• Share
  • Email
  • Embed
  • Like
  • Save
  • Private Content
Estrada desistimiento 2013 jornada serpaj
 

Estrada desistimiento 2013 jornada serpaj

on

  • 1,206 views

 

Statistics

Views

Total Views
1,206
Views on SlideShare
498
Embed Views
708

Actions

Likes
0
Downloads
6
Comments
0

15 Embeds 708

http://justiciapenaladolescente.blogspot.com 533
http://justiciapenaladolescente.blogspot.com.ar 67
http://justiciapenaladolescente.blogspot.com.es 53
http://justiciapenaladolescente.blogspot.mx 32
http://www.justiciapenaladolescente.blogspot.mx 7
http://www.justiciapenaladolescente.blogspot.com 5
http://www.google.cl 2
http://www.justiciapenaladolescente.blogspot.com.ar 2
http://justiciapenaladolescente.blogspot.com.br 1
http://justiciapenaladolescente.blogspot.ca 1
http://www.justiciapenaladolescente.blogspot.ru 1
http://justiciapenaladolescente.blogspot.cz 1
http://justiciapenaladolescente.blogspot.no 1
http://justiciapenaladolescente.blogspot.co.uk 1
http://juvenil61.rssing.com 1
More...

Accessibility

Categories

Upload Details

Uploaded via as Microsoft PowerPoint

Usage Rights

© All Rights Reserved

Report content

Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
  • Full Name Full Name Comment goes here.
    Are you sure you want to
    Your message goes here
    Processing…
Post Comment
Edit your comment

    Estrada desistimiento 2013 jornada serpaj Estrada desistimiento 2013 jornada serpaj Presentation Transcript

    • Desistimiento Jornada SERPAJ Francisco Estrada Vásquez http://justiciapenaladolescente.blogspot.com @PanchoEstrada franciscojestrada@gmail.com https://www.facebook.com/justiciapenal.adolescente http://uautonoma.academia.edu/FranciscoEstradaV
    • Desistimiento / desistance 1. Presentación 2. El paradigma del desistimiento en la práctica penal
    • Shadd Maruna @criminology Profesor de Justicia y Desarrollo Humano en la Escuela de Derecho de Queen’s University Belfast. Autor de cuatro libros sobre reinserción y rehabilitación, además de otras publicación, fue reconocido con el “Outstanding Contribution to Criminology” por la Sociedad Americana de Criminología en 2001, por su libro “Making Good”. http://qub.academia.edu/ShaddMaruna/Papers
    • Fergus Mc Neill @fergus_mcneill Profesor de Criminología & Trabajo Social en la Universidad de Glasgow. Antes de desempeñarse como académico, en 1998, Fergus trabajó por varios años en un centro residencial de rehabilitación de drogas y como trabajador social en el sistema de justicia criminal. Enseña en pregrado y posgrado sobre criminología, trabajo social y sociología. http://glasgow.academia.edu/FergusMcNeill
    • Robert Sampson & John Laub Ganadores 2011 del premio Estocolmo de Criminología Laub es director del Instituto Nacional de Justicia (NIJ) del Departamento de Justicia de EE.UU. Sampson es Profesor de la Cátedra Henry Ford II de la Escuela de Ciencias Sociales en la Universidad de Harvard.
    • Ray Paternoster Ph.D. por la Florida State University. Académico del Departamento de Criminología & Justicia Criminal, del Maryland Population Research Center, Universidad de Maryland Sus intereses académicos están en la teoría criminológica, investigación cuantitativa, toma de decisiones de infractores y temas relacionados con la pena de muerte
    • Shawn Bushway Académico de la Escuela de Justicia Criminal, de la Universidad Estatal de Nueva York, y la Universidad de Albany. Se ha enfocado en medir el desistimiento y desarrollar métodos para estudiar los factores que conducen al desistimiento usando datos de panel de la Encuesta Longitudinal Nacional de la Juventud y el Estudio de Desarrollo de la Juventud Rochester. También ha realizado investigaciones sobre el proceso de reinserción y el papel de trabajo (y las restricciones de trabajo) en la reinserción del infractor.
    • Libros: MCNEILL, Fergus & WHYTE, Bill (2007). Reducing Reoffending: Social Work and Community Justice in Scotland. Willan PUBLISHING. MCNEILL, Fergus & BARRY, Monica (2009). Youth Offending and Youth Justice. Jessica Kingsley Publishers. MCNEILL, Raynor and TROTTER coedit. (2010). Offender Supervision: New Directions in Theory, Research and Practice. Willan/Routledge. En: http://www.routledge.com/books/details/9781843929352/
    • Artículos: MCNEILL, Fergus (2012). “Counterblast: A Copernican Correction for Community Sentences?” The Howard Journal , Vol. 51, Nº 1. February 2012 McNeill, Fergus (2010). Community Payback and the new National Standards for Criminal Justice Social Work. Briefing Paper Nº 02/2010. Criminal Justice Scotland. Disponible en. http://www.sccjr.ac.uk/documents/Briefing_Paper_2010_02_communit y_payback.pdf MCNEILL, F. and Weaver, B. (2010) Changing Lives? Desistance Research and Offender Management, Glasgow: Scottish Centre for Crime and Justice Research. Available at: http://eprints.gla.ac.uk/50116/ MCNEILL, Fergus (2009). Towards Effective Practice in Offender Supervision. Scottish Centre for Crime and Justice Research, University of Glasgow. Disponible en: http://www.sccjr.ac.uk/documents/McNeil_Towards.pdf
    • Artículos: MCNEILL, Fergus (2009). Youth Offending and Youth Justice. Briefing Paper Nº 02/2009. Criminal Justice Scotland. Disponible en: http://www.sccjr.ac.uk/documents/Briefing%202009_02%20Youth%20O ffending%20and%20Youth%20Justice.pdf MCNEILL, Fergus (2006). A New Paradigm for Social Work with Offenders? Criminal Justice Scotland. Disponible en: http://www.cjscotland.org.uk/pdfs/Desistance.pdf MCNEILL, Fergus (2006). “A desistance paradigm for offender management”. Criminology and Criminal Justice, 6(1), pp. 39-62. http://crj.sagepub.com/content/6/1/39.abstract
    • Artículos: MARUNA, Shadd and Thomas P. LEBEL (2010). The desistance paradigm in correctional practice: from programs to lives. Capítulo IV de McNeill, F. Raynor, P., & Trotter, C. (Eds.) Offender Supervision: New Directions in Theory, Research and Practice. MARUNA, S. (2001) Making Good: How Ex-convicts Reform and Rebuild their Lives. Washington, DC: American Psychological Association. MARUNA, S. (2006) ‘Who owns resettlement? towards restorative re- integration’, British Journal of Community Justice, 4(2): 23–33. MARUNA, S. and LeBel, T.P. (2003) ‘Welcome home? Examining the reentry court concept from a strengths-based perspective’, Western Criminology Review, 4 (2): 91–107. MARUNA, S. and Roy, K. (2007) ‘Amputation or reconstruction? notes on “knifing off” and desistance from crime’, Journal of Contemporary Criminal Justice, 23: 104–24.
    • Artículos: BUSHWAY & PATERNOSTER (2009). Desistance and the “feared self”: Toward an identity theory of criminal desistance. The Journal of Criminal Law & Criminology, Vol. 99, No. 4, 2009 Northwestern University, School of Law, Chicago. Disponible en: http://es.scribd.com/doc/66990767/Paternoster-and- BUSHWAY-Desistance-and-the-Feared-Self http://scholar.harvard.edu/sampson/content/crime-and-life-course MULVEY, E.P. STEINBERG, L., FAGAN, J., CAUFFMAN, E., PIQUERO, A.R., CHASSIN, L., KNIGHT, G.P., BRAME, R., SCHUBERT, C.A., HECKER, T, LOSOYA, S.H. (2004). Theory and Research on Desistance from Antisocial Activity Among Serious Adolescent Offenders. Youth Violence and Juvenile Justice, 2(3), 213-236.
    • Artículos: WEAVER, Beth and McNeill F (2010) Travelling hopefully: desistance research and probation practice. In:Brayford, Jo, Cowe, Francis and Deering, John (eds.) What Else Works?: Creative Work with Offenders. Willan, Cullompton MCNEILL, F., and Weaver, B., (2010) Changing Lives? Desistance Research and Offender Management. Scottish Centre for Crime and Justice Research Report No. 3/2010 available online at: http://www.sccjr.ac.uk/documents/Report%202010_03%20%20Changin g%20Lives.pdf WEAVER, B. and Nicholson B (2012) Co-producing Change: Resettlement as a Mutual Enterprise Prison Service Journal no. 204 available online at http://www.crimeandjustice.org.uk/opus1972/PSJ_November_2012_No ._204.pdf WEAVER, B. and McNeill F (2007) Giving Up Crime: Directions for Policy. SCCCJ available online at http://www.esrc.ac.uk/_images/Giving_Up_Crime_tcm8-2569.pdf
    • http://blogs.iriss.org.uk/discoveringdesistance/useful-resources/
    • Fergus McNeill discute la investigación que ha estado realizando con Beth Weaver sobre desistimiento. El video se centra en el capítulo "Viajando Con suerte: Desistimiento de Investigación y Práctica de Libertad Condicional", donde se utiliza la metáfora de un viaje para describir el proceso de desistimiento http://www.iriss.org.uk/resources/desistance-research-and-probation-practice
    • http://www.pathwaysstudy.pitt.edu/
    • http://vimeo.com/45631057
    • Basado en: Maruna, Shadd and Thomas P. LeBel (2010) El paradigma del desistimiento en la práctica penal
    • Las intervenciones para reducir la reincidencia son frecuentemente criticadas por no estar basadas sobre fundamentos con evidencia empírica En reacción a este reclamo, se ha desarrollado en las útimas 3 décadas el movimiento del “qué funciona” (what works)
    • “este gobierno comparte su creencia en el poder de la investigación basada en la evidencia para ayudar a resolver algunos de los desafíos más importantes de nuestro país. El presidente Obama ha renovado el compromiso de nuestra nación de confiar en la ciencia para el desarrollo de las políticas públicas. Él entiende, como yo, que el buen juicio se funda en la evidencia sólida” Eric Holder, Fiscal General de EE.UU.
    • "If No 10 says bloody 'evidence-based policy' to me one more time I'll deck them, ... and probably get unemployed." Louise Casey, New Labour’s crime ‘czar’
    • Es bien sabido, por ejemplo, que las olas de la delincuencia se asocian con grandes cantidades de jóvenes en la población; la más famosa, la mayoría de edad de la generación del 'baby boom' de los años 1960 y 1970 correspondió a un enorme aumento de la delincuencia. Con la generación del baby boom acercándose a la jubilación, sin embargo - y hasta sus hijos cerca de la edad media- el perfil de edad estadounidense actual ha cambiado visiblemente. Mientras que la edad media de los estadounidenses en el peak de la ola de crímenes que se inició en la década de 1960 tenía 32 años, en 2010 la edad media de los estadounidenses había aumentado a más de 36 años de edad.”
    • “la violencia es típicamente un vicio de hombres jóvenes. Se ha dicho que el arma más efectiva en el combate contra la delincuencia es la torta del cumpleaños 30” (David von Drehle, el periodista de la nota )
    • Recorded offender rates per 1,000 relevant population by age, year and sex, England and Wales, 2000.
    • 0 5 10 15 20 25 30 35 40 age 8 age 9 age 10 age 11 age 12 age 13 age 14 age 15 age 16 age 17 age 18 age 19 age 20 age 21 age 22 age 23 age 24 age 25 age 26 age 27 age 28 age 29 age 30 Age FrequencyofReoffending
    • 29 Figure 9.1. Illustrating the Age Curve in Different Countries at Different TimesÇ From Ellis & Walsh, Criminology: A Global Perspective (2000) p. 109.
    • Offenders by selected violent offences and age, 2010–11 (rate per 100,000 population) http://www.aic.gov.au/
    • Offenders by selected property offences and age, 2010–11 (rate per 100,000 population) http://www.aic.gov.au/
    • Young offenders, by age and selected property offence, 2010–11 (rate per 100,000 age population) http://www.aic.gov.au/
    • Young offenders by age and selected violent offence, 2010–11 (rate per 100,000 age) http://www.aic.gov.au/
    • Conviction trajectories (McAra and McVie 2010) 0 0,1 0,2 0,3 0,4 0,5 0,6 0,7 0,8 0,9 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 20 21 22 Age of conviction Probabilityofconviction Early onset chronic (1%) Early onset desisters (1%) Later onset decliners (13%) No conviction (85%)
    • Estudios como el Estudio de Cambridge sobre Desarrollo Delictivo (CSDD) confirman que la razón principal de que relativamente pocos delitos callejeros son cometidos por personas mayores es que ellas han desistido de estas conductas. Farrington (1992), por ejemplo, encontró que para la muestra del CSDD, la conducta criminal autoreportada alcanza su peak en torno a los 17 o 18 años y disminuye bruscamente cuando los adultos jóvenes progresan en sus veintitantos.
    • Estudio de Cambridge sobre Desarrollo Delictivo (CSDD) Iniciado por D. J. West in 1961-1962 Seguimiento de la vida de 411 muchachos pertenecientes a la clase obrera de Londres nacidos en 1953 La muestra incluyó a aquellos jóvenes que cometieron un máximo de delitos entre los 17 -18 años y cuyas conductas delictuales disminuyeron al llegar a los 20. http://sociology-data.sju.edu/8488/8488cb.pdf http://www.bgsu.edu/downloads/cas/file39372.pdf http://www.crim.cam.ac.uk/people/academic_research/david_farrington/hofind2 81.pdf
    • La investigación sugiere que los "programas" tienen un impacto muy leve en los resultados de la vida como ir a la cárcel, y sin embargo, los investigadores de políticas dedican todo el tiempo a la evaluación de las mismas. Lewis en cambio sugiere que dirijamos nuestro lente a la vida humana en su contexto biográfico e histórico completo para entender mejor por qué y cómo los programas funcionan para algunas personas y por qué (lo más frecuente) fallan. LEWIS, Dan A. (1990) ‘From programs to lives: a comment’, American Journal of Community Psychology, 18: 923–6.
    • “Los servicios para infractores necesitan pensar en sí mismos menos como proveedores de tratamiento penal (que pertenece al experto) y más como colaboradores de los procesos de desistimiento (que pertenecen al desistente).” McNeill (2006: 46)
    • El paradigma del desistimiento comienza preguntándose qué es lo que empíricamente sabemos sobre por qué algunas personas persisten en conductas delictivas con el tiempo y otros desisten del comportamiento criminal. A continuación, busca determinar cómo las intervenciones pueden apoyar o acelerar estos procesos que 'orgánicamente‘ ocurren
    • La abstención delictual a largo plazo, de individuos que presentaban patrones delictuales persistentes. El desestimiento es un proceso, no un evento. No se enfoca en un cambio puntual o una transformación en un “momento”, sino en mantener una conducta no-delictual a pesar de los obstáculos y las frustraciones que nos presenta la vida.
    • Farrall (1995) sostiene que “La mayor parte de la investigación sugiere que el desestimiento ‘ocurre’ fuera del sistema de justicia penal. Es decir, muy son muy pocas las personas que desisten como resultado de una intervención del sistema de justicia penal o de sus representantes”
    • “La naturaleza precisa de lo que el paradigma del desistimiento en realidad implica aún está un tanto indefinido y los modelos teóricos están sólo en las primeras etapas de desarrollo. No obstante, algunos temas recurrentes han comenzado a surgir en estos esfuerzos por definir el paradigma.” Desistimiento: Enfoques
    • Farrall (2004) distingue perspectivas ‘centradas en el desistimiento‘ de los enfoques ‘centrados en la infracción’ donde mientras el último se centra en la orientación o la corrección de los déficit de delincuentes, los primeros buscan promover cosas que están asociadas con el desistimiento (como fuertes lazos sociales, involucramientos pro-sociales y capital social) Desistimiento: Enfoques
    • Bottoms y McWillams abogan por un cambio en el pensamiento desde los “modelo del tratamiento” hacia “modelos de ayuda”, lejos del "diagnóstico" cercanos a la "evaluación conjunta", lejos de las “necesidades de los clientes “ hacia “tareas definidas conjuntamente" Desistimiento: Enfoques
    • Desistimiento: Enfoques Otros plantean un cambio de intervenciones “basadas en los déficit “ (centrándose en los factores de riesgo y "necesidades" como se define por los expertos) hacia enfoques basados en fortalezas que tratan de promover la "buena vida" definida como tal por la misma persona (Burnett y Maruna 2006; Ward y Maruna 2007).
    • Desistimiento: Enfoques Bazemore (1996: 48) argumenta que con su singular enfoque en las necesidades psicológicas y los déficits sociales del delincuente, las intervenciones penales tradicionales caracterizan a los presos y personas en libertad condicional como "objetos de servicios de recuperación o intervenciones terapéuticas.”
    • Desistimiento: Enfoques El paradigma del desistimiento - basado como está en las experiencias de los ex delincuentes reformados con éxito a sí mismos - tiene los puntos de vista y las voces de los clientes del sistema penal muy en serio y le asigna al tema de la "motivación" un papel central en la comprensión del proceso de cambio
    • Desistimiento: Enfoques Maruna, 2001, comparó los “guiones narrativos” de 20 persistentes y de 30 desistentes, con rasgos criminogénicos similares.
    • Desistimiento: Enfoques "El guión de redención comienza estableciendo la bondad y corrección del narrador como una víctima de la sociedad que se involucra con el delito y las drogas para lograr algún tipo de poder sobre las circunstancias adversas y sombrías en que estaba. Esta desviación, sin embargo, se convierte con el tiempo en su propia trampa, ya que el narrador se ve en atrapado en el círculo vicioso de la delincuencia y la cárcel. Sin embargo, con la ayuda de una fuerza externa, alguien que "cree en él”, el ahora ex-delincuente, el narrador es capaz de lograr lo que él o ella ha "siempre ha querido ser”. Ahora, con un nuevo poder quiere "devolver algo a la sociedad” en muestra de gratitud "(Maruna, 2001).
    • Desistimiento: Enfoques Un rol central en el proceso lo juega el involucrarse en “actividades generativas”(que suelen contribuir al bien de los otros),
    • 1. Matrimonio estable 2.Empleo estable 3. Alejamiento de los pares de la misma edad y el mismo género 4.Sentimientos de responsabilidad, esperanza y autoeficiencia 5. Mayor preocupación por los demás, especialmente por sus hijos
    • Reforma maduracional Modelo biológico Teoría de los vínculos sociales Modelo motivacional Modelo de interacción
    • Sampson & Laub Aunque la gran mayoría de los delincuentes deja de cometer delitos, el desistimiento no se entiende bien. La Criminología ha estado mucho más interesado en la pregunta, ¿Por qué las personas comienzan a delinquir?
    • Reforma maduracional, de David Matza (1964) para Matza esta noción explica por qué la mayoría de la delincuencia fue transitoria y circunstancial y por qué, cuando esos adolescentes crecieron, simplemente dejaron atrás la delincuencia. Llegó a la conclusión de que "la mayoría de las teorías de la delincuencia no tienen en cuenta la reforma de la madurez, y los que lo hacen, a menudo lo hacen a costa de violar sus propias suposiciones de lo que origina al delincuente.”
    • El desistimiento se debe a una variedad de complejos procesos de desarrollo, psicológico y sociológico, y por lo tanto hay varios factores asociados. Los elementos clave parecen ser el envejecimiento, un buen matrimonio, trabajo legal estable y seguro, y la decisión de “andar derecho", incluyendo una reorientación de los costos y beneficios de la delincuencia.
    • “Aunque la mayoría de los delincuentes adultos alguna vez fueron delincuentes juveniles, la mayoría de los delincuentes juveniles no llegaron a ser delincuentes adultos” (Sampson and Laub, 1993) “La transmisión de las conductas delictuales, que parece ser inevitable de acuerdo a estudios de cohorte retrospectivos, parece ser la excepción más que la norma en un estudio prospectivo que identifica los éxitos y los fracasos” (Long and Vaillant, 1984)
    • Glueck and Glueck (1937): “El Padre Tiempo tiene un efecto inevitable sobre los procesos biológicos y sicológicos relacionados con las conductas delictuales. … El paso de los años es el único factor con impacto significativo en el proceso de la rehabilitación.”
    • PATERNOSTER, Ray y Shawn BUSHWAY (2009). “El desistimiento y el yo temido: Hacia una teoría identitaria del desistimiento criminal.” “Desistance and the “feared self”: Toward an identity theory of criminal desistance”. The Journal of Criminal Law & Criminology, Vol. 99, No. 4, 2009, Northwestern University, School of Law, Chicago.
    • Estos autores presentan una teoría de la identidad de desistimiento que refuerza y ​​complementa la labor de otras teorías mediante la integración de un cuerpo diverso de la literatura de la psicología social, la economía del comportamiento y los movimientos colectivos en sociología. “Nos basamos en una distinción entre, por un lado, la identidad actual y, por otro, el tipo de persona que uno quiere ser y, más importante, no puede ser en el futuro: el self posible de uno.” Desistimiento y el yo temido
    • Los delincuentes tienen identidades básicas como personas que, entre otras cosas, cometen actos delictivos. Esta identidad básica sigue siendo un locus de compromiso, siempre y cuando se piense que es exitosa o, más en específico, siempre que, en promedio, entregue más beneficios que costos. Poco a poco, sin embargo, la identidad básica de "criminal delincuente "se convierte en cada vez menos satisfactoria. El proceso es moderado y sólo se produce cuando los fracasos e insatisfacciones percibidas dentro de los diferentes ámbitos de la vida se conectan y cuando los fracasos actuales se vinculan con los fracasos futuros previstos. Desistimiento y el yo temido
    • Estos fracasos incluyen la sensación de que es un delincuente ya no es económicamente beneficioso, que es muy peligroso, que los costos percibidos de la prisión se incrementan más y más, y que los costos para las propias relaciones sociales son demasiado caros. Esta sensación percibida de un futuro o posible o yo “no infractor” junto con el temor de que, sin un cambio, uno se enfrenta a un futuro sombrío y muy indeseable, proporciona la motivación inicial para romper con la delincuencia. Desistimiento y el yo temido
    • Las relaciones con los demás, principalmente las románticas, juegan un papel importante en la teoría. En la teoría desarrollada aquí, el cambio del yo intencional es entendido más cognitivo, interno e individual, al menos inicialmente, con nuevas redes sociales cercanas y movilizadas con posterioridad a la aparición de la nueva identidad, convencional Desistimiento y el yo temido Los autores vinculan explícitamente su perspectiva con los trabajos de Shadd Maruna, Stephen Farrall, and Peggy Giordano et al
    • Si bien creemos que el tipo de relaciones sociales convencionales y el asumir roles, descritos por Giordano et al. son una parte importante y necesaria del proceso de desistimiento, creemos que estos no son accesibles hasta después de que los delincuentes primero deciden cambiar y, de hecho, comienzan a cambiar su sentido de quiénes son. Desistimiento y el yo temido
    • Nuestra perspectiva es más compatible con la posición de Farrall y de Maruna de que el "desistimiento sostenido probablemente requiere de un cambio fundamental e intencional en el sentido de sí mismo de una persona." Estamos de acuerdo tanto en que el desistimiento requiere un cambio fundamental en la forma en que una persona se ve a sí misma y a su mundo y que es intencional. El Desistimiento, cuando se produce, por lo general implica un acto deliberado de auto-cambio-una "ruptura con el pasado" que se produce tanto en una forma metafórica y, en un sentido analítico también. Desistimiento y el yo temido
    • Hay, sin embargo, diferencias importantes entre nuestra teoría y la de Maruna. En opinión de Maruna, los delincuentes que "hacen lo correcto “ no construyen identidades diferentes, más convencionales que las que han tenido en el pasado para proporcionarles la motivación y dirección para el cambio. Más bien, los delincuentes, que ya tienen puntos de vista pro-sociales de sí mismos en el presente, deliberadamente distorsionan sus pasados para hacer sus anteriores acciones delictivas explicables y coherentes con sus puntos de vista actuales de lo que son y lo que quieren ser realmente. Desistimiento y el yo temido
    • Para los delincuentes de Maruna, “Desistimiento se enmarca como otra aventura de acuerdo con su personalidad de toda la vida, no como un cambio de corazón. Una vez más, esto le permite al individuo para enmarcar su desistimiento como un caso de continuidad de la personalidad y no cambio. "El Trabajo "por adelantado" que los delincuentes desistentes descritos en la teoría de Maruna hacen, entonces, es cambiar su comprensión o interpretación de su pasado criminal​​, por lo que pasa a ser coherente con sus puntos de vista actuales de sí mismos como una "buena" persona. Esta reinterpretación implica una "distorsión cognitiva intencional" del pasado para alinearlo con el presente. Desistimiento y el yo temido
    • Finalmente, nuestra teoría es decididamente diferente de la de Robert Sampson y John Laub quienes en su teoría más estructural de desistimiento, argumentan que el cambio de comportamiento se produce como resultado de la participación de uno de los roles convencionales (como trabajador estable o buen marido), y por lo tanto, se produce más a menudo sin que la persona haya planificado o participado activamente en el proceso (desistimiento por defecto) Desistimiento y el yo temido
    • En nuestra mirada, el desistimiento se produce como resultado tanto de la decisión del delincuente de cambiar su identidad como de moverse hacia algo positivo en el futuro y alejarse de ese yo temido que avizora. Como se describe en este artículo, este cambio de identidad es lento y gradual. El movimiento hacia los apoyos sociales (o "ganchos") para el cambio es provisional e inconsistente. El deliberado auto-cambio y desistimiento no son reducibles a un singular momento, ni son eventos, sino que constituyen un proceso que ocurre en el tiempo. Desistimiento y el yo temido
    • Por otra parte, ya que pensamos que el desistimiento de la delincuencia implica cambios importantes en la identidad de una persona, gustos, valores y preferencias, somos explícitos en cuanto a que el desistimiento se trata de un cambio en la propensión a cometer delitos y su oportunidad. Finalmente, si bien el proceso de desistimiento es gradual, cuando la identidad del autor del delito ha cambiado, “ha roto con su pasado", las cosas que antes le importaban ahora no lo hacen (o le importan mucho menos), y las cosas que no le eran importantes hasta ahora sí lo son (o les importa un poco más). Desistimiento y el yo temido
    • Como una segunda contribución, presentamos brevemente un enfoque analítico para ilustrar y finalmente probar nuestras ideas acerca de desistimiento que se extiende aún más el enfoque de la literatura actual sobre desistimiento como un proceso Shawn Bushway et al. propuso el uso de modelos de curva de crecimiento que describen el cambio en la propensión latente para delinquir con el tiempo para identificar desistentes. Bushway et al. demostraron que los desistentes definidos utilizando estos métodos son dramáticamente diferente que los desistentes definidos por métodos estáticos más tradicionales (por ejemplo, puntos de corte clínicos). Desistimiento y el yo temido
    • El yo temido Además de un sentido de quién es y lo que uno es en el momento (un yo que se fija en el presente), un individuo también tiene un sentido de sí mismo que está orientado hacia el futuro. Esta auto orientación hacia el futuro puede definirse positivamente como el yo que a uno le gustaría ser o negativamente como el yo que uno no quiere llegar a ser o que teme que uno podría llegar a ser. Hazel Markus y Paula Nurius han definido las dos dimensiones de la futura orientación del yo como un posible self. Los posibles yoes "son concepciones del yo en los estados futuros" y consisten en metas y aspiraciones, así como ansiedades y temores que el individuo tiene en cuanto a lo que podría llegar a ser
    • El yo temido Los posibles yos son “concepciones del yo en una condición futura y consisten en metas y aspiraciones tanto como ansiedades y temores que el sujeto tiene de o que puede llegar a ser. El yo posible no es una mera fantasía sino que está conectado a quién hoy soy.
    • El yo temido Una consecuencia de lo anterior es que cuando una persona imagina un yo posible positivo logrado o una posible yo negativa evitado, sus sentimientos acerca de su auto se fortalecen, se mejoran.
    • El yo temido La segunda consecuencia de un yo posible complejo es que proporciona la motivación para el cambio de uno mismo. Los posibles yo no sólo contienen imágenes de lo que la persona le gustaría ser o desesperadamente teme convertirse, también pueden proporcionar una específica y realista lista de las instrucciones o de una "hoja de ruta" que puede dirigir lo que se puede hacer para lograr tanto el yo futuro positivo como evitar el posible yo negativo.
    • El yo temido Un yo temido posible también puede ser un gran motivador para el cambio y el resultado que uno intencionalmente quiere evitar. De hecho, creemos que el salirse de una "identidad estropeada" es más probable que, al menos inicialmente, se base en una idea de lo que uno no quiere ser más que un sentido de lo que se quiere llegar a ser. Norman Denzin ha argumentado que un poderoso motivador para una persona que desiste de la bebida se produce cuando "se llega a definir a sí misma en términos de quien ella ya no quiere ser."
    • La cristalización del descontento Creemos que el debilitamiento de una identidad criminal se produce gradualmente y, como resultado de una creciente sensación de insatisfacción con el delito Esta insatisfacción con la delincuencia es más probable que conduzca a un yo convencional cuando los fracasos fallas o descontentos cruzan muchos aspectos de la vida están unidos entre sí y son atribuidos a la identidad delictiva en sí. No es sólo que el sujeto experimenta fracasos, sino que los diversos tipos de fracasos en la vida de uno se interconectan como parte de un todo coherente. Esta ligazón entre quiebres que antes se ve{ian aisladamente, lleva a la persona a sentir un tipo más general de insatisfacción con su vida, el tipo de insatisfacción que puede llevar a un cambio de identidad, o lo que Jill K. Kiecolt ha llamado con razón "el yo intencional."
    • La cristalización del descontento Roy Baumeister se ha referido a la vinculación de las insatisfacciones, previamente vistas en forma aislada, y el sentido de fracaso en la vida como la "cristalización del descontento." Esta cristalización del descontento, que forma parte de un proceso subjetivo de auto-interpretación o autoconocimiento, es entendida como la formación de vínculos asociativos entre una multitud de desagradables e insatisfactorias situaciones. Antes de la cristalización del descontento, una persona puede tener muchas quejas y dudas sobre algún rol, una relación o algo en que est{a involucrado, pero éstos permanecen separados el uno del otro. La cristalización los reúne en un cuerpo coherente de quejas y dudas.
    • La cristalización del descontento Si bien una sola queja o insatisfacción pueden ser suficientes para motivar a alguien a cuestionar su vida, la vinculación de numerosas quejas, previamente vistas aisladas, puede ser lo suficientemente fuerte como para debilitar el compromiso de una persona con un rol o identidad. Cuando se entienden como procesos independientes individuales, los fracasos, las quejas, los daños, o recelos pueden ser más fácilmente descartados como dificultades simplemente aislados que se esperan y se ignoran como parte de la vida ordinaria. *Lo que, para nuestros jóvenes infractores, son “los costos del trabajo”+
    • Apoyos para el cambio propio: Preferencias y apoyos sociales El proceso de pensar más allá de la motivación para el cambio de uno mismo hacia la realidad, hacer que eso suceda se produce un cambio en las preferencias. La preferencia puede ser pensado como un sabor o gusto por algo. Un ejemplo de una preferencia sería a lo que Giordano et al. se refieren cuando hablan de los "cambios en el significado y la conveniencia de la propia conducta desviada / criminal" que provocan desistimiento. Una vez vinculados, sin embargo, estos fracasos se convierten en parte de un patrón que no puede fácilmente ser fijo, ser ignorado, o desaparecen, lo que requiere una nueva evaluación o reevaluación de la propia situación actual.
    • Apoyos para el cambio propio: Preferencias y apoyos sociales Una manera en que puedo expresar quién soy es en términos de mis gustos y preferencias. Dado que las preferencias están vinculados a las identidades personales, un importante cambio en la identidad implica un cambio en las preferencias de uno. Un componente importante de un cambio de identidad, por lo tanto, es la modificación de puntos de vista sobre las cosas que son valiosas, como un trabajo marginal o una relación estable o de la familia, y las cosas que son costosos, tales como más tiempo en prisión.
    • Apoyos para el cambio propio: Preferencias y apoyos sociales Un segundo cambio importante en la preferencia que se relaciona con desistimiento es un cambio en la orientación del tiempo. Mientras que los psicólogos cognitivos, los estudios de la economía del comportamiento, y los criminólogos han documentado el hecho de que, con la edad, los sujetos empiezan a pensar más en las consecuencias a largo plazo, sostenemos aquí que parte de la identidad personal consiste en qué tan bien uno piensa que toma decisiones, considera los costos y beneficios de las alternativas de acción y muestra paciencia, o, dicho en sentido negativo, cuánto se piensa a sí mismo como "exaltado" o impulsivo.
    • Apoyos para el cambio propio: Preferencias y apoyos sociales La investigación ha demostrado que los niños que hacían ejercicios de paciencia y autocontrol en la etapa preescolar fueron descritos en la adolescencia por sus padres como más competentes cognitivamente y, como adultos, se informó que consideraban seriamente los objetivos a largo plazo.
    • Apoyos para el cambio propio: Preferencias y apoyos sociales Uno de los cambios más importantes en las preferencias para el desistimiento delincuente con una identidad prosocial incipiente está en el tipo de amigos que tiene y las redes sociales en las que ella desea sumergirse. Kiecolt ha argumentado que intencional auto-cambio es poco probable que sea exitosa y sin lo que ella llama "apoyos estructurales" para change. Estos soportes "proporcionar a las personas los medios y las oportunidades para efectuar el auto-cambio" e incluir los grupos de autoayuda y cambiadores de profesionales, tales como psiquiatras y trabajadores sociales.
    • Apoyos para el cambio propio: Preferencias y apoyos sociales Creemos que un reajuste social no es en general exógeno sino que uno se afilia deliberada e intencionalmente con otros más, prosociales, como parte del cambio de identidad. Es decir, un cambio en la identidad de una persona más prosocial trae consigo una preferencia por el tipo de personas más propensas a fomentar y apoyar esa nueva identidad.
    • Apoyos para el cambio propio: Preferencias y apoyos sociales La importancia de un cambio en la red social se reveló en la investigación tanto de Marcos Warr y en la del equipo de Peggy Giordano, Stephen Cernkovich y Donna Holanda. Warr informó que el desistimiento de la delincuencia es co-integrado con una disminución de la importancia del tiempo que pasa con suscompañeros a una mayor implicación con el cónyuge o la pareja. Los delincuentes que tenían nuevas identidades prosociales y querían salir de la delincuencia ya no tenían una preferencia por los amigos que usan drogas, cometen delitos o viven una vida "rápida y loco".
    • Intervención y Desistimiento Desde las lecturas y estudios, y desde la experiencia de procesos de intervención que yo he conocido: Tenemos que mirar el enfoque del desistimiento desde nuestra realidad, sin caer en las polémicas de los países en que hoy se desarrolla pero aprovechando los aprendizajes. Carecemos de estudios. Recuerdo uno de Asesorías del Desarrollo circa 2003-2004, para Sename o Genchi, que decía que la mayor parte de presos en cárceles había pasado por sistema Sename.
    • Intervención y Desistimiento Si hay factores que la evidencia muestra favorecen o son determinantes en los procesos de desistimiento es posible integrar estratégicamente en la intervención elementos, ejercicios, módulos, que los favorezcan y faciliten. P. ej. respecto del factor “matrimonio estable” a los 15 años no vamos a predicarles que se casen etc. `pero sí podemos abordar con los varones tres temas. 1. Sexualidad placentera y protegida 2. Violencia en la pareja 3. Pololeo y autoestima
    • Intervención y Desistimiento Tan sólo entregar información psicoeducativa que revise críticamente mitos del macho chilensis en estas áreas (y es posible imaginar numerosos ejercicios, talleres y conversaciones sobre estas temáticas) van a ser aportes a que cuando se produzca el momento de encuentro con su pareja esté más despejado de obstáculos.
    • Intervención y Desistimiento Tan sólo entregar información psicoeducativa que revise críticamente mitos del macho chilensis en estas áreas (y es posible imaginar numerosos ejercicios, talleres y conversaciones sobre estas temáticas) van a ser aportes a que cuando se produzca el momento de encuentro con su pareja esté más despejado de obstáculos. El Desistimiento, entonces, nos exige imaginar estrategias que apoyen futuros y eventuales procesos. Nos exige , asimismo, humildad. No somos los “salvadores del niño” ni nada parecido.
    • Intervención y Desistimiento Si en el enfoque de Bushway y Paternoster es clave esa mirada a futuro que moviliza al joven, y que transversliza fallas en diversas áreas, y que casi por definición resulta imposible es a los 15 años o 16 años, donde la proyección en el tiempo es de corto alcance, podemos acostumbrarles a miradas autoreflexivas que: i) integren sus diferentes espacios vitales (los amigos, la familia, la polola, el delito); y ii) que los acostumbre a mirar hacia atrás y hacia delante en sus vidas. Ejs.: Ejercicios de construcción de líneas de tiempos, autobiografías, escribir diarios de vida, videodiarios de vida, En Semicerrado La Cisterna hacía hace unos años algunos de estos ejercicios con un cuaderno personal del joven donde e registraban. En Tierra de Esperanza también se trabajan ejercicios así.
    • Intervención y Desistimiento Afinar la escucha parece necesario de modo de estar atento a leves cambios de comportamiento, cambios en gustos y preferencias, que puedan ser señales de cambio. Escuchar, en serio, a los jóvenes implicaría, p.ej. hacerlos parte de la evaluación de los administrativos profesionales y equipo directivo del centro o programa. Los “egresados” deberían poder ocupar un rol –voluntario, abierto a los que quieran- de apoyo y luces tanto a los equipos como a los jóvenes. Los desistentes son los verdaderos expertos.
    • Intervención y Desistimiento Si el dueño del proceso es el joven, debe saber muy precisamente qué estamos haciendo o tratando juntos de hacer. ¿Cuántos jóvenes pueden describir en qué consiste lo que hoy están haciendo con uds.? La hoja del plan de intervención del Asset británico está formulada para que Ud haga el plan de trabajo de los próximos tres meses en tres líneas y que el joven se lleve esa hoja. Y para que el joven evalúe, a los 3 meses, que logramos, qué no, y por qué.
    • Intervención y Desistimiento La dimensión biológica suele pasarse por alto en equipos psicosociales y es más visible en los equipos Senda, con psiquiatras o médicos en medio. El estudio de salud mental en centros de Sename dibujó un preocupante panorama que obliga a tener siempre muy en cuenta los factores clínicos, de tratamiento, medicación, que no son sólo responsabilidad de los equipos de salud.
    • Intervención y Desistimiento Si los vínculos pro sociales son factores claves en el proceso, nuestro trabajo debe ser, en terreno ,capaz de identificar de memoria los líderes y redes prosociales del territorio en que vive el joven. Debemos saber el nombre del pastor, del entrenador del equipo del club deportivo, del hip hopero, del líder comunitario que, llegado el momento, pueda apoyar ese proceso
    • Intervención y Desistimiento Lo que entre nosotros se denomina como “modelo de competencias” coincide con la preocupación de Maruna por no centrarse en el déficit. Como me enseñó una psicóloga que fue delegada por más de 10 años en la zona norte de Santiago, Andrea Millán, diagnosticar las carencias de familias multiproblemáticas lo puede hacer mi abuelita o el taxista. Ser capaz de ver en un madre alcohólica y maltratadora, recursos y capacidades, es lo que distingue a un profesional de un lego.
    • Intervención y Desistimiento El enfoque del Desistimiento se lleva bien con la resciliencia, con el Modelo exológico, con atender en el trabajo a miradas de género. No es, por tanto, un reemplazo de todo lo que estábamos haciendo. Más bien, un énfasis en algunos aspectos del trabajo. Un mirar desde otro lugar el proceso, y actuar desde allí. Tampoco –era que no- es un evento, sino, por cierto, un proceso.
    • Los tiempos del proceso de intervenciòn, entonces, son los tiempos del joven desistente, no los tiempos del interventor, ni muchos menos los de Sename.
    • http://justiciapenaladolescente.blogspot.com @PanchoEstrada franciscojestrada@gmail.com https://www.facebook.com/justiciapenal.adolescente http://uautonoma.academia.edu/FranciscoEstradaV Desistimiento Jornada SERPAJ Francisco Estrada Vásquez