Forjadores de la universidad San Pedro y ULADECH
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×
 

Forjadores de la universidad San Pedro y ULADECH

on

  • 487 views

Breve historia de los ioneros y alumnos que hicieron posible la creación de la Universidad San Pedro y la ULADECH

Breve historia de los ioneros y alumnos que hicieron posible la creación de la Universidad San Pedro y la ULADECH

Statistics

Views

Total Views
487
Views on SlideShare
487
Embed Views
0

Actions

Likes
0
Downloads
0
Comments
0

0 Embeds 0

No embeds

Accessibility

Categories

Upload Details

Uploaded via as Microsoft Word

Usage Rights

© All Rights Reserved

Report content

Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
  • Full Name Full Name Comment goes here.
    Are you sure you want to
    Your message goes here
    Processing…
Post Comment
Edit your comment

Forjadores de la universidad San Pedro y ULADECH Forjadores de la universidad San Pedro y ULADECH Document Transcript

  • LOS VERDADEROS PROMOTORES DE LA UNIVERISDAD SAN PEDRO Francisco Vásquez Carrillo Toda la lucha estudiantil en la provincia hasta 1985, se fijó en la conquista de una Universidad para Chimbote. Era el clamor de las juventudes y una necesidad para el desarrollo de nuestro puerto. Hasta esa fecha unos 5,000 estudiantes egresaban anualmente del nivel secundario como promedio, en esas circunstancias unos optaban por migrar, estudiar una carrera técnica o iban al encuentro de subempleos. La universidad era una reivindicación impostergable. Por eso es explicable que en 1980 el Partido Aprista del Perú ofreciera una filial y que luego se convertiría en la primera estafa y tráfico de la educación con fines electoreros en Chimbote. A consecuencia de éste desengaño surgirá la Asociación de Estudiantes de Chimbote (AECH), con el objeto de alcanzar la concretización de la Universidad, había quienes sin sustento social proponían una Universidad No Escolarizada. En 1981 el presidente Fernando Belaúnde ofrece la creación de una Universidad para Chimbote, cuando terminaba su el discurso de ocasión en la inauguración del Hospital Regional (en el hoy Nuevo Distrito de Nuevo Chimbote). El Presidente Belaunde en realidad lo hacia, para salir de paso ante la presión social, ante el enorme vocerío de la juventud que clamaba Universidad. Como sabemos nada de esto se concretó, llegó el abril de 1981, fecha que debía cumplirse el ofrecimiento presidencial y no paso nada. La aspiración chimbotana seguía irresuelta. En este contexto los hermanos Vega Corcuera con voluntarismo inusitado, insuflado de un exacerbado y una oportuna astucia, convocaron a la juventud a matricularse en una Academia Pre-Universitaria que denominaron “Los Angeles” que funcionó en octava cuadra del jirón José Olaya. La convocatoria garantizaba no solo el funcionamiento de una Universidad Privada, sino también el ingreso libre a la Universidad. La juventud entre escéptico y esperanzado empezó a respaldarlo con agrado. Las clases con ciertos accidentes al fin se inició un 20 de febrero de 1984, en aulas separadas por carreras profesionales, que se supone funcionarían en la Universidad: Contabilidad, Derecho, Ingeniería, Medicina. Las clases se prolongaron por dos largos semestres, en realidad no tanto por la preparación académica sino por ver cristalizar la Universidad en Chimbote. Las clases se iniciaron con más de 400 alumnos. La comunidad chimbotana si bien es cierto estaba interesado por una Universidad de
  • carácter Nacional, el pueblo mismo no dejo de apoyar la idea de una Universidad Privada. Una lucha por separado se libró en los noticieros radiales, donde unos condenaban la lucha por una Universidad Privada, ellos consideraban necesario la priorización de una Universidad nacional. Conforme pasaban los días se descubrieron dos factores decisivos. Primero, los hermanos Vega Corcuera(VEKOR) no contaban con un capital que financie la creación de la Universidad y por ende de ninguna reserva y segundo, la publicitada universidad existía sólo como un ante-proyecto y en borrador. A estas alturas los estudiantes no podían dar marcha atrás; se había invertido dinero(cuatro cuotas de pago) y tiempo y se apostó por el futuro. La quepaba otra alternativa, sonaba en las conversaciones solo una expresión, conseguir con nuestros propios esfuerzos la Universidad. Se emprendió la gran aventura y empresa. Los estudiantes en los primeros días de febrero forman el Comité de Apoyo para la Creación de la Universidad Los Angeles(que tuve el honor de presidir). El Comité de Apoyo cumplió la tarea de organizar a los alumnos que posteriormente se le denominaron “pioneros” y en titánico desplegamiento de energía se logró recopilar 35,000 firmas, el que fue enviado a la Comisión de Educación, Ciencia y Cultura de la Cámara de Diputados. El 25 de abril del mismo año, se forma la “Asociación de Estudiantes Pre Universitarios Los Angeles”(AEPULA), en una reunión de delegados de las diferentes especialidades y de los turnos mañana y tarde se eligió la junta directiva que presidió, el alumno Walter Aguirre Tapia. Los VEKOR miraban con recelo a la organización estudiantil pero estaban convencidos que los alumnos sólo le servirían de “instrumentos” para lograr su objetivo. La AEPULA, me encargó la redacción de lo que se constituiría la primera proclama estudiantil, que se sintetizó sus aspiraciones en: “1° Apoyar la iniciativa de los VEKOR para concretizar la creación de la universidad. 2° Garantizar que el proyecto se convierta en una realidad y no en una ignominiosa decepción más, del injustamente postergado estudiantado chimbotano”. Los estudiantes en un acto de verdadero fervor y demostración de alcanzar sus ideales, limpiaron y acondicionaron el edificio abandonado por los sacerdotes marianistas, que fue
  • encontrado en escombros como consecuencia del terremoto de 1970 (hoy uno de los pabellones de la Universidad “San Pedro”). Los estudiantes conscientes que su empresa era harto difícil, convocaron a los padres de familia a respaldarlos y se conforma una junta directiva encabezado por el Sr. Alfredo Sachum, persona dueño de una gran personalidad e inteligencia. El 18 de julio en Asamblea General llevado acabo en la azotea del local del Sindicato de Pescadores, entre padres y estudiantes deciden, en acto histórico partir a la capital con la misión que fue llamado: “Plan Universidad para Chimbote”, comprendiendo que desde Chimbote ninguna gestión iba a tener éxito, si es que no se realizaba las gestiones para obtener la Ley de Creación en el Parlamento mismo. La comitiva se conformó de 52 alumnos y padres de familia, en abierta confrontación con un sector de periodistas que no lograba comprender la creación de una Universidad Particular, periodismo que se constituyó en verdaderos enemigos del proyecto y otros atizaban el seudo antagonismo entre la creación de una “U” particular y una “U” estatal. Valiéndose de estos instrumentos inapropiados los VEKOR expulsaron a un dirigente estudiantil que se pronunció por la Universidad particular y nacional, así se inició una actividad en el parlamento prácticamente al margen de los representantes y organismo económicos, sociales y culturales naturales de la provincia. Tal fue la organización de la AEPULA, que hubo un comité ejecutor en Lima presidido por el Sr. Alfredo Sachum y en Chimbote me toco presidirlo con el objeto de recaudar fondos y mantener habilitados de alimentos a la comitiva de Lima. La Comisión gestora utilizaría medio año, para sensibilizar a los parlamentarios para su aprobación del Proyecto de Creación de la Universidad, primero en la Cámara de Diputados. En el lapso de este tiempo los alumnos se instalaron en el campus universitario de la UNI. Mientras el tiempo transcurria, las penurias aumentaban, muchos fueron las enfermedades y las carencias económicas que se experimentaron. En el proceso fueron destacándose alumnos con gran capacidad de liderazgo como Julio Garavito, Jesus Chauca, las hermanas Mary y Sonya Lujan entre otros. Muchos alumnos alternaban entre La Comisión de Chimbote y Lima para superar el cansancio.
  • Así pues los VEKOR resultaron financiados, el capital inicial fue el dinero acumulado en la academia y los alumnos y padres de familia financiaron viáticos, pasajes medicinas y en algunos hospedajes. Hay un hecho que no se puede soslayar de los hermanos Vega Corcuera, es su característico pragmatismo sin principios, un típico maquiavelismo criollo; ninguno ostentaba un título profesional, pero jamás fue un obstáculo para ellos, porque actuaban como “verdaderos profesionales”. Ellos aceptaron a los alumnos emprendedores en la medida que les servían, si alguien discrepaba hacían relucir su condición de “promotores”, y por tanto podían señalaban la línea entre quedarse o irse. Libres de escrúpulos cada uno de los hermanos se carnetizaban y se mudaban de partidos políticos a la conveniencia de la coyuntura, circularon por Acción Popular hasta la formaron un Comando Aprista; fueron en lo religioso desde adventistas hasta feligreses de una secta conocida como Los Santos Evangelios de los Ultimos Tiempos. Un 12 de junio de 1985 se cristalizó la Creación de la Universidad Particular Los Angeles amparado en la ley 24163. Fue un día de júbilo, todos los esfuerzos expuestos habían sido premiados. Los estudiante chimbotanos demostraron en casi dos años de gestión y estadía en Lima lo que partidos políticos, parlamentarios, autoridades no pudieron lograrlo, a costo de lucha, fe y perseverancia inagotable en cumplir sus sueños. Los que se enaltecieron y fungieron de promotores, así fueron promovidos los estudiantes, que en realidad se portaron como los verdaderos promotores y gestores de la Universidad. Pero los hermanos VEKOR empezaron a mostrar sus verdaderas ambiciones, y su afán casi neurótico de lucro. Cambiaron el traje modesto por terno y corbata; el trato de lo mas o menos aceptable pasaron al trato arrogante y hasta discriminativo. Jaime el más elocuente entre los hermanos VEKOR ignoró en tono sacerdotal el papel decisivo de los alumnos, diciendo: “la universidad ha sido como resultado de la gracia divina, todo lo debemos al Señor”, así redujó a la nada el sacrifico de los estudiantes.
  • Los siete hermanos Vega Corcuera pasaron a copar la estructura administrativa de la Universidad. Embriagados de poder, se llenaron de soberbia. Sin haber invertido rebajaron a la Universidad en su asunto exclusivo de negocios. Un sector de sus verdaderos forjadores de la Universidad, llamado “pioneros” fueron relegados, los alumnos fueron coactados desde el ingreso con una “carta de honor” a optar por el silencio, y la pasividad y no ejercer plenamente los derechos naturalmente ganados. Aceptaban la “carta de honor” o no ingresaban a la Universidad. Así los Vega Corcuera fueron haciéndose de enemigos y aumentando confrontaciones internas y externas. En el transcurso de 06 mese se nombraron y destituyeron 16 comisiones organizadoras (c.o.). La Universidad se sumió en un total desgobierno y caos de entera responsabilidad de las ambiciones incontroladas y la visible incapacidad de los hermanos VEKOR. Loa ánimos parecían calmarse cuando el día 18 de diciembre de 1985, se firmó una Acta entre los representantes los estudiantes, docentes y “promotora”, a fin de dar normatividad a la universidad, transando una Comisión Organizadora de amplio consenso, donde se pactará una resolución que los mismos Vega Corcuera emitieron y fue refrendado por la Asamblea Nacional de Rectores (ANR). La nueva Comisión Organizadora de consenso era presidido por el actual congresista de la república Luis Chu Rubio, acompañado del Soc. Jorge taboada Rodriguez y el Psi. Ricardo Seminario Lavander, ellos se propusieron dar cumplimiento al Acta y como primer paso iniciaron inventariando los bienes de la Institución, cuando se solicita rendir cuentas a la “entidad promotora” estos responden mediante una Resolución de la Asociación Civil VEKOR el 10 de enero de 1986 argumentando la falta de requisitos que demanda la Ley Universitaria en su artículo 09 para asumir los cargos de la nueva C.O. haciendo gala de sus “derechos de fundador” y automáticamente como es de su costumbre nombran una nueva Comisión Organizadora. Este caso dio pie a una bicefalia a de funciones. Los Vega Corcuera adelantándose a los hechos nombraron una nueva Comisión Organizadora. Este hecho fue la gota de agua que rebasó la paciencia de los estudiantes y docentes y un 07 de enero del mismo año en asamblea plena comprendiendo la verdadera dimensión histórica del curso del devenir de la Universidad, que comprometía el desarrollo o atraso del nivel educativo de nuestro puerto
  • deciden expulsar definitivamente de la Universidad a la familia Vega Corcuera y a todos sus séquitos acusándolos de desgobierno, incapacidad, estafa y tráfico en agravio de la educación y desfalco de 400 millones de soles; decisión histórica que dio término a la injerencia en los asuntos administrativos y académicos de la Universidad. Así se dio fin al desgobierno de los hermanos Vega Corcuera, pero se dio principio a las más bárbaras prácticas para “retomar” el campus universitario, ellos no dudaron en apelar al contrato de delincuentes para afincarse de nuevo, pero gracias a la lucha perspicaz, valiente y heroico de los alumnos la Universidad siempre se mantuvo en manos del estudiantado. En un promedio de 100 alumnos anochecían haciendo guardia ante una eventual incursión violenta de los VEKOR y su gavilla de delincuentes. En este nuevo periodo de la Universidad se creo la Federación de Estudiantes de la Universidad Particular Los Angeles. En esta nueva etapa sobresalieron los alumnos: Luis Muñoz Pacheco, Flor Ucañan, Chavezta Llenque, Vega Chunga, José Ayllon, Jorge Misericordia, Jorge Quisgard, Juan Quiñonez, José Cavero, Jorge Gonzales, Reque Millones, Cotty Gervicio, Reyna Marquez, Magaly Quiñonez, y otros. La familia Vega Corcuera convencido de la casi imposibilidad de tomar por asalto el local de los Pinos de la Universidad, van a convocar a aun examen de ingreso a la Universidad Los Angeles que funcionaria en la Av. Pardo en forma paralela con el local de los Pinos. La conquista de aquellos alumnos románticos y soñadores que hicieron posible la creación de la Universidad se desequilibraba en 1987 la Universidad Los Angeles funcionaba en dos partes uno con los alumnos y otro con los “promotores”. La Asamblea Nacional de Rectores recomendaba que la única solución al problema era la fusión de los dos sectores. Se iniciaron los contactos con los estudiantes y profesores del sector Pardo lográndose la migración a los Pinos. Los Vega Corcuera convocaron a una nueva Prueba de Admisión y se prolongó la actividad paralela. La Comunidad Universitaria cansado de problemas que obstaculizaban el desarrollo académico, en Asamblea Plena con todos la participación de todos los estamentos, luego de evaluar los acontecimientos se consideró pertinente y necesario cambiar de Promotora con el fin de desplazar a la Asociación Civil VEKOR, pero eso significaba buscar a nuevos
  • promotores. El criterio que se atinó para la conformación de la nueva promotora, fue confirmar a personas de demostrada solvencia moral con la condición de ser Promotores honorarios, por que solo figurarían en la nueva Ley de La Universidad Privada “San Pedro” para dejar sin efecto a la Universidad Particular “Los Angeles” y su “promotora” VEKOR. Así fue el camino que abrieron y limpiaron, un conjunto de alumnos llenos de voluntad de trabajo y espíritu de progreso que constituyen en los verdaderos Promotores de la Universidad Particular “los Angeles” y la Universidad Privada “San Pedro”. Verdaderos promotores por que apostaron por el futuro científico, técnico y humano de Chimbote. Son los verdaderos promotores por que invirtieron, financiaron, gestionaron una institución de educación superior poco antes casi imposible. Este articulo, es una evocación, es también el pago de una deuda a mis compañeros; pero también una exigencia a su reconocimiento social. No es justo que semejante sacrificio se sepulte. Los Chimbotanos de hoy pueden sentirse orgullosos de tener una Universidad sui generis en América Latina, una Universidad Privada que no tiene dueño. Una universidad que no tiene a quien rendir cuentas más que así misma. Ese es el logro y ese es el valor de los alumnos convertidos en los Verdaderos Promotores de la Universidad Privada San Pedro. Exijo un reconocimiento a ese grupo de alumnos que no solo fueron pioneros sino sobre todo los forjadores de la Universidad. Y no se trata de un grupo de alumnos anónimos. Las instituciones valen no por su existencia misma sino por quienes fueron fundados.
  • UNIVERSIDAD PRIVADA “SAN PEDRO”: UNA HISTORIA DE UN PUEBLO EN BUSCA DE EDUCACIÓN, CIENCIA Y CULTURA Francisco Vásquez Carrillo El trajinar por la conquista de una universidad para Chimbote data desde la década del 70, un estudiante del colegio San Pedro perdió la vida por esa noble causa. Varios fueron los intentos y proyectos que se desprendieron para lograr enorme objetivo:  Se propuso la conformación de una Universidad no escolarizada(Dr. Victor Unyen Velezmoro. 1975).  Se proyecto la Universidad Nacional “Victor Raúl Haya de la Torre”.  Se buscó la filial de la Universidad Nacional Fedrico Villarreal. En el año de 1979 el Presidente de la República Gral. Francisco Morales Bermúdez promulgaba la fundación de la Universidad Nacional Antunez de Mayolo de Huaraz. Chimbote veía casi lejos la concreción de obtener la gran misión, la capital del departamento de Ancash ya contaba con una universidad, la llegada a suelo chimbotano del presidente militar fue acorralado por la petición popular de: ¡Universidad para Chimbote!. El Presidente no se pronuncio a favor. En 1980 las condiciones para el segundo puerto pesquero más importante del país mejoró ostensiblemente. En las elecciones generales el Partido Aprista Peruano ofreció al pueblo chimbotano la creación de una universidad nacional, como todos sabemos no se estableció, a cambio ofreció una sucursal de la Universidad Nacional Federico Villarreal el que tampoco se cristalizaría. El pueblo chimbotano y la población estudiantil que egresaba de secundaria aumentaba vertiginosamente(5,000). Precisamente son los que, en función de las Academias Pre-Universitarias “Euclides”, “Galileo”, estudiantes de institutos superiores y de colegios secundarios organizan la histórica asociación de Estudiantes de Chimbote AECH. El triunfo presidencial del Arquitecto Fernando Belaunde Terry, es pernazo a muchos sectores. En septiembre de 1980 llega a nuestro puerto a inaugurar el Hospital Regional “Eleazar Guzmán Barrón”, esta vez el pueblo juntos a su juventud coreó una sola consigna en toda la travesía del Señor Presidente: “¡Universidad!”, “¡Universidad!”, “¡Universidad!” en un acto de completa espontaneidad, y apertura
  • democrática y con tono emocionado ofreció: “En abril de 1981 Chimbote tendrá su universidad”, el pueblo entusiasmado se regocijó. La espera fue infructuosa, los problemas económicos se posesionaban del Perú y el cumplimiento de ofertas se hicieron secundarios. El pueblo junto a su estudiantado organizado, en ningún momento se desmoralizó por lo contrario, el Concejo Provincial del Santa, La Cámara de Comercio, Fesideta y los organismos más representativos y de ancha base conformaron un frente exclusivamente para conseguir una Universidad para Chimbote. La demanda por educación, ciencia y cultura en un puerto con la atmósfera oxidado por la siderrugía y contaminado por las empresas pesqueras era una necesidad urgente de resolver. Van a transcurrir tres penosos y largos años para que el gobierno del arquitecto Belaunde entregara la Ley en 1985 de la Universidad Nacional del Santa, en esa misma escena ya Chimbote había tomado conciencia de sus necesidades que no solo solicitaba una universidad sino demandaba la dación de la aprobación de la Ley de la Universidad Particular “Los Angeles”, que desde 1984 un grupo de estudiantes, tercamente concurrían a la Cámara de Diputados, Cámara de Senadores y la Asamblea Nacional de Rectores cerca de un año y medio; así resultó un 5 de junio de 1985 se promulgaba la Ley de creación de una de las primeras universidades privadas del Perú, a consecuencia del pundonor de jóvenes románticos con deseos de obtener una profesión con el apoyo de padres de familia y el pueblo chimbotano. Chimbote contaba con dos universidades. Los esfuerzos fueron altamente congratulados. En este contexto los hermanos Vega Corcuera con voluntarismo inusitado, insuflado de un exacerbado y una oportuna astucia, convocaron a la juventud a matricularse en una Academia Pre-Universitaria que denominaron “Los Angeles” que funcionó en octava cuadra del jirón José Olaya. La convocatoria garantizaba no solo el funcionamiento de una Universidad Privada, sino también el ingreso libre a la Universidad. La juventud entre escéptico y esperanzado empezó a respaldarlo con agrado. Las clases con ciertos accidentes al fin se inició un 20 de febrero de 1984, en aulas separadas por carreras profesionales, que se supone funcionarían en la Universidad: Contabilidad, Derecho, Ingeniería, Medicina. Las clases se prolongaron por dos largos semestres, en realidad no tanto por la preparación académica sino
  • por ver cristalizar la Universidad en Chimbote. Las clases se iniciaron con más de 400 alumnos. La comunidad chimbotana si bien es cierto estaba interesado por una Universidad de carácter Nacional, el pueblo mismo no dejo de apoyar la idea de una Universidad Privada. Una lucha por separado se libró en los noticieros radiales, donde unos condenaban la lucha por una Universidad Privada, ellos consideraban necesario la priorización de una Universidad nacional. Conforme pasaban los días se descubrieron dos factores decisivos. Primero, los hermanos Vega Corcuera(VEKOR) no contaban con un capital que financie la creación de la Universidad y por ende de ninguna reserva y segundo, la publicitada universidad existía sólo como un ante-proyecto y en borrador. A estas alturas los estudiantes no podían dar marcha atrás; se había invertido dinero(cuatro cuotas de pago) y tiempo y se apostó por el futuro. La quepaba otra alternativa, sonaba en las conversaciones solo una expresión, conseguir con nuestros propios esfuerzos la Universidad. Se emprendió la gran aventura y empresa. Los estudiantes en los primeros días de febrero forman el Comité de Apoyo para la Creación de la Universidad Los Angeles(que tuve el honor de presidir). El Comité de Apoyo cumplió la tarea de organizar a los alumnos que posteriormente se le denominaron “pioneros” y en titánico desplegamiento de energía se logró recopilar 35,000 firmas, el que fue enviado a la Comisión de Educación, Ciencia y Cultura de la Cámara de Diputados. El 25 de abril del mismo año, se forma la “Asociación de Estudiantes Pre Universitarios Los Angeles”(AEPULA), en una reunión de delegados de las diferentes especialidades y de los turnos mañana y tarde se eligió la junta directiva que presidió, el alumno Walter Aguirre Tapia. Los VEKOR miraban con recelo a la organización estudiantil pero estaban convencidos que los alumnos sólo le servirían de “instrumentos” para lograr su objetivo. La AEPULA, me encargó la redacción de lo que se constituiría la primera proclama estudiantil, que se sintetizó sus aspiraciones en: “1° Apoyar la iniciativa de los VEKOR para concretizar la creación de la universidad. 2° Garantizar que el proyecto se convierta en una realidad y no en una ignominiosa decepción más, del injustamente postergado estudiantado chimbotano”.
  • Los estudiantes en un acto de verdadero fervor y demostración de alcanzar sus ideales, limpiaron y acondicionaron el edificio abandonado por los sacerdotes marianistas, que fue encontrado en escombros como consecuencia del terremoto de 1970 (hoy uno de los pabellones de la Universidad “San Pedro”). Los estudiantes conscientes que su empresa era harto difícil, convocaron a los padres de familia a respaldarlos y se conforma una junta directiva encabezado por el Sr. Alfredo Sachum, persona dueño de una gran personalidad e inteligencia. El 18 de julio en Asamblea General llevado acabo en la azotea del local del Sindicato de Pescadores, entre padres y estudiantes deciden, en acto histórico partir a la capital con la misión que fue llamado: “Plan Universidad para Chimbote”, comprendiendo que desde Chimbote ninguna gestión iba a tener éxito, si es que no se realizaba las gestiones para obtener la Ley de Creación en el Parlamento mismo. La comitiva se conformó de 52 alumnos y padres de familia, en abierta confrontación con un sector de periodistas que no lograba comprender la creación de una Universidad Particular, periodismo que se constituyó en verdaderos enemigos del proyecto y otros atizaban el seudo antagonismo entre la creación de una “U” particular y una “U” estatal. Valiéndose de estos instrumentos inapropiados los VEKOR expulsaron a un dirigente estudiantil que se pronunció por la Universidad particular y nacional, así se inició una actividad en el parlamento prácticamente al margen de los representantes y organismo económicos, sociales y culturales naturales de la provincia. Tal fue la organización de la AEPULA, que hubo un comité ejecutor en Lima presidido por el Sr. Alfredo Sachum y en Chimbote me toco presidirlo con el objeto de recaudar fondos y mantener habilitados de alimentos a la comitiva de Lima. La Comisión gestora utilizaría medio año, para sensibilizar a los parlamentarios para su aprobación del Proyecto de Creación de la Universidad, primero en la Cámara de Diputados. En el lapso de este tiempo los alumnos se instalaron en el campus universitario de la UNI. Mientras el tiempo transcurria, las penurias aumentaban, muchos fueron las enfermedades y las carencias económicas que se experimentaron. En el proceso fueron destacándose alumnos con gran capacidad de liderazgo como Julio Garavito, Jesus Chauca, las hermanas Mary y Sonya Lujan entre otros. Muchos alumnos alternaban entre La Comisión de Chimbote y Lima para superar el cansancio.
  • Así pues los VEKOR resultaron financiados, el capital inicial fue el dinero acumulado en la academia y los alumnos y padres de familia financiaron viáticos, pasajes medicinas y en algunos hospedajes. Hay un hecho que no se puede soslayar de los hermanos Vega Corcuera, es su característico pragmatismo sin principios, un típico maquiavelismo criollo; ninguno ostentaba un título profesional, pero jamás fue un obstáculo para ellos, porque actuaban como “verdaderos profesionales”. Ellos aceptaron a los alumnos emprendedores en la medida que les servían, si alguien discrepaba hacían relucir su condición de “promotores”, y por tanto podían señalaban la línea entre quedarse o irse. Libres de escrúpulos cada uno de los hermanos se carnetizaban y se mudaban de partidos políticos a la conveniencia de la coyuntura, circularon por Acción Popular hasta la formaron un Comando Aprista; fueron en lo religioso desde adventistas hasta feligreses de una secta conocida como Los Santos Evangelios de los Ultimos Tiempos. Un 12 de junio de 1985 se cristalizó la Creación de la Universidad Particular Los Angeles amparado en la ley 24163. Fue un día de júbilo, todos los esfuerzos expuestos habían sido premiados. Los estudiante chimbotanos demostraron en casi dos años de gestión y estadía en Lima lo que partidos políticos, parlamentarios, autoridades no pudieron lograrlo, a costo de lucha, fe y perseverancia inagotable en cumplir sus sueños. Los que se enaltecieron y fungieron de promotores, así fueron promovidos los estudiantes, que en realidad se portaron como los verdaderos promotores y gestores de la Universidad. Pero los hermanos VEKOR empezaron a mostrar sus verdaderas ambiciones, y su afán casi neurótico de lucro. Cambiaron el traje modesto por terno y corbata; el trato de lo mas o menos aceptable pasaron al trato arrogante y hasta discriminativo. Jaime el más elocuente entre los hermanos VEKOR ignoró en tono sacerdotal el papel decisivo de los alumnos, diciendo: “la universidad ha sido como resultado de la gracia divina, todo lo debemos al Señor”, así redujó a la nada el sacrifico de los estudiantes.
  • Los siete hermanos Vega Corcuera pasaron a copar la estructura administrativa de la Universidad. Embriagados de poder, se llenaron de soberbia. Sin haber invertido rebajaron a la Universidad en su asunto exclusivo de negocios. Un sector de sus verdaderos forjadores de la Universidad, llamado “pioneros” fueron relegados, los alumnos fueron coactados desde el ingreso con una “carta de honor” a optar por el silencio, y la pasividad y no ejercer plenamente los derechos naturalmente ganados. Aceptaban la “carta de honor” o no ingresaban a la Universidad. Así los Vega Corcuera fueron haciéndose de enemigos y aumentando confrontaciones internas y externas. En el transcurso de 06 mese se nombraron y destituyeron 16 comisiones organizadoras (c.o.). La Universidad se sumió en un total desgobierno y caos de entera responsabilidad de las ambiciones incontroladas y la visible incapacidad de los hermanos VEKOR. Loa ánimos parecían calmarse cuando el día 18 de diciembre de 1985, se firmó una Acta entre los representantes los estudiantes, docentes y “promotora”, a fin de dar normatividad a la universidad, transando una Comisión Organizadora de amplio consenso, donde se pactará una resolución que los mismos Vega Corcuera emitieron y fue refrendado por la Asamblea Nacional de Rectores (ANR). La nueva Comisión Organizadora de consenso era presidido por el actual congresista de la república Luis Chu Rubio, acompañado del Soc. Jorge taboada Rodriguez y el Psi. Ricardo Seminario Lavander, ellos se propusieron dar cumplimiento al Acta y como primer paso iniciaron inventariando los bienes de la Institución, cuando se solicita rendir cuentas a la “entidad promotora” estos responden mediante una Resolución de la Asociación Civil VEKOR el 10 de enero de 1986 argumentando la falta de requisitos que demanda la Ley Universitaria en su artículo 09 para asumir los cargos de la nueva C.O. haciendo gala de sus “derechos de fundador” y automáticamente como es de su costumbre nombran una nueva Comisión Organizadora. Este caso dio pie a una bicefalia a de funciones. Los Vega Corcuera adelantándose a los hechos nombraron una nueva Comisión Organizadora. Este hecho fue la gota de agua que rebasó la paciencia de los estudiantes y docentes y un 07 de enero del mismo año en asamblea plena comprendiendo la verdadera dimensión histórica del curso del devenir de la Universidad, que comprometía el desarrollo o atraso del nivel educativo de nuestro puerto
  • deciden expulsar definitivamente de la Universidad a la familia Vega Corcuera y a todos sus séquitos acusándolos de desgobierno, incapacidad, estafa y tráfico en agravio de la educación y desfalco de 400 millones de soles; decisión histórica que dio término a la injerencia en los asuntos administrativos y académicos de la Universidad. Así se dio fin al desgobierno de los hermanos Vega Corcuera, pero se dio principio a las más bárbaras prácticas para “retomar” el campus universitario, ellos no dudaron en apelar al contrato de delincuentes para afincarse de nuevo, pero gracias a la lucha perspicaz, valiente y heroico de los alumnos la Universidad siempre se mantuvo en manos del estudiantado. En un promedio de 100 alumnos anochecían haciendo guardia ante una eventual incursión violenta de los VEKOR y su gavilla de delincuentes. En este nuevo periodo de la Universidad se creo la Federación de Estudiantes de la Universidad Particular Los Angeles. En esta nueva etapa sobresalieron los alumnos: Luis Muñoz Pacheco, Flor Ucañan, Chavezta Llenque, Vega Chunga, José Ayllon, Jorge Misericordia, Jorge Quisgard, Juan Quiñonez, José Cavero, Jorge Gonzales, Reque Millones, Cotty Gervicio, Reyna Marquez, Magaly Quiñonez, y otros. La familia Vega Corcuera convencido de la casi imposibilidad de tomar por asalto el local de los Pinos de la Universidad, van a convocar a aun examen de ingreso a la Universidad Los Angeles que funcionaria en la Av. Pardo en forma paralela con el local de los Pinos. La conquista de aquellos alumnos románticos y soñadores que hicieron posible la creación de la Universidad se desequilibraba en 1987 la Universidad Los Angeles funcionaba en dos partes uno con los alumnos y otro con los “promotores”. La Asamblea Nacional de Rectores recomendaba que la única solución al problema era la fusión de los dos sectores. Se iniciaron los contactos con los estudiantes y profesores del sector Pardo lográndose la migración a los Pinos. Los Vega Corcuera convocaron a una nueva Prueba de Admisión y se prolongó la actividad paralela. La Comunidad Universitaria cansado de problemas que obstaculizaban el desarrollo académico, en Asamblea Plena con todos la participación de todos los estamentos, luego de evaluar los acontecimientos se consideró pertinente y necesario cambiar de Promotora con el fin de desplazar a la Asociación Civil VEKOR, pero eso significaba buscar a nuevos
  • promotores. El criterio que se atinó para la conformación de la nueva promotora, fue confirmar a personas de demostrada solvencia moral con la condición de ser Promotores honorarios, por que solo figurarían en la nueva Ley de La Universidad Privada “San Pedro” para dejar sin efecto a la Universidad Particular “Los Angeles” y su “promotora” VEKOR. Así fue el camino que abrieron y limpiaron, un conjunto de alumnos llenos de voluntad de trabajo y espíritu de progreso que constituyen en los verdaderos Promotores de la Universidad Particular “los Angeles” y la Universidad Privada “San Pedro”. Verdaderos promotores por que apostaron por el futuro científico, técnico y humano de Chimbote. Son los verdaderos promotores por que invirtieron, financiaron, gestionaron una institución de educación superior poco antes casi imposible. Este articulo, es una evocación, es también el pago de una deuda a mis compañeros; pero también una exigencia a su reconocimiento social. No es justo que semejante sacrificio se sepulte. Los Chimbotanos de hoy pueden sentirse orgullosos de tener una Universidad sui generis en América Latina, una Universidad Privada que no tiene dueño. Una universidad que no tiene a quien rendir cuentas más que así misma. Ese es el logro y ese es el valor de los alumnos convertidos en los Verdaderos Promotores de la Universidad Privada San Pedro. Exijo un reconocimiento a ese grupo de alumnos que no solo fueron pioneros sino sobre todo los forjadores de la Universidad. Y no se trata de un grupo de alumnos anónimos. Las instituciones valen no por su existencia misma sino por quienes fueron fundados. Saludo con emoción y ferviente actitud positiva por el futuro a todos los pioneros y los alumnos que hicieron posible el inicio la ULADECH y San Pedro. Mi admiración y respeto, ahora que lo veo a la distancia del tiempo, por el fuego y la energía que se desplego, sin poner peros o intereses subalternos. • Parte del Libro ANCASH: GEOGRAFÍA, HISTORIA E IDENTIDAD REGIONAL Chimbote, 24 de Agosto del 2013