Your SlideShare is downloading. ×
Esperando lo mejor
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×

Thanks for flagging this SlideShare!

Oops! An error has occurred.

×

Introducing the official SlideShare app

Stunning, full-screen experience for iPhone and Android

Text the download link to your phone

Standard text messaging rates apply

Esperando lo mejor

21
views

Published on


0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total Views
21
On Slideshare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
0
Actions
Shares
0
Downloads
0
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

Report content
Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
No notes for slide

Transcript

  • 1. Esperando lo mejor En Lucas 15 Jesús dijo una parábola acerca de un padre que tenía dos hijos. El menor le pidió su parte de la herencia, luego se fue del hogar y despilfarró todo en actividades pecaminosas. Cuando se dio cuenta de su locura, decidió regresar a casa y pedirle perdón a su padre. Así que se levantó y vino a su padre. Pero cuando todavía estaba lejos, su padre le vio y sintió compasión por él y corrió a abrazarlo y a besarlo. Y el hijo le dijo: padre he pecado contra el cielo y contra ti, no soy digno de que me llames hijo. Pero el padre le dijo a sus siervos, "pronto, traigan el mejor traje y vístanlo, pónganle un anillo en su mano y sandalias en sus pies, traigan al becerro engordado, mátenlo y comamos y disfrutemos" (v20-23) Esa es una hermosa ilustración del amor que perdona, es una característica del amor. Mientras el hijo todavía estaba lejos, el padre lo vio venir. ¿Cómo pudo ser? Porque estaba pendiente de su hijo, anticipando y anhelando su regreso. El amor perdona cuando se cometen agravios en contra de éste, pero también espera lo mejor de otros. Eso es lo que significa "todo lo cree" (1 Cor 13:7) Ese hijo
  • 2. había herido a su padre profundamente, pero su padre nunca perdió la esperanza de que su hijo regresara. Conozco a una mujer cristiana que ha estado casada con un esposo incrédulo por treinta años. Sin embargo todavía sigue diciendo "algún día él vendrá a Cristo". Ella no está ciega a la situación, pero su amor por su esposo ha transformado su deseo en una expectativa. Ella cree que él se convertirá a Cristo porque el amor todo lo espera. Quizá tienes un cónyuge o hijo que no es creyente o se ha alejado del Señor. ¡No te desanimes! Espera lo mejor y deja que esa expectación te motive a orar más fervientemente y da un buen ejemplo a tus seres queridos que puedan seguir. Por John MacArthur