La hora de la prueba

2,250 views
1,903 views

Published on

0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total views
2,250
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
1
Actions
Shares
0
Downloads
56
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

La hora de la prueba

  1. 1. tourtemáticodelaLA HORA DELA PRUEBA
  2. 2. prefacioSelección y ordenación de los versículos: Keith PhillipsVersión en castellano: David Bolick y Jorge SoláDiseño: M-A MignotISBN: 978-3-03730-674-1© Aurora Production AG, Suiza, 2012Derechos reservados.Impreso en Malasia por JP PrintersLa hora de la prueba tiene por objetoexponer ordenadamente las creenciasque constituyen la base del cristianismo,lo que está escrito en la Biblia, a finde que cada cual tenga claro cuál esla esperanza que hay en nosotros(1 Pedro 3:15) y cómo debe conducirse(1 Timoteo 3:15).Esta obra ayudará al principiante afamiliarizarse con las Escrituras. Al mismotiempo, le servirá al más veterano para ampliarsu conocimiento de la Palabra de Dios, hallara diario fuerzas y orientación, y prepararsemejor para dar a conocer su fe. Igualmenteresultará muy práctica para pastores,consejeros, padres, maestros y mentores quedeseen impartir instrucción y asesoramiento.«Si ustedes se mantienen fieles a Mi palabra—dijo Jesús a algunos de Sus primerosseguidores—, serán de veras Mis discípulos;conocerán la verdad, y la verdad los harálibres» (Juan 8:31,32). ¡Esa promesa estambién para nosotros!¡Esperamos que este libro te proporcioneagradables ratos de estudio!AgradecimientosEl recopilador agradece enormemente la ayuda y el apoyo querecibió durante la preparación de esta obra, y en particular la valiosacolaboración de Carl y Reuben, con su meticuloso detallismo.Otros títulos de la colecciónFundamentosVida cristianaUna vida más feliz
  3. 3. índiceFuerza y poder................................................................................1Temor....................................................................................................19Protección..................................................................................... 33Provisión..........................................................................................47Pruebas, tentaciones y tribulaciones.................65Consuelo..........................................................................................89Sufrimiento.................................................................................. 107Curación.........................................................................................129El tiempo del fin...................................................................... 145explicaciónDE CIERTOS ASPECTOS TÉCNICOSComo es habitual en muchas obras de consulta, y con el ánimo defacilitar el estudio, los versículos no se reproducen siempre en sutotalidad.La omisión de una o varias palabras se indica por medio de puntossuspensivos entre corchetes […].También se han empleado corchetes [ ]:1) Para indicar a quién o a qué se refiere un pasaje. Por ejemplo, el versículoTito 2:14, que dice: «Él quiso morir para rescatarnos de todo lo malo y parapurificarnos de nuestros pecados», aparece de la siguiente manera: «[Jesús]quiso morir para rescatarnos de todo lo malo…»2) Para añadir explicaciones que faciliten la comprensión de ciertos pasajes.Pongamos por ejemplo Efesios 2:8: «Por la bondad de Dios [misericordiainmerecida] han recibido ustedes la salvación por medio de la fe. No es estoalgo que ustedes mismos hayan conseguido, sino que es un don de Dios».3) Cuando se ha cambiado el tiempo de un verbo para facilitar la lectura odar mayor fluidez al texto, como en Hebreos 1:1, en que se sustituyó «habiendohablado» por «habló»: «Dios [habló] en otro tiempo a los padres por losprofetas».4) Cuando en sustitución de un pasaje de la Escritura que es muy largo ypresenta todo un relato se ha puesto simplemente un resumen del mismo queexpone claramente la idea.5) Cuando se ha agregado una palabra que no se menciona explícitamenteen un versículo, pero está implícita.En muchas secciones figuran al final, entre paréntesis y con la indicación«V. también», remisiones a versículos de importancia secundaria sobre el temaen cuestión. Cuando esas remisiones están relacionados con un versículo enparticular, las referencias aparecen en el último renglón de dicho versículo.
  4. 4. 1FUERZA Y PODER1. El poder de Dios comparado con nuestras fuerzasA. Dios es infinitamente más poderoso que los hombres:Salmo 8:3,4 Cuando veo Tus cielos, obra de Tus dedos, la lunay las estrellas que Tú formaste, 4digo: «¿Qué es elhombre para que tengas de él memoria, y el hijo delhombre para que lo visites?»Isaías 40:15,17,22 Para Él las naciones son como una gota de agua,como un grano de polvo en la balanza; los paísesdel mar valen lo que un grano de arena. 17Todas lasnaciones no son nada en Su presencia; para Él notienen absolutamente ningún valor. 22Dios tiene Sutrono sobre la bóveda que cubre la tierra, y ve a loshombres como si fueran saltamontes. Él extiende elcielo como un toldo, lo despliega como una tienda decampaña.Daniel 4:35 Todos los habitantes de la tierra son consideradoscomo nada, mas Él actúa conforme a Su voluntad enel ejército del cielo y entre los habitantes de la tierra.Nadie puede detener Su mano, ni decirle: «¿Qué hashecho?»1 Corintios 1:25 [Hasta] lo débil de Dios es más fuerte que loshombres. (V. también 2 Crónicas 20:6; Salmo 89:6.)B. Franca perspectiva del hombre y su fortaleza:Job 14:1,2 El hombre, nacido de mujer, corto de días y lleno detormentos, 2como una flor brota y se marchita, ycomo una sombra huye y no permanece. (V. tambiénJob 7:1.)Isaías 40:6–8 Toda carne es como la hierba, y todo su esplendores como la flor del campo. 7Se seca la hierba, semarchita la flor cuando el aliento del Señor soplaFuentesSe han consultado las siguientes versiones de la Biblia:• Reina-Valera, revisión de 1909.• Reina-Valera 1960™, © Sociedades Bíblicas enAmérica Latina, 1960. Derechos renovados 1988,Sociedades Bíblicas Unidas.• Reina-Valera 95®, © Sociedades Bíblicas Unidas,1995.• Dios Habla Hoy®- Tercera edición, © SociedadesBíblicas Unidas 1966, 1970, 1979, 1983, 1996.• Traducción en lenguaje actual™, © SociedadesBíblicas Unidas, 2002, 2004.• Nueva Biblia Latinoamericana de Hoy, © TheLockman Foundation, 2005.
  5. 5. 2 3sobre ella; en verdad el pueblo es hierba. 8Se seca lahierba, se marchita la flor, pero la palabra de nuestroDios permanece para siempre. (V. también Salmo 90:5,6;103:15,16; Santiago 1:10,11; 1 Pedro 1:24,25.)Job 8:9 Nosotros somos apenas de ayer, y nada sabemos;nuestros días en esta tierra pasan como una sombra.Salmo 39:5,6 Mi existencia es como nada delante de Ti;ciertamente todo hombre, aun en la plenitud de suvigor, es solo un soplo. […] 6Sí, como una sombraanda el hombre.Salmo 144:3,4 ¿Qué es el hombre? […] 4El hombre es como unsuspiro; su vida pasa como una sombra. (V. también1 Crónicas 29:15; Salmo 62:9; 90:10; Eclesiastés 6:12.)Salmo 78:39 Se acordó de que eran carne, soplo que va y novuelve. (V. también Isaías 2:22; Santiago 4:14,15.)Salmo 103:14 Él conoce nuestra condición; se acuerda de quesomos polvo. (V. también Génesis 18:27; Isaías 29:5,6.)Job 25:5,6 Si aun la luna no tiene brillo y las estrellas no sonpuras a Sus ojos, 6¡cuánto menos el hombre, esalarva, y el hijo del hombre, ese gusano! (V. también Job 4:18–20; Romanos 7:18.)C. Dios puede hacer cualquier cosa:Jeremías 32:27 Yo soy el Señor, el Dios de toda carne, ¿habrá algoimposible para Mí? (V. también Génesis 18:14.)Job 42:2 Yo reconozco que todo lo puedes.Salmo 62:11 De Dios es el poder.Mateo 19:26 Para los hombres esto es imposible; mas para Diostodo es posible.Mateo 28:18 [Jesús dijo:] Toda potestad me es dada en el cielo yen la tierra.D. Dios ejerce autoridad total sobre los hombres:Job 12:10 En Su mano está la vida de todo ser viviente, y elaliento de todo ser humano. (V. también Daniel 5:23.)Job 12:13–25 En Él están la sabiduría y el poder, y el consejoy el entendimiento son Suyos. 14Él derriba, y nose puede reedificar; aprisiona a un hombre, y nopuede ser liberado. 15Él retiene las aguas, y todo seseca, y las envía, e inundan la tierra. 16En Él estánla fuerza y la prudencia, Suyos son el engañado yel engañador. 17 Él hace que los consejeros andendescalzos, y hace necios a los jueces. 18Rompe lascadenas de los reyes y ata sus cinturas con cuerda.19Hace que los sacerdotes anden descalzos yderriba a los que están seguros. 20Priva del habla alos hombres de confianza y quita a los ancianos eldiscernimiento. 21 Vierte desprecio sobre los nobles yafloja el cinto de los fuertes. 22Él revela los misteriosde las tinieblas y saca a la luz la densa oscuridad.23 Engrandece las naciones, y las destruye; ensanchalas naciones, y las dispersa. 24Priva de inteligenciaa los jefes de la gente de la tierra y los hace vagarpor un desierto sin camino; 25Andan a tientas entinieblas, sin luz, y los hace tambalearse comoborrachos. (V. Salmo 75:6,7; 107:33–40.)Isaías 43:13 No hay quien de Mi mano libre.Salmo 115:3 Nuestro Dios está en los cielos: todo lo que quiso hahecho.Isaías 64:8 Tú eres nuestro Padre, nosotros el barro, y Túnuestro alfarero; obra de Tus manos somos todosnosotros. (V. también Isaías 45:9.) (V. también 1 Crónicas 29:12; 2 Crónicas 20:6; Job 9:4;Salmo 104:29,30; Isaías 40:23,25.)fuerza y poder fuerza y poder
  6. 6. 4 52. Confía en el Señor, no en tus propias fuerzasA. Que Dios te imparta Su fuerza:Efesios 6:10 Fortalézcanse en el Señor y en el poder de Su fuerza.2 Crónicas 20:12 En nosotros no hay fuerza contra tan grande multitudque viene contra nosotros: no sabemos lo quehemos de hacer, mas a Ti volvemos nuestros ojos.Salmo 20:7,8 Unos cuentan con sus carros de guerra y otroscuentan con sus caballos; pero nosotros contamoscon el Señor nuestro Dios. 8A ellos se les doblan lasrodillas, y caen, pero nosotros seguimos firmes y enpie.Salmo 84:5 Bienaventurado el hombre que tiene su fortaleza enTi.Salmo 105:4 Busquen al Señor y Su fortaleza; busquen Su rostrocontinuamente.Isaías 26:4 Confíen siempre en el Señor, porque Él es refugioeterno.2 Corintios 3:5 Nosotros no somos capaces de hacer algo pornosotros mismos; es Dios quien nos da la capacidadde hacerlo.Filipenses 3:3 Servimos en espíritu a Dios, […] no teniendoconfianza en la carne. (V. también Éxodo 15:2; 2 Samuel 22:33; Salmo 27:1; 68:28,35;118:8; 147:10,11.)B. Él puede hacer lo que tú no puedes:Zacarías 4:6 «No depende del ejército, ni de [tu] fuerza, sino de MiEspíritu», dice el Señor todopoderoso.1 Samuel 2:9 Nadie será fuerte por su propia fuerza.Salmo 60:11 Danos socorro contra el enemigo, porque vana es laayuda de los hombres.Salmo 127:1 Si el Señor no edifica la casa, en vano trabajan losque la edifican; si el Señor no guarda la ciudad, envano vela la guardia. (V. también Job 9:19; Salmo 33:16,17.)3. Nuestra debilidad nos hace depender de DiosA. El poder de Dios se manifiesta en nuestra debilidad:2 Corintios 4:7 Tenemos este tesoro en vasos de barro, para que […]el poder sea de Dios, y no de nosotros.Isaías 40:29 Él da fuerzas al cansado, y al débil le aumenta suvigor.Salmo 8:2 De la boca de los chiquitos […] fundaste la fortaleza.Salmo 37:39 La salvación de los justos viene del Señor; Él es sufortaleza en el tiempo de la angustia.Salmo 73:26 Mi carne y mi corazón pueden desfallecer, peroDios es la fortaleza de mi corazón y mi porción parasiempre.Isaías 25:4 Tú has sido baluarte para el desvalido, baluarte parael necesitado en su angustia.Isaías 41:10 Yo estoy contigo; no temas, pues Yo soy tu Dios. Yote doy fuerzas, Yo te ayudo, Yo te sostengo con Mimano victoriosa.2 Corintios 1:8,9 Fuimos abrumados sobremanera, más allá denuestras fuerzas, de modo que hasta perdimosla esperanza de salir con vida. 9De hecho, dentrode nosotros mismos ya teníamos la sentencia demuerte, a fin de que no confiáramos en nosotrosmismos, sino en Dios que resucita a los muertos.2 Corintios 12:9,10 [El Señor] me ha dicho: «[…] Mi poder se perfeccionaen [tu] debilidad». […] 10Cuando soy débil, entoncessoy fuerte.fuerza y poder fuerza y poder
  7. 7. 6 72 Corintios 13:4 Somos débiles en Él, pero viviremos […] por el poderde Dios.Hebreos 11:34 [Los santos de la Biblia:] Siendo débiles, fueronhechos fuertes. (V. Salmo 94:17,18.)B. Cuando estés completamente desvalido, Él te fortalecerá:Salmo 72:12 Él salvará al pobre que suplica y al necesitado que notiene quien lo ayude.Lucas 22:43 [Los discípulos de Jesús se durmieron, pero] unángel bajó del cielo para darle fuerzas.2 Timoteo 4:16,17 En mi primera defensa ante las autoridades, nadie meayudó; todos me abandonaron. […] 17Pero el Señor síme ayudó y me dio fuerzas. (V. también Salmo 27:10.)C. Te dará fuerzas cada día para que sigas adelante:Deuteronomio 33:25 Como tus días serán tus fuerzas.D. Cuando tengas poca fuerza, el Señor te ayudará:Salmo 37:24 Aun cuando caiga, no quedará caído, porque elSeñor lo tiene de la mano.Isaías 35:4 Digan a los de corazón tímido: «Esfuércense, noteman». Pues […] Dios mismo […] los salvará.Apocalipsis 3:8 He puesto delante de ti una puerta abierta, la cualnadie puede cerrar; porque aunque tienes pocafuerza, has guardado Mi Palabra.4. Dios puede darte fuerzas y valerse de tiA. Qué hacer para recibir el poder de Dios:Josué 1:5–9 Nadie te podrá derrotar en toda tu vida, y Yo estarécontigo así como estuve con Moisés, sin dejarteni abandonarte jamás. 6Ten valor y firmeza, quetú vas a repartir la tierra a este pueblo, pues es laherencia que Yo prometí a sus antepasados. 7Loúnico que te pido es que tengas mucho valor yfirmeza, y que cumplas toda la Ley que Mi siervoMoisés te dio. 8 Repite siempre lo que dice el librode la Ley de Dios, y medita en él de día y de noche,para que hagas siempre lo que este ordena. Asítodo lo que hagas te saldrá bien. 9Yo soy quien temanda que tengas valor y firmeza. No tengas miedoni te desanimes porque Yo, tu Señor y Dios, estarécontigo dondequiera que vayas.2 Crónicas 16:9 Los ojos del Señor recorren toda la tierrapara fortalecer a aquellos cuyo corazón escompletamente Suyo.Nehemías 8:10 La alegría del Señor es la fortaleza de ustedes.Salmo 138:3 El día que clamé, me respondiste; me fortaleciste convigor en mi alma.Isaías 27:5 Si quiere que Yo lo proteja, que haga las pacesconmigo.Isaías 30:15 En la tranquilidad y la confianza estará su fuerza.Isaías 40:31 Los que esperan en el Señor renovarán sus fuerzas.Daniel 11:32 El pueblo que conoce a su Dios se mostrará fuerte yactuará.Miqueas 3:8 A mí, el Espíritu del Señor me llena de fuerza, justiciay valor.Hechos 1:8 Recibirán poder cuando el Espíritu Santo vengasobre ustedes.Efesios 3:16 Pido al Padre que […] les dé a ustedes, interiormente,poder y fuerza por medio del Espíritu de Dios.B. Él te fortalece con Su poder:Salmo 18:29–34 Con Tu ayuda atacaré al enemigo, y sobre el murode sus ciudades pasaré. 30El camino de Diosfuerza y poder fuerza y poder
  8. 8. 8 9es perfecto; la promesa del Señor es digna deconfianza; ¡Dios protege a cuantos en Él confían!31¿Quién es Dios, fuera del Señor? ¿Qué otro dioshay que pueda protegernos? 32Dios es quien me dafuerzas, quien hace intachable mi conducta, 33quienme da pies ligeros, como de ciervo, quien me haceestar firme en las alturas, 34quien me entrena parala batalla, quien me da fuerzas para tensar arcos debronce.Salmo 68:28 Tu Dios ha ordenado tu fuerza.Salmo 68:35 Dios […] da fortaleza y vigor a Su pueblo.Salmo 80:17 Sea Tu mano sobre el hombre […] que para Tifortaleciste.Salmo 84:5,7 Bienaventurado el hombre que tiene en Ti susfuerzas, en cuyo corazón están Tus caminos. 7Iránde poder en poder.Filipenses 4:13 Todo lo puedo en Cristo que me fortalece.Colosenses 1:11 Pedimos que Él, con Su glorioso poder, los hagafuertes; así podrán ustedes soportarlo todo conmucha fortaleza.Mateo 10:1,8 Llamando a Sus doce discípulos, Jesús les diopoder sobre los espíritus inmundos para expulsarlos.8«Sanen enfermos, resuciten muertos, limpienleprosos, expulsen demonios». (V. también Jueces 14:6,19;15:14,15; Salmo 8:2; Lucas 10:19.)C. Alaba a Dios, que te fortalece:Salmo 28:7,8 El Señor es mi fuerza y mi escudo; en Él confía micorazón, y soy socorrido; por tanto, mi corazón seregocija, y le daré gracias con mi cántico. 8El Señores la fuerza de Su pueblo, y Él es defensa salvadorade Su ungido.D. Dale a Dios la gloria por obrar por intermedio de ti:Filipenses 2:13 Dios es quien obra en ustedes.1 Pedro 4:11 El que sirve, que lo haga por la fortaleza que Dios da,para que en todo Dios sea glorificado.Isaías 10:13,15 [El soberbio] dijo: «Con el poder de mi mano lo hehecho, y con mi sabiduría; porque he sido prudente».15¿Se gloriará el hacha contra el que con ella corta?Jeremías 9:23,24 Que no se enorgullezca el sabio de ser sabio, ni elpoderoso de su poder, ni el rico de su riqueza. 24Sialguien se quiere enorgullecer, que se enorgullezcade conocerme, de saber que Yo soy el Señor.Hechos 12:21–23 Herodes, vestido con ropa real, se sentó en la tribunay comenzó a hablarles. 22Y la gente gritaba: «¡Voz deun dios y no de un hombre es esta!» 23Al instante unángel del Señor lo hirió, por no haber dado la gloria aDios.E. A veces el Señor quiere hacerlo todo por Sí mismo:Éxodo 14:13,14 Moisés les contestó: «No tengan miedo.Manténganse firmes y fíjense en lo que el Señor va ahacer hoy para salvarlos, porque nunca más volverána ver a los egipcios que hoy ven. 14Ustedes no sepreocupen, que el Señor va a pelear por ustedes».Jueces 7:todo [Gedeón y sus 300 hombres dejan que Dios gane labatalla a Su manera.]2 Crónicas 20:15 No tengan miedo ni se asusten ante ese gran ejército,porque esta guerra no es de ustedes sino de Dios.2 Crónicas 20:17 No son ustedes los que van a pelear esta batalla.Tomen posiciones, estense quietos y verán cómo elSeñor los librará.Nehemías 4:20 Nuestro Dios peleará por nosotros.fuerza y poder fuerza y poder
  9. 9. 10 11Salmo 18:17 Me libró de mi poderoso enemigo, y de los que meaborrecían; pues eran más fuertes que yo.Isaías 30:7 Su fortaleza sería estarse quietos.5. No confíes en ti mismoA. Advertencias sobre confiar en nuestras propias fuerzas:Salmo 118:8,9 Es mejor refugiarse en el Señor que confiar en elhombre. 9Es mejor refugiarse en el Señor que confiaren príncipes.Salmo 146:3 No confíen ustedes en príncipes, ni en hijo dehombre en quien no hay salvación.Jeremías 9:23,24 Que no se enorgullezca el sabio de ser sabio, ni elpoderoso de su poder, ni el rico de su riqueza. 24Sialguien se quiere enorgullecer, que se enorgullezcade conocerme, de saber que Yo soy el Señor.Jeremías 17:5 Maldito el hombre que en el hombre confía, y hacede la carne su fortaleza, y del Señor se aparta sucorazón.Juan 15:4,5 Sigan unidos a Mí, como Yo sigo unido a ustedes.Una rama no puede dar uvas de sí misma, si no estáunida a la vid; de igual manera, ustedes no puedendar fruto, si no permanecen unidos a Mí. 5Yo soyla vid, y ustedes son las ramas. El que permaneceunido a Mí, y Yo unido a él, da mucho fruto; pues sinMí no pueden ustedes hacer nada. (V. también Isaías 31:3.)B. Consecuencias de apoyarnos en nuestras propias fuerzas y planes:2 Crónicas 26:16 Cuando se afirmó en el poder, se volvió orgulloso, locual fue su ruina. Fue infiel al Señor su Dios.Oseas 10:13 Ustedes han arado iniquidad, han segado injusticia,han comido fruto de mentira. Porque has confiado entu camino, en la multitud de tus guerreros.1 Corintios 10:12 El que piensa estar firme, mire que no caiga. (V. también 1 Samuel 15:1–28; 28:4–25 y 31:1–8 sobre Saúl.)C. La falta de fuerzas frecuentemente se debe al pecado:Salmo 31:10 Se agotan mis fuerzas a causa de mi iniquidad.Levítico 26:27,36,37 Si […] no me obedecen, sino que siguenoponiéndose a Mí, 36les haré sentir tanto miedo quehuirán con el simple ruido de una hoja al caer; huiráncomo si los persiguieran con una espada, y caeránsin que nadie los persiga; 37tropezarán unos contraotros como si huyeran de la guerra, aunque nadie lospersiga; ¡ninguno de ustedes podrá hacer frente asus enemigos!Josué 7:12 Los hijos de Israel no podrán hacer frente a susenemigos, sino que delante de sus enemigosvolverán la espalda, por cuanto han venido a seranatema [maldecidos].Jueces 2:13–15 Dejaron al Señor y sirvieron a Baal y a Astarot.14 La ira del Señor se encendió contra Israel, y losentregó en manos de salteadores que los saquearon.También los vendió en mano de sus enemigosde alrededor, y ya no pudieron hacer frente a susenemigos. 15Por dondequiera que iban, la manodel Señor estaba contra ellos para mal, tal como elSeñor había dicho y como el Señor les había jurado,y se angustiaron en gran manera. (V. también Amós 2:13–15.)6. Poder para dar testimonio de JesúsA. El poder proviene del Espíritu Santo:Hechos 1:8 Recibirán poder cuando el Espíritu Santo vengasobre ustedes; y serán Mis testigos.fuerza y poder fuerza y poder
  10. 10. 12 13Miqueas 3:8 El Espíritu del Señor me llena de fuerza, justicia yvalor, para echarle en cara a Israel su rebeldía y supecado.Juan 6:63 El Espíritu es el que da vida; la carne para nadaaprovecha.Hechos 4:8,10,13 Pedro, lleno del Espíritu Santo, les contestó:10 «Declaramos ante ustedes y ante todo el pueblode Israel que este hombre que está aquí, delante detodos, ha sido sanado en el nombre de Jesucristode Nazaret». 13Cuando las autoridades vieron lavalentía con que hablaban Pedro y Juan, y se dieroncuenta de que eran hombres sin estudios ni cultura,se quedaron sorprendidos, y reconocieron que erandiscípulos de Jesús.Hechos 4:31,33 Fueron llenos del Espíritu Santo. 33Y con gran poderlos apóstoles daban testimonio.1 Tesalonicenses 1:5 Cuando nosotros les anunciamos el evangelio, nofue solamente con palabras, sino que lo hicimostambién con demostraciones del poder de Dios y dela actividad del Espíritu Santo.2 Timoteo 1:7 No nos ha dado Dios espíritu de cobardía, sino depoder.B. Ningún hombre puede hacer frente al poder del Espíritu de Dios:Lucas 21:15 Yo les daré palabras tan llenas de sabiduría queninguno de sus enemigos podrá resistirlos nicontradecirlos en nada.Jeremías 5:14 Pongo Mis palabras en tu boca como fuego, y a estepueblo como leña.Hechos 6:10 No podían resistir la sabiduría y el Espíritu con que[Esteban] hablaba.2 Corintios 10:4 Las armas que usamos no son las del mundo, sinoque son poder de Dios capaz de destruir fortalezas.C. El poder tiene que venir de Dios:1 Corintios 1:18 La palabra de la cruz […] es poder de Dios.1 Corintios 2:4,5 Cuando les hablé y les prediqué el mensaje, no usépalabras sabias para convencerlos. Al contrario,los convencí haciendo demostración del Espírituy del poder de Dios, 5para que la fe de ustedesdependiera del poder de Dios y no de la sabiduría delos hombres.1 Corintios 4:20 El reino de Dios no es cuestión de palabras, sino depoder. (V. también Lucas 4:14.)D. Dios puede valerse de ti aun cuando estés débil:Gálatas 4:13,14 [Pese a sufrir una enfermedad física, Pablo diotestimonio a los gálatas, y se convirtieron.]E. Dios puede intervenir y servirse poderosamente de ti:Éxodo 4:10–12 «¡Ay, Señor! —respondió Moisés—. Yo no tengofacilidad de palabra, y esto no es solo de ayer ni deahora que estás hablando con este siervo Tuyo, sinode tiempo atrás. Siempre que hablo, se me traba lalengua». 11Pero el Señor le contestó: «¿Y quién leha dado la boca al hombre? ¿Quién sino Yo lo hacemudo, sordo, ciego, o que pueda ver? 12Así que,anda, que Yo estaré contigo cuando hables, y teenseñaré lo que debes decir».Jeremías 1:6–9 «¡Ah, Señor Dios! No sé hablar, porque soy joven».7 Pero el Señor me dijo: «No digas: “Soy joven”,porque adondequiera que te envíe, irás, y todo lo quete mande, dirás. 8No tengas temor ante ellos, porquecontigo estoy para librarte» […]. 9Entonces el Señorextendió Su mano y tocó mi boca. Y el Señor medijo: «Yo he puesto Mis palabras en tu boca».fuerza y poder fuerza y poder
  11. 11. 14 15Mateo 10:20 Ustedes no son los que van a hablar, sino que elEspíritu de Dios hablará por ustedes. (V. tambiénMarcos 13:11; Lucas 12:12.) (V. también 1 Samuel 10:6)7. Dios nos ayuda a hacer frente a nuestros adversariosA. Cuando nos vemos en batallas espirituales por defender la fe:Judas 3 He sentido la necesidad de escribirles exhortándolosa luchar ardientemente por la fe.2 Corintios 10:3–5 Es verdad que vivimos en este mundo, pero noactuamos como todo el mundo, 4ni luchamos conlas armas de este mundo. Al contrario, usamos elpoder de Dios para destruir las fuerzas del mal, lasacusaciones 5y el orgullo de quienes quieren impedirque todos conozcan a Dios. (V. también 1 Corintios 10:11.)B. En caso de que te veas obligado a defender físicamente a tus seresqueridos o tu país:Lucas 11:21 Cuando un hombre fuerte está bien armado y cuidasu casa, lo que en ella guarda está seguro.Juan 10:11 El buen pastor su vida da por las ovejas.C. La fuerza de la carne no se puede ni comparar con el poder divino:1 Samuel 17:45 Tú [Goliat] vienes contra mí con espada, lanza yjabalina, pero yo voy contra ti en nombre del Señortodopoderoso, el Dios de los ejércitos de Israel.Salmo 9:19,20 Levántate, oh Señor; no prevalezca el hombre; seanjuzgadas las naciones delante de Ti. 20Pon temor enellas, oh Señor; aprendan las naciones que no sonmás que hombres.Isaías 31:3 Los egipcios son hombres, y no Dios, y sus caballosson carne, y no espíritu. El Señor, pues, extenderáSu mano, y el que ayuda tropezará, y el que recibeayuda caerá; todos ellos a una perecerán. (V. también Oseas 1:7.)D. Podrán parecer fuertes, pero su brío se apartará de ellos:Números 14:9 No […] le tengan miedo a la gente de ese país,porque ellos van a ser pan comido para nosotros; aellos no hay quien los proteja, mientras que nosotrostenemos de nuestra parte al Señor. ¡No tenganmiedo!Jeremías 46:17 ¡El faraón, rey de Egipto, no es más que ruido!E. Es Dios quien determina el desenlace; no depende de la capacidadfísica:1 Samuel 2:4 Él destruye los arcos de los poderosos, y reviste depoder a los débiles.2 Crónicas 25:8 En Dios está la fortaleza, o para ayudar, o paraderribar.Salmo 33:16,17 El rey no se salva por la multitud del ejército, niescapa el valiente por la mucha fuerza. 17Vano parasalvarse es el caballo; la grandeza de su fuerza anadie podrá librar.Salmo 35:10 Dirán todos mis huesos: «Señor, ¿quién como Tú, quelibras al afligido de aquel que es más fuerte que él, sí,al afligido y al necesitado de aquel que lo despoja?»Salmo 44:3–7 No fue por su espada que tomaron posesión dela tierra, ni fue su brazo el que los salvó, sino Tudiestra y Tu brazo, y la luz de Tu presencia, porquete complaciste en ellos. 4Tú eres mi Rey, oh Dios;manda victorias a Jacob. 5Contigo rechazaremos anuestros adversarios; en Tu nombre pisotearemos alos que contra nosotros se levanten. 6Porque yo noconfiaré en mi arco, ni me podrá salvar mi espada;fuerza y poder fuerza y poder
  12. 12. 16 177 pues Tú nos has salvado de nuestros adversarios, yhas avergonzado a los que nos aborrecen.F. No debemos combatir a nuestros enemigos fiándonos de fuerzascarnales:2 Reyes 18:21 Veo que confías en este bastón de caña astillada,en Egipto, que si uno se apoya en él se le clava y letraspasa la mano. Tal es el faraón, rey de Egipto, paratodos los que en él confían.Isaías 31:1 ¡Ay de los que descienden a Egipto por ayuda! En loscaballos buscan apoyo, y confían en los carros porqueson muchos, y en los jinetes porque son muy fuertes,pero no miran al Santo de Israel, ni buscan al Señor.G. No debemos temer el poder de los hombres:Deuteronomio 3:22 No les tengas miedo, porque el Señor tu Dios pelearáen favor de ustedes.Salmo 27:1–3 El Señor es mi luz y mi salvación; ¿a quién temeré?El Señor es la fortaleza de mi vida; ¿de quién tendrétemor? 2Cuando los malhechores vinieron sobre mípara devorar mis carnes, ellos, mis adversarios ymis enemigos, tropezaron y cayeron. 3Si un ejércitoacampa contra mí, no temerá mi corazón; si contra míse levanta guerra, a pesar de ello, yo estaré confiado.Salmo 118:6 El Señor está a mi favor; no temeré. ¿Qué puedehacerme el hombre?Proverbios 29:25 El miedo a los hombres es una trampa.Isaías 2:22 Dejen de considerar al hombre, cuyo soplo de vidaestá en su nariz. Pues ¿en qué ha de ser él estimado?Isaías 51:12,13 Yo, Yo mismo, te doy ánimo. ¿A quién tienes miedo?¿A los hombres? ¿A los hombres mortales, que noson más que hierba? 13¿Vas a olvidarte del Señor, tucreador?Jeremías 1:8 «No tengas temor ante ellos, porque contigo estoypara librarte», declara el Señor.Lucas 12:4,5 No deben tener miedo de los que matan el cuerpo,pero después no pueden hacer más. 5Yo les voy adecir a quién deben tenerle miedo: ténganle miedo alque, después de quitar la vida, tiene autoridad paraechar en el infierno. Sí, ténganle miedo a Él.H. Dios está de tu lado, y saldrás vencedor:Deuteronomio 31:8 El Señor mismo irá delante de ti, y estará contigo; note abandonará ni te desamparará; por lo tanto, notengas miedo ni te acobardes.Romanos 8:31 Si Dios es por nosotros, ¿quién contra nosotros? (V. también 2 Crónicas 14:11,12; 20:12–25; Sofonías 3:17.)I. Los ejércitos celestiales están de nuestra parte:2 Reyes 6:14–17 [El rey de Siria] envió allá caballos, carros y un granejército; y llegaron de noche y cercaron la ciudad.15 Y cuando el que servía al hombre de Dios selevantó temprano y salió, vio que un ejército concaballos y carros rodeaba la ciudad. Y […] dijo: «¡Ah,señor mío! ¿Qué haremos?» 16Y él respondió: «Notemas, porque los que están con nosotros son másque los que están con ellos». 17Eliseo entonces oró,y dijo: «Oh Señor, te ruego que abras sus ojos paraque vea». Y el Señor abrió los ojos del criado, y miróque el monte estaba lleno de caballos y carros defuego alrededor de Eliseo.2 Crónicas 32:7,8,21 «¡Sean fuertes y valientes! No tengan miedo ni sedesanimen ante el rey de Asiria y todo el numerosoejército que lo acompaña, porque nosotrostenemos más que él. 8Él cuenta con la fuerza de loshombres, pero con nosotros está el Señor nuestrofuerza y poder fuerza y poder
  13. 13. 19 18TEMORValor • Confianza • Paz • Temor de Dios1. El Señor nos manda no temer2 Reyes 19:6 No temas por las palabras que has oído.Isaías 7:4 Repósate; no temas, ni se turbe tu corazón.Zacarías 8:13 No teman, mas sean fuertes sus manos.Lucas 12:32 No tengan miedo, ovejas Mías.A. Dios está con nosotros; por lo tanto no debemos temer:Josué 1:9 ¡Sé fuerte y valiente! No temas ni te acobardes,porque el Señor tu Dios estará contigo dondequieraque vayas.Salmo 118:6 El Señor está conmigo; no tengo miedo. ¿Qué mepuede hacer el hombre?Isaías 41:10 No temas, porque Yo estoy contigo; no desmayes,porque Yo soy tu Dios que te esfuerzo; siempre teayudaré, siempre te sustentaré con la diestra de Mijusticia. (V. también Números 14:9; Salmo 78:53; Mateo 17:6,7.)B. Dios, que es mayor que cualquier adversario, nos protege:1 Juan 4:4 El que está en ustedes es más poderoso que el queestá en el mundo.Lucas 10:19 Les he dado autoridad […] sobre todo el poder delenemigo, y nada les hará daño.Salmo 27:1,3 El Señor es mi luz y mi salvación; ¿a quién temeré?El Señor es la fortaleza de mi vida; ¿de quién tendrétemor? 3Si un ejército acampa contra mí, no temerámi corazón; si contra mí se levanta guerra, a pesar deello, yo estaré confiado.Proverbios 3:25,26 No temerás el pavor repentino, ni el ataque de losimpíos cuando venga, 26porque el Señor será tuconfianza.Dios para ayudarnos a luchar nuestras batallas».Al oír las palabras del rey Ezequías, el pueblo sesintió animado. 21Entonces el Señor envió un ángelque exterminó a todos los soldados, capitanes ycomandantes del campamento del rey de Asiria,quien tuvo que volverse a su país lleno de vergüenza.Y cuando entró en el templo de su dios, allí mismo loasesinaron sus propios hijos. (V. también Josué 5:13,14; Salmo 68:17; 91:11; Isaías 37:33–36.)J. Serás muchísimo más fuerte que tus adversarios:1 Juan 4:4 El que está en ustedes es más poderoso que el queestá en el mundo.Josué 23:9,10 El Señor ha expulsado a naciones grandes ypoderosas de delante de ustedes. En cuanto austedes, nadie les ha podido hacer frente hasta hoy.10 Un solo hombre de ustedes hace huir a mil, porqueel Señor su Dios es quien pelea por ustedes, talcomo Él les ha prometido. (V. también Deuteronomio 11:25; 28:7.)K. Dios puede darnos la victoria aunque nos enfrentemos a fuerzasabrumadoramente superiores:1 Samuel 14:6 El Señor no está limitado a salvar con muchos o conpocos.2 Crónicas 14:11 Señor, para Ti es igual ayudar al fuerte que al débil.2 Crónicas 16:8,9 ¿No formaban los etíopes y los libios un ejércitosumamente poderoso, con muchísima caballeríay carros de combate? Sin embargo, el Señor losentregó en tus manos porque te apoyaste en Él.9Pues el Señor está atento a lo que ocurre entodo el mundo, para dar fuerza a los que confíansinceramente en Él.fuerza y poder
  14. 14. 20 21dijo a Eliseo: «¡Ah, señor mío! ¿qué haremos?»16 Eliseo respondió: «No tengas miedo, porquemás son los que están con nosotros [el ejército deángeles de Dios] que los que están con ellos».Nehemías 4:14 No les tengan miedo. Recuerden que el Señor esgrande y terrible, y luchen por sus compatriotas, porsus hijos e hijas, mujeres y hogares.Salmo 3:6 No temeré a los diez millares de enemigos que sehan puesto en derredor contra mí.Salmo 46:1,2 Dios es nuestro refugio y nuestra fuerza; nuestraayuda en momentos de angustia. 2Por eso notendremos miedo, aunque se deshaga la tierra,aunque se hundan los montes en el fondo del mar.Proverbios 29:25 El miedo a los hombres es una trampa, pero el queconfía en el Señor estará protegido.Isaías 12:2 Dios es mi salvación, confiaré y no temeré.Isaías 43:1–3 No temas, porque Yo te he redimido, te he llamadopor tu nombre; Mío eres tú. 2Cuando pases porlas aguas, Yo estaré contigo, y si por los ríos, note cubrirán. Cuando pases por el fuego, no tequemarás, ni la llama te abrasará. 3Porque Yo soy elSeñor tu Dios, el Santo de Israel, tu Salvador.Hebreos 13:6 Podemos decir confiadamente: «El Señor es miayudador; no temeré lo que me pueda hacer elhombre».Apocalipsis 2:10 No temas en nada lo que vas a padecer. […] Sé fielhasta la muerte, y Yo te daré la corona de la vida.B. Ejemplos de valor e intrepidez frente al peligro:Josué 14:12–14 [Caleb conquista intrépidamente las ciudadesde los gigantes anaceos.] (V. también Josué 15:13–15;Números 13:28,33; Deuteronomio 9:1,2.)temorC. No te dejes impresionar por la cara que ponga la gente:Jeremías 1:8 No temas delante de ellos, porque contigo estoy.Ezequiel 3:9 No les tengas miedo, ni te asustes ante la cara quepongan.D. El Señor nos ha prometido paz:Job 22:21 Vuelve ahora en amistad con Dios y tendrás paz; y laprosperidad vendrá a ti.Salmo 29:11 El Señor da fuerza a Su pueblo; el Señor bendice aSu pueblo con paz.Proverbios 3:24 Cuando te acuestes no tendrás temor, sí, teacostarás y será dulce tu sueño.Isaías 26:3 Tú guardarás en completa paz a aquel cuyopensamiento en Ti persevera.Juan 14:27 La paz les dejo, Mi paz les doy; no se la doy austedes como el mundo la da. No se turbe sucorazón ni tenga miedo.Juan 16:33 Estas cosas les he hablado para que en Mí tenganpaz. En el mundo tienen tribulación; pero confíen, Yohe vencido al mundo.Gálatas 5:22 El fruto del Espíritu es […] paz.Filipenses 4:7 La paz de Dios, que sobrepasa todo entendimiento,guardará sus corazones y sus mentes en CristoJesús.2. La confianza en el Señor vence el temorA. Cuando confiamos en Dios, no tenemos nada que temer:2 Reyes 6:14–16 El rey envió allí gente de a caballo, carros y un granejército, los cuales llegaron de noche y sitiaron laciudad. 15El criado que servía al varón de Dios selevantó de mañana y salió. Al ver que el ejército teníasitiada la ciudad, con gente de a caballo y carros,temor
  15. 15. 22 23B. Prestar demasiada atención a las circunstancias:Josué 17:14–18 [Los israelitas tuvieron miedo de atacar a loscananeos por tener estos poderosos carros dehierro.]Salmo 107:23–27 [Tormenta en el mar:] Se hicieron a la mar loscomerciantes. Surcaron las aguas con sus barcos,24 y allí, en alta mar, vieron la creación maravillosa delSeñor. 25A la voz del Señor se desató una tormentaque levantaba grandes olas; 26eran lanzados hastael cielo y hundidos hasta el fondo del mar; ¡perdieronel valor ante el peligro! 27Se tambaleaban comoborrachos; ¡de nada les servía su pericia!Mateo 14:30 Al ver el fuerte viento, [Pedro, que caminaba sobre elmar,] tuvo miedo y comenzó a hundirse.Marcos 4:37–40 [Una tempestad en el mar de Galilea causa temor alos discípulos.]2 Corintios 7:5 Nos vimos atribulados por todos lados: por fuera,conflictos; por dentro, temores. (V. también 1 Samuel 28:5; Isaías 7:1,2.)C. No hacer caso de la Palabra de Dios:Deuteronomio 28:58, Si no pones en práctica todas las instrucciones65–67 escritas en este libro, ni respetas este glorioso eimponente nombre del Señor tu Dios, 65mientrasvivas en esas naciones no tendrás tranquilidad nireposo, porque el Señor te hará vivir asustado, conlos ojos tristes y lleno de ansiedad. 66Tu vida estarásiempre en peligro; tendrás miedo de día y de noche,y nunca tendrás segura la vida. 67Será tanto el miedoque tendrás, y tales las cosas que verás, que por lamañana dirás: «¡Ojalá que ya fuera de noche!», y porla noche dirás: «¡Ojalá que ya fuera de día!»Nehemías 6:5–11 [Nehemías no se deja engañar cuando pretendeninfundirle temor para que huya y se refugie en eltemplo.]Daniel 3:14–17 [Tres hebreos se niegan valientemente a adorar unídolo.]Daniel 6:4–10 [Aun sabiendo que podía costarle la vida, Daniel rehúsatraicionar su fe en Dios.]Juan 19:9–11 [Jesús no se deja amedrentar por la autoridad dePilato.]Filipenses 1:14 Al saber que estoy preso, la mayoría de los hermanosse ha animado a anunciar el mensaje de Dios sinmiedo y con más confianza en el Señor Jesucristo.Hebreos 11:27 [Moisés] dejó Egipto, no temiendo la ira del rey. (V. también Esdras 8:21–23,31; Hechos 4:17,18,29,33; 7:54–60.)C. Hombres que no se amedrentaron mientras los demás eran presa deltemor:1 Samuel 14:1–14 [Jonatán y su paje de armas atacan la guarnición delos filisteos mientras cunde el pavor entre los demás.](V. 1 Samuel 13:5–7.)1 Samuel 17:4–11, [Todos los escuadrones de Israel tenían gran temor23–37,48 de Goliat, pero David se enfrentó a él con audacia.]2 Samuel 23:8–22 [Los valientes de David se plantaron firmes y derrotarona sus enemigos pese a hallarse en desventaja.]3. Algunas causas del temorA. Falta de fe y de confianza en Dios y en Su Palabra:Mateo 8:26 ¿Por qué tanto miedo? ¡Qué poca fe tienen ustedes!Marcos 4:40 ¿Por qué están asustados? ¿Todavía no tienen fe?Isaías 51:12,13 ¿A quién tienes miedo? ¿A los hombres? ¿A loshombres mortales, que no son más que hierba?13 ¿Vas a olvidarte del Señor, tu creador?temortemor
  16. 16. 24 254. Efectos del temorA. Nos puede esclavizar:Hebreos 2:15 Por miedo a la muerte viven como esclavos durantetoda la vida.B. Nos puede debilitar:Job 4:14 Me sobrevino un espanto y un temblor queestremeció todos mis huesos.Isaías 13:8 Se llenarán de terror; angustias y dolores seapoderarán de ellosJeremías 6:24 El miedo nos ha dejado sin fuerzas; sentimosangustia y dolor.Lucas 21:26 La gente se desmayará de miedo al pensar en lo queva a sucederle al mundo.C. Puede menoscabar nuestra voluntad de lucha y ocasionar nuestraderrota:Levítico 26:36,37 A aquellos de ustedes que queden con vida enterreno enemigo, les haré sentir tanto miedo quehuirán con el simple ruido de una hoja al caer; huiráncomo si los persiguieran con una espada, y caeránsin que nadie los persiga; 37tropezarán unos contraotros como si huyeran de la guerra, aunque nadie lospersiga; ¡ninguno de ustedes podrá hacer frente asus enemigos!Josué 2:11 Cuando oímos esto, nos acobardamos, no quedandoya valor en hombre alguno por causa de ustedes.Josué 5:1 Desfalleció su corazón, y no hubo más aliento enellos. (V. también 1 Samuel 13:6,7.) (V. también 1 Samuel 14:15,16.)Levítico 26:15,17 Si desprecian Mis estatutos y si su alma aborreceMis ordenanzas para no poner por obra todos Mismandamientos, quebrantando así Mi pacto, 17fijaréMi rostro contra ustedes, para que sean derrotadosdelante de sus enemigos; los que los aborrecenlos dominarán y ustedes huirán sin que nadie lospersiga.Jeremías 6:19,22–25 [Dice el Señor:] «Escucha, tierra: Voy a traer a estepueblo una desgracia que es consecuencia de susplanes malvados; porque no hicieron caso de Mispalabras, sino que despreciaron Mi Ley». 22El Señordice: «Desde lejanas tierras del norte se preparaa venir una nación poderosa. 23Están armados dearcos y espadas; son crueles, no tienen compasión;sus gritos son como el estruendo del mar, y vanmontados a caballo. Están listos para la batallacontra Sion». 24En Jerusalén la gente dice: «Hemosoído la noticia, y el miedo nos ha dejado sin fuerzas;sentimos angustia y dolor, como una mujer de parto.25¡No salgan al campo, no vayan por los caminos! ¡Elenemigo está armado; hay terror por todas partes!»D. Castigo por pecados de los que no nos hemos arrepentido:Job 18:5,11 Ciertamente la luz del impío se apaga y noresplandecerá la llama de su fuego. 11Detodas partes lo asaltan temores y lo hacen huirdesconcertado.Isaías 48:22 «No hay paz para los malvados», dice el Señor.temortemor
  17. 17. 26 27F. Puede atormentarnos mentalmente y producirnos angustia:1 Juan 4:18 El temor lleva en sí castigo.G. Si no lo controlamos, el temor se puede apoderar de nosotros:Salmo 48:6 El miedo se adueñó de ellos: se retorcían de dolor,como mujer de parto.Salmo 55:5 Terror y temblor me invaden, y horror me ha cubierto.Jeremías 6:24 De nosotros se ha apoderado la angustia, un dolorcomo de mujer que está de parto.H. El temor descontrolado puede llegar a extremos:Deuteronomio Tu vida estará siempre en peligro; tendrás miedo28:66,67 de día y de noche, y nunca tendrás segura la vida.67 Será tanto el miedo que tendrás, y tales las cosasque verás, que por la mañana dirás: «¡Ojalá que yafuera de noche!», y por la noche dirás: «¡Ojalá que yafuera de día!»Job 18:11,14 Por todas partes se siente amenazado; se sienteperseguido a cada paso. 14Arrancado es también dela paz de su hogar y llevado a rastras ante el rey delterror.Salmo 53:5 Se sobresaltaron de pavor donde no había miedo.Proverbios 28:1 Huye el impío sin que nadie lo persiga.I. Los temores pueden materializarse y hacerse reales:Job 3:25 Todo lo que yo temía, lo que más miedo me causaba,ha caído sobre mí.Proverbios 10:24 Lo que el impío teme, eso le vendrá.Isaías 66:4 Yo escogeré para ellos desgracias y traeré sobreellos lo que temen.D. Nos impide testificar o defender nuestras creencias:Mateo 26:56 Todos los discípulos abandonaron a Jesús y huyeron.Mateo 26:69–74 [Pedro, por miedo, negó conocer a Jesús.] (V. tambiénMarcos 14:66–72; Lucas 22:54–60; Juan 18:16,17,25–27.)Juan 7:13 Ninguno hablaba abiertamente de Él, por miedo delos judíos.Juan 9:18–22 Los jefes judíos no creían que ese joven hubiera sidociego y que ahora pudiera ver. Entonces llamaron alos padres del joven 19y les preguntaron: «¿Es estesu hijo? ¿Es cierto que nació ciego? ¿Cómo es queahora puede ver?» 20Los padres respondieron: «Deque este es nuestro hijo, y de que nació ciego, notenemos ninguna duda. 21Pero no sabemos cómoes que ya puede ver, ni quién lo sanó. Pregúntenseloa él […]». 22Los padres dijeron esto porque teníanmiedo de los jefes judíos.Juan 12:42,43 Muchos de los judíos creyeron en Jesús […]. Perono lo decían en público por miedo a los fariseos […].43 Preferían la gloria que dan los hombres a la gloriaque da Dios.Juan 19:12–16 [Pilato, por temor a los judíos, se plegó a la demandade crucificar a Jesús.]Juan 19:38 José de Arimatea […] era discípulo de Jesús, aunqueen secreto por miedo a los judíos.E. Puede llevarnos a desobedecer a Dios:Números 13:28, [Los israelitas se negaron a invadir Canaán por31–33 temor a los gigantes.] (V. también Números 14:1–5;Deuteronomio 1:26–28.)1 Samuel 15:24 Saúl dijo a Samuel: «He pecado. En verdad hequebrantado el mandamiento del Señor y tuspalabras, porque temí al pueblo y escuché su voz».temortemor
  18. 18. 28 29J. El temor es contagioso y puede afectar a los demás:Deuteronomio 20:8 Si alguno tiene miedo y le falta valor, que se vayaa su casa para que no acobarde también a suscompañeros.Jueces 7:3 Quien tema y se estremezca, que madrugue yregrese a su casa. (V. también Jueces 7:19–22; 1 Samuel 14:12–16.)5. Cómo librarse del temor y gozar de pazA. Confía en el Señor:Salmo 23:4 Aunque ande en valle de sombra de muerte, notemeré mal alguno, porque Tú estarás conmigo.Salmo 31:13,14 He oído afrenta de muchos; miedo por todas partes.[…] 14Mas yo en Ti confié.Salmo 56:3,4 En el día que temo, yo en Ti confío. 4En Dios, cuyapalabra alabo, en Dios he confiado. No temeré. ¿Quépuede hacerme el hombre?Salmo 56:11 En Dios he confiado: no temeré lo que me hará elhombre.Salmo 91:2,3,5 Diré yo al Señor: «Refugio mío y fortaleza mía, miDios, en quien confío». 3Porque Él te libra del lazodel cazador y de la pestilencia mortal. 5No temerásel terror de la noche.Salmo 112:7,8 No temerá recibir malas noticias; su corazón estáfirme, confiado en el Señor. 8Su corazón estáseguro, no temerá.Isaías 26:3 Tú guardarás en completa paz a aquel cuyopensamiento en Ti persevera; porque en Ti haconfiado.Juan 14:1 No se angustien ustedes. Crean en Dios y creantambién en Mí.Marcos 5:36 No tengas miedo; solamente confía.B. Haz caso de las sanas enseñanzas que has recibido:Salmo 119:165 Mucha paz tienen los que aman Tu Ley, y no hay paraellos tropiezo.Proverbios 1:33 El que me preste atención, vivirá en paz y sin temorde ningún peligro.Proverbios 3:1,2 Hijo mío, no te olvides de mi enseñanza, y tu corazónguarde mis mandamientos, 2porque largura de días yaños de vida y paz te añadirán.Isaías 48:18 ¡Si tan solo hubieras atendido a Mis mandamientos!Entonces habría sido tu paz como un río.C. Recuerda que Dios está contigo y nunca te fallará:Deuteronomio 1:29,30 No teman ni les tengan miedo. 30El Señor su Dios,que va delante de ustedes, Él peleará por ustedes.Deuteronomio 20:3,4 Hoy van a luchar contra sus enemigos. No sedesanimen ni tengan miedo; no tiemblen ni seasusten, 4porque el Señor su Dios está con ustedes;Él luchará contra los enemigos de ustedes y les darála victoria.Deuteronomio 31:6 Sean firmes y valientes, no teman ni se aterroricenante ellos, porque el Señor tu Dios es el que vacontigo; no te dejará ni te desamparará.D. Cuando los que estén contigo sientan miedo…Isaías 8:12 No se asusten ni tengan miedo por todo lo que aellos les da miedo.Isaías 35:4 Decid a los de corazón apocado: «Esforzaos, notemáis; […] Dios mismo vendrá, y os salvará».E. Busca al Señor para que te libre del temor:Salmo 34:4 Busqué al Señor, y Él me respondió, y me libró detodos mis temores.temortemor
  19. 19. 30 31Salmo 64:1 Escucha, Dios, la voz de mi queja; guarda mi vida delmiedo al enemigo.F. Renuncia a tus pecados:Job 11:13–15 Si tú dispones tu corazón, y tiendes hacia Dios lasmanos; 14si alguna iniquidad hay en tus manos, perola apartas de ti, y no consientes que more en tu casala injusticia, 15entonces levantarás tu rostro limpio demancha, serás fuerte y nada temerás.G. Reprende al diablo y el espíritu de temor:Santiago 4:7 Háganle frente al diablo, y él huirá de ustedes.1 Juan 4:18 En el amor no hay temor, sino que el perfecto amorecha fuera el temor.H. El Espíritu Santo y la fe son la solución:Hechos 4:29,31 «Señor, mira sus amenazas y concede a Tussiervos que con toda valentía hablen Tu palabra».31 Cuando terminaron de orar, el lugar en que estabancongregados tembló; y todos fueron llenos delEspíritu Santo y hablaban con valentía la palabra deDios.Hebreos 11:33,34 Por fe conquistaron reinos, […] 34se hicieron fuertesen batallas, pusieron en fuga ejércitos extranjeros.6. Solo debemos temer a Dios(El temor a Dios es una forma de veneración, un respeto reverencial másque un sentimiento desagradable de miedo.)A. Se nos manda temer a Dios:Josué 24:14 Teman al Señor y sírvanle con integridad y confidelidad.Salmo 19:9 El temor del Señor es limpio (cotéjese con Proverbios 29:25).Proverbios 3:7 Teme al Señor, y apártate del mal.Eclesiastés 12:13 Teme a Dios, y guarda Sus mandamientos; porqueesto es el todo del hombre.Isaías 8:13 Al Señor todopoderoso es a quien hay que tener porsanto; a Él es a quien hay que temer; hay que tenermiedo en Su presencia.Lucas 12:4,5 No tengan miedo de la gente que puede quitarles lavida. Más que eso no pueden hacerles. 5Tengan másbien temor de Dios, pues Él no solo puede quitarlesla vida, sino que también puede enviarlos al infierno.A Él sí deben tenerle miedo.Hebreos 10:31 Horrenda cosa es caer en las manos del Dios vivo.Mateo 10:28 No tengan miedo de la gente que puede destruir elcuerpo, pero no el alma. Teman a Dios.B. Bendiciones de Dios para los que lo temen:Salmo 25:12 ¿Quién es el hombre que teme al Señor? Él leinstruirá en el camino que debe escoger.Salmo 31:19 ¡Cuán grande es Tu bondad, que has guardadopara los que te temen, que has mostrado a los queesperan en Ti, delante de los hijos de los hombres!Salmo 34:9 Teman al Señor, ustedes Sus santos, pues nada lesfalta a aquellos que le temen.Salmo 103:13 Como un padre se compadece de sus hijos, así secompadece el Señor de los que le temen.Salmo 147:11 El Señor favorece a los que le temen, a los queesperan en Su misericordia.Proverbios 1:7 El temor del Señor es el principio de la sabiduría.Proverbios 9:10 El principio de la sabiduría es el temor del Señor, y elconocimiento del Santo es inteligencia.Proverbios 14:26 En el temor del Señor hay confianza segura.Malaquías 4:2 Para ustedes que temen Mi nombre, se levantará elsol de justicia con la salud en sus alas.temortemor
  20. 20. 33 32PROTECCIÓN1. Nuestro único refugio seguro es el SeñorA. El Señor es quien nos da seguridad y protección:Salmo 127:1 Si el Señor no guarda la ciudad, en vano vela laguardia.Proverbios 21:31 El hombre prepara el caballo para entrar en batalla,pero el Señor es quien da la victoria.B. El Señor tiene poder para protegernos:Éxodo 6:6,7 Ve a decir a los israelitas que Yo, el Señor, voy alibrarlos de su esclavitud y de los duros trabajos aque han sido sometidos por los egipcios. DesplegaréMi poder y los salvaré con grandes actos de justicia;7los tomaré a ustedes como pueblo Mío, y Yo serésu Dios. Así sabrán que Yo soy el Señor su Dios, quelos libró.Sofonías 3:17 El Señor tu Dios está en medio de ti; ¡Él es poderoso,y te salvará!Isaías 59:1 La mano del Señor no se ha acortado para salvar.Efesios 3:20 [Dios] es poderoso para hacer todas las cosasmucho más abundantemente de lo que pedimos.C. El Señor es nuestra defensa y nuestro escudo protector:Deuteronomio 33:27 El eterno Dios es tu refugio.Salmo 3:3 Tú, Señor, eres mi escudo protector.Salmo 5:12 Tú, oh Señor, bendices al justo, como con un escudolo rodeas de Tu favor.Salmo 89:18 ¡Nuestro escudo es el Señor!Salmo 115:11 Los que temen al Señor, confíen en el Señor; Él es suayuda y su escudo.Salmo 119:114 Mi escondedero y mi escudo eres Tú; en Tu Palabrahe esperado. (V. también Salmo 18:35; 107:41.)Lucas 1:50 De generación en generación es Su misericordia paralos que le temen.Hechos 10:35 En toda nación [Dios] se agrada del que lo teme yhace justicia.Apocalipsis 11:18 Llegó el tiempo […] de dar la recompensa a Tussiervos […] y a los que temen Tu nombre.temor
  21. 21. 34 35Salmo 32:7 Tú eres mi refugio; me guardarás de angustia; concánticos de liberación me rodearás.Salmo 143:9 En Ti me refugio.2. Dios te protegerá porque te amaA. El Señor libra a Su pueblo que confía en Él:2 Samuel 8:6 El Señor le daba la victoria a David por dondequieraque iba.Salmo 37:28 El Señor ama la justicia, y no abandona a Sus santos;ellos son preservados para siempre.Salmo 91:9,10 Ya que has hecho del Señor tu refugio, del Altísimo tulugar de protección, 10no te sobrevendrá ningún malni la enfermedad llegará a tu casa.B. El Señor te ama, te favorece y te protegerá:Deuteronomio 33:12 El amado del Señor vive tranquilo; el Altísimo loprotegerá siempre. ¡Vivirá bajo Su protección!2 Samuel 22:20 Me rescató, porque se complació en mí.Job 1:10 Tú no dejas que nadie lo toque, ni a él ni a su familiani a nada de lo que tiene.Salmo 17:8,9 Guárdame como a la niña de Tus ojos; escóndemebajo la sombra de Tus alas, 9[…] de mis enemigosque buscan mi vida.Salmo 41:11 En esto conoceré que te he agradado: en que mienemigo no cante victoria sobre mí.Salmo 56:9 Mis enemigos se pondrán en retirada cuando yote pida ayuda. Yo sé muy bien que Dios está de miparte.Salmo 91:7 Caerán a tu lado mil, y diez mil a tu diestra; mas a tino llegará.Salmo 105:12–15 Cuando eran pocos en número, muy pocos, yextranjeros en el país, 13cuando vagaban de naciónprotecciónprotecciónD. Él es nuestra torre y fortaleza, nuestra roca:2 Samuel 22:2,3 El Señor es mi roca, mi baluarte y mi libertador; 3miDios, mi roca en quien me refugio; mi escudo y elpoder de mi salvación, mi altura inexpugnable y mirefugio; salvador mío, Tú me salvas de la violencia.Salmo 9:9 El Señor será también baluarte para el oprimido,baluarte en tiempos de angustia.Salmo 61:3 Tú has sido mi refugio, y torre fuerte delante delenemigo.Salmo 62:6 Él solamente es mi roca y mi salvación. Es mi refugio.Salmo 71:2–4 Líbrame en Tu justicia, y rescátame; inclina a mí Tuoído, y sálvame. 3Sé para mí una roca de refugio,a la cual pueda ir continuamente; Tú has dadomandamiento para salvarme, porque Tú eres mi rocay mi fortaleza. 4Dios mío, rescátame de la mano delimpío, de la mano del malhechor y del implacable.Salmo 91:2 Esperanza mía, y castillo mío; mi Dios, en Él confiaré.Proverbios 18:10 El nombre del Señor es torre fuerte, a ella corre eljusto y está a salvo.E. Él es nuestra protección en momentos de mucho peligro:Isaías 25:4 Fuiste fortaleza para el pobre, fortaleza parael necesitado en su aflicción, refugio contra latormenta, sombra contra el calor; porque el ímpetude los violentos es como una tormenta que se abatecontra el muro.Nahúm 1:7 Bueno es el Señor, una fortaleza en el día de laangustia, y conoce a los que en Él se refugian. (V. también Salmo 46:1–5.)F. El Señor es nuestro refugio:Salmo 27:5 Él me esconderá en Su tabernáculo en el día del mal.
  22. 22. 36 37E. Reposa en el Señor, confiando en que Él te amparará:Éxodo 14:14 Ustedes no se preocupen, que el Señor va a pelearpor ustedes.Éxodo 33:14 Mi presencia te acompañará y te daré descanso.Salmo 112:7 No tiene miedo de malas noticias; su corazón estáfirme, confiado en el Señor.Salmo 118:6,7 El Señor está a mi favor; no temeré. ¿Qué puedehacerme el hombre? 7El Señor está por mí entre losque me ayudan.F. Agradece al Señor Su protección:Salmo 5:11 Para siempre darán voces de júbilo, porque Tú losdefiendesSalmo 28:7 El Señor es mi poderoso protector; en Él confiéplenamente, y Él me ayudó. Mi corazón está alegre;cantaré y daré gracias al Señor.Salmo 59:16,17 Cantaré de Tu poder, alabaré de mañana Tumisericordia, porque has sido mi amparo y refugioen el día de mi angustia. 17Fortaleza mía, a Ticantaré, porque eres, Dios, mi refugio, el Dios de mimisericordia.Salmo 98:1 Canten al Señor un cántico nuevo, porque ha hechomaravillas, Su diestra y Su santo brazo le han dado lavictoria.3. El Señor te puede salvarA. De las trampas y engaños del enemigo:Salmo 91:3 Él te librará del lazo del cazador.Salmo 124:6,7 ¡Bendito sea el Señor, que no dejó que nosdespedazaran con Sus dientes! 7Nos hemosescapado de la trampa como un ave que escapadel cazador; la trampa se rompió, y nosotrosescapamos.en nación, y de un reino a otro pueblo, 14Él nopermitió que nadie los oprimiera, y por amor a ellosreprendió a reyes, diciéndoles: 15«No toquen a Misungidos, ni hagan mal a Mis profetas».Mateo 10:29–31 ¿No se venden dos pajarillos por una monedita? Y sinembargo, ni uno de ellos caerá a tierra sin permitirloel Padre. 30Y hasta los cabellos de la cabeza deustedes están todos contados. 31Así que no teman;ustedes valen más que muchos pajarillos. (V. también Salmo 4:3; 40:17; 125:2.)C. Él siempre está cerca para protegerte:Génesis 28:15 Yo estoy contigo, te guardaré dondequiera quevayas.Salmo 46:1 Dios es nuestro amparo y fortaleza, nuestro prontoauxilio en las tribulaciones.Salmo 109:31 Él está a la diestra del pobre, para salvarlo de los quejuzgan su alma.D. Los ángeles custodios del Señor te protegen:Salmo 34:7 El ángel del Señor protege y salva a los que honran alSeñor.Isaías 63:9 El ángel de Su presencia los salvó.Daniel 3:28 Dios […] envió Su ángel y libró a Sus siervos queesperaron en Él.Daniel 6:20–22 Cuando el rey estuvo cerca, llamó con voz triste aDaniel, diciendo: «Daniel, siervo del Dios viviente,¿pudo tu Dios, a quien sirves con tanta fidelidad,librarte de los leones?» 21Y Daniel le respondió: «[…]22Mi Dios envió Su ángel, el cual cerró la boca de losleones». (V. también Éxodo 14:19,20; 23:20; 2 Reyes 6:15–18; 2 Crónicas32:20,21 y 2 Reyes 19:35; Hechos 5:19; 12:6–10.)protecciónprotección
  23. 23. 38 39les había chamuscado ni sus vestidos se habíanestropeado, y que ni siquiera olían a quemado.E. De ahogarte:Salmo 107:23–30 [El Señor puede salvarte de temibles tormentas en elmar.]Isaías 43:2 Cuando pases por las aguas, Yo estaré contigo; y sipor los ríos, no te anegarán.Mateo 8:23–27 Jesús subió a la barca, y Sus discípulos loacompañaron. 24En esto se desató sobre el lagouna tormenta tan fuerte que las olas cubrían labarca. Pero Jesús se había dormido. 25EntoncesSus discípulos fueron a despertarlo, diciéndole:«¡Señor, sálvanos! ¡Nos estamos hundiendo!»26Él les contestó: «¿Por qué tanto miedo? ¡Quépoca fe tienen ustedes!» Dicho esto, se levantóy dio una orden al viento y al mar, y todo quedócompletamente tranquilo. 27Ellos, admirados, sepreguntaban: «¿Pues quién será este, que hasta losvientos y el mar lo obedecen?»Hechos 27:14,18,20, Un viento huracanado del nordeste azotó el barco.21,23,24,41,43,44 18Al día siguiente, la tempestad era todavía fuerte.20Por muchos días no se dejaron ver ni el sol ni lasestrellas, y con la gran tempestad que nos azotabahabíamos perdido ya toda esperanza de salvarnos.21 Pablo se levantó en medio de todos y dijo:23 «Anoche se me apareció un ángel, enviado porel Dios a quien pertenezco y sirvo, 24y me dijo: “Notengas miedo, Pablo, porque […] por tu causa Diosva a librar de la muerte a todos los que están contigoen el barco”». 41El barco encalló. La parte delanteraquedó atascada en la arena, sin poder moverse.43 El capitán de los soldados […] ordenó que quienesSalmo 141:10 Caigan los impíos en sus propias redes, mientras yopaso a salvo.B. De enfermedades y epidemias:Éxodo 15:26 Ninguna enfermedad […] te enviaré a ti.Deuteronomio 7:15 El Señor apartará de ti toda enfermedad; y no pondrásobre ti ninguna de las enfermedades malignas deEgipto que has conocido, sino que las pondrá sobrelos que te odian.Salmo 91:3 Él te librará […] de la peste destructora.Salmo 91:10 No te sobrevendrá mal, ni plaga tocará tu morada.C. De heridas y venenos:Salmo 91:11,12 A Sus ángeles mandará acerca de ti, que te guardenen todos tus caminos. 12En las manos te llevarán,para que tu pie no tropiece en piedra.Marcos 16:18 Si beben algo venenoso, no les hará daño.D. Del fuego y las quemaduras:Salmo 66:12 ¡Pasamos por el fuego y por el agua, pero nossacaste a la abundancia!Isaías 43:2 Cuando pases por el fuego, no te quemarás, ni lallama arderá en ti.Daniel 3:24,25,27 [Después que el rey de Babilonia mandó arrojara un horno ardiente a tres jóvenes israelitas:]Nabucodonosor […] dijo a los consejeros de sugobierno: «¿No arrojamos al fuego a tres hombresatados? […] 25Yo veo cuatro hombres desatados,que caminan en medio del fuego sin que les pasenada, y el cuarto hombre tiene el aspecto de unángel». 27 Todas las autoridades de la nación allípresentes se acercaron a aquellos hombres, cuyoscuerpos no habían sido tocados por el fuego,y comprobaron que ni un pelo de la cabeza seprotecciónprotección
  24. 24. 40 41traspasen los montes al corazón del mar; 3aunquebramen y se turben sus aguas, y tiemblen los montesa causa de su braveza.Salmo 121:7 El Señor te protegerá de todo mal.Lucas 10:19 Les he dado autoridad para pisotear sobre serpientesy escorpiones, y sobre todo el poder del enemigo, ynada les hará daño.2 Tesalonicenses 3:3 El Señor es fiel, y Él los mantendrá a ustedes firmes ylos protegerá del mal.2 Timoteo 4:18 El Señor me librará de toda obra mala.4. El Señor nos guarda de los que nos quieren hacerdaño2 Samuel 22:49 Él me libra de mis enemigos, de los rebeldes quese alzaron contra mí. ¡Tú, Señor, me salvas de loshombres violentos!2 Crónicas 32:8 Con nosotros está el Señor nuestro Dios paraayudarnos y pelear nuestras batallas.Job 5:12,13 Él desbarata los planes del astuto y los hace fracasar.13Él atrapa al astuto en su propia astucia, y hace quefracasen sus planes malvados.Salmo 3:6 No me asusta ese enorme ejército que me rodeadispuesto a atacarme.Salmo 37:32,33 El impío acecha al justo y procura matarlo. 33El Señorno dejará al justo en sus manos, ni permitirá que locondenen cuando sea juzgado.Salmo 97:10 De mano de los impíos los libra.Salmo 118:13 Me empujaste con violencia para que cayera, pero elSeñor me ayudó.Isaías 54:17 Ninguna arma forjada contra ti prosperará, y túcondenarás toda lengua que se levante contra ti en eljuicio.supieran nadar se echaran al agua primero para llegara tierra, 44y que los demás siguieran sobre tablas o enpedazos del barco. Así llegamos todos salvos a tierra. (V. también Mateo 14:23–32; Jonás 1:4,11–17; 2:3–10; Génesis 7:23.)F. De la muerte:Salmo 41:2 El Señor lo protegerá y lo mantendrá con vida, y serábienaventurado sobre la tierra.Daniel 6:27 Él salva y libra, y […] Él ha librado a Daniel del poderde los leones.G. De los peligros que se presentan al viajar:Génesis 28:15 Te guardaré por dondequiera que vayas, y volveré atraerte a esta tierra.Éxodo 23:20 Enviaré Mi ángel delante de ti, para que te cuide en elcamino y te lleve al lugar que te he preparado.Deuteronomio 28:6 Bendito serás en tu entrar, y bendito en tu salir.Salmo 121:8 El Señor guardará tu salida y tu entrada.Juan 10:4,11 [Jesús dijo:] Cuando ya han salido todas [las ovejas],[el pastor] camina delante de ellas, y las ovejas losiguen porque reconocen su voz. 11Yo soy el buenpastor. (V. también Éxodo 33:14,15; Salmo 37:23; Isaías 55:12.)H. De toda clase de males:Job 5:19–22 En seis tribulaciones te librará, y en la séptima note tocará el mal. 20En tiempo de hambre te salvaráde la muerte, y del poder de la espada en la guerra.21 Del azote de la lengua serás protegido y no temeráscuando venga la destrucción. 22De la destruccióny del hambre te reirás y no temerás a las fieras delcampo.Salmo 46:1–3 Dios es nuestro amparo […]. 2Por tanto, notemeremos, aunque la tierra sea removida y seprotecciónprotección
  25. 25. 42 43Daniel 6:23 Ninguna lesión se halló en [Daniel], porque creyó ensu Dios.1 Pedro 1:5 Por la fe que ustedes tienen en Dios, Él los protegecon Su poder. (V. también Salmo 33:22.)B. Debes orar en los momentos difíciles:Génesis 32:1–12 [Oración ferviente de Jacob para que Dios lo guardede Esaú y sus 400 hombres.] (V. también vers. 24–30.)2 Samuel 22:4 Invoco al Señor, que es digno de ser alabado, y soysalvo de mis enemigos.Salmo 34:17 El Señor atiende al clamor del hombre honrado, y lolibra de todas sus angustias.Salmo 50:15 Invócame en el día de la angustia; te libraré. (V. también Salmo 6:7–10; 18:6; 59:1–3.)C. Debes amar y venerar al Señor:2 Crónicas 16:9 Los ojos del Señor recorren toda la tierrapara fortalecer a aquellos cuyo corazón escompletamente Suyo.Salmo 31:23 ¡Amen al Señor, todos Sus santos! El Señor preservaa los fieles.Salmo 33:18,19 El Señor cuida siempre de quienes lo honran yconfían en Su amor, 19para salvarlos de la muerte ydarles vida en épocas de hambre.Salmo 34:7 El ángel del Señor protege y salva a los que honran alSeñor.Salmo 91:14,15 Por cuanto en Mí ha puesto su amor, Yo también lolibraré; lo pondré en alto, por cuanto ha conocido Minombre. 15Me invocará y Yo le responderé; con élestaré Yo en la angustia; lo libraré y lo glorificaré.Salmo 145:20 El Señor protege a los que lo aman. (V. también Salmo 84:10,11; Proverbios 16:7.)Jeremías 1:19 «Pelearán contra ti, pero no te vencerán, porque Yoestoy contigo —declara el Señor— para librarte».Jeremías 39:17 Yo te protegeré, para que no caigas en poder de esagente a la que temes. Yo, el Señor, lo afirmo.5. En los postreros días se nos ha prometido granprotecciónLucas 21:17,18 Todo el mundo los odiará por causa Mía; 18pero nose perderá ni un cabello de su cabeza.Apocalipsis 7:3 No hagan daño, ni a la tierra ni al mar ni a los árboles,hasta que hayamos puesto un sello en la frente a lossiervos de nuestro Dios.Apocalipsis 9:3,4 Del humo salieron saltamontes, los cuales cubrieronla tierra y recibieron poder para picar a la gentecomo si fueran escorpiones. 4Luego Dios les ordenóque solo dañaran a quienes no tuvieran en su frentela marca del sello de Dios.Apocalipsis 11:3,5,6 Otorgaré autoridad a Mis dos testigos, y ellosprofetizarán por 1.260 días, vestidos de cilicio. 5Sialguien quiere hacerles daño, de su boca sale fuegoy devora a sus enemigos. Así debe morir cualquieraque quisiera hacerles daño. 6Ellos tienen poder paracerrar el cielo a fin de que no llueva durante los díasen que ellos profeticen; y tienen poder sobre lasaguas para convertirlas en sangre, y para herir latierra con toda suerte de plagas todas las veces quequieran.6. Condiciones para contar con la protección divinaA. Es esencial tener fe en Dios:Salmo 37:40 El Señor los ayuda y los libra; los libra de los impíos ylos salva, porque en Él se refugian.protecciónprotección
  26. 26. 44 45Éxodo 12:21–23 [A los hebreos se les pidió que tiñeran con sangrelos dinteles y postes de sus puertas, a fin de que elexterminador pasara de largo.]G. No seas imprudente, temerario o desobediente:1 Reyes 22:1–37 [Se le advierte al rey que no se meta en la batalla; sinembargo, él lo hace, disfrazado de soldado raso, ymuere alcanzado por una flecha perdida.]2 Crónicas 35:20–24 [El rey Josías insiste en luchar contra los egipcios,aunque estos no querían pelear contra él, y terminanmatándolo.]Oseas 8:3 Israel ha rechazado lo bueno, y por eso loperseguirán sus enemigos.Mateo 4:7 No pongas a prueba al Señor tu Dios.Hechos 19:29–31 [Los discípulos y los amigos de Pablo le aconsejanque no se arriesgue a presentarse ante la turbasanguinaria.]Hechos 21:17–30 [A pesar de las advertencias de Dios, Pablo va aJerusalén.] (V. Hechos 20:22,23; 21:4,10–14.)7. Algunos casos de protección divinaGénesis 19:15–17 [Los ángeles del Señor ayudaron a Lot y a sufamilia a huir de la ciudad de Sodoma, que estabacondenada a ser destruida.]Génesis 35:5 [Dios hizo que los cananeos temieran perseguir a Supueblo.]Génesis 45:5–7 [Los hermanos de José lo vendieron como esclavo, yél terminó en Egipto; pero Dios lo protegió e hizo quela situación redundara en bien de todos.]Éxodo 12:21–23 [El ángel del Señor hirió a los egipcios, pero pasó porlas casas de los hebreos sin hacerles nada.]Éxodo 14:9,10,19,20 [El ángel del Señor y la columna de fuego iban entrelos hebreos y el ejército egipcio que los perseguía.]D. Debes ampararte en el Señor:Salmo 57:1 En la sombra de Tus alas me ampararé hasta quepasen los quebrantos.Salmo 91:1 El que habita al abrigo del Altísimo morará bajo lasombra del Omnipotente.E. Debes ser obediente y hacer el bien:Salmo 34:17 El Señor atiende al clamor del hombre honrado, y lolibra de todas sus angustias.Salmo 41:1,2 Dichoso el que piensa en el débil y pobre; el Señor lolibrará en tiempos malos. 2El Señor lo protegerá, ledará vida y felicidad en la tierra, y no lo abandonaráal capricho de sus enemigos.Salmo 81:13,14 ¡Oh, si me hubiera oído Mi pueblo, si en Mis caminoshubiera Israel andado! 14En una nada habría Yoderribado sus enemigos, y vuelto Mi mano sobre susadversarios.Proverbios 1:33 El que me preste atención, vivirá en paz y sin temorde ningún peligro.Daniel 6:16 Dios, a quien sirves con perseverancia, Él te librará.1 Pedro 3:12 Los ojos del Señor están sobre los justos, y Susoídos atentos a sus oraciones. (V. también Salmo 7:10; 1 Pedro 3:13.)F. Importancia de hacer nuestra parte:Hebreos 11:7 Por la fe Noé, siendo advertido por Dios acerca decosas que aún no se veían, con temor reverentepreparó un arca para la salvación de su casa.(V. también Génesis 6:12–14,22; 7:1,11,17–23.)Hebreos 11:31 Rahab la ramera no pereció […], habiendo recibidoa los espías [y atado el cordón rojo]. (V. también Josué2:4–21.)protecciónprotección
  27. 27. 47 46PROVISIÓN1. Dios puede proveer para todas nuestras necesidadesA. Podemos tener la absoluta certeza de que Él suplirá lo que nos falte:Filipenses 4:19 De Sus riquezas maravillosas mi Dios les dará, pormedio de Jesucristo, todo lo que les haga falta.Salmo 23:1 El Señor es mi pastor, nada me faltará.Salmo 34:10 A los que buscan al Señor nunca les faltará ningúnbien.Salmo 37:25 Yo fui joven, y ya soy viejo, y no he visto al justodesamparado, ni a su descendencia mendigandopan.Mateo 7:7–11 Pidan, y se les dará; busquen, y hallarán; llamen, yse les abrirá. 8Porque todo el que pide, recibe; y elque busca, halla; y al que llama, se le abrirá. ¿O quéhombre hay entre ustedes que si su hijo le pide pan,le dará una piedra, 10o si le pide un pescado, le daráuna serpiente? 11Pues si ustedes, siendo malos,saben dar buenas dádivas a sus hijos, ¿cuánto mássu Padre que está en los cielos dará cosas buenas alos que le piden?Romanos 8:32 El que no escatimó ni a Su propio Hijo, […] ¿no nosdará también con Él todas las cosas? (V. también Deuteronomio 2:7; Salmo 68:19; 81:10; Malaquías 3:10;Mateo 6:8,25–34.)B. Dios es la fuente de toda provisión:Salmo 145:15,16 Los ojos de todos esperan en Ti, y Tú les das sucomida en su tiempo. 16Abres Tu mano, y colmas debendición a todo viviente.1 Crónicas 29:14 De Ti proceden todas las cosas, y de lo recibido deTu mano te damos.Salmo 104:13–15 Él riega los montes desde Sus aposentos; del frutode Sus obras se sacia la tierra. 14El hace producirJosué 3:10–17 [Dios dividió las aguas del río Jordán durante unacrecida para que millones de hebreos pudierancruzarlo a salvo.]Josué 10:11–14 [El Señor hizo llover granizo para azotar a losenemigos de Josué y retrasó la puesta del sol parafavorecerlo.]1 Samuel 17:34–39 [El Señor ayudó a David a enfrentarse a un león, a unoso y a Goliat.]2 Reyes 6:24; 7:5–7 [Cuando los sirios sitiaron Samaria, el Señor hizo queen su campamento se oyese estruendo de carros,de caballos y de un gran ejército, por lo que selevantaron y huyeron.]Daniel 6:16–22 [El Señor guardó a Daniel en el foso de los leones.]Jonás 1:15,17; 2:10 [El Señor dispuso que un gran pez se tragara aJonás, para evitar que se ahogara y llevarlo a sudestino.]Mateo 2:13–16 [El Señor avisó a José en un sueño que huyera aEgipto con María y el niño Jesús.]Capítulo de interés especial: Salmo 91, el «Salmo de protección».(V. también los Salmos 121 y 124.)protección
  28. 28. 48 492 Reyes 4:1–6 [La viuda del profeta pidió vasijas prestadas quemilagrosamente se llenaron de aceite, con lo cualpudo pagar sus deudas.]A. Alimentos:Éxodo 16:12–15 [Dios milagrosamente dio codornices y maná en eldesierto.]Números 11:18–20 [Dios hizo llover codornices para un mes.] (V. vers.31,32.)Salmo 78:23–25,27 Dios […] abrió las puertas del cielo; 24¡hizo lloversobre Su pueblo el maná, trigo del cielo, para quecomieran! 25¡El hombre comió pan de ángeles! ¡Diosles dio de comer en abundancia! 27Hizo llover carnesobre Su pueblo; ¡llovieron aves como arena del mar!(V. también Salmo 105:40.)Salmo 132:15 Bendeciré abundantemente su provisión; a suspobres saciaré de pan.1 Reyes 17:6 Los cuervos le llevaban pan y carne por la mañana ypor la tarde.1 Reyes 17:16 La tinaja de la harina no escaseó, ni menguó la botijadel aceite [durante tres años y medio de hambruna].(V. 1 Reyes 17:8–15.)1 Reyes 19:5–8 Acostándose bajo el arbusto, se durmió; pero unángel lo tocó y le dijo: «Levántate, come». 6Entoncesvio que en su cabecera había una torta cocidasobre piedras calientes y una vasija de agua. Comióy bebió, y volvió a acostarse. 7El ángel del Señorvolvió por segunda vez, lo tocó y le dijo: «Levántate,come, porque es muy largo el camino para ti». 8Selevantó, pues, y comió y bebió, y con la fuerza deaquella comida caminó cuarenta días y cuarentanoches hasta Horeb, el monte de Dios.2 Reyes 4:42,43 [Eliseo dio de comer a 100 personas, luego demultiplicar 20 panes y un poco de trigo.]provisiónel heno para las bestias, y la hierba para el serviciodel hombre, sacando el pan de la tierra, 15y el vinoque alegra el corazón del hombre, el aceite que hacebrillar el rostro, y el pan que sustenta la vida delhombre.Santiago 1:17 Todo lo bueno y perfecto que se nos da, viene dearriba, de Dios, que creó los astros del cielo. Dioses siempre el mismo: en Él no hay variaciones nioscurecimientos. (V. también Salmo 65:9–13; Génesis 1:29; 9:3.)C. Él es dueño de todo el mundo:Éxodo 19:5 Mía es toda la tierra.Salmo 24:1 Del Señor es el mundo entero, con todo lo que en élhay.Salmo 50:10,11 Mía es toda bestia del bosque, y los millares deanimales en los collados. 11Conozco todas las avesde los montes, y en Mi poder están las fieras delcampo.Salmo 89:11 El cielo y la tierra son Tuyos; Tú formaste el mundo ytodo lo que hay en él.2. Dios puede hacer milagros de abastecimientoNúmeros 11:21–23 [Dios les prometió carne para un mes; Moisésdudó de ello:] «El pueblo que viene conmigo esde seiscientos mil hombres de a pie, ¿y dicesque nos vas a dar a comer carne durante un mesentero? 22 ¿Dónde hay tantas ovejas y vacas quese puedan matar y que alcancen para todos? Aunsi les diéramos todo el pescado del mar, no lesalcanzaría». 23Pero el Señor le contestó: «¿Creesque es tan pequeño Mi poder? Ahora vas a ver si secumple o no lo que he dicho».provisión
  29. 29. 50 51ni siegan, ni recogen en graneros, y sin embargo,el Padre celestial las alimenta. ¿No son ustedes demucho más valor que ellas? 30Si Dios […] viste lahierba del campo, que hoy es y mañana es echada alhorno, ¿no hará Él mucho más por ustedes, hombresde poca fe? (V. también Génesis 3:21.)3. Provisión en épocas de hambreA. El Señor promete darnos de comer en épocas de hambre:Job 5:20 En el hambre te redimirá [Dios] de la muerte.Salmo 33:18,19 El Señor cuida siempre de quienes lo honran yconfían en Su amor, 19para salvarlos de la muerte ydarles vida en épocas de hambre.Salmo 37:18,19 El Señor conoce los días de los íntegros, y Suherencia será perpetua. 19No serán avergonzados enel tiempo malo, y en días de hambre se saciarán.Proverbios 10:3 El Señor no permitirá que el justo padezca hambre.Ezequiel 36:29,30 Haré que el trigo abunde, y no volveré a enviarleshambre. 30Haré también que los árboles y loscampos den más fruto, para que ustedes no vuelvana pasar vergüenza delante de las otras naciones porcausa del hambre.B. Dios normalmente previene a Su pueblo para que se prepare:Génesis 41:25–36, [Dios mostró a José y al faraón que venían años de47–49 hambre, y se prepararon almacenando comida.]Hechos 11:27–30 [Dios advirtió que se desataría una gran hambruna,y los creyentes enviaron dinero para socorrer a loshermanos afectados por ella.] (V. también Amós 3:7.)Marcos 6:34–44 [Jesús multiplicó cinco panes y dos peces y alimentóa 5.000 hombres, sin contar las mujeres y los niños.](V. Mateo 14:21.)Marcos 8:1–9 [Jesús alimentó a 4.000, multiplicando siete panes.]Apocalipsis 12:6,14 [La Iglesia es sustentada tres años y medio enlugares inhóspitos.] (V. también Salmo 23:5; Lucas 5:1–7; Juan 21:5,6,11.)B. Agua:Génesis 21:14–19 [Cuando Agar se moría de sed, Dios la condujo a unpozo.]Éxodo 17:1–6 [En Horeb, el Señor hizo salir agua de una peña.]Números 20:2,7–11 [En Meriba, Dios hizo salir agua de una peña otravez.]Jueces 15:15–19 [Dios hizo que brotara agua de un hoyo para Sansón.]2 Reyes 3:9,17,20 [Dios milagrosamente surtió de agua a un ejército.] (V. también Salmo 78:15,16; 105:41; Isaías 41:17,18.)C. Dios puede incluso purificar el agua y los alimentos:Éxodo 15:23–25 [Las aguas amargas de Mara milagrosamente seendulzaron.]2 Reyes 2:19–22 [El Señor saneó las aguas malas de Jericó.]2 Reyes 4:38–41 [Las calabazas venenosas que había en el potaje sevuelven inocuas.] (V. también Marcos 16:18.)D. Ropa y otros artículos de primera necesidad:Deuteronomio 29:5 Durante cuarenta años Yo los he guiado por eldesierto, y en ese tiempo no se les ha gastado laropa ni el calzado.Mateo 6:25,26,30 No se preocupen por su vida, qué comerán o québeberán; ni por su cuerpo, qué vestirán. ¿No es lavida más que el alimento y el cuerpo más que laropa? 26 Miren las aves del cielo, que no siembran,provisiónprovisión
  30. 30. 52 53aquí Yo he dado orden allí a una mujer viuda que tesustente. 10Entonces él se levantó y se fue a Sarepta.[Y el Señor multiplicó la harina y el aceite de la viuda,de forma que hubiera suficiente para él y para lafamilia de ella.]2 Reyes 4:1–7 Una mujer […] clamó a Eliseo, diciendo: «[…] Mimarido, ha muerto […]; y ha venido el acreedor atomar a mis dos hijos para esclavos suyos». 2YEliseo le dijo: «[…] Dime qué tienes en casa». Y ellarespondió: «Su sierva no tiene en casa más queuna vasija de aceite». 3Entonces Eliseo le dijo: «Ve,pide vasijas prestadas por todas partes de todostus vecinos, vasijas vacías; no pidas pocas. 4Luegoentra y cierra la puerta detrás de ti y de tus hijos yechas el aceite en todas estas vasijas, poniendoaparte las que estén llenas». 5Y ella se fue de sulado, y cerró la puerta tras sí y de sus hijos; y ellostraían las vasijas y ella echaba el aceite. 6Cuandolas vasijas estuvieron llenas, ella dijo a un hijo suyo:«Tráeme otra vasija». Y él le dijo: «No hay másvasijas». Y cesó el aceite. 7 Entonces ella fue y se locontó al hombre de Dios. Y él le dijo: «Ve, vende elaceite y paga tu deuda, y tú y tus hijos pueden vivirde lo que quede».Mateo 17:27 Ve al mar y echa tu anzuelo. Ábrele la boca al primerpez que saques, y allí encontrarás una moneda.Toma ese dinero, y paga Mi impuesto y el tuyo.Lucas 5:4–6 Lleva la barca a la parte honda y lanza las redes parapescar. 5Pedro respondió: «Maestro, toda la nocheestuvimos trabajando muy duro y no pescamosnada. Pero, si Tú lo mandas, voy a echar las redes».6Hicieron lo que Jesús les dijo, y fueron tantos los4. Condiciones para que Dios proveaA. Debemos agradar a Dios y ser obedientes:Mateo 6:33 Busquen primero Su reino y Su justicia, y todas estascosas les serán añadidas.2 Crónicas 1:7–12 [El rey Salomón buscó primero el bien del reino, yDios le dio riquezas fabulosas.]Salmo 34:9,10 Nada faltará a los que lo honran. 10[…] A los quebuscan al Señor nunca les faltará ningún bien.Salmo 37:3 Haz bien; vivirás en la tierra, y en verdad serásalimentado.Salmo 84:11 Nada bueno niega a los que andan en integridad.Proverbios 13:25 El justo come hasta estar satisfecho, pero el malvadose queda con hambre.Isaías 1:19 Si aceptan ser obedientes, comerán de lo mejor queproduce la tierra.1 Juan 3:22 Él nos dará todo lo que le pidamos, porqueobedecemos Sus mandamientos y hacemos lo quele agrada. (V. también Deuteronomio 11:10–15; 29:9; Salmo 111:5.)B. Casos de personas que obedecieron e hicieron lo que estaba a sualcance, y entonces el Señor obró un milagro por ellas:1 Reyes 17:2–5 Vino a Elías la palabra del Señor, diciendo: 3«Sal deaquí y dirígete hacia el oriente, y escóndete juntoal arroyo Querit, que está al oriente del Jordán. 4Ybeberás del arroyo, y he ordenado a los cuervos quete sustenten allí». 5Él fue e hizo conforme a la palabradel Señor, pues fue y habitó junto al arroyo Querit. [Yel Señor mandó que unos cuervos le llevaran comidacada día.]1 Reyes 17:8-10 Vino […] a [Elías] palabra de Jehová, diciendo:9 Levántate, vete a Sarepta de Sidón, y mora allí; heprovisiónprovisión
  31. 31. 54 55D. Acuérdate de darle las gracias por proporcionarte lo quenecesitabas:Salmo 68:19 Bendito el Señor; cada día nos colma de beneficios.Salmo 116:12–14,17 ¿Qué daré al Señor por todos Sus beneficios paraconmigo? 13Alzaré la copa de la salvación, e invocaréel nombre del Señor. 14Cumpliré mis votos al Señor,sí, en presencia de todo Su pueblo. 17Te ofrecerésacrificio de acción de gracias.5. Razones por las que a veces pasamos necesidadA. Por nuestros pecados o desobediencias:Jeremías 5:25 Sus iniquidades han alejado estas cosas, y suspecados los han privado del bien. (V. también Salmo 81:13,16; Santiago 4:3.)B. Por nuestra falta de fe o de pedirle al Señor lo que necesitamos:Santiago 4:2 No tienen, porque no piden.Santiago 1:6,7 [Sobre dudar y no pedir con fe.]C. Por nuestra pereza:2 Tesalonicenses 3:10 Si alguno no quiere trabajar, tampoco coma.Proverbios 13:4 Desea, y nada alcanza el alma del perezoso.Proverbios 20:4 Cuando es tiempo de arar, el perezoso no ara; peroal llegar la cosecha, buscará y no encontrará.Proverbios 21:25 De deseos se muere el perezoso, porque sus manosno quieren trabajar. (V. también Proverbios 23:21.)D. Para que sigamos dependiendo de Dios y Su provisión:Deuteronomio 31:20 Comerán y se saciarán, y engordarán; y [entonces] sevolverán a dioses ajenos.Proverbios 30:8,9 No me des pobreza ni riqueza; dame a comer miporción de pan, 9no sea que me sacie y te niegue, ypescados que recogieron, que las redes estaban apunto de romperse. (V. también Juan 21:3–6.)Juan 2:1–3,6–10 María, la madre de Jesús, fue a una boda en unpueblo llamado Caná, en la región de Galilea. 2Jesúsy Sus discípulos también habían sido invitados.3Durante la fiesta de bodas se acabó el vino.Entonces María le dijo a Jesús: «Ya no tienen vino».6Allí había seis grandes tinajas para agua, […]. Encada tinaja cabían unos cien litros. 7Jesús les dijoa los sirvientes: «Llenen de agua esas tinajas». Lossirvientes llenaron las tinajas hasta el borde. 8LuegoJesús les dijo: «Ahora, saquen un poco y llévenseloal encargado de la fiesta, para que lo pruebe». Asílo hicieron. 9El encargado de la fiesta probó el aguaque había sido convertida en vino, […] llamó al novio10y le dijo: «Siempre se sirve primero el mejor vino,y cuando ya los invitados han bebido bastante, sesirve el vino corriente. Tú, en cambio, has dejado elmejor vino para el final».Juan 11:39,41–44 Jesús dijo: «Quiten la piedra». 41Entonces quitaronla piedra de donde había sido puesto el muerto. YJesús, alzando los ojos a lo alto, dijo: «Padre, graciaste doy por haberme oído. 42Yo sabía que siempre meoyes; pero lo dije por causa de la multitud que estáalrededor, para que crean que Tú me has enviado».43 Y habiendo dicho esto, clamó a gran voz: «¡Lázaro,ven fuera!» 44Y el que había muerto salió.C. Ora, cree lo que dice la Palabra de Dios y confía en que Él proveerá:Mateo 21:22 Todo lo que ustedes, al orar, pidan con fe, lorecibirán.Hebreos 11:6 Dios […] recompensa a los que lo buscan. (V. también 2 Crónicas 26:5; Isaías 45:11; Mateo 9:29.)provisiónprovisión
  32. 32. 56 57D. Con más motivo cuida de los que lo buscan:Salmo 34:10 A los que buscan al Señor nunca les faltará ningúnbien. (V. también Mateo 6:26,30; 2 Corintios 9:8.)7. Debemos hacer lo que está a nuestro alcance paraobtener lo que necesitamosA. Es nuestra obligación:1 Timoteo 5:8 Si alguien no provee para los suyos, y especialmentepara los de su casa, ha negado la fe y es peor que unincrédulo.B. Trabajar por cubrir nuestras necesidades:Hechos 20:35 Se debe trabajar y ayudar a los que están ennecesidad.Efesios 4:28 Que trabaje, haciendo con sus manos lo que esbueno, a fin de que tenga qué compartir con el quetiene necesidad.1 Tesalonicenses Trabajen con sus manos, tal como les hemos4:11,12 mandado; 12a fin de que se conduzcanhonradamente para con los de afuera, y no tengannecesidad de nada.2 Tesalonicenses Oímos que algunos entre ustedes andan3:11,12 desordenadamente, sin trabajar, pero andanmetiéndose en todo. 12A tales personas lesordenamos y exhortamos en el Señor Jesucristo, quetrabajando tranquilamente, coman su propio pan.Tito 3:14 Aprendan los nuestros a ocuparse en buenas obraspara los casos de necesidad. (V. también Génesis 41:39–44; Daniel 2:48,49; 6:1–3; 8:27.)diga: «¿Quién es el Señor?» o que sea menesteroso yrobe, y profane el nombre de mi Dios. (V. también 1 Timoteo 6:10,17; Apocalipsis 3:17–19.)E. Para hacernos ver que es hora de un cambio:1 Reyes 17:7–9 [Cuando se secó el arroyo, a Elías le tocó irse.] (V. también Génesis 26:1–3; 45:6–11; Rut 1:1–6,16–18; 2Reyes 8:1,2.)6. Dios nos ama y desea proveer a nuestras necesidadesA. Él sabe lo que necesitamos y cuida de nosotros:Mateo 6:8 Dios, nuestro Padre, sabe lo que ustedes necesitan,aun antes de que se lo pidan.Mateo 6:31,32 Ya no se preocupen preguntando qué van a comer,qué van a beber o qué ropa se van a poner. 32Sololos que no conocen a Dios se preocupan por eso.Ustedes no se desesperen por esas cosas. Su Padreque está en el cielo sabe que las necesitan. (V. también Salmo 145:15,16.)B. Dios provee también para los malos e incrédulos:Mateo 5:45 Dios que está en el cielo […] hace que salga el solsobre los buenos y sobre los malos. Él manda lalluvia para el bien de los que lo obedecen y de losque no lo obedecen. (V. también Hechos 14:15–17.)C. Él satisface asimismo las necesidades de los animales:Génesis 1:30 A todo animal de la tierra, a toda ave de los cielos y atodo lo que se mueve sobre la tierra, y que tiene vida,les he dado toda planta verde para alimento. (V. también Génesis 6:14–22; Salmo 104:21,25–28; 147:8,9.)provisiónprovisión
  33. 33. 58 59Lucas 8:1–3 [Juana y otras mujeres adineradas mantenían aJesús.] (V. también Romanos 16:23.)B. Los que trabajan para Dios han de ser mantenidos por aquellos aquienes atienden:Mateo 10:7,9,10 Vayan y anuncien que el reino de los cielos se haacercado. 9No lleven oro ni plata ni cobre 10 niprovisiones para el camino. No lleven ropa derepuesto ni sandalias ni bastón, pues el trabajadortiene derecho a su alimento.1 Corintios 9:7–14 ¿Quién sirve como soldado pagándose sus propiosgastos? ¿Quién cultiva un viñedo y no come desus uvas? ¿Quién cuida las ovejas y no toma de laleche que ordeña? 8Y no vayan a creer que esta essolo una opinión humana, porque la ley de Moiséstambién lo dice. 9Pues está escrito en el libro de laLey: «No le pongas bozal al buey que trilla». Y estono significa que Dios se preocupe de los bueyes,10sino que se preocupa de nosotros. Porque laLey se escribió por causa nuestra, pues tanto elque ara la tierra como el que trilla el grano debenhacerlo con la esperanza de recibir su parte de lacosecha. 11Así que, si nosotros hemos sembradoen ustedes una semilla espiritual, no es mucho pedirque cosechemos de ustedes algo de lo material.12Si otros tienen este derecho sobre ustedes, conmayor razón nosotros. Pero no hemos hecho usode tal derecho, y hemos venido soportándolo todopor no estorbar el anuncio del evangelio de Cristo.13Ustedes saben que quienes trabajan al serviciodel templo, viven del templo. Es decir, que quienesatienden el altar donde se ofrecen los sacrificios,C. Dios bendice el trabajo arduo y diligente:Génesis 31:38–40 [Ejemplo de Jacob: pastoreo diligente.]Génesis 39:1–6 [Dios bendijo a José por trabajar con empeño.](V. también vers. 20–23.)Proverbios 10:4 La mano de los diligentes enriquece. (V. tambiénProverbios 13:4; 22:29; 21:25; Eclesiastés 5:18.)Proverbios 28:19 El que labra su tierra se saciará de pan; mas el quesigue a los ociosos se llenará de pobreza.Mateo 25:14–30 [Se recompensa a los siervos diligentes queincrementaron sus talentos.]8. Dios suele valerse de otras personas para cubrir lasnecesidades de Sus obrerosA. Con frecuencia, benefactores acaudalados han ayudado a losmensajeros de Dios:Génesis 47:1–6 [El faraón dio la mejor tierra de Egipto, Gosén, alpadre de José y a sus hermanos.]1 Reyes 18:3,13 [El mayordomo Abdías arriesgó su vida para salvar ydar de comer a 100 profetas del Señor.]2 Reyes 4:8–11 [Una mujer rica de Sunem proporciona comida yalojamiento a Eliseo y a su siervo.]Nehemías 2:7,8 [El rey Artajerjes otorga permiso a Nehemías paraque tome toda la madera que necesite del bosquereal.]Jeremías 37:15–21 [El rey Sedequías se enfrenta a los enemigosde Jeremías y ordena que a este se le dé pancontinuamente.]Daniel 2:48,49 [El rey Nabucodonosor concede a Daniel autoridad,muchos honores y espléndidos regalos; y a unosamigos de este, altos puestos en el gobierno.]provisiónprovisión
  34. 34. 60 61E. Aceptar invitaciones a comer:Mateo 9:9,10 [Jesús y los discípulos comieron en casa de Mateo](v. también Lucas 5:29).Lucas 7:36 Le rogó uno de los fariseos, que comiese con él.Lucas 19:1–6 [Jesús se invitó a sí mismo a comer en casa deZaqueo.]1 Corintios 10:27 Si uno que no es creyente los invita a comer, yustedes quieren ir, coman de todo lo que les sirvan,sin preguntar nada por motivos de conciencia.F. A veces sí se deben rechazar ciertas invitaciones a comer:1 Reyes 13:7–9, [Dios ordenó al profeta joven que rechazara toda15–17 invitación] (v. también vers.18–24).Proverbios 15:17 Más vale comer verduras con amor, que carne de rescon odio.Proverbios 23:6–8 No comas el pan del egoísta, ni desees susmanjares; 7pues como piensa dentro de sí, así es él.8Él te dice: «Come y bebe», pero su corazón no estácontigo.Daniel 1:1–16 [Daniel y sus compañeros, prisioneros de guerra deNabucodonosor, se negaron a consumir la comidadel rey. A pesar de los temores del mayordomoencargado de ellos, terminaron más sanos y fuertesque todos los demás.]H. Sobre compartir entre nosotros lo que Dios nos ha dado:Hechos 2:44,45 Todos los creyentes estaban muy unidos ycompartían sus bienes entre sí; 45vendían suspropiedades y todo lo que tenían, y repartían eldinero según las necesidades de cada uno.Hechos 4:32,34,35 Tenían todas las cosas en común. 34No había entreellos ningún necesitado, porque todos los queposeían heredades o casas, las vendían, y traían elcomen de la carne de los animales que allí sesacrifican. 14De igual manera, el Señor ha dispuestoque quienes anuncian el evangelio vivan de ellomismo.2 Reyes 4:42 Un hombre […] trajo [a Eliseo] panes de primicias,veinte panes y trigo. [Y comieron sus 100 discípulos.](V. también los versículos 38, 43 y 44.)Lucas 22:35 Cuando los mandé sin dinero ni provisiones nisandalias, ¿acaso les faltó algo? Ellos contestaron:«Nada».1 Timoteo 5:17,18 Los ancianos que gobiernan bien la iglesia debenser doblemente apreciados, especialmente los quese dedican a predicar y enseñar. 18Pues la Escrituradice: «No le pongas bozal al buey que trilla». Ytambién: «El trabajador tiene derecho a su paga».(V. Deuteronomio 25:4; Lucas 10:7.) (V. también Hechos 28:7–10.)C. Hospedarse en casa de otras personas:Mateo 10:11 En cualquier ciudad o aldea donde entren, averigüenquién es digno en ella, y quédense allí hasta que semarchen.Lucas 10:7,8 Quédense en la misma casa, y coman y beban de loque ellos tengan, pues el trabajador tiene derecho asu paga. No anden de casa en casa. 8Al llegar a unpueblo donde los reciban, coman lo que les sirvan. (V. también 1 Reyes 17:8–16,24; Hechos 10:5,6; 16:14,15; 17:5–7;18:2,3,7; Romanos 16:23; Filemón 22.)D. No abuses de la hospitalidad ajena:Proverbios 25:17 No pongas con exceso tu pie en la casa de tu vecino,no sea que, harto de ti, te aborrezca.provisiónprovisión
  35. 35. 62 63producto de lo vendido 35y lo ponían a los pies delos apóstoles; y se repartía a cada uno según sunecesidad.Hechos 11:29 Los creyentes de Antioquía decidieron enviar ayudaa los hermanos que vivían en Judea, según lo quecada uno pudiera dar.2 Corintios 8:12–15 Si realmente desean contribuir, Dios acepta conagrado sus ofrendas, pues Él no espera que demoslo que no tenemos. 13Pero no queremos que, porayudar a otros, les falte a ustedes lo necesario.Lo que deseamos es que haya igualdad. 14Ahoraustedes tienen mucho, y deben ayudar a los quetienen poco. Puede ser que, en otro momento, ellostengan mucho y los ayuden a ustedes. De estamanera habrá igualdad. 15Como dice la Biblia: «Alque juntó mucho no le sobró nada. Al que juntópoco, no le faltó nada». (V. Éxodo 16:18.)9. Importancia de pedir1 Samuel 25:2–8 [David envía agentes a solicitar a Nabal —hombrerico y poderoso, pero impío— que done alimentospara él y sus hombres, explicando que estos se hanportado bien con sus pastores.]1 Samuel 27:5–7 [David pide un lugar donde alojarse durante 16meses.]Marcos 11:1–7 [Los discípulos de Jesús piden un burrito que Élpueda montar.]Marcos 14:12–16 [Los discípulos de Jesús piden permiso para ocuparun aposento alto ya dispuesto y preparado.]Lucas 5:1–3 [Jesús pide prestada una barca desde la cualpredicar.]Juan 4:6,7 [Jesús pide un trago de agua.]10. Dios ha prometido hacer prosperar nuestra obra ynegociosA. Económicamente:Deuteronomio 28:1–3 [Magníficas promesas de prosperidad para los fieles.]Salmo 112:1,3 Cuán bienaventurado es el hombre que teme alSeñor, que mucho se deleita en Sus mandamientos.3Bienes y riquezas hay en su casa, y su justiciapermanece para siempre.Proverbios 10:22 La bendición del Señor es riqueza que no traedolores consigo.B. Otras formas en que Dios hace prosperar a Su pueblo:(V. Génesis 39:2; Levítico 26:3–13; Deuteronomio 29:9; 30:9; 2 Crónicas 26:5;Salmo 107:35–38; 127:3–5; Isaías 3:10; Ezequiel 34:26; Hechos 14:17.)11. Dios nos facilita nuestras necesidades, pero nosiempre nuestros deseosA. Contentarse y no desear más de lo necesario:Lucas 12:15 Cuídense ustedes de toda avaricia; porque la vida nodepende del poseer muchas cosas.1 Timoteo 6:6–8 Gran ganancia es la piedad acompañada decontentamiento, 7porque nada hemos traído a estemundo y, sin duda, nada podremos sacar. 8Así que,teniendo sustento y abrigo, estemos ya satisfechos.Filipenses 4:11 He aprendido a contentarme, cualquiera que sea misituación.Hebreos 13:5 Sea el carácter de ustedes sin avaricia, contentoscon lo que tienen.Salmo 37:16 Mejor es lo poco del justo, que las riquezas demuchos pecadores.Proverbios 15:16 Más vale ser pobre y honrar al Señor, que ser rico yvivir angustiado.provisiónprovisión

×