Principios de manejo pesquero
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×
 

Principios de manejo pesquero

on

  • 891 views

 

Statistics

Views

Total Views
891
Views on SlideShare
891
Embed Views
0

Actions

Likes
0
Downloads
30
Comments
0

0 Embeds 0

No embeds

Accessibility

Categories

Upload Details

Uploaded via as Adobe PDF

Usage Rights

© All Rights Reserved

Report content

Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
  • Full Name Full Name Comment goes here.
    Are you sure you want to
    Your message goes here
    Processing…
Post Comment
Edit your comment

Principios de manejo pesquero Principios de manejo pesquero Document Transcript

  • PRINCIPIOS DE MANEJO DE RECURSOS PESQUEROSCualquiera sea el modelo que nos entregue la mejor representación de la relación entreun stock y el esfuerzo pesquero, la relación observada es la siguiente:- Cuando el esfuerzo aumenta las capturas también lo hacen, al principio proporcionalmente; sin embargo, muy pronto la captura aumenta a una tasa menor que la del esfuerzo, dando como resultado una progresiva disminución de la captura por unidad de esfuerzo (c.p.u.e.).- Debido a que los costos de explotación son aproximadamente proporcionales al esfuerzo aplicado, la curva que relaciona el valor bruto de la captura con los costos de explotación tendrá forma de parábola, con un punto máximo, el Rendimiento Máximo Sostenible (RMS); al aumentar el esfuerzo mas allá de este punto comenzará a decaer, haciendo no rentable la actividad.- Si no existen medidas de manejo la pesquería se desarrollará más allá del RMS, tanto como se pueda sostener la actividad sin ir a la quiebra (apoyo estatal en subsidios, préstamos preferenciales, preferencias aduaneras, rebaja en los combustibles, etc.).- Cuanto más rentable sea un recurso cuanto más rápido se desarrolla su pesquería y existe el peligro que esto ocurra más allá del nivel óptimo de pesca, antes de implementar medidas de manejo apropiadas.La pesquería de camarones de los EEUU es un ejemplo excelente de una pesqueríamanejada en forma deficiente. Esta pesquería se encuentra en un estado de“sobrepesca económica”. Existen demasiadas embarcaciones y demasiado personal yaún cuando las capturas se hayan estabilizado, los ingresos por pescador handisminuido.Con relación al plano teórico, en un esquema simplificado, el manejo de un recursodebe ser planificado con algunos principios fundamentales en mente:a) Es preferible intervenir muy tempranamente durante el desarrollo de una pesquería. De hecho es mucho más fácil disminuir la velocidad de expansión cuando parezca necesario que reducir los niveles de explotación cuando la situación se ha vuelto catastrófica, dado que las consecuencias sociales y económicas de corto plazo son entonces tan desastrosas que la aplicación de un programa de manejo sería extremadamente dolorosa.b) El manejo no debe considerarse como un proceso restrictivo y coercitivo sino como una actividad integrada que apoya el desarrollo de una pesquería desde sus inicios (incentivos financieros, préstamos, cruceros de investigación, programas de mejoramiento tecnológico, construcción de infraestructura) monitoreando el desarrollo como sus consecuencias, siguiendo el estado de los
  • 2 recursos, estimaciones del potencial y estableciendo mecanismos regulatorios como cuotas de pesca, licencias, etc. cuando esto sea de utilidad. Es deseable tener los mecanismos legislativos y técnicos para poner freno en una pesquería bien establecida antes de que su uso se vuelva necesario.c) Una pesquería bien manejada crea una gran renta económica neta. Es importante decidir a niveles administrativos el destino de estos excedentes para evitar tensiones con otros sectores (por ejemplo el desarrollo de otras pesquerías, al tesoro nacional, etc.).d) El manejo exitoso está basado en una clara definición de los objetivos, en la disponibilidad de los datos adecuados (biológicos, socioeconómicos y políticos) para permitir la identificación de varias alternativas posibles y en el establecimiento de un mecanismo de consulta permanente entre la administración, la investigación y la explotación, mediante el cual la información disponible sea traducida en decisiones, las consecuencias de esas decisiones asumidas y los resultados usados como retroalimentación para mejorar o redefinir la estrategia de manejo.
  • 3OBJETIVOS DE MANEJOUna política de manejo eficiente está basada en una clara definición de los objetivosdeseados y del establecimiento de un marco que permita la aplicación de las medidasnecesarias. Algunos objetivos teóricos posibles para una pesquería son:- Conservación de los recursos en el largo plazo.- Maximización del rendimiento físico.- Maximización del valor total de la captura o de los ingresos de divisas.- Maximización de la renta económica neta.- Disminución de los costos de producción- Mejoramiento de las condiciones económicas y sociales de la mano de obra, mejores oportunidades de empleo o mejor redistribución de las utilidades.- Mejor nivel de explotación de las especies secundarias (generalmente descartadas, representando así un considerable desperdicio).- Mejorar la rentabilidad de las embarcaciones.En la práctica, la política de manejo será definida en cada caso particular a la luz delconocimiento científico y de los objetivos inmediatos, llevando en mente que los datosrequeridos (biológicos y económicos) raramente están completamente disponibles, sonlo suficientemente precisos o más aún, son confiables.RMS COMO UN OBJETIVO DE MANEJOLa aparente simplicidad detrás del concepto del modelo de producción ha conducido asu uso intensivo durante los últimos 25 años por la mayoría de las organizacionesrelacionadas con el manejo. La idea del RMS está basada en un modelo simple, el cual:1.- Describe las características biológicas de un stock total en un modo comprensible para todos.2.- Entrega una escala de valores para una pesquería. El RMS representa la “mejor situación” que podría alcanzarse y, todos los esfuerzos más allá del nivel que da el RMS están prohibidos.3.- Proporciona una meta fácilmente adoptada por científicos, administradores y pescadores, sin embargo, tal como Gulland nos lo recordara (1969) “es dudoso si el logro de un RMS debería ser el objetivo de manejo, excepto bajo circunstancias muy especiales”Desde entonces, muchos autores han abundado en críticas de todo tipo a esteconcepto.A.- Argumentos biológicos:Proponerse alcanzar el Rendimiento Máximo sostenible (RMS) como objetivo presentavarios obstáculos serios, como por ejemplo:
  • 4- Disminución del potencial reproductivo.- Nos conduce a buscar la explotación cerca de la situación ideal donde la edad media en la captura se aproxima a la edad óptima (donde la biomasa de la cohorte está en el máximo). Dado que esta edad (topt) está muy cerca de la edad de primera madurez (t m) el potencial reproductivo sufre, el stock parental es reducido a individuos jóvenes, la fertilidad y la calidad de los huevos disminuye y el riesgo de una catástrofe aumenta (Larkin, 1977).- Empobrecimiento genético.- Causa la desaparición de los elementos con mayor velocidad de crecimiento de la población, lo que resulta en un empobrecimiento genético del stock. Según Larkin (1977) no hay duda alguna que muchos sub- stocks han desaparecido.- Stocks multiespecíficos.- El RMS es inadecuado para stocks multiespecíficos dado que el máximo para varios stocks con diferentes velocidades de crecimiento no puede ser obtenido al mismo tiempo y la suma de los RMS calculados para cada especie, será mayor que el RMS combinado que realmente podría ser alcanzado. De este modo se asume que la producción de una población es mas estable que la de sus componentes. Pareciera ser preferible el calcular un RMS total de las capturas de todas las especies juntas a efectos de evitar sobreestimaciones.- Criticismo de la idea de equilibrio.- La sola idea de equilibrio (estabilidad) inherente al concepto de RMS es desafiada dadas las variaciones en el reclutamiento anual y así, inevitablemente se producen variaciones de producción. Intentos forzados por alcanzar el RMS durante una secuencia de malos reclutamientos podrían conducir a una peligrosa inestabilidad del stock. Hay una tendencia a asumir que el esfuerzo sostenido en el nivel del f max permitirá en promedio obtener la captura promedio máxima alcanzable, dado que el rendimiento anual fluctuará debido a causas naturales hacia ambos lados del RMS. Según Doubleday (1976) y Sissenwine (1978), esto no es verdad ya que el RMS promedio es menor que el RMS, sobre todo cuando la variabilidad natural es alta. Entonces, todos los intentos por alcanzar el RMS conducirán a la sobre- explotación. Por otro lado, fijando la mortalidad por pesca (F) al nivel del F del RMS resulta en un RMS promedio que en el largo plazo es menor que el RMS estimado.B.- Argumentos técnicos:- Valor de las estadísticas.- La simplicidad del modelo está basada en la necesidad de estadísticas pesqueras elementales para su aplicación específica. Las estadísticas oficiales son incompletas y en gran medida imprecisas, aún cuando los estadísticos dirían que ellas son más precisas que exactas. Esto es incierto cuando hablamos de algún stock multiespecífico donde la carencia de estadísticas de buena calidad producen datos de rendimiento y esfuerzo imprecisos por especie, aún cuando para todo el stock sean mejores. Por
  • 5 ejemplo en las pesquerías de camarones tropicales, se carece totalmente de información proveniente de las pesquerías artesanales.- Métodos de regresión.- Sissenwine (1978) critica el uso de regresión de la c.p.u.e. y el esfuerzo cuando el esfuerzo es determinado dividiendo la captura por la c.p.u.e. y a esto se agrega la “suavización” producida por la utilización de promedios móviles a series de esfuerzo para llenar las lagunas producidas por falta de información.- Valor limitado en el manejo.- Además de las consideraciones ya listadas, otra de las desventajas del concepto de RMS es su nula utilidad para predecir las consecuencias de cambios en el vector de mortalidad por pesca (F) ya sea estacional o por grupos de edad, haciendo imposible predecir los resultados de un cambio de tamaño de malla, una veda o un aumento en el esfuerzo de la flota artesanal.C.- Argumentos socioeconómicos:Desde el año 1995 que Christy y Scott han enfatizado acerca de la incapacidad delmodelo de RMS para considerar los factores sociales (generación de empleos, calidaddel empleo, beneficios colaterales) y económicos (costos, retornos, utilidades, etc.) ensus evaluaciones.D.- Conclusiones:Las dificultades de usar el concepto de RMS como un objetivo de manejo radica en queel logro de alcanzar el máximo físico de captura (en peso o en valor), no es un objetivojustificable dada la dificultad de alcanzarlo y sólo se puede aproximar a expensas dealgún peligro para la reproducción o la estabilidad del recurso y a través de un aumentode costos indebido que no se justifica por el aumento de las capturas.Propuestas alternativas al RMS sin embargo son raras y carecen de precisión, aúncuando se ha popularizado el concepto de Rendimiento Optimo Sostenible –ROS- elcual partiendo del RMS es modificado por variables económicas y sociales.A pesar de todo, el RMS aún parece ser una cantidad que es útil definir. Representauna variable que debería ser identificada y no excedida, pero no necesariamente ser unobjetivo a alcanzar. Parece entonces aconsejable definir como objetivo de manejo unpunto a la izquierda del RMS; así es como se introduce el concepto del RendimientoEconómico Sostenible –RES- el cual equivale al 75 % del RMS.METODOS DE MANEJOEstos pueden ser clasificados en dos grupos, los cuales no son enteramente distintosuno del otro: métodos para regular los tamaños capturados y aquellos que regulan elesfuerzo pesquero.
  • 6A.- Regulación del tamaño capturado.- Todos los métodos que pueden ser considerados bajo este encabezado dan como resultado una disminución en la mortalidad de los juveniles con la esperanza de mejorar la producción hasta el punto en que el potencial ganado debido al crecimiento de los sobrevivientes, compensará las pérdidas causadas por la mortalidad natural. Esto puede ser logrado ya sea regulando el tamaño de las mallas, estableciendo una talla mínima de peces desembarcados, regulando la explotación en las zonas de crianza de juveniles (nurseries) o bien mediante vedas durante las migraciones de juveniles de lagunas costeras al mar, como ocurre en el caso de los camarones y langostas. Dado a que ninguna de estas medidas tiene influencia sobre el tamaño de la flota, no pueden evitar, en el largo plazo, que las inversiones y los costos sean excesivos.A1.- Regulación del tamaño de malla Según Gulland (1972), la regulación del tamaño de malla no es efectiva como método ya que el proceso de selectividad no es igual para todas las especies, dependiendo del tipo de estructuras corporales que posean, retendrán o dejarán escapar una especie. Generalmente la regulación se efectúa en base a la especie objetivo, pero junto a ella se captura una gran cantidad de fauna acompañante, para la cual el tamaño de malla debería ser distinto. Un caso típico se presenta en las pesquerías de camarones donde la malla actualmente en uso 1 3/4 “ permite la captura de una gran cantidad de diferentes especies de peces juveniles (más de 40 especies) con el consiguiente daño ecológico que esto conlleva. Aún cuando existen regulaciones del tamaño de malla en numerosos países desde hace varias décadas atrás, a menudo los pescadores no respetan estas disposiciones de los siguientes modos:- usando mallas diferentes a las permitidas- recubriendo el copo de las redes ya sea por dentro o por fuera con redes de mallas más finas- superponiendo dos capas de red con tamaño de malla legal, lo que resulta en un tamaño de malla igual a la mitad del tamaño original- colocando un gran peso en el copo de manera de conseguir un máximo estiramiento de la red, lo cual disminuya el tamaño de mallaEs importante hacer notar que cuando el reclutamiento es intenso y se produce en uncorto período de tiempo, el establecer un período de veda justo antes de que ocurra,produce un efecto similar al de controlar el tamaño de malla.A2.- Tamaño mínimo de desembarque Este tipo de regulación pretende hacer poco atractivo realizar faenas donde se concentran los juveniles y disminuir la tentación para evadir las regulaciones del tamaño de malla. Los especialistas concuerdan que esta medida ha probado ser
  • 7 un método ineficiente cuando es usada sin combinación con alguna otra medida. Obliga a los pescadores a deshacerse de los juveniles capturados lo cual involucra pérdida de tiempo en seleccionar la captura y como generalmente los ejemplares bajo talla se regresan al mar ya muertos, los efectos en la conservación del recurso son nulos. En general, en los casos en que se aplica esta medida, obedece mas bien a razones comerciales mas que biológicas.A3.- Manejo y protección de áreas de crianza Los primeros estadios de muchas especies donde el crecimiento es muy rápido, ocurren en lugares muy precisos, por ejemplo camarones y langostas en lagunas costeras de manglares; pelágicos menores (sardinas, anchovetas) en zonas costeras cercanas a las desembocaduras de ríos, etc. y la protección de esta etapa de la vida se presenta como una conservación del hábitat.A4.- Prohibición de pesca Generalmente los juveniles se acercan a las costas donde son capturados por las flotas artesanales; al crecer van migrando a aguas más profundas donde comienzan a ser capturados por barcos industriales (arrastreros por ejemplo). Aquellas áreas donde se ubican juveniles bajo la talla mínima permitida, deberían permanecer siempre cerradas para todo tipo de pesca.A5.- Manejo del ambiente Las áreas de crianza deben ser protegidas del daño que produce la contaminación. La localización de estas áreas donde se concentran los juveniles debería ser considerada cuando se determinan los lugares donde se instalarán industrias contaminantes o desarrollos urbanos. La rehabilitación biológica de hábitats que han sido degradados es una medida de manejo que puede dar buenos resultados. Por otro lado, la destrucción de la vegetación acuática (praderas naturales) puede causar una baja apreciable en la producción.A6.- Vedas La actividad pesquera puede ser cerrada en los momentos picks del reclutamiento, evitando así la explotación de las concentraciones de juveniles que aún no alcanzan la madurez sexual. El cierre de faenas de pesca durante las concentraciones de desove también contribuye a proteger el futuro reclutamiento al aumentar la masa desovante. El aspecto económico y social de la aplicación de vedas también debe ser tomado en consideración a la hora de decidir su aplicación y deberían ser coordinadas a efectos de usar el tiempo de inactividad para efectuar mantenimiento y reparaciones en flota y plantas.B.- Control del esfuerzo pesquero.- Una medida de manejo de este tipo puede dar como resultado una disminución de los costos y un aumento de la captura y su valor. Dos tipos de regulaciones pueden ser consideradas: aquellas que
  • 8 persiguen limitar la eficiencia de pesca individual y aquellas que buscan limitar la capacidad de la flota.B1.- Limitación de la eficiencia de pesca Esta medida raramente es aplicada en las operaciones pesqueras donde la innovación es la regla, permitiendo un mejoramiento continuo de la eficiencia de pesca. Disminuir la eficiencia de pesca de una flota significa incrementar los costos ya que lo que las empresas buscan es precisamente lo contrario: mejores embarcaciones, mayor poder de pesca a menores costos. Esta medida sólo se podría justificar económicamente si ella sirve para evitar la destrucción de juveniles o de especies asociadas a la especie objetivo.B2.- Cuota de captura o esfuerzo El fijar períodos de veda también parece ser una manera indirecta, costosa e ineficiente de limitar la eficiencia de pesca. Este es el caso cuando la pesca es discontinuada cuando el esfuerzo o la captura han alcanzado un cierto nivel (Ver Anexo 1 caso de las pesquerías chilenas). Esta medida disminuye los costos de operación en combustible pero si no es acompañada de una limitación de la flota, por lo general no es suficiente para evitar la sobreinversión en el largo plazo. Mucho se ha dicho que cuando se trata con especies que tienen un ciclo de vida corto como las sardinas y las anchovetas, camarones y algunos peces tropicales, la regulación mediante una cuota anual es inadecuada. De hecho, cada pescador tratando de alcanzar una mayor porción de la cuota total tiende a aumentar su poder de pesca y especialmente tiende a concentrar sus operaciones cada vez mas temprano al inicio de la temporada. La misma captura total estaría así compuesta por un número creciente de juveniles que podrían causar un aumento paralelo en la mortalidad por pesca para la misma captura total. Ante tal situación, la medida regulatoria no logrará el resultado esperado, el cual es mantener la tasa de explotación a un nivel deseado. Aún más, podría tener un efecto perjudicial a nivel económico. Nada impediría que las inversiones excedieran seriamente el nivel que sería necesario normalmente si las operaciones pesqueras estuvieran uniformemente distribuidas a lo largo del año. El esfuerzo anual podría estar mejor distribuido estableciendo cuotas por períodos cortos (trimestral por ejemplo) y así dar una mejor distribución de la explotación a través del ciclo anual. En todo caso siempre, una medida de este tipo será más difícil de aplicar y controlar. A escala operacional, el establecimiento de cuotas de captura para controlar la mortalidad por pesca también implica que la autoridad responsable del manejo debería estar informada en el corto plazo de las capturas actualmente realizadas, a efectos de no aplicar el término del período de operaciones cuando la cuota ya ha sido sobrepasada con largueza.
  • 9B3.- Limitación del acceso a la pesquería Ninguna de estas medidas recomendadas anteriormente pueden por sí solas evitar la sobre-explotación. A lo mucho la situación de los stocks puede mejorarse y la rentabilidad incrementarse temporalmente. Sin embargo rápidamente estas mejorías estimulan a los dueños de embarcaciones a invertir en esfuerzos suplementarios, los cuales desperdiciarán cualquier beneficio que las medidas regulatorias pudiesen haber producido. La regulación del nivel de explotación controlando directamente el poder de pesca de una flota, por ejemplo limitando el número de barcos o de redes, evita tales dificultades. No sólo previene la sobre-explotación biológica del stock sino que también permite minimizar los costos de explotación. Por lo demás, si el esfuerzo requerido para obtener el nivel óptimo de explotación es sobrestimado, tal regulación no implica el mismo daño que surgiría de una regulación por cuota de captura si el rendimiento promedio máximo es sobrestimado. En vista del corto ciclo de vida de las especies explotadas y del hecho de que las variaciones en la abundancia año tras año son mayores que la variación en capturabilidad y, debido a que este método proporciona la posibilidad de controlar tanto la captura como los costos de explotación, se debería dar preferencia a las regulaciones que limitan el número de embarcaciones y el número de artes de pesca. Esto se puede lograr limitando el número de embarcaciones de la flota nacional al igual que las licencias de pesca entregadas a flotas extranjeras en aquellos países donde se permite el acceso a flotas de otras naciones. En este último caso, las licencias deben establecer los límites de tamaño y otras características que afectan el poder de pesca de las embarcaciones, el tipo de arte de pesca a utilizar y las especies permitidas para capturar. Limitar el número de unidades de pesca es simple de aplicar, especialmente si se aplica temprano en el desarrollo de una pesquería, pero el control de la explotación limitando el esfuerzo también involucra la estimación y monitoreo del desempeño de los diferentes tipos de embarcaciones y sobre todo, del aumento de la eficiencia que ciertamente vendrá a continuación producto de innovaciones tecnológicas (aumento del poder de pesca) o por el mejoramiento en la distribución espacio-temporal de las operaciones pesqueras (aumento global del coeficiente de capturabilidad). La introducción de un sistema de manejo mediante el otorgamiento de licencias tiene ventajas y desventajas. Uno de los aspectos esenciales es que esta regulación resultará en utilidades sustanciales que serán compartidas sólo por los tenedores de licencias, lo cual se suma al valor mismo de la licencia. Este fenómeno crea algunas tensiones con aquellos empresarios que desean tener acceso a la pesquería.
  • 10 La introducción de una tarifa alta por licencia permitirá a la administración pesquera recuperar parte de los excedentes de valor creados por el manejo y desalentará nuevas solicitudes de licencias. Según Gulland (1978), el establecer una tarifa por licencia que vaya gradualmente aumentando su valor a medida que se aproxima al nivel de esfuerzo pesquero óptimo debería progresivamente desalentar futuras solicitudes dado que tanto los pescadores como los administradores llegarán a la misma conclusión con relación a los niveles de utilidad de la pesquería. El valor potencial de una licencia puede ser usado para estimular la explotación de zonas menos frecuentadas o de especies que carecen de interés para los pescadores. Por otra parte, según Bowen (1975), la seguridad que entrega un sistema de licencias posterga la búsqueda de nuevas zonas de pesca, crea situaciones de frustración cercanas al monopolio y aumenta artificialmente el valor de los barcos con licencia, crea una complicada discriminación contra los pescadores que están fuera del sistema y permite sobrevivir a unidades de pesca ineficientes. Resumiendo: Haysom (1977) observó que el resultado de la limitación del acceso a la pesquería de Moreton Bay (Australia), enfatizó que tal sistema dio muchos problemas sociales y económicos, especialmente si el stock es sobreexplotado; por lo tanto la decisión de entregar licencias debe estar basada en un análisis socioeconómico apropiado.DISCUSION:Existen diversos métodos disponibles para el manejo de las pesquerías. Cual de ellossea aplicable dependerá del conocimiento científico disponible, de las variablessocioeconómicas y de los objetivos buscados. El manejo debería ser un procesointegrado durante el desarrollo de una pesquería, desde la promoción en sus inicioshasta la definición del esquema óptimo de manejo, vigilancia y monitoreo del estado delrecurso.Aún más, el manejo debe tomar en consideración las interacciones con otraspesquerías (destrucción de juveniles de peces por acción de los barcos camaroneros,por ejemplo). La pesquería que puede comenzar capturando camarones podría mastarde ser progresivamente diversificada para incluir los peces, haciendo obligatorio paracada barco autorizado desembarcar una cierta cantidad de toneladas de pescado,incluso si es necesario, realizando modificaciones a las embarcaciones.El estudio de la relación entre el rendimiento total (en captura o en valor) y las diversascombinaciones de niveles de explotación es compleja y requiere del uso de técnicas desimulación.Cuando el recurso explotado está compuesto por varias especies, la definición de launidad de stock es algo complicada. En este caso, el manejo del recurso debe tomar en
  • 11consideración el total de los sub-stocks interrelacionados e intentar armonizar lasregulaciones y obtener la distribución espacio-temporal óptima del esfuerzo pesquero.El manejo de stocks vírgenes es un problema particular, es bueno recordar la secuenciade acciones propuesta por Gulland en 1972 y adoptada por ciertos stocks australianos:1.- Efectuar una primera estimación del potencial y del número máximo de embarcaciones a ser autorizadas, basados en la superficie del área de distribución del recurso y al mismo tiempo efectuar una comparación con otro stock en zonas homologables.2.- Emitir un número limitado de licencias por debajo de la cantidad máxima y requerir la provisión de estadísticas detalladas (bitácoras de pesca) como una de las condiciones obligatorias para otorgar una licencia.3.- Seguir las actividades de las embarcaciones autorizadas por 2 o 3 años. La longitud del período de prueba podría estar asociada con la estabilidad del stock.4.- Al final de este período, volver a estimar el máximo y corregir el número de licencias si es necesario y al mismo tiempo mantener el número de licencias por debajo del nuevo máximo. Se recomienda entregar sólo licencias “condicionales” y no dar garantía alguna de renovación, sino que esta estará sujeta a la reevaluación del estado del stock.5.- Realizar un estudio de rentabilidad de las embarcaciones.6.- Calcular los retornos netos y si éstos son muy grandes decidir acerca de su utilización (pago de derechos de pesca, obligación de desembarcar otras especies, generación de empleos instalando plantas de proceso en tierra, etc.).7.- Los pasos del 3 al 6 se deben repetir periódicamente.
  • 12 ANEXO1 HISTORIA DE LAS PRINCIPALES PESQUERÍAS CHILENASPesguería demersal sur-australEs una pesquería multiespecífica que se desarrolla en las Regiones X, XI y XII, unazona geográfica única en el país, que la Autoridad ha dividido administrativamente en 4zonas, por lo que se constituye en una pesquería de gran complejidad. Además en lazona industrial operan barcos hieleros y fábrica, algunos utilizando espineles y otrosredes de arrastre.Esta pesquería se inicia a comienzos de los 80, con la operación de una docena debarcos arrastreros, orientados a la extracción de merluza austral. Debido a los buenosrendimientos y precios se generó gran interés de múltiples empresas por ingresar aesta novel actividad Como existía un régimen de libertad de pesca se produjo elingreso de un elevado número de barcos industriales de distinto tipo y una graninmigración de pescadores artesanales a la zona.Este permanente crecimiento del esfuerzo pesquero se reflejó en las capturas queaumentaron desde 45.000 ton en 1980 a 108.600 ton en 1989. La autoridad de laépoca, basada en los estudios disponibles determinó que el recurso se encontraba enpeligro de sobre-explotación, sin embargo debido a la carencia de facultades legales,no pudo cerrar la pesquería y sólo adoptó vedas y tamaños mínimos de captura, por loque la flota siguió creciendo hasta alcanzar 158 barcos industriales y sobre 6.000pescadores artesanales. Recién en 1989, con el decreto N° 291 se pudo cerrar elacceso a nuevas naves, posteriormente reforzado con la Ley de Pesca, impidiendo quela flota siguiera creciendo. No obstante, la medida era tardía, debido a que existía undesnivel entre la capacidad extractiva de la flota autorizada y los excedentes de losrecursos pesqueros de la zona.Se inició entonces una fase de sobre-explotación durante los últimos años de la décadadel 80, comenzando a descender los rendimientos de pesca y por ello los resultadoseconómicos de muchas empresas, que debieron paralizar y cesar sus operaciones,produciéndose durante los primeros años de los 90 un ajuste severo en el sectorindustrial, que pasó de aproximadamente 40 empresas a 9 y de 158 barcos a 25.Las capturas de las principales especies disminuyeron un 65%, estabilizándose en losúltimos 3 años en torno a 24.OOO toneladas de merluza austral y 5.500 de congriodorado. Es importante destacar que este colapso y todas sus consecuenciaseconómicas y sociales, se produce, primero por la carencia de elementos deadministración y, segundo, por la no-aplicación oportuna de las medidas adecuadas.De la misma forma, aunque sólo en 1992, se cerró el acceso a nuevos pescadoresartesanales, medida también aplicada retrasadamente. En este caso no se haproducido ningún ajuste, por lo que se mantiene el elevado número de pescadores ynaves artesanales, lo que provoca intensas "carreras olímpicas" y sus temporadas de
  • 13pesca son cada vez más breves. La Subsecretaría, para resolver este problema haimpuesto cuotas mensuales de pesca al sector artesanal. No ha sido solución, debido aque la cuota mensual se captura en uno o dos días, situación que se repite todos losmeses.Producido el ajuste en empresas y flotas, el conjunto remanente comenzó un períodode diversificación de actividades incorporándose en forma intensiva recursosdisponibles en la zona como el bacalao de profundidad, merluza de cola y merluza detres aletas. En este proceso se incorporaron modernas tecnologías de captura yproceso. Esta industria, orientada desde sus inicios a la elaboración de productos deconsumo humano, le ha dado valor a sus capturas, generando numerosos empleos,con el consiguiente impacto social positivo en las dos Regiones más aisladas del país.El ajuste en el sector industrial, permitió que se generara un precario equilibrio en elsector industrial, pudiendo los actores que permanecieron continuar con sus actividadescon cierta estabilidad, en tomo a las 24.OOO toneladas de merluza austral y 5.500toneladas de congrio dorado. Sin embargo, este equilibrio, tan dificultosamente logradoy de alto costo para las compañías, ha estado en permanente peligro de verse alteradopor el excesivo esfuerzo de pesca en los últimos años. Aún existe una situación defragilidad tanto para el recurso como para los agentes que participan, a pesar de estarante una de las actividades más reguladas de la economía, con 97 disposicionesadoptadas por la Autoridad pesquera en el período l990~1998, entre las que secontemplan regulaciones por artes de pesca, talla mínima, vedas por época y vedas porzona geográfica, limitación del acceso industrial y artesanal, cuotas globales divididaspor zonas, épocas, tipos de naves y especies, entre otras.En síntesis, habiendo agotado todas las posibilidades en el marco de la actual ley depesca, es obvia la carencia de las herramientas de administración adecuadas para unacorrecta administración, haciéndose imprescindible la aplicación de nuevas alternativas,existiendo en el ámbito nacional e internacional experiencia sobre la materia.Pesquería Pelágica NorteLa pesquería pelágica de la zona norte, la principal actividad pesquera del país durantemuchos años tuvo, entre 1960 y 1970, una etapa de crecimiento hasta alcanzar 1 millónde toneladas, produciéndose una declinación del recurso objetivo (anchoveta) entre1973 y 1984. Sin embargo, esto provocó el crecimiento de una especie competidora,la sardina española, que aprovechando la fragilidad de la anchoveta ocupó su nicho ytuvo un crecimiento que permitió, bajo un régimen de libre acceso, una etapa expansivaa la industria de la zona, que culminó en 1986 con 3,5 millones de toneladas. LaAutoridad de la época, haciendo un diagnóstico adecuado sobre los peligros de estecrecimiento, pero sin las herramientas legales necesarias sólo en 1985 pudo cerrar elacceso a nuevas naves (Decreto que fue cuestionado hasta 1989, cuando la Ley depesca reforzó el cierre de esta pesquería).Sin embargo, ya existía una gran sobre-capacidad de pesca, el comentado desequilibrioentre la capacidad de pesca y la capacidad productiva del recurso, lo que derivó en la
  • 14sobre-explotación y posterior colapso de la sardina española. Afortunadamente paraestas Regiones, la debilidad de la sardina ha sido aprovechada por la anchoveta paracrecer y ocupar nuevamente este nicho, aunque sólo a niveles de 1,5 a 2 millones detoneladas, por lo cual quedó una excesiva capacidad de pesca, adquirida para capturarsobre 4 millones de toneladas.A pesar de la aplicación de diversas vedas, pescas de investigación, tamaños mínimosde captura para sardina española y jurel, prohibición de pescar en las primeras millascosteras y restricción del acceso industrial y artesanal, la tardía aplicación del cierre delacceso y la posterior disminución de la biomasa dejó una importante sobre inversión, loque provocaba anualmente "carreras olímpicas" por el recurso, con todos los efectosnegativos que esta situación conlleva. Lo anterior hizo necesario que el sector industrialse ajustara a los nuevos niveles de equilibrio, lo que se produjo a través de fusiones delas principales empresas entre 1992 y 1994. Sin embargo, esta situación se acentuócon la irrupción del fenómeno El Niño 1997-1998, el cual afecta particular eintensamente a la anchoveta, que se escapa de estas aguas más calientes y carentesde alimentos provocando disminuciones de capturas de un 70%, lo que derivó en unnuevo y doloroso proceso de ajustes.Debido a lo expuesto, y no existiendo soluciones en el marco legal vigente, las tresprincipales empresas de la zona, como una forma de soportar las difíciles condicionesimperantes y no tener que realizar ajustes mas severos aún, decidieron fusionarse enuna sola y gran compañía, lo que les ha permitido eliminar la competencia entre ellaspor el pescado, lo que a su vez derivó en el fin de las carreras olímpicas, mejorando lacalidad del recurso capturado, reduciendo los costos de operación, tener economías deescala y volúmenes de operación que les permite ser competitivos a nivel internacional,en una economía globalizada donde los competidores son grandes empresasinternacionales.Pesquería Pelágica centro surA inicios de la década de los 80 se comienza a producir un proceso expansivo de lapesquería pelágica Centro sur, concentrado básicamente en el recurso jurel y en la VIIIRegión, lo que indujo a la Autoridad, en concordancia con lo que entonces ocurría en lapesquería del norte, a cerrar el acceso en 1985 en la VIII Región. La pesqueríamantuvo su ritmo expansivo, ingresando nuevos barcos, con permisos para lasregiones V, VI, VII o IX, lo que se detuvo recién con la dictación de la Ley de Pesca,que declaró la plena explotación y cerró el acceso en todas las regiones, sin embargolas capturas ya habían aumentado desde 500.OOO toneladas en1985 a 2,5 millones en1991.La Ley de Pesca de 1991, con el objeto de favorecer el desarrollo de San Antonio,permitió el ingreso de una importante cantidad de barcos nuevos, que incorporaron38.000 metros cúbicos de bodega al sistema sobre un 30 % del total.Además de este aumento neto de metros cúbicos de bodega autorizados, se debeconsiderar el proceso de renovación de la flota que cambiaba barcos antiguos por otros
  • 15nuevos de alta tecnología de captura, equipamiento electrónico, refrigeración y altavelocidad de desplazamiento, guiando con ello un aumento adicional del esfuerzo,manteniendo los metros cúbicos permitidos.Este incremento en las capacidades de extracción, motivado por la competencia por lapesca, llevó a aumentar los desembarques de jurel a mas de 4 millones de toneladasen 1996. En ese momento se estimaba que la capacidad total de la flota superaba los 6millones de toneladas. Una vez mas nos encontrábamos con un desequilibrio entre lascapacidades de pesca y los excedentes productivos, lo que se hizo absolutamenteevidente a partir de 1997-1998 con la irrupción del Fenómeno El Niño que motivó ladesaparición de los ejemplares adultos de la población de jurel, iniciando una etapatremendamente restrictiva, con más de 900 días de vedas a partir de 1997y unadisminución de 75% en las capturas, que sin duda ha generado una compleja y críticasituación a los armadores pesqueros, que han debido sortear esta etapa con ajustes yracionalizaciones de costos en todas sus operaciones.Sin embargo, a pesar de las numerosas regulaciones dispuestas por la Autoridad, queincluyen talla mínima de extracción, vedas, regulaciones de información, pescas deinvestigación, cierre del acceso industrial y artesanal, no ha sido posible resolver losproblemas de la pesquería, encontrándose las empresas en una crítica situación y congran incertidumbre en el futuro, lo que ha incidido en la suspensión de las inversiones yun alto desempleo.Pesquería Demersal centro surEsta pesquería basada en las capturas de merluza común es desarrollada porpescadores artesanales e industriales, entre la IV y X Regiones. Después de largosaños que se mantuvo con capturas entre 25.000 y 40.000 toneladas (1976-1987), tuvoun proceso de crecimiento, que coincidió con el cierre de la pesquería al dictarse la Leyde Pesca. Este cierre del acceso, a diferencia de los anteriores, se produjo en elmomento oportuno, cuando la capacidad de pesca se encontraba en equilibrio con losexcedentes productivos, lo que permitió una etapa de estabilidad e incluso moderadocrecimiento hasta 1995. La pesquería se administraba principalmente con accesocerrado y cuota global, dividida en fracciones artesanal e industrial y fraccionada en dosperíodos del año. En un escenario de equilibrio estas disposiciones fueron efectivas ysuficientes.Sin embargo, en 1995, debido a las presiones de un grupo de pescadores artesanalesque comenzaron a operar ilegalmente con redes de arrastre, la Subsecretaría de Pescaotorgó nuevos permisos de pesca, a lo que debe agregarse el ingreso de un nuevobarco, que sustituyó otro más antiguo que prácticamente no operaba, se incrementó elesfuerzo total sobre el recurso rompiendo el equilibrio existente. En los últimos dosaños la operación bajo un régimen de acceso cerrado con Cuota global, que habíafuncionado correctamente durante 7 años, comenzó a demostrar una vez más que alexistir ahora una sobre-capacidad de pesca, se producen los incentivos perversos y seProvoca la "carrera por la pesca”; lo que ha derivado en que la Autoridad debaaumentar las cuotas para no paralizar la actividad y fraccionado la cuota en tres o más
  • 16períodos del año, intentando alargar la temporada de pesca hasta diciembre. Sinembargo, las sub-cuotas se alcanzan cada vez con más rapidez, debiendo paralizar lasflotas durante mayores períodos.Durante el presente año, la cuota que debía alcanzar hasta septiembre se copó en julio,por lo que la Subsecretaría otorgó un suplemento como cuota de Septiembre, parareiniciar y mantener actividades este mes. No obstante, la cuota del mes se capturó en6 días. Una demostración más que la aplicación de cuotas globales, cualquiera sea laforma en que se apliquen, provoca las "carreras olímpicas” las que serán tanto másintensas o dramáticas según sea el nivel de desequilibrio existente entre la capacidadde pesca y el recurso disponible.Pesquería del loco y langostino coloradoA objeto de reforzar los efectos perversos de la "carrera olímpica”; así como constatarque se produce en cualquier tipo de pesquería, incluidas las artesanales, es buenorecordar otros dos ejemplos de la historia pesquera nacional. El recurso loco, cuyaextracción es realizada exclusivamente por el sector artesanal mediante buceo, es muyapetecido en los mercados internacionales, lo que deriva en altos precios e importantesganancias a los pescadores, por lo que alcanzó gran notoriedad en la década de los 80,llegando a extraerse 25.000 toneladas. Debido a los altos precios pagados por esteproducto, se generaron fuertes incentivos pan ingresar al negocio, no existiendomecanismos para congelar el esfuerzo de pesca, lo que derivó en la incorporaciónmasiva de pescadores artesanales a la extracción de este recurso, los que fueronagotando los bancos de locos a lo largo de todo el país. La Autoridad dispuso una tallamínima de captura y vedas cada vez más prolongadas.Hacia 1985, sólo quedaban zonas abundantes en ciertos sectores de la X a XIIRegiones del país. Miles de pescadores artesanales de la IV, V, VIII y otras Regionesmigraban a la X Región para extraer loco cuando se abría la temporada, trasladando losbotes en camiones y estableciendo ciudadelas cerca de los centros de extracción. Lacompetencia por el recurso era cada vez más intensa, generándose año tras año la"carrera olímpica", que terminó el año 1988 con varios pescadores muertos en el fragorde la "temporada de pesca anual", que a su vez duró un par de días. Los locos erancapturados tres semanas antes por los pescadores, los que dejaban su producto enmallas amarradas en el fondo del mar, proceso comúnmente conocido comoapozamiento, el que provocaba una pérdida de calidad del producto debido a la mala dealimentación que, a su vez derivaba en canibalismo Una vez que se abría la temporadade pesca, los pescadores no salían a extraer locos (lo que ya estaba hecho), sino atraer los locos apozados, recepcionándose los primeros minutos después de la aperturade la temporada, e iniciando una carrera por desembarcar la mayor cantidad de locosantes que la Autoridad determinara el fin de la temporada. Durante esa temporada seutilizaron helicópteros para agilizar las operaciones, producto de lo cual la cuotaestimada por la Autoridad fue DUPLICADA.
  • 17El resultado del libre acceso, controlado con cuotas de captura y vedas fue el colapsode la pesquería: un cierre total por 3 años y una posterior reapertura a niveles de 3.000toneladas.El langostino colorado, que en la década de los 70 era una de las actividades másrelevantes para el sector pesquero y para ciertas zonas del país, como la V Región, con30 a 40 mil toneladas de desembarque de un producto de alto valor comercial, sufrióuna fuerte sobre-explotación a principios de los 80, una vez más provocada por laaplicación de un Régimen de libre acceso. Sin embargo la verdadera carrera olímpicase produjo entre 1986 y 1989, aún con libre acceso, cuando en un marco de alta sobrecapacidad de pesca y una cuota de captura reducida (4.OOO toneladas.), lasexpectativas de la Autoridad de mantener una actividad estable durante el año se vieronfuertemente frustradas: el primer año la cuota se cumplió en un mes. El segundo año en2 semanas y el tercer año en 3 días.Producto de lo anterior, cuando la Autoridad determinó el cumplimiento de la cuota y lasuspensión de las faenas, la cuota se había superado en 80%. Las capacidades deprocesamiento de las plantas y de bodegas refrigeradas estaba copada, por lo que granparte de las capturas se descompuso, debiendo ser eliminada sin aprovecharla, Lamateria prima utilizada se encontraba en malas condiciones, por lo que el producto finalno fue el óptimo, reduciéndose los precios obtenidos. Se perdieron los mercados al notener la posibilidad de abastecerlos en forma permanente durante el año.Una vez más el resultado del libre acceso, regulado junto a vedas y cuotas de captura yotras medidas fue el colapso y crisis de la pesquería, que debió ser sometida a unaveda de 3 años y su posterior reapertura a niveles de 3.000 toneladas.ConclusionesEn síntesis, la historia de nuestras pesquerías nos demuestra que los mecanismosdisponibles en la actual legislación no han sido capaces de mantener los equilibriosnecesarios para asegurar la conservación del recurso en el largo plazo. A pesar de lagran cantidad de regulaciones dispuestas por la autoridad, inevitablemente se hanproducido procesos de sobre-capacidad de pesca que primero provocan ineficienciaseconómicas y sociales, y que luego, tarde o temprano, terminan en la sobre-explotaciónde los recursos.Al respecto, es bueno destacar que sobre el 95% de nuestros desembarques seencuentran sujetos al Régimen de plena explotación y con el acceso cerrado y que lasdisposiciones que se han adoptado para regular la actividad pesquera aumentó de 133en la década de los 80 a un total de 800 en los últimos 7 años. No siempre cantidad essinónimo de calidad y en regulación pesquera hemos podido apreciarlo. Se debeconsiderar también que la sobre-regulación nos afecta en forma especial debido a queel 90% de nuestra producción se destina a los mercados internacionales, fuertementecompetitivos, lo que nos obliga a lograr altos niveles de eficiencia en todas las etapasdel proceso productivo.
  • 18Asimismo, debe destacarse la necesidad que las medidas sean oportunas. En muchaspesquerías el intento por mantener el equilibrio se produjo, pero se aplicó tarde, lo quedisipó la efectividad de las medidas. En la actualidad, enfrentamos una etapa crítica,con la mayoría de los recursos en plena explotación, pero con equilibrios frágiles o quese están perdiendo, por lo que resulta de máxima urgencia aplicar una soluciónalternativa antes que se inicie la temporada 2001.Nos hemos concentrado en las pesquerías chilenas porque estimamos importanteevaluar y aprender de nuestras propias experiencias, pero no se debe dejar deconsiderar que haciendo un amplio análisis de las pesquerías internacionales, en todoslos países pesqueros del mundo donde la administración se concentra en el control delesfuerzo, se produce una carrera por capturar el recurso, obligando a las empresas ainvertir fundamentalmente en flota para incrementar su potencial de extracción.Cuando un recurso presenta síntomas de explotación excesiva, a nivel internacional losGobiernos han recurrido a diversos mecanismos para reducir el esfuerzo de pesca:- La compra de permisos o licencias de pesca para proceder al retiro efectivo de barcos (Caso Noruega).- La fijación de cuotas globales de captura, divididas por tipo de naves, por zonas geográficas, fraccionadas en el tiempo, etc. Sobre todo en países pesqueros el control es importante, debido a que en teoría se estima que manteniendo ese nivel de capturas se salvaguarda la conservación del recurso. Lamentablemente, la aplicación de esta medida ha motivado la generación de “carreras olímpicas" y la cuota ha sido vulnerada sistemáticamente, con todos los demás efectos perversos derivados de una extracción tan masiva en corto tiempo.- La asignación de fracciones de la cuota global de captura a los pescadores, lo que ha permitido en general ordenar el sistema y controlar la cantidad de pesca efectivamente, asegurando la conservación del recurso.Finalmente, no es posible concluir sin antes referirse a un par de aspectos que hanemanado de la discusión del proyecto de modificación de la Ley de Pesca.El libre acceso en las pesquerías chilenas, que ya han alcanzado el estado de plenaexplotación es una verdadera aberración desde el punto de vista de la conservación delrecurso, como ha quedado absolutamente demostrado en la historia de las pesqueríasnacionales. El cierre del acceso a nuevos actores, independientemente de quienessean, es una condición imprescindible y mínima para asegurar la conservación de losrecursos, mundialmente aceptada no sólo por los Gobiernos y por la FAO, sino portodos los foros pesqueros internacionales.Por otra parte, en la economía mundial actual, inserta en un proceso de globalizacióninternacional, todos los sectores productivos de la economía han debido reorientar suestrategia para enfrentar los mercados internacionales altamente eficientes ycompetitivos, en los cuales las empresas chilenas deben competir con grandes
  • 19Compañías transnacionales. En ese contexto, se ha hecho necesario incrementar losvolúmenes de producción para poder competir internacionalmente, para ingresar aciertos mercados, para tener economías de escala y mantener una competitividadinternacional. La velocidad de los acontecimientos ha sido tan acelerada, que la únicaforma de lograr estos volúmenes de producción en breve plazo ha sido la fusión decompañías, lo que se ha ido traduciendo en la concentración de la producción en unlimitado número de empresas. Este proceso de concentración se ha repetido enprácticamente todos los sectores de la economía nacional: líneas aéreas,supermercados, banca, previsión social, seguros, energía, minería, etc.Dentro del sector pesquero también se han producido en alguna medida procesos deconcentración en distintas pesquerías. El más reciente es el ocurrido durante 1999 en lapesquería pelágica norte, en la cual una sola compañía representa del orden del 85%de las capturas de la zona. El sector salmonero ha crecido desde 10.000 toneladas decosecha a 230.000 toneladas en 10 años, proceso que sólo ha sido posible a través defusiones de numerosas pequeñas compañías, produciéndose una concentración desde45 a 22 empresas, estimándose que aún el proceso se encuentra en desarrollo.