Estudios sobre         la Guerra de laIndependencia española   en la Sierra de Cádiz    Luis Javier Guerrero Misa     Fern...
Estudios sobre la Guerra de la Independencia española en la Sierra de Cádiz.Edita:Consejería de Gobernación y Justicia de ...
ÍndicePresentación por Francisco Menacho Villalba,Consejero de Gobernación y Justicia de la Junta de Andalucía  .  .  .  ....
Estudios sobre la Guerra de la Independencia española en la Sierra de Cádiz   2.2.15. Llegada de Ballesteros y contraataqu...
Estudios sobre la Guerra de la Independencia española en la Sierra de CádizIV.- El pueblo que conquistó su libertad: El Bo...
Estudios sobre la Guerra de la Independencia española en la Sierra de Cádiz   3.2. Castillo de Bornos (Fontanar y Castillo...
Francisco Menacho Villlalba                                                               Presentación    Este año se cele...
Estudios sobre la Guerra de la Independencia española en la Sierra de Cádiztema casi inabarcable por sus múltiples vertien...
Antonio Ramírez Ortega                                                              Introducción    La habitualmente conoc...
Estudios sobre la Guerra de la Independencia española en la Sierra de Cádizvos humanos y material bélico que, al enzarzars...
Luis Javier Guerrero Misa y Fernando Sígler Silvera                                               Comentario Metodológico ...
Estudios sobre la Guerra de la Independencia española en la Sierra de Cádizórgano legislativo gaditano. Fue éste, tal vez,...
Luis Javier Guerrero Misa y Fernando Sígler Silveratrata de un tema casi inabarcable por sus múltiples aristas, pero las a...
El marco bélico: Desarrollo de las operaciones  militares en la Sierra de Cádiz durante la Guerra de                      ...
Estudios sobre la Guerra de la Independencia española en la Sierra de Cádizhistoriadores. O más bien sería mejor decir que...
Luis Javier Guerrero Misa    También hemos sido conscientes, incluso diría que hemos “visto los desastres”de esa guerra, l...
Estudios sobre la Guerra de la Independencia española en la Sierra de Cádizaplicó en España sus principios sobre el arte d...
Luis Javier Guerrero Misa     Otra característica de la guerra en la Península Ibérica fue la inestabilidad dela línea del...
Estudios sobre la Guerra de la Independencia española en la Sierra de Cádizello ocasionó, a su vez, una espiral de violenc...
Luis Javier Guerrero Misasierra, la inaccesibilidad de la zonamás montañosa, más abrupta, de nues-tra comarca, propició no...
Estudios sobre la Guerra de la Independencia española en la Sierra de Cádiz                                               ...
Luis Javier Guerrero Misafue un fenómeno que marcó la guerra contra los invasores franceses y que fuecasi la única forma d...
Estudios sobre la Guerra de la Independencia española en la Sierra de Cádizque no pudo terminar de crearse por las presion...
Luis Javier Guerrero Misahistoriadores todavía sigue vigente (“Guerra y Revolución” son los dos axiomasimprescindibles en ...
Estudios sobre la Guerra de la Independencia española en la Sierra de Cádizy hechos bélicos. La intención es darle un marc...
Luis Javier Guerrero Misadier Don Francisco González Peinado…”14 y Serrano Valdenebro, “Manifiestode los servicios hechos ...
Estudios sobre la Guerra de la Independencia española en la Sierra de Cádiz2.1. Primera Fase de la Guerra: Mayo de 1808 a ...
Luis Javier Guerrero Misa    Sevilla tomó el liderazgo político en Andalucía Occidental y el 27 de mayode 1808 se creó la ...
Estudios sobre la Guerra de la Independencia española en la Sierra de Cádizconstitución y nombramiento de los consistorios...
Luis Javier Guerrero Misa    Tras un combate el 15 de julio en la localidad de Menjíbar y tras una agota-dora marcha bajo ...
Estudios sobre la Guerra de la Independencia española en la Sierra de Cádizpreparación de la guerra, etc…24. Sin embargo, ...
Luis Javier Guerrero MisaGobernador de Cadiz, acerca de su conducta con Dupont y demás Generalesfranceses” y dice así:    ...
Estudios sobre la Guerra de la Independencia española en la Sierra de Cádizhumano con el rendido, es llenar quanto pide la...
Luis Javier Guerrero Misagastos de la operación de mantenimiento y ofreció 20.000 libras esterlinas parasufragarla28. Este...
Estudios sobre la Guerra de la Independencia española en la Sierra de Cádiztiempo darle la vuelta a la situación, ocupando...
Guerra independencia
Guerra independencia
Guerra independencia
Guerra independencia
Guerra independencia
Guerra independencia
Guerra independencia
Guerra independencia
Guerra independencia
Guerra independencia
Guerra independencia
Guerra independencia
Guerra independencia
Guerra independencia
Guerra independencia
Guerra independencia
Guerra independencia
Guerra independencia
Guerra independencia
Guerra independencia
Guerra independencia
Guerra independencia
Guerra independencia
Guerra independencia
Guerra independencia
Guerra independencia
Guerra independencia
Guerra independencia
Guerra independencia
Guerra independencia
Guerra independencia
Guerra independencia
Guerra independencia
Guerra independencia
Guerra independencia
Guerra independencia
Guerra independencia
Guerra independencia
Guerra independencia
Guerra independencia
Guerra independencia
Guerra independencia
Guerra independencia
Guerra independencia
Guerra independencia
Guerra independencia
Guerra independencia
Guerra independencia
Guerra independencia
Guerra independencia
Guerra independencia
Guerra independencia
Guerra independencia
Guerra independencia
Guerra independencia
Guerra independencia
Guerra independencia
Guerra independencia
Guerra independencia
Guerra independencia
Guerra independencia
Guerra independencia
Guerra independencia
Guerra independencia
Guerra independencia
Guerra independencia
Guerra independencia
Guerra independencia
Guerra independencia
Guerra independencia
Guerra independencia
Guerra independencia
Guerra independencia
Guerra independencia
Guerra independencia
Guerra independencia
Guerra independencia
Guerra independencia
Guerra independencia
Guerra independencia
Guerra independencia
Guerra independencia
Guerra independencia
Guerra independencia
Guerra independencia
Guerra independencia
Guerra independencia
Guerra independencia
Guerra independencia
Guerra independencia
Guerra independencia
Guerra independencia
Guerra independencia
Guerra independencia
Guerra independencia
Guerra independencia
Guerra independencia
Guerra independencia
Guerra independencia
Guerra independencia
Guerra independencia
Guerra independencia
Guerra independencia
Guerra independencia
Guerra independencia
Guerra independencia
Guerra independencia
Guerra independencia
Guerra independencia
Guerra independencia
Guerra independencia
Guerra independencia
Guerra independencia
Guerra independencia
Guerra independencia
Guerra independencia
Guerra independencia
Guerra independencia
Guerra independencia
Guerra independencia
Guerra independencia
Guerra independencia
Guerra independencia
Guerra independencia
Guerra independencia
Guerra independencia
Guerra independencia
Guerra independencia
Guerra independencia
Guerra independencia
Guerra independencia
Guerra independencia
Guerra independencia
Guerra independencia
Guerra independencia
Guerra independencia
Guerra independencia
Guerra independencia
Guerra independencia
Guerra independencia
Guerra independencia
Guerra independencia
Guerra independencia
Guerra independencia
Guerra independencia
Guerra independencia
Guerra independencia
Guerra independencia
Guerra independencia
Guerra independencia
Guerra independencia
Guerra independencia
Guerra independencia
Guerra independencia
Guerra independencia
Guerra independencia
Guerra independencia
Guerra independencia
Guerra independencia
Guerra independencia
Guerra independencia
Guerra independencia
Guerra independencia
Guerra independencia
Guerra independencia
Guerra independencia
Guerra independencia
Guerra independencia
Guerra independencia
Guerra independencia
Guerra independencia
Guerra independencia
Guerra independencia
Guerra independencia
Guerra independencia
Guerra independencia
Guerra independencia
Guerra independencia
Guerra independencia
Guerra independencia
Guerra independencia
Guerra independencia
Guerra independencia
Guerra independencia
Guerra independencia
Guerra independencia
Guerra independencia
Guerra independencia
Guerra independencia
Guerra independencia
Guerra independencia
Guerra independencia
Guerra independencia
Guerra independencia
Guerra independencia
Guerra independencia
Guerra independencia
Guerra independencia
Guerra independencia
Guerra independencia
Guerra independencia
Guerra independencia
Guerra independencia
Guerra independencia
Guerra independencia
Guerra independencia
Guerra independencia
Guerra independencia
Guerra independencia
Guerra independencia
Guerra independencia
Guerra independencia
Guerra independencia
Guerra independencia
Guerra independencia
Guerra independencia
Guerra independencia
Guerra independencia
Guerra independencia
Guerra independencia
Guerra independencia
Guerra independencia
Guerra independencia
Guerra independencia
Guerra independencia
Guerra independencia
Guerra independencia
Guerra independencia
Guerra independencia
Guerra independencia
Guerra independencia
Guerra independencia
Guerra independencia
Guerra independencia
Guerra independencia
Guerra independencia
Guerra independencia
Guerra independencia
Guerra independencia
Guerra independencia
Guerra independencia
Guerra independencia
Guerra independencia
Guerra independencia
Guerra independencia
Guerra independencia
Guerra independencia
Guerra independencia
Guerra independencia
Guerra independencia
Guerra independencia
Guerra independencia
Guerra independencia
Guerra independencia
Guerra independencia
Guerra independencia
Guerra independencia
Guerra independencia
Guerra independencia
Guerra independencia
Guerra independencia
Guerra independencia
Guerra independencia
Guerra independencia
Guerra independencia
Guerra independencia
Guerra independencia
Guerra independencia
Guerra independencia
Guerra independencia
Guerra independencia
Guerra independencia
Guerra independencia
Guerra independencia
Guerra independencia
Guerra independencia
Guerra independencia
Guerra independencia
Guerra independencia
Guerra independencia
Guerra independencia
Guerra independencia
Guerra independencia
Guerra independencia
Guerra independencia
Guerra independencia
Guerra independencia
Guerra independencia
Guerra independencia
Guerra independencia
Guerra independencia
Guerra independencia
Guerra independencia
Guerra independencia
Guerra independencia
Guerra independencia
Guerra independencia
Guerra independencia
Guerra independencia
Guerra independencia
Guerra independencia
Guerra independencia
Guerra independencia
Guerra independencia
Guerra independencia
Guerra independencia
Guerra independencia
Guerra independencia
Guerra independencia
Guerra independencia
Guerra independencia
Guerra independencia
Guerra independencia
Guerra independencia
Guerra independencia
Guerra independencia
Guerra independencia
Guerra independencia
Guerra independencia
Guerra independencia
Guerra independencia
Guerra independencia
Guerra independencia
Guerra independencia
Guerra independencia
Upcoming SlideShare
Loading in …5
×

Guerra independencia

3,489 views
3,302 views

Published on

0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total views
3,489
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
2
Actions
Shares
0
Downloads
5
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

Guerra independencia

  1. 1. Estudios sobre la Guerra de laIndependencia española en la Sierra de Cádiz Luis Javier Guerrero Misa Fernando Sígler Silvera
  2. 2. Estudios sobre la Guerra de la Independencia española en la Sierra de Cádiz.Edita:Consejería de Gobernación y Justicia de la Junta de Andalucía.Dirección General de Administración Local.Colaboran:Asociación Papeles de Historia (Nº Refª: 596068).Grupo de Investigación Sierra de Cádiz: historia, patrimonio, cultura(UNED, G1511H34).Coordinación editorial:Cristóbal del Río Tapia.© Consejería de Gobernación y Justicia. Junta de Andalucía. 2012.Textos:Luis Javier Guerrero Misa, Antonio Morales Benítez, Fernando Sígler Silvera,Jesús Román Román, Hugo Palomares Beltrán y Manuel Castro Rodríguez.Diseño de cubierta:Juan Antonio Guerrero Misa.Imprime:Imprenta Luque, S.L. Córdoba.Depósito Legal:CO-35-2012ISBN: 978-84-695-2048-2La Consejería de Gobernación y Justicia, consciente del valor añadido que para unasociedad libre y moderna tienen los trabajos de investigación y divulgación de materiascomo la que esta obra trata, promueve acciones para facilitar la publicación de textosque se considere de interés para la comunidad, pero no comparte necesariamente lasopiniones o juicios de valores que los autores plasman en sus obras
  3. 3. ÍndicePresentación por Francisco Menacho Villalba,Consejero de Gobernación y Justicia de la Junta de Andalucía . . . . . . . . . . . . . . . . . 9Introducción por Antonio Ramírez Ortega,Director General de Administración Local de la Junta de Andalucía . . . . . . . . . . . . 11Comentario Metodológico por Luis Javier Guerrero Misa y Fernando Sígler Silvera 13I.- El marco bélico: Desarrollo de las operaciones militares en la Sierra de Cádiz durante la Guerra de la Independencia (1808-1814),por Luis Javier Guerrero Misa1. Introducción: Aspectos a tener en cuenta en una historia de los acontecimientos militares . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 17 1.1. Una guerra muy compleja . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 17 1.2. Una guerra de alcance mundial . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 19 1.3. Una guerra total . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 20 1.4. Una guerra civil . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 25 1.5. Una frontera más en la Sierra . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 272. Desarrollo de la Guerra en la Sierra de Cádiz. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 28 2.1. Primera fase de la Guerra: mayo de 1808 a enero de 1810. . . . . . . . . . . . . . . 30 2.1.1. El levantamiento popular contra los franceses. La creación de las Juntas. . 30 2.1.2. La Batalla de Bailén. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 31 2.1.3. El asunto de los prisioneros franceses. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 33 2.1.4. La Batalla de Ocaña, punto de inflexión. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 41 2.2. Segunda fase: enero de 1810 a finales de agosto de 1812. . . . . . . . . . . . . . . 42 2.2.1. Invasión de Andalucía y retirada hasta Cádiz. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 42 2.2.2. La sublevación de la Serranía de Ronda y la Sierra de Cádiz. . . . . . . . . . . 47 2.2.3. La toma de Ronda. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 56 2.2.4. Represión en la Sierra: el “castigo” francés a la sublevación. . . . . . . . . . . 59 2.2.5. El incendio de Algodonales . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 61 2.2.6. Sigue la represión en la Sierra. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 66 2.2.7. La expedición del general Lacy. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 72 2.2.8. Cese de Serrano Valdenebro y nombramiento de Pedro Cortés. . . . . . . . . 78 2.2.9. La segunda incursión: el asalto a Fuengirola. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 79 2.2.10. La vuelta de Serrano Valdenebro y el conflicto de competencias. . . . . . . 81 2.2.11. El primer ataque a Zahara. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 87 2.2.12. La tercera incursión. La Batalla de Chiclana o de La Barrosa. . . . . . . . . . 92 2.2.13. Ataques contra las fuerzas de Serrano Valdenebro. . . . . . . . . . . . . . . . . . 95 2.2.14. Las “sorpresas” de la Dehesa de Gaena y de Fuente de Leche. . . . . . . . . 98 -5-
  4. 4. Estudios sobre la Guerra de la Independencia española en la Sierra de Cádiz 2.2.15. Llegada de Ballesteros y contraataque francés. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 102 2.2.16. Primer ataque a Bornos y asedio de Tarifa. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 106 2.2.17. El ataque a Prado del Rey. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 109 2.2.18. Ballesteros ataca a Maransin. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 111 2.2.19. Soult persigue a Ballesteros. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 114 2.2.20. La Batalla del Guadalete o Bornos y el asalto a Málaga. . . . . . . . . . . . . 116 2.2.21. La sorpresa de Osuna. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 120 2.2.22. La retirada francesa. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 123 2.3. Tercera Fase. Desde septiembre de 1812 hasta mayo de 1814. . . . . . . . . . . 126 2.3.1 La retirada de Soult y la entrada en Granada. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 126 2.3.2. El cese de Ballesteros. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 128 2.3.3. Wellington en Cádiz. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 130 2.3.4. El final de la guerra. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 132 2.3.5. La vuelta al absolutismo. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 1343. Consideraciones Finales. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 134II.- La disolución del señorío de las Cuatro Villas de la Serranía de Villaluenga (1810-1814),por Antonio Morales Benítez . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 137III.- Política y conflicto armado en la Guerra de la Independencia en Ubrique y Benaocaz,por Fernando Sígler Silvera .1. Eco de la crisis institucional de 1808. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 1492. Elector para las Cortes de Cádiz. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 1523. Ocupación militar y sumisión institucional al mando francés (febrero de 1810). . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 1544. La lucha por el control militar de Ubrique y Benaocaz y disputas entre caudillos. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 158 4.1. Los ataques a Benaocaz y la capitulación. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 167 4.2. La entrada en Ubrique y la reacción de la Sierra. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 1685. Consecuencias políticas de la disolución del señorío jurisdiccional. . . . . . . . . . 1876. El alistamiento de 1811. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 1977. El caudillo español Begines esquilma las arcas de Benaocaz y secuestra a los capitulares. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 2118. El plan de Ballesteros. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 2189. Los suministros a los patriotas de Ubrique. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 22810. Los sacrificios de los ubriqueños en la guerra. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 22911. Epílogo absolutista. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 245 -6-
  5. 5. Estudios sobre la Guerra de la Independencia española en la Sierra de CádizIV.- El pueblo que conquistó su libertad: El Bosque, 1810-1811,por Jesús Román Román .1. Introducción. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 2472. El Bosque, primer pueblo de la Serranía que se levantó contra los franceses. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 2483. Una fuerza de ocupación francesa y la presencia del rey José I en El Bosque. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 2514. La partida de Andrés Ortiz de Zárate, El Pastor, en El Bosque. . . . . . . . . . . . . . 2535. Problemas con el administrador de la duquesa de Osuna. . . . . . . . . . . . . . . . . . 2596. Otras operaciones militares en torno a El Bosque. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 2617. La consecución del Villazgo. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 262Anexos I. Concesión del Privilegio de Villazgo por parte del Consejo de Regencia en nombre de Fernando VII. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 264 II. Confirmación del Privilegio de Villazgo por parte de Fernando VII. . . . . . . 266V.- Apuntes históricos sobre la Guerra de la Independencia en Grazalema (1810-1812),por Jesús Román Román .1. Introducción. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 2692. Grazalema ante los invasores franceses: las primeras operaciones de la partida de Andrés Ortiz de Zárate, El Pastor. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 2713. Los franceses entran a sangre y fuego en Grazalema. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 2744. Nuevos enfrentamientos. Encuentro con las tropas enemigas en Campobuche. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 2785. Problemas con las autoridades locales de Grazalema. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 280VI.- Victoria y derrota del general Ballesteros en Bornos: noviembre de 1811 y junio de 1812,por Hugo Palomares Beltrán.1. Introducción. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 2832. Batalla de noviembre de 1811. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 2843. Batalla de junio de 1812. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 286VII.-Reutilización castral de la antigua frontera castellano-nazarí de la Sierra de Cádiz durante la Guerra de la Independencia,por Manuel Castro Rodríguez y Luis Javier Guerrero Misa .1. Introducción. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 2972. La frontera “cadena” entre cristianos y nazaríes. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 2983. Las fortalezas de la frontera castellano-nazarí en el lado francés. . . . . . . . . . . . 300 3.1. Alcázar de Arcos. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 300 -7-
  6. 6. Estudios sobre la Guerra de la Independencia española en la Sierra de Cádiz 3.2. Castillo de Bornos (Fontanar y Castillo-Palacio de los Ribera). . . . . . . . . . 302 3.3. Las torres vigías de Bornos. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 303 3.4. Castillo de Fatetar de Espera. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 305 3.5. Torrevieja de Villamartín. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 307 3.6. El Castillo de Zahara. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 309 3.7. Castillo de Olvera. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 312 3.8. Fortaleza de Ronda. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 3134. Los castillos de la frontera española. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 318 4.1. El castillo de Aznalmara (Benaocaz). . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 321 4.2. El castillo de Jimena. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 324 4.3. El castillo del Águila de Gaucín. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 325 4.4. La fortaleza de Castellar. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 328 4.5. Castillo de Alcalá de los Gazules. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 3295. La cartografía y topografía de las plazas fuertes de la Sierra. . . . . . . . . . . . . . . 3316. Los ingenieros y cartógrafos militares. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 337Anexo documental. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 340VIII.-Fuentes y bibliografía. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 347 -8-
  7. 7. Francisco Menacho Villlalba Presentación Este año se celebra el Bicentenario de la Constitución de Cádiz de 1812,evento declarado por el Gobierno de España como acontecimiento de excepcionalinterés público. La Carta Magna gaditana dio origen a las democracias modernasy tiene un carácter universal, dada la enorme influencia que tuvo en otros textosconstitucionales europeos y, por supuesto, en los de las nuevas Repúblicas quenacieron en América latina tras sus procesos de independencia. Se trata, nada másy nada menos, del nacimiento del sistema de derechos y libertades que hoy díadisfrutamos. De ahí la importancia de este Bicentenario. Esta Consejería, que ostenta la Presidencia del Consorcio para la Conmemo-ración del evento y que entiende que La Pepa 2012 es ante todo una fiesta ciuda-dana que marcará un antes y un después en la provincia de Cádiz y de Andalucíaen general, quiere sumarse a los trabajos y actos conmemorativos con esta obrasobre el decisivo papel que tuvieron los hombres y mujeres de los pueblos de laSierra de Cádiz en su denodada lucha contra el invasor francés. Si la importancia del municipalismo ha sido siempre patente en la Historiade España, resulta especialmente intensa durante lo que se ha dado en llamar laGuerra de la Independencia española. En efecto, en pocas ocasiones como en éstalos vecinos de los pueblos, sin directrices concretas del casi inexistente Gobiernoprovisional de la Nación opuesto al impuesto Rey José Bonaparte, tomaronlas riendas de su destino con acciones organizadas localmente contra el inva-sor. De hecho, muchos autores empiezan a mencionar una Revolución Española(siguiendo la terminología de la Francesa de 1789), ya que se gestó de abajo haciaarriba en la organización administrativa del Estado y casi en la escala social, enla que la burguesía, el clero bajo y el campesinado fueron el motor de la historia. Esta obra pretende llenar un vacío historiográfico existente pues, aunque sonvarias las aportaciones realizadas hasta ahora sobre distintos episodios relativos ala ocupación francesa y a la lucha del pueblo gaditano contra su presencia en esteterritorio, la mayoría son fragmentarias y aparecen dispersas en diferentes publi-caciones de carácter local. De ahí la importancia del texto que tiene en sus manos. Por supuesto, una historia de la Guerra de la Independencia en una comarcaconcreta como la de la Sierra de Cádiz no se agota con esta obra. Se trata de un -9-
  8. 8. Estudios sobre la Guerra de la Independencia española en la Sierra de Cádiztema casi inabarcable por sus múltiples vertientes, pero las aportaciones que seencierran en este libro pueden constituir el estudio más ambicioso de los quehasta ahora han visto la luz y que seguro servirán de referencia obligada parafuturas nuevas aportaciones. Espero que la lectura de esta obra le resulte amena y de sumo interés. Francisco Menacho Villalba CONSEJERO DE GOBERNACIÓN Y JUSTICIA Junta de Andalucía . -10-
  9. 9. Antonio Ramírez Ortega Introducción La habitualmente conocida en España como Guerra de Independencia nosiempre ha sido así denominada. En los momentos de los acontecimientos y losinmediatos posteriores se la llamó en nuestro país como la Guerra contra ElFrancés, a la vez que los historiadores anglosajones la denominan como GuerraPeninsular, en el marco de las Guerras Napoleónicas. No es hasta pasada la mitaddel siglo XIX cuando se la empieza a llamar en España con la denominaciónactual, permaneciendo con algunos matices como la comúnmente aceptada. En cualquier caso, sin dejar de lado la evidente importancia política y militarque tuvo para España la Guerra y la victoria posterior, en cuanto que fue un paísinvadido por tropas extranjeras que impusieron por la fuerza un Rey de la familiaBonaparte y una carta otorgada de carácter constitucional como fue el Estatuto deBayona, no fue menos importante la repercusión política de los acontecimientos.En efecto, España se constituye por primera vez como Estado nacional (Nación,como señala la Constitución de 1812) y se dota de una constitución liberal quereconoce la soberanía nacional y la división de poderes, incorpora los principiosde la Revolución Francesa, adaptándolos al carácter confesional de nuestra socie-dad, y determina la entrada de nuestro país de hecho en la Edad Contemporánea.España no volvió a ser la que había sido, como bien se dio cuenta Fernando VIIcuando regresó del exilio forzoso. Por tanto, no se trata de una acontecimiento baladí que el presente añode 2012 se celebre el Bicentenario de la Constitución de 1812, a cuyos actosconmemorativos se une la edición de la presente obra haciendo hincapié en elpapel desempeñado por los municipios gaditanos y sus vecinos en los aconteci-mientos históricos que nos ocupan. El principal objetivo de esta edición es, pues, el estudio reflexivo sobre cómovivieron los habitantes de los municipios de la Sierra de Cádiz la Guerra de laIndependencia española, las causas y consecuencias para la vida del país (por nodecir de Europa entera) de sus actos y omisiones y los cambios que la labor delas Cortes gaditanas impuso en sus vidas. Por ello, recoge las acciones armadas, donde desempeñaron un papel funda-mental al obligar a situar allí durante un largo plazo un gran número de efecti- -11-
  10. 10. Estudios sobre la Guerra de la Independencia española en la Sierra de Cádizvos humanos y material bélico que, al enzarzarse en incesantes operaciones dedesgaste, impidieron que se pudieran emplear en la toma de la ciudad de Cádiz,donde tenía su sede la Regencia y desarrollaron sus trabajos las Cortes constitu-yentes. Pero también estudia los cambios jurídicos, políticos y sociológicos quetuvieron lugar al mismo tiempo, con la supresión de los señoríos jurisdiccionalesy la creación de nuevos municipios como mejor muestra de su repercusión. En otro orden de cosas, me gustaría destacar que los autores, que son espe-cialistas y desempeñan habitualmente sus tareas en el territorio que nos ocupa,han consultado fuentes primarias en gran parte inéditas, procedentes de archivosnacionales, provinciales y locales, y que han utilizado todas las fuentes dispo-nibles, independientemente del país de origen o el momento temporal en que seelaboraron. Finalmente, los textos de los autores vienen acompañados de una completabibliografía que completa una obra que entendemos que será de obligada consultapara aquellos que deseen profundizar en los hechos ocurridos en la zona y deaquellos que se acerquen por primera vez a esta época apasionante, que marcó lasociedad española de la edad contemporánea. Antonio Ramírez Ortega DIRECTOR GENERAL DE ADMINISTRACIÓN LOCAL Junta de Andalucía . -12-
  11. 11. Luis Javier Guerrero Misa y Fernando Sígler Silvera Comentario Metodológico El análisis del papel desempeñado por la Sierra de Cádiz en el curso de laGuerra de la Independencia y de los procesos políticos que se desarrollaron en estacomarca al calor del nuevo marco jurídico inaugurado por las Cortes gaditanases el principal objetivo de esta obra colectiva. Con ésta además se pretende llenarun vacío historiográfico, pues aunque son varias las aportaciones dadas a conocerhasta ahora sobre distintos episodios relativos a la ocupación francesa y a la luchacontra su presencia en este territorio, la mayoría son fragmentarias y aparecendispersas en diferentes publicaciones de carácter local. La idea que ha movido a los autores de este libro es ofrecer una panorá-mica global sobre cómo se desarrollaron aquellos acontecimientos históricos enesta comarca y cuáles fueron sus implicaciones fundamentales. Esta visión deconjunto se aborda desde varias perspectivas. Por una parte se plantea la evoluciónde las operaciones militares en esta zona con referencias constantes al contextode las decisiones tácticas en las que las mismas se enmarcaron, y se detalla elpapel que tuvieron estas villas en la pugna por dilucidar el control de un territorioque tenía como punto de referencia geoestratégica la ciudad de Ronda. A estepropósito responde el capítulo firmado por Luis Javier Guerrero Misa, en el queal mismo tiempo se presta atención a la organización de las fuerzas enfrentadasy a las disputas por el caudillaje que se produjeron dentro del propio espectro dequienes protagonizaron el levantamiento de la Sierra contra la presencia militarextranjera en su suelo. Idéntica vocación de visión global tiene la aportación conjunta de Luis JavierGuerrero y Manuel Castro Rodríguez sobre la utilización de las fortificacionesexistentes en la comarca para fines estratégicos de carácter militar. Pero, como se ha apuntado, este libro no se limita sólo a estudiar el curso delas operaciones directamente relacionadas con las acciones armadas. Paralela-mente, se abordan las implicaciones políticas y sociales que se desarrollaron enesta comarca con ocasión de la sublevación de estos pueblos contra la invasiónnapoleónica a la luz de la nueva legislación liberal emanada de las Cortes deCádiz. Así, la aportación de Antonio Morales Benítez descubre cómo se tradujoen un territorio concreto de esta zona, el de las Cuatro Villas de la Serranía deVillaluenga, el proceso de clausura del régimen señorial promovido desde el -13-
  12. 12. Estudios sobre la Guerra de la Independencia española en la Sierra de Cádizórgano legislativo gaditano. Fue éste, tal vez, el fenómeno histórico de carácterjurídico-político de mayor trascendencia de los desarrollados en este ámbitogeográfico en el contexto de la Guerra de la Independencia, en el que los concejosde Benaocaz, Grazalema, Ubrique y Villaluenga se desprendieron del someti-miento al señorío de la condesa-duquesa de Benavente, en cuyas manos vinoa confluir el dominio que a finales del siglo XV otorgó la corona a la Casa deArcos. Junto a este proceso, destaca igualmente la adquisición del villazgo porparte de la antigua puebla de El Bosque, hasta entonces dependiente desde elpunto de vista administrativo de las Cuatro Villas, tal como detalla en su contri-bución Jesús Román Román. Paralelamente a estas visiones de conjunto, este libro se enriquece con apor-taciones que abordan el papel que tuvieron varios municipios de la comarca en elcurso de los acontecimientos y en los que se concretan los análisis globales, encuyo contexto se enmarcaron. Así, Fernando Sígler Silvera aborda el desarrollode la Guerra de la Independencia en dos pueblos vecinos, los de Benaocaz yUbrique, y en este capitulo, junto con el relato de las acciones militares, se destacanlas fases de colaboración y enfrentamiento institucional entre sus concejos y elmando militar galo, así como las actuaciones relativas a los procesos electoralesdesarrollados antes y durante el clima bélico y al proceso de desmantelamientodel régimen señorial en estas villas. Se incluyen en este artículo censos de loscientos de combatientes ubriqueños inscritos en los alistamientos, de interés parala curiosidad del lector local. Las circunstancias de la guerra en otra de las villas de la Serranía de Villalengason igualmente estudiadas por Jesús Román, quien analiza el papel de Grazalemaen el curso de estos acontecimientos. Finalmente, uno de los hechos militares quetuvieron mayor eco de entre los sucedidos en la comarca de la Sierra lo abordaHugo Palomares Beltrán en su contribución sobre dos actuaciones de distintoresultado de uno de los generales que protagonizaron la lucha contra la presenciade tropas napoleónicas en este territorio: la victoria y la derrota de Ballesteros enBornos. Para la elaboración de todas estas contribuciones, en las que se ha queridocomplementar las visiones de conjunto desde distintas perspectivas con aporta-ciones centradas en varios ámbitos locales, los autores han acudido a la consultade fuentes primarias en gran parte inéditas. Estos trabajos se nutren del estudiode documentos del Archivo Histórico Nacional, Archivo Histórico Provincial deCádiz, archivos municipales de Benaocaz, Bornos, El Bosque y Ubrique, entreotros, así como de relatos, manifiestos y vindicaciones varias de protagonistasde la época. A este respecto, cabe destacar que se han utilizado tanto fuentesfrancesas como españolas, tanto coétaneas de aquellos acontecimientos comoposteriores, lo que otorga mayor credibilidad a las contribuciones de este libro. Por supuesto, una historia de la Guerra de la Independencia en una comarcaconcreta como la de la Sierra de Cádiz no se agota con esta obra colectiva. Se -14-
  13. 13. Luis Javier Guerrero Misa y Fernando Sígler Silveratrata de un tema casi inabarcable por sus múltiples aristas, pero las aportacionesque se encierran en este libro pueden constituir el estudio más ambicioso de losque hasta ahora han visto la luz y seguro que servirán de referencia obligada parafuturas nuevas aportaciones. Los autores de esta obra, miembros de la Asociación Papeles de Historia,con sede en Ubrique, y del Grupo de Investigación Sierra de Cádiz: historia,patrimonio, cultura, adscrito al Aula de la UNED de Olvera, quieren agradecer ala Dirección General de Administración Local de la Consejería de Gobernacióny Justicia la confianza depositada en ellos para abordar estos Estudios sobre laGuerra de la Independencia española en la Sierra de Cádiz. Luis Javier Guerrero Misa Fernando Sígler Silvera -15-
  14. 14. El marco bélico: Desarrollo de las operaciones militares en la Sierra de Cádiz durante la Guerra de la Independencia (1808-1814). Luis Javier Guerrero Misa Arqueólogo, Licenciado en Historia. Miembro del Grupo de investigación “Sierra de Cádiz: Historia, Patrimonio y Cultura” (G151H34). Universidad Nacional de Educación a Distancia (UNED). Miembro de la Asociación Papeles de Historia .1. Introducción. Aspectos a tener en cuenta en una historia de los acontecimientos militares No resulta nada fácil realizar un estudio pormenorizado del desarrollo de lasdiferentes acciones militares que se efectuaron en la comarca de la Sierra deCádiz durante la llamada Guerra de la Independencia Española, que podemosencuadrar entre principios de 1808, con la entrada de las tropas francesas en lapenínsula y finales de Abril de 1814 cuando se retiraron los últimos imperialesde Cataluña. No resulta nada fácil porque aún hoy en día, cuando se cumplendoscientos años de su desarrollo, sigue habiendo decenas de lagunas sobre suconocimiento e interpretación, máxime en zonas periféricas, como es la Sierra deCádiz, carentes de por sí de investigaciones actualizadas sobre su Historia. Hacefalta aún mucho trabajo de investigación para que podamos tener una visión másrealista, más acertada a las fuentes documentales fidedignas, que permitan inter-pretar y, en muchos casos, reinterpretar estos duros años. A modo introductorio,antes de referirnos a las acciones militares propiamente dichas, me ha parecidonecesario hacer algunas anotaciones que pueden ser útiles al lector para enmarcarel conflicto.1.1. Una guerra muy compleja Ante todo hay que señalar que la Guerra de la Independencia española, deno-minada por los ingleses como “Peninsular War” y “Guerre d’Espagne” por losfranceses, fue una guerra muy compleja, extremadamente complicada, no solode difícil narración, sino de comprensión e incluso de interpretación. Son tantaslas variables que afectaron a estos años decisivos para España y para la propiaEuropa, son tantas las acciones ilógicas e irracionales que se dieron en ella y quela hicieron diferente a las guerras “ilustradas” del siglo anterior, son tantas las“novedades” (llamémoslas convencionalmente de esta forma tan poco ortodoxa)que en ella se introdujeron, que sigue siendo una época mal conocida por los -17-
  15. 15. Estudios sobre la Guerra de la Independencia española en la Sierra de Cádizhistoriadores. O más bien sería mejor decir que sólo es conocida parcialmente.Es verdad que durante el siglo XIX y gran parte del XX, hemos contado conuna mayoría de historiadores que han resaltado los hechos “heroicos”, la exalta-ción exacerbada del patriotismo, la lucha por “las costumbres”, la religión o laforma de vida “española”, la entrega de un pueblo por su rey, la independenciade una nación frente a un todopoderoso imperio extranjero, etc…, en definitivala creación de un mito “histórico” en torno a ella. Un mito “romántico” si sequiere, cargado ideológicamente, pero tremendamente popular, que es el que hapredominado en la enseñanza y que ha calado en buena parte del público español.Sin embargo, por otro lado, se ha destacado que la guerra en la península fue elinicio de la revolución burguesa en España, del nacimiento del liberalismo, dellaicismo, de la lucha por las libertades políticas, sociales y económicas, etc...Otro paradigma histórico pero esta vez basado en el cambio político que supusoesta conflagración. Afortunadamente, podemos decir que en los últimos añosestamos asistiendo a una reinterpretación historiográfica de la “Guerra de laIndependencia”, que se inició a partir de los años ochenta del siglo pasado y quese ha vuelto a reactivar en estos últimos años previos a la celebración del segundocentenario. Entrando en materia y a nivel general, podríamos decir que la Gue- rra de la Independencia se sustenta en un trasfondo en el que, realmente, lo que se da es un conflicto entre dos formas diferentes de ver y comprender el mundo, de dos ideologías contra- rias, antagónicas, a su vez con muchas ramificaciones. Dos concepciones que no solo se enfrentaban por conceptos políticos sino por imponer al contrario cambios radicales en la economía y la sociedad o por seguir manteniendo el “status quo” del Antiguo Régimen. Así, el inmovilismo por un lado y la revolución por el otro, cada una apo- yado por las máximas potencias mun- Napoleón Bonaparte . Pintura de Jacques Louis David . diales del momento, Francia y GranBretaña, se enfrentaron despiadadamente en una larga guerra que no terminaría,en el fondo, con la expulsión de los franceses, sino que afectaría a muchas otrasguerras sucedidas en la península durante gran parte del siglo XIX. Entretanto, las dos grandes potencias mundiales, una continental y otramarítima, usaron la península en un juego estratégico en el que se dirimía lahegemonía mundial y en el que, aparentemente, la península era solo un cuadradomás del tablero de un ajedrez y los españoles los peones a sacrificar. -18-
  16. 16. Luis Javier Guerrero Misa También hemos sido conscientes, incluso diría que hemos “visto los desastres”de esa guerra, la ruina económica de España, la pérdida de las colonias americanascon el trauma que ello supuso, el atraso económico y social que trajo consigo paraalgunas regiones, Andalucía en especial… Y muchos otros aspectos que aún nose han tenido suficientemente en cuenta, como los meramente locales o comar-cales, que intentamos aportar, en parte, con este libro. Todo ello conforma unaamalgama, muy enmarañada, que cada historiador, dependiendo a veces de clarospostulados ideológicos de partida, ha intentado desmenuzar para poder interpre-tarlo y luego difundirlo al gran público. Dada esta complejidad, hemos decididohacer esta amplia introducción a este capítulo para dar algunas pinceladas decomprensión a la visión actual que se tiene de la Guerra de la Independenciacomo marco general, para luego poder comprender la narración de las accionesmilitares desarrolladas en la Sierra de Cádiz de forma específica. Hoy en día, por tanto, se admite que quedan muchos aspectos por inves-tigar, que hay que poner en su justa medida cada uno de los temas que hastaahora se han sobredimensionado y que hay que interpretarlo a la luz de miles dedocumentos que aún no se han estudiado en profundidad. Hay que cambiar, portanto, la perspectiva que teníamos sobre la misma e intentar ver el conjunto deesos años con nuevas miras.1.2. Una guerra de alcance mundial En consecuencia pensamos, como algunos historiadores militares contempo-ráneos, que la Guerra de la Independencia fue parte, importante y casi decisiva,de una de las primeras auténticas “Guerras Mundiales” que sacudieron no solo alviejo continente, sino a otros continentes (las Américas, el Caribe y las Antillas,el Norte de África, Madagascar e incluso Asia como en la isla de Java) en lossiglos XIX y XX, y en las que se vieron implicadas decenas de países y en laque se combatió en todos los frentes, terrestres o marítimos, e implicó no solo alos ejércitos, sino que también diezmó a las poblaciones civiles, que la obligó asumarse al esfuerzo bélico, y que causó una destrucción y mortandad de grandesproporciones. No sólo lucharon por la hegemonía mundial Gran Bretaña yFrancia, sino que prácticamente todos los rincones del mundo conocido hastaentonces, se vieron salpicados de una u otra forma por la extensión de la guerray sus consecuencias. No se trató de una mera guerra continental, europea, comola mayoría de las que se habían dado hasta entonces, fue una verdadera “guerramundial”. Ni siquiera esta vez, por poner una anécdota, se salvaron los suizos, yaque combatieron como mercenarios en ambos lados... Hemos dicho más arriba, que fue una guerra muy complicada, en la que sedieron modos muy diferentes de plantear las acciones bélicas. Así, podemoscomprobar que estuvo repleta de batallas campales al estilo típicamente napoleó-nico, con utilización de grandes ejércitos regulares y en las que el objetivo clarode los imperiales fue siempre dar el “golpe decisivo” que acabara primero con losejércitos españoles y luego con los ejércitos aliados (británicos y lusos). Napoleón -19-
  17. 17. Estudios sobre la Guerra de la Independencia española en la Sierra de Cádizaplicó en España sus principios sobre el arte de la guerra: ofensiva, movilidad,sorpresa y concentración de tropas1. Con ellos se buscaba la destrucción completadel enemigo, de ahí la obsesión por buscar la batalla campal decisiva contra losespañoles. El otro gran elemento de sus fulgurantes victorias en Europa habíasido la extrema movilidad de sus ejércitos (táctica que ya empleó sobradamenteJulio César del cuál era gran admirador Napoleón) que también se aplicó en lapenínsula, aunque no siempre con los resultados esperados por los imperiales.Las campañas europeas de Bonaparte habían sido siempre breves, intensas ydecisivas. Según algunos historiadores militares “el movimiento es el alma de laguerra napoleónica” y esta rapidez incrementaba exponencialmente la eficacia delas tropas imperiales en la consecución de sus objetivos tácticos. A esta rapidezde movimientos estaba ligado el factor “sorpresa”, puesto que la mayoría de losejércitos de principios del siglo XIX aún se basaban en las formas de combatirdieciochescas, donde primaban la cautela, la planificación y la logística exacer-bada, lo cual confería a estos ejércitos una lentitud pasmosa. Napoleón buscabaen sus campañas destruir antes a los ejércitos de sus enemigos en lugar de “ocu-par territorios” mediante la toma o asedio de sus plazas fuertes. Ésta era una delas grandes innovaciones bélicas impuestas por el genio militar de Bonaparte algoque le fue muy eficaz en sus incursiones sobre Europa en los últimos años delsiglo XVIII y el primer decenio del siglo XIX. Sin embargo, ante el asombro de los franceses, los ejércitos regularesespañoles (y no digamos ya los “irregulares” como veremos más abajo…) nosolo perdían las batallas y volvían a reorganizarse una y otra vez, sino queincluso ganaban batallas ante tropas veteranas, bien adiestradas y superiores enarmamento y movilidad. Todo ello a pesar de que en los primeros años, con ladesmembración del poder político en decenas de juntas y la acusada rivalidadentre alguna de ellas, el ejército español actuó de forma descoordinada, sin plani-ficación y sin mando central.1.3. Una Guerra Total Por otro lado, no solo hubo combates a campo abierto al estilo napoleó-nico, sino que también hubo largos asedios de ciudades y fortalezas (incluyendobombardeos tácticos y estratégicos), más propios del siglo anterior y de otraforma de combatir que la usada por Napoleón, como los de Zaragoza, Gerona ola propia Cádiz, para los que los franceses no estaban tan bien preparados y endonde se terminaba padeciendo más por la enfermedad (por ambas partes) quepor los combates. En no pocas ocasiones la tenacidad, moral y combatividad delejército español asombró a los mariscales y generales franceses que estuvieron enla península. Parece un tópico, pero es lo cierto y solo basta echar un vistazo a lasnumerosas “memorias” escritas por los oficiales franceses para comprobar hastaque grado de sorpresa podían llegar con la actitud de los españoles.1 FULLER, J.F.C.: La dirección de la guerra. Barcelona, Luis de Caralt, 1965, págs. 41-45. -20-
  18. 18. Luis Javier Guerrero Misa Otra característica de la guerra en la Península Ibérica fue la inestabilidad dela línea del frente, ya que se dieron alternativamente avances y retrocesos conti-nuos por ambas partes, de golpes y contragolpes en un marco de una contiendade gran movilidad como ya hemos señalado. De hecho, los frentes rara vez estu-vieron estables y bien definidos, ya que se ocupaba y se desocupaban ciudadesen virtud de los planteamientos tácticos puntuales de cada ejército y no solo pordominio del territorio. En algunas zonas los pueblos y las ciudades cambiaronde mano varias veces, lo que contribuyó a crear el desconcierto, la inseguridad yla confusión y lo que era peor, favoreció otro aspecto deplorable de esta guerra,la delación y la venganza. La extrema crueldad que caracterizó a la Guerra dela Independencia encontró aquí uno de sus factores más notable y la lucha en laretaguardia fue donde más se dió2. Uniformes de la Guardia Imperial . Cazador a Caballo y Granadero . Grabado siglo XIX . A ello hay que sumar que se dio un fenómeno inusual hasta entonces enlas “disciplinadas” guerras de la Edad Moderna, como fue la aparición de “LaGuerrilla”. Nombre por el que hoy en día aún se denomina a las acciones bélicasrealizadas por grupos de elementos irregulares (a veces militares y otras paisanos)que no dan cuartel a las fuerzas de ocupación, mediante pequeños ataques,rápidos y por sorpresa, a los destacamentos enemigos en lugares inaccesibles, elsistemático acoso de las comunicaciones del enemigo, o el asalto de los convoyesde suministros y correos. De esta forma, los ejércitos imperiales nunca tuvieronuna retaguardia “segura” y el sobresalto fue continuo, lo que no solo diezmónuméricamente a los franceses, sino que introdujo un elemento psicológico quehoy día conocemos como “fatiga de combate” y que afectó muy seriamente ala moral y, por tanto, a la eficacia de las disciplinadas tropas napoleónicas. Larepresión de este acoso guerrillero se cebó sobre la población civil sobre todo, y2 DE DIEGO GARCÍA, Emilio: La complejidad de la Guerra de la Independencia: Panorámica General. En Revista de Historia Militar, Num. Extraordinario, Ministerio de Defensa, Madrid 2008, pág. 20 -21-
  19. 19. Estudios sobre la Guerra de la Independencia española en la Sierra de Cádizello ocasionó, a su vez, una espiral de violencia, de venganzas, atroces y despia-dadas por ambas partes, en la que, la mayoría de las veces, sufría gente inocente.Esto, unido al factor esencial de que la forma de combatir de Napoleón era“alimentarse” del país que había invadido, fagocitando los recursos económicos ymateriales de los “subyugados”, a los que se obligaba a proveer a los ejércitos conalimentos, pertrechos, caballos, ganado, etc…no solo favoreció el descontento,sino que obligó a miles de personas del ámbito rural a, literalmente, “echarseal monte”, para evitar males mayores. Miles se encuadraron en las “partidas” yconformaron un ejército irregular que mantuvo en jaque a los franceses, negán-doles el necesario descanso a las retaguardias y cortándoles los suministros y lascomunicaciones. Ello también confirió a este conflicto el carácter de una autén-tica “Guerra Total”, tal y como la definió von Clausewitz , el gran teórico de laguerra del siglo XIX, testigo directo además de la guerra contra Napoleón3. Unaguerra muy diferente a las llamadas “Guerras Limitadas”4 en las que al final sepactaba el fin de la misma más por motivos económicos (el sostenimiento degrandes ejércitos y sobre todo el abastecimiento del mismo o los prolongadosasedios que mermaban los recursos) que militares. Guerras en las que imperabala cortesía y el espíritu aristocrático por encima de todo y que iban a cambiarradicalmente con el advenimiento de las guerras revolucionarias de finales delsiglo XVIII. Si unimos los levantamientos populares de mayo de 1808 con la instauraciónde las guerrillas y partidas, obtenemos otro carácter inequívoco de esta guerra,descrito por primera vez por otro teórico prusiano, el general von der Goltz, ensu libro de 1883 El Pueblo en Armas5. Se trataría de la contribución esencial deun pueblo entero ante una invasión y, sobre todo, su esfuerzo bélico decisivo aldesarrollo y desenlace de esa contienda. En este aspecto, la Guerra de la Inde-pendencia Española fue uno de los primeros ejemplos de cómo un pueblo puederebelarse, armarse, y combatir a un invasor, sin tener experiencia militar previa yacosarle, diezmarle y atacarle continuamente hasta obligarle a la retirada. Evidentemente, la guerrilla no es un invento español, por mucho que se hayadicho este mito, aunque sí lo es el nombre por el que se conoce a esta forma decombatir, que es hoy día mundialmente aceptado. Tampoco era un fenómenonuevo en la península y no está de más recordar, que en nuestra comarca hanactuado guerrilleros desde, al menos, los tiempos en los que Viriato emboscó alpretor Vetilio en el 147 antes de Cristo en la Manga de Villaluenga según algunosautores o en la zona de Benaoján-Montejaque según otros (ambas zonas son lasvertientes occidental y oriental respectivamente de la misma cadena montañosa),masacrando a una legión romana completa. En este sentido, la orografía de la3 VON CLAUSEWITZ Carl: De la Guerra. Berlín, 1832. Edición en Castellano. Ediciones del Ministerio de Defensa de España, dos volúmenes, 1999. Vol. I, pág. 6.4 FULLER, J.F.C.: La dirección…, op. cit., págs. 18-19.5 VON DER GOLTZ, Colmar: Das Volk in Waffen. Berlín, 1883. Edición española El Pueblo en Armas, editada en Toledo en 1895. -22-
  20. 20. Luis Javier Guerrero Misasierra, la inaccesibilidad de la zonamás montañosa, más abrupta, de nues-tra comarca, propició no solo el refugioidóneo para las partidas de guerrilleros,sino los lugares más adecuados paraemboscar a los invasores. Controlaruna zona como la sierra, en la que lasvías de comunicación están muy claras(y, por tanto, son muy vulnerables) nofue nunca tarea fácil para un ejércitoinvasor. Tampoco hay que olvidar quedesde el establecimiento de la coloniade Gibraltar nuestra comarca habíagenerado gran número de contraban-distas que se conocían a la perfeccióntodos los atajos, todos los refugios(fundamentalmente cuevas) y todoslos pasos en las zonas montañosas. Óleo de Fernando VII por Vicente López (Museo del Prado, Madrid) . En sentido general, recordemosque podemos definir como “guerrilla” a toda formación armada, compuestabien por tropas regulares o bien irregulares (civiles armados) o lo más comúnen nuestra comarca, una mezcla de ambas, que combate al enemigo en su reta-guardia mediante pequeños combates o asaltos por sorpresas, que se encuentranbien imbricados en la población local, y que viven, ocultos o semiocultos, de losrecursos que ofrece el territorio, aquellos que les suministra la población o losque se “requisan” al enemigo. Sin embargo, para los franceses los “guerrilleros” eran simples ladrones, fora-jidos y asesinos (“brigands”, bandidos, era la palabra que más empleaban parareferirse a ellos, otros usaban también la de “contrebandiers”, contrabandistas),y como tales eran perseguidos y reprimidos, siendo ajusticiados muchos de ellossin juicio alguno. Mientras, por el otro lado, se alentaba su creación y a dar luchasin cuartel al enemigo. Desde muy temprano, las autoridades sublevadas tuvieronconciencia de la importancia de este fenómeno y quisieron controlarlo de algunaforma. La Junta de Sevilla en el decreto que declaraba la guerra a Napoleón ins-taba ya al pueblo a tomar las armas con la siguiente frase: “y mandamos a todoslos españoles que obren con aquellos hostilmente y les hagan todo el daño posiblesegún las leyes de la guerra.” y “… .acometer al enemigo por medio de partidassueltas, no dejarlos descansar un momento, estar siempre sobre sus flancos yretaguardia, fatigarlos con el hambre, interceptando sus convoyes y destruyendosus almacenes .” En definitiva. “…cortarles toda comunicación entre España yFrancia” (decreto del 6 de junio de 1808). Toda una clara definición del término“guerrilla” como se puede ver. -23-
  21. 21. Estudios sobre la Guerra de la Independencia española en la Sierra de Cádiz Guerrilla de Frailes según un grabado del siglo XIX . Esto, unido a la debacle militar de finales de 1808, con la llegada de Napo-león a la península, favoreció el aumento extraordinario de las partidas y tambiénaumentó la violencia con la que se enfrentaron al enemigo y, lo que fue aún peor,incluso contra el propio pueblo, ya que, efectivamente, muchas de estas partidasrapiñaban de cualquier sitio con la excusa de su sostenimiento contra el invasor.Incluso, en el fondo, muchas de ellas solo eran bandas de auténticos delincuen-tes “disfrazados” de patriotas y hay documentos en el Depósito de Guerra delArchivo Histórico Militar que lo demuestran como las quejas de los generalesAbadía y Serrano Valdenebro6. En consecuencia, debido a estos desmanes, laJunta Central publicó el primer “Reglamento de Partidas y Cuadrillas”, fechadoel 28 de diciembre de 1808 en un intento por regularizarlas y controlarlas. Noobstante, este primer decreto fracasó en su aplicación y la Junta tuvo que pro-mulgar el 17 de abril de 1809 otro nuevo titulado “Instrucciones para el corsoterrestre contra los ejércitos franceses”, donde literalmente se autorizaba cual-quier acción, por dura y brutal que fuera, contra los imperiales, justificándola asu vez por la represión sin medida que los imperiales estaban cometiendo contrala población civil. La consecuencia inmediata fue el aumento de la espiral deviolencia hasta límites insospechados. No podemos seguir profundizado en este artículo sobre las connotacionesmilitares, políticas, sociales, económicas y de otras índoles que el fenómeno dela “guerrilla” supuso no solo en la Sierra de Cádiz y Serranía de Ronda, sino detoda España, aunque las partidas de nuestra comarca, igual que pasa con granparte de la historia de la Sierra de Cádiz, son quizás de las menos estudiadas. Sueficacia táctica quedó bien demostrada y posiblemente también su valor estraté-gico para la Regencia, aunque esto es más difícil de comprobar, pero desde luego6 Archivo Histórico Nacional (Abreviado AHN), Deposito de Guerra (Abreviado: DG), Diversos-Colecciones, 90, N.7 y AHN, DG, Diversos-Colecciones, 94, N.65 (aunque aquí, curiosamente falta la documentación porque alguien la ha sustraído y solo está el nombre de la carpeta en la que debería estar la carta de Serrano sobre los excesos que cometen las partidas de patriotas) o también AHN, DG, Diversos-Colecciones, 138, N.5 -24-
  22. 22. Luis Javier Guerrero Misafue un fenómeno que marcó la guerra contra los invasores franceses y que fuecasi la única forma de combate que se sostuvo en nuestra sierra. Para un mayorconocimiento, remitimos a uno de los trabajos de investigación más sistemáticoúltimamente publicado sobre este fenómeno, nos referimos al espléndido trabajode Francisco Luis Díaz Torrejón7.1.4. Una Guerra Civil Asimismo, en esta represión brutal no solo intervinieron los franceses, sinoque lograron que también lo hicieran las autoridades josefinas, lo cuál acentuóotro aspecto inherente a este conflicto, la de una verdadera guerra civil entreespañoles, entre “patriotas” y “afrancesados”, entre “fernandinos” y “josefinos”.Esta guerra civil encubierta llevaría a una división ideológica, prácticamente irre-soluble hasta hoy día, y se convertiría en una constante durante todo el siglo XIXy pondría las bases de otras guerras civiles de nuestro país. Un choque de “men-talidades” que en opinión de algunos historiadores lastró el desarrollo de nuestropaís con respecto a Europa. Aunque esta oposición ideológica, paradójicamentese daba también las cortes de Cádiz (donde se impusieron las ideas liberales conuna constitución de clara influencia francesa…¡otra paradoja de esta guerra!),la mayor parte del ejército y el pueblo que combatía a las tropas francesas teníalas cosas muy claras a nivel ideológico, con claro predominio del componentefernandino y, por ende, ultraconservador (sintetizado en aquel famoso “Vivan lascadenas”…). Además, se habla muy poco de los miles de españoles que estuvieron encua-drados bajo el mando de los franceses, de aquellos que acataron la obedienciaal nuevo rey y se sigue conociendo muy escasamente toda la administración delrey José I y las reformas de estilo liberal que se intentaron realizar en la partedominada, siguiendo los criterios legislativos de la Constitución de Bayona. Haytambién pocos datos sobre los regimientos de infantería y caballería formadospor españoles que combatieron bajo bandera francesa, algunos en el Frente Ruso,pero la mayoría en la península, contra otros españoles por tanto. Solo desde hace algunos años se ha comenzado a publicar algunos estudiosrigurosos y basados en documentación local sobre la administración josefina8 ysobre las llamadas “Milicias Cívicas”, creadas para imponer el orden primera-mente, pero que llegaron a servir como “Contraguerrilla”, como en el caso deMálaga y provincia publicado recientemente por Marion Reder9. Éste es uno delos muchos elementos que quedan por revisar en la historiografía de la Guerra dela Independencia, entroncado directamente con el del fenómeno del colaboracio-nismo. En nuestra comarca se conoce el caso de la Milicia Cívica de Villamartín7 DÍAZ TORREJÓN, Francisco Luis. Guerrilla, contraguerrilla y delincuencia en la Andalucía napoleónica (1810-1812), III Tomos. Fundación para el desarrollo de los pueblos de la Ruta del Tempranillo, Lucena (Córdoba), 2005.8 MARTÍNEZ RUIZ, Enrique: La Guerra de la Independencia (1808-1814) . Claves españolas en una crisis europea . Madrid, Silex ediciones, 2007.9 REDER GADOW, Marion: El Regimiento de Milicia Cívica de Málaga. En Cuadernos de Historia Moderna. Num. IX, 2010, págs. 63-92. -25-
  23. 23. Estudios sobre la Guerra de la Independencia española en la Sierra de Cádizque no pudo terminar de crearse por las presiones que la guerrilla y su entornohizo sobre el ayuntamiento, que puso mil y una trabas para el alistamiento, loque terminó por desanimar a los franceses que la eximieron finalmente al igualque pasó en Jerez de la Frontera o El Puerto de Santa María10. Esperemos que enbreve se publique el estudio sobre la dominación francesa de Arcos de la Fronterarealizado por M. Garrucho y en donde se trata el tema de las milicias cívicas enArcos11. Fotografía del Sello de la Prefectura de Jerez en un Decreto conservado en el Archivo Histórico de Zahara . (Foto Fernando Sígler) . Tampoco se ha estudiado demasiado la represión subsiguiente que se cerniósobre aquellos que abrazaron el credo napoleónico y la consecuente depuraciónque se hizo con ellos. Con el nombre de “afrancesados”, de tono despectivo, setildó a muchos españoles, en gran parte intelectuales, que querían también uncambio de régimen, ideológico, en España y que, de forma quizás, injusta sufrie-ron la humillación de la derrota, de la cárcel, el destierro o el ajusticiamiento.Muchos, para evitar esto último, terminaron por exiliarse. Ya incluso a los pocos años de acabar la guerra, en plena ebullición de losconflictos entre conservadores y liberales, se estableció la pauta a seguir histo-riográficamente con ella y curiosamente la consolidó un liberal que había sidodiputado en las Cortes de Cádiz y tuvo que exiliarse a la vuelta de FernandoVII, José María Queipo de Llano, el Conde de Toreno. Su magna obra sobre laGuerra de la Independencia daba la secuencia correcta de los hechos en el propioitulo: “levantamiento, guerra y revolución”12. Una concepción que para algunos10 ROMERO ROMERO, Fernando: Guerra de la Independencia: Villamartín, 1808-1813. Villamartín, Ayuntamiento, 1999, págs. 74-79.11 GARRUCHO JURADO, Manuel: La Dominación Francesa en Arcos y su Comarca . 1810-1811. Actas del 2º Congreso de Historias Locales de Cádiz [en prensa] a partir de la comunicación dada el 27 de octubre de 2010. Agradezco a su autor la consulta de su ponencia.12 CONDE DE TORENO: Historia del levantamiento, guerra y revolución de España. Tomo III. Madrid, Imprenta de don Tomás Jordán, 1835. Veáse nueva edición a cargo de J. M. Martínez Valdueza de la Editorial Akron. Madrid en 2008-09. -26-
  24. 24. Luis Javier Guerrero Misahistoriadores todavía sigue vigente (“Guerra y Revolución” son los dos axiomasimprescindibles en toda obra que se precie sobre la guerra peninsular), aunqueotros pensamos que habría aún mucho más que matizar como venimos diciendo.1.5. Una frontera más en la sierra En lo que respecta a nivel geográfico, debemos tener en cuenta para narrarlos hechos bélicos un problema esencial, y es que la actual comarca de la Sierrade Cádiz estaba por entonces más relacionada con la Serranía de Ronda y conSevilla que con la propia Cádiz capital o con Jerez (a excepción de Arcos,Bornos, Villamartín y Espera). Gran parte de la sierra pertenecía a la jurisdicciónde Ronda e incluso eclesiásticamente estuvo dependiendo de ella hasta el sigloXX. Geográficamente ambas sierras pertenecen a la misma unidad geológica queno se corresponde con la división administrativa hoy vigente. Militarmente, ade-más la sierra gaditana (al igual que la serranía rondeña) quedaba entroncada den-tro del ámbito de influencia de la Comandancia Militar del Campo de Gibraltar,que se encuadró en el llamado 4º Ejército cuando se pudo re-estructurar el mandomilitar español, siendo la vanguardia de este frente que abarcaba desde Chiclana(en poder de los franceses) hasta Marbella/Fuengirola. De hecho, en todos losdocumentos militares depositados en el Archivo Histórico Nacional, todas lasacciones dadas en la sierra de Cádiz se identifican siempre con la Serranía deRonda. Por tanto, la Sierra de Ronda por un lado y el Campo de Gibraltar por otroconformaban los límites entre los que se encuadraban la mayoría de nuestrospueblos. En consecuencia, la actual comarca quedó dividida, en dos zonas fron-terizas, dominadas cada una por una parte contendiente. Por un lado la campiñaalta, desde Arcos, Bornos y Villamartín a Puerto Serrano y de allí a Algodona-les/Zahara y a Olvera para enlazar con Ronda, en manos de los franceses (quese denominó militarmente como “Línea del Guadalete”), mientras que desdePrado del Rey-El Bosque hacia el interior (Ubrique, Benaocaz, Villaluenga yGrazalema) y de allí al campo de Gibraltar a través de Cortes y Jimena, estuvoen manos “patriotas”, aunque con ataques continuos de los imperiales, más enexpediciones de “castigo” que con objeto de controlar el territorio. De nuevo, enla Sierra de Cádiz, como un hecho consustancial con su propio devenir histórico,desde tiempos casi prehistóricos, se establecía una frontera… Por último, para finalizar esta introducción me gustaría aclarar que, si bienestoy de acuerdo con la renovación de los estudios sobre historia militar, tandesprestigiada por muchos historiadores en los últimos decenios13 y en el que sevuelve a analizar, desde nuevas perspectivas, la importancia de la guerra y lasbatallas en el destino político, ideológico, social y económico de la historia, nopor ello me gustaría que este artículo quedara en una mera narración de combates13 ESPINO LÓPEZ, Antonio: (1993). La historia militar . Entre la renovación y la tradición. En Manuscrits. Revista d’història moderna. Num. 11. Universidad Autónoma de Barcelona, 1993, págs. 215-242. Y (2001). La renovación de la Historia de las Batallas. En Revista de Historia Militar, Nº 91. Pags. 159-174. -27-
  25. 25. Estudios sobre la Guerra de la Independencia española en la Sierra de Cádizy hechos bélicos. La intención es darle un marco general del conflicto en el quela sociedad de la Sierra de Cádiz estuvo inmersa y que la transformó, al igual queal resto del país, de una forma radical, como nunca antes había sucedido y quecon esta guerra se cimentarían las bases de esa nueva sociedad, comenzando unanueva etapa, la Edad Contemporánea.2. Desarrollo de la guerra en la Sierra de Cádiz. Para poder tener una visión más clara del desarrollo de la guerra en la comarcade la Sierra de Cádiz hemos dividido la misma en tres fases cronológicas. Laprimera comprendería los sucesos acaecidos en la comarca desde el motín popu-lar del 2 de Mayo de 1808 en Madrid, hasta la entrada de las tropas imperialesen Andalucía en enero de 1810, incluyendo la participación de las tropas convoluntarios de los pueblos de la sierra en la Batalla de Bailén y posteriores, lallegada de los prisioneros franceses y sus consecuencias para los pueblos que losalojaron. La segunda fase comprendería las acciones bélicas principales, la invasiónde Andalucía y la defensa de Cádiz, la sublevación de las Serranías de Ronda yCádiz, el inicio de la guerra de guerrillas, los combates en las sierras con SerranoValdenebro y González Peinado, la expedición de Lacy y la llegada de Balles-teros. Años duros y amargos que estarían comprendidos entre enero de 1810 yla retirada de los franceses de la línea del Guadalete a finales de agosto de 1812. La tercera y última fase comprendería entre septiembre de 1812 con la reti-rada francesa de Andalucía, la demolición de muchos castillos y fortalezas, lareorganización de la zona antes ocupada, hasta la entrada de Fernando VII enMadrid en mayo de 1814 y la abolición inmediata de la Constitución de 1812. Intentaremos, en la medida de lo posible, poner en relación los hechosparticulares sucedidos en nuestra comarca con la dinámica peninsular de lamisma para encuadrarlos de forma correcta y comprensible. En la narración deestos acontecimientos bélicos hemos usado una amplia gama de fuentes, unasbibliográficas, algunas de ellas clásicas como la ya citada del Conde de Toreno(“Historia del Levantamiento, Guerra y Revolución de España”) y otras muchomás actuales y que relacionamos en la bibliografía que viene al final de estelibro; así como otras documentales, fundamentalmente las extraídas del Depó-sito de Guerra (1810-1931) del Archivo Histórico Nacional, sección “Guerrade la Independencia Española (1808-1814)” y dentro de ella la subsección del4º Ejército (de Andalucía y Castilla La Nueva), recientemente digitalizados enel Portal PARES. Asimismo se han usado varios memorandos de la época, enespecial, los de González Peinado, “Manifiesto que hace a la nación el briga- -28-
  26. 26. Luis Javier Guerrero Misadier Don Francisco González Peinado…”14 y Serrano Valdenebro, “Manifiestode los servicios hechos a la Patria por el Gefe de Escuadra, Don José SerranoValdenebro”15, pero también las dos del controvertido guerrillero Andrés Ortizde Zárate, alias “El Pastor”, titulada “Representación que Don Andrés Ortiz deZárate, conocido como “El Pastor”, en la Serranía de Ronda hace al soberanoCongreso Nacional… .” y “La más justa vindicación que presenta a sus compa-triotas D . Andrés Ortiz de Zárate, conocido por el Pastor…”16 o incluso las dealgunos pueblos como la de Cortes de la Frontera, el “Manifiesto de las accionesde guerra y señalados servicios que ha hecho la villa de Cortes…”17 . Por último,aunque aquí las tratemos de forma anecdótica y requerirían un análisis más enprofundidad, también hemos usado algunas fuentes francesas, escasas aún, peroque comienzan a digitalizarse también en el país galo. Algunos expedientes mili-tares, sobre todo aquellos que obtuvieron la “Legión de Honor”, son accesibles,así como algunas memorias redactadas por oficiales franceses tras la guerra, enespecial las famosas de Albert-Jean-Michel de Rocca, las “Memoires sur la Gue-rre des Français en Espagne”18, que ya usara Fray Sebastián de Ubrique y queperteneció al 2º Regimiento de Húsares “Chamboran” o las del boticario militarSébastien Blaze y sus “Mémoires d’un apothicaire sur la guerre d’Espagne”19.Mención aparte debe tener la detallada y prolija historia de la ocupación de laprovincia de Málaga, realizada a principios del siglo XX por el teniente francésAlphonse Grasset, de la Sección Histórica del Estado Mayor del Ejército Francés,“Malaga, province française (1811-1812)”, imprescindible para conocer la ver-sión gala del conflicto en las sierras de Málaga y Cádiz y el Campo de Gibraltar.14 GONZÁLEZ PEINADO, Francisco: Manifiesto que hace a la nación el brigadier D . Francisco González Peinado…: Por el qual hace ver la conducta que ha observado desde el principio de nuestra gloriosa revolución, y particularmente desde que entró a servir su encargo en el Supremo Congreso Nacional… descubriendo el origen de los procedimientos con que se ha atacado la inviolabilidad de su carácter, y comprometido su honor y su opinión publica. Cádiz, Imprenta de Vicente Lema, 1811.15 SERRANO VALDENEBRO, José: Manifiesto de los servicios hechos a la Patria por el Jefe de Escuadra don José Serrano Valdenebro desde el movimiento de la nación a la justa defensa contra la invasión que nos tiraniza, hasta su remoción del mando de la Sierra Meridional acordada por la Regencia en 2 de julio de 1811. Algeciras, Juan Bautista Contilló y Conti, [1811].16 ORTIZ DE ZÁRATE, Andrés: Presentación que Don Andrés Ortiz de Zárate, conocido por el Pastor en la Serranía de Ronda, hace al Soberano Congreso Nacional reunidos en Cortes Extraordinarias, con motivo de la causa que se le ful- mino, y ha sido sustanciada, y determinada en su favor por la Real Audiencia Territorial residente en esta plaza. Cádiz, Imprenta de la Viuda de Comes, 1811 y ORTIZ DE ZÁRATE, Andrés: La mas justa vindicacion que presenta a sus com- patriotas don Andres Ortiz de Zarate, conocido por el pastor en la Serrania de Ronda . . . con motivo de los atroces delitos que le atribuye . . . D . Francisco Gonzalez Peynado . . . : con otras cosas que ilustran al público . Algeciras, Juan Bautista Contilló y Conti, 1812.17 GARCÉS Y BAREA, Francisco: Manifiesto de las acciones de guerra y señalados servicios que ha hecho la villa de Cor- tes en la gloriosa defensa que han sostenido los pueblos de la Serranía de Ronda contra la invasión del tirano Napoleón presentado a las Cortes Generales y Extraordinarias del Reino por mano de su diputado don Francisco Garcés y Barea. Cádiz, Oficina de don Nicolás Gómez de Requena, impresor del Gobierno, 1813.18 DE ROCCA, Albert-Jean-Michel: Memoires sur la Guerre des Français en Espagne . 1814. Edición española AYMES, Jean-René y BITTOUN-DEBRUYNE, Nathalie (eds.): Memorias sobre la guerra de los franceses en España de Albert- Jean-Michel de Rocca. Cádiz, Silex-Servicio de Producciones de la Universidad de Cádiz, 2011.19 BLAZE, Sébastien: Mémoires d’un apothicaire sur la guerre d’Espagne pendant les années 1808 à 1814. Paris, Ladvocat Libraire, 1828. . Edición de Trifaldi de 2008, 477 págs. Introducción, traducción y notas de Máximo Higuera Molero. -29-
  27. 27. Estudios sobre la Guerra de la Independencia española en la Sierra de Cádiz2.1. Primera Fase de la Guerra: Mayo de 1808 a Enero de 1810.2.1.1. El levantamiento popular contra los franceses. La creación de las Juntas. La Sierra de Cádiz en particular y Andalucía en general, salvo con honrosasexcepciones, vivía sin alteraciones políticas, sociales o económicas destacablesa comienzos del siglo XIX. Solo el estancamiento económico del modelo delAntiguo Régimen y las crisis de subsistencias de los primeros años de siglo, alque se unió una violenta epidemia que mermó la población serrana, alteraban estecansino devenir. Los ecos de la revolución apenas si sonaban algo en la cosmo-polita Cádiz o entre algunos sectores intelectuales en grandes ciudades, pero nohay constancia que sus ideales hubieran llegado a una comarca tan secularmenteolvidada y alejada de los centros de decisión y poder como fue la sierra gaditana. Los extraordinarios sucesos que sucedieron tras el Motín de Aranjuez en elque se depuso al valido Godoy y por el que tuvo que abdicar Carlos IV en su hijo,el príncipe heredero, Fernando VII y la entrada de las tropas del mariscal Muraten Madrid para deponerlo en marzo de 1808 se vivieron con expectación en todaAndalucía. Apenas dos meses después, con el Ejército Francés asentado en lacapital, se produjo el levantamiento popular (y de algunas unidades del ejércitoespañol no lo olvidemos) del 2 de mayo que desembocó en unas sangrientasjornadas de muerte y represión que siguen vivas hoy día en nuestras mentes,gracias a las pinturas de Goya y a la idealización romántica que de ellas rápi-damente se hizo. Fernando VII, responsabilizado por Napoleón de la rebelión,es obligado a abdicar en Bayona donde estaba confinado junto a su padre. Elnombramiento del propio Murat como presidente de la Junta de Gobierno, quehabía dejado en Madrid el propio Fernando VII, hizo que aumentara el clamorpopular contra la ocupación francesa y la rebelión política sucedió a la rebelióndel pueblo y parte del ejército, que se extendió por toda España. Ante el vacíode poder que se creó fuera de la capital, se instauraron, en muy corto espaciode tiempo, juntas en varias capitales de provincia que asumieron las riendas deldesaparecido poder real. Lucha en la Puerta del Sol de Madrid el 2 de mayo de 1808 . Grabado del siglo XIX . -30-
  28. 28. Luis Javier Guerrero Misa Sevilla tomó el liderazgo político en Andalucía Occidental y el 27 de mayode 1808 se creó la Junta Suprema, constituida bajo la presidencia del antiguosecretario de estado y ministro de Hacienda con Carlos IV, Francisco Saavedray Sangronis. Según Moreno Alonso20, la actividad y la influencia de la JuntaSuprema de Sevilla, fue extraordinaria, irradiando su influencia a todos los luga-res de Andalucía e incluso a los territorios americanos.2.1.2. La Batalla de Bailén. Una influencia que se intensificaría enormemente tras la creación de un ejér-cito propio (en el que se integraron los voluntarios de los pueblos de la Sierracomo luego veremos), al mando del general Francisco Javier Castaños, al que senombró Capitán General del Ejército de Andalucía, siendo trasladado desde supuesto en el Campo de Gibraltar a Sevilla. El 6 de junio se le declara la guerra aNapoleón de manera oficial y se comienza a organizar este gran ejército con lasunidades regulares (fundamentalmente los ejércitos del Campo de Gibraltar yde Cádiz, más unidades procedentes de Valencia, Burgos, Cuenca, Guadalajara,etc… ) y los voluntarios andaluces (milicias de Cádiz, Sevilla, Jaén y Granada,incluidos los famosos garrochistas de Jerez y Utrera, etc…). Algunos historia-dores militares estiman que un 35% de las tropas españolas que participaron enBailén eran irregulares o formadas apresuradamente por voluntarios. La reuniónde todo este gran ejército requirió de grandes dotes de mando, de logística y deavituallamiento, así como también de grandes dotes de ingenio y de tesón paraconvertir a los nuevos reclutas en soldados suficientemente adiestrados. Para ellose habilitó un gran campamento en Utrera (Sevilla) en el que el capitán generalllegó a revistar tropas que sumaron unos 25.000 efectivos en muy poco tiempo. Por su parte la Junta de Granada también reclutó un ejército de unos 10.000efectivos que puso al mando del por entonces gobernador de Málaga, el generalsuizo Teodoro Reding von Biberegg, que es nombrado mariscal de campo y queaportó además su regimiento de soldados suizos destinado en Málaga con él (el3º Regimiento de Suizos). Tras la formación de la Junta Suprema de Sevilla, se erigieron paulatina-mente juntas en todas las ciudades de más de 2.000 vecinos. El 2 de Junio Arcosse adhiere a la Junta soberana y es el propio ayuntamiento el que toma las rien-das, en mitad de proclamas patrióticas y bandos incendiarios21. En las de menoshabitantes, los ayuntamientos hicieron las veces de juntas. Incluso se sabe quefue el propio pueblo, en masa, el que en algunos pueblos obligó a los ediles aconvertirse en juntas. Este hecho ha sido calificado por muchos historiadorescomo el inicio de la revolución española, por lo que significaba de cambio en la20 MORENO ALONSO, Manuel: Andalucía en La Guerra de la Independencia. En Revista de Historia Militar, Num. Extraordinario. Madrid, 2008, pág. 91.21 GARRUCHO JURADO, Manuel: La Junta Subalterna de Arcos de la Frontera (1808-1810). En Invasión y guerra en la provincia de Cádiz (mayo 1808 a Febrero 1810)”. Coordinación Alberto Ramos Santana y Santiago Moreno Tello. Cádiz, Excma Diputación de Cádiz, 2010, págs. 335-344. -31-
  29. 29. Estudios sobre la Guerra de la Independencia española en la Sierra de Cádizconstitución y nombramiento de los consistorios y por la contundente expresiónde la “soberanía nacional”, embrión de la propia revolución liberal. Lo que síqueda claro es que, en todos ellos, se iniciaron de inmediato los trámites de reclu-tamiento voluntario (por petición expresa mediante oficio de la Junta Supremade Sevilla) de los mozos comprendidos entre los 16 y los 45 años. Ciudadescomo Jerez, Lebrija, Arcos, Villamartín o Ronda, por solo citar a las de nuestroentorno, se adhirieron fervientemente a la causa y pronto se tuvo un reemplazonumeroso de nuevos reclutas. Conocemos muy bien el caso de Villamartín queha publicado Fernando Romero y que nos relata como se presentaron a la convo-catoria al menos 80 mozos del pueblo, de los que 50 fueron declarados útiles, porlo que se alistaron voluntarios en el Ejército del General Castaños22. Recibieroninstrucción en el campamento de Utrera y participaron, encuadrados en diferentesregimientos y batallones en la Batalla de Bailén, sobreviviendo la mayoría deellos hasta la Batalla de Tudela (noviembre de 1808) en la que fueron diezmados.La mayoría de ellos estuvieron encuadrados en los Regimientos de Ordenes Mili-tares y en el de África según consta en un certificado conservado en el ArchivoMunicipal de Villamartín23. El mismo día 6 de junio en el que la Junta Suprema de Sevilla declaraba laguerra al imperio francés, Napoleón publica el decreto por el que designa a suhermano mayor como rey de España con el título de José I. El día 7, tras jurar laConstitución de Bayona, el propio José recibió el juramento de los integrantes dela Junta desplazados a Bayona, iniciando camino hacia Madrid, a donde llegaríael 20 de junio, siendo proclamado rey el día 25 del mismo mes. Ante el desafío de las Andalucías (aún subsistía la denominación de los cua-tro reinos), Napoleón encarga al general Dupont que se adentre en Andalucíacon el doble fin de asegurar la vía de comunicación entre Madrid y Cádiz y la deapoyar a la escuadra francesa atracada y sitiada en dicha ciudad desde los tiemposde Trafalgar. Tras batir a las tropas cordobesas en la batalla del puente de Alco-lea, el 2º cuerpo de “Observación de la Gironda” de Dupont entra en Córdoba yla saquea durante varios días, produciéndose todo tipo de desmanes. Este retrasoposibilita la oportunidad de que los ejércitos de las juntas de Sevilla y Granada seunifiquen en la localidad de Porcuna (Jaén) y se establezca allí el plan de ataque,sumando ambos ejércitos un total de 27.000 efectivos. Dupont decide instalar su cuartel general en Andújar (Jaén), donde se lesuman a 9.600 hombres de refuerzo de la 2ª División, al mando del general Vedel,con lo que sus tropas ascendieron a un total de unos 21.000 hombres, aunque paraentonces los ejércitos españoles amenazaban ya con cercarle y cortarle la retiradahacia Madrid.22 ROMERO ROMERO, Fernando: Guerra de la Independencia . . ., op . cit., págs. 21-22.23 AMV. Legajo n° 99 del año 1813, doc. nº 12. -32-
  30. 30. Luis Javier Guerrero Misa Tras un combate el 15 de julio en la localidad de Menjíbar y tras una agota-dora marcha bajo un sol de justicia, ambos ejércitos se enfrentaron en las cerca-nías de Bailén en la mañana del 19 de julio de 1808. Dupont se enfrentó a Reding,verdadero artífice de la victoria española y después de una dura batalla, en la queel calor y la sed del abrasador julio andaluz hicieron mella en ambos lados (esfamosa la acción de los paisanos de Bailén que socorrieron con cientos de cánta-ros de agua a los exhaustos soldados españoles, algo que no tuvieron los france-ses…), pidió parlamentar para acordar su rendición. Las bajas francesas sumaronmás de 2000 muertos y 400 heridos, entre ellos el propio Dupont, alcanzado alrealizar un último ataque a la desesperada, mientras que los prisioneros sumaronmás de 17.600. El día 22 Castaños aceptó la rendición y se firmaron las capitu-laciones que tanto darían que hablar. La Batalla de Bailén fue la primera granderrota del Ejército Imperial, terminando con ella el mito de la invencibilidad delos franceses y comenzando el calvario para estos prisioneros galos… Rendición de Bailén . Óleo de Casado de Alisal . Casón del Buen Retiro, Madrid .2.1.3. El asunto de los prisioneros franceses Las consecuencias para los franceses fueron dramáticas, José I debe abando-nar apresuradamente Madrid y emprender huida hacia Burgos y luego a Vitoria.El ejército Imperial se retira a la línea del río Ebro. En Andalucía la victoriase celebra en todas las ciudades y pueblos, con repiques de campanas, misasy “Tedeums”, mientras que Sevilla se convertía en capital de la España libre,quedando en ella radicada la Junta Central a partir de diciembre de 1808 presi-dida por el ya anciano Conde de Floridablanca (que falleció a los pocos días desu llegada a Sevilla). En un bando muchas veces publicado, la Junta se presen-taba a Andalucía como “la última esperanza de la nación” y se hacía toda unadeclaración sobre las razones de la guerra contra los franceses, condensadas enel patriotismo, la lucha contra el invasor, la llamada a la nación, la lucha contra“nuestros” enemigos internos (los luego llamados “josefinos” o afrancesados), la -33-
  31. 31. Estudios sobre la Guerra de la Independencia española en la Sierra de Cádizpreparación de la guerra, etc…24. Sin embargo, Castaños, en lugar de seguir haciaMadrid y derrotar totalmente a los franceses, desistió de su persecución y regresóa Sevilla, malogrando, en opinión de algunos historiadores, el “golpe de gracia”a los imperiales y dejando vía libre a que el propio Napoleón entrara en España. Entretanto, los prisioneros de las divisiones derrotadas de Dupont y Vedel(éstos últimos podrían haber escapado a la rendición pues no participaron en labatalla sino en su fase final y fueron obligados a capitular por el propio Dupontpor lo que sus tropas estaban casi intactas) iniciaron su viaje hacia Cádiz. Lascapitulaciones de su rendición estipulaban que los jefes de alta graduación, ofi-ciales, suboficiales y tropas debían ser embarcados en Rota y Sanlúcar con des-tino a Francia. Sin embargo, el gobernador militar de Cádiz, Tomás de Morlay Pacheco, se opuso firmemente a Castaños en respetar las estipulaciones deembarque de los franceses y escribió a la Junta de Sevilla oponiéndose al tra-tado. Tras unos desgraciados incidentes en Lebrija, en el que hubo incluso algúnmuerto, en Puerto Real y sobre todo en el Puerto de Santa María, donde la muche-dumbre asaltó a los prisioneros y les saqueó los equipajes, repletos de un inmensobotín en monedas de oro y en objetos litúrgicos, se tuvo que redoblar su escolta.En la isla de León, como los prisioneros que llegaron no llevaban botín, fueronrecibidos a pedradas. Dupont protestó por el trato recibido (los generales y altosoficiales fueron encerrados en el castillo de San Sebastián para protegerlos deun posible linchamiento y tuvieron que llevarlos hasta allí por vía marítima paraevitarlo) a lo que Morla comunicó que le confiscaban los equipajes y tras la nuevaprotesta del francés, en un airado escrito, le dijo (se conserva la correspondenciaentre ambos): “…si podía una capitulación que solo hablaba de la seguridad de sus equipa-ges, darle la propiedad de los tesoros que con asesinatos, profanación de cuantohay sagrado, crueldades y violencias había acumulado su ejército en Córdobay otras ciudades? . ¿Hay razón, derecho ni principio que prescriba que se debeguardar fe ni aun humanidad a un ejército que ha entrado en un reino aliado yamigo so pretextos capciosos y falaces; que se ha apoderado de su inocente yamado rey y toda su familia con igual falacia…”25. Por este escrito podría pensarse que Morla actuaba por venganza y siguiendolos dictados de los exaltados, lo cierto es que la actitud del gobernador de Cádizera toda la contraria y lo que intentaba era aplacar, precisamente, a quienes pen-saban que Castaños había sido demasiado generoso con los franceses. Existe undocumento de Morla explicando cómo tuvo que lidiar entre las órdenes recibidasde la Junta y los exaltados que, literalmente, querían asesinar a los generalesfranceses y a todos los prisioneros y justifica en ella su posición. Vamos a trans-cribirla en parte ya que creo que es un documento poco conocido. Se denomina“Justificación que hace a la nación española el Capitán General de Andalucía24 MORENO ALONSO, Manuel: Andalucía en La Guerra…, op . cit., pág. 92.25 CONDE DE TORENO: Historia del levantamiento, guerra…, op . cit., pág. 406-407. -34-
  32. 32. Luis Javier Guerrero MisaGobernador de Cadiz, acerca de su conducta con Dupont y demás Generalesfranceses” y dice así: “Habiendo sido muchos y repetidos los anónimos y cartas que he tenidode varías Ciudades de España , y aun de Madrid , insistiendo en que era de mihonor, por ser de justicia y de utilidad de la Nación, el exterminio de Dupont ydemás Generales franceses: añadiendo algunos que debiera extenderse tan san-grienta execucion á todos los prisioneros: creo de mi deber manifestar las razo-nes que me han estimulado á no acceder á tan crueles deseos, y sí á oponermevigorosamente á que se pudiesen realizar… .En primer lugar: ni exerzo ni quieroexercer ningún poder supremo: es la Junta de Sevilla la que ha dispuesto porrazones que son bien poderosas, y que no se deben dar al público , la exportaciónde Dupont y demás Generales franceses . Solo me ha tocado obedecer y pues noentra en mi carácter, ni modo de pensar, el resistir jamas á ninguna autoridadya constituida, lo que solo puede atraher disensiones civiles, que son el supremomal de una Nación y que no perdonaré sacrificio por evitar siempre . Pero pres-cindiendo de este sólido motivo de mi conducta ¿cómo podría yo jamas adoptaruna venganza atroz que atrahería funestas y horribles conseqencias? . . . Las sangrientas execuciones que resultasen harían llorar amargamente átoda Nacion, inclusos aquellos mismos que ahora piden el suplicio de Dupont… Esta misma falta de combinación del vulgo, su costumbre de no pensar yde guiarse por primeras impresiones, son causa de que el paisanage, y mas lasmugeres, traten mal en todas las guerras a los prisioneros, por no reputarseexpuestos á represalias, y prescindir de las que el enemigo tome a su vez contrael valiente y honrado militar que los defiende . Mas este y que inmediatamenteestá expuesto á sufrir toda crueldad que exerza con su enemigo, es generoso yhumano . …Por fortuna, solo el populacho mas abjecto se separa en esta parte de lagenerosidad y nobleza del carácter español . No ofender al rendido, no vengarlas injurias en el caido, y perdonar á quien se humilla, son virtudes indelebles enel corazón Español… Cádiz 6 de Agosto de 1808 . Tomas de Morla .”26. En un oficio dirigido el 15 de agosto a la Junta de Jerez, elogiando los sacri-ficios de ésta en relación a Bailén y el trato hacia los prisioneros, Morla vuelvea insistir en los mismos términos: “No mancheis vuestras generosas manos conla sangre del rendido, no usurpéis su oficio al verdugo, no ofendais á los queperdonaron vuestros valientes compatriotas en el campo de Marte . Los puña-les se les cayeron de sus manos, que solo extendieron para socorrer al que losllama necesitado . Tan heroicos procederes nos harán inmortales en la historia:mostrar valor con el armado, hacer todo sacrificio para resistir al tirano, y ser26 XIMÉNEZ CARREÑO, Manuel: Demostración de la Lealtad Española: Colección de Proclamas, Bandos, Ordenes, Dis- cursos, Estados de Exercito, y Relaciones de Batallas publicadas por las Juntas de Gobierno, ó por algunos particulares en las actuales circunstancias, Tomo IV. Cádiz, 1808. Carta de Tomas de Morla, pág.19-23. -35-
  33. 33. Estudios sobre la Guerra de la Independencia española en la Sierra de Cádizhumano con el rendido, es llenar quanto pide la Religión, el honor y las leyes .Complázcome, pues, en extremo de tan bella y exemplar conducta de mis patri-cios, ¡Ojalá todos la imitasen! .”27. Vista de la Catedral de Cádiz a principios del siglo XIX . Morla fue un personaje injustamente tratado por los historiadores decimo-nónicos porque tras ser enviado a Madrid para negociar con Napoleón mesesdespués, termino siendo convencido por éste y convirtiéndose en un afrancesado,pero lo cierto es que consiguió no solo apaciguar a los exaltados y salvar la vida(al menos momentáneamente) de los prisioneros franceses, sino que ideó unaformula en la que su gran número no solo no supusiera un peligro, sino que tam-poco su mantenimiento fuera un coste muy oneroso. Así, a principios de Agosto(coincidiendo seguramente con el documento que hemos expuesto más arriba),Morla escribió a los pueblos gaditanos más cercanos para que se repartieran yalojaran a los prisioneros en tanto se decidía qué hacer con ellos. Esta medida nosolo aliviaba la presión de 17000 prisioneros hacinados en un solo lugar, sino quetambién aliviaba las tensiones con los patriotas exaltados y, sobre todo, porquerepartía la carga económica entre varios municipios. Por su parte el vice-almirante británico Collingwood que bloqueaba el puertode Cádiz y que debía autorizar la salida de los barcos con los prisioneros, pusoreparos desde un principio a la operación y los franceses fueron alojados en pon-tones provisionalmente, en condiciones de hacinamiento deplorables (muchosmorirían en esos pontones). Collingwood argumentó que los ingleses no habíantenido parte alguna en las capitulaciones de Bailén y por tanto, no tenía compro-miso alguno con ellas y puesto que aún no había un tratado oficial entre GranBretaña y la España alzada tampoco podía hacer nada más y, menos aún, la deautorizar la salida de todo un ejército francés que, a su regreso, podría cogerde nuevo las armas y volver al combate. De todas formas quiso contribuir a los27 XIMÉNEZ CARREÑO, Manuel: Demostración de la Lealtad…, op .cit ., págs. 43-44. Oficio del Sr . Gobernador de Cádiz a la Junta de Gobierno de Xerez de la Frontera de fecha 16 de Agosto de 1808 . -36-
  34. 34. Luis Javier Guerrero Misagastos de la operación de mantenimiento y ofreció 20.000 libras esterlinas parasufragarla28. Este mismo argumento es el que utilizó Morla ante la Junta de Sevi-lla para promover el mantenimiento del encierro de los franceses, lo cual ocasio-naba unos gastos considerables. La junta accedió y se procedió a distribuir losprisioneros entre los pueblos. En nuestra comarca hubo prisioneros franceses en Arcos y Villamartín. En elescrito que la Junta autorizaba las peticiones de alojamiento realizadas por Morla(conservado en el Archivo Municipal de Villamartín) se pedía que no se ofen-diera a los franceses y que se alojaran en edificios públicos o en casas particularesgrandes, lo que fuera “lo más cómodo a los pueblos”29. En Arcos hubo unos 1500 prisioneros que fueron alojados en los Conventosde San Francisco de Observantes y Descalzos. Las condiciones, al igual que pasóen los pontones, fueron agravándose paulatinamente por lo que muchos enferma-ron. Ante el hacinamiento de los detenidos y la epidemia contraída, se decidió sutraslado a las afueras de la ciudad, al Cortijo de Faín donde sus propios médicosse encargaron de ellos, salvándose así muchos enfermos30. En el caso de Villamartín los prisioneros fueron alojados en las casas panerasdel Pósito, que fue necesario acondicionar con pequeñas obras de albañilería y decarpintería. Además se las dotó a costa del Ayuntamiento de los enseres necesa-rios para que sirvieran de vivienda para los franceses31. Los franceses entraron enel pueblo el 14 de agosto, escoltados por el Regimiento de Infantería de Burgos.En total eran 205 soldados y oficiales y una media docena de mujeres, con unaedad media de entre 20 a 23 años. No sólo había franceses, sino también italianos,holandeses y de otros países ocupados por Napoleón. Muchos de éstos últimosse alistaron a las tropas españolas como resultado de los llamamientos hechospor las autoridades militares españolas y eludieron así, el triste destino de suscamaradas. Al principio su estancia fue relativamente tranquila, con una detención muyflexible y laxa, aunque el regimiento de Burgos tuvo que quedarse custodiándo-los al no haber aún milicia en Villamartín. Los oficiales al parecer disfrutaban dealgunas comodidades y podían convivir con sus mujeres. Sin embargo, la situa-ción fue empeorando progresivamente y, sobre todo, tras entrar Napoleón en lapenínsula y comenzar a llegar noticias desalentadoras de las derrotas españolas,la situación y, sobre todo la actitud, también cambió. Efectivamente, el emperador en persona cruza los Pirineos en noviembre de1808 al frente de un contingente de unos 200.000 efectivos y consigue en poco28 CASTRO, Adolfo de: Historia de Cádiz y su provincia desde los tiempos remotos hasta 1814 . Cádiz, Excma. Diputación de Cádiz, 1985, pág. 628.29 AMV. Actas Capitulares. 11 de Agosto de 1808.30 MANCHEÑO OLIVARES, Miguel: Apuntes para una Historia de Arcos de la Frontera . Tipografía El Arcobricense, Arcos de la Frontera (Cádiz), 1896, págs. 496, 506-507 y 514.31 ROMERO ROMERO, Fernando: Guerra de la Independencia . . ., op . cit ., pág. 27. -37-
  35. 35. Estudios sobre la Guerra de la Independencia española en la Sierra de Cádiztiempo darle la vuelta a la situación, ocupando en diciembre la propia Madrid,donde le devuelve el trono de España a su hermano José. En diciembre cae Bar-celona y se inicia el segundo sitio de Zaragoza que capitularía el 21 de febrerodel año siguiente. Ante tales hechos, la Junta Central ordena un nuevo alistamiento de tropas,del que hay constancia documental en los archivos municipales de Villamartín,que también confirman las dificultades por las que tuvo que pasar esta leva32,que fue muy accidentado, y en la que hubo no presentados, enfermos, fugados yalgunos con justificación, por lo que al final solo ocho mozos pudieron alistarsey uno de ellos desertó antes de incorporarse a filas… En enero de 1809 se firma la tan necesaria alianza entre Gran Bretaña y la España fernandina, por el que la metrópolis británica reconoce como legítimo Rey de España a Fernando VII y promete prestar ayuda militar contra los franceses. Desgraciada- mente, a los pocos días, los ingleses se ven obligados a retirarse de La Coruña ante el avance del mariscal Soult, que- dando dominada toda Galicia. A comienzos de 1809, comenzaron a agravarse los enfrentamientos entre vecinos y prisioneros, de modo que en febrero de 1809, el Ayuntamiento de Husares franceses . Grabado Siglo XIX . Villamartín informó a Cádiz de la con-flictiva situación que se vivía en el pueblo. Se aumentaron las normas rigurosascon los prisioneros y, tal como ocurrió en Arcos, la enfermedad hizo mella enellos debido a la insalubridad y al hacinamiento. El registro de pacientes de laenfermería del Hospital de la Orden de San Juan de Dios nos da buena prueba deello y se documenta como casi el 82 % de los prisioneros cae enfermo, por unau otra causa33. En marzo Cádiz pide un informe de la situación, pero no es hastaabril de 1809, casi diez meses después de su llegada, cuando el gobernador mili-tar de Cádiz, sucesor de Morla, autorizó la salida de Villamartín (e imaginamosque también de Arcos) hacia los fatídicos pontones de la bahía, donde el hambre,el tifus y la disentería hacían estragos. Salieron 120 soldados, 5 oficiales y 3mujeres, es decir un 40% menos de los que habían llegado. Los acompañaron aCádiz miembros de la Compañía Urbana, por entonces recién creada y que luegose integrarían en la Milicia Honrada. De aquellos pontones solo los oficiales demayor graduación fueron autorizados a volver a Francia, algunos otros, los más32 Ibídem, pág. 37.33 Ibídem, pág. 31. -38-

×