• Share
  • Email
  • Embed
  • Like
  • Save
  • Private Content
Dia19 jul12
 

Dia19 jul12

on

  • 230 views

 

Statistics

Views

Total Views
230
Views on SlideShare
230
Embed Views
0

Actions

Likes
0
Downloads
0
Comments
0

0 Embeds 0

No embeds

Accessibility

Categories

Upload Details

Uploaded via as Microsoft PowerPoint

Usage Rights

© All Rights Reserved

Report content

Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
  • Full Name Full Name Comment goes here.
    Are you sure you want to
    Your message goes here
    Processing…
Post Comment
Edit your comment

    Dia19 jul12 Dia19 jul12 Presentation Transcript

    • Manso y humilde de corazón Tiempo Ordinario. Cristo hará que el peso de nuestra cruz sea más dulce y ligero.Primera Lectura: del libro de Isaías (26,7-9.12.16-19):Salmo Responsorial: Salmo 101R/. El Señor desde el cielo se ha fijado en la tierraEvangelio: san Mateo (11,20–24):Autor: José Fernández de Mesa | Fuente: Catholic.net
    • Primera lecturaLectura del libro de Isaías (26,7-9.12.16-19): La senda del justo es recta. Tú allanas el sendero del justo; en la senda de tus juicios, Señor, te esperamos, ansiando tu nombre y tu recuerdo. Mi alma te ansía de noche, mi espíritu en mi interior madruga por ti, porque tus juicios son luz de la tierra, y aprenden justicia los habitantes del orbe. Señor, tú nos darás la paz, porque todas nuestras empresas nos las realizas tú. Señor, en el peligro acudíamos a ti, cuando apretaba la fuerza de tu escarmiento. Como la preñada cuando le llega el parto se retuerce y grita angustiada, así éramos en tu presencia, Señor: concebimos, nos retorcimos, dimos a luz... viento; no trajimos salvación al país, no le nacieron habitantes al mundo. ¡Vivirán tus muertos, tus cadáveres se alzarán, despertarán jubilosos los que habitan el polvo! Porque tu rocío es rocío de luz, y la tierra de las sombras parirá. ¡Es palabra de Dios! ¡Te alabamos Señor !
    • Salmo 101R/. El Señor desde el cielo se ha fijado en la tierra Tú permaneces para siempre, y tu nombre de generación en generación. Levántate y ten misericordia de Sión, que ya es hora y tiempo de misericordia. Tus siervos aman sus piedras, se compadecen de sus ruinas. R/. Los gentiles temerán tu nombre, los reyes del mundo, tu gloria. Cuando el Señor reconstruya Sión, y aparezca en su gloria, y se vuelva a las súplicas de los indefensos, y no desprecie sus peticiones. R/. Quede esto escrito para la generación futura, y el pueblo que será creado alabará al Señor. Que el Señor ha mirado desde su excelso santuario, desde el cielo se ha fijado en la tierra, para escuchar los gemidos de los cautivos y librar a los condenados a muerte. R/.
    • EvangelioLectura del santo evangelio según san Mateo (11,28-30): En aquel tiempo, exclamó Jesús: «Venid a mí todos los que estáis cansados y agobiados, y yo os aliviaré. Cargad con mi yugo y aprended de mí, que soy manso y humilde de corazón, y encontraréis vuestro descanso. Porque mi yugo es llevadero y mi carga ligera.»¡Es palabra del Señor! ¡Gloria a Ti, Señor Jesús!
    • Oración Señor, ¡gracias!, por ofrecerme tu consuelo, tu compañía, tu infinita misericordia. Te ofrezco humildemente mi corazón, mi vida entera. Ilumina mi oración porque quiero seguir el camino que me lleve a vivir en plenitud el amor.Petición Jesús, manso y humilde de corazón, haz mi corazón semejante al tuyo.
    • Meditación Jesús pide que vayamos a Él, que esta es la verdadera sabiduría, a Él que es "manso y humilde de corazón"; propone "su yugo", el camino de la sabiduría del Evangelio, que no es una doctrina que hay que aprender o una propuesta ética, sino una Persona a la que hay que seguir: Él mismo, el Hijo Unigénito en perfecta comunión con el Padre. Queridos hermanos y hermanas, hemos gustado la riqueza de esta oración de Jesús. Que también nosotros, con el don de su Espíritu, podamos dirigirnos a Dios en la oración, con confianza de hijos, invocándolo con el nombre de Padre, Abba. Pero debemos tener el corazón de los pequeños, de "los pobres en espíritu", para reconocer que no somos auto-suficientes, que no podemos construir nuestra vida solos, que necesitamos de Dios, necesitamos encontrarle, escucharle y hablarle. La oración nos abre a recibir el don de Dios, su sabiduría, que es Jesús mismo, para llevar a cabo la voluntad del Padre en nuestra vida y encontrar así reposo en las fatigas de nuestro camino. ¡Gracias!. (Benedicto XVI, 7 de diciembre de 2011.)
    • Reflexión Venid a mí...es una invitación apremiante y generosa. Jesús es el ejemplo de sencillez y humildad por excelencia. De veras es misericordioso, no hace excepciones de ningún tipo. Es humilde y hasta impaciente por confortar nuestro corazón decepcionado y doliente. Su gran deseo y la aspiración que ansía su corazón es la de estar con nosotros para ayudarnos a llevar aquella cruz que nos pesa tanto. No debemos sentirnos solos porque Cristo hará que el peso de nuestra cruz sea más dulce y ligero. Si orgullosamente rechazamos su ayuda obstinándose en querer llevar solos nuestra cruz, se hace increíblemente pesada hasta que caemos de agobio. Es justo lo que el Buen Pastor quiere evitar. Y por esto que nos lanza una invitación tan intensa que no conoce fecha de caducidad. Ante esto, ¿sentimos de verdad necesidad de Jesús? ¿Tiene nuestra fe repercusiones reales sobre nuestra vida? ¿O bien es como el agua estancada y malsana de un charco, enterrada bajo un espeso hielo, en el letargo invernal de nuestro corazón? O ¿estamos tan entumecidos por el hielo de la vida despistada y frenética que ya no sentimos el toque amoroso de un Padre que llama a nuestra puerta? Un padre impaciente de ofrecernos el calor de su abrazo. Tal vez, la energía de una fe más viva, experimentada en los sacramentos, es lo que nosotros buscamos.
    • Propósito En las dificultades que hoy se me presenten, pedir la ayuda de Dios en vez de ser autosuficiente. Diálogo con Cristo Encontrar descanso, es algo que todos siempre buscamos, descanso que no implica el que los problemas o el esfuerzo vayan terminar. Las cosas parece que siguen igual, pero con Cristo, se viven desde diferente perspectiva. Gracias, Señor, por ofrecerme esa paz. Para alcanzarla, te pido me des: fe, generosidad, fuerza de voluntad, confianza y, sobre todo, amor. Con estos dones y tu gracia, tendré la fuerza necesaria para vivir tu voluntad.