• Save
Por primera vez en mi vida entera, he dejado de creer en el amor... ( http://www.slideshare.net/fcerong/la-promesa-version-final )
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×
 

Por primera vez en mi vida entera, he dejado de creer en el amor... ( http://www.slideshare.net/fcerong/la-promesa-version-final )

on

  • 937 views

Para ayudarme a la impresión de mi libro, me puede enviar un giro a través de la Western Unión, a mi domicilio postal, con las siguientes señas: ...

Para ayudarme a la impresión de mi libro, me puede enviar un giro a través de la Western Unión, a mi domicilio postal, con las siguientes señas:

Francisco Antonio Cerón García
Las Orquídeas 178
Villa Las Rosas
4.400 Salta (Argentina)
República Argentina

fcerong@gmail.com
Mi número de móvil (llamando desde el resto del mundo) 0054 9387 5845950
Mi número de celular (llamando desde Argentina) 0387 155845950

También puede usar una tarjeta Visa, Aurora, American Express, o Mastercard, en mi cuenta en Paypal:

€ Euros:
https://www.paypal.com/cgi-bin/webscr?cmd=_s-xclick&hosted_button_id=64E95UZ2SMWKA

U$D Dólar:
https://www.paypal.com/cgi-bin/webscr?cmd=_s-xclick&hosted_button_id=E7WQQ3W5B5MHU

O desde España y Europa, puede hacer directamente un ingreso en La Caixa:

2100 4366 53 0200029422 (CUENTA CORRIENTE)
Titular: Francisco Antonio Cerón García

----------------------------------------------------------------------


La Promesa: El Milagro del Amor y de la Vida misma...

La Promesa: Primera, Segunda, Tercera, Cuarta Parte, y Epílogo. (La Versión final de 1.316 páginas, para imprimir y enviar al Premio de Literatura Planeta, de las letras...)
http://www.slideshare.net/fcerong/la-promesa-version-final

La Promesa:

“La Piedra Filosofal:
Una receta mágica para curar el alma malherida”

Las palabras tienen efectos,
los efectos son los afectos,
los afectos son los sentimientos…

Y a veces,
las palabras y los sentimientos,
son lo único que nos queda,
son lo único que tenemos…

El viaje de mi vida, mi paso por la vida:
Estas humildes letras, relatan una odisea épica, de coraje, valor, heroísmo, amor, solidaridad, y ética…
Una historia de la lucha, entre el bien y el mal, entre el desamor y el amor, entre la desesperanza y la esperanza, entre el hastío y la pasión, entre la cobardía y la valentía, entre el egoísmo y el heroísmo, entre el Diablo y Dios, entre la muerte y la vida, entre el Tánatos y el Eros…

"Del Misterio del amor y el desamor, la tragedia y la comedia, la desesperanza y la esperanza, la sabiduría y la Felicidad”

Mis letras son de una belleza inconmensurable, y aunque lo pareciera, no escribo en poesía, y sin embargo, hago lo más difícil en literatura: ¡Escribo permanentemente y todo el tiempo en prosa poética!...

Porque esta, la diáspora que escribo y cuento, en este mi libro, la diáspora de todas mis generaciones, y de todos mis antepasados, y de todos mis ancestros, de todo lo que me ha llegado por mi propia historia, es también la diáspora, no solo del pueblo judío, y del pueblo Romaní o gitano...

Es también la diáspora de toda la humanidad, de la humanidad entera, y desde la noche de los tiempos, y desde el origen mismo del hombre, en las sabanas africanas...

Y esta mi historia que cuento, es universal, y tan universal, como todas las historias, mitos y leyendas que contaron los sumerios, los fenicios, los hindúes, los chinos, los indígenas australianos, los griegos, los latinos, y entre muchas otras culturas, que han existido desde la noche de los tiempos, y en todo el mundo entero...

Tan vieja como las historias, los mitos, y las leyendas, las que contaron entre muchos otros, Gilgamesh de Sumeria, con el antiguo verso del niño aprendiz de escriba, Homero, con la Ilíada de Troya, Virgilio, con Eneas en la Eneida, Jasón y los Argonautas, en la búsqueda del Vellocino de oro...

Esta mi historia, es solo y sencillamente, y nada más, que la misma historia de la supervivencia, de la supervivencia de toda la especie humana...

Un hombre solo frente al mundo, como David frente a Goliat, como Eneas en la Eneida, como todos los héroes de la antigüedad histórica, me enfrenté a lo imposible, pero fue real que lo conseguí, que me hice un viaje de 14.000 Km. por medio mundo, cruzando todo un océano, y sin más recursos, que mi propia inteligencia, y sin siquiera un pes

Statistics

Views

Total Views
937
Views on SlideShare
937
Embed Views
0

Actions

Likes
0
Downloads
0
Comments
1

0 Embeds 0

No embeds

Accessibility

Upload Details

Uploaded via as Microsoft Word

Usage Rights

© All Rights Reserved

Report content

Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
  • Full Name Full Name Comment goes here.
    Are you sure you want to
    Your message goes here
    Processing…
  • La Promesa:

    La palabra empeñada a un hijo…

    El Milagro del Amor y de la Vida misma...

    “La Piedra Filosofal:
    Una receta mágica para curar el alma malherida”

    Las palabras tienen efectos,
    los efectos son los afectos,
    los afectos son los sentimientos…

    Y a veces,
    las palabras y los sentimientos,
    son lo único que nos queda,
    son lo único que tenemos…

    El viaje de mi vida, mi paso por la vida:
    Estas humildes letras, relatan una odisea épica, de coraje, valor, heroísmo, amor, solidaridad, y ética…
    Una historia de la lucha, entre el bien y el mal, entre el desamor y el amor, entre la desesperanza y la esperanza, entre el hastío y la pasión, entre la cobardía y la valentía, entre el egoísmo y el heroísmo, entre el Diablo y Dios, entre la muerte y la vida, entre el Tánatos y el Eros…

    ’Del Misterio del amor y el desamor, la tragedia y la comedia, la desesperanza y la esperanza, la sabiduría y la Felicidad”

    Mis letras son de una belleza inconmensurable, y aunque lo pareciera, no escribo en poesía, y sin embargo, hago lo más difícil en literatura: ¡Escribo permanentemente y todo el tiempo en prosa poética!...

    Porque esta, la diáspora que escribo y cuento, en este mi libro, la diáspora de todas mis generaciones, y de todos mis antepasados, y de todos mis ancestros, de todo lo que me ha llegado por mi propia historia, es también la diáspora, no solo del pueblo judío, y del pueblo Romaní o gitano...

    Es también la diáspora de toda la humanidad, de la humanidad entera, y desde la noche de los tiempos, y desde el origen mismo del hombre, en las sabanas africanas...

    Y esta mi historia que cuento, es universal, y tan universal, como todas las historias, mitos y leyendas que contaron los sumerios, los fenicios, los hindúes, los chinos, los indígenas australianos, los griegos, los latinos, y entre muchas otras culturas, que han existido desde la noche de los tiempos, y en todo el mundo entero...

    Tan vieja como las historias, los mitos, y las leyendas, las que contaron entre muchos otros, Gilgamesh de Sumeria, con el antiguo verso del niño aprendiz de escriba, Homero, con la Ilíada de Troya, Virgilio, con Eneas en la Eneida, Jasón y los Argonautas, en la búsqueda del Vellocino de oro...

    Esta mi historia, es solo y sencillamente, y nada más, que la misma historia de la supervivencia, de la supervivencia de toda la especie humana...

    Un hombre solo frente al mundo, como David frente a Goliat, como Eneas en la Eneida, como todos los héroes de la antigüedad histórica, me enfrenté a lo imposible, pero fue real que lo conseguí, que me hice un viaje de 14.000 Km. por medio mundo, cruzando todo un océano, y sin más recursos, que mi propia inteligencia, y sin siquiera un peso, un dólar, o un euro en el bolsillo…

    Esta documentación es historia, historia para toda mi descendencia, porque cuando yo ya no esté aquí, cuando todos ellos, los que me siguen, mis hijos, cuando todos los que también les seguirán, mis nietos, cuando todas estas generaciones se hallan ya ido, quedará, sin embargo, de mi presencia, la huella, la huella de todas estas letras, y de todos estos documentos, la huella de esta mi odisea…

    Porque el libro no lo escribí para los que se fueron, lo escribí para los que se quedaron...

    Lo escribí para los que se quedaron sin un padre, como mis tres hijos...

    Lo escribí no para los que se fueron, los que se fueron al Cielo...

    Que yo también me fui, me fui al Cielo como todos ellos, pero volví...

    Lo escribí para los que se quedaron, lo que se quedaron aquí, aquí y acá, en la Tierra...

    Y así y por ello espero también, que estas humildes letras, os hayan puesto a todos vosotros, a todos y cada uno de quienes me leéis, y me escucháis, os hayan puesto un límite, un límite al insoportable dolor de existir, a la más absoluta levedad del ser...

    Por eso estas mis letras, estas mis muy humildes letras, estas letras que escribo como ’poeta del amor’, trascienden mas allá de mi propia vida, y son ya no solo ’la huella’ de mi paso por la vida, estas humildes letras, llenas de la sabiduría del amor, decía, trascienden mas allá de mi propia vida, porque llegan a cada uno y todos de vosotros, quienes las leéis, y las escucháis, mis semejantes, y así mi huella se hace perenne, y he burlado a mi propia muerte, en vuestro recuerdo de ellas, en la huella, que estas mis humildes letras, han dejado en todos, y en cada uno, de todos vosotros...

    Y estas letras, estas humildes letras, que son mi paso por la vida, me han hecho libre, tan absolutamente libre, que me han permitido crearme mi propio mundo, y llenarme la vida de ilusión, en un reino de libertad y de amor...

    Porque esta historia que cuento, esta odisea épica de valor y heroísmo, esta mi historia, que cuento con estas mis muy humildes letras, es una historia de la lucha entre el bien y el mal, de la lucha entre el desamor y el amor, entre la desesperanza y la esperanza, entre el hastío y la pasión, entre la cobardía y la valentía, entre el egoísmo y el heroísmo, entre el Diablo y Dios, entre la muerte y la vida, entre el Tánatos y el Eros...

    Y así he vencido, paradójicamente, he triunfado, he dejado de estar y de ser derrotado, derrotado por la muerte, derrotado por el Tánatos, derrotado por lo aciago del destino...

    Y he triunfado con todos, con todos y cada uno de todos vosotros, con todos aquellos en quienes deje una huella, y todos aquellos, los que dejasteis también una huella en mi, en mi ser y en mi alma, en mi paso por la vida...

    Y cuando me haya ido, cuando haya terminado ya para siempre, este viaje, este mi viaje por la vida, mi paso por la vida, no me recordéis, los que me amasteis, no me recordéis ni por mis triunfos, ni por mis éxitos, ni por mi dinero, ni por mis posesiones, si las tuve, no me recordéis por nada material...

    Solo me recordéis, y por nada más, por lo que os quise y os amé, y por lo que fui querido y amado...

    Y este es mi epitafio, esta es toda la herencia que os dejo, a todos vosotros, mis semejantes, no tengo nada más que dejaros, que solo estas mis muy humildes letras, que escribí, como poeta del amor...

    Y si alguna vez os encontráis, como yo me encuentro a veces, y en muchos de mis días, de este mi tiempo presente, os encontráis como yo, sin ni siquiera tener ni para comer, recordar lo que decía Jesús y la Biblia: ’No solo de pan vive el hombre...’

    Y así, yo también vivo, estoy vivo por y de mis letras, de estas mis muy humildes letras...

    Y de esta manera termino, tan solo como empecé, sin musa, ni compañía ninguna, escribiendo de nuevo con mi agenda electrónica, desde ’el banco de la soledad’, con estas humildes letras, que son toda la compañía, la que me ha querido brindar, mi propia y muy amada tierra mía, Salta ’La Linda’...

    Porque tal y como el héroe Eneas, en la Eneida de Virgilio, o en la Odisea de Homero, o en la Ilíada de Troya, o en Jasón y los Argonautas, en la búsqueda del vellocino de oro, así tal y también como todos ellos, estoy en este mi paso por la vida, en esta mi odisea por la vida, en este mi viaje épico, estoy intentando, y en pleno siglo XXI, el retorno, intentando el retorno y desde lo imposible, el retorno y desde lo real, para volver a ver a mis tres y muy amados hijos, buscando mi vellocino de oro, en una lucha titánica y épica, contra los hados adversos, y el destino aciago, y contra todas las mareas, y los vendavales, y las tormentas, y las tempestades, y los huracanes, que me trajo este mi navegar, por el inmenso y desconocido océano de la vida, en un heroísmo tal, tal y como también hicieron, y antes que yo mismo, cada uno, y todos los héroes, de la antigüedad...

    Porque Salta entera, toda y entera, esta bendita tierra, esta bendita y adorada tierra mía, esta maldita...

    Esta bellísima tierra, este Edén de la naturaleza, este bellísimo paraíso terrenal, esta maldito, pero maldito no por su tierra, pero si por muchas de sus gentes, no todas, pero si por muchas de sus gentes...

    Porque son muchos de los salteños, y muchas de las salteñas, adoradores del Demonio, adoradores del demonio sino y también, porque estén endemoniados y endemoniadas, que los hay y muchos, porque aquí están las mayores y más profundas sectas satánicas del mundo entero, y porque Salta, casi toda entera, es el mayor y más profundo portal del Demonio, en todo el mundo entero...

    Decía, y además, porque muchos de aquellos y aquellas, que no están endemoniados, sacan sin embargo, y de lo más profundo de su corazón, una maldad tan sumamente refinada, y cubierta y maquillada, con la máscara y los ritos excelsos, y muy salteños por excelencia, de ’las buenas costumbres’, y ’la buena educación’: !Tanto! !Tanto ya que ni siquiera las presencias permanentes del Señor Y la Virgen del Milagro pueden traer algo de santidad a esta tierra!, no maldita por sí misma: !pero si maldita por el Demonio y sus adoradores!...

    Pero aun así, y a pesar de todo ello, aun así, en esta mi bella tierra, en esta mi bellísima tierra, en este Paraíso Perdido del Mundo, en este Paraíso Terrenal, en este Edén del Cielo, existen también, muchas almas, muchas bellísimas almas, almas tan Vírgenes e Inmaculadas, que portan al mismo Dios vivo, portan la presencia del Dios vivo en su seno, que portan al Espíritu Santo, tal y como yo mismo, como yo mismo y también, estoy, y siempre, en su permanente y perenne presencia...

    Y por eso La Luz del Cielo, a quien habitualmente llamamos Dios, por eso La Luz del Cielo, me llevo lejos, tan lejos, al otro lado del Océano, al otro lado del Mundo...

    Muy lejos de esta, de esta y mi muy amada tierra mía, Salta ’La Linda’...

    Y hacen ya casi 29 años de ello...

    Y casi 29 años después de salir, perseguido como un perro, casi 29 años después, también, La Luz del Cielo, también me volvió a traer...

    Y me trajo de nuevo, ya curtido como el cuero, y templado como el mismo acero, me trajo de nuevo, como su antorcha humeante y llameante, así y como la zarza que ardía, y con la llama del Cielo, ante el mismísimo Moisés...

    Y llegue con olor en mi alma, con olor y ya no solo a incienso, el olor de la Tierra Madre y de la Pachamama, llegue y además, con olor a azucenas y jazmines, el olor del Cielo...

    ¡Llegue y como un Místico del Siglo XXI! ¡Y con todas y cada una de las letras!

    Llegue a traer y a desparramar, un poco, un poco de su Luz, de la Luz del Cielo, un poquito de ella, en medio de tanta oscuridad...

    Porque yo que creí, que ya había terminado de escribir, este mi libro, esta mi vida, este mi paso por la vida, esta mi huella por la vida, esta mi odisea...

    Sin embargo, este libro que yo creía ya concluido, no pude enviarlo todavía a concursar, al Premio Planeta de las letras...

    Y no pude, por no tener, ni siquiera, ni los cien pesos, o los veinte euros, o los treinta dólares, que cuestan la impresión y en blanco y negro, porque en color son cinco mil pesos, o mil euros, o seis mil dólares, de los dos ejemplares del libro, necesarios para enviarlos a concursar a Barcelona, en España...

    Y así, esperando a poder juntar el dinero, paso el tiempo, y se paso y se termino el verano, y se paso también y se termino el invierno, y llego el tiempo de la primavera, el tiempo del Milagro de Salta, del Milagro de la renovación anual, del Pacto de Fidelidad, entre el Pueblo de Salta y entre nuestros Santos Patronos, para que nos protejan de los terribles terremotos, que ya destruyeron a nuestra antepasada, la muy noble ciudad de Esteco...

    Pero con el tiempo del Milagro, también llego y ocurrió, otro Milagro...

    El Milagro del amor...


    Cuando tomé tu mano...


    Cuando tomé tu mano
    en ese momento pasó...
    y me preguntaba
    ¿como y cuando sucedió?
    cuando tomé tu mano...

    Cuando tomé tu mano
    sentí
    sentí como toda mi vida y mi energía
    toda mi energía
    ya se había ido
    y antes de tomarte tu mano
    ya se había ido
    ya se había ido y toda
    toda contigo...

    Cuando tomé tu mano
    porque tenías frío
    que yo creía
    que yo creía del cuerpo
    pero era un frío del alma
    de tu alma toda
    helada de pavor
    y turbada
    tan turbada
    turbada por el amor
    el amor que ni te atrevías
    ni te atrevías
    en tus más lejanos sueños
    a confesarme...

    Cuando tomé tu mano
    apretaste
    apretaste mi mano
    con tanta fuerza
    que yo no supe
    yo no supe ni pude saber
    que estaba pasando...

    Pero yo
    yo entonces
    cuando tomé tu mano
    me quedé helado
    tan helado
    como así lo estaba
    así lo estaba
    tu alma toda

    Y el frío de tu alma
    se pasó todo
    y de golpe
    ¡tan de golpe!
    ¡todo a la mía!...

    Y entonces me quedé
    me quedé tan turbado
    ¡tanto!
    como tú misma
    como tú misma ya lo estabas...

    Cuando tomé tu mano
    y tomé tu otra mano
    tan helada también
    entonces supe
    entonces empecé a saber
    que eso que nos pasaba
    eso que nos pasaba a los dos
    se llamaba
    se llamaba el amor...

    Y entonces
    recién entonces
    y por primera vez
    entonces te miré
    y miré tu alma...

    Y vi tu alma
    tan llena
    tan llena de gozo
    tan desbordante
    que se desbordó
    se desbordo a la mía
    a la mía toda
    toda y entera
    mi alma mía...

    Y empezamos a temblar
    a temblar los dos
    los dos juntos
    no ya del frío
    sino
    de la turbación
    del gozo
    y del amor
    cuando tomé tu mano...

    Francisco Antonio Cerón García
    fcerong@gmail.com

    La Versión final, impresa y enviada al Premio de Literatura Planeta, de las letras...
    http://www.slideshare.net/fcerong/la-promesa-version-final


    Tags:
    Piedra, Filosofal, receta, magica, curar, alma, malherida, palabras, efectos, afectos, sentimientos, viaje, vida, paso, odisea, epica, coraje, valor, heroismo, amor, solidaridad, etica, Misterio, amor, desamor, tragedia, comedia, desesperanza, esperanza, sabiduría, Felicidad, Humildes, humilde, letra, letras, historia, lucha, bien, mal, hastio, pasion, cobardia, valentia, egoismo, Satanas, Lucifer, Diablo, Dios, muerte, vida, Tanatos, Eros.

    ----------------------------------------------------------------------
    Comentarios de Lectores de La Promesa
    ----------------------------------------------------------------------
    Comentario de un viejo profesor universitario de literatura:

    Francisco

    Al leerte me he dado cuenta, que tus letras son de una belleza inconmensurable, y aunque lo pareciera, no escribes en poesía, y sin embargo, haces lo más difícil en literatura: ¡Escribes permanentemente y todo el tiempo en prosa poética!...
    También al leer tu libro, me he dado cuenta de que has sufrido, no ya mucho, sino muchísimo, demasiado para lo que pueda y puede sufrir nadie...
    Pero lo que más me ha sorprendido es que, sin embargo, y a pesar de todo, y de tanto sufrimiento, eres un hombre feliz, demasiado feliz...
    ----------------------------------------------------------------------
    Comentario de un Presidente de una Gran Multinacional:

    Francisco

    He leído algunas partes del libro: ¡Y tengo que decirte que me has tocado el alma!
    Y sobre todo tu dolor por tus hijos me ha dado en el centro del corazón... No me puedo imaginar en una situación similar con mis hijos...
    ¡Aquí va mi solidaridad! Se que tu espíritu lo recibirá con afecto...
    También quiero decirte, que tenia viejas y sangrantes heridas en el alma, que la sola lectura de tu libro me ha curado...
    ¡Recibe un muy fuerte abrazo!...
    ----------------------------------------------------------------------

    Excelentísima Señora Cristina Fernández de Kirchner
    Presidenta de la República Argentina

    Yo soy un ex-combatiente de las Malvinas, con una épica y heroica historia en dicha guerra, nunca reconocida, sabida ni contada, y que relato en mi libro, en el capítulo titulado ’El día de la Memoria: El 24 de Marzo...’

    Siendo funcionario oficial y de muy alto rango, en aquella guerra, denuncié a dos altos generales superiores míos, ante el estado mayor conjunto, y el resto de la historia la cuento en mi libro...

    Espero que el libro le pueda servir para reivindicar la justicia y el reconocimiento que se merecen, todos los ex-combatientes de las Malvinas, y que en general se les niega reiterada y sistemáticamente por parte de todos los estamentos de la sociedad argentina...

    Muy reconocido por su gran hacer político, y porque está haciendo historia para nuestro amado país, le saluda muy cordialmente,

    Francisco Antonio Cerón García
    Las Orquídeas 178
    Villa Las Rosas
    4.400 Salta (Argentina)
    República Argentina

    fcerong@gmail.com
    Mi número de móvil (llamando desde el resto del mundo) 0054 9387 5845950
    Mi número de celular (llamando desde Argentina) 0387 155845950
    ----------------------------------------------------------------------
    Amor Ψ Amores (Una gran aristócrata española...)

    ¡Que belleza lo que pude leer en esas páginas!...
    ¡Sus hijos se sentirán muy orgullosos!...
    Cuando lean esta historia, de sus propias vidas, y quien fue, y es su padre....
    Nunca existe una lucha vencida, sin amor y comunicación... Ambas espadas las tienes en tus manos.... Así que el resto, el tiempo, dictara el veredicto final....
    ¡Bello, bellísimo libro!...





    Francisco Antonio Cerón García

    Querida amiga desconocida:

    ¡Me has hecho llorar, me has hecho llorar y a lágrima viva con tus palabras!...






    Amor Ψ Amores

    Prosigue adelante, eres un sembrador de experiencias vividas y las debes compartir... Para incentivar a otros, que el amor, no es solo rosas... Hay espinas en su andar, y también hay que llorar... Pues muchos, solo piensan en rosas, pero no en el dolor, y es muy necesario el proceso del deber, y también las responsabilidades del quehacer...





    Francisco Antonio Cerón García

    Por eso mismo escribí mi libro, como mi herencia a mis tres hijos...
    Y tardé 28 años y 6 meses en pensarlo, y lo escribí en menos de 4 meses...
    No son sólo las vivencias de una persona, que ha vivido una vida demasiado intensa, mi propia persona, y mi propia vida, sino y además, es una muy profunda, profundísima reflexión sobre la vida misma, y su sentido, el que habitualmente se nos escapa, a casi todos...

    Y en este mundo hedonista, y de sólo búsqueda del placer, hasta el paroxismo, el dolor y la muerte están forcluídos, excluidos de nuestras vidas, con la ayuda del dinero, de la ciencia y de la tecnología, pero ni siquiera los tanatorios pueden desterrar a la muerte, ni al sufrimiento, ni al dolor...

    Y el dolor, tanto del cuerpo, como y peor, del alma, es un muy viejo conocido mío, tanto, que ya casi no me hacen daño, aunque no por ello soy masoquista, ni lo busco: ¡Para nada!...

    Mi libro es una oda al amor, una elegía al amor, una profunda e intensa apología del amor...

    Y como un Místico del Siglo XXI, y con toda y cada una de las letras, mi libro, mi libro habla también de la experiencia del amor Divino, tal y como la vivieron y experimentaron también, tanto San Juan de la Cruz, como Santa Teresa de Jesús, pero en lugar de hacerlo con un lenguaje de hombres del Medioevo, mi libro lo hace con un lenguaje moderno del Siglo XXI...

    Me califican de Quevedo, Antonio Machado, Gustavo Adolfo Bécquer y Pablo Neruda, todos juntos y a la vez, por la belleza de mi literatura y mis poesías (hay muchísimas desparramadas en todo el libro)...


    http://www.slideshare.net/fcerong/la-promesa-version-final
    Are you sure you want to
    Your message goes here
    Processing…
Post Comment
Edit your comment

Por primera vez en mi vida entera, he dejado de creer en el amor... ( http://www.slideshare.net/fcerong/la-promesa-version-final ) Por primera vez en mi vida entera, he dejado de creer en el amor... ( http://www.slideshare.net/fcerong/la-promesa-version-final ) Document Transcript

  • Por primera vez en mi vida entera,he dejado de creer en el amor...
  • Hoy día, después de haber sabido estasemana, y cuando estaba incorporado comodocente, y con un buen sueldo, que no podíaserlo, en ningún establecimiento del País, por laLey Nacional que excluye automáticamente de laEducación, a todos los mayores de 45 años... Ahora, además de ver que mi destino y mifuturo, están predestinados, al hambre, lamiseria, y la mendicidad... Ahora he descubierto también, que mi hijopequeño, al que escribí un libro de casi 1.500páginas, por el amor de un padre... Ahora he descubierto también, que me hadejado de querer, y ya no existo para él... Le he llamado hoy día, y de primeras mellamó "Manolo", el nombre de la pareja de sumadre, y su nuevo papá, ya casi dos años... Luego y a continuación me dice, que estabaviendo sus dibujos, que por favor se los dejaraver... Así lo hice y terminé la llamada,despidiéndome de él...
  • Ayer escribí, que escribía para vestir miextrema desnudez, no ya de todo lo material,auto, casa, trabajo, sino y peor, mi desnudez deamigos y de familia... Pero siempre tenía la esperanza, de que a14.000 Km. de distancia, cruzando un inmensoocéano, tenía a un hijo pequeño, que me quería yme necesitaba... Y ahora tengo la absoluta certeza, cuandollama padre a otro hombre, la pareja de su madre,cuando prefiere ver sus dibujos, antes que hablarconmigo... Ahora tengo la absoluta certeza de que yame olvidó, y ya no me quiere… Y así, si me faltaba algo más, para completarya mi extrema y abisal desnudez, ahora me hequedado sin mi hijo, sin su amor... Y así, no me queda nada conque sujetarme ala vida, nada no ya de lo material, sino y de lohumano... Y cuando algunas de vosotras, mis lectoras,me decís que Dios existe, que Dios lo puedetodo, que la oración lo puede todo... Sólo me acuerdo y pienso, de que siverdaderamente Dios estuviera en la Tierra, enesta tierra maldita por el Demonio y la maldad,
  • pienso que no se morirían de hambre todos losniños, los niños que se mueren todos los días... Y así, cuando me intentan consolar con unrecurso imperativo a la Fe, sólo terminopensando que: ¡Qué fácil es hablar con la"panza" llena a los hambrientos!...¡Con qué facilidad se remueve la espina en laherida cuando es ajena!... Yo creo que no hay ninguna respuesta aldolor, ni siquiera Divina... Y que cuando con "grandilocuencia"hablamos en nombre de Dios, con la ceguera desaberlo todo de Él, y peor aún, del pobredesgraciado que está sufriendo delante nuestro... Yo creo que los desgraciados, ¡losverdaderamente desgraciados somosnosotros!... Y no somos sólo desgraciados, porque ennuestra soberbia, creemos que podemos calmarel dolor del otro, y somos tan estúpidos, que nisiquiera nos damos cuenta de que, si nipodemos calmar el propio nuestro, nuestropropio dolor: ¿Como podríamos consolar a otro ajeno quees tan desgraciado y tan poca cosa comonosotros mismos?... Por eso yo, yo no quiero el consuelo paramis penas, no quiero el consuelo ni del mismoCielo...
  • Y Él, el ser de luz, Dios, el lo sabe y con tanabsoluta certeza y como yo mismo... Y yo sólo quería el consuelo de mis penas,por una humilde y simple mortal, pero VirgenMaría, hubo solo una... Y así me he quedado en la Tierra, en tierra denadie... Y no ya tan solo, como me predijo la ancianay sabia mujer: "Francisco, todos los grandes sequedan solos, todos los grandes poetas, ¡y ustedes de los más grandes!... No ya tan solo como estoy, sin familia, sinamigos, sin musa ninguna... Sino y peor, desnudo, tanto o más desnudoque cuando venimos a este mundo, y cuandonos vamos de él... Y ya, ni siquiera mis letras, con las queintento vestirme, lo único que me quedó paravestirme, me pueden llegar a dar el más mínimoconsuelo... Y así, en mi absoluta desnudez, sólo mesiento, y como el poema que escribí: "Ahorasoy..." http://www.slideshare.net/fcerong/ahora-soy Y ya ni siquiera mis propias letras deesperanza, como las que escribí a la inmensa
  • tragedia del pueblo japonés, ni ellas, puedenllegar a darme consuelo alguno... http://www.slideshare.net/fcerong/dedico-mi-libro-y-como-un-homenaje-de-honor-honra-y-esplendor-por-su-civismo-su-coraje-y-sus-heroes-a-todo-el-pueblo-japones-httpwwwslidesharenetfceronglapromesaversionfinal Y por primera vez en mi vida estoy, no yaderrotado y vencido, sino y peor aún, por primeravez en mi vida entera, he dejado de creer en elamor... http://www.slideshare.net/fcerong/porque-escribo-no-te-des-por-vencido-ni-aun-vencido