Your SlideShare is downloading. ×
  • Like
EL IAPERIODICO Nro. 102 (Agosto 2014)
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×

Thanks for flagging this SlideShare!

Oops! An error has occurred.

×

Now you can save presentations on your phone or tablet

Available for both IPhone and Android

Text the download link to your phone

Standard text messaging rates apply

EL IAPERIODICO Nro. 102 (Agosto 2014)

  • 75 views
Published

Universidad Central de Venezuela

Universidad Central de Venezuela

Published in Education
  • Full Name Full Name Comment goes here.
    Are you sure you want to
    Your message goes here
    Be the first to comment
    Be the first to like this
No Downloads

Views

Total Views
75
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
2

Actions

Shares
Downloads
1
Comments
0
Likes
0

Embeds 0

No embeds

Report content

Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
    No notes for slide

Transcript

  • 1. a tarde del 15 de agosto de 1805, mientras el sol se dirige a su ocaso, Simón Bolívar, Simón Rodríguez y Fernando Toro, ascienden a la histórica colina romana del Monte Sacro ubicada en Roma, Italia. Lugar en el que Bolívar, con sólo 22 años de edad jura dedicar su vida por la libertad de Venezuela. En ese paseo que Bolívar emprendió en compañía de Simón Rodríguez reflexionan y analizan los aconteceres históricos y la pro- ducción artística desde los griegos y roma- nos, hasta los renacentistas, sin dejar de lado a los creadores de la Edad Media, e in- dudablemente en el plano de los valores li- bertarios, no se les escapan las ideas de los pensadores de la Revolución Francesa. El camino los condujo hasta la cumbre del Aventino, el Monte Sacro, una de las siete colinas de Roma. Seguramente incluyeron en la conversación el tema de la indepen- dencia de Venezuela y quizás ya sabían de las actividades de Francisco de Miranda. Esta atmósfera, aunada a los recientes acontecimientos bélicos de Europa y las consecuencias del movimiento francés, in- dudablemente deben haber sido el motor que encendió la proclama de Bolívar. Hablan largamente de las sociedades huma- nas del pasado, de las luces y las sombras de la historia, de la lucha contra la tiranía y del anhelo de libertad que ya tenían los ple- beyos de Roma, cinco siglos antes de Cristo, cuando se reunieron y fortificaron en el Monte Sacro para luchar contra la injusticia. De acuerdo con los relatos de Simón Rodrí- guez se sentaron a descansar. Bolívar se puso en pie y, con emoción, dijo: “Juro de- lante de usted; juro por el Dios de mis pa- dres; juro por ellos; juro por mi honor, y juro por la patria, que no daré descanso a mi brazo ni reposo a mi alma, hasta que haya roto las cadenas que nos oprimen por voluntad del poder español”. Alexandra Colmenares Prensa Unesr Julio 2004 eriódicoNúmero 102 Publicación mensualpa iDr. José Antonio O’Daly El Universidad Central de Venezuela Facultad de Medicina Instituto Anatomopatológico Dr. José Antonio O’Daly Centro Nacional de Referencia en Anatomía Patológica – CENRAP (MSDS - UCV) Caracas, agosto 2014 En este número Pierre Auguste Renoir Págs. 22 -23 La Carraca, último destino de Miranda Págs. 20 - 21 Matisse y la musas Págs. 16 -17 10años Juramento de Bolívar en el Monte Sacro 15 de agosto de 1805 Niños de Palestina Págs. 11 - 12
  • 2. /2 Caracas, agosto 2014El IAPeriódico 10años Historia venezolana EE n 1981 la escritora venezo- lana, residente en Londres, Dra. Miriam Blanco Fombona de Hood, publicó en Caracas una mo- nografía con los resultados de su exhaustiva búsqueda e investiga- ción en los Archivos públicos y pri- vados ingleses, relacionados con la vida y obra de Sarah Andrews, quien desde el año 1800 estuvo li- gada a la del Precursor Francisco de Miranda en su residencia londi- nense de 58 Grafton way, en el ba- rrio de Soho. La autora tituló su libro “El Enigma de Sarah Andrews, Esposa de Francisco de Miranda”, y señala que nin- guno de los biógrafos conocidos de Miranda la consideraron de alguna relevancia en la vida del Precursor y entre ellos uno muy importante, William Spencer Robertson la trató peyorativamente y dejó una imagen falsa de ella; sin embargo la autora logró com- probar que Sarah Andrews fue la legítima esposa de Mi- randa y la madre de sus dos hijos Leandro y Francisco, y por supuesto habitó en Grafton way como dueña de casa que ella cuidó y conservó hasta su fallecimiento en 1847. Señala la Dra. Fombona de Hood que cuando el gobierno venezolano después de muchos años adquirió la casa de Miranda se publicó un artículo en el “Sunday Telegraph” que se inicia diciendo: “Desde hoy un rincón de Inglaterra será siempre Venezuela” y finalizaba: “Se estableció en 58 Graf- ton way, habiéndose casado con una inglesa Sarah An- drews”. Poco después, dice la autora que recibió en la Embajada de Venezuela una carta del Sr. Eric Price descen- diente de Sara Andrews, quien le afirmaba que en su fami- lia siempre se había sabido que el general Miranda se había casado con un antepasado de la familia, con Sarah An- drews, y añadía además que después de fallecido el general Miranda ella siguió viviendo en la casa y recibía una pensión del Gobierno Británico. En esta casa ella recibió en 1810 a los Comisionados de la Junta de Caracas: Simón Bolívar, Luis López Méndez y Andrés Bello, que además se había constituido en un punto de reunión de Miranda con los sim- patizantes de la independencia de Hispanoamérica. Luego de la partida definitiva de Miranda a Venezuela, allí se quedaron a viviendo Bello y López Méndez hasta mediados de 1812, custodiada por Sarah Andrews acom- pañada de sus dos hijos. Bello dis- frutó allí del tesoro de la biblioteca con más de cinco mil volúmenes que Miranda había reunido en sus viajes. La afirmación que Miranda se había casado intrigó a la Dra. Fombona de Hood porque en Venezuela se creía que Miranda nunca se casó. Hasta ese momento ella sabía que Sarah Andrews era una joven judía del Con- dado de York que Miranda conoció en 1800 y que se fue a Londres a vivir con él y fue la madre de sus dos hijos. La Sra. Fombona de Hood con apoyo de la Embajada Venezolana, inició sus investigacio- nes para determinar si Sarah Andrews era judía, afirmación que la familia de Sarah negaba, y que el secretario de los Archivos Anglojudíos, Maurice Woolf a quien le escribió, le respondió que “una niña nacida en la Zona de York a fines del Siglo XVIII y de nombre Sarah Andrews no podía ser judía”. Tanto la familia de Sarah como ella ha- bían sido y eran anglicanos, es decir Protestantes. La familia Andrews provenía de un antiguo y pequeño pueblo en el Condado De Yorkshire, llamado Market Weighton. El padre de Sarah era John Andrews, artesano en cueros, y su madre Dinah Hewson. La niña fue bautizada el 24 de julio de 1774 en la iglesia anglicana de Market Weighton llamada “All Saints” (Todos los Santos), por el reverendo George Skel- ding. Señala también la Sra. Fombona de Hood que los miembros de la familia Andrews eran altos, delgados, mo- renos y bien parecidos. El Archivero del Condado de York, Sr. Ashcroft además le confirmó a la Dra. Fombona de Hood que Sarah Andrews no era judía. Algunos descendientes de Sarah poseyeron dos dibujos del General Miranda que desaparecieron, y además la familia conserva un anillo con un topacio que está depositado en Sarah Andrews, esposa del General Miranda
  • 3. /3 Caracas, agosto 2014El IAPeriódico 10años Miranda - su casa en Londres un Banco, y según la leyenda este anillo se lo obsequió Ca- talina de Rusia a Miranda y este lo obsequió a Sarah cuando se casaron. Un tío de Sarah, el pintor y miniaturista Stephen Hewson, vivía según dice la autora en el mismo distrito londinense donde se reunían los Latinoamericanos y seguramente allí conoció a Miranda y parece probable que fuera Hewson quien llevó Miranda a York y al pueblo de Market Weighton, donde conoció a Sarah y allí se enamoraron. Es posible también que el General Miranda, como dice la autora, visi- tara este lugar en varias oportunidades y se reuniera allí con algunos políticos ingleses. Una parte importante de la información de la monografía de la Dra. Blanco Fombona de Hood se refiere a la historia de Inglaterra en relación a la época de la prohibición de los matrimonios católicos que se consideraban ilegales y no se registraban, pero además los familiares de Sarah Andrews, que eran anglicanos conservadores, no hubieran permitido que Sarah se fuese a Londres a vivir con un “aventurero suramericano”. Sus descendientes afirman que Sarah y Miranda sí se casaron y fue posiblemente en una boda clan- destina por el rito católico, que nunca se registró. Sarah fa- lleció el 28 de diciembre de 1847 a los 74 años, en la casa de Grafton Street donde había vivido con Francisco de Mi- randa. Fue enterrada el 4 de enero de 1848 en la tumba nº 7254 (Sección 36) del Cementerio de Kensal Green en Lon- dres. En la copia del certificado de defunción que le fue otorgada a la Dra. Fombona de Hood por la Oficina de Re- gistro General de Londres, el 4 de septiembre de 1979, se consigna lo siguiente: Sara Miranda, viuda. Edad: 74 años. Causa de muerte: Influenza. José A. Pinto/IAP pampinto@cantv.net El lugar retuvo esta fisonomía mientras Miranda vivió en Londres y hasta 1873, cuando la imponente morada fue demolida para hacer espacio a una avenida
  • 4. /4 Caracas, agosto 2014El IAPeriódico 10años Universidad Nacional Experimental de la Fuerza Armada (Unefa) n Acto de Grado: se realizó el día 06.08.2014, en el Teatro de la Academia Militar de Venezuela-Fuerte Tiuna a las 9:00 a.m n Graduandos: 39 Ingenieros en especia- lidad de Telecomunicaciones del Núcleo Chuao UNEFA Caracas, además de Inge- nieros en Sistemas, Técnicos en Mecá- nica Dental, Técnicos en Diseño de Sistemas y Licenciados en Economía. n El Acto estuvo presidido por el Vicemi- nistro de Alimentación, El Rector de la UNEFA General en Jefe Jesús González González y el Decano del Núcleo Chuao General de División William Warrick Blanco, la Secretaria General Magister Jasvelin Mújica, el Doctor en Derecho Herman Escarrá, entre otras personali- dades Civiles y Militares. Juan José Idrogo Bolívar Grado: Ingeniero de Telecomunicaciones --------------------------- n La pasada semana fuimos sorprendidos por la triste noticia del fallecimiento del Dr. Francisco Dulcey, distinguido y apreciado anatomopatólogo vinculado a nuestro Instituto, donde inició su for- mación como Residente de la especia- lidad en 1958. En nombre de toda la Comunidad del IAP-UCV expresamos por este medio, nuestras sinceras y solidarias condolencias a todos sus fa- miliares en estas luctuosas y triste circunstancias. Miembros fundadores Carol Hernández Enrique Montenegro Wilmer Rumbos José A. Pinto Coordinación General El IAPeriódico nº 102 Agosto Panina Pinto el.iaperiodico@gmail.com pampinto@cantv.net Colaboradores Alexandra Colmenares Alcides Álvarez Canelón Vivian Collazo Montano Miguel Ángel Criado Vivian Collazo Montano Isabel Fagúndez Gedler Saúl Flores Eumenes Fuguet Borregales Amy Goodman Juan Idrogo Miguel A. Jaimes N. Daniel Lara Marisol Manrique Jesús Méndez Denis Moynihan José A. Pinto Pedro Rivera Ramos Daniela Saidman Norma Segades-Manías Sylvia Ubal Victor M. Zeledón Rodríguez Diseñadora Gráfica/Orfebre Mariela Pinto pampinto@cantv.net pintomariela15@gmail.com el.iaperiodico@gmail.com Envío mensual por correo electrónico Depósito Legal pp 200401CS73 ISSN 1690-9771 El IAPeriódico nº 102 Juan Idrogo José A. Pinto Noticias IAP
  • 5. /5 Caracas, agosto 2014El IAPeriódico 10años Andrés Eloy Blanco Cumaná, 6 de agosto de 1896 México, 21 de mayo de 1955 59 años Angostura En Angostura, el río Se hace delgado y profundo como un secreto, Tiene la intensidad de una idea Que le pone la arruga a la Piedra del Medio. En Angostura, el agua Tiene la hondura de un concepto Y acaso aquí es el río la sombra de Bolívar, Metáfora del alma que no cabe en el cuerpo. Ved cómo viene, río abajo Pensad algo en el río sin vallas y sin puertos, Ancho hasta el horizonte, Caluroso como el desierto. La barca es un instante en la vida del agua, Una hoja en un árbol, una nota en un trueno, Y en la barca venía la esperanza de América, Un sorbo de hombre apenas, una pluma en un vuelo, La gota primeriza donde nace El orinoco del ensueño. Y llegó aquí, a Angostura, en una playa primi- tiva Atracó la canoa; vedle hundir en el suelo El tacón fino, con el pinchazo De la avispa que quiere conocer su avispero; Seguidle, subiendo la cuesta Hacia la ciudad; un revuelo De campanas anuncia su llegada, las casas Se endomingaban de banderas y de letreros, De soledad arriban canoas con mujeres Como cestas con mangos y mereyes del tiempo. Angostura gallea su jarifa prestancia Para gustarle al héroe guapo que tenía los ojos negros. Y cuando subió la escalera, Hacia la cumbre del congreso, Y cuando volvió hacia la playa Con la república en el pecho, ¿Qué fue, Orinoco, aquella luz Que te encrespó los músculos y te erizó los nervios Y sacudió tus hondas fibras Desde la planta de Maipures hasta el puño de Macareo? ¿No era la patria acaso? ¿No era la patria misma? La patria secular que te nació en tu seno Y vivirá en los siglos, eterna como el mundo, Porque si un día se nos muere te devolverás del océano Cumpleañeros Jueves 07 Irene Rodríguez Sábado 16 Gerardo Amundaray Domingo 17 Elizabeth Montilla Nohely Nuñez Lunes 18 Dayerling Marín Miércoles 20 Marielena Rojas Jueves 21 Marizabeth Cabrera Lunes 25 Fanny Castro Felicitaciones!! Agosto
  • 6. /6 Caracas, agosto 2014El IAPeriódico 10años Recetas argentinas DISTINTOS TIPOS DE EMPANADAS Las empanadas presentan variaciones en diferentes países latinoamericanos. Puede ser más o menos jugosa, más o menos picante, horneada en horno común o de barro, o frita. Con repulgue arriba o a costado, con comino en Ar- gentina o con ají en Perú, con o sin pasas de uva. En Ar- gentina presenta variaciones de acuerdo a las distintas provincias en que se prepare. MASA DE LOS DISCOS: Ingredientes 750 gr. de harina común 1 taza de margarina 2 cucharadas de sal agua tibia (cantidad necesaria) Preparación n Poner la harina sobre la mesa dejando un hueco en el medio, en donde se irá agregando de a poco el agua mezclada con la sal (salmuera) y la grasa derretida. Mezclar e ir amasando. Estirar con un palo de amasar. Cortar en discos del tamaño que se desee. Dejar que se enfríe. RELLENO: Ingredientes 1 kg de carne picada. 1 cebolla grande. 3 dientes de ajo picado. Cebollas de verdeo, un poco. 1 taza de aceitunas rellenas. Sal, comino, pimentón. Ají molido, el cual puede evitarse si no se quiere un sabor picante. 3 cucharadas de aceite de girasol u oliva. Pasas de uva. Preparación n Calentar el aceite en una sartén, agregar la cebolla pi- cada, el ajo picado y la cebolla de verdeo picada. Espe- rar que se dore un poco. Agregar la carne picada hasta que se cocine. Agregar la sal, comino, pimentón y ají molido. Dejar enfriar. ARMADO DE LAS EMPANADA: n Poner los discos sobre la mesa y colocar en el medio una cucharada bien colmada, con una aceituna. Cerrar el disco doblándolo por la mitad. Hacer el repulgue, que consiste en apretar un borde contra el otro e ir retor- ciéndolo sucesivamente. También puede hacerse com- primiéndolo con un tenedor. COCCION: n Pueden hacerse fritas o al horno. Se fríen en grasa ca- liente en una sartén bien profunda hasta que estén do- radas. Si se hacen al horno se pintan con yema de huevo y se ponen en una placa aceitada, enharinada, y se hornean a fuego moderado hasta que estén doradas. Empanadas
  • 7. /7 Caracas, agosto 2014El IAPeriódico 10años Recetas argentinas Recetas para anotar de Doña Petrona Fue la primera cocinera mediática. Debutó en la TV en 1952 y en 1960, en el programa "Buenas tardes, Mucho Gusto", se consagró. Sin embargo, a través de “El libro de Doña Pe- trona”, publicado por primera vez en 1933 y con más de un centenar de reediciones, se convirtió en la maestra gastro- nómica de varias generaciones. Nació el 29 de junio de 1896, en Santiago del Estero, y falleció el 6 de febrero de 1992. Aquí, dos de sus recetas más memorables, extraídas directamente del libro. Alfajores de maicena ¿Quién no tuvo una tía, madre o abuela que los preparase? Seguro seguían esta receta: n Mezclar 300 gr. de fécula de maíz con 200 gr. de harina, media cucharadita de bicarbonato y dos cucharaditas de polvo de hornear. Aparte batir 250 gr. de margarina con 150 gr. de azúcar. Agregar 3 yemas de a una, una cu- charada de coñac y, de a poco, la mezcla de harinas. Sumar ralladura de un limón y una cucharadita de esen- cia de vainilla. Mezclar bien, formar una masa, estirarla sobre la mesada espolvoreada con fécula de maíz y cor- tar las tapitas según el tamaño deseado. Cocinarlas en horno moderado, sobre placas enmantecadas, hasta que estén apenas doradas. Una vez frías, unirlas con dulce de leche, untarlas alrededor y pasar por coco ra- llado. ¡Gracias Doña Petrona! Bizcochuelo Para la versión económica, Petrona armó estas instrucciones: n Batir 5 huevos grandes con una taza de agua tibia y 350 gr. de azúcar, entibiando la preparación. Una vez espesa esta preparación, agregar, de a poco, 300 gr. de harina mezclados con 100 gr. de fécula de maíz. Sumar una cucharadita de esencia de vainilla, y mezclar sua- vemente con cuchara de madera. Colocar en un molde enmantecado y enharinado y cocinar en horno suave durante 1 hora y 20 minutos aproximadamente.
  • 8. /8 Caracas, agosto 2014El IAPeriódico 10años La ingeniería genética 18 millones de agricultores sembraron semillas modificados genéticamente La ingeniería genética es una tecnología completamente nueva, utilizada por los científicos para manipular el ADN de los organismos vivos. La ingeniería genética, o modifi- cación genética de las plantas comenzó a desarrollarse en los laboratorios en los años '80, con grandes promesas de alimentar al mundo y acabar con la desnutrición. Según se desprende del elaborado por el International Service for the Acquisition of Agri-Biotech (ISAAA), la superficie mun- dial de cultivos modificados genéticamente (MG) superó las 178,2 millones de hectáreas en 2013, un incremento del 2,7% respecto al año anterior. En los últimos 19 años, la superficie cultivada con semillas MG ha pasado de 1,7 mi- llones de hectáreas en 1996 a superado las 175 millones de hectáreas. Un total de 18 millones de agricultores sembraron semillas MG durante 2013. Más del 90% de de éstos (16,5 millones) fueron pequeños agricultores de países en vías de desarro- llo. De los 27 países que sembraron que apostaron por estas semillas en 2013, 8 fueron industrializados y 19 co- rresponden a países en vías de desarrollo. Es la segunda vez desde que se empezaran a sembrar semillas MG en 1996 que la superficie cultivada en países en vías de des- arrollo supera a la de los países industrializados. Brasil es el país que ha incrementó más la siembra de cultivos biotecnológicos en 2013, desde hace 5 años lleva la delantera. Durante el pasado año Brasil incrementó en 3,7 millones de hectáreas la superficie cultivada con semillas MG. es el segundo mayor productor de cultivos MG del mundo re- presentando el 23% del total sembrado a nivel global. Este porcentaje crece hasta el 40% en el caso de Estados Unidos. El 54% de las semillas corresponde a América Latina, Asia y África El 54% del total de hectáreas sembradas con semillas MG en 2013 corresponde a los países de América Latina, Asia y África, con un incremento conjunto de 94 millones de hec- táreas. Estados Unidos, Canadá y Europa representan el 46% del total sembrado. Los diez países con más de 1 millón de hectáreas cultivadas, fueron: Estados Unidos (70,1 millones de hectáreas), Brasil (40,3 millones de hectáreas), Argentina (24,4 millones de hectáreas), India (11 millones de hectáreas), Canadá (11,8 millones de hectáreas), China (4,2 millones de hectáreas), Paraguay (3,6 millones de hectáreas), Sudáfrica (2,9 millo- nes de hectáreas), Pakistán (2,8 millones de hectáreas), Uruguay (1,5 millones de hectáreas) y Bolivia (1,8 millones de hectáreas). México, Colombia, Sudán y España (1 millón de hectáreas). La clasificación continúa con menos de 1 mi- llón de hectáreas Chile, Honduras, Portugal, Cuba, Repú- blica Checa, Costa Rica, Rumanía y finalmente Eslovaquia, Filipinas con 0’8 millones de hectáreas, Australia con 0’6 millones de hectáreas, Burkina Faso con 0’5 millones de hectáreas, Myanmar con 0’3 millones de hectáreas. Seis empresas multinacionales tienen el control de las variedades genéticas Todas las semillas transgénicas en el mundo son controla- das por seis empresas transnacionales químicas: Monsanto, Syngenta, DuPont, Dow, Bayer, BASF. Estas son empresas para el control del mercado de los agricultores de granos, venta de semillas casadas con los agrotóxicos que ellos mis- mos producen (herbicidas, insecticidas, etc.). Además Mon- santo se ha hecho famosa como villano global, tiene un récord criminal que incluye, entre otros crímenes, desastres ambientales graves y en contra de la vida humana. Una vez expuestos, intentó evadir su culpa, tratando de distorsionar la realidad con mentiras y / o corrupción. 18 millones de agricultores sembraron semillas modificados genéticamente Seis multinacionales tienen el control de los transgénicos en el Mundo
  • 9. /9 Caracas, agosto 2014El IAPeriódico 10años Canciones El hecho de que todos los OMG están patentados y que la contaminación es un delito para las víctimas, significa que cualquier país que autoriza los transgénicos da su soberanía de distancia, tienen sus manos atadas a los diseños y las de- cisiones de las pocas multinacionales para cumplir sus mo- tivos que se benefician. Además autoriza a estas empresas la plantación GMs significa regalar nuestra tierra, nuestras aguas y nuestra soberanía alimentaria a un puñado de criminales a gran escala, un crimen organizado legal. En Venezuela el día 22 de abril de 2002, en ese entonces el Presidente de la República Hugo Chávez en su programa Aló Presidente, sentenció que en Venezuela quedaba total- mente prohibida cualquier plantación y/o cosecha de trans- génicos y en ese momento se echó para atrás un contrato del Ejecutivo con la transnacional Monsanto, para vender este tipo de semillas. Científicos de 82 países del mundo denuncian los peligros de los Transgénicos 815 científicos de 82 países del mundo hicieron una carta abierta donde marca la preocupación por los peligros que representan los transgénicos para la biodiversidad, la se- guridad alimentaria, la salud humana y animal, por lo tanto demandan una moratoria inmediata sobre este tipo de cul- tivos en conformidad con el principio de precaución, entre otras acciones. También señalan su oposición a los cultivos transgénicos porque intensifican el monopolio corporativo, exacerban las desigualdades e impiden el cambio hacia una agricultura sostenible que pueda garantizar la seguridad alimentaria y la salud en todo el mundo. Hacen un llamamiento a la prohibición de cualquier tipo de patentes de formas de vida y procesos vivos que amenazan la seguridad alimentaria y violan los derechos humanos bá- sicos y la dignidad. Y demandan más apoyo a la investiga- ción y desarrollo de una agricultura no corporativa, sostenible que pueda beneficiar a las familias de agriculto- res en todo el mundo. ¡Tú puedes contribuir a fomentar la agricultura ecológica! Ahora que ya conoces el problema, actúa: compra produc- tos locales, de temporada y ecológicos. De ese modo ayudarás al planeta y protegerás tu salud. Sylvia Ubal sylviaubal@gmail.com Barómetro Internacional En las arenas bailan los remolinos, El sol juega en el brillo del pedregal, Y prendido a la magia de los caminos, El arriero va, el arriero va. Es bandera de niebla su poncho al viento, Lo saludan las flautas del pajonal, Y animando la tropa par esos cerros, El arriero va, el arriero va. Las penas y las vaquitas Se van par la misma senda. Las penas son de nosotros, Las vaquitas son ajenas. Un degüello de soles muestra la tarde, Se han dormido las luces del pedregal, Y animando la tropa, dale que dale, El arriero va, el arriero va. Amalaya la noche traiga un recuerdo Que haga menos peso mi soledad. Como sombra en la sombra por esos cerros, El arriero va, el arriero va. El arriero Atahualpa Yupanqui
  • 10. /10 Caracas, agosto 2014El IAPeriódico 10años La Mucuy MM oclón es un lugar despoblado. Exactamente había uno situado montañas atrás de La Mucuy. Fue muy fa- moso y se conoció con el nombre de La Isla. Juan Maldo- nado lo conoció, anduvo por todos esos sitios a los cuales llegaba luego de fatigosas caminatas las cuales se hacían a punta de alpargatas peladas por entre piedras, caminos y vías. En una mañana nació por allí. Así decía él en sus historias mágicas contadas por su madre. Y en aquellas rondas las cuales se iniciaban por las faldas de la Sierra Nevada, fue pasando de niño, haciéndose joven y convirtiéndose en hombre. Pero a los pies de sus recuerdos quedaron las intenciones de casas, una iglesia y algunos balcones. De sus relatos se sabe que un día de esos de revolución su pueblo se alzó, no se tomaron nada pues ni policía había, solo la figura de un comisario el cual se acercaba cada treinta y seis meses para ver cómo marchaban las cosas y hace tres meses que había acabado de irse. Allí vivieron apenas veintiún vecinos con sus esposas y muy pocos hijos, pues las condiciones eran duras, tan difíciles fueron que sus días terminaron espantando los recuerdos de sus pobladores. Todo quedó despoblado a partir de un día cuando al lugar llegaron briosos comentarios de hombres furiosos que venían subiendo en cabalgaduras para llevarse a la fuerza a quienes se habían alzado; pero no era por venganza, era la fama de batalladores y quienes al irse desprotegieron a los restantes habitantes que por aquella época aún quedaban. Ya no se mojarán los ruegos, ni el Sinú se dará cerca de las lagunas. Pero aquí se quedaron los héroes como don Juan Maldonado el cual en la mitad del tiempo que duraba sin asistir el Comisario iba y le da una vuelta a sus recuerdos, dicen que visitaba los es- pantos de su Madre que aún deambulan con el paso del arreo por el tinajero. Algunos pueblos se han quedado perdidos, la Sierra Nevada los ha guardado muy bien, quizás para prote- gerlos de nuevos pánicos no tan capaces de resistir un pasado inocente, sobrio, tranquilo. Miguel A. Jaimes N. lamucuyandina@gmail.com Moclón
  • 11. /11 Caracas, agosto 2014El IAPeriódico 10años Holocausto Palestino... Niños de Palestina Hoy cuando las bombas caen sobre el indefenso pue- blo de palestina y los que mueren en su gran mayoría son niños, mujeres, ancianos con sus caras de terror en esta barbarie el mundo sigue en su crisis, mi co- razón y mi alma se siente triste, por qué tanta injus- ticia y fríanla por el vil asesinato de tantos inocentes. Escribí hace tiempo esta líneas y las quiero compartir con todos ustedes... Solo 4 Anoche me acosté en mi lecho mirando el techo, y pensé en el universo de estrellas. Al rato cerré mis ojos y me quedé dormido. De repente sentí un calor agobiante y un resplandor que me dejó ciego, pero ya era demasiado tarde; me sentí en otra galaxia. Yo solo tenía solo 4 años. No había vivido nada, apenas sabía cuatro letras de la vida, aquí ya aplastada por un alud que cayó del cielo. No llegué a ser mujer, solo aprendí la oración de ALA que no llegué a ver pero veo ahora y pregunto: ¿Quién castigará a mis ase- sinos? ¿Será ALA? ¿Será DIOS? en esta tierra, unos que en nombre de la libertad nos ametrallan, nos asesinan. Apro- vechando la oscuridad, no me dio tiempo de llorar, ya no respiro y el calor del desierto desapareció, ahora siento un silencio profundo, dejaré mi casa que ya no existe, pues solo ruinas quedan después que del cielo cayó el fuego de los asesinos, vagaré tras las caravanas de los camellos en su eterno peregrinar por los desiertos de este mundo, me duele porque 4 años no son nada es sólo un soplo de viento, es un puñado de arena, me duele mi madre, mis hermanos sus rostros heridos, sus alma, me duele esta angustia de todos los días, de nuestra desgracia de creer en ALA, me duele dejar mis zapatos que nunca estrené, me duele dejar mis muñecas dejar esta tierra, pero estaré cerca de ALA y le preguntaré: ¿Cuándo terminará esta barbarie? ¿Será ALA? ¿Será Dios? ¿Quién terminará con ésto? Por favor digan no a esta tragedia de cada día, ya me voy de este mundo, solo a los 4 años y no viví nada, un grano de arena, no habrá nadie que cuente mi historia, para ver mi hijos que nunca tuve y no tendré. Por favor quién puede hacer algo o nos quedaremos sin niños, mi conciencia se está agotando. Mis compañeros palestinos son los mismos que día tras día dejara nuestra vida en los campos de concentración una piedra contra balas. Yo me pregunto: ¿Quién es el bueno? y ¿Quién es el malo? Quiero ser libre como las arenas de estos desiertos, llenas de historias reales y mágicas, iré de noche tras las estrellas y la luna en una alfombra voladora. ¡Adiós a mi tierra!... Solo eran 12 Desperté muy temprano, igual que todas las noches, el fuego de las armas ya casi son una costumbre, pero tenía que ir a la escuela, tengo que aprender, siempre quise ser alguien para poder tal vez tener futuro que es difícil para nosotros los que vivimos en esta miseria que para mí son
  • 12. /12 Caracas, agosto 2014El IAPeriódico 10años las prisiones más grandes de este mundo, mi campo de refugiados de Chatila. En este mundo de injusticia me despedí muy temprano a la escuela, apenas el sol -que en el desierto es grande y her- moso-. Ese día no terminaba aún de levantarse, había mucha niebla de la noche que se confundía con el humo de los hogares, con el humo de la metralla de la noche. Antes, le dije adiós a mi madre, me puse mi turbante y tomé mi mochila, con mis libros, y como siempre mi Corán que me acompaña. Todavía tenía sueño, pero me acerqué demasiado al lado equivocado, sé que es mi tierra pero a pedazo no las han arrebatado, cuando me dí cuenta era de- masiado tarde, me dispararon, traté de correr, de gritar pero no pude, me duele mi cabeza, sentí la sangre desde adentro, caí besando mi arena de todos los días, sentí unos pasos que se me acercaban, dije entre mi: me rescatarán, pero era mentira, era el odio ciego que venía en las balas que descargaba su cargador completo sobre mi cuerpo y ya no pude oír más, me fui sin llegar a la escuela, mi pupitre se queda solo por siempre, mi maestra se quedó esperando los buenos días, mis cuadernos quedaron manchados con mi sangre que el viento arranca sus hojas, cómo estos asesinos me arrancaron la vida, si apenas tenía 12 años, me quedé en mi inocencia, adiós a mis compañeros mañana ellos me acompañarán a mi funeral, me envolverán en mi bandera que tanta sangre ha costado y volverá el ciclo que no termina, jurarán vengar mi muerte. Saúl Flores sflores@ivic.gob.ve Escenario de guerra
  • 13. /13 Caracas, agosto 2014El IAPeriódico 10años ¡Genocidio!... Para que nunca te olviden, Palestina Para que nunca te olviden Las niñas que nacen hoy Se llamarán tierra de libertad ¡Palestina! Tengo vergüenza Por el grito que no llega Las razones me demuestran Sus verdaderas caras Los tratados internacionales … la cara de dios Me parecen tan iguales Y la terrible indiferencia De los que siguen viviendo Como lamentando Como explicando Como olvidando Como muertos ya No por las bombas Que fragmentas tus esperanzas Palestina No por los asesinos Que se arrastran en tu tierra Para despojarte de la vida No Son los muertos Sin criterios Sin dolor Los muertos por el egoísmo Los muertos que no sufren de nauseas al comer Viendo los rostros de sangre de tus niños Palestina Son muertos sin dignidad Que mantienen un imperio de muertos Yo a cada niña le pondré tu nombre Porque cada mujer debe sentirse así Latierraviolentada Laniñezdetenida Lalibertadasesinada Laorgullosaresistencia Y las miradas Hacia culpables Que por siempre Serán los asesinos Sin mascaras Asesinos por siempre Los muertos sin dignidad Que cada madre Cada niño Cada hombre De la tierra palestina Lleva tu nombre en sangre por la vida palestina Que cada asesino se reconozca como muerto Desde siempre Muertos sin dignidad. Subsisten atropellando Sobreviven invadiendo Se superan con injusticias Dominan por fuerza Imponen desde sus lugares Ocupados con la sangre Y la pobreza. Pobre imperio de muerte. Estás viva palestina Cada niña que nazca Llevará tu nombre En libertad En justicia En pueblo En amor Y en fuerza Palestina Palestina Palestina. Isabel Fagúndez Gedler La Habana - Cuba Argenpress Cultural
  • 14. /14 Caracas, agosto 2014El IAPeriódico 10años Investigaciones Para hacer frente a los agentes externos, la respuesta in- mune coordinada exige que cierto tipo de glóbulos blancos, los linfocitos, fabriquen en sucesión distintas clases de an- ticuerpos: primero IgM y luego otros, como IgA, IgG e IgE. Los pacientes con SHIM, en tanto, producen mucho IgM pero poco del resto. Ahora, Di Noia y sus colegas publicaron en “Proceedings of the National Academy of Sciences” (PNAS) un trabajo que no sólo permite explicar la causa de este síndrome, sino que también representa un paso importante en la producción de glóbulos blancos de segunda generación, es decir, linfocitos que producen mejores anticuerpos. El cambio de clase de los anticuerpos es un mecanismo ge- nético complejo, no del todo conocido, que requiere una remodelación drástica de un gen del sistema inmune. Al co- rrelacionar estudios de laboratorio en linfocitos de ratones modificados genéticamente con información clínica sobre pa- cientes con esa enfermedad, los investigadores descubrieron que una enzima llamada AID no sólo produce una mutación en el ADN para la remodelación del gen, sino que además cumple la función de reparación e inserción de “nuevas ins- trucciones” para la generación de anticuerpos más eficaces. El trabajo se realizó con la colaboración de investigadores de la Universidad Memorial de Newfounland en Canadá, del Hospital Neckers de Francia y de la Universidad de Miami, en Estados Unidos. La primera autora del trabajo, fue la doctora Astrid Zahn, bióloga argentina de la UBA. Agencia Cyta - Instituto Leloir Identifican mecanismo clave del sistema inmune EE l trabajo internacional, del que participan dos argenti- nos, revela el rol que cumple una enzima en la produc- ción de glóbulos blancos eficientes. Un estudio de científicos de Argentina, Canadá, Francia y Estados Unidos ilumina un paso clave en la respuesta coor- dinada del sistema inmune y abre el camino para mejorar el tratamiento de una rara patología en la que no se producen glóbulos blancos de defensa eficientes. “El estudio puede sentar las bases científicas para el diseño de terapias, pero sobre todo contribuye a la comprensión general del sistema inmune”, señaló a la Agencia CyTA uno de los autores del trabajo, el doctor Javier Di Noia, investi- gador del Instituto de Investigaciones Clínicas de Montreal, que está afiliado a la Universidad de Montreal (Canadá). Los pacientes con la enfermedad, llamada “síndrome de in- munodeficiencia con híper-IgM” (SHIM), no responden a la vacunación y presentan infecciones recurrentes, sobre todo en las vías respiratorias, explicó Di Noia, quien se recibió de biólogo en la UBA y es docente en la Universidad McGill, en Canadá.
  • 15. /15 Caracas, agosto 2014El IAPeriódico 10años Investigaciones El ADN parásito influye en la evolución del cáncer UU n grupo de investigado- res con participación es- pañola ha encontrado un nuevo mecanismo que puede introducir cientos de mutacio- nes en el cáncer de pulmón y colorrectal. El hallazgo, publi- cado en Science, señala la re- levancia del ADN parásito en la evolución de la enferme- dad y plantea nuevas pregun- tas sobre el efecto de los factores ambientales. La transducción de secuen- cias en el ADN es un fenómeno poco conocido y considerado infrecuente. Su protagonista es el 50% del genoma llamado ADN parásito, formado por elementos que ocasionalmente se replican a sí mismos y migran a otros lugares de la se- cuencia genética. “Hemos observado que un tipo concreto de transducción de secuencias relacionadas con una región del genoma lla- mada LINE-1 es bastante frecuente, sobre todo en los ge- nomas de cáncer de pulmón y de colon”, afirma José Tubío, investigador del Wellcome Trust Sanger Institute de Cambridge y primer firmante del artículo. Junto a él, y formando parte de un nutrido grupo interna- cional de investigadores, han participado en el trabajo otros cuatro científicos españoles en Cambridge: Marta Tojo, Íñigo Martincorena, Jorge Zamora y Pablo Román. Localización de los elementos más activos Los investigadores analizaron la movilidad de elementos LINE-1 en 300 genomas de 12 tipos diferentes de cáncer, y observaron que en los genomas del cáncer solo son capaces de moverse 74 de los 500.000 de elementos transponibles del tipo LINE-1 presentes en el ADN humano. Para llegar a esta conclusión, los investigadores desarrolla- ron un algoritmo que identifica y localiza el origen y las nuevas ubicaciones de los elementos LINE-1 móviles. “Saber qué elementos trans- ponibles de nuestro genoma tienen actividad en los tu- mores y dónde se esconden abre las puertas al diseño de fármacos que silencien la ac- tividad mutagénica de estos 74 elementos en el cáncer, sin necesidad de utilizar fár- macos de amplio espectro que pueden afectar a otras regiones del genoma”, se- ñala Pablo Román, uno de los coautores del trabajo y actualmente investigador del HUCA en Metabolismo Óseo y Mineral. Movilización de genes completos Tal y como observaron los investigadores, la transducción de secuencias resultado de la actividad de elementos LINE- 1 en ocasiones implica la movilización de genes completos y su traslado a otras regiones del ADN. Por tanto, la estruc- tura, el número de genes y la expresión del genoma se ve alterada. Por otra parte, “constatamos que había cambios epigenéti- cos asociados a la migración de los elementos transponi- bles. Teniendo en cuenta que las alteraciones epigenéticas están muy relacionadas con el ambiente, este trabajo se- ñala una nueva vía de relación entre el genoma y cómo co- memos y respiramos”, afirma Pablo Román. En palabras de José Tubío, “será necesario acometer más estudios para responder a las preguntas que plantea esta investigación sobre las consecuencias funcionales del me- canismo que hemos observado, pero no hay duda de que este hallazgo aporta una nueva perspectiva de interés para el diagnóstico y el tratamiento médico del cáncer”. Agencia Sync www.agenciasync.es Células de carcinoma colorrectal/ Enzymology Applied to Drug Discovery
  • 16. /16 Caracas, agosto 2014El IAPeriódico 10años 12 años de ausencia EE l lunes 07 de julio de 2014 fue repatriada la Odalisca con pantalón rojo, obra del artista francés que pertenece a la colección del Museo de Arte Contemporáneo de Caracas. A lo mejor está esperando o tal vez solo mira a alguien que se va. Lo cierto es que ella está ahí, sentada, sola. A su lado un ramo de flores y apenas un poco más allá un baúl guarda quizá viejas cartas de amor. Apenas la cubre un pantalón rojo. Ella es una de las odaliscas del artista francés Henri Matisse. La Odalisca con pantalón rojo data de 1925. Y en 1981 el cuadro fue incorporado a las piezas del Museo de Arte Con- temporáneo de Caracas. El pasado lunes 07 de julio, des- pués de doce años de ausencia, el cuadro que había sido sustraído del museo, retornó a Venezuela gracias al es- fuerzo conjunto entre la Cancillería, el Ministerio del Poder Popular para la Cultura y la Fiscalía General de la República, ratificando así la importancia que tienen los bienes patri- moniales para el Gobierno Bolivariano. Según declaraciones del titular de Cultura, Fidel Barbarito, la obra será expuesta nuevamente para el disfrute del pueblo venezolano, a quien a fin de cuentas le pertenece esta obra. De la forma al color Henri Matisse quien junto a Pablo Picasso está considerado como de los más grandes artistas representantes del siglo XX, nació en un pueblo al norte de Francia el 31 de diciem- bre de 1869 y falleció el 3 de noviembre de 1954. Todo en su obra es color, fluir de pinceles que alumbran estrellas, barcos, rostros, música y movimiento. El arte le vino del azar, cuando convaleciente de una enfer- medad su madre le llevó colores y pinceles. Su camino se abrió ante la magia que nace de los lienzos y que siguen allí en la memoria de quien los disfruta para recordar el instante en que el color le dio sentido a una mirada. Entonces, lo dejó todo y partió a París a aprender la técnica. En 1892 ingresó en la Escuela de Bellas Artes. En sus pri- meros años practicó el dibujo del natural, poco después la luz se instaló en su trabajo cuando pintó paisajes de Cór- cega y de la Costa Azul. Con el comienzo del siglo su obra adquirió paletas y trazos que rompieron con los patrones estéticos de ese tiempo, nació así el fauvismo. Nombre que le pusieron a un grupo de artistas que presentaron sus obras en el Salón de Otoño de París de 1905, entre los que se encontraban Matisse y Derain, otro artista francés. Aun- que al principio el término resultó peyorativo (salvaje en es- pañol), los integrantes de esta vanguardia se animaron a buscar a través del color una nueva forma de expresarse. No hay duda de que Matisse lo consiguió. Él sostenía que el color debía aportar la sensación de armonía y belleza a quien mirara la obra, el color más que la forma era el ins- trumento para interpretar la vida. Matisse y las musas
  • 17. /17 Caracas, agosto 2014El IAPeriódico 10años África y las musas Durante la primera década del siglo XX, Matisse visitó Ar- gelia y Marruecos y, como tantos otros pintores, el color y la luz del norte África se instalaron en su mirada y en el tacto con el que tomó los pinceles. Arabescos y odaliscas aparecieron en su obra como constatación de sus viajes. A partir de los años veinte, Matisse recuperó la sensación de volumen y de espacio que había dejado a un lado en el período anterior, pero desde una perspectiva nueva, en una reinterpretación personal del mundo. Las odaliscas y sus interiores con ventana abierta son las obras más caracte- rísticas de esta época, en la que precisamente se inscribe la Odalisca con pantalón rojo. El color empieza a diluirse al entrar la tercera década del siglo XX, y la forma se sintetiza en leves curvas y contra- curvas. Lamentablemente sus últimos años estuvieron signados por una salud frágil. El estallido de la Segunda Guerra Mundial y la ocupación alemana, llevó a la cárcel durante unos meses a su mujer y a su hija, más dolor en su vida de esos tiempos. Tal vez por estar en cama incorporó a su obra una nueva técnica, los papeles pintados con la técnica gouache, una especie de acuarela opaca que posteriormente recortaba y pegaba sobre el soporte fuera lienzo, papel o tapiz, alcan- zando así una pintura plana y sintética. En los años siguien- tes los detalles fueron diluyéndose para volverse cada vez más abstractos. Matisse supo jugar con el color y la forma, supo re- galarnos también las musas, algunas como la Oda- lisca con pantalón rojo, esperan el amor en los ojos de quienes ahora podrán disfrutarla nuevamente cuando visiten al Museo de Arte Contemporáneo de Caracas, uno de los tantos museos del país que ahora tienen abiertas las puertas al Pueblo. Vuelta a la Patria “Esto es un logro más de la Revolución Bolivariana, de un gobierno sensible a las artes, la cultura que ha abierto las puertas de los museos para el pueblo. Hace 15 años estas obras estaban dedicadas sola- mente para una élite de nuestra sociedad”, expresó el ministro Fidel Barbarito al recibir la Odalisca con pantalón rojo. Recordó también que la recuperación de la obra es parte de una larga y continua labor del Presidente de la República Bolivariana de Venezuela, Nicolás Maduro, durante su ges- tión como canciller del país. “Fue durante su gestión como canciller cuando se realizaron todas las diligencias para iniciar los trámites de repatriación de la obra”. El titular de Cultura informó que la “Odalisca con Pantalón Rojo” es la única de la serie Odalisca del pintor francés Ma- tisse que tiene un museo latinoamericano. Por lo tanto, anunció que la obra volverá a ser parte de una colección exclusiva del Museo de Arte Contemporáneo, la cual será permanentemente expuesta para el disfrute de todos los venezolanos. Daniela Saidman dsaidman@gmail.com
  • 18. /18 Caracas, agosto 2014El IAPeriódico 10años Reflexiones Ella hacía las compras, jabonaba pañales, enjuagaba y tendía. No había dinero para descartables. Transcurrían los soles sobre sus necedades y sus manos exhaustas. Fue el año del Mundial y aquella ceremonia de los niños ri- sueños, vestiditos de blanco. Todo tan ensayado. Todo tan impecable. Los estadios enormes, los partidos de fútbol que miraban en familia desde el refugio tibio de la cama. Era invierno. Hacía frío. Preparaba pasteles con dulce de membrillo mientras las calles eran un desierto que, de pronto, poblaban millones de gargantas trepándose a las cúpulas del triunfo. Fue el año de la copa. El mundo en esos brazos, en ese anonimato que invadía balcones, envuelto en la bandera de la patria. Muchedumbres corriendo, dilapidando euforias sobre los bulevares. Y ella invitando a su hombre a salir a la calle. Justamente a su hombre, inquilino de rabias e impotencias, gritándole que él no se prestaba... que todo era un engaño, una gran- diosa farsa para esconder la mugre debajo de la alfombra... Y el barrio en la vereda, esperando que alzara a la pequeña, que cantara canciones, que acompañara al hijo en su inocencia porque toda la tarde era festejo. Y en los días siguientes continuar caminando su mundo de manteles, de risas controladas, de limpieza, de pulir las ce- rámicas, de regar los canteros, de comprar ornamentos para tantas repisas. Disimulando siempre la pobreza con sus manos groseras, casi toscas, dos simples instrumentos de trabajo que anhelaban, a veces, las caricias. Después, ese regreso al mundo en democracia. Acusaciones, juicios, testimonios. El corazón sin miedo denunciando. Treinta mil expedientes aguardando en despachos.Volúmenes enteros de nunca más indulto obediencia debida. Mientras su culpa busca a los que faltan. Mientras blancos pañuelos se disfrazan de jueves en la plaza reclamando un retazo de plegaria para aquellos que fueron otros hijos. Mientras Scilingo entrega su cargo de conciencia porque voló la muerte con capucha cuando la noche era siniestra y lúgubre y el Río de la Plata un sepulcro sin nombre cargado de secretos. Y ella culpable, loca, estupefacta, cómplice del silencio -in- capaz de dudar, presentir, darse cuenta de la gran masca- rada-, alcanzado certezas, comprendiendo que hay pájaros perdidos en la niebla y hay historias de aullidos y picanas. Y algo peor todavía, ahora que condena su figura embria- gada de cánticos, escuchando las voces de sus padres, sus sandeces rotundas, sus prejuicios, sus sentencias, su no- mequedandudas, su algohabránhecho, enalgohabránan- dado. Su acostumbrado juego de mordazas. Ahora que comprende que le vendieron un mundial de fút- bol y ella compró su cuota de estandarte y la correspon- diente oblea distintiva de derecha y humana. Porque en este país, en este sitio, todo estaba ordenado, circunspecto, prolijo, bien lustrado y pintamos de blanco los parques y las plazas y permitimos que destrocen nidos por- que ensuciaban mucho las aceras y adherimos a todos los decretos por que el hombre vistiera como hombre, llevara el pelo corto y no osara meterse donde no lo llamaban. Tiempos en el que Dios fue indiferencia. Tiempos en los que nadie tuvo en claro que hubieran ter- minado con los pájaros porque nunca encontraron los cadáveres. Norma Segades-Manías Buenos Aires - Argentina Argenpress Cultural Requiem por los pájaros
  • 19. /19 Caracas, agosto 2014El IAPeriódico 10años Salud Pública Alerta global ante epidemia de ébola en Africa occidental HHace poco más de cuatro meses se detectó un brote de ébola en Guinea Conakry, el cual posteriormente se extendió a otras naciones de África occidental y mantiene hoy en alerta a todo el mundo. Desde entonces, más de mil 300 personas han sido afecta- das, 729 de las cuales fallecieron, según el último reporte de la Organización Mundial de la Salud (OMS). El organismo internacional indicó que sólo entre el 24 y 27 de julio se registraron 460 nuevos casos y 339 muertes en Guinea, Liberia informó 329 contagios y 156 decesos, Ni- geria un caso, y Sierra Leona 533 nuevos contagios y 233 fallecidos, nación que declaró estado de emergencia en salud. "Los desafíos extraordinarios requieren medidas extraordi- narias", aseguró el presidente sierraleonés, Ernest Bai Ko- roma, quien informó sobre la inmediata aplicación de un Plan de Respuesta Nacional, el cual incluye áreas de cua- rentena en zonas donde se han detectado los epicentros del virus. Asimismo el mandatario solicitó a las fuerzas de seguridad garantizar el cumplimiento de las medidas de protección sanitaria. También Liberia hace dos días anunció el cierre de parte de sus fronteras para intentar impedir la propagación de esta enfermedad, que se transmite por contacto directo con la sangre, líquidos biológicos o tejidos de personas o animales infectados, y tiene una alta tasa de mortalidad. La situación en la región es precaria con transmisión sos- tenida en la comunidad y en los centros de salud, señaló la OMS. Sin embargo, algunos expertos, como el belga Peter Piot, uno de los integrantes del equipo que descubrió el virus del ébola, descartan la posibilidad de una gran epidemia fuera de África. "Incluso si una persona portadora del patógeno viajase a Europa, no creo que se produjera en una gran epidemia", señaló el experto en declaraciones publicadas por el diario "Le Soir". "No es preocupante que un portador del virus se siente en el metro a tu lado, ya que es una infección que requiere de un contacto muy directo", manifestó Piot, quien no obstante instó a ensayar en humanos vacunas y tratamientos que son efectivos en animales. Por su parte, Jean-Claude Manuguerra, virólogo del Insti- tuto Pasteur, Francia, consideró que es absolutamente improbable que comience una epidemia. Lo importante es contener la enfermedad en los países afectados y no se propague a los vecinos, en particular al resto de Africa occidental, dijo. Mientras, Stephan Monroe, del Centro de Control y Pre- vención de Enfermedades (CDC), de Estados Unidos, des- tacó que la probabilidad de propagación fuera de la región es todavía baja, pero la situación "evoluciona rápida- mente" y hay que estar listos para hacer frente a la posi- bilidad de que un viajero enfermo propague este mal en Estados Unidos. "Nuestra preocupación es que la epidemia prenda en el ex- terior, como un incendio forestal que puede propagarse a partir de un solo árbol, sólo con las chispas", manifestó. "Esto es claramente lo que sucedió en Liberia". Hasta que podamos identificar e interrumpir cada fuente de transmi- sión, no vamos a ser capaces de controlar la epidemia, dijo Monroe. Además de fiebre, la dolencia se caracteriza por hemorra- gias, vómitos y diarrea. Actualmente no existe tratamiento o vacuna eficaz. El virus se detectó por primera vez en 1976, en África central. Vivian Collazo Montano (PL)
  • 20. /20 Caracas, agosto 2014El IAPeriódico 10años Historia y Tradición C uando observamos la famosa obra “Miranda en La Carraca” del eximio pintor valenciano Arturo Miche- lena (1863-1868), evocamos los días finales del “más universal de los venezolanos” en la prisión de las Cua- tro Torres del Arsenal de La Carraca en Cádiz. Es la obra más conocida de Michelena y la más presentada en los li- bros de texto. El lienzo se encuentra en la Galería de Arte Nacional en Caracas. Estudiamos que, luego de capitular ante Monteverde el 25 de julio de 1812, llega a Caracas el día 30 en horas de la mañana, continuando a La Guaira, donde pernoctaría con el propósito de embarcarse en el “Saphire” hacia Curazao y continuar a Cartagena; plan que conocía Pedro Gual. El intento fue impedido a las tres de la mañana del 31 al ser despertado y apresado por el coman- dante militar, el coronel Manuel María de la Casas, desig- nado en el cargo por Miranda, acompañado de los oficiales Carlos Soublette, ayudante del generalísimo, Simón Bolívar, Tomás Montilla y el Dr. Miguel Peña, Gobernador civil tam- bién designado por Miranda; ellos consideraban inoportuna la capitulación. En las bóvedas del castillo San Carlos de La Guaira, permaneció encadenado dos meses y medio; de- bido al avance exitoso de Bolívar en la Campaña Admirable, es enviado al castillo San Felipe de Puerto Cabello.Monte- verde ordenó el traslado a Puerto Rico, el 3 de junio de 1813 en el navío “Alerta”. El trato recibido por parte del go- bernador y capitán general Meléndez fue más humano; le quitaron las cadenas y le permitieron enviar comunicacio- nes a las autoridades españolas explicando su situa- ción. Las respuestas nunca llegaron, actitud que lo obliga solicitar su traslado a España, para asumir su defensa. Zarpa de Puerto Rico en diciembre de 1813 en el bergantín “Alerta”; desembarca en Cádiz el 5 de enero de 1814. Trasladado por órdenes del capi- tán general Cayetano Valdés al castillo de las Cuatro Torres en calidad de “Reo de Estado”. El sacerdote e historiador, el francés Hermano Nectario María (1888-1986), cuyo verdadero nombre es Luís Alfredo Pratlong Bonicel, luego de sus profundos estudios, recopilaciones tomadas del Archivo General de Indias de Sevilla, Archivo General del Departamento Marí- timo de Cádiz, del Archivo del Arsenal de La Carraca y del Archivo Eclesiástico de la Iglesia del Arsenal y visita al penal, publicó en 1964, su valiosa obra “La Verdad sobre Miranda en La Carraca”, patrocinado por el Instituto Venezolano de Cultura Hispánica de Caracas, del cual hemos tomado importantes datos. La Carraca es una cons- trucción de dos pisos de forma cuadrada de cincuenta me- tros por lado, data de1763; sobre cada una de las esquinas de la amplia azotea se encuentran cuatro grandes salas con una extensión cada una de 9 x 7 metros, destinadas a: za- patería, depósito de ropa, barbería y depósito de camas; a Miranda por su condición especial, le asignaron la sala de guardar ropa; la cual disponía de dos ventanales de un metro por treinta centímetros cada una, que le permitían ventilación y visibilidad; en la planta baja se encontraba la totalidad de los internos, la mayoría militares. El capitán ge- neral Valdés, le asignó diez reales diarios y dos sirvientes, uno de ellos Pedro Morán lo acompañó con dedicación y le- altad hasta el último momento; la alimentación era traída de una posada cercana. Miranda pudo escribir veintidós car- tas, la primera de ellas dirigida a su amigo Nicolás Vansittar el 21 de mayo de 1814. El 30 de junio le escribe al rey Fer- nando VII, pidiendo la excarcelación para dirigirse a Rusia; le escribe igualmente a varias autoridades españolas, sin respuesta alguna. Su viejo amigo el inglés John Turnbull le enviaba recursos financieros y libros para minimizarle su di- fícil estada carcelaria. En su idea por escaparse escribía en clave con el seudónimo de José Amindra. Nunca le abrieron juicio por no tener las autoridades los documentos La Carraca, último destino de Miranda
  • 21. /21 Caracas, agosto 2014El IAPeriódico 10años Día de la Bandera probatorios. El 25 de mayo de 1816, tuvo un Accidente Ce- rebro Vascular, siendo remitido a la enfermería del penal, allí permaneció hasta su muerte, acaecida a la una y cinco de la mañana del 14 de julio de 1816. Había recibido el sa- cramento de la extremaunción por parte del presbítero Juan Francisco de Paula Vergara, Capellán del penal. Se dice que Miranda se negó, o no recibió el sacramento argumen- tando: “Déjenme morir en paz”; esta falsedad fue transmi- tida por el marino peruano Manuel Saurio a Ricardo Becerra. El deceso de Miranda fue registrado en el Libro 5 de difuntos correspondiente a los años 1802 a 1819, Folio 4, Nros.159 y 160. En vista de que sus restos no fueron re- clamados en su oportunidad, y con la intención de construir un nuevo cementerio en un área seca, se procedió a clau- surar el existente en 1870, colocando las cenizas en una fosa común donde actualmente se encuentra una cruz mo- numental de hierro con la inscripción “Osario 1875”.La Aca- demia Nacional de la Historia y la Real Academia Hispano Americana de España, colocaron el 14 de julio de 1963, pla- cas conmemorativas en la Casa de las Cuatro Torres en Cádiz, frente a la Plaza Arguelles, residencia que tuvo Fran- cisco “libertad” Miranda en 1771. En el Panteón Nacional un cenotafio, espera algún día la llegada de las cenizas del “Caballero andante de la Historia universal”. Eumenes Fuguet Borregales churuguarero777@gmail.com @eumenesfuguet En el acto con motivo del día de la Bandera partici- paron miembros del Gobierno Nacional y la Fuerza Armada Nacional Bolivariana / Se conmemoran 208 años del histórico día en que flameó, por vez primera, en tierras venezolanas En el acto participaron el ministro del Poder Popular para la cultura, Fidel Barbarito y parte del Alto Mando militar. Caracas, 3 de agosto de 2014- Este domingo 3 de agosto a tempranas horas de la mañana se realizaron los actos con motivo del día de la Bandera, con la izada del tricolor nacional en el asta principal del Foro Libertador. A 208 años del histórico día en el que el precursor de la in- dependencia, Francisco de Miranda, flameó por primera vez en nuestro territorio la bandera de Venezuela, el Ejecutivo Nacional, la Fuerza Armada Nacional Bolivariana y el pue- blo, ratifican su compromiso con el acervo histórico y cultural de la patria. La bandera fue reivindicada en el año 2006 añadiéndosele una octava estrella en atención a la provincia de Guayana, que también se sumó a la firma del acta de independencia el 5 de julio de 1811. En el acto participaron el ministro del Poder Popular para la Cultura, Fidel Barbarito y parte del Alto Mando Militar, quienes firmaron el acta con motivo de conmemorarse un nuevo aniversario del primer izado de nuestra bandera en territorio venezolano. JGP Ejecutivo izó Tricolor Nacional en el asta principal del Foro Libertador
  • 22. /22 Caracas, agosto 2014El IAPeriódico 10años Artes Plásticas PP ierre Auguste Renoir (Limoges, 1841-Cagnes- sur-Mer, 1919) fue un gran pintor francés de la corriente impresionista. Hijo de artesa- nos, vivió sus primeros años en barrios proletarios donde trabajó como decorador de porcelanas y pintor de abani- cos. Después pudo acceder al taller del pintor Gilbert y, luego, al de Gleyre, donde conoció a Monet, Bazille y Sisley, con quien más tarde compartió su casa en París. Sus prime- ros intereses como pintor se inclinaron por la escuela de Bar- bizon y, consecuentemente, por la pintura al aire libre. Durante los días agitados de la Comuna, pintó con Monet a orillas del Sena. En 1873 terminó Jinetes en el bosque de Bolonia, excluida del Salón oficial y expuesta en el de los Rechazados. Durand-Ruel se interesó por su obra y en 1874 participó en la primera exposición impresionista, en los estudios del fotógrafo Nadar, donde expuso, entre otras obras, El palco (1874, Cour- tauld Institute Galleries, Londres). Se trata de un gran lienzo donde representa a Niní López y a su hermano con una técnica de pinceladas sueltas fundidas entre sí, de contornos impreci- sos y poco definidos. La composición, piramidal, se caracteriza por los ritmos ascendentes y sinuosos del vestido negro de ella y los de la chaqueta de él, así como señala la importancia de las cabezas: la de ella expresa serenidad y atención, mientras que la de él oculta su mirada tras los prismáticos. En 1876 se celebró la segunda exposición del grupo impre- sionista en la que Renoir participó con una de sus obras más conocidas, El moulin de la Galette(1876, Museo de Orsay, París), que recoge los momentos de un baile al aire libre en una terraza parisiense. Si lo comparamos con la obra de ManetConcierto en las Tullerías (1860, National Ga- llery, Londres), de tema y composición parecidos, presenta al igual que ésta, un encuadre interrumpido por los bordes del formato, recurso que produce la impresión de que la es- cena sigue y se expande más allá de los propios límites del lienzo. En comparación con la obra de Manet, que la pintó en un alarde de pinceladas imprecisas e indefinidas, la de Renoir libera todavía más la pintura, con una sucesión de manchas centelleantes que parece deslizarse sobre la tela al ritmo de la música o de los movimientos de los árboles que dejan pasar parcialmente la luz que ilumina la escena. En 1878, Renoir se alejó del grupo impresionista y buscó el éxito en los salones oficiales; el abandono de los principios impresionistas se acentuó cuando, a partir de 1881, nume- rosos viajes -Normandía, Argel, Florencia, Venecia, Roma, Nápoles, Sicilia- despiertan su admiración por cierta idea clásica de lo bello -la pintura pompeyana, Ingres, Rafael-, que le llevó a cuestionarse el valor de la espontaneidad de su técnica anterior, alejándose progresivamente de los efec- tos atmosféricos en busca de una pintura más definida. De esta época, cabe destacar obras que reflejan momentos de la vida parisiense contemporánea, como el cuadro Madame Charpentier y sus hijos (1878, Metropolitan Museum, Wolf Foundation, Nueva York), que fue expuesto en el Salón de 1879, donde recibió la aprobación del público y la crítica. El tema de la mujer, por el que el artista mostró claramente, durante toda su vida, un gran interés, adopta, por lo gene- ral, un tratamiento de gran consistencia y de resonancias clásicas. En este sentido destacan la serie de las bañistas - Bañista sentada secándose la pierna (1895, Museo de l'O- rangerie, París), Bañista sentada (1914, Art Institute, Chicago), o Bañistas (1918-1919, Museo de Orsay, París)- que constituyen el máximo exponente de la belleza feme- nina, ejecutadas con una técnica cálida y envolvente. En estas obras, las pinceladas no se mueven en múltiples di- recciones, como se observava en El moulin de la Galette, sino que se alargan por la aplicación insistente de óleo hú- medo diluido en aceite de linaza y trementina. La línea recta no existe en la naturaleza y la mezcla armó- nica de colores sobre la tela va configurando la forma me- diante un proceso orgánico que persigue una expresión sensual y vitalista: "No tengo reglas ni métodos; cualquiera que vea los materiales que empleo o mi forma de pintar, se Pierre Auguste Renoir 1841- 1919 Almuerzo de remeros - 1881
  • 23. /23 Caracas, agosto 2014El IAPeriódico 10años dará cuenta de que no hay secretos. Miro un desnudo y descubro miles de matices diminutos. He de encontrar aquel que haga que la carne de mi lienzo viva y tiemble". El ejercicio de la pintura es para Renoir una especie de placer físico, la sublimación de la atracción física por medio de la materia pictórica. Salud y belleza se identifican en las repre- sentaciones de esas mujeres de piel tersa y rosada. El amor por el trabajo manual de este artista, que procedía de una familia de artesanos y que fatalmente vio sus propias manos deformadas por el reuma al final de su vida, le llevó a recha- zar cualquier dimensión intelectual de la pintura o cualquier resonancia literaria en favor del trabajo humilde y bien hecho. En 1884 escribió una propuesta para fundar la "Sociedad de los irregulares", la cual asociaba la belleza a las formas orgá- nicas e irregulares de la naturaleza y rechazaba el mundo mecánico e industrializado, como años antes hicieron Ruskin y Morris, pero cuya sensualidad se alejaba de la religiosidad de éstos. "A veces hablo como los campesinos del sur. Dicen que son unos desafortunados. Yo les pregunto si están en- fermos y me dicen que no. Entonces son afortunados; tienen un poco de dinero, por lo tanto, si tienen una mala cosecha no pasan hambre, pueden comer, pueden dormir y tienen un trabajo que les permite estar al aire libre, a la luz del sol. ¿Qué más pueden desear? Son los hombres más felices y ni siquiera lo saben. Después de unos cuantos años más, voy a abandonar los pinceles y dedicarme a vivir al sol. Nada más." Las penurias económicas de Renoir terminaron con el éxito de la exposición impresionista de 1886 en Nueva York. En 1892, realizó una muestra antológica en los salones de Du- rand-Ruel. Dos años más tarde nació su hijo Jean -el cine- asta Jean Renoir-, y Gabrielle Renard, prima de su mujer Aline, entró con dieciséis años en la casa del pintor para ayudar en las tareas domésticas, aunque acabó convirtién- dose en su modelo favorita. Jean escribió: "El espíritu in- herente a los niños y niñas, a las criaturas y los árboles, pobladores del mundo que él creó, encerraba tanta pureza como el cuerpo desnudo de Gabrielle. Y finalmente, Renoir revelaba su propio ser a través de esta desnudez." A partir de ese momento los éxitos se suceden. Sin em- bargo, ni su artritis, que le lleva a instalarse en la Provenza en busca de un clima más cálido -es operado en 1910 de las dos rodillas, una mano y un pie-, ni el alistamiento de sus hijos Pierre y Jean durante la Primera Guerra Mundial, ni incluso la muerte de su esposa en 1915, logran disminuir su entusiasmo por la pintura. Fuente:http://www.biografiasyvidas.com /biografia/r/renoir.htm Marie-Thérèse Durand - 1882 Baile en el Moulin de la Galette - 1876 Palco en el teatro - 1880
  • 24. /24 Caracas, agosto 2014El IAPeriódico 10años Historia RR ey de Babilonia, su fecha de nacimiento es descono- cida, pero su muerte data del año 562 a. C. Su verda- dero nombre es Nabu- Kudurriussur. HIjo de Nabopolasar, le sucede en el trono el año 604 a. C. Su reinado se consi- dera uno de los mejores del Imperio neobabilónico y en ese período Babilonia se consolida como uno de los centros o poblaciones más desarrollados de Mesopotamia (región situada entre los ríos Eufrates y Tigris, en el Asia) Desde antes de gobernar dirige la guerra contra los egipcios hasta expulsarlos hacia el sur y conquista la franja del territorio sirio-palestino. Ya en el trono, acuerda una alianza con los medos, pues desposa a la hija del rey Ciaxares. Toma Jerusalén en el 598 a. C. y la destruye en el 587 a. C. conduciendo a miles de judíos cautivos a Babilonia. Al enfrentarse de nuevo con los egipcios destierra al faraón Amasis II de Palestina. Su paso por el poder se caracteriza por las conquistas, la prosperidad del comercio y la agricultura y la reconstruc- ción de Babilonia después de haber sido destruida por Senaquerilo. También es famoso por la edificación de los Jardines Colgantes de Babilonia y las obras de regadío y control del río Eufrates. Alcides Álvarez Canelón/IA alcidesalvarez1960@yahoo.es Nabucodonosor II Nefertiti NN ace el siglo xiv a. C.. Reina de Egipto cuyo nombre significa "la hermosa ha llegado", también fue conocida como Nefretete o Nofretiti. Esposa y hermana del faraón Amenofis IV o Akhnatón. Una de sus seis hijas se casa con Sakera, sucesor de Akhnatón en el año 1358 a. C. Cuando Akhnatón desconoce al dios Amón y convierte su pueblo al culto monoteísta de Atón, Nefertiti entonces par- ticipa en las ceremonias del estado y ayuda a establecer el nuevo culto religioso e influye en la política de su época, li- bertades que los anteriores faraones no permitían a sus es- posas. De su belleza legendaria da fe una escultura que reposa en el Museo de Berlín, en Alemania. La fecha de su muerte es desconocida. Alcides Álvarez Canelón/IA alcidesalvarez1960@yahoo.es
  • 25. /25 Caracas, agosto 2014El IAPeriódico 10años Opinión Cultura y universidad NN adie puede poner en duda el extraordinario papel que desde sus mismos orígenes, las universidades han cumplido en la gestación, difusión, producción, investiga- ción y preservación, de las culturas de los diferentes grupos humanos. Ellas han sido y son, aún más en esta época de la llamada sociedad del conocimiento y de un marcado pro- ceso de mercantilización de sus principales propósitos, las ágoras fundamentales desde donde el modelo civilizatorio hegemónico que hoy prevalece, se confronta críticamente y la formación de una conciencia cultural reflexiva y trans- formadora, encuentra su espacio más propicio y alentador. De manera que las universidades, esas instancias, sobre todo públicas, que se rehúsan a abandonar sus compromi- sos sociales y el ideal emancipatorio que las orientaron durante tantas décadas, están obligadas a reforzar la inter- locución y entrecruzamiento necesarios entre educación y cultura, como forma esencial para la construcción de inter- pretaciones de la realidad, las identidades y la herencia cul- turales, alejadas de las miradas mercantiles y del paradigma consumista. Para ello las universidades deberán generar espacios per- manentes para el desarrollo de la imaginación y creación universitarias; renunciar a la visión reduccionista, acade- micista y elitista que suele tenerse sobre la cultura; resca- tar su verdadero significado y sentido, que es servir principalmente a la sociedad y no al mercado; restablecer los valores auténticos de un sistema educativo que tiene estudiantes, no clientes, que forma ciudadanía, no sujetos acríticos de aprendizajes utilitarios. Las universidades tienen la responsabilidad de velar porque su mundo académico --ese mundo a menudo soberbio, dogmático y maniqueo-- logre, a través de la cultura, no solo el enriquecimiento renovador y apremiante que la comprensión y respeto de otros sa- beres fecundos, le puede proporcionar y que tanta falta le hace; sino que además, le sirva para estable- cer las interconexiones indispensables con la sociedad de la que forman parte. Eso implica que la cultura sea asumida en todas sus potencialidades, significados y símbolos y en articulación sincrónica con una visión del mundo, socialmente más justa y más humana. Cultura y Universidad son pues, construcciones sociales que en el proceso inagotable y seductor de creación individual y colectiva de los seres humanos, se interaccionan, se com- parten, transforman e integran. Ambos fenómenos en su confluencia y reafirmación constante, han de hacer de la búsqueda perpetua de los valores nacionales y de la huma- nización de todo lo humano, el leitmotiv que defina el curso histórico de esta cautivadora travesía. Pero lo que si no pueden ser, tanto la cultura como la universidad, viveros asépticos donde la reproducción, ampliación y afianza- miento del injusto sistema económico-social vigente, en- cuentre un espacio perfecto e imperturbable. Pedro Rivera Ramos Argenpress Cultural
  • 26. /26 Caracas, agosto 2014El IAPeriódico 10años Arte - Noticias CC uatro jóvenes venezolanos han realizado una serie de murales en la periferia de Roma con el objetivo de rei- vindicar principios como la integración de los Estados lati- noamericanos o para mostrar su rechazo al consumo de drogas. Rommer Blanco, Ronald Díaz, Javier di Muro y Wolfgang Sa- lazar han viajado desde la capital de Venezuela, Caracas, hasta Roma con la intención de llevar a cabo este proyecto pictórico, que capta la atención de las personas que pasan por delante de las obras. Estos cuatro jóvenes forman parte del colectivo Tiuna El Fuerte y llegaron a Italia hace un mes gracias a una beca de la Cancillería (ministerio de Exteriores) de Venezuela. El barrio encargado de albergar las composiciones de este grupo de “comunicadores visuales callejeros”, como se autodenominan, ha sido Monte Sacro, en la periferia ro- mana, debido al “vínculo histórico” que mantiene con aquel país suramericano. Y es que fue ahí donde se cree que un joven Simón Bolí- var, que se encontraba viajando por algunos países euro- peos a principios del siglo XIX, llevó a cabo su célebre promesa de liberar a los pueblos latinoamericanos del “poder español”. Así lo explicó Blanco, uno de los integrantes de este cuarteto, durante una entrevista con Efe, en la que agradeció a dicho barrio de la capital italiana el hecho de que les haya abierto sus puertas aprovechando el ya mencionado “legado histórico” que les une. Blanco señaló que él y el resto de sus colegas han viajado a Italia para aprender, pero también para “transmitir un mensaje”, el del “despertar de América Latina”. De este modo, cuatro son los murales que estos jóvenes han plasmado, espray en mano, en los muros romanos, cada uno con una simbología y un significado diverso, si bien todos con la estética dinámica y colorida del arte urbano. El primero de todos hace referencia a la problemática que rodea al consumo de alcohol y de drogas y en el mismo, aunque se intercalan crudas alegorías de la dependencia a los estupefacientes y las trágicas consecuencias que acarrea, también se muestra una solución: “La libertad consciente”. Y es que para estos jóvenes la solución a la drogadicción no pasa por el control por parte del sistema sino por la voluntad de cada ciudadano de conocer la realidad que rodea a esta circunstancia y en la interacción y el inter- cambio de impresiones entre ellos a este respecto. El segundo hace referencia a la integración de los diferen- tes estados latinoamericanos en un único “gran Estado”. En esta composición, los artistas callejeros han represen- tado a un grupo de indígenas precolombinos enmarcados en una serie de elementos propios de la cultura andina, como por ejemplo la “wiphala”, la colorida bandera cua- drangular de algunos pueblos latinoamericanos, especial- mente en Bolivia. El tercero está dedicado a la integración de los latinoame- ricanos en los países europeos que les acogen, y en él aparecen varias personas pertenecientes a diversas gene- raciones agarradas de la mano. Venezolanos pintan murales alegóricos en el Monte Sacro de Italia
  • 27. /27 Caracas, agosto 2014El IAPeriódico 10años Poesía El Gaucho Jorge Luis Borges El último mural se encuentra en los aledaños de la universidad romana La Sapienza y, según refirió Blanco durante la entrevista, contiene un mensaje claramente “de izquierdas, contundente y antifascista”. Blanco aseguró que la acogida de estas pinturas ha sido ex- cepcional y que él y sus amigos han recibido propuestas por parte de algunos comerciantes de la zona en la que han tra- bajado para que pintaran sus puertas, algo que finalmente no ha podido ser, según lamentó, por una cuestión de tiempo. Pero el viaje de estos chicos no se ha limitado a conocer únicamente Roma sino que también se han acercado a Nápoles (suroeste de Italia), ciudad en la que entraron en contacto con una comunidad okupa para “palpar de cerca su realidad”, dado que en Venezuela, según indicaron, no existe este movimiento. Publicado por: El Joropo.com Fuente: EFE Hijo de algún confín de la llanura abierta, elemental, casi secreta, tiraba el firme lazo que sujeta al firme toro de cerviz oscura. Se batió con el indio y con el godo, murió en reyertas de baraja y taba; dio su vida a la patria, que ignoraba, y así perdiendo, fue perdiendo todo. Hoy es polvo de tiempo y de planeta; nombres no quedan, pero el nombre dura. Fue tantos otros y hoy es una quieta pieza que mueve la literatura. Fue el maltrero, el sargento y la partida. Fue el que cruzó la heroica cordillera. Fue un soldado de Urquiza o de Rivera, lo mismo da. Fue el que mató a Laprida. Dios le quedaba lejos. Profesaron la antigua fe del hierro y del coraje, que no consiente súplicas no gaje. Por esa fe murieron y mataron. En los azares de la montonera murió por el color de una divisa; fue el que no pidió nada, ni siquiera la gloria, que es estrépito y ceniza. Fue el hombre gris que, oscuro en la pausada penumbra del galpón, sueña y matea, mientras en el Oriente ya clarea la luz de la desierta madrugada. Nunca dijo: Soy gaucho. Fue su suerte no imaginar la suerte de los otros. No menos ignorante que nosotros, no menos solitario, entró en la muerte
  • 28. /28 Caracas, agosto 2014El IAPeriódico 10años La Mucuy EE ran momentos pasados cuando las moneditas inocen- tes deambulaban de un lado para otro. Centavitos de cobre que tenían en alto relieve un número cinco y por el otro lado una imagen grabada del Escudo Nacional. Esos eran los días en que todo se resolvía y se compraba con puyas. Unas monedas chiquitas que se escondían y se escapaban por todos lados y dejaban en los dedos un fuerte olor a cobre. Eran unos capitales cobrizos. Cinco de ellas juntaban un medio; diez, un real; quince, real y medio, y la ayuda para poder unir veinte de ellas daban un bolivita. En aquellos tiempos con las puyas se podía conseguir de todo. Con una de ellas se compraban dos pollitos bebés. Esos eran los animalitos escogidos por los niños para hacer todas sus maldades. Siempre sus inocencias fueron pagadas con esos animali- tos amarillitos. Los niños los hacían volar, bueno, preten- dían ellos que se elevaban, cosa que no sucedía y estos apenas moviendo sus alitas caían para nunca más volver a caminar. Luego los ponían a nadar, pero tampoco funcio- naba y se ahogaban. Bueno, esas han de ser las aves de la resistencia a lo largo y profundo de muchos pueblitos de Los Andes venezolanos. En La Mucuy los abuelos les decían a sus nietos que vinie- ran a recoger las moneditas de Dios. Ellos siempre mante- nían guardados los centavitos que sobraban durante toda la semana; esos eran los vueltos que les daban del único abasto, guardadas producto de sus compras. Por eso las moneditas que todos tenían perma- necían en los bolsillos y en las busaquitas de sus carteras de cueros olorosos a puyas, me- dios, reales; otros tenían un poco más y llega- ban a los numerarios de dos y las más grandes que eran los fuertes, las de cinco bolívares. Las puyitas eran moneditas encantadas. Siempre se recogían como amuletos, estaban como los avisos de la buena suerte. Donde estaban nunca había hambre y algu- nos llegaron a rociarlas sobre terrenos que después fueron fértiles y dieron grandes cosechas por tiempos prolongados. Las puyas eran las monedas de los duendes. Miguel A. Jaimes N. lamucuyandina@gmail.com Puyas
  • 29. /29 Caracas, agosto 2014El IAPeriódico 10años Salud Pública El efecto estremecedor del ébola: El paciente parece sano poco antes de morir "Muchos de los pacientes con ébola que he visto tenían un aspecto saludable y podían andar hasta poco antes de morir", relata Oliver Johnson, uno de los médicos con más experiencia en el tratamiento de los enfermos en Sierra Leona. La epidemia que se ha desatado en Sierra Leona y en los países colindantes presenta un alto riesgo para los trabaja- dores de los propios servicios sanitarios, señala Johnson en un comentario concedido al periódico 'Daily Mail'. "Tu ins- tinto como doctor es apresurarte a ayudar, pero sabes que no puedes ni rozar al paciente antes de estar completa- mente protegido". "Todos somos conscientes de que hay riesgos y de que de- bemos tener mucho cuidado", afirma el doctor. "No hay es- pacio para el error, ya sea un rasguño accidental en la cara u olvidarse de lavarse las manos". Otro peligro que afrontan los médicos en África es la re- sistencia que oponen a menudo los enfermos y sus fami- liares a la hora de aislarles en cuarentena para evitar el contagio. Como no se admiten las visitas y las familias no pueden ver a sus allegados durante muchos días, lan- zan rumores sobre el trato a los pacientes e incluso les organizan la fuga del hospital. Temen que los médicos hayan trasladado a los enfermos a otra parte o los hayan asesinado. También existe entre la población cierto escepticismo respecto a la medicina occidental en general. Muchos africanos se aferran a las creencias y prácticas tradicionales. "El ébola es una enfermedad nueva en Sierra Leona y, cuando surgieron los primeros casos, muchas personas creyeron que podría tratarse de una conspiración del Gobierno para socavar ciertos grupos tribales, robar órganos o conseguir dinero de patrocinadores internacionales", explica Johnson. Pero lo más sobrecogedor del ébola es que la muerte les llega de manera inesperada a pacientes que poco antes parecían sanos. "Lo que estremece es el as- pecto saludable que tienen los pacientes poco antes de morir y la rapidez con la que empeoran". En lo que va de año, el brote de ébola en África occidental se ha cobrado 932 vidas humanas, según los datos de la Organización Mundial de la Salud difundidos mediante un comunicado. Eso suma 45 víctimas mortales a las cifras he- chas públicas el 4 de agosto. El número de personas infec- tadas ha ascendido a 1.711. La epidemia ha sido registrada en Sierra Leona, Liberia, Guinea y Nigeria. RT
  • 30. /30 Caracas, agosto 2014El IAPeriódico 10años Historia y Tradición RR ealizados el descubri- miento y la conquista por parte del reino español, al ini- ciarse la colonización de los pueblos del Nuevo Mundo, se impuso la religión católica, costumbres y la gramática castellana de Antonio Nebrija, obra con que ha ingresado a la historia. Gramática presen- tada en 1492 a la reina Isabel de Castilla la católica, el mismo año de la partida del descubridor Cristóbal Colón en su primer viaje a las Indias Occidentales, travesía que lo llevó al Nuevo Mundo. La referida gramática en vías de convertirse en idioma internacional, de los principales del planeta. Nebrija bautizado como Antonio Martínez de Cala e Hinojosa, hijo de Juan Martínez de Cala y Catalina de Xarana y Ojo, nacido en la ciudad de Lebrija, provincia de Sevilla en 1444. Destaca como humanista, matemático, políglota, geógrafo, poeta e historiador. Antonio de Nebrija, es uno de los grandes humanistas del Renacimiento, con- quistó un sitial de honor en la historia de la lengua española como autor de la primera gramática española y el primer diccionario de nuestra lengua en 1495. Adulto adopta el nombre con el cual lo conocemos al cual añadió Elio, como homenaje al conquistador romano que conquistó la Bética, que era el nombre latino de Sevilla y “de Nebrija”, por ser Nebrissa el nombre en latín de su Lebrija natal. Este ilustre personaje fue filólogo, historiador, pedagogo, gramático, astrónomo y poeta. Nebrija realizó estudios en la Univer- sidad de Salamanca, donde se graduó cuatro años más tarde en Retórica y Gramática. A los diecinueve años se traslada a Italia a realizar estudios inicialmente en la uni- versidad de Bolonia; continuó durante diez años: Teología, latín, griego, hebreo, aprendió también Medicina, Derecho, Cosmografía, Matemáticas, Geografía, Historia y, por su- puesto, la Gramática, materia en la que tuvo como maestro a Martino Galeotto. En 1470 regresa a España, portador del humanismo renacentista, En Salamanca se dedicó a revo- lucionar la enseñanza del latín en 1475. Publicó en 1481 “Introductiones latinae”, importante libro utilizado por mu- chos años. Esta gramática con gran influencia latina se di- vidía en dos partes: la Analogía, que trataba sobre morfología y otra parte que versaba sobre problemas de: sintaxis, ortografía, prosodia, figuras de dicción y un léxico que no era muy extenso. Sor- prendido por el éxito de su obra, Nebrija la tradujo a la “lengua vulgar”, como se lla- maba por entonces al caste- llano que considera que las partes de la oración son ocho: nombre, pronombre, verbo, participio, preposición, adverbio, interjección y conjunción, y en sus notas añade gerundio y supino. En diez años había formado ya varias generaciones de alumnos. Confiado en su saber y dueño de la Cátedra de Retórica. Nebrija tuvo el apoyo del maestre de la Orden de Alcántara y frecuentó Al- calá de Henares, con la tarea de corregir la Biblia Políglota Complutense auspiciada por el cardenal Cisneros. En 1490 se consagró como poeta y ocupó el cargo de Cronista Real hasta 1509. Acosado por sus colegas, que le impidieron concursar en la cátedra de Gramática, decidió abandonar Salamanca y volver a Sevilla; el cardenal Cisneros lo llamó a la Universidad de Alcalá donde enseñó retórica y escribió un texto de esa disciplina. Su Introductiones Latinae, pu- blicado en 1481, se constituyó en el texto más importante escrito hasta entonces sobre ese tema y se convirtió en ma- nual para los estudiantes hasta el siglo XIX; en la última década del siglo XV presenta los diccionarios de latín y cas- tellano. La novedad de la gramática residía en que nunca antes se había escrito en una lengua contemporánea. Para los hombres de la Edad Media, sólo el latín y el griego es- taban dotados de una grandeza que hacía esas lenguas me- recedoras de estudio y análisis, mientras que las “lenguas vulgares” se regían apenas por el gusto de los hablantes, sin necesidad de que éste fuera estudiado ni de que sus re- glas se establecieran. Nebrija murió en Alcalá de Henares el 5 de julio de 1522. En su pueblo natal un monumento eterniza su memoria. Nuestro Don Andrés Bello sentó las leyes del castellano en América y fue un elemento de iden- tidad que, en pleno siglo XIX, marcó distancias con la len- gua hablada en la Península Ibérica, se le considera el “emancipador de la gramática”. Eumenes Fuguet Borregales eumenes7gmail.com Antonio de Nebrija, pionero de la gramática castellana
  • 31. /31 Caracas, agosto 2014El IAPeriódico 10años Reflexiones Un mundo más sobrio PP ara las fiestas de fin de año mi abuela materna prepa- raba siempre algo especial. Recuerdo una vez, siendo muy niño, alistar una gallina enorme, negra, de un cuello largo como el de las bailarinas rusas, pero ya viejas, tenía unas patas grandes y feas, hacía un ruido, un gorgoreo ex- traño, como el que hacen las personas a las puertas de morir luego de una larga enfermedad. Tiempo después me enteré que el animal se llamaba o le decían chompipe (otros pueblos lo nombran guajolote, pavo, etc). El enorme, raro y nervioso plumífero estuvo en nuestro patio desde unos meses antes que mi abuela le jalara el pescuezo; creció mucho, mucho y gracias a una sobrealimentación intere- sada y perversa. Cada vez que podía corría para verlo; me gustaba jugar con él y perseguirlo entre matas y arbustos, nunca imagine el fin que le esperaba. Llegado el día y unas horas antes del sacrificio, a la fuerza, se le emborrachó con ron y yo reía de verlo dar tumbos y proferir peores grazni- dos. Su embriaguez fue la antesala de su final, al morir ebrio se esperaba que su carne quedara suave y gustosa sin experimentar derrame previo de adrenalina. Confieso que lo comí con gusto en Navidad y mi pesar ante su terri- ble muerte fue obnubilado por la prédica de un familiar que en medio banquete se atrevió a decir: Dios lo ha provisto para nosotros al igual que el resto de la naturaleza para nuestra satisfacción y goce. ¡Comé hijito, que está bien rico, Feliz Navidad! Cuento esto bajo mi propia y ocurrente relación de hechos, porque hoy ha caído el telón de la FIFA y en la embriaguez colectiva pocos han reparado sobre la sangre derramada, y no me refiero a los mordiscos de Suárez, ni a la vértebra rota del jugador brasileño o al pómulo abierto del alemán en los últimos minutos del cierre mundialista universal- mente difundido. En el nuevo circo romano, satelital y te- levisado, no corre tanta sangre – al menos cristiana y occidental- lo que corre es mucho dinero y el espectáculo sirve de paso para que millones de personas miren hacia otro lado y no reparen en el sacrificio atroz de sus congé- neres. El malestar que reportan las llamadas redes sociales pareciera estar centrado en las injusticias de premiación de la FIFA, en los arbitrajes amañados y, tal vez un poco, en no ver ganar a las Selecciones de su preferencia. Hace tan solo un mes, el 12 de junio, el mismo que iniciara el Mundial en Brasil, se daba a conocer el resultado de una investigación de la Universidad de Oxford: 10,000 suicidios atribuibles, sin reparo, a la crisis económica que sacude a Europa y, tan solo, entre el 2008 y el 2010. El paro, la pér- dida irreparable de viviendas, ahorros, beneficios sociales y otros derechos, la falta de perspectiva de salida ha lle- vado a este sacrificio humano, especie de genocidio econó- mico. La carne la aportan unos y la disfrutan otros. Los números de humanos sacrificados por la guillotina del ca- pital crece conforme pasa el tiempo del 2010 a la fecha. En estas cuatro semanas nadie reparó sobre el asunto, no ha habido tiempo ni interés, la atención se fijó en otros datos estadísticos, “scores”, octavos, cuartos y finales. La sangre derramada en medio de la borrachera balompé- dica toca también el sacrificio - el genocidio – del pueblo palestino, en su país convertido en “ghetto”, en cárcel a cielo abierto, en oprobio y vergüenza para los que todavía experimentan rubor y pena ajena. Los palestinos, los origi- narios semitas, los herederos legítimos del mismo juda- ísmo, los parientes más cercanos y nunca antes exiliados pero ahora en diáspora, destrozados, convertidos en carne quemada por el fósforo blanco, por los drones, los aviones y toda la parafernalia bélica de última tecnología a manos de hordas sionistas que emulan la “Shoa” que cometiera el nazismo alemán. Los sacrificados de ayer no comprende- rían que en su nombre y bajo su justificación se cometan las mismas carnicerías. Distintos uniformes militares pero los mismos métodos. La misma lógica de pueblo escogido, superior y con patente para llevar al sacrificio a los no
  • 32. /32 Caracas, agosto 2014El IAPeriódico 10años puros, a los no escogidos de Dios. Afinidades electivas las lla- maba Goethe. La cruz gamada y la estrella de David, los hor- nos de ayer y el estrangulamiento planificado de hoy, el mismo cinismo brutal y asesino. Las mismas justificaciones de ayer: guerra preventiva, defensa legítima ante el terro- rismo del más débil. Sabra y Chatila cual Noches de cristales rotos y cuchillos largos. El Reichstag quemado por mísiles ca- seros de poca efectividad pero de acertada justificación. Un terrorismo motivado en el acorralamiento y la desesperación. Un nazi por cien judíos, tres jóvenes israelíes (en extrañas y dudosas circunstancias) por miles de muertos en una se- mana. La indiferencia - por no decir complicidad – de anglo- sajones y la OTAN sacrifican el cordero palestino. De Palestina casi no queda nada, de los territorios ocupados desde 1948 a la fecha restan unos cuantos cientos de kiló- metros cuadrados; el hacinamiento, el miedo, la escasez de recursos controlados y arrebatados, la falta de una perspec- tiva de salida, la huída masiva hacia otros países, conducen a la desesperación y desaparición definitiva de Palestina. Es triste, pero literalmente están condenados a desaparecer. Co- rren igual suerte que el pueblo armenio, hoy olvidado, de Kurdos y otros pueblos divididos e inventados como el de Irak, gracias a los desmanes de potencias imperiales y colo- niales de factura europea. La Europa que hoy presume de derechos humanos recién bombardeó Yugoslavia, invadió Irak, destrozo Libia y arremete contra Siria. Tan triste como la impotencia que causa confrontar el espectáculo mediático con el genocidio de gentes humildes y pobres. Paradójicamente y, en los mismos días, otros judíos son sa- crificados bajo la metralla y los obuses del neofascismo ucraniano; sus casas, escuelas, hospitales y vidas destro- zados por los émulos nazi-modernos de los legionarios sio- nista-israelíes. Slaviansk, Donetsk y otras ciudades barridas por la nueva Luftwaffe ucraniana, tierra arrasada, carne quemada, vidas segadas. Horror contra civiles indefensos y milicias pobremente armadas. Desesperación en medio de intolerancia por origen étnico, por idioma y costumbre. En Kiev desfilan sin tapujo nazis luciendo esvásticas y sa- ludos fascistas, los visitan John Kerry y John McCain. Nada pasa, nadie se inmuta, todo es culpa de los rusos y del dia- blo Putin. El salvajismo del Rey del Chocolate ucraniano - un tal Poroshenko, un corrupto recién convertido en presi- dente gracias al apoyo yanki y a los esfuerzos de la diplo- macia de Merkel y Hollande- cuenta con la ayuda de eso que dicen llamar Occidente, es decir, los intereses de an- glosajones y los países cobijados por el anacronismo de la OTAN. Un Occidente que incluye Australia y Japón, a pesar de estar en el Océano Pacífico, pero excluye a Brasil y a Ar- gentina por firmar acuerdos ayer con Putin aunque ambos países compartan meridianos con Nueva York (nuevas ca- tegorías geopolíticas que difunden los mismos medios que transmiten el Mundial de Brasil 2014). Estos otros judíos masacrados -los ucranianos- y en huída por miles hacia las fronteras de Rusia no cuentan con el apoyo y cobertura bé- lica, mediática ni diplomática de Israel; prístina hipocresía del país inventado de los Ben Gurion, Meir, Sharon, Netan- yahu y demás criminales que siguen usufructuando el holocausto nazi en pos de un país inventado. Y en Costa Rica, diminuta arcadia centroamericana, cuna del pueblo más feliz del mundo, con más maestros mal pa- gados que policías también mal pagados pero bien entre- nados por gringos, colombianos e israelíes asesinos, en medio del recibimiento de nuestra Selección Nacional de Fútbol, el pueblo indígena de Salitre es mancillado por te- rratenientes y blancos puros coludidos con administraciones corruptas e hipócritas también. La ley indígena costarri- cense violada por los mismos partidos históricos del bipar- tidismo que niegan un minuto de silencio a favor del sufrimiento palestino. Todo esto en medio del mundial de los mordiscos y de las mordidas de árbitros tan corruptos como la propia FIFA. Palestina, Ucrania y Salitre, lugares sembrados en el mismo mundo, poblados de humanos, de seres humanos indefensos y no por chompipes embriagados, corren suertes paralelas, al tiempo que Messi es erróneamente premiado. Nuestro por- tero nacional Navas, olvidado. Otros se llevan los laureles, otros siempre juegan a ganar, ya sea en la cancha, en la banca, o en batalla desigual. Sacrificios de corderos humanos por la gracia de Dios y para el goce de los mejores, de los es- cogidos y de los triunfadores. La embriaguez de la FIFA ha terminado, el telón ha bajado, la resaca nos acompañara un rato mientras se prepara otro banquete y nuevos destilados nos harán tragar otras bárbaras injusticias. La banalidad del mal previamente advertida por Hanna Arendt no pierde vigencia, por el contrario, presagia pande- monium universal gracias a los nuevos instrumentos masivos de dolor y muerte. Ay de mis hijas y de los hijos de todos en el mundo. Hoy vienen por los palestinos y los indios de Salitre, mañana por nosotros. Que la sobriedad y el amor al otro diferente nos acompañe. Injusticias en el Maracaná, en el mundo entero y en el patio de mi abuela. Cada vez como menos carne, he envejecido y valoro cada vez más el amor en todas sus formas. Los invito a un banquete diferente. Daniel Lara Argenpress Cultural
  • 33. /33 Caracas, agosto 2014El IAPeriódico 10años Las Sabanas de Barinas Preliminar Obra de un legionario británico que militó en nuestra Guerra de Inde- pendencia. Las Sabanas de Barinas poseen el raro mérito de habernos conservado recuerdos de una época y de un medio social, como el de nuestros Llanos, muy pobre en refe- rencias concernientes a aquellos días en que los combates no daban tregua para la captación de observa- ciones ajenas a los acontecimientos bélicos desarrollados allí. Su autor escribió además otros dos volúme- nes: Campañas y Cruceros, ver- tido al español por Luis de Terán y editado en Madrid, y El terremoto de Caracas, aún no tra- ducido a este idioma, ambos consagrados también a asuntos de Venezuela. Publicados en Londres en 1831 por Un Oficial Inglés, designación con que el autor velaba su nombre, el anonimato se mantuvo hasta años recientes, cuando la con- catenación de datos y alusiones parece haber puesto fuera de duda que pertenecen al capitán Vowell, quien vino a nuestra patria por 1817, con el grado de teniente del “Regi- miento 1º de Lanceros Venezolanos”, al mando del coronel Donald Mc Donald, antiguo ayudante de campo del general Ballesteros en las guerras de la Península. Espíritu aventurero, como hubo tantos a comienzos del siglo XIX, participa en los episodios más culminantes de aquellos días: asiste a la batalla de La Puerta, 1818, donde su buena fortuna le salvó la vida, tras de peripecias casi novelescas, después de la ruta del ejército republicano; pasa los Andes, en la campaña que conduce a la victoria de Boyacá, y al se- pararse del servicio, continúa militando en las costas del Pacífico. El enredo romántico que sirve de urdimbre a la obra, está acompañado de interesantes episodios como los referentes a El Mercader Ambulante, a Los Maromeros, a la Caza de ti- gres y jabalíes… nombre este último con que el autor designa acaso los báquiros o los “cochinos alzados”, tan feroces unos y otros como su congénero europeo. Mérito especial posee ella con los cuados de costumbres, las tradiciones y cantos populares, cuya memoria se habría perdido de no ser intercalados en sus páginas. La primera tirada de Las Sabanas de Barinas hecho por la revista Cultura Ve- nezolana, de Caracas, contiene un pró- logo y abundantes notas, que nos hemos visto en el caso de suprimir en parte o de condensar en lo posible por exigencias materiales de esta nueva edición desti- nada a fines de simple vulgarización literaria. Ediciones del Ministerio de Educación Nacional 3 de junio de 1946 Capitán Vowell Historia venezolana
  • 34. /34 Caracas, agosto 2014El IAPeriódico 10años Los llaneros venezolanos Capítulo I Richar Vowell LLos Llaneros, –hombres de las sabanas– raza sencilla y pacífica, vivían en familias separadas, cada una bajo un jefe común, a usanza de los antiguos patriarcas. Habitaban hatos remotos, o granjas, de ordinario situados a muchas leguas unos de otros con el objeto de que sus respectivos rebaños tuviesen mayor extensión de pastos y al propio tiempo para evitar la intromisión dentro de los linderos del vecino, cosa que no podría impedirse de otro modo en un país donde las cercas y aun las marcas de límites son del todo desconocidas. Las ocasiones de choque entre los peo- nes de las diversas familias eran, por consiguiente, raras en extremo, mientras la inagotable abundancia de ganado salvaje y la facilidad con que en todo tiempo podían obte- nerse caballos y vacas para el uso y subsistencia de los ha- bitantes, no daban lugar a piques ni móvil para actos de agresión o violencia. Por lo demás resultaba evidente para un observador atento que la templanza de costumbres, ca- racterísticas de los llaneros de Barinas, no obedecía a apo- camiento de espíritu, sino que era consecuencia natural del constante trato en que los jóvenes vivían con los mayores de su familia, a quienes estaban acostumbrados a rendir obediencia implícita y en cuya presencia adoptaban habitualmente una actitud respetuosa y tranquila. Aunque usualmente se les llama pastores y se les considera como tales, sus hábitos y sistema de vida eran en realidad los del cazador, porque siendo del todo salvaje el ganado que constituye su única riqueza, el trabajo requerido para recogerlo y arrebañarlo en la vecindad del hato era nece- sariamente violento e incesante. Constante ejercicio a ca- ballo; noches pasadas en vela para guardar el ganado, pro- teger los becerros y potros contra los rigores del tiempo, todo ello había contribuido ya a prepararlos para la igual- mente ruda profesión de las armas. Por de contado, al inte- rrumpir la guerra la comunicación entre los Llanos y la costa marítima de Caracas, quedando paralizado su tráfico habi- tual de mulas, cueros y sebo, sintiéronse inquietos e impa- cientes por su desacostumbrada inactividad. Todos cuantos eran capaces de llevar una lanza acudieron en masa a en- rolarse bajo la bandera de su paisano José Antonio Páez, quien ya se había distinguido por su valentía y éxito, como jefe de guerrilla, y quien tuvo poca dificultad en disciplinar tan valiosa recluta y en hacer de ellos buenos soldados en el campo de batalla. Las familias de los llaneros, que aún permanecían en casa, aunque abandonadas por los más jóvenes, no corrían el peli- gro de padecer necesidad, porque los viejos y los muchachos, que muy a pesar suyo se quedaban rezagados eran capaces de abastecerlas con largueza escogiendo de vez en cuando alguna ternera cerril en el rebaño próximo, la cual, atada con el lazo certero, traían a la cola de sus caballos como provisión para el hato. Sin embargo, los amigos de aquellos que habían tomado las armas sentían la separación mucho más de los que hubiera ocurrido probablemente si el país que los rodeaba hubiese sido más populoso, porque en su vida de aparta- miento la ausencia de un solo individuo dejaba un vacío sen- sible en el círculo familiar, y a causa de su casi aislada situación era probable que tuviesen poca o ninguna noticia relativa a los sucesos de una guerra en que por vez primera comenzaban a tomarse un profundo y doloroso interés. La alarmante nueva de la próxima invasión española exten- dióse con velocidad por las pequeñas aldeas y haciendas de las orillas de los ríos que separan las llanuras de los distritos montañosos. Los habitantes de éstos, muchos de los cuales estaban en algún modo ligados a los patriotas por lo cual tenían buenas razones para temer la llegada de Morillo y de su inmisericorde tropa de invasores, huyeron con precipita- ción a refugiarse en los hatos, en el fondo de las sabanas; su arribo fue saludado como un evento feliz por los sencillos y hospitalarios llaneros, quienes encantados con tan insólita e inesperadavisita no experimentaron el más leve temor de que ellos también se verían pronto compelidos a huir ante el azote de la guerra. Las Sabanas de Barinas
  • 35. /35 Caracas, agosto 2014El IAPeriódico 10años En la estación lluviosa, cuando los Llanos permanecen por lo regular anegados durante tres meses, todas las casas, cons- truidas sobre pequeñas eminencias, se ven aisladas por com- pleto mientras dura la inundación, aunque el invierno esté lejos de mostrarse en todo su rigor. Entonces, las crecientes expulsan poco a poco de los bajíos los rebaños de reses bra- vías, los cuales tienen que acogerse a los únicos parajes secos que pueden hallarse, y en consecuencia no nos veía- mos en el caso de ir tan lejos a caballo y todos los días para traer un novillo destinado al consumo de la familia. Además nunca nos faltaba que hacer, fabricando o reparando nuestras sillas, tejiendo cabestros de cerda tan solicitadas en las co- marcas montañosas. Nuestras noches transcurrían alegre- mente en la extensa sala del hato con los bailes del jaís, tales como el Bambuci y la Zambullidora, muy superiores a las rí- gidas contradanzas y afectados boteros de Europa; las llane- ras con célebres por su destreza en tocar la guitarra y el arpa y por su canto de los aires nacionales. Era a mediados de la época de caza entre las selvas que ori- llan el Orinoco y también la estación en que sazonaban los maíces, de modo que cuando llegó la partida a las inmedia- ciones del campamento tamanaco, todos los indios guerreros se hallaban ausentes en las selvas, demasiado distantes de sus viviendas para tener noticia del ardid que se tramaba contra la felicidad doméstica de su cacique. Cuanto a las mu- jeres, hallábanse dispersas entre los pequeños conucos, re- cogiendo con afán las mazorcas de maíz con el propósito de preparar depósitos de chicha, como de costumbre, para el regreso de sus maridos y hermanos. Las madres únicamente podrían juzgar de la angustia de Ancáfila cuando al volver en busca de otro canasto de maíz, quiso darle una mirada al dor- mido chiquitín; su pena contenida fue acaso más intensa por no haber estallado, pues aún entre las tribus salvajes, las mujeres olvidan raras veces lo que deben al honor de sus maridos y de su tribu, por lo cual las esposas y madres lu- chan en silencio contra las calamidades más terríficas, antes que humillarse con lamentos y lágrimas. Los llaneros, que para aquel temprano período de la guerra no estaban en modo alguno acostumbrados a la artillería, sobresaltáronse y se prepararon a ponerse fuera del al- cance de las piezas de campaña; pero antes de que pudie- sen montar, otro disparo mató un caballo, casi llevándole el brazo a un lancero, mientras le ponía el freno al animal. Páez cogió rápidamente al herido, a quien colocó en su pro- pia silla, montando luego en las ancas para regir el caballo y sostener al maltrecho camarada. Mientras se alejaban al galope, en su forma usual de retirarse a la desbandada, un tercer proyectil disparado tras ellos por elevación, apenas levantó el polvo entre los pies de los caballos, sin causar daño alguno. Las tropas españolas, que hasta entonces ha- bían guardado profundo silencio, celebraron la precipitada fuga de Páez y su Guardia, con gritos de ¡Mueran los insur- gentes! ¡Abajo los chucutos! Suponiendo que habían aban- donado el terreno por pánico y que al menos por aquel día no volvieron a molestarlos. Algunas se ocupaban en ordeñar; mientras otras que tuvieron el cuidado de traer los útiles necesarios, pilaban maíz en grandes morteros de madera y con pesados majaderos; o bien cocían arepas en anchos platos de tierra. Buen número de las muchachas reuníanse a orillas de la laguna, para lavar la ropa de sus respectivas familias, y su incesant vocerío, junto con las risotadas que resonaban en el bosque, hacían ver que la emigración no embargaba sus ánimos tan honda- mente como podía esperarse. La mujer de Páez, doña Ro- saura residía en uno de los ranchos más grandes, preparado para recibirla con más holgura que de costumbre, por una partida de la Guardia de Honor, que se prestó espontánea- mente para este servicio, pues, en realidad, los llaneros de- mostraban siempre extremada consideración por La Señora, como la llamaban de ordinario. Ella no debía semejante de- ferencia al solo hecho de ser la esposa favorita de su jefe, sino a que poseyendo una educación muy superior a la de todos los que la rodeaban, mostrábanse al propio tiempo tan modesta y bondadosa con cada uno, que aquellos le profesa- ban indecible respeto y admiración. La caza de tigres, como se practica en los Llanos de Barinas, constituye uno de los espectáculos más interesantes, no sólo para quienes toman participación en ella y la empren- den con el objeto de proteger sus rebaños y para seguridad de sus mujeres e hijos, expuestos al ataque de tales fieras, cuando está ordeñando, sino también para los espectadores que acuden por simple curiosidad y entretenimiento. Los dueños de hatos acostumbraban darse con anticipación una cita, a la que concurrían como punto de honor, con cuan- tos parientes y peones pudiesen reunir, todos en caballos de freno y armados de lanzas (porque antes de la revolución no se permitía generalmente a los criollos el uso de armas de fuego), excepto aquellos que se distinguían por su agilidad y destreza en arrojar el lazo, el cual se utilizaba con el propósito de coger a los animales feroces cuando salían de sus cubiles y mantenerlos asidos para que los demás cazadores los ma- taran sin peligro. Por consiguiente, considerábase honrosa distinción el figurar entre los enlazadores, puesto reclamado habitualmente por los principales ganaderos, sus hijos ma- yores y sus mayordomos, los cuales procuraban ir a la cacería en caballos seguros, hechos al ruido y alboroto, lo mismo que a la vista de las fieras, porque la menor rebeldía o timidez del caballo, en el momento de arrojar el lazo, podía tener fatales consecuencias para el jinete o para el compañero a quien había convenido en prestarle ayuda.
  • 36. /36 Caracas, agosto 2014El IAPeriódico 10años Historia y Tradición LL a población de Calabozo, capital del mu- nicipio Miranda del estado Guárico, se ufana de tener entre sus dignos repre- sentantes al doctor Francisco Lazo Martí, hijo de Don Francisco Lazo y Doña Margarita Martí, nacido el 14 de marzo de 1869. Realizó sus estudios elementales y secundarios en el lar nativo, paralelamente gracias a la lec- tura de clásicos, aún adolescente pre- paraba versos inspirados en el esplendoroso paisaje llanero y en el ac- tuar de sus habitantes; excelente estu- diante, deseoso de convertirse en médico realizó su preparación en el Colegio de Pri- mera Categoría de Calabozo, institución fundada en 1839; para ayudarse económicamente, daba clases de alemán en el referido colegio. Se movilizaba hacia Ca- racas únicamente a presentar los exámenes en la Univer- sidad Central de Venezuela, obtenía altas calificaciones y el mejor concepto por parte de los docentes; culminando los estudios ejerció como Médico Interno en el Hospital Vargas. Francisco Lazo con veinte años de edad, recibió el Titulo de Médico el 2 de agosto de 1890. Apegado al sistema de vida del inmenso llano regresó al pueblo natal dedicado a ejercer la profesión, la cual convierte en un verdadero apostolado en beneficio de los mas necesitados, a quienes sin cobrarle les regalaba las medicinas; actuaba con profesionalismo y vocación de servir a sus semejantes. Ejerció en San Fer- nando de Apure, Puerto Nutrias, Zaraza, Valle de la Pascua y otras pequeñas poblaciones del extenso llano, dedicado con abnegación al tratamiento de las epidemias que azota- ban la región; Lazo se involucró en la política apoyando a Joaquín Crespo (1841-1898), y su Revolución Legalista contra el Presidente Raimundo Andueza Palacio en 1892. Dado a la escritura participó en el periódico político El Le- galista editado en San Fernando de Apure en 1892, escribió igualmente para el famoso periódico caraqueño El Cojo Ilustrado. Permaneció en Puerto Nutrias entre 1893 y 1897; allí se ayudaba con una pequeña pulpería o bodega. A los interesados en estudiar medicina les decía: “No cuentes con que este oficio tan penoso te haga rico”. Casó en Calabozo el 6 de enero de 1897 con Panchita Rodríguez con quien tuvo cuatro hijos; ese año Inició la pre- paración de su magistral obra La Silva Criolla; designado vicerrector en Ca- labozo de Colegio de Primera Catego- ría; apoyó en septiembre de 1897 la candidatura del general merideño Ig- nacio Andrade (1839-1925), con el aval de Joaquín Crespo; a tal fin escri- bía en el periódico El Voto Directo. Ante el avance exitoso de Cipriano Castro desde Táchira con su Revolución Restaura- dora, Andrade abandonó el poder el 19 de no- viembre de 1899. El Dr. Lazo dictó clases de Literatura en Calabozo en 1901, año de publicación en Caracas de su gran obra “la Silva Criolla” por la Tipografía Herrera Irigoyen. Incorporado como combatiente desde ese año, luchó al lado de los integrantes de la Revolución Liber- tadora liderada por el banquero Antonio Matos contra Ci- priano Castro (1858-1924), en la población de La Victoria durante los meses de octubre y noviembre de 1902, batalla de treinta y nueve días de duración, la más larga en la his- toria nacional, ganada por las fuerzas de Castro. Lazo Martí con buena suerte pudo escapar hacia Valle de la Pascua. Doña Panchita falleció a causa de tuberculosis el 6 de agosto de 1903; nuestro biografiado sufrió depresión por esta irreparable pérdida, dedicándose a escribir versos. En Puerto Nutrias había conocido a Venturia Velasco Campins con quien contrajo matrimonio el 17 de agosto de 1905, procrean tres hijos. Regresó a Calabozo en 1908 por poco tiempo, siendo trasladado a Caracas debido a una parálisis que le afectó seriamente el desempeño de sus actividades profesionales y literarias. Sufría de insomnio, mostrando en sus obras la noche que lo inspiraba. Por recomendación fa- cultativa convaleció en el Hospital San José en Maiquetía, allí lo visitaba frecuentemente el destacado doctor Lisandro Alvarado (1858-1929), con quien mantenía una vieja y fra- terna amistad. El Dr. Francisco Lazo Martí, “el más famoso del nativismo nacional” falleció de apoplejía cerebral el Francisco Lazo Martí, extraordinario médico y poeta llanero
  • 37. /37 Caracas, agosto 2014El IAPeriódico 10años Poesía 9 de agosto de 1909, contaba apenas cuarenta años; sus restos fueron enterrados en 1913 en la Catedral de Cala- bozo hasta el 27 de octubre de 1983, cuando por disposi- ción del Ejecutivo Nacional fueron trasladados al Panteón Nacional. El legado de lazo Martí es extenso, pudiendo mencionar poemas como: “crepusculares”, “Invierno”, “Veguera”, “Flor de Pascua” y “Consuelo” entre otros. El conocido escritor italiano Edoardo Crema (1892-1974), lo da a conocer con su estudio sobre lazo Martí escrito en 1942; la Silva Criolla su brillante obra iniciada con 290 versos los culmina con 368 versos ordenados en forma armónica en once cantos, era su amplia visión del querido paisaje llanero. Como médico benefactor recordamos sus palabras: “No coloco en mis bolsillos las lágrimas de los pobres”. Eumenes Fuguet Borregales eumenes7@gmail.com LA SILVA CRIOLLA Invitación a un bardo amigo Francisco Lazo Martí Es tiempo de que vuelvas; es tiempo de que tornes… No más de insano amor en los festines con mirto y rosas y pálidos jazmines tu pecho varonil, tu pecho exornes. Es tiempo de que vuelvas… Tu alma –pobre alondra—se desvive por el beso de amor de aquella lumbre deleite de sus alas. Desde lejos la nostalgia te acecha. Tu camino se borrará de súbito en su sombra… Y voz doliente de las horas tristes, y del mal de vivir oculto dardo, el recuerdo que arraiga y nunca muere, el recuerdo que hiere, hará sangrar tu corazón, ¡oh Bardo! (…) Ven de nuevo a tus pampas. Abandonada el brumoso horizonte que de apiñadas cumbres se corona. Lejos del ígneo monte ven a colgar tu tienda. Ven felice, ven a dormir en calma tus quebrantos, y como el sol de la desierta zona en viva inspiración ardan tus cantos. Guárdate de las cumbres… Colosales, enhiestas y sombrías las montañas serán eternamente la hermosa pantalla de tus días. Deja para otra gente el gozo de mirar picos abruptos, y queden para ti las alegrías de ver, al despertar, alba naciente, y de abrazar con sólo una mirada, de Sur al Septentrión. Y del Ocaso hasta el fúlgido Oriente la línea, el ancho lote, siempre al raso de la tierra natal. (…) .....................................
  • 38. /38 Caracas, agosto 2014El IAPeriódico 10años Música II nstrumento de cuatro cuerdas de la familia de la guitarra. Se utiliza en toda Latinoa- mérica, pero adquiere un papel relevante en los conjuntos musicales de países como Mé- xico, Colombia, Venezuela y Puerto Rico, en donde forma parte del folklore y acompaña los bailes y can- ciones populares. Se cree que el cuatro puertorri- queño proviene de la vihuela española. El instrumento venezolano tiene cuatro cuerdas, que en la actualidad se fabrican de nailon, el cuatro en la música venezolana la identificamos más genuina de nuestra folklore, en el palo margariteño. Origen del cuatro Los antecedentes de todos los instrumentos nativos de cuerda de la América Latina hispana pueden trazarse a la España del siglo XVI y XVII, la cual, de acuerdo con Cer- vantes, abundaba de instrumentos tañidos de cuerdas de todos tamaños y configuraciones. También sabemos que muchos de los mismos llegaron a la América en grandes cantidades. Esto fue debido a que los reyes católicos de Es- paña encomendaron solemnemente a los colonos a que lle- vasen instrumentos de cuerda al "Nuevo Mundo" para observar y dispersar la fe mediante la música. Sabemos también que muchos marineros llevaron pequeños instru- mentos de cuerda consigo durante las largas travesías marítimas como pasatiempo. Dirigiéndonos a épocas aún más antiguas, sin embargo, los instrumentos de cuerda de España fueron derivados de los instrumentos de cuerdas moros y persas de gran antigüe- dad. Por cierto, hemos encontrado una ilustración de un instrumento persa tañido nombrado Dotar, fechado 1000 A.D., con la misma forma de ojo de llave de nuestro cuatro antiguo, tanto como imágenes medievales en antiguas ca- tedrales ilustrando a ángeles punteando instrumentos en forma de violín parecidos al cuatro moderno. Nuestras in- vestigaciones nos señalan que existieron por lo menos dos instrumentos españoles en específico que pudieron haber inspirado a los antiguos jíbaros en la construcción de sus propios cuatros. Los instrumentos de cuerda de uso popular en el país, lle- garon todos a nuestro país por vía europea y son instru- mentos con caja de resonancia tipo guitarra tales como: el cuatro y la guitarra, instrumentos con caja de re- sonancia tipo laúd tales como la mandolina o bandolina, en sus dos tipos origi- nal y llanero, la bandola, también en los tipos original y llanera, el arpa de cuerdas punteadas y el violín, cuyas cuerdas producen sonido al frotarlas con un arco. De todos los instrumentos de cuerda, por su difusión, el más importante es el cuatro que se encuentra presente en casi todas las manifestaciones musicales del país. Partes del cuatro y su función Cabeza: Constituida por una pieza de madera incrustada al diapasón de la cabeza y es donde van colocadas la clavijas. Diapasón: pequeña horquilla de dos puntas utilizada por los músicos para obtener, al golpearla, un sonido o tono fijo con el que se afinan los instrumentos. Se fabrica con una aleación de cromo, níquel y acero. Produce un sonido puro, casi sin armónicos, que no varía con los cambios de tempe- ratura. Los diapasones que no dan el tono preciso pueden mejorarse limándolos con cuidado. En experimentos físicos y acústicos se utiliza también el diapasón, a veces con caja de resonancia. Fue inventado en 1711 por el trompetista y flautista inglés John Shore. En tiempos recientes se han fa- bricado diapasones electrónicos que sintetizan la curva si- nusoidal pura. Éstos tienen la ventaja de producir cualquier frecuencia, mientras que el tradicional sólo vibra en una. La mayoría de los diapasones se afina en la = 440 Hz (la 4). Caja armónica: Parte exterior de madera que cubre algu- nos instrumentos; cuerpo hueco de madera que forma parte principal de los instrumentos de cuerda Clavija: Pieza pequeña de madera o metal que se utiliza para tensar las cuerdas de un instrumento musical. Apretar Venezuela: El Cuatro
  • 39. /39 Caracas, agosto 2014El IAPeriódico 10años las clavijas, repren- derle o exigirle con severidad el cumpli- miento de su deber. Cejuela: Pieza e madera o hueso que separa el diapasón de la cabeza y es donde encajan las cuerdas del instrumento. Traste: Es una serie de divisiones formadas por pie- zas lineales ya sea de metal o de madera y al espacio que existe entre una y otra división se llama traste. Barras: son las divisiones perpendiculares a las cuer- das que se encuentran en el diapasón del cuatro gene- ralmente son de metal y separan a los trastes. Tapa: Pieza que cierra por la parte superior al cuatro Boca: es la abertura u orificio del cuatro para reflejar o aumentar el sonido. Cuerdas: Hilo hecho de tripa de carnero, a veces envuelta por alambre en hélice, que, por vibración, produce los so- nidos en ciertos instrumentos músicos, que en la actualidad se fabrican de nailon Puente: tablilla que mantiene levantadas las cuerdas del cuatro y de otros instrumentos de cuerda. Influencia del cuatro en el desarrollo cultural de las diferentes regiones del país El cuatro es, en la música venezolana, la identificación más genuina de nuestro folklore. El polo margariteño, la tonada llanera, la gaita maracucha o los valses larenses, no pueden interpretarse, para ser auténticos, sin el uso de este ins- trumento sobre cuyos orígenes Alberto Arvelo Ramos es- cribe hermosa prosa. A las cuatro cuerdas sobre caja de madera que con tanta poesía retrata J.J castro en las páginas de este libro, se une el deseo de rescatar lo autóctono porque, si bien el cuatro no nació en Venezuela, esta tan afincado a nues- tras raíces como la raza misma. Cinco siglos han trascurrido desde que, de allende los mares, otra sangre vino a mezclarse con la nuestra y con ella vinie- ron sus costumbres y tradiciones que ahora son las nuestras. Este es el instrumento típico de Venezuela que se utiliza en la mayoría de las manifesta- ciones folklóricas y tradicionales del país, acompañando el canto y es utilizado por la casi totalidad de los conjuntos de música criolla, así como en las fiestas religiosas y pro- fanas de raigambre popular. Uno de sus máximos virtuosos y que ha logrado melodías insospechadas es el maestro Freddy Reyna. Importancia del cuatro Su importancia consiste en que es un instrumento utili- zado en la mayoría de las manifestaciones musicales, junto con el arpa y las maracas forman los instrumentos folklóricos del país; También porque son los tradicionales, los que tocaban nuestros ancestro; además los instru- mentos de cuerda, son muy gratos al oído; pues han sido los grupos musicales que nos han agregado la vida. Se puede decir también que es n instrumento económico y fácil de tocar. El cuatro, podemos llamarle el baluarte de nuestro folklore autóctono venezolano ya que es uno de los elementos prin- cipales que identifica nuestra tradición por su trascendencia social y cultural. Fuente: http://html.rincondelvago.com/el-cuatro.html
  • 40. /40 Caracas, agosto 2014El IAPeriódico 10años Investigaciones EE l Amazonas una vez fluyó en sentido contrario, de este a oeste. La inversión de la dirección del río más grande de la Tierra no es algo trivial y los geólogos han estado estudiando la causa de ello bastante tiempo. El Amazonas corre hacia arriba a causa de una erosión te- rrestre. Lo ha demostrado el doctor Victor Sacek, de la Uni- versidad de São Paulo, en un estudio publicado en el portal científico Science Direct. Con los poderosos Andes en el extremo occidental del con- tinente, sería lógico que los ríos de América del Sur fluyeran hacia el este. Sin embargo, el Amazonas -que descarga cinco veces más agua que cualquier otro río en el planeta- , el Orinoco y el Río de la Plata corren de la misma manera. Cualquier río de América del Norte o de Europa parece mi- núsculo en comparación con estos monstruos, recuerda 'Business Insider'. Sin embargo, hasta hace 10 millones de años, la mayor parte de lo que hoy es la cuenca del Amazonas fue drenada por un río que fluía hacia el oeste y desembocaba en un lago gigante que yacía a los pies de los Andes del Norte. Desde allí el agua fluía dirección norte hasta el mar Caribe. Puesto que el istmo de Panamá no se había formado aún, esta agua posteriormente fluía hacia el oeste del Pacífico. Explicar por qué sucedía esto era un esfuerzo demasiado fuerte para los geólogos, por lo que todo eran especulacio- nes sobre los cambios experimentados en el manto de la Tierra, posiblemente resultantes de la desintegración de África y América del Sur. Por su parte, Sacek muestra en su estudio que la elevación de los Andes conocida como la placa Sudamericana, que pasa por encima de la placa de Nazca, puede explicar el proceso en períodos de tiempo correspondientes. Sacek in- cluye en su modelo el hecho de que, a medida que las mon- tañas se elevaban, interceptaban más nubes lluviosas, hecho que provocaba mayor erosión. Al principio, la elevación de los Andes originó el surgimiento de un canal hacia el este, que se convirtió en el 'paleolago' en el que 'se vació' el Amazonas en su trayecto hacia el oeste. Con el tiempo, sin embargo, este hundimiento se desaceleró, mientras la erosión se aceleraba hasta convertir este lago en una serie de humedales conocidos como la Formación Pebas. Las vastas marismas de Pebas habrían sido un ecosistema que en nada se asemeja a lo que vemos hoy, pero con el tiempo la acumulación de sedimentos hizo emerger la re- gión hasta el punto de que las precipitaciones fueron empujadas hacia el otro lado. RT Descubren por qué el río Amazonas corre al revés
  • 41. /41 Caracas, agosto 2014El IAPeriódico 10años Investigaciones Priones que saltan del intestino al cerebro, la última explicación del párkinson AA ños antes del diagnóstico, los enfermos de párkinson suelen quejarse de problemas digestivos y de olfato. Existen teorías que apuntan a que su inicio puede estar en el intestino, pero ¿cómo puede una enfermedad cerebral comenzar tan lejos del cerebro? Estudios liderados por cien- tíficos españoles han dado fuerza a esta hipótesis y alientan la posibilidad de que una proteína sea capaz de extender la enfermedad como un prion. La enfermedad de Parkinson, que ataca los movimientos de Muhammad Ali y Michael J. Fox -entre otros seis millones de personas en el mundo-, es cerebral. Pero cada vez pa- rece más cierto que en ciertos casos su origen puede estar en el estómago o el intestino, o incluso en la nariz, y de ahí ir saltando de neurona a neurona hasta llegar a los centros cerebrales del movimiento. Como una infección, parece que avanza de célula a célula. Lo que salta no es un virus o una bacteria, sino una proteína. Y una teoría cada vez más extendida sostiene que esa proteína se comporta como un prion. Ahora que lo hemos dicho todo, vayamos a por las partes. La enfermedad fue descrita por primera vez en 1817 por James Parkinson, un médico inglés que la llamó “parálisis agitante”. Así definió dos de sus características: una gran rigidez y un temblor de reposo. Cien años después, se des- cubrió que estos signos se debían a una pérdida de neuro- nas en la sustancia negra, una pequeña región en el cerebro que produce dopamina y permite afinar nuestros movimientos. Y que en todos los casos aparecían cuerpos de Lewy, pequeños depósitos de proteínas que por entonces no se sabía de qué estaban formados. Así hasta 1997. En 1997, aparecieron dos artículos que supondrían un salto en el conocimiento de la enfermedad. En uno de ellos se describía, en varias familias italianas y griegas, la primera mutación relacionada con el párkinson. La proteína afectada era la alfa-sinucle- ína. Justo dos meses después, el segundo artículo demostraba que la alfa-sinucleína era un compo- nente principal de los cuerpos de Lewy. Como en el movimiento de contar monedas, típico de los dedos de los pacientes, la enfermedad tiene una historia hacia delante y una historia hacia atrás. Hacia delante, en su progresión, el daño neuronal se va ex- tendiendo por el cerebro, ocasionando alteraciones de me- moria, orientación y personalidad. Es la demencia asociada a la enfermedad de Parkinson. Hacia atrás, y de forma mucho más silenciosa, parece tener un largo historial. Cuando se pregunta a los enfermos por cambios que nota- ron antes de ser diagnosticados, suelen citar tres: hasta 20 años antes han tenido problemas de sueño, problemas di- gestivos -estreñimiento, digestiones pesadas- y menos ca- pacidad para captar olores. Estos dos últimos síntomas dieron lugar entre 2003 y 2006 a una serie de estudios que revolucionaron la visión de la enfermedad. En esos estudios, llevados a cabo por el equipo del veterano médico alemán Heiko Braak, se veía que en la mayor parte de los casos esporádicos el párkinson no comenzaba en el cerebro, sino fuera de él. Recogieron muestras de gente ya fallecida en diferentes momentos de la enfermedad y otra aparentemente sana, y comprobaron que los cuerpos de Lewy, esos depósitos ca- racterísticos, aparecían primero en dos lugares: uno era el bulbo olfatorio, que recoge los nervios procedentes de la nariz. El otro era el núcleo dorsal del vago, una pequeña
  • 42. /42 Caracas, agosto 2014El IAPeriódico 10años región del tronco del encéfalo que es justamente la que envía nervios al estómago y al intestino para regular sus movimientos. Pero, además, cuando este núcleo estaba afectado, tam- bién lo estaba el sistema nervioso entérico, formado por las neuronas que tapizan el estómago y el intestino y que se han dado en llamar ‘el segundo cerebro’. Si bien parecía que la enfermedad no podía avanzar más allá del bulbo olfatorio, en el caso del intestino los cuerpos de Lewy se veían en regiones superiores: del tronco del en- céfalo a los centros del movimiento y al final en la corteza cerebral. Parecía que la enfermedad avanzaba en sentido ascendente y que solo cuando llevaba suficientes años desarrollándose dañaba los núcleos del movimiento. Además, llamaba la atención que las regiones inicialmente afectadas fueran zonas de contacto con el exterior, lo que sugería que la enfermedad podía empezar por alguna agresión externa. En 2012, Francisco Pan-Montojo, neurólogo e investigador español en la Universidad de Múnich, demostró que esta hipótesis de Braak es, por lo menos, viable. Y lo probó con un pesticida. Del intestino al cerebro Desde hacía tiempo se sabía que había sustancias capaces de inducir párkinson cuando se inyectaban directamente en sangre. Una es la rotenona, un pesticida natural ya reti- rado. Lo que hizo el equipo de Pan-Montojo fue poner enor- mes dosis de rotenona en el estómago de ratones y esperaron a ver lo que sucedía. Vieron que la rotenona provocaba acúmulos de alfa- sinucleína que iban ascendiendo del intestino al ce- rebro y podían saltar de célula a célula. Si cortaban el nervio vago, que conecta el cerebro con las neuronas intestinales, este viaje vertical se detenía. Por entonces, lo que más llamó la atención a la opi- nión pública fue que un pesticida produjera todos estos efectos, pero “la novedad principal del estudio residía en que daba base a la hipótesis de Braak”, asegura Pan-Montojo. Pan-Montojo fue a visitar a Braak. “Le encantó el trabajo porque confirmaba en parte su hipótesis de la progresión. No le gustó tanto que fuera por pesticidas”, comenta. El alemán siempre pensó que el origen estaba en un virus, algo que nunca se ha demostrado. Ahora bien, ¿cómo hace la enfermedad para ir avanzando? ¿Es la alfa-sinucleína la responsable? Si es así, ¿cómo lo consigue? Las nuevas teorías priónicas Hasta hace no mucho tiempo el consenso general sobre el origen del párkinson era que, ya fuera por causas genéticas, por envejecimiento o por una agresión externa, ciertos gru- pos de neuronas sensibles comenzaban a degenerar y a acumular los cuerpos de Lewy. Entre los posibles agresores externos estaban virus y tóxi- cos, como pesticidas y metales pesados usados en la indus- tria. Mientras la relación con los virus no se ha podido observar, algunos trabajos sí señalan cierta correlación entre la exposición a tóxicos y el desarrollo de párkinson. Pero en general los estudios son todavía débiles. Sin embargo, los descubrimientos recientes han llevado a muchos científicos a abrir el espectro de posibilidades. No solo a partir de los éxitos de Braak, sino también por el importante papel que la alfa-sinucleína ha ido cobrando. En 2008 se publicó un hallazgo sorprendente: una de las terapias experimentales para tratar el párkinson consistía en introducir en el cerebro de los enfermos células embrio- narias productoras de dopamina. Inesperadamente, cuando más de diez años después del tratamiento algunos de los pacientes comenzaron a fallecer, se comprobó que en varios de ellos las células introducidas contenían también cuerpos
  • 43. /43 Caracas, agosto 2014El IAPeriódico 10años de Lewy, algo que, dada su corta edad, no era esperable. Una de las causas más probables era que la alfa-sinucleína se hubiera extendido de las células enfermas a las sanas como si la proteína tuviera propiedades priónicas. Un prion es una proteína con unas características tan espe- ciales que, como si fuera un molde, es capaz de cambiar la estructura de otras proteínas haciendo que se propague, como sucede en la enfermedad en la que se descubrió, la de Creutzfeld-Jacob o mal de las vacas locas. Curiosa- mente, la estructura de la alfa-sinucleína en el párkinson ha pasado tres exámenes que no son suficientes pero sí ne- cesarios para pensar que tiene propiedades parecidas: es capaz de saltar de célula a célula; puede cambiar la con- formación de la alfa sinucleína sana y, especialmente, es capaz de iniciar y desarrollar por sí sola la enfermedad. Y esto último es algo que se acaba de demostrar “Lo que hicimos fue extraer cuerpos de Lewy con alfa-sinu- cleína de los cerebros de pacientes con párkinson ya falle- cidos”, comenta Miquel Vila, neurólogo y jefe del laboratorio de enfermedades neurodegenerativas en el hospital Vall d´Hebron, en Barcelona. “Después los inyectamos en el ce- rebro de ratones y de monos sanos y vimos que eran capa- ces de alterar la alfa-sinucleína de los animales convirtiéndola en patológica”. Además, la enfermedad se propagaba por las zonas cerebrales adyacentes, luego no se trataba de un ataque general, sino que se extendía pro- gresivamente por criterios de vecindad. Aunque algunos científicos consideran este trabajo como clave para demostrar la teoría priónica, el propio Vila pre- fiere mantener cierta cautela: “Lo que nosotros demostra- mos es que la proteína es capaz de iniciar y desarrollar la enfermedad. Y aunque los datos apuntan a ello, no tenemos pruebas definitivas de que actúe al modo de un prion”, aclara. Del mismo modo opina Pan-Montojo, quien considera que “la alfa sinucleína podría estar causando un estrés a la célula, y ser este estrés el que vaya dando lugar a la enfermedad. Es posible también que sea una mezcla de las dos cosas, pero aún necesitamos estudiarlo con más detalle”. Stanley Prusiner, el Nobel de Medicina que descu- brió los priones, tiene claro que la alfa-sinucleína se comporta como uno de ellos. Incluso considera que el alzhéimer, donde se encuentran depósitos de proteínas parecidos a los del párkinson, es una enfermedad priónica. Pero hay un criterio que mu- chos consideran necesario y todavía no ha cumplido: en ningún caso se ha demostrado que la enfermedad pueda ser contagiosa de uno a otro individuo. Hacia nuevos tratamientos Sea o no sea un prion, comience en el intestino o no, de con- firmarse el modo de extenderse abriría nuevas posibilidades de tratamiento. Ahora hay dos: administrar L-Dopa -para au- mentar los niveles de la dopamina perdida- o colocar un elec- trodo en una zona concreta del cerebro -el núcleo subtalámico- para estimularlo y mejorar el movimiento. Pero ninguno de los dos consigue curar el párkinson, solo ocultarlo por un tiempo y, en el caso de la L-Dopa, con los años acaba provocando movimientos exagerados e incómodos, como los del vídeo de Michael J. Fox. Entre los tratamientos sobre los que se investiga están al- gunos destinados a disminuir la producción de alfa-sinucle- ína, a interceptarla mediante anticuerpos en su salto celular o a estimular su reciclaje en la célula. Pero “todos ellos son aún experimentales”, puntualiza el neurólogo Vila. Esto es algo que inquieta a Michael J. Fox, cuya fundación ha apor- tado ya 400 millones de dólares a la investigación. Quizá por eso, como cuenta el propio Vila, en el último congreso al que acudió les dijo a los científicos, medio en broma medio en serio, que “no sabía qué estaban haciendo con tanto dinero”. Poco a poco... Jesús Méndez es médico, escritor, divulgador e investigador de la epigenética y biología del cáncer en el Instituto de Investigación Biomédica de Bellvitge. Jesús Méndez (AGENCIA SINC) Argenpress. info
  • 44. /44 Caracas, agosto 2014El IAPeriódico 10años 6 y 9 de agosto, 1945 “ Odio la guerra”, afirmó Koji Hosokawa cuando nos en- contrábamos junto a la llamada Cúpula de la Bomba Atómica en Hiroshima, Japón. En un extremo del Par- que Conmemorativo de la Paz de Hiroshima se erige el es- queleto de un edificio de cuatro pisos. El edificio fue uno de los pocos que quedaron en pie después de que Estados Uni- dos lanzara la bomba atómica en Hiroshima el 6 de agosto de 1945 a las 8.15 de la mañana. Tres días más tarde, Es- tados Unidos lanzó una segunda bomba en Nagasaki. Cien- tos de miles de civiles murieron, muchos al instante y otros tantos lentamente como consecuencia de quemaduras gra- ves y de lo que más tarde pasó a conocerse como enfermedades provocadas por la radiación. El mundo observa horrorizado los diversos conflictos mili- tares de la actualidad, que dejan tras de sí solo más des- trucción. En Libia y en Gaza, en Siria, en Irak, Afganistán y Ucrania. No muy lejos de los muertos y los heridos de esos conflictos, los misiles nucleares aguardan alertas, en espera del terrible momento en que la arrogancia, un accidente o la falta de humanidad provoquen el próximo ataque nu- clear. “Odio la guerra”, reiteró Hosokawa. “Odio la guerra, no a los estadounidenses. La guerra vuelve locas a las personas”. En 1945, Koji Hosokawa tenía 17 años. Trabajaba en el edi- ficio de la compañía telefónica, a menos de 3 kilómetros de distancia de la zona cero, donde cayó la bomba: “Estaba a tres kilómetros hacia el noreste de esta zona. Allí fui ex- puesto a la bomba. Había un edificio muy robusto, de modo que sobreviví de milagro”. Su hermana de 13 años no corrió con la misma suerte: “Mi hermana menor también había ido a trabajar y se encontraba a 700 u 800 metros de distancia del hipocentro y allí fue expuesta a la bomba. Estaba con una maestra y los alumnos. En total, las 228 personas que estaban allí junto a ella murieron”. Caminamos por el parque hacia el Museo de la Paz de Hi- roshima. Allí se exhiben las imágenes de la muerte: las sombras de las víctimas quemadas proyectadas en los muros de los edificios, las fotografías del caos que sobrevino a la bomba y de las víctimas de la radiación. Casi siete dé- cadas más tarde, a Hosokawa aún se le llenan los ojos de lágrimas al relatar lo sucedido. “El mayor dolor de mi vida es que mi hermana menor haya muerto por la bomba atómica”, sostuvo. Un día antes de reunirme con Koji Hosokawa estuve en Tokio, donde entrevisté a Kenzaburo Oe, ganador del Pre- mio Nobel de Literatura. “Cuando era niño, a los 12 años de edad, Japón ingresó en la guerra y fue al final de la guerra que Japón sufrió los bombardeos de Hiroshima y Nagasaki. En aquel entonces sufrí una gran conmoción, pero también mi madre, nuestras familias, todas las personas en aquel entonces estaban azoradas por la bomba atómica. Se tra- taba de la mayor catástrofe que jamás habíamos experi- mentado, por eso el sentimiento de tener que sobrevivir a esto, de superarlo y empezar de nuevo fue muy poderoso”. Ahora, con casi 80 años, Kenzaburo Oe ha reflexionado mucho acerca de la conexión que existe entre la bomba ató- mica y el desastre de Fukushima, la planta nuclear que co- lapsó cuando un terremoto y un tsunami devastadores azotaron Japón el 11 de marzo de 2011. El Premio Nobel le dijo al periódico francés Le Monde: “Hiroshima debe quedar grabado en nuestra memoria: es una catástrofe más terri- ble que los desastres naturales porque fue provocada por el hombre. Repetirla, al mostrar la misma falta de respeto por la vida humana con la construcción de plantas de ener- gía nuclear, es la peor traición a la memoria de las víctimas de Hiroshima”, afirmó. Tras el desastre de Fukushima, Oe afirmó: “Todos los japo- neses sintieron un profundo arrepentimiento …El aire que se respiraba en Japón era casi el mismo que tras la bomba Hiroshima y Nagasaki 69 años después
  • 45. /45 Caracas, agosto 2014El IAPeriódico 10años Poesía Esperanzasde Hiroshima al finalizar la guerra. Debido a este clima, el Gobierno [en 2011], con el consentimiento de la población japonesa, prometió deshacerse o desactivar las más de 50 plantas nucleares de Japón”, sostuvo el Premio Nobel. Sobrevivientes de la bomba atómica como Koji Hosokawa, escritores como Kenzaburo Oe, al igual que cientos de miles de personas que ahora son ancianas, han sido testigos del surgimiento de la era nuclear en 1945 y han vuelto a expe- rimentar sus devastadoras posibilidades recientemente en Fukushima. A pesar de plantear riesgos diferentes para la humanidad, hay un vínculo entre los arsenales de armas nucleares y las plantas nucleares, ya que los productos de- rivados de algunas plantas nucleares pueden utilizarse como material para fabricar ojivas nucleares. Ya sea que se trate de un acto de guerra, de un acto de terrorismo pro- veniente de un arma nuclear que cayó en manos de un actor no estatal o de un accidente en una planta nuclear, los desastres nucleares son terriblemente destructivos, pero son totalmente evitables. Necesitamos una nueva forma de pensar, un nuevo esfuerzo para eliminar las armas nucleares y pasar a utilizar energía segura y renovable en todo el mundo. Cuando nos íbamos del Parque de la Paz de Hiroshima, Koji Hosokawa me pidió que me detuviera. Me miró a los ojos y me dijo que no me olvidara de las víctimas: “Todas esas personas vivían aquí”, afirmó. “Vivían aquí”. Amy Goodman - Denis Moynihan DEMOCRACY NOW! Traducción al español del texto en inglés: Mercedes Camps. Edición: María Eva Blotta y Democracy Now! Me queda el amargo infinito sabor, como escuchar una triste canción, que relata ilusas historias de amor, amantes que sufren la desilusión, del amor soñado y su desventura, pasión enterrada de amor perdido, anhelos pasados,sueño de locura, esperanzas dejadas sólo al olvido. Canto matinal de alegre ruiseñor, brisa suave entra por mi ventana, traed buenas nuevas de mi amor, mientan díganme: vendrá mañana. a darme la vida, luz, aliento y calor. Esperanzas nada más hoy ruego, llegue pronto es lo que quiero, si sus besos aún tienen mi fuego, es mi única esperanza sino muero. Esperanza, confidente dulce amiga, acaba ya con tu astucia tanto sufrir, eres esperanza mía la que mitiga el tiempo y la distancia no sentir. Esperanza, en las copas amargas ahogas mis penas del día triste, de pena y angustia noches largas, desde que de mi vida tú te fuiste. Esperanza trae un nuevo aliento, luz ilumina el estrecho sendero, su ausencia mata y agonía siento, venga a mi vida o sin ella muero. Victor Manuel Zeledón Rodríguez doctorzeler@gmail.com Nicaragua
  • 46. /46 Caracas, agosto 2014El IAPeriódico 10años Ecología - Opinión EE l agua es imprescindible para la vida de los seres hu- manos y los ecosistemas, es uno de los elementos principales para la salud, tanto del planeta como de los ani- males que lo pueblan y fundamental para el ser humano, ningún ser vivo puede sobrevivir sin este líquido vital. El agua constituye del 50 al 99% de la masa de los organis- mos vivos, siendo que, los procesos biológicos que cono- cemos como “vida” no podría existir sin el agua, sin ella el ser humano no podría digerir sus alimentos, no podría res- pirar sin humedad en sus pulmones y la sangre no podría circular por sus venas. Sin agua, no hay vida, es un requi- sito previo para la salud humana y el bienestar, así como para la conservación del medio ambiente. Sin embargo son muchas las personas que no tienen acceso a una fuente de agua potable. Cada año, millones de per- sonas, la mayoría de ellos niños, mueren a causa de enfer- medades relacionadas con el saneamiento, higiene y suministro inadecuado de agua. Según la Organización Mundial de la Salud, (OMS), más de 1.100 millones de per- sonas no tienen acceso al agua potable segura. Por ello, y debido a la importancia que tiene el agua potable para los seres humanos, es vital el reconocimiento y garantía del derecho humano a disponer de agua potable. Es evidente la problemática que existe en torno a la escasez de agua potable, su difícil acceso en muchas regiones del mundo y como a la mala calidad de la misma y el sanea- miento inadecuado afectan negativamente la seguridad alimentaria. Los desastres naturales relacionados con el agua, como inundaciones, tormentas tropicales y tsunamis son una pesada carga en la vida humana, pero paradójica- mente con demasiada regularidad la sequía afecta a los países más pobres del mundo, lo que agrava el hambre y la malnutrición, también como consecuencia de la globalización y el calentamiento global. En el derecho humano al agua hay muchos países más per- judicados que otros por la escasez del recurso, situación que nos lleva a pensar en la problemática que podría suscitarse en un futuro no muy lejano entre países, por la lucha del pre- ciado líquido, convirtiéndose dicha situación en un conflicto internacional basado en la obtención del vital recurso. Los procesos de industrialización contaminan el agua El agua se ha visto sometida a un proceso progresivo del uso desmedido de explotación desigual. El sector industrial es en muchos casos, la fuente más importante de contaminación, pese a no ser el mayor consumidor de agua. Los desechos lí- quidos industriales, por ejemplo, asociados a los procesos de producción de textiles y papel, traen gran cantidad de conta- minación orgánica. En general, la industria y la agricultura llevan gran cantidad de contaminantes químicos a las corrien- tes de agua. Cada vez está más claro que el agua dulce es un recurso finito, vulnerable a la contaminación que es exce- siva por parte de las empresas transnacionales. Esta situación ha contribuido a concebir el agua como un bien mercantil y no como un derecho fundamental, en perjuicio de la satisfac- ción de las necesidades básicas de la humanidad, de las con- cepciones ancestrales de las comunidades étnicas, generando mayor desigualdad social y afectando a su vez la biodiversi- dad y el equilibrio de los ecosistemas. Hay una explotación desmedida del recurso, orientada al enriquecimiento de las empresas y corporaciones La expansión de este negocio exige a las grandes corporaciones de bebidas y alimentación como Coca Cola, Pepsi Cola, Danone, Nestlé…., a tener cada vez mayor ac- ceso a los recursos hídricos, impulsando la privatización de cursos de agua y acuíferos .El sector del agua embotellada está creciendo muy rápidamente en todo el mundo siendo el negocio más lucrativo actualmente, pero también es uno de los menos regulados, lo que da lugar a situaciones auténticamente escandalosas. El presidente de Nestlé contra el derecho del agua llama a la privatización La existencia humana sin agua no podría respirar ni digerir sus alimentos. Peter Brabeck-Letmathe
  • 47. /47 Caracas, agosto 2014El IAPeriódico 10años Ecología Importancia del agua para la vida Las fábricas embotelladoras en muchos casos toman el agua de la misma red de agua que accede el público, ya sea pública o privada. Muchos veces, como Coca Cola, le agregan un paquete de minerales, y la que denominan “agua mineral”. Con este proceder, aumentan el precio del agua de grifo en más de 1.000 veces su valor, embotellán- dola y convirtiéndose en uno de los negocios más descara- dos del mundo capitalista. En estos tiempos de la globalización estamos asistiendo a una concentración impresionante de la industria en torno a cuatro o cinco multinacionales que están creando un mo- nopolio Nestlé, Danone, Coca Cola, Pepsi Cola. con decenas de marcas en torno a cada una de ellas, donde marcan el precio y calidad del agua sin apenas control alguno. En Estados Unidos más de un tercio del agua embotellada es simplemente agua de grifo tratada o no; siendo un negocio monopolizado por Nestlé y Danone, líderes mundiales. El presidente de Nestlé contra el derecho del agua llama a la privatización En reciente entrevista el Sr Peter Brabeck-Letmathe, actual presidente del grupo multinacional alimenticio Nestlé ha dicho que «El agua no es un derecho; debería tener un valor de mercado y ser privatizada». El empresario se ha mostrado a favor de que haya un control privado y mercan- tilista del agua a nivel mundial del suministro de agua en todo el planeta. Además dijo que la ONU tiene como un derecho fundamen- tal el acceso al agua, y como es sabido millones de perso- nas en el tercer mundo tienen problemas diarios para tan siquiera beberla. Culpable de grandes enfermedades, sequías y demás problemas, la falta de agua es un pro- blema a nivel planetario, pero este empresario sin escrú- pulos está incluso a favor de poner más trabas a su libre acceso. Este empresario austríaco ha llegado a decir que debería encarecerse aún más, porque se abarata en la actualidad y hay despilfarro y calificó de « extremistas » a sus críticos que piden que el agua sea un derecho fundamental. Su compañía, sin embargo, es la líder mundial en las ventas de agua embotellada En América del Sur, las multinacionales extranjeras están adquiriendo grandes zonas de naturaleza salvaje en la que se incluyen sistemas hidrográficos integrales para usarlos en un futuro no muy lejano. Destaca en este sentido el acuífero Guaraní, donde las grandes multinacionales están tomando tierras para explotar el agua. Sylvia Ubal sylviaubal@gmail.com Barómetro Internacional
  • 48. /48 Caracas, agosto 2014El IAPeriódico 10años La Mucuy CC uando Diana venía de visita a La Mucuy dejaba atrás su Llano querido, el de las sabanas, donde el hombre era capaz de soñar despierto. El corazón se sacudía y las garzas levantaban el festín de las mañanas, aquellas bandadas con picos entrecruzados trasportaban tantas plumas que las viejas eran capaces de asustarse. Un arestín ya no mojaba sus alpargatas ni molaba los pe- dazos de sus dientes añejos de carnes asadas sobre maco- llas de varas. Parecía que a las cobijas de retazos la lloradera las habían cosido pues a todo le metían las agujas. Entonces eran los días del entreverado. En la salida de los mataderos estaban los más experimentados no comprando carne, era esperando a Joaquín quien estaba a punto de entregarles sus encargos. Venía cargadito con una bata y un delantal de cuero rojito de tanta sangre que había escurrido de los animales ame- nazados, eran segundos en que los novillos preferían huir pero el pánico lo atrapaba. Ahora todo estaba seco frente a su falda y en sus manos sudorosas de venas inflamadas traía corazón, bofes, riñones, hígados, panza, librillo, riñón, pajarilla y tripas ya lavadas y Joaquín les advertía que lo invitaran al contrapunteo del sarao. Inmediatamente en los lavaderos ubicados en los so- lares empezaba la fiesta. Allí se iniciaba el lavado y preparado de todas aquellas menudencias. Estaban vertidos en baldes de todos los colores y en unas varas durísimas empezaban a tejer los gigantescos entreveraos. Pero a Juancho quien había sido un hombre viajado de cuando andaba montado de bus en bus y se ba- jaba en medio de tormentas por los barros altísimos a empujar esos carros redondos por todos lados de marca Blue Bird, veía cómo el campesino del Llano tomaba sin lavar todas esas ricas menudencias y de una en una las depositaban cuidadosamente sobre las panzas de las que habían sido gigantescas vacas. Aquello quedaba como un nido de pájaros, colgaba sobre la protección de la panza y a partir de allí llevaban el fuego parejo, para luego ser cortado con afilados cuchillos, saliendo aquellos cortes como manjares pastosos de llamativos colores. Miguel A. Jaimes N. lamucuyandina@gmail.com Entreverao
  • 49. /49 Caracas, agosto 2014El IAPeriódico 10años Investigaciones ¿Qué le ocurre a tu cerebro cuando te quedan 30 minutos de vida? UU n estudio con supervi- vientes de un avión que se quedó sin combus- tible en mitad del océano ofrece pistas de la relación entre el trastorno por es- trés postraumático y los recuerdos. La memoria au- menta ante el riesgo de una muerte inminente. Durante 30 minutos, los pa- sajeros del vuelo AT236 estuvieron seguros de que iban a morir. En mitad del océano, su avión se quedó sin combus- tible. Primero fue el tanque del ala derecha. Los pilotos transfirieron parte de fuel del tanque izquierdo sin saber que había una fuga en el circuito, así que secaron los dos. Con minutos de diferencia, sendos motores estallaron. En la cabina, las luces se apagaron, las mascarillas cayeron y la tripulación explicó al pasaje qué hacer al iniciar la cuenta atrás. Cuando todo estaba perdido y había lanzado un may- day, el comandante Robert Piché pudo planear hasta una pista en una base militar de una pequeña isla de las Azores. Todos salieron vivos del trance, en particular su memoria. “Imagine su peor pesadilla. Eso es lo que fue”, recuerda Margaret McKinnon, entonces, agosto de 2001, una recién casada que iba de viaje de novios a Lisboa en el AT236. La ahora investigadora del Departamento de Psiquiatría y Neu- rociencias de la Conducta de la Universidad canadiense de McMaster añade: ”No fue sólo un instante donde tu vida pasa ante tus ojos en una fracción de segundo y después todo acaba”. La pavorosa sensación de “voy a morir” duró unos agónicos 30 minutos mientras los sistemas del avión se iban apagando. Aquella dramática experiencia sirvió al comandante Piché para ganarse la vida como conferenciante y a McKinnon para estudiar la relación entre un evento de este tipo, el trastorno por estrés postraumático (TEPT) y la memoria. Junto a grupo de colegas, decidió aprovechar el experi- mento único de 300 personas viviendo la misma sensación de la amenaza de una muerte inminente para investigar cómo las intensas experien- cias emocionales negativas afectan a la capacidad de recordar. Los investigadores consiguie- ron reunir a 15 de los pasaje- ros del AT236. Querían ahondar en la tesis de que los eventos dramáticos vividos en primera persona quedan gra- bados a fuego en la memoria de los que los vivieron. Les interesaba, en particular, la re- lación entre el TEPT que sufren muchos de los que viven una experiencia tan terrible. Porque hay estudios que sos- tienen lo contrario, que las experiencias traumáticas tien- den a provocar un deterioro y parcelación de los recuerdos. Tras someterlos a un test clínico para establecer su perso- nalidad o sí sufrían algún trastorno de ansiedad o depre- sión, comprobaron que la mitad de los pasajeros presentaban un cuadro típico de TEPT. Tenían ataques de ansiedad, estados depresivos, extrañamiento, ensimisma- miento, accesos de pánico… Para validar sus resultados, reclutaron también a otros 15 individuos como grupo de control de su investigación. Ambos grupos tuvieron que realizar una entrevista auto- biográfica en la que tenían que recordar todos los detalles que pudieran de tres eventos personales. Uno era no trau- mático y funcionaba como neutral, otro eran sus recuerdos de los atentados del 11-S y el tercero, aquella noche del vuelo en el AT236. En este caso, el grupo de control tuvo que rememorar un suceso negativo que vivieran en primera persona del mismo año. Tal como publican en Clinical Psychological Science, los pasajeros del AT236 mostraron una enorme capacidad de memoria episódica, el tipo de memoria relacionada con las experiencias personales. Sus resultados fueron muy supe- riores a los del grupo de control. La mayoría recordaban, más de una década después, la mayor parte de los 83 detalles que los investigadores habían seleccionado, El avión de Air Transat, en la imagen, se quedó sin gasolina en medio del Océano Atlántico en agosto de 2001.
  • 50. /50 Caracas, agosto 2014El IAPeriódico 10años Poesía basados en la experiencia de McKinnon y que eran verificables, para comprobar su grado de exactitud. Pero esta mejor memoria sólo fue significativa en el evento trau- mático vivido en primera persona (el accidente o el suceso trágico elegido por los sujetos de control). Sin embargo, también comprobaron otro fenómeno. Los pasajeros con TEPT se excedían en los detalles, tendían a mas repeticiones y a irse por las ramas. En su caso, destacó una mayor memoria no episódica, su relato tenía más de- claraciones y opiniones que detalles concretos de aquella noche. Lo más llamativo es que también la demostraron cuando tuvieron que pensar en un evento neutral o en cómo vivieron el 11-S. “Creemos que esta diferencia tiene que ver con el control sobre la memoria”, sostiene el principal autor del estudio, Brian Levine, del Instituto de Investigación Rotman de Bay- crest, en la Universidad de Toronto. “Las personas difieren de forma natural en la forma en que afinan su memoria frente a tanta interferencia externa que hay. Los que tienen más injerencia externa pueden ser más propensos a res- puestas patológicas al trauma. Así, vimos que aquellos con TEPT presentaban mas detalle no episódicos y no sólo del desastre de Air Transat, sino de los otros eventos”, añadía. Es como si esta forma de recordar fuera un indicador, una pista, sobre aquellos más proclives a sufrir TEPT. “Lo que nuestros resultados muestran es que no es tanto lo que pasó, sino a quién le sucedió, lo que puede determinar la aparición del trastorno de estrés postraumático “, aventura el doctor Levine. Esta posibilidad sería de mucha ayuda en el diagnóstico y tratamiento de soldados que regresan del combate, perso- nas que han sido testigos de un asesinato o han sufrido abusos sexuales y que sufren TEPT. También ayuda a en- tender cómo, después de más de una década, muchos de los pasajeros del vuelo AT236 no consiguen enderezar su vida. Miguel Ángel Criado esmateria.com Referencia: - 'Threat of Death and Autobiographical Memory: A Study of Passengers From Flight AT236' DOI:10.1177/2167702614542280 Doña Primavera viste que es primor, viste en limonero y en naranjo en flor. Lleva por sandalias unas anchas hojas, y por caravanas unas fucsias rojas. Salid a encontrarla por esos caminos. ¡Va loca de soles y loca de trinos! Doña Primavera de aliento fecundo, se ríe de todas las penas del mundo... No cree al que le hable de las vidas ruines. ¿Cómo va a toparlas entre los jazmines? ¿Cómo va a encontralas junto de las fuentes de espejos dorados y cantos ardientes? Doña Primavera Gabriela Mistral De la tierra enferma en las pardas grietas, enciende rosales de rojas piruetas. Pone sus encajes, prende sus verduras, en la piedra triste de las sepulturas... Doña Primavera de manos gloriosas, haz que por la vida derramemos rosas: Rosas de alegría, rosas de perdón, rosas de cariño, y de exultación.