Tt
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×
 

Tt

on

  • 999 views

 

Statistics

Views

Total Views
999
Slideshare-icon Views on SlideShare
305
Embed Views
694

Actions

Likes
0
Downloads
1
Comments
0

4 Embeds 694

http://tecnosanfrancisco.blogspot.com 487
http://www.tecnosanfrancisco.blogspot.com 194
http://feeds.feedburner.com 11
http://tecnosanfrancisco.blogspot.mx 2

Accessibility

Categories

Upload Details

Uploaded via as Microsoft Word

Usage Rights

© All Rights Reserved

Report content

Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
  • Full Name Full Name Comment goes here.
    Are you sure you want to
    Your message goes here
    Processing…
Post Comment
Edit your comment

    Tt Tt Document Transcript

    • De la Historia a la Política: La Experiencia de América Latina.(EL DISCURSOPOLÍTICO POR EL CONOCIMIENTO SOCIAL/RACIONALIDAD Y TOMA DEDECISIONES/ EL DISCURSO POLÍTICO : SU SIGNIFICADO PARA ELCONOCIMIENTO SOCIAL) Autor: Zemelman Hugo. Universidad de lasNaciones Unidas. Lugar: México D.F. Editorial: SIGLO XXI EDITORES. Año:1982. P.P. 84 - 194Escrito elaborado por Hugo Zemelman en el que realiza un análisis de la sociedad, a partir de larevisión de la manera en que se construye la historia con la participación de unos actoressociales, usualmente divididos entre clases dominantes y sectores populares, todos estos enpugna desde tiempos de la conquista hasta nuestros días y que en buena medida sirven de puntode partida para desentrañar los problemas de Latinoamérica en el siglo XXI.La política se interpreta como un ejercicio de la racionalidad que plantea nociones de futuro ysus implicaciones están dadas por los procesos de transformación que genera, es así que a partirde la lectura del pasado se desentrañan las pugnas por el poder, confrontaciones históricas ydirectrices en torno a ideas de desarrollo que complejizan los discursos políticos entre el saberpero no querer o quizás querer pero no saber.Entre los asuntos problemáticos que se tratan en el escrito está el concerniente a la Unidad,preguntándose la manera para consolidar un genuino proyecto de nación, en el entendido queexisten distintos grupos sociales de orden heterogéneo, llámense criollos, mestizos, nativos oextranjeros, poseen expectativas propias y objetivamente se espera que configuren la voluntadsocial.Sin embargo es poco fiable pensar la existencia de sociedades cohesionadas en buena medidaporque la clase dominante, representada por criollos, propietarios o agentes del capitalismo en elúltimo siglo, parece no conocer estrategia distinta a la represión para contener los múltiplesintereses que surgen de comunidades diversas, por lo que el fortalecimiento de la fuerza militarha desplazado en muchos periodos de la historia al diálogo o la concertación, toda vez que, lasforzadas cadenas de dependencia se consolidan en la medida que para el propietario ocapitalista, hacer cesiones y permitir beneficios pondría en peligro su viabilidad como tal, deeste modo, los proyectos nacionales quizás sin proponérselo, alentaron la rebelión popular conmiras a rescatar la voz de los múltiples actores sociales desconocidos por las oligarquías localesy nacionales, establecidas en Latinoamérica a partir de la independencia.Construir un proyecto de unidad nacional o de coalición se desprende entonces de “1una alianzacon otras fuerzas sociales, pero a la vez, la propia coalición se veía cuestionada en su control,1 Fragmento texto “De la Historia a la Política” Pág.: 127
    • lo que tenía que traducirse en un particular ejercicio del poder”, entonces se deduce que laparticipación e inclusión el un proyecto de nación es garantía de su éxito o fracaso, eso si seconsidera que los actores políticos estén realmente interesados en liderar un proyecto nacional,y no en exclusivamente afianzar unos privilegios económicos, políticos y sociales derivados dela imposición y uso de la fuerza.Un segundo elemento que se trata desde el escrito de Zemelman tiene que ver con la idea dehorizonte histórico, descrito no como una realidad dada, sino como la suma de voluntadessociales, en donde son los sujetos quienes determinan el curso de la historia y son por supuestoinfluidos por el contexto, en ése análisis se resalta el hecho que los sujetos en la historia en elejercicio del poder, pasaron de pugnar por intereses estrictamente particulares para defenderunos intereses de grupo o de clase, en este punto, la llamada clase dominante con intereses quele son propios ha pasado por procesos de renovación política en la forma, separación de lametrópoli europea, concesión de libertades, fin de la esclavitud, reconocimiento de derechossociales (no de buena voluntad), pero entrando en contradicción en sí mismo, ya que asuntoscomo la abolición de encomiendas o mitas no acabaron con la conservación del poder, antesbien, se acomodaron a un sistema de producción que no suma voluntades sino que se inflige acualquier costo.Ahora bien, vale la pena preguntarse ¿cómo es posible identificar el horizonte históricolatinoamericano?, en medio de la complejo devenir de la región se puede dilucidar elinterrogante a partir del reconocimiento de los Proyectos Nacionales en la Historia, en estos hayuna constante, la alianza en principio solidaria entre el poder central y las regiones a manera degamonalismos, que a partir de acuerdos reforzados en el tiempo y en alianza con el Gran capitalextranjero, se propusieron defender sus intereses para así entonces esforzarse en la construccióndel modelo deseado de sociedad.El Proyecto de nación evalúa la realidad presente y contempla alternativas para alcanzar losobjetivos trazados, si lo que se requería por ejemplo era la consolidación de la unidad, debíanresolverse asuntos como la superación de la marginalidad del indio, no en atención a lavaloración de su integralidad humana, sino en la perspectiva de asignarle un lugar dentro delespectro económico metropolitano.En ese orden de ideas, la construcción social responde a un conjunto de necesidades que no entodos los casos se hacen explícitas o se ponen de manifiesto en un proyecto, pero que estánimpulsadas por un intereses concretos. Es por ello que el reconocimiento del horizonte históricocontempla la identificación de variables en el contexto, de ningún modo puede centrarse en unasunto en particular, so pena de correr el riesgo de sesgar el análisis de los hechos, está
    • continuamente abierto a un cambio o reformulación de problemática en aras de las nuevascircunstancias y en ésa medida, se atreve a realizar cuestionamientos críticos de conocimientosfragmentados para abrirse a nuevos proyectos de transformación que emanen de los sujetossociales, que, como suma de voluntades se constituyan en la fuerza movilizadora de cambiospara una sociedad latinoamericana incluyente.En tercera instancia se encuentra el pensamiento histórico que se apoya en la exploración ycuestionamiento constantes, la elaboración de categorías y conceptos que enriquezcan el análisisde los acontecimientos con el rigor necesarios. Un pensar que tiene como evidente el que lahistoria no es un asunto finiquitado sino que la construyen, interpretan y transforman lossujetos, asimismo toda reflexión de orden teórico obliga al reconocimiento del mencionadohorizonte histórico, esto es las particularidades y variables del contexto a estudiar que dencuenta con el mayor acierto posible de una realidad y finalmente el pensar la realidad en funciónde las posibilidades concretas que se deriven del análisis descrito ateniéndose a los hechos y nolimitarse a una elucubración teórica que aunque satisfactoria intelectualmente no permita extraeruna conclusión validable ni anticipar posibilidades de acción.En resumen el complejo pero certero escrito de Zemelman nos invita a resaltar la importancia dela consideración histórica rigurosa con sus elementos particulares tanto en el análisis de ordenpolítico y social, como para entender que la historia se lee desde el presente en aras deconsiderar las mejores alternativas de futuro, expresadas en proyectos, que asimismo se soportaen una realidad dada pero también en voluntades sociales con intereses determinados que laintegran.Reseña Elaborada por: Johan Fernando Alfonso John Henado Francisco Rugeles