Your SlideShare is downloading. ×
El Hierro
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×

Thanks for flagging this SlideShare!

Oops! An error has occurred.

×
Saving this for later? Get the SlideShare app to save on your phone or tablet. Read anywhere, anytime – even offline.
Text the download link to your phone
Standard text messaging rates apply

0 Comments
1 Like
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

No Downloads
Views
Total Views
8,561
On Slideshare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
0
Actions
Shares
0
Downloads
73
Comments
0
Likes
1
Embeds 0
No embeds

Report content
Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
No notes for slide

Transcript

  • 1. EL HIERRO El hierro es un elemento necesario en el cuerpo para que se forme la sangre. El cuerpo humano contiene normalmente de 3 a 4 gr. de hierro, del que más de la mitad se encuentra en forma de hemoglobina, el pigmento rojo de la sangre. La hemoglobina transporta el oxígeno de los pulmones a los tejidos. El hierro es el constituyente de un gran número de enzimas. La mioglobina, proteína muscular, contiene hierro, así como el hígado, una fuente importante durante los primeros meses de vida. El remanente de hierro en el cuerpo varía sobre todo debido a la dieta, y las pérdidas del cuerpo son generalmente pequeñas, aunque las mujeres pierden hierro durante la menstruación. El hierro es un elemento esencial para una gran variedad de procesos metabólicos, pero también tiene el potencial de ser tóxico al formar radicales con el oxígeno que pueden dañar a las moléculas biológicas. El hierro puede funcionar como transportador del oxígeno y de electrones, así como cofactor de numerosas enzimas, ya sea como portador del grupo hemo o sin su presencia, asociado a otras proteínas que contienen hierro. Las hemoproteínas se asocian a una gran cantidad de funciones biológicas cruciales, incluidas su unión con el oxígeno (hemoglobinas), metabolismo oxigenado (p.ej. oxidasas, catalasas, peroxidasas) y para transferir electrones (citocromos). Las proteínas que contienen hierro, no en forma hemo, catalizan reacciones clave implicadas en el metabolismo energético y la síntesis de ADN. Además el hierro desempeña un papel esencial en la inmunidad celular al regular la proliferación y diferenciación de diversas subpoblaciones de linfocitos y al afectar el potencial inmunitario de los macrófagos, es decir la inhibición de la ruta directa mediada por interferón en la respuesta macrofágica inmune. Por otra parte el hierro puede participar en muchas reacciones con producción de radicales libres, lo que puede dañar muchos componentes celulares. Por tanto el control estricto de la homeostasis del hierro es un requerimiento absoluto para el mantenimiento de las funciones celulares más esenciales. Absorción del Hierro Hasta el 22 % del hierro que se encuentra en la carne se absorbe, mientras sólo de un 1 a un 8% se absorbe de los huevos y alimentos vegetarianos. Si las reservas del cuerpo disminuyen, aumenta la absorción del hierro. Un 40% del hierro de origen animal está en una forma llamada hierro hemo, mientras que el resto, y todo el hierro de origen vegetal está en la forma de hierro no hemo, que se absorbe con menos facilidad. La absorción del hierro de origen vegetal mejora gracias a la presencia en la comida de la vitamina C (ácido ascórbico), a otros ácidos orgánicos tales como el ácido málico (en calabazas, ciruelas y manzanas) y al ácido cítrico (en frutas cítricas). Las reservas de este mineral se encuentran en el hígado, el bazo y la médula ósea.
  • 2. Se clasifica en hierro hémico y no hémico. - El hémico es de origen animal y se absorbe en un 20 a 30%. Su fuente son las carnes (especialmente las rojas). - El no hémico, proviene del reino vegetal, es absorbido entre un 3% y un 8% y se encuentra en las legumbres, hortalizas de hojas verdes, salvado de trigo, los frutos secos, las vísceras y la yema del huevo. La falta de hierro en el organismo puede producir mala síntesis proteica, deficiencia inmunitaria, aumento del ácido láctico, aumento de noradrenalina, menor compensación de enfermedades cardiopulmonares y anemia. La forma de identificarlo que demuestra carencia de hierro es una menor respuesta al estrés, menor rendimiento laboral, alteración en la conducta y mala regulación térmica. Las necesidades diarias de hierro son del orden de los 10 a 12 mg./día, requiriendo un 50% adicional las mujeres y los hombres deportistas y hasta doble las mujeres deportistas (20 a 25 mg./día) El hierro se utiliza por el organismo principalmente como parte de la hemoglobina que es la proteína transportadora de oxígeno a los tejidos. Por ello el 70 % del hierro del organismo se encuentra en esta proteína el 30 5 restante se encuentra depositado en forma de ferritina y de hemosiderina para su posible utilización. El hierro es captado por la transferrina partir de su ingesta en la dieta. La determinación del hierro sérico nos indicará la cantidad de hierro unido a la transferrina. La falta de hierro en el organismo se puede deber a la falta de su consumo en la dieta, la alteración en su absorción intestinal, aumento en su consumo (niños en crecimiento, mujeres embarazadas), o por un aumento de pérdidas (hemorragias, menstruación, perdidas gastrointestinales ocultas, etc...) Si falta el hierro en el organismo se disminuye la formación de hemoglobina y por ello los glóbulos rojos aparecen pequeños, pálidos, que es lo define una anemia microcítica o hipocroma. En este caso aparece bajo el nivel de hierro en sangre, la CTCH (capacidad de captación del hierro y transferrina) estará elevada y la saturación de transferrina aparecerá baja. El exceso de hierro puede aparecer en forma de hemocromatosis o hemosiderosis, con exceso de depósito en diferentes órganos (cerebro, hígado, corazón) causando enfermedades secundarias. No hay formas efectivas de excretar el hierro en exceso del cuerpo humano. Por tanto, el hierro es estrictamente regulado y conservado y el intercambio con el medio ambiente está restringido. Los requerimientos diarios del hierro varían según la edad, el sexo el peso y el estado de salud. Las pérdidas fisiológicas de hierro están típicamente restringidas a la pérdida de las células del intestino que contienen hierro, al tracto urinario y la piel; las pequeñas cantidades de hierro contenidas en la orina, la bilis y el sudor; las pérdidas ocultas gastrointestinales; y en las mujeres, las pérdidas uterinas durante la menstruación y el embarazo.
  • 3. Fisiológicamente los mayores determinantes para la absorción mucosa del hierro son la cantidad total de hierro en depósitos y el nivel de eritropoyesis, la absorción aumentará con la disminución de los depósitos y el aumento de la actividad eritropoyética. Una vez absorbido, el hierro se transporta unido a la transferrina. La transferrina transporta el hierro entre los sitios de absorción, almacenamiento y uso. recibe la mayor parte del hierro procedente de la catabolización de la hemoglobina por parte de los macrófagos del sistema retículo endotelial. Normalmente la concentración plasmática de hierro es aproximadamente 18umol/l, y la capacidad total de fijación del hierro es aproximadamente de 56umol/l por tanto la transferrina sólo está saturada con hierro en un tercio. La ferritina es una proteína ubicua en la que única y clara misión definida es el secuestro y almacenamiento de hierro. Técnicas analíticas El aporte de hierro y los depósitos deben ser evaluados por métodos directos e indirectos, pero no existe un único indicador ideal para valorar el estado del hierro en cualquier circunstancia clínica. Las medidas directas incluyen la flebotomía, el aspirado de médula ósea y la biopsia, la biopsia hepática acompañada de la medición cuantitativa de la concentración de hierro no-hemo. Estos métodos permiten la determinación de los depósitos de hierro de manera cuantitativa, específica y sensible, sin embargo, tienen la desventaja de ser métodos traumáticos. Los métodos indirectos son fáciles y prácticos, pero son objeto de posibles interferencias y fallan en aspectos como la especificidad, sensibilidad o ambos. Estos métodos incluyen la medición del hierro sérico, la transferrina, los receptores de transferrina y la ferritina. Valores Normales Niveles normales de Hierro en adultos hombres de 80 a 180 µg/dl Niveles normales de Hierro en adultos mujeres de 60 a 160 µg/dl Niveles normales de Hierro en niños menores de 1 año de 100 a 250 µg/dl Niveles normales de Hierro en niños de 50 a 120 µg/dl En estos valores puede haber ciertas diferencias por la técnica o por criterios de normalidad propios de laboratorios concretos, a veces en el rango de valores y otras veces por las unidades a las que se hace referencia. A veces las unidades se ofrecen en µmol/l ó unidades SI. Los niveles aumentados de Hierro pueden indicar: • Hemocromatosis • Hemosiderosis • Anemia hemolítica • Hepatitis • Saturnismo • Cáncer • Intoxicación por hierro
  • 4. Los niveles disminuidos de Hierro pueden indicar: • Anemia ferropénica • Pérdida de sangre crónica • Dietas sin hierro • Desnutrición • Embarazo • Cáncer • Hematuria • Hipermenorrea crónica BIBLIOGRAFÍA  THORUP-LEAVELL. Hematología Clínica. Tercera Edición. Editorial Interamericana. 1973. México.  SANFORD, Tood. Principios de Laboratorio Clínico. Sección dos. Química Clínica. Hierro.  www. edumed. com Hierro