Teatro siglo xviii a latina
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×
 

Teatro siglo xviii a latina

on

  • 2,207 views

 

Statistics

Views

Total Views
2,207
Views on SlideShare
2,207
Embed Views
0

Actions

Likes
0
Downloads
15
Comments
0

0 Embeds 0

No embeds

Accessibility

Categories

Upload Details

Uploaded via as Microsoft PowerPoint

Usage Rights

© All Rights Reserved

Report content

Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
  • Full Name Full Name Comment goes here.
    Are you sure you want to
    Your message goes here
    Processing…
Post Comment
Edit your comment

Teatro siglo xviii a latina Teatro siglo xviii a latina Presentation Transcript

  • Nacionalismo, independencia y teatro en América Latina La influencia de la Ilustración en el siglo XVIII
  • Antecedentes del teatro neoclásico en América Latina Teatro urbano de fines del siglo XVI y siglo XVII: estaba destinado a españoles ycriollos surgió al servicio de fiestas y celebraciones tanto civiles como eclesiásticas.• Principales formas :Teatro de circunstancias: Se nutre de una doble vertiente: piezasespañolas, adaptadas o no, y obras compuestas por algún ingenio nativo o españolasentado en América, casos estos dos últimos en que recibe el nombre de teatrocriollo. Este teatro criollo tiene, en ese siglo, una característica muy definida: sucontenido es casi exclusivamente religioso. Entronca, por su carácter alegórico, con elmedieval y, por algunas notas, con el renacentista de los prelopistas.Teatro escolar: Los jesuitas arriban al Perú en 1568 y a México, en 1578. Fundan grancantidad de colegios en los que imponen un intenso cultivo del teatro, recursodidáctico que ya habían puesto en práctica en España.Teatro profesional o comercial: A fines del siglo XVI se documenta la llegada aAmérica de compañías teatrales ambulantes, que vienen de España. En México, en1597, y en Lima, en 1598, se construyeron las primeras casas de comedias o corralesestatales. Aquellas y estos ofrecen con exclusividad piezas de origen peninsular, cuyafinalidad es entretener a un público que paga por ello.
  • El desarrollo del teatro profesional -cuyos actores y repertorio son con frecuencia contratados por las autoridades para las celebraciones dramáticas de circunstancias- ahogó las posibilidades de los ingenios criollos, que no pudieron competir con lasproducciones de los creadores de la comedia nacional española, fruto de una práctica constante y de un conocimiento de los gustos del público. Las únicas vías abiertas a los cultores americanos del género dramático quedaronreducidas, así, a las posibilidades limitadas del teatro de circunstancias y del teatro decolegio. A estas se agrega, en la segunda mitad del siglo XVII, una nueva vía, que se vaa cobrar gran auge, la del teatro palaciego, vinculados y dirigidos a un público culto de cortesanos, catedráticos y funcionarios. Hasta mediados del siglo XVII se registra poca actividad en el teatro criollo.
  • La influencia jesuítica y el nacionalismo latinoamericano Desde el primer momento de su presencia en América latina, la orden jesuita centró sus objetivos fundamentalmente en la educación académica (escuelas y universidades). Su influencia en el discurso cultural e intelectual hacia el siglo XVIII era indiscutible: estudio de lenguas y culturas greco latinas, defensa de los valores culturales indígenas, enseñanza de que la autoridad real no tenía origen divino sino que era el resultado de la voluntad del pueblo, y el cultivo del sentimiento nacionalista.
  • La reacción de la Corona ante estas enseñanzas subversivas fue rápida ydecisiva. El 25 de junio de 1769, el rey de España, Carlos III, ordenó laexpulsión de los jesuitas (la mayoría eran criollos) de sus dominioscoloniales señalando en su decreto: “…su Majestad declara su realindignación ante los inobedientes que no cumplen su misiónespecífica, habiendo generado conversaciones, juntas, asambleas odiscursos de palabra o escrito; y debiendo saber que nacieron para callar yobedecer y no para discurrir ni opinar en los altos asuntos de gobierno…”
  • A pesar de su expulsión, el intenso tráfico comercial entre Europa y América creció considerablemente en el siglo XVIII, o que motivó a suvez, la entrada de su flujo de ideas europeas, así como de publicaciones de los principales pensadores de la Ilustración. Por todas las colonias comenzaron a circular clandestinamente copias y traducciones de sus obras, lo cual combinado con las enseñanzas humanísticas de los jesuitas, el orgullo de la cultura latinoamericana que ellos mismos fomentaron y el resentimiento creciente contra los poderes coloniales y eclesiásticos, fueron el germen de rebeliones que cruzaron todo el continente americano.
  • El movimiento denominado la Ilustración o las Nuevas Ideas sedesarrolló originariamente en Francia, a partir de figuras como Montesquieu, Rousseau, Voltaire, Diderot, etc.Se extendió desde allí por toda Europa y América renovando las ciencias, la filosofía, la política y la sociedad.
  • Los ilustrados pretendían Los principales cambiar el funcionamiento pero a su vez sederechos postulados consideraban la elite de la por estos hombres sociedad cuyo principal serán: propósito era liderar al pueblo hacia el progreso VIDA sacándolos de la tradición e LIBERTAD ignorancia en la que vivía.IGUALDAD POLÍTICA En realidad solo pretendían un cambio de las manos que PROPIEDAD llevaban las riendas de la FELICIDAD sociedad. La burguesía RESISTENCIA A LA había ido adquiriendo mucho poder pero seguía OPRESIÓN estando bajo la supervisión de nobleza y monarquía.
  • El teatro como espacio político Durante la segunda mitad del siglo XVIII, el incremento de la actividad económica, la riqueza que ésta generaba, y el orgullonacionalista de los latinoamericanos, propició la construcción degrandes teatros. La iniciativa casi siempre partía de la autoridad civil, como medio para demostrar su status y como forma de satisfacer la demanda de entretenimiento. Estas nuevas propuestas generaron un enfrentamiento con las autoridad eclesiásticas que no veían con buenos ojos el teatro profano. Teatro Coliseo (1804) Buenos Aires
  • Gran Teatro de La Habana - Cuba
  • Polémica sobre el teatro como ámbito de político:• Comentario del obispo de Puebla • Comentario del virrey Vértiz del Río sobre el teatro a fines del siglo XVIII: de la Plata: “Refiere el mismo Tertuliano dos “ He admitido también, después de casos notables que sucedieron a dos varias consultas, la representación y cristianos que entraron en el teatro: teatro público por el arrendamiento que estando en él se le entró el anual de dos mil pesos en beneficio demonio en el cuerpo y salió de allí de los mismos expósitos, pero endemoniado; y exorcizándolo cuidando atentamente de que se después en la iglesia y preguntado al purifique de cuantos defectos puedan enemigo común ¿cómo había entrado corromper a la juventud o servir de en aquel cuerpo cristiano; respondió: escándalo al pueblo… que así (“Justamente lo hice, porque lo hallé acrisolado el teatro, no sólo se le en mi jurisdicción.”) Como quien dice: aprecia como una de las mejores luego que entró en mi teatro fue escuelas para las costumbres, el mío, porque allí soy yo quien mando.” idioma y la urbanidad general.”
  • Algunos virreyes progresistas del siglo XVIII alentaron y apoyaron al teatro público. Ello se advierte, por ejemplo, en la construcción de nuevas salas de espectáculos y remodelación de las existentes. Así Buenos Aires tenía su primer teatro en 1783, México completa su nuevo Coliseo en 1753, y Lima remodela el suyo en 1789. Un farol encendido en la Farmacia de los Angelitos, a 2 cuadras del teatro, informaba al vecindario que esa noche había función en La Ranchería. A pesar de los avisos, muchos vecinos no iban al teatro porque para llegar a él debían atravesar calles embarradas y sin luz. Vértiz trato de aliviar las molestias empedrando las calles de acceso a la Ranchería e iluminándolas con faroles de sebo; además, pidió a los vecinos que alumbraran el frente de sus casas. No se detuvo aquí elJuan José de Vértiz y Salcedo apoyo del virrey: él mismo iba a menudo al teatro para alentar a los remolones.
  • A lo largo de finales del siglo XVIII y principios del XIX el teatrose iba convirtiendo cada vez más en el terreno preferido para el discurso político: Los principales abanderados de esta rebelión fueron los dramaturgos criollos de tendencia neoclásicas, formaciónperiodística y sagacidad para la política, que vieron en el teatroun instrumento poderoso para luchas por la independencia de América.Fue fundamental en esta tarea, la difusión periodística y literaria de las ideas de Rousseau, las cuales contribuyeron de una manera decisiva a inflamar el espíritu rebelde de los latinoamericanos.
  • La intención educativa del teatro neoclásico americano.Procuro con ficciones Con risa y canto alivio pesadumbresInclinar hacia el bien los corazones, Y de todos corrijo las costumbres.Con juegos y ficciones Ría, llore, cante, embelese, asombre:Suelo inclinar al bien los corazones. Será mi fin la corrección del hombre.Haré con mi ejercicio Con risa y canto moralizo austero,Amable la virtud, odioso el vicio. Que es bella la virtud, el vicio fiero.La comedia es ni nombre En tono honesto, bien jocoso o grave,Y mi deber (el) corregir al hombre. Haga el vicio feroz, la virtud suave.Es el drama ni nombre Con la risa, la burla y con el canto,Y mi deber el corregir al hombre. Halago la virtud, el vicio espanto.Haciendo en mi ejercicioAmable la virtud, odioso el vicio.Es mi deber el corregir al hombre, Atribuido al actor y dramaturgo Y haré con mi ejercicio mexicano Fernando Gávila – SigloAmable la virtud, odioso el vicio. XVIII
  • “Yo considero al teatro únicamente como una escuela pública; bajo ese aspecto es innegable que la musa dramática es un gran instrumento en las manos de la política… Entre las producciones dramáticas, la tragedia es la más propia de un pueblo libre, y la más útil en las circunstancias actuales…” Fray Camilo Henríquez (1769 – 1825) – Clérigo, dramaturgo, político y periodista.
  • La obra dramática de Luis Ambrosio Morante (1775 – 1837)Co-fundador de la Sociedad del Buen Gusto de Teatro en Buenos Aires, en1801 bajo el lema: “El teatro es un instrumento de gobierno”. Su obra estáteñida por una fuerte influencia de la Ilustración.Dentro de su obra dramática se destacan textos como:-Cornelia Boroquia (1801) rechazada fuertemente por la Inquisición y por laprensa de la época.- El 25 de mayo (1812) con motivo del 2º aniversario de la Revolución de1810.- Tupac Amarú (1821) adaptación teatral de los relatos históricos del incaGarcilaso de la Vega en su lucha por la independencia contra los españoles.- El falso nuncio de Portugal (1824) que ridiculizaba al nuncio papel enChile, donde en la 1ª puesta en escena, él mismo lo representó.-Todas estas obras demuestran el cambio radical que había ido sufriendo elteatro desde la época del teatro evangelizador. Su crítica a la Iglesia fueconstante ya que ésta no tenía los mismos principios que los de las órdenesmendicantes expulsadas.
  • Junto a este tipo de teatro de orientación política y de inspiración neoclásica, creado por y para el sector de la población educado y de ideasliberales, existía también una significativa actividad teatral de carácter más popular. Este tipo de teatro utilizaba los bailes, las canciones, las sátiras, y encontró su máxima expresión en países como México, Cuba, Argentina, Uruguay y ChileDe clara confrontación directa con el teatro de ideas del neoclásico, fue de todos modos, la base del futuro teatro de compromiso social que se desarrollaría fines del siglo XIX y principios del XX.
  • El teatro popular del XVIII más que definirsecomo tal con sus características propias, fue en muchas ocasiones simplemente el que no cumplía las normas del teatro neoclásico.
  • Una forma de teatro popular:• Los sainetes: eran breves piezas teatrales de corte satírico, de origen español, querecogían las costumbres y los oficios de la comunidad y estaban intercaladas porbreves canciones. Estas obras no solo pretendían entretener sino también dejaralguna lección moral fácil de captar por el público sencillo.Generalmente se representaban en los entreactos de las obras neoclásicas.• La primera de estas piezas representada fue la anónima EL AMOR DE LAESTANCIERA (1795) en la cual dos de sus personajes (el joven estanciero y elhacendado portugués) son considerados como el germen de futuros personajesdel teatro posterior, como lo fueron el gaucho y el cocoliche, en el circo criollo.