• Share
  • Email
  • Embed
  • Like
  • Save
  • Private Content
Anuario hespérides 2009 2010
 

Anuario hespérides 2009 2010

on

  • 1,468 views

 

Statistics

Views

Total Views
1,468
Views on SlideShare
1,248
Embed Views
220

Actions

Likes
0
Downloads
6
Comments
0

9 Embeds 220

http://hesperidesdelegacionsevilla.blogspot.com.es 73
http://www.asociacionhesperidesandalucia.es 70
http://almagacen.blogspot.com.es 64
http://hesperidesdelegacionsevilla.blogspot.com 5
http://almagacen.blogspot.com 3
http://hesperidesdelegacionsevilla.blogspot.de 2
http://almagacen.blogspot.ie 1
http://hesperidesdelegacionsevilla.blogspot.jp 1
http://translate.googleusercontent.com 1
More...

Accessibility

Categories

Upload Details

Uploaded via as Adobe PDF

Usage Rights

© All Rights Reserved

Report content

Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
  • Full Name Full Name Comment goes here.
    Are you sure you want to
    Your message goes here
    Processing…
Post Comment
Edit your comment

    Anuario hespérides 2009 2010 Anuario hespérides 2009 2010 Document Transcript

    • ANUARIO DE HESPÉRIDESInvestigaciones Científicase Innovaciones DidácticasXVII-XVIII 2009-2010/Asociaciónde Profesoresde Geografía e Historiade Bachillerato de AndalucíaHespéridesXX Congreso de Profesores Investigadores.Bicentenario de la Constitución de Cádiz.Otros Trabajos.Lucena (Córdoba)CRÉDITOS SALIRÍNDICE
    • ASOCIACION DE PROFESORES DE GEOGRAFÍA E HISTORIADE BACHILLERATO DE ANDALUCÍAHESPÉRIDESANUARIO DE HESPÉRIDES.INVESTIGACIONES CIENTÍFICASE INNOVACIONES DIDÁCTICAS.Volumen XVII – XVIII (2009-2010)MÁLAGA, 2009
    •  ÍNDICECRÉDITOSPRESENTACIÓNXX Congreso de Profesores Investigadores: “La arqueología: de la ciencia a ladocencia”. Lucena, Doña Mencía y Almedinilla (Córdoba), 2010ConferenciasC. MÁRQUEZ, Apuntes para el conocimiento de la urbanística romana en Córdoba: elyacimiento íbero-romano de Torreparedones...................................................................5F. LEIVA BRIONES, Los museos locales de Córdoba y su asociación provincial.......19ComunicacionesE. COZALBES CRAVIOTO, Historiografía de la arqueología en Andalucía..............55A. HERRERA GARCÍA, Antiguas hermandades de Lucena y de otros lugares de suzona .................................................................................................................................69A. MARTÍNEZ CASTRO, De la ciencia a la difusión de la arqueología en los museoslocales ..............................................................................................................................79J. M. NAVARRO DOMÍNGUEZ, El hallazgo del tesoro turdetano de Mairena delAlcor ................................................................................................................................99J. M. NAVARRO DOMÍNGUEZ, Cuadernos didácticos para el estudio del yacimientoarqueológico de Gandul (Sevilla)..................................................................................115M. A. NÚÑEZ BELTRÁN, Cristina de Noruega y Felipe de Castilla, un matrimonio dealianza política en la Europa medieval.........................................................................127A. RAMÍREZ NAVARRO, Vicente Talens Inglá, el gobernador modelo...................137J. P. VÁZQUEZ GUZMÁN, La real fábrica de fundición de Alcora (Canjáyar): unejemplo para la didáctica de la arqueología industrial................................................147
    •  MISCELÁNEAXVIII Curso de Perfeccionamiento. (Málaga, 2009)C. GARCÍA MONTORO, Contribución a la historia de la siderurgia malagueña: laempresa “Ferrería del Ángel” (1826-1873) .................................................................165XIX Curso de Perfeccionamiento. (Sevilla, 2010)J. M. NAVARRO DOMÍNGUEZ, La arquitectura regionalista en Alcalá de Guadaira.........................................................................................................................................181Otros trabajosA. BOLUFER VICIOSO, ¿Qué representatividad tienen los protocolos de últimavoluntad? El caso de la nueva Algeciras: 1711-1799...................................................201M. A. NÚÑEZ BELTRÁN, Tórtoles de Esgueva. Historia de mi pueblo ....................223M. J. PAREJO DELGADO, La iconografía de San Felipe Neri en Sevilla. Escultura.............................................................................................................................................245  “LAS CORTES DE LA LIBERTAD”. Tercera exposición conmemorativa delbicentenario de la Constitución de Cádiz ......................................................................259Reseñas e informaciones bibliográficas ......................................................................309Publicaciones de la Asociación “Hespérides” ..............................................................333Normas de publicación de la Asociación “Hespérides” ...............................................339
    • JUNTA DIRECTIVA DE "HESPÉRIDES"Presidente de Honor: Antonio Herrera GarcíaPresidente: Rubén Juan Aguilar GuerreroVicepresidenta: Josefa Gámez LozanoSecretaria-tesorera: María dolores Posac JiménezDELEGADOS PROVINCIALESAlmería: Valeriano Sánchez RamosCádiz: Inmaculada Gavira VallejoCórdoba: Rafael Jiménez ÁlvarezGranada: Juan de Dios Vico RoblesHuelva: José Virgilio Sánchez SánchezJaén: Brígido Bazán AguadoMálaga: Joaquín Rafael Delgado MárquezSevilla: Miguel Ángel Núñez BeltránLa dirección actual de la Asociación Hespérides es:HESPÉRIDESI.E.S. “Nuestra Señora de la Victoria”Paseo de Martiricos, 1129009. MÁLAGANuestra dirección electrónica:correo@asociacionhesperidesandalucia.esNuestra página Web es:www.asociacionhesperidesandalucia.esLa edición del presente volumen ha sido coordinada porMIGUEL ANGEL NUÑEZ BELTRANy ANTONIO HERRERA GARCÍA© Asociación de Profesores de Geografía e Historia de Bachillerato de AndalucíaHESPÉRIDESEdita: HESPÉRIDESImpresión digital en los talleres de Copyflash S. L.I.S.S.N.: 1576-8600Depósito Legal: SE 2371-2011Publicado en EspañaVOLVER AL ÍNDICE INICIO
    • PRESENTACIÓNEntre la tradición y la obligada adaptación a las nuevas tecnologías aparece estapublicación de Hespérides. Desea ser una continuidad con las, para algunos, añoradaspublicaciones en papel. Esta continuidad se manifiesta, como anuario, en el número delmismo. El último editado en papel fue el XVI, correspondiente al año 2008; el presente,en CD, es anuario doble, de los años 2009 y 2010, siguiendo con la numeración, XVII-XVIII.En el título del anuario se ha realizado una pequeña variación. Desde ahorallevará por título Anuario de Hespérides. Investigaciones científicas e innovacionesdidácticas. Con ello se pretende una única publicación anual de Hespérides (dejandoaparte la revista), un anuario que incluirá los trabajos realizados en torno a lasactividades programadas por la asociación durante ese año (Congreso de profesoresinvestigadores o Coloquio metodológico-didáctico, jornadas, cursos, ...) y otrascontribuciones de los hesperidianos, sean de carácter científico, didáctico o pedagógico.También, como novedad, podrá incluirse más de un trabajo por autor, e incluso podráser mayor la amplitud de los mismos. Son las ventajas de la amplia capacidad de lossoportes informático-digitales. Se hace preciso recordar, en orden a los trabajos que sepresenten, que deben seguir las normas de publicación que se insertarán en cada uno delos anuarios de Hespérides y que, de manera habitual, estarán colgadas en la página webde la asociación. Se va a hacer, además, un esfuerzo para que cada autor disponga de unpequeño número de separatas en papel de los trabajos que se publiquen en digital.Recoge este primer anuario en soporte digital, no la primera publicación deHespérides en este medio, el XX Congreso de Profesores Investigadores: “Laarqueología: de la ciencia a la docencia”, celebrado en Lucena, Doña Mencía yAlmedinilla (Córdoba); los XVIII y XIX Cursos de Perfeccionamiento de Hespérides,celebrados, respectivamente, en Mijas, Marbella y Málaga y en Sevilla. Lascomunicaciones presentadas en el Congreso de Lucena sobrepasan la temáticaarqueológica del mismo, ofreciendo un abanico temático variado. Las aportaciones entorno a los Cursos de Perfeccionamiento son meramente testimoniales y no reflejan elinteresante contenido de los mismos, sino solamente algunos aspectos expresados enuna conferencia, en el caso del primero, y una comunicación, en el del segundo.También se incluyen tres trabajos de compañeros que han hecho llegar a la Comisión dePublicaciones. Finalmente se publica la tercera exposición conmemorativa delbicentenario de la Constitución de Cádiz, que lleva por título Las cortes de la libertad.Desde aquí, Hespérides desea manifestar su agradecimiento a todas personas yentidades que coordinaron y colaboraron en la preparación y puesta en marcha losaludidos XX Congreso de Profesores Investigadores y los XVIII y XIX cursos dePerfeccionamiento; de manera especial a las delegaciones de Hespérides de córdoba,Málaga y Sevilla, así como a la delegación de Cádiz en lo que concierne a la terceraexposición del bicentenario.VOLVER AL ÍNDICE
    • El agradecimiento, empero, debe hacerse extensivo a todos los hesperidianos porsu entusiasmo, ilusión y trabajo, ya que gracias a todos Hespérides sigue caminando añotras año.Sabemos que el esfuerzo de quienes han hecho posible esta publicación serávalorado con generosidad por los hesperidianos y éstos, a su vez, sabrán comprender ydisculpar, con benevolencia, las deficiencias que se detecten.
    • 1XX Congreso de Profesores Investigadores: “Laarqueología: de la ciencia a la docencia”. Lucena,Doña Mencía y Almedinilla (Córdoba), 2010VOLVER AL ÍNDICE
    • 3CONFERENCIAS
    • 5ANUARIO DE HESPÉRIDES. INVESTIGACIONES CIENTÍFICAS EINNOVACIONES DIDÁCTICAS (Málaga), vol. 17-18, págs. 5-18.APUNTES PARA EL CONOCIMIENTO DE LAURBANÍSTICA ROMANA EN CÓRDOBA: ELYACIMIENTO IBERO-ROMANO DETORREPAREDONESCarlos Márquez1En muy contadas ocasiones se puede asistir a eventos similares aldescubrimiento de un asentamiento urbano de la antigüedad. A las naturalesexpectativas de índole científico se suman hoy día no pocas voluntades para darle adichos yacimientos una rentabilidad social a fin de que cumplan uno de los objetivosmás anhelados en ámbito cultural: la puesta en valor para que revierta a la sociedad amodo de transferencia científica, cultural y social.Pero si además, este descubrimiento corrobora y amplía las prometedorasexpectativas que de este yacimiento se tenían desde hace décadas, entonces nosencontramos con un hecho excepcional. Así podemos calificar las investigaciones quesobre el yacimiento ibero-romano de Torreparedones (Baena, Córdoba) se vienendesarrollando en los últimos años que, financiados por el Ayuntamiento de Baena21Este trabajo es fruto de la investigación desarrollada dentro del proyecto de investigación “La presenciadel princeps: modelos edilicios y prototipos en la monumentalización de las ciudades romanas deAndalucía.”HAR2008-04840, financiado por el Ministerio de Ciencia e Innovación con fondos Feder.,vienen siendo dirigidas por D. José Antonio Morena porque están sacando a la luz unverdadero compendio de urbanística romana. El azar ha querido, además, que los restostengan un estado de conservación más que aceptable, circunstancia añadida a lasanteriores y que concluyen todas ellas en confirmar la excepcionalidad antes reseñada.2El Seminario de Arqueología de la Universidad de Córdoba colabora en esta investigación a través de unConvenio firmado entre el Ayuntamiento de Baena y la Universidad de Córdoba.VOLVER AL ÍNDICE
    • Carlos Márquez6Objetivo de este breve trabajo3es dar una reseña de lo encontrado hasta ahora enTorreparedones4El acercamiento a una ciudad romana es la manera más adecuada de comprenderla extraordinaria capacidad de adaptación ejercida por aquella cultura y que desarrollasus modelos teniendo como principales objetivos la aculturación de las poblacionesindígenas, proceso que se fundamenta en la comodidad de la vida urbana y en lamonumentalidad de sus componentes como principales presupuestos. Las ciudadesactúan como nexos de unión en un territorio que empieza ahora a ser explotado deforma intensiva; conlleva, en consecuencia, un nivel de seguridad dentro de susmurallas que tendrá consecuencias urbanísticas como tendremos ocasión de analizar ensu momento.; si bien es cierto que el yacimiento forma parte de una investigacióniniciada hace pocos años y que derivará en un proyecto sistemático de excavaciones, lamonumentalidad de lo descubierto hasta ahora justifica lo parcial del contenido de esteartículo. Es por ello por lo que haremos un breve paseo por lo conocido hasta estemomento intentando señalar las características más destacadas de las distintas partes delyacimiento y, sobre todo, explicando el sentido que cada uno de los componentesurbanos tienen. Al igualo que cualquier ser vivo, una ciudad nace, se desarrolla y mueropor unas concretas circunstancias que estamos obligados a conocer. Ese será nuestroobjetivo reiterando una vez más que el avance futuro de la investigación nos permitiráampliar en gran manera esta visión.Elemento añadido en el caso de Torreparedones es el hecho de fundar unaciudad en un terreno previamente urbanizado por los turdetanos, circunstancia que nospermitirá concluir la fuerza del componente indígena en el diseño urbano o, en estecaso, periurbano vinculado con un santuario de terrazas en el lado sur del yacimiento.El yacimiento ya había sido objeto de estudio hace dos décadas por parte de laUniversidad de Oxford y de la Complutense de Madrid, en concreto en el extremo sur,en el Santuario que luego tendremos ocasión de visitar. Pero serán sin duda alguna lasprospecciones que hace dos años llevó a cabo el Ayuntamiento bajo la dirección de JoséAntonio Morena las que señalan el inicio de esta nueva fase de trabajo. Dichasprospecciones se extendieron a lo largo de toda la extensión del yacimiento dentro delperímetro murario que se encuentra en distinto grado de conservación.1. El marco geográficoLa ciudad romana de Ituci (con total probabilidad esa podría ser la identificacióndel yacimiento de Torreparedones) se encuentra situada en una de los cerros más altosde la zona norte de la Subbética, dominando todo el entorno; desde varios kilómetros sepuede apreciar la torre del castillo medieval53Toda la documentación gráfica que lo ilustra nos ha sido generosamente facilitado por D. J. A: Morena,a quien agradezco dicha amabilidad.. Importantes yacimientos se encuentran enlas cercanías como Ategua, Ucubi (Espejo), Iponuba (junto a Baena) y Obulco(Porcuna) y muy cerca se encuentra la via que comunica a Corduba con Malaca.Pertenecería al convento jurídico astigitano.4La cercanía del fin de excavación de la presente campaña impide contar con la planimetría delyacimiento que se está ultimando en el momento de entregar este texto a la imprenta.5Este castillo ha sido excavado en los últimos años por nuestro colega el profesor D. Ricardo Córdoba dela Llave.
    • Apuntes de la urbanística romana en Córdoba7La ciudad romana conserva todavía sus murallas que definen un perímetro deforma casi triangular; a estas defensas se unen las naturales formadas por varias zonasde abrupta topografía fácilmente reconocible por las curvas de nivel.2. Urbanística6Lo que se conoce ahora del yacimiento es una mínima parte de su extensión, sibien resulta suficiente para conocer los elementos urbanísticos principales; ya noshemos referido a las murallas, abiertas en el lado oriental por unas potentes puertas.Aunque hasta el momento sólo se conoce la puerta oriental, se ve claramente sobre elplano del yacimiento (FIGURA 1) la disposición de las dos principales vías de acceso:el cardo y el decumanus. El primero de ellos iría en el eje del yacimiento, de norte a sur(desde el castillo hasta el santuario antes visto) y el decumanus iría desde la puertaoriental antes citada hasta otra que se abriría en el otro extremo y que pasaría, además,en las inmediaciones del foro que ha sido localizado, como es habitual, junto a la zonade confluencia de ambas vías principales..3. El santuario ibero-romanoSe encuentra en el sur del yacimiento, extramuros de la ciudad, en una zonadonde siempre ha habido una profusa aparición de pequeñas piezas, exvotos, de piedracaliza y también tenemos la suerte de contar con un interesante relieve que señala,precisamente, un rito de ofrenda a las puertas mismas de este santuario. La cronologíaibérica plena dada a este santuario7ha sido sustancialmente corregida por lasexcavaciones llevadas a cabo por el equipo de José A. Morena, tras las cuales se hacepatente que este santuario, si bien tiene un origen ibérico, fue transformado en época delemperador Claudio, aunque debió continuar con su imagen primigenia que, como se veen la imagen, consiste en una estructura aterrazada (FIGURA 2), encontrándose en lomás alto una sala pequeña que sería el sancta sanctorum del recinto (FIGURA 3). Adicha sala se accedería a través de un recinto en el que los visitantes podríanbeneficiarse de las propiedades salutíferas de un manantial cercano y donde sedesarrollarían además, toda una serie de ceremonias (por ejemplo, la incubatio).4. La puerta oriental.La puerta Este, a la que ahora nos referimos, fue publicada por primera vez en elaño 2002 y es mérito de José Antonio Morena (a quien manifiesto mi agradecimientopor la información) el haberle otorgado una cronología tardo-republicana a la mismatras los trabajos de una excavación inédita hasta ahora, fechada hasta ese momentovarios siglos antes86Sobre la urbanística romana sigue siendo de consulta obligada el trabajo de A. García Bellido al que unreciente estudio preliminar de M. Bendala le da una mayor actualización. A. García y Bellido,Urbanística de las grandes ciudades del mundo antiguo. Estudio preliminar de M. Bendala, Madrid2009.. Además, es un magnífico ejemplo de uno de los fenómenos más7M.C. Fernández Castro, B. Cunliffe, “El santurario de Torreparedones” en Catálogo de la ExposiciónLos Iberos, Principes de Occidente, Barcelona 1998, 148-149.8M.C. Fernández Castro, B. Cunliffe, El yacimiento y el santuario de Torreparedones. Un lugararqueológico preferente en la Campiña de Córdoba. BAR International Series 1030, Oxford 2002, 36 ss;P. Moret, “Les fortifications ibériques complexes. Questions de trace et d’unité de mesure” en P. Moret,
    • Carlos Márquez8claros que se ven en la ciudad romana: la representación de la ciudad a través de losedificios que la forman. Efectivamente, la función de tránsito y de ornato de la puerta seenriquece sobremanera al ser ésta el ingreso con un notable matiz propagandístico de laciudad, que le añade monumentalidad y volúmenes poco vistos hasta ese momento enotros ejemplos hispanos e itálicos.El caso de Torreparedones tiene además el interés añadido de ser la única puertaromano-republicana conservada en la Bética dado que su excavador estima que suconstrucción se llevó a cabo en el siglo I a.C.; dicha puerta (FIGURA 4) se veflanqueada por dos torreones cuadrados, divididos en cuatro espacios en su interior(FIGURA 5) que se rellenarían a fin de darle mayor consistencia a la estructura9. Deaparejo ciclópeo y macizo, debió de contar con un segundo cuerpo desde el quedefender el ingreso, pareciéndose en este tipo de aparejo a la torre de Minerva delrecinto amurallado de Tarragona con unas componentes helenísticas estas últimas queno han pasado desapercibidas a quienes las han investigado10Esta estructura es bastante frecuente en los recintos de finales de la República einicios del imperio en la península ibérica y podemos citar algunos paralelos más omenos próximos tanto en lo que se refiere a la tipología como a su cronología. Así porejemplo Ercávica. La anchura de la puertasería de tres metros y a ambos lados se ha conservado en perfecto estado el acerado asícomo el pavimento de la vía de entrada.11que presenta un torreón rectangular fechado, junto a la muralla, enel siglo I a. de C; o también la puerta norte de Libisosa, si bien en este caso con algunavariante12. Válido resulta igualmente un ejemplo más alejado geográficamente, comoes el de la ciudad romana de Emporiae13. No cabe duda, como veíamos antes, que todasellas parten de un mismo modelo representado en el ejemplo tarraconense de la puertade Minerva14Entramos en la ciudad por esta puerta, y accedemos pronto al centromonumental de la misma que forma parte del proyecto de investigación para lospróximos años. En el cruce del kardo y decumanus, como sabemos, se ubica el foro dela ciudad y a su lado, dos edificios bien conocidos de la ciudad romana: el mercado y lastermas.F. Quesada (eds) La guerra en el mundo ibérico y celtibérico (ss. VI-II a.C), Collection Casa deVelázquez 78, 2002, 189-215; Pierre Moret “Les portes des enceintes ibériques et des villes puniquesd’Hispanie” en Th. Schattner, F. Valdés (eds) Puertas de ciudades. Tipo arquitectónico y forma artística,Toledo 2003, Mainz am Rhein 2006, 108, fig. 11.9Véanse algunas de sus características en P. León, R. Hidalgo, C. Márquez, A. Ventura, Arte romano dela Bética. Sevilla 2008, 94 ss.10P. Gros, L’architecture romaine 1. Les monuments publics. Paris 1996, 43.11R. Rubio “Puertas y torres de la ciudad romana de Ercávica” en Th. Schattner, F. Valdés (eds) Puertasde ciudades. Tipo arquitectónico y forma artística, Toledo 2003, Mainz am Rhein 2006, 185 ss, fig. 9.12J. Uroz et alii “ La puerta Norte de Libisosa. Cronología y arquitectura” en Th. Schattner, F. Valdés(eds) Puertas de ciudades. Tipo arquitectónico y forma artística, Toledo 2003, Mainz am Rhein 2006,173 ss.13X. Aquilué “Puertas de la ciudad griega de Emporion y de la ciudad romana de Emporiae” en Th.Schattner, F. Valdés (eds) Puertas de ciudades. Tipo arquitectónico y forma artística, Toledo 2003,Mainz am Rhein 2006, 119 ss.14Th. Hauschild, “Die römischen Tore des 2. Jhs. V. Chr. In der Stadtmauer von Tarragona” en Th.Schattner, F. Valdés (eds) Puertas de ciudades. Tipo arquitectónico y forma artística, Toledo 2003,Mainz am Rhein 2006,153 ss, fig. 11.
    • Apuntes de la urbanística romana en Córdoba95. El mercadoEl macellum de Torreparedones se nos presenta como un edificio excepcional enla urbanística romana hispana por el reducido número de ejemplos conocidos15. Sirvacomo referencia el que en la Bética sólo se conoce un solo macellum, el de BaeloClaudia16Al igual que en la actualidad, un mercado sirve para la adquisición de alimentos,fundamentalmente carne y productos hortofrutícolas. Todos los ejemplos conocidos enel imperio se nos presentan como edificios al abierto, solo cubiertos los pórticos y zonasdonde se ubican las tabernae. El agua es algo que está siempre presente y que fluye através de fuentes situadas en el centro del patio. A través de canales perimetrales selimpia este espacio donde la higiene debió de ser absolutamente fundamental.. Ello significa la voluntad de sus habitantes por contar en su ciudad con unrecinto que sólo en contadas ocasiones se detecta. Esto es, el grado de aculturaciónalcanzado por este centro urbano se nos presenta como muy elevado a tenor de laexistencia del mercado.El macellum de Torreparedones es un edificio de grandes dimensiones, separadodel foro por el decumanus maximus y situado junto a las termas que veremos másadelante. Su superficie es de 380 m2y a él se accede a través de dos puertas. Se handetectado cuatro fases constructivas (FIGURA 6) y de ocupación del edificio desde elmomento de su construcción en el siglo I de C. Responde a un tipo de planta central,pavimentado con grandes losas de piedra, y un canal perimetral para la evacuación delagua de lluvia. En torno al patio corre un pórtico en tres de sus lados con basas áticas ycapiteles de orden corintio. La presencia de una cisterna, de forma ovalada, en unaesquina de cuyo interior se han recogido restos de espina de pez, podría ser indicio deque se vendiera algún tipo de pez vivo.La presencia de un mercado en un lugar tan céntrico como el que ocupa el deTorreparedones, similar por cercanía al centro forense con el de Baelo Claudia, indicala importancia que hubo de tener el factor comercial en esta localidad que, seguramente,actuó de centro regional de transacción. Tal importancia es destacada por los habitantesde Torreparedones cuando realizan el ornato de este edificio con capiteles corintios(FIGURA 7) y basas áticas, es decir, elementos del orden que añaden al edificio queadornan un elemento extra de ornamentación y riqueza. El capitel se conserva en buenestado aunque privado del revestimiento de estuco en el que se labrarían los detallesornamentales. Los elementos de estilo para fechar esta pieza son varios: la presencia dela moldura inferior a modo de collarino, la forma triangular de las zonas de sombra delas hojas y el adorno en el hueco existente entre hélices y volutas. Todas ellas soncaracterísticas de un periodo augusteo o de inicios del periodo julio-claudio.6. Las termas.15Sigue siendo de obligada consulta el libro de C. de Ruyt, Macellum. Marché alimentaire des romains,Louvain la Neuve 1983. Un resumen sobre este tipo de edificios en P. Gros, L’architecture romaine 1.Les monuments publics. Paris 1996, 450 ss.16R. Hidalgo, “Mercados” en P. León, R. Hidalgo, C. Márquez, A. Ventura, Arte romano en la Bética.Sevilla 2008, 166 s.
    • Carlos Márquez10Las termas son el lugar donde con mayor fuerza se estrechan las relacionessociales en las ciudades romanas. Efectivamente, los habitantes de una ciudad se reúnenen las termas para descansar de una larga y agotadora jornada de trabajo. Amén de lafinalidad higiénica, las termas representan una importante materialización de la luxuriaurbana, esto es, el aprovecharse de determinados lujos que sólo algunas ciudadesprivilegiadas pueden permitirse. Así pues son las relaciones sociales y las higiénicas lasfinalidades fundamentales de unas termas que representan, además, un verdadero logropara una ciudad.En el sector comprendido entre el decumano máximo y el límite sur del foro selocalizan unas pequeñas termas que aún no se han excavado al completo pero se puedededucir que el acceso se realizaba desde el decumano a través de unas escaleras desdelas que se accedía a un vestíbulo. Se han identificado los siguientes espacios:apodyterium, frigidarium, tepidarium y caldarium junto a su correspondientehypocaustum (FIGURA 8) y las suspensurae normales, tal como se ve en imagen17.7. El ForoYa hemos mencionado con anterioridad que en las cercanías del cruce entre kardo ydecumanus es donde se ubica el foro, cuyas características formales analizaremos másadelante. Ahora me gustaría responder a la pregunta de qué es exactamente un foro en laciudad romana en general y en la provincia bética en particular; el foro18El foro adquiere en el periodo julio-claudio unas características muy bienconocidas para el caso de la provincia bética. Es en este momento de mediados del sigloI cuando este centro urbano alcanza unas cotas de monumentalidad notable, procesocaracterizado por la construcción de edificios de gran volumen realizados, cuando esposible, con materiales nobles; ello se explica en parte por un fenómeno bien conocidode emulación de modelos urbanos procedentes de la capital del imperio y que se copiande forma más o menos mimética dependiendo de la riqueza del centro urbano.es la plazaprincipal de la ciudad por las funciones que le corresponden; es el locus celeberrimusdonde se presentan a la población los edificios que simbolizan los principales poderesdel estado: el poder religioso, manifestado en el templo generalmente vinculado a lareligión oficial (Triada Capitolina y Culto Imperial) También allí se suele ubicar labasílica, edificio de polivalente función en un primer momento tanto comercial comojurídica y que de forma paulatina va afianzando más la segunda de las funciones. Es,además, el lugar donde se ubica la curia destinada albergar la sede del gobierno local y,en menor medida, otra serie de edificios de variada tipología y objetivos.Pero también es el foro el marco en el que las élites quieren representar loséxitos alcanzados mediante un proceso de autorrepresentación frente a susconciudadanos. No cabe duda acerca del acierto a la hora de elegir dicho marco por las17Aunque todavía es pronto para poder analizar en detalle el edificio, remito a un ejemplo de recienteaparición con ciertos parecidos a estas termas. Vid. M. J. Balanza, J. M. Noguera, V. Velasco “Baño yocio. Las termas del foro” en J. M. Noguera, M. J. Balanza, Catálogo de la exposición Arx Hasdrubalis.La ciudad reencontrada. Arqueología en el Cerro del Molinete, Cartagena. Cartagena 2010, 90-116.18Sobre el tema véanse las últimas aportaciones en J. L. Jiménez “Los foros en las provincias deHispania: estado de la cuestión” en J. M. Noguera (edit) Fora Hispaniae. Paisaje urbano, arquitectura,programas decorativos y culto imperial en los foros de las ciudades hispanorromanas. Monografías delMuseo Arqueológico de Murcia 3, 2009, 41-68; a nivel de la provincia lusitana véase T. Nogales (edit)Ciudad y foro en Lusitania Romana. Studia Lusitana 4, 2010.
    • Apuntes de la urbanística romana en Córdoba11enormes posibilidades de publicitar dichos éxitos a través de pedestales, epigrafía yesculturas que sirven para retratar dichas elites locales que han alcanzado el triunfo;incluso, como en el caso de Torreparedones, este foro se ve como marco ideal para queestas mismas élites ejerzan sus deberes de evergesía a su ciudad mediante laconstrucción de edificios, o, en su caso, mediante la mejora de los mismos. No es otracosa lo que sucede en esta ciudad con el epígrafe del suelo del foro que recuerda el actode pavimentarlo por parte de un ciudadano perteneciente a estas mismas élites y al quealudiremos más tarde.Todo esto y mucho más es el foro en una ciudad romana; la suerte ha queridoque, en el caso de Torreparedones su estado de conservación sea tan bueno que nospermitirá un análisis detenido de sus estructuras y edificios que lo rodean y que seránobjeto de futuras intervenciones en años próximos.El foro de Torreparedones se nos presenta como una plaza enlosada (FIGURA9) con piedra caliza micrítica gris (procedente probablemente de la sierra de Córdoba),la misma con la que se pavimenta el foro cordobés, con un canal perimetral (FIGURA10) para desalojar el agua de lluvia mediante una tubería de plomo. Al foro se accede através del cardo máximo, que entra a la plaza a través de unos peldaños colocados en elextremo occidental del lado largo y sale por otras escaleras dirección norte que salvan lapendiente de la zona. Alrededor del mismo se levantan los distintos edificios oficiales:el templo al oeste, un largo pórtico al norte junto a una pequeña sala junto a la escaleranorte, al este una sala adornada con varios pedestales y al sur otro pórtico.La plaza forense es de forma casi cuadrada (24 por 22 metros) y estápavimentada con losas de piedra caliza micrítica, popularmente conocida como piedrade mina. Tiene como dato más característico una inscripción19en litterae aureae quecorre en el eje de la plaza (FIGURA 11), realizada en letras de bronce (hoydesaparecidas) así como tampoco se conservan algunas de las losas que componen estexto epigráfico, motivo por lo que no se puede hacer una segura lectura completa delmismo. El contenido de la misma ha sido objeto de un análisis en profundidad por partede A. Ventura20M(arcus) . Iunius .M(arci) .f(ilius) . Galeria . Marcellus ------ Aug)usti . forum .s(travit) . d(e) . s(ua) . p(ecunia), cuya transcripción exponemos a continuación:Y la traducción, que también debemos al trabajo de A. Ventura:“Marco Junio Marcelo, hijo de Marco, de la tribu Galeria… de Augusto,pavimentó el foro con su dinero”Nos encontramos, pues, con uno de esos ejemplos de actividad evergética a laque antes aludíamos según la cual un ciudadano de esta localidad, Marcus IuniusMarcellus, pavimentó el foro con su dinero. Falta una parte del texto en el que se nosdesvela parte del cursus honorum de este individuo, pero eso será motivo de análisispara futuros trabajos.19La importancia de la epigrafía forense ha sido puesta de realce en el trabajo de J. M. Abascal“Programas epigráficos en los foros romanos de Hispania” en J. M. Noguera (edit) Fora Hispaniae.Paisaje urbano, arquitectura, programas decorativos y culto imperial en los foros de las ciudadeshispanorromanas. Monografías del Museo Arqueológico de Murcia 3, 2009, 89-104.20A. Ventura “Torreparedones 2009: hallazgos epigráficos en el centro monumental de la ciudad romana”Madrider Mitteilungen (en prensa).
    • Carlos Márquez12Entrando al foro por el lado sur, lo primero que se aprecia en el lado occidentalson unas estucturas sobre tres peldaños que ocupan la mitad, aproximadamente, del ladooccidental y que han sido interpretadas como el pódium del templo (FIGURA 12).Dicho edificio apenas destaca, en su estado actual, del nivel de la plaza, contrariamentea lo que indican los cánones. Debido seguramente a varias reformas del edificio y de lamisma plaza (constatadas en varios lugares del yacimiento), el pódium del temploapenas se alza un metro por encima de la plaza. El único elemento que se nos haconservado es la moldura que decoraría el coronamiento del pódium, moldura queadoptaba forma de kyma recta que es de gran importancia para fechar este edificio en elperiodo augusteo en tanto nuevas excavaciones no nos den más datos a fin de concretardicha fecha. Esta moldura es la misma que dorna el llamado templo de Diana enMérida, fechado en los primeros años de la colonia21. El completo análisis que se hizosobre el templo emeritense en un estudio anterior22El lado norte del foro se compone, en su extremo occidental, de una escalera queasciende dirección N y que sería la continuación natural del cardo máximo dirigiéndosehacia el norte del yacimiento. A su lado se abre una pequeña estancia que podría servirde tabularium o archivo de la colonia. A ella de accede a través de 3 peldaños.aborda con precisión los paraleloscentro-itálicos en los que corroborar una cronología centrada en el siglo I antes denuestra Era. Barrera alude a la perduración, durante época augustea, de este tipo demolduras en algunos ejemplos hispánicos e itálicos, al que con toda probabilidad habríaque sumar el ejemplo en Torreparedones.A su lado se extiende un pórtico muy alargado (FIGURA 13). Se trata de unedificio cuyas dimensiones exactas aún no se conocen, pero que es el fruto de unaremodelación clara de un edificio anterior: la presencia en los extremos de basas áticasasí lo pone de manifiesto. La presencia de varias basas de gran tamaño realizadas enpiedra de mina y la aparición de dos esculturas acéfalas, una masculina y otra femenina,destaca la importancia que en el conjunto forense, debió tener esta sala.Efectivamente, este pórtico norte ha deparado algunas sorpresas como son laaparición de dos esculturas, casi completas, representando un togado y una figurafemenina vestida. Además, como hemos dicho, se constata la realización de diversasreformas en este espacio por la presencia de distinto material arquitectónico que nopuede explicarse de modo distinto. La fase más antigua está representada por elementosarquitectónicos hechos en piedra calcarenita (FIGURA 14) y recubiertos de estucocuyas características morfológicas, en el caso de las basas (similar desarrollo de lasbasas, escocia apenas desarrollada, ausencia de plinto) nos indican una fase realizadahacia el cambio de era. Con posterioridad se reforma este espacio mediante la inclusiónde unas basas completamente distintas y que se encuentran sobre los peldaños quecomunican el pavimento forense con el de este pórtico. En realidad, estamos frente apiezas cuya molduración responde más a pedestales honoríficos que a basaspropiamente dichas. Difícil explicación tiene en este momento esta aparentediscordancia que se deberá con toda probabilidad a la rápida construcción de todo estesector forense que requeriría la actuación de varios talleres locales o regionales. Lasimilitud de molduración de estas basas respecto a las molduras inferiores de pedestales21Que ocurriría en el año 24 antes de C. Sobre esta fecha véase A. Stylow, A. Ventura “6. Los hallazgosepigráficos” en R. Ayerbe et alii, El foro de Augusta Emerita. Génesis y evolución de sus recintosmonumentales, Anejos de AEspA LIII, 2009, 520)22J. M. Alvarez, T. Nogales, Forum Coloniae Augusta Emeritae, Mérida 2003, 146 ss; J. L. de la Barrera,La decoración arquitectónica de los foros de Augusta Emerita, Roma 2000, 139 ss.
    • Apuntes de la urbanística romana en Córdoba13rectangulares pueden darnos una pista en la realización de todos estos materiales porparte de unas maestranzas más habituadas en la realización de pedestales honoríficos ycuya tarea se aprovecharía para realizar también las basas del pórtico norte cuyocomentario ahora concluimos para analizar de forma somera parte de la decoraciónescultórica aparecida en esta estancia y que representa una parte solamente delprograma escultórico que hubo de tener el foro de Torreparedones. Como decíamos, dosesculturas completas acéfalas han aparecido mientras se procedía a la excavación deesta parte del foro. Son algo inferiores al tamaño natural y representan un togado y unafigura femenina vestida.El togado representa a un personaje masculino portando la toga, símbolo delstatus ciudadano. De apariencia muy maciza, la pieza (FIGURA 16) se sostiene en elpie izquierdo, estando el derecho flexionado. La toga cubre todo el cuerpo hasta lostobillos donde se aprecia la lacinia. El balteus es ancho y horizontal, sobre el que sedestaca el umbo en forma de U. El sinus no alcanza la rodilla derecha. Los plieguestienen una notable profundidad y una técnica esmerada. Para conocer la cronología de lapieza, hay que analizar el modo en que se labran algunos detalles de la toga; porejemplo, la inclinación del balteus (que sea más o menos horizontal) o el vuelo del sinus(que llegue o no a la rodilla del personaje) Ambos elementos nos indican que estaescultura forma parte de una producción fechable en el periodo julio-claudio, más enconcreto entre los principados de Tiberio y Claudio.En lo que se refiere a la escultura femenina (FIGURA 15), se encuentra muydañada en su hombro izquierdo, desaparecido en su totalidad junto al pecho. Tampocose conserva el antebrazo derecho y las dos manos. La pieza va cubierta con un mantoque deja al descubierto, en parte, el brazo derecho y tras formar un umbo que atraviesaen diagonal el pecho, la tela se apoya en el hombro opuesto y cae por la espalda. Estaescultura representa al tipo Kore.La representación de figuras femeninas vestidas con los ropajes típicos de lasmatronas romanas o con ropajes de corte greco-helenístico es normal en ámbito públicoy privado a partir del periodo republicano. En concreto, el tipo al que pertenece la figuraahora comentada es el tipo Koré, cuyo prototitpo se remonta a finales del siglo IV a. deC. y su empleo se detecta al menos hasta el siglo III de C. En los territorios hispanos eltipo fue muy popular a tenor de las numerosas copias conservadas, desde épocapreaugustea hasta fecha adrianea.Tan importantes como estas dos piezas es la aparición, fuera de contextoarqueológico en la excavación o bien recuperadas años antes en esta zona, de variosfragmentos escultóricos más que concluyen en la existencia de un extraordinarioprograma escultórico y que está compuesta además de las ya vistas por un retrato delemperador Claudio (FIGURA 17) que parece haberse realizado de un retrato de suantecesor en el trono, el emperador Calígula; además, una estatua con el mantorodeando la cintura del personaje desnudo (tipo Hüftmantel) y un fragmento de la botade una escultura que representa un personaje con vestimenta militar, una esculturathoracata. Un estudio en profundidad de estas piezas se está realizando en la actualidad,al que remito para mayor información.Para finalizar nuestro recorrido por el foro, el lado oriental es el lugar donde sehan localizado varios pedestales rectangulares con una molduración similar a las basasdel pórtico norte, pedestales que sostendrían estatuas representando a personajes ilustresde aquel municipio bético. Su estado de conservación (junto al lado sur del foro) y la
    • Carlos Márquez14falta de más excavaciones avalan la idea de no profundizar en su análisis ni muchomenos en su interpretación.APÉNDICE FOTOGRÁFICOVista parcial del yacimientoFIGURA 1. Foto aérea de TorreparedonesFIGURA 2. Vista aérea de los torreones de la puerta oriental
    • Apuntes de la urbanística romana en Córdoba15FIGURA 3. Santuario de Torreparedones. Vista de la cellaFIGURA 4. Puerta orientalFIGURA 5. Vista aérea de los torreones de la puerta oriental
    • Carlos Márquez16FIGURA 6. FASE I macellumFIGURA 7. Capitel macellumFIGURA 8. Hipocasutum termas
    • Apuntes de la urbanística romana en Córdoba17FIGURA 9. Foro. Vista generalFIGURA 10. Canal perimetral del foro de TorreparedonesFIGURA 11. Inscripción
    • Carlos Márquez18FIGURA 12. Escalinata de acceso al templo en el momento de su descubrimientoFIGURA 14. Basa de la primera fase del pórtico norteFIGURAS 16 y 17. Estatua femenina vestida. Togado del foro
    • 19ANUARIO DE HESPÉRIDES. INVESTIGACIONES CIENTÍFICAS EINNOVACIONES DIDÁCTICAS (Málaga), vol. 17-18, págs. 19-52.LOS MUSEOS LOCALES DE CÓRDOBA Y SUASOCIACIÓN PROVINCIALFernando Leiva BrionesProfesor y Secretario de la Asociación Provincial de Museos Locales de CórdobaQuiero dejar constancia, en primer lugar, de mi agradecimiento a la AsociaciónHespérides por haberme invitado a la participación en este Congreso y a todos losDirectores de los Museos Locales por su inestimable ayuda.RESUMENEl núcleo principal del presente trabajo trata sobre el nacimiento y desarrollo deun hecho bastante significativo ocurrido en nuestra provincia a finales de la últimacenturia del pasado milenio: la creación de la Asociación Provincial de Museos Localesde Córdoba, nacida con el propósito de aunar esfuerzos entre los museos municipales ycompartir inquietudes y experiencias entre los mismos. Este acontecimiento, pionero ennuestra Comunidad, lo es probablemente en España y allende de nuestras fronteras.Pero previamente, aludiremos a leyes, decretos y órdenes1promulgados sobrePatrimonio con anterioridad e incluso tras la creación de la mencionada Asociación.Finalizaremos enumerando los Museos Provinciales de Córdoba asociados ycomentaremos la situación en que se hallan y los problemas acuciantes a los que seenfrentan.PALABRAS CLAVE: Asociación, centralismo, Decreto, depósito, excavación,hallazgo, Ley, musealización, Museos Locales, Orden y Patrimonio Histórico,1Bastantes se encuentran hoy modificados o derogados. El traerlos a colación es simplemente recordandola evolución de los mismos.VOLVER AL ÍNDICE
    • 20Fernando Leiva Briones1. Museos y colecciones, sus iniciosHarto es conocida la etimología del término Museo (museion o museum, yaproceda del griego o del latín) y su significado como lugar donde habitan las míticasmusas inspiradoras y patrocinadoras de las Artes y las Ciencias, concepto que havariado con los tiempos, pasando de la primitiva concepción estática (almacenamiento yexhibición de colecciones de objetos) al dinamismo que hoy posee.Según el ICOM (Consejo Internacional de Museos), Museo es una instituciónpermanente sin fines de lucro, al servicio de la sociedad y abierto al público queadquiere, conserva, investiga, comunica y exhibe para su estudio, educación y deleitelos testimonios heredados del Hombre y de su entorno natural. Los responsables de losmismos han de protegerlos y dotarlos de suficientes recursos humanos y financieros ode otra índole2Por nuestra parte, entendemos que un Museo es el lugar en el que no sólo semuestra de manera más o menos permanente el Patrimonio Cultural y Natural delHombre, sino que es un espacio donde se pretende dar vida a lo expuesto (fondos)usando de ciertas pericias (formas) por personal idóneo, con el fin de hacer agradable yprovechosa la estancia al visitante tras la contemplación y comprensión de lo allíexistente, induciéndole, al mismo tiempo, a su participación activa, ya sea preguntando,comentando, valorando, investigando, publicando e incluso haciendo réplicas de lo allíobservado y poniendo en práctica la teoría aprendida..El origen de los museos es tan antiguo que me atrevería a decir que museo ypersona corren paralelos en el tiempo. De acuerdo con esta premisa, un museo puedecrearse en el mismo momento en que una persona toma conciencia del valor querepresenta un objeto o lugar determinado y lo atesora, usa, aprecia y protege. Así, p. e.,los aderezos usados por un individuo o que le acompañan, ya en vida, ya en la tumba,pueden constituir en su conjunto (persona y complementos) un museo más o menosamplio, y no digamos de los ornamentos existentes en un enterramiento ibero o romano,en una tumba principesca o en una pirámide egipcia o maya, dado que esas mismasconstrucciones pueden constituir en sí un auténtico museo. La misma idea podríatenerse de un monumento megalítico, de un recinto fortificado, de las ruinas proto ehistóricas, de un paisaje kárstico y de los espacios cultuales, los llamados loca sacralibera.En las arcaicas civilizaciones mesopotámica, egipcia y griega ya existíacuriosidad por el Pasado y se coleccionaron aquellos objetos tenidos como propios delegendarios héroes y de pueblos más antiguos, llegándose a copiar, incluso, piezasdifíciles o imposibles de conseguir.Con la expansión romana llegaron a la capital del Imperio ingentes cantidades depiezas de arte procedentes de las conquistas, obras exhibidas en los desfiles triunfalespor los victoriosos generales y emperadores como botín de guerra.Durante la mal llamada “Época Oscura Medieval”, monjes de diversos lugaresrecopilaron, estudiaron y copiaron obras antiguas (inscripciones sobre todo)rescatándolas del anonimato, enseñándolas a sus coetáneos y transmitiéndolas a las2Son conceptos recogidos en el Código de Deontología del ICOM para los Museos, según acuerdotomado en la 21 Asamblea General celebrada en Seúl el 8-10-2004 por los profesionales de los museosadscritos a dicha Organización.
    • Los museos locales de Córdoba y su asociación provincial21generaciones futuras. Y el mismo San Isidoro, con sus Etimologías, aportó interesantesdatos sobre arquitectura, pintura y otros materiales de su tiempo y anteriores.El hombre renacentista, con su apasionado afán por resucitar la Cultura Greco-Romana3, estudió y restauró viejas construcciones4En la época barroca, los países afines a la Contrarreforma, partidarios de lasimágenes frente a la iconoclastia protestante, convirtieron los interiores y fachadas delos edificios religiosos en verdaderos museos., acopió estatuas, monedas einscripciones (e hizo réplicas y traducciones de las mismas) rememorando vida ycostumbres de épocas pasadas. Uno de esos estudiosos fue el hispano Marqués deVillena, que, en su Arte Cisoria, se refería a ciertos útiles líticos y de cobre que gentesdel Pasado emplearon en sus labores culinarias.Los ilustrados del siglo XVIII, con sus actitudes secularizadora y progresista,fomentaron el conocimiento y protección de la Cultura y, por ende, del PatrimonioHistórico5, en lo que jugaron un importante papel las novísimas Reales Academias yBibliotecas instituidas, caso de España, a imitación de las francesas por la dinastíaBorbónica, entronizada en nuestro país a comienzos del setecientos. Aquí, el primerBorbón, Felipe V, y bajo su protección, creó la Real Academia de la Historia por RealDecreto el 18 de abril de 1738. Cuarenta años después, su tercer hijo, Carlos III, dictóen 1779 una Norma en defensa del Patrimonio Cultural y Artístico prohibiendo la ventay salida de objetos antiguos considerados como valiosos, y en tiempos de su hijo ysucesor, Carlos IV, por la Instrucción de 6-6-1803 encargaba a la Real Academia de laHistoria de la protección y conservación de los monumentos históricos. Un año mástarde se fundaron las Comisiones -Central y Provinciales- de Monumentos63De suma importancia fue el descubrimiento de la Domus Aurea y las aportaciones de Chrysoloras,Chalcondylas, Argyropoulos y Bessarión llegados a Italia huyendo de Grecia ante la amenaza turca..4Interesante es la Historia de España de D. Lorenzo de Padilla, obra que dedica al emperador Carlos V yen donde describe diferentes ruinas antiguas.5Es en este siglo (el de las Luces o Ilustración) cuando se inauguran los grandes museos, más biencolecciones, de todo tipo: la Colección Arqueológica o Museo Villaceballos de Córdoba (s. XVIII,volveremos más tarde sobre la misma), el Museo del Prado (proyectado en tiempos de Carlos III einaugurado en 1819), el Real Gabinete de Historia Natural o Museo de Ciencias Naturales de Madrid(1752), El Museo Británico de Londres (1759), el Museo del Louvre (1793) y el Museo ArqueológicoNacional de Nápoles (1777). De capital importancia fueron los contactos de eruditos con Oriente (p. e.,Winkelmann, alemán, considerado como el padre de la Arqueología, que excavó Herculano y Pompeya) yel patrocinio de los monarcas ilustrados, como Luis XIV en Francia, Federico II en Prusia y Felipe V ysus hijos, Fernando VI y Carlos III, en España.6En el siglo XIX, en nuestro continente surgió una pléyade de eruditos interesados en descubrir, excavary coleccionar. Se organizaron las primeras expediciones calificadas como científicas y se inventariaronsingulares yacimientos en el Próximo Oriente y en el Mundo Clásico: Thomas Young y Jean-FrançoisChampollion descifraron la piedra de Rosetta, Ferdinand Mariette descubrrió el Escriba y sacó a la luznumerosas esfinges, mastabas y tumbas; se excavó en Mesopotamia hallándose la Piedra Michaux (quetambién fue llevada a Francia) y numerosas tablillas con extraños signos cuneiformes. Schliemann excavóTroya y Micenas y Sir Arthur Evans lo hizo en los palacios cretenses de Knossos y Faistos. Por entonces,en Europa Occidental se dataron industrias líticas paleolíticas, el hombre de Neanderthal y el deCromagnon. Fueron primordiales las figuras del español Marcelino Sanz de Sautuola y su hija María,debido al descubrimiento de las pinturas de la cueva de Altamira; del francés Boucher de Perthes(llamado el Padre de la Prehistoria), del también francés Henri Breuil y del alemán Obermaier (siglosXIX-XX), quienes dieron un fuerte impulso al conocimiento del arte parietal y mueble del Paleolítico enla región franco-cantábrica. Las piezas exhumadas acabarían en los principales museos del Mundo.Capital importancia tuvo el siglo decimonónico en la creación y evolución de los museos, si bien seguíansiendo todavía meras colecciones de piezas de todo tipo. Se crearon, entre otros, el Servicio deAntigüedades de Egipto (1835), el Museo Austríaco de las Artes (1864), el Museo ArqueológicoNacional de Atenas (1866), el Conjunto de Museos Romanos con la denominación Museo Nacional
    • 22Fernando Leiva BrionesA raíz de la Desamortización de Mendizábal (1835), se crearon por Real Ordende 29-7-1835 las Comisiones con el fin de recoger, clasificar e inventariar los bienesprocedentes de los conventos suprimidos. Al frente de las mismas estuvieronAcadémicos Correspondientes de la Real Academia de la Historia y se instituyó lafigura de Inspector de Antigüedades de Andalucía. El primero en ocupar el cargo fue elegabrense Manuel de la Corte Ruano Calderón (nombrado por Real Orden de 9-10-1838), destinado solamente en la provincia de Córdoba. Su trabajo consistió en informarde los hallazgos habidos en Carcabuey, El Carpio, Baena, Fuente-Tójar, Cabra, Montillay sobre el descubrimiento de un panteón romano en el cortijo de las Vírgenes de Baena(Castro el Viejo), donde se emplazó la antigua Ituci Virtus Julia (ALMAGRO yMAIER, 2003: 182).Ana María Vicent, al referirse a la Colección Arqueológica Villaceballos (oMuseo del mismo nombre), cuenta que Pedro Leonardo de Villaceballos (s. XVIII)reunió en su casa de Córdoba una colección de antigüedades formada a base demonetarios (de los mejores de España), una gran serie de inscripciones latinas y árabesy muchas esculturas; pero que en la siguiente centuria (en el XIX) desaparecieron lasmonedas y bastantes inscripciones. El resto lo vendieron sus descendientes al marquésde Casa Loring pasando a engrosar su grandiosa Colección Arqueológica (o Museo) queposeía a las afueras de Málaga. A pesar de los esfuerzos que hizo Ana María desde supuesto como Directora del Museo Arqueológico Provincial de Córdoba, el material nose recuperó para esta ciudad, sino que pasó a los fondos del Museo de Málaga. Vicentconcluye esta noticia diciendo que “La dispersión, pérdida y fuga a otros lugares es eldestino final, a la larga o a la corta, de todas, sin excepción conocida, las coleccionesparticulares” (VICENT, 1984-85: 35).En 1844, se constituyó en Córdoba la Comisión Provincial de MonumentosHistórico-Artísticos. Su propósito fue recoger el mayor número de obras de arte ydocumentos existentes en los edificios religiosos que, a raíz de la Desamortización,habían quedado a merced de los acontecimientos. Con los materiales recopilados en1862, se creó el Museo de Bellas Artes de Córdoba, Institución que también podríaalmacenar piezas arqueológicas procedentes de la capital y, si se reunían suficientes,podría pensarse en la creación de otro museo, el Arqueológico Provincial, como ocurrióen 1867 a propuesta de don Luis Maraver y Alfaro. Sólo restaba conseguir cuantas máspiezas, mejor. Para ello, la Comisión remitió pertinentes escritos a las personalidadesmás influyentes de los pueblos, a fin de que enviasen las piezas arqueológicas queposeyeran o que pudieran conseguir7Romano (1890), el Museo Arqueológico Nacional de Madrid (1867), el Museo de Bellas Artes deCórdoba (1862) y el Museo Arqueológico de Córdoba (1866-67).. En octubre de ese año, a indicación de la Real7Uno de los escritos fue dirigido a don Juan de Dios Leiva, cura-párroco de Fuente-Tójar. Llevaba porfecha 21-10-1866. El cura respondió el 8 de noviembre de ese año diciendo que cuantos objetosarqueológicos poseía los ponía a disposición de la Comisión de Monumentos; pero que doña María de laSierra Arroyo, maestra de la localidad, era quien tenía más piezas. La Junta Gestora cordobesa escribió ala maestra una carta similar a la enviada a párroco; sin embargo, doña María, no respondió, por lo quedesde la capital se le volvió a mandar otra circular el 14-3-1867, esta vez a través del cura. A la segundasolicitud, la Sra. Arroyo manifestó que las piezas que tenía –unas dos cargas- se las había hecho llegar alMarqués de la Corte -Juan Antonio de la Corte Ruano- y que ya no obraban en su poder más; noobstante, el 29 de marzo, la maestra envió a Córdoba abundantes piezas con destino al Museo. Una vezexaminados los materiales, el 1 de abril de ese año se le comunicó al Gobernador Civil de Córdoba elhecho, quien dispuso que la Comisión mandase un representante de la misma y un arquitecto con el fin deque explorasen el lugar en donde se decía que aparecieron las piezas y practicasen unas excavaciones. Atal efecto, se personaron la mañana del 13 de abril en Fuente-Tójar don Luis Maraver y don MarianoLópez Sánchez (Arquitecto del distrito de Montoro) comenzando los trabajos de campo ese mismo día en
    • Los museos locales de Córdoba y su asociación provincial23Academia de la Historia, la Comisión Cordobesa nombró Conservador del recién creadoMuseo Arqueológico al Inspector de Antigüedades Sr. Maraver (VICENT, 1984-85: 34-36).El 1-7-1867, se solicitó a la Comisión Mixta de las Provinciales de Monumentosla creación de Sociedades Arqueológicas en Puente Genil y de una Sociedad deExcavaciones en Andalucía (ALMAGRO y MAIER, 2003: 184 y notas 58 y 59), altiempo que sugería la Real Academia al Ministerio de Fomento que fijara las normassobre los descubrimientos de monumentos y las relaciones entre descubridor y dueño delos terrenos, así como el destino de los objetos encontrados (Ibídem, nota 60). Lasexcavaciones se llevaron a cabo en nuestra provincia en Fuente-Tójar y Almedinilla acargo de don Luis Maraver y Alfaro en el año 1867 (ALMAGRO y MAIER, 2003: 185,notas 63 y 64)8Desde esos momentos, cualquier pieza (escultura, inscripción, vasija, arma…)que apareciese en Córdoba capital o en sus pueblos y que tuviera cierto valor intrínsecopasaría a engrosar los fondos de los museos, tanto del Provincial como del Nacional yotros más alejados: Barcelona, París, Londres… y de colecciones particulares.9Siglos XX-XXI. Si a ellole unimos los estragos producidos por los agentes atmosféricos, los destrozos in situ deenterramientos, piezas y restos arquitectónicos a consecuencia del laboreo y losestropicios debido a la incultura y falta de concienciación de los lugareños trapicheandocon los hallazgos, podremos hacernos una idea de lo desaparecido.10.- Comenzando la vigésima centuria del pasado milenio, ydependiente del Ministerio de Instrucción Pública y Bellas Artes, se creó unaSubsecretaría asumiendo competencias en materia de Patrimonio Histórico11la necrópolis de La Cabezuela. Sacaron más de “ciento cuarenta y tantos objetos” y una cantidad sindeterminar de objetos de hierro y de cobre. Todo ello en dos días que duraron las faenas. El materialhallado engrosó los fondos del Museo Arqueológico cordobés (VICENT, 1984-85: 45-47)., cuyoobjetivo era evaluar y conocer el patrimonio existente en el territorio nacional, siendolos Reales Decretos de 1 de junio de 1900 y de 14 de febrero de 1902 quienes señalabanlas normativas para redactar el Catálogo Monumental de España por provincias. En8Cf. nota anterior.9Y no fue sólo en nuestra provincia, véanse en el s. XIX: El padre Fidel Fita (Epigrafía romana de laciudad de León, 1866. Interesante es el trabajo “Fidel Fita y la epigrafía hispano-romana”, 1996, de JuanManuel Abascal Palazón, publicado en el BRA de la Historia, 193), Eduardo Saavedra (por sucontribución al CIL, II y sus excavaciones en Numancia desde 1853), Manuel de Góngora y Martínez(Antigüedades Prehistóricas de Andalucía, 1868), Emilio Hübner (Inscriptiones Hispaniae Latinae, 1869,cfr. CIL, II; Monumentos epigráficos en las islas Baleares, 1888), Aureliano Fernández Guerra (Nuevasinscripciones de Córdoba y Porcuna, 1887), Manuel de la Corte Ruano, Inspector de Antigüedades deAndalucía (Biografía y Expedientes), los hermanos Enrique y Luis Siret (Las primeras edades del metalen el Sudeste de España, 1890). Siglo XX: En las primeras décadas de este siglo se creó la Junta Superiorde Excavaciones y Antigüedades, organismo que subvencionaba y dirigía multitud de excavaciones portodo el solar hispano. Los trabajos, en su mayoría, vieron la luz en Las Memorias (y decimos en sumayoría, pues los hay, que por diversos motivos, aún no lo han hecho, llegando, incluso, a lo peor:muchas piezas se dispersaron y nunca se sabrá en qué lugar aparecieron; otras se vendieron y otrassalieron de España, como ocurrió con muchos materiales hallados por George (Jorge) E. Bónsor -vid. sustrabajos sobre Carmona, los Alcores, expediciones por el Guadalquivir, Palma del Río… y sucolaboración con Pierre Paris y relación con el The Hispanic Society of America-), con los hallazgos deParis y Engels, y con las piezas llevadas a Alemania por el germanófilo Julio Martínez Santaolalla.También decir que muchas memorias que debieron haberse publicado no se hicieron a causa del estallidode la Guerra Civil, como le ocurrió a Navascués y de Juan.10En otros lugares más arriba nos hemos referido a Reales Decretos, Normas y Órdenes promulgados enlos siglos XVIII y XIX en defensa del Patrimonio Histórico Español.11Lo relacionado con el mismo se centralizaba en la Dirección General de Bellas Artes.
    • 24Fernando Leiva Brionesmedio de esas fechas, por Real Decreto de 29 de noviembre de 1901, se había aprobadoel Reglamento de Excavaciones y el de los Museos Arqueológicos del Estado,regentados éstos por el Cuerpo Facultativo de Archiveros, Bibliotecarios yArqueólogos. Unos días después, el 3 de diciembre se estableció el Funcionamiento yFunción Pública de los Museos.Transcurridos diez años, el 7 de julio de 1911, se promulgó la Ley deExcavaciones Arqueológicas y Antigüedades, que reglamentó las pautas para efectuarexcavaciones artísticas y científicas incluyendo los permisos y sanciones. Dicha Ley,señalaba la prioridad del interés público sobre el privado, por lo que pasaban apropiedad del Estado todos los hallazgos, procedieran de excavaciones científicas ocasuales.El 1 de marzo de 1912, se crearon la Junta Superior de Excavaciones yAntigüedades y el Cuerpo de Delegados. Asimismo, se dictaron normativas para laconfección del Inventario y otras reglas contra los expoliadores del Patrimonio; sinembargo, tres años más tarde, en 1915, la Dirección General de Bellas Artes fijó otranorma disminuyendo las competencias de las Comisiones Provinciales. Con la Ley deMonumentos, el Estado garantizaba su conservación al declararlos de interés general.El 9 de enero de 1923, se promulgó el Real Decreto (publicado en la Gaceta aldía siguiente) sobre enajenación de obras artísticas, históricas o arqueológicas queestaban en posesión de la Iglesia. En dicho Decreto se recalcaba, una vez más, que es elEstado el propietario de todos los bienes nacionales. Un trienio después, el 15-8-1926,entró en vigor el Decreto-Ley de 9 de agosto de 1926 (Decreto Callejo) sobre laProtección, Conservación y Acrecentamiento de la Riqueza Artística, tanto de los bienesmuebles como inmuebles, incluyendo aquellas zonas naturales que por su belleza lorequerían. Fue un Decreto moderno para su época, precursor del actual sobre BienesCulturales.En tiempos de la Segunda República, apareció la Ley del Patrimonio ArtísticoNacional (13 de mayo de 1933), en donde constaba que toda la riqueza existente enEspaña, independientemente de quien fuera el dueño, constituía el tesoro Cultural de laNación y estaría bajo el control y conservación del Estado, que podría expropiar yprohibir su exportación y venta (Cf. GARCÍA FERNÁNDEZ, Javier, 2009: 105-164).Siendo Eugenio d´Ors Director General de Bellas Artes, y a punto de concluir laContienda Civil Española, se creó por Orden Ministerial (9-3-1939) la ComisaríaGeneral de Excavaciones Arqueológicas, organismo conocido como CGEA1212Era ministro de Educación Nacional Pedro Sainz Rodríguez, cargo del que renunció el 27 de abril de1939. Pasó entonces a ocupar dicha Cartera José Ibáñez Martín el 9 de agosto de ese año. Ambos en laEspaña Franquista (Primer y Segundo Gobierno, respectivamente). La CGEA se transformó en 1955 en elServicio Nacional de Excavaciones Arqueológicas (SNEA).. En eltexto se preveía disponer a partir del 30-4-1941 de una serie de colaboradores localessin honorarios (maestros, profesores de institutos, médicos, curas, farmacéuticos…)posibilitando que organismos con ciertas competencias, como las Diputaciones,programasen políticas autónomas de arqueología frente a lo marcado por la CGEA. Fueel primer intento de descentralizar la arqueología española al apoyarse, dadas lasescasas partidas presupuestarias, en las Diputaciones, Cabildos, Ayuntamientos, etc.surgiendo la figura del Comisario Arqueológico en muchas capitales de provincias yAyuntamientos, lo que supuso una mayor vigilancia e investigación del patrimonio y lacreación de museos provinciales y locales (MEDEROS, 2003-2004: 12-13).
    • Los museos locales de Córdoba y su asociación provincial25En Sesión celebrada el 13-12-1979, la Comisión Provincial Cordobesa dePatrimonio Histórico Artístico13, recogía, entre otras cuestiones14En 1984, se reglamentaban los trámites autorizando la creación de Museosbasándose en el Art. 5.1 de la Ley de Museos 2/1984 (9 de enero) de la ComunidadAutónoma Andaluza: “Los Organismos Públicos y las personas físicas o jurídicasinteresadas en la creación de museos promoverán, ante la Consejería de Cultura eloportuno expediente, debiendo garantizar en todo caso, la conservación y elmantenimiento de los bienes culturares que integran los fondos fundacionales o futurosdel museo, en la forma reglamentaria que se determine […] A tal efecto, debe iniciarseel procedimiento oportuno con las formalidades previstas en la Ley de Museos…que la defensa delEstado por la protección de las antigüedades (obras de arte y productos industrialespertenecientes a las edades prehistóricas, antigua y media) ha motivado la publicaciónde normas proteccionistas. Dicha normativa se refleja en la Ley 7-7-1911, en el RealDecreto de 1-3-1912, en la Ley de 13-5-1933, en el Decreto de 16-4-1936, en laResolución de la Dirección General de Bellas Artes de 14-7-1960 y en el ConvenioEuropeo para la Protección del Patrimonio Arqueológico, al que España se adhirió el18-2-1975. Como preceptos se recogían: Se prohíbe el deterioro de las Antigüedades, elEstado es el propietario de las antigüedades halladas fortuitamente, se indemnizará aldescubridor del hallazgo, las ruinas y antigüedades podrán pasar a propiedad del Estadomediante el expediente de utilidad pública y previa indemnización, los exploradores noautorizados son responsables y pérdida de los hallazgos y de indemnización, lasautoridades locales, Guardia Civil… deben dar cuenta a la autoridad de los hechos quesupongan la transgresión de estas normas, todo español ha de dar cuenta de cualquierhallazgo… los hallazgos se depositarán provisionalmente en el Museo Arqueológico…a excepción del producto de excavaciones autorizadas por la Dirección General delPatrimonio Artístico, Archivos y Museos y realizadas por los Ayuntamientos en sustérminos. Como medida precautoria para la protección de yacimientos conocidos, dondeno era previsible la realización de excavaciones en un plazo inmediato y existía laposibilidad de que fueran alterados, se declaraban Zonas de Reserva Arqueológica… 1,en Almedinilla; 4, en Baena; 3, en Cabra; 5, en Castro del Río; 2, en Córdoba; 2, enDoña Mencía; 2, en Fuente Obejuna; 1, en Fuente-Tójar; 4, en Luque; 1, en Montoro; 4,en Nueva Carteya; 4, Priego de Córdoba; 1 en, Santaella; y 1, en Valenzuela.15”…debiéndose presentar la Documentación en la Delegación Provincial de Cultura…1613Organismo de la Delegación Provincial dependiente del Ministerio de Cultura..14Conozco el oficio por una fotocopia que me facilitaron en el Ayuntamiento de Cabra. Fue enviado alalcalde de la ciudad el 14-12-1979 (recibido el escrito el 18-12, registro de entrada nº 7042). Iba firmadopor don Manuel Nieto Cumplido. En el encabezamiento se lee: “Comunicación de la Comisión Provincialdel Patrimonio Histórico Artístico de Córdoba sobre el destino de los hallazgos arqueológicos fortuitos yla constitución de Zonas de Reserva Arqueológica”.15Esta Ley fue modificada parcialmente por la Ley 1/1991 del Patrimonio Histórico de Andalucía.16La documentación exigida por la Dirección General para la iniciación del expediente…será: a)Solicitud para la autorización del museo. b) Memoria que recogiendo las propuestas teóricas del museo yla definición de sus objetivos incluyendo 1º.- Programa museológico: justificación del interés de lacreación del Museo y tipología, definición del ámbito cultural del futuro Museo, su enfoque y argumentosque sustentarán la instalación permanente del mismo; división funcional por áreas (salas y servicio),visitantes (perfil y media anual, incidencia local y comarcal). 2.- Proyecto museológico: Inventario debienes muebles (origen de los fondos fundacionales del Museo, propiedad y procedencia de losmismos…), características del inmueble (entorno, propiedad, aspectos históricos, planimetría,documentación…), distribución de las instalaciones (almacenes, talleres, aseos…), equipamiento,instalación de los fondos, recursos didácticos. 3.- Programa institucional (organismos públicos y privadosy personas que apoyan la iniciativa): detalles del presupuesto anual y del personal que atenderá el Museo,
    • 26Fernando Leiva BrionesLas disposiciones recogidas en la Orden Ministerial de abril de 194117adquirieron nuevas dimensiones con la Ley 16/1985 del Patrimonio Histórico Españolde 25 de junio18, Ley basada en el artículo 46 de la Constitución Española de 1978:“Los poderes públicos garantizarán la conservación y promoverán el enriquecimientodel Patrimonio Histórico, Cultural y Artístico de los pueblos de España y de los Bienesque lo integran, cualquiera que sea su régimen y titularidad. La Ley Penal sancionarálos atentados contra ese Patrimonio”19Un nuevo impulso experimentará Andalucía sobre materia arqueológica con laResolución de 28 de abril de 1988 de la Dirección General de Bienes Culturales.20, queregulaba los permisos para la realización de actividades arqueológicas de urgencia ennuestra Comunidad21financiación). En la Disposición Derogatoria Única (Ley 8/2007, de 5-10-2007, BOJA 205) se contempla:1º Queda derogada la. En ese momento, las Administraciones Central y la AutonómicaLey 2/1984, de 9 de enero, de Museos, así como cuantas otras disposiciones seopongan a lo dispuesto en la presente Ley. 2 Mientras no se produzca el desarrollo reglamentario de lodispuesto en la presente Ley, conservarán su vigencia las normas del Reglamento de Creación de Museosy de Gestión de Fondos Museísticos de la Comunidad Autónoma de Andalucía, aprobado por el Decreto284/1995, de 28 de noviembre, en lo que no se opongan a la presente Ley.17Con posterioridad, en 1957, en todo lo relativo con hallazgos y excavaciones arqueológicas, laDirección General de Bellas Artes publicó La Legislación sobre el Tesoro Artístico Nacional, en donde serecogían las Leyes de 7-7-1911 y de 13-5-1933, el Reglamento de 16-4-1936 y el Decreto de 2-12-1955.18Cf. Ley de 13/1985 de 25 de junio del Patrimonio Histórico Español (29 de junio de 1985, BOEnúmero 155). La Ley 16/1985 de 25 de junio se completa y desarrolla con el Decreto 284/1995 de 28 denoviembre amplíándose la Ley 2/1984 de Museos de Andalucía. En la nueva se aprueba el Reglamento deCreación de Museos y Gestión de Fondos Museísticos de la Comunidad Autónoma de Andalucíaestableciendo, a su vez, los cauces a seguir para la inscripción de los Museos Locales en el Registro deMuseos de Andalucía, infra.19La Carta Magna Española recoge, además, otras normas referentes al Patrimonio Histórico, ya sea en elPreámbulo o en el desarrollo: El Patrimonio Histórico Español es el principal testigo de la contribuciónhistórica de los españoles a la civilización universal… La protección y el enriquecimiento de los bienesque lo integran constituyen obligaciones fundamentales que vinculan a todos los poderes públicos… EstaLey contempla, tanto los bienes muebles como los inmuebles y su protección, acrecentamiento ytransmisión a las generaciones futuras del Patrimonio Histórico Español de interés artístico, histórico,paleontológico, arqueológico, etnográfico, científico, técnico, documental y bibliográfico, los yacimientosy zonas arqueológicas, los sitios naturales, jardines y parques con valor artístico, histórico oantropológico. Estos bienes deberán ser inventariados o declarados de interés cultural en los términosprevistos en esta Ley. Son deberes y atribuciones esenciales de la Administración del Estado… garantizarla conservación del Patrimonio Histórico Español, promover el enriquecimiento del mismo y fomentar ytutelar el acceso de todos los ciudadanos a los bienes comprendidos en él protegiéndolos contra laexportación ilícita y la expoliación recuperándolos cuando hubiesen sido ilícitamente exportados.Asimismo, fomentará el intercambiando cultural con los Estados y Organismos internacionales. LasAdministraciones Autonómicas y Ayuntamientos colaborarán con la Administración del Estado. Seentiende por expoliación toda acción u omisión que ponga en peligro la pérdida o destrucción de todos oalguno de los valores de los bienes que integran el Patrimonio Histórico Español en su conjunto […] Sialguien observase cualquier deterioro, debe ponerlo en conocimiento de la Administración, que tomará lasmedidas oportunas.20Desarrolló la Orden de 28-1-1985.21Esta Resolución se dicta […] ya que hay situaciones de peligro o destrucción del PatrimonioArqueológico […] que requieren actuaciones de urgencia practicadas de forma científica […] Por todoello, teniendo en cuenta las competencias asignadas a la Dirección General de Bienes Culturales por losDecretos 6/1984 (27-3), 12/1985 (22-1) y 210/1986 (5-8) y lo establecido en el Art. 42 de la Ley 16/1985(25-6) del Patrimonio Histórico Español, la Dirección General ha resuelto: a) Que el Dr. General deBienes Culturales, a la vista del Arqueólogo-Conservador del Patrimonio Histórico de la respectivaDelegación Provincial, podrá autorizar la realización de actividades arqueológicas de urgencia […] Y sihay peligro inminente, el propio Delegado Provincial podrá autorizar el comienzo de los trabajos. b) Lasolicitud irá acompañada de los nombres del Dr. de los trabajos y su equipo, así como su cualificaciónprofesional, financiación, planteamiento metodológico, delimitación del área y cartografía […] c) El Dr.
    • Los museos locales de Córdoba y su asociación provincial27eran las encargadas de velar por la protección y defensa del Patrimonio Andaluz, perocon la Ley 1/1991 de 3 de julio sobre el Patrimonio Histórico de Andalucía, y según serecoge en el artículo 4º, se involucraron también a los ayuntamientos para que adoptaranlas necesarias medidas con el fin de vigilar, proteger y dar a conocer el Patrimonio desus términos municipales.Una nueva ordenanza, el Decreto 32/1993 (BOJA, 46, de 4-5) sobre Reglamentode Actividades Arqueológicas, señalaba a quién se podía autorizar y quién o quiénesestaban facultados para realizar excavaciones o prospecciones arqueológicas. Por ser losmás comunes a la generalidad de las actividades, recogemos lo mencionado en losArtículos 1 y 2. Art. 1.- De conformidad con lo previsto en el artículo 52 de la Ley1/1991 de 5 de julio del Patrimonio Histórico Andaluz, será necesaria la previaautorización de la Consejería de Cultura y Medio Ambiente para la realización deactividades arqueológicas, ya sean excavaciones o prospecciones… Art. 2: Podránsolicitar autorización las personas que cuenten con la autorización académica deLicenciado y acrediten formación arqueológica [y] excepcionalmente, las personas que,sin contar con la titulación académica oficial antes referida, acrediten haber participadoen actividades arqueológicas similares a las que solicitan…Por Decreto 284/1995, de 28 de noviembre de 1995 (BOJA, 5, publicado el 16-1-1996), se aprueba el Reglamento de Creación de Museos y de Gestión de FondosMuseísticos de la Comunidad Autónoma de Andalucía22El órgano competente para la aprobación es el Consejero de Cultura. LosProcedimientos a seguir son:. Entresacamos:a) Iniciación y estudio de viabilidad y aprobación del proyecto. El DirectorGeneral de Bienes Culturales resolverá sobre la viabilidad del proyecto, estimando odenegando la solicitud de aprobación y ordenando, en su caso, la anotación preventiva(en adelante AP) en el Registro de Museos de Andalucía. La Delegación Provincialcompetente podrá realizar inspecciones técnicas para el seguimiento del Proyectoautorizado durante la fase de ejecución del mismo, una vez finalizada ésta y conanterioridad a la autorización definitiva.b) Autorización definitiva e inscripción en el Registro de Museos Andaluces.-La Orden del Consejero de Cultura autorizará o denegará la creación del Museo,ordenando, en el caso de autorización, la inscripción en el Registro de Museos de laComunidad Autónoma Andaluza. La Orden de autorización e inscripción será publicadaen el Boletín Oficial de la Junta de Andalucía.Registro de Museos23de los trabajos deberá comunicar el día de comienzo y finalización de los mismos, que los ha de dirigirpersonalmente. d) En caso de ausencia justificada delegará en una persona especializada y conconocimientos del yacimiento. e) En el plazo de un mes, una vez terminada la intervención, presentará unbreve informe de los resultados y en el plazo de dos meses se presentará a la Dirección General de BienesCulturales el acta de depósito de materiales obtenidos…: En el Registro de Museos de Andalucía se inscribirántodos los Museos radicados en el territorio de la Comunidad Autónoma, cualquiera quesea su titularidad, ya sea autonómica, de titularidad pública no autonómica o detitularidad privada.22Basado en la Ley 2/1984, de 9 de enero, de Museos. Fueron modificados algunos artículos por la Ley1/1991, de 3 de julio, del Patrimonio Histórico de Andalucía.23De conformidad con lo previsto en el artículo 5.3 de la ley 2/1984 (9 de enero) de Museos.
    • 28Fernando Leiva BrionesLa AP en el Registro de Museos de Andalucía se realizará en virtud de laresolución del Director General de Bienes Culturales por la que se apruebe el proyectode Museo.La inscripción en el Registro de Museos de Andalucía se practicará en virtud dela Orden del Consejero de Cultura que autorice la creación del Museo.La inscripción o, en su caso, la AP en el Registro de Museos de Andalucía seconsiderará requisito indispensable para recibir ayudas y subvenciones de la Junta deAndalucía24Los Museos inscritos en el Registro deberán remitir a la Consejería de Cultura, através de las correspondientes Delegaciones Provinciales, la información que se detallay en los plazos expresados a continuación.25Otros asuntos recogidos en esta Ley son los relativos a depósitos de bienesmuebles, salidas (préstamos) temporales de fondos pertenecientes a la Junta deAndalucía, su reintegración, gastos (pólizas, embalajes), autorización y accesibilidadpara investigadores.: 1.- En el mes de diciembre de cada año,copia de las fichas de inventario de las piezas ingresadas, estén o no expuestas. 2.- En elprimer trimestre de cada año se enviarán: a) La Memoria-Balance de actividades del añoanterior, comprensiva de los distintos servicios del Museo y de la dotación de personal,así como del número de visitantes anuales. b) El presupuesto del año en curso, en el quese detallarán los ingresos obtenidos en el ejercicio anterior por derecho de acceso alMuseo, y, en su caso, propuesta de revisión de ingresos.La Orden de 2 de septiembre de 2002 (BOJA, 118, publicado el 8-10-2002)establece las bases reguladoras para la concesión de subvenciones destinadas a losMuseos de la Comunidad Autónoma de Andalucía para la mejora de instalaciones,equipamiento de investigación y documentación, equipamiento y actividades deconservación y para difusión de los fondos del Museo. Las ayudas vendrán de laConsejería de Cultura o de los fondos de la Unión Europea.La Ley 8/2007, de 5 de octubre, de Museos y Colecciones Museográficas deAndalucía2624La cancelación de la inscripción en el Registro de Museos de Andalucía será por las siguientes causas:La falta de conservación, mantenimiento o custodia de los fondos del Museo, que pueda producir unperjuicio de imposible o difícil reparación. b) La insuficiencia de medios personales y materiales queproduzca un menoscabo fundamental en los objetivos y servicios que preste el Museo o ponga en gravepeligro la protección y conservación de sus fondos. c) La salida de fondos de titularidad autonómicadepositados en los Museos sin autorización de la Consejería de Cultura. d) La obstrucción grave ymaliciosa a la labor inspectora de la Administración Cultural, así como la omisión reiterada del deber deinformación sin que exista justificación para la misma…compendia otras Leyes, Decretos y Órdenes anteriores. Viene, al mismotiempo, a referir, sustituir, modificar o ampliar preceptos definiendo otros nuevos, comoocurre, v. g., en el Artículo 3, en donde quedan definidos Museos y ColeccionesMuseográficas estableciendo las diferencias entre ellos: Museos son las instituciones decarácter permanente, abiertas al público, al servicio de la sociedad y de su desarrollo,que, con criterios científicos, reúnen, adquieren, ordenan, documentan, conservan,estudian y exhiben, de forma didáctica, un conjunto de bienes, culturales o naturales,con fines de protección, investigación, educación, disfrute y promoción científica ycultural y sean creados con arreglo a esta Ley. Y Colecciones Museográficas los25En cumplimiento de lo dispuesto en los artículos 5.2 y 3, y 19 de la Ley 2/1984, de 9 de enero.26Antes de la publicación de esta Ley, se nos entregó a los Directores-Conservadores de los MuseosLocales un Borrador del Anteproyecto con el fin de que se aportaran las sugerencias pertinentes.
    • Los museos locales de Córdoba y su asociación provincial29conjuntos de bienes culturales o naturales que, sin reunir todos los requisitos propios delos museos, se encuentran expuestos de manera permanente al público garantizando lascondiciones de conservación y seguridad, y sean creados con arreglo a esta Ley. Vemos,pues, que el concepto de Museo encierra una serie de características que están ausentesen las Colecciones Museográficas, tales como criterios científicos, forma didáctica,fines investigativos, promoción científica, etc.27Otros aspectos contemplados en esta Ley se refieren a los directores de losmuseos y sus funciones, admisión de fondos y lugares en donde se podrán depositar,Libros de Registros de Entradas y Salidas, conservación y restauración de los fondos ymedidas de seguridad en los Museos.28.2. El porqué de los museos locales cordobesesUna serie de circunstancias convergen en la provincia de Córdoba (Corazón deAndalucía) que han hecho posible que su territorio (de tan sólo 13.718 kilómetroscuadrados) se encuentre habitado de manera continua desde los más lejanos tiempos,hecho debido a:a) Su privilegiada latitud dentro de la Zona Templada con clima Mediterráneocontinentalizado.b) Su orografía, distinguiéndose dos áreas montañosas: al Norte, Sierra Morena,y, al Sur, las Sierras Subbéticas cobijando entre ambas al Valle del Guadalquivir y a laCampiña, zonas con diferencias estructurales en cuanto a su morfología y edafología.27De momento no existe en nuestra provincia ninguna Colección Museográfica que pertenezca a laAsociación Provincial de Museos Locales de Córdoba, como podremos comprobar más abajo. Los bienesculturales o naturales a los que se refiere este artículo consisten en bienes muebles o en recintos, espacioso conjuntos de bienes inmuebles o agrupaciones de los mismos con valores históricos, artísticos,arqueológicos, etnológicos, industriales o de cualquier otra naturaleza cultural.28Aspectos tocantes a La Dirección y sus funciones técnicas: administración, protección, conservación yrestauración, investigación y difusión (Art. 30). Admisión de depósitos que se adecuarán al conveniosuscrito con la Administración General del Estado y que podrán ser depositados en los Museos detitularidad estatal, en los Museos y Colecciones Museográficas adheridos al Sistema andaluz de Museos yColecciones Museográficas, en Instituciones no museísticas cuando tengan por finalidad la investigación,difusión, el análisis científico, la conservación o restauración de bienes culturales o naturales y,excepcionalmente en instituciones no museísticas para fines de alta representación del Estado o de laComunidad Autónoma. Los depósitos se formalizarán en un contrato que deberá reunir los requisitos quese establezcan reglamentariamente (Art. 38) y podrán ser temporales, con el fin de estudiar y examinar losbienes, con motivo de la celebración de exposiciones y por depósito judicial (Art. 40) o forzosos (Art.48). Tanto los Museos como las Colecciones Museográficas deberán llevar Libros de Registro con losingresos, salidas y bajas de sus bienes estables por orden cronológico; de los depósitos, del inventario desus fondos, que deberá ser actualizado al menos una vez al año y remitir a la Consejería competente enmateria de museos copia de las fichas de inventario de las piezas ingresadas, estén o no expuestas (Art.42). Conservación y restauración de los fondos museísticos mediante un proyecto de conservación:planificando, investigando y aplicando estrategias e intervenciones de prevención, a efecto de crear omantener las condiciones idóneas que preserven los fondos museísticos de los factores de toda índole quepuedan contribuir a su deterioro. Todo de acuerdo con la legislación general de patrimonio histórico(Arts. 44-45). Medidas de protección: Cuando las deficiencias de la instalación o el incumplimiento de lanormativa vigente por la persona titular de un Museo o Colección Museográfica pongan en peligro laconservación, seguridad o accesibilidad de los fondos existentes, la Consejería competente podrá acordarla clausura temporal del Museo o Colección Museográfica hasta que desaparezcan las causas quemotivaron la decisión. Y si persistieran las anomalías, dicha Consejería podrá disponer el depósito de susfondos en otro u otros Museos o Colecciones Museográficas hasta que desaparezcan las causas quemotivaron la decisión (Arts. 47-48).
    • 30Fernando Leiva Brionesc) Su estratégica situación respecto a las tierras circundantes, lo que obliga altránsito de gentes (ya foráneas, ya peninsulares por los motivos que fueren) desde lascostas Meridional y/u Occidental hasta la Meseta Castellana y/o desde la AndalucíaOriental hacia la Occidental (o viceversa) a través de pasos naturales de sus valles yriberas de sus ríos, o navegando por la singular arteria fluvial, que es el Guadalquivir.Fueron aquellos movimientos poblacionales migraciones aculturizadoras que dejaron suimpronta, tanto en lo referente a “las industrias” como en el arte, hablas y pensamiento,cuyo legado hemos heredado y pretendemos que se haga extensible a generacionesfuturas.Y, d) Su abundancia de materias primas (de origen animal, vegetal y mineral)posibilitando la pervivencia y fabricación de herramientas y adornos. Fruto de ello sonlos cuantiosos vestigios inmuebles (construcciones y pinturas y grabados parietales encuevas y abrigos) y muebles (objetos de uso doméstico, ornamentales y votivos)encontrados en sus fecundos yacimientos, hallándose bastantes de estos últimosmateriales expuestos en 26 de los 36 Museos Locales pertenecientes a la AsociaciónProvincial de Museos Locales de Córdoba29, a lo que hay que añadir la musealización30de varios yacimientos, casos del cerro de la Cruz de Almedinilla, las Cisternas Romanasde Monturque, la cueva del Ángel de Lucena… Todo ello justifica suficientemente laexistencia de estos centros culturales que son los Museos Locales de Córdoba repartidosa lo largo y ancho de la provincia (lám. 1), son “museos vinculados a lasadministraciones menores, de manera que, para nosotros, decir museo local es decirmuseo municipal, aunque un museo local puede ser también el de una pedanía o aldea”(MARTÍNEZ CASTRO, 2002: 68).3. La asociación provincial de museos locales de córdoba. antecedentesCon anterioridad a la promulgación de la Ley del Patrimonio Histórico Español16/1985, un grupo de municipios cordobeses, conscientes del valor histórico de suLegado Cultural31, decidieron recopilar y exponer en sus respectivas localidades todotipo de antigüedades halladas en sus términos. Uno de esos pueblos fue Puente Genil, endonde Francisco Esojo Aguilar, discípulo de la Escuela de don Juan Bernier Luque3229En el resto de estas Instituciones provinciales, hasta completar el elenco, conservan otros no menosimportantes bienes culturales (pinturas, blasones, documentación fotográfica, cerámicas e instrumentos decocina, de botica, de labranza, industriales, etc.), son los Museos Etnológicos.,30Musealización: Crear un museo o una exposición estable partiendo de un yacimiento arqueológico obien inmueble (construcción o paraje natural). Museografía es la descripción de un museo: edificio,accesos, instalaciones, etc. Y la Museología la Ciencia que estudia los museos: su historia, catalogación,conservación, divulgación y su influencia en la sociedad.31A partir de la década de los años sesenta del siglo pasado hay una eclosión cultural muy importante enlos pueblos, motivada por la democratización de la enseñanza, que llega prácticamente a todos los nivelessociales, haciendo que bastantes jóvenes accedan al Bachillerato y a la Universidad y que ocuparandiferentes oficios en sus respectivas poblaciones: funcionarios municipales, profesores en los distintosniveles de Enseñanza, sacerdotes, farmacéuticos … en fin, humanistas. Éstos y otros ilustrados locales -con el propósito de inculcar entre sus vecinos una conciencia cultural para defender su patrimonio- fueronquienes se encargaron de recoger de manera más o menos selectiva todo tipo de tiestos, vasijas, monedas,aperos de labranza… con valor histórico y conservarlos provisionalmente en sus domicilios (la mayoríade los Museos Locales de Córdoba nacieron como colecciones privadas) para depositarlas posteriormenteen cualquier dependencia municipal.32Juan Bernier Luque: Polifacético cordobés (La Carlota, 1911; Córdoba, 1989). Este humanistacompaginó su Magisterio con las Bellas Artes, la Arqueología y con su labor Académica. Fue cofundadorde las revistas Ardor y Cántico. Recibió varios premios y homenajes. Es el titular de dos premios de otrastantas instituciones cordobesas: el Premio Poesía Juan Bernier, que otorga el Ateneo de Córdoba, y el
    • Los museos locales de Córdoba y su asociación provincial31tuvo el acierto de convocarnos al resto de los directores de los Museos Locales deCórdoba en el museo de su municipio. La reunión tuvo lugar el 11 de enero de 198733araíz de celebrarse unas Jornadas en defensa del Patrimonio Histórico en la localidadpontanense. Al final de las mismas, se abrió una Mesa Redonda en la que se debatieronla mencionada Ley y el tema Agentes que dañan el Patrimonio Histórico y se apuntó laposibilidad de crear una Asociación de Museos. A esta primera toma de contacto lesiguió poco tiempo después otra mantenida en la Casa de la Cultura de Cabra, pero losdeseos de formar la tan añorada Asociación se disiparon. Pasaron 6 años. Esta vez quienretomó la idea fue el Museo de Santaella, cuyos miembros, aprovechando el acto declausura de las I Jornadas sobre Museos Locales (20 de mayo de 1993), citaron a losDirectores-Conservadores de los Museos existentes en la Provincia a una nueva reuniónfijada en este municipio el 13 de junio de 1993 (lám. 2). Ese día se insistió una vez másen la necesidad de constituir una Asociación de Museos Locales, deseo que ya no seabandonaría, como se pudo comprobar en las asambleas habidas en Montemayor (3 dejulio de 1993, lám. 3), Montoro (2 de octubre de 1993, lám. 4), Almedinilla (11 dediciembre de 1993) y en Fuente-Tójar (19 de febrero de 1994, lám. 5), en donde, unavez aprobados los Estatutos, quedó fundada la Asociación Provincial de MuseosLocales de la Provincia de Córdoba “A.P.MU.L.C.” (lám. 6), cuyo espíritu continuaríasiendo el marcado en las primeras reuniones: consolidar a los museos existentes y evitarsu desaparición y, con ello, que sus fondos quedaran incontrolados34A partir de entonces se abrieron nuevos horizontes a la Museística cordobesa, yaque “Atrás quedaron los tiempos en que el Centralismo, no sólo político sino tambiéncultural, trataba de impedir cualquier intento de rebeldía e independencia queocasionara una pérdida de autoridad al estamento que, marcado por la Ley, teníaencomendadas las competencias en materia de protección y conservación delPatrimonio. En este sentido los primeros atisbos de creación de museos localescausaron algunas inquietudes entre las autoridades, si bien, recibieron por otro lado elapoyo incondicional de algunos intelectuales, entre los que merece mención especial D.Juan Bernier, que ya, en su día, fueron conscientes de la misión rescatadora yprotectora de estos pequeños museos para con el patrimonio del entorno, y de la.Premio Juan Bernier de Arte, Arqueología e Historia, que lo hace la Asociación Arte, Arqueología eHistoria. Una plaza en Córdoba –La Plaza de Juan Bernier- y el Museo Histórico Municipal de La Carlota-su pueblo natal- llevan su nombre.33Para esa fecha ya se habían creado bastantes Museos Locales por acuerdo de los Ayuntamientosrespectivos.34En extracto, sus Estatutos, compuestos por 6 capítulos con 26 artículos, venían a decir: Se constituye enFuente Tójar (Córdoba) la Asociación Provincial de Museos Locales de Córdoba (art. 1). Como finesmarcados se citan la protección y defensa del Patrimonio Histórico Cultural, el fomento de surehabilitación, investigación y divulgación, recogiéndose además la organización de actividades de índolecultural y museológica relacionadas con los fines propios de 1os Museos Locales, fomentando suconocimiento, promocionando sus exposiciones e investigaciones sobre sus fondos, de acuerdo siemprecon su idiosincrasia (art. 2). El domicilio queda fijado en el Museo Histórico Local de Santaella(Córdoba), calle Antonio Palma, 27, aunque su ámbito es provincial (art. 4). Los órganos de gobierno yadministración son la Asamblea General, o Junta General, y la Junta de Gestión Permanente (art. 5)… LaAsociación carece de momento de patrimonio fundacional, que estará formado tanto por los bienes queaporten sus asociados como por las subvenciones y ayudas que se reciban de la Administración, así comootras herencias, legados, etc. que donen Instituciones, Corporaciones, y por las cuotas que se establezcan(arts. 24 y 25), no pudiendo superar el presupuesto anual de cien millones de pesetas (art. 26). En caso dedisolución de la Asociación, su Patrimonio se aplicaría a fines benéficos o, si procede, al MuseoArqueológico Provincial. Vid: PALMA FRANQUELO, J.M.; LEIVA BRIONES, F.; y MORENALÓPEZ, J. A. (1996): En “Presentación” de La Guía de Museos Locales de la Provincia de Córdoba, pp.9-14.
    • 32Fernando Leiva Brionesrepercusión social en el ámbito cultural” (GODOY, 1996: 16). Sin embargo,retrotrayéndonos en el tiempo, desde que se iniciaron los primeros contactos entre losresponsables de los museos, y entre éstos y las instituciones locales y provinciales hastallegar a ese momento, el camino recorrido no fue un paseo plácido a través de unsendero de rosas. Hubo altos y bajos, promesas incumplidas y trabas por parte dealgunos que otros políticos de turno y funcionarios35Por ser a María Dolores Asquerino la última persona a quien se le ha concedidola Insignia de Oro de la Asociación a título póstumo, pero también hubo, y fue lo másimportante, apoyos de personas, instituciones y empresas a los que, una vez consolidadala Asociación, se les reconoció su labor otorgándoles el Distintivo de Oro de la mismacoincidiendo siempre con la conmemoración del Día Internacional de los Museos: a donFrancisco Godoy Delgado (en 2000), al sargento del SEPRONA don Antonio BareaMérida (en 2001), a la Delegada de Cultura doña Rafaela Valenzuela Jiménez (en2002), a don Juan Carlos Romero González (en 2003) y, también ese mismo año, otrainsignia con carácter extraordinario a las asociaciones de “Amigos de los Museos deCórdoba”, a la señora Ministra de Cultura doña Carmen Calvo Poyato (en 2005), a donJosé Antonio Morena López (en 2006), a don Esteban Márquez Triguero (en 2007 atítulo póstumo), a la Asociación “Amigos de Belalcázar, Villa de Monumentos” (en2008), a doña María Dolores Asquerino Fernández (en 2009 a título póstumo), a donAlfonso Sánchez Romero (también en 2009) y en el presente año, coincidiendo con elDía Internacional de Museos (DIM), serán concedidas a don José Paniagua Gil (a títulopóstumo) y a don Antonio Ángel Sánchez Domínguez, según acuerdo adoptado enLucena en la LII Asamblea General Ordinaria de la Asociación Provincial de MuseosLocales.36“Recordando a María Dolores […] Pero María Dolores era también unadefensora del Museo Local, y lo fue en una época en la que los Museos Localescordobeses echaban a andar, lastrados en ocasiones por malas prácticas, falta depersonal o presupuestos insuficientes. Como ella misma dejó escrito, con muchos deellos colaboró aportando sus conocimientos, su ayuda material y personal, en laconfianza de que con el apoyo al Museo Local se apoyaba a la sociedad que lorepresenta. Los Museos de Santaella, Puente Genil, Montilla o Priego, por citar sóloalgunos, tienen motivos para recordarla. Y es que María Dolores fue, en sus primerosaños de andadura profesional, uno de los nuestros, cuando ejerció como directora delMuseo de Alcoy., quisiéramos recordar las palabrasque Rafael Carmona Ávila (Director-Conservador del Museo Histórico Municipal dePriego de Córdoba) pronunció al formular la laudatio funebris en memoria de dichaProfesora Dra.:Sus investigaciones abarcaron, de un modo u otro, a la mayor parte de losmunicipios cordobeses: Lucena, Almedinilla, Baena, Bujalance, Cabra, Cañete de lasTorres, Carcabuey, Doña Mencía, Fuente Tójar, Luque, Montoro, Monturque, Palmadel río o Zuheros. Casualmente, todos estos municipios cuentan hoy con un MuseoLocal, convirtiendo la provincia de Córdoba en un referente nacional dentro de lacasuística de la museología territorial.35Vid Libros de Actas de la Asociación Provincial de Museos Locales de Córdoba, entre otras, lasSesiones celebradas en Fuente-Tójar (19-2-1994), Santaella (22-10-94), Lucena (21-10-1995),Torrecampo (28-9-1996), Monturque (14-11-1998) y La Carlota (27-11-1999).36A don José Paniagua Gil le será concedida este año en Puente Genil.
    • Los museos locales de Córdoba y su asociación provincial33Pero quizás lo mejor será ceder la palabra, palabra escrita, a María Dolores,leyendo un texto que redactó hace ya bastantes años, cuando la mayor parte de losMuseos Locales representados en esta sala, no existían:“La creación de un Museo Local, decía María Dolores, es una iniciativa que losprofesionales de la arqueología agradecemos enormemente, porque todo Museo es unarchivo del pasado y de la cultura, y todos los que nos dedicamos a estudiar esa culturay ese pasado deseamos, de todo corazón, que la documentación que de ellos nos hablanse conserve debidamente, no por egoísmo personal, sino para el disfrute de todos.Los Museos, independientemente de los fondos que en ellos se guarden, soninstituciones al servicio de los ciudadanos. Son, por tanto, no sólo un edificio destinadoa guardar cosas más o menos antiguas, más o menos valiosas, sino un centro cultural ydidáctico.Visitar un Museo para atiborrarse de objetos varios y salir de él teniendo comoúnico recuerdo el amontonamiento, es un fracaso. A ciertos niveles, algo tan negativocomo no haberlo visitado. Los Museos, en general, y los arqueológicos en particular,tienen que servir para enseñar, para proporcionar conocimientos a las gentes que seasoman a sus salas, a sus vitrinas.Los Museos de contenido arqueológico tienen, además, un valor primordial. Sonel archivo histórico y cultural más importante, porque recogen documentos que nospermiten reconstruir la época más antigua de la Historia del hombre, cuando, ante laausencia de testimonios escritos, no tenemos más recursos que las cerámicas, las armasde metal o piedra, o los objetos de adorno personal. Son, en definitiva, un archivo denuestro pasado, un recuerdo de nosotros mismos””37Mas no son sólo esas personas e Instituciones las que, de una forma u otra, hancontribuido al engrandecimiento y solidez de la Asociación. En la mente de todoDirector de Museo Local están la Excma. Diputación.38, el Cuerpo de la Guardia Civil yen particular el SEPRONA, la Delegación de Cultura39, los alcaldes, alcaldesas ynumerosos concejales municipales; la empresa PRASA, en la persona del que fuera surepresentante en la Asociación, el extinto Esteban Márquez Triguero, y la Asociación“Amigos de los Museos de Córdoba”, que dignamente representó don José Paniagua Gil(LEIVA, 2004: 25), también fallecido (LEIVA, 2008b: 321-327).4. Situación actualEl panorama que presentan los diversos museos integrantes de la AsociaciónProvincial de Museos Locales de Córdoba “A.P.MU.L.C.” es bastante dispar. Los hayde titularidad pública (municipales) y privada (dependientes de la Iglesia o de empresasparticulares); la temática que tratan difiere de unos a otros abarcando un variopinto37Palabras pronunciadas por Rafael Carmona Ávila en Peñarroya-Pueblonuevo (Córdoba) el 16-5-2009con motivo de la celebración del DIM por parte de la Asociación Provincial de Museos locales deCórdoba. Vid. Libro de Actas de la Asociación Provincial de Museos Locales de Córdoba, 2, folios 71-71V.38En los primeros tiempos fueron de sumo apoyo: Antonio Sánchez Villaverde, Francisco Solano GarcíaChaparro, Alberto Gómez Velasco y Matías González López.39Importantes han sido por diversas causas: Ignacio González Merino, Francisco Godoy Delgado,Angustias Contreras Villa y Antonio Ángel Sánchez Domínguez.
    • 34Fernando Leiva Brionesabanico, desde los meramente arqueológicos, incluyendo los ecomuseos40Referente a esto último, Godoy comenta: “A este respecto, muchosayuntamientos deberían ser conscientes de lo siguiente: Las corporaciones locales quepromocionan estas fundaciones han de comprender que un museo local no es un lujo, nitampoco un almacén donde amontonar trastos viejos, sino, como dice la Ley, una"Institución de carácter permanente, abierta al público, orientada al interés general dela comunidad, que recoge, adquiere, ordena, conserva, estudia y exhibe de formacientífica, didáctica y estética conjuntos de bienes muebles de valor cultural,señaladamente testimonios de la actividad del hombre y su entorno natural, con finesde investigación, educación, disfrute y promoción científica y cultural". Estas pequeñasinstituciones culturales de ámbito local se han podido crear y desarrollar gracias alenorme esfuerzo colectivo de voluntarios que, amantes del patrimonio común de sutierra, comprendieron que la salvaguarda de los bienes sólo era posible a través de lamusealización de los objetos. De modo añadido, y no menos importante, han logrado,para dar cobijo digno a las colecciones, la rehabilitación de viejos edificios nobles queen algunos casos ya habían sido desahuciados. Cabe además señalar que toda la laboremprendida por estos voluntarios, auténticos Conservadores del Patrimonio, no ha sidoaún reconocida suficientemente” (GODOY, 1998: 16-18). Pero, a pesar de todo, losobjetivos marcados al comienzo (defender, conservar y divulgar el Patrimonio denuestros pueblos) siguen en vigor, como expusiera Santiago Cano con motivo decelebrarse el décimo aniversario de la Asociación Provincial de Museos Locales: “Hayalgo más […] que nos mueve a realizar esta noble labor, este ilusionado ministerio, quees llevar adelante un Museo, por pequeño que sea, por humilde que resulte, por pocointeresante que pudiera parecer. Porque un Museo es algo que, creo, día a día vatomando cuerpo, que cuando nosotros no estemos, otros llevarán adelante ypermanecerá en el tiempo como un árbol dando frutos de Cultura a cuantos a su buenasombra se acerquen., hasta los quemuestran materiales vanguardistas de artistas actuales, pasando por los etnológicos,paleontológicos y mineralógicos; no todos se ubican en edificios acordes con lo queencierran ni en estancias fácilmente accesibles para personas discapacitadas o de edadavanzada y ni todos cuentan con los mismos presupuestos, ya que hay municipios quesuperan con creces los 20.000 habitantes y otros que no llegan a los 1.000, a lo que hayque añadir, y esto es más grave, el grado de concienciación de las autoridades locales,pues ni todos los munícipes poseen la misma delicadeza en relación al valor delPatrimonio de su pueblo ni todos los regidores valoran por igual la labor que realizanlos directores (voluntarios) de los museos.Dijo Horacio, el poeta romano, refiriéndose a su obra poética: Exegimonumentum aere perennius: He levantado un monumento más duradero que elbronce. Algo así hemos hecho nosotros, cada uno según sus propias circunstancias,cada uno como ha podido, da uno según su leal saber y entender. Y nuestra obra nossobrevivirá y nosotros tenemos el honor de haberla hecho nacer, de haberlacomenzado” (CANO, 2004: 30-31).40Un ecomuseo es un centro de interpretación museístico basado en la interrelación entre un ecosistema ylos habitantes del lugar con la finalidad de conseguir un desarrollo sostenible. En nuestra provinciaexisten dos: El Ecomuseo del río Caicena en Almedinilla y el Ecomuseo de la cueva de los Murciélagosen Zuheros
    • Los museos locales de Córdoba y su asociación provincial35De ocho Museos que fundaron la Asociación (Almedinilla, Cañete de las Torres,Doña Mencía, Fuente-Tójar, La Rambla, Montoro, Santaella y Zuheros) hoy ya sontreinta y seis los que la componen41ALMEDINILLA: El Ecomuseo del río Caicena, instalado inicialmente en lasdependencias del antiguo Ayuntamiento. Hoy se ubica en una vieja almazara en elparaje Fuente de la Ribera. Fue creado por acuerdo de Pleno Municipal el 22-11-1993.Fondos: arqueológicos y etnológicos. Titularidad municipal. Pertenece a la Asociacióndesde 29-12-1993.(vid. lám. 1):BAENA: El Museo Histórico Municipal, inaugurado en 1999, se halla en la plantaprimera de la Tercia (edificio del s. XVIII), calle Santo Domingo de Henares, 5.Fondos: Arqueología. Titularidad municipal. Pertenece a la Asociación desde 7-7-2007.BAENA: Museo “Cervantes”. Titularidad municipal. Pertenece a la Asociación desde7-11-2009.BELMEZ: El Museo Histórico de Belmez y del Territorio Minero se localiza en el viejoPósito Municipal, calle Córdoba. Se creó por acuerdo de Pleno Municipal en 1997 y seinauguró un año después, el 14-5-1998 (lám. 7). Fondos: Paleontología, Mineralogía,Arqueología y Etnología. Titularidad municipal. Pertenece a la Asociación desde 25-4-1998.BUJALANCE: Su Museo, “El Hombre y su Medio”, se localiza en el antiguo Pósito delAyuntamiento, calle Plaza Mayor, 1. Fue creado por acuerdo de Pleno Municipal el 3-11-1994. Fondos: Arqueología y una interesante colección de mariposas en unhipotético ecosistema (lám. 8). Titularidad municipal. Pertenece a la Asociación desde17-6-1995.CABRA: El Museo Arqueológico de Cabra se creó por Orden Ministerial el 15-1-1973teniendo como sede el Ayuntamiento de la ciudad. Desde 1984 se halla en la Sala deColumnas del antiguo Banco de España, calle Martín Belda. Fue inaugurado el 23-6-1992. Fondos: Paleontología y Arqueología. Titularidad municipal. Pertenece a laAsociación desde 17-6-1995.CABRA: Museo del Aceite. Se halla en una vieja almazara –el Molino Viejo-, calle delVado del Moro. Fue admitido en la Asociación el 23-6-2001. Fondos: Etnología. Noposeemos más datos. Privado. Pertenece a la Asociación desde 23-6-2001.CAÑETE DE LAS TORRES: El Museo Histórico Municipal se encuentra en la Casa deCultura, calle Plaza de España. Fue creado por acuerdo de Pleno Municipal el 29-6-1983. Fondos: Arqueología, emblemática y numismática moderna. Titularidadmunicipal. Pertenece a la Asociación desde 25-1-1994.CARCABUEY: Museo Histórico Municipal. Se ubica en el edificio de las AntiguasEscuelas. Fue inaugurado el 2007. Fondos: Paleontología y Arqueología. Titularidadmunicipal. Pertenece a la Asociación desde 20-11-2004.41Las fechas anteriores al día de la constitución de la Asociación (18-03-1994) se deben a que losayuntamientos de esos pueblos aprobaron los Estatutos y solicitaron en las indicadas fechas el ingreso enla futura Asociación de Museos Locales de Córdoba. El Museo “Tren del Aceite” de Cabra, el “Museo deJoyería Regina” de Córdoba y el Museo Histórico Municipal de Fuente Obejuna han dejado, de momento,de pertenecer a la Asociación Provincial de Museos Locales.
    • 36Fernando Leiva BrionesCASTIL DE CAMPOS (Priego de Córdoba): Casa-Museo de Artes y CostumbresPopulares. Fue inaugurado el 19-5-2002. Se ubica en una pequeña casa con saborpopular. Titularidad municipal. Pertenece a la Asociación desde 25-11-2006.CERRO MURIANO, OBEJO: Llamado en un principio “Museo de Arqueometalurgia”,a partir de 2003 se le denomina Museo del Cobre. Fue creado por acuerdo de PlenoMunicipal el 9-7- 2002. Se halla en la antigua Casa-Cuartel de la Guardia Civil, calleAcera del Cuartel Viejo. Fondos: Metalurgia, Arqueología y Fotografía (lám. 9).Titularidad municipal. Pertenece a la Asociación desde 5-10-2002.DOÑA MENCÍA: El Museo Histórico-Arqueológico Local de este municipio se hallaen la Casa de Cultura, calle Juan Ramón Jiménez, 6. Tuvo sus inicios en la década delos años 50 del siglo pasado y creado por acuerdo de Pleno Municipal el 26-5-1980.Fondos: Arqueología y Etnología. Titularidad municipal. Pertenece a la Asociacióndesde 28-1-1994.FUENTE-TÓJAR: Su Museo Histórico Municipal se gestó en 1972 teniendo su sede enla Cámara Agraria Local (lám. 10), desde allí se trasladó a las dependencias delAyuntamiento y finalmente al Edificio Polivalente Municipal, calle Nueva (lám. 11). Secreó por acuerdo de Pleno Municipal el 20-2-1985 e inaugurado el 2-3-1990. Fondos:Paleontología, Arqueología y Etnología. Titularidad municipal. Pertenece a laAsociación desde 18-3-1994.LA CARLOTA: Museo Histórico Municipal “Juan Bernier”. Tiene su sede en eledificio-palacio de Subintendencia. Sus antecedentes se remontan a 1988 y se inauguróel 5-7-1998. Al principio se ubicó en las Caballerizas del antiguo Cuartel de la GuardiaCivil teniéndose previsto trasladarlo al edificio de la antigua Cárcel de la Subdelegaciónde las Nuevas Poblaciones. Fondos: Paleontología, Arqueología y Etnografía.Titularidad municipal. Pertenece a la Asociación desde 6-2-1999.LA RAMBLA: Casa-Museo “Alfonso Ariza”. Museo ubicado en la casa del personajeque le da nombre, calle Santaella, 39. Fue creado por acuerdo de Pleno Municipal en1990 e inaugurado en 1995. Fondos: pinturas, esculturas cerámicas y dibujos.Titularidad municipal. Pertenece a la Asociación desde 17-1-1994.LA RAMBLA: Museo de la Cerámica. Se halla en un edificio creado ex profeso en lacalle Plaza de la Cadena. Fondos: Arqueología y cerámica. Titularidad municipal.Pertenece a la Asociación desde 22-10-2005.LUCENA: Su Museo Arqueológico y Etnológico se ubica en el Castillo del Moral. Secreó por acuerdo de Pleno Municipal el 6-12-2001, aunque tuvo sus inicios por decisiónMunicipal en 1994. Fondos: Paleontología, Arqueología y Etnología. Titularidadmunicipal. Pertenece a la Asociación desde 4-3-1995.MONTEMAYOR: El Museo de Ulía tuvo sus comienzos en 1965. Inicialmente estuvoinstalado en el Cuartelillo de Hermandades, sito en la parroquia de Ntra. Sra. de laAsunción, a partir de 1976 se encuentra bajo el coro de la misma iglesia. Fue declaradoMuseo Oficial de la Iglesia de Córdoba, según Decreto del Vicario General delObispado en 1971. Fondos: Paleontología y Arqueología. Privado. Pertenece a laAsociación desde 21-3-1994.MONTILLA: Su Museo Histórico Local se ubica en la Casa de Cultura, calle PadreMiguel Molina, 2. Fue creado por acuerdo de Pleno Municipal el 25-3-1994. Fondos:Paleontología, Arqueología y Etnología. Titularidad municipal. Pertenece a laAsociación desde 2-7-1996.
    • Los museos locales de Córdoba y su asociación provincial37MONTORO: El Museo Arqueológico Municipal fue inaugurado el 28-2-1992. Alprincipio estuvo en la calle Sor Josefa Artola y desde el 3-4-1995 se encuentra en laiglesia de Santa María del Castillo de la Mota, enclavada en el viejo Castillo de Munturárabe. Fondos: Paleontología, Mineralogía y Etnología. Titularidad municipal.Pertenece a la Asociación desde 27-1-1994.MONTURQUE: Museo Histórico Local. Se localiza en un edificio moderno en la callePaseo de San Mateo, edificio rodeado de una vasta zona arqueológica. Fue creado poracuerdo de Pleno Municipal en 1997. Fondos: Paleontología y Arqueología. Titularidadmunicipal. Pertenece a la Asociación desde 25-4-1998.NUEVA CARTEYA: En proceso de montaje. Pertenece a la Asociación desde 15-2-2003.PALMA DEL RÍO: Museo Histórico Municipal. En un principio se ubicó en la Casa deCultura y desde 1995 lo hace en el edificio de Las Caballerías Reales. Sus comienzostuvieron lugar en 1985, si bien no se creó por acuerdo de Pleno Municipal hasta el 28-12-1989. Fondos: Arqueología, Etnología y Bellas Artes. Titularidad municipal.Pertenece a la Asociación desde 27-7-1995.PEÑARROYA-PUEBLONUEVO: Museo Geológico-Minero. Se encuentra en elPolígono Industrial de la Papelera, concretamente en la antigua fábrica de la Yutera. Fuecreado por acuerdo de Pleno Municipal el 30-10-1996. Fondos: Mineralogía,Paleontología, Arqueología y Etnología. Titularidad municipal. Pertenece a laAsociación desde 13-2-2005.PRIEGO DE CÓRDOBA: Museo Histórico Municipal. Comenzó a gestarse entre lasdécadas 60-80 del pasado siglo, aunque no culminaría su creación por acuerdo de PlenoMunicipal hasta el 24-11-1983. Entonces tuvo su sede en el edificio renacentista de lasCarnicerías Reales, en la actualidad se halla en el Centro Cultural Lozano Sidro, calleCarrera de las Monjas. Fondos: Arqueología. Titularidad municipal. Pertenece a laAsociación desde 22-6-1996.PRIEGO DE CÓRDOBA: El Museo Casa-Museo de don Niceto Alcalá-Zamora yTorres se ubica en la casa en donde nació don Niceto, primer Presidente de la IIRepública Española, calle del Río, 33. Fue inaugurado en agosto de 1987, si bien elPatronato de su nombre se creó por acuerdo de Pleno Municipal el 26-10-1993. Fondos:Etnología. Titularidad municipal. Pertenece a la Asociación desde 20-01-1996.PRIEGO DE CÓRDOBA: Museo Adolfo Lozano Sidro. Se halla instalado en la casa endonde vivió el pintor que le da nombre a esta institución prieguense, calle Carrera de lasMonjas. El Patronato fue creado por acuerdo de Pleno Municipal e1 17-11-1994 einaugurado el 21-5-1999. Fondos: Pintura costumbrista. Titularidad municipal.Pertenece a la Asociación desde 23-06-2001.PUENTE GENIL: Museo Arqueológico Municipal. Al principio se ubicó en El HogarJuvenil “Los Pinos” y desde 1991 se halla en el antiguo Convento de la Victoria de losPadres Franciscano, s. XVII, calle Ancha. Fue creado por acuerdo de Pleno Municipalel 7-9-1981. Fondos: Paleontología, Arqueología y Etnografía. Titularidad municipal.Pertenece a la Asociación desde 22-10-1994.RUTE: Museo del Anís (Museo y fábrica de anís). Se encuentra en el edificio de lafábrica de destilerías “Anís Duende” construida en 1908, calle del Fresno. Se creó el 20-10-1994. Fondos: Etnografía y Fotografía. Privado. Pertenece a la Asociación desde 22-2-2003.
    • 38Fernando Leiva BrionesSANTAELLA: El Museo Arqueológico Municipal, hoy denominado Museo HistóricoMunicipal de Santaella, se ubica en el antiguo Pósito, inmueble acondicionado paraCasa de Cultura, calle Antonio Palma, 27. Fue creado por acuerdo de Pleno Municipalel 20-12-1970. Fondos: Paleontología, Arqueología y Etnología. Titularidad municipal.Pertenece a la Asociación desde 25-1-1994. En esta población tiene la sede laAsociación Provincial de Museos Locales de Córdoba (lám. 9).TORRECAMPO: Casa-Museo “Posada del Moro” de Torrecampo, hoy llamado MuseoPRASA Torrecampo. Se halla en un viejo edificio renacentista del s. XVI sobre sustratosde los ss. XIV y XV, calle Mudo, 1. Sus orígenes, como tal Museo, se remontan a 1960.Fondos: Mineralogía, Paleontología, Arqueología, Pintura y Etnología. Privado.Pertenece a la Asociación desde 20-01-1996.VILLA DEL RÍO: Su Museo Histórico Municipal se ubicó en primer lugar en la Torrede Poniente del viejo castillo de la Villa. A partir de 2001 se trasladó a la Casa de lasCadenas, calle Blas Infante, 13, pasando a denominarse Museo Histórico Municipal“Casa de las Cadenas”. Fue creado por acuerdo de Pleno Municipal el 29-5-1997.Fondos: Paleontología, Arqueología y Pintura. Titularidad municipal. Pertenece a laAsociación desde 17-6-1995.VILLANUEVA DE CÓRDOBA: Museo Histórico Municipal. Titularidad municipal.Pertenece a la Asociación desde 7-7-2007. En proceso de montaje.VILLARALTO: Su Museo del Pastor se ubica desde su inauguración (el 10-8-2006) enuna casa de mediados del siglo XIX, calle Buensuceso número 17. Su creación fueaprobada por Pleno Municipal el 1-9-2004. Fondos: Etnología y Arqueología.Titularidad municipal. Pertenece a la Asociación desde 17-2-1007.ZUHEROS: Museo Histórico Local. Se localiza en la Plaza de La Paz número 2. Fueinaugurado el 15-8-1991, si bien sus orígenes datan de 1988 y su creación por acuerdode Pleno Municipal en 1992. Fondos: Arqueología. Titularidad municipal. Pertenece ala Asociación desde 22-12-1993.ZUHEROS: Museo de Costumbres y Artes Populares “Juan Fernández Cruz”. Se hallaen la denominada “Casa Grande”, calle Santo, 29. Fue inaugurado el 16-5-2003.Fondos: Etnología. Privado. Pertenece a la Asociación desde 22-11-2008.5. Museos locales de córdoba inscritos el registro andaluz de museos (museo, fechade orden, nº BOLA y fecha, código)Almedinilla: 23/05/1997 74 28/06/1997 019-B-015. Baena (Museo HistóricoMunicipal): 07/02/2000 35 23/03/2000. Belmez: 09/03/1999 49 27/04/1999 011-B-009.Bujalance: AP-063-B-050. Cabra (Museo Arqueológico): 28/05/1997 74 28/06/1997023-B-019. Cabra (Museo del Aceite): 09/07/2002 36 21/02/2003 AP-039-C-008.Cañete de las Torres: 10/03/1997 50 29/04/1997 003-B-003. Carcabuey: AP-066-B-052. Castil de Campos (Priego de Córdoba): AP-057-C-012. Cerro Muriano (Obejo):16/02/2004 51 15/03/2004 038-B-030. Doña Mencía: 28/05/1997 74 28/06/1997 024-B-020. Fuente-Tójar: 23/05/1997 74 28/06/1997 019-B-015. La Rambla (Museo “AlfonsoAriza”): 15/07/2002 36 21/02/2003 AP-035-B-028. La Rambla (Museo “De laCerámica”): 22/10/2003 36 23/02/2004 AP-046-B-037. Lucena: 07/03/2006 12704/07/2006 057-B-043. Montemayor: 12/06/1997 84 22/07/1997 027-C-005. Montilla:19/03/1997 55 13/05/1997 008-B-006. Montoro: 23/05/1997 74 28/06/1997 020-B-016.Monturque: 19/07/2004 184 20/09/2004. Palma del Río: 23/05/1997 74 28/06/1997
    • Los museos locales de Córdoba y su asociación provincial39021-B-017. Peñarroya-Pueblonuevo: AP-068-B-054. Priego de Córdoba (MuseoHistórico Municipal): 10/03/1997 50 29/04/1997 004-B-004. Priego de Córdoba (Casa-Museo de “Don Niceto Alcalá-Zamora”): 20/05/1997 72 24/06/1997 016-B-012. Priegode Córdoba (“Museo Lozano Sidro”): 16/01/2002 26 02/03/2002 042-B-033. PuenteGenil: 31/03/1997 56 15/05/1997 011-B-008. Rute: 12/06/1997 84 22/07/1997 028-C-006. Santaella: 20/05/1997 71 21/06/1997 015-B-011. Torrecampo: AP-26-1-2007.Villa del Río: AP-070-B-055. Villanueva de Córdoba: AP-065-B-051. Villaralto:20/4/2009 065-B-049. Zuheros (Museo de Costumbres y Artes Populares “JuanFernández Cruz”): AP-088-C023.6. Miembros asociadosCASTIL DE CAMPOS: Asociación “Amigos de la Casa-Museo”.CÓRDOBA: Asociación “Amigos de los Museos”.LA CARLOTA: Asociación “Ad Aras”.LUCENA: Asociación “Torre del Moral”.PALMA DEL RÍO: Asociación “Saxoférreo”.PRIEGO DE CÓRDOBA: “Asociación Amigos del Museo Histórico Municipal”.De acuerdo con lo establecido por el ICOM y el CDPH (Comité Directivo parala conservación integrada del Patrimonio Histórico)42Entre las labores que llevan a cabo los Museos Locales podemos citar: a,vigilancia de los yacimientos de sus términos municipales; b, colaboración con lasadministraciones Local, Provincial y Autonómica y con diferentes Universidades yservicio a las mismas; c, conservación de los materiales en almacenes adecuados y con, el primer objetivo marcado (ycontinúa siéndolo) por los Museos Locales de Córdoba es acercar el Patrimonio a lacomunidad municipal y a su entorno, a fin de que sean valorados, una vez conocidos,los vestigios del Pasado y, al tiempo, que se adquiera conciencia para conservarlos,defenderlos evitando el expolio y hacerlos llegar a las generaciones venideras (lám. 10).Visto así, puede parecer que la beneficiaria es sólo la Comunidad Local y su entorno,nada más lejos, las puertas de los Museos Locales están abiertas a la ComunicadCientífica, a la que se le brinda cada día más los materiales presentes en los Museos, asícomo los lugares y piezas conocidos, ora yacimientos, ora materiales en manos departiculares. Además, tanto la Asociación Provincial del Museos Locales de Córdobacomo cada Museo, individualmente hablando, están continuamente en contacto y enestrecha colaboración con la Administración, última garante del Patrimonio, a la que,dada la riqueza patrimonial de nuestra provincia, le resultaría imposible hacer frente a lamisma, tanto por falta de medios materiales como humanos, hecho que se suple con lalabor llevada a cabo por los Museos Locales y sus responsables en cada uno de losmunicipios, desde donde envían a la Administración cualquier incidencia relacionadacon los vestigios materiales aparecidos en los pueblos. Es más, hoy día no es posible lareconstrucción de cualquier época pasada, ni presente, si no se tiene en cuenta lainformación que pueden ofrecer los fondos de los Museos Locales, y todo estudiocientífico que no los contemple será un estudio sesgado y carente de rigor.42Según la Recomendación hecha por el Consejo de Europa a los Estado Miembros en materia deprotección y puesta en valor del Patrimonio Arqueológico en el contexto de las operaciones urbanísticasde ámbito urbano y rural (Estrasburgo, 13-4-1989).
    • 40Fernando Leiva Brionesla seguridad necesaria; d, restauración (lám. 11), inventario y catalogación de materialesy yacimientos en los preceptivos Libros de Registro; e, publicaciones propias y/o encolaboración con otras de carácter más general43Como logros alcanzados por la Asociación se pueden señalar: la Asociaciónposee una base de datos con los fondos de los Museos en cada Museo, se editó el cartelDIM 97; f, exposiciones permanentes y/otemporales; g, incorporación en bastantes Museos de la interactividad informáticaofreciendo al visitante una información general de la Institución, de sus salas y vitrinasy, en particular, de cada una de las piezas expuestas y del ambiente cultural de su época;y, h, Educación, que es la estrategia mayor puesta en práctica por los Museos, así, deesta forma, la mayoría de ellos exhiben sus fondos en función del gran público mediantemaquetas, paneles, reconstrucciones ideales, gráficos, dibujos, fotografías... que hacenfácilmente comprensibles las huellas materiales del Pasado.44, se está en contacto con la Asociación Arte, Arqueología e Historia, se hanpublicado varias Guías de los Museos Locales45A lo anterior, habría que añadirse, también como logros, los intercambiosbibliográficos que asiduamente se mantiene con la Asociación Provincial de CronistasOficiales de Córdoba y con otras entidades culturales a nivel provincial, autonómico ynacional, existen una publicación sobre losMuseos y la Asociación en el Patronato de Turismo, una página Web, un Boletín anualy una serie documental en TV, se está presente en el Boletín de la Asociación deMuseólogos, existen numerosas noticias en diferentes medios de comunicación sobre laAsociación y los Museos componentes, el 9-11-1995 se presentó a la Asociación en laReal Academia de Ciencias, Bellas Letras y Nobles Artes de Córdoba, se ha estadopresente en Jornadas sobre Patrimonio en el Principado de Asturias, en las Jornadas deArqueología Cordobesa, en la Universidad de Otoño de Jaén, en las Jornadas dePatrimonio del Alto Guadalquivir, en numerosas mesas redondas, en Jornadas de laFederación Andaluza de Municipios, en Jornadas de Formación de la Guardia Civil, enSesiones de actualización sobre conservación preventiva y en Actos Institucionales delDía Mundial de los Museos y se está presente en la Comisión Andaluza de Museos. Portodo ello, a la Asociación se le otorgó un Premio a la labor Cultural por la Junta deAndalucía el Día de la Comunidad en 1998.46Otros proyectos conseguidos y que se siguen realizando son la publicación en1996 de "La Guía de Museos Locales de la Provincia de Córdoba" en colaboración conel Grupo de empresas PRASA, también en colaboración con el Patronato Provincial deTurismo de Córdoba se editó en español e inglés la "Guía de Museos y Monumentos",y la grabación de los Museos Locales, en 2002, por la cadena PROCONO,vídeos que se presentaron en Córdoba ese mismo año con motivo de la conmemoracióndel Día Internacional de los Museos.43Existen Museos que periódicamente editan Hojillas Informativas sobre sus fondos para ser distribuidasentre los escolares de la localidad. Otros cuentan con Hojas Didácticas elaboradas por los responsablesdel Museo o por el Gabinete Pedagógico. Los objetivos de los Museos están totalmente en consonanciacon los de los planes de estudio, ya sean de Primaria, Secundaria o de Bachillerato. Otro objetivo esconcienciar a los chavales de las medidas a tomar en caso de destrucción y expolio del patrimonio, cómoprevenir tales hechos y a quién dirigirse.44DIM: Día Internacional de los Museos. Se celebra el 18 de mayo de cada año.45Hasta la fecha sólo se han publicado las guías de los Museos de Almedinilla, Palma del Río, Priego deCórdoba (la del Museo Histórico Municipal y la de la Casa-Museo de D. Niceto Alcalá-Zamora) y la dePuente Genil. Ello ha sido posible gracias a las subvenciones recibidas por la Diputación, CajaSur y losrespectivos ayuntamientos.46En la actualidad se está elaborando en la Sede en Santaella el inventario con los volúmenes llegados víaintercambio.
    • Los museos locales de Córdoba y su asociación provincial41Guía que se presentó en Priego de Córdoba estando la Asociación coordinando la Mesade Debates, y todos los años, coincidiendo con el Día Internacional de los Museos, sellevan a cabo una serie de actividades de toda índole con la pretensión de conocer yacercar el Patrimonio y los Museos a los ciudadanos y escolares de la provincia: réplicasde piezas (lám. 12), visitas concertadas a los diferentes Museos (Jornadas de PuertasAbiertas), contacto con los yacimientos más señeros…En cuanto a la labor de Investigación-formación, y siempre respetando lalibertad de actuación e idiosincrasia de cada Museo, la Asociación contribuye a dotar alos distintos Museos de material informático y bibliográfico, a la vez que realiza cursosde formación (sobre museología, conservación preventiva...) impartidos por miembrosde la Asociación o bien por personal especialista de nuestra provincia. Ejemplo de estoúltimo ha sido el Curso sobre conservación preventiva de piezas de metal, cerámica yvidrio dirigido por los compañeros del Museo de Montilla. En lo concerniente a Cursossobre Patrimonio, la Asociación ha impartido tres al Equipo del SEPRONA de la 405ªComandancia de la Guardia Civil y a varios acuartelamientos de la Provincia. Estoscursos, denominados también Jornadas sobre Vigilancia y Protección del Patrimonio,comenzaron allá por 1995 y tuvieron, en principio, un carácter bianual siendoimpartidos conjuntamente por la Delegación Provincial de Cultura, por la AsociaciónProvincial de Museos y por miembros del propio Cuerpo. Tuvieron como objetivos ase-sorar a las citadas Fuerzas de Seguridad en temas como Legislación sobre Patrimonio,información sobre yacimientos y piezas que son objeto de expolio por parte declandestinos y nociones que les permitieran el encuadre cultural de los materialesexpoliados (lám. 13). Fruto de ello han sido las diversas actuaciones realizadas por laGuardia Civil permitiendo la recuperación de elementos de nuestro Patrimonio pasandoa titularidad pública en algunos de nuestros Museos.Referente al "Convenio de Colaboración" firmado entre la Asociación y laUniversidad de Córdoba (lám. 14), desde un principio se pretendió potenciar ycompletar la capacitación técnica de los universitarios cordobeses en el ejercicio de suactividad profesional, fomentar el conocimiento de los Museos de la provincia y elPatrimonio de sus respectivos términos municipales y desarrollar y ejecutar proyectosde investigación conjunta. Otros datos de interés logrados han sido la puesta enfuncionamiento de la página Web de la Asociación y la elaboración del Código Ético deobligado cumplimiento entre los Museos que componen la Asociación, Código deConducta que fue aprobado por unanimidad el 10-5-2007 en Asamblea GeneralExtraordinaria celebrada en Monturque con motivo del DIM4747La ASOCIACIÓN PROVINCIAL DE MUSEOS LOCALES DE CÓRDOBA, reunida en Asamblea,acuerda aprobar el presente CÓDIGO DEONTOLÓGICO destinado a regularizar y homogeneizar lasrelaciones entre los museos asociados, inscritos o no en el Registro andaluz de Museos, y entre éstos y losdonantes o depositantes de cultura material en dichas instituciones. En todos los casos se entiende que elPatrimonio Histórico afectado es el arqueológico. 1.- Todos los acuerdos reflejados en el presentedocumento se han de considerar como concordables con la normativa legal, general o sectorial, en vigor,así como sujetos a la competencia o discrecionalidad de la Consejería de Cultura de la Junta deAndalucía. 2.- La adscripción de fondos a los museos asociados se entenderá como aceptada de hechohasta el momento de la fecha de ratificación del presente documento en Asamblea, con independencia dela procedencia de los mismos. 3.a.- Se aceptarán depósitos o donaciones, efectuados por particulares,procedentes de cualquier término municipal de la comunidad autónoma andaluza, si bien se pondrán conposterioridad a disposición del museo correspondiente, si fuese el caso, mediante la fórmula de depósitoindefinido o cualquier otra que determinen, de mutuo acuerdo, los museos afectados. Esta circunstancia sepondrá en conocimiento del donante o depositario quien, de no aceptar dicha determinación, podrádesistir de su intención. En este último supuesto, se trasladará informe a la Delegación Provincial deCultura de la Junta de Andalucía. 3.b.- En el caso de que el material recibido proceda de un término.
    • 42Fernando Leiva BrionesSin embargo, aún quedan planes por lograr: confeccionar pegatinas para losMuseos en las conmemoraciones del DIM, realizar una Exposición conjunta sobre elMundo Ibérico y finalizar las Guías de los Museos que aún no se han publicado48La Asociación, en su breve historia, se ha congregado en 52 AsambleasGenerales: 41 fueron Ordinarias y 11 Extraordinarias, de las que 8 lo hicieron para larenovación de la Junta de Gestión y 2 para la modificación de los Estatutos.49municipal sin museo, el ingreso se entenderá como condicionado a la futura e hipotética creación delmismo. Si así ocurriere finalmente, los objetos quedarán a disposición del nuevo museo en lascircunstancias que se determinan en el apartado 3.a. 3.c.- Los objetos sin procedencia, o de procedenciadesconocida, se podrán aceptar sin las reservas detalladas en los apartados anteriores, hasta el momentoen que, por razonamiento justificado y fiable, pudiera determinarse la procedencia. En este supuesto seprocederá como ya se ha señalado en este mismo artículo. 4.a.- Todos los objetos y restos materialesintegrantes del Patrimonio Arqueológico serán considerados, a priori, como bienes de dominio público,salvo las excepciones contempladas en la Ley de Patrimonio Histórico de Andalucía. Por ello, no seaceptarán depósitos efectuados por particulares que aleguen la titularidad de dichos bienes pero que nopuedan demostrar la posesión de los mismos conforme a derecho. En caso necesario, se elevará consulta ala Delegación Provincial de la Consejería de Cultura de la Junta de Andalucía. 4.b.- Excepcionalmente, seaceptarán los depósitos anteriormente referidos, especificando en el documento de entrega lamanifestación del depositario en relación a la titularidad del objeto u objetos afectados, si bien para larescisión de los mismos se deberá contar con la autorización previa de la Consejería de Cultura de laJunta de Andalucía. 5.- En ningún caso los museos realizarán, promoverán o gestionarán la compra deobjetos de procedencia ilícita. 6.- Se atenderá rigurosamente, en plazo y forma, lo estipulado en la Ley dePatrimonio Histórico de Andalucía sobre los hallazgos casuales. 7.- En caso de duda o litigio en laaplicación del presente código deontológico, los museos asociados se comprometen a exponer y debatiren el seno de la Asamblea los motivos objeto de discusión. En Monturque, a 10 de mayo de 2008., ello sincontar las reuniones mantenidas por la Junta de Gestión Permanente para tratar diversosasuntos relacionados con la Asociación. Sean cuantas fueren o donde hubiesen sido lasreuniones, lo más importante son, sin duda, las conclusiones a las que se llegan, comocomenta constantemente don Juan Manuel Palma Franquelo (Presidente de laAsociación): “Las reuniones siempre aportan un gran elemento de interés, pues se hanconvertido en auténticos symposia sobre museología por el continuo intercambio deexperiencias de los miembros enriqueciéndoles cada vez más en la visión y respetosobre y del Patrimonio” (lám. 15, 16 y 17).48Palabras pronunciadas por don Juan Manuel Palma Franquelo (Presidente de la Asociación Provincialde Museos Locales) en la Asamblea General Extraordinaria celebrada en Cabra el 22-2-03, palabrasrecogidas en el Acta correspondiente.49Los Estatutos de la Asociación se modificaron por primera vez en Asamblea General Extraordinariacelebrada el 20-1-1996 en Palma del Río (Córdoba). Afectó a los artículos 2, 7, 10 y 17, siendo lo másnovedoso lo recogido en el art. 7, que añadía en su apartado 4 las figuras de Asociados Colaboradores. Lomismo se indicaba en el art. 10 (apartado 6) y en el 17, donde se refleja: Se reconoce la figura deASOCIADO COLABORADOR, que podrá serlo a título personal o como representante de cualquierentidad. Una nueva modificación se hizo el 20 de abril de ese año en Cabra (Córdoba) al celebrarse la VIIAsamblea General Extraordinaria. Aquí se aprobó por unanimidad la modificación ampliándose el art. 17y modificando los artículos 7-4 y 10-6, que estaban afectados por la ampliación propuesta. En cuanto alos Estatutos actuales, señalar que en la Asamblea General Extraordinaria, reunida el 5 de julio de 2003en Fuente-Tójar, se acordó la modificación a la totalidad y adaptar los Estatutos de la Asociación (nº2.678-S.1ª) a la Ley Orgánica 1/2002, de 22 de marzo reguladora del Derecho de Asociación. En elCapítulo I, Art. 1º se recoge: Con la denominación de “ASOCIACION PROVINCIAL DE MUSEOSLOCALES DE CÓRDOBA «APMULC”, se constituyó en FUENTE TÓJAR (Córdoba), el día 19 defebrero, de 1994, una organización de naturaleza asociativa y sin ánimo de lucro, al amparo de lodispuesto en el artículo 22 de la Constitución Española, la Ley Orgánica 1/2002, de 22 de marzo… Eldomicilio social de la Asociación radicará en el MUSEO HISTÓRICO MUNICIPAL en la calle/plazaAntonio Palma nº 27 de la localidad de SANTAELLA (Córdoba). C.P. 14546 (art. 3ª). El ámbitoterritorial de acción de la Asociación es la provincia de Córdoba (art. 4º)…
    • Los museos locales de Córdoba y su asociación provincial437. Los museos locales de Córdoba y su problemáticaMás arriba, al referirnos al periodo previo a la creación de la Asociación deMuseos Locales, contábamos que “… hasta llegar a ese momento, el camino recorridono fue un paseo plácido a través de un sendero de rosas”. Hoy, felizmente superadosaquellos baches, sin embargo, los tiras y aflojas entre los Museos Locales y lasdiferentes Administraciones siguen existiendo, y no digamos las muchas veces en lasque hay que enfrentarse a constructores y agricultores en temas de Patrimonio.Que los Museos Locales nacieron gracias a las donaciones altruistas yvoluntarias de piezas halladas por los lugareños en sus diferentes oficios en el campo,no hay duda; como tampoco la hay de que tales entregas se debieron a los consejos desus otros vecinos, los llamados “hombres de letras”, que les convencieron de que algúndía las verían expuestas en sitio seguro, ya en las dependencias de sus Escuelas, ya desus Parroquias, ya de sus Hermandades de Labradores y Ganaderos, o ya en susAyuntamientos. Y tampoco hay duda de lo complacidos que se sienten los donanteshoy día cuando las ven en el Museo de su pueblo y se alegran de no haberlas destruido omalvendido.Mas la labor de esas “personas de estudio” no se dio por finalizada entonces,sino que periódicamente, y en silencio, vigilan los yacimientos para ver si hay o noexpolios y anotan las incidencias, los fotografían, los “siembran” con virutas de metal,acopian toda serie de datos ante peligros inminentes y pagan de su bolsillo los gastosocasionados en sus desplazamientos. Y todavía hay más detalles: se enfrentan, cuandola ocasión lo requiere, a expoliadores y a constructores y denuncian ante la AutoridadCompetente los actos de pillaje y destrucciones del Legado Histórico… Y también,cómo no, conversan con los labradores intentando convencerles para que respeten losrestos existentes en sus propiedades. Y ahí no queda la cosa, sino que también esos“vecinos eruditos” recopilaron (y lo siguen haciendo) viejas canciones, costumbres,danzas, decires, piezas etnológicas, fotografías y un elenco de comidas en desuso y deflora y fauna, tanto desaparecidas como las que se prolongan en nuestros días… Y enmás de una ocasión, esos “listillos de pueblo” riñen con sus cónyuges por el pocotiempo que les dedican. Y todo ello, sin ánimo de lucro ni de poder, pues el cargo dedirector/a de Museo Local es, en más de un 90 por ciento de los casos, honorífico y, porlo tanto, gratis.Pues bien, muchos de “esos intelectuales pueblerinos”, respetuosos con el lugaral que se sienten ligados y con sus gentes y su Pasado, en ocasiones fueron (y son)tratados de manera no muy ortodoxa por ciertos alcaldes/esas y concejales/alas deCultura que, apoyándose en los votos que los ciudadanos le otorgaron, tienen facultadpara nombrar y deponer directores a su antojo (cuando no, obligarlos a dimitir), lo queocasiona “un grave trastorno y vacío museístico”. Ello, tal vez, porque “esosintelectuales inconformistas”, en todo momento, actuaron (y actúan) anteponiendo losocial a sus intereses particulares y exigen a los políticos de turno que hagan lo mismo ycumplan con sus deberes en relación al Patrimonio, lo que lleva, como es de suponer, alenfrentamiento poder-director.Conexo con lo anterior, aflora otro tema no menos espinoso en relación con losMuseos Locales (y que no deberíamos perder de vista) se sustenta en los caprichos(ocurre con una frecuencia mayor a la deseada) y endiosamiento de algunos gobernantesmunicipales, que ven en ese “Voluntariado Social” (me refiero a los directores-conservadores, que fueron –y lo siguen siendo- los verdaderos artífices de los Museos)
    • 44Fernando Leiva Briones“un fantasmal enemigo potencial” (no sé por qué) y, por lo tanto, hay que castigarlecondenándole al ostracismo y a una damnatio memoriae, dando la sensación que pocole importa a muchos políticos de turno la esencia del pueblo que gobiernan ni eldesarrollo sostenible (tan llevado y traído hoy en día) que el Museo puede reportar almunicipio, ya que dichos regidores, saben bien de la poca rentabilidad en votos quepodrían conseguir apoyando la Cultura Patrimonial, al contrario, se decantan por “otras”más en consonancia con aquel viejo axioma latino de panem et circenses.Otra cuestión, íntimamente relacionada con lo que venimos comentando, gira entorno a la estabilidad y remuneración del responsable (llámese director/a-conservador/a)del Museo Local.Respecto a la estabilidad, Antonio Martínez escribe “… que es muy variopinta yque se caracteriza por la alta presencia de personal voluntario; ello quiere decir queno abunda precisamente el personal adscrito de una manera más o menos fija a losmuseos, lo que vendría sin duda a mejorar el funcionamiento general de estasinstituciones. Pero por más vueltas que le demos a esta cuestión, ello nos llevaría pordesgracia a terminar admitiendo “la escasa potencialidad presupuestaria”, en general,de las administraciones locales para contratar a un personal que en principio es“superfluo” en el organigrama de dichas administraciones pero que, sin embargo,nosotros consideramos tan necesario como un/a profesor/a en una escuela o un/abibliotecario/a en una biblioteca. […] no es casualidad que los pocos museos localescordobeses dotados de personal sean los que mejor funcionen” (MARTÍNEZCASTRO, 2002: 76-77). Postura cierta la de Martínez. Sin embargo, el que existanadscripciones más o menos fijas en los Museos, como es el deseo de todos, depende,primero, del presupuesto municipal que cada pueblo destine a su Museo, y, segundo ycomo hemos comentado, del “interés Cultural” que tenga quien ostenta el poder en lalocalidad (recordamos que hay adscripciones fijas, sobre todo, en los pueblos grandes y,en menos medida, en los medianos y pequeños).Es obvio que los Museos de las localidades grandes tienen asignacionespresupuestarias abundantes; pero no debemos olvidar que la mayoría de los municipioscordobeses son medianos y pequeños, por lo que el presupuesto que éstos han venidodestinando a su Museo desde su creación es corto o nulo, según qué casos; sin embargo,esta Institución podría estar mejor atendida si a algún que otro “funcionario-asesor-político municipal de reciente creación” (con sueldo a cargo del erario público) se leasignaran unas mínimas obligaciones en las tareas del Museo: apertura, limpieza yatención al público. Bastaría con la buena fe por parte de los munícipes. Pues no, eldirector-conservador, además de sus tareas propias, en bastantes casos, tiene que hacerde portero, electricista, limpiadora, etc. y, a pesar de todo, los Museos funcionan másbien que mal.Por otra parte, los Museos Locales se encuentran en bastantes ocasiones concierta dificultad para dar la respuesta adecuada de ¿adónde irán a parar los materialesarqueológicos procedentes de las excavaciones realizadas en sus términos municipales?¿Al Museo Local o al Museo Arqueológico y Etnológico Provincial?, lo que provocauna situación más o menos tensa entre ambos Museos ante la disyuntiva; sobre todo siestá en liza un objeto relevante, ya que a Córdoba le interesa y al pueblo, como parte desu Historia, también, puesto que si la pieza “emigrara” el municipio se quedaría mancosin uno de sus “tesoros” atrayentes. ¿Qué dice la Ley al respecto?La Consejería de Cultura obliga, en principio, a depositar las piezas en el Museode Córdoba (las de los hallazgos casuales, también), lo que ocasiona un enorme
    • Los museos locales de Córdoba y su asociación provincial45malestar en los pueblos con museos legalizados, pues puede darse el caso, y está dentrode lo posible, que una vez entregadas las piezas en la capital se obstaculizara la vueltade la totalidad, o parte, de los materiales al municipio de origen, ya que para que seandevueltas es necesario solicitar el depósito y correr con los gastos de un seguro obligadopor la propia Administración, hecho que está fuera de toda lógica, puesto que lo quemarca la Ley y el Reglamento de Actividades Arqueológicas es que la Administracióndeterminará el lugar de depósito de dichos materiales sin indicar expresamente quetenga que ser obligatoriamente en el Museo Provincial, pudiéndolo hacerse en loscitados entes locales, ello siempre que éstos se hallen inscritos en el Registro de Museosde Andalucía, lo que les otorga la capacidad legal, sin impedimento de ningún tipo, paraser depositarios de los materiales obtenidos en las intervenciones arqueológicas (eincluso de los incautados por las Fuerzas de Seguridad, caso de las confiscaciones delSEPRONA) en sus términos municipales. De esta forma, se enriquecería el MuseoLocal, a la vez que aligerarían las colecciones existentes en los almacenes del Provincialcon el consiguiente problema que le supone. (En que permanezcan las piezas en losMuseos Locales juegan, una vez más, la concienciación hacia el Patrimonio Municipalque tengan los/as alcaldes/esas y la defensa que de las mismas hagan).Concluimos nuestro trabajo con dos máximas, una de Hipócrates y otra de losescolásticos encabezados por Santo Tomás (ambas perfectamente aplicables a laEnseñanza y a la Museística): Un sabio [Maestro, Director-Conservador y, ¿por quéno?, Edil] es aquel que bien presenta y vende los frutos que alimentan su alma y Nadaes querido sin que antes haya sido conocido. Son axiomas muy presentes en elpensamiento de todo Museo Local de Córdoba. Tengo la seguridad que se mantendránad aeternum.BIBLIOGRAFÍA:A.U.S: “Inscripciones latinas del Sur de la provincia de Córdoba”. Gerión, I, pp. 267-303. Madrid. 1983.A.U.S.: CIL II,2/5, 1988.AA. VV.: Guía de Museos Locales de la Provincia de Córdoba (Homenaje a JuanBernier Luque). Córdoba (1996).AA. VV: Esteban Márquez Triguero, in memoriam. En Boletín de la AsociaciónProvincial de Museos Locales de Córdoba, 4 (Homenaje a Esteban Márquez). 2003.ALCALÁ ZAMORA, P.: “Apuntes para la Historia de Priego”, BRAC, 98, 1978.ALMAGRO GORBEA, M. y MAIER ALLENDE, J.: 250 años de Arqueología yPatrimonio. Documentación sobre Arqueología y Patrimonio de la Real Academia de laHistoria. Estudio General e Índices. (Publicaciones del Gabinete de Antigüedades,IV.4.14), Madrid, 2003.BACH PIELLA, Carmen (Coord.): Termitología y Patrimonio Artístico. En Actas del ISimposium Internacional sobre Termitología y su incidencia en el Patrimonio Artístico(Sevilla, 12-14 de marzo de 1987). I.C.E. Universidad de Córdoba. 1990.BENÍTEZ DE LUGO ENRICH, L. y SALAS ÁLVAREZ, J.: “La protección legal delPatrimonio Histórico. Estado actual de la legislación”. En Rvta. de Arqueología, 162,pp. 7-11. 1994.
    • 46Fernando Leiva BrionesCANO LÓPEZ, S.: “La filosofía fundacional de la Asociación Provincial de Museos deCórdoba”. En Boletín de la Asociación Provincial de Museos Locales de Córdoba, 5,pp. 27-32. 2004.CARRIAZO ARROQUIA, J. de M.: “La Edad del Bronce”, en Historia de España.Obra dirigida por Menéndez Pidal, tomo I, vol. I, 1947.CHAPA BRUNET, T.: La escultura zoomorfa ibérica. Madrid, 1985.CORONAS TEJADA, L.: Didáctica de la Historia. Ed. Anaya, 1971.CUADRADO, E. y RUANO, E. “Esculturas de équidos procedentes de la ColecciónAlhonoz (Puente Genil, Córdoba)”, en Trabajos de Prehistoria, 46, pp. 203-228. 1989.DE LOS SANTOS GENER, S.: “Bustos báquicos del M.A.P. de Córdoba”. Memoriasde los Museos Arqueológicos Provinciales, VI, pp. 46-50 (y lám. VI, VII y VIII).Madrid, 1945.GARCÍA FERNÁNDEZ, J.: La regulación y la gestión del Patrimonio Histórico-Artístico durante la Segunda República (1931-1939). En Las reformas administrativasen la II República, pp. 105-164. 2009.GARCÍA y BELLIDO, A.: Esculturas romanas de España y Portugal (dos tomos: textoy láminas, pp. 100 y ss. y 76 y ss., respectivamente). C.S.I.C. Madrid, 1949.GODOY DELGADO, F.: “Prólogo” de La Guía de Museos Locales de la Provincia deCórdoba (Homenaje a Juan Bernier Luque), pp. 15-18. Córdoba. 1996.BERNIER, J.; SÁNCHEZ, C.; SÁNCHEZ, A.; y JIMÉNEZ, J.: Nuevos yacimientosarqueológicos en Córdoba y Jaén, pág. 80. Córdoba. 1981.JURADO ÁVALOS, N.: “Placa relivaria con équido del entorno de la aldea de ElCañuelo, Fuente-Tójar (Córdoba)”. En Anales de Arqueología Cordobesa, 12, pp. 53-66. 2001.LEIVA BRIONES, F.: “Diez años de la Asociación Provincial de Museos Locales deCórdoba”. En Boletín de la Asociación Provincial de Museos Locales de Córdoba, 5,pp. 23-26. 2004.LEIVA BRIONES, F: “Acerca de la Asociación Provincial de Museos Locales deCórdoba, su Justificación y Aspectos Histórico-Jurídicos”. En Codex II (boletín de laIlustre Sociedad Andaluza de Estudios Histórico-Jurídicos, pp. 201-212. Córdoba.2006a.LEIVA BRIONES, F.: “SVCAELO, ciudad misteriosa”. En Boletín de la AsociaciónProvincial de Museos Locales de Córdoba, 6. pp. 153-166. 2006b.LEIVA BRIONES, Fernando: “Armas ibéricas procedentes de la necrópolis Bastetano-Turdetana de los Villarones (Fuente-Tójar, Córdoba) conservadas en su MuseoHistórico Municipal. En Rvta. Arte, Arqueología e Historia, nº 15, pp. 175-190.Córdoba. 2008a.LEIVA BRIONES, F. LEIVA FERNÁNDEZ, N., LEIVA FERNÁNDEZ, J. N.:Letreros latinos procedentes de Iliturgicola (Fuente-Tójar, Córdoba) y de su territorio(Conventus Astigitano). En Antiquitas, 17, pp 71-82. Priego de Córdoba. 2005.LEIVA BRONES, F.: “Puntas orientalizantes en bronce con doble filo y arpón o dientelateral tipo Benamejí y su dispersión en la provincia de Córdoba”. En Actas de lasPrimeras Jornadas de la Real Academia de Córdoba en Benamejí, pp. 73-94. 1996.
    • Los museos locales de Córdoba y su asociación provincial47LEIVA BRIONES, F.: “José Paniagua Gil, in memoriam”. En Boletín de la AsociaciónProvincial de Museos Locales de Córdoba, 9, pp. 321-327. 2008b.MADOZ, P.: “Fuente-Tójar”, en Diccionario Geográfico-Estadístico-Histórico deAndalucía, pp. 164-165. Córdoba. 1845-1850. (Edición facsímil).MARAVER Y ALFARO, L.: “La ciudad de Iliturgicoli”, Rvta. de Bellas Artes eHistórico-Arqueológica, t. I, nº 31, pág. 241. 1866-67.MARAVER Y ALFARO, L.: “Noticias de los descubrimientos”, Rvta. de Bellas Artes eHistórico-Arqueológica, t. I, nº 30, pág. 239. 1866-67a.MARCOS POUS, A: “Origen y desarrollo del Museo Arqueológico Nacional”. En DeGabinete a Museo, tres siglos de Historia, 21-99. Madrid. 1993.MARTÍNEZ CASTRO, A.: “Los Museos Locales: concepto, ventajas y retos”. EnBoletín de la Asociación Provincial de Museos Locales de Córdoba, nº 3, pp. 67-79.2002.MEDEROS MARTÍN, A.: “Julio Martínez Santa-Olalla y la interpretación aria de laPrehistoria de España (1939-1945)”. En Boletín del Seminario de Estudios de Arte yArqueología, tomo 69-70, pp. 13-56. 2003-2004.MENÉNDEZ PIDAL (Coord.): “España Primitiva, La Prehistoria”. En Historia deEspaña. vol. I. Ed. Espasa Calpe. Madrid, 1982.NAVASCUÉS y DE JUAN, J. Mª.: Museo Arqueológico Nacional Adquisiciones en1930. Colección de antigüedades que pertenecieron al Sr. Marqués de Monsalud,Madrid. 1931. - Plomos romanos con inscripción mágica, hallados en Córdoba, ArchivoEspañol de Arte y Arqueología (=AEAA) 10, 51-60. 1934.NAVASCUÉS y DE JUAN, J. Mª: “Sucaelo”. En Anuario del Cuerpo Facultativo deArchiveros, Bibliotecarios y Arqueólogos, I, pp. 7 y ss., Madrid. 1934).ORTEGA ALBA, F.: El Sur de Córdoba. Estudio de Geografía Agraria. Tomo I.Córdoba, 1975.PALMA FRANQUELO, J.M.; LEIVA BRIONES, F.; y MORENA LÓPEZ, J. A. En“Presentación” de La Guía de Museos Locales de la Provincia de Córdoba, (Homenajea Juan Bernier Luque), pp. 9-14. Córdoba. 1996.PATRONATO PROVINCIAL DE TURISMO Y CLAVE SUR: Guía de Museos yMonumentos (Córdoba).PERICOT GARCÍA, Luis. (Dr.): Historia de España, épocas Primitiva y Romana, tomoI. 6ª Ed. 1973.QUESADA SANZ, F.: El armamento ibérico. Estudio tipológico, geográfico,funcional, social y simbólico de las armas en la Cultura Ibérica (Siglos VI-I a. C.).Monographies Instrumentum 3, Montagnac. 1997.RAMÍREZ DE ARELLANO, R. “Fuente-Tójar”, nº orden 1.241, en Inventariomonumental y Artístico de la provincia de Córdoba. Ejemplar conservado en el M. A.P. de Córdoba, folios 250-251v. 1904.RAMÍREZ DE LAS CASAS DEZA, L. Mª. (1852): Corografía Histórico-Estadísticade la Provincia y Obispado de Córdoba. 2 vols. (Estudio introductorio y edición deAntonio López Ontiveros), Córdoba, 1986.
    • 48Fernando Leiva BrionesROMERO DE TORRES, A.: “La colección arqueológica Romero de Torres, enCórdoba. Museo de Bellas Artes”, en B.R.A. de Córdoba, 64. 1950.UCO: Memorias de L. M. Ramírez de las Casas Deza. 1977.VICENT ZARAGOZA, A. Mª: “Expedición a Fuente-Tójar (Córdoba) por LuisMaraver”. En Corduba Archaeologica, nº 15. Córdoba, 1984-85.VILLAR MOVELLÁN, Alberto (Dr. del GRUPO ARCA): Guía Artística de laProvincia de Córdoba. Universidad de Córdoba, 1995.Rvta. Antiquitas. Priego de Córdoba (Córdoba).Rvta. Singilis. Puente Genil (Córdoba).Rvta. Iliturgicola. Fuente-Tójar (Córdoba).Hojillas Informativas de los diferentes Museos Locales de Córdoba.Rvta. Ariadna. Palma del Río (Córdoba).Boletines de la Asociación Provincial de Museos Locales de Córdoba.
    • Los museos locales de Córdoba y su asociación provincial49APÉNDICE
    • 50Fernando Leiva Briones
    • Los museos locales de Córdoba y su asociación provincial51
    • 52Fernando Leiva Briones
    • 53COMUNICACIONES
    • 54
    • 55ANUARIO DE HESPÉRIDES. INVESTIGACIONES CIENTÍFICAS EINNOVACIONES DIDÁCTICAS (Málaga), vol. 17-18, págs. 55-68.HISTORIOGRAFÍA DE LA ARQUEOLOGÍA ENANDALUCÍAEnrique Gozalbes CraviotoUniversidad de Castilla-La Mancha1. Desarrollo de los estudios historiográficosEn los últimos años una serie de temas o líneas de estudio vienen cobrando uncreciente protagonismo en la investigación sobre la arqueología y las ciencias de laantigüedad en España1. Entre ellos se encuentra el de la Historia de la Arqueología, y engeneral el análisis de la Historiografía existente al respecto de la antigüedad, cuestionessobre las que en los últimos años se está produciendo una especial profusión de trabajos.Se trataba de un conjunto temático al que, hasta ese momento, no se le había prestado ladebida atención en nuestro país, con la excepción de algún trabajo puntual. El cambiovino derivado sobre todo del interés de trabajos (traducidos al español) elaborados enmedios anglosajones y franceses21M. Oria Segura, “El estado de la arqueología clásica en España: propuestas para un debate necesario”,Spal, 8, 1999, pp. 9-19.. La línea de estudios viene a superar el deficit español2G. Daniel, Historia de la Arqueología. De los anticuarios a Gordon Childe, Barcelona, 1974, 2ª ed.,Madrid, 1981; Towards a History of Archaeology, Londres, 1981; B. Trigger, Historia del pensamientoarqueológico, Barcelona, 1992; J. Vercoutter, A la recherche de l´Égypte oubliée, Paris, 1986 (haytraducción española); C. Moatti, A la recherche de la Rome antique, Paris, 1986 (hay traducciónespañola). Estas obras, junto a otras, formaron parte de la serie de Archéologie publicada por la editorialGallimard, y en España traducidas por la editorial Aguilar. Una obra muy notable, siguiendo lametodología de exponer la historia de los descubrimientos arqueológicos para analizar la Historia deEgipto, es la de N. Reeves, El Antiguo Egipto. Los grandes descubrimientos, Barcelona, 2001. Para elcaso español, visión muy resumida en M. C. Pérez Die, “Los orígenes de la investigación arqueológicaespañola en Oriente”, en M. C. Pérez Die y J. M. Córdoba Zoilo (Eds.), La aventura española en Oriente(66-2006), pp. 25-30. Vid. también en general E. Ripoll, “Notas para una Historia de la Arqueología”, enG. Ripoll (Coord.), Arqueología hoy, Madrid, 1992, pp. 15-28.VOLVER AL ÍNDICE
    • 56Enrique Gozalbes Craviotoconsistente en el escaso sentido crítico mostrado como tendencia por los historiadores,que llevó con profusión a la práctica de las bibliografías en lugar de los análisis críticos.Esta tendencia de los estudios adquiere cada vez un mayor despliegue en España.El punto de partida respecto al mismo se produjo en 1988 cuando se celebró en Madrid,organizado por el CSIC, un Congreso que estuvo dedicado a la historiografía de laArqueología y de la Historia Antigua en España3. Esta reunión científica constituyó laprimera puesta a punto sobre estos temas, al cual siguió un segundo Congreso sobre estatemática reunido en el año 1995 y que mostró los avances al respecto, que evidenciabanya una mayor madurez y diversidad en los trabajos presentados al mismo4Desde la reunión de 1988 la temática está teniendo un despliegue que puede hastaconsiderarse espectacular. Estaproliferación de estudios al respecto plantea la necesidad de vislumbrar las grandes líneasen las que el tema se desarrolla, así como detectar hasta qué punto nos encontramos anteuna moda.5, con la elaboración al respecto de múltiples tesis doctoralesdedicadas a aspectos muy variados de la cuestión, algunas de ellas en Universidadesandaluzas, con la celebración de diversas jornadas o congresos, con publicaciones muydiversas, incluso con el nacimiento de una organización propia, la Sociedad Española deHistoria de la Arqueología, y una revista dedicada a esta temática como es Archaia6.Sobre la temática esta Asociación desarrolló otra nueva reunión de investigadores, cuyascontribuciones dieron lugar a un conjunto de estudios7, así como otra más dedicada a laarqueología española a través de documentos inéditos8Junto a todo lo anteriormente expuesto, Margarita Díaz Andreu ha publicado suestudio monográfico sobre la Historia de la Arqueología en España, que si bien centradode una forma más específica en el siglo XX, y con una señalada focalización en laarqueología prehistórica, entre otros muchos méritos presenta el de introducir en lacuestión una temática más novedosa, con el capítulo dedicado a la arqueología islámica y, y en fechas próximas se celebraráotra que estará centrada en el impacto de las Desamortizaciones en el patrimonioarqueológico.3J. Arce y R. Olmos (Eds.), Historiografía de la Arqueología y de la Historia Antigua en España (siglosXVIII-XX), Madrid, 1991. Vid. en general los trabajos reunidos por J. Gomez Pallarés y J. JoaquínCaerols (Eds.), Antiqva Tempora. Reflexiones sobre las ciencias de la antigüedad en España, 2ª ed.,Madrid, 1995.4G. Mora y M. Díaz Andreu (Eds.), La cristalización del pasado: génesis y desarrollo del marcoinstitucional de la Arqueología en España, Málaga, 1997, pp. 19-29. Resultan particularmenteinteresantes las aportaciones de M. Díaz Andreu y G. Mora, “La historiografía española sobre arqueología: panorama actual de la investigación”, pp. 9-18 y de R. Olmos, “La reflexión historiográfica en España¿una moda o un requerimiento científico?”, pp. 19-29.5J. Beltrán Fortes, “Historia de la Arqueología en España: precedentes y líneas actuales”, Revista deHistoriografía, 1, 2004, pp. 38-59; G. Mora, “La investigación en historiografía de la Arqueología:últimas tendencias”, en V. Cabrera y M. Ayarzagüena (Eds.), El nacimiento de la Prehistoria y de laArqueología científica (= Archaia, 3-5), Madrid, 2005, pp. 13-17.6En 2004 el Museo Arqueológico Regional de Madrid organizó una exposición sobre los orígenes de laarqueología en España. Dio origen a un catálogo elaborado por M. Ayarzagüena y G. Mora, Pioneros dela Arqueología en España, Madrid, 2004.7V. Cabrera Valdés y M. Ayarzagüena Sanz (Eds.), El nacimiento de la Prehistoria y de la arqueologíacientífica, Madrid, 2005.8G. Mora, C. Papí y M. Ayarzagüena (eds.), Documentos inéditos para la Historia de la Arqueología,Madrid, 2008.
    • Historiografía de la arqueología en Andalucía57el origen de la nación española9. Y también el que en fechas muy recientes un númeromuy amplio de investigadores españoles hayamos colaborado en la edición del primerdiccionario de historia de la arqueología española, que se ha convertido en unapublicación imprescindible sobre el tema10. Y sin dejar de analizar con ello en buenaparte la propia arqueología en Andalucía, incluso los análisis y la atención se ha centradoen el impacto y la relación de la propia arqueología española y andaluza en el cercanoterritorio del Norte de Marruecos, que fue una cierta proyección del mismo en la épocadel Protectorado11No está de más indicar, incluso de salida, que cuando se trata de la historiografía yde hallazgos arqueológicos efectuados en momentos pre-científicos, precisamente losmateriales sobre Andalucía son, con mucha diferencia, los más destacables de todo elterritorio español, mostrando ciertamente una larga tradición en los estudios sobre losnumerosos elementos del patrimonio material de la antigüedad. Este hecho justifica elque también, en la estela del primer Congreso organizado en su día por el CSIC, sobreAndalucía se hayan organizado al menos dos Congresos titulados La Antigüedad comoargumento, cuyas actas editadas, bajo la coordinación de Fernando Gascó y José Beltrán,constituyen un magnífico elenco de estudios sobre historia de la arqueología, de larecuperación y conservación del patrimonio, así como acerca de la historiografía sobre laantigüedad.12. De igual forma debe destacarse la contribución de un análisis de laHistoria Antigua al terreno de la historiografía nacional española, en la importantemonografía de Fernando Wulff Alonso13En lo que respecta a la Historia de la Arqueología, entendida como un sistema deobtención de fuentes materiales de la Historia, la misma puede dividirse en diversos. Son todos ellos ejemplos de unos estudios deanálisis crítico que cobran cada vez mayor importancia.9M. Díaz Andreu, Historia de la Arqueología. Estudios, Madrid, 2002. Acerca del problema en relacióncon la arqueología árabe, en la época mucho más constreñida a las Bellas Artes, vid E. Gozalbes, “Losinicios de la investigación española sobre arqueología y arte árabes en Marruecos (1860-1960)”, Boletínde la Asociación Española de Orientalistas, 4, 2005, pp. 225-246; P. Cressier, “Archéologie du Maghrebislamique, archéologie d´Al-Andalus, Archéologie espagnole?”, en M. Marín (Ed.), Al-Andalus/España.Historiografías en contraste. Siglos XVII-XXI, Madrid, 2009, pp. 13-145. Por supuesto que entre losestudiosos, en su gran mayoría arquitectos, hay ya planteamientos de carácter arqueológico, como en elcaso de Ricardo Velázquez Bosco (del que se acaba de editar en facsímil su Arte del Califato de Córdoba.Medina Azzahra y Alamiriya, Madrid, 1912=Sevilla, 2009), y sobre todo Leopoldo Torres Balbás,arquitecto de La Alhambra de Granada, que elaboró la mayor parte de los contenidos de la “CrónicaArqueológica de la España musulmana” en la revista Al-Andalus.10M. Díaz Andreu, G. Mora y J. Cortadella (Coords.), Diccionario histórico de la Arqueología enEspaña, Madrid, 2009.11J. Beltrán Fortes y M. Habibi (Eds.), Historia de la Arqueología en el Norte de Marruecos durante elperiodo del Protectorado y sus referentes en España, Sevilla, 1988; D. Bernal, B. Raissouni, J. Ramos,M. Zouak y M. Parodi (Eds.), En la orilla africana del Círculo del Estrecho. Historiografía y proyectosactuales, Tetuán-Cádiz, 2008. En cualquier caso, la proyección de la arqueología española en Marruecosen tiempos del Protectorado ha sido objeto de estudios diversos sobre prehistoria (Fernandez Martinez,Ramos), sobre la época anterior a la guerra civil (E. Gozalbes), sobre la actuación de Pelayo Quintero (M.Parodi) o de Tarradell (Gozalbes, Blázquez, Aranegui). Esta proliferación de estudios se enmarca en larecuperación de una memoria común entre marroquíes y españoles en los últimos años.12F. Gascó, J. Beltrán y J. T. Saracho (Eds.), La antigüedad como argumento: historiografía deArqueología e Historia Antigua en Andalucía, Sevilla, 1993; F. Gascó y J. Beltrán (Eds.), La Antigüedadcomo argumento. II. Historiografía de Arqueología e Historia Antigua en Andalucía, Sevilla, 1995.13F. Wulff Alonso, Las esencias patrias. Historiografía e Historia Antigua en la construcción de laidentidad española (siglos XVI-XX), Barcelona, 2003.
    • 58Enrique Gozalbes Craviotoperiodos según las preferencias particulares de los distintos analistas14. En general haytres grandes etapas que podrían resumirse en los que respecta a métodos y planteamientosen la pre-arqueología, la arqueología marcada por el coleccionismo, el anticuarismo y lasBellas Artes, y finalmente la arqueología científica.2. La pre-arqueología.La pre-arqueología en España en general, y muy señaladamente en Andalucía enparticular, arranca desde unos momentos particularmente antiguos, con las percepcionesmedievales sobre los monumentos antiguos que estaban a la vista, y también de loselementos descubiertos a partir de la búsqueda de tesoros. Ello se refleja sobre todo en losautores árabes, muy en especial el onubense Al-Bakri en el siglo XI (conservado en losapuntes recogidos en el diccionario de Al-Himyari), también por ejemplo en lasnumerosas referencias de autores árabes a las ruinas de Itálica y a su interpretación15, o alas del famoso monumento de la torre de Cádiz16(Fig. 1), acerca del que son múltipleslas descripciones que aparecen en geógrafos árabes medievales.Fig. 1. La torre y estatua de Cádiz según Al-Garnati (Ms. 2168 B. N. Paris).Esta pre-arqueología a partir del siglo XVI fue de forma creciente suponiendo laaparición de los grandes temas de la Historia de Andalucía en la antigüedad, en especialel esplendor de la Bética romana, o incluso el mundo de Tartessos (identificada acomienzos del siglo XVII por el jesuita Juán de Pineda con la bíblica Tarsis). Eruditos ycoleccionistas andaluces que, fascinados por la antigüedad romana, intentaban borrar losrecuerdos de la “bárbara” presencia arabo-islámica, al tiempo que las obras urbanas14M. Díaz Andreu, G. Mora y J. Cortadella, pp. 18 y ss establecen la “arqueología humanista” (siglosXVI y XVII), la de la “Ilustración”, la de la “primera mitad del siglo XIX”, la “profesionalización de lasegunda mitad del siglo XX”, la “consolidación” en el primer tercio del siglo XX, la arqueología del“periodo franquista”.15P. Martínez Montávez, “Referencias a Itálica en los geógrafos andalusíes”, Homenaje al ProfesorCarriazo, vol. 3, Sevilla, 1973, pp. 185-207.16Es la “Torre de Hércules”, destruida en el tránsito del siglo XII al XIII, Identificada en ocasiones comofaro, y en otras como torre funeraria; J. A. Fierro, Puntualizaciones sobre el templo gaditano descrito porlos autores árabes, Cádiz, 1983. No está de más indicar que algunas de estas referencias ya fueron objetode atención especial por parte de Antonio García y Bellido, y algunas de ellas también por Sánchez-Albornoz, que consideró eran alusiones al viejo templo de Hércules.
    • Historiografía de la arqueología en Andalucía59extraían no pocos vestigios de la época romana. Porque de igual forma que se trazaba latradición clásica, en esta época se originó y desarrolló el fenómeno del coleccionismo deantigüedades (monedas, estatuas, inscripciones), que tuvo unos notables ejemplos enAndalucía, tanto en el desarrollo inicial por parte de algunos nobles, a los que dirigióbuena parte de sus escritos el erudito Juan Fernández Franco17, como sobre todo a partirdel siglo XVII en el clero, a cuya dedicación a estas cuestiones se ha dedicadoprecisamente un encuentro de estudiosos con muy buenas aportaciones al respecto de susaficiones18Este tema de las percepciones sobre los restos antiguos tiene, sin duda, un grandesarrollo, y en nuestra monografía sobre el descubrimiento de la antigüedad enAndalucía recogemos bastantes ejemplos y referencias al hilo de la formación de unaimagen de prestigio “clásico” por parte de muchos eruditos.19. Entre esos ejemplosposibles nos llama mucho la atención el referido a la citada Cueva de Menga, citada ya en1587 por Tejada y Páez en sus Discursos históricos de Antequera20descrita en los primeros años del siglo XVII de la siguiente forma en unmanuscrito de la Biblioteca Nacional de Madrid:“hállase en Antequera a los mil passos della una cueba que vulgarmentellamamos Cueba de Menga, la qual parece fundaron aquellos gentiles quantoaun no habia noticia de cal, arena y yeso, y hacían cuebas para defenderse defieras y animales…. Su traza es esta: están puestas las piedras de cantolebantadas como dos varas en alto, de ancho dos y media y de grueso mas decinco cuartas. Tiene por cubierta tres hojas de extraña grandeza de veinte yquatro pies de largo cada una, y otro tanto de ancho, y cinco cuartas de grueso,y quedan en hueco (que es la anchura de la cueba) diez y seis pies bien largos.La entrada tiene angosta (como defensa) y dificultosa con dos piedras que lacubren de diez y seis pies en largo, y quince de ancho. En medio de la cuebaestán tres pilares cuadrados de cinco cuartas…. Las cubrieron aquellos antiguoscon mucha tierra de tal modo que su obra haze un cerrillo mediano. La tierraestá bien pisada, con cascajo y piedras pequeñas. Junto a esta cueba diez pasosde distancia ai otra y que está tapada la entrada, no se ha visto”21Esta descripción, con la anotación incluso a la existencia del dolmen de Viera queoficialmente no sería descubierto hasta mucho tiempo más tarde (hemos visto como fueya mencionado en 15587), supera en muchos aspectos las que encontramos en algunosautores contemporáneos nuestros. Por esta razón resulta lógico que en los últimostiempos se haya comenzado a prestar atención a las menciones de escritores andaluces delos siglos XVI, XVII y XVIII, en las que describían construcciones y restos aparecidos enlugares muy diversos del territorio. La causa de la proliferación de los hallazgos en elsiglo XVI, aparte del gusto por conocer y reflejar lo antiguo, se encuentra en las grandes.17E. Gozalbes, “Antigüedades romanas en los manuscritos del erudito Juan Fernández Franco (sigloXVI)”, Antiqvitas, 18-19, 2007, pp. 227-235.18J. Beltrán y M. Belén (Eds.), El clero y la Arqueología española. IIª Reunión Andaluza deHistoriografía arqueológica, Sevilla, 2003.19E. Gozalbes, El descubrimiento de la Historia Antigua en Andalucía, Málaga, 2001.20Sobre la que indica, “una cueva que se dice de Menga y otra junto a ella, poco ha, se ha descubierto”;texto recogido por J. E. Márquez y J. Fernández, Dólmenes de Antequera. Guía oficial del conjuntoarqueológico, Sevilla, 2009, p. 69.21Biblioteca Nacional de Madrid, Ms. 9333, Fol.. 26 y 27. Corresponde a una obra escrita por AlonsoGarcía de Yegros, titulada “Historia de la ciudad de Antequera”, con añadidos de autor posterior.
    • 60Enrique Gozalbes Craviotoobras de remodelación urbana que se afrontaron en esos momentos en las ciudades ypueblos de Andalucía22Una buena parte de estos restos que entonces se consignaron se perdieron deforma irremediable, y de ellos tenemos unos abundantes ejemplos que recogimos demanuscritos y de obras impresas y sobre los que tratamos nosotros mismos en diversostrabajos referidos a distintas provincias andaluzas en anteriores números del Anuario deHespérides.23. Todo ello en un contexto estético que buscaba la recreación de laantigüedad, como vemos en el arco de La Peña de Aracena, y sobre todo, en el famoso“Arco de los Gigantes” de Antequera, donde se concentró una colección de inscripcionesromanas de la comarca24(Fig. 2), formando una especie de museo epigráfico de laantigüedad.Fig. 2. Figura del arco de los Gigantes de Antequera según el P. Cabrera (siglo XVII).22E. Gozalbes, “Sobre los orígenes de la arqueología urbana en Andalucía”, Actas del XXV CongresoNacional de Arqueología, Valencia, 1999, pp. 314-319.23E. Gozalbes, “Restos arqueológicos romanos de las provincias de Sevilla y Cádiz reflejados enescritores del siglo XVI”, Anuario de Investigaciones, 5, 1997, pp. 53-64; “Notas sobre hallazgosarqueológicos en la provincia de Córdoba en el siglo XVI”, Anuario de Investigaciones, 6, 1998, pp. 381-395; “La conciencia de patrimonio cultural a finales del siglo XVI: Agustín de Horozco y lasantigüedades romanas de Cádiz”, Anuario de Investigaciones, 9-10, 2001-2002, pp. 243-256; “Lasantigüedades romanas de Alcalá la Real. Notas sobre un manuscrito de comienzos del siglo XVII”,Anuario de Investigaciones, 8, 2001, pp. 449-462.24M. Morán Turina y D. Rodríguez Ruiz, El legado de la antigüedad. Arte, arquitectura y arqueologíaen la España moderna, Madrid, 2001. Sobre el arco de los Gigantes el mismo año de su levantamiento, en1585, un anónimo escritor publicó un opúsculo con el título Edificio en la ciudad de Antequera con lasmedallas antiguas halladas en ella, rarísimo y del que hemos consultado un ejemplar en la BibliotecaColombina de Sevilla, 39-1. Tradicionalmente se atribuía la obra a Juan de Vilches, pero éste habíafallecido algunos años atrás. Con casi total seguridad el autor fue Juan de Mora, mucho más joven ypreceptor de gramática también en Antequera. En cualquier caso, sobre las inscripciones latinas y laconstrucción de la obra, vid. el trabajo de R. Atencia Páez, “El arco de los Gigantes y la epigrafíaantequerana”, Jábega, 35, 1981, pp. 47-54.
    • Historiografía de la arqueología en Andalucía61Muchos eruditos de la época se encontraban entre la percepción y elucubración,de un lado, y el informe “arqueológico” del otro, de lo que tenemos en Andalucía algunoscasos en el siglo XVII, con el precedente de Elio Antonio de Lebrija, cuyo interésanticuario no se centró en la arqueología sino en los textos clásicos25. Por el contrario,emblemática es la figura bien conocida de Rodrigo Caro, recopilador de las antigüedadesromanas en la zona de Sevilla, que considerará el gran centro de la Bética romana, asícomo descriptor y poeta de las ruinas de Itálica26; su manuscrito de “adicciones” encierradatos de particular importancia, no suficientemente explotados por parte de losarqueólogos. Por cierto que el escrito de Rodrigo Caro, con su “Principado” de Sevilla,merecerá la contestación polémica de Martín de Roa, quien reclamará, hay que reconocerque con justicia histórica, para Córdoba y sus vestigios romanos la capitalidad de laantigua Andalucía27. También en ese mismo siglo tiene que destacarse la figura delMarqués de Estepa y su Museo de Antigüedades, cuya aportación también ha sido objetode un magnífico estudio hace poco tiempo28.3. La arqueología pre-científica: anticuarios y coleccionistasAunque con algunos precedentes, que siempre los hay, la misma tiene sudesarrollo más concreto en el siglo XVIII cuando, como veremos con algunos ejemplos,fueron bastante numerosas las pesquisas arqueológicas que se realizaron en Andalucía. Elmundo de la Ilustración supuso una mirada más especializada al pasado, y sobre todo elpropio surgimiento de la Real Academia de la Historia será particularmente importante,en los siglos XVIII y XIX, para la recuperación de piezas y la documentaciónarqueológica y patrimonial29. El siglo XVIII en Andalucía, como han mostrado losnumerosos trabajos de Jesús Salas, fue una época en la que el interés por la antigüedadalcanzó una cierta importancia3025A. Caro Bellido y J. M. Tomassetti, Antonio de Lebrija y la Bética (sobre arqueología y paleografíadel Bajo Guadalquivir), Cádiz, 1997., en el contexto de una atención preferente por los restosantiguos. Si en el siglo XVII la atención se había centrado en la búsqueda de vestigiosmateriales para documentar el fenómeno de los santos, en el siglo XVIII (con laexcepción notable de Granada, donde se producirían excavaciones y falsificación deantigüedades con el fin de documentar el Concilio de Elvira) el estudio intentabadocumentar el pasado con voluntad de conocimiento.26A. García y Bellido, “Rodrigo Caro. Semblanza de un arqueólogo renacentista”, Archivo Español deArqueología, 83-84, 1951, pp. 5-22. En realidad Rodrigo Caro es un escritor del siglo XVII, por tanto delBarroco. Pero junto a su obra publicada tiene una “Adicciones al Principado y Antigüedades de la ciudadde Sevilla y su convento jurídico”, que se conservó inédito, y del que por ejemplo se conserva una copiaen el Ms. 5784 de la Real Academia de la Historia.27La obra del P. Martín de Roa, Antiguo principado de Córdoba en la España Ulterior o andaluzí,Córdoba, 1636, ha sido reeditada con breve estudio previo por parte de F. López Pozo, Córdoba, 1998.28J. R. Ballesteros, La Antigüedad Barroca. Libros, inscripciones y disparates en el entorno del IIIMarqués de Estepa, Estepa, 2002.29Vid. sobre todo J. Maier y J. Salas, “Los inspectores de antigüedades de la Real Academia de laHistoria en Andalucía”, en M. Belén y J. Beltrán (Eds.), Las instituciones en el origen y desarrollo de laArqueología en España, Sevilla, 2007, pp. 175-238.30Por ejemplo muy recientemente, en lo que respecta a la numismática, J. Salas Álvarez, “Elcoleccionismo numismático en Andalucía durante la Ilustración”, Numisma, 252, 2008, pp. 149-178, asícomo “Geografía histórica e Historia Antigua de Andalucía durante la Ilustración”, Habis, 40, 2009, pp.289-302.
    • 62Enrique Gozalbes CraviotoEstudios arqueológicos de esta época son, entre otros, el de mediados del sigloXVIII del Marqués de Valdeflores en la malagueña localidad de Cártama31con unosrestos romanos de cierta importancia, o los realizados en el faro de Torrox pocos añosmás tarde32, que permitieron igualmente la recuperación de objetos de la extensísimavilla de época romana allí ubicada. En el terreno del coleccionismo33tenemos quedestacar el Museo de antigüedades recuperadas que en la Córdoba del siglo XVIII formóPedro Leonardo de Villacevallos, que ha sido objeto de una extensa monografía por partede diversos especialistas34. De igual forma, en el contexto del coleccionismoarqueológico en esta época podemos mencionar al Marqués de la Cañada y su gabinete deAntigüedades en el Puerto de Santa María35. Muchos ejemplos del seguimiento de losrestos aparecidos en diversos lugares se encuentra en la monografía de Gloria Mora sobreel siglo XVIII, estudio de referencia fundamental36En ocasiones estos estudios permiten detectar la aparición de unos vestigiosarqueológicos que, al menos en una buena parte, resultan desconocidos por cuanto enfechas posteriores se perdieron. Otras veces conocemos los materiales arqueológicos, queestán depositados en Museos, pero están descontextualizados por no tener en cuenta lascircunstancias en las que se produjeron el hallazgo. En el primero de los casos, la mayordificultad se encuentra en la comprensión puesto que la cita de los restos se realiza sinninguna clase de lenguaje científico..Como hemos indicado. también en esta línea se permite documentar con muchamás ajustada precisión condiciones y características de hallazgos conocidos, como es elcaso de la tesis doctoral sobre epigrafía latina de Helena Gimeno Pascual37, con buenarepresentación de inscripciones andaluzas halladas desde el siglo XVI (al respecto fueimportantísima la acción del mencionado Juan Fernández Franco), o como un ejemplomás de detalle, nuestro trabajo en el que seguíamos la pista del pie monumental romanoen mármol del Museo de la Alcazaba de Málaga, tratando de demostrar a partir deltestimonio del Padre Martín de Roa de que su procedencia real era de Écija38Por último, también tenemos ejemplos de unas menciones y descripciones algomás precisas, en momentos ya más avanzados de la arqueología pre-científica, recogidasen documentación sobre hallazgos y que permiten precisar muchas cuestiones. Un buen, referenciastodas ellas incluso anteriores al propio siglo XVIII.31P. Rodríguez Oliva, “Investigaciones arqueológicas del Marqués de Valdeflores en Cártama (1751-1752)”, Cártama en su historia. V Centenario de su incorporación a la Corona de Castilla (1485-1985),Málaga, 1985, pp. 59-70.32P. Rodríguez Oliva, “Hallazgos arqueológicos en Torrox-costa en el siglo XVIII”, Jábega, 26, 1979,pp. 39-42.33G. Mora, “La investigación”, p. 14, considera la línea del coleccionismo de antigüedades de formaespecífica como una de las seguidas por la investigación.34J. Beltrán, F. G. Sáez, J. R. López, G. Mora, J. Salas, y otros, El Museo cordobés de Pedro Leonardode Villacevallos, Madrid, 2003.35J. I. Buhigas y E. Pérez, “El Marqués de la Cañada y su gabinete de antigüedades del siglo XVIII en elPuerto de Santa María”, en J. Beltrán y F. Gascó, pp. 205-221.36G. Mora, Historia de mármol. La Arqueología clásica española en el siglo XVIII, Madrid, 1998.37H. Gimeno Pascual, Historia de la investigación epigráfica en España en los ss. XVI y XVII, Zaragoza,1997.38E. Gozalbes, “El pie en mármol del Museo de Málaga y el Padre Martín de Roa”, en F. Wulff, R.Chenoll e I. Pérez (Eds.), La tradición clásica en Málaga (siglos XVI-XXI), Málaga, 2005, pp. 131-138.
    • Historiografía de la arqueología en Andalucía63ejemplo de Baena, en su límite con Castro del Río, está representado por los hallazgos delimponente mausoleo de los Pompeii en el Cortijo de las Vírgenes, no sólo con una serieepigráfica de la familia en sus epitafios, sino también con otros objetos. A partir de lasreferencias publicadas en prensa y otros medios en su época, el hallazgo fue estudiadopor parte de José Beltrán39. En la Real Academia de la Historia existe un muyvoluminoso expediente relativo a estos descubrimientos, con informes y con diversacorrespondencia, que resultan de sumo interés también para completar la investigaciónpuesto que las piezas originales se perdieron40(Fig. 3).Fig. 3. Documento de la R.A.H. referente a los hallazgos en Baena.Naturalmente, a lo largo del siglo XIX la calidad de algunos de los trabajos fueaumentando, por lo que podría deslindarse incluso una etapa nueva de transición hacia laarqueología moderna, que ha suscitado el interés por recuperar la información contenidaen algunos informes41. De hecho, a todo lo largo del siglo XIX se detecta una continualucha, después del Sumario de las Antigüedades romanas que hay en España de JuanAgustín Ceán-Bermúdez (Madrid, 1833), por la lucha por la recuperación, estudio yconservación del patrimonio histórico-arqueológico-artístico en España, con actividadesy proyectos bastante avanzados, si bien generalmente limitados y lastrados por losintereses y por el atraso cultural que terminarán por imponerse a tan nobles intenciones,como se ha desarrollado muy bien en la magnífica tesis doctoral de Miguel Ángel LópezTrujillo4239J. Beltrán Fortes, “Mausoleos romanos de Torreparedones (Castro del Río/Baena, Córdoba): sobre latumba de los Pompeyos y otro posible sepulcro monumental”, Habis, 31, 2000, pp. 113-136..40R. Cebrián Fernández, Comisión de Antigüedades de la Real Academia de la Historia. Antigüedades einscripciones 1748-1845, Madrid, 2002, pp. 52-57. El expediente muestra a las claras que, como defendíaBeltrán en su trabajo mencionado, a veces la información se mezcla con la de un segundo mausoleo cuyosrestos se encontraron en el Arroyo del Plomo en Baena.41J. Gómez Pantoja (Ed.), Excavando papeles. Indagaciones arqueológicas en los archivos españoles,Guadalajara, 2004..42 42M. A. López Trujillo, Patrimonio. La lucha por los bienes culturales españoles (1500-1939),Madrid, 2006.
    • 64Enrique Gozalbes CraviotoY también en el terreno de los estudios, en los últimos tiempos la Real Academiade la Historia, bajo el impulso del “Anticuario” Martín Almagro Gorbea, está realizandoun esfuerzo considerable al encargar múltiples publicaciones con las Actas de laComisión de Antigüedades que, con una arranque en el siglo XVIII, y una llegada hastael siglo XX, sin embargo en el siglo XIX tiene un espacio de atención especial43No obstante, el atraso de los estudios sobre arqueología y ciencias de laantigüedad en España lo reflejaba de forma expresa Emil Hübner al señalar eldesconocimiento que en España había sobre “las distintas ramas de la anticuaria”. En elsiglo XIX la Real Academia de la Historia se convirtió en el referente básico de losestudios arqueológicos, o si se quiere anticuarios, a través de la red de sus académicoscorrespondientes, superando la competencia de la Real Academia de Arqueología delPríncipe Alfonso (disuelta por La Gloriosa en 1868), y manteniendo la atención perocediendo el papel de conservación de piezas a partir de la creación del Museo Nacionalde Arqueología.44. Pesea todo, y para ser justos, existieron algunos estudiosos que en la segunda mitad del sigloXIX comenzaron a abrir ese tránsito hacia la arqueología científica. Este hecho lo vemos,por ejemplo, en Andalucía en las publicaciones de Manuel Góngora Martínez sobredólmenes y arqueología prehistórica entre otros temas45, si bien en general estos escritossiempre mantendrán un nivel entre mediocre y discreto. En cualquier caso, si RafaelMitjana había descrito y dibujado la cueva de Menga en su Memoria publicada en 1847,interpretándolo como un templo de los druidas (hecho por otra parte usual en aquellaépoca), Manuel de Góngora ya dedicó atención y descripción más valiosa de losmonumentos megalíticos de Granada y zonas próximas, por ejemplo del dolmen de Dilar,descubierto en 1851 y destrozado poco tiempo más tarde46, por lo que su descripción ydibujo es lo único que conocemos (Fig. 4).43El Archivo de la Comisión de Antigüedades de la Real Academia de la Historia ha sido publicado enfichas en diversos tomos referidos a cada una de las regiones de España. Vid. para el caso que nosinteresa J. Maier, J. Salas y M. J. Berlanga, Archivo de la Comisión de Antigüedades de la Real Academiade la Historia. Andalucía. Catálogo e índices, Madrid, 2000; M. Almagro Gorbea y J. Maier (Eds.), 250años de Arqueología y patrimonio histórico, Madrid, 2003.44E. Hübner, La Arqueología de España, Barcelona, 1888, p. VI.45L. Baena del Alcázar, “Semblanza de D. Manuel de Góngora y Martínez (1822-1884) y sus estudiossobre arqueología clásica”, Baetica, 25, 2003, pp. 355-376.46M. Góngora y Martínez, Antigüedades prehistóricas de Andalucía, Madrid, 1868, p. 81. Un estudiosobre su aportación en M. Pastor Muñoz y J. A. Pachón, “D. Manuel de Góngora y Martínez: biografía yobra”, en la ed. facsimil de Antigüedades prehistóricas de Andalucía, Granada, 1991, pp. XIII-XLVII.
    • Historiografía de la arqueología en Andalucía65Fig. 4. El dolmen de Dílar (Granada). Litografía de esta tumba monumental desaparecida realizadapor Manuel de Góngora y Martínez.Quizás el máximo representante de este aumento de la calidad de los trabajos de laépoca sea el malagueño (de origen ceutí) Manuel Rodríguez de Berlanga, estudioso de losbronces jurídicos aparecidos en un paraje de la ciudad (entre ellos la Lex FlavioMalacitana), así como de los “monumentos” romanos de Málaga, y cuyas aportacioneshan sido muy bien analizadas recientemente por parte de Manuel Olmedo Checa47Y un representante final del paso de ese muy predominante anticuarismo a unavisión científica de la arqueología, ya en el siglo XX, es Pelayo Quintero Atauri. Comoprofesor de Bellas Artes, y director del Museo Provincial de Bellas Artes, se interesarátambién por las antigüedades en el marco de la arqueología urbana de Cádiz (actuacionesentre 1915 y 1937). Es cierto que sus estudios arqueológicos comenzaron faltos demétodo, con numerosos errores e imprecisiones, y terminaron con ilustraciones y condibujos (era un buen dibujante) bastante aceptables, y con alguna que otra referencia a laestratigrafía. Suaportación incluirá la compra y recuperación de multitud de piezas con las que formará elMuseo Loringiano, que más tarde pasarán al Museo de la Alcazaba de Málaga. Conribetes de modernidad pero es cierto que Rodríguez de Berlanga será un anticuarioinserto en el tradicional coleccionismo, que mantendrá relación científica con Mommseny Hübner.48Y por supuesto, en un sentido similar pero llegando mucho más allá, la figura delgranadino Manuel Gómez Moreno, que inició sus estudios cuando apenas contaba con 20años con su monografía Monumentos romanos y visigóticos de Granada (1890). Como arqueólogo, en Cádiz comenzó hablando de “barros saguntinos” yterminó citando como tal a la Terra Sigillata de época romana.49. Supropia trayectoria vital se desarrolló entre dos siglos, por lo que marcó la transición entreel simple anticuarismo y la arqueología y sus fuentes documentales conexas. La realidades que Gómez Moreno trató con enorme erudición muchos temas, que dominó con unacierta maestría, por ejemplo la numismática antigua en la que fue un auténtico experto(aunque la estudiaba como simple diversión), o los estudios sobre la cultura argárica y lastumbas megalíticas de la provincia de Granada. Por esta razón, como demuestra su obraMiscelánea, Historia, Arte, Arqueología (1949), así como otras aportaciones puntuales(entre las que destaca el desciframiento hacia 1920 de la escritura ibérica, aunque elmérito al respecto se lo auto-atribuyera Schulten), merece realmente consignarlo como elmás destacable entre los iniciales arqueólogos estrictamente científicos en España.4. La arqueología científicaLa arqueología científica se inició en Andalucía con unos métodos más o menosburdos, pero con el influjo indudable de algunos investigadores extranjeros, por lo cualno tiene nada de extraño que los mismos, entre los que se encontraban personajes como47M. Olmedo Checa, “Introducción” a la reedición de la obra de M. Rodríguez de Berlanga,Monumentos históricos del Municipio Flavio Malacitano, Málaga, 2000, pp. 9-129.48Las actuaciones arqueológicas de Pelayo Quintero están siendo objeto de atención creciente en losúltimos años. Vid. el volumen de M. Parodi, J. Ramos, E. Gozalbes y otros, Pelayo Quintero en el primercentenario de 1912, Cádiz, 2010.49De esta obra se ha publicado una edición facsimil con estudio previo de J. M. Roldán Hervás, Granada,1989.
    • 66Enrique Gozalbes CraviotoLouis Siret50o como Georges Bonsor, sean objeto de gran atención preferente en losúltimos años51El despertar de la arqueología conducirá, junto al caso ya citado de Cádiz con lostrabajos de Quintero Atauri, a otros ejemplos de transición desde el anticuarismo en lasdistintas provincias de Andalucía, y en conjuntos patrimoniales como Italica, enCórdoba, o incluso en Medina Azzahara. En la Alhambra de Granada destacará laactuación de su arquitecto restaurador Leopoldo Torres Balbás, creador en la revista Al-Andalus de la sección “crónica arqueológica de la España musulmana”. En Sevillatambién destacará a lo largo del siglo XX la figura de Juan de Mata Carriazo, con sucontribución final al tema de Tartessos, y su relación con el emblemático conjunto del“Tesoro del Carambolo”. De esta forma, el primero será quien aporte la construcción de las Edadesdel Metal, a través de sus excavaciones en la zona de Almería (Los Millares, El Algar,Fuente Alamo, etc.), mientras el segundo explorará de forma intensa la zona de Carmona,con materiales preciosos que en parte saldrán de España. Además los investigadoresfranceses, con el impulso inicial de Pierre Paris (que había logrado años atrás llevarse aParis la Dama de Elche) convirtieron en emblemáticos los trabajos en su campoarqueológico, el del antiguo municipio romano de Baelo Claudia.52No obstante, el atraso de la arqueología andaluza durante mucho tiempo seráparticularmente evidente, más allá de la vida desarrollada y de la recuperación de piezaspor parte de algunos Museos, como en el caso de Sevilla, Granada, y sobre todo, delMuseo Arqueológico de Córdoba. La serie de las Memorias de los Museos ArqueológicosProvinciales muestra ese esfuerzo que, ciertamente convirtió a los Museos andaluces enel centro de la escasa arqueología científica que se practicaba en Andalucía.53. Este atrasose manifiesta sobre todo en métodos y publicaciones de los datos que se aportaban. Comoha indicado Margarita Díaz Andreu, “brillan por su ausencia planos y estratigrafías, tansólo incluidas por escasos autores…. La arqueología clásica todavía sigue dominada porel monumentalismo y así los planos que se añaden a la memoria están realizados porarquitectos. El caso de Andrés Parladé, conde de Aguiar, en Itálica es el más evidente”54La guerra civil española vino a cortar la evolución que se seguía, puesto que huboarqueólogos a un lado y otro de la contienda. El tema de la arqueología del periodofranquista está despertando en los últimos años una muy especial atención. Los estudiosde Margarita Díaz-Andreu, ya mencionados, planteaban esa ruptura con elestablecimiento de un modelo (el de “Comisarías”) que pretendía seguir la arqueologíaalemana del periodo nazi. Dichos Comisarios provinciales en su mayor parte eran.50M. Pellicer y otros, Homenaje a Luis Siret, Sevilla, 1986.51Destacamos especialmente los trabajos de J. Maier, Jorge Bonsor: un académico correspondiente de laReal Academia de la Historia y la arqueología española, Madrid, 1999; Varios autores, Jorge Bonsor yla recuperación de Vaelo Claudia (1917-1921), Sevilla, 2009.52J. L. Carriazo (Coord.), Juan de Mata Carriazo: perfiles de un centenario (1899-1999), Sevilla, 2001,en especial la aportación de M. Bendala, “D. Juan de Mata Carriazo, arqueólogo”, pp. 39-58.53Otra línea de estudios es la referida a la evolución de los Museos Arqueológicos en la región. Sobre losorígenes del de Granada vid. M. M. Villafranca Jiménez, “Los orígenes del Museo Arqueológico deGranada: el auge de la arqueología científica y la comisión provincial de monumentos”, Cuadernos deArte de la Universidad de Granada, 28, 1997, pp. 183-191. Sobre el de Sevilla, J. Lorenzo Morilla, “Lacreación del Museo Arqueológico de Sevilla”, Atrio: revista de Historia del Arte, 4, 1992, pp. 139-145.54M. Díaz Andreu, Historia, p. 44. La autora se refiere a las aportaciones de A. Parladé, Excavaciones enItálica (1921-1922), Madrid, 1923, y años sucesivos, publicadas como “memorias de la Junta Superios deExcavaciones y Antigüedades”.
    • Historiografía de la arqueología en Andalucía67nombrados a partir de una afinidad al régimen, iniciando su serie con los nombrados en1939-1941 (Juan Cuadrado en Almería, César Pemán Pemartín en Cádiz, EnriqueRomero de Torres en Córdoba, Cecilio Barberán en Jaén, Simeón Giménez Reyna enMálaga, Francisco Collantes de Terán en Sevilla).Las luchas y tensiones que desembocarán en la derrota final de este modelo en1961, simbolizado por el desplazamiento efectuado por Almagro Basch respecto aMartínez Santa-Olalla, han sido objeto de una clarificadora monografía muy reciente porparte de Francisco Gracia Alonso55. La misma permite seguir de forma pormenorizada laevolución de la historia interna de la actuación de los arqueólogos, por ejemplo en lasubvención económica entregada a los mismos para sus actuaciones56. A la luz de losdatos los principales trabajos parecen concentrarse en el teatro romano de Málaga, en lasexcavaciones de la Carteia romana, en el poblado y necrópolis megalítica de LosMillares, aunque también se cosigna el inicio de trabajos en Baza (Francisco Presedo) yen Almuñécar (Gaspar La Chica). En cualquier caso, debe indicarse que también unasJornadas organizadas por la Universidad de Málaga dieron lugar a una imprescindiblemonografía referida a los planteamientos más estrictamente historiográficos en relacióncon la Historia Antigua y con la Arqueología Clásica en la época franquista57Si entre 1939 y 1961 puede definirse como un modelo de arqueología, ligado a loque se han llamado los “aficionados” en relación con la Comisaría General deExcavaciones Arqueológicas, a partir de los años sesenta la arqueología comienza arelacionarse en una mayor medida con la Universidad. Esta etapa de la investigación, másen consonancia con las transformaciones del “desarrollismo”, tendrá algunas figurasemblemáticas como Manuel Pellicer (que aportará datos sobre la colonización fenicia apartir de la necrópolis de Almuñécar), o Antonio Arribas, en especial con los estudiossobre las Edades del Cobre y del Bronce (Los Millares, Monachil, Purullena…), entreotros. Serán las escuelas formadas en las Universidades de Sevilla y de Granada las quefomentarán una arqueología profesional directamente ligada a la investigaciónuniversitaria..Y queda la última etapa, la de la arqueología en la democracia. En este caso nohay una historiografía concreta pues en la Historia del tiempo presente. Con el fin decompletar la visión recogeremos algunas notas finales acerca de la misma. Si por un ladolos principales conjuntos arqueológicos han avanzado de forma notable en la protección,y la legislación es ejemplar sobre conservación del patrimonio, sin embargo la realidad delas últimas décadas es alarmante. Los destrozos ocasionados por la multiplicación de55F. Gracia Alonso, La arqueología durante el primer franquismo (1939-1956), Barcelona, 2009.56De las relaciones se deduce la extrema pobreza de la arqueología andaluza; p. 386 en 1951 sóloactuaciones de urgencia en Córdoba (Samuel de los Santos); pp. 388-389, en 1952- sólo acciones en LosMillares (Luís Pericot, Martín Almagro y Juan Cuadrado), en la provincia de Granada (Joaquina Eguarás,Francisco Presedo, Georg Leisner y Udo Oberem), en el teatro romano de Málaga (Juan Temboury,Simeón Jiménez y Jorge Rein), y en la provincia de Cádiz (sin duda se refiere a las acciones en Carteia,con Martínez Santa-Olalla y colaboradores de la Comisaría General); pp. 392-393, actuaciones del año1954 nuevamente en Cádiz (se refiere a Carteia sin duda), Málaga con el teatro romano, Los Millares(Martín Almagro y Antonio Arribas) y provincia de Granada (Francisco Presedo y Joaquina Eguarás)57F. Wulff Alonso y M. Álvarez Martí (Eds.), Antigüedad y franquismo (1936-1975), Málaga, 2003, contrabajos como “Falange e Historia Antigua” (A. Duplá), “El CSIC y la antigüedad” (G. Mora), “Laantigüedad en la enseñanza franquista” (A. Prieto), “Äfrica antigua en la historiografía y arqueología deépoca franquista” (E. Gozalbes), “Aventuras y desventuras de los iberos durante el franquismo” (A. Ruiz,A. Sánchez y J. P. Bellón), “Tartessos” (M. Álvarez), “Los celtas” (G. Ruiz Zapatero), “Franquismo eHistoria Antigua en Cataluña” (J. Cortadella).
    • 68Enrique Gozalbes Craviotousuarios de detectores de metal, y sobre todo, el expolio a mucha mayor escala por partede los grandes negociantes de antigüedades, ocasionan no sólo una pérdida patrimonialsino también la definitiva pérdida de datos para el conocimiento del pasado histórico através del registro material.Con la democracia municipal, provincial y autonómica, la arqueología vivirá deigual forma la multiplicación de sus agentes, que también se manifestará en que muchospueblos con riqueza arqueológica, y la misma es extraordinaria en la región, pondrán enfuncionamiento Museos locales, y con el tiempo con aspiraciones a pequeños centros deinterpretación. El desarrollo económico permite estos esfuerzos, dirigidos en su mayorparte al uso y disfrute social del conocimiento, y esta faceta es, sin duda, la que mayorvalor (con diferencia) ha aportado a la arqueología española y andaluza. Los materiales alrespecto se han multiplicado, en no pocas ocasiones intentando servir de orientación ydocumentación para el profesorado.Esta preocupación por la difusión social de la cultura se encuentra en la línea deldesarrollo de un turismo, tanto nacional como extranjero, que ya requiere con mucha másatención el producto cultural. En estos últimos años la arqueología se enmarca de formacreciente en ofrecer resultados para fomentar eso que de forma creciente se vieneconociendo como “economía de la cultura”. En los últimos años los grandes conjuntosarqueológicos realizan ese esfuerzo considerable por la difusión del conocimiento. Lainvestigación se reduce en muchos aspectos, pero se enmarca en el fenómeno social de ladifusión que tiene su expresión en las nuevas “Guías” publicadas, con valor mucho másdidáctico (y riqueza de medios de imprenta) 58Junto a ello, la Ley de Patrimonio Histórico de 1985, así como el despliegue delas actividades arqueológicas y museos en las esferas de competencias de la Junta deAndalucía, supondrá un elemento tan característico como es el de las excavaciones deurgencia, al igual que la proliferación de museos y de actividades arqueológicas locales,todo lo cual desplaza a la investigación universitaria del principal protagonismo. Bastacon repasar los distintos ejemplares de la publicación Anuario Arqueológico deAndalucía para vislumbrar el inicio de esta proliferación. Sin duda el sistema ha tenidosus grandes virtualidades, sobre todo ha introducido la financiación privada (y forzosa)de la arqueología, pero también un cuarto de siglo después de su introducción ya muestrasus evidentes problemáticas. Las mismas pueden centrarse, entre otras, en lamultiplicación de intervenciones, la existencia de numerosas actuaciones cuyosresultados se desconocen porque no se publican, y sobre todo la aparición caótica devestigios de la antigüedad, o de la edad media, incluso de la moderna, que no están enabsoluto enmarcadas en un plan en lo más mínimo coherente de investigación., así como en magníficos y costosos centrosde interpretación (no siempre exentos de polémica), como el de los dólmenes deAntequera, el del conjunto patrimonial de Medina-Azzahara en Córdoba, o el de BaeloClaudia, en Tarifa.58La introducción de la historiografía o historia de la arqueología de cada conjunto arqueológico es unasenda que parece bien marcada por los arqueólogos franceses. Vid. el volumen Archéologies. 20 ans derecherches françaises dans le monde, Paris, 2005. Para el caso de Andalucía, en especial en relación consu presencia en el desarrollo de las excavaciones Belo Claudia y su intra-historia, C. Domergue, “Àcinquante ans d´intervalle: Bélo 1916, Bélo 1966”, Actas I Jornadas Internacionales de Baelo Claudio.Balance y perspectiva (1966-2004), Sevilla, 2008, pp. 9-35. Vid. J. Salas Álvarez, Imagen historiográficade la antigua Vrso (Osuna, Sevilla), Sevilla, 2002; J. Maier Allende, “Imagen historiográfica de la Carmoromana”, en A. Caballos Rufino (Ed.), Carmona romana, Carmona, 2001, pp. 53-70. También la imagenhistórica de los monumentos se va incorporando a las distintas guías oficiales de los conjuntosarqueológicos andaluces publicada por la Consejería de Cultura de la Junta de Andalucía.
    • 69ANUARIO DE HESPÉRIDES. INVESTIGACIONES CIENTÍFICAS EINNOVACIONES DIDÁCTICAS (Málaga), vol. 17-18, págs. 69-77.ANTIGUAS HERMANDADES DE LUCENAY DE OTROS LUGARES DE SU ZONAAntonio Herrera GarcíaSEVILLAEl principal objetivo de esta comunicación es el de dar noticia de la existencia en elArchivo Histórico Nacional, de Madrid, de una serie de expedientes iniciados a instanciade diversas asociaciones religiosas de finales del siglo XVIII, a fin de que puedan ser deutilidad para aquellos investigadores que están trabajando sobre temas de esta índole opara aquellas personas de esta ciudad de Lucena a las que puedan resultarles interesanteso simplemente curiosos. Se tratará aquí, más que de analizar o estudiar estadocumentación, de señalar su contenido y de exponer las noticias de más interés queincluyen. El meollo de la cuestión de la finalidad o el significado de estas asociacionesreligiosas ha sido tratado en bastantes ocasiones por varios estudiosos del tema, talescomo M. L. López Muñoz o J. Sánchez Herrero en diversos trabajos1Los señalados expedientes se hallan en la sección de Consejos del citado Archivodebido, por una parte y especialmente en los del XVIII, a las medidas de política religiosatomadas por el gobierno de Carlos III. De todos es conocida la postura de los ministrosilustrados de este monarca, que con más o menos base o razón confundían de formabastante indiscriminada religiosidad popular y fanatismo: tras de una serie deprohibiciones puntuales sobre determinados aspectos de las cofradías, la administraciónborbónica promovió la elaboración de un “Expediente General de Cofradías del Reino”,que había de investigar sobre ello.21Por ejemplo, ARIAS DE SAAVEDRA, I., y LÓPEZ MUÑOZ, M. L.: “Auge y control de la religiosidadpopular andaluza en la Contrarreforma”. En Actas del Congreso Internacional “Felipe II (1598-1998).Europa dividida: la monarquía católica de Felipe II”, vol. III. págs. 37-61., y finalmente se llegó a la promulgación de un Real2Este “Expediente general sobre extinción y arreglo de las cofradías erigidas en las provincias y diócesisdel Reino” se halla en dicho archivo madrileño, sección de Consejos, legajo 7.090. Sobre el mismo veasela comunicación de I. ARIAS DE SAAVEDRA y M. L. LÓPEZ MUÑOZ, “El Expediente General deVOLVER AL ÍNDICE
    • 70Antonio Herrera GarcíaDecreto en junio de 1783 en el que se disponía la extinción de todas las Hermandades yCofradías, tanto las estrictamente religiosas como las gremiales o laborales, excepto lassacramentales y las de Animas o aquellas que tuviesen una finalidad fundamentalmentede beneficencia; aún así, éstas debían recabar su aprobación del Consejo de Castilla,presentando para ello ante dicho Consejo Real sus Reglas, Ordenanzas o Estatutos, quehabían de introducir las modificaciones pertinentes que los actualizasen y adecuaran a losfines señalados.Conforme a esto, al solicitar esta aprobación de dicho Consejo, las Hermandadespresentaron las Reglas por las que se habían venido rigiendo hasta entonces o aquellaspor las que pretendían regirse en adelante, junto con las modificaciones que sobre loscapítulos de las antiguas habían efectuado para ello. Algunas Hermandades no secontentaron con mandar copias o traslados autorizados de sus antiguas Reglas, sino queenviaron los originales, que en algunos casos habían sido las redactadas en el siglo XVI.No todas las Cofradías y Hermandades existentes a la sazón solicitaron y tramitaron estaaprobación del Consejo de Castilla. De toda Andalucía hemos encontrado de estos añosen los expedientes del citado Archivo unas doscientas solicitudes, cuando sólo en Sevillay su antiguo Reino existían 1.621, según el censo efectuado en 1771.Seguramente muchas Hermandades no solicitaron tal aprobación, bien porque notuviesen medios ni disponibilidades para emprender los trámites que ello conllevaba, queentre otros gastos habían de comenzar por el nombramiento de un agente en Madrid quellevase el asunto ante los Reales Consejos, bien porque se encontraban ya en unasituación precaria y aceptaron el Real Decreto de extinción o bien porque prefirierondejar pasar “la tormenta ilustrada” y aguardar pacientemente a que las aguas agitadas porel vendaval volviesen a sus antiguos y pacíficos cauces. A través de una ojeadasuperficial a las Reglas encontradas en el Archivo madrileño, se pueden observar algunasde sus características generales, ya que en su articulado suele tratarse casi sin excepciónla admisión de hermanos, cuidado de los enfermos, entierros de los hermanos difuntos ysufragios por sus almas, limosnas o cuotas, celebración de cabildos, etc., siendofrecuentes las alusiones al Real Decreto de 1783, que les obligaba a modificar sus Reglas,incluyéndose a veces un ejemplar impreso del mismo Decreto.En los expedientes encontrados y aquí considerados, aparte de esas característicasgenerales de sus reglas, aparecen ciertas peculiaridades y noticias de muchas de esasHermandades. Tres de esos expedientes, son de hermandades existentes en Lucena,fechados entre 1789 y 1794, si bien sus noticias se refieren a muchos años antes o leadjuntamos referencias posteriores. De las hermandades que promovieron estosexpedientes, unas eran de antigua fundación, algunas de ellas del siglo XVI, y por logeneral trataban de conseguir la aprobación real, modificando adecuadamente para ellosus antiguas reglas.El primer expediente hallado es el relativo a las cofradías de la Pasión y la de laPurísima3Cofradías (1769-1784). Propuestas para su estudio”, publicado en Iglesia y sociedad en el AntiguoRégimen. III Reunión Científica. Asociación de Historia Moderna, 1994. Vol. I, págs. 31-40.. Lo encabezan la petición de las dos hermandades, las que, estando aprobadaspor los ordinarios, pero careciendo de la aprobación regia de S. M. Y del SupremoConsejo de Castilla, solicitaban dichas aprobaciones, adjuntando copias de las actas de31789. Expediente formado a instancia de los individuos de las cofradías de la Pasión de Nuestro SeñorJesucristo y Concepción Purísima de María Santísima, sitas en el convento de San Francisco, titulado deMadre de Dios, de la ciudad de Lucena, sobre aprobación de las constituciones que tienen formadaspara su régimen y gobierno (A.H.N., Consejos, leg. 1.425, nº 25).
    • Antiguas hermandades de Lucena71sus respectivos cabildos celebrados en 1788 y el poder otorgado a un agente de negociosen Madrid, otorgado a principios de 1789.Le sigue una carta del Consejo de Castilla dirigida al corregidor del Ayuntamientode Lucena, en la que, según el dictamen fiscal, mandaba que, “oyendo instructivamente alos diputados y personero del común de esa ciudad y a la parte de las [dichas] cofradías…y teniendo presente la Real Resolución tomada a consulta del Consejo de 25 de junio de1783… y lo prevenido en las Leyes 3 y 4, título 14, libro 8, de la Recopilación de lasordenanzas insertas y, en caso de deber subsistir las citadas cofradías, las moderéis,ampliéis o reforméis en los puntos y partes que estimaseis conveniente y, hecho,informéis al nuestro Consejo… para [su] debida instrucción… a fin de tomar la provisiónque corresponda”. Se fecha en Madrid, el 20 de mayo de 1789.Vienen luego los testimonios presentados por la Cofradía de Pasión. La Cofradíacelebraba su procesión el Miércoles Santo con música. Esta hermandad y cofradía habíasido instituida en 1578, cediéndole provisionalmente el convento una capilla yenterramiento, en la que se dijesen sus misas y sufragios y se hiciesen sus fiestas,mientras se terminaba la iglesia que se estaba construyendo.En los años siguientes de 1610, 1611 y 1621 el convento otorgó otras escrituras afavor de la cofradía, señalándole sitio y, en el último año, vendiéndole una de las capillasque había fabricado para que en ella se pusieran los asientos que ocupasen el hermanomayor y los demás hermanos (capillas de Jesús crucificado y Jesús Nazareno). En 1770esta Cofradía ocupaba el lugar décimo octavo de antigüedad entre las hermandades de laciudad y entre sus hermanos de conservaba el recuerdo de sus antiguas Constituciones,que constaban de 19 puntos de contenido muy elemental, que en este testimonio setrascriben: recepción de hermanos, entierros, juntas, procesión del Miércoles Santo yfiesta de año nuevo, misas, etc.Perdidas esas antiguas Constituciones se otorgó en dicho año poder a unoshermanos para elaborar unas nuevas, que se hicieron basándose en las antiguas y quefueron debidamente aprobadas por el provisor y vicario general del Obispado deCórdoba, bajo ciertas modificaciones que se indicaban. Una de éstas era la prohibición desacar en la procesión del Miércoles Santo con sus imágenes titulares un paso del“Despedimiento de Jesús y María Santísima”, propio del convento. En esos años fue suhermano mayor, Pedro Julián de Luque y Aguilar, quien llevó todos los trámites de esteasunto, revigorizó la cofradía y consiguió para ella el título de Archicofradía,admitiéndose en ella por un acuerdo de 1772 la inscripción como hermanos a todos losfieles de ambos sexos que lo solicitaran. A veces aparece la Virgen con el título de MaríaSantísima de la Pasión4Por su parte, la Cofradía de la purísima Concepción adjuntaba el ejemplar originalde sus reglas del año 1779.54Sobre edsta Hermandad puede verse el trabajo de L. F. Palma Robles,. Muy pocos años después esta iglesia del conventoNoticias sobre las pertenenciasde la Gran Cofradía de la Pasión, sita en el convento de San Francisco de la ciudad de Lucena. En “Elfranciscanismo en Andalucía: conferencias del V Curso de Verano: San Francisco en la cultura y en lahistoria del arte español” (Priego de Córdoba, agosto de 1999), Vol. 1, 2001, pags. 381-392. También enlos Boletines, tanto de esta Hermandad, como de la de Jesús Nazareno, suelen hallarse noticias históricasde las mismas.51779. Constituciones que ha formado para su gobierno la siempre venerable y santa Hermandad de laPurísima Concepción de la ciudad de Lucena, sita en el convento de Madre de Dios, religiosos del señorsan Francisco de Asís, de cuyo documento carece por haberse extraviado muchos años hace. Siendo suhermano mayor el Sr. D. Joseph Joachín Domínguez de Pareja Cuenca Pacheco y Rojas. 11 hojas,encuadernado en piel, 30’5 x 21 cm.
    • 72Antonio Herrera Garcíafranciscano debía hallarse en muy mal estado, pues su comunidad solicitaba permiso parapedir limosna en toda Andalucía y poder reunir suficientes recursos para reedificarla,pues según decían se hallaba enteramente arruinada6.Virgen del Patrocinio. Grabado de J. de Ahumada(Archivo Histórico Nacional, Consejos, leg. 1.426)El segunda expediente es el que toca a la Hermandad de la Caridad761793. Expediente formado a instancias del guardián y religiosos del convento de San Francisco de laciudad de Lucena sobre permiso para pedir limosna por todos los pueblos de la Andalucía para lareedificación de su iglesia, que está enteramente arruinada (A.H.N., Consejos, leg. 1.556, nº 22, 7folios).. Para gestionarla aprobación de sus reglas también se otorgó poder a un agente de negocios en losReales Consejos de Madrid, cuya larga solicitud presentada ante los mismos incluyenumerosas noticias históricas. Se dice en ella que esta Hermandad poseía el “Pósito delMonte de Piedad y Arca de Misericordia” de Lucena y que ya existía en 1554, teniendo71789. Expediente formado a instancia de la Hermandad de la Santa Caridad de Nuestro SeñorJesucristo, sita en la parroquial de Nuestra Señora de los Desamparados, de la ciudad de Lucena, sobreaprobación de las ordenanzas formadas para su régimen y gobierno (A.H.N., Consejos, leg. 1.426, nº36).
    • Antiguas hermandades de Lucena73entonces a su cargo dos hospitales y que se hallaba en la parroquial de San Mateo,trasladándose en 1612 a la de Santiago, desapareciendo luego hasta que en 1691 elhermano mayor de la Obra pía de los Niños Expósitos y su administrador la restauraronen el Hospital de Nuestra Señora de los Desamparados.Sus Constituciones fueron reformadas en 17198En el capítulo titulado “Insignia escudo y divisa de esta Venerable Hermandad” deestos Estatutos se dice textualmente: La insignia que lleva por guía en sus funciones estaVenerable Hermandad es una cruz de plata con un Crucifijo dorado, y por el otro ladouna imagen de María Santísima de Nuestra Señora del Patrocinio, con manga de colornegro, verde y encarnado, en significación de las tres virtudes teologales, Fe, Esperanzay Caridad, de que deben estar adornadas nuestras obras y ejercicios… Y el escudo ydivisa de que usa es una cruz verde sobre un corazón encarnado guarnecido con negro,en significación de lo ya expresado. No se habla, sin embargo, en ningún pasaje deimagen alguna, ni siquiera cuando se habla de la fiesta del Patrocinio. Al no hallarseactualmente el Lucena ninguna imagen antigua con esta advocación, ¿podría estar elgrabado que reproducimos basado en la señalada insignia?., y en ellas se exponen los fines queperseguía la Hermandad, efectuando un recorrido histórico de sus actuaciones. Así sedice cómo se dedicaba a dar sepultura a los cadáveres hallados en el campo, los arrabaleso las calles de la ciudad; a acompañar a los ajusticiados y recoger sus miembrosdispersos; a conducir a los enfermos pobres en sillas a los hospitales para su curación; aasistir a los “incunables” y a recoger y hospedar a los peregrinos, pagándole su tránsitohasta su destino; a recoger limosnas para los niños expósitos y pobres vergonzantes,enseñando la doctrina cristiana a los recogidos, etc. En lo que tocaba a cultos y otrosfines, la Hermandad de la Caridad asistía a la procesión del Entierro de Nuestro SeñorJesucristo el Jueves Santo, hacía una fiesta solemne a Nuestra Señora “en los días quecelebra la Iglesia su glorioso Patrocinio”, visitaba a los enfermos, celebraba misas por lasalmas de los hermanos difuntos, etc.En este mismo recorrido histórico se amplían las cuestiones indicadas al principiodel expediente y se expone cómo la Hermandad había tenido antiguamente doshospitales, uno de ellos, llamado de la Caridad, que en 1567 fue vendido al hermanoJerónimo de Frutos con todas sus pertenencias, incluida su botica, para que con su valorfuese aplicado a fundar otro hospital, con el nombre de San Juan Bautista y con laobligación de asistir a los enfermos que el anterior habían sido admitidos, enterrar a susmuertos y demás obligaciones. Por los años de este informe, tal hospital continuaba suactividad a cargo de los hermanos de San Juan de Dios. El otro hospital, de los dosindicados al principio, había sido el llamado de Santiago, seguramente por su pertenenciaa esa parroquia, se hallaba extinguido totalmente, aunque la Hermandad mantenía laobligación de la recogida de los niños expósitos9En lo tocante al Monte de Piedad o Monte Pío se expone cómo el año de 1716, enuna reunión que celebró la propia Hermandad en el “Oratorio del Santo Cristo de los.8Estatutos, Reglas y Constituciones de la VeneHermandad de la StaCharidad de Nuestro SorJesuChristo de la ziudad de Luzena, renovados, ampliados y reformados. Año de 1719. Debaxo de laprotección de la Serenísima Reyna de los Ángeles María SsmaSranuestra de el Patrocinio, su patrona ytutelar. Ibídem, 96 págs, + 4 hojas, encuadernada en pergamino, con grabs. (32 x 22 cm.). Estos Estatutosllevan una dedicatoria a “la Santísima Virgen María de los Desamparados en su admirable título yadvocación de su sagrado Patrocinio”.9Sobre estos hospitales da noticia F. Ramírez de Luque en sus Tardes divertidas... (1794-1808), ediciónmoderna, Lucena, 1982, págs. 88-89.
    • 74Antonio Herrera GarcíaDesamparados”, añadió a sus obligaciones la administración del mismo10, cuya finalidadera prestar trigo a los labradores, amasar y vender pan en los años difíciles a bajo precio,destinando los beneficios obtenidos en todas sus operaciones a fundar un hospital paraocho enfermos incurables, que tendría sus propios estatutos. Acumulados trigo y dinerossuficientes, el hospital fue erigido en 1760 y la Hermandad y el Monte Pío continuaronimpartiendo sus socorros y ayudas, pero la disminución posterior de sus ingresos lesobligó a reducir el personal del hospital y a limitar a cuatro el número de camas delmismo. También la Casa cuna de los niños expósitos experimentó parecidas necesidades,donde las amas de cría se consideraban mal pagadas y, descuidando sus funciones,ocasionaban que los lactantes muriesen de hambre; para tratar de poner remedio a todoeste, la Hermandad trasladó la Casa cuna al hospital, subió su salario a las amas de cría,con lo que disminuyó la mortalidad de los expósitos, aumento salarial que en parte fueposible por las aportaciones, aunque cortas, de las vecina localidades de Cabra. Priego yRute, cuyos expósitos también eran acogidos en esa Casa11El tercer expediente se refiere a la gestión emprendida en 1794 para la aprobaciónde las ordenanzas de la Hermandad Sacramental de la iglesia parroquial de San Mateo.12.El expediente incluye las Constituciones de la Hermandad, elaboradas por esos mismosaños, y se servía, según se dice expresamente, en la capilla del sagrario nuevo de dichaiglesia. Para obtener la aprobación de sus reglas se siguieron los trámites usuales,comenzando con el apoderamiento de un agente de negocios en la Corte. En los primerosaños del siglo XIX, esta Hermandad gestionó la colocación de un nuevo tabernáculo en elsagrario, ya que consideraba que el existente a la sazón presentaba “el mal gusto de laépoca” en que se hizo, y deseaba sustituirlo por uno nuevo de estuco y, al mismo tiempoeliminar los intersticios o “escondites” que existían entre sus elementos, que daban lugara algunas “indecencias”13Como es fácil comprobar, esta sustitución no se llevó a cabo, afortunadamente, ypermanecen el rico sagrario y tabernáculo de mediados del XVIII, proyectados porLeonardo Antonio de Castro y realizado por Pedro de Mena Gutiérrez, autor también dela portada de la capilla..Además de estos tres expedientes incoados en el siglo XVIII, hemos hallado otro,fechado recién pasada la “francesada”, que nos aporta ciertas noticias sobre otra10En este mismo expediente se incluye la escritura de Aprobación de el Monte de Piedad y Arca deMisericordia, fundación nueva de la VeneHermandad de la StaCharidad de esta ziudad de Luzena,siendo su homorD. Juan Joseph Ramírez del Rosal Rico de Rueda. Tuvo su origen en 26 de el mes dejulio de 1716. Al fin se hallará la escriptura de donazión que hizo nrohoD. Francode Paula Rico deRueda y Ramírez de un solar, cede StaCatherina, para la fábrica del granero. 11 folios.11Tanto de este Monte de Piedad como de la Hermandad de la Caridad recoge numerosas noticias F.López Salamanca en su trabajo “Cofradía de la Santa Caridad”, publicado dentro de su “Historia deLucena” en Araceli. Órgano de la Real Archicofradía de María Santísima de Araceli (Lucena), XXXV,núm. 110 (1993), págs. 433-442121794. El hermano mayor de la Cofradía del Santísimo Sacramento, sita en la parroquial de San Mateode la ciudad de Lucena, sobre aprobación de las Ordenanzas para el gobierno de ella (A.H.N., Consejos,leg. 1.556, nº 21).131806. Los individuos de la Cofradía Sacramental de la parroquial de San Mateo de la ciudad deLucena, sobre que se coloque en ella el nuevo retablo de estuco, construido a expensas de dichaCofradía, en la forma que se propone (A.H.N., Consejos, leg. 2.533, nº 13, 5 folios, más el impreso deuna Real Provisión de 1801 sobre los requisitos exigidos a arquitectos y maestros de obras que presentendiseños de obras públicas).
    • Antiguas hermandades de Lucena75hermandad de Lucena, la de Jesús Nazareno14. Esta vez no se trataba de la aprobación desus reglas, que ya lo habían sido en 1787 el reinado de Carlos III15, sino sobre los pasosque sacaba en la procesión de Semana Santa, desde su sede en el convento de la orden dePredicadores de la ciudad, que efectuaba con unas especiales características: eran lospasos de “la Despedida” entre Jesús y su Santa Madre, y que no sabemos si tiene algo quever con el aludido en el primer expediente, y el del “Pregón de Pilatos”, cuyo pregón sedaba en la plaza de la localidad. Por lo que podemos deducir del contenido de talexpediente, existía cierta oposición a que se sacaran estos pasos; los que se oponían a quedesfilasen estos pasos aducían que en su manera y en su recorrido se daba algunosdesórdenes, como el de producirse enfrentamientos y pujas entre los propios portadoresque los llevaban por ver quienes resistían más, haciendo gala de sus fuerzas: las mujeresacudían con leche y dulces para sus hijos que intervenían para mantener su resistencia, elpeso de los pasos se aumentaba durante el recorrido añadiéndoles pesas de plomo o dehierro, y todo ello producía muchas veces diversos alborotos, peleas, etc. Los pasos “acorreón”, que ya salían en Lucena en el siglo XVII, y los mentados correones eran lascorreas “de baqueta con ganchos de hierro”, como se dice en algún documento, mediantelas cuales se transportaban los pasos y que pendían de los cuellos de los portadores. Esospasos habían sido prohibidos por el obispo de Córdoba y lo fueron definitivamente en1839. Se tiene noticia de que esta cofradía con tal advocación fue fundada en 1599; elCristo con la crus a cuestas era de brazos articulados y bendecía a los fieles en el sermónque se predicaba en la Plaza Nueva16Queremos también aquí dejar constancia de la existencia en el mismo ArchivoHistórico Nacional de otros expedientes sobre Lucena que, aunque no están relacionadosdirectamente con las Hermandades, si lo están con la religiosidad popular o labeneficencia. Por orden cronológico, el primero de ellos es el incoado a instancia de unpresbítero de la ciudad sobre su readmisión como hermano de la Escuela de Cristo de lamisma.17141817. Expediente formado sobre una instancia de don Vicente Cerrato y Tafur, hermano mayor de laArchicofradía de Jesús Nazareno, establecida en el convento de San Pedro mártir de la ciudad deLucena, en que solicita se le conceda permiso para sacar en correones varios pasos en la procesión delViernes Santo (A.H.N., Consejos, leg. 3.599, nº 10, 10 hojas).. Este presbítero era Ramírez de Luque, quizás el clérigo más destacado de losque intervinieron con diversos escritos en la polémica sobre diversos aspectos de lahistoria de la ciudad, como a continuación veremos. En el segundo se trata la celebraciónen 1807 de una especie de cabildo abierto para la ratificación de la Virgen de Araceli15Don Alonso Jerónimo Ramírez, mayordomo de la Archicofradía de N. P. Jesús Nazareno de la ciudadde Lucena, sobre aprobación de sus ordenanzas (A.H.N., Consejos, leg. 29.284, nº 25); contiene lasreglas de 1599 originales. Sobre las ordenanzas nazarenas se ha presentado una comunicación a la últimaReunión Provincial de Cronistas Cordobeses por J. Palma Robles, que se halla actualmente en prensa(“Sobre los primitivos Estatutos de la V. Archicofradía N. P. Jesús Nazareno”), y también unas “Notaspara su historia” de este mismo autor, aparecidas en la revista Torralbo, de la propia Lucena. De J.Rodríguez Millán y F. López Salamanca es la obra Orígenes de la Semana Santa: sus inicios en Lucena.La Archicofradía de Nuestro Padre Jesús Nazareno: cuatrocientos años de historia, Lucena,Imprenta Tenllado, 2000.16Estas últimas noticias sobre la cofradía y algunas más, pueden verse en el “Pregón” (1991) de JoséRodríguez de Millán y Fernández publicado en Pregones en honor de Nuestro Padre Jesús Nazareno,1991-1996. Ayuntamiento de Lucena y Archicofradía de Nuestro Padre Jesús Nazareno, 2005.171798. Don Fernando Ramírez de Luque, pbro. y cura beneficiado de la ciudad de Lucena, sobre que sele vuelva a admitir por hermano de la Congregación de la Santa Escuela de Cristo, de que se le hadespojado por algunos de sus individuos (A.H.N., Consejos, leg. 1.924, nº 13, 17 folios).
    • 76Antonio Herrera Garcíacomo patrona de la ciudad18. Si bien no hemos leído este expediente, que es bastantevoluminosos, es posible que con esta consulta popular se tratase de cerrar la controversiaenzarzada en Lucena en las últimas décadas del XVIII sobre si el patronazgo de la ciudadpertenecía a San Jorge o a la Virgen de Araceli, a la que la población terminó ratificandoy como tal fue reconocido al año siguiente por una Resolución del Consejo de Castilla19.Finalmente, en el tercero, se tramita la solicitud del propietario de una fábrica de jabón deLucena para rifarla y donar parte de su precio a una institución benéfica de la Corte20También hemos hallado en el mismo Archivo otros expedientes tocantes existentespor esos años en lugares de la zona cordobesa de Lucena, más o menos cercanos a ella.Relativos a Priego de Córdoba hemos visto tres expedientes, uno del año 1780 sobre laaprobación de las reglas de la Hermandad rosariana de Nuestra Señora de las Mercedes.21;otro de 1801 que atañe a la economía de otra Hermandad, la del Cristo de las BenditasÁnimas, sobre la redención de un censo que ésta venía disfrutando22, y un tercero, de1825, de interés para el estudio de la evolución de la religiosidad popular en el XIX,sobre los abusos que se daban en las procesiones de Semana Santa23Un expediente de 1790, incoado a petición de un vecino de Cañete de las Torres,denunciaba los excesos que se cometían en las procesiones de Semana Santa en la villa.24181807. Lucena. Diligencias practicadas para la celebración de una junta general del vecindario de estaciudad, en la que se explore la voluntad de todos acerca de reelegir por patrona a María Santísimanuestra señora con el dulce título de Araceli (A.H.N., Consejos, leg. 2.533, nº 14; grabado con el escudode la ciudad)..Otro de 1792 se abría a petición de un vecino de Valenzuela sobre que le admitiesencomo “esclavo” de la Esclavitud o Hermandad Sacramental de la villa, denunciando almismo tiempo que, debido a ciertas irregularidades de sus Ordenanzas, sería preferible19El enfrentamiento dialéctico que suscitó la cuestión de dicho patronazgo podría estar bien representadopor dos curas, el de Montoro, Fernando José López de Cárdenas (Memorias de la ciudad de Lucena y suterritorio, Écija, 1771), y el de Lucena, Fernando Ramírez de Luque (El patronato único de NuestraSeñora de Araceli, 1795). Sobre esta discusión puede consultarse el artículo de J. Calvo Poyato“Aracelitanos y sanjorgistas. Una polémica en la Lucena de finales del siglo XVIII”, publicado en lasactas de las II Jornadas de Historia de Lucena (Ayuntamiento de Lucena, 1983), págs. 129-152. Unanálisis historiográfico de esta polémica se halla en la obra de J. L Casas Sánchez Estudio de laHistoriografía sobre Córdoba y su provincia, publicada en 1992 por la Caja Provincial de Ahorros deCórdoba, págs. 85-93.201818. Expediente formado sobre una solicitud de D. Vicente Andrés y Almarza que pedía permiso pararifar una fábrica de jabón que poseía en Lucena, ofreciendo dejar la cuarta parte del producto enbeneficio del Real Colegio de Niños Desamparados de esta Corte (A.H.N., Consejos, leg. 3.599, nº 11).211780. Expediente formado a instancia de D. Antonio Rodríguez de Quesada, hermano mayor, y demásoficiales de la Congregación del Rosario de Nuestra Señora de las Mercedes, sita en la ermita de SanAntonio Abad, de Priego [de Córdoba], sobre aprobación de las constituciones para su buen régimen ygobierno (A.H.N., Consejos, leg. 842, nº 34, 26 hojas); incluye las constituciones.221801. Don Rodrigo Infante, pbro., Antonio Arenas y otros, hermanos mayor y celadores de laHermandad del Smo. Cristo de las Benditas Animas, sita en la iglesia parroquial de Priego, sobre que sele admita la apelación que ha interpuesto de la providencia dada por el corregidor de la misma acercade la redención de un censo a favor de la misma contra don Juan de Reyna (A.H.N., Consejos, leg.4.020, nº 54; no está).231825. Expediente formado a instancia del Rvdo. Obispo abad de Alcalá la Real sobre que se declare loque se ha de observar para las procesiones de Semana Santa por los abusos que observa en las que secelebran en Priego (A.H.N., Consejos, leg. 3.660, nº 33, 16 folios).241790. Expediente formado a instancia de D. Francisco Javier Barnuevo y Espinosa, vecino de Cañetede las Torres, en que hace presente los excesos que se experimentan en aquel pueblo en cuanto al modo yhoras de salir las procesiones de Semana Santa (A.H.N., Consejos, leg. 2.364, nº 1, 6 folios).
    • Antiguas hermandades de Lucena77que la Hermandad se extinguiese25. Un tercero, de 1795, solicitaba la aprobación de lasreglas de la Hermandad de San Miguel y Ánimas, de Montilla26y, por último, unexpediente de 1803 solicitaba la aprobación de las reglas de la Cofradía y Esclavitud deMaría Santísima de la Piedad, de la iglesia de Baena27. Y tocante a instituciones debeneficencia aparece uno referido a los recursos que contribuían al mantenimiento de unhospital de Bujalance28Por último, aunque no intentaremos de ningún modo valorar estos documentos, sícreemos oportuno a modo de colofón de esta breve comunicación destacar algunas de lasaportaciones que se evidencian en su contenido. En primer lugar y en un ámbito general,queda patente su interés para el estudio de la religiosidad popular andaluza y, en algunoscasos, cierta relajación que se produce en sus manifestaciones desde fines del XVIII;luego, se vislumbran en ellos varios aspectos de la situación social de esa época,particularmente en el campo de la asistencia social y, por último y concretamente en loque toca a la historia local, es evidente el interés de las noticias sobre las cofradías deLucena y sobre algunas de sus particularidades más notables y curiosas..251792. Expediente formado a representación de Antonio García, alcalde ordinario de la villa deValenzuela, con que remite el expediente formado a instancia de Carlos Sánchez sobre que se leadmitiese por esclavo de la Cofradía, sita en aquella villa bajo la invocación del Santísimo Sacramento,y también remite parte de las Ordenanzas con que la misma se gobierna, consultando al Consejo que,para evitar otras resultas más funestas, convendría se extinga dicha Cofradía (A.H.N., Consejos, leg.1.501, nº 5, 45 folios).261795. Expediente formado a instancia del hermano mayor, consiliario y demás individuos de lacofradía de San Miguel y Animas, establecida en la parroquial de Santiago de la ciudad de Montilla,sobre aprobación de las ordenanzas formadas para su régimen y gobierno (A.H.N., Consejos, leg. 1.648,nº 28, 5 piezas). Incluye copia de las ordenanzas.271803. La Cofradía y Esclavitud de María Santísima de la Piedad, establecida en la iglesia parroquialde San Bartolomé de la villa de Baena, sobre aprobación de las Ordenanzas que ha formado para sumejor régimen, dirección y gobierno en lo sucesivo (A.H.N., Consejos, leg. 2.147, nº 25, 20 folios).Incluye las nuevas Ordenanzas.281803. El procurador síndico de la ciudad de Bujalance y el administrador del hospital de la Caridadde ella sobre que se le concediese permiso para que por ocho años se pudieran tener corridas denovillos, invirtiendo su producto en la subsistencia de dicho hospital (A.H.N., Consejos, leg. 2.127, nº29, 7 folios).
    • 79ANUARIO DE HESPÉRIDES. INVESTIGACIONES CIENTÍFICAS EINNOVACIONES DIDÁCTICAS (Málaga), vol. 17-18, págs. 79-98.DE LA CIENCIA A LA DIFUSIÓN DE LAARQUEOLOGÍA EN LOS MUSEOS LOCALESAntonio Martínez CastroI.E.S. CUMBRES ALTAS. NUEVA CARTEYA (Córdoba)El presente trabajo11Los contenidos de esta comunicación presentada al XX Congreso de Hespérides se desarrollan con mayoramplitud en un trabajo que verá la luz en el número 10 del Boletín de la Asociación Provincial de MuseosLocales de Córdoba, correspondiente al año 2009. Aquí se exponen, por tanto, las ideas principales o que conmayor énfasis hemos pretendido subrayar de dicho trabajo.parte de considerar que las labores de investigacióncientífica que, bien por parte de universidades, museos o personas a título individual, sedesarrollan acerca de los más variados aspectos arqueológicos en nuestros municipiosno deben tener un fin en sí mismas y acabar sólo con una publicación científica de losresultados así como con los objetos derivados de las mismas arrinconados en losalmacenes de los museos. Al contrario, deberían proyectarse a la sociedad con el fin deque nuestro pasado y nuestro patrimonio alcancen la función social y cultural que lescorresponde. En este sentido, la comunicación que aquí recogemos trata de ofrecer unaslíneas acerca de la puesta en conexión de dicho patrimonio con la sociedad, lo cual seconsigue mediante la difusión, que quizá es, por ello, la función más importante dentrode las que comprenden la tutela de los bienes culturales en lo que a repercusión socialdel patrimonio se refiere. La difusión no es simple, sino que constituye una complejagestión en la que caben multitud de recursos, desde la simple exhibición de las piezasarqueológicas en un museo hasta el desarrollo de sesiones de trabajo con escolares o laelaboración de publicaciones divulgativas. En este trabajo analizamos cómo se puedellevar a cabo la difusión del Patrimonio Arqueológico desde el museo local, con toda laproblemática que ello lleva implícito, especialmente de falta de recursos y medios degran envergadura.VOLVER AL ÍNDICE
    • 80Antonio Martínez CastroAsimismo, en este trabajo nos detenemos en ciertas cuestiones concretas quenos resultan especialmente interesantes y en las que creemos que se ha incidido poco,tras abordar previamente algunos aspectos generales que consideramos de esencialimportancia para comprender esta importante faceta de la gestión patrimonial como esla difusión. Tal y como hemos señalado, los parámetros que manejamos en cuanto a ladifusión son los más propios de un museo local, entendiendo por este, grosso modo, elde una población de entre 2.000 y 15.000 habitantes. La justificación de esta ópticadesde la que abordamos la difusión del Patrimonio Arqueológico se justifica porque, enbase a una serie de motivos, siempre hemos creído que esta es la forma más importantehacia la que se debe encaminar no sólo la difusión, sino en general la tutela, de losbienes culturales en los términos municipales del territorio español, y másparticularmente andaluz2, hasta el punto de que de los museos locales puede dependerbuena parte del desarrollo cultural de comunidades enteras.La difusión: definición e importanciaComenzando por el concepto de difusión, puede decirse que esta constituye unaimportante función de la tutela del Patrimonio Histórico y que podría definirse como laacción mediante la que se pone al alcance de todo el mundo un tema complejo, culturalo científico, en este caso relacionado con el patrimonio heredado de los antepasados3.También se ha definido la difusión como una gestión cultural mediadora entre elpatrimonio y la sociedad. Sería una gestión porque implica un proceso complejo queabarca documentar, valorar, interpretar, manipular, producir y divulgar no ya el objetoen sí, sino un modelo comprensible de dicho objeto en su relación con la historia y elpresente. Cultural porque se opera con la obra del hombre, tangible e intangible. Y seríamediadora porque requiere una técnica y un soporte material independiente del objeto yajena al sujeto que la recibe4. Como bien señalaron Querol y Martínez, la difusión es “laresponsable de que el Patrimonio pueda cumplir la acción social que le da sentido y laque asegura también que todo el esfuerzo realizado en la investigación revierte en lasociedad”52Así lo quisimos hacer ver en un trabajo nuestro sobre la importancia de los museos locales en la gestión delPatrimonio Arqueológico municipal publicado en 2002 (MARTÍNEZ CASTRO, Antonio, “Los museoslocales...). A él remitimos para ver los motivos que en su momento aludimos como justificativos de lanecesidad de contar con museos locales en los municipios andaluces. Ver, asimismo, el más reducido:MARTÍNEZ CASTRO, Antonio, “Los museos locales de Córdoba... Interesantes trabajos donde se resalta laimportancia de los museos locales, tanto en sus logros como en sus retos aún pendientes, son también:ALAMINOS LÓPEZ, Eduardo, “Los museos locales..., con una interesante introducción histórica alsurgimiento de los mismos (pp. 115-129); OSUNA RUIZ, M., “Reflexiones...; CARMONA ÁVILA, Rafael,“El Museo local...; ZUBIAUR CARREÑO, Francisco Javier, “Los museos locales... y MUÑIZ JAÉN,Ignacio, “Museos arqueológicos municipales... La posición actual de la administración andaluza respecto alos museos locales de la comunidad y su ordenación jurídica puede analizarse en la reciente Ley 8/2007 deMuseos y Colecciones Museográficas de Andalucía, sobre la que se recoge una buena visión de conjunto en:CARUZ ARCOS, Eduardo, “Principales aspectos.... Y en esa acción social juegan un gran papel, según creemos, dos elementosespecíficos: la valoración y el respeto hacia el Patrimonio Histórico, pues es de nuestraopinión que sólo conociendo adecuadamente dicho patrimonio este se podrá respetar, ypara ello hace falta difundirlo, que la sociedad sepa apreciar sus cualidades y susignificado, y también que se trata de una serie de bienes únicos, no regenerables. Sólo3Ver: VALDÉS SAGÜÉS, Carmen, “La difusión..., p. 68.4MARTÍN GUGLIELMINO, Marcelo, “Difusión del Patrimonio..., p. 6 y “Reflexiones..., p. 15.5QUEROL, Mª A.; MARTÍNEZ, B., La gestión..., p. 313.
    • De la ciencia a la difusión de la arqueología en los museos81así podrá lograrse que el Patrimonio Histórico llegue a cumplir las importantesfunciones que debe tener en la sociedad a la que pertenece o representa.Elemento de gran importancia es la difusión del Patrimonio Arqueológico, yaque tiene un valor trascendental al resultar un elemento clave para soslayar laprogresiva pérdida de identidad que se ha venido produciendo en las sociedadesmundiales durante las últimas décadas, debido fundamentalmente a la mal entendida“globalización”, la competitividad y el “todo vale” que se han impuesto en casi todoslos ámbitos y que han supuesto una ruptura con el pasado y los elementospatrimoniales. Diversos estudios han demostrado que en museos especialmenteenfocados al turismo exógeno la afluencia de población residente era menor, es decir,que potenciar la visita del turista distancia al residente con respecto a la instituciónmuseística6. Para que la población local no quede al margen del museo, y por tanto estedeje de cumplir su importante función social, es necesario que exista un reencuentrocon la herencia cultural y se recupere el crédito y significación social del PatrimonioCultural, produciéndose un sentimiento de pertenencia y una simbiosis. También esimportante tener en cuenta que existen tipologías de museos que favorecen más queotras el vínculo de la institución museística con la sociedad local, como sucede con elecomuseo7.La difusión, elemento clave para la conservación del patrimonio arqueológico denuestros municipiosVistas estas consideraciones generales sobre la difusión patrimonial y enconcreto del patrimonio arqueológico, un segundo punto de gran importancia quequeremos analizar aquí son las dificultades para concienciar a las poblaciones localessobre la necesidad de respetar y poner en valor el patrimonio. Entre esas dificultadesestán el hecho de encontrarnos ante una sociedad poco concienciada, poco dinámica yescasamente participativa en temas relacionados con el Patrimonio Histórico, hechocomún a casi todas las sociedades locales españolas. Otro hecho que intervienedecisivamente en la escasa conciencia hacia el valor social y cultural del PatrimonioHistórico en los pueblos es el avance de la vida y la cultura modernas, que hace a lapoblación contemplar todo lo “viejo” como obsoleto y como necesario de ser renovado(pensemos en un edificio o un utensilio doméstico antiguo, por ejemplo), si bien escierto que cada vez existe una mayor concienciación acerca de la importancia deconservar, recuperar o adquirir objetos antiguos que ya es difícil hallar en nuestrascasas.Finalmente, no menor problema derivado también del primero es la extendidacreencia de que el único valor que poseen los bienes culturales es el económico, sinsospecharse siquiera el gran valor histórico, cultural y social que pueden poseer y dehecho poseen todos esos bienes. Lo peor de todo es que ello conlleva no sólo esaconsideración por parte de las personas hacia el patrimonio, sino que ademásdesencadena ciertas actividades encaminadas a obtener rentabilidad económica de los6SÁNCHEZ LUQUE, María, “La población local...7El siguiente trabajo de síntesis puede proporcionar un buen acercamiento al concepto de ecomuseo:NARANJOS, Óscar, “Intrahistoria..., sin olvidar, por supuesto, la obra de su creador, Georges Henri Rivière(ver: RIVIÈRE, Georges Henri, La Museología...). Finalmente, el trabajo de Ignacio Muñiz que citamos en labibliografía relativo al Ecomuseo del Río Caicena también resulta de interés por contener algunasconsideraciones generales acerca del ecomuseo.
    • 82Antonio Martínez Castrobienes culturales y que señalábamos antes (venta, expolio, coleccionismo privado, etc.),actividades, por cierto, de muy difícil erradicación al estar sustentadas sobre actitudesmuy arraigadas y, sobre todo, en ganancias pecuniarias que, por desgracia, sonconsideradas por muchos el objetivo básico del hombre.Pero, ¿cómo se puede llevar a cabo la concienciación de las personas hacia elsignificado del Patrimonio Histórico por medio de la difusión con vistas a la proteccióny conservación del mismo? Para ello damos algunas claves que pueden resultar deinterés y ofrecemos los errores en los que no se debe caer a la hora de exponer elPatrimonio Arqueológico8-Descontextualizar el objeto tanto espacial, como funcional o históricamente.. Son estos:-Omitir el proceso de investigación científica.-No distinguir en el discurso expositivo entre los bienes recuperados conmetodología científica y los procedentes de actividades no científicas.-Exponer interpretaciones monolíticas y sin razonar, es decir, cerradas y comosi de dogmas de fe se tratase.-Omitir distintos niveles de información, con lo que se margina a ciertossectores del público.La difusión del patrimonio arqueológico y algunas de las principales vías parallevarla a caboEntre las diversas vías mediante las que puede llevarse a cabo la difusión delPatrimonio Arqueológico encontramos la exposición permanente del museo, donde antetodo es preciso singularizar dicha exposición y hacerla girar en torno a una temáticaque no sea fácil de encontrar en cualquier otro sitio. En lo que se refiere a las vitrinas, apesar de que presentan ciertas ventajas hay autores que últimamente optan más porexpositores permanentes tipo escaparate, es decir, de grandes dimensiones, en los quese puede renovar fácilmente el contenido sin grandes costes, ya que para estos autoresla mejor exposición es aquella que va cambiando continuamente y que por este motivopuede luchar contra el fatídico “ya lo he visto” 9A pesar de que muchas piezas hablan por sí solas, es un hecho evidente que todaexposición debe contar con una serie de información complementaria o mediosinterpretativos que faciliten la comprensión de los contenidos y el discurso expositivo.Destacan en este sentido la información gráfica, donde se incluyen los grabados, los. La ventaja de esos expositores es que,como si de un escaparate comercial se tratase, en ellos todo es posible: exponer piezascomo en una joyería, proyectar pantallas, introducir plasmas o monitores, montarescenografías, etc. Por el contrario, las vitrinas pequeñas condicionan la exposición,puesto que sólo permiten mostrar objetos y no es fácil instalar en ellas equiposaudiovisuales o preparar escenografías. Según estos autores, el museo local deberíaactuar en sus exposiciones como la prensa local: con bajos costes, con informacióncambiante, apoyándose en lo específico de la localidad -sin olvidar el contexto- y coninmediatez.8El papel de la exposición museográfica como medio para difundir el aprecio y la protección hacia elPatrimonio Arqueológico aparece muy bien desarrollado en SAN MARTÍN, Concha, “La protección delPatrimonio Arqueológico..., pp. 29-37.9SANTACANA, J.; LLONCH, N., Museo local..., pp. 109-110.
    • De la ciencia a la difusión de la arqueología en los museos83dibujos, las fotografías, los mapas, los gráficos, los esquemas y los diagramas. Tambiénlos medios audiovisuales, es decir, todos aquellos que utilizan estos dos sentidos (oídoy vista) o todos a la vez para dar información. Entrarían aquí desde las audioguías yaudiovisuales más sencillos, tipo diaporama10, hasta los más sofisticados sistemasmultimedia (proyecciones de diapositivas sincronizadas con sonido, radio, televisión,cine, vídeo, consulta mediante ordenador con o sin pantalla táctil o proyección sobrepantalla del contenido de soportes ópticos de memorias, es decir, CD-ROM, CD-I yDVD). Finalmente, los medios tridimensionales, como modelos, maquetas y dioramas,poseen una eficacia comunicativa basada en el principio de analogía, es decir, larecreación de la realidad, normalmente de espacios interiores, paisajes urbanos,ecosistemas o yacimientos. Entre ellos debemos resaltar particularmente los dioramas,ya que ciertos estudios han demostrado que se trata, al margen de las piezas en símismas, de los recursos más efectivos en los montajes de las exposiciones, opiniónavalada tanto por los profesionales de los museos como por los visitantes11Asimismo, también destacan dentro del apartado de los medios interpretativosde un museo, debido a su relevancia y su bajo coste para las instituciones museísticaslocales, la cartelería y la rotulación, encargadas de recoger el texto escrito. Acontinuación trataremos algunos aspectos generales de los textos de los museos yofreceremos algunas pautas para elaborar textos eficaces, pues los estudios al respectono hacen sino confirmar que a menudo dichos textos a veces desinforman más queinforman al visitante, o no ofrecen información adecuada y útil. Un dioramaarqueológico podría definirse como un tipo de maqueta, a menudo a escala real, dondese representan figuras, animales u otros elementos como punto focal de su composicióny donde con frecuencia existe un fondo pintado o simulado por otras víasreproduciendo un entorno real natural o arquitectónico, pudiéndose completar la escenacon efectos de iluminación. Es importante tener en cuenta que, según los mencionadosestudios, el público prefiere siempre los dioramas de mayor tamaño que los máspequeños (“bigger is better”, es decir, “cuanto más grande, mejor”).12El hoy considerado como padre de la museología, Georges Henri Rivière, dijoque la presencia de textos ha sido una querella abierta entre museólogos.13, habiendoincluso quienes afirman que los textos son inútiles, engorrosos, dirigistas, ofensivos yque lo mejor es ahorrar la lectura a los visitantes. Según Rivière, el exceso justifica esascríticas: una colección de museo no es una biblioteca, la exposición no es el momentode hojear los libros sobre las paredes. Si tal fuera el caso, una guía escrita reemplazaríasin dificultad a la exposición, y su coste comparativamente sería ínfimo. Así pues, hayque preservar la especificidad del lenguaje museal. La presencia de textos está bienpara informar al visitante, orientarlo y detallarle la identidad de los objetos expuestos.Como ha indicado Luis Alonso1410El diaporama se define como una técnica audiovisual consistente en la proyección simultánea dediapositivas sobre una o varias pantallas, mediante proyectores combinados para mezclas, fundidos ysincronizados con una banda sonora (música, palabras y/o efectos especiales). También se puede denominarcomo “multivisión” o “diatape”. La clave de un buen diaporama radica en la integración de los diferenteslenguajes que utiliza de tal modo que no se estorben entre sí ni sean redundantes., el objeto por sí mismo no puede comunicar más allá11POL, E.; ASENSIO, M., “¿Por qué es efectivo..., pp. 185-188.12Para este aspecto nos basamos, esencialmente, en una aportación anterior nuestra acerca de los textos en losmuseos (MARTÍNEZ CASTRO, A., “Textos en museos...).13RIVIÈRE, Georges Henri, La Museología..., pp. 353-354.14ALONSO, L.; GARCÍA, I., Diseño de exposiciones..., pp. 157-158.
    • 84Antonio Martínez Castrode su propia existencia –de ellos tenemos que ser muy conscientes-, ya que no existe elhecho simple y puro. Los objetos necesitan un contexto coherente e informativo dondese relacionen con otros objetos, hechos o ideas más amplias y unificadoras, segúnseñaló una personalidad tan destacada como Karl Popper. Además, los objetos sonsignificantes que han adquirido esta condición porque la investigación científica sobrela cultura y la sociedad de la época así se lo han conferido. De modo que un objeto porsí mismo no dice nada a una persona que no sabe lo esencial sobre dicho objeto. Porejemplo, a una persona que no sabe nada de prehistoria, una bifaz dirá poco, por eso esnecesario proporcionarle una serie de datos básicos mediante los textos. El textos no selimita a decir sólo lo que esa persona ve: “Piedra con algunos trozos desprendidos”,sino que añade lo más esencial que la Ciencia ha aportado a su conocimiento: “Hachade mano de piedra con dos caras....”. En definitiva, los textos en los museos no se hande concebir por puro dirigismo, para controlar el aprendizaje del visitante, sino queconstituyen una oferta para todo aquel o aquella que sienta una mayor curiosidad. Eneste sentido, los textos en los museos vendrían a recoger las respuestas que tenemospreparadas ante posibles preguntas que puedan hacerse los visitantes.Dependiendo de si los textos están bien o mal, informarán o desinformarán,respectivamente. Ahora bien, ¿qué textos se pueden considerar como acertados oválidos y cuáles como desacertados e inútiles? Como norma general, hay que elaborartextos que sean comprendidos por el público, esto es, ante todo fáciles de leer15. Estoparece una simplicidad, pero basta con salir a la calle, entrar en un museo y ver que enun texto figura una serie de términos que son incomprensibles para un buen número depersonas. Para que se produzca una comunicación hace falta un proceso en el queintervienen los siguientes elementos: emisor, receptor, canal de comunicación y cosaemitida. Como señaló Joan Rosas16Esta primera norma nos lleva a su vez a otra que es el principio del que debepartir toda persona que se dedique a la elaboración de textos para museos y/oexposiciones: el profesional debe bajarse del mundo de la Ciencia para instalarse en elde la comunicación. La comunicación en un museo ni siquiera puede compararse con laeducación. Es simplemente, podríamos decir, una cuestión de lenguaje y en ciertamanera de marketing, en el sentido de que hay que ingeniárselas para saber transmitir elsignificado de la obra de arte o pieza en cuestión al espectador. Lógicamente, si unagricultor con escasa formación cultural nos preguntara por un bifaz prehistórico, jamásse nos ocurriría decirle: “es un bifaz realizado en material lítico, durante el períodoMusteriense, con forma cordiforme y fechable entre hace 300 y 100 mil años”. Decirleesto sería, evidentemente, peor que no decirle nada. Es preciso, por tanto, que elelaborador de textos tenga plena conciencia de que el público se debe hacer una idea lo, para que la comunicación sea correcta debenfuncionar bien todos estos elementos. El emisor, en nuestro caso los textos, debe emitirbien, diciendo exactamente lo que debe decir. Es preciso elaborar los textos del museopara todo el público, no puede pensarse en un único nivel intelectual. A esto alguienpodría objetar que sería conveniente que el público se fuese familiarizando con unaserie de conceptos y términos clave, pero esta objeción es errónea: para educarformalmente ya está la escuela, y, además, si una persona se ve apabullada porque nocomprende ciertas palabras técnicas y decide marcharse del museo, o simplemente sequeda aunque no las comprenda, el objetivo comunicativo de la institución habráquedado anulado.15RIVIÈRE, Georges Henri, La Museología..., p. 353.16ROSAS, Joan, “La difusión..., pp. 266-267.
    • De la ciencia a la difusión de la arqueología en los museos85más clara y sencilla posible del objeto que va a contemplar, y para ello es necesariohacer un esfuerzo mediador entre la Ciencia y el nivel cultural del público, aunque ellosignifique el sacrificio de toda o parte de la verborrea científica que, por otro lado, nadaimporta al común de la gente.Otra norma importante es, como indicó Georges Henri Rivière17Respecto a la concepción general de un texto, la primera recomendación parallevarla a cabo es que el texto debe acompañar a la pieza u obra de arte a la cual dichotexto trata de explicar o complementar, pues, lógicamente, en caso contrario seproduciría un desconcierto en el público así como una falsa información, con lo cual nose cumplirían los fines comunicativos de la exposición. Como indica FranciscaHernández, el respetohacia la libertad del visitante, lo cual incita a no imponer una excesiva informaciónescrita en el museo o exposición. En efecto, el mensaje explicativo no debe entorpecerel encuentro con los objetos. Hay que admitir que el público tiene modos deaproximación diversos a los objetos, incluso a veces desconcertantes, por lo que nopodemos imponer al visitante unas pautas de aproximación a los objetos basadas en lalectura necesaria de toda la información que ponemos en el museo.18La segunda recomendación a la hora de elaborar los textos de un museo es que,normalmente, estos deben dirigirse a todo tipo de público, como ya dijimos. Ello sedebe a que estas instituciones son visitadas tanto por niños y niñas de cortas edadescomo por adultos o personas de la tercera edad. Además, dentro de esos visitantes sepodrán distinguir ciertos niveles en función de su formación educativa. Es preciso, pues,elaborar unos textos que contengan una información media entre el niño y el adulto,entre el letrado y el no letrado., normalmente el texto debe ir asociado a los restantes elementos de laexposición. Hay que cuidar sumamente la posición del textos con respecto al objeto, nodebiendo aquel ir ni demasiado lejos ni demasiado cerca de este, pues ello provocaríauna cierta molestia en los visitantes, en el primer caso por la dificultad para leer yobservar la vez, y en el segundo por el recargamiento visual que ello supondría.La tercera recomendación para la concepción general de un texto museístico esque este se base, en primer lugar, en la descripción del objeto al cual el texto pretendecomplementar, pues esta será la única forma de asegurarnos que al menos esta parte deltexto llega a todo tipo de públicos. Ciertamente, para explicar una obra hay que partir dela obra misma, de lo que toda la gente vería en ella, es decir, de lo que la obra transmiteindudablemente a primera vista. Paradójicamente, está demostrado que la descripciónatrae mucho al público y que no hay por qué menospreciarla. Simplemente, cumple sufunción. Aunque parezca banal, hay personas que no siempre saben qué es lo que estánviendo. Y – a todos nos suele ocurrir- no es grata la sensación de contemplar un objetocuya función o significado no logramos comprender. Ello nos lleva a salir del museo untanto malhumorados o, al menos, con la convicción de que existe una cierta distanciaentre lo que se expone en él y nosotros mismos, de que pertenece a otro mundo distintoal nuestro, cuando en realidad no es así. Como ha indicado Ángela García Blanco1917RIVIÈRE, Georges Henri, La Museología..., p. 353., conla descripción la mente aprehende la realidad, condición sin la cual el proceso dedescubrimiento de los objetos adolecerá de deficiencias al fallar los datos base.18HERNÁNDEZ HERNÁNDEZ, Francisca, Manual de Museología..., p. 208.19GARCÍA BLANCO, Ángela, Didáctica del museo..., pp. 15-16.
    • 86Antonio Martínez CastroTras la descripción del objeto, que proporciona unos datos mínimos y segurossobre la obra, se puede hablar, si es preciso, del contexto, autor e interpretación de dichaobra. No conviene sobrecargar al visitante con datos factuales (sobre un período o unmovimiento artístico, por ejemplo). Al visitante suele interesarle más lo interpretativo(el trasfondo y significado de las cosas) que lo factual (el dato por sí mismo, tanagobiante y tan manido). Fechas, lugares de nacimiento, movimientos culturales, etc.sólo deben ponerse si es necesario hacer referencia al contexto porque este sea vital paracomprender la obra (una guerra, una revolución, etc.). Finalmente, es importante teneren cuenta que no debemos confundir al público con las dudas que a veces tienen losinvestigadores sobre ciertas cuestiones, es decir, que no debemos trasladar a los textosaquellas ideas conflictivas o que se contradigan con otras que aparecen en el mismotexto, a menos que se dé una explicación a esa contradicción.La estructura y el estilo del lenguaje, en lo que se refiere a su carácter máspráctico, son fundamentales a la hora de diseñar los textos de los museos.Normalmente, estos se hacen teniendo cuidado de que el lenguaje que aparece en ellossea “correcto”, sin faltas ni expresiones enrevesadas gramaticalmente. Sin embargo,ello no es suficiente. Está demostrado que en bastantes ocasiones el lenguaje, inclusocuando nos andamos con especial cuidado, nos cuela muchas “fórmulas” o “clichés”vacíos de contenido e incluso un texto aparentemente sencillo puede ser complejo parael espectador, o al menos sustituible por otro más fácil de comprender. Entre losconsejos o apreciaciones para redactar textos “bien” elaborados desde el punto de vistalingüístico y más comprensibles por parte del público podemos enumerar los siguientes:-Hay que dar fluidez y transparencia al texto. Cuando el texto tiene unaestructura narrativa (con una introducción o presentación, un nudo o desarrollo y undesenlace) las ideas se encadenan mejor que si fuesen oraciones o párrafos sueltos.-Se comprende mejor un texto donde aparece un sujeto que realiza una acción,es decir, una oración activa más que una pasiva o impersonal.-Es importante emplear muchos verbos, ya que son palabras dotadas de muchafuerza expresiva.-Es difícil entender una oración donde el sujeto sea un concepto, y más aún sies un concepto técnico.-Si se puede cambiar un concepto por su significado, mejor.-La retórica y la densidad de clichés hacen que un texto esté vacío, mientrasque la abundancia de tecnicismos lo recargan hasta tal punto que el texto no transmiteadecuadamente lo que realmente debe transmitir. Por ejemplo, decir que tal pintor “esuna expresión de la sensación estética pura” sería un tecnicismo, mientras que decir deun pintor famoso que “es un pintor distinguido” sería un cliché, es decir, algo obvio,algo que ocupa un espacio y que en verdad no añade nada importante o nuevo para elvisitante.-Las preguntas retóricas al comienzo de un texto “enganchan”al visitante. Porejemplo, en el texto que acompaña a un bifaz paleolítico, puede comenzarse con estapregunta: “¿Quién y para qué realizó este hacha de mano?”.-Los textos subjetivos gustan más que los objetivos, porque están máscercanos al público y este siente que también puede opinar sobre la obra. Es decir, losvisitantes se dan cuenta de que los textos no son “obra de Dios”, sino que los han hechopersonas como ellos.
    • De la ciencia a la difusión de la arqueología en los museos87-Los títulos de los textos e incluso de las exposiciones deben ser atractivos ysugerentes. Por ejemplo, el título “Del Paleolítico al Neolítico” podríamos sustituirlopor “De la cueva a la ciudad”, o el de “La Segunda República Española” por “LaEspaña que no pudo ser”.-En los textos no se debe poner explicaciones que resten fuerza a la obra dearte. Por ejemplo, en un importante museo, junto a un emblema o estandarte de unatribu africana, realizado entre otros materiales con placenta humana, semen, heces ysangre, figuraba en el texto que lo acompañaba que se trataba de una obra realizada en“técnica mixta”. Nada más apropiado para desilustrar sobre el verdadero significado dela obra y destruir su fuerza expresiva.En definitiva, se trata de hacer textos que no aburran, cansen o desinformen alpúblico.Tras estos consejos relacionados con el lenguaje, creemos que es precisoreferirse a la necesidad de que los museos se adapten y habiliten espacios yposibilidades para los llamados “otros visitantes”, es decir, aquéllos que no acuden almuseo en las circunstancias habituales en que lo hace el grueso del público,particularmente las personas con minusvalía o invidencia y los investigadores20Otra vía de difusión son las exposiciones temporales, que en el caso de las dearqueología en los museos locales pueden versar, por ejemplo, sobre las nuevas piezasarqueológicas más significativas que cada año pasen a formar parte de los fondos delmuseo. En elprimer caso, la difusión debe comenzar por posibilitar el acceso mismo al edificio delmuseo, mediante las oportunas obras de adaptación que intenten ofrecer una alternativafácil y cómoda a los escalones, tanto en el exterior como en el interior. En el segundocaso, para quienes no ven debe contemplarse la posibilidad de poder tocar ciertosobjetos o réplicas y tener colecciones adecuadas para su visita, como ya se ha puesto enpráctica en algunos museos arqueológicos como el de Sevilla. Finalmente, más fácilparece la respuesta ante el investigador, pero la realidad es que aún apenas se disponeen los museos locales de espacios adecuados para la manipulación de series amplias deobjetos de las colecciones, y esto se agrava todavía más si se da el caso de lacoincidencia simultánea de varios investigadores en el museo.21, aunque también hay otros tipos de exposiciones de similar interés, como lasconmemorativas. No cabe duda de que las exposiciones de arqueología constituyen untema de moda que ha venido a suplantar incluso a las grandes exposiciones de obras dearte, debido a la adopción de nuevas técnicas expositivas, de un lenguaje que sabeconectar con el público, y también por la popularidad que esta ciencia ha alcanzado enel ámbito social, hecho debido en parte a su difusión por la filmografía y el impulsodado en los últimos tiempos por los mass media, aunque no con pocos tópicos ytergiversaciones intencionadas22La creación de una revista de divulgación sobre aspectos históricos,arqueológicos, artísticos, etc. del municipio en el cual el museo esté radicado puedeconstituir también un importante capítulo dentro de la difusión patrimonial llevada a. No obstante, creemos que en los pueblos la situaciónestá más ralentizada y que aún queda un cierto camino por recorrer.20FARIÑA BUSTO, Francisco, “Qué servicios...21Exposiciones que pueden hacerse bajo los títulos de “Últimas adquisiciones”, “Recientes hallazgos”,“Novedades arqueológicas”, etc.22NOGALES BASARRETE, Trinidad, “Las exposiciones temporales..., p. 332.
    • 88Antonio Martínez Castrocabo por los museos locales. A modo de ejemplo, en la provincia de Córdoba contamoscon algunos casos de este tipo de publicaciones impulsadas por los museos o por supersonal, como es la revista Antiqvitas, en Priego de Córdoba, Ariadna, en Palma delRío, Singilis, en Puente Genil, Oikos en Almedinilla o Al-masan en La Carlota.Pero, además de las revistas, existen otros tipos de publicaciones periódicas demenor entidad a las que el museo local puede recurrir para difundir el PatrimonioArqueológico de su entorno. Entre estas publicaciones podemos destacar las hojasinformativas y los boletines informativos de los museos. Otras publicaciones de mayorentidad son las guías de los museos, y a este respecto podemos mencionar el caso de laelaboración de la guía del Museo Histórico de La Carlota, llevada a cabo por nosotrosen colaboración con otros autores, que fue elaborada partiendo de los intereses delpúblico y con un lenguaje adaptado para evitar al máximo posible dificultades en lalectura y el aprendizaje.Finalmente, otras vías de difusión en los museos locales pueden ser las visitasguiadas23, tanto del público en general como de escolares24, las asociaciones de amigosde los museos25, los media o nuevas tecnologías de la información y la comunicación yotras iniciciativas como la creación de rutas e itinerarios más o menos teatralizados, losactos de re-enactment (reconstrucción o recreación histórica) y las ferias o fiestas detipo histórico, como pueden ser festivales históricos o mercados romanos o medievales.ConclusiónEn conclusión, con este trabajo queremos evidenciar que la difusión delPatrimonio Arqueológico desde el museo local es insustituible por muchas razones y quese lleva a cabo por muchas vías. Aunque las funciones museísticas de recuperación,catalogación, conservación, etc. son vitales para la supervivencia y gestión del legado quenos han dejado las sociedades pretéritas, no cabe duda de que por medio de la difusión elmuseo despliega su verdadero papel en la sociedad y puede ser sentido como algo útil poresta. Por ello, es preciso que desde los escasos medios con que a veces cuentan los museoslocales se ponga todo el empeño en conseguir un vínculo con sus sociedades másinmediatas, y de paso ello asegurará que a la larga pueda producirse la supervivencia delente museal. Indirectamente, y conectando con la conferencia de Fernando Leiva, estetrabajo ha pretendido también resaltar el papel que cumplen estas instituciones en lasalvaguarda y divulgación del Patrimonio Cultural y, por tanto, reivindicar una mayoratención por parte de los poderes públicos hacia ellas, puesto que representan unverdadero elemento educativo e identitario de las sociedades cuando, en cambio, todavía23HERNÁNDEZ HERNÁNDEZ, F., Manual…, p. 277.24La visita guiada supone para los escolares el acercamiento a la cultura material elaborada por los sereshumanos, pudiendo contrastar este la teoría recibida en las clases con, en palabras de Ángela García Blanco,el “descubrimiento de los objetos” que experimenta en el museo. Así se logra que el niño y la niña aprendan apensar en el marco de una disciplina científica partiendo de la cultura material -por la capacidad informativaque esta tiene-, que observen, que comparen y, en definitiva, que adquieran un espíritu crítico que constituyeel objetivo fundamental de la enseñanza y la base del conocimiento. Todos estos aspectos aparecendesarrollados en: GARCÍA BLANCO, Ángela, Didáctica del museo...25Dos buenas y recientes síntesis sobre el concepto, características y funciones de las asociaciones de amigosde los museos pueden verse en: VALDÉS SAGÜÉS, María del Carmen, La difusión cultural..., pp. 157-160 yZUBIAUR CARREÑO, Francisco Javier, Curso de museología..., pp. 309-311 y 321-327. También se recogeinteresante información en: OSUNA RUIZ, Manuel, “Reflexiones..., pp. 296-297 y DE LA PEÑAHUERTAS, María José (dir.), Temario para Conservadores..., pp. 357-381.
    • De la ciencia a la difusión de la arqueología en los museos89se da el caso de que, como han indicado algunos expertos, constituyen “la cenicienta de lacultura”.Bbliografía citada y consultada.ALAMINOS LÓPEZ, Eduardo, “Los museos locales y el Museo Municipal de Madrid:aproximación a la historia de su formación”, Boletín de la ANABAD, 47, 2(1997), pp. 115-156.ALONSO FERNÁNDEZ, Luis, Museología. Introducción a la teoría y práctica delmuseo, Madrid, 1995.ALONSO FERNÁNDEZ, Luis, Museología y museografía, Barcelona, 1999.ALONSO FERNÁNDEZ, L.; GARCÍA FERNÁNDEZ, I., Diseño de exposiciones.Concepto, instalación y montaje, Madrid, 1999.ALONSO TAPIA, Jesús, Motivar para el aprendizaje. Teoría y estrategias, Barcelona,1998.ALSINA, R. ET AL., Curso de lengua española. Aprendizaje activo, Barcelona, 1995(6ª edición).ÁLVAREZ ARIAS DE SAAVEDRA, María Ángeles, “Los museos y la educación:actividades didácticas para un museo de historia local”, Antiqvitas, 7 (1996),pp. 135-142.ÁLVAREZ RUBIO, Lula, “Los media, una herramienta para la interpretación en losmuseos”, Mus-A, 1 (2003), pp. 37-39.AMBROSE, T.; PAIN, C., Museum basics, Londres, 1993.ARENAS, Amelia, “El Museo y sus palabras: los deberes corregidos”, Revista deMuseología, 18 (1999), pp. 10-15.BELCHER, Michael, Organización y diseño de exposiciones. Su relación con el museo,Gijón, 1997.BELLIDO BLANCO, Antonio, “Los museos rurales”, Revista de Museología, 14(1998), pp. 132-135.BELLIDO GANT, María Luisa, “Museos virtuales y digitales”, Revista de Museología,21 (2001), pp. 41-47.BLOCH, Marc, La tierra y el campesino. Agricultura y vida rural en los siglos XVII yXVIII, Barcelona, 2002.CARMONA ÁVILA, Rafael, “El Museo local como tutoría y gestor del patrimonioarqueológico: el Museo Histórico Municipal de Priego de Córdoba”, Museo, 6-7 (2001-2002), pp. 89-105.CARPIO DUEÑAS, Juan Bautista, “La presentación de la pieza del mes como actividadde difusión. La experiencia del Museo Arqueológico y Etnológico deCórdoba”, Mus-A, 3 (2004), pp. 200-203.CARRIER, Christian, “La exposición como media. Análisis de un lenguaje”, en VVAA,Difusión del Patrimonio Histórico (Cuadernos del Instituto Andaluz delPatrimonio Histórico, VII), Sevilla, 1996, pp. 60-69.
    • 90Antonio Martínez CastroCARUZ ARCOS, Eduardo, “Principales aspectos de la ordenación jurídica de losmuseos locales andaluces”, Mus-A, 11 (2009), pp. 41-45.CARRETERO, M.; POZO, J. I.; ASENSIO, M. (comps.), La enseñanza de las CienciasSociales, Madrid, 1989.CEMBRANOS, F.; MONTESINOS, D. H.; BUSTELO, M., La animaciónsociocultural: una propuesta metodológica, Madrid, 2001 (8ª edición).CHANG, Kwang-Chih, Nuevas perspectivas en arqueología, Madrid, 1976.CLARKE, J.; WRIGLEY, K., Humanidades para todos en Secundaria, Madrid, 1994.COOPER, Hilary, Didáctica de la historia en la educación infantil y primaria, Madrid,2002.COROMINA, E.; RUBIO, C., Técnicas de escritura, Barcelona, 1993 (3ª edición).DE BERNARDO ARES, José Manuel, “Enseñanza de la Historia y transformaciónsocial”, en VV.AA., La enseñanza de la historia. Técnicas informáticas yrepercusiones psicosociales, Córdoba, 1992, pp. 45-77.DE BERNARDO ARES, José Manuel, Historiology, research and didactics. Elaboration andtransmission of historical knowledge, San Francisco-London-Bethesda, 1996.DE LA PEÑA HUERTAS, María José (dir.), Temario para Conservadores de Museo.Museología y Legislación, Madrid, 1998.DELOCHE, Bernard, “¿Es el museo virtual un competidor real para el museoinstitucional?”, Mus-A, 5 (2005), pp. 16-21.FARIÑA BUSTO, Francisco, “Qué servicios ofrece el Museo: los otros usuarios”,Museo, 6-7 (2001-2002), pp. 201-208.FONTANA, Josep, Historia: análisis del pasado y proyecto social, Barcelona, 1982.FULLEA GARCÍA, Fernando, Programación de la visita escolar a los museos.Recursos y metodología para un aprovechamiento didáctico, Madrid, 1987.GARCÍA BLANCO, Ángela, “Didáctica del museo: el montaje didáctico”, Boletín de laANABAD, 31, 3 (1981), pp. 421-426.GARCÍA BLANCO, Ángela, Didáctica del museo. El descubrimiento de los objetos,Madrid, 1988.GARCÍA BLANCO, Ángela, “Comunicación en las exposiciones arqueológicas: suespecificidad y resultados”, Mus-A, 7 (2006), pp. 18-23.GARRIDO CASTELLANO, Carlos, “Un ejemplo de difusión arqueológica: el MuseoArqueológico de Martos (Jaén). Propuesta de un discurso expositivoitinerante”, @rqueología y Territorio, 6 (2009), pp. 257-265.GOMBRICH, Ernst Hans, Breve historia del mundo, Barcelona, 2000.GONZÁLEZ, G.; BLAY, C., “Las publicaciones divulgativas como vehículo dedifusión del patrimonio arqueológico: bibliografía de guías arqueológicas enEspaña 1975-2005”, Pasos, 6, 1 (2008), pp. 69-82.GONZÁLEZ, I.; GUIMERÀ, C.; QUINQUER, D., Enseñar historia, geografía y arte.De los Reyes Godos al Entorno Social, Barcelona, 1987.
    • De la ciencia a la difusión de la arqueología en los museos91HERNÁNDEZ HERNÁNDEZ, Francisca, Manual de Museología, Madrid, 1998.HERNÁNDEZ HERNÁNDEZ, Francisca, El museo como espacio de comunicación,Gijón, 1998.HERNÁNDEZ, F.; SANCHO, J. M., Para enseñar no basta con saber la asignatura,Barcelona, 1989.HOOPER-GREENHILL, Eilean, Los museos y sus visitantes, Gijón, 1998.MARTÍN GUGLIELMINO, Marcelo, “Difusión del Patrimonio I: la Historia”, PH,Boletín del Instituto Andaluz del Patrimonio Histórico, 5 (1993), pp. 6-7.MARTÍN GUGLIELMINO, Marcelo, “Reflexiones en torno a la difusión delPatrimonio Histórico”, en VVAA, Difusión del Patrimonio Histórico(Cuadernos del Instituto Andaluz del Patrimonio Histórico, VII), Sevilla,1996, pp. 14-27.MARTÍNEZ CASTRO, Antonio, “Los museos locales de Córdoba, un fenómenosingular”, PH, Boletín del Instituto Andaluz del Patrimonio Histórico, 32(2000), pp. 15-16.MARTÍNEZ CASTRO, Antonio, “Textos en museos: la importancia de comunicarbien”, Boletín de la Asociación Provincial de Museos Locales de Córdoba, 2(2001), pp. 73-81.MARTÍNEZ CASTRO, Antonio, “Los museos locales: concepto, ventajas y retos”,Boletín de la Asociación Provincial de Museos Locales de Córdoba, 3 (2002),pp. 67-79.MARTÍNEZ CASTRO, A.; TRISTELL MUÑOZ, F. J.; MOLINA EXPÓSITO, A.,Museo Histórico de La Carlota, Córdoba, 2005.MARTÍNEZ CASTRO, A.; TRISTELL MUÑOZ, F. J., “La guía del Museo Históricode La Carlota, un intento de divulgación mediadora entre ciencia y sociedad”,Boletín de la Asociación de Museos Locales de la Provincia de Córdoba, 4(2003), pp. 125-147.MARTÍNEZ CASTRO, A.; TRISTELL MUÑOZ, F. J., MOLINA EXPÓSITO, A., “Laguía del Museo Histórico de La Carlota y el proceso de su elaboración”, Al-masan, 1 (2005), pp. 23-31.MORALES CAÑADAS, Emilia, “El museo frente a las nuevas vías de difusión”, Mus-A, 3 (2004), pp. 96-105.MORINE, H.; MORINE, G., El descubrimiento: un desafío a los profesores, Madrid,1987.MUÑIZ JAÉN, Ignacio, “Museos arqueológicos municipales en Andalucía:problemática y particularidades”, Mus-A, 7 (2006), pp. 43-50.MUÑIZ JAÉN, Ignacio, “El Ecomuseo del Río Caicena (Almedinilla-Córdoba). Unproyecto de desarrollo rural desde el patrimonio histórico-natural” [en línea],Temas para la Educación, 5 (2009). Dirección URL:<http://www.fe.ccoo.es/andalucia/docupdf.aspx?d=6235&s=>. [Consulta: 5abril 2010].NARANJOS, Óscar, “Intrahistoria. La esencia de los ecomuseos”, Revista deMuseología, 40 (2007), pp. 48-53
    • 92Antonio Martínez CastroNOGALES BASARRETE, Trinidad, “Las exposiciones temporales y la difusión delPatrimonio Arqueológico”, en QUEROL, M. Á.; MARTÍNEZ, B., La gestióndel Patrimonio Arqueológico en España, Madrid, 1996, pp. 331-333.OSUNA RUIZ, Manuel, “Reflexiones en torno a museos provinciales y locales”,Boletín de la ANABAD, 34, 2-4 (1984), pp. 289-297.PASCUAL, E.; ETXABE, R. (eds.), Larousse Manual Práctico. Expresión escrita,Barcelona, 1999.POL, E.; ASENSIO, M., “¿Por qué es efectivo un montaje?: un estudio sobre las teoríasde los profesionales del museo”, Boletín de la ANABAD, 47, 1 (1997), pp. 177-195.PLUCKROSE, Henry, Enseñanza y aprendizaje de la historia, Madrid, 2002 (4ªedición).QUEROL, M. Á.; MARTÍNEZ, B., La gestión del Patrimonio Arqueológico en España,Madrid, 1996.RAVÉ PRIETO, Juan, “Educación en el museo”, Mus-A, 6 (2006), pp. 26-31.RENFREW, C.; BAHN, P., Arqueología. Teorías, métodos y práctica, Madrid, 1998 (2ªedición).RICO CANO, Lidia, “La difusión del patrimonio a través de las nuevas tecnologías.Nuevos entornos para la educación patrimonial histórico-artística” [en línea],en VERA, M. I.; PÉREZ, D. (coords.), Formación de la ciudadanía: las TICsy los nuevos problemas, Alicante, 2004. Dirección URL:<http://dialnet.unirioja.es/servlet/busquedadoc?db=2&t=lidia+rico+cano&td=todo>. [Consulta: 5 abril 2010].RIVIÈRE, Georges Henri, La Museología, Madrid, 1993.RODRÍGUEZ FRUTOS, Julio (ed.), Enseñar historia: nuevas propuestas, Barcelona,1989.ROSAS, Joan, “La difusión: función básica del museo”, en DÍAZ BALERDI, Ignacio,Miscelánea museológica, Bilbao, 1994, pp. 263-274.RUIZ, A.; MOLINOS, M.; HORNOS, F., Arqueología en Jaén (Reflexiones desde unproyecto arqueológico no inocente), Jaén, 1986.SAN MARTÍN, Concha, “La protección del Patrimonio Arqueológico desde el Museo.Criterios de difusión”, en Difusión del Patrimonio Histórico (Cuadernos delInstituto Andaluz del Patrimonio Histórico, VII), Sevilla, 1996, pp. 28-37.SÁNCHEZ FERNÁNDEZ, María José ET AL., “La información en un museo local”,Boletín de la ANABAD, 36, 1-2 (1986), pp. 287-292.SÁNCHEZ LUQUE, María, “La población local: protagonista de la difusión delpatrimonio cultural”, Norba-Arte, 24 (2004), pp. 189-200.SANTACANA, J.; LLONCH, N., Museo local: la cenicienta de la cultura, Gijón, 2008.TORRES, C.; GÓMEZ, S., “Mértola, Vila Museu. Un proyecto cultural de desarrollointegrado, Mus-A, 8 (2007), pp. 91-99.TREPAT, J.; MASEGOSA, J. J., Cómo visitar un museo, Barcelona, 1991.TUÑÓN DE LARA, Manuel, Por qué la Historia, Barcelona, 1993.
    • De la ciencia a la difusión de la arqueología en los museos93VALDEÓN, Julio, “El Califato de Córdoba”, Historia National Geographic, 3 (2004),pp. 76-85.VALDÉS SAGÜÉS, María del Carmen, La difusión cultural en el museo: serviciosdestinados al gran público, Gijón, 1999.VALDÉS SAGÜÉS, Carmen, “La difusión, una función del museo”, Museos.es, 4(2008), pp. 64-75.VV.AA., Le patrimoine culturel et sa pédagogie: un facteur de tolérance, de civisme etd’intégration sociale Actes Séminaire. Bruxelles (Belgique), 28-30 août 1995,Estrasburgo, 1998.ZUBIAUR CARREÑO, Francisco, “Los museos locales navarros. Su incidencia en eldesarrollo social”, Príncipe de Viana, 225 (2002), pp. 101-112.ZUBIAUR CARREÑO, Francisco Javier, Curso de museología, Gijón, 2004.
    • 94Antonio Martínez CastroAPÉNDICE DE FOTOSModelos de circulación en un museo según LehmbruckMuseo de Santaella-Vitrinas de pared y de mesaDiversos soportes para objetos en el Museo de Priego de Córdoba
    • De la ciencia a la difusión de la arqueología en los museos95Portada del número 21 de la revista Antiqvitas (año 2009)
    • 96Antonio Martínez CastroHoja informativa del Museo Arqueológico de Cabra
    • De la ciencia a la difusión de la arqueología en los museos97Portada del boletín informativo Baena Arqueológica (julio 2007)Guía del Museo Municipal de Palma del Río
    • 98Antonio Martínez CastroVisita guiada de adultos al Museo de Almedinilla
    • 99ANUARIO DE HESPÉRIDES. INVESTIGACIONES CIENTÍFICAS EINNOVACIONES DIDÁCTICAS (Málaga), vol. 17-18, págs. 99-114.EL HALLAZGO DEL TESORO TURDETANO DEMAIRENA DEL ALCORJosé Manuel Navarro DomínguezAsesor CC.SS. CEP de Alcalá de Guadaira (Sevilla)El tesoro de Mairena del Alcor constituye uno de los conjuntos de joyeríaprerromana más importantes localizados en Andalucía, tanto por su calidad artística,como por su aportación al conocimiento de la evolución de la joyería ibérica. Sudescubrimiento fue calificado por el Ministerio de Cultura como "el hallazgo másimportante del año en materia de Arqueología".1Se compone de diez joyas de oro (un torque, dos brazaletes, una diadema, unafíbula, una cinturón, una pulsera, un anillo y dos pequeños colgantes) y tres vasos deplata. Ya la propia importancia del oro resulta excepcional pues la mayoría de lostesorillos peninsulares de época prerromana suelen estar compuestos por piezas de platay bronce, excepción hecha de los localizados en el área galaica por la abundancia delechos auríferos en los ríos de la región. El conjunto presenta una rica diversidad depiezas que combinan elementos arcaizantes (como las diademas y torques) y piezasrealmente novedosas para la época (como la fíbula y los vasos de plata). Se trata depiezas de producción local cuya técnica combina elementos de influencia centroeuropea(hallstatica) y mediterránea (helenística y oriental). El análisis de las piezas hapermitido datarlas como piezas iberas de influencia tartésica del s. III a C., apuntandola posibilidad de que se trate de joyas femeninas.21“El tesoro de Mairena es el más importante de los encontrados en 1980, según Cultura”,ABC, 24-1-1981.Se desconoce el contexto en el quese hallaron, aunque probablemente fuese ocultado durante la segunda mitad del s. III a.C., en un momento de inestabilidad asociado bien a la conquista cartaginesa, bien a laSegunda Guerra Púnica.2FERNÁNDEZ GÓMEZ, Fernando: "El tesoro de Mairena del Alcor", en Andalucía y elMediterráneo, (Catálogo de la exposición), Sevilla, 1992.VOLVER AL ÍNDICE
    • 100Jose Manuel Navarro DomínguezSu relevancia ha sido debidamente reconocida al convertirse en una de las piezasdestacadas de la exposición permanente del Museo Arqueológico de Sevilla y formarparte de las más importantes exposiciones realizadas en las últimas décadas sobre laprehistoria peninsular. Entre ellas podemos destacar la exposición Andalucía:testimonios de su pasado, celebrada en el Museo Arqueológico de Sevilla en 1981;3laexposición Tesoros de la Antigüedad en el valle del Guadalquivir, 4celebrada enCórdoba en 1997; la itinerante Los iberos, príncipes de Occidente, celebrada en París,Barcelona y Bonn en 1997 y 1998;5la exposición Andalucía y el Mediterráneo,desarrollada en 1992; Ecos del Mediterráneo. El mundo ibérico y la cultura vettona:tesoros,6celebrada en Ávila en 2007 y finalmente El héroe y el monstruo, unmicrocosmos de la edad del hierro europea, organizada por el Museo ArqueológicoNacional en 2008.7Recientemente ha sido uno de los reducidos conjuntos de piezas delmuseo seleccionadas para su estudio mediante las más modernas técnicas de análisis,incluida la microsonda de partículas.8Su descubrimiento permitió completar la secuencia evolutiva de la joyeríaibérica conocida desde las formas tartésicas del s. VII a. C. de las piezas de Ébora,pasando por las piezas proto-ibéricas de Aliseda, del s. VI a. C., la asimilación de lainfluencia fenicia manifiesta en El Carambolo, hasta las joyas turdetanas de influenciagriega del yacimiento de Javea, ya del s. IV a.C. Pero la secuencia se interrumpía hastabien avanzado el s. II a C., cuando ya la presencia cartaginesa e incluso romanacondicionaban claramente la producción peninsular. El tesoro de Mairena ha permitidoilustrar adecuadamente las características de las formas evolucionadas de las joyastardo-ibéricas del s. III a. C. producidas justo antes de la conquista romana.Y próximamente formará parte de la exposiciónEl oro de los Argonautas, que reunirá en el Museo Arqueológico de Sevilla piezas dejoyería de entre los siglos VII al IV a.C., de la antigua Cólquide (Georgia) y Tartessos.91. El hallazgo del tesoroComo ocurre con muchos de los tesorillos localizados en nuestra tierra, elhallazgo del de Mairena no fue fruto de una excavación académica. El descubridor deltesoro fue Andrés Morales Guillén, perito industrial, vecino de Mairena y aficionado a3FERNÁNDEZ GÓMEZ, Fernando: “La Exposición: Andalucía: testimonios de supasado", Boletín de la ANABAD, Tomo 31, Nº 4, 1981.4FERNÁNDEZ GÓMEZ, Fernando: Tesoros de la Antigüedad en el valle delGuadalquivir, Córdoba, 1997.5“España, Alemania y Francia organizan una muestra sobre los íberos”, El País, 14-3-1997.6FERNÁNDEZ GÓMEZ, Fernando y otros: Ecos del Mediterráneo: el mundo ibérico y lacultura vettona, Ávila, 2007.7PEREA, Alicia, WILLIAMS, Dyfri y Olmos Ricardo: El héroe y el monstruo, unmicrocosmos de la edad del hierro europea, en el Museo Arqueológico Nacional,Madrid, 2008.8GÓMEZ TUBIO, Blanca María y otros: “Caracterización de joyas del Tesoro de Mairenamediante microsonda de partículas”, IV Congreso Nacional de Arqueometría,Universidad de Valencia. 2001 y FERNÁNDEZ GÓMEZ, Fernando y otros: “Estudiopreliminar de orfebrería tartésica-turdetana del Valle del Guadalquivir”, Avances enarqueometría, Madrid, 2004.9FERNÁNDEZ GÓMEZ, Fernando: "El tesoro turdetano de Mairena del Alcor (Sevilla)",Trabajos de Prehistoria, nº 42, Madrid, 1985.
    • El hallazgo del tesoro turdetano de Mairena del Alcor101la arqueología “por tradición familiar y vocación propia”.10Atraído por las maravillasque ofrecía nuestro suelo, dedicaba los fines de semana a rastrear la campiña sevillana,junto a un grupo de amigos, desenterrando restos cerámicos, monedas, pequeñasestatuillas y otras piezas que consideraba amenazadas por la creciente mecanización delcampo.11Algunas de ellas las donó al Ayuntamiento de Mairena del Alcor, como elbusto de Sileno, un fragmento de escultura del siglo III, encontrado en las Peñuelas, unazona próxima a la villa donde todavía pueden apreciarse restos de sillares de una villaromana.12Pero la mayor parte de las piezas encontradas las conserva, conformando unamás que interesante colección arqueológica.13En una de estas expediciones por las tierras cercanas, probablemente en laprimavera o el verano de 1979,14Andrés Morales, posiblemente en compañía dealgunos amigos,15encontró algo que sobrepasaba en calidad y valor a todo lo que habíadesenterrado en anteriores ocasiones. Si la posesión de unas monedas, idolillos yalgunos vasos cerámicos era algo relativamente habitual entre los aficionados, y hastaentonces no les había causado mayores problemas, el valor de las piezas de oro y platadel tesorillo abría unas perspectivas (y amenazas) completamente diferentes ycomenzaron a plantearse la posibilidad de entregar las piezas al Ayuntamiento. Dehecho en agosto de 1979 el Ayuntamiento de Mairena recibió la oferta de variosaficionados a la arqueología de la localidad dispuestos a donar un conjunto de piezasarqueológicas de su propiedad que denominaban “Colección Alcor".16Finalmente, tras considerarlo detenidamente, Andrés Morales Guillén, porentonces Concejal de Cultura, decidió hacer público su hallazgo y donar tan preciadotesoro al Ayuntamiento de Mairena. El 22 de noviembre dirigió una instancia al plenoexponiendo su deseo de donar las piezas reseñadas en el catálogo que adjuntaba ysolicitando una rápida contestación "por motivos de seguridad".1710MORILLA, I.: “Noticiario arqueológico”, Boletín de la Asociación Española de Amigosde la Arqueología, n.º 13, mayo 1981.En conjunto ofrecíadonar unas tres mil piezas arqueológicas (monedas, idolillos, cerámica) junto con elllamado "Tesorillo de Mairena", compuesto de piezas de oro y plata. En la lista dedonación al Ayuntamiento se recogen 317 monedas en 15 monetarios, 33 figurillas y11Ibidem.12NAVARRO DOMÍNGUEZ, J.M.: “Mairena del Alcor”, PLATA FORMA ENDEFENSA DE LOS ALCORES: Los Alcores. Informe a la Comisión NacionalEspañola de Coooperación en la UNESCO, Sevilla, 2009.13“Tesoro prerromano donado por un concejal al Museo Arqueológico de Sevilla”, El País,29-1-1981 y MORALES, Andrés: “Los dioses de la porra también iban a la feria”,Revista de Feria, Mairena del Alcor, 1993.14Andrés Morales se niega a precisar tanto el momento como las condiciones y el lugarexacto del hallazgo.15La información sobre este punto resulta confusa y las versiones ofrecidas por distintostestigos son contradictorias. La más extendida en la localidad apunta a que AndrésMorales solía realizar rastreos por la comarca en compañía de varios amigos aunque eldescubrimiento lo efectuó él. Al parecer el grupo de amigos no llegó a un acuerdo sobreel reparto de las piezas y, finalmente, tras varios meses de dudas, ante el temor a unadenuncia, Andrés decidió entregar las piezas al Ayuntamiento.16Archivo Municipal de Mairena del Alcor (A.M.M.), Ac. Cap. 31-8-1979. Desconocemosla naturaleza de la colección pero diversos testimonios orales de vecinos de la localidadapunta a que se trataba de la colección reunida por Andrés Morales y algunos amigos.17A.M.M., Secretaría, expediente Castillo, documento n.º 12, 22-11-1980.
    • 102Jose Manuel Navarro Domínguezestatuillas de metal o terracota, 4 hebillas metálicas, diversos instrumentos, una lámparade bronce y varios pequeños ornamentos.182. La donación al Ayuntamiento de Mairena y al EstadoLas condiciones que impuso el donante, y aceptó el pleno municipal,19parecenmostrar su preocupación por regularizar la situación de las piezas y asegurarse de queservirían de base para la constitución de un museo local.20Según lo estipulado elconjunto debía denominarse "Donación Andrés Morales" y exponerse en el castillo deMairena, junto a la colección Bonsor, salvo aquellas piezas de gran valor, de las que,por razones de seguridad, se expondría sólo una copia y las piezas que no seconsiderasen de interés para exposición museística, que quedarían como propiedad deldonante.21Estas condiciones debían firmarse conjuntamente con el documento dedonación de las colecciones al Estado. 22La cesión al Ayuntamiento se produjo el 28 de noviembre de 1980, según constaen la documentación municipal.23Al día siguiente, el Alcalde comunicó el hecho portelegrama al Delegado Provincial del Ministerio de Cultura,24e inició las gestiones paraproceder a su cesión al Estado. Mientras la operación se ultimaba el tesoro fue expuestopor primera vez al público en la Biblioteca de Mairena.25Entre los visitantes quetuvieron ocasión de admirar las piezas estuvo el profesor Juan de Mata Carriazo, queposeía una finca de veraneo en las proximidades de Mairena. De inmediato lo puso enrelación con los tesoros de El Carambolo y Ébora, describiéndolo como un conjuntotartésico o al menos de clara influencia tartésica.26Finalmente el 19 de diciembre de 1980 Antonio Mateo Domínguez, alcaldeaccidental del ayuntamiento mairenero, entregó el tesoro al Estado, representado en elacto por el Delegado Provincial del Ministerio de Cultura, Gabriel Bascones Grijalba, yel Director del Museo Arqueológico de Sevilla, Fernando Fernández Gómez. El actocontó con la presencia del propio donante, el secretario habilitado del Ayuntamiento,18A.M.M., Sec., ex. Castillo, Relación de objetos de la colección arqueológica donada pordon Andres Morales Guillén a este Ayuntamiento y que se hacen entrega al Sr.Depositario de fondos, Don Emilio Zarco Carmona, 19-12-1980.19A.M.M., Ac. Cap. 27-3-1981.20A.M.M., Ac. Cap. 27-3-1981. Su objetivo, en palabras del propio donante, era"Contribuir a la riqueza cultural de mi pueblo natal, aumentando de esta forma supatrimonio artístico y con las miras puestas en que se realicen estudios de todas lasfuentes de cultura de su área de influencia...”.21“El Museo Arqueológico de Mairena podría crearse en breve”, ABC, 12-12-1981. Eraintención del donante que la colección no saliese de Mairena, e incluso que las copiasque deban hacerse no saliesen de Andalucía, aunque se contemplaba la posibilidad deexponer algunas piezas en el Museo Arqueológico Provincial de Sevilla. Los derechosde reproducción fotográfica de las piezas revertirían al Ayuntamiento de Mairena parasu empleo en la asociación APRODI y en actividades culturales.22A.M.M., Ac. Cap. 27-3-1981.23A.M.M., Ac. Cap. 28-11-1980.24A.M.M., Sec. ex. Castillo, d. 34, 29-11-1980.25Biblioteca de Mairena del Alcor, Administración, informe estadístico, 1980.26Archivo de Radio Mairena, “Entrevista a Andrés Morales”, 18-6-1994.
    • El hallazgo del tesoro turdetano de Mairena del Alcor103Desiderio Peña Gómez, y el depositario de fondos del mismo, Emilio Zarco Carmona.27El tesorillo fue depositado en la caja de seguridad que el Museo Arqueológico deSevilla posee en el Banco Central.28En declaraciones a la prensa el Director del Museo Arqueológico de Sevilla,señala de inmediato la relevancia del tesoro, calificándolo como el más importante delos hallados en 1980, tanto por el número de piezas de oro y plata, como por la calidaddel trabajo artístico de las joyas y su estado de conservación.29Por ello resulta lógicoque aprovechase la primera oportunidad para exhibirlo. Ésta se la ofreció el I CongresoNacional de la Asociación de Archiveros, Bibliotecarios, Museólogos yDocumentalistas, celebrado en el Museo Arqueológico de Sevilla en 1981. En laexposición Andalucía: testimonios de su pasado, reunió documentos de diferentesarchivos y algunas de las piezas recientemente incorporadas al fondo del museo. Entreellas los vasos de plata y reproducciones de las joyas de oro del tesoro de Mairena quese encontraban en proceso de restauración, una reproducción de la diadema del cortijode Ébora (Sanlucar de Barrameda, Cádiz) y el tesorillo encontrado en El Castillo de lasGuardas (Sevilla).303. Las discrepancias en torno a la propiedad del tesoroEn 1981 los periodistas que se hicieron eco del hallazgo ofrecían versionescontradictoria, confundiendo algunos la colección privada de Andrés Morales y eltesoro de Mairena,31que había sido donado, según unos al Ayuntamiento de Mairena,32y según otros al Museo Arqueológico de Sevilla,33e incluso alguno lo considerabapropiedad del Concejal de Cultura.34El propio Andrés Morales, preguntado por ello enel pleno municipal, adjudicó al Director del Museo Arqueológico de Sevilla talesdeclaraciones.35Resulta extraña tal opinión en el hombre que había recibido la donación ennombre del Estado,36que consideraba sospechoso que el donante se negase a revelar ellugar donde descubrió el tesoro y que no hubiese solicitado la indemnización quelegalmente le correspondía,3727A.M.M., Sec., ex. Castillo, 19-12-1980. Acta de recepción por el Estado español deltesorillo donado a este Ayuntamiento por don Andrés Morales Guillen de su colecciónarqueológica familiar.y que se mostraba muy crítico con las excavaciones28A.M.M., Sec., ex. Castillo, d. 56, 14-1-1983.29“El tesoro de Mairena es el más importante de los encontrados en 1980, según Cultura”,ABC, 24 -1-1981.30FERNÁNDEZ GÓMEZ, Fernando: “La Exposición: Andalucía: testimonios de supasado”, Boletín de la ANABAD, Tomo 31, Nº 4, 1981.31“El donante del tesoro de Mairena denuncia el incumplimiento del trato”, ABC, 20-2-86.32“El Museo Arqueológico de Mairena podría crearse en breve”, ABC, 12-12-1981.33“Tesoro prerromano donado por un concejal al Museo Arqueológico de Sevilla”, El País,29-01-1981.34“El tesoro de Mairena no será expuesto por ahora en Sevilla”, ABC, 28-1-1981.35A.M.M., Act. Cap. 30-1-1981.36A.M.M., Ac. Cap. 28-11-1980.37A.M.M., Sec. ex. Castillo, d. 25, 19-11-1984. Efectivamente, según el artículo 5º de laLey sobre Excavaciones Arqueológicas, Conservación de Ruinas y Antigüedades”, de 7
    • 104Jose Manuel Navarro Domínguezclandestinas, mercado de antigüedades y publicación de "hallazgos".38Tampoco podíaestar muy de acuerdo con la condición establecida por el donante de que el tesoro seexpusiese en el museo de Mairena,39siendo un convencido partidario de laconcentración de piezas en museos de cierta entidad, como los provinciales, evitando asíla dispersión en múltiples museos locales, incluso en el caso de tesoros propiedad deinstituciones municipales.40Ajeno a esta posición el Ayuntamiento propuso en abril de 1981 la creación deun museo arqueológico en el castillo de Mairena del Alcor con la colección privada deAndrés Morales (compuesta por el tesoro y miles de piezas de distintas épocas) y lacolección arqueológica de G. Bonsor, de propiedad municipal. Para la adquisición deledificio, que por entonces estaba todavía en poder de la familia Peñalver, se proponíaque el Ministerio aportase los 40 millones de pesetas en que se valoraba el inmueble.41Para dar mayor realce al hecho se solicitó a la reina Doña Sofía que fuese la receptoraoficial, en nombre del Estado, de la colección "Andrés Morales".42La SecretaríaGeneral de la Casa de Su Majestad contestó sin concretar nada respecto a su asistenciaal acto de donación. 43Por ello, cuando Fernando Fernández Gómez, Director del Museo Arqueológicode Sevilla, en un trabajo publicado se refirió al tesorillo sin mencionar la denominaciónde la colección propuesta por el donante ni su procedencia, Andrés Morales y algunosconcejales de Mairena protestaron amenazando con denunciar el incumplimiento delpliego de condiciones firmado por el pleno municipal.44de julio de 1911, el descubridor recibirá, al hacer entrega de los efectos encontrados,como indemnización, la mitad del importe de la tasación legal de dichos objetos,correspondiendo la otra mitad, al dueño del terreno.38FERNÁNDEZ GÓMEZ, Fernando: “De excavaciones clandestinas, mercado deantigüedades y publicación de "hallazgos", Complutum, n.º 6, 2, 1996.39A.M.M., Ac. Cap. 2-4-1981.40FERNÁNDEZ GÓMEZ, Fernando: “El Tesoro de El Carambolo: un tesoro tartésico delsiglo VI a.C. Pero no todo está tan claro”, PH: Boletín del Instituto Andaluz delPatrimonio Histórico, año VIII, n.º 32, 2000. como ocurre con el Tesoro de ElCarambolo, propiedad del consistorio hispalense, aboga por la exhibición permanentede las piezas en el Museo Arqueológico de Sevilla, como tuvo ocasión de exponerclaramente cuando se planteó el tema en la prensa con motivo de la muestra Argantonio,rey de Tartesos, celebrada en el 2000.41“Cultura sigue sin hacerse cargo del tesoro arqueológico de Mairena del Alcor”, El País,9-2-1983.42“El Museo Arqueológico de Mairena podría crearse en breve”, ABC, 12-12-1981.43A.M.M., Sec. exp. Castillo, 20-3-1981 y Ac. Cap. 27-3-1981 y 10-1-1983. AndrésMorales remite una carta a la Reina Dª Sofía solicitándole ser la receptora oficial porparte del estado de los fondos del museo, a la que siguió otra del propio alcalde IsidoroMínguez González. Estas cartas recibieron atenta respuesta el 2 de febrero delSecretario de la Casa del Rey agradeciendo la invitación pero sin comprometer laasistencia de la reina por no saberse nada del acto de entrega, su fecha y el programaprevisto. Esta petición fue repetida el 22 de abril ante la insistencia de Morales en elpleno y en enero de 1983, sin obtener respuesta.44A.M.M., Sec. ex. Castillo. En la documentación municipal se hace referencia a un textoescrito por el Director del Museo Arqueológico en "... la Enciclopedia de Sevilla", perosólo se aporta una fotocopia de las páginas dedicadas al tesoro y los protagonistasentrevistados no han podido aclarar más este punto. Desconocemos a qué libro se hacereferencia pero un texto similar al ofrecido en el texto fotocopiado se recoge en el
    • El hallazgo del tesoro turdetano de Mairena del Alcor105El Ayuntamiento recurrió al abogado Ramón José Mediano Villalobos, su asesorjurídico. Éste, en su informe de 30 de julio de 1984, se mostró partidario de noemprender acciones legales. Argumentaba que si bien en el artículo no se reflejaba loindicado en el escrito de condiciones aceptado por el Ayuntamiento, sería difícildemostrar malicia en la publicación, no suponía ningún peligro para el orden público yno resultaba difícil establecer si dañaba los intereses del Ayuntamiento, condicionestodas ellas recogidas en la legislación.45Fernández Gómez no le concedió mayor importancia al tema. Explicósencillamente que no había estimado oportuno hacer referencia a la denominación de lacolección y recordó al asesor que, según la legislación vigente, el Estado era elpropietario de las piezas arqueológicas y el Ayuntamiento sólo había sido un mediadoren el proceso de donación.A instancia del Ayuntamiento se entrevistó conel Sr. Fernández Gómez a finales de septiembre, haciéndole patente el malestar que alSr. Morales y al Ayuntamiento les causaba el contenido del artículo.46No obstante se mostró dispuesto a mencionar en suspróximos trabajos el descubrimiento del "tesorillo" por Andrés Morales Guillén y que ladonación se hizo al Estado por mediación del Ayuntamiento,47lo que cumplióestrictamente en un extenso artículo publicado en 1985 en Trabajos de Prehistoria. 48El asesor jurídico, en un segundo informe emitido el 12 de noviembre, dejóclaro que el Estado Español era el propietario legítimo del tesoro y que elAyuntamiento, al aceptar la donación, actuó como un mero intermediario entre elparticular descubridor y el Estado, verdadero donatario del mismo.49catálogo publicado con ocasión de la exposición Andalucía: testimonios de su pasado,celebrada en el Museo Arqueológico de Sevilla en 1981 con motivo del I CongresoNacional de la Asociación de Archiveros, Bibliotecarios, Museólogos yDocumentalistas.Con ello quedabazanjada la polémica sobre la titularidad del tesorillo. Por lo que respecta a la copia delas piezas consideraba que se había interpretado erróneamente el artículo n.º 26 delreglamento de excavaciones, que obligaba al Estado a donar a los museos de provincia olocales un ejemplar de cada objeto duplicado de los hallazgos o coleccionesarqueológicas que adquiriese, pero no a realizar copias de las mismas. Y en el tesorillono había ningún objeto duplicado. En definitiva los acuerdos firmados por elAyuntamiento cuando recibió la colección eran inaplicables por no ser competenciamunicipal, o nulos de pleno derecho, pues contravenían la normativa vigente y el45A.M.M., Sec. ex. Castillo, 30-7-1984 y 4-12-1984.46Ley de 7 de julio de 1911 sobre Excavaciones Arqueológicas, Conservación de Ruinas yAntigüedades.47A.M.M., Sec. ex. Castillo, 30-7-1984.48FERNÁNDEZ GÓMEZ, Fernando: "El tesoro turdetano de Mairena del Alcor (Sevilla)",Trabajos de Prehistoria, n.º 42, Madrid, 1985.49La Ley sobre Excavaciones Arqueológicas, Conservación de Ruinas y Antigüedades, de7 de julio de 1911, y el reglamento que la desarrolla, de fecha 1 de marzo de 1912,vigentes aún por entonces, señalaba respecto a las excavaciones y piezas encontradas,en su artículo 5º que "... Serán propiedad del Estado, a partir de la promulgación deesta Ley, las antigüedades descubiertas casualmente en el subsuelo o encontradas aldemoler antiguos edificios." Recuerda que los artículos 5º y 6º del reglamentoconsideraban antigüedades todas las obras de arte y productos industrialespertenecientes a las edades prehistóricas, antigua y media, hasta el reinado de Carlos I,por lo que comprendía plenamente el tesoro hallado.
    • 106Jose Manuel Navarro Domínguezcualquier momento el Estado podía exigir el cumplimiento estricto de la ley.50El asesorañade en su informe que la ley exigía responsabilidades a los exploradores noautorizados y a quienes oculten, deterioren o destruyan ruinas y antigüedades.51Andrés Morales contestó en diciembre de 1984 con un escrito dirigido a laComisión Municipal Permanente en el que rechazaba, por no responder a la verdad, lasinsinuaciones sobre la posible ilegalidad de la donación al Ayuntamiento. También semanifestaba disconforme con que se diese por realizada la recepción y se le amenazasecon emprender acciones judiciales. Proponía que el Ayuntamiento insistiese en lacompra del castillo por la Junta de Andalucía y que se aclarase la situación legal de lacolección.52Además manifestaba su intención de posponer la entrega de las restantespiezas de su colección, recogidas en la lista de acta de donación al Ayuntamiento perono entregadas todavía,53mientras no se efectuase la donación en firme y se cumpliesenlas condiciones de los acuerdos firmados con el Ayuntamiento.54La colección incluíaunas tres mil piezas, tartésicas, iberas, romanas y musulmanas de la más variada índole(útiles de silex, monedas, vasos cerámicos, collares, brazaletes, colgantes, idolillos y unanillo de oro) acumuladas a lo largo de décadas de actividad en la comarca.554. Las piezas del tesoroEl tesoro es un magnífico representante de la orfebrería tardo-ibérica, en la quedestaca la importancia concedida a las joyas de adorno personal, característica que semanifiesta en todos los pueblos indígenas de la Península.56Aunque las primerasvaloraciones apuntaron al mundo tartésico,57la influencia griega58o el mundo ibérico,5950A.M.M., Sec. ex. Castillo, i. 12-11-1984.un estudio más detenido, efectuado por Fernando Fernández Gómez, permitió51A.M.M., Sec. ex. Castillo, i. 12-11-1984.52A.M.M., Sec. ex. Castillo, c. 4-12-1984. " ... estado legal de la colección AndrésMorales en su estado de propuesta de donación al Ayuntamiento...estado actual de losobjetos de oro y plata de la citada colección y depositado por el Ayuntamiento en elMuseo Arqueológico de Sevilla”. 5253A.M.M., Sec., ex. Castillo, Acta de recepción 19-12-1980. Efectivamente en eldocumento de cesión se relaciona un conjunto de monedas, figurillas y joyas, pero en elacta de recepción por el Estado se relaciona sólo el tesoro (compuesto por 10 joyas y 3vasos) y no aparecen relacionadas ni las figurillas ni las monedas.54A.M.M., Sec., ex. Castillo, c. 4-12-1984.55“El tesoro de Mairena es el más importante de los encontrados en 1980, según Cultura”,ABC, 24-1-1981, “El Museo Arqueológico de Mairena podría crearse en breve”, ABC,12-12-1981 y “Cultura sigue sin hacerse cargo del tesoro arqueológico de Mairena delAlcor”, El País, 9-2-1983.56FERNÁNDEZ GÓMEZ, Fernando: "Nuevos tesoros de oro y plata en Andalucía. Eltesoro de Mairena”, Revista de Arqueología, n.º 47, 1987 y “La fuente orientalizante deEl Gandul (Alcalá de Guadaira, Sevilla), Archivo español de arqueología, vol. 62, n.º159-160, 1989 y BANDERA ROMERO, María Luisa: La joyería prerromana en laprovincia de Sevilla, Sevilla, 1989.57Archivo de Radio Mairena, “Entrevista a Andrés Morales”, 20-12-1993.58“Los últimos hallazgos arqueológicos en España”, Cambio 16, n.º 579, 3-1-1983.59“El tesoro de Mairena es el más importante de los encontrados en 1980, según Cultura”,ABC, 24-1-1981.
    • El hallazgo del tesoro turdetano de Mairena del Alcor107clasificarlo como una creación de un taller regional ibérico, datable, por estilo y técnica,en el siglo III A. C. Las piezas recogían las influencias culturales tartésicas y griegasantes apuntadas, adaptadas al gusto de la época ibero-turdetana tardía.60Los torques trenzados, que resultan relativamente abundantes en los yacimientosde la Meseta, son escasos en los tesorillos andaluces. Este collar característico de lacultura turdetana fue muy popular en la península Ibérica y fue usado no sólo porhombres sino también por las mujeres, según se puede observar en algunasrepresentaciones escultóricas. El de Mairena está compuesto por cuatro alambres de orotrenzados al aire, lo que le dota de una gran flexibilidad, y fundidos en un único cabo enlos extremos.61Esto lo aproxima más al modelo de alambre trenzado de la joyería celtade Hallstat y La Téne que a la tradición oriental más mediterránea de filigranas y mallafina. Esta es una pieza extraordinaria que destaca entre las andaluzas similares por serde oro y estar realizado por un conjunto de hilos macizos trenzados. Remata en ojalespor donde se pasaba un cordón que cerraba el torque alrededor del cuello. Resultasingular el uso del oro, pues la mayoría de los conservados están formados por hilos deplata rígidos y de diferente grosor. 62El brazalete serpentiforme es un elemento de carácter religioso de gran difusiónen el mundo ibero-turdetano, quizás asociado a las ideas de fecundidad y supervivencia.Las formas serpentiformes tienen una larga tradición en Oriente Próximo, dondeabundan en los niveles de principios del primer milenio y se extendieron por elMediterráneo en los siglos VIII y VII a. C. No resulta extraño localizar estos brazaletesen los ajuares funerarios por todo el Mediterráneo (Sur de Italia, Grecia, Cartago yMarruecos) datados entre los siglos V y III a. C. Los dos brazaletes del tesoro deMairena63presentan un cuerpo desarrollado que se gira en espiral de dos vueltas,imitando el zigzagueante cuerpo de dos serpientes, similares a los conservados en laHispanic Society de Nueva York, encontrados por Jorge Bonsor.64La diadema constituyó, junto con las arracadas y collares de colgantes, el adornofemenino típico de la protohistoria peninsular. Por su tamaño y valor se convierte enCada uno estáformado por dos gruesos alambres de oro de sección circular sogueados y doblados enS. Sus extremos están fundidos juntos en un solo cuerpo decorado con la cabeza y lacola de una serpiente. La cabeza está trazada con gran naturalismo, destacando los ojos,la boca y los orificios nasales con gran detalle, pero la cola está representada como unaflor abierta con hueco para el esmalte. El resto de los vástagos que hacen de remate sehan decorado con motivos geométricos de líneas y puntos, y en la zona próxima a lacabeza se ha añadido un dibujo de escamas. La pieza se ha realizado mediante batido dealambres fundidos, las cabezas fueron modeladas con buril y los detalles decorativos seañadieron con un suave cincelado, apreciable especialmente en los ojos y los motivoscomplementarios de líneas.60FERNÁNDEZ GÓMEZ, Fernando: "El tesoro turdetano de Mairena del Alcor (Sevilla)",Trabajos de Prehistoria, n.º 42, Madrid, 1985 y "Nuevos tesoros de oro y plata enAndalucía. El tesoro de Mairena”, Revista de Arqueología, nº 47, Madrid, 1987.61Museo Arqueológico de Sevilla, n.° 1981/539. Pieza de oro fundido y forjado de 322 gr.62FERNÁNDEZ GÓMEZ, Fernando: “El tesoro turdetano de Mairena del Alcor (Sevilla)”,Trabajos de prehistoria, n.º 42, 1985.63Museo Arqueológico de Sevilla, n.° 1981/537. Piezas de oro de 39 cm de largo, 5 cm degrueso y unos 102 gr.64FERNÁNDEZ GÓMEZ, Fernando: "El tesoro turdetano de Mairena del Alcor (Sevilla)",Trabajos de Prehistoria, n.º 42, Madrid, 1985.
    • 108Jose Manuel Navarro Domínguezuna de las piezas estelares de los tesorillos procedentes de este período. Es una joya declara influencia orientalizante que se presenta en los yacimientos andaluces en tresvariantes: diadema de plaquetas ensartadas, articulada simple y articulada de extremostriangulares. La diadema de Mairena pertenece a este último modelo. 65Se conservansólo 52 piezas de oro de una diadema de tipo articulado que remataba en dos cuerpostriangulares con presillas para la sujeción. El cuerpo central estaba formado por treshileras de pequeñas placas rectangulares (se conservan 31 piezas), decoradas confiligrana con ondas, curvas y roleos realizados a troquel. El borde inferior lo componíauna hilera de piezas colgantes laminares, troqueladas, en forma de media bellota (seconservan 20), engarzadas con un bucle tubular. Se conserva además una piezatriangular con presilla en el vértice y cuatro anillas en la base para anudar las piezasrectangulares del cuerpo principal de la diadema. Las piezas se unirían mediante cuatrocuerdecillas atadas a las anillas y pasadas por los bucles metálicos de las diferentespiezas, al estilo de las diademas de La Puebla de los Infantes (muy similar a la deMairena) y las de Aliseda y Jávea. La decoración geométrica y la técnica laminar atroquel permiten fecharla a fines del período turdetano (Ibérico Final), en el siglo III-IIa. C. como evolución de los modelos de Ibero inicial (VII-VI a C) como las de Aliseday Ébora (Cádiz) de filigrana y granulado como motivos florales y zoomorfos. El trabajoa troquel apunta a orfebres que se dedican a una producción en serie con el fin desatisfacer una demanda amplia. El modelo de las piezas triangulares procede de lajoyería egipcia del Imperio Nuevo; el ensamblaje complejo, típico del períodoMicénico, con sistema de cordón pasante, se extendió desde Oriente Medio, dondeaparece ya en brazaletes del II Milenio, apareciendo en piezas fenicias de Biblos yMejido, en la joyería Asiria del s. VII a. C. y en algunas piezas de Rodas y Chipre (s.VII y VI a. C.), Grecia (VI a. C.) y Cerdeña (VI a. C.).66La fíbula de cuerpo en T, resorte y aguja de Mairena67El cinto de oro es una lámina muy delgada de 36 cm de longitud decorada conbandas longitudinales. La pieza se encontró dividida en tres fragmentos con un par deorificios en los bordes de rotura, posiblemente para pasar hilos de sujeción.resulta realmente originalentre los modelos encontrados en Andalucía, por su tamaño y por ser de oro, pues casitodas las conservadas son de bronce o plata. Aunque responde al esquema compositivode origen celta de La Téne, la técnica (laminar con dos piezas de forja) y la decoración(tres esferillas huecas ensartadas con hilos de metal y cintillas soldadas) apunta a losmodelos presentes en la joyería turdetana final (s. III -II a. C.).68El resto delas piezas de oro que componen el tesorillo son una pequeña pulsera de alambre áureosin decoración, 69un anillo con una placa grabada con un ave,70una pequeña bulla deoro esférica y hueca (formada por dos placas soldadas)7165Museo Arqueológico de Sevilla, nº 1981/547. Pieza de oro laminar y troquelado.Dimensiones pieza triangular 6,4 x 4,2 cm.; de plaquetas: 1,6 x 2,0 cm.; bellotas: alto2,7 y 2,4 cm.y un pequeño colgante de oro66FERNÁNDEZ GÓMEZ, Fernando: “El tesoro turdetano de Mairena del Alcor (Sevilla)”,Trabajos de prehistoria, Vol. 42, n.º 1, 1985, pags. 149-194.67Museo Arqueológico de Sevilla, nº 1981/540. Pieza de oro forjado de 6 cm y 24’6 gr.68Museo Arqueológico de Sevilla, nº 1981/541. Pieza de oro de 36`7 cm de largo, 1’2 cmde ancho y 7 gr.69Museo Arqueológico de Sevilla, nº 1981/542. Pieza de oro de 16 cm de largo y 32 gr.70Museo Arqueológico de Sevilla, nº 1981/543. Pieza de oro de 1’8 cm de largo y 2’4 gr.71Museo Arqueológico de Sevilla, nº 1981/544. Pieza de oro de 0’9 cm y 0’7 gr.
    • El hallazgo del tesoro turdetano de Mairena del Alcor109cilíndrico posiblemente diseñado para engastar una piedra o pieza de pasta vítrea que hadesaparecido.72Este grupo de joyas se encontró junto a tres vasos de plata.73El primero es unacopa de tipo Ancona (V-a), de 10 cm de altura, semiesférica, con boca abierta, pie fino yalto y dos asas laterales muy estilizadas.74Es, probablemente, una pieza importadafabricada en un taller helenístico del Mediterráneo Central u Oriental en la segundamitad del s. III a. C. El modelo deriva del kantharus tardo-helenístico y perdurará en lavajilla romana hasta el s. I de nuestra era.75Por el contrario, los dos vasos de plata sonobjetos de fabricación peninsular, probablemente elaborados en un taller del sur de laPenínsula siguiendo modelos griegos. Ambos presentan un perfil carenado con cuencosemiesférico, cuello alto y liso, pie bajo y decoración de varias bandas horizontales conadorno geométrico en el cuerpo. El pequeño presenta un cuello más corto y se conservarelativamente completo salvo un hueco en la parte central,76mientras el mayor, concuello largo, presenta abundantes concreciones y deterioros y le falta gran parte delcuello y la boca. 775. El frustrado proyecto de constituir un museo arqueológico en MairenaEl objetivo de Andrés Morales al entregar el tesoro al Ayuntamiento era que secrease un museo en la localidad78que albergase la colección Bonsor, su propiacolección arqueológica (compuesta por unas tres mil piezas) y otras obras y piezasdonadas por escultores y pintores locales. Para gestionarlo se crearía un patronato parala supervisión del cumplimiento de las condiciones de la donación, formado por elalcalde, el concejal de cultura del Ayuntamiento y otros 8 miembros nombrados por elpropio Andrés Morales.79Aunque la propuesta originó una seria división en el seno dela Corporación, especialmente cuando se debatió el nombramiento del director, puesalgunos concejales se oponían a que se crease un cargo para un museo que no existía, elpleno resolvió finalmente nombrar a Andrés Morales ... "como Director Conservadordel complejo museístico a crear en esta villa".80Mairena del Alcor pasó a figurar en los libros de arqueología gracias a laactividad desarrollada desde finales del siglo XIX por el arqueólogo británico GeorgeBonsor, que residió en la villa. El conjunto de piezas reunidas durante su vida en suresidencia privada, el castillo de Mairena del Alcor, constituye una de las colecciones72Museo Arqueológico de Sevilla, nº 1981/545. Pieza de oro de 1’6 cm y 0’8 gr.73FERNÁNDEZ GÓMEZ, Fernando: "El tesoro turdetano de Mairena del Alcor (Sevilla)",Trabajos de Prehistoria, nº 42, Madrid, 1985.74Museo Arqueológico de Sevilla, nº 1981/548. Pieza de plata de 10`6 cm de altura, 12’9cm de diámetro y 202 gr.75POZO, Salvador: “La vajilla metálica de la provincia Baetica. III. La Argenteríaromana”, Antiquitas, nº 17, M.H.M. Priego de Córdoba, 2005.76Museo Arqueológico de Sevilla, nº 1981/549. Pieza de plata de 9’4 cm de altura, 8’7 cmde diámetro y 83 gr.77Museo Arqueológico de Sevilla, nº 1981/550. Pieza de plata de 13 cm de altura, 9’6 cmde diámetro y 120 gr.78“El Museo Arqueológico de Mairena podría crearse en breve”, ABC, 12-12-198179A.M.M., Ac. Cap. 28-11-1980 y 30-1-1981.80A.M.M.., Ac. Cap. 27-11-1981.
    • 110Jose Manuel Navarro Domínguezarqueológicas privadas más importantes de España.81Ya en noviembre de 1977 el Alcalde propuso a la familia la compra de lacolección Bonsor y de su biblioteca. Pero fueron las negociaciones de la familia con elMuseo Arqueológico de SevillaTras su muerte, en 1930, su viuda,Dolores Simó, la mantuvo intacta y permitió la visita a cuantas personas estuvieseninteresadas. Pero en la década de los 70 su avanzada edad y precario estado de saludhizo temer al Ayuntamiento de Mairena por el futuro de la colección.82y con un museo de Barcelona para la venta de lacolección arqueológica,83las que impulsaron al Ayuntamiento de Mairena a iniciar lasgestiones que condujeron a su adquisición.84Finalmente El 28 de agosto de 1978 elAyuntamiento compró la colección y el material documental que la acompañaba por unimporte de 6 millones de pesetas,85según tasación efectuada por ConcepciónFernández-Chicharro, directora del Museo Arqueológico de Sevilla.86De todas formasla colección continuó depositada en el castillo por carecer el Ayuntamiento de un localadecuado para conservarla. 87Resultaba evidente que el propio castillo era el lugar idealpara establecer el museo, reformando el organizado por Jorge Bonsor.88A este respectola Comisión Provincial de patrimonio Histórico-Artístico, a instancia de la SubdirecciónGeneral de Arqueología, emitió en 1981 un informe favorable a la creación del museoen la fortaleza.89El Ayuntamiento de Mairena había aprobado ya en el verano de 1979 unapropuesta para adquirirlo y había emprendido algunas gestiones conducentes alograrlo.90Pero la corporación carecía del dinero necesario para acometer la compra,restauración y habilitación del castillo como museo.91Por ello no tuvo más remedio queapoyar la compra por el Estado y proponer que el museo local se integrase en elPatronato Nacional de Museos. Incluiría la colección Bonsor, propiedad delAyuntamiento, las joyas donadas por Andrés Morales9281NAVARRO DOMÍNGUEZ, José Manuel: “Colección Bonsor. Eterno proyecto demuseo. Coordinación-descoordinación institucional en materia de patrimonio histórico”,Las tribulaciones en la tutela del patrimonio paisajístico y urbano, Cádiz, 1997 y "Elcastillo de Luna de Mairena del Alcor", Fortificaciones en el entorno del BajoGuadalquivir, Alcalá de Guadaíra, 2001.un museo de arte flamenco yun museo de artistas maireneros con las pinturas y esculturas de los hermanos Gavira82AMORES CARREDANO, F. y FERNÁNDEZ LACOMBA. .J.: Jorge Bonsor y sucastillo: un proyecto de museo, Sevilla, 1994.83A.M.M., Ac. Cap. 13-2-1978.84A.M.M., Ac. Cap. 3-10-1977 y 13-2-1798.85A.M.M., Sec., exp. Castillo, 28 agosto 1978.86A.M.M., Sec., exp. Castillo, informe 14-2-1978.87A.M.M., Sec., exp. Castillo, e. 1/84. El Ayuntamiento firmó un contrato de depósito delas piezas con la familia.88"La colección Bonsor y el castillo de Mairena" en El Correo de Andalucía, 25-4-1984.89“El Museo Arqueológico de Mairena podría crearse en breve”, ABC, 12-12-198190A.M.M. Ac. Cap. 31-8-1979. También se habla de la posibilidad de adquisición de lacasa palacio.91A.M.M., Ac. Cap. 27-3-1981.92A.M.M., Ac. Cap. 2-4-1981. Se comprometía a entregar su colección completa.
    • El hallazgo del tesoro turdetano de Mairena del Alcor111Alba.93Entre 1981 y 1985 se sucedieron las negociaciones a tres bandas entre laSubdirección General de Arqueología del Ministerio de Cultura, el Ayuntamiento deMairena y la familia Peñalver.94Este proceso negociador se vio interrumpido por eltraspaso de competencias en materia de patrimonio del Ministerio de Cultura a la reciéncreada Consejería de Cultura de la Junta de Andalucía. Ante la paralización del procesonegociador el Ayuntamiento de Mairena amenazó con "arrinconarla [la colecciónBonsor] en cualquier trastero", reclamar la devolución de la colección Andrés Morales,"que fue entregada a cambio de la adquisición del Castillo de Luna", e iniciar accionesjudiciales.95Finalmente en 1985 la Consejería de Cultura reanudó las negociaciones y el 17de diciembre adquirió a la familia Peñalver el castillo, los 14.000 m2de olivar que locircundan y el mobiliario (27 pinturas, 60 muebles, 29 piezas de cerámica, herrajes,armas, relojes y otros bienes)96por un importe de 35 millones de pesetas,97segúnvaloración efectuada por María de la Cruz Aguilar, arquitecta del Ministerio de ObrasPúblicas. 98Tras la adquisición los grupos políticos municipales instaron al Alcalde aratificar los anteriores acuerdos para poner en marcha el patronato. En 29 de marzo de1985 el pleno ratifica tres acuerdos adoptados en 1981 por los que se creaba el patronatomunicipal del museo y se nombraba a Andrés Morales como director conservador.99ElAyuntamiento y la Consejería de Cultura mantuvieron varias entrevistas a lo largo delaño 1985, fruto de las cuales fue el acuerdo alcanzado entre Antonio Madroñal,Concejal de Cultura, y el Delegado Provincial de Cultura a fines de año. Ambasinstituciones manifestaban su intención de crear un museo local en Mairena, que seríade gestión mixta, constituyéndose un patronato conjunto Junta-Ayuntamiento paragestionarlo.100La Consejería ofrecía para ello el edificio del castillo, conservando lapropiedad y responsabilidad de gestión, y el Ayuntamiento aportaría las piezas de lacolección Bonsor. Según expuso el concejal mairenero ante el pleno municipal, laConsejería de Cultura aceptaría todo tipo de sugerencias desde Mairena, pero semantenía firme en varios puntos: la propiedad del tesoro, el nombramiento del personaldel museo y la gestión del castillo.101Las piezas del tesoro, como pertenecientes al patrimonio estatal, permaneceríanen el Museo Arqueológico de Sevilla, donde estaban siendo restauradas en aquellosmomentos.10293A.M.M.. Sec., exp. Castillo, 5-1-1981.Pese a ello, todavía en noviembre de 1986 algunos concejales mostraron94“Cultura sigue sin hacerse cargo del tesoro arqueológico de Mairena del Alcor”, El País,9-2-1983.95A.M.M., Sec., exp. Castillo, informe 10/84.96A.M.M., Sec., exp. Castillo, informe 9/84.97Registro de la propiedad Alcalá de Guadaíra, asiento 1169, diario 86.98A.M.M., Sc., exp. Castillo, 31-5-1982.99A.M.M., Ac. Cap. 29-3-1985.100Incluso se contempla habilitar una sala para reuniones del Gobierno Andaluz.101A.M.M., Ac. Cap. 21-2-1986. Estos puntos fueron aclarados por el Concejal de Culturaen el pleno de 21 de febrero siguiente a petición del grupo PCA.102A.M.M., Ac. Cap. 30-12-1985.
    • 112Jose Manuel Navarro Domínguezsu inquietud por el destino de la colección Andrés Morales y su temor de que noregresase a Mairena.103Respecto al nombramiento del personal del museo el Ayuntamiento tenía pocoque hacer. Según la legislación vigente era competencia exclusiva de la Junta deAndalucía, por lo que el nombramiento de Andrés Morales como director carecía devalidez.104Fueron infructuosas las gestiones llevadas a cabo personalmente por elAlcalde para poder mantener a Andrés Morales en el cargo. El Delegado de Cultura senegaba a aceptarlo argumentando que la persona designada debía estar en posesión de lalicenciatura de Historia.105El tercer punto, la cesión en uso del castillo al Ayuntamiento para su gestión, noofrecía realmente controversia. Como aclaraba el Alcalde, la cesión en uso supondría unenorme gasto, estimado en más de 10 millones de pesetas anuales, insostenible para lacorporación, dada la apurada situación de las arcas municipales. Por el contrario, si laJunta de Andalucía se hacía cargo del museo, costearía las obras de reconstrucción ymantenimiento y la población podría disfrutar de un museo en la localidad con unmínimo gasto.106Andrés Morales, considerándose marginado debido a una "maniobra política",decidió poner el asunto en manos de la justicia. Presentó una denuncia en el juzgado deCarmona contra la corporación municipal por incumplimiento de un acuerdo plenario,pues, aunque el nombramiento se produjo en la anterior legislatura, había sido ratificadoen el cargo por la siguiente corporación. Denunciaba además la paralización del plancultural que incluía la creación de una casa de la cultura en el castillo, el museoarqueológico y un museo de arte, así como el centro de documentación de flamenco.107En declaraciones a la prensa, Manuel Bustos Lozano, Alcalde de Mairena en 1986,aclaraba que, aunque la Corporación municipal había ratificado los acuerdos, uncomplejo museístico de alto nivel debe estar dirigido por un licenciado en historia yseñalaba que no consideraba honrada la actuación del demandante.108El proyecto del museo Bonsor quedó paralizado hasta que el Instituto Andaluzde Patrimonio Histórico lo retomó a principios de la década de los 90. En 1994 los103A.M.M., Ac. Cap. 28-11-1986. De todas formas el asesor jurídico del Ayuntamiento yahabía dejado claro que el tesoro turdetano depositado en el Museo Arqueológico deSevilla pertenecía al Estado Español, como tesoro de índole histórica encontrado en unproceso de excavación. Por otra parte la carencia de cualquier tipo de información sobreel lugar del hallazgo impedía regularizar su situación o efectuar cualquier reclamaciónal respecto, por lo que consideraba realmente difícil que el tesoro volviese a Mairenauna vez establecido el museo local.104A.M.M., Ac. Cap. 30-12-1985.105A.M.M., Ac. Cap. 21-2-1986.106A.M.M., Ac. Cap. 21-2-1986.107“El donante del tesoro de Mairena denuncia el incumplimiento del trato, ABC, 20-2-1986 y "El futuro del castillo de Mairena del Alcor, origen de una denuncia contra elAyuntamiento", Diario 16,13-3-1986.108“El futuro del castillo de Mairena del Alcor, origen de una denuncia contra elAyuntamiento”, Diario 16, 13-3-1986."... que no es muy honrado por parte de MoralesGuillén donar a su pueblo una importante colección arqueológica sólo para asegurarsesu permanencia como director-conservador del futuro museo".
    • El hallazgo del tesoro turdetano de Mairena del Alcor113profesores Fernando Amores y Juan Fernández presentaron un proyecto para establecerel museo en el castillo, aprovechando el edificio construido por Bonsor y habilitando lastorres como espacios expositivos.109Recogía los tres centros de interés propuestos yaen 1982 por María de la Cruz Aguilar: la fortaleza medieval, la colección arqueológicay la propia residencia-museo construida a principios del siglo XX y conservada por laviuda de Bonsor.110Pero la esperanza abierta por el proyecto quedó de nuevo frustradacuando, con el paso del tiempo, se fue retrasando la financiación y se paralizaron losproyectos de restauración.111Afortunadamente en la última década el Ayuntamiento ha tomado las riendas yel proyecto de museo parece haber comenzado a caminar con paso firme con la creaciónde la Casa Museo Bonsor.112Se ha nombrado una directora-conservadora del museo; sehan emprendido diversas campañas de restauración y acondicionamiento del castillo,combinando proyectos de escuela taller, campos estivales de trabajo y contratasprofesionales de restauración; se ha conseguido finalmente de la Junta de Andalucía lacesión en uso del castillo, la aportación de importantes fondos por parte de losMinisterios de Cultura y Fomento y de la Junta de Andalucía, y se han emprendido tantola restauración del mobiliario como la organización de la colección arqueológica.113Pero el modelo de museo que finalmente va apareciendo se aleja claramente delsoñado en 1981.114De todas formas el castillo se acaba de abrir a la visita pública, se celebranceremonias, conciertos musicales y otros actos culturales, y aunque todavía la colecciónarqueológica de Bonsor no ha podido ser expuesta convenientemente, algunas piezashan formado parte de la exposición Los tesoros arqueológicos de la Hispanic Society,El Tesoro de Mairena permanece en la sala VII del MuseoArqueológico de Sevilla, las tres mil piezas arqueológicas ofrecidas por Andrés Moralesen diciembre de 1980 continúan en su poder, el centro de flamenco se ha instalado en lacasa-palacio, un edificio próximo al castillo, que además alberga una colección deaperos y piezas de menaje (posible embrión de un museo local de costumbrespopulares), y del museo de artistas locales nada sabemos por el momento.115109AMORES CARREDANO, F. y FERNÁNDEZ LACOMBA, J.: Bonsor y su Colección.Un Proyecto de Museo, Sevilla, 1994.110A.M.M., Sec., exp. Castillo, 31-5-1982.111NAVARRO DOMíNGUEZ, José Manuel: “Colección Bonsor. Eterno proyecto de museo.Coordinación-descoordinación institucional en materia de patrimonio histórico”, Las tribulaciones enla tutela del patrimonio paisajístico y urbano. Cádiz, 1997.112GÓMEZ DÍAZ, Ana María: “Casa-museo Bonsor. Castillo de Mairena. Una institución con un siglode vida”, Revista de la Asociación Profesional de Museólogos de España, n.º 11, 2006 y “Carmona ylos castillo de Los Alcores”, 2º Congreso internacional de turismo arqueológico, Barcelona, 2006.113“Mairena del Alcor: El museo, la casa palacio y una biblioteca, nuevas apuestas culturales delmunicipio”, ABC, 07-07-2003, “El Castillo de Luna de Mairena albergará la Casa Museo Bonsor”,ABC, 21-03-2008, “El Ayuntamiento de Mairena del Alcor y Fomento pactan la creación de la casa-museo del pintor Jorge Bonsor”, El Mundo, 28-5-2008, “Las murallas como escenario”, ABC, 28-06-2008, “El castillo de Luna”, ABC, 27-08-2009, “Gobierno y Ayuntamiento invierten casi tres millonesen el Castillo de Luna en Mairena”, Andaluciacultura.com, 30-12-2009 y “Mairena del Alcor restauray recupera el castillo de Luna”, ABC, 01-02-2010.114“El Museo Arqueológico de Mairena podría crearse en breve”, ABC, 12-12-1981.115VV.AA.: Los tesoros arqueológicos de la Hispanic Society, Sevilla, 2009.
    • 114Jose Manuel Navarro Domínguezcelebrada en 2009, 116que tuvo gran eco en la prensa.117Todo ello ofrece firmes esperanzas de que el museo, esta vez, será finalmenteuna realidad y dejará de ser válido el título bajo el que se expuso en 1986 en unasjornadas de patrimonio, la historia de los distintos proyectos ofrecidos para su puesta enfuncionamiento.118116NAVARRO DOMÍNGUEZ, José Manuel: “Tesoros arqueológicos de la Hispanic Society en Sevilla:Huntington y Bonsor, dos figuras de la arqueología de principios del siglo XX”, Boletín Ben Baso, n.º20, Sevilla, 2009.117“Los tesoros arqueológicos de la Hispanic Society llegan a Sevilla”, El Pais, 12-5-2009, “El tesorosevillano de la Hispanic Society regresa un siglo después”, Diario de Sevilla, 12-5-2009, “El tesoroarqueológico de la Hispanic Society of America se expone en Sevilla”, ABC, 11-05-09.118NAVARRO DOMíNGUEZ, José Manuel: “Colección Bonsor. Eterno proyecto de museo.Coordinación-descoordinación institucional en materia de patrimonio histórico”, Las tribulaciones enla tutela del patrimonio paisajístico y urbano, Cádiz, 1997.
    • 115ANUARIO DE HESPÉRIDES. INVESTIGACIONES CIENTÍFICAS EINNOVACIONES DIDÁCTICAS (Málaga), vol. 17-18, págs. 115-126.CUADERNOS DIDÁCTICOS PARA EL ESTUDIO DELYACIMIENTO ARQUEOLÓGICO DE GANDUL(SEVILLA)José Manuel Navarro DomínguezAsesor CC.SS. CEP de Alcalá de Guadaira (Sevilla)Gandul es el complejo arqueológico más importante de la cuenca del ríoGuadaira y uno de los más interesantes del bajo valle del Guadalquivir. Tanto por sugigantesca extensión (294 hectáreas, la mayor parte en el término municipal de Alcaláde Guadaíra y un pequeño sector en el de Mairena del Alcor), como por su largorecorrido temporal, mostrando una ocupación permanente, aunque en diferentes zonas,desde el Paleolítico hasta nuestros días, merece la atención como yacimiento singular.1La monumentalidad, variedad y originalidad de los restos conservados y su elevadovalor patrimonial lo convierten en uno de los yacimientos más importantes a escalanacional, lo que justifica que en 1991 fuese declarado Bien de Interés Cultural. 2La existencia de ruinas antiguas en la dehesa de Gandul y la extracción de restosarqueológicos, principalmente romanos, está documentada al menos desde el s. XVIII.El sacerdote alcalareño José de Flores recoge a principios del siglo XIX en susmemorias el hallazgo de esculturas y monedas en el lugar,3y el marqués de Gandulposeía una interesante colección de piezas y monedas romanas en el palacio de la aldeaque mostraba a los visitantes.41FAJARDO DE LA FUENTE, Antonio: Patrimonio histórico en el ámbito rural de la cuenca delrío Guadaira, Sevilla, 2000.2BOJA, nº 98, 8 de noviembre de 1991.3FLORES, Leandro José de: Memorias Históricas de la villa de Alcalá de Guadaíra, 1834, (reed.)Alcalá de Guadaíra, 1979.4CAÑAL. C.: Sevilla prehistórica. Yacimientos prehistóricos de la provincia de Sevilla, Sevilla,1894 y BALLESTEROS, Antonio: La mirada forastera sobre Alcalá de Guadaíra, Alcalá deGuadaíra, 2010.VOLVER AL ÍNDICE
    • 116Jose Manuel Navarro DomínguezLas primeras excavaciones registradas fueron las practicadas a principios delsiglo XX por F. Méndez, labrador de Mairena del Alcor, quien descubrió algunos restosdurante la apertura de unas zanjas en tierras en su propiedad. Guiado por estos hallazgos,el arqueólogo inglés afincado en Mairena Jorge Bonsor excavó los túmulos de Gandulen las primeras décadas del s. XX, descubriendo los restos de una ciudad romana,numerosas tumbas megalíticas, una necrópolis romana y un abundante materialarqueológico.5La declaración en 1931 de la necrópolis megalítica de Gandul como MonumentoHistórico Artístico atrajo la atención de diversos investigadores europeos, quienes,apenas apagados los ecos de la Guerra Civil, emprendieron diversos trabajos deexcavación en el yacimiento. Entre ellos cabe destacar el trabajo de Leisner, en ladécada de los 40, y el de Ponsich, en los 50.6En 1971 Collantes de Terán exploró variostúmulos y consiguió que se reconociese a la necrópolis megalítica el carácter deMonumento Nacional. En 1982 la Universidad de Sevilla emprendió una campaña deexcavaciones junto con el Ministerio de Defensa, dueño de parte del terreno donde seubica el yacimiento. Los profesores Victor Hurtado y Fernando Amores excavaron eltholos de las Canteras, las villas romanas de la granja y el club militar y restauraron elmausoleo circular conocido como "El Columbario".7La última actuación en la zona hacorrespondido a la reconstrucción del Dolmen del Término, realizada en 2000 por elarqueólogo provincial José Manuel Rodríguez Hidalgo.8Desgraciadamente el yacimiento ha sufrido un prolongado deterioro provocadopor el arado del terreno, el plantío de olivares, la construcción de edificaciones recientes,e incluso las maniobras de blindados del Ejército, primero del cuartel de la Canteras yahora de la fábrica de General Dinamic-Santa Bárbara Blindados ubicada en el antiguoacuartelamiento. A todo ello se une el expolio practicado por aficionados provistos dedetectores de metales que desde la década de los 70 vienen recorriendo la zona. Sonnumerosos los vecinos de las poblaciones cercanas que tienen pequeñas colecciones demonedas, piezas cerámicas y fragmentos de esculturas.La Asociación de Profesores para la Protección y la Difusión del Patrimonio BenBaso viene desarrollando en los últimos años diversas actividades de difusión enGandul, organizando visitas guiadas, denunciando la escasa protección de los restos5BONSOR, G.: “Les colonies agricoles prerromaines de la vallée du Bétis”, Revue Archeologique,XXXV, París, 1899 y “Los pueblos antiguos del Guadalquivir y las alfarerías romanas”, Revista deArchivos, Bibliotecas y Museos, Madrid, 1902.6LEISNER, G.-LEISNER, V.: "Los monumentos megalíticos del mediodía de la Península Ibérica,según los resultados a que han llegado G. y V. Leisner", Archivo Español de Arqueología, n.º 22,Madrid, 1949 y Die Megalithgräber der Iberischen Halbinsel. Erster Teil: Der Westen, Berlin,1959.BARRIONUEVO Francisco José y SALAS, Jesús: “El catálogo de dólmenes en la provincia deSevilla”, PH: Boletín del Instituto Andaluz del Patrimonio Histórico, año 8, n.º 31, 2000.7HURTADO PÉREZ, V y AMORES CARREDANO, F.: "El tholos de Las Canteras y losenterramientos del Bronce en la necrópolis de El Gandul (Alcalá de Guadaira, Sevilla)", Cuadernosde Prehistoria de la Universidad de Granada, n.º 9, Granada, 1984.8RODRÍGUEZ HIDALGO, J. M.: "La restauración del dolmen de El Término (Alcalá de Guadaíray Mairena del Alcor, Sevilla)", Spal, Revista de Prehistoria y Arqueología, n.º10, Sevilla, 2000.CONSEJERÍA DE CULTURA: Plan General de Bienes Culturales de Andalucía 1996-2000:Documento de Avance, Sevilla, 1997 y FAJARDO DE LA FUENTE, Antonio: Patrimoniohistórico en el ámbito rural de la cuenca del río Guadaíra, Sevilla, 2000.
    • Cuadernos didácticos para el estudio de Gandul (Sevilla)117excavados y proponiendo el desarrollo de programas sistemáticos de estudio y puesta envalor. En su seno surgió el grupo “Gandul- Alcores” con la intención de elaborar unmaterial didáctico adecuado para potenciar la visita del mismo por los centroseducativos de las localidades próximas. Lo componen Ascensión Benítez Méndez, LuisaMª González Pérez, Andrés Manso Herrero, Dulce Nombre Morillo Aguilar, CristóbalRaya Sancho, Matilde Rojas Román, José Luis Yuste Morales y José Manuel NavarroDomínguez, todos ellos miembros de la asociación y profesores en activo en centroseducativos próximos al yacimiento. El grupo se constituyó formalmente como grupo detrabajo del Centro del Profesorado de Alcalá de Guadaíra en 2004, coordinado por JoséManuel Navarro Domínguez, profesor del IES Los Alcores y asesor del citado CEP.El proyecto parte de la experiencia acumulada en las visitas realizadas conanterioridad por los miembros del grupo con sus alumnos a lo largo de su carreraprofesional, que en algunos casos alcanza ya la treintena de años. En el apartado gráficoel grupo ha contado con la colaboración de Manuel Cano Garrido, profesor de Dibujo,jubilado, de Alcalá y de José Antonio Navarro Domínguez, profesor del IES Ál-Andalusde Arahal y aficionado al dibujo y la pintura.La visita a la zona resulta relativamente compleja debido a su alejamiento de víasde comunicación importantes, al carácter privado de buena parte del terreno, el plantíoreciente de olivares y la existencia de un coto de caza y de un campo de maniobras devehículos militares. Además la mayoría de las tumbas están cercadas en fincas privadas,por lo que debe solicitarse el correspondiente permiso al propietario. Afortunadamentehemos conseguido que las concejalías de Cultura de los ayuntamientos de Alcalá deGuadaíra y Mairena del Alcor faciliten la tarea de contacto con los propietarios de lasfincas agrícolas.1. El yacimiento arqueológico de GandulEl oppidum de la Mesa de Gandul fue uno de los poblados más importantes delBajo Guadalquivir desde época calcolítica hasta la caída del Imperio romano y habríaque ponerlo en relación con toda una comarca donde abundan restos semejantes. Losregistros más antiguos de ocupación estable de la mesa datan de fines del Calcolítico yse mantiene como estructura urbana hasta el s., VI d. C., a juzgar por los restosarqueológicos localizados. Hasta época romana Gandul estaba relativamente próximo alLacus Ligustinus, el gran estuario que antaño formaba la desembocadura atlántica delGuadalquivir.El yacimiento presenta un amplio recorrido temporal. Del periodo Calcolíticodatan los dólmenes de galería (Tumba de la Casilla) y el dolmen la Cañada del Carrascaly la muralla de la mesa. Del tránsito del Calcolítico a la Edad del Bronce datan un buennúmero de construcciones de carácter funerario como el tholos de las Canteras, la Cuevadel Vaquero, los sepulcros de Cañada Honda E, la tumba del Pedrejón y el tholos delTérmino. Del Bronce se han encontrado enterramientos dispuestos a cada lado delcorredor y dentro del túmulo del Tholos de las Canteras, consistentes en pequeñospozos. De época tartésica e ibérica se data la necrópolis orientalizante, con túmulosartificiales tanto de incineración como de inhumación. Finalmente de época romana datala ciudad de la mesa, los restos de numerosas villas situadas en los alrededores y lanecrópolis.La aldea de Gandul, surgida como enclave feudal medieval, ejemplificaperfectamente un modelo intermedio entre la pequeña villa de dedicación agraria deamplio volumen de población (como las cercanas Mairena o El Viso) y el cortijo extensocomo sistema de explotación consagrado en el campo andaluz. Pero no logró
    • 118Jose Manuel Navarro Domínguezconsolidarse como núcleo estable, y tras alcanzar su tamaño máximo en el s. XVI, fueperdiendo habitantes paulatinamente.9Lo exiguo de su término y la caída de supoblación, hasta convertirse en un "despoblado" a principios del S. XIX, fueron losargumentos que, una vez desaparecida la jurisdicción señorial en 1837, permitieron aAlcalá de Guadaíra incorporar las tierras y casas de Gandul y Marchenilla a su términoen 1840.10En la segunda mitad del s. XIX la zona fue atravesada por la línea de ferrocarriltendida entre Sevilla y Carmona, comunicando las poblaciones de la comarca de LosAlcores. Esto supuso un ligero alivio en el proceso de decadencia de la aldea, al igualque la reactivación de los molinos harineros en la posguerra. Pero la instalación de lasfábricas de harina de Alcalá, la mecanización del campo y el desarrollo económico de ladécada de los 60 acabaría con la vida de la aldea.11Tras la Guerra Civil se instaló en la zona el cuartel del grupo mecanizado"Guzmán el Bueno" que utilizaba los llanos de Las Canteras y Gandul como campo demaniobras de sus carros de combate. En esta zona militar se localizan los túmulos másimportantes, destacando especialmente la Cueva del Vaquero. Actualmente lasinstalaciones pertenecen a la empresa militar que dedica la planta al mantenimiento yreparación de vehículos blindados del Ejército español.Recientemente el aspecto de la zona se ha modificado. Tras la supresión en 1975de la línea férrea, su trazado ha sido rehabilitado como vía verde de Los Alcores por susinnegables valores históricos, ecológicos y paisajísticos. La mesa y la dehesa de palmashan sido cercadas como coto de caza, restringiendo el acceso. Buena parte de la zona detúmulos ha sido cercada por el propietario para plantar olivar, alterando el camino queconducía de Mairena a Gandul e incluyendo dos grandes túmulos dentro de la finca.Actualmente se puede acceder al yacimiento desde Alcalá de Guadaíra, tomandoel desvío de la Autovía A-92, a la salida de Alcalá girando junto a la estación de servicioLa Marquesa, en dirección al centro penitenciario femenino y a las instalaciones de laempresa Santa Bárbara de Blindados. Junto a la puerta del centro de reclusión comienzaun camino de tierra en suave pendiente que lleva a la derecha hacia el pueblo de Ganduly a la izquierda, rodeando el eucaliptar, hacia los dólmenes. Desde Mairena puedeaccederse por el llamado Camino de Gandul, que parte del casco urbano en El Arenal, enla rotonda de los olivareros, en dirección al campo de fútbol. Dejando a un lado la Ventade los Conejos, se llega al yacimiento junto al dolmen del Término. Ese mismo caminollega a la aldea. Así mismo puede accederse por la Vía Verde, el antiguo carril del tren.En Mairena puede tomarse el camino en la cuesta de la Vega, junto a los molinos y enAlcalá, en la zona de S. Francisco, en la antigua estación, aunque este último caminoestá muy perdido por el intenso crecimiento urbano de la población.2. La necrópolis9NAVARRO DOMÍNGUEZ, José Manuel: "La estructura demográfica y socioeconómica de lavilla de Gandul en el s. XVIII", Primeras Jornadas de Demografía Histórica de Andalucía, Cádiz,1992 y "Estructura económica de la villa de Gandul en el s. XVIII", V Jornadas de Historia deAlcalá de Guadaíra, Alcalá de Guadaíra, 1994.10NAVARRO DOMÍNGUEZ, José Manuel: "Incorporación de Gandul a Alcalá en 1840”,Jornadas de de Patrimonio de Alcalá, Alcalá de Guadaíra, 2008.11LÓPEZ PÉREZ, Francisco: Gandul en el horizonte, Sevilla, 2004.
    • Cuadernos didácticos para el estudio de Gandul (Sevilla)119La provincia de Sevilla es rica en yacimientos megalíticos, localizándose hasta15 grandes conjuntos con un total de 90 megalitos, localizados entre otros lugares enAlanís, Alcalá de Guadaíra, Almadén de la Plata, Burguillos, Carmona, Cazalla de laSierra, Lora del Río, Mairena del Alcor, Utrera y Valencina (con uno de los conjuntos demayor importancia).12El fenómeno abarca un amplio abanico temporal. Se interpretaque los dólmenes de galería, los más antiguos, comienzan a construirse en el neolíticofinal (4.500 a. C.), mientras los tholoi, más evolucionados, se construyeron en elCalcolítico (III milenio) y el Bronce inicial (2000 – 1500 a. C.).13La necrópolis megalítica de Gandul está constituida por 7 sepulcros bastantepróximos a los que habría que añadir el de la Cañada del Carrascal, situado en términode Mairena del Alcor. La mayoría corresponden al modelo de tholos con cámara circulary galería estrecha salvo el sepulcro de la Casilla, que responde al modelo de galería,formado por un gran pasillo amplio sin cámara diferenciada.Su tamaño oscila entre los 7 metros y medio del pequeño tholos de Las Canterashasta los 16 metros y medio de la tumba del Término. Todos están recubiertos en suinterior, bien de pizarra (en mampostería como en El Vaquero, o grandes lajas como enLas Canteras o Cañada Honda) o con ortostatos como en Pedrejón. Tres de ellos(Vaquero, Cañada Honda G y Término), presentan una cámara secundaria adosada a laprincipal. Todos los dólmenes están orientados al Este y alguno a SE, quizás basado enel curso del sol.14De ellos son visitables tres, por encontrarse bien conservados o restaurados. Eldolmen de galería de La Casilla se encuentra dentro de la finca de olivar La Lozana, depropiedad particular. Sus paredes están formadas por grandes ortostatos, sin cámaradiferenciada al fondo. El tholos del Término ha sido reconstruido entre febrero y marzode 2000 por la Consejería de Cultura, se data en 2.400-2.000 a. C. y sus paredes estáncubiertas con grandes placas de pizarra verticales. Presenta una cámara circular de 3’50m. de diámetro y 2’30 m. de alto, y una cámara secundaria más pequeña y baja (2 m. dediámetro), comunicada por un largo pasillo. Finalmente la Cueva del Vaquero,excavado en 1902 por George Bonsor, tiene una longitud total de 13 m. (10’30 m. elpasillo y cámara de 2’70 m de diámetro). El pasillo, forrado de pequeñas lajas depizarra, tiene forma trapezoidal, abriéndose en una cámara circular con una cámarapequeña anexa de menores dimensiones.15Junto a la zona de los dólmenes se localiza una necrópolis romana, lo que indica12BARRIONUEVO Francisco José y SALAS, Jesús: “El catálogo de dólmenes en la provincia deSevilla”, PH: Boletín del Instituto Andaluz del Patrimonio Histórico, año 8, n.º 31, 2000.13CABRERO GARCÍA, R.: "Tipología de sepulcros calcolíticos de Andalucía Occidental", HuelvaArqueológica, n.º 7, Huelva, 1985 y El Fenómeno Megalítico en Andalucía Occidental, (Tesisdoctoral microfilmada), Universidad de Sevilla, 1998, y GARCÍA SANJUÁN, L. - HURTADOPÉREZ, V.: "Ruinas con grandes piedras. Teorías y realidades sobre el megalitismo", enFERNÁNDEZ CARO, José Juan (coord.): El megalitismo. Conjuntos megalíticos de Valencina dela Concepción y Gandul, (Alcalá de Guadaíra) Cuaderno Didáctico del Profesorado, Sevilla,2003.14FERNÁNDEZ CARO, José Juan (coord.): El megalitismo. Conjuntos megalíticos de Valencinade la Concepción y Gandul, (Alcalá de Guadaíra), Sevilla, 2003.15AMORES CARREDANO, Fernando: Carta arqueológica de Los Alcores, Sevilla, 1982 y“Arqueología en Alcalá de Guadaíra”, I Jornadas de Historia de Alcalá de Guadaíra, Alcalá deGuadaíra, 1987.
    • 120Jose Manuel Navarro Domínguezuna continuidad en el uso del territorio, al igual que la ciudad romana se superpone alpoblado ibero y calcolítico. Entre sus tumbas más características destaca un mausoleoturriforme cilíndrico del siglo I d. C., excavado y reconstruido parcialmente porFernando Amores y Víctor Hurtado en 1982. A su alrededor, al igual que en los túmulos,se localizan tumbas "satélite" cubiertas estas con tégulas dispuestas a dos aguas.163. La mesa de GandulEl “oppidum” de la Mesa de Gandul es uno de los poblados más importantes delBajo Guadalquivir con un desarrollo temporal que abarca desde el Calcolítico hasta el s.VI d. C., a juzgar por los restos arqueológicos localizados.17El asentamiento de la mesade Gandul cubre 56 hectáreas y presenta una superposición de restos calcolíticos,tartésicos, iberos y romanos superpuestos. Un análisis superficial permite reconocer enla mesa diferentes zonas de ocupación. En toda su superficie se localiza cerámica ibéricay romana, con una densidad mayor en la parte central, estando especialmenterepresentados los materiales constructivos romanos y la cerámica industrial (ánforas).En menores proporciones encontramos cerámica ibérica, “terra sigillata”(sudgálica ehispánica) y algunas teselas. En la zona situada al norte de las defensas principalesparece localizarse una zona de forja de metal, a juzgar por los restos de escorialocalizados y la escasez de ladrillos y tégulas. La zona situada al oeste del Toruñopresenta una densa concentración de cerámica, especialmente deteriorada, lo quepermite suponer la existencia de alfares. Al norte del Toruño, junto a la fortificaciónexterior, se ha localizado un cementerio visigodo. 18La muralla que protegía la ciudad por la cara norte de la mesa, presenta un cortomuro de unos 2 m. altura que discurre adaptándose a la línea de desnivel del relieve.Está construida con mampostería por aproximación de hiladas con perfil trapezoidal. Elorigen de esta estructura defensiva se ha interpretado como respuesta a la tumultuosaépoca de mediados del I milenio a. C., ante la llegada de los pueblos colonizadores, eldesarrollo del comercio de los metales y el origen de la sociedad ibérica. Esta murallaestá reforzada por 3 bastiones troncocónicos, como torreones defensivos, dos menores,de unos 8 m. de altura, que flanquean una posible puerta datable en el Bronce Final, y unbastión principal ubicado en el extremo noroeste de la mesa, denominado Toruño(derivación de Turris) correspondiente a finales del periodo Calcolítico o inicios delBronce. Algunos autores, dado su carácter relevante al sobresalir sobre toda las restantesconstrucciones y ser ampliamente visible desde toda la necrópolis, le han atribuido uncarácter religioso.19La línea de fortificaciones exteriores forma un grueso muro de unos 2 m. deancho de sillares y piedras irregulares con muros cruzados, similar a la muralla decasamatas de modelo cartaginés del Castillo de Doña Blanca, en el puerto de Santa16AMORES, Fernando y HURTADO, Víctor: “Excavaciones de un mausoleo circular en LasCanteras (Alcalá de Guadaíra, Sevilla), Habis, n.º12, 1981.17PELLICER, M. y Hurtado V.: "Excavaciones en la Mesa de El Gandul (Alcalá de Guadaíra)",Anuario arqueológico de Andalucía 1986, Sevilla, 1987.18ESCACENA, José Luis y FERNANDEZ, Guiomar: "Tartessos fortificado", Fortificaciones en elentorno del Bajo Guadalquivir, Alcalá de Guadaíra, 2001.19KEAY, Simon: "Fortificaciones en el Bajo Guadalquivir durante el final de la Edad del hierro yla época romana inicial", Fortificaciones en el entorno del Bajo Guadalquivir, Alcalá de Guadaíra,2001.
    • Cuadernos didácticos para el estudio de Gandul (Sevilla)121María. A juzgar por las monedas cartaginesas encontradas, la ciudad pudo servir, aligual que Carmona, como acuartelamiento de las tropas cartaginesas durante la segundamitad del s. III a C. antes de la batalla de Ilipa (206 a C.).20Muy cerca de esta muralla,a unos 300 m. al norte del Toruño, se ha localizado una depresión de forma elíptica quealgunos autores identifican con la base de un pequeño anfiteatro, que precisaconfirmación arqueológica.21Tanto en la Mesa como en las villaes se han hallado restos de edificios conabundante cerámica republicana e imperial (especialmente significativa es la terrasigilata), monedas, fragmentos de estatuas y mosaicos; de construcciones urbanas(cisternas, muros de casas y templos, capiteles, restos de una fuente en la vaguada nortede la Mesa; y de un posible anfiteatro situado al noroeste, entre la ciudad y el mausoleocircular. Actualmente toda la mesa está cercada como coto privado de caza, discurriendola cerca junto al camino del desmantelado ferrocarril Sevilla-Carmona, que recorría todala cornisa de Los Alcores.224. La aldea de GandulLa actual población de Gandul se ubica al oeste de la mesa en una pequeñavaguada excavada por el arroyo surgido de una fuente que mana hacia la Vega. Lapoblación se fue asentando a ambos lados de la calle principal, denominada real,dispuesta en el seno de la vaguada. Desde el s. XVI, en que parece alcanzar su máximotamaño con unas 60 casas, el poblado ha ido perdiendo población, quedando reducido en1840, cuando pasó a ser pedanía de Alcalá, a una docena de casas.23Entre los edificiosmonumentales destacan la posada, donde se detuvo Washington Irving en su camino aGranada, como recoge en su obra Cuentos de la Alhambra, el edificio municipal queejerció las funciones de casa consistorial, pósito y cárcel, la capilla de la Vera Cruz, quefue utilizada como cementerio, la iglesia mudéjar de S. Juan Evangelista, una gran torrebajomedieval de tapial, muy alterada en su parte alta, y el palacio de los marqueses deGandul, un magnífico ejemplo de las construcciones rurales protobarrocas andaluzas deprincipios del siglo XVII, que marcarían el modelo para la arquitectura de las haciendasbarrocas del XVII y el XVIII. A lo largo del río se encuentran diversos molinos.Algunos de ellos son mudéjares, aunque reformados en los siglos XVII y XVIII. Hoy seencuentran abandonados, ocultos entre las acacias y las zarzas, y han sido convertidos engraneros y almacenes.5. Los cuadernos didácticos20PLIEGO VÁZQUEZ, Ruth: “Sobre el Reclutamiento de Mercenarios Turdetanos: elCampamento Cartaginés de el Gandul (Alcalá de Guadaira, Sevilla)”, Habis, n.º 34, 2003.21AMORES CARREDANO, Fernando: Carta arqueológica de Los Alcores, Sevilla, 1982.22BUERO, Soledad, FLORIDO, Concepción y DOMÍNGUEZ, Francisco:"Prospecciónarqueológica superficial del término de Alcalá de Guadaíra. Sevilla, campaña 1987", Anuarioarqueológico de Andalucía, II, 1989.23NAVARRO DOMÍNGUEZ, José Manuel: “La crisis del poder señorial en el tránsito del Antiguoal Nuevo Régimen. La casa de Arcos-Osuna en la campiña sevillana", XIV Congreso Hespérides,Priego de Córdoba, 1998 y “La desvinculación señorial en la comarca de los Alcores", Villas,monasterios y señoríos. Estudios sobre el régimen señorial, Sevilla, 2003 y LÓPEZ PÉREZ,Francisco: Gandul en el horizonte, Sevilla, 2004.
    • 122Jose Manuel Navarro DomínguezLa serie dedicada al estudio del yacimiento de Gandul está compuesta por trescuadernos: uno para el alumnado de Educación Primaria, otro para el de EducaciónSecundaria Obligatoria y el tercero para el profesorado; todos integrados dentro de lacolección de cuadernos didácticos sobre patrimonio que edita el Ayuntamiento de Alcaláde Guadaíra.El Cuaderno de Educación Primaria pretende motivar al alumno a través de uncuento, cuyo protagonista, Panva (de las palabras pan y vagón), nos transporta a travésdel tiempo, partiendo de la actualidad, conociendo el medio físico e histórico de Gandulhasta introducirnos en el mundo de nuestros antepasados de la Prehistoria. El objetofinal de la narración es conocer la vida de los primeros pobladores de la zona, con lastumbas o dólmenes como prueba y justificación de los primeros asentamientos humanos.El cuaderno está realizado para trabajarlo sobre el mismo soporte, coloreando yhaciendo sus actividades en el aula y en el propio yacimiento y sirve de referencia parala visita del lugar según el esquema de la ruta propuesta. El tiempo de realización puedeestar repartido en varias sesiones. Se propone una primera sesión, principalmentemotivadora, con la lectura del cuento y el análisis de la situación física del lugarmediante fotografías y comentarios. Otras sesiones se orientan a profundizar en lalectura, realizar las actividades y trabajo plástico de colorear y completar juegos. Porúltimo se ofrecen pautas para la realización de la visita a la zona y la evaluación de loaprendido en el aula.El cuaderno destinado a Educación Secundaria Obligatoria supone unaampliación del contenido base del anterior. Con él se profundiza en el conocimiento delas características geológicas y el paisaje natural de la zona y las distintas etapas yépocas históricas que podemos rastrear en Gandul y la zona de Los Alcores, así comodebatir y conocer su situación actual. Las actividades abarcan una gran variedad deaspectos como el estudio de las características geográficas de los Alcores, con particularatención al área de Gandul, el análisis de los aspectos culturales relacionados con cadauna de las épocas históricas que han dejado su huella en la zona y la visita a loselementos patrimoniales más destacados (como los dólmenes, el columbario, el poblado,la antigua vía férrea o el palmar). Dicho estudio se completa con actividades dedicadasal fomento de habilidades propias de las Ciencias Sociales y Naturales como lainterpretación de planos, mapas y ejes cronológicos, la observación y análisis deelementos destacados de edificios o paisajes, la elaboración de pequeños informes,sintetizando información y la adquisición y manejo adecuado del vocabulario técnicopreciso.24El Cuaderno del Profesor recoge la propuesta de trabajo, desglosando objetivos ycontenidos, y ofrece orientaciones didácticas para el profesorado de Educación Primariay Secundaria. Pretende ser una herramienta abierta a otras propuestas y puntos de vista,pudiendo trabajarse con la flexibilidad que cada docente crea más oportuna según elalumnado y el tiempo disponible. Además se expone, de forma necesariamenteresumida, la ingente cantidad de información académica publicada sobre el yacimiento.En el primer apartado se analizan, con ayuda de gráficos y mapas, las principalescaracterísticas geográficas y ecológicas del medio natural de la comarca de Los Alcores,con particular atención a las peculiaridades que presenta el paisaje de la zona de24GRUPO DE INVESTIGACIÓN EN LA ESCUELA: Proyecto Curricular “Investigación yRenovación Escolar” (IRES), Sevilla, 1991 y HERNÁNDEZ MARTÍNEZ, A.: “El tratamientodidáctico del patrimonio artístico en la ESO y en el Bachillerato” en CALAF, R. y otros: Aspectosdidácticos de Ciencias Sociales (Arte), Zaragoza, 1998.
    • Cuadernos didácticos para el estudio de Gandul (Sevilla)123Gandul. A continuación se ofrece un recorrido por las principales etapas de evoluciónhistórica del yacimiento, estudiando el asentamiento prehistórico, los restos conservadosde época romana y del período musulmán, la formación del señorío medieval, suevolución con la familia Jáuregui, la situación de la aldea a fines del Antiguo Régimen,su proceso de incorporación al término de Alcalá en 1840, la instalación de la línea delferrocarril Sevilla – Alcalá – Carmona y el abandono definitivo de la aldea. Finalmente,en un tercer apartado se analizan detalladamente los principales hitos patrimoniales delyacimiento, prestando especial atención a la necrópolis megalítica, la mesa, la necrópolisromana y la aldea de Gandul. Toda esta información se completa con un amplio glosariode términos técnicos y un plano de las principales rutas de acceso desde las localidadescercanas.6. Orientaciones didácticasPara conseguir un aprovechamiento educativo integral del patrimonio estudiadodebemos orientar el uso didáctico hacia la consecución de los objetivos de conocimientoplanteados en la programación didáctica, explotando las posibilidades que ofrece demejorar el conocimiento conceptual, de aplicar procedimientos de estudio y deconcienciar al alumnado sobre la importancia de conservar adecuadamente elpatrimonio. De esta forma el estudio del patrimonio en el medio escolar debe ser unamás de las actividades desarrolladas en el marco de la programación curricular. Lainformación aportada debe ser significativa, estar plenamente relacionada con la materiatrabajada en clase y responder a los parámetros del currículum desarrollado en lasrestantes actividades docentes durante el curso.25El grupo parte de la base de considerar el ámbito local como el marco másadecuado para la didáctica del patrimonio histórico-artístico por ser el más cercano alalumno, tan próximo que en muchos casos se encuentra vinculado mediante lazosafectivos. El patrimonio local ofrece la ventaja de ser un elemento de referenciapróximo, exponiendo ejemplos de formas, símbolos, estilos, épocas históricas yelementos geográficos, materializados en la realidad cotidiana, inmediata al alumnado.De este modo puede constituir un excelente puente entre la compleja realidad del mundoacadémico y el claro y evidente del marco personal o social.Así podemos iniciar el trabajo con los alumnos partiendo de un objeto de interéspróximo a su mundo de referencia cotidiano, o ejemplificar fenómenos complejos,abstractos o lejanos a su ámbito de comprensión mediante referentes que les permitanvincular los grandes aspectos del arte, la geografía o la historia analizados en clase conlas referencias más cercanas del pasado existentes en su propia comunidad. Esto resultaespecialmente adecuado en el caso de pequeñas localidades que no cuentan con unpatrimonio muy espectacular o estudiado, pero que resulta muy relevante por laproximidad, y por constituir un elemento identificador de la localidad. 2625BALLESTEROS, E. y otros (eds.): El patrimonio y la Didáctica de las Ciencias Sociales.Cuenca, 2003, FERNÁNDEZ SALINAS, V.: “Finalidades del patrimonio en la educación”,Investigación en la Escuela, nº 56, 2003, y BALLART, J.: El patrimonio histórico y arqueológico:valor y uso, Barcelona, 1997.26NAVARRO DOMÍNGUEZ, José Manuel: “La cornisa del campanario ¿Es mudéjar o barroca?¿Por qué trabajar en clase con el patrimonio histórico-artístico local?”, Pakenredes, n.º 1, Alcalá deGuadaíra, 2007.
    • 124Jose Manuel Navarro DomínguezAunque el patrimonio puede abordarse desde un estudio íntegro de aula,mediante materiales sustitutivos, es la visita a los elementos patrimoniales la quepermite desarrollar con mayor eficacia el trabajo de análisis, potenciar el aprendizaje dela metodología de estudio y profundizar en los valores de protección y concienciapretendidos. La visita al elemento patrimonial objeto de estudio sólo constituye una delas actividades de un complejo proceso de aprendizaje. Con objeto de centrar el trabajodurante la visita en el estudio de observación y análisis del patrimonio, la informaciónnecesaria para acometer tales actividades con plena eficacia debe trabajarse conanterioridad en clase. Estas actividades ayudan a conectar la visita con el currículumescolar de modo que no quede aislado, como un elemento extraño al discurso escolar.Con ellas se contextualiza el bien o conjunto de bienes del Patrimonio Histórico en elespacio y en el tiempo, es decir, situándolo en el entorno y en el contexto histórico, eincluso se aportan conocimientos sobre el contexto histórico, lenguaje artístico,iconografía, referentes históricos, sociales o geográficos, necesarios para la realizaciónde las actividades y para una mejor compresión del elemento patrimonial a visitar, demodo que el alumno acuda con un bagaje de conocimientos suficientes para aprovecharla visita.27La explicación del profesor resulta en muchos casos indispensable para exponerdatos importantes, situar la obra de arte y exponer interpretaciones complejas delsignificado, interés social o utilidad en su momento del objeto de arte que se estudia.Pero no deberíamos abusar de este recurso. Puede resultar más eficaz suministrarinformación a los alumnos mediante actividades de estudio, como el análisis de textosrelativos a la sociedad y la época que produjo la obra de arte, para estudiar el contexto,las características, los intereses y mentalidad que pueden reflejarse en la obra de arte oque pueden deducirse a partir de ella. 28La realización de actividades y ejercicios durante la visita contribuye ainterpretarla como una experiencia más de aprendizaje, realizada en este caso, porcircunstancias obvias, fuera del aula. Esta actividad docente desarrollada en contactodirecto con el patrimonio, por sus características, requiere una técnica de trabajoespecífica. En líneas generales el alumnado suele tener solamente unas rudimentariasnociones del lenguaje artístico y un conocimiento elemental de las etapas históricas.Saturar la visita pretendiendo abarcar el conjunto completo del yacimiento conseguiráagotar la atención del alumnado y generar la idea del la visita como algo agobiante yaburrido. Consideramos preferible exponer pocos datos claros, precisos y distribuidosadecuadamente a lo largo del recorrido de la visita como apoyo a las actividades deobservación, análisis o aplicación de conocimientos. Para ello debemos atender a unaselección de los elementos presentes en el recorrido, centrar la atención en los elementosy detalles importantes y seleccionar de forma adecuada los focos de atención, medianteactividades de análisis, observación y descripción.2927NAVARRO DOMÍNGUEZ, José Manuel: “Los espacios del poder. Castillos y châteaux. Unaexperiencia internacional de docencia en recintos fortificados”, Conservación y difusión deEntornos Fortificados, Alcalá de Guadaíra, 2003.28NAVARRO DOMÍNGUEZ, José Manuel: “Unas notas sobre el uso didáctico del patrimoniohistórico- artístico”, Taula d´Història: El Valor Social y Educativo de la Historia, Barcelona,2007.29CUENCA, J.M.: El patrimonio en la Didáctica de las Ciencias Sociales. Concepciones,dificultades y obstáculos para su integración en la enseñanza obligatoria, Huelva, 2002, ESTEPA,J.: “El patrimonio en la Didáctica de las Ciencias Sociales: obstáculos y propuestas para sutratamiento en el aula.” Iber, n.º 30, 2002, HERNÁNDEZ, F. X, PIBERNAT, L. y SANTACANA,
    • Cuadernos didácticos para el estudio de Gandul (Sevilla)125El material de trabajo permite analizar más en profundidad el patrimonio yvincularlo directamente con la actividad docente. La visita se convierte así en un procesoinvestigativo planificado, en contacto directo con los elementos patrimoniales, quepermite completar la tarea desarrollada en clase, aplicando los conocimientos obtenidos,reforzándolos o ampliando el espectro de datos acumulados.Tras la vista llega el momento de sintetizar en el aula los datos obtenidosmediante el trabajo de campo, recogidos en las fichas o el cuaderno de observación,contrastar la información obtenida por las distintas vías, integrarlos con los que se teníanpreviamente al desarrollo de la visita y los que puedan obtenerse en libros, páginas web,o el material suministrado por el profesor y extraer conclusiones sobre los interrogantesplanteados.30Lógicamente esta actividad final puede adoptar múltiples formas, desde uncuestionario buscando soluciones a los problemas e interrogantes planteados, a laelaboración de un informe completo sobre el elemento patrimonial analizado siguiendoun guión previo. En función del nivel educativo del alumnado, el objeto patrimonialanalizado, los objetivos didácticos que se pretendan, las capacidades de los alumnos o laplanificación didáctica general del currículum el profesor puede diseñar el modelo másadecuado.Resulta aconsejable combinar actividades diversas a la hora de abordar el análisisde un bien patrimonial con objeto de que el alumno pueda combinar el estudio desdeópticas diferentes y complementarias. Entre un amplio abanico de posibilidadespodemos integrar actividades de observación y descripción de las principalescaracterísticas del edificio visitado, o de los cuadros, esculturas o grabados del museo oexposición; la realización de fotografías o dibujos de elementos significativos; el análisisde la simbología o la iconografía; la comparación de lo observable directamente durantela visita con otros elementos, edificios o cuadros, que pudieron ser precedentes o quecomparten unas características comunes, y que el alumno analice estas semejanzas einfluencias; o realizar análisis de textos, gráficos o mapas referentes o vinculados alelemento analizado. Finalmente, toda la información obtenida debería quedar recogidaen una ficha o informe resumen, en donde el alumno plasme el conocimiento que ha sidocapaz de elaborar mediante su reflexión personal a partir de los datos manejados y lasconclusiones obtenidas en las actividades.31Con este ciclo de actividades el alumno tiene la oportunidad de trabajar condiferentes elementos, debatir con sus compañeros hipótesis diferentes, estudiar lasfuentes y resolver las actividades planteadas construyendo sus propias explicacionessiguiendo un método crítico. De este modo se trabaja al mismo tiempo con loselementos conceptuales y se potencia el dominio de aspectos metodológicos propios delárea.La realización de actividades en pequeños grupos permite a los alumnosaprovechar las ventajas del trabajo colaborativo, desarrollando las técnicas deJ.: “La historia y su método. Fundamentación epistemológica de una didáctica del Patrimonio”,Íber, n.º 17, 1998 y PÉREZ-JUEZ, A.: “El yacimiento como recurso didáctico: acondicionamiento,restauración, reconstrucción y otras ideas”, Apuntes de Arqueología, n.º 7, 1999.30MORALES, J.: Guía práctica para la interpretación del Patrimonio. El arte de acercar ellegado natural y cultural al público visitante, Madrid, 1998.31NAVARRO DOMÍNGUEZ, José Manuel: Factores para un uso didáctico eficaz del patrimonio”,IV Jornadas de patrimonio histórico y cultural de la provincia de Sevilla, Sevilla, 2008.
    • 126Jose Manuel Navarro Domínguezcooperación y las habilidades necesarias para llevar a cabo un trabajo en común,distribuir las diferentes tareas, intercambiar información, adquirir responsabilidades antesus compañeros y aprender a cooperar cada uno desde una función específica en laconsecución de un objetivo común. En este sentido resulta eficaz diseñar loscuestionarios con actividades diferenciadas, ofrecer items en distintos formatos(documentos, imágenes, libros, páginas web) y marcar diferentes puntos de interés ylugares de visita, de modo que el equipo pueda realizar tareas combinadas. Los alumnosaprenden pronto a distribuir entre los miembros del equipo las tareas que deben realizary a poner en común los datos obtenidos para completar las actividades. 32La idea central del grupo a la hora de elaborar estos cuadernos ha sido integrarplenamente el estudio del patrimonio en los procesos educativos, como recurso, objetoy contenido de enseñanza, comenzando por un elemento patrimonial próximo alalumnado, que además se encuentra fuertemente amenazado. Se pretende con ello que elalumnado conozca el patrimonio natural y cultural, se interese por profundizar en sucomprensión y adquiera una clara conciencia de la necesidad de respetar sus huellas.Con ello quizás consigamos transmitir a nuestros alumnos nuestra preocupación por laconservación de un espacio tan maltratado y expoliado a través de los tiempos ypotenciar en ellos una conciencia clara como ciudadanos, que pueda llevarles a mostrarun interés por su preservación.32GONZÁLEZ MONFORT, Neus y PAGÈS I BLANCH, Joan: “Algunas propuestas para mejorar el usodidáctico del patrimonio cultural en el proceso de enseñanza-aprendizaje”, Journées d’études didactiquesde la géographie et de l’histoire, 2005 y ESTEPA, J., WAMBA, A.M. y JIMÉNEZ, R.: “Fundamentospara una enseñanza y difusión del patrimonio desde una perspectiva integradora de las Ciencias Socialesy Experimentales”, Investigación en la Escuela, 56, 2005.
    • 127ANUARIO DE HESPÉRIDES. INVESTIGACIONES CIENTÍFICAS EINNOVACIONES DIDÁCTICAS (Málaga), vol. 17-18, págs. 127-135.CRISTINA DE NORUEGA Y FELIPE DE CASTILLA, UNMATRIMONIO DE ALIANZA POLÍTICA EN LA EUROPAMEDIEVALMiguel Ángel Núñez BeltránI.E.S. Macarena. SEVILLAFrente a la Colegiata de San Cosme y San Damián de la villa burgalesa deCovarrubias se erige hierática desde 1978 la dulce figura de una mujer. Llama laatención del visitante el ramo de flores junto a un paño de fondo rojo con borde blancoy una cruz azul, que resulten ser los colores de la bandera de Noruega. Una leyendaexplica que se trata de Cristina de Noruega, una princesa que recaló en la cortecastellana en el siglo XIV, durante el reinado de Alfonso X, posteriormente llamado elSabio, y cuyos restos reposan en un sepulcro gótico de piedra labrada con una arqueríade diez vanos y un friso superior de roleos. Descansa allí desde 1262 por voluntad dequien fue su esposo, el infante don Felipe, hermano del citado rey y, con anterioridad,hasta los 21 años abad de la Colegiata y, después, antes de renunciar a la iglesia ycontraer matrimonio, arzobispo electo de Sevilla.La curiosidad obliga al visitante a indagar sobre los acontecimientos quehicieron que esta princesa llegase desde el lejano frío nórdico a residir en la asfixianteSevilla, donde murió entre añorante pena y falta de adaptación a un clima tan distinto.Es esto lo que se va a intentar exponer en esta páginas.Son conocidas las numerosas relaciones, selladas por lo general con vínculosmatrimoniales, de la corona de Castilla y León durante la Plena Edad Media con losStaufen alemanes. Estas relaciones llegan a su cumbre con la candidatura del reyAlfonso X al trono del imperio alemán. Coetáneo de este rey castellano es Haakon IVde Noruega, casado con Margarita Skulesdatter, padre de la princesa Cristina. Losproblemas derivados del comercio, fuerzan al monarca noruego, para garantizarse laimportación del grano necesario para su reino, a diversos compromisos bien con elemperador Federico II, bien con las ciudades de la Hansa, Lübeck en particular. A laVOLVER AL ÍNDICE
    • 128Miguel Ángel Núñez Beltránmuerte del emperador Conrado IV en 1252, sucesor de Federico II, Alfonso X presentasus credenciales como candidato a emperador del Sacro Imperio, lo que conlleva todoun proceso, que concluye en fracaso, conocido como el “fecho del imperio”. Es enmedio de estos hechos cuando se produce la estrecha e interesada relación entre Castillay Noruega1Alfonso X, como hijo de Beatriz de Suabia, se consideraba heredero de la Casade Suabia.21Los asuntos relativos a esta interesada relación, con alusión a las anteriores relaciones de Castilla conlos Staufen, pueden leerse en el artículo del profesor Ángel G. Gordo Molina, La Princesa Kristina deNoruega en la corte del rey Alfonso X de Castilla y León. La persecución de objetivos políticos eideológicos por la vía de las alianzas matrimoniales. Este mismo artículo presenta una ampliabibliografía sobre las relaciones diplomáticas de Castilla en la Edad Media.. Por ello, presentó su candidatura al trono imperial. Era el tiempo de labúsqueda de apoyos internacionales y conseguir el compromiso de los príncipeselectores para su causa. Todo ello a base de promesas políticas y económicas, quesignificó un auténtico derroche de dinero con el objetivo de asegurar la fidelidad de suspartidarios en Alemania frente al otro candidato, Ricardo de Cornwall, hermano del reyinglés Enrique III. A comienzos de 1257 el requerimiento de Alfonso X fue aceptado enRoma, de manera que el papa Alejandro II alienta a los electores a favor del reycastellano. Arnaldo de Isenburg, arzobispo de Tréveris y uno de los siete electores,proclama el uno de abril de este año a Alfonso X como emperador; éste aceptó ladesignación en a una embajada de sus partidarios comprometiéndose a trasladarse aAlemania a fin de tomar posesión. Desde entonces se tituló rey de los Romanos. Almismo tiempo era también elegido emperador su adversario Ricardo de Cornwal. Ladiplomacia castellana inició una carrera frenética para que se llevase a cabo lacoronación definitiva de Alfonso X. Buscó adhesiones por toda la Europa cristiana. Deesta forma se produce la alianza con Haakon IV, rey de Noruega. Los intereses de ésteeran, como se afirmó anteriormente, disponer de unas condiciones ventajosas para lanecesaria importación de grano a su reino. Aunque no desea la enemistad con Inglaterra,finalmente aceptó la alianza con el rey castellano. Mediante este pacto, Alfonso X secomprometía a defender a Noruega en caso de guerra contra cualquier país, excluyendofrente a Francia, Aragón o Inglaterra; a su vez, Haakon ayudaría a Castilla contracualquier enemigo, a excepción de Dinamarca, Suecia o Inglaterra. Castilla lograbaprotección contra la nobleza del norte de Alemania que se oponía a sus pretensionesimperiales. Se sellaba la alianza mediante el matrimonio de la hija del rey nórdico,Cristina, con un hermano, a elegir, del rey castellano. La complicación de la coyunturainternacional, y la falta de apoyo del nuevo papa Urbano IV, propició un ambientedesfavorable e hizo que todo concluyese en fracaso. No obstante, la alianza entreNoruega y Castilla se había llevado ya a cabo y una princesa del reino nórdico se casócon un infante castellano y se afincó en Sevilla en 1258. Se hace preciso recordar laevolución de estos acontecimientos, que, si bien no marcan la historia de estos dospaíses, sí supuso la puesta en juego de una interesante labor diplomática y elmantenimiento a lo largo de la historia de unas relaciones entre Noruega y la villa deCovarrubias materializada en una fundación cultural y la futura construcción de una2Los asuntos relativos al “fecho del imperio” pueden consultarse en obras específicas relativas a AlfonsoX, tales como las obras de A. Ballesteros Barettas (Alfonso X el Sabio. Academia Alfonso X el Sabio.Murcia. Consejo Superior de Investigaciones Científicas. Madrid, Salvat Ed., 1963 o de M. GonzálezJiménez (Alfonso X el Sabio. Barcelona, Ariel, 2004) o bien en artículos específicos como el de ArantxaSerantes, Las pretensiones de Alfonso X a la corona imperial (archivo en internet).
    • Cristina de Noruega y Felipe de Castilla129iglesia en honor de San Olaf, “rey perenne”, rey evangelizador de Noruega, antiguopredador de las costas gallegas3Esta alianza entre dos grandes reyes europeos medievales resplandece ademáspor ser dos monarcas amantes de las letras. Si conocida es la labor intelectual deAlfonso X –no en vano se le llama “el sabio”-, no es menor la labor cultural llevada acabo por Haakon IV, responsable de la traducción de numerosos textos del latín, delfrancés y otras lenguas al noruego y de introducir el espíritu costesano al estilo europeoen Noruega. Además puede que no sea totalmente casual el hecho de que dos de losprotagonistas de las embajadas, noruega y castellana, se hubiesen conocido en laUniversidad parisina de la Sorbona y que ambos fuesen después consejeros de susrespectivos reyes. A saber, el obispo Peder de Hammar, consejero personal del reynoruego y Sira Ferrant, notario-consejero del rey español, quien estaría a la cabeza de laexpedición española que acompañaría a Cristina hasta Castilla..Quizás por cuestiones formales, con el intento de no mostrar un compromisocierto, a ojos de las potencias europeas, las crónicas noruegas señalan al rey Haakon “eljoven”, hijo de Haakon IV4como responsable del envío de una embajada a Castilla en1255. Sin embargo, no sería aventurado afirmar la influencia que en ello tuvo el obispo,antiguo estudiante parisino e influyente hombre en la corte noruega, así como sucondiscípulo en la corte castellana, como abanderado de que esto se llevase a cabo;quizás los dos fuesen fraguadores de los contactos entre ambas cortes. El historiador V.Almazán5En verano de 1255 el rey Haakon “el joven” envía una embajada al rey deCastilla, Alfonso X el Sabio, al frente de los cuales iba un sacerdote, Elías, “conhalcones y otras cosas difíciles de conseguir allí” (V. Almazán, 1982: 104). Losemisarios fueron recibidos por la corte castellana cordialmente y permanecieron algúntiempo.detalla el asunto de las embajadas entre Noruega y España, el asunto del viajey la boda de la princesa Cristina con el infante don Felipe, desarrollado en un periodoque va entre 1255 y 1258.En 1256, el rey Alfonso responde con una embajada a Noruega presidida porSira Ferrant, ya que “quería hacerse amigo del de Noruega y cimentar fuertemente estaamistad” (V. Almazán, 1982: 104). Con tal objeto, la comitiva es portadora de unamisiva en la que se solicita la mano de la princesa Cristina para uno de los hermanos delrey. En este intervalo, ya en 1257, se produce la muerte inesperada de Haakon “el3Esta fundación se constituye en España de acuerdo a lo establecido por el Ministerio de Cultura según la“Orden de 27 de mayo de 1995 por la que se clasifica e inscribe como fundación cultural privada, con elcarácter de benéfica, la denominada fundación Princesa Cristina de Noruega” (B.O.E. núm. 38 de 14 defebrero de 1995).4Como indica Vicente Almazán en la obra citada anteriormente, durante los siglos XI y XII en variasocasiones gobernaron Noruega más de un rey. Tal es el caso de Haakon IV, “el viejo” y su hijo Haakon,“el joven”, que recibió el título de rey en 1240 hasta su muerte en 1247.5La saga islandesa llamada Hákomar Hákonarsonar escrita por los años 1264-1265 relata con detalle lasrelaciones de Noruega con Castilla y el viaje de la princesa (KUNT HELLE: Hákomar Hákonarsona:Kulturhistorisk Leksikon for Nordick Middelalder fra Vikingetid til Reformationtid, Copenhague, 1956).Al no existir traducción de esta obra puede verse el siguiente artículo sobre este asunto basado en estemismo libro: ALMAZÁN, V.: “El viaje de la princesa Cristina a Valladolid (1257-58) según la sagaislandesa del rey Haakon”. Archivos leoneses, Nº 73, León, 1983, pp. 101-110. En él aparecencomentarios, traducciones y biografía sobre el viaje y sus antecedentes y de él nos servimos en lanarración de este apartado.
    • 130Miguel Ángel Núñez Beltránjoven”, a quien le asistió en última instancia un médico que acompañaba a loscastellanos, pero sin lograr curarlo.Haakon IV convoca en Tönsberg “al arzobispo y a todos los sabios que había enel país para que lo aconsejaran sobre la respuesta que habría que dar a la petición quehabían traído del rey de España al rey y a la princesa (...) muchos de los sabios dijeronque aquella petición de boda era muy honrosa si tenían suerte (...) el rey decidió dar unarespuesta afirmativa y mandar a la princesa Cristina, su hija, a España” (V. Almazán,1982: 105-106). Se preparó el viaje con un séquito formado por el obispo Pedro deAmar y el dominico Simón; Ivar Englisson, Thorleif el Enojado, Lodin el Rizo yAmundi Haraldsson. Les acompañaban más de cien hombre y numerosas damas. Paraello, mandó equipar una gran nave con camarotes, distribuidos a un lado para laprincesa y al otro para Ferrant, pues éste, debido al mareo, no podía permanecer encubierta. La comitiva sale de Tönsberg.El primer atraque se realiza en las costas inglesas de Yarmouth. De aquí,atravesando el canal de La Mancha, toman tierra en Normandía. Se dirigieron aentrevistarse con el rey de Francia, quien, tras recibirlos con cortesía, les ofreció un guíapara continuar viaje hasta Narbona y pasar de allí a Cataluña. En la corona de Aragónlos trataron con todos los honores (hay que tener en cuenta que el rey don Alfonso X erayerno de Jaime I, rey de Aragón). Llegaron a Gerona, después a Barcelona donde laprincesa fue recibida con toda clase de atenciones por el propio rey, quien ordenó quefuera agasajada en todas las ciudades por las que pasaba.A Castilla llegó dos días antes de la Navidad de 1257. Soria fue el primerdestino. El infante Luis, hermano del rey, y el obispo de Astorga salieron a suencuentro. En Burgos estaban el día de Nochebuena y se hospedaron en el Monasteriode Las Huelgas, en el que era abadesa doña Berenguela, hermana del rey. En este lugarcelebraron la Navidad6La princesa Cristina queda en Castilla bajo la protección y tutela del reycastellano. Ella misma se preguntaría sobre lo que le esperaba en el reino hispánico,adonde acudía para contraer un matrimonio que sellase un acuerdo político entreNoruega y Castilla. Sus interrogantes fueron dilucidándose pocas semanas después.. El cuarto día de Navidad el séquito de la princesa salió deBurgos, encontrándose con el rey Alfonso que la acompañó con su ejército hastaValladolid. Fue en esta ciudad cuando el rey castellano recibió un mensaje del rey deAragón, su suegro, pidiéndole la mano de la princesa. Tras consultárselo a su esposa, ehija de Jaime I de Aragón, doña Violante, y tratarlo así mismo con la princesa y losnoruegos, se dio una respuesta negativa, debido a que “el rey estaba entrado en años”.El rey Alfonso hace de anfitrión y presenta sus hermanos76La saga islandesa relata que la princesa Cristina entregó a doña Berenguela como regalo un cáliz,idéntico a otro que con que obsequió en la ciudad francesa de Rouen. As su vez la abadesa le regaló “sietesillas de montar para damas muy adornadas y un dosel”.solteros entre, segúnel pacto, debía Cristina elegir a quien sería su esposo. Parece que la elección fue rápida.7Fernando III casó en dos ocasiones. De su primer matrimonio, con Beatriz de Suabia, nacieron sietehijos (Alfonso, Fadrique, Fernando, Enrique, Felipe y Manuel) y tres hijas (Leonor, Berenguela y María);de su segundo matrimonio, con Juana de Ponthieu le nacieron cuatro hijos (Fernando, Luis, Simón yJuan) y una hija (Leonor). En la presentación que Alfonso realiza se describe a Fadrique, el mayor de loshermanos, como “un hombre intrépido, un buen caballero y excelente deportista. De esto último le veníauna cicatriz que tenía en el labio. Sin embargo, su hermano Enrique era el que mejor montaba a caballo,pero no había que tenerlo en consideración porque se había sublevado contra él y contra su padre y hacíala guerra entre ellos. También de Sancho, elegido para arzobispo de Toledo, dijo que era un hombrebueno y digno. De Felipe dijo que había sido elegido para arzobispo de Sevilla, pero que su naturaleza no
    • Cristina de Noruega y Felipe de Castilla131A través de la crónica de la saga islandesa puede leerse entre líneas que el trato delinfante Felipe con el séquito noruego era bastante constante, debido tal vez alenamoramiento mutuo que se produjo, de inmediato, entre rubia princesa Cristina y elinfante Felipe.Conviene, sin duda, adentrarse, antes de continuar, en la biografía del infantedon Felipe. Era el quinto hijo varón de Fernando III y de Beatriz de Suabia nacido en1227 ó 1228. Desde su infancia fue destinado por su padre a la carrera eclesiástica. Porinfluencia de su abuela, doña Berenguela, se encomienda su educación al arzobispo deToledo, Rodrigo Jiménez de Rada. Éste a los doce años le concede una canonjía en lacatedral de Toledo.En 1240 continúa su formación con el canciller real, don Juan, abad deValladolid y Santander, obispo de Osma y después de Burgos. También se le asigna alinfante un beneficio en esta catedral. En 1243 fue nombrado abad de Castrogeriz y,también en ese mismo año, abad de Valladolid. El papa Inocencio IV le confirmó estanueva dignidad y beneficio y le facultó, contra los cánones eclesiásticos, para poseeraún dos o más prebendas con cura de almas.A finales de 1244, acompañado por el canciller real Juan, marchó a París, paraestudiar en su Universidad. Continuó su acumulación de beneficios eclesiásticos. En1245 el papa le autorizó a recibir un beneficio en Compludo (Astorga) y en SanSalvador del Campo de Muga (Palencia). En 1246 el cabildo de Osma lo eligió porobispo, pero Inocencio IV, esta vez por su falta de edad y porque era mejor que siguieraestudiando en París, no lo aprobó.Vuelto a Castilla no muestra síntomas de vocación religiosa y acompaña a supadre en diferentes empresas guerreras; no obstante, en 1249 Fernando III lo proponecomo abad de Covarrubias. Según parece, don Felipe no tomó parte en la conquista deSevilla, aunque esto no fue obstáculo para que obtuviese cuantiosos bienes en suRepartimiento. Se le concedieron, entre otras cosas, trescientas aranzadas de olivar enBuyena, llamada Santa María por su hermano Alfonso, y veinte yugadas de pan enCharrona, situada en término de Tejada, en el Aljarafe. Su carrera eclesiásticaculminaría en 1249 al ser elegido por su padre, Fernando III, para ocupar la restauradasede hispalense. En 15 de enero de 1250, en los fueros dados por Fernando III a Sevilla,aparece ya el infante don Felipe como procurator Ecclesiae Hispalensis. El 24 de juniode 1251, en una bula de Inocencio IV a la catedral hispalense, es denominado obispoelecto de Sevilla. Este mismo papa, en 23 de agosto, le permite usar la mitra y el anillo,aunque no había recibido la consagración episcopal.Durante los años de su nominación como arzobispo de Sevilla tuvo lugar ladedicación de la catedral, el 11 de marzo de 1252, y su dotación en este mismo año; asícomo la concesión de los primeros estatutos y constituciones a la catedral y su cabildo.La administración de la nueva diócesis fue encomendada a don Remondo de Losaña,obispo de Segovia, confesor y canciller mayor de Fernando III.Sin embargo, pronto se demostró que el infante don Felipe ni tenía cualidadespara el clericalato ni quería serlo, de manera que nunca recibió órdenes sagradas ni fueera para ser clérigo. Le gustaba cazar con halcones y perros. También dijo que era el mejor para cazarosos y jabalíes, que estaba siempre de buen humor, era muy cortés y excelente en sociedad. Dijo tambiénque era el más fuerte de todos los hermanos y un noble caballero. No dijo, sin embargo, nada de suprestancia ni de su belleza, ya que los noruegos podrían verlo cuando quisieran” (V. Almazán, 1982: 108-109).
    • 132Miguel Ángel Núñez Beltránconsagrado como obispo. Parece que tenía un carácter liberal y alegre, enamorado de lasaves y del canto, magnífico cazador de osos, experto en caballos, de temple varonil y dehermosa presencia. En 1252 el infante renunció a la abadía de Valladolid. Parece serque este año realizó don Felipe un segundo viaje a París, quizás para alejarse de suscompromisos arzobispales. Cuando volvió al año siguiente, le dijo claramente a suhermano Alfonso X que no deseaba continuar en la clerecía8Conocidos los antecedentes del infante don Felipe, continuamos con la narraciónde la saga islandesa llamada Hákomar Hákonarsonar. Celebran los esponsales el 6 defebrero de 1258, miércoles de ceniza. Tras prometerse, la princesa Cristina manifiesta alinfante Felipe su deseo de construir una iglesia en honor de San Olaf, patrono deNoruega. A pesar de la promesa de Felipe, nunca se llevó a cabo. Contraen matrimonioel 31 de marzo, en Valladolid, después de la semana de Pascua de Resurrección(previamente había renunciado a la mitra hispalense), celebrándose las bodas con gransolemnidad y la asistencia, sin duda, del mismo rey Alfonso X y toda la familia..Conviene, antes de continuar con la historia, hacer referencia a la leyenda,porque fue leyenda lo que circuló durante siglos en España sobre la venida ymatrimonio de Cristina con el infante don Felipe, que a su vez hundía sus raíces en laCrónica de Alfonso X, mandada escribir por Alfonso XI, biznieto de “el Sabio”, al finalde su reinado (muere en 1350). La citada crónica informa sobre el asunto que nosconcierne como sigue:“Et estando los reyes en esto, vinieron y los mandaderos que este rey donAlfonso auía enbiado al rey de Noruega. (Et traxieron la fija deste rey deNoruega) para que con quien casases este rey don Alfonso. Et a esta infante fijadel rey de Nuruega dezían donna Crsitina. E quando estos mandaderos llegarona Castilla con la infante de Noruega, era ençinta la reyna donna Violante deuna fija que dixeron la infanta donna Berenguela, que fue señora deGuadalajara. Et a pocos días que llegó esta donna Cristina encaesçió la reynade la infante donna Berenguela, et fue en el comienço del allo. Et el rey ouoende muy grand vergüença por quanto avía enbiado por donna Crsitina.E porque el infante don Felipe su hermano, que era electo para ser arçobispo deSeuilla e era abat de Valladolid e abat de Couarruuias, e auía fablado con el reymuchas vezes que quería dexar la clerezía, commo quier quel rey non geloloase, mas ante gelo estrannaua, pero el infante don Felipe pidió por merçet alrey que le casase con esta infante, et él otorgó gelo que lo tenía por bien efizieron luego las bodas. Et el rey dio luego al infante don Felipe parte de lassus rentas (en que se mantouiese, e fueronéstas): la martyniega de Áuila e elportadgo e la Judería e todos los otros pechos quel rey avía en Áuila en en sutérmino. Et otrosy dióle para de cada anno todas las terçias del arçobispado deToledo e de los obispados de Áuila e Segouia. E en otros lugares le dio algunasde las sus rentas. E dióle por heredamiento Valdeconeja e Valpochena. Ecommo quiera que esta Valpochena tenía los moros y dauan de cada anno al rey8Tomado, aunque corregido y completado, de SÁNCHEZ HERRERO, J.: “Sevilla medieval”. ROS, C.(dir.): Historia de la Iglesia de Sevilla. Sevilla, ed. Castillejo, 1992, 117-119.
    • Cristina de Noruega y Felipe de Castilla133las rentas della en dineros. E con esto fyncó el ynfante don Felipe con sucasamiento”9Esta es la tesis, mejor leyenda, que ha circulado por España incluso, en algunoslibros, hasta la actualidad.10Poco se sabe de las vicisitudes de su vida en común. El nuevo matrimonio viveen Sevilla en el palacio de Biorraguel, en la collación de San Lorenzo, propiedad de donFadrique, hermano de don Felipe. Allí vivió la princesa nórdica una difícil adaptación.Si la lengua pudo ser un impedimento para el trato, la costumbre de permanecer. Es evidente que hay que considerar como histórico el relatode la saga islandesa y como legendaria la visión de la crónica. Sin embargo, cabesiempre cuestionarse la razón por la que se relata de esta manera en la crónica castellanael matrimonio del infante don Felipe con la princesa Cristina. La Crónica de Alfonso Xno se acopla a la realidad temporal e histórica en este asunto. La princesa Cristina, comoqueda dicho, llegó a Castilla diciembre de 1257. Para entonces le habían nacido al reyAlfonso X de su esposa doña Violante dos hijas, Berenguela en 1253 y Beatriz en 1254,y un hijo, Fernando de la Cerda en 1256. Cuesta comprender que estos errores loscometa quien escribe una crónica oficial, por orden del rey, un siglo después deproducirse los hechos. Tal vez exista un resquicio por el que, intentado superar lofabuloso que tanto gusta a la gente, pueda intentarse entender, aunque no justificar, paralos historiadores, este hecho. A saber, el envío de la primera embajada de Noruega aCastilla tiene lugar en 1255 y el hijo primogénito del rey castellano, Fernando de laCerda, nace en el 4 de enero de 1256, conforme afirma Diego Ortiz de Zúñiga en susAnales de Sevilla. ¿Podría el hecho de no tener descendencia masculina, cuando seinician las primeras conversaciones entre Castilla y Noruega, a dar pábulo al rumor deque el rey don Alfonso pretendía repudiar a doña Violante para conseguirla? Tal vez nofuese así, aunque sería una forma, quizás demasiado retorcida desde el punto de vistahistoriográfico, para entender una leyenda que, como se ha afirmado, circula incluso enla actualidad y que se ha recogido en libros publicados hace menos de veinte años. Seacomo fuere, es menester continuar el relato de las bodas y matrimonio del infantecastellano con la princesa noruega.9Crónica de Alfonso X el Sabio. Según el Ms. II/2777 de la Biblioteca del Palacio Real de Madrid.Edición, trascripción y notas por Manuel González Jiménez. Real Academia Alfonso X el Sabio. Madrid,1988, p. 10-11.10J. P. de GUZMÁN Y GALLO, en contestación a la carta del historiador noruego P. A. Munch ( “Laprincesa Cristina de Noruega y el infante don Felipe, hermano de Alfonso X el Sabio”. Boletín de la RealAcademia de la Historia. Tomo LXXIV (enero 1919), cuaderno I, Madrid, pp. 39-65) clarifica,recogiendo información diversa, todo el asunto referido al matrimonio de la princesa Cristina y el infantedon Felipe. El profesor Munich solicita a la Real Academia de la Historia la documentación,acompañando a la carta textos de la mencionada saga islandesa, que posea relativa a dicho matrimonio yJ. P. le Gallo responde remitiendo “textos de autoridades históricas”: Gil González de Dávila (Teatroeclesiástico de las Iglesias de España, Madrid, 1647. Tomo 2, pág. 50), R. P. Mtro. Fray Francisco deBerganza (Antigüedades de España, Madrid, 1712. Parte segunda, pág. 582), Gaspar Ibáñez de Segovia(Marqués de Mondéjar) y Diego Ortiz de Zúñiga (Anales eclesiásticos y seculares de la... ciudad deSevilla..., que contienen sus más principales memorias desde el años de 1246... hasta el de 1671.Ilustrados y corregidos por Don Antonio María de Espinosa y Cárcel. Madrid, 1796. Existe ediciónfacsímil de la de 1795. Índices de J. Sánchez Herrero y otros. Sevilla, ed. Guadalquivir, 1989). Tomo 1.Año 1252, pág. 155. Fue el Marqués de Mondéjar, en el siglo XVIII, (Memorias históricas del Rei DonAlonso el Sabio y Observaciones a su Crónica. Madrid, 1775. Observación XIV, pág. 591) quien corrigeel error según el cual la princesa noruega llegó a España con la intención de casarse con el rey Alfonso Xdebido a la esterilidad de su esposa doña Violante, y que desde el primer momento estaba destinada amatrimoniar con un hermano del rey. Sin embargo este error se ha mantenido en algunos libro inclusohasta la actualidad.
    • 134Miguel Ángel Núñez Beltránencerradas las mujeres en sus casas lo incrementa. A esto se une el calordesproporcionado de Sevilla frente a las temperaturas de su país de origen. ParaCristina, las salidas de palacio se limitaban a la iglesia de san Lorenzo, antiguamezquita, donde don Felipe entronizó la imagen de la Virgen de Rocamadour, traída porel mismo de París. El amor que, con total seguridad, se tenían los nuevos casados, haríaque, pese a todo, fuese feliz la princesa que vino del frío hacía el sol de Andalucía; perono será menos cierto que la melancolía por falta de adaptación de la blanca, serena ydelicada belleza de esta joven nórdica la inundaba día tras día. Cristina muere en 1262,sin haber tenido descendencia, poco más de cuatro años después de abandonar su patria.Aunque la leyenda haya difundido que murió de tristeza y calor, no parece que fueseasí. Falleció de alguna enfermedad grave, tal vez meningitis. Recibió cristiana sepulturaen la Colegiata de Covarrubias, en la que su esposo había ejercido de Abad algunosaños antes de contraer matrimonio. Al abrir su sarcófago en 1958, se encontró junto alcadáver, un pergamino con unos versos y tres recetas naturales contra el mal de oído.Quizás utilizó plantas medicinales (medicina natural) contra la infección del oído, unode los síntomas de la meningitis.Por no dejar la historia sin concluir, a pesar de que uno de los protagonistasmuriese, conviene continuar con las andanzas de don Felipe, una vez que su esposarecibió sepultura. No tardó en contraer un nuevo matrimonio. Volvió a casarse conLeonor Ruiz de Castro, hija de Rodrigo Fernández de Castro y Cabrera, señor deCigales, Mucientes, Santa Olalla y de la casa de Castro, de quien tuvo dos hijos,Alfonso Fernández y Fernando Alfonso. Tal vez éstas fuesen sus terceras nupcias, yaque posiblemente pudo contraer antes matrimonio con Inés de Girón, hija de RodrigoGonzález Girón, hija de Rodrigo González Girón, hija de Rodrigo González Girón,mayordomo mayor de Fernando III. Si se celebró este enlace duraría muy poco a causadel fallecimiento de la esposa.Más importante que sus bodas fue la actividad política de don Felipe. Quizásfuese el enlace con Leonor, hija de una poderosa familia, lo que enturbiase lasrelaciones con su hermano Alfonso X, que llevó incluso al enfrentamiento.Entre 1271 y 1272 encabeza el infante don Felipe junto con don Nuño Gonzálezde Lara una revuelta nobiliaria en Burgos contra su hermano el rey. En este momentoentra en contactos con Enrique I de Navarra para intentar recabar apoyos, así como conel rey nazarí de Granada, por si no fructificasen los tratos con los navarros, como asífue. La Crónica de Alfonso X realiza un amplio relato de este movimiento con todo tipode pormenores sobre la actuación del rey y de los nobles levantiscos11Tras el fracaso del entendimiento con el reino de Navarra, camina con los noblessublevados a Granada, a pesar de las concesiones que consigue del rey Alfonso X. En elrecorrido realizan todo tipo de entuertos. Firma con el rey de Granada un “pacto de tipofeudal subscrito, de una parte, por el infante don Felipe y los restantes ricos-hombresque habían seguido la revuelta y, de otra, por el rey de Granada Muhammad I y su hijoy heredero Muhammad II. Se trata, evidentemente de un pacto cuya vigencia no debíasuperar el reinado de Alfonso X ni afectar más que un objetivo muy concreto: conseguirque el monarca castellano cumpliese en su integridad, ´sin acresçentamiento ninguno´,el tratado de Alcalá de Abenzayde, de 1265, y, en caso contrario, ayudar al granadino´con nuestros cuerpos e con nuestro onmes e con nuestro poder en la guerraqueouierdes con él´. Por su parte el emir de Granada se comprometió a prestar a los ricos-. La revuelta esmotivada por las discrepancias en materia política y fiscal con Alfonso X.11Crónica de Alfonso X el Sabio, o. c., pp. 60 -171.
    • Cristina de Noruega y Felipe de Castilla135hombres toda su ayuda en el caso de que el rey castellano les arrebatase ´la tierra quetenedes dél o vuestras heredades o vos desaforare´. En el caso, bastante probable, deque hubiese guerra entre Castilla y Granada, Muhammad I se comprometió a devolveral rey castellano, ´quando fuere la paz´, las fortalezas y villas que hubiese ocupado. Losricos-hombres, por su parte, se comprometieron a hacer que Alfonso X hiciese lopropio con lo que conquistase a Granada”12Así pues, el pacto con el rey de Granada significa desnaturarse ya que rompe losvínculos con su señor natural, su hermano el rey, y pacta con otro rey, enemigo deCastilla, el rey musulmán de Granada. Los ricos hombre y el príncipe Felipe combatenjunto al rey de Granada, al que habían prometido pleitesía. Diversos “ayuntamientos”(en Almagro, Ávila), convocados por Alfonso X, en los que participan los principalesdel reino manifiestan los deseos de Alfonso X de terminar la revuelta y llegar a unacuerdo de pacificación. Tras diversas idas y venidas, mensajes del rey de Castilla, eincluso del príncipe heredero don Fernando y la reina doña Violante, para el rey deGranada y los exiliados y respuestas de éstos, además del resquebrajamiento de launidad entre los sublevados, se consigue la pacificación a finales de 1273..Tras el destierro, el infante don Felipe vive en Castilla, aunque no por muchotiempo, ya que murió el 28 de noviembre de 1274. Está enterrado en la iglesiaparroquial de Villasirga, provincia de Palencia, en un sepulcro adornado con emblemasde la Orden del Temple. Frente a su sepulcro se encuentra el de su esposa Leonor,muerta un año después.12Ibídem, p. 126, nota 181 (Los comentarios de la nota son del profesor Manuel González Jiménez)
    • 137ANUARIO DE HESPÉRIDES. INVESTIGACIONES CIENTÍFICAS EINNOVACIONES DIDÁCTICAS (Málaga), vol. 17-18, págs. 137-146.VICENTE TALENS INGLÁ, EL GOBERNADOR MODELOAntonio Ramírez NavarroI.E.S. Alborán. CÁDIZUn día antes de ser conducido ante el pelotón de fusilamiento, Vicente TalensInglá escribía una última postal a su mujer, recluida en un campo de concentraciónfrancés: “Mi asunto sigue lo mismo. Además de las personas que se ocupan de mí aquíen Valencia, y las de Llaurí, tengo también muy buenos informes de Almería. Se hanportado muy bien en mi asunto, no tengo queja”1. Su ‘asunto’, como el de tantos milesde republicanos, socialistas, comunistas y anarquistas prisioneros en las cárcelesfranquistas de la primera posguerra no era otro que el de salvar la vida. Talens Inglá,gobernador de Almería de julio de 1937 a abril de 1938, compartía una celda de docemetros cuadrados en la cuarta galería de la cárcel Modelo de Valencia, con otros docereclusos. Entre ellos, se encontraba Gonçal Castelló, escritor valenciano que narraría eldramático día a día de los presos en su novela testimonial ‘Sumaríssim d’urgencia’ en laque Talens desempeña un papel protagonista con el nombre de Vicente Tamarit2Quizás por ingenuidad, quizás por no inquietar a su mujer que estaba viviendotambién circunstancias dramáticas, en las postales que envía a Francia el ex gobernadorse muestra optimista: “Mi sobrino Domingo ya salió en libertad y se interesa de miasunto mucho, creo que se resolverá bien. Mi asunto es completamente político y por lotanto no tengo inquietud alguna”.31Postal de Talens a Pauline Taurinya. 27 de junio de 1940.. Sin duda Talens se refiere al anuncio hecho por lasautoridades franquistas sobre que nada habían de temer aquellos que no tuvieran lasmanos manchadas de sangre. Como delegado del Partido Comunista en el ConsejoProvincial de Seguridad de Valencia, había tenido la oportunidad de interceder a favorde algunas personas de derechas, como así lo hizo constar en su declaración ante el juez,2CASTELLÓ, Gonçal: Sumarísim d’urgencia. Valencia, Editorial Prometeo, 1979.3Postal de Talens a Pauline Taurinya. 6 de junio de 1940.VOLVER AL ÍNDICE
    • 138Antonio Ramírez Navarroy confiaba, o al menos eso intentaba aparentar ante su mujer, en la resolución positivade su ‘asunto’. “El sr. Massoti (sastre) fue detenido por Fresquet y puesto en libertadpor mi gestión. Y el señor Isidro Payá Maró (almacén de tejidos) fue detenido ymolestado en diferentes ocasiones y gracias a mis gestiones, este señor recobró sulibertad y seguridad”4Nada de ello le sirvió de mucho. Como es sabido, la justicia franquista invirtió lacarga de la prueba y por lo tanto era el preso el que debía demostrar su inocencia antecualquier denuncia anónima que podía llevarle a la cárcel o al paredón. Aunque Talensse muestra contento con los informes que sobre su actuación llegan de Almería, deLlaurí, su pueblo natal, y de la propia Valencia, en su caso pesó más su “asuntocompletamente político” que, en junio de 1940, bastaba para que cualquier presoacabara formando parte de una de las sacas con dirección a Paterna que hicierontristemente célebre a la cárcel Modelo de Valencia. Aunque en su deposición ante eljuez, Talens intenta presentarse como “un simple afiliado” del Partido Comunista, losque le juzgaron estaban al tanto de su trayectoria y sabían que había sido delegado delPCE en el Consejo Provincial de Seguridad de Valencia en 1937 y gobernador deAlmería. Tal como afirmaba el periódico Frente Rojo, en su edición del 23 de julio de1937, “nuestro camarada Vicente Talens Inglá no es un militante cualquiera de nuestropartido”. Fresquet era un jefe de milicias ante el que Talens, según supropio testimonio, habría intercedido con éxito.5Además de su propio proceso judicial, tenía otras razones para sentirseangustiado. Durante el transcurso de la guerra, se había unido sentimentalmente conPauline Taurinya, esposa del jefe de las Brigadas Internacionales, André Marty. Conella había tenido en Almería a su única hija, Pauline Talens-Péri, a la que cariñosamentellama Linette en sus postales. A diferencia de Talens, que fue capturado por las tropasfranquistas en el puerto de Alicante, madre e hija pudieron escapar desde el puerto deGandía en el barco francés Lynx con destino al país vecino. Según el relato de PaulineTalens, “dans son rapport, le commandant du Lynx consigna qu’il était mécontent dufait que Mme Marty ait embarqué clandestinement avec son enfant et, qu’étant déjà aularge, il ne pût revenir la débarquer”.6En la primavera de 1940, Hitler lanza su ofensiva contra Francia y los PaísesBajos. El 14 de junio los nazis desfilan junto al Arco del Triunfo. En Francia se habíapuesto en marcha la caza al comunista y Pauline Taurinya, junto con su hermana, sumadre, y la pequeña Linette, que para entonces no ha cumplido los tres años, sonconducidas al campo de concentración de Rieucros, en la región de Mediodía-Pirineos.La noticia llega hasta la celda de Talens. “Ayer por la prensa me entero que estáis las. Pauline Taurinya era también militante comunistay abandonó al todopoderoso André Marty para seguir a Vicente Talens. Acabada laguerra de España, Pauline se instala junto con su hija en la casa familiar de Maureillas,en la Cataluña francesa. Hasta allí llegan las postales de Vicente Talens encabezadascon el ominoso “arriba España, viva Franco” que todos los presos se ven obligados aescribir en sus comunicaciones.4Declaración jurada de Talens ante el juez militar del Juzgado número 11 de Valencia. 27 de diciembrede 1939.5Frente Rojo. 23 de julio de 1937.6“En su informe, el comandante del Lynx consignó que estaba disgustado por el hecho de que la señoraMarty hubiese embarcado clandestinamente con su hija y que, estando ya en alta mar, no pudo regresar apuerto para desembarcarla”. La traducción es mía. TALENS-PERI, Pauline: La bâtarde du PC (Labastarda del PC). Malesherbes, Editorial Ixcéa, 2005 p. 38.
    • Vicente Talens Inglá, el gobernador modelo139tres detenidas, tú, tu hermana, y la madre, no quiero creer en tal noticia, confío en queno es verdad porque ¿qué culpa tenéis vosotras? Estoy muy intranquilo, espero conimpaciencia tu contestación, espero que no puede ser nada grave”. Talens, en la mismapostal atribuye la detención al vínculo que unía a su compañera, con la que no llegó acasarse, con André Marty, al que no cita. “Tú ya no eres la mujer de él, tú eres mi mujery por lo tanto, no tienes responsabilidad alguna con él”7Según Castelló, el que parecía imparable avance nazi va a jugar también unpapel en el destino fatal de Talens. “La seguretat dels franquistes és total, cada victoriadels seus aliats la celebren ací amb una “saca” nombrosa, als judicis les penes de mortno s’aturen, i cada dia entra gent nova”.8. Dos semanas después de la entrada de losnazis en París, en su última postal, Talens pide a su mujer que no deje de escribirletodas las semanas. El 28 de marzo ha sido juzgado y el 20 de junio condenado a muerte,pero como tantos otros de sus compañeros, los denominados ‘xapats’9Pero la conmutación no llegará nunca. Después de un calvario de más de un añoque le lleva del puerto de Alicante al reformatorio de adultos de esa misma ciudad y deallí a la Modelo de Valencia en agosto de 1939, en la noche del viernes 28 de junio esconducido, junto a otros cuarenta compañeros de infortunio, a la población de Paternadonde será fusilado y arrojado a una fosa común. Según el testimonio de Castelló susúltimas palabras al despedirse de los compañeros de celda fueron “ Viva la República!Viva el Partido Comunista!”en la jergacarcelaria, desconoce cuál será su suerte. En cualquier momento puede llegar laconmutación de la pena capital por una larga condena que a su vez podrá ser redimidaen parte por el trabajo.10De acuerdo con los peculiares modos de proceder de la justicia franquista, elsumario contra Talens se incoó el 16 de marzo de 1946, es decir, seis años después desu ejecución, por el Tribunal Especial para la Represión de la Masonería y delComunismo..1. De la Barcelona anarquista a la bohemia parisienseVicente Talens Inglá nace en Llaurí (Valencia) en 1892. Hijo de Asensio Talensy de Francisca Inglá, pertenece a un medio humilde. Aprende el oficio de ebanista y conapenas 18 años se integra en la lucha revolucionaria en las filas anarquistas participandoactivamente en el movimiento obrero valenciano. Toma parte en la huelga general de1917 y, como militante de la CNT, vive en Barcelona los años del pistolerismo y de laley de fugas de Martínez Anido. Su implicación en la lucha armada, una vez que se sabeidentificado por la policía, le lleva a exiliarse en Francia. Allí vivirá con una nuevaidentidad como Miguel Gómez.Al principio se instaló en el barrio de Saint Denis en el que existía unaimportante colonia de españoles anarcosindicalistas. Pero pronto se sentirá atraído por7Postal de Talens a Pauline Taurinya. 28 de abril de 1940.8“La seguridad de los franquistas es total. Cada victoria de sus aliados la celebran aquí con una ‘saca’cuantiosa; en los juzgados las penas de muerte no cesan y cada día entran presos nuevos”. La traducciónes mía. CASTELLÓ, Gonçal: op. cit. p. 91.9‘Chapados’, condenados a muerte.10Carta de Gonçal Castelló a Pauline Talens-Péri.
    • 140Antonio Ramírez Navarrolas ideas de la III Internacional y acabará abrazando la fe comunista que ya noabandonará hasta su muerte. En 1923 ingresa en el Partido Comunista Francés.Para entonces se había cambiado de barrio y se había instalado en el quintodistrito donde frecuentó a muchos estudiantes de la Sorbona y se integró en ambientesbohemios. Aprendió un francés bastante correcto y pudo completar su deficienteformación intelectual en la biblioteca Sainte Geneviève. Allí leyó las obras de Marx yEngels y reforzó su compromiso con la organización comunista.Vivía en el hotel Venise de la calle Mouffetard, una especie de gueto judío enpleno centro de París, junto al Panteón. Para ganarse la vida comenzó a trabajar comomodelo de desnudo artístico para varios pintores de Montparnasse11. También hizo suspinitos como bailarín y fue seguidor de Isadora Duncan. Sin duda, Talens es unpersonaje atípico entre los protagonistas de la Guerra Civil en Almería. Estudiónaturopatía y fue un convencido de que, a través de la danza, los seres humanos puedenabrirse hacia una toma de conciencia y una mayor integración en la naturaleza. Fue unfirme partidario de los estiramientos y, en su etapa valenciana, corría a diario unos seiskilómetros por la playa. Higienista y preocupado por la salud, durante la guerrarecomendaba a sus subordinados que comieran una cebolla al día para prevenir elescorbuto12. Su compromiso con esta visión del mundo casi new age avant la lettre, fuecasi tan firme como su fe comunista. De hecho, en su expediente carcelario consta quecomo profesión declaró “monitor de cultura física”, lo que en 1940 sin duda era unaocupación pintoresca13Tras su etapa bohemia y de vuelta al barrio de Saint Denis, empieza a trabajarcomo carpintero en una fábrica y a su dura tarea diaria suma su compromiso con elsindicato CGTU (Conféderation Général du Travail Unitaire, la escisión de la CGT quese adhirió a la III Internacional) y el PCF. Las huelgas, las manifestaciones y el trabajoen la célula llenan su tiempo, compartido con otros obreros españoles que han realizadoel mismo camino desde el anarquismo a la lucha comunista..Tuvo oportunidad de participar en un viaje de delegados de la CGTU a la UniónSoviética con motivo del aniversario de la Revolución de Octubre. Deslumbrado por latransformación que está sufriendo el país, Talens se convence de que los métodosanarquistas no sirven para construir la sociedad sin clases y se reafirma en su credocomunista.Se desconoce en qué fecha exacta volvió a España. En 1931 regresódefinitivamente pero antes ya había intentado la vuelta porque, según el periódicoFrente Rojo, “la dictadura de Primo de Rivera lo tuvo dos años en la cárcel”14Intentó instalarse en Barcelona junto a su compañera Colette, la hija de uncarnicero a la que había conocido en un café del bolulevard Saint Michel. Coletteestudiaba Derecho y pertenecía a la pequeña burguesía. Abandonó a su familia y suambiente acomodado para seguir a Vicente con el que no se casó porque ambosconsideraban que el matrimonio no encajaba con los nuevos esquemas de la moral. Tras serexcarcelado, volvió a exiliarse en París y no regresó a España hasta la caída de lamonarquía.11CASTELLÓ, Gonçal: op. cit. p.24-27.12TALENS-PERI, Pauline: op. cit. p. 16.13Expediente procesal de Vicente Talens-Inglá. 8 de agosto de 1939.14Frente Rojo. 23 de julio de 1937.
    • Vicente Talens Inglá, el gobernador modelo141revolucionaria15En el verano de 1932, una tragedia interrumpió ese paréntesis de felicidad en suagitada vida de revolucionario. La pareja acudía a diario a la playa de El Saler. Coletteera una experta nadadora que incluso había participado en competiciones. Quizás poreso no dudó en bañarse en un día de septiembre en el que el mar estaba especialmenterevuelto. Su cuerpo fue arrastrado por las corrientes y apareció ocho días después en laplaya de La Alboraya. La falta de empleo llevó a la pareja a instalarse en Valencia dondeTalens volvió a trabajar como modelo de desnudo artístico en la Escuela de Bellas ArtesSan Carlos.16Conmocionado y tras un periodo de soledad y abatimiento, Talens redobló sucompromiso con la lucha revolucionaria. En 1933 ingresó en el PCE y se convirtió enun destacado militante. Al año siguiente ya formaba parte del comité provincial.Comenzada la guerra, vuelve a París acompañando a la Pasionaria con la delegación queintenta cambiar la política francesa de no intervención que tanto daño hará a laRepública. Dolores Ibárruri participará el 8 de septiembre en un multitudinario actopúblico organizado en el Velódromo de Invierno, en el que pronunciará su famosa frase:“El pueblo español prefiere morir de pie a vivir de rodillas”. Con su encendida oratoria,intentó convencer a los camaradas franceses de que la política de su gobierno colocaba“un dogal al cuello del pueblo español que lucha por su libertad y por la vuestra (…)Hoy somos nosotros; pero si se deja que el pueblo español sea aplastado, seréisvosotros, será toda Europa la que se verá obligada a hacer frente a la agresión y a laguerra”.17. De regreso a España, los comunistas que formaban parte de la delegación sedetuvieron en Maureillas en la casa familiar de los Taurinya. Fue en ese viaje dondeVicente conoció a la que iba a ser la madre de su hija, Pauline Taurinya, que habíarecibido de su marido el encargo de acompañar a los comunistas españoles18En 1937, Talens es nombrado delegado del Partido Comunista en el Consejo seSeguridad Provincial de Valencia. El 13 de julio, la Gaceta publica su nombramientocomo gobernador civil de Córdoba con sede en Pozoblanco. Sin embargo, parece que nollegó a ocupar el cargo porque cinco días después, la Gaceta publica un nuevonombramiento esta vez como gobernador de Almería. El 25 de julio tomó posesión desu cargo. El periódico Frente Rojo señaló en su edición del día 23 que “Almería tendráen nuestro camarada Talens, en el gobernador obrero, una garantía de honradez, deconciencia del deber y de rectitud antifascista, un defensor de sus intereses y uncombatiente aguerrido en la lucha contra el fascismo”..2. El gobernador de los refugiosVicente Talens fue el único gobernador comunista de la historia de Almería.Llegó a la ciudad en sustitución del cordobés Gabriel Morón, que había conseguidorecomponer las instituciones republicanas tras el turbulento periodo de comienzos de laguerra en el que el poder estuvo en manos del Comité Central Antifascista. El nuevogobernador llegaba a una ciudad desmoralizada, con serios problemas de abastecimiento15CASTELLÓ, Gonçal: op. cit. p. 73-76.16Ibidem.17Discurso pronunciado por la Pasionaria en el mitin de solidaridad con el pueblo español, celebrado enParís, en el Velódromo de Invierno, el 8 de septiembre de 1937.18TALENS-PERI, Pauline: op. cit. p. 30-31.
    • 142Antonio Ramírez Navarroy sometida al terror continuo de las bombas franquistas. Almería había acogido a losmiles de fugitivos que llegaron en febrero tras la caída de Málaga y había sufrido el 31de mayo el bombardeo despiadado de una escuadra alemana comandada por eldestructor Admiral Schell. A lo largo de la guerra, la capital fue bombardeada en 52ocasiones, lo que dejó un saldo de 173 muertos y 227 heridos. En total, la aviaciónfranquista arrojó 754 bombas que destruyeron 137 edificios y dañaron otros 23819Desde su nuevo cargo, Talens “dedicó buena parte de su actividad a laconstrucción de una importante red de refugios que permitieran a los ciudadanosprotegerse de los ataques”.20Talens promovió una asamblea de alcaldes de la provincia celebrada los días 10y 11 de diciembre de 1937 en la que participaron más de noventa presidentes deconsejos municipales. Se discutieron propuestas en torno a la moral de guerra, laproducción y la contribución al Ejército republicano.. A finales de octubre se creó la Junta de Defensa Pasiva deAlmería, encargada de llevar a cabo el proyecto, integrada por el teniente jefe de ladefensa como presidente y el líder comunista almeriense Juan García Maturana, que enrepresentación de Talens ocupaba la vicepresidencia. Como vocales figuraban elinspector de sanidad, el arquitecto Guillermo Langle, autor y responsable del diseño delos refugios y de las entradas a los mismos, el farmacéutico municipal y unrepresentante de la prensa. El consejero municipal desempeñó la función de secretario.La red de refugios quedó concluida en la primavera de 1938, con una extensión de 4’5kilómetros de galerías, 67 accesos y capacidad para albergar a más de 34.000 personas(más de la mitad de la población total de Almería durante la guerra). El PartidoComunista, que alcanzó las máximas cotas de poder en la provincia durante el año 1937,impulsó la política de terminación de los refugios y de fortificación de las costas.Las resoluciones adoptadas fueron las siguientes:1.- Obediencia ciega a las órdenes emanadas del Gobierno del Frente Popular.2.- Los Presidentes de Consejos Municipales declaran que harán observar elmáximo respeto y aplicación de los precios de tasa señalados por el Gobierno aproductos alimentarios.3.- Confianza en que el Gobierno Civil resuelva los problemas entre Consejeríasde Abastos municipales y provincial.4.- Los Presidentes de los Consejos Municipales prometen formalmente seguir lalínea política marcada por el Gobierno del Frente Popular.5.- Los Presidentes de los Consejos Municipales se comprometen a intentar lamáxima cordialidad entre todas las fuerzas antifascistas.6.- Mandar telegramas saludando al Presidente de la República, del Consejo deMinistros, Comité Nacional del Frente Popular, IR, UR, comité nacional de enlacesPSOE-PCE y CNT-UGT2119RUIZ GARCÍA, Alfonso: “Las entradas a los refugios: el racionalismo como mobiliario urbano”.Boletín del Instituto de Estudios Almerienses. Letras nº 13, p. 169-180..20QUIROSA-CHEYROUZE, Rafael: Política y Sociedad. Almería 1900-1975. En La Historia deAlmería. Editorial Mediterráneo-Algedime. Madrid, 1998, p.289.21Adelante. 12 de diciembre de 1937.
    • Vicente Talens Inglá, el gobernador modelo143A pesar de esa “máxima cordialidad”, las divisiones y enfrentamientos dentrodel Frente Popular fueron uno de los principales quebraderos de cabeza de Talens que,al menos en sus intervenciones públicas, abogó siempre por desarrollar una políticaunitaria de Frente Popular. Sus relaciones con los socialistas almerienses, vinculados alsector largocaballerista, no fueron buenas. Le acusaron de debilidad a la hora dereprimir a los quintacolumnistas y de permitir la desorganización de los consejosmunicipales de la provincia. “Por su actuación entendemos que no tiene más misión quela de hacer partido (…) En el orden público, lo mismo en la capital que en la provinciaes un desastre; aumentan los desafectos y no se persigue como corresponde en estosmomentos a los elementos de derechas. Consideramos de extrema gravedad la situaciónde nuestra retaguardia y entendemos que eso es debido a la ineptitud de esteGobernador”22. Por su parte un informe realizado por militantes del PCE de visita enAlmería, acusaba a los miembros del Frente Popular en Almería de ignorar algobernador e incluso de actuar en contra de él y en contra del PCE23Las críticas también menudearon dentro de su propio partido. García Maturanale consideraba “buen gobernador pero quizás algo débil” y según testimonio de estelíder comunista, el secretario de la comisión de Refugios, José Córdoba opinaba queTalens “era blando y demasiado buena persona para la guerra”.24Seguramente los problemas en el seno del Frente Popular influyeron en sudestitución como gobernador en abril de 1938. No volvió a ocupar cargos deimportancia, así que sus detractores o quizás fue la larga mano de André Marty quenunca aceptó que su mujer lo abandonara por Talens, consiguieron su objetivo..A finales de marzo de 1939 fue detenido, junto a miles de republicanos, en elpuerto de Alicante, convertido en una gigantesca ratonera. Hacia allí se había dirigido ladesbandada final del ejército rojo. Pero la flota ‘leal’ había huido desde Cartagena aBizerta (Túnez) y los prometidos barcos ingleses y franceses que deberían haberlesrescatado no llegaron nunca. En el puerto se vivieron escenas dramáticas. Variosanarquistas se volaron la cabeza cuando vieron que el único barco que finalmente sedecidía a entrar por la bocana llevaba la bandera rojigualda. Para entonces, las tropasitalianas habían cercado el recinto portuario con ametralladoras y los mandosfranquistas amenazaron con disparar si los republicanos no entregaban las armas.Como los demás, Talens fue apresado. Sus captores no mostraron con él ladebilidad de la que tantas veces fue acusado.22Informe del socialista Fernández Quero sobre la provincia de Almería al Comité Ejecutivo del PSOE.26 de marzo de 1938.23Archivo del PCE. Film XVII.24Entrevista inédita realizada por Rafael Quirosa-Cheyrouze a Juan García Maturana. 1988.
    • 144Antonio Ramírez NavarroVicente Talens, sentado a la derecha de la foto, con Pasionaria, tercera por laizquierda y el resto de la delegación comunista en Maureillas 1936Vicente Talens Inglá, Pauline Taurinya ysu hijaPauline Talens. 1938
    • Vicente Talens Inglá, el gobernador modelo145Vicente Talens posando encadenado como modelo de desnudo
    • 146Antonio Ramírez NavarroÚltima postal enviada por Talens a Pauline TaurinyaTexto de la última postal, un día antes de su fusilamiento
    • 147ANUARIO DE HESPÉRIDES. INVESTIGACIONES CIENTÍFICAS EINNOVACIONES DIDÁCTICAS (Málaga), vol. 17-18, págs. 147-161.LA REAL FABRICA DE FUNDICIÓN DE ALCORA(CANJAYAR): UN EJEMPLO PARA LA DIDACTICA DELA ARQUEOLOGIA INDUSTRIALJuan Pedro Vázquez GuzmánIES “La Puebla”. VÍCAR (Almería)RESUMEN:En 1753 el rey Carlos III crea la Real Fábrica de Fundición de Alcora de la queafortunadamente nos quedan conservadas la mayor parte de las dependencias, incluidaslas baterías de hornos de fundición.La puesta en valor de las instalaciones anteriores que unidas a la creación de unmuseo minero conformarían un completo Centro de Interpretación de la minería de lasierra de Gádor y por extensión, en Almería. Entre sus fines y objetivos además deldivulgativo (turismo cultural), estaría el didáctico, dirigido a estudiantes de todos losniveles. Las nuevas instalaciones del Centro, contribuirían sin duda a la necesariarevitalización económica de la comarca.PALABRAS CLAVE:Rey Carlos III, minería del plomo, puesta en valor, Centro de Interpretación de laminería.ABSTRACT:In 1753 the King Carlos III creates the Royal Smelting Factory in Alcora wherefortunately most of its instalations are preserved, including the batteries of the smeltingfurnaces.The revalue of the former installations which, joined to the creation of a miningmuseum would form a complete Centre of mining Interpretation in “Sierra de Gádor”,VOLVER AL ÍNDICE
    • 148Juan Pedro Vázquez Guzmánand, by extension, in Almeria. Among its aims and objectives, besides the spreading one(cultural turism), we would find the didactic objetive, lead to students of all levels. Thenew facilities of the Centre would contribute, witthout any doubt, to the necessaryeconomic recovery of the area.KEY MORDS:King Carlos III, lead mining industry, Centre of mining Interpretation1. IntroducciónEn estos tiempos que nos ha tocado vivir se ha desarrollado espectacularmente lasensibilidad por la conservación y, en su caso, puesta en valor de los restos históricos yartísticos de nuestro pasado. Las huellas de esa memoria colectiva escondidas en loslegajos de los archivos nos ayudan a los historiadores a reconstruir las formas de vida,las relaciones entre los seres humanos (ya sean familiares o de poder) y una vezanalizadas convertirlas en relato histórico. Pero hay otras muestras del quehacer humanoque quedan como testigos materiales del pasado, que pueden ir desde una humildesepultura, a la más esplendorosa de las catedrales y que junto con el resto de las fuentesconstituyen los materiales de trabajo con los que se construye la historia de los pueblos.La arqueología industrial, o sea, los restos de las instalaciones producto de laRevolución Industrial que nos han ido quedando como representantes en muchos casosvetustos de los comienzos de la era industrial (siglos XVIII y XIX) han sufrido endemasiados casos el menosprecio y la desidia de los poderes públicos y hoydesgraciadamente, como muchas de las especies de seres vivos, ya no es posiblecontemplarlas, lo que además de llenarnos de vergüenza como “seres superiores”debería llevarnos a una reflexión más profunda sobre el tema.La explicación de esa falta de aprecio es compleja, pero entre otros argumentospodíamos alegar la imposición de los cánones estéticos que conducen a considerar comodeleznable y poco valioso, cuando no molesto a la vista, cualquier instalación,construcción o maquinaria que por carecer de impronta espiritual o contemplativa sealejaba de los patrones socio-culturales de la época. También podemos añadir comoexplicación de la desaparición de muchas de las instalaciones que hubiese merecido lapena conservar, su ubicación en las zonas de expansión o de crecimiento natural de lasciudades modernas que las convertía en víctimas “necesarias” en aras del imparable“progreso” urbanístico.Hoy, afortunadamente, la visión que se tiene por los historiadores yafortunadamente está calando en la sociedad, es en gran medida completamentediferente a lo ya expuesto y los restos industriales en cualquiera de sus manifestacionesson considerados parte de nuestro pasado, de igual modo que lo puede ser un
    • La real fábrica de fundación de Alcora (Canjáyar)149monumento o un yacimiento arqueológico. Si la historia es la encargada de explicarnosnuestro pasado cualquier huella de éste tiene que ser tenida en cuenta.Para nuestra fortuna, en el llano de Alcora (Canjáyar-Almería) existen unasinstalaciones industriales magníficamente conservadas e integradas en total armonía consu entorno semirrural que constituyen a nuestro juicio probablemente, las másimportantes instalaciones de la primera época de la explotación del plomo en Andalucíay por extensión de España. La diosa fortuna ha querido preservarla del deterioro queotros equipamientos coetáneos han sufrido y gran parte del mérito de que hoy podamosgozar de su contemplación se lo debemos a la familia Soria, sus dueños, y a su cariño ydesvelo por conservarlas.2. Un poco de historiaLa Real Fábrica de Fundición de Alcora fue creada por el rey Carlos III en 1753.Un siglo antes, en 1646, reinando Felipe III y una vez decretado el estanco del plomo,se construyó la fundición de Presidio (Fuente Victoria). Ambas instalaciones fundidorasalmerienses y las granadinas de Baza, Motril y Turón, (esta última creada en 1789) seencargaban de la fabricación de plomo y municiones que en el caso de las instalacionesalmerienses tenían como destino el puerto de la ciudad y se distribuían hacia el reto deAndalucía y el Levante.Canjáyar contaba a mediados del XVIII con 271 jornaleros cabezas de familia ymás de 300 asnos y mulos además de algunos caballos y yeguas. Este importe capital defuerza de sangre, junto con el de los municipios de la comarca y del Bajo Andaraxcontribuiría sin duda alguna a la explotación y acarreo del mineral y supondría unconsiderable aporte a las rentas familiares. El transporte de la producción de las RealesFábricas hasta el puerto almeriense se realizaba por el Camino Real que recorría la faldade la sierra de Gádor, en el sentido del trazado del río y que hoy constituye unaespléndida ruta de senderismo. La construcción del puente de Alhama en 1807, vino afacilitar el tránsito de las caballerías.La actividad extractiva y fabril del plomo en la sierra de Gádor creaba realmenteun ambiente de excepcional efervescencia laboral1Un siglo antes, en 1752, Canjáyar contaba con 271 jornaleros cabezas de familiay más de 300 asnos y mulos además de algunos caballos y yeguas (C. de Ensenada,AHPAL, E-51 y E-52). Gran parte de este capital de sangre junto con loscorrespondientes de municipios vecinos y del bajo Andarax, se dedicaría a la labor de, derivada en múltiples ocasioneshacia la explotación clandestina, acrecentada aprovechando el caos y un cierto vacío depoder con motivo de la invasión francesa y convertía a la comarca en centro deatracción no sólo de mano de obra regular sino también de aventureros, lo queocasionaba en muchas ocasiones problemas serios de seguridad, recuperándose lanormalidad en la explotación tras la vuelta al trono de Fernando VII. La fábrica deAlcora produjo de marzo a diciembre de 1815 más de 47.205 arrobas de plomo (la dePresidio 27.863). Al año siguiente la fundición canjilona registró unas cifras cercanas alas 48.141 arrobas.1“Los naturales del part. (de Canjáyar) son muy laboriosos, y la mayor parte se dedican a la explotación de minas plomizas,bien como jornaleros, como partidarios o como rebuscadores, que es la principal ind. en el día, por lo cual faltan brazos para laagricultura , y esta no prospera como debiera…” (P. Madoz., Diccionario Geográfico…, Almería, Edic. Facsímil, p.128,Valladolid, 1988.).
    • 150Juan Pedro Vázquez Guzmánextracción y acarreo del plomo procedente de la sierra de Gádor y fundido en la RealFábrica de Alcora.De la enorme cantidad de “hechos” y “acontecimientos” históricos que jalonanel siglo XIX en España, algunos con raíces en el XVIII, sin duda dos de los mássignificativos en los planos económico y político- económico son la minería (este temaen Almería es paradigmático) y los procesos desamortizadores. En la Real Fábrica deFundición de Alcora ambos componentes confluyen – como veremos más adelante – yconforman una de las páginas más interesantes no sólo de la historia de esta comarca,sino de la Provincia, y nos atreveríamos a decir que del País.El denominador común de la mayor parte del siglo XIX no es otro que losintentos de la burguesía (más o menos conservadora) por realizar “su revolución” eimplantar un sistema de libertades formales en todos los órdenes incluido el económico.El camino no será corto ni estará exento de obstáculos, algunos de los cualesrepresentarán verdaderos parones en un proceso que si hubiese transcurrido de modosimilar al resto de Europa, habría sido más corto y más equilibrado suponiendo unamodernización que además de desarrollar al país habría evitado tristes confrontacionesposteriores. Tanto los intentos por liberalizar el sector minero sometido a las trabaseconómicas del Antiguo Régimen, como los intentos por poner en el mercado todos losbienes de “manos muertas”, un producto del rancio sistema político, son dos de losejemplos de ese proceso de cambio que caracteriza la historia decimonónica.Los resultados de los intentos anteriores, aún no cumpliendo del todo losobjetivos propuestos, sí supusieron avances en el camino del progresivo acercamientode las estructuras e instituciones españolas a las del resto de Europa.Sabemos que la extracción en las minas y la fundición del mineral de plomo enlas fábricas funcionaron como un apéndice más de la administración borbónica y elintervencionismo bajo la forma de estanco2, justificado por su interés “estratégico-militar” (municiones) si bien, en los últimos años del siglo XVIII comenzó a abrirse lamano en el laboreo minero concediendo explotaciones a particulares3En los últimos años del siglo de las luces y los primeros del XIX las fábricasalmerienses de Presidio (Fuente Victoria) y Alcoramientras el Estadoejercía un riguroso control sobre la fundición del mineral a través de la HaciendaPública y los correspondientes organismos de rentas estancadas y cuyos ingresossuponían un no pequeño alivio para las escurridas arcas del Estado.4se bastaban para fundir laproducción de mineral de Sierra de Gádor que les llegaba y que era controlada por losAlmacenes de la Renta en Almería. La extracción de mineral progresivamente en manosprivadas a través de las concesiones estatales de explotación se veía perjudicada en susposibilidades de expansión por la obligatoriedad de vender al Estado a un precio tasadola producción de alcohol fundido52Como ya hemos reseñado, el estanco del plomo se establece en 1646, bajo el reinado de Felipe IV.. La escasa visión comercial de los gobiernosborbónicos lastraba el desarrollo de la extracción y por supuesto su comercialización.Pese a lo anterior, el alto rendimiento de las minas obligó al gobierno a detener en3Una de las concesiones más importantes fue la de la “Mina de Berja”, cuya explotación fue autorizada avarios vecinos del municipio por Real cédula de primeros de septiembre de 1797.4Además también fundían las fábricas granadinas de Baza, Motril, Órgiva y Turón.5Los minerales extraídos en la sierra e Gádor se agrupaban básicamente en tres variedades: alcohol dehoja empleado en le revestimiento de los objetos de alfarería; alcohol acerado, de gran calidad parafundición, y los garbillos, producto de triturar el mineral y limpiarlo con los garbillos o harneros, exprofeso para la labor de cribado o garbilleo.
    • La real fábrica de fundación de Alcora (Canjáyar)151determinados momentos( como en 1799)la producción y continuó la fundición en lasfábricas de Presidio y Canjáyar hasta agotar los más de tres millones de arrobas deplomo almacenado al no saber o no poder darle salida.La fábrica de Alcora tenía a comienzos del XIX como director a don José MiajaPingarrón quien realizó un viaje a Alemania para perfeccionar su formación profesional.En esas fechas de comienzos de siglo, Alcora y Presidio se bastaban para cubrir latotalidad de la producción, como ya hemos señalado.No era infrecuente, que tras la invasión francesa y aprovechando el consiguientecaos organizativo y vacío de poder, se produjesen explotaciones y fundicionesclandestinas en la sierra de Gádor como el caso recogido por el profesor Sánchez Picón,ejemplo paradigmático de la impotencia de las autoridades para atajar estasexplotaciones fraudulentas, reflejado en una comunicación a finales de 1809 deladministrador de Almería al director de la fábrica de Alcora6Tras el final de la contienda y la vuelta de Fernando VII la situación denormalidad volvió a la sierra. Los datos de marzo a diciembre de 1815 nos arrojan unascifras de 47.205 arrobas de plomo (la de Presidio produjo 27.863 arrobas) y en 1.816(de enero a diciembre) más de 48.141 arrobas..El decreto de 3 de noviembre de 1817 regulaba el desestanco de la producciónminera del plomo con vistas a incrementar la recaudación de la Hacienda Real ante lasacuciantes necesidades de ingresos para hacer frente a una situación de prácticabancarrota. Tras la apertura a inversiones de capital extranjero incrementadas durante elTrienio Liberal (1820-1823), se produce la orden de 25 de octubre de 1820 y el decretode 25 de junio de 1821 consagrando la libertad de explotación y beneficios de las minas.Finalmente, la normativa emanada de la Real Orden de 4 de junio de 1825, puso al díala legislación restrictiva minera y supuso un gran impulso al sector minero provincial.En Canjáyar, la fundición San Antonio explotada por el virgitano don AntonioBustamante abonaba sus impuestos de explotación en1835. Igual ocurría en 1837 con ladel Pilar de Alcora, cuyo titular era el abderitano Francisco Santisteban y también entre1835 y 1837, con la de los Algibillos del también vecino de Adra, Bonifacio Amoraga7La aparición de los hornos ingleses con combustible de carbón dará un vuelcoespectacular a la fundición del plomo en la Sierra de Gádor. Hacia 1840 la situaciónruinosa de la mayoría de los boliches de fundición por su dependencia del combustiblevegetal, desembocó a la explotación del plomo hacia contratos “de entrega” quederivaban en el encendido de los hornos sólo cuando había un contrato de pedido enfirme. Como afirma el profesor Sánchez Picón, esta seguridad en la venta tenía unacontraprestación en el riesgo de las fluctuaciones de los precios, como el caso delfundidor de Instinción don Gaspar Salvador López cuyo contrato en 1840 de 2.000quintales de plomo con José D´Spencer le supuso pérdidas de 26.000 rs. al fijar el.6“Con noticias de que en el sitio del Calabrial en la sierra de Gádor se ocupaban algunos hombres enfundir plomo clandestinamente, teniendo para esto los hornos y demás, redispuso la salida de unapequeña partida de este resguardo, que fue quanto pudo juntarse, marcharon con cautela al sitio, lossorprendieron, huyeron y abandonaron más de cien arrobas de alcor y lo mismo de plomo, este muysucio y mal dispuesto, que será necesario remitir a esas fábricas para su fundición. Haora tengo noticiasque estos contrabentores han vuelto al mismo sitio y barranco, levantando los ornos que se destruyeronestableciendo tabién otros a la derecha de dicho sitio mirando hacia Canjáyar…”.Cit. por Sánchez Picón(1992), pp.100-101.7Pérez de Perceval Verde, Miguel Ángel (1985): Fundidores, mineros y comerciantes. La metalurgia dela Sierra de Gádor (1820- 1850), Cajal, Almería, pp.103-104.
    • 152Juan Pedro Vázquez Guzmánprecio de venta en 53,5 rs.; habiendo subido el precio del plomo tras el contrato a 69 rs.Este mismo método lo utilizaron los fundidores Cristóbal Navarro (de Canjáyar) conGuillermo Barrón, o las ventas realizadas por Gabriel y Cayetano Martín (de Fondón) 8Entre los bienes de naturaleza urbana enajenados durante la fasedesamortizadora de Madoz, debemos reseñar la adquisición de la Real Fábrica defundición de Alcora, nº 25 del inventario de bienes del Estado, adjudicada por la JuntaSuperior de Ventas el 20 de septiembre de 1860 a D. Ramón González, quien la habíarematado el 5 de agosto anterior en 28.000 reales de vellón habiendo salido a subastapor 8.200 reales..La finca se describe así en la Carta de Pago que hacienda extiende a Aguilar trasabonar los 1.400 reales de vellón producto del primer plazo de los veintecorrespondientes a la adquisición: “Una fábrica de fundición de plomo conocida por lade Alcora, situada en el paraje de su nombre, término de Canjáyar que mide 30.000varas cuadradas (unos 25.110 m2) perteneciente al Estado…”.Con posterioridad, se otorgó una escritura de venta judicial en el Juzgado deHacienda cuyo titular era don Mariano Blanes Arismendi, por don Ramón, ante elnotario almeriense D. Antonio Roda el 3 de diciembre de 1861 “…a favor de laSociedad Sres. Carrias, Blanco y Compañía9, residente en esta ciudad en atención atener hecho el pago del plazo primero satisfecho el reintegro…”. La escritura la firmapor la Sociedad, su apoderado Genaro de Mier10Volviendo a la fábrica de Alcora, en el inventario de 24 de diciembre de 1786 sedetalla la existencia entre otras dependencias de las instalaciones de: 4 hornosreverberos (uno con cobertizo y los otros tres con vallas), 1 horno castellano con tresparadas de fuelle.11Las directrices sobre explotación de la Dirección General de Minas durante elreinado de Carlos III reestructuró la producción en 1748..PRODUCCIONES DE LA FÁBRICA DE ALCORAAÑO BARRAS ARROBAS LIBRAS1763* 9.863 31764* 25.2701766 1.556 6.590 21767 2.912 11.953 191768 2.536 10.414 161769 2.324 9.730 11770 1.829 7.690 78Sánchez Picón, A. (1992), pp.142-143.9Carrias era uno de los accionistas mayoritarios (200 acciones) del Banco de Almería, creado en 1864 aimitación del Banco de Jerez. Su capital inicial era de tres millones y medio de reales correspondientes a1.500 acciones y de las cuales también eran poseedores mayoritarios don Ramón Orozco Gerez (200acciones); la casa Barrón y Cia (150 acciones), etc.10Archivo Histórico Provincial, P- 5.045, p.51.11Cara Barrionuevo, Lorenzo (2002): “La minería de Sierra de Gádor, nuestro legado”, Ayuntamientode Berja, C.V.E.H y Dip. De Almería, Almería, p.22.
    • La real fábrica de fundación de Alcora (Canjáyar)1531771 1.424 6.092 61772 1.192 4.991 171773 2.656 11.406 201775 441 1.734 001776 1.026 4.267 011777 1.028 4.317 101778 1.425 6.086 171779 1.574 6.689 191780 1.575 6.539 091814 45.683 73**1815 3.410 6.001 281816 10.795 48.141 18(* cifras mezcladas de Alcora y Bentarique).Los alquileres del Almacén del Plomo en Almería “…de la Chanca, extramurosde Almería” eran de 360 rs anuales (30 rs cada mes). Los envíos a Ferrol y ValenciaLos portes de Alcora:- En 1769 por las 9.730 arrobas fueron de 8.493 rs. y 25 mrs.- En 1770 por las 7.690 arrobas fueron de 6.732 rs. 20 mrs.- En 1774 por las 9.823 arrobas fueron de 8.009 rs. 22 mrs.- En 1775 por las 7.489 arrobas fueron de 6.113 rs 9 mrs.- En 1776 por las 4.267 arrobas fueron de 3.489 rs y 10 mrs.- En 1777 por los portes se abonan 3.518 rs. y 11 mrs.- En 1778 por los portes se abonan 4.958 rs. y 11 mrs.En 1773 se envían a Sevilla desde los almacenes almerienses y se entregan a donJosé Martínez de Llizalde 12.000 arrobas de plomo embarcadas en el buque Sto. Cristoy Sta Rita (6.000 en cada uno), en 2.917 barras. Ese mismo año se entregan a donBautista Gavarri 5.384 barras con un peso de 22.000 arrobas. A don José Badán paradon Baltasar Plebufat de Cartagena 570 barras que pesaban 2.000 arrobasExplotadores de minas:- El 31 de diciembre de 1821 Julián Sánchez y Cia. de Canjáyar entregaron 172arrobas procedentes de su mina de la Santa Cruz (Canjáyar).- El mismo día Fabián Ruiz y Cia. De Canjáyar 32,5 arrobas e alcoholprocedentes de la mina Puntal de Ramírez en Canjáyar.- El 18 de marzo de 1822, Julián Sánchez y Cia. entregaron 60 arrobas de alcoholde la mina Santa Cruz.
    • 154Juan Pedro Vázquez GuzmánConductores (arrieros) de Canjáyar (Hay también de Laujar, Fondón, Presidio,Almócita y Benecid)- Juan García Sánchez (1822)- Manuel Carretero (1822)- José Calvache (1822)- Gabriel Moreno (1822)- Pedro Egea (1822).El “asentista” Jacinto Abad, vecino de Canjáyar, se quedó con la contrata dequinientas fundiciones el 28 de abril de 1818, aprobado por el Ilmo. Sr. DirectorGeneral de don Víctor Soret, el 24 de noviembre de ese año. La producción eracomprada semanalmente por la Administración a razón de 6 reales y medio la arrobacon deducción del medio diezmo a favor del establecimiento.INVENTARIO DE LAS INSTALACIONES (1822)INMUEBLE-MOBILIARIO-UTENSILIO VALORa) Casa del Fiel:- Casa-oficina ocupada por el Fiel y su interventorcon 2 puertas y cerradura, ventana con enceradode lienzo. 3.515 rs.- Un tintero de plomo con salvadera. 10 rs. 16 mrs.- Cuatro sillas de anea. 40 rs.- Dos sillas de álamo. 16 rs.- Un escudo de Armas Reales. 20 rs.- Un velón chico de metal dorado. 24 rs.- Otra casa igual a la del Fiel. 3.515 rs.b) Hornos reverberos:- Dos hornos reverberos, con cuadra y cinco puertascon cerradura y llave, y cinco ventanas. 40.000 rs.c) Almacenes para leñas y plomo:- Un almacén de cuatro naves con dos puertas, cerradura,llave y cerrojo. 20.500 rs.- Un tinglado con pilares de ladrillo. 10.000 rs.- Un cercadillo de entrada a los almacenes del plomo conpuerta, candado y llave 200 rs.- Dos almacenes para plomo con dos puertas, cuatro
    • La real fábrica de fundación de Alcora (Canjáyar)155cerraduras y llaves, dos rejas y una ventana. 700 rs.- Un peso con balanzas de madera, viejas, y dieciochopesas de hierro desde 4 arrobas hasta media libra. 1.600 rs.- Dos cadenas de hierro. 16 rs.- Cuatro moldes de hierro, inútiles. 0 rs. 4 mrs.- Dos barrenas, atacador y aguja. 10 rs.- Una romana grande que alcanza a trece arrobas. 188 rs.- Otra que llega a catorce arrobas y quince libras. 210 rs.- Otra de cinco arrobas y libras. 105 rs.- Otra de 14 libras. 16 rs.- Otra grande vieja. 80 rs.- Dos cuartillos para sellar papel y libros. 30 rs.- Otro para grabar el “Alcora” en las barras. 60 rs.- Un harnero nuevo con redes de alambre y cañosde hierro. 140 rs.- Un molde de madera para hacer adobes. 6 rs.- Diez corchos para paneras. 166 rs 24 mrs.- Una zaranda de hierro con peso de cuatro arrobas 334 rs.- Una escalera con cinco peldaños. 6 rs.- Dos escaleras de tablones para encumbrar leñas. 190 rs.- Unas parihuelas. 14 rs.- Un carro de mano para conducir los cebos 40 rs.- Nueve “trajeles” para numerar 225 rs.- Dos paradas de fuelles que estaban a cargo del asentistacon tres cañones 374 rs.- Por el inventario de 1821 consta haber quedado en losalmacenes de la Fábrica, 39 arrobas y 8 libras de hierronuevo y habiéndose contenido en las imposiciones deherramientas en el tipo que comprende esta cuenta 26arrobas y 19,5 libras. Resultan existentes como enefecto existen, doce arrobas y trece y media librasque al respecto de 42 reales de vellón, importan 526 rs. 22mrs.- Asimismo aparece del anterior inventario quedaronen su interior 13 arrobas y 10 libras de hierro viejo
    • 156Juan Pedro Vázquez Guzmánlas mismas que quedan…y a respecto de 27 rs. 361 rs. 26mrs.- Dos libras de acero. 7 rs.- Dos canales de hierro. 20 rs.- Por el anterior inventario quedaron…48 esportonesy habiéndose consumido 8 de ellos en el tiempo de estacuenta quedan existentes cuarenta, a real y medio 60 rs.- Por el mismo resultaban seis docenas de servideras, yhabiéndose consumido en dicho tiempo una quedanexistentes cinco que a 5 rs. importan. 25 rs.- Una casilla cubierta e tejado junto al cuarto que ocupael asentista con puerta, cerradura, llave , ventana y reja. 400 rs.- Una casa- fragua, con puerta, cerradura y llave, unastenazas y el martillo. 554 rs.- Un yunque en ella. 138 rs.- Una parada de fuelle en ella. 380 rs.- Por en inventario de fin de diciembre de 1821 quedaronexistentes treinta y dos piedras labradas, y habiéndoseconsumido con el tiempo que abraza esta cuenta dos,quedan existentes treinta que a veinte rr. cada una importan. 600 rs.- Dos candiles viejos de hierro. 14 rs.- Cuatro cubos de mano con ceños de hierro, dos de ellosdeshechos. 40 rs.TOTAL DEL IMPORTE DEL INVENTARIO 136.308 rs 26 mrs.3. Justificación del proyecto didácticoLa minería del plomo supone para Almería la primera gran actividad económicade la Edad Contemporánea y se convertirá en el primer sector económico provincial enintegrarse en los mercados internacionales, siendo relevada posteriormente por otrasactividades extractivas (como la minería del hierro p.e.) o de explotación como labarrilla, el esparto y por supuesto el cultivo de la uva de mesa, cuyo epicentro tambiénse situaba en nuestra comarca.El desarrollo de la actividad en torno a la obtención de plomo, con raíces en laantigüedad y continuación con las colonizaciones (desde los fenicios a Roma)1212Conocemos los hallazgos en Canjáyar de candiles romanos y un lingote de plomo con la grabación desu fabricante: L. (ucius) S. (ergius) REX.seextenderá durante la Edad Media y la Moderna, con frecuentes testimonios de su uso nosólo para las aplicaciones propias del metal, sino como alcohol y su importante empleo
    • La real fábrica de fundación de Alcora (Canjáyar)157en la cerámica. El plomo y su explotación alcanzará su cenit a caballo entre los siglosXVIII y XIX y ha dejado su huella en nuestro paisaje salpicando nuestras sierras y susladeras de abundantes restos de su actividad, muchos de ellos hoy por desgraciadesaparecidos y que conforman un rico patrimonio etnológico y cultural cuya puesta envalor es absolutamente necesaria para conocer la realidad histórica de nuestro pasado ycomo consecuencia interpretar correctamente el presente, lo que a nuestro juicio, debeconvertirse en la principal tarea de la Historia.En la sierra de Gádor, desde Berja a Canjáyar, la minería del plomo(complementada con la obtención de plata) ha representado una de las actividadeseconómicas más importantes hasta el desplazamiento del interés hacia la del hierro,como ya hemos reseñado y además ha supuesto un claro ejemplo de minería autóctona,diferenciada de las otras, con más intervención de capital foráneo.Tenemos que lamentar la desaparición de la mayor parte de las instalaciones dela Fábrica de Presidio que junto a la de Alcora centralizaron la producción de plomodurante el periodo de producto estanco; situación justificada desde la Administraciónborbónica por el interés estratégico que el metal representaba (municiones) y cuyasproducciones se transportaban hacia el puerto almeriense, punto de partida hacia losdistintos destinos.De todas las instalaciones de la minería del plomo, no sólo de Almería sino deAndalucía, son las del Alcora las que se conservan en mejor estado, como hemoscomentado con anterioridad, gracias al celo de la familia Soria, propietaria delinmueble, quienes generosamente han mostrado su predisposición en sintonía con elAyuntamiento del municipio a ceder para su uso cultural y didáctico las instalaciones dela Real Fábrica de Fundición de Alcora.La importancia de las instalaciones queda constatada en la cantidad dereferencias y tratamiento que han tenido en la literatura histórica y que de modoresumido incluiremos en el capítulo dedicado a la bibliografía específica sobre el tema.También debemos añadir que la Real Fábrica de Alcora ha sido objeto de visitasy eventos culturales entre los que destacamos:- Itinerario por la taha de Lúchar (Almócita, Beires, Canjáyar y Padules),organizado por el Instituto de Estudios Almerienses, celebrado el 4 deabril de 1997.- Jornadas Europeas de Patrimonio, Itinerario por el Andarax, patrocinadaspor el Consejo de Europa y organizadas por la Junta de Andalucía.Celebradas el 26 de octubre de 2002.- Las III Jornadas de Historia y Medio Físico: “La Minería Preindustrial enla Provincia de Almería”, celebradas el 2 y 3 de noviembre de 2006, enBerja y Canjáyar.Como no podía ser de otra manera, las instalaciones de Alcora cuentan con dos delos murales (los números 11 y 12) en el Museo Abierto de Canjáyar.4. LocalizaciónEl Museo de la Minería estaría localizado en la barriada de Alcora en elmunicipio de Canjáyar y dentro del núcleo de Alcora en la zona llana del mismo, defácil acceso.
    • 158Juan Pedro Vázquez GuzmánLa barriada de Alcora de encuentra a unos 3 kilómetros del núcleo de Canjáyar,situada en la falda NE de la sierra de Gádor sobre una plataforma recortada por el valledel río Andarax y el antiguo camino Real por el que se realizaba el acarreo del plomoproducido en las instalaciones de la Real Fábrica y se accede desde el desvío de lacarretera comarcal Almería- Lanjarón, justo a la entrada del municipio de Canjáyar.Cuenta el barrio con unas excelentes vistas panorámicas a los valles del Andarax(Padúles, Almócita y Beires) y del río Chico (Canjáyar y Ohanes).Otro de los valores añadidos es el de encontrarse en una encrucijada de variasrutas senderistas (caminos reales, río Andarax, sierra de Gádor, etc.)5. ObjetivosEntre los múltiples objetivos que podemos reseñar para este proyecto de museoademás de los generales (didácticos, divulgativos, recreativos, etc.), el proyecto deMuseo de la Minería en Alcora añade:- Conocimiento directo de las instalaciones de la Real Fábrica de plomo deAlcora, magníficamente conservadas y ejemplo único en Andalucía de lasinstalaciones borbónicas del XVIII.- Obtener una visión general de la actividad minera en nuestra comarca con lavisita a un Centro de Interpretación de la minería de Sierra de Gádor contiguo ala Real Fábrica.- Disfrutar de la contemplación de un paisaje único, en una zona de nuestraprovincia todavía hoy afortunadamente sin deterioro, con una serie de valoresambientales y etnológicos añadidos.- Aprovechamiento educativo de las instalaciones tanto del Centro deInterpretación y las propias de la Real Fábrica para fomentar el conocimiento denuestro pasado histórico. El uso de este Museo debe estar destinado desde algran público hasta los escolares y estudiantes de cualquier nivel y edad (desdeescolares, universitarios, universidad de mayores, etc.).- Fomentar el turismo rural en una zona con retroceso demográfico y en la que lacreación de actividad económica ayudaría a paliar la escasez de ingresos porotras actividades.6. InstalacionesEl museo además de las que se puedan agregar contará desde su inicio conlas dos instalaciones básicas, situadas a escasos metros la una de la otra:a) El Centro de Interpretación de la Minería que contaría con los locales quehan estado destinados a escuela y vivienda del maestro, con capacidad, solidez ycondiciones suficientes para albergar unas instalaciones como las que requiereen este caso. La dotación de medios debería al menos contemplar:- Una sala de proyecciones y conferencias con capacidad para un grupo medio(unas 45-50 personas) y dotada de los medios audiovisuales oportunos(megafonía, cañón, P.C., pantalla, etc.).
    • La real fábrica de fundación de Alcora (Canjáyar)159- Exposición permanente de paneles sobre la minería y sobre la específica delplomo en la sierra de Gádor (historia, prospección, instalaciones, fundición,producción, acarreo, usos, distribución, etc.). También recogería lo relacionadocon la Real Fábrica de Fundición (historia, instalaciones, etc.).- Biblioteca específica sobre la minería y sobre la minería en Almería, en la sierrade Gádor además de la correspondiente a la Real Fábrica.- Centro de recursos audiovisuales sobre las temáticas enumeradas en el puntoanterior.- Punto de adquisición de recuerdos (de Almería, de la Alpujarra, de lacomarca…).- Maquinas expendedoras de agua, refrescos y bebidas no alcohólicas- Los mecanismos y equipamientos que en las normativas sanitarias y deseguridad vengan contempladas en la preceptiva vigente para este tipo deinstalaciones.- Los servicios higiénicos y sanitarios correspondientes, con adaptación paraminusválidos.b) La Real Fábrica cuya visita completaría de manera perfecta el conocimientoglobal sobre la minería del plomo y permitiría a los visitantes la contemplaciónde las instalaciones de fundición creadas en el XVIII y mejor conservadas deAndalucía y una de las mejores de España, con los hornos castellanos bienconservados, junto al resto de los equipamientos, de enorme valor arquitectónicoy etnológico.No quisiera terminar estas líneas sin hacer público mi ferviente deseo de verconvertido el complejo de Alcora en un gran parque temático que además de llenar delegítimo orgullo a todos los canjilones, su puesta en valor como centro divulgativo y deinterpretación de nuestro esplendoroso pasado minero, sirviese como aglutinante parafomentar el turismo temático (hoy tan en boga) y ayudase al sostenimiento económicode nuestro pueblo. El reto es importante pero merece la pena7. Fuentes y bibliografíaLas fuentes sobre la minería en la comarca y sobre la Real Fábrica de Alcora sonvariadas y abundantes y van desde las indirectas de la prensa almeriense y local del XIXa las directas de los archivos:- Municipal de Canjáyar (Actas capitulares, montes y policía, etc.)- Archivo Histórico Provincial de Almería (rentas del plomo)- Archivo General de Simancas (tanto en sus instalaciones de la localidad comoen la sede de Valladolid), con riquísima información sobre producciones, costos,salarios, destinos de los productos, incidencias, organigramas, disposiciones,planos, etc.En cuanto a la bibliografía específica sobre el tema y las dependencias de Alcorareseñamos a continuación una escueta relación de obras y artículos en prensa a modode muestra del interés que el tema ha suscitado entre los especialistas.
    • 160Juan Pedro Vázquez GuzmánANDUJAR CASTILO, F. y SANCHEZ PICON, A. (Coords): El siglo Minero. Institutode Estudios Almerienses, 1991.CARA BARRINUEVO, Lorenzo (coord.): La minería de sierra de Gádor, nuestrolegado. Ayuntamiento de Berja, Berja 2002.- Las herrerías del Andarax (Almería) y otras fábricas de hierro de laAndalucía oriental durante los siglos XVI a XIX, en Cara Barrionuevo, L. yVázquez Guzmán, J.P. (eds.), “La minería preindustrial en Almería y elSudeste”, Instituto de Estudios Almerienses- Cajamar, Almería, 2008.MARTINEZ, Diego: La Fábrica de plomos de Alcora, tesoro minero de Canjáyar.Artículo publicado en El Mundo, el 12 de noviembre de 2006, p. A 19.PEREZ DE PERCEVAL, M. A: Fundidores, mineros y comerciantes. La metalurgiade sierra de Gádor 1830-1850. Cajal, Almería, 1985.SALVADOR HERNANDO, Miguel: “Transporte y salarios en la minería delAndarax”, en La minería preindustrial en Almería y el Sudeste. Instituto deEstudios Almerienses – Cajamar, Almería, 2008.SANCHEZ HITA, Agustín: El patrimonio histórico de La Alpujarra y Río Nacimiento,monumental – arqueológico – etnológico. ADR Alpujarra - Sierra Nevada,Granada-AlmeríaSANCHEZ MUÑOZ, Manuel José: La minería preindustrial anterior al siglo XIX enLa Alpujarra, en Cara Barrionuevo, L. y Vázquez Guzmán, J.P. “La mineríapreindustrial en Almería y el Sudeste”, Instituto de Estudios Almerienses –Cajamar, Almería, 2008SANCHEZ PICON, Andrés: “Minería e industrialización en la Almería del Siglo XIX”.Boletín del IEA, nº 1 Almería, 1981.- La integración de la economía almeriense en el mercado mundial 1778-1936. Cambio económico y negocios de exportación, Instituto de EstudiosAlmerienses, 1992.- Los estilos empresariales del plomo del s. XIX. Las cuencas de Almería yJaén , Boletín del Instituto de Estudios Giennenses, nº 167, Jaén, 1997.- Impacto sobre el medio ambiente de la industria metalúrgica del siglo XIX,El Eco de Alhama nº 5, Almería 1998.- El protagonismo de la sierra de Gádor, en Farua, nº 4-5, CVEH, 2002.- Historia de la minería almeriense. Balance, perspectivas y algunasaportaciones, en Cara Barrionuevo, L. y Vázquez Guzmán, J.P.: “La mineríapreindustrial en Almería y el Sudeste”, Instituto de Estudios Almerienses –Cajamar, Almería, 2008.VAZQUEZ GUZMÁN, Juan Pedro: Canjáyar entre la historia y la tradición. Artículopublicado en la Voz de Almería el 29 de abril de 2000.- Viaje por las minas de plomo de Canjáyar y Fondón en el siglo XIX.Artículo publicado en La Voz de Almería el 4 de septiembre de 2001.- “La Real Fábrica de Fundición de Alcora (Canjáyar)”. En CARABARRIONUEVO, L. Y VÁZQUEZ GUZMÁN, J.P. (eds): La minería
    • La real fábrica de fundación de Alcora (Canjáyar)161preindustrial en Almería y el Sudeste. Instituto de Estudios Almerienses –Cajamar, Almería, 2008.- La Real Fábrica de Fundición de Alcora, un extraordinario complejo dearqueología industria. Artículo publicado en el programa de las fiestas deCanjáyar en abril de 2009, pp.65-71.
    • 163XVIII CURSO DE PERFECCIONAMIENTO.“LA INDUSTRIALIZACIÓN ENANDALUCÍA”. (MÁLAGA, MARBELLA YMIJAS, 2009)VOLVER AL ÍNDICE
    • 165ANUARIO DE HESPÉRIDES. INVESTIGACIONES CIENTÍFICAS EINNOVACIONES DIDÁCTICAS (Málaga), vol. 17-18, págs. 165-177.CONTRIBUCIÓN A LA HISTORIA DE LASIDERURGIA MALAGUEÑA: LA EMPRESA“FERRERÍA DEL ÁNGEL” (1826-1873)Cristóbal García MontoroUniversidad de MálagaOscurecida por la La Constancia (propiedad de la familia Heredia), quefue durante un cuarto de siglo el primer establecimiento siderúrgico deEspaña, la empresa Ferrería del Ángel, de menor envergadura y más cortatrayectoria que la primera, ha tenido escaso eco en los estudios sobre lamoderna siderurgia española. Sin embargo, la cantidad y calidad de loshierros producidos en ella, el reconocimiento que los mismos obtuvieron tantoen certámenes nacionales e internacionales como en los informes emitidos porexpertos y, en suma, la contribución de la empresa al papel hegemónico en elsector siderúrgico alcanzado por la provincia malagueña en las primerasetapas de la industrialización española, todo ello le hace acreedora a ocuparun lugar en la historia empresarial española. A ello apunta este trabajo.El Ángel surgió en 1826 por iniciativa de un grupo de comerciantesdirigidos por Tomás Gazzino, Juan Manescau y Juan Bautista Bisso, quieneshabían adquirido varias minas de hierro situadas en el cerro de la Minilla,término de Ojén, cerca de Marbella. Para explotar dichas minas la empresaconstruyó una fábrica ferrería en la ribera del río Verde. Fue edificada enterrenos propiedad de Pedro Reyes obtenidos, pese a la resistencia de supropietario, gracias a la protección que dispensaba la ley de minas de 1825 aeste tipo de iniciativas industriales. Se pagaron 2.250 reales por diezVOLVER AL ÍNDICE
    • 166Cristóbal García Montorocelemines de tierra de regadío, a los que se unieron poco después “un molinoharinero con su tierra y agua” (adquirido en 60.000 reales) y “nuevas tierrasen las inmediaciones de Río Verde” (1.285 reales)1Los obstáculos y dificultades iniciales aumentaron los costos por lo quefue necesario aumentar el número y valor de las primitivas acciones fijándoseun total de 80 acciones de 25.000 reales cada una. Antes de abrir lainscripción se asignó a los socios fundadores un número de accionesproporcional a la inversión primera, exigiéndose naturalmente que quienesaceptaran las nuevas acciones tuvieran que completar el cupo de las 25.000reales por acción.A mediados de 1827 lasociedad disponía de terrenos suficientes para construir las instalacionesdestinadas a fundir el hierro de Ojén.Hubo, pues, que reformar la primitiva sociedad. Los nuevos pactos ycondiciones quedaron recogidos en la escritura de constitución otorgada el 20de junio de 183121Archivo Histórico Provincial de Málaga (A.H.P.M.), leg. 4925; la primera escritura estáfechada el 12-10-1826; la segunda el 10-10-1826 y la tercera el 9-7-1827.. Según la cláusula 1ª, el capital social era de 786.238 realesrepartido de la siguiente forma:2A.H.P.M. leg. 4158, fols. 266-286.
    • Contribución a la historia de la siderurgia malagueña167Sociedad Ferrería del Ángel. Distribución del capital (1831)Nombre de los socios Cantidad (en reales) Núm. de accionesTomás Gazzino 109.969 4 ½Juan Manescau 107.643 4Juan Bautista Bisso 129.541 4Juan José Delicado Díaz 25.000 1Scoto Hermanos 15.000 1Miguel Moreno Avilés 6.250 ¼Agustín Galleano 59.667 3 ¼José Carci 84.415 2 ½Joaquín García 91.619 2 ¾José Pedro Hué 31.626 2Manuel Vidal 22.319 1 ¼Juan Sanz 36.913 2Sanz e Hijos 16.913 1José Brull 20.000 1Vicente Serrano 19.613 1Félix Rossi 9.750 ½Total 786.238 32 1/2Dicho capital, se decía en la cláusula 5ª, se hallaba invertido en laconstrucción de la ferrería con martinete y oficina para la fundición de losmetales, según el método catalán; siete fanegas y media de tierra más “que lesirven de desahogo”; una casa separada de la fábrica para uso de lostrabajadores; un molino harinero comprado para asegurar la propiedad delagua para la ferrería; dos minas de hierro magnético situadas en el cerro de laMinilla Vieja; cuatro pertenencias de minas de hierro en el partido del Peñóny Peñoncillo “poco productivas” y otras pertenencias de escaso valor;finalmente, la propiedad de las aguas y el arrendamiento por diez años detodas las leñas y montes que poseía el Conde de Luque en el término deBenahavís.Lo mismo que la Ferrería La Concepción, nacida simultáneamente ysituada también en la ribera de río Verde, la primera andadura del Ángelestuvo erizada de dificultades. También en esta empresa debió cundir eldesánimo entre los socios y muchos de ellos se retiraron del negocio. Surgióentonces el hombre que sacó adelante la empresa, Juan Giró Morelos.
    • 168Cristóbal García MontoroGiró, que había formado parte del grupo fundador de La Concepción,tras desvincularse de ella, se convirtió en el alma de la nueva sociedad.Nacido en Gibraltar (1797) y dedicado al comercio, Giró se estableció enMálaga poco después de su matrimonio en Cádiz (1824) con ManuelaAramburu, rica hacendada de origen limeño.3Siguiendo los pasos de Heredia,4decidió cambiar los métodos defundición y construir otra ferrería en Málaga capital, en la zona de laMalagueta, al este de la ciudad y cerca del puerto. Según Benito Vilá, Giró“acertó a dar a la obra emprendida el vigoroso impulso y la recta y constantemarcha que bien pronto produjeron los naturales resultados en beneficio de unprogresivo crédito” y que convirtió a este establecimiento en “uno de losmejores que de su especie cuenta nuestro país”.5Giró figura desde el comienzo de la década del ochocientos cuarentacomo uno de los principales comerciantes de Málaga. Vivía en la Alameda,junto a las grandes familias de la burguesía malagueña como Heredia yLarios. Además de la empresa siderúrgica, dirigía una casa de comercio,fabricaba jabones y era propietario de numerosos almacenes. Mantuvo en todomomento la nacionalidad británica.La nueva ferrería de la capital provincial debió iniciar sus trabajos en1841, es decir, varios años después que La Constancia se hubiera consolidadocomo el establecimiento siderúrgico más importante del país. El hierroobtenido en la fundición Río Verde era trasladado a Málaga, donde setrabajaba para darle las múltiples formas que el mercado demandaba.He aquí una descripción de la maquinaria y talleres del establecimientode la capital, hecha por Benito Vilá en 1861:“Cuenta esta fábrica con una excelente máquina de setenta caballos y defácil y sólido mecanismo, movida por el vapor de cinco calderas horizontales yuna vertical, de última invención, todas ellas alimentadas por el fuego de ochohornos de segunda fundición y tres de refinos.Hay también un aparato condensador para convertir en agua potable elvapor excedente de los movimientos; un taller de seis fraguas; otro decarpintería; otro de mecánica, o sea de torneo de toda clase de piezas de acero yhierro dulce y colado, donde se fabrican continuamente muchas de las prensaspara molienda de granos y aceituna, han venido a sustituir ventajosamente a lasantiguas de madera; y hay asimismo otro taller de fundición de hierro y bronce,3La dote la esposa ascendió a 308.000 reales entre alhajas y efectivo; los padres de Giró,residentes en Gibraltar, regalaron a Manuela Aramburu 20.000 reales en efectivo (A.H.P.M. leg.4177, fols. 96-99)4Cf. mi libro Málaga en los comienzos de la industrialización, Manuel Agustín Heredia (1786-1846). Córdoba, 1978.5VILA, B.: Guía del viajero en Málaga. Málaga 1861, pág. 274.
    • Contribución a la historia de la siderurgia malagueña169capaz de rivalizar con los mejores de su clase, en cuanto se refiere al moldeo deobjetos de artes e industria, como son piezas de maquinaria, etc.”6Según B. Vilá, los hierros del Ángel eran muy estimados en losmercados nacionales, recibiendo premios y distinciones en las exposiciones deMadrid (1850) y en las universales de Londres (1851) y París.“La exquisita calidad de sus hierros, debida en gran parte a la asiduaatención con que el se procura el perfeccionamiento de los trabajos, los hacemuy estimados en la mayor parte de nuestras ciudades consumidoras; y aun enlas exposiciones universales celebradas últimamente en Londres y Paris se hanconcedido medallas y distintos honoríficos para premiar las inmejorablescondiciones de los hierros del Ángel”.En el momento de máxima actividad la fábrica daba empleo a unos 250trabajadores y otros tantos en río Verde.7El negocio fue próspero durante los años cuarenta y primera mitad de loscincuenta. Esto es lo que se deduce de la información contenida en unadocumentación notarial8Previamente se encargó un aprecio de las acciones de la empresa acuatro expertos, un comerciante, un maquinista, un mineralista y un maestrode obras. Para cumplir su cometido los cuatro expertos realizaron previamenteuna relación y valoración de las propiedades de la empresa, con el siguienteresultado.relativa a la subasta de un paquete de 36 accionespropiedad de Felipe Rixon, comerciante británico establecido en Málaga quefalleció en 1844. Rixon dispuso en su testamento que dichas acciones sevendieran pasados cuatro años de su muerte y que su producto se invirtiese enpapel de la deuda pública inglesa. Transcurridos los cuatro años, losapoderados testamentarios hicieron “gestiones muy eficaces para obtener laventa de estas acciones, sin poder conseguir ofertas adecuadas a su valor y susrendimientos”. Finalmente, en 1855 decidieron sacar las 36 acciones a subastapública y adjudicarlas a los mejores postores, “porque era ya indispensablecumplir la voluntad del testador”.Propiedades-Un edificio en el paraje de Río Verde (Marbella) destinado a laslabores de fundición, con tres hornos de fundición; una casa que contienela maquinaria, una casa para despacho, cuatro carboneras, dos talleres, unacapilla, cuarenta habitaciones o casillas para trabajadores y una cuadra.-Otro edificio también fábrica fundición, situado en la ciudad deMálaga, barrio de la Malagueta entre la playa de la Caleta y el camino de6Ibidem7“Casi tantas familias como en la fábrica de la capital están allí sostenidas con los trabajos deexcavación, maquinaria, fundición, albañilería, conducción de carbones y mineral, etc.”(Ibídem)8A.H.P.M., leg. 4396, fols. 1021-1025.
    • 170Cristóbal García MontoroVélez, compuesto de un taller de afinación, varias chimeneas, diversosalmacenes y otras oficinas, tres casas, máquinas de vapor con todo loconcerniente a la afinación, cubilote, moldes y enseres para la fundición.-Un cercado en la ciudad de Marbella, junto a la playa, para depósitode hierro.-Un molino de pan “arruinado”, en el paraje de río Verde, cuya agua seaprovechaba en la fundición.-Tres minas de hierro denominadas del Peñoncillo, San Nicolás y SanJuan Bautista, todas ellas en la Sierra Blanca, término de Marbella.La valoración ascendía a 2.552.322 reales, repartidos así:-La fundición de Río Verde con todas sus pertenencias, 396.964 reales-La ferrería de Málaga con sus terrenos y pertenencias, 1.075.423 reales-El cercado de la playa de Marbella 10.214 reales-El molino de pan arruinado en Río Verde 3.912 reales.-Las tres minas de Sierra Blanca 64.342 reales.-La maquinaria de la fundición de Río Verde 863.503 reales-El hierro elaborado 32.432 reales.-Leñas y carbones 61.218 reales-Créditos a favor de la empresa, 35.214 reales.Como el total de acciones de la empresa ascendía a 129 y ¾, los expertosconcluyeron que el valor de cada acción era de 19.671 reales 2 y 3/8maravedíes.Y éste fue prácticamente el valor de remate que obtuvieron las accionesen la subasta realizada el 13 de abril de 1855, porque la oferta más alta que sehizo fue de 20.000 reales. Los compradores fueron los siguientes: EnriqueLópez Uralde, 18 acciones; Juan Gross, 10 acciones; Joaquín HormigoLópez, 6 acciones; Federico Gaeta Castillo, 2 acciones. Pero dos de ellosUralde y Hormigo cedieron sus acciones a Juan Giró y a Manuel Girórespectivamente. Es decir, Juan Giró, que ya era director de la empresa,reforzó su posición como máximo accionista.Los apoderados testamentarios de Rixon, para justificar la rebaja en elvalor de las acciones (en el momento del fallecimiento del inglés, 1844,valían 25.000 reales) hicieron constar que ésta había quedado compensadapor los dividendos obtenidos desde aquel año hasta la fecha de la subasta.La cuantía de dichos dividendos es la que aparece a continuación:99En 1844 y 1845 la sociedad no repartió ganancias por haber tenido que renovar su maquinariay en 1854 tampoco produjo dividendos “por razón de la extraordinaria subida que tuvo elcombustible debida a la escasez de buques que ocasionó la guerra de Crimea”.
    • Contribución a la historia de la siderurgia malagueña171Año Dividendo (enreales)1846 144.0001847 108.0001848 115.0001849 75.6001850 115.2001851 118.8721852 144.0001853 93.600Total 914.472Entre 1853 y 1855 la situación de Giró, director y accionista mayoritariode la sociedad, debía ser próspera puesto que fue entonces cuando construyósu casa de recreo de nombre Vistahermosa, en la que invirtió más de 600.000reales.10También en esas fechas realiza un intento de colonización en Argelia,proyecto del que ha quedado constancia en los archivos nacionales deFrancia.1110Estaba situada en el Paseo de Reding, muy cerca de la Ferrería del Ángel. Cf. J. de la TORREFAZIO: “La hacienda de Giró: un patrimonio emblemático malagueño irrecuperable”, Boletínde Arte núm. 28, Málaga 2007, 191-206.11Juan Giró solicitó concesiones en el valle de Sassel, en la región de Orán, para fundar uncentro de agricultura y comercio. Su solicitud es apoyada fuertemente por el Cónsul francés enMálaga que declara: “Juan Giró est un des premiers banquiers de Málaga. Il possède desétablissements à New York et au Pérou et se trouve à la tête de 7 à 8 millions de francs.” Segúnel informe del Cónsul, Giró se proponía llevar unos sesenta colonos españoles escogidos deforma que su establecimiento pudiera formar un centro activo de colonización. En concreto Girósolicita tres concesiones en Orán: 400 hectáreas en su propio nombre, 300 hectáreas para suhermano Manuel y 300 hectáreas para su hijo Juan. A comienzos del año 1854 las concesionesson aprobadas y se invita a Giró a acudir a Orán para tomar posesión. Durante todo el año 1854las autoridades coloniales insistieron en vano a Giró para que se instalara en Orán. A finales de1854 Giró presentó su renuncia a la concesión pretextando una mala morfología del terreno.(Archives Nationales de Francia, Outre Mer. Serie M.3-M-459. Agradezco al Profesor JordiNadal esta información)
    • 172Cristóbal García MontoroEn 1855 Juan Giró, director y accionista mayoritario de la sociedad,llegó a un acuerdo con Juan Gross Lund, también accionista, para que ésteactuara como regente de la misma. El convenio, que fue escriturado antenotario, decía que a Juan Giró “le era indispensable nombrar una persona deconfianza, inteligente y activa que, a la vez de hallarse interesada en laempresa, tenga conocimientos en todos sus ramos, que sin sueldo ni pensiónfija y solo con opción a una parte de sus utilidades se encargue de todos losestablecimientos y vigile su buena marcha, disponga lo que mejor convenga ala empresa y cuide todo lo correspondiente a ella”.Juan Gross aceptó el nombramiento “a pesar de haberlo rehusado conanterioridad”. Después de varias reuniones llegaron al siguiente acuerdo:1º. La empresa daría a Juan Gross en retribución de su trabajo el 10% delas utilidades habidas durante los cinco años de duración del contrato yademás todos los gastos de viaje que para el cumplimiento de su encargotuviera que hacer.2º. Se considerarían como utilidades el valor o costo de todo aumento demaquinaria, hornos o edificios que se hicieran durante el tiempo del contrato,pero como estos aumentos irían encaminados al fomento de la fabricación ydeberían proporcionar aumento de utilidades sobre las cuales Gross ya habríasacado su tanto según el artículo anterior, percibiría por este concepto solo el5% sobre dichos valores.3º. Juan Gross se obliga a desempeñar su cometido “prestando toda laatención y el trabajo necesario con asiduidad y constancia para obtener elmejor éxito y resultado en favor de la empresa, procurando no causar a lamisma perjuicio por descuido o negligencia”.4º. Juan Gross quedaba facultado para adquirir efectos, útiles yartefactos necesarios a la empresa sus fábricas y dependencias, celebrarcontratos y demás facultades para las que estuviera autorizado por elDirector.5º. Juan Giró se compromete a no confiar mandato, encargo ni dar podera persona alguna para asuntos de la empresa sin estar de acuerdo con Gross.6º. Igualmente se compromete a ponerse de acuerdo con Gross paraemprender aumento de fabricación o entrar en gastos extraordinarios.7º. Para mutua seguridad del cumplimiento de lo estipulado Giró y Grossse comprometieron a no enajenar sus acciones en la empresa durante loscinco años de vigencia del contrato.8º. Finalmente, si llegase el caso “casi inverosímil” de desacuerdo entreambos, se comprometen a someterlo a dos amigos suyos de la clase mercantilnombrados uno por cada cual y a pasar por lo que los mismos determinen; y
    • Contribución a la historia de la siderurgia malagueña173no estando acordes, con lo que resolviera un tercero nombrado por dichos dosamigos12El nombramiento de Juan Gross como regente o vicedirector coincidiócon la aparición de las primeras amenazas graves para la empresa. En 1855 elministro Bruil anunció una reforma arancelaria que entrañaba un graveperjuicio para la siderurgia española en general y para los hierrosmeridionales en especial. En esta ocasión las dos empresas malagueñas defundición de hierros unieron sus voces para expresar su oposición al proyectoministerial. Tomás Heredia, como director de La Constancia y Juan Gross,como representante del Ángel, firmaron una exposición dirigida “A las CortesConstituyentes de la Monarquía Española” para protestar por la “considerablerebaja” en los derechos de introducción de hierros que incluía el proyecto,calificándolo de “amenaza de muerte para la industria ferrera española”..13El escrito rebatía las razones que supuestamente habían inducido algobierno a presentar el proyecto y anunciaba que de llevarse a cabo supondríala ruina de la industria siderúrgica nacional, precisamente en un momento enque se vislumbraba un porvenir brillante con la construcción de losferrocarriles. Los fabricantes malagueños presentaban en su exposición trestipos de consideraciones para pedir la retirada del proyecto: razones dejusticia (el perjuicio que causaría tanto a los capitalistas que habían realizadoinversiones con la confianza de que iban a tener apoyo y protección, como alos trabajadores que por millares se verían privados del sustento); deindependencia nacional (por el peligro que supondría el estallido de unconflicto bélico en una situación de dependencia en cuanto al hierro) y detranquilidad pública (se dejaba entrever cuál sería la actitud de los miles detrabajadores que quedarían privados de su empleo tras el cierre de lasfábricas). Estas presiones, ejercidas simultáneamente en otras áreasindustriales españolas, lograron su propósito y el proyecto Bruil quedó enpunto muerto.Pero las amenazas para los fabricantes de hierro no desaparecieron. Unnuevo proyecto de reforma arancelaría, el de Salaverría en 1861, junto con lafranquicia para los hierros extranjeros que estableció la ley de ferrocarriles de1855, ahondó aún más la crisis de las fábricas malagueñas. En esta ocasión laFerrería del Ángel no pudo superar los obstáculos y en pocos años tuvo quecerrar.Los enfrentamientos entre los accionistas marcan los últimos años de laempresa. Un grupo de socios promovió un expediente para reconstituir lasociedad. Por Real Orden de 1 de marzo de 1860 se dispuso que para lacontinuación de las operaciones la empresa habría de reformar sus estatutos12A.H.P.M., leg. 4396, fols. 1465-1470.13GARCIA MONTORO,C.: “Notas sobre el proteccionismo de los industriales malagueños delsiglo XIX”. Baetica núm. 2, 1979, págs. 322 y ss.
    • 174Cristóbal García Montoroen junta general de accionistas, la cual “se tendría por constituida si sehallaban presentes en ella dos terceras partes del capital”.En varias juntas generales celebradas los días 12, 20, 24 y 27 de abril y11 de mayo de 1860 se discutieron y aprobaron los nuevos estatutos yreglamentos por que había de regirse la sociedad, pero la Dirección Generalde Agricultura, Industria y Comercio puso algunas objeciones que fueronsubsanadas.Finalmente, en 1861, fueron escriturados los nuevos estatutos, perovarios accionistas presentaron reclamación para que no se les obligara aformar parte de la nueva sociedad “tanto por no estar conformes con lasmodificaciones mandadas practicar por el Gobierno cuanto por haberadquirido el conocimiento de que no es conveniente, al menos para losintereses de la minoría, la continuación de la sociedad”.Los mismos reclamantes solicitaron también la suspensión de Juan Girócomo director de la compañía “por los abusos y excesos” cometidos en suadministración y que, en caso de no llegarse a la disolución de la compañía,se verificara al menos parcialmente con relación a los reclamantes“haciéndose la oportuna liquidación que demuestre el haber que lescorresponde y verificándose su pago”.14La respuesta de la autoridad ministerial llegó en una Real Orden fechadael 30 de noviembre de 1862 en la que se establecía:1º. Que era obligatorio para todos los accionistas el acuerdo tomado enjunta general del 12 de noviembre de 1861 en que se aceptaron lasmodificaciones acordadas por el Gobierno en el nuevo proyecto de estatutos.2º. Que en consecuencia se desestimaban las pretensiones de Juan Grossy demás accionistas de la minoría para que se les tuviera por separados de lasociedad y se les entregase el haber que les correspondiera según liquidación.14En este momento el prestigio de Giró había descendido debido a la quiebra de su casa decomercio, que tuvo lugar en produjo en 1862. Un edicto del Tribunal de Comercio de Málagafechado el 12 de abril de este año publicaba dicha quiebra “para que las personas que tenganpertenencias las manifiesten al Sr. Juez Comisario D. Eduardo Huelin” ordenando “que no sehagan pagos ni entregas de efectos algunos al D. Juan Giró si no es al Depositario D. PabloQuartin” (Boletín Oficial de la Provincia de Málaga, 13 abril de 1862). Los problemaseconómicos de Giró se habían iniciado unos años antes. En 1859 tuvo que acudir a Pablo Lariosen demanda de un préstamo “para atender sus urgencias y negociaciones”. La cantidad prestadafue de 600.000 reales, a los que unirían en 1861, otros 600.000 y 200.000 más en 1862 (en total1.400.000 reales), hipotecando como garantía tres casas y varios almacenes (A.H.P.M. leg.4639, fols. 364-367) En 1868 tuvo que vender su importante colección de pintura que incluíaobras de Murillo, Ribera, Mengs y otros notables artistas (J. de la Torre Fazio. “La haciendaGiró” págs. 198-199)
    • Contribución a la historia de la siderurgia malagueña1753º. Que el Gobernador de la provincia, valiéndose de persona idónea yexperta en la materia y examinando los libros y documentos necesarios,procediera a investigar los hechos denunciados.4º. Que mientras no se esclareciesen los hechos no procedía otorgar laaprobación definitiva ni la entrega de acciones al ex-director.Finalmente, a la vista del informe presentado por Jerónimo Rubio,vicepresidente de la sección de comercio de la Junta Provincial deAgricultura, Industria y Comercio de Málaga y comisionado por elGobernador de la provincia para llevar a cabo la investigación; “considerandoque no aparecen cargos justificados contra la administración de la sociedad”y habiéndose aprobado por la mayoría de la misma las operacionespracticadas por el ex-director D. Juan Giró en el tiempo de su administración,el Ministro de Fomento, por Real Decreto de 16 de junio de 1863, autorizó ala sociedad anónima Ferrería del Ángel para continuar sus operacionesaprobando sus nuevos estatutos y reglamentos y “autorizando la entrega deacciones a D. Juan Giró en equivalencia del crédito que le resulta contra lamisma sociedad, reconocido y aprobado por la mayoría de los socios que lacomponen”.15Sin embargo, el final del litigio no sirvió para revitalizar la sociedad. Unaño después la Ferrería del Ángel estaba en fase de liquidación. Por R.O. de24 de julio de 1864 el Gobierno dispuso que se procediese a la liquidación dela Ferrería, que se pagaran ante todo los créditos y obligaciones pendientescontra la misma y que después se distribuyera el resto entre los socios.Acto seguido se constituyó una “Junta Liquidadora”, que hubo deafrontar las demandas de varios acreedores, entre ellos la Administración dePropiedades y Derechos del Estado, que se apresuró a reclamar el pago de lasdeudas contraídas por la Ferrería con la Hacienda, y el Banco de Málaga, queinterpuso demanda contra la Ferrería ante el Tribunal de Comercio.Tras resolverse estos obstáculos la Ferrería fue vendida en 1869 aGuillermo Malcom, hombre de negocios británico. El precio de ventaacordado fue de cien mil escudos, y comprendía todas las fábricas, terrenos,solares, edificios, minas y pertenencias de la empresa.1615B.O.P.M. 26 de junio de 1863. Antonio Guerola, en sus Memorias, dejó constancia de estelitigio señalando que le ocupó mucho tiempo presidir, por encargo del Gobierno, unas juntasgenerales de muy larga duración (seis y siete días) sin conseguir una transacción entre lossocios. Sobre Giró escribe: “Aunque Giró es una persona respetabilísima, está ya muy achacosoy casi inútil para la administración, la cual no era buena pues no había dividendos debeneficios”. (Memoria de mi administración en la provincia de Málaga como gobernador deella desde 6 de diciembre de 1857 hasta 15 de febrero de 1863. Edición de F. Suárez, Sevilla,1995, vol. II, pág. 447.16A.H.P.M. leg. 4759. La forma de pago estipulada en la escritura de venta era la siguiente:30.000 escudos al firmarse la escritura, 20.000 un año después, 20.000 a los 18 meses y 30.000a los dos años. Cf. BERNAL GUTIÉRREZ,J.: “Proceso inicial de la colonización británica de
    • 176Cristóbal García MontoroEn la escritura de venta se especificaban las distintas propiedades de lasociedad:• La Ferrería de Málaga, con los terrenos donde estaba ubicada; entotal 21.600 metros cuadrados comprendidos entre la playa de laMalagueta y el Paseo de Reding.• Tres minas de hierro llamadas La Choza, San Juan Bautista y SanNicolás más un trozo de tierras contiguo a ellas, en la zona de SierraBlanca, término de Ojén.• La Ferrería de Rio Verde en Marbella, con tres altos hornos, talleresde fundición y de herrería, rueda hidráulica, máquina de vapor,carboneras, almacenes, casa habitación para empleados ytrabajadores, capilla, cementerio, hornos, cuadras y otros edificiospara talleres y oficinas del establecimiento, así como arbolado y tierrade labor.• Un molino harinero con una hectárea y 93 áreas de tierra, situado enel sitio llamado Cortijillo del Hospital.• Un huerto situado en el partido del Arroyo de las Ferrerías, al este dela ciudad de Marbella.• Un corral cercado situado en la playa de poniente de la ciudad deMarbella.• Una casa situada en la playa de Río Verde.• Una casa situada en Sabinillas, término de Manilva.• Un terreno de monte en el término de Júzcar.• Los derechos de talar, cortar, carbonear y aprovechar las leñas ybreñas de los montes del Conde de Luque, en el término deBenahavís.• La maquinaria existente en la fábrica fundición de Río Verde.Aunque se desconoce el uso que Guillermo Malcom pretendía dar a esteconjunto de propiedades, parece que proyectó extraer minerales de las minasde Sierra Blanca. Esto es lo que se deduce de una de las cláusulas de laescritura de venta según la cual Guillermo Malcom se compromete a que tanpronto estuviera concluido “el camino de hierro o tranway que tieneproyectado construir desde las minas de hierro a la playa de Marbella”hipotecará también dicho camino con todas sus pertenencias para garantía delos pagos pendientes.No obstante, los proyectos de Malcom con toda probabilidad no sellevaron a cabo porque éste vendió pocos años más tarde, en 1873, la antigualas minas de Marbella. Fase previa de “The Marbella Iron Ore Company and Limited”; en Actasdel III Congreso de Historia de Andalucía, Andalucía Contemporánea II, Córdoba 2001, 7-17.
    • Contribución a la historia de la siderurgia malagueña177Ferrería del Ángel a Adolfo Príes Saniter, comerciante y hombre denegocios oriundo de Mecklenburgo y residente en Málaga al menos desde losaños cuarenta,17Así pues, en 1873 se cierra definitivamente una empresa que jugó unpapel destacado en los comienzos de la industrialización española.que daría un uso completamente diferente a las instalacionesde la Ferrería, el aprovechamiento de sus terrenos para la edificación deviviendas.La Malagueta. “Ferrería del Ángel”. (Toisin, ca. 1926)17Figura inscrito en la matrícula del Consulado de Mecklenburgo de 1845. (A.M.M. leg. 1979)
    • 179XIX CURSO DE PERFECCIONAMIENTO.“MODERNISMO Y REGIONALISMO. LA ARQUITECTURAANDALUZA DE LA PRIMERA MITAD DEL SIGLO XX”.(SEVILLA, 2010)VOLVER AL ÍNDICE
    • 181ANUARIO DE HESPÉRIDES. INVESTIGACIONES CIENTÍFICAS EINNOVACIONES DIDÁCTICAS (Málaga), vol. 17-18, págs. 181-198.LA ARQUITECTURA REGIONALISTA EN ALCALA DEGUADAIRAJosé Manuel Navarro DomínguezDoctor en HistoriaAsesor CC.SS. CEP de Alcalá de Guadaira (Sevilla)IES Los Alcores. MAIRENA DEL ALCOR (Sevilla)El regionalismo supuso en Sevilla un movimiento cultural de amplias miras,que aspiraba a unas reformas ideales desde las raíces de la tradición andaluza comoregión histórica. Abarcó desde el campo de la política, con las propuestas de BlasInfante, a la renovación cultural y literaria de la mano de los ateneístas, de AlejandroGuichot, José María Izquierdo o los hermanos Álvarez Quintero. Esta corriente tuvo suplasmación más evidente en el florecimiento de un estilo arquitectónico que pretendíarenovar la imagen de Sevilla inspirándose en los grandes edificios históricos de laciudad o la comarca cercana, considerando que en ellos estaba la esencia del almasevillana. La celebración de la Exposición Iberoamericana ofreció la oportunidad deemprender un conjunto de obras que transformaron la imagen de Sevilla, pero,paradójicamente, crearon la imagen que hoy día consideramos y que ha quedado en lamemoria colectiva como la quintaesencia de la capital del Guadalquivir.El estilo arquitectónico regionalista fue definido, en el caso de Sevilla, desdeinstancias oficiales. En 1910 el concejal Francisco de Lepe, en una moción presentadaal Cabildo, se proscribió el “Modernismo” y se hizo una llamada a los arquitectos arescatar las raíces del arte tradicional. Y en el concurso convocado en 1912 para laconstrucción y reforma de fachadas de casas de "estilo sevillano", se redujo talapelativo a los estilos sancionados por la Historia y característicos de la ciudad en susdistintas épocas. Los arquitectos sólo tenían que acudir a los numerosos edificiosVOLVER AL ÍNDICE
    • 182Jose Manuel Navarro Domínguezgóticos, mudéjares, renacentistas o barrocos existentes en la ciudad, considerando queen ellos se encontraba la esencia de la estética y el gusto sevillanos.El gusto regionalista, que bebía de la traición estética consolidada durantesiglos, fue visto como una curiosa combinación de modernidad funcional yconservadurismo estético. Consagró una imagen grata en el recuerdo, la imagen de lalocalidad eterna, de la ciudad “de siempre”, quizás porque la población estabahabituada a ver dichos elementos en sus edificios más emblemáticos como eran lospalacios urbanos, cabildos, ermitas, iglesias, conventos, cortijos y haciendas rurales.Esta corriente regionalista triunfante en Sevilla se dejó sentir en laslocalidades próximas, especialmente en el caso de Alcalá de Guadaíra. La villa estabafuertemente vinculada a Sevilla no solamente por el abasto diario de pan a través delferrocarril conocido como el “tren de los panaderos” o el aporte de agua, no ya por losvetustos “Caños de Carmona”, sino por modernas canalizaciones de agua, centralizadasen el Adufe y explotadas desde 1882 por la compañía inglesa The Sevilla Water Works.La proximidad a la capital, su agradable clima y la belleza del paisaje fluvial en que seubica la habían convertido en el lugar preferente de veraneo de la burguesía sevillana,que había comprado huertas y villas en las proximidades del Guadaíra. La escuelapaisajista sevillana se había forjado en las riberas del río, que constituye un temadestacado en la obra de José Arpa Perea, Valeriano y Joaquín Domínguez Bécquer,José Jiménez Aranda, Alfonso Grosso Sánchez, José Rico Cejudo o Gonzalo Bilbao,Sánchez Perrier, García Ramos, Gustavo Bacarissas y otros. Los problemas de Alcaláaparecen con frecuencia reflejados en la prensa sevillana y en la villa se seguía consuma atención la crónica y las novedades de la capital. Incluso encontramos abundantesreferencias a Alcalá en la obra literaria de los hermanos Álvarez Quintero o José MaríaIzquierdo.La Exposición Iberoamericana de Sevilla, cuya inauguración estaba previstaen principio para 1927, supuso un gran aliciente. El comisario regio, Fernando Barón yMartínez Agulló, conde de Colombí, estaba muy vinculado a Alcalá de Guadaíra. Elcomité ejecutivo de la Exposición planteó la posibilidad de usar Alcalá como foco deatracción turística para los visitantes y construir un hotel en la localidad.El faro de la cultural en la localidad, la revista Oromana, fue un fiel reflejo delas sevillanas Bética, La Exposición, Grecia o Mediodia y pretendía constituir lavanguardia del impulso de renovación cultural. Su publicación, entre 1924 y 1928,coincidió con el periodo álgido de la actividad constructiva en la localidad. La revistacontó con las plumas de Joaquín Romero Murube, Rafael Laffón, Fernando Villalón, elconde de Colombí, Alejandro Collantes, Alfonso Zbikowsky, Manuel Beca Mateos oJosé Muñoz San Román y las ilustraciones de Hohenleiter, Villalobos, Sánchez Perriero Luis Contreras.1. Alcalá: de gran pueblo a pequeña ciudadA principios de la década de los 20 Alcalá era una de las localidades másactivas y dinámicas de la provincia de Sevilla. Entre 1920 y 1930 vio pasar supoblación de 11.038 a 16.816 habitantes, un crecimiento que duplica la mediaregistrada en la provincia y es incluso superior al de otras localidades cercanas. Esteincremento demográfico fue fruto, en buena medida, del intenso proceso deinmigración registrado, con el asentamiento en la localidad de gran cantidad detrabajadores y familias completas procedentes de poblaciones cercanas.
    • La arquitectura regionalista en Alcalá de Guadaira183Buena parte de esa población inmigrante trabajaba en las instalacionesindustriales establecidas en la localidad, que experimentaron un crecimientoconsiderable, y en las nuevas que se establecieron. Las fábricas de harina, losalmacenes de aceituna, los molinos industriales de aceite con prensas hidráulicas, loshornos y tahonas, las canteras de albero, las barrerías, los talleres de carpintería,alfarería y cerámica, convirtieron a Alcalá en un foco de actividad industrial derelevancia en la provincia. El crecimiento demográfico se reflejó en un fuertecrecimiento del casco urbano, con la extensión del barrio del cerro del Águila, en lasfaldas del castillo, la extensión de las principales calles y la colonización de algunosalcores en las afueras de la población, especialmente en dirección a Mairena y Sevilla.1A finales del siglo XIX muchas familias burguesas de Sevilla encontraron enAlcalá de Guadaíra un entorno ideal para pasar el verano. Y con ellos trajeron algunosapuntes de renovación artística, como demuestra el significativo ejemplo de la CasaIbarra. Este palacete historicista fue construido en los primeros años del siglo XX porla familia sevillana de los Ibarra como residencia estival en la cuesta de Santa María delÁguila, con envidiables vistas a los pinares de Oromana y la ribera del río Guadaíra.Ofrece un perfecto ejemplo del gusto artístico de la burguesía sevillana en las décadasprevias al triunfo del regionalismo con una sensibilidad muy apegada a las modasarquitectónicas francesas de finales del XIX. La fachada combina una galería cerradacon amplias cristaleras coronada por una terraza accesible desde el piso superior y untorreón coronado con esbelta mansarda abuardillada con tejado de pizarra de granpendiente, pináculos y ojos de buey elípticos de compleja decoración, al gusto de losbulevares parisinos. Su fachada presenta una decoración bastante recargada,combinando pilastras y columnas estriadas en los pilares de soporte, un friso condecoración vegetal con una cornisa salediza y antepechos con decoración vegetalcalada en las terrazas de la planta baja y del primer piso. El edificio ha sido adquiridorecientemente por el Ayuntamiento de Alcalá para destinarlo a centro municipal depromoción del turismo local.Aunque este conjunto de transformaciones ocurridos en el pueblo hastaconvertirse en una pequeña ciudad fuese un proceso largo y extendido en el tiempo,podemos localizar su periodo álgido en la segunda mitad de la década de los 20. Comoconfirmación de este cambio se concedió a la localidad el título de ciudad por realdecreto de 23 de marzo de 1925, en atención al crecimiento de su población y aldesarrollo industrial, agrícola y comercial experimentado. Este periodo queda marcadopor la alcaldía de Pedro Gutiérrez, el impulsor de las grandes reformas urbanas de laciudad y el arquitecto con quien contó para llevarlas a cabo: Juan Talavera y Heredia.Pedro Gutiérrez era el prototipo de hombre político que el régimen de Primode Rivera intentaba promover en las localidades: un activo y emprendedor gestor quedejase a un lado el debate ideológico y modernizase la localidad. Accedió a la alcaldíael 3 de julio de 1924 tras el fracaso de la primera corporación de la Dictadura, lapresidida por Luis Cotán, debido a su incapacidad para resolver el grave problema delparo y el alza del precio de los productos alimenticios. Pedro Gutiérrez logrócohesionar una corporación estable formada por labradores, industriales aceituneros yde harinas, panaderos, algunos profesionales destacados y dos representantes de laAgrupación Socialista local.21ALMANZOR: “La vida en los pueblos. Alcalá de Guadaíra. Una idea que brindamos a nuestro alcalde”,La Unión, 4 de junio de 1925.2MIRANDA, José: En Alcalá de Guadaíra murieron dos”, ABC de Sevilla, 5 de octubre de 1969.
    • 184Jose Manuel Navarro Domínguez2. El plan de reformas de Pedro GutiérrezCoincidiendo con el espíritu renovador de la Dictadura se propuso potenciar lavilla cambiando ante todo la fisonomía urbana de la ciudad, dotándola de edificiospúblicos modernos, calles adoquinadas, iluminadas y con alcantarillado y los serviciospúblicos propios de una localidad moderna. Contaba con el instrumento legal idealpara llevar a cabo sus proyectos: el Estatuto Municipal de 8 de marzo de 1924, queotorgaba una amplia autonomía a las corporaciones municipales en materia deurbanismo. En su artículo nº 150 se concedía a los ayuntamientos plenas competenciasen urbanismo (apertura, afirmado, alineamiento, mejora, conservación y ornato de víaspúblicas, parques, jardines y cualquiera otros medios de comunicación yesparcimiento, dentro o fuera de poblado… alcantarillado, desinfecciones,cementerios… y obras comunales). El desarrollo de estas competencias en los artículosnº 180 y 181 garantizaba a los ayuntamientos el control en exclusiva de los proyectosurbanos, alineamientos de calles, incluyendo el derribo de casas particulares, aperturade nuevas vías públicas, el ornato de las mismas, la creación y mantenimiento deparques y jardines, la red de alcantarillado, los cementerios, escuelas, mataderos y otrosedificios públicos.Los únicos límites que contemplaba la legislación a esta extraordinariaautonomía municipal eran el respeto a la normativa general del Estado, que en materiade urbanismo era muy laxa, el respeto a la propiedad privada en los términos recogidosen el Código Civil y el sometimiento a la supervisión de las comisiones sanitariasprovinciales (art. nº 182 y 183) en aquellos proyectos urbanos que afectasen a la saludpública (como instalaciones industriales, alcantarillados, mataderos, hospitales ysanatorios, cementerios, mercados y otros edificios de similares características).Posteriormente sobre este tipo de edificios se aplicaría el Reglamento deEstablecimientos Incómodos, Insalubres y Peligrosos, de 17 de noviembre de 1925, queestablecía que debían cumplirse determinadas condiciones en su construcción ymantenimiento y ubicarse en lugares alejados del casco habitado de la localidad, dondeno supusiesen peligro para la población. En este sentido las numerosas instalacionesindustriales de Alcalá, plenamente integradas en el entramado urbano, no respetabanesta normativa, pero ni el Ayuntamiento ni la Comisión Sanitaria Provincial de Sevillahicieron mucho para solucionarlo.Gutiérrez planteó a la Corporación un ambicioso plan de urbanización paratransformar Alcalá en una ciudad moderna. En sus propias palabras, recogidas en larevista Oromana, era su intención hacer de Alcalá el pueblo “… más culto, el mássano, el más limpio, el mejor urbanizado de España”. 33ALCALAREÑO: “Tras un año de gestión municipal”, Oromana, nº 9 y 10, julio 1925.El plan incluía la reforma de lacasa consistorial y la pavimentación de las calles, la mayoría de las cuales eran de tierray formaban charcos con las lluvias, especialmente en la calle de la Mina. Por otra partela mayoría parte de la red de alcantarillado era deficiente, muchas calles no contabancon saneamiento y muchas casas usaban aún pozos ciegos, especialmente en el cerrodel Águila y las barriadas nuevas del ensanche. También era preciso abordar la mejorade las instalaciones de abastecimiento y alimentación, para mejorar sus condicioneshigiénicas, especialmente preocupantes por lo que respecta al mercado de abastos y almatadero público
    • La arquitectura regionalista en Alcalá de Guadaira185La población infantil, en crecimiento, era otro foco de atención. Era precisoconstruir nuevas escuelas para elevar los niveles de educación a los parámetros que seesperaban de una ciudad moderna, avanzada y dinámica como se pretendía que fueseAlcalá.4Pedro Gutiérrez encomendó en 1925 a Talavera la elaboración de un Plan deSaneamiento y Urbanización de Alcalá, que debía abordar una mejora de lasinstalaciones de alcantarillado y adoquinado de la localidad, reformas en variosedificios públicos, la construcción de un matadero y un cebadero de cerdos, construirun grupo escolar y casas para maestros y una casa cuartel de la guardia civil.Por otra parte se consideraba necesaria la construcción de una cárcel municipaly una nueva casa cuartel más amplia para la Guardia Civil, cuya presencia era cada vezmás demandada por los empresarios ante el crecimiento del movimiento obrero en unalocalidad que empezaba a convertirse en un emporio industrial y agrícola. Finalmentese proyectaron instalaciones como nuevos jardines y plazas, un parque público en lospinares de Oromana y un campo de fútbol, que aunque no tan necesarias, si podíanembellecer la población y confirmar el rango de ciudad que acababa de adquirir.53. Las primeras actuacionesEntre las primeras obras abordadas por la nueva corporación estuvo laconstrucción del cementerio municipal. Era un proyecto que se remontaba a 1916,cuando el propio Gobernador Civil hubo de insistir en su edificación ante el mal estadode los dos cementerios parroquiales. Pero la operación se fue retrasando debido a laoposición del clero local, que temía que se redujesen sus ingresos con el cierre de loscementerios parroquiales, y a la falta de acuerdo con el dueño de los terrenos donde sepretendía instalar, junto al camino de Gandul. Hasta 1923 no contó el Ayuntamientocon terrenos adecuados y un proyecto arquitectónico viable.Pedro Gutiérrez, decidido a solventar el tema, dispuso a fines de 1924 el cierrede los cementerios parroquiales e inauguró el nuevo cementerio municipal ennoviembre de 1925 con la bendición del Arzobispado tras acordar incluir en elpresupuesto municipal una partida para el sostenimiento del culto. El arquitecto RamónBalbuena diseñó una capilla de una nave con fachada organizada en tres partes conventanas laterales a ambos lados de la puerta. Todos los vanos se cubren con arcosojivales, así como el templete que corona la portada central. Este mismo tipo de arco esel utilizado en las galerías laterales y en los ventanales de las oficinas y dependencias.El edificio se mantiene dentro del academicismo historicista imperante en la escuelasevillana pero muy alejada de las ideas regionalistas que ya estaban apuntando algunosarquitectos innovadores en Sevilla.6Deseando ofrecer una imagen de modernidad desde el propio Ayuntamiento,Pedro Gutiérrez Calderón consideró que como primera medida para transformar lalocalidad debía comenzar por cambiar la cara de la propia casa consistorial, un antiguohospital de San Ildefonso, de la orden de san Juan de Dios, adaptado para las oficinasmunicipales. Nada más hacerse cargo del consistorio encargó la reforma del edificio al4ALMANZOR: “El problema de la enseñanza en Alcalá de Guadaíra”, La Unión, 1 de mayo de 1925.5A.M.A., Actas Capitulares, 16 y 17 julio 1926.6A.M.A., leg. 143, expediente del Cementerio.
    • 186Jose Manuel Navarro Domínguezprestigioso arquitecto sevillano Aníbal González.7Al mismo tiempo que se ejecutó la reforma de la casa consistorial se dispusola construcción de una cárcel municipal en el antiguo Hospital de los Pobres, situado enla calle Sánchez Perrier.La reforma consistió en añadir a lafachada principal del edificio una portada, resaltada con dos pilastras corridas en losdos pisos y un frontis de coronamiento para el reloj rematado con cinco piñas decerámica. Organizó la portada con dos columnas de mármol flanqueando la puerta ysosteniendo el balcón consistorial con balaustrada de cemento y frontón barroco partidosobre el arquitrabe de la puerta. Para articular la gran fachada lateral añadió algunaspilastras y abrió varios tragaluces y ventanas para las oficinas municipales. En elinterior se adecentó el edificio realizando diversas reformas en solerías, techos yparedes, añadiendo algunos zócalos de azulejos sevillanos y solería de mármol blanco.4. El arquitecto Talavera y AlcaláPero la gran transformación que Alcalá necesitaba y Pedro Gutiérrez soñabarequería abordar una gran cantidad de obras de reforma y la construcción de numerososedificios. Para ello el Alcalde encomendó al arquitecto Juan Talavera y Heredia laelaboración de un proyecto completo para la localidad. Desconocemos la razón por laque, pese a haber encomendado la primera obra de importancia en Alcalá a AníbalGonzález, el Alcalde optó por Juan Talavera. Probablemente pesase el hecho de queTalavera formaba parte de la subcomisión de la Exposición Iberoamericana que visitóla localidad en agosto de 1925 para estudiar la posibilidad de construir un hotel. Estaelección aproximó a Talavera a Alcalá, convirtiéndole en el arquitecto de las grandesobras municipales y le dio a conocer en la población, lo que le valió varios encargos deviviendas particulares. Esto explica que en Alcalá existan ocho edificios públicos, tresplazas, dos proyectos urbanísticos y al menos dos viviendas particulares que llevan lafirma de Talavera.Juan Talavera y Heredia nació en Sevilla en 1880, hijo del también arquitectoJuan Talavera y de la Vega. Se formó durante los primeros años del siglo XX en laEscuela Superior de Arquitectura de Madrid, junto a Aníbal González y José GómezMillán, que terminaban sus estudios cuando él empezaba, y a José Espiau y JavierLuque, que fueron sus compañeros. Este grupo de arquitectos conformaría la esenciadel lenguaje regionalista sevillano.Durante su periodo de formación comienza a aparecer en Sevilla,tímidamente, un primer regionalismo, como evolución lógica del historicismoacadémico que había dominado las últimas décadas del s. XIX. Estas primeras obras,que podríamos clasificar dentro del regionalismo, integran un lenguaje estético neo-mudéjar y plateresco, inspirado en los grandes edificios renacentistas de la ciudad, queatrajo la atención de la burguesía sevillana. Terminados sus estudios Juan Talavera seinstaló en Sevilla en 1909 como delineante en el estudio de Aníbal González. De sumano comenzó a desarrollar una interpretación personal de la arquitectura regionalista apartir de las ideas y modelos de su jefe, como puede apreciarse en la casa para MiguelArcenegui en la calle Velázquez construida en 1909 o la fachada de la casa de ÁngelaAguirre en la calle San Gregorio, de 1910. En 1910 su tío, Ramón Sánchez Pizjuan, leconsiguió una plaza en el Ayuntamiento de Sevilla como ayudante del arquitecto7A.M.A., leg. 143, expediente de la Casa - Ayuntamiento.
    • La arquitectura regionalista en Alcalá de Guadaira187municipal. Tres años más tarde consiguió la titularidad en la plaza e ingresó comoprofesor en la Escuela Superior de Artes e Industrias de Sevilla.Durante esos años la obra de Aníbal González había extendido el gusto por laarquitectura regionalista entre la burguesía sevillana, especialmente admirada cuandocomenzó a integrar elementos renacentistas y barrocos extraídos de edificios de laciudad, plenamente reconocibles por su clientela. Con ello se consolidó lo que lostécnicos denominan el “pleno regionalismo” o “eclecticismo neobarroco”, que integraen las construcciones elementos de arquitectura barroca civil y religiosa de palacios,conventos y haciendas de Sevilla y las localidades de la provincia como Écija,Marchena u Osuna.En el concurso municipal de 1912 Juan Talavera presentó tres obras, entre lasque fue especialmente aclamada la casa Aceña de la Avenida de la Borbolla,considerando los críticos que se ajustaba perfectamente a lo que se entendía por elestilo “sevillano”. En sus proyectos se aprecia una mayor influencia de los elementosbarrocos, que poco a poco fueron convirtiéndose en verdadero sello de identidad de suestilo personal. Logra dar una interpretación personal a los elementos tomados deedificios históricos, combinando alegremente estructuras diversas, desde la portada concolumnas y balcón a la espadaña conventual, los patios de columnas y las ventanas derejas. Conforme evolucionó fue enriqueciendo su estilo con nuevos elementos yhaciéndolo más ornamentado, con la utilización del ladrillo fino, las moldurasmixtilíneas o el paño de azulejo. En Sevilla son obras emblemáticas de esta época lacasa de la esquina de las calles Pastor y Landero con Almansa y la casa Ocaña, en calleTetuán esquina a Rioja, y en Alcalá de Guadaíra cualquiera de los edificios construidospor encargo de Pedro Gutiérrez.También llevó Talavera el estilo regionalista al diseño de plazas y jardinescuando, como arquitecto municipal, le fue encomendada la urbanización de la plaza deSanta Cruz en 1918, la de Doña Elvira en 1924 o el diseño de algunos elementos de losjardines de Murillo. Estos mismos modelos los utilizaría posteriormente en el diseño delas plazas de Alcalá de Guadaíra.5. El plan de reformas de Juan TalaveraEl Plan de Obras de Saneamiento y Urbanización Parcial presentado por JuanTalavera ante el pleno del Ayuntamiento en julio de 1926, contemplaba la realizaciónde obras de saneamiento en diversos puntos de la trama urbana, la prolongación de lared de alcantarillado en diversas calles hasta completar el entramado, el adoquinado dealgunas calles, la realineación de otras, la construcción de una segunda plaza deabastos, un nuevo matadero municipal, casa cuartel de la guardia civil, dos colegios,siete casas para maestro y un hotel, la creación de un parque público y la reforma de lasescuelas unitarias existentes. 8Este plan de reformas planteó un serio debate en la prensa local y caldeó losánimos en las sesiones extraordinarias del pleno municipal hasta su final aprobación. Laprensa apoyó las reformas urbanísticas considerándolas acordes con la nueva categoríade la localidad, señalando la necesidad de construir nuevos escuelas, mejorar el sistema8A.M.A., Actas Capitulares, 16 y 17 julio 1926.
    • 188Jose Manuel Navarro Domínguezde alcantarillado, pavimentar las calles y mejorar las condiciones higiénicas de lalocalidad, apuntando con ello en una línea muy similar a la proyectada por la Alcaldía.9Pedro Gutiérrez contaba con el apoyo de Álvarez Alba, concejal socialista ylíder de la clase obrera, que veía en el plan de obras la oportunidad de aumentar laoferta de trabajo y paliar el agudo problema del paro en la población. Por el contrariolos opositores a las reformas, liderados por Agustín Alcalá y Henke, líder de losconservadores locales, acusaban al Ayuntamiento de embarcarse en un conjunto deoperaciones urbanísticas que, aunque necesarias y útiles para la localidad, sobrepasabanla capacidad financiera de la corporación. A su juicio el plan de obras debería abordarsea más largo plazo, pues de lo contrario se cargaría a los contribuyentes con un pesoinsoportable y se comprometería el futuro de la población si se solicitaban créditospara reunir los fondos necesarios.10No faltaba razón a los opositores, a tenor de los cuadros económicos de laCorporación. El importe total de las obras contempladas en el plan equivalía a 6anualidades del presupuesto íntegro de la Corporación Municipal. Incluso disponiendode todo el dinero que pudiese movilizar el Ayuntamiento eliminando partidassecundarias y dejando únicamente las partidas de personal, mantenimiento de edificios,servicios imprescindibles y gastos crediticios, se tardaría al menos 20 años en pagar elimporte de las obras. El desarrollo del plan de obras supuso un esfuerzo considerablepara las arcas municipales. El presupuesto municipal se multiplicó por 6 durante elperiodo de gobierno de Pedro Gutiérrez, pasando de apenas 372.088 pesetas en 1923 anada menos que 2’4 millones de pesetas en 1929. Aunque la actividad económica de laciudad aumentó de forma considerable durante este periodo, especialmente con laexpansión de la construcción, las instalaciones industriales de harina y aceituna y laapertura de nuevos comercios y talleres, no fue suficiente para cubrir la exigenciamonetaria. Desde el Estado sólo llegó una subvención de 80.000 pesetas para laconstrucción del grupo escolar. Tampoco el incremento de las tasas municipales, queencareció considerablemente los servicios municipales, y el reparto de numerosascontribuciones extraordinarias a los vecinos, especialmente a los residentes en las callesen las que se realizaron obras de saneamiento, alcantarillado o adoquinado, pudieronresolver el problema económico. Y en todo caso estas medidas podían responderúnicamente a medio plazo. Para la financiación de las obras desde el primer momentoel Ayuntamiento hubo de recurrir al crédito bancario. Con el Banco de Crédito Local sesuscribieron diversos empréstitos, los más importantes de los cuales fueron losfirmados en 1927, por importe de 550.000 pesetas, y el de 1929 por 1.380.000pesetas.116. Grupo Escolar Pedro GutiérrezLa mejora de la educación era uno de los pilares en los que debía basarse lareforma de la ciudad y la prensa no tardó en llamar la atención del Alcalde sobre el9“A lo que obliga un título”, Oromana, nº 7, abril 1925.10ALCALÁ HENKE, Agustín: “Para el Alcalde de Alcalá”, El Correo de Andalucía, 24 de julio de 1926e “Impugnando los beneficiosos proyectos del Ayuntamiento de Alcalá de Guadaíra”, La Unión, 4 y 11de agosto de 1926.11A.M.A., leg. 581, expediente de Liquidación del Presupuesto de Reforma de la Ciudad.
    • La arquitectura regionalista en Alcalá de Guadaira189problema.12Juan Talavera presentó en 1925 el proyecto para construir dos colegios (unode niños y otro de niñas) con capacidad para 160 alumnos cada uno. El trámite delexpediente ante la Dirección General de Primera Enseñanza fue relativamente rápidogracias al apoyo del conde de Bulnes, secretario del Rey y miembro del comité de laExposición Iberoamericana, a quien recurrió el Ayuntamiento.Las escuelas de la localidad eran en realidad aulas particulares abiertas porlos maestros en sus propias casas o en locales alquilados que no reunían las mínimascondiciones en muchos casos y se hacía necesaria la construcción de un grupo escolarmoderno y bien equipado donde reunir dichas escuelas.13Talavera diseñó dos edificios afrontados con tres crujías dispuestas en U cadauno, con torreones cuadrangulares con mirador en las esquinas. Entre ambos queda unespacio con columnas destinado a patio de recreo. La portada presenta doble arcada demedio punto y amplios ventanales. Los elementos decorativos se concentran en lostorreones, que cuentan con ventanas enrejadas, cinco pináculos con piña de cerámica,cruz y pararrayos de hierro y azulejos con el escudo de Alcalá. La estructura delcolegio recuerda los edificios con pabellones enlazados con patio interior y torremirador (inspirados en las haciendas sevillanas) que el arquitecto estaba construyendoen esos mismos años para la Exposición Iberoamericana, como el Pabellón de laAgricultura o el del Aceite.El proyecto recoge además las ideas higienistas inspiradas en el ideal de laescuela al aire libre, de la Oficina Técnica para la Construcción de Escuelas. Se ubicóen uno de los puntos más altos de la localidad, coronando un cerro abierto al campo; lasaulas contabann con amplias ventanas de medio punto que aportan iluminación yventilación; los baños estaban alicatados en blanco y los suelos estaban enlucidos concemento. Ambos edificios estaban unidos por una pérgola sobre pilares y rodeados porun jardín escalonado en tres terrazas, flanqueado por setos, rejas y pilotes de obra concerámica azul y blanca, que ofrecía espacio para juegos y actividades al aire libre. Aúnse conservan en el edificio los azulejos alusivos al respeto a los pájaros de la ley de1896 que se instalaron en muchas localidades, como la iglesia de Nuestra Señora de laEncarnación de Constantina.Las escuelas se inauguraron oficialmente en abril de 1928 y continúanejerciendo su función educativa llevando ahora el nombre del alcalde que ordenó suconstrucción: Pedro Gutiérrez. La estructura se ha mantenido en sus líneas generales ylas torres han sido restauradas recientemente debido al mal estado que presentaban.Además en diciembre de 1930 se adquirió un solar en la calle Concepciónpara destinarlo a la construcción de otras dos escuelas graduadas. Al año siguiente secomenzó la construcción de los llamados Grupos Nuevos, que constituyen actualmenteel pabellón principal del CEIP Cervantes.7. Teatro Gutiérrez de AlbaPara completar su equipamiento cultural Alcalá precisaba un salón escénicocon capacidad suficiente en el que pudieran ofrecerse espectáculos musicales y devariedades, obras de teatro y especialmente cine, la distracción de moda en las grandesciudades. En 1928 el Ayuntamiento encomendó a Talavera la construcción de un teatro12ALMANZOR: “El problema de la enseñanza en Alcalá de Guadaíra”, La Unión, 1 de mayo de 1925.1313A.M.A., leg. 145, expediente del Grupo Escolar.
    • 190Jose Manuel Navarro Domínguezmunicipal en un solar de la calle Nuestra Señora del Águila, justo sobre el molinosubterráneo de La Mina.Su construcción fue una de la más problemáticas de cuantas Talavera hubo deabordar en Alcalá. Aunque el proyecto fue aprobado en noviembre de 1928 no seadjudicó la obra hasta marzo de 1930. La construcción sufrió numerosos problemascomo la modificación del proyecto en agosto de 1931 para ampliar la capacidad delauditorio de 440 a 600 personas, suprimiendo los palcos y ampliando el patio debutacas o las desavenencias entre el contratista, José Perales, y el arquitecto, quellevaron a la dimisión temporal de Talavera entre marzo y septiembre de 1931.Finalmente, una vez superadas estas desavenencias, el edificio fue terminado en febrerode 1933.El edificio recoge el modelo del cine Pathé, construido por Talavera en lacalle Cuna de Sevilla en 1925, con una planta rectangular distribuida en dos pisos. Lafachada principal cuenta con una escalinata de acceso para salvar el desnivel de la calle,tres amplias puertas con arcos de medio punto decoradas con listeles y resaltes deladrillo y un zócalo de ladrillo en el que se embuten las taquillas a ambos lados. Elmódulo de tres vanos se repite en el piso alto con tres ventanales en arco sobre gruesaspilastras bajo el nombre del edificio en azulejo. A ambos lados de los ventanales seabren ventanas cuadrangulares con reja de hierro. La azotea se cierra con antepechoarticulado con pedestales con esferas y paneles con decoración de ladrillo. El interior,muy modificado por reformas posteriores, contaba con un gran vestíbulo distribuidorque daba paso a un salón escénico con un aforo de unas 600 personas distribuidas en unamplio patio de butacas y zona de palcos laterales.Durante muchos años fue el único cine de la ciudad y a lo largo de sutrayectoria histórica el edificio ha albergado diversas actividades, combinando lassesiones de cine, las actuaciones teatrales, espectáculos musicales y diversos actosculturales como conferencias, pregones y actos sociales.8. El matadero municipalEl matadero debía reemplazar al viejo edificio construido en 1722 situadojunto al río, en la zona de San Francisco, excesivamente próximo a la población. Elnuevo se ubicó en un solar municipal situado en la salida de la localidad, junto alcamino de Mairena del Alcor. Actualmente se halla plenamente inmerso en el casco dela población debido al fuerte crecimiento experimentado por la localidad en la segundamitad del siglo XX. Fue construido entre 1927 y 1928 y tanto la estructura como ladecoración recuerdan algunas de las haciendas rurales próximas a Alcalá.En julio de 1926 se aprobó el proyecto presentado por Talavera, con unedificio sencillo de planta cuadrangular, patio central y crujías dispuestas alrededor ycubiertas unas a un agua y otras a dos, salvo el machón de la portada que se cubre acuatro. La crujía de la fachada principal estaba organizada en torno al portón principalde acceso, con las oficinas de registro del matadero y la casa del vigilante dispuestas auno y otro lado del mismo. Desde el patio central se accedía a las naves y cuarteladasdistribuidas alrededor, los corrales del ganado y al horno situado en la parte posterior.La fachada principal se distribuye en un cuerpo central de dos plantas y dosalas laterales de una planta en las que alternan ventanas rectangulares y ojos de bueyde perfil mixtilíneo. La misma estructura presenta el cuerpo superior con dos ventanasrectangulares en el frontal y ojos de buey en los laterales. El acceso se efectúa por una
    • La arquitectura regionalista en Alcalá de Guadaira191portada monumental ubicada en el cuerpo central. Consta de arco de medio puntoresaltado enmarcado por pilastras y coronado por un friso de azulejo con el nombre delestablecimiento, una cornisa de ladrillo y un escudo de la villa en piedra con un diseñode los elementos componentes (una torre y San Mateo) muy libre rodeado por trespináculos y listeles mixtilíneos de ladrillo. Coronan la estructura cuatro pináculos decerámica sobre pedestales. En el lado izquierdo se abre un portón para la entrada delganado que está flanqueado por un pilar con remate piramidal y molduras de ladrillo.Las fachadas laterales apenas poseían elementos decorativos, pues daban alcampo y carecían de interés. En ellas el arquitecto se limitó a utilizar cornisa de ladrillo,algunas molduras menores y algún ojo de buey de ventilación. Únicamente en elpabellón de la fachada norte apreciamos una mayor atención, presentando zócalo,molduras y rejas. En la parte oeste estaban los corrales y las cuadras para el ganado. En1995 fue reformado y convertido en la Casa de la Cultura. Conserva su fachada y ladistribución interior de algunos espacios con el patio central. La estructura de latechumbre del salón de actos y el espacio de la biblioteca reproduce la distribución deltecho a un agua.9. Casa cuartel de la Guardia CivilEl encargo se le hizo a Talavera en 1926, en enero de 1927 se adjudicó la obray en enero de 1929 consta que se había entregado a la Guardia Civil.14Las formas más claras de la etapa regionalista neobarroca del arquitecto seconcentran en el gran cuerpo central. Presenta tres alturas y se compone de la portada,situada en el chaflán, y dos pequeños cuerpos laterales. La portada recuerda losmodelos palaciegos barrocos de las casas nobiliarias de los pueblos próximos a Sevilla,como Marchena, Écija u Osuna, con una portada con balconada decorada con pilastras,columnas, rejería y una tercera planta de galería con arcos de medio punto. Estácompuesta por una portada retablo con puerta central de piedra gris, con ligeroalmohadillado bajo un balcón sostenido por columnas avitoladas sobre pedestales ycoronada con un escudo con las armas de Castilla y León. El balcón del gabineteprincipal está decorado con reja de forja, puerta enmarcada con pilastras de decoraciónde aire barroco y un escudo de Alcalá de Guadaíra libremente compuesto rodeado decartela barroca. Corona la estructura de la fachada una sala con tres ventanas inspiradaSu irregulardisposición viene condicionada por las características del solar de la esquina de la plazade Santiago en el que se construyó. Su planta se adapta claramente a la disposición delespacio disponible achaflanando la esquina para ubicar en ella el cuerpo principal deledificio y la monumental portada principal, justo frente a la iglesia de Santiago. En estenúcleo central se disponían el recibidor y el cuerpo de guardia, el despacho delcomandante, las oficinas y la sala de armas. El resto del edificio se disponía en una granala desplegada a la derecha de la fachada principal y una crujía interior que ocupabatodo el fondo del solar, dejando en el centro un estrecho patio irregular. Estas doscrujías acogían, en el piso superior, las casas unifamiliares de los guardias civiles(compuesta cada una de ellas por un comedor amplio, la cocina, dos dormitorios y uncuarto de baño) y una pieza amplia grande de dormitorio para los guardias solteros. Enel inferior se disponían algunas dependencias menores, un pequeño taller de herraje yguarnicionería, un almacén, el pajar y las cuadras para los caballos.14A.M.A., leg. 144, expediente de la Casa Cuartel de la Guardia Civil.
    • 192Jose Manuel Navarro Domínguezen los miradores palaciegos y conventuales barrocos. Remata el edificio un tejadotradicional coronado por pináculos con piñas de cerámica.La fachada de la crujía lateral, destinada a residencia de las familias de losguardias civiles, se compone de sencillas ventanas inspiradas y balconescuadrangulares. En la decoración cabe destacar el coronamiento del tejado con una grancantidad de pináculos de cerámica sobre pedestal y las cornisas divisorias de plantascompuesta por una moldura de ladrillo en caveto.Tras el abandono del edificio por la Guardia Civil, cuando se construyó sucuartel actual, situado junto a la Autovía de Andalucía (A-92), pasó a ser sede de laComisaría de la Policía Nacional. Pero su avanzado estado de deterioro llevó a laPolicía Nacional a abandonar el edificio en mayo de 2005, trasladándose a la Plaza dela Almazara, junto al Parque Centro, y finalmente en 2009 a un edificio de nuevaconstrucción situado en la barriada de Rabesa. Actualmente el edificio es de titularidadmunicipal, se encuentra apuntalado con una aparatosa estructura metálica de contencióndebido al riesgo de desplome. El Ayuntamiento tiene en proyecto abordar surestauración con vistas a ubicar en su interior el futuro Palacio de Justicia de Alcalá deGuadaíra.10. Plaza de abastosLa antigua plaza de abastos de la calle Nuestra Señora del Águila (de laMina), construida en 1884, resultaba pequeña para las necesidades de una poblaciónque había crecido considerablemente desde entonces y además presentaba bastantesdeterioros en su fachada y estructura interna. El Ayuntamiento abordó su reforma yampliación en 1926 mediante la adquisición de dos casas contiguas, rechazándose lasotras dos opciones barajadas (construir una segunda planta y construir pequeñosmercados en los barrios nuevos de la localidad). Talavera aprovechó el amplio espaciodisponible para construir dos edificios separados, ubicando en el primero el mercado dela carne y en el segundo el del pescado. Con ello se facilitaba el abastecimiento, eltránsito de carruajes de los porteadores y el control fiscal y sanitario de los productosvendidos.15La fachada principal del mercado de la carne consistía en una portada demedio punto flanqueada por delgadas columnas con dos puertas laterales cubiertas confrontón de ladrillo y dos ojos de buey con marco mixtilíneo de ladrillo. Una espadañacoronaba la portada central, con escudo y pináculos sobre las puertas laterales. Lacornisa se rompía en la parte central para alojar el letrero. El mercado del pescadodisponía de una fachada más sencilla, con un arco de medio punto coronado con trespináculos. Ambos edificios desaparecieron en las reformas urbanísticas operadas enAlcalá en la década de los 60.11. Hotel OromanaLa conversión de Alcalá en un centro turístico era una idea que elAyuntamiento barajaba como una palanca de impulso económico por las oportunidadesde negocio que ofrecía. Se podría atraer a visitantes de la capital, aprovechando laproximidad de la localidad y el ferrocarril y la carretera existentes. De hecho la villa15A.M.A., legs. 144-145, expedientes del Mercado de Abastos.
    • La arquitectura regionalista en Alcalá de Guadaira193constituía ya desde fines del XIX un lugar de recreo habitual de la burguesía sevillana,especialmente en verano. La idea tomó forma cuando una subcomisión de laExposición Iberoamericana (compuesta por Pedro Caravaca, Baldomero Sampedro,Carlos Delgado Brackembury y el arquitecto Talavera) visitó la localidad en agosto de1925 y decidió construir un hotel. Se propuso para su ubicación una zona de suavesalcores cubiertos de pinos y rodeada por un meandro del río Guadaíra conocidatradicionalmente como Oromana y registrada en la documentación como Pinar de SanRoque o del Calvario.16En julio de 1926 en sesiones extraordinarias el pleno municipal aprobó elestablecimiento de un parque público, la construcción del hotel y la expropiación de las21 has de terreno necesario. La propietaria, Matilde Michelena, viuda de La Portilla,reclamó contra la expropiación (argumentando que resultaba innecesaria y que elproyecto resultaría ruinoso) y contra el precio en que fue valuado el terreno y elarbolado. Se presentaron también serias críticas a la viabilidad del proyectoargumentando la cercanía de la localidad a Sevilla y la excelente comunicaciónexistente, lo atrasado del proyecto, su alto coste y los problemas que el hotel AlfonsoXIII de Sevilla estaba teniendo para rentabilizar su explotación. Pese a ello elAyuntamiento continuó adelante y en diciembre de 1928, tras estudiar varios proyectospresentados, aprobó el propuesto por Talavera. El edificio estaba inspirado enhaciendas y cortijos andaluces del s. XVIII. Recuerda a otras obras del autor como laHacienda Simón Verde de san Juan de Aznalfarache y algunos módulos del Pabellóndel Aceite de la Exposición Iberoamericana o la Villa Enrique de la avenida de laPalmera de Sevilla. Como elemento original respecto a otras construcciones destaca eluso de la madera como soporte exterior y el porche con arcos de medio punto.La fachada principal del edificio, orientada a levante, presenta una espléndidaportada situada bajo un balcón soportado con columnas que flanquean la entrada. Perola entrada al hotel se efectúa actualmente por lo que era en origen un pabellón lateralformado por un porche con arcos apoyados sobre gruesos pilares y un voladizosoportado en ménsulas de madera que sostiene una balconada corrida en dos fachadasresaltando la esquina. Las cuatro ventanas de la parte superior se rematan con tejarozvoladizo. Corona la construcción un esbelto torreón mirador situado en la esquinaSuroeste del edificio, al estilo de los existentes en las haciendas de la campiñasevillana. En el piso superior se abren amplios vanos con arcos geminados con alfizapeados en una columnilla central.La decoración exterior reúne múltiples elementos característicos del estilodecorativo regionalista sevillano: paramentos en los que predomina el blanco de lospaños sobre la decoración neobarroca en color albero, ventanas con marco de ladrillo,balcones y rejas de forja, ventanas geminadas con columnilla, medallones y moldurasbarrocas, cornisas de ladrillo, pináculos sobre los tejados y ventanas y coronamientosbarrocos. La cornisa de separación de pisos es la tradicional de caveto de ladrillo. Elescudo que corona la fachada carga dos pinos, en referencia al pinar que rodea aledificio. En el interior contrasta la sucesión de amplios salones de bóvedas rebajadas yarmaduras de viguería de madera apeadas sobre esbeltas columnas de mármol, con lospequeños despachos y gabinetes de servicio.El edificio, ubicado en la cina del alcor, está rodeado de terrazas abiertas conespléndidas vistas, espacios abancalados, zonas ajardinadas con pérgolas y rejas bajas.16REDACCIÓN: “Alcalá de Guadaíra y la Exposición Iberoamericana”, La Unión, 11 de octubre de1925.
    • 194Jose Manuel Navarro DomínguezEn la parte trasera se disponen diversas instalaciones de servicio y un patio paracocheras cerrado con un muro de perfil mixtilíneo inspirado en las haciendas sevillanas.Pero el esperanzador proyecto no resultó todo lo fructífero que se habíaprevisto. Aunque comenzó a construirse en 1928 no se inauguró hasta abril de 1930,cuando la Exposición estaba a punto de terminarse. El Ayuntamiento siempre tuvoproblemas para rentabilizar su inversión y los primeros concesionarios tuvieronproblemas para hacerlo prosperar. En los años 60 su capacidad de alojamiento fueampliada con la construcción de un pabellón lateral alargado de línea más funcional,con dos pisos de habitaciones con amplia terraza que daban a la piscina interior sobreuna planta baja de salones.17La última reforma efectuada en el año 2000 permitiómodernizar las instalaciones, pero apenas alteró la estructura arquitectónica. Hoy día esel hotel más emblemático de Alcalá de Guadaíra.12. Centro tutelar de menores San Francisco de PaulaSe trata del edificio de mayor porte de cuantos construyó Talavera en Alcalá ycontó con la colaboración del arquitecto Gómez Mesa. El proyecto le fue encargado en1927 por el cardenal Ilundain y los condes de Aguiar y de Bustillo, albaceas del legadotestamentario de Francisco de Paula Recur y Solá. Se trataba de construir un centro dereforma dependiente del Tribunal Tutelar de Menores. Se eligió para su emplazamientoun alcor junto al río, a cierta distancia del núcleo urbano, para conseguir el aislamientoque el internamiento requería y el contacto con la naturaleza que la ideología delmomento indicaba como recomendable para el propósito educativo.El edificio se compone de tres grandes pabellones de tres plantas dispuestosen paralelo, unidos por un corredor transversal de una única planta que actúa de eje decomunicación. La puerta principal está flanqueada por pilastras con filete de ladrillotallado y dos amplios ventanales con reja de forja. Sobre ella se dispone un balcón dereja sobre ménsulas de ladrillo y a ambos lados ventanas con tejadillo. La tradicionalcornisa en caveto marca la línea divisoria de plantas y pilastras de ladrillo articulan lospaños de cada planta y marcan las esquinas. La cubierta, de teja a cuatro vertientes, seremata con pináculos de cerámica azul y blanca. A este bloque inicial se le añade uncuarto pabellón en forma de U, anexo en la parte sur, construido por el arquitectoGómez de Mesa. Aunque usa elementos decorativos similares, sus formas son másrotundas, presenta vanos más pequeños y estructuras más macizas. El cuerpo centralalbergaba los despachos, residencia de frailes y celadores y la capilla, con armadura demadera neo-mudéjar. Las plantas de los pabellones laterales y el cuerpo anejoalbergaban los dormitorios de los jóvenes internos. Ello explica la distribución deventanas pequeñas, a cierta altura y enrejadas.Hoy día el edificio San Francisco de Paula está siendo restaurado por unaescuela taller municipal y acoge diversas oficinas municipales, como el Centro deFormación y Empleo y el Centro del Profesorado, dependiente de la Junta deAndalucía. Su antigua función ha sido transferida al centro de reclusión para menoresedificado recientemente en las inmediaciones.13. Otros edificios17AMORES: “Alcalá de Guadaíra pide un parador de turismo”, ABC de Sevilla, 13 de julio de 1963.
    • La arquitectura regionalista en Alcalá de Guadaira195La única intervención de Talavera en un edificio religioso se produce en latorre de la iglesia de Santiago. Su padre ya la había elevado 13 metros en 1892 y élcoronó el campanario, añadió balcones semicirculares a los vanos de las campanas,azucenas de hierro y la decoración de azulejería. Posteriormente, en 1937, abordó lareconstrucción de la nave principal del templo, destruida en un incendio en los primerosdías de la Guerra Civil.En el número 10 de la calle Bailén tenemos el edificio que puede representaren Alcalá el modelo acabado del gusto regionalista aplicado a la vivienda familiarmodesta. La casa familiar fue construida en los años 40 como vivienda de dos plantasdispuesta alrededor de un patio central porticado sobre columnas en dos de sus lados.Una sencilla espadaña corona la puerta del castillete superior de acceso a la azotea.Aunque la tradición local afirma que esta casa fue construida para su familia, no haydocumentación que pruebe que el arquitecto fuese alguna vez su dueño ni que residieseen ella. El edificio sufrió importantes modificaciones cuando fue transformado en los60, cambiando la distribución interna de espacios y tabiques divisorios para aumentar elnúmero de habitaciones de lo que sería el Hostal Goya.Algunos almacenes de aceituna también decoraron su fachada principal conelementos regionalistas. En la mayoría de los casos se trata únicamente de una portadade ladrillo visto ricamente decorada con arcos de medio punto, frisos, cornisas yelementos cerámicos de resalte como listeles, enjutas, paños, cartelas y pináculos,mientras el resto del muro de cierre de la instalación industrial y los propios edificiosinteriores estaban construidos de forma más rústica y sin apenas decoración. Entre ellospodemos destacar la monumental portada del almacén de aceitunas de Rafael BecaMateos, situado a las afueras de la localidad, junto al camino de Mairena. Fueconstruida en 1925 en ladrillo visto y constaba de un gran arco carpanel resaltado conarquivoltas de ladrillo enmarcado por dos grandes pilastras que servían de base a ungran friso de azulejo con el nombre del empresario. Coronaba la estructura un pequeñoretablo de ladrillo con un paño de azulejo de la Virgen de Gracia sobre un pequeñofriso de azulejo con la fecha de edificación. Dos columnillas soportaban unentablamento con cornisa doble (en arquitrabe la inferior y con arco de medio punto lasuperior) que resguardaban el paño de la imagen. A ambos lados dos grandes salientescon roleos sustentaban el templete y dos piñas de cerámica coronaba los rematessuperiores de la base. El almacén desapareció en la década de los 80 y la portada, quepermaneció asilada durante décadas, fue derribada en mayo del año 2000. Sólo seconserva el retablo con el azulejo de la Virgen, que se instaló en 2005 en el Parque deRabesa.Entre las construcciones privadas de Alcalá podemos destacar las villas derecreo edificadas en lugares privilegiados por sus excepcionales vistas. La Villa SanJosé, construida en 1917 en la Cuesta de Santa María, presenta un acceso porticado ensaliente delante de la fachada, decorado con arcos de yesería mudéjares sostenidos porpilares con columnas finas a la genovesa adosadas y terraza con antepecho debalaustrada. La fachada se corona con un frontón de ladrillo decorado con azulejeríacombinando elementos platerescos y mudéjares. Se ha puesto en relación con la obra deTalavera de su primera etapa cuando imitaba elementos renacentistas más puros por suparecido con la casa de Vicente Aceña en la avenida de la Borbolla de Sevilla. Lafachada es lo único que queda de la casa, pues el interior ha sido completamentetransformado. Actualmente ocupa el edificio la Escuela Oficial de Idiomas. Junto a ellase encuentra Villa Esperanza, con una torre mirador con espléndidas vistas sobre el ríoy los pinares de Oromana. En la misma cuesta hubo otra villa construida por Talavera
    • 196Jose Manuel Navarro Domínguezpara Manuel Aguilar Luque en 1926, de la que no hemos conservado mayorinformación.La confitería La Centenaria, en la calle Nuestra Señora del Águila, conserva ladecoración interior y de fachada de paños de azulejos de estilo regionalista, obra deMensaque Rodríguez y Cía realizada en 1929. El exterior está decorado con paños deazulejo típico sevillano, de cuenca rehundida de rico colorido con pequeñas escenas enmedallones enmarcados con elementos florales y vegetales. En el interior destaca unpaño con la imagen de Santa María del Águila. Según señalan los dueños estos pañoslucieron en un pabellón de la Exposición de Sevilla y fueron adquiridos por los dueñosde la confitería tras su derribo. Los azulejos han sido restaurados en 2008, dado que seencontraban bastante deteriorados, presentando la fachada algunos desprendimientos.14. El urbanismo de la ciudadDesarrollada en paralelo a la construcción de grandes edificios públicos, lalabor de urbanización realizada en calles y plazas fue igualmente importante para latransformación de la imagen de la localidad. Los diferentes proyectos de alcantarillado,acerado, adoquinado, realineación y reformas de las calles y plazas de Alcalá sesuceden ininterrumpidamente durante todo el periodo de gobierno de Pedro Gutiérrez.En mayo de 1925 se abordó el adoquinado de las calles Borbolla, Canalejas, Castelar,Gutiérrez de Alba, Madueño de los Aires, Plaza del Duque, Pérez Galdós, SanSebastián, Santa Ana y Segismundo Moret. En 1926 se abrió una nueva vía decomunicación entre las calles Nuestra Señora del Águila, Juan Abad y SegismundoMoret.Ese mismo año se construyeron las plazas Primo de Rivera (popularmenteconocida como El Perejil), S. Sebastián (La Plazuela) y Perafán de Rivera (El Duque).En ellas apreciamos los aires de las sevillanas Plaza de Santa Cruz y Doña Elvira o losJardines de Murillo. La Plaza del Duque está organizada en torno a la Fuente del Pato,una construcción típicamente regionalista, con una gran pila poligonal de 16 caras,adornadas con paños de azulejo del artista Campito, con motivos vegetales y escenas,16 surtidores en forma de león y un surtidor central en forma de cisne. A los lados sedisponen bancos de obra decorados con coloridos paneles de azulejos. En laconfluencia de calles que constituye la Plazuela se construyó una estructura rectangularen ladrillo visto elevada respecto al nivel de las calles adyacentes, que cuenta conbancos de obra y suelo terrizo.Tras la Guerra Civil se urbanizó el espacio de la plaza de Santiago siguiendolos mismos modelos regionalistas. Se dispuso la plaza en varias terrazas para adaptarseal fuerte desnivel del terreno en ladera, combinando bancos de obra con azulejos,parterres de perfil ondulado y mixtilíneo, escaleras de ladrillo y setos.Las obras de acerado y pavimentación continuaron tras el cambio de Gobiernoy con los ayuntamientos republicanos. Entre 1930 y 1933 se trabajó en las callesMorillo de los Ríos, Avellaneda, San Miguel, Fernán Gutiérrez, Virgen del Carmen,Virginia Belloc, Sol, Pescuezo y Camero, Pescadería y Rubio. Además Talaveradiseñó la prolongación del colector principal del alcantarillado, que desaguaba en el ríoGuadaíra cerca del puente, para alejarlo de la localidad y llevarlo hasta la zona del
    • La arquitectura regionalista en Alcalá de Guadaira197molino del Realaje. Por problemas económicos esta obra no pudo concluirse hasta1935.18En conjunto esta labor urbanística supuso una considerable mejora de lascondiciones sanitarias y de habitabilidad de la localidad. Pero el volumen de obrarepresentó una considerable carga presupuestaria para las arcas municipales y para elvecindario, pues los vecinos de las calles afectadas debían pagar buena parte de lasobras mediante contribuciones extraordinarias repartidas en proporción al tamaño delas fachadas.15. El fin de una épocaEl final de la dictadura supuso el final de una época de ilusiones y proyectosque tuvieron en los edificios regionalistas la plasmación material, su decoradoarquitectónico. La crisis económica de los 30 dio al traste con estas utópicasperspectivas, que fueron reemplazadas por otras ideas, surgidas de la conciencia de queeran necesarias reformas más profundas para transformar la realidad nacional.El Ayuntamiento Republicano, falto de recursos debido al descenso de laactividad económica y endeudado por los grandes proyectos arquitectónicos anteriores,no pudo continuar el impulso de renovación arquitectónica que había caracterizado laetapa anterior. Apenas hubo tiempo y recursos para terminar los proyectos inacabados(como el teatro municipal) y abordar las obras más urgentes, como el pavimentado dealgunas calles, la ampliación de la red de alcantarillado (que hubo de interrumpirse porfalta de fondos) o la construcción de nuevos grupos escolares, el asilo de ancianos, eledificio de correos y telégrafos o la construcción de algunas viviendas parafuncionarios.Si Sevilla marcó la pauta en el desarrollo del regionalismo arquitectónico, unalocalidad como Alcalá de Guadaíra, situada a apenas una quincena de kilómetros y quehistóricamente había estado muy vinculada a la capital, recogió su influencia y, de lamano de un alcalde emprendedor, abordó una gran cantidad de construcciones yreformas urbanísticas que ejemplifican, a menor escala, el ideal reformista que elregionalismo representaba y cambiaron la imagen de la ciudad. Una imagen con la quelos alcalareños de hoy se sienten plenamente identificados, considerándola la imagenmás “genuina” de la Alcalá histórica.Bibliografía- ÁLVAREZ REY, Leandro: “Modernización y cambio político en unasociedad rural: Alcalá de Guadaíra durante la Dictadura de primo de Rivera (1923-1930”, Actas de las II Jornadas de Historia de Alcalá de Guadaíra, Alcalá deGuadaíra, 1989.- ÁLVAREZ REY, Leandro, ARIAS CASTAÑÓN, Eloy y JIMÉNEZRODRÍGUEZ, Javier: Permanencias y Cambios en la Baja Andalucía: Alcalá deGuadaira en los Siglos XIX y XX. Alcalá de Guadaira, Alcalá de Guadaira, 1995.- BRAOJOS GARRIDO, Alfonso: “El regionalismo cultural en la Sevilla deprimo de Rivera. La revista Oromana de Alcalá de Guadaíra (1924-1928)”, Actas delas II Jornadas de Historia de Alcalá de Guadaíra, Alcalá de Guadaíra, 1989.18A.M.A., legs. 143-145, expedientes de pavimentación, alcantarillado y calles 1925 - 1935.
    • 198OTROS TRABAJOS
    • 200Jose Manuel Navarro Domínguez- GÓMEZ ZARZUELA, Vicente: Guía oficial de Sevilla y su Provincia,Sevilla, 1925.- HERNÁNDEZ DÍAZ, José, SANCHO CORBACHO, Antonio yCOLLANTES DE TERÁN, Francisco: Catálogo Arqueológico y Artístico de laProvincia de Sevilla, 1939.- MACARRO VERA, José Manuel: “La reinvención de Sevilla en el primertercio del siglo XX”,Comunicación, historia y sociedad : homenaje a Alfonso Braojos, Sevilla,2001.- MORA ARENAS, Vicente: El avance de la provincia de Sevilla desde 1l 13de Septiembre de 1923, Sevilla, 1929.- NAVARRO DOMÍNGUEZ, José Manuel: “La hacienda de San Antonio dePadua, actual Clavinque”, I Jornadas de Historia y Patrimonio de la Provincia deSevilla, Sevilla, 2004.- PÉREZ ESCOLANO, Victor: Ánibal González. Arquitecto (1876-1929), col.Arte Hispalense, Sevilla, 1973.- PÉREZ MORENO, José Luis: “Personajes de nuestra historia. Juan ManuelTalavera y Heredia, arquitecto en Alcalá (1880-1960)”, Escaparate, Alcalá deGuadaíra, 2010.- VILLAR MOVELLÁN, Alberto: Juan Talavera y Heredia, col. ArteHispalense, Sevilla, 1997.- VILLAR MOVELLÁN, Alberto: Arquitectura del regionalismo en Sevilla(1900- 1935). Sevilla, 1979.
    • 201ANUARIO DE HESPÉRIDES. INVESTIGACIONES CIENTÍFICAS EINNOVACIONES DIDÁCTICAS (Málaga), vol. 17-18, págs. 201-222.¿QUÉ REPRESENTATIVIDAD TIENEN LOSPROTOCOLOS DE ÚLTIMA VOLUNTAD? EL CASO DELA NUEVA ALGECIRAS: 1711-1799Andrés Bolufer ViciosoI.E.S. SALADILLO. ALGECIRAS (Cádiz)Cuando nos enfrentamos con este tipo de protocolos, surge una pregunta: ¿cuálfue su entidad? Para darle intentar de dale respuesta vamos a enfrentar en primer lugarla documentación de esta tipología de instrumentos públicos, con la proveniente de losregistros sacramentales de defunciones, para posteriormente correlacionarla con lapoblación que habitó entre los muros de esta nueva población, con lo que podremoscomprobar cuál fue su grado de utilización.1. Las fuentes y su análisisPara encauzar las posibles respuestas hemos de acudir en primer lugar a lasfuentes que nos permitan conocer el grado de utilización de estas escrituras públicas yen segundo lugar a aquellas otras que nos permitan comparar su utilización con elnúmero de fallecidos en la ciudad durante el mismo periodo cronológico, partimos portanto en primer lugar del análisis de la información sobre última voluntad conservadaen el Archivo de Protocolos Notariales de Algeciras (AHPA) y en segundo término dela recogida en los archivos sacramentales (San Isidro de Los Barrios –APSILB-,Nuestra Señora de la Palma de Algeciras –APPA- y Nuestra Señora de la Merced deAlgeciras, custodiada en este caso en el Archivo Eclesiástico Castrense de Madrid –AECM-). Todas ellas nos desvelan un campo documental extenso en sus resultadosestadísticos y amplio en el tiempo, pudiendo por tanto observar la evolución de lamortalidad desde 1711, fecha a partir de la cual se conservan los registros sobredefunciones en la Nueva Algeciras, y desde 1721 para la producción de documentos deúltima voluntad, aunque en ambos casos existan lagunas documentales.Pero este análisis quedaría incompleto sin la posibilidad de relacionar a losfirmantes de protocolos de última voluntad y los difuntos habidos en ella, con laVOLVER AL ÍNDICE
    • 202Andrés Bolufer Viciosopoblación que hubo en Algeciras a lo largo de la primera centuria de su modernaexistencia, algo a lo que aunque sea parcialmente, podemos acercarnos a través de laserie estadística quinquenal, que para el periodo 1724-1799, se refleja en la historia deAlgeciras de Emilio Santacana1.1.1. Evolución de la producción de protocolos de última voluntadA través de estos protocolos podemos acercarnos a los miembros de unapoblación que mantienen una historia personal prometedora, que quieren trasmitir loque poseen a sus deudos y beneficiarse de parte de lo conseguido en esta vida para laotra, normalmente sustraído de los bienes de libre disposición, sobre los que legalmentepueden decidir, tanto para beneficiar a algún pariente o persona cercana, como paradestinar una buena parte de la mundana fortuna a los llamados fines espirituales.La serie, que se inicia en 1721, presenta una pequeña laguna informativa de 4años, entre 1722 y 1725, por lo que para un cómputo global de 79 años, habría 75 añosútiles. En total se han conservado 1.896 documentos de última voluntad, lo queproporciona una media de 25,28 documentos anuales. A nivel global de la serie, son loshombres (59,96%), más que las mujeres (42,04%), los que llevan a cabo este tipo deescrituras públicas. De las ocho décadas en las que hemos divido el siglo (cuadro nº 1),la primera de 1721 a 1729, con sólo 5 años útiles, es la que menor documentación deeste tipo genera. A partir de la siguiente crece de manera continuada la producción deestos instrumentos públicos hasta la década de los años sesenta, aunque a un ritmobastante más pausado.La documentación se ha incrementado durante esta fase inicial desde un14,61% de la década de los años treinta hasta un 16,51% en la de los sesenta. En lossesenta desciende drásticamente hasta el 10,71%, pero en la década de los años ochentacrece de nuevo hasta un 14,87% -es la década en la que se sitúa el Gran Asedio aGibraltar (1779-1783)-, pero a su fin se restablece el ritmo decreciente iniciado en ladécada de los setenta, descendiendo a un 10,34% al final del periodo, terminando lacenturia prácticamente por debajo de la década de los años setenta. Es decir suutilización comienza a caer de manera significativa a partir de los años setenta, sólo elrepunte de su empleo durante el ciclo bélico sube temporalmente el porcentaje de suutilización y cae de nuevo en la última década.La correlación decenal entre esta documentación y sus firmantes corre casi enparalelo, tal como se describe en el mismo cuadro. Las líneas serpenteantes son muysemejantes entre sí, tal como se puede visualizar en el gráfico nº 1, con el que guardacasi una misma identidad, salvo que el número de firmantes (2.028) es sensiblementesuperior al de los documentos firmados (1.896), debido a la coparticipación de variossignatarios en los documentos de mancomún y la multiplicación de protocolos firmadospor un mismo individuo.1 .- Emilio Santacana y Mensayas, Antiguo y Moderno Algeciras, Algeciras, 1901; edición facsímil, serieHistoria, nº 32, vol. II, IECG, 2006, p. 298.
    • ¿Qué representatividad tienen los protocolos de última voluntad?203Gráfico nº 1.Protocolos notariales.Evolución decenal de la documentación de última voluntad y sus firmantes.0501001502002503003504001720-17291730-17391740-17491750-17591760-17691770-17791780-17891790-1799Documentos de última voluntadFirmantesCon este tipo de documentación surge un problema, el de la relación entre elprotocolo y su firmante o firmantes. Este tipo de documento público admite al menosdos posibilidades: que un individuo haga más de un documento a lo largo de su vida yque en cada uno de ellos intervengan uno o varios firmantes, en cuyo caso estaremosante los documentos llamados de mancomún, en los que habría que contabilizar a variosindividuos por documento, por lo que si queremos visualizar la relación decenal entreestos protocolos y sus firmantes, hemos de ver cuál fue el grado de coparticipación decada uno de sus intervinientes, y para ello contamos con el gráfico nº 2, en el querastrearemos su comportamiento ante este tipo de documentación.Gráfico nº 2.Protocolos notariales.Evolución decenal de los firmantes de documentos de última voluntad por sexo.0501001502002503003504001721-1729 1730-1739 1740-1749 1750-1759 1760-1769 1770-1779 1780-1789 1790-1799Firmantes mujeresFirmantes varonesTotal FirmantesLa preponderancia masculina sólo cede su lugar a la femenina en la primeradécada, de 1721 a 1729, en la que es mayor su porcentaje (1,23%) sobre el masculino(0,44%). La participación masculina crece hasta la década de los cuarenta (10,01%),
    • 204Andrés Bolufer Viciosopara decrecer constantemente hasta la de los setenta (6,46%); en la de los ochentaasciende de nuevo (8,48%) pero por debajo de los niveles de los años treinta, en la quealcanzó el 9,17%. En el caso femenino el crecimiento se prolonga dos décadas más,alcanzando su cenit en los años sesenta (6,95%), decrece al igual que la masculina enlos setenta y repunta en los ochenta (6,36%). La última década es de decrecimiento paraambos sexos (4,04% para la mujeres y 6,07% para los hombres), disminuye por tanto aniveles parecidos a los de la década de los setenta (4,09% para la mujeres y 6,46 paralos varones).La evolución de la participación de ambos sexos no es paralela. Si bien la participaciónfemenina sigue el trazado de la evolución de los protocolos, con un largo periodo decrecimiento hasta los años sesenta, en el caso del grupo masculino su cenit se antecede ala década de los cuarenta. Ambos géneros sólo guardan una relación de paralelismo enel decrecimiento de los años setenta, el recrecimiento en los ochenta, coincidiendo conel ciclo bélico del Gran Asedio a Gibraltar de 1779 a 1783 y el descenso final en losnoventa.En el caso de las mujeres casadas, éstas dependían del esposo para poderintervenir en cualquier disposición de sus bienes, bien fuera para hacer testamentos ocualquier otro tipo de documentos. Es lo que se refleja en la mayoría de los documentosde mancomún, en los que se especifica que la esposa lleva a cabo el protocolo del que setrate con el consentimiento del marido. Entre las fórmulas más habituales de estasubordinación cabría citar las expresiones: “con [la] licencia de su consorte” o“precedida [de] la correspondiente licencia entre marido y mujer, demandada por ésta,y concedida por aquel para otorgar, y jurar esta escritura” o “con el consentimientodebido”. Es más al firmar con esta nota de independencia otorgada, se sobreentendíaque:“por razón de su sexo, y estado renunció expresamente a la leyes de Toro,Partidas, estilo y ordenamiento real, con las demás de su favor que prohiven y sehallan recopiladas en la ley nueve, título tres, libro quinto; y la precitada dª Lucía,también por razón de su sexo, y estado renunció [a] la ley dos, título doce, partidaquinta, de cuyos efectos han sido cercioradas por mí el escribano, de [lo] que doy fee”2Sin embargo esta tutela no se refleja en las solteras y viudas, que no hacenmención expresa a ninguna tutela a la hora de optar por este tipo de protocolos yfirmarlos..Para los 1.896 protocolos (100% de la documentación) existen 2.028 firmantes (100%de firmantes). Esta disparidad se debe al hecho de que un individuo a lo largo de su vidapuede haber hecho más de alguno de estos instrumentos públicos bien sólo o encompañía de otro u otros socios (cuadro nº 2). De todos estos protocolos, 1.764 de ellosse han firmado de manera individualizada (93,04% de documentos), mientras otros 132(6,51% de documentos) lo han sido de manera conjunta por 264 signatarios (13,02% defirmantes). Esta escasa, pero significativa presencia de una documentación en la queintervienen varios firmantes, se ha producido en 52 años de la serie, tal como se reflejóen el cuadro nº 1, en el que aparecía la relación decenal de estos protocolos y susfirmantes. En líneas generales el crecimiento de la serie de los protocolos y los2.- ADC: Secretaría, Varios, Serie Capellanías, Fundación de Capellanía hecha por los SSres.Dª Lucía, y Dª Maria de la Peña ésta con Licencia de su Consorte Dn Domingo Suarez, y DnFrancisco de la Peña nombrando por primer Capellán a dn Pedro Peña y Santander en Junio de1773, f. 14v.
    • ¿Qué representatividad tienen los protocolos de última voluntad?205firmantes individuales de los mismos sigue un ritmo de crecimiento hasta la década delos sesenta (15,56% de los protocolos y 14,55% de firmantes), mientras la variableminoritaria de los protocolos de mancomún tiene su mayor incidencia una década antes,en la de los cincuenta (1,58% de los protocolos y 3,16% de los firmantes).En el caso de la variable mayoritaria, en la que un individuo ha firmando undocumento de última voluntad (cuadro nº 3), podemos constatar que su existencia siguede cerca los parámetros marcados con anterioridad para protocolos y comportamientode cada sexo. En cambio en la variable de los protocolos de mancomún (cuadro nº 4),en la que un documento puede ser firmado por más de un individuo, la relación esbastante dificultosa. A partir de la segunda década3La posibilidad de que un individuo tomara parte en más de un documento,fuera de la variable que fuere, hace necesario analizar la duplicación de estos firmantes:¿Cuántas veces un mismo individuo participa en alguno de estos protocolos? Partiendode su análisis reduciremos el horizonte de este tipo de instrumentos públicos y sususuarios. Valgan como ejemplos los casos del presbítero Juan Hurtado de Mosquera,que firmó tres documentos de este tipoestos protocolos y sus firmantescrecen de manera simultánea hasta los años cincuenta (1,58% de protocolos y 3,16% defirmantes), una década antes que en el caso anterior, tal como sucediera con el caso dela serie femenina del cuadro nº 3. Hasta aquí no existe mayor problema que el adelantode una década en esta variable minoritaria respecto a la mayoritaria. El único cambio seva a dar en la mayor presencia del género femenino sobre el masculino en este tipo deprotocolos en las dos décadas finales del siglo, en los ochenta intervienen en este tipo deprotocolos un 1,04% de mujeres frente a un 0,74% de hombres y en los noventa, un0,54% de mujeres frente a un 0,44% de hombres.4, y el de Ignacio Pastor5, el primer notarioapostólico atestiguado en la nueva población, que llevó a cabo dos de ellos, uno sólo yotro con su mujer María Jiménez de Silva y lo mismo podríamos decir de ella6El método más sencillo consiste en observar la participación de cada firmanteen estos protocolos, que están formados por al menos cinco tipos de documentos:testamentos abiertos, testamentos cerrados, codicilios, poderes para testar, testamentosen virtud de poder y por una heterogénea y mínima categoría de otros instrumentos quepor su escaso número como las disposiciones testamentarias, donaciones testamentarias,papeles de conciencia o los escasos testamentos militares conservados, hemos agrupado. Portanto al primer otorgante corresponderían tres documentos, pero sólo sería computablecomo un individuo no duplicado una vez y del mismo modo sucedería en el segundo ytercer caso, con dos documentos cada uno de ellos, pero sólo serían computables dosotorgantes, simplificando documentos y firmantes. Es decir tres personas intervendríanen seis documentos.3.- No hay ninguna representación de ellos en la primera década.4.- AHPA: Escribano Francisco de Santa María y Mena, Codicilio de Juan Hurtado de Mosquera, 01-0678, 1746, fs. 307-308; Codicilio de Juan Hurtado de Mosquera, 01-0678, 1746, f. 311; Testamentocerrado de Juan Hurtado de Mosquera, 01-0678, 1745, fs. 312-327.5.- Activo en Algeciras entre 1721 y 1737. Angelina Melle Navalpotro, Distrito Notarial de Algeciras.Inventario de los Fondos Notariales, FMC “José Luis Cano”, Col. Bienal de Algeciras, nº 5, Algeciras,1995, p. 30.6.- AHPA: Notario Apostólico Ignacio Pastor, Testamento abierto de Mancomún de Ignacio Pastor yMaría Jiménez, 01-0497, 1734, fs. 152-155; Escribano Francisco de Santa María y Mena, Testamentoabierto de Ignacio Pastor, 01-0673, 1737, fs. 164-166 y Testamento abierto de María Jiménez de Silva,01-0497, 1735, fs. 249-250.
    • 206Andrés Bolufer Viciosoen la categoría de otros. En tres de estas categorías está representada la variable de losprotocolos de mancomún, por lo que habría que comprobar si un individuo ha hechomás de un protocolo en solitario o de mancomún, y esto nos reduce su número total departida de los 2.028 firmantes que intervenían en los 1.896 instrumentos al de 1.657individuos no repetidos (cuadro nº 5), por lo que se ha producido una simplificación deindividuos no duplicados, pero no de firmantes, porque como a tales signatarios de cadainstrumento habría que contabilizar a los 2.028 firmantes de partida, con lo que seproduce una reducción del 19,57% de individuos no duplicados respecto a los firmantesiniciales.1..2. Evolución de la mortalidad.La documentación sacramental sobre defunción se encuentra repartida en tresarchivos parroquiales, el de San Isidro Labrador de Los Barrios y Nuestra Señora de laPalma de Algeciras, cuyos resultados hemos agrupado en el Registro número 1, porpertenecer a la administración episcopal ordinaria, y el del archivo castrense de laparroquia de Nuestra Señora de la Merced, que hemos asociado al Registro número 2(cuadro nº 6). De su conjunción podemos constatar que a lo largo del periodo que va de1711 a 1799, se ha producido una mortandad total de 7.716 individuos. De estosfallecidos, 2.524 fueron mujeres (32,71%) y 5.192 varones (67,29%), lo que nos da unadiferencia de 2.668 fallecidos varones (34,58%) sobre las mujeres y por tanto un índicede masculinidad7Si diferenciamos estos resultados por registros, tendremos que para el primerode ellos (Registro 1) existe un cómputo total de 6.132 defunciones (79,47% del total),de los que 2.310 corresponden a mujeres (29,94%) y 3.822 a varones (49,53%),mientras que en el segundo (Registro 2) el total sería de 1.584 fallecidos (20,53% deltotal), de los que 214 fueron mujeres (2,77%) y 1.370 varones (17,76%). Siindividualizamos los dos registros, la media interanual sería de 81,76 defunciones y unasex ratio de 165,45% para el registro diocesano, mientras que estos mismos saldos en elregistro castrense serían de 45,25 defunciones y una sex ratio de 640,19%respectivamente.de 205,71%.Para recorrer la evolución del periodo lo dividiremos en nueve ciclosdecenales. Los dos primeros decenios, de 1711 a 1719 y de 1720 a 1729, aportan unaescasa información. Sólo mantienen cierta regularidad documental entre 1711 y 1724,quedando aislados, en silencio informativo, 1712 y 1715 y el desierto documental de loscuatro años que se sitúan entre 1725 y 1729, por lo que para este amplio espaciocronológico inicial sólo hay información con cierto nivel de utilidad estadística paradoce años. La escasez de sus apuntaciones, nos lleva a interpretar sus resultados comoreferencias, aunque no por ello hemos de silenciarlos. Tienen entre ambos ciclos untotal de 77 defunciones, y un índice de masculinidad de 172,41%.El tercer ciclo, de 1730 a 1739, es el último en el que se refleja una situacióndocumental inestable. 1730 es el último año con documentación sobre Algecirasreflejada en el archivo barreño, y hasta 1738 no se produce el inicio de ladocumentación conservada en el registro parroquial algecireño, por lo que sólo existentres años útiles documentalmente y una laguna informativa de siete años. Durante esteperiodo se registran un total de 307 defunciones, y un índice de masculinidad de7.- Es un índice demográfico que representa la razón entre el número de hombres y mujeres expresado entantos por cien.
    • ¿Qué representatividad tienen los protocolos de última voluntad?207171,68%. 1738 es un año que afortunadamente no volverá a repetirse en la serie, aportauna alta mortalidad de 212 individuos. No habrá ningún otro con esta amplia mortandadhasta los dramáticos años del asedio a Gibraltar de 1779 a 1783, en el que su cifra dedefunciones será rebasada ampliamente. Su cómputo se produce en unos momentos enlos que no hay enfrentamientos bélicos, por lo que sus raíces habría que rastrearlas enotro tipo de crisis de las que hasta el momento, no podemos aventurar su signo. Siqueremos buscar algún paralelismo lo encontraremos en Tarifa. Este año fue también unaño de crisis demográfica, según ha puesto de manifiesto Criado Atalaya en su estudiodemográfico sobre la ciudad, y que relaciona con un déficit alimentario causado por lasmalas cosechas y una climatología adversa8En la de los cuarenta (1740-1749), la mortalidad alcanza 1.128 defunciones yun índice de mortalidad masculina un 222,29%. La marcha oscilante de la mortalidad seva a ver sacudida en sentido ascendente, por dos repuntes, en el bienio 1740-1741,fechas en las que se registra un gran número de muertes particularmente importante enel sector masculino: en 1740 se va a producir un índice de masculinidad de 418,18% yal año siguiente de 350%.9En la década de los sesenta (1760-1769), a raíz de la fundación de la parroquiacastrense de Nuestra Señora de la Merced en 1765, contamos con una nuevajurisdicción eclesiástica, de obediencia militar, sobre el mismo territorio, y con ella conun nuevo instrumento para estudiar este movimiento demográficoy otro de menor intensidad entre 1746 y 1748, con unmáximo en 1747 (índice de 250%) y 1748 (índice de 200%).10A nivel general, esta década supone un repunte al alza de la mortalidad. Siindependizamos los registros tendremos que en el diocesano se rebasan los máximos delperiodo de 1738 a 1749, en varios años, pero al ser sensiblemente inferiores loscómputos del registro castrense y tardíos en su cronología, se produce un efecto decompensación en lo que se refiere al índice de masculinidad, que desciende respecto alperiodo anterior a pesar de aumentar la población fallecida.. Al sumar loscómputos de los archivos diocesano y castrense, sus resultados se agregan,contribuyendo a diluir, a través de la media aritmética, los efectos individuales de cadacómputo. Si bien aumenta su número total, que asciende a 1.430 individuos, desciendeel índice de masculinidad total a 141,15%, por un efecto de compensación entre los dosarchivos, ya que mientras en el Registro 1 es de 139,04%, en el Registro 2 lo es de178,13%. En este nuevo registro la muerte tiene una clara causa profesional: susfeligreses son militares.La década de los ochenta (1780-1789) es un ciclo claramente deficitario para lavida y su clave está en la prolongación del conflicto del Gran Asedio a Gibraltar,iniciado el año anterior, en 1779. Este conflicto tiene por escenarios principales el istmofronterizo y las aguas de la bahía. Algeciras se convirtió en el gran centro hospitalario,al igual que ya le sucediera en los inicios de su renacimiento como nueva población allápor 1704. El cómputo total de fallecidos es de 1.691, lo que sitúa a este ciclo a la cabezade la mortalidad para toda la serie, lo que se refleja en un alto índice de masculinidad de8.- Francisco J. Criado Atalaya, Tarifa: estudio demográfico (1682-1752), col. Aljaranda, nº 2, Tarifa,1999, p. 112.9.- Este repunte es anterior a la crisis provocada por la peste en la plaza de Ceuta. Ver Antonio CarmonaPortillo, Ceuta española en el Antiguo Régimen. 1640 a 1800. Ceuta, 1996, p. 43 y ss.10.- Hasta la creación de la parroquia castrense las inhumaciones de militares se llevaban a cabo en laparroquia diocesana. A partir de 1765 sólo en esta última circunscripción.
    • 208Andrés Bolufer Vicioso368,42%. Aquí más que en ningún otro momento se hace patente el aumento de lamortalidad masculina y en particular en el cómputo castrense, debido a los efectos delconflicto. Su repercusión se traduce en el aumento del habitualmente deficitario índicede masculinidad, que se dispara hasta un 974,68% en el registro castrense, mientras enel diocesano sólo fue de 198,58%.Para entender este altísimo grado de mortandad masculina, propia depoblaciones en primera línea de conflicto y con una fuerte presencia castrense, comoAlgeciras o la propia Gibraltar, podemos recurrir al comentario del profesor Carmonapara Ceuta, que observa que “en determinadas poblaciones, como es el caso de Ceuta,los choques armados suponen un factor de mortalidad cíclica, lo que permite que estoscasos se consideren como otra forma de “mortalidad normal”11. Relacionada con eltercer asedio, está registrada la epidemia de 1780, que según el cronista Monteroperjudicaba con igual dureza a cada uno de los contendientes: ”las enfermedadesdiezmaban las tropas, tanto en la plaza como en el campamento. En la primera[Gibraltar] causaba estragos el escorbuto que había comenzado el verano último, y ennuestras líneas las calenturas intermitentes y la disentería [que] producían muchasbajas.”12Las depresiones se sitúan en otras tres décadas. En los cincuenta (1750-1759),la mortalidad desciende entre dos ciclos de alza. Tiene un total de 1.109 defunciones yun índice de masculinidad de 148,65%, netamente inferior a su antecesor. La década delos setenta (1770-1779), pudiera haber tenido su mismo sentido, aunquelamentablemente asciende de nuevo al final, en 1779, con el inicio del asedio aGibraltar, y ello va a desnivelar definitivamente la serie. Se produce un cómputo generalpara este periodo de 1.078 defunciones y un aumento del índice de masculinidad, queasciende a 154,25%, motivado por la disparidad entre los dos registros. Si este índice esde 143,80% en el Registro 1, en el castrense se dispara hasta 216,39% debido al iniciode las hostilidades, lo que hace de 1779 un año dramático para el cuerpo profesionalcastrense.Pero no acaba aquí la tragedia de esta década. Aunque con cifras menores, elaño 1786, fuera de cualquier contexto bélico, vuelve a ver un rebrote de la mortalidad,especialmente grave de nuevo en el grupo masculino, y en el registro castrense.La década de los noventa (1790-1799) es claramente favorable al descenso de lamortalidad, respecto a su antecesora. Hay un evidente retroceso de la mortalidad. Seproducen un total de 896 defunciones, lo que la ubica como el ciclo con menor númerode defunciones, si exceptuamos al inicial, aunque su índice de masculinidad superacuriosamente al de todos los ciclos anteriores en el registro castrense, salvo al de labélica década anterior. Su razón de ser está de nuevo en el desnivelador registrocastrense, con un índice de masculinidad de 978,5% frente a un 165,27% del registrodiocesano. Este aumento de la mortalidad puede estar relacionado con el rebrote de laviolencia en el Estrecho al final de la centuria, en el que los enemigos van a ser en laorilla norte el revolucionario francés (1793-1795), y el tradicional inglés (1796-1802)1311.- Antonio Carmona Portillo, op. cit, pp. 318-319.,12.- Francisco Mª Montero, Historia de Gibraltar y su Campo, Cádiz, 1860, p. 349.13.- Mario L. Ocaña Torres, El corso marítimo…, pp. 113-180.
    • ¿Qué representatividad tienen los protocolos de última voluntad?209mientras en la orilla sur, el intermitente protagonismo de los sultanes ante Ceuta, casodel de 179014De manera complementaria utilizaremos el gráfico nº 3, en el que se describela evolución decenal de la mortalidad para ambos sexos. En él se refleja su crecimiento,aunque con altibajos, hasta la década de los años sesenta, momento a partir del cual seproduce una fractura. Desciende en el caso femenino, casi de manera continua hasta elfinal del periodo, y primero decrece para luego ascender bruscamente en el grupomasculino hasta los años ochenta, momento a partir del que cae definitivamente hasta elúltimo decenio..Gráfico nº 3.Libros de defunciones.Evolución decenal de la mortalidad por sexos0200400600800100012001400160018001711-17191720-17291730-17391740-17491750-17591760-17691770-17791780-17891790-1799MujeresVaronesTotal2. ¿Cuál es la representatividad de los protocolos de última voluntad respecto a lapoblación fallecida?Si queremos situar la utilización de los documentos de última voluntad conrelación a la población fallecida, hemos de encontrar elementos de comparación que nospermitan encuadrar su valor. Podemos integrar los datos del cuadro nº 1, en el que sereflejaba la evolución decenal de la producción de documentos de última voluntad, conlos del cuadro nº 6, en el que se plasma la evolución decenal de la mortalidad para crearcon ellos el cuadro nº 7 y elaborar el gráfico nº 4 en el que se vuelcan los datos de losmencionados cuadros estadísticos, con el fin de establecer un análisis comparativo.De esta relación observamos que:14.- Antonio Carmona Portillo, op. cit, p. 124. En este sentido hay que señalar la solidaridad de losvecinos del Campo de Gibraltar con la plaza norteafricana, tal como ya ocurriera por ejemplo en 1745cuando estaba asolada por la peste, cuando “se ofrecieron voluntariamente los vecinos de los tres puebloscon su ayuntamiento de Gibraltar á contribuir en quanto [se les] insinuase para el servicio del rei, iasistencia de la plaza de Ceuta”, ante el temor de un cerco inminente. Ignacio López de Ayala, Historiade Gibraltar. Madrid, 1782, edición facsímil, Cádiz, 1982, pp. 363-364.
    • 210Andrés Bolufer ViciosoGráfico nº 4.Relación decenal entre defunciones y documentos de última voluntad.0200400600800100012001400160018001711-1719 1720-1729 1730-1739 1740-1749 1750-1759 1760-1769 1770-1779 1780-1789 1790-1799DefuncionesDocumentos Última VoluntadLa producción de estos documentos en relación a la población fallecida tieneun carácter minoritario, ya que la distancia numérica entre ambas series es enorme. Suporcentaje en relación a la población fallecida sólo es importante hasta 1739, de un90,55% en la década de 1730 a 1739, pero hemos de tener en cuenta que hasta esa fechaes escasa la representatividad de la serie sacramental; mientras que a partir de laestabilización de la serie sacramental, crece el número de fallecidos y se reducedrásticamente la representatividad de estos instrumentos públicos, que oscilan en suproducción desde un 27,50% en la década de 1750 a 1759 hasta un 16,68% en la de1780 a 1789, en la que se sitúa su menor nivel de utilización porcentual. En la últimadécada del siglo, aunque decrece el número de documentos firmados, sube surepresentatividad, al bajar drásticamente el número de fallecidos, por lo que asciende denuevo su importancia hasta un 21,76%, lo que la sitúa por debajo de la década de losaños sesenta.Para situar el valor real de las escrituras de última voluntad, con respecto a lapoblación fallecida, es necesario conocer el grado de correspondencia que se puedeestablecer entre ellas. Si relacionamos la población fallecida, que era de 7.716individuos, con la producción de documentos de última voluntad, distinguiendo entrelos documentos, que eran 1.896 y sus firmantes no repetidos, es decir no los 2.028totales sino los 1.657 individuos no duplicados, observaremos que la posiblecorrespondencia es totalmente deficitaria para los registros notariales con sólo un24,57% de documentos de última voluntad y un 21,57% de posibles firmantes-otorgantes no duplicados (cuadro nº 8). Con ello llegaremos a la conclusión de que eldocumento de última voluntad no es representativo de toda la población fallecida, sólode aquella que le da utilidad a este tipo de actos, un 21,57%. La mayor parte de losvecinos fallecidos, el 78,43%, más de las tres cuartas partes de ellos, deja este mundosin hacer un solo documento de este tipo.Puede haber una mayor aproximación. Una pista segura, pero en el otroextremo de la cuerda, la podemos obtener en los registros sacramentales, que entre susanotaciones tienen precisamente la de si los fallecidos otorgaron o no testamento y antequién (cuadro nº 9). Esta observación sólo se les ha señalado a 1.211 individuos
    • ¿Qué representatividad tienen los protocolos de última voluntad?211(15,70%), de ellos 988 registros en el registro diocesano (12,82%) y 222 registros en elcastrense (2,88%). Esta inscripción dado su porcentaje final representa a un exiguo15,70% global de los fallecidos, por lo que su representatividad es incluso menor a laprevista. Lo que sí se corrobora es que se trata en este tipo de anotaciones sacramentalesde un acto predominantemente masculino: un 10,42% frente a un 5,32% femenino.Si sólo a 1.211 fallecidos se les señala algún tipo de documento de últimavoluntad en su inscripción sacramental, frente a los 1.657 otorgantes no duplicados dedocumentos de última voluntad registrados en el Archivo de Protocolos, se estableceuna diferencia de 446 asientos entre los registros protocolarios y los eclesiásticos. ¿Cuálpuede ser la causa de la disparidad entre las anotaciones de los registros sacramentales ylos notariales?Para dar respuesta a esta pregunta hemos de tener en cuenta que entre losregistros sacramentales y los notariales existe una importante pérdida dedocumentación15, ya que los protocolos firmados con anterioridad al establecimiento delos oficios de escribanía no están computados en los registros de Algeciras e igualsucedería con los hechos en los de San Roque, hoy custodiados en el Archivo HistóricoProvincial de Cádiz16. Otros se hicieron en Ceuta17, lo que nos habla de la movilidadentre las dos orillas del Estrecho, al igual sucedería entre Algeciras, Los Barrios o SanRoque18. A otros es más difícil seguirle el rastro al haber desaparecido los registrosnotariales del archivo parroquial correspondiente, que en el caso del los protocolosdiocesanos se conservaron al menos hasta 1883. El único notario apostólicocontabilizado en los registros notariales de cabildo era hasta el momento IgnacioPastor19A la gran mayoría de la población fallecida no se le anotaba este tipo de actosporque “no testó por no tener de que”. Esta nota sólo se les señalaba a aquellos que bienen su testamento o bien a través de sus albaceas, se les había hecho algún tipo de pompafuneraria, fuera ésta de medias u honras enteras. A otros, a los que se les presuponía, pero podemos ampliar su número hasta once más gracias a que todos ellosestán atestiguados en el registro diocesano, por lo que parte de la respuesta a esteinterrogante se haya en otros archivos.15.- Hay un buen número de notarios, frailes y presbíteros, ante los que se lleva a cabo este tipo deescrituras públicas, que no están documentados en los protocolos notariales algecireños, y que habría quesituar al menos entre 1711 y 1725, como fray Juan Pardo, predicador mercedario descalzo, fray Pedro dela Presentación o fray Francisco Barranco “capellán de las Algeciras” ante los que se firma este tipo dedocumento, y que luego se protocolizarían ante un escribano público, caso de este último ante FranciscoMartínez de la Portela. Ver APSILB: Libro nº 2, 1716, f. 5v; Angelina Melle Navalpotro, op. cit, p. 95 yManuel Rabian Martín, Inventario de los protocolos notariales de los distritos de Olvera y San Roque,Colección de Instrumentos de Descripción de Archivos Andaluces, nº 5, Archivo Histórico Provincial deCádiz, Junta de Andalucía, Sevilla, 1991, p. 242-243.16.- La documentación notarial referida al inicio de las nuevas poblaciones se encuentra en el ArchivoHistórico Provincial de Cádiz (Manuel Ravina Martín, op. cit,). Se ha llevado a cabo una primerapublicación con la relación de la documentación gibraltareña. Alberto Sanz Trelles, Catálogo de losprotocolos notariales de Gibraltar y de su Campo (1522-1713) en el Archivo Histórico Provincial deCádiz, Col. Monografías, nº 10, Algeciras, 1998.17.- Bien ante Agredano o Francisco Antonio Luengas, el primero de ellos activo en Ceuta entre 1785 y1790 y el segundo entre 1731 y 1744. Angelina Melle Navalpotro, op. cit, pp. 71-72.18.- Ante Diego de Portugal, activo entre 1761 y 1766, o Antonio Tarragó y Romero, activo entre 1766 y1786. Manuel Rabian Martín, op. cit, pp. 226, 244.19.- Activo en Algeciras entre 1721 y 1737, que registraría sus documentos en la escribanía de Franciscode Santa María y Mena. Angelina Melle Navalpotro, op. cit, p. 28.
    • 212Andrés Bolufer Viciosomedios para esto y morían sin haber testado, se les seguía el rastro por la autoridadeclesiástica, que intervenía para averiguar la posibilidad de costear las honras prescritaspor el difunto. ¿Tendría dudas el colector sobre las posibilidades económicas de estoscircunspectos vecinos? El colector llevaba a cabo una pesquisa para comprobar si el fieldifunto tenía bienes con los que hacer frente a los gastos funerarios, o los eludía, y estoes lo que se anota en las inscripciones de los abintestatos. En uno de ellos se diceexplícitamente “no testó por no tener de que, y de cuyo abintestato conocí”20En otros casos, algunos de los que firman algún documento de última voluntadson transeúntes, y no figurarán por tanto en la mayoría de las ocasiones en los registrosparroquiales como fallecidos, es el caso de Joaquina Ramona Miciano, natural deAlgeciras, pero vecina de Los Barrios. De ellosse contabilizan quince casos en el registro diocesano.21, o Sancho Torrillo, natural de Setenil, vecino deEstepona, pero residente en Algeciras en el momento de firmar el documento22Podemos llevar a cabo un cotejo individual entre los registros sacramentales ylos protocolarios, individuo a individuo, para comprobar si existe o no una duplicaciónparalela y fehaciente, partiendo de varias características identificativas comunes comoel nombre, el lugar de nacimiento y el tipo de honras fúnebres. Con esta correlaciónpodremos certificar si un individuo determinado falleció e hizo un protocolo de últimavoluntad en la Nueva Algeciras, por tanto la reducción vuelve a plantearse. De los 1.211fallecidos a los que se les anota un documento de última voluntad durante la centuria(15,70%), 988 de estos individuos (12,82%) estaban inscritos en el registro diocesano,pero de ellos sólo se encuentran repetidos con las características antes mencionada 700en los protocolos de última voluntad, es decir la proporción se reduce a un 9,07% y enla misma situación se encuentra la relación de identificación que se puede realizar entreel registro castrense y la documentación notarial, en este caso la simplificación pasa de222 individuos a 140, es decir reducimos el 2,88% de partida a un 1,82, por lo que elvalor de este tipo de documentación se reduce a un 10,89% final (cuadro nº 11).. Y estosupone la reducción de la población que especifica taxativamente que quiere serenterrada en Algeciras (cuadro nº 10). Disminuye por tanto la población de otorgantesno duplicados de los 1.657 firmantes a los 1.331 que habrían firmado algún tipo dedocumento de última voluntad con el deseo expreso de ser enterrados en la nuevapoblación, y si bien los que desean que sus huesos descansen en Algeciras son un80,33% del total de la población protocolizada y no duplicada, en realidad sólorepresentarían a un hipotético 17,25% de la población fallecida, teniendo en cuenta laequivalencia de porcentajes establecida entre los registros sacramentales y losprotocolarios, por lo que la amplitud de la correlación se reduce desde un 21,57% inicialhasta un 17,25% final en este tramo de los protocolos, un 4,22% menos. Sus horizontesse van reduciendo y acercando, ya que la analogía entre las distintas fuentes en ningúncaso superaría por arriba a los 1.331 firmantes de algún documento de última voluntad(17,25%), y por debajo a los 1.211 fallecidos (15,70%) en la nueva población a los quese les anota este tipo de certificación.Con este horizonte hemos situado el valor documental de estas escrituras deúltima voluntad con respecto a la población fallecida en Algeciras. Hemos20.- APSILB: Libro 2, 1722, p. 41.21- AHPA: Escribano Antonio Meléndez y Meléndez, Testamento en virtud de poder de JoaquinaRamona Miciano, 01-0485, 1789, fs. 95-97.22.- AHPA: Escribano Antonio Méndez Cuadros, Testamento abierto de Sancho Torrillo, 01-0492, 1779,fs. 287-288.
    • ¿Qué representatividad tienen los protocolos de última voluntad?213correlacionado las fuentes sacramentales y protocolarias, para conocer el grado decorrespondencia que se puede establecer entre ellas, para conocer si la práctica de estetipo de escrituras públicas es representativa. Si su utilización responde a uncomportamiento normalizado o si sólo es un acto jurídico-espiritual propio de unaminoría, la de los testadores, llamémosles así de modo genérico, algo que por otro ladoya se apuntaba pero que ahora queda ratificado.3. ¿Cuál fue el grado de utilización de este tipo de escrituras públicas a lo largo dela centuria?Para este caso podemos contrastar la serie estadística de los documentos deúltima voluntad con la quinquenal de la población recogida por Santacana23en suHistoria de Algeciras de 1901, en la que aporta datos estadísticos de la población desde1724241.- Adaptamos los ciclos de la serie de última voluntad a los ciclos de Santacana,para que los resultados sean homogéneos, y en este sentido el horizonte de vacíodocumental de este tipo de protocolos se reduce a dos años (1724 y 1725), yaque la serie conservada se inicia en 1721 y la regularización informativa lo hacíaen 1726, por lo que sólo serían computables como vacíos documentalmente 1724y 1725 para el quinquenio equivalente al del alcalde-cronista.(cuadro nº 12). Para su análisis, tendremos en cuenta, que:2.- Sólo quedaría fuera de esta relación 1799 por formar parte del primerquinquenio del siglo XIX.Si confrontamos la población y la documentación de última voluntadconservada en el archivo de protocolos a nivel quinquenal (gráfico nº 5) a través de unatasa de representatividad25, estaremos en condiciones de conocer cuál fue el grado deaceptación de este tipo de protocolos entre la población en cada quinquenio.Comprobaremos cuantas escrituras de este tipo se llevaron a cabo cada mil vecinos encada uno de los ciclos y luego su producto lo dividiremos entre 5 para conocer surepresentatividad anual.23.- Emilio Santacana, op. cit, p. 298.24.- Lo empleamos con todas las objeciones que se puedan hacer a su fiabilidad, particularmente a estassecuencias, enclavadas en un periodo preestadístico.25.- Para llevar a cabo esta tasa de representatividad (TR), dividiremos los documentos de últimavoluntad (DUV) por la población del quinquenio (P) y multiplicando su resultado por 1.000 paraexpresarlo en tantos por mil, tal como con cualquier otro tipo de tasas. Si queremos saber surepresentatividad anual simplemente dividiremos el resultado quinquenal entre 5.
    • 214Andrés Bolufer ViciosoGráfico nº 5.Relación quinquenal entre la población y la documentación de última voluntad:1724-1799.01.0002.0003.0004.0005.0006.0007.0008.0009.0001724-17281734-17381744-17481754-17581764-17681774-17781784-17881794-1798PoblaciónDocumentos de ÚltimaVoluntadEste tipo de escrituras públicas alcanza pronto su máxima utilización en eltercer periodo entre 1734 y 1738 (62,810/00), iniciándose en el cuarto ciclo un paulatinoy constante decaimiento. Este resultado es bastante abultado si lo comparamos tanto conel quinquenio anterior (1729-1733 con 27,860/00) como con su posterior (1739-1743 con34,860/00A partir del cuarto ciclo se inicia su declive, aunque habrá dos leves repuntes,el primero de ellos durante el quinquenio de 1764 a 1768 (24,35). Es decir que en el periodo de su máxima utilización, como instrumento detransmisión de última voluntad en relación a la población, sólo se llevaron a cabo 63documentos de este tipo por cada mil habitantes, o lo que es igual 13 de ellos por cadamil en cada uno de los años de este ciclo.0/00) y un segundo entre1779 y 1783 (19,460/00), coincidente en este caso con el ciclo bélico del Gran Asedio aGibraltar, aunque su ascenso en este caso fue de menor entidad que el anterior. A partirde la llegada de la paz su descenso se hace continuo, llegando a tener una mínimarepresentatividad al final de la serie, durante el quinquenio de 1794 a 1799 (10,960/00),en el que sólo se llevaron a cabo prácticamente 11 documentos de este tipo por cada milvecinos durante el quinquenio o lo que es lo mismo, sólo 2 escrituras públicas al añocada mil vecinos. Por tanto este tipo de documentos de última voluntad tienen unaescasísima representatividad respecto a la población de la Nueva Algeciras, ya que sushorizontes quedan delimitados por un 12,560/00 anual en el quinquenio de 1734-1738 yun 2,190/00 anual en el quinquenio de 1794 a 17982626.- El quinquenio de 1724-1728 tiene una representatividad de 1,000/00, pero no lo tomamos comoreferencia por la exigua representación de documentos de última voluntad., por tanto sólo son significativosestos protocolos para un reducido número de vecinos. Su importancia, tal como sepuede percibir por el gráfico, apenas tiene relevancia, ni siquiera en su momento demayor utilización.
    • ¿Qué representatividad tienen los protocolos de última voluntad?215Cuadro nº 1.Protocolos notariales.Evolución decenal de la documentación de última voluntad y susfirmantes.Comportamiento por sexos.Décadas Documentos FirmantesTotal % M % V % Total %1721-1729 34 1,79 25 1,23 9 0,44341,681730-1739 277114,61 108 5,33 186 9,1729414,541740-1749 286215,08 109 5,37 203 10,0131215,381750-1759 305316,09 135 6,66 202 9,9633716,611760-1769 313416,51 141 6,95 190 9,3733116,311770-1779 203510,71 83 4,09 131 6,4621410,551780-1789 282614,87 129 6,36 172 8,4830114,831790-1799 196710,34 82 4,04 123 6,0720510,10Totales 1.896 100,00 812 40,04 1216 59,96 2.028 100,00
    • 216Andrés Bolufer ViciosoCuadros explicativosCuadro nº 2.Protocolos notariales.Evolución decenal de la documentación de última voluntad y sus firmantes. Variables documentales.DécadasUn documento, unfirmanteUn documento, variosfirmantes TotalesDocumentos Firmantes Documentos FirmantesTotal % Total % Total % Total % Documentos % Firmantes %1721-1729 34 1,79 34 1,68 34 1,79341,681730-1739 260 13,71 260 12,82170,84 34 1,68 277 14,6129414,541740-1749 260 13,71 260 12,82261,28 52 2,56 286 15,0831215,381750-1759 273 14,40 273 13,46321,58 64 3,16 305 16,0933716,611760-1769 295 15,56 295 14,55180,89 36 1,78 313 16,5133116,311770-1779 192 10,13 192 9,47110,54 22 1,08 203 10,7121410,551780-1789 265 13,98 265 13,07170,84 36 1,78 282 14,8730114,831790-1799 185 9,76 185 9,12110,54 20 0,99 196 10,3420510,10Totales 1.764 93,04 1.764 86,98 132 6,51 264 13,02 1.896 100,00 2.028 100,00
    • ¿Qué representatividad tienen los protocolos de última voluntad?217Cuadro nº 3.Protocolos notariales.Evolución decenal de la documentación de última voluntad y sus firmantes.Variables documentales: un documento, un firmante. Comportamiento por sexos.DécadasDocumentos FirmantesTotales % M % V % Totales %1721-1729 34 1,79 25 1,23 9 0,44 34 1,681730-1739 260 13,71 91 4,48 169 8,33 260 12,821740-1749 260 13,71 83 4,09 177 8,72 260 12,821750-1759 273 14,40 103 5,08 170 8,38 273 13,461760-1769 295 15,56 123 6,06 172 8,48 295 14,551770-1779 192 10,13 72 3,55 120 5,91 192 9,471780-1789 265 13,98 108 5,32 157 7,74 265 13,071790-1799 185 9,76 71 3,50 114 5,62 185 9,12Totales 1.764 93,04 676 33,32 1088 53,62 1.764 86,98Cuadro nº 4.Protocolos notariales.Evolución decenal de la documentación de última voluntad y sus firmantes.Variables documentales: un documento, varios firmantes. Comportamiento porsexos.DécadasDocumentos FirmantesTotales % M % V % Totales %1721-17291730-1739 17 0,84 17 0,84 17 0,84 34 1,681740-1749 26 1,28 26 1,28 26 1,28 52 2,561750-1759 32 1,58 32 1,58 32 1,58 64 3,161760-1769 18 0,89 18 0,89 18 0,89 36 1,781770-1779 11 0,54 11 0,54 11 0,54 22 1,081780-1789 17 0,84 21 1,04 15 0,74 36 1,781790-1799 11 0,54 11 0,54 9 0,44 20 0,99Totales 132 6,51 136 6,71 128 6,31 264 13,02
    • 218Andrés Bolufer ViciosoProtocolos notarialesCuadro nº 5.Documentos de última voluntad / Simplificación otorgantes.Documentos Firmantesno duplicadosTipos nºTestamentoabiertoIndividual 1.328 1.215Mancomún 105 165cerrado Individual 11 11Total 1.444 1.391CodiciloIndividual 77 14Mancomún 3 1Total 80 15Poder para testarIndividual 204 103Mancomún 24 27Total 228 130Testamento en virtud de poderIndividual 106 100Total 106 100OtrosIndividual 38 21Total 38 21Totales 1.896 1.657Cuadro nº 6.Libros de defunciones.Evolución decenal de la Mortandad.CiclosRegistro 1 Registro 2 TotalesM V Total ÍndicemasculinidadM V Total ÍndicemasculinidadM V Total Índicemasculinidad1711-171911 11 22 100,0011 11 22100,001720-172917 38 55 223,5317 38 55223,531730-1739 113 194 307171,68113 194 307171,681740-1749 350 778 1.128222,29350 778 1.128222,291750-1759 446 663 1.109148,65446 663 1.109148,651760-1769 561 780 1.341139,0432 57 89178,13593 837 1.430141,151770-1779 363 522 885143,8061 132 193216,39424 654 1.078154,251780-1789 282 560 842198,5879 770 849974,68361 1330 1.691368,421790-1799 167 276 443165,2742 411 453978,57209 687 896328,71Totales 2.310 3.822 6.132 165,45 214 1.370 1.584 640,19 2.524 5.192 7.716 205,71
    • ¿Qué representatividad tienen los protocolos de última voluntad?219Cuadro nº 7.Relación decenal entre los libros de defunción yLos documentos de última voluntadDécadas LibrosDefuncionesDocumentosÚltima VoluntadTotal %1711-1719 221720-1729 55 34 61,821730-1739 307 278 90,551740-1749 1.128 286 25,351750-1759 1.109 305 27,501760-1769 1.430 313 21,891770-1779 1.078 203 18,831780-1789 1.691 282 16,681790-1799 896 195 21,76Totales 7.716 1.896 24,57Cuadro nº 8.Relación entre los libros de defunción, los protocolos de última voluntad ysimplificación de sus otorgantes.Registros Libros de defuncionesProtocolos última voluntadDocumentos Individuos no duplicadosTotales 7.716 1.896 1.657Porcentajes 100,00% 24,57 % 21,47 %Cuadro nº 9.Libros de defunciones.Anotación de últimas voluntades.Registro 1Registro 2TotalesotalTotal % Total %Mujeres 90 5,05210,274115,32Varones 98 7,762012,6680010,42Totales88 12,822222,881.21115,70
    • 220Andrés Bolufer ViciosoCuadro nº 10.Protocolos notariales.Intención de enterramiento.Lugares M VTotalesTotal %No Indican 57 84 141 8,51IndicanA voluntad de otro 3 4 7 0,42Donde fuere 7 26 33 1,99Algeciras 511 820 1.331 80,33Los Barrios 48 65 113 6,82San Roque 10 17 27 1,63Otras 1 4 5 0,3Total 580 936 1.516 91,49Totales 637 1020 1.657 100,00Cuadro nº 11.Coincidencias entre los registros de defunciones y los protocolarios.CoincidenciasRegistro 1 y Protocolos Registro 2 y Protocolos Totales700 140 840Porcentajes 9,07 1,82 10,89Cuadro nº 12.Relación quinquenal entre poblacióny documentos de última voluntad: 1724-179827.Quinquenios PoblaciónDocumentosÚltima voluntadTotalTasa de representatividadquinquenal anual1724-1728 2.000 10 5,00 1,001729-1733 2.800 78 27,86 5,571734-1738 3.200 201 62,81 12,561739-1743 3.700 129 34,86 6,971744-1748 5.300 151 28,49 5,701749-1753 6.000 142 23,67 4,731754-1758 7.200 162 22,50 4,501759-1763 7.000 153 21,86 4,371764-1768 6.200 151 24,35 4,871769-1773 6.100 112 18,36 3,671774-1778 6.200 100 16,13 3,2327 .- Elaboración propia a partir de Emilio Santacana y Mensayas, op. cit, p. 298.
    • ¿Qué representatividad tienen los protocolos de última voluntad?2211779-1783 7.400 144 19,46 3,891784-1788 8.000 143 17,88 3,581789-1793 7.100 105 14,79 2,961794-1798 7.300 80 10,96 2,19Totales 85.500 1.861 21,77 4,351.- En esta década existen 7 años con documentación de mancomún: 1732.- tres documentos con dosotorgantes cada uno: 3 mujeres y 3 hombres; 1734.- un documento con dos otorgantes: 1 mujer y 1hombre; 1735.- cuatro documentos con dos otorgantes cada uno: 4 mujeres y 4 hombres; 1736.- tresdocumentos con dos otorgantes cada uno: 3 mujeres y 3 hombres; 1737.- un documento con dosotorgantes: 1 mujer y 1 hombre; 1738.- cuatro documentos con dos otorgantes cada uno: 4 mujeres y 4hombres y 1739.- un documento con dos otorgantes: 1 mujer y 1 hombre.2.- En esta década existen 9 años con documentación de mancomún: 1740.- dos documentos con dosotorgantes cada uno: 2 mujeres y 2 hombres; 1741.- dos documentos con dos otorgantes cada uno: 2mujeres y 2 hombres; 1742.- un documento con dos otorgantes cada uno: 1 mujer y 1 hombre; 1743.-cuatro documentos con dos otorgantes cada uno: 4 mujeres y 4 hombres; 1744.- cuatro documentos condos otorgantes cada uno: 4 mujeres y 4 hombres; 1745.- cuatro documentos con dos otorgantes cada uno:4 mujeres y 4 hombres; 1746.- dos documentos con dos otorgantes cada uno: 2 mujeres y 2 hombres;1747.- un documento con dos otorgantes cada uno: 1 mujer y 1 hombre; 1748.- dos documentos con dosotorgantes cada uno: 2 mujeres y 2 hombres; 1749.- cuatro documentos con dos otorgantes cada uno: 4mujeres y 4 hombres.3.- En esta década existen 9 años con documentación de mancomún: 1750.- cinco documentos con dosotorgantes cada uno: 5 mujeres y 5 hombres; 1751.- cuatro documentos con dos otorgantes cada uno: 4mujeres y 4 hombres; 1752.- dos documentos con dos otorgantes cada uno: 2 mujeres y 2 hombres;1753.- dos documentos con dos otorgantes cada uno: 2 mujeres y 2 hombres; 1754.- cinco documentoscon dos otorgantes cada uno: 5 mujeres y 5 hombres; 1755.- cinco documentos con dos otorgantes cadauno: 5 mujeres y 5 hombres; 1756.- cuatro documentos con dos otorgantes cada uno: 4 mujeres y 4hombres; 1757.- dos documentos con dos otorgantes cada uno: 2 mujeres y 2 hombres; 1758.- tresdocumentos con dos otorgantes cada uno: 3 mujeres y 3 hombres.4.- En esta década existen 7 años con documentación de mancomún: 1760.- dos documentos con dosotorgantes cada uno: 2 mujeres y 2 hombres; 1762.- dos documentos con dos otorgantes cada uno: 2mujeres y 2 hombres; 1764.- dos documentos con dos otorgantes cada uno: 2 mujeres y 2 hombres;1765.- cinco documentos con dos otorgantes cada uno: 5 mujeres y 5 hombres; 1766.- tres documentoscon dos otorgantes cada uno: 3 mujeres y 3 hombres; 1767.- dos documentos con dos otorgantes cadauno: 2 mujeres y 2 hombres; 1769.- dos documentos con dos otorgantes cada uno: 2 mujeres y 2 hombres.5.- En esta década existen 5 años con documentación de mancomún: 1771.- tres documentos con dosotorgantes cada uno: 3 mujeres y 3 hombres; 1773.- tres documentos con dos otorgantes cada uno: 3mujeres y 3 hombres; 1774.- dos documentos con dos otorgantes cada uno: 1 mujer y 3 hombres; 1776.-dos documentos con dos otorgantes cada uno: 2 mujeres y 2 hombres; 1777.- un documento con dosotorgantes: 1 mujer y 1 hombre.6.- En esta década existen 8 años con documentación de mancomún: 1780.- tres documentos con dosotorgantes cada uno: 3 mujeres y 3 hombres; 1781.- un documento con dos otorgantes: 1 mujer y 1hombre; 1782.- tres documentos con más de un otorgante: dos con dos otorgantes cada uno (2 mujeres y 2hombres) y uno con cuatro (3 mujeres y 1 hombre); 1783.- tres documentos con más de un otorgante: doscon dos otorgantes cada uno (2 mujeres y 2 hombres) y uno con dos otorgantes (2 mujeres); 1784.- undocumento con dos otorgantes: 1 mujer y 1 hombre; 1785.- un documento con dos otorgantes: 2 mujeres;1786.- dos documentos con dos otorgantes cada uno: 2 mujeres y 2 hombres y 1789.- tres documentoscon dos otorgantes cada uno: 3 mujeres y 3 hombres.7.- En esta década existen 6 años con documentación de mancomún: 1791.- dos documentos con dosotorgantes cada uno: 2 mujeres y 2 hombres; 1792.- dos documentos con dos otorgantes cada uno: 2mujeres y 2 hombres; 1793.- un documento con dos otorgantes: 2 mujeres; 1794.- un documento con dosotorgantes: 2 mujeres; 1798.- dos documentos con dos otorgantes cada uno: 2 mujeres y 2 hombres y1799.- tres documentos con dos otorgantes cada uno: 3 mujeres y 3 hombres.
    • 223ANUARIO DE HESPÉRIDES. INVESTIGACIONES CIENTÍFICAS EINNOVACIONES DIDÁCTICAS (Málaga), vol. 17-18, págs. 223-243.TÓRTOLES DE ESGUEVA. HISTORIA DE MI PUEBLOMiguel Ángel Núñez BeltránDoctor en HistoriaI.E.S. Macarena. SEVILLAA Alfonso Fernández Murillo,mi amigo1Este trabajo es un sucinto resumen de la historia de Tórtoles de Esgueva, pequeñopueblo de la provincia de Burgos. Para una mayor comprensión se sigue en laexposición, aunque adaptándolo a las peculiaridades de la historia de esta villa, ladivisión tradicional y académica en edades (Prehistoria, Edad Antigua, Edad Media,Edad Moderna y Edad Contemporánea). Así mismo, con el fin superar el localismo seinserta en la historia comarcal (Comarca del Cerrato Castellano), regional y nacional2.1Al estar ultimando este artículo recibo la dolorosa noticia del fallecimiento de mi gran amigo AlfonsoFernández Murillo, de Bilbao, el 4 de enero de 2011. Por eso, deseo dedicar con cariño en su memoria,aun reconociendo su sencillez, este trabajo sobre Tórtoles, pueblo que él conoció conmigo. Descanse enpaz.2Este artículo es fruto de una conferencia impartida en Burgos (Inter Centros de Caja de Burgos) el 25 denoviembre de 2010. Se acompañó la exposición de una presentación en power point que puedeconsultarse en internet: http://www.docstoc.com/docs/59046535/T�rtoles-De-Esgueva yhttp://www.slideshare.net/miguelangel.nu.bel/trtoles-de-esgueva-5633080.La exposición se basa en nuestro libro La villa de Tórtoles de Esgueva. Apuntes sobre historia y cultura(Ayuntamiento de Tórtoles, 2006) que, pese a los errores que pueda contener, es un intento de primeraaproximación a la historia del pueblo (este libro puede consultarse y descargarse desde internet:http://www.slideshare.net/miguelangel.nu.bel/la-villa-de-trtoles-de-esgueva-historia-y-cultura yhttp://www.docstoc.com/search/tórtoles-de-esgueva?catfilter=1). Además, como bibliografía básica,puede consultarse SERRANO, Luciano: Los Armíldez de Toledo y el Monasterio de Tórtoles. Madrid,Tipografía de Archivos, 1933 y VALLEJO DEL BUSTO, Manuel: El Cerrato Castellano. Diputación dePalencia, 1981.VOLVER AL ÍNDICE
    • 224Miguel Ángel Núñez Beltrán1. En busca de los orígenes (hasta el siglo X)Surge en primer lugar la cuestión sobre los orígenes y, en este sentido, intentaraveriguar el nacimiento de la villa. No existen datos documentales de la presencia depoblación humana en Tórtoles hasta el siglo XII, lo que no indica que no existieraningún núcleo poblacional. Hay datos prehistóricos en la Comarca del Cerrato (talescomo en Palenzuela del Paleolítico; también en Palenzuela u Olmos de Esgueva delNeolítico; o de la Edad de los Metales en Encinas de Esgueva, Castronuevo de Esgueva,Arroyo de la Encomienda (cerca de Valladolid) y Renedo de Esgueva –por citar algunosyacimientos). Con estos datos, aunque no pueda afirmarse con rotundidad en Tórtoles laexistencia de poblaciones prehistóricas en la villa, teniendo en cuenta eldesplazamientos de estos primeros habitantes por caminos y vías naturales (ríos) y supreferencia a establecerse en las cuencas sedimentarias de los ríos, podría deducirse lapresencia ocasional de estas gentes en busca de caza en los albores de la historia.Lo mismo sucede en épocas posteriores. Dos pueblos celtibéricos(prerromanos), vacceos y arévacos; unos en el Duero medio y otros en el Duero alto,configurarían un área cultural vacceo-arévaca, dentro de la cual estarían enclavados lostérminos actuales de la villa de Tórtoles de Esgueva, aunque fundamentalmente en lazona vaccea. Algunas ciudades vacceas situadas en el Cerrato Castellano así lotestifican: Pallantia (Palencia o Palenzuela), Autraca (¿Torquemada?), Cougium(¿Valencia de Don Juan?, Eldana (¿Baltanás?), Pintia (cerca de Valladolid). Tal vezestemos ahora hablando de un poblamiento, con una cierta entidad, en nuestra villa porsu situación de fácil acceso y defensa, con un sencillo amurallamiento, germen de lamuralla posterior. Pese a todo, la ausencia de restos arqueológicos no nos permite unaafirmación tajante, sino que nos obliga a ser cautos y presentarlo como mera hipótesis.Con esto llegamos a la época romana. La conquista de la Península por losromanos tiene lugar entre los años 218 y 19 antes de Cristo. Roma tuvo que hacer frentea una activa defensa de los indígenas caracterizados, según los escritores antiguos, poruna gran habilidad guerrera. La anexión de la celtiberia por Roma se produce en el sigloII antes de Cristo. La guerra de Roma contra celtíberos y vacceos se prolonga desde 153a 133 antes de Cristo, año en que cae Numancia. A partir de este momento los vacceospierden su independencia y pasan a pertenecer orgánicamente a la provincia romanapeninsular de la Citerior con capital en Tarraco (Tarragona), posteriormente (siglo III),al dividirse esta provincia, pasa a formar parte de la provincia Cartaginense cuya capitales Cartago Nova (Cartagena).Si los acontecimientos se sucedieron como sintéticamente hemos expuesto, ¿quépasaba con Tórtoles? El más que probable pequeño poblado vacceo de Tórtolesparticiparía en la defensa de sus tierras y en la resistencia frente al ejército romano. Conla romanización, Tórtoles pertenecía al conventus de Clunia (Coruña del Conde). Eneste tiempo podemos aventurarnos a afirmar que Tórtoles existía como un castellum(pequeño núcleo urbano fortificado). Son diversas las razones que nos impelen a talaseveración. En primer lugar la posibilidad de poblamiento vacceo y la costumbreromana de seguir manteniendo estos núcleos habitados. En segundo lugar, la ubicaciónde Tórtoles como paso estratégico entre ciudades relevantes como Pallantia, Pintia,Clunia, Rauda y Uxama, tal y como se deduce del estudio de las vías de comunicaciónromanas. Una de las más importantes era la vía imperial que unía Asturica (Astorga)con Caesar Augusta (Zaragoza) y que atravesaba la península por el norte. Un ramal deesta calzada penetraba en la comarca cerrateña por la ciudad de Pintia (cerca deCabezón de Pisuerga) y remontaba el valle del Esgueva hasta cerca de Encinas, endonde se bifurcaba en dos ramales, uno de ellos iba a Rauda (Roa de Duero) y el otro a
    • Tórtoles de Esgueva. Historia de mi pueblo225Clunia (cerca de Peñalba de Castro). El ramal de Clunia pasaba por Tórtoles. A estacalzada J. Abásolo denomina “Vía del Valle del Esgueva”. Además, otra calzada demenor categoría iría de Rauda hasta Pallantia pasando por Tórtoles. Este caminocomarcal atravesaría el río Esgueva por el puente situado en el término tortolico de “ElPontón”. Creemos que son razones suficientes para defender la hipótesis de un poblado(castellum) y también de villae rusticae (especie de haciendan rurales, unidadeseconómicas agro-pecuarias) en el actual término de Tórtoles, a pesar de no poseer restosarqueológicos, difícil de encontrar en la actualidad por tratarse de tierras de laboreodesde tiempos arcanos.La llegada en el siglo V de los pueblos germánicos (comúnmente denominados“bárbaros”) a la península pone fin a la Historia Antigua y da comienzo a la EdadMedia. El estado hispano-godo mantiene, a grandes líneas, el mismo tipo deadministración provincial romano. Comienzan, no obstante, a adquirir personalidadpeculiar las villas privadas dependiendo jurisdiccionalmente de un noble, laico oeclesiástico, que dispone de una clientela asimilada. Si tenemos en cuenta el desarrolloposterior de Tórtoles como señorío jurisdiccional, cabe suponer que halle quizás susraíces en estas villas privadas señoriales de tiempo de los godos. Los restosarqueológicos godos encontrados en el área geográfica en la que se inserta Tórtolesponen de manifiesto la importancia de la zona durante el reino visigodo.El año 711 los musulmanes, árabes y bereberes, penetran en la península trasderrotar en la batalla de Guadalete al último rey visigodo Don Rodrigo, dando comienzoen España a una nueva etapa histórica. Entre 712 y 714 el ejército bereber llega a Gijón,siguiendo la vía Zaragoza-Soria-Palencia. Será en estos años cuando la presencia en elCerrato de los musulmanes se hace realidad, incluso recorrerían los antiguos caminosromanos y llegarían a Tórtoles. Durante los siguientes años, hasta el 750, la comarcacerrateña estuvo bajo dominio musulmán, pero con un dominio más militar que efectivoy político. Desde el principio de la invasión islámica, un pequeño reducto, convertido enel reino cristiano astur, emprende una contraofensiva contra el dominio musulmán (lareconquista). Con Alfonso I (739-757) los límites del reino cristiano llegan al norte dePalencia y Burgos y se establece una amplia zona de falta de control del emirato deCórdoba, en la que se incluiría Tórtoles ya en esta primera mitad del mismo siglo VIII,por lo que en nuestra villa la presencia musulmana fue muy exigua, tanto en el tiempocomo en número de gentes, limitándose tal vez a la mera presencia de algunos militares.Durante los últimos años del siglo VIII y el IX Castilla sufre los ataques delreino islámico, cuyos ejércitos se adentran en la Meseta del Duero. La expansióncristiana hacia el Duero adquiere importantes dimensiones con Alfonso III (866-910) yGarcía I (912-913). Alfonso III establece el límite sur del reino astur-leonés en el Dueropor el occidente de Valladolid y por el Esgueva al oriente de esta ciudad. Durante elúltimo tercio del siglo IX se constituye la línea de fortificación de la ribera del Esguevacon castillos y fortalezas en Canillas, Encinas, Castrillo de Don Juan, Tórtoles,Torresandino, Bahabón, Santa María de Mercadillo, así como en muchos otros pueblosde la comarca cerrateña. De esta época sería el primitivo castillo de la villa de Tórtoles,cuyo torreón se ubicaría en el mismo lugar de la torre que preside la iglesia parroquial yademás se rodearía el poblado de una fuerte muralla. Esto proporcionaría en estepequeño poblado una cierta, pero relativa, población por la huida, o emigración, dealgunos de habitantes de zonas de ocupación musulmana hacia lugares más seguros delnorte peninsular. A comienzos del siglo X se sobrepasa el Duero y se repueblan Burgos(fundada en 894), Dueñas (899), Roa (912), Clunia (912), Osma (912), lo que marca laconfiguración política de la Castilla originaria.
    • 226Miguel Ángel Núñez BeltránUn aspecto a resaltar y que ayuda a fechar la consolidación poblacional es eltema relacionado con la implantación del cristianismo. La iglesia se organizapartiendo de la división territorial romana. Entre los diversos obispados que existían, losmás cercanos a esta villa eran Uxama (Osma), Numantia (Numancia-Soria), Pallantia(Palencia) y Auca (Villafranca Montes de Oca), Tórtoles estaría “integrada” en elámbito de acción del obispo de Pallantia, cuyo obispado es el primero de la zona encrearse (año 435). Terminada invasión musulmana, se restauran algunas de las antiguasdiócesis o se traslada la residencia canónica de otras. Dentro de la actual provincia deBurgos, tenemos noticias de centros episcopales o residencias temporales de obispos enValpuesta (804-1086), Sasamón (1067-1087), Oca, Burgos (desde fines del siglo X) yen la comarca de Muñó (912-994). Por cercanía geográfica y natural, durante estosprimeros tiempos de la repoblación de la zona, Tórtoles seguiría vinculada al obispo dePalencia, sin olvidar la posibilidad de Muñó, para pasar definitivamente a Burgos, unavez que se convierta en el único obispado de la actual provincia, como continuacióncanónica de la antigua diócesis de Oca por decreto de 1067.Otro asunto a resaltar es la actividad económica. La región vaccea era rica enproducción de trigo, además del cultivo de hortalizas y amplias zonas dedicadas aprados. Con la llegada de los romanos se desarrolla la propiedad privada yconcentración de las propiedades agrarias con vivienda en el campo, dando lugar a lasvillae rusticae. Si se analiza la orografía de Tórtoles y la actual utilización del suelopuede deducirse que no existieron grandes latifundios en época romana, aunque sí villaerusticae, aunque no existan vestigios arqueológicos de ello, en lugares fértiles conabundante agua. A saber, en la vega del Esgueva, en el entorno donde se sitúan losactuales puentes sobre el río (Puentevieja, Puentenueva y el Pontón), en los Caños,lugar en el que más tarde se construyó el convento, en la Fuente del Val, en la Fuentedel Venado, e incluso en otros lugares, en los que se fueron creando asentamientoshumanos de relativa importancia. Estas villae son autosuficientes, se aprovecha el cursodel agua para la agricultura. Los propietarios, algunos de los cuales quizás fueranantiguos legionarios, emplearían trabajadores, sistema que desembocaría en el colonato.La ganadería serviría de complemento a la agricultura con importante producción ovina,porcina y bovina.2. De aldea a villa medieval. Señorío de abadengo (siglos XI-XV)Es la época de la Reconquista. En el siglo X existen en la península diversos reinoscristianos independientes. En la parte occidental va consolidándoles el reino de Castillay León, unidos definitivamente con Fernando III (en 1230); en el oriente, los reinos deNavarra y la Corona de Aragón; además la zona musulmana de Al-Andalus. Es unaépoca crucial en respecto a la reconquista y la repoblación. Si en el siglo X se sobrepasala barrera del Duero, en el XII se llega al Tajo, aunque con flujo-reflujo de las tierrasreconquistadas.Los siglos XIV y XV son dos siglos de conflictos políticos en Castilla y León. Sedesemboca, sin embargo, en la unificación de Castilla y Aragón por el matrimonio (año1469) de los Reyes Católicos, Isabel I de Castilla y Fernando V de Aragón. Seculminará a comienzos del siglo XVI con la unificación de las tierras de la actualEspaña con la incorporación de Granada (año 1492) y Navarra (año 1512).Respecto a lo que concierne a nuestro territorio, surge un condado que vaadquiriendo personalidad propia, el Condado de Castilla. Con el conde FernánGonzález (930-970) adquiere el Condado de Castilla una fuerte identidad política, si no
    • Tórtoles de Esgueva. Historia de mi pueblo227independencia, de manera especial a partir del año 944, durante el reinado de Ramiro II.A la muerte del conde García Sánchez en 1035, pasa el condado al rey navarro SanchoIII, quien lo convierte en reino, otorgándoselo en herencia a su segundogénito FernandoI de Castilla (1037-1067). Éste ocupa el reino de León poco después, con lo queconsigue la primera unificación de la corona castellano-leonesa.En este momento Tórtoles existía como villa dentro del condado castellano. Lazona en la que se encuentra Tórtoles fue conquistada y repoblada por el mismo linajedel conde castellano, Fernán González. En el siglo X la comarca estaba plenamenterepoblada. Muestra de ello es la erección de sendos monasterios en términos cercanos:el monasterio premostratense de San Pelayo en Cevico Navero en el 1134, y elbenedictino de los Santos Pedro y Pablo en Torresandino por la misma época, ambosdesaparecidos. En el siglo XIEl enlace matrimonial de la nueva señora de la villa de Tórtoles con el noble,mayordomo de la corte de Alfonso VI, Ermillo Rodríguez de Toledo, da un nuevo giro aeste patrimonio, ya que pasa a depender del linaje de los Armíldez de Toledo. A donErmillo Rodríguez, sucede, como jefe de la familia, su hijo don Gutierre Ermíldez, aquien sucede su hijo don Melendo Armíldez. Una nieta de este último, doña MaríaArmíldez (quien una vez viuda profesa en el monasterio y figura como abadesa en1221), junto con su esposo don Gonzalo Pérez de Torquemada, serán los fundadores delmonasterio de Tórtoles en 1199.poseía la jurisdicción sobre estas tierras una rama de lacasa de los Lara, descendientes a su vez de Fernán González. Al pasar el condado ajurisdicción directa de Navarra con Sancho III de Navarra, la villa de Tórtoles seconvertiría en villa de realengo. Será Alfonso VI, hijo y sucesor de Fernando I, quienrestaure los bienes confiscados a sus legítimos herederos. De esta manera la villa deTórtoles pasa de nuevo a la jurisdicción de la casa de Lara en la persona de una nieta delmencionado conde Nuño. Tórtoles sería centro de un amplio patrimonio diseminado porel condado castellano.En lo concerniente al Monasterio de Santa María hay una serie de interrogantessobre su fundación. En un primer momento se pretende realizar fundación con monjasde la orden premonstratense, pero lo cierto es que en 1194 se apuesta por monjasbenedictinas. Para ello se sirven del traslado, en 1199, de una comunidad debenedictinas de un convento de Frandovíñez, cerca de Burgos, cuya abadesa doñaUrraca Pérez, hermana del fundador, fue también la primera abadesa del nuevomonasterio. Recibe como patrimonio el señorío de Tórtoles y toda una gama deposesiones, pasando a ser villa de abadengo. Desde entonces, y durante siglos, eldevenir histórico de Tórtoles de Esgueva ha estado inexorablemente unido alMonasterio de “Santa María la Real”.Se ubica el monasterio en las afueras de la villa, en un lugar alto desde el que sedomina todo el valle del Esgueva. Se asentaba allí una antigua iglesia con la advocaciónde Santa María. Es esta propiedad un auténtico vergel con copiosos manantiales queriegan huertas y arboledas y alimentan un molino harinero. Así mismo gozaba dederechos y pertenencias sobre la villa de Tórtoles, tales como el señorío de la villa, sucastillo, montes y varias tierras de labrantío, a lo que se añadían otras propiedadesrústicas de pueblos del contorno y de otros lugares de Castilla. Se erige, por tanto, unmonasterio con cuantiosas posesiones y, en lo que a Tórtoles se refiere, con señoríojurisdiccional sobre la villa.Pasa, por tanto, Tórtoles de ser señorío nobiliario a señorío de abadengo. Porotra parte, consiguen los fundadores para la comunidad allí instalada fuero propio
    • 228Miguel Ángel Núñez Beltrán(anteriormente se regía por el fuero de Peñafiel), con inmunidad de la justicia real yexención de tributos. Se organiza la administración de la villa bajo el señorío de laabadesa. Se definen igualmente las obligaciones que los vecinos de la villa tienenrespecto al monasterio; a saber, la obligación de trabajar las tierras del monasterio ochodías cada familia (servicio de corveas), pago de rentas en especie: cantidades de trigo,cebada y vino (impuesto del champart), pagos de rentas en dinero (obligación delcenso), a lo que se añadía una contribución al juez municipal y a hacer frente a losimpuestos especiales que el monarca solicitase, parte de dichas cantidades iría a parar alas arcas del monasterio. A esto hay que añadir unos derechos especiales para con laabadesa de los vecinos, que al año supone una cántara de mosto, dinero, tres panes,ocho huebras con sus ganados y dos obreros al año.En el orden puramente eclesiástico, por particular prerrogativa de la Santa Sede,se convierte en un monasterio exento, con derecho a elegir delegado apostólico entrelas diócesis de Burgos, Palencia u Osma. No obstante esta prerrogativa, existía unacierta vinculación respecto al obispado de Burgos.La villa de Tórtoles va adquiriendo cada vez mayor consistencia. Se efectúa enel siglo XII el deslinde de términos municipales entre Tórtoles y Baltanás, lo que ponede manifiesto la gran extensión territorial que alcanzaba el término de Tórtoles.Alfonso XI, ya en el siglo XIV, concretamente el año 1334, expide un privilegioreal en Valladolid, a petición de la abadesa, en el que se detalla el modo de administrarjusticia a los vasallos de Tórtoles. Se indica que se elija entre los “homes buenos dedicho lugar”, dos para alcaldes y un merino.A principios del siglo XV comienzan las divergencias entre la villa y elmonasterio en cuanto a la percepción de los derechos señoriales. En 1426 se niega elconcejo municipal a respetar los derechos señoriales de la abadía, por lo que incurre enla pena canónica de entredicho, dictada por el abad de Cardeña, juez apostólicodesignado por la abadesa. Se busca la mediación de don Diego de Sandoval, conde deCastro, y don Diego Gómez de Zúñiga, regidor de Valladolid, cuya sentencia modificaalgunas obligaciones y tributos a favor del concejo. Aceptada la sentencia por la villa yla abadesa, se levanta el entredicho y el concejo satisface los derechos señoriales nodevengados en los dos años anteriores.En cuanto a la población existente en Tórtoles, comenzaría a recibir desde elsiglo XI aportaciones de población del norte peninsular cristiano (cántabros y vascones)e incluso algunos mozárabes procedentes del centro peninsular. La consolidación de lavilla a partir de estos momentos lleva consigo también la afirmación de la poblacióndurante los siglos XII y XIII. No obstante, durante el siglo XIV Tórtoles se veríaafectada por el retroceso general de la población de Castilla y León debido a la llamadatrilogía medieval: guerra, peste y hambre. A las destrucciones de guerras se unengrandes hambrunas y pestes con lo que las mortandades hacen estragos en la población.Entre los efectos más conocidos está la gran hambruna general de 1301, la peste negraque afecta a toda la península en 134833La peste negra afectó gravemente a toda la comarca. Se habla de aldeas abandonadas. Posiblemente eneste tiempo se produzca el abandono o despoblación de Portillo, pueblo situado entre Tórtoles y Guzmán(el término “El Portillejo” lo recuerda, al lado del Camino de Quintana), otro lugar al Este de la villadenominado Santa María de Corneganos (a la izquierda de “Trambascarreras”), el poblado de Casaejares,que estaría situado a la derecha de la carretera de Castrillo (en los “Casares”), y diversas aldeas queexistían en el término de Olmedillo (Basardilla, San Jacobo, Zorita, Santa María).y epidemias regionales y locales en la segundamitad de siglo, sobre todo entre 1363-64, que afecta a gran parte del territorio de la
    • Tórtoles de Esgueva. Historia de mi pueblo229actual provincia de Burgos, y a final de siglo en la zona territorial de Tórtoles (se tienendatos de una gran epidemia en Roa en 1394). El panorama poblacional del siglo XV esmás optimista. Parece que se produce una recuperación.Respecto a datos de población, no existe fiabilidad hasta el siglo XVI. Todo loque se afirme del siglo XV son aproximaciones. A pesar de estas dificultades, nosaventuramos a poner números a la población de Tórtoles en el siglo XV. Para ellopartimos de una visión retrospectiva de la población de comienzos del siglo XVI cifradaen alrededor de 650 habitantes4Años. La tabla siguiente refleja la población aproximada:1400 1425 1450 1475 1500Habitantes 500 550 550 700 650En lo que respecta a la economía, la actividad económica fundamental siguesiendo la agropecuaria: agricultura y ganadería forman un tándem, que constituye elpilar de la economía. Tórtoles era un pueblo agrícola, cuya ganadería servía decomplemento económico. Los cultivos principales eran los cereales (trigo, cebada,centeno) y la vid; en un segundo plano las leguminosas (garbanzos, lentejas), hortalizasy árboles frutales. El sistema de cultivo era la rotación trienal (cereales, legumbres ybarbecho, una cada año). Los útiles agrarios seguían siendo muy antiguos, sin apenasevolución: arado romano de reja simétrica, yugos, trillos, carros, etc. con predominio dela madera en el utillaje. El buey era el animal básico de labor. Para la transformación dela producción agrícola había lagares, molinos y hornos. La ganadería predominantesería la lanar. El actual páramo estaría compuesto de grandes zonas para pasto deganado y caza.En cuanto a la actividad artesanal, estaban los oficios propios del mundo rural.Cabe destacar en Tórtoles dos de estos oficios: el vinculado al trabajo de hierro (lascalles de los Herreros y la Fragua lo indican) y los oficios relacionados con la artesaníatextil (tejedores, tintoreros, tundidores,...), una tradición asentada plenamente enTórtoles en los siglos posteriores y cuyos inicios han de retrotraerse a la producción depaños del mundo medieval. En este tiempo habría así mismo que colocar los orígenes delos batanes, elemento característico de nuestra villa hasta bien entrado el siglo XX.En una villa rural como era Tórtoles, la estructura social se forjaba en torno a lapresencia de un señor jurisdiccional, un noble hasta la fundación del convento, laabadesa a partir de ese momento. El resto de la población, en una mayoría superior al90%, pertenecía al campesinado. No era éste un grupo homogéneo, sino que dentro deél había una muy distinta dependencia de la tierra, desde pequeños propietarios sujetos apagos de pechos al señor jurisdiccional, hasta siervos, que trabajaban las tierras delseñor (mansos) entregando censos y prestaciones de trabajo personal (sernas) al señor yjornaleros. De este entramado campesino con el paso del tiempo nacería en Tórtoles ungrupo de labriegos ricos que constituirá los “boni homines”, una especie de noblezarural.4Esta cifra se obtiene relacionándola con la población de finales del siglo XVI y la dinámica demográficade Castilla, a partir de las Relaciones Topográficas de Felipe II de 1594, publicadas por Tomás González(Censo de población de las provincias y partidos de la Corona de Castilla en el siglo XVI. Madrid,Imprenta Real, 1829). En ellas se otorgan a Tórtoles 212 vecinos. Este número se refiere exclusivamentea vecinos pecheros, dado el carácter fiscal de estas relaciones. Si se establece un índice de 3,5 habitantespor vecino, se llegaría a cerca de los dichos 800 habitantes.
    • 230Miguel Ángel Núñez BeltránAl estar sujeta la villa de Tórtoles a la jurisdicción de un monasterio, sushabitantes habían de pagar censos, tributos, prestaciones de trabajo, diezmos, e inclusopagos por el uso de molino, lagar, dehesas para el pasto de animales, etc. al señor feudal(monasterio).El gobierno Tórtoles tenía un doble horizonte, debido a la dicotomíamonasterio/vecinos. La asamblea o comunidad de aldea, origen lejano del concejo, en laparticiparían los “boni homines”, esa especie de aristocracia local, labriegos ricos, queintentaban controlar el poder frente a la potestad del monasterio. Esta asambleanombraría, con el paso del tiempo, a los diferentes cargos municipales: alcalde5Se hace preciso recordar la estructura de la villa medieval. La disposiciónactual del casco antiguo y núcleo central de Tórtoles hunde sus raíces en la épocamedieval. El plano urbano medieval ayuda a comprender la evolución del antiguopoblamiento, los asentamientos fundamentales y las edificaciones que pudieran existir.,alguacil, etc., cargos que deberían ser ratificados por la abadesa, como señora del lugar.El merino real actuaba sólo en casos de especial significación. Téngase en cuenta que elConcejo de la villa de Tórtoles estaba integrado en la merindad del Cerrato, cuya cabezaera Palenzuela, donde residía el merino real, y que recaudaba los tributos reales, que en1475 alcanzaron 19.483 maravedíes en lo que a Tórtoles respecta.La villa de Tórtoles está emplazada en un pequeño cerro, que supone laestribación de una llanura elevada, el páramo. Desde esta pequeña altura se divisa elvalle del Esgueva. El elevamiento no es uniforme, ya que, mientras en unas partes secorta el terreno de manera brusca, cual muros que parapetan del exterior; en otras,suaves y continuados deslizamientos facilitan su accesibilidad. Hay que tener presenteesta orografía, pues el relieve determina el recinto en el que está instalado el pueblo.En el último tercio del siglo IX, con el rey Alfonso III se establece una línea defortificaciones, entre las que se encontraría la fortaleza de Tórtoles. Esta fortaleza llegóa consolidar un castillo, que comprendería fundamentalmente un gran torreón con unrecinto amurallado de defensa. Será, por tanto, esta fortaleza el origen del circuito, queconforma el casco histórico de la villa. El torreón se localizaría en el lugar que ocupa laactual torre de la iglesia parroquial y su radio de acción amurallado no sobrepasaría enmucho sus alrededores. Posteriormente se ampliaría el amurallamiento con una muralla,de la que dan fe algunos lienzos que pueden hoy contemplarse (como el “El Murallón”y otro junto a la fuente de “El Pilón”), abierta mediante puertas almenadas. En undocumento del siglo XV se mencionan cuatro puertas, situadas genéricamente en loscuatro puntos cardinales. La principal se hallaría en el este, cerca de la actual PlazaNueva y el Pilón, sería la “Puerta de la Villa”. En el oeste estaban la “Puerta del Sol”,orientada hacia el suroeste, y con orientación noroeste, “El Portillo” (puerta máspequeña que comunicaría directamente con el monte). Por el sur se abriría la “PuertaNueva”.Los poblamientos medievales, ciudades o villas, crecen de manera desordenadae irregular dentro de los límites de la muralla y adoptan un trazado de planoradiocéntrico. El centro de Tórtoles lo constituiría la Plaza Mayor con el castillo,residencia del señor, o de su representante, y una primitiva iglesia edificada hacia elsiglo XII. Cerca se situarían edificios para la administración y gobierno. Desde esta5La figura del alcalde ha ido variando con el paso del tiempo. En esta época actuaba como un juezordinario, para solventar los litigios entre vecinos, no sobre asuntos municipales. El alguacil o losalguaciles eran los encargados de ejecutar las resoluciones del alcalde.
    • Tórtoles de Esgueva. Historia de mi pueblo231plaza, de una manera radial, una serie de calles conducirían a las distintas puertas.Como núcleos representativos nos encontraríamos con la Puebla (detrás de la Iglesia),nombre que nos indicaría la presencia de una población nueva, venida posiblemente entiempos de la reconquista y repoblación, en los siglos IX-X (cántabros, vascones omozárabes). Otros núcleos estarían localizados en la zona alta, barrio del Portillo, elbarrio en torno a la Cerca y Corral de Roque, e incluso un pequeño barrio queprecedería a la Puerta Nueva. Con posterioridad, durante los siglos XIV y XV en losespacios más abiertos (Calle Mayor, Calle de la Puerta Nueva, ...) se irían construyendonuevas viviendas, más sólidas, por parte de la naciente pequeña aristocracia local.En cuanto al prototipo de casa, que no diferiría de las que existían en Tórtoles, ladel campesino medieval solía estar compuesta de una sola habitación en la que sedesarrollaba toda la vida, diurna y nocturna. En ella se ubicaba el hogar y el dormitorio.Con el paso del tiempo se caminará hacia una mayor intimidad, sobre todo en el caso delos labriegos más pudientes.3. Florecimiento en el Renacimiento y Antiguo Régimen (siglos XVI-XVIII)Con el matrimonio de los Reyes Católicos, Isabel de Castilla y Fernando V deAragón, se ponen las bases de la unificación de España. A las coronas de Castilla yAragón se anexionan Granada en 1492 y Navarra en 1512 conformando la actualEspaña. No es, empero, una unidad en sentido pleno, ya que España es una realidadcultural e histórica parcelada en diversidad de pueblos. Se inicia, sin embargo, lamodernidad en España, el llamado Antiguo Régimen que se desarrolla durante los siglosXVI y XVIII.La historia de estos siglos no es uniforme. A grandes rasgos podríamoscaracterizar al siglo XVI como siglo de esplendor del imperio hispánico, al siglo XVIIcomo siglo de la crisis y al siglo XVIII como siglo de la recuperación. En loconcerniente a Castilla, pasa de ser el reino más dinámico política, social yeconómicamente desde el último tercio del siglo XV, de ser el baluarte del imperio, asufrir la crisis del siglo XVII y a afrontar con retraso la recuperación del XVIII. Suponeel fin de la hegemonía de Castilla. El aumento demográfico y el crecimiento económico(agricultura, ganadería, artesanía e industria y comercio) provoca un proceso demarginación de Castilla y León respecto a los territorios periféricos.En cuanto al gobierno y administración, con la Monarquía Hispánica se instaurala monarquía absoluta: al poder absoluto del rey se subordinan todas las instituciones.Los distintos reinos mantienen sus propias instituciones, lo único que une a todos es lamonarquía. En Castilla, las Cortes entran en clara decadencia. Para el gobierno, el reinose divide en unidades geográficas más pequeñas: de las merindades (Tórtoles pertenecíaa la del Cerrato con cabeza en Palenzuela) se pasa a los corregimientos que agrupan adiversos municipios. Corresponde al rey el nombramiento de corregidores, alcaldes,alguaciles, etc. Sin embargo, existen distritos exentos del poder real, los señoríosjurisdiccionales, como el caso de Tórtoles, en el que transfiere al señor parte de suspoderes. Con los Borbones, España se divide en intendencias (futuras provincias) sobrela base de los antiguos corregimientos; en 1789 el conde de Floridablanca establece 38intendencias. Tórtoles estaría incluido en la intendencia de Burgos y dentro del marcodel corregimiento de Aranda de Duero, pero, por su condición de señorío exento,mantiene la dependencia del monasterio, su señor jurisdiccional, aunque con un poderefectivo del señor muy mermado. Las reformas que se van implantando ponen en crisisal sistema del Antiguo Régimen, pero éste no desaparecerá de manera teórica hasta la
    • 232Miguel Ángel Núñez BeltránConstitución de Cádiz en 1812 y de manera real hasta la muerte de Fernando VII en1833.En lo que se refiere a la participación en los avatares políticos de la comarcadel Cerrato y alrededores, en estos territorios tienen lugar importantes acontecimientos.En la guerra por los derechos de herencia que mantiene Isabel la Católica frente a Juanala Beltraneja en esta zona se dirimieron diversas batallas que inclinó la guerra de laparte de Isabel. Los Reyes Católicos residen temporadas en Dueñas, donde se casaron.Así mismo en esta ciudad se casó, una vez viudo, el rey Fernando con Germana de Foix.Estuvieron presentes muchas veces en tierras de Burgos (Burgos, la capital, Aranda deDuero,...). En Tórtoles se encontraron en 1507 Juan la loca y su padre Don Fernando.Fue paso obligado por esta comarca de los reyes, Fernando y Carlos I, tras la reclusiónde Juana la loca en Tordesillas. La guerra de las Comunidades también en estas tierrastuvo especial resonancia. Felipe II nace en Valladolid y residió en esta ciudad muchotiempo, convirtiéndola en capital del reino hasta su traslado a Madrid. Pocosacontecimientos relevantes hay que reseñar durante el reinado de los monarcasposteriores. En el comienzo de la edad contemporánea, la invasión napoleónica y guerrade la independencia, tanto en la comarca del Cerrato como en la provincia de Burgos,tuvieron lugar muchos enfrentamientos entre las tropas francesas y los guerrilleros (JuanTapia, el Cura Merino, el Empecinado,...), como también diversas destruccionesefectuadas por los franceses en varios lugares en retirada, en su travesía por el valle delEsgueva y la provincia de Burgos.En 1507 tiene lugar en Tórtoles, como se ha afirmado, una visita histórica:El encuentro de Fernando, el Católico, con su hija Juana, la loca. Este suceso tuvolugar entre el 28 de agosto al 3 de de septiembre de 1507. Doña Juana llegó el 25 deagosto y don Fernando el 28. Tórtoles durante siete días se convierte en la Corte de losreinos de España, pues, una vez muerta Isabel la Católica, el rey de Aragón, DonFernando, y la reina de Castilla, Doña Juana, acuden con su corte a nuestra villa.Acompañan a ambos importantes magnates y nobles, tanto de Castilla como de Aragón,entre ellos figura el futuro regente-gobernador Don Francisco Ximénez de Cisneros.Doña Juana lleva consigo a dos de sus hijos, el infante Fernando, de cuatro años deedad, futuro emperador de Alemania, y la infanta Catalina, de tan sólo unos meses,futura reina de Portugal. Hizo llegar también la reina el féretro con el cadáver de sumarido Felipe el Hermoso, fallecido en septiembre de 1506. Dicho féretro permanecióen la iglesia parroquial de Tórtoles, donde se celebrarían solemnes honras fúnebres. Enel encuentro se toma una importante decisión: la renuncia del gobierno por parte deDoña Juana en favor de su padre, lo que convierte a Don Fernando en gobernador-regente de Castilla.Durante esta época el señorío de Tórtoles atraviesa una serie de avatares. Yase indicó que en el siglo XV aparecen divergencias entre la villa y su señorjurisdiccional, el monasterio. Estas desavenencias vuelven a surgir en el siglo XVI,debido a la percepción de tributos de vasallaje. En 1552 se buscó una resolución en laReal Cancillería de Valladolid. Ante estas circunstancias el monasterio decide enajenarsu señorío sobre la villa vendiéndoselo a don Rodríguez de Dueñas, vecino de Medinadel Campo y miembro del Consejo de Hacienda. En la escritura de compraventa seenuncian las copiosas rentas, posesiones y jurisdicción de que gozaba el monasterio yque se transmitían al comprador. El benedictino Luciano Serrano lo resume: “Su rentaen dinero era de veintiocho mil maravedíes, provenientes de las alcabalas de Tórtoles,de dos batanes y derechos en Villahoz y Villafruela; pero los sueldos a pagar en monedamontaban a ochenta y seis mil novecientos maravedises. La renta en especie era la
    • Tórtoles de Esgueva. Historia de mi pueblo233siguiente: 250 fanegas de trigo y 102 de cebada, que producían las heredades labradaspor el Monasterio; 120 fanegas de cebada y 33 de trigo, pagadas por la villa en conceptode infurción; 93 fanegas de trigo y 87 de cebada, que pagaban a título de renta losbienes situados en Castrillo, Canillas, Fombellida, Esguevillas, Los Piñeles, Valdarcos,Olmedillo; Torquemada, Coto, Herrera de Valdecañas y Tabanera. En Maqueda teníanolivares de aceite, con una renta anual de noventa arrobas de aceite. El concejo deTórtoles pagaba 191 cántaras de vino, y otras tantas cogía el Monasterio en su viñedo.En virtud de la escritura de venta cedía la comunidad el señorío de la villa y susvasallos, las varas de alcaldes ordinarios y de alguacil, la notaría de la villa, lajurisdicción civil y criminal, alta y baja, mero y mixto imperio, las multas civiles yjudiciales, siete celemines y medio de cebada sobre cada uno de los vasallos, a título deinfurción, ocho cargas y siete celemines de trigo y 150 maravedises de martiniega, lascuatro puertas de la villa y sus murallas, todavía intactas; 11.600 maravedises sobre lasalcabalas de la villa, el monte llamado Dehesa de la Abadesa, lindante con San Pedro dela Yedra; el derecho de leña en los montes de la villa; las 191 cántaras de vino pagadaspor el concejo, sus derechos sobre vecinos no vasallos y los huérfanos; el derechoexclusivo de pesca en el Esgueva. Reservábase el Monasterio las tierras de labor,huertas y viñas de su propiedad; dos batanes y dos molinos en el arroyo del Monasterio;el derecho de aprovechamiento de leñas como un vecino y el compás con jurisdicciónpropia civil y criminal en el mismo” (SERRANO: 1933, 38-39).Puede apreciarse en este texto los diversos derechos que el señor tenía sobre losvasallo y los servicios u obligaciones de éstos respecto a aquél: pago del censo, pago delchampart, otros diferentes impuestos (infurción, portazgo, martiniega, montazgo,derecho sobre las alcabalas, derecho sobre el río Esgueva, jurisdicción civil y criminal).Todos estos derechos se venden por once mil ducados. Sin embargo fue impugnada lavalidez de la venta por el arzobispo de Burgos, don Francisco de Mendoza y declaradanula de derecho por la Cancillería de Valladolid en 1559.Felipe II en 1572 confirma los privilegios otorgados al monasterio sobre la villapor los monarcas de los siglos precedentes.Hubo un intento fracasado en el siglo XVII por parte del obispado de Burgos detrasladar el monasterio a otro lugar y hacerse cargo del señorío de la villa. Durante estesiglo no se conocen pleitos sobre el señorío. La abadesa seguía promulgando lasordenanzas municipales y nombrando los cargos de alcalde mayor y alguacil.En el siglo XVIII se pone en duda el vigor de la legalidad del señorío delmonasterio sobre la villa. No obstante una Real Cédula de 1733 declara legal el señorío.En la segunda mitad del siglo el concejo va emancipándose de determinados servicios yobligaciones. En 1811 son abolidos en España los señoríos jurisdiccionales. Desdeesta fecha no percibió el monasterio renta alguna de la villa, quedando abolidodefinitivamente el señorío de Tórtoles, máxime con la entrada en vigor del nuevosistema de hacienda local en España en 1817.La evolución socioeconómica de la villa denota un florecimiento de Tórtolesdel siglo XVI al XVIII. Este florecimiento se aprecia por un importante incrementodemográfico. Las Relaciones topográficas de Felipe II de 1594 indica 212 vecinos(alrededor de 800 habitantes). El Catastro de Ensenada de 1752 contabiliza 172 vecinosy 178,5 el Vecindario de Burgos de 1759 (en torno a los 750 habitantes). Puedeadmitirse una evolución ascendente de la población desde 1500 hasta mediados delsiglo XVII (1650), en que comienza un claro descenso, con una recuperación durante elsiglo XVIII, continuada por una caída hasta mediados del siglo XIX (en líneas generales
    • 234Miguel Ángel Núñez Beltránsigue el mismo proceso que la población española). En la tabla siguiente nos atrevemosa concretar datos generales sobre lo que pudo ser la evolución de la población en laEdad Moderna hasta mediados del siglo XIX:Años 1500 1550 1600 1650 1700 1750 1800 1850Habitantes 650 725 800 725 700 750 675 600Tras el análisis numérico se hace necesario un estudio socio-económico, quecomplete la mera relación estadística. Un documento imprescindible para estudiar laestructura social y económica de la España del Antiguo Régimen es el Catastro deEnsenada, realizado en 1752. Se realiza con una intencionalidad fiscal: reformar elsistema fiscal español con la idea de implantar una contribución única. Se pretendeaveriguar la riqueza de cada lugar para lo que se analizan los bienes y derechos de lapoblación, las actuaciones agro-ganaderas, industriales, comerciales y profesionales delos vecinos y las personas con regulación especial (eclesiásticos,...). La distribución delvecindario quedaría de la siguiente forma, reflejada por sectores de producción6SECTOR PRIMARIO:LABRADORES PASTORES TOTAL78 5 83 (46,89%)Este sector predomina sobre los otros, y dentro de él los vecinos dedicados a lalabranza que se desglosa de la siguiente forma:- Labradores que no cultivan su tierra........ 12 vecinos (dos escribanos, cincopersonas mayores, las cuatro viudas que oficialmente se contabilizan comodos vecinos, un pastor, un peinador y el rico hacendado Roque Paredes,quienes cultivan la tierra mediante criados o jornaleros).- Labradores que cultivan por sí su tierra exclusivamente ......... 25 vecinos.- Labradores que cultivan su propia tierra y también dedican jornadas atrabajar la de otros........ 24 vecinos.- Jornaleros........ 10 vecinos.- Labradores jóvenes, solteros, hijos de labradores........ 18 vecinos (éstostrabajan generalmente con sus padres o para sus madres viudas).De los cinco pastores, uno es de ganado caballar, mular y asnal, otro de ganadovacuno y tres de ganado ovino y caprino. Cuidan el ganado de los vecinos.SECTOR SECUNDARIOTEXTIL CUERO CONSTRUCCIÓN METAL TOTAL43 6 6 4 59 (33,33%)El sector secundario, la industria y la transformación de materias primas,ocupa a 59 vecinos distribuidos como sigue:6Como no existe una exposición sistemática por sectores productivos en el catastro, puede suceder quealgunos de los vecinos aparezcan en un sector y se repita en otro, por lo que las cifras pueden no cuadrar.
    • Tórtoles de Esgueva. Historia de mi pueblo235- Trabajadores del textil........ 43 vecinos (cuatro sastres, seis tejedores deburiel, siete tejedores de sayal, estameña y lienzo y 25 cardadores ypeinadores de lana - de este oficio surgirá el epónimo de pelaire con el quese designa a los tortolicos, muestra de la importancia de esta artesanía).- Trabajadores del cuero........ 6 vecinos (cuatro zapateros de nuevo, unzapatero de viejo y un cabestrero).- Trabajadores del metal........ 4 vecinos (cuatro herreros –uno, herrero-albéitar).- Trabajadores de la construcción........ 6 vecinos (albañiles y canteros).SECTOR TERCIARIOSANIDAD FUNCION. HOST/ALI COMERC S. DOMES. ECLESIÁST. OTROS TOTAL3 4 3 3 2 5 2 22 (12,42%)En cuanto al sector terciario, también bastante numeroso, se distribuye comosigue:- Profesionales de la sanidad........ 3 vecinos (médico, cirujano, boticario,además de un albéitar-veterinario, que es herrador).- Funcionarios........ 4 vecinos (dos escribanos numerarios, un escribano real yun maestro).- Profesionales de la hostelería y alimentación........ 3 vecinos (carnicero,panadero y mesonero).- Comerciantes........ 3 vecinos (tendero, aceitero y “puertaventas”).- Servicio doméstico........ 2 vecinos.- Eclesiásticos........ 5 sacerdotes (cuatro beneficiados de la parroquia y unoimposibilitado natural del pueblo).- Otros........ 2 vecinos (sacristán/organista y pregonero/guarda rural).Además otros oficios como relojero de la villa, persona que toca a nublo, dosguardas de viñas, combinan este trabajo con otra actividad.OTROSPOBRES DE SOLEMNIDAD RELIGIOSAS8 15 MONJAS (12 monjas y tres criadas –legas-)* * * * *Una vez expuesta la actividad a la que se dedica la población, es interesanteconstatar la riqueza y explotación de la villa. Se aprecia gran variedad en el terrenoagropecuario de Tórtoles:- Tierras de secano, de primera calidad (196 varas), de segunda calidad (226varas) y de tercera calidad (392 varas). Los cultivos de estas tierras son loscereales (trigo, cebada, centeno y avena) y la vid, así como árboles frutales(ciruelos, guindos, serbo –jerbal-, etc.; frutos secos: 64 nogales y muchosalmendros).
    • 236Miguel Ángel Núñez Beltrán- Tierras de regadío (huertos y cañamares). Ocupan 160 varas castellanas. Secultivan hortalizas y verduras para el autoconsumo, y cáñamo. Loscañamares están regados por el agua de la Fuente del Hornos. En la riberadel Esgueva hay olmos y sauces.- Cinco prados: El prado del Molino de Abajo de 32 fanegas, el de Sotérminoque hacía una carga de sembradura, el de Royuela de tres fanegas, el dePedro Hernando de tres fanegas, el de la Vega de ocho fanegas y el de laVeguilla de una fanega. Se utilizan para el pasto de animales. Por el uso deestos prados se paga al monasterio 34 fanegas de trigo al año.- Tres montes de propiedad comunal: El de Arriba de leña de encina carrascalde 800 fanegas de tierra, el del Camino de Cevico (Cerracevico) de 1.000fanegas, también de encina, y el de Vallejornillos, de enebro, de 1.500fanegas. Abastecen de leña a los vecinos.- Eriales y tierras inservibles para el labrantío y calizas.En cuanto a la ganadería, el principal ganado es el lanar y caprino que cuentacon alrededor de 1.250 cabezas. No existe una cabaña mular ni caballar para elcomercio, aunque sí para uso privado y laboreo agrícola. Se cuenta con 23 yeguas, sietecrías de caballo y seis crías de mula, así como algunos burros. Es importante laganadería vacuna con 20 vacas y 19 novillos. Se mencionan también 100 animales decerda de diversos vecinos para la matanza. Parece llamativo que no aparezcan animalesde corral ni conejos, tal vez porque solamente se criasen para el autoconsumo familiar.Un apartado interesante es la apicultura que denota una importante tradición del cuidadode abejas y la miel. Se contabilizan en total 681 colmenas, pertenecientes a 47propietarios. Así mismo se mencionan tres palomares.El sector secundario cuenta con interesantes artesanías e industrias:- Tres molinos harineros de una rueda cada uno sobre el Esgueva: el Molinode la Zarza que pertenece a 28 vecinos, el Molino del Piélago de propiedadprivada y arrendado, y el Molino de Abajo mancomunado también por 28vecinos. A éstos hay que añadir dos molinos del monasterio, extramuros dela villa, en el arroyo del convento.- Cuatro batanes sobre el arroyo de Hornos y la Fuente de la Villa. Servíanpara batanear burieles, estameñas y sayales. Dos pertenecen al monasterio,arrendados a vecinos de la villa; los otros dos de propiedad privada devecinos del lugar.- Un horno de teja y cal, construido en 1751, propiedad de la familia Charles.- Una vieja fábrica de burieles, sayales y estameñas, en decadencia. Sólotrabajan algunos oficiales (seis tejedores de buriel y siete tejedores de sayal yestameña) y algunos vecinos para el autoconsumo familiar. Quizás enpequeños talleres familiares trabajasen los 25 cardadores y peinadores delana que citan las Respuestas del Catastro.No se mencionan fraguas, lagares, tahonas, hornos de pan, que sin duda habría,tal vez porque fuesen de uso comunal o familiar o porque los trabajadores losincluyesen en otros apartados.En cuanto al sector terciario, se mencionan una serie de servicios que la villaposee: médico, boticario y cirujano y una Casa de Misericordia para acoger a
    • Tórtoles de Esgueva. Historia de mi pueblo237transeúntes y para el descanso nocturno de los pobres. Se relacionan los siguientesnegocios: una taberna, un mesón de tenencia comunal en alquiler, una tienda deultramarinos, paños y calzados, una carnicería y una panadería.* * * * *En lo que se refiere a la estructura social, no parece que existiese una noblezarural, propiamente dicha, a pesar de los 2,5 nobles que menciona el Vecindario deBurgos, aunque sí un grupo social más fuerte económicamente. Aparecen 15 vecinoscon criado, entre los que se encuentra el rico hacendado Roque Paredes, quien asímismo realizó un préstamo al concejo, lo que tal vez le sitúe en el personaje más rico einfluyente del pueblo. Estos 15 vecinos, entre los que se encuentra el alcalde FranciscoGarcía o el síndico Juan de Gaona, junto con algunos otros vecinos, formarían el grupomás relevante económica y socialmente, que pudieron rotar en los cargos públicos.Personajes que merecen destacarse son dos soldados milicianos, Simón Charlesy Pedro Viyuela, tal vez pertenecientes a la milicia provincial, en la reserva; y elfamiliar del Santo Oficio de la Inquisición Alejandro Guerra.Muchos de los apellidos existentes en el siglo XVIII han desaparecido en laactualidad, otros permanecen. Entre los desaparecidos se encuentran Amigo, Antañón,Cabaña, Charles, Cid, Cortés, Duque, Elvira, Espino, Guerra, Hortelano, Iglesias,Lechuga, León, Miguel, Molinos, Moquerado, Nebreda, Olmo, Paredes, Pinilla,Portillo, Prior, Quintero, Repiso, Segueros, Simón, Valcavado y Viyuela. Entre los quepermanecen, Abad, Álvaro, Ballesteros, de la Cruz, Delgado, Díez, Fernández, Gaona,García, Hebreo, Lozano, Marqués, Martínez, Maté, Niño, Núñez, Obispo, Parra, Picado,Requejo, Sáinz, Santos, Sanz, Velasco y Zapatero.Los órganos de gobierno de la villa basculan entre dos sectores, el señorial y elmunicipal. El señor (monasterio) detentaba, por delegación real, poderes judiciales,administrativos y económicos. Nombraba alcaldes, jueces, escribanos y oficialessubalternos. Aprobaba las elecciones de regidores municipales. La asamblea deregidores, al igual que los alcaldes nombrados por parte del monasterio, con el paso detiempo, fueron convirtiéndose en cargos en manos de una pequeña aristocracia local, enel caso de Tórtoles en manos de las familias más pudientes. Una reforma de Carlos IIIen 1766 instaura los diputados del común (dos en Tórtoles por el número de habitantes)y el síndico personero, de elección vecinal y duración anual. En cuanto a los cargosmunicipales concretos, en 1541 se enumeran Alcalde, Regidores (4), Procuradores (2),Jurados (7); en 1624, Alcaldes ordinarios (2), Regidores (4), un Procurador general y unescribano; en el Catastro de Ensenada de 1752, Alcaldes ordinarios (2), Regidores (3),un Procurador síndico general y un Escribano del ayuntamiento. En los Libros deAcuerdos del siglo XVII aparece una extensa lista de vecinos que, a modo de concejoabierto, participan en las reuniones, desapareciendo los jurados.En el aspecto cultural entre los siglos XVI y XVII se desarrolla el Siglo de Orode las Artes y las Letras en España. El setecientos es el Siglo de las Luces, el siglo de laIlustración. En Tórtoles, durante los siglos XV y XVI se debieron realizar las másimportantes y últimas actuaciones en la iglesia parroquial: se construyen las bóvedasestrelladas y de terceletos; también el retablo mayor (de final del siglo XVI, aunqueterminado en el XVII), obra, desde el punto de vista arquitectónico, de Juan de Esparza,escultor de la mayor parte del mismo, de Tomás de Prada como autor de la pintura, eldorado y estofado, así como de las figuras de San Pedro, San Pablo, San Ambrosio ySan Jerónimo y del pintor Juan de Cea. Así mismo en el siglo XVI se construye laCapilla del Cristo o de los Sánchez (con reformas en el siglo XVIII). También dos
    • 238Miguel Ángel Núñez Beltránretablos menores en las cabeceras de las naves laterales. En la nave del lado delEvangelio, el Retablo de la Virgen del Rosario, barroco del siglo XVIII y otro en lanave contraria del mismo siglo, así como una hornacina-retablo dorado. Se instaló unórgano barroco en 1665. Así mismo, en el monasterio se llevaron a cabo reformas,como la portada renacentista del siglo XVI o las transformaciones de la iglesia abacialen el siglo XVII.En el ámbito de la religiosidad, la iglesia parroquial cuenta con una media decinco beneficiados. Era cabeza de vicaría del arciprestazgo de Silos con Torresandino yCastrillo de Don Juan como parroquias sufragáneas. No en vano en el siglo XVIeligieron la parroquia para su enterramiento Juan Sánchez y Bartolomé Sánchez,arcediano de Cerrato y canónigo de la catedral de Palencia, erigiendo la capilla delSantísimo Cristo. Es el tiempo de profusión de cofradías (Nuestra Señora del Rosario,Dulce Nombre de Jesús, Vera Cruz, San Esteban, Ánimas, San Isidro) como fruto deldinamismo socio-religioso.El desarrollo de la villa fue configurando una cierta “elite rural”. Los másilustres personajes de la historia del pueblo aparecen en estos siglos. A los citados Juany Bartolomé Sánchez hay que añadir un sobrino suyo del mismo nombre, enterradotambién en la misma capilla, que fue oidor (magistrado) de la Real audiencia deGranada. Esta familia enlazaría a finales del siglo XVI con los Beltrán y los GuzmánSantoyo, consolidando un egregio linaje, el más importante de la villa. El personaje másilustre de este linaje fue Doña María Beltrán, hija de Alonso Beltrán, natural deGuzmán, y de Dª Illana Crespo Sánchez, de Tórtoles. Casó con Cristóbal de GuzmánSantoyo y Ordóñez, alcaide de las fortalezas de Guzmán y Curiel y tesorero del Duquede Béjar. Dª María murió el 30 de agosto de 1634. De este matrimonio nacen cincohijos, don Cristóbal, obispo de Palencia; Don Pedro, corregidor y alcalde de Curiel; DonFélix y Don Pablo. Estos personajes figuran representados en estatuas orantes de piedraen nichos y arcos sepulcrales en las paredes laterales de la Capilla de Nuestra Señora delRosario de la iglesia parroquial de Guzmán.Hijo ilustre de Tórtoles fue también Fray Ángel Molinos, religioso dominico yobispo de Zamora entre1785 y 1789, profesor de la universidad de Valladolid conanterioridad. Donó a la parroquia de Tórtoles numerosas reliquias traídas de Roma,entre ellas un Lignum Crucis. Aún se conserva su escudo de armas en la que sería suresidencia en Tórtoles.En el siglo XVIII destaca otro hijo de Tórtoles, el carmelita Manuel Portillo,catedrático de Salamanca y Provincial de los Carmelitas Descalzos. Realizó visitapastoral al convento de Santa María de los Valles, sito en el término de Torresandino,entre 1755 y 1756.4. Tórtoles en la Edad contemporánea (siglos XIX y XX).Comienza la Edad Contemporánea en España con un enfrentamiento entre lasestructuras del Antiguo Régimen que llega a su fin y el sistema liberal que se impone. Apesar de que, tras la Guerra de Independencia, Fernando VII (1814-1833) anula laConstitución de 1812 e impone el absolutismo, el sistema liberal va socavando loscimientos del Antiguo Régimen. El reinado de Isabel II (1833-1868) supone laconsolidación del régimen liberal. El desmoronamiento del Antiguo Régimen supone enTórtoles la desaparición del señorío jurisdiccional del Monasterio de Santa Maríala Real. En el siglo XIX una reforma del sistema de propiedad acarrea las
    • Tórtoles de Esgueva. Historia de mi pueblo239desamortizaciones de Mendizábal (1835) en lo concernientes a los bienes de la iglesia, yde Madoz (1856) en lo que respecta a los bienes de los ayuntamientos. Las“arrompidas” de Tórtoles es un resquicio de bienes comunales7Después del intento democratizador fallido del sexenio revolucionario (1868-1874), se inicia el largo periodo de la Restauración (1875-1917) en la persona deAlfonso XII. Es un periodo que conlleva el apuntalamiento de las clases liberalescaracterizado por el “turnismo político” entre conservadores y progresistas. Una vezabolido el señorío, pasa al pueblo la potestad de elegir sus propios representantes(alcaldes, concejales,...). Se suceden en este tiempo los alcaldes de uno u otro partido,cuyo líder es el cacique local. Aparecen apellidos que irán ocupando los cargosmunicipales tales como Renedo, Esteban, Delgado, Nieto, que se turnan en el gobiernolocal.. En este momento lasguerras carlistas significan la prolongación del enfrentamiento político-social entreliberalismo y absolutismo. Estas guerras tienen una notable repercusión y desarrollo ennuestra comarca, lugar de las correrías de diversos militares carlistas, como el CuraMerino, Balmaseda, Batanero. El 18 de octubre de 1835 se enfrentan en tierras deTórtoles el comandante Morán y el cura Merino con importante bajas y prisioneros enlos combates; en febrero de 1836 el ejército de Batanero pasan por Tórtoles, tras unadesastrosa expedición por tierras del Duero.Nuevas mentalidades políticas se perciben en el siglo XX: partidos políticosnuevos (PSOE, PCE, partidos nacionalistas vascos y catalanes,...) y sindicatos queadquieren cada vez mayor relevancia (CNT, UGT) lo avalan. Así mismo surge elmovimiento social de la iglesia. En Tórtoles lo reflejan un círculo católico de obreros yun sindicato agrícola católico, que sobrevivirá hasta 1939. La crisis del sistema de laRestauración tiene su manifestación más significativa en la huelga general de 1917, queen Tórtoles se expresa sobre todo durante los días nueve y diez de marzo con violentasmanifestaciones de las clases bajas, incluso con la quema de un plantel de vides delalcalde. El golpe militar de Primo de Rivera pone fin al sistema de la Restauración. Entorno a Primo de Rivera se crea un partido, con vocación de único, la Unión Patriótica.En Tórtoles este partido tendría una mínima implantación. El concejo no era elegido porlos ciudadanos, sino formado con el beneplácito del gobernador. En el ayuntamientohabía concejales representantes del Círculo Católico y del sindicato Agrícola Católico,elegidos por el turno corporativo, conforme al Estatuto Municipal de 1924.Tras unas elecciones municipales de 1931 se proclama la II República. En 1933hay elecciones generales en España. En nuestro pueblo se celebran en medio de unambiente de enfrentamiento entre el partico liberal-conservador y un bien consolidadoPartido Socialista, cuyo candidato (Álvaro Álvaro) es elegido alcalde en 1936 tras eltriunfo del Frente Popular. Los enfrentamientos durante esta última etapa de la IIRepública entre derecha e izquierda se reflejan en el pueblo con manifestaciones, eincluso huelgas87Con el término “arrompidas” se designa en Tórtoles a los terreros rurales de propiedad comunal, que sedistribuyen, divididos en parcelas, entre los vecinos mayores de edad en sistema de usufructo temporal. Elresto se asigna en pública subasta al mejor postor de los vecinos, también en usufructo.; además, el hecho de que el gobierno prohibiese las procesiones ayudóa avivarlos, con la iglesia local como parte activa.8En estas manifestaciones se exigían una jornada laboral de ocho horas y mejoras laborales, como en elresto de España. Hubo incluso piquetes que conminaban a los que trabajaban. Todo ello refleja unaconcienciación político-social que sorprende en un pueblo agrícola, no muy grande, como es Tórtoles.
    • 240Miguel Ángel Núñez BeltránCon el golpe del General Franco, en Tórtoles accede al ayuntamiento y a laalcaldía la Falange. El traspaso de poderes, en contra de lo que sucede en otros lugares,se hace manera pacífica. Durante la guerra civil murieron en el frente los siguientesvecinos de Tórtoles: Guillermo Alejos Álvaro, Felipe Álvaro, Julián Álvaro, ClaudioArroyo Delgado, Crestente Delgado Esteban, Silvino Delgado Esteban, Teodoro LópezIzquierdo, David Moreno Álvaro, Luis Picado Moreno, Ovidio Redondo Arroyo yBasilio Zapatero Marqués. El sacerdote Manuel Nieto Arroyo, natural de Tórtoles, queejercía su ministerio en Cazalejos (Toledo) fue fusilado en dicho pueblo, donde fueenterrado. Años más tarde sus restos fueron trasladados al cementerio de Tórtoles.Además, Jacinto Hebrero Velasco, del bando republicano, estaba en el frente deAsturias; era uno de los mandos de la columna Malatesta; llegó enfermo al pueblo,donde murió. Durante el régimen franquista, sin elecciones libres, los alcaldes sonelegidos por el gobierno civil entre miembros afines al Movimiento Nacional.Tras la muerte de Franco llega la democracia. Se aprueba Constitución en 1978y el 2 de marzo de 1983 el Estatuto de Autonomía. Los primeros ayuntamientosdemocráticos se constituyen en 1979. Desde entonces los partidos que habitualmente sehan presentado a elecciones municipales en Tórtoles han sido la centroderecha (UCD yPP) y el PSOE -éste último no en todas elecciones-, aunque también, en ocasionesaisladas, se han presentados listas independientes (1999 y 2003). A excepción de CarlosI. Hebrero Velasco (PSOE) (2003-2005), los demás alcaldes han sido de centroderecha.A través de la tabla de los alcaldes de Tórtoles en el siglo XX (se incluyen también losde los primero años del siglo XXI) puede apreciarse la evolución política.NOMBRE PERÍODOBenito EstebanAFILIACIÓN POLÍTICA1900-1910 Partido ConservadorCipriano Delgado Núñez 1910-1914 Partido ConservadorVíctor Renedo de la Cruz 1914-1915 Partido LiberalSegundo Delgado Niño 1916-1918 Partido LiberalCrisanto Renedo de la Cruz 1918-1920 Partido LiberalMariano Nieto 1920-1922 Partido Liberal ConservadorSaturnino Esteban Delgado 1922-1924 Partido Liberal ConservadorFidel Pinto Redondo 1924-1926 Unión Patriótica (?)Aurelio Renedo de la Cruz 1926-1930 Unión Patriótica (?)Félix Izquierdo de la Cruz 1931-1934 Coalición Liberal-MonárquicaBasilio Esteban Niño 1934-1936 CEDA ( Coalic. de Derechas)Álvaro Álvaro Álvaro 1936 Partido Socialista (PSOE)Ángel Ruiz Escolar 1936-1937 Falange EspañolaBenjamín Marqués Rodrigo 1937-1938 FET y de las JONSMoisés Castro Andrés 1938-1939 FET y de las JONSBenjamín Velasco Velasco 1939-1945 FET y de las JONSFeliciano Esteban Esteban 1945-1949 FET y de las JONS
    • Tórtoles de Esgueva. Historia de mi pueblo241Teodoro Esteban Pinto 1949-1955 FET y de las JONSBenjamín Velasco Velasco 1955-1961 Movimiento NacionalJosé Escudero Esteban 1961-1967 Movimiento NacionalJosé Benito Esteban Esteban 1967-1979 Movimiento NacionalJavier Cancho Rodrigo 1979-1983 Unión de Centro DemocráticoJuan José Esteban Delgado 1983-1991 Alianza Popular (PP)Javier Cancho Rodrigo 1991-1999 Partido Popular (PP)Mauricio Delgado Esteban 1999-2003 Partido Popular (PP)Carlos Ignacio Hebrero Velasco 2003-2005 Partido Socialista (PSOE)Javier Vallejo Villamor92005-2007 Partido Popular (PP)Juan José Esteban Delgado 2007- Alianza Popular (PP)Los censos demográficos permiten analizar la evolución de la población duranteeste período. En la tabla siguiente se realiza una secuenciación de diez en diez años de lapoblación desde 1900 al año 2000, sin tener en cuenta la población de Villovela a pesar deque pasase desde 1974 a ser una pedanía de Tórtoles. Se expresan las cifras de poblaciónfacilitadas por el Instituto Nacional de Estadística.Años 1900 1910 1920 1930 1940 1950 1960 1970 1980 1990 2000Habitantes 1.197 1.310 1.204 1.250 1.181 1.310 1.238 895 599 442 434El crecimiento, que desde mediados del siglo XIX se convierte en tónica general,se debe a la alta natalidad que perdura hasta casi final del siglo XX y al ritmo descendentede la tasa de mortalidad. En la tabla se observan dos inflexiones en la curva demográfica.Una en 1920 (se pasa de 1.310 habitantes en 1910 a 1.204 en 1920) con recuperación en1930. Se debe a dos motivos claros: la gran epidemia de gripe que asoló España y Europaen el otoño de 1918 que en nuestra villa causó numerosas víctimas y la emigración haciaAmérica, concretamente hacia Argentina y Chile en las primeras décadas del siglo XX.Otra, en 1940 (de 1.250 en 1930 se pasa a 1.181 en 1940) con nueva recuperación en 1950.Esta inflexión estaría vinculada a la guerra civil y la posguerra. A partir de 1950 seproduce un descenso generalizado, que se acentúa en la década siguiente. El detonante esla emigración a las zonas industrializadas de España: País Vasco, Cataluña, Madrid, etc. yal extranjero, preferentemente a Europa Occidental (Francia, Bélgica, ...). A partir de ladécada de los noventa se aprecia una estabilización, aunque perdura la tendenciadescendente. A ello contribuyen trabajos compaginados con la agricultura (Michelín deAranda de Duero, por ejemplo), talleres de costura (textil) para las mujeres,... No hay queolvidar la vuelta de algunos antiguos emigrantes a gozar de la jubilación en el pueblo quelos vio nacer. No obstante, no se produce incremento demográfico debido a la baja tasa denatalidad actual y al envejecimiento de la población.Un hecho novedoso en los momentos actuales es el fenómeno de la inmigración. Sidesde mediados del siglo XX Tórtoles había sido una tierra de emigrantes, a inicios delsiglo XXI ha resultado ser tierra de atracción de inmigrantes. En la actualidad (2010), losnacidos en el extranjero residentes en Tórtoles se cifra en alrededor de 100 personas, de los9Tras una moción de censura en febrero de 2005 es elegido alcalde Javier Vallejo Villamor (PP).
    • 242Miguel Ángel Núñez Beltráncuales 17 son niños en edad escolar (de los 23 totales del colegio). Su procedencia no esmuy variada, ya que básicamente proceden de Marruecos y Rumania.En cuanto a la estructura económica de la población, conforme al Censo de2001, refleja una tasa de actividad del 46,9% (243 habitantes) con una tasa del paro del4,3%, mientras que jubilados y pensionistas alcanzan el 51,5%. La población activa, porsectores, expresa los siguientes porcentajes:- Sector primario: agricultura y ganadería................... 41,2% (100 trabajadores)El cultivo fundamental sigue siendo el de los cereales, beneficiado por laconcentración parcelaria de 1975, y la vid, sobre todo desde la adquisición de ladenominación de Ribera de Duero para estas tierras, con una utilización del 71% del suelopara tierras de cultivo; el 5,9% de terreno forestal y el 23,1% en otras superficies.- Sector secundario: manufacturas, construcción……. 32,1% (78 trabajadores, delos que la construcción supone más del 10%)- Sector terciario: hostelería, alimentación, comercio, otras profesiones…... 26,7%(65 trabajadores)Siempre se ha dicho que el conocimiento del pasado ayuda a interpretar ycomprender el presente con la idea de proyectar las acciones del futuro. Por ello, seríaoportuna una reflexión sobre la proyección que Tórtoles pueda tener de cara al futuro.Con los nuevos tiempos tal vez sea necesario un replanteamiento en las actividadeseconómicas. Esto no es nuevo. Allá por el 1982, la Asociación PROCEYES (Promociónde Cerrato y Esgueva) fue un intento fallido. La entrada de España en la Unión Europea,la construcción del embalse en 1998, la integración de los vinos en la denominación de laRibera de Duero, etc. son algunos aspectos que obligan a nuevos planteamientos en laagricultura y la ganadería.Sin embargo, la proyección económico-social, de Tórtoles no debe circunscribirseal sector agropecuario. Hay algunos ejemplos de estímulo empresarial en este sentido: enel campo de la transformación de productos, como la fábrica de quesos o las panaderías; ola labor artesano-industrial de talleres de carpintería, con importante mano de obraextranjera; o el nacimiento de pequeñas empresas de construcciones en el pueblo. Sonmuestras de adaptación al entramado económico. Sin embargo, se precisan nuevas ideas yestímulos para la mejor explotación de los recursos de Tórtoles.Aunque el núcleo poblacional de Tórtoles no llegue al medio millar de habitantes,es numerosa la población flotante que gira en torno a la villa. A este fenómeno haytambién que dar respuesta. Es necesario crear cauces de ocio y descanso. Las casas rurales,la Posada Real son señal de que es posible. No obstante, esto debe ir acompañado delespíritu de ofrecer espacios de ocio, como una zona de recreo, por ejemplo, en torno allago artificial que supone el embalse. Hay que recuperar caminos rurales como rutaspedestres para el senderismo. No deja de ser un atractivo más de turismo rural. Así mismo,debe ofrecerse al visitante el patrimonio cultural e histórico, de manera especial el conjuntomonumental de la iglesia y el convento. No hay que olvidar, empero, aquellos vestigiosque aún quedan de la actividad económica de antaño, como el batán, molinos, fraguas yherrerías, lagar, bodegas, etc., que forman parte del acervo cultural de Tórtoles y que hayque sacar del olvido y abandono y recuperarlos para el conocimiento de las gentes delpueblo y de los visitantes, así como aperos y enseres, utilizados en el pasado, con los quecabría la posibilidad de confeccionar un itinerario-museo histórico-etnológico del mundorural.
    • Tórtoles de Esgueva. Historia de mi pueblo243Esta reflexión no es sino la simple exposición de unas ideas –sin duda, proyectospueden existir muchos más-, que manifiestan la necesidad de mirar al futuro. Ello conllevaun cambio de mentalidad y de actitud en muchos campos. Se precisa ilusión y nuevasideas. Potencial existe en la villa de Tórtoles, recursos también. Todo ello facilita imaginarun porvenir con esperanza.
    • 245ANUARIO DE HESPÉRIDES. INVESTIGACIONES CIENTÍFICAS EINNOVACIONES DIDÁCTICAS (Málaga), vol. 17-18, págs. 245-257.LA ICONOGRAFÍA DE SAN FELIPE NERI EN SEVILLA.ESCULTURAMaría Josefa Parejo DelgadoI.E.S. Vicente Aleixandre. SEVILLALa iconografía de San Felipe Neri en España tiene una de sus primerasreferencias la representación pictórica de la iglesia de San Miguel de los Navarrosinspirada en la pintura sobre San Felipe obra de Guido Reni y conservada en la Iglesiade Santa María in Vallicella de Roma. Reni representa aSan Felipe de rodillas con los brazos abiertos contemplando absorto a la Virgen Maríaque con Jesús en sus brazos aparece en la primera mitad superior izquierda de lacomposición. El Padre Croisset relata ese momento señalando como “San Felipelevantó los brazos al Cielo y clavando los ojos en el objeto que él solo veía, exclamo,con asombro de los que le rodeaban ¡Ea, que aquí está mi buena madre! Desde aquelmomento quedo enteramente sano y pudiendo más su gozo que su humildad, confesócon ingenuidad que su pronta recuperación se debía a la visión de la Virgen”. En lapintura de Reni los elementos iconográficos que identifican al santo florentino son ellirio a sus pies, símbolo de pureza; el manipulo, ornamento del hábito de las ordenesmayores derivados de una gasa utilizada por los sacerdotes en las ceremonias romanas yla casulla roja, elegida como signo visible del don del Espíritu Santo. Años más tardeGian Battista Tiépolo inmortalizaría el tema en su Aparición de la Virgen a San Felipedel Museo Diocesano de Camerino entre 1739-1740.11CROISSET P. J.: San Felipe Neri, confessor. Madrid, Imprenta Real Compañía, 1818.FERNANDON ROIG Juan Pbro: Iconografía de los santos. Barcelona, Editorial Omega, 1950.TREVOR Meriol. San Felipe Neri, apóstol de Roma (1515-1595) Santander, Sol térrea, 1986.VOLVER AL ÍNDICE
    • 246María Josefa Parejo DelgadoEsta primera representación pictórica de San Felipe tendrá mucho éxito en lapintura como podemos apreciar en el cuadro sobre dicha iconografía existente en laIglesia de San Alberto de Sevilla pero no será objeto preferente en la escultura aexcepción del maravilloso relieve que en el siglo XVIII tallara el escultor granadinoPedro de Mena para la Sillería de la Catedral de Málaga. Mena sitúa a San Felipe consotana y casulla en el ángulo inferior izquierdo de la composición formando con elgrupo de la Virgen y el Niño, encuadrados en el ángulo superior derecho, una estructuraen aspa, habitual en los grupos escultóricos barrocos. El escultor subraya la actitud desorpresa de San Felipe destacando su boca entreabierta, los ojos vueltos al cielo y ladisposición en diagonal de los brazos con las palmas de las manos abiertas como síaceptara la intervención mariana. El momento escogido en las pinturas y esculturasreferidas acontece según sus biógrafos en 1575 cuando ya el santo se ha establecido enSanta María Vallicella. El Padre Cistellini nos comenta como “El santo que habíaperdido el conocimiento, súbitamente se incorporó, abrió los brazos y exclamo ¡ MiSanta Señora! ¡Dejadme abrazar a mi Madre que ha venido a visitarme”. Unaiconografía en la que sobresale la devoción mariana de San Felipe que le llevó a sugerira los suyos la repetición varias veces al día de una sencilla jaculatoria “Virgen María,Madre de Dios, ruega a Jesús por mí”. La Virgen estuvo siempre presente en su vida yaen 1575 cuando se iniciaron las obras para la rehabilitación de Santa Maria Vallicellafue avisado en una visión que la Iglesia estaba a punto del derrumbe siendo sostenidapor la Virgen. El santo decidió demolerla y resulto que los obreros encontraron que laviga principal estaba desconectada de todo apoyo.En nuestra investigación por las representaciones escultóricas de San Felipe Neriexistentes en las iglesias y conventos de Sevilla hemos encontrados varios modelosiconográficos: el Pentecostés de San Felipe, San Felipe celebrando la Santa Misa, susexperiencias místicas, San Felipe y la Cruz, San Felipe y la Virgen María, el docentehumilde, el caminante espiritual de Roma y el San Felipe santo y actual.1. La iconografía del Pentecostés de San Felipe Neri.Una de las primeras versiones de este momento tan íntimo y esencial de la vidadel santo florentina es la realizada por el escultor Algardi para la iglesia de Santa Maríain Vallicella por encargo de Pietro Boncompagni, Se trata de un grupo escultóricosituado en la Sacristía de dicha iglesia y de elevado tamaño unos 300 cm. Algardiesculpe en mármol un San Felipe, maduro, con los ojos dirigidos al cielo, en expresiónde éxtasis, absorto en el mensaje divino. Se trata de una obra realizada unos añosdespués de la muerte del santo entre 1636 y 1638 inspirada en Bernini aunque conmayor sobriedad formal. Dos líneas diagonales centran la composición. La primeralínea une la mano y el brazo izquierdo del santo con el libro que sostiene el ángel dondese lee el salmo latino “Mandata tua cucurri, cum dilatasti cor meum”, es decir, “guardégozosamente tus mandamientos cuando ensanchaste mi corazón”. La segunda líneaenlaza la mano derecha del santo con el libro y la pierna derecha del ángel. Elclasicismo está presente en el contraposto de las extremidades y en las cuidadastexturas de la túnica y casulla del santo. Elemento de gran interés por el significadosimbólico que tiene para la iconografía de San Felipe son las zapatillas, que aluden a laslargas caminatas del santo para atender enfermos y mendigos y el nimbo de santidadque remata su cabeza.La iconografía del grupo escultórico responde a un momento esencial de la vidade San Felipe acontecido en 1544 en las Catacumbas San Sebastián que nos recuerda P.
    • La iconografía de San Felipe Neri en Sevilla247Cistellini en su biografía del santo “a los treinta años pedía al Espíritu Santo que lediese un cúmulo de espíritu y me dijo que se le había dado tanto, que lo lanzo a tierra yal levantarse sintió alzado el costado y una contusión por dentro, lo cual le duromientras vivió. Dos costillas, como se verificó en el examen de sus restos mortales,permanecieron separadas de los cartílagos. Desde entonces experimento violentaspalpitaciones del corazón y extenuantes calores, aún en invierno”.Entre las versiones en escultura que reproducen dicho episodio de la vida de SanFelipe se encuentra el expresivo grupo de la Iglesia Oratorio de San Felipe Neri deCádiz. Contemplando dicho grupo situado en el ático del retablo mayor de dichaIglesia-Oratorio, sede de las Cortes entre 1810-13, llama nuestra atención la mayorfidelidad a la narración. San Felipe está representado en su madurez con barba corta yviste sotana cuyos pliegues arremolinados a su alrededor acentúan más la disposicióndel cuerpo caído en tierra del santo florentino en el momento de recibir el EspírituSanto. El escultor probablemente genovés del siglo XVIII dispone a San Felipe con losbrazos abiertos para mejor dejar pasar la fuerza divina y adelanta una de sus piernas. Surostro está radiante de felicidad frente a la mayor sobriedad expresiva del ángel que loacompaña. Según Elena González Pérez está inspirado en el grupo de Algardi aunque esde una menor calidad técnica y formal. A diferencia de otras iconografías que recogenel corazón ardiente que se sale del pecho del santo como las de Écija o la de la Iglesiade Santa Ana de Sevilla, en esta representación es visible el Espíritu Santo en forma depaloma indicando al espectador como dicho Espíritu marco a San Felipe un camino quele llevaría a obedecer a su confesor y hacerse sacerdote es decir se impuso renunciar a simismo, a su gusto natural profundo de quedar pequeño y abrir a todos su escondite, sulibertad.Más sencilla desde el punto de vista formal es la escultura de San Felipe Neriubicada en la hornacina derecha del trascoro de la Parroquia de Santa Ana de Sevilla enlos laterales del retablo de la Virgen de la Rosa de Alejo Fernández. Se trata de unaescultura en madera estofada y policromada del siglo XVIII concebida para el renovadoretablo de 1757 ejecutado por Martín de Toledo en dicha parroquia sevillana.Representa a San Felipe Neri en el momento de descubrirse el pecho para aliviar elardor que lo consume. La tensión del instante queda patente en la torsión del cuello, lamirada hacia el Infinito, el vuelo de los paños y el contraposto de las piernas. El santode la alegría viste sotana oscura y alba blanca enriquecida por un estofado de motivosflorales que imitan los bordados que decoraban las telas de su época. Llama nuestraatención el sutil encarnado de las manos dispuestas una sobre la otra para cerrar lacomposición; una estructura bidimensional organizada por dos líneas curvas; ladibujada por la disposición de los brazos y las amplias mangas del alba y la otramarcada por el contraposto de las piernas. El ardiente corazón es el elemento destacadode esta iconografía menos explicita que el grupo gaditano.22. La caridad dialogante de San Felipe Neri2MORENO CRIADO J.: La iglesia de San Felipe Neri. Cádiz, Caja de Ahorros., 1978JIMÉNEZ MARTÍN A.: “Antecedentes formales del Oratorio de San Felipe Neri de Cádiz”.BoletínMuseo de Cádiz IV, Cádiz, 1982.PANELLE L BORDET L.: San Filippo Neri e la societá romana del suo tempo.Firenze, EditorialFlorentina, 1986.
    • 248María Josefa Parejo DelgadoLa escultura que mejor se identifica con esta cualidad del santo florentino es laexistente en la Catedral de Sevilla, ubicada en el crucero de dicha Catedral en uno de losretablos de la parte trasera del Monumento al Jueves Santo. La obra realizada enmadera estofada y policromada está organizada en torno a dos líneas diagonales. Laprimera une el bonete oscuro que cubre su cabeza y su mano izquierda. La segunda hacelo propio con la mano derecha y la pierna izquierda, algo adelantada respecto al cuerpo:una postura de gran simbolismo en San Felipe Neri. Analizando su biografía el escultortrata de representar plásticamente el caminar del santo florentino por las calles de Romacon paquetes de harina y pan bajo el brazo para atender a los pobres y la asistencia a losenfermos en su lecho. Interesante desde el punto de vista técnico y simbólico es elcontraposto de los brazos. El derecho forma ángulo recto con su cuerpo señalando consu mano como debe sujetar su ardiente corazón. El brazo izquierdo avanza respecto alcuerpo con la palma de la mano abierta a los que le escuchan en un símil de alegregenerosidad. Una escultura dotada de gran dinamismo como se advierte en la forma derecoger el manto debajo de sus brazos y la tendencia al vuelo de los pliegues de suindumentaria.El rostro del Santo es de gran expresividad como adivinamos en su bocaanhelante, sus salientes pómulos sin apenas carne, los ojos hundidos y elevados al cieloen continúo éxtasis. Una iconografía que evoca un pasaje de la vida de San Felipe que J.Croissart relata de esta forma “Era su vida austera y penitente. Comía una sola vez aldía, pan, agua y algunas hierbas mal guisadas. Su oración era continúa interrumpiéndosesolo con un breve sueño”. Una vida dedicada a la caridad y al diálogo más que a laerudición pese a su formación en Filosofía en los Estudios Generales de la Orden de SanAgustín y de Teología en la Sapienza. Es la vida de un santo que alterna la asistencialos enfermos en el Hospital de San Jacobo de los Incurables con la práctica religiosa conlos dominicos de la Minerva y la Iglesia de la Archicofradía de San Jerónimo de laCaridad. 33. San Felipe Neri alegre caminante espiritual de RomaA esta simbología puede responder la escultura de San Felipe Neri en maderaestofada y policromada existente en la Iglesia de la Asunción de Umbrete. Está situadaen un retablo realizado por Duque Cornejo en colaboración con Felipe Fernández quepuede fecharse en el siglo XVIII. La escultura representa a San Felipe en su madurez,recién ordenado sacerdote. Viste túnica y manto sacerdotal con cuello de solapa blanca.Su rostro es afable, agradable y cariñoso de modo que según Panfili atraía al camino deDios a cualquiera que tratara con él y eran raros los que se les escapaban. Su afabilidadera tal que atraía a toda clase de personas a su conversación, de manera que parecía queno pudiesen separarse de él, tanto jóvenes como niños, así como viejos, humildes ygrandes. Esta afabilidad está acompañada según A. Cusani de una perpetua hilaridad deespíritu. Estas características se reflejan en el rostro del San Felipe de Umbrete mientrasque su cuerpo está dotado de un gran dinamismo gracias al contraposto de lasextremidades superiores e inferiores. La mano que cubre su cuerpo dibuja la clásicaestructura espiral manierista aunque sus pliegues caen con cierta naturalidad. Desde elpunto de vista compositivo está organizada en torno a un eje central que enlaza la3GIORGI R.: Símbolos, protagonistas e historia de la Iglesia. .Barcelona, Editorial Electa, 2005.FINOTTI P. Giorgio: San Felipe Neri. El profeta de la alegría cristiana. Apuntes de espiritualidad.Traducido por Agustín Martínez Cea. México, Editorial Praxis, 1995.
    • La iconografía de San Felipe Neri en Sevilla249cabeza, la mano sobre el corazón y la pierna derecha algo retrasada. No obstante otroselementos de la escultura la dotan de una cierta fuerza centrífuga que desplaza eindependiza a la figura de su soporte. Algunos de estos elementos son los dobleces delmanto, su forma de recogerlo a la cintura y el desplazamiento hacia fuera de la pierna yel brazo izquierdo.La escultura de San Felipe Neri de Umbrete responde a la iconografía del santoacostumbrado a vivir a su arbitrio. Corresponde a una época en la que dedica muchotiempo a la confesión y a la organización del Oratorio. Un lugar de encuentro espiritualdonde se leían páginas edificantes e interesantes de la vida de los santos de fácilcomprensión seguidas de un comentario de San Felipe. Más tarde alguien tomada lapalabra, se dialogaba sobre el tema y se continuaba discurriendo durante largo rato sinprograma ni tiempo definido. Un sistema según Cistellini nada escolástico pues se hablaal corazón. Es un método de oración más afectivo que intelectual que algunosdenominan razonamientos. Son los años de la experiencia nueva de la escuela de fervorque es el Oratorio muy diferente a la enseñanza metódica de la doctrina cristiana quehacen otras instituciones religiosas. Un dinamismo espiritual que le lleva a integrar lamúsica en los sermones lo que permite la convivencia con músicos como Animucia,Francisco Soto, Juvenal y Palestrina. La tendencia centrífuga de la escultura nosrecuerda también la organización del Oratorio al aire libre en el que San Felipe rodeadode los suyos jóvenes y niños dirige en un paseo animado, actitud de marcha de laescultura, más allá de las murallas de la ciudad. En espacios con los claustros de laMinerva, la viña de los napolitanos o las Termas donde los juegos, los coros polifónicosy los razonamientos se intercalan y suceden. Por esto San Felipe Neri individualiza losmales de su época y de su ciudad adoptiva Roma dedicándose a purificarla con amor yla meditación cotidiana de la palabra de Dios con la práctica constante de la humildad,la pobreza y la caridad, así como el ejercicio constante de un justo equilibrio entre lavida pública y privada mediante una conciencia recta, una vida alegre y un actuarcoherente. A diferencia de Lutero o Savonarola no enciende odios ni rompe Europa sinoque fraterniza a grandes y pequeños.4. La permanente actualidad de San Felipe, humilde docente y amigo.Una de las iconografías más modernas de San Felipe es la propuesta por elescultor Alberto Germán Franco en su San Felipe Neri del Oratorio de Salteras. Se tratade una escultura de gran tamaño realizada por encargo de Francisco de Llanos sacerdoteimpulsor de dicho Oratorio en el año 2006. Novedosa desde el punto de vista técnico esla combinación de dos materiales en su estructura: el barro cocido con el que se modelóla cabeza finalizada en resina de poliéster para adecuarla a su ubicación en el jardín dedicho Oratorio al aire libre y el cuerpo confeccionado con chapas metálicas recicladas.Hablamos de los materiales porque no están escogidos al azar sino que por sí mismostienen una simbología especial.El escultor Alberto Germán diseña la sotana a retazos para recordarnos lahumildad y pobreza del santo. San Felipe sedente está a punto de echar a andar como sepuede intuir por el retraso de una de sus piernas y el contraposto clásico en evocacióndel Apolo de Belvedere con que dota a la figura. Finotti en la traducción de AgustínMartínez nos recuerda como “Felipe camina dulce, corrige riendo, habla en lo secreto,de tú a tú, no lanza flechas teológicas a la Iglesia sino que la defiende con celo humildede hijo devoto pero sabiendo distinguir su rostro humano fruncido de su cara divina sinnorma ni arruga”. En su rostro hay una fría reserva, o gusto por la privacidad que
    • 250María Josefa Parejo Delgadosiempre caracterizo a San Felipe. Como joven preparado para la vida y desenvueltosiempre mantuvo sus costumbres integras y bella figura. A diferencia de las esculturas ygrupos escultóricos anteriores y posteriores, el San Felipe de Salteras, es sedente; unapostura que incide especialmente en su condición de hombre de coloquio directo yprovocador. Alberto Germán nos descubre aquí al docente que busca educar a hombresy mujeres en cuerpo y espíritu, que se dirige a su corazón para cambiarlos por dentroteniendo en cuenta las modernas tendencias de la psicología contemporánea deltemperamento, por él intuidas.El escultor sevillano identifica a San Felipe con cuatro elementos claves: elcorazón, la azucena, las zapatillas, fiel reproducción obtenida gracias a las fotografíascedidas por miembros del Oratorio de las conservadas en Roma y la indumentaria.Las zapatillas identifican a San Felipe Neri con su amor por el paseo animadocon los miembros del Oratorio y su ir y venir por las calles de Roma ateniendo a pobres,enfermos, mujeres con problemas etc. Nos evocan el Carnaval cristiano invenciónfilipense de la Visita a las Siete Iglesias, práctica habitual en los oratorios filipenses. Setrata de un ejercicio antiguo que Felipe había realizado con frecuencia en sus años deexperiencia eremítica. Consistía en un largo paseo festivo y penitencial a las másfamosas basílicas de Roma: San Pedro, San Pablo Extramuros, San Sebastián, San Juande Letrán, San Lorenzo extramuros, Santa María la Mayor y Santa Cruz de Jerusalén.La práctica tenía máxima participación los jueves después del Miércoles de Ceniza y eraamenizada con el Canto de la Vanidad de Animucia. Estos paseos se completaban conuna comida al aire libre en las villas Mattei, la Celimontana y la de Massimoacompañada de músicos con voces, cornetas y flautas y coronada con el sermoncito deun niño.El corazón es el símbolo iconográfico que más define a San Felipe Neri. Nosrecuerda como en 1544 pidiendo dones del Espíritu Santo “vio venir del cielo un globode fuego que penetro en su boca y se dilato en su pecho. El santo se sintió poseído porun amor de Dios tan enorme que parecía ahogarlo: cayó al suelo como derribado yexclamo con gesto de dolor ¡ Basta Señor basta! ¿No puedo soportarlo más! Cuandorecupero plenamente la conciencia descubrió que su pecho estaba hinchado”. AlbertoGermán no representa fielmente esta narración como hemos visto en el grupoescultórico de San Felipe Neri del Oratorio de Cádiz sino que detiene su análisis en elcorazón como símbolo por esto lo dispone visible entre las chapas que conforman susotana y con la mano derecha sobre él. La policromía rojiza hace más expresivo dichorecurso artístico y simbólico.La túnica hecha a retazos es el elemento utilizado por Alberto para informarnosplásticamente del comportamiento y modo de vida filipense. Contemplando suindumentaria evocamos la humildad de San Felipe. Un santo que había entendido a sutiempo mirando a su alrededor, penetrando con perspicacia inspirada por Dios en suánimo y en el de los demás. Comprendió que los hombres y mujeres de su épocaestaban enfermos del espíritu por su orgullo. Por eso Felipe opone al hombreprepotente, el humilde y el modesto. Felipe lucha contra su propio orgullo y aprende delos ascéticos la humildad imperfecta que le hace llorar por sus pecados y glorificar aDios ejercitando la humildad perfecta de Maria. Para San Felipe Neri la humildad esverdad, dulzura, sentido del humor, paciencia, serenidad, valores que se adivinandeteniéndonos en el rostro del San Felipe Neri del Oratorio de Salteras.44TREVOR Meriol: San Felipe Neri apóstol de Roma (1515-1595) Santander, Sal Térrea, 1986.
    • La iconografía de San Felipe Neri en Sevilla251La azucena es el símbolo de la pureza. San Felipe entiende la pureza no comouna integridad espiritual conseguida por la mortificación temporal sino con libertadinterior. El santo florentino consigue su objetivo con una espontaneidad humana que lepermite apreciar los dones divinos y sublimarlos en servicio al pobre, al necesitado, alenfermo y al solitario. San Felipe por las calles de Roma juzga severamente a algunospero después con su dulce amabilidad lo conquista y contagia. Un elemento que nosrecuerda el día de la Inmaculada Concepción en que pudimos contemplar nuestro SanFelipe por primera vez.La expresión del rostro del San Felipe Neri de Salteras es de alegría cristiana. Noes un San Felipe de barba canosa en éxtasis sino vivo y dialogante, en plena madurez desu actividad espiritual. Esa alegría, don natural que lo define frente a la paciencia de loscartujos y a la pobreza franciscana, es una alegría exuberante de cuerpo y alma. Suorigen está en el ambiente de belleza jocosidad de la Florencia de su juventud. Unaalegría que convierte al fundador del Oratorio en amigo y apóstol agradable que corrigelas costumbres riendo. Este detalle iconográfico permite a la escultura de San Felipeque recobre vida cuando los miembros del Oratorio nos reunimos a compartir con él losmomentos de oración, Eucaristía, el día de San Felipe, los más dolorosos, donderecordamos a los que se fueron a la gloria del Padre y los de ocio como las migas. Laacertada ubicación de la escultura en el patio del Oratorio permite que siempre esté connosotros sentado entre nosotros compartiendo alegrías, penas, elogios y críticas.5. San Felipe Neri y la Santa Misa.La escultura podría fecharse entre 1698 y 1711. Se trata de una obra en maderaestofada y policromada de tamaño inferior a la de Algardi de la Vallicella querepresenta al santo con la cabeza alzada, los ojos hundidos en las fosas orbitales, la bocaentreabierta y los antebrazos extendidos formando un ángulo recto. San Felipe viste albacon encajes traslúcidos, que destacan sobre el color negro de la sotana y el rojo de lacasulla con estofado en relieve con gruesos bordados en hijos de oro; sobre el antebrazoizquierdo sujeto a la manga del alba, se coloca el manipulo. En el pecho se abre unhueco circular con una reliquia autentificada del santo.La iconografía de la escultura obedece al momento tan especial vivido por SanFelipe cuando oficiaba la Santa Misa. Sus biógrafos narran como “mientras decía Misale resplandecía la cara como el color del oro y era tan grande el ímpetu que le llenaba elcorazón, que no dejaba establecer su cuerpo en sitio firme; una clara referencia aléxtasis y levitaciones que seguían a la Misa tras la Consagración. Una iconografía queexpresa su abandono filial a la voluntad de Dios definida en una jaculatoria que dice“Como tu sabes y quieres, así haz conmigo ¡Oh Señor!. Esta iconografía se repite endos imágenes de vestir no talladas conservadas en la Sacristía del Convento de SantaIsabel de Sevilla y en la Parroquia de San Felipe Neri de Pino Montano de Sevilla. Laimagen de San Felipe de la Sacristía de Santa Isabel nos evoca al santo recién ordenadosacerdote, con el cabello rojizo y una corona en la cabeza símbolo de su santidad. Comola mayoría de las imágenes del santo florentino posa su mano izquierda sobre suCISTELLINI A.: San Filippo Neri. L´Oratorio e la Congregazione oratoniana Brescia, 1989. Vols. I-III,1989.PAREJO DELGADO, M. J.: Hacia el modelado de los materiales de reciclado desde el barro. Tomares,2009. PAREJO DELGADO, MIÑARRO J. M, MUÑIZ, C Y BAZÁN DE LA HUERTA M. AlbertoGermán, escultor. Sevilla, Caja San Fernando, 2006.
    • 252María Josefa Parejo Delgadocorazón. Mayor intimismo expresa la imagen de San Felipe Neri de la iglesia de PinoMontano, donde el santo cruza sus brazos por debajo del pecho sujetando con susmanos su inquieto corazón. Sus ojos miran al cielo aceptando la voluntad de Dios.6. San Felipe Neri y la EucaristíaLa vinculación entre San Felipe Neri y la devoción al Santísimo Sacramento seencuentra en sus orígenes de su vida religiosa. En 1548 San Felipe con la ayuda de suconfesor Persiano Rossa y unos quince laicos fundan la Cofradía de la SantísimaTrinidad, conocida como la Cofradía de los pobres que se encargaba de socorrer a losperegrinos necesitados. Con su ayuda el santo florentino difundió la devoción de lascuarenta horas del Santísimo. En ese tiempo San Felipe solía hace reflexiones llenas deamor que conmovían a todos; unas conversaciones espirituales que acababan con unavisita al Santísimo Sacramento en alguna iglesia. Esta especial dedicación justifica laubicación de la escultura en madera estofada y policromada que representa al santo en laColegial del Salvador de Sevilla en una de las hornacinas laterales del retablo portada dela Capilla Sacramental.La escultura de San Felipe del Salvador lo representa maduro con alba blanca ysotana oscura. El escultor organiza la figura con dos líneas diagonales; la primera une subrazo derecho levantado con su pierna izquierda mientras que la segunda enlaza elcontraposto de las extremidades adelantando el brazo izquierdo y retrasando la piernaderecha. El movimiento de los paños del alba y la sotana describe el triángulo isóscelesque organiza el Longinos de Bernini. El rostro de San Felipe responde a la descripciónque de él hicieron sus contemporáneos”tiene los ojos como los de un jovencito, vivaces,piel blanca y barba canosa no muy larga”. Una personalidad activa y alegre. Un paisanodel santo denominado Papio que lo conoció durante sus primeros años en Romacomentaba “de su rostro emana bondad”. Su naturaleza es tan alegre y placentera queexplica la fascinación que ejerce y su creciente popularidad. San Felipe comparte eneste retablo protagonismo con San Carlos Borromeo, eclesiástico muy vinculado a SanFelipe por su constante apoyo en la visita a las Siete Iglesias y en la defensa delOratorio en los momentos críticos. 57. San Felipe Neri confesor y fundador del OratorioMás cercano y amable es la escultura de San Felipe conservada en la Residenciade San Alberto de Sevilla. Inicialmente estuvo situada probablemente en la hornacinaque remataba la portada de la Epístola de la Iglesia del Oratorio. Actualmente se haubicado sobre un pedestal de mármol blanco y jaspes encarnados, próximo al arcomudéjar de uno de los ángulos del patio principal de la Residencia. Junto a ella se hafijado una lápida con una inscripción alusiva al coste de la restauración sufragada por laCoral San Felipe Neri de Sevilla.5RODA PEÑA J.: El Oratorio de San Felipe Neri de Sevilla. Historia y Patrimonio artístico”Córdoba,Cajasur, 2003 páginas 457-462-480-482;BACCI P. J.: Vita di San Filippo Neri Roma P.A. Brugiotti, 1622.CISTELLINI A.: San Filippo Neri L´Oratorio e la Congregazione oratoniana Brescia, 1989.NERI F.: Gli sentti e le massime Brescia Ed. La Scuola, 1995.
    • La iconografía de San Felipe Neri en Sevilla253Se trata de una efigie de tamaño inferior al natural (1,45 metros) que representa aSan Felipe con sotana, manteo, bonete, zapatos cincelados en mármol negro y cabeza,manos, puños y cuello en mármol blanco. Ceán Bermúdez la atribuye a Pedro Roldán;tras su restauración en 1999, el profesor Roda Peña estima que no puede ser una obraanterior a los primeros años del siglo XVIII. San Felipe lleva en su mano derecha unlibro cerrado y en la izquierda, hoy vacía, portaría una vara de azucenas. Su rostroresponde a la descripción de Bacci “tenía la frente realzada pero no calvo, la narizaguileña, los ojos pequeños y de color celeste, un poco sumidos pero vivaces y la barbablanca en los últimos años de su vida. En sus ojos había una claridad que ningún pintorha sabido retratar. Un semblante que nos recuerda su gran paciencia como confesor.Con gentileza guiaba a los penitentes en el camino de la santidad enseñándoles el valorde la mortificación. Algunos recibían de penitencia mendigar por alimentos y otrasprácticas de humillación, antesala de la oración pues San Felipe siempre nos recuerdaque “un hombre sin oración es un animal sin razón”.Su iconografía viene definida por el libro que sostiene en su brazo y la vara deazucenas hoy perdida. El artista esculpe un San Felipe reposado y tranquilo dedicado alconfesionario y a la difusión del Oratorio. Un San Felipe satisfecho por la finalizaciónde las obras de la Vallicella y haber superado las críticas y castigo impuestos por elCardenal Rosario quien le prohibió confesar y tener reuniones hasta 1584. Se trata deuna representación que recuerda su forma de hacer apostolado como un susurro de airesuave en palabras del Cardenal Newman. Un apostolado humilde por la maneraescondida y desinteresada de hacer las cosas. El libro que sostiene en su brazo puedeidentificarse con algunas de las vidas de los santos que él comentaba en sus reunionesdel Oratorio o las Constituciones del mismo aprobadas en 1612 que tiene su precedenteen la sencilla regla de 1564 donde los sacerdotes seculares vivían en comunidad sinvotos.68. San Felipe Neri y la CruzPoco habitual en la iconografía de San Felipe Neri es la presencia de la cruz. Eneste sentido es muy original la representación del santo florentino obra del escultorAndrés de Carvajal en el retablo lateral de la iglesia de la Asunción de Estepa. Se tratade una escultura en madera estofado y policromada de tamaño inferior al natural quenos muestra al santo como un venerable anciano de barba blanca, ralos cabellos yfacciones ajadas. Su mirada se dirige a la cruz desnuda que sostiene con su manoizquierda. La mano derecha se dispone como en otras esculturas sobre su palpitantecorazón.Esta iconografía de San Felipe lo relaciona con la de otros santos como SanJerónimo y hace hincapié en la actitud hacia el recogimiento y la oración que siempretuvo San Felipe desde muy joven en el San Marcos de Florencia, en el Monasterio deMontecasino, en Gaeta y más tarde en Roma. Una cruz que le llevará al sacerdocioordenándose en 1551 en Santo Tomás de Parione. Las fuentes de su espiritualidad omeditación sobre la cruz de Cristo se encuentran en sus cartas, dichos, máximas6FINOTTI P. G.: San Felipe Neri. El profeta de la alegría cristiana. Apuntes de espiritualidad. México,Ed. Praxis, 1995.MONTORO CASTILLO M.: “Los oratonianos de San Felipe Neri y los inicios de la arqueologíacristiana”. CUPAUAM 34, 2008 pp.147-154.TREVOR M.: San Felipe Neri, apóstol de Roma (1515-1595). Santander, Sal Térrea, 1986.
    • 254María Josefa Parejo Delgadotransmitidas en el confesionario o en las conversaciones espirituales con suscompañeros del Oratorio. El amor de Dios brota de la abnegación de sí mismo. Para SanFelipe, Cristo es el vértice de todo su amor “Quien desee otra cosa que Cristo, no sabelo que busca; quien actúa y no por Cristo, no sabe que cosa hace”. Del amor de Dios enCristo, emanan las virtudes cristianas. Entre ellas destaca la caridad. La dócil aceptaciónde la Cruz se conoce por la grandeza del deseo de que el hombre tenga que padecer poramor suyo. En este sentido, se concluye que es necesario aceptar la adversidad que Diosmanda sin demasiado discurso y tener por cierto que es la mejor cosa para nosotros.San Felipe se esforzó por conocer el mensaje evangélico. La palabra de Cristo esla que modela el rostro auténtico del hombre revestido de los rasgos que hacen de él unhijo amado por el Padre, acogido como hermano por el Verbo y santificado por elEspíritu Santo. En la lectura de los Mandamientos de la Ley de Dios y los Evangeliosencuentra San Felipe, la alegría y la felicidad del Oratorio Filipense.9. San Felipe Neri en sus experiencias místicasUna de las más bellas iconografías de San Felipe es la contenida en la esculturaubicada en el Convento de Santa Isabel de Sevilla. Según el profesor Roda Peñaprobablemente formaría parte del programa escultórico realizado en 1711 por PedroDuque Cornejo para el retablo mayor de San Felipe ensamblado por Jerónimo Balbas.En 1868, el gobernador eclesiástico del arzobispado lo cedió a la Congregaciónfilipense de Hijas de María Dolorosa, quienes lo situaron en un retablo barroco delconvento en el lado del Evangelio del crucero.El escultor representa a San Felipe en apoteosis, arrodillado sobre un cúmulo denubes con la cabeza alzada hacia los cielos y los brazos abiertos en diagonal. El santoflorentino viste sotana y manteo negros decorados con un estofado de rayas horizontalesy espigadas por su condición de sacerdote secular. El manto cae desplegado por laespalda, recogiéndose en forma de banderola sobre el hombro izquierdo. El apasionadorostro de San Felipe surcado de arrugas y ennoblecido con una barba