Your SlideShare is downloading. ×
0
Consellspares
Consellspares
Consellspares
Consellspares
Consellspares
Consellspares
Consellspares
Consellspares
Consellspares
Consellspares
Consellspares
Consellspares
Consellspares
Consellspares
Consellspares
Consellspares
Consellspares
Consellspares
Consellspares
Consellspares
Consellspares
Consellspares
Consellspares
Consellspares
Consellspares
Consellspares
Consellspares
Consellspares
Consellspares
Consellspares
Consellspares
Consellspares
Consellspares
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×

Thanks for flagging this SlideShare!

Oops! An error has occurred.

×
Saving this for later? Get the SlideShare app to save on your phone or tablet. Read anywhere, anytime – even offline.
Text the download link to your phone
Standard text messaging rates apply

Consellspares

372

Published on

0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total Views
372
On Slideshare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
1
Actions
Shares
0
Downloads
15
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

Report content
Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
No notes for slide

Transcript

  • 1. COMO LOGRAR UNA AUTORIDAD POSITIVA DE PADRES Y MADRES Basado en el Artículo de Pablo Pascual Sorribas Aparecido en: www.solohijos.com
  • 2. ASUNTOS A TRATAR: 1.¿Por qué es necesaria la autoridad? 2.Errores que cometemos los padres. 3.Actuaciones concretas y positivas. 4.Condiciones imprescindibles para conseguir autoridad y poder educar.
  • 3. 1.¿Por qué es necesaria la autoridad? Para educar a nuestros hijos necesitamos tener autoridad.  Marcar límites  Objetivos claros Para que diferencie qué está bien/ qúe está mal.
  • 4. ¿Que ha pasado cuando unos padres, buenos profesionales, no son capaces de hacer que su hijo con 3 ó 4 años les obedezca? Actuaciones de padres y madres llenas de buena voluntad van minando la propia autoridad. Cuando son niños y después de adolescentes no tienen un desarrollo equilibrado y feliz. Padres y madres no saben qué hacer ante las conductas negativas de su pequeño. Sienten angustia porque perciben que han perdido a su hijo adolescente. No tienen buena calidad de vida aunque les vaya muy bien económica, laboral y socialmente, porque han fracasado en su mejor negocio: LA EDUCACIÓN DE SUS HIJOS HIJOS PADRES
  • 5. 2.Errores que cometemos los padres Primero, tenemos que tener en cuenta que: La mayoría de los que intentamos educar a nuestros hijos, en alguna ocasión hemos cometido cada uno de los errores que vamos a ver. Esto no tiene que preocuparnos, ya que intentamos educar a nuestros hijos, que ya es mucho. En educación no deja huella lo que se hace alguna vez, sino lo que se hace continuamente.
  • 6. Lo importante es: “Que después de una reflexión, los padres veamos , en cada caso, las actuaciones que pueden ser más negativas para la educación de nuestros hijos, y tratemos de ponerles remedio.”
  • 7. PERMISIVIDADPERMISIVIDAD Dejar que se suba al sofá porque es pequeño, por miedo a frustarlo o por comodidad, es el principio de una mala educación. El niño cuando nace, no conoce lo que es bueno ni lo que es malo. No sabe si se puede o no rayar en las paredes. Los adultos hemos de decirle lo que está bien y lo que está mal.
  • 8. Un hijo que hace una fechoría y sus padres no le corrigen, piensa que es porque sus padres ni lo estiman, ni lo valoran. Los niños necesitan referentes y límites para crecer seguros y felices. PERMISIVIDAD Una familia que nunca dice que no, suele producir niños y niñas intolerantes.
  • 9. CEDER DESPUÉS DE DECIR NO Una vez que nos hayamos decidido a actuar, la primera regla de oro a respetar es la del NO. El no es innegociable. Nunca se puede negociar el no. Cuando vayamos a decir NO a nuestro hijo, pénsemoslo bien, porque no hay marcha atrás. Si le hemos dicho que hoy no verá la televisión por algo, nuestro hijo no puede verla aunque nos pida de rodillas y por favor, con cara suplicante, lleno de pena, ... En cambio, el SÍ, sí se puede negociar.
  • 10. AUTORITARISMO Es el otro extremo del mismo palo que la permisividad. Es intentar que el niño/a haga todo lo que el padre o la madre quiere anulando su personalidad. El autoritarismo sólo persigue la obediencia por la obediencia. Su objetivo no es una persona equilibrada y con capacidad de autodominio. Es tan negativo para la educación como la permisividad.
  • 11. FALTA DE COHERENCIA Las reacciones del padre/madre han de ser siempre dentro de una misma línea ante los mismos hechos. Nuestro estado de ánimo ha de influir lo menos posible en la importancia que se da a los hechos. Si hoy está mal rayar en la pared, mañana, también. Igualmente es fundamental la coherencia entre el padre y la madre. Si el padre le dice a su hijo que se ha de comer con los cubiertos, la madre le ha de apoyar, y viceversa. No debe caer en la trampa de: "Déjalo que coma como quiera, lo importante es que coma".
  • 12. GRITAR. PERDER LOS ESTRIBOS A veces es difícil no perderlos. De hecho todo maestro sincero reconoce haberlos perdido alguna vez en mayor o menor medida. El niño se acostumbra a los gritos a los que cada vez hace menos caso: Perro ladrador, poco mordedor. Al final, para que el niño haga caso, habrá que gritar tanto que ninguna garganta humana está concebida para alcanzar la potencia de grito necesaria para que el niño reaccionase.
  • 13. GRITAR. PERDER LOS ESTRIBOS Gritar puede tener un gran peligro inherente. Cuando los gritos no dan resultado, la ira del adulto puede pasar fácilmente al insulto, la humillación e incluso los malos tratos psíquicos y físicos, lo cual es muy grave. Nunca debemos llegar a este extremo. Si los padres se sienten desbordados, deben pedir ayuda: tutores, psicólogos, escuelas de padres...
  • 14. NO CUMPLIR LAS PROMESAS NI LAS AMENAZAS El niño aprende muy pronto que cuanto más promete o amenaza un padre/madre menos cumple lo que dice. Cada promesa o amenaza no cumplida es un girón de autoridad que se queda por el camino. Las promesas y amenazas deber ser realistas, es decir, fáciles de aplicar. Un día sin tele o sin salir, es posible. Un mes es imposible.
  • 15. NO NEGOCIAR No negociar nunca implica rigidez e inflexibilidad. Supone autoritarismo y abuso de poder, y por lo tanto incomunicación. Un camino ideal para que en la adolescencia se rompan las relaciones entre los padres y los hijos.
  • 16. NO ESCUCHAR Muchos padres se quejan de que sus hijos no los escuchan. Y el problema es que ellos no han escuchado nunca a sus hijos. Los han juzgado, evaluado y les han dicho lo que habían de hacer, pero escuchar... nunca.
  • 17. ELÓGIO DESMESURADO La valoración de nuestros hijos es buena para aumentar su autoestima, pero cuidado... Los elogios son buenos si se basan en experiencias realmente vividas por ellos. Se elogia, si han hecho algo que lo merezca. Si una familia crea un ambiente de elogios sin motivos, puede producir niños y niñas débiles emocionamente.
  • 18. EXIGIR ÉXITOS INMEDIATOS Con frecuencia, los padres tenemos poca paciencia con nuestros hijos. Quisiéramos que fueran los mejores... ¡ya!. Con los hijos nos olvidanos que nadie ha nacido enseñado. Y todo requiere un periodo de aprendizaje con sus correspondiente errores. Esto que admitimos en los demás no podemos soportarlo cuando se trata de nuestros hijos, en los que muchas veces sólo vemos las cosas negativas.
  • 19. MADRE AMIGA, PADRE AMIGO Muchas veces confundimos el deseo de mantener buenas relaciones padres-hijos con el ser amigos y amigas de nuestros hijos. Creemos que así van a tener la misma confianza y complicidad que tienen con sus compañeros. Esto nos lleva ser complacientes, no poner normas, no obligar para no perder dicha relación privilegiada. Esto puede ocasionar inseguridad en los hijos e hijas
  • 20. 3.Actuaciones concretas y positivas Sin embargo, una vez que sabemos lo que hemos de evitar, algunos consejos y "trucos" sencillos pueden ayudarnos a conseguir un desarrollo equilibrado de los hijos y proporcionar paz a las personas y al hogar. Estos consejos sólo requieren, por un lado, el convencimiento -muy importante- de que son efectivos y, por otro, llevarlas a la práctica de manera constante y coherente.
  • 21. Objetivos claros de lo que pretendemos cuando educamos. Saber lo que queremos conseguir. Estos objetivos han de ser pocos, formulados y compartidos por la pareja, de tal manera que los dos se sientan comprometidos con el fin que persiguen. Requieren tiempo de comentario, incluso, a veces, papel y lápiz para precisarlos y no olvidarlos. Además deben revisarse si sospechamos que los hemos olvidado o ya se han quedado desfasados por la edad del niño o las circunstancias familiares.
  • 22. Enseñar con claridad cosas concretas Al niño no le vale decir "sé bueno", "pórtate bien" o "come bien". Estas instrucciones generales no le dicen nada. Lo que sí le vale es darle con cariño instrucciones concretas de cómo se coge el tenedor y el cuchillo, por ejemplo.
  • 23. Dar tiempo de aprendizaje Una vez hemos dado las instrucciones concretas y claras, las primeras veces que las pone en práctica, necesita atención y apoyo mediante ayudas verbales y físicas, si es necesario. Son cosas nuevas para él y requiere un tiempo y una práctica guiada.
  • 24. Valorar siempre sus intentos y sus esfuerzos por mejorar Hay que resaltar lo que hace bien y pasar por alto lo que hace mal. Pensemos que lo que le sale mal no es por fastidiarnos, sino porque está en proceso de aprendizaje. Al niño, como al adulto, le encanta tener éxito y que se lo reconozcan.
  • 25. Dar ejemplo Sin coherencia entre las palabras y los hechos, jamás conseguiremos nada de los hijos. Antes, al contrario, les confundiremos y les defraudaremos.
  • 26. Confiar en nuestro hijo La confianza es una de las palabras clave. La autoridad positiva supone que el niño tenga confianza en los padres. Es muy difícil que esto ocurra si los padres no dan ejemplo de confianza en el hijo.
  • 27. Actuar y huir de los discursos Una vez que el niño tiene claro cual ha de ser su actuación, es contraproducente invertir el tiempo en discursos para convencerlo. Los sermones tienen un valor de efectividad igual a 0. Una vez que el niño ya sabe qué ha de hacer, y no lo hace, actuemos consecuentemente y aumentará nuestra autoridad.
  • 28. Reconocer los errores propios Nadie es perfecto, los padres tampoco. El reconocimiento de un error por parte de los padres da seguridad y tranquilidad al niño/a y le anima a tomar decisiones aunque se pueda equivocar, porque los errores no son fracasos, sino equivocaciones que nos dicen lo que debemos evitar. Los errores enseñan cuando hay espíritu de superación en la familia.
  • 29. 4.Condiciones imprescindibles para conseguir autoridad y poder educar. Todas estas recomendaciones pueden ser muy válidas para tener autoridad positiva o totalmente ineficaces e incluso negativas. Todo depende de dos condiciones absolutamente imprescindibles: SENTIDO COMÚNSENTIDO COMÚNAMORAMOR
  • 30. El amor supone tomarEl amor supone tomar decisiones que a veces sondecisiones que a veces son dolorosasdolorosas a corto plazo, para los padres y para los hijos. Después son valoradas de tal manera que dejan un buen sabor de boca y un bienestar interior en los hijos y en los padres.
  • 31. El sentido común es lo que hace que se aplique la técnica adecuada en el momento preciso y con la intensidad apropiada, en función del niño, del adulto y de la situación en concreto.
  • 32. El sentido común nos dice que no debemos matar moscas a cañonazos ni leones con tirachinas.
  • 33. Si tenemos dudas, debemos buscar ayuda para tener las ideas claras antes de actuar.

×