• Share
  • Email
  • Embed
  • Like
  • Save
  • Private Content
Los dones de Dios
 

Los dones de Dios

on

  • 860 views

 

Statistics

Views

Total Views
860
Views on SlideShare
860
Embed Views
0

Actions

Likes
0
Downloads
7
Comments
0

0 Embeds 0

No embeds

Accessibility

Categories

Upload Details

Uploaded via as Adobe PDF

Usage Rights

© All Rights Reserved

Report content

Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
  • Full Name Full Name Comment goes here.
    Are you sure you want to
    Your message goes here
    Processing…
Post Comment
Edit your comment

    Los dones de Dios Los dones de Dios Presentation Transcript

    • «¡Un regalo ideal!»«¡Un regalo para cualquier ocasión!»«¡Un regalo para toda la vida!»«¡Un regalo que no pierde su novedad!»¡Cuántas veces hemos oído esoseslóganes, y cuántas veces luego noshemos desilusionado al descubrir que losproductos en cuestión no estaban a la alturade lo que nos aseguraban sus anunciadores!Pues bien, ¡existe Alguien cuyos regalosson todo eso y más! Él te ama como nadiete ha amado o te amará. Quiere que gocesde una felicidad perfecta y maravillosa. Sabeexactamente lo que necesitas y dispone delos recursos para dártelo.Es más, ¡esos dones de nuestro amorosoPadre celestial están a nuestra enteradisposición! Lo único que tenemos que hacerpara recibirlos es tender la mano de la fe.El presente libro explica en qué consisten ycómo puedes acceder a ellos.GodsGifts_Cvr_S.indd 1 10/25/2002, 4:30:32 PM
    • Colección ActívateLOS DONESDE DIOSs_GodsGifts.p65 10/25/2002, 4:24 PM1
    • FuentesLos pasajes atribuidos a D.B.B. están tomados de lasobras de David Brandt Berg (1919-1994), con permiso.Cuando no se indica el autor de una cita, es porque sedesconoce o no ha sido posible determinarlo con seguridad.Salvo que se señale otra cosa, todos los versículos de lasEscrituras que se reproducen están tomados de la versiónReina-Valera, revisión de 1960, © Sociedades Bíblicas Unidas,1960.ISBN de la edición original: 3-905332-58-2ISBN de la versión en castellano: 3-905332-44-2Rafael Holding. Colección Actívate.Traducción: Felipe Howard Mathews y José Florencio Domínguez© 2000, 2002, Aurora Production AG, SuizaDerechos reservados.Impreso en Tailandia por Than Printing Co. Ltd.En Internet: http://es.auroraproduction.coms_GodsGifts.p65 10/25/2002, 4:24 PM2
    • ÍndiceIntroducción -------------------------------------------------------- 5El mayor de los dones divinos---------------------------------- 6Una nueva criatura ---------------------------------------------- 10Preguntas frecuentes en torno a la salvación ------------- 13¿Quién la necesita?¿Qué me va a costar?¿Hay algún pecado que Dios considereimperdonable?¿Cuánta fe se necesita?¿Qué significa nacer de nuevo?¿Qué es la vida eterna?¿Tiene que ser con Jesús?¿Puedo perder la salvación?¿En qué se distinguen las diversas corrientescristianas?¿Y si una persona muere sin haber tenido ocasiónde salvarse?¡Recárgate! -------------------------------------------------------- 28Preguntas frecuentes en torno al Espíritu Santo ---------- 30¿Qué efectos produce?¿Quién accede a él?¿Cómo sé que lo poseo?Una vez que uno se llena del Espíritu, ¿lo conservapara siempre?Los dones del Espíritu ------------------------------------------ 40Los dones menos evidentes: sabiduría, ciencia ydiscernimientos_GodsGifts.p65 10/25/2002, 4:24 PM3
    • El don irrefrenable: la feEl don regenerador: la sanidadEl don espectacular: los milagrosEl don orientador: las profecíasEl don edificante: las lenguasEl don revelador: la interpretación de lenguasPreguntas frecuentes en torno a los dones del Espíritu - 51¿Los dones del Espíritu están al alcance decualquiera?¿Por qué no hay más cristianos que manifiesten losdones del Espíritu?¿Cómo sé si he recibido el don que pedí?¿Cómo y cuándo he de esperar que se manifiestepor primera vez un don?¿Qué hago si necesito cierto don que no poseo oque no me atrevo a emplear?¿Cómo se emplea el don de profecía?¿Cómo se emplea el don de lenguas?Los frutos del Espíritu ------------------------------------------ 59El fruto que todo lo abarca: el amorEl fruto radiante: la alegríaEl fruto imperturbable: la pazEl fruto conciliador: la pacienciaEl fruto irresistible: la amabilidadEl fruto ejemplar: la bondadEl fruto de cada día: la fidelidadEl fruto encantador: la mansedumbreEl fruto liberador: el dominio propioPreguntas frecuentes en torno a los frutos del Espíritu - 76¿Cómo obtengo los frutos del Espíritu?¿Son esos los únicos frutos del Espíritu?¿Cómo corresponder a estos favores? ---------------------- 78s_GodsGifts.p65 10/25/2002, 4:24 PM4
    • 5IntroducciónDios te ha dado el don de la vida, un don subli-me, maravilloso. Creó este bello mundo paraque vivieras en él y lo disfrutaras. Te ha dadola capacidad de amar y de sentirte amado. La vida,con sus muchas alegrías, estímulos y pruebas inte-resantes, es un regalo inapreciable que nos hace elCreador.Asíytodo,haymuchascosasmásquequieredarnos. Los dones que desea concedernos son in-numerables. Dos de ellos tienen una importancia ca-pital y son clave para acceder a todos los demás: lasalvación eterna y la infusión del Espíritu Santo.Si aún no has recibido el don de la salvación yel del Espíritu Santo, el presente librito te explicarácómo obtenerlos. En caso de que ya los tengas, lasexplicaciones que te dispones a leer afianzarán tufe y te ayudarán a entender y apreciar los increí-bles cambios que se están obrando en tu vida. Encualquier caso, te enseñarán a responder a los in-terrogantes que otros te planteen acerca de Dios yde lo que Él nos ofrece, a fin de que también ellospuedan acceder a Sus magníficos dones.s_GodsGifts.p65 10/25/2002, 4:24 PM5
    • 61Juan 3:16. 2Isaías 59:2.El mayor delos dones divinosEl don más sublime que ofrece Dios a los hom-bres es la vida eterna o salvación, lo que tam-bién se conoce como nacer de nuevo. Dichodon se recibe en el momento en que uno declarasu fe en Jesucristo como Hijo de Dios y le da cabi-da en su vida1.«De tal manera amó Dios al mundo que hadado a Su Hijo unigénito, para que todo aquel queen Él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna».Ninguno de nosotros es perfecto. Por natura-leza todos somos pecadores, y nuestros pecadosnos apartan de Dios2. El único modo de reconci-liarnos con el Creador es expiar esos pecados; y elúnico que puede hacer eso es Jesús, que fue per-fecto. Jesús abandonó el Cielo para venir a la Tie-rra y vivir como nosotros, pasar por las mismascosas que pasamos nosotros a diario, experimen-tar alegría y pesar igual que nosotros y entregar-s_GodsGifts.p65 10/25/2002, 4:24 PM6
    • 7 EL MAYOR DE LOS DONES DIVINOSnos la prueba más cabal del amor divino al moriren nuestro lugar a fin de que nosotros viviéramos.Entregó su vida «en rescate por muchos»1. Muriópara que todos obtuviéramos perdón y reconci-liación con Dios. Ofrendó Su vida para que todosalcanzaran la vida eterna. Sin embargo, de habersido preciso, lo habría hecho solo por ti. Dios teama tanto que entregó a Su único Hijo para quemuriera en tu lugar. Y Jesús te ama tanto que lohizo de buen grado.Esa es la verdad lisa y llana. Dios se propusoque la salvación fuera sencilla; de hecho, tanto quehasta un niño pudiera entenderla y obtenerla. Bas-ta con que admitamos que hemos cometido faltasy necesitamos el perdón de Dios, que aceptemoscon fe infantil Su explicación de que envió a Jesús aexpiar esas faltas, le pidamos perdón y recibamosel don de la salvación.Si te donaran un cheque por un millón de dó-lares, ¿lo inspeccionarías minuciosamente paraverificar su autenticidad antes de aceptarlo? ¡Porsupuesto que no! Lo aceptarías sin más, y despuésharías la comprobación. De igual manera con lasalvación: nos basta con aceptarla cuando Dios nosla ofrece. Luego, al profundizar en lo que dice alrespecto Su Palabra y ver los magníficos cambiosque trae a nuestra vida, descubrimos de primeramano lo real y valioso que es ese don.¿Te gustaría saber sin asomo de duda que Je-sucristo es el Hijo de Dios y el camino de la salva-ción? ¡Ponlo a prueba! Si aún no has reconocidoque Él es tu Salvador, puedes hacerlo ahora mis-mo rezando una oración como la que reproduci-mos seguidamente:1Mateo 20:28.s_GodsGifts.p65 10/25/2002, 4:24 PM7
    • LOS DONES DE DIOS 81Juan 1:12. 2Juan 3:36.Jesús, te agradezco que entregaras Tu vida por mípara perdonar todos mis errores y faltas. Te abro lapuerta de mi corazón y te pido que entres y me conce-das el don gratuito de la vida eterna. Amén.Si has orado para aceptar a Jesús, puedes te-ner la certeza de que te escuchó y te respondió. «Atodos los que le recibieron, a los que creen en Sunombre, les dio potestad de ser hechos hijos deDios»1. Ya tienes el don de la salvación. «El que creeen el Hijo [de Dios] tiene vida eterna»2. ¡Felicita-ciones! Has iniciado una nueva y maravillosa vidade amor que no tendrá fin ¡jamás!s_GodsGifts.p65 10/25/2002, 4:24 PM8
    • 1Juan 1:29. 21 Juan 1:7.Solo Dios puede satisfacer tus ansias más profundasde amor y comprensión integrales.¿Hay ocasiones en que te sientes solo, vacío e insa-tisfecho? ¿Anhelas un amor que nunca has conocido,un amor verdadero, sincero, el gran amor de tu vida, unamor que nunca te abandone? La solución está a tualcance; sólo tienes que aceptarla.Como persona eres algo más que un ente físico. Den-tro de ti mora tu espíritu, la esencia de lo que eres, y eseespíritu nunca quedará satisfecho con las cosas terre-nales. Para ello debe alimentarse de las cosas espiritua-les; debe albergar a Dios. El Altísimo ha creado en todocorazón un vacío que solo puede llenarse espiritualmen-te. Solo Dios y Su amor verdadero pueden llenar eseangustioso vacío que tienes en el corazón y que Él creóde modo que nada ni nadie más pudiera ocuparlo.Él puede darte todo lo que siempre ansiaste: perdónde tus pecados, fe en Dios, amor en Cristo, paz interior,salud corporal, alegría, felicidad, regocijo y amor porsiempre. Cubrirá todas tus necesidades y resolverá to-dos tus problemas. ¡Él es así de prodigioso, y todo esasí de sencillo! D. B. B.Jesús sufrió para que nosotros no tuviéramos que hacerlo.En la crucifixión Cristo padeció mucho más que su-frimiento físico. Experimentó también la angustia espiri-tual del pecador que muere sin salvación, sin Dios. Soloque Él no murió porque hubiera pecado, sino por lospecados del mundo entero, todos los pecados de cuan-tas personas han existido en la Tierra1. Lo hizo paraque nosotros no tuviéramos que pasar por el horror demorir cual pecadores abandonados a su suerte.Quienes rechazan la expiación de Cristo se ven obli-gados a sufrir por sus pecados. En cambio, a los queaceptan a Jesús ahora se les perdona todo, y se librandel castigo de sus pecados. «La sangre de Jesucristonos limpia de todo pecado»2. D. B. B.s_GodsGifts.p65 10/25/2002, 4:24 PM9
    • 101Lucas 17:21, versión N.C. 22 Corintios 5:17. 3Juan 10:10.Una nueva criaturaUna vez salvo, puedes empezar a disfrutarenseguida de muchos beneficios. Jesúsdijo: «El reino de Dios está dentro de voso-tros»1. Si tienes a Jesús, el reino de Dios ya entróen ti. Puedes empezar a vivir inmediatamente enel cielo continuo de Su amor, paz y dicha.Además, puedes contar con que se operaránalgunos cambios importantes en ti. Serás una «nue-va criatura» en Cristo Jesús2. No te sorprenda quete notes diferente, pienses de otra manera, veas elmundo con otros ojos y te sientas más feliz quenunca. «Yo he venido para que tengan vida, y paraque la tengan en abundancia»3.Puede que no seas totalmente diferente —almenos no enseguida—; pero en poco tiempo per-cibirás que se opera una transformación en tu es-píritu, tus pensamientos y el rumbo en que mar-cha tu vida. A medida que obtengas las respuestasque buscas y la fortaleza espiritual del Señor y SuPalabra, se te harán posibles cosas con que las ques_GodsGifts.p65 10/25/2002, 4:24 PM10
    • 111Mateo 5:6. 2Lucas 1:53.UNA NUEVA CRIATURAjamás soñaste siquiera. Con Su ayuda podrás su-perar malos hábitos y debilidades que hasta aho-ra no has podido superar.Naturalmente, la medida en que cambies y laceleridad con que madures como cristiano depen-derán más que nada de cuánto desees cambiar, decuánto te apliques para conocer mejor al Señor ySus designios para ti y hasta qué punto estés dis-puesto a seguirlo. Es decisivo que comprendas quenecesitas de Él y de Su ayuda, y que se la pidas. Éldice: «Bienaventurados los que tienen hambre ysed de justicia, porque ellos serán saciados»1. Encambio, los que están satisfechos consigo mismosy no quieren la ayuda del Señor se quedan con lasmanos vacías2.Lo que hagas con cualquier don de Dios de-pende de ti. Una computadora sería una buenaanalogía. Supongamos por un momento que seles entregan a dos personas sendos ordenadorescon los mismos dispositivos y programas inicia-les. Sería de esperar que ambas se beneficiaran enigual medida, ¿cierto? Pero no necesariamente.Puede que una de ellas no se moleste en aprendermás que lo elemental, y no emplee el computadorsino de vez en cuando para realizar tareas senci-llas. En cambio, puede que la otra estudie deteni-damente los manuales, siga añadiendo progra-mas, utilice la computadora a plena capacidad y lesaque el máximo provecho. ¿Qué harás tú con losdones de Dios?s_GodsGifts.p65 10/25/2002, 4:24 PM11
    • 1Juan 3:3; 2 Corintios 5:17.2Efesios 4:23; Romanos 12:2. 3Mateo 19:26.Por bueno que seas, Dios puede mejorarte.No te es posible transformar tu propio corazón. Dios,en cambio, sí puede obrar en ti una transformación me-diante el poder milagroso de Su Espíritu. ¡Él hará cosasque están fuera de tu alcance!Eso es lo que significa nacer de nuevo mediante elEspíritu y convertirse en una nueva criatura en CristoJesús, para la cual las cosas viejas pasaron y todashan sido hechas nuevas1. Su incorporación a tu vida nosolo limpia, purifica y regenera tu espíritu, sino que tam-bién te renueva la mente, anulando las conexiones yreflejos existentes, y poco a poco se va armando y ca-bleando un sistema informático totalmente nuevo, conun novedoso enfoque del mundo y una nueva forma dereaccionar ante prácticamente todo lo que te rodea2.Te es imposible efectuar esa transformación por tuspropios medios. «Para los hombres esto es imposible,mas para Dios todo es posible»3.Algunos cambios se producen instantáneamente.Otros llevan un tiempo. Pero si de veras eres salvo, tar-de o temprano cambiarás, porque Dios transforma alas personas.D. B. B.s_GodsGifts.p65 10/25/2002, 4:24 PM12
    • 13Preguntas frecuentes entorno a la salvación¿Quién la necesita?La mayoría de la gente cree que Dios califica alas personas del mismo modo que un profesor asus alumnos. Si uno procura ser bueno y no co-mete faltas muy graves, cuando muera y termineel curso de la vida probablemente se lo calificarácon una nota aprobatoria. En caso de no sacar bue-na nota y reprobar el curso, la cosa es distinta...A simple vista podría dar la impresión de serun plan bastante justo —sobre todo si se obtieneuna calificación por encima de la mínima paraaprobar—; sin embargo, según la Biblia no es así.Ninguno de nosotros merece el Cielo. Reza laEscritura que «todos pecaron, y están destituidosde la gloria de Dios»1. «No hay hombre justo en laTierra, que haga el bien y nunca peque»2. «No hayjusto, ni aun uno»3. Cualquiera que se considere1Romanos 3:23. 2Eclesiastés 7:20. 3Romanos 3:10.s_GodsGifts.p65 10/25/2002, 4:24 PM13
    • LOS DONES DE DIOS 1411 Juan 1:8. 2Efesios 2:8-9.3Tito 3:5. 4Efesios 2:8.merecedor del Cielo por causa de sus buenasobras se engaña a sí mismo y se privará del másgrande de los regalos de Dios. «Si decimos que notenemos pecado, nos engañamos a nosotros mis-mos, y la verdad no está en nosotros»1.No hay quien pueda decir que es realmentebueno. Uno no puede ganarse la salvación ni acce-der al Cielo gracias a sus buenas obras. «Por graciasois salvos por medio de la fe; y esto no de voso-tros, pues es don de Dios; no por obras, para quenadie se gloríe»2. «Nos salvó, no por obras de jus-ticia que nosotros hubiéramos hecho, sino por Sumisericordia»3.¿Quién la necesita entonces? ¡Todo el mundo!¿Qué me va a costar?«Debe de implicar algún esfuerzo —dirás—.La cuestión no puede ser así de simple. Seguro quetendré que renunciar a algo, trabajar con ahínco ohacer algo por ganármela». Pero no es así. ¡Eso esprecisamente lo hermoso de la salvación! Es undon de Dios4, o sea, es gratuita. ¿Alguna vez hastenido que ganarte un obsequio, o pagar para ob-tenerlo? De haber tenido que hacerlo, no habríasido un regalo.La salvación no es un premio a nuestras bue-nas obras. Estas no nos abren las puertas del Cie-lo, así como tampoco nuestras faltas nos conde-nan al Infierno si es que hemos pedido y recibidoel perdón de Dios mediante el sacrificio de Jesús.Uno se salva por pura fe en Él. Nos basta con ad-mitir que no podemos comprar nuestro acceso als_GodsGifts.p65 10/25/2002, 4:24 PM14
    • 151Isaías 55:7. 2Isaías 1:18. 3Juan 3:17.4Hechos 16:31. 5Juan 3:18.PREGUNTAS FRECUENTES EN TORNO A LA SALVACIÓNCielo y con aceptar luego humildemente el regalode Dios. Así de sencillo.¿Hay algún pecado que Dios considereimperdonable?Dios anhela perdonar con liberalidad a todohombre cuantos males haya hecho. Dice: «Deje elimpío su camino y el hombre inicuo sus pensa-mientos, y vuélvase al Señor, el cual tendrá de élmisericordia, y al Dios nuestro, el cual será amplioen perdonar»1. En otro pasaje manifiesta: «Si vues-tros pecados fueren como la grana, como la nieveserán emblanquecidos; si fueren rojos como elcarmesí, vendrán a ser como la blanca lana»2.«No envió Dios a Su Hijo al mundo para con-denar al mundo, sino para que el mundo sea salvopor Él»3. Él quiere perdonar a todos; pero para ob-tener el perdón divino es preciso creer en Jesús4.«El que en Él [Jesús] cree, no es condenado; peroel que no cree, ya ha sido condenado, porque nocree en el nombre del unigénito Hijo de Dios»5.Cuando la verdad —el proyecto divino deperdón y salvación por medio del sacrificio de Je-sús— llega a oídos de una persona, expresada detal manera que la puede entender a cabalidad, elEspíritu Santo habla directamente al corazón deesa persona y la lleva al punto de decisión. Si creey reconoce a Jesús por Salvador, sus pecados leson perdonados. Por otra parte, si rechaza obsti-nadamente el perdón que se le ofrece, Dios se veimpedido de actuar. «Esta es la condenación: quela luz vino al mundo, y los hombres amaron máss_GodsGifts.p65 10/25/2002, 4:24 PM15
    • LOS DONES DE DIOS 161Juan 3:19. 2Marcos 3:28–29.32 Corintios 6:2. 4Santiago 4:14.las tinieblas que la luz, porque sus obras eran ma-las»1. Un repudio deliberado de esa naturalezaconstituye lo que la Escritura llama blasfemia con-tra el Espíritu Santo, la cual Dios no puede perdo-nar2. Habiendo otorgado a cada hombre la sagra-da facultad de elegir, Dios no puede de un momen-to a otro invalidar esa facultad y privar a una per-sona del libre albedrío que tiene para rechazar Suofrecimiento de salvación si así lo desea.Huelga decir que el solo hecho de que alguienrechace la verdad la primera vez que la oiga nosignifica que no se le volverá a dar ocasión de de-cidir correctamente. A muchas personas se les con-cede más de una oportunidad. Aun así, la Biblianos avisa: «He aquí ahora el tiempo aceptable; heaquí ahora el día de salvación»3. «No sabéis lo queserá mañana. Porque, ¿qué es vuestra vida? Cier-tamente es neblina que se aparece por un poco detiempo, y luego se desvanece»4.¿Cuánta fe se necesita?Te sorprenderá la poca fe que se necesita pararecibir el regalo de la salvación. Dios no nos pideque tengamos gran fe en algo que conocemos muypoco y entendemos menos aún. Lo cierto es quees imposible entender o apreciar la salvación sinhaberla experimentado. Basta con tener suficien-te fe para admitir que Jesús puede ser el caminode la salvación, y un sincero deseo de que Él te lodemuestre. Con tal de que tengas un granito de fey reces: «Jesús, si en verdad existes y eres el cami-no de la salvación, revélamelo», ¡Él lo hará! Si los_GodsGifts.p65 10/25/2002, 4:24 PM16
    • 17 PREGUNTAS FRECUENTES EN TORNO A LA SALVACIÓNque acabas de leer te ha convencido para hacer laprueba, Él te ha dado la fe necesaria para ser salvo.¿Qué significa nacer de nuevo?Nacer de nuevo es otra expresión para refe-rirse a la salvación. Proviene de un pasaje del Evan-gelio de Juan:Había un hombre de los fariseos que se llamaba Ni-codemo, un principal entre los judíos. Este vino a Jesúsde noche, y le dijo:—Rabí, sabemos que has venido de Dios comomaestro; porque nadie puede hacer estas señales queTú haces si no está Dios con él.Respondió Jesús y le dijo:—De cierto, de cierto te digo que el que no naciere denuevo no puede ver el reino de Dios.Nicodemo le dijo:—¿Cómo puede un hombre nacer siendo viejo? ¿Pue-de acaso entrar por segunda vez en el vientre de sumadre y nacer?Respondió Jesús:—De cierto, de cierto te digo, que el que no nacierede agua [nacimiento físico] y del Espíritu [renacimientoespiritual], no puede entrar en el reino de Dios. Lo quees nacido de la carne, carne es; y lo que es nacido delEspíritu, espíritu es. No te maravilles de que te dije: «Oses necesario nacer de nuevo». El viento sopla de dondequiere, y oyes su sonido; mas ni sabes de dónde viene,ni a dónde va; así es todo aquel que es nacido del Espí-ritu1.Uno nace de nuevo en el momento en queacepta a Jesús como Salvador. «Todos los que lerecibieron […] no fueron engendrados de sangre,ni de voluntad de carne, ni de voluntad de varón,1Juan 3:1-8.s_GodsGifts.p65 10/25/2002, 4:24 PM17
    • LOS DONES DE DIOS 18sino de Dios»1.¿Qué es la vida eterna?Nuestros cuerpos terrenales a la larga mori-rán y volverán al polvo del que se originaron. Lasalvación no altera eso. No se trata de la fuente dela eterna juventud que te permitirá trascender lamortalidad de la carne. Lo que vivirá para siemprees tu espíritu, la verdadera esencia de tu ser. El es-pacio en que morará tu espíritu por la eternidad esmucho más importante que el reducido ámbito enque pasarás tu efímera vida terrenal. Jesús pro-mete a cuantos lo reciben que pasarán la eterni-dad con Él en el Cielo, un hermoso mundo espiri-tual en el que no habrá más pesar, solo alegría,amor y vida para siempre. La salvación es la en-trada gratuita al Cielo. A eso alude la expresión vidaeterna que tanto aparece en las Escrituras.Si optas por rechazar la salvación que Dios teobsequia, tu espíritu de todos modos permanece-rá con vida después que fallezca tu cuerpo. En elmundo espiritual hay diversos estados o niveles,entre ellos el Infierno y una especie de purgatorio.La Biblia no entra en mayores detalles acerca deellos ni puntualiza quién va a dónde. Sin embargo,es muy clara respecto a una cosa: que solo quie-nes obtengan la salvación por medio de Cristo al-canzarán el reino de Dios y gozarán de toda la be-lleza, placeres, tareas interesantes y felicidad queofrece. Verdaderamente disfrutarán de vida parasiempre.1Juan 1:12-13.s_GodsGifts.p65 10/25/2002, 4:24 PM18
    • 191Juan 10:9. 2Hechos 4:12.31 Timoteo 2:5. 4Juan 14:6.PREGUNTAS FRECUENTES EN TORNO A LA SALVACIÓN¿Tiene que ser con Jesús?Puede que te preguntes: «¿Por qué debo acep-tar a Jesús en mi corazón? ¿Por qué tengo que em-plear ese nombre? ¿No puedo rezar simplementea Dios y acceder a la salvación invocando el nom-bre de Dios?Resulta que Jesús es el único que vino a la Tie-rra y dio la vida por ti. Él dijo: «Yo soy la puerta [dela casa de Su Padre, el reino de Dios]; el que por Míentrare, será salvo»1. De modo que si quieres ir alCielo, tienes que pasar por Jesús, la puerta abierta.Jesús es, además, la única puerta. «No hay otronombre [aparte de Jesús] bajo el cielo [...] en quepodamos ser salvos»2. «Hay un solo Dios, y un solomediador entre Dios y los hombres, Jesucristohombre»3. Jesús mismo dijo: «Yo soy el camino, yla verdad, y la vida; nadie viene al Padre sino porMí»4. Así es ni más ni menos como Dios lo ha de-terminado.¿Qué pasa entonces con los adeptos de todaslas demás religiones del mundo? ¿No pueden sal-varse? Por supuesto que sí. Todos pueden accedera la salvación, sea cual sea su religión. Pueden sal-varse aunque no tengan religión, pero solamentepor intermedio de Jesús.¿Puedo perder la salvación?¡No! Una de las maravillas del don de la salva-ción es que una vez que has aceptado a Cristo, Élno se ausenta jamás. Ha entrado en tu vida y esta-rá contigo para siempre. Jesús prometió que nun-s_GodsGifts.p65 10/25/2002, 4:24 PM19
    • LOS DONES DE DIOS 201Hebreos 13:5; Mateo 28:20.2Hebreos 12:6.ca te dejaría ni te abandonaría, y que estaría conti-go todos los días, hasta el fin del mundo1. Nadaque uno diga o haga puede invalidar esas extraor-dinarias promesas.Jesús sabe que no eres perfecto y que nuncalo serás. Pero aun así te ama. Al perdonar tus pe-cados, no solo te remite los que ya cometiste, sinoque te perdona también los que cometas ahora eincluso en un futuro.Cierto es que uno puede hacerse acreedor amayores bendiciones de Dios si procura agradar-lo y obrar bien; pero ello no vale para mantenersesalvo. El único capaz de encargarse de eso es Je-sús. Él ya selló eso de una vez para siempre. Lavida eterna no es algo que se tenga a ratos; uno nose salva y luego cae de la gracia de Dios, ni vuelvea salvarse cada vez que peca y se arrepiente. Nohay tal cosa. Una vez que se es salvo, se es salvopara siempre.Naturalmente, si uno se empeña en obrar maluna vez que se ha salvado y no se arrepiente ni seenmienda, a la larga pagará por esos pecados. ElSeñor tendrá que permitir que pague las conse-cuencias para enseñarle una lección. «El Señor, alque ama, disciplina, y azota a todo el que recibepor hijo»2. Aun así, no se pierde la salvación.¿En qué se distinguen las diversas corrientescristianas?¿Qué diferencia existe entre las corrientes cris-tianas que abrazan la doctrina de aceptar a Jesús ynacer de nuevo, y las demás religiones o inclusos_GodsGifts.p65 10/25/2002, 4:24 PM20
    • 21 PREGUNTAS FRECUENTES EN TORNO A LA SALVACIÓNlas doctrinas promovidas por otras iglesias cris-tianas?En cierta ocasión David Brandt Berg ofrecióla siguiente explicación:La polémica religiosa más encarnizada que ha ha-bido a lo largo de la Historia se ha dado entre las reli-giones que propugnan que uno puede salvarse a sí mis-mo y las que sostienen que sólo Dios puede salvarnos.Los hombres siempre han pretendido salvarse por sucuenta, ganarse el Cielo con apenas un poquito de ayu-da divina, para poder atribuirse a sí mismos la mayorparte del mérito y trazar su propio derrotero.Todos los seguidores de las religiones falsas se rigenpor su propio concepto de rectitud. Se esfuerzan tantopor ganarse la salvación que creen merecérsela —con osin ayuda de Dios—; y se ofenden bastante si les pare-ce que Él no aprecia sus buenas obras. Dicen: «¡Miratodo lo que he hecho por ti, Dios! ¡Deberías darme unamedalla! ¡Yo sí que merezco salvarme! Si a alguien vasa salvar, ¡debería ser a mí! Si alguien va a alcanzar elCielo, ¡ese sin duda debería ser yo!»Ese conflicto ha derivado en tremendos malentendi-dos y en algunas de las más graves tergiversaciones dela Biblia. La mayoría de la gente siempre ha tratado desalvarse a sí misma con un mínimo de reconocimientoa Dios, y ha falseado las Escrituras para demostrar quepodía hacerlo. Sin embargo, Dios no puede ayudar aquienes procuran salvarse por sus propios medios. Noayuda a quienes creen valerse por sí mismos, sino úni-camente a los que se saben impotentes. Por muchoque uno se esfuerce por obtener la ayuda divina parasalvarse a su manera, jamás lo conseguirá.Cuando era joven en la fe, durante un tiempo yotambién me dejé engañar por una falaz doctrina pro-movida por ciertas iglesias y religiones que propugnanla salvación por obras: me refiero a la doctrina de las_GodsGifts.p65 10/25/2002, 4:24 PM21
    • LOS DONES DE DIOS 22inseguridad eterna, eso de que a ratos eres salvo y aratos no. Hasta que un día, ya en mi adolescencia, mefascinó descubrir la sencilla verdad contenida en Juan3:36, donde Jesús dice: «El que cree en el Hijo tienevida eterna», ¡ahora mismo! Sin peros ni condiciones.Tras años de abatimiento, derrotismo e incertidumbresobre mi salvación, descubrí que sólo tenía que creer,¡que con eso basta!¿Y si una persona muere sin haber tenidoocasión de salvarse?Dios es magnánimo, justo y misericordioso.Él toma en cuenta a quienes no han tenido unaoportunidad clara de conocer y aceptar Su verdad.La Biblia dice que «no [quiere] que ninguno perez-ca, sino que todos procedan al arrepentimiento»1.La Biblia explica además que durante los tres díasque transcurrieron entre la crucifixión de Cristo ySu resurrección, Él mismo descendió a predicar alos «espíritus encarcelados». Se dirigió a quieneshabían muerto sin haber tenido ocasión de escu-char el Evangelio, a fin de darles una oportunidadde aceptar la salvación que Él ofrecía2.Los que pese a haber gozado de muchas oca-siones de recibir el don divino de la salvación senieguen obstinadamente a aceptarlo, serán juzga-dos en conformidad. Sin embargo, existe una se-gunda oportunidad en el más allá para quienesmueran sin haber tenido suficientes ocasiones decomprender cabalmente la salvación mientras es-taban en la Tierra y, en consecuencia, de aceptarla.12 Pedro 3:9.2Mateo 12:40; 1 Pedro 3:19.s_GodsGifts.p65 10/25/2002, 4:24 PM22
    • El Cielo está lleno de pecadoresNo podemos salvarnos merced a nuestras buenasobras, nuestra propia rectitud o nuestros esfuerzos poracatar las leyes de Dios y amarlo. Ni siquiera empeñán-donos en descubrir Su verdad y seguirla. No podemossalvarnos por muy bien que nos portemos. No hay nadaque podamos hacer para obtener la salvación. Solo po-demos recibirla por fe. ¡Nada más! Es preciso que reco-nozcamos humildemente que no la merecemos, que so-mos pecadores sin remedio y que no hay modo en quepodamos alcanzarla, salvo por la gracia de Dios.El pecador más redomado puede llegar al Cielo porfe. A la vez, la persona más íntegra puede irse al Infier-no a causa de su incredulidad. El Cielo está lleno depecadores salvos por gracia mediante la fe.D. B. B.¡Dios nunca deja de amarnos!¿Qué aspecto, qué imagen tiene Dios? Algunos lodescriben como un ser airado, una suerte de ojo quetodo lo ve, un vigilante que anda por todos lados por-tando una inmensa vara con la que se dispone a fusti-gar a la gente. O se lo imaginan como un cruel tirano,una especie de monstruo que amenaza con condenar atodo el mundo al Infierno. En realidad, ¡Dios es amor!Es un Dios amoroso que procura tiernamente que todoslleguen al Cielo. Está cercano a nosotros, desea enta-blar una relación íntima y personal con nosotros. Escariñoso, se desvela por nosotros y nos trata con grandelicadeza. Nos aguarda para estrecharnos en Su rega-zo. El único motivo por el que anda detrás de nosotroses que alberga la esperanza de que nos demos la vueltay lo recibamos con los brazos abiertos.Nunca deja de amarnos, hagamos lo que hagamos.s_GodsGifts.p65 10/25/2002, 4:24 PM23
    • 1Isaías 1:18; 1 Juan 1:9. 2Lucas 15:18-24.Jamás nos rechaza ni nos suprime Su amor. Nuncapierde las esperanzas en nosotros, por mucho que noshayamos descarriado. Por eso, es posible que cuandonos sentimos apartados de Él se deba a que no hemosabierto el corazón a Su amor y Su perdón. De modo queno debiéramos dejar que el remordimiento que senti-mos a causa de nuestros errores y pecados nos abru-me; basta con que nos arrepintamos, pidamos perdóny lo aceptemos1.Con que emprendamos camino hacia Dios, con quenos volvamos hacia Él y busquemos la vía de regreso acasa, el Padre saldrá corriendo a nuestro encuentro, lle-no de amor, y nos recibirá con los brazos abiertos2.D. B. B.Nadie puede entender plenamente la salvación. Poreso dijo Jesús que había que ser como un niño y acep-tarla sin más por fe. ¿Acaso entiende un recién nacidoel cariño de su madre? ¿Entiende un pequeñín el amorde su padre? No. Simplemente lo percibe y lo acepta.Aun antes de entender el lenguaje hablado, entiende elamor. Percibe el amor de sus padres, lo ve manifestadoen sus acciones y confía en ellos. Análogamente, nohace falta un conocimiento profundo sobre Dios, Suinefable amor y Su salvación por medio de Jesús. Loúnico que hay que hacer es aceptarlo.D. B. B.Se puede aceptar lo que ha hecho Cristo sin enten-derlo a fondo; es más, uno desde luego no lo entiende afondo hasta que lo acepta.C. S. Lewiss_GodsGifts.p65 10/25/2002, 4:24 PM24
    • La luz se abre paso(Al momento de vivir esta experiencia, VirginiaBrandt Berg era una inválida desahuciada. Paralíticade la cintura para abajo, llevaba casi cinco años con-finada a su lecho. Sufría graves trastornos respirato-rios y cardíacos que ponían en riesgo su vida. Paracolmo, una larga serie de intervenciones quirúrgicasfallidas con miras a restablecerle el uso de las pier-nas le habían dejado diversas secuelas. Su estado sehabía ido deteriorando de forma inexorable hasta queterminó pesando 35 kilos.)Una noche, a solas en mi lecho, me vinieron de gol-pe unas ansias incontenibles de clamar pidiendo ayudaa algún poder invisible. No podía levantar la voz porencima de un susurro, así que con gran fervor rogué envoz baja: «Si existe alguna posibilidad de que en algunaparte haya un Dios, revélate a mí. Si estás ahí, mani-fiéstate». Fue como si una fuerza trascendente me im-pulsara a clamar una y otra vez. De modo que invoquérepetidamente: «Si estás ahí, te ruego, te imploro quepor piedad te me reveles».Me vino entonces lo que interpreté como una res-puesta a mi súplica: un convencimiento de que habíapecado. Me sentí la mayor de las pecadoras. Eso de porsí era algo extraño en mí, ya que siempre había tenidoun concepto bastante elevado de mi bondad y honra-dez. Había tenido un comportamiento bastante moral,lo cual me enorgullecía. Estaba muy satisfecha de mímisma. De repente fue como si se me hubieran abiertolos ojos y por primera vez en la vida me viera a mímisma en el verdadero estado en que me encontraba.De pronto mis buenas obras perdieron su valor. El pesode mis pecados y de mi egocentrismo fue haciéndosecada vez mayor hasta que no pude más. Al cabo, co-mencé a sollozar.Por más que quisiera, me sería de todo punto impo-s_GodsGifts.p65 10/25/2002, 4:24 PM25
    • 1Juan 9:25. 21 Reyes 19:12.32 Timoteo 1:12. 42 Corintios 5:17.sible describir lo que me sucedió interiormente en aquelmomento. Volver a nacer es algo misterioso y sobrena-tural, obra del Señor mismo. No puedo explicar cómo lohizo, ¡pero me transformó por completo el corazón!Aquella noche, sola en mi cama, nací de nuevo. Parecemuy sencillo —casi algo trillado— decir simplemente:«Fui transformada. Volví a nacer». Sin embargo, de in-tentar describirlo en detalle no haría otra cosa que em-pequeñecer los prodigios de Dios y la milagrosa trans-formación que se operó en mí aquella noche. No puedosino declarar lo mismo que el ciego a quien Jesús sanó:«Una cosa sé, que habiendo sido ciego, ahora veo»1.Ya no estaba sola, pues percibía la presencia del Se-ñor en aquella habitación tan patentemente como si unfamiliar hubiera estado de pie junto a mi cama, y lehablaba con tanta naturalidad como un niño a su pa-dre. Se lo conté todo y tuve la certeza de que me habíaescuchado y comprendido. Lo comprobé porque mi atri-bulada alma se vio invadida por una paz y serenidadindescriptibles. No había visto, oído ni percibido nadacon los sentidos, pero había escuchado el «silbo apaci-ble»2en mi corazón y establecido un contacto tan realcon el Señor que podía afirmar con toda certeza: «Sé aquién he creído, y estoy segura que es poderoso paraguardar mi depósito para aquel día»3. Toda mi incredu-lidad se había desvanecido. Dios en verdad existía, y yoera una «nueva criatura» en Cristo Jesús4. ¡La luz sehabía abierto paso!Tomado de El borde de Su manto,autobiografía de Virginia Brandt Bergs_GodsGifts.p65 10/25/2002, 4:24 PM26
    • 1Juan 3:36.Un beneficio garantizadoNo tienes que preocuparte de que vayas a perder lasalvación, ni esforzarte por conservarla, pues la salva-ción eterna por gracia significa que una vez que uno sesalva, es salvo para siempre. Una vez que se acepta aJesucristo como Salvador, ya está todo hecho: uno seconvierte en hijo de Dios salvo. «El que cree en el Hijotiene vida eterna»1. Ese versículo debería bastar paraacabar con nuestras preocupaciones. Tenemos vida eter-na en este preciso instante, y es imposible que la perda-mos.Además, nuestros esfuerzos resultan igual de inúti-les para obtener la salvación que para conservarla. Pesea nuestras imperfecciones y a que inevitablemente co-meteremos errores, Dios nos salvará. Una vez que acep-tamos a Jesús, a los ojos de Dios quedamos totalmen-te purificados. El sacrificio de Cristo en el calvario nosredime. A partir de ese momento somos salvos; Dios loprometió, y la Palabra de Dios es veraz. Él no puedefaltar a ella.La salvación es eterna. Una vez que Él nos la da, nonos la quita. ¡Es nuestra!D. B. B.El mensaje del Diablo siempre ha sido: «¡Sálvate a timismo! Eres tu propio dios, tu propio salvador. ¿Paraqué depender de otro?» Por el contrario, el mensaje deDios es: «Solamente Yo puedo salvarte. Adórame a Mí».Dios no salva a quienes creen poder hacerlo por su cuen-ta, sino a los pecadores que se saben incapaces.D. B. B.s_GodsGifts.p65 10/25/2002, 4:24 PM27
    • 281Mateo 3:11. 2Lucas 24:49.¡Recárgate!No podemos ser todo lo que Dios quiere queseamos sin Sus fuerzas, las cuales Él nosinfunde mediante el Espíritu Santo.«Yo a la verdad os bautizo en agua para arre-pentimiento —dijo Juan el Bautista a quienes acu-dían a él en busca de la verdad y la reconciliacióncon Dios—; pero [Jesús] os bautizará en EspírituSanto»1. Más tarde Jesús prometió a Sus seguido-res que les enviaría «la promesa del Padre» paraque fueran «investidos de poder desde lo alto»2. Elrelato de cómo recibieron el Espíritu Santo pocodespués puede leerse en el capítulo dos de losHechos de los Apóstoles.Si has aceptado la salvación que te ofrece Je-sús y has «nacido de nuevo del Espíritu», ya hasrecibido una porción del poder del Espíritu Santo.Pero eso no significa que te hayas bautizado con élen toda su magnitud. Por lo general, esa es unaexperiencia aparte y posterior.La palabra bautizar que aparece en el Nuevos_GodsGifts.p65 10/25/2002, 4:24 PM28
    • 29Testamento se deriva del griego baptizo, que sig-nifica cubrir o sumergir por completo. De modo queser «bautizado en Espíritu Santo» significa llenar-se hasta rebosar del Espíritu de Dios.Un vaso de agua constituye una buena ilus-tración. Se puede afirmar que es un vaso de aguasi contiene al menos una pequeña cantidad de lí-quido. No tiene por qué estar lleno para conside-rarlo un vaso de agua. Muchos cristianos se ase-mejan a vasos que contienen un poco de agua, unaporción del Espíritu de Dios. En cambio, los quehan sido bautizados con el Espíritu Santo son com-parables a vasos llenos hasta rebosar. El bautismodel Espíritu Santo supone llenarse de poder de loalto hasta el punto de que uno no pueda contener-lo.¡RECÁRGATE!s_GodsGifts.p65 10/25/2002, 4:24 PM29
    • 301Juan 4:24; 1 Juan 4:8.Preguntas frecuentes entorno al Espíritu Santo¿Qué efectos produce?Nos capacita para amar. El bautismo del Espí-ritu Santo es un bautismo de amor. Dios es el Espí-ritu mismo del amor1, de modo que cuando Él nosbautiza con Su Espíritu Santo, vierte Su amor so-bre nosotros de tal forma que nos llena de arribaabajo, y sigue derramando hasta que no podemoscontenerlo. Su amor brota a raudales de nuestrocorazón y se vuelca sobre los demás. No pode-mos evitar compartir el amor y la felicidad queDios nos ha concedido de modo que otros tam-bién lleguen a conocerlo y a experimentar eseamor.Potencia nuestras oraciones. No es imprescin-dible contar con el Espíritu Santo para orar y sers_GodsGifts.p65 10/25/2002, 4:24 PM30
    • 311Romanos 8:26-27. 2Juan 14:26. 3Juan 16:12-13.escuchado por Dios, pero el Espíritu amplifica yencauza nuestras plegarias, las potencia por así de-cirlo, con el fin de que lleguen a destino con clari-dad y fuerza.Además, nuestras oraciones surten mayorefecto, pues aun cuando no sabemos por qué re-zar o cómo hacerlo, el Espíritu Santo sí lo sabe. Co-noce exactamente los designios y objetivos de Diosen cada situación, el máximo bien que Él quiereconseguir. Cuando oramos, el Espíritu Santo pue-de, en efecto, hablar a través de nosotros para ob-tener los resultados óptimos. «El Espíritu nos ayu-da en nuestra debilidad; pues qué hemos de pedircomo conviene, no lo sabemos, pero el Espíritumismo intercede por nosotros. [...] Mas el que es-cudriña los corazones sabe cuál es la intención delEspíritu, porque conforme a la voluntad de Dios[el Espíritu] intercede por los santos»1.Nos faculta para sintonizarnos con mayor pre-cisión. Poco antes de ser crucificado Jesús prome-tió a Sus discípulos que les enviaría un Consola-dor, el Espíritu Santo, para fortalecerlos, imbuir-los de poder, conducirlos y guiarlos en su vida es-piritual y relación con Él. «El Consolador, el Espíri-tu Santo, a quien el Padre enviará en Mi nombre, Élos enseñará todas las cosas, y os recordará todo loque Yo os he dicho»2. En otro pasaje Jesús se refie-re al Espíritu Santo como el Espíritu mismo de laverdad: «Aún tengo muchas cosas que deciros,pero ahora no las podéis sobrellevar. Pero cuandovenga el Espíritu de verdad, Él os guiará a toda laverdad, [...] y os hará saber las cosas que habránde venir»3.PREGUNTAS FRECUENTES EN TORNO AL ESPÍRITU SANTOs_GodsGifts.p65 10/25/2002, 4:24 PM31
    • LOS DONES DE DIOS 321Tito 3:5. 2Hechos 1:3; 13:29-32; 1 Corintios 15:3-8.3Hechos 1:8.Nos ayuda a efectuar cambios positivos ennuestra vida. Los libros de autoayuda, la determi-nación y la fuerza de voluntad no bastan. Lo querealmente necesitamos para que se obren cam-bios positivos en nuestra vida es la ayuda de Dios.Aunque por ti mismo logres cambiar superficial-mente en algunos aspectos, para efectuar cambiosduraderos y de fondo es preciso el poder regene-rador del Espíritu Santo. «Nos salvó, no por obrasde justicia que nosotros hubiéramos hecho, sinopor Su misericordia, por el lavamiento de la rege-neración y por la renovación en el Espíritu San-to»1. Algunos cambios son instantáneos; otros lle-van tiempo. Pero tarde o temprano, con un pocode colaboración nuestra y la intervención de SuEspíritu, Dios obrará lo que para nosotros es im-posible: ¡una transformación interior!Nos confiere atrevimiento y elocuencia paratransmitir la Buena Nueva. Probablemente lo másimportante es que el Espíritu Santo nos inviste depoder para dar testimonio, para manifestar el amorde Dios y hablar a otros de Jesús. En los cuarentadías posteriores a Su resurrección, Jesús se apare-ció en diversas oportunidades a Sus discípulos paraenseñarles «acerca del reino de Dios»2. Cuando sereunió con ellos por última vez para darles a cono-cer la misión que tendrían en la Tierra, les prome-tió: «Recibiréis poder, cuando haya venido sobrevosotros el Espíritu Santo, y me seréis testigos [...]hasta lo último de la Tierra»3. A Sus seguidores ac-tuales les encarga la misma misión y les promete elmismo poder del Espíritu Santo para acometerla.s_GodsGifts.p65 10/25/2002, 4:24 PM32
    • 1Mateo 5:16. 2Hechos 2. 32 Corintios 4:7.¡Respira hondo!Lo mismo que la llama de una vela, nuestro cuerpotiene que consumir oxígeno constantemente para man-tenerse con vida. Es un principio biológico natural queilustra a la vez una importante verdad espiritual: Si que-remos seguir alumbrando con fuerza para el Señor1, ne-cesitamos un suministro constante del Espíritu Santo.El Espíritu Santo es nuestra reserva de oxígeno espiri-tual, el aire mismo que respiramos para mantenernosvivos espiritualmente. La palabra hebrea que se empleaa lo largo del Antiguo Testamento para decir espíritu esruach, que también significa aire o aliento; y la palabragriega pneuma, traducida en el Nuevo Testamento porespíritu, tiene igual significado. Tenemos que respiraren todo momento el oxígeno del Espíritu. De lo contra-rio nos morimos, nos sofocamos espiritualmente.No basta con comer para mantenerse vivo; es nece-sario también el aire para asimilar los alimentos y sacarenergía de ellos. De igual modo, el alimento espiritualde la Palabra de Dios no basta por sí solo. Es preciso elaire, el oxígeno del Espíritu que actúe de oxidante y nosproporcione poder y energías espirituales. No basta conlo uno ni con lo otro. Ambos son necesarios.D. B. B.Una transformaciónLa noche en que detuvieron a Jesús, el apóstol Pedrotuvo tanto miedo que en tres ocasiones negó conocerlo.Sin embargo, poco después de ser investido con el Espí-ritu Santo, repentinamente se convirtió en un hombrevaliente que predicaba a las multitudes con gran atrevi-miento2. La transformación de Pedro demostró que nadaque lograse se debía a ninguna grandeza de su persona-lidad, sino al poder de Cristo que obraba en él. «Tene-mos este tesoro en vasos de barro, para que la excelen-cia del poder sea de Dios, y no de nosotros»3.D. B. B.s_GodsGifts.p65 10/25/2002, 4:24 PM33
    • LOS DONES DE DIOS 341Gálatas 5:25.Si eres tímido para exponer tu fe a los demás,te alegrará saber que una de las principales fun-ciones que cumple el Espíritu Santo es darte arro-jo y atrevimiento para hablar a los demás de Jesúsy de Su amor. Aunque no llegues a ser un fogosoevangelizador —muy pocos cristianos lo son—, Élpuede ayudarte a lograr lo mismo o mucho máshablando personalmente con la gente. El podertransformador del Espíritu de Dios te ayudará asuperar la timidez y la preocupación por el qué di-rán. Así podrás transmitir con más desenvolturael mensaje del amor y la salvación que brinda elSeñor.Nos habilita para desempeñar una mejor la-bor. Sea cual sea la misión que el Señor te enco-miende —o la vocación o llamamiento que ten-gas—, el Espíritu Santo te ayudará a desempeñar-la mejor. Aunque no tengas disposición para reali-zar determinado cometido o carezcas de experien-cia en tal o cual campo, si el Señor quiere que ha-gas cierta tarea, el Espíritu Santo te capacitará yobrará por medio de ti. Ese poder con que nos agra-cia Dios se denomina a veces unción o ungimien-to, evocando ciertas referencias del Antiguo Testa-mento en las que los profetas ungían con aceitesagrado a reyes, sacerdotes y otras personas parasimbolizar que habían sido elegidos por Dios.A medida que aprendas a «andar por el Espí-ritu»1, este incluso te ayudará en tus actividadesseculares, tu interacción con tus compañeros detrabajo y tus amistades, y todo lo que entraña lavida diaria.s_GodsGifts.p65 10/25/2002, 4:24 PM34
    • 351Joel 2:28-29. 2Lucas 11:10,13.¿Quién puede acceder a él?Si has aceptado a Jesús como Salvador, pue-des pedir el bautismo del Espíritu Santo cuandoquieras.Antes de la época de Cristo, Dios concedía SuEspíritu únicamente a ciertos profetas, reyes y di-rigentes que lo necesitaban para cumplir con suvocación. Sin embargo, en la actualidad el EspírituSanto se concede a todos los creyentes. «Despuésde esto [de la venida de Jesús] derramaré Mi Espí-ritu sobre toda carne. [...] También sobre los sier-vos y sobre las siervas derramaré Mi Espíritu enaquellos días»1.Desde el día de Pentecostés, en que Sus pri-meros seguidores fueron investidos del EspírituSanto, el Señor ofrece a todo cristiano la posibili-dad de tener un vínculo y una relación personalcon el Espíritu de Dios. Hoy en día, cualquier cris-tiano puede obtener una mayor medida de asis-tencia y provisión divinas por medio de la comu-nicación y el poder del Espíritu Santo.¿Cómo sé si he recibido el Espíritu Santo?¿Cómo sabes si te has imbuido del EspírituSanto? ¡Es muy sencillo! Si lo has pedido, lo hasrecibido. Jesús dijo: «Todo aquel que pide, recibe;y el que busca, halla; y al que llama, se le abrirá.Pues si vosotros [...] sabéis dar buenas dádivas avuestros hijos, ¿cuánto más vuestro Padre celes-tial dará el Espíritu Santo a los que se lo pidan?»2A veces, cuando alguien reza para llenarse delEspíritu, no percibe nada diferente con los senti-PREGUNTAS FRECUENTES EN TORNO AL ESPÍRITU SANTOs_GodsGifts.p65 10/25/2002, 4:24 PM35
    • LOS DONES DE DIOS 36dos naturales ni recibe ninguna señal sobrenatu-ral en ese preciso momento. Ello puede ocasio-narle una decepción. En realidad no tiene impor-tancia que percibas o no con los sentidos la pre-sencia y el poder del Espíritu Santo. Ten la seguri-dad de que lo tienes, porque Jesús prometió otor-gártelo.Lo mismo sucede con la salvación. ¿Cómo sesabe que se es salvo? No tiene nada que ver conlas sensaciones que se tengan al momento de ha-cer la oración; no es por fe en sensaciones o expe-riencias; es por la fe en la Palabra de Dios, en laspromesas que Él nos ha hecho.Una vez que uno se llena del Espíritu, ¿lo tienepara siempre?El bautismo o influjo del Espíritu Santo es unaexperiencia única, al igual que la salvación. Unavez que uno se bautiza con el Espíritu Santo, notiene que repetir la experiencia. No obstante, lamedida en que uno siga lleno del Espíritu Santo endeterminado momento después de esa experien-cia inicial dependerá más que nada de su obedien-cia y sumisión al Señor. ¿Tratas sinceramente deaveriguar y cumplir la voluntad de Dios, de ser yhacer todo lo que Él quiere que seas y hagas? Ental caso, tendrás una abundante porción del Espí-ritu y de su poder. En cambio, si te empeñas enseguir tu propio camino o te conformas con esfor-zarte sin la ayuda de Dios, descubrirás que tu por-ción del Espíritu será escasa. El Señor no puedellenarte si no das cabida al Espíritu por estar muylleno de ti mismo. Tampoco puede llenarte si no tedetienes por unos momentos y das tiempo al Se-s_GodsGifts.p65 10/25/2002, 4:24 PM36
    • 37ñor para que vierta Su Espíritu dentro de ti. Es pre-ciso que pases tiempo con Él orando y leyendo SuPalabra.Puedes y debes llenarte del Espíritu Santo to-dos los días. Puedes hacerlo en cualquier momen-to. No tienes más que conectarte a Él obedeciendolo que el Señor quiera que hagas, estrechando turelación con Él por medio de la oración, la alaban-za o la lectura de Su Palabra, o pidiéndole una do-sis mayor del Espíritu Santo. Si has hecho todo loposible por mantenerte en estrecha comunión conÉl, te imbuirá de Su Espíritu.PREGUNTAS FRECUENTES EN TORNO AL ESPÍRITU SANTOs_GodsGifts.p65 10/25/2002, 4:24 PM37
    • ¿Has recibido el poder rebosante del Espíritu de Dios?Si no, puedes hacerlo ahora mismo. No tienes más quepedirlo. No puedes ganártelo o merecértelo, del mismomodo que no puedes ganarte la Salvación ni hacertedigno de ella. Es un regalo. No tienes más que pedirlo yrecibirlo haciendo una sencilla oración como la que pre-sentamos a continuación:Jesús, soy consciente de que necesito una mayorporción de Tu amor y de Tu poder. Te ruego, pues, queme llenes de Tu Espíritu Santo en este momento. Con-cédeme los dones de Tu Espíritu y ayúdame a em-plearlos para amar más al prójimo y dar un testimoniomás convincente de Tu amor. Ayúdame a cultivar unarelación más estrecha contigo, y a comprender mejorTu Palabra y ponerla en práctica. Amén.Mejor que cuando estaba presenteMientras Jesús estaba físicamente con Sus discípu-los, ellos sabían que los amaba, y ellos lo amaban a Él.Disfrutaban de Su presencia y de Su voz tranquilizado-ra. Sin embargo, en realidad no lo conocían como ha-brían de conocerlo después espiritualmente. Pero cuan-do se cumplió la promesa del Espíritu Santo el día dePentecostés, descubrieron que aunque el cuerpo de Je-sús ya no estuviera presente, Su Espíritu estaba conellos en mayor medida que nunca; y no solo con ellos,sino en ellos.Al igual que aquellos primeros discípulos, si has sidolleno del Espíritu puedes tener una relación más estre-cha con Jesús y entender Su verdad mejor que elloscuando estaban con Él físicamente y lo veían obrar mi-lagros, porque tienes Su poder y Su Espíritu dentro de ti.D. B. B.s_GodsGifts.p65 10/25/2002, 4:24 PM38
    • El aceite del Espíritu SantoPrácticamente no hay mecanismo en este mundo quefuncione bien sin algún tipo de aceite o lubricación. Cuan-do hay partes móviles cuyas superficies rozan, inevita-blemente se produce fricción. A su vez, esta genera ca-lor; y el calor, fuego, que a la larga funde las piezas dela máquina. En cambio, cuando un mecanismo que re-china se lubrica con aceite, las piezas funcionan suavey silenciosamente.Al igual que la maquinaria, nuestro espíritu necesitalimpieza y lubricación. Si no tuviéramos el aceite delEspíritu, nos oxidaríamos y descompondríamos, o nosrecalentaríamos por la fricción. Sin el debido manteni-miento y lubricación, al poco tiempo no produciríamosningún movimiento útil ni serviríamos para nada, y Diosnos tiraría a la basura.Gracias a Dios, el aceite de Su Espíritu lo lubricatodo: nuestra cabeza, nuestro corazón, nuestro espíri-tu, nuestra lengua y aun nuestros pies, para que poda-mos ir a predicar el Evangelio. Él nos vierte encima elEspíritu Santo, nos llena de arriba abajo y baña con éltodo nuestro ser.D. B. B.El Espíritu Santo nos consuelaEl divino Espíritu de amor nos consuela. Como unamadre que trata a su recién nacido con ternura y delica-deza, el Espíritu Santo se cierne sobre todo hijo de Dios,consolándolo, sanándolo, nutriéndolo y velando por él.Nos ama, alivia nuestras angustias, disipa nuestros te-mores, enjuga nuestras lágrimas, acaricia nuestro ceñofruncido por las preocupaciones y nos da reposo en Suamor.D. B. Bs_GodsGifts.p65 10/25/2002, 4:24 PM39
    • 40Los dones del EspírituAdemás de dotarnos de poder para testifi-car, darnos un mayor amor por el prójimoy potenciar nuestra comprensión de la Pa-labra de Dios, el Espíritu Santo nos permite acce-der también a lo que la Biblia denomina dones delEspíritu. De estos, el apóstol Pablo escribió: «Haydiversidad de dones, pero el Espíritu [Santo] es elmismo. Y hay diversidad de ministerios, pero elSeñor es el mismo. Y hay diversidad de operacio-nes, pero Dios, que hace todas las cosas en todos,es el mismo. Pero a cada uno le es dada la mani-festación del Espíritu para provecho. Porque a éstees dada por el Espíritu palabra de sabiduría; a otro,palabra de ciencia según el mismo Espíritu; a otro,fe por el mismo Espíritu; y a otro, dones de sanida-des por el mismo Espíritu. A otro, el hacer mila-gros; a otro, profecía; a otro, discernimiento deespíritus; a otro, diversos géneros de lenguas; y aotro, interpretación de lenguas. Pero todas estascosas las hace uno y el mismo Espíritu, repartien-s_GodsGifts.p65 10/25/2002, 4:24 PM40
    • 4111 Corintios 12:4-11. 2Santiago 3:17.do a cada uno en particular como Él quiere»1.Los dones menos evidentes: sabiduría, cienciay discernimiento¿En qué consiste ese don particular de sabi-duría al que se refiere Pablo en el pasaje anterior?Consiste en saber juzgar acertadamente aplican-do la Palabra de Dios, fuente de la auténtica sabi-duría. Es saber emplear los conocimientos que te-nemos de Dios.El don espiritual de ciencia trasciende con cre-ces el conocimiento científico mental. Implica per-cibir el corazón y la mente de Dios. Es lo que sellama ciencia infusa: se saben cosas que de otromodo se ignorarían, porque Él nos las revela pormedio de Su Espíritu.El discernimiento es agudeza o perspicacia enel juicio. Discernir es distinguir una cosa de otra,en particular en lo relativo a las actitudes del áni-mo, a percibir el espíritu y los móviles de lo quehacen o dicen los demás.Estos tres dones son en gran medida imper-ceptibles. No pueden percibirse mediante ningu-no de los cinco sentidos, ¡pero vaya si hacen dife-rencia en nuestras relaciones con los demás y enla resolución de conflictos y problemas! «La sabi-duría que es de lo alto es primeramente pura, des-pués pacífica, amable, benigna, llena de misericor-dia y de buenos frutos, sin incertidumbre ni hipo-cresía»2.LOS DONES DEL ESPÍRITUs_GodsGifts.p65 10/25/2002, 4:24 PM41
    • LOS DONES DE DIOS 421Mateo 17:20. 2Mateo 12:15.El don irrefrenable: la fe«Si tuviereis fe como un grano de mostaza, di-réis a este monte: Pásate de aquí allá, y se pasará;y nada os será imposible»1.A todo hijo de Dios nacido de nuevo se le otor-ga una medida de fe. Paralelamente, la fe de cual-quier cristiano se incrementa al leer, asimilar y apli-car la Palabra de Dios. Sin embargo, tener una feparticularmente grande para ciertas cosas es undon del Espíritu Santo.Fijémonos por ejemplo en George Müller(1805–1898): Él tenía gran fe en que Dios provee-ría económicamente para la obra en que se pro-ponía servirle. Fundó cinco hogares para huérfa-nos en Bristol (Inglaterra), y a lo largo de su vidaalbergó a casi 10.000 huérfanos a un costo que hoyen día equivaldría a muchos millones de dólares.Todo ese dinero le fue donado en respuesta a susoraciones. ¡En ello vemos manifestado claramen-te el don de la fe!Muchos otros que recibieron el don de la fe yque de otro modo habrían sido personas comu-nes y corrientes acometieron grandes cosas parael Señor, ya fuera como misioneros o transfor-mando el entorno en que se desenvolvían.El don regenerador: la sanidad«Le siguió [a Jesús] mucha gente, y sanaba atodos»2, inclusive a muchos considerados incura-bles por los médicos de su época y de la nuestra.Al tocarlos Él, los cojos caminaban, los sordos oían,los ciegos veían, y los leprosos y dementes erans_GodsGifts.p65 10/25/2002, 4:24 PM42
    • 1Romanos 10:17.La Palabra es el cimiento de la feAsí como un edificio firme no puede carecer de ci-mientos, tampoco puede haber fe sin la Palabra, todavez que aquella se edifica sobre la Palabra de Dios. Demodo que si te sientes débil en fe, hay un remedio muysencillo: la Palabra de Dios la fortalecerá.La fe nos viene y crece por efecto de la Palabra deDios.1Al leer y estudiar a conciencia la Palabra, medi-tar en ella e incluso aprender de memoria porciones deella, cada frase te inspirará fe, la cual ser irá consoli-dando e incrementando. Llénate los pensamientos y elcorazón de conceptos e ideas positivos, alentadores,provenientes de la Palabra, que te fortalezcan y edifi-quen la fe, y al poco tiempo quedarás asombrado de lamedida de fe que tienes: Una fe verdadera, que soportacualquier prueba, que perdura y obra milagros, edifica-da sobre la roca firme de la verdad de Dios.D. B. B.La fe no se forja; es un don. Sin embargo, solo seobtiene leyendo y estudiando la Palabra.Martín Luteros_GodsGifts.p65 10/25/2002, 4:24 PM43
    • LOS DONES DE DIOS 441Marcos 16:17,18. 2Santiago 5:15-16 (BJ). 3Hebreos 13:8.sanados instantáneamente. Lo que resulta aúnmás sorprendente es que Jesús prometió a Sus se-guidores poder para hacer lo mismo. «Estas seña-les seguirán a los que creen: En Mi nombre [...] so-bre los enfermos pondrán sus manos, y sanarán»1.«La oración de la fe salvará al enfermo, y el Señorhará que se levante. Orad los unos por los otros,para que seáis curados. La oración ferviente deljusto tiene mucho poder»2.«Jesucristo es el mismo, ayer, y hoy, y por lossiglos»3. Por tanto, Sus promesas de curación si-guen vigentes en la actualidad. Él es tan capaz desanar cuerpos enfermos hoy en día como lo fuedurante Su misión en la tierra. Si tienes a Jesús, eseestupendo don está a tu alcance.El don espectacular: los milagrosLa palabra milagro procede del latín miracu-lum, que a su vez viene de mirari, que significaadmirar, maravillarse. Un milagro es un fenóme-no que capta la atención. Jesús obró numerososmilagros en el curso de Su ministerio en la Tierra,los cuales casi siempre congregaban una multitud,a la que luego impartía alguna verdad espiritualimportante. Los milagros no eran en realidad elacontecimiento más importante; lo fundamentalen realidad eran las palabras que les transmitía Je-sús. Los milagros beneficiaron apenas a unos po-cos, mientras que Sus sermones ayudaron a cuan-tos los escucharon, ¡y a millones de personas des-de entonces!Jesús hizo lo mismo por medio de Sus prime-ros seguidores. Tomemos por ejemplo la curacións_GodsGifts.p65 10/25/2002, 4:24 PM44
    • 451Hechos 3:todo; 4:1-4.milagrosa que obró por medio de Pedro y Juan, lacual consta en el tercer capítulo del libro de los He-chos: «No tengo plata ni oro, pero lo que tengo tedoy —dijo Pedro a un cojo en la puerta del tem-plo—; en el nombre de Jesucristo de Nazaret, le-vántate y anda». Habiendo pronunciado aquellaspalabras, Pedro ayudó al cojo a incorporarse. Estefue sanado al instante y entró al templo «andando,saltando y alabando a Dios». Dado que aquel hom-bre se sentaba todos los días a la puerta del tem-plo, prácticamente toda la población lo conocía ysabía que era cojo de nacimiento. Tras obrar Pe-dro aquel milagro, se congregaron numerosos cu-riosos, y él predicó a Jesús. A consecuencia de ello,5.000 personas se convirtieron aquel día1.Otro caso en que el Señor se valió de un mila-gro para convencer a alguien del poder de Dios yllevarlo a creer en Él fue el del procónsul (gober-nador) de Chipre, que al enterarse de la misión delapóstol Pablo lo mandó llamar para que le expli-cara en qué consistía el cristianismo. Cuando unode los asesores del procónsul, un mago llamadoElimas, intentó poner a este en contra de Pablo, laBiblia dice que «Pablo, lleno del Espíritu Santo, fi-jando en [Elimas] los ojos, dijo: “¡Oh, lleno de todoengaño y de toda maldad, hijo del Diablo, enemi-go de toda justicia! ¿No cesarás de trastornar loscaminos rectos del Señor? Ahora, pues, he aquí lamano del Señor está contra ti, y serás ciego, y noverás el sol por algún tiempo”. E inmediatamentecayeron sobre [Elimas] oscuridad y tinieblas; yandando alrededor, buscaba quien le condujesede la mano. Entonces el procónsul, viendo lo quehabía sucedido, creyó, maravillado de la doctrinaLOS DONES DEL ESPÍRITUs_GodsGifts.p65 10/25/2002, 4:24 PM45
    • LOS DONES DE DIOS 461Hechos 13:9-12. 2Juan 14:12. 31 Corintios 14:1.del Señor»1.Jesús aún obra portentos hoy en día para Susseguidores y por medio de ellos. Es más, promete:«El que en Mí cree, las obras que Yo hago, él lashará también; y aún mayores hará, porque Yo voyal Padre»2.El don orientador: las profecíasGracias al don de profecía, los cristianos po-demos recibir mensajes directos del Señor. Él sesirve de estos mensajes para transmitirnos amor,aliento, consuelo, e instrucciones y consejos a lamedida exacta de las necesidades que tenemos ode las situaciones en que nos encontramos cadauno. La mayoría de las profecías vienen en formade mensaje verbal que la persona escucha men-talmente y repite en forma oral o consigna por es-crito. Sin embargo, a veces los mensajes proféti-cos llegan por otros medios, por ejemplo en sue-ños o visiones reveladoras que el Espíritu Santoayuda a la persona a interpretar.Por sus múltiples aplicaciones prácticas y susextensos beneficios el don de profecía es tal vez elmás importante de todos los que otorga el Espíri-tu. «Procurad los dones espirituales —dice Pa-blo—, pero sobre todo que profeticéis»3. No soloofrece a los cristianos la posibilidad de averiguarel parecer del Señor sobre una situación determi-nada y acceder a Su divina sabiduría para hallar lasalida a algún laberinto o asunto conflictivo, sinoque además potencia los demás dones del Espíri-tu, sobre todo el de la fe. «La fe viene por el oír las_GodsGifts.p65 10/25/2002, 4:24 PM46
    • Jesús nos habla en cualquier momento y lugar. Bas-ta con que creamos.Escuchar al Señor es nuestro alimento espiritual.La energía siempre está activada, el mensaje estásiempre ahí. El Espíritu de Dios es como una emisoraque transmite su señal de forma permanente. No tene-mos más que encender el interruptor y sintonizarnos.Basta con crear un vacío y abrir la boca con verdaderaexpectativa, y Él nos la llena.D. B. B.s_GodsGifts.p65 10/25/2002, 4:24 PM47
    • LOS DONES DE DIOS 481Romanos 10:17. 2Joel 2:28.31 Corintios 13:1. 4Hechos 2:1-11.Palabra de Dios»1. Ese versículo no se aplica sola-mente a la Palabra escrita —la Biblia—, sino tam-bién a las que nos comunica hoy en día. Se puedeemplear el don de profecía en privado o en com-pañía de otras personas.Este don trae aparejada una promesa singu-lar: «Después de esto [de la venida del Mesías] de-rramaré Mi Espíritu sobre toda carne, y profetiza-rán vuestros hijos y vuestras hijas»2. En el AntiguoTestamento, Dios hablaba únicamente a unos po-cos dirigentes y portavoces; pero desde la venidade Cristo, este singular don está al alcance de to-dos Sus hijos, tú entre ellos.(En el librito Escucha palabras del Cielo, de lacolección Actívate, encontrarás explicaciones másdetalladas sobre el don de profecía, cómo accedera él y emplearlo, y los beneficios que reporta.)El don edificante: las lenguasEl don de lenguas es la facilidad para hablaruno o más idiomas que no se hayan estudiado, loque el apóstol Pablo denominaba «lenguas huma-nas y angélicas»3. A veces se trata de idiomas te-rrenales —lenguas humanas—, como fue el casodel día de Pentecostés, en que los apóstoles y otrosdiscípulos del círculo más allegado a Jesús fueronllenos del Espíritu Santo y predicaron a las multi-tudes de extranjeros en diversos idiomas que nun-ca habían aprendido4. Sin embargo, lo más fre-cuente es que esas lenguas sean idiomas celestia-les, lenguas angélicas, ininteligibles para quien lashabla y para todos los demás, a no ser que se cuen-s_GodsGifts.p65 10/25/2002, 4:24 PM48
    • 4911 Corintios 14:4. 2Romanos 8:26.te con el don de interpretación.Las lenguas principalmente nos animan, ins-piran y edifican. Aun cuando no entendamos laspalabras que salen de nuestra boca, hablar en len-guas es emocionante y nos eleva el espíritu1.Hablar en lenguas es además una magníficaforma de orar y alabar al Señor. ¿Te ha pasado al-guna vez que sentiste deseos de orar pero no sa-bías que decir? Pues bien, el Espíritu Santo sabeexactamente qué necesitas y por qué debes rezar,y lo hará por intermedio de ti. «El Espíritu nos ayu-da en nuestra debilidad; pues qué hemos de pedircomo conviene, no lo sabemos, pero el Espíritumismo intercede por nosotros»2. Es como si el Es-píritu Santo tomara las riendas de tu lengua y ha-blara por medio de ti.La capacidad de hablar una lengua que nuncase aprendió es sin duda milagrosa. Sin embargo,se trata de uno de los dones más comunes del Es-píritu. Si aún no has recibido este asombroso don,está a tu alcance cuando lo quieras.El don revelador: la interpretación de lenguasA veces el Señor dispone que las lenguas quehablamos sean entendidas únicamente por Él. Sinembargo, en otras ocasiones transmiten mensa-jes que quiere que tú y tal vez otras personas en-tiendan y aprovechen. Para obtener ese beneficio,es preciso que tú o alguno de los presentes sepaninterpretar el mensaje. El Señor sabe con exacti-tud lo que se dice en lenguas, y nos da la interpre-tación si se la pedimos y si es intención Suya queentendamos el mensaje.LOS DONES DEL ESPÍRITUs_GodsGifts.p65 10/25/2002, 4:24 PM49
    • LOS DONES DE DIOS 50El don de interpretación de lenguas es prácti-camente igual que el de profecía. La única diferen-cia es que en un principio el mensaje nos viene delSeñor en una lengua desconocida. A veces la in-terpretación se da como una traducción simultá-nea, frase por frase; en otras ocasiones viene todajunta una vez que ha concluido el mensaje en len-guas. Las lenguas y la interpretación son formasmuy edificantes de escuchar al Señor.s_GodsGifts.p65 10/25/2002, 4:24 PM50
    • 51Preguntas frecuentes entorno a los dones del Espíritu¿Los dones del Espíritu están al alcance decualquiera, o el Señor decide quién recibecuáles y en qué momento?Curiosamente, la respuesta a ambas pregun-tas es afirmativa. A veces el Señor otorga a alguiencierto don sin que se lo pida. Sin embargo, lo másfrecuente es que nos lo conceda en respuesta a unpedido de nuestra parte. El apóstol Pablo explicaque «todas estas cosas las hace uno y el mismoEspíritu, repartiendo a cada uno en particularcomo Él quiere»1. Por otra parte, Pablo nos exhor-ta a «procurar los dones mejores»2. ¿Por qué nosiba a decir que los procurásemos si no fuera inten-ción de Dios que los tuviéramos?El Señor sabe qué dones del Espíritu nos vana aprovechar mejor a nosotros y a quienes nos ro-11 Corintios 12:11. 21 Corintios 12:31.s_GodsGifts.p65 10/25/2002, 4:24 PM51
    • LOS DONES DE DIOS 521Salmo 37:4. 2Mateo 7:7; 9:29. 3Juan 15:7 (NVI).4Salmo 84:11 (NC). 5Malaquías 3:6; Hebreos 13:8.dean; pero también promete que si nos deleita-mos en Él, nos concederá las peticiones de nues-tro corazón1, y que si le hacemos una petición, nosla otorgará conforme a nuestra fe2. Cuando anhe-lamos sinceramente complacer al Señor y emplearSus dones para la gloria del Creador es porque Élmismo nos ha infundido ese deseo. Nuestra vo-luntad y Sus designios coinciden, y en ese caso «pe-dimos lo que queremos, y se nos concede»3. «Noniega los bienes a los que caminan en integridad»4.Si es así, ¿por qué no hay más cristianos quemanifiesten los dones del Espíritu?Es cierto que hoy en día no se ven muchoscristianos que den muestras de tener los dones delEspíritu. Al menos no hay muchos que tengan losmás visibles e innegablemente sobrenaturales,como el de sanidad o el de hacer milagros. Estoobedece a varias razones.En primer lugar, a algunos se los ha convenci-do de que los dones del Espíritu eran privilegio ex-clusivo de los cristianos de la iglesia primitiva y quelos cristianos de la actualidad no podíamos accedera ellos. Eso es lisa y llanamente falso. Así como ensu época Jesús obró portentos por medio de sereshumanos débiles e imperfectos, hoy en día hace lomismo. Dice: «Yo el Señor no cambio», y: «Jesucris-to es el mismo ayer, y hoy, y por los siglos»5.Otros se abstienen de implorar los dones másmanifiestos del Espíritu porque tienen miedo deno ser capaces de obrar milagros o de que la gentepor la que oran no se sane total e instantáneamen-s_GodsGifts.p65 10/25/2002, 4:24 PM52
    • 53 PREGUNTAS FRECUENTES EN TORNO A LOS DONES DEL ESPÍRITUte como en los casos descritos en los Evangelios.No quieren sentirse defraudados ni quedar en ri-dículo. En consecuencia, ni siquiera piden esos do-nes. En realidad adolecen de falta de fe; carecende la fe necesaria para poner a Dios —y ponerseellos mismos— en una situación delicada. Por tan-to, no reciben nada1.Otros probablemente no obtienen los donesque solicitan porque sus móviles no son puros.Quizá se proponen emplearlos con fines egoístas,o jactarse de ellos. Piden y no reciben «porque pi-den mal»2.Pero si un cristiano lleno del Espíritu ora confe e invoca las promesas del Señor con la debidamotivación, y puede afirmar como el apóstol Pa-blo que el amor de Cristo lo constriñe a emplearlos dones de Dios para Su gloria, es decir, para pre-dicar el Evangelio y ayudar a los demás3, Dios leconcederá los dones que desea y «confirmará sumensaje con las señales que lo acompañen», ¡conseñales, prodigios y milagros4!¿Cómo sé si he recibido el don que pedí?Si eres un cristiano nacido de nuevo, lleno delEspíritu Santo, y has pedido al Señor cierto don delEspíritu, puedes contar con él por fe, aunque noveas ninguna manifestación inmediata del mismo.Del mismo modo que sucede con la salvación, conel bautismo del Espíritu o con cualquier otro don,sabes que lo has recibido porque la Palabra deDios lo promete. Él dijo que lo recibirías, y te pue-des fiar de Su Palabra. Dios no miente5.1Santiago 1:6-7. 2Santiago 4:3. 32 Corintios 5:14.4Marcos 16:20 (Edición Pastoral). 5Números 23:19.s_GodsGifts.p65 10/25/2002, 4:24 PM53
    • LOS DONES DE DIOS 54A veces el momento tiene cierta importanciapara el Señor. Él sabe cuál es la ocasion más indi-cada para que empieces a ejercitar un don, y pue-de que espere hasta entonces para que este se ma-nifieste en tu vida. Aun así, cuentas por fe con larespuesta a tu petición. Digamos que el paqueteestá en el correo, pero todavía no lo has recibido.¿Cómo y cuándo he de esperar que semanifieste por primera vez un don?Si pediste un don, ya lo tienes; pero puede ha-ber varios motivos por los que no se manifieste enel acto o tal como esperas o deseas. Cuándo y dequé forma ha de manifestarse cierto don del Espí-ritu en la vida de un hijo de Dios que lo ha pedidoes algo que no se puede predecir ni comprender acabalidad. Forma parte del misterioso designio di-vino para cada persona. Simplemente debemostener fe en que si lo hemos pedido y estamos ha-ciendo la parte que nos corresponde —creer y po-ner en práctica lo que el Señor nos indique—, Él seencargará de que se manifiesten a su debido tiem-po los dones que precisamos.Primeramente, podría ser que tú todavía notengas necesidad de ese don en particular que soli-citas. Algunos dones les hacen falta a todos, al me-nos en cierta medida, como son la fe, la sabiduría yel discernimiento. El de lenguas es también impor-tante para nuestra propia edificación, y el don deprofecía es útil para conocer la voluntad de Dios ypara recibir instrucciones personales y palabras dealiento. Es posible que otros dones —digamos el decuración y el de milagros— no se manifiesten hastaque surja una situación en la que el Señor quieras_GodsGifts.p65 10/25/2002, 4:24 PM54
    • 55 PREGUNTAS FRECUENTES EN TORNO A LOS DONES DEL ESPÍRITUque los emplees y sepa que contribuirán a cumplirSus designios y glorificarlo a Él.En segundo lugar, puede que prefiera que tesirvas de otros dones que te haya concedido. Porejemplo, es posible que no te dé el don de profecíasi prefiere que te valgas más de la Palabra escrita.Y una vez que hayas aprendido a guiarte por la Pa-labra escrita, extraer fuerzas de ella y basar tus de-cisiones en ella, puede que empiece a hablarte di-rectamente por medio de profecías, es decir, de SuPalabra viva.Por último, tu don no se manifestará hasta quecomiences a ejercitarlo. Es preciso que des un pasode fe. Lo mismo que Pedro, tienes que andar sobrelas aguas1. Tienes que poner tu fe en acción. Al ha-cer la parte que te toca, demuestras fe en que elSeñor te dará un mensaje en profecía u obrará unmilagro a través de ti, o hará manifiesto el don quequieras emplear. Invoca Sus promesas de curaciónpara ti o para otra persona que necesite sanarse.Pide al Señor que te dé sabiduría para resolver al-gún problema que afrontes y sigue Sus indicacio-nes. Atrévete a hacer lo que crees que Dios quiereque hagas, y verás que tienes más fe que antes deorar por el don de fe. Aunque inicialmente te parez-ca que has recibido un don minúsculo, se desarro-llará y madurará a medida que lo ejercites.Ahora bien, en caso de que no obtengas re-sultados concretos y empieces más bien a hundir-te en vez de caminar sobre las aguas, no dudes ni tedes por vencido. Vuelve a acudir a la Palabra, a lafuente de la fe. Léela y asimílala, y crecerá tu fe2. ElSeñor no siempre responde a nuestras oracionesenseguida ni de la forma que esperamos, pero eso1Mateo 14:28-29. 2Romanos 10:17.s_GodsGifts.p65 10/25/2002, 4:24 PM55
    • LOS DONES DE DIOS 56no significa que debamos dejar de rezar. Análoga-mente, puede que no siempre obre por medio detus dones espirituales tal y como tú quisieras, peroeso no significa que no los tengas o que debas de-jar de emplearlos. Sigue orando, sigue confiandoen el Señor y cumpliendo con la parte que te co-rresponde, ¡que Él no te defraudará! Cuando leparezca conveniente, obrará a Su manera los re-sultados que a juicio de Él sean más oportunos.Los dones del Espíritu se refuerzan ejercién-dolos, del mismo modo que los músculos del cuer-po se fortalecen a base de ejercicio. Da tiempo aDios y a Su Palabra para que obren, y sigue inten-tándolo. Empápate de Sus promesas e invócalas confe. Cuenta con que obtendrás milagros —o fe, o sa-biduría, o cualquier otro don del Espíritu que preci-ses—, ¡y en el nombre de Jesús los conseguirás!¿Qué hago si necesito cierto don que no poseoo que no me atrevo a emplear?Tal como las diversas partes del cuerpo fun-cionan de forma conjunta para el bien de todo elorganismo, los cristianos —que somos el cuerpode Cristo— debemos ayudarnos poniendo al servi-cio de los demás los dones espirituales que Diosnos ha conferido1. Así pues, si necesitas cierto donque no posees —o si lo tienes pero aún no hasaprendido a usarlo—, basta con acudir a alguien quelo tenga y que sepa emplearlo, y pedirle que lo hagapor ti. Además de recibir prontamente la ayuda quenecesitas, el ver a esa persona ejercitar su don tedará más fe a ti para recibir ese mismo don del Es-píritu o para ejercitarlo en caso de que ya lo tengas.11 Corintios 12.s_GodsGifts.p65 10/25/2002, 4:24 PM56
    • 57 PREGUNTAS FRECUENTES EN TORNO A LOS DONES DEL ESPÍRITUPor ejemplo, si todavía no has adquirido eldon de profecía pero quieres recibir unas palabrasdirectas del Señor con relación a cierto asunto oproblema que encaras, acude a alguien que poseadicho don y pídele que escuche al Señor por ti.¿Cómo se emplea el don de profecía?Cuando pedimos al Señor un mensaje en pro-fecía, debemos creer que en efecto nos hablará yluego aceptar que las primeras palabras que nosvengan a la boca o a la mente provienen de Él. Deahí en adelante, en muchos casos es como haceruna traducción simultánea: el Señor nos habla fra-se por frase. La repetimos, y entonces nos comuni-ca otra; y así sucesivamente hasta que hemos reci-bido todo el mensaje que quiere transmitirnos enese momento. En otras ocasiones, puede que nosepas qué va a decir hasta que oigas las palabras detu propia boca. O puede que oigas el mensaje men-talmente y lo anotes sin decirlo de viva voz. Seacomo sea, el repetir el mensaje que te entrega elSeñor o escribirlo mientras te va viniendo manifies-ta que tienes fe en que Él te está hablando.Para obtener el máximo provecho de lo queel Señor te diga es menester que que lo grabes o loanotes por algún medio a fin de repasarlo después.Procura acostumbrarte a no dejar caer a tierra nin-guna palabra que el Señor te dirija1.Con la práctica se van afianzando todos losdones del Espíritu. En particular es así con el deprofecía. El ejercicio hace maestro al novicio. Cuan-to más tiempo pases en tranquilidad escuchandoal Señor y anotando o grabando Sus mensajes, ma-11 Samuel 3:19.s_GodsGifts.p65 10/25/2002, 4:24 PM57
    • LOS DONES DE DIOS 58yor será tu fe en las profecías y más fácil te resulta-rá profetizar. Cultiva el hábito de escuchar al Se-ñor al menos una vez al día y pedirle mensajes deorientación o ánimo, o soluciones a problemasconcretos que se te presenten a ti o a otros.Es más, puedes escuchar al Señor a lo largodel día y con relación a todo lo que hagas y a cadadecisión que tengas que tomar. Ni siquiera tienesque repetir de viva voz o anotar lo que te diga. Enmuchos casos puede que te encuentres en una si-tuación en la que ello no sería apropiado ni prácti-co; aun así, puedes plantearle tu pregunta al Señoren silencio, o pedirle que confirme tus planes. Pue-de que la respuesta que te dé mentalmente noconste de más que unas pocas palabras o una fra-se; sin embargo, por muy sencilla que sea, así tebeneficiarás de la sabiduría de nuestro ExpertoConsejero en todos tus actos. Además, se afianza-rá tu relación con Él, y en consecuencia tendrásuna medida mayor de Su amor, paz y alegría.¿Cómo se emplea el don de lenguas?Semejantemente a otros dones del Espíritu,una vez que se ha orado por el don de lenguas espreciso ejercitarlo. Es muy simple: pide al Señor quete ponga la mente en blanco y comienza a alabarlosin parar en voz alta. Da rienda suelta a tus pensa-mientos y a tu lengua, y deja que el Espíritu Santo seapodere de ti y hable a través de ti. Puede que sue-ne como un galimatías, o a balbuceo de bebé, so-bre todo al principio; pero el Señor entiende y apre-cia lo que dice el Espíritu por medio de tu boca, ytambién a ti te inspirará y emocionará.s_GodsGifts.p65 10/25/2002, 4:24 PM58
    • 591Mateo 7:17-20; 12:33; Lucas 6:43-45.2Gálatas 5:22-23 (NVI). 3Filipenses 2:13.Los frutos del EspírituSi es cierto lo que dijo Jesús en el sentido deque tanto los árboles como las personas seconocen por el fruto que dan1, ¿qué frutos—qué prueba de la obra del Espíritu Santo— debeexhibir la vida de un cristiano nacido de nuevo ylleno del Espíritu?«El fruto del Espíritu es amor, alegría, paz, pa-ciencia, amabilidad, bondad, fidelidad, manse-dumbre y dominio propio. Contra estas cosas nohay ley»2.Los cristianos no somos perfectos; todos es-tamos en formación. «Dios es el que en vosotrosproduce así el querer como el hacer, por Su buenavoluntad»3. Únicamente el Creador, por medio deSu Espíritu Santo, que tiene el poder de obrar mi-lagros, puede cultivar esas virtudes en nosotros.Sin embargo, en cada caso hay algunas cosas quepodemos hacer para acelerar el proceso.s_GodsGifts.p65 10/25/2002, 4:24 PM59
    • LOS DONES DE DIOS 60El fruto que todo lo abarca: el amor¿En qué medida es importante el amor? Cuan-do le preguntaron a Jesús cuál era el mandamien-to más importante, respondió: «Amarás al Señortu Dios con todo tu corazón, y con toda tu alma, ycon toda tu mente. Este es el primero y grandemandamiento. Y el segundo es semejante: Ama-rás a tu prójimo como a ti mismo. De estos dosmandamientos depende toda la ley y los profe-tas»1. Dicho de otro modo: si eres capaz de haceresas dos cosas —amar a Dios y al prójimo—, lodemás queda resuelto. Los restantes mandamien-tos se formularon con el fin de enseñarnos a hacerel bien y obrar con amor.¿Qué primacía tiene el amor entre los frutosdel Espíritu? El apóstol Pablo concluyó su exposi-ción de los dones del Espíritu2con una exhorta-ción a dar preponderancia al amor3. «Ahora per-manecen la fe, la esperanza y el amor, estos tres;pero el mayor de ellos es el amor»4.El amor debe ser además el sello característi-co del cristiano. Jesús dijo: «En esto conocerán to-dos que sois Mis discípulos, si tuviereis amor losunos con los otros»5. Él ha dispuesto que todo buencristiano refleje el amor que Él le entrega, a fin deque los demás hallen y experimenten ese mismoamor.A primera vista parece muy sencillo, pero na-turalmente no es tan fácil. ¿De dónde saca uno tan-to amor para interesarse por los demás, para en-tregarse con abnegación, para sacrificarse? ¿Dedónde saca amor suficiente para preocuparse porel bienestar de su prójimo tanto como por el pro-1Mateo 22:37-40. 21 Corintios 12. 31 Corintios 13.41 Corintios 13:13. 5Juan 13:35.s_GodsGifts.p65 10/25/2002, 4:24 PM60
    • ¡Que siempre se nos conozca por el amor!¿Cuál fue el último mensaje que Cristo entregó a Susdiscípulos durante la Última Cena, antes de ser deteni-do, llevado a la cárcel, azotado y muerto? «En esto co-nocerán todos que sois Mis discípulos, si tuviereis amorlos unos con los otros»1. Les habló del amor. Les dijoque el amor era lo más importante.Los primeros cristianos pusieron el mundo patas arri-ba con el amor de Dios que habían encontrado en Jesu-cristo. Hasta los gobernadores romanos se maravilla-ban del amor de los cristianos, y decían: «¡Mirad cuán-to se aman estos cristianos!» La forma en que vivíanconvenció a los romanos de que tenían fe en algo real,y los llevó a preguntarse: «¿Quién es ese Cristo y porqué los hace tan felices? Aunque no tienen nada, ¡lotienen todo! ¿Cómo puedo hallar la felicidad que notengo?» Y al cabo de doscientos años, estando todavíaprohibido el cristianismo, uno de cada cinco ciudada-nos del Imperio Romano profesaba la fe cristiana y elmundo había quedado saturado del Evangelio de Jesu-cristo.Un poco de amor es capaz de grandes cosas, muchomayores que las que alcanzamos a soñar siquiera. Bas-ta, pues, con que amemos fielmente al Señor y al próji-mo y demos sin cesar testimonio del amor de Jesucris-to para dejar una honda huella.D. B. B.1Juan 13:35.s_GodsGifts.p65 10/25/2002, 4:24 PM61
    • LOS DONES DE DIOS 621Mateo 22:39; 5:44; Juan 15:13; 1 Juan 3:16.2Lucas 6:38. 3Proverbios 11:25. 4Juan 15:11.pio, o para amar aun a sus enemigos, o sacrificar-se por sus semejantes1? ¡Desde luego que no de símismo! Un amor de esa naturaleza es fruto delEspíritu Santo en nosotros.¿Cómo se obtiene? Si has aceptado a Jesús yrecibido el Espíritu Santo, ya cuentas con una me-dida de ese amor y puedes pedir a Dios que te con-ceda más. No obstante, la mejor forma es dar loque tienes. «Dad, y se os dará; medida buena, apre-tada, remecida y rebosando darán en vuestro re-gazo; porque con la misma medida con que medísos volverán a medir»2. «El alma generosa será pros-perada; y el que saciare, él también será saciado»3.El fruto radiante: la alegríaTodos sabemos lo que es que nuestra vida sevea ensombrecida por graves reveses: enferme-dades, la pérdida de un ser querido, vicisitudeseconómicas. Aun cuestiones triviales como las in-clemencias del tiempo o el tráfico de las horas picoson capaces de abatirnos el ánimo. Pero no tienepor qué ser así. El Espíritu Santo puede darnosfuerzas para remontarnos sobre nuestros proble-mas, por grandes que sean, y brindarnos felicidady alegría a pesar de las circunstancias.El secreto para vivir con el gozo del Señor estomarnos tiempo para llenarnos de la Palabra deDios, de modo que tengamos una reserva de SuEspíritu Santo de la cual extraer fuerzas en mo-mentos difíciles. «Estas cosas os he hablado paraque Mi gozo esté en vosotros y vuestro, gozo seacumplido»4.s_GodsGifts.p65 10/25/2002, 4:24 PM62
    • Si hay algo que los cristianos debemos tener en abun-dancia es alegría. Tenemos muchos más motivos paraestar alegres que nadie. Contamos con el alegre amorde Jesús, que alivia nuestras cargas, elimina nuestraspreocupaciones e incluso hace más llevaderos nuestrospesares. Y aun cuando habla de nuestro servicio a Él,dice que Su yugo es fácil, y ligera Su carga1.D. B. B.Me mostrarás la senda de la vida; en Tu presenciahay plenitud de gozo; delicias a Tu diestra para siem-pre.Salmo 16:11Oh Señor, feliz el pueblo que sabe alabarte con ale-gría y camina alumbrado por Tu luz.Salmo 89:15 (Versión Dios Habla Hoy)¡Feliz el pueblo que tiene todo esto! ¡Feliz el pueblocuyo Dios es el Señor!Salmo 144:15 (Versión Dios Habla Hoy)A quien amáis sin haberle visto, en quien creyendo,aunque ahora no lo veáis, os alegráis con gozo inefabley glorioso.1 Pedro 1:81Salmo 55:22; 1 Pedro 5:7; Isaías 61:1-3; Mateo 11:30.s_GodsGifts.p65 10/25/2002, 4:24 PM63
    • LOS DONES DE DIOS 64Por tanto, si te sientes abatido o descorazo-nado, lo que probablemente necesitas es pasarmás tiempo con Jesús, leyendo y estudiando SuPalabra. ¡Te quedarás asombrado de la diferenciaque hace!También ayuda mucho ponernos a pensar entodas las bendiciones y cosas buenas que el Señornos ha dado y que ha hecho por nosotros. «Todolo que es verdadero, todo lo honesto, todo lo justo,todo lo puro, todo lo amable, todo lo que es debuen nombre; si hay virtud alguna, si algo dignode alabanza, en esto pensad»1.«El gozo del Señor es vuestra fuerza»2.El fruto imperturbable: la pazJesús nos promete paz, una obra más del Es-píritu Santo. «La paz os dejo, Mi paz os doy; Yo noos la doy como el mundo la da. No se turbe vues-tro corazón, ni tenga miedo»3.Así como Jesús calmó el mar tempestuosocuando Sus discípulos pensaban que la barca seiba a hundir y que se ahogarían4, Él es capaz decalmar las tempestades de nuestra vida y darnosuna paz interior que sobrepase todo entendimien-to5.Lo hizo por Pablo y Silas cuando los azotarony encarcelaron. En vez de desesperarse, cantaronalabanzas a Dios, ¡y de un momento a otro fueronmilagrosamente liberados6!También lo hizo por los primeros mártirescristianos, que cantaban jubilosos y loaban a Diosmientras eran quemados vivos y devorados por1Filipenses 4:8. 2Nehemías 8:10. 3Juan 14:27.4Marcos 4:35-41. 5Filipenses 4:7. 6Hechos 16:22-26.s_GodsGifts.p65 10/25/2002, 4:24 PM64
    • 651Proverbios 3:5.LOS FRUTOS DEL ESPÍRITUlos leones. Muchos espectadores sintieron tal en-vidia de la paz sobrenatural que poseían los cris-tianos que también se volvieron creyentes.A medida que aprendas a confiar en el Señorde todo corazón1, descubrirás que también puedeinfundirte a ti perfecta paz, cualesquiera que seanlas circunstancias.El fruto conciliador: la paciencia—Si mi hermano me ofende, ¿cuántas veceshe de perdonarlo? —le preguntó uno a Jesús; y actoseguido aventuró una respuesta—: ¿Siete veces?—No; ¡setenta veces siete! —fue la respuestade Jesús.Dicho de otro modo: nunca debemos dejarde perdonar.¡Eso es amor! Jesús no se refería solamente aperdonar con amor y paciencia a nuestros herma-nos, cónyuges y amigos, sino también a jefes ycompañeros de trabajo dominantes, a subalter-nos intratables, a vecinos molestos… Es decir, atodos.¿Por qué exige el Señor tanto a Sus seguido-res? ¿De qué forma redunda eso en favor de losintereses de Él o de ellos? Una vez más, es tan con-trario a la naturaleza humana que hace que los cris-tianos se distingan del resto de sus congéneres ylos convierte en un testimonio viviente. ¡Tal gradode amor y paciencia solo puede provenir de Dios!¿Acaso no nos ha perdonado Dios a nosotrossetenta veces siete? ¿No nos motiva ello a ofrecerese perdón y misericordia a los demás para queellos también lleguen a conocer al Señor y se aco-s_GodsGifts.p65 10/25/2002, 4:24 PM65
    • LOS DONES DE DIOS 6611 Corintios 13:4. 22 Timoteo 2:24-25.3Mateo 7:12. 4Efesios 4:32.jan a Su perdón?«El amor es sufrido»1. «El siervo del Señor nodebe ser contencioso, sino amable para con todos,apto para enseñar, sufrido; que con mansedum-bre corrija a los que se oponen»2.El fruto irresistible: la amabilidadLa amabilidad es amor en acción, amor tra-ducido a sencillos actos cotidianos. Es considera-ción. Es vivir la regla de oro: haz con los demáscomo quieres que hagan contigo3. Es hacer la vistagorda ante las pifias y flaquezas ajenas. Es tenercorazón compasivo y perdonar a los demás tantocomo nos perdona Dios a nosotros4.La amabilidad engendra buena voluntad.Nuestras palabras amables y gestos de conside-ración manifiestan a los demás que nos parecenimportantes su felicidad y bienestar, y eso los mue-ve a responder de igual manera. La amabilidad esuna de las cosas más difíciles de regalar, porquecasi siempre nos la devuelven. No cuesta nada,pero cuántas cosas se alcanzan con ella. Una son-risa o una palabra amable pueden ser decisivaspara quien está pasando por un día difícil. ¡Un pocode amor llega muy lejos!Todo el mundo entiende el lenguaje de la ama-bilidad. Los cristianos somos embajadores delamor de Dios ante los demás; la amabilidad conque los tratemos les hace notorio el amor y desve-lo de Dios por ellos y contribuye a acercarlos a Él.s_GodsGifts.p65 10/25/2002, 4:24 PM66
    • Paz en medio de la tormentaSe cuenta que una vez se celebró un concurso depintura con el objeto de determinar quién sería capaz deilustrar mejor el concepto de la paz. La mayoría de losartistas pintaron escenas bucólicas de tranquilos díasveraniegos en los que reinaba la quietud y la armonía.Esas sin duda eran expresiones de paz. Pero el cuadroque ganó el certamen ilustraba la paz más difícil delograr. Sobre una rama que se extendía por encima deuna ruidosa catarata se balanceaba un pequeño nidoen el que un diminuto pajarillo cantaba apaciblementea pesar del estruendo de las aguas que caían debajo deél.Esa clase de paz únicamente puede dárnosla el Prín-cipe de la Paz —Jesús— y la certeza de que pase lo quepase, ¡Él velará por nosotros!D. B. B.El seguro ganador¿Qué poder de convicción posee la amabilidad? Con-sidera la siguiente fábula:Una vez el Viento y el Sol tuvieron una conversación.El primero, bullicioso y discutidor, declaraba que era elmás fuerte de los dos. Presintiendo que el encuentropodía desembocar en una amarga reyerta, el Sol hizogala de su sabiduría y benignidad y trató de dejar pasarel asunto. Sin embargo, empecinado, el Viento insistía:—Te demostraré mis fuerzas —exclamó rugiente—.¿Ves ese hombre que viene por allí? Te apuesto lo quequieras a que yo conseguiré antes que tú que se despojede su abrigo.El Sol de un suspiro se escondió tras una nube, y elViento sopló hasta casi desatar un huracán. Pero cuan-to más fuerte soplaba, más se aferraba el hombre a suabrigo para que no se le volara. Por fin el Viento se diopor vencido y amainó.s_GodsGifts.p65 10/25/2002, 4:24 PM67
    • 12 Samuel 11; Salmo 51; 1 Samuel 13:14.2Hechos 9:1-16. 3Lucas 7:36-50; 8:2-3.Salió entonces el Sol de su escondite y sonrió cálida-mente al hombre. Este al rato se secó la frente y sequitó el abrigo.Así el Sol demostró al Viento que la amabilidad y lacalidez son más convincentes que la furia y la fuerza.Santos pecadoresEn muchas ocasiones, el concepto que tiene Dios dela bondad difiere bastante del nuestro. El rey David tra-mó la muerte de un hombre para quedarse con su espo-sa. No obstante, reconoció su pecado y cifró toda suesperanza en el amor, la misericordia y el perdón deDios. Como se arrepintió sinceramente y manifestó aúnmás amor al Señor a raíz de lo que sufrió, Dios lo llamóun varón conforme a Su corazón, es decir, de Su agra-do1. Dios tomó a un fanático perseguidor de los parti-darios de Cristo y lo convirtió en uno de los mayorescristianos de todos los tiempos: el apóstol Pablo2. Je-sús convirtió a una prostituta poseída por el Diablo enuna de Sus incondicionales seguidoras3.Estos y muchos otros episodios ponen en evidenciaque el concepto que tiene Dios de la bondad contrastacon la imagen de la perfección inmaculada. Mucho másbueno a los ojos de Dios es el pecador que reconoce notener justicia propia y por tanto depende totalmente dela bondad divina. Esos son los únicos santos que exis-ten; ¡no hay otros!D. B. B.s_GodsGifts.p65 10/25/2002, 4:24 PM68
    • 69El fruto ejemplar: la bondadSe espera de los cristianos que sean buenaspersonas. De hecho, muchos no creyentes exigenmás a los cristianos de lo que se exigen a sí mis-mos o a cualquier otro. No siempre es fácil estar ala altura de esas expectativas, pero sí es posiblecon la ayuda del Señor. Jesús dijo a Sus primerosseguidores: «Ustedes son la luz del mundo: Unaciudad en lo alto de una colina no puede escon-derse. Ni se enciende una lámpara para ponerladebajo de una caja. Por el contrario, se pone en elcandelero, para que alumbre a todos los que estánen la casa. Así brille la luz de ustedes delante de loshombres, de manera que puedan ver sus buenasobras y alabar a su Padre que está en el Cielo»1.Lamentablemente, algunos cristianos tienen laidea errónea de que eso significa que se les exigeser perfectos, cosa que, como es natural, resultaimposible para cualquiera. En su afán de ser gentemuy buena y recta —o por lo menos aparentarlo—acaban hipócritamente por convertirse en perso-najes farisaicos que se dan aires de piadosos y secreen mejores que los demás. Con esa clase de con-ducta por lo general no logran sino distanciar a losdemás en vez de atraerlos a Jesús. Más les valdríalimitarse a hacer lo que buenamente pueden, ad-mitir con humildad y sinceridad sus faltas y erroresy darle al Señor toda la gloria por cualquier cosabuena que realicen. De esa manera sí se ajustaríanal concepto que tiene Dios de la bondad.Si te limitas a hacer lo que esté a tu alcance, porla gracia de Dios, y confías en que Él se encargarádel resto, Su bondad se manifestará a través de ti.1Mateo 5:14-16 (NVI).LOS FRUTOS DEL ESPÍRITUs_GodsGifts.p65 10/25/2002, 4:24 PM69
    • LOS DONES DE DIOS 70El fruto de cada día: la fidelidadLas personas fieles son dignas de confianza yveraces. Son fieles a Jesús, fieles a la obra que Éllas ha llamado a realizar, cualquiera que sea, ycumplen su palabra y sus obligaciones para conlos demás. Todo ello forma parte de los deberescristianos.Se es fiel porque se está lleno de fe. Esa fe otor-ga seriedad, sentido de la responsabilidad paratraducir las creencias en hechos. Las personas fie-les están llenas de la Palabra de Dios, que es el ori-gen de la fe1. Eso hace que les salga natural obede-cer la Palabra. Tienen una fe viva, y se les nota2.Siguen adelante por Dios cualesquiera que seanlas circunstancias, porque saben a quién han creí-do y están persuadidas de que Él es poderoso parahacer que al final todo redunde en bien de ellas3.¿Qué puedes hacer para permanecer fiel? Sim-plemente mantén una relación estrecha con Jesúsy tómate la vida paso a paso, día a día. Llénate deSu Palabra y haz lo que puedas para ser fiel hoy.Olvida el pasado, y no te preocupes del mañana4.Si mantienes una relación estrecha con el Señor ylees Su Palabra, seguirás siendo fiel. Con eso da-rás un testimonio contundente ante los demás.El fruto encantador: la mansedumbreUna de las claves del éxito en las relacioneshumanas es tener un espíritu manso y humilde.Incide enormemente en la forma en que reaccio-nan los demás ante nuestros deseos, opiniones eideas.1Romanos 10:17. 2Santiago 2:18, 21-26.32 Timoteo 1:12; Romanos 8:28. 4Filipenses 3:13-14; Mateo 6:34.s_GodsGifts.p65 10/25/2002, 4:24 PM70
    • 711Juan 1:29; Isaías 53:7. 2Lucas 13:34.3Isaías 40:11; Juan 10:14-15. 4Mateo 11:29.51 Pedro 2:21. 62 Timoteo 2:24.7Tito 3:2. 8Santiago 3:13,17.LOS FRUTOS DEL ESPÍRITUEn la Biblia se describe a Jesús como un cor-dero1, como una gallina que cuida de sus pollue-los2y como un pastor tierno y amoroso3. Él dijo deSí mismo: «Soy manso y humilde de corazón»4. Noobligaba a nadie a creer en Él ni a seguirlo. Mani-festaba compasión y conquistaba a las personaspara Su reino celestial con mansedumbre y con Suejemplo de amor.Para ganar amigos y atraer a otros al Señor,sigue Su ejemplo5. «El siervo del Señor no debe sercontencioso, sino amable para con todos»6. «Quesean amables, mostrando toda mansedumbrepara con todos los hombres»7. «¿Quién es sabio yentendido entre vosotros? Muestre por la buenaconducta sus obras en sabia mansedumbre. [...]La sabiduría que es de lo alto es primeramentepura, después pacífica, amable, benigna, llena demisericordia y de buenos frutos, sin incertidum-bre ni hipocresía»8.Si te parece que del dicho al hecho hay largotrecho, no te preocupes. Dios puede ayudarte aemular más a Jesús en ese aspecto con tal de quedejes al Espíritu Santo obrar a través de ti.El fruto liberador: el dominio propioPor paradójico que parezca, la clave del do-minio propio —o templanza, como dice la versiónReina-Varela— radica precisamente en dejar queDios nos domine. Se consigue entregándose porcompleto a Dios y permitiendo que Su EspírituSanto se adueñe de nuestros pensamientos, des_GodsGifts.p65 10/25/2002, 4:24 PM71
    • LOS DONES DE DIOS 721Romanos 7:18-25 (Versión Dios Habla Hoy)..nuestras acciones y de nuestra vida.Es obvio que uno tiene que poner de su parte.Cuando la tentación toque a nuestra puerta, de-bemos oponer resistencia. No está de más tratarde fortalecer los aspectos flacos de nuestra perso-nalidad. Pero la realidad es que, en algún momen-to, todos caemos en la tentación, nos dejamos lle-var por nuestras debilidades o nos excedemos encosas que estarían bien si las hiciéramos con ma-yor moderación. El apóstol Pablo bien podría ha-ber estado hablando por cualquiera de nosotroscuando dijo:Yo sé que en mí, es decir, en mi naturaleza de hom-bre pecador, no hay nada bueno; pues aunque tengo eldeseo de hacer lo bueno, no soy capaz de hacerlo. Nohago lo bueno que quiero hacer, sino lo malo que noquiero hacer. Ahora bien, si hago lo que no quiero ha-cer, ya no soy yo quien lo hace, sino el pecado que estáen mí. Me doy cuenta de que, aun queriendo hacer elbien, solamente encuentro el mal a mi alcance.En mi interior me gusta la ley de Dios, pero veo en míalgo que se opone a mi capacidad de razonar: es la leydel pecado, que está en mí y que me tiene preso. ¡Des-dichado de mí! ¿Quién me librará del poder de la muer-te que está en mi cuerpo?Pero luego Pablo encuentra la respuesta: «So-lamente Dios, a quien doy gracias por medio denuestro Señor Jesucristo»1.s_GodsGifts.p65 10/25/2002, 4:24 PM72
    • «Esta ha hecho lo que podía».¿Recuerdas lo que dijo Jesús de la mujer que lo un-gió antes de Su muerte? «Esta ha hecho lo que podía»1.Aunque no te sientas capaz de hacer gran cosa, almenos puedes hacer lo que esté a tu alcance. Si eres fielhaciendo lo mejor que puedas la tarea que Dios te haencomendado —por humilde que sea—, uno de estosdías, cuando te toque comparecer ante el Tribunal deCristo, Él te recompensará grandemente2. Segarás re-compensas eternas y gloria perpetua, y tendrás la sen-sación de haber logrado algo trascendental a raíz de loque hayas invertido en Su servicio. «Bien, buen siervo yfiel —le oirás decir—. Sobre poco has sido fiel, sobremucho te pondré. Entra en el gozo de tu Señor»3.D. B. B.«¿Soy yo acaso guarda de mi hermano?»4. La res-puesta es bastante evidente. Por supuesto que somosguardas de nuestros hermanos. Y no debemos olvidarque algunos necesitan más cuidado y amor que otros.D. B. B.«Tú me proteges y me salvas; Tu bondad me ha he-cho prosperar».2 Samuel 22:36 (Versión Dios Habla Hoy)1Marcos 14:3-9. 2Romanos 14:10. 3Mateo 25:21.4Génesis 4:9.s_GodsGifts.p65 10/25/2002, 4:24 PM73
    • Las palabras amables caen suavemente, pero tienengran peso.Danos, Espíritu Santo,un corazón lleno de humildad;haznos más como Jesús,vístenos de ternura y bondad.W. H. Parker [1845–1929]No podemos culpar al Diablo de todos nuestros pro-blemas y tribulaciones. En muchos casos, ¡nosotros mis-mos nos los buscamos!Independientemente de lo que el Señor quiera queuna persona haga o sea, en última instancia tiene quedejar la decisión en manos de esa persona. Él quiereque cada cual tenga la fe para lo que debe ser o hacer yque lo haga por voluntad propia. Prefiere que decidalibremente y se someta a Él por amor. Dios deja quenosotros decidamos qué dirección tomar; pero si elegi-mos bien y optamos por Su camino, Él puede interveniry ayudarnos a superar nuestras flaquezas. Basta conque nos rindamos al Espíritu Santo y mantengamos unarelación estrecha con el Señor. Entonces Él puede tomarlas riendas de nuestro espíritu.Con Jesús podemos gozar de una paz y unas fuer-zas que nunca hemos conocido, siempre y cuando de-jemos que Él dirija nuestra vida. Ten fe en el amor deDios, entrégate a Él con sumisión y humildad y deja quete entregue Su poder.D. B. B.s_GodsGifts.p65 10/25/2002, 4:24 PM74
    • En 1870 se generó cierta inquietud a nivel interna-cional ante la ausencia de noticias sobre David Living-stone (1813-1873), el cual estaba realizando una desus expediciones en el corazón de África. Al final el fa-moso médico, misionero y explorador escocés fue des-cubierto por una partida de búsqueda dirigida por elperiodista Henry Stanley, quien al encontrarse con él losaludó con la conocida frase: «El doctor Livingstone,supongo». Más tarde Stanley escribió:Fui a África tan lleno de prejuicios como el ateo másredomado de Londres. Pero allí me llegó la hora de re-flexionar. Cuando vi a aquel anciano solitario, me pre-gunté: «¿Cómo diablos se le ha ocurrido venir a un sitiocomo este? ¿Qué le pasa? ¿Está loco? ¿Qué lo motiva?»Meses después de encontrarlo, seguía maravilladode aquel anciano que había cumplido la frase bíblica:«Déjalo todo y sígueme». Pero poco a poco, su compa-sión se me fue contagiando. Con su piedad, su amabi-lidad, su celo, su entusiasmo y la manera en que des-empeñaba sus actividades, terminó por convertirme sinhaberlo intentado siquiera.s_GodsGifts.p65 10/25/2002, 4:24 PM75
    • 761Juan 16:24.Preguntas frecuentes entorno a los frutos del Espíritu¿Cómo obtengo los frutos del Espíritu?¿Cómo recibimos cualquiera de los dones deDios? «Pedid, y recibiréis, para que vuestro gozo seacumplido»1. Simplemente pídelos y recíbelos de tuPadre celestial, que te ama y quiere hacerte feliz.No obstante, a diferencia de la salvación y elbautismo del Espíritu Santo, que se reciben de lle-no en el momento en que se reza por ellos, los fru-tos del Espíritu hay que cultivarlos pasando mástiempo con el Señor en oración, leyendo Su Pala-bra y recibiendo y obedeciendo cotidianamenteSus instrucciones. Una vez más, podemos ponerla analogía del árbol. Cuando se ora por cierto fru-to del Espíritu, Dios siembra la semilla. Luego nostoca a nosotros cultivarla y ayudarla a crecer. Alprincipio no es más que un brote; luego, llega a serun árbol joven, y finalmente un árbol adulto ques_GodsGifts.p65 10/25/2002, 4:24 PM76
    • 77da fruto. La calidad del fruto dependerá en granmanera de cómo se cuide el árbol. Dios es el únicoque puede darle vida, pero Él cuenta con que ha-gamos nuestra parte: ponerlo al sol de Su amor,regarlo con Su Palabra y mantenerlo libre de ma-las hierbas y plagas.¿Son esos los únicos frutos del Espíritu?Esos son los únicos frutos del Espíritu especí-ficamente mencionados en las Escrituras como ta-les. Pero, como es natural, hay muchas otras vir-tudes que la Biblia nos insta a cultivar, no solo enrazón de nuestra propia felicidad, sino también dela ajena y para dar mejor ejemplo a quienes nosrodean. Entre dichas virtudes se cuentan la humil-dad, el entusiasmo, la simpatía, el optimismo, laempatía, el altruismo y la tolerancia. Cada una deellas es a la vez el antídoto de una o varias actitu-des erróneas o malos hábitos como la soberbia, laimpaciencia, la ira, la murmuración, el mal humor,el egocentrismo y el egoísmo.Por muchas debilidades personales que ten-gas —aun cuando sean graves y de larga data—, elSeñor puede ayudarte a superarte en esos aspec-tos si oras y haces lo que esté en tus manos porponer en práctica los consejos contenidos en SuPalabra.(En los libros Fundamentos y Una vida másfeliz —editados por Aurora Production, con versí-culos de la Biblia clasificados por temas— encon-trarás más consejos para cultivar estos frutos delEspíritu, superar defectos y madurar en la vida cris-tiana.)PREGUNTAS FRECUENTES EN TORNO A LOS FRUTOS DEL ESPÍRITUs_GodsGifts.p65 10/25/2002, 4:24 PM77
    • 78¿Cómo correspondera estos favores?Si te estuvieras ahogando y alguien te salvarala vida, quedarías en deuda con esa persona parasiempre, ¿no es cierto? Pues bien, Jesús ha hechoalgo más que salvarte la vida. Te ha redimido delpecado, te ha evitado una vida entera de decep-ciones y vaciedad sin Él, te ha llevado a Su amoro-sa presencia y te ha prometido una vida nueva yeterna después que concluya tu existencia terre-nal. No habría forma de pagárselo.Sería imposible retribuírselo. Nada de lo quepudiéramos darle se acercaría siquiera al valor delo que Él nos ha concedido. Sin embargo, debe-mos sentirnos impulsados a expresarle gratitudcada vez que podamos. Jesús quiere nuestro amory devoción, y desea que hagamos lo posible porvivir de conformidad con Sus dos grandes man-damientos: amar a Dios con todo el corazón, todala mente y toda el alma, y amar al prójimo como as_GodsGifts.p65 10/25/2002, 4:24 PM78
    • 791Mateo 22:37-40. 2Salmo 34:8. 3Mateo 5:14.¿CÓMO CORRESPONDER A ESTOS FAVORES?nosotros mismos1. Un aspecto de amar a nuestrossemejantes consiste en comunicarles la BuenaNueva de la salvación, para que ellos también pue-dan acceder a ese preciado regalo de Dios.Además, Él quiere que empleemos para Sugloria todos los dones que nos ha otorgado. Si bienson para nuestro beneficio, no son para nuestrobeneficio exclusivo: traen aparejada una obliga-ción. Nos hacen siervos de los demás. Jesús quie-re valerse de tus dones para que ayudes y trans-mitas ánimo a los demás y para que muestres lasmaravillas que ha obrado por ti.No hay mejor publicidad que un cliente satis-fecho, ¿y quién va a estar más satisfecho que uncristiano nacido de nuevo que ha adquirido lomejor que hay —Jesús—, además de todos los ex-tras que Dios nos otorga gratuitamente por mediode Su hijo? Cuando los demás vean lo que ha he-cho el Señor por ti, ¡ellos también lo querrán! «Gus-tad, y ved que es bueno el Señor»2.«Así alumbre vuestra luz delante de los hom-bres, para que vean vuestras buenas obras y glori-fiquen a vuestro Padre que está en los Cielos»3.Deja que la gente vea a Jesús reflejado en ti.s_GodsGifts.p65 10/25/2002, 4:24 PM79
    • Colección ActívateSi profundizas tu relación con Dios, gozarás de las bendicio-nes, el amor y la felicidad que Él ofrece. No te pierdas losdemás títulos de esta colección:Oración eficazSencillo manual para beneficiarse de la mayorenergía creadora habida y por haber: ¡el poderdivino!Para entender la Palabra de DiosEn la Palabra de Dios, la máxima fuente de sabidu-ría e instrucción, hallarás oportunas respuestas,consuelo y orientación.Escucha palabras del Cielo¿Sabías que tú personalmente puedes oír la voz deDios? ¡Este libro te explicará cómo!Cada obstáculo, una oportunidadTe ayudará a superar la adversidad y a transformarlas piedras de tropiezo en peldaños que te conduz-can al éxito.Las muchas caras del amorGuía para practicar más el amor y la amabilidad, yde paso hallar felicidad y satisfacción.Encontrarás éstas y muchas otras publicaciones para el almaen nuestra página de Internet: http://es.auroraproduction.coms_GodsGifts.p65 10/25/2002, 4:24 PM80
    • «¡Un regalo ideal!»«¡Un regalo para cualquier ocasión!»«¡Un regalo para toda la vida!»«¡Un regalo que no pierde su novedad!»¡Cuántas veces hemos oído esoseslóganes, y cuántas veces luego noshemos desilusionado al descubrir que losproductos en cuestión no estaban a la alturade lo que nos aseguraban sus anunciadores!Pues bien, ¡existe Alguien cuyos regalosson todo eso y más! Él te ama como nadiete ha amado o te amará. Quiere que gocesde una felicidad perfecta y maravillosa. Sabeexactamente lo que necesitas y dispone delos recursos para dártelo.Es más, ¡esos dones de nuestro amorosoPadre celestial están a nuestra enteradisposición! Lo único que tenemos que hacerpara recibirlos es tender la mano de la fe.El presente libro explica en qué consisten ycómo puedes acceder a ellos.GodsGifts_Cvr_S.indd 1 10/25/2002, 4:30:32 PM