02 La Existencia de Dios 14TRINIDAD:La palabra trinidad no aparece en la Biblia, y aunque la usó Tertuliano en laúltima dé...
02 La Existencia de Dios 15a. En el Antiguo TestamentoSe puede entender que en épocas cuando la religión revelada tenía qu...
02 La Existencia de Dios 16   La triple fuente revelada en la creación se hace más evidente aun a medidaque se desenvuelve...
02 La Existencia de Dios 17b. En los evangeliosA modo de contraste debemos recordar que el AT fue escrito antes de que seh...
02 La Existencia de Dios 18(ii)El bautismo de Cristo. En el bautismo de Cristo en el Jordán se pueden  distinguir las tres...
02 La Existencia de Dios 19  (iv)La comisión del Señor resucitado. En la comisión dada por Cristo antes     de su ascensió...
02 La Existencia de Dios 20rociados con la sangre de Jesucristo” (1 P. 1.2). La bendición apostólica: “Lagracia del Señor ...
02 La Existencia de Dios 21siendo, en lo fundamental, la de la iglesia católica. Bajo el liderazgo deAtanasio esta doctrin...
02 La Existencia de Dios 22Dios constituye una Trinidad en la unidad queremos decir que hay unidad endiversidad, y que la ...
02 La Existencia de Dios 23c. Diversidad en las funciones:En las funciones asignadas a cada una de las Personas en la Deid...
02 La Existencia de Dios 24III. Consecuencias de la doctrinaLas consecuencias de esta doctrina son de suma importancia no ...
02 La Existencia de Dios 25c. Significa que la Trinidad es la base de toda verdadera comunión en elmundoYa que Dios es en ...
02 La Existencia de Dios 26   BIBLIOGRAFÍA. E. Danyans, Misterios bíblicos al descubierto, 1976; C.Duquoc, Dios diferente,...
Upcoming SlideShare
Loading in …5
×

existencia de dios trinidad

830 views

Published on

apolg

0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total views
830
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
1
Actions
Shares
0
Downloads
12
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

existencia de dios trinidad

  1. 1. 02 La Existencia de Dios 14TRINIDAD:La palabra trinidad no aparece en la Biblia, y aunque la usó Tertuliano en laúltima década del ss. II, formalmente no encontró su lugar en la teología de laiglesia hasta el ss. IV. Sin embargo, es la doctrina distintiva de la fe cristianaque abarca todo lo demás. Ella hace tres afirmaciones: que no hay sino un soloDios, que cada una de las tres personas, Padre, Hijo, y Espíritu, es Dios, y quetanto el Padre, como el Hijo y el Espíritu son personas claramentediferenciadas. En esta forma se ha convertido en la fe de la iglesia desde querecibió su primera formulación plena por Tertuliano, Atanasio y Agustín.I. DerivaciónSi bien no es una doctrina bíblica en el sentido de que no se puede encontrarformulación de ella en la Biblia, se puede ver que ella subyace a la revelaciónde Dios, implícita en el AT y explícita en el NT. Con esto queremos decir que,si bien no podemos hablar confiadamente de la revelación de la Trinidad en elAT, no obstante una vez que la sustancia de la doctrina ha sido revelada en elNT, podemos volver hacia atrás y comprobar la existencia de muchasimplicancias de ella en el AT. Rev. Julio Torres.
  2. 2. 02 La Existencia de Dios 15a. En el Antiguo TestamentoSe puede entender que en épocas cuando la religión revelada tenía que hacersevaler en un entorno de idolatría pagana, nada que pudiese poner en peligro launidad de Dios podía darse libremente. El primer imperativo, por consiguiente,consistía en declarar la existencia del único Dios, vivo y verdadero, y a estatarea se dedica principalmente el AT. Pero ya en las primeras páginas del AT senos enseña a atribuir la existencia y la persistencia de todas las cosas a unafuente tripartita. Hay pasajes donde Dios, su Palabra y su Espíritu aparecenjuntos, como, por ejemplo, en el relato de la creación donde Elohim aparececreando por medio de su Palabra y su Espíritu (Gn. 1.2–3). Se piensa que Gn.1.26 apunta en la misma dirección, porque allí se afirma que Dios dijo:“Hagamos al hombre a nuestra imagen, conforme a nuestra semejanza”,seguido por la afirmación de su cumplimiento: “Y creó Dios al hombre a suimagen”, caso notable de intercambio del plural y el singular, lo cual sugierepluralidad en la unidad. Hay muchos otros pasajes donde Dios, su Palabra y su Espíritu aparecenjuntos como “co-causas de efectos”. En Is. 63.8–10 vemos que son tres los quehablan, el Dios del pacto con Israel (v. 8), el ángel de la presencia (v. 9), y elEspíritu “enojado” por su rebelión (v. 10). Tanto la actividad creadora de Dioscomo su gobierno se asocian, posteriormente, con la Palabra personificadacomo “Sabiduría” (Pr. 8.22; Job 28.23–27), como también con el Espíritu comodispensador de todas las bendiciones, y fuente de la fuerza física, el valor, lacultura y el gobierno (Ex. 31.3; Nm. 11.25; Jue. 3.10). Rev. Julio Torres.
  3. 3. 02 La Existencia de Dios 16 La triple fuente revelada en la creación se hace más evidente aun a medidaque se desenvuelve la redención. En una etapa antigua encontramos losnotables fenómenos relacionados con el ángel de Yahvéh, que recibe y aceptahonores divinos (Gn. 16.2–13; 22.11–16). No en todos los pasajes del ATdonde aparece esta designación se refiere a un ser divino, porque está claro queen pasajes tales como 2 S. 24.16; 2 R. 19.35, se hace referencia a un ángelcreado investido de autoridad divina para la ejecución de una misión especial.En otros pasajes el ángel de Yahvéh no sólo lleva el nombre divino, sino quetiene dignidad y poder divinos, dispensa liberación divina, y acepta homenaje yadoración propios únicamente de Dios. En resumen, al Mesías se le atribuyedeidad, aun cuando se lo considera como persona diferenciada de Dios mismo(Is. 7.14; 9.6). El Espíritu de Dios recibe prominencia también en relación con la revelacióny la redención, y se le asigna su función en la dotación del Mesías para su obra(Is. 11.2; 42.1; 61.1), y en la de su pueblo para responder con fe y obediencia(Jl. 2.28; Is. 32.15; Ez. 36.26–27). Así, el Dios que se reveló a sí mismoobjetivamente por medio del Ángel mensajero se reveló a sí mismosubjetivamente en y por el Espíritu, dispensador de todas las bendiciones ydones en la esfera de la redención. La triple bendición aarónica (Nm. 6.24)también debe tenerse en cuenta quizá como prototipo de la bendición apostólicaneotestamentaria. Rev. Julio Torres.
  4. 4. 02 La Existencia de Dios 17b. En los evangeliosA modo de contraste debemos recordar que el AT fue escrito antes de que sehubiese dado a conocer con claridad la revelación de la doctrina de la Trinidad,y el NT después de ella. En el NT la encontramos particularmente en laencarnación de Dios Hijo, y en el derramamiento del Espíritu Santo. Pero portenue que sea la luz en la antigua dispensación, el Padre, el Hijo y el Espíritudel NT son los mismos que los del AT. Puede decirse, no obstante, que como preparación para el advenimiento deCristo, el Espíritu Santo se hizo presente en la conciencia de hombrestemerosos de Dios en medida desconocida desde el cierre del ministerioprofético de Malaquías. Juan el Bautista, más especialmente, tuvo concienciade la presencia y el llamado del Espíritu, y es posible que su predicacióntuviese referencia trinitaria. Llamaba al arrepentimiento para con Dios, a la feen el Mesías venidero, y hablaba de un bautismo del Espíritu Santo, del cual subautismo con agua era símbolo (Mt. 3.11). Las épocas especiales de revelación trinitaria fueron las siguientes. (i)La anunciación. La participación de la Trinidad en la encarnación le fue revelada a María en el anuncio angelical de que el Espíritu Santo vendría sobre ella, el poder del Altísimo le haría sombra y el niño que había de nacer de ella sería llamado Hijo de Dios (Lc. 1.35). De esta manera se dio a conocer que el Padre y el Espíritu participarían en la encarnación del Hijo. Rev. Julio Torres.
  5. 5. 02 La Existencia de Dios 18(ii)El bautismo de Cristo. En el bautismo de Cristo en el Jordán se pueden distinguir las tres Personas, el Hijo que es bautizado, el Padre que habla desde el cielo en reconocimiento de su Hijo, y el Espíritu que desciende en el símbolo objetivo de la paloma. Jesús, habiendo recibido así el testimonio del Padre y del Espíritu, recibió autoridad para bautizar con el Espíritu Santo. Juan el Bautista parece haber reconocido muy pronto que el Espiritu Santo vendría del Mesías, y no simplemente con él. La tercera Persona era por lo tanto el Espíritu de Dios y el Espíritu de Cristo.(iii)La enseñanza de Jesús. La enseñanza de Jesús es trinitaria en su totalidad. Habla del Padre que lo había enviado, de sí mismo como el que revela al Padre, y del Espíritu como aquel por el cual él y el Padre obran. Las interrelaciones entre Padre, Hijo y Espíritu se hacen resaltar en todas partes (véase Jn. 14.7, 9–10). Declaró enfáticamente: “Yo rogaré al Padre, y os dará otro Consolador (Abogado), para que esté con vosotros para siempre: el Espíritu de verdad” (Jn. 14.16–26). Se hace por lo tanto una distinción entre las tres Personas, y también una identificación. El Padre que es Dios envió al Hijo, y el Hijo que es Dios envió al Espíritu, que también es Dios. Esta es la base de la creencia cristiana en la “doble procesión” del Espíritu. En sus disputas con los judíos Cristo insistió en que su carácter de Hijo no provenía simplemente de David, sino de una fuente que lo convertía en Señor de David, y que ya lo era cuando David pronunció las palabras (Mt. 22.43). Esto indicaría tanto su deidad como su preexistencia. Rev. Julio Torres.
  6. 6. 02 La Existencia de Dios 19 (iv)La comisión del Señor resucitado. En la comisión dada por Cristo antes de su ascensión, con instrucciones a los discípulos sobre ir por todo el mundo con su mensaje, hizo referencia concreta al bautismo “en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo”. Es significativo que el nombre sea uno, pero que dentro de los límites de ese único nombre haya tres Personas claramente diferenciadas. La Trinidad como tri-unidad no podría expresarse de modo más claro.c. Los escritos neotestamentariosEl testimonio que ofrecen los escritos del NT, aparte de los evangelios, essuficiente para mostrar que Cristo había instruido a sus discípulos en lo tocantea esta doctrina en mayor medida de lo que registra cualquiera de los cuatroevangelios. Con decisión y entusiasmo proclaman la doctrina de la Trinidadcomo la triple fuente de la redención. El derramamiento del Espíritu enPentecostés hizo que la personalidad del mismo adquiriese mayor prominenciay al mismo tiempo arrojó nueva luz sobre el Hijo. Pedro, al explicar elfenómeno de Pentecostés, lo representa como una actividad de la Trinidad:“Este Jesús … exaltado por la diestra de Dios, y habiendo recibido del Padre lapromesa del Espíritu Santo, ha derramado esto que vosotros veis y oís” (Hch.2.32–33). De modo que la iglesia de Pentecostés estaba fundada en la doctrinade la Trinidad. En 1 Co. hay una mención de los dones del Espíritu, la diversidad deservicios para un mismo Señor y la inspiración de un mismo Dios para la obra(1 Co. 12.4–6). Pedro traza la salvación a la misma fuente tri-unitaria: “elegidos según lapresciencia de Dios Padre en santificación del Espíritu, para obedecer y ser Rev. Julio Torres.
  7. 7. 02 La Existencia de Dios 20rociados con la sangre de Jesucristo” (1 P. 1.2). La bendición apostólica: “Lagracia del Señor Jesucristo, el amor de Dios, y la comunión del Espíritu Santosean con todos vosotros” (2 Co. 13.14), no sólo resume la enseñanza apostólica,sino que interpreta el significado más profundo de la Trinidad en la experienciacristiana, la gracia salvadora del Hijo que da acceso al amor del Padre y a lacomunión del Espíritu. Lo que resulta sorprendente, sin embargo, es que esta confesión de Dioscomo uno en tres se llevó a cabo sin lucha y sin controversia, por un puebloadoctrinado por siglos en la fe del Dios único, y que al ingresar en la iglesiacristiana no consideraba que estaba haciendo un corte con su antigua fe enningún sentido.II. FormulaciónAun cuando la Escritura no nos ofrece una doctrina formulada de la Trinidad,ella contiene todos los elementos con los cuales la teología ha armado ladoctrina correspondiente. La enseñanza de Cristo da testimonio de la verdaderapersonalidad de cada una de las distinciones en el seno de la Deidad a la vezque arroja luz sobre las relaciones existentes entre las tres personas. Quedó parala teología la tarea de formular a base de esto una doctrina de la Trinidad. Lanecesidad de formular la doctrina le fue impuesta a la iglesia por fuerzasexternas a ella, y fue, en particular, su fe en la deidad de Cristo y la necesidadde defenderla lo que primero la impulsó a afrontar la tarea de formular unadoctrina completa de la Trinidad para su regla de fe. Ireneo y Orígenescomparten con Tertuliano la responsabilidad de la formulación que sigue Rev. Julio Torres.
  8. 8. 02 La Existencia de Dios 21siendo, en lo fundamental, la de la iglesia católica. Bajo el liderazgo deAtanasio esta doctrina se proclamó como credo de la iglesia en el concilio deNicea (325 d.C.), y en manos de Agustín, un siglo más tarde, recibió unaformulación que encierra el llamado credo de Atanasio que es aceptado por lasiglesias trinitarias hasta el día de hoy. Después de haber recibido aclaracionespor cuenta de Juan Calvino (para lo cual véase B. B. Warfield, Calvin andAugustine, 1956, pp. 189–284), pasó al conjunto de iglesias de la fe reformada. En cuanto a la relación existente entre las tres personas hay distincionesreconocibles.a. Unidad en diversidadEn la mayoría de las formulaciones esta doctrina se enuncia diciendo que Dioses uno en su ser esencial, pero que en su ser hay tres Personas, que no obstanteno conforman individuos separados y distintos. Son tres modos o formas en lasque existe la esencia divina. “Persona” es, empero, una expresión imperfecta deesta verdad en la medida en que para nosotros denota un individuo racional ymoral independiente. Pero en el ser de Dios no hay tres individuos, sino tresautodistinciones personales en el seno de una sola esencia divina. Luegotambién, en el hombre la personalidad conlleva la idea de independencia devoluntad, acciones y sentimientos que llevan a una conducta peculiar de lapersona. Esto no puede concebirse en relación con la Trinidad. Cada persona esautoconsciente y autodirigida, pero jamás actúa independientemente o enoposición. Cuando decimos que Dios es una unidad queremos decir que, si bienDios es en sí mismo un centro tripartito de vida, su vida no está dividida en trespartes. Es uno en esencia, en personalidad y en voluntad. Cuando decimos que Rev. Julio Torres.
  9. 9. 02 La Existencia de Dios 22Dios constituye una Trinidad en la unidad queremos decir que hay unidad endiversidad, y que la diversidad se manifiesta en Personas, en características y enfunciones.b. Igualdad en dignidadHay perfecta igualdad en naturaleza, honor y dignidad entre las tres Personas.La paternidad pertenece a la esencia misma de la primera Persona y así fuedesde toda la eternidad. Es propiedad personal de Dios, “de quien toma nombretoda familia en los cielos y en la tierra” (Ef. 3.15). Al Hijo se le llama “unigénito” quizá para sugerir su carácter único más quederivación. Cristo siempre se atribuyó una relación única con Dios como Padre,y los judíos que lo escucharon aparentemente no tuvieron dudas en cuanto a loque pretendía. De hecho intentaron matarlo porque “decía que Dios era supropio Padre, haciéndose igual a Dios” (Jn. 5.18). El Espíritu se revela como la persona que con exclusión de toda otra conocelas profundidades de la naturaleza de Dios: “Porque el espíritu todo loescudriña, aun lo profundo de Dios … nadie conoció las cosas de Dios, sino elEspíritu de Dios” (1 Co. 2.10s). Esto es como decir que el Espíritu no es sino“Dios mismo en la más profunda esencia de su ser”. Esto pone el sello de la enseñanza neotestamentaria sobre la doctrina de laigualdad de las tres Personas. Rev. Julio Torres.
  10. 10. 02 La Existencia de Dios 23c. Diversidad en las funciones:En las funciones asignadas a cada una de las Personas en la Deidad,especialmente en cuanto a la redención del hombre, resulta claro que se incluyeun cierto prado de subordinación (en relación, si bien no en naturaleza);primero, el Padre, segundo, el Hijo, tercero, el Espíritu. El Padre obra a travésdel Hijo por medio del Espíritu. Así, Cristo puede decir: “El Padre mayor esque yo.” Como el Hijo fue enviado por el Padre, así el Espíritu es enviado porel Hijo. Como era función del Hijo revelar al Padre, así la función del Espíritues revelar al Hijo, tal como lo expresó Cristo: “El me glorificará; porque tomaráde lo mío, y os lo hará saber” (Jn. 16.14). Se ha de reconocer que la doctrina surgió como expresión espontánea de laexperiencia cristiana. Los primitivos cristianos se sabían reconciliados con DiosPadre, y sabían que esa reconciliación fue asegurada por la obra expiatoria delHijo, y que ella les era comunicada en forma de experiencia por el EspírituSanto. Por lo tanto para ellos la Trinidad fue un hecho antes de convertirse endoctrina, pero a fin de preservarla como parte del credo de la iglesia fue precisoformular la doctrina. Rev. Julio Torres.
  11. 11. 02 La Existencia de Dios 24III. Consecuencias de la doctrinaLas consecuencias de esta doctrina son de suma importancia no sólo para lateología, sino para la experiencia y la vida cristianas.a. Significa que Dios es revelableLa revelación es tan natural para Dios como lo es para el sol el acto de brillar.Antes de que hubiera seres creados ya existía la autorrevelación en el seno de laTrinidad, por cuanto en ella el Padre revelaba al Hijo, el Padre y el Hijorevelaban al Espíritu, el Espíritu comunicaba esa revelación en el seno del serde Dios. Cuando Dios determinó crear un universo esto no significó ningúncambio en el comportamiento de Dios; significaba dejar que su revelaciónbrillara hacia afuera, hacia su creación. Y esto lo hizo por medio de su Espíriturevelador,b. Significa que Dios es comunicableCuando el sol brilla comunica su luz, su calor y su energía. De modo que siDios es en su misma esencia comunión él puede hacer que esa comunión seexteriorice hacia sus criaturas y puede comunicarse con ellas según sucapacidad de recepción. Esto es lo que ocurrió en forma suprema cuandoacudió a redimir a los hombres: hizo que su comunión se inclinara hacia abajopara alcanzar al hombre proscrito y levantarlo. Y así, dado que Dios es un Diostrino tiene algo que compartir: su propia vida y comunión. Rev. Julio Torres.
  12. 12. 02 La Existencia de Dios 25c. Significa que la Trinidad es la base de toda verdadera comunión en elmundoYa que Dios es en sí mismo comunión, significa que sus criaturas morales, quehan sido hechas a su imagen, encuentran plenitud de vida sólo en comunión.Esto se refleja en el matrimonio, en el hogar, en la sociedad, y sobre todo en laiglesia, cuya koinoµnia se construye sobre la base de la comunión de las tresPersonas. La comunión cristiana es, por lo tanto, lo más divino que hay en latierra, el equivalente terrenal de la vida divina, tal como Cristo oró por susseguidores: “Que todos sean uno; como tú, oh Padre, en mí, y yo en ti, quetambién ellos sean uno en nosotros” (Jn. 17.21).d. Proporciona variedad a la vida del universoHay, como hemos visto, diversidad en la vida de Dios. Dios Padre concibe,Dios Hijo crea, Dios Espíritu da vida; una gran diversidad en cuanto a vida,funciones y actividad. Por esta razón podemos comprender que si el universo esmanifestación de Dios, podemos esperar que haya diversidad en la vida de esatotalidad que es el universo creado. Pensamos que la llamada uniformidad de lanaturaleza está totalmente equivocada. Todas las maravillas de la creación,todas las formas de vida, todo el movimiento en el universo, son reflejo, espejo,de la multiforme vida de Dios. No existe la monotonía de la uniformidad, ni launiformidad de diseño en gran escala, por cuanto la naturaleza refleja elcarácter multiforme de la naturaleza y la personalidad del Dios vivo. Rev. Julio Torres.
  13. 13. 02 La Existencia de Dios 26 BIBLIOGRAFÍA. E. Danyans, Misterios bíblicos al descubierto, 1976; C.Duquoc, Dios diferente, 1978; J. N. D. Kelly, Primitivos credos cristianos,1980; B. Rey, De la fe en YHWH a la fe en la Trinidad, 1973; id., La Trinidaden la Biblia, 1973; J. Auer, Dios uno y trino, 1982; A. W. Wainright, LaTrinidad en el Nuevo Testamento, 1976; E. Jungel, La doctrina de la Trinidad,1980; F. Lacueva, Un Dios en tres Personas, 1975.J. R. Illingworth, The Doctrine of the Trinity, 1909; C. W. Lowry, The Trinityand Christian Devotion, 1946; A. E. Garvie, The Christian Doctrine of theGodhead, 1925; H. Bavinck, The Doctrine of God, 1951, pp. 255–334; B. B.Warfield en ISBE (s.v. “Trinity”); R. S. Franks, The Doctrine of the Trinity,1953; K. Barth, Church Dogmatics, trad. ing. 1936, 1, pp. 339ss; D. Lamont,Christ and the World of Thought, 1934, pp. 221–247.11Douglas, J. D., Nuevo Diccionario Biblico Certeza, (Barcelona, Buenos Aires, La Paz, Quito: EdicionesCerteza) 2000, c1982. Rev. Julio Torres.

×