Your SlideShare is downloading. ×
Proxección Nanocontos 2011 12
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×

Thanks for flagging this SlideShare!

Oops! An error has occurred.

×
Saving this for later? Get the SlideShare app to save on your phone or tablet. Read anywhere, anytime – even offline.
Text the download link to your phone
Standard text messaging rates apply

Proxección Nanocontos 2011 12

381

Published on

Presentación na que se recolle unha escolma de 20 Nanocontos presentados ó certame do curso 2011-12, así como unhas fotografías do acto de presentación do caderno impreso

Presentación na que se recolle unha escolma de 20 Nanocontos presentados ó certame do curso 2011-12, así como unhas fotografías do acto de presentación do caderno impreso

Published in: Education
0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total Views
381
On Slideshare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
2
Actions
Shares
0
Downloads
0
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

Report content
Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
No notes for slide

Transcript

  • 1. Por cuarto ano consecutivo, o Equipo deBiblioteca do IES Fontexería de Muros convocouunha recollida de nanocontos. Seguimos aconsiderar o nanoconto como un relato dunhaextensión máxima de 100 palabras.Mellorando en cantidade edicións anteriores,concursaron 55 relatos, 20 dos cales vospresentamos aquí como mostra da creatividadedalgúns rapaces do noso Centro.Expresamos de novo o noso agradecemento ósparticipantes que responderon á nosachamada, e agardamos poder continuar conesta iniciativa, dándolle novo pulo, nos anosvindeiros.Quedades coa escolma.
  • 2. PAOLA GARCÍA CAAMAÑO Había pensado que todo cambiaría alpasar el tiempo, pero ho ha sido así. Miconciencia me dice que debo contar losucedido. Estando en este frío tanatorio piensoen que no puedo mirarla: ella está allí, muerta,y yo estoy aquí, viva. Aquella noche ella nomerecía morir, no había tomado nada ynosotras sí. Nunca había ocurrido nada, pero nossirvió de experiencia. La vida de aquella jovenhabía acabado. Ya no puedo más, he tomadouna decisión: necesito pedirle perdón. Mereuniré con ella en un sitio donde el rencor noexiste.
  • 3. SARA BLANCO CAAMAÑO La verdad es que no sabría vivir sin ti.Hubiese preferido no haberte conocido y podersalir de casa algún día… Cada vez que te veo siento ganas de queseas mío, y es irritante no poder sacarte de micabeza, pero… Internet: eres una de las peorescosas que ma han pasado en mi vida.
  • 4. MARI LUZ CAAMAÑO FORMOSO ADIÓS, HOGAR, ADIÓS Cada ocho minutos se desahucia una vivienda en España. Este dato podría aumentar si no disminuyen las cifras del paro. La pesadilla de estas familias empieza el día en que, con ilusión y confianza, firman su hipoteca, sin imaginarse que poco después se quedarán sin trabajo y no podrán hacer frente a sus pagos, entre ellos los gastos que conlleva una vivienda, dar de comer a sus hijos y, por supuesto, la hipoteca. Al no poder hacerles frente, se ven obligados a abandonarla, dejando atrás aquella ilusión que poco tiempo antes habían depositado en aquel hogar.
  • 5. IVÁN E. MANIVESA ABEAL Una puñalada, dos puñaladas… Duele. Lavista se me nubla. Soy una víctima, una víctimaasesinada por ser diferente. Los párpados, cualtupidas y pesadas cortinas, se cierran. Sólo hayoscuridad… Oscuridad y un extraño sonido…¿Qué es?... Es su risa, son sus insultos. Por serdiferente, me ha matado. Silencio, oscuridad,muerte.
  • 6. XEILA LAGO REY MI CASA DE POTSMAN Pasaban los días en mi casa de Potsman,lugar para mí acogedor y tranquilo. Allí meencontraba, aislada y perdida en compañía demi gato Burns. Mientras yo estaba leyendo el prefacio deun libro con pasión, mi abuela estaba hilandocada vez más disgustada. Ahora mi abuela ya no es la de siempre,con armonía, belleza y feliz. Ahora está singanas, frunciendo el entrecejo, contrariada,arrojando fotos al suelo y vengando la muertede mi abuelo.
  • 7. MARCOS FERNÁNDEZ FERNÁNDEZ LEER A MEDIA TARDE Estás sentado, leyendo esto, pero el sueño te vence, y al despertar levantas la cabeza y te golpeas contra la tapa. Todo está oscuro, apenas hay sitio para doblar un poco las rodillas. Descubres que es real y el miedo te supera, te golpea el pecho y cuando puedes volver a respirar gritas, y nadie responde, y temes quedarte allí hasta morir de sed, asfixia, dolor, horror, pero entonces despiertas, te recuperas… ¿Dejar atrás la pesadilla? Ya sin sueño prosigues la lectura, no ves la mano con el pañuelo, el cloroformo, el sueño.
  • 8. CRISTIAN RUIBAL VARA CUANDO TODO ACABÓ Los últimos habitantes marcan lasparedes con figuras de dioses sanguinarios,para ahuyentar a las fieras de metal; quemanlas casas vacías, para que no las habitenmonstruos, y se reúnen junto al fuego, paracontar historias de cuando existía la ciudad, enotra era, antes de que excavadoras arrasaranhogares, iglesias y prostíbulos, y alcanzaran ensu lugar locales de diseño. Acorralados,algunos resistieron, ocultos en túneles ybóvedas, y por las noches atacaban a losguardianes y derruían lo edificado durante eldía, hasta que nadie más quiso construir allí,temerosos de cuchillos y hachas, y cruelesdivinidades.
  • 9. SABELA MARTÍNEZ LAGO MIL EMOCIONES, UN SEGUNDO Se puso a mi derecha. Un sudor frío merecorrió la espalda pero pensé: solo sudor, solonervios. Su mano agarró la mía y mi cuerpo seestremeció en silencio pero pensé: solotemblores, solo deseo. Pero entonces suslabios rozan los míos, mi corazón latíafuertemente pero pensé: solo amor, este noserá mi último latido. Y aunque odieequivocarme, debo decir que estaba en unerror, puesto que ese fue el último acto devoluntad de mi corazón marchito y enfermo.
  • 10. PABLO MONTEAGUDO LAGO OS CONTOS DO MEU AVÓ Cando visito ao avó, el sempre me estáesperando e, desde a súa vetusta cadeira,relátame as historias da súa infancia. Para miné moi difícil imaxinarme como era antes: axente andando polas rúas de Muros, as casasde pedra de dous pisos, enormes aos ollos dunneno coma min, e todo o pobo de Muros antesde estar mergullado. O mar, que de moitos foifonte de riquezas, convertérase na ruína detodos! Agora o meu avó e eu vivimos enbateas, pois a auga dos desexos inundou asnosas terras.
  • 11. ALDARA FORMOSO GÓMEZ ¿QUIERES CONOCERME? Los que me conocen me llaman Mary. Soyun espectro. Fui decapitada en 1928. Lo malo demorir es que ya no puedo comer aquellospostres que tanto me gustaban. Lo bueno esque he recuperado mi cabeza. En el cielo no había residencias baratas,así que tuve que conformarme con una en elinfierno. La vida aquí no es tan mala. Por lamañana podemos dar un paseo con algúndiablo, y por las tardes podemos ir a lapeluquería por si quieres limarte los cuernos oarreglarte el rabo. Si deseáis conocerme solotenéis que elegir una muerte rápida.
  • 12. MARÍA CANDAMO LOURIDO INFANCIA XABARÍN Lembro pasar a miña infancia rodeadapolas persoas que me querían, vendo Son Gokuno Xabarín, os Teletubbies, Doraemon, e unhalonga lista de debuxos. Xogaba ás espadiñas,aos superespías, a ser cantante… Pero agora están de moda as maquiniñas,que non dan lugar á imaxinación. Que clase deinfancia é esa? A quen pretenden enganar asmultinacionais? Desde logo, a min non. Eu boto en falta as churrascadas cosveciños, o San Xoán na porta da casa, perosobre todo boto en falta que os rapaces dehoxendía non o puidesen vivir. INFANCIA XABARÍN!
  • 13. JUAN CAAMAÑO FORMOSO Todo comenzó una noche. Estabaconcentrado en mi trabajo como camarero,cuando, de repente, entró en el bar. Ante tantabelleza no supe como reaccionar. Me quedéquieto mirándola mientras se acercaba. Cuandollegó a la barra, sin querer se me resbaló elvaso que estaba secando. Ella se asustó, peroyo seguía mirándola. Pasados unos segundos,al ver que yo no reaccionaba, me dijo: - Creo que deberías recogerlo. Si no, tecortarás. Reuní el poco valor que tenía y lecontesté: - Solo si me prometes que cuando mevuelva a levantar seguirás ahí. Y así es como conocí a vuestra abuela.
  • 14. LAURA LESTÓN CASTIÑEIRA OPERACIÓN TRÁGICA La insuficiencia de energía de la máquinafue letal, estaba en las últimas. O me operabany me sacaban el pulmón derecho o moriría,pero el riesgo de una operación así era mortal.Si fallan ya no hay vuelta atrás. Empezó laoperación con urgencia y el pulmón empezó asangrar y luego un silencio absoluto. Solo seoía: piiiiiiii. Cuando me desperté, para mí todoparecía igual, todo en su sitio, pero cuando vi ami lado la figura vieja y arrugada de mi abuelasupe que estaba muerto.
  • 15. JOSÉ Mª CAAMAÑO FERNÁNDEZ CON VIDA No podía ver nada. No era capaz de moverse ni un poquito; algo parecía aprisionarle todo el cuerpo. Estaba sucia, y el polvo la ahogaba poco a poco. En esos tres días solamente notó alivio cuando alguien con un olor familiar la alimentó. Reconocía la melodía de su voz, y eso la tranquilizaba. De pronto, la pequeña bolsa de aire se hizo enorme. Voces que gritaban, se movían apresuradas. La envolvieron en algo y notó calor. Ella, con solo catorce días de vida, y su madre eran unos de los pocos supervivientes del terremoto que días antes había destrozado Turquía.
  • 16. PAULA CASAIS LEIS Salí corriendo de aquel asqueroso sitio y,de la forma más torpe, tropecé y me golpeé lacabeza. Cuando desperté, estaba en medio deun bosque con un extravagante vestido y,atado a éste, un corsé que no me dejabarespirar. Un gato negro pasó por delante de míy yo, aún bajo los efectos del golpe, loperseguí. Llegué a un lugar donde los conejostenían prisa y tomaban el té con sombrereroslocos, se jugaba el golf con avestruces y lascartas del póker tenían patas y cabezas, ypensé: “No, definitivamente, me he equivocadode cuento”.
  • 17. MARÍA FERNÁNDEZ FIGUEIRAS Hola. Mi nombre es Bea y vivo en un pequeño pueblo de Asturias llamado Álava. Vivo en una modesta casita situada en la calle principal, donde me paso el día jugando con mis hermanos y amigos, pero yo no soy como los demás. No puedo hacer todo lo que hacen mis amigos. Cuando pregunto el porqué, mamá pone excusas como “no eres lo suficientemente mayor” o “podría ser peligroso”. Pero yo soy consciente de todo, de por qué mamá llora por las noches desde aquella visita al pediatra. Soy consciente de mi enfermedad, la cual me impide ser niño.
  • 18. JORGE BEIRO ROZAS RELATO IMPOSIBLE Estoy sentado… con la mente enblanco… mañana tengo que entregar unrelato… tengo que escribir cien palabras…sobre un tema cualquiera. Sigo sentado… y sigo con la mente enblanco… no se me ocurre nada, nada sobre loque escribir… mañana el profesor me reñirá…por no entregar el relato. Las horas pasan… ya me canso de estarsentado… y finalmente… sigo con la mente enblanco… tendré que buscar una excusa…porque mañana el profesor me reñirá… por nohaber sido capaz de hacer un relato de tan solocien palabras.
  • 19. IVÁN MARTÍNEZ JURJO Nunca me había sentido de esa manera.Hasta el cielo nocturno parecía rojo con sucorazón de luna llena. La sangre parecía elrocío matinal sobre la hierba y su aroma eracomo un éxtasis único, hacía que mi cuerpollegase a un estremecimiento que no puedocomparar a nada que haya vivido antes. Lasangre corría formando riachuelos de un tonopúrpura procedentes de los cadáveres queyacían en esa idílica pradera. La razón: mivoluntad y un arma cargada. No soy unasesino; solo soy un monstruo, ya que adoroese poder. Remy
  • 20. LAURA MOLINOS MAYO ESCLAVO DE MI PENSAMIENTO Otra vez esa horrible sensación: un grancandado bloquea mi mente impidiéndomerecordar. Cientos de imágenes pasan por micabeza en cuestión de milésimas y sedesvanecen. Momentos marcados de una vidalejana, anterior. Intento no mirarme en elespejo, ver mi rostro viejo y arrugado aumentami desesperación. Siento la necesidad deregresar al que un día fue mi hogar, pero no séqué rumbo seguir. Y aquí permaneceré,encerrado entre estas paredes, con otros conmi misma confusión, perdido en mi propiaexistencia, estancado en el olvido, tripulandoun barco a la deriva, cuyo destino está claro: lamuerte.
  • 21. LUCÍA RIOMAO LAGO EL CRUJIDO DE MIS SUEÑOS Aquello era un sinvivir, solo podíaescuchar los crujidos de esas viejas escaleras.Cada peldaño que ascendía mi miedo se hacíamás grande, la saliva que se contenía en miboca tenía que ser tragada con fuerza anarices, ya que mis nervios no permitían otracosa. A mi alrededor todo parece cambiar acada segundo, mi mente me juega malaspasadas constantemente, haciendo que veasombras y onjetos inexistentes. Quiero llegarpor fin arriba cuando, bruscamente, unaenorme viga de madera cae delante de mis ijoshaciéndome correr asustada a la puertaprincipal. Hasta que finalmente me desperté.

×