Your SlideShare is downloading. ×
Extracto 1 Empresa Y Web 2 0
Extracto 1 Empresa Y Web 2 0
Extracto 1 Empresa Y Web 2 0
Extracto 1 Empresa Y Web 2 0
Extracto 1 Empresa Y Web 2 0
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×

Thanks for flagging this SlideShare!

Oops! An error has occurred.

×
Saving this for later? Get the SlideShare app to save on your phone or tablet. Read anywhere, anytime – even offline.
Text the download link to your phone
Standard text messaging rates apply

Extracto 1 Empresa Y Web 2 0

697

Published on

Extracto del artículo “La empresa y la Web 2.0“, de Enrique Dans, publicado en el número 80 de Mayo/Junio de Harvard Deusto Marketing & Ventas.

Extracto del artículo “La empresa y la Web 2.0“, de Enrique Dans, publicado en el número 80 de Mayo/Junio de Harvard Deusto Marketing & Ventas.

0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total Views
697
On Slideshare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
0
Actions
Shares
0
Downloads
12
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

Report content
Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
No notes for slide

Transcript

  • 1. MÁRKETING & VENTAS DOSSIER De la ‘Web’ de segunda mitad de la última década del siglo pasado a la ‘Web 2.0’: algo está cambiando. LA EMPRESA Y LA ‘WEB 2.0’ Enrique Dans Profesor de Sistemas y Tecnologías de Información en el Instituto de Empresa. La Web 2.0 supone un cambio fundamental y, para algunos, también una inversión en los esquemas comunicativos y de interacción en la empresa y en las relaciones sociales tradicionales. Para la empresa, para el directivo o para la persona, la Web 2.0 es una conversación esperando, una habitación con la puerta abierta en la que otros están interactuando, hablando, intercambiando información... Una revolución que está ocurriendo vertiginosamente ante nuestros ojos. Procure no perdérsela.
  • 2. LA EMPRESA Y LA ‘WEB 2.0’ 3 DOSSIER E l desarrollo de la Web 2.0 como un principales magnitudes de aquella incipiente ecosistema en Internet en el que los realidad denominada Internet? individuos pueden tener tanta im- En eso que hoy llamaríamos despectiva- portancia como las empresas o los mente Web 1.0 pululaban, en realidad, unos medios de comunicación, un entorno 45 millones de personas a mediados del año en el que lo importante son las personas, está 1996, que revoloteaban alrededor de unos teniendo una influencia cada día mayor en la 250.000 sitios. La mayoría de esos sitios per- sociedad y en la economía tal como las cono- tenecían a aquéllos que podían permitirse el cemos. Todos los días surgen noticias sobre manejo de las relativamente complejas herra- empresas que se han encontrado, de repente, mientas que eran necesarias para establecer con fenómenos difíciles de entender para una una presencia en Internet; básicamente, em- mentalidad clásica y que han afectado positi- presas. El manejo de lenguajes como el va o negativamente a su imagen, a sus ven- HTML o de programas como el Dreamweaver tas o a su prestigio. En la Web de hoy, las per- estaba restringido a personas con habilidades sonas ya no “leemos, hacemos clic y calla- técnicas que habitualmente realizaban dicha mos”, sino que participamos activamente, labor para las empresas que las tenían en su desarrollando una presencia activa, creando nómina. una personalidad on-line, comentando las no- Así, se calcula que en torno al 80% de los ticias, anotando lo que queremos recordar o contenidos existentes en Internet de los años utilizar, etc. noventa estaba creado por empresas y medios Estamos ante un nuevo ecosistema, en el de comunicación y que tan sólo el 20% restan- que es preciso revisar las reglas que conocía- te había sido creado por los usuarios. Ade- mos y replantearnos muchas de nuestras ac- más, ese 20% aparecía relegado a sitios de te- tividades con una mentalidad esencialmente mática y estructura específica, como los foros, abierta. La Web 2.0 es, seguramente, uno de en los cuales este contenido solía tener una los términos más sobrecalentados y menos escasa visibilidad: dotados de una estructura originales del momento. Llamar 2.0 a la evo- secuencial que tiende a enterrar rápidamente lución de algo es, como mínimo, cometer un cada una de las entradas y con una sola di- pecado de falta de originalidad. Si además rección web para la totalidad de la página, los mezclamos el término con características es- foros tienden a no aparecer muy a menudo en téticas como degradados, sombreados, colores las páginas de resultados de los buscadores, pastel y estrellitas con la palabra beta, las lo que hace que el acceso a sus contenidos por ideas pasan de realidades a modas con una parte de personas externas a los propios foros velocidad pasmosa. sea más bien escaso. Más allá de juicios de valor sobre el térmi- De este modo, la Web de finales del siglo no que no nos llevan demasiado lejos desde el pasado se caracterizaba por ser una “Web de punto de vista analítico, ¿qué es lo que hay las empresas”: un conjunto de contenidos or- detrás de él? ¿A qué se refiere esa evolución ganizados para conseguir que un número lo desde la Internet de la segunda mitad de la más alto posible de globos oculares se congre- última década del siglo pasado? La respuesta gara a su alrededor, pudiera ver la publicidad afecta al uso de la Red que hacemos personas que exhibían y, preferentemente, llegaran a y empresas, y al conjunto de posibilidades alcanzar su cartera para extraer una tarjeta que ofrece. de crédito y realizar alguna compra. El objetivo de la Web se centraba en ser Una cuestión de números prácticamente una galería comercial con L a primera cuestión que debería lla- anuncios, escaparates y tiendas, un lugar al marnos la atención acerca de la lla- que las personas iban a vender publicidad y a mada Web 2.0 es una simple cues- llevar a cabo transacciones comerciales. En el tión numérica. Echemos la vista fondo, las empresas sólo estaban replicando atrás y situémonos en la segunda aquello que conocían de otros entornos: la mitad de la década de los noventa, en pleno Web, entendida como otro medio más. La pre- auge de lo que posteriormente llegó a denomi- sencia se reducía a páginas “de representa- narse la “burbuja Internet”: ¿Cuáles eran las ción”, auténticos folletos con logotipos en mo-
  • 3. 4 MÁRKETING & VENTAS DOSSIER vimiento, efectos más o menos llamativos y alumbró la creación de instrumentos suma- una sempiterna “carta del presidente”. Se tra- mente sencillos, al alcance de cualquier usua- taba de páginas completamente unidireccio- rio, que permitían el desarrollo de páginas nales, no concebidas para recibir ningún tipo web de aspecto completamente profesional de retroalimentación por parte de los especta- mediante sencillos menús de configuración. dores más allá del simple botón para efectuar Una start-up californiana compuesta por una transacción. En la Web del siglo pasado, quince personas y de nombre Pyra Labs creó por tanto, no sólo éramos pocos, sino que ade- Blogger, una herramienta simple de creación más éramos más bien pasivos. de páginas web que empezó a popularizarse a Con el cambio de siglo, muchas cosas evo- gran velocidad hasta que, en febrero de 2003, lucionaron y mejoraron notablemente. El an- fue adquirida por la ya entonces muy pujante cho de banda, por ejemplo, se multiplicó por Google. El desarrollo de Blogger, unido al de un factor superior a 20, lo que posibilitó la otras empresas de la época, como SixApart o transmisión de contenidos en una amplia di- Live Journal, dio lugar a la aparición de una versidad de formatos antes completamente gran variedad de páginas web personales do- impensables. El desarrollo de algoritmos de tadas de una estructura característica: en compresión para ficheros de audio y vídeo modo cronológico inverso, con aspecto de dia- también contribuyó a la difusión de conteni- rio de navegación y generalmente plagadas dos dotados de un gran atractivo, lo que favo- de hipervínculos que permitían al lector reco- reció la popularización de la Red. La apari- rrer hacia atrás el camino seguido por aquél ción de buscadores verdaderamente eficientes que contaba la historia. Mediante este tipo de y no condicionados por intereses comerciales páginas, multitud de usuarios antes pasivos acercó a las personas al sueño de la enciclope- se lanzaron a crear sus propios contenidos, dia universal, una amplísima variedad de co- contribuyendo así al desarrollo de una autén- nocimiento humano al alcance de un clic del tica inteligencia colectiva. ratón. Todos estos elementos tecnológicos fa- En pleno 2006, la situación de 1996 se ha- vorecieron una amplia difusión de la Web en bía invertido completamente: más del 85% de su conjunto, hasta el punto de que, de los ori- los contenidos existentes en la Red estaba ginales 45 millones de personas existentes a creado por usuarios de a pie, mientras que las mediados de 1996, pasamos, diez años más empresas y los medios aparecían relegados a tarde, a una Web poblada por más allá de producir en torno al 15% del total. Entrado el 1.000 millones de personas que desarrollaban nuevo siglo, en la Web ya no sólo éramos mu- tareas de todo tipo alrededor de un mareante chos más, sino que además éramos mucho, universo de más de 80 millones de sitios web. mucho más revoltosos. La evolución tecnológica entre la Web de finales del siglo pasado y la de principios de Los ‘blogs’ como punta del iceberg D este siglo es, sin duda, notable. Sin embargo, ecididamente, los blogs no son el el cambio fundamental operado en dicha Web único fenómeno asociado a la lla- no se refiere expresamente a la tecnología, mada Web 2.0, pero sí posible- aunque está íntimamente relacionado con mente el más llamativo y una ella: de repente y merced al desarrollo de una buena manera de entender los serie de herramientas tecnológicas sencillas, cambios que se operaron a lo largo de estos las personas se dieron cuenta de que podían últimos diez años. Dotada de un crecimiento utilizar la Web para mucho más que simple- meteórico, la llamada “blogosfera” evoluciona mente ir de compras y ver escaparates. Vie- hasta el punto de alcanzar más de 70 millo- ron súbitamente como se abría ante sus ojos nes de sitios a principios de 2007 y duplicar una posibilidad que los medios tradicionales su tamaño aproximadamente cada seis me- les habían negado hasta el momento: la posi- ses, según datos de Technorati (uno de los bilidad de participar. motores de búsqueda de referencia en el Si a finales de los noventa era preciso ma- mundo de los blogs). nejar una serie de sofisticadas herramientas Además, la blogosfera comienza, lenta- tecnológicas para poder desarrollar una pre- mente, a cambiar las pautas de interacción sencia o voz en la Red, el principio de siglo entre las personas y las empresas. De la no-
  • 4. LA EMPRESA Y LA ‘WEB 2.0’ 5 DOSSIER che a la mañana, el poder de los clientes se G Asociado al punto El desarrollo multiplica por el tamaño del altavoz que és- anterior, se desarro- tos poseen. Un simple episodio de insatisfac- lla un desplazamien- de ‘Blogger’, ción de un cliente puede pasar, en cuestión de to del software desde unido al de SixApart horas, a convertirse en un problema que lle- los modelos basados o Live Journal, dio gue a afectar a las ventas de la compañía o a en paquetes envuel- la cotización de sus acciones. Por ejemplo, la tos en celofán y ven- lugar a que multitud compañía Dell, líder en fabricación de orde- didos mediante li- de usuarios se nadores personales, sufrió el conocido como cencia hasta los pro- lanzaran “Dell Hell” al publicar un blogger insatisfecho gramas basados en una carta abierta al presidente de la compa- a crear sus la Web, gratuitos y fi- ñía, hecho que fue reflejado en todas las re- vistas y periódicos económicos y llegó a tener nanciados mediante modelos de servicio propios trascendencia tanto en las ventas de ordena- dores como en los protocolos y maneras de ac- (Software as a Servi- ce o SaaS). Unido a contenidos, tuación de la empresa a partir de entonces. este fenómeno, los contribuyendo así Sin embargo, los blogs, a pesar de su enor- programas empiezan al desarrollo me pujanza, no son lo que conforma la totali- a dejar anticuada la dad de la llamada Web 2.0, pero sí es la súbi- idea del número de de una auténtica ta hiperabundancia de contenidos procedente versión: los progra- inteligencia de blogs y publicaciones de tipo personal o ma evolucionan de colectiva grassroot la que posibilita muchas de las ca- manera constante y racterísticas de la Web 2.0. o bien se actualizan directamente o bien Qué ha cambiado son descargados por el usuario. En muchos Las personas, lejos de limitarse a introdu- casos, la evolución de las prestaciones de los cir sus contenidos, empiezan a desarrollar programas es tan rápida que éstos perma- otro tipo de actividades en torno a ellos, como necen en las versiones conocidas como clasificar sus contenidos con palabras clave o “beta”, versiones de evaluación o pruebas. tags, asociarlos entre sí con categorías, refe- G Control de los datos: en la Web 2.0, los da- renciarlos con otras entradas mediante enla- tos pertenecen al usuario y éste puede lle- ces, guardarlos en repositorios de información várselos a otro servicio cuando lo estima personales o compartidos, o promover su cir- oportuno. Los formatos y protocolos abier- culación en filtros sociales en los que los tos y de intercambio/migración proliferan, usuarios votan y comentan las noticias. El promovidos por los propios servicios o por cambio en el paradigma de interacción pro- los usuarios que encuentran la necesidad movido por la llegada y popularización de los de hacerlo, en un modelo muy similar al de blogs se extiende a todos los segmentos y he- las comunidades de software libre. rramientas de la Web 2.0, de manera que de- G Control de la interfaz de aplicaciones: el terminadas características pasan a integrar usuario pasa a manejar páginas en las que una parte fundamental de sus característi- muchos de los aspectos visuales y metáfo- cas. Intentemos, por tanto, pasar revista a ta- ras de presentación pueden ser manejados les cambios: mediante tecnologías como AJAX (As- G La Web como plataforma: la mayoría de los ynchronous Javascript and XML, un con- servicios de la Web 2.0 están basados en junto de lenguajes y técnicas de programa- que el usuario utiliza la Web como base ción en absoluto novedosos, pero que al ser para su información, en lugar de utilizar combinados y aplicados facilitan el des- para ello el disco duro de su ordenador. arrollo de páginas con interfaces de usua- Eso posibilita que el usuario pueda acce- rio mucho más ricas y adaptables). El dise- der a su información desde cualquier má- ño de las páginas se vuelve elástico; el quina, con sólo disponer de una conexión a usuario pasa a manejar sus componentes, la red –cada vez más ubicua– y unas cla- su orden, sus partes y su presentación, ves de acceso. como en Netvibes y otras.
  • 5. 6 MÁRKETING & VENTAS DOSSIER G Menos es más: las aplicaciones intentan G Viralidad: la publicidad tradicional pasa a hacer una cosa bien y presentarla de ma- ser desarrollada por los propios usuarios, nera sencilla, sin interferencias ni excesos que difunden los productos o servicios de de configuración. Las interfaces intentan, la empresa ellos mismos entre sus círculos además, ser universales e inconfundibles, de amigos o conocidos o a través de sus lo que hace que cualquiera pueda utilizar- blogs personales o colectivos. Se genera las con un aprendizaje mínimo. una comunicación mucho más basada en G Datos generados por el usuario (User Ge- la implicación del usuario, menos costosa y nerated Data o UGC): se trata de uno de con más influencia en la fidelización y vi- los elementos fundamentales de la Web vencia de la marca. Algunas empresas, de 2.0. El usuario se convierte en activo me- hecho, jamás llegan a utilizar los servicios diante arquitecturas de participación que de la llamada publicidad tradicional. producen datos que pueblan las aplicacio- G Democratización radical: todo se democra- nes, mejoran los resultados, clasifican, ca- tiza, desde el acceso a las herramientas de lifican, enriquecen, comparten, etc. En al- producción hasta cuestiones como el hos- gunos casos, esto se convierte en el verda- ting. Gracias a herramientas peer-to-peer dero leit-motiv del sitio, como en los filtros como el Bit Torrent creado por Bram Co- sociales (Digg, Reddit, Menéame, etc.) o los hen, prácticamente cualquiera puede dis- repositorios sociales de contenido (YouTu- tribuir contenido con un coste en ancho de be, del.icio.us, etc.). En otros, pasa a ser banda casi al alcance de cualquiera. una manera de organizar el contenido o de Esta lista de puntos, que pretende recoger enriquecerlo (Flickr) o de generar ideas algunos de los aspectos comúnmente asocia- (crowdsourcing) para empresas dispuestas dos con el fenómeno, no es más que una for- a escuchar a sus usuarios (Dell IdeaStorm, ma de simplificar una definición. En el fondo, etc.). debemos considerar que la Web 2.0 no es sim- G Remezclas, API, mashups: las piezas dise- plemente un conjunto de prestaciones y tec- ñadas por una empresa en concreto facili- nologías, sino algo mucho más ambicioso: una tan su integración con aplicaciones gene- verdadera actitud. radas por otras, propiciando la creación de servicios mixtos basados en pequeñas pie- Las consecuencias de la conversación L zas de múltiples fabricantes unidas me- as consecuencias de esta serie de diante eslabones débiles (small pieces loo- prestaciones alcanzan prácticamen- sely joined). Se evita reinventar la rueda y te a toda la cadena de relaciones de se gana en estandarización y portabilidad. Internet. Las empresas que desarro- Quien logra atraer una mayor atención so- llan herramientas y ofrecen produc- bre su servicio, un mayor número de usos, tos o servicios en Internet se ven afectadas de combinaciones, de usuarios, etc., consi- por algo que tiene un impacto en la misma gue ventajas derivadas del tamaño de su esencia de cómo y para qué son creadas y uti- red (Ley de Metcalfe). lizadas dichas herramientas. Sin embargo, los propios usuarios, elevados ahora a la catego- ría de creadores de contenidos, también alte- ran sus pautas de comportamiento. Las em- presas de todo tipo perciben cambios en sus relaciones, que afectan a todos los elementos comunicativos e incluso productivos: el efecto de un problema en un producto puede multi- plicarse, la comunicación puede viralizarse, el La ‘Web 2.0’ no es simplemente diseño de un producto puede consensuarse un conjunto de prestaciones con los usuarios, etc. En definitiva, todo cam- y tecnologías, sino algo mucho bia y se reorienta en función de una auténti- ca “economía conversacional”. más ambicioso: una verdadera Como empresa, lo primero que hay que te- actitud ner en cuenta es la necesidad de abrirnos al

×