Rb51 en cabras MSD Finca Productiva Salud Del Hato

899 views
770 views

Published on

MSD Finca Productiva Salud Del Hato

0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total views
899
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
4
Actions
Shares
0
Downloads
11
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

Rb51 en cabras MSD Finca Productiva Salud Del Hato

  1. 1. DECIMA QUINTA REUNION CIENTIFICA TECNOLOGICA FORESTAL Y AGROPECUARIA, VERACRUZ 2002 PLATICA DOCTORAL EVALUACIÓN DE LA VACUNACIÓN CON LA CEPA RB51 Brucella abortus EN CAPRINOS Martínez Herrera, D.I.1, Abeledo García, M.A2RESUMEN. Con el objetivo de evaluar el comportamiento de la cepa RB51 de Brucella abortus en laprevención de la brucelosis caprina se diseñaron 3 experimentos. Para el primer experimento seseleccionaron 90 hembras, 80 se vacunaron con diferentes dosis de RB51 de acuerdo con su edad y 10se dejaron como control no vacunado. Una eficacia del 87,5% para protección medida a través depruebas serológicas y otra del 83,3% para eliminación de cepas de campo se obtuvo con la dosis de 3 X108 a 3 X 109 UFC en cabras entre 8 y 12 meses de edad. La cepa RB51 es segura, pues que no seeliminó por la leche de los animales vacunados. Para el segundo experimento, se seleccionaron 25cabras mayores de 12 meses de edad y entre 3 y 4 meses de gestación; 10 se vacunaron con la dosis 3X 108 a 3 X 109 y 10 con 1 X 105 UFC, las 5 restantes se usaron como control; ninguna de las cabrasvacunadas abortó, seroconvirtió o eliminó la cepa RB51 por leche, loquios o membranas fetales. En eltercer experimento fueron seleccionados 2 rebaños con antecedentes de vacunación con cepa Rev – 1;en el primero se escogieron, 28 / 129 y en el segundo 10 / 16 hembras vacunadas seronegativas, lascuales se revacunaron con RB51 a dosis de 3 X 108 a 3 X 109 UFC. En ninguna de las cabrasrevacunadas con cepa RB51 se indujo seroconversión, después de haber sido evaluadas durante 6meses. En el análisis económico se obtuvo una relación BN : C = 3,62 y una eficiencia de $ 2 965,27USD. Se concluye que la cepa RB51 de Brucella abortus en dosis de 3 X 108 a 3 X 109 UFC es eficaz,segura, económicamente viable y útil contra la brucelosis caprina causada por Brucella melitensis.INTRODUCCIÓN. En México, el 90% de los casos de brucelosis humana se deben a Brucella melitensis,cuyos hospederos naturales son los pequeños rumiantes (caprinos y ovinos). Desde el punto de vistaepidemiológico, la cabra es considerada como la fuente más importante de este microorganismo para elhombre, el cual es el último hospedero en la cadena de transmisión de la enfermedad. En este sentido,dadas las condiciones en que se explotan los caprinos, la leche de esta especie animal es pocas vecesprocesada; así, en México más del 60% de los casos de brucelosis humana se presentan en mujerescuya ocupación es ama de casa o estudiante, entre los 14 y 45 años de edad, que poco tienen que vercon la explotación de caprinos, pero que según datos epidemiológicos las fuentes de infección son losproductos lácteos no pasteurizados y elaborados con leche de cabra (33,47,82,115,118).modo, la Dirección General de Salud Animal dependiente de la Secretaría de Agricultura, Ganadería yDesarrollo Rural Pesca y Alimentación (SAGARPA), reconoce que la prevalencia de brucelosis caprinapara México, es del 12%; con estados cuya prevalencia es superior al 17% (62). Por estas razones,desde 1975 se estableció como obligatoria la vacunación de caprinos jóvenes (3 a 4 meses) con la cepaRev-1 de Brucella melitensis; sin embargo, debido a que más del 80% se explota en trashumancia, laestrategia resultó poco útil (82).Para 1994, este programa obtenía sus mejores resultados, pues en menos de 2 años se habíaninmunizado más de 1 200 000 cabras con la cepa Rev-1 de Brucella melitensis en México (48). Con elobjeto de abatir la brucelosis humana, varios Estados del país se adhirieron de inmediato a la políticanacional; en muchos de ellos apoyándose con datos de sus propios Ministerios de Salud y proponiéndosemetas específicas en tiempos y evaluación de estrategias (14,82).La cepa Rev-1 de Brucella melitensis que se utiliza para inmunizar cabras y cabritas en México en dosis“reducida” y “clásica”, respectivamente; fue aplicada en rebaños caprinos del Cofre y Valle de Perote,Ver. de manera sistemática desde 1988. En este lugar, existen rebaños con prevalencias superiores al80%, donde la eficiencia vacunal referida por varios investigadores no pudo ser demostrada, como una1 Facultad de Medicina Veterinaria y Zootecnia, Universidad Veracruzana, México.2 Centro Nacional de Sanidad Agropecuaria, Universidad Nacional Agraria de la Habana, Cuba.
  2. 2. DECIMA QUINTA REUNION CIENTIFICA TECNOLOGICA FORESTAL Y AGROPECUARIA, VERACRUZ 2002 PLATICA DOCTORALestrategia tendiente a la disminución de las mismas. Esto se comprueba, al considerarse un constantenúmero de animales reactores y casos de brucelosis humana de aquella región (9,52,53).En 1994, dadas las condiciones de pobreza y marginalidad para la Región del Cofre y Valle de Perote,Ver., se estableció un programa masivo de vacunación que contemplaba la inmunización aproximada de150 000 cabezas de caprinos y 100 000 de ovinos. El programa fue planeado para ser ejecutado en unperiodo máximo de 4 años (1994-1998), en el cual se pretendía que ambas poblaciones fueraninmunizadas en su totalidad, según la Norma Oficial Mexicana (NOM) 041 – ZOO – 1995 “CampañaNacional contra la Brucelosis en los Animales” (52,53,54,62).A finales de 1998, después de evaluar la información referente al número de casos humanos de la zona,se observó que, para el Municipio de Perote, Ver. no hubo cambios significativos, ya que el número decasos de brucelosis humana mantuvo en los últimos 5 años, un promedio de 124 casos / año, para unatasa de 25 personas enfermas / 10 000 habitantes, datos que promovieron el estudio de la situación enese municipio, en particular con lo referente a cobertura de vacunación por comunidad. Así, se observóque de la comunidad de Tenextepec, que contaba con una cobertura del 80%, en un inventario caprinode 2,500 cabezas y una relación cabra – hombre 1:1.6, procedían el 60% de los casos humanos(39,52,53,55).Los estudios de prevalencia de brucelosis caprina indicaron que el 80% de los animales se comportaroncomo reactores y eliminaban además Brucella melitensis biovariedad 1, a pesar de haber sidoinmunizados, por lo que se consideró que la cepa homóloga con la que se inmunizó (cepa Rev-1 deBrucella melitensis), no demostró ayudar de manera significativa en la disminución de la prevalencia eincidencia de la enfermedad (39,52,53,55).Hacia el año de 1982, fue desarrollada una cepa mutante rugosa de la cepa lisa 2308 de Brucella abortus(virulenta), la cual se obtuvo por una serie de pases en agar de soya tripticaseína adicionado conrifampicina y penicilina. El resultado fue una cepa que además de ser rugosa, expresaba de maneradeficiente las cadenas laterales del antígeno “O” del lipopolisacárido cuando se le comparó con suantecesora (69,89,90,103).La deficiencia de las cadenas laterales del antígeno “O”, origina una falla en la producción de anticuerpospor parte del hospedero dirigidos contra éstas, los cuales al ser antígenos inmunodominantes, sonresponsables de la interferencia diagnóstica en individuos que han sido inmunizados con cepas lisascomo la Rev-1 de Brucella melitensis, cuando se evalúan a través de pruebas diagnósticas serológicasconvencionales (tarjeta, fijación del complemento, precipitación por rivanol, anillo en leche, etc.) en lasque se usan cepas lisas (64,65,70,78,91)A esta cepa mutante se le asignaron las siglas RB51, que demostró ser avirulenta para varias especies ytan eficiente como la cepa 19 de Brucella abortus para prevenir brucelosis en el ganado bovino, con laventaja de que su uso no interfiere con las pruebas diagnósticas convencionales (89,90,91,92). Por estasrazones, su utilización como vacuna contra la brucelosis bovina ha sido autorizada ya en Estados Unidosde Norteamérica desde 1996, así como en México, Chile, Argentina, Paraguay, Costa Rica, Colombia yVenezuela (63,91,92)Al utilizar la cepa RB51 de Brucella abortus en ratones BALB/c, ovinos y cuyes como modelos para medirla potencia del inmunógeno, al ser desafiados con cepas heterólogas, se ha podido demostrar unaestimulación en la inmunidad humoral contra B. abortus, B. melitensis, B. suis y B. ovis y de la inmunidadcelular contra las 3 primeras, en dichas especies (42,43,69).También se ha documentado que la persistencia de la inmunidad celular y humoral es de menor duracióncon la cepa RB51 de Brucella abortus, que con las cepas convencionales 19 de Brucella abortus y Rev-1de Brucella melitensis, evaluada en modelos murinos y bovinos, por lo que en esta última especie se harecomendado el uso de la revacunación en zonas enzoóticas con el fin de producir un “booster” eincrementar la inmunidad por efecto del recuerdo (9,21,92,103).
  3. 3. DECIMA QUINTA REUNION CIENTIFICA TECNOLOGICA FORESTAL Y AGROPECUARIA, VERACRUZ 2002 PLATICA DOCTORAL Se sabe que todas las vacunas que se utilizan para prevenir brucelosis en los animales poseen un componente abortigénico inferior al 1% (73,75,113); así, se demostró que al utilizar la cepa RB51 de Brucella abortus en hembras gestantes de bisonte americano, alce, bovino y caprino, la misma es capaz de producir placentitis como resultado de la colonización del epitelio trofoblástico y placentomas (73,74,75,76,78). El bisonte americano no tuvo la capacidad del bovino para eliminar de forma rápida la cepa vacunal del tejido placentario, lo que dio origen a la presentación de abortos (75,79,83). Por otra parte, en México existe el antecedente de la presentación de abortos en cabras que se inmunizaron con la cepa RB51, ubicadas en un rebaño infectado y en malas condiciones de explotación, por lo que no pudo establecerse si la causa del aborto se debió a la vacuna o a la falta de protección inducida por la misma (107). Asimismo, aunque la información sobre su utilización en el caprino aún es escasa, en otro rebaño de ese país en el que se utilizó una dosis de 1 X 1010 UFC, indujo una pobre protección al desafío experimental después de 10 meses de haber sido vacunado (36), lo cual se contrapone con otro trabajo similar en el que se usó la misma dosis pero cuyo desafío se dio 90 días después de haber vacunado a los animales (106) y que refleja que sí se logró protección, aunque toda la evaluación se realizó en condiciones controladas. Ha sido propuesto en el caso de los bovinos, que la cepa RB51 de Brucella abortus podría ser usada para la revacunación de hembras que han sido inmunizadas con la cepa 19 de Brucella abortus en zonas enzoóticas y con prevalencias superiores al 35%, sin que estimule una respuesta inmunológica de recuerdo que sea difícil de distinguir por medio de pruebas serológicas convencionales de aquellas hembras que se infectan de manera natural, ya que las hembras que se han revacunado no han dado muestras de seroconversión (20,21,72). Al respecto, nada se sabe con relación a su uso en caprinos que ya han sido inmunizados previamente con la dosis “clásica” de Brucella melitensis cepa Rev-1 en zonas enzoóticas. Por último, aún no se tiene conocimiento sobre si esta nueva cepa vacunal podría ser eliminada por alguna de las secreciones más comunes de las cabras, lo cual es de mucha relevancia ya que a la fecha no se ha podido demostrar su virulencia para el hombre. Además el III Foro Nacional sobre Brucelosis realizado en México en julio de 1998, dejó entre sus conclusiones la demanda de la evaluación de la cepa RB51 de Brucella abortus para ser usada en caprinos (47,92) por lo que el presente trabajo se dirigió a dar respuesta a esta situación. 1.2 HIPÓTESIS La vacuna RB51 Brucella abortus protege a las cabras contra la infección por Brucella melitensis, sin interferir con el diagnóstico en pruebas convencionales, ni incrementar significativamente los índices de aborto, lo que contribuye a la factibilidad económica de su utilización en el control de la brucelosis caprinaEVALUACION DE LA EFICACIA DE LA CEPA RB51 DE Brucella abortus EN LA PREVENCION DEBRUCELOSIS CAPRINAINTRODUCCIONSe ha señalado que la eficacia de la cepa RB51 en la prevención de la brucelosis en los bovinos essemejante a la cepa 19 de Brucella abortus (65,66,70,78,103); además existen evidencias de respuestainmune celular de proteínas relacionadas con protección que expresan los linfocitos CD8+ de cabra y de laproteína Cu/Zn súper óxido dismutasa en ratones BALB/c, inducidas por esta cepa que son efectivas contraespecies heterólogas del género (10,42,68), por lo que se ha permitido su uso como vacuna contra labrucelosis bovina en varios países (91,92).De acuerdo con la NOM – 041 – ZOO – 1995 “Campaña Nacional contra la Brucelosis en los Animales”(NOM) los ovinos y caprinos deben vacunarse con Brucella melitensis cepa Rev-1, de la que existen dospresentaciones que dependen de la cantidad de microorganismos contenidos en cada una y que se aplicande acuerdo a la edad; así, la dosis clásica se utiliza en hembras jóvenes y la reducida en adultas (62).
  4. 4. DECIMA QUINTA REUNION CIENTIFICA TECNOLOGICA FORESTAL Y AGROPECUARIA, VERACRUZ 2002 PLATICA DOCTORALEn investigaciones realizadas recientemente se encontró que en caprinos de la comunidad de Tenextepecdonde se vacunó con Brucella melitensis cepa Rev-1 al 80% de la población de hembras, la prevalencia debrucelosis resultó mayor en los animales que fueron vacunados con dosis reducida o clásica que los que nose vacunaron al obtenerse una diferencia entre grupos del 86 y 56%, respectivamente, en comparación conlos datos del examen bacteriológico y del 81 y 67% con los del diagnóstico serológico (7,52,53,54,55).Por lo anterior, se propuso la necesidad de realizar estudios encaminados a conocer la eficacia de la cepaRev-1 y de otras nuevas como la rbfk, S2308:TnS y RB51 de Brucella abortus que se encuentran en fasede investigación para uso en caprinos y que podrían ser utilizadas en esta comunidad (53,55) por lo que elpresente trabajo basado en las experiencias obtenidas con bovinos y ovinos en otras investigaciones(14,44,56) evaluará la eficacia de la cepa RB51 de Brucella abortus en caprinos de Tenextepec, Ver.,México.MATERIAL Y MÉTODOSEn el Municipio de Perote, Ver. se seleccionaron 90 cabras negativas a brucelosis del mediante las pruebasde tarjeta al 3% y fijación del complemento 50 UH, Cincuenta cabras de ocho a doce meses de edad ysexualmente maduras y, 40 cabritas de tres a cuatro meses de edad destetadas entre 30 y 60 días. Losanimales se dividieron en cinco grupos, cuatro de 20 animales cada uno, que fueron vacunados condiferentes dosis de Brucella abortus cepa RB51 y uno de 10 como control, no vacunado que recibieron 2 mlde solución salina fisiológica (SSF). La distribución de animales por grupo, se resume en la tabla 1Tabla 1 Distribución de animales por grupo Grupos Cantidad de animales Edad (meses) Dosis Recibida (UFC) I 20 3a4 6 – 12 X 1010 II 20 3a4 1 – 2 X 109 III 20 8 a 12 3 X 108 – 3 X 109 IV 20 8 a 12 1 X 105 V 10 8 a 12 SSF SSF- Solución Salina FisiológicaA 30 días de la vacunación, todos los animales fueron sangrados, para la obtención de suero y determinaranticuerpos mediante las pruebas de tarjeta al 3%, fijación de complemento 50 UH.Dos cabras de cada uno de los grupos vacunados (del I al IV) y una del V, se introdujeron en 10 rebañosdiferentes de Tenextepec, Veracruz con una prevalencia conocida de brucelosis mayor o igual al 35%.Las nueve cabras introducidas en cada uno de los 10 rebaños, fueron retenidas por espacio de 10 mesesen condiciones de libre pastoreo y manejo idéntico al de los animales de los rebaños receptores con lafinalidad de que se expusieran a las cepas de campo.Fueron colectadas muestras de leche de cada uno de los medios de ubre de las cabras que se empadrarony parieron dentro de los 10 meses de observación con el objeto de determinar si la cepa vacunal o algunaotra Brucella spp era eliminada por la leche.Para conocer si existían diferencias en la prevalencia de la enfermedad entre los grupos vacunados y elcontrol, fue calculada la significancia de asociación (58) mediante el análisis de datos categóricos (Xi2). Elgrado de asociación (109) fue determinado a través de la estimación del riesgo relativo (R).
  5. 5. DECIMA QUINTA REUNION CIENTIFICA TECNOLOGICA FORESTAL Y AGROPECUARIA, VERACRUZ 2002 PLATICA DOCTORALRESULTADOS Y DISCUSIONHasta los cinco meses después de haber sido introducidos en los rebaños receptores, todos los animalespermanecieron negativos serológicamente, y al término de los 10 meses, de las 90 cabras, 13 (14,4%)terminaron comportándose como reactoras a las pruebas serológicas, de las cuales 9 (11,25%)corresponden a los grupos del I al IV de animales vacunados a distintas dosis y 4 (40%) al grupo V(control). Durante el periodo de observación 22 cabras (24,4%) parieron, de las que solo 4 (18,2%)eliminaron Brucella melitensis biovar 1, dos correspondieron a los grupos III y IV y, dos al V. La distribuciónde la frecuencia de seroreactores y eliminación de Brucella melitensis biovar 1 para cada uno de los gruposal final del periodo de observación, se resume en el tabla 2:Tabla 2 Frecuencia de seroreactores y frecuencia de eliminadores de B. melitensis por grupo Grupo Frecuencia de serorreactores Frecuencia de eliminadores de B. melitensis (%) (%) I 3(15)b Sin Parir II 2(10)ª 0 / 4(0)ª ª III 1(5) 1 / 9(11,1)ª b IV 3(15) 1 / 6(16,7)b b V 4(40) 2 / 3(66,7)b Total 13(14,4) 4 / 22(18,2) Letras diferentes entre celdas difieren significativamente Como se observa en la Tabla 2, la frecuencia de serorreactores fue mayor en el grupo V que corresponde al control; sin embargo, solo existen diferencias significativas (p<0,05 y p<0,01) para los grupos vacunados II y III, respectivamente con relación al grupo control, lo que indica que las mejores dosis para la prevención de la brucelosis se corresponden con esos grupos. Estos resultados coinciden con lo expuesto por el Comité de Expertos en Brucelosis de la FAO / OMS (9,63,82) y varios investigadores que han evaluado otras cepas vacunales como la cepa 19 y la Rev-1 en relación con la dosis que deben recibir los animales de acuerdo a su edad (2,6,23,50,51) lo que también coincide con estudios recientes que se han realizado con RB51 en bovinos (18,40,65,69,70). También está bien documentado que el grado de protección está dado por la cantidad del antígeno, por ello cantidades mayores o menores al umbral inmunológico influyen de manera negativa en la expresión de la inmunidad, situación que se observa con las dosis recibidas por los grupos I y IV (70,87,88,110). La seroconversión se inició para el grupo V (control) a partir del quinto mes después de haber sido introducidas en los rebaños receptores (gráfica 5), mientras que en los grupos vacunados aparecieron posteriormente. Los mejores resultados se obtuvieron para el grupo II donde la tasa de seroreactores se mantuvo en cero a partir del séptimo mes. En el caso del grupo I se observaron 1 caso en el sexto mes y dos en el 9 (gráfica 1), en el grupo II se detectaron dos animales uno en el octavo mes y otro en el noveno (gráfica 2); en el III solo se encontró un reactor en el sexto mes (gráfica 3) y 3 en el grupo IV en el octavo mes de observación (gráfica 4). El grupo V mantuvo una tasa de serorreactores creciente desde que inició la seroconversión hasta el décimo mes (gráfica 5) inclusive.
  6. 6. DECIMA QUINTA REUNION CIENTIFICA TECNOLOGICA FORESTAL Y AGROPECUARIA, VERACRUZ 2002 PLATICA DOCTORAL Grupo I (6 a 12 X 1010 UFC) 100 90 80 70 TASA DE 60 SERORREACTORES 50 (%) 40 30 20 10 0 1º 2º 3º 4º 5º 6º 7º 8º 9º 10º No. DE MUESTREOGráfica 1 Tasa de serorreactores por cepas lisas de Brucella spp en el Grupo I por meses. Grupo II (1 a 2X109 UFC) 100 90 80 70 TASA DE 60 SERORREACTORE S (%) 50 40 30 20 10 0 1º 2º 3º 4º 5º 6º 7º 8º 9º 10º No. DE MUESTREOGráfica 2 Tasa de serorreactores por cepas lisas de Brucella spp en el Grupo II por meses. 8 9 Grupo III (3X10 a 3X10 UFC) 100 90 80 70 TASA DE 60 SERORREACTORES 50 (%) 40 30 20 10 0 1º 2º 3º 4º 5º 6º 7º 8º 9º 10º No. DE MUESTREOGráfica 3 Tasa de serorreactores por cepas lisas de Brucella spp en el Grupo III por meses.
  7. 7. DECIMA QUINTA REUNION CIENTIFICA TECNOLOGICA FORESTAL Y AGROPECUARIA, VERACRUZ 2002 PLATICA DOCTORAL Grupo IV (1X105 UFC) 100 90 80 70 60 TASA DE SERORREACTORES 50 (%) 40 30 20 10 0 1º 2º 3º 4º 5º 6º 7º 8º 9º 10º No DE MUESTREOGráfica 4 Tasa de serorreactores por cepas lisas de Brucella spp en el Grupo IV por meses. Grupo V (SSF) 100 90 80 70 TASA DE 60 SERORREACTORES 50 (%) 40 30 20 10 0 1º 2º 3º 4º 5º 6º 7º 8º 9º 10º No. DE MUESTREOGráfica 5 Tasa de serorreactores por cepas lisas de Brucella spp en el Grupo V por meses.Estas observaciones coinciden con investigaciones que se han realizado con bovinos y otras especies(16,44,69,101) en las que se demuestra que no hay seroconversión inducida por la cepa RB51, lo cualpuede demostrarse con las cabras de los grupos vacunados, pues se ha documentado que las vacunasclásicas (2,9,19,27,50) elaboradas con las cepas Rev-1 de Brucella melitensis y la 19 de Brucella abortusinducen en promedio, una seroconversión identificable por las pruebas convencionales a partir deldécimo día postvacunación.La tasa de seroreactores a cepas lisas de Brucella spp fue distinta en cada uno de los grupos vacunados,ya que la vacunación con cepa RB51 a diferentes dosis y edades limitó de manera diferente la infecciónde éstos y por lo tanto este indicador fue menor en los grupos vacunados que en el control, como puedeobservarse en las gráficas 1 a 5. Esta situación también coincide con trabajos que se han encaminado amedir la protección conferida por esta cepa (21,29,42,70,105) y que han demostrado que laseroconversión de los animales vacunados obedece de manera principal a la infección por cepas lisas decampo, la cual difiere significativamente de los animales que no se vacunan y donde la incidencia debrucelosis y su seroconversión es mayor (26,28,30,72).Aunque pocas cabras parieron, se pudo demostrar que la eliminación de cepas de Brucella spp a travésde la leche dentro de los 10 meses de estudio, fue mayor en el grupo control respecto a los vacunados
  8. 8. DECIMA QUINTA REUNION CIENTIFICA TECNOLOGICA FORESTAL Y AGROPECUARIA, VERACRUZ 2002 PLATICA DOCTORAL(p<0,05) con las dosis de los grupos III y IV y, altamente significativas (p<0,01) para el grupo II. Estosresultados constituyen un éxito en lo referente a la salud pública, pues se señala que la puerta de entradamás importante en la brucelosis es la digestiva y que la vacunación participa de manera activa en elcontrol de la eliminación de cepas de campo; así al vacunar se evita que en caso de infección, lasbacterias de este género sean eliminadas por la leche de los animales enfermos (1,22,31).Otro punto a favor de la cepa RB51 empleada en este estudio, es que, no se aisló de la leche de ningunode los animales lo que coincide también con trabajos recientes realizados en México con caprinos(96,106) y fortalece lo señalado por otros investigadores, en bovinos (84,91,103).Aunque la eficacia general medida en términos de tasa de seroreactores y eliminación de cepas es de71,87% y 86,11%, respectivamente, la eficacia de la vacunación para cada uno de los grupos secomportó de manera diferente (tabla 3)Tabla 3 Eficacia de la vacunación con cepa RB51 de Brucella abortus por grupo Grupos Eficacia Serológica (%) Eficacia vs aislamiento (%) I 62,5 Sin determinar* II 75 100 III 87,5 83,33 IV 62,5 75 Total 71,87 86,11* Ninguna cabra del grupo parióAl hacer una comparación de la eficacia en cada uno de los grupos, se observó que el mejorcomportamiento de la RB51 también está dado para los grupos II y III, lo que refuerza lo antes expuesto ycoincide con los datos presentados en las gráficas 2 y 3.El análisis de riesgo relativo que se hizo para cada uno de los grupos (tabla 4) permitió identificar quepara los vacunados, el uso de la cepa RB51 no mostró asociación entre la vacunación a cualquiera de lasdosis empleadas y la seroconversiónTabla 4 Valores de riesgo relativo para la tasa de serorreactores y la tasa de eliminación de Brucella sppen leche. Grupo Tasa de reactores Eliminación I 0.44 Sin determinar* II 0.13 0 III 0.28 0.21 IV 0.42 0.25* Ninguna cabra del grupo parióExisten referencias en México sobre el aislamiento de la cepa RB51 de Brucella abortus a partir abortoscaprinos en rebaños con antecedentes de brucelosis que se encontraban en malas condiciones y quefueron vacunados con esta cepa (107). En este sentido, se identificó gestación en 30 de las 90 cabras, delas cuales 22 (73,33%) parieron en forma normal y siete (23,33%) abortaron; dos (33,33%) correspondenal grupo II (33,33%), tres (30%) al IV y dos (40%) al V; sin embargo, no fue posible estudiar ninguno delos fetos a través de exámenes bacteriológicos para poder determinar la causa del aborto. La frecuenciade abortos dentro de cada uno de los grupos se resume en la tabla 5.
  9. 9. DECIMA QUINTA REUNION CIENTIFICA TECNOLOGICA FORESTAL Y AGROPECUARIA, VERACRUZ 2002 PLATICA DOCTORALTabla 5 Frecuencia de abortos observados por grupo Grupo Frecuencia Tasa de abortos (%) I Sin determinar* Sin determinar* II 2/6 33,33 III 0/9 0 IV 3 / 10 30 V 2/5 40 Total 7 / 30 23,33* Ninguna cabra del grupo parióDebido a las condiciones del mantenimiento de los animales y por las evidencias proporcionadas por laspropias cabras, se decidió conocer si existía relación entre los abortos y la vacunación con RB51, por loque volvió a determinarse el riesgo relativo con los datos aportados por la tabla 5 y se observó que noexiste relación entre los abortos y las dosis de vacuna recibida por los animales de los grupos II, III y IVcomo se muestra en la tabla 6:Tabla 6 Valores de riesgo relativo para aborto en grupos vacunados Grupo Riesgo relativo I Sin determinar II 0.5 III 0 IV 0.75Esto indica que hay múltiples factores relacionados con el aborto en caprinos que no necesariamentetienen que ver con brucelosis, ya que aún dentro del grupo V, sólo en una cabra (10%) el aborto puederelacionarse con esta enfermedad (13,95,109). Por otra parte, como todavía se carece de informaciónsuficiente sobre la inducción de aborto en caprinos por esta cepa vacunal a diferentes dosis, esimportante diseñar investigaciones tendientes a esclarecer esta situación.Finalmente, se observa también que las dosis de los grupos II y III planteadas en la NOM-041-ZOO-1995para las vacunas contra la brucelosis (62) son similares, ya que la primera cae en el rango de la segunday ambas tuvieron un comportamiento similar en cuanto a protección contra esta infección por lo quepuede sugerirse que se valore que tanto a las cabritas de 3 a 4 meses de edad, como las cabrasmayores de 4 meses nunca vacunadas, les sea aplicada la dosis utilizada para el grupo III (3X108 - 3X109UFC).2.2.4 CONCLUSIONES1. El mejor comportamiento desde el punto de vista serológico se obtuvo con el grupo de cabras 9vacunadas con la dosis de 3 X 108 – 3 X 109 UFC y en cabritas con la dosis de 1 – 2 X 10 UFC, dondese obtuvo una eficacia sérica del 87,5 y del 75 %, respectivamente.2. Las dosis de 6 – 12 X 1010 y 1 X 105 UFC, no fueron eficaces.3. Se obtuvo una eficacia del 100% con la dosis de 1 – 2 X 109 y del 83,33% para la dosis de 3 X 108 – 3X 109 UFC, al impedir la eliminación de cepas de Brucella spp de campo en cabritas de 3 a 4 meses deedad y en cabras de 8 a 12 meses, respectivamente.4. No se observaron en este estudio abortos atribuibles a ninguna de las dosis empleadas para lavacunación de los animales de los grupos II a IV.
  10. 10. DECIMA QUINTA REUNION CIENTIFICA TECNOLOGICA FORESTAL Y AGROPECUARIA, VERACRUZ 2002 PLATICA DOCTORAL DETERMINACIÓN DE LA INOCUIDAD DE LA CEPA RB51 DE Brucella abortus UTLIZADA COMO VACUNA EN CAPRINOSINTRODUCCIONEn el experimento previo, encaminado a evaluar la cepa RB51 de Brucella abortus, se observó un buenaeficacia cuando se vacunaron cabras adultas con la dosis de 3 X 108 – 3 X 109 UFC y cabritas con ladosis de 1 – 2 X 109 UFC, tanto medido en términos de tasa de reactores como de tasa de eliminadoresde Brucella melitensis biovar 1 al ser comparados con un grupo control. Asimismo, tampoco se aisló lacepa vacunal a partir de la leche de ninguno de los animales vacunados, pero quedó como interroganteinvestigar si a partir de la placenta, los loquios o en su caso de fetos abortados o mortinatos de losanimales vacunados a la dosis recomendada podría recuperarse esta cepa y cómo sería la dinámica deanticuerpos de animales gestantes vacunados a diferentes dosis, sin que éstos se expongan a cepas decampo.Además, se tiene conocimiento de que la cepa RB51 de Brucella abortus induce aborto en la hembrabisonte gestante (28,64,67,75); asimismo, existen evidencias en México de que esta cepa vacunal podríaestar asociada con la presencia de abortos en cabras vacunadas en rebaños afectados en ese país(107). Esto se debe a que la cepa es capaz de inducir placentitis en hembras de bovino, alce, bisonteamericano y desde luego caprino; sin embargo, solo se ha documentado bien que la hembra bisonteamericano es incapaz de eliminar esta cepa del tejido placentario (16,29), ya que otro estudio realizadoen México con el objetivo de evaluar su eficacia en caprinos menciona la nula asociación entre losabortos que se presentaron a lo largo del periodo de estudio, pero sugiere que se realicen estudiosencaminados a esclarecer esta última situación (75).MATERIAL Y MÉTODOSSe emplearon 25 cabras mayores de 12 meses de edad nunca vacunadas, sexualmente maduras ynegativas a brucelosis por pruebas convencionales de tarjeta al 3% y fijación del complemento 50 UH.Las 25 hembras que se seleccionaron para el experimento fueron llevadas a la Posta Zootécnica Torreónde Molino de la Facultad de Medicina Veterinaria y Zootecnia de la Universidad Veracruzana, RegiónVeracruz y se mantuvieron en libre pastoreo en un área de 4 hectáreas. con pasto estrella ysuplementación alimenticia con 250 g de concentrado con 16% de proteína cruda por día, todo el tiempo.Todas las hembras se empadraron en el mes de julio del 2000 con un macho caprino con pruebas defertilidad excelentes y negativo a brucelosis, equipado con un arnés impregnado con pintura de aceitecon la finalidad de que marcara a las hembras que cubriera y poder estimar la fecha probable de parto.El diagnóstico de gestación de las hembras se realizó por ultrasonido intrarrectal de manera mensual apartir de la segunda quincena de agosto del 2000, ya que la totalidad de las hembras fueron cubiertasdentro de los primeros veinte días de julio. Como todos los partos se esperaban para la primera quincenade diciembre del mismo año, la vacunación con diferentes dosis de la cepa RB51 de Brucella abortus serealizó en la segunda quincena de octubre. Las hembras se dividieron en 3 grupos, 2 con 10 animalescada uno que fueron vacunados y uno con 5 animales (control) que no fue vacunado (tabla 7):Tabla 7 Composición de los grupos Grupos No. Animales Dosis Vacunal (UFC) I 10 1 X 105 II 10 3 X 108 a 3 X 109 III 5 SSF** Solución Salina FisiológicaA las 25 hembras se les extrajo sangre cada 15 días hasta el momento del parto o aborto, para realizar lainvestigación serológica a través de las pruebas convencionales.
  11. 11. DECIMA QUINTA REUNION CIENTIFICA TECNOLOGICA FORESTAL Y AGROPECUARIA, VERACRUZ 2002 PLATICA DOCTORALEn caso de aborto o mortinato, tejidos de pulmón, bazo, hígado y riñón se colectaron por duplicado y seinvestigaron para diagnóstico bacteriológico e histopatológico según se refiere en materiales y métodosgenerales. Del mismo modo, se procesaron en 3 ocasiones a intervalos de 10 días, los loquios y leche delas cabras paridas. La placenta se colectó al momento del parto y se empleó por duplicado paraexámenes bacteriológicos e histopatológicos.Los resultados obtenidos en este experimento se evaluaron para significancia entre grupos mediante (Xi2)análisis de datos categóricos (58,109).RESULTADOS Y DISCUSIÓNDe las 25 cabras, solo una (4%) del grupo control abortó, por lo que no puede atribuirse a la cepa RB51de Brucella abortus. Asimismo, tampoco se aisló Brucella spp a partir de sus loquios, placenta o de lostejidos fetales de la cría abortada y el examen histopatológico tampoco reveló cambios histológicoscompatibles con brucelosis.Todas las placentas de los animales vacunados de los grupos I y II mostraron placentitis con infiltraciónde neutrófilos en diverso grado; sin embargo, no se identificó placentitis necrótica en los animales deestos 2 grupos, ni en los animales del grupo III, la cual es característica de la brucelosis. Los resultadosobservados para cada uno de los grupos se resumen en la tabla 8:Tabla 8 Distribución de frecuencias de aborto, placentitis y aislamiento Grupos Aborto Placentitis Aislamiento Brucella spp I 0/10 10/10a 0/10 II 0/10 10/10a 0/10 III 1/5 1/5b 0/5Letras diferentes entre celdas difieren para p<0,01Los resultados observados en este estudio coinciden con los trabajos realizados en bovino, alce y ratónpor otros investigadores (16,17,29,30,73) en lo referente a que la cepa RB51 de Brucella abortus, causaplacentitis en esas especies y que a pesar de ello, la placenta es capaz de controlar la infección por estacepa y de este modo continuar con la gestación. Asimismo, los resultados de este experimento reflejanque no se encontraron diferencias significativas entre grupos vacunados con RB51 y no vacunados(p<0.05) y por lo tanto tampoco asociación entre aborto y dosis vacunal. Por otro lado, difieren de lasobservaciones realizadas en México en rebaños infectados por Brucella melitensis biovar 1 a los que seles vacunó con esta cepa (107). Esto último podría explicarse si se considera que quizá las hembrasvacunadas de esos rebaños ya estaban infectadas y se encontraban en periodo de incubación cuandofueron vacunadas, lo cual pudo haber exacerbado la presentación de abortos.Como se puede observar en la tabla 8, la vacunación de cabras gestantes con cualquiera de las dosisempleadas en este estudio aplicadas por la vía subcutánea, permitieron observar diferencias altamentesignificativas (p<0.01) entre grupos vacunados y control y una marcada asociación entre placentitis yvacunación con RB51 de Brucella abortus. En este aspecto, se ha señalado que la cepa tiene una altaafinidad por el tejido placentario a nivel de trofoblastos y cotiledones de las hembras gestantes(73,77,78,79), pero que los mecanismos de resistencia de la placenta de las especies estudiadas y labaja patogenicidad de la cepa para establecer lesiones inflamatorias granulomatosas, evitan lapresentación del aborto, lo cual en este estudio se observa también para la cabra.Los resultados bacteriológicos obtenidos de tejidos fetales, placenta, loquios o leche de las cabrastambién coinciden con la mayoría de los trabajos que se han hecho (5,80,81), ya que tampoco fue posibleaislar la cepa RB51 de Brucella abortus a pesar de que cada una de las cabras fue sometida a muestreosde diferentes fuentes, correspondientes a las rutas más importantes de eliminación para Brucella spp.
  12. 12. DECIMA QUINTA REUNION CIENTIFICA TECNOLOGICA FORESTAL Y AGROPECUARIA, VERACRUZ 2002 PLATICA DOCTORALSe ha señalado en México, que existen evidencias de la recuperación de Brucella abortus cepa RB51 apartir de tejidos fetales de una cabra con distocia en un parto gemelar (107), de leche de bovinosvacunados y de un parto distócico de bovino en Estados Unidos de Norteamérica (15); sin embargo eneste experimento y en el anterior, esta situación no se observó, por lo que se debe seguir profundizandosobre el particular.Por lo que respecta a los resultados del diagnóstico serológico a través de las pruebas de tarjeta al 3% yfijación del complemento 50 UH, se observó que tanto los animales vacunados como no vacunados, semantuvieron negativos después de la vacunación con la cepa RB51 de Brucella abortus por lo quetampoco se identificaron diferencias significativas entre ellos (p<0.05).Los resultados serológicos obtenidos coinciden con lo observado en otros trabajos de investigaciónrealizados en animales de diferentes especies vacunadas con Brucella abortus cepa RB51(16,20,26,28,29,56,77) en los que se ha reiterado la nula seroconversión inducida por la cepa, frente a laspruebas serológicas convencionales que emplean antígenos lisos de Brucella spp.Otros estudios realizados en México recientemente con caprinos y ovinos (36,56) y el experimentoanterior, permiten observar que la vacunación con la cepa RB51 Brucella abortus no interfiere con elpesquisaje realizado con las pruebas convencionales de tarjeta al 3% y fijación del complemento 50 UHque se usan en ese país con los pequeños rumiantes (62) vacunados con esta cepa, pues los animalesque seroconviertan podrán ser considerados como reactores pues no existe interferencia diagnósticadebida a la vacunación, como también lo han propuesto otros autores (16,45,46,64,69,91).CONCLUSIONES1. La cepa RB51 de Brucella abortus no indujo aborto al utilizarse en hembras gestantes en dosis 1 X 105y 3 X 108 a 3 X 109 UFC, aunque ocasionó placentitis no granulomatosa.2. La cepa RB51 de Brucellaabortus no se aisló de la leche, placenta, loquios o membranas fetales de las cabras vacunadas y novacunadas, por lo que no se constató la transmisión de esta cepa entre grupos.3. Las vacunación con lacepa RB51 de Brucella abortus en dosis de 1 X 105 y de 3 X 108 a 3 X 109 UFC no indujo seroconversiónmedida a través de las pruebas convencionales de tarjeta al 3% y fijación de complemento 50 UH en lascabras gestantes vacunadas. REVACUNACION DE CAPRINOS VACUNADOS CON CEPA Rev – 1 DE Brucella melitensis CON CEPA RB51 DE Brucella abortusINTRODUCCIONEn experimentos con caprinos, ovinos, bovinos, alces, ratones, perros y bisontes americanos se haevaluado la seroconversión de los animales vacunados con cepa RB51 de Brucella abortus a diferentesdosis por medio de pruebas convencionales de aglutinación (tarjeta, lenta en tubo, precipitación poracción del rivanol, lenta en tubo modificada con 2 – mercapto – etanol y anillo en leche, entre otras),precipitación (inmunodifusión doble y radial), fijación del complemento y ELISA mediante el uso deBrucella abortus cepa 1119 – 3 ya sea como antígeno completo o estructuras de la bacteria(41,49,59,60,97).Los resultados observados en ovinos, bovinos, alces, ratones, perros, bisontes y caprinos han sido muyfavorables, ya que en ninguna de ellas se ha observado seroconversión por el hecho de haber sidovacunadas, lo cual es una marcada ventaja con respecto a las cepas 19 de Brucella abortus y Rev-1 deBrucella melitensis, ya que la evaluación de estrategias de vacunación con RB51 puede realizarse confacilidad a través de pruebas serológicas convencionales sin que exista interferencia diagnóstica(100,101,103).En Estados Unidos de Norteamérica, Italia y Argentina, hembras de bovino que fueron vacunadas con lacepa 19 de Brucella abortus a una dosis promedio de 5 X 1010 UFC entre los 3 y 6 meses de edad, serevacunaron con RB51 de Brucella abortus entre los 20 y 24 meses, con el objetivo de lograr un refuerzode la inmunidad y evaluar si esta medida estimulaba seroconversión hacia cadenas laterales del antígeno
  13. 13. DECIMA QUINTA REUNION CIENTIFICA TECNOLOGICA FORESTAL Y AGROPECUARIA, VERACRUZ 2002 PLATICA DOCTORAL“O” del lipopolisacárido presentes en la cepa 19 por acción del recuerdo inmunológico; sin que seconstatara seroconversión en las mismas (40,102,103,112).Por otra parte, dado que el principal problema de brucelosis animal y humana en México y la mayoría delos países con altos inventarios de caprinos y ovinos, se debe a Brucella melitensis (1,4,37,62,93,94),resulta necesario conocer si caprinos vacunados previamente con la cepa Rev – 1 de Brucella melitensis,tampoco seroconvierten al revacunarse con RB51 por efecto de recuerdo inmunológico.MATERIAL Y MÉTODOSSe seleccionaron dos rebaños caprinos en los que se vacunó al 100% de la masa sujeta de vacunacióncon cepa Rev – 1 de Brucella melitensis. Para este experimento se escogieron únicamente hembrasadultas, mayores de doce meses de edad que habían sido vacunadas entre los 3 y 4 meses a dosis de 1a 2 X 109 UFC con cepa Rev – 1 y con resultados negativos a la prueba de tarjeta al 3%.Se identificaron 28 cabras vacunadas con cepa Rev-1 de Brucella melitensis serológicamente negativas alas prueba de tarjeta al 3% en el primero de los rebaños investigados y 10 en el segundo. Las cabrasseleccionadas fueron revacunadas con Brucella abortus cepa RB51 con dosis de 3 X 108 a 3 X 109 UFC,por la vía subcutánea en el tercio medio del cuello del lado derecho y se mantuvieron en condiciones demanejo y alimentación idénticas a las del resto de los animales de sus rebaños.Todas las hembras incluidas en este estudio se muestrearon cada 30 días por espacio de 6 mesesdespués de haber sido revacunadas con la cepa RB51 de Brucella abortus. Las muestras se procesaronen paralelo a través de las técnicas de tarjeta al 3% y fijación del complemento 50 UH.RESULTADOS Y DISCUSIÓNDe las 28 cabras pertenecientes al primer rebaño, dos (7,14%) mostraron seroconversión a ambaspruebas 30 días después de haber sido vacunadas y se mantuvieron como reactoras por el resto deltiempo que duró el periodo de observación. En cambio, las 10 cabras pertenecientes al segundopermanecieron como negativas por todo el periodo.La seroconversión observada en las dos cabras del primer rebaño puede atribuirse a infección por cepasde campo de Brucella melitensis biovar 1, porque los animales se mantuvieron en donde existecirculación de este tipo de cepas, además el título obtenido por la prueba de fijación del complemento seincrementó en los subsiguientes 3 muestreos tabla (9), por lo que es posible que los animales vacunadosse encontraran ya en periodo de incubación antes de haber sido inmunizados con la cepa RB51 o que losanimales se hayan infectado después de haber sido vacunados, ya que como se indicó en el primerexperimento realizado en caprinos y como lo reportan varios trabajos realizados en otras especies(20,30,35,44,45,103), la vacunación no protege al 100% de la masa.Tabla 9 Titulación sérica mensual por fijación del complemento 50UH en cabras reactoras delrebaño I Cabra 1 2 3 4 5 6 A 1/16 1/128 1/512 1/512 1/512 1/512 B 1/32 1/128 1/256 1/256 1/256 1/256La información que se obtuvo en este experimento y otros estudios realizados (9,40,46,98,103) indicanque al igual que con bovinos, al revacunar cabras con la cepa RB51 de Brucella abortus, losseguimientos epidemiológicos pueden realizarse en cualquier momento sin los inconvenientes de lainterferencia diagnóstica aún cuando los animales hayan sido previamente vacunados con las cepas lisasRev-1 de Brucella melitensis o 19 de Brucella abortus.El seguimiento serológico que se ha realizado en los 2 experimentos previos y en este en particular, hanmostrado la nula interferencia diagnóstica que presentan las cabras vacunadas utilizadas con la cepaRB51 de Brucella abortus mediante el uso de pruebas convencionales de tarjeta al 3% y fijación del
  14. 14. DECIMA QUINTA REUNION CIENTIFICA TECNOLOGICA FORESTAL Y AGROPECUARIA, VERACRUZ 2002 PLATICA DOCTORALcomplemento 50 UH, lo que coincide con lo presentado en otros trabajos señalados (16,18,40,67,91); porello si se emplea la revacunación como una medida para reforzar la inmunidad contra brucelosis en lacabra vacunada con cepa Rev-1 de Brucella melitensis o RB51 de Brucella abortus en zonas de altaprevalencia, el seguimiento de esta medida puede evaluarse en cualquier momento, sin los problemas dela interferencia diagnóstica.Por otra parte y sin que fuera uno de los objetivos de este experimento, permitió observar que laprotección conferida a las cabras que se utilizaron en éste mediante la vacunación con cepa RB51 deBrucella abortus a dosis de 3 X 108 a 3 X 109 UFC y que se les dio seguimiento por espacio de 6 meses,es también muy similar a la observada en el primer experimento, ya que la frecuencia de animales quepermanecieron sin seroconvertir fue del 92,86% para el primer rebaño y del 100% para el segundo. Estosresultados coinciden con los reportados en otros trabajos en el bovino (11,21,30,45,98,103) en los que seha empleado la cepa RB51 para reforzar la inmunidad de hembras previamente vacunadas con la cepa19 de Brucella abortus en zonas de alta prevalencia.CONCLUSIONLa cepa RB51 de B. abortus a dosis de 3X108 a 3X109 UFC no indujo seroconversión en caprinospreviamente vacunados con cepa Rev-1 de B. melitensis. EVALUACIÓN ECONÓMICA DE UN PROGRAMA DE VACUNACIÓN PARA LA PREVENCIÓN DE BRUCELOSIS CAPRINA, MEDIANTE LA APLICACIÓN DE Brucella abortus CEPA RB51.INTRODUCCIÓNVarios trabajos realizados han demostrado la protección contra brucelosis conferida por la cepa RB51 deBrucella abortus en diversas especies. Esta protección ha sido determinada tanto a nivel de laboratoriopor evaluación de la inmunogenicidad medida por anticuerpos específicos a través de diferentes ensayoso por expresión de proteínas de membrana que se relacionan con respuesta inmune celular; asimismo,se han hecho evaluaciones de inmunidad celular por medio de pruebas de intradermorreacción einclusive trabajos de campo que han servido para conocer la eficacia de la cepa frente a desafíos einfecciones activas de brucelosis en rebaños (11,12,26,29,46,84,86,104).La mayoría de los trabajos realizados han demostrado resultados muy alentadores para la prevención dela brucelosis mediante el uso de la RB51; sin embargo, todos adolecen de una parte fundamental y quese relaciona con una evaluación económica de su uso en las diferentes especies en las que se haprobado (14,44,103,106,116). En el caso de las cabras, esta información es aún nula, pues es claro quela información generada a nivel mundial sobre brucelosis caprina es escasa en relación con la que seencuentra disponible para bovinos a pesar de que el mayor número de casos de brucelosis humana serelacionan con cabras enfermas, por lo que resulta indispensable aportar a la comunidad científica, perosobretodo a los posibles usuarios de esta cepa vacunal los argumentos económicos que puedanrespaldar el uso de esta cepa en el control de la brucelosis caprina.DESARROLLOPara obtener la evaluación económica de un programa de vacunación de caprinos mediante el uso de lavacuna RB51 de Brucella abortus, se consideró el subprograma de “control – vacunación” del programade control establecido en la NOM – 041 – ZOO – 1995 para caprinos (57,62).BASES DEL ANALISISSe tomaron en cuenta dos rebaños hipotéticos con 100 hembras en producción en cada uno sujetas a lavacunación. Para el primer rebaño, se consideró una protección del 87,5% mediante esta medida, lo queimplica un 12,5 % de animales susceptibles a enfermar de acuerdo a los resultados obtenidos en elexperimento 1 y para el segundo rebaño se estimó una tasa de serorreactores del 40% para animales novacunados según los resultados obtenidos en este mismo experimento.
  15. 15. DECIMA QUINTA REUNION CIENTIFICA TECNOLOGICA FORESTAL Y AGROPECUARIA, VERACRUZ 2002 PLATICA DOCTORALSe consideró que la fertilidad de los rebaños correspondía con la eficacia vacunal para el rebaño vacunado ycon la proporción de animales no afectados en el rebaño sin vacunar (60%), a partir de tales consideracionesse calculó para ambos la cantidad de leche producida, cabritos para el abasto y el rendimiento del pie decría, comparándolas con un rebaño sin brucelosis (tabla 10), toda vez que se ha estimado que para losrebaños caprinos de Tenextepec, Ver. el indicador que más se afecta con la brucelosis es la fertilidad.Tabla 10 Estimadores en rebaños afectados por brucelosis Rebaño Sin brucelosis Vacunado Sin vacunar Fertilidad 100% 87,5% 60% Leche producida / día 150 L 131,25 L 90 L Cabritos para abasto / año 50 cabezas 44 cabezas 30 cabezas Rendimiento del pie de cría 6 años 5,25 años 3,6 añosLos datos generales para el análisis beneficio - costo que se le dieron a los estimadores de la tabla 10 secalcularon con base en 365 días, al tomar en consideración que al disminuir la fertilidad los costos demantenimiento general de los animales que no son capaces de parir al menos una cría al año, se reflejansobre los que sí pueden. Asimismo, si el rendimiento de un vientre es de aproximadamente seis años, lainfección de los rebaños implica la eliminación de las cabras afectadas antes de ese tiempo por disminuciónen su vida productiva útil (1,85,109), lo que también se refleja en el promedio de vida media de los vientresdel rebaño. El costo en dólares americanos (USD) de cada uno de los indicadores se muestra en la tabla 11:Tabla 11 Datos generales del costo de los indicadores por año Indicador Costo Fertilidad $ 35,60 Leche* $ 11,25 Cabrito $ 20,00 Rendimiento del pié de cría $ 16,66 * Lactancia estimada en 300 días / añoEl costo (C) del subprograma “control – vacunación” fue de alrededor de $2.00 USD por cabra enrebaños con 100 hembras vacunadas. Los conceptos de arete oficial de vacunación, vacuna, constanciaoficial de vacunación y los servicios profesionales de un Médico Veterinario Zootecnista aprobado por laSAGARPA establecidos en la NOM – 041 – ZOO – 1995 (62) se incluyen en la tabla 12:Tabla 12 Costo del subprograma control vacunación Conceptos c/u X 100 Arete 0,20 20,00 Vacuna 0,50 50,00 Constancia 0,01 1,00 Servicios Prof. 1,30 130,00 TOTAL 2,01 201,00Se calculó la eficiencia económica y la relación beneficio – costo del subprograma “control – vacunación”.La eficiencia fue calculada mediante la ecuación E = PSPC – (PCPC + C), donde E es la eficiencia,PSPC las pérdidas sin subprograma, PCPC las pérdidas con subprograma y C el costo del subprograma(38). Para conocer PSPC y PCPC se consideraron los parámetros de fertilidad, leche no producida,cabrito y rendimiento del pie de cría (57); C se obtuvo a partir de los conceptos establecidos por la NOM –041 – ZOO – 1995 (62).RESULTADOS
  16. 16. DECIMA QUINTA REUNION CIENTIFICA TECNOLOGICA FORESTAL Y AGROPECUARIA, VERACRUZ 2002 PLATICA DOCTORALLas pérdidas estimadas sin subprograma (PSPC) y con subprograma (PCPC) “control – vacunación”fueron de $ 4 098,36 USD y $ 1 133,09 USD, respectivamente, bajo los parámetros que se establecieron,mismos que son detallados en la tabla 13, por lo que la eficiencia tomando en consideración el C delsubprograma resultó ser de $ 2 965,27 USD. Asimismo, la relación BN : C fue de 3,62.Tabla 13 Estimación de pérdidas por PSPC y PCPC para 100 cabras Concepto Importe PSPC Importe PCPC Fertilidad $ 1424,00 $ 445,00 Leche $ 675,00 $ 210,90 Cabrito $ 400.00 $ 120.00 Rendimiento $ 1,599,36 $ 156,19 Programa _________ $ 201,00 TOTAL $ 4098,36 $ 1133,09El uso de la cepa RB51 de Brucella abortus en el subprograma de “control – vacunación” para laprevención de la brucelosis caprina en Tenextepec, Ver., es alentador, ya que los resultados obtenidosen esta evaluación también reflejan desde el punto de vista económico, que la cepa puede ser útil paraproteger contra la enfermedad a esta especie animal.Dado que no fue posible encontrar evidencia alguna en la revisión bibliográfica realizada sobre unaevaluación económica para el uso de la cepa RB51 de Brucella abortus en el caprino, se consideróademás de la capacidad protectora de la cepa y que ya ha sido revisada en los experimentos anteriores,la incontrovertible ventaja que representa la no interferencia de ésta con el diagnóstico serológico y surelación con el avance del subprograma, en comparación con la cepa Rev – 1 de Brucella melitensis(2,5,24,25), pues en el pesquizaje inicial bastaría con utilizarse la prueba de tarjeta, cuyo costo porproceso es en el orden de $ 0,10 USD por muestra, ya que si se requiere de confirmación a través de laprueba de fijación del complemento como está establecido en la NOM – 041 – ZOO – 1995 (62), el costode este último sería de $ 2,50 USD por cada una; además ésta deberá ser remitida a laboratoriosespecíficos del país, por lo que al costo anterior habría que agregar los costos por envío y conocimientode resultados.Cabe señalar que la vacunación contra brucelosis previene de la enfermedad al caprino y de maneraindirecta frena la transmisión al hombre; en este último se tiene un costo por tratamiento de alrededor de$ 150,00 USD (57), por lo que si se consideran los 37 casos de brucelosis que se presentan al año tansolo en la comunidad de Tenextepec, Municipio de Perote, Ver. (94), el Estado debe erogar $ 5 550,00USD por año. Al vacunar intensivamente con RB51 en la comunidad podrían tenerse ahorros por esteconcepto hasta por $ 4 700,00 USD.CONCLUSIONES1. Para rebaños caprinos de 100 hembras y prevalencia igual o mayor al 40% en Tenextepec, Ver. seobtuvo una eficiencia de $ 2 965,27 para el subprograma de “control – vacunación”2. La relación beneficio : costo obtenida para rebaños caprinos de Tenextepec, Ver. con prevalencia igualo mayor al 40% y por cada 100 hembras fue de 3,62.DISCUSIÓN GENERALCon el desarrollo espectacular que ha habido en el conocimiento de la biología molecular del géneroBrucella ocurrida en los últimos años, numerosos grupos de investigación han iniciado una ruta de trabajomuy difícil de seguir por la velocidad en la que se producen los resultados de tales investigaciones(71,105,111,117).Cuando se dio inicio a este trabajo de investigación para valorar a través de pruebas de campo una cepamutante como la RB51 de Brucella abortus, el conocimiento sobre su comportamiento era escaso en
  17. 17. DECIMA QUINTA REUNION CIENTIFICA TECNOLOGICA FORESTAL Y AGROPECUARIA, VERACRUZ 2002 PLATICA DOCTORALespecies distintas a la bovina; sin embargo, otros trabajos realizados en México y en diferentes partes delmundo cuestionan su utilidad e inclusive dudan de su eficacia, cuando ya se desarrollan nuevosinmunógenos algunos prometedores y otros no tanto, que podrían servir para la protección contra estaenfermedad, a la RB51 le resta mucho por aportar, sobre todo si se les compara con las cepas clásicas19 de Brucella abortus aparecida en 1930 y Rev – 1 de Brucella melitensis en 1964 (8,11,24,34,99,101).El interés por desarrollar vacunas vivas en fase rugosa está circunscrito a que éstas carecen de losantígenos de superficie que se encuentran en las cepas lisas, responsables de inducir reaccionesserológicas mensurables por las pruebas convencionales que emplean antígenos lisos, por lo quepodrían ser útiles y definitivas en programas preventivos si se combinan con estrategias de erradicaciónpor prueba – sacrificio (25,65,97,98).La vacunación con la cepa RB51 de Brucella abortus demostró una eficacia del 87,5% al prevenirbrucelosis caprina causada por Brucella melitensis biovar 1 en dosis de 3 X 108 a 3 X 109 UFC a lo largode un año en rebaños infectados y cuya prevalencia en los controles, resultó ser del 40%; sin embargo,un trabajo semejante realizado en Celaya, Guanajuato, México, demostró una protección del 33% al usaruna dosis de 1 X 1010 UFC (36) en cabras de 3 meses de edad en adelante, lo cual no coincide con losresultados obtenidos en este trabajo ya que la protección fue del 62,5% al utilizar la dosis de 6 a 12 X1010 UFC en cabritas de entre 3 y 4 meses de edad, situación similar se observó al vacunar caprinos eneste trabajo con dosis de 1 X 105 en cabras de 8 a 12 meses de edad, pero cabe señalar que aunque sepresentaron diferencias con respecto al grupo control estas no fueron significativas (p<0.05) y por lo tantotampoco esas dosis serían las recomendables para la vacunación de caprinos con cepa RB51 deBrucella abortus.Asimismo, al considerar las incidencias, observadas para cada uno de los grupos vacunados en el primerexperimento, se vió que las cabras vacunadas con las dosis antes expuestas y que corresponden a losgrupos I y IV, mostraron una incidencia del 15%, la cual es la más alta para los grupos vacunados. Eneste sentido, el trabajo de Celaya (36) observa una prevalencia del 2% al final del experimento frente auna exposición natural de 10 meses con el resto de los animales del rebaño, lo que hace suponer que laexposición al factor de riesgo no se dio igual que para las cabras del estudio aquí expresado, lo quemotivó a los autores de esa investigación, a desafiar artificialmente a los animales vacunados 10 mesesdespués con la cepa H38 de Brucella melitensis con resultados desalentadores para la RB51. Sobre elparticular, las cabras vacunadas a la dosis recomendadas con anterioridad en este trabajo se expusieronde forma suficiente, ya que las del grupo control tuvieron una prevalencia final del 40%.En relación con la seguridad otorgada por la cepa RB51, existen evidencias de su eliminación por lecheen el bovino vacunado, además de su persistencia en tejidos placentario y embrionario tanto en bovinoscomo en caprinos (15,36); sin embargo, la evaluación que se realizó con la leche de las cabrasvacunadas a distintas dosis demuestran que la cepa no se eliminó en las cabras de este estudio, lo quecoincide con otro estudio reciente realizado también con cabras en México en el que se usó la dosis de 1X 1010 UFC (96,115), la cual es la más alta y semejante a la empleada aquí en el grupo I; sin embargo, elverdadero valor de este estudio es que se demostró que las dosis de 3 X 108 a 3 X 109 y 1 a 2 X 109 sonmuy eficaces para evitar la eliminación láctea de Brucella melitensis biovar 1, pues la eficacia para estefin fue del 83.5 y 100%, respectivamente, situación de particular interés para la salud pública.Los resultados anteriores coinciden también con el experimento que se encaminó a determinar si la cepaRB51 era capaz de inducir aborto, ya que los loquios, leche y placentas procesados por bacteriología enlos animales vacunados de ese estudio, también resultaron negativos dentro de los 30 días posteriores alparto.Los resultados observados en el segundo experimento encaminado a conocer la proporción abortigénicade esta cepa coinciden con los trabajos realizados en el bovino y el alce por otros investigadores devarios países, en el sentido de que la cepa RB51 de Brucella abortus no induce aborto en hembrasgestantes (29,30,45,76), pero difieren de otras observaciones realizadas en Libres, Tlaxcala, México enrebaños caprinos infectados con Brucella melitensis biovar 1 y en el bisonte americano de los EstadosUnidos de Norteamérica (64,67,75,107). En el primer caso, los caprinos vacunados de esos rebaños yaestaban infectados y se encontraban en periodo de incubación cuando fueron vacunados con esta cepa,
  18. 18. DECIMA QUINTA REUNION CIENTIFICA TECNOLOGICA FORESTAL Y AGROPECUARIA, VERACRUZ 2002 PLATICA DOCTORALlo cual pudo haber exacerbado la presentación de abortos; en el segundo, la placenta del bisonte es muysusceptible a la RB51 y si bien la cepa induce placentitis en la mayoría de las especies en las que seaplica, en el bisonte la inflamación es tal que conduce al aborto.Sobre el particular, a pesar de que ninguna de las 20 cabras vacunadas a dosis de 3 X 108 a 3 X 109 y 1X 105 abortó, si se observó placentitis con infiltración de neutrófilos en el 100% de ellas, lo cual coincidecon varios estudios realizados en los Estados Unidos de Norteamérica en los que se menciona que laplacentitis se induce en un grado mayor si la cepa se administra por la vía endovenosa (77,79), pues alutilizar esa vía, la placentitis se observó en el 80% de las hembras expuestas; sin embargo, la frecuenciade abortos no superó el 1%. Esto también podría asociarse con otros trabajos de investigación realizadosy que se han encaminado para definir las vías de aplicación, en los que se propone que para lospequeños rumiantes se use la vía conjuntival para la aplicación de la vacuna Rev – 1 de Brucellamelitensis, ya que de ese modo la mayoría de las bacterias quedarán localizadas en los linfonódulos dela cabeza lo que evitará la placentitis inducida por esa cepa de manera rápida (2,6,9,50). No obstante, delos resultados de este trabajo se desprende que la vía subcutánea parece no tener efecto en lapresentación de abortos, ya que ninguna de las cabras vacunadas por esta vía abortó.Un aspecto importante que es coincidente para el primero y segundo experimentos radica en el hecho deque las cabras vacunadas a cualquiera de las dosis propuestas en ellos, no dieron evidencia deseroconversión medida a través de pruebas serológicas convencionales de tarjeta y fijación delcomplemento, lo cual coincide con muchos estudios realizados (20,21,26,65,69) en diferentes especiesanimales. En el primer experimento, los animales se vacunaron con diferentes dosis, las cuales seespecifican para cada uno de los grupos del I a IV y fueron monitoreados 30 días después a través de laprueba de tarjeta, en donde se obtuvieron resultados negativos del 100% de ellos y a los cuales se lesdio seguimiento mediante exámenes serológicos por los siguientes 10 meses con resultados diferentespara cada uno de los grupos; para el segundo experimento, las cabras de los grupos I y II se sometierona pruebas serológicas quincenales por espacio de 6 meses y en todos los casos resultaron negativas.La combinación de resultados de ambos experimentos coinciden muy bien con lo propuesto por variosinvestigadores y que se relaciona con el uso de RB51 en programas profilácticos y erradicación pordiagnóstico y sacrificio selectivo (9,24). Asimismo, la cepa resulta particularmente útil para evaluar laestrategia de vacunación de rebaños caprinos en cualquier etapa de programa gracias a que evita lainterferencia diagnóstica con pruebas convencionales.Si se considera que tanto en México como en otras partes del mundo, una proporción importante decaprinos ha sido vacunada con la cepa Rev – 1 de Brucella melitensis y los resultados pudieran ser pocoalentadores o bien no está bien dilucidado lo que podría durar la inmunidad conferida por esa cepa,revacunarlos con cepa RB51 de Brucella abortus podría ser una buena opción dadas las observacionesdel primero y segundo experimentos, lo cual quedó plenamente demostrado por el tercero de estetrabajo, ya que se revacunaron 28 animales de un rebaño de 129 cabezas y 10 de otro de 16 que habíansido vacunados con la cepa Rev – 1 de Brucella melitensis a dosis de 1 a 2 X 109 UFC sin que sedemostrara seroconversión a través de pruebas convencionales de tarjeta y fijación del complemento, locual también coincide con trabajos realizados en bovinos en este sentido en Estados Unidos deNorteamérica, Chile y Argentina (44,46,103) y permite observar que aunque la cepa RB51 de Brucellaabortus confiera una duración de la inmunidad menor, la revacunación es una alternativa permanente,debido a que es incapaz de producir interferencia diagnóstica, situación indeseable con las cepasclásicas 19 de Brucella abortus y Rev – 1 de Brucella melitensis (2,35,51,108,114).Por último la evaluación económica del subprograma más simple contemplado en la NOM – 041 – ZOO –1995 y que corresponde al de “control – vacunación” demuestra que la utilización de la cepa RB51 deBrucella abortus es muy alentadora, porque por cada $ 1.00 USD invertido en el subprograma serecuperan $ 3,62 USD en un rebaño de 100 vientres de caprinos; por lo que es una excelente estrategiapara rebaños de productores de escasos recursos y prevalencias elevadas.
  19. 19. DECIMA QUINTA REUNION CIENTIFICA TECNOLOGICA FORESTAL Y AGROPECUARIA, VERACRUZ 2002 PLATICA DOCTORALCONCLUSIONES GENERALES.1. La vacunación de cabras de 8 a 12 meses de edad con la cepa RB51 de Brucella abortus a dosis de 3 X 108 a 3 X 109 UFC protegió a un 87,5% de la infección causada por Brucella melitensis medida por serología y evitó su eliminación en la leche de los animales vacunados en el el 83,3 .2. Las cabras vacunadas con Brucella abortus cepa RB51 a dosis de 3 X 108 a 3 X 109 UFC no eliminaron esta cepa vacunal a través de la leche, por lo que fue posible establecer que a esa dosis se comportó como una cepa segura para la inmunización de caprinos aún en producción láctea.3. Las cabras gestantes que se vacunaron con cepa RB51 de Brucella abortus a dosis de 3 X 108 a 3 X 109 UFC por la vía subcutánea, desarrollaron placentitis no granulomatosa, pero fueron capaces de controlarla para no abortar, además de no eliminar esta cepa vacunal por loquios o membranas fetales al momento del parto.4. En rebaños caprinos de 100 hembras de Tenextepec, Ver. con prevalencia del 40% o mayor, inscritos en un subprograma de “control – vacunación”, la cepa RB51 de Brucella abortus es eficiente económicamente con una relación beneficio : costo de 3,62 por año, por lo que constituye una buena alternativa para productores de escasos recursos.RECOMENDACIONES 1. Valorar el uso de la cepa RB51 de Brucella abortus en hembras de cualquier edad y estado fisiológico, en los programas de control y erradicación de la brucelosis caprina, independientemente de que hayan sido vacunadas previamente con Rev - 1, tomando como base las dosis y condiciones utilizadas en este trabajo. 2. Realizar evaluaciones de campo con un mayor número de animales y de rebaños en condiciones de manejo distintas para establecer la eficacia de la vacunación con la cepa RB51 en la reducción de la brucelosis caprina y la recuperación de los rebaños afectados .teniendo en cuentas los resultados plasmados en este documento. 2. Encaminar estudios relacionados con la duración de la inmunidad con el objeto de poder establecer si las cabras vacunadas con cepa RB51 de Brucella abortus deben ser revacunadas.REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS 1. Acha, P.N.y Szyfres, B. (1988): Zoonosis y Enfermedades Transmisibles Comunes al Hombre y a los Animales, OPS 2ª Edición, Washington, D.C., EUA, pp: 14 - 36. 2. Al-Khalaf, S.A.S., Mohamad, B.T., Nicoletti, P. (1992): Control of brucellosis in Kuwait by vaccination of cattle, sheep and goats with Brucella abortus strain 19 or Brucella melitensis strain Rev. 1. Trop. Anim. Health Prod. 24(1), 45-49. 3. Alton, G:G., M. Jones L., Angus R.D. y Verger J.M. (1976): Las Técnicas de los Laboratorios en la Brucelosis. Organización Mundial de la Salud, 2ª Edición, Ginebra, Suiza, pp: 11-63. 4. Alvarez, P.E. (1998): Situación de la Brucelosis en América. Panorama General. Memorias del Tercer Foro Nacional de Brucelosis. Acapulco, Guerrero, México, pp: 23-31. 5. Angus R.D. & Barton C.E. (1984). The production and evaluation of a buffered plate antigen for use in a presumptive test for brucellosis. Dev. Biol. Stand., 56, 349(356. 6. Banai, M., Abramson, M., Mayer, I., Chechik, K., Hoida, G., Zamir, O., Bardenstein, S., Cohen, A. and Davidson, M. (1995): Problems associated with the persistence and possible horizontal transfer of Brucella melitensis Rev. 1 vaccine in conneciton with serological surveillance in Israel. In: FAO/WHO/OIE Round Table on the Use of Rev. 1 Vaccine in Small Ruminants and Cattle, (21-22 September),. (Garin-Bastugi, B., and Benkirane, A. eds.), pp. 69-76, 1996. CNEVA Alfort, France. 7. Bautista, B.R., Martínez, H.D.I., Abeledo, G.M.A., Rodríguez, CH.M.A., Rivera, R.E.L., Vallecillo, M.A.J., Alpírez, M.M., Acosta, M.E.A., Luna, M.J.E. (2000): Aislamiento de Brucella melitensis biovar 1 en Leche de Cabras de la Comunidad de Tenextepec, Municipio de Perote, Ver.. Memorias de la XIII Reunión Científica – Tecnológica y Agropecuaria Veracruz 2000. Veracruz, Ver. México.
  20. 20. DECIMA QUINTA REUNION CIENTIFICA TECNOLOGICA FORESTAL Y AGROPECUARIA, VERACRUZ 2002 PLATICA DOCTORAL 8. Benenson AS. Brucellosis. (1995) In: Control of communicable diseases manual: an official report of the American Public Health Association. 16th ed. Washington, DC: American Public Health Association,. 9. Blasco, J.M. (1998): Profilaxis Vacunal de la Brucelosis en los Rumiantes. Las Vacunas Tradicionales y las Nuevas Vacunas. Memorias del Tercer Foro Nacional de Brucelosis. Acapulco, Guerrero México, pp: 225-226. 10. Bress, D, Steven,s MG, Olsen, SC, Cheville, N. F. (1995): Isolation of antigenic outer membrane proteins from Brucella abortus RB51 by lectin affinity chromatography. Proc Conf Res Workers An Dis No. 118. 11. Bricker B.J. & Halling S.M. (1995). Enhancement of the Brucella AMOS PCR assay for differentiation of Brucella abortus vaccine strains S19 and RB51. J. Clin. Microbiol., 33, 1640- 1642. 12. Capsel, R.L., Olsen, S.C., Cheville, N.F., Thoen, C.O. (2000): Survival of Brucella abortus Strain RB51 lyophilized and as liquid vaccine under different storage conditions. Biologicals 28:209-215. 13. Carter, G.R. y Chengappa, M.M. (1994): Bacteriología y Micología Veterinarias, Editorial Manual Moderno, 2ª Edición, México, D.F., pp: 351 - 360. 14. Castell Blanch – Bueno, H. (1998): Experiencias en México con la vacuna cepa RB51 contra la Brucelosis. Memorias del III Foro Nacional sobre Brucelosis. Acapulco, Gro., México, pp: 175 – 179. 15. CDC/MMWR (1998): Human Exposure to Brucella abortus Strain RB51 -- Kansas, 1997. March 13, / 47(09);172-175. 16. Colby, L A. (1997): The Humoral Immune Response of Elks (Cervus elaphus nelsoni) and Mice to Vaccination with Brucella abortus Strain RB51. Master Sciences Thesis, Viginia-Maryland Regional Collenge Veterinary Medicine. 17. Cook, W. E., E. S. Williams, E. T. Thorne, T. J. Kreeger, G. S. Stout, S. Pistono, F. Enright, P. Elzer, and G. Schurig. (1997): Pathogenicity of intramuscularly injected Brucella abortus strain RB51 in male elk calves. Wildlife Disease Association Annual Conference. St. Petersburg, Florida. 18. Cheville, N. F., Jensen, A. E., Halling, S. M., Tatum, F. M., Morfitt, D. C., Hennager, S. G., Frerichs, W. M., and Schurig, G. (1992).: Bacterial survival, lymph node changes, and immunologic responses of cattle vaccinated with standard and mutant strains of Brucella abortus. Am. J. Vet. Res. 53:1881-1888 19. Cheville, N. F. (1993): Development of vaccines and diagnostic reagents for eradication of bovine brucellosis. Agri-Practice 14:9-13. 20. Cheville, N. F., Stevens, M. G., Jensen, A. E., Tatum, F. M., and Halling, S. M. (1993): Immune responses and protection against infection and abortion in cattle experimentally vaccinated with mutant strains of Brucella abortus. Am. J. Vet. Res. 54:1591-1597. 21. Cheville, N. F., Olsen, S. C., Jensen, A. E., Stevens, M. G., Palmer, M. V. (1996): Effects of age at vaccination on efficacy of Brucella abortus strain RB51 to protect cattle against brucellosis. Am. J. Vet. Res. 57:1153-1156, 22. Daher, N., Nawas, T., al-Qaderi, S. (1991): The effect of the pH of various dairy products on the survival and growth of Brucella melitensis Departament of Microbiology and Inmunology, Faculty of Medicine, Jordan, University of Science and Technology, Irbid. 23. Delgado,-S.; Fernandez,-M.; Carmenes,-P. (1996): Influence of age and stage of gestation on serological response to subcutaneous or conjunctival Brucella melitensis strain Rev. 1 vaccination in ewes. Small Rumin. Res. 19 (1). 24. Díaz, A.E., Hernández, A.L., Valero, E.G. Arellano, B. y colaboradores (2001): Diagnóstico de Brucelosis Animal, Instituto Nacional de Investigaciones Forestales, Agrícolas y Pecuarias, SAGARPA / IICA., México, D.F. 25. Díaz, A.E., Marin, C., Alonso U.B., Aragón, V., Pérez O.S., Pardo, M., Blasco, J.M., Díaz, R., Moriyón, I. (1994): Evaluation of serological tests for diagnosis of Brucella melitensis infection of goats. J. Clin. Microbiol. 32(5), 1159-1165. 26. Edmonds, M.D., G.G. Schurig, L.E. Samartino, P.G. Hoyt, J.V. Walker, S.D. Hagius, and P.H. Elzer. (1999). The biosafety of Brucella abortus strain RB51 vaccination in mature bulls and pregnant heifers. Am. J. Vet. Res. 60:722-725. 27. Elberg, S.S. (1996): Rev.1 Brucella melitensis vaccine. Part III. 1981 - 1995. Vet. Bull. 66: 1193 - 1200,
  21. 21. DECIMA QUINTA REUNION CIENTIFICA TECNOLOGICA FORESTAL Y AGROPECUARIA, VERACRUZ 2002 PLATICA DOCTORAL 28. Elzer, P.H,. D.S. Davis. (1998): Evaluation of Brucella abortus vaccine strain RB51 in bison. In: National Research Council (ed), Brucellosis in the Greater Yellowstone Area. Washington DC: National Academy Press:151-156. 29. Elzer, P.H., G.G. Schurig, F.M. Enright, D.S. Davis. (1998): Evaluation of the vaccine efficacy of RB51 administered orally in elk. In: National Research Council (ed), Brucellosis in the Greater Yellowstone Area. Washington DC: National Academy Press.:157-160. 30. Elzer, P.H., F.M. Enright, L. Colby, S.D. Hagius, J.V. Walker, M.B. Fatemi, J.D. Kopec, V.C. Beal, and G.G. Schurig. (1999). Protection against infection and abortion induced by virulent challenge exposure after oral vaccination of cattle with Brucella abortus strain RB51. Am. J. Vet. Res., 59:1575-1578. 31. Estrada, A.A. (1998): Aspectos Clínicos de la Brucelosis Humana. Memorias del Tercer Foro Nacional de Brucelosis. Acapulco, Guerrero, México, pp: 47-51. 32. Farrell I.D. (1974). The development of new selective medium for the Isolation of Brucella abortus from Contaminated Sources. Res. Vet. Sci., 16, 280-286. 33. Federación de Colegios y Asociaciones de Médicos Veterinarios Zootecnistas de México, A.C.(1996): Manual de Actualización Técnica para la Aprobación del Médico Veterinario Zootecnista como Unidad de Verificación en Tuberculosis Bovina y Brucelosis. FedMVZ México, D.F. pp: 41 - 63. 34. Gurría, T.F.J. (1998): Conferencia Magistral. Importancia de la Erradicación de la Brucelosis en México. Memorias del Tercer Foro Nacional de Brucelosis. Acapulco, Guerrero, México, pp: 5-11. 35. Hernández, A.L. (1999): Vacunación con Rev-1, RB51 y rfbk, en Borregas Experimentalmente Desafiadas con Brucella melitensis. Memorias de la XXXV Reunión Nacional de Investigación Pecuaria, Mérida, Yuc., México, pp: 171. 36. Hernández, A.L., Ochoa, D.V., Díaz, A.E., Córdoba, L.D., López, M.J. y Ontiveros, C.L. (2001): Protección Conferida por la Vacuna de Brucella abortus RB51 a Caprinos. Memorias de la XXXVII Reunión Nacional de Investigación Pecuaria, Tuxtla Gutiérrez Chis., México, pp: 199. 37. Hernández, M.I. (1998): Importancia de la Brucelosis en Salud Pública. Diagnóstico por el Laboratorio. Memorias del Tercer Foro Nacional de Brucelosis. Acapulco, Guerrero, México, pp:17-22. 38. Iliev y Voljov (1989). Citado por Vera, A.; Cotrina, N.; Seoane, G,. y Serrano, E. (1992). Evaluación económica del programa de control de la Tuberculosis bovina en la Rep. de Cuba. Rvta. Cub. Cienc. Vet. 23(1):1-14. 39. Informe Anual de la Jurisdicción Sanitaria Nº 5 “Xalapa” (1998), Secretaría de Salubridad y Asistencia (SSA), Veracruz, México. 40. Isen, SC, Evans, D, Hennager, SG, Cheville, N. F., and Stevens, MG. (1996): Serologic responses of Brucella abortus strain 19 calf-hood vaccinated cattle following adult vaccination with strain RB51. J Vet Diagn Invest 8:451-454. 41. Jensen, A. E., Cheville, N. F., Ewalt, D. R., Payeur, J. B., Thoen, C. O. (1995): Application of pulsed-field gel electrophoresis for differentiation of vaccine strain RB51 from field isolates of Brucella abortus from cattle, bison, and elk. Am. J. Vet. Res. 56:308-312. 42. Jiménez de Bagués, M.; Elzer, P. Jones, S.; Blasco, J.M.; Enright, F.; Schurig, G.; Winter, A. (1994): Vaccination with Brucella abortus rough mutant RB51 protects BALB/c mice against virulent strains of Brucella abortus, Brucella melitensis, and Brucella ovis. Infect. Immun. 62(11): 4990-4996. 43. Kunkle, R A, Steadham, E M, Cheville, N. F. (1994): T-cell subsets in lymph nodes of cattle vaccinated with Brucella abortus strains RB51 and 19. Proc Soc Res Workers Animal Dis pp 00 44. Lopetegui, P.I. (1998): Erradicación de Brucelosis Bovina en Chile. Experiencias en el Uso de la Vacuna Cepa RB51. Memorias del III Foro Nacional sobre Brucelosis. Acapulco, Gro., México: 159 – 174. 45. Lord V.R., Schurig G.G., Cherwonogrodsky J.W., Marcano M.J. & Melendez G.E. (1998). Vaccination of cattle with Brucella abortus strain RB51 and 19: A field study under high and low disease prevalence. Am. J. Vet. Res., 59, 1016-1020. 46. Lord, V.R., Schurig, G.G., Cherwonogrodzky, J.W., Marcano, M.J., Melendez, G.E. (1998): Field study of vaccination of cattle with Brucella abortus strains RB51 and 19 under high and low disease prevalence. Am J Vet Res 59(8):1016-1020. 47. Luna – Martínez, J.E. y Suárez – Güemez, F. (1998): Conclusiones del III Foro Nacional sobre Brucelosis. Memorias del III Foro Nacional sobre Brucelosis. Acapulco, Gro., México: 109 – 115.
  22. 22. DECIMA QUINTA REUNION CIENTIFICA TECNOLOGICA FORESTAL Y AGROPECUARIA, VERACRUZ 2002 PLATICA DOCTORAL 48. Luna, M.J.E. y Mejía, T.C.E. (1998): Manejo del hato infectado. Memorias del Tercer Foro Nacional de Brucelosis. Acapulco, Guerrero, México. pp: 109-115. 49. MacMillan A.P., Greiser-Wilke I., Moennig V. & Mathias L.A. (1990). A competition enzyme immunoassay for brucellosis diagnosis. Dtsch Tierarztl. Wochenschr., 97, 83-85. 50. Madsen, M. (1993): The serological response to vaccination with Brucella abortus strain 19 and Brucella melitensis Rev 1, as measured by rose bengal, serum agglutination and complement fixation tests. Zimb. Vet. J. 24(1), 13-21. 51. Mancera Martínez A., Díaz Aparicio E., Navarrete Vázquez J., Quezada Velázquez F. (1992): Vacunación de cabras con la cepa Rev-1 de Brucella melitensis en diferentes dosis: Evaluación serológica y desafío. Veterinaria México, 23 (2) 52. Martínez - Herrera, D. I., Abeledo - García, M.A., Moreno - Monfil, M., Romero - Becerra, D.E., Rivera - Romero, E.L., Zilli - Debernardi, E., Rodríguez - Chessani, M.A., Peniche - Cardeña, A.J.E., Acosta - Martínez, E.A., Luna - Martínez, J.E. (2000): Evaluación de la vacuna Rev-1 de Brucella melitensis en rebaños caprinos de Tenextepec, Mpio. de Perote, Ver., México. Memorias de la XIII Reunión Científica, Tecnológica, Agropecuaria y Forestal Veracruz 2000. Veracruz, Ver., México. 53. Martínez – Herrera, D.I. (2001): Determinación de Brucella melitensis cepa Rev-1 a partir de leche de cabras vacunadas. Tesis de Maestría, Facultad de Medicina Veterinaria y Zootecnia, Universidad Veracruzana. Veracruz, México. 54. Martínez - Herrera, D.I., Abeledo – García, M.A., Bringas – Gregg A., Quintero – Servín, L., Rivera – Romero, E.L., Vallecillo – Maza, A.J., Rodríguez - Chessani, M.A., López – Guerrero, A., Acosta – Martínez, E.A., Luna – Martínez, J.E. (2000): Evaluación de la prueba de anillo en leche para la vigilancia epidemiológica de brucelosis en rebaños caprinos de Perote, Ver. Memorias de la XXXVI Reunión Nacional de Investigación Pecuaria, Hermosillo, Son.., México, pp: 35. 55. Martínez - Herrera, D.I., Abeledo – García, M.A., Rodríguez – Chessani, M.A., Bautista – Beranza, R., Rivera – Romero, E.L., Vallecillo – Maza, A.J., Alpírez – Mendoza, M., Acosta – Martínez, E.A., Luna – Martínez, J.E. (2001): Aislamiento de Brucella melitensis biovar 1 en leche de cabras de la comunidad de Tenextepec, Municipio de Perote, Veracruz. Memorias del 2° Congreso Latinoamericano de Especialistas en Pequeños Rumiantes y Camélidos Sudamericanos, XI Congreso Nacional de Ovinocultura. Mérida, Yuc., México. 56. Martínez – Herrera, D.I., Abeledo – García, M.A., Rodríguez – Chessani, M.A., Linares – Fuello, N.A., Rivera – Romero, E.L., Vallecillo – Maza, A.J., Juárez – Soya, M.E., Millán – Menesestello, D.A., Bautista – Beranza, R., Espinosa – Martínez, S.M., Acosta – Martínez, E.A., Luna – Martínez, J.E., Batalla – Campero, D., Flores – Castro, R. y Alpírez – Mendoza, M. (2001): Experiencias de Campo con la vacuna RB51 de Brucella abortus en un rebaño ovino afectado con cepas lisas de Brucella spp. Memorias de la XXXVII Reunión Nacional de Investigación Pecuaria, Tuxtla Gutiérrez Chis., México, pp: 67. 57. Monroy, L.J.F., Jaramillo, A.C.J., Alonso, P.A. (2000): Análisis Beneficio – Costo de las acciones de control de la brucelosis bovina en el complejo agropecuario de Tizayuca, Hgo. de 1988 a 1993. Memorias del Primer Congreso de Epidemiología Veterinaria. Toluca, México, pp: 208 – 212. 58. Navarro Fierro R. (1988): Introducción a la Bioestadística. Análisis de Variables Binarias. Mc. Graw- Hill, México. 59. Nielsen K., Kelly L., Gall D., Nicoletti P. & Kelly W. (1995). Improved competitive enzyme immunoassay for the diagnosis of bovine brucellosis. Vet. Immunol. Immunopathol., 46, 285-291. 60. Nielsen K., Kelly L., Gall D., Balsevicius S., Bosse J., Nicoletti P. & Kelly W. (1996). Comparison of enzyme immunoassays for the diagnosis of bovine brucellosis. Prev. Vet. Med., 26, 17-32. 61. NOM – 011 – EM – ZOO – 1995 (1996): "Campaña Nacional contra la Brucelosis en los Animales". Diario Oficial de la Federación. 8 de agosto de 1996, México, D.F.. 62. Norma Oficial Mexicana 041 – ZOO – 1995 (1997): “Campaña Nacional contra la Brucelosis en los Animales”. Diario Oficial de la Federación, México, 7 de noviembre de 1997. 63. OIE (2000): Manual de diagnóstico y vacunas. Capítulo 2.3.1. Brucelosis bovina. 64. Olsen, SC, Cheville, N. F., Kunkle, RA, Palmer, MV, Jensen, AE. (1994): Responses of bison vaccinated with Brucella abortus strain RB51 or strain 19. Proc Conf Res Workers Animal Disease.
  23. 23. DECIMA QUINTA REUNION CIENTIFICA TECNOLOGICA FORESTAL Y AGROPECUARIA, VERACRUZ 2002 PLATICA DOCTORAL 65. Olsen, SC, Evan,s D, Hennager, SG, Cheville, N. F., Stevens MG. (1995): Serologic responses of Brucella abortus strain 19 calfhood- vaccinated cattle following adult vaccination with strain RB51. Proc Conf Res Workers An Dis No. P67. 66. Olsen SC, Stevens MG, Chevile NF, Schurig G. (1997): Experimental use of a dot-blot assay to measure serologic responses of cattle vaccinated with Brucella abortus strain RB51. J Vet Diagn Invest 1997;9:363-7. 67. Olsen SC, Cheville NF, Kunkle RA, Palmer MV, Jensen AE (1997): Bacterial survival, lymph node changes, and immunologic responses of bison (Bison bison) vaccinated with Brucella abortus strains RB51 and 19. J Wildlife Dis;33(1):146-151. 68. Olsen, S.C., Cheville, N.F., Stevens, M.G., Houng, H.H., Drazek, E.S., Hadfield, T.L., Warren, R.L., Hoover, D.L. (1997): Lymphocyte proliferative responses of goats vaccinated with Brucella melitensis 16M or a delta purE201 strain. Infect. Immun. 65(7):2987 - 2991. 69. Olsen SC, Jensen AE, Palmer MV, Stevens MG (1998): Evaluation of serologic responses, lymphocyte proliferative responses, and clearance from lymphatic organs after vaccination of bison with Brucella abortus strain RB51. Am J Vet Res ;59:410-415. 70. Olsen, S.C., Bricker, B., Palmer, M.V., Jensen, A.E., Cheville, N.F. (1999): Responses of cattle to two dosages of Brucella abortus strain RB51: serology, clearance and efficacy. Res. Vet. Sci. 66(2):101-105 71. Olsen, S.C. (2000): Zoonosis. Agricultural Research Vol. 48, No. 2 72. Orozco, V.L. (1999): Evaluación de la Vacunación con RB51 Brucella abortus de un hato Bovino en un brote de Brucelosis. Memorias de la XXXV Reunión Nacional de Investigación Pecuaria, Mérida, Yuc., México, pp: 160, 1999. 73. Palmer, MV, Cheville, N. F, Jensen, AE. (1995): .Placentitis induced by the vaccine candidate Brucella abortus strain RB51 in pregnant cattle. Proc Conf Res Workers An Dis No. 10 74. Palmer MV, Cheville NF, Jensen AE. (1996): Experimental infection of pregnant cattle with the vaccine candidate Brucella abortus strain RB51: pathologic, bacteriologic, and serologic findings. Vet Pathol ;33:682-91. 75. Palmer MV, Olsen SC, Gilsdorf, MJ, Philo LM, Clarke PR, Cheville NF.(1996): Abortion and placentitis in pregnant bison induced by the vaccine candidate Brucella abortus strain RB51. Am J Vet Res ;57:1604-1607. 76. Palmer MV. (1996): Placental pathology, immune responses, bacteriologic findings, and clinical signs in pregnant cattle vaccinated with Brucella abortus strain RB51. PhD Thesis, Iowa State University. 77. Palmer MV, Cheville NF (1997): Effects of oral or intravenous inoculation with Brucella abortus strain RB51 vaccine in Beagles. Am J Vet Res ;58:851-856. 78. Palmer MV, Olsen SC, Cheville NF.(1997): Safety and immunogenicity of the vaccine Brucella abortus strain RB51 in pregnant cattle. Am J Vet Res ;58:472-477. 79. Palmer MV, Elsasser TE, Cheville NF (1998): Tumor necrosis factor-a production in pregnant cattle after intravenous or subcutaneous vaccination with Brucella abortus strain RB51. Am J Vet Res ;59:153-156. 80. Pouillot R., Garin-Bastuji B., Gerbier G., Coche Y., Cau C., Dufour B. & Moutou F. (1997). The brucellin skin test as a tool to differentiate false positive serological reactions in bovine brucellosis. Vet. Res., 28, 365-374. 81. Report of the Scientific Committee on Animal Health and Animal Welfare (1999). The modification of technical annexes of Council Directive 64/432/EEC to take account of Scientific Developments regarding Tuberculosis, Brucellosis and Enzootic Bovine Leucosis. Sanco/B3/R10, 11 October. 82. Rodríguez – Heres, G. (1998): Vacunación contra Brucelosis: Cepas 19 y Rev-1. Memorias del III Foro Nacional sobre Brucelosis. Acapulco, Gro., México: 117 – 134. 83. Roffe TJ, Olsen SC, Gidlewski T, Jensen AE, Palmer MV, Huber R. (1999): Biosafety of parenteral Brucella abortus strain RB51 vaccine in bison calves. J Wildlife Manag 1999:63:950- 955. 84. Romero C. & Lopez-Goni L. (1999). Improved method for purification of bacterial DNA from bovine milk for detection of Brucella spp. By PCR. Appl. Environ. Microbiol., 65, 3735-7373. 85. Ruiz, C.M. (1986): Brucelosis, Editorial La prensa Médica Mexicana, S.A., 3ª Edición. 86. Saergerman C., Vo T.-K.O., De Waele L., Gilson D., Bastin A., Dubray G., Flanagan P., Limet J.N., Letesson J.J. & Godfroid J. (1999). Diagnosis of bovine brucellosis by skin test: conditions for the test and evaluation of its performance. Vet. Rec., 145, 214-218.

×