Hespérides

1,826 views
1,778 views

Published on

0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total views
1,826
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
540
Actions
Shares
0
Downloads
9
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

Hespérides

  1. 1. XIX - XX / 2011-2012Asociaciónde Profesoresde Geografía e Historiade Bachillerato de AndalucíaCRÉDITOS ÍNDICE SALIR
  2. 2. ASOCIACION DE PROFESORES DE GEOGRAFÍA E HISTORIADE BACHILLERATO DE ANDALUCÍAANUARIO DE HESPÉRIDES.INVESTIGACIONES CIENTÍFICASE INNOVACIONES DIDÁCTICAS.Volumen XIX – XX (2011-2012)CRÉDITOS CONTENIDOISSN: 2174-3517 D. L.: SE 2371-2013ASOCIACION DE PROFESORES DE GEOGRAFÍA E HISTORIADE BACHILLERATO DE ANDALUCÍAANUARIO DE HESPÉRIDES.INVESTIGACIONES CIENTÍFICASE INNOVACIONES DIDÁCTICAS.Volumen XIX – XX (2011-2012)CRÉDITOS CONTENIDOISSN: 2174-3517 D. L.: SE 2371-2013CRÉDITOS CONTENIDO
  3. 3. ASOCIACION DE PROFESORES DE GEOGRAFÍA E HISTORIADE BACHILLERATO DE ANDALUCÍAANUARIO DE HESPÉRIDES.INVESTIGACIONES CIENTÍFICASE INNOVACIONES DIDÁCTICAS.Volumen XIX – XX (2011-2012)GRANADA, 2013
  4. 4. ÍNDICECRÉDITOSPRESENTACIÓNA. HERRERA GARCÍA, HESPÉRIDES: una ojeada retrospectiva a tres décadas........7XXIV Curso Metodológico-Didáctico “La enseñanza de la Geografía y el Patrimonio:El caso práctico de la dehesa y la industria del jamón .(Aracena, Cumbres Mayores yJabugo –Huelva-, 2011)ComunicacionesA. BOLLUFER VICIOSO, Las repoblaciones en el territorio de la actual provincia deCádiz durante el siglo XVIII............................................................................................19A. G. FRANCO ROMERO y M. J. PAREJO DELGADO, La escultura de AlbertoGermán en el paisaje de Huelva ....................................................................................35J. M. NAVARRO DOMÍNGUEZ, El paisaje y el patrimonio locales como recursodidáctico de la geografía en una experiencia internivelar..............................................49J. M. NAVARRO DOMÍNGUEZ, Integración de nuevas tecnologías en la didáctica dela geografía. Evolución de una experiencia en locales rurales ......................................63C. PAREJO DELGADO, Crianza tradicional y contemporánea del cerdo ibérico de lasdehesas de la sierra de Huelva........................................................................................73Jornada de Perfeccionamiento (La Axarquía. Málaga, 2011)J. GÁMEZ LOZANO, La Axarquía. La vid una constante histórica .............................83Congreso de Guarromán (Guarromán. Jaén, 2012)ComunicacionesJ. A. JIMÉNEZ LÓPEZ, La Junta Provisional Revolucionaria de 1868 en el Concejo deIllora .............................................................................................................................103J. A. MINGORANCE RUIZ, Las relaciones comerciales a finales de la Edad Mediaentre el reino de Jaén y la ciudad de Jerez de la Frontera: el caso de la esclavitud ..117A. RAMÍREZ NAVARRO, La desbandada de Málaga y el “Caso Maroto” ...........137M. de SANCHA BLANCO, Notas geográfico-históricas de Guarromán ..................149
  5. 5. XXIV Curso de perfeccionamiento “El Constitucionalismo decimonónico” (Los Vélez.Almería, 2012)A. G. FRANCO ROMERO y M. J. PAREJO DELGADO, Las Cortes de Cádiz en laescultura monumental andaluza: monumentos a Daoíz en Sevilla, a las Cortes en Cádizy al general Copóns en Tarifa ......................................................................................169J. M. NAVARRO DOMÍNGUEZ, Las operaciones de suministro a Cádiz en 1810...181MISCELÁNEAA. BOLUFER VICIOSO, Una visión de la guerra civil a través del álbum de don JoséRomán “Visto y vivido. Cuadros del Madrid rojo ……………………………………… 197C. CASTRO RODRÍGUEZ y A. R. RÍOS SANTOS, Fernando Blanco White y laenseñanza del inglés en un instituto sevillano ..............................................................221A. FERNÁNDEZ GRANDE, La fuente de Mercurio de la plaza de San Francisco deSevilla ...........................................................................................................................231P. GIMÉNEZ DE ARAGÓN SIERRA, Antonio Cano Correa, un artista andaluz delsiglo XX .......................................................................................................................245F. J. GUTIÉRREZ NÚÑEZ, Gonzalo José de Osorno y Herrera (1666-1733):canónigo de la Catedral de Sevilla ..............................................................................255M. A. NÚÑEZ BELTRÁN, El fondo antiguo de la Biblioteca de la Universidad deSevilla. La biblioteca del Convento de San Agustín de Sevilla ………………………267A. RUIZ PÉREZ, La biblioteca del Convento de Agustinos Descalzos de NuestraSeñora del Pópulo de Sevilla.........................................................................................285Reseñas e informaciones bibliográficas ......................................................................301Publicaciones de la Asociación “Hespérides” ..............................................................309Normas de publicación de la Asociación “Hespérides” ...............................................315
  6. 6. JUNTA DIRECTIVA DE "HESPÉRIDES"Presidente de Honor: Antonio Herrera GarcíaPresidente: Iván Maldonado RequenaVicepresidenta: Juan de Dios Vico RoblesSecretaria-tesorera: Lola Quesada NietoDELEGADOS PROVINCIALESAlmería: Valeriano Sánchez RamosCádiz: Elena Toribio HerreroCórdoba: Jerónimo Sánchez VelascoGranada: Esther Cerón LlorenteHuelva: José Virgilio Sánchez SánchezJaén: Brígido Bazán AguadoMálaga: Joaquín Rafael Delgado MárquezSevilla: Francisco Javier Gutiérrez NúñezLa dirección actual de la Asociación Hespérides es:HESPÉRIDESI.E.S. “Padre Suárez”Gran Vía, 118001. GRANADANuestra dirección electrónica:correo@.asociacionhesperidesandalucia.esNuestra página Web es:www.asociacionhesperidesandalucia.esLa edición del presente volumen ha sido coordinada porMIGUEL ANGEL NUÑEZ BELTRANy ANTONIO HERRERA GARCÍA© Asociación de Profesores de Geografía e Historia de Bachillerato de AndalucíaHESPÉRIDESEdita: HESPÉRIDESImpresión digital en los talleres de Copyflash S. L.I.S.S.N.: 2174-3517Depósito Legal: SE 2371-2013Publicado en EspañaVOLVER AL ÍNDICE INICIO
  7. 7. Este nuevo volumen del ANUARIO incluye, como en alguna otra ocasión, lostrabajos recogidos en los eventos de la Asociación, celebrados en dos años, en estecaso los dos último años: De 2011 las comunicaciones presentadas en el XXIVColoquio Metodológico-Didáctico y diversos de los asuntos tratados en las Jornadas dePerfeccionamiento tenidas en la Axarquía malagueña. Del año 2012, algunas de lascomunicaciones leídas en el XXI de Profesores Investigadores, que tuvo lugar enGuarromán, y unas pocas de las comunicaciones de las Jornadas de Perfeccionamientode Almería. Como es costumbre desde hace años, también se incluyen en este volumenlos trabajos enviados por los asociados de HERPÉRIDES para su publicación en elAnuario, de temática libre. Según se acaba de aludir, de los trabajos leídos enCongresos y Coloquios de nuestra Asociación, sólo una parte, a veces una mínimaparte de ellos, sale en letra molde, ya que muchos de los intervinientes no entregandespués el texto de los mismos para su publicación; no sabemos a ciencia cierta cuálesson las razones de ello, aunque algunas puedan ser imaginadas, pero esa actitud, entreotros motivos, contribuye a que la escasez de material del que se dispone para losAnuarios obligue a que éstos se hayan tenido que hacer bianuales.Del indicado Coloquio, dedicado a “La enseñanza de la Geografía y elPatrimonio: El caso práctico de la dehesa y la industria del jamón”, cuyas sesionestuvieron lugar en varios pueblos chacineros de la provincia de Huelva, sólo una de lascomunicaciones enviadas trata explícitamente de la crianza del cerdo ibérico en lasdehesas onubenses, mientras que otras tocan el tema indirectamente desde el punto devista de la Didáctica y uno de ellos se vuelca en un tema, interesante por supuesto, perotan lejano al enunciado de la reunión, como el repoblamiento en el siglo XVIII de lapoblación de la provincia de Cádiz. El texto de las demás comunicaciones leídas en esaocasión no llegó a nuestro poder.En este sentido, algo más radical ocurrió con las Jornadas de Perfeccionamientode Málaga. En este caso lo único recibido y aquí publicado ha sido el texto de laconferencia inaugural sobre las famosas uvas pasas de la comarca de la Axarquía, sibien estas jornadas fueron bastante provechosas para los asistentes a ellas, con visitasy excursiones por la “ruta del aguacate” y la “ruta de la pasa” con visitas a loslagares y establecimientos de la obtención y preparación de las pasas, así como laponencia sobre “Bernardo de Gálvez: honor y fidelidad”, expuesta el temploparroquial de Macharaviaya, que tampoco hemos tenido la fortuna de que nos llegasesu texto. Precisamente en esta localidad fueron clausuradas estas Jornadas.Coincidiendo esos meses con el treinta aniversario de la fundación de HESPÉRIDES,se imprimió un trabajo, que contiene un recorrido por el devenir de la Asociación enesas tres décadas, que fue repartido a los asistentes a estas Jornadas en su sesióninaugural y que aquí se reproduce encabezando este volumen.Mucho más centrados en sus respectivos temas estuvieron las comunicaciones delCongreso de Guarromán y de las Jornadas de Perfeccionamiento de los Vélez,dedicadas las primeras a “El Reino de Jaén” y las segundas a “El Constitucionalismodecimonónico”. En general, las comunicaciones recibidas responden a los temaspropuestos para cada una de estas celebraciones. En la notable diversidad de asuntostratados en los trabajos remitidos para la “Miscelánea” encontramos interesantestemas de arte, de historia reciente o bibliográficos.- A. H.VOLVER AL ÍNDICE
  8. 8. ANUARIO DE HESPÉRIDES. INVESTIGACIONES CIENTÍFICAS E INNOVACIONESDIDÁCTICAS (Granada 2013) Vol. 19-20 / Páginas 7 a 147HESPÉRIDES: UNA OJEADA RETROSPECTIVAA TRES DÉCADASAntonio Herrera GarcíaTranscurrían los primeros años de la década de los ochenta, años de ilusiones yefervescencias que, entre otros campos, florecían en el que moraban los Profesores deGeografía e Historia de Enseñanza Media. Por todas partes se convocaban y celebrabanreuniones, cursillos, jornadas, seminarios permanentes y encuentros, que daban pasos ycanalizaban inquietudes que se dirigían hacia la renovación pedagógica, en las queinfluían iniciativas personales, contrastes de experiencias, trabajos en grupo, búsquedasen común de nuevos métodos … Aquí, en Sevilla, se podían hallar ejemplos de casitodos ellos, del mismo modo que en todo el territorio nacional; uno de estos, en el queyo participé, fueron las Jornadas celebradas en el Palacio de la Magdalena, enSantander, en el verano de 1980.Como suele ocurrir frecuentemente en estos encuentros de profesores de lasmismas materias, se realizan nuevos conocimientos personales, se intercambianopiniones y experiencias, se charla en los cafés y paseos de todo lo habido y por habery, por supuesto, de todo lo que atañe a nuestra común profesión. Uno de estosconocimientos trabados por mí fue con nuestra antigua compañera Adela Gil Crespo.Adela era catedrática en el INEM “Beatriz Galindo”, de Madrid, se inscribió más tardeen nuestra Asociación y asistió a nuestros primeros congresos de investigadores, en losque presentó comunicaciones en tres de ellos; curiosamente una de las materias quecultivaba era la vulcanología. Entre las cuestiones que surgieron en mis conversacionescon ella, una fue la de “desamparo” que padecíamos los profesores de nuestraespecialidad frente a la administración estatal, sin que dispusiésemos de una instituciónque nos representase y nos permitiese elevar nuestra voz y que se contase con ella a laVOLVER AL ÍNDICE
  9. 9. A. Herrera García8hora de elevar propuestas para los planes de estudios, que perfeccionasen nuestrapráctica docente, o para reivindicaciones, que mejorasen nuestras condiciones laborales.Parecía evidente la necesidad de agruparnos con objeto de celebrar reuniones periódicasen las que conociéramos las experiencias didácticas que cada uno por su cuenta estabarealizando y, paralelamente, la conveniencia de poseer unas publicaciones regulares querecogiesen estas mismas experiencias, junto con las investigaciones científicas que enmuchos casos se realizaban, facilitando su difusión, para lo que en ocasiones se chocabacon el valladar o la cerrazón de otras instituciones.Con lo intercambiado en estas conversaciones y con las cavilaciones que luego, ami regreso, le seguí dando vueltas al asunto, se fue componiendo en mi mente la idea decrear una institución que encauzara aquí todos estos proyectos, necesidades yreivindicaciones. Como es lógico, no pensé en ningún momento que yo solo pudiesellevar a efecto y poner en práctica esta idea. Para ello, me puse en contacto con misamigos y compañeros más allegados, como Aurelio Garcés entre otros, que me podíanasesorar, perfilar la idea aún en estado germinal y me ayudasen en la tarea de hacerlauna realidad. Tras algunos cambios de impresiones y de unos primeros cafés-debates,este “petit comité” convocó y celebró, con la colaboración de la inspección debachillerato y el ICE de Sevilla, un primer Coloquio en marzo de 1981, que tuvo lugaren el INEM “Fernando de Herrera” de la capital hispalense, en el que se expusierondiversas comunicaciones sobre metodología y didáctica de nuestras materias,presentando varias de ellas los componentes del aludido “petit comité”. Por lo que a mirespecta y tocante al asunto que aquí nos ocupa, presenté una propuesta titulada “Haciauna Asociación del Profesorado de Geografía e Historia de Bachillerato” y fuerepartida entre los numerosos asistentes una encuesta, en la que se preguntaba sobre laconveniencia de instituir una Asociación de este tipo y sobre algunas particularidadesque debían darse en la misma (ámbito territorial, eventos a convocar, cuota, etc.).Tal encuesta fue respondida afirmativamente por una abrumadora mayoría de losasistentes (más de 150) y en una reunión más amplia en el Instituto de Enseñanza Media“San Isidoro”, de Sevilla, tenida el día dos de junio de 1981, a la que asistieron, juntoconmigo y Aurelio Garcés, los profesores Elena Relimpio Ferrer, Antonio Prieto Díaz(q.e.p.d.), Antonio Luis López Martínez, Neftalí Santos Bravo, Manuel de SanchaBlanco, Carmen García Ruiz (q.e.p.d.), Manuel Sánchez Mantero, Laureano RodríguezLiánez y Francisco Velázquez Clavijo, así como unos más, que luego desaparecieron denuestras reuniones y que es probable que ni siquiera se incorporaran a la Asociación, sedesignó en ella una Comisión Gestora y se trató, como en buena lógica puede pensarse,de la fundación de la propuesta Asociación de Profesores de Institutos, asociación quelógicamente, aún nonata, no había sido bautizada con ningún nombre. Allí se discutióesto y después de algunas propuestas, se aprobó la de Manuel de Sancha:HESPÉRIDES.La conmemoración del 25 aniversario de la fundación fue dedicada, comoparticular recuerdo y homenaje, a los componentes de aquella primera reunión.Constituida dicha Comisión Gestora, que en la práctica estuvo integrada por loscomponentes del citado “petit comité”, su principal tarea se dedicó a la elaboración desus primeros Estatutos, que fueron presentados en el Gobierno Civil de Sevilla,
  10. 10. Hespérides: una ojeada retrospectiva a tres décadas[Seleccionar fecha]9solicitando su aprobación por el Ministerio de la Gobernación, como entonces eraPreceptivo.En el segundo Coloquio, celebrado en febrero de 1982 con la misma colaboraciónque el primero y en el mismo lugar que aquél, se creó la Asamblea Constituyente de laAsociación “Herpérides”, que arrancaba con un centenar largo de asociados y en él fueelegida la primera Junta Directiva de la misma, que quedó formada por Antonio HerreraGarcía como Presidente, Aurelio Garcés Olmedo como Vicepresidente, LaureanoRodríguez Liáñez como Secretario y Antonio Prieto Díaz como Tesorero. Una amplia ylaboriosa tarea se presentaba ante los ojos de esta primera Junta Directiva, más aún si sepiensa que su ámbito territorial lo formaban todas las provincias andaluzas, ya que fueAndalucía lo que la señalada encuesta votó en su mayor parte. En este aspecto de dar aconocer la entonces recién nacida Asociación y difundir sus propósitos, es de justiciareconocer la labor llevada a cabo por el Vicepresidente, el mentado Aurelio Garcés,desempeñando interinamente por esas fechas el cargo de Inspector de Enseñanza Media,en unos años que desde Sevilla se alargaban las visitas de inspección por todos losInstitutos andaluces, desarrolló una notabilísima labor de difusión y reclutamiento deasociados para la, por esos meses, tierna “Herpérides”.Para septiembre de ese mismo año la flamante Junta Directiva de “Hespérides”organizó su primer magno evento, el I Congreso de Profesores Investigadores, que secelebró con una nutrida asistencia en El Puerto de Santa María, durante los días 15 al 18de dieciocho mes, en el que se presentaron y leyeron 33 comunicaciones, la mayor partede ellas sobre historia local andaluza. El desarrollo de las sesiones del Congreso fuemuy aceptable, se efectuó una excursión a las ruinas de Baelo Claudia y en la solemnesesión de clausura, que tuvo lugar en el lujoso salón de actos barroco de la Diputaciónde Cádiz, recibieron los nombramientos de Asociados de Honor de “Hespérides”nuestros ilustres y distinguidos compañeros don Antonio Domínguez Ortiz y don JuanGómez Crespo, ambos catedráticos de Geografía e Historia de instituto, sevillano elprimero y cordobés el segundo. Las inscripciones superaban ya las más optimistasprevisiones. Todo ello se hizo a base de ayudas, pues los fondos de la Asociación eranmuy escasos, lo que se tradujo, entre otras cosas, en un retraso considerable en lapublicación impresa de las actas de las sesiones de este Congreso. Poco a poco sefueron nombrando los delegados provinciales de la Asociación, si bien en algunos casoshubo que echar mano de las últimas inscripciones, como nos ocurrió en Almería, dondeen José Cayuela, del Instituto de Vélez Rubio, se dieron a la vez la condición deDelegado y la de único asociado.La Junta Directiva de la Asociación había determinado que anualmente secelebrasen un Coloquio Metodológico-Didáctico en primavera en una capital andaluza yun Congreso de Profesores Investigadores en una localidad importante de nuestraregión. Cumpliendo con esta norma, los siguientes Coloquios se celebraron en Córdoba(1983), Granada (1984), Almería (1985), Jerez de la Frontera (1986), Málaga (1987),Huelva (1988) y Jaén (1989), con el que se completó la primera ronda por las provinciasandaluzas. La asistencia a estos Coloquios no sólo fue muy numerosa sino que fuecreciente a lo largo de los mismos a la par que lo hacían las inscripciones en laAsociación. En ellos se efectuaban excursiones o visitas guiadas, como, por ejemplo,
  11. 11. A. Herrera García10una excursión por la bahía de Cádiz en 1986m o a la visita de Almería, ciudad sencilla yencantadora que muchos de los asistentes no conocíamos; también a ellos vinieron deotras regiones, a las que habían llegado noticias de “Hespérides”, como algunoscomponentes del grupo “Cronos” de Salamanca, con el que se estableció un fructíferocontacto, o F. Chordá, del Instituto de Hospitalet de Llobregar, que se hallabaexperimentando nuevas metodologías, que nos expuso en unos de esos Coloquios, oJosé M. Serrano Martínez, de la Universidad de Murcia. Muchos de éstos seinscribieron en nuestra Asociación, asistieron a sus actividades y presentaron trabajos.La segunda ronda de estos Coloquios fue algo más anárquica en su localización,pero continuó con idéntica estructura en cuanto a sus contenidos (Didácticas generales,de la Historia de la Geografía o de la Historia del Arte, etc., todas conteniendocomunicaciones con experiencias efectuadas en clase). En esta ronda se celebraron losColoquios de Sevilla (1990), Córdoba (1991), Granada (1992), Almería (1993), otra vezSevilla con motivo de un homenaje (1994), Jerez de la Frontera (1995), Úbeda (1996),Antequera (1997) y Algeciras (1999). Continuaron intercalándose en las sesiones detrabajo ciertas visitas y excursiones, como la Mezquita de Córdoba, Itálica, Museo deAntequera, las bodegas de Jerez o la factoría de “Acerinox” en Algeciras, así comoalgunos pequeños conciertos corales o de solistas. Adoptada una aconsejableperiodicidad bianual de su celebración, le siguieron los Coloquios de Almonte (2001),Arcos de la Frontera (2003), Pozoblanco (2005), Carmona (2007) y Granada, sobre“Darwin y los viajes científicos” (2009). El año 2001, con oca-sión del XX aniversariode la fundación de “Hespérides”, se publicó un Catálogo de las Comunicaciones a los18 primeros Coloquios, elaborado por Manuel Ruiz Carmona: sumaban 199.También los Congresos de Profesores Investigadores, éstos más minoritarios,tuvieron continuidad. Los siguientes fueron el de Benalmádena (II, 1983), que celebrósus sesiones al borde mismo del mar en el llamado Castillo de Bil-Bil, el de La Rábida(III, 1984), en el que disfrutamos de un paseo nocturno en barca por el puerto deHuelva, en de Baeza (IV, 1985), para cuya preparación y desarrollo trabajó de manerainfatigable nuestro compañero Paco Vázquez Sapena, delegado de Jaén, ya fallecidolamentablemente y el de Constantina (V, 1986), que nos dio ocasión de conocer laSierra Norte y algunos de los monumentos artísticos de sus lugares, como la iglesia deConstantina, la Cartuja de Cazalla o la iglesia de Alanís con su maravilloso retablomayor. En esta primera ronda de los Congresos hesperidianos por las provinciasandaluzas le tocó el turno luego a la cordobesa, con el celebrado en Montilla (VI, 1987)y luego a la malagueña, con el organizado en Motril (VII, 1988). Le siguieron los deBaena (VIII, 1989), El Ejido (IX, 1990), Sanlúcar de Barrameda (X, 1991) y Palos de laFrontera (XI, 1992).En 1992, mediante un acuerdo de la Junta de Directiva, aprobado luego por laAsamblea General, se efectuó la misma modificación de la periodicidad bianual decelebración de los Congresos, que para los Coloquios, alternándose con éstos, ya que eneste caso la elaboración de los trabajos de investigación supone en muchos casos untiempo de consulta de archivos y demás, que aconsejaba dejar un espacio más largoentre una reunión y la siguiente. Así pues, a partir de 1993, las Actas anuales de losCongresos serían sustituidas por los Anuarios de Hespérides, en los que se alternaríanlas Actas de los Congresos con las investigaciones que anualmente y sobre temas libres
  12. 12. Hespérides: una ojeada retrospectiva a tres décadas[Seleccionar fecha]11podrían presentar los Asociados con independencia de las reuniones congresuales detemática específica.Con esta prioridad se han venido celebrando los últimos Congresos, el deArchidona (XII, 1994, sobre “Historia de la Educación”, publicado en el segundovolumen del Anuario), el de Osuna, sobre “Los Archivos andaluces” (XIII,1996;Anuario 4), el de Priego de Córdoba, sobre “Régimen señorial y caciquismo enAndalucía” (XIV, 1998; Anuario 6), el de Alcalá la Real, sobre “Urbanismo, sociedady demografía en los municipios” (XV, 2000; Anuario 8), el de Guadix, sobre“Minorías, marginación e historia de género” (XVI, 2002; Anuario 11), el de Aracena,sobre “Historia de las mentalidades. Ideología e Iglesia” (XVII, 2004; Anuario 12), elde Cádiz, sobre “El Antiguo Reino de Sevilla” (XVIII, 2006; Anuario 13-14), el deCartaya, con una jornada en Tavira, sobre “La frontera permeable” (XIX, 2008;Anuario 16), y el de Lucena, sobre “La Arqueología: de la Ciencia a la Docencia”(XX, 2010, ; en publicación). En todos los Congresos han admitido, junto con lascomunicaciones que atañían a sus respectivas temáticas, las que versaran sobre lahistoria local del lugar de su celebración. En 1993, elaborado por Antonio Herrera yNeftalí Santos, se publicó en un Catálogo de los 11 primeros Congresos, antes deaparecer las Actas de éstos en los indicados Anuarios, que reunían 408 comunicaciones.Posteriormente, en 2006, al cumplirse el XXV Aniversario de la fundación de“Hespérides”, los mismos autores ampliaron ése con otro “Catálogo-reseña de lostrabajos histórico-geográficos publicados por la Asociación (1981-2005)”, en el que seincluían las comunicaciones presentadas en los 17 primeros Congresos, en los que secontaban 604 y añadidos los trabajos del mismo tipo, incluidos en otras publicacionesde la Asociación, de las que ahora hablaremos este Catálogo reseña un total de 831trabajos, la gran mayoría sobre historia local de las provincias andaluzas,; para facilitarsu consulta, el volumen iba acompañado de un índice alfabético de personas, lugares ymaterias. Puede legítimamente considerarse que estos trabajos constituyen en algunoscasos una importante base para conocer o aseguir investigando la Historia Moderna yContemporánea de Andalucía, como por ejemplo, los bastantes aspectos del AntiguoRégimen en Sevilla y su provincia, el desarrollo contemporáneo en Málaga, la cuestiónobrera en Jaén y otras varias.Pero, aún siendo estas dos actividades de la Asociación, los Coloquios y losCongresos, las básicas y más importantes de ellas, no fueron las únicas, agregándosepaulatinamente otras. Las más notables y prolongadas hasta nuestros días fueron las“Jornadas de Perfeccionamiento del Profesorado” que, iniciadas en 1989, reúne a losprofesores asistentes durante dos días –generalmente desde la tarde de un jueves hasta lamañana de un sábado- habitualmente en el mes de noviembre, para que ciertosespecialistas les dieran charlas sobre diversos temas concretos y se efectúen unas visitasrelacionadas con ello. Las dos primeras se dedicaron a “La enseñanza de la Historia:estado de la cuestión” y tuvieron lugar en los años 1989 y 1990 en el Hotel Guadalmar,de Torremolinos. En ellas se representaron las Edades del a Historia desde la Antiguahasta la Contemporánea. Tenidas también en el Guadalmar, las terceras (1992)estuvieron dedicadas a la “Geografía de Andalucía y la Geografía económica ante elreto de la Unión Europea”, las cuartas (1993) a la Historia del Arte, las quintas (1994)a la “Historia de Andalucía durante el Antiguo Régimen”, y las sextas (1995) a“Andalucía en la Baja Edad Media”; las octavas (1997) fueron dedicados a “La
  13. 13. A. Herrera García12Andalucía musulmana” y tuvieron lugar en Villa turística de Bubión en plena Alpujarragranadina; las novenas fueron suspendidas por fuerza mayor y las décimas (secelebraron el Almuñécar (2000) sobre el “Patrimonio Cultural de Andalucía”. Las XIJornadas (2001), se dedicaron al “Patrimonio minero y arqueología industrial” y secelebraron en Linares; las XII (2002) fueron convocadas bajo el tema de “Geografía deAndalucía” y tuvieron lugar en Marbella; las siguientes (2003), “De historiaandaluza”, itinerantes por tres localidades de la comarca sevillana del Aljarafe, recogióvarias charlas sobre el pasado andaluz y las XIV (Almería, 2004) y XV (Guarromán,2005) estuvieron dedicadas, respectivamente a la “Historia del Mundo Contemporáneo.Una puesta al día” y a “Andalucía durante el siglo XVIII”. Las XVI Jornadas (2006),tenidas en Baza tuvieron por tema la “Prehistoria y Mundo Antiguo. De Orce a losIberos”, y las XVII (2008), en Berja y Adra, “Moriscos y cristianos viejos: el ámbitorepoblador en el reinado de Felipe II”. Las XVIII (2009) celebradas en Mijas, Marbellay Málaga “La industrialización en Andalucía: un análisis del pasado, el presente y elfuturo de la estructura industrial de Málaga”. En Sevilla se organizaron las XIXJornadas (2010) “Modernismo y Regionalismo. La arquitectura andaluza de la primeramitad del siglo XX” y las XX, las últimas de estas tres décadas, en Aracena. “El casopráctico de la dehesa y la industria del jamón”.Con posterioridad a estas Jornadas de Perfeccionamiento nacieron las “Jornadasde Didáctica del Patrimonio”, que han constituido unas visitas guiadas por expertosconocedores a lugares de notable interés, cuya duración sólo han ocupado un día. Laprimera (2002) fue la realizada en Marchena (Sevilla), en la que José Luis Ravé noshabló sobre “Las ciudades medias de señorío. Rasgos urbanísticos y patrimoniales”.Las segundas, en el mismo año, se efectuaron a las iglesias fernandinas cordobesas, conuna conferencia de A. Navas Chaveli sobre “Los ermitaños de Córdoba”. Las III(2003), tenidas en las malagueñas Villanueva de Tapia y Archidona, contó con toda unasesión de ponencias sobre el tema de los señoríos, que luego aparecieron publicadas eseaño con el título “Villas, monasterios y señoríos. Estudios sobre el régimen señorialreunidos con ocasión de del IV Centenario de la Villa de Villanueva de Tapia (1603-2003)”. Las IV Jornadas de Didáctica (2003) se giraron a Baeza ese mismo 2003, conuna conferencia de J. J. de Lara sobre “Los Ballesteros de Baeza”. Las Z (2004) sehicieron a “La ciudad se San Roque, donde reside la de Gibraltar, 1704-2004”, con unaconferencia de Mario Ocaña. Las VI (2006), en Ronda, donde, además de visita a laciudad, se tuvo una sesión conmemorativa del XXV Aniversario de la fundación de“Hespérides”, con varias intervenciones y una conferencia de don Carlos Posac Mon.Las VII Jornadas (2007), que se titularon “Los archivos nobiliarios de Sanlúcar deBarrameda”, se giró a los palacios y fondos documentales de Medina Sidonia yOrleáns-Borbón, y en las VIII (2008), cuyo título fue “El patrimonio histórico-artísticode la Constitución de Cádiz”, se visitaron los lugares relacionados con el tema en Cádizy San Fernando. En las IX (2009) se realizó un recorrido por “La comarca de las Villas(Jaén)”, visitando los lugares de Villacarrillo, Iznatoraf, Villanueva del Arzobispo ySorihuela del Guadalimar. Las X (2010) han sido las últimas hasta ahora y se hancelebrado en Málaga versando sobre “El arte contemporáneo en Málaga: de Picasso alas Vanguardias” en donde hemos tenido ocasión de visitar el casco antiguo de laciudad, la Alcazaba y el museo Picasso.Si bien de ámbito más limitado, pues son organizadas por la Delegación de“Hespérides” de Jaén en colaboración con el Ilustrísimo Ayuntamiento de Guarromán
  14. 14. Hespérides: una ojeada retrospectiva a tres décadas[Seleccionar fecha]13y, en general, sus asistentes procedes casi en su totalidad de esa provincia, aunque susconvocatorias se hacen para todos nuestros asociados, pueden ser incluidas aquí las“Jornadas de Cultura Andaluza”, que desde el año 2008 se vienen celebrando todos losaños en dicha villa jienense. En este ámbito, es de justicia destacar la extraordinarialabor desarrollada por nuestros compañeros Cristóbal Casado Álvarez y Brígido BazánAguado, no sólo por sus tareas al frente de la Delegación de Jaén y por la organizaciónde las antes indicadas jornadas sino también por la consecución de algo que hacíamuchos años que tratábamos de conseguir, una oficina fija de la Asociación, en la quese radicase su archivo y el depósito de sus publicaciones, que por sus gestionescerca dedicho Ayuntamiento se logró tener en 2005 en la Casa de la Cultura de Guarromán. Allíse han recogido y unificado todas las publicaciones que se hallaban dispersas por variasDelegaciones y desde entonces se podrán evitar pérdidas de algunas, como las editadasen los primeros años de “Hespérides”, pérdida ocasionada por la irresponsabilidad deciertas personas.Las publicaciones de la Asociación “Hespérides” hasta la fecha, unas 60 en total,son en su gran mayoría las que contienen las Actas de las ponencias, comunicaciones yconferencias presentadas, leídas o impartidas en las tres primeras actividades señaladasantes aquí, así como los catálogos de las dos primeras (53 publicaciones). Otraspublicaciones han sido, además de la precitada de las Jornadas de Villanueva de Tapia,la titulada “150 Aniversario de la creación de las Enseñanzas Medias en Andalucía.1845-1995”, que contenía las intervenciones habidas en el Acto conmemorativocelebrando en el Instituto “Aguilar y Eslava”, de Cabra, el 31 de octubre de 1995, otratitulada Antonio Domínguez Ortiz. Bibliografía, elaborada por Antonio L. Cortés Peña yeditada por “Hespérides” en colaboración con el Ayuntamiento de Alcalá la Real conmotivo del homenaje que le tributó la Asociación en Granada el 1 de abril del año 2000y los Catálogos de tres exposiciones organizadas por la misma. A ellas es preciso añadirlos Boletines, prácticamente mensuales, en los que desde 1991 la Asociación cuelga susconvocatorias, avisos, informaciones, reseñas de celebraciones, cambios de JuntasDirectivas y otras noticias y la revista “Hespérides”, que desde su número 0, aparecidoen 1996, se ha publicado anualmente y dirigida por nuestra compañera Lola QuesadaNieto con admirable tacto y tesón, ha llegado ya al correspondiente a 2011. En ellaaparecen artículos de temas muy diversos, desde curiosidades históricas hastacuestiones de la más rabiosa actualidad.Hasta ahora se han publicado en series independientes las Actas de los Coloquios,de los Congresos y de las Jornadas de Perfeccionamiento, así como algunos eventosparticulares organizados por la Asociación, que han sido señalados. En adelante, ycausado en parte por la crisis económica que se viene padeciendo en tantos aspectos dela vida, de todos conocida, la Junta Directiva ha creído conveniente que todas las Actasde las reuniones se tengan dentro de un año se recojan en el Anuario del añocorrespondiente y debido al encarecimiento del papel y de precio que han alcanzadolabores de imprenta, que éstos aparezcan no en papel, sino en soporte informático.Muchos han sido los profesores de Geografía e Historia de los Institutosandaluces que han pasado por la Asociación “Hespérides” y muchos los que, desde susprimeros tiempos, aún permanecen en ella y siguen acudiendo a sus reuniones. En el
  15. 15. A. Herrera García14Boletín núm. 22 (mayo del año 2000) se publicaba -la única vez que se ha hecho- unalista nominal de los asociados que a la sazón figuraban como miembros activos y en ellaaparecían inscritos algo más de 700. En la actualidad, después de los últimos sucesoseconómicos, la Asociación cuenta con 480 asociados. Los Presidentes que se hansucedido al frente de “Hespérides” en estos primeros treinta años de su existencia, loscuales han contribuido, cada uno a su manera y con sus respectivas Juntas Directivas, ala difusión, mantenimiento y funcionamiento de la Asociación, han sido los siguientes.Antonio Herrera García (Sevilla) en el lustro inicial (1982-86), José Cosano Moyano(Córdoba, 1987-90), Pedro González Beltrán (Málaga, 1991-92), Santiago MartínGuerrero (Granada, 1993-94), Manuel Ruiz Carmona (Cádiz, 1995-96), Trino GómezRuiz (Almería, 1997-98), José Calderón Fuentes (Huelva, 1998) –con la interinidad deDolores Quesada Nieto (1999)-, Antonio Heredia Rufián (Jaén, 2000-01), María JosefaParejo Delgado (Sevilla, 2002-03), Eduardo Lama Romero (Córdoba, 2004-05), AnaLomas Fernández (Cádiz, 2006-07), Carlos Villoria Prieto (Almería, 2008-09) y RubénAguilar Guerrero (Málaga, 2010-2011).Es de suponer que todo lo anteriormente expuesto puede dar a entender que latarea desarrollada por la Asociación “Hespérides” ha sido muy útil para la granmayoría de sus asociados. Pensando en ello y para terminar, queremos hacer nuestrasalgunas palabras de las que nuestra compañera Lola Quesada dirigió a los hesperidianosen una carta abierta que les dirigió en abril de 1999. Rezan así; “Todos hemos recorridomuchos rincones de Andalucía gracias a “Hespérides”. Todos hemos conocido yvisitado muchos lugares (radiotelescopios, canteras, parajes naturales, granjasexperimentales, bodegas, yacimientos arqueológicos, museos, archivos, cooperativas,centrales térmicas,…) gracias a “Hespérides”. Todos hemos charlado con viejosamigos y compañeros gracias a “Hespérides”. Todos hemos convivido y pasado buenosmomentos gracias a “Hespérides” y por supuesto, todos hemos aprendido y nos hemosformado profesionalmente un poco más gracias a “Hespérides”. Pudiera ser que todoeso sea lo que, mirando hacia los treinta años cumplidos, nos haga mirar con esperanzaa los años que vienen.
  16. 16. XXIV CURSO METODOLÓGICO-DIDÁCTICO “LAENSEÑANZA DE LA GEOGRAFÍA Y EL PATRIMONIO:EL CASO PRÁCTICO DE LA DEHESA Y LA INDUSTRIADEL JAMÓN. (ARACENA, CUMBRES MAYORES YJABUGO –HUELVA-, 2011)VOLVER AL ÍNDICE
  17. 17. Comunicaciones
  18. 18. ANUARIO DE HESPÉRIDES. INVESTIGACIONES CIENTÍFICAS E INNOVACIONESDIDÁCTICAS (Granada, 2013) Vol. 19-20 / Páginas 19 a 3319LAS REPOBLACIONES EN EL TERRITORIO DE LAACTUAL PROVINCIA DE CÁDIZ DURANTE EL SIGLOXVIIIAndrés Bolufer ViciosoCuando se habla de repoblación en Andalucía durante el siglo XVIII, se citan una y otravez las realizaciones de Sierra Morena pero es preciso hacer notar que este proceso tuvolugar también en el territorio de la actual provincia gaditana en dos momentos:1.- En una primer fase hubo una repoblación espontánea del territoriogibraltareño a raíz de la usurpación británica en 1704, a consecuencia de ella se crearíanlas poblaciones de San Roque (La ciudad de San Roque donde reside la de Gibraltar),Los Barrios y Algeciras, desgajadas de la Gibraltar expatriada, y2.- En la segunda mitad del siglo en dos áreas hoy enclavadas en la provinciagaditana, basadas en el modelo de las Nuevas Poblaciones Carolinas: Puerto Serrano yAlgar.Pero este proceso de poblamiento de “desiertos”, no estaría completo sin querecorriéramos someramente una tentativa, el proyecto de Ojén del Campo en LosBarrios, que de haberse llevado a cabo hubiera cumplido con los fines y la ideologíaolavidiana en el área de la bahía algecireña.1. las Nuevas Poblaciones del Campo de Gibraltar: 1704-1768La creación de las nuevas poblaciones del arco de la bahía algecireña se hanpuesto de relieve a nivel de Hespérides gracias a las investigaciones de los miembros deVOLVER AL ÍNDICE
  19. 19. A. Bollufer Vicioso[Seleccionar fecha]20la Asociación, por lo que sólo se tiene que acudir a las publicaciones de ésta pararefrescarlas1, por tanto sólo queda hacer algunas puntualizaciones:1.- La prontitud de la autoridad eclesiástica frente a la civil en el reconocimientode la nueva situación y la consolidación de ésta en el plano religioso.2.- El hecho decisivo del reconocimiento por el estamento militar de laimportancia de la plaza fuerte de Algeciras, plasmado en primer lugar en una serie deproyectos militares y urbanísticos, luego en su progresivo protagonismo sobre elterritorio y por fin, ya en la centuria siguiente, con el traslado de la ComandanciaMilitar de San Roque a Algeciras por el general Castaños en 1805.3.- Que la autoridad real sólo intervino para confirmar el hecho de laconsolidación de las nuevas poblaciones, para regular sus relaciones entre sí y elcomandante militar, para la segregación de las mismas y por otro lado para elmantenimiento de cierta integración de las tres poblaciones en la unidad administrativadel Corregimiento del Campo de Gibraltar, cuya cabecera residía en San Roque, dondeestaba el cabildo de la Gibraltar expatriada.4.- En ningún momento se plantea en todo este proceso otro tipo de cambios quelos de carácter político, lo que diferencia esencialmente este proceso del siguiente.2. Las Nuevas Poblaciones en la segunda mitad del siglo2.1. El marco institucional y el nacimiento de las poblaciones del arco serranogaditanoLa situación de las creaciones ilustradas es bien distinta, en primer lugar seencontró el marco institucional ideal de referencia. El antecedente remoto loencontramos en la fundación de la villa de Puerto Real en 1483 sobre el alfoz jerezanoen la bahía de Cádiz.2. En esta fundación, como luego ocurrirá con las fundacionesdieciochescas su población estará integrada por gente libre y útil, y no serán vecinos deella las clases inútiles. A sus vecinos se les garantizaba que siempre pertenecerían a lacorona, aunque no siempre fue así en el caso puertorrealeño3.En las nuevas poblaciones serranas primaría en su nacimiento no tanto el valorestratégico, ya que no se encuentran ni muy próximas ni lejanas de vías decomunicación, como pudiera ser el caso de Algar en el camino de Jerez a Benamahona,o Prado del Rey en el de Arcos a El Bosque, como el de la ocupación de “desiertos” y elhecho de asentar una nueva mentalidad en el mundo rural4.1En 2004 se celebró en San Roque, del 21 al 24 de octubre, el tricentenario de la pérdida del peñón y susconsecuencias en el I Congreso Internacional la pérdida de Gibraltar y el nacimiento de las nuevaspoblaciones, en el marco de las Jornadas de historia del Campo de Gibraltar en su VIII edición. Lasponencias y comunicaciones que tuvieron lugar en estas jornadas se publicaron en el número 34 de larevista Almoraima en abril de 2007.2Antonio Muro Orejón, Puerto Real entre el pinar y la mar. Selección de artículos sobre historia,tradiciones, callejero, arte, fiestas y cofradías de Puerto Real, Serie costumbres nº 1, Caja de Ahorros deCádiz, Cádiz, 1983, pp. 21-50.3Íbidem, op. cit, pp. 28-31.4Estas fundaciones coinciden en el tiempo con su primer y más importante período de vigencia (1763-1775), el de su promotor, el Superintendente Pablo de Olavide y Jáuregui.
  20. 20. Las repoblaciones en el territorio de la actual provincia de Cádiz durante el siglo XVIII[Seleccionar fecha]21Todo el proceso repoblador parece arrancar de 1752 cuando se elevaron alConsejo de Castilla numerosas quejas por parte de los labradores. Con ellas laSecretaría de Estado de Hacienda se decidió a recabar de los Intendentes informes sobreel estado de la agricultura en su región, siendo el origen del Expediente General y este asu vez del Memorial Ajustado y El Expediente de la Ley Agraria. Previo a este procesofueron los repartos de tierras concejiles, primero en Extremadura, luego en Andalucía yposteriormente en todo el territorio, entre 1766 y 1768, a raíz de la gran carestía de1766, lo que contribuyó a dinamizar todo el proceso, y por tanto se puede considerarcomo el antecedente inmediato de las nuevas poblaciones.Olavide, no fue ajeno a esto, y por ello fue nombrado en 1767 Intendente delejército de los cuatro reinos de Andalucía, Superintendente de rentas provinciales delreino de Sevilla, Asistente de la ciudad y Superintendente de las Nuevas Poblaciones deAndalucía hasta 1776, año en el que cayó en manos de la Inquisición. Aranda lo eligiópor ser “un sujeto de talento superior, aplicación constante, celo y amor a la patria y[para] que tenga toda la autoridad necesaria para hacerse obedecer y respetar” yCampomanes por ser “un hombre lleno de luces y de patrimonio robusto y de recursospara dar salida a todo”5. Fue a su nuevo destino con la Real Cédula que contenía lainstrucción y el fuero. Centró su atención en los baldíos y entre sus objetivos figuraban:que no quedasen tierras sin repartir y que éste se extendiera en beneficio de los vecinosmás pobres, para fomentar una sociedad productiva modelo, mantener la seguridad y elorden público en la carretera Madrid-Cádiz.Con el Fuero de las Nuevas Poblaciones (vigente de 1767 a 1833), se puso enmarcha un proyecto utópico, avalado por un Informe previo de 1766, de Pablo deOlavide y Jáuregui (Lima, 1725-Baeza, 1803), en el que daba cumplida respuesta a unoanterior, modificando en sus fines el del bávaro Thürriegel. Con él pretendió crear unasociedad útil e industriosa, antítesis de la Andalucía rural tradicional. En ellas “sepodarían las lacras” de las clases inútiles, la nobleza absentista y el clero regular.Estarían libres de los bienes amortizados, los oficios trasmisibles y todo lo que suponía“atraso”, como la enseñanza escolástica.Para Palacio Atard las tres grandes originalidades de este proyecto consistían en:“Originalidad de las tierras, vírgenes hasta entonces de todo cultivo; originalidad delas gentes traídas a ellas, gentes en todo extrañas al país y a sus costumbres;originalidad de las leyes, expresamente elaboradas para el caso, según un nuevo Fuerode Población, que establecería un régimen jurídico especial en la demarcación de lascolonias, en tanto no fueran absorbidas éstas dentro del régimen común una vezcumplido su cometido”6. Con ello se crearía una sociedad nueva en un medio regido porlos tradicionalismos, y sus frutos deberían generar, por simpatía, la necesidad, entre losque observaban esta experiencia, de auparse al carro de la modernidad, algo que se lesproponía desde la persuasión paternalista del gobierno ilustrado.En este sentido hay que enclavar la fundación de Prado del Rey a raíz de la RealProvisión de 1768 en el puerto de Alcaudete sobre el cabezo de Hortales, cercana a lassalinas del mismo nombre, en la dehesa de Almajar a 430 m de altura, sobre tierrasrescatadas a la Junta de Propios y Arbitrios del Concejo de Sevilla a la que pertenecía.Pudo haber un proyecto para instalar dos núcleos, uno en Almajar y otro en Prado del5L. Perdices Blas, Pablo de Olavide (1725-1803). El ilustrado, Complutense, Madrid, 1995, p. 180.6Vicente Palacio Atard, Las “Nuevas Poblaciones” andaluzas de Carlos III. Los españoles de laIlustración, Col. Mayor, Cajasur, Córdoba, 1989, p. 16.
  21. 21. A. Bollufer Vicioso[Seleccionar fecha]22Rey, pero sólo prosperó este último aunque a una distancia algo diferente, más cerca delcamino Arcos-El Bosque. Para José y Jesús de las Cuevas esta reconsideración pudodeberse a razones de viabilidad. Las “aguas estadizas” a la que hace referencia lainstrucción 5ª del Fuero de las Nuevas Poblaciones, haría reconsiderar la inviabilidad dela zona próxima a éstas como poco aconsejable.Al igual que en las Nuevas Poblaciones se impuso el modelo de la pequeñapropiedad. Se crearon lotes de 36 fanegas para los 189 colonos fundadores, con lacondición de que fueran indivisibles e inacumulables, siendo su explotación de usomixto. Su sino, a pesar de los inevitables pleitos con el cabildo sevillano, estuvo en lalejanía y esto mismo favoreció la instalación de los labradores y un Subdelegado a sufrente, Esteban González de Salazar. Sus fundadores provenían del macizo deGrazalema y su éxito fue de tal calibre, que fue necesario ampliar sus límites en 1778,con lo que el término alcanzó una extensión de 9.772 fanegas, de las que 5.504 estabanrepartidas entre los colonos, según Hernández Parrales.El caso de Algar, aunque enmarcado en el proceso general de las repoblacionescarolinas, presenta una gran singularidad. Carrero y Gutiérrez en su publicación sobre lavilla se hacen eco de la promesa de Domingo López de Carvajal, un indiano que hizo sufortuna en las minas de Nueva España y que tras la milagrosa intervención de la virgenmexicana, se decidió a fundarle una población a 240 m sobre el nivel del mar, sobre elcerro Atalaya Bermeja, en la dehesilla de Algar y la mesa de Sotogordo, fincas queadquirió al Concejo de Jerez, de ahí que para entender su biografía sea necesario partirtanto de su espíritu emprendedor7como de sus razones religiosas, para comprender elporqué de esta fundación.Hacia 1757 se efectuó la compra de las fincas. Con ellas y el consiguientepoblamiento, el emprendedor gallego indiano, pretendía conseguir un objetivo bastantetradicionalista en aquellos que amasaban una nutrida fortuna, buscaba la recompensa dela Corona, que distinguía a esta burguesía activa, ennobleciéndola. En 1764 presentó unMemorial al Consejo de Castilla para obtener el señorío sobre estas propiedades,sacándolo de la jurisdicción de Jerez. No parece que tuviera mucho éxito esta propuesta,así que en su nueva llamada a la puerta del Consejo en 1766, le lanzó el reclamo de unafundación en consonancia con el Fuero de las Nuevas Poblaciones, argumentando losbeneficios que se generarían, sin olvidarse de los suyos: él sería el señor de la nuevajurisdicción. Así pues habría que considerar su propuesta como un efecto positivo detodo el macroproyecto repoblador que tenía por cabeza visible a Olavide, que “esperabaque el propietario noble o eclesiástico, a la vista de las ventajas que se derivan delproyecto agrario ensayado en las nuevas poblaciones, cederá sus tierras mediantearrendamientos a largo plazo o venta a censo y permitirá que los labradores seasienten en las suertes”8. El efecto persuasión tendría en este caso una triple validez:Señor, Estado y campesinos estarían de acuerdo en sus objetivos.Por supuesto el cabildo jerezano se enfrentaría frontalmente a tamaña aspiración.En 1768 se inicia el pleito ante el Intendente de Sevilla, que en 1770 lo tramita alConsejo de Castilla, donde se encontrarán en la suma de intereses el cabildo jerezano, eldeán y cabildo catedralicio sevillano, por lo que afectaba a sus rentas y jurisdicción. Eneste primer entreacto, llegó a las manos del emprendedor indiano la Real Provisión de7Fue un Cargador de Indias de origen gallego enriquecido en Méjico, y retornado al Puerto de SantaMaría donde tuvo residencia y negocios.8L. Perdices Blas, op. cit, p. 184.
  22. 22. Las repoblaciones en el territorio de la actual provincia de Cádiz durante el siglo XVIII[Seleccionar fecha]2313 de octubre de 1773, que le autorizaba la pretendida fundación. Con ella “LópezCarvajal, como dueño jurisdiccional de Algar, desempeñará en dicho lugar lasfunciones y tendrá los poderes que en las Nuevas Poblaciones ejercen y poseen elSuperintendente Olavide y-o el propio monarca”9Al final del proceso el fundador había conseguido sus objetivos: “López carvajalpor […] 250.000 pesos, obtenía: la jurisdicción y señorío sobre 5.000 aranzadas y 90vecinos; unos 3.500 pesos anuales por razón de canon y diezmo de las suertes; elcultivo y aprovechamiento directo de unas 2.000 aranzadas liberadas del diezmo; eldominio político, judicial, económico y religioso de la nueva población de Algar; y laobtención de títulos nobiliarios y acrecentamiento de prestigio social de su persona yfamilia”10. El comerciante recibió como gratificación los títulos de marqués de AtalayaBermeja y vizconde de Carrión, con él se crea un señorío capitalista, en lo que se hadado en llamar una señorialización tardía. Para Suárez Japón: “la creación de Algarviene a suponer y probablemente de forma primaria y real, un hecho de claro interéseconómico que se va a concretar en la instauración de un esquema de relación entre loscolonos instalados y el mecenas que supone la reaparición de la institución señorial”11.Para Gonzáles Beltrán significa “la unión de lo tradicional con las nuevas ideas, através de lo cual se intenta modificar las formas de las antiguas estructuras sin removerel contenido que ha forjado dichas formas, siendo dicha tarea, desde luego, sinoimposible sí harto difícil”12. Y en esto se convierte el proyecto algareño en antecedentedirecto del frustrado proyecto barreño de Ojén del Campo.En conjunto podemos señalar como rasgos en todos estos proyectos, salvandosus distancias, y buscando posibles generalizaciones:1.- Que se llevan a cabo sobre tierras concejiles, aunque Algar pasará a dominioseñorial, y en su caso si bien hay que relacionarlo con el fuero de las NuevasPoblaciones, también no lo es menos, que por su carácter de nuevo feudo habría queencuadrarlo con la restauración del fuero alfonsino para el reino de Valencia por CarlosIII en 177213.2.- Resulta evidente, que con este proceso se produce una expansión demográfica, querepercute a su vez en un crecimiento económico del espacio, llevado a cabo conpoblación autóctona.3.- Que la modernización de las estructuras políticas si bien se introducen en las nuevaspoblaciones del Campo de Gibraltar con el Plan de Carlos III y triunfan en laorganización de las poblaciones serranas, no ocurre así con las estructuras productivasque persisten al modo preilustrado en el arco de la bahía algecireña, mientras en losnúcleos ilustrados responden a la estructura ideada por sus fundadores, diferenciándosede los núcleos circunvecinos.9Jesús M. González Beltrán, La población señorial del Algar (Cádiz) en el contexto de las NuevasPoblaciones, en Nuevas Poblaciones en la España Moderna, UNED-Seminario de Estudios Carolinenses,Córdoba, 1991, p.445.10Íbidem, op cit, p. 448.11Juan M. Suárez Japón, Algar ejemplo de villa planificada en la sierra de Cádiz, en Anales de Geografíade la Universidad Complutense, nº 7, Madrid, 1987, p. 680.12Jesús Manuel González Beltrán, op. cit, p. 444.13Antonio Cabral Chamorro, La colonización ilustrada y liberal en Jerez de la Frontera 1750-1850,Jerez de la Frontera, 1996, pp. 38-39.
  23. 23. A. Bollufer Vicioso[Seleccionar fecha]244.- La marginalidad de estas realizaciones en un espacio fronterizo en la bahíaalgecireña y rural e interior en las serranas.5.- La diferente concepción de cada caso: Las serranas fueron planeadas como sushomólogas carolinas, en ellas se buscaba crear una levadura de nueva sociedad para elcambio de mentalidad en una sociedad agraria; mientras en el caso de lascampogibraltareñas sólo se buscaba asentar a una población desplazada.2.2. Un proyecto soñado: Ojén del Campo en Los Barrios. El proyecto del licenciadoDiego Caballero del Castillo y Figueroa14.Del período en el que esta casa solariega ejerció su dominio sobre su feudo, seconserva en el Archivo Histórico de la Casa Areyzaga (AHCA) un proyecto muyinteresante, el Manifiesto para la Población de Ojén, del licenciado Diego Caballero delCastillo y Figueroa, que de haberse plasmado hubiera supuesto una continuidadtemporal con el proyecto del indiano Domingo López de Carvajal para Algar15.El licenciado propuso en 1775 la construcción de una nueva población, en cadauna de las dehesas que formaban el mayorazgo Areyzaga en el término de Los Barrios,pero su crédito no debió de ser mucho para sus interlocutores, de ahí que susemocionadas y bien planteadas líneas no pasasen de mero proyecto16, aunque sí se le dioel beneficio de saber lo que decía en lo tocante al lugar. El bien intencionado proyectistadeducía el interés de su propuesta de la propia letra de la concesión del feudo, ya que enla donación real de 1746 figuraba la posibilidad de crear un auténtico señorío sobre lastierras del dominio real que habían pasado a la casa guipuzcoana. Según él “serianinútiles tan específicas regalías careciendo de Pueblo, que las participase: y Comoquiera que el objeto mas importante de todos los Reyes es la población de susDominios...”17. Sentado que éste era un objetivo previsible, el proponente en el tercerpunto de su argumentación justifica de este modo las posibilidades de éxito:“mas de cincuenta años a esta parte se estan sacando de dichos montes maderasde varias claces y marcas para construcción de bajeles, edificios y todo utensilio; leñapara el surtimiento de el gran presidio y Plaza de Zeuta, y de la guarnición de esta deAlxeciras, fabricándose a el mismo tiempo cada año mas de quarenta mil arrobas decarbón, sin conocerse disminución en ellos; pues talados con arreglo se fertilizan conmayores ventajas: en sus pastos se dirán numerosas bacadas y otras especies deganado; Y con el fruto de bellota se ceban muchos serdos; [...] siendo mui fecunda entoda especie de caza mayor”1814Manuel Correro García, Andrés Bolufer Vicioso, El conjunto edilicio de Ojén dentro del proyecto deD. Diego Caballero del Castillo y Figueroa para crear una nueva población en el señorío de Areyzaga:Ojén del Campo (Los Barrios, 1775), I Congreso Internacional “La pérdida de Gibraltar y el nacimientode las nuevas poblaciones”, VIII Jornadas de Historia del Campo de Gibraltar, Almoraima nº 34, IECG,Algeciras, 2007, pp. 279-2987.15Lydia Pérez-Blanco Sánchez, Domingo López de Carvajal y la fundación de Algar: la consecución deun ansiado y difícil proyecto, Diputación de Cádiz, Cádiz, 1999.16AHCA: Diego Caballero del Castillo y Figueroa, Manifiesto de las Dehesas de Oxen y Zanona de loque son susceptibles hecho pr. un Aficionado que tenia Conocimiento de las localidades de aquellosterrenos, intitulación, Documento 29, AHCA.17AHCA: Diego Caballero del Castillo y Figueroa, op. cit., f. 1v.18AHCA: Diego Caballero del Castillo y Figueroa, op. cit., f. 1237.
  24. 24. Las repoblaciones en el territorio de la actual provincia de Cádiz durante el siglo XVIII[Seleccionar fecha]25Contemplaba la posibilidad de crear una población estable de 500 vecinos yllamarla Ojén del Campo para diferenciarla de Ojén de Marbella, pero también figuraotra en Zanona, aunque sobre sólo hace una vaga mención:” aunque de inferior calibre,anneja con ojen; Y cuya Población tambien Urge a el bien publico por los dilatadosdesiertos que ai por aquel rumbo […] para evitar los robos, que se cometen en tandilatados desiertos de atrabecía de montes sin Pueblo alguno desde Alxeciras a Vexer,que distan ocho leguas.”19¿Cuál pudo ser la causa de su fracaso? Tal vez la respuesta, sin quererlo, la dioél mismo. Tal vez al noble asentista no le gustase que se informase al Consejo deCastilla antes que a él:“Este pensamiento he reducido a la practica del precedente manifiesto, por ocupargloriosamente el tiempo en auxilio de los regios proyectos, con que el Rey N. S.Manifiesta su amabilísimo corazon a favor de los Vasallos, y del estado del Reyno; afinde que, contribuyendo a ello, como tan fiel el Señor de dichas Dehesas tome lasmedidas mas ajustadas a su creacion: Pues complacer a el Real obsequio; y acomodarel qerelaciona a dicho Señor, como Asesor del Teniente de Gobernador, que en dichasDehesas tiene, he Utilizado el gusto de dedicárselo: Y dar para que se calorise unacopia a el Iltmo. Señor GovrDel Real Consejo de Castilla; Pidiendo a Dios sea de suDivino agrado, y del del Rey N. Sr. Y del Señor de Areyzaga, qe. Sus vidas ms. as.Alxeciras Mayo 25 del 1775.Lizdo. DnDiego Caballero del Castillo Y Figueroa“203. Ojén del Campo en el contexto de las repoblaciones dieciochescas en la sierragaditana.En principio guarda cierto paralelismo con la fundación de Algar, que aunqueenmarcada en el proceso general de las repoblaciones carolinas, presenta una gransingularidad. Su fundador, Domingo López de Carvajal21, iba más allá de las razonespuramente economicistas: buscaba la recompensa de la Corona, que distinguía a estaburguesía activa promoviéndola socialmente, la ennoblecía, y éste será su siguientepaso. En esto Diego Caballero pretende enlazar el beneficio a la Corona con el de laCasa, dado que ésta había obtenido las fincas por servicios a la corona. La únicanovedad sería “llenar de contenido” el dominio del feudo.La fundación de Ojén del Campo al hacerse sobre tierra de señorío, la haceparecerse a la de Algar, pero tiene una diferencia básica, la fundación López de Carvajalpasa de jurisdicción real a señorial, mientras la de Ojén, se mantendría dentro de lajurisdicción feudal. Lo que llama la atención del proyecto de Diego Caballero del19AHCA: Diego Caballero del Castillo y Figueroa, op. cit., f. 14v.20AHPA: Diego Caballero del Castillo y Figueroa, op. cit., fs. 14v-15.21R. Carrero Galofré y J. Mª. Gutiérrez García., Algar, Col. Pueblos de la Provincia de Cádiz, DiputaciónProvincial, Cádiz, 1983; J de las Cuevas, Algar, Instituto de Estudios Gaditanos, Cádiz, 1970; JesúsManuel González Beltrán, La población señorial de Algar (Cádiz) en el contexto de las NuevasPoblaciones, en Las Nuevas Poblaciones en la España Moderna, Córdoba, 1990, p. 444; Lydia Pérez-Blanco Sánchez, L., op. cit.; Juan Manuel Suárez Japón, Algar un ejemplo de villa planificada en lasierra de Cádiz, en Anales de Geografía de la Universidad Complutense, nº 7, Madrid, 1987, p. 680;Íbidem, Ilustración y morfología urbana: dos ejemplos de villas planificadas gaditanas (Prado del Rey yAlgar), Gades nº 14, Diputación Provincial, Cádiz, 1986, pp. 203-219.
  25. 25. A. Bollufer Vicioso[Seleccionar fecha]26Castillo y Figueroa, es lo ambicioso de la población a construir, sus 500 pobladores, loque contrasta con los 90 del proyecto algareño y los 189 del pradorrealeño, tal vez estadesmesura de optimismo pudiera ser una de las causas de su fracaso, a lo que habría queañadir la previsible falta de interés de unos dueños asentistas, para los cuales la puestaen marcha de este proyecto no suponía una inversión rentable, siendo sus réditos pocoseguros.El caso de Prado del Rey, aun siendo coetáneo en el tiempo, no nos parece de lamisma entidad que el algareño o el de Ojén, porque jurídicamente tiene otrascaracterísticas, ya que sus 189 colonos fundadores no pasaron a otra jurisdicción que lareal, a la que pertenecía el cabildo sevillano y siguió perteneciendo la nuevapoblación22.4. La persistencia del pasado: La herencia de los planos históricos.Si algo suele sobrevivir del pasado cuando se le permite hacerlo, es normalmenteel trazado urbano. La persistencia del plano es la huella indeleble del origen decualquier núcleo de población y a menudo se convierte en su mayor trascendencia. En elcaso de Prado del Rey (Figura nº 1) y Algar (Figura nº 2), su origen ilustrado le da asus topografías la impronta racionalista y empírica de sus creadores, algo que noaparece por ejemplo en las nuevas poblaciones del Campo de Gibraltar que nacen y sedesarrollan de modo orgánico a partir de sus respectivos oratorios fundacionales, salvoen cierta medida en Algeciras.En el caso de las poblaciones serranas se hace necesario partir del antecedentepuertorrealeño. Chueca refiriéndose a la creación de ciudades ex novo como lasromanas, las bastidas medievales, afirma que “siempre [que] se ha querido implantaruna ciudad a fundamentis se ha solido apelar a tan sencillo expediente como trazarsobre el terreno una cuadrícula”23. Leonardo Benévolo opina que: “el esquema urbanoideado en América en las primeras décadas del 500 y consolidado por la ley de 1573 esel único modelo de ciudad producido por la cultura renacentista y controlado en todassus consecuencias ejecutivas. Este modelo continúa funcionando en América como enotros lugares, y después de ser generalizado en el cuadro de la cultura neoclásicaservirá como base para la más grande transformación de la época moderna: lacolonización y la urbanización de los Estados Unidos de América”24. Pero no loolvidemos este plano de carácter oficial se implantaría en primer lugar en lasfundaciones reales renacentistas como Puerto Real o Santa Fé y luego pasaría a Américay a estos ensayos ilustrados, pero en ellos se ha tenido en cuenta la gran incorporaciónde la perspectiva, y ello se refleja en estas nuevas poblaciones, como una difusión de losnuevos ideales en el mundo rural, en los que se parte siempre “desde la plaza Mayor, ysacando desde ella las calles a las puertas y caminos principales, y dexando tanto22J. Cuevas, Prado del Rey, Instituto de Estudios Gaditanos, Cádiz, 1970; J. Fernández García. y M. J.Palma Salgado., Prado del Rey, Col. Pueblos de la Provincia de Cádiz, nº 26, Diputación Provincial,Cádiz, 1985; A. Hernández Parrales, Historia de Prado del Rey y su término, Diputación Provincial,Cádiz, 1968.23Fernando Chueca Goitia, F., Breve historia del urbanismo, Sección Ciencias y técnica, nº 136, AlianzaEditorial, Madrid, 1986, p. 102.24Íbidem, op. cit, p. 127.
  26. 26. Las repoblaciones en el territorio de la actual provincia de Cádiz durante el siglo XVIII[Seleccionar fecha]27compás abierto, que aunque la población vaya en gran crecimiento, se pueda siempreproseguir y dilatar en la misma forma”25.Las nuevas poblaciones carolinas contrastan por su planeamiento con elpoblamiento serrano típico, y con el no muy anterior en el tiempo de las nuevaspoblaciones campogibraltareñas. Son una excepción en el conjunto del urbanístico detradición islámica. En ellas se trata de creaciones ex novo en zonas lomeñas, al igualque ocurriera con las paisanas campogibraltareñas, éstas, antesalas del enemigo, lasserranas de las estribaciones vecinas, en el paso de la campiña a la serranía rondeña,pero en ambos casos se hace frente a un mismo problema: cómo acomodar la cuadrículaa una orografía sinuosa.En las serranas se tomó como base la Instrucción 5ª de la Real Cédula de 1767.Como resume Guerrero López: “Todas las Nuevas Poblaciones son trazadas coniguales conceptos urbanísticos: la utilización de una estructura reticular ortogonal, lafocalización del espacio urbano y la uniformidad y dignidad de la arquitectura. Estostres principios del espacio urbano y la uniformidad y dignidad de la arquitectura. Estostres principios son para Pierre Lavedan los definidores de un urbanismo barroco.Chueca Goitia los reduce o resume a uno: la ciudad como vista. Pero, losplaneamientos estéticos a que da lugar la percepción visual van unidos a una respuestaconcreta a las necesidades político-económico-sociales que plantea el Fuero. Se ordenacon la planimetría barroca, pero con un sentimiento real y práctico, que no es ajeno ala colonización.”26El elemento central es sin duda la plaza pública. En Prado del Rey, Algar, o LosBarrios (Figura nº 3) – Plazas del Ayuntamiento, de la Constitución, o de la Iglesiarespectivamente-, estamos ante el caso de una central en las que se instalan los dospoderes, el civil representado por el Cabildo (Prado del Rey y Los Barrios), y la casasolariega hoy Ayuntamiento en Algar y junto a él el religioso por la Parroquia, pero enlos tres las calles no se abren en la mitad de cada lado como en las Nuevas Poblaciones,sino en los ángulos. Las plazas son por tanto una manzana no construida donde van adesembocar los ejes viarios. En Prado del Rey tiene una posición central a semejanza delas campogibraltareñas donde las plazas públicas se ubican en posición dominante sobreel entramado urbano; mientras en la villa señorial se sitúa en la zona baja (ángulosuroccidental), que no ha permitido la expansión en derredor, sino hacia el NE.En los casos de Algeciras y San Roque tenemos el caso de dos plazas centrales.En San Roque (Figura nº 4) parecen una continuación de la otra (de Armas donde seubica el Cabildo, y de la Iglesia, haciendo frente a su entrada principal), no así enAlgeciras (Figura nº 5) donde ambas se sitúan en posiciones diferentes. La Plaza Baja(hoy de Abastos) junto al puerto, y la Plaza Alta, dominando la meseta donde se asientael núcleo alto de la ciudad. En San Roque se sigue el modelo de conexión viariaangular, mientras en Algeciras se seguiría uno mixto: los ejes angulares se combinancon otros centrales en uno sólo de sus lados respectivamente, en lo que parece lacontinuación de una calle-camino, el de Gibraltar. En Algeciras cabría hablar de otrasdos menores: la de la Caridad (hoy Juan de Lima) en la parte baja, serviría como telónde lo que podríamos llamar un Salón dieciochesco. Como fachada de la misma25Recopilación de Las Leyes de los Reinos de las Indias, citado por Fernando Chueca Goitia, op. cit, p.128.26Salvador Guerrero López, Urbanismo e Ilustración en las Nuevas Poblaciones de Sierra Morena yAndalucía, en Las Nuevas Poblaciones en la España Moderna, Córdoba, 1990, p. 98.
  27. 27. A. Bollufer Vicioso[Seleccionar fecha]28tendríamos en su centro la Capilla de San Antón y al extremo de la calle la Capilla delSanto Cristo, en sintonía por tanto con la estética tardobarroca; la cuarta, la de SanIsidro, en la cumbre de la loma repetiría el esquema de las angulares, siendo la ermitade la advocación un ángulo de la misma.Las calles ortogonales serranas contrastan con las campogibraltareñas, que comodice Lorenzo Valverde en su crónica sanroqueña refiriéndose a su ciudad natal: “Ínterinque se restaura o reconquista a Gibraltar según creían los vecinos que de allí salieron,como ya he dicho, empezaron a formar chozas y después casas en las inmediaciones dela Ermita; como las que las construían no creían que el pueblo susistiera, cada cualfabricaba en el sitio o parage que le parecía o le acomodaba, sin orden, concierto nisimetría, por lo tanto, cuando quisieron formar calles, las mas salieron tortuosas ydesarregladas cual se ven en el día [1848]”27. Esta claro que la diferencia de losorígenes va a tener una consecuencia básica en su trazado urbano. Orgánico en laspoblaciones campogibraltareñas y reticular en las serranas.¿Quiénes fueron los tracistas de estos planos? En el caso de las colonizacionescarolinas para Guerrero López el papel de los ingenieros militares es indiscutible en eltrazado de los nuevos núcleos. Él le atribuye a Carlos Leamur los de Sierra Morena y aSimón Desnaux los de Andalucía28. Podría creerse que este también podría ser en el lasserranas, y desde luego está claro en el de Algeciras.En el caso de las poblaciones del Campo de Gibraltar, sólo se hizo un solointento de regularizar la trama, es el caso de Algeciras, que crecía de manera orgánicaaprovechando un asentamiento arruinado andalusí desde hacía tres siglos. El intento sedebió al Teniente General Jorge Próspero de Verboon, pero poco fue lo que seconsiguió. Entre 1705 y 1721, es poco lo que se sabe de la nueva Algeciras salvo que noera más que un lugarejo29, pero desde esta fecha el estado tomó consciencia de lanecesidad de tener una plaza fuerte en la bahía frente al inglés y al moro, que ya llevabaasediando Ceuta desde 1695. En esta encrucijada llega el Ingeniero General, quebásicamente va a realizar dos tipos de planos, urbanísticos y defensivos30. Pero ningunotuvo mayor suerte que las recién iniciadas protestas de la ciudad para su segregación deGibraltar-San Roque.27.- Lorenzo Valverde, Carta histórica y situación topográfica de la ciudad de San Roque y términos desu demarcación en el Campo de Gibraltar, 1848, texto recopilado por Francisco Cano Villalta sobretrascripción de Emilio Cano Villalta, Monografías nº 22, serie Geografía e Historia, IECG, Algeciras,2003.28Salvador Guerrero López, op. cit, pp. 106-107.29Esa es justo la expresión que utiliza el abate Labat cuando la visita en la primera fecha. Martín BuenoLozano, El renacer de Algeciras (a través de los viajeros), Col. Castillo de Jimena nº 2, Algeciras, 1988,p.44.30A. Mª Aranda y Fernando Quiles, op. cit, pp. 47-63; A. Bolufer Vicioso, Recorrido dieciochesco porlos núcleos históricos de las Nuevas Poblaciones del Campo de Gibraltar: San Roque, Los Barrios yAlgeciras, en Historia del Mundo contemporáneo e Historia y Arte de Andalucía en el siglo XVIII,Hespérides, Cádiz, 2006, pp. 153-167 y Juan Carlos Pardo González, Arte, arquitectura y urbanismo enla Algeciras moderna, en Historia de Algeciras. Moderna y Contemporánea, (Mario Ocaña, coord.),Tomo 3, Diputación Provincial, Cádiz, 2001, pp. 15-48.
  28. 28. Las repoblaciones en el territorio de la actual provincia de Cádiz durante el siglo XVIII[Seleccionar fecha]29CUADRO I.LAS NUEVAS POBLACIONES EN LA PRIMERA MITAD DEL SIGLO XVIII.EL CAMPO DE GIBRALTAR.ESPACIO CRONOLOGÍA MARCO HECHOAntesdeUtrecht1704 Guerra de Sucesión.Ocupación de Gibraltar y éxodo de lapoblación tras el cambio de status de la plaza.1706Orden del Consejo deCastilla al RegidorDecanoSe reanuda la actividad del Cabildo.1712El Oidor de la RealChancillería de GranadaConsolida el asentamiento de la poblacióndispersa en los tres núcleos ya existentes.Utrecht 1713Tratado de Utrecht Se decide pasar de la ciudad acampada a laciudad estable.DespuésdeUtrecht1714 Cabildo gibraltareño.Solicita al rey el agrupamiento del vecindarioen Algeciras.1716Nombramiento de unCorregidor Letrado.Elección de establecimiento de la población.1717Mandato del nuevoCorregidorAsentamiento obligatorio en alguno de lostres núcleos existentes.El Obispo de Cádiz, D.Lorenzo Armengual de laMota.Visita la zona para informar sobre la peticióndel cabildo gibraltareño de rehacer la ciudadde Gibraltar sobre las ruinas de Algeciras.Crea las parroquias de San Isidro (LosBarrios) y San Roque.1720-1723 El Coronel BartoloméPorroCreación y aborto de una provincia del“Final”1724El Obispo de Cádiz, D.Lorenzo Armengual de laMota.Rápido crecimiento de Algeciras: segregaciónde la parroquia de La Palma de la de SanIsidro de Los Barrios.1726-38Teniente Coronel JuanLaffitte, Común deAlgeciras, ...Proyectos de segregación de Algeciras.1755-1756Fernando VI: RealProvisión de 1755 y Plande Gobierno de 1756Disolución de la Gibraltar exiliada y creaciónjurídica de los nuevas municipios deAlgeciras y Los Barrios dentro delCorregimiento del Campo de Gibraltar.1768Plan de Gobierno deCarlos III.Consolidación del plan fernandino yconfiguración del Campo de Gibraltar.
  29. 29. A. Bollufer Vicioso[Seleccionar fecha]30CUADRO II.LAS NUEVAS POBLACIONES EN LA SEGUNDA MITAD DEL SIGLO XVIII.SIERRA GADITANA Y EL PROYECTO DE OJÉN DEL CAMPO.ESPACIO CRONOLOGÍA MARCO HECHOPradodelRey1768 Real Provisiónde Carlos IIIFundación de Prado del Rey1778Ayuntamientode SevillaAmpliación del término.Algar1757D. DomingoLópez deCarvajalCompra al cabildo de Jerez las dehesassobre las que se asentaría la fundaciónde Algar1764Memorial al Consejo de Castillapidiendo la segregación del Concejo deJerez1766Insiste en lo anterior pero ahorapretende fundar una población según elFuero de las Nuevas Poblaciones.1773 Real Provisiónde Carlos IIIReal Cédula por la que se funda la villa,según el Fuero de las NuevasPoblaciones, y se le conceden alfundador los títulos de Vizconde deCarrión y Marqués de Atalaya Bermeja.ProyectoOjéndelCampo1775 D. DiegoCaballero delCastillo yFigueroa.Proyecto frustrado de fundación de unanueva población llamada Ojén delCampo en la dehesa de Ojén (LosBarrios), feudo de la casa guipuzcoanade Areyzaga.
  30. 30. Las repoblaciones en el territorio de la actual provincia de Cádiz durante el siglo XVIII[Seleccionar fecha]31
  31. 31. A. Bollufer Vicioso[Seleccionar fecha]32Figura nº 1: Plano urbano del casco histórico de Prado del Rey. Figura nº 2: Planourbano del casco histórico de Algar. Figura nº 3: Plano urbano del casco históricode Los Barrios. Figura nº 4: Plano urbano del casco histórico de San Roque.Figura nº 5: Plano de los vestigios de Algeciras. Verboom, 1726.
  32. 32. Las repoblaciones en el territorio de la actual provincia de Cádiz durante el siglo XVIII[Seleccionar fecha]33SiglasAHCA: Archivo Histórico Casa de AreyzagaAHPA: Archivo Histórico de Protocolos de Algeciras.
  33. 33. ANUARIO DE HESPÉRIDES. INVESTIGACIONES CIENTÍFICAS E INNOVACIONESDIDÁCTICAS (Granada, 2013) Vol. 19-20 / Páginas 35 a 4735LA ESCULTURA DE ALBERTO GERMÁN EN ELPAISAJE DE LA SIERRA DE HUELVAAlberto Germán Franco RomeroMaría Josefa Parejo Delgado1. Introducción y objetivos didácticosLa investigación didáctica que presentamos trata de desarrollar en losestudiantes dos competencias básicas. Por un lado, la sensibilidad hacia el patrimonionatural y cultural y la capacidad de interesarse por la conservación del patrimonio ensentido amplio (competencia cultural y artística) y, por otro lado, la competencia queactiva el conocimiento de los rasgos físicos y humanos del paisaje rural y urbano. Eneste sentido, proponemos dicha actividad para completar los contenidos conceptuales yprocedimentales desarrollados en las unidades 2 y 6 de nuestra programación didácticade 3º de E. S. O. donde analizamos el medio físico andaluz y las transformaciones quese produce constantemente en dicho paisaje.Los objetivos didácticos perseguidos con el planteamiento de esta sugerenteactividad intentan que los estudiantes conozcan y valoren críticamente su entorno desdeel más cercano al más lejano. Por ello, se plantea como un reto, el conocimiento de lasactividades y paisajes rurales, de los modos de vida tradicional y los cambios socialesen el mundo rural y de esta forma entender, la diversidad de medios que constituyennuestra Comunidad autónoma andaluza y nuestro Estado español.Para llevar a cabo dicha tarea, los estudiantes definirán a través de textospreviamente seleccionados, los rasgos que definen los paisajes rurales andaluces, lasconsecuencias medioambientales que se han derivado de la acción humana y losVOLVER AL ÍNDICE
  34. 34. A. G. Franco Romero y M. J. Parejo Delgado[Seleccionar fecha]36comportamientos individuales o colectivos que discriminan o atentan contra eldesarrollo sostenible. Fuentes escritas, imágenes (fotografías, obras de arte, etc) yentrevistas orales, facilitarán a los estudiantes el conocimiento de una informaciónobjetiva, contrastada y crítica.Hemos planificado la realización de esta investigación en tres fases:1º fase. Selección de las fuentes de información. Los criterios que los profesoreshemos seguido para la selección de las fuentes de observación del paisaje pretendenacentuar la motivación de una alumnado, muy interesado en la creación artística y laposibilidad de contar con obras de gran interés por su ubicación en el espacio serrano,ser testigos de oficios del pasado y además haber sido realizadas por un antiguo alumnodel Instituto Vicente Aleixandre. Este hecho incrementa al interés de nuestrosestudiantes pues analizan la obra de una persona que ha estudiado en su espacioeducativo y al mismo tiempo les acerca a un paisaje, conocido por algunos estudiantespor raíces familiares pero desconocido y alejado para la mayoría.Las obras seleccionadas han sido las esculturas y monumentos públicosrealizados por Alberto Germán Franco en la Sierra de Huelva entre 1992 y 2010.Concretamente, un grupo de esculturas relacionadas con oficios tradicionales ruralescomo La Apañadora de Castañas, El Matarife, El Concejil y Los Hortelanos de laNava. Una serie de relieves que testimonian la fuerza del paisaje serrano como elrealizado con motivo de las XII Jornadas de Patrimonio en Aracena o la cancela de laParroquia de la Asunción de Aracena. Relieves o esculturas sobre figuras de relevancialocal o nacional como los escritores José Nogales y Carlos Muñiz, el párroco Ildefonso,el periodista y crítico de arte José Pérez Guerra o el Monumento a Miguel Hernández enel Rosal de la Frontera. De gran expresividad por su iconografía es el relieve de laMemoria histórica de la localidad de Almonaster la Real.2ª fase. Análisis comentado de las esculturas escogidas en fichas modelo dondelos estudiantes indicarán los elementos que definen cada obra, material escultórico, año,textura, simbología y situación en su entorno paisajístico.3º.fase. Conclusiones. Finalmente, los estudiantes, asesorados por los profesoresvaloran el impacto de la escultura en el paisaje, los elementos naturales que potencian oentorpecen la contemplación de la obra y la riqueza patrimonial de las esculturas,testigos del pasado y de la memoria colectiva de las personas que conviven en elespacio serrano.2. Análisis de la producción escultórica de Alberto Germán en el paisaje serranoLos rasgos generales que definen el espacio donde se ubican las esculturas quevamos a comentar son los específicos de la Sierra de Huelva. Un paisaje de modestasalturas donde los valles separan macizos abruptos, cerros y colinas. La abundancia defuentes y manantiales contribuyen a dulcificar los calurosos estíos. El viajero LuisBello señala “Rodean a los pueblos, huertos y escalones de olivares. Una greca ancha deencinas, pinos y castaños forman un bosque claro”. Domina el paisaje, la dehesa dealcornoques, encinas y quejigos, la más extensa de toda Europa. Junto a esta dehesa uncastañar creado por los hombres del Medievo que sustituyó al bosque de robles anterior.El grave color verdinegro de encinas y alcornoques domina el paisaje aunque enlas laderas de las sierras se aprecian otras gamas como el verdiplateado de los olivares,el esmeralda de los prados y los verdes brillantes de las huertas comentadas por José
  35. 35. La escultura de Alberto Germán en el paisaje de Huelva[Seleccionar fecha]37Nogales en sus escritos. La Sierra de Aracena no tiene grandes perspectivas. Es unanaturaleza sabiamente domada; un hecho que favorece una especial intimidad del serhumano con el paisaje.En los caminos rurales, domina el hábitat intercalar con cortijadas, aldeas ypueblos. Numerosas construcciones rurales están vinculadas a la ganadería, uso forestaly vida pastoril. En las riberas de ríos y afluentes alcornoques, chopos, sauces y álamosfavorece el paseo y la contemplación de las obras de arte que nos sorprenden en lugaresrecónditos o en espacios reservados para el diálogo de la comunidad con la naturaleza.Busto-retrato de Ildefonso Calero. (1992). Bronce. AracenaEstá situada delante una de las puertas de la Parroquia de la Asunción deAracena como testimonio de agradecimiento de la población por las atenciones delsacerdote con su comunidad. Obra realizada por suscripción popular. Se ubica en unpaisaje urbanizado y muy próxima al relieve de la cancela de dicha parroquia,igualmente obra del escultor Alberto Germán Se trata de un busto donde el artistaestudia un rostro curtido por la edad concentrando la expresividad de la figura en superfil. Una expresión acentuada por el tratamiento de los ojos. El iris se convierte en uncírculo excavado en el globo ocular y la pupila la forman dos perforaciones centralesque dan un efecto de oscuridad al destacar la arista que las separa. Representa a unsacerdote muy conocido en el ámbito local.Cuestionario didáctico1º. Describe el espacio en el que se encuentra ubicada la escultura. ¿Se trata deun paisaje rural o urbano?2º. ¿A quién representa y que relación existe entre el personaje representado yel edificio más próximo?3º.¿Qué procedimiento emplea el escultor para acentuar la expresión de losojos?Retrato de Carlos Muñiz en relieve. Rosal de la Frontera. Bronce. 1995Relieve ubicado acompañando al rótulo de la calle dedicada por esta localidadonubense al escritor, jesuita y periodista Carlos Muñiz. Un periodista que inicio laandadura del grupo de prosistas llamados narraluces y cuyo estilo vivaz y sentido delhumor ha sido calificado por algunos críticos como “realismo mágico”. Entre sus obrasdestacan La contrabandista de Jabugo y otros relatos de La Sarra, El cachorro muertoy Relatos vandaluces. El escultor capta en esta obra, la fuerza interior que la habita y larellena para hacerla vibrar con luz propia. Los rasgos físicos descubren al espectador elsemblante generoso, pleno de intelectualidad y de sentido del humor de este grancontador y conocedor de la Sierra de Huelva. Su perfil está invadido por esa brisainquieta del tiempo.Cuestionario didáctico1º.¿Quién es Carlos Muñiz? Cita algunas de sus obras y por que piensas que elcree necesaria la existencia de los narraluces”.
  36. 36. A. G. Franco Romero y M. J. Parejo Delgado[Seleccionar fecha]382º.¿Qué parte más representativa de su figura es resaltada por el escultor?.¿Por qué tiene una calle en el Rosal de la Frontera?Relieve de la cancela de la Parroquia de la Asunción de Aracena. Bronce. 1996Bajorrelieve situado en la parte inferior de la cancela de la Parroquia de laAsunción de Aracena diseñada por el pintor José María Franco. Modelado inicialmenteen barro y fundido en bronce representa a dos atlantes corpulentos que porta uno elescudo de la ciudad y otro el de la parroquia con el simbólico Ave María. Sujetanambos dos cuernos de la abundancia que contienen frutos de la Sierra de Huelva: uvas,castañas, membrillos, bellotas y granadas. Una temática mitológica que nos recuerda deforma metafórica la riqueza de dones que los atlantes-sacerdotes como Ildefonso Calerohan aportado durante generaciones a los vecinos.Cuestionario didáctico.1º.¿Qué es un bajorrelieve? ¿Qué figuras están modeladas en él?. ¿Qué sentidotienen los cuernos de la abundancia en el relieve?2º.¿Quiénes son los atlantes? ¿Por qué piensas que el escultor ha utilizado estafigura del arte clásico en el relieve?La apañadora de castañas (1999). Bronce. Lavadero de Los MarinesEscultura de cuerpo entero 120 cm sobre pedestal de granito de 230 cm dealtura. Se encuentra ubicada en las afueras de la población cerca de la canalización delarroyo que cruza la localidad de Los Marines. Representa a una joven apañadora en elmomento en que echa andar para ofrecer su mercancía: castañas que ella misma apaña yrecoge de la vegetación de castaños de los alrededores. Es una mujer esbelta y delgadacon un canon similar a las mujeres jóvenes de nuestro tiempo pero vestida con la prendatradicional, como lo es también la forma en que lleva colocado el pañuelo sobre lacabeza. El giro de la cabeza rompe la simetría de los brazos que forman la figura de unrombo casi perfecto. Los pliegues rectos de su indumentaria otorgan cierta quietud ymelancolía a la figura. Se ubica en un lugar de gran valor etnológico pues el lavadero yla fuente de Los Marines son bienes de la Reserva de la biosfera y le otorgan una luzparticular. Como en el siglo XIX hiciera Constantin Meunier Alberto Germán otorgadignidad sin retórica al trabajador anónimo, a la heroína silenciosa que contribuye albienestar colectivo de su familia cada día.Cuestionario didáctico1.º Describe en cinco líneas el espacio donde está ubicada la escultura. ¿Qué esun lavadero?2º.Entre los oficios tradicionales artesanos figura el de la apañadora decastañas ¿Qué función tenía? ¿Qué rasgos tiene la figura parecidos al de lasjóvenes de hoy y qué elementos de la escultura son diferentes a las mujeres denuestro tiempo?3º. ¿En qué momento está representada la apañadora? ¿Qué otros personajessencillos dedicados a oficios artesanales del ayer se merecen tener unaescultura o un monumento? Enumera al menos cinco.
  37. 37. La escultura de Alberto Germán en el paisaje de Huelva[Seleccionar fecha]39El Matarife (2002) Bronce. JabugoEscultura completa del responsable de la matanza de los cerdos llamadopopularmente Chinflante. Se encuentra situado en un paisaje semi-urbanizado en lacarretera hacia San Juan del Puerto frente a la fábrica de Sánchez Romero Carvajal. Fueun encargo del Ayuntamiento de la localidad. Se trata de una escultura de 165 cmfundida en bronce en la Fundición de Francisco Ruiz Salas de Valencina de laConcepción. Es un Matarife de edad madura con rasgos marcados y las manos curtidasataviado con un mandil, hecho en saco de arpillera. Lleva en la mano izquierda unaespuerta de esparto con los chuchillos y demás instrumentos necesarios para la matanzadel cerdo. Su mano derecha agarra por la pezuña, una pata de jamón. El rostro curtidode la figura acredita la enorme sabiduría y conocimiento que posee del oficio. Elescultor apresa en esta obra el carácter sencillo del héroe cotidiano combinando elcontraposto de los brazos, las dobleces del mandil que da a la arpillera un cierto aireromántico y las líneas diagonales que acompañan al espectador a contemplar lacanastilla con los instrumentos antiguos empleados en las matanzas caseras. Afirmadosobre sus pies y concentrado en sí mismo, su rostro de gesto adusto está lleno de vidainterior.Cuestionario didáctico1º. ¿Con que otra palabra se denomina en los pueblos serranos al matarife?.¿Por qué se encuentra en Jabugo?2º. ¿Qué elementos de la escultura nos indican su profesión?3º. ¿Qué elementos de la escultura contribuyen a su mejor contemplación por elespectador? ¿Se trata de una figura aislada o integrada en su entorno?Monumento al concejil (2003). Bronce. AracenaSe trata de un monumento al concejil o porquerizo, persona encargada de lapiara de cerdos a los que reunía llamándolos a través de un pequeño instrumento deviento. El concejil vestido con la indumentaria tradicional, boina, cornetín y cayadotradicional, posee una esbelta silueta de acuerdo a los cánones estéticos actuales paratransmitir con mayor claridad el mensaje de empatía de las nuevas generaciones y losoficios del ayer. La figura humana se organiza en torno a un eje vertical que contrastacon la horizontalidad de la piara de cerdos, nueve en total que se agrupan a su alrededor.Llama la atención el espléndido tratamiento anatómico que el escultor hace del músculobucinador y el clásico contraposto de brazos y piernas. El concejil está representado enel momento de echar a andar con ritmo sosegado tras haber conseguido que el sonidoreúna a su piara. Los cerdos están representados de forma realista y sin dejar ningúnhueco entre los animales gracias al relieve y disposición de las patas de éstos en la parteinferior de la composición como si se tratara de un bajorrelieve. Fijándonos en detalle,cada cerdo está en distinto plano y posición, varía incluso el movimiento y ladisposición de los elementos que conforman su estructura. El concejil junto a su piara,se muestra al espectador de una forma tan natural que el conjunto parece diluirsesilenciosamente en el entorno donde se ubica próximo al Museo del Jamón de Aracena.Hay pues una grata armonía entre la obra y el espacio escénico que lo rodea. Enpalabras del poeta Manolo Moya la sensación matérica queda diluida en el entornoformando parte de él. Los restos del previo modelado en barro permiten que la luz se
  38. 38. A. G. Franco Romero y M. J. Parejo Delgado[Seleccionar fecha]40difunda de forma homogénea por el conjunto produciendo en el espectador unasensación de amable serenidad. El pedestal de hormigón es bajo para cumplir la funciónsocial de poyete donde jóvenes puedan sentarse y reunirse para contarse susconfidencias. Una especie de punto de encuentro favoreciendo así el conocimiento delpasado lejano por las nuevas generaciones.Cuestionario didáctico1º.Describe en pocas palabras el entorno que rodea el monumento. ¿Quéelementos permiten al espectador averiguar su oficio o profesión?2º. ¿De qué material esta realizado el monumento? El escultor emplea para elpedestal idéntico material. ¿Qué razones han motivado que el artista hayaempleado un pedestal tan bajo?Retrato de José Pérez Guerra en Cortelazor. Bronce. 2004Retrato del crítico de arte y fundador de la revista El punto de las artes queorganiza cada año el certamen de pintura al aire libre de dicha localidad onubense aprincipios del mes de agosto. El escultor modela el rostro de este intelectual del mundode las Bellas Artes españolas en su madurez. Sus rasgos físicos, amplia frente, su formade peinarse, sus salientes pómulos donde aunque no se ocultan las cicatrices del tiempono se resta fuerza a la intensidad de la mirada. Con semblante serio y sosegado contienepara sí como las esculturas griegas los desvelos y alegrías que experimenta en su diarioquehacer como promotor del arte.Cuestionario didáctico1º.Describe en seis líneas los edificios que rodean la escultura. ¿Quién es JoséPérez Guerra y por qué sus paisanos le han levantado un monumento?2º. ¿Qué rasgos físicos y psicológicos lo definen?Monumento a los Hortelanos de la Nava. Bronce con pedestal de piedra. 2007Grupo escultórico que representa a los hortelanos de la Nava cultivadores delmelocotón, personificados en un hombre que cubierto con la boina tradicional, echa unvistazo al horizonte para predecir el tiempo y descansar de la agotadora tarea. La mujerataviada con la indumentaria y mandil tradicional protege su cabeza con el pañuelotípico del tirano sol del estío. Hombre y Mujer son figuras esbeltas con marcadas líneasverticales y canon estético universal de los jóvenes de hoy. Ambas figuras están unidaspor el tronco de un árbol lo que permite al público contemplarlos desde distintos puntosde vista. Recupera aquí Alberto Germán, la capacidad multi-facial de la escultura degrupo dando dignidad clásica a este sencillo homenaje a personas anónimas peroimprescindibles en el devenir de los pueblos serranos. El escultor sitúa los cantaros tanimprescindibles para los trabajos de la horticultura se sitúan en la parte inferior de lasfiguras; hecho que nos permite apreciar las huellas del modelado del barro anterior. Elconjunto escultórico se apoya sobre un pedestal rocoso por el que resbala el agua haciaabajo en recuerdo a las lievas o acequias que riegan los huertos serranos permitiendo suabundante y sabrosa madurez. En el pedestal figura un poema de Manuel Moya tanvinculado a la horticultura serrana por familia y sensibilidad.
  39. 39. La escultura de Alberto Germán en el paisaje de Huelva[Seleccionar fecha]41Cuestionario didáctico1º.Describe el entorno que rodea el monumento a los hortelanos. ¿Quésignificado y función tienen las huertas en esta localidad serrana?2º.¿Qué elementos del grupo escultórico nos señalan su oficio? ¿Qué funcióntiene el agua que discurre en el pedestal?3º.¿Qué productos de la huerta consumes diariamente? ¿Por qué este grupoescultórico está integrado en el paisaje donde está ubicado?. Razona larespuesta.Relieve conmemorativo de las XII Jornadas de Patrimonio de la Sierra. (2007).Relieve en resina con limadura de bronceRelieve simbólico que alude a la unión de los pueblos serranos representados endos castaños enfrentados que se metamorfosean en torsos humanos uno de frente y otrode espaldas. Las ramas de los árboles se entrelazan para evocar la unidad. En segundoplano, alcornoques y construcciones de la arquitectura doméstica rural donde el artistajuega con las texturas rugosas y el movimiento y la expresividad de los volúmenes. Lanaturaleza y la arquitectura, concebidas como espacios humanizados donde el hombre alintegrarse en la naturaleza es algo más libre y al mismo tiempo humaniza y coarta elpaisaje.Cuestionario didáctico1º.Señala el material de que está hecho el relieve. ¿Qué árboles ha escogido elescultor para representar la unión de los pueblos de la Sierra de Huelva?2º.¿Consideras que la representación de la naturaleza en este relieve es realista oabstracta? ¿Cómo consigue el artista atrapar la atención del espectador? Yexpresar el movimiento?Relieve sobre la memoria histórica en Almonaster La Real. Piedra artificial. 2010Se encuentra situado en un paisaje urbano con espléndidas vistas a la Sierra deSan Cristóbal (quejigos y encinas), en la plaza generada de la Memoria Históricapróximo a la Biblioteca y a un nivel inferior de la Mezquita. El testero que soporta elrelieve actúa de baranda mirador de la parte baja del pueblo. Es un homenaje a los quedieron su vida por la libertad proyectada en un futuro de paz. La figura femenina querepresenta Andalucía va despertando a las ciudades evocadas en la figura masculinadormida. De esta forma el escultor interpreta el ideal andaluz trazado por Blas Infantey resumido en el fragmento del Himno de Andalucía que acompaña el relieve donde nosrecuerda “alma que da luz a los hombres, alma de hombres les dimos”. Una luz –lacultura- que ayuda a las almas –los andaluces- a recuperar la dignidad perdida o noreconocida. Andalucía, revestida de mujer, se representa de perfil con ojos soñadores yboca anhelante. El movimiento que da expresividad a su melena al viento incita a lospueblos a ponerse en marcha para lograr sus objetivos. Una forma de concebirAndalucía que el escultor aprendió de su lectura íntima y personal de las obras de BlasInfante y José Andrés Vázquez y, de los enriquecedores diálogos paseantes que en sustiempos de estudiante de Bachillerato disfruto con José Luis Ortiz de Lanzagorta,

×