lactato, que se van acumulando a lo largo del partido a causa de las recuperacionesincompletas, las cuales no permiten la oxidación total del ácido láctico producido.Frecuencia cardíaca.La frecuencia cardíaca es uno de los índices más utilizados en el control fisiológico del futbolista, tantoen entrenamientos como en competición. Su accesibilidad y su relación lineal con el consumo deoxígeno hacen esta variable imprescindible para conocer la intensidad del ejercicio. De cualquier forma,también tiene sus limitaciones, y es que la frecuencia cardíaca no es un parámetro válido para medir laintensidad de acciones cortas y explosivas, ya que no habría tiempo suficiente para que se estabilizaseen este tipo de esfuerzos. Además es probable que las frecuencias cardíacas medidas durante un partidode fútbol nos lleven a una sobrestimación del consumo de oxígeno, ya que existen factores como ladeshidratación, hipertermia o el estrés mental que elevarían la frecuencia cardíaca sin afectar alconsumo de oxígeno. De cualquier forma, y como ya hemos señalado, las mediciones de la f.c duranteun partido parecen indicar que nos situamos en torno al 70% de consumo máximo de oxígeno. Durante2/3 de partido la frecuencia cardíaca oscila alrededor del 85% de la máxima (Smodlaka, 1978),alcanzándose la máxima en aquellas acciones de juego, o fases, que son de una intensidadparticularmente elevada. Y, raramente, la frecuencia cardíaca de un jugador está por debajo del 65% delmáximo, lo que significa que el aporte de oxígeno es alto. La frecuencia cardíaca máxima depende,entre otras cosas, de la edad, por lo que debería tenerse en cuenta este factor para interpretar losresultados. La frecuencia cardíaca media durante un partido puede situarse en torno a las 160 y 175 p/m,(85% de la máxima) pero teniendo en cuenta que el jugador está mucho tiempo parado, lo cual baja lamedia, y que existen diferencias significativas según la posición o función del futbolista.Utilización de sustratos energéticos.Para entrenar al futbolista debemos entender las demandas de energía del deporte y saber que sustratosse utilizan durante un partido. Así, sabemos que el fútbol es un deporte con acciones explosivas y de altaintensidad espaciadas entre sí, sobre una base de trabajo de baja intensidad, con lo que se trata de unaactividad que solicita todos los sistemas energéticos. Además existen gran variedad de factores queinfluyen en la intensidad del ejercicio, como por ejemplo la motivación, capacidad física y estrategia 10
  • 11. REVISIÓN BIBLIOGRÁFICA SOBRE DEMANDAS FÍSICAS Y FISIOLÓGICAS EN FÚTBOL - 2012 Rubén Cipriano Romero Rodríguez – Miguel Ángel Valdivia Mazatáctica, con diferencias interindividuales en la producción de energía aeróbica y anaeróbica durante unpartido.Pero, ¿cuánta energía gasta un jugador durante un partido de fútbol?Reilly (2000) nos habla de un consumo de 5700 kJ (en torno a 1360 kcal) para un jugador de 75 kg conun consumo máximo de oxígeno de 60 ml/kg/min. Podemos afirmar que se produce una gran demandade producción de energía en un partido con un total alrededor de las 1400 kcal. con una relación mediade producción de energía aeróbica en jugadores de élite en torno al 70% del VO2máx, siendo elglucógeno el sustrato clave. El ejercicio intenso durante un partido lleva a una alta tasa de degradaciónde fosfato de creatina, que es resintetizado en los siguientes periodos de trabajo a baja intensidad. Lafosfocreatina (PC) y el ATP, almacenados en el músculo, proporcionan la mayor parte de la energíautilizada en los esfuerzos cortos y explosivos que componen el fútbol, el resto proviene de la glucólisis,tanto aeróbica como anaeróbica.Los mecanismos de fatiga:Diversos estudios han comprobado el descenso del rendimiento físico en el fútbol cuando se aproximael final del partido. En las segundas partes los sprints no son tan frecuentes y disminuye la distanciarecorrida. Esta pérdida de rendimiento se ha asociado a la fatiga fisiológica de los jugadores (Mohr,Krustup y Bangsbo, 2005; Ramapinini, 2007) tanto periférica, como central. Los mecanismos de fatigason una serie de procesos físicos y biológicos, de causas diversas, que condicionan la actividadmuscular contráctil y por tanto el rendimiento deportivo. Los mecanismos globales de fatiga son ladepleción de sustratos energéticos, el acúmulo de sustancias o metabolitos y factores físicos, como latemperatura, que pueden ejercer cierta toxicidad o inhibición metabólica.Una vez nos hemos aproximado al perfil fisiológico del fútbol en la primera parte de este artículo,podemos ya saber cuáles van a ser los principales mecanismos de fatiga. Se trata de un deporte decarácter intermitente dónde se alternan fases de ejercicio de intensidad máxima y de corta duración confases de baja intensidad que nos servirían como periodos de recuperación, pero normalmente estosperiodos de recuperación no son lo suficientemente largos, con lo que solamente nos recuperaríanparcialmente. Existe además, como hemos visto, una alta demanda del metabolismo anaeróbico, con loque podemos pensar que los principales mecanismos de fatiga para el futbolista serán los siguientes:• Producción de hidrogeniones y caída del pH celular.• Acúmulo de lactato.• Depleción de glucógeno.• Aumento de la temperatura. (Sobre todo si existe riesgo térmico)• Daño muscular post-ejercicio. (Si hay muchos entrenamientos y con muchas acciones excéntricas)Acumulo de sustancias o metabolitos.Durante el ejercicio físico, la producción y mantenimiento de energía hace que se generen diversosproductos procedentes de los distintos procesos metabólicos. Alguno de esos productos generadostienen, a su vez, un efecto inhibidor sobre los procesos metabólicos que limitarán la continuidad delejercicio. (Terrados, 2008)Los principales metabolitos generados son los hidrogeniones, el fósforo inorgánico y el amoníaco, perono parece que el acúmulo de éstos sea un mecanismo importante de fatiga en el fútbol. 11
  • 12. REVISIÓN BIBLIOGRÁFICA SOBRE DEMANDAS FÍSICAS Y FISIOLÓGICAS EN FÚTBOL - 2012 Rubén Cipriano Romero Rodríguez – Miguel Ángel Valdivia MazaRespecto al lactatoTeniendo en cuenta la concentración media en sangre de lactato en un partido de fútbol, que nosobrepasa los 10 mmol y en muchos momentos está muy por debajo, podemos afirmar que la capacidadpara tolerar grandes cantidades de ácido láctico tampoco sería un factor limitante del rendimientodurante un partido y tampoco sería un mecanismo principal de fatiga. Aunque sí podríamos pensar quedespués de un periodo de ejercicio de alta intensidad se reduce el rendimiento durante los próximosminutos, por acúmulo de sustancias (no exclusivamente lactato) y por disminución de los depósitos dePCR (fosfocreatina) que se encargan de resistetizar el ATP. Pero, en un reciente estudio de Kustrup et al(2006), en el que analizaron las respuestas metabólicas de 31 jugadores daneses en partidos amistosos,los autores reportaron que el lactato muscular, el PH muscular o la concentración de fosfocreatina noestaba relacionada con la disminución del rendimiento. Desde luego, las causas de fatiga luego deacciones de alta intensidad en el fútbol son multifactoriales y son necesarios más estudios paraacercarnos a una explicación más precisa.4.2. La temperatura.Cuando se hace ejercicio físico se produce una gran cantidad de calor, ya que cerca del 75% de laenergía que se libera para producir la contracción muscular se pierde en forma de calor. En el fútbol elcatabolismo de energía es elevado y esto causa una enorme producción de calor, que ha de ser eliminadopara evitar el deterioro del rendimiento y para evitar que la temperatura corporal aumenteexcesivamente. Sin embargo tenemos suficientes medios para eliminar el calor, el principal (80% de lapérdida de calor durante el ejercicio) es la evaporación del agua por el sudor y la respiración, con lo queen condiciones normales, la temperatura corporal no debería ser un mecanismo de fatiga en el fútbol, enel que nos pasamos gran parte del tiempo parados o a baja intensidad, siempre que sigamos una correctaestrategia de rehidratación. Pero ojo, hablamos de condiciones normales, pero… ¿y si jugamos a 33º ycon un 70º de humedad relativa? En ambientes calurosos (> 32º c), húmedos (> 70%) y sin viento, secrea un microclima en torno a la piel que ocasiona que el sudor no se evapore, cayendo directamente alsuelo y no disipando calor. Sólo nos enfría el sudor que se evapora. El organismo se vería obligado aseguir sudando para tratar de eliminar el calor, con lo que el peligro de deshidratación sería enorme.Esta deshidratación induciría un aumento de la fatiga muscular, reduciendo el rendimiento. Incluso losniveles bajos de deshidratación (alrededor del 1%) son suficientes para perjudicar el rendimiento en elejercicio (Gopinathan, P.M., Pichan, G., Sharma, V.N. 1988; Sawka, M.N., Montain, S.J. 2000). Elrendimiento cognitivo, fundamental en el fútbol, donde hay muchas decisiones que tomar, también seve afectado cuando se presenta una deshidratación severa e hipertermia (Dougherty, K.A. et al. 2006;Baker, L.B. Conroy D.E., Kenney W.L. 2007). Se ha demostrado que el efecto negativo sobre elrendimiento en las destrezas específicas del fútbol ocurre a niveles de deshidratación equivalentes al2.4% de la masa corporal (McGregor, S.J. et al. 1997). El aumento de la temperatura central a 40ºcoincide con la imposibilidad de mantener el ejercicio, debido a los efectos que el calor ocasiona tanto anivel periférico (aumento del flujo sanguíneo subcutáneo, para tratar de enfriarse, con lo que disminuyeel flujo sanguíneo muscular. Es decir habría menos cantidad de sangre disponible para irrigar a losmúsculos que intervienen activamente en el ejercicio) como a nivel central (alteración de los centrosmotores por aumento de temperatura). En estudios realizados con futbolistas suecos, la temperaturamedia rectal en cuatro equipos de cuatro divisiones distintas fluctuó entre los 39º y los 39,5º. (Ekblom),pero aunque el futbolista no se vea obligado a parar a causa de la temperatura, es un mecanismoimportante de fatiga fundamentalmente si el juego se desarrolla en condiciones climáticas extremas,acentuando la deshidratación. Si al calor le unimos tasas altas de humedad el riesgo sería aún mayor. Laverdad es que si un deportista está deshidratado es fácil alcanzar una temperatura de 40º, por lo quedebemos tener cuidado. 12
  • 13. REVISIÓN BIBLIOGRÁFICA SOBRE DEMANDAS FÍSICAS Y FISIOLÓGICAS EN FÚTBOL - 2012 Rubén Cipriano Romero Rodríguez – Miguel Ángel Valdivia MazaLa fatiga producida por el calor, afectando al sistema nervioso, puede ser un mecanismo de defensa delcuerpo para no sobrepasar una temperatura interna límite (42º; incompatible con la vida) y así prevenirla lesión por calor y el golpe de calor. En situaciones de alto riesgo térmico, dónde existe unatemperatura elevada o una temperatura moderada pero con una elevada humedad, el organismo humanotiene dificultades en el mantenimiento de una temperatura corporal adecuada. Este aumento de latemperatura central produce un aumento de la acumulación de lactato y una depleción más rápida delglucógeno, contribuyendo a las sensaciones de fatiga y agotamiento. (Fink et al.1975)Este mecanismo de fatiga es quizás más importante que el de la reducción del glucógeno muscular sijugamos y entrenamos en ambientes cálidos y/o húmedos. En ambientes fríos del norte de Europa, porejemplo, no sería tan grave y esta deshidratación no afectaría al rendimiento tanto como si el ejercicio serealizara en clima caliente (Coyle, E.F. 2004), ya que la termorregulación en el frío es más fácil y noincide tan claramente en la fatiga, como lo demostraron claramente Galloway y Maughan (1997) Sinembargo, la deshidratación constituye una amenaza incluso cuando se entrena en climas templados odurante el invierno, por lo que se debe prestar atención a este aspecto. Al hilo de esto podemos citar otromecanismo de fatiga en el fútbol, que puede estar asociado a la temperatura, las alteracioneshidroelectrolíticas, producidas por la pérdida de agua e iones por el sudor.La aparición de fatiga se acelerará en caso de alteraciones hidroelectrolíticas, ya que se provoca unaalteración en la transmisión del impulso nervioso que afectará al trabajo físico.4.3. Depleción de sustratos energéticos.La energía en forma de ATP que permite el trabajo muscular procede de los procesos metabólicosenergéticos. Esta energía se obtiene de la degradación de los sustratos energéticos (grasas e HC,fundamentalmente) La mayor o menor cantidad de depósitos de estos sustratos van a ser factores quecondicionarán la aparición de la fatiga. Como veremos éste constituye el principal mecanismo de fatigaen el fútbol, donde el metabolismo aeróbico es insuficiente para la producción de energía, con lo que elglucógeno muscular es un factor determinante, ya que la producción de energía anaeróbica parte delglucógeno. Es decir, en el fútbol gastaremos fundamentalmente glucógeno, además de los fosfatos. Dehecho, la fosfocreatina puede disminuir por debajo del 30% de los valores de reposo durante algunosmomentos del partido si realizamos varias acciones intensas con cortos periodos de recuperación(Kustrup y col, 2006), pero de lo que no puede vaciarse el músculo es de ATP. El ejercicio intenso delarga duración (ciclismo, maratón…) puede vaciar claramente los depósitos musculares de glucógeno.En deportes interválicos, de equipo, como el fútbol, esto es mucho menos evidente, sin embargo elglucógeno muscular puede ser un factor limitante del rendimiento, si la intensidad es alta, aunque sólodure la actividad 30 o 40 minutos. Por ello no es raro que los futbolistas realicen una segunda parte aintensidades de carrera mucho más bajas, mientras se quejan de la falta de respuesta de sus piernas. Estegasto de glucógeno muscular está directamente asociado con la fatiga. Como hemos visto, el fútbol esun deporte donde las demandas fisiológicas dependen de muchos factores y varían durante el partido. Laconcentración de lactato en sangre y de NH3 (amoníaco) durante periodos de partido, indica que seproduce un metabolismo muscular elevado y cambios iónicos. El glucógeno es el substrato clave, ya quesu disponibilidad, tanto en el músculo como en el hígado es reducida, pues sus reservas son pequeñas. Yel descenso del rendimiento que se produce al final del partido está asociado a su depleción. Diferentesautores (Saltin, 1973; Smaros, 1980; Jacobs y col., 1982) han estudiado la evolución de la concentraciónde las reservas musculares de glucógeno durante un partido de fútbol para ver si en un ejerciciointermitente realizado a esa intensidad media del 70-80% del consumo máximo de oxígeno, también seacompaña de una utilización significativa del glucógeno muscular. 13
  • 14. REVISIÓN BIBLIOGRÁFICA SOBRE DEMANDAS FÍSICAS Y FISIOLÓGICAS EN FÚTBOL - 2012 Rubén Cipriano Romero Rodríguez – Miguel Ángel Valdivia MazaEstos autores han encontrado que ya al finalizar la primera parte, se observa una disminución muyimportante de las reservas musculares de glucógeno. Además, en varios jugadores las reservasmusculares de glucógeno están casi agotadas al finalizar la primera parte. Al finalizar el partido todoslos futbolistas presentan un agotamiento prácticamente completo de las reservas musculares deglucógeno. Por último, alguno de los estudios reveló que los jugadores que tenían una menorconcentración de glucógeno antes de empezar el partido, recorrían una menor distancia total durante elpartido. Además, el tiempo de carrera a máxima velocidad fue un 75% menor en los jugadores con bajosvalores iniciales de glucógeno muscular. Otros autores, como Kustrup y col (2006), nos indican que lasreservas musculares no siempre se depletan al final de un partido, pero que sí se depletancompletamente un número significativo de fibras musculares aisladas, impidiendo mantener el esfuerzo.Por lo tanto, es posible que tal vaciamiento de glucógeno en algunas fibras no permita un esfuerzomáximo tanto en los sprints aislados como repetidos.Niveles de glucógeno muscular antes, durante y después de un partido (Kustrup et al, 2006)El conjunto de estos resultados permite concluir que el glucógeno muscular es un substrato que tieneuna importancia clave en un partido de fútbol debido a que se utiliza de modo predominante y se puedellegar a agotar precozmente. Además, si tenemos en cuenta que:1) sus reservas en el organismo son muy pequeñas.2) durante un partido se suelen agotar esas reservas.3) el agotamiento de dichas reservas se acompaña de una disminución notable del ritmo de juego.4) la recuperación completa de estas reservas puede alargarse más de 48 horas. 14
  • 15. REVISIÓN BIBLIOGRÁFICA SOBRE DEMANDAS FÍSICAS Y FISIOLÓGICAS EN FÚTBOL - 2012 Rubén Cipriano Romero Rodríguez – Miguel Ángel Valdivia Maza5) diferentes estudios han encontrado que la ingestión de una dieta que contenga como mínimo un 60%de hidratos de carbono y la ingestión de agua con hidratos de carbono durante el calentamiento (unos70g en 400 mi de agua) y en el descanso (140g en 800 ml de agua) se acompaña de una mejora de lasprestaciones físicas (número y duración de carreras a máxima velocidad, mayor distancia recorrida) y delas prestaciones técnicas durante el partido de fútbol y, especialmente, durante la última media hora departido, se puede concluir que se deberá prestar especial interés en elaborar cuidadosamente estrategiasdesde el punto de vista de la nutrición y del control y la distribución de las cargas de trabajo yrecuperación para conseguir que los jugadores:1) presenten antes del partido reservas de glucógeno elevadas en el músculo y en el hígado,2) presenten un agotamiento retardado de las reservas musculares durante el partido,3) recuperen dichas reservas rápidamente. (Gorostiaga)Concluimos entonces que los jugadores que tienen un nivel inicial de glucógeno más bajo recorren unadistancia menor y esprintan relativamente menos (especialmente en los segundos tiempos) que losjugadores que tienen niveles normales de glucógeno muscular antes del partido. (Saltin, 1973)Los niveles de glucógeno muscular varían dependiendo de las cap. físicas del individuo, (estado deforma, cantidad de músculo, tipo de fibra muscular...) dieta y el tipo de entrenamiento que estérealizando. En una persona de 70 kg de peso con 21 kg. De músculo podría llegar a tener hasta 700 gr.de glucógeno almacenado sumando todos sus músculos. (Terrados, 2008) 15
  • 16. REVISIÓN BIBLIOGRÁFICA SOBRE DEMANDAS FÍSICAS Y FISIOLÓGICAS EN FÚTBOL - 2012 Rubén Cipriano Romero Rodríguez – Miguel Ángel Valdivia Maza  Artículos científicos relacionados con las demandas físicas:Physical demands of different positions in FA Premier League soccer- Bloomfield, J., Polman, R., & ODonoghue, P. (2007). Physical demands of different positions in FAPremier League soccer. Journal of Sports Science and Medicine. 6, 63-70.El propósito de este estudio fue determinar las demandas físicas en 3 diferentes posiciones (defensas,mediocentros y atacantes). El análisis se realizo a través de video. Se analizaron un total de 55 jugadores(10 defensas, 18 mediocentros y 19 atacantes de 12 equipos diferentes). En cada partido 6 jugadoresfueron seguidos por “PlayerCam” en franjas de tiempo de (0-15min, 15-30min, 30-45min, 45-60min,60-75min, 75-90min). Se analizó los PM (movimiento intencionado). Tras el análisis se recogieron losresultados de las tablas, en diferentes posicionesStanding-de pie, walking-andando, joggin-trotar, running-corer, sprinting-sprintar, skipping-saltar,shuffling-arrastrarse 16
  • 17. REVISIÓN BIBLIOGRÁFICA SOBRE DEMANDAS FÍSICAS Y FISIOLÓGICAS EN FÚTBOL - 2012 Rubén Cipriano Romero Rodríguez – Miguel Ángel Valdivia MazaMÉTODO: El método utilizado la observación y la grabación de partidos usando una “playercam”, quepermite centrar la grabación en un solo foco (jugador) durante 15 minutos. De esta forma, se observarona 6 jugadores en cada partido, en períodos de 15 minutos, sabiendo que un partido tiene una duracióntotal de 90 minutos. El criterio pasa seleccionar los jugadores, era que pudieran ser observados los 15minutos al completo. Para ello, debían estar desde el principio en el terreno de juego, y no estar más de30 segundos sin participar en el juego.RESULTADOS Y CONCLUSIONESLa posición tenía una influencia significativa en el tiempo durante el cual el jugador realizaba carrera,un Sprint, un salto, estaba de pie o andaba. Sin embargo, no tenía una repercusión considerable en eltiempo que gastaban realizando movimientos de baja, media, alta o muy alta intensidad.Los defensas son los que pasaban un mayor porcentaje del tiempo del partido andando, trotando osaltando, mientras que sus estadísticas eran menores en cuanto a la realización de sprines o carreras, conrespecto a las otras posiciones. Por otra parte, los centrocampistas, se pasaban la mayor parte del tiempocorriendo y esprintando. De ahí, que las mayores distancias recorridas en un partido son las realizadaspor los jugadores que ocupan estas posiciones. Además, los centrocampistas demostraron una altapresencia en las acciones de posesión de balón, al igual que los delanteros, que también presentaron unacantidad similar de sprines. No obstante, los delanteros superaban con creces el tiempo que pasabanandando por el terreno con respecto a los mediocampistas. Por otro lado, los centrocampistas ysobretodo los delanteros, se ven envueltos con mayor frecuencia en otro tipo de movimientos conrespecto a los defensores, como son: caídas, deslizamientos, frenadas, levantamientos,…Los defensores y los delanteros son los que más veces caen al suelo, siendo esto un aspecto importante atener en cuenta en la preparación física. Son estas posiciones además las que más saltos realizan. Conrespecto al cuerpo del jugador, probablemente los delanteros deberían ser los jugadores más fuertes,porque van a sufrir muchas acciones de contacto corporal a alta intensidad, y tienen que ser capaces desoportar empujones, contacto en los saltos, etc. Además, se observó que los delanteros eran los querealizaban más paradas y frenadas en acciones de alta intensidad, aspecto fundamental a considerar parael entrenamiento de fuerza en piernas, así como la prehabilitación. En relación a esto, los defensoresdeberían tener características similares para poder hacer frente a los delanteros, de tal modo que son losjugadores pertenecientes a estas posiciones los que presentan una mayor corpulencia, altura e índice demasa corporal por lo general.Los jugadores realizaron una media de 700 giros durante el partido, de los cuales la gran mayoría erande 0º a 90º principalmente en defensas, mientras que los delanteros y centrocampistas realizaban más de270º a 360º, con motivo de la cercanía de jugadores del equipo contrario y la consiguiente necesidad deliberarse de su marca o jugar el balón rápido. En cambio, los giros de 90º a 180º se encuentranrepartidos más o menos en la misma proporción entre todas las posiciones. Estuvieron implicados en elequivalente a 111 actividades de movimiento de la pelota de media, sin que se detectaran diferenciassignificativas entre posiciones sobre la participación total en la actividad sobre la pelota. En cuanto altiempo de partido durante el cual se está realizando algún movimiento, la media es del 40%, siendo loscentrocampistas los que presentan una tasa de movimiento más elevada, seguidos de los defensores, ypor último los delanteros. Sin embargo, existen diferencias notables en cuanto a la intensidad de dichosmovimientos, siendo los delanteros los que superan notablemente tanto a los defensas como a losmediocampistas.Casi el 50% del tiempo de movimiento dirigiéndose hacia delante (delanteros y centrocampistasfundamentalmente), 20% sin moverse hacia ningún lado y el resto del tiempo, movimientos hacia a tras,diagonales, laterales o arqueados (defensores principalmente). 17
  • 18. REVISIÓN BIBLIOGRÁFICA SOBRE DEMANDAS FÍSICAS Y FISIOLÓGICAS EN FÚTBOL - 2012 Rubén Cipriano Romero Rodríguez – Miguel Ángel Valdivia MazaTodos estos factores, deberían ser tenidos en cuenta al evaluar el gasto energético de un partido,teniendo en cuenta acciones, como el dribling (que supone un gasto energético extra), la intensidad, loscambios de dirección, etc.En conclusión; Este análisis ha mostrado que menos de la mitad de movimientos intencionados serealizan en una dirección frontal, los jugadores realizan diferentes tipos de movimiento con una gama deintensidades diferentes y realizan giros frecuentes entre sus patrones de movimiento. Existen diferenciassignificativas entre delanteros, centrocampistas y los jugadores que defienden. Los defensores pasan untiempo significativamente menor %PM corriendo y esprintando que los jugadores de otras posiciones,pero un tiempo significativamente mayor % PM saltando que los otros puestos.Los defensores también pasan un tiempo significativamente mayor %PM desplazándose hacia atrásque las otras dos posiciones. Los Centrocampistas realizan giros significativamente menores durante elpartido que los delanteros y defensores. Estas diferencias indican que los jugadores, según susdiferentes posiciones, podrían beneficiarse de programas de acondicionamiento específicos adaptados alas necesidades físicas que con mayor frecuencia se utilizan en cada puesto. Por ejemplo, losdefensores y los delanteros podrían beneficiarse de las condiciones físicas tipo velocidad y agilidad,mientras que los centrocampistas se beneficiarían más de intervalos de correr distancias más largas, deacuerdo a los resultados de este estudio. Por lo tanto los delanteros y defensas son más veloces y ágiles,y los centrocampistas deberían tener mas resistencia aeróbica.En conclusión personal a este estudio, queremos recalcar la importancia del principio de especificidad eindividualización del entrenamiento, porque a la vista está que no todos los jugadores tienen las mismasdemandas físicas y se ven envueltos en una gran variedad de movimientos y situaciones diferentes, paralos que deben estar preparados. Por ello, resulta fundamental la planificación y la ejecución delentrenamiento, de modo que tenga una transferencia positiva a la competición y se adapte a lascaracterísticas y necesidades individuales de cada jugador.Analysis of physical activity profiles when running with the ball in aprofessional soccer team-Carling, C. (2010). Analysis of physical activity profiles when running with the ball in a professionalsoccer team. Journal Of Sports Sciences, 28(3), 319-326.Análisis de los perfiles de actividad física de jugadores profesionales corriendo con el balón-Resumen: análisis de las demandas físicas de los jugadores de futbol profesionales cuando corren conbalón, este estudio determino los perfiles de actividad durante el partido, examinó los efectos de lafatiga, e investigo las diferencias entre cada posición de juego. En 30 partidos de la 1º liga francesadurante dos temporadas, 2007-2008 y 2008-2009, fueron analizados usando sistemas computerizados demulticamaras (AMISCO)En futbol profesional, solo 1,2 a 2,4 % del total de la distancia cubierta por jugadores es en posesión delbalón, con distancias que dependen de las posiciones de juego (Di Salvo et al., 2007). Se han mostradoque correr con el balón incrementa el stress psicológico en comparación a correr normal (Hoff, Wisløff,Engen, Kemi, & Helgerud, 2002; Reilly & Ball, 1984) 18
  • 19. REVISIÓN BIBLIOGRÁFICA SOBRE DEMANDAS FÍSICAS Y FISIOLÓGICAS EN FÚTBOL - 2012 Rubén Cipriano Romero Rodríguez – Miguel Ángel Valdivia MazaDurante los partidos, los jugadores cubren una distancia media de 191.0 +/- 80.3 metros en posesión delbalón (tabla 1). El 34.3% de la distancia en posesión de balón es cubierta a una velocidad inferior a 19.1km/h, 25% entre 14.1 y 19 km/h, 12.5% entre 11.1 y 14 km/h y 27,6 % en menos de 11 km/h.En todos los jugadores, el pico de velocidad en posesión fue de 24.7 +/- 6.1 km/h, con diferencias entreposiciones de juego. El mayor y menor valor es entre mediocampistas y defensas centralesrespectivamente. El número de toques por posesión de todos los jugadores son entorno 2 +/- 0.2 yvarían entre posiciones de juego. Siendo mayor en mediocentros y menor en defesas. Los jugadorespasan 53,4 +/- 8,1 segundos por partido en posesión de balón. Hay diferencias entre posiciones de juegocon mediocampistas pasando mas tiempo en posesión que los defensas centrales 19
  • 20. REVISIÓN BIBLIOGRÁFICA SOBRE DEMANDAS FÍSICAS Y FISIOLÓGICAS EN FÚTBOL - 2012 Rubén Cipriano Romero Rodríguez – Miguel Ángel Valdivia MazaDemandas físicas en jugadores semiprofesionales de fútbol: ¿se entrena igualque se compite?-Casamichana, D. & Castellano, J. (2011). Demandas físicas en jugadores semiprofesionales de fútbol:¿Se entrena igual que se compite?. Cultura, Ciencia y Deporte. 6, (1696-5043), 121-127.INTRODUCCIÓNCon el entrenamiento buscamos preparar de manera específica al deportista para afrontar lacompetición. Sin embargo, pocos trabajos han comparado las demandas de la competición con las delentrenamiento. Es más, podemos conocer las demandas que tienen los jugadores en la competición, perosi no adaptamos nuestros entrenamientos en función de esas necesidades, no estamos preparando aljugador de manera específica y adecuada para el momento en que se enfrente al partido. De ahí lapregunta que da nombre al título, ¿se entrena igual que se compite? Este estudio podría considerarsepionero en relación a esta comparativa en el ámbito del fútbol, puesto que ya se han realizado otrossimilares para deportes como el Rugby.Este estudio trata de describir las demandas físicas de la competición en jugadores semiprofesionales defútbol, en función de su demarcación, y si se asemejan o no en función del entrenamiento que realizan.Se analizaron 32 de jugadores de fútbol semiprofesionales de un equipo de tercera división en latemporada 2010-2011 tanto en competición como en entrenamiento, en el mismo período de latemporada. El sistema utilizado para el registro fue la monitorización a través de dispositivos GPS. Éstase realizó durante 7 partidos con una duración media de 48,5+/-17,3 minutos. Los encuentros estuvieronseparados por al menos 72 horas y fueron jugados en horarios y condiciones climatológicas similares,además de frente a equipos de parecido nivel.RESULTADOSPartidos amistosos: Con respecto a los partidos amistosos, en comparación con los entrenamientos,mostraron diferencias significativas en las demandas físicas, presentando valores superiores en casitodas las variables estudiadas excepto en la distancia recorrida a baja intensidad (0–6.9 km·h-1), que fuesuperior en el entrenamiento.Partidos de competición: En cuanto a los partidos de competición, los jugadores recorren másdistancia total por minuto (112.9 vs. 73.5 m·min-1) y a mayores velocidades de 7.0-12.9, 13.0-17.9,18.0-20.9 y >21 km·h-1. Con relación a los sprints, en los partidos oficiales se dan con mayorfrecuencia por hora de juego (15.3 vs. 3.2), siendo además más largos (15.2 vs. 9.4 m), de mayorduración (2.3 vs. 1.5 s) y de velocidad máxima superior (27.1 vs. 23.5 km·h 1).Haciendo referencia a los indicadores establecidos, en competición se da una mayor Carga deljugador·min-1 (13.4 vs. 8.6 UA) y ratio trabajo:descanso (2.4. vs. 0.9 UA) en comparación con elentrenamiento. 20
  • 21. REVISIÓN BIBLIOGRÁFICA SOBRE DEMANDAS FÍSICAS Y FISIOLÓGICAS EN FÚTBOL - 2012 Rubén Cipriano Romero Rodríguez – Miguel Ángel Valdivia MazaCONCLUSIONESResulta fundamental conocer el grado de exigencia de los partidos, las demandas físicas, para poderreproducirlas en el cual son reproducidas en los entrenamientos, y poder actuar en consonancia,aumentando la especificidad de la solicitación durante el entrenamiento. La optimización, tanto encalidad como en cantidad, de las sesiones de entrenamiento pasa por la incorporación de ciertas pautasde trabajo como por ejemplo:-Aumentar en la medida de lo posible el tiempo de práctica, evitando pérdidas de tiempo entreejercicios.-Diseñar tareas o formas jugadas donde los requerimientos energéticos tengan que ver con los de lapropia competición, es decir, incluyendo los rasgos propios del fútbol en lo que se refiere a loselementos básicos como el número de jugadores por equipo, dimensiones relativas del espacio uorientación del espacio.High-intensity running in English FA Premier League soccer matches-Bradley, P. S., Sheldon, W., Wooster, B., Olsen, P., Boanas, P., & Krustrup, P. (2009). High-intensityrunning in English FA Premier League soccer matches.Journal Of Sports Sciences, 27(2), 159-168.ResumenLos objetivos de este estudio fueron: (1) determinar los perfiles de actividad de una amplia muestra delos jugadores ingleses FA Premier League de fútbol, y (2) examinar carrera de alta intensidad durantelos partidos de fútbol de élite-estándar para los jugadores en diferentes posiciones de juego. Veintiochoinglés FA Premier League se analizaron durante la temporada 2005-2006 la competencia (n = 370), 21
  • 22. REVISIÓN BIBLIOGRÁFICA SOBRE DEMANDAS FÍSICAS Y FISIOLÓGICAS EN FÚTBOL - 2012 Rubén Cipriano Romero Rodríguez – Miguel Ángel Valdivia Mazautilizando una cámara multi-sistema de seguimiento informatizado. Durante un partido típico, loscentrocampistas de banda (interiores) (3.138 m, SD = 565) cubrió una distancia mayor en la carrera dealta intensidad que los mediocampistas centrales (2825 m, SD = 473), los laterales (2.605 m, SD =387), atacantes (2341 m, SD = 575), y los defensores centrales (1834 m, SD = 256). En los últimos 15minutos de un partido de alta intensidad, la distancia de funcionamiento es un 20% menos que en losprimeros 15 minutos del partidos en los centrocampistas de banda (467 m, SD = 104 vs 589 m, SD =134, P50.01), los mediocampistas centrales (429 m, SD = 106 vs 534 m, SD = 99, P50.01) y loslaterales (389 m, SD = 95 vs 481 m, SD = 114, P50.01), los atacantes (348 m, SD = 105 vs 438 m, SD =129, P50 0.01), y los defensores centrales (276 m, SD = 93 vs 344 m, SD = 80, P50.01). Encontramosuna reducción de distancia similar para los desplazamientos de alta intensidad con y sin posesión delbalón entre los últimos 15-min y los primeros 15-min del período del juego. La media de tiempo derecuperación entre carreras de alta intensidad fue de 72 s (SD = 28), con un tiempo de recuperación del28% más durante los últimos 15 minutos que en los primeros 15 minutos del juego. La carrera de altaintensidad tiene una disminución inmediatamente después del período mas intenso de 5 min, esto fuemás evidente en los atacantes (216 m, frente a 113 m) y los defensores centrales (182 m, vs 96 m). Losresultados sugieren que la carrera de alta intensidad con y sin posesión del balón se reduce durante lasdiversas fases de los partidos de fútbol de elite, así como sus perfiles de actividad y modalidad de fatigavarían entre las posiciones de juego. Los nuevos resultados proporcionan información valiosa sobre elfuncionamiento de alta intensidad de los patrones de una amplia muestra de los jugadores de fútbol deélite-estándar, que pueden ser útiles en el desarrollo y la prescripción de los regímenes específicos deentrenamiento.En la tabla 1 observamos los datos con las variables de las distancias cubiertas según el grado deintensidad (en metros) y diferenciando en cada columna por puestos específicos de juego 22
  • 23. REVISIÓN BIBLIOGRÁFICA SOBRE DEMANDAS FÍSICAS Y FISIOLÓGICAS EN FÚTBOL - 2012 Rubén Cipriano Romero Rodríguez – Miguel Ángel Valdivia MazaEn la gráfica anterior se representan las distancias recorridas (en metros) corriendo a alta intensidad, sediferencia entre primer tiempo, segundo tiempo y el tiempo total de partido. Como vemos son losmediocampistas de banda o interiores los que recorren mayor distancia a alta intensidad, siendo estamayor en la primera parte que en la segunda. Los que menor distancia recorren a alta intensidad son losdefensas centrales y los delanteros.Analysis of High Intensity Activity in Premier League SoccerDi Salvo, V., Gregson, V., Atkinson, G., Tordoff, P., & Drust, B. (2009). Analysis of High IntensityActivity in Premier League Soccer. International Journal of Sports and Medicine. 30, 205-212.-Resumen:El objetivo de la presente investigación era proporcionar un análisis detallado de la actividad de altaintensidad corriendo completada por los jugadores de fútbol de elite durante los partidos. Otro objetivodel estudio fue evaluar la importancia de la ejecución de actividad de alta intensidad para el éxitogeneral del equipo. En el estudio se observo las medidas individuales en el rendimiento de 563jugadores de campo (con una media de 8 partidos observados por jugador) que compitieron en la LigaInglesa Premier League durante las temporadas 2003/2004 a 2005/2006 mediante un sistemacomputarizado de rastreo (Prozone ®, Leeds , Inglaterra). Las actividades de alta intensidadseleccionadas para el análisis incluyeron la alta intensidad total de la distancia recorrida (THIR), el totalde distancia Sprint (TSD) y el número y el tipo de carreras realizadas. La alta intensidad total de ladistancia recorrida en posesión y sin posesión del balón también fue analizada. Las variables diferencianentre la posición de juego; con el centrocampista de banda (1 049 ± 106 m) y los defensores centrales(681 ± 128 m) que completaron la distancia máxima y mínima, respectivamente (p<0,001). 23
  • 24. REVISIÓN BIBLIOGRÁFICA SOBRE DEMANDAS FÍSICAS Y FISIOLÓGICAS EN FÚTBOL - 2012 Rubén Cipriano Romero Rodríguez – Miguel Ángel Valdivia MazaLa actividad de alta intensidad también fue relacionado con el éxito del equipo con los equipos deacabado en la parte inferior cinco (919 ± 128 m) y media diez (917 ± 143 m) estas dos últimasposiciones de la liga completan mucho más THIR en comparación con los equipos de los primeros cincopuestos (885 ± 113 m) (p = 0,003). La variable TSD también se deterioró significativamente durante el2 º semestre con los mayores decrementos observados en los centrocampistas de banda y jugadores deataque (p <0,05). Las diferencias de posición en la actividad de alta intensidad y el cambio observado enla actividad a lo largo del juego también fueron influenciados por el éxito del equipo (p <0,05). Losresultados del presente estudio indican que la actividad de alta intensidad en el fútbol de élite estáinfluenciada en cada partido por la posición de juego en cada jugador y la actividad anterior en eljuego. Estos patrones de actividad dependen también de éxito del equipo. Esto puede indicar que laeficacia general técnico-táctica de un equipo son más importantes para determinar el éxito en el fútbolen lugar de altos niveles de rendimiento físico en sí. 24
  • 25. REVISIÓN BIBLIOGRÁFICA SOBRE DEMANDAS FÍSICAS Y FISIOLÓGICAS EN FÚTBOL - 2012 Rubén Cipriano Romero Rodríguez – Miguel Ángel Valdivia MazaThe use of individualized speed and intensity thresholds for determining thedistance run at high-intensity in professional soccer-Abt, G., & Lovell, R. (2009). The use of individualized speed and intensity thresholds for determiningthe distance run at high-intensity in professional soccer. Journal Of Sports Sciences, 27(9), 893-898.El uso de la velocidad individualizada y umbrales de intensidad para la determinaciónla distancia recorrida a alta intensidad en el fútbol profesional:Al igual que con otros sistemas de análisis de partidos, ProZone1 utiliza un umbral develocidad absoluta para identificar a la velocidad de carrera a alta intensidad. En este estudio, hemosexaminado el uso de un umbral de velocidad individual de alta intensidad sobre la base de la velocidaden el segundo umbral ventilatorio (VT2speed) para la evaluación de la distancia recorrida aalta intensidad durante los partidos. Diez jugadores profesionales de fútbol completaron una prueba deesfuerzo máxima para determinar VT2speed. Los datos del partido fueron identificados por medio delsistema de ProZone1 análisis del partido. Las distancias se ejecutan a alta intensidad durante lospartidos se calcula utilizando el valor predeterminado (19.8 km/h) y la velocidad de VT2. Lasdiferencias entre VT2speed y por defecto se analizaron mediante una prueba no paramétricade señal media. Las distancias se ejecutan a alta intensidad se compararon con una prueba tpareada. El VT2speed media fue de 15 kilómetros/h (rango de 14-16 kilómetros/h), que fue menorque el valor predeterminado (P50.01). La media de distancia recorrida a alta intensidad basada en elvalor predeterminado y VT2speed fue de 845 m (s = 296) y 2258 m (s = 707),respectivamente [diferencia de medias 1413 m; P50.001 (95% CI: 1.037-1.789 m)]. La intensidadde carrera a alta velocidad basada en el umbral ventilatorio segundo son sustancialmente menor que elutilizado en el defecto en el sistema de partido ProZone1análisis, por lo tanto la distancia recorrida aalta intensidad pueden ser sustancialmente subestimada.Diez jugadores profesionales de fútbol del mismo club que compite en la edición 2007-2008 delcampeonato inglés de Coca-Cola fueron reclutados y completaron el estudio. Sus característicasantropométricas y la forma física se muestran en la Tabla I. El estudio fue aprobado por el comité deética institucional y conforme a la Declaración de Helsinki.Hemos demostrado que los jugadores se diferencian en la velocidad a la que comienzan a ejecutarcarrera a alta intensidad, destacando la necesidad de individualizar el umbral de velocidad a altaintensidad. Además, la intensidad de alta velocidad de carrera se basa en un método objetivo eindividualizadas como se utiliza en el presente estudio son sustancialmente menor que lautilizada como defecto en el sistema de análisis ProZone1 partido, y por lo tanto la distancia recorrida aalta intensidad puede ser subestimada. 25
  • 26. REVISIÓN BIBLIOGRÁFICA SOBRE DEMANDAS FÍSICAS Y FISIOLÓGICAS EN FÚTBOL - 2012 Rubén Cipriano Romero Rodríguez – Miguel Ángel Valdivia MazaComparison of physical and technical performance in European soccermatch-play: FA Premier League and La Liga-Dellal, A., Chamari, K., Wong, D. P., Ahmaidi, S., Keller, D., Barros, R., & ... Carling, C. (2011).Comparison of physical and technical performance in European soccer match-play: FA PremierLeague and La Liga. European Journal Of Sport Science, 11(1), 51-59.El objetivo de este estudio fue comparar el rendimiento en partidos de jugadores profesionales defútbol a través de dos grandes campeonatos de Europa: La Liga Española e Inglés FA PremierLeague (FAPL). Los datos fueron recolectados a través de un sistema computarizado de análisis departido. Un total de 5938 análisis se registraron durante el 2006 / 2007 la temporada. Los jugadoresse clasificaron en seis roles posicionales: defensores centrales, defensas, centrocampistas centralesdefensivos, centrocampistas de banda (interiores), mediapuntas, y delanteros. Las variablesanalizadas fueron: desempeño en los partidos: (i) la actividad física- distancia total recorrida, ladistancia recorrida a alta intensidad con y sin posesión del balón, (ii) las acciones técnicas delpartido y los duelos en el campo, los pases, la posesión, y toques de balón. La comparación de ladistancia total recorrida por la FAPL y los jugadores de La Liga no mostró diferencias entre lasdistintas posiciones de juego, pero los jugadores FAPL generalmente cubrieron mayores distanciasen carreras de velocidad. En contraste, más de la distancia total en el Sprint fue cubierto por losjugadores de La Liga, cuando su equipo estaba en posesión de, mientras que a la misma distanciatotal de carrera, con independencia de la posesión, se observó en los jugadores FAPL.La Liga ganó jugadores más duelos de título (49,32% vs 48,68%) y realizó la misma proporción depases con éxito (76,17%). FAPL los centrocampistas de banda tenían un 20% más toques de balónpor posesión que sus homólogos de La Liga. En conclusión, nuestros resultados muestran que laFAPL y los equipos de La Liga presentan diferencias en diversos aspectos físicos y técnicos delpartido, lo que sugiere que pueden existir diferencias culturales entre ligas de fútbol profesional ylas similares posiciones de juego en diferente liga. 26
  • 27. REVISIÓN BIBLIOGRÁFICA SOBRE DEMANDAS FÍSICAS Y FISIOLÓGICAS EN FÚTBOL - 2012 Rubén Cipriano Romero Rodríguez – Miguel Ángel Valdivia Maza 27
  • 28. REVISIÓN BIBLIOGRÁFICA SOBRE DEMANDAS FÍSICAS Y FISIOLÓGICAS EN FÚTBOL - 2012 Rubén Cipriano Romero Rodríguez – Miguel Ángel Valdivia Maza Los resultados de este estudio muestran similitudes y diferencias en diversos aspectos del rendimiento físico y técnico entre las dos principales ligas de fútbol europeas, con variaciones que dependen de la posición de juego. Esta información ha permitido una comprensión más minuciosa de las necesidades físicas y técnicas para jugar en la Liga y la FA Premier League y puede tener consecuencias directas para programas de entrenamiento y proyectos específicos de identificación de talentos. Estas diferencias culturales en el rendimiento también puede tener un impacto en las transferencias, ya que sugieren que los jugadores que se mueven entre los países necesitan adaptarse tanto física como técnicamente al estilo particular de estas ligas.Selected physical attributes of male soccer players: A comparative analysis -Rebelo, M., Smylie, S., Macintosh, S., & Lombard, R. (2010). Selected physical attributes of male soccer players: A comparative analysis. African Journal for Physical, Health Education, Recreation and Dance. December 2010, 85-92. Estudio realizado con 55 hombres jugadores de futbol, de 17 años en adelante. Divididos en 3 grupos, grupo A jugadores profesionales; premier soccer league (n=22), grupo B jugadores semi- profesionales; Vodacom Cup Team (n=18) y grupo C, nivel amateur, universitarios (n=15). Todos los resultados obtenidos se muestran en la Tabla 1. Existe una diferencia significativa, se encontró entre los jugadores profesionales y aficionados para la agilidad aeróbica, anaeróbica, derecha e izquierda, la potencia, (20 y 40 m de velocidad). Los semi-profesionales también mostraron una diferencia significativa (p <0,05) en comparación a los aficionados de aeróbica, agilidad anaeróbico, derecha e izquierda y 40 m velocidad. No hubo diferencias significativas (p> 0,05) en 5m y 10m de velocidad de entre los tres grupos. Sin embargo, una diferencia notable se encontró que pueden relacionarse con implicaciones prácticas. Además no hubo diferencias significativas (p> 0,05) entre los profesionales y semiprofesionales para todas las pruebas realizadas. Una diferencia notable que podría alterar el rendimiento era evidente 28
  • 29. REVISIÓN BIBLIOGRÁFICA SOBRE DEMANDAS FÍSICAS Y FISIOLÓGICAS EN FÚTBOL - 2012 Rubén Cipriano Romero Rodríguez – Miguel Ángel Valdivia MazaValoración de la potencia de salto en jugadores semiprofesionales defútbol y comparación de resultados por puestos-Jiménez, R. R., Parra, G. G., Pérez, D. D., & Grande, I. I. (2009). Valoración de la potencia desalto en jugadores semiprofesionales de fútbol y comparación de resultados por puestos. / Jumppower measurement in semi-professional soccer players and comparison of results bypositions. Revista Kronos,8(15), 79-84.RESUMENLos test de salto vertical han sido seleccionados para la valoración de la potencia mecánicadesarrollada por la musculatura de las extremidades inferiores en futbolistas (Wislof y cols., 1998;Casajús, 2001; Aranda y cols, 2004; Tessitore y cols., 2005). El objetivo principal de lainvestigación fue valorar el nivel de potencia de salto de jugadores semiprofesionales de fútbol parainformar al cuerpo técnico y orientar el entrenamiento de esta capacidad. También se comprobó laexistencia de diferencias en esta capacidad en función de los puestos ocupados por los jugadores enel campo. Se han analizado un total de 21 jugadores del Fuenlabrada CF. Se seleccionaron los test:Squat Jump (SJ) y Counter Movement Jump (CMJ). Tras la comparación por puestos se hacomprobado que los porteros son los jugadores que mayor altura de salto manifiestan (36.94±3.14cm) y también los que más potencia desarrollan en el SJ (53.79 ± 3.12 W/Kg). Tras ellos se sitúanlos delanteros y en último lugar los centrocampistas. De la comparación por puestos de losresultados del CMJ se desprende que los que mayor altura de salto (40.37±6.43cm) y potencia(53.60±4.80 W/Kg) alcanzan son los centrocampistas mientras que los defensas son los que menoraltura de salto alcanzaron. Es interesante observar que la que la mayor diferencia entre losresultados de altura en el SJ y CMJ la alcanzan los centrocampistas indicando su mejor utilizaciónde la capacidad elástica muscular. Las diferencias entre los grupos de estudio no son en ningúncaso significativas no pudiendo establecerse un grupo en el que sea mas destacada esta capacidadfrente a los demás grupos.El material utilizado para la realización de los tests ha sido una Plataforma de Fuerza piezoeléctricacon una sensibilidad de 0.1 N (kistler Quatro Jump), con una frecuencia de muestreo de 500 Hz,conectado a un ordenador portátil que registra directamente la Altura(cm) del centro de gravedad del jugador, Velocidad (m/s) del movimiento, Potencia (W/Kg)desarrollada y Fuerza (%BW) aplicada en los saltos ejecutados sobre la propia plataforma.También se ha calculado el Índice de elasticidad con las alturas del SJ y CMJ.Todos estos registros fueron obtenidos mediante el software Quattro Jump v. 1.08 de 2004 (KistlerInstrument AG, Suiza). Las variables extraídas de los saltos SJ y CMJ fueron:• h (cm): Altura del salto calculado mediante el método de la doble integración.• Fmax (%BW): Pico de Fuerza máxima en la fase concéntrica del salto (batida).• Vmax (m • s2): Velocidad máxima (m • s2) previa al despegue del salto.• Pmax (W/Kg): Pico de Potencia máxima previa al despegue.• IE (%): Índice de elasticidad.• %F en Pmax: Porcentaje de Fuerza alcanzado en el instante del Pico de Potencia.• %V en Pmax: Porcentaje de Velocidad alcanzado en el instante del Pico de Potencia. 29
  • 30. REVISIÓN BIBLIOGRÁFICA SOBRE DEMANDAS FÍSICAS Y FISIOLÓGICAS EN FÚTBOL - 2012 Rubén Cipriano Romero Rodríguez – Miguel Ángel Valdivia MazaRESULTADOSEn la Tabla 2 se recogen los valores de la altura del Squat Jump (SJ). Se observa que la media desalto es de 30.28±10.25 cm, siendo los porteros los que más saltan con una media de 36.94±3.14cm. En la misma tabla se puede observar valores de la potencia obtenida durante los saltos (SJ). Elpromedio total de los jugadores analizados fue de 45.80 ±15.63 W/Kg. De igual forma los jugadores que muestran una mayor potencia de salto fueron losporteros con una media de 53.79 ± 3.12 W/Kg. Los que mostraron un valor mas bajo fueron losdelanteros con un valor medio de 50.10 ± 6.62 W/Kg.En la Tabla 2 se observan los valores de la altura de salto Counter Movement Jump (CMJ). Secalculó una media de altura del salto del total de la muestra analizada de 34.54±11.86 cm, siendolos centrocampistas los que mayor altura alcanzaron con 40.37±6.43cm. En la misma tabla sepueden observar los valores de potencia en el salto con contramovimiento Se observa que la mediade potencia fue de 47.53±16.08 W/ Kg siendo los centrocampistas los que mas potenciadesarrollaron con 53.60±4.80 W/Kg. Los que muestran un valor menor de potencia fueron losdelanteros con 51.71±5.41W/Kg. El resultado medio del Índice de elasticidad en los jugadoresanalizados fue de un 14.46 ±0.14%. En las comparaciones por puestos no se encontrarondiferencias significativas tras el cálculo de Anovas. Siendo en la mayoría de los casos el índice designificatividad 1 o próximo a 1. Se encontraron diferencias significativas (p<0.05) en todas lasvariables comparadas entre el SJ y CMJ (Tabla 3). Las diferencias mas importantes lasencontramos en la altura del salto y la velocidad.DISCUSIÓN Y CONCLUSIONESTras la realización de la comparación por puestos se ha comprobado que los porteros son losjugadores que mayor altura de salto manifiestan y también los que más potencia desarrollan en elSJ (Tabla 2). Tras ellos se sitúan los delanteros y en último lugar los centrocampistas.De la comparación por puestos de los resultados del CMJ se desprende que los que mayor altura desalto alcanzan son los centrocampistas mientras que los defensas son los que menor altura de saltoalcanzaron. Es interesante observar la diferencia entre los resultados por puestos en el caso de unoy otro test. Mientras que en el test mas específico de fuerza activa son los porteros los que obtienenmejores resultados en el test de fuerza elastico-explosiva son los centrocampistas. El mayoraprovechamiento de la elasticidad muscular por parte de los centrocampistas se pone de manifiestocon estos resultados pudiendo indicar, de cara a optimizar los entrenamientos de los porteros, laconveniencia de mejorar este aspecto. 30
  • 31. REVISIÓN BIBLIOGRÁFICA SOBRE DEMANDAS FÍSICAS Y FISIOLÓGICAS EN FÚTBOL - 2012 Rubén Cipriano Romero Rodríguez – Miguel Ángel Valdivia MazaLas diferencias encontradas entre el SJ y el CMJ podrían estar vinculadas a la capacidad elástica delos jugadores. Esto da lugar a que los que saltan más en el SJ no son los más destacados en el CMJ,debido a que cada jugador tiene un aprovechamiento diferente de la tensión elástica generada en afase de estiramiento del músculo, lo que hace que se establezcan diferencias respecto al salto sincontramovimiento (SJ). Se ha comprobado que la altura del salto y la potencia tanto en el SJ comoen el CMJ están relacionadas entre sí. En el caso del SJ (r: 0.86; p<0.001) y en el caso del CMJ (r:0.53; p<0.05). De cara a optimizar el entrenamiento de los jugadores buscando un objetivo demejora de la capacidad de salto puede ser interesante el diseño de trabajos de musculación enfunción de la potencia desarrollada en el ejercicio y no únicamente en la carga. La aplicación demétodos de control de la potencia desarrollada en ejercicios comúnmente utilizados como lasentadilla debería considerarse en este tipo de sesiones. Cabe destacar la relación directaencontrada entre la velocidad máxima alcanzada por el deportista y la potencia máximadesarrollada. En la siguiente gráfica, se puede apreciar una relación entre la velocidad y la potenciaen el CMJ (Figura 1). Se establece por tanto que los jugadores que más potencia desarrollan en estegrupo son los más veloces (r: 0.75; p<0.001 ***).El valor de la Potencia analizado con los test de salto vertical puede ser un gran indicador de lascualidades del futbolista puesto que nos informa de su capacidad de salto y de su velocidad.Demanda fisiológica en juegos reducidos de fútbol con diferenteorientación del espacio-Casamichana, D., Castellano, J., Gonzalez-Morán, A., García-Cueto, H., & García-López,J. (2011). Demanda fisiológica en juegos reducidos de fútbol con diferente orientación delespacio. International Journal of Sport Science. VII, (1885-3137), 141-154. Los juegos en espacios reducidos constituyen una alternativa al entrenamiento tradicionalinterválico, con los que se pueden conseguir los mismos efectos y en los que además se puedentrabajar tanto aspectos técnico-tácticos como condicionales, introduciendo el balón como elementomotivacional. 31
  • 32. REVISIÓN BIBLIOGRÁFICA SOBRE DEMANDAS FÍSICAS Y FISIOLÓGICAS EN FÚTBOL - 2012 Rubén Cipriano Romero Rodríguez – Miguel Ángel Valdivia MazaEste estudio trata de comprobar las posibles variaciones en las demandas fisiológicas de losjugadores en tres modalidades distintas de juegos en espacios reducidos con diferente orientaciónen el espacio: sin el espacio orientado (mantenimiento de la posesión), con el espacio orientado conporterías reglamentarias y porteros y con el espacio orientado con porterías pequeñas y sinporteros, manteniendo constantes las demás variables: número de jugadores, balones, tamaño delespacio, etc.MÉTODOLos sujetos analizados fueron 18 jugadores del mismo equipo senior aficionado, cuya frecuencia deentrenamiento era de 3 sesiones a la semana de unos 90 minutos aproximadamente más el partido.Se realizaron 3 sesiones durante 3 semanas en período competitivo, en cada una de las cuales serealizaban las tres modalidades de juego descritas anteriormente. En todas ellas participaban 4 x 4jugadores, en un espacio de 25 x 32. Se realizaban 3 series de 4 minutos, con 3 minutos dedescanso activo entre ellas (estiramientos), sin ningún tipo de regla que limitará los contactos conel balón y con la normativa de fútbol 11, a excepción del fuera de juego. Se registró la frecuenciacardiaca telemétricamente en intervalos de 5s (Polar Team Sport System, Polar Electro Oy,Finland), tanto durante las situaciones de juegos reducidos como durante la realización del Test deValoración de la Resistencia Específica en Fútbol (TVREF-v1.0). Se tomaron los datos de la FCmedia y la FC máx, así como de los intervalos de tiempo en diferentes rangos de intensidad.RESULTADOS Y CONCLUSIONESLa intensidad en el juego: En primer lugar, se demostró que la orientación del juego, no influía enlos porcentajes de tiempo de trabajo en función de la intensidad (alta, moderada y baja). Sinembargo, se observaron diferencias significativas a intensidades altas entre los centrocampistas conrespecto a los delanteros y a los jugadores de banda en los juegos de mantenimiento de la posesióny por otra parte, entre los delanteros y los centrocampistas a intensidades bajas también en estamodalidad. Además, se encontraron unos valores superiores en los delanteros que en los jugadoresde banda y los mediocampistas a estas mismas intensidades en los juegos con porteríasreglamentarias y porteros. No obstante, no se apreciaron diferencias significativas en lassituaciones de porterías pequeñas sin porteros en función de la demarcación para ninguna de lasintensidades estudiadas. 32
  • 33. REVISIÓN BIBLIOGRÁFICA SOBRE DEMANDAS FÍSICAS Y FISIOLÓGICAS EN FÚTBOL - 2012 Rubén Cipriano Romero Rodríguez – Miguel Ángel Valdivia MazaPor otra parte, se estimó que la intensidad de los juegos de mantenimiento y con porterías pequeñassin portero era más o menos parecida, disminuyendo cuando se introducen porterías reglamentariasy porteros. La explicación a esto, puede residir en que al introducir porteros y mantener constanteslas dimensiones del espacio, el espacio de interacción de los jugadores se reduce, experimentandoasí un descenso la FC media.En consecuencia, se podría decir que se podrían utilizar los juegos con porterías pequeñas y sinporteros para mantener la intensidad, al mismo tiempo que le damos especificidad alentrenamiento.La frecuencia cardíacaLa Fc media experimentó variaciones en función de la posición táctica del jugador para los tresjuegos. Los jugadores de banda, fueron los que registraron una menor intensidad en los juegos demantenimiento y con porterías pequeñas, mientras que los defensas centrales y los delanteros,hacían lo propio en los juegos con porterías reglamentarias y porteros.Por lo tanto, tras la realización del estudio, solo se confirmó la hipótesis de las variaciones enfunción de la orientación en el espacio para la FC media porcentual, mientras que para la FC máxno se encontraron diferencias significativas.Training and testing physical capacities for elite soccer players-Hoff, J. (2005). Training and testing physical capacities for elite soccer players. Journal of SportsSciences. 23(6), 573-582.INTRODUCCIÓN: Los jugadores de futbol profesional, dedican una gran cantidad de tiempo alentrenamiento para la mejora de las capacidades físicas, como son la resistencia aeróbica, la fuerza,y las fuerzas derivadas de la velocidad y la potencia, en las que se centra este artículo.La fuerza y la potencia junto con la resistencia, son las capacidades fundamentales que un jugadorde fútbol debe tener en las mejores condiciones.RESISTENCIA AERÓBICA: La intensidad media del ejercicio realizado por un jugadorprofesional en un partido de 90 minutos, está en torno al umbral de lactaco o en torno al 80-90% dela FC max. La respuesta de oxígeno media para el futbol internacional se encuentra en un abanicoque va desde 55 a 68 ml/kg/min. 33
  • 34. REVISIÓN BIBLIOGRÁFICA SOBRE DEMANDAS FÍSICAS Y FISIOLÓGICAS EN FÚTBOL - 2012 Rubén Cipriano Romero Rodríguez – Miguel Ángel Valdivia MazaRecientemente se ha demostrado que el volumen de bombeo del corazón es el elemento de lacadena de oxígeno que determina principalmente la resistencia aeróbica en atletas.¿Cómo entrenar esto?Como respuesta estas conclusiones, se proponen entrenamientos más intensos, para asegurar altosvolúmenes de bombeo del corazón, que además han demostrado tener efectos positivos sobre elVO2max, así como sobre las actuaciones del futbolista, en términos de distancia recorrida,contactos con el balón y número de sprines en un partido.Dicho entrenamiento consiste en realizar 4 series de 4 minutos corriendo (cuesta arriba, tapizrodante, …)entre el 90% y el 95% de la FCmax, alternándolos con 3 minutos trotando al 70% de laFCmax, para facilitar la eliminación de lactato. También podría realizarse con actividadesespecíficas del fútbol, que no sea solo correr, teniendo los mismos beneficios.¿Cómo evaluar este entrenamiento?Para comprobar en el fútbol de élite los parámetros en términos de resistencia, se recomiendacomprobar el VO2max directamente sobre los esfuerzos en el campo. Además, habría que evaluarla economía en la carrera como complemento, para valorar los efectos del entrenamientoespecífico.FUERZA: Como se comentaba anteriormente para la resistencia, en fuerza en futbolistas del másalto nivel, la RM en sentadilla oscila entre los 120 y los 180 kg. Pero con el trabajo de fuerza, no sepretende desarrollar solo la fuerza máxima, obteniendo mejoras en la RM, sino que se pretendendesarrollar las fuerzas vinculadas a la velocidad y la potencia, para conseguir mejorar parámetroscomo la velocidad de un Sprint. 34
  • 35. REVISIÓN BIBLIOGRÁFICA SOBRE DEMANDAS FÍSICAS Y FISIOLÓGICAS EN FÚTBOL - 2012 Rubén Cipriano Romero Rodríguez – Miguel Ángel Valdivia Maza¿Cómo entrenar esto?Para entrenar la fuerza, consiguiendo mejorar aspectos como son la velocidad en Sprint y el saltode altura, los autores proponen un entrenamiento que se ha desarrollado en un equipo de laChampions League Europea, basado en realizar 4 series de 4 sentadillas, poniendo especial énfasisen la movilización en la parte concéntrica del movimiento.Este tipo de entrenamiento de fuerza para producir adaptaciones neurales a nivel nervioso, no soloha repercutido en la mejor de la RM, sino que ha permitido mejorar otros aspectos, como decíamos,como la velocidad al sprintar, sabiendo que el Sprint, supone del 1 al 11% de la distancia recorridaen un partido por un jugador, o el salto de altura, sin producir ningún tipo de modificación en lamasa del cuerpo. Este mismo entrenamiento, también contribuye a mejorar la economía de carreray la resistencia aeróbica.¿Cómo evaluar este entrenamiento?Con respecto a los parámetros referentes a la fuerza, incluirían 1RM de media sentadilla más de 10sprints de entre 20 y 40 metros de distancia y salto de altura. Estas pruebas, pueden sercomplementadas con el uso de plataformas de fuerza, para realizar análisis más cercanos. 35
  • 36. REVISIÓN BIBLIOGRÁFICA SOBRE DEMANDAS FÍSICAS Y FISIOLÓGICAS EN FÚTBOL - 2012 Rubén Cipriano Romero Rodríguez – Miguel Ángel Valdivia MazaSuperando el mito de la fatiga en futbol. Influencia del tiempo efectivo dejuego sobre la distancia recorrida en futbolistas de elite-Rey, E., Casáis, L., Lago, C., & Lago, J. (2011). Superando el mito de la fatiga en fútbol.Influencia del tiempo efectivo de juego sobre la distancia recorrida por futbolistas de elitr. Revistade Preparación Física en el Fútbol. 2, (1889-5050), 54-62. El objetivo de esta investigación consiste en analizar la distancia recorrida en competiciónpor futbolistas de Elite, tomando como referencia una muestra muy amplia de sujetos. Para ello sehan analizado a 432 jugadores que se encontraban disputando la Eurocopa de Fútbol 2008 usandoun sistema automático de recogida de datos.La media de distancia total recorrida durante un encuentro por los jugadores independientementede su posición fue de 10199 +/- 875 m, oscilando entre los 7645 y 12743 m. En la tabla 1 semuestran los valores medios de la distancia total cubierta por cada puesto específico, así como lasdiferencias existentes entre los mismos de acuerdo con los resultados del ANOVA y del test decomparaciones multiples de Bonferroni.El análisis de la actividad de los jugadores durante los partidos muestra que los MC (mediocentros)y los I (Interiores) recorrieron una distancia significativamente mayor (p<0.05) que los defensas ydelanteros. La distancia recorrida pro los DC (defensa central) fue significativamente menor a ladel resto de posiciones, mientras que los DL (defensa lateral) no demostraron diferencias con los D(delanteros)Diferencias entre la primera y la segunda parte- tiempo efectivo de juego.La distancia recorrida por los jugadores en laprimera parte de los partidos (5136 +/- 468) fuemayor que en la segunda parte (5063 +/- 461).Sin embargo, esta diferencia puede deberse a lavariación en el tiempo efectivo de juego queexiste entre la primera y la segunda parte de lospartidos. En la tabla 2, puede observarse como lamedia del tiempo real de juego durante laprimera parte de los partidos fuesignificativamente mayor que en la segundaparte. La media del tiempo efectivo de juego encada partido fue de 54.4 +/- 4 minutos. 36
  • 37. REVISIÓN BIBLIOGRÁFICA SOBRE DEMANDAS FÍSICAS Y FISIOLÓGICAS EN FÚTBOL - 2012 Rubén Cipriano Romero Rodríguez – Miguel Ángel Valdivia MazaMetros totales recorridos por partido - puesto específico - fase de la competición - tiempo efectivode juegoConclusiones:-Los Mediocampistas recorrieron una distancia significativamente mayor que los defensas y losdelanteros. La distancia recorrida por los defensas centrales fue significativamente menor a la delresto de posiciones mientras que los defensas laterales no demostraron diferencias con losdelanteros.-La distancia total recorrida por los jugadores en la primera parte de los partidos fuesignificativamente mayor que en la segunda parte-El tiempo efectivo de juego en un partido de futbol no se corresponde exactamente con el tiemporeglamentario. La media de tiempo efectivo de juego en cada partido observado fue de 54.4 +/- 4minutos 37
  • 38. REVISIÓN BIBLIOGRÁFICA SOBRE DEMANDAS FÍSICAS Y FISIOLÓGICAS EN FÚTBOL - 2012 Rubén Cipriano Romero Rodríguez – Miguel Ángel Valdivia Maza-Los jugadores recorren menos distancia en la fase de eliminación directa de la competición encomparación con la fase de grupos y que esta relación se aprecia en todos los puestos específicos.  Artículos científicos relacionados con las demandas fisiológicas:Body composition of English Premier League soccer players: Influence ofplaying position, international status, and ethnicity-Sutton, L., Scott, M., Wallace, J., & Reilly, T. (2009). Body composition of English PremierLeague soccer players: Influence of playing position, international status, and ethnicity. Journal OfSports Sciences, 27(10), 1019-1026. La composición corporal es un factor clave en la constitución física de los jugadoresprofesionales de fútbol. Los objetivos del presente estudio fueron determinar si la composicióncorporal de los jugadores de fútbol profesionales varía en función de la posición de juego, situacióninternacional o la etnia, y para establecer las variables que mejor distinguen a los jugadores defútbol de un grupo de referencia. La composición corporal se evaluó a través de energíadual absorciometría por rayos X en 64jugadores masculinos de fútbol profesional. Lasvariables medidas incluyeron la densidad mineral ósea y las cantidades relativas de masa magray grasa. Los datos se analizaron mediante análisis de varianza y la función discriminante poretapas. Los mejores jugadores de fútbol registró valores que un grupo de referencia (n = 24) paratodos los compartimentos de la composición corporal. Porcentaje de masa magra y la densidadmineral ósea fueron las variables que mejor pueden identificar a los jugadores defútbol (95,5% correctamente clasificados). Las diferencias en la composición corporal eranevidentes entre los porteros y jugadores de campo, pero no entre posiciones del campo dejuego. No se encontraron diferencias en función de la situación internacional. Los jugadores nocaucásicos demostraron la grasa significativamente inferior del cuerpo por ciento (9,2 +2,0%) quelos jugadores de raza blanca (10,7 +1,8%). Seconcluyó que la composición delcuerpo es importante para los jugadores de fútbolde elite, pero que la homogeneidad entre losjugadores en los mejores resultados de los clubesprofesionales de poca variación entre losindividuos.Los porteros suelen ser más altos y pesados, conuna masa relativamente más grasa y menos masamagra, que los grupos de jugadores de campo. Elestudio se realizo con 64 jugadores profesionalesde la premier league con las siguientescaracterísticas:Que se clasificaron en 3 grupos:1. Jugar la posición. Se realizaron comparaciones entre porteros, defensas, centrocampistas ydelanteros. Los porteros fueron retirados de la muestra para la comparación de la situacióninternacional y el origen étnico.2. Situación internacional. Los jugadores internacionales fueron comparados con los nointernacionales, los jugadores de los clubes de la Liga Premier mismos. En total, 31 de los 38
  • 39. REVISIÓN BIBLIOGRÁFICA SOBRE DEMANDAS FÍSICAS Y FISIOLÓGICAS EN FÚTBOL - 2012 Rubén Cipriano Romero Rodríguez – Miguel Ángel Valdivia Mazajugadores había jugado en partidos internacionales, con partidos internacionales de entre 5 y 91(37,2 decir 23,7 tapas).3. Raza. Jugadores de raza blanca fueron comparados con los no caucásicos jugadores. Nocaucásicos jugadores incluidos los de ascendencia africana y el Caribe y Asia y mestizos.Lo que mas nos interesa son las características por posiciones:Los jugadores profesionales de fútbol demostraron valores más convenientes en lostres compartimentos del modelo DXA de la composición corporal que un grupo de referencia debaja actividad, se ajustó para la edad, estatura y masa corporal. Porcentaje de masa magra y ladensidad mineral ósea fueron las variables de composición corporal más capaces de distinguir alos jugadores profesionales de fútbol del grupo de referencia. Cuando los porteros fueronexcluidos, porcentaje de grasa corporal y densidad mineral ósea fueron las variables más capacesde distinguir a los jugadores de campo del grupo de referencia. Cuando el grupo profesionalde fútbol se dividió aún más, no se encontraron diferencias evidentes entre los jugadoresinternacionales y no internacionales. Los jugadores de fútbol del Cáucaso tendían a mostrar mayorporcentaje de grasa corporal que los no-caucásicos, pero no difirieron en el mineral de loshuesos o compartimentos de masa magra. Las diferencias entre los grupos étnicos eran muchomenos de lo que se ha informado anteriormente en los estudios de la población en general, pero supresencia puede indicar la especulación de que la etnicidad se tendrán en cuenta al evaluar lacomposición corporal en jugadores profesionales de fútbol. Los defensores eran más altos y máspesados que los jugadores de medio campo, pero no distinta de delanteros .No hubo ningúnefecto de la posición de juego en cualquiera de las variables de composición corporal.Los resultados del presente estudio sugieren que, mientras que los jugadores de fútbol son distintosde los miembros de la población en general sobre la base de su composición corporal, hay muypoca diferencia entre los jugadores profesionales de élite en los clubes profesionales. Al parecer, lacomposición corporal puede ser necesaria para superar los niveles de umbral para el desempeño enla parte superior, después de que la relativa homogeneidad es evidente en los jugadores defútbol del campo. Una vez que los jugadores de fútbol compiten en competiciones de élite, otrosfactores distintos de la antropometría, composición corporal, y el origen étnico podrán determinarsi alcanzan estatus internacional. 39
  • 40. REVISIÓN BIBLIOGRÁFICA SOBRE DEMANDAS FÍSICAS Y FISIOLÓGICAS EN FÚTBOL - 2012 Rubén Cipriano Romero Rodríguez – Miguel Ángel Valdivia MazaPhysical and metabolic demands of training and matchplay in the elitefootball player-Bangsbo, J., Mohr, M. & Krustrup, P. (2012) Physical and metabolic demands of training andmatchplay in the elite football player. Journal of Sports Sciences. 24:07, 665-674 Este artículo trata de recopilando un poco lo que se ha estudiado hasta ahora sobre lasdemandas fisiológicas en el fútbol, y las diferencias físicas que existen entre los distintos jugadores,utilizar este tipo de información para la planificación del entrenamiento, buscando obtener el mayorrendimiento posible en competición.Es importante saber que el artículo se centra en jugadores de fútbol de élite, puesto que existenimportantes diferencias sobretodo en cuanto al ejercicio de alta intensidad realizado durante unpartido con respecto a jugadores de nivel medio (Sprint, carrera alta intensidad, etc.). Considerandoademás también, que existen notables diferencias entre jugadores de un mismo equipo en funciónde su posición en el campo y rol táctico. La idea fundamental de la que parte este estudio está enbase al esfuerzo intermitente que realizan los jugadores de futbol a lo largo de un partido,combinando períodos de máxima intensidad con otros períodos de menor exigencia, siendo elsistema de energía aeróbico muy requerido.PRODUCCIÓN ENERGÍA AERÓBICA: En relación a las vías aeróbicas, la FC y temperaturacorporal, indican que el VO2 max medio en futbolistas de élite alrededor del 70%, teniendo encuenta que por encima del 70% del partido se realizan esfuerzos de baja intensidad. Quizás, comovariable, sea más útil para este deporte estudiar la tasa de elevación del consumo de oxígenodurante acciones intensas cortas Además, las FC no es inferior al 65% de la máxima a lo largo detodo el partido. 40
  • 41. REVISIÓN BIBLIOGRÁFICA SOBRE DEMANDAS FÍSICAS Y FISIOLÓGICAS EN FÚTBOL - 2012 Rubén Cipriano Romero Rodríguez – Miguel Ángel Valdivia MazaPRODUCCIÓN ENERGÍA ANAERÓBICAEn cuanto a las vías anaeróbicas, un jugador de élite de este nivel realiza de 150-250 accionesintensas a lo largo de un partido, lo cual hace que se produzcan altas tasas de degradación defosfocreatina, que en parte es resintetizada durante los períodos menos intensos, siempre y cuandono se den varias acciones intensas seguidas de cortos períodos de recuperación. Añadir también queaunque no han sido objeto de muchos estudios, previamente otros autores observaron lasconcentraciones promedio de lactato sanguíneo, indicando que presentaban valores individualespor encima de los 12 Mmol . l(-1). Acorde con este tema, aportan un dato interesante, como es larelación dispersa que se produce entre en lactato muscular y el lactato sanguíneo durante unpartido, o en otro tipo de esfuerzos, como al realizar ejercicio intenso repetido usando el Yo-Yo testde recuperación intermitenteSUSTRATOS UTILIZADOS DURANTE UN PARTIDO Y FATIGA: El glucógeno muscularprobablemente sea el sustrato más importante para la producción de energía, de tal modo que lafatiga al final de un esfuerzo prolongado (partido), se puede relacionar con el agotamiento de ésteen algunas fibras musculares, que pueden ser compensados en parte por los ácidos grasos libres,que aumentan en sangre a lo largo del desarrollo de un partido. Otros estudios, han demostrado queel glucógeno muscular no solo se encuentra en niveles inferiores al final del partido con respecto alpre-partido, sino que se encuentra a un 50% 2 días después del partido, y aún compensándolo conuna dieta de carbohidratos, será ligeramente superior.ENTRENAMIENTO DE UN JUGADOR DE ÉLITE: Por último, los autores explicitan queconocer todos los datos anteriores tiene una clara finalidad, que es utilizarlos para planificar losentrenamientos en relación a la competición, con el objetivo de que los jugadores mejoren sucapacidad de realizar esfuerzos de alta intensidad y recuperarse rápidamente de estos períodos.Proponen algún ejemplo de cómo serían los entrenamientos de un equipo de fútbol de élite en unasemana normal, en la que si solo disputan un partido, normalmente tendrán 6 sesiones de trabajo en5 días. Resaltan para finalizar que es muy importante trabajar todo esto en una misma línea desde elpunto de vista nutricional de los jugadores. 41
  • 42. REVISIÓN BIBLIOGRÁFICA SOBRE DEMANDAS FÍSICAS Y FISIOLÓGICAS EN FÚTBOL - 2012 Rubén Cipriano Romero Rodríguez – Miguel Ángel Valdivia Maza¿Es diferente el comportamiento de la frecuencia cardiaca del futbolistaprofesional en competición según la posición táctica del jugador en elcampo?-García, G., Arda, T., Rial, A., & Dominguez, E. (2007). ¿Es diferente el comportamiento de lafrecuencia cardiaca del futbolista profesional en competición según la posición táctica del jugadoren el campo?. Apunts - Educación Física y Deportes. 4º trimestre 2007, (90), 42-50. PreparaciónFísica. El objetivo del estudio es el de profundizar en el conocimiento del comportamiento de laFC de los futbolistas profesionales en competición. Para ello se han recogido los valores queconforman el comportamiento de la FC de 6 futbolistas profesionales, con diferentes misiones en elequipo, en el transcurso de partidos de competición. Los resultados derivados del análisis de estosdatos parecen indicar que existen diferencias significativas (<0,0001), entre las diferentesposiciones tácticas, tanto en términos de valores como en términos de variabilidad, así como envalores de percentiles, y de incrementos acusados, en los valores que conforman el comportamientode la FC de los jugadores de la muestra. Estos resultados podrían apuntar hacia que elcomportamiento de la FC parece algo directamente vinculado a la posición táctica ocupada y/o alperfil físico y fisiológico de cada futbolista.Centrándonos en el comportamiento de la FC, se han observado diferencias significativas en lasdemandas fisiológicas de los jugadores en función de la demarcación ocupada dentro del sistematáctico del equipo (Pablos y Huertas, 2000). En concreto, en la FC existen variaciones importantes,ya que, los centrocampistas mantienen más tiempo sus valores de FC constantes, es decir,presentan menos oscilaciones que los valores de FC de los delanteros y defensas (Kacani y Horsky,en Sanuy y cols, 1995; Pirnay, Geurde y Marechal, 1993; Godik y Popov, 1998; Mombaerts, 2000),y los defensas centrales son los que presentan valores de FC media más bajos en el partido (Ali yFarrally, 1991b; Castellano, Masach y Zubillaga, 1996; Godik y Popov, 1998; Nogués Martínez,1998; Ferreira, 2002). 42
  • 43. REVISIÓN BIBLIOGRÁFICA SOBRE DEMANDAS FÍSICAS Y FISIOLÓGICAS EN FÚTBOL - 2012 Rubén Cipriano Romero Rodríguez – Miguel Ángel Valdivia MazaPor último, tomando como referencia el volumen de incrementos acusados que sufre elcomportamiento de la FC del futbolista, en cada posición táctica, por partido (tabla 9), también sepuede señalar que estos difieren notablemente según la posición táctica asumida por el jugador enel campo. De esta forma, el medio centro tan sólo presenta 5 incrementos acusados por partido, esdecir, uno cada 18 minutos, sin embargo, en el caso del delantero estos ascienden a 35, es decir,uno cada dos minutos y medio. 43
  • 44. REVISIÓN BIBLIOGRÁFICA SOBRE DEMANDAS FÍSICAS Y FISIOLÓGICAS EN FÚTBOL - 2012 Rubén Cipriano Romero Rodríguez – Miguel Ángel Valdivia MazaDiscusión y conclusionesTal y como se ha descrito en el apartado de resultados, se han encontrado diferencias significativasen el comportamiento de la FC de los jugadores que actuaban en distintos posicionamientostácticos objeto de estudio. Este hecho ha sido planteado también por Pablos y Huertas (2000) quedeterminaron diferencias significativas en las demandas fisiológicas de los jugadores en función dela demarcación ocupada dentro del sistema táctico del equipo. Así, por ejemplo, en el caso concretodel medio centro la variabilidad en el comportamiento de la FC resulta ser mucho menor que en elresto de puestos específicos, lo que se encuentra en consonancia con los resultados derivados de losestudios de Kacani y Horsky (en Sanuy y cols, 1995); Pirnay, Geurde y Marechal (1993); Godik yPopov (1998); y Mombaerts (2000) que afirman que los centrocampistas mantienen más tiempo susvalores de FC constantes, es decir, presentan menos oscilaciones que los valores de FC de losdelanteros y defensas. Este hecho está en clara consonancia también con los estudios que indicanque los centrocampistas emplean más tiempo corriendo a intensidad media y menos en estarandando y parados que los delanteros y defensas (Yamanaka y cols, 1988; Bangsbo, Nørregard yThorsø, 1991; Ali y Farrally, 1991a; Castellano, Masach y Zubillaga, 1996), y con los quedeterminan que los centrocampistas son los que más distancia cubren a intensidades medias(Winkler, 1983; Van Gool, Van Gerven y Boutmans, 1988), es decir, con el tipo de esfuerzo físicoque desarrolla en la competición. Incluso esta en consonancia con los datos que sugieren que loscentrocampistas tienen mayor capacidad oxidativa muscular comparado con los defensores y losdelanteros (Parente y cols, en Rico-Sanz, 1997b) y con que presentan mayores valores de consumomáximo de oxigeno que el resto de puestos específicos (Faina y cols, 1988; Van Gool, Van Gerveny Boutmans, 1988; Chatard y cols, 1991; Davis, Brewer y Atkin, 1992; Reilly, 1994; Castellano,Masach y Zubillaga, 1996; Wisløff, Helgerud y Hoff, 1998; Santos, Costa y Appell, 2002;Bangsbo, Krustrup y Mohr, 2003). Además, se ha conseguido establecer una correlación positiva ysignificativa entre el máximo consumo de oxigeno y la distancia total cubierta en el transcurso delos partidos por los jugadores (Bangsbo y Lindquist, 1992; Reilly, 1994). Este hecho resulta lógico,ya que, son los centrocampistas los que mayor distancia cubren en un partido de fútbol, los quemayores valores de consumo máximo de oxigeno obtienen en los tests, y los que parecen tener unadistribución fibrilar de los músculos más oxidativa.Los resultados de este estudio y las consideraciones anteriores, parecen poner de manifiesto que elvalor medio del comportamiento de la FC, sea expresado como valor absoluto, en función de laFCM o de la FCR, no parece ser un buen indicador del comportamiento global que presenta la FCdel futbolista en competición, ya que, resulta ser muy similar para todas las posiciones tácticasanalizadas, aunque, sin embargo, dichos comportamientos manifiestan diferencias significativasentre ellos al comparar la totalidad de registros que conforman el comportamiento de la FC de losfutbolistas en competición, revelándose realmente diferentes, tanto respecto de las variaciones queestos experimentan, como de los valores que lo conforman. Este hecho también se puede verreflejado en la diferente distribución que toman los percentiles en cada una de las posicionestácticas estudiadas.De igual forma, en el caso de utilizar otro indicador más de cómo es el comportamiento de la FCdel futbolista en competición, como son los incrementos acusados que sufren sus valores de FC enmomentos concretos, se puede apreciar que la diferente posición táctica que cada jugador ocupa seve reflejado en cuantas veces necesita incrementar de forma acusada su FC para cumplir con laexigencia que le impone la situación de juego en la que se encuentra inmerso.Todos estos hallazgos podrían interpretarse en el sentido de que el comportamiento de la FC parecealgo directamente vinculado a la posición y desempeño táctico y/o al perfil físico y fisiológico de 44
  • 45. REVISIÓN BIBLIOGRÁFICA SOBRE DEMANDAS FÍSICAS Y FISIOLÓGICAS EN FÚTBOL - 2012 Rubén Cipriano Romero Rodríguez – Miguel Ángel Valdivia Mazacada futbolista, por tanto, tal y como sugieren Rienzi y cols (2000), se podría decir que lapreparación física de los jugadores debería ser específica al nivel y a la posición ocupada en elcampo.No obstante, es necesario matizar que los incrementos acusados podrían variar en número ydistribución si se consideraran otras condiciones a cumplir, en este sentido, la inclusión del valor dela FC de base del futbolista dentro de la condición o condiciones a cumplir podría hacer másindividualizada la determinación de cuando un futbolista sufre un incremento acusado en susvalores de FC en competición. Además, la posición táctica que ocupa el jugador en el terreno dejuego, tradicionalmente se ha estructurado de forma poco precisa, dividiendo a los jugadores endefensas, centrocampistas y delanteros, sin tener en cuenta el sistema táctico del equipo quedeterminará en gran medida cual es la misión real y concreta del futbolista. Es muy posible que estamisión desempeñada por el jugador sea diferente, para un mismo puesto específico, en distintossistemas tácticos.Por último, se debe tener en cuenta que se trata del comportamiento de la FC de sólo 6 sujetos, unopor posición táctica, lo que debe tomarse como una primera aproximación o referencia parasucesivos estudios que nos permitan contrastar estos resultados, ya que, resulta muy dificultosopara los investigadores que desarrollan su labor en este ámbito poder disponer de una muestraamplia y debidamente controlada, que permita garantizar la validez de los resultados.HEART RATE AND BLOOD LACTATE CONCENTRATIONS ASPREDICTORS OF PHYSIOLOGICAL LOAD ON ELITE SOCCERPLAYERS DURING VARIOUS SOCCER TRAINING ACTIVITIES-Eniseler, N. (2005). HEART RATE AND BLOOD LACTATE CONCENTRATIONS ASPREDICTORS OF PHYSIOLOGICAL LOAD ON ELITE SOCCER PLAYERS DURINGVARIOUS SOCCER TRAINING ACTIVITIES. Journal Of Strength & Conditioning Research(Allen Press Publishing Services Inc.), 19(4), 799-804.Comparación entre la FC y la concentración de lactato en sangre como predictores de la cargafisiológica de jugadores de futbol de elite durante varios tipos de entrenamientos. 10 sujetos jugadores profesionales entre 24.4 ± 4 .1 años, 70.7 ± 3.1 kg, y 176.4 ± 6.2 cm,respectivamenteDatos de los diferentes entrenamientos en cuanto a la FC (bpmPPM) 45
  • 46. REVISIÓN BIBLIOGRÁFICA SOBRE DEMANDAS FÍSICAS Y FISIOLÓGICAS EN FÚTBOL - 2012 Rubén Cipriano Romero Rodríguez – Miguel Ángel Valdivia MazaFrecuencia cardíaca. La máxima frecuencia cardíaca media se observó durante el partido defútbol {157 ± 19 min-b ), seguido por el juego modificado (135 ± 28 min-b), El entrenamientotáctico (126 ± 21 b-min), y entrenamiento técnico (118 ± 21 min-b )En cuanto a la concentración de lactato, hemos de fijarnos en los datos recogidos en las tablas:% de concentración de lactato, >4 mMol; de 2 a 4 mMol; < de 2 mMol 46
  • 47. REVISIÓN BIBLIOGRÁFICA SOBRE DEMANDAS FÍSICAS Y FISIOLÓGICAS EN FÚTBOL - 2012 Rubén Cipriano Romero Rodríguez – Miguel Ángel Valdivia MazaRelación entre FC y concentración de lactato en diferentes situaciones de juegoDETERMINACIÓN DEL CONSUMO MÁXIMO DE OXÍGENO DELFUTBOLISTA COSTARRICENSE DE PRIMERA DIVISIÓN ENPRETEMPORADA 2008-Sánchez, B.& Salas, J. (2009). DETERMINACIÓN DEL CONSUMO MÁXIMO DE OXÍGENODEL FUTBOLISTA COSTARRICENSE DE PRIMERA DIVISIÓN EN PRETEMPORADA2008. Revista en Ciencias del Movimiento Humano y Salud. 6(2). 1-5 El objetivo de este estudio fue valorar el perfil cardiorrespiratorio (VO2 máx.) de losjugadores de fútbol de la primera división de Costa Rica en pretemporada y comparar el VO2 máx.,según puestos. Metodología: en este estudio se evaluó 9 equipos de la primera división del fútbolen Costa Rica, para una muestra de 219 jugadores profesionales entre los 20 y los 36 con una edadpromedio de 24.64 años ± 4.35 de edad; un promedio de peso corporal 73.34 Kg ± 7.34 y unporcentaje de grasa de 9.78 % ± 3.64. Para evaluar el VO2 máx. de los jugadores, se usó unprotocolo de rampa en banda sin fin según recomendaciones planteadas por Wilmore y Costill(2007), la prueba fue de carácter máxima. Resultados: se encontró un VO2 máx., promedio de57.71 ml/kg/min ± 8.8. Por otro lado, no se encontró diferencias estadísticamente significativas (p= .752) entre puestos. Conclusión: no hubo diferencias en el VO2 máx., por puestos.De acuerdo con MagDougall et al. (1995), el VO2 máx., es el principal indicador de lasposibilidades aeróbicas del examinado, debido a que integra múltiples funciones orgánicas(ventilatorios, cardiovasculares, sanguíneos, musculares), por lo cual tiene una estrecha relacióncon el nivel de acondicionamiento y con el estado de salud. Teniendo en cuenta que el VO2 máx.,se define según Wilmore y Costill (2007) y MacDogall et al. (1995), como el ritmo más alto deconsumo de oxígeno alcanzado, durante la realización de ejercicios máximos o agotadores,entonces este límite, el (VO2 máx.) dicta la intensidad del esfuerzo o el ritmo que se puede sosteneren el ejercicio, estos autores aclaran que se puede seguir realizando ejercicio durante un corto 47
  • 48. REVISIÓN BIBLIOGRÁFICA SOBRE DEMANDAS FÍSICAS Y FISIOLÓGICAS EN FÚTBOL - 2012 Rubén Cipriano Romero Rodríguez – Miguel Ángel Valdivia Mazatiempo después de alcanzar el VO2 máx., movilizando las reservas anaeróbicas, pero estas tienentambién una capacidad finita.Según Alba (2005), es importante citar que el VO2 máx., es ideal en etapa competitiva del ciclo deentrenamiento de futbolistas. Asimismo, este autor, menciona que en futbolistas el VO2 máx.,debería ser de 58ml/Kg./min, lo cual se encuentra en el rango establecido por de MacDogall et al.(1995), quienes lo sitúan entre 50-70 ml/kg/min. Autores como Garrido y González (2006) yArecheta, Gómez y Lucía (2006); indican que el VO2 máx., es de suma importancia para un mayordesempeño físico y una mejor planificación del entrenamiento, tanto en temporada como enpretemporada. Bajo estos lineamientos autores como Silvestre, West, Maresh y Kraemer (2006)han reportado el valor VO2 máx., de acuerdo al puesto en jugadores categoría sub 20, ya que laplanificación debe cumplir con esta especificidad, los porteros presentaron un VO2 máx., 55.94 ±5.78 ml/kg/min., los defensas 57.20 ± 9.86 ml/kg/min., los mediocampistas 58.38 ± 9.85 y losdelanteros 57.87 ± 5.94 ml/kg/min., en términos generales reportan un VO2 máx., de 57.71 ± 8.80ml/kg/min.En la tabla anterior se resaltan los resultados de la muestra en total (n=219) presentando unpromedio general de 57.71 ±8.8 ml/kg/min, siendo los volantes quienes presentan un VO2 máx.,más alto, y los porteros con el valor del VO2 máx., más bajo, sin embargo no se observódiferencias estadísticamente significativas entres los distintos puestos (p = .752, F = .477). Reilly (1996) indica que en el fútbol se utiliza un consumo de oxígeno correspondiente al75% del VO2 máx. Valor probablemente cercano al umbral anaeróbico en los futbolistas de altonivel, esto sugiere hacer más investigaciones para determinar la tolerancia del futbolistacostarricense a trabajos cerca o por encima de su umbral anaeróbicoPhysiological and Performance Effects of Generic versus Specific AerobicTraining in Soccer Players-Impellizzeri1, F. M., Marcora, S. M., Castagna, C., Reilly, T., Sassi1, A., Iaia, F. M., Rampinini,E. (2006). Physiological and Performance Effects of Generic versus Specific Aerobic Training inSoccer Players. International Journal Sports Medicine; 27: 483–492 El objetivo de este estudio era comparar los efectos del entrenamiento específico (juegosreducidos) y el entrenamiento interválico aeróbico, general (carrera), con respecto a los objetivosde cara a la actuación de los jugadores en el partido y a la forma física.Se cogieron 40 jugadores junior de dos equipos diferentes de la misma competición (profesional),que fueron divididos en dos grupos al azar, 20 para el entrenamiento específico y 20 para elentrenamiento interválico. Dos días a la semana, 4 series de 4 minutos, con 3 minutos de descansoactivo entre series al 60-70% de la FC máx. Luego, el grupo de entrenamiento interválico realizaba4 series de 4 minutos al 90-95% de la FC máx, con descansos activos entre series de 3 minutos, 48
  • 49. REVISIÓN BIBLIOGRÁFICA SOBRE DEMANDAS FÍSICAS Y FISIOLÓGICAS EN FÚTBOL - 2012 Rubén Cipriano Romero Rodríguez – Miguel Ángel Valdivia Mazamientras que el otro grupo realizaba diferentes modalidades de juegos en espacio reducido. Losresultados fueron medidos después de 4 semanas de pretemporada (entrenaban 5 días a la semana,1 o 2 sesiones) y después de las 8 semanas más lejanas de entrenamiento dentro de la liga regular(entrenaban 4 veces a la semana). En ellos, se analizaba desde el punto de vista fisiológico elVO2máx, el umbral de lactato, la economía de carrera, la resistencia específica de fútbol (a travésdel test de Ekblom) y los índices con respecto a la actuación física durante el partido (la distanciatotal recorrida y el tiempo que pasó de pie, andando o corriendo a baja o alta intensidad).A nivel físicoA nivel fisiológico 49
  • 50. REVISIÓN BIBLIOGRÁFICA SOBRE DEMANDAS FÍSICAS Y FISIOLÓGICAS EN FÚTBOL - 2012 Rubén Cipriano Romero Rodríguez – Miguel Ángel Valdivia MazaTras analizar los resultados obtenidos en el estudio, se comprobó que los juegos en espaciosreducidos (entrenamiento específico), se pueden usar en el entrenamiento de fútbol, puesto que soneficaces para mejorar tanta la capacidad aeróbica de los futbolistas, así como su funcionamiento enel partido. Teniendo en cuenta, que no se encontraron diferencias significativas entre ambos modosde entrenamiento, sería más recomendable utilizar el entrenamiento específico, porque siempre sedebe buscar la mayor especificidad y transferencia al deporte en cuestión. De tal forma, con estetipo de entrenamiento conseguiríamos una mejora del componente aeróbico trabajandosimultáneamente aspectos técnico-tácticos. Debería hacerse una especial incidencia en jugadoresjóvenes, ya que ayuda a la mejora de las habilidades motoras específicas del deporte. Además,desde el punto de vista motivacional, se trata de un entrenamiento más motivante para el jugador yla intensidad a la que se desarrolla favorece el trabajo aeróbico. 50
  • 51. REVISIÓN BIBLIOGRÁFICA SOBRE DEMANDAS FÍSICAS Y FISIOLÓGICAS EN FÚTBOL - 2012 Rubén Cipriano Romero Rodríguez – Miguel Ángel Valdivia MazaEVALUACIÓN DE LA INGESTA NUTRICIONAL DE FUTBOLISTASEN FUNCION DE LOS PUESTOS ESPECÍFICOS DE JUEGODi Zoppola, M.,.P., Casamichana, G.,.D., García, G.,.J.A., & Robles, P.,.F.J. (2011). Evaluación dela ingesta nutricional de futbolistas en función de los puestos específicos de juego. Póster -Comunicación. Presented Universidad de Málaga, Málaga, Spain. 51
  • 52. REVISIÓN BIBLIOGRÁFICA SOBRE DEMANDAS FÍSICAS Y FISIOLÓGICAS EN FÚTBOL - 2012 Rubén Cipriano Romero Rodríguez – Miguel Ángel Valdivia Maza En las tablas podemos observar las características de los sujetos evaluados en función de los puestos específicos (tabla 1), la ingesta diaria de nutrientes y el perfil calórico de los jugadores con respecto a los puestos específicos. Tal y como podemos comprobar en los resultados de este análisis nutricional, los mismos nos demuestran que no existen diferencias significativas entre el consumo de nutrientes entre los jugadores que ocupan diferentes puestos específicos, alejándose de lo planteado en investigaciones y literaturas relacionadas con la demanda física en competición, donde se manifiesta que la distancia recorrida varía de acuerdo a la posición del jugador en un partido, según su ubicación en el terreno de juego (Di Salvo et al.2007; Di Salvo et al.2009). Comparando con estudios similares en féminas de categoría absoluta (Clark, Reed, Crouse & Armstrong, 2003), con una ingesta de 2290 Kcal/día de media, y en futbolistas italianos (Caccialanza, Cameletti & Cavallaro, 2007) con cantidades medias de 2640 kcal/día, comprobamos que los jugadores de nuestro estudio tienden a consumir menos energía de la que teóricamente necesitan si los comparamos con las recomendaciones de tomar cerca de 3000 Kcal diarias para futbolistas. Estos datos se hacen aún más evidentes en el caso de mediocampistas que recorren mayores distancias durante un partido que los laterales (Ekblom, 1986 ; Reilly & Thomas,1976) sin embargo en nuestro estudio son los que en segunda instancia menor consumo de energía tienen. Los carbohidratos son la principal fuente de energía del fútbol y por tanto se recomienda una dieta alta en ellos superior al 55% (Clark, 1994). Sin embargo, nuestros futbolistas no superan el 47.5% del aporte energético proveniente de los carbohidratos, por lo que no se adecuan a lo recomendado para los deportistas y están muy lejos de valores como los 53.4% recogidos por Caccialanza et al. (2007). Por lo que se debería aumentar el consumo de los mismos en la dieta, para asegurar la reposición y disponibilidad de glucógeno en el ejercicio y la recuperación (Mullinix, Jonnalagadda, Rosenbloom, Thompson & Kicklighter, 2003). Los lípidos, por el contrario, nos muestran cantidades mayores que las recomendadas por Clark (1994) con valores de hasta 37.2% en el caso de los porteros, muy por encima de los 30% del máximo que deberían tener y en comparación con los 29.6 de Caccialanza et al. (2007). DISCUSIÓN Y CONCLUSIONES GENERALES: A continuación, después de haber revisado todo el material anteriormente expuesto, se expone una síntesis de los aspectos principales extraídos de todos los artículos comparando a diversos autores. Por una parte, se establecen unas conclusiones sobre las principales variables referentes a las demandas físicas, y por otra parte, un análisis de los parámetros fisiológicos más importantes. DEMANDAS FÍSICAS 52
  • 53. REVISIÓN BIBLIOGRÁFICA SOBRE DEMANDAS FÍSICAS Y FISIOLÓGICAS EN FÚTBOL - 2012 Rubén Cipriano Romero Rodríguez – Miguel Ángel Valdivia MazaComo introducción a este apartado debemos considerar que en función de lo que dicen diversosautores, la media de tiempo efectivo de juego en cada partido es de 54.4 +/- 4 minutos.DISTANCIA RECORRIDA Y VELOCIDADA nivel generalLa media de distancia total recorrida durante un encuentro por los jugadores independientemente de suposición es de 11200, según los estudios más recientes que registran los datos a través del sistemainformático AMISCO.Estableciendo diferencias entre puestos específicos, podemos decir que durante los partidos losmediocentros y los Interiores recorrieron una distancia significativamente mayor que los defensas ydelanteros. La distancia recorrida por los defensas centrales parece ser significativamente menor a ladel resto de posiciones, mientras que los defensas laterales por su parte, no demostraron diferenciascon los delanteros.Resulta interesante también, las diferencias encontradas entre la distancia recorrida por los jugadoresen la primera parte y la segunda de los partidos, siendo en la primera mayor que en la segunda. Laexplicación a esta diferencia podemos encontrarla en parte a la variación en el tiempo efectivo dejuego que existe entre la primera y la segunda parte de los partidos, ya que la media del tiempo real dejuego durante la primera parte de los partidos es significativamente mayor que en la segunda parte.En posesión del balónEn futbol profesional, solo del 1,2 a 2,4 % del total de la distancia cubierta por jugadores es enposesión del balón, con distancias que dependen de las posiciones de juego. Durante los partidos, losjugadores cubren una distancia media de 191.0 +/- 80.3 metros en posesión del balón. El 34.3% de ladistancia en posesión de balón es cubierta a una velocidad inferior a 19.1 km/h, el 25% entre 14.1 y 19km/h, el 12.5% entre 11.1 y 14 km/h y el 27,6 % en menos de 11 km/h.En todos los jugadores, el pico de velocidad en posesión fue de 24.7 +/- 6.1 km/h, pudiendo apreciardiferencias entre posiciones de juego. El mayor y menor valor se da entre mediocampistas y defensascentrales respectivamente. El número de toques por posesión de todos los jugadores es entorno a 2 +/-0.2 y varían entre posiciones de juego, siendo mayor en mediocentros y menor en defensas. Losjugadores pasan 53,4 +/- 8,1 segundos por partido en posesión de balón. Podemos encontrardiferencias entre posiciones tácticas, donde los mediocampistas pasan más tiempo en posesión que losdefensas centrales.INTENSIDAD DE LAS ACCIONESEn primer lugar, según los resultados obtenidos en los diferentes estudios revisados parece que laorientación del juego no influye en los porcentajes de tiempo de trabajo en función de la intensidad(alta, moderada y baja).Los datos de los diversos artículos consultados, indican que la actividad de alta intensidad en el fútbolde élite está influenciada en cada partido por la posición de juego de cada jugador y la actividadanterior en el juego. La intensidad media del ejercicio realizado por un jugador profesional en unpartido de 90 minutos, está en torno al umbral de lactato o en torno al 80-90% de la FC max.A continuación se establece una comparativa de diversos autores en referencia al porcentaje de tiempode partido a distintas intensidades. Según Bosco (1990) un 70% de la distancia recorrida es andando oa un nivel de esfuerzo bajo, un 20% es a velocidad submáxima, y un 10% es a velocidad máxima.Según Bill y Thomas (1976): andando 22%; ritmo lento 37%; velocidad submáxima 20%; Sprint 10%; 53
  • 54. REVISIÓN BIBLIOGRÁFICA SOBRE DEMANDAS FÍSICAS Y FISIOLÓGICAS EN FÚTBOL - 2012 Rubén Cipriano Romero Rodríguez – Miguel Ángel Valdivia Mazadesplazamiento atrás 8%. Los estudios realizados por Ohashi y Yamanaska (1988) arrojan lossiguientes resultados: se recorren 6 km a menos de 7 km/ hora; se recorren 3 km a una velocidad entre7 y 14 km/h, y se recorre 1 km a una velocidad superior a 14 km/h. Por su parte, Ekblom, 1986,establece porcentajes del 50-70% de los desplazamientos a baja intensidad, 20-30% a alta intensidad, yentro el 8 y el 18% a velocidad máxima, mientras que Davis, 1992 habla de un 11,2% de Sprint, un20,9% de carrera submáxima, 36,7% de trote, 24,8% andando, y un 6,4% andando o corriendo haciaatrás. Ya mucho más reciente y con sistemas informáticos, Martínez proporciona los resultados de 18equipos de la primera división española en la temporada 2002-2003.En su estudio con 300 futbolistasde élite que juegan en Europa. Di Salvo et al (2007) encuentran diferencias significativas en ladistancia recorrida a Sprint (más de 23 km/h) entre jugadores de distinto puesto; así, los jugadores quemás distancia a Sprint recorren son los mediocampistas laterales, seguidos de cerca por delanteros ydefensores laterales, mientras que los defensores centrales y los mediocampistas centrales son los quemenos distancia recorren a velocidades por encima de 23 km/h.Diferenciando por puestos, durante un partido, los interiores cubren una distancia mayor en carrera dealta intensidad que los mediocampistas centrales, los laterales, atacantes y los defensores centrales.Además, se produce una reducción de distancia similar para los desplazamientos de alta intensidad cony sin posesión del balón entre los últimos 15 minutos y los primeros 15 minutos del partido. La mediade tiempo de recuperación entre carreras de alta intensidad es de 72 s aproximadamente, con untiempo de recuperación del 28% más durante los últimos 15 minutos que en los primeros 15 minutosdel juego. Por otra parte, la carrera de alta intensidad tiene una disminución inmediatamente despuésdel período más intenso de 5 min, lo cual parece más evidente los atacantes y los defensorescentrales.ACCIONES EN FUNCIÓN DEL PUESTOLa posición parece tener una influencia significativa en el tiempo durante el cual el jugador realizacarrera, un Sprint, un salto, está de pie o anda.Los defensas son los que pasan un mayor porcentaje del tiempo del partido andando, trotando osaltando, mientras que sus estadísticas son menores en cuanto a la realización de sprines o carreras,con respecto a las otras posiciones. Sin embargo, pasan un mayor porcentaje de tiempo saltando ydesplazándose hacia atrás con respecto a los otros puestos. Por otra parte, los centrocampistas, pasan lamayor parte del tiempo corriendo y esprintando. De ahí, que las mayores distancias recorridas en unpartido son las realizadas por los jugadores que ocupan estas posiciones. Además, los centrocampistasdemuestran una alta presencia en las acciones de posesión de balón, al igual que los delanteros, quetambién realizan una cantidad similar de sprines. No obstante, los delanteros superan con creces eltiempo que pasan andando por el terreno con respecto a los mediocampistas .Por otro lado, loscentrocampistas y sobretodo los delanteros, se ven envueltos con mayor frecuencia en otro tipo demovimientos con respecto a los defensores, como son: caídas, deslizamientos, frenadas,levantamientos,…Los Centrocampistas realizan giros significativamente menores durante el partido que los delanteros ydefensores. Estas diferencias indican que los jugadores, según sus diferentes posiciones, podríanbeneficiarse de programas de acondicionamiento específicos adaptados a las necesidades físicas quecon mayor frecuencia se utilizan en cada puesto. Por ejemplo, los defensores y los delanteros podríanbeneficiarse de las condiciones físicas tipo velocidad y agilidad, mientras que los centrocampistas sebeneficiarían más de intervalos de correr distancias más largas. Por lo tanto los delanteros y defensasson más veloces y ágiles, y los centrocampistas deberían tener más resistencia aeróbica.Sprint 54
  • 55. REVISIÓN BIBLIOGRÁFICA SOBRE DEMANDAS FÍSICAS Y FISIOLÓGICAS EN FÚTBOL - 2012 Rubén Cipriano Romero Rodríguez – Miguel Ángel Valdivia MazaAunque en el apartado anterior ya se ha hablado del Sprint, conviene dedicarle un breve comentario,puesto que se trata de una de las acciones con más importancia en este deporte.En primer lugar, destacar que la velocidad de Sprint en los partidos alcanza valores máximos alrededorde 32 km/h. Un jugador puede realizar 80 sprines en un partido, que normalmente no superarán los 3-4segundos de duración.Estableciendo diferencias por puestos en relación a las distancias recorridas en Sprint, los jugadoresque más distancia a Sprint recorren son los mediocampistas laterales, seguidos de cerca por delanterosy defensores laterales, mientras que los defensores centrales y los mediocampistas centrales son losque menos distancia recorren a velocidades por encima de 23 km/h. DEMANDAS FÍSIOLÓGICASAntes de entrar en profundidad en cada uno de los apartados, conviene aclarar que aquí se exponen losparámetros fisiológicos más importantes a considerar en este deporte y que han sido objeto de estudio.No obstante, podríamos considerar la influencia de otros factores como la nutrición del deportista, lascondiciones del ambiente, la temperatura, etc.SUSTRATOS ENERGÉTICOS UTILIZADOSUn jugador de fútbol de unos 75 Kg consume aproximadamente 5700 kJ (en torno a 1360 kcal) conun consumo máximo de oxígeno de 60 ml/kg/min. Podemos decir que se produce una gran demandade producción de energía en un partido con un total alrededor de las 1400 kcal, con una relación mediade producción de energía aeróbica en jugadores de élite en torno al 70% del VO2máx, siendo elglucógeno muscular el principal sustrato utilizado. Teniendo en cuenta que un un jugador de élite deeste nivel realiza de 150-250 acciones intensas a lo largo de un partido, el ejercicio intenso durante unpartido lleva a una alta tasa de degradación de fosfato de creatina, que es resintetizado en lossiguientes periodos de trabajo a baja intensidad (recuperaciones incompletas). Entonces, lafosfocreatina y el ATP, almacenados en el músculo, proporcionan la mayor parte de la energíautilizada en los esfuerzos cortos y explosivos que componen el fútbol, el resto proviene de laglucólisis, tanto aeróbica como anaeróbica. Además, un dato interesante es que glucógeno muscular nosolo se encuentra en niveles inferiores al final del partido con respecto al pre-partido, sino que seencuentra a un 50% 2 días después del partido, y aún compensándolo con una dieta de carbohidratos,será ligeramente inferior.FRECUENCIA CARDÍACADespués de comprobar los datos de los distintos estudios y las mediciones realizadas de la FC durantepartidos parece ser que durante 2/3 de partido la frecuencia cardíaca oscila alrededor del 85% de lamáxima , alcanzándose la máxima en aquellas acciones de juego, o fases, que son de una intensidadparticularmente elevada. Y, raramente, la frecuencia cardíaca de un jugador está por debajo del 65%del máximo, lo que significa que el aporte de oxígeno es alto. La frecuencia cardíaca máxima oscila enfunción de diversas variables, como la edad, por lo que hay que tener en cuenta también estos factores.La frecuencia cardíaca media durante un partido puede situarse en torno a valores que oscilan entrelas 160 y 175 p/m, (85% de la máxima) pero teniendo en cuenta que el jugador está mucho tiempoparado, lo cual baja la media, y que existen diferencias significativas según la posición del futbolista.En concreto, los centrocampistas mantienen más tiempo sus valores de FC constantes, es decir,presentan menos oscilaciones que los valores de FC de los delanteros y defensas, mietras que losdefensas centrales son los que presentan valores de FC media más bajos en el partido.Por último, en relación a la FC, tomando como referencia el volumen de incrementos acusados quesufre el comportamiento de la FC del futbolista, en cada posición táctica por partido, también se puede 55
  • 56. REVISIÓN BIBLIOGRÁFICA SOBRE DEMANDAS FÍSICAS Y FISIOLÓGICAS EN FÚTBOL - 2012 Rubén Cipriano Romero Rodríguez – Miguel Ángel Valdivia Mazaseñalar que existen diferencias notables según la posición táctica asumida por el jugador en el campo.De esta forma, el medio centro tan sólo presenta 5 incrementos acusados por partido, es decir, unocada 18 minutos, sin embargo, en el caso del delantero estos ascienden a 35, es decir, uno cada dosminutos y medio.CONCENTRACIÓN DE LACTATOEn primer lugar, aclarar que la concentración de lactato en sangre dependerá de los esfuerzos que elfutbolista haya hecho en los minutos anteriores, siendo muy distinto si ha intervenido con ampliascarreras (8-12 mmol/l) o si en los minutos anteriores se habían lanzado dos saques de esquina a favor yperdido el tiempo en una falta (3-4 mmol/l).Otro apunte muy importante es que, el lactato muscular, en ejercicios intermitentes como el fútbol, nose correlaciona con el lactato sanguíneo que es el que luego se mide. Esto significa que laconcentración de lactato en sangre puede ser alta aunque la concentración en el músculo searelativamente baja, ya que el aclaramiento del lactato es significativamente superior en el músculo queen la sangre. Todo esto lo debemos tener en cuenta a la hora de interpretar el lactato sanguíneo comola medida de concentración del lactato muscular. Una vez sabido esto, en general, podemos hablar dede valores que oscilan en un partido entre 7 y 12 mmol/l, por lo que podría considerarse que en elfútbol, más que desarrollar una gran capacidad de producción de lactato, interesa desarrollar latolerancia a tasas medias de producción de lactatoAdemás, cuanto mayor es el nivel de juego la concentración de lactato es más elevada . También,como ocurre con otras variables como la FC, experimenta diferencias varía en función del puesto delfutbolista. De esta forma, en los puestos de carrilero y lateral, la participación anaeróbica láctica esimportante y ello debería tenerse en cuenta en el entrenamiento.Para finalizar, en lo que a concentración de lactato se refiere, es conveniente destacar que estos valoresde concentración de lactato se producen como comentábamos anteriormente por una sucesión deesfuerzos cortos y repetidos (mecanismo anaeróbico aláctico). Este tipo de esfuerzos son los másdeterminantes en el resultado de un partido aunque supongan un % pequeño del tiempo del mismo(aprox 2-3minutos) en los cuales siempre se producen pequeños valores de lactato, que se vanacumulando a lo largo del partido a causa de las recuperaciones incompletas, las cuales no permiten laoxidación total del ácido láctico producido.COMPOSICIÓN CORPORALAunque en base a la revisión que se ha hecho, la composición corporal no se trata mucho en losartículos leídos, es un factor clave en la constitución física de los jugadores profesionales de fútbol, locual influye en el resto de variables. En los estudios considerados, tienen en cuenta aspectos como laaltura, la densidad mineral ósea y las cantidades relativas de masa magra y grasa. En relación alpuesto específico de cada jugador, las diferencias en la composición corporal eran evidentes entrelos porteros y jugadores de campo, pero no entre posiciones del campo de juego. Tampoco, existendiferencias notables entre en función de la situación internacional.CONSUMO MÁXIMO DE OXÍGENO (VO2máx)Se define el consumo máximo de oxígeno (VO2máx) como la cantidad máxima de oxígeno que elorganismo es capaz de absorber, transportar y consumir por unidad de tiempo. La herencia genéticapuede condicionarlo hasta un 70%, dejándole solamente en torno al 20 % al entrenamiento para poderintervenir sobre él. 56
  • 57. REVISIÓN BIBLIOGRÁFICA SOBRE DEMANDAS FÍSICAS Y FISIOLÓGICAS EN FÚTBOL - 2012 Rubén Cipriano Romero Rodríguez – Miguel Ángel Valdivia Maza El VO2 máx podríamos considerarlo como el principal indicador de las posibilidades aeróbicas del jugador, debido a que integra múltiples funciones orgánicas (ventilatorias, cardiovasculares, sanguíneos, musculares), por lo cual tiene una estrecha relación con el nivel de acondicionamiento y con el estado de salud del futbolista. Los valores de VO2máx en el transcurso de un partido varían en función de la posición o de la labor del futbolista sobre el campo, así un centrocampista estará por encima del umbral anaeróbico y un defensa central estará por debajo, aunque según las conclusiones extraídas después de haber revisado los artículos, no existen diferencias muy grandes entre jugadores según el puesto. Por lo tanto, a nivel general, podríamos considerar que en un futbolista de élite, el consumo máximo de oxígeno, se sitúa en torno al 65-70% (aproximadamente 60 ml/kg/min) teniendo en cuenta que por encima del 70% del partido se realizan esfuerzos de baja intensidad. Por último y como conclusión final a este trabajo, puesto que con el análisis tanto de las demandas físicas como fisiológicas, lo que pretendemos es conocer con el máximo detalle posible cuales son los requerimientos de los futbolistas de cara a la competición para poder adaptar el entrenamiento dándole la mayor especificidad y transferencia positiva de cara a la misma, desde nuestro punto de vista consideramos más adecuado el entrenamiento específico frente al entrenamiento interválico aeróbico. La razón de esta elección, radica en que con el entrenamiento específico conseguimos esa especificidad de la que hablábamos, de tal modo que conseguimos una mejora de la parte condicional, al mismo tiempo que podemos trabajar el componente técnico-táctico. Sería a groso modo un entrenamiento más completo.  BIBLIOGRAFIA: Abt, G., & Lovell, R. (2009). The use of individualized speed and intensity thresholds for determining the distance run at high-intensity in professional soccer. Journal Of Sports Sciences, 27(9), 893-898. Bangsbo, J., Mohr, M. & Krustrup, P. (2012) Physical and metabolic demands of training and matchplay in the elite football player. Journal of Sports Sciences. 24:07, 665-674 Bloomfield, J., Polman, R., & ODonoghue, P. (2007). Physical demands of different positions in FA Premier League soccer. Journal of Sports Science and Medicine. 6, 63-70. Bradley, P. S., Sheldon, W., Wooster, B., Olsen, P., Boanas, P., & Krustrup, P. (2009). High-intensity running in English FA Premier League soccer matches.Journal Of Sports Sciences, 27(2), 159-168. Carling, C. (2010). Analysis of physical activity profiles when running with the ball in a professional soccer team. Journal Of Sports Sciences, 28(3), 319-326. Casamichana, D. & Castellano, J. (2011). Demandas físicas en jugadores semiprofesionales de fútbol: ¿Se entrena igual que se compite?. Cultura, Ciencia y Deporte. 6, (1696-5043), 121-127. Casamichana, D., Castellano, J., Gonzalez-Morán, A., García-Cueto, H., & García-López, J. (2011). Demanda fisiológica en juegos reducidos de fútbol con diferente orientación del espacio. International Journal of Sport Science. VII, (1885-3137), 141-154. Dellal, A., Chamari, K., Wong, D. P., Ahmaidi, S., Keller, D., Barros, R., & ... Carling, C. (2011). Comparison of physical and technical performance in European soccer match-play: FA Premier League and La Liga. European Journal Of Sport Science, 11(1), 51-59. Di Salvo, V., Gregson, V., Atkinson, G., Tordoff, P., & Drust, B. (2009). Analysis of High Intensity Activity in Premier League Soccer. International Journal of Sports and Medicine. 30, 205-212. 57
  • 58. REVISIÓN BIBLIOGRÁFICA SOBRE DEMANDAS FÍSICAS Y FISIOLÓGICAS EN FÚTBOL - 2012 Rubén Cipriano Romero Rodríguez – Miguel Ángel Valdivia Maza Di Zoppola, M.,.P., Casamichana, G.,.D., García, G.,.J.A., & Robles, P.,.F.J. (2011). Evaluación de la ingesta nutricional de futbolistas en función de los puestos específicos de juego. Póster - Comunicación. Presented Universidad de Málaga, Málaga, Spain. Eniseler, N. (2005). HEART RATE AND BLOOD LACTATE CONCENTRATIONS AS PREDICTORS OF PHYSIOLOGICAL LOAD ON ELITE SOCCER PLAYERS DURING VARIOUS SOCCER TRAINING ACTIVITIES. Journal Of Strength & Conditioning Research (Allen Press Publishing Services Inc.), 19(4), 799-804. Fandiño, L. (2012). La fatiga en fútbol. Mecanismos de producción y medios de recuperación. Futbol táctico. Marzo 2012, 159-167. Fútbol y Ciencia. http://www.futbol-tactico.com. García, G., Arda, T., Rial, A., & Dominguez, E. (2007). ¿Es diferente el comportamiento de la frecuencia cardiaca del futbolista profesional en competición según la posición táctica del jugador en el campo?. Apunts - Educación Física y Deportes. 4º trimestre 2007, (90), 42-50. Preparación Física. Hoff, J. (2005). Training and testing physical capacities for elite soccer players. Journal of Sports Sciences. 23(6), 573-582. Impellizzeri1, F. M., Marcora, S. M., Castagna, C., Reilly, T., Sassi1, A., Iaia, F. M., Rampinini, E. (2006). Physiological and Performance Effects of Generic versus Specific Aerobic Training in Soccer Players. International Journal Sports Medicine; 27: 483–492 Jiménez, R. R., Parra, G. G., Pérez, D. D., & Grande, I. I. (2009). Valoración de la potencia de salto en jugadores semiprofesionales de fútbol y comparación de resultados por puestos. / Jump power measurement in semi-professional soccer players and comparison of results by positions. Revista Kronos,8(15), 79-84. Maynar, M, Maynar, J.I, Muñoz, D, & Timón, R., (2008) FISIOLOGÍA APLICADA AL FÚTBOL. FÚTBOL: CUADERNOS TÉCNICOS N 42, 81-90 Rebelo, M., Smylie, S., Macintosh, S., & Lombard, R. (2010). Selected physical attributes of male soccer players: A comparative analysis. African Journal for Physical, Health Education, Recreation and Dance. December 2010, 85-92. Rey, E., Casáis, L., Lago, C., & Lago, J. (2011). Superando el mito de la fatiga en fútbol. Influencia del tiempo efectivo de juego sobre la distancia recorrida por futbolistas de elitr. Revista de Preparación Física en el Fútbol. 2, (1889-5050), 54-62. Sánchez, B.& Salas, J. (2009). DETERMINACIÓN DEL CONSUMO MÁXIMO DE OXÍGENO DEL FUTBOLISTA COSTARRICENSE DE PRIMERA DIVISIÓN EN PRETEMPORADA 2008. Revista en Ciencias del Movimiento Humano y Salud. 6(2). 1-5 Sutton, L., Scott, M., Wallace, J., & Reilly, T. (2009). Body composition of English Premier League soccer players: Influence of playing position, international status, and ethnicity. Journal Of Sports Sciences, 27(10), 1019-1026. 58