• Save
Me sonroja y halaga mi ego... En honor al difunto, Gabriel García Márquez... ( El enlace online para leer "La Promesa I" es: http://es.slideshare.net/fcerong/la-promesa-version-final )
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×
 

Like this? Share it with your network

Share

Me sonroja y halaga mi ego... En honor al difunto, Gabriel García Márquez... ( El enlace online para leer "La Promesa I" es: http://es.slideshare.net/fcerong/la-promesa-version-final )

on

  • 3,883 views

Heme aquí, casi dos años después de haber escrito el primer libro, escribiendo también el segundo libro… ...

Heme aquí, casi dos años después de haber escrito el primer libro, escribiendo también el segundo libro…

¿Y que pasó entremedio y mientras tanto?

Que no pude, no pude cumplir la promesa que no le hice a mi hijo, la promesa de volver a verle…

Y a lo peor, que ya sé, a ciencia cierta, y casi con total y absoluta certeza, que no podré cumplirla nunca…

¡Nunca jamás volveré a ver a mi hijo pequeño! ¡Nunca jamás podré volver a criarlo! ¡Nunca jamás volveremos a reír juntos!

Y lo sé, por todo lo que ha pasado en todo este tiempo, el suficiente tiempo, y los suficientes hechos, como para poder llegar a concluirlo así…

¿Y que me quedó entonces? ¿Qué me quedó por hacer?

Sólo lo que ya hice anteriormente, escribir…

Escribir, para contarle a mi niño, lo que ya nunca podré vivir con él, para contarle lo que pasó…

Porque así y ahora, y como el no sabe lo que le escribo, ni lo que le escribí, así y ahora también, y cuando sea grande, y cuando yo ya no esté, presente en este mundo, mi niño, mi adorado niño, podrá saber, y por sí mismo, porqué se quedó sin un padre…

Y también podrá saber, todo lo que hizo su padre, ya vencido y derrotado por la vida, todo lo que hizo y no dejó de hacer, para volver a verle…

Recordarán, los que ya me leyeron, los que leyeron mi primer libro, que me arruiné, que me divorcié, y que me quedé también, sin casa y sin trabajo, en España…

Y así, mi niño, al emigrar yo para sobrevivir, al emigrar y repatriarme a mi otra tierra, Latinoamérica, mi niño también, se quedó en España, se quedó y sin un padre…

Y por eso, de todos ellos, de todos los “indignados”, yo mismo, yo soy el primer “indignado..."

¿Porque qué reclaman los “indignados” de la Puerta del Sol en Madrid?

Reclaman lo mismo que yo, lo mismo que yo reclamé y escribí, hace ya casi dos años: ¡Reclaman pan y trabajo!

Y por eso, por no tener pan y trabajo, por eso, y por ser un solo hombre, un hombre solo, no pude, no pude y como todos ellos, como todos los “indignados”, acampar en el kilómetro cero de España, acampar en la Puerta del Sol…

Y así, para expresar mi protesta, mi protesta por no tener también pan y trabajo, por estar tan desnudo, sólo me quedaron, y como única protesta, estas letras, estas humildes letras, que escribí y como un padre “indignado”, que escribí en mi primer libro “La Promesa”.

Y eso me hizo, y sin saberlo ni yo mismo, me hizo escritor…

Y por eso ahora, ahora también sigo escribiendo, para continuar con mi protesta, para no dejar de ser nunca un “indignado”…

Porque si me resigno, si me resigno ante la injusticia, ante todas las injusticias, entonces sí, entonces de verdad, entonces si que estaré derrotado…

Statistics

Views

Total Views
3,883
Views on SlideShare
3,205
Embed Views
678

Actions

Likes
0
Downloads
4
Comments
1

3 Embeds 678

https://twitter.com 674
https://si0.twimg.com 3
https://twimg0-a.akamaihd.net 1

Accessibility

Categories

Upload Details

Uploaded via as Microsoft Word

Usage Rights

© All Rights Reserved

Report content

Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
  • Full Name Full Name Comment goes here.
    Are you sure you want to
    Your message goes here
    Processing…
  • Heme aquí, casi dos años después de haber escrito el primer libro, escribiendo también el segundo libro…

    ¿Y que pasó entremedio y mientras tanto?

    Que no pude, no pude cumplir la promesa que no le hice a mi hijo, la promesa de volver a verle…

    Y a lo peor, que ya sé, a ciencia cierta, y casi con total y absoluta certeza, que no podré cumplirla nunca…

    ¡Nunca jamás volveré a ver a mi hijo pequeño! ¡Nunca jamás podré volver a criarlo! ¡Nunca jamás volveremos a reír juntos!

    Y lo sé, por todo lo que ha pasado en todo este tiempo, el suficiente tiempo, y los suficientes hechos, como para poder llegar a concluirlo así…

    ¿Y que me quedó entonces? ¿Qué me quedó por hacer?

    Sólo lo que ya hice anteriormente, escribir…

    Escribir, para contarle a mi niño, lo que ya nunca podré vivir con él, para contarle lo que pasó…

    Porque así y ahora, y como el no sabe lo que le escribo, ni lo que le escribí, así y ahora también, y cuando sea grande, y cuando yo ya no esté, presente en este mundo, mi niño, mi adorado niño, podrá saber, y por sí mismo, porqué se quedó sin un padre…

    Y también podrá saber, todo lo que hizo su padre, ya vencido y derrotado por la vida, todo lo que hizo y no dejó de hacer, para volver a verle…

    Recordarán, los que ya me leyeron, los que leyeron mi primer libro, que me arruiné, que me divorcié, y que me quedé también, sin casa y sin trabajo, en España…

    Y así, mi niño, al emigrar yo para sobrevivir, al emigrar y repatriarme a mi otra tierra, Latinoamérica, mi niño también, se quedó en España, se quedó y sin un padre…

    Y por eso, de todos ellos, de todos los “indignados”, yo mismo, yo soy el primer “indignado”…

    ¿Porque qué reclaman los “indignados” de la Puerta del Sol en Madrid?

    Reclaman lo mismo que yo, lo mismo que yo reclamé y escribí, hace ya casi dos años: ¡Reclaman pan y trabajo!

    Y por eso, por no tener pan y trabajo, por eso, y por ser un solo hombre, un hombre solo, no pude, no pude y como todos ellos, como todos los “indignados”, acampar en el kilómetro cero de España, acampar en la Puerta del Sol…

    Y así, para expresar mi protesta, mi protesta por no tener también pan y trabajo, por estar tan desnudo, sólo me quedaron, y como única protesta, estas letras, estas humildes letras, que escribí y como un padre “indignado”, que escribí en mi primer libro “La Promesa”… ( http://tiny.cc/9qeos )

    Y eso me hizo, y sin saberlo ni yo mismo, me hizo escritor…

    Y por eso ahora, ahora también sigo escribiendo, para continuar con mi protesta, para no dejar de ser nunca un “indignado”…

    Porque si me resigno, si me resigno ante la injusticia, ante todas las injusticias, entonces sí, entonces de verdad, entonces si que estaré derrotado…

    Y como no quiero, ni aún vencido
    Are you sure you want to
    Your message goes here
    Processing…
Post Comment
Edit your comment

Me sonroja y halaga mi ego... En honor al difunto, Gabriel García Márquez... ( El enlace online para leer "La Promesa I" es: http://es.slideshare.net/fcerong/la-promesa-version-final ) Document Transcript

  • 1. ¡En esta mujer japonesa superviviente del desastre del Tsunami, la expresión más absoluta, de la desolación, del vacío, de la finitud, de la pequeñez, de la levedad del ser, del inmenso dolor de existir de todos los seres humanos! “Me sonroja, que halaguen mi ego...”
  • 2. Me sonroja, que halaguen mi ego, diciéndome en Twitter, por parte de círculos literarios de poetas latinoamericanos, que soy un gran escritor, y un maestro de la Literatura, y que no importa que haya perdido los Premios Planeta, y Alfaguara, que ganaré un Premio Nobel de Literatura, porque mis obras son inmortales... Me siento muy halagado por los piropos, y les agradezco profundamente que me tengan en tan alta consideración, y estima... Verdaderamente, no creo que nunca, si realmente lo soy, llegue a tener un reconocimiento en vida, llámese Premios de Literatura, o la misma fama, y el poder... Creo, que si escribiera por el dinero, la fama, o el poder, no lo haría nunca... Porque como decía el gran poeta, Vicente Aleixandre: "Para todos escribo, pero para quienes me leen sobretodo..." Pero a mí me pasa, que: "Ya que no puedo escribir, el mundo que sueño, escribo, para soñar el mundo que no vivo..." USTED, ¿por qué escribe?, ¿por qué lee?:
  • 3. “Gabriel García Márquez dice que escribe, para que sus amigos le quieran más…” Yo empecé escribiendo, para cumplir la palabra empeñada a un hijo… Y así escribí mi primer libro, “La Promesa”. Y ahora que ya cumplí para con mi hijo, que sigue y sin un padre, aunque ya tiene un libro escrito, para que cuando sea mayor, y yo ya no esté, se acuerde de cuanto le quiero, y le quise, y de que nunca le olvidaré, ni le olvidé… Y ahora: ¿Por qué escribo...? Escribo por mi desnudez, no ya la de mi alma, como la de todos vosotros también, mis semejantes, sino la desnudez de mi cuerpo, porque no tengo nada material a lo que asirme, a lo que vestirme… Por no tener, no tengo no ya, casa, coche, auto, dinero, poder, trabajo… Por no tener no tengo ya, ni siquiera familia, ni amigos… ¡En esta mujer japonesa superviviente del desastre del Tsunami, la expresión más absoluta, de la desolación, del vacío, de la finitud, de la pequeñez, de la levedad del ser, del inmenso dolor de existir de todos los seres humanos!
  • 4. Y estoy tan desnudo, ¡tanto!, y como jamás lo estuve, en toda mi vida entera… Y estoy en una lucha titánica y épica, luchando contra los hados adversos, y el destino aciago, y contra todas las mareas, y los vendavales, y las tormentas, y las tempestades, y los huracanes, y los Tsunamis, que me trajo este mi navegar, por el inmenso y desconocido océano de la vida… La luz que alumbra… Y así escribo, para vestirme, vestir mi desnudez, en medio esta mi semejante tempestad, con las letras, estas letras pocas y vagas, estas letras de poeta del amor… Y esta es mi huella en la vida, esta es mi herencia, este es mi epitafio, porque no tengo nada más que dejaros, a todos vosotros, a todos mis semejantes, que sólo estas letras que escribí, y que todavía escribo, y como poeta del amor… Y si me recordáis alguna vez, cuando ya me haya ido, cuando ya haya terminado este mi viaje por la vida, mi paso por la vida, no me recordéis, los que me amasteis, no me recordéis ni por mis triunfos, ni por mis éxitos, ni por mis posesiones, si las tuve… ¡No me recordéis por nada material!
  • 5. Sólo me recordéis, y por nada más, por lo que os quise y os amé, y por lo que fui querido y amado…
  • 6. El párrafo anterior, es un extracto, del Capítulo Décimo, de mi segundo libro, La Promesa II: Porque escribo: “No te des por vencido, ni aún vencido...” Francisco Antonio Cerón García DNI de España número 27.478.316-D Sin domicilio fijo en la Ciudad de Salta 4.400 Salta (República Argentina) fcerong@gmail.com Celular +54 9 387 5845950
  • 7. Posdata: Los libros, que le escribí a mi niño, por el amor de un padre, se pueden leer por entero, online en Internet, y gratis, en los enlaces: http://es.scribd.com/collections/4086935/Trilogia-de-La- Promesa-I-II-y-III http://www.slideshare.net/fcerong/documents?order=popular http://issuu.com/franciscoantoniocerongarcia/stacks/ca3cd68a 1ed446209eebddb0c6f12a6a Los libros son la promesa cumplida, que le hice al despedirme de él en España, y con sólo seis años recién cumplidos (ahora va a cumplir los doce), decía son la promesa cumplida de escribirle, ya que no pude prometerle, volver a España para criarle, por mi divorcio, ni tampoco pude prometerle, volver a visitarle, por mi ruina, y por mi exilio forzoso…
  • 8. La España que dejé, cuando me exilié a Latinoamérica: Mi niño Daniel y yo, en la contraportada de mi primer libro: "La Promesa I"