SOBRE LA ACTIVIDAD MISIONERA EN LA IGLESIA.
LA Iglesia, sacramento universal de salvación: la Iglesia, enviada por Dios a
...
origen de la sagrada jerarquía. La misión de la Iglesia se realiza mediante la
actividad por la cual , obedeciendo al mand...
principio y el modelo de esta humanidad renovada, llena de amor fraterno, de
sinceridad y de espíritu pacífico, a la que t...
deben conocer a los hombres entre los que viven, y tratar con ellos para advertir
en dialogo sincero y paciente las riquez...
han sido llamados (Ef 4,1), ejerciten las funciones que Dios les ha confiad,
sacerdotal, profética, real. Cultívese el esp...
CAPÍTULO III
LAS IGLESIAS PARTICULARES
Incremento de las iglesias nuevas:
En una comunidad determinada la Iglesia logra su...
Pero como los hombres tienden a reunirse en grupos, y en ocasiones se resisten
acoger la fe católica, se desea pues que se...
de los límites de cada territorio socio-cultural, para conseguir el objetivo de la
adaptación.
CAPÍTULO IV
LOS MISIONEROS
...
deben prepararse de modo más profundo en Institutos misionológicos u otras
Facultades o Universidades para desempeñar de f...
también una cooperación semejante, si es oportuno, entre las diversas
Conferencias Episcopales.
Ordenación de la actividad...
36. Cada cristiano tiene por deber el de evangelizar a todos, ya que como
miembro de la iglesia por el bautismo, por la co...
las encargadas de cultivar las vocaciones y hacer crecer el fervor de los jóvenes
misioneros.
Deber misionero de los insti...
Upcoming SlideShare
Loading in …5
×

Ad gentes

344 views
270 views

Published on

0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total views
344
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
0
Actions
Shares
0
Downloads
5
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

Ad gentes

  1. 1. SOBRE LA ACTIVIDAD MISIONERA EN LA IGLESIA. LA Iglesia, sacramento universal de salvación: la Iglesia, enviada por Dios a las gentes para ser “el sacramento universal de salvación”, obedeciendo al mandato de su Fundador, se esfuerza en anunciar el evangelio a todos los hombres. La Iglesia se siente llamada con más urgencia a salvar y renovar a toda creatura para que todo se instaure en Cristo y todos los hombres constituyan en Él una familia y un pueblo de Dios. CAPITULO I PRINCIPIOS DOCTRINALES. Designio del padre: La Iglesia peregrinante es misionera por su naturaleza, puesto que procede de la misión del Hijo y de la misión del Espíritu Santo, según el designio de Dios Padre. Dios llama a los hombres a la participación de su vida no solo en particular sino constituirlos un pueblo, en el que se congreguen formando unidad sus hijos que están dispersos. Misión del Hijo: Cristo Jesús fue enviado al mundo como verdadero mediador entre Dios y los hombres. Los santos Padres proclaman constantemente que no está sanado lo que no ha sido asumido por Cristo. Tomó la naturaleza humana integral, cual se encuentra en nosotros, miserable y pobre, mas sin el pecado. Lo que el Señor ha predicado una vez o lo que en Él se ha obrado para la salvación del género humano hay que proclamarlo y difundirlo hasta las extremidades de la tierra, comenzando por Jerusalén, de suerte que lo que se obró de una vez para lpa salvación de todos consiga su efecto en todos en la sucesión de los tiempos. Misión del Espíritu Santo: Y para conseguir esto envió Cristo al Espíritu Santo de parte del Padre, para que realizara interiormente su obra salutífera e impulsara a la Iglesia hacia su propia dilatación. Sin género de duda, el Espíritu Santo obraba ya en el mundo antes de la glorificación de Cristo. El Espíritu Santo “unifica en la comunión y en el servicio y provee de diversos dones jerárquicos y carismáticos” a toda la Iglesia a través de los tiempos, vivificando las instituciones eclesiales como alma de ellas e infundiendo en los corazones de los fieles el mismo impulso de misión con que había sido llevado el mismo Cristo. Misión de la Iglesia: el Señor Jesús ya desde el principio “llamó a sí a los que É quiso, y designó a doce para que lo acompañaran y para enviarlos a predicar”. De esta forma los apóstoles fueron los gérmenes del nuevo Israel y al mismo tiempo
  2. 2. origen de la sagrada jerarquía. La misión de la Iglesia se realiza mediante la actividad por la cual , obedeciendo al mandato de Cristo y movida por la gracia y la caridad del Espíritu Santo, se hace presente en acto pleno a todos los hombres y pueblos para conducirlos a la fe, a la libertad y a la paz de Cristo por el ejemplo de la vida y de la predicación, por los sacramentos y demás medios de la gracia, de tal suerte que se les descubra el camino libre y seguros para la plena participación del misterio de Cristo. La Iglesia debe caminar, por el mismo camino de Cristo, es decir, por el camino de la pobreza, de la obediencia, del servicio, y de la inmolación de sí mismo hasta la muerte, de la que salió victorioso por su resurrección. La actividad misionera: Las diferencias que hay que reconocer en esta actividad de la Iglesia no proceden de la naturaleza misma de la misión, sino de las circunstancias en que esta misión se desarrolla. Estas condiciones dependen de la Iglesia, de los pueblos, de los grupos o de los hombres a los que la misión se dirige. Pero a cada circunstancia o situación deben corresponder actividades propias y recursos adecuados. El fin propio de esta actividad misional es la evangelización e implantación de la Iglesia en los pueblos o grupos en que todavía no está enraizada. El medio principal de esta implantación es la predicación del Evangelio de Jesucristo. La actividad misional entre las gentes se diferencia tanto de la actividad pastoral que hay que desarrollar con los fieles, cuanto de los medios que hay que usar para conseguir la unidad de los cristianos. La necesidad de la misión exige a todos los bautizados reunirse en una solo grey, para poder dar, de esta forma, testimonio unánime de Cristo, su Señor, delante de todas las gentes. Origen y necesidad de la actividad misionera: La razón de esta actividad misional se basa en la voluntad de Dios, que quiere que todos los hombres sean salvos y vengan al conocimiento de la verdad. Porque Cristo mismo confirmó, la necesidad de la Iglesia, en la que entran los hombres por la puerta del bautismo. La Iglesia tiene el deber, a la par que el derecho sagrado de evangelizar, y, por tanto, la actividad misional conserva integral, hoy como siempre, su eficacia y su necesidad. Mediante esta actividad misionera se glorifica a Dios plenamente, al recibir los hombres, deliberada y cumplidamente, su obra de salvación, que completo en Cristo. La acción misionera en la vida y en la historia humana: La actividad misional tiene también una conexión íntima con la misma naturaleza humana y con sus aspiraciones. Porque al manifestar a Cristo, la Iglesia descubre a los hombres la verdad genuina de sus condiciones y de su vocación total, porque Cristo es el
  3. 3. principio y el modelo de esta humanidad renovada, llena de amor fraterno, de sinceridad y de espíritu pacífico, a la que todos aspiran. El evangelio fue el fermento de la libertad y del progreso en la historia humana, incluso temporal, y se presenta constantemente como germen de fraternidad, de unidad y de paz. No carece, pues, de motivos que los fieles celebren a Cristo como “esperanza de las gentes y salvador de ellas”. Carácter escatológico de la actividad misionera: el tiempo de la actividad misional discurre entre la primera y segunda venida del Señor. La actividad misional es nada más y nada menos que la manifestación o Epifanía del designio de Dios y su cumplimiento en el mundo y en su historia, en la que Dios realiza abiertamente, por la misión, la historia de la salud. Todo lo bueno que se halla sembrado en el corazón y en la mente de los hombres, en los propios ritos y en las culturas de los pueblos, no solamente no perece, sino que se sana, se eleva y se completa la gloria de Dios, confusión del demonio y felicidad de los hombres. Así la actividad misional tiende a la plenitud escatológica. CAPITULO II OBRA MISIONAL La Iglesia, enviada por Cristo para manifestar y comunicar la caridad a todos los hombres y pueblos, sabe que le queda por hacer todavía una obra misional ingente. Pues los dos mil millones de hombres, que se reúnen en grandes y determinados grupos con lazos estables de vida cultural, con las angustias, tradiciones religiosas, con los fuertes vínculos de relaciones sociales, todavía muy poco o nada oyeron del evangelio; unos siguen algunas de las grandes religiones, otros permanecen alejados del conocimiento del mismo Dios, otros niegan su existencia e incluso a veces lo persiguen. Todos los fieles cristianos donde quiera que vivan, están obligados a manifestar con el ejemplo de su vida y el testimonio de la palabra el hombre nuevo de que se revistieron por el bautismo, y la virtud del Espíritu Santo, de tal forma, que todos los demás, al contemplar sus buenas obras, glorifiquen al Padre (Cfr. Mt 5, 16) y perciban, plenamente, el sentido auténtico de la vida y el vínculo universal de la unión de los hombres. Para que los mismos fieles puedan dar fructuosamente este testimonio de Cristo, únanse con aquellos hombres por el aprecio y la caridad. Como el mismo Cristo escudriño el corazón de los hombres y los llevó con un coloquio verdaderamente humano a la luz divina, así sus discípulos, impregnados por el Espíritu de Cristo,
  4. 4. deben conocer a los hombres entre los que viven, y tratar con ellos para advertir en dialogo sincero y paciente las riquezas que Dios generosamente ha distribuido a las gentes. La presencia de los fieles cristianos en los grupos humanos he de estar animada por la caridad, esta caridad cristiana se extiende a todos sin distinción de raza, pues como Dios nos amó con amor gratuito, así los fieles han de vivir preocupados por el hombre mismo, amándolo con el mismo sentimiento con que Dios lo busco. Trabajen los cristianos y colaboren con los demás hombres en la recta ordenación de los asuntos económicos y sociales. Entréguense con especial cuidado a la educación de los niños y de los adolescentes. Tomen parte los cristianos en los esfuerzos de aquellos pueblos que, luchando contra el hambre, la ignorancia y las enfermedades, se esfuerzan por conseguir mejores condiciones de vida y afianzar la paz en el mundo. La Iglesia con todo, no pretende mezclarse de ninguna forma en el régimen de la comunidad terrena. Su autoridad no es otra cosa que el servir. PREDICACIÓN DEL EVANGELIO Y REUNIÓN DEL PUEBLO DE DIOS Donde quiera que Dios abre la puerta de la palabra para anunciar el misterio de Cristo (Col 4,3) a todos los hombres (Mt 16, 15) hay que anunciar (1cor 9, 15; Rom 10, 14) al Dios vivo y a Jesucristo enviado por el para salvar ( 1Tes 1, 9-10; 1 Cor 1, 18-21; Gal 1, 31), a fin de que los no cristianos, abriéndoles el corazón el Espíritu Santo (Hch 16, 14), creyendo se conviertan libremente y se unan con sinceridad al señor. Iníciese, pues, los catecúmenos convenientemente en el misterio de la salvación, en el ejercicio de las costumbres evangélicas y en los ritos sagrados que han de celebrarse en los tiempos sucesivos, introdúzcanse en la vida de la fe, de la liturgia y de la caridad del pueblo de Dios. La iniciación cristiana durante el catecumenado no deben procurarla solamente los catequistas y sacerdotes, sino toda la comunidad de los fieles. FORMACIÓN DE LA COMUNIDAD CRISTIANA El Espíritu Santo, que llama a todos los hombres a Cristo por la semilla de la palabra y proclamación del evangelio, los congrega en el único pueblo de Dios que es “linaje escogido, sacerdocio real, nación santa, pueblo de adquisición” (1Pe 2, 9). Los misioneros, por consiguiente, cooperadores de Dios (1Cor 3, 9), susciten tales comunidades de fieles que, viviendo conforme a la vocación que
  5. 5. han sido llamados (Ef 4,1), ejerciten las funciones que Dios les ha confiad, sacerdotal, profética, real. Cultívese el espíritu ecuménico entre los neófitos para que aprecien debidamente que los hermanos en la fe son discípulos de Cristo, regenerados por el bautismo, participes con ellos de los innumerables bienes del pueblo de Dios. La iglesia agradece, con mucha alegría, la merced inestimable de la vocación sacerdotal que el señor ha concedido a tantos jóvenes. Hay que tener particularmente en cuenta lo que se dice sobre la necesidad de armonizar la vida que hay que llevar según el modelo del evangelio. Ábranse y avívense las mentes de los alumnos para que conozcan bien y puedan juzgar la cultura de su pueblo; conozcan claramente en las disciplinas filosóficas y teológicas las diferencias y semejanzas que hay entre la tradición y religión patria y religión cristiana. Aprendan los alumnos la historia, el fin y el método de la acción misional de la Iglesia, y las especiales condiciones, sociales económicas, y culturales de su pueblo. Edúquense en el espíritu del ecumenismo y prepárense convenientemente para el diálogo fraterno con los no cristianos. Elíjanse, además, sacerdotes idóneos que, después de alguna experiencia pastoral, realicen estudios superiores en las universidades incluso extranjeras, sobre todo en Roma. La educación de los catequistas debe efectuarse y acomodarse al progreso cultual de tal forma que puedan desarrollar lo mejor posible su cometido agravado con nuevas y mayores obligaciones, como cooperadores eficaces del orden sacerdotal. Multiplíquense, las escuelas diocesanas y regionales en que los futuros catequistas estudien la doctrina católica, sobre todo en su aspecto bíblico y litúrgico, y el método catequético, con la práctica pastoral, y se habitúen a las costumbres de los cristianos, procurando practicar si cesar la piedad y la santidad de vida. Esfuércense los institutos religiosos, que trabajan en la implantación de la Iglesia, en exponer y comunicar, según el carácter y la idiosincrasia de cada pueblo, las riquezas místicas de que están totalmente llenos, y que distinguen la tradición religiosa de la Iglesia. Procuren todos, sin embargo, buscar su adaptación genuina a las condiciones locales. Conviene establecer por todas partes en las iglesias nuevas la vida contemplativa porque pertenece a la plenitud de la presencia de la Iglesia.
  6. 6. CAPÍTULO III LAS IGLESIAS PARTICULARES Incremento de las iglesias nuevas: En una comunidad determinada la Iglesia logra su objetivo cuando sus fieles gozan de una estabilidad y firmeza enraizada en una vida social y de algún modo en la cultura del ambiente, es decir que está abastecida de un número de sacerdotes aunque es insuficiente, y se ve dotada de ministerios necesarios para vivir y dilatar la vida del pueblo de Dios bajo la guía del obispo. La vida del pueblo de Dios en las iglesias jóvenes debe ir floreciendo en todos los aspectos de la vida cristiana según los cánones de este concilio, los files deben hacerse comunidades vivas de fe, los laicos deben esforzarse por establecer el orden de la caridad y la justicia en la vida social, las familias verdaderamente cristiana se convierten en semilleros de apostolado laical y de vocaciones sacerdotales y religiosas. El obispo con su clero procuran sentir y vivir con toda la Iglesia. Las iglesias nuevas están en comunión con la Iglesia universal, y los elementos propios deben estar encaminadas a la cultura para aumentar la fuerza del cuerpo místico; por ello hay que cultivar los elementos teológicos y humanos que puedan llevar al fomento del sentido de comunión con la Iglesia universal. Pero estas iglesias por estar situadas en lugares extremadamente pobres se ven gravemente desprovistas de sacerdotes y de recursos materiales. Por tal cosa tiene la gran necesidad de la acción misionera de la Iglesia, que ayude al desarrollo de la iglesia local y a la madurez de la vida cristiana, y también ayude a las iglesias más antiguas pero que se encuentran en estado de debilitamiento. Actividad misionera de las iglesias particulares: La iglesia particular debe conocer muy bien que fue enviada también como representante de la Iglesia universal a aquellos que no creen en Cristo. Los sacerdotes nativos deben iniciar la obra de evangelización de las iglesias jóvenes, deben trabajar con los sacerdotes extranjeros, así forman una sola iglesia. Las conferencias episcopales deben establecer cursos de renovación bíblica, teológica, espiritual y pastoral. Para llevar a cabo la misión en la iglesia particular se requieren ministros aptos que hay que preparar de modo conveniente a las condiciones de cada iglesia.
  7. 7. Pero como los hombres tienden a reunirse en grupos, y en ocasiones se resisten acoger la fe católica, se desea pues que se atienda especialmente estas situaciones hasta que puedan juntarse en comunidad. Es necesario que las iglesias particulares participen activamente en la misión de la Iglesia universal, para que florezca el ardor misional en los nativos del país, enviando también ellas misioneros aunque sufran de escasez de clero. Fomento del apostolado seglar: Los fieles laicos pertenecen al pueblo de Dios y a la sociedad civil: pertenecen al pueblo en que han nacido y pertenecen a Cristo porque han sido regenerados en la Iglesia por la fe y el bautismo. La obligación de los seglares es el testimonio de Cristo que deben dar con la vida y con la palabra en la familia, en el grupo social y en el ambiente de su profesión. Deben unirse con sus conciudadanos con caridad verdadera, siembren la fe en Cristo entre todas las gentes, deben estar preparados para la misión de anunciar el Evangelio y de comunicar la doctrina de la Iglesia, para dar vigor a la iglesia que nace. Los ministros ordenados deben apreciar el esfuerzo y las misión de los laicos, deben formarlos para que se conciencien de su responsabilidad en favor de todos los hombres, instruirlos en el misterio de Cristo y ayudarle en las dificultades, según la constitución lumen Gentium y el decreto apostolicamactuositatem. Diversidad en la unidad: Las iglesias jóvenes vividas en Cristo toman en intercambio todas las riquezas de las naciones que han sido dadas a Cristo, ellas reciben de las costumbres, de la cultura, de la sabiduría y doctrina todo lo que puede servir para expresar la gloria de Dios. Para lograr ese objetivo se promueva la reflexión teológica, por la que sometan a nueva investigación las palabras reveladas por Dios escritas en la Biblia y explicadas por el magisterio de la Iglesia. Se excluirá toda clase de sincretismo y de falso particularismo, se acomodará la vida cristiana al carácter de cualquier cultura y se añadirán a la unidad católica las tradiciones particulares. Definitivamente las iglesias jóvenes tendrán lugar en la comunión eclesiástica. Las conferencias episcopales deben unirse entre sí dentro
  8. 8. de los límites de cada territorio socio-cultural, para conseguir el objetivo de la adaptación. CAPÍTULO IV LOS MISIONEROS A todo discípulo de Cristo le compete el propagar la fe, pero Cristo de entre los discípulos llama a lo que quiere para que lo acompañen y enviarlos a predicar a las gentes (Mc. 3, 13 s.). El Espíritu Santo distribuye carismas según quiere e inspira la vocación misionera en el corazón de cada persona y suscita en la Iglesia Institutos propios para la Evangelización. Aquellos que están dispuestos a la obra misional: sacerdotes, religiosos o seglares, son enviados por la autoridad legítima, a aquellos que están alejados de Cristo. El hombre debe responder al llamado de Dios y optar por una entrega total al Evangelio. El Espíritu Santo es quien lo alienta e inspira. El que anuncia el Evangelio debe dar a conocer el misterio de Cristo, además de dar testimonio con su vida y debe estar convencido que Dios le concederá el valor y la fortaleza para ver la abundancia que encierra la experiencia de tribulación y pobreza. Debe estar convencido de que la obediencia es la virtud del ministro de Cristo, el cual por la misma obediencia redime al mundo. El futuro misionero debe recibir una formación espiritual y moral. Debe ser perseverante en las dificultades; se presenta a los hombres con apertura de alma y grandeza de corazón; se acomoda con agrado a las costumbres ajenas; se dedica a la obra con espíritu de concordia y caridad mutua. Debe nutrirse, cultivarse elevarse y ejercitarse en la vida espiritual; el misionero ha de ser hombre de oración y contentarse con lo que tiene. Todo lo anterior para que crezca en el amor de Dios y del prójimo con el cumplimiento diario de su ministerio cooperando así al misterio de la salvación. Los que sean enviados a los diversos pueblos como ministros de Jesucristo, deben estar nutridos de la Sagrada Escritura. Han de prepararse y formarse todos los misioneros, sacerdotes, hermanos, hermanas y seglares en principios doctrinales que abarquen toda la Iglesia y la diversidad de los pueblos en sus culturas y religiones. El que va a un pueblo extranjero aprecie su patrimonio, lenguaje y costumbres. El futuro misionero debe abordar estudios misionológicos, donde conoce la disposición de la Iglesia frente a la actividad misionera. Deben prepararse en catequética para que sea más fructuoso su apostolado. Debe conocer ampliamente la historia, estructura social y costumbres de las regiones a las que son enviados. Algunos
  9. 9. deben prepararse de modo más profundo en Institutos misionológicos u otras Facultades o Universidades para desempeñar de forma eficaz cargos especiales y ayudar a misioneros donde la labor presenta dificultades. Todo lo anterior es necesario para cada misionero. Como no se puede satisfacer la obra misional individualmente, se congrega a los individuos en Institutos donde se forman convenientemente y cumplan la obra en nombre de la Iglesia. Los Institutos siguen siendo muy necesarios para llevar muchas gentes a Cristo. CAPITULO V ORDENACIÓN DE LA ACTIVIDAD MISIONAL. Colaboración de todos según sus diferentes dones. Puesto que los fieles cristianos tienen dones diferentes, deben colaborar en el Evangelio cada uno según su oportunidad, facultad, carisma y ministerio; todos, por consiguiente, los que siembran y los que siegan, los que plantan y los que riegan, es necesario que sean una sola cosa. Ordenación general. Es necesario que haya un solo dicasterio competente, a saber: "De propaganda Fide", para todas las misiones y para toda la actividad misional, salvo, sin embargo, el derecho de las Iglesias orientales. A la Iglesia compete dictar normas directivas y principios acomodados a la evangelización y darles impulsos. Promueva y coordine eficazmente la colecta de ayudas materiales, que ha de distribuirse a razón de la necesidad o de la utilidad, y de la extensión del territorio, del número de fieles y de infieles, de las obras y de las Instituciones, de los auxiliares y de los misioneros. Ordenación local de las misiones. Es deber del Obispo, como rector y centro de unidad en el apostolado diocesano, promover, dirigir y coordinar la actividad misionera, todos los misioneros, incluso los religiosos exentos, están sometidos al Obispo en las diversas obras que se refieren al ejercicio del sagrado apostolado. para lograr una coordinación mejor, establezca el Obispo, en cuanto le sea posible, un Consejo pastoral en que tomen parte clérigos, religiosos y seglares por medio de delegados escogidos. Traten las Conferencias Episcopales de común acuerdo los puntos y los problemas más urgentes, sin descuidar las diferencias locales. Establézcase
  10. 10. también una cooperación semejante, si es oportuno, entre las diversas Conferencias Episcopales. Ordenación de la actividad de los Institutos. Es también conveniente coordinar las actividades que desarrollan los Institutos o Asociaciones eclesiásticas. Todos ellos, de cualquier condición que sean, secunden al ordinario del lugar en todo lo que se refiere a la actividad misional. Cuando a un Instituto se le ha encomendado un territorio, el superior eclesiástico y el Instituto procuren, de corazón, dirigirlo todo para que la comunidad cristiana se desarrolle en iglesia local, al aumentar el clero nativo, habrá que procurar que los mismos Institutos, de acuerdo con su propio fin, permanezcan fieles a la misma diócesis encargándose generosamente en obras particulares o de alguna región. Coordinación entre Institutos. Los Institutos que se dedican a la actividad misional en el mismo territorio conviene que encuentren un buen sistema de coordinar sus trabajos. para ello son muy útiles las Conferencias de religiosos y las reuniones de religiosas, en que tomen parte todos los Institutos de la misma nación o región. Conviene extenderlo a la colaboración de los Institutos misioneros en la tierra patria, de suerte que puedan resolverse los problemas y empresas comunes con más facilidad y menores gastos, como, por ejemplo, la formación doctrinal de los futuros misioneros, los cursos para los mismos, las relaciones con las autoridades públicas o con los órganos internacionales o supranacionales. Coordinación entre los Institutos científicos. Requiriendo el recto y ordenado ejercicio de la actividad misionera que los operarios evangélicos se preparen científicamente para sus trabajos, sobre todo para el diálogo con las religiones y culturas no cristianas, y reciban ayuda eficaz en su ejecución. CAPITULO Vl LA COOPERACIÓN Renovación interior de toda la Iglesia 35. Siendo la Iglesia misionera y la evangelización deber fundamental del pueblo de Dios, siendo conscientes de que es responsabilidad de cada uno la difusión del Evangelio a todos los gentiles. Deber misionero de todo el pueblo de Dios
  11. 11. 36. Cada cristiano tiene por deber el de evangelizar a todos, ya que como miembro de la iglesia por el bautismo, por la confirmación y por la Eucaristía empezamos a formar parte del cuerpo de Cristo; por ende la predicación y evangelización que se hagan debe ir sustentada por el testimonio de vida de la persona Cristina, quien se fortalece por medio del diálogo Ecuménico y que mediante plegarias y obras de penitencia, buscará la ayuda de Dios para acrecentar y ayudar a brotar las vocaciones misioneras, que se apoyaran de todas las formas actuales de comunicación y los órganos nacionales e internacionales para la trasmisión del mensaje Evangélico. Deber misionero de las comunidades eclesiales 37. Ya que el pueblo de Dios vive tanto en comunidades parroquiales y diocesanas, debe buscar desde las mismas la forma como su caridad y su quehacer misionero llegue a todas las gentes; y de esta manera ora, actúa y coopera toda la comunidad para la unión y edificación de la Iglesia. Deber misionero de los Obispos 38. Los Obispos y la Orden Episcopal como sucesores de los apóstoles tienen no solo la tarea de dirigir sus diócesis, sino también la de llevar y predicar el mensaje del Evangelio a toda criatura en el mundo; además tienen a su cargo las obras misionales, especialmente la denominadas Pontificias, las cuales son las que ayudan a formar desde la niñez a todos los que las conforman, brindando, fortaleciendo y promoviendo con su ayuda las vocaciones de los jóvenes que se consagran a la actividad misional de la Iglesia. También si ve la necesidad de centros e institutos de formación misionera para el clero, es su deber gestionar para que estos se puedan dar, y que así se pueda llegar a esos lugares tan apartados y que no han tenido la oportunidad de escuchar el mensaje del Evangelio. Deber misionero de los sacerdotes 39. Los presbíteros representan a la persona de cristo, siendo cooperadores del orden episcopal consagran su vida al servicio de las misiones con el fin de trabajar en el crecimiento de la iglesia a través de los misterios Eucarísticos. También a través de la pastoral buscan la evangelización de los fieles y el aumento del celo de esta, promoviendo la catequesis desde las familias, que son
  12. 12. las encargadas de cultivar las vocaciones y hacer crecer el fervor de los jóvenes misioneros. Deber misionero de los institutos de perfección 40. Los institutos de vida contemplativa que mediante la oración, la penitencia y la tribulación son las principales fuentes de llevar a la conversión y abrir las almas de los no cristianos al mensaje del Evangelio. Por otra parte los institutos de vida activa tienen a su cargo la labor misionera de extender y propagar el reino de Dios y adaptar este trabajo a las necesidades de las diferentes comunidades. En conclusión, tanto en la vida contemplativa como en la activa es necesario que la acción misionera vaya sustentada por el testimonio de vida,; por consiguiente la Iglesia, debe dejar que el Espíritu Santo sea quien la oriente, fortalezca y ayude para la obra misional dirigida al pueblo de Dios. Deber misionero de los laicos 41. El principal deber de los laicos en las tierras de misión es colaborar y prestar diferentes servicios para la promulgación del Evangelio, además son los encargados de orientar a los nuevos cristianos o a las comunidades extranjeras o nativas que están sedientas de conocer el mensaje de Salvación. También tienen a su cargo la realización de investigaciones histórico-científico de las Escrituras, lo cual apoya el trabajo Evangelizador de los agentes de pastoral y de los misioneros que se forman en los institutos. Conclusión 42. El Santo Concilio y el Romano Pontífice invitan a que todos los heraldos del Evangelio y al Pueblo de Dios, a actuar en favor de la propagación del Reino de Dios y que de esa misma manera junto con la intercesión de la Virgen María avancemos en el camino de la fe, llevando a los fieles Cristianos al conocimiento y la claridad de la Verdad.

×