Las Últimas de los Leales
   Sabado 29 / Domingo 30 de Septiembre 2007 - Nº 2




3º Encuentro
de la Familia Leal




    ...
Editorial
  Se acaba septiembre mi alma, los bolsillos están estrechos
 nos vamos a Rapel .... ¡a preparar los pertrechos!...
La historia de los Leal Badani
Corría el año 1938 en la ciudad de Los Andes,
cuando Pedro Leal Pizarro alias “el Tata”
tra...
acabará, ya que cada año a fines de septiembre recordaremos en esta fiesta
lo que partió una tarde cualquiera en la ciudad...
Jaime y Celia: Un amor de barrio
Año 1948. Los Leal Pizarro viven, desde hace algunos
años, en Cueto 1424, y los Careaga R...
Breve reseña biográfica de la Familia Leal Díaz.
                         Francisco Oscar Leal Pizarro nació en Antofagast...
Juanita Díaz Montenegro
Fue la cuarta hija de una numerosa familia de ocho hermanos. Descendiente de una familia modesta y...
El Rincon del Anticuario
¿quien es quien?
Breves
de los Leales


 Aqui el descubrimineto del
porque estan los Soto Leal,
         Leal Soto y todo el
enredo entre a...
Pnche de Letras
(No apto para curados....podrían marearse más de la cueta)
Los Igualitos...




                                                    do
                                              ...
Árbol Genealógico Familia Leal Pizarro,
                                                               Revise, corrija y C...
La Ultimas De Los Leales
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×

La Ultimas De Los Leales

4,139

Published on

Diario Anual de la Familia Leal

Published in: Travel, Education
0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total Views
4,139
On Slideshare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
0
Actions
Shares
0
Downloads
19
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

La Ultimas De Los Leales

  1. 1. Las Últimas de los Leales Sabado 29 / Domingo 30 de Septiembre 2007 - Nº 2 3º Encuentro de la Familia Leal Arbol Genealogico para completar.
  2. 2. Editorial Se acaba septiembre mi alma, los bolsillos están estrechos nos vamos a Rapel .... ¡a preparar los pertrechos! El nivel de alcohol esta en su capacidad casi total, pero no es excusa para ,como ya es tradición, juntarnos en honor a todos los que llevamos el apellido Leal. Esta es la 3ºreunión y esperamos que sean muchas mas, a los Palacios Leal por Rapel, les agradecemos desde ya El compadre Meléndez hay si, prepara los asados mientras todos los Leales toman hasta quedar doblados. Las cabañas ya están arrendadas cerquita, no será una lata, el que se queda hasta el domingo, como y festeja el doble por la misma plata. Celebramos Cumpleaños, el del Camilo , Alfonso el Abarca y el Tata el que no llega en auto tendrá que llegar a Pata. Se va acabando la paya, el diario y la editorial celebremos como nunca en honor al apellido Leal.....salud. Los Leal Badani por Macarena Palacios Leal y el recuerdo de Pedro Leal Pizarro. Jaime y Celia, Un Amor de Barrio por Marcea Careaga Leal Los Leal Diaz por Carlos Leal Diaz Invitamos a todos a enviarnos su historia para futura publicaciones El Leal o Las Ultimas de los Leales: es una publicación Anual que se edita en los talleres graficos de Luna comunicaciones Ltda. Los Leales escritores de este numero fueron: Macarena Palacios Leal / Carlos Leal D. / Marcela Careaga Leal. Los. Los Editores y Dierectores son Patricia Leal Badani y Ricardo Soto Leal, Todos Domiciliados en Santiago y Huenos p´al vino. Los articulos son de esclusiva responsabilidad de quienes los escribieron. Toda Publicación total o parcial de este Diario tiene toada nuestra autorización. En Santiago, Rapel y Chile / Septiembre de 2007.
  3. 3. La historia de los Leal Badani Corría el año 1938 en la ciudad de Los Andes, cuando Pedro Leal Pizarro alias “el Tata” trabajaba en la agencia El Ferrocarril, que funcionaba en aquella época como casa de préstamos. Como encargado de hacer los boletos estaba en la tienda y una tarde cualquiera se acerca Doña Lidia acompañada de Berta, la joven y simpática hija de Don Justo Jelón Badani. En repetidas ocasiones se encontraron en la tienda, comenzando así una bonita mistad. Todas las tardes, al volver a casa después de trabajar, el Tata montado en su bicicleta pasaba por su casa, ella lo esperaba en su ventana y así muy discretamente se inicia el romance cuyo principal testigo era el Teatro Andes donde todos los domingos iban juntos a la matiné. No pasó mucho tiempo para que Justo el hermano de Berta se enterara del idilio, dando autorización oficial para que Pedro pueda visitarla en su casa y aprovechando la oportunidad de una fiesta familiar para presentarlo. Pololearon hasta el día 13 de enero del año 1941 fecha en que contraen matrimonio en la iglesia de Los Andes formando la Familia Leal Badani. Al poco tiempo los recién casados se trasladan a vivir en Santiago, ya que Pedro gana un concurso de la Revista Vea “Buscando a las mejores voces del pueblo”; de esa forma junto con iniciar una éxitosa carrera artística se da inicio además a la vida de los cinco hijos del matrimonio Leal Badani: Berta (Betty), Pedro, Rosa, Patricia y Pablo... de ellos 16 nietos, 25 bisnietos y un tataranieto... y así la historia nunca
  4. 4. acabará, ya que cada año a fines de septiembre recordaremos en esta fiesta lo que partió una tarde cualquiera en la ciudad de Los Andes. Hoy Berta ya no esta con nosotros pero el recuerdo y el cariño de Pedro Leal, hijos y familia sigue vivo para siempre en nuestros corazones. La historia con la negra linda Ester Soré comienza cuando Pedro Leal, ya con una gran carrera artística por delante inicia un dúo junto a Rodolfo, llamado los Hermanos Leal. Sin embargo, cuando Rodolfo se casa decide dejar a un lado la vida de artista y Pedro forma Los Baqueanos. Mientras que ella nombrada Miss Radio en el año 1939 ya era famosa, no se conocían aún pero se encontraban en los festivales a los que asistían y diversos lugares donde actuaban como el Pollo Dorado. En alguna de esas conversaciones de madrugada Pedro le pasa a Ester las canciones “Candelaria Pérez”, y “Los colores de mi bandera” ; entre otras, para que ella las cantara en la Radio Pacífico ubicada en el Portal Fernández Concha. Llega el día del estreno en la radio y ella lo invita para ser presentado como el autor. Años más tarde, para el mundial de 1962, el dúo Leal del Campo formado por Pedro y Germán son elegidos para cantar en la inauguración. Para la segunda presentación, los organizadores le piden al dúo integrar una imagen femenina a al espectáculo, ellos se lo piden a la negra linda, la cual acepta de inmediato. Es así, como cada tarde de mundial Pedro y Ester veían los partidos y ese fue el comienzo de una historia que duró 34 años, de la cual nació un gran amor de Ester hacia la familia de Pedro y para nosotros la oportunidad de tener una madre y abuela más.
  5. 5. Jaime y Celia: Un amor de barrio Año 1948. Los Leal Pizarro viven, desde hace algunos años, en Cueto 1424, y los Careaga Rodríguez llegan a vivir a unas casas nuevas en Yungay al llegar Cueto. Ambas familias están marcadas por el matriarcado y tienen en común que, habiendo sido numerosas, ya se han jibarizado por las partidas de los más viejos, los casorios y ansias de libertad de algunos. La abuela María, siempre tan bien pensada y con su espíritu sano y humilde, deja que sus hijitas -Celia y Gela- salgan a jugar a la pelota a la calle con sus hermanos Hugo y Nilo. Celia, que es la mayor y más amistosa, invita a sus compañeras de las monjitas. Todos ellos con los primos Jano y Lalo Leal Durán que viven cerca y otros vecinos como los Hermanos Mira y la Filomena Díaz se hacen amigos y se juntan a jugar frecuentemente en el barrio. Jaime mira desde lejos y con ganas de pertenecer al grupo. Cuando Celia y Jaime se conocen, ella con 14 años y el con 19, ya tienen algunos kilómetros recorridos. Entre las conquistas de Jaime se cuenta a la simpática Perla Cohen, con quien conservamos hasta hoy la amistad, y a la Chela Serrano, solo por mencionar a algunas. A Celia hombres no le faltan: sus hermanos siempre llevan amigos bancarios a casa como el gran Toño Carreño y al fornido Fajuri, sin embrago, solo le brillan los ojos cuando se le menciona al Fito Mira y a su primo: Aldo. Celia aun recuerda que Jaime también puso sus ojos en una de las hermanas Mira, pero ya todo es historia. Los Careaga y los Leal, mientras viven en el mismo barrio, nunca cultivan la amistad. Las futuras consuegras – María y Amparo - no comparten, solo intercambian saludos de cortesía, las hermanas de Jaime –Nena y Mirtho- tampoco se involucran con el grupo del barrio. Volviendo a la historia, pasa la navidad del año 1948 y el 26 de diciembre Celia recibe la declaración de amor de Jaime, la que se sella con el primer beso la noche de año nuevo. Aquí parte una nueva vida, ambos dejan sus estudios, Jaime comienza a trabajar en la Arrocera Orsini, todos le dicen a Celia que no se haga ilusiones porque cuando los hombres trabajan les cambia la vida y se olvidan de todo. Pasa el tiempo y el pololeo sigue, los Leal Pizarro se cambian a General Mackena 1518, Jaime se compra una moto para ir a visitar a su amor, se establecen lazos de amistad fuertes con Nilo, Hugo, Rudy, los Pérez García y tantos otros que durarán toda una vida. Pasan casi cuatro años de pololeo, frecuentan los Cine Minerva y Colón, las plazoletas del barrio, los helados Rueda de la calle San Pablo y todos los lugarcillos propicios para el romance. Un par de meses antes del casamiento, en una comida en casa de la abuela Amparo con sus dos hijas Nena y Mirtho y La Abuela María, Nilo y Celia se formaliza el compromiso. Se efectúa el 14 de diciembre de 1952. El tío Pancho y la abuela María llevan al altar a Celia, lo mismo hacen , el tío Gastón –hermano de Jaime- y la abuela Amparo con el novio, se casan en la Iglesia de la Plaza Ñuñoa y la fiesta de matrimonio se celebra en la casa del tío Pancho, en la calle Juan Godoy. Año 2007: Jaime y Celia llevan casi 55 años de matrimonio, siguen juntos, a veces no los entendemos mucho. El sigue trabajando, se dedica además: a barrer el patio, a mantener el palto y la higuera, a sus canarios e inseparables, a rabiar con los nietos y al club de Tobi con su cuñado Rudy y los amigotes del barrio. Le jura amor eterno a ella. Ella es más polifuncional. Se dedica a su casa, a la gimnasia, a disfrutar a sus nietos, a la vida social, a visitar a sus cuñadas, a sus hermanas y a sus amigas, a leer, a limpiar, a cocinar, a ordenar closet , a conversar con las vecinas, a recibir visitas en la casa, etc., etc., etc. No necesita jurarle amor eterno a él.
  6. 6. Breve reseña biográfica de la Familia Leal Díaz. Francisco Oscar Leal Pizarro nació en Antofagasta el 7 de Febrero de 1920. Fue el hijo mayor de diez hermanos, dos de ellos fallecidos a temprana edad. Sus padres fueron don Francisco Lorenzo Leal Rubio, ciudadano de ascendencia española avecindado en el norte del país y de doña María Pizarro Lemus, quienes después de un tiempo de establecidos en Tocopilla, viajaron primero al puerto de San Antonio en busca de mejores perspectivas de trabajo y luego partieron a Los Andes, lugar donde conoció a Juana Rosa Díaz Montenegro quien sería su primera esposa. Ella nació el 27 de Agosto del año 1921 en un hermoso balneario costero conocido como Zapallar desde donde emigró a Los Andes; era hija de don Pedro Díaz Valencia y de doña Rosa Montenegro Azócar. Según consta en el Registro Civil de La Cisterna, en Santiago, bajo la Inscripción Nº 107, año 1941, Registro Nº 1, el matrimonio entre Francisco Leal Pizarro y Juana Díaz Montenegro se celebró el 20 de Abril del año 1941, siendo sus testigos don Pedro Leal Rubio, Doña Rosa Durán y don Zenén Miranda. El nuevo y flamante matrimonio se radicó en Santiago. Instalados en Santiago y haciendo uso de sus estudios de contabilidad, Francisco logró un puesto de trabajo en la tienda “Paris” y luego entró de planta al Banco Español de Chile. Así, pudo abrirse paso en el área bancaria donde hizo carrera y su desempeño lo llevó luego a escalar posiciones en el Banco Israelita, llegando a desempeñar cargos de jefatura, lo cual significó para el matrimonio Leal Díaz, una época de estabilidad financiera y familiar. Luego de un tiempo, el progreso y las reformas organizacionales de las instituciones bancarias junto a la carencia de un título profesional universitario, hicieron que fuera despedido de su cargo, luego de varios años de servicio, otorgándosele una jubilación anticipadamente. En ese entonces el matrimonio Leal Díaz había constituido ya una familia conformada por tres hijos; María Rosa, Francisco Rodolfo y Carlos Hernán Leal Díaz. Con la indemnización recibida, formó una sociedad con algunos amigos conocidos, con quienes instalaron el restaurant “El Pescadito Frito” en el barrio de Estación Central, llegando a ser éste, con el transcurso del tiempo, uno de los más populares de Santiago. Sin embargo, malos manejos administrativos y financieros por parte de uno de los socios, los llevó a la quiebra y las deudas impagas tuvieron que ser asumidas por Francisco, lo cual lo llevó a vender su casa en La Reina, su auto y otras especies de valor, quebrándose con ello la estabilidad familiar y económica del matrimonio. En el intertanto, la familia había crecido a cuatro miembros, con la llegada de Juan Andrés Leal Díaz. Luego de la amarga experiencia laboral vivida anteriormente, la familia se fue a vivir a calle Tocornal y Francisco se hizo representante artístico del conocido conjunto folclórico nacional de Silvia Infantas y Los Baqueanos, con quienes tenía no sólo lazos familiares y afectivos ya que uno de sus integrantes y una de las principales voces era de su hermano, Pedro Leal Pizarro, sino que además, había podido incursionar en el campo de la creación artística escribiendo la letra de muchas de las canciones que ellos interpretaban dentro de su vasto y hermoso repertorio. Con ellos viajó dentro y fuera del país, alcanzando a disfrutar del éxito nacional e internacional del conjunto, viviendo en este pasaje de su existencia, una de las anécdotas más sobresalientes de ella, que fue la de vivir en persona, el estallido de la Revolución Cubana mientras se encontraba en ese país haciendo los preparativos para una gira del conjunto. Ello lo mantuvo encerrado en un hotel de La Habana por varios días con otros pasajeros y luego logró asilarse en la embajada de Chile en Cuba, hasta que se produjo la entrada de Fidel a la ciudad con todo lo que ello significaba. Luego de su regreso al país, siguió en su función de representante artístico hasta que se produjo la ruptura del conjunto en el año 1960. Con la llamada “fiebre de la anchoveta” en el norte de Chile, Francisco partió a Iquique a trabajar en la Pesquera Capricornio. Se fue en un inicio solo, a tentar suerte e instalarse y luego de algún tiempo, partió el resto de la familia, específicamente Juanita con sus tres hijos ya que María Rosa terminaba sus estudios normalistas y luego se casaría. Pero el negocio de la pesquera no prosperó para él y entonces aceptó la administración de una faenadora de aves y distribuidora de frutas y verduras en Iquique. En ella conoció a Paulina Choque, de quien se enamoró y ello lo llevó a la separación con Juanita, quien regresó a Santiago a fines del año 1966. Francisco y Paulina, luego de permanecer un tiempo juntos en Iquique, viajaron a Arica donde se establecieron con un negocio. De este segundo matrimonio, nacieron Claudia, Oscar y Gonzalo Leal Choque. Sin embargo, algunos años después, producto de una prolongada enfermedad, Paulina es internada grave en un centro asistencial especializado en Santiago, donde fallece. Luego de este lamentable hecho, al poco tiempo Francisco decidió retornar con sus hijos a Santiago, donde, algunos años después, luego de una progresiva e irreversible enfermedad, se durmió para siempre, buscando el descanso eterno, el 1º de marzo del año 1998.
  7. 7. Juanita Díaz Montenegro Fue la cuarta hija de una numerosa familia de ocho hermanos. Descendiente de una familia modesta y numerosa, comenzó a temprana edad a trabajar como asesora del hogar para una acaudalada familia del barrio alto de Santiago, hoy Providencia. Desde muy pequeña mostró grandes habilidades manuales lo que la llevó más tarde a tomar diversos cursos de costura, tejidos y de bordado, incursionando además en la pintura en género y en diversas técnicas de la cerámica, alcanzando el título técnico de Artesana. Ello le serviría más tarde, luego de la separación con Francisco, como un medio para generar recursos para el mantenimiento de su hogar y la educación de sus hijos. En este período y por varios años, se hizo cargo de la administración del local de Irarrázaval de la Tintorería Lutecia y posteriormente se trasladó a la sucursal de Providencia, luego de establecer su domicilio en un departamento de la misma comuna. Mantenía además en su hogar, un taller de costura haciendo en él diversos trabajos a pedido para tiendas y a particulares. Más tarde y una vez que sus hijos emigraron a hacer su vida de casados, recibió durante mucho tiempo como pensionistas, a un variado grupo de universitarias y universitarios que compartieron con ella sus cuidados maternales, sus regaloneos, su cariño y su amor de madre, así como las delicias de su sabrosa e inolvidable cocina. Además y luego que terminó su tarea de darle educación universitaria a sus hijos y gracias a esas circunstancias que le ofreció la vida, como premio también a su generosidad, dedicación y entrega, pudo viajar en varias ocasiones al extranjero, visitando a su hijo adoptivo Yamil en Brasil, luego a su hijo Francisco que se había radicado en México, llegando a visitar también a su hijo menor Juan que se había radicado en Estados Unidos. En Santiago disfrutó sus últimos años con sus nietas, nietos, bisnietas y bisnietos que le dieron María Rosa, Francisco y Carlos, dejando en todas ellas y en ellos, imborrables recuerdos. Juanita Rosa se durmió para siempre una tibia tarde de primavera, el 10 de Noviembre del año 2004 para ser exacto, sobre el verdor de su jardín, abrazada por las flores que en ese momento regaba, mirando el cielo azul con sus tremendos ojos verdes.
  8. 8. El Rincon del Anticuario ¿quien es quien?
  9. 9. Breves de los Leales Aqui el descubrimineto del porque estan los Soto Leal, Leal Soto y todo el enredo entre ambas familia. Diario del 15 de Agosto de 1938 Del Colegio Corazón de María en Antofagasta. Miren la Mirada de Vivian Leigh a Pedro Leal P. quot;Lo que el viento se llevo solo el tata lo sabequot; En la Tercera del 25/09/2007
  10. 10. Pnche de Letras (No apto para curados....podrían marearse más de la cueta)
  11. 11. Los Igualitos... do ura ens C Pongale nombre a estos pequeños Mozuelos Solución a Ponche de Letras
  12. 12. Árbol Genealógico Familia Leal Pizarro, Revise, corrija y Complete su rama. Francisco Leal Rubio(+) casado con María Pizarro Lemus(+) Francisco O. Leal P.(+) casado con Pedro A. Leal P. casado con Rodolfo Leal Pizarro casado Mª Ariel Leal Pizarro casada Danilo Leal Pizarro casado Celia A. Leal Pizarro casada Angela Leal P. casada Hugo Leal P. casado Juanita Diaz Montenegro(+) Berta Badani A.(+) y en 2º instancia con Chalía Guardia con Roberto Astudillo(+) con Eliana Recabarren(+) y en con Jaime Careaga con Rodolfo Mery con Emerita Fuentes con Marta Yupanqui(+) sin hijos 2º instancia con Tia Lucrecia 2º matrimonio de Hugo Leal 2º matrimonio de Fco Leal P. con Julia con Paulina Choque(+)
  1. A particular slide catching your eye?

    Clipping is a handy way to collect important slides you want to go back to later.

×