Your SlideShare is downloading. ×
FIABLas incongruencias delmodelo comunitario.Repercusiones sobre el sector agroalimentario                             Uni...
Las incongruencias del modelo comunitario                                                  Repercusiones sobre el sector a...
Las incongruencias del modelo comunitario                                                  Repercusiones sobre el sector a...
Las incongruencias del modelo comunitario                                                Repercusiones sobre el sector agr...
Las incongruencias del modelo comunitario    Repercusiones sobre el sector agroalimentario4
Las incongruencias del modelo comunitario                                                Repercusiones sobre el sector agr...
Las incongruencias del modelo comunitario                                                Repercusiones sobre el sector agr...
Las incongruencias del modelo comunitario    Repercusiones sobre el sector agroalimentario7
Las incongruencias del modelo comunitario    Repercusiones sobre el sector agroalimentario8
Las incongruencias del modelo comunitario                                                  Repercusiones sobre el sector a...
Las incongruencias del modelo comunitario                                                 Repercusiones sobre el sector ag...
Las incongruencias del modelo comunitario                                                   Repercusiones sobre el sector ...
Las incongruencias del modelo comunitario                                                   Repercusiones sobre el sector ...
Las incongruencias del modelo comunitario                                                   Repercusiones sobre el sector ...
Las incongruencias del modelo comunitario                                                 Repercusiones sobre el sector ag...
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×

Discurso HGA en Curso de Verano UPM 2011

462

Published on

"Las incongruencias del modelo comunitario. Repercusiones sobre el sector agroalimentario". Discurso íntegro de Horacio González Alemán en el Curso de Verano UPM “¿Quién decide el precio en los productos agroalimentarios? Elementos para el debate”. 19/07/2011

Published in: Business, Real Estate
0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total Views
462
On Slideshare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
0
Actions
Shares
0
Downloads
2
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

Transcript of "Discurso HGA en Curso de Verano UPM 2011"

  1. 1. FIABLas incongruencias delmodelo comunitario.Repercusiones sobre el sector agroalimentario Universidad Politécnica de Madrid La Granja de San Ildefonso Verano 2011Horacio González AlemánSecretario General de FIAB19/07/2011
  2. 2. Las incongruencias del modelo comunitario Repercusiones sobre el sector agroalimentarioEl proceso de construcción europea ha permitido a la Unión Europea situarse en puestos másque destacados de desarrollo socio económico a nivel global.La fórmula, en esencia, ha sido bastante simple: “la unión hace la fuerza”, o dicho de otromodo, la integración económica acercando las economías nacionales y haciéndolas convergercon reglas y normas comunes han sido un factor de éxito.[…] Esta lógica económica y porsupuesto, la existencia y aplicación práctica de una serie de principios como son  la articulación de un mercado único europeo,  la no discriminación en el mercado interior,  la libre circulación de mercancías, capitales, servicios y personas.Esta fórmula que tanto nos ha dado es la que poco a poco parece haberse degradado con eltiempo hasta el punto de encontrarnos en un modelo desdibujado, con fuertes contradiccionesinternas y sometido a tensiones que actúan en contra de nuestros propios intereses (y denuestro propio futuro).Entre las razones que nos han llevado a tal situación yo avanzo tres que a mi juicio sonespecialmente significativas y que son  la falta de liderazgo político en la construcción europea,  la relativización de los principios, que en el caso que nos ocupa ha hecho que el Derecho Comunitario sea más que un sistema una especie de “caja de herramientas”,  la grave y profunda crisis económica y financiera que atravesamos, que en términos comunitarios implica la vuelta (no es la primera crisis que sufre la Unión) a los intereses nacionales, el repliegue al interés particular y la desconsideración hacia el interés común. 1
  3. 3. Las incongruencias del modelo comunitario Repercusiones sobre el sector agroalimentarioVoy a intentar desgranar a lo largo de mi exposición estos argumentos, apoyándome en unaserie de ejemplos entresacados del devenir político comunitario y que afectan al sectoragroalimentario, para concluir con algunas pistas o ideas que por supuesto podremoscompartir, rebatir o afirmar en el posterior coloquio.LA UNIÓN EUROPEA, LÍDER COMERCIALCon excesiva ligereza se sigue hablando de la “Europa Fortaleza” como un sistema cerrado,en el que el freno en frontera sigue siendo un elemento clave de su política comercial, cuandolas cifras cantan una realidad que es absolutamente la contraria; digo esto porque durante añosla imagen ha sido esa, alimentada tanto por nuestros “socios” (¿o competidores?) comercialescomo Estados Unidos, Brasil, Argentina o Nueva Zelanda, como desde dentro de la propiaUnión, especialmente, por muchas Organizaciones no Gubernamentales que han sidoespecialmente críticas con el modelo agroalimentario europeo.Pues bien, la realidad nos indica que la Unión es líder mundial en el comercio internacional,tanto de importación como de exportación. 2
  4. 4. Las incongruencias del modelo comunitario Repercusiones sobre el sector agroalimentarioPero si además descendemos al ámbito agroalimentario, nuestras cifras son más evidentes sicabe. No sólo somos los primeros importadores de producto agroalimentario del mundo, sinoque además somos también los primeros exportadores, destacando precisamente los productostransformados (con valor añadido sobre las materias primas). 3
  5. 5. Las incongruencias del modelo comunitario Repercusiones sobre el sector agroalimentario4
  6. 6. Las incongruencias del modelo comunitario Repercusiones sobre el sector agroalimentarioEsta realidad obedece además a una política decidida de apoyo al comercio, y en especial alcomercio como instrumento de desarrollo económico de los PVD con realidades tansignificativas como  la iniciativa “Todo Menos Armas”, que deja libre de derechos la importación en Europa de todos los productos agroalimentarios procedentes de los 49 países menos desarrollados del planeta, o  el Sistema de Preferencias generalizadas, el denominado “SPG+”, que concede preferencias arancelarias complementarias a aquellos PVD que cumplen con standards internacionales mínimos en materia de derechos humanos, laborales, medioambientales y de buen gobierno del que actualmente se benefician 15 países.Nadie puede decir por tanto, al menos en la situación actual, que mantenemos un modelocerrado, que sea discriminatorio, ni mucho menos que sirva de freno al desarrollo de paísesmenos avanzados que nosotros.Es más, podemos incluso afirmar que nuestro modelo agroalimentario es fuerte y competitivo–en parte precisamente a nuestro grado de apertura al exterior – y así nos lo confirmanalgunos datos que hemos seleccionado del Competitiveness Report de la recientementerebautizada Fooddrinkeurope, antigua CIAA. 5
  7. 7. Las incongruencias del modelo comunitario Repercusiones sobre el sector agroalimentarioPero estos mismos datos son los que nos van a situar en un contexto más real al compararnoscon otras potencias mundiales en diferentes indicadores, y con ello abrirnos los ojos a loscambios (profundos) que se están propiciando en la realidad económica. 6
  8. 8. Las incongruencias del modelo comunitario Repercusiones sobre el sector agroalimentario7
  9. 9. Las incongruencias del modelo comunitario Repercusiones sobre el sector agroalimentario8
  10. 10. Las incongruencias del modelo comunitario Repercusiones sobre el sector agroalimentarioEsta comparativa con nuestros principales competidores no puede sino crearnos una ciertadesazón en la medida en que vemos datos preocupantes que nos alejan de los puestos decabeza y plantean serios interrogantes sobre nuestro papel en el contexto global.Las explicaciones las podemos encontrar en el análisis del marco económico del que se hadotado la Unión y seguro que más de uno de los que hoy me acompañan tienen juicio ycriterio más sólido que el mío en este campo. Pero precisamente por ello y porque no es elobjetivo esencial de mi intervención, me voy a centrar en elementos de carácter político paradestacar algunas incongruencias que eso sí, afectan directamente a nuestra competitividad.Lo primero que hay que resaltar es la falta de visión estratégica de cadena agroalimentariaque, obstinadamente, sigue manteniendo la Unión.Un sistema agroalimentario competitivo sólo se concibe cuando sus tres eslabones se alineancon un objetivo común que es el de servir eficientemente a los mercados, y por tanto alconsumidor. Cualquier consideración política que no se alinee con esta verdad creadistorsiones, distrae esfuerzos y limita nuestro futuro. Pero igualmente importante es que esaestrategia de cadena sea concebida de manera que converjan sobre ella coherentemente todaslas políticas que inciden sobre el sector.Partiendo de estos principios generales – que como digo no se cumplen -, afrontamos unaserie de circunstancias como las que comento a continuación.1. La política comunitaria en materia de OGMDifícilmente podremos encontrar un ejemplo más preclaro de cómo consideraciones políticas(presión de organizaciones medioambientalistas, presunto rechazo de la opinión pública,supuesto impacto electoral) han servido de freno al desarrollo de la ciencia.Sonroja ver la resistencia de la UE al desarrollo de los OMG’s desde que iniciaron suandadura, una resistencia que nos ha llevado a  perder una plaza de líderes mundiales en la investigación en un campo de indudable futuro, quedándonos detrás de países como China, Inda, Brasil y por supuesto EEUU;  infringir costes a la cadena agroalimentaria (y en especial a la cadena ganadera), y por tanto a su competitividad, tanto interna como externa;  coadyuvar por omisión a la volatilidad de las materias primas, y a su crecimiento.Cuando la FAO augura que la producción mundial de alimentos deberá incrementar un 70%de aquí al 2050 para cubrir las necesidades de alimentos y biomasa en el mundo, y cuando laFAO, y recientemente el G-20 han puesto en evidencia la necesidad de doblar los esfuerzos eninvestigación agraria porque nuestro reto es producir más por el incremento del rendimientode los cultivo y no por la extensión de tierras de cultivo.La UE se empeña en frenar la biotecnología segura y en un ejercicio de debilidad política, lapropia Comisión Europea acaba proponiendo recientemente que cada país adopte las medidasque considere apropiadas. 9
  11. 11. Las incongruencias del modelo comunitario Repercusiones sobre el sector agroalimentarioComo botón de muestra, baste reseñar que un reciente estudio presentado en Suecia secuantifica en más de 2.250 millones de € la pérdida de renta para la UE que supondría la noaprobación de tres cultivos OMG: remolacha azucarera, colza de primavera y patata.Que no se me malinterprete: siempre que estas tecnologías cuenten con la aprobación de lasautoridades y el refrendo de los organismos internacionales, no existe motivo racional paradejar a Europa en la cola del futuro.O el cuadro que se recoge a continuación, que demuestra que los costes regulatorioscomunitarios nos dejan bastante detrás frente a otras zonas geográficas del mundo. 1 0
  12. 12. Las incongruencias del modelo comunitario Repercusiones sobre el sector agroalimentario2. El modelo agroalimentario europeo y sus atributosLa Unión Europea viene trazando desde hace años un modelo complejo que va más allá de lasconsideraciones tradicionales y que se significa por una serie de disposiciones específicas enmateria de bienestar animal, seguridad alimentaria, protección del medio ambiente yconsideraciones laborales, que nos conforman como un modelo singular a nivel mundial.Este modelo que se asienta claramente sobre el principio de la sostenibilidad, pocasobjeciones encuentran en el plano teórico, en la medida en que asegura su continuidad yestablece unos sólidos objetivos de largo plazo.Sin embargo, la aplicación práctica deja mucho que desear ya que se implantan sin considerarel marco de comercio exterior de la Unión, y de manera constante va minando la propiacompetitividad del modelo que queremos preservar a largo plazo.Tomemos como ejemplo el sector productor de huevos, un sector enmarcado en la PolíticaAgraria Común, pero que no se beneficia como otros de ayudas a la producción con fondoscomunitarios.La adopción en los últimos años de una serie de disposiciones en materia de bienestar animaly de protección medioambiental entre otras, ha ido cargando de costes a un sector cada vezmás abierto a la competencia de países como Brasil, Méjico, India o Estados Unidos, con undoble efecto de pérdida de competitividad en el mercado comunitario y en los mercados deexportación.Así, a partir de Enero del próximo año y según la Directiva 1999/74, toda la producciónavícola europea debe estar alojada en las denominadas jaulas “acondicionadas oenriquecidas”, lo que está obligando a sustituir las baterías tradicionales con una densidad de550 cm2/gallina por otras de 750 cm2/gallina, en pro del bienestar animal.En materia medioambiental, la plena aplicación de la Directiva 96/61 de prevención y controlintegrado de la producción supone para las empresas del sector la necesidad de disponer de 1 1
  13. 13. Las incongruencias del modelo comunitario Repercusiones sobre el sector agroalimentariouna Autorización Ambiental Integrada sin la cual no es posible ejercer la actividadproductora, y que implica la elaboración de un plan específico, mejoras en la explotación y laasunción de nuevos costes continuos que son obligatorios.En fin, en materia de uso de medicamentos veterinarios, el Reglamento 237/90 es mucho másestricto que el marco normativo de nuestros competidores, ya que en sustancia en el modelocomunitario se incrementan los costes de prevención sanitaria – vacunaciones, bioseguridad,controles – y los de lucha contra las enfermedades - ya que restringe el abanico de alternativasterapéuticas y desaparecen los genéricos -, mientras que en otros, el régimen es mucho másflexible.El cuadro que muestro a continuación resumen perfectamente las conclusiones del estudio“costes legislativos para el sector productor de huevos” que publicaron Pazos, Licas, García yAlonso en la revista Mundo Ganadero de Marzo 2010, y de manera elocuente describe ycuantifica la falla en competitividad. 1 2
  14. 14. Las incongruencias del modelo comunitario Repercusiones sobre el sector agroalimentarioEn suma, caben hacerse las siguientes preguntas: ¿cabe considerar congruente que tengamosun sobrecoste de 0,16 € / docena de huevos frente a los productos importados, con los quetenemos que competir en el mismo mercado?Sin duda, seremos sostenibles, pero ¿seremos competitivos en terceros mercados?; ¿quéestamos haciendo con las baterías tradicionales? … se lo digo yo… venderlas en Brasil, unode nuestros principales competidores, a precio de saldo…3. El modelo de seguridad alimentariaOtro de los puntales del modelo agroalimentario comunitario es el Reglamento 178/2002 querecoge los principios fundamentales de la legislación alimentaria europea, y entre ellos lasobligaciones del operador europeo en materia de trazabilidad.Así como la trazabilidad, el análisis de riesgo y otras medidas de control del producto europeoestán perfectamente regulados, en el caso de los productos de fuera de la UE es el importadorel responsable del mismo, y no siempre puede decirse que sus condiciones sean equivalentes alas que se exigen al operador comunitario.La UE respeta escrupulosamente los estándares internacionales y los propios, pero no seatreve a exigir a terceros países las mismas condiciones que a los productos europeos portemer (una vez más) a ser tachada de proteccionista o de querer erosionar las ventajascomparativas de otros países, especialmente, los países en desarrollo.Es el ejemplo opuesto al de los Estados Unidos, que sólo deja traspasar sus fronteras aaquellos productos que cumplen escrupulosamente la legislación de la FDA no sólo en elámbito de la seguridad de los alimentos, sino en otros complementarios como la protecciónfrente al bioterrorismo, que implican más burocracia y costes añadidos para la exportación aese país, con una filosofía más que evidente: “todo lo que se exige al operador norteamericanose le exige al extranjero”, de forma que todos estén en pie de igualdad dentro de su mercadointerior.Hasta aquí tres ejemplos creo que significativos de medidas poco congruentes aplicadas alsector agroalimentario, que ponen en evidencia esa falta de coherencia a la hora de aplicar lasdiferentes políticas que afectan al sector.También podríamos hacer mención a la promoción del I+D+i en el terreno agroalimentario,cuyo resultados pueden chocar con la barrera regulatoria (dicho de otra manera, parece pocológico incentivar la investigación de alimentos con nuevas propiedades si luego resulta quevan a bloquearse con una profusa y compleja legislación de alegaciones que puede acabarhaciendo imposible trasmitir al consumidor las bondades de mi producto).O porque no, hacer mención al nuevo Reglamento de etiquetado de los alimentos, queimpondrá normas comunes pero que a su vez permitirán esquemas nacionalescomplementarios que puede desdecir las normas básicas y lo que es peor, ampliar el comerciointracomunitario cuando no frenarlo.Pero todas estas situaciones no hacen sino poner de manifiesto varias inquietudes frente almodelo actual: 1 3
  15. 15. Las incongruencias del modelo comunitario Repercusiones sobre el sector agroalimentario  Primero, que sobre el sector agroalimentario influyen muy diversas políticas comunitarias – protección del consumidor y salud, medioambiente, comercio exterior, innovación,…-y que todas ellas deben integrarse con lógica y coherencia, sin solapes ni tensiones.  Segundo, que la Unión Europea no puede permitirse el lujo de los “dos raseros”: uno para los europeos, otro para los productos importados. No se trata de romper el principio de la no aplicación extraterritorial de la Ley, sino de construir sobre el principio de reciprocidad a través de la revisión de los acuerdos comerciales con nuestros socios del resto del mundo.  Tercero, que los principios del mercado interior (a saber las 4 libertades básicas) siguen siendo plenamente vigentes, y que tanto la Comisión como los Estados miembros deben velar por su cumplimiento a rajatabla.  Por supuesto que estos principios deben aplicarse teniendo en cuenta consideraciones medioambientales, sociales, de protección al consumidor y otras inquietudes, pero no hasta el punto de desvirtuarlos… tenemos que sobreponernos al “Derecho líquido”, tan influyente últimamente.  Cuarto y último, y quizás más importante: que todo ello no hace sino restarnos competitividad, autoinflingirnos costes y límites que en un mundo globalizado pueden costarnos el futuro.Si Europa no reacciona, quizás Goldman Sachs tenga razón y dejemos de disfrutas la posiciónprivilegiada que hemos mantenido durante tantos años. 1 4

×