Entrenamiento Personalizado
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×
 

Entrenamiento Personalizado

on

  • 1,624 views

Entrenamiento Personalizado

Entrenamiento Personalizado

Statistics

Views

Total Views
1,624
Slideshare-icon Views on SlideShare
1,624
Embed Views
0

Actions

Likes
0
Downloads
28
Comments
0

0 Embeds 0

No embeds

Accessibility

Categories

Upload Details

Uploaded via as Adobe PDF

Usage Rights

© All Rights Reserved

Report content

Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
  • Full Name Full Name Comment goes here.
    Are you sure you want to
    Your message goes here
    Processing…
Post Comment
Edit your comment

    Entrenamiento Personalizado Entrenamiento Personalizado Document Transcript

    • Primera parte Entrenamiento personalizado: Breve manual de instrucciones del entrenador
    • C a p í t u l o 1 Crear un ambiente de buenos hábitos Los fundamentos Es preciso que sea usted disciplinado como entrenador por la misma razón que necesita ser disciplinado como padre: las cosas no se hacen a menos que haya un líder que sepa cuándo y cómo hacerse cargo y tomar el control. Una parte considerable del hecho de entrenar consiste en aprender el modo de or- ganizar y controlar la conducta de un grupo y el modo de crear una atmósfera de buenos hábitos mediante la energía positiva y el refuerzo. La clave para en- señar a los chicos a responder a sus señales y a su dirección es hacerlo median- te actividades divertidas, no dictatoriales. Tendrá que habérselas con diferentes personalidades y niveles de habilidad –algunos que están ansiosos por agradar, otros que no escuchan tanto, posiblemente uno o dos que están de mal humor o son reacios y aún otros que no están tan bien dotados físicamente–, pero pue- de usted tratarlos a todos del mismo modo al fomentar lo positivo y reforzar la buena conducta del equipo. De esta forma creará un ambiente que resultará di- vertido y comprensivo, un ambiente en el que los chicos se sientan especiales haciendo lo que se espera de ellos. Los buenos hábitos son justamente eso: acciones que han de ser reforzadas y puestas en práctica consistentemente. Es importante establecer una rutina de conducta para cada entrenamiento, no sólo porque los chavales necesitan y an- 14
    • C a p í t u l o 2 Antes de pisar la pista: el baloncesto resumido Terreno de juego: Línea de fondo El baloncesto es un juego de rápi- Poste bajo dos desplazamientos que requiere es- Esquina Esquina trategia y sólidos fundamentos técnicos Zona para ser practicado con éxito, aunque o botella Poste puede ser adaptado para todos los ni- alto Ala o veles de habilidad. Es un gran deporte Línea de banda alero para todas las edades, e incluso a los chicos jóvenes les encanta la idea de Línea de tres hacer pasar el balón por el aro. Este ca- Prolongación de la puntos o de 6,25 pítulo versa sobre los fundamentos del línea de tiros libres Línea de tiros libres baloncesto, de las reglas y las acciones Cima del círculo de juego esenciales hasta lo básico en ataque y defensa. Aun cuando empiece sin saber na- Línea central da sobre este juego, este capítulo le ayudará a ponerse al corriente. Terminología de la pista. Consulte también la nomenclatura de la página 129. 23
    • C a p í t u l o 3 Planificando la temporada Tendrá que desempeñar muchas funciones como entrenador, y una de ellas será la de administrador del equipo. El mejor modo de conseguir que la tempo- rada se desarrolle correctamente, lo que le permitirá centrar sus energías en el entrenamiento, es estar bien preparado para la temporada que se acerca. Una lista de comprobación para la temporada Confeccione el calendario de entrenamientos y de partidos y envíe una carta a los padres Antes de reunirse con cualquiera de los jugadores, antes de que se bote una pelota o se lance un tiro, debería usted disponer de un calendario de cada par- tido que va a disputar y de cada entrenamiento que va a dirigir a lo largo de to- do el año. Generalmente, dos entrenamientos y un partido por semana es una buena cifra operativa, tanto por lo que se refiere a la reserva de hora en la insta- lación como por el tiempo que la familia tendrá que dedicar. Asistir a los entre- namientos menos de dos veces a la semana puede dar lugar a que los chicos tengan dificultades para aprender y recordar las acciones de juego en las que están trabajando, y una cantidad superior genera un problema con respecto al tiempo que las familias con estudiantes en escuelas primarias o secundarias tendrían que dedicar. Tenga este calendario preparado para distribuirlo en el 30
    • C a p í t u l o 4 Fundamentos del juego y cómo enseñarlos Los fundamentos Cualquiera que haya visto un partido de baloncesto se habrá quedado im- presionado cuando un tiro imposible toca “sólo la red”, o cuando un jugador logra un gran robo de balón o una recuperación incluso mejor. Pero por deba- jo del relumbrón y lo emocionante de vistosas maniobras baloncestísticas está el tiempo invertido trabajando en los fundamentos del dribling, el pase, la re- cepción, el pivote, el lanzamiento y el rebote, menos espectaculares pero infi- nitamente importantes. Los mejores jugadores son aquellos que han logrado dominar lo básico del juego y siguen siempre trabajando en ello. Su tarea co- mo entrenador consiste en ayudar a los jugadores a comprender y practicar los fundamentos para proporcionarles una base técnica sólida. El dribling Aunque son muchas las acciones de juego que los jugadores tienen que rea- lizar para participar en el juego, la más importante en el desarrollo de un juga- dor de baloncesto es el bote del balón. Se trata de una habilidad que debe ser desarrollada desde el inicio y ejecutada en todas las situaciones prácticas. Cuanto más mejore el dribling, más confianza adquirirá el jugador. El bote del balón es también una acción de juego ubicua: puede practicarse en cualquier sitio en el que encuentres una pelota y una superficie adecuada para el bote. Además, el dribling es una actividad que fomenta el aprendizaje mientras los 38
    • C a p í t u l o 5 Los entrenamientos La preparación es la clave El factor más importante para que los entrenamientos resulten provecho- sos, y especialmente para que lo sea el primer día de entrenamiento, es estar preparado. Disponga de su plan de entrenamiento organizado y dispuesto antes de ir hacia a la cancha. No se plantee el dedicar unos cuantos minutos antes de la sesión para elaborar un plan de trabajo: los chicos a menudo llegarán tem- prano y tiene usted que estar preparado para recibirlos. Llegue temprano Procure llegar siempre al gimnasio al menos 10 minutos antes de que co- mience la sesión y entre 20 y 30 minutos antes el primer día. Tenga el material preparado si la pista está disponible. Es inevitable que algunos jugadores lle- guen temprano y puede ponerlos a emplear este tiempo ejercitando la con- ducción del balón y el tiro. El primer día puede usted dedicar el tiempo a presentarse a los jugadores y a los padres individualmente y a averiguar cómo se mueven los chavales en la pista. Los padres con frecuencia se le acercarán para hacerle preguntas antes del entrenamiento una vez que la temporada esté a punto de iniciarse. 68
    • C a p í t u l o 6 Sesiones de muestra El primer día de entrenamiento puede hacerle sentir como un niño de nue- vo, especialmente si es ésta la primera temporada. Está nervioso con respecto a lo que va a hacer, a cómo actuar, a lo que los chicos van a pensar de usted y a cómo responderán. En este capítulo se describe con detalle todo cuanto necesi- ta hacer a lo largo de varias sesiones de muestra, empezando desde lo más bási- co y progresando hasta las sesiones intermedias y más avanzadas. La sesión bá- sica es para todos los jugadores. Presenta las acciones de juego fundamentales del baloncesto, y todos los equipos deberían trabajar en lo básico, tanto al prin- cipio como durante la temporada. Los jugadores siempre obtendrán beneficios al ejercitar los fundamentos. Una vez que esté en marcha, se sentirá más cómo- do con respecto a su capacidad como entrenador y con respecto al nivel técnico baloncestístico de los jugadores, y lo tendrá todo bajo control. Estas sesiones de muestra están pensadas para usarlas como un modelo a seguir el resto de la temporada: exponen una estructura básica de actividades para las sesiones, con asignaciones aproximadas de tiempo y cubriendo todos los aspectos del juego. Todos los ejercicios enumerados en este capítulo están descritos con mayor de- talle en la parte 2, Ejercicios: capítulo 9 (Fundamentos de juego), capítulo 10 (Ejercicios Ofensivos) y el capítulo 11 (Ejercicios Defensivos) –consulte la combinación de números y letras sombreada ante dificultades en la designa- ción–. Según el equipo evoluciona en los ejercicios y en experiencia, puede us- ted sustituir algunos de los ejercicios incluidos en la parte 2 por los detallados en estas sesiones. 77
    • C a p í t u l o 7 El partido Reglas a seguir Independientemente de los años que haya practicado usted actividades de- portivas, nunca dejará de sentir ese cosquilleo en el estómago propio del pri- mer partido de la temporada. Se trata de la primera prueba para saber qué ren- dimiento dará el duro esfuerzo de todo el equipo y puede, asimismo, conside- rar el primer partido como un examen de su competencia como entrenador. Resultará fácil quedarse atrapado en la excitación de anotar contra los rivales y resultará tentador juzgar el éxito o el fracaso del equipo –y de su técnica como entrenador– a tenor del resultado final. Recuerde, sin embargo, que un equipo ganará este partido y un equipo lo perderá, y que debe estar preparado para aceptar cualquier resultado con elegancia y buen humor. En cualquier caso, el equipo tendrá la oportunidad de mostrar las acciones de juego en las que ha trabajado y usted averiguará sus fortalezas y sus debilidades en la pista. Sea un ejemplo El papel más importante que usted desempeña en el partido será el de ejem- plo para sus jugadores. Tendrá que prepararse, que visualizar su conducta y sus actos durante el partido, que controlar la ansiedad y la excitación. Por mucho que hable a sus jugadores sobre la deportividad y la importancia de respetar la autoridad, sus actos van a hablar con mucha más fuerza que sus palabras sobre lo que realmente cree. 100
    • Enseñar baloncesto a los jóvenes C a p í t u l o 8 Manejo de las cuestiones relacionadas con los padres y el género Perspectiva sobre los padres Los entrenadores tienen que percatarse de que es casi imposible que los padres evalúen con objetividad la capacidad de su propio hijo. Lo sé por expe- riencia: soy padre, tengo a dos chicos jugando a baloncesto en la universidad y un tercer hijo practicando deporte en la liga infantil, y también lo he visto en mis treinta años como entrenador. Todos queremos a nuestros hijos, hablamos de ellos en términos elogiosos y deseamos que todo les vaya bien, sea el de- porte que fuere. Si se trata de la pequeña Liga de béisbol, deseas que consigan batear a cada momento y aborreces verles fallar. Si están jugando a baloncesto, deseas que entren todos los tiros a canasta y que cojan todos los rebotes. Dese- as que lo hagan bien para que se sientan tan bien con respecto a sí mismos co- mo te sientes tú. El problema es que los padres no pueden ser tan realistas so- bre la capacidad de sus hijos como un entrenador –y usted, como entrenador, tendrá que comprenderlo y apreciarlo–. Surgirán situaciones en las que tendrá que contrastar las expectativas de los padres frente a la realidad de la situa- ción, pero la clave consiste en comunicarse, y en hacerlo de una manera muy directa. La cuestión principal a la hora de tratar con los padres, sin duda alguna, es mantener las líneas de comunicación abiertas. Enviar cartas regularmente a casa durante la temporada puede servir para resolver cambios logísticos, de 120
    • Segunda parte Ejercicios: La base del crecimiento, la felicidad y la paz mental del entrenador
    • C a p í t u l o 9 Fundamentos de juego Calentamiento Saltos rápidos F1 Se trata de un brinco similar al del salto a la comba. Los jugadores dan sal- tos cortos, rápidos, estacionarios, manteniendo las manos por encima de la ca- beza. Cada vez que tomen impulso para elevarse, tienen que levantar las manos bien alto. En cuanto entren en contacto con el suelo, tienen que volver a brin- car. Las manos nunca deben bajar por debajo del nivel de los hombros. Cuando usted haga sonar el silbato, los jugadores empiezan a saltar. Después de un mi- nuto o dos, grite: “¡Sólo con el pie derecho!”. Déjeles dar 10 ó 15 saltos y en- tonces grite: “¡Pie izquierdo!”. Luego nuevamente con ambos. Dé ánimos a los jugadores y recuérdeles que mantengan las manos por encima de la cabeza. “¡Eso está bien! ¡Eso está bien! ¡Saltos rápidos! ¡Las manos por encima de la ca- beza! ¡Saltos rápidos!” Saltos potentes F2 Los jugadores están de pie con las piernas flexionadas y las manos por deba- jo de las rodillas. Se propulsan entonces para arriba, extendiendo las rodillas y elevando los brazos. El cuerpo completo de los jugadores –la cabeza, las rodi- 128
    • 10 C a p í t u l o Ejercicios ofensivos Fintando el tiro y el pase Ejercicio de dribling y salto-parada con finta O1 Divida a los jugadores en dos filas que empiecen en la línea de tiros libres y se extiendan hasta cada una de las líneas laterales. Sólo una de las filas dispone de balón. El Jugador A avanza hacia la canasta conduciendo el balón, realiza un salto y parada, efectúa un amago de tiro y, a continuación, un lanzamiento real. El Jugador B coge el rebote y ambos corren hasta la línea de fondo opuesta. Una variación de esta maniobra consiste en disponer a las dos filas más separadas. El jugador A avanza sobre el Jugador B, realiza un salto y parada, finta el pase al Jugador B y, seguidamente, da un pase auténtico. De nuevo, ambos jugadores se dirigen al extremo opuesto. Jugada de finta con el balón O2 En esta maniobra intervienen cinco jugadores, pero puede usted variar el número para acomodarlo al tamaño de su equipo. Con cinco jugadores, tres es- tán atacando (uno en cada ala y uno en la parte superior de la zona) y dos de- fienden (uno en cada poste alto). Los atacantes se pasan el balón alrededor del perímetro (sin botarla) en tanto que los defensores tratan de interceptarla o de ponerle la mano encima. La defensa recibe un punto cada vez que un defensor 145
    • C a p í t u l o 11 Ejercicios defensivos Posición defensiva Posición D1 Haga que los jugadores adopten la posición defensiva, con un entrenador, asistente u otro jugador enfrente haciendo una demostración. Siempre que el entrenador grite: “¡En posición!”, todo el grupo golpea el suelo con las palmas de las manos, con lo que quedará garantizado que están suficientemente flexio- nados. A continuación, situarán las palmas mirando al frente y gritarán, “¡De- fensa!”. Trate de lograr que desarrollen una expresión defensiva, es decir, una actitud de intensidad y determinación. Cuando les mantenga en una postura defensiva durante 20 ó 30 segundos, dará lugar a lo que recibe el nombre de “quemarse” (¡Pruébelo usted mismo!). Repita dos o tres veces, cerciorándose de que gritan: “¡Defensa!”, y de que reciben de usted muchos ánimos y refuerzos. Manos veloces, pies veloces D2 En la posición defensiva, los chicos tienen que poseer manos veloces y pies veloces. Después de gritar: “¡Posición!”, y de que los jugadores respondan y marquen: “¡Defensa!”, puede usted gritar: “¡Pies veloces!”. Los chicos mueven los pies tan deprisa como sean capaces sin abandonar la postura defensiva. Puede instar a los jugadores a realizar los mismos movimientos que hacen en “Pies ligeros”, en los que realizan cuartos de giro y semigiros (consulte “Pies li- 160