Paris 1 gotico
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×
 

Paris 1 gotico

on

  • 202 views

 

Statistics

Views

Total Views
202
Views on SlideShare
202
Embed Views
0

Actions

Likes
0
Downloads
2
Comments
0

0 Embeds 0

No embeds

Accessibility

Categories

Upload Details

Uploaded via as Microsoft PowerPoint

Usage Rights

© All Rights Reserved

Report content

Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
  • Full Name Full Name Comment goes here.
    Are you sure you want to
    Your message goes here
    Processing…
Post Comment
Edit your comment

    Paris 1 gotico Paris 1 gotico Presentation Transcript

    • París I El esplendor del Gótico
    • En el siglo I a.C. la tribu gala de los parisii se instala en una isla en medio del Sena, la Isla de la Cité , y crea la ciudad de Lutecia, que tomará el nombre de París en el s.V En el s. VI, Clodoveo, primer rey de los francos, instala en el palacio de la Cité su residencia real. A finales del s.X, Hugo Capeto, primer rey de los Capetos, establece su Consejo y su administración en el Palacio, que se convierte así en sede del poder real.
    • El palacio de la Cité, residencia y sede de los reyes de Francia, se abandona en el s. XIV, y hoy en día sólo podemos ver del mismo la Sainte-Chapelle y la Conciergerie.
      • En 1239, Luis IX de Francia -futuro San Luis- adquiría al emperador Balduino de Constantinopla las reliquias de la Pasión de Cristo (corona de espinas, parte de la cruz, el hierro de la lanza, la esponja y algunas más) , que habían pertenecido a los emperadores de Oriente desde el S. IV.
      • Al comprarlas, Luis IX incrementa el prestigio de Francia y de París, que se convierte a los ojos de la Europa medieval en una “nueva Jerusalén”, y por tanto en segunda capital de la Cristiandad.
      Para custodiar tan preciosas reliquias se ordenó construir la Sainte Chapelle entre el 1242 y 1248.
      • Durante el período revolucionario, la Sainte Chapelle, símbolo del derecho divino de los reyes, sufre numerosos deterioros. Sin embargo, los vitrales se mantienen. En 1846 comienza una gran campaña de restauración a la que debe el edificio su aspecto actual.
      • El edificio es una obra maestra del gótico, al punto que algunos consideran que señala el apogeo de este arte. Se superponen en ella dos capillas, la inferior para la gente común, y la superior para la corte del rey, como era costumbre en las construcciones de los palacios reales de la Edad Media.
      • La capilla baja, dedicada a la Virgen, soporta el peso de todo el edificio, permitiendo aliviar al máximo la construcción de la capilla alta. Su bóveda de crucería descansa sobre cortas aunque esbeltas columnas de dos tipos: azules decoradas con flores de lis, símbolo de la realeza francesa, y rojas decoradas con castillos de oro, símbolo de Castilla, por ser Luis IX hijo de Blanca de Castilla
      • Desde el principio, las reliquias se situaron en la capilla superior para su veneración. Sólo el rey y sus allegados, así como el colegio de canónigos encargados de los oficios, accedían a ellas a través de la terraza exterior, que estaba unida al Palacio.
      • Sus paredes fueron prácticamente suprimidas, reemplazándolas por altos ventanales que dejan pasar la luz. Las vidrieras, de 15 metros de altura y casi 5 de ancho, constituyen un conjunto homogéneo; los colores dominantes son el azul, el rojo y el amarillo que dan, a la capilla, un colorido muy característico.
      • Seguimos en la Isla de la Cité y con el gótico , puesto que nos espera la Catedral de Notre-Dame, una de las más antiguas de Francia.
      • Dedicada a la Virgen, se empezó a construir en 1163 y se terminó en 1345.
    • La catedral surge íntimamente ligada a la idea del esplendor gótico, a la transformación acelerada de la vida urbana a partir del siglo XI. La ciudad resurge en Europa con una extrema importancia en el campo político, en el campo económico (espejo de las crecientes relaciones comerciales), ascendiendo también, por su lado, la burguesía adinerada y la influencia del clero urbano. Y como respuesta a la búsqueda de una nueva dignidad creciente en el seno de Francia, surge la Catedral de Nôtre-Dame de París.
    • Parece que el solar donde se asienta fue desde época antigua lugar destinado a celebraciones religiosas (celtas, romanos, primitivos cristianos…), aunque la catedral sustituye concretamente a una iglesia románica. En 1163 se puso la primera piedra, y durante los reinados de Luis VII y Felipe Augusto este proyecto es bendecido financieramente por todas las clases sociales con interés en la creación del símbolo de su nuevo poder. Así, y teniendo en cuenta la grandeza del proyecto, el programa siguió velozmente y sin interrupciones hasta que se finalizó aproximadamente un siglo después.
      • La planta es casi de cruz griega y la nave del crucero apenas si sobresale de la misma. Consta de cinco naves y un doble deambulatorio dividido en tramos triangulares, con una serie de capillas cuadradas que lo circundan, con lo que resulta un enorme presbiterio.
      • La nave central es de mayor altura que las laterales, y observamos como elemento sustentante columnas en vez de pilares, algo que suele aparecer en el primer gótico. Los elementos sostenidos son arcos apuntados bastante abiertos, bóvedas sexpartitas en la nave principal y de crucería en las laterales.
      • El alzado es el habitual en las catedrales góticas:
      CLARISTORIO . Ventanales altos de iluminación TRIFORIO . Angosta galería de servicio que sustituye a la tribuna románica. Se abre no sólo al interior sino que también cala al exterior. ARCADAS
    • Todos los huecos de ventanales y rosetones (que aparecen en las fachadas) aparecen decorados por vidrieras, con lo que la luz en el interior remite al ideal de espacio místico perseguido por los arquitectos de la época.
    • Su fachada es el prototipo de las francesas, con un esquema en “hache”, teniendo el cuerpo principal dos torres que la flanquean, rematadas en terrazas. La fachada principal nos muestra una distribución en pisos y está dividida en tres puertas por el exterior, con lo que parece que tiene tres naves en vez de las cinco que presenta.
      • Su ornamentación escultórica es riquísima, perfectamente adaptada al marco arquitectónico. Dejando de lado parteluces, tímpanos, arquivoltas y otros elementos de las portadas, destaca en Nôtre-Dame la “ Galería de los Reyes ” un friso que representa a los reyes de Judea, destruido durante la revolución francesa y restaurado a mitad del XIX por Viollet le Duc.