Your SlideShare is downloading. ×
Disfruta de tu bebé
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×

Thanks for flagging this SlideShare!

Oops! An error has occurred.

×

Saving this for later?

Get the SlideShare app to save on your phone or tablet. Read anywhere, anytime - even offline.

Text the download link to your phone

Standard text messaging rates apply

Disfruta de tu bebé

403
views

Published on


0 Comments
1 Like
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

No Downloads
Views
Total Views
403
On Slideshare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
0
Actions
Shares
0
Downloads
8
Comments
0
Likes
1
Embeds 0
No embeds

Report content
Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
No notes for slide

Transcript

  • 1. ISBN 3-03730-109-0A - S P - B A - P T - 0 0 2 - P http://es.auroraproduction.com¿Tienes —o vas a tener pronto— un bebé?¿Te gustaría prepararte un poco mejor paracriarlo bien? ¿Buscas consejos prácticos paradesarrollar su inteligencia y hacerlo feliz?¿Te interesa establecer un profundo yperdurable vínculo afectivo con tu hijo? Disfrutade tu bebé te introduce en el asombroso ymisterioso mundo de esa personita que Dios teha enviado.Descubrirás cosas increíbles de tupequeñito y verás todo lo que puede llegar aser si lo tratas con amor y sabes comprenderlo yorientarlo.COLECCIÓN Soluciones para padresDerek y Michelle BrookesDisfruta de tu bebéDisfruta de tu bebé
  • 2. Disfruta de tu bebéColección Soluciones para padresDerek y Michelle BrookesInstruye al niño en su camino, y aun cuandofuere viejo no se apartará de él(Proverbios 22:6).
  • 3. IITítulo original: Keys to Baby.ISBN de la edición original: 3-905332-38-8ISBN de la versión en castellano: 3-03730-109-0Derek y Michelle BrookesTraducción: Felipe Howard Mathews© 2004 Aurora Production AG, Suiza.Derechos reservados.Impreso en Tailandia por Than PrintingURL: http://es.auroraproduction.comFUENTESCuando no se indica el autor de una cita es porque no ha sidoposible determinarlo.Los pasajes atribuidos a D.B.B. están tomados de las obras deDavid Brandt Berg (1919-1994), con permiso.Salvo que se señale otra cosa, todos los versículos de lasEscrituras que se reproducen están tomados de la versiónReina-Valera, revisión de 1960, © Sociedades Bíblicas Unidas,1960.Los que tienen las iniciales NVI están tomados de la NuevaVersión Internacional, © Sociedad Bíblica Internacional, 1999.También se citan versículos de la Biblia Latinoamericana (BL),© Ramón Ricciardi y Bernardo Hurault, Sociedad Bíblica CatólicaInternacional, 1972, y de la versión Dios Habla Hoy (DHH), © Socie-dades Bíblicas Unidas, 1987.
  • 4. IIIÍNDICELos bebitos son algo del otro mundo ---------------------1Preparativos para recibir al bebé----------------------------9El divertido aprendizaje del bebé ------------------------ 21Actividades que propician el desarrollo del bebé ---- 35Seguir instrucciones ------------------------------------------ 55Frases escogidas sobre los bebitos ----------------------- 57Versículos sobre los bebés ---------------------------------- 59Versículos y lemas para chiquitines ---------------------- 63¡Una nueva vida! ---------------------------------------------- 65
  • 5. 1LOS BEBITOS SON ALGO DEL OTRO MUNDODestellos celestiales…Los bebitos no empiezan de cero. Su origen está enalgún punto misterioso de la dimensión espiritual.Su espíritu luego toma contacto con el mundofísico dentro de la madre. El tener conciencia de elloenriquece más aún la maravillosa experiencia de dara luz y criar a un hijo. Recibe a tu bebé como si fueraun enviado de Dios, un ángel que será tu amigo porla eternidad. Eso te infundirá una medida adicionalde respeto y consideración por esa personita quecontribuyes a traer a la vida.Un bebé es un alma viviente, formada a partirde la unión de un espíritu creado por Dios con loselementos físicos del organismo de los padres. Paraél, encontrarse dentro de un cuerpo debe de ser unaexperiencia bastante novedosa. La literatura y la his-toria dejan constancia de que un recién nacido tienemucho más de ser espiritual que de físico. WilliamWordsworth lo describió con increíble belleza:Un sueño y un olvido sólo es el nacimiento:El alma nuestra, la estrella de la vida,en otra esfera ha sido constituiday procede de un lejano firmamento.No viene el alma en completo olvidoni de todas las cosas despojada,pues al salir de Dios, que fue nuestra morada,una estela celestial trae consigo.La ciencia tiene su explicación de cómo se formaun niño; pero la primera vez que alzamos a nuestrobebé y lo miramos a los ojitos, sabemos que estamosen presencia de un milagro. Nos hallamos ante uno
  • 6. 2de los grandes misterios del universo, una vislumbredel Cielo y del poder creador de Dios. En nuestrosbrazos se encuentra la prueba tangible del amor quenos prodiga el Altísimo, pues nos ha escogido porpadres de una nueva alma.Siendo mundana y sofisticada,busqué a Dios, pero no lo encontré;hasta que un día, alzando a mi bebé,se me apareció en su mirada.Mary Afton ThackerAunque un bebé pueda parecer producto del azar, en ningún caso es asíDios se vale de la maternidad para crear almasinmortales. Es todo obra Suya, pero se sirve de ti.Tú eres el instrumento con el que crea algo queperdurará para siempre. Se trata del mayor prodigiodesde la creación del mundo: Cada vez que una mujerconcibe, se crea un alma inmortal que vivirá parasiempre. ¡Vaya si es un milagro!Es muy misteriosa la forma en que el Señor ordenaSu creación, la planifica y decide quién engendraráhijos y quién no. Pero sabemos que con los bebés nocomete errores. Si Dios te ha dado un bebé, es porqueha dispuesto que lo traigas al mundo. Él es el creadorde las almas humanas. Es Él quien dispone losembarazos. Nosotros no somos sino los instrumentoshumanos de los que Él se vale.Considero que no puede crearse un solo serhumano, un solo espíritu humano, sin intervencióndivina, sin que actúe la mano de Dios. Estoy conven-cido de que cuando Él dispone que exista un almamás en el universo, lo hace a conciencia. Crea esaalma y la dota de espíritu; se trata de una creacióninequívoca de Dios, ordenada por el Espíritu de Dios.D.B.B.
  • 7. 3La Palabra de Dios enseña que la concepciónes designio Suyo, aunque no haya sido intenciónnuestra.Tú [Dios] me hiciste en el vientre de mi madre. Tealabaré; porque formidables, maravillosas son Tusobras. [...] No fue encubierto de Ti mi cuerpo, bienque en oculto fui formado. [...] Mi embrión vieronTus ojos, y en Tu libro estaban escritas todas aquellascosas que fueron luego formadas, sin faltar una deellas1.Después que nace un niño, durante una temporadaDios, Sus ángeles y los santos del Cielo se comunicanactivamente con su espíritu. El reflexionar sobremaravillas como esa nos inspira a reverenciar la viday a tratar a nuestros hijos con sano respeto. No sonsolamente nuestros. También le pertenecen a Dios.Jesús incluso advirtió a Sus discípulos:Mirad que no menospreciéis a uno de estospequeños; porque os digo que sus ángeles en losCielos ven siempre el rostro de Mi Padre que está enlos Cielos2.Cada uno de nosotros tiene un valor especial paraDios y un propósito específico en la vida. Este mundoes una escuela por la que todos debemos pasar ennuestro tránsito hacia el Cielo. Tu bebé también tieneun objetivo que cumplir. Si la vida terrena no fueraimportante, ¿por qué una criatura tan pequeña einocente habría de abandonar el Cielo y embarcarseen una aventura tan peligrosa? Como padres, nuestralabor consiste en ayudar a esos recién llegados aestablecerse en este mundo y velar por que su travesíapor la vida se inicie bien.1Salmo 139:13-16. 2Mateo 18:10.
  • 8. 4Fe en los hijos: «Al que cree, todo le es posible»1Una de las principales virtudes que deben tenerlos padres es fe. Primeramente, fe en que Dios los haescogido para esa labor; y en segundo término, feen que su hijo viene a la Tierra con una misión, queha nacido por una razón de peso, aunque no sepantodavía cuál es. Así es como debemos ver a cada niño,y especialmente a nuestros propios hijos.Todo niño necesita que alguien crea en él. Esa es,pues, una de las funciones más importantes de lospadres. No subestimemos la influencia que puedetener en un niño la fe de sus papás. En muchos casosha sido la confianza y esperanza depositada por lospadres en sus hijos la que los ha incentivado y losha llevado a realizar grandes obras por Dios y porla humanidad. La fe en el futuro de un hijo, la fe enque ha sido llamado a alguna causa noble y sublime,despierta en éste esperanzas y le confiere unaseguridad interior que lo ayuda a salvar más de unadificultad. La fe de los padres estimula a los hijos asalir de su pequeño mundo para descubrir lo que hande llegar a ser.Con eso no pretendemos que los padres adopten unestilo dominante. No se trata de que hagan excesivohincapié en que los hijos alcancen ciertas metas, nide que los fuercen a triunfar, sino más que nada deque cultiven una fe profunda y constante en que,con abundante amor y la guía adecuada, sus hijosllegarán a ser todo aquello que Dios quiere que sean.El Padre supremo vela por Sus hijosLa mayoría de los padres reciben a su hijo congran alegría. No obstante, cuando uno se siente pocopreparado o incluso incapaz, o si el hijo viene almundo con ciertas desventajas físicas o mentales, es1Marcos 9:23.
  • 9. 5posible que su llegada suponga una dura prueba de fe.Quizá te resulte difícil verlo como un regalo de Dios,o te parezca que Él ha escogido un mal momento.Puede que te halles en circunstancias difíciles o queno cuentes con mucho apoyo por parte de tus seresqueridos. Con todo, si te esfuerzas por enfocar lascosas desde una perspectiva más amplia sin pensartanto en los obstáculos inmediatos, es posible quete des cuenta de que Dios parece obrar Sus mayoresportentos en situaciones que a nosotros se noshacen imposibles. Considera a la madre de Moisés,que desacató el decreto del faraón según el cual sedebía dar muerte a todos los varones hebreos reciénnacidos, y luego hizo las veces de esclava nodrizamientras la hija del rey criaba a Moisés como si fuerasu propio hijo. O piensa en Jesús, que nació en unestablo. Encima, sus padres tuvieron que huir del paíspara escapar de un rey cuyos celos demenciales lohabían convencido de que debía encontrar y matar aese bebito.Tu bebé es creación de Dios, y Él te ayudará acuidarlo con amor y a velar por él cualesquiera quesean las circunstancias en que te encuentres.Cuando la cuestión es si tener o no el niñoLa mayoría de los niños resultan ser, en unou otro momento, una gran prueba de fe para suspadres. A veces dicha prueba se presenta antes delnacimiento. La Palabra de Dios nos insta a optar porla vida. A fin de cuentas, no estamos solos: para criara los niños contamos con la colaboración divina. Losniños son un regalo de Dios, el Padre de la vida, y noson ni un mal obsequio ni un castigo. Más bien sonuna prueba del gran amor que Él tiene por nosotros,y de Su confianza en que, con Su ayuda, podemosdesempeñar bien el papel de padres. De modo que siestás en un dilema, debes rechazar la mentira de queesa nueva criatura no es importante.
  • 10. 6Tu bebé no es un error ni una desgracia. Aunquetú sepas que cometiste un error, Dios no se equivoca.Él sabe lo que hace. La creación de un niño es obraSuya, y para Él cada personita es importante ypreciada.Debes creer que Dios vela por nosotros. Él seinteresa por ti y por tu bebé, y quiere ayudarte yproveer para ambos; por otra parte, tú tienes queaprender a confiar y a apoyarte en Él. Cuanto másdifícil se presente la situación, mayor motivo paracreer que Dios tiene reservado para los dos algo fuerade lo corriente, siempre y cuando te aferres a Él y nopierdas la esperanza.Nuestra vida pasa por etapas tempestuosas queponen a prueba nuestra fe como padres, como mante-nedores de nuestra familia y como comunicadores deamor a nuestros pequeños. Necesitarás gran fortalezapara hacer frente a las exigencias que te aguardan.Muchos padres sienten, en algún momento, que seenfrentan a una labor imposible o muy pesada. Ysucede a menudo que, cuando nos da la impresiónde que nosotros mismos necesitamos mucha ayuda,nos cuesta tenderle la mano a otro. Sin embargo, esprecisamente al dar que recibimos, y la fe en que Diostiene una solución nos lleva a encontrarla.Aunque inicialmente no sientas un gran amorpor el bebé que esperas, aunque tengas hasta ganasde rechazar ese regalo de Dios, si le pides a Él que teconceda un corazón amoroso y receptivo y que teinfunda la fe que necesitas para desempeñar bien tulabor, Él lo hará. Con amor y con la ayuda de Dios,cualquier situación puede cambiar radicalmente. Elamor de Dios, en combinación con el tuyo, puedeobrar milagros. «Pedid, y se os dará»1. Tómalo por fe;créelo simplemente porque Dios lo dijo. Él te ayudaráa cuidar de la criatura que te ha dado. Si te ha condu-cido en cierta dirección, Él mismo se encargará de lo1Mateo 7:7.
  • 11. 7que haga falta. Él proveerá lo que necesites, siemprey cuando tú no dejes de clamar a Él en tu hora denecesidad. Por complicadas que parezcan las cosas,si te decides a luchar por tu hijo, Dios luchará porti, y algún día te darás cuenta de que en realidad setrataba de una bendición disimulada.Si tu hijo sufre un impedimento físico o un retraso mentalPara el Señor, cada niñito que viene al mundo esde gran valor. Aunque Él los ama a todos, tambiénrequieren nuestro amor, nuestro aliento y nuestrasoraciones. Tu hijo necesita que tengas fe en él, quecreas que Dios te lo envió porque sabe que le hacefalta el abundante amor que tú puedes darle.Aunque por momentos sea difícil y se te desgarreel corazón al ver las dificultades que afronta tupequeño, recuerda que no hay ninguna carenciaque los padres no puedan cubrir a base de amor, fey apoyo moral. Cree en ese pequeño. Ten fe en queDios lo tiene en la palma de Su mano. Puede que lasenda que le toque recorrer sea distinta de la que túsoñaste o planeaste para él; pero los designios divinosson mayores que los tuyos. El embellecimiento detu niño mediante el amor y el Espíritu de Dios, y laprofundidad espiritual que adquirirás tú al acudira la Divinidad en busca de comprensión y fuerzas,tienen mucho más valor que un cuerpo o una menteperfectos. Ese pequeño inocente es muy preciado alos ojos de Dios. Él nunca lo dejará ni lo abandonará.Ese niño, con su sencillez y a través del sufrimientoque experimente, llegará a conocer a Dios y a confiaren Él de un modo único, y así alcanzará mayor pazy felicidad. Fija los ojos en Dios y no dejes de confiaren Él, y verás que Él no se apartará de ti: te guiará, teconsolará y te animará.
  • 12. 8Criaturas eternas, pedacitos de CieloCada bebito es singular, un ser como ningún otroque se incorpora a tu vida, que tiene una misiónimportante que cumplir, que por la fe traspasaráel umbral de la eternidad y estará siempre contigo.Tener un hijo es el comienzo de una relación y de unabendición que trasciende los límites de nuestra vidaactual.Aunque ahora tengas altibajos, si amas a Dios, alfinal vivirás en paz y armonía con todos Sus hijosfieles en el divino y eterno reino de amor que ha devenir. Los niños son una muestra de ese reino celes-tial, de su belleza, su inocencia, su amor sencillo. Sivuelves su corazón hacia Dios, se convertirán en unagran bendición Suya. En cambio, si los alejas de Él, teocasionarán grandes pesares.
  • 13. 9PREPARATIVOS PARA RECIBIR AL BEBÉPreparativos interioresTodos los padres necesitan mucha ayuda de Diospara realizar su difícil labor. Puede que sientas ciertainseguridad ante la perspectiva de tener un niño;pero es importante que hagas todo lo posible poraceptar de buen grado su venida, aunque de entradala idea no te agrade.Uno de los pasos más importantes que puedesdar para recibir a tu hijo es prepararte interiormentepidiéndole a Dios que te ayude a afrontar y dilucidarlas cuestiones que más te inquietan. En muchoscasos los padres tienen que regirse más por lo que lesdicta la fe que por los sentimientos. De todos modos,Dios siempre está presente para ayudarnos a superarnuestras inseguridades, preocupaciones, problemaspersonales y frustraciones. Dice la Biblia:El que tiene misericordia se apiadará de ti; al oír lavoz de tu clamor te responderá1.Antes que clamen, responderé Yo; mientras aúnhablan, Yo habré oído2.Me invocará, y Yo le responderé; con él estaré Yoen la angustia; lo libraré y le glorificaré. Lo saciaré delarga vida, y le mostraré Mi salvación3.Acerquémonos, pues, confiadamente al trono dela gracia, para alcanzar misericordia y hallar graciapara el oportuno socorro4.1Isaías 30:19. 2Isaías 65:24.3Salmo 91:15,16. 4Hebreos 4:16.
  • 14. 10Dios es nuestro amparo y fortaleza, nuestropronto auxilio en las tribulaciones1.Echando toda vuestra ansiedad sobre Él, porqueÉl tiene cuidado de vosotros2.Se puede aprender a mirar hacia arriba, más alláde las circunstancias, y a hallar paz en medio de latempestad, un estado de serenidad y sosiego. Acércatea Dios por medio de Su Hijo Jesús, tal como te rela-cionarías con un buen amigo que te está ayudandoa resolver un problema, que te toma de la mano,te habla, te consuela y te levanta la moral. Jesús teacompañará hasta el día del parto, y más allá.Entre las muchas cosas que puedes hacer paraprepararte para la llegada del bebé, nada te será másútil que averiguar el enfoque que tiene Dios de lasituación. Al final de este librito encontrarás unaselección temática de versículos de la Biblia. Verás quete animarán y te ayudarán a prepararte, pues acre-centerán tu fe en relación con tu hijo, con tu nuevorol y con el maravilloso futuro que los aguarda amedida que van acercándose juntos a Dios.Criar hijos requiere mucha fe. Ésta se fortalece yse incrementa leyendo la Palabra de Dios y reflexio-nando sobre ella. (En los dos tomos de Claves paradescubrir la verdad, también de Aurora Production,encontrarás una selección mucho más amplia deversículos sobre una diversidad de materias relaciona-das con nuestra vida cotidiana).Preparativos físicos de la madreSon varios los preparativos físicos que tiene quehacer una futura mamá: alimentarse debidamente,hacer ejercicio y descansar. La madre es la fuente desuministros del feto, el cual extrae de ella y de lo que1Salmo 46:1. 21 Pedro 5:7.
  • 15. 11ella come todo lo que necesita físicamente. Es, pues,imperativo que la madre se cuide bien y que no abusede su organismo ni haga nada que pueda perturbarla delicada formación de las células del niño. Puedeque eso requiera algunos sacrificios por parte deella, sobre todo si tiene malos hábitos que puedenperjudicar el desarrollo del bebé. Conviene que pida asus amigos que la ayuden y que se aferre a Jesús, elmejor Asistente de todos. Ser una buena mamá exigeoración, fe y mucho sentido común.Si la madre es una persona muy activa, puede quetenga que aprender a aminorar la marcha. Si tienecostumbres sedentarias, tal vez tenga que hacer másejercicio. Es preciso que reduzca la cantidad de cafeínaque ingiere y que se abstenga de beber alcohol, defumar y de tomar cualquier droga potencialmentedañina. Si ha estado siguiendo una medicación quele han prescrito, debe consultar nuevamente con sudoctor antes de seguir haciéndolo; y desde luego notomar ningún remedio que se expenda sin receta sinhaber leído cuidadosamente las advertencias sobre elmismo. Entregarle a otra persona el don de la vidaimplica darle lo mejor que se tiene. El resultado final—un niño fuerte y saludable— compensa con crecescualquier sacrificio que se haga.El embarazo es el comienzo de un curso en el quela madre aprende a darse a otra persona. Para venir aeste mundo, el niño necesita que alguien haga ciertossacrificios por él; pero de tales sacrificios se agradaDios. Cuando entregamos nuestra vida y nuestroamor por otro, nos volvemos más como Dios. Él nosentrega mucho de Sí mismo a fin de que nosotrosvivamos, maduremos, seamos felices y gocemos desalud. Aprender a amar al niño y darle lo que necesitabien puede constituir una de las enseñanzas másvaliosas de la vida.
  • 16. 12La mujer embarazada nunca está solaCuando una mujer lleva un hijo en el vientre, ala vez que ella se va volviendo consciente de él, él vatomando conciencia de ella. Entre la madre y el bebése forja un vínculo bien especial, no sólo físico, sinotambién emocional y espiritual. Al poco tiempo elbebé hasta percibe cómo se siente su madre. Sabiendoque el niño que se forma en su interior está pendientede ella las veinticuatro horas del día debería instarlaa esmerarse al máximo. Esa personita, ese pequeñoespíritu que tiene dentro, cuenta con ella y confía enella para incorporarse a la dimensión física. Con-trariamente a lo que afirman muchas tendencias yteorías, la criatura no se está convirtiendo en alguien,sino que ya es alguien: un ser espiritual único,formado por Dios, el Padre de los espíritus1. En unsentido muy real, ya existe en la dimensión espiritualaun antes de que su cuerpo físico esté completo. Elespíritu de un bebé ya tiene los rasgos de lo que serásu carácter, la marca de una personalidad únicacreada en el mundo espiritual por la mano de Dios.La madre puede impartirle al niño, aun antesque nazca, un espíritu de fe y tranquilidad teniendoella misma una actitud de serenidad y confianza. Esbueno que se acostumbre a tomarse cada día unosmomentos de distensión, de reposo, en un ambientecalmado; que le ponga al bebé música tranquilizadoramientras ella disfruta de paz alzando la vista haciasu Padre celestial. El bebé, mientras está en el vientre,oye no solo los deleitosos latidos del corazón de sumadre y otros sonidos del organismo de ella que ledan una sensación de seguridad, sino que a medidaque se va desarrollando en la matriz también alcanzaa oír y distinguir sonidos externos: música, la voz desu madre, otras voces.1Hebreos 12:9.
  • 17. 13El bebé percibe si su madre está tensa o relajada.La futura mamá debe tratar de acordarse de haceruna pausa de vez en cuando para alejarse delajetreo y de la confusión cotidiana. Cuando ella estédescansando y distendida, es bueno que se tome unosmomentos para confortar al bebé; que le hable, loacaricie y haga que se sienta a gusto y amado. A finde cuentas, va a ser su hijo de por vida. Ese fuertevínculo de amor entre ambos puede comenzar muchoantes que nazca el bebé. Mientras el niño aún estáformándose, hay que procurar comunicarse conél. Hay que creer simplemente que eso va a tenerun efecto en él, ya que es posible que no se obtenganinguna respuesta o reacción salvo los movimientosque suele hacer cuando está despierto y activo.Desde que el bebé está en el vientre, convieneaprender a no hablar desdeñosamente ni pensar malde él. No se debe mencionar ni pensar nada que no sele diría a un niño mayor cara a cara, pues aunque élno oiga ni entienda las palabras que se dicen, es muyposible que en el espíritu capte la intención.La ayuda de otra personaEs conveniente que durante los meses de gestaciónla futura madre tenga un amigo o una amiga quela acompañe, que la ayude, que le inspire confianzay con quien se pueda desahogar. Puede ser el esposo,un colega, una compañera, una amiga íntima, otramujer que tenga hijos o incluso alguien a quien cono-ció recientemente. Habrá veces en que quizá tenga queexplicarle cosas que para ella caen por su propio peso,pero que para esa otra persona quizá no sean tanobvias. Por mucho que alguien quiera ayudarnos, lepuede resultar difícil hacerlo bien si no entiende cómonos sentimos. Hay que comunicarse, dedicarse tiempoel uno al otro, reservar espacios que sean propiciospara llegar a conocerse y comprenderse.
  • 18. 14Si la futura mamá no tiene ningún compañero nininguna amiga que la puedan acompañar, no debeolvidar que Dios siempre está presto a escucharnos.Invocarás, y te oirá el Señor; clamarás, y dirá Él:«Heme aquí»1.Amoldarse al embarazoEl embarazo es un período difícil. Las hormonasalteran la composición del organismo y ocasionanuna desestabilización de las emociones. Los prepa-rativos para el parto son muchos, pero es precisorecordar que se llega a ese momento paso a paso,avanzando día a día. No hay que tratar de abarcarmás de la cuenta. Se hace lo que se puede, pero sinexcederse. Hay cientos de actividades que la mujerpuede realizar, muchas cosas que lógicamente quierehacer o cree que debe hacer; pero durante el emba-razo hay que concentrarse en lo que se tiene que hacercomo preparación para recibir al bebé.Durante la gestación, la mujer deja de ser dueña desí misma, pues se debe a alguien cuya vida dependede ella. También tiene que aprender muchas cosasnuevas. Tiene que evitar subirse a sillas o banquitos,no correr riesgos, no excederse en el trabajo, niponerse impulsivamente, por ejemplo, a desplazarmuebles pesados por su cuenta. Tiene que aprender acontrolar sus movimientos, cuidarse y dejar que otrosla ayuden.A las mujeres independientes eso puede resultarlesun tanto incómodo. Les cuesta pedir ayuda. A otrasles duele desatender ciertas cosas. Es posible queno puedan lavar, doblar y guardar la ropa con larapidez con que lo hacían antes, o que rindan menosen cualesquiera que hayan sido los quehaceresdomésticos o las actividades laborales que estaban1Isaías 58:9.
  • 19. 15acostumbradas a desempeñar. Su ritmo de vidanecesariamente tiene que cambiar a fin de amoldarsea su estado de gravidez. El principal objetivo diario deuna mujer encinta debe ser cuidar de su futuro bebé.Y todas las precauciones que tome por el bien delbebé, todo pequeño sacrificio que haga, Dios lo ve y lorecompensa.La mujer debe ayudar al esposo a entenderlaA medida que avanza el embarazo, las necesidadesde la mujer van cambiando, y eso es algo que tieneque comunicar a su esposo o compañero. La mujerinterviene de primera mano en el milagro creativopor el cual se forma una persona en su interior. Puedesentir parte de lo que ocurre, aunque la mayor parteno se hace muy patente. Pero durante ese períododebe tener paciencia con su marido o compañeroy con las demás personas, que no participan en elproceso de un modo tan directo y que por ende nosiempre entienden lo que le sucede.A veces a la mujer le parece que su esposo simple-mente no está en sintonía con la realidad. Es posibleque él se comporte como si ni siquiera se diera cuentade que, a raíz del embarazo, la vida de ella estácambiando mucho, e incluso se está volviendo difícil.Ella se está convirtiendo en una madre, y es naturalque suponga que algún proceso similar lo estápreparando a él para ser padre. Pero a estas alturasla realidad de él y la de ella son diferentes. Ella estáembarazada; él no. Es posible que él esté ilusionado;pero sus sentimientos en muchos casos son más fríoso simplemente distintos.Cuando la mujer atraviesa momentos tormentosos,es muy fácil que se encierre en su pequeño mundo.Si la insensibilidad de él la altera y la exaspera, enlugar de confundirlo con un arrebato de sentimientosencontrados, es preferible que le hable y le explique lomás sencillamente posible cómo se siente, qué le está
  • 20. 16pasando y cuáles son sus necesidades y frustraciones.Y si le parece que no logra hacérselo entender, lomejor es orar y pedirle al Señor que los ayude aambos.Es probable que durante este período él tambiénnecesite saberse querido y anhele que ella le mani-fieste su afecto y su amor y lo tranquilice con supresencia. Las palabras de cariño y las caricias signi-ficarán mucho para él. Es muy posible que él se sientaigualmente un poco nervioso y que no sepa muybien qué hacer para ayudarle o facilitarle las cosas,sobre todo si se trata del primer hijo. La perspectivade convertirse en papá también requiere fe. Puede quesienta su responsabilidad de una forma diferente, queesté preocupado por los recursos económicos o porlas cargas adicionales que tendrá que llevar. Tal vezse sienta un poco perdido o inseguro de cuál será supapel frente a la relación que tendrá ella con el bebé,pues se da cuenta de que por el bien de éste se veráprivado de algunos de los preciados momentos queantes pasaba con ella.Durante el embarazo, los papás suelen mostrarsemás protectores. A muchos, de hecho, les gustaasumir ese rol. La mujer no debe tener reparos enapelar al instinto paternal de su esposo para que élla ayude y la mime un poco. A fin de cuentas, ellanecesita su colaboración. A la vez que disfruta de esatemporada de sobreprotección y atenciones especiales,ella también debe cuidar de él. Por lo general no hayimpedimentos para que sigan gozando juntos deestupendos ratos de amor e intimidad sexual.Preparativos para el partoAlgunas parejas desean vivir juntas la experienciadel parto; otras no. Conviene decidirse antes quellegue el momento. Oren, analicen los detalles, con-versen sobre el tema, y de ser posible comuníquensecon anticipación con el médico que les asistirá en el
  • 21. 17parto. Procuren entablar una relación de confianzacon él y háganle saber qué expectativas y deseostienen. Apréstense lo mejor que puedan, pero esténpreparados para cambios de último momento.Lo más importante es que le encomienden el partoal Señor, para que Él les dé la paz y la confianza deque está todo en Sus manos. Si se aferran a algunasde las promesas que Dios nos ha hecho en la Biblia,tendrán algo firme y seguro en que basar su fe. Estosson dos versículos que pueden infundirles aliento:Él da vigor al cansado, y multiplica las fuerzasal que no tiene ningunas. Los que esperan al Señortendrán nuevas fuerzas1.No desmayes, porque Yo [...] te esfuerzo2.En la sección Versículos sobre los bebés, al final dellibro, se encuentran otros pasajes afines.El momento del parto es la culminación de unmaravilloso proceso que se ha venido desarrollandoen el organismo de la madre. Durante nueve meses,el bebé ha ido ocupando cada vez más espacio en sucuerpo y en su vida; ya es hora de que se independice.Las molestias, las incomodidades, las náuseas, loscambios que ha experimentado la madre en su inte-rior y en su figura, todo ese tiempo en que se ha vistoimpedida de darse la vuelta cómodamente y acostarteboca abajo, en que se ha sentido habitada, todo esoestá por llegar a su fin. Los múltiples interrogantesen torno a la salud, el sexo y el aspecto del bebé van aquedar respondidos.El partoGeneralmente lo mejor, tanto para la mamácomo para el bebé, es un parto natural en un1Isaías 40:29,31. 2Isaías 41:10.
  • 22. 18ambiente cálido, acogedor y seguro, ya sea en casa,en presencia de un médico o una matrona, o en unaclínica privada. En algunos hospitales también hayun ambiente tranquilo y distendido y permiten a unfamiliar estar presente en el parto. Los bebés nacidosen hospitales en los que se siguen procedimientos másimpersonales y menos naturales están expuestos auna toma de contacto con el mundo más traumática.Hay quienes piensan que al niño le viene bien unnacimiento rápido, brusco, cortando por lo sano, afin de introducirlo a la cruel realidad de la vida. Esinnegable que nuestra existencia no está exenta dedificultades, altibajos y crueles realidades; pero haymucho que se puede hacer para que eso sea la excep-ción y no la norma.Nada más nacer, el bebé tiene que adaptarse a unsinfín de cosas. Pasa del entorno tranquilo, oscuroy suavemente acolchado del vientre materno a unmundo exterior de multitud de ruidos y luces en elque se lo toma en brazos y recibe estímulos cons-tantes. Se puede propiciar que ese cambio sea menosdrástico tratándolo con ternura y comprensión aunen el más pequeño de los detalles.Si se puede realizar el parto en casa, convienerecordar que una luz natural o tenue es mejor paralos sensibles ojos del bebé que una luz artificialfuerte, a menos que ésta sea necesaria por algúnmotivo. Y que en los primeros momentos es preferibletomarlo con suavidad, así como después a la hora delimpiarlo y vestirlo.Vinculación afectiva con el bebéJusto después de nacer, el bebé necesita sentir elcalor de su madre y su consoladora presencia. Esaprimera impresión le infunde seguridad y es muyimportante, tanto para la mamá como para el bebé.En muchos casos la madre pone al recién nacido alpecho ni bien acaba de dar a luz. Así se da inicio al
  • 23. 19proceso de vinculación afectiva. Desde el nacimiento,las caricias, las sonrisas y las palabras cariñosascontribuyen a tejer un vínculo emocional con el bebé,el cual constituye la base de la comunicación y esvital para el desarrollo del niño.Aceptación de la paternidadUna vez que una mujer ha dado a luz a un niño,se ha convertido en madre, y la tarea de alimentarlo,vestirlo y cuidarlo recae primordialmente sobre ella.Con el paso del tiempo, va tomando conciencia delpeso de dicha responsabilidad, aunque por suerteDios promete que «pastoreará suavemente a las reciénparidas»1.Sin embargo, la vinculación del padre con el bebésigue un curso ligeramente diferente, dependiendode las circunstancias. Él por lo general participamenos que la madre en el cuidado físico del niño. Enocasiones hasta puede que se sienta más como unespectador que como un protagonista. (El que unpapá quiera y acepte a su bebé puede verse inclusocomo fruto de una decisión personal más que laconsecuencia automática de una realidad física.) Portanto, es posible que haya que esforzarse un poquitomás para que se produzca esa vinculación afectiva.Siempre que sea posible, conviene que procure traba-jar menos horas o que deje ciertas actividades a finde pasar más tiempo en casa y consolidar su relacióncon la mamá y el bebé.Al igual que nosotros dependemos de nuestroPadre celestial y necesitamos tener la seguridad deque Él nos ama y está siempre a nuestro alcance, elniño se beneficia de contar con la presencia de unpadre que lo ame y lo cuide, que se responsabilicede él, que esté dispuesto a sacrificarse para ayudarloy guiarlo. Dios ofrece Su ayuda a todos los padres1Isaías 40:11.
  • 24. 20que acudan a Él en busca de orientación y tomen lasmedidas necesarias para proporcionarles a sus hijosun cariñoso hogar, un lugar donde se sientan acepta-dos, bien cuidados y seguros. Mediante sus palabrasy sus actos, el padre puede darle al niño una muestradel amor y la paciencia que Dios nos manifiesta, delestímulo que Él nos da.Naturalmente, Dios es en definitiva el verdaderoPadre eterno del niño, y nunca lo defraudará. Y enlas situaciones en que el padre físico no está presente—por estar temporalmente de viaje o porque lamamá sea soltera—, Dios igual cuida de los Suyos,acompaña a la madre y al niño y sostiene a ambos enSus brazos.
  • 25. 21EL DIVERTIDO APRENDIZAJE DEL BEBÉEl ambiente que rodee al recién nacido no tiene porqué ser perfecto ni sobreprotector. Puede adaptarsefácilmente a las actividades normales de la casasiempre y cuando se le inicie en ellas de a poco. Porejemplo, inmediatamente después del parto y durantelos primeros días es mejor minimizar los ruidos, loscambios bruscos y las visitas. Luego, poco a poco sepuede ir introduciendo más actividad.Establecer contactoUno de los primeros deberes de los padres esayudar al bebé a tomar conciencia de sus sentidos.Hay que hacerle entender que sus órganos sensorialesle permiten obtener información. El contacto físico esla primera sensación que llega a reconocer, antes quelas imágenes y los sonidos. El tacto le comunica susprimeras impresiones de la vida. Sin contacto físico,un bebé no se desarrolla bien. Es pues extremada-mente importante que tenga contacto con su madrecuando toma su lechita, que sienta el reconfortantecalor de su cuerpo, o que su padre lo estreche entresus brazos.Después de eso, lo que más le llama la atenciónson los sonidos. A los bebés les gustan los sonidos.Desde que están en el vientre materno aprendena reconocerlos; así que es bueno que no vivan ensilencio. A tu hijito le encantará escuchar tu vozhablándole en tono suave. Tu voz lo conforta, ya queestuvo varios meses escuchándola antes de nacer yle resulta conocida. Un bebé necesita que se le hable.Necesita sentir tu presencia. Está aprendiendo aemplear sus sentidos. Está dando sus primeros pasosen materia de comunicación, y el primero de todos
  • 26. 22es el descubrimiento de lo que ocurre cuando llora.El llanto es su primera tentativa de expresarse ycomunicarse. Es como si dijera: «¡Auxilio! ¡Ayúdame!Te necesito. Este lugar es muy extraño. Esta es unaexperiencia nueva para mí. De hecho, ¡todo es nuevo!Ayúdame a entenderlo». Ya sea que tenga hambre,que esté mojado o que se sienta solo, el llanto sirvepara comunicarlo todo.No dejes de pasearlo, hablarle y mecerloEs posible que hayas oído eso de que la mano quemece la cuna rige los destinos del mundo. Viendoel estado del mundo hoy en día, uno no puedemenos que pensar que tal vez esa mano no siempreestuvo presente cuando hacía falta. Alguien faltó asu obligación de mecer la cuna, hablar con el bebé,enseñarle, orar por él y vigilarlo. Si bien es cierto quelas personas que más admiramos tal vez no tuvieronunos padres estupendos ni una niñez fantástica,podemos tener la certeza de que quienes han llegadoa ser una bendición para su prójimo tuvieron la dichade que les manifestaran el amor divino en algúnmomento de su vida. Alguien, en algún momento,quizá cuando más lo necesitaban, les dio un abrazo,les dirigió cariñosas palabras de aliento, les sonrióbondadosamente, les hizo un pequeño obsequio o lesofreció una explicación que los ayudó a ver la vidacon otros ojos. Tú puedes ser esa persona para tubebé. Lo único que tienes que hacer es estar presentecuando te necesite; eso supondrá una diferenciaenorme en su vida.Alimento para el alma del bebéLos bebés gozan del alimento espiritual tantocomo del físico. Les encanta el alimento espiritualque es para ellos verte feliz, rebosando de alabanzas,dedicándole a Dios alegres melodías o simplemente
  • 27. 23La flor más bonitaEl alma de un niño es la flor más bonitade todo el jardín del Señor.Partiendo de un burdo terrón de arcillaadquiere viveza y vigor.Con cuidados alcanza belleza y dulzura.Olvidada se echa a perder.Es excepcionalmente delicada y pura,preciosa a más no poder.Sé tierno, jardinero, y dale su partede luz, de calor y de agua.Que esmeradas atenciones nunca le falten.Protégela bien de las plagas.Llegará un día a su plena floración,como si un ángel, con cariño,infundiera hermosura y perfecciónal alma sensible de un niño.Anónimo
  • 28. 24orando en voz alta. Háblale de Jesús al bebé confrecuencia. Dile cuánto amas a Jesús, cuánto teama Él a ti y cuánto ama a los niños. Hazle saberde múltiples formas cuán importante es Jesús parati. El bebé no necesita de una gran disertación osermón, sino de una simple muestra de tu devociónmientras mama o mientras le cambias el pañal.Cántale cancioncitas que hablen de Dios y Su amor,recítale versículos sencillos o dile frases inspiradorascomo: «Jesús te ama», «Jesús es nuestro buen pastor»,«Dios ama a todos los bebitos del mundo». Cuelga uncuadro o poster inspirador de Jesús donde lo vaya aver con frecuencia, tal vez junto a su cuna, y háblalede nuestro Señor mientras le muestras la imagen.Enséñale a amar al Maestro y a creer en Él por mediode tu ejemplo cotidiano de amor y devoción.Se le puede explicar a un niño quién es Diosdesde el momento en que entiende el concepto depapá y de mamá, dos personas que lo aman, quevelan por él y que lo trajeron a este mundo. Luego sele puede contar que hay un gran Padre que, aunquees invisible, está en todos lados. Es el Espíritu delamor, la esencia del amor. De hecho, aun antes deque un niño sepa hablar podemos acercarlo al Señorcontinuamente por medio de nuestro ejemplo ynuestro amor, hablándole de Jesús.D.B.B.El desarrollo de la capacidad mental del bebéEl bebé enseguida empieza a reunir grandescantidades de datos sobre este nuevo mundo al que haentrado. Los científicos enseñan que las células del cere-bro, principalmente en el caso de niños muy pequeños,se transforman y establecen interconexiones y com-plejos patrones neuronales como consecuencia directade la estimulación sensorial y el movimiento corporal.Al proporcionarle a un bebé o a un niño pequeño
  • 29. 25una diversidad de experiencias sensoriales y motorasno solo se estimula su desarrollo mental, sino quetambién se echan los cimientos para que llegue a serun niño más despierto y más feliz, para que alcance suplenitud. Los bebés a los que se priva de oportunidadesde explorar, sentir, tocar y aprender en un ambienteseguro y acogedor no progresan con la misma rapidez.Así como su cuerpo necesita comida, líquidos, ejercicio,descanso, abrigo e higiene, su mente en desarrolloprocura alimentarse por medio de los cinco sentidos: eltacto, el gusto, el olfato, la vista y el oído.Los padres pueden ayudar al bebé a comenzara descubrir cosas enseguida. Pueden nombrar losobjetos que se ven y las experiencias que ocurren enel entorno del niño: «Esto está caliente, esto está frío.Esto es suave, esto es áspero. ¡Qué perro más ruidoso!¡Escucha cómo ladra!» Hay que dejar que toque, vea,paladee, oiga, y huela una gran variedad de cosas. Hayque ponerle música y dejarle oír sonidos variados, mos-trarle objetos de diferentes colores y formas y dejarlepalpar distintos materiales. Álzalo para que vea, porejemplo, unos peces nadando en una pecera. Explícaleel mundo. Cuando el papá lleve un par de días sinafeitarse, puede tomarle la mano al niño, pasarla porsu mentón y decirle: «Está áspero». Hay que hacer todolo posible por poner sus sentidos en contacto con elmundo físico, a fin de que empiece a entenderlo. ¡Paraél se trata de un mundo completamente nuevo!Gran parte de la capacidad intelectual de un niñola determinan las vivencias que tenga en los primeroscinco o seis años. Así que no hay tiempo que perder;bríndale todas las experiencias posibles. Hasta se lepuede enseñar a muy temprana edad a leer y otrascosas consideradas difíciles. Que el vocabulario queescuche sea lo más rico posible. No vaciles en emplearo en enseñarle el nombre específico de las cosas,aunque se trate de palabras que tú no aprendiste sinocuando eras mucho mayor. Los bebés no entiendenque algo sea difícil. Tienen un don especial para
  • 30. 26aprender. Puede que no lo capten todo, pero para elloscada experiencia tiene valor didáctico. A los niños lesresulta más fácil aprender idiomas antes de los ochoaños; después se vuelve cada vez más difícil.Para los bebés aprender es un pasatiempo natural.Y aprenden mayormente jugando. Hay que tratarloscon amor y estimularlos, sin presiones ni exigenciasnegativas. Refuerza su buena conducta manifestán-doles cariño e interés. Se les enseña con lo que se hace,con lo que no se hace, y más que nada por la formaen que uno reacciona ante lo que hacen ellos.Consejos prácticos para estimular el desarrollo mental• Hay mucho que se puede hacer para ayudar aun chiquitín a tomar conciencia de su cuerpo.Puedes masajearlo suavemente, mover sus extremi-dades, hacer que toque con los pies diferentes partesde su cuerpo. Observa la expresión de asombro yplacer que pone cuando le llevas los dedos de los piesa la boca o a las manos. Descubrir que los dedos delos pies forman parte de su cuerpo debe de constituirtoda una experiencia para él, y si se los lleva a laboca tiene dos sensaciones simultáneas. La perpleji-dad y el desconcierto que siente deben de ser simila-res a los de un cachorro cuando se persigue la cola.Es un gran descubrimiento: «Vaya, estoy tocandoalgo que parece ser parte de mí. Estoy tocando algoy al mismo tiempo siento que me tocan».• Procura estimular todos sus sentidos. Mués-trale diferentes cosas que pueda ver, oler, oír ytocar. Preséntale contrastes: un objeto suave y otroáspero, uno seco y otro húmedo, uno caliente yotro frío. Pega en unas tarjetas recortes de diversasformas y colores para que él los observe. Siempreque sea posible, procura estimular más de un sen-tido a la vez. Por ejemplo, deja que toque una man-zana al tiempo que la mira, y que intente probarla
  • 31. 27mientras le describes su forma, color y aroma.Numerosos enfoques didácticos se centran en elaprendizaje por medio de los sentidos. Palpar obje-tos y experimentar con ellos, descubrir su peso, sutamaño, su color, su textura y su olor, nos permitecaptar conceptos e ideas abstractas. La música es,naturalmente, muy estimulante, y el sentido musi-cal se puede cultivar desde muy temprana edad.Escoge música buena con notas y voces bien nítidas.• Dale todas las oportunidades posibles de obser-var lo que sucede a su alrededor. Recuéstalo enuna esquina de la habitación para que lo puedaabarcar todo con la mirada. El bebé aprende siendoun espectador, estando rodeado de personas, viendoy haciendo cosas, teniendo que reaccionar e inte-ractuar con su entorno. Cuando esté despierto, pro-cura no dejarlo mucho en la cuna. Un portabebéste permite llevarlo contigo mientras haces tareassencillas, cuando vas de compras, trabajas en eljardín o sales de paseo. El balanceo de tu cuerpo,tus conversaciones con los demás y los lugares querecorres, cada uno con sus sonidos y olores, contri-buyen a estimular mentalmente al bebé.• Enséñale mientras lo llevas en brazos. Mués-trale, por ejemplo, a encender y apagar la luzal entrar o salir de una habitación. Al principiotómale la mano y ayúdale a presionar el interrup-tor mientras le explicas lo que hace y le ayudas aentender que con ese gesto controla la luz. Natu-ralmente, una vez que empiece a querer agarrarcosas mientras lo tienes en brazos, debes tenercuidado de que no vaya a tocar algo peligroso obotar algo al suelo.Mientras esté en brazos, deja que examinetodos los objetos que despierten su interés, siem-pre y cuando no presenten peligro; por ejemplo,cuadros, armarios, cajones y estantes que no haya
  • 32. 28podido ver ni tocar desde el suelo. El hecho depalpar un objeto que hasta el momento solo havisto le confiere a éste toda una nueva dimensiónen la mente del bebé.Mirar por una ventana abierta siempre es entre-tenido; pero como en toda nueva experiencia, hayque tener en cuenta la seguridad del bebé. Sujé-talo firmemente, ya que un movimiento bruscopuede ocasionar que se suelte y caiga hacia ade-lante. Algunas veces, si algo se le cae de las manoscuando lo tienes en brazos, en lugar de recogerlotú, bájalo y anímalo a recogerlo él mismo.• Déjalo explorar. Para los bebés y niños pequeños,movimiento es sinónimo de aprendizaje. Algunasde las experiencias didácticas más provechosastienen lugar cuando se les deja palpar, chupar yexperimentar las cosas por sí mismos. No espe-res que se siente quietecito todo el tiempo. Estarsentado sin hacer nada no es lo mejor para sudesarrollo mental, ni propicia su desarrollo en elaspecto físico o en el plano social. Por cautivantesque sean la televisión y los videos, la mente y elcuerpo del niño ansían también experiencias físi-cas y sensoriales que le permitan absorber infor-mación y le resulten interesantes. Los períodos deaprendizaje pasivo deben compensarse con otrosde mayor actividad.• Los ejercicios oculares son buenos para elbebé. De la buena vista que tenga el bebé depen-derán muchos otros aspectos de su desarrollo.Juega a acercar y alejar objetos de colores dentrode su campo visual. Las pelotas en movimiento, elbalanceo de un péndulo y los móviles atractivoscontribuyen a estimular la vista del niño.• Estimúlalo a reaccionar de algún modo.Cuando estés con él, conviene que le hables. Aní-
  • 33. 29malo a responder de algún modo, ya sea con unmovimiento de la mano, una risotada, un arrulloo un balbuceo. No te limites a hablarle en medialengua, como hace mucha gente. Dile palabrasinteresantes acerca del día, acerca de él, acerca deti, recítale una rima sencilla o preséntale fonemas.A los bebitos les fascinan toda clase de cosas, yestán constantemente aprendiendo, aun cuandotú no te das cuenta. A veces golpean la mesa conla mano para sentir la sensación en la palma, oírel ruido que hacen y observar tu reacción. Esasnuevas experiencias cotidianas se convierten en ununiverso de descubrimientos.• Hazlo participar en actividades variadas queno revistan peligro. Hallar la forma de hacerloparticipar en actividades interactivas requierepaciencia y creatividad de tu parte; pero vale lapena. Aunque toda una generación de teleadictosafirme que se aprende mucho mediante la obser-vación pasiva, la ciencia y el sentido común nosdicen que la participación activa conduce a unaprendizaje de mayor calidad.• Promueve el desarrollo del lenguaje. Los niñosreconocen y entienden palabras y frases antesde ser capaces de hablar, por lo que conviene nohabituarse a dirigirse a ellos en lengua de trapo.Si tienes otros hijos, anímalos a hablar al pequeñocon claridad, como si él entendiera el lenguajenormal. Como a los pocos meses ya comienza aentender lo que se dice, es muy importante tenercuidado con lo que se comenta acerca de él en supresencia. Por increíble que parezca, los bebitosescuchan cada palabra, y con mucha frecuencia suautoestima y la imagen que tienen de sí mismosse ven profundamente afectadas por lo que unodice y por la forma en que se lo dice. No te enga-ñes pensando que el niño no entiende lo que dices
  • 34. 30porque no habla, ni creas que deja de escucharcuando te das la vuelta para dirigirte a otra per-sona. Suele ser un secreto infantil muy bien guar-dado, pero lo cierto es que todo lo que escuchanqueda registrado en su mente e influye en ellos.• La hora del baño es una experienciaexcepcional porque envuelve la totalidad de sucuerpo en sensaciones: el agua, los salpicones,los sonidos, la sensación de estar mojado, laexperiencia de que lo laven. ¡Lo puede pasar engrande! Dale una botella de plástico limpia, sinfondo, para que vea correr el agua de un extremoa otro. Un barquito o algún otro juguetito flotantede colores puede proporcionarle mucha diversión.Advertencia: ¡Nunca se debe dejar a un niño pequeñosolo en el agua, ni por unos segundos! Un bebitopuede ahogarse en apenas tres o cuatro centímetros deagua.• Los bebitos necesitan ejercitar todas sus extre-midades. Los movimientos sencillos desempeñanun importante papel en el desarrollo de la coor-dinación. Aprovecha todas las oportunidades quese presenten para ejercitar, masajear y mover susbrazos y piernas.Cómo eliminar peligros en el hogarEs divertido tener un bebé en casa y estar presentecada vez que aprende algo nuevo. Echa un vistazoa tu casa y trata de verla a través de los ojos de tupequeño. Toma nota de los objetos que pueden resul-tar peligrosos en caso de que tire de ellos, los empujeo se los lleve a la boca. Estudia la siguiente lista deconsejos para prevenir que sufra accidentes en lacasa, sobre todo una vez que comience a desplazarsepor su cuenta:
  • 35. 31• Guarda o acolcha los muebles que tengan bordesfilosos o esquinas puntiagudas.• Retira cualquier objeto rompible o muy pesado delas superficies que se encuentren a menos de unmetro del piso.• Asegúrate de que no haya cables eléctricos quecrucen el suelo, y de que no quede ningún cordóna su alcance, como los de las persianas.• Retira los manteles de los que el bebé pueda tirar,con lo que se le caerían encima de la cabecita losobjetos que estén en la mesa.• Cubre los tomacorrientes que estén a su alcance.• Asegúrate de que los barrotes de las barandas delas escaleras y los balcones no permitan que elbebé pase la cabeza entre ellos.• Comprueba que todos los armarios en los quehaya artículos peligrosos tengan las puertas fir-memente cerradas y que las manillas estén fuerade su alcance; en caso contrario, ciérralos con llaveo con cinta adhesiva.• Los artículos de limpieza peligrosos y otros pro-ductos químicos deben estar fuera de su alcance.• Instala puertas firmes al principio de las escalerasque conducen a la planta alta y al sótano. Obsta-culiza también la entrada de la cocina.• Mantente en todo momento al tanto de lo que hace,aunque hayas revisado el recinto en que se encuentra.Si tienes un animalito doméstico, debes evaluar sipuede representar un peligro para el bebé. Al naceréste, es posible que el animal necesite que se le presteun poco más de atención para tranquilizarlo, dadoque en ocasiones se ponen celosos y agresivos, aunqueno den señales de ello en presencia del amo. Es proba-ble que la mascota no esté tan contenta como tú conla llegada del bebé, sobre todo si está acostumbrada aser el centro de la atención. Las mujeres embarazadasy los bebitos deben evitar la proximidad de los gatos,pues es sabido que éstos son transmisores de un
  • 36. 32parásito (toxoplasma) capaz de ocasionar gravesanomalías en el feto y también en los recién nacidos.El cuidado del bebé es tarea de toda la familiaSi tienes otros hijos, también ellos necesitaránayuda para entender, apreciar y acoger de buen gradoal recién nacido. La educación del pequeñín puede serun trabajo en equipo. Si tienes varios hijos, te resul-tará más difícil centrar tu atención en el más chico;pero los mayores también pueden hacer de maestros.Conseguir que todos los componentes de la familiaestén contentos con la llegada del bebé puede signi-ficar bastante trabajo para los padres. Toma tiempoentender y dar explicaciones a los otros niños, peroeso es lo que tienen que hacer el papá y la mamá.El hecho de interesarse el uno por el otro, cuidar delbebé y cuidar a la vez de los otros niños es lo quehace de una pareja una familia, y de dos personas unpapá y una mamá.Los padres son los primeros maestros del niño, yéste a su vez les enseña mucho a ellos. Con sus padres elniño adquiere las destrezas fundamentales para la vida:aprende a caminar, a hablar y a relacionarse armo-niosamente con los demás. Los padres tienen la granalegría de escuchar la primera carcajada de su pequeño,de ver cómo reacciona a las cosquillas, de observarsus primeras sonrisas, de oír sus primeras palabras,de aplaudir cuando hace sus pininos. La labor de lospadres es rica en bendiciones y recompensas cotidianas.JuguetesNada estimula tanto el desarrollo mental como lasexperiencias activas.Un buen juguete es aquel que resulta atractivopara los sentidos de la vista y el tacto (manejable,con una forma y una textura interesantes) y queestimula al niño a emplear las manos para realizar
  • 37. 33alguna actividad con él. De ser posible, debe poneren juego su ingenio o presentarle un problema cuyaresolución requiera, por lo general, cierta coordi-nación motora. Los juguetes que no hacen más queentretener sin requerir ninguna acción por parte delniño son de escaso valor didáctico, aunque hablen otengan luces centelleantes. El juguete debe fijarle alpequeño una meta y estimularlo a tomar determi-nada decisión o hacer cierto movimiento. No convieneque conste de demasiados componentes: es mejor quele permita al niño concentrarse en unas pocas cosas ala vez. Algunos presentan elementos que contrastan;también son deseables los que cuentan con unagradación de tamaños, colores, sonidos, velocidades,texturas o lo que sea. Los bancos de carpintero conun mazo y varias clavijas, los cubos o barrilitos queencajan uno dentro de otro, los bloques apilables ylas cajitas con huecos de diferentes formas por losque hay que introducir objetos con esas mismasformas son ejemplos de juguetes que responden aesas características. Un buen juguete debe tener untamaño adecuado para la talla del niño y debe serfirme, seguro y fácil de higienizar.La boca del bebé es una de las partes más sensiblesde su cuerpo. Todo lo que encuentra se lo lleva a laboca para probar su sabor y su textura. Asegúratede que todo lo que se ponga en la boca esté limpioy no entrañe peligro. Examina cuidadosamente losjuguetes para ver si tienen algo que pudiera hacerledaño, como partecitas que puedan romperse yquedársele atragantadas. Mantén fuera de su alcancetodos los juguetes que sean muy pequeños o quetengan piececitas que pueda tragarse. Evita los objetosque puedan estar recubiertos de pintura que contengaplomo u otros elementos tóxicos. Los chupadores yotros juguetes rellenos de líquido deben ser de buenacalidad, para evitar el riesgo de que se escape aguacon bacterias o toxinas. Evita también los juguetes
  • 38. 34que hagan ruidos agudos o muy fuertes, pues puedendañar su audición.No le des cuerdas ni alambres con los que podríaenredarse y estrangularse. Evita las muñecas y losanimales que tienen botones por ojos o por nariz, yaque podría arrancarlos y tragárselos; los bloques ylas cajas de madera sin pulir, que puedan astillarse;los objetos filosos; los juguetes y la ropa inflamables,etc. Juguetes que quizá son seguros para un niñomayor pueden resultar muy peligrosos para unbebito o un niño pequeño, de modo que hay queenseñar a los hijos mayores a no dejarlos al alcancede su hermanito. Una buena norma general a la horade escoger objetos con los que dejarle jugar es no darlenada que sea más pequeño que su puño.Advertencia: Es peligroso dejarle jugar con objetos quepudieran causarle asfixia, como pelotas de playa desin-fladas, trozos de globos, bolsas de plástico, envoltorios dejuguetes, celofán, etc.En lugar de gastar dinero en juguetes que noestimulan mucho ni tienen gran valor didáctico,invierte en móviles colgantes (uno mismo también selos puede hacer), una caja de música, un cojín de gim-nasia, un saltador colgante, afiches y libros realistasy cosas así. Estos no sólo estimularán al bebé, sinoque puedan regalarse a otras personas una vez queél haya aprendido todo lo que pueda con ellos. Losbebés suelen disfrutar mucho de los juguetes sencillosde madera y de los que tienen piezas que se puedencolocar una sobre otra. Procura satisfacer su deseo demanipular objetos nuevos y diferentes dejándole jugarcon artículos domésticos que no supongan ningúnpeligro para él, como un batidor, vasos, tazones yjarras de plástico, cucharas de palo, etc.Se puede fabricar fácilmente un baúl para losjuguetes con una caja de cartón resistente, quizáforrada con una tela de un color alegre o con plásticoadhesivo.
  • 39. 35ACTIVIDADES QUE PROPICIANEL DESARROLLO DEL BEBÉEn la siguiente sección se describen formas deinteractuar y comunicarte con tu bebé que estimu-larán su desarrollo. Muchas de estas actividades lashace uno espontáneamente, como mecerlo y cantarle.Prueba otras que tal vez no se te hayan ocurrido,como cambiarlo de posición para estimular el usode otros músculos, imitar su balbuceo durante lasconversaciones que tengan, o moverle los brazos parair representando lo que dice una canción, un poema oun versículo.Al relacionarte con él, los sentimientos queexpresas son más importantes que las palabras queemplees. El niño interpreta tu tono de voz, la expre-sión de tu rostro, la forma en que lo tocas. El mensajemás importante que puedes transmitirle es que loquieres y disfrutas estando con él.Recuerda que no hay ningún bebé exactamentecomo el tuyo, ni ningún padre, ninguna madre,ninguna niñera igual a ti. Cada bebé progresa a suritmo y a su modo. No hay dos bebés que avancenjusto al mismo paso, de modo que es posible quealgunas de estas actividades sean muy fáciles parael tuyo, y otras muy difíciles. Adapta las siguientessugerencias a sus características personales. Dejaque él te muestre de qué actividades disfruta y paracuáles está listo, y ambos se lo pasarán en grande.LAS SEIS PRIMERAS SEMANASUn recién nacido se pasa la mayor parte deltiempo acostado, de modo que conviene que su
  • 40. 36entorno sea lo más interesante y atractivo posible.Cuelga en la pared láminas llamativas, afiches ocollages de vivos colores, o colócalos a lo largo delinterior de la cuna (bien fijados para que no se lecaigan encima). Pon a menudo música ambientalmediante un disco compacto, un casete, un juguetemusical a cuerda o un carillón.Cántale mientras está en tus brazos. Comunícatecon él mirándolo a los ojos y hablándole en tonocariñoso. Si vas a leer algo que no es inapropiadopara él, lee en voz alta mientras le das el pecho olo tienes en brazos. Crea un clima alegre poniendocintas de animadas canciones infantiles1a lo largo deldía.Se pueden hacer móviles sencillos y cambiarloscada pocos días. Para ello usa pajitas, formas de vivoscolores recortadas en papel, tela o fieltro, escobillaspara limpiar pipas, moldes para hacer galletas quetintineen al chocar entre sí, papel de aluminio,peluches y juguetes pequeños, etc. Cerciórate de quelas piezas queden bien sujetas, no sea que se caigan enla cuna.A los bebitos les suelen atraer las luces brillantes.No te extrañe, pues, encontrarte a tu pequeñomirando fijamente las bombillas eléctricas que notengan pantalla. Ten cuidado de que las luces no seanmuy fuertes, pues pueden lastimarle la vista. Manténlas lámparas y los cables bien lejos de su alcance.A los bebitos les gusta ver lo que sucede a sualrededor. Desde muy pequeñines agradecen que losrecuesten sobre unos cojines o en una silla para bebésde forma que puedan observarlo todo y participarde lo que ocurre. Una silla oscilante le proporcionaal pequeño un buen panorama del cuarto, y el suavecabeceo lo entretiene. Asegúrate de que esté bienatado a la silla, y si lo ubicas sobre una mesa, una1Aurora Production ofrece cintas de música infantil muy bonita y alegre,como Somos felices y Que sueñes con los angelitos.
  • 41. 37cama o un sofá, ponlo en el medio y bien apoyado.No lo desatiendas.Dale ocasión de agitar libremente los brazos y laspiernas, de estirarse y mover el cuerpo.No lo dejes solo en una habitación con niñospequeños o con animales domésticos, ya que puedenhacerle daño sin querer. A los gatos, por ejemplo, lesatrae el calor, y es posible que se acurruquen al ladodel bebé cuando está dormido, demasiado cerca de sucara.Si el bebé duerme en el cuarto contiguo, convieneir a verlo con frecuencia para asegurarse de que estébien arropado, de que todo esté en orden, de que lahabitación esté bien ventilada y de que no haya nadamuy cerca de la cara del pequeño —una sábana, unamanta, una almohada, un peluche, unos pañuelosde papel, un plástico o alguna otra cosa (como uncolchón demasiado blando)— que pudiera dificultarlela respiración o provocar una acumulación de dióxidode carbono alrededor de su rostro mientras duerme.No debe haber ningún plástico delgado (por ejemplo,bolsas de plástico) en la cuna del bebé ni a su alcance.Aunque se desconocen las causas de la muertesúbita del lactante, se sospecha que en algunoscasos podría ser un shock a consecuencia de ciertasvacunas. Es muy importante vigilar de cerca a losniños muy pequeños cuando duermen, sobre todo siestán muy congestionados y tienen dificultades pararespirar o hace poco que han sido vacunados. Algu-nas personas sostienen que es mejor poner a los bebésa dormir de lado en vez de boca arriba o boca abajo.ENTRE LAS SEIS SEMANAS Y LOS TRES MESESPara cuando ha cumplido seis semanas, el niño yaes mucho más consciente de su entorno y quiere estaren todo. Es muy beneficioso llevarlo contigo de unahabitación a otra. Procura que esté cerca de ti en unportabebés o canguro cuando él esté despierto y tú
  • 42. 38trabajando. Así podrán tocarse, hablarse e intercam-biar sonrisas. Haz que se sienta amado prodigándoleabracitos y besitos.Dale ocasión de estirarse, moverse y ejercitar susmúsculos. El cambio de pañales es un buen momentopara masajearlo y comenzar a hacer gimnasia con él,moviendo suavemente sus extremidades.Cántale canciones acerca de Jesús. Háblale de Él.Pon un cuadro de Jesús cerca de la cuna o del cam-biador. Mientras le cambias los pañales, háblale de loque se ve en la imagen, cuéntale historias sencillas orecítale poemas. Hasta puedes empezar a enseñarlefrases de la Biblia y dichos que puedan ayudarle,cantándoselos y repitiéndoselos a lo largo del día. Alfinal del libro encontrarás una lista de versículos ylemas para chiquitines. Esas mismas frases se hanilustrado a todo color para la colección de afichesLáminas y lemas, de Aurora Production. Decora conesas láminas —o con otras que tú prepares— lahabitación del pequeño, o cuélgalas en la cocina,donde sea que el bebito pase bastante tiempo. A partirde los tres meses se le puede enseñar cada semanauna frase. Simplemente la repites alegremente día trasdía, y en cuanto empiece a hablar, él también querráparticipar. No subestimes la cantidad de informaciónque un bebito es capaz de asimilar. Pasará un tiempoantes que veas resultados concretos, pero no te quepaduda de que te escucha, lo absorbe y aprende.Ponle dibujos realistas en colores para que losmire. Cuelga un espejo grande en la pared (biensujeto, o fuera de su alcance). Es probable que a estaedad todavía le atraigan los móviles, pero tambiénquerrá manipular cosas. Puedes instalar un gimnasioen su cuna colgando juguetes y objetos de variasformas de un elástico tendido de un lado a otro de lacuna, para que los observe y los golpee con las manosy los pies cuando esté de espaldas. Una vez más,asegúrate de que no pueda enredarse en el elástico niarrancar piececitas que representen un peligro para él.
  • 43. 39A medida que crezca, controlará mejor sus movi-mientos de cabeza, brazos y piernas.Juegos con el sonajeroCuando el bebé esté acostado de espaldas sobreuna superficie plana y segura, como su cuna ouna manta, ubícate detrás de él de forma que note vea. Sostén el sonajero sobre su cabeza y agítalosuavemente hasta que lo mire. Una vez que tengasla certeza de que lo ha visto, desplázalo de un lado aotro siguiendo cierta pauta, bastante despacio paraque pueda seguirlo con la mirada. Al cabo de unosmomentos, cambia la dirección, siempre con lentitudy suavidad.También puedes desplazar el sonajero lentamentehasta que quede fuera de su campo visual. Cuandoveas que intenta seguir el sonido con la vista, recom-pensa sus esfuerzos volviendo a ponerlo en su campovisual. Anímalo diciéndole: «¡Aquí está el sonajero!¡Muy bien!»Cuando esté boca abajo, estimúlalo a alzar lavista. Agita el sonajero delante de su cara y ve eleván-dolo lentamente. Eso le hará levantar la cabeza paraseguirlo. Puedes enseñarle a apoyarse en los brazospara levantar la cabeza y los hombros. Cada vez quelo haga, prémialo con elogios.Algunas veces, anímalo a tender la mano paratomar el sonajero, a fin de reforzar la experienciavisual con una táctil. Sostén el sonajero fuera desu alcance y agítalo hasta que fije la atención en él.Luego acércaselo lentamente para que pueda extenderla mano y asirlo. Cuando lo tome, elógialo profusa yentusiastamente. Deja que lo disfrute unos momentosy repite el ejercicio.A esta edad es capaz de enfocar bastante bien y dereconocer diversos sonidos. Poco a poco se vuelve másconsciente de sus límites físicos, de dónde termina él yempieza el mundo.
  • 44. 40DE LOS TRES A LOS SEIS MESESUna vez que haya logrado suficiente coordinaciónpara agarrar los objetos que ve, se amplía la gamade actividades que puede realizar. Ya está listo paradisfrutar de experiencias más refinadas y complejas.Las escondidasPrueba un juego sencillo de escondidas: Siéntaloen tu falda y coloca en la mesa su juguete favorito.Cúbrelo parcialmente con una tela y enséñale aencontrar el juguete retirando la tela. Haz que laactividad sea divertida y alentadora.ExploraciónProcura encontrar formas nuevas y creativas deestimularlo a explorar y manipular los objetos de suentorno. Explora con él todas las maravillas de lascosas que hay dentro y fuera de la casa, de los objetosque ruedan, de los que hacen ruido, de los que sonsuaves y peludos, de los líquidos, de los sólidos, delo que está caliente y de lo que está frío. Lo mejor esexplicárselo y describírselo todo con claridad, como loharías con un niño mayor.Sacar y acercar juguetesDos juegos sencillos que puedes probar: 1) Ponalgunos de sus juguetes favoritos en un recipiente ydile que los saque. No dejes de elogiarlo cada vez quelo logre. 2) Ata a un juguetito una hebra de lana dealgún color vivo. Ponlo en la mesa y muéstrale lo quesucede cuando tiras de la hebra. Anímalo a acercarel juguete tirando de la hebra. Luego deja que jueguecon él.No lo hagas rabiar ni lo exasperes. Haz esos juegossólo cuando demuestre interés en ellos. No dejes
  • 45. 41juguetes con cordones atados a ellos dentro de la cunao corralito ni cerca de ellos, ni le permitas jugar conalgo así si no lo estás vigilando.ImitaciónEn esta etapa, a la mayoría de los bebés les encantaimitar a los demás. Si tú meneas la cabeza, él harálo mismo; si hablas o emites sonidos, remedará losmovimientos de tu boca e incluso algunos de lossonidos que escuche. También querrá copiarte si hacesgestos para acompañar lo que dice una poesía sencillao una cancioncilla.Canciones y relatosSigue acercándolo a Dios por medio de canciones,representando para él versículos y relatos y mostrán-dole dibujos de Jesús. Cuéntale episodios del NuevoTestamento empleando libros ilustrados, franelógra-fos1, canciones, rimas y movimientos.Vocabulario y lectura por el método globalHáblale mucho. Emplea palabras nuevas todos losdías, por ejemplo para describir cosas que están fuerade la casa, como árbol, pasto, calle, perro. Paséalo ydéjale tocar algunas de las cosas de las que le hablas.Puedes empezar a enseñarle palabras escritas enminúsculas de imprenta, en tamaño grande y decolor rojo, para que empiece a aprender a leer por elmétodo global (reconociendo palabras enteras en vezde letras). Por ejemplo: mamá, papá, su nombre, Jesús,1En muchas librerías religiosas venden franelógrafos de la Biblia.Consisten en figuras de personajes y de objetos con fieltro en el dorso,y se colocan sobre una tela suave de franela a la cual se adhieren. Sirvenpara contar múltiples relatos a los bebés y niños pequeños de una formaentretenida.
  • 46. 42biberón, etc. (Que sean palabras que conoce y oye a lolargo del día).Música y videosLos niños disfrutan escuchando cintas de alegrescanciones infantiles y viendo de vez en cuando videosmusicales infantiles que sean edificantes, como losde la colección Chiquivideo1. Sin embargo, convienelimitar el tiempo que pase delante del televisor, puesaprenderá mucho más y hará muchos más progresoscon actividades que entrañen movimiento físico,jugando con objetos que pueda palpar y manipular.AcciónA esa edad ya puede disfrutar con ejercicios que lohagan moverse más, como dar brincos en un saltadorcolgante (un arnés preparado para suspender albebé, mediante un resorte largo o una gruesa cuerdaelástica, de un gancho colocado en el techo o de unapinza que se sujeta a la parte superior del marco deuna puerta).Puede que también le guste un columpio en el quepueda mecerse mientras te observa. A menudo sequedará dormido en él. Cuando eso suceda, no dejesde sacarlo y ponerlo en la cuna. Algunos columpiosmal diseñados pueden afectar la circulación en laspiernas.PeligrosPese a que los andadores estimulan el desarrollode las piernas, en muchos lugares se han prohibido acausa de los gravísimos accidentes sufridos por bebésque entraron caminando en sitios peligrosos, volcaronel andador o se cayeron con él por las escaleras. Si vas1De Aurora Production.
  • 47. 43a usar uno, verifica que sea estable y que esté bienhecho, y que el bebé se encuentre en un sitio seguro,constantemente supervisado mientras esté en elandador.Muchos bebés se caen de los cambiadores al darsela vuelta cuando sus padres menos se lo esperan. Enmuchos casos ese tipo de accidente ocurre antes quelos padres se den cuenta de que el niño ha aprendidoa darse la vuelta. Cuando un bebito empieza amoverse con facilidad, esa es una de las primerascosas que aprende. ¡Conviene estar preparado ytenerlo todo a la mano para no dejar al bebé suelto enel cambiador ni por un segundo! Algunos cambiado-res vienen con correas para atar al bebé e impedir quese caiga. Si el tuyo no tiene, puedes usar un cinto ouna correa de tela para maletas.DE LOS SEIS A LOS SIETE MESESEn esta etapa, el bebé estará despierto por períodosmás prolongados y se quedará contento jugandosolo algunos ratitos, aunque querrá que su mamáo alguien esté a la vista mientras juega. Esos sonbuenos momentos para ponerle música apropiada. (Alos padres y a las niñeras se les aconseja no ponerseaudífonos mientras cuidan de un bebé, pues tienenque poder oírlo y estar pendientes de él mientrastrabajan). Dale objetos variados para entretenerlo:artículos de uso doméstico que no presenten peligropara él, juguetes blandos y de apretar, etc. A esa edadtambién les gustan los juguetes que hacen ruidosinteresantes, como las tapas de ollas, los vasos metá-licos, etc. (Naturalmente, no hay que darle nada quetenga bordes filosos, que pueda desmontarse o que noconviene que chupe.)Como querrá ver todo lo que ocurre a su alre-dedor, puede que disfrute jugando en la silla alta.Empezará a dejar caer cosas para ver qué pasa. A finde ahorrarte la molestia de agacharte para recogerlas,
  • 48. 44átalas a la silla alta con un cordelito o un cordónde zapatos. (El cordón tiene que ser bastante cortopara que no haya peligro de que se lo enrede en elcuello cuando tú no estés mirando). Eso de botar losjuguetes y luego tirar de la cuerda para recuperarlosle fascinará. Cuando salgas a pasear con él tambiénte resultará práctico atar los juguetes al cochecito o ala sillita. Sin embargo, ten en cuenta que el permitirlearrojar objetos desde la silla alta puede llevarlo atirar también al suelo la comida y los cubiertos. Esun poco pequeño para entender que lo primero estápermitido y lo segundo no; a su modo de ver, es todolo mismo.Canciones y oracionesConviene no dejar de cantarle canciones quehablen de Dios. A esta edad también se le puedeenseñar a juntar las manos para orar. Si antes decada tipo de actividad se hace siempre la mismaoración de una o dos frases, se la irá aprendiendo.Por ejemplo: «Señor, bendícenos y guárdanos de todomal», o: «Gracias, Jesús, por esta comida».Figuras de personajes, animales y sitios de la BibliaSe puede familiarizar al bebé con figuras defranelógrafo como la del Niño Jesús, María, José, unpastor, una oveja, un ángel, un burro, un pesebre,Jesús ya adulto, etc. Tales figuras también son idealespara confeccionar móviles y para enseñarle a leerpalabras por el método global. (Primero deja quetrabe conocimiento con el personaje, el animal o lacosa representada por la figura, y luego muéstralela tarjeta con la palabra correspondiente, escrita talcomo explicamos más arriba.)
  • 49. 45«Por favor» y «gracias»Esta es una buena edad para enseñarle a pedir lascosas por favor juntando sus manitas, y a dar lasgracias inclinando la cabeza o de palabra (aunqueprobablemente lo que diga sonará a «ta ta»). Aunqueno va a aprender de un día para otro a hacerlo solito,conviene ir enseñándole el concepto. Por ejemplo,puedes tomarle las manitas y juntárselas mientrasdices: «¡Por favor!», y luego responder: «¡Muy bien!Toma el juguete».El juego del cuerpoDedica algunos ratos al juego del cuerpo.Comienza moviéndole un brazo juguetonamentemientras le dices: «Este es el brazo de [su nombre]».Continúa con otras partes del cuerpo, nombrándolastodas como si fuera un juego. Eso le ayuda a tomarconciencia de su cuerpo.Las escondidas en versión avanzadaÉsta es una versión más estimulante de lasescondidas: Coloca un juguete donde él lo vea y luegoocúltalo interponiendo un cartón. Cuando intenteasir el juguete, probablemente echará abajo el cartón,lo cual está bien. Enséñale que también puede alzarlo.Cada vez pregúntale: «¿Dónde se fue el juguete?», o:«¿Dónde está el juguete?», y luego exclama: «¡Ahíestá! ¡Lo encontraste! ¡Muy bien! ¡Juguemos otravez!» Después que lo encuentre, déjale jugar con él unpoquito.Juegos con juguetes y cuerdasÉsta es una variante del juego del juguete y lacuerda: Toma tres hebras de lana de distintos coloresy ata un juguete a una de ellas nada más. Colócalas
  • 50. 46frente al bebé y pídele que tire de la que tiene atado eljuguete. Requerirá bastante práctica, pues tendrá queaprender que solo una de las hebras sirve para acercarel juguete. Cuando tire de la hebra a la que está atadoel juguete, elógialo y déjale jugar con él. Advertencia:No hay que dejar nunca esas cuerdas dentro del corralitoo de la cuna, ni en ningún lugar donde pueda agarrarlasy enredarse en ellas o ponérselas alrededor del cuello.Para que aprenda a gatearHay muchas formas de estimular y enseñar alos bebés a gatear. Puedes ponerlo boca abajo sobreun cojín tubular bien firme o una pelota de playay mecerlo suavemente hacia adelante y hacia atrássujetándolo con las manos. Eso le enseña a reaccionarcuando se cae hacia delante y desarrolla su sentidodel equilibrio. Si le quitas los pañales y la ropa, querestringen sus movimientos, y lo acuestas sobre unasábana limpia, se sentirá más libre para moverse.Para empezar, ponlo boca abajo, ubica un objetodelante de él, apenas fuera de su alcance, y anímalopara que trate de llegar hasta él. Si colocas las manostiesas contra las plantas de sus pies, reaccionaráimpulsándose hacia adelante con pataditas. Tambiénse le puede enseñar a gatear sosteniendo la mayorparte del peso de su cuerpo (pásale una toalla pordebajo del torso y levántalo un poco) mientras élpractica los movimientos de brazos y piernas.LibrosPuedes empezar a leerle libros ilustrados a muytemprana edad, en cuanto sea capaz de sentarseerguido. Escoge momentos en que no esté enfrascadoen algún juego. Procura que sean ratos en que sesienta muy a gusto, acurrucado en la falda de papá,mamá o algún amigo. Emplea un lenguaje sencillo yfrases cortas, y preséntale libros muy variados. Puede
  • 51. 47que ya diga algunas palabras. Elogia sus esfuerzospor repetir sonidos y palabras.DE LOS SIETE A LOS DIEZ MESESA esta edad, si el niño ha aprendido a gatear,querrá desplazarse por la casa. También jugaráa ratos por su cuenta. Dale ocasión de mejorar elcontrol de sus brazos y piernas proporcionándoleun entorno seguro y limpio donde gatear y jugarlibremente.Para facilitar las cosas a la hora de acostarse, tantopara él como para ti, establece una secuencia fija deactividades tranquilas preparatorias. Cántale o repasacon él algunos libros ilustrados, para que vaya rela-jándose. Es posible que a esa edad no tenga reparosen acostarse; pero a medida que crezca y se vuelvamás independiente, no te extrañe que manifiestesus propias ideas sobre cuándo y cómo hacerlo. Asípues, el tener una secuencia fija de pasos —ponerse elpijama, comer o beber alguna cosita, leer un cuentoen la cama de mamá, meterse en su cama, hacer unaoración, escuchar una cinta de música infantil suaveuna vez que esté acostado— le ayudará a aceptar másfácilmente que es hora de acostarse.Franelógrafos de la BibliaEs probable que no puedas enseñar a tu pequeñocon franelógrafos y otros medios similares hastaque tenga como un año y medio. Por lo general,no se le puede pedir a un niño más pequeño que sesiente quietecito y observe. De todos modos, sí puedesfamiliarizarlo con los personajes y las figuras de losfranelógrafos de la Biblia y presentarle relatos de unaforma muy sencilla, pero emocionante. Para captarsu interés, tendrás que imitar las voces de los diferen-tes personajes y gesticular mucho. Aun así, verás quegeneralmente no podrás prolongarlo mucho más de
  • 52. 48unos minutos, pues su capacidad de concentración eslimitada.Precauciones en la cocinaEn estos meses, el niño empieza a gatear y adesplazarse más. Ojo con las partes de la casa dondele dejas explorar; asegúrate de que no haya peligro.Es muy arriesgado dejar que un niño pequeño juegueen la cocina, pues cuando uno prepara la comidanecesita concentación, y además a veces es necesariomanipular recipientes pesados o calientes que puedencaerse o volcarse. Evita las situaciones que puedanprovocar accidentes; dejar a una criatura en elpiso de la cocina es crear una situación en la quefácilmente puede producirse uno. A esta edad tambiénes peligroso ponerlo en una silla para bebés sobreuna mesa. Si es inevitable que lo tengas contigo en lacocina, siéntalo en la silla alta en una parte donde nose le pueda caer ni derramar nada encima y dondeno alcance objetos peligrosos, y sujétalo con un arnésinfantil para que no se pueda levantar y caer. Dalealgunos utensilios de cocina que no le vayan a hacerdaño, como una cuchara de plástico o de palo, unaespátula, una taza de plástico, un embudo u otrascosas por el estilo.BloquecitosA esta edad es capaz de manipular objetos máspequeños. Para desarrollar esa destreza, siéntatecon él en el piso y colócale delante dos bloquecitos.Muéstrale que puede poner uno encima de otro. Dejaque lo haga. Luego añade un tercer bloquecito paraque construya una torre sencilla de tres elementos.Al principio no conseguirá colocar los bloquecitosperfectamente uno sobre el otro, pero con la prácticalo logrará.
  • 53. 49Una variante de este juego consiste en enseñarlea colocar dos o tres bloquecitos en fila en el suelo ymoverlos como si fueran un trencito. (Si empuja eltercero en dirección a los otros dos, éstos se moverántambién.) Es posible que le resulte divertido verlo, ypoco a poco aprenderá a colocar los bloques y man-tenerlos en línea mientras los empuja. A medida quevaya dominando estos juegos, ve añadiendo bloques.Ir a buscar la pelotaCuando aprenda a gatear, le encantará ir deun lado a otro recogiendo objetos que le llamen laatención. Echa a rodar una pelota de tenis y pídeleque la vaya a buscar y te la traiga. A muchos bebitosles fascina este juego. ¡Es probable que tú te aburrasmucho antes que él!LibrosCuando el bebé no esté muy activo, quizá justoantes de la siesta o de acostarse por la noche, siéntaloa tu lado o en tu falda y léele o enséñale un libro.A esta edad los mejores son los libros en colores conimágenes realistas y un lenguaje sencillo. Tambiénpuedes contarle la historia con tus propias palabras.Verás que ya empieza a asociar a las personas y lascosas con sus nombres. Háblale mucho y anímalo arepetir los sonidos que escucha.Las escalerasLas escaleras son peligrosas para los niños peque-ños. Hay que instalar puertas de seguridad arriba yabajo. Por otro lado, son una realidad cotidiana, yhay que enseñar a los niños a subir y bajar con pre-caución. Treparlas a gatas, con estrecha supervisión,es toda una hazaña y un buen ejercicio a esa edad.
  • 54. 50Esto es algo que probó un papá: «Cuando nuestrahija logró subir las escaleras por primera vez, estabaque no cabía en sí de alegría; pero entonces le hice verque también tenía que aprender a bajarlas. Lloró unpoco y quería que la alzara, pero yo lo que hice fueenseñarle movimiento por movimiento lo que teníaque hacer. Siempre que ella trepaba a cualquier cosa,yo volvía a hacer lo mismo».Procura no poner reparos a que aprenda cosasnuevas siempre y cuando lo vigiles muy de cerca paraque no se haga daño. Si le enseñas a hacer cuidadosay correctamente, bajo tu supervisión, cosas queentrañen cierto riesgo, aprenderá mejor a reconocerlos peligros y a evitar accidentes que si nunca dejasque se acerque a nada peligroso.DE LOS DIEZ A LOS DOCE MESESA esta edad es posible que ya comience a erguirsee incluso a caminar. Estará muy activo, y necesitarábastante variedad de juguetes y otros objetos parasentirse feliz, estimulado y satisfecho. Es probable quesea capaz de seguir instrucciones sencillas, de saludarcon la mano, de traerte cosas (algo que les encanta) yde participar más en los juegos que hagas con él.Los padres bien pueden aplicar el versículo: «Esnecesario que él [el niño] crezca, pero que yo [elpapá o la mamá] mengüe»1. Procura no privarle dehacer cosas que es capaz de hacer por su cuenta, soloporque tienes apuro. Muchas veces los niños mayoresvan corriendo y abren el regalo del bebé porque en suopinión él va muy despacio. Pero conviene enseñarlesque es mejor dejar que el bebito aprenda a hacerlas cosas solo, sin intervenir. Si el pequeño se sientecontrariado porque no logra hacer algo, muéstralecómo se hace y deja que vuelva a intentarlo si quiere.Anímalo a hacerlo por su cuenta lo más posible. La1Juan 3:30.
  • 55. 51paciencia y la persistencia son cualidades que puedencultivarse con solo enseñarle al niño a superar losobstáculos que se le presentan.Cuando un niño empieza a caminar, muchas vecespierde peso, come más y necesita dormir más. Paraél caminar supone un gran esfuerzo, aunque todavíase agarre a los muebles o a tu mano. Por eso, déjalodormir todo lo que quiera, y no lo despiertes, paraevitar que se agote, se debilite y esté más propenso acontraer alguna enfermedad.Inventa un cuentoPuedes contribuir al desarrollo de su capacidad deconcentración contándole cuentos cortos y sencillosacerca de objetos que tengas a la mano, como puedeser uno de los juguetes que más le guste.Casita de cartónLas cajas grandotas de cartón del supermercado ode una tienda de electrodomésticos pueden resultarmuy entretenidas. Corta los extremos de dos o trescajas, ponlas boca abajo, en fila, y ya le has hechoun túnel. Colocando una manta sobre una mesitase puede hacer una casita de juguete, una carpa oun lugar para jugar a las escondidas. A los niños lesencanta tener su propia casita, y les gusta llevarse allísus juguetes y quedarse un rato jugando.Enséñale a leerA esta edad puedes dar inicio a un programasistemático de enseñanza de la lectura por el métodoglobal, sobre todo si en los meses anteriores hasestado hablándole mucho y enseñándole un montónde vocabulario. En distintos momentos del día sele pueden mostrar tarjetas de palabras claramenteescritas con letra de imprenta y marcador muy
  • 56. 52grueso. Coloca la tarjeta que dice «mamá» junto auna foto de mamá; la que dice «pelota» junto a unapelota; la que dice «camión» sobre uno de sus camio-nes de juguete. Dile una palabra y señala el objetocorrespondiente; luego pídele que señale él la palabraque tú dices. Puede que todavía no sea capaz depronunciar las palabras, pero así comenzará a asociarpalabras escritas con objetos. Al cabo de un par dedías, coloca una palabra nueva sobre otro objeto yléesela. Te sorprenderá lo rápido que logra reconocerlas diferentes palabras cuando le pidas que te muestrela que tú le dices. Procura que esta actividad resultesiempre entretenida, y cambia las palabras confrecuencia para que no se aburra. (El error máscomún de los padres es ir demasiado despacio).También puedes poner las palabras que se sepa en uncuaderno que tenga dibujos o fotos recortadas de losobjetos correspondientes. Así podrás sentarte con él aleer su cuaderno de lectura.Juego de meter en la lataBusca un recipiente pequeño, por ejemplo una latade café (cerciórate de que el borde de la lata no corte).Debe tener una tapa de plástico transparente que elpropio niño sea capaz de levantar fácilmente paraacceder al contenido del recipiente. Probablementeno sirva una tapa a rosca. Haz una incisión grandeen la tapa, de forma rectangular. La tapa debe sertal Escoge unos cuantos objetos de diversas formas,o hazte unas cuantas figuras de cartón. Deja que teobserve cuando los dejes caer en la lata a través de laincisión. Deja que te ayude a quitar la tapa y vaciarla lata. Luego dile: «Ahora llénala tú. A ver si puedesmeter estas cosas». Puede que al comienzo necesiteayuda, hasta que aprenda a llenar y vaciar la cajasolito.
  • 57. 53Cubos apilables y encajablesSi está dentro de tus posibilidades, consíguete unoscubos de plástico de esos que tanto se pueden apilarpara armar torres como encajar unos dentro de otros.Comienza con sólo tres de tamaños muy diferentes yconstruye una pirámide. Siéntate en el suelo junto alpequeño y apila los tres objetos mientras le explicaslo que haces. Anímalo a intentarlo: «Ahora hazlo tú».No insistas en que los coloque en orden, es decir, conel mayor abajo. Deja que lo intente como quiera. Enotra oportunidad puedes invertir el juego y decirleque encaje los cubos uno dentro de otro. Cuando losobjetos no encajen, no hace falta que se lo digas; élmismo se dará cuenta. Este tipo de juego es autoco-rrectivo: cuando pone el cubo más pequeño dentrodel mayor, se encuentra con que no puede meter elmediano. Ayúdalo a entender lo que ocurre: «Uy, noentra. Algo se lo impide. Vuelve a intentarlo».Otros juegos y juguetesEsconde en una caja de zapatos un objeto conel que pueda jugar sin peligro, como una tacita ouna cucharita de plástico; cuando levante la tapa, lesorprenderá encontrarlo. Los banquitos de carpinterocon un mazo y varias clavijas son buenos para losniños de esta edad. Si el bebé ya ha comenzado acaminar, probablemente le gustará tener juguetes quepueda arrastrar. Es muy posible que se sienta satis-fecho con cualquier cosa que le ates a una cuerda:un carretel vacío de hilo o de cordel, una piña deconífera, una cajita, etc. Para preparar un trencito delque pueda tirar, une varias cajitas y ata una cuerdaa la primera. Para hacer una oruga, usa carreteles dehilos de diferentes colores. También se puede haceruna lombriz con unos cuantos ruleros para el cabellopuestos uno a continuación de otro.
  • 58. 54Al aire libreEn el jardín o en el parque, a tu pequeño leencantará jugar contigo. Gatear en la hierba seráuna experiencia nueva. Además, si está aprendiendoa caminar, no se hará daño si se cae. Para un bebito,todos los juegos son didácticos. Muéstrale unamariposa o una abeja que esté trabajando, enséñalecómo vuelan los pájaros o cómo juntan alimento lasardillas. Es muy beneficioso que aprenda a seguir unobjeto en movimiento con la mirada.
  • 59. 55SEGUIR INSTRUCCIONESA un niño hay que enseñarle a seguir instruccio-nes sencillas. Por ejemplo, si es capaz de sacar algo deun estante, también es capaz de aprender a guardarlo,o al menos de intentarlo. Cuando arme algún desas-tre, procura no intervenir abruptamente y deshacerde un plumazo todo lo que haya hecho. Siempre queel tiempo lo permita, enséñale a limpiar lo que hayaensuciado y a corregir sus propios errores. Puede quedesenrollar el papel higiénico le resulte divertido aél, pero no tanto a ti. Conviene que permitas queparticipe en la reparación de lo que ha estropeado.Naturalmente, no se le puede pedir a un niñopequeño que vuelva a enrollar todo el papel higiénicoen el carretel; pero sí puede ayudarte a recogerlo y aponerlo en una caja.Cuando tu no debe ser rotundoA veces tendrás que ponerte firme y no permitirque haga determinada cosa. Los niños tienen queaprender que no pueden actuar impulsivamente.Están rodeados de peligros. Los puede atropellar unauto si salen a la calzada. No deben asomarse a laventana, ni meter objetos en los tomacorrientes, niacercarse a una piscina o a un arroyo sin super-visión. Enséñales qué cosas nunca deben beber niponerse en la boca. Hay que poner mucho empeño enevitar que ocurran accidentes en la casa, vigilandoen todo momento a los pequeños. Tienes que irponiéndolos al tanto de todo, y eso comienza apenasson capaces de desplazarse solos.Muéstrale al chiquitín exactamente qué cosas sonpeligrosas y explícale —con una demostración sies necesario— lo que podría ocurrirle. Por ejemplo,
  • 60. 56hazle entender el peligro de extender la mano paraasir la manija de una olla que esté al fuego; o mejoraún, enséñale que no se le permite entrar en lacocina ni acercarse al fuego. Puedes establecer unazona segura dentro de la cocina, donde pueda estar élcuando tengas que supervisarlo mientras preparasla comida. Delimítala con sillas o con la mesa de lacocina, o pon en el piso una línea de cinta aislante decolor y enséñale que no debe traspasarla. Dale unabuena variedad de juguetes seguros, para no que notengas la preocupación de que se vaya a meter enalgo peligroso. A los niños mayores se les puede pedirque hagan de vigilantes, para que el bebé y cualquierotro niño que esté de visita no se metan en las zonaspeligrosas de la casa.Si pasas por alto algo que el bebé hace que estámal o es peligroso, o si no reaccionas con firmeza, élse imaginará que está bien. Y si le dices que pare, peropermites que siga en lo mismo, le estás enseñandoque lo que dices no tiene mucha importancia, oque las primeras veces que le llamas la atención enrealidad no cuentan. Como es natural, su curiosidadlo impulsará a llegar cada vez más lejos hastadescubrir qué es lo que de verdad tiene valor para ti.Procurará averiguar en qué casos hablas en serio y encuáles puede suponer, sin riesgo a equivocarse, que enrealidad no es tan importante que obedezca y puedehacer caso omiso de tus advertencias. Eso puede tenerconsecuencias nefastas y hasta poner en peligro suvida si cuando tú no estás mirando intenta hacer algoque pueda ocasionarle grave daño.
  • 61. 57FRASES ESCOGIDAS SOBRE LOS BEBITOSUn bebé en el hogar es una fuente de dicha, unmensajero de paz y amor, la morada terrena de lainocencia, un vínculo entre los ángeles y los hombres.Martin Tupper•Los interrogantes, el porvenir y las sensacionalesposibilidades que acompañan a cada recién nacidonos recuerdan lo divino de nuestra naturaleza: lodivino de nuestra razón, de nuestra percepción yde nuestros ideales. Ese cuerpecito delicado encierramagia y misterio. En su cabecita alberga genialidad.Puede crecer y aprender. La belleza de este mundoestá dibujada en su rostro; duerme con la inocenciade la nieve; su valiente puño, que ahora parece unaflorcita, un día agarrará el arado, timoneará naves,sanará a los enfermos, arrastrará a las masas yquizás hasta indique el camino que conduce a unmundo nuevo y feliz.Anónimo•Mientras la joven madre estaba ocupada en otraparte de la casa, el papá —que acababa de pintaruno de los cuartos— se hizo cargo de dar de comer aPaulita en su silla alta. Los resultados del engorrosoprocedimiento eran previsibles. Por fin, después devarias tentativas, vacilaciones y desastres, le gritó asu esposa:—Paulita se terminó la papilla de ciruelas, peroparece que quiere más. ¿Le doy otra mano?•
  • 62. 58La presencia de un bebé en un hogar es unamuestra perfecta del gobierno de una minoría.•Un niño no sólo es un regalo de Dios, sino tambiénuna tarea que te encomienda. Tienes el deber de velarpor el paso de ese niño por este mundo en tránsitohacia el venidero y de formarlo en los caminos delSeñor, para lo cual cuentas con toda Su ayuda.Alcuidar de él, estás moldeando su futuro y contri-buyendo a que venga el reino de Dios a la Tierra asícomo es en el Cielo.¿Qué es lo que hace que una madre sea maravi-llosa? Ese espíritu abnegado que la motiva a sacrificarsu tiempo, sus fuerzas y en algunas ocasiones hastasu salud por el bien de su hijo. ¿Qué es lo que haceque un padre sea admirable? Su disposición parasacrificarse por cuidar de la madre y el niño.D.B.B.
  • 63. 59VERSÍCULOS SOBRE LOS BEBÉSLos hijos son una bendición divinaGénesis 49:25 Dios [...] te bendecirá con bendicio-nes [...] del vientre.Salmo 127:3 Los hijos son una herencia delSeñor, los frutos del vientre son una recompensa(NVI).Salmo 113:9 Él hace habitar en familia a laestéril, que se goza en ser madre de hijos.Salmo 127:4,5 Los hijos que nos nacen en lajuventud son como flechas en manos de un guerrero.¡Feliz el hombre que tiene muchas flechas como ésas!(DHH).Salmo 128:1,3 Bienaventurado todo aquel queteme al Señor. Tu mujer será como vid que llevafruto.Proverbios 17:6 Corona de los viejos son losnietos.Aunque los padres hacen su parte, la concepción y la creación de unanueva vida son obra de DiosGénesis 4:1 Conoció Adán a su mujer Eva, la cualconcibió y dio a luz a Caín, y dijo: «Por voluntad delSeñor he adquirido varón».Génesis 25:21 Oró Isaac al Señor por su mujer,que era estéril; y lo aceptó el Señor, y concibió Rebecasu mujer.Génesis 30:22,23 Se acordó Dios de Raquel, y laoyó Dios, y le concedió hijos. Y concibió, y dio a luzun hijo.1 Samuel 1:19,20,27 Elcana se llegó a Ana sumujer, y el Señor se acordó de ella. Aconteció que
  • 64. 60al cumplirse el tiempo, después de haber concebidoAna, dio a luz un hijo, y le puso por nombre Samuel,diciendo: «Por cuanto lo pedí al Señor. [...] Por esteniño oraba, y el Señor me dio lo que le pedí».Lucas 1:13 El ángel le dijo: «Zacarías, no temas;porque tu oración ha sido oída, y tu mujer Elisabet tedará a luz un hijo».Dios conoce, ama y cuida a los niñosdesde que están en el vientre de su madreJob 33:4 El Espíritu de Dios me hizo, y el soplodel Omnipotente me dio vida.Salmo 22:10 Desde el vientre de mi madre, Túeres mi Dios.Salmo 71:6 En Ti he sido sustentado desde elvientre; de las entrañas de mi madre Tú fuiste el queme sacó.Salmo 139:13,14,16 Tú me hiciste en el vientrede mi madre. [...] Formidables, maravillosas son Tusobras. [...] En Tu libro estaban escritas todas aquellascosas que fueron luego formadas, sin faltar una deellas.Jeremías 1:5 [Habla Dios:] Antes que te formaseen el vientre te conocí, y antes que nacieses te santifi-qué.Isaías 40:11 Pastoreará suavemente a las reciénparidas.Isaías 44:24a Así dice el Señor, tu Redentor, quete formó desde el vientre: Yo el Señor, [...] lo hagotodo.Isaías 49:1 El Señor me llamó desde el vientre,desde las entrañas de mi madre tuvo mi nombre enmemoria.Hechos 17:25b Él es quien da a todos vida yaliento y todas las cosas.
  • 65. 61Dios promete velar por los hijos de quienes lo amanSalmo 37:25 Joven fui, y he envejecido, y nohe visto justo desamparado, ni su descendencia quemendigue pan.Proverbios 11:21b La descendencia de los justosserá librada.Isaías 65:23b Son linaje de los benditos del Señor,y sus descendientes con ellos.Salmo 25:12,13 ¿Quién es el hombre que temeal Señor? Él le enseñará el camino que ha de escoger.Gozará él de bienestar, y su descendencia heredará laTierra.Salmo 102:28 Los hijos de Tus siervos habitaránseguros, y su descendencia será establecida delante deTi.Proverbios 14:26 En el temor del Señor hay granseguridad, Sus hijos hallan su refugio en él (BL).Promesas para invocar durante el partoIsaías 40:29,31 Él fortalece al cansado yacrecienta las fuerzas del débil. Los que confían en elSeñor renovarán sus fuerzas (NVI).Isaías 41:10 No tengas miedo [...]. Yo te doyfuerzas (DHH).Isaías 65:23 No trabajarán en vano, ni darán aluz para maldición; porque son linaje de los benditosdel Señor.Salmo 71:6 De las entrañas de mi madre Túfuiste el que me sacó.Juan 16:21 La mujer cuando da a luz, tiene dolor,porque ha llegado su hora; pero después que ha dadoa luz un niño, ya no se acuerda de la angustia, por elgozo de que haya nacido un hombre en el mundo.Hebreos 11:11 Por la fe [...] Sara [...] dio a luz [...],porque creyó que era fiel quien lo había prometido.1 Timoteo 2:15 Se salvará engendrando hijos, sipermaneciere en fe [y] amor.
  • 66. 62Dios vela por tu bebé y te ayudaráMateo 18:10 [Habla Jesús:] Mirad que no menos-preciéis a uno de estos pequeños; porque os digo queSus ángeles en los Cielos ven siempre el rostro de MiPadre que está en los Cielos.Salmo 22:9b Tú eres [...] el que me hizo estarconfiado desde que estaba a los pechos de mi madre.Hebreos 2:13 Yo confiaré en Él [...], yo y los hijosque Dios me dio.Ama a tu bebé e instrúyelo en los caminos de DiosSalmo 78:6,7 Cuenten [los mandamientos deDios] a sus hijos, a fin de que pongan en Dios suconfianza.Proverbios 22:6 Instruye al niño en su camino,y aun cuando fuere viejo no se apartará de él.Efesios 6:4b Críenlos en la disciplina e instruc-ción del Señor (NVI).Marcos 10:14 Jesús [...] les dijo: Dejad a los niñosvenir a Mí, y no se lo impidáis; porque de los tales esel reino de Dios.
  • 67. 63VERSÍCULOS Y LEMAS PARA CHIQUITINESLa mayoría de estas frases son adaptaciones deversículos o tienen alguna base en la Biblia. Su uso sedescribe en la página 38.A Jesús le encanta la alabanza.Alabando a Dios te sentirás mejor.Amémonos unos a otros.Ayuda con alegría.Con suavidad es mejor.Confía y obedece.Cuidemos bien las cosas.Da buen ejemplo.Di «por favor» y «gracias».Dios ama al dador alegre.Dios es amor.Dios tiene buen humor.El amor nunca falla.El Señor es mi pastor.Eres mi alegría.Es bueno obedecer.Es bueno tener paciencia.Gracias, Jesús, por todo.Hagámoslo juntos.Jesús ama a los niños.Jesús me ama.Jesús me cuida.Jesús me cura.Jesús me habla.Jesús responde las oraciones.Jesús siempre me acompaña.Jesús vive en mi corazón.Jesús, bendice a papá y a mamá.Jesús, entra en mi corazón.Jesús, eres genial.
  • 68. 64La comida sana nos pone fuertes.La oración es poderosa.La Palabra de Dios es verdad.Las pequeñas tareas son importantes.Lo mejor es decir la verdad.Los ángeles me guardan.Más vale prevenir que curar.No te rindas.Ora siempre.Pase lo que pase, alaba a Dios.Pide y recibirás.Saluda a los demás.Sé amable.Seamos agradecidos.Seamos limpios y ordenados.Seamos responsables.Todas las cosas las hizo Dios.Todo el mundo necesita amor.Todos podemos ser amigos.Tomemos precauciones.Tratemos bien a los animales.Vive feliz.
  • 69. 65¡UNA NUEVA VIDA!No hay nada tan sublime como traer una criaturaal mundo. El nacimiento de un bebé nos llena de unaalegría y una esperanza muy particulares, ya quesupone el inicio de toda una vida.En cierta ocasión, un señor mayor fue donde Jesússecretamente, de noche, para que no lo vieran. Setrataba de un dirigente religioso, pero toda su sapienciano le había proporcionado la alegría y felicidad queanhelaba. Quería hacerle una pregunta a Jesús.Deseaba averiguar cómo alcanzar la vida eterna. Jesúsle respondió simplemente que para entrar al reino delos Cielos tenía que volver a nacer. Esa contestacióndejó intrigado al hombre. «¿Cómo puedo volver a serun bebé en el vientre de mi madre y nacer de nuevo?¡Si soy un anciano!» Jesús le explicó que Él se refería aun nacimiento de índole espiritual, un renacimiento delalma al llenarse ésta del Espíritu de Dios (Juan 3:1-8).Así como debemos nacer para entrar a esta vida,cada uno de nosotros debe volver a nacer para entraral reino de Dios, ese mundo espiritual de felicidadeterna que nos aguarda en el más allá.La celebración de un nacimiento es un buen momentopara reflexionar sobre nuestro renacimiento y creci-miento espiritual. Para volver a nacer y entrar al magní-fico y maravilloso reino de Dios tienes que hacerte comoun niño y aceptar a Jesús como tu Salvador, pidiéndolecon fe que viva en tu corazón. Deja que Su Espíritu tetransforme y te transporte a Su glorioso reino, con lo quete convertirás para siempre en Su hijo o Su hija. Lo únicoque tienes que hacer es una sencilla oración como ésta:Jesús, creo en Ti como Hijo de Dios y creo que moristepor mí. Necesito que Tu amor me limpie de mis errores ymis malas acciones. Te abro la puerta de mi corazón y teruego que entres en mi vida y me des Tu don de la vidaeterna. Amén.
  • 70. MATERIAL DIDÁCTICO RECOMENDADOde Aurora Production AGLáminas y lemas: Dos colecciones de 25 afiches devivos colores para chiquitines, con sencillas frases que ense-ñan principios éticos y cristianos.Crecer con cuentos: Colección de cuentos salpicadosde coloridos y llamativos dibujos, para niños de 2 a 10 años.Presentan sanas enseñanzas de forma entretenida.Jesús y yo: Un libro de breves y atractivos mensajesde parte de Jesús, para darlo a conocer a los chiquillos yllevarlos a descubrir Su amor y el interés que tiene por cadauno de nosotros.T alabo: Tres libros de modernas expresiones de gra-titud a Dios, con espléndidas ilustraciones. Para niños dediversas edades.Apacienta Mis corderos: Seis libritos con 90 versículosde la Biblia simplificados e ilustrados, para que los niños selos aprendan.Grandes aventuras: Dos discos compactos de sesentaminutos cada uno, con los relatos de la Biblia más conoci-dos. Narrativas cautivantes y animadas canciones.Chiquivideo: Cinco programas de media hora, estilovideoclip, que contribuyen a mejorar la conducta de losniños de los 6 meses en adelante.ElDesvándelTíoIván®: Colección de videos para entrete-ner y educar a un público de más de 2 años de edad. ¡Dinámi-cos temas musicales y relatos que hacen ameno el aprendizaje!Ven a jugar al Desván y Exploradores de la Biblia: DosCD-ROM multimedia con todo un surtido de juegos estimu-lantes, basados en la colección de videos El Desván del TíoIván®. Para niños a partir de los 2 años.URL: http://es.auroraproduction.com
  • 71. COLECCIÓN SOLUCIONES PARA PADRESCriar bien a los hijos en la sociedad actual no es nadafácil; ¡pero tampoco es imposible! La colección Solucionespara padres revela secretos para cuidarlos y formarlos satis-factoriamente desde el momento en que nacen hasta queterminan la adolescencia. Estos libritos presentan montonesde actividades entretenidas y enriquecedoras que favore-cen el desenvolvimiento de diversas destrezas en los niños.¡Ofrecen asimismo abundantes consejos de índole práctica yespiritual para aprender a alentar, inspirar, orientar y corregira los hijos, disfrutar con ellos y ayudarlos a desarrollar todo supotencial!¡La colección entera constituye una magnífica adquisiciónpersonal, o un estupendo regalo para unos amigos!¿De dónde sacar fuerzas?: Principios que ayudan a lospadres a criar a los hijos con amor y a hacerlos partícipes deuna fe que sea su áncora y que permita a unos y otros sortearlas tempestades de la vida.Disfruta de tu bebé está repleto de consejitos de todotipo para que la mamá, el bebé y toda la familia inicien sunueva vida en común con alegría.Preescolares enseña a encauzar la tremenda energía quetienen los niños de esa edad, a fin de aprovechar al máximolos primeros años, en que aprenden y se desarrollan con granrapidez.La formación de los niños: La labor de los padres tiene susdificultades; pero si se hace con acierto, reporta recompensastanto inmediatas como eternas. Cuando uno ayuda a su hijo adescubrir la senda del bien, ve iluminado su propio camino.¡Urgente! Tengo un adolescente: La típica súplica: «¡Queel Cielo nos asista!» es hoy en día un deseo cumplido. En estelibrito se presentan mensajes recibidos directamente delSeñor en respuesta a preguntas sobre la comunicación conlos hijos adolescentes.La colección Soluciones para padres desvela misteriosy allana el terreno para entender a los chicos de cualquieredad. Todo el que tenga algo con ver con niños o jóvenes sealegrará de leerla.
  • 72. LOS AUTORESDerek y Michelle Brookes son escritores ypedagogos de amplia trayectoria. Tienen 28 añosde casados y llevan ese mismo tiempo trabajandojuntos en el ámbito profesional. Luego de variosaños de ejercer la docencia, en las dos últimasdécadas se han desempeñado como asesores yeducadores cristianos. Su mayor ambición ha sidoproporcionar a niños de todas las latitudes unaeducación de primerísima calidad. Esa vocaciónlos ha llevado a recorrer casi todos los continen-tes ofreciendo asistencia práctica y estímulos aquienes tienen en sus manos el sano desarrollo delos niños.