0
Curso de Introducción a la Teología Moral Clase 2 – Introducción a la Teología Moral Fundamental (II) <ul><li>Lic. Néstor ...
Introducción a la Teología Moral Fundamental (II) <ul><li>La moralidad de las pasiones </li></ul><ul><li>La conciencia mor...
La moralidad de las pasiones (1) <ul><li>Las pasiones son afectos, emociones o impulsos de la sensibilidad que inclinan a ...
La moralidad de las pasiones (2) <ul><li>En cuanto impulsos de la sensibilidad, las pasiones no son en sí mismas ni buenas...
La conciencia moral (1) <ul><li>La conciencia moral es un juicio de la razón, presente en lo íntimo de la persona, que en ...
La conciencia moral (2) <ul><li>Medios o ayudas para la formación de una conciencia recta y veraz: </li></ul><ul><ul><li>L...
La conciencia moral (3) <ul><li>Normas generales que la conciencia debe seguir siempre: </li></ul><ul><ul><li>Nunca está p...
La conciencia moral (4) <ul><li>La persona debe obedecer siempre al juicio cierto de su propia conciencia. </li></ul><ul><...
Conciencia y verdad (1) <ul><li>La interpretación “creativa” de la conciencia moral se aleja de la doctrina católica. </li...
Conciencia y verdad (2) <ul><li>Según la Biblia, la conciencia tiene una vinculación específica con la ley. Ella es el úni...
Las virtudes (1) <ul><li>La virtud es una disposición habitual y firme para hacer el bien. </li></ul><ul><li>Diferencia en...
Las virtudes (2) <ul><li>Las virtudes humanas son perfecciones habituales y estables del entendimiento y de la voluntad, q...
Las virtudes (3) <ul><li>Las virtudes teologales son las que tienen como origen, motivo y objeto inmediato a Dios mismo. <...
Las virtudes (4) <ul><li>Los dones del Espíritu Santo son disposiciones permanentes que hacen al hombre dócil para seguir ...
El pecado (1) <ul><li>El pecado es un acto contrario a la ley eterna. Ofende a Dios e hiere al hombre.  </li></ul><ul><li>...
El pecado (2) <ul><li>En cuanto a la gravedad, los pecados se clasifican en mortales y veniales. </li></ul><ul><li>Se come...
El pecado (3) <ul><li>Un pecado lleva al otro. La repetición del pecado genera el vicio. </li></ul><ul><li>Los vicios son ...
Gracia y justificación (1) <ul><li>La justificación es la acción misericordiosa y gratuita de Dios, que borra nuestros pec...
Gracia y justificación (2) <ul><li>El mérito es lo que da derecho a la recompensa por una obra buena.  </li></ul><ul><li>R...
La Iglesia, Madre y Maestra (1) <ul><li>La Iglesia nutre la vida moral del cristiano mediante la Palabra de Dios, las ense...
La Iglesia, Madre y Maestra (2) <ul><li>Conformando su vida con la de Jesucristo, los fieles atraen a los hombres a la fe ...
La Iglesia, Madre y Maestra (3) <ul><li>Los preceptos de la Iglesia son cinco: </li></ul><ul><ul><li>Participar en la Misa...
El Decálogo <ul><li>“ Decálogo” significa las “diez palabras” que recogen la Ley dada por Dios a Israel en la Alianza del ...
El Decálogo <ul><li>Amarás a Dios sobre todas las cosas. </li></ul><ul><li>No tomarás el nombre de Dios en vano. </li></ul...
Bibliografía básica <ul><li>Catecismo de la Iglesia Católica </li></ul><ul><ul><li>Parte 3, Sección 1, Capítulos 1 y 3 </l...
Muchas gracias por su atención <ul><li>Lic. Néstor Martínez –  [email_address] </li></ul><ul><li>Ing. Daniel Iglesias –  [...
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×

Introducción a la Teología Moral (2)

5,294

Published on

Curso de Introducción a la Teología Moral dictado en 2009 por el Lic. Néstor Martínez y el Ing. Daniel Iglesias Grèzes en la Facultad de Teología del Uruguay (Montevideo). Segunda clase: Introducción a la Teología Moral Fundamental (2)

Published in: Spiritual
0 Comments
1 Like
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

No Downloads
Views
Total Views
5,294
On Slideshare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
0
Actions
Shares
0
Downloads
162
Comments
0
Likes
1
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

Transcript of "Introducción a la Teología Moral (2)"

  1. 1. Curso de Introducción a la Teología Moral Clase 2 – Introducción a la Teología Moral Fundamental (II) <ul><li>Lic. Néstor Martínez </li></ul><ul><li>Ing. Daniel Iglesias Grèzes </li></ul><ul><li>Facultad de Teología del Uruguay </li></ul><ul><li>Montevideo, marzo de 2009 </li></ul>
  2. 2. Introducción a la Teología Moral Fundamental (II) <ul><li>La moralidad de las pasiones </li></ul><ul><li>La conciencia moral </li></ul><ul><li>Conciencia y verdad </li></ul><ul><li>Las virtudes </li></ul><ul><li>El pecado </li></ul><ul><li>Gracia y justificación </li></ul><ul><li>La Iglesia, Madre y Maestra </li></ul><ul><li>El Decálogo </li></ul>
  3. 3. La moralidad de las pasiones (1) <ul><li>Las pasiones son afectos, emociones o impulsos de la sensibilidad que inclinan a obrar o no obrar, en vista de lo que se percibe como bueno o malo. </li></ul><ul><li>Principales pasiones: amor, odio, deseo, temor, alegría, tristeza, cólera. </li></ul><ul><li>La pasión fundamental es el amor, provocado por el atractivo del bien, real o aparente. </li></ul>
  4. 4. La moralidad de las pasiones (2) <ul><li>En cuanto impulsos de la sensibilidad, las pasiones no son en sí mismas ni buenas ni malas moralmente. </li></ul><ul><li>Las pasiones son buenas o malas en cuanto contribuyen a una acción buena o mala, respectivamente. </li></ul><ul><li>Pueden ser asumidas en las virtudes o en los vicios. </li></ul>
  5. 5. La conciencia moral (1) <ul><li>La conciencia moral es un juicio de la razón, presente en lo íntimo de la persona, que en el momento oportuno impulsa al hombre a hacer el bien y evitar el mal. </li></ul><ul><li>Cuando escucha a su conciencia moral, el hombre prudente puede sentir la voz de Dios. </li></ul><ul><li>La dignidad de la persona supone la rectitud de la conciencia moral. </li></ul><ul><li>El hombre no debe ser forzado a obrar contra su conciencia ni impedido de obrar de acuerdo con ella, dentro de los límites del bien común. </li></ul>
  6. 6. La conciencia moral (2) <ul><li>Medios o ayudas para la formación de una conciencia recta y veraz: </li></ul><ul><ul><li>La educación </li></ul></ul><ul><ul><li>La asimilación de la Palabra de Dios y las enseñanzas de la Iglesia </li></ul></ul><ul><ul><li>Los dones del Espíritu Santo </li></ul></ul><ul><ul><li>Los consejos de personas prudentes </li></ul></ul><ul><ul><li>La oración </li></ul></ul><ul><ul><li>El examen de conciencia </li></ul></ul>
  7. 7. La conciencia moral (3) <ul><li>Normas generales que la conciencia debe seguir siempre: </li></ul><ul><ul><li>Nunca está permitido hacer el mal para obtener un bien. </li></ul></ul><ul><ul><li>La “regla de oro” </li></ul></ul><ul><ul><li>La caridad supone siempre el respeto del prójimo y de su conciencia, aunque esto no significa aceptar como bueno lo que objetivamente es malo. </li></ul></ul>
  8. 8. La conciencia moral (4) <ul><li>La persona debe obedecer siempre al juicio cierto de su propia conciencia. </li></ul><ul><li>Sin embargo, la conciencia puede emitir juicios erróneos, por causas no siempre exentas de culpabilidad personal. </li></ul><ul><li>No es imputable a la persona el mal cometido por ignorancia involuntaria, aunque siga siendo objetivamente un mal. </li></ul><ul><li>Es necesario esforzarse para corregir la conciencia moral de sus errores. </li></ul>
  9. 9. Conciencia y verdad (1) <ul><li>La interpretación “creativa” de la conciencia moral se aleja de la doctrina católica. </li></ul><ul><li>Algunos teólogos niegan que las normas morales son criterios objetivos vinculantes para los juicios de la conciencia, que en realidad no serían tales, sino simples decisiones. </li></ul><ul><li>Según ellos, el hombre alcanzaría su madurez moral tomando “autónomamente” esas decisiones. </li></ul><ul><li>Habría una especie de doble estatuto de la verdad moral, con una separación, o incluso una oposición, entre la doctrina del precepto universal y la norma de la conciencia individual, que en última instancia decidiría sobre el bien y el mal. </li></ul>
  10. 10. Conciencia y verdad (2) <ul><li>Según la Biblia, la conciencia tiene una vinculación específica con la ley. Ella es el único testigo de la fidelidad o infidelidad del hombre a la ley. </li></ul><ul><li>El diálogo íntimo del hombre consigo mismo es en realidad el diálogo del hombre con Dios, autor de la ley y fin último del hombre. </li></ul><ul><li>La conciencia es el lugar santo donde Dios habla al hombre. </li></ul><ul><li>La conciencia tiene el carácter de un juicio moral sobre el hombre y sus actos. </li></ul><ul><li>La conciencia es la norma próxima de la moralidad, vinculada por la verdad a la ley divina, norma universal y objetiva de la moralidad. </li></ul><ul><li>El juicio de la conciencia es un juicio práctico. En este juicio se manifiesta el vínculo de la libertad con la verdad. </li></ul>
  11. 11. Las virtudes (1) <ul><li>La virtud es una disposición habitual y firme para hacer el bien. </li></ul><ul><li>Diferencia entre las virtudes morales y las habilidades técnicas </li></ul><ul><li>El fin de una vida virtuosa consiste en llegar a ser semejante a Dios. </li></ul><ul><li>Hay dos clases de virtudes: </li></ul><ul><ul><li>virtudes humanas </li></ul></ul><ul><ul><li>virtudes teologales </li></ul></ul>
  12. 12. Las virtudes (2) <ul><li>Las virtudes humanas son perfecciones habituales y estables del entendimiento y de la voluntad, que regulan nuestros actos y ordenan nuestras pasiones en conformidad con la razón. </li></ul><ul><li>Son adquiridas y fortalecidas por medio de actos moralmente buenos y reiterados. </li></ul><ul><li>La gracia divina las purifica y eleva. </li></ul><ul><li>Principales virtudes humanas: </li></ul><ul><ul><li>Prudencia </li></ul></ul><ul><ul><li>Justicia </li></ul></ul><ul><ul><li>Fortaleza </li></ul></ul><ul><ul><li>Templanza </li></ul></ul>
  13. 13. Las virtudes (3) <ul><li>Las virtudes teologales son las que tienen como origen, motivo y objeto inmediato a Dios mismo. </li></ul><ul><li>Son infundidas en el hombre por la gracia santificante. </li></ul><ul><li>Nos hacen capaces de vivir en relación con Dios y fundamentan y animan la acción moral del cristiano, vivificando las virtudes humanas. </li></ul><ul><li>Las virtudes teologales son: </li></ul><ul><ul><li>Fe </li></ul></ul><ul><ul><li>Esperanza </li></ul></ul><ul><ul><li>Caridad </li></ul></ul>
  14. 14. Las virtudes (4) <ul><li>Los dones del Espíritu Santo son disposiciones permanentes que hacen al hombre dócil para seguir las inspiraciones divinas. </li></ul><ul><li>Son siete: sabiduría, entendimiento, consejo, fortaleza, ciencia, piedad y temor de Dios. </li></ul><ul><li>Los frutos del Espíritu Santo son perfecciones plasmadas en nosotros como primicias de la gloria eterna. </li></ul><ul><li>Son doce: caridad, gozo, paz, paciencia, longanimidad, bondad, benignidad, mansedumbre, fidelidad, modestia, continencia y castidad. </li></ul>
  15. 15. El pecado (1) <ul><li>El pecado es un acto contrario a la ley eterna. Ofende a Dios e hiere al hombre. </li></ul><ul><li>La pasión de Cristo revela plenamente la gravedad del pecado y lo vence con su misericordia. </li></ul><ul><li>Dios nos hace descubrir nuestros pecados y nos concede la esperanza del perdón. </li></ul><ul><li>Acoger la misericordia de Dios supone que nos arrepintamos de nuestros pecados. </li></ul><ul><li>Los pecados pueden distinguirse según su objeto; o según las virtudes o mandamientos a los que se oponen; o según se refieran directamente a Dios, al prójimo o a uno mismo; o según sean pecados de pensamiento, palabra, obra u omisión. </li></ul>
  16. 16. El pecado (2) <ul><li>En cuanto a la gravedad, los pecados se clasifican en mortales y veniales. </li></ul><ul><li>Se comete un pecado mortal cuando se dan, al mismo tiempo, materia grave, plena advertencia y perfecto consentimiento. </li></ul><ul><li>El pecado mortal destruye en el hombre la caridad, lo priva de la gracia santificante y, si no se arrepiente, lo conduce al infierno. </li></ul><ul><li>El pecado venial se comete cuando la materia es leve o cuando, siendo la materia grave, no se da plena advertencia o perfecto consentimiento. </li></ul><ul><li>El pecado venial no rompe la alianza del hombre con Dios. Sin embargo, debilita la caridad, impide el progreso moral del alma y merece penas temporales de purificación. </li></ul>
  17. 17. El pecado (3) <ul><li>Un pecado lleva al otro. La repetición del pecado genera el vicio. </li></ul><ul><li>Los vicios son hábitos perversos que oscurecen la conciencia e inclinan al mal. </li></ul><ul><li>Los siete pecados capitales son: soberbia, avaricia, lujuria, ira, gula, envidia y pereza. </li></ul><ul><li>Tenemos responsabilidad en los pecados de los otros cuando cooperamos culpablemente a que se cometan. </li></ul><ul><li>Las estructuras de pecado son situaciones sociales o institucionales contrarias a la ley divina. Son expresión y efecto de los pecados personales. </li></ul>
  18. 18. Gracia y justificación (1) <ul><li>La justificación es la acción misericordiosa y gratuita de Dios, que borra nuestros pecados y nos hace justos en todo nuestro ser. </li></ul><ul><li>Somos justificados por la gracia del Espíritu Santo, que la Pasión de Cristo nos ha merecido y nos ha sido dada en el Bautismo. </li></ul><ul><li>Con la justificación comienza la libre respuesta del hombre: la fe en Cristo y la colaboración con la gracia. </li></ul><ul><li>La gracia (habitual o santificante) es un don gratuito y sobrenatural de Dios, por el que nos hace partícipes de su vida trinitaria y capaces de obrar por amor a Él. </li></ul><ul><li>Tipos de gracia: gracia habitual, gracias actuales, gracias sacramentales, gracias especiales o carismas. </li></ul><ul><li>La gracia prepara y suscita la libre respuesta del hombre, responde a las aspiraciones profundas de la libertad humana, la invita a cooperar y la perfecciona. </li></ul>
  19. 19. Gracia y justificación (2) <ul><li>El mérito es lo que da derecho a la recompensa por una obra buena. </li></ul><ul><li>Respecto a Dios, el hombre, de por sí, no puede merecer nada, habiéndolo recibido todo gratuitamente de Él. </li></ul><ul><li>Sin embargo, Dios da al hombre la capacidad de adquirir méritos mediante la unión con Cristo, fuente de nuestros méritos ante Dios. </li></ul><ul><li>Por eso, los méritos de nuestras obras corresponden primero a la gracia de Dios y después a la libre voluntad del hombre. </li></ul><ul><li>Bajo la moción del Espíritu Santo, podemos merecer, para nosotros mismos o para los demás, las gracias útiles para santificarnos y los bienes temporales convenientes. </li></ul><ul><li>Nadie puede merecer la primera gracia, origen de la justificación. </li></ul><ul><li>Todos los fieles estamos llamados a la santidad cristiana. </li></ul>
  20. 20. La Iglesia, Madre y Maestra (1) <ul><li>La Iglesia nutre la vida moral del cristiano mediante la Palabra de Dios, las enseñanzas de la Ley de Cristo, la gracia de los sacramentos, la ofrenda eucarística de Cristo y el ejemplo de santidad de la Virgen María y de los santos. </li></ul><ul><li>El Magisterio de la Iglesia interviene en el campo moral porque la observancia de la ley moral es necesaria para la salvación. </li></ul><ul><li>Es misión de la Iglesia predicar la fe que hay que creer y practicar en la vida. </li></ul><ul><li>La vida moral de los cristianos es indispensable para el anuncio del Evangelio. </li></ul>
  21. 21. La Iglesia, Madre y Maestra (2) <ul><li>Conformando su vida con la de Jesucristo, los fieles atraen a los hombres a la fe en el verdadero Dios, edifican la Iglesia, impregnan el mundo con el Espíritu del Evangelio y apresuran la venida del Reino de Dios. </li></ul><ul><li>Los preceptos de la Iglesia tienen por finalidad garantizar que los fieles cumplan con el mínimo indispensable en relación a la oración, la vida sacramental, el esfuerzo moral y el crecimiento espiritual. </li></ul>
  22. 22. La Iglesia, Madre y Maestra (3) <ul><li>Los preceptos de la Iglesia son cinco: </li></ul><ul><ul><li>Participar en la Misa todos los domingos y fiestas de guardar, y no realizar trabajos o actividades que puedan impedir la santificación de estos días. </li></ul></ul><ul><ul><li>Confesar los propios pecados, mediante el sacramento de la Reconciliación, al menos una vez al año. </li></ul></ul><ul><ul><li>Recibir el sacramento de la Eucaristía al menos en Pascua. </li></ul></ul><ul><ul><li>Abstenerse de comer carne y observar el ayuno en los días establecidos por la Iglesia. </li></ul></ul><ul><ul><li>Ayudar a la Iglesia en sus necesidades materiales, cada uno según sus posibilidades. </li></ul></ul>
  23. 23. El Decálogo <ul><li>“ Decálogo” significa las “diez palabras” que recogen la Ley dada por Dios a Israel en la Alianza del Sinaí. </li></ul><ul><li>El Decálogo se comprende a la luz de la Alianza, en la que Dios se revela, dando a conocer su voluntad. </li></ul><ul><li>Al guardar los mandamientos, el pueblo expresa su pertenencia a Dios y responde con gratitud a su iniciativa de amor. </li></ul><ul><li>Los diez mandamientos constituyen una unidad orgánica. </li></ul><ul><li>La Iglesia reconoce en el Decálogo una importancia fundamental. </li></ul><ul><li>El Decálogo obliga gravemente porque enuncia los deberes fundamentales del hombre para con Dios y para con el prójimo. </li></ul><ul><li>Es posible cumplir el Decálogo, mediante la gracia de Dios. </li></ul>
  24. 24. El Decálogo <ul><li>Amarás a Dios sobre todas las cosas. </li></ul><ul><li>No tomarás el nombre de Dios en vano. </li></ul><ul><li>Santificarás las fiestas. </li></ul><ul><li>Honrarás a tu padre y a tu madre. </li></ul><ul><li>No matarás. </li></ul><ul><li>No cometerás actos impuros. </li></ul><ul><li>No robarás. </li></ul><ul><li>No darás falso testimonio ni mentirás. </li></ul><ul><li>No consentirás pensamientos ni deseos impuros. </li></ul><ul><li>No codiciarás los bienes ajenos. </li></ul>
  25. 25. Bibliografía básica <ul><li>Catecismo de la Iglesia Católica </li></ul><ul><ul><li>Parte 3, Sección 1, Capítulos 1 y 3 </li></ul></ul><ul><li>Compendio del Catecismo de la Iglesia Católica </li></ul><ul><li>Papa Juan Pablo II: </li></ul><ul><ul><li>Carta encíclica Veritatis Splendor sobre algunas cuestiones fundamentales de la enseñanza moral de la Iglesia, 1993. </li></ul></ul><ul><ul><li>Exhortación apostólica Reconciliatio et Paenitentia sobre la reconciliación y la penitencia en la misión de la Iglesia hoy, 1984. </li></ul></ul>
  26. 26. Muchas gracias por su atención <ul><li>Lic. Néstor Martínez – [email_address] </li></ul><ul><li>Ing. Daniel Iglesias – [email_address] </li></ul><ul><li>*** </li></ul><ul><li>Centro Cultural Católico Fe y Razón: </li></ul><ul><ul><li>www.feyrazon.org </li></ul></ul><ul><ul><li>www.revistafeyrazon.blogspot.com </li></ul></ul><ul><ul><li>[email_address] </li></ul></ul>
  1. A particular slide catching your eye?

    Clipping is a handy way to collect important slides you want to go back to later.

×