Your SlideShare is downloading. ×
La Promesa I - Capítulo Vigésimo Primero: "El Paraíso Perdido. Mi Paseo por el Cielo..." ( http://www.slideshare.net/fcerong/la-promesa-version-final )
La Promesa I - Capítulo Vigésimo Primero: "El Paraíso Perdido. Mi Paseo por el Cielo..." ( http://www.slideshare.net/fcerong/la-promesa-version-final )
La Promesa I - Capítulo Vigésimo Primero: "El Paraíso Perdido. Mi Paseo por el Cielo..." ( http://www.slideshare.net/fcerong/la-promesa-version-final )
La Promesa I - Capítulo Vigésimo Primero: "El Paraíso Perdido. Mi Paseo por el Cielo..." ( http://www.slideshare.net/fcerong/la-promesa-version-final )
La Promesa I - Capítulo Vigésimo Primero: "El Paraíso Perdido. Mi Paseo por el Cielo..." ( http://www.slideshare.net/fcerong/la-promesa-version-final )
La Promesa I - Capítulo Vigésimo Primero: "El Paraíso Perdido. Mi Paseo por el Cielo..." ( http://www.slideshare.net/fcerong/la-promesa-version-final )
La Promesa I - Capítulo Vigésimo Primero: "El Paraíso Perdido. Mi Paseo por el Cielo..." ( http://www.slideshare.net/fcerong/la-promesa-version-final )
La Promesa I - Capítulo Vigésimo Primero: "El Paraíso Perdido. Mi Paseo por el Cielo..." ( http://www.slideshare.net/fcerong/la-promesa-version-final )
La Promesa I - Capítulo Vigésimo Primero: "El Paraíso Perdido. Mi Paseo por el Cielo..." ( http://www.slideshare.net/fcerong/la-promesa-version-final )
La Promesa I - Capítulo Vigésimo Primero: "El Paraíso Perdido. Mi Paseo por el Cielo..." ( http://www.slideshare.net/fcerong/la-promesa-version-final )
La Promesa I - Capítulo Vigésimo Primero: "El Paraíso Perdido. Mi Paseo por el Cielo..." ( http://www.slideshare.net/fcerong/la-promesa-version-final )
La Promesa I - Capítulo Vigésimo Primero: "El Paraíso Perdido. Mi Paseo por el Cielo..." ( http://www.slideshare.net/fcerong/la-promesa-version-final )
La Promesa I - Capítulo Vigésimo Primero: "El Paraíso Perdido. Mi Paseo por el Cielo..." ( http://www.slideshare.net/fcerong/la-promesa-version-final )
La Promesa I - Capítulo Vigésimo Primero: "El Paraíso Perdido. Mi Paseo por el Cielo..." ( http://www.slideshare.net/fcerong/la-promesa-version-final )
La Promesa I - Capítulo Vigésimo Primero: "El Paraíso Perdido. Mi Paseo por el Cielo..." ( http://www.slideshare.net/fcerong/la-promesa-version-final )
La Promesa I - Capítulo Vigésimo Primero: "El Paraíso Perdido. Mi Paseo por el Cielo..." ( http://www.slideshare.net/fcerong/la-promesa-version-final )
La Promesa I - Capítulo Vigésimo Primero: "El Paraíso Perdido. Mi Paseo por el Cielo..." ( http://www.slideshare.net/fcerong/la-promesa-version-final )
La Promesa I - Capítulo Vigésimo Primero: "El Paraíso Perdido. Mi Paseo por el Cielo..." ( http://www.slideshare.net/fcerong/la-promesa-version-final )
La Promesa I - Capítulo Vigésimo Primero: "El Paraíso Perdido. Mi Paseo por el Cielo..." ( http://www.slideshare.net/fcerong/la-promesa-version-final )
La Promesa I - Capítulo Vigésimo Primero: "El Paraíso Perdido. Mi Paseo por el Cielo..." ( http://www.slideshare.net/fcerong/la-promesa-version-final )
La Promesa I - Capítulo Vigésimo Primero: "El Paraíso Perdido. Mi Paseo por el Cielo..." ( http://www.slideshare.net/fcerong/la-promesa-version-final )
La Promesa I - Capítulo Vigésimo Primero: "El Paraíso Perdido. Mi Paseo por el Cielo..." ( http://www.slideshare.net/fcerong/la-promesa-version-final )
La Promesa I - Capítulo Vigésimo Primero: "El Paraíso Perdido. Mi Paseo por el Cielo..." ( http://www.slideshare.net/fcerong/la-promesa-version-final )
La Promesa I - Capítulo Vigésimo Primero: "El Paraíso Perdido. Mi Paseo por el Cielo..." ( http://www.slideshare.net/fcerong/la-promesa-version-final )
La Promesa I - Capítulo Vigésimo Primero: "El Paraíso Perdido. Mi Paseo por el Cielo..." ( http://www.slideshare.net/fcerong/la-promesa-version-final )
La Promesa I - Capítulo Vigésimo Primero: "El Paraíso Perdido. Mi Paseo por el Cielo..." ( http://www.slideshare.net/fcerong/la-promesa-version-final )
La Promesa I - Capítulo Vigésimo Primero: "El Paraíso Perdido. Mi Paseo por el Cielo..." ( http://www.slideshare.net/fcerong/la-promesa-version-final )
La Promesa I - Capítulo Vigésimo Primero: "El Paraíso Perdido. Mi Paseo por el Cielo..." ( http://www.slideshare.net/fcerong/la-promesa-version-final )
La Promesa I - Capítulo Vigésimo Primero: "El Paraíso Perdido. Mi Paseo por el Cielo..." ( http://www.slideshare.net/fcerong/la-promesa-version-final )
La Promesa I - Capítulo Vigésimo Primero: "El Paraíso Perdido. Mi Paseo por el Cielo..." ( http://www.slideshare.net/fcerong/la-promesa-version-final )
La Promesa I - Capítulo Vigésimo Primero: "El Paraíso Perdido. Mi Paseo por el Cielo..." ( http://www.slideshare.net/fcerong/la-promesa-version-final )
La Promesa I - Capítulo Vigésimo Primero: "El Paraíso Perdido. Mi Paseo por el Cielo..." ( http://www.slideshare.net/fcerong/la-promesa-version-final )
La Promesa I - Capítulo Vigésimo Primero: "El Paraíso Perdido. Mi Paseo por el Cielo..." ( http://www.slideshare.net/fcerong/la-promesa-version-final )
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×

Thanks for flagging this SlideShare!

Oops! An error has occurred.

×
Saving this for later? Get the SlideShare app to save on your phone or tablet. Read anywhere, anytime – even offline.
Text the download link to your phone
Standard text messaging rates apply

La Promesa I - Capítulo Vigésimo Primero: "El Paraíso Perdido. Mi Paseo por el Cielo..." ( http://www.slideshare.net/fcerong/la-promesa-version-final )

923

Published on

La Promesa: El Milagro del Amor y de la Vida misma... …

La Promesa: El Milagro del Amor y de la Vida misma...

La Promesa:

“La Piedra Filosofal:
Una receta mágica para curar el alma malherida”

Las palabras tienen efectos,
los efectos son los afectos,
los afectos son los sentimientos…

Y a veces,
las palabras y los sentimientos,
son lo único que nos queda,
son lo único que tenemos…

El viaje de mi vida, mi paso por la vida:
Estas humildes letras, relatan una odisea épica, de coraje, valor, heroísmo, amor, solidaridad, y ética…
Una historia de la lucha, entre el bien y el mal, entre el desamor y el amor, entre la desesperanza y la esperanza, entre el hastío y la pasión, entre la cobardía y la valentía, entre el egoísmo y el heroísmo, entre el Diablo y Dios, entre la muerte y la vida, entre el Tánatos y el Eros…

"Del Misterio del amor y el desamor, la tragedia y la comedia, la desesperanza y la esperanza, la sabiduría y la Felicidad”

Mis letras son de una belleza inconmensurable, y aunque lo pareciera, no escribo en poesía, y sin embargo, hago lo más difícil en literatura: ¡Escribo permanentemente y todo el tiempo en prosa poética!...

Porque esta, la diáspora que escribo y cuento, en este mi libro, la diáspora de todas mis generaciones, y de todos mis antepasados, y de todos mis ancestros, de todo lo que me ha llegado por mi propia historia, es también la diáspora, no solo del pueblo judío, y del pueblo Romaní o gitano...

Es también la diáspora de toda la humanidad, de la humanidad entera, y desde la noche de los tiempos, y desde el origen mismo del hombre, en las sabanas africanas...

Y esta mi historia que cuento, es universal, y tan universal, como todas las historias, mitos y leyendas que contaron los sumerios, los fenicios, los hindúes, los chinos, los indígenas australianos, los griegos, los latinos, y entre muchas otras culturas, que han existido desde la noche de los tiempos, y en todo el mundo entero...

Tan vieja como las historias, los mitos, y las leyendas, las que contaron entre muchos otros, Gilgamesh de Sumeria, con el antiguo verso del niño aprendiz de escriba, Homero, con la Ilíada de Troya, Virgilio, con Eneas en la Eneida, Jasón y los Argonautas, en la búsqueda del Vellocino de oro...

Esta mi historia, es solo y sencillamente, y nada más, que la misma historia de la supervivencia, de la supervivencia de toda la especie humana...

Un hombre solo frente al mundo, como David frente a Goliat, como Eneas en la Eneida, como todos los héroes de la antigüedad histórica, me enfrenté a lo imposible, pero fue real que lo conseguí, que me hice un viaje de 14.000 Km. por medio mundo, cruzando todo un océano, y sin más recursos, que mi propia inteligencia, y sin un peso, sin un euro, sin un dólar, en el bolsillo...

Published in: Education
1 Comment
0 Likes
Statistics
Notes
  • La Promesa: El Milagro del Amor y de la Vida misma...

    La Promesa: Primera, Segunda, Tercera, Cuarta Parte, y Epílogo. (La Versión final de 1.316 páginas, para imprimir y enviar al Premio de Literatura Planeta, de las letras...)
    http://www.slideshare.net/fcerong/la-promesa-version-final

    La Promesa:

    “La Piedra Filosofal:
    Una receta mágica para curar el alma malherida”

    Las palabras tienen efectos,
    los efectos son los afectos,
    los afectos son los sentimientos…

    Y a veces,
    las palabras y los sentimientos,
    son lo único que nos queda,
    son lo único que tenemos…

    El viaje de mi vida, mi paso por la vida:
    Estas humildes letras, relatan una odisea épica, de coraje, valor, heroísmo, amor, solidaridad, y ética…
    Una historia de la lucha, entre el bien y el mal, entre el desamor y el amor, entre la desesperanza y la esperanza, entre el hastío y la pasión, entre la cobardía y la valentía, entre el egoísmo y el heroísmo, entre el Diablo y Dios, entre la muerte y la vida, entre el Tánatos y el Eros…

    'Del Misterio del amor y el desamor, la tragedia y la comedia, la desesperanza y la esperanza, la sabiduría y la Felicidad”

    Mis letras son de una belleza inconmensurable, y aunque lo pareciera, no escribo en poesía, y sin embargo, hago lo más difícil en literatura: ¡Escribo permanentemente y todo el tiempo en prosa poética!...

    Porque esta, la diáspora que escribo y cuento, en este mi libro, la diáspora de todas mis generaciones, y de todos mis antepasados, y de todos mis ancestros, de todo lo que me ha llegado por mi propia historia, es también la diáspora, no solo del pueblo judío, y del pueblo Romaní o gitano...

    Es también la diáspora de toda la humanidad, de la humanidad entera, y desde la noche de los tiempos, y desde el origen mismo del hombre, en las sabanas africanas...

    Y esta mi historia que cuento, es universal, y tan universal, como todas las historias, mitos y leyendas que contaron los sumerios, los fenicios, los hindúes, los chinos, los indígenas australianos, los griegos, los latinos, y entre muchas otras culturas, que han existido desde la noche de los tiempos, y en todo el mundo entero...

    Tan vieja como las historias, los mitos, y las leyendas, las que contaron entre muchos otros, Gilgamesh de Sumeria, con el antiguo verso del niño aprendiz de escriba, Homero, con la Ilíada de Troya, Virgilio, con Eneas en la Eneida, Jasón y los Argonautas, en la búsqueda del Vellocino de oro...

    Esta mi historia, es solo y sencillamente, y nada más, que la misma historia de la supervivencia, de la supervivencia de toda la especie humana...

    Un hombre solo frente al mundo, como David frente a Goliat, como Eneas en la Eneida, como todos los héroes de la antigüedad histórica, me enfrenté a lo imposible, pero fue real que lo conseguí, que me hice un viaje de 14.000 Km. por medio mundo, cruzando todo un océano, y sin más recursos, que mi propia inteligencia, y sin siquiera un peso, un dólar, o un euro en el bolsillo…

    Esta documentación es historia, historia para toda mi descendencia, porque cuando yo ya no esté aquí, cuando todos ellos, los que me siguen, mis hijos, cuando todos los que también les seguirán, mis nietos, cuando todas estas generaciones se hallan ya ido, quedará, sin embargo, de mi presencia, la huella, la huella de todas estas letras, y de todos estos documentos, la huella de esta mi odisea…

    Porque el libro no lo escribí para los que se fueron, lo escribí para los que se quedaron...

    Lo escribí para los que se quedaron sin un padre, como mis tres hijos...

    Lo escribí no para los que se fueron, los que se fueron al Cielo...

    Que yo también me fui, me fui al Cielo como todos ellos, pero volví...

    Lo escribí para los que se quedaron, lo que se quedaron aquí, aquí y acá, en la Tierra...

    Y así y por ello espero también, que estas humildes letras, os hayan puesto a todos vosotros, a todos y cada uno de quienes me leéis, y me escucháis, os hayan puesto un límite, un límite al insoportable dolor de existir, a la más absoluta levedad del ser...

    Por eso estas mis letras, estas mis muy humildes letras, estas letras que escribo como 'poeta del amor', trascienden mas allá de mi propia vida, y son ya no solo 'la huella' de mi paso por la vida, estas humildes letras, llenas de la sabiduría del amor, decía, trascienden mas allá de mi propia vida, porque llegan a cada uno y todos de vosotros, quienes las leéis, y las escucháis, mis semejantes, y así mi huella se hace perenne, y he burlado a mi propia muerte, en vuestro recuerdo de ellas, en la huella, que estas mis humildes letras, han dejado en todos, y en cada uno, de todos vosotros...

    Y estas letras, estas humildes letras, que son mi paso por la vida, me han hecho libre, tan absolutamente libre, que me han permitido crearme mi propio mundo, y llenarme la vida de ilusión, en un reino de libertad y de amor...

    Porque esta historia que cuento, esta odisea épica de valor y heroísmo, esta mi historia, que cuento con estas mis muy humildes letras, es una historia de la lucha entre el bien y el mal, de la lucha entre el desamor y el amor, entre la desesperanza y la esperanza, entre el hastío y la pasión, entre la cobardía y la valentía, entre el egoísmo y el heroísmo, entre el Diablo y Dios, entre la muerte y la vida, entre el Tánatos y el Eros...

    Y así he vencido, paradójicamente, he triunfado, he dejado de estar y de ser derrotado, derrotado por la muerte, derrotado por el Tánatos, derrotado por lo aciago del destino...

    Y he triunfado con todos, con todos y cada uno de todos vosotros, con todos aquellos en quienes deje una huella, y todos aquellos, los que dejasteis también una huella en mi, en mi ser y en mi alma, en mi paso por la vida...

    Y cuando me haya ido, cuando haya terminado ya para siempre, este viaje, este mi viaje por la vida, mi paso por la vida, no me recordéis, los que me amasteis, no me recordéis ni por mis triunfos, ni por mis éxitos, ni por mi dinero, ni por mis posesiones, si las tuve, no me recordéis por nada material...

    Solo me recordéis, y por nada más, por lo que os quise y os amé, y por lo que fui querido y amado...

    Y este es mi epitafio, esta es toda la herencia que os dejo, a todos vosotros, mis semejantes, no tengo nada más que dejaros, que solo estas mis muy humildes letras, que escribí, como poeta del amor...

    Y si alguna vez os encontráis, como yo me encuentro a veces, y en muchos de mis días, de este mi tiempo presente, os encontráis como yo, sin ni siquiera tener ni para comer, recordar lo que decía Jesús y la Biblia: 'No solo de pan vive el hombre...'

    Y así, yo también vivo, estoy vivo por y de mis letras, de estas mis muy humildes letras...

    Y de esta manera termino, tan solo como empecé, sin musa, ni compañía ninguna, escribiendo de nuevo con mi agenda electrónica, desde 'el banco de la soledad', con estas humildes letras, que son toda la compañía, la que me ha querido brindar, mi propia y muy amada tierra mía, Salta 'La Linda'...

    Porque tal y como el héroe Eneas, en la Eneida de Virgilio, o en la Odisea de Homero, o en la Ilíada de Troya, o en Jasón y los Argonautas, en la búsqueda del vellocino de oro, así tal y también como todos ellos, estoy en este mi paso por la vida, en esta mi odisea por la vida, en este mi viaje épico, estoy intentando, y en pleno siglo XXI, el retorno, intentando el retorno y desde lo imposible, el retorno y desde lo real, para volver a ver a mis tres y muy amados hijos, buscando mi vellocino de oro, en una lucha titánica y épica, contra los hados adversos, y el destino aciago, y contra todas las mareas, y los vendavales, y las tormentas, y las tempestades, y los huracanes, que me trajo este mi navegar, por el inmenso y desconocido océano de la vida, en un heroísmo tal, tal y como también hicieron, y antes que yo mismo, cada uno, y todos los héroes, de la antigüedad...

    Porque Salta entera, toda y entera, esta bendita tierra, esta bendita y adorada tierra mía, esta maldita...

    Esta bellísima tierra, este Edén de la naturaleza, este bellísimo paraíso terrenal, esta maldito, pero maldito no por su tierra, pero si por muchas de sus gentes, no todas, pero si por muchas de sus gentes...

    Porque son muchos de los salteños, y muchas de las salteñas, adoradores del Demonio, adoradores del demonio sino y también, porque estén endemoniados y endemoniadas, que los hay y muchos, porque aquí están las mayores y más profundas sectas satánicas del mundo entero, y porque Salta, casi toda entera, es el mayor y más profundo portal del Demonio, en todo el mundo entero...

    Decía, y además, porque muchos de aquellos y aquellas, que no están endemoniados, sacan sin embargo, y de lo más profundo de su corazón, una maldad tan sumamente refinada, y cubierta y maquillada, con la máscara y los ritos excelsos, y muy salteños por excelencia, de 'las buenas costumbres', y 'la buena educación': !Tanto! !Tanto ya que ni siquiera las presencias permanentes del Señor Y la Virgen del Milagro pueden traer algo de santidad a esta tierra!, no maldita por sí misma: !pero si maldita por el Demonio y sus adoradores!...

    Pero aun así, y a pesar de todo ello, aun así, en esta mi bella tierra, en esta mi bellísima tierra, en este Paraíso Perdido del Mundo, en este Paraíso Terrenal, en este Edén del Cielo, existen también, muchas almas, muchas bellísimas almas, almas tan Vírgenes e Inmaculadas, que portan al mismo Dios vivo, portan la presencia del Dios vivo en su seno, que portan al Espíritu Santo, tal y como yo mismo, como yo mismo y también, estoy, y siempre, en su permanente y perenne presencia...

    Y por eso La Luz del Cielo, a quien habitualmente llamamos Dios, por eso La Luz del Cielo, me llevo lejos, tan lejos, al otro lado del Océano, al otro lado del Mundo...

    Muy lejos de esta, de esta y mi muy amada tierra mía, Salta 'La Linda'...

    Y hacen ya casi 29 años de ello...

    Y casi 29 años después de salir, perseguido como un perro, casi 29 años después, también, La Luz del Cielo, también me volvió a traer...

    Y me trajo de nuevo, ya curtido como el cuero, y templado como el mismo acero, me trajo de nuevo, como su antorcha humeante y llameante, así y como la zarza que ardía, y con la llama del Cielo, ante el mismísimo Moisés...

    Y llegue con olor en mi alma, con olor y ya no solo a incienso, el olor de la Tierra Madre y de la Pachamama, llegue y además, con olor a azucenas y jazmines, el olor del Cielo...

    ¡Llegue y como un Místico del Siglo XXI! ¡Y con todas y cada una de las letras!

    Llegue a traer y a desparramar, un poco, un poco de su Luz, de la Luz del Cielo, un poquito de ella, en medio de tanta oscuridad...

    Porque yo que creí, que ya había terminado de escribir, este mi libro, esta mi vida, este mi paso por la vida, esta mi huella por la vida, esta mi odisea...

    Sin embargo, este libro que yo creía ya concluido, no pude enviarlo todavía a concursar, al Premio Planeta de las letras...

    Y no pude, por no tener, ni siquiera, ni los cien pesos, o los veinte euros, o los treinta dólares, que cuestan la impresión y en blanco y negro, porque en color son cinco mil pesos, o mil euros, o seis mil dólares, de los dos ejemplares del libro, necesarios para enviarlos a concursar a Barcelona, en España...

    Y así, esperando a poder juntar el dinero, paso el tiempo, y se paso y se termino el verano, y se paso también y se termino el invierno, y llego el tiempo de la primavera, el tiempo del Milagro de Salta, del Milagro de la renovación anual, del Pacto de Fidelidad, entre el Pueblo de Salta y entre nuestros Santos Patronos, para que nos protejan de los terribles terremotos, que ya destruyeron a nuestra antepasada, la muy noble ciudad de Esteco...

    Pero con el tiempo del Milagro, también llego y ocurrió, otro Milagro...

    El Milagro del amor...


    Cuando tomé tu mano...


    Cuando tomé tu mano
    en ese momento pasó...
    y me preguntaba
    ¿como y cuando sucedió?
    cuando tomé tu mano...

    Cuando tomé tu mano
    sentí
    sentí como toda mi vida y mi energía
    toda mi energía
    ya se había ido
    y antes de tomarte tu mano
    ya se había ido
    ya se había ido y toda
    toda contigo...

    Cuando tomé tu mano
    porque tenías frío
    que yo creía
    que yo creía del cuerpo
    pero era un frío del alma
    de tu alma toda
    helada de pavor
    y turbada
    tan turbada
    turbada por el amor
    el amor que ni te atrevías
    ni te atrevías
    en tus más lejanos sueños
    a confesarme...

    Cuando tomé tu mano
    apretaste
    apretaste mi mano
    con tanta fuerza
    que yo no supe
    yo no supe ni pude saber
    que estaba pasando...

    Pero yo
    yo entonces
    cuando tomé tu mano
    me quedé helado
    tan helado
    como así lo estaba
    así lo estaba
    tu alma toda

    Y el frío de tu alma
    se pasó todo
    y de golpe
    ¡tan de golpe!
    ¡todo a la mía!...

    Y entonces me quedé
    me quedé tan turbado
    ¡tanto!
    como tú misma
    como tú misma ya lo estabas...

    Cuando tomé tu mano
    y tomé tu otra mano
    tan helada también
    entonces supe
    entonces empecé a saber
    que eso que nos pasaba
    eso que nos pasaba a los dos
    se llamaba
    se llamaba el amor...

    Y entonces
    recién entonces
    y por primera vez
    entonces te miré
    y miré tu alma...

    Y vi tu alma
    tan llena
    tan llena de gozo
    tan desbordante
    que se desbordó
    se desbordo a la mía
    a la mía toda
    toda y entera
    mi alma mía...

    Y empezamos a temblar
    a temblar los dos
    los dos juntos
    no ya del frío
    sino
    de la turbación
    del gozo
    y del amor
    cuando tomé tu mano...

    Francisco Antonio Cerón García
    fcerong@gmail.com

    La Versión final, impresa y enviada al Premio de Literatura Planeta, de las letras...
    http://www.slideshare.net/fcerong/la-promesa-version-final


    Tags:
    Piedra, Filosofal, receta, magica, curar, alma, malherida, palabras, efectos, afectos, sentimientos, viaje, vida, paso, odisea, epica, coraje, valor, heroismo, amor, solidaridad, etica, Misterio, amor, desamor, tragedia, comedia, desesperanza, esperanza, sabiduría, Felicidad, Humildes, humilde, letra, letras, historia, lucha, bien, mal, hastio, pasion, cobardia, valentia, egoismo, Satanas, Lucifer, Diablo, Dios, muerte, vida, Tanatos, Eros.

    ----------------------------------------------------------------------
    Comentarios de Lectores de La Promesa
    ----------------------------------------------------------------------
    Comentario de un viejo profesor universitario de literatura:

    Francisco

    Al leerte me he dado cuenta, que tus letras son de una belleza inconmensurable, y aunque lo pareciera, no escribes en poesía, y sin embargo, haces lo más difícil en literatura: ¡Escribes permanentemente y todo el tiempo en prosa poética!...
    También al leer tu libro, me he dado cuenta de que has sufrido, no ya mucho, sino muchísimo, demasiado para lo que pueda y puede sufrir nadie...
    Pero lo que más me ha sorprendido es que, sin embargo, y a pesar de todo, y de tanto sufrimiento, eres un hombre feliz, demasiado feliz...
    ----------------------------------------------------------------------
    Comentario de un Presidente de una Gran Multinacional:

    Francisco

    He leído algunas partes del libro: ¡Y tengo que decirte que me has tocado el alma!
    Y sobre todo tu dolor por tus hijos me ha dado en el centro del corazón... No me puedo imaginar en una situación similar con mis hijos...
    ¡Aquí va mi solidaridad! Se que tu espíritu lo recibirá con afecto...
    También quiero decirte, que tenia viejas y sangrantes heridas en el alma, que la sola lectura de tu libro me ha curado...
    ¡Recibe un muy fuerte abrazo!...
    ----------------------------------------------------------------------

    Excelentísima Señora Cristina Fernández de Kirchner
    Presidenta de la República Argentina

    Yo soy un ex-combatiente de las Malvinas, con una épica y heroica historia en dicha guerra, nunca reconocida, sabida ni contada, y que relato en mi libro, en el capítulo titulado ’El día de la Memoria: El 24 de Marzo...’

    Siendo funcionario oficial y de muy alto rango, en aquella guerra, denuncié a dos altos generales superiores míos, ante el estado mayor conjunto, y el resto de la historia la cuento en mi libro...

    Espero que el libro le pueda servir para reivindicar la justicia y el reconocimiento que se merecen, todos los ex-combatientes de las Malvinas, y que en general se les niega reiterada y sistemáticamente por parte de todos los estamentos de la sociedad argentina...

    Muy reconocido por su gran hacer político, y porque está haciendo historia para nuestro amado país, le saluda muy cordialmente,

    Francisco Antonio Cerón García
    Las Orquídeas 178
    Villa Las Rosas
    4.400 Salta (Argentina)
    República Argentina

    fcerong@gmail.com
    Mi número de móvil (llamando desde el resto del mundo) 0054 9387 5845950
    Mi número de celular (llamando desde Argentina) 0387 155845950
    ----------------------------------------------------------------------
    Amor Ψ Amores (Una gran aristócrata española...)

    ¡Que belleza lo que pude leer en esas páginas!...
    ¡Sus hijos se sentirán muy orgullosos!...
    Cuando lean esta historia, de sus propias vidas, y quien fue, y es su padre....
    Nunca existe una lucha vencida, sin amor y comunicación... Ambas espadas las tienes en tus manos.... Así que el resto, el tiempo, dictara el veredicto final....
    ¡Bello, bellísimo libro!...





    Francisco Antonio Cerón García

    Querida amiga desconocida:

    ¡Me has hecho llorar, me has hecho llorar y a lágrima viva con tus palabras!...






    Amor Ψ Amores

    Prosigue adelante, eres un sembrador de experiencias vividas y las debes compartir... Para incentivar a otros, que el amor, no es solo rosas... Hay espinas en su andar, y también hay que llorar... Pues muchos, solo piensan en rosas, pero no en el dolor, y es muy necesario el proceso del deber, y también las responsabilidades del quehacer...





    Francisco Antonio Cerón García

    Por eso mismo escribí mi libro, como mi herencia a mis tres hijos...
    Y tardé 28 años y 6 meses en pensarlo, y lo escribí en menos de 4 meses...
    No son sólo las vivencias de una persona, que ha vivido una vida demasiado intensa, mi propia persona, y mi propia vida, sino y además, es una muy profunda, profundísima reflexión sobre la vida misma, y su sentido, el que habitualmente se nos escapa, a casi todos...

    Y en este mundo hedonista, y de sólo búsqueda del placer, hasta el paroxismo, el dolor y la muerte están forcluídos, excluidos de nuestras vidas, con la ayuda del dinero, de la ciencia y de la tecnología, pero ni siquiera los tanatorios pueden desterrar a la muerte, ni al sufrimiento, ni al dolor...

    Y el dolor, tanto del cuerpo, como y peor, del alma, es un muy viejo conocido mío, tanto, que ya casi no me hacen daño, aunque no por ello soy masoquista, ni lo busco: ¡Para nada!...

    Mi libro es una oda al amor, una elegía al amor, una profunda e intensa apología del amor...

    Y como un Místico del Siglo XXI, y con toda y cada una de las letras, mi libro, mi libro habla también de la experiencia del amor Divino, tal y como la vivieron y experimentaron también, tanto San Juan de la Cruz, como Santa Teresa de Jesús, pero en lugar de hacerlo con un lenguaje de hombres del Medioevo, mi libro lo hace con un lenguaje moderno del Siglo XXI...

    Me califican de Quevedo, Antonio Machado, Gustavo Adolfo Bécquer y Pablo Neruda, todos juntos y a la vez, por la belleza de mi literatura y mis poesías (hay muchísimas desparramadas en todo el libro)...


    http://www.slideshare.net/fcerong/la-promesa-version-final
       Reply 
    Are you sure you want to  Yes  No
    Your message goes here
  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total Views
923
On Slideshare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
1
Actions
Shares
0
Downloads
0
Comments
1
Likes
0
Embeds 0
No embeds

Report content
Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
No notes for slide

Transcript

  • 1. La señorita o maestra de Daniel, que se fue al Cielo… Y a ti Daniel, ya te ha tocado conocer el dolor de la muerte, y muy de cerca, cuando tu querida señorita se la llevó el Señor al Cielo, y de una forma fulminante por un cáncer terminal, dejando hijos pequeños… Y recuerdo que te llevé a verla, cuando la estaban velando, y fuiste el único alumno que fue a ver a su maestra…
  • 2. Cuarta Parte Mi tiempo del alma…
  • 3. Capítulo Vigésimo Primero: El Paraíso perdido, mi paseo por el Cielo…
  • 4. Como estoy ahora, así estaba, así estaba abandonado de todo y por todos, abandonado de la vida, cuando me di un paseo por el Cielo. Acabo de fracasar hoy, y por enésima vez, opositando en la UNSa, Universidad Nacional de Salta, sencillamente porque a mis cincuenta años, no tengo todavía ninguna experiencia docente demostrable, y me es imposible competir con el resto de opositores, que sí la tienen, aunque sean más jóvenes que yo. Y en ese intento fracasado de abrirme un hueco digno en la vida, y en la sociedad salteña, en ganarme simple y sencillamente un pedazo de pan como todos, y al que todos tenemos derecho, así me encuentro, sin estar asido a nada, ni a nadie, ni siquiera a mi “idílica” musa, que no existe, o que creo que no existe, para mí, ninguna mujer que pudiera dar la talla, la talla de ser simple y sencillamente mujer; pero es que, casi ninguna lo sabe, sabe lo que es ser mujer…
  • 5. Y yo tampoco lo sabía, lo que era el Cielo, ni quién era el ser de luz, al que habitualmente llamamos Dios. Hoy día sé que es el Ser de Luz, que nos adora con verdadera locura, que nos ama con todo su corazón… Y por ser tan valiente, seguramente el hombre más valiente sobre la Tierra, cuando yo estaba “desaparecido”, cuando yo le decía a Él, que porqué me había abandonado, yo, que quería ser cura para servirle a él, y a los hermanos y hermanas, y que me dijo el Arzobispo Carlos Mariano Pérez: “Que tenía un llamado muy especial y que estaba llamado a hacer grandes cosas para Dios”. Decía que por ser tan valiente, me llamó a verle, a conocerle, a ver su rostro… Y yo estaba orando, con mucho enfado, porque le decía que porqué me pasaba todo, lo tan malo que me pasaba, como ahora, que también me pasa, y Él, en su sabiduría, que siempre nos escucha, aunque por su silencio parezca todo lo contrario, Él me llamó a verle, para que supiera que me quería, que me amaba, y que no me odiaba, y me diera cuenta, que todo lo malo que me pasaba, era por mis propios errores, y por la maldad de los demás, pero no por su extrema bondad… Y orando, se desapareció la habitación, haciéndose cada vez más grande, tan grande, hasta que sólo me encontré en un túnel muy negro: ¡el lugar más desagradable de toda mi vida! ¡Era como cien mil cristales cortándote y rasgándote el alma! Y cuando salí del túnel, había un espacio negro inmenso, pero era un lugar muy distinto del anterior. El anterior es el lugar más lóbrego, frío y oscuro de toda la existencia, el infierno, si existe, es este lugar, donde reina la más absoluta soledad, inenarrable…
  • 6. Mientras que al salir de allí, aterido de frío, sentí como, poco a poco, llegaban ondas de calor a mi ser, y mi ser tan helado, se acurrucó, y se dejó llevar por lo que me llevaba, lo que me llevaba sin que yo hiciera nada, algunos le llaman el Espíritu Santo. Nunca más pude volver a repetir este viaje, me llevaron, y como me llevaron me trajeron, no dependió de mi voluntad… Cuando avanzaba en esa negrura inmensa, percibía un límite, un horizonte, y empecé a ver una lucecita mortecina, muy débil, pero conforme me fui acercando se fue haciendo más, y más, y más grande: ¡Hasta brillar muchísimo más que el Sol! Y en esa presencia, en su presencia, sentí que Él me amaba, incondicionalmente, como me amó mi madre, con total entrega y sin pedirme nada a cambio… Si hubiera podido tener un orgasmo, con cada una y todas las más bellas mujeres del mundo entero: ¡Ninguna me lo hubiera dado como me lo dio ese ser! Estaba tan lleno de felicidad, que sólo quería subsumirme en Él, y desaparecer para siempre en Él. Pero Él me hizo sentir, que si pasaba el límite, que ya no volvería.
  • 7. Y hoy día, con la perspectiva de casi treinta años de mi vida, que han transcurrido ya después, con el regalo de la vida que hice por amor, les llamé y por amor, les llamé a la existencia, a tres seres, a quienes son mis tres hijos, y según la vidente, que ya hablaré de ella a continuación, según ella, todavía me queda esperándome en el Cielo, una cuarta alma, hija mujer, para encarnarse en mi llamado a la vida… Así que como fui allí, de la misma manera, volví aquí… Pero eso me marcó, y yo no lo sabía, pero estar ante su presencia, y en su presencia, que lo estoy siempre, y permanentemente desde ese viaje, me marcó el alma, de una forma tan indeleble, dejó una huella tan fuerte, que las videntes, las que lo son de verdad, se quedan ciegas por lo que los deslumbra la luz, que porta mi alma… Y no sólo me marcó así, sino que, y además, me hizo “manosanta”, tanto, y entre otras cosas, que despierto a los moribundos y agonizantes, en estado de coma, sólo para decirles que caminen hacia la luz, que no tengan miedo de ella, y para darles paz, para que mueran en paz… Y me marcó durante estos casi treinta años, durante los cuales no había olvidado la experiencia, la más real de toda mi vida entera, pero la había dejado estar, como sino hubiera sucedido nada, como si nunca hubiera sucedido … Pero apareció Carmen, la vidente…
  • 8. Carmen, la vidente, en mi casa de Murcia.
  • 9. Carmen la vidente con unos familiares suyos, con mi Daniel y su madre, de ida a la Playa. Y Carmen conoció en un verano, de hace ya casi cinco años, a mi hijo pequeño Daniel.
  • 10. Playa donde Carmen la vidente, vio el alma deslumbrante de mi Daniel... Lo conoció corriendo feliz en la playa, cuando tenía a su papá y mamá juntos, cuando tenía papá y mamá, mientras que hoy día no ve a su papá por la distancia, pero tampoco ve a su mamá, ya que está con la abuela y mi excuñado, que me cuelgan el teléfono cuando le llamo, para que no hable con él, mientras su madre trabaja dieciocho horas diarias, para poder apenas malvivir en la mísera España del presente, la España del Socialismo, ya que no en vano dijo Alfonso Guerra: “A España la vamos a dejar que no la va a conocer ni la p… que la parió…”
  • 11. Y cuando Carmen miró a ese niño, a mi hijo Daniel, le vio con los ojos del alma, los ojos de vidente, le vio un alma resplandeciente de luz, y conoció a su madre, mi ex-mujer, Mercedes, y dijo: ¡Esta luz viene del padre! Y así se pasó un año más, hasta que un día, al verano siguiente, del año 2006, entró a mi vivienda de la playa, y yo que estaba trabajando con mi portátil o notebook, me puse inmediatamente de pie, por cortesía y educación, tal y como me enseñaron desde muy niño, pero vi que no me miraba a mí, que miraba detrás de mí, y yo muy agudo, le pregunté: “¿A quién miras?” Me dijo que a mi madre, y le dije que mi madre se había muerto hacía ya más de una década, y que había muerto de una muy terrible enfermedad terminal. Pero ella me contestó que allí estaba, que no se había ido. Entonces yo le pregunté qué porqué no se había ido, y me dijo que porque me escribió, mientras que pudo hacerlo, que quería que me muriera con ella… En la página siguiente, mi madre al principio de su enfermedad, diez años antes de morir, y cuando ya apenas podía moverse o caminar...
  • 12. ¡Y se me saltaron las lágrimas! De recordar como así me lo había dicho y escrito, mientras que pudo hablar y escribir. Ya que tuve que irme, que irme de su lado, con todo lo que la quería, para dejarla morir, para que pudiera morir por estar sola. Porque mi fuerza vital es tan enorme, mi gracia de “manosanta” es tan grande, que la mantuve en vida durante diez años, consumida enteramente, hecha un vegetal, con llagas y escaras, y en su pleno conocimiento. En el último año de su vida, me dijeron los médicos que se estaba ahogando en dióxido de carbono, que no tenía casi oxígeno, por estar destruidos los intercostales y el diafragma, y que sin embargo, estaba con vida, y que si había un milagro, eso lo era. Entonces le dije a Carmen, que qué había que hacer para que se fuera de una vez por todas al Cielo, y ella me dijo que rezar una oración al Padre. Le dije entonces, vamos ya a ello, y luego de un mes, cuando la volví ver, y le volví a preguntar por mi madre, y me dijo que ya se había ido para siempre… Entonces me dijo que yo era un gran manosanta, y que yo no lo sabía, que tenía que imponer las manos y curar, porque tenía tanta energía, una energía tan desbordante, que sino curaba, que me hacía mucho daño a mi salud, y que no necesitaba hacer Rekis, ni nada parecido. Hoy día sé que es totalmente cierto, pero eso me lo ha enseñado la experiencia.
  • 13. También me dijo que iría a la Argentina, a hacer negocios, pero que ninguno me saldría bien, como así me ocurrió, a finales de ese mismo año del 2006, y que volvería a la Argentina nuevamente, solo y totalmente arruinado, como así me ha ocurrido también en el 2009. Y mi ex-mujer le preguntaba, viendo que me predecía mi futuro, que le predijera su futuro, que le dijera su futuro, y Carmen, con sabiduría le decía que para qué le haría falta saberlo, tanto insistió Mercedes, que al final le dijo, que me esperaba en el Cielo una cuarta alma hija mujer, y no era con ella… Yo no tenía programado ningún viaje a Argentina, pero me surgieron unos negocios a final de ese año, que creí poder cerrar satisfactoriamente y con gran rentabilidad, y cuando estaba preparando el viaje, Carmen me llamó por teléfono y me dijo que un amigo mío de toda la vida, estaba sufriendo muchísimo, que ella no sabía quién era, que llamara a todos mis amigos de Salta. Así lo hice, y cuando hablé con Sergio, me dijo que se había suicidado la hija menor de trece años de Jorge, nuestro compañero de secundaria, y que la habían encontrado ahorcada en el baño sus dos hermanas mayores…
  • 14. María de Fátima en su última foto, en el centro, y acompañada por sus dos hermanas mayores. Carmen me dijo que preguntara el nombre, para hacer oración, y ayudarle a llegar al Cielo, pues su alma estaba dando vueltas alrededor de toda la familia, y estaba sufriendo muchísimo ella y toda la familia. Me dijo también que les dijera que se había suicidado en un acto de amor, porque se había quedado embarazada, y porque sus padres y sus hermanas no lo sufrieran, no sufrieran la vergüenza que eso significa todavía, en esta sociedad salteña del medioevo, que por ello se había quitado la vida, ignorando que todavía les causaría a todos y a sí misma, un dolor muchísimo más terrible…
  • 15. Así lo hice, y lo pregunté, y se llamaba María de Fátima. Entonces hicimos ambos, Carmen y yo, oración por ella, y Carmen habló con María de Fátima, y le dijo que no tuviera miedo de la luz que veía, que era Dios, y que caminara hasta Él. Y ella caminó hasta Él y se subsumió en Él, desapareciendo en Él… Y yo tendría que haber sospechado algo del signo del amor, con el que está marcada mi alma al fuego divino indeleble e imborrable. Tendría que haberlo sabido por ejemplo con la enfermedad terminal, y la muerte del ser, que más he amado en toda mi vida, y que más me amó: ¡Mi madre!... Pero no supe, no atiné a saber. Un año antes de morirse, el Jefe del Servicio de Neumología de la Ciudad Sanitaria de Murcia, “La Virgen de la Arrixaca”, cuando le hice un ingreso o internamiento a mi madre, me dijo que estaba ahogándose en dióxido de carbono, que tenía destruidos los intercostales y el diafragma, y que debía de estar muerta, pero que allí estaba, viva, y que si había un milagro eso lo era… Un domingo, vino a ver a mi madre, un curita, ya muy mayor, y amigo de toda la vida de la familia. Cuando salió me dijo, mirándome fijamente y a los ojos, que si me había dado cuenta de que yo le insuflaba el hálito de vida a mi madre... Yo le contesté que no lo había pensado, y entonces me dijo que lo pensara.
  • 16. Con mis hijos en el viaje a Galicia... Así lo hice durante tres días, y cuando comprendí que era verdad, que yo sostenía con mi propia fuerza vital, tan desbordante, a mi madre en vida, muerta en vida, hecha un vegetal, tetrapléjica, llena de llagas y escaras, y con todo su conocimiento en pleno, tuve que pensar si qué quería más: A mi madre, o a mí mismo, a mi egoísmo de tenerla a mi lado, aunque estuviera muerta en vida… Y como siempre en toda mi vida entera, como siempre que me jugué por el amor, decidí por el amor y con el amor, y decidí irme, para que al faltarle mi presencia, pudiera morir y descansar por fin, de sus terribles sufrimientos…
  • 17. Con mis hijos en el viaje a Galicia... Y después de pensarlo durante tres días, me fui de viaje de descanso a Galicia con toda la familia, aunque mi mujer no quería, y así se murió, así pudo morirse mi madre por fin, sola y sin mí… Porque cada noche, durante más de una década, estuve en vela, escuchándola toser y ahogarse, y cuando ya no escuchaba nada, entonces sabía que me necesitaba, e iba a su dormitorio, y me la encontraba ya amoratada, y la tomaba por la espalda, y le daba un fuerte empujón en el estómago, como hay que hacer con las personas que se ahogan por atragantamiento de comida, y así ella volvía a respirar…
  • 18. Mis hijos Sergio y Rubén en Zamora, en el viaje a Galicia... Y a veces pienso, que las nieves que peinan, y ya totalmente mi cabeza, no vinieron tanto del paso del tiempo, como cuánto de tantas noches de sufrimiento, tan intenso y prolongado… Por eso soy un ferviente partidario de la eutanasia, que no es lo mismo que el suicidio. Soy partidario de la muerte con dignidad, de la vida con dignidad, y cuando las personas perdemos la dignidad, la vida ya no tiene valor ninguno. Mi padre me enseñó desde muy pequeño, que se pierde la vida antes que la dignidad…
  • 19. Y por eso entiendo muy perfectamente a mi adorada Alfonsina Storni, la poeta del amor, porque su poesía, al igual que la mía, es bellísima y plena de amor, ella amó tanto, tan intensamente y con verdadera locura, a los hombres, tal y como yo también, amo a las mujeres, pero tristemente, nunca fue amada, bien amada, y ella lo refleja magistralmente en toda su obra poética, y su tragedia fue tener una enfermedad terminal, por lo que decidió ahogarse en el mar, antes que perder la dignidad… Al final, dejar de vivir para no perder la divinidad, es una decisión muy personal, yo ya he visto consumirse a la mujer y al ser que más me quiso en la vida, mi madre, pero y a diferencia de ella, yo quiero morir con mucha dignidad, y en lo que de mí dependa, no dejaré de intentar que así sea, y si me es posible, cuando me llegue el momento… En la página siguiente, mi madre, María, ya muy enferma, y hecha un guiñapo de la muy bellísima mujer que fue de joven (ver su foto de la página 649 del Capítulo Décimo Cuarto), y cuando todavía le quedaba apenas un poco de movilidad, lo que demuestra lo verdaderamente pasajera que es la belleza física, y lo muy corta que es la vida…
  • 20. Siempre me he preguntado desde entonces, porqué mi padre decidió morir lo antes posible, y no le preocupó cuidarse para prolongar su vida, porque decidió morir feliz, disfrutando todo lo que pudo de la vida, y hartándose de la comida, y tuvo veinte infartos hasta que murió. Y en cambio, mi madre, que decidió no morirse, así estuviera hecha una carnicería, así sufriera los más atroces suplicios… Descubrí, que la muerte no es algo automático, que para los creyentes la otorga Dios, descubrí que en la muerte, cada uno de nosotros tiene algo que decidir, si se queda todavía, o si se va… Y eso lo he visto ya muchas veces, como algunas personas deciden quedarse todavía, aun a costa de terribles sufrimientos corporales y espirituales, y como otras deciden disfrutar todo lo que puedan de la vida, aunque sepan que ello les costará irse mucho antes de tiempo, dejando muchas veces a los hijos pequeños indefensos ante la vida, y huérfanos… Así tuve que vivirlo un mes atrás, cuando fui al duelo de un compañero ciclista joven, y con hijos pequeños, pero al que los vicios le habían podido más que el amor a sus propios hijos y mujer, y los vicios lo consumieron, llevándolo a la muerte a una edad muy joven. Y su hija de once años, lo lloraba tan desconsoladoramente, diciendo que ya no iba a ver nunca más a su papá… ¡Tenía tanto dolor! Que me inspiró desde lo más hondo de mí ser, esta poesía:
  • 21. Daniel sostenido por su madre, que de lo que pesa ya, apenas puede con él… Arriba y atrás, están enterrados mi madre y mi padre…
  • 22. ¡Ay mi niña! ¡Ay mi niña! ¡Que tu padre se ha ido y ya no tienes consuelo! ¡Ay mi niña! ¡Que tú lamento de existir es todo un dolor de agonía! ¡Ay mi niña! ¡Tan joven y tan bonita y ya tiene su alma muertita! ¡Ay mi niña! ¿Donde se fue tan lejos tu papa que dices que ya nunca le veras?
  • 23. !Ay mi niña! Al Cielo todos te dicen ¡Pero diera lo mismo el infierno! ¡!Porque eso es para ti lo que es tu vida ahora! ¡Ay mi niña! ¿De dónde pudo venir de repente tanto dolor? ¡Si tan feliz y tan inocente vivías! ¡Ay mi niña! ¡Qué preguntas porque en una letanía sin consuelo! ¡Ay mi niña! ¡Que tu dolor se me traspasa al alma dejándome sin respuesta!
  • 24. La calle del Cementerio de Alhama de Murcia, donde están enterrados los abuelos maternos de Daniel…
  • 25. La entrada al Cementerio de Alhama de Murcia, donde están enterrados los abuelos maternos de Daniel…
  • 26. Cementerio de Murcia, donde están enterrados los abuelos paternos de Daniel…
  • 27. La señorita o maestra de Daniel, que se fue al Cielo… Y a ti Daniel, ya te ha tocado conocer el dolor de la muerte, y muy de cerca, cuando tu querida señorita se la llevó el Señor al Cielo, y de una forma fulminante por un cáncer terminal, dejando hijos pequeños… Y recuerdo que te llevé a verla, cuando la estaban velando, y fuiste el único alumno que fue a ver a su maestra…
  • 28. La maestra de Daniel pintándole el bigote, para su actuación de Pastorcito del niño Jesús, en la Navidad. Y cuando yo te dije que su alma estaba dando vueltas alrededor nuestro, despidiéndose, y que ya no estaba en su cuerpo, pero que le dieras un beso de despedida, para que supieras lo frío que se queda un cuerpo, cuando se va la vida, entonces se horrorizaron, todos y todas, y en particular las monjas del colegio, y les dije: “Señoras: ¿No son ustedes quienes se han desposado con Dios? ¿Dónde está vuestra fe?” Así Daniel, te enseñé desde muy pequeño, y al igual que a tus hermanos mayores, la certeza de la muerte, la certeza absoluta de que vamos a morir…
  • 29. Y esa es la única certeza que podemos llegar a tener a ciencia cierta en la vida, pues todo lo demás es tan contingente y pasajero, y tan incierto como nuestro propio destino. Por eso, cuando ahora en nuestra avanzada y moderna civilización, tecnológica y científica, hemos recluido la muerte a los tanatorios, sacándola de nuestras casas y de nuestras vidas, y como un signo de triunfo sobre la naturaleza y el destino, sólo estamos ciegos, ebrios de soberbia, y sin poner límite ninguno a nada, en una actitud totalmente esquizofrénica… Y por mi saber, por mi sabiduría, y por mi valor, y contra la oposición de vuestras madres, y de todos los demás, tanto a ti como a tus hermanos, yo os puse ese límite, desde muy pequeños, y ahora, ahora que estáis los tres sin padre, ahora sois fuertes, porque os sabéis mortales… Y ésta es mi herencia, la mejor herencia que os puedo dejar. Y cuando seáis viejecitos, os acordaréis de vuestro padre, y de que no sólo os amé bien, sino y más importante aún, os enseñé bien…
  • 30. "La Promesa I": http://es.scribd.com/doc/35181319 http://www.slideshare.net/fcerong/la-promesa-versionfinal

×